Está en la página 1de 4

1

A∴A∴
Publicación en Clase D

2
O
0. ¡Observa el Yugo sobre el cuello del Buey! ¿Es que no va a cultivar el campo? El Yugo es pesado pero
une a aquellos que se encuentran separados. ¡Gloria a Nuit y a Hadit, y a Él que nos ha entregado el Símbolo
de la Rosacruz!
¡Gloria al Señor de la Palabra Abrahadabra, y Gloria a Él que nos ha entregado el símbolo del Ankh, y la
Cruz dentro del Círculo!
1. Estas son las Bestias con las que debes cultivar el Campo; el Unicornio, el Caballo y el Buey. Y a estos
deberás enyugar en un yugo triple gobernado por Un Látigo.
2. Ahora, estas Bestias corren salvajemente por las tierras y no obedecen fácilmente al Hombre.
3. Nada ha de decirse aquí de Cerbero, la Gran Bestia del Infierno, que es todas y cada una de estas,
como ha prefigurado Atanasio. Porque esta materia* no es de Tiphareth de afuera sino de Tiphareth de dentro.

I
0. El Unicornio es el Discurso. ¡Hombre, gobierna tu Palabra! ¿De qué otra forma podrás controlar al
Hijo y responderle al Mago en la Entrada de la Mano Derecha de la Corona?
1. Estas son las prácticas. Cada una de ellas puede durar una semana o más.
) Evita utilizar alguna palabra común como ser ―y‖ o ―el‖, ―la‖, o ―pero‖; utiliza una paráfrasis.
) Evita utilizar una letra del alfabeto, como ―t‖, ―s‖ o ―m‖; utiliza una paráfrasis.
) Evita utilizar los pronombres y adjetivos de la primera persona; utiliza una paráfrasis.
Con tu propio ingenio idea nuevos términos.
2. En cada ocasión en que te traiciones diciendo aquello que has jurado no decir, córtate en la muñeca o
en el antebrazo con una hoja de afeitar. Es decir, castígate como si estuvieras castigando a un perro
desobediente.** ¿Acaso no teme el unicornio las garras y y los dientes del León?
3. Tu brazo entonces servirá como advertencia y como registro. Debes escribir diariamente tu progreso en
estas prácticas, hasta que te vuelvas perfectamente vigilante a todo momento sobre la menor palabra que se
deslice por tu lengua.
Así átate, y serás libre por siempre.

II
0. El Caballo es la Acción. ¡Hombre, gobierna tu Acción! ¿De qué otra forma podrás controlar al Padre y
responderle al Loco en la Entrada de la Mano Izquierda de la Corona?
1. Estas son las prácticas. Cada una de ellas puede durar una semana o más.
) Evita elevar el brazo izquierdo por encima de la cintura.
) Evita cruzar las piernas.
Con tu propio ingenio idea otras.
2. En cada ocasión en que te traiciones haciendo aquello que has jurado evitar, hazte un corte en la
muñeca o en el antebrazo con una hoja de afeitar. Castígate como si estuvieras castigando a un perro
desobediente. ¿Acaso no teme el Caballo los dientes del Camello?
3. Tu brazo entonces servirá como advertencia y como registro. Debes escribir diariamente tu progreso en
estas prácticas, hasta que te vuelvas perfectamente vigilante a todo momento sobre la menor acción que se
deslice por tus dedos.
Así átate, y serás libre por siempre.

* Es decir, la materia de Cerbero.

** Esta práctica no debe ser evitada; por ejemplo (1) no haciendo el corte en el momento del descubrimiento, y diciéndose a sí
mismo: ―Me haré 10 cortes cuando haya cometido 10 descuidos‖, o (2) diciendo: ―Cometeré un descuido en vista de la necesidad
inmediata: no me importa el dolor de un corte.‖
El objetivo de todo el ejercicio es crear un centinela que mantenga guardia en el umbral de la Mente: con esto visto uno debe ser
capaz de estudiar la psicología de la práctica en detalle y arreglar todo para obtener el mejor resultado posible. [Nota agregada por
Crowley en una copia de The Equinox I (4), transcrita por Yorke.]

3
III
0. El Buey es el Pensamiento. ¡Hombre, Rige tu Pensamiento! ¿De qué otra forma podrás controlar sino
al Espíritu Santo y responderle a la Gran Sacerdotisa en la Entrada Central de la Corona?
1. Estas son las prácticas. Cada una de las cuales puede durar una semana o más.
) Evita pensar en algo en especial y todo aquello que se relacione con este tema, y que el tema sea uno de
esos que normalmente ocupa tu pensamiento y que sea frecuentemente estimulado por las percepciones
sensoriales o la conversación con los otros.
) Mediante algún dispositivo, como cambiar tu anillo de un dedo a otro, crea en ti mismo dos
personalidades, estando los pensamientos de uno dentro de límites enteramente diferentes de los del otro,
siendo el terreno común las necesidades de la vida.*
Con tu propio ingenio idea otras.
2. En cada ocasión en que te traiciones pensando aquello que has jurado evitar, hazte un corte en la
muñeca o en el antebrazo con una hoja de afeitar. Castígate como si estuvieras castigando a un perro
desobediente. ¿Acaso no teme el Buey el Látigo del Labrador?
3. Tu brazo entonces servirá como advertencia y como registro. Debes escribir diariamente tu progreso en
estas prácticas, hasta que te vuelvas perfectamente vigilante a todo momento sobre el menor pensamiento que
surja en tu cerebro.
Así átate, y serás libre por siempre.

ARATVM SECVRVM 1
(Fra —— 2 tras una semana evitando la primera persona del singular. Su fidelidad
es buena; su vigilancia es mala. Ni siquiera lo suficientemente buena para pasar.)

* * *
* Por ejemplo, que A sea un hombre de fuertes pasiones, diestro en la Santa Qabalah, un vegetariano, y un entusiasta político
―reaccionario‖; que B sea un incruento y ascético pensador, ocupado con negocios y cuidados familiares, un consumidor de carn e, y un
entusiasta político progresista. Que ningún pensamiento adecuado para ―A‖ surja cuando el anillo está en el dedo de ―B‖; y viceversa.

1. [―arado descuidado‖ o ―arado seguro‖. –T.S.]

2. [Generalmente se cree que es Victor B. Neuburg. –T.S.]