Está en la página 1de 2

LACTANCIA MATERNA EXCLUSIVA Y ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA

El examen de los datos científicos ha revelado que, a nivel poblacional, la lactancia


materna exclusiva durante 6 meses es la forma de alimentación óptima para los
lactantes. Posteriormente deben empezar a recibir alimentos complementarios,
pero sin abandonar la lactancia materna hasta los 2 años o más.
Para que las madres puedan iniciar y mantener la lactancia materna exclusiva durante 6
meses, se recomienda:
• que la lactancia se inicie en la primera hora de vida;
• que el lactante solo reciba leche materna, sin ningún otro alimento ni bebida, ni siquiera agua;
• que la lactancia se haga a demanda, es decir, con la frecuencia que quiera el niño, tanto de día como
de noche;
• que no se utilicen biberones, tetinas ni chupetes.

La leche materna es la primera comida natural para los lactantes. Aporta toda la
energía y los nutrientes que el niño necesita en sus primeros meses de vida, y sigue
cubriendo la mitad o más de las necesidades nutricionales del niño durante el
segundo semestre de vida, y hasta un tercio durante el segundo año.
La leche materna fomenta el desarrollo sensorial y cognitivo, y protege al niño de
las enfermedades infecciosas y las enfermedades crónicas. La lactancia materna
exclusiva reduce la mortalidad del lactante por enfermedades frecuentes en la
infancia, tales como la diarrea o la neumonía, y ayuda a una recuperación más
rápida de las enfermedades. Estos efectos son mensurables tanto en las
sociedades con escasos recursos como en las sociedades ricas.
La lactancia materna contribuye a la salud y al bienestar de las madres. Ayuda a
espaciar los embarazos, reduce el riesgo de cáncer de ovario y mama, aumenta los
recursos familiares y nacionales, es una forma de alimentación segura, y carece de
riesgos para el medio ambiente.
La lactancia materna es un acto natural, pero al mismo tiempo es un
comportamiento aprendido. Numerosas investigaciones han demostrado que las
madres y otros cuidadores necesitan apoyo activo para iniciar y mantener prácticas
apropiadas de lactancia materna.
Con qué alimentamos a los bebés, y cómo lo hacemos, resulta fundamental
Los bebés necesitan los alimentos adecuados en el momento adecuado para crecer
y desarrollarse hasta su máximo potencial. El momento más importante para la
buena nutrición es el período breve de los 1.000 días desde el inicio del embarazo
hasta el segundo cumpleaños del niño.
La leche materna es el mejor alimento para la salud y el desarrollo infantiles durante
este período fundamental. Proporciona todas las vitaminas, minerales, enzimas y
anticuerpos que los niños necesitan para crecer y prosperar.
La lactancia materna es una inversión milagrosa. Es una solución universal, de baja
tecnología, de gran impacto y muy rentable para salvar las vidas de los bebés; sin
embargo, no ha recibido la atención que debería a nivel mundial.
La lactancia materna es lo más cercano que el mundo tiene a una solución mágica
para la supervivencia infantil. En los países en desarrollo, la lactancia materna
óptima –que se inicia durante la primera hora después del nacimiento, se mantiene
como lactancia materna exclusiva (ningún alimento ni líquido adicionales,
incluyendo el agua) por 6 meses y posteriormente se aplica como lactancia materna
continua hasta la edad de 2 o más– tiene el potencial de evitar el 12% de las muertes
entre los niños menores de 5 años. Los niños que reciben leche materna de manera
exclusiva tienen menos posibilidades de contraer diarrea y neumonía, y 14 veces
más probabilidades de sobrevivir que los niños que no reciben leche materna.
La leche materna es segura: está siempre a la temperatura adecuada, no requiere
preparación y está disponible incluso en entornos con malas condiciones de
salubridad y agua potable. De esta manera, la lactancia materna garantiza el acceso
de los bebés a una cantidad suficiente y segura de alimentos asequibles y nutritivos.
La lactancia materna también promueve el desarrollo saludable del cerebro, un
rendimiento educativo más elevado y disminuye el riesgo de obesidad y otras
enfermedades crónicas.
Las madres también se benefician de la lactancia materna: ayuda a prevenir la
hemorragia después del parto, a reducir el riesgo de padecer cáncer de mama y
ovario, y permite a las mujeres espaciar mejor sus embarazos.
Después de los 6 primeros meses de vida, se recomienda que los niños consuman
una dieta diversa y frecuente de alimentos complementarios ricos en nutrientes e
higiénicamente preparados, además de la leche materna. Estos alimentos no sirven
sólo para llenar la barriga del niño: deben proporcionar suficiente energía, proteínas,
grasas, vitaminas y minerales que satisfagan sus crecientes necesidades.
El papel de los cuidadores es tan importante como el alimento: los cuidadores
necesitan interactuar con el niño, responder a las señales que indican que tiene
hambre, seleccionar los alimentos adecuados y preparar estos alimentos en
condiciones de seguridad.