Está en la página 1de 12

“EL USO DE LAS TIC’S EN EL ÁMBITO

LABORAL Y SU REGULACIÓN EN MÉXICO”


1. INTRODUCCIÓN

Que la tecnología ha influido en el ámbito laboral en México es incuestionable, la


podemos ver en la forma ofimática, en la administración, hasta en la maquinaria en
los ámbitos obreros, pero muchos se preguntan si sus efectos sobre el trabajo son
positivos o negativos. Aunque aún existan muchas dudas en torno a esto, la
evolución hacia puestos de empleo mucho más avanzados tecnológicamente ha
supuesto un cambio positivo. Gracias a esto, se ha logrado simplificar los procesos
de producción y las formas en las que se desempeñan algunas tareas. Además, ha
permitido llevar a cabo mejoras en las condiciones de trabajo, aumentar la
seguridad y favorecer la comunicación y el flujo de intercambio de información.

Pero ¿de verdad resulta ante todo ventajoso? A lo largo de esta investigación se
tiene por objetivo el saber tanto las ventajas como las desventajas del uso de las
TIC’S en el ámbito laboral, así como también lo que es su regularización en México
y qué es lo que le hace falta a la legislación mexicana para poder satisfacer a este
segmento. Igualmente veremos ciertos factores que han dado pie a que se opte más
por las TIC’S en el trabajo y la causa de su surgimiento, aunado todo esto a su
evolución en el derecho.

También quiero plantear la postura que muestran las empresas con respecto al
teletrabajo.

Con todo esto, de igual manera, se presenta una problemática alrededor de este
tema y veremos posibles soluciones con respecto a esta.
2. PLANTEAMIENTO DEL TEMA.

Antes de que podamos hablar del uso de las TIC’S en el ámbito laboral, primero hay
que saber sobre nuestro entorno laboral actual.

En los últimos años, el mundo laboral ha atravesado una fase de transformación a


nivel mundial. La globalización, la digitalización de procesos e, incluso, el
envejecimiento de la población económicamente activa son algunos de los factores
que han llevado a una nueva etapa en las dinámicas del trabajo.

En su informe El Futuro del Trabajo 2019, la Organización para la Cooperación y el


Desarrollo Económicos (OCDE) nos indica que es poco probable que exista un
descenso abrupto en las cifras del empleo a nivel mundial. Esto nos dice que, si
bien algunos puestos y tareas están desapareciendo, otros nuevos surgen al mismo
tiempo.

Según este estudio, se dice que en México está sucediendo una situación muy
curiosa y es que, a diferencia de países centro y sudamericanos, los empleos de
bajas competencias se han disparado, mientras en nuestro país, entre 1990 y 2010,
dicho tipo de empleos ha subido poco más del diez por ciento, pero en países como
Chile y Brasil el cambio apenas ha sido de alrededor de 3 por ciento. Esta situación
ha traído consigo graves desequilibrios y riesgos para ciertos grupos de
trabajadores, como son, principalmente, los jóvenes y los trabajadores adultos que
no cuentan con estudios superiores.

Con respecto a lo que dice la situación que viven los jóvenes, la experiencia laboral
es una de las grandes dificultades a las que se enfrentan. Para empezar, la
proporción de jóvenes que no estudian ni trabajan, coloquialmente conocidos como
ninis, supera por mucho el promedio de los países que integran la OCDE: 21%
frente a 13.2%. Esto es un número muy significativo, ya que observamos que una
gran parte de la población que se encuentra en la edad de trabajar, no se están
desempeñando en ninguna labor o no se enfocan en estudiar una profesión, a
diferencia de los demás países miembros de la OCDE.

Esto podría decirse que es alarmante, puesto que estos trabajos y profesiones son
vitales para el crecimiento económico de nuestro país y que si no contamos con
este crecimiento podríamos envolvernos en diferentes problemas de carácter
económico nacional.

La COPARMEX en el 2018 realizó una investigación en donde analizaron las


condiciones laborales en México, y en un artículo destacaron que, la escasez de
talento global llegó a su mayor nivel en 12 años: de acuerdo con Manpower, 45% de
las empresas reportaron dificultades para encontrar el talento adecuado, y en
nuestro país esta cifra fue de 50 por ciento. Pero, por otro lado, cada vez resulta
más complicado para los trabajadores conseguir un buen empleo.

Nuevamente notamos que una problemática en el mundo de la búsqueda de trabajo


es que los solicitantes no cuentan con el talento o experiencias que las empresas
esperan, lo que resulta en un problema para los dos lados de la moneda, ya que el
joven que busca trabajo pero no tiene ciertas capacidades o no ha tenido
experiencia previa no va a poder ser contratado, y la empresa que está buscando
trabajadores no puede encontrar al tipo de empleado que necesita para que su
productividad no se vea dañada.

El dinamismo de las empresas en conjunto con los intereses de quienes están o


serán empleados han propiciado cambios en las relaciones de trabajo, los
esquemas de contratación, las compensaciones y las expectativas.

Ahora bien, con el avance de las telecomunicaciones y de los equipos generados en


torno de la informática se ha transformado el ámbito laboral en las organizaciones,
se ha instituido una nueva relación y a está le vamos a llamar teletrabajo o
teleconmutación.

Julio Téllez señala: “El teletrabajo es un término genérico que cubre un gran número
de formas de trabajo, de modos de organización o de tareas propiamente dichas”.
Para efectos legales, el Ministerio del Trabajo, Empleo y Seguridad Social de
Argentina, establece que el teletrabajo: Es una forma de organizar el trabajo
realizado a distancia mediante el uso de las Tecnologías de la Información y
Comunicación (TICS) en el propio domicilio del trabajador o en otro, siempre que
sea ajeno al empleador.

Etimológicamente el término teletrabajo procede de la unión de la palabra griega


“tele” que significa lejos, y de “trabajo” que significa realizar una acción física o
intelectual que requiere esfuerzo. Genéricamente el teletrabajo recoge la realización
de trabajos, total o parcialmente, fuera de la oficina o del lugar de trabajo habitual,
normalmente en el hogar mediante el empleo de telecomunicaciones.

Es una idea que surge en Estados Unidos en 1957; sin embargo, conforme ha
evolucionado la tecnología se le ha enfocado principalmente a tareas que tienen que
ver con el tratamiento de la información y que pueden realizarse sin supervisión
personal continua. El término “teletrabajo” (telework) tiende a usarse más en Europa
y en algunos otros países, mientras que “teleconmutación” (telecommuting) es más
usado en los Estados Unidos.

Telecommuting se refiere estrictamente a cambiar el desplazamiento cotidiano y


diario al trabajo (el commuting) por las telecomunicaciones. Normalmente tiene que
ver con el teletrabajo en el domicilio.

Podría decirse que al iniciar este siglo XXI a la par de los distintos trabajos formales
existentes, las actividades de producción desarrolladas por muchas empresas
aterrizan en actividades que tienen relación directa con personas expertas en el
manejo de las TIC y correlativamente con las redes sociales, que al ser contratadas
por las empresas les permiten obtener o crear productos que no se habían
imaginado antes o no se creían posible.

Con esto entendemos que el teletrabajo es la actividad laboral remunerada que un


trabajador realiza en acuerdo con la empresa para la que labora para realizar sus
actividades fuera de la sede de la empresa, comunicándose con apoyo de las
tecnologías de la información y generalmente el lugar donde se realiza este trabajo
es en el domicilio del trabajador.

BENEFICIOS:

El teletrabajo tiene varios beneficios, en el informe 'Trabajar en cualquier momento y


en cualquier lugar ', la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala que entre
los beneficios que pueden tener las personas que laboran desde casa están:

 Mayor autonomía sobre el horario de trabajo que permite organizar la jornada


laboral con más flexibilidad.
 Menor tiempo de desplazamiento al lugar de trabajo que mejora el equilibrio
entre la vida laboral y personal.
 Aumentar la productividad.
 Generar menores gastos personales relacionados con el trabajo.
 Tener un mejor equilibrio entre la vida laboral y familiar, incluyendo una mejor
capacidad para equilibrar las responsabilidades profesionales y de cuidado.

DESVENTAJAS

La OIT ha identificado diversas desventajas en esta modalidad de trabajo, como la


tendencia a laborar más horas y una superposición entre el trabajo remunerado y la
vida personal, lo cual puede generar niveles de estrés más altos.

3. REGULACIÓN DEL TELETRABAJO EN MÉXICO

En ocasiones pareciera que el teletrabajo, por su propia naturaleza, rompe los


esquemas tradicionales de las “relaciones laborales”. Esta disyuntiva ha propiciado
dos grandes posturas:

1. La primera postura señala que, al tratarse de un fenómeno reciente, la figura


del teletrabajo no encuentra sustento o regulación expresa en las normas
laborales. Por tal motivo, el teletrabajo debe entenderse contenido en las
reglas del “trabajo a domicilio”.
2. Otras opiniones sostienen que los preceptos que regulan el “trabajo a
domicilio” suelen limitarse a tareas manuales y no aplican, en consecuencia,
a cuestiones especializadas como el teletrabajo.

En nuestro país, existe La Ley Federal del Trabajo, donde, en el Título Sexto
denominado “Trabajos Especiales”, prevé un Capítulo específico que abarca de los
artículos 311 a 330 para hacer referencia al “trabajo a domicilio”.

Así, se indica que “el Trabajo a domicilio es el que se ejecuta habitualmente para un
patrón, en el domicilio del trabajador o en un local libremente elegido por él, sin
vigilancia ni dirección inmediata de quien proporciona el trabajo. Será considerado
como trabajo a domicilio el que se realiza a distancia utilizando tecnologías de la
información y la comunicación. Si el trabajo se ejecuta en condiciones distintas de
las señaladas en este artículo se regirá por las disposiciones generales de esta
Ley.” (artículo 311 de la LFT reformado en el 2012).

La legislación mexicana señala que los patrones que den trabajo a domicilio los
patrones que den trabajo a domicilio deberán inscribirse previamente en el Registro
de patrones del trabajo a domicilio, que funcionará en la Inspección del Trabajo.

En el registro constará el nombre y el domicilio del patrón para el que se ejecutará el


trabajo y los demás datos que señalen los reglamentos respectivos (artículo 317 de
la LFT).

Además, los patrones están obligados a llevar un “Libro de registro de trabajadores


a domicilio”, autorizado por la Inspección del Trabajo en la que constaran diferentes
datos vinculados con las características del trabajo, como lo son: Datos generales
del trabajador. Domicilio o local donde se ejecutará el trabajo. Días y horarios para
la entrega y recepción del trabajo y para el pago de los salarios. Naturaleza, calidad
y cantidad del trabajo, entre otros.
El pasado 20 de julio del 2019 vemos que la propuesta hecha por la diputada
Alejandra Reynoso Sánchez el 22 de octubre del 2018, con relación a la regulación
del teletrabajo, era aprobada por el senado de la república. El Senado de la
República dio el primer paso para que cada vez más compañías implementen esta
modalidad de trabajo –popularmente conocida como home office–, pero apegadas a
la Ley Federal del Trabajo. Esta reforma se aunaría a los artículos predispuestos
anteriormente.

El senado aprobó el dictamen por el que se reforma el artículo 311 de la Ley Federal
del Trabajo mencionado anteriormente y Los legisladores avalaron adicionar a la
misma legislación el capítulo XIl Bis, que consta de cuatro artículos:

 El 330-A, que describe al "teletrabajador" como la persona que utiliza las


tecnologías como medio para realizar su actividad sin presentarse
físicamente al lugar de trabajo.
 El 330-B, que establece que el empleador deberá ofrecer al teletrabajador,
mediante un convenio, los medios tecnológicos (como aparatos) y
condiciones de servicio y ambiente requeridos; mientras que el empleado
tendrá la responsabilidad de custodiar los equipos o programas de manejo de
información que le sean proporcionados.
 El 330-C, que obliga al empleador a promover el equilibrio e igualdad en
cuanto a remuneración, capacitación, seguridad social y demás condiciones.
 El 330-D, que el empleador tendrá obligaciones y responsabilidades
sobre la salud, seguridad y previsión de riesgos para el teletrabajador y
deberán estar contenidas en una ley (que aún no se tiene) que deberá
garantizar el respeto a la intimidad y privacidad del empleado.
 El 330-E, que instruye a las autoridades laborales a establecer una red
nacional que incluya organizaciones sociales, privadas y públicas para dar
asesoría, promoción y fomento al teletrabajo para jóvenes, mujeres, personas
con discapacidad y adultos mayores.
El Senado ya envió el dictamen a la Cámara de Diputados para su análisis y
posterior votación. Si la Cámara lo aprueba, lo remitirá al Ejecutivo federal para sus
efectos constitucionales.

De ahí, el decreto sería publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) y


entraría en vigor al día siguiente. En los 12 meses posteriores tendrán que
establecerse los lineamientos para determinar los accidentes o enfermedades
relacionados con el ejercicio del teletrabajo.

Esta reforma, de ser aprobada, sería un gran avance para el sistema laboral
mexicano, puesto que se pondría a la par con países cuyas leyes ya regulaban este
tema desde antes, tales como Argentina, Costa Rica, Colombia, Finlandia, Suecia,
Países Bajos, Japón o Estados Unidos, lo que igual sería un paso importante para
volvernos un país cada vez menos en desarrollo y más de primer mundo.

Igualmente, la diputada federal Lyndiana Bugarín Cortés, ha presentado una


iniciativa para que sea obligatorio el home office una vez a la semana y que las
empresas establezcan horarios escalonados, lo que ayudaría a mejorar la calidad
de vida de los trabajadores, reducir los embotellamientos y disminuir la
contaminación.

4. EXPOSICIÓN DE CASO

A pesar de estos avances y de la excelente iniciativa de ley presentada


anteriormente, no hay un interés por parte de las empresas para imponer este tipo
de labor en sus áreas de trabajo.

C3NTRO Telecom señala que cuatro de cada diez empresas en México y que de
esas cuatro empresas el 19% permite hacer home office y un 14% da oportunidad a
los colaboradores de cumplir tareas sin importar el lugar o el momento.

El Vicepresidente de Nuevos Negocios en C3NTRO Telecom, Carlos Cojab, explica


que la mayoría de los empleadores aún se niegan a adoptar este modelo y en su
mayoría lo hace por los obstáculos tecnológicos ya que en muchos de los casos no
cuentan con las herramientas necesarias para llevar a cabo esta modalidad con
calidad. Lo que limita a los empleados a cargar con toda la colección de USB o estar
pidiendo que desde la oficina enlacen llamadas al teléfono móvil del empleado.

De acuerdo con Cojab, en ocasiones la inversión del empleador para concretar el


trabajo a distancia es mínima, pues solo se necesita de una webcam adecuada–
que muchas de las computadoras, Tablet o celulares la tienen– y una diadema o
audífonos, "equipo que no pueden rondar más allá de los mil o mil 500 pesos entre
las dos cosas".

Podría decirse que esto representa un problema, no solo por las afectaciones
ambientales que trae el transportarse al área de trabajo, sino que las empresas al
no permitir este tipo de trabajo no permiten el progreso que ha estado habiendo en
otros países con el nuestro, dejándonos sin el avance que necesitamos para poder
crecer económica y socialmente.

Anteriormente vimos que se aprobó ante el senado una iniciativa de ley que regula
al teletrabajo, pero esta regulación no obliga a las empresas a implementar el
teletrabajo en ciertas áreas, sabemos que al área de manufactura o fabricación no
se podría implementar, pero el de finanzas o algunas áreas administrativas podrían
ir bien con el teletrabajo, y a pesar de que exista una iniciativa que indique que el
teletrabajo sea obligatorio al menos una vez por semana, mientras no sea ley es
sólo promesa no cumplida de los legisladores.

Las iniciativas existen, pero lo importante aquí es hacer que las empresas hagan
estas implementaciones y que estas leyes se aprueben, porque como dije
anteriormente, mientras no sea ley, las empresas ignoraran este tipo de forma de
trabajo y continuarán con las formas tradicionales que, en los tiempos actuales, no
benefician ni al trabajador ni a los empleadores.
5.CONCLUSIÓN

Como vimos, la TICS han tenido un impacto muy grande en nuestro tiempo, ha
significado una evolución en nuestras diferentes arreas de nuestra viday que para
bien o para mal ya las necesitamos para todas nuestras actividades, vemos que ha
tenido un impacto muy grande en el área del trabajo, puesto que la implementación
de las tecnologías ha significado una gran evolución en la manera no solo en la que
se llevan a cabo ciertas tareas, sino que ha venido a mejorar el rendimiento de los
trabajadores, el impacto en el ambiente y al modo en que las empresas se
desenvuelven.

Esta evolución a sido tan grande que incluso nuestra legislación mexicana ha venido
a buscar una forma de regular esta nueva forma de trabajo y ha querido mejorar las
condiciones de trabajo de los ciudadanos mexicanos, aunque esta nueva
implementación legal todavía se encuentra en los pañales y a comparación de otros
países se encuentra muy atrasada, pero a pesar de todo esto se esta intentando ver
por mejorar al país y a sus condiciones de vida.

Desafortunadamente, a las empresas o no les importa esta evolución o tienen el


temor de no saber como interponerla, por lo que nuestros legisladores tienen que
ver por este problema nuevo, porque podrán estar viendo por los trabajos que ya
tienen esta modalidad, pero no por las empresas que les hace falta incluir este
nuevo modo de trabajar.

Jurídicamente hablando creo que lo que se esta haciendo en las cámaras, tanto de
diputados como de senadores, es un paso muy importante que ya hacía falta, si
queremos ser parte de la globalización hay que tener las leyes que se adecuen a las
necesidades del mundo, no podemos quedarnos atrás en el progreso y si algo o
alguien no quiere apoyar a esta evolución, hay que ver las formas de poder u
obligarlo o sancionarlo por esto, solo así podremos alcanzar el estatus de un país de
primer mundo, quitándonos los perjuicios y sancionando a los que no quieran
apoyar al progreso.
6. FUENTES DE INFORMACIÓN

1. Castro Estrada, Á. (2001). El teletrabajo y la legislación laboral mexicana (1°


ed., p. 8). Boletín de Política Informática. Revisado el 20 de noviembre del
2019
2. Martínez Sánchez, R. (2012). El teletrabajo como tendencia del mercado
laboral (1° ed., p. 145). Ecuador: Universidad Politécnica Salesiana del
Ecuador. Revisado el 20 de noviembre del 2019
3. CARNOY, M. (2001). EL TRABAJO FLEXIBLE EN LA ERA DE LA
INFORMACIÓN (1° ed.). MADRID: Alianza Editorial. Revisado el 20 de
noviembre del 2019
4. García Flores, J., Fuentes Rojas, J., & Silva Ambríz, A. (2013). Carencia de
un Marco Legal Regulatorio del Teletrabajo en México (pp. 112 - 113). Letras
Jurídicas. Revisado el 20 de noviembre del 2019
5. de la Concepción, M. (2009). ¿ES EL TELETRABAJO, TRABAJO A
DOMICILIO? UNA REVISIÓN HISPANOAMERICANA (9° ed.). Ciudad de
México: UNAM. Revisado el 20 de noviembre del 2019
6. Medina Salgado, C., & Espinola Espíndola, M. (2019). LAS TECNOLOGÍAS
EMERGENTES Y SU IMPACTO EN EL ÁMBITO LABORAL: EL CASO DEL
TELETRABAJO (pp. 38-40). Ciudad de México: Universidad Autónoma
Metropolitana. Revisado el 20 de noviembre del 2019
7. Esta es la situación del trabajo en México según la OCDE (2019). Revisado
20 Noviembre 2019, De
https://www2.deloitte.com/mx/es/pages/dnoticias/articles/situacion-del-
trabajo-en-Mexico.html
8. Alcocer Miranda, J. (2019). En México sólo 4 de cada 10 empresas permiten
el home office o teletrabajo. Revisado 28 Noviembre 2019, De:
https://www.publimetro.com.mx/mx/nacional/2019/07/07/mexico-solo-4-10-
empresas-permiten-home-office-teletrabajo.html
9. CÁMARA DE DIPUTADOS DEL H. CONGRESO DE LA UNIÓN. LEY
FEDERAL DEL TRABAJO (Reformado en 2019). Estados Unidos Mexicanos.
10. Galván, M. (2019). ¿Será ley el home office? Esto es lo que aprobó el
Senado. Revisado 1 Diciembre 2019, De:
https://politica.expansion.mx/congreso/2019/06/20/sera-ley-el-home-office-
esto-es-lo-que-aprobo-el-senado

También podría gustarte