Está en la página 1de 1

2 Toma de Decisiones sobre Producto

Recordemos que la toma de decisiones es un proceso mental que, de acuerdo a la


rigurosidad con la que se asuma, será más o menos eficiente en relación con los objetivos
que se hayan planteado inicialmente.

Es importante recordar también que toda decisión tiene inmerso un grado mayor o menor
de riesgo o incertidumbre, el cual se reducirá a medida que el conocimiento acerca de las
variables que inciden aumenta.

Cuando se asumen posiciones de dirección o administración, las decisiones tienen muchas


clasificaciones, entre ellas pueden ser las decisiones de precio, como lo analizamos en la
clase anterior, o las decisiones de producto, que estudiaremos ahora.

Las decisiones relacionadas con el producto, a su vez, pueden tener diversos enfoques,
como el de mercadotecnia: Lanzar o no lanzar un producto, retirar o no retirar un producto;
o el enfoque de operaciones: Producir o no producir un producto.

Estas últimas dependen en gran medida de un sencillo, pero importante análisis


cuantitativo de los impactos que tenga cada posibilidad. Para eso, es fundamental recordar
conceptos de costes.

Ejemplo:

Supongamos que Frutos Del Bosque está ante la disyuntiva de continuar o no la


fabricación de determinada referencia para producir una distinta, ambas de las cuales
conoce muy bien su estructura de costes.

Ante ello, la primera consideración siempre es revisar la historia de los costes en que ha
incurrido Frutos Del Bosque para la fabricación de las referencias en cuestión, es decir que
acudirá a la que llamamos contabilidad financiera Sin embargo, aquí mi primera
recomendación importante: La contabilidad financiera conserva de manera adecuada la
historia de los componentes, mano de obra y otros costes unidos a la fabricación de los
productos, pero esa historia suele escondernos, en los promedios, algunas variaciones de
precios de materia prima, de horas hombre o de combustible y energía que quizás se
vayan a presentar en el futuro.

Lo anterior significa que Frutos Del Bosque tiene que considerar –además de la
contabilidad financiera (histórica)- los costes futuros, los cuales serán realmente los
principales para tomar la decisión de desvela a la empresa de los señores Galeano y De la
Peña. De eso, se encarga la contabilidad de costes.

Esa parte de la contabilidad busca determinar la estructura futura de los costes de


acometer alguna de las alternativas: Continuar produciendo la referencia actual o fabricar
una diferente.

Esa estructura de costes debe mostrar con claridad los costes que son iguales para las dos
partes. Por ejemplo: Mano de obra, energía eléctrica, combustible, e incluso algunos
componentes de materia prima, entre otros.

No obstante, lo importante es que muestre los costes que no son iguales, las diferencias
entre cada una de las alternativas. Recordemos que esos costes diferentes se llaman
costes diferenciales.