Está en la página 1de 1

los samuráis

El documental se centra en la historia de Takeko Nakano (1847 - 1868), una mujer samurái que
desde muy temprana edad descubrió que los pribelegios de los samurias se ganaban co mucho
esfuerzo en lo cual casi no tubo infancia ya que entor a una escuela samurai se entranamaban su
cuerpo y su spiritu para defender sus aciendas de los clanes enemigo mientras los hombre ivan
para la guerra basándose en escritode historias mujeres guerreras y sobre las emperatrices en
donde su inspiración la historia d una mujer llamada egosen su arma preferida fue la nagguinata y
asi se formo a los 16 años como una maestra y con su hermana se cortaron el pero para parecer a
lo de los hombres pero ellas dos no eran las únicas guerreras se le unieron las de la localidad ellas
lucharon contra un ejercito totalmente armado y en donde eelas solo tenían armas blancas luchó y
murió en la guerra Boshin dond su hermana le corto la cabeza y que llegó a dirigir un ejército
femenino (formado por cientos de mujeres) que luchaba de forma completamente independiente
en las batallas.

En 1868, Takeko, su hermana y su madre escribieron sus poemas de muerte y se cortaron el pelo
en la tradición del Samurái. Al día siguiente, Takeko lideró un grupo de jóvenes mujeres Samurái
contra los modernos regimientos del ejército del emperador, armados con rifles.

Takeko recibió un disparo en el pecho. Para evitar ser capturada por sus enemigos solicitó a su
hermana que la asistiese en el ritual de seppuku (harakirki), contándole la cabeza. Todavía hoy hay
un monumento a su memoria y las mujeres japonesas le siguen rindiendo honores.

El 30 por ciento de los combatientes eran mujeres

En este documental seguiremos la historia de esta mujer samurái y cómo se forjó su leyenda,
hasta convertirse en una maestra de las artes marciales y una de las guerreras más famosas de la
historia.

Según las últimas investigaciones de los historiadores japoneses, por un periodo de ocho siglos las
mujeres samuráis participaron activamente en las batallas y se ha comprobado que el 30 % de los
combatientes fallecidos eran mujeres.

La creciente influencia occidental dividió a los poderosos clanes samuráis en dos facciones en
guerra, la del ejército imperial, partidario de comerciar con los extranjeros y la de los clases que
querían mantener la independencia de los clanes y sus ricas tradiciones. En el centro se
encontraba esta mujer que formó esa unidad de combate completamente femenina y que
defendió la independencia de sus clanes en una gran batalla final, que también marcaría el final
de la era samurái en Japón.