Está en la página 1de 3

Para que una empresa mantenga su eficacia y eficiencia necesita siempre

estar sujeta al control, es decir, bajo una supervisión bien organizada y planificada,
el control es el proceso por el cual la Dirección de la Empresa marca el paso de la
misma, para esto es muy importante la planificación ya que permite establecer
objetivos estratégicos y diseñar planes tácticos y operativos para alcanzarlos.

El tener un buen plan de control nos ayuda a verificar si la empresa está


encaminada en el cumplimento de sus metas y objetivos o se están alejando de
ellos, el control asegurará que todos los estándares propuestos, en especial de
calidad se cumplan.

El control es en sentido muy estricto la última actividad a realizar después


que todo se ha llevado a cabo. Esto era así. Hoy la tecnología de la información ha
hecho posible que las decisiones, si es necesario tomarlas, sobre la modificación
de alguna variable del proceso de producción, de marketing, de finanzas, de
personal, etc… se puedan hacer efectivas prácticamente en el mismo momento en
el que se detecte la desviación.

Es decir que, el sistema empresa puede llegar a ser perfectamente


retroalimentable en el mismo instante en que se esté llevando a cabo una acción o
a poderla corregir previamente. Los controles aseguran la comunicación dentro de
la empresa y que cada persona recibe la información precisa y a tiempo para
responsabilizarse de su propio trabajo.
Mediante el proceso de control los directivos regulan, miden y rectifican las
actividades de la empresa, para asegurar que se cumplan los objetivos formulados
y se desarrollen correctamente los planes creados para su consecución.

Existen tres enfoques para diseñar sistemas de control:

Control burocrático: es el que emplea los instrumentos que definen tal sistema
de administración, depende del poder de la autoridad, consta de reglas,
procedimientos, políticas administrativas, estandarización de actividades y
descripción del puesto. Este método sirve para que todos los miembros de la
organización tengan claros los comportamientos laborables adecuados que
cumplen con los estándares establecidos. Un ejemplo para este enfoque es el que
se da a escuelas y colegios, se controlan todas las actividades con reglas y
procedimientos para controlar que todos los estudiantes cumplan con los
estándares establecidos.

Control de mercado: emplea mecanismos de funcionamiento de un sistema


económico de libre competencia. El control de mercado se realiza a través de
conceptos económicos, principalmente costes y precios. El control de mercado se
efectúa a través de índices de productividad; cuotas de mercado, coste unitario y
cuentas de resultados. Un ejemplo de este enfoque es el que se da en la empresa
Coca Cola al lanzar nuevos productos, utiliza mecanismos externos del mercado y
su competencia con marcas similares como por ejemplo Pepsi.

Control de clan: institucionaliza los valores culturales de la empresa como


normas de referencia. Valores compartidos, hábitos y compromisos para regular la
conducta de los miembros de la empresa. Estos se consideran miembros de una
gran familia, desarrollando una lealtad y un compromiso personal para el respeto y
logro de objetivos. El control es informal y no requiere de reglas escritas o medibles.
Un ejemplo puede ser el ambiente de un grupo de amigos, todos sus miembros se
adecuan a los valores del grupo. Si todos actúan de alguna manera, poniendo como
característica la rebeldía, todos sus miembros actuaran de esa manera y se
identificaran claramente con el grupo

En conclusión, en todo el proceso administrativo, observamos la planeación,


organización, dirección y control, siendo este, el control, sumamente importante
para poder saber si las demás se han aplicado correctamente, nos brinda la
oportunidad de conocer el trabajo realizado, analizar si su resultado fue eficaz y
eficiente y así poder mejorarlo y potenciarlo.