Está en la página 1de 2

PRINCIPIO ULTRA O EXTRA PETITA.

Presentado por
Jhon fredy montoya
Materia derecho procesal laboral
Semestre VIII

PRINCIPIO ULTRA O EXTRA PETITA

Esta figura o principio está contenido en el artículo 50 del código de procedimiento


laboral.
“El Juez podrá ordenar el pago de salarios, prestaciones o indemnizaciones
distintos de los pedidos, cuando los hechos que los originen hayan sido discutidos
en el proceso y estén debidamente probados, o condenar al pago de sumas
mayores que las demandadas por el mismo concepto, cuando aparezca que éstas
son inferiores a las que corresponden al trabajador, de conformidad con la ley, y
siempre que no hayan sido pagadas.”
Al respecto la sala laboral de la corte suprema de justicia en sentencia SCL 38224
del 2011 con ponencia del magistrado Carlos Ernesto Molina Monsalve manifestó
que:
“En materia laboral, dicho postulado (Que la sentencia debe estar en consonancia
con los hechos y las pretensiones aducidos en la demanda) encuentra una
excepción en cuanto a que la ley permite que los juzgadores de única y primera
instancia fallen en torno a súplicas jamás invocadas en el libelo genitor (aspecto
de su calidad) e, incluso, los reviste de la facultad de decidir materias
cuantitativamente superiores a las pedidas (aspecto relativo a la cantidad), es
decir, como lo explicara el Tribunal Supremo en sentencia de 27 de septiembre de
1958, se le “otorga al juez del trabajo la facultad de apreciar ampliamente la causa
petendi de la acción a efectos de modificar el petitum, en el momento de la
condena”.
Todo ello como una manifestación evidente de la protección de los derechos
mínimos e irrenunciables del trabajador.”
En el derecho laboral hay unos derechos mínimos que son irrenunciables, de
manera que el trabajador no está facultado para renunciar a ellos, y si el juez
laboral encuentra que con la demanda el trabajador está renunciando a unos
derechos mínimos irrenunciables que la ley le protege, puede fallar extra y ultra
petita para reconocer en la sentencia esos derechos al trabajador.
ULTRA PETITA: El exceso que el juez realiza dentro de una sentencia de carácter
cuantitativo, en este caso el juez después de analizar la demanda y evidencia que
el demandante por algún error cometido le falto dentro de sus pretensiones
solicitar algunos derechos, por ejemplo en una demanda por injusto despido, en la
demanda las pretensiones se basan en solicitar los salarios que estaban
pendientes por cancelar, pero el juez al hacer el estudio y encuentra que falto
solicitar los pagos de seguridad social, como esto hace parte de un derecho
adquirido por el trabajo, que es irrenunciable, el juez tiene la potestad para
liquidarlo y calcularlo de manera correcta y así mismo dentro de la sentencia
ordenar el pago.
EXTRA PETITA: Se clasifica dentro del área cualitativa, no se da por valores, se
da por las pretensiones que nunca se realizaron atraves de la demanda por el
peticionario, en mismo ejemplo que se abordó anteriormente, puede que el juez
determine, además de los pagos adicionales pendientes de cancelar, también se
va adicionar en la sentencia, el reintegro del trabajador a su cargo de trabajo
El juez laboral cuando corresponda, teniendo en cuenta la discrecionalidad con la
que cuenta, podrá conceder al trabajador más de lo solicitado en la demanda si
evidencia que, ajustado en derecho, al trabajador le corresponde más de lo
pedido, con lo que se busca garantizar los derechos irrenunciables del trabajador.
Esta facultad es considerada como una anomalía o vicio procesal por cuanto se
alega que la contraparte es tomada desprevenida, puesto que se parte del hecho
que el demandado prepara su defensa con base a las exigencias planteadas por
el demandante, y si el juez decide extra petita parece natural que el demandado
resulte sorprendido.
Conclusiones.
Frente al artículo 50 del Código Procesal del Trabajo, considero que los fallos
extra o ultra petita obedecen a una facultad especial en materia laboral que el
legislador atribuyó en determinadas circunstancias y condiciones al juez laboral, a
fin de garantizar una protección especial a la irrenunciabilidad de los derechos
adquiridos con antelación,
El juez que resuelve este tipo de conflictos, cuenta con cierta libertad para
asegurar su reconocimiento, mediante el ejercicio de una atribución que le permite
hacer efectiva la protección especial de la cual gozan los trabajadores, frente a
sus propias pretensiones y a la realidad procesal.