Está en la página 1de 14

Solidos

El estado sólido, las sustancias son rígidas, difíciles de deformar, presentan una dureza
importante, y son poco compresibles. En sólidos cristalinos los átomos se disponen en
posiciones definidas generando una estructura ordenada que se repite en el
espacio. Un ejemplo de sólido cristalino es la sal común (NaCl), los átomos de sodio y
cloro se disponen formando pequeños cubos que por repetición generan el cristal.

 Sublimación

La sublimación es un proceso que se da cuando una sustancia en estado


sólido pasa al estado gaseoso (sin necesidad de transitar por la fase líquida). La
palabra “sublimación” proviene del verbo latino sublimare que quiere decir
“elevarse”, “colocarse en una elevada posición” o “remontarse hacia lo alto”.
Además, “sublimación” es un término utilizado en psicoanálisis, para referirse a un
proceso muy importante de la vida psíquica; y en fotografía y arte gráfico, para
referirse a una técnica de impresión de alta calidad.
La sublimación, como decíamos, es el paso directo de una sustancia sólida al
estado gaseoso sin pasar por la fase líquida. El proceso inverso es conocido como
“sublimación inversa o regresiva” y consiste en solidificar nuevamente ese gas
obtenido, sin pasar por el estado líquido.
Con frecuencia, ambos procesos se utilizan para la destilación o purificación de
ciertas sustancias sólidas. Para realizarlo se utiliza un sublimador: un recipiente
especial que calienta la sustancia sólida hasta que pasa a la fase gaseosa.
El sublimador posee una pieza muy fría, conocida como “condensador de dedo
frío”, por su forma semejante a un dedo. El gas previamente obtenido pasa por
esta sección del sublimador para solidificarse nuevamente y depositarse en la
superficie.

 Presión de vapor

Los sólidos tienen presiones de vapor, características que oscilan con la


temperatura como sucede con líquidos. Aumentando la temperatura, aumenta
también la presión de vapor del sólido. El suceso de la estabilización de un sólido
con vapor saturado, que varía su presión con la temperatura, a esa inflexión se
llama curvatura de sublimación. Este fenómeno ocurre a menor presión y menor
temperatura que el punto triple de un Diagrama de fase de la sustancia estudiada.
Se determina como sublimación al indicar la conversión directa sólido-vapor, sin la
intervención líquida. Los olores característicos de muchas sustancias sólidas, como
las nombradas, son debidos a que estas sustancias tienen una presión de vapor
apreciable a temperatura ambiente.

 Clasificación de los solidos

Las propiedades macroscópicas de un sólido están determinadas por su estructura


a nivel molecular. Los sólidos se clasifican en cristalinos y amorfos. Un sólido
cristalino es un sólido en el que sus átomos, iones o moléculas se acomodan en una
estructura ordenada, es decir ocupan posiciones específicas. Ejemplo: el hielo,
NaCl, C (diamante). Un sólido amorfo (del griego sin forma) es un sólido en el que
sus átomos, iones o moléculas están desordenados y al azar. Ejemplo: manteca,
goma, vidrio. Los sólidos cristalinos funden a temperaturas definidas, tienen
superficies planas y lisas bien definidas, denominadas caras, que tienen ángulos
definidos en sus aristas. Las caras están formadas por agrupaciones ordenadas de
átomos. Los sólidos amorfos no poseen caras bien definidas, a no ser que hayan
sido moldeados o cortados. No poseen un punto de fusión definido. Se
reblandecen dentro de cierto intervalo de temperatura. Cuando algunos sólidos se
funden, se obtienen cristales líquidos, un estado de la materia que presenta
simultáneamente propiedades de líquidos y de sólido cristalino. Los cristales
líquidos son sustancias que fluyen como líquidos viscosos, pero sus moléculas se
ubican en un arreglo moderadamente ordenado, como un cristal. Son ejemplos de
una mesofase, un estado intermedio de la materia con la fluidez de un líquido y
algo del orden molecular de un sólido. Tienen mucha aplicación en la industria de
la electrónica porque responden a los cambios de temperatura y de campo
eléctrico. Los sólidos cristalinos se clasifican según el tipo de enlace que mantiene
unidos a los átomos, iones o moléculas en: sólidos metálicos, sólidos iónicos,
sólidos reticulares o covalentes, y sólidos moleculares. Los metales o sólidos
metálicos consisten en cationes que se mantienen unidos por un mar de
electrones. Los sólidos iónicos se forman a partir de las atracciones mutuas entre
cationes y aniones. Los sólidos reticulares o covalentes, consisten en átomos
unidos covalentemente con sus átomos vecinos en toda la extensión del sólido. Los
sólidos moleculares son agrupaciones de diferentes moléculas que se mantienen
unidas debido únicamente a las fuerzas intermoleculares

 Solidos cristalinos
Un sólido cristalino es aquél que tiene una estructura periódica y ordenada, como
consecuencia tienen una forma que no cambia, salvo por la acción de fuerzas
externas. Cuando se aumenta la temperatura, los sólidos se funden y cambian al
estado líquido. Las moléculas ya no permanecen en posiciones fijas, aunque las
interacciones entre ellas siguen siendo suficientemente grande para que el líquido
pueda cambiar de forma sin cambiar apreciablemente de volumen, adaptándose al
recipiente que lo contiene.
Estructura cristalina de los materiales
Los materiales sólidos se pueden clasificar de acuerdo a la regularidad con que los
átomos o iones están ordenados uno con respecto al otro. Un material cristalino es
aquel en que los átomos se encuentran situados en un arreglo repetitivo o periódico
dentro de grandes distancias atómicas; tal como las estructuras solidificadas, los
átomos se posicionarán de una manera repetitiva tridimensional en el cual cada átomo
está enlazado al átomo vecino más cercano. Todos los metales, muchos cerámicos y
algunos polímeros forman estructuras cristalinas bajo condiciones normales de
solidificación.
Celda Unitaria.- es el agrupamiento más pequeño de átomos que conserva la
geometría de la estructura cristalina, y que al apilarse en unidades repetitivas forma un
cristal con dicha estructura.
Una celda unitaria se caracteriza por tres vectores que definen las tres direcciones
independientes del paralelepípedo. Esto se traduce en siete parámetros de red, que
son los módulos, a, b y c, de los tres vectores, y los ángulos α, β y γ que forman entre
sí. Estos tres vectores forman una base del espacio tridimensional, de tal manera que
las coordenadas de cada uno de los puntos de la red se pueden obtener a partir de
ellos por combinación lineal con los coeficientes enteros.
La estructura cristalina de un sólido depende del tipo de enlace atómico, del tamaño
de los átomos (o iones), y la carga eléctrica de los iones en su caso.
Existen siete sistemas cristalinos los cuales se distinguen entre sí por la longitud de sus
aristas de la celda (llamados constantes o parámetros de la celda) y los ángulos entre
los bordes de ésta. Estos sistemas son: cúbico, tetragonal, ortorrómbico, romboédrica
(o trigonal), hexagonal, monoclínico y triclínico.
En función de las posibles localizaciones de los átomos en la celda unitaria se
establecen 14 estructuras cristalinas básicas, las denominadas redes de Bravais.
 Solidos amorfos

Un sólido amorfo consiste en partículas


acomodadas en forma irregular y por ello no
tienen el orden que se encuentra en los cristales.
Ejemplos de sólidos amorfos son el vidrio y
muchos plásticos. Los sólidos amorfos difieren de
los cristalinos por la manera en que se funden. Si
controlamos la temperatura de un sólido
cristalino cuando se funde, encontraremos que
permanece constante. Los sólidos amorfos no
tienen temperatura de fusión bien definida; se
suavizan y funden en un rango de temperatura y no tienen “punto de fusión”
característico. Los sólidos amorfos, al igual que los líquidos y gases, son isotpicorós,
es decir sus propiedades son iguales en todas las direcciones. Esto se debe a la falta
de regularidad en el ordenamiento de las partículas en los sólidos amorfos, lo cual
determina que todas las direcciones sean equivalentes.
La característica más notoria de estos materiales es la ausencia de orden de largo
alcance. Esto significa que, al contrario de lo que ocurre en un cristal, el
conocimiento de las posiciones atómicas de una región no nos permite predecir
cuáles serán las posiciones atómicas en otra región más o menos distante. A corto
alcance sólo en el caso de los gases se puede realmente hablar de aleatoriedad, ya
que tanto en los líquidos como en los gases se observan valores de densidad que
sólo son compatibles con empaquetamientos más o menos compactos de átomos.
Ahora bien, la obtención de estos empaquetamientos impone ciertas restricciones,
esto es lo que nos permite hablar de orden de corto alcance. Este orden de corto
alcance está siempre presente, sin embargo, entre el sólido cristalino y el líquido
hay bastantes diferencias, mientras que entre el líquido y el sólido amorfo
encontramos bastantes semejanzas. Sin embargo, el número de átomos que rodea
a un átomo dado y la distancia interatómica media son similares en las fases sólida
y líquida como corrobora la similitud encontrada en los valores de la densidad de
cada fase.

 Formas cristalinas

Aquí es donde viene la magia de los cristales. Muchos se sorprenden al aprender


que en la Naturaleza no es posible encontrar cualquier forma geométrica
imaginable. Es muy curioso, pero la materia, toda la materia con capacidad para
formar cristales, solo puede hacerlo de 32 modos diferentes, agrupados en 7
sistemas cristalinos. Estos 32 modos son las clases cristalinas o también llamadas
grupos puntuales, caracterizados por sus simetrías.
Alguien se preguntará: “¡pero yo he visto más de 32 formas cristalinas! no puede
ser tan simple”. En efecto: cada clase cristalina tiene una forma general que la
define. Las combinaciones de esta forma general con las formas especiales, que
son comunes en todo el sistema cristalino, da lugar a que, aparentemente, hay
muchísimas formas más. Por ejemplo:
El sistema cúbico o isométrico (uno de los siete sistemas) tiene cinco clases
cristalinas, con cinco formas generales. Una de estas cinco clases es la clase
“Hexaoctaédrica”, cuya forma general es el hexoctaedro:

Si combinamos la forma general para esta clase con las formas especiales, como el
cubo o el octaedro, podemos obtener la gran variedad de formas de la fluorita,
por ejemplo, que es un mineral que pertenece a esta clase:
La pirita, que también forma cubos, nunca forma estas figuras, ya que pertenece a
una clase distinta de la fluorita, que es la “clase diploidal”. Por eso, aunque ambas
formen cubos puros, la pirita siempre tiene caras estriadas (aunque a veces sean
invisibles) y la fluorita caras lisas.  Si sumamos a todo esto las maclas y las formas
“pseudo”, al final todo parece complicado.

 Sistemas cristalinos
Isométrico
El sistema isométrico o cúbico es uno de los más fáciles de reconocer por su gran
simetría. Todos sus cristales tienen tres ejes equivalentes, perpendiculares entre si,
la llamada cruz axial. Siempre son equidimensionales (habría que hacer un par de
salvedades) y suelen presentar formas muy reconocibles, como cubos, octaedros,
dodecaedros, piritoedros (o pentagonododecaedros) y tetraedros. Estas formas
suelen formar combinaciones y modificaciones.
El sistema tiene 5 clases:
1. Hexaquisoctaédrica (forma general el hexaoctaedro o hexaquisoctaedro)
2. Hexaquistetraédrica (forma general el hexatetrahedro)
3. Diploédrica o diploidal (forma general el diploide)
4. Giroédrica o giroidal (forma general el giroide)
5. Tetartoédrica (forma general el tertatoide. Esta forma es muy rara y es un tipo
de clase llamada enantiomórfica: el cristal no es superponible a su imagen
especular)
Tetragonal

El sistema Tetragonal se caracteriza por tener dos ejes en el mismo


plano, a1 y a2 que son intercambiables y un eje perpendicular, llamado c con
una longitud diferente a los otros. Aqui se define la relación axial. Cuando de un
cristal tetragonal se dice que c=0.650, significa que el eje c es 0.650 veces la
longitud de los ejes a.
Los cristales tetragonales son ortogonales, es decir, todos los ejes se cruzan en
ángulo recto. Una forma de reconocerlos es cuando los miras y te imaginas
seccionandolos, esa sección es cuadrada u octogonal. Con frecuencia los
cristales tienen pirámides de cuatro lados y prismas cuadrados. Son frecuentes
las formas tetraédricas, los cristales tabulares y los prismas de sección
cuadrada.
El sistema Tetragonal tiene 7 clases:
1. Clase Dipiramidal Ditetragonal
2. Clase Tetragonal Trapezoédrica
3. Clase Piramidal Ditetragonal
4. Clase Escalenoédrica Tetragonal (esta forma suele dar lugar a escalenoedros
tetragonales, y a unas formas llamadas biesfenoides tetragonales, que tienen
cuatro lados y pueden confundirse con tetrahedros)
5. Clase Tetragonal Dipiramidal
6. Clase Piramidal Tetragonal
7. Clase Tetragonal Biesfenoidal
Hexagonal

Actualmente, el sistema Hexagonal está integrado junto con el Trigonal en la familia


Hexagonal. Los cristales de este sistema son de los más fáciles de reconocer. Se
caracterizan por tener 4 ejes en el mismo plano que forman ángulos de 120º y un eje
perpendicular c. Los cristales suelen ser prismáticos, con mucha frecuencia dándose el
prisma hexagonal y las pirámides hexagonales. Si se secciona el cristal, la sección tiene
seis o doce caras.

Clases hexagonales:
1. Dihexagonal Bipiramidal (la más común)
2. Trapezoédrica Hexagonal (esta clase es enantiomorfa y además nunca se
encuentra en la naturaleza en forma de cristales euhedrales)
3. Dihexagonal Piramidal (esta clase es hemimórfica, es decir, las terminaciones
piramidales de los cristales solo aparecen en una terminación del cristal)
4. Ditrigonal Bipiramidal
5. Hexagonal Bipiramidal
6. Hexagonal Piramidal (otra clase hemimórfica)
7. Trigonal Bipiramidal (esta clase tampoco se da en la Naturaleza en forma de
cristales euhedrales)
Trigonal

El sistema Trigonal (en la literatura más antigua llamado también


sistema romboédrico) es considerado por muchos cristalógrafos como un
conjunto dentro del Hexagonal. Esto es debido a que los ejes cristalográficos
son idénticos. Sin embargo, desde el punto de vista estructural está claramente
diferenciado y la simetría de sus cristales suele diferenciarse bien de los
hexagonales.
Usualmente, los cristales trigonales forman romboedros, escalenoedros y
prismas hexagonales. Hay 4 clases dentro del sistema Trigonal:
1. Clase Escalenoédrica Hexagonal (un mineral muy importante cristaliza aquí: la
Calcita. El escalenoedro y el romboedro son sus formas favoritas)
2. Clase Trapezoédrica Trigonal (otro mineral muy importante está aquí: el
Cuarzo. Sus formas favoritas son los prismas hexagonales terminados en
pirámide trigonal. Es una clase enantimórfica)
3. Clase Piramidal Ditrigonal (un buen ejemplo son las Turmalinas)
4. Clase Romboédrica Trigonal (sus formas preferidas son los romboedros)
Ortorrómbico

Los cristales de éste sistema se reconocen con relativa facilidad: los cristales
son rectilíneos y los angulos que forman, por ejemplo, la cara “frontal” y
“trasera” con las bases es de 90º. Si ponemos el cristal vertical, lo orientamos
de modo que el segundo eje mas largo vaya de izquierda a derecha y miramos
de frente, el perfil del cristal es rectangular o rómbico.
Clases:
1. Bipiramidal Ortorrómbica
2. Biesfenoidal Ortorrómbica
3. Piramidal Ortorrómbica (esta clase es hemimórfica, es decir, la terminación
basal y la superior son diferentes)
Triclínico

El sistema Triclínico es el que menos simetría posee. Todas las formas son
pinacoides (es decir, son pares de caras paralelas en sitios opuestos del cristal)
o pediones (caras simples, sin caras similares en el resto del cristal). Los ejes se
inclinan en tres direcciones y los cristales tienen ausencia de ángulos rectos
entre caras y en sus esquinas. Sin embargo, a veces los ángulos son casi rectos y
los cristales pueden confundirse con ortorrómbicos. Tambien forma a veces
cristales casi hexagonales, que pueden confundirse con los del sistema
hexagonal y forman pseudocubos.
El sistema consta de las clases:
1. Pinacoidal
2. Pedial

 Celda unitaria
La celda unitaria es un espacio o región imaginaria que representa la mínima
expresión de un todo; que, en el caso de la química, el todo vendría a ser un cristal
compuesto de átomos, iones o moléculas, los cuales se ordenan siguiendo un
patrón estructural. En la vida diaria se pueden encontrar ejemplos que encarnan
este concepto. Para ello es necesario prestar atención a objetos o superficies que
exhiban cierto orden repetitivo de sus elementos. Algunos mosaicos, bajorrelieves,
artesonados, sábanas y papeles tapices, pueden englobar en términos generales lo
que se entiende por celda unitaria.
Para ilustrarlo con más claridad, se tiene la imagen superior que podría utilizarse
como papel tapiz. En ella aparecen gatos y cabras con dos sentidos alternativos; los
gatos están de pies o de cabeza, y las cabras acostadas mirando hacia arriba o hacia
abajo.
Estos gatos y cabras establecen una secuencia estructural repetitiva. Para construir
todo el papel, bastaría con reproducir la celda unitaria por la superficie un número
suficiente de veces, mediante movimientos traslacionales.
Las posibles celdas unitarias se representan con las casillas azul, verde y roja.
Cualquiera de estas tres podría utilizarse para obtenerse el papel; pero, es
necesario moverlas imaginariamente a lo largo de la superficie para averiguar si
reproducen la misma secuencia observada en la imagen.
Empezando por la casilla roja, se apreciaría que si se desplazara tres columnas (de
gatos y cabras) hacia la izquierda, ya no aparecería en su parte inferior dos cabras
sino solamente una. Por lo tanto, daría lugar a otra secuencia y no puede
considerarse como celda unitaria.
Mientras que, si movieran imaginariamente las dos casillas, azul y verde, sí se
obtendría la misma secuencia del papel. Ambas son celdas unitarias; sin embargo,
la casilla azul obedece más la definición, ya que es más pequeña que la casilla
verde.

 Difracción de rayos X
La difracción de rayos X es uno de los fenómenos físicos que se producen al
interaccionar un haz de rayos X, de una determinada longitud de onda, con una
sustancia cristalina. La difracción de rayos X se basa en la dispersión coherente del
haz de rayos X por parte de la materia (se mantiene la longitud de onda de la
radiación) y en la interferencia constructiva de las ondas que están en fase y que se
dispersan en determinadas direcciones del espacio.
El fenómeno de la difracción puede describirse con la Ley de Bragg, que predice la
dirección en la que se da interferencia constructiva entre haces de rayos X
dispersados coherentemente por un cristal:
nl= 2 d sen q

 Ley de Bragg

La ley de Bragg permite estudiar las direcciones en las que la difracción de rayos


X sobre la superficie de un cristal produce interferencias constructivas, dado que
permite predecir los ángulos en los que los rayos X son difractados por un material
con estructura atómica periódica (materiales cristalinos).
Fue derivada por los físicos británicos William Henry Bragg y su hijo William
Lawrence Bragg en 1913. La ley de Bragg confirma la existencia de partículas reales
en la escala atómica, proporcionando una técnica muy poderosa de exploración de
la materia, la difracción de rayos X. Los Bragg fueron galardonados con el Premio
Nobel de Física en 1915 por sus trabajos en la determinación de la estructura
cristalina del NaCl, el ZnS y el diamante.