Está en la página 1de 8

Fundación Universidad de Atacama

Escuela Técnico Profesional


Unidad Técnico Pedagógica
Profesor: Sr. Jorge Hernández Valencia

Módulo: Circuitos eléctricos auxiliares del vehículo y mantenimiento de los sistemas


eléctricos y electrónicos auxiliares del vehículo.

Guía Nº 1 de Mecánica Automotriz.


(Fuente de información: Electromecánica de Vehículos; “Sistemas eléctrico del automóvil. Mantenimiento del sistema de
carga y arranque del vehículo”, Autor José Manuel Alonso Pérez. Editorial Paraninfo)

Objetivo:
 Estudiar la estructura y las características de los circuitos eléctricos de
corriente continua.
 Conocer las magnitudes fundamentales y leyes que rigen el funcionamiento de
los circuitos eléctricos.
 Analizar los tipos de conexiones eléctricas en los circuitos y sus consecuencias.

Introducción:
 El automóvil dispone de una serie de componentes eléctricos agrupados por
circuitos e interconexiones por medio de una instalación eléctrica. Los
circuitos eléctricos transforman la energía eléctrica en otras clases de energía
(mecánica, calorífica, química, etc.), según las necesidades requeridas.
El funcionamiento de los circuitos eléctricos está regido por una serie de leyes
fundamentales que es preciso conocer o asimilar después con facilidad el
funcionamiento de los diversos componentes eléctricos utilizados en
automóviles y las transformaciones de energía que en ellos se producen. En
esta guía se estudiarán los conceptos básicos de electricidad y las leyes
fundamentales.

1. Equipo eléctrico del automóvil.

Los automóviles actuales están provistos de un gran número de aparatos cuyo


funcionamiento se produce gracias a la transformación de la energía eléctrica en otra
clase de energía (mecánica, calorífica, química, etc.), empleándose componentes de los
más variados tipos, que se realizan las funciones más diversas, en beneficio de una
mayor seguridad en los vehículos y mejor confort de los pasajeros.

El conjunto de todos los mecanismos que funcionan utilizando la energía eléctrica


forman el llamado equipo eléctrico del automóvil, que para su estudio se dividen en partes
denominadas circuitos. Una división de las muchas que podrían hacerse, establece los
siguientes circuitos: arranque, carga, encendido, alumbrado, maniobra y accesorios. De
ellos, los tres primeros están íntimamente ligados al funcionamiento del motor.
Cada uno de los circuitos enumerados tiene una misión concreta que realizar y para
ello dispone de un determinado número de aparatos, situados en los más diversos
lugares del vehículo y a los que es preciso hacer llegar energía eléctrica, para lo cual se
conectan por medio de una instalación eléctrica, en la que los órganos de mando van
situados en su mayor parte en el habitáculo y al alcance del conductor para su gobierno.

El circuito de arranque comprende todos los mecanismos que harán poner en marcha
al motor del vehículo. El de carga tiene la misión de proporcionar la energía eléctrica
suficiente para abastecer a todos los demás circuitos. El de encendido sirve para que
realice la explosión de la mezcla de aire y gasolina en el motor y pueda funcionar por sí
solo. El alumbrado se utiliza para iluminar la calzada por la que circula el vehículo de
noche y señalizarlo en ella. El de maniobra gobierna los sistemas de señalización que
utiliza el vehículo en la marcha. El de accesorios comprende los distintos aparatos que
hacen más cómoda la conducción del automóvil.
ESCUELA TÉCNICO PROFESIONAL. COPIAPÓ

En la figura 1 se muestra la
implantación de los distintos
componentes del equipo eléctrico
en un automóvil, conectados entre
sí por medio de la instalación
eléctrica que, fijada a la carrocería,
se extiende por todo el vehículo.
Quedan así formados diferentes
circuitos eléctricos, cuyo
funcionamiento se rige por las leyes
eléctricas fundamentales que
vamos a estudiar a continuación.

Figura 1. Ubicación de componentes del equipo eléctrico del


automóvil.

2. Estructura Atómica de la materia.

La electricidad está íntimamente ligada a la estructura de la materia, dado que ella


contiene las cargas eléctricas propiamente dichas, por medio de las cuales es posible
obtener los diferentes fenómenos.
La materia se define como toda sustancia dotada de masa que ocupa un espacio. Está
constituida por minúsculas partículas unidas entre sí, cada una de las cuales está
formada por varias moléculas y, éstas a su vez, por varios átomos.
Los átomos de cualquier sustancia son las partículas más pequeñas en las que puede
descomponerse. Si los átomos que forman una molécula son iguales, tenemos un
elemento; mientras que si son diferentes, lo obtenido es un compuesto. Cada elemento se
caracteriza por sus átomos, que son distintos a los otros elementos en cuanto a su
estructura se refiere. Existen 103 elementos simples definidos en la actualidad, aunque
hay algunos más en proceso de clasificación, de lo cual deducimos que hay otros tantos
átomos diferentes.
Cada uno de los átomos de cualquier elemento está compuesto por una parte central
llamada núcleo, formado por protones y neutrones (figura 2), y otra llamada corteza,
ocupada por una serie de minúsculas partículas llamadas electrones, que están en
continuo movimiento alrededor del núcleo, siguiendo órbitas circulares y elípticas. Esta
capa externa confiere al átomo sus propiedades químicas y eléctricas. La estructura del
átomo recuerda, pues, un sistema solar. Donde el núcleo es el sol y sus electrones los
planetas.

Figura 2. Estructura del átomo.

Los electrones están provistos de una carga eléctrica negativa, mientras que los
protones tienen carga positiva. Los neutrones no poseen carga eléctrica alguna y actúan
como aglomerante de lo protones que, dada su carga eléctrica, tienden a repelerse entre
ellos. Entre los protones y los electrones existen fuerzas de atracción que ligan el
conjunto del átomo.

ÁREA DE ELECTROMECÁNICA – ESPECIALIDAD DE MECÁNICA AUTOMOTRIZ – 2007 2


ESCUELA TÉCNICO PROFESIONAL. COPIAPÓ

En la figura 3 se ha representado un átomo de


cobre, cuyo núcleo contiene 29 protones y 35
neutrones. Alrededor del núcleo hay 29 electrones en
diferentes órbitas. Como cada protón tiene una carga
positiva, cada electrón una negativa y éstas son iguales
en magnitud, el átomo resulta neutro de carga exterior.
Como la materia está formada por átomo, resulta
asimismo neutra.
Los electrones están emplazados en distintos niveles
de energía siguiendo un orden, lo que caracteriza al
átomo de un elemento determinado, pudiendo
diferenciar de los otros elementos. Así está constituido
el sistema periódico de los elementos.
F
Figura 3
El primer nivel de energía está ocupado por dos electrones que siguen órbitas
circulares. Estos electrones están muy ligados al núcleo, debido a que las fuerzas
eléctricas de atracción entre protones y electrones son grandes, pues este nivel de
energía es muy cercano al núcleo.
El segundo nivel de energía contiene 8 electrones más, que siguen órbitas circulares y
elípticas (aunque no se haya representado así en la figura). Las fuerzas de atracción
entre el núcleo y los electrones de este nivel es, pues, mayor que la del anterior.
El tercer nivel de energía contiene 18 electrones siguiendo órbitas circulares elípticas,
y el último nivel está ocupado, en este caso, por un solo electrón ligado muy débilmente
al núcleo, lo que le confiere al átomo de cobre sus especiales características de
conducción eléctrica.
Los electrones en un átomo se distribuyen de manera que su energía sea mínima, es
decir, situándose en los niveles más bajos pero respetando siempre una determinada
cantidad máxima de ellos en cada nivel. Cuándo una capa o nivel esta completa, los
electrones están muy ligados al núcleo y es muy difícil desprenderlos de las órbitas. Por
el contrario, cuándo la última capa no esta completa, como en el caso del cobre, sus
electrones, llamados electrones de valencia, tienen una gran movilidad y pueden ser
sacados de sus órbitas sin gran dificultad. Por ello también se les llama electrones libres
y, en los cuerpos o elementos formados por estos átomos, los electrones libres (de la
última capa) están moviéndose continuamente, pasando de un átomo a otro contiguo
(figura 4). La orbita que deja libre un electrón es inmediatamente ocupada por otro, pues
el átomo, que desequilibrado al tener un electrón menos que tiende al equilibrio para
volver a ser neutro, atrayendo otro electrón libre del átomo más cercano para
conseguirlo.
Si un átomo pierde un electrón sin posibilidad de recuperarlo (puede lograrse por
medios químicos, por ejemplo) queda convertido en un ión positivo, en este caso, y su
estado ya no es neutro, el existir un desequilibrio de cargas. Si lo gana ocurre lo
contrario.

3. Cuerpos conductores y aislantes.

Atendiendo a la estructura de sus átomos, los elementos o los cuerpos pueden ser conductores o aislantes.
Todos los fenómenos que están relacionados con la conducción eléctrica tienen lugar en la periferia exterior
de la envoltura y entre los átomos.
Los cuerpos formados por átomos, cuya última capa está ocupada por uno o dos electrones (no está
completa), son los llamados conductores. El cuerpo resulta más conductor, cuando más electrones libres
tenga en total, y estén menos ligados éstos al núcleo (órbitas alejadas). De ello resulta que son conductores
todos los metales, en los cuales, el electrón solitario del estrato exterior o los dos electrones en otros casos
están ligados de forma muy débil al núcleo, moviéndose libremente a través de la textura metálica. Los
cuerpos conductores permiten el movimiento de los electrones a través de ellos y, si les aplicamos
una fuerza de origen eléctrico, podemos conseguir un flujo de electrones llamado corriente
eléctrica. De entre los metales destacan como buenos conductores, la plata, el cobre y el aluminio,
todos ellos con un solo electrón en su última capa.

ÁREA DE ELECTROMECÁNICA – ESPECIALIDAD DE MECÁNICA AUTOMOTRIZ – 2007 3


ESCUELA TÉCNICO PROFESIONAL. COPIAPÓ

Los cuerpos formados por átomos cuya capa externa está completa o faltan uno o dos electrones
para completarla son los llamados aislantes. En ellos, los átomos retienen fuertemente a sus
electrones que, de esta forma, tienen muy poca movilidad, por cuya causa resulta difícil su
desplazamiento a través del cuerpo y, en consecuencia, existe una gran dificultad para conseguir un
flujo electrónico. Cuando se aplican fuerzas eléctricas muy grandes, puede conseguirse una
corriente electrónica a través del cuerpo, debido a que se rompe la estructura atómica. Por esta
causa, ninguna sustancia es aislante perfecto, pero en la práctica se comportan como tales muchas
de ellas, como la porcelana, el vidrio, el caucho, etc.
Hay sustancias que tienen propiedades intermedias entre las dos clases mencionadas. En ellas, la
cantidad de electrones libres depende de determinados factores, como calor, luz, composición
química, etc. Estas sustancias son semiconductores y resultan conductoras en unas determinadas
condiciones y aislantes entre otras. Son semiconductores el germanio, el silicio, el selenio, etc.
La conductividad de un material guarda estrecha relación con las características de sus átomos,
siendo decisivas, tanto la estructura del átomo individual, como la acción combinada de todos ellos.

4. Corriente Eléctrica.

En un conductor, donde en condiciones normales los electrones libres se mueven en todas


direcciones, es posible obtener un movimiento ordenado de los mismos, o sea, un flujo de
electrones en una determinada dirección.
Si conectamos una pila a este conductor, como indica la figura 4, sus electrones libres sufren un
empuje eléctrico debido a la pila, de tal forma que se desplazan a través del conductor, originándose
una corriente eléctrica. El flujo electrónico está dirigido hacia el polo positivo de la pila, como si los
electrones del conductor sufrieran una repulsión desde el polo negativo; es decir, el primer electrón
A sufre un empuje que lo hace desplazarse hasta B, sacando a este electrón de su órbita para
ocuparla él, mientras que el electrón B hace lo propio con el siguiente y, así sucesivamente, hasta
que el último de los electrones del conductor es sacado de su órbita y del cuerpo conductor,
entrando por el otro extremo a ocupar el lugar vacío dejado por el electrón A. Vemos, por tanto, que
para obtener el movimiento de un electrón, es necesario que otro ocupe su lugar, luego en un
conductor hay siempre el mismo número de electrones y, si sale uno por un extremo, entra otro por
el opuesto.

Figura 4. Flujo de electrones a través de un conductor.

Antiguamente se suponía que las partículas eran cargas de signo positivo, denominándose
corriente eléctrica al movimiento de estas cargas. Actualmente se sabe que no es así, pero se sigue
considerando que la corriente eléctrica se establece de positivo a negativo (sentido técnico de la
corriente), mientras la corriente eléctrica (movimiento real de los electrones) está dirigida de
negativo a positivo.
Considerando todo lo anterior, podemos formular una definición de corriente eléctrica y diremos
que el movimiento ordenado de los electrones que han sido desplazados de sus órbitas mediante la
aplicación de una fuerza eléctrica. Se puede asegurar que la corriente eléctrica es el movimiento
ordenado de los electrones a través de un conductor.
Cuando la fuerza eléctrica está aplicada de una manera constante y siempre en el mismo sentido
la corriente obtenida se llama continua, pues los electrones circulan ininterrumpidamente y de
manera continua por el conductor. Cuando la fuerza eléctrica cambia constantemente de sentido de
aplicación, el efecto obtenido es una corriente alterna. Los electrones son empujados en un sentido
unas veces y otras en el contrario, debido al cambio de sentido de la fuerza aplicada.

ÁREA DE ELECTROMECÁNICA – ESPECIALIDAD DE MECÁNICA AUTOMOTRIZ – 2007 4


ESCUELA TÉCNICO PROFESIONAL. COPIAPÓ

La figura 5 muestra la representación gráfica de una corriente continua y otra alterna. En la


primera, la línea horizontal a la altura de 12 voltios indica el establecimiento de la corriente y la de
cero voltio corte de la misma en el circuito. La gráfica correspondiente a la corriente alterna
muestra una variación de la misma en el tiempo, aumentando y disminuyendo progresivamente y
cambiando de sentido periódicamente. Una evolución completa como la representada en la figura se
denomina ciclo y el número de e que se produce en un segundo es la frecuencia de la corriente.

Figura 5. Representaciones gráficas de la corriente eléctrica.

5. Circuito eléctrico.
Se llama circuito eléctrico al conjunto de elementos necesarios para que se establezca una
corriente eléctrica. Un circuito eléctrico tiene mucha similitud con uno de agua. Veamos un
ejemplo:
Supongamos dos recipientes con agua (fig. 6)
unidos por sus partes inferiores y que se encuentran
a distinto nivel, tal como se ve en la figura. Entre
ellos hay una diferencia de nivel gracias a la cual,
cuando se abre la llave de paso, el agua pasa del
depósito 1 al 2, hasta que los niveles de ambos sean
iguales, es decir, hasta que no exista diferencia de
nivel.
Esto mismo ocurre en un circuito eléctrico (fig. 7),
en el cual se dispone de un generador, en el que
existe una diferencia de potencial eléctrico entre sus
Fig. 6 Analogía hidráulica bornes (d.d.p.) y que está unido a un receptor (en
este caso una lámpara) mediante hilos conductores.
Al cerrar el interruptor se establece una corriente eléctrica en el circuito y los electrones, empujados
la fuerza eléctrica del generador, se moverán a través del circuito.

Figura 7. Circuito eléctrico elemental.

Existen pues, en todo circuito eléctrico, un generador, un receptor, un interruptor, un camino de


ida y otro de vuelta. Al cerrar el interruptor, la corriente eléctrica recorre todo el circuito hasta que
la diferencia de potencial entre los bornes del generador sea cero. En el momento en que se abra el
interruptor, el circuito queda cortado, pues los electrones no pueden saltar por el aire, que es
aislante.
En los circuitos eléctricos suele disponer, además, un fusible, que es un hilo de plomo de un
grosor calibrado de tal manera que, al pasar una cantidad excesiva de electrones se calienta y
quema, quedando interrumpido el circuito. Se coloca el fusible generalmente en el camino de ida.
En los automóviles, el circuito eléctrico
no es exactamente el explicado; aquí el
camino de vuelta es la parte metálica del
coche, llamada masa. Con esta disposición
queda el circuito como muestra la figura 8,
con la ventaja de ahorrar el cable que
constituye el camino de vuelta.
Figura 8. Circuito eléctrico de automóvil.

ÁREA DE ELECTROMECÁNICA – ESPECIALIDAD DE MECÁNICA AUTOMOTRIZ – 2007 5


ESCUELA TÉCNICO PROFESIONAL. COPIAPÓ

Cuando en un circuito eléctrico se realiza un contacto indebido de un conductor de ida con otro
de vuelta, se dice que se ha producido un cortocircuito, siendo sus efectos muy perjudiciales, como
ya se verá. En la figura 9 se representa gráficamente un cortocircuito. Los electrones en este caso
son desviados en el punto A, desde un borne del generador al otro (circuito más corto) sin pasar por
la lámpara.

Figura 9. Cortocircuito.

La existencia de corriente eléctrica en un circuito se conoce por los efectos que produce. La
energía eléctrica es transportada por medio de los hilos conductores a través de todo el circuito para
ser transformada en el receptor en otra clase de energía, como puede ser calorífica, luminosa,
mecánica de movimiento, química, etc.

6. Magnitudes Fundamentales.

Las leyes que rigen el funcionamiento de los circuitos eléctricos están ligadas por una serie de
magnitudes fundamentales, de las que destacaremos las siguientes:

a) Intensidad de la corriente.

En un circuito eléctrico puede haber mucha o poca corriente eléctrica, según que pasen por él
muchos o pocos electrones por segundo. Se llama intensidad a la cantidad de corriente eléctrica que
circula por un conductor en la unidad de tiempo. Su unidad de medida es el amper. La intensidad de
la corriente eléctrica corresponde en el circuito hidráulico, a la cantidad de agua que pasa de un
depósito a otro en un tiempo unidad, es decir, el caudal. Como submúltiplos del amperio se utilizan
el miliamper (1mA = 0,001A ó 1A = 1000mA) y el microamper (1A = 10-6A ó 1A =
1.000.000A ).
El aparato capaz de medir la intensidad de una corriente eléctrica se llama amperímetro y se
conecta en el circuito en serie (fig. 11), es decir, de manera que la corriente eléctrica pase en su
totalidad por él.
Tomando como referencia un punto cualquiera de un circuito eléctrico, la cantidad de electricidad
Q (carga eléctrica) que pasa por este punto es: Q = I x t, siendo I la intensidad de corriente y t el
tiempo en segundos. Al producto entre I y t se le llama cantidad de electricidad y se mide en
culomb. Cuando se establece una corriente de un amperio, la cantidad de electricidad que pasa por
el circuito en cada segundo es de un culombio, de lo que puede deducirse que:

I = ____Q_____
t

Figura 10

El amper/hora es un múltiplo del culombio y representa la cantidad de electricidad que pasa por
un conductor recorrido por la corriente de un amperio durante una hora. Un amper-hora equivale a
3.600 culomb.

ÁREA DE ELECTROMECÁNICA – ESPECIALIDAD DE MECÁNICA AUTOMOTRIZ – 2007 6


ESCUELA TÉCNICO PROFESIONAL. COPIAPÓ

b) Tensión.

Hemos visto que para hacer circular a los electrones a través de un circuito, es necesaria una
fuerza eléctrica (fuerza electromotriz) que los empuje. A esta fuerza se la llama tensión o diferencia
de potencial y, también, en el lenguaje de taller voltaje.
Tomando como referencia el sistema hidráulico de la figura 11, la diferencia de nivel (h) entre los
depósitos A y B origina diferentes presiones del agua encerrada en ellos, de manera que al abrir la
llave de paso, la mayor presión existente en el depósito A obliga a pasar el agua hacia el depósito B,
hasta que se igualen las presiones (cuando no exista diferencia de nivel).
Si se quiere obtener una circulación constante del agua, es necesario mantener la diferencia de
nivel entre los depósitos, lo cual puede conseguirse bombeando el agua que llega al depósito B, para
hacerla regresar por otro camino (de vuelta) al depósito A. La bomba en este caso realiza un trabajo
manteniendo la diferencia de nivel.
De manera semejante, en un circuito eléctrico es necesario mantener la diferencia de potencial
aplicada al circuito (por medio del generador) para conseguir que siga circulando la corriente
eléctrica, pues en el momento en que no exista diferencia de potencial, cesa la corriente. El trabajo
necesario para mantener la d.d.p. lo realiza el generador, que produce una fuerza electromotriz
gracias a la cual aparece la d.d.p. entre sus bornes y, debido a ello, los electrones del circuito son
empujados por el borne de mayor potencial y atraídos por el otro, produciéndose el movimiento de
los mismos a través del circuito, desde el punto de mayor potencial al de menor.

Figura 11. Analogía hidráulica de la tensión eléctrica.

Los generadores son, por tanto, capaces de producir energía eléctrica. Entre los diferentes tipos
destacaremos:

Pilas: Transforman la energía química en eléctrica.

Acumuladores: Reciben energía eléctrica que transforman


en química, manteniéndola acumulada, para más tarde
deshacer la transformación y devolver otra vez energía
eléctrica.
Generadores: Transforman la energía mecánica de
rotación en energía eléctrica.
La unidad de medida del potencial eléctrico o tensión es el
volt. Como múltiplos y submúltiplos se usan: el megavolt
(lMV = 1.000.000 V), el kilovoltio (lKV = 1.000 V), el
milivolt (1mV = 0,001 V ó 1V = 1.000 volt) y el microvolt
(lV = 0,000001V ó 1V = 1.000.000V).

Figura 12. Conexión del voltímetro.

El aparato capaz de medir la tensión se llama voltímetro y se monta en derivación con el circuito
cuya d.d.p. aplicada se quiere conocer (fig.12). Dicho de otra forma, los bornes del voltímetro
deben unirse a los dos puntos entre los que existe la d.d.p.

ÁREA DE ELECTROMECÁNICA – ESPECIALIDAD DE MECÁNICA AUTOMOTRIZ – 2007 7


ESCUELA TÉCNICO PROFESIONAL. COPIAPÓ

c) Resistencia.

Se llama resistencia eléctrica a la oposición que presenta un cuerpo al paso de la corriente


eléctrica; es decir, la dificultad que encuentran los electrones para desplazarse en el seno del
conductor. Su unidad de medida es el Ohm (). Como múltiplos se emplean el kiloohm (K) y el
megaohm (M), y como submúltiplo el microohm (). La resistencia eléctrica puede ser medida
por medio de un ohmímetro u óhmetro.
La resistencia de un conductor es tanto mayor cuanto más longitud tenga y menor sea su sección.
También es evidente que cuanto mayor sea el número de electrones libres de una sustancia menor es
su resistencia eléctrica, puesto que los electrones pueden desplazarse con mayor facilidad por ella;
luego la resistencia depende también del tipo de material de que está fabricado el conductor. Dicho
de otra forma, la resistencia eléctrica de un conductor es directamente proporcional a su longitud e
inversamente proporcional a su sección, dependiendo también de un factor () llamado resistividad
del conductor, que expresa, de alguna manera, el número de electrones libres que posee, es decir, su
estructura atómica, o lo que es igual, la clase de sustancia de que está hecho este conductor.
La expresión matemática es la siguiente:

R = ___x l___
s
donde R es la resistencia en ohm; l, la longitud en metros; s, la sección en milímetros cuadrados;
y ; la resistencia específica o coeficiente de resistividad del material conductor.
La resistividad del cobre empleado en instalaciones eléctricas en el automóvil es de 0,017
mm2/m, mientras que la del aluminio es 0,029.
La resistividad de las sustancias varía con la temperatura. Las lámparas de alumbrado, cuando
alcanzan su temperatura de funcionamiento (aproximadamente 2.500 °C), tienen una resistencia
específica unas diez veces mayor que en frío y esto es debido a que el calor hace que las moléculas
de los cuerpos se encuentren en constante movimiento, siendo su vibración tanto más rápida cuanto
mayor es la temperatura, lo cual dificulta el desplazamiento de los electrones en el interior del
cuerpo conductor cuando su temperatura se eleva. Lo contrario ocurre cuando el cuerpo se enfría,
hasta tal punto, que a temperaturas del cero absoluto (-273 °C), la resistividad del cobre y otros
metales es nula, debido a que sus moléculas no tienen ningún movimiento a esta temperatura, lo
cual facilita el desplazamiento de los electrones de unas órbitas a otras cercanas.

ÁREA DE ELECTROMECÁNICA – ESPECIALIDAD DE MECÁNICA AUTOMOTRIZ – 2007 8