Está en la página 1de 21

El punto de partida fue la creación de la Comisión Pro escuela de Música en el año 1971.

A
nivel nacional y provincial estaba llegando a su fin el proceso conocido como Revolución
Argentina (1966-1973)4y el país se preparaba para el retorno del peronismo. A nivel educativo
Misiones Presentaba, una de las mayores tasas de deserción y repitencia con relación al
promedio nacional. No obstante la cantidad de escuelas y matriculas fue en aumento en años
posteriores. En lo que se refiere a educación musical, no existían institutos que formaran
profesionales en esta rama. La gran mayoría de los profesores que enseñaban música lo hacían
por iniciativa propia debido a sus conocimientos hasta que en el año 1974, como un anhelo de
todos estos docentes, se creó la Escuela Superior de Música de la Provincia de Misiones.

En el periodo analizado (1975-2010) la institución pasa por su etapa de consolidación en todos


los aspectos, desde conseguir el personal docente, que en ese entonces era muy escaso en la
provincia, hasta la obtención de un edificio propio para realizar sus actividades.

CAPITULO 1: “LA CRISTALIZACIÓN DE UN SUEÑO”

¿Qué pasaba en Misiones hacia 1975?

El año 1973 fue un año que presentó nuevos cambios y nuevas esperanzas para la democracia
argentina. Llegaba a su fin el proceso conocido como la Revolución Argentina (1966-1973)5 y el
país se preparaba para el retorno del peronismo.

A nivel nacional, el mismo Perón desde el exilio organizó la alianza electoral para las elecciones
de ese año. Los candidatos de la fórmula presidencial fueron Héctor Javier Cámpora y Vicente
Solano Lima que saldrían victoriosos. Ante la inmediata renuncia de los ganadores, el
presidente provisional Raúl Lastiri convocó a nuevas elecciones que se realizaron ese mismo
año en las cuales la fórmula victoriosa resultó ser la de Juan Domingo Perón y su mujer María
Estela Martínez de Perón.

En Misiones el partido peronista comenzó su reorganización en el año 1971 con la conducción


de Ramón RosauroArrechea, reemplazado luego por una comisión compuesta por Ripoll y Gíes
entre otros. El 15 de abril de 1972 se realizó el primer congreso provincial de la Juventud
Peronista, que fue también el primero en todo el país. En vista a las elecciones a realizarse en
el año 1973, los candidatos del Frente Justicialista de Liberación (FREJULI) se decidirían entre
dos fórmulas: Gíes-Alterach o Ripoll-Ayrault. Ante el asesinato del candidato Ripoll, Gíes y
Alterach se retiraron, surgiendo la candidatura de Juan Manuel Irrazabal6. En las elecciones de
abril el FREJULI obtuvo la victoria, pero el gobierno de Irrazabal fue breve ya que falleció junto
con el vicegobernador ese mismo año. El presidente del Honorable Cámara de Representantes
Luis Ángel Ripoll asumió el gobierno hasta el año 1975, cuando se realizaron nuevas elecciones
y triunfó el candidato peronista Miguel Ángel Alterach.

A nivel educativo, a comienzos de los años ’70 Misiones presentaba, en cuanto nivel primario,
una de las mayores tasas de deserción y repitencia con relación al promedio nacional. No
obstante la cantidad de escuelas y matrículas fue en aumento en los años posteriores. La
mayor parte del proyecto educacional apuntó a poner al alcance de la población rural la
educación, y de esta manera disminuir la deserción y analfabetización. Para esto se aumentó el
número de Escuelas de Fronteras y se comenzó a trabajar en proyectos que incluyeran más
contenidos técnicos que humanísticos.

A nivel secundario el problema de la deserción era aún mayor ya que éste no era obligatorio y
muchos optaban por buscar un trabajo, o les resultaba difícil trasladarse a las escuelas
instaladas en su mayoría en áreas urbanas. En el año 1974 se creó el Liceo Naval Almirante
Storni, destinado a formar oficiales de la reserva naval, cuya creación trajo aparejada la
fundación de la región naval del nordeste de 1978 y a través de la misma, la Armada apoyó
materialmente a numerosas escuelas.

En cuanto a nivel superior se destacaba el funcionamiento del Instituto Superior de


Profesorado Antonio Ruiz de Montoya y la Universidad Nacional de Misiones que formaban
docentes para distintas áreas.

En lo que se refiere a educación musical, no existían institutos que formaran profesionales en


esta rama. La gran mayoría de los profesores que enseñaban música lo hacían por iniciativa
propia de forma particular debido a sus conocimientos, y los que se desempeñaban en las
escuelas habían egresado del Conservatorio Nacional de Música y Arte Escénico de Buenos
Aires.

1.2 La primer canción: fundación de la Escuela Superior de Música de Misiones

Según las palabras de Ana María Barzola7:

7 Ana María Barzola es la actual vicedirectora de la Escuela Superior de Música. Es egresada de


esa institución con el título de Profesora de Música con especialidad en piano, y también
cuenta con los títulos de Profesora de Dibujo y Pintura y Licenciada en Artes del Teatro.

8 Entrevista realizada en la Escuela Superior de Música, Posadas, el día miércoles 16 de


octubre de 2013.

9 En la jerga musical el termino “zapar” es utilizado para designar la acción de juntares en


grupo a improvisar con los instrumentos musicales.

“Mi mamá me cuenta que antes se estudiaba música en el colegio Santa María y que no había
otro lugar donde hacerlo.”

Como se ha desarrollado en el título anterior, en la década de los 70 no existía en Misiones una


institución que formara profesores para el área de música. Esto se debía a que en esa época no
se daba tanta importancia a lo artístico y las exhibiciones musicales prácticamente eran nulas
en la provincia. Sólo los oídos del entorno personal de cada artista podían disfrutar del talento
de los mismos o, en el mejor de los casos, los músicos de estos años se juntaban a “zapar”9en
diversos lugares.
En el año 1971 se creó la Comisión Pro escuela de Música integrada por profesoras y
aficionadas a la música interesadas en crear en nuestra provincia un establecimiento educativo
que formara a docentes en esta rama artística. Entre ellos se encontraban Amalia Viana de
Schonfeld (presidente), Ana M. de Bianchi (secretaria) y las vocales María E. Lorda de Torres,
Nilda Estrella G. de Steger, Gladiz A. Lutz de Aguirre, Hilda Bentancurt de Fraga, Raquel
Pucciarelli de Campis, Norma D´Indio de Alsina, Pabla S. de Bañay, Norma Z. de Pagani, Elsa G.
de Poiré y E. Guadalupe Melo.

Con ese objetivo, enviaron una nota dirigida al entonces titular del Consejo de Educación
Damián A. Cura, que expresaba:

“Nuestras actividades musicales se han organizado hace tres años en el Departamento de


Música de la Dirección de Cultura, donde se nuclean gran parte de maestros especiales de
escuelas nacionales y provinciales. Al perfeccionarnos para la enseñanza y aplicar nuevas
técnicas, vemos con satisfacción el interés que se despierta en nuestros niños y su proyección
a los hogares. Al terminar el ciclo primario nuestros niños no pueden dar continuidad a su
vocación musical en forma completa y orientada por falta de una escuela que ponga a
disposición los medios necesarios.”10

10 Archivo de la Escuela Superior de Música (en adelante AESMu), Posadas, Libro de Actas,
(1975-1988).

11 Ídem.

ESMu, Antecedentes y creación de la Escuela Superior de Música. Expediente 106-N-74 del


Consejo General de Educación.

Asimismo, y, entre otras consideraciones, se indicó también la necesidad de “elevar el nivel


cultural de nuestra provincia”11, transformándose éste en una de las misiones de la
institución.

Llegado el año 1974, y con un clima político prolífico en Misiones, en el mes de septiembre el
Consejo de Educación de la Provincia accedió al pedido y, por medio del decreto Nº 1039 de
Poder Ejecutivo Provincial creó la Escuela Superior de Música de Misiones. En su artículo 1, el
decreto rezaba:

el mes de septiembre el Consejo de Educación de la Provincia accedió al pedido y, por medio


del decreto Nº 1039 de Poder Ejecutivo Provincial creó la Escuela Superior de Música de
Misiones..”12

La escuela fue inaugurada el día 30 de abril de 1975. El programa seguido fue el siguiente:

“1) Himno Nacional Argentino. 8

2) Palabras del Señor Sub-secretario de Educación Profesor Humberto Gregorio Cabrera

3) Palabras del Presidente del Consejo General de Educación Don Damián Asit Cura
4) Palabras de la directora de la Escuela Superior de Música María Ester Lorda de Torres

5) Actuación de los miembros de la Sociedad de Concierto de Posadas.”13

13AESMu, Posadas, Libro de Actas,(1975-1988)

14Maria Ester Lorda de Torres se recibió en el Conservatorio Nacional de Música y Arte


Escénico de Buenos Aires en 1938. Llegó a Misiones en la década del ´40 y desde entonces
estuvo vinculada al quehacer cultural musical y educativo de la provincia. Enseñó en la Escuela
Normal, el Colegio Nacional, el Instituto Santa María, el Instituto Superior Antonio Ruiz de
Montoya, y varias escuelas primarias.

Para la creación de su programa de estudio se basaron en el ya existente del Instituto Superior


de Música de Santa Fe. La iniciación musical estaba prevista en dos niveles: el primero
(preescolar) con ingreso a los 4 años de edad y el segundo (primario) con ingreso a los 6 años
de edad. La carrera de bachillerato constaba de dos ciclos básicos de 3 años, con ingreso a los
13 años de edad, y un ciclo especifico de dos años con especialidad musical. Se otorgaban los
títulos de Bachiller y Perito Musical. También la carrera de docencia musical constaba de dos
niveles; al término del primer nivel se otorgaba el título de Profesor Nacional de Educación
Musical para el nivel secundario y terciario. Esta carrera fue la primera en iniciarse en la
recientemente creada escuela, y estaba a cargo del profesor Roberto Chautemps. Además
estaba previsto el nivel de instrumentista que permitía el perfeccionamiento del instrumento
elegido.

La primera directora fue María Esther Lorda de Torres14, elegida por medio del voto entre
algunos de los integrantes que conformaban la Comisión Pro Escuela de Música y el primer
lugar donde funcionó la Escuela de Música de Misiones, según los registros encontrados, fue el
edificio ubicado en la intersección de las calles San Luis y La Rioja de la ciudad de Posadas.

1.3. La Unión hace la fuerza

Durante los primeros años, el sustento de la escuela provino de la llamada Asociación


Cooperadora que era una entidad civil que ayudaba en las tareas de la Institución. El acta de
conformación de la cooperadora determinaba quienes serían los integrantes de la misma,
siendo estos los padres de los alumnos menores, mayores, personal docente de la escuela, y
todo aquel que quisiera colaborar con esta asociación. Además, estaba regida por un estatuto,
el cual fue realizado por el Señor Juan Carlos Couette15. En su capítulo 2, artículo 1, expresaba:

15 Juan Carlos Couette fue el presidente y redactor del estatuto de la Asociación Cooperadora.

16AESMu, Posadas, Libro Acta Asociación Cooperadora.

“Los fines de la Asociación serán:

a) Consolidar las relaciones entre el estudiante y la escuela ayudando en la obra espiritual,


moral y material en favor del estudiante, y estimulando su vocación por el estudio de la
música.
b) Propender a robustecer el sentimiento de nacionalidad y sus tradiciones, el respeto a la
Constitución y a la Familia.

c) Ayudar a toda mejora posible de las instalaciones del local donde funcione la escuela, a su
adquisición y proveer el material didáctico, realizar festivales y conciertos y contribuir a la
realización de todo aquello que sugiera las iniciativas de sus asociados para el mejor
funcionamiento de la cooperadora y/o de la Escuela Superior de Música.”16

También se establecía que los fondos sociales de la Asociación estarían constituidos por cuotas
fijas mensuales o cuotas extraordinarias anuales por donaciones y subsidios del gobierno
nacional, provincial o municipal. Los integrantes de la primera Comisión Directiva de la
Asociación Cooperadora fueron: Juan Carlos Couette (presidente), Edgar Esteger
(vicepresidente), Amelia Gabriela Romero de Boldú (secretaria), Ángela A. Perié de
Schiavoni(prosecretaria), Felisa M. B. de Aizembrg (tesorera), Margarita Jais de Ambrosevich
(protesorera), y los vocales Josefina C. de Irigany, María Teresa de Duarte, Señor Kavalczuik,
Ricardo Gabriel Areco, Eduardo Guadalupe y Maria Ester Lorda de Torres. 11

CAPITULO 2: LOS PRIMEROS AÑOS

2.1. Los primeros pentagramas

El abrirse camino no fue sencillo para la recién creada Escuela Superior de Música. Como toda
institución que nace, tuvo que sortear algunos obstáculos y, en ciertas ocasiones, como todo
músico, saber improvisar.

Uno de los primeros temas a resolver fue el de conseguir docentes especializados en el área
musical que pudiera dictar las clases. Había escasez de profesores con título habilitante que
impartieran las cátedras, por lo que durante los primeros cuatro años se contrataba profesores
de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Chaco. La matrícula de alumnos no era muy numerosa,
por lo que no hubo conflictos a la hora de acomodar los horarios de clases con la disponibilidad
de los docentes. Incluso se enseñaba en los hogares y se prestaban los instrumentos musicales
para las prácticas. En palabras de la Señora Margarita Carmen Spachuk17:

17 Margarita Carmen Spachuk: Licenciada en Enseñanza de la Música por la Universidad


CAECE, Magíster en Educación por el Arte de la Facultad de Artes de Oberá. Ex alumna de la
primera cohorte de egresados de la Escuela de Música de Misiones, y directivo de la misma en
el año 1998. Actualmente reside en Apóstoles y tiene a cargo la Cátedra de Obra de Arte y
Discurso Artístico en el profesorado de Arte de la Escuela Superior de Música.

“Los horarios de cursada de esa primera promoción eran especiales, organizados según la
disposición de los docentes que viajaban de otras provincias y los horarios de cursantes que
trabajaban. Recuerdo mis primeros años: martes de 18:00 has a 22:30 hs. Jueves: 18:00 hs a
22:30 hs. Viernes desde las 14:00 hs y hasta las 22:00 hs. Sábados desde las 8:00 hs 12 (de la
mañana) y hasta las 18:00 hs. Se cumplía una carga horaria de 25 hs semanales.”18
18 Entrevistada realizada a la Sra. Margarita Spachuk vía e-mail el día 10 de mayo de 2014.

19 Juan Agustín Pérez Campos: alumno y profesor de la Escuela de Música.

20 ESMU: Escuela Superior de Música.

21 Amelia Romero Nelson de Boldú: profesora de piano egresada del Conservatorio Provincial
de Córdoba en el año 1961 con medalla de oro. Estudió dos años de composición musical y dos
años de educación musical, interrumpido por trasladarse a Misiones. Se desempeñó como
directora de la ESMU en el año 1983, donde también fue profesora de piano. Actualmente está
jubilada de la docencia y reside en la ciudad de Posadas.

En el año 1976 nuestro país vivió una situación política especial: llegaba al poder el llamado
“Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983)”, último golpe de Estado de nuestra historia
comandado por el General Jorge Rafael Videla. El mismo se caracterizó por una censura en
todos los aspectos de la sociedad, incluyendo la educación. La Escuela de Música de Misiones
no estuvo ajena a esta situación. El principal problema que se planteó fue el de la continuidad
de los profesores de otras provincias que se desempeñaban en ese momento en la institución.
A modo de control las autoridades políticas prohibieron el traslado de los docentes de Buenos
Aires, teniendo la Escuela que improvisar con los pocos que quedaban. Éstos eran buenos
entendedores de música pero de manera aficionada, sin tener ningún título habilitante para su
enseñanza. A modo de ejemplo, el Señor Juan Agustín Pérez Campos19 se desempeñó como
profesor de Armonía por varios años sin tener un título docente específico. A ellos se les
sumaron profesores de la provincia de Córdoba.

En un primero momento, los egresados de la Institución se graduaban con el título de Profesor


en Educación Musical con especialidad en algún instrumento (piano, guitarra o flauta dulce).
Sin embargo, el anhelo de la ESMU20 era obtener el consentimiento legal de la provincia para
que los alumnos pudieran convertirse en Profesores de Música en general, sin necesidad de
elegir una especialidad. Con este objetivo cumplido, las escuelas de nivel primario y secundario
se nutrieron de profesores de música, y se pasó a buscar el aval del Conservatorio Nacional de
Música, para que el título tuviera validez nacional. Según cuenta la Señora Amelia Romero
Nelson de Boldú21:

“La Junta de Clasificación no quería erogar el Título con la Nación a pesar de tener todo igual
con el Conservatorio Nacional de Música. Hubo que hacer cambios en los planes de estudio
hasta que con la Ley Nº 18.188 el título tuvo validez Nacional que dura hasta hoy.”22

22 Entrevista realizada a la Sra. Amelia Romero Nelson de Boldú el día 6 de mayo de 2014 en
su domicilio particular.

2.2. Consiguiendo los instrumentos.

La escasez de los elementos necesarios para la enseñanza musical fue otro de los problemas
que tuvo que atender la ESMU. Además de los instrumentos traídos por los alumnos
privilegiados que podían contar con uno, era necesario que en la escuela existiera un número
de instrumentos para uso a la hora de impartir cátedra y para la práctica de los alumnos que
no contaban con uno propio. Para esto contaba con el trabajo en conjunto de la Asociación
Cooperadora que realizaba diversas actividades para la recaudación de fondos, y también con
la solidaridad de personas ajenas a la Institución que quisieron apostar a este proyecto. Entre
las actividades realizadas se encontraban rifas, peñas folclóricas, conciertos, entre otros. Como
se expresa en el Libro Acta de la Asociación Cooperadora:

“En el día 10 de Agosto de 1980 en el Local de la Escuela Superior de Música se reúnen los
miembros de la Cooperadora. Comienza la reunión tratando los siguientes temas:

1. Recibir las cinco estufas que el señor Kury entrega en calidad de donación a la Escuela.

2. Recibir en calidad de préstamo para las clases de piano un piano de la familia Kury.

3. Se propone realizar una rifa o una peña folclórica para recaudar fondos para solventar los
gastos más urgentes de la escuela. Se realizará una rifa interna cuyo premio será un grabador
cassette para recaudar fondos para la compra de sillas que se necesita con urgencia.”23

23 Archivo de la ESMU, Libro Acta Asociación Cooperadora 1980.

24 Blanca Trota: ex alumna fundadora y profesora de la Esmu. Desempeñándose también


como directivo de la institución.

25 Entrevista realizada a la Sra. Blanca trota el día 18 de junio del 2014 en su domicilio.

También se enviaban solicitudes de subsidios a organismos públicos como el Ministerio de


Bienestar Social y Educación, o al fondo Nacional de las Artes. En las mismas se pedían dinero
para adquisición de pianos y guitarras de concierto, o la donación directa de las mismas.

Hasta el año 1982 la Escuela sólo contaba con dos pianos que eran permanentemente
ocupados, y cuatro guitarras. Con el trabajo de los sucesivos directivos y personal de la
escuela, se consiguieron poco a poco los instrumentos básicos para el desarrollo de las clases.
A esto se sumó la ayuda de “Fundamos”, una asociación de ayuda para la música, cuyo
precursor, Eduardo Guadalupe Melo, donó los instrumentos a la ESMU una vez cerrada la
fundación.

Las tareas de recaudación se siguen desarrollando hasta la actualidad.

2.3. Buscando un lugar

Organizado el personal, adquirido los primeros instrumentos, decididos los contenidos a


enseñar, inscriptos los primeros alumnos, se precisaba establecer un lugar físico en el cual
impartir los conocimientos. Cuenta la Sra. Blanca Trota24:

“[…] anduvimos mucho tiempo buscando un lugar, recuerdo que en mi etapa como alumna
nos mudamos una vez, pero siempre buscábamos un lugar propio siempre estábamos en casa
alquiladas.”

Por situaciones adversas, la Escuela de Música ha tenido la particularidad de cambiar en


numerosas oportunidades su dirección. Durante los primeros dos o tres años funcionó en el
Subsuelo del Colegio Roque Gonzales, ubicado en las calles Colón y La Rioja de la ciudad de
Posadas. Como la finalidad del edificio era una escuela a la cual asistían numerosos alumnos la
mayor parte del día, los docentes y alumnos de la EsMu se veían obligados a esperar que estos
se retiraran para comenzar con sus clases. En esa etapa inicial los alumnos sumaban un total
de sesenta. Sin embargo, este número fue creciendo, y con él el espacio reduciéndose. A esto
se sumaba la precariedad de las instalaciones del edificio, problema que persistió muchos años
en la historia de la EsMu. Frente a esta necesidad de ampliar nuevamente el espacio, se alquiló
un edificio al Instituto Montoya ubicado en las calles La Rioja y San Luis, donde actualmente
funciona el Instituto Saint George. Vale aclarar que el gasto del alquiler era costeado con
donaciones del gobierno de la provincia. En el año 1982 la Escuela vuelve a trasladarse a una
casa ubicada en Belgrano 314, intersección Buenos Aires26. Inmediatamente los miembros de
la Cooperadora y directivos comenzaron a gestionar un nuevo traslado ante la falta de espacio,
y también frente al problema del vencimiento del contrato de locación del inmueble, buscando
la solución en un pedido al gobierno para la compra del edificio, el cual no obtuvo respuesta
favorable. Este problema fue una constante en la preocupación de los diferentes directivos
que se desempeñaron como tal en la ESMU. Particularmente, la Señora Margarita Spachuk
resalta:

26 En esta dirección ocurrió un hecho con mucha repercusión periodística a nivel local el día 12
de julio de 1981, en el que el doctor Carlos Alberto Grossi irrumpió en la escuela cometiendo
todo tipo de desmanes y atropellos, llegando al extremo de ocasionar daños corporales,
materiales y morales ante los alumnos, profesores y personal que en ese momento se
encontraban presentes.

27 Entrevista realizada a la Sra. Margarita Spachuk vía e-mail el día 10 de mayo de 2014.

“[…]El contexto edilicio, ya que contar con edificio propio, y de una arquitectura interesante y
buena ubicación, permiten el desarrollo de las actividades musicales y son al mismo tiempo
escenario para poder mostrar y proyectarse a la comunidad.”27

Actualmente este problema continúa vigente, ya que el edificio donde hoy en día funciona la
ESMU también lo hace la Escuela Superior de Danzas. Ubicado en Colón y Roque Pérez,
solventado por el estado, el inmueble pertenecía a la Escuela Provincial de Educación Técnica
Nº1 y gracias a la ardua tarea de la por entonces ministra de educación la Doctora Micollis, fue
destinado desde el año 1997 para el funcionamiento de estas dos escuelas de vocaciones
artísticas, lo que generó pequeños problemas. Según recuerda Agustín Pérez Campos28:

28AgustínPérez Campos: ex alumno y actual docente de la ESMU, cumple funciones


administrativas y está encargado de la coordinación de la carrera “Tecnicatura Superior en
sonorización y musicalización con medios electroacústicos”.

29 Entrevista realizada al Sr AgustínPérez Campos en el local de la ESMU el día 13 de junio del


2014.

“[…] A la ESMU le correspondía el piso de abajo pero nos iban a zapatear en la cabeza y de esa
manera iba a ser imposible dar clases. Nosotros necesitamos una escucha delicada y con
personas bailando en el techo no se puede.”29

Finalmente y luego de varias charlas se convino que los músicos irían al piso de arriba y los
bailarines zapatearían en la planta baja del edificio. De este modo la ESMU pasó a dividirse en
dos: una parte funcionaba en el edificio ubicado por la calle Belgrano y la otra en el nuevo
edificio. Durante los primeros años solo funcionaba un sector de la escuela, específicamente el
ala ubicada sobre la calle Colón; además las aulas eran muy grandes y no estaban debidamente
sonorizadas. Este problema se solucionó dividiendo las aulas en dos e intentando de alguna
manera sonorizarlas, a lo que también se suma que desde el año 2000 se comenzó a construir
la parte nueva del edificio para lo cual se convocó a arquitectos del medio con experiencias en
construcciones de edificio. Se realizó un concurso de proyectos del cual salió ganador el
Arquitecto Carlos Marcial cuya idea era conservar la fachada original. Vale aclarar que estos
gastos en algunos casos eran solventados por el gobierno de turno y en otras ocasiones se
recurría a la recaudación de fondos con las actividades mencionadas en capítulos anteriores.
También se construyó un estudio de grabación para la ESMU, gracias a los aportes de todos los
directivos, un logro más que importante para brindar nuevas oportunidades a los alumnos.

Hoy en día siguen existiendo pequeños problemas en cuanto al uso del espacio. Por ejemplo el
uso del aula auditórium, que es compartido por ambas instituciones teniendo que ponerse de
acuerdo en las fechas que van a utilizarlo, ocasionando muchas veces la disconformidad de
una u otra.

CAPITULO 3: EL CANCIONERO EN MARCHA

3.1. Los primeros egresados

Luego de seis años de funcionamiento, la Escuela fue testigo de sus primeros egresados. Los
mismos obtuvieron el título de “Profesor en Educación Musical especialidad Piano”, en el año
1981. De los sesenta ingresantes, solamente ocho llegaron a este punto cúlmine,
transformándose así en los “alumnos-fundadores” de la ESMU. En sus inicios, los actos de
egresados fueron realizados exclusivamente para aquel alumno que había aprobado todas las
materias correspondientes al profesorado. Es decir, si se recibía un solo alumno, el acto se
realizaba para ese único alumno. Recuerda la Sra. Margarita Spachuk:

“En nuestro caso las tres primeras egresadas han sido: Laura Aguerreberre, Dora Colman y
Gloria Echenique. A los pocos meses ha sido quien escribe: Margarita Spachuk, y luego
continuaron.”30

30 Entrevista realizada a la Sra. Margarita Spachuk vía e-mail el día 10 de mayo de 2014.

31 Una anécdota del primer acto fue que los organizadores tuvieron un inconveniente con
S.A.D.A.I.C. por ruidos molestos.

La organización estaba a cargo de los directivos y docentes del establecimiento, los cuales
trabajaban en conjunto con la cooperadora. En los actos, además de las formalidades como los
discursos, el himno, era común encontrar números musicales, protagonizados por los mismos
alumnos y profesores. El acto se convertía en una verdadera celebración para todos31.

Muchos de estos primeros egresados fueron incorporados luego en el personal docente y


administrativo de la ESMU, de los cuales algunos todavía hoy se desempeñan como
profesores. Los demás se convirtieron en personalidades destacadas en el campo musical de la
historia misionera, como por ejemplo, el 19 actual director musical de la orquesta infanto-
juvenil Grillitos Sinfónicos Miguel Atilio Brizuela, los directores del actual coro del Instituto
Montoya “Padre Antonio Sepp” Agustín y Natalia Pérez Campos, entre otros.

3.2. Primeros conciertos

Como se mencionó en el capítulo anterior, los conciertos fueron realizados con diversos fines.
La mayoría de ellos se llevaron adelante con el objetivo de recaudar fondos para solventar los
gastos de la ESMU. En un primer momento los conciertos se realizaban en el Vicente Cidade ya
que la escuela no contaba con un lugar de su pertenencia para realizarlos. En ellos, las
personalidades destacadas de la Institución, acompañados por músicos invitados de otras
provincias, mostraban sus destrezas musicales y los alumnos iban tomando experiencia de
tocar en vivo. La cooperadora se encargaba de realizar las invitaciones, dirigidas a la
comunidad e incluso a autoridades tanto políticas como educativas. Las entradas tenían un
costo establecido, y dentro también se realizaban diversas actividades recaudatorias como
ventas de platos. Estos eventos eran llevados adelante en el local de la institución. Los músicos
debían tocar en reiteradas oportunidades con instrumentos prestados por la gente de la
comunidad, u organismos interesados en aportar su grano de arena para llevar adelante el
proyecto. Eran verdaderas fiestas, donde cada alumno podía exponer su talento, y servían para
acercar la oferta artística de la escuela a la comunidad. Mediante estos conciertos, la ESMU y
sus eventos fueron adquiriendo importancia en la vida delos posadeños, y fue contagiando su
concepción del arte, dándole un lugar importante en el desarrollo humano.

Para la realización de dichos conciertos se buscaban días festivos, como ser el Día de la Música,
Aniversario de la Institución, Actos Patrios, etcétera. Muchas personalidades reconocidas de la
música han pasado por estos conciertos, los pianistas Luis Ascot y Cristian Filoso, el guitarrista
Jorge Cardoso, las doctoras en Música Ana Lucía Frega y Carmen María Aguilar, entre otros. 20

CAPÍTULO 4: TIEMPOS NUEVOS

4.1 Ampliando el horizonte

Con el avance del tiempo y la adaptación constante de las leyes de educación, planes de
estudio, etc., la escuela de música debió ir mejorando sus posibilidades y sus ofertas de
estudio para seguir adelante. Los primeros cambios, como se expresó en los capítulos
anteriores, tuvieron que ver con el ofrecer un título que acredite enseñar como Profesor de
Música, lo que se pudo lograr.La Sra. Margarita Spachuk expresaba:

“[…]El lenguaje del arte varía, los artistas cultivan el pensamiento divergente y renuevan sus
mensajes... A la vez el mundo de la cultura se ha ampliado en sus horizontes, incluyendo el
arte aborigen de distintas partes del mundo. Además las ofertas metodológicas son diversas, la
renovación de recursos didácticos es imperativa.”
32Entrevista realizada a la Sra. Margarita Spachuk vía e-mail el día 10 de mayo de 2014.

33AESMu, Posadas, Libro actas (1998- 2003).

En los años 1999 y 2000 se produjeron cambios, reformas en los programas que venían desde
la nación y debían ser incluidos en los planes de la ESMU. Por supuesto hubo quienes estaban
de acuerdo en la modernización y quiénes no. Así se llevaron a cabo varias reuniones, como se
puede leer en los archivos de la ESMU:

“En Posadas el día 18/04/1999 se realiza la primera reunión de padres y directivos convocados
por la dirección de la escuela superior de música. Durante la reunión se trata el temario que a
continuación se detalla:

1) Cambio de Plan de estudio: se da a conocer la necesidad de adaptación del plan vigente a


los nuevos tiempos educativos.”33

Finalmente se logró la adecuación de los planes. Posteriormente surgió una nueva carrera, la
“Tecnicatura Superior en sonorización y musicalización con medios 21

electroacústicos” como respuesta a un pedido de ir ampliando oportunidades. Se consiguieron


planes de financiamiento para poder conseguir los elementos necesarios para dicha carrera y
hoy en día es una de las carreras que atrae a más personas del interior. Cabe destacar también
que la escuela cuenta con una sala de computación. Junto con esto y como un pedido de
mucha gente que quería aprender un instrumento se envió un proyecto para crear talleres al
Consejo que fue prontamente aprobado. La cooperadora contrato los profesores que en la
mayoría de los casos eran alumnos avanzados de la escuela. De esta manera, y hasta el día de
hoy, se dictan talleres de Guitarra, Piano, etc.

Actualmente el número de inscriptos a la escuela por año es elevado al inicio de cada ciclo
lectivo, en comparación con los alumnos que llegan hasta el final. Frente a esta cuestión, nos
dice el Sr. Juan Pérez Campos:

“Estos estudios son largos, y a la gente les cuesta mucho seguirlos. Hoy en día se busca lo
inmediato, la escuela requiere una formación desde chico, solamente los que aman la música
la siguen. A pesar de esto, el nivel de exigencia ha disminuido. Antes, para ser profesor se
requería un nivel muy exigente en el instrumento. Hoy en día, no necesitas un pianista para ser
profesor.”34

34 Entrevista realizada al Señor Juan Agustín Pérez Campos el día 20 de junio de 2014 en su
domicilio.

También, la Escuela de Música es sede local para los encuentros presenciales del Postítulo
“Especialización Docente en Educación y TIC”, taller ofrecido por el gobierno nacional a través
del INFOD para la actualización pedagógica de docentes de toda la provincia.

4.2. El lado “B”


En todos estos años han pasado muchas personas por la Escuela de Música, y cada uno se ha
llevado una experiencia de sus vivencias dentro de la Institución. El impacto que ha producido
la escuela en la comunidad ha sido muy enriquecedor, y esto se puede evidenciar en los
numerosos egresados capacitados en un área donde antes no había formación, en la
ilustración artística que brinda a la ciudad Posadeña con sus eventos, y en el prestigio que ha
adquirido a nivel provincial.

En palabras de una ex alumna:

“Creo que la sociedad entiende la importancia del arte, y del musical, y más se nota en estos
tiempo. Hay una actitud participativa en la asistencia de niños, jóvenes, adultos y mayores a
hacer música. Se observan escuelas privadas, públicas, centros culturales, con intenciones de
hacer música, de aprender música; se ve la participación en grupos instrumentales, en grupos
vocales, coros.”35

35 Margarita Spachuk, en Entrevista realizada vía e-mail el día 10 de mayo de 2014.

36 Entrevista realizada al Señor Juan Agustín Pérez Campos el día 20 de junio de 2014 en su
domicilio.

37 Ídem.

38 Sra. Amelia Romero Nelson de Boldú, en Entrevista realizada el día 6 de mayo de 2014 en su
domicilio particular.

39 Sra. Lilia Esther Ocampo, en Entrevista realizada el día 26 de junio de 2014 en su domicilio
particular.

“Por la educación musical se logra una enseñanza integral; forma la inteligencia, el


sentimiento, la disciplina, y el dominio de uno mismo.”36 Así lo explica Juan Pérez Campos,
quien también recuerda el ambiente familiar que existía durante su paso por la institución.
Como anécdota cuenta:

“Cuando acepté tomar las horas me forzaba demasiado. Pregunté si podía tomar mate, me
dijeron que sí. Desde ahí todos los días cuando llegaba la portera Rogelia enseguida me
preparaba el mate. Y, el portero Carlos, recuerdo, tomaba las lecciones a los chicos que
esperaban al profesor para rendir.”37

Otros resaltan los valores que transmite la ESMU más allá de lo cognitivo:

“Para la juventud me parece algo que le llena el espíritu, para poder sacarlos de otras cosas.
Hay jóvenes que les cambia la vida cuando descubre la música.”38

Estos ex alumnos, junto con el personal docente de la institución, han sabido transmitir lo
importante que resulta la parte artística en la formación integral de una persona.

“Ojalá el alumno egresado de la ESMU pueda aportar en la formación de un niño, que le haga
ver la importancia de todas la áreas.”
CONCLUSIÓN

Desde su fundación en el año 1974 la Escuela Superior de Música ha transitado y sigue


transitando un camino muchas veces sinuoso, pero en ese andar jugaron un papel importante
una serie de elementos que combinados entre sí dan como resultante el impacto esperado.

En primer lugar, y quizás la mayor preocupación de la Escuela durante toda su historia (según
lo visualizado en las entrevistas realizadas), fue la obtención de un lugar propio, que, si nos
detenemos a analizarlo, todavía no lo ha conseguido. Sin embargo, en el actual edificio la
Escuela ha logrado una estabilidad que le ha permitido crecer. En segundo lugar, los directivos
han desempeñado su labor con mucho esfuerzo, más allá del que quizás corresponde a su
puesto, comprometiéndose con los ideales y el desempeño de la Escuela en cada realidad que
le ha tocado vivir. Esto ha permitido que la Escuela haya progresado superando los momentos
difíciles y también que el arte musical tome una importancia relevante en la formación integral
de una persona, hasta el punto de decir que la Escuela, con su corto tiempo de existencia,
ocupa un lugar destacado en el mundo artístico de la provincia.

Los docentes de la Institución han sido fundamentales para el desarrollo de la misma, ya que
supieron canalizar su amor por la música y llevarlo a la enseñanza, muchas veces improvisando
en la marcha, con los elementos que contaban. No hay que dejar de destacar su gran hazaña
de enseñar música con instrumentos muy básicos para el aprendizaje del alumno, hazaña muy
bien lograda, ya que basta mirar en el legajo de la Escuela y nos encontraremos con nombres
que hoy son reconocidos en el ambiente musical al cual la Escuela, hoy en día, sigue
contribuyendo a su crecimiento provincial que a su vez se refleja en el ámbito nacional.

A lo largo de la historia de la ESMU, se pueden visualizar diferentes situaciones que han


constituido barreras para su desarrollo. Entre ellas, encontramos en un primer momento la
falta de infraestructura y de elementos. Pero aún, quizás, más importante ha sido superar la
idea establecida en la sociedad de que el arte no era algo necesario para el desarrollo integral
de la persona. Transcurrieron muchos años hasta que se pudo formalizar la enseñanza de la
música, instituir al profesor de música del valor que amerita a todo docente, aunque aún hoy
se continúa luchando con estas ideas antiguas sobre la enseñanza del arte.

Otro aspecto a destacar es el trabajo de la cooperadora, que funciona como un apoyo en todo
lo que requiera la Escuela. Estos padres, directivos, docentes, cada uno en su momento y en lo
que le tocó ayudar, supieron aportar sus ideas y trabajos para alcanzar los diferentes fines.

Para finalizar, la historia de esta institución aún sigue con sus puertas abiertas, con muchos
interrogantes por responder, y muchos huecos que llenar. Pero no cabe dudas que se
consiguieron y se van a seguir consiguiendo los elementos que falten para un despegue total
de la Escuela de Música; que ésta pueda arraigarse en las familias para que se comprenda que
el arte musical debe ser una parte importante del ser humano para su crecimiento como
persona.
ANEXO 26

ENTREVISTA

Nombre y Apellido: Amelia Romero Nelson De Boldú

Fecha: 16 de mayo del 2014

Lugar: Domicilio Particular del entrevistado

• ¿Qué función desempeñó en la Escuela Superior de Música y durante que años?

En el año 1975 fui profesora de piano, y daba cátedras de audiopercepción, después en el año
1983 estuve en la dirección de la Escuela donde se hicieron cambios en los programas, se crea
la carrera del Profesorado en Educación Musical. Antes era por especialidad, guitarra, piano… y
se crea este profesorado para cubrir cargos en primarias y secundarias sin necesidad de
dominar un instrumento. El programa se iba adecuando. La Junta de Clasificación no quería
erogar el título con la Nación. Teníamos todo igual, hasta que con la Ley Nº 18.188, creo, se
obtuvo el título a nivel nacional.

• ¿Se adquirió algún instrumento u otro objeto que sea de relevancia para la enseñanza de la
música? ¿Cómo consiguió el mismo?

En principio el Consejo de Educación compró dos pianos. Conseguí que me compraran otros
dos pianos y que se donaran algún otro. La Asociación Cooperadora colaboraba, y el gobierno
también. Se distribuía en tres turnos, no había tantos alumnos. Se enseñaba a veces en los
hogares y se prestaba piano para practicar. Había escasez de profesores de Misiones con título
habilitante. Durante los primeros cuatro años se contrataban profesores de Buenos Aires, con
la dictadura esto no se pudo hacer más. Se siguió con los que estaban y comenzaron a llegar
profesores de Córdoba y de Chaco de manera irregular.

• ¿Participó en algún acto de colación? ¿Cómo se desarrollaba el mismo?

Sí participé. Todos los actos eran con música. Pocos discursos y mucha música. Los actos
patrios se cantaban el himno, discurso y se largaba con alumnos tocando con los profesores.

• ¿Cuál era la ubicación geográfica de la Escuela durante su estadía?

Después del Roque Gonzales, donde estuvimos dos o tres años se alquiló un edificio al
Montoya ubicado en Rioja y San Luis. Luego una casa que para mi era una casa de familia. Que
si mal no recuerdo quedaba en la calle Belgrano. Todo se alquilaba con plata del gobierno, que
costaba mucho conseguir. Luego fuimos por la calle Buenos Aires y de ahí se logró conseguir la
ubicación actual donde solamente funcionaba una parte, y teníamos que compartir la
utilización edilicia con otra escuela. La Asociación Cooperadora siempre estuvo a disposición
para tratar de conseguir el lugar propio, y también nos daban artículos de limpieza para
mantenernos limpios.
• ¿Qué hecho o acontecimiento cree usted que fue determinante para que la escuela adquiera
prestigio?

El ver toda la gente que se forma en la Escuela se destaca y eso da prestigio. La escuela
adquiere prestigio a partir de sus egresados.

• ¿Recuerda algún hecho o anécdota que haya marcado su estadía en la escuela?

Muchos, pero en este momento no recuerdo.

• ¿Cree usted que la sociedad necesita entender la importancia del arte musical?

Sí. Para la juventud me parece algo que le puede llenar el espíritu para poder sacarlo de otras
cosas. Hay jóvenes que les cambia la vida cuando descubren la música en cualquiera de sus
estilos. Mi sobrina es música, pero también estudia enfermería. Sin embargo la música es lo
que le hace feliz, y me gusta que lo practique.

• Además de la enseñanza musical, ¿Cuál cree usted que debería ser la función de la escuela
en la sociedad?

Creo que lo principal es formar a los músicos y después ayudarlos a encontrar formas de
actuar, organizar musicales, eventos con gente invitada de otros lugares u otras cosas.

ENTREVISTA

Nombre y Apellido: Juan Agustín Pérez Campos

Fecha: 20 de junio del 2014

Lugar: Domicilio Particular del entrevistado

• ¿Qué función desempeñó en la Escuela Superior de Música y durante que años?

Fui profesor y alumno, desde el año ´77 y hasta el ´95 fui profesor que tome licencia. Tuvimos
que amoldarnos a la exigencia del Consejo de Educación. Con la reforma de la docencia
tuvimos que hacer reformas, la provincia se acomodaba bajo la línea de ajuste y la continuidad
de la escuela fue normal.

• ¿Se adquirió algún instrumento u otro objeto que sea de relevancia para la enseñanza de la
música? ¿Cómo consiguió el mismo?

Los recursos siempre fueron limitados. Se las arreglaban con lo que tenían, algunos pianos y
guitarras. Recibimos el aporte de la Fundación para la Música, que es una actividad
interesante. De ahí vino el piano de cola. Trabajamos con Eduardo Guadalupe Melo, que fue el
precursor de la fundación, que estaba integrada por gente que amaba la música. Organizaron
ciclos de conciertos y con esto conseguimos algunos instrumentos que fueron a la escuela de
música. Cuando la fundación no funcionó más algunos instrumentos fueron para la Escuela.
• ¿Participó en algún acto de colación? ¿Cómo se desarrollaba el mismo?

Sí, siempre fueron familiares. Una parte académica y otra de audición musical. Fui alumno un
breve tiempo. Tenía conocimientos de música. Asistí a varias clases y me toco participar en un
acto patrio, donde tuve que tocar pero tenía mucho miedo. Que luego con las clases fui
perfeccionándome y sacándome esa vergüenza.

• ¿Cuál era la ubicación geográfica de la Escuela durante su estadía?

Estábamos en el Roque González, luego nos fuimos a un edificio ubicado por la calle Rioja. No
me acuerdo bien la altura. Era muy precario dar clases, las aulas eran muy pequeñas y en
verano era muy caluroso. No había mucho espacio, era un ambiente más familiar. Luego nos
fuimos por la calle Belgrano que era una casa de familia. Aquí también era muy precario, pero
siempre la idea era tener en algún momento edificio propio. Gracias a la iniciativa de la
doctora Micolis en contra de muchas opiniones luchó para conseguir nuestro lugar, ya que
para algunos la formación artística no es elemental. En el lugar nuevo solo lo conozco por
visita, no me toco enseñar allí. Pero seguramente es mejor de lo que teníamos antes.

• ¿Qué hecho o acontecimiento cree usted que fue determinante para que la escuela adquiera
prestigio?

No sé si hay un hecho. Hay una continuidad notable. Los que fueron alumnos fueron gestores
de la misma escuela. Los egresados fueron muy importantes, junto con el trabajo de los
directivos en su momento. Es un proceso que todavía se sigue dando.

• ¿Recuerda algún hecho o anécdota que haya marcado su estadía en la escuela?

Cuando acepté tomar las horas me esforzaba demasiado. Pregunté si podía tomar mate.
Enseguidita me prepararon un mate y comenzaba la jornada. Rogelia, la portera, era la que me
preparaba. También el portero Carlos tomaba la lección a los alumnos y los contenía a los
chicos que esperaban al profesor para ser evaluados.

• ¿Cree usted que la sociedad necesita entender la importancia del arte musical?

El arte musical, la sociedad… el asunto es la formación. Estos estudios son largos, y a la gente
les cuesta, se busca lo inmediato. Esto es una formación de chico, los que aman lo siguen, de
todas maneras la escuela se ha ido adaptando. Antes para ser profesor se requería un nivel
muy exigente. Hoy no necesitas un pianista para ser profesor, para ser profesor el primer nivel
no necesitas ser dominador de un instrumento, por lo que el arte musical como arte en sí
únicamente los que aman logran entenderlo. Ser profesor de música es diferente a ser
profesor de instrumento.

• Además de la enseñanza musical, ¿Cuál cree usted que debería ser la función de la escuela
en la sociedad?
Por la educación musical se logra una educación integral. Forma la inteligencia, el sentimiento,
la disciplina, todos los aspectos. El objetivo que siempre tuvimos fue difundir la buena música,
organizar audiciones, sus egresados son muy buenos músicos. Dominan la autodisciplina. 31

ENTREVISTA

Nombre y Apellido:Margarita Spachuk

Fecha:10 de mayo del 2014

Lugar:vía e-mail

• ¿Qué función desempeñó en la Escuela Superior de Música y durante que años?

Las funciones dentro de la ESMU han sido: alumna (primero) y docente.

a- En una primera instancia he sido alumna, alumna-fundadora de la ESMU.

b- Año 1975, año de fundación de la escuela, hemos comenzado un grupo numeroso de


músicos, docentes, que ya estaban en ejercicio de la profesión algunos, y otros comenzaban.
Unos 60 (sesenta) alumnos de los cuales nos recibimos 8(ocho).

c- En esa primera instancia he cursado El Profesorado en Educación Musical con la especialidad


piano-duración de 4 años. De este grupo, unos fueron dejando, otros quedaron por el camino,
y nos recibimos 8 (primer grupo de egresados).

d- Los profesores, en su mayoría venían de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Chaco. Y
Misiones.

e- Los horarios de cursada de esa primera promoción eran especiales, organizados según la
disposición de los docentes que viajaban de otras provincias y los horarios de cursantes que
trabajaban. Recuerdo mis primeros años: Martes de 18:00 has a 22:30 hs. Jueves: 18:00 hs a
22:30 hs. Viernes desde las 14:00 hs y hasta las 22:00 hs. Sábados desde las 8:00 hs (de la
mañana) y hasta las 18:00 hs. Se cumplía una carga horaria de 25 hs semanales.

f- En el año 1984 se crea el Profesorado Superior de Música con la Especialidad (piano-o


guitarra o flauta dulce), con una duración de tres años, siendo el primer grupo de 8 (ocho
alumnos de diferentes promociones y de otros institutos del país (Córdoba, Entre Ríos, Chaco),
obteniendo el Título de Profesora Superior de Música en la especialidad Piano en el año 1987.
También primer grupo de egresados del nivel superior.

g- Y en una segunda instancia, y desde el año 1991 me he desempeñado como docente y hasta
la fecha.

h- En el año 1988 he ocupado el cargo de la Dirección de la Escuela Superior de Música.


• ¿Se adquirió algún instrumento u otro objeto que sea de relevancia para la enseñanza de la
música? ¿Cómo consiguió el mismo?

Por supuesto que se ha adquirido instrumentos, si a instrumentos musicales hace referencia.

• ¿Participó en algún acto de colación? ¿Cómo se desarrollaba el mismo?

Sí, he participado y en varios actos, destacando una diferencia entre los actos de la primera
etapa de la escuela y actualmente: es que los Actos de colación- para alumnos egresados del
Profesorado eran exclusivamente para alumnos que hayan cursado y aprobado todas las
materias. Es decir, si se recibía un alumno, el acto era únicamente para ese alumno. En nuestro
caso las tres primeras egresadas han sido: Laura Aguerreberre, Dora Colman y Gloria
Echenique. A los pocos meses ha sido quien escribe: Margarita Spachuk, y luego continuaron.

En la actualidad y desde hace tiempo, los actos de colación son con todos los que llegan al
último año cursado, aun cuando deban materias (como los actos de nivel medio).

La modalidad de los actos dependía de los organizadores, del grupo de alumnos.

• ¿Cuál era la ubicación geográfica de la Escuela durante su estadía?

a- La primera escuela ha funcionado en el subsuelo del Colegio Roque González, ubicado en


Colón y Rioja.

b- Más tarde la escuela se traslada a San Luis y Rioja.

c- También ha funcionado en Buenos Aires y Belgrano.

Todos estos lugares eran alquilados por el Consejo General de Educación para tal fin.

d- Creo que ha habido otro lugar antes del actual, que sugiero consulte a la Institución, ya que
al no haber estado en ese período en la institución, no lo tengo presente.

e- Actualmente, con edifico propio, se encuentra ubicada en Colón y Roque Pérez, en primer
piso.

• ¿Qué hecho o acontecimiento cree usted que fue determinante para que la escuela adquiera
prestigio?
La escuela ha transitado un camino, y en ese camino se han dado muchos elementos que
combinados entre sí dan como resultante el impacto esperado.

A mi humilde criterio, no es un hecho, sino varios, pero para una lectura intentaré detallar
algunos según mi apreciación y visión.

a- La gestión de cada directivo en su momento dan los aportes a las necesidades de cada
momento, pero también las oportunidades que se presentan, tanto desde las autoridades
gubernamentales, políticas educativas, como desde cada integrante de la institución, (personal
directivo-docente- administrativo como así también alumnos y comunidad de padres.

b- El contexto edilicio, ya que contar con edificio propio, y de una arquitectura interesante y
buena ubicación, permiten el desarrollo de las actividades musicales y son al mismo tiempo
escenario para poder mostrar y proyectarse a la comunidad.

c- Es semillero para hacer florecer otras instituciones con actividades musicales con distintas
modalidades,

d- En la actualidad el intercambio con otras instituciones, Centro cultural, Centro de


Conocimiento, UNaM entre otros han enriquecido la actividad musical.

e- No debemos olvidar, y en esto quiero poner énfasis: quizá algunos minimicen las acciones
de la ESMU, en años en que aparentemente la escuela no tenía producciones relevantes para
la sociedad, han sido sí- puente y bastión donde la escuela se mantuvo y hoy sea lo que es.
Aclaro más este punto: hubo una época que la escuela ha sufrido el no apoyo por algunos
organismos y casi llega al cierre; diferentes circunstancias, exigencias y otros (que puedo
sugerir nombres de personas-directivos de ese tiempo) han sido causa y obstáculo para que la
ESMU pudiera seguir funcionando; y en esto y sí, la gestión de las autoridades de turno- de la
institución, con una actitud de amor por una causa, han adecuado planes, administrativos y
pedagógicos a los fines de mantener en pie la institución.

• ¿Recuerda algún hecho o anécdota que haya marcado su estadía en la escuela?

a- Un hecho, de un matiz negativo, es que en los comienzos la Institución contaba con


docentes en todos los instrumentos para la formación de la orquesta, y con la finalidad de la
formación de la orquesta sinfónica, excepto los vientos de metales. Esto hacía que además
funcionen conjuntos de Cámara, enriqueciendo así la formación del estudiante y músico. El
contrato con docentes especializados, que venían de distintas provincias era por diez años. Ese
contrato ha sido cancelado al poco tiempo, por razones que no puedo precisar dado que en
ese momento era alumna; lo cierto que ha sido un impacto negativo. Las autoridades
educativas han tenido que luchar y consiguieron mantener el profesorado con la especialidad
en los instrumentos: piano-flauta dulce y guitarra.

b- Otro hecho, en este caso muy positivo; es que en el año 1998, en mi gestión como directivo,
la materia CORO se dictaba en los cursos en forma aislada; cada curso tenía entre otras
materias (como Lenguaje Musical) la materia Coro; es decir si el curso tenía dos alumnos, o 20
alumnos, había que adaptar las actividades a ese grupo de alumnos; sin la experiencia de
cantar en un coro. Por sugerencias de los docentes de la Cátedra Coro, y en especial y en ese
momento, la Lic. Susana Steiger (hoy en la Universidad de Rosario), se ha logrado ensamblar
los cursos, con la modificación correspondiente en el aspecto administrativo- asistencia, y
otros. Hoy la Escuela cuenta con varios coros, que además se proyectan a la comunidad en
conciertos didácticos.

• ¿Cree usted que la sociedad necesita entender la importancia del arte musical?

Creo que la sociedad entiende la importancia del arte, y del musical, y más se nota en estos
tiempos. Hay una actitud participativa en la asistencia de niños, jóvenes, adultos y mayores a
hacer música. Se observan escuelas privadas, públicas, centros culturales, con intenciones de
hacer música, de aprender música; se ve la participación en grupos instrumentales, en grupos
vocales, coros.

Si nos remitimos al Diccionario, “Arte” en su primera acepción significa “virtud o industria para
hacer bien una cosa” (Diccionario dela lengua española, Real Academia española, Espasa Calpe
S.A.Madrid 1950). Esto nos permite abarcar el perfil funcional del área de la expresión estética,
y comprender los procesos operativos que generarán en el alumno, las situaciones de
aprendizaje escolar. La noción de virtud se refiere a la capacidad volitiva de enfocar la
realización de las cosas, mientras que industria abarca específicamente, la tarea, el hacer en sí.
“Todo individuo tiene la absoluta necesidad de expresar sus ideas, sensaciones, sentimientos,
de diversas maneras, con diferentes materiales” (Alicia Herbón, 1975). Creo que desde esta
concepción del arte, y en este caso musical, se debería hacer comprender a la sociedad, la
importancia del arte, desde una fundamentación clara, para crear y favorecer los espacios para
el desarrollo del mismo.

• Además de la enseñanza musical, ¿Cuál cree usted que debería ser la función de la escuela
en la sociedad?

La escuela en general es además de enseñante, formadora de personas; y haciendo referencia


a la Escuela de Música-que en este caso es mi competencia y a la que usted hace referencia en
su trabajo, es una escuela especial, enfocada a la enseñanza de la música. El que viene a esta
escuela viene a hacer música; Y aquí hay una diferencia con las escuelas de enseñanza general,
ya que en ella el área música tiene una finalidad de formar integralmente al individuo,
fomentando la creatividad, la integración social, y por sobre todo que ame la música- no hacer
músicos, aunque sea una consecuencia; mientras que en la Escuela de Música es más
específica, es más probable que los que van es para hacer música y salgan músicos.36

BIBLIOGRAFÍA

*AMABLE, María Angélica y otros, Historia de la Provincia de Misiones (siglo XX), Posadas,
Ediciones Montoya, 2008.

*BARELA, Liliana y otros, Algunos apuntes sobre historia oral, Buenos Aires, Instituto histórico
de la ciudad de Buenos Aires, 2004.

*FEVBRE, Lucien, Combates por la historia, Barcelona, Editorial Ariel, 1970


* PIGNA, Felipe, Lo pasado pensado. Entrevistas con historia argentina (1955-1983), Buenos
Aires, Editorial Booket, 2011.

*QUESADA, MariaSaenz, La Argentina historia del país y de su gente, Buenos Aires, Editorial
Sudamericana, 2012.

FUENTES ESCRITAS

INEDITAS

*Archivo de la Escuela Superior de Música, Posadas, Libro de Actas (1975-1988)

*Archivo de la Escuela Superior de Música, Posadas, Libro de Actas Asociación Cooperadora.

FUENTES ORALES

* Amelia Romero Nelson de Boldú: egresada como profesora de piano del Conservatorio
Nacional de Córdoba. Estudió dos años Composición Musical en la Universidad Nacional de
Córdoba en la Academia Bellas Artes. Desde los 4 años lee y escribe música. Desde el año 1975
es profesora de piano y da cátedras de audio percepción en la Escuela Superior de Música. En
el año 1983 se desempeñó como directora de la ESMU. Entrevista realizada en su domicilio el
día 6 de mayo de 2014.

*Agustín Pérez Campos: alumno de la ESMU, actual profesor y coordinador de la carrera


Tecnicatura Superior en Sonorización y Musicalización con Medios Electroacústicos. Forma
parte de la comunidad educativa de la escuela desde el año 1988. Entrevista realizada el día 13
de junio de 2014 en su domicilio.

*Ana María Barzola: actual vicedirectora de la Escuela Superior de Música. Es egresada de esa
institución con el título de Profesora de Música con especialidad en piano, y también cuenta
con los títulos de Profesora de Dibujo y Pintura y Licenciada en Artes del Teatro. Entrevista
realizada en la Escuela Superior de Música de Misiones, Posadas, el 16 de octubre de 2013.

*Blanca Trota: Profesora en la ESMU, y directora a partir del año 1995 hasta el año 2013 (con
licencia). Entrevista realizada el 18 de junio de 2014 en su domicilio.

*Juan Agustín Pérez Campos: alumno y profesor de la ESMU (1977-1995). Entrevista realizada
el día 20 de junio de 2014.

*Lilia Esther Ocampo: Licenciada en Letras en la Universidad de Córdoba, profesora de piano


del Conservatorio de Piano, profesora de lenguaje musical en la ESMU, y profesora de flauta
dulce. En el año 1992 se desempeñó como vicedirectora de la Escuela. Entrevista realizada el
día 26 de junio de 2014 en su domicilio.

*Margarita Spachuk: Licenciada en Enseñanza de la Música por la Universidad CAECE, Magíster


en Educación por el Arte de la Facultad de Artes de Oberá. Ex alumna de la primer cohorte de
egresados de la Escuela de Música de Misiones, y directivo de la misma en el año 1998.
Actualmente reside en Apóstoles y tiene a cargo la Cátedra de Obra de Arte y Discurso Artístico
en el profesorado de Arte de la Escuela Superior de Música.