Está en la página 1de 6

UNIDAD 3 CONTROL DE GESTION

INDICADORES FINANCIEROS
A través de los indicadores financieros es posible obtener una visión
global de la situación financiera de una organización y compararla
con el benchmark elegido.

Para lograr un manejo adecuado de los indicadores financieros


es necesario comprender los estados financieros principales de
una empresa: el balance general y el estado de resultados.

1) Balance General
El Estado de Situación Financiera o Balance General es similar
a una fotografía instantánea de la empresa en un momento dado
del tiempo. Revela sus activos, pasivos y patrimonio a la fecha
del balance. Los activos son los recursos que controla la
empresa (dinero, cuentas por cobrar, edificios, máquinas, entre
otros). Mientras que en los pasivos y el patrimonio contable se
refleja cómo se financian los activos. Los pasivos se refieren a
las obligaciones de la empresa con terceros (cuentas por pagar
a proveedores, deuda bancaria y otros).
El patrimonio es la parte que pertenece a los dueños, y es igual
a la diferencia entre Activos y Pasivos con terceros (Patrimonio
= Activos – Pasivos). Para simplificar, consideraremos que el
patrimonio está compuesto de Capital (aporte de los dueños) y
utilidades retenidas (que incluye todas las utilidades que ha
generado el negocio y que aún no se han repartido a los
dueños).
Clasificaciones dentro de los Activos y Pasivos.
Todos los Activos que se consumirán o serán transformados en
dinero en un plazo inferior a un año, se llaman Activos
Corrientes. Los Activos físicos que duran más de un año, como
Edificios, Máquinas, Muebles, Terrenos, etc., se llaman Activo
Fijo. En el ejemplo, el único pasivo con terceros lo constituyen
las cuentas por pagar, si estas cuentas por pagar vencen en un
plazo inferior a un año, forman parte del Pasivo Corriente.
Por su parte, el Patrimonio (la parte que pertenece a los
dueños) está compuesto de capital (el aporte inicial), más las
utilidades retenidas.

2) Estado de Resultados
El estado de resultados se encarga de medir el desempeño de la empresa
durante un período de tiempo determinado. Y está compuesto por
varias partidas, las cuales detallan, entre otras: las ventas, los costos, los
gastos y la utilidad de la empresa.

3) Indicadores Financieros
Los indicadores financieros son razones derivadas de los estados financieros,
que permiten medir aspectos como la liquidez, endeudamiento, actividad y
rentabilidad de las empresas. Cabe destacar que el uso de razones en lugar de
valores absolutos permite al analista comparar adecuadamente diferentes
empresas, sectores industriales, e incluso empresas de distintos países. Por lo
tanto, a través de los indicadores financieros es posible obtener una visión
global de la situación financiera de una organización y compararla con el
benchmark elegido.
Previo a la descripción de las razones más utilizadas, repasaremos algunas
reglas prácticas muy valiosas. La primera es: No hay reglas. El analista no
debe tentarse por las reglas generales, y debe ser consciente de que su
análisis debe adaptarse a la realidad bajo estudio.
La segunda regla es: conocer y entender la forma en que se calculan las
razones públicamente disponibles. Un error común que se comete al comparar
con razones financieras públicas es que pueden ser calculadas de distintas
maneras, y no por ello los cálculos son incorrectos. Sin embargo, la
comparación de razones calculadas de forma diferente no tiene valor alguno.
Por último, cuando comparemos con información externa a nuestra compañía
debemos recordar que estamos trabajando con datos contables, y que por más
que exista un esfuerzo consistente a nivel mundial para uniformizar la
información contable, igualmente pueden existir inconsistencias.
Una vez calculados los índices, es necesario contar con un parámetro de
comparación con el fin de determinar si el índice obtenido es apropiado. El
parámetro puede estar dado por la industria, o por valores históricos de la
misma empresa.
Finalmente, debemos tomar la estrategia trazada como parámetro de
comparación, con el fin de determinar si estamos cumpliendo con avanzar
hacia la meta que hemos definido previamente.
Para ejercer un adecuado control financiero a través de estos índices, se
requiere una visión global de la empresa. Para realizar un control estratégico,
se pueden combinar estos índices con el análisis de variaciones
Liquidez
Se quiere contestar la pregfunta ¿Esta empresa será capaz de
pagar sus obligaciones de Corto Plazo?. Se entiende por Corto
Plazo a un año calendario.
Así, las razones de liquidez o solvencia miden la capacidad de la
empresa para enfrentar sus compromisos de corto plazo.
Razón Liquida: Activo Corriente / Pasivo Corriente
Muchos balances agrupan los activos corrientes y muestran la
suma total de ellos. Lo mismo sucede con el total de pasivos
corrientes.
El activo corriente se refiere a todos aquellos recursos que se
consumirán o se transformarán en dinero en un plazo inferior a
un año. En esta categoría se incluye efectivo, cuentas por
cobrar con vencimiento antes de un año, mercadería, y otros.
El pasivo corriente o circulante se refiere a las obligaciones o
deudas que vencen en un plazo inferior a un año.
La composición del activo corriente o circulante también es
importante, ya que el grado de liquidez de los componentes de
éste puede ser muy diferente. Algunos activos corrientes se
pueden convertir en dinero en poco tiempo sin sacrificar valor
(ejemplo: el efectivo o las cuentas por cobrar), mientras que
otros requieren un mayor plazo (ejemplo: existencias). Incluso
hay algunos componentes del activo que no pueden utilizarse
para pagar el pasivo corriente (ejemplo: los gastos anticipados).
es posible hacer un desglose de los componentes de la razón
liquida, por ejemplo:
Prueba ácida (o razón rápida): (Activo Corriente – Existencias) /
Pasivo Corriente
En este caso, se consideran sólo los activos corrientes más
líquidos. Por ello se restan las existencias. Sin embargo,
persisten algunos activos corrientes que no se pueden usar
para pagar las deudas, como, por ejemplo, los gastos pagados
anticipadamente, o los impuestos por recuperar.

Endeudamiento
Otro elemento clave para el análisis es el grado de endeudamiento de la
empresa. El nivel de deuda de la empresa tiene efectos sobre los flujos que
reciben los accionistas, y sobre el riesgo que deben soportar. A mayor
endeudamiento, mayor es el riesgo que soportan los accionistas. Cuando la
empresa se financia con deuda, y el negocio tiene malos resultados, además
de no recibir lo esperado, los accionistas deben pagar los intereses de la
deuda.
Es importante notar que los niveles de deuda promedio varían de acuerdo a la
industria. Por ejemplo en industrias contra-cíclicas los niveles promedio de
endeudamiento tienden a ser mayores a los niveles de endeudamiento
promedio de industrias más sensibles a los ciclos económicos o industrias
fuertemente estacionales.
También se debe destacar que un nivel muy alto de endeudamiento genera
incentivos a realizar proyectos más riesgosos en los dueños y administradores.
En una empresa financiada casi completamente con deuda, se realizarán
negocios riesgosos, pues si éstos resultan, gana el patrimonio, y si no resultan,
pierden los acreedores.
Razón de deuda total: Deuda o Pasivo Total / Activo Total
Determina qué proporción de los activos totales están financiados con deuda.
Para este cálculo se considera la deuda de corto y de largo plazo.
Deuda o Pasivo Total / Patrimonio
Establece qué porcentaje del patrimonio es la deuda total.
Utilidad Operacional / Gastos Financieros
Los Gastos Financieros corresponden al Gasto por los intereses que ha
devengado la Deuda.
La razón señala cuántas veces se cubren los gastos financieros con la utilidad
que genera la empresa en sus operaciones normales. Si esta razón es 5,
significa que hay que destinar el 20% de la utilidad operacional para cubrir los
intereses de la Deuda. Si esta razón es 1, signfica que la empres tiene que
destinar todas sus utilidades al pago de intereses. Esta razón es muy usada
por las empresas clasificadoras de riesgo.
'; 

Actividad
Los índices de actividad miden la forma en que se realizan las operaciones de
la empresa y enfatizan la eficiencia en el uso de los activos.
Rotación de cuentas por cobrar: Ventas del período / Cuentas por Cobrar
promedio de ese período
Indica la rotación de las cuentas por cobrar en un período determinado. Ésta se
debe comparar con la política de crédito y cobranza de la empresa, que
obedece a la estrategia. Hay que recordar que la estrategia considera las
características de la competencia y las del sector.
Periodo promedio de cobranza:
360* Cuentas por cobrar promedio anuales /Ventas anuales =
360/Rotación de CxCobrar
Mide cuántos días de ventas están pendientes de cobranza. Por simplicidad de
cálculo, se utiliza un año de 360 días (12 meses de 30 días).
'; 
Rotación del inventario: Costo de Ventas del período / Inventario
promedio
Determina la rotación del inventario, para lo cual se suele
utilizar el costo de ventas. Esto obedece a que las ventas
incluyen un margen, por lo que al usarlas, se sobrestimaría la
rotación. Este índice debe compararse con la política
establecida por la empresa para la rotación de inventarios.

Días de permanencia del inventario:


360* inventario promedio del periodo / Costo de Ventas del
periodo = 360 / Rotación del inventario
Corresponde a los días promedio de permanencia de inventario.
En este cálculo persiste el problema de estacionalidad
previamente analizado en el caso de las cuentas por cobrar.

Rotación del Activo Fijo = Ventas Netas anuales /Activos Fijos


promedio del período
Este índice establece cuántos pesos de venta se generan al año
por cada peso invertido en activos fijos. Podría usarse un
período distinto, por ejemplo, ventas netas trimestrales.
Rotación de Activos Totales = Ventas Netas anuales /Activos
totales promedio del período
Este índice establece cuántos pesos de venta se generan por
cada peso invertido en activos totales. Podría usarse un período
distinto, por ejemplo, ventas netas semestrales
Estas razones dan cuenta de la función de producción de la
empresa y es útil comparar su valor con el valor
correspondiente para el sector industrial.

Rentabilidad
La rentabilidad mide el resultado obtenido como proporción de las ventas, de la
inversión o del patrimonio. Adicionalmente, mide la eficiencia con la que se
administran las operaciones.
Margen Bruto = Utilidad bruta / Ventas
La utilidad bruta es igual a Ventas - Costo de lo vendido. Así, el Margen bruto
es la diferencia entre los ingresos por venta y el costo de los bienes vendidos,
expresado como porcentaje de las ventas. Así, si las ventas son de 200, y el
costo es 120, este índice muestra una rentabilidad bruta sobre ventas
(generalmente llamado margen bruto) de 40%. Se debe comparar con la
competencia, con valores históricos y con la estrategia.
Margen Operacional = Utilidad operacional o EBIT / Ventas
Se usa habitualmente el término EBIT como sinónimo de la utilidad
operacional, por su nombre en inglés, Earnings Before Interest and Taxes
(utilidad antes de intereses e impuestos)
Este índice corresponde a la utilidad promedio que se genera en las
operaciones normales, por cada peso vendido. Así, si las ventas son de 200, el
costo es 120, y los gastos de administración y ventas de la empresa son 30,
este índice muestra una rentabilidad operacional sobre ventas de 25%. Se
debe comparar con la competencia, con valores históricos y con la estrategia.
Margen Neto = Utilidad neta / Ventas = (utilidad operacional o EBIT –
gastos financieros – impuestos) / Ventas
Equivale a la utilidad que queda para los accionistas, después de pagar los
gastos financieros e impuestos, expresada como porcentaje de las ventas. Así,
si las ventas son de 200, el costo es 120, los gastos de la empresa son 30, los
gastos financieros son 10, y existe un impuesto del 20% sobre las utilidades,
este índice muestra una rentabilidad neta sobre ventas de 16%. Se debe
comparar con la competencia, con valores históricos y con la estrategia.
Rendimiento sobre activos (ROA): Utilidad Operacional o EBIT / Activo
Total
Indica la rentabilidad sobre la inversión. Es decir, cuánto genera la empresa de
utilidad operacional por cada peso invertido en ella. Así, si las ventas son de
200, el costo es 120, los gastos de administración y ventas son 30, y los activos
totales de la empresa son 500, este índice muestra un rendimiento de 10%
sobre los activos. Por cada peso invertido en activos, se obtienen 10 centavos
de utilidad operacional o EBIT. Aunque en el denominador debería utilizarse el
Activo Total promedio, es común utilizar el Activo Total del final del periodo.
También se suele usar la Rotación del Capital Empleado (ROCE) que
corresponde a la utilidad operacional dividida por la suma de la deuda que
genera intereses, y el patrimonio.
Estos son los índices más comunes. Existe una gran cantidad de índices
adicionales que pueden ser encontrados en el material bibliográfico
complementario.