Está en la página 1de 4

RELACIÓN ESTUDIANTE Y DOSCENTE EN LA EDUCACIÓN VIRTUAL.

El impacto de la era tecnológica ha generado grandes cambios en nuestra sociedad,

invadiendo diversos campos importantes para el ser humano y por su puesto la educación

no iba a ser la excepción. En los últimos años, la educación virtual ha facilitado a que

muchas personas puedan tener una formación universitaria, las cuales no podrían asistir

presencialmente a una universidad, debido a que la precariedad de este servicio imposibilita

conseguir una buena educación sin pagar altas sumas de dinero y para ello, aquellas

personas de escasos recursos deben trabajar, pero el trabajo quita horas de tiempo, lo que

genera dificultades a la hora de querer cursar una carrera profesional. Por otro lado también

genera un beneficio a los docentes, ya que facilita y propicia nuevas formas de trabajo.

Ahora bien, este servicio se ha visto sometido a muchas críticas, ya que no todo el

mundo tiene una fácil accesibilidad a la tecnología ni un buen manejo de esta, sin embargo,

es claro que cada cambio trae consigo nuevos retos, y se deben tener en cuenta los cambios

sociales y culturales que traen estas nuevas herramientas. En este punto es clave mencionar

el rol que entran a jugar el alumno y el profesor, ya que se requieren ciertos aspectos por

parte de ambos para que esta nueva herramienta de aprendizaje sea utilizada de una manera

adecuada y eficaz. Primeramente hablaremos del carácter autónomo del estudiante, el cual

está obligado a tener una sólida comprensión del manejo de las TICS y debe ser consciente

de su responsabilidad en cuanto a las clases virtuales, los planes que este busque deben

tener métodos y estrategias que le ayuden a maximizar el aprendizaje y utilizar de una

manera adecuada las herramientas tecnológicas en la enseñanza de sus asignaturas para

obtener un mayor rendimiento en el aprendizajes académico. Por otro lado está el manejo
metodológico del docente, y acá también cabe mencionar que al igual que el alumno este

debe tener un amplio conocimiento en el área tecnológica ya que él debe generar espacios

interactivos y variados en donde los alumnos trabajen en conjunto para enriquecer el

conocimiento en conjunto y facilite un acceso equitativo a todos los estudiantes, asimismo

este debe comprometerse a buscar las formas adecuadas para que la productividad y los

recursos tecnológicos permitan un aprendizaje permanente, brindar todo el contenido

teórico en los tiempos adecuados y generar espacios en los que se puedan hacer consultas,

ya que a diferencia de un espacio presencial en el que el alumno puede acercarse al profesor

o levantar la mano para hacer una pregunta, el virtual dificulta esta tarea.

Una de las dificultades de esta herramienta podría ser lo inicialmente mencionado, la

precariedad, ya que según el ministerio de educación, para un óptimo aprendizaje debe

haber capacidad física de aulas para atender a los estudiantes y deben haber recursos tanto

humanos como financieros, pero allí en donde se genera la verdadera problemática porque

¿Qué pasa si los recursos no son suficientes y más para artefactos tecnológicos o programas

necesarios? Podemos hablar de un compromiso por parte del alumno y del docente, en el

cual los ambos puedan generar un espacio de educación estupendo, pero ¿qué pasa cuando

se ven limitados por las herramientas que no son brindadas? ¿Cómo cumplir este propósito?

La educación virtual puede ser una gran herramienta que permita a muchas personas

tener la oportunidad de tener una carrera técnica, tecnológica, universitaria, etc. Pero al

igual que muchos campos se ve enfrentada a grandes dificultades que tal vez no la dejen

avanzar, para que funcione de la manera más apropiada y correcta, ya que muchas veces no

es valorada y vista como algo tan importante y que debería ser muy bien atendido ya que no

solo brinda oportunidades a miles de personas para superarse académicamente, sino que
además genera muchas oportunidades de empleo y conexión ente personas que

posiblemente estén a distancia, permitiendo conocer nuevos idiomas, culturas y grandes

elementos que pueden enriquecer a una sociedad.

REFLEXION

La tecnología ayuda a él docente virtual quien debe ser un especialista en la materia de

estudio.

El docente ocupa el papel de motivador, orientador del proceso de enseñanza-aprendizaje,

facilitador de recursos y acompañante en el proceso formativo.

Siendo un facilitador del aprendizaje, el docente es el encargado de seleccionar y

organizar los contenidos a enseñar, definir los objetivos del estudio y las actividades a

proponer a los alumnos, elegir las herramientas a utilizar, seleccionar o crear el material

digital a emplear como recurso didáctico y establecer los instrumentos de evaluación.

El docente, por medio de la orientación y seguimiento constante, brinda al estudiante las

herramientas que le ayuden a desarrollar su propio proceso de aprendizaje, promoviendo

procesos de participación, interacción y colaboración para que el alumno se apropie del

conocimiento en forma activa e interactiva.


El rol del docente abarca tareas didácticas, sin embargo, también ocupa un rol de asesor

o de soporte técnico ya que durante el desarrollo del curso responde a consultas o dudas de

los alumnos sobre el funcionamiento de la plataforma.

La docencia virtual involucra el diseño, la planificación, el desarrollo y la evaluación de

los procesos docentes, su continua implementación y mejora permitirá eventualmente su

estandarización y la identificación de tareas clave en la nueva función docente.