Está en la página 1de 7

Ética del psicólogo Jurídico

Pedro Ignacio Dominguez Barrios

Docente

Richard Torres

Universitaria de investigación y desarrollo

Facultad de ciencias sociales y humanas

Programa de psicología

2016
La ética del psicólogo Jurídico

Según lo establecido en la ley 1090 del 2006, se dictan los lineamientos éticos y

profesionales en la rama de la psicología sin ningún tipo de excepciones siendo esta amplia

concisa y precisa como lo manifiesta el Artículo 1º. Definición. La Psicología es una ciencia

sustentada en la investigación y una profesión que estudia los procesos de desarrollo

cognoscitivo, emocional y social del ser humano, desde la perspectiva del paradigma de la

complejidad, con la finalidad de propiciar el desarrollo del talento y las competencias

humanas en los diferentes dominios y contextos sociales tales como: La educación, la salud,

el trabajo, la justicia, la protección ambiental, el bienestar y la calidad de la vida. Con base en

la investigación científica fundamenta sus conocimientos y los aplica en forma válida, ética y

responsable en favor de los individuos, los grupos y las organizaciones, en los distintos

ámbitos de la vida individual y social, al aporte de conocimientos, técnicas y procedimientos

para crear condiciones que contribuyan al bienestar de los individuos y al desarrollo de la

comunidad, de los grupos y las organizaciones para una mejor calidad de vida.

Parágrafo. Por lo anterior y teniendo en cuenta: La definición de salud por parte de OMS;

En la que se subraya la naturaleza biopsicosocial del individuo, que el bienestar y la

prevención son parte esencial del sistema de valores que conduce a la sanidad física y mental,

que la Psicología estudia el comportamiento en general de la persona sana o enferma. Se

concluye que, independientemente del área en que se desempeña en el ejercicio tanto público

como privado, pertenece privilegiadamente al ámbito de la salud, motivo por el cual se

considera al psicólogo también como un profesional de la salud.

Para el profesional en psicología, teniéndose en cuenta otro tipo de normativas que

ayudaran en el desempeño, y aplicación de su experticia según el contexto con el que se

2
relaciona, en este caso presentare y argumentare la relación que hay entre las normas o leyes y

la ética del psicólogo forense en particular.

Más sin embargo, se debe reconocer la crítica que se le hace a la falta de un código de

ética para la psicología jurídica por parte de los gobiernos y de las asociaciones de psicología

según Phd Jesús Lacalle “No existe un Código de Ética, también conocido como Código

Deontológico del Psicólogo Forense, al menos ninguno que sea universalmente aceptado, ni

siquiera nacionalmente aceptado. La American Psychological Association, que posee un "

Code of Ethics" del Psicólogo, ha optado por no tener un código específico para el Psicólogo

Forense, e insiste en el uso normativo del Código Ético general del Psicólogo. Este articulo

sugiere la necesidad adicional del Código Deontológico del Psicólogo Forense, especialmente

en los países Hispanos, que se van introduciendo en el Sistema

Jurídico Acusatorio y en los Juicios con Jurados”.

Desarrollo

En nuestro país se mantiene la postura de un código general del psicólogo pues en este

tiene un alcance significativo en referencia a las funciones, responsabilidades, competencias y

otras más, a través de la ley 1090 del 2006, pero en el caso del psicólogo jurídico estará

apoyado de otras normas e instituciones como lo son Ley 938 de diciembre de 2004, el

Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses tiene entre sus funciones básicas, la

de “Definir los reglamentos técnicos que deben cumplir los distintos organismos y personas

que realicen funciones periciales asociadas con medicina legal y ciencias forenses, y ejercer

el control sobre su desarrollo y cumplimiento”.

Por lo tanto no es necesario un código de ética específico para el psicólogo forense,

mientras que el código de ética del psicólogo general brinde herramientas que protejan y

3
vigilen las funciones del mismo, sin dejar brecha alguna de inconformidad desde la justicia y

la psicología.

Por ende el Artículo 4°. Campo de acción del psicólogo. El psicólogo podrá ejercer su

actividad en forma individual o integrando equipos interdisciplinarios, en instituciones o

privadamente. En ambos casos podrá hacerlo a requerimiento de especialistas de otras

disciplinas o de personas o instituciones que por propia voluntad soliciten asistencia o

asesoramiento profesional. Este ejercicio profesional, se desarrollará en los ámbitos

individual, grupal, institucional o comunitario.” como observamos en el anterior articulo el

psicólogo y en especial el jurídico mantendrá una activa relación con profesionales de la

justicia como: jueces, abogados, fiscales etc.

También se relaciona el Artículo 36. Deberes del psicólogo con las personas objeto de su

ejercicio profesional. El psicólogo en relación con las personas objeto de su ejercicio

profesional tendrá, además, las siguientes obligaciones: a)diagnósticos, guardando el rigor

ético y metodológico prescrito para su debido manejo; b) Rehusar hacer evaluaciones a

personas o situaciones cuya problemática no corresponda a su campo de conocimientos o no

cuente con los recursos técnicos suficientes para hacerlo; c) Remitir a un colega o profesional

competente cualquier caso que desborde su campo de conocimientos o intervención; d) Evitar

en los resultados de los procesos de evaluación las rotulaciones y diagnósticos definitivos; e)

Utilizar únicamente los medios diagnósticos, preventivos, de intervención y los

procedimientos debidamente aceptados y reconocidos por comunidades científicas; f)

Notificar a las autoridades competentes los casos que comprometan la salud pública, la salud

o seguridad del consultante, de su grupo, de la institución o de la sociedad; g) Respetar la libre

elección que el usuario haga para solicitar sus servicios o el de otros profesionales; h) Ser

4
responsable de los procedimientos de intervención que decida utilizar, los cuales registrará en

la historia clínica, ficha técnica o archivo profesional con su debido soporte y sustentación; i)

No practicar intervenciones sin consentimiento autorizado del usuario, o en casos de menores

de edad o dependientes, del consentimiento del acudiente; j) Comunicar al usuario las

intervenciones que practicará, el debido sustento de tales intervenciones, los riesgos o efectos

favorables o adversos que puedan ocurrir, su evolución, tiempo y alcance.

Dichas funciones están dentro de todo marco legal, nuevamente recalcando el amparo al

profesional de psicología y sus deberes frente a dichas norma contradiciendo lo dicho por el

Dr José Lacalle Leyendo las misivas en la Internet de los varios Foros Jurídicos que están

surgiendo en el Mundo Hispano, uno se da cuenta de cuanta inquietud hay en el tema del

comportamiento profesional del PF y los conflictos que ya han surgido en el desarrollo de la

profesión. Hace unos días el autor leía en uno de esos foros que a falta de normativas

concretas, el Psicólogo Forense "debe seguir su conciencia"... y si lo hace, en mi opinión, no

tardará mucho en dar con sus huesos en la cárcel. A seguir su conciencia, me supongo que se

refiere a seguir las normativas de la práctica clínica, que son las que mejor se conocen.

Desdichadamente al hacerlo, puede violar el código penal de su país o estado, como se

explicará más tarde. Así mismo veo conflictos inminentes con el tema de la confidencialidad.

Las normas no siempre son las mismas en la Psicología Clínica que en la Psicología Forense.

Para complicar las cosas más, las reglas no están siempre claras en los Códigos Penales o

Civiles, que a su vez están en proceso de adaptación a las nuevas corrientes jurídicas.

Las reglas del juego no están bien definidas en el Mundo Jurídico Hispano. Cada país

parece estar arreglándoselas como puede para ponerse al día con los cambios en la

Administración de la Justicia que sus propias Legislaturas están instituyendo. Al mismo

5
tiempo los Colegios Profesionales de Psicólogos o instituciones equivalentes en otros países,

no están suficientemente organizadas para regular la nueva profesión, y cuánto menos para

editar un Código de Ética Profesional, o lo están haciendo a retazos, apagando fuegos

conforme se presentan o no haciendo nada, que es el caso en varios países, donde las

provincias o departamentos no se han puesto de acuerdo internamente, y menos aún como

Nación.

Al tiempo de escribir este artículo, investigue brevemente la existencia de Códigos Éticos

de los Psicólogos Forenses en las Américas y España, sin encontrar ninguno. Volví a

investigar la existencia de Códigos Éticos de los Psicólogos a ámbito nacional y solo pude

encontrar los siguientes "Códigos de Ética Profesional de la Psicología":

En conclusión encontramos la gran importancia de un código de ética para el psicólogo

en general, bien estructurado sin dejar a un lado las instituciones de vigilancia y control que

garantiza la prestación de dichas funciones de la psicología y la ética del psicólogo en

particular la del psicólogo forense.

Referencias

6
Obtenido el día 13 de septiembre de 2016 de:

http://psicologiajuridica.org/psj50.html

Obtenido el día 13 de septiembre de 2016 de:

http://www.redalyc.org/pdf/3150/315024768006.pdf

Obtenido el día 13 de septiembre de 2016 de: http://psicologiajuridica.org/psj108.html