Está en la página 1de 305

Esta traducción fue hecha sin fines de lucro.

Es una traducción de fans para fans.


Si el libro llega a tu país, apoya al escritor comprándolo.
También puedes apoyar al autor con una reseña, siguiéndolo en las redes sociales y
ayudándolo a promocionar su libro.
¡Disfruta la lectura!

2
Nota
Los autores (as) y editoriales también están en Wattpad.
Las editoriales y ciertas autoras han demandado a usuarios que suben sus libros,
ya que Wattpad es una página para subir tus propias historias. Al subir libros de un
autor, se toma como plagio.
Ciertas autoras han descubierto que traducimos sus libros porque los subieron a
Wattpad, pidiendo en sus páginas de Facebook y grupos de fans las direcciones de los
blogs de descarga, grupos y foros.
¡No subas nuestras traducciones a Wattpad! Es un gran problema que enfrentan
y contra el que luchan todos los foros de traducciones. Más libros saldrán si se deja de
invertir tiempo en este problema.
También, por favor, NO subas CAPTURAS de los PDFs a las redes sociales y
etiquetes a las autoras, no vayas a sus páginas a pedir la traducción de un libro
cuando ninguna editorial lo ha hecho, no vayas a sus grupos y comentes que leíste
sus libros ni subas capturas de las portadas de la traducción, porque estas tienen el
3 logo del foro.
No continúes con ello, de lo contrario: ¡Te quedarás sin Wattpad, sin foros de
traducción y sin sitios de descarga!
Staff
Moderadora
Yessy

Traductoras
Moni Issel Verito
nana1986 Jane Luly.-
Mel Cipriano SamJ3 Jasiel Odair
Julieyrr Marie.Ang Aimetz Volkov
Liillyana *~ Vero ~* Lilizita15
mirygpe Valentine Rose AntyLP
Mary Vani florbarbero
Cris_MB Julie Jeyly Carstairs
Val_17 Niki Sofía Belikov
ElyCasdel Daniela Agrafojo Vanessa Farrow
Adriana Tate CrisCras Mery
4 Correctoras
Aimetz Volkov Jasiel Odair Miry GPE
AriannysG Karool Shaw Niki
Clara Markov Key Paltonika
Daniela Agrafojo Laurita PI SammyD
Emmie LizzyAvett Sofía Belikov
Eli Mirced Lucinda Maddox Val_17
Esperanza Michelle♡ Valentine Rose
florbarbero Mire xx.MaJo.xx
Itxi Meliizza

Lectura Final
Beag evanescita Ivana
Beatrix Lorena Jadasa

Diseño
Dey Turner
Índice
Sinopsis Capítulo 13
Dedicatoria Capítulo 14
Prólogo Capítulo 15
Capítulo 1 Capítulo 16
Capítulo 2 Capítulo 17
Capítulo 3 Capítulo 18
Capítulo 4 Capítulo 19
Capítulo 5 Capítulo 20
Capítulo 6 Capítulo 21

5 Capítulo 7 Capítulo 22
Capítulo 8 Capítulo 23
Capítulo 9 Capítulo 24
Capítulo 10 Epílogo
Capítulo 11 Torture to Her Soul
Capítulo 12 Sobre la Autora
Sinopsis
Ignazio Vitale no es un buen hombre.
Lo sospecho la primera vez que lo veo, siento la peligrosa atmósfera que rodea al
hombre. Tiene una forma de llamar la atención, de tomar el control, de saber lo que
estoy pensando antes de que incluso yo lo sepa.
Es alarmante y seductor. Oscuro y mortífero. Todo lo que alguna vez he deseado,
pero la última cosa que realmente necesito. Una obsesión.
No le toma demasiado tiempo enredarme en su red, meterme en su cama y
atraparme en su vida, una de la que no sé nada hasta que es demasiado tarde. Tiene
secretos, secretos que no puedo comprender, secretos que me impiden alejarme, sin
importar cuánto le ruego que me deje ir. A veces lo veo en sus ojos, una oscuridad que
es tanto aterrorizante como emocionante. Es un monstruo envuelto en un buen paquete,
y lo que encuentro cuando lo desenmascaro lo cambia todo.
Quiero odiarlo.

6 A veces lo hago.
Pero no eso no evita que también lo ame.
Monster in His Eyes #1
Para todo aquel que alguna vez ha creído encontrar a su príncipe
azul, solo para darse cuenta de que no era el héroe pensado.
Esto es para ti.

7
Prólogo
Traducido por Moni
Corregido por LizzyAvett’

Un dedo lentamente traza la curva de mi columna, dejando un rastro de piel de


gallina a su paso. A pesar de mi mejor intento por pretender estar dormida; tiemblo
ante el toque suave, incapaz de contener mi reacción.
Contengo el aliento.
¿Por qué debe hacerme esto?
Me odio por ello, casi tanto como a él. Y lo odio… en verdad lo hago. Nunca
antes odié tanto algo o a alguien. Odio su cabello, su sonrisa, sus ojos. Las palabras que
me dice y el tono áspero de su voz. Las cosas que hace, el hombre que es. La forma en la
que me trata, en que me afecta, en que sus manos infligen la peor clase de dolor antes

8 de provocar, de alguna manera, un incendio en mi interior. Quema profundamente,


pasión cruda y deseo mezclados con la más pura agonía.
Lo odio.
Lo odio.
Lo odio malditamente.
Una vez que llega a la parte baja de mi espalda, sus dedos se detienen, antes de
trazar una línea a lo largo de la pretina de mis bragas. Puedo sentir a mi cuerpo
cobrando vida, excitándose, como encendiendo expertamente un fuego, uno que solo él
sabe cómo iniciar.
Quiero empaparme de gasolina y prenderme fuego, derritiéndome con las flamas
solo para escapar de estos sentimientos; pero sé que es inútil. Incluso siendo un montón
de cenizas, nunca escaparé. Él es una fuerza de la naturaleza. El viento me llevaría justo
de vuelta a él.
El aire se siente pesado, como si estuviera lleno con el humo más negro, o tal vez
mis pulmones están demasiado rígidos, tensos junto con cada músculo de mi cuerpo.
Quiero gritar. Quiero alejarme.
Quiero huir.
Pero no lo hago, porque sé que me atrapará si lo hago.
Lo hizo antes.
Lo hará de nuevo.
Mantengo los ojos cerrados, mientras su dedo sube de nuevo, dispuesta a no
sentirlo. No existe, me digo a mí misma. Estoy dormida. Él está dormido. Esto no es
nada más que un sueño. ¿O es una pesadilla?
Él realmente no está tocándome.
Excepto que sí lo está haciendo. Sé que lo está. Cada célula traidora dentro de mi
cuerpo está despertando por su toque, cada nervio chispea a la vida como cables. Si esto
no es real, nada lo es.
Casi me pregunto si eso sería preferible.
Su dedo llega a la nuca y de nuevo se detiene, esta vez por más tiempo. Cinco,
diez, quince… cuento los segundos mentalmente, esperando su siguiente movimiento,
tratando de predecir el futuro, como si este fuera un juego de ajedrez y puedo planear
un contraataque.
No tiene sentido, siquiera preguntar. Ya ha capturado a mi rey. Jaque mate.
Una vez más su dedo vuelve a bajar, llegando a la mitad antes de desviarse.
9 Explora el resto de mi espalda, yendo por todas partes, haciendo figuras y formando
patrones a lo largo de mi piel cálida como si fuera un lienzo viviente y él un artista.
A mi pesar, la curiosidad se apodera de mí, y me pregunto qué está dibujando.
Se siente arbitrario, sin sentido, pero conozco a este hombre. Todo lo que hace es por
una razón. Siempre hay un método para su locura, un significado detrás de cada
palabra, un objetivo en sus acciones.
Y usualmente nunca es bueno.
Cierro los ojos con fuerza, tratando de darle sentido al movimiento de su dedo,
en tanto parece que baila a lo largo de mi espalda. ¿Está dibujando un bonito dibujo de
una vida que una vez me prometió, tratando de hacer que las mentiras se filtren a
través de mi piel? ¿Podría estar escribiendo una carta de amor, jurando mejorar?
O tal vez es más como una nota de rescate.
Desearía que dibujara una cuerda para poder sacarla de mi piel y colgarlo con
ella. Estoy segura de que se lo merece.
Finalmente retomo el patrón, notando que su dedo sigue el mismo trazo
continuo, enrollándose y curvándose. Lo imagino mientras lo hace, dándome cuenta
después de un momento de que está deletreando una sola palabra en cursiva.
Vitale.
Su nombre completo es Ignazio Vitale; aunque una vez, no hace mucho tiempo,
insistió en que lo llamara Naz. Y fue Naz quien me encantó, quien me enamoró e hizo
que me derritiera. No fue hasta tiempo después que logré conocer al verdadero Ignazio,
y para el momento en que conocí a Vitale, era demasiado tarde como para alejarme.
Si alguna vez hubiera podido hacerlo…

1
0
1
Traducido por Mel Cipriano, nana1986 & Julieyrr
Corregido por Clara Markov

—Uf, eso es todo. —Un libro se cierra frente a mí, con tanta fuerza que toda la
mesa se sacude—. No puedo soportarlo más. Renuncio.
No levanto la mirada, mis ojos analizando una sección del texto, solo
absorbiendo vagamente las palabras. He hojeado el libro que se encuentra a mi lado una
docena de veces en los últimos días, como esperando que la información se transmitiera
por ósmosis.
—Es simplemente demasiado complicado —continúa la voz, interrumpiendo la
poca atención que lucho por mantener—. La mitad de esto ni siquiera tiene sentido.
Doy vuelta a la página de mi libro al tiempo que murmuro—: A veces las

1 preguntas son complicadas y las respuestas son simples.


—¿Quién dijo eso? ¿Pluto? Te digo, Karissa, ¡esa mierda ni siquiera está en mi
1 libro!
Las palabras apartan mi atención de mi trabajo. Echo un vistazo al otro lado de la
pequeña mesa redonda, a mi amiga, Melody Carmichael, en lo que mece la silla de
madera sobre sus patas traseras con frustración. —Es Platón, no Pluto.
Me calla con su mano, haciendo una cara de “Oh, ¿a quién diablos le importa?”
—¿Cuál es la diferencia?
—Uno es filósofo, y el otro es un perro de dibujos animados.
Si no puede entender eso, tiene problemas. Su examen es en, digamos, eh...
treinta minutos.
—Sí, bueno, me inclino a creer que el maldito perro tiene más sentido que el
antiguo planeta bastardo —dice, desplazándose a través de la gruesa pila de notas.
Filosofía era nuestra última clase del día, la última mitad de período como estudiantes
de primer año en la Universidad de Nueva York, y ella llegó a su punto de quiebre.
Típico.
—Quiero decir, escucha esta mierda —dice, leyendo sus notas—. Muchos
hombres son amados por sus enemigos, y odiados por sus amigos, y son amigos de sus
enemigos, y enemigos de sus amigos. Al igual que... ¿qué significa eso?
Me encojo de hombros. —Significa que las personas son personas, supongo.
Regreso a mi libro, mis ojos revisando de nuevo el texto.
—Y no fue Platón, por cierto —le digo, respondiendo a su pregunta anterior—.
Fue el doctor Seuss.
—¿En serio? —pregunta—. ¿Estás citando al doctor Seuss, ahora?
—Era una especie de filósofo también —le digo—. La mayor parte de su trabajo
fue sobre la lógica y la razón, la sociedad y la naturaleza humana. Puedes aprender
mucho de sus libros.
—Sí, bueno, prefiero a otro médico filosófico —replica, dejando caer su silla
sobre las cuatro patas, el fuerte golpe resuena en la pequeña cafetería—. Creo que Dre
lo expresó mejor cuando dijo que las perras no son una mierda más que prostitutas y
trucos.
Su tono mortalmente serio me hace reír. —Y yo que pensaba que adorabas el

1 altar de Tupac Shakur.


—Ahora ese hombre pone a Pluto en vergüenza —dice. Me abstengo de volverla
2 a corregir, a estas alturas no sé con certeza si realmente no puede recordar cuál es cuál,
o si está siendo una listilla—. Un cobarde muere mil veces... un soldado solo una vez.
Eso es profundo.
—Eso es de Shakespeare —señalo—. Recién salido de Julio César.
—No puede ser.
—Lo es.
Los ojos de Melody me disparan dagas en tanto exageradamente reabre su libro.
A pesar de declarar que lo abandonaba, vuelve al trabajo, abarrotándose de información
en el último minuto. Está malditamente cerca de reprobar filosofía y tiene que hacerlo
medianamente decente para subir sus notas. Cualquier cosa menor a una C y saltará por
el camino de la libertad condicional, en línea recta hacia la suspensión.
¿Yo? Aunque no corro peligro de fracasar, de por sí, mi beca es una historia
diferente. No todos venimos de los más ricos banqueros de Wall Street como Melody,
quien puede darse el lujo de reprobar. Mi madre no se encuentra en posición de
ayudarme, ni siquiera sé bien cómo sobrevive así. Y mi padre, bueno...
No todos tenemos uno de esos.
Si baja más mi promedio, tendré que hacerme cargo de ello sola. Y si es así, me
joderé de seis maneras diferentes. Algo me dice que la Universidad de Nueva York no
aceptará un reconocimiento de deuda como pago de la matrícula.
—De todos modos, ¿de quién fue la brillante idea de tomar esta clase? —
murmura Melody, moviéndose a través de las páginas de forma espectacular.
—Tuya —le contesto—. Dijiste que sería fácil.
—Se supone que debe ser fácil —argumenta—. Es filosofía. Se trata de…
opiniones. No hay respuestas equivocadas cuando hablamos de la opinión de alguien,
¿verdad? Quiero decir, se supone que debe ser racional y lógico, tener sentido, no esta
mierda sobre la ciencia y lo existencial.
—Ah, no es tan malo.
A decir verdad, me gusta la filosofía, dejando de lado toda la mierda. Si no fuera
por nuestro profesor, incluso podría amarla.
—¿No es tan malo? Es demasiado para pensar.
Poniendo los ojos en blanco, cierro mi libro y me recuesto en la silla. Las palabras
sangran juntas en un mar de nada, empantanando mis pensamientos y apelmazando las

1 cosas que recuerdo.


Echo un vistazo alrededor de la cafetería, tratando de aclarar mi mente en lo que
3 recojo mi té de menta con chocolate. Aún está caliente, a pesar de haber sido ignorado
por más de una hora.
—Solo tú, Karissa —dice Melody, sacudiendo la cabeza—. Tenemos un
monstruoso día de veintitrés grados en marzo y todavía pides chocolate caliente y
llevas una bufanda de mierda.
Encogiéndome de hombros, tomo un sorbo de mi bebida, y saboreo el rico y
cremoso chocolate. Suelo mezclarme, con mi atuendo normal de pantalones vaqueros,
suéteres ajustados y botas altas. No es mi culpa que tengamos un día cálido y todo el
mundo actúe como si fuera verano en el Caribe.
El plan personal de Melody parece ser ver lo poco que puede usar sin conseguir
llegar a la indecencia pública. Actualmente acata la línea con unos diminutos
pantalones cortos y una blusa entallada. Me siento obscena con solo mirarla.
—¿Qué pasa con mi bufanda? —pregunto, alcanzándola y pasando la mano a lo
largo de la suave tela. Es mi favorita.
—Es toda rosa y rallada, y es una bufanda… —Agita la mano con desdén
mientras hace una mueca—. Estoy bastante segura de que es a lo que Aristóteles se
refería cuando dijo “qué horrible es la verdad cuando no hay nada que hacer con ella”,
porque definitivamente no hay nada que hacer con esa bufanda.
Me echo a reír, tan fuerte que perturbo a la gente tratando de trabajar cerca de
nosotros. Les doy una mirada de disculpa y corrijo a Melody—: Sófocles dijo eso.
O algo parecido, de todos modos. “Cuán terrible puede ser conocer la verdad
cuando no puedes hacer nada con ella”.
—¿Segura?
—Positivo.
Melody gime, cerrando su libro por segunda vez y lanzando sus manos en alto.
—Reprobaré este maldito examen.

Dieciséis planteamientos de opción múltiple, cinco preguntas de respuesta corta,


y un ensayo de dos páginas, todo en una hora.
1 Estoy en el infierno.
4 En sentido figurado, por supuesto, aunque se siente bastante literal cada vez que
miro de mi examen a la parte delantera de la sala, hacia el rótulo que cuelga por encima
de la vieja pizarra de la escuela.
¡Perded toda esperanza los que entráis!
Es una cita de Dante Alighieri, es la inscripción que se encuentra en las puertas
del infierno en La Divina Comedia. El profesor Santino claramente piensa que es gracioso,
pero confirma mis sospechas...
El hombre es Satanás.
Termino el examen unos minutos antes de que el tiempo se acabe. Lo volteo
dejándolo sobre el escritorio, y espero en mi silla. Santino tiene la política de “mantén el
trasero en tu asiento hasta que todo el mundo haya terminado”, como si fuéramos niños
de jardín de infantes aprendiendo a seguir las reglas por primera vez.
Moviéndome lentamente, para no ser notada, meto la mano en el bolsillo
delantero de mi mochila y saco mi teléfono celular. Ocultándolo en mí regazo, con el
propósito de jugar para pasar el resto del tiempo. Tan pronto como abro el juego, una
voz áspera y severa hace eco a través de la habitación, sorprendentemente fuerte,
después de oír nada más que suspiros tristes por los últimos cuarenta y cinco minutos.
—Reed.
Al principio creo que Santino nos manda a leer algo 1, pero cuando levanto la
vista encuentro que sus pequeños y brillantes ojos marrones me miran a través de un
par de anteojos gruesos. A pesar de que me siento en la última fila de una clase con casi
un centenar de alumnos, me doy cuenta de que me habla a mí, Karissa Reed.
Oh, mierda. —¿Señor?
—Guárdelo ahora —advierte—, antes de que lo confisque.
No tiene que decírmelo dos veces. Al instante dejo que el teléfono resbale de mis
manos hacia la mochila, sin romper el contacto visual. Él asiente con rigidez, satisfecho
con mi cumplimiento y mira hacia otro lado para indicar que ha terminado el tiempo
del examen.
Tan pronto como recogen los papeles me levanto de un salto, agarrando mi
mochila y apresurándome en dirección a la salida más cercana.
Melody me espera en el pasillo, su expresión es vacía, como si no hubiera nada
dentro de ella para ofrecer. Me sorprende, cómo la búsqueda de la sabiduría tiende a
convertir a la gente en cáscaras de lo que fueron.

1 —¿Cómo lo hiciste? —le pregunto.


—Lo hice tan bien como Dante lo hizo con Bernadette.
5 —Beatrice.
—Bueno, ahí está tu respuesta.
Salimos del edificio hacia la luminosa tarde de Manhattan. La expresión de
Melody cambia una vez que estamos fuera, la mirada de conmoción que tenía se
desvanece al salir.
Admiro su capacidad para dejar atrás las cosas.
Melody reclina la cabeza, cierra los ojos y sonríe, bañándose en la luz del sol
caliente. —Necesito un trago. ¿Iremos a Timbers esta noche?
Arrugo la nariz. Melody abre los ojos captando mi expresión.
—¡Oh, vamos! —dice—. Va a estar buenísimo.
—Totalmente —me burlo—. Odiaría hacerlo.
Melody ríe, dándome un codazo. —Lo digo en serio, tenemos que ir.
—¿Por qué?

1 En inglés, Read se traduce como leer.


— ¡Porque es noche de los ochenta!
—¿Y? Aún no nacías en esa época.
—Una razón más para ir.
Ignorándola, me saco la mochila de la espalda. Quitando libros de mi camino,
busco mi celular para llamar a mi madre y checarla. Quería que la visitara este fin de
semana, pero no me siento de humor para hacer un viaje largo... sin mencionar que no
tengo dinero para el pasaje. Revisando en todos los pequeños bolsillos, mi estómago se
hunde cuando no lo encuentro por ningún lado. —Mierda... mierda... mierda...
—¿Qué pasa? —pregunta Melody, haciendo una pausa cuando me detengo,
dejando caer la mochila en la acera para hurgar en ella—. ¿Perdiste algo?
—Mi teléfono —lloriqueo—. Santino me gritó que lo guardara, así que lo dejé
caer en mi mochila, pero no está aquí.
—No se cayó afuera, ¿cierto? —cuestiona Melody, mirando hacia atrás, al
edificio—. Tal vez lo dejaste en el aula.
—Tal vez —digo, arrojando la mochila sobre mi hombro—. Iré a buscarlo. Te
veré de vuelta en la habitación.

1 Me voy antes de que pueda responder, tomando el mismo camino por el que
salimos. Mantengo mis ojos bien abiertos hacia el suelo en caso de que se cayera
6 durante la caminata. Me deslizo de nuevo en el edificio, hacia el salón de clases. Cuando
estoy a punto de entrar al aula, la voz de Santino resuena dentro. —Sé porque viniste.
Frunciendo el ceño, entro, con las palabras en la punta de la lengua. ¿Él tiene mi
teléfono? Se encuentra sentado en su escritorio, la pila de exámenes parciales
amontonada a su alrededor, con la pluma en la mano a medida que corrige la hoja de
un tipo con mala suerte, coloreando el papel con tinta roja. Por favor, que no sea mi
prueba.
Comienzo a hablar, las palabras “mi teléfono“ escapan de mis labios cuando otra
voz atraviesa el salón de clases. —Bien, porque no ando de humor para perder el
tiempo.
La voz es toda masculina, profunda y áspera, del tipo que llama la atención, cada
sílaba rezuma frescura. Guardo silencio de inmediato, mi mirada va por todo el aula,
buscando la fuente. Un hombre acecha cerca de la esquina de la parte trasera, no muy
lejos de la otra entrada. Su aspecto coincide con la ronquera de su voz; es alto, con
hombros anchos y firmes, al igual que el grueso tronco de un magnífico árbol de secoya,
con un traje negro abrazándolo a la perfección. Es formidable, hay una especie de
tranquilidad en su postura. No solo suena confiado.
Sabe que tiene en control.
Doy un paso atrás, deslizándome de nuevo al pasillo cuando los pasos calculados
del hombre atraviesan la clase, hacia el lugar donde se encuentra Santino. Considero
salir, quizá regresar más tarde, sin querer interrumpir lo que es esto, pero... realmente
necesito mi teléfono.
Y vaya si la curiosidad puede más. ¿Qué quiere este hombre?
—No lo tengo —dice Santino, su voz casual, como si el intimidante hombre no le
afectara—. No ha llegado a mis manos todavía.
—Esa no es la respuesta que quería oír.
Antes de que Santino pueda responder, un zumbido suave resuena a través de la
habitación, haciendo vibrar el suelo. Mi mirada se dirige hacia el sonido, veo mi
teléfono debajo de la mesa donde me senté a hacer el examen. Alivio me recorre cuando
lo veo. El sentimiento es rápidamente reemplazado por ansiedad. El hombre gira la
cabeza en dirección del sonido, dándome un breve vistazo de su perfil. Parece hacer
una pausa por un instante, escuchando mi teléfono, antes de darse la vuelta por
completo hacia la puerta.
Para mirarme.
1 Me lanzo fuera de la vista, no queriendo ser atrapada espiando.
7 Tenso silencio pasa hasta que mi teléfono deja de zumbar.
—Volveré por eso —dice el hombre después de un momento.
—Lo sé. —La voz de Santino es tan suave que apenas puedo oírla—. Sé que lo
harás.
Pasos comienzan a sonar a través de la habitación, rumbo a mí. Presa del pánico,
me doy la vuelta, tratando de ser silenciosa al tiempo que me adentro al pasillo, girando
en la esquina y haciendo una pausa. Me inclino contra la pared, distraídamente observo
dentro de mi mochila, fingiendo ocuparme con algo. Oigo cuando se dirige por el
pasillo, a la puerta principal, mi corazón late con fuerza en el pecho al escuchar el
sonido de sus pasos calculados.
Tranquilamente dobla la esquina más cercana. Mis ojos se dirigen a sus brillantes
zapatos negros de vestir, mi estómago se hunde cuando se detienen antes de llegar justo
delante de mí.
—¿Es tuyo?
Alzo la vista, vislumbrando su rostro por primera vez. Santa mierda, no es lo que
esperaba; sin embargo, es todo lo que siempre esperé que sería alguien tan llamativo. Es
mayor, con treinta, por lo menos, quizás cerca de los cuarenta, pero su piel tiene un
brillo juvenil. Hay una capa de largo vello en su mandíbula como si no se hubiera
molestado en afeitarse en días. Su cabello castaño no es corto, pero tampoco largo, con
una maraña de rizos. No debe pasar mucho tiempo perfeccionando su peinado, o
simplemente se levanta de la cama de esa manera.
De cualquier forma, me impresiona.
A pesar de que tal vez (espero que no) es mucho mayor que yo, tengo que
admitir que es guapísimo. Tan bien parecido, de hecho, que no puedo evitar comérmelo
con los ojos. Después de un largo rato de prácticamente desvestirlo con los ojos, miro
sus brillantes ojos azules. Arquea una ceja. Probablemente sería cómico si no fuera tan
condenadamente sexy.
—¿Es tuyo? —dice de nuevo.
No es hasta que repite la palabra que siquiera me doy cuenta de que sostiene
algo. Me congelo, divisando el familiar celular con el brillante estuche rosado en su
palma. Su mano empequeñece el teléfono, sus dedos son fuertes y resistentes, con las
puntas callosas, la piel llena de cicatrices. No sé lo que hace este hombre, pero utiliza las
manos.

1 Mucho.

8
—Oh, uh, sí. —Extiendo la mano, vacilando antes de tomárselo—. ¿Cómo has…?
No termino la pregunta, y él no la responde. En su lugar, una pequeña sonrisa
tira de la comisura de sus labios, dejando al descubierto una serie de profundos
hoyuelos en lo que deja caer la mano. Se queda allí por un momento, mirándome, es por
lo menos quince centímetros más alto que yo. Me observa fijamente, como si me
estudiara para un examen.
Podría aprobarlo por la fuerza de su mirada.
Sacudiendo la cabeza, el hombre se aleja, sin decir una palabra más.

—Hola, soy yo —susurro en el teléfono después del pitido. Mi madre


probablemente es la última persona en el mundo que usa una vieja grabación en la
contestadora—. Solo te regresaba la llamada. Así que, uh, llámame cuando tengas la
oportunidad. ¡Te quiero!
Melody se ríe cuando cuelgo. Ella se encuentra parada delante del espejo,
arreglándose el cabello, ya vestida para la noche en Timbers, la que técnicamente
todavía no he aceptado. Se ve ridícula, cubierta del color neón y con una diadema como
si acabara de salir de un musical de Olivia Newton John. —¿Cómo está mamá Reed?
Me encojo, dejando el celular sobre mi escritorio. Fue ella la que estuvo
llamándome cuando se encontraba en el salón de clases.
Melody no espera ningún tipo de explicación, se vuelve hacia mí cambiando de
tema. —¿Qué llevas puesto?
—Uh… —Me miro—. Ropa.
—No ahora. Quiero decir, esta noche.
—Ropa —repito. ¿Qué otra maldita cosa podría usar?—. Lo más probable es que
unos vaqueros y…
—¿Vaqueros? —jadea, interrumpiéndome—. Oh, no, no… eso no funcionará.
Va directamente a mi armario, deslizando la puerta para abrirla así puede revisar
mi ropa. No hay mucho ahí, al menos no comparado con su lado. Tengo que lavar mi
ropa cada dos semanas, o andaré desnuda, aunque sé con bastante seguridad que ella

1 tiene suficiente ropa metida en su armario para que le dure todo el año.
La ropa sucia que la rodea parece confirmarlo. Menos de tres metros que separan
9 su cama de la mía, toda su mitad de la habitación es una montaña de pertenencias
esparcidas al azar donde haya espacio, mientras que mi mitad tiende a ser un poco más
que un sendero abierto llevándola a la puerta.
No es posible que seamos más diferentes. Melody es un fuerte tornado y yo,
fácilmente, me acomodo en mi rol de actuar como de la Guardia Nacional y limpiar sus
desastres.
Es difícil creer que solo nos conocemos desde hace algunos meses. Nos mudamos
a inicios del primer año, completas extrañas, accediendo a vivir juntas virtualmente en
un vestidor grande. Melody lo hizo para la formación de carácter, dice. Yo, porque no
tenía otra opción.
¿Dónde hallaría un lugar para vivir en Manhattan por cuatro mil al semestre? En
ningún lado.
—Tienes, como, nada aquí —se queja Melody, moviéndose de mi armario a mi
tocador. Para su gran decepción, hay incluso menos en ese lado. Rindiéndose, se vuelve
abriendo su vestidor para luchar contra la avalancha de tela—. Por suerte para ti,
usamos el mismo talle.
Tengo un poco más de trasero y muslos, pero se burla cuando lo menciono, como
si los presumiera. Melody es francamente hermosa, lacio cabello rubio y ojos
extrañamente verdes. Parece como si perteneciera a la pasarela de Victoria’s Secret.
Cuando no luce como una Barbie Neón, claro.
Saca ropa y me la lanza. Hago una mueca. Spandex. —Estás muy preparada para
todo esto, ¿verdad?
—Uno tiene que estarlo —dice, vuelve a prestar atención al espejo—. Nunca
sabes lo que la vida puede tirarte.
Esas palabras me llevan de vuelta a hace una hora, al pedazo de hombre que
encontré en el salón de clases de filosofía. No se lo menciono a Melody. No sé bien por
qué. Probablemente porque no es nada.
O tal vez porque me hubiera gustado que hubiera sido algo.
De cualquier manera, me lo guardo, sellado en mi interior, donde es solo mío.
Hablar de ello significa racionalizarlo; cuando, en cambio, prefiero dejarlo hervir a
fuego lento.
La realidad nunca es tan fascinante como la fantasía.

2 Horas más tarde, estoy de pie delante del espejo, el ceñido traje de spandex negro
me hace sentir como una salchicha metida en su envoltura. Sobre la parte superior de la
0 misma llevo una camiseta color rosa sexy de gran tamaño, que cae dejando al
descubierto uno de mis hombros, lo complemento con un par de calentadores de pierna
color azul. Podría haber pasado por ropa de gimnasio si no estuviera usando tacones
altos y negros, mi cabello castaño ondulado a alturas insondables, mi cara cubierta de
maquillaje.
—Me veo como el payaso bozo —me quejo, mirando mi reflejo en el espejo.
Brillante sombra de ojos azul y lápiz labial rosa fuerte no van bien juntos, no importa lo
que Cyndi Lauper podría haber pensado de vuelta en 1983.
—Te ves sexy —dice Melody, golpeándome el trasero cuando se pavonea
pasándome, dirigiéndose a la puerta. Se ha cambiado de nuevo, probablemente por
quinta vez, estableciéndose en lo que parece un vestido de fiesta con volantes azules—.
¡Vamos, la fiesta te espera!
Agarro mis cosas, metiendo todo en mi sujetador ya que no tengo bolsillos y sigo
a Melody antes de que tenga tiempo de cambiar de idea. Timbers se halla justo bajando
la calle de los dormitorios, un lugar para tambalearse por pocos minutos a las cuatro de
la mañana camino a casa. Luce oscuro ahora, el aire volviéndose frío por la puesta del
sol, la temperatura más típica de marzo crepitando. No parece desconcertar a Melody,
pero yo tiemblo.
Mis pasos se estancan. —Debería traer mi bufanda.
—Por favor —dice Melody, deslizando su brazo alrededor del mío, tirando de
él—. No va con ese traje.
—Nada va con este traje —señalo.
Se ríe, dándome una mirada divertida a medida que paseamos por la calle. La
música se vierte fuera de la puerta del Timbers, llena de actividad a quince minutos
antes de las nueve. Nos ponemos en la fila, esperando a lo largo del edificio de ladrillo
sucio en tanto Melody acomoda su cabello, fijándolo con el arco gigantesco que utiliza
como una diadema. Cuando es nuestro turno, saco de mi sujetador la identificación y la
entrego al guardia de seguridad en la puerta, un hombre corpulento con un grueso
acento de Long Island. Lo mira y luego a mi antes de regresármelo.
Mientras la guardo de nuevo, el hombre saca un marcador permanente y tira el
tapón con los dientes. Los gases tóxicos queman mis fosas nasales cuando lo agita en mi
dirección y sostiene mi mano para poder marcarme una gran equis en la piel.
La miro fijamente entretanto me hago a un lado.
2 Melody, al contrario, obtiene una pulsera verde lima. Sonríe, sosteniéndola para
1 que la vea. Solo tiene diecinueve años, no mucho mayor que yo, pero su identificación
falsa la pone en la edad madura de veintiuno.
Saco la lengua cuando se ríe, deslizando su brazo alrededor del mío otra vez y
arrastrándome dentro. El bar está decorado en un conjunto de recuerdos ochenteros,
carteles de cine adheridos a las paredes mientras El Club de los Cinco se reproduce en
silencio en una gran televisión.
Nos dirigimos a la pista de baile, donde los New Kidsonthe Block se escuchan con
fuerza desde los altavoces. Nos perdemos en un mar de color, cabellos rizados y
chaquetas de cuero, rodeadas de princesas y aspirantes a chulos pop en gafas de sol
negras.
La música cambia y continúa mientras nos introducimos en la multitud para
bailar. De Vainilla Ice a Mc Hammer, Madonna a Posion, el bajo fluye por mis venas como
sangre, con adictiva adrenalina, a medida que las letras pasan sobre mí, gritos
entusiasmados de la gente mayor de la universidad, de no nací en los ochenta, pero
joder si no lo seguimos amando. Es como regresar en el tiempo, de vuelta a otra década,
y dejando nuestra huella en un momento que no pudimos vivir.
Melody consigue bebidas, bebida tras bebida, tras bebida, algunos pagados, otros
comprados por los chicos en el club que esperan que la noche no termine aquí. No sé
bien de dónde provienen la mitad de ellos, o incluso lo que son, para ser honesta, pero
sé con certeza que no tuve que pagarlos, así que no me importa.
Robo sorbos cuando nadie mira, necesitando el impulso en lo que bailo con mi
corazón, girando y saltando, riendo y tratando de mantenerme sobre mis dos pies
mientras el alcohol se filtra dentro.
Soy un desastre sudoroso, me arden los pies, los zapatos me hacen doler los
dedos de los pies cuando finalmente ya no veo a mi amiga. La última vez que lo hice,
hablaba con una imitación de Maverick, directamente de la película Top Gun, los dos
calientes y pesados, a la mitad de la zona de peligro.
Me quedo allí por un momento, respirando con dificultad y me limpio el sudor
de la frente con el reverso de la mano. Las marcas negras aún son fuertes, ni siquiera
manchadas en lo más mínimo, pero hace mucho tiempo renuncié a la fachada de no
beber, una copa medio llena de algo en mi mano, comprada y pagada por Maverick.
No parecía feliz cuando se lo robé a mi amiga.
Echo un vistazo alrededor en el momento que sorbo, moviéndome a través de la
2 multitud, buscando el vestido de fiesta con volantes azules, pero no anda por ningún
lado. No se encuentra en la pista de baile, ni en el bar y tampoco en la cola para el baño.
2 El aire se siente denso y cargado y me siento mareada, como si no recibiera suficiente
oxígeno. Suspirando, me tomo el resto de la bebida y lanzo la copa en lo que hago mi
camino a la salida, pasando a la gente del pasado para abrirme camino a afuera.
Respiro profundo tan pronto como me paro en la acera, el aire de la noche fría se
siente como si pequeñas agujas me golpearan la piel al tiempo que mi cuerpo se adapta
al cambio brusco de temperatura. Es tarde… la una, tal vez dos de la mañana por lo que
puedo decir, las calles todavía viven, pero con unos pocos en la fila para entrar.
Melody tampoco está aquí.
El gorila me ve peculiarmente. Doy un paso lejos de la puerta, lejos de él para
meter la mano en mi sujetador, agarrar mi teléfono y llamar a Melody. Este se desliza de
mi mano junto con mi identificación, cayendo al suelo. Aguanto la respiración cuando
el teléfono golpea la acera con un fuerte crujido.
—No, no, no —grito, agachándome para levantarlo. Echo un vistazo a la
pantalla, haciendo una mueca al largo arañazo irregular por la mitad—. Oh, mierda.
Con el ceño fruncido, busco mi identificación, pero antes de que pueda agarrarla,
alguien más llega primero. Frunciéndolo más, levanto la mirada, esperando que sea el
entrometido portero.
Lo que veo casi hace que me caiga.
Es él.
Él, todo metro ochenta y algún cambio en su glorioso cuerpo, todavía vestido con
su traje completamente negro, se ve igual a como lo hacía hace horas. Debería
alarmarme, pero solo siento un ligero cosquilleo corriendo por mi columna vertebral,
un vago sentido de conciencia de que en una ciudad de casi dos millones de personas,
las probabilidades de alguna vez chocar con él en dos ocasiones son casi nulas, y mucho
menos en un día.
Quizás es el destino.
O tal vez estoy en problemas…
Se encuentra ahí de pie, mirando mi identificación, antes de que sus ojos azules
se desplacen a mí. Me pongo de pie de nuevo, balanceándome, mi cabeza girando, todo
a mi alrededor ralentizado. Es difícil pensar con claridad, el alcohol pateando en mi
interior. He bebido antes, pero esto… esto no es lo que acostumbro. Estoy mareada, y
sudorosa, y vaya si no me siento como si pudiera vomitar.
Por favor, no vomites.

2 —Esa es una terrible foto —murmuro, en lo que sus ojos se desplazan una vez
más a mi identificación. Me mira fijamente por un momento, un momento que se siente
3 como una eternidad mientras trato de no desmayarme en la acera, antes de que él la
sostenga hacia mí.
—No hay nada malo con la foto, Karissa.
Agarro mi identificación guardándola de nuevo a medida que la alarma
finalmente se hunde dentro. —¿Cómo es que tú…? —Niego con la cabeza, el
movimiento mareándome más. Mi visión se desdibuja durante un segundo, un segundo
donde me temo que no volverá—. ¿Cómo sabes mi nombre?
Mi voz sale como un graznido tenso, y aunque mi visión es borrosa, veo su frente
plegarse en confusión. —Está en tu identificación.
Oh. Quiero decirlo en voz alta, pero parece que ya no puedo hacer que mis labios
funcionen. Parpadeo rápido, tratando de respirar profundamente, pero es inútil.
Ninguna cantidad de aire me va a mantener a flote cuando me estoy cayendo. Mis
rodillas tiemblan, todo se vuelve color negro.
BAM.
2
Traducido por Liillyana & Miry GPE
Corregido por Key

Almizcle.
Me rodea, infiltrándose en mis sentidos mientras me arrastro hacia la conciencia.
Huele a tierra, madera y acuáticos, todos de sexo masculino con un toque de dulzura.
Parece flotar a mi alrededor en una ligera brisa que puedo sentir en mi piel, cálida y
fragante, y...
Oh Dios mío, es perfume.
Mis ojos se abren cuando ese pensamiento me golpea, el olor es fuerte a medida
que despierto. Parpadeo unas cuantas veces, miro hacia un extraño techo blanco. Un
ventilador gira justo por encima de mí, ajustando lentamente mis ojos puedo seguir las

2 cuchillas, el aire sopla contra mi cara. La habitación es tenue, tenue luz que entra por
una ventana.
4 Cerca del amanecer, tengo entendido, por el brillo de color naranja suave que
baña parte del piso.
¿O es la oscuridad?
Mi corazón se acelera en mi pecho, cada latido es doloroso, ya que parece
centellar a través de mi cuerpo. Estoy dolorida, mi cabeza golpeando al ritmo de mis
latidos. Burbujas de pánico en mi interior que trato de ignorar, las hago retroceder, pero
no sirve de nada. No tengo ni idea de en dónde estoy, ni idea de cómo llegué aquí, o
cuánto tiempo he estado en este lugar. Estoy confundida, dolorida, desorientada...
Y mi vejiga se siente como que está a punto de explotar.
Poco a poco, me siento en la cama. Que es digna de un rey, mucho más grande
que cualquier cama que he tenido. El colchón se siente como mullidas nubes y un
embriagador aroma se aferra a las almohadas y las sábanas. Todo es blanco brillante,
fresco y limpio; y me gustaría pensar que es una habitación de hotel, con la forma
impersonal que se siente, si no fuera por el hecho de que no hay un maldito baño en los
alrededores.
Esfuerzo a mis oídos para escuchar, pero está mortalmente silencio, excepto por
el suave sonido del silbido de aire del ventilador. Mi pánico se alivia un poco cuando
veo que estoy todavía completamente vestida, vestida con las espantosas ropas
ochenteras de la noche anterior.
Eso fue ayer por la noche, ¿verdad?
Al pensar qué debo hacer, oigo pasos a la distancia, calculado y exagerado a
medida que se acercan. Aguanto la respiración cuando la manija a través de la sala se
gira, la puerta se abre.
Oh, mierda.
Oh, mierda.
Oh, mierda.
¿En qué me he metido?
En el momento en que lo veo, los recuerdos empiezan a llegar. El bar, bailar,
beber, salir afuera buscando a Melody; pero de alguna manera lo encuentro a él allí.
Recuerdo mirarlo, hablar con él, y entonces no hay nada.
Estoy dibujando un espacio en blanco.
Lleva exactamente lo mismo que la última vez que lo vi, sin embargo, sigue sin
haberse cambiado.
2 O quizás trajes negros son todo lo que posee.
5 Vacila en la puerta cuando me ve sentada, con la mano sin soltar la manija, pero
después de un momento la suelta y da unos pasos hacia mí. Instintivamente, agarro la
manta y tiro de ella hacia arriba, protegiéndome, a pesar de que todavía estoy vestida.
El acto lo hace dudar un segundo tiempo. Hace una pausa, y mira, pero no habla.
No estoy segura de qué hacer o decir, o cómo me debo sentir o incluso
malditamente que pensar, así que solo me quedo atrás. Embarazoso.
Después de un momento, la comisura de sus labios se eleva, revelando el
profundo hoyuelo. —Estás despierta.
—Lo estoy.
Ugh, mi voz suena como un papel de lija y se siente como en carne viva.
—Estaba preocupado —dice—. Has estado inconsciente por un tiempo.
—¿Dónde es esto? —Doy un vistazo alrededor de la habitación con ansiedad—.
¿Dónde estamos?
—En mi casa.
Su casa. Oh, Dios... —¿Cómo…?
—Estabas drogada.
Esas palabras me estancan cayéndome en el estómago. Me embobo en él.
¿Drogada? ¿Yo me encontraba drogada? Ese pánico emerge otra vez tan rápidamente
que puedo sentirlo brutalmente como bilis que me quema la garganta. —¿Tú me
drogaste?
Su expresión cambia, toda la diversión muere por mi pregunta. Tensa su
mandíbula, sus ojos entrecerrados, sus fosas nasales dilatadas mientras me mira con
una ira que hace que me hele la sangre. —No te hice nada.
—Yo... no quise decir... —Tirando de mis piernas, trato de doblarme en mí
misma, deslizándome fuera de su tono—. No lo sabía.
—Te arrastrabas y luchabas para ponerte de pie cuando me encontré contigo —
dice—. Tu respiración era poco profunda, tus ojos se hallaban distantes y confusos, no
podías sostenerte. Estabas inconsciente en la acera, y tu pulso era lento. Prácticamente
tenías puesto un signo, cariño. Drogada.
La palabra “cariño” se desliza de su boca con facilidad, pero hay poco afecto en
la misma. Su tono frío hace que un escalofrío baje por mi espalda. El hombre es intenso.
—Así que, uh, ¿me trajiste a tu casa? —pregunto con incredulidad—. ¿Al verme
2 en ese estado?

6 —¿Qué otra cosa podía hacer? —pregunta, arqueando una ceja en cuestión—.
Llevarte al hospital, a la policía, después de que habías estado bebiendo... menor de
edad, sin embargo.
—Podrías haberme llevado a casa.
—Pude haberlo hecho... si hubiera sabido dónde era. Estabas sola, y tu licencia
enumera un apartado postal al norte del estado. Podría no muy bien dejarte en la
oficina de correos en Syracuse, ahora ¿iba a hacerlo?
—No —le digo. No pienso en eso. Nunca me he tomado la molestia de tener que
cambiar mi dirección. No he vivido en Syracuse desde ciertamente después de que
consiguiera mi licencia a los dieciséis años.
—Así que te traje aquí —continúa—, porque no podía, conscientemente dejarte
por ahí.
Lo miro cuando esas palabras se hunden dentro de mí. Ignorando el hecho de
que estoy en la casa de un extraño, en la cama de un extraño, sin recuerdos de cómo
llegué aquí, siento un peculiar sentido de alivio. Si lo que dice es cierto, es mi salvador...
mi caballero de brillante armadura, incluso si me niego a aceptar el rol de damisela en
apuros.
—Gracias —digo—. Yo, eh... Soy Karissa.
Sabe mi nombre, pero se siente como lo correcto a hacer, presentarme. Tal vez
será un poco menos difícil, si no es un completo desconocido para mí.
—Mi nombre es Ignazio.
Mi ceño se frunce en confusión con su único nombre, mi reacción causando que
su expresión endurecida se rompa. Sonríe de nuevo, esta vez dejando escapar una risa
ligera.
—Puedes llamarme Naz, si tú prefieres —dice él.
—Naz. —El nombre suena raro en mi lengua—. Nunca he conocido a un Naz
antes.
—Me gusta pensar que soy único en su especie.
Me mira, y una vez más, no estoy segura de qué decir. Me siento como una tonta,
aquí sentada, envuelta en las sábanas que huelen tan masculino, como imaginando
conseguir oler si me acerco lo suficientemente para inhalar el olor de él. Aunque mi
corazón se ha ralentizado y disminuyo mi ansiedad, me duele la cabeza como un hijo de
puta.

2 Y por no hablar de que todavía tengo que hacer pis.

7 —Yo... —Siento que mis mejillas se ruborizan—. ¿Tienes un cuarto de baño que
pueda usar?
Asiente, rompiendo el contacto visual, y se vuelve hacia la puerta detrás de él. —
Al final del pasillo, la última puerta a la izquierda.
Salgo de la cama, con las piernas tambaleantes cuando me pongo de pie. Caray,
¿cuánto tiempo he estado inconsciente? Agacho la cabeza, incapaz de mirar a Naz, me
escabullo por delante de él, al final del pasillo. El cuarto de baño es enorme, todo de
color blanco brillante al igual que el dormitorio, el suelo de mármol es frío bajo mis pies
descalzos. La luz me quema los ojos cuando le doy la vuelta, y entrecierro los ojos,
tratando de adaptarme a la luminosidad. Me ocupo de mis asuntos, gimiendo cuando
alcanzo a ver mi reflejo en un espejo después.
Me veo como la muerte.
Tengo los ojos inyectados en sangre, el maquillaje manchado por toda la cara,
una gran mancha de color estropea mi piel. Mi cabello enredado es poco más que un
nido de ratas encaramado en la parte superior de mi cabeza, y todavía estoy llevando el
spandex olvidado por Dios sabe dónde.
Haciendo una mueca, trato de arreglarme, salpicando agua en mi cara y pasando
los dedos por el pelo, pero hace muy poco para ayudar. Renuncio, voy a salir, mis pasos
sin prisas.
Estoy en ninguna prisa para mirarlo de nuevo, sabiendo cómo me veo.
Todavía está de pie justo en la puerta de la habitación, con las manos en el
bolsillo, su postura llena de gusto. No es en absoluto incómodo tener a una chica
extraña en su casa... en su dormitorio.
¿Hay algo que le molesta?
Se vuelve, me llama la atención cuando me acerco a la puerta, pero se detiene
allí, no vamos a volver a esa habitación.
—Normalmente no me veo de esta manera —le digo, haciendo un gesto hacia mí
misma, sintiendo la necesidad de explicar mi desastre de apariencia.
Sonríe de nuevo. Tiene una sonrisa agradable, del tipo sexy, pero no demasiado
amable. Es genuino, nada forzado al respecto. Sonríe sinceramente. No sé mucho acerca
de este hombre, pero no parece ser del tipo que hace algo solo por hacerlo.
—Lo imagine —dice, sus ojos me observan sonrojando de nuevo mis mejillas—.

2 Noche ochentera.
—Sí.
8 —Como un hombre que estaba cerca de ese entonces, te puedo decir que la
mayoría de la gente no se viste de esa manera.
—Uf, lo sé. Eran la moda los pantalones vaqueros desgastados y hombreras, ¿no?
—Sí.
Lo observo curiosamente, volviendo a intentar adivinar su edad. Cuando sonríe,
sus ojos se arrugan, pero no se marcan las arrugas. —¿Así que te acuerdas bien de los
años ochenta?
—Bastante bien.
—¿Qué edad tenías en ese entonces?
Eso es mejor que preguntar cuántos años tiene, ¿no?
Una mirada entretenimiento destella en todo su rostro que me dice que entendió
lo que pregunté.
—¿Qué edad crees que tenía?
No me atrevo. —¿Un adolescente?
—Cerca.
Mi estómago se hunde. Ugh. —¿Mayor?
—Joven.
¡Menos mal!
—Entonces eso significa que estás cerca de los... —Trato de hacer las cuentas en
mi cabeza, pero todavía parece que hay una niebla asentada sobre mí—. ¿Cuarenta y…?
Jesús, tiene cuarenta.
—Voy por los treinta y siete años.
Treinta y seis, entonces. Eso le hace dieciocho años mayor que yo.
Ugh, dieciocho años.
Es el doble de mi edad.
—Bueno, gracias, Naz —digo en voz baja, sintiéndome inadecuada. Es todo un
hombre, y yo soy probablemente nada más que una tonta niña indefensa para él—. En
serio, te lo agradezco.
Él simplemente asiente.
2 Aparto la mirada y luego, mirando alrededor de la habitación, busco las

9 pertenencias que me faltan, pero no están por ningún lado. La habitación se ha


aligerado considerablemente en los últimos minutos, envolviendo todo en el suave
resplandor. Todavía es temprano, pero Melody tiene que darse cuenta de que
desaparecí.
—¿Sabes dónde está mi teléfono? —pregunto.
Asiente, sacándolo de su bolsillo. —Parece que haces un hábito el perderlo.
—Sí, supongo que sí —digo, agarrándolo—. ¿Cómo sabías que era mío, de todos
modos?
—Lo tenías contigo.
—No, antes de eso —digo—. En el aula del profesor Santino.
—Ah. Te escuché preguntando por él.
—¿Me escuchaste?
—Lo hice —confirma—. Entraste por la puerta y dijiste “mi teléfono”.
Lo miro con incredulidad, apretando mi teléfono, pasando mi pulgar por el
arañazo irregular abajo de la pantalla. Espero como el infierno que todavía funcione,
porque no tengo dinero para reemplazarlo. Apenas puedo pagar la maldita factura. —
Tienes que tener una gran audición.
—Sí, la tengo —dice, caminando hacia mí. Me quedo quieta mientras me pasa, su
brazo roza el mío, la colonia conocida flotando a mí alrededor, aferrándose a él del
mismo modo que se aferra a su cama—. No mucho se me escapa, Karissa.
Se aleja, y lo veo desaparecer por el pasillo bajando unas escaleras. Mirando
hacia abajo a mi teléfono, trato de encenderlo; pero está muerto, la pantalla está en
negro.
Suspiro y aparto la mirada, no tengo más remedio que seguir a Naz hacia abajo.
La casa de dos pisos es grande y en su mayoría vacía, completamente
amueblada, pero escasamente decorada. Mis ojos observan las habitaciones ya que
camino con dificultad hacia ellas. Veo mis zapatos en la sala de estar y me deslizo en
ellos. Ahora todo lo que necesito es mi identificación.
—Aquí —dice Naz, recogiendo mi licencia de una mesa y me la extiende, como si
hubiera leído mi mente—. Creo que eso es todo lo que tenías contigo.
—Lo es —confirmo, tomándola—. Yo... tengo que irme.

3 Me vuelvo nerviosamente hacia la puerta, cuando se aclara la garganta. —


¿Quieres que te lleve?
0 Dudo. —¿Un aventón?
No me parece hasta entonces de que podía estar en cualquier parte.
—Sí —dice—. Puedo llevarte de vuelta a la ciudad.
Jesús, ¿ni siquiera estoy en Manhattan?
—Uh, sí, claro. Está bien.
Resulta que estamos en Brooklyn, un barrio de clase alta en la esquina suroeste
de la ciudad. La casa de Naz es más grande que la mayoría de las otras en la calle. Me
pregunto lo que hace para ganarse la vida para poder pagarlo. Sin embargo, no
pregunto. Me siento bastante fuera de lugar, sin tener que conocer a mi príncipe azul
que es un heredero real en cierta especie de trono.
Un elegante Mercedes negro está estacionado en la calzada, rugiendo a la vida
cuando Naz aprieta un botón de sus llaves. Encaja con el coche muy bien, a la vez
impresionante y francamente magnífico. Me siento aún más pequeña sentada en el
asiento del pasajero, no habla cuando nos conduce a través de Brooklyn.
—¿Tienes hambre? —pregunta finalmente, no me da tiempo para responder
antes de llevar el coche a un Starbucks—. ¿Qué quieres?
Quiero decir nada, pero mi estómago produce un rugido, y estoy bastante segura
de que puede oírlo. Suena como moliendo los engranajes. —Justo lo que tú pidas,
supongo.
Arquea una ceja. —¿Qué pasa si no pido nada?
—Entonces pídeme algo más... algo de chocolate.
Se ríe, bajando la ventanilla para ordenar: dos cafés, cargados con crema y
azúcar, y un bollo de chocolate. Le doy las gracias cuando me entrega lo mío, pero se
encoge de hombros como si nada.
—Entonces, ¿a dónde te llevo? —pregunta cuando se aleja hacia el tráfico.
—Universidad de Nueva York —digo—. Me quedo en los dormitorios.
Es un paseo de veinte minutos a nuestra parte baja de Manhattan. Tomo mi bollo
y sorbo de mi bebida y trato de pensar en algo, cualquier cosa, excepto por la realidad
de en qué me había metido.
En el momento en que llegamos allí, me siento insignificante, poco más que un
caso de caridad que ha recogido de las calles. Lleva el Mercedes alrededor de la esquina
y a un garaje de estacionamiento adyacente, deteniéndose allí y deslizando el coche en

3 el parque, bloqueando la entrada.


—Gracias de nuevo —digo nerviosa, desabrochando el cinturón de seguridad y
1 alcanzando la manija de la puerta—. En verdad.
No le doy tiempo para responder... esto es bastante incómodo sin la conversación
forzada. Salgo, agarrando mi café, y cierro la puerta detrás de mí. Antes de que pueda
irme, baja la ventana, y dice en voz alta—: Karissa.
Me doy la vuelta, preguntándome por qué no me lo puede hacer fácil, y me
congelo cuando veo el objeto de color rosa en su mano extendida.
Mi teléfono.
¿En serio?
Suspirando, doy un paso atrás de esa manera y extiendo mi mano a través de la
ventana abierta, agarrándolo. Trato de alejarme, pero toma mi mano, apretando con
fuerza. No me duele; pero me quedo en su lugar, su piel cálida y áspera al tacto.
—¿Un consejo? —dice—. Ten cuidado en quien confías. No siempre puede haber
alguien allí para salvarte.
—Yo... —Esas palabras son escalofriantes. No tengo ni idea de qué decir—. Está
bien.
Me suelta, su mano agarrando la palanca de cambios para poner el coche en
marcha atrás. Retrocedo unos pocos pasos, lejos del coche.
—Llámame alguna vez —dice—. Sería lindo saber cómo te ves sin esas ropas.

—Karissa, es tu mamá... lo siento perdí tu llamada...


—Oye, chica, ¡llámame cuando tengas oportunidad!
—Han pasado un par de horas y no he sabido nada de ti, cariño. Espero que todo esté
bien. Llámame.
—Karissa, estoy empezando a preocuparme... llámame, por favor.
—Lo juro por Dios, Karissa Maria, si no me llamas ahora mismo...
—Eso es todo. Estás castigada. Por siempre.
Suspirando, cuelgo y me quedo mirando la pantalla de mi teléfono. Todavía
3 funciona, por suerte, una vez que lo tengo conectado y cargándose. Volvió a la vida con
la grandiosa cantidad de treinta y dos llamadas perdidas, unas cuantas de Melody,
2 preguntándose dónde me hallaba, pero la mayoría de mi madre. Pasó de pedir a
suplicar a amenazar todo en el lapso de unas pocas horas.
Me sorprende que no haya llamado a la policía para denunciar mi desaparición.
Pensándolo bien, probablemente lo hizo.
Si alguna vez dan un premio a la madre sobreprotectora de año, Carrie Reed lo
ganaría, sin duda. Durante dieciocho años, me mantuvo bajo llave, siempre a dos
segundos de distancia de un colapso nervioso cada vez que me alejaba de su vista
durante demasiado tiempo. Era un paquete envuelto en plástico de burbujas marcado
como “frágil”, no doblar, no romper. Nos mudábamos tanto que me era difícil hacer
amigos. Ella se inquietaba, siempre necesitando pasar a otra cosa —una nueva ciudad,
un nuevo pasatiempo, y nueva gente— mientras yo solo quería tener nada más que
algún lugar al que pudiera llamar hogar.
A pesar de las mudanzas, empezar de nuevo prácticamente todos los años y la
educación en casa en los muchos lugares en que vivimos, mi solicitud y examen de
admisión fueron suficientes para colocarme en la lista de espera de la Universidad de
Nueva York. Imaginé que era inútil y casi abandoné, cuando en el último minuto se
abrió un lugar y me ofrecieron el ingreso.
Mamá lloró cuando le informé. Pensé que se pondría feliz, pero sollozaba y
suplicaba, pidiéndome que reconsiderara el mudarme a la ciudad de Nueva York. Le
dije que tenía que seguir mi corazón, seguir mis sueños. Eventualmente dio marcha
atrás, pero nunca aceptó completamente mi partida.
Problemas de abandono, supongo. Mi padre la abandonó cuando se encontraba
embarazada, y no creo que sea la misma desde entonces. Solo recuerdo vagamente ver
una fotografía alguna vez, un destello de una cara con bigote, una descolorida vieja foto
Polaroid con un nombre garabateado en la parte inferior: John. No me molesta —no
puedo extrañar a alguien que nunca tuve, no puedo llorar a alguien que no conozco—
pero sé que ella siente la pérdida.
Lo sé, porque la he escuchado llorar, murmurándole cuando está en su
habitación, como si pudiera oírla dondequiera que se encuentre.
No puede tenerlo, así que se sobre compensa conmigo.
Me acosté en mi cama, demasiado exhausta como para hacer mucho más que ese
movimiento. Mi cama huele débilmente a detergente para la ropa, pero yo huelo a él. La
esencia perdura en mi ropa por dormir enredada en las sábanas. Es una parte de la
razón por la que no me he molestado en ducharme, o cambiarme... la otra parte es

3
porque difícilmente puedo pensar con claridad para funcionar. Los mensajes de mi
madre ya se resbalan de mi mente en tanto las palabras de Naz se arrastran de regreso,

3 repitiéndose una y otra vez, como un CD rayado.


Sería lindo saber cómo te ves sin esas ropas. Solo miré boquiabierta al coche a medida
que se alejaba, desapareciendo en el tráfico. Me había visto usar algo más que un
ridículo traje extravagante de los ochentas... la primera vez que me vio, vestía
normalmente.
No fue hasta que me hallaba en el ascensor, subiendo a mi habitación en el piso
decimotercero, que el doble significado detrás de esas palabras me golpeó. Sería lindo
saber cómo te ves sin esas ropas.
Santa mierda, ¿se refería a desnuda?
Me hallaba tan sorprendida que se me cayó el teléfono. Por supuesto.
Suspirando, traté de alejarlo de mis pensamientos, me giré hacia mi teléfono y
me desplacé por mis contactos. Tengo que llamar a mi madre antes de que realmente
llame a la policía. Encuentro su nombre, Mamá, cuando mi dedo vacila, mis ojos se
dirigen al nombre justo debajo de ella. Naz.
Lo miro fijamente. Guardó su número en mi teléfono ayer en algún momento. No
recuerdo que eso ocurriera, pero eso no es sorpresa, considerando que no recuerdo la
mayor parte de la noche anterior. Me pregunté cómo se suponía que lo llamaría y me
encogí de hombros olvidándome de todo el asunto, pero ahora algo se agita dentro de
mí… la ansiedad, mezclándose con la excitación. Mariposas revolotean rápidamente en
mi estómago. Quiero gritar, chillar, vomitar. Antes, era coqueteo inofensivo, pero
ahora... Jesús, ahora puedo llamarlo.
Oh Dios, no... no puedo. No puedo llamarlo.
¿Puedo?
Permanezco encerrada en un debate interno, tratando de racionalizar esos
sentimientos, cuando mi teléfono empieza a sonar, el nombre de mi mamá aparece
antes de que pueda presionar el botón para contestarle. Lo respondo, colocando el
teléfono en mi oído. — Oye, mamá, estaba a punto de llamarte.
—Karissa, ¿dónde te has metido? ¡He estado preocupada!
—Lo siento. Yo, ah... —Salí a beber anoche, me drogaron y desperté en la cama
de un tipo extraño con una tremenda resaca. Ya sabes, todas esas cosas por las que te
preocupabas de que pudieran pasarme cuando me mudé a Nueva York, pero te dije que
solo ocurrían en las películas. —Se me cayó el teléfono ayer y se arruinó. Acaban de
hacer que funcione de nuevo.
Eso es verdad, al menos.
3 —¡Pensé que te sucedió algo!
4 —Estoy bien, mamá —digo—. Acabo de hablar contigo el día antes de ayer... o el
anterior a ese. Nada va a pasarme.
Deja escapar un profundo suspiro. No discute mis palabras, pero sé que no la
tranquilizan. Cambio de tema, le pregunto cómo va todo en Watertown y cómo están
funcionando las cosas en la florería que abrió.
Watertown es donde vivimos por más tiempo, el lugar que finalmente comencé a
sentir como hogar. Nos mudamos ahí desde Siracusa justo después de mi decimosexto
cumpleaños y aún no se ha marchado.
Aún.
Habla y habla sobre la llegada de la primavera y que las flores florecerán pronto,
y trato de prestar atención, pero las palabras desaparecen en la niebla. La puerta se abre
de par en par después de unos minutos de hacer sonidos en contestación a algo que
mamá dice, Melody aparece en la puerta. Haciendo una doble toma cuando me ve, con
sus ojos muy abiertos. Puedo ver las preguntas escritas por todo su rostro y sé que, en
unos veinte segundos, iniciará un interrogatorio.
—Mamá, me tengo que ir —digo, porque no quería permanecer al teléfono
cuando sucediera—. Te llamaré más tarde, ¿de acuerdo?
—Está bien —dice, vacilando como si no quisiera colgar—. Te amo, Karissa.
—También te amo.
Con mi dedo todavía tocando la pantalla al colgar, es cuando se rompe la presa y
las preguntas empiezan a inundarme. —¿Qué te pasó? ¿A dónde fuiste? ¿Dónde
estuviste? ¿Por qué no llamaste? ¿Y por qué diablos todavía usas eso?
Rodando los ojos, me siento. Mi cabeza todavía me palpita, a pesar del puñado
de pastillas que tomé cuando llegué a la habitación. He tenido resacas antes, pero esto
es mucho más. Se trata de una falta de claridad que al parecer no puedo sacarme de
encima.
—Tu primero —digo—. ¿Qué te pasó en Timbers?
—Conocí a un chico. Tu turno.
Melody me mira, esperando algún tipo de respuesta a medida que intento poner
mis pensamientos en orden y decidir qué tanto decirle.
—Lo mismo —respondo—. También conocí a un chico.
Sus ojos se abren. —¿En serio? ¿Quién?
—No es nadie —digo, sin creérmelo a pesar de que las palabras salen de mis
3 labios. Ese hombre sin duda es alguien—. Así que te fuiste con el idiota en el traje de

5 piloto, ¿o qué?
Me mira por un momento en silencio, como debatiendo si presionarme por más
información, pero por suerte se encoge de hombros. —Sí. Su nombre es Pat o Pete o
algo así, no puedo recordarlo. ¿Tal vez es Parker? Nos besamos y luego se desmayó.
—Lo mismo —digo de nuevo—. Excepto por todo lo de besarse.
—De manera que te fuiste con un chico y... ¿te desmayaste?
—Más o menos.
—Bueno, eso es decepcionante.
Se me escapa una risita a la vez que me pongo de pie y me estiro, dejando mi
teléfono para que termine de cargarse. —Sí, hizo que fuera una mañana bastante
embarazosa. Háblame de Pat-Pete-Parker-como sea.
Cambia el tema, regresando a hablar de como se llame, mientras tomo algo de
ropa para ducharme. No menciono más a Naz. Ella tendrá más preguntas, preguntas
para las que no tengo respuestas.
—Uf, tengo una resaca del infierno —dice Melody finalmente—. ¿Cómo te
sientes?
—Como la mierda —digo—. Creo que pusieron algo en una de esas bebidas
anoche... una droga de violación o algo así. No sé. Es confuso.
Me mira horrorizada. —Eso da miedo. ¿Estás segura?
—Estoy bastante segura. —Titubeo—. Creo que fue el último... el que conseguiste
de cómo-se-llame.
—De ninguna manera —dice—. Fue un total caballero. Debió ser otro.
—Sí —murmuro—. Tal vez, pero se cuidadosa, ya sabes, por si acaso.

3
6
3
Traducido por Cris_MB & Val_17
Corregido por Valentine Rose

—¿Estás segura que no puedes venir? —pregunta Melody, exageradamente


frunciendo el ceño mientras se sienta frente a mí, ropas apiladas alrededor de ella; esta
vez a propósito. Una maleta vacía yace en el suelo junto a sus pies, esperando a ser
llenada.
—Estoy segura —digo—. Si pudiera, lo haría, pero no puedo.
—Si se trata de dinero, yo…
Antes de que pudiera terminar esa oración, mis ojos se estrechan y la interrumpo.
—No puedo ir.
Me hace una mueca, mezclada entre molestia y compasión. Sé que está sintiendo
3 ambos. Es domingo, y mañana es el inicio oficial de las vacaciones de primavera. Con

7
los exámenes parciales detrás de nosotros, no tenemos nada de qué preocuparnos hasta
que las clases comiencen de nuevo la próxima semana. Melody irá a Aruba con algunas
viejas amigas de la secundaria; chicas que he conocido, pero no las reconocería si alguna
vez me encuentro con ellas en la calle. Melody es la única en su grupo que se quedó en
Nueva York para la universidad.
En tanto está en la playa, celebrando la libertad y tomando el sol, voy a estar aquí
sola. Es por el dinero, sí… Nunca podría darme el lujo de mantenerme con su estilo de
vida, incluso si insiste en incluirme siempre que es posible. Estoy agradecida cuando
compra la cena, o me arrastra por una noche en la ciudad, pero trazo una línea en las
vacaciones en el Caribe. Hay una delgada línea entre aceptar ayuda y ser un caso de
caridad, una línea que sentí pisar temprano en el fin de semana.
Pero también es más que eso.
No puedo ir.
—Te dije que no tengo pasaporte.
—Bueno, te dije que podríamos ir a la Florida en su lugar.
—Y te dije que no te dejaría cambiar tus planes por mí culpa —digo—. Por lo
que, ve y diviértete. Solo voy a salir por aquí, tal vez mendigar, tú sabes, hacer un poco
de dinero.
Se ríe, empieza a tirar sus ropas en su maleta. —¿No quieres ir a ver a tu mamá?
—No, la veré en una par de semanas para la Pascua.
Melody termina de empacar, metiendo más ropa en su maleta de la que alguna
vez creo que he tenido, antes de acercarse y dejarse caer sobre la cama a mi lado. Deja
escapar un suspiro, uno teatral, envolviendo sus brazos a mí alrededor. —¡Te extrañaré,
Kissimmee! No te diviertas tanto sin mí.
Me río ante el apodo. Escuchó a mi madre un día y lo adoptó. —Voy a tratar de
no hacerlo. Podría ser difícil, sin embargo, con todo este entusiasmo. Ya sabes…pasillos
vacíos y aulas vacías y bibliotecas cerradas.
—Suena como el cielo —dice—. Es una lástima que no pueda quedarme.
—Sí, es una pena. Te vas a perder toda la diversión.
Melody planta un juguetón y descuidado beso en mi mejilla antes de poner sus
cosas en orden, empujando algunas cosas de último minuto en sus bolsos. Está lista

3 justo cuando su teléfono suena, alertándola que un carro está esperando abajo por la
acera para llevarla al aeropuerto.
8 —Te llamaré todos los días —dice—. A cada hora.
—Por favor no —le respondo—. Mi madre ya hace eso.
Con una sonrisa, está fuera de la puerta, arrastrando su equipaje con ella. Para
ser honesta, no creo que llame en absoluto.
Una vez que se ha ido, el chasquido de la puerta cerrándose detrás de ella, lanzo
mi libro a un lado y me acuesto en la cama.
Una semana entera.
Siete días de nada.
Melody no se ha ido ni un minuto, y ya estoy muy aburrida.
Limpio, y leo, y limpio un poco más, y leo un poco más, antes que mi estómago
gruña. Agarro un paquete de fideo Ramen del armario de la habitación, dirigiéndome a
la pequeña cocina que todo el mundo en la habitación comparte. La mayor parte del
edificio está vacío, salvo por un par de estudiantes descarriados como yo que se
quedaron. Lleno una olla con agua, y la dejo sobre la cocina. Mientras estoy esperando
para que el agua hierva, saco mi teléfono y me desplazo a través de él para llamar a mi
mamá.
Sin respuesta.
Suspirando, dejo un rápido mensaje. Para alguien que se vuelve loca cuando no
respondo, seguro manda muchas de mis llamadas a la contestadora. Colgando, me
apoyo contra el mostrador y me quedo mirando la pantalla, mis ojos a la deriva por el
nombre debajo de ella.
Naz.
Podría llamarlo. Quiero decir, guardó su número en mi teléfono y me dijo que lo
llamara. No haría eso si realmente no quisiera que lo hiciera, ¿no?
¿Pero que le podría decir? ¿Oye, me recuerdas, la chica que recogiste de la acera,
borracha como una cuba, molestando sin siquiera saberlo? Ya sabes, ¿de la que te
sentías obligado de llevarla a casa contigo porque no había otro lugar donde llevarla?
Sí, ella, ¿la que trajo desayuno a la mañana siguiente, la que no se ofreció a pagar por su
propia cuenta porque no tenía un centavo en el bolsillo?
¿Te acuerdas de ella?
Estoy tan, tan apenada si lo haces.
Gimiendo, le estrecho mis ojos a la olla. Solo hay unas pocas pequeñas burbujas

3 en el fondo. Tiene que darse prisa.


Mi mirada se va de vuelta al teléfono, de vuelta a su número. Sin embargo, sería
9 grosero no llamar, ¿no es así? Después de todo, me ayudó.
Otra mirada a la olla. Aún no hierve. Maldición.
Cuando me dirijo de nuevo a mi teléfono, mis dedos teclean su nombre. Presiono
el botón de llamada antes de poder hablarme a mí misma para levantarme el ánimo,
porque sé que lo haría si tuviera una oportunidad.
Llevo el teléfono a mi oreja y escucho. El primer timbre parece exagerado, como
el sonido haciendo eco a través de mi cuerpo, retorciendo mis entrañas en nudos. Siento
que voy a vomitar y necesito sentarme, mis ojos van alrededor de la cocina, pero
desapareció la silla que usualmente está aquí.
Malditos ladrones.
Estoy temblorosa y nerviosa, y apunto de colgar cuando la línea hace clic,
interrumpiendo medio timbre. Hay una pausa de silencio que se siente como que se
alarga para siempre antes de que su voz se abra paso. —Hola.
Oh Dios, Oh Dios, Oh Dios… ¿Qué estaba pensando?
—Uh, hola…es…uh.
—Karissa.
Mi nombre suena como el cielo en sus labios cuando lo dice en su áspero tono
bajo. Quiero pedirle que lo diga de nuevo, y de nuevo, y de nuevo. —Te acuerdas.
—Sí, lo hago —dice—. ¿Cómo estás?
—Mejor. —Mucho mejor que la última vez que me vio—. Solo quería, ya sabes,
agradecerte.
—Me alegra que llamaras. Pensé que tal vez perdiste tu teléfono otra vez.
—No, aún lo tengo —digo—. Por ahora, de todos modos.
Deja escapar una risa, el sonido haciéndome sonreír, aliviando parte de mi
ansiedad. —Bien.
—Así que sí, como dije, quería agradecerte de nuevo, por todo lo que hiciste… ya
sabes, en el club, y el aventón, y mi teléfono. Lo aprecio, de verdad, y si alguna vez
puedo compensártelo…
—Puedes.
Me enredo en esas palabras. —¿Puedo?
—Sí —confirma.

4 —Uh, ¿cuánto? —pregunto—. No tengo mucho dinero.


Se ríe de nuevo, esta vez un poco más fuerte. —No quiero tu dinero, Karissa.
0 Tengo bastante por mi cuenta.
—Entonces, ¿qué quieres?
—A ti.
Dice las solitarias palabras con tanta confianza que solo miro al frente, incapaz de
procesarlo. —¿Yo?
—Déjame llevarte a cenar —dice—. Entonces estaremos parejos.
—Yo… no sé qué decir.
—Di que estarás lista en treinta minutos.
—¿Ahora? —pregunto con incredulidad.
¿Quiere llevarme a cenar justo ahora?
—¿Por qué no? —pregunta—. No hay mejor momento que el presente.
Puedo nombrar un montón de momentos mejores que este… momentos que no
me incluyen usando pantalones de pijama de Oscar el Gruñón y peludas pantuflas
rosadas, mi cabello una bola desaliñada en la cima de mi cabeza. —No lo sé.
—Te diré algo —dice—. En media hora, estaré en la entrada del estacionamiento,
justo donde te dejé. Si estás ahí, te llevaré a donde quieras ir. Si no estás, seguiré mi
camino.
Antes de que pueda responder, la línea muere. La llamada terminó. Me quedo
ahí, dudando, considerándolo, antes de darme la vuelta. Una vez más, no me doy la
oportunidad de analizarlo para salir de ello. Apago la cocina, dejando la reciente olla de
agua hirviendo en el horno mientras corro de la cocina y me apresuro a mi habitación.
Treinta minutos. Eso es todo lo que tengo.
Abro mi armario, arrojando la ropa alrededor a medida que busco algo que
ponerme, tirando las camisetas de las perchas y sosteniéndolas frente al espejo antes de
arrojarlas a un lado. Reviso todo lo que tengo, demoliendo mi lado de la habitación en
menos de cinco minutos, poniendo en vergüenza el desastre de Melody.
Me muevo de mi armario al de Melody, respirando profundamente antes de
excavar dentro. Su ropa está más a la moda que la mía, más reveladora… más ella y
muchísimo menos yo. Me muevo por lo que está colgando antes de recorrer sus cajones,
cambiando un par de veces antes de decidirme por un vestido de manga larga negro
que encuentro al fondo del armario.

4 Esto tendrá que servir, porque me quedan quince minutos. Dejo mi cabello
suelto, pasando mis dedos a través de él. Está ondulado por estar recogido todo el día,
1 pero no hay nada que pueda hacer para alisarlo. Me pongo brillo labial y una capa de
rímel, apenas teniendo tiempo para rociarme perfume antes de deslizarme en mis botas.
Sentada en la cama, miro el reloj y me tenso. Ya es hora.
Prácticamente corro, tomando el ascensor hasta abajo y trotando hasta afuera,
jadeando para el momento en que rodeo la esquina al estacionamiento. Mis pasos
titubean, y me detengo cuando mis ojos entran en contacto con un elegante Mercedes
negro estacionado allí.
Algo en mi interior se dispara, las mariposas tomando vuelo, como si acabaran
de descubrir sus alas por primera vez. Mis pies se mueven de nuevo en tanto la puerta
del lado del conductor se abre y Naz sale. Está usando otro traje, todo negro con una
corbata roja sangre, mis ojos son atraídos por el toque de color en su amplio pecho.
Naz camina hasta el lado del pasajero, abriéndome la puerta.
Ya veo, las historias tenían razón.
El Príncipe Encantador tiene modales.
Le ofrezco una sonrisa, intentando calmarme cuando me deslizo en el asiento,
respirando profundamente cuando da la vuelta para volver a entrar. Duda, con su
mano en la palanca de cambios, a la vez que su mirada se arrastra a mí. Puedo sentir mi
cuerpo sonrojarse por la atención y maldigo mi falta de maquillaje… sé que mi
nerviosismo se expresa en mi rostro.
Encuentra mis ojos; los suyos azules brillantes, centelleando con satisfacción. Sin
embargo, no dice nada al respecto, alejándose para poner el auto en reversa.
—¿A dónde quieres ir? —pregunta, integrándose al tráfico.
—A cualquier lugar —digo—. Donde sea que vayas.
—Suenas insegura.
—Supongo que sí.
Mi respuesta lo hace reír.
—Simplemente no tengo ninguna preferencia —le explico—. Iba a comer fideos
Ramen esta noche, de manera que cualquier cosa es mejor.
—¿Por qué comerías eso?
—Porque eso es todo lo que tenía en la habitación —digo—. Y además, no son
tan malos. Cuestan como, veinte centavos. Literalmente puedes vivir de ellos por un
dólar al día.
4 Aparta su mirada, casi no parece tan impresionado por eso como yo.
2 —¿Los has probado? —pregunto con curiosidad.
—No —dice—. No puedo decir que he tenido el placer.
—Tendré que hacerte un poco.
Arquea las cejas, mirándome peculiarmente. —Te tomaré la palabra, pero no esta
noche. En cambio, te llevaré a un lugar. Puedes prepararme tus fideos gourmet en otro
momento.
Estoy tan avergonzada que puedo sentir mi cara calentándose. ¿Qué está mal
conmigo, balbuceándole a este hombre sobre los jodidos fideos Ramen? Quiero
hundirme, desaparecer en el frío asiento de cuero y nunca más reaparecer. —
Simplemente ignórame. Soy una idiota.
—No, no lo eres. Solo estás nerviosa.
—¿Es tan obvio?
—Es solo que soy bueno leyendo a la gente. Es algo que viene con el territorio.
—¿Qué territorio?
—Trabajo.
—¿Y en qué trabajas?
—Un poco de esto, un poco de aquello —responde—. Soy independiente.
Lo miro. Eso no respondió mi pregunta para nada.
Aparta de nuevo la mirada, y mi confusión debe ser fácil de ver… o quizás solo
es bueno leyendo a la gente… porque decide explicármelo.
»Supongamos que una empresa necesita hacer algo… supongamos que están
reduciendo gastos y necesitan despedir gente. Algunos de ellos eligen traer a alguien
más para que lo haga, así no tienen que hacer el trabajo sucio por sí mismos. Les gusta
mantener sus manos limpias. Por lo que contratan a un contratista independiente,
alguien con experiencia, para manejar la situación por ellos.
—¿Y cuál es tu experiencia?
—Tratar con la gente —dice—. Encontrando cosas.
Tan pronto como lo dice, me lleva de vuelta a la clase de Santino y las palabras
que escuché esa tarde. “Sé por qué estás aquí”.
—¿Qué buscabas de mi profesor de filosofía?
Una legítima mirada de sorpresa cruza su rostro que borra con la misma rapidez.
4 No responde, sacudiendo la cabeza tras un momento mientras su concentración

3 permanece en el camino. —No puedo hablar de mi trabajo.


Me parece justo.
Me lleva a un restaurante cerca de Central Park, del tipo en el que tienes que
hacer reservaciones con semanas de antelación. Nunca he estado ahí, creo que ni
siquiera Melody ha estado, la atmósfera es demasiado rica incluso para sus exclusivos
gustos, pero he escuchado del lugar. Naz le da las llaves al valet y yo salgo, mirando a
mí alrededor con nerviosismo, sintiéndome muy mal vestida, incluso en un vestido.
Empiezo a indicarle a Naz que nunca vamos a conseguir una mesa aquí cuando
me dirige dentro, más allá de las parejas esperando. La anfitriona levanta la mirada. —
¿Tiene una reservación, señor?
—No.
—Estamos completamente llenos para la noche —dice, volteando la página de su
libro de reservas, como si estuviera comprobándolo—. También por el resto de la
semana.
—Hazme un favor —dice—. Corre y dile al chef que Vitale le manda sus saludos.
La anfitriona parece que quiere decir no, pero es difícil discutir con alguien que
suena tan confiado. De mala gana se excusa, desapareciendo en la cocina. Menos de un
minuto pasa antes de que regrese, agarrando dos menús y dándole una sonrisa forzada
a Naz. —Me equivoqué. Tenemos una mesa para usted.
—Lo imaginé —dice Naz, presionando su mano en mi espalda e indicándome
que siguiera a la anfitriona. Me obligo, sin querer hacer más una escena de la que él ya
hizo, todos lo que están a la espera ya nos miraban como si viniéramos con bombas
atadas a nuestros pechos.
Me deslizo en la silla que la anfitriona empuja en tanto Naz se sienta frente a mí.
Lo miro boquiabierta cuando ella se aleja. —¿Cómo hiciste eso?
—¿Hacer qué?
—¿Conseguir una mesa tan rápido?
—Llamé con antelación.
—¿Y?
—Y conozco al chef —responde—. Le pedí un favor.
Estoy tranquila por un momento mientras el mesero aparece, preguntando qué
queremos beber. Murmuro—: Agua —en voz baja cuando Naz interviene—: Tráenos
una botella de tu mejor champán.
4 El mesero ve entre nosotros, y estoy esperando que pida mi identificación, pero
4 no lo hace. En cambio, se aleja para cumplir con la petición de Naz. Es fascinante, ver a
la gente reaccionar ante él, a medida que al mismo tiempo es alarmante. ¿Hay algo que
este hombre no pueda conseguir?
—¿Cómo lo hiciste? —pregunto—. La verdad.
—Recién te lo dije.
—¿Cómo llamaste con antelación? No te vi.
—Lo hice antes de recogerte.
Sacudo la cabeza. —Pero no sabías a donde quería ir.
—¿No? —Levanta las cejas interrogativamente—. Te lo dije, Karissa. Leo a las
personas. Tienes una tendencia a seguir la corriente y ver hacia dónde sopla el viento,
por lo que escogí un lugar decente para que aterrices.
Estoy atónita mientras recoge su menú y se relaja de manera casual en su silla, su
atención en ello. Apenas sé algo sobre este hombre, y sin embargo, él parece conocerme
de una forma que nadie nunca lo ha hecho antes, prediciendo lo que haré antes de que
incluso lo haga.
El mesero vuelve con una botella de champán y trata de llenar nuestras copas;
pero Naz lo detiene, insistiendo en hacerlo él. Entonces agarro el menú, echándole un
vistazo, mi estómago se tensa cuando escaneo la lista de comida.
No sé lo que es la mitad de esta mierda.
Sigo mirándolo cuando el mesero vuelve por segunda vez, listo para tomar
nuestros pedidos. Naz me mira desde el otro lado de la mesa, sus labios curvados con
diversión. Toma el menú de mi mano y se lo entrega al mesero junto con el suyo. —Solo
tendremos el menú de degustación.
—¿El suyo y para ella?
—No —dice—. No importa cual, pero asegúrate de que no exista diferencia en
los platos. Preferiría que el chef no sepa cuál es el mío.
El mesero asiente y desaparece a la vez que miro a Naz con curiosidad. —¿Por
qué no quieres que el chef lo sepa?
—Porque si sabe cuál es el mío, podría envenenarlo.
Dejo escapar una risa aguda. —¿Muy paranoico?
—No es paranoia —responde, agarra su copa de champán y toma un sorbo—.
4 Simplemente soy cauteloso, lo cual también deberías ser. No puedes confiar en la gente,
Karissa. ¿No has aprendido eso?
5 —¿No quieres que confíe en ti?
—Nunca pedí tu confianza. —Sonríe—. Solo te pedí venir a cenar conmigo.
La cena es una comida de cuatro platos de mariscos y carne, ensalada y algunas
otras cosas que no puedo comenzar a nombrar. Incluso hay caviar sobre la mesa.
Asqueroso. Estoy satisfecha para el tercer plato, pero no rechazo el postre, saboreando
el rico soufflé de chocolate. Naz ignora el suyo, en su lugar sorbiendo champán.
Casi hemos vaciado toda la botella. Naz ha mantenido nuestros vasos llenos. Mi
cabeza está confusa y mi cuerpo se siente como si estuviera hecho de aire. Estoy
flotando en las nubes.
Nunca quiero tocar el suelo otra vez.
—¿Está bueno? —pregunta, mirándome fijamente. Estoy demasiado intoxicada
para que la atención me confunda más.
—Increíble —digo—. El mejor soufflé que he tenido.
—¿Has tenido muchos antes?
—Nop. Nunca.
Sonríe, empujando su postre hacia mí. —Puedes tener el mío.
—Pasaré.
—¿Satisfecha?
—Más bien, como que el tuyo podría estar envenenado.
Estoy bromeando, por supuesto, pero él encoge un hombro como si realmente
piensa que es una posibilidad.
Bajo mi cuchara, incapaz de comer otro pedazo. La cuenta llega, y lo da la vuelta,
lo veo sacar su billetera para pagar. Le echo un vistazo y tomo un trago, casi
ahogándome con el champán.
La cuenta es de más de mil doscientos dólares. De ninguna jodida manera. Jadeo
cuando saca un rollo de dinero en efectivo, pagando estrictamente con billetes de cien
dólares, sin siquiera parecer molesto por el costo.
—Eso es una locura —siseo—. Podría comer como por un año con esa cantidad
de dinero.
—Tres años si solo comes tus fideos —señala.
—En serio. ¿Por qué es tan caro?
4 —Por lo general la buena comida lo es.
6 Me burlo. —Podrías haberme llevado a Taco Bell. Habría sido feliz, y te habrías
ahorrado miles de dólares.
—Todo el mundo debería disfrutar al menos una vez —dice—. Lo disfrutaste,
¿no?
—Sí.
—Entonces valió la pena.
Ni siquiera sé qué decir. Agarro mi copa de champán, decidida a beber hasta la
última gota, considerando que la botella era casi la mitad de la cuenta. Naz se sirve otra
copa antes de verter el resto en la mía para que beba. Está lleno hasta el borde de nuevo.
Tomo un sorbo. —Si no te conociera mejor, diría que intentas emborracharme.
—¿Y por qué haría eso?
—No lo sé —digo—. Honestamente, no sé mucho sobre ti.
—Te dije más sobre mí de lo que me has contado sobre ti.
Pongo los ojos en blanco. —Parece que me tienes descifrada.
—Ni siquiera sé a qué vas en la universidad.
—Bueno, si lo averiguas, me avisas, porque sigo en la oscuridad sobre eso.
—Ah, bueno, eres joven. Tienes un montón de tiempo.
—Eso es lo que dice mi madre.
—Tu madre. —Me mira con curiosidad—. ¿Eres cercana a tu familia?
—Soy cercana a ella —digo—. Realmente es la única familia que tengo… la única
que siempre tendré. Soy la chica solitaria de una madre soltera.
Frunce el ceño. —¿Sin padre?
—Nop —digo—. Se escapó antes de que yo naciera. A mi madre no le gusta
hablar de ello, de manera que no sé por qué.
—Solo hay una razón por la que él haría eso.
—¿Por qué?
—Porque es un cobarde. —Su voz es fría y seria—. Un hombre de verdad nunca
abandonaría a su familia.
—Sí —digo—. Probablemente tienes razón.
—Pero sabes, ellos no son los únicos que importan —continúa—. La familia en
4 que nacemos es importante, claro, pero no son todo lo que tenemos. No son todo lo que
somos. Una parte de la vida es hacer tu propia familia. Esa es la belleza de todo esto.
7 Sonrío suavemente. —¿Tienes una gran familia?
—La tengo —dice—, pero la mayoría de nosotros no estamos relacionados por
sangre.
Hay algo refrescante en su forma de pensar, la manera en que ve el mundo. No
acepta solo lo que le tocó.
Después de un momento, hace un gesto hacia mi vaso. —Bebe.
Me recuesto en la silla, bebiendo mi champán. —Síp, definitivamente estás
tratando de emborracharme.
—Lo estoy —admite, inclinándose sobre la mesa, cerca de mí—. ¿De qué otra
manera voy a conseguir que vengas a casa conmigo?
Esas palabras envían un hormigueo por mi columna. No estoy segura si es
excitación o temor. —Podrías preguntar.
Me mira fijamente, sus ojos escaneando mi rostro a medida que su expresión se
pone seria, su voz baja. —Ven a casa conmigo, Karissa.
Contengo la respiración. —Esa no es una pregunta.
—No importa —dice—. Ven a casa conmigo, de todos modos.

4
8
4
Traducido por Moni & ElyCasdel
Corregido por SammyD

Voy a casa con él.


Todo me dice que no lo haga, el sentido común. Incluso las palabras de Naz más
temprano sobre no confiar en las personas debió haberme hecho rechazarlo.
Pero aun así, voy con él.
¿Qué puedo decir?
Las advertencias se las lleva el viento, absorbidas en la atmósfera. Es irresistible y
cortés, hermoso y generoso, y estoy intoxicada y con necesidad desesperada de algo…
algo que despierta, algo fuerte y primitivo. Despierta al animal en mi interior.

4
Pero no es nada comparado con lo que veo en sus ojos. Se vuelve hacia mí tan
pronto como estamos solos en su casa. El aire es pesado, y sus ojos son oscuros, el azul

9 como la medianoche en la luz tenue. Es como verlo por primera vez, pero ser saludado
por una criatura totalmente diferente.
Es una bestia. Un monstruo.
Y parece que quiere devorarme.
Da un paso hacia mí. Su voz suena baja y ronca. —¿Has estado con un hombre,
Karissa?
Mi corazón golpea fuerte en mi pecho cuando asiento. —He tenido sexo antes.
—Eso no es lo que pregunté —dice, deteniéndose justo frente a mí, la punta de
sus zapatos tocando los míos mientras me mira fijamente—. No me importan esos
chicos que pudieron haber hurgado entre tus piernas una o dos veces. Quiero saber si
has estado con un hombre.
Dudo antes de negar lentamente con la cabeza. Si él es un hombre, si esto es estar
con un hombre, nunca he estado con uno. Me he metido con chicos en fiestas, incluso
tuve un novio por un tiempo en Watertown que había tomado mi virginidad en el
asiento trasero de un Chevrolet oxidado. Pero lo que sea que pasa justo ahora entre
nosotros es algo que nunca sentí.
Es electrizante.
Toma mi barbilla con su mano, inclinando mi cabeza para que no tuviera más
opción que mirarlo a los ojos. Su pulgar acaricia mi labio inferior, y suelto un suspiro
tembloroso cuando se inclina más cerca, inclinando la cabeza como si fuera a besarme,
pero se detiene allí. Su mirada quema a travesándome, filtrándose en mi alma,
tomándome como prisionera.
Soy una prisionera voluntaria.
—No tienes que sentirte asustada —dice—. No voy a lastimarte.
Entonces me besa. Sus labios son suaves, tan, tan suaves, como terciopelo, un
marcado contraste con la dureza del resto de él. Su beso es gentil, un poco más que
suspiros contra mis labios que ansiosamente inhalo, tomándolo. Suelto un pequeño
gemido, apenas oyéndolo cuando susurra—: A menos que quieras que lo haga.
Un atisbo de sonrisa se apodera de su rostro cuando se aparta. Debería estar
alarmada. Debería solo dirigirme a esa puerta y huir lejos, muy lejos, pero no puedo. No
puedo hacer nada más que estar de pie allí y estremecerme cuando me suelta, dando un
paso hacia atrás. Me estudia por un momento, los ojos viajando por mi cuerpo, a
medida que su sonrisa se ensancha.
5 Es un niño con un juguete nuevo, y solo espero que no me rompa tan pronto

0
como esté fuera del empaque.
Entonces está sobre mí, sus manos buscándome a medida que sus labios
encuentran los míos una vez más. Nada de la dulzura de hace un momento en su toque.
Se apodera de mí, tirando de mí a su alcance, quitándome el aliento con su fuerte beso.
Jadeo cuando me levanta, sus manos tomando mis caderas. Me aferro a él, envolviendo
mis piernas alrededor de su cintura, mis brazos alrededor de su cuello, sosteniéndome
por mi vida.
Es fuerte. Jesús, es más fuerte de lo que esperaba, sosteniéndome como si pesara
nada en tanto me lleva por las escaleras hacia su habitación. Tan pronto como estamos
dentro, cierra la puerta de una patada y me lleva hacia la cama, sus labios aún sobre los
míos.
Me recuesta sobre las sábanas blancas, él encima, su peso presionando sobre mí,
estrechando mi pecho. Mis pulmones queman, las mariposas en mi estómago se agitan
salvajemente, dispuestas a tomar vuelo.
Una extraña emoción se eleva en mi interior cuando se aleja de mi boca, sus
labios recorriendo mi mentón, encontrando mi cuello. Besa y lame, sus dientes
mordiendo la piel, mientras sus manos suben mi vestido, llevándolo hasta mi cintura.
Apenas tengo tiempo de pensar, de agonizar sobre el hecho de que estoy muy
segura de que uso ropa interior de algodón blanco liso que probablemente no es sexy,
cuando su mano se desliza bajo la débil tela, las puntas de sus dedos acariciando mi
clítoris. Mi espalda se arquea involuntariamente cuando un gemido escapa de mi
garganta, la sacudida de placer rasgando a través de mis entrañas, el primer relámpago
de una tormenta que se aproxima.
Estoy atrapada en un torbellino. No hay otra forma de describirlo, no hay
manera de explicarlo, excepto que he sido arrastrada tan rápido que ni siquiera puedo
ver el suelo. Sus manos se hallan sobre mí, arrancándome la ropa, sus labios buscan
cada punto de piel expuesta.
El vestido es arrancado y lanzado a través de la habitación, apenas tocando el
suelo antes de que deje un rastro de besos por mi estómago. Deslizando sus manos
debajo de mí, hace un trabajo rápido con mi sostén, arrancándolo.
Toma los lados de mis bragas, y me levanto instintivamente cuando tira de ellas
hacia abajo. Mis rodillas se encuentran, juntándose como imanes, mis manos cubren mis
pechos, tímidamente escudando mi cuerpo desnudo de su vista cuando se sienta hacia
atrás. Me observa cuidadosamente, parece que duda durante una fracción de segundo
cuando ve cómo estoy allí acostada, pero no le impide quitarse la camisa. Sus manos
5 trabajan sus pantalones, desabrochando el cinturón y luego bajando la cremallera, el
sonido parece hacer eco en la silenciosa habitación.
1 Hace que mi corazón lata más rápido que antes, tan frenético que mi visión se
nubla cuando los baja junto con sus bóxeres, dejándolo desnudo como yo.
No puedo mirar.
No puedo mirar.
No puedo evitarlo.
Lo miro.
Tengo que hacerlo.
Abre mis piernas y se mueve hacia el espacio entre ellas. Mis ojos son atraídos
por su amplio pecho, siguiendo el rastro de vello oscuro a lo largo de su estómago
tonificado, directo hacia su pene. Mis ojos se abren cuando tengo un vistazo de él.
¿Planea meter esa cosa dentro de mí?
Solo tengo un breve vistazo, una oscura silueta en la oscuridad cuando agarra su
pene y lo acaricia, antes de sentirlo presionándose contra mí. Mis ojos se cierran cuando
frota la cabeza contra mi clítoris, enviando esas pequeñas sacudidas de electricidad
atravesándome.
—Iré con calma contigo —dice cuando empuja en mi interior por primera vez,
moviéndose lentamente, cubriendo mi cuerpo con el suyo.
No, grita una parte de mí, el animal dentro tratando de salir, pero me trago la
palabra, casi aterrada de verbalizarla. No sé lo que quiere decir, y ya estoy muy metida
en esto. Me siento como una virgen de nuevo, excepto que no me sentía tan nerviosa en
ese entonces. En aquel momento, solo entregué mi cuerpo, dejando que acariciaran mi
piel; pero tengo el presentimiento de que este hombre planea ir más profundamente
que eso conmigo.
Lo saca antes de empujarlo dentro de nuevo, moviéndose agonizantemente,
dejando que mi cuerpo se ajuste, pero no creo que eso sea posible. No creo que alguna
vez pueda acostumbrarme a él.
—Si quieres que me detenga, solo dímelo —dice—, y lo haré.
—Deberíamos… —Mi voz es un susurro—. Quiero decir, ¿debería tener una
palabra de seguridad o algo así?
He visto películas, he leído libros, y no estoy segura de qué tan perverso puede
ser este hombre.
Se detiene a media penetración, haciéndose hacia atrás para mirarme, arqueando
5 las cejas. Puedo ver el brillo en sus ojos, diversión, el monstruo intrigado por mi

2
pregunta. —¿Quieres una?
—Yo, uh… ¿necesito una?
Parece considerarlo un momento, a medio camino dentro de mí, antes de negar
con la cabeza y empujar dentro, un poco más fuerte esta vez, haciendo que contenga la
respiración.
—No esta vez —dice, luchando contra una sonrisa—. Solo relájate, Karissa.
Lo intento.
Demonios, lo intento.
Pero tan pronto como comienzo a relajarme, Naz encuentra su ritmo, levantando
mis piernas para llenarme más profundamente. Jadeo, mis manos pasando a través de
su cabello, los delgados rizos sorprendentemente suaves, mientras se inclina para
besarme. Con sus labios sobre los míos, me penetra duro, tanto que casi me saca el
aliento de los pulmones. Ruidos no naturales escapan de mi garganta que se traga
ávidamente con su beso, incrementando su ritmo, provocando más sonidos fuera de mí.
De nuevo.
Y de nuevo.
Y de nuevo.
Lo sospeché, por su pregunta de antes, pero no es hasta que está en mi interior,
golpeando contra mí, sus brazos a mi alrededor, sosteniéndome tan fuerte que apenas
puedo respirar, follándome tan fuerte que apenas puedo pensar; que me doy cuenta lo
mucho que me he perdido. Todo antes de este momento solo fue un juego de niños,
pero este hombre es la liga mayor.
Me folla como si lo dijera en serio, como si lo necesitara, como si estar dentro de
mí es más importante que cualquier cosa, y cada célula de mi cuerpo lo llama, deseando
más. Sus manos hacen magia en mi piel, deslizándose entre nosotros y acariciando mi
clítoris. El simple toque envía chispas a través de mí. Frota círculos alrededor de él,
mientras mi cuerpo se tensa más. Lo puedo sentir, creciendo y creciendo, la presión
llenándome hasta que estoy a punto de explotar.
El placer explota en mi interior, como nada que haya experimentado antes.
Cierro los ojos con fuerza. Es como fuegos artificiales a mí alrededor cuando todo lo que
he visto eran miserables bengalas. Grito, arqueando la espalda, mis pechos al ras contra
el suyo. Puedo sentirme convulsionando a su alrededor, apretando su pene por un
segundo hasta que ya no estaba. Lo saca, lo saca de mí justo cuando comienzo a
venirme. Estoy aturdida momentáneamente por la ausencia de todo. No siento nada
5 más que frialdad, aire alrededor de mí. No calidez. No él.

3 No nada.
Mi orgasmo se desvanece tan rápido como llega, los fuegos artificiales son un
fiasco que se esfuman y desaparecen en la negra noche.
Oh, Dios. No. No. No. No me hagas esto.
Mis ojos se abren cuando la cama se mueve, y apenas tengo tiempo para mirar
cuando separa mis piernas, su lengua suavemente lamiendo mi clítoris.
Oh, Dios. Espera. Sí. Sí. Sí.
Lame y succiona, metiendo sus dedos dentro de mí, su cabeza entre mis muslos.
Gimiendo, paso mis manos por su cabello, agarrando los mechones, mientras me
estremezco. Le toma unos segundos al placer desvanecido volver a pasar a través de mí,
de alguna manera aún más intenso, envolviendo todo mi cuerpo en calor.
El orgasmo me sacude, y libero un grito, arqueando la espalda mientras
convulsiono. No me suelta, no se detiene, su lengua formando círculos alrededor de mi
clítoris antes de succionarlo, sus dedos profundos dentro de mí.
Me relajo en la cama, jadeando cuando la sensación disminuye, pero no tengo
tiempo para recobrar el aliento. Se encuentra dentro de mí de nuevo, penetrando
profundamente, a medida que sus labios encuentran los míos. Ni siquiera lo pienso, no
lo dudo, lo beso profundamente en tanto se ríe contra mi boca.
—¿Te gusta eso? —pregunta, su voz tensa, como si no pudiera recuperar el
aliento—. ¿Te puedes probar a ti misma?
Estoy avergonzada por un segundo, lo suficiente para que mi rostro se sonroje,
cuando me besa de nuevo, y otra vez. Puedo probarme a mí misma, pero no tengo
oportunidad de pensar en ello, porque me penetra tan frenéticamente como antes. Sus
caderas chocan contra las mías, ruidos escapan de mi garganta que el continúa tomando
con su beso. Puedo sentir su respiración salir en jadeos mientras me penetra sin piedad,
desesperadamente.
Y luego está fuera de mí de nuevo, sacándolo. Esta vez se sienta sobre sus
rodillas y toma su pene, frotándolo en tanto reclina la cabeza con los ojos cerrados. Lo
miro fijamente a la luz de la luna, aturdida ante la visión de él viniéndose, una mezcla
de agonía y placer parece retorcer sus rasgos mientras gruñe. Desacelera su frote,
deteniendo su mano, y solo se queda ahí, su pecho cayendo y subiendo a medida que
respira profundamente.
Es hermoso. No sé de qué otra forma describirlo.

5 Naz es una obra de arte, seguro en todos los aspectos, y ciertamente justificado.
Yo solo me quedó allí, mi cuerpo hecho de gelatina, mientras se encuentra sobre mí
4 como acero fortificado. De pronto, me siento débil e indefensa, oh-tan-vulnerable y a su
merced, a su disposición, y no se halla abollado en lo más mínimo.
Estoy jodida.
Literalmente.
El hombre me ha jodido en todos los sentidos de la palabra.

Ya no soy un caso de caridad.


Soy una prostituta glorificada.
El alcohol se desvanece de mi sistema. Estoy sudorosa. Y pegajosa, y el dolor
entre mis muslos se intensifica a medida que la claridad penetra. Cada célula de mi
cuerpo ansía lo anterior, lo ansía, excepto por las de mi cabeza.
Estúpidas células cerebrales.
Han estado perdidas en una neblina inducida por el champán, pero ahora
quieren regresar y hacer una llave inglesa a mi momento con su maldito sentido común.
La ansiedad provoca un toque de nauseas que me esfuerzo en contener, pero
quema la parte trasera de mi garganta, el sabor cobre en mi lengua es como si hubiera
chupado el final de una batería.
Ácido. Puro ácido. Quiero expulsarlo de mi sistema.
Es tarde, bueno después de medianoche, asumo. No estoy segura. Además de no
tener baño aquí, Naz tampoco tiene un maldito reloj. Se siente como que he estado
recostada en esta cama por horas, demasiado nerviosa para dormir, enredada en estas
sábanas. Se encuentra a mi lado, pero sin tocarme, no más de veinte centímetros de
espacio separan nuestros cuerpos húmedos, pero el hombre de pronto se siente a
kilómetros de distancia.
Estoy agonizando respecto a qué hacer, qué pensar, reviviendo cada momento
que he pasado con Naz, cuando un sonido peculiar hace eco por la habitación. Es sordo,
una serie de bips que suenan más como un código Morse. Al momento, Naz se aleja,
saltando de la cama y deslizándose a través sus pantalones en el piso. Saca su teléfono,
dando una breve mirada a la pantalla antes de responder con un corto—: Hola.

5 Se dirige hacia la puerta en tanto quién sea en la línea se dirige a él, y deja salir
un profundo suspiro y entra al pasillo. —No, no lo tengo aún, pero estoy en ello.
5 No escucho más, incapaz de escuchar sus palabras a la par que se pasea por el
pasillo en la oscuridad. Lejos del alcance de mis oídos. No es como que intente escuchar
a escondidas o algo. Pero regresa después de un momento, entrando en la habitación, y
desordenadamente lanza su teléfono de regreso al montón de ropa.
La cama se hunde cuando sube a mi lado. Sus manos me buscan esta vez,
envolviéndose a mí alrededor, estirándome contra él. Otra vez, su fuerza me sorprende
al acunarme entre sus brazos como si yo estuviera hecha de nada. Casi me siento como
una muñeca de trapo siendo maniobrada.
Haciendo mi cabello a un lado, besa un lado de mi cuello, algo sobre ello libera
mi nerviosismo. Me siento segura, lo suficientemente extraña, como una oruga envuelta
en su capullo, esperando obtener sus alas.
—Estoy sorprendido de que sigas despierta —dice suavemente—. Tal vez no
debí tomármelo tan suave contigo.
A pesar de mí misma, sonrío a eso. No puedo comprender estar con Naz cuando
está sometido. Desenfrenado, el hombre me noquearía hasta la siguiente semana.
—¿Qué hora es? —pregunto.
—Las dos de la mañana.
Ugh. —Probablemente debería irme.
—¿Por qué?
—Porque es tarde.
—¿Y?
—Y… —Y no lo sé—. Solo pensé…
Canturrea en mi oído, su mano lentamente se desliza por mi torso al dolor entre
mis piernas. —Menos pensar, más sentir.
Suspirando cierro los ojos. Me quita las palabras. Sus manos acarician mi piel,
acariciando mi clítoris, mientras me empuja contra sí. Solo le toma unos segundos a mis
respiraciones salir como jadeos.
—Eso es —susurra—. Solo siéntelo.
Lo siento, lo hago… Siento todo de mí, la presión construyéndose hasta que no
puedo contenerlo más. —Por favor. No te detengas.
—Lo que quieras.

5 —Oh Dios, sí. Sí. No… —Respiro con dificultad, mi voz se endurece cuando se
extiende sobre mí—. Pares.
6 —¿Parar?
Se detiene.
Maldita sea, se detiene.
—No, no, no —entono, balanceando mis caderas, desesperada por la fricción
antes de que se desvanezca—. No pares. Por favor.
Se ríe contra mi oído a medida que su mano se mueve de nuevo, acariciándome.
Sus labios encuentran mi cuello en tanto mi cuerpo se tensa ante la liberación del placer.
Jadeo, palabras incoherentes salen de mis labios. Un momento después, el placer se
desvanece cuando se detiene, realmente esta vez, sus manos quietas, acunando el punto
entre mis muslos.
—Me gusta cuando una mujer sabe lo que quiere —dice, sus manos subiendo de
nuevo, lentamente moviéndose por mi pecho, antes de alcanzar mi cara. Estoy
paralizada por sus palabras, aún más sorprendida cuando sus manos encuentran mi
boca. Las puntas de sus dedos acarician mi labio inferior antes de que su dedo índice
roce mi lengua—. También cuando tiene un sabor celestial.
Me estremezco cuando besa mi cuello hasta mi hombro, deteniéndose al
presionar un beso sobre mi hombro desnudo. Su boca se mantiene ahí en tanto quita su
mano de mi boca.
—Quédate —dice—. Te llevaré a tu casa en la mañana. De todas formas, tengo
que ir en esa dirección.
—De acuerdo —susurro. Pero no espera mi respuesta. Sus manos dejan mi piel,
el vacío deslizándose en mí mientras se aleja, girándose en la cama para ir a dormir.
No soy una prostituta glorificada, no sé lo que es una.

El sueño me evade, pero eventualmente lo atrapo. Cuando despierto, la


habitación se encuentra significantemente luminosa a medida que la luz entra por la
ventana. Otra vez no tengo idea de qué hora es, pero hay algo que sé.
Estoy sola.
5 Aún dolorida y asquerosa, espantosamente desnuda.

7 Pero sola.
Estrechando los ojos, salgo de la cama y me pongo mi ropa de anoche, aún
mezclada con las suyas en el suelo. Me pongo mi sostén y bragas antes de agarrar el
vestido. Lo giro, intentando situarlo, cuando algo en él me llama la atención.
Está rasgado.
Parece que sus manos lo hicieron, la tela entrelazada se halla floja y saqueada por
el dobladillo.
Lo miro horrorizada. —Oh Dios.
—¿Hay algún problema?
La voz me asusta tanto que brinco, gritando, y casi aviento el vestido. Girando
hacia la entrada, veo a Naz ahí, su cabello oscuro húmedo, gotas de agua cayendo por
su pecho desnudo. La repentina urgencia de lamerlas me golpea.
Ugh, atrás, hormonas.
No usa más que un par de calzoncillos, fresco por la ducha. Momentáneamente
estoy paralizada y sin palabras a medida que lo examino, tomando mi primera buena
mirada sin su traje. Se ve tan precioso ahora, pero hay más suyas, cosas notables, cosas
que no pude ver anoche. Se encuentra cubierto de viejas heridas, cicatrices de batalla,
cuchilladas que brillan plateadas en la luz y desaparecen en la oscuridad, como secretos
susurrantes.
No es poco atractivo, pero es un poco enervante. Me pregunto por lo qué ha
pasado este hombre. Luce como si hubiera estado en la guerra.
—¿Algún problema? —pregunta de nuevo cuando no digo nada, su voz es un
poco más fuerte, moviendo mi atención de su pecho.
—Sí —murmuro, enseñándole el vestido gravemente consciente de que gracias a
mi sobriedad que mis bragas no son definitivamente sexys—. Mi ropa como que se
rompió anoche.
Sus ojos me analizan, posándose en el rasgón cuando lo señalo. —No pretendía
arruinar tu vestido.
—Técnicamente, es el vestido de mí compañera de cuarto —digo, pasando mis
dedos por mi cabello, recuperándome—. Lo tomé de su armario.
—Ah, bueno, lo recuperaré para ella.
—¿Cómo?

5 Se encoge de un hombro, alejándose del marco de la puerta para acercarse. —De


alguna forma.
8 Pasándome, se dirige a su armario. Está lleno de ropa, mucha más que solo trajes
negros, pero imperturbablemente, es lo que agarra. Lo miro, hipnotizada por la
facilidad en que se compone.
Demasiado para mi sorpresa, su cabello se seca rápidamente, cayendo
perfectamente sin siquiera necesitar tocarlo. Suertudo bastardo.
Se gira hacia mí al terminar, moviendo nerviosamente su corbata negra,
asegurando el nudo. —De todas formas ¿por qué utilizas el vestido de tu compañera de
cuarto?
Bajo la mirada para verlo. —Porque luce bien.
—Lo hace —dice—, pero ¿qué tiene de malo tu ropa?
—Nada, pero me llevabas a una cena, así que necesitaba algo que usar para ello.
—¿No tienes nada con que ir a comer?
—Nada en lo que pueda comer algo de cien dólares.
Asiente, agarrando el saco de su traje del colgador. —Pero no sabías que te
llevaría a un lugar así.
—Tal vez sí… quizás yo también soy buena leyendo a las personas.
—No lo sabías. —Ríe en tanto niega con la cabeza, como si reaccionara ante una
broma que solo él entiende. Deja salir una risa, el sonido me hace sentir que quizás soy
el chiste—. Y eres terrible leyendo a las personas, Karissa. Terrible.
Se pone su saco, abotonándolo, antes de girarse hacia mí de nuevo.
—Sin embargo, luces hermosa en él —dice—. Estoy feliz de que lo usaras.
—Yo, eh… gracias. —La anarquía reina en mí mientras trago duramente. Me
llamó hermosa. De pronto me siento como una jovencita, enrojeciéndose ante el
cumplido—. Solo quería lucir linda.
—¿Por qué?
¿Por qué? ¿Qué clase de pregunta es esa?
Las palabras “por la cena” se encuentran en la punta de mi lengua, pero no se
sienten correctas. Tienen el sabor de una mentira amarga, solo ligeramente sazonadas
para esconder lo que hay debajo. No fue la cena para lo que quería lucir linda.
Era él.
No respondo, pero por la mirada en sus ojos, es obvio que lo sabe.
5 ¿Hay algo que este hombre no sepa?
9 Se acerca a mí, estirándose para acariciar gentilmente mi bíceps. —Bueno, como
dije, luces hermosa. Es una lástima que esté arruinado, pero lo reemplazaré.
—No tienes que hacer eso —digo—. Ni siquiera sé dónde lo compró, o cuánto
tiempo lo ha tenido… o si siquiera recuerda tenerlo, honestamente.
Se pavonea para pasarme, sin reconocer mi refutación, dirigiéndose a la puerta.
—Vamos, te llevaré a casa ahora. Tengo que ir a la ciudad pronto.
Sale. Dejándome ahí. Me deslizo en mis botas, mirando alrededor para
asegurarme que no olvidé nada, antes de ir detrás de él. Ya tiene sus llaves, la puerta
delantera está abierta con él ahí esperando.
El camino a Manhattan es raro. Quiero escapar. No sé qué decir, o qué pensar, o
qué hacer con nada de esto. No me da indicaciones de en qué está pensando.
¿Qué estamos haciendo aquí siquiera?
Este hombre forzó su camino en mi mundo, arrasando con todo lo que siempre
pensé, o sentí, o creí, dejándome con escombros para intentarlos juntar. Es como salir a
la luz del sol por primera vez, y me regresa a las sombras.
¿Alguna vez sentiré el sol de nuevo?
No quiero que se termine, pero la pregunta sigue: ¿qué demonios es?
—¿Te encuentras bien? —pregunta Naz cuando entra a la calle que guía a mi
dormitorio.
—Estoy bien —respondo, forzando una sonrisa—. ¿Por qué?
—Luces molesta.
—No, solo… pienso.
—Ajá.
No dice nada más. Ajá. Es todo.
¿Qué rayos se supone que significa “ajá”?
Mi estómago es un nudo cuando pasa mi edificio y otra vez llega a la entrada del
estacionamiento. Mi mano casi alcanza la puerta antes de que siquiera se detenga
completamente, imaginando que es mejor salir de mi miseria, cuando me alcanza y
agarra mi muñeca. No es doloroso, pero su agarre es firme, manteniéndome ahí.
—¿Qué dije sobre pensar demasiado?
Lo miro. Menos pensar, más sentir. —Lo sé, pero no puedo evitarlo. Solo… no sé

6 qué pensar.
Porque eso tiene sentido, Karissa.
0 —Entonces no —dice—. No lo pienses. Solo disfruta lo que es.
—¿Qué es?
Se encoge de hombros.
Es todo.
Se encoge de hombros.
Su agarre se afloja aún más, sus dedos se deslizan de mi piel mientras se aleja, su
mano descansa en la palanca de velocidades de nuevo.
Tomo eso como mi indicación para irme.
Abriendo la puerta, salgo, cerrándola con fuerza detrás de mí. Doy unos cuantos
pasos lejos del auto cuando escucho que baja la ventanilla, su voz sale—: Karissa.
Mis pasos titubean en tanto cierro los ojos. Jode conmigo en este punto. Tiene
que ser eso. Me giro, sabiendo malditamente bien que no he olvidado mi teléfono esta
vez, considerando que ni siquiera recordé traer la maldita cosa. —¿Sí?
—¿Cena esta noche? —pregunta.
Lo miro. —¿Qué?
—Cena —dice—. ¿A las ocho treinta está bien para ti?
Mis ojos se abren cuando digo de nuevo—: ¿Qué?
La diversión toca sus labios, pero no responde, en su lugar pone el carro en
reversa y se aleja. Miro a medida que el auto desaparece en el tráfico, pasmada.
¿Este hombre es serio?

6
1
5
Traducido por Cris_MB & Adriana Tate
Corregido por Paltonika

Mi madre dejó media docena de mensajes durante la noche. Le devolví la


llamada, porque no quería que se preocupara, solo escuchando vagamente mientras
balbuceaba acerca de la tienda de flores. Cuelgo lo más rápido que puedo, sin
molestarla y tiro mi teléfono abajo, mirando al reloj.
Apenas es mediodía.
Eso significa que tengo ocho horas y media para agonizar, para convencerme de
que esto es real, que no es un producto de mi imaginación.
Ocho horas y media para reunir un poco de coraje.
Ocho horas y media para encontrar algo que vestir.
6 Son las ocho horas y media más largas de mi vida.

2 Me ducho y me preparo, teniendo hoy, el tiempo para arreglar mi cabello y


maquillarme. Hago hincapié en la ropa otra vez, decidiéndome por unos pantalones
vaqueros color rosa y una camiseta holgada negra. No es lujoso, pero al menos es mío
esta vez. No apto para una comida de mil doscientos dólares, pero tal vez la mitad de
eso.
O la mitad de la mitad.
Continuamente hecho un vistazo al espejo mientras recorro la habitación, viendo
el reloj y esperando, no queriendo ir abajo demasiado pronto, pero no queriendo llegar
tarde. Para el momento en que llegan las ocho y treinta, estoy hecha un manojo de
nervios, convencida de que ni siquiera soy apta para una comida rápida de buena
calidad.
Haciendo a un lado el oleaje de ansiedad, me aseguro de tomar mi teléfono esta
vez cuando salgo. Mi corazón late fuerte durante el viaje en el ascensor, liberando un
profundo suspiro cuando llego al lobby.
Camino con la cabeza gacha en tanto giro por la esquina hacia el
estacionamiento, esperando ver el Mercedes, pero me detengo cuando no lo veo. En
lugar de ello, recostado contra el ladrillo pintado frente a mí, se encuentra Naz, con las
manos en los bolsillos, en una postura relajada.
Parpadeo un par de veces, atrapada con la guardia baja. —Eh, hola.
—Hola —dice, incorporándose para dar un paso hacia mí.
—¿Estamos todavía, eh…teniendo la cena?
—Eso espero —dice—. Tengo hambre, y recuerdo que ayer prometiste cocinar
para mí.
Me río cuando asimilo las palabras, pero mi diversión muere cuando me doy
cuenta de su expresión seria. —Estás bromeando.
—¿Me veo como si bromeara?
No, no lo hace. Pienso de nuevo, a regañadientes, admitiendo que las palabras
fueron que él estaría de vuelta para la cena, no que me estaría llevando a algún lugar.
Me siento extrañamente manipulada, pero es mi culpa interpretar equivocadamente. —
Entonces, ¿tú casa?
—Fuimos allí la noche pasada —dice—. Además, perdóname si me equivoco,
pero tú tienes los fideos. Así que supongo, ya que estamos aquí…
6 Señala hacia los dormitorios.

3 ¿Quiere ir arriba?
Mi primer instinto es negarme, pero estoy demasiado confundida para inventar
alguna excusa. Además, sospecho que lo ignorará. Algo me dice que lo hará a su
manera, eventualmente.
Doy un paso a un lado. —Después de ti.
De alguna manera, me siento más nerviosa que hace un momento a medida que
llevo a Naz a los antiguos dormitorios. Este es mi territorio, mi casa… o lo más cercano
a una que tengo. Pero todavía me siento fuera de lugar, extraña en mi propia piel, como
si estuviera invadiendo mi privacidad al invitarlo a entrar.
Naz, por otro lado, se ve cómodo. No hay nada más intimidante que un hombre
al que no le afecta nada. Entramos en el ascensor y se recuesta contra la pared, mirando
en tanto presiono el botón número trece.
—Piso decimotercero —reflexiona—. Menos mal que no eres supersticiosa.
—¿Cierto? Especialmente porque también me quedo en la habitación
decimotercera.
No dice nada más mientras subimos, pero se ríe cuando llegamos a mi habitación
escondida en la esquina al final, Habitación 1313. Saco mi llave y abro la puerta,
empujándola para qué entre.
Es un desastre de mierda.
—Esto es bonito —dice, mirando alrededor a medida que se detiene a unos
metros de la puerta. Suena genuino, pero no puedo imaginar que el Señor, con la
dignidad de un Rey encontraría algo bonito en un cuarto del tamaño de un armario con
dos pequeñas camas.
—Es pequeño —digo.
Niega con la cabeza. —Es acogedor.
—Lo que sea, es un jodido desastre.
—Sí, no discutiré eso. —Mira entre mi lado de la habitación y el de Melody, como
si estuviera comparando y contrastando. No espera que le diga cuál es mío. En cuestión
de segundos, camina a mi lado, sus ojos observando mis cosas.
Solo me paro junto a la puerta, retorciendo mis manos. No tengo mucho, pero lo
que tengo es importante para mí. Tuvimos sexo anoche, y me sentí muy nerviosa al

6 tenerlo en mi interior, pero no es nada comparado con esto. Esto es él, consiguiendo un
vistazo de lo que hay debajo de mi piel.
4 ¿Y si no lo encuentra hermoso?
—Puedes sentarte o cualquier cosa que quieras —murmuro—. Siéntete como en
casa, supongo.
Arquea una ceja. —¿Supones?
—Sí, bueno, quiero decir, no sé lo que estamos haciendo aquí o lo que realmente
quieres o… —O qué estoy diciendo. Me ha agotado—. Te pagué ayer por la noche, ya
sabes… por todo, como dijiste, pero…
—¿Pero?
—Pero… no lo sé.
—No sabes qué pensar.
Asiento.
Deja escapar una carcajada de incredulidad a medida que se acerca.—¿Eso es
todo lo que fue para ti, Karissa? ¿Una compensación? ¿Una especie de regalo de
agradecimiento? ¿Aplacándome, lanzándome un hueso, porque pensaste que me
debías? ¿Te sentías en deuda conmigo?
Abro mi boca para responder, para decir qué, no lo sé, pero no me deja hablar.
Levanta sus manos, apoyando el dedo índice contra mis labios. Es gentil al respecto,
apenas me toca con la punta del dedo, pero la acción me silencia antes de incluso
empezar.
»Porque si eso fue todo lo que fue para ti, me iré —continúa—, por la puerta
ahora mismo. No follo mujeres porque me deben… Lo hago porque deseo, porque lo
necesito, porque ellas me necesitan. Y no me refiero a que, en algo falso les compro la
cena para poder obtener una especie de desnudo, intercambiando favores, como si esto
fuera la película Basic Instinct. No pago para ser reembolsado, para tenerte en mi cama.
Pero si para ti es solo un acuerdo comercial en el cual te sientes obligada, me voy.
—¡No! —digo rápidamente cuando se aleja—. No te vayas. Solo, no lo sé.
—¿No sabes por qué?
—¿Por qué?
—¿Por qué qué?
—¿Por qué yo?
Me mira fijamente por un momento. —¿Por qué tú no?

6 Su respuesta no contesta mi pregunta, pero sofoca un poco mi ansiedad, como si


tal vez, no pudiera ver los defectos que veo. Quizás lo que veo en el espejo, la chica que
5 mi madre crió en pequeñas casas, aislada y sobreprotegida, no es la misma mujer que
está mirando. Puede que uno de nosotros no me ve claramente aquí, y podría ser él...
O tal vez soy yo.
—Entonces ¿quieres fideos? —pregunto, cambiando de tema—. Pero,
¿sinceramente quieres que los hagas?
—Sí, quiero —dice.
Suspirando, doy un paso hacia el gabinete que Melody y yo compartimos,
abriéndolo para echar un vistazo a la comida. No hay mucho. Han pasado semanas
desde que una de las dos fue a comprar. —¿Qué sabor?
—Cualquiera.
—Vienen en diferentes sabores. —Sostengo unos cuantos paquetes,
mostrándole—. Carne de res, pollo, camarones...
Hace una mueca. —Dame cualquiera que sea tu favorito.
Agarro el paquete de color rosa. Camarones.
Me dirijo fuera de mi habitación, hacia la pequeña cocina. Mi olla de ayer sigue
estando en la cocina, todavía llena de agua, el paquete de fideos abandonado sobre el
mostrador. La derramo, enjuago la olla y la lleno con agua fresca, colocándola
nuevamente en la cocina para que hierva.
No hay nada aquí, excepto una vieja cocina y un fregadero y un casi vacío
refrigerador, un par de ollas y sartenes en los gabinetes que han sido donados de forma
colectiva. Espero a que haga comentarios al respecto, pero no lo hace, en cambio se
recuesta contra la barra y cruza los brazos sobre su pecho.
Puedo sentirlo mirando en tanto espero a que el agua hierva, siento su mirada
sobre mí como la mía pegada a la olla. Conozco el dicho: Observar una olla, no hará que
hierva más rápido, pero no parece que pueda mirar hacia otro lugar. Tan pronto como
comienza a hervir, lanzo los fideos, sintiéndome tonta al carraspear. ¿En serio estoy
haciendo esto? —Solo tenemos que hervir los fideos durante unos minutos.
—Aja. —Se endereza y se para a mi lado, tan cerca que puedo sentir su aliento
sobre mi piel, mientras mira por encima del hombro a la olla—. ¿Y de dónde viene el
sabor?
—De esto —digo, sosteniendo el paquete cuadrado plateado que contiene el

6
condimento.
Me lo quita. —¿Y por qué se parece a un condón?
6 —Buena pregunta —digo, removiendo los fideos—. No lo sé.
—Entonces, ¿qué hay en esto? —pregunta mientras lo hace girar, observando el
exterior, pero no dice nada excepto “sabor camarón”—. ¿Por lo menos sabes eso?
—Un infierno de gran cantidad de sodio. Mucho saborizante.
Mira entre el paquete y yo. —Ahora creo que podrías estar tratando de
envenenarme.
—Un poco de sal no te va a matar.
—Soy un hombre mayor, Karissa. Podría.
—No eres tan viejo —digo, girando hacia él, viendo como se le arrugan los ojos
por diversión—. Quiero decir, sí, eres mayor que yo, pero no eres viejo. No es como si
tuvieras derecho a un descuento de la tercera edad. Eres apenas lo suficientemente
mayor como para ser mi papá.
Tan pronto como lo digo, su expresión cambia. Es como si hubiera sido rociado
con gasolina, lavando cada pedazo de humor como chispas de fuego en su interior.
Puedo verlo en sus ojos, el tono azul brillante oscureciéndose, mientras se estrechan,
volviéndose nublados y tenebrosos, como una tormenta que se desata. Mis músculos se
tensan cuando da un paso brusco hacia mí. Instintivamente, quiero dar un paso atrás,
pero ya puedo sentir el calor de la cocina arrastrándose por mi columna vertebral.
No quiero quemarme.
—¿Tú papá? —pregunta en voz baja—. ¿Es eso lo que ves cuando me miras?
—¿Qué? No, claro que no. —Hago una mueca, dándome cuenta de cómo sonó
eso. Estúpido—. Solo estoy diciendo, ya sabes, tienes el doble de mi edad… no es que sea
algo malo. Eres solo… un poco mayor que yo.
Miro fijamente a esos ojos, maldiciéndome por enojarlo. No dice nada, solo mira
hacia atrás, su expresión tan dura como la piedra. Segundos pasan, segundos que se
sienten como si duraran toda la vida, antes de que un movimiento en la puerta llame mi
atención.
Miro a una chica que entra pavoneándose... vagamente la reconozco por
cruzarnos en el pasillo o breves viajes en el ascensor, pero no recuerdo hablar con ella
alguna vez. Levanta la mirada, una lata de sopa en su mano, y deja escapar una
exclamación de sorpresa cuando nos ve. —Mierda, lo siento, no creí que alguien
estuviera aquí.
Mi estómago se tensa por los nervios, mi corazón late fuerte en mi pecho. Me
6 siento como si hubiera sido atrapada en una situación comprometedora, como si esta

7
chica acabara de ver algo que no debería, que ahora sabe las cosas que no debería saber
sobre mí. Es una tontería, pero después de pasar toda mi vida con mi madre
instaurándome el concepto de intimidad y propiedad, me siento expuesta, su
proximidad tan embriagadora que es como si me atraparon con una aguja en el brazo.
Él es una droga, una adictiva, y no estoy segura que sea un hábito que puedo
suprimir. Todo lo que se necesitaría sería un intento. Uno fuerte, un golpe eufórico y
sería libre.
Naz solo permaneció de pie, delante de mí, sin reaccionar por un momento. El
fuego en sus ojos se desvanece, su postura se relaja.
—Volveré después —dice la chica—. Lo lamento.
Se fue antes de que pueda decirle que está bien. ¿Qué pasó con mis modales?
Me aparto de Naz, mirando la cocina, y apago la olla con fideos antes de que se
conviertan en puré. Suspirando, agarro el paquete de condimentos que me entrega.
—¿Estás enojado? —pregunto, revuelvo el condimento en la olla. Está demasiado
tranquilo. Me preocupa que lo haya ofendido.
—No —dice en voz baja—. Solo me pregunto si está mal que esté aquí.
—Tengo permitido tener invitados —respondo. Por supuesto, se supone que debí
pedirle su identificación en el vestíbulo y registrarlo, pero aun así… no está mal que
esté aquí.
—No me refiero a eso.
Agarro dos tazones y divido los fideos antes de girarme hacia él. Desapareció
toda esa rabia, pero parece verdaderamente en conflicto. —¿Te molesta que sea tan
joven?
Me mira con incredulidad. —No estaría aquí si me molestara.
—Entonces, está bien —digo—. No hay nada de malo.
No parece seguro, pero no insiste en el asunto. Después de hacer un rápido
trabajo de limpieza, desocupamos la cocina y regresamos a mi habitación, con los
tazones de fideos en mano. Le doy un tenedor de plástico antes de agarrar uno para mí,
y me siento en el borde de la cama. Espero a que se siente a mi lado o al menos, que se
siente en la silla de mi pequeño escritorio, pero en su lugar, se apoya contra mi tocador,
elevándose sobre mí.
Tomo unos cuantos bocados, demasiado hambrienta como para ignorar mi
comida, pero él mezcla los fideos con el tenedor. Lo observo mientras como, sonriendo
6 para mis adentros cuando toma el primer bocado. Es pequeño, tentativo y arruga la

8
nariz a medida que mastica y traga. Sus ojos están fijos sobre el tazón cuando toma otro
bocado, obligándose a tragar.
No come más.
Después de revolver los fideos por unos cuantos minutos, dándome tiempo para
comer, coloca el tazón sobre el tocador detrás de él en tanto me observa.
Se acerca y toma el tazón vacío de mi mano, colocándolo sobre el tocador, luego
agarra mi mentón y eleva mi rostro para que lo mire. Sus dedos acarician mi labio
inferior y permanece en silencio durante un minuto antes de susurrar—: Solo un tonto
estaría molesto por estar contigo.
Esas palabras hicieron que mi corazón dejara de latir. Exhalo temblorosamente
mientras se inclina para besarme, suave y dulcemente, una y otra vez. Se aleja después
de un momento, todavía sosteniéndome en esa posición, pero no estoy lista para que el
momento termine. Instintivamente, mis manos se mueven hacia su cabeza, paso los
dedos a través de su cabello a medida que lo obligo a acercarse a mí de nuevo. Se ríe,
sin resistirse y me da un beso más profundo.
Suave y dulce, se convierte en firme y frenético, los que una vez fueron besos
ligeros como una pluma, ahora aturden mis labios. No estoy segura de cual forma lo
prefiero. Una forma hace que mi corazón palpite más rápido, la otra incendia mi pecho.
Necesitando aire, me alejo por tan solo un segundo para respirar profundamente,
mis ojos se abren. Levanto la mirada, viendo una sonrisa tocar sus labios cuando
escucho su voz—: ¿Tus compañeras están en casa?
—Eh, no. Bueno, excepto por esa chica que vimos, pero está al otro lado del
pasillo.
—Bien.
—¿Por qué? —pregunto cuando me besa de nuevo.
—Porque —dice—, quiero asegurarme de que nadie te va a escuchar.
Un escalofrío desciende por mi espalda. Estoy temblando por ello cuando se
abalanza sobre mí, obligándome a apoyarme contra una pila de ropa limpia que dejé
sobre mi cama, su cuerpo cubre el mío. Los besos me roban el aliento cuando presiona
contra mí su dureza.
Sus manos son rudas cuando me arranca la ropa. Seré afortunada si no desgarra

6 también estas. Me desnuda, arrojando la tela por todas partes, quitándose las suyas de
la misma manera apresurada. Agarrándome por la cintura, me tira de vuelta en la
9 pequeña cama, sin darme tiempo para acomodarme cuando se coloca entre mis muslos
y se empuja en mi interior.
La embestida es tan dura y profunda, que el dolor punza en mi estómago. Se
siente como si he sido atravesada. Jadeo, arañando su espalda, clavando las uñas en su
piel. Se detiene cuando grito, pero solo se queda inmóvil por un par de segundos antes
de embestir otra vez.
Y otra vez.
Y otra vez.
No duele tanto como la primera vez, pero no es suave ni en lo más mínimo. Su
cuerpo es pesado, el agarre es fuerte, sus manos son rudas cuando acarician mi piel. Me
está agobiando, cubriéndome, ya que no siento nada, no veo nada, no existo nada más
que para él, existo solo en el momento cuando se entierra dentro de mí. A penas si
quiera registro que la luz está encendida. El hombre es un martillo de demolición
follándome y casi pierdo el control al instante.
Se sale para terminar, acercándose a mi ombligo, a pocos centímetros de donde
anhelo que se quede.
—Estoy tomando la píldora. —Las palabras suenan tensas cuando salen de mis
labios. Estoy respirando pesadamente. Mi corazón late aceleradamente. Se sienta sobre
sus rodillas, y de repente me siento expuesta—. La he estado tomando desde hace un
tiempo.
Me mira, asintiendo una vez con entendimiento mientras agarra su polla,
acariciándola. Mis ojos se dirigen hacia ella y estoy fascinada, observándolo tocarse a sí
mismo. Mis dedos hormiguean con el impulso de extender mi mano y tocarlo, sentirlo,
de darle el placer que se está dando a sí mismo, pero no tengo la oportunidad.
En un cerrar de ojos, está de regreso entre mis piernas, lentamente empujándose
dentro de mí nuevamente. Mis ojos revolotean cerrados a medida que una vez más
cubre mi cuerpo con el suyo, retomándolo donde lo dejó hace unos instantes.
Está vez va lento, cada cuantas embestidas rayan en lo implacable, con esa
agonía punzándome una y otra vez. Dejo escapar pequeños gritos, sin ser capaz de
evitarlo, gritos ahogados de dolor placentero que hacen eco a través de la habitación.
Parece hacerle algo, despertar algo en el interior de Naz. Cada vez que grito, deja
escapar un gemido gutural, el sonido hormiguea en mi piel.
Lo está disfrutando.

7 Lo saca de nuevo cuando termina. No sé si es intencional o instintivo, pero se


viene sobre mi estómago en vez de mi interior.
0 Mi cuerpo es una bola de hormigueos, siento las piernas débiles como si me
hubieran sacado los huesos. Naz envuelve los brazos a mí alrededor al hacernos rodar
en la cama, abrazándome desde atrás. No hay mucho espacio aquí para que se aleje de
mí, no hay suficiente espacio para sentir cualquier distancia entre nosotros. Sin
embargo, no parece que le molesta, ya que se acomoda en mi cuello y su mano descansa
sobre mi estómago.
Y de esa manera, me quedo dormida.

La habitación está oscura cuando me despierto mucho después, la luz se apagó


en algún momento mientras dormía. Todavía estoy desnuda, pero una sábana me
cubre… una que rara vez utilizo… una que guardo en el armario.
La cama se siente vacía, no hay ningún cuerpo junto al mío. Inmediatamente
siento el vacío. Me incorporo, apretando la sábana a mí alrededor y salto cuando capto
un vistazo de una forma en la sombra.
Naz todavía está aquí.
Está parado frente a mi tocador, vestido totalmente, sosteniendo una foto
enmarcada que encontró. Es una del día en que me gradué de la secundaria con mi
madre. Es difícil de creer que fue hace menos de un año.
Gira la cabeza en mi dirección cuando coloca el marco de nuevo sobre mi
tocador. —Estás despierta.
—Tú también lo estás —digo—. ¿Qué estás haciendo?
—Lo que no debería.
—¿Y qué es eso?
—Pensar.
Me rio ligeramente, envolviendo la sábana más fuerte a mi alrededor a medida
que contemplo su rostro en la oscuridad. —¿En qué piensas?
—Estoy pensando en que me gustas y ese es un problema para mí.
7 Su tono de voz serio me sobresalta. —¿Por qué es un problema?
1 —Porque no me gustan las personas —dice sin rodeos—. Lidio con las personas.
Eso es lo que hago. Pero rara vez me gusta alguien particularmente… lo suficiente como
para querer lidiar con ellos en formas que no funcionan para mí.
—No entiendo por qué eso es un problema.
—Porque no se suponía que me gustaras, Karissa.
Estoy desconcertada, insegura de qué hacer con eso. —Cuando dices que te
gusto, ¿te refieres a…?
—Me gustas —dice de nuevo, como si eso responde mi pregunta. Hace una
pausa por un momento, mirando nuevamente la foto en mi tocador—. Hay algo en ti…
algo que he buscado por mucho tiempo. Algo que siempre he anhelado. Y ahora que lo
he encontrado, no sé si puedo dejarlo ir.
—Entonces no lo hagas —digo.
—No sabes lo que estás pidiendo —responde—. No soy un hombre que
simplemente se da por vencido. Si avanzo más lejos, si no me alejo ahora, no seré capaz
de hacerlo.
—No quiero que te alejes —digo—. También me gustas.
—Ni siquiera me conoces.
Su voz tiene un toque de ira, un poco de amargura que hace que se forme un
nudo en mi estómago.
—Tampoco me conoces —digo—. Ni siquiera sabes cuál es mi color favorito.
—El rosado —dice—. Tienes algo puesto de color rosado cada vez que te veo… el
forro de tu teléfono es rosado… al igual que las sábanas.
Quizás eso fue demasiado fácil. —Mi comida favorita.
—Probablemente dirías la sopa de fideos japonés. Aceptas lo que crees que
mereces; pero mereces mucho más, tanto si lo quieres aceptar o no. Deseas dejarte
llevar. Te gusta ceder ante los antojos. Es por eso que tu verdadera comida favorita es el
chocolate.
—¿Qué tipo de chocolate?
—Cualquier tipo al que le puedas poner las manos encima.
Bueno, tiene razón… sí me gusta el chocolate. —¿Qué hay de mi película favorita?
—Peter Pan.

7 Responde sin una pizca de duda. Solo me quedo mirándolo, aturdida. —¿Cómo
puedes saber eso?
2 —Fácil. Todavía te ves a ti misma como una niña y no como una adulta, como si
creyeras que nunca crecerás. —Hace una pausa, mirándome con curiosidad—. Por no
hablar de que dejas que un hombre extraño te lleve a una escapada romántica con
promesas de magia, y te tenga flotando en el séptimo cielo toda la noche.
—Yo, eh… —¿Qué mierda?—. ¿Cómo…?
Antes de que pueda decir un pensamiento coherente, se ríe y continúa—: Tienes
una copia de la caricatura en tu estantería. Hay un afiche de Tinker Bell al lado de tu
cama. No fue difícil adivinar.
Me siento tonta e inmediatamente estoy agradecida de que la habitación esté tan
oscura que no pueda ver mi sonrojo. —Bueno, ¿qué hay de mí…?
—No importa. —Me interrumpe dando un paso hacia delante, acercándose a la
cama—. Podríamos jugar este juego toda la noche, Karissa, pero esas cosas no significan
nada. Mi color favorito es el negro, mi comida favorita es la carne y si tuviera que elegir
una película, sería Doce Hombres sin piedad, pero eso no te dice quién soy.
—Entonces, ¿quién eres?
Da otro paso, tan cerca ahora que puedo ver el azul en sus ojos. Baja la mirada
hacia mí en la cama, con la expresión seria. —Alguien del que deberías mantenerte
alejada.
Esas palabras me hacen temblar. Le creo, tiene una manera de hacer que alguien
le crea lo que sea que dice, pero aun así, no detienen los traidores sentimientos en mi
interior. Quizás debería mantenerme alejada de él, pero no quiero hacerlo.
No creo que pueda.
En lugar de responder, me acerco, pasando mi mano a lo largo de su muslo. El
anhelo de tocarlo todavía permanece en mí. Su reflejo es sorprendentemente rápido
cuando agarra bruscamente mi mano, inmovilizándola sobre su pierna, su agarre es
fuerte.
»Te lo estoy diciendo —dice, con voz tensa—. Te estoy advirtiendo. No soy un
buen hombre, Karissa, y nunca lo seré. Así que, no creas que puedes arreglarme o que
alguna vez cambiaré, porque no lo haré. No puedo. Tienes que saber que si esto avanza
más lejos, si me pides que me quede, no seré capaz de permitir que te alejes.
Suelta mi mano. Vacilo. Son solo unos pocos segundos, segundos para pensar,
algo que me he pasado toda mi vida haciendo, antes de permitirme sentir la única cosa
7 que me ha traído más placer que antes. Los segundos se sienten como una eternidad en
tanto me mira, nuestros ojos se encuentran, como si me desafiara. Está esperando mi
3 decisión, esperando escuchar el veredicto, como si soy esos doce hombres sin piedad
con su vida en mis manos.
Mi mano, la cual se acerca a su muslo nuevamente, roza su entrepierna,
entregando el veredicto final, no está condenado, pero tal vez yo sí lo estoy.
Sus ojos se cierran, un suave suspiro escapa de sus labios entreabiertos, y
entonces sé —cuando siento su polla a través de sus pantalones, endureciéndose contra
mi palma— que he aceptado y no puedo dar marcha atrás. Estoy dentro.
Es innecesario, pero lo digo de todas maneras—: Quédate.
Sus ojos se abren, una sonrisa tira de la comisura de sus labios. —Rojo.
Mis ojos se agrandan. —¿Qué?
—Si alguna vez necesitas que me detenga, solo di rojo.
—Rojo —susurro, con la piel de gallina cubriendo mis brazos.
Su sonrisa se desvanece ante el sonido de ello. —No lo digas a menos que sea en
serio. Si solo necesitas que retroceda, que vaya despacio, que tome las cosas con calma,
di amarillo. Funciona como un semáforo. ¿Entiendes?
Asiento, con el corazón en la garganta. No estoy asustada, pero maldita sea si no
me hace sentir un poco nerviosa. ¡De verdad me dio palabras de seguridad! —No vas a
golpearme, ¿verdad?
—No —dice de inmediato, con voz aguda—. Nunca te golpearé. Y nunca te
lastimaré, a menos que quieras que lo haga.
No me puedo imaginar querer eso, pero el anhelo entre mis muslos, el recuerdo
de la forma en que me lastimo antes, cuando estuvo en mi interior, envía un escalofrío
diferente por mi espalda.
—Es solo por si acaso —dice—. En caso de que me ponga demasiado rudo, de
que me pierda en mí mismo y tú hayas tenido suficiente. Más vale prevenir que
lamentar, ¿cierto?
—Cierto —murmuro, tratando de alcanzar su cierre. Comienzo a bajarlo cuando
agarra mi mano de nuevo, se ríe a medida que se aleja.
—No esta noche —dice sosteniendo mi mano—. Necesito irme.
Frunzo el ceño. —¿Te vas?
—Sí —dice—. Tengo trabajo que hacer.

7 Mi mirada se desplaza hacia mi despertador. La una de la mañana. —¿Ahora?

4 —Sí —dice nuevamente, levantando mi mano y depositando un ligero beso sobre


el dorso. Continua con un rápido beso en mis labios antes de soltarla y darse la vuelta.
No dice nada más.
Me quedo mirando con incredulidad a medida que desaparece por la puerta.
6
Traducido por Issel, Jane & SamJ3
Corregido por Karool Shaw

Los días pasan.


Días de nada.
La incomodidad por nuestros encuentros desaparece de mi cuerpo mientras otro
dolor se filtra, el de no sentir su toque en días.
Es un arma de doble filo, una sensación extraña con la que nunca lidié antes.
Me siento tan vacía.
Es una locura. Lo sé.
Estoy loca.
7 Él me está volviendo loca.

5 Naz entró de forma avasalladora en mi vida y luego salió en la mitad de la noche,


ofreciéndome nada más que un dulce beso de despedida.
No sé qué hacer con esto.
No sé qué hacer conmigo.
Paso los días alternando entre esconderme en mi cuarto y aventurarme en la
ciudad, deslizándome de vuelta a mi mundo de soledad y comida barata.
Y me regodeo en lo que siento.
Me regodeo.
Uh, soy patética.
Esta no soy yo. No me deprimo por culpa de chicos. No caigo en la melancolía,
no me estreso, no me regodeo.
¿Entonces por qué lo estoy haciendo?
Después de mirar mi teléfono lo cual es probablemente la centésima vez,
esperando que el bastardo suene, lo lanzo hacia un lado con un gruñido. Podría
llamarlo; debería. Pero sigo esperando a que él me llame. Me estoy convirtiendo en una
de esas chicas.
Me estoy convirtiendo en Melody.
Hablando de ella, regresa mañana y jamás me llamo. Sé que está ocupada, de
vacaciones con amigos que conoce de hace años, por lo que no estoy sorprendida, pero
ciertamente duele darme cuenta que estoy tan sola.
No solo lo digo porque todos los demás viajaron. Lo digo por el hecho de que
“Podría perderme y no estoy segura de que alguien se daría cuenta”.
Un estridente ruido resuena a través de la habitación. Lo agarro rápidamente,
con mi corazón deteniéndose esos pequeños segundos antes de mirar a la pantalla. Por
favor que sea Naz. Por favor que sea Naz. Por favor que sea Naz.
Es mamá.
Retira eso. Alguien se daría cuenta.
Ella lo haría.
Suspirando, me dejo caer en la cama mientras contesto—: Hola mamá.
—¡Hola, Kissimmee! ¿Cómo estás?
—¿Bien y tú?

7 Suena bien, confirmándolo cuando salta en historias de Watertown,


chismoseando sobre las personas de alrededor del pueblo. Solo recuerdo vagamente a la
6 mayoría de ellos, pero escucho y ocasionalmente comento. Me preocupaba dejarla sola
cuando me mudé a la ciudad; sin embargo, parece estar haciéndolo bien.
¿Me atrevería a decir mejor que yo el día de hoy?
—¿Segura que te encuentras bien cariño? —dice luego de un momento—. Estás
horriblemente callada.
—Sí, estoy bien. Solo...aburrida.
Y solitaria.
Y algo hambrienta.
Soy un desastre.
—Debiste haberme visitado esta semana —dice—. Pudimos haber pasado algo
de tiempo juntas.
—Lo sé... Aunque te veré pronto.
—No puedo esperar —dice ella—. De cualquier manera, debo irme. Te llamo más
tarde, ¿sí?
Colgamos. Lanzo mi teléfono hacia abajo, esperando a que suene nuevamente.
No lo hace.
Eventualmente bajo las escaleras, tomo algo para comer del comedor mientras
está abierto. En grupos pequeños, unos cuantos estudiantes escuálidos merodean por el
edificio. El sol aún está brillando al regresar arriba. Abro mi libro de filosofía,
intentando adelantar algunas lecciones, pero termino quedándome dormida con el libro
sobre mi pecho.
Más tarde, me despierta un sonido. Con la habitación a oscuras, un suave brillo
envuelve mi escritorio al lado de la cama. Mi teléfono. Levantándome, lo tomo y miro la
pantalla mientras suena.
Naz.
Tentativamente contesto. —¿Hola?
—Lucías hermosa hoy.
Nada de hola. Ningún saludo para nada. Estoy sorprendida. ¿Hermosa? ¿De
dónde vino eso?
Bajo la mirada para mirarme. Ni siquiera me he cambiado mi andrajoso pijama,
el que creo que llevo usando por dos días. —¿Cómo sabes?

7 —Te vi.

7 Mi estómago es un nudo. ¿Me vio?


—¿Dónde?
—En mis sueños.
En el momento en que lo dice, una sonrisa ilumina mi cara. —¿Solo estás
bromeando conmigo?
—No, pero me gustaría estar follándote.
Me dijo agudamente. Mi cuerpo se excita ante esas palabras. ¿Cómo lo hace, sus
respuestas tan astutas, tan rápidas?
»Aunque sé que lucías hermosa hoy —dice—. No mentía.
—¿Cómo?
—Porque siempre lo estás.
No estoy segura de cómo responder a eso. Comienzo a tartamudear. Treinta
segundos al teléfono y me he transformado en una tonta que balbucea por culpa de este
hombre.
Se ríe, genuinamente divertido. —Buenas noches Karissa.
Antes de que consiga responder, cuelga. Miro a mi teléfono, mordiéndome el
labio inferior, mientras susurro—: Buenas noches —en el silencioso cuarto.
Tan tonto como es esto, me siento un poco mejor.
Al menos no se ha olvidado de mí.

Llega el domingo por la tarde, cada minuto es como una hora, cada hora es jodidamente
casi otro día completo. Los dormitorios vuelven a la vida al mediodía, cuando las personas
ingresan. Puedo escuchar a nuestros compañeros de las demás habitaciones a través de las
delgadas paredes, regresando de dónde sea que hayan ido.
No sé.
En realidad no me importa, tampoco.
Soy una vecina terrible.

7 Estoy sentada en mi cama, con las rodillas hacia arriba, mirando mi libro que apoyo
contra mis piernas, cuando la puerta se abre. Melody entra, arrastrando sus maletas, y deja
8 escapar un gruñido en señal de saludo. Levanto la mirada mientras deja las cosas al lado de la
puerta para colapsar sobre su cama.
—Oh dios, ¡estoy exhausta! —dice.
—Luces renovada —señalo. De hecho, luce diferente, el sol ha puesto un brillo en ella. Su
cabello es casi rubio platino, blanqueado por los rayos solares, en tanto su piel ahora está bastante
bronceada.
Es maravilloso como alguien puede cambiar en una semana.
—¿Renovada? —Rueda sobre su costado para mirarme—. ¡Me siento como si hubiera
recibido una paliza!
—¿Lo fuiste?
Una pregunta válida con Melody, una que responde con una sonrisa maliciosa—: Una
dama nunca cuenta.
Riendo, cierro mi libro y lo dejo a un lado.
—Entonces es bueno que no seas una dama.
Melody me saca la lengua antes de lanzarse a ello, narrándome detalles de su viaje. Pensé
que sentiría una punzada de celos escuchando todas sus aventuras, pero más que nada me pareció
divertido. Porque nada de lo que dice, no importa que tan exótico haya sido, alcanza mi aventura
erótica.
¿Nadaste con delfines? ¿Fuiste de buceo? ¿Tomaste baños de sol sin sostén en una playa
hermosa? Bueno yo comí en el restaurante más elegante de la ciudad, bebí champagne de mil
dólares y fui fuertemente follada por el hombre de mis sueños.
Debía decirle. Es mi amiga, quizás mi mejor amiga, podía decirse que mi única amiga...
Debería contarle sobre él. Ella siempre me está contando sobre sus escapadas, y yo raramente
tengo algo que compartir.
Voy a decirle.
Voy.
Lo haré.
—Entonces, ¿qué hiciste este fin de semana? —pregunta con poca seriedad.
Solo que no en este momento.
Quizás después.
—Ya sabes, un poco de esto, un poco de aquello.

7 Arruga su nariz ante mi aburrida respuesta y se lanza de nuevo a sus historias.


Vagamente estoy escuchando, apenas de su corta semana, algo sobre Chicas se vuelven
9 salvajes, cuando comienza a hablar sobre alguien llamado Paul.
—¿Quién es Paul? —pregunto interrumpiendo.
—Oh, ya sabes, Paul —dice, moviendo la mano hacia mí.
¿Paul Newman? ¿Paul Bunyan? ¿Peter, Paul y Mary?
No conozco a nadie llamado Paul.
—Refresca mi memoria.
Melody pone los ojos en blanco, un ligero sonrojo sube a sus mejillas mientras rueda
sobre su estómago en la cama para mirarme a través de la habitación. —Es el chico de Timbers.
¿Recuerdas? ¿El señor soy el mejor?
—Pensé que ese era Pat —digo—. O Pete.
—Sí, yo también, pero no... Es Paul. Es tan maravilloso. Es solo...es todo. Nunca he
conocido a alguien como él antes.
Frunzo el ceño. No estoy segura de que tiene que ver él con nada. —No se quedó en tu
resort o algo, ¿o sí?
—¿Qué? No, por supuesto que no. Sería una locura si un chico tan solo apareciera donde
quiera que estuviese. Sería acoso.
Hablando de eso.
»Aunque me llamó —continúa ella—. Le dije después de esa noche en Timbers, pero
realmente no esperaba escuchar de él. Pero llamó, hablamos, y es maravilloso. Tenemos tanto en
común.
—Eso es genial —Él me irritó, y no confío en él tras el incidente con la bebida, pero las
alertas cayeron en oídos sordos con ella. Luce feliz, y creo que eso es lo que importa—. ¿Así que
vas a verlo de nuevo?
—Absolutamente que sí. —Antes de poder preguntarle más, su teléfono suena. Melody se
levanta de su cama, todos los rastros de cansancio desaparecen en tanto busca en su equipaje y lo
encuentra. Lo saca, lo mira y chilla—. Me envió un mensaje, dice: Oye, sexy, ¿ya te instalaste?
¿Escuchaste eso? ¡Me llamó sexy!
Se ríe vertiginosamente y se lanza de vuelta en su cama, su atención pegada a su teléfono
mientras le responde. Mis ojos se mueven de mi compañera de cuarto a mi propio teléfono,
silencioso y quieto aún en el escritorio a mi lado.
Cualquier día aceptaré hermosa por encima de sexy.

8
0

—Felicidad.
Santino se pone de pie en frente de la clase, sosteniendo su puntero favorito de madera. Es
largo y grueso, podría decirse que más grande que él, con una punta de metal filosa como una
daga.
Creo que está compensando algo.
La golpea contra la gran pizarra, chocando contra la palabra escrita toda en mayúsculas.
FELICIDAD. Apenas estoy prestando atención, mi mente está a la deriva, mientras
Melody se encorva en la silla a mi lado, dibujando en los márgenes de su cuaderno, echo una
ojeada en su dirección, rodando mis ojos cuando veo que está dibujando corazones alrededor del
nombre Paul.
—¿Quién quiere intervenir y definir qué significa para ustedes felicidad? —pregunta
Santino, escaneando el salón por voluntarios.
Manos se levantan, los hacedores de buenas obras que ofrecen sacarle brillo a los zapatos
de un hombre si se dan cuenta de que estaban sucios, seguidos por unos cuantos otros dubitativos
voluntarios. Las respuestas son esperadas de este grupo, hablan de mucha mierda idealista
escondida con algo de materialismo. Un chico al otro lado de la habitación grita algo vulgar,
haciendo a la clase reír de forma disimulada, mientras Santino lo señala con su puntero con
desaprobación.
—Salir rápidamente de esta clase —dice Melody mediante un susurro—. Esa es mi
felicidad.
—Dímelo a mí —murmuro—. La clase más larga de todas.
—Ah, señorita Reed —dice Santino, moviéndose en nuestra dirección, sus ojos
encontrándose con los míos a través del mar de estudiantes, como si tuviese un radar que está
dirigido directamente a mí—, ¿fue esa su voz la que escuché? ¿Le gustaría compartir sus
respuestas?
—Uh, la verdadera felicidad es tener un sentido profuso de bienestar, paz y vitalidad —
digo, recordando leer eso en el material—. Es sentirse agradecido por estar vivo.
—Es cierto —dijo él—. No obstante no es lo que le pregunté.
Momentáneamente fui agarrada inesperadamente por su aguda respuesta.
8 »Ya ve, si quisiera la definición del libro, la leería. —Continúa golpeando el libro, que se
1 encuentra sobre el escritorio, con el puntero—. La pregunta era su definición. Preste atención la
próxima vez en vez de estar chismoseando con la señorita Carmichael.
—Lo siento señor.
Me mira, arqueando las cejas.
—¿Bien? ¿Su definición?
—Yo, eh... —Puedo sentir la mirada de mis compañeros de clase quemándome,
esperando—. No lo sé.
—No lo sabe —repite—. ¿No sabe lo que la hace feliz?
—Bueno, seguro que sí, pero la felicidad en realidad no es una cosa —digo—. Es un
estado mental.
No luce ni un poco entretenido. —¿Un estado mental o un estado de estar?
Dudo antes de repetir—: Un estado mental. Es solo la forma en que uno ve las cosas.
La comisura de sus labios de retuercen, pero no con diversión. Luce como si pudiera tener
una explosión de vaso sanguíneo si sigo hablando. —¿Adquiere toda su agudeza del reino de la
narrativa de los niños, señorita Reed, o solo de sus visiones de la felicidad?
Palidezco, escuchando la ola de risas que fluye a través del aula. Comienzo a balbucear
una respuesta cuando se da la vuelta, señalando nuevamente a la pizarra, una señal que dice que
ha terminado con mi mierda.
»Albert Einstein dijo que una mesa, una silla, un plato de fruta, y un violín eran felicidad
para él. Claramente, cada quien la define de forma diferente... alguno de nosotros podemos
definirla, de cualquier forma.
Me escabullo en mi silla, avergonzada, mientras Melody se inclina hacia mí,
susurrando—: Por favor dime que no citabas a Seuss de nuevo.
—Walt Disney —murmuro tan bajo como puedo, pero basada en la forma en que la
mirada de Santino me lanza dardos otra vez, sospecho que sabe de qué hablaba.
La clase termina unos minutos después de eso. Estoy fuera de mi asiento cuando Santino
grita—: ¡Dos páginas explorando el concepto de la verdadera felicidad para el jueves! Luego
tendré sus notas hasta mitad de semestre.
La clase gruñe mientras nos encaminamos hacia la puerta. Melody me alcanza,
suspirando a medida que desliza su bolso sobre su hombro. —No podías ser normal y decir
orgasmos, ¿verdad?
Me río, negando. No podía decir eso, pero por supuesto, no lo refutaría. La mera mención
8 de la palabra causa hormigueo en mi interior, el recuerdo de la forma en que Naz hizo que mis

2
dedos de los pies se enroscaran mientras me venía por él. Eso era felicidad indudable.
Eso era el paraíso.
Podía escribir la siguiente mejor novela americana sobre ello.
—Me conoces —digo—. Me gusta mantener las cosas interesantes.
—Sí, bueno, deberías ser cuidadosa —dice ella—. Sabes que disfruta torturando
estudiantes. Es como el juego previo para él, y si continúas con esto, puedes terminar siendo la
que saldrá jodida.
A mí me parece que ya estoy en ese camino, y lo he estado desde el primer día que entré en
su salón de clases. Había pasado lista, haciendo su primer y único pase de lista, reconociendo a
cada uno individualmente. Táctica de miedo, dijo Melody... nada más aterrador que Satanás
diciendo tu nombre. Había llegado a mi nombre ese día y vaciló, buscándome. A los otros
simplemente les asintió antes de proseguir, pero se me quedó mirando aquella tarde como si con
una mirada supiera que no pertenecía allí.
Nos abrimos paso hacia los dormitorios, caminando sin ningún apuro, el viaje de diez
minutos lo hicimos en el doble de tiempo. Tan pronto como llegamos a nuestra habitación,
Melody se acuesta en su cama, en tanto mis ojos son atraídos por el teléfono de la habitación, el
pequeño botón en él parpadeando en rojo. Nunca lo utilizamos, solo recordamos que siempre está
ahí cuando llaman a este número para dejar un mensaje. Levanto el auricular y pulso el botón
para escuchar el mensaje automatizado.
—Por favor, baje al edificio del centro de recursos esta tarde para una entrega. Gracias.
Suspirando, cuelgo el teléfono y me giro hacia la puerta. —Volveré.
—¿A dónde vas?
—Hay un paquete o algo esperando abajo.
Me dirijo de vuelta hacia el vestíbulo, aguardando mi turno en la ventanilla del centro de
recursos para recoger lo que fue dejado allí. Tan pronto como es mi turno, camino hacia la mujer
que trabaja en recepción y le extiendo mi identificación. —Recibí un mensaje para recoger algo.
Ella teclea en su ordenador. —Ah, sí, 1313.
Me apoyo contra la pared junto a la ventana, esperando a que retire el paquete, cuando
deja un jarrón lleno de rosas de tallo largo sobre el mostrador.
—Aquí tienes —dice, sonriendo dulcemente—. Karissa Reed.
Mis ojos se abren ampliamente en tanto me quedo contemplando las flores. Son de
vibrantes tonos de rosa, tres docenas de ellas por lo que logro ver. Pienso que tiene que haber
algún tipo de error, algún tipo de confusión. —¿Está segura de que son para mí?
8 —Uh, sí —dice, volviendo a revisar—. Segura.
3 Lentamente, me aproximo y agarro la tarjeta que sobresale en el centro del arreglo. La
saco del sobre pequeño y la abro, viendo que hay garabatos innegablemente masculinos.

Una docena por cada noche que pasaste conmigo.


—Naz

Estoy sorprendida. Sigo mirando fijamente la tarjeta por un momento antes de volver a
mirar las rosas. La señora de la recepción me mira con cautela, como si estuviera asustada de que
pueda recoger el jarrón y tirárselo a la cabeza. Murmuro mi agradecimiento, agarrándolo para
irme.
Es más pesado de lo que esperaba.
Las llevo arriba, aturdida, apenas sonriendo cortésmente cuando una chica en el ascensor
hace un comentario. Cuando llego a la habitación, Melody está de pie delante de la cama,
sosteniendo un familiar vestido de manga larga negro. —Oye, ¿sabes lo que le pasó…?
No termina su pregunta, pero sé lo que está preguntando. Lo arruiné. O Naz lo hizo. Mis
mejillas se ruborizan. Oh, mierda.
Los ojos de Melody me buscan, y se tensa cuando ve las ostentosas flores en mi mano. —
Mierda, no es tu cumpleaños, ¿verdad? Por favor, dime que no lo olvidé.
—No —susurro, empujando cosas fuera del camino, haciendo sitio para ponerlas en mi
escritorio junto a mi cama—. Solo es un regalo.
Melody me mira con incredulidad, dejando caer el vestido sobre una pila de ropa sucia,
olvidándose por completo de este. —La ventaja de tener una mamá que es dueña de una tienda de
flores, ¿eh?
Me encojo de hombros sin comprometerme.
No la corrijo.
Soy una amiga terrible.
Sus ojos van de nuevo a las flores sobre mi escritorio, y se queda un instante en silencio.
Espero a que pregunte más, pero no lo hace, una sonrisa levanta sus labios. —Perra suertuda.
Me río. ¿Suertuda? Quizá.
Naz sin duda me hace sentir de esa manera.
8 Melody se acuesta en su cama otra vez, abrazando su almohada para tomar una siesta
4 después de una mañana llena de clases. Me siento con mi libro de filosofía, con la esperanza de
comenzar mi artículo sobre la felicidad, con ganas de impresionar a Santino tras el desastre que
resultó ser la clase.
Trato de concentrarme, en realidad lo intento, pero mi atención se mantiene a la deriva,
hacia las flores. La fragancia dulce se arremolina en el aire a mí alrededor, haciendo cosquillas en
mi nariz cada vez que inhalo. Mis labios se mantienen crispados en tanto lucho contra una
sonrisa. Siento como si verdaderamente estuviera escrita por toda mi cara, brillando como un
letrero de neón por el rubor de mis mejillas.
Luego de un tiempo, los suaves ronquidos de Melody llenan la tranquila habitación. La
miro de reojo, asegurándome de que está dormida, y la contemplo por un momento antes de
agarrar mi teléfono.
Mi dedo se cierne sobre el nombre de Naz en mis contactos. Prosigo, mi corazón latiendo
salvajemente mientras lo acerco a mi oído.
Suena.
Y suena.
Y suena.
Estoy cerca de colgar cuando atiende y me saluda con un suspiro exagerado. —Vaya,
hola.
Su voz es áspera, más ronca de lo habitual.
—No te desperté, ¿o sí?
—Lo hiciste —confirma.
—Lo siento mucho —le digo—. No lo sabía. Me llegaron tus flores y quería darte las
gracias.
—Ah. —Puedo oírlo bostezar—. ¿Te gustaron?
—Sí. —Echo un vistazo a la habitación, asegurándome de que Melody sigue dormida
antes de continuar—: No obstante, realmente solo pasamos dos noches juntos.
—Te olvidas de la primera noche —dice—. No es sorprendente, sin embargo, ya que te
desmayaste.
—Pero nosotros no... —bajo aún más la voz—... ya sabes.
Exhala una vez más, fuertemente, pero esta ocasión no se trata de su agotamiento. Es
frustración. —No te las envié porque dormiste conmigo, Karissa. No te degrades pensando que
ese es tu valor. Las envié porque estoy agradecido.
8 —¿Agradecido por qué?
5 —Por ti.
—Bueno, gracias —digo—. Por tanto, ¿cómo supiste que me gustaban las flores? ¿Me
puse una blusa floreada, u olí a rosas o algo un día?
Se ríe. —No, fue solo una conjetura en ese momento. A la mayoría de las mujeres les
gustan las flores.
—Probablemente me gusten más que a la mayoría —digo—. Mi madre cultiva flores
para ganarse la vida.
—¿Eso es cierto? —Suena realmente interesado. Hay mucho de los hombres que me
parece atractivo, pero un hombre que escucha realmente está en una liga completamente
diferente.
—Sí, de manera que en cierto modo tengo debilidad por ellas, supongo. Me hacen sentir
un poco nostálgica.
—¿Y dónde está tu hogar, de todos modos? ¿La oficina de correos en Syracuse?
Me río, empujando mi libro de filosofía a un lado para tumbarme. —Lo suficientemente
cerca. Mi hogar está... bueno, no sé. Nos mudamos muchas veces cuando yo era pequeña, por lo
que no es realmente un lugar para mí. Es más, la gente. O la persona, de todos modos.
—Tu madre —adivina—. La florista.
—Sí.
—Tendré eso en mente —dice—. Me alegra que te gustaran las flores.
—Fueron una agradable sorpresa. —Miro mi escritorio—. Empezaba a pensar que tal vez
te olvidaste de mí.
—¿Por qué?
—No he sabido nada de ti —digo—. No te he visto.
—Eso no es porque no me acuerde de ti —dice—. He estado muy ocupado con el trabajo,
pero has estado en mi mente. Y me puedes ver cada vez que quieras, Karissa. Cuando quieras.
Solo dilo y soy tuyo.
—¿Esta noche? —susurro.
—¿Qué tal ahora? —sugiere—. Puedo estar allí en una hora.
Mis ojos se mueven hacia Melody, profundamente dormida en su cama. —¿Pueden ser
dos?
—Lo que quieras —dice—. Te veré entonces.

8 Termina la llamada, y dejo donde estaba mi teléfono, incapaz de luchar contra la sonrisa
esta vez. Se construye en mi interior hasta el punto en que siento como si estuviera a punto de
6 estallar. Dejo escapar un grito silencioso, pateando las piernas en mi cama y apretando los puños,
incapaz de contenerlo. Me levanto de un salto y escaneo la habitación con ansiedad, agarrando
mi bata antes de volar hacia el baño, con cuidado de no despertar a Melody.
Me ducho, restriego, afeito y me estreso, el vértigo poniéndome nerviosa. Me quedo bajo el
chorro caliente hasta que mis dedos parecen pasas. Salgo, me unto crema, haciendo cada
centímetro de mi cuerpo suave como la seda, recubierto con un toque de fragancia. De vuelta en
la habitación, en bata y toalla en la cabeza, encuentro a Melody sentada en su cama, despierta de
nuevo, buscando en su bolso.
—Oye —dice, sin siquiera mirarme—. Paul llamó, quiere que nos encontremos. Nuestras
próximas clases las tenemos juntos.
—¿En serio?
—Sí, ¿no es increíble? —dice, sonriendo—. Iremos juntos a clase y luego iremos a cenar.
—Increíble.
—¿Quieres venir? —Arquea sus cejas al mirarme—. Será bueno comer algo que no
venga en una lata o del comedor.
—Sí, voy a pasar esta vez —le digo—. Sin embargo, gracias.
—¿Estás segura?
—Sí. Que tú y Paul se diviertan.
Se pone de pie, agarrando sus cosas y juntándolas. —Bueno, hazme saber si cambias de
opinión y nos reuniremos en algún lugar, ¿de acuerdo?
—Está bien.
No voy a cambiar de opinión; pero no le digo eso, aliviada de no tener que tratar de
explicar por qué me estoy vistiendo para salir en medio de la tarde. Sé que debería decirle la
verdad, estoy rompiendo todas las reglas que mi madre me enseñó y violando el código de la
amistad escabulléndome de esta manera. Asegúrate siempre de que alguien sepa con quién
estás y qué estás haciendo, cómo te pueden encontrar, y nunca, jamás vayas a algún
lugar sin que un amigo sepa. Es un pacto tácito, que he violado una y otra vez, y ni siquiera sé
la razón.
Pero no consigo decir nada.
No estoy dispuesta a decirle a nadie.
Hay algo emocionante, algo escalofriante, al guardar un secreto que es todo mío. He
vivido una vida llena de secretos desde que nací, una de incertidumbre debido al comportamiento

8 peculiar de mi madre, pero esto es otro nivel que ni siquiera puedo explicar. Se trata de tener un
mundo diferente, entrar en uno tan diferente al mío, un mundo en el que no solo soy otra
7 persona... soy un tesoro.
Él me hace sentir como el sol, que el mundo gira a mí alrededor, y no estoy dispuesta a
invitar a cualquier otro en nuestro universo.
Naz es mi propio caballero, valiente y elegante, aunque sospecho que su brillante
armadura puede estar ocultando algo de oscuridad.
En lugar de ponerme en guardia, ese pensamiento me intriga.
Me pongo unos vaqueros y un suéter de color rosa suave, agarro una bufanda para acabar
con el conjunto, y me tomo el tiempo de arreglar mi cabello, dejándolo suelto y ondulado. Me
pongo maquillaje, aplico lápiz labial del mismo tono que mi suéter. Una vez que estoy lista,
agarro mi bolso, asegurándome de tener mis llaves, identificación y teléfono conmigo, antes de
salir.
Me mantengo cabizbaja, sin querer encontrarme con nadie y retrasarme. Salgo,
caminando alrededor de la esquina al estacionamiento, justo cuando el Mercedes negro se
detiene.
Justo a tiempo.
No le doy tiempo para salir y abrirme la puerta, sentándome a su lado de inmediato. Está
vestido como siempre, traje negro, corbata oscura, su cabello un sexy desorden. No se ha afeitado,
su vello facial es más grueso hoy de lo que he visto antes. Su masculino aroma llena el auto.
—Te ves bien —dice, moviendo sus ojos hacia mí mientras se aleja hacia el tráfico—.
¿Tienes hambre?
—Un poco —admito—. Sin embargo, no tienes que llevarme a ninguna parte.
—Tonterías. También tengo que comer. ¿De qué tienes hambre? —Antes de que pueda
hallar una respuesta, me interrumpe de nuevo—: Y no digas “lo que sea” ó “nada” ó “no
importa”, porque esas no son respuestas.
—Uh, no lo sé.
—Esa tampoco es una respuesta.
—Está bien. Pizza.
—¿Entrega, para llevar, o vamos al lugar?
Me río. —Vamos al lugar, supongo.
Asiente una vez, estando de acuerdo, y a continuación conduce en silencio. Miro por la
ventana lateral a medida que la ciudad pasa volando, viendo cómo me lleva directamente a través
8 del puente a Brooklyn. Se dirige a lo recóndito de la ciudad, a una sección que solo conozco por su

8 reputación, a un rudo y violento tipo de barrio.


Viejos grafitis cubren el exterior de algunos de los edificios mientras conduce por una
calle lateral y se detiene a mitad de la cuadra, frente a un viejo edificio de ladrillo. Se parece
mucho a cualquier otro lugar cercano, pero la gente se detiene frente a ella y se apiñan en los
bancos, charlando en tanto esperan.
Naz se estaciona al costado de la calle, directamente a lo largo de la acera debajo de un
árbol. Me quedo mirando el lugar, notando el pequeño cartel que indica que es una pizzería. No
esperaba nada extravagante, pero esto... esto no se parece a algún lugar que Naz frecuente.
Sin embargo, me sorprende. Me ayuda a bajarme, presionando su palma en mi espalda al
dirigirme por la calle hacia la pizzería. Me doy cuenta, cuando nos acercamos, que las personas
sentadas afuera están esperando mesas, pero Naz se encoge de hombros cuando le señalo esto.
Al entrar, hace una pausa y mira a su alrededor. El lugar está lleno, lleno de clientes. El
interior es una gran diferencia a comparación del exterior, un tesoro escondido en un barrio de
mala muerte. No es lujoso, pero no es el vertedero que imaginaba desde el otro lado de la calle.
Solo se necesita de unos segundos para que Naz sea reconocido. Un hombre
pavoneándose, por casualidad mira en nuestra dirección, vuelve a mirar y se detiene. —Vitale.
Naz asiente.
»¿Necesitas una mesa?
Asiente otra vez.
»En seguida, mi amigo.
Estoy atónita. Ni siquiera tengo la oportunidad de decir algo al respecto antes de que nos
lleve a través del restaurante, a una pequeña mesa que justo ahora ha sido despejada. Estamos allí
por un segundo mientras se apresuran a limpiar la zona, antes de que Naz saque una silla para
mí. Me deslizo en ella, mirándolo curiosamente cuando se sienta frente a mí.
Agarra un menú, su mirada se centra totalmente en él, pero la comisura de su labio se
retuerce en una sonrisa, mostrándome ese hoyuelo. Nunca he visto que alguien se vea tan
francamente arrogante antes.
¿Por qué es tan excitante para mí?
—Entonces ¿llamaste anticipadamente, de nuevo? —pregunto a medida que recojo mi
menú—. ¿Cobraste otro favor?
Se ríe por mi pregunta. —No, no esta vez.
—¿Entonces cómo haces eso?
—¿Hacer qué?
8 —Ya sabes qué —digo—. Ni siquiera le dijiste una palabra a ese hombre y enseguida te
9 consiguió mesa.
—Me conoce.
—Me di cuenta de eso, Vitale
Se estremece cuando digo su apellido, su expresión cae mientras su mirada abandona el
menú y se posa sobre en mí. —No me llames así.
Su tono no es duro, pero definitivamente no está bromeando. No es una pregunta, ni una
petición. Es una orden. Mi piel pica, esa mirada suya resurge mientras me mira silenciosamente
antes de regresar su atención al menú. Puedo darme cuenta de que no lo está leyendo. Está
mirándolo como si pudiera ver a través de él.
Después de un momento, sus ojos encuentran los míos de nuevo, esa mirada oscura se
desvanece. —Son amigos de la familia. Nada más. Tener una familia grande tiene sus ventajas.
No solo sucede en restaurantes. Es en todos lados a donde voy. Acostúmbrate, cariño
—Es solo que es extraño —murmuro, recogiendo mi menú—. No sé si alguna vez podría
acostumbrarme.
—Lo harás, porque también empezará a pasarte a ti.
Me río por su comentario. —Sí, claro.
—En serio —dice—. Solo espera.
Rodando mis ojos, miro el menú, buscando algo de comer. A diferencia de la última vez
que me llevó a cenar, este sí puedo leerlo.
El mesero viene en tanto estoy decidiendo y Naz lo saluda energéticamente, pidiendo una
botella de Paolo Bea Santa Chiara del 2008. No tengo idea de qué es, pero mientras el mesero se
apresura a ir por él, tengo un peculiar sentido de déja vu. —¿Estás tratando de emborracharme
de nuevo?
—También me gusta disfrutar, Karissa —responde—. Tú estando borracha y más suelta,
es simplemente un bono.
Riendo, lo pateo juguetonamente bajo la mesa. Me sonríe, cerrando su menú cuando el
mesero regresa con la botella de vino. Le quita el corcho y Naz toma el control, sirviéndonos una
pequeña copa antes de poner la botella a un lado. Ordenamos entonces, una pizza margarita para
compartir. El vino es de un extraño color durazno transparente y tiene un ligero sabor a naranja,
que baja agradablemente por mi garganta.
Naz me mira, sus ojos exploran mi rostro mientras otro hombre se acerca a nuestra mesa.
Es mayor, con el cabello negro peinado hacia atrás y un grueso bigote, bajo y rechoncho. Sonríe
ampliamente, asintiendo cuando saluda a Naz por su nombre y apellido. —Vitale.
9 Naz no parece perturbado cuando todos los demás usan su apellido. —Signore Andretti.

0 Y eso es todo lo que entiendo. Los hombres se lanzan a una conversación, las palabras se
derraman con fluidez, pero todo es ajeno a mis oídos. Italiano. Según entiendo, por el suave tono
y sonido romántico de las expresiones. Los dos están sonriendo, el aire alrededor de ellos es
amistoso. Naz se ríe y después de un momento el hombre me señala. Estoy a medio beber, casi
ahogándome con el vino, cuando su atención cambia hacia mí.
—Sí —dice Naz. Eso lo entendí. Es sí—. Lo es.
La expresión del hombre se anima al verme, diciendo algo tan rápido que todas las
palabras parecen juntarse. Se acerca, toma mi mano y presiona un beso en el dorso. —¡Sei
incantevole!
Con los ojos bien abiertos, lo miro cuidadosamente. El hombre deja mi mano y se gira
hacia Naz, enseñándole el pulgar hacia arriba antes de desaparecer.
—¿Hablas italiano? —pregunto, sorprendida.
Naz toma su vino. —Tengo un entendimiento básico.
—Bueno, ¿qué dijo?
—Dijo que eres encantadora.
Estoy sorprendida. —¿Y tú que le dijiste?
—Varias cosas —dice—. Le agradecí por la mesa y lo felicité por el vino. Veras, él es el
dueño. Me pregunto cómo estaba y quién eras. Le dije que me encontraba genial y que eres
alguien especial.
Lo miro, asimilando las palabras. —¿Especial?
—Sí, especial —dice—. No suenes tan sorprendida.
—Es solo que es tan irreal. Sigo esperando que todo esto sea un sueño.
Toma un sorbo de su vino antes de bajar la copa e inclinarse, su mirada intensa. —
Cuando te miré por primera vez, pensé lo mismo. ¿Cómo podía ser tan afortunado de
encontrarte, en una ciudad tan grande? Pensé que tenía que estar soñando.
—¿Te refieres a mí? —Pude sentir mi rostro sonrojándose—. Pero solo soy… yo.
—Eres especial Karissa. De verdad lo creo.
Nuestra comida llega y tomo un bocado de pizza, la corteza no es tan delgada, el queso es
lo suficientemente rico y la salsa suculenta. Es sorprendentemente deliciosa para venir de un
barrio de mala muerte, y ahora entiendo porque Naz vino aquí. La devoro mientras Naz muerde
una rebana, la conversación es juguetona, mientras el vino parece haberse evaporado
mágicamente. POOF.

9 Antes de que termine la cena, mi cabeza se encuentra confusa, mi cuerpo vibra, el aire
entre nosotros zumba como una corriente eléctrica.
1 —¿Lista para salir de aquí? —pregunta sacando dinero para pagar la cuenta. Doy un
vistazo, curiosa, y me siento aliviada de ver que no es tanto como la otra vez que me llevó a
cenar.
—Seguro. —Me tomo el resto de mi vino antes de poner la copa a un lado. Se levanta y
agarra mi brazo, asintiendo hacia el mesero a medida que nos dirigimos hacia la puerta. La gente
aún está afuera, reunida en grupos, esperando por mesas—. ¿A dónde vamos?
Posa sus ojos sobre mí en tanto cruzamos la calle hacia el Mercedes. El cielo está
empezando a oscurecerse, un matiz rosa brilla sobre todo. —¿A dónde quieres ir?
—A cualquier lugar.
—Esa no es una respuesta.
—A cualquier lugar contigo.
Sonríe. —Eso está un poco mejor.
Como era de esperar, vamos a su casa. Esperaba que me llevara arriba, directamente a su
cuarto como la última vez que estuvimos aquí, pero en su lugar prende las luces para que nos
quedemos abajo. —¿Quieres ver una película?
—Uh, seguro.
—Hay algunos dvd en el estudio —dice, señalando a una puerta que se encuentra
pasando la sala—. Ve y escoge uno.
Caminando hacia donde señala, me dirijo a través de la sala, mis pasos vacilan cuando
estoy cerca de la puerta del estudio. Solo está iluminado ligeramente a través de las ventanas,
pero puedo ver todo. El cuarto es enorme, posiblemente más grande que toda la casa que
compartía con mi madre en Watertown. A diferencia del resto de la casa, que se siente tan
moderna y esterilizada, el estudio es bastante frecuentado.
Me doy cuenta de que pasa todo su tiempo aquí.
Los muebles son de cuero negro y desgastado, las mesas de madera combinan con los
paneles de las paredes. Parece haber un divisor en el medio, una alfombra en tonos negros y
burdeos se arrastra desde la puerta hasta la pared más lejana, dividiéndolo en dos espacios
diferentes.
En uno de los lados hay una chimenea con media docena de estantes alineados a la pared,
cada uno lleno de libros, un escritorio en el centro rodeado de sillas. Es una oficina y una
biblioteca casera juntas. Pero en el otro lado del divisor hay un centro de entretenimiento, uno de
los más elaborados que he visto, con una enorme televisión y parece que tiene más dvd que libros.
9 Es como un cine, situado frente a una serie de muebles cubiertos de almohadas, agradable y
acogedor.
2 Mis ojos saltan entre las secciones de la habitación. Siento que acabo de mirar dentro del
alma de Naz.
Es mucho más complejo de lo que anticipé.
Camino hacia el centro de entretenimiento y reviso los nombres de las películas.
Reconozco algunas, pero nunca he oído hablar de la mayoría. Tiene muchas películas extranjeras,
muchas en blanco y negro y también algunas de culto. No las típicas de acción que esperaba ver,
no Duro de Matar o Arma Letal, no Terminator o Rambo. De igual manera, tampoco hay
películas de chicas.
Y todas están en orden alfabético. Raro.
Instantáneamente, siento curiosidad por sus libros, preguntándome qué es lo que a un
hombre le gusta leer cuando oigo sus pasos detrás de mí entrando al estudio. Me giro para verlo
justo cuando desabrocha su corbata y se la quita, tirándola a la mesa junto al sofá de cuero. Ya no
tiene puesto su saco, su camisa esta fuera de sus pantalones y no tiene zapatos. Desabrocha los
primeros dos botones de su camisa antes de desabotonar sus puños y subirse las mangas hasta los
codos.
Jesús, se ve sexy, aún vestido, pero sin rasurar y desaliñado. Agitado físicamente, incluso
si nada puede hacerlo de esa manera mentalmente.
—¿Encontraste algo? —pregunta acercándose.
Me giro de nuevo hacia las películas, suspirando. —¿No, Mujer Bonita?
—No. —Puedo escuchar la sonrisa en su voz—. Me temo que no.
De nuevo miro los títulos mientras camina tras de mí, rodeando mi cintura con su brazo
y jalándome hacia él. Me relajo bajo su toque, agarrando su antebrazo cuando se inclina y besa
mi cuello. Mis ojos se cierran, sus labios cálidos y suaves en mi piel envían un hormigueo a
través de mi columna.
—Solo escoge algo. —Susurra—. De todos modos, no creo que le prestemos mucha
atención.
Sus palabras hacen que agarre la primera película que veo. Ni siquiera miro el nombre.
Naz la pone y presiona reproducir en tanto me siento en el sofá y me quito los zapatos. Él se
sienta junto a mí, relajándose, y envuelve sus brazos a mí alrededor.
Tiene razón. No me concentro en la película, y no sé si él lo hace, porque me acuesto ahí y
me duermo en sus brazos.

9
3

La oscuridad reina en la habitación cuando me despierto, con excepción del suave brillo de
la televisión resplandeciendo sobre mí. Todo está en silencio, la película ha terminado.
Una manta oscura me cubre, suave y acogedora, enrollada alrededor de mí como si fuera
un niño arropado en la cama. Mi cabeza está descansando sobre una de las almohadas del sofá,
pero Naz no se ve por ningún lado.
Bostezando, me siento y estiro, mirando alrededor, preguntándome a donde desapareció y
cuánto tiempo he estado durmiendo. No he visto ningún reloj por aquí. ¿Cómo mide el tiempo
este hombre? Alcanzando mi bolso, busco y saco mi teléfono. Medianoche.
Tengo dos mensajes de texto de Melody, preguntando dónde estoy, y una llamada perdida
de mi madre de hace horas. Le respondo a Melody para que no se preocupe, diciéndole que estoy
con un viejo amigo y que no me espere despierta, luego dejo el teléfono a un lado y me levanto.
Me siento nerviosa a medida que me dirijo a la puerta, esperando que no le moleste que
vaya a otros lugares de su casa. No está en la sala, ni en la cocina. Subo las escaleras, forzando
mis oídos, buscando sonidos, pero no escucho nada. Camino por el oscuro pasillo, hacia el baño,
pasando puertas cerradas. No hay luces encendidas, no hay señal de él por ningún lugar. Me
detengo en el pasillo, suspiro y empiezo a darme vuelta cuando un movimiento me sorprende.
Grito, saltando cuando alguien me agarra por atrás.
Siento un aliento en mi mejilla mientras una suave risa suena en mis oídos. —¿Te
asuste?
No puedo responder. Trago ásperamente, sujetando mi pecho, cuando Naz me gira hacia
él. A través de la oscuridad, puedo de alguna manera ver su rostro, su cuerpo una mera sombra
en el pasillo. Se cambió de ropa, sin camisa y sin zapatos. Está usando nada más que un par de
pantalones negros de chándal.
—Uh, sí —tartamudeo, mis ojos van hacia su pecho desnudo—. Me desperté y no
estabas, y se está haciendo tarde así que pensé… uh, pensé…
Jesús, apenas y puedo mirarlo. Ahora que sé que están ahí, mis ojos son atraídos hacia las
cicatrices, apenas visibles, esparcidas y veladas como estrellas en un cielo nublado.
Agarra las presillas de mi pantalón, enganchando sus pulgares y me estira hacia él,
llevándome hacia su dormitorio. —¿Pensaste que debíamos ir a la cama?
—Pensé… uh… —Miro su rostro, viendo la seria expresión que tiene—. Pensé que
debería irme.
9 —Deberías —dice, estirándome hasta que estoy presionada contra él, tan cerca que puedo
4 sentir el calor de su piel calentando mi cuerpo—. ¿Pero eso es lo que quieres?
No.
No es lo que quiero.
Su engreída sonrisa me dice que no tengo que verbalizar mi respuesta. No ofrezco
resistencia alguna a medida que me estira a través de su dormitorio, sus manos deshaciéndose de
mi ropa rápida y suavemente, dejándome más desnuda que él para el momento en que me lleva a
su cama.
Gritando, dejo escapar una risa cuando me levanta y me coloca justo en el centro de su
cama, no perdiendo el tiempo antes de colocarse sobre mí. Besa mi boca, mi mejilla, mi
mandíbula, sus labios yendo desde mi cuello hasta mi pecho. Jadeo, mis manos recorriendo su
suave cabello cuando su boca encuentra mis pechos, sus labios envolviéndose alrededor de un
pezón y chupándolo. Sus dientes raspan la sensible piel mientras mi cuerpo se arquea por la
sensación.
Sus manos sujetan mis caderas, manteniéndome contra la cama a medida que llega bajo
mi estómago, mordisqueando y lamiendo, pequeños golpes punzantes rebotan a través de mi piel
cuando succiona tan fuerte que sé que dejara una marca.
Y no me importa si lo hace.
Una parte de mí espera que lo haga.

9
5
7
Traducido por Marie.Ang
Corregido por Val_17

La felicidad es una condición humana en la que…


…lo que pasa cuando la gente decide…
…un estado de ánimo que solo…
…una mierda.

La felicidad es una mierda.


Al igual que este estúpido ensayo.
Suspirando, tacho la línea y arranco el papel del cuaderno, arrugándolo y arrojándolo a
9 un lado. He estado trabajando en el ensayo durante casi una hora, intentando terminarlo ya que

6
es para mañana por la tarde, pero eso es lo mejor a lo que puedo llegar.
Y ni siquiera yo me lo creo.
Son la una y media, y todavía llevo la ropa de ayer, después de llegar aquí en algún
momento alrededor del mediodía. Debería ducharme, y cambiarme, pero la idea de deshacerme del
aroma de Naz, no me atrae. Estoy exhausta por la interrupción del sueño y adolorida por el sexo
rudo, y no quiero nada más que rebobinar unas horas, volver a la oscuridad y revivir esos
momentos una y otra vez.
Eso era felicidad.

La felicidad es ser follada tan duro que apenas puedes respirar, apenas puedes
hablar, no puedes hacer nada más excepto chillar como un cerdo mientras te folla una y
otra vez, empujando en tu interior tan duro, tan profundo, que puedes sentir al hombre
no solo con tu cuerpo, sino también con tu alma. La felicidad es despertar a la mañana
siguiente, apenas capaz de recordar tu propio nombre, porque el único que importó en
horas fue el suyo, gritándolo tan fuerte que tu garganta se encuentra dolorosamente en
carne viva, como si el nombre hubiera sangrado de tus labios.
Algo me dice que a Santino no le gustará mucho.
También arranco esa hoja y la tiro al bote de basura, junto con media docena de otras en
las que garabateé cosas sin sentido. Mis ojos se desvían al reloj, no porque no sé la hora, sino
porque estoy deseando que fuera más lento, cada tic-tac me lleva más cerca de Melody volviendo
de las clases.
Melody, que me envió mensajes de texto toda la noche y toda la mañana, preocupada a
pesar de que le dije que no lo estuviera. Quien definitivamente va a interrogarme como si ella
fuera de la Policía Secreta Nazi y yo culpable de traición.
Me preocupé por eso antes, cuando Naz me trajo a casa. Me preguntó qué estaba mal, de
alguna manera fui capaz de decirlo. Le dije que me preocupaba cómo iba a explicarme ante
Melody, y él simplemente se encogió de hombros y dijo—: Cuéntale o no, lo que sea que quieras.
—No tengo muchas alternativas, honestamente. Él no me dio muchas opciones.
El chupón en mi garganta es una especie de recordatorio.

La felicidad es tener tu primer chupetón, puesto allí por un par de suaves labios
que dicen las más suaves palabras que suenan como música para tus oídos y susurros
para tu alma.
9
7 Sí, la felicidad te hace hablar en ridículos acertijos y crear poesía peor que la de William
McGonagall.
Lanzo el cuaderno a un lado y me recuesto en la cama, dejando escapar un suspiro
exagerado. Apenas cierro los ojos, y la puerta se abre. Melody entra cuando doy una mirada en
su dirección, con su expresión llena de alarma mientras me ve con recelo. —Jesús, Kissimmee,
¿dónde demonios has estado?
—Estuve… fuera.
—No me digas —dice, dejando caer su bolso antes de desplomarse junto a mí en la
cama—. Me lo imaginé en gran parte cuando no estabas aquí.
—Te dije que no te preocuparas.
—Sí, bueno, no puedes desaparecer toda la noche sin hacer que me preocupe. ¡Ni siquiera
regresaste a tiempo para tu clase de las ocho!
—¿Cómo lo sabes? —pregunto—. De todos modos, tu culo perezoso no se despierta hasta
que regreso de esa clase.
Pone los ojos en blanco, empujándome cuando me río. Su expresión muestra diversión por
un segundo antes de caer, abriendo los ojos. —¿Eso es un chupón en tu cuello? ¡Oh, Dios mío, lo
es!
Intenta conseguir una mejor visión pero la bloqueo, empujando sus indiscretas manos. —
¿Qué pasa si lo es?
—¿Qué hiciste anoche? —pregunta—. No, olvida eso. ¿Quién te lo hizo?
—No es nada —digo, las palabras eran una mentira amarga en mi lengua—. Solo es un
chico.
—¿Solo un chico? —Abre la boca—. ¡Un chico del que no me contaste nada!
—En realidad, te conté de él. ¿Recuerdas al chico de esa noche en Timbers? ¿Con quién
fui a casa?
Sus ojos se amplían. —Entonces, ¿dormiste con él?
—No —dudo—. Bueno, sí, pero no esa noche.
—Pero, después de esa noche.
—Sí.

9 Se ve atormentada entre abrazarme o pegarme, su expresión vacilante. Eventualmente,


cede y sonríe, golpeándome el brazo. —¡Puta!
8 Me río alejándome de ella, pateándola y golpeándola en el costado. —Resérvate el juicio,
zorra.
Levantando los brazos, se ríe. —Bien. Entonces, ¿es un estudiante aquí o algo así?
—Él es, eh… no es un estudiante. Solo es un chico.
—¿Al menos me dirás su nombre?
—Naz. —Su frente se surca cuando agito la mano—. Es mayor que yo, vive en Brooklyn
y es un contratista independiente. ¿Algo más que necesites saber?
—Eh, sí. —Me mira con seriedad—. ¿Qué tan mayor es?
La pateo de nuevo cuando se ríe y se pone de pie, retrocediendo hasta su lado de la
habitación. Espero más preguntas, y puedo ver que tiene muchas más, pero las mantiene para sí
misma.
Inmediatamente estoy agradecida de tenerla como amiga.
—Con tal de que estés a salvo —dice—, y sepa en dónde estás.
—Sí, mamá.
Agarra una almohada y me la arroja, de inmediato pidiendo que se la devuelva; pero me
rehúso, acurrucándome con ella en mi cama. Demasiado perezosa para recuperarla, se encoge de
hombros y se acuesta, agarrando el teléfono de su bolsillo. —Paul y yo vamos a ir a cenar esta
noche. ¿Vas a venir esta vez?
—Depende —digo—. ¿A dónde van?
—No lo sé —responde—. A algún lugar por pizza… tal vez en uno de los otros condados.
Ya sabes, salir de la ciudad por un rato. ¿Vienes?
—Seguro —digo, encogiéndome de hombros—. En realidad, conozco un lugar que te
gustaría.
—¿Conoces un lugar? —pregunta con incredulidad.
Me río. —Sí.

Paul es mucho más atractivo cuando no se viste intencionalmente como un idiota de los
9 ochenta, pero un aire de arrogancia lo rodea, una sonrisa de suficiencia constantemente en sus

9
labios. Es dueño de una trampa mortal encarnada en un Jeep Wrangler y conduce con la capota
abajo, mi cabello vuela por todas partes en el asiento trasero mientras acelera por las calles,
moviéndose a través del tráfico, de camino a Brooklyn.
Temo por mi vida, cada segundo del viaje haciéndome desear haberme quedado. Al menos,
allí no estaría corriendo hacia una muerte horrible.
—He escuchado de este lugar —grita Paul sobre el sonido del viento que sopla a nuestro
alrededor—. Dicen que es muy difícil conseguir una mesa.
—Sí —respondo—. Sin embargo, vale totalmente la pena.
Nos dirigimos a la misma pizzería que Naz me llevó anoche, teniendo que aparcar en la
calle. Paul camina delante de nosotros en tanto Melody me habla al oído. Unas pocas personas
esperan alrededor por mesas, pero no es tan malo como anoche. Entramos, solicitando una mesa a
la joven anfitriona. Paul le habla, coqueteando con ella justo frente a Melody, y nos anota una
mesa para tres.
—Estará en alrededor de treinta, cuarenta minutos —dice—. Los llamaré cuando su
mesa esté lista.
Empezamos a caminar, para esperar en una de las bancas. Un hombre abre la puerta para
nosotros, sosteniéndola, su mirada encontrándose con la mía. Lo reconozco… el dueño… el
hombre con el que Naz habló cuando estuvimos aquí. Sonrío educadamente, pasándolo, mientras
frunce el ceño. Dice algo en italiano, algo que no entiendo, antes de pedirle a la anfitriona que
venga. Le dice algo, que de nuevo no comprendo, hasta que llega a la última palabra. —Vitale.
La anfitriona me mira. —Dice que eres una amiga especial de Vitale, que estuviste aquí
con él.
Puedo sentir el rubor alcanzando mi rostro cuando asiento. —Sí.
El hombre sonríe ampliamente ante la confirmación, agarrando mi mano y presionando
un beso en el dorso. Deambula por un momento antes de girarse hacia la anfitriona, diciendo algo
más. Ella asiente, y él se aleja a zancadas.
La anfitriona agarra tres menús, haciendo un gesto para que la sigamos. Melody me mira
con sorpresa, pero yo solo me encojo de hombros a medida que los tres somos llevados
directamente a una mesa que acaba de ser despejada. Tomo asiento frente a Melody y Paul
mientras la anfitriona deja los menús, sonriéndome.
—El Sr. Andretti dice que le envía a Vitale sus saludos —expresa—. Para asegurarle que
él cuidara bien de ti.
—Eh, está bien —contesto—. Lo haré.

1 Naz no está aquí, no está en ninguna parte en los alrededores, y sin embargo, su
presencia aún puede sentirse su presencia.
00 Se aleja, y levanto la vista, capturando las miradas de mis amigos. Melody se ve
estupefacta. —¿Cómo hiciste eso?
—No lo hice —murmuro, sacudiendo la cabeza—. Naz lo hizo.
Somos complacidos durante toda la cena, atendidos con rapidez y nos colman de comida
extra. Una botella de vino es traída a la mesa, a pesar de que ninguno la pidió, sin hacer
preguntas de la edad de nadie. Paul se deleita con la atención, pero puedo sentir la mirada
interrogatoria que Melody me lanza.
Cuando hemos terminado, Paul pide la cuenta en tanto Melody saca su billetera. Me
siento culpable, dándome cuenta que ella es la que paga por nosotros. El camarero niega,
sonriendo cuando empieza a limpiar nuestros platos. —La cuenta ya ha sido cancelada.
Melody jadea. —¿Por quién?
El mesero dice que la persona prefiere permanecer anónima, pero no soy tonta. Una
sonrisa tira de mis labios cuando meneo un poco el vino en mi copa, bebiendo las últimas gotas.
Sé exactamente quién lo hizo.
Después de que nos vamos, me entretengo en la acera cerca de la entrada. —Chicos, sigan
adelante. Tengo que ir a otro lugar.
Melody frunce el ceño, y comienza a preguntarme, pero Paul apoya su brazo sobre su
hombro y la aleja. —Genial. Nos vemos luego.
Melody mira hacia atrás, gritando que me verá en el dormitorio, cuando saco mi teléfono
y llamo un taxi. Tarda un momento el que aparezca, el viaje a casa de Naz solo dura unos pocos
minutos. Se necesita de cada centavo en mis bolsillos para pagarlo. Camino hacia la puerta
principal y golpeo. Está casi oscuro, su Mercedes aparcado en el camino de entrada.
La puerta se abre y aparece frente a mí, su expresión en blanco. Me mira, sus ojos yendo
de mí a la calle cuando el taxi se aleja, antes de encontrar mis ojos de nuevo. Permanece en
silencio por un momento, solo mirándome, antes de que finalmente hable—: Has cenado con otro
hombre. Estoy herido.
—No demasiado —digo—, considerando que pagaste la cuenta.
Sonríe, sin admitir o negar eso, cuando da un paso al lado para indicarme que entre.
—Voy a necesitar que me lleves a la ciudad —murmuro, frunciendo el ceño, notando que
ya se quitó su traje, esta vestido con lo que llamaría un pijama, excepto que sé que él no duerme
con eso… Naz duerme desnudo. No había pensado exactamente en sacar esa cosa—. Ya sabes, si
tienes la oportunidad, si no te importa… sería un largo paseo de otro modo.
—Te llevaré en la mañana.
1 —¿En la mañana?
01 —Sí —dice, extendiendo la mano y acunando mi mejilla, su voz es juguetona cuando
añade—: Conseguiste una cena que me pagarás esta noche.

—Disney World.
Mis pasos se detienen en medio de la acera, cerca de Washington Square, a una cuadra del
edificio de la clase de Santino. —¿En serio?
Melody deja de caminar y se gira para mirarme. —Síp.
—¿Escribiste sobre Disney World? —pregunto, necesitando una aclaración.
—Síp —repite—. Ya sabes, sobre el Ratón Mickey, el Pato Donald y Plato el perro.
Parpadeo un par de veces. —Por favor, dime que no lo llamaste Plato.
—Por supuesto que no. —Se ríe—. Escribí sobre la princesa, llamada Cenicienta, y todo
el concepto de vivir felices por siempre. Quiero decir, es un poco tu culpa, ya que citaste a Walt
Disney la última vez. Se quedó pegado en mi cabeza. Y además, es el lugar más feliz en la tierra,
¿cierto? Eso es lo que ellos dicen.
—Cierto —digo, empezando a caminar de nuevo—. Eso es lo que dicen.
—¿Por qué, sobre qué escribiste tú?
Definitivamente no sobre Disney World. —Hablé sobre filósofos como Aristóteles y sus
visiones de la felicidad.
Puedo recordar exactamente cómo empecé:

La felicidad no es tangible. Es inmensurable, no rentable, a menudo poco


práctica, y algunos dirían que indescriptible. No puedes ver la felicidad, ni olerla, ni
saborearla, ni escucharla, o sentirla… ¿o puedes?

Pensé que era bastante brillante, para mí, pero, ¿qué sé yo?
Ella lanza un suspiro exagerado, haciendo una mueca. —¿Dónde está la diversión en
eso?

1 —No se supone que sea divertido —señalo—. Es filosofía.


—Lo que sea —dice Melody—. No es divertido si los amigos no pueden tener ninguna.
02 Hablando de eso, Paul tomó la clase de Santino el año pasado y dijo que…
No escucho nada más de lo que dice, sus palabras caen en oídos sordos. Levanto la mirada
cuando nos aproximamos al edificio de filosofía y mi corazón se detiene antes de golpear a una
alta velocidad, latiendo tan ferozmente que mi visión se torna borrosa en los bordes, oscureciendo
todo en un marco de negrura.
Las mariposas están tratando desesperadamente de alzar el vuelo.
Mis manos tiemblan, mis dedos hormiguean a medida que agarro las correas de mi
mochila alrededor de mis hombros. Saliendo del edificio, a menos de cien metros delante de mí,
está el hombre que dejé hace unas horas, el hombre que veo incluso cuando cierro los ojos, vestido
impecablemente como siempre.
Naz.
Camina unos pasos en mi dirección y se detiene, sus ojos parpadean hacia mí, pero su
expresión no muestra nada del reconocimiento que siento por dentro.
Nada de emoción.
Nada de aturdimiento.
Mis palmas comienzan a sudar, mis rodillas a debilitarse. Continúo caminando al lado de
Melody, intentando escuchar lo que sigue balbuceando, pero su repentina presencia es
discordante. Sigo mirándolo; sigo esperando que me vea. Sus ojos van un par de veces en mi
dirección, aterrizando directamente en mi rostro, pero aun así… no ofrece ningún
reconocimiento.
Ningún guiño.
Ninguna sonrisa.
Ni siquiera un tic en la mejilla.
Mi estómago cae. No estoy segura de qué hacer, qué decir, qué pensar. En el momento, no
estoy segura de nada. Él solo se encuentra allí casualmente, a cincuenta… a cuarenta… a treinta
pasos frente a mí, y eventualmente se gira, su atención yendo al edificio hacia el que caminamos.
Miro en esa dirección, viendo a Santino cerca de la entrada, luciendo tan tenso como
siempre, y sosteniendo su puntero como un bastón. Miro entre ellos con curiosidad mientras me
aproximo, en última instancia apartando la vista de Naz, demasiado nerviosa para encontrar su
mirada.
Estoy tan cerca que puedo oler un atisbo de su perfume en la brisa de la tarde. Lo paso,
deleitándome en el pequeño momento que inhalo la esencia del hombre, cuando soy sacudida por
1 una repentina parada. Agarra mi brazo, balanceándome alrededor de él. Me tropiezo,

03
parpadeando rápidamente, tomada por sorpresa cuando encuentro su mirada. Una sonrisa
levanta sus labios. —¿Ni siquiera vas a decir hola?
—Yo, eh… yo…
No me sale nada excepto un tonto tartamudeo antes de que sus manos agarren mi cabeza,
sosteniendo mi cara entre sus palmas. Me besa, repentina y brutalmente, sus labios duros, el beso
lleno de pasión. Jadeo mientras le devuelvo el beso, aturdida por la intensidad. Dura para siempre
pero no el tiempo suficiente antes de que se aleje, aun sosteniendo mi rostro, sus ojos brillan con
diversión.
—Hola —susurro sin aliento.
Se ríe entre dientes, sus ojos escaneándome, y se inclina de nuevo para presionar un casto
beso contra mis labios. Sus manos van a la deriva, su pulgar frotando la marca fresca y visible en
mi cuello. Parece admirarlo por un momento antes de soltarme, dándose la vuelta para alejarse
sin decir nada más.
—¿Qué demonios? —sisea Melody en mi oído caminando a mi lado—. ¿Qué demonios
fue eso?
—Eso fue él.
—¿Él? Como, ¿él?
Lo observo cruzar la calle hacia el Mercedes, aparcado junto a la acera, antes de girarme
hacia mi amiga. —Ese es Naz.
—Jesús, Kissimmee, no me dijiste que era sexo con piernas.
Ruedo los ojos, incapaz de detener mi sonrojo, mientras me alejo de ella. —Vamos,
llegaremos tarde a clases.
Levanto la mirada a medida que nos aproximamos a la puerta del edificio, mi estómago
cae cuando veo a Santino aún de pie ahí. Su mirada fija en la calle. Mueve su atención a mí, no
hay nada más que puro desdén en sus ojos. —Señorita Reed.
—Señor.
Luego gira hacia Melody. —Señorita Carmichael. Espero que tengan sus ensayos listos.
—Por supuesto, señor —dice Melody con dulzura en tanto avanzamos.
El hombre está un poco extraño el día de hoy, golpeando su puntero contra el escritorio y
llamándome tantas veces que pierdo la cuenta. Justo antes de que la clase termine, nos entrega
nuestros exámenes parciales, deteniéndose frente a mi escritorio por un segundo. Me encuentro
mirando mi libro, empezando nuestro próximo ensayo, pero puedo sentir su mirada en mi rostro.
Me arriesgo a darle un vistazo, encontrando sus ojos cuando desliza mi examen sobre el libro.

1 —Espero que sepas lo que estás haciendo —dice.

04 —También yo —murmuro, volteando mi examen cuando él sigue avanzando. Miro hacia


abajo, encogiéndome.
C menos.
8
Traducido por Julieyrr & *~ Vero ~*
Corregido por Daniela Agrafojo

Los libros de Naz son tan diversos como su colección de películas.


Estoy en el estudio, examinando sus vastos estantes, pasando mis dedos por los
lomos mientras leo los títulos. Tiene de todo, desde Shakespeare hasta autoayuda, Edgar
Allan Poe hasta poesía. Es peculiar.
El hombre hasta tiene libros de filosofía.
Me entretengo, mis dedos trazando el lomo de El Arte de la Guerra.
—¿Has leído todos estos libros?
Naz está sentado en su escritorio. No sé por qué, ya que me está mirando en

1
lugar de hacer cualquier cosa. Le miro mientras asiente.
—La mayoría.
05 —¿Fuiste a la universidad?
Su ceño se frunce ante mi pregunta. —Sí.
—¿Qué estudiaste?
¿Era independiente tener una opción?
—Nada —dice—. Abandoné antes de tener que elegir.
—¿Por qué abandonaste?
—Tuve que hacerlo.
—¿Por qué?
—Porque cosas sucedieron haciendo que así fuera. —Lo considero con
curiosidad, preguntándome qué cosas sucedieron, pero me hace un ademán para que
me acerque antes de que pueda preguntar nada más. Doy un paso hacia él en tanto gira
en su silla, tirándome entre sus piernas, sus manos sobre mis caderas mientras me
aprieta entre el escritorio y él—. ¿Estás escribiendo un libro sobre mi vida, Karissa?
—No. —Pongo mis manos sobre sus hombros mientras lo miro, mis dedos
arrastrándose hasta su cuello, haciendo girar un rizo cerca de su oído—. Tengo
curiosidad.
—Ten cuidado con lo que preguntas —dice en voz baja, con las manos a la deriva
a lo largo de mis vaqueros para ahuecar mi culo—. Las respuestas no siempre son
agradables.
Inclinándome, lo beso suavemente y susurro contra su boca. —Solo quiero
conocerte.
Se aleja, recostándose en su silla para mirarme. Está tan tranquilo que empiezo a
ser autoconsciente, mi rostro ruborizándose ante la intensidad de su mirada, cuando
deja escapar un suspiro exagerado. Observo mientras se desata la corbata, tirando de
ella y arrojándola sobre el escritorio junto a mí.
Su chaqueta fue descartada al momento en que entramos en su casa hace una
hora.
Lentamente, se desabrocha la camisa, sus ojos fijos en los míos a medida que la
abre. Trato de no mirar, trato de mantener el contacto visual, pero no puedo evitarlo.
Mis ojos se dirigen hacia su pecho en tanto tira del cuello de su camiseta, bajándolo
1 tanto como sea posible. Tomo un vistazo de su piel bronceada, salpicada de cicatrices
antiguas, mi mano derecha se desliza desde su cabello hasta su cuello.
06 Dudo antes de pasar mis dedos a lo largo de su estropeada piel, conectando los
puntos de sus viejas heridas, como si tal vez pudieran contarme la historia. Él
permanece en silencio mientras dibujo en su piel antes de agarrar mi muñeca,
aquietando mis movimientos. Lo miro a los ojos entonces, sorprendida por su fuerte
agarre, y veo esa mirada.
Esa mirada.
Envía un escalofrío por mi espalda.
No dice nada, solo me mira fijamente. Nada de lo que acaba de hacer realmente
lo explica, pero de alguna manera lo entiendo. Lo que sea que pasó con él fue malo… lo
suficiente para detener la vida en esas pistas y enviarlo por un camino diferente.
—¿En qué te hubieras especializado —pregunto—, si eso no hubiera ocurrido?
—No lo sé. —Suelta mi muñeca. Presiono mi palma contra su pecho, sintiendo
débilmente el constante latido de su corazón cuando habla de nuevo—. Eso no es lo que
soy ahora. Ya apenas recuerdo a ese hombre.
Empuja su silla hacia atrás, dejando caer mi mano de su pecho. Lo tomo como mi
señal para alejarme cuando empieza a abotonarse la camisa de nuevo. Paseo de vuelta a
la estantería, examinando su colección de libros.
—¿Te gustaba la filosofía en la universidad o algo? Tienes un montón de libros
sobre eso.
Se burla. —La odiaba. Suspendí.
—Curioso, yo también. Sin embargo, probablemente no hubiera sucedido si mi
profesor no fuera un idiota.
—Ah, Daniel Santino. —Naz ríe para sí mismo—. Siempre ha sido un poco
idiota.
Me volteo hacia Naz, curiosamente preguntándome cuánto le puedo preguntar
antes de que se vuelva a cerrar.
—¿Cómo lo conoces?
—Él conocía a mí… —hace una pausa por un momento—, mi familia.
No sé cuál es la respuesta que espero, pero no era esa. —Entonces, ¿son amigos?
Ese pensamiento me asusta.
1 —Difícilmente —dice—. Solo lo vi en un ambiente profesional.
07 —Gracias a Dios —murmuro—. No sé cómo me sentiría sobre ti siendo amigo
del diablo.
—¿El diablo?
—Santino… estoy bastante segura de que él es Satanás.
—Tonterías —dice—. El hombre no es más que una molesta cucaracha.
—Sí, bueno, en ese caso, me gustaría que alguien la aplastara.
Naz ríe. —Ten cuidado con lo que deseas, cariño.
Se levanta y agarra su corbata, colocándola alrededor de su cuello, sin molestarse
en arreglarla.
—¿Tienes hambre?
—Uh, sí, pero realmente debería irme —digo, sacando mi teléfono para ver la
hora—. Puedo simplemente tomar algo de vuelta en los dormitorios.
—Te llevaré.
—No tienes que hacerlo.
—Tonterías.
Tonterías. Creo que esa podría ser su palabra favorita. —Pero…
—Pero, ¿qué? —me interrumpe antes de que pueda contestar—. ¿No me quieres
incomodar? ¿Hacerme perder mi tiempo? ¿Gastar mi gasolina? ¿No quieres que tenga
que salir de mi camino? ¿No quieres ser una molestia?
—Bueno… sí.
—¿Qué te dije aquella noche en tu habitación? Que no había vuelta atrás. Por lo
que no comiences a volverte toda tímida conmigo. Soy tuyo, Karissa, en cualquier
momento, de día o de noche.
—No me estoy poniendo tímida.
—Pero estás pensando y no sintiendo. Estás pensando demasiado.
Realmente no puedo discutir con eso.
Culpable.
—Déjame llevarte a los dormitorios —dice—. Es lo menos que puedo hacer.
Me lleva de vuelta a Manhattan.

1 A pesar de mis anteriores palabras, me compra la cena en el camino. Nada del


otro mundo, nada que él no comería, pero definitivamente más de mi estilo.
08 Todavía estoy bebiendo un batido de chocolate cuando gira el auto hacia el
estacionamiento al lado de mi dormitorio para dejarme. Le doy las gracias,
inclinándome y besando su mejilla. Estoy a punto de salir cuando dice mi nombre y
regreso.
—Tengo una fiesta a la que ir este fin de semana —dice—. Acompáñame.
Mis ojos se abren. —¿Una fiesta? Como, ¿con gente y baile?
—Se trata más de una cena, pero sí, puede haber algo de baile.
—Una cena —repito—. Como con… ¿cena?
No tengo idea de cómo es realmente una de esas fiestas, pero veo televisión. Veo
Real Housewives es de donde mierda sea que estén en estos días. He visto lo que ellos
llaman cenas.
—Sí, con cena —dice con una sonrisa—. No son por lo general lo mío, pero es
negocio, y prefiero no ir solo si tengo a alguien que me acompañe.
—Uh… realmente no tengo nada que ponerme para una cena.
—No te preocupes por eso. Te dejaré algo. Eres, qué, ¿talla dos?
Toso y me río, todavía saboreando mi batido. —Quizás una de mis nalgas.
Sonríe. —Solo di que vas a ir conmigo y yo me encargo del resto.
Considero eso por un momento, queriendo decir que no por mis nervios, pero no
consigo que la palabra salga. ¿Cómo puedo negarme cuando ha sido tan genial
conmigo?
—Sí, está bien, seguro.
—Genial —dice—. Estaré en contacto.

Obtengo otra C menos en mi trabajo sobre la felicidad. Está todo marcado, más
rojo estropeando el prístino papel blanco que la tinta negra de mis palabras. Santino ha
criticado cada línea hasta el punto en que puedo oír su voz prácticamente
ridiculizándome cuando leo sus comentarios. En la parte superior, en mayúsculas,
subrayado media docena de veces, está la palabra PRETENCIOSA.
1 Pretenciosa. Yo.

09 El hombre con un puntero llamativo y un palo en el culo me llamó pretenciosa.


Estoy sorprendida. Estoy enojada. Estoy molesta en el camino de clase a casa, tan
furiosa que Melody ni siquiera intenta hablar conmigo mientras agarra su trabajo de
Disney World.
Ella consiguió una B+.
Eché un vistazo cuando los devolvió, viendo muy poco rojo garabateado en el de
ella, tan poco, de hecho, que destaco aún más lo que se encontraba en la parte superior.
REFRESCANTE.
Yo cito a Walt Disney en clase y me estoy burlado. Ella escribe un artículo entero
sobre el tema y él lo llama refrescante.
Como si no pudiera estar más consternada.
Doy zancadas al edificio, deslizando mi carnet de estudiante para entrar. Melody
está justo detrás de mí, pisando suavemente. Caminamos hasta el ascensor y nos
metemos cuando mi teléfono empieza a sonar. Considero ni siquiera mirarlo, no estoy
de humor para hablar con mi madre, pero lo saco para silenciarlo. Solo consigo un ver
un segundo la pantalla antes de golpear el botón y detenerme, viendo el nombre de
Naz.
—¿Hola? —respondo vacilante.
—¿Estás ocupada?
—No.
—Bien, porque hay un auto esperando abajo para llevarte a la Quinta Avenida.
—¿Ahora?
—Sí, justo ahora —dice—. Necesitas un vestido, ¿no es así?
—Uh, sí.
—Y lleva a tu compañera de cuarto —dice—. Me parece recordar deberle un
vestido, también.
No sé qué decir, pero eso no importa, porque no espera a que responda, de todas
maneras. Me recuesto contra el ascensor, esperando, ya que parece que paramos en
cada piso en el camino hacia arriba. Para el momento en que lleguemos al trece, Melody
y yo somos las únicas que quedamos. Suena y Melody comienza a salir, pero la agarro y
la tiro hacia atrás, pulsando el botón del vestíbulo.
Frunce el ceño en tanto me mira. —¿A dónde vamos?

1 —No lo sé —admito—. A alguna parte de la Quinta Avenida.


—¿Por qué?
10 —Creo que vamos de compras.
Se ve desgarrada entre la confusión y la emoción, como si quisiera saltar arriba y
abajo, pero no tiene ni idea de cómo diablos podemos irnos de compras cuando hemos
estado viviendo de tallarines toda la semana. No me explico, todavía enfocada en mi
nota, mientras ella mete su trabajo en su bolso. Me lanza una mirada, frunciendo el ceño
a medida que la observo.
—No sé por qué ese hombre es tan duro contigo. Eres mucho mejor en esa basura
que yo. Deberías estar recibiendo en todo una calificación A.
Solo me encojo de hombros, sin tener idea de cómo responder, mientras salimos
del ascensor y caminamos hacia afuera. Entonces lo noto, aparcado junto a la acera justo
frente de los dormitorios: un elegante auto negro con un hombre apoyado a un lado del
mismo, esperando. Levantando la mirada, se aleja del auto cuando nos ve.
—¿Señorita Reed?
—Sí.
Sonríe educadamente, abriendo la puerta para que podamos entrar. Dudo, pero
Melody pasa junto a mí, subiendo al asiento trasero. Me uno a ella, suspirando mientras
el conductor cierra la puerta y se sube al frente. Melody habla sin parar en el camino,
emocionada, a pesar de que no tiene idea de a dónde vamos o lo que estamos haciendo.
Diablos, ni yo misma lo sé.
Todo lo que sé es que necesito un vestido.
El conductor nos lleva a la Quinta Avenida en Midtown West y nos deja en la
puerta de una boutique de lujo. Me quedo ahí en la acera, mirando a través de las
puertas de cristal en tanto el auto se aleja, desapareciendo en el tráfico y dejándonos allí.
Los enormes ojos de Melody observan la tienda con la misma emoción que el auto, pero
incluso ella parece un poco vacilante.
—¿Y ahora qué? —pregunta.
—Supongo que entramos.
Se encoge de hombros, agarrando mi brazo y tirando de mí dentro de la
boutique. Está envuelta en un resplandor suave, tenue música clásica sonando. La
tienda está organizada por colores y esquemas, con secciones de diferentes diseñadores
y la ropa a lo largo de las paredes, la sección central está salpicada de muebles como si
estuviéramos en la casa de alguien.

1 No es como las tiendas a las que estoy acostumbrada, con bastidores encimados
sobre bastidores de todos los tamaños imaginables, producidos en masa y distribuidos a
11 cualquiera que lo desee. Se trata de uno de cada tipo, en donde contienes la respiración
y eliges un vestido y esperas como el infierno que te quede bien.
Me detengo justo delante de la puerta, mirando alrededor, cuando aparece la
vendedora. Se pavonea, serena, arqueando las cejas como si estuviera acercándose a
animales potencialmente salvajes y pensara que podríamos morder. Estoy a punto de
dejar escapar que esto es un error, que estoy definitivamente en el lugar equivocado,
cuando dice mi nombre.
—¿Karissa Reed?
La miro boquiabierta. —Sí.
—El señor Vitale dijo que la enviaría esta tarde —dice, y me da lo que presumo
es su sonrisa más cálida, aunque aún se ve bastante frígida—. Dejó instrucciones, traje
de tarde para usted y un vestido para su amiga... ¿para reemplazar uno que se dañó?
—¿Un vestido dañado? —Melody me mira—.¿Quieres decir mi vestido? ¿El
negro?
Asiento lentamente. —Sí, un poco... Quiero decir, él como que lo...
Levanta sus manos para detenerme. —Has dicho suficiente.
Me río con nerviosismo, mirando hacia la vendedora mientras nos observa, su
mirada aún más helada que hace un momento. Se aclara la garganta de manera
dramática, haciendo un gesto alrededor de la tienda.
—Bueno, vean cualquier cosa. Los vestuarios están por allí. —Señala hacia la
parte posterior—. Estoy aquí para ayudar si lo necesitan.
—Gracias —murmuro y se aleja. Me giro hacia Melody, a punto de decir algo,
cualquier cosa, cuando suelta un grito y deja caer su bolso en el centro de la tienda,
agarrando mi mano y tirando de mí hacia un estante de ropa.
Se apresura en tanto desciende por la tienda, recogiendo vestidos y
sosteniéndolos sobre ella, corriendo hacia el espejo más cercano y dando vueltas
alrededor. La chica es una máquina comercial. Exploro algunos bastidores, al notar que
ni una sola pieza tiene una etiqueta de precio.
—¿Cómo se supone que voy a saber cuánto cuestan?
Esa voz helada se aclara cerca. —El señor Vitale dijo que están aquí para escoger
lo que les gusta, no lo que piensan que pueden tener.
—Eso suena como él —murmuro, recogiendo un vestido negro elegante y lo
estudio antes de ponerlo de nuevo en el estante. Dudo que pudiera meter un muslo
1 dentro de la cosa.

12 Melody acumula una docena de vestidos que quiere probarse, forzando unos
pocos hacia mí mientras tanto. Le doy el gusto, probándomelos antes de empujarlos a
un lado. Son llamativos y reveladores, nada en lo que sería atrapada ni muerta.
Encuentro un sencillo vestido negro de mi talla y lo recojo, yendo a los vestuarios con él
cuando otro me llama la atención. Está en un estante de vestidos de color rosa y
morado, pero el color está en algún lugar entre estos, como frambuesa.
Me acerco a él, pasando la mano a lo largo de la tela. El vestido es suave con un
bordado transparente por encima, dando la ilusión de que es sin mangas, pero con
mangas de tres cuartos de longitud. No sé mucho acerca de la moda, además de que no
reconozco el nombre del diseñador ni sé de qué está hecho, pero es absolutamente
hermoso.
Y es mi talla.
Lo llevo al vestuario, olvidando todo sobre el vestido negro, y me pongo a
trabajar en ponerme el vestido. Lucho tratando de subir el cierre todo el camino en la
parte trasera y salgo del vestuario usándolo, encontrando a Melody admirándose en un
espejo de cuerpo entero. Lleva un vestido negro que parece estar hecho de cuero y
encaje, de corte bajo y apretado. Su mirada capta la mía en el espejo y se congela.
—¿Puedes subir mi cierre? —pregunto, dándome la vuelta para que mi espalda
esté hacia ella. Tan pronto como lo hago, me sorprendo al ver un conjunto familiar de
ojos en la calle. Naz.
Entra en la boutique. La vendedora lo saluda cálidamente, un infierno mucho
más cálida de lo que nos saludó a nosotras, pero sus ojos se fijan solamente en mí a
medida que Melody me sube la cremallera. El vestido es ajustado, apretado alrededor
de mi pecho, pero es soportable.
Y maldita sea, es hermoso.
Naz camina hacia nosotras, haciendo caso omiso de la vendedora y su intento de
entablar conversación. Sus ojos me observan cuando se acerca, pero tan pronto como
está junto a nosotras, se centra en Melody. Extiende su mano.
—No he tenido el placer de conocerla todavía. ¿Melody Carmichael, supongo?
Mi ceño se frunce. Definitivamente no le dije su nombre completo, pero por
alguna razón no me sorprende que lo sepa.
Melody lo mira confundida, parpadeando un par de veces mientras toma su
mano.

1 —Ignazio Vitale —dice él, presionando un beso en el dorso de su mano—. He


oído hablar mucho de usted, señorita Carmichael.
13 —Yo, um... también.
Se ríe, en tanto gira hacia mí. —Dudo eso.
Sus ojos me observan, demorándose sobre mis pechos antes de deslizarse por mi
estómago, siguiendo la curva de mis caderas y todo el camino hasta los pies. Una leve
sonrisa toca sus labios, lo suficiente para destellar un hoyuelo.
—Bonito vestido.
—¿Eso crees? —pregunto, mirando hacia abajo.
—Sí —dice—. Se ve muy bien en ti.
La mirada de Melody se mueve entre los dos mientras agita su mano en nuestra
dirección.
—¿No es esto como, contra las reglas? Se supone que no debes ver el vestido de
antemano.
—Eso es solo cuando uno se casa —murmuro, agarrando el vestido donde
empieza a ensancharse debajo de mis caderas y girando un poco.
—No estamos muy en ese punto —dice Naz, haciendo una pausa antes de
ofrecer un silencioso “todavía” que me golpea con tanta fuerza que palidezco. Sin
embargo, no me está mirando ya que está buscando a la vendedora. La llama con un
gesto y ella plasma una sonrisa en su rostro mientras se acerca. Naz hace un gesto hacia
el vestido que llevo puesto—.¿Cuánto va a costarme?
La mujer lo mira por encima. —El Monique Lhuillier está a once.
Jadeo. —¿Mil cien dólares?
Los ojos de la mujer queman a través de mí. —Once mil.
En el momento en que lo dice, siento como que no puedo respirar, el vestido de
repente está demasiado apretado, evitando mi flujo de aire. Estoy a punto de entrar en
pánico cuando Naz hace un gesto hacia Melody.
—¿Y por la señorita Carmichael?
—El Stella McCartney está en venta por ochocientos cincuenta.
—¿Ochocientos-cincuenta qué? —exijo.
—Dólares —dice la mujer.
—Oh. —Echo un vistazo al vestido de Melody. Aún es caro, pero está mucho
1 mejor—.¿Puedo tener uno de esos en su lugar?

14 Antes de que la mujer pueda hablar, Naz interrumpe, diciéndole que va a llevar
los dos vestidos. Se vuelve hacia mí, un toque de diversión en su expresión.
—Escoge unos zapatos que combinen con él.
Empiezo a decir que no necesito zapatos, al igual que no necesito un vestido de
once mil dólares, pero Melody agarra mi brazo para arrastrarme lejos antes de que
pueda discutir. Tropiezo, casi cayendo sobre la parte inferior del vestido.
—No sé cómo diablos enganchaste a ese hombre, Kissimmee, pero te quedas con
él. ¿Me oyes? Debes mantener cualquier hombre que se ofrece a comprar zapatos
nuevos que combinen con tu vestido nuevo. No dejas que se vaya por nada.
Me río con incredulidad. Siento como que estoy atrapada en un torbellino
mientras me dejo caer en una de las cómodas sillas, deslizando mis pies en zapatos que
Melody empuja hacia mí. Toma un par de color beige metálico que dice que se ven
perfectos con mi vestido, y no la contradigo, o pregunto cuánto cuestan.
Tengo miedo de saber.
Naz paga con una tarjeta American Express. Es la primera vez que lo he visto
usar otra cosa que no sea dinero en efectivo. Lo menciono en un susurro, sin estar
siquiera segura de sí me está prestando atención, pero su suave risa me dice que oyó.
Después de firmar el recibo, todo pagado, se vuelve hacia mí. Sus ojos revolotean
alrededor de la tienda, viendo a Melody mientras revisa los maniquíes por la puerta
principal antes de hablar.
—No es frecuente que gaste tanto que no tenga dinero en efectivo para cubrirlo.
—¿Por qué llevas tanto dinero? —pregunto, tratando de no pensar en el hecho de
que gastó tanto en mí—.¿No tienes miedo de que alguien te robe?
Deja escapar una fuerte carcajada, como si fuera la cosa más absurda que jamás
haya escuchado.
—¿Quién va a robarme, Karissa?
—Alguien —digo, encogiéndome de hombros—. Esta ciudad es peligrosa. Hay
gente mala en todas partes. Quiero decir, tal vez es seguro en otros lugares, pero no la
ciudad de Nueva York. No es seguro para nadie.
Se acerca y agarra mi brazo cuando trato de dar un paso, manteniéndome en mi
lugar. Su expresión es seria, sus ojos mirando a nuestro alrededor antes de depositarse
en mí otra vez.
—¿Quién te dijo eso? ¿Tu madre?

1 —Sí. Está aterrorizada de que vaya a ser robada o violada o asesinada. Piensa
que es algo que ocurrirá cuanto más tiempo me quede aquí.
15 —Tonterías —dice de inmediato—. Esta es la ciudad más segura del país. No
estoy diciendo que no haya gente mala por ahí, porque la hay. Sé que la hay. Pero nadie
me asustada, y tampoco quiero que tú lo estés ahí afuera.
No sé qué decir, así que me limito a asentir. Agarra nuestras cosas, los vestidos y
los zapatos, y los lleva por la puerta conmigo a su lado. Melody nos sigue a
regañadientes, después de agarrar nuestras mochilas, frunciendo el ceño mientras mira
hacia las ventanas con nostalgia.
—Podría vivir en ese lugar.
—Yo no —digo—. Un vestido y un par de zapatos más tarde, y ya me siento
como Vivian en Mujer Bonita.
—No hay comparación —interviene Naz—. Además, todavía no has visto tu
collar.
9
Traducido por Valentine Rose & Vani
Corregido por Laurita PI

Creí que bromeaba.


Esperaba que estuviera bromeando.
Él ya había hecho suficiente por mí.
Pero mientras estoy de pie en su sala de estar y observo fijamente la larga caja de
terciopelo negro, me doy cuenta que lo decía en serio. El hombre me compró un collar.
No sé cómo reaccionar, estando de pie aquí en el largo vestido color frambuesa,
mis rodillas se debilitan cuando trato de equilibrarme sobre los altos tacones. Me hacen
sentir tan alta como él, es la primera vez que nuestros ojos están a la misma altura. Y en
sus ojos veo la oscuridad, la tenebrosidad que descubro cada vez que su máscara cae.
1 Probablemente, debería aterrarme, pero siento solo un ligero estremecimiento.

16 A primera vista, creí que estaba normalmente vestido, pero inspeccionando más
cerca me doy cuenta que no. Está usando un traje de tres piezas, el chaleco lo hace lucir
más sólido que nunca, la corbata simplemente negra como el resto. Brillantes gemelos
acentúan su camisa blanca, diamantes, creo. Algo me dice que el hombre no usaría nada
falso. Sus zapatos brillan, su traje a medida, y un pañuelo en el bolsillo de su chaqueta,
en el mismo inmaculado blanco que su camisa.
Luce como si acabara de bajarse de una pasarela, y se pavonea justo en mi
dirección. Su edad se muestra en las arrugas alrededor de sus ojos, la sombra de vello
en su rostro, que nunca parece totalmente afeitado, pero luce muy bien. No me hace
sentir tan joven como soy, o tan joven como probablemente debería hacerme sentir.
Cuando me mira, no me siento como una chica de dieciocho años, de primer año en la
Universidad de Nueva York, aún intentado encontrar su camino.
Cuando me mira, me siento una mujer, una digna por la manera que me observa,
digna de su admiración, digna de un vestido de diseñador, y de una cena, y de lo que
sea que esté en la caja que sostiene en su mano.
La abre sin decir una palabra. Mis ojos abandonan los suyos para observar el
regalo. Es simple, relativamente hablando, nada como el que Edward le dio a Vivian,
pero esa era una película y esto es la vida real, y estoy comenzando a preguntarme si
alguna vez mereceré algo como esto.
El collar es hermoso, la cadena blanca brilla bajo las suaves luces. Hay un
pequeño pendiente al final de ésta, completamente redondo, una piedra de cristal
rodeada en oro. Algo está escrito a lo largo del brillante metal, pero no puedo
descifrarlo desde donde estoy, y quiero acercarme para ver qué dice, pero no puedo
moverme.
Tengo miedo de romper mi trasero en estos tacones.
Saca el collar, y deja la caja a un lado cuando camina rodeándome. Mi cabello ya
está recogido y sujeto —trabajo de Melody— de modo que es fácil para él deslizarlo y
abrocharlo. Se inclina más cerca, besando mi nuca, mientras tomo el pendiente para
mirarlo.
Carpe Diem. Aprovecha el momento.
—¿Por qué yo? —susurro cuando me rodea para situarse frente a mí. Es una
pregunta que he hecho antes, pero una que no puedo entender. De todas las mujeres en
el mundo, ¿por qué me elegiría a mí?
Contesta exactamente lo mismo que dijo la otra vez—: ¿Por qué no tú?
1 Sonriendo, dejo ir el pendiente y encuentro su mirada. —Me malcrías, ¿sabes?
17 —No, no lo hago. No lo suficiente, de todas formas. —Levantando su mano,
acuna mi mejilla, impidiéndome apartar la mirada—. Podría ser así todo el tiempo,
Karissa, cada momento de cada día. Puedo darte lo mejor de todo. Simplemente tienes
que dejarme.
—¿Por qué lo harías? —pregunto—. ¿Qué ganas con todo esto?
Se inclina más cerca, y ligeramente besa mis labios. —Te gano a ti.
—Actúas como si fuera un tesoro.
—¿Y no lo eres? —pregunta—. Por la manera que lo veo, gané la lotería.
Me río. —Soy más como un boleto para raspar de cinco dólares que de la lotería
de millones.
—No sabes cuánto vales.
Su teléfono suena, interrumpiendo el momento. Sacándolo de su bolsillo, mira la
pantalla. —Momento de irnos. El auto está aquí.
—¿No vas a manejar? —pregunto.
—No —contesta—. Manejar si bebo algo, es estúpido y no tiene sentido.
—Has manejado antes después de haber bebido.
—No bebí lo suficiente para emborracharme entonces.
Me burlo. —Compartimos una botella entera.
—¿Lo hicimos? —pregunta—. Porque te recuerdo bebiendo tres cuartos de él
ambas veces.
Mi rostro enrojece. —Mentira.
Asiente.
»Ugh. —Hago una mueca—. Entonces qué, ¿vas a beber solo tu parte esta noche?
—Beberé más de mi parte —dice—. Por lo mucho que pagué por esas entradas,
pretendo beber cada gota de alcohol que me corresponde en ese lugar.
Mis ojos se entrecierran ante esas palabras. —¿Entradas? ¿Qué tipo de cena es?
—Es una recaudación de fondos, pero creí que llamarlo cena sería más atractivo
para ti.
—¿Recaudación de fondos? ¿De qué tipo?
—Del tipo político.
1 Estoy estupefacta, y tartamudeo un poco, pero no tengo idea de qué decir. ¿Me

18 llevará a una recaudación de fondos? Imagino discursos formales, y esmóquines y


tensos hombres mayores con esposas jóvenes esperando bombardear otros países,
abusar de las libertades civiles. ¿Es ese tipo de gente con la que Naz está involucrado?
¿Son el tipo de persona que se supone tenemos que ser?
Pero no soy así, ni nunca lo seré, y no estoy tan segura de que él lo sea. Imagino
una habitación llena de Santinos, juzgando, burlándose, y apuntando a gente con sus
dedos que creen que no pertenecen a ellos. —No creo que pueda hacerlo.
—Yo creo que sí —dice Naz, tomando mi mano en tanto me guía afuera.
Estacionada frente a su casa, hay una alargada limusina. El conductor abre la puerta
trasera, y Naz me acomoda dentro. Los asientos de cuero son frescos, el aire templado,
y una botella de champagne en una cubeta con hielo está frente a mí.
—Esto es absurdo.
Naz simplemente se ríe mientras llena una copa con champagne, y la tiende
hacia mí. —Bebe. Relájate.
Recibo la copa, y bebo un sorbo en tanto se sirve una copa para sí. —Solo tengo
dieciocho años, sabes, en caso de que no lo recuerdes.
—No lo he olvidado.
—No puedo beber. —Contradiciendo mis palabras, tomo mi champagne,
tragándolo tan rápido que me llena otra copa antes de que haya tomado su primer
sorbo—. No soy lo suficientemente mayor.
—No te preocupes por eso —dice, recostándose, y rodeándome con el brazo
como si no fuera nada—. Está bien.
—Es ilegal.
—¿Te molesta?
—¿Qué cosa?
—Quebrantar las leyes —dice—. ¿Sientes remordimiento? ¿Quieres cumplir una
penitencia? ¿Clamar por perdón? ¿Encarcelarte? ¿Rogar por misericordia? ¿Jurar que
nunca lo harás de nuevo, que serás una buena chica, que nunca tirarás basura o robarás
Wi-Fi o cruzarás en rojo o mearás afuera otra vez?
Río. —Nunca he meado fuera.
—¿Pero has hecho lo demás?
—Sí.
—Todas ilegales —dice—. No es la gran cosa.
1 —Eso es fácil para ti decirlo.
19 —Lo es —admite, tintineando su copa con la mía—. Prácticamente estoy
asistiendo e incitando a un criminal justo ahora.
—Pero…
Me interrumpe. —No vivo mi vida basada en las reglas de alguien más. Soy mi
propio jefe, mi propio juez y jurado, mi propia autoridad. El gobierno te llama adulto, y
espera que pagues impuestos, ¿pero no te dejan disfrutar una copa de vino para
relajarte? No estoy de acuerdo. No me importa lo que digan.
—Aun así no beberás y conducirás.
—No porque sea ilegal —dice—. Es porque me gustaría vivir para ver el mañana
así puedo sacarle provecho a otro día. Tengo motivos puramente egoístas. Soy un
hombre egoísta.
—Conmigo no pareces muy egoísta.
—Ah, pero lo soy. Soy egoísta, y posesivo, y tengo afición a ser un poco
controlador… e impaciente… y soy un poco maniático del orden.
—Me he dado cuenta… de lo último, de todos modos. No sé acerca del resto,
pero definitivamente eres un maniático del orden. Tu casa es impecable. ¿Cada cuánto
tienes a alguien para limpiarla?
—Nunca —dice—. Yo limpio.
Eso me sorprende, y creo que tiene que estar bromeando, pero su expresión es
seria. Simplemente no puedo imaginarlo con sus manos en el suelo, arrodillado,
fregando el piso de la cocina una vez a la semana. —¿Por qué?
—No me gusta que la gente venga a mi casa. No confío en ellos.
El camino a Manhattan pasa volando, así como el champagne comienza a
evaporarse frente a mis ojos. Para el momento que llegamos a la fiesta, estoy un poco
mareada, y sus manos ya están volviéndome loca. Solo una caricia en mi brazo, su
pulgar acariciando mi oculta piel, pareciera encenderme en llamas.
La recaudación de fondos es en un glamoroso hotel en Park Avenue. La limusina
nos deja, y Naz sitúa su brazo a mí alrededor, estirándome más cerca de él. Le siento
presionar un beso en mi cabello antes de susurrar—: Vas a hacerlo estupendamente.
Espero que esté diciendo la verdad.

1 Entrega nuestras entradas, y al segundo que atravesamos la puerta, el rostro de


Naz se ilumina, sus hoyuelos se muestran completamente, mientras saluda a la gente
20 por sus nombres. Me presenta simplemente como “Karissa” a medida que caminamos
por un mar de largas mesas redondas hacia una en el centro de la habitación. Los
nombres están situados en cada asiento, y localizo fácilmente el suyo. Ignazio Vitale.
Junto a él, la tarjeta también está su nombre con la palabra “Invitado” debajo de este.
Saca la silla para mí, y me siento, observando las otras tarjetas en nuestra mesa,
pero no reconozco ninguno de los nombres. Los asientos se llenan de gente que Naz
parece conocer. Me presenta a ellos, pero no me toman en cuenta, muy absortos en tener
una conversación con mi cita.
Mi cita.
Suena raro.
Un mesero llena mi copa con champagne cuando llega a nuestra mesa, sin
preguntar mi edad, ni incluso dudar cuando me mira. Levanto mi copa, y tomo un
sorbo, escuchando una risa de Naz. Pone su brazo a mí alrededor, y se inclina más
cerca, acariciando con su boca mi cuello, besando el lóbulo de mi oreja mientras
susurra—: Mi hermoso pajarito enjaulado.
A pesar que me sorprende, nadie echa una mirada a su juguetona demostración
de afecto. Me pregunto si es porque lo hace seguido, si trae a mujeres y las muestra a
esta gente, hasta que me doy cuenta que nadie está observando. Nadie está mirando,
sus ojos están es todas partes, menos en nosotros, como si le dieran intencionalmente
privacidad.
Una recaudación de fondos política es todo lo que creí que sería, pero nada como
me lo imaginaba. Hay esmóquines, y discursos, y algunas personas altaneras que los
etiqueto como políticos, pero la mayor parte de la multitud está relajada. La comida es
deliciosa, el champagne caro, y la gente absorbente. La atmósfera parece fluir en olas: la
primera parte es formal y apropiada, la segunda un poco más relajada, la tercera casual,
y para la cuarta todo el mundo está conversando y riendo como viejos amigos.
Y quizá todos han bebido para entonces.
—Baila conmigo —dice Naz, dejando su servilleta sobre la mesa cuando se pone
de pie. Una banda está tocando algún tipo de lenta melodía en el escenario que está
cruzando la habitación, el piso frente a ellos sin mesas mientras las parejas bailan.
Sacudo mi cabeza, pero no lo nota, o tampoco le importa, ya que me levanta y me guía
hacia la pista.
—No creo que sea una buena idea —digo tan pronto como estamos en la pista de
baile.

1 —Vamos. —Me estira en sus brazos—. No me digas que no sabes bailar.

21
—Oh, sé bailar —digo—. Simplemente no puedo bailar esto.
Suena como música de ascensor.
Se ríe, apoyando sus manos sobre mis caderas para atraerme más cerca. —Solo
sigue mi paso.
Envuelvo mis brazos alrededor de su cuello en tanto mis dedos juguetean con los
obstinados rizos de su nuca. Es fácil, distraído, como si realmente estuviéramos de pie
ahí y nos balanceáramos. Me toma un buen minuto antes de dejar salir un profundo
suspiro. —De acuerdo, esto es aburrido.
Tan pronto como lo digo, la canción cambia, el ritmo aumenta. Naz me da la
vuelta, girándome, y casi caigo de culo sin advertencia alguna. Cada paso que realiza
hace que me tropiece, pero no parece importarle, y estoy tan ebria como para que me
importe lo que cualquiera piense… cualquiera, a excepción de él.
Él es todo lo que importa.
Estoy meciéndome y girándome, tambaleando y riendo, tropezando con sus pies
y él simplemente ríe conmigo. Me extiende una vez, me lleva tan abajo que mis pies se
levantan, y mi espalda está cerca del piso. Se inclina hacia abajo, sonriendo mientras me
endereza de nuevo, cuando una masculina voz interrumpe a través de la música detrás
de mí. —¿Les importa si interrumpo?
La voz es grave, no ruda de una manera sexy, sino más como lija raspando contra
piel sensible. Me volteo rápidamente, viendo a un hombre vagamente familiar, un
hombre que nunca he conocido antes, pero lo he visto en fotos y en la televisión.
Las noticias, principalmente.
La primera página del periódico.
Plasmado en la sección criminal día a día.
Su nombre es un peligro escrito, su rostro sinónimo de “peligroso”. Al crecer, mi
madre nunca habló del hombre del saco en el armario, o la criatura escondida bajo la
cama. Me dijo sobre los verdaderos monstruos, y eso incluyó al hombre de pie frente a
mí.
Raymond Angelo.
La pregunta del hombre está destinada claramente a Naz, aunque sus ojos fríos
están sobre mí. Está en los mediados de los sesenta, canoso, alto y robusto. Se ve como
el cuero y huele a tabaco.

1 Estoy agradecida que Naz dijo que era posesivo, porque creo que no hay manera
en el infierno que me entregara a un hombre como Raymond. Mi corazón late fuerte
22 cuando Naz vacila por un momento antes de burlarse—: No sabrías que hacer con ella
si la tuvieras, viejo.
Raymond arquea una ceja. —Tal vez no, pero lo intentaré.
Ambos hombres ríen.
Ellos ríen.
Mi corazón de alguna manera late aún más fuerte con eso.
Naz mueve su mano hacia Raymond, presentándonos como Ray y Karissa. El
hombre me mira extrañamente antes de parpadear hacia Naz, sosteniéndole la mirada,
como si estuvieran teniendo una conversación silenciosa que termina en un guiño.
Raymond me mira de nuevo. —Es un placer conocerte, Karissa. Lamento
interrumpir, pero tengo que pedirte prestado a Vitale por un momento.
—Eh, está bien. —No sé qué más decir. Naz besa mi mejilla, susurrando que
regresara en un momento, mientras sigue a Raymond hasta el borde de la pista de baile.
Conversan en voz baja antes de abrazarse e ir por caminos separados.
Naz vuelve hacia mí, sus ojos escaneando mi rostro. Me atrae a sus brazos,
actuando como si no nos hubiesen interrumpido.
—¿Sabes quién es ese hombre? —pregunto, sin poder evitarlo. Puedo mantener
mi voz baja, porque no quiero que nadie me oiga, y menos Raymond Angelo. Él es
notorio. Peligroso.
¿Cómo podría Naz no saberlo?
Se aleja para mirarme. —La mejor pregunta sería si tú sabes quién es.
—Por supuesto —susurro—. Es un gánster.
Naz hace una mueca a mi elección de palabra. —Es un oportunista. Un hombre
de negocios.
—Es un criminal.
—Dice el pequeño pájaro enjaulado.
—No soy como él. Bebo, seguro, está bien, pero él...
—¿Él qué? —pregunta Naz—. ¿Qué es lo que hace?
—Lastima a la gente.
—Lo hace —admite—. Pero también es familia.
Me detengo. —¿Estás emparentado con él?
1 —No toda la familia es de sangre, Karissa. ¿Recuerdas?

23 Miro boquiabierta cuando esas palabras se hunden en mí. Supongo que hay una
razón por la que no le teme nadie en la ciudad. A los que la mayoría de las personas
tienen miedo son los mismos a los que llama familia.
—¿Estás bien? —pregunta, con esa escalofriante mirada en sus ojos cuando me
mira—. Dime si no lo estás.
¿Estoy bien? Jesús, no lo sé. Probablemente no debería estarlo, sabiendo lo que sé,
recordando lo que dijo mi madre, pero estoy más sorprendida que otra cosa. Después
de un momento asiento, y me tira hacia él para darme un beso. La sensación de sus
labios me relaja, un hormigueo se extiende por mi columna vertebral. Es un beso de
tranquilidad, un beso que me dice que va a estar bien.
Elijo creer.
No quiero pensar lo contrario.
Sonríe cuando se aleja, pasando su dedo índice sobre mi labio inferior. —He
reservado una habitación en el hotel. ¿Aprovechamos al máximo esta noche?
La habitación es modesta, el mobiliario pasado de moda y antiguo, pero tiene
cierto encanto en sí misma, como si hubiera retrocedido medio siglo. Naz cambia la
lámpara de la mesita a la posición más baja, envolviendo la habitación en un suave
resplandor. Esto añade un tono dorado a los accesorios ya dorados, iluminando la
alfombra marrón y la colcha a juego.
Camino por la habitación, hacia la gran ventana. Estamos en lo alto, y hay una
gran vista de la ciudad, las luces parpadean en la noche. Siento como si estuviera en
otro lugar, viviendo otra existencia, respirando algún otro tipo de aire al estar aquí,
viendo el mundo desde un punto de vista diferente.
Es difícil de creer, a tres kilómetros de distancia, mi vida me espera de regreso
por la mañana. Soy Cenicienta, preguntándome si estoy destinada para un final feliz
después de esto.
Naz se saca su chaqueta dejándola a un lado a medida que se acerca detrás de mí.
Mi mirada se desplaza de la línea del horizonte a su reflejo distorsionado en el vidrio

1 cuando alcanza la cremallera de mi vestido y la baja. El sonido parece magnificado en el


silencio en tanto la desliza completamente, sus nudillos ásperos rozando mí columna
24 vertebral.
Me atraviesa un escalofrío.
Empuja el vestido hacia adelante, por mis hombros y por mis brazos, dejándolo
caer al suelo como si nada. Me quedo ahí vestida solo con un tanga de encaje, casi en el
tono exacto de mi piel.
La mujer que devuelve el reflejo en el vidrio se ve completamente desvestida,
completamente expuesta y desnuda para él. Es peculiar, verme a mí misma de esta
manera. Mirarme no es un hábito, pero mientras lo veo trazar mis brazos desnudos y
besar mi hombro, descubro que de hecho parezco hermosa.
Vuelvo a mirarlo, salgo del vestido y tiro los tacones, lamentando perder esos
centímetros de más cuando tengo que ponerme de puntillas para llegar a sus labios. Lo
beso suavemente, envolviendo mis brazos alrededor de su cuello.
Es un beso dulce, lento y suave. Mis dedos tiemblan contra su piel.
Se aleja, midiéndome. —¿Estás segura de que estás bien?
Asiento lentamente. —¿Por qué no habría de estarlo?
Ofrece un leve encogimiento de hombros mientras su mirada deja mi cara y se
desliza por mi cuerpo. —¿Quieres jugar un poco?
—Sí.
Respondo de inmediato, ni siquiera deteniéndome en pensar lo que eso podría
significar hasta que me sonríe. Hay un ligero tirón siniestro, como un depredador en la
distancia. Beso la comisura de su boca y trato de aplastar mi ansiedad, me aparta de la
ventana y me acerca a la cama. Paso mis manos por su pecho, tratando de alcanzar los
botones de su chaleco, pero aferra mis muñecas. —Ajá, ¿te dije que hicieras eso?
—No dijiste que no lo hiciera.
Aleja mis manos a medida que se inclina, susurrando—: No lo hagas.
Las palabras solitarias son poco más que un aliento caliente contra mi piel,
avivando las llamas de mi deseo, encendiendo el fuego en mi interior. Exhalo
temblorosa, pero antes de que pueda hablar, me empuja y me da vuelta. Suspiro
mientras me recoge y me arroja sobre la cama boca abajo, separa mis piernas y me
sostiene ahí.
—Espera —digo, mi corazón se acelera. Su peso ejerce presión sobre mí a medida
que tira de mi ropa interior, rasgándola—. Espera un segundo, Naz.
1 —No tengo un botón de pausa, cariño. —Su voz es escalofriante, siento una
25 sensación de indiferencia en ella—. Si no quieres jugar, sabes cómo detenerme. Todo lo
que tienes que hacer es decir la palabra.
—Detente.
—Eso no es todo.
No se detiene, y no estoy para nada sorprendida. Sabía que no era la palabra
correcta, pero no puedo decirlo. No puedo utilizar una palabra de seguridad. No ahora,
no para esto. No puedo gritar “rojo” o incluso “amarillo”, cuando lo único que quiero es
“verde”. Cuando todo lo que quiero es sentirlo dentro de mí, para pedirle que me
consuma, para ser el aire que respira y lo único que necesita.
Mi cabeza está aturdida y su cuerpo me presiona, su peso es bienvenido cuando
se ciñe sobre mí, apoya fuertemente una mano en el centro de mi espalda y escucho que
desabrocha la hebilla de su cinturón con la otra.
Trato de ver, intento mirar, mi mejilla plana contra la cama mientras estiro el
cuello para obtener solo un vistazo, pero es apenas un atisbo, un destello de traje oscuro
en la luz tenue. Él no se desnuda, ni siquiera se quita los zapatos, simplemente
desabrocha sus pantalones lo suficiente para liberarse de sus ataduras.
Está entre mis piernas, forzándolas a abrirse, empujando y presionando duro
dentro de mí. Grito mientras me llena, estirándome a su alrededor. No duele, mi cuerpo
reacciona al segundo que pone un dedo encima.
—Mierda, estás tan mojada. —dice, acostándose sobre mí, su áspero traje roza mi
piel desnuda. Los botones son fríos contra mi espalda—. Te gusta así, ¿no?
Empuja un par de veces, duro, y me muerdo el labio inferior para no gritar, pero
él no acepta mi silencio.
—Te he hecho una pregunta —gruñe.
—Sí —suspiro, cerrando los ojos—. Me encanta.
—Lo sé. —Su voz es un murmullo de lujuria combustible en mi oído mientras
sus manos serpentean alrededor de mi estómago, deslizándose por debajo, sus dedos
buscan mi clítoris a medida que sus fuertes brazos me llevan de nuevo contra él con
más fuerza, inclinando mi culo para que pueda golpear más profundo en mi interior—.
Eres una pequeña muñeca de trapo, ¿no es así? Quieres ser sacudida; quieres que te use
como crea conveniente. Porque tú sabes... tú malditamente sabes... —Golpea tan duro
que el dolor apuñala mi estómago—. Eres mi juguete favorito.
No debería encontrar sus palabras tan excitantes como lo hago, pero despiertan
1 algo en mi interior, un hormigueo que envuelve todo mi cuerpo, desde la cima de mi

26
cabeza hasta la punta de los dedos de los pies. Es emocional, una aplastante honestidad,
que no puedo impedir que salga de mis labios. —Quiero serlo.
—Lo eres —dice, acariciando mi clítoris mientras me folla duro... y más duro... y
más duro con cada embestida de sus caderas—. Lo sabía la primera vez que vi esa
sonrisa tímida y esos grandes ojos inocentes. Estuvo mal... mierda, era tan malo de mi
parte quererlo, desearte, pero no me pude resistir.
Su voz es tensa, las palabras salen como un jadeo sin aliento.
»Pensé que podría jugar contigo un poco, y dejarte ir, pero una vez que te tuve,
Karissa, tuve que mantenerte. No me pude alejar.
—Entonces no lo hagas —susurro, no estoy segura si es lo suficientemente fuerte
para que lo escuche, pero él me aprieta más fuerte, acariciando mi clítoris más rápido,
más jodidamente profundo, mientras susurra en mi oído.
—No lo haré —dice—. No puedo. Ahora eres mía.
Sus dedos trabajan con magia. Me vengo en sus brazos, encerrada en su abrazo,
cautiva debajo de él, pero nunca me sentí tan libre antes de este momento, cuando el
placer me arrolla, sorbiendo cada gota de ansiedad, cada preocupación e inseguridad
que alguna vez he tenido, limpiando la basura. Se derrumba y luego me hace todo,
llenándome con lo que dice y hace, haciéndome sentir lo que él cree.
Soy hermosa.
Soy especial.
Soy suya.
No dice nada más, frena sus movimientos, dejando que el orgasmo se arrastre
sobre mí y se desvanezca antes que el interruptor en él se voltee de nuevo.
De repente se vuelve de hombre a bestia, pateando, arañando, devastando cada
centímetro de mi cuerpo que pueda alcanzar. Me folla sin piedad, hasta el punto de no
poder pensar. No puedo hacer nada sino tomar, absorber el impacto, mi voz solo hace
ruidos incoherentes con sus hazañas animales.
Las palabras están ahí todo el tiempo; “amarillo” está en la punta de mi lengua,
tan cerca que salta hacia adelante cada vez que se pone tan duro que no puedo respirar,
pero me lo trago una y otra vez con una bocanada de aire. No quiero que se detenga; no
quiero que reduzca la velocidad. No quiero que se contenga conmigo. Quiero todo lo
que me va a dar. Sus manos son fuertes, su cuerpo como el acero, pero mientras me
presiona, creo que tal vez lo que hay dentro es más pesado.
1 Está purgando su alma, y tan temible como creo que son sus partes más
27 profundas, lo quiero todo.
Anhelo verlo.
Sale y se sienta sobre sus rodillas, recuperando el aliento, antes de salir de mí. No
me puedo mover, no puedo hacer nada, pero me quedo allí. Creo que ahora soy una
parte de la cama, nada más excepto el hilo que ha comenzado a desenredarse. Él está
tranquilo, se sienta, y a pesar de que mis ojos se cierran, sé que me está mirando. Puedo
sentir su mirada.
Después de un momento, extiende su mano hacia mí, su toque es ligero como
una pluma mientras pasa sus dedos a lo largo de mi espalda. Las pecas salpican mi piel,
herencia de mi padre... la única cosa que el hombre alguna vez me dio.
Naz las traza, al igual que hice una vez con las cicatrices en su pecho, como si
estuviera conectando los puntos para formar una imagen. Mis ojos abiertos, pero no me
muevo, no queriendo interrumpir lo que está haciendo.
Es calmante.
—¿Qué estas dibujando? —pregunto en voz baja.
—El futuro.
Sonrío para mis adentros. —¿Qué te parece?
—Aún no estoy seguro —dice—. Todavía está viniendo a mí.
Mira pasivo, relajado, todavía completamente vestido y ahora oculto, no como
alguien que solo folla sin piedad. Es un gigante amable, inocente y suave, como un oso
de peluche.
Excepto que en el fondo, sé que no lo es.
Y cuando su mirada se cruza con la mía, y veo la oscuridad en la superficie,
recuerdo que este hombre sale con monstruos.
Y uno incluso podría existir en su interior.

1
28
10
Traducido por Julie
Corregido por Meliizza

Estoy haciendo un mohín.


Pongo los ojos de cachorro, frunzo los labios y bajo los extremos de la boca en
una especie de puchero.
Ugh, patético.
Hasta aquí llegó sentirse la mujer fuerte de anoche, apropiándose de su
sexualidad y tomando lo que quiere del mundo. Invertí cerca de una década, a la pre-
adolescente de mal humor que se molestaba con su madre por negarse a dejarla que se
quede fuera hasta tarde por la noche para que pudiera ir a un baile de la escuela.
—Es tan injusto —murmuro, encorvándome en el asiento de cuero. El vestido de
1 noche llamativo se siente absurdo esta mañana, grande y vistoso y pesado contra mi
piel.
29 Naz se ríe junto a mí. Está recostado con los pies levantados con su traje medio
arreglado, la corbata anudada vagamente, la chaqueta y el chaleco junto a él sobre el
asiento. Sus ojos están sobre el teléfono, haciendo lo que sea que hace. No lo sé.
—No tienes que culpar a nadie más que a ti misma —dice—. Te lo dije, eres
bienvenida a venir a mi casa.
—Pero tienes cosas que hacer, y yo todavía estoy usando este vestido, y necesito
ducharme, y de todos modos tengo clases por la mañana, por lo que tengo que regresar
al dormitorio, ya sabes, por todo eso.
—Eso he oído.
Es la tercera vez que utilizo todas mis excusas sobre por qué tengo que irme,
pero no suena más cierto que la primera vez. Cada pedacito es cierto, claro, pero temo
despedirme de este hombre.
Así que hago pucheros un poco más.
—Sabes que tengo agua caliente —dice—, y ropa limpia.
—¿Ropa de mujeres?
Se ríe de nuevo. —Me temo que no, pero estoy seguro de que tengo algo que te
puede quedar.
—Apuesto a que me veo muy bien en uno de tus trajes.
Eso atrae su atención. Sus ojos me miran un segundo mientras levanta una ceja,
con una mirada de curiosidad en su rostro. —Ajá.
Ajá. Eso es todo lo que dice antes de regresar a su teléfono.
—Todavía tengo clases mañana —señalo.
—Puedo dejarte en la mañana —dice.
—Pero, ¿no tienes cosas que hacer? —le pregunto—. No quiero molestarte.
—Sí, pero no me molestarías.
Tiene una respuesta para todo, pero aun así, me siento en la parte trasera del
coche y hago un mohín mientras el conductor nos lleva a través de Greenwich Village,
en línea recta hacia la universidad. El auto se detiene en la acera cuando llegamos y el
conductor sale. Naz baja su teléfono y su mano cubre mi mejilla cuando se inclina para
besarme.
No sé qué decir, pensando que ya lo he dicho todo cuando le agradecí media
1 docena de veces por la gran noche, de manera que no digo nada y salgo cuando el

30 conductor me abre la puerta. Entro descalza, llevando mis zapatos en la mano, y


sacando mi identificación de mi bolso para escanearla.
Puedo sentir los ojos sobre mí mientras camino por el vestíbulo, en tanto espero
el ascensor y durante el viaje, muy consciente de que estoy haciendo la caminata de la
vergüenza más obvia de todos los tiempos.
Pero no me avergüenzo, en lo más mínimo.
Camino por el pasillo cuando llego al piso trece, directamente a mi habitación en
la esquina. Una música rap se escucha muy fuerte, sacudiendo las paredes. Mi mano
agarra el pomo de la puerta y lo giro tan pronto como llego allí, agradecida de que
Melody nunca cierre la maldita puerta porque no creo que tenga mi llave. Tan pronto
como empiezo a abrirla, escucho su voz.
—¡Oh Dios, oh, sí! —grita—. ¡Así!
El golpeteo de la cama contra la pared suena como un taladro. Me detengo al
instante, sin querer ver lo que está pasando ahí. Mi mano suelta el pomo otra vez y la
puerta chasquea al cerrarse, pero ninguno de ellos ni siquiera lo escucha por la manera
en que ella grita.
—¡Oh, Paul, nene, te sientes tan bien!
Encogiéndome, me alejo, sacudiendo la cabeza. Qué incómodo. En mi camino
hacia el ascensor, saco mi teléfono, dejando escapar un suspiro de resignación mientras
marco el número. Presiono la flecha hacia abajo justo cuando él responde.
Naz renuncia a cualquier tipo de saludo y simplemente dice—: Estoy esperando
abajo.
Claro que sí. El auto sigue estacionado allí, exactamente donde se encontraba
cuando salí y el conductor espera junto a la acera. Me abre la puerta y me deslizo
dentro, viendo que Naz sigue concentrado en su teléfono, luciendo informal.
Sus ojos me miran cuando la puerta se cierra. —Ajá.
—Ajá —repito—. ¿Qué significa ese “ajá”?
Es su segunda palabra favorita, además de “tonterías”.
—Significa que no te tomó tanto tiempo cambiar de opinión como pensé.
Esperaba que por lo menos te cambiaras antes de arrepentirte.
—¿Y qué, solo te ibas a sentar aquí? —pregunto—. ¿Cuánto tiempo ibas a
esperar?
—El que fuera necesario.
1 —¿Y si no cambiaba de opinión?

31 —Ibas a hacerlo —dice, indiferente—. Te gusto.


—¿Me gustas?
—Sí.
Me río, pero no discuto porque es cierto, me gusta. Me gusta mucho, tanto que
me aterra admitir hasta qué punto me gusta este hombre. Y teniendo en cuenta la forma
en que sus ojos revolotean hacia mí y la sonrisa que toca sus labios, sospecho que
podría saber mi dilema, podría saber lo tan interesada que estoy.
»Sin embargo, está bien —dice—, porque también me gustas.
Su casa está helada cuando llegamos allí. Puedo ver mi aliento cada vez que
exhalo, una nube de niebla en el aire a mí alrededor. Me estremezco, envolviendo los
brazos a mí alrededor, pero el frío no parece molestar a Naz. Deja la chaqueta y el
chaleco sobre el sofá del salón mientras me mira.
»Sabes dónde está el baño —dice—. Ve y toma una ducha caliente. Voy a calentar
el lugar mientras lo haces.
Dudo. —¿Se supone que tengo que volver a ponerme el vestido?
—No, te voy a dejar algo en mi cama para que uses.
Me dirijo arriba. Aquí está oscuro, a pesar de que afuera brillaba el sol, como si la
mitad superior de su casa siempre estuviera en las sombras. Me dirijo directamente al
baño y me encierro en el interior, abriendo el grifo del agua caliente para tratar de
calentar el aire.
Llevo las manos a mis espaldas, luchando para bajar la cremallera del vestido y
quitármelo, sin saber qué hacer con la cosa, así que solo lo dejo en la esquina. Doy un
paso bajo el agua, estremeciéndome ante el calor, pero no me atrevo a bajar la
temperatura. La habitación es demasiado fría.
Estoy bajo la ducha hasta que mi piel se vuelve rosada y arrugada, absorbiendo
la mayor cantidad de calor que puedo, disfrutando de la sensación del agua golpeando
contra mí. La presión se siente como manos masajeando mis músculos tensos, calmando
el dolor. Hay contusiones leves que manchan mi piel, restos de su fuerte agarre,
recordatorios de la forma en que poseyó mi cuerpo, como si le perteneciera solo a él.
Uso un poco de su jabón e incluso su champú, dejándome un olor a Irish Spring y
a Frizz Ease de hombre. La piel de gallina surge en mi piel tan pronto como me golpea el
aire. Me seco, envolviendo una toalla blanca gruesa a mí alrededor cuando salgo
corriendo del baño.

1
Tal como dijo Naz, hay ropa sobre la cama, un par de pantalones de chándal
negro y una camisa blanca. Dejo caer la toalla y me visto, frunciendo el ceño por mi falta

32 de ropa interior y sujetador. Tengo que enrollar los pantalones un par de veces en la
cintura para que se mantenga arriba, pero sigue arrastrándose en mis pies.
Voy a la planta baja, con los brazos cruzados sobre mi pecho mientras busco a
Naz, preguntándome a dónde fue. Me dirijo a la sala de estar cuando no lo encuentro en
ninguna otra parte y oigo su voz cuando me acerco a la puerta.
—Sí, tienes razón, es más complicado de lo que esperaba.
Me detengo a pocos metros de la puerta, dándome cuenta de que está en el
teléfono y no quiero interrumpir. Sé que debería irme, para darle un poco de intimidad,
pero me quedo en el lugar.
Llámalo curiosidad.
»No he cambiado de opinión —dice—, y no voy a hacerlo. Me conoces bien como
para pensar que me voy a alejar en el medio de algo, especialmente algo como esto. He
estado esperando este momento durante mucho tiempo, Ray. Por tanto tiempo como tú.
Me estremezco. No estoy segura de sí lo causa el frío o el nombre.
»Santino se ha estado retrasando —dice—. Le haré otra visita esta semana para
apurarlo y que consiga el archivo.
¿Un archivo? ¿Eso es lo que quiere?
»No, no quiero hacer eso si no tengo que hacerlo. Te lo dije, cambió... es
complicado. Santino lo logrará. Solo le asusta arriesgarse, ya sabes, y que las cosas
salgan mal. Pensó que no tendría que volver a verme después de que le pagaste, pero
debe saber que no todas las deudas se pueden perdonar solo con dinero en efectivo.
Hace una pausa por un momento y el silencio es ensordecedor. Mi corazón late
con tanta fuerza que me temo que puede oírlo, que sabrá que estoy aquí. Pero después
de un momento, él deja escapar una risa.
»Ah, vamos, Ray, me conoces. Sabes que me gusta jugar con fuego. Es una de mis
especialidades.
Intercambian más palabras, pero no las escucho. Me alejo de la puerta, subo las
escaleras corriendo hasta donde sea seguro y no vaya a escuchar mis pasos. Regreso al
baño y agarro mi vestido, llevándolo a su habitación, donde la toalla sigue tirada en el
suelo. También la recojo y echo un vistazo alrededor, en busca de una cesta, pero no
hay.
Me doy la vuelta, a punto de salir en busca de una cuando casi me estrello contra
el cuerpo que bloquea la puerta. Me sorprende tanto que grito, un grito fuerte y mis
1 rodillas casi me fallan. Naz está de pie, mirándome con recelo, en tanto agarro el
vestido fuertemente contra mi pecho.
33 No lo escuché subir.
—Te asustas fácilmente —dice—. Solo venía a verte. Te has demorado bastante.
—Sí, yo... Es decir, me di una ducha larga y no quería salir porque, ya sabes, se
sentía bien, y hace frío... y ¿por qué hace frío?
Soy una mentirosa terrible. Lo sé.
Me mira como si también lo supiera.
—Ayer me olvidé de encender la calefacción antes de irnos —dice—. La
temperatura bajó durante la noche. Encendí la chimenea en la sala, por lo que abajo está
caliente.
—Oh, genial —le digo, tendiéndole el bulto en mis brazos—. Iba a poner esto en
algún lugar... donde quiera que vaya.
Lo agarra y hace un gesto con la cabeza para que yo salga. Doy un paso por
delante de él, bajando las escaleras con él en mis talones. Se desvía a la derecha a una
habitación en la que nunca he estado, el cuarto de lavado. Deja caer las cosas y me sigue
a la sala de estar.
Hace calor aquí y disfruto la sensación mientras me dirijo directamente a la
fuente, sintiendo las llamas a un par de metros de distancia, alejando el frío, pero no
hace nada para quitarme la piel de gallina.
—¿Qué tal una película? —sugiere.
—Claro —digo—, esta vez escoge tú.
—¿Alguna vez viste Doce hombres sin piedad? —Su película favorita, lo recuerdo.
Sacudo la cabeza, ya que ni siquiera he oído hablar de ella y una mirada de molestia
cruza su rostro—. Ajá. Vamos a tener que corregir eso.
Pone la película mientras me siento en el sofá. Resulta ser una vieja en blanco y
negro. Naz se instala a mi lado, poniendo su brazo sobre mi hombro y estirándome
hacia él.
Suspirando, me acurruco a su lado.
Está callado, absorto en la película y su mano me acaricia distraídamente el
brazo, haciéndome cosquillas en la piel y distrayéndome de la película. Después de un
rato, se inclina, presionando un beso en la cima de mi cabeza. —Hueles como yo.
—Usé tu champú —digo—, y tu jabón. Espero que no te importe. Primero

1 debería haber preguntado.


—Te dije que te sintieras como en casa —dice—. No quiero que te sientas como si
34 tuvieras que andar de puntillas, con miedo de hacer algo mal o escuchar algo que no
debes, como las conversaciones telefónicas.
Mi sangre se enfría por esas palabras. Puedo sentir sus ojos sobre mí y no en la
pantalla. —Yo, eh... —No sé qué decir.
—Está bien —dice y esas palabras me silencian. Besa la cima de la cabeza,
sujetándome cerca mientras vuelve a mirar la película. Pasan unos minutos antes de
que Naz suelte una risa ligera—. Dime algo... ¿Al menos me googleaste?
Me tenso. —¿Qué?
—Vamos —dice, moviéndose en su asiento cuando me incorporo—. No me digas
que no has hecho tu investigación.
Bufo. Por supuesto que lo buscado en Google. Lo hice tras despertarme en su
cama esa primera mañana, justo después de enterarme de su nombre. No soy una
idiota. ¿Qué mujer no lo haría? —Sí, está bien... lo hice. ¿Pero me puedes culpar?
—Por supuesto que no —dice—. ¿Encontraste algo?
—No —me quejo—, nada.
—Qué decepcionante —dice en broma—, pero si te sirve de consuelo, tuve la
misma suerte que tú.
—¿Me googleaste?
—Por supuesto —dice—. Nunca se puede ser demasiado cuidadoso. Tenía que
asegurarme de que eras quién me dijiste.

1
35
11
Traducido por Niki & Daniela Agrafojo
Corregido por AriannysG

El cambio no sucede durante la noche. No hay ningún botón que se apriete para
alterar mágicamente todo.
El cambio sucede lentamente.
Día a día.
Hora tras hora.
Es el tic-tac de una manecilla, moviéndose cuidadosamente, mientras hace su
camino en el reloj. No te das cuenta hasta que ya ha terminado, el minuto se ha ido para
siempre, lo que te empuja directo al siguiente, el tiempo sigue pasando, lo quieras o no.

1
En poco tiempo tienes problemas para recordar el mundo como lo era antes, la
persona que eras entonces, demasiado concentrado en el mundo que te rodea en su

36 lugar.
Un mundo lleno de promesas.
Un mundo lleno de emoción.
Un mundo lleno de Naz.
No puedo imaginar un mundo de otra manera.
No estoy segura de cuándo sucedió, en qué minuto me llevó al borde del abismo,
empujándome sobre el borde y haciéndome sentir que puedo volar sin alas. Lo que
consumía solo mí tiempo resultó consumirlo todo en el momento en que el hombre se
convirtió en el latido de mi corazón y la sangre en mis venas, robando el pedacito de mi
alma que siempre mantuve escondido. Chocó contra mis defensas y derribó mis
paredes, y todo lo que hizo fue marcar los segundos, uno tras otro, lentamente
alterando todo.
—Has cambiado.
Echo un vistazo al otro lado de la habitación cuando Melody dice eso, el control
remoto del televisor en mi mano. He estado navegando por los canales en los últimos
diez minutos, cambiándolos tan rápido que está empezando a parecerse a una luz
estroboscópica destellando. Ella está acurrucada en su cama, su libro de filosofía abierto
en su regazo.
—¿Qué?
—Has cambiado —repite.
Solo la miro fijamente.
—Tenemos una jodida prueba sobre Confucio como en una hora, y no creo que
hayas abierto tu libro en toda la mañana. Por lo general, eres la que estudia todo lo que
puede hasta el último segundo, pero te ves como si no te importara una mierda. Estás
toda fresca y relajada. Confucio dice que tu culo ha cambiado.
Suelto una carcajada.
—No tiene sentido. Podría responder cada respuesta correctamente en la prueba
y el bastardo simplemente me quitaría puntos porque no tenía el punto en una “i” o
algo así.
—Entonces, ¿qué, estás dándote por vencida?
—El verdadero conocimiento está en saber la medida de la ignorancia de uno.
Frunce el ceño.
1 —¿Te drogaste?
37 —No —me río—. Es Confucio. Esto significa que no importa si abro mi libro o
no, Melody. Nunca sabré todo, nunca responderé correctamente de todos modos, y lo
que sea... estoy bien con eso.
Se ve aturdida.
—Has cambiado más que Biggie Smalls.
Frunzo el ceño.
—¿Él ha cambiado?
—Pasó de desagradable a elegante, ¿no es así?
Me río a medida que recita una de sus canciones y me recuesto contra la pared,
extendiendo mis piernas sobre mi cama.
—Sí, bueno, tú has cambiado, también. No creo que jamás te haya visto estudiar
tanto por algo antes. ¿Qué pasa?
—Solo quiero tratar de obtener buenas calificaciones —dice, cerrando su libro—
. Paul obtuvo una B en la clase de Santino el año pasado, así que tengo muchas ganas de
conseguir una también, para que no piense que soy una idiota o algo así.
—No debes cambiar lo que eres por un chico.
—¡Ja, mira quién habla! Pasaste de usar botas de Payless a Jimmy Choos de
novecientos dólares.
—¿Eso lo dijo un rapero?
—No, eso fue todo de mí. Bastante bien, ¿eh?
Bueno, tal vez ella no ha cambiado eso tanto.
—De todos modos, sigo siendo yo —digo—. Solo yo con más cosas.
Muchas más cosas.
Mis ojos escanean la habitación ante su mención. Mi lado está empezando a
parecerse al de Melody, nuestro espacio de vida completamente demasiado pequeño
para meter todo. Una cosa que aprendí rápidamente es que Naz es un dador, nunca
dudando en ser generoso conmigo, mandándome lo mejor de todo. Zapatos. Ropa.
Flores. Orgasmos.
Tantos jodidos orgasmos.
Puedo prescindir de las cosas materiales, y le digo eso, una y otra vez, pero solo
una tonta rechazaría un orgasmo de él.
1 »El punto es —digo, volviendo a Melody—, no debes sentir como si tuvieras que
38 trabajar para impresionar a Paul. Si no está desde ya impresionado, si no piensa que
eres brillante, entonces, que se joda.
Ella frunce el ceño, pero no responde porque sabe que tengo razón. Lanzando su
libro a un lado, se levanta, estirándose mientras camina hacia el espejo para ponerse
brillo labial. Empiezo a hojear los canales de nuevo. Estoy tan lista como lo voy a estar,
con pantalones vaqueros, un suéter y mi bufanda favorita. Todo lo que tengo que hacer
es ponerme mis mencionadas botas de Payless.
—¿Ya le dijiste a tu madre? —pregunta Melody.
—Decirle, ¿qué?
—Acerca de tu viejo rico.
Pongo los ojos en blanco y me encojo de hombros, sin saber la respuesta que
merece.
—En primer lugar, no es mi viejo rico, es mí...
—¿Tu qué?
Al diablo si lo sé. Novio suena tan tonto. No comienza a cubrir la fuerza de la
naturaleza que es Naz. Es demasiado para meter en una caja con una bonita etiqueta.
—Es solo eso... mío.
—Bueno, ¿le has dicho a tu madre acerca de tu lo que sea?
Me burlo.
—Por supuesto que no. Va a perder la razón.
—¿Eso crees?
—Sé que sí. Esta es la mujer que trató de evitar que fuera al baile porque se
encontraba aterrorizada. Traté de explicarle que habría chaperones, pero solo se asustó
más. Casi lloró cuando insistí en ir, y me dijo que no era seguro, que tenía que
prometerle que no dejaría el baile bajo ninguna circunstancia, que no iba a ir sola a
ninguna parte con nadie sin que ella lo supiera. Me sorprende que no se sentara en el
estacionamiento e hiciera guardia todo el tiempo. —Hago una pausa—. En realidad,
podría haber hecho exactamente eso. Pero el punto es que puede que le dé un derrame
cerebral cuando le cuente sobre Naz.
—Vas a tener que decirle a su tiempo.
—Lo haré —le digo—. Pero tengo que pasar el próximo fin de semana con ella, y
prefiero que no sea un episodio de locura en el que trato de explicarle algo que apenas

1 puedo entender yo misma, ¿sabes?


—No te envidio —murmura Melody, su enfoque en su reflejo—. En realidad,
39 estoy mintiendo. Lo hago. Envidio esos nuevos tacones Louboutin negros que tienes. Se
verían muy bien con el vestido que llevaré esta noche.
—Puedo prestártelos —le digo.
Ella se balancea hacia mí.
—¿En serio?
—Sí, ¿por qué no? Me prestas tu ropa todo el tiempo.
Más como que me obliga a usarla, pero es lo suficientemente cerca.
Chilla, corriendo a atacarme con un abrazo, pero la espanto para poder ponerme
mis botas. Después de recoger mis cosas, cuelgo mi mochila en mi espalda.
—¿Vas usar eso? —pregunta Melody—. ¿El suéter y la bufanda?
Pongo los ojos en blanco.
—Es solo una prueba. Tengo que volver aquí a ducharme para esta noche, de
todos modos. ¿A quién le importa cómo me veo?
Melody se encoge de hombros, agarrando sus cosas y me sigue por la puerta. La
caminata al edificio de filosofía toma unos quince minutos hoy, las aceras
congestionadas mientras la gente se apresura alrededor. Melody chillando como
siempre, sin dejar de hablar hasta por los codos cuando entramos al salón de clases.
Santino está sentado en su escritorio, las manos juntas delante de él, sus ojos
escaneando la multitud mientras tomamos nuestros asientos. Nos sentamos en nuestros
lugares habituales en la parte de atrás, pero incluso desde aquí te puedo decir que él se
ve como el infierno, gafas torcidas y cabello despeinado.
—Parece que Satanás no ha dormido —dice Melody—. Demasiado ocupado
torturando pobres almas como para tomarse un momento de descanso.
Él no pierde el tiempo, pasando las pruebas antes de que todos se hayan
sentado. Reviso rápidamente a través de mi prueba tan pronto como llega a mí,
evaluando el daño potencial. Sobre todo hay preguntas de opción múltiple, pero incluso
los pocos “rellene los espacios en blanco” y “haga un párrafo como respuesta” se
sienten lo suficientemente fácil.
Si no apruebo esto, tenemos un problema.
Puedo oír a Melody suspirar a mi lado mientras me apresuro a resolver la
prueba. He terminado en quince minutos, el resto de la clase me sigue, no muy
después. Melody es la última, con veinte minutos antes del final. Santino recoge las
1 pruebas, pero en vez de dejarnos ir temprano, agarra un trozo de tiza y escribe una sola
palabra en mayúsculas por todo el pizarrón.
40 ASESINATO.
Hay un flujo de resoplidos a través del aula que se silencia cuando agarra ese
palo de mala muerte y lo golpea contra la mesa con tanta fuerza que me sorprende que
no se rompa.
—Levanten la mano —dice—. ¿Quién piensa que el asesinato está mal?
De repente, todas las manos en el aula se alzan.
Sus ojos nos escanean.
—¿Por qué?
Tan rápido, casi todas las manos vuelven a descender. Santino escanea quién
queda, señalando a un chico en la primera fila.
—Porque es ilegal.
Santino se le queda mirando como si fuera un idiota antes de seguir adelante,
señalando a una chica en el lateral.
—Es inmoral —dice ella—. Es un error quitarle la vida a alguien.
Se mueve a la derecha a lo largo del salón, preguntándoles a los demás, que dan
básicamente las mismas respuestas. Después de que todos los que se ofrecieron como
voluntarios han hablado, observa nuestros rostros de nuevo y sacude la cabeza.
—¿Por qué es que todos ustedes saben que el asesinato es malo, pero no pueden
decirme por qué está mal, excepto solo que es malo porque es ilegal? Es ilegal porque
está mal, es malo porque es inmoral, es inmoral porque está mal. Pero ¿por qué?
El silencio es ensordecedor.
»Levanten la mano —dice de nuevo—. ¿Quién está de acuerdo con la pena de
muerte?
La mayoría de la clase levanta sus manos, Melody incluida. Vacilo, pero
finalmente alzo la mía, no tanto porque soy cínica, sino porque no quería que me llame
para participar. Él sonríe, con sus ojos todos locos, mientras observa nuestras manos.
»Ah, entonces ¿no piensan que el asesinato es malo?
Las manos bajan lentamente.
»Si definimos el homicidio como el asesinato premeditado de otro ser humano,
¿no es someter a alguien a la pena de muerte, asesinar? ¿Qué hace que una situación sea

1 correcta y la otra tan mala?


—Porque la gente en el corredor de la muerte son asesinos —dice el mismo chico
41 de antes, sin molestarse en levantar la mano en esta ocasión.
—¿De manera que está bien matar a alguien si también ha asesinado? —pregunta
Santino—. ¿Justicia equitativa? ¿Ojo por ojo?
—Sí —dice el muchacho—. Pero eso no es asesinato. Asesinato es matar a alguien
inocente.
—¿Sabía usted —dice Santino, golpeando su bastón contra el suelo—, que desde
que la pena de muerte fue reinstalada, ciento treinta y nueve personas programadas
para morir han sido exonerados y liberados? En ese mismo tiempo, hemos ejecutado
más de mil doscientos. ¿Cuántos de ellos cree usted que eran inocentes? Tal vez
ninguno, pero si siquiera uno lo fue, ¿eso no lo convierte en un asesinato? Después de
todo, has matado a un hombre inocente.
Nadie sabe qué decir... excepto el mismo chico maldito.
—Es desafortunado que tuvieran que morir, pero es por el bien mayor.
—Y eso es precisamente lo que un montón de asesinos podría decir en cuanto a
sus víctimas —dice Santino—. Entonces de nuevo, levanten la mano. ¿Quién está de
acuerdo con la pena de muerte?
Solo unos pocos valientes levantan la mano esta vez.
»Un ensayo de dos páginas sobre el asesinato —dice, alejándose de nosotros con
un gesto de la mano, despidiéndose de la clase—, para el martes.
Un gemido colectivo hace eco a través de la habitación. Es un fin de semana
festivo, Pascua. Me levanto y agarro mi mochila, en dirección a la puerta con Melody a
mi lado. Damos un paseo por el edificio y levanto la mirada justo cuando salimos, mis
pasos tambalean cuando me encuentro cara a cara con Naz. Está estacionado al frente,
apoyado contra el lado de su Mercedes, sus ojos enfocándose en mí.
—Eh, hola —digo cuando da un paso hacia mí, de repente deseando haberme
alistado un poco mejor, después de todo.
—Hola. —Besa la comisura de mi boca antes de pasar a Melody—. Hola de
nuevo.
—Hola —dice ella, sonriendo cálidamente hacia él, antes de que sus ojos se
vuelvan hacia mí—. Te veré de nuevo en la habitación, Kissimmee.
Naz frunce el ceño a medida que Melody se aleja.
—¿Kissimmee?

1 —Es como mi madre me llama —digo, encogiéndome de hombros—. Un juego


con mi nombre o algo, supongo.
42 —Kissimmee —dice de nuevo—. ¿Como la ciudad en la Florida?
—Sip —digo—. Entonces, ¿qué estás haciendo aquí? Pensé que nos
encontraríamos más tarde.
—Sí —dice—. En realidad estoy aquí por negocios.
—Ah. —Le doy una mirada peculiar—. Entonces, mejor me retiro para que
vuelvas a ello. ¿Nos vemos más tarde?
—No me lo perdería por nada del mundo.
Me besa de nuevo antes de alejarse, dirigiéndose al interior ahora que casi todo el
mundo ha desaparecido del edificio. Me quedo mirando la puerta por un momento, y
estaría mintiendo si dijera que no me sentí tentada a seguirlo, para mirarlo, para ver qué
está haciendo, pero no lo hago. Me ha atrapado todas las otras veces, y sé que si lo sigo,
me va a atrapar de nuevo.
Suspirando, me doy la vuelta y hago el camino de vuelta a la residencia.
Cuando veo a Naz nuevo, una horas más tarde, él parece estar en un estado de
ánimo peculiar. No me mira cuando me deslizo en el asiento del copiloto del Mercedes,
ni siquiera intenta salir para abrir mi puerta. No me lo espero, o lo necesito, pero
cuando es generalmente caballeroso, destaca para mí.
Tan pronto como me pongo el cinturón de seguridad, enciende el auto y se funde
en el tráfico, sin decir una palabra. Sus ojos se centran en el camino, lanzándose entre el
parabrisas y el espejo retrovisor, ni una sola vez girando en mi dirección. Me acomodo
en el asiento, dejándolo a su silencio mientras nos dirigimos a través de Manhattan
hacia el puente.
Se suponía que íbamos a ir a cenar. No estoy segura de dónde, pero me vestí bien
para ello, incluso me puse un par de los nuevos zapatos de tacón que me compró. Pero
se hace evidente cuando se dirige hacia su barrio que vamos directamente a su casa.
Me vuelvo hacia él, confundida, y empiezo a hablar, cuando sus ojos se
encuentran con los míos por fin. La mirada que me da me hace tragarme mi pregunta,
la oscuridad me dice que su mal humor es más profundo que solo en la superficie.
Creo que prefiero el silencio a lo que podría venir de sus labios.
En lugar de ello, me doy la vuelta, mirando por la ventana del lado a las casas
que pasan en un borrón, son familiares ahora por venir aquí tan a menudo. Todavía no
habla cuando llegamos, saliendo y de pie al lado del auto, esperando a que yo camine
1 por delante de él.

43
Abre la puerta, haciéndome pasar. El clic de la cerradura detrás de mí se
magnifica en el helado silencio cuando se vuelve para cerrar la puerta de inmediato. Me
estremezco involuntariamente ante el sonido, observándolo.
—¿Está todo bien? —pregunto, sin poder contener más la pregunta. Ha pasado
un tiempo desde que me he sentido tan nerviosa a su alrededor. Me he acostumbrado a
él, pero se siente diferente ahora. Él se siente diferente. Estoy acostumbrada a mi
hombre relajado, mi playboy presumido, encantador e intenso, y no a este hombre
malhumorado y desconcertante en frente de mí.
Asiente, quitándose la chaqueta antes de volverse hacia mí.
—¿Por qué?
—Solo pareces... alterado.
—Ha sido un largo día —dice—. ¿Estás bien si ordenamos algo para la cena?
—Por supuesto.
Se dirige hacia la cocina, encendiendo la luz a medida que avanza. Lo sigo detrás,
deteniéndome en la puerta para echar un vistazo alrededor. No he pasado algún tiempo
aquí, y parece que él tampoco, está impecable, todo pulido, brillante y con apariencia de
nuevo.
Naz agarra un menú de comida para llevar de un cajón al lado de la nevera y
saca su teléfono, marcando el número. Un lugar italiano. Ordena una pizza grande de
pepperoni y vacila, volviéndose hacia mí, mientras que todavía está en el teléfono.
—¿Tiene algo de chocolate? Sí, chocolate, algún tipo de postre. —Permanece en
silencio por un segundo antes de intervenir, alzando la voz—. Dije chocolate. No sé en
qué universo vive, pero cottiPanna2 con bayas no es chocolate. Usted quiere tratarme
como a un idiota, como si no supiera qué mierda es cottiPanna, y te voy a enseñar quien
es un idiota.
Me tenso, mirándolo con sorpresa mientras su ira sale a la superficie. Arroja el
menú de nuevo en el cajón y lo cierra antes de intervenir de nuevo.
—Dame ambas cosas. Sí. Y apúrate.
Cuelga, lanzando su teléfono sobre el mostrador sin prestarle importancia, se
apresura pasando a mi lado sin hablar. Me quedo mirando su teléfono descartado, mi
estómago revolviéndose, mientras se dirige arriba.
No lo sigo.
En lugar de ello, me dirijo a la sala, sin encender la luz o tocar cualquier cosa. Me
siento en el sofá y saco mi propio teléfono, jugueteo un rato con él para distraerme. Le
1 enviaría unos mensajes a Melody, pero está en camino a conocer a los padres de Paul

44
para pasar Pascua con ellos, y no quiero ser una carga para ella.
Naz se toma un tiempo para volver. No lo escucho, nunca lo hago, pero
simplemente aparece en la sala de estar, encendiendo la luz cuando se acerca. Mis ojos
permanecen fijos en mi teléfono en tanto le doy golpecitos con mi dedo a los pajaritos
de colores en la pantalla, pero puedo sentir sus ojos.
Ahora me mira.
Su voz es tranquila, calmada, cuando pregunta—: ¿Qué estás haciendo?
—Matando a los cerdos.
Deja escapar la risa seca.
—Mi pasatiempo favorito.
Le doy un vistazo.
—¿Juegas Angry Birds?
No puedo imaginarlo jugando juegos como este.

2 Postre italiano.
—Claro, lo que sea. —Se sienta en el brazo del sofá a mi lado y ofrece una
pequeña sonrisa. La vista de ella, aunque tensa, aligera el aire. Él podría estar enojado,
pero no lo está conmigo—. Te ves hermosa esta noche. Me siento mal por no
sacarte. Debería estar presumiendo de ti.
—Está bien. —Pongo mi teléfono a un lado y muevo mi cuerpo para mirarlo de
frente—. No me importa si no salimos. Me gusta estar aquí.
—Bien, porque me gusta que estés aquí. —Extiende la mano y toma mi mentón,
pasando su pulgar por mi labio inferior. Creo que me va a besar, y contengo mi aliento
en la anticipación, pero se enfoca en otra cosa en su lugar—. Así que, ¿cómo va la
universidad?
—Eh, está bien. —La hemos mencionado antes, pero es la primera vez que me ha
preguntado sobre ello de esta manera abiertamente—. La mayoría de mis clases van
bien.
—¿Cómo te va en filosofía?
—Terrible.
—¿Cómo? —Retira su mano de mi cara—. Si se pone demasiado mal, házmelo
saber y me voy a ocupar de ello.
1 —¿Vas a tomar las pruebas por mí? ¿Hacer mi tarea?
45 —Lo que quieras que haga.
Un timbre hace eco fuertemente a través de la casa, y de pronto él se tensa de
nuevo, su espalda y sus hombros cuadrados rígidamente. Se sienta extrañamente
quieto, como si hubiera sido convertido en piedra por la mirada de Medusa, mientras el
timbre suena una vez más.
—Estoy bastante segura de que ese es probablemente el chico de la pizza en la
puerta —digo.
Me da una mirada extraña y se pone de pie, murmurando—: Quédate aquí. —
Antes de acechar hasta la puerta. Me quedo donde estoy, haciendo girar mis pulgares,
hasta que regresa con la comida. Pone la caja de pizza sobre la mesa con dos
contenedores más pequeños en la parte superior de la misma. Toda curiosa, las abro de
golpe, al ver que es mousse de chocolate y tiramisú.
—Te gusta el chocolate —dice, haciendo un gesto hacia ellas a modo de
explicación. Los consiguió para mí—. Come. Tengo que hacer un par de llamadas y
manejar algunas cosas.
—¿No vas a comer?
—No en este momento.
—¿Tienes miedo de que los hayan envenenado? Por la forma en que hablaste con
el chico en el teléfono, podría estar un poco preocupada, también.
Se ríe en tanto enciende el televisor, subiendo el volumen, antes de dejar caer el
control remoto sobre el cojín del sofá a mi lado.
—Es seguro. Vuelvo en un rato.
Sale, dejándome en la sala de estar sola de nuevo.
Como y paso a través de los canales, como un poco más y cambio los canales un
poco más, lo hago una y otra vez hasta que estoy llena y he pasado por todos los
programas un par de veces, quedándome en un programa al que en realidad no le
prestó atención. Manoseo mi teléfono un poco más antes de levantarme y vagar
alrededor del despacho, migrando una vez más a sus estanterías.
No sé cuánto tiempo pasa, quince minutos, tal vez treinta, antes de que entre,
atrapándome mientras extraigo un libro viejo y desgastado de la estantería. Crimen y
castigo.
—Buen libro —dice, sentándose en su silla detrás del escritorio, colocando su

1 teléfono frente a él—. ¿Lo has leído?


—No.
46 De repente me estoy arrepintiendo de todo lo que le dije a Melody esta tarde.
Quiero leer el maldito libro, para no parecer una idiota ante él.
—¿Eh?
Regreso el libro a la estantería, mis dedos rozando los lomos de los que se
encuentran cerca.
—Tienes tantos libros de filosofía que creo que probablemente podrías hacer mi
trabajo por mí.
—Es un tema interesante —dice—. Si no lo piensas demasiado, de todos modos.
Me giro hacia él, curiosa.
—¿Crees en la pena de muerte?
—Sí.
Ni siquiera tiene que pensarlo.
—¿Crees que matar está mal?
Espero otra respuesta categórica, un rotundo sí, pero esta vez, duda.
—Esa es una pregunta demasiado general. ¿Estás excluyendo el homicidio
justificado?
—¿Asesinar es justificable?
—Por supuesto que lo es. —Me mira, y se ve como si quisiera decir más, pero
duda otra vez—. ¿Has escuchado del Tablón de Carneades? ¿Santino te lo enseñó?
—No.
—Digamos que somos náufragos, y ambos vemos un tablón flotando en el agua,
pero solo es lo suficientemente grande para sostener a uno de nosotros.
—Eso suena inquietantemente como el final de Titanic.
Se ríe y continúa—: Tú llegas al tablón primero, pero sabiendo que voy a
ahogarme si no hago algo, te empujo y lo robo para mí. Gracias a eso, tú mueres. ¿Eso es
asesinar?
—Sí.
—¿Estás segura?
Su pregunta me hace detenerme.

1 —Me mataste por un tablón.


—¿O solo defendí mi propia vida? —pregunta—. Es matar o morir, así que sí,
47 Karissa, algunas veces matar está justificado.
—Pero yo no te amenazaba.
—Tal vez no, pero aun así eras una amenaza.
Me mira intencionadamente. No sé qué decir a eso. No sé qué pensar.
—Sin embargo, es irrelevante en este caso —dice—. Te habría dado el tablón.
—¿Por qué no podrías matar?
—Porque no podría matarte a ti.
Esas palabras deberían enloquecerme, y sí siento un hormigueo bajar por mi
espalda, pero siento una emoción extraña ante el tono protector en su voz. Toda chica
quiere su propio Jack Dawson.
Lentamente, camino hacia él y me subo a su regazo, montándolo a horcajadas en
su silla. Envuelvo mis brazos alrededor de su cuello, mirándolo a los ojos, bebiendo la
pista de emoción que encuentro.
Él es un torbellino de oscuridad, me siento succionada más y más hondo hacia
las profundidades del abismo.
Me estoy ahogando en él.
Sus manos recorren mi espalda mientras me empuja hacia él por un beso. Puedo
sentirlo endurecerse, apretándose contra la cremallera de sus pantalones, calor
corriendo a través de mí con la sensación. Saber que tengo sobre él el mismo efecto que
tiene sobre mí es intoxicante. Mis dedos hormiguean con la urgencia de tocarlo.
Mis manos bajan entre nosotros. Alcanzo su cinturón, hurgando en la hebilla un
segundo antes de que me reemplace. Me echo hacia atrás y pongo mala cara cuando él
lo desabrocha, haciendo el trabajo con el botón y el cierre, antes de acercarme a él de
nuevo por otro beso.
No desperdicio mi oportunidad. Al segundo en que me suelta, mi mano se
desliza en su pantalón y se envuelve alrededor de su polla. La saco entre nosotros dos,
frotándola suavemente mientras lo beso otra vez con todo lo que hay en mí.
Está caliente, tan malditamente caliente. Puedo sentirlo creciendo en mi palma,
endureciéndose como el concreto. Mi pulgar roza la cabeza, sintiendo la gota de
humedad. De repente quiero probarlo, pasar mi lengua a lo largo de la abertura y
tomarlo en mi boca, pero no me da la oportunidad.
Agarra mis caderas, empujándome hacia él, moliéndose contra mí.
1 —Déjame entrar en ti.

48 Las palabras me hacen temblar.


No me desvisto, deslizo la correa de mi tanga a un lado, agradecida de estar
usando este maldito vestido, después de todo. Me elevo y me hundo sobre él, mis ojos
rodando hacia la parte posterior de mi cabeza.
Muevo mis caderas, besándolo profundamente, saboreando cada segundo que
está dentro de mí. Es diferente a cualquier otra ocasión, un momento de pasión robado,
sin prisa por llegar a la línea final o saltando obstáculos desesperadamente,
simplemente disfrutando de estar en la carrera. Mis manos buscan las suyas, nuestros
dedos entrelazados, mientras los presiona contra su pecho.
Es la cosa más íntima que he experimentado jamás. Completamente vestida, de
alguna manera me siento totalmente expuesta, abierta y vulnerable, y aun así, tan
valiosa. El hombre podría romperme como una ramita, pero me sostiene como si fuera
el fuerte tablón, como si fuera esa línea de vida en el agua, su medio de supervivencia,
su única oportunidad de rescate. Sostiene mis manos tan apretadamente que me duelen
los dedos, pero su cara se ve relajada, como si no estuviera preocupado por estar a la
deriva.
Rompe el beso cuando inclina la cabeza hacia atrás, sus ojos cerrados, sus labios
abiertos mientras deja escapar un aliento tembloroso. Beso su boca, su mejilla, su
barbilla desaliñada, mis labios viajando por todo su rostro, explorando su piel. No se
mueve, no hace nada salvo apretar mis manos, presionándolas más fuerte contra él. Es
como si estuviera empujándome hacia su interior, y puedo sentir su pulso, su fuerte
latido, golpeando en su pecho.
Es un tornado de emoción que no puedo comenzar a entender, pero amo
eso. Lo amo. Y lo sé en el momento en que lo miro, viendo esa serenidad en su
expresión. Quiero cada célula de él en cada una de mis células, porque cuando está
dentro de mí, me siento hermosa. Me siento fuerte. Me siento como si supiera lo que
significa el amor.
El amor significa ver la belleza en lo feo, la luz en la oscuridad, aceptar que
incluso cuando las luces estén apagadas, y no pueda ver lo que hay en frente de mí,
habrá algo que guíe mi camino. El amor significa darte la vuelta de adentro hacia
afuera, entregarte a alguien más, y confiar en él… confiar en él para tocarte, para
manejarte, para doblarte, pero nunca, jamás, romper lo que le diste.
Y yo lo amo.

1
Jodidamente lo amo.
—Te amo. —Las palabras caen de mis labios como un tenso susurro, una
49 temblorosa respiración forzada mientras las mariposas toman vuelo en mi estómago,
constriñendo mi pecho hasta que no puedo jodidamente respirar.
Sus ojos se abren lentamente. No se mueve, no reacciona, solo me mira tan fuerte
que se siente como si estuviera mirando mi maldita alma, como si tal vez pensara que
me escuchó, pero no pudiera ser posible.
Así que lo digo de nuevo.
»Te amo.
La segunda vez tiene una reacción, su expresión se tensa como si estuviera
luchando contra un estremecimiento. Antes de que pueda hacer algo más, susurra—:
No lo digas a menos que sea en serio.
—Te amo —digo por tercera vez—. Te am…
Me corta a mitad de la palabra. Naz se levanta del asiento conmigo aferrándome
a él en estado de shock. Toscamente me baja al escritorio, sus cosas clavándose en mi
espalda. Dando un paso entre mis piernas, una mano aprieta mi cadera para
mantenerme en mi lugar y su otra mano se fija en mi cuello. Se introduce duro en mí, y
jadeo, el ruido cortándose cuando la mano en mi cuello se aprieta.
Mi pecho arde viciosamente cuando trato de inhalar, la presión aumentando
dentro de mí. Se empuja ferozmente dentro de mí otra vez, y otra vez, sin soltar mi
cuello. Mi visión se empaña, el tiempo se detiene, mientras sus dedos callosos presionan
contra mí yugular.
No puedo respirar.
No puedo respirar.
No puedo respirar.
La presión crece, y crece, y crece, hasta que creo que voy a estallar. Mis dos
manos aprietan su brazo, jadeando mientras aprieta más fuerte contra mi cuello, terror
como nunca he conocido me abruma. Araño la piel de su brazo, tratando de empujarlo,
pero él es fuerte.
Tan fuerte.
Demasiado fuerte.
Los segundos se sienten como horas. Son solo unos pocos, no más de diez. Diez
segundos que duran una eternidad mientras me ahoga. La presión aumenta hasta que
no tiene ningún otro lugar para ir, la oscuridad mancha mi visión mientras exploto.

1 Es aterradora, la manera en que el cuerpo parece incendiarse, la bomba


apagándose dentro de mí, obliterándome en el núcleo. Inhalo bruscamente, mis
50 pulmones hinchándose hambrientamente mientras el peso en mi cuello disminuye
cuando él suelta su agarre.
Mi cuerpo convulsiona, un sonido estridente escapa de mí, primitivo, inhumano.
Soy un jodido animal.
El orgasmo me sacude, hormigueando en mi cuero cabelludo y curvando mis
dedos de los pies. Trato desesperadamente de recuperar el aliento pero cada espasmo
muscular golpea justo detrás de mí mientras jadeo… jadeo… y jadeo por más aire. Se
siente como una eternidad, el placer tan intenso, y lo alto tan alto, que antes de que
siquiera se disipe, me siento como si hubiera sido golpeada contra el suelo.
—Amarillo —grito, la palabra estrangulada. De repente, la mano de Naz deja mi
cuello por completo mientras ralentiza sus movimientos. No se detiene, no se sale,
inclinándose aún más sobre el escritorio para verme. Sus ojos encuentras los míos,
preocupados. Lágrimas oscurecen mi visión, una deslizándose por mi mejilla y él la
aleja.
Me levanta, moviéndome hacia el borde del escritorio, sus brazos envolviéndose
a mí alrededor. Sus movimientos son medidos, sus manos suaves. Una especie de
euforia me atraviesa mientras mi cuerpo se relaja, hay un ligero hormigueo en mis
extremidades cuando me sostiene contra su pecho. Nunca en mi vida había sentido
tanta fuerza. Nunca antes había estado tan agradecida por respirar.
Nunca me sentí tan viva.
Es enfermizo. Tal vez estoy enferma. Pero estoy casi tentada a pedirle que lo
haga de nuevo.
No lo hago, sin embargo. No hago nada.
No digo nada.
Él termina poco después. No lo saca esta vez. Puedo sentirlo viniéndose dentro
de mí, convulsionando, llenando todo de mí con todo lo de él por primera vez.
Luego se detiene, su respiración fatigada, mientras susurra contra mi cabello—:
Yo también te amo.

1 Estoy sola.
Lo siento tan pronto como abro los ojos.
51 La habitación es de tono negro. Todavía es de noche, a pesar de que no estoy
segura de cuánto tiempo estuve dormida. Estoy completamente desnuda, pero envuelta
en las sábanas de Naz, su esencia aferrándose a mí.
Ruedo hacia un lado, parpadeando contra el sueño. Acercándome, paso la mano
sobre las sábanas blancas almidonadas. El lado de Naz está frío. Ha estado fuera por un
tiempo.
Contemplo cerrar los ojos de nuevo, suponiendo que volverá eventualmente,
pero la curiosidad me gana.
¿A dónde podría haber ido?
Bajándome de la cama, agarro la camisa de botones de Naz del suelo y me la
pongo, cerrando un par de botones en mi camino a la puerta. Bajo las escaleras,
escuchando un sonido sibilante cuando alcanzo el último escalón.
Una luz brilla desde la lavandería. Caminando hacia allá, tomo la perilla y abro
la puerta, encogiéndome por el brillo cuando miro el interior. El cuarto está vacío,
completamente tranquilo, excepto por el sonido de la lavadora.
¿Está lavando ropa? ¿Ahora?
Deben ser al menos las tres de la mañana, quizás las cuatro. No nos fuimos a la
cama hasta la media noche, haciendo el amor otra vez antes de quedarme dormida. La
segunda vez no había sido nada sino suave, nada de esa agresión presente, como si
hubiera sido purgada de él en el despacho. El recuerdo hace que el cabello en mi nuca
hormiguee. No se disculpó por eso.
No estoy segura de que quiera que se arrepienta, de todos modos.
Dando la vuelta de la lavandería, camino a través del resto de la casa, sin
encontrarlo en ninguno de sus lugares usuales. Todo está oscuro y frío, escalofríos
golpean mi piel mientras doblo mis brazos alrededor de mi pecho.
Voy desde la cocina al despacho y a la sala, mis pasos tentativos mientras miro
hacia la puerta principal. La miro en la oscuridad, dándome cuenta de inmediato de que
está abierta. El seguro está hacia arriba, la cadena que la bloquea está colgando.
Caminando hacia ella, tomo la perilla y la abro, temblando ante la ráfaga de aire
frío. Mis ojos escanean el vecindario de color negro mientras hecho un vistazo,
asegurándome de que no hay nadie alrededor, antes de dar un paso hacia la puerta y
tensarme.
El Mercedes no está donde se encontraba estacionado temprano.
1 Miro fijamente el puesto vacío y doy un paso hacia el porche, mis ojos

52
escaneando los alrededores de la calle, pero no está en ningún lugar a la vista.
—¿Qué estás haciendo?
La voz baja a mi espalda me hace saltar y darme la vuelta, agarrándome el pecho.
Mi corazón está latiendo como un bombo, sonando en mis oídos cuando veo a Naz de
pie dentro de la casa, cerca de la puerta.
—¡Me asustaste!
Está usando un par de pantalones de chándal, descalzo, su pecho desnudo,
revestido parcialmente en sombras que se desvanecen cuando se acerca. Eleva una ceja,
su expresión seria cuando pregunta de nuevo—: ¿Qué estás haciendo?
—Me desperté y no estabas —digo, apretando mis brazos a mí alrededor cuando
sopla otra ráfaga de aire frío, haciéndome temblar. Antes de que pueda decir algo más,
Naz agarra mi brazo, empujándome de regreso al interior de la casa.
Cierra la puerta, tomando un momento para bloquearla otra vez, antes de hablar.
—No podía dormir.
—¿A dónde fuiste?
—A ninguna parte.
—Pero tu auto no está.
—Está en el garaje.
—¿Por qué?
—Porque ahí es donde lo puse.
Sus respuestas hacen estallar más preguntas, unas que no logro preguntar. Me
alcanza, presionando su palma contra mi mejilla, antes de bajar su mano por mi cuello.
Inclino la cabeza hacia atrás, esperando que continúe, pero se detiene, sus dedos
presionando contra mi pulso.
—Tu corazón está acelerado.
—Eso es común a tu alrededor.
Su mano se mueve despacio, su pulgar rozando el hueco de mi garganta
mientras trago ásperamente.
—¿Te asusté?
—Acabo de decir que lo hiciste.
—Eso no es lo que quiero decir —dice, sus ojos dejando los míos para mirar su

1 mano envuelta alrededor de mi garganta.


Ah. Eso.
53 Lentamente, asiento cuando encuentra mis ojos otra vez.
—¿Te gustó?
Dudo antes de asentir nuevamente.
La comisura de su labio se tuerce mientras su mano baja despacio, hasta mi
pecho, antes de alejarse.
—El auto está en el garaje porque lo limpié. Como dije, no podía dormir.
—¿Qué había que limpiar? —pregunto—. Tu auto siempre está prístino.
—No has visto el maletero.
Me río.
—¿Qué hay en el maletero?
—Ahora nada.
Da un paso hacia mí, enrollando un brazo a mí alrededor, mientras besa la cima
de mi cabeza.
—Tengo trabajo que hacer. Deberías ir arriba.
Empieza a alejarse, pero atrapo su brazo para detenerlo, sin querer ir arriba sin
él. Se detiene, mirando hacia donde lo estoy tocando. Mis ojos se desvían hacia allí, y
me tenso, viendo las marcas de rasguños en su brazo.
—¿Yo te hice eso?
No responde, solamente se inclina hacia mí, presionando un beso suave en mis
labios antes de alejarse de mi agarre.
—Ve a dormir un poco, Karissa. Subiré en un rato.
Naz sale del cuarto, dejándome aquí sola mientras se dirige a una puerta más allá
de la cocina, una que va hacia el garaje. Frunzo el ceño, cuando escucho el motor del
Mercedes rugir a la vida unos segundos después. Suspirando, me doy la vuelta y subo
las escaleras, sin preocuparme por quitarme la camisa cuando me subo a la cama.

Naz está despierto antes que yo la mañana siguiente… si acaso durmió en


1 absoluto.

54
Cuando me bajo de la cama y me aventuro al piso de abajo, él ya se encuentra
bañado y vestido, de pie en la cocina lavando los platos.
Es una vista peculiar, una que me hace detener para apreciarla.
Su chaqueta descansa sobre la barra detrás de él, sus mangas están enrolladas
hasta los codos, sus manos sumergidas en espuma jabonosa. Friega un vaso con una
intensidad que es casi inigualable, como alguien librando una pared de ladrillos de los
grafitis.
Estoy sorprendida de que no se rompa en sus manos.
Olores químicos se adhieren a la cocina, una mezcla extraña y nociva de lejía y
limón. El piso brilla, todo lo que abarca mi vista está lavado.
No me he aventurado más lejos en la casa, pero algo me dice que los otros
cuartos están igual de inmaculados.
Viendo cuán poco cocina Naz, no tiene muchos platos que lavar. Termina con los
vasos antes de moverse a un cuchillo, lavándolo tan fuerte con el trapo que me
preocupa que pueda cortarse. Echa todo al lavavajillas cuando termina, encendiéndolo
para que lave todo de nuevo, antes de girar hacia mí.
—Buenas tardes.
Mi expresión cae.
—¿Tardes?
—Sí —dice, mirando hacia la barra a su lado donde está su reloj—. Son las doce y
cuarto.
Mis ojos se abren ampliamente.
—¡Tengo que apurarme o voy a perder mi autobús!
—¿Tu autobús?
—¡Mi autobús a casa! Ya sabes, ¿por las Pascuas? Te dije que me iba a casa por el
fin de semana. Se supone que debo tomar el autobús de la una y treinta.
Pone el tapón en el fregadero y se gira hacia mí.
—Lo olvidé, sino te hubiera despertado.
—Debería habértelo recordado —digo, frunciendo el ceño. Anoche me olvidé de
pedirle que me despertara.
—Yo puedo llevarte —dice, y agarra una toalla para secarse las manos—. No
tienes que preocuparte por ningún autobús.

1 —Eso es una locura —digo, negando—. Te tomaría todo el día llegar allá y
volver.
55 —Son solo cuatro horas hasta Siracusa.
—No vivimos en Siracusa —digo—. Vivimos a una hora de allí.
—No hay problema —dice.
—Pero yo… no puedo pedirte que hagas eso —digo—. Y mi madre, a ella no le
gustará. En verdad no le gusta estar rodeada de personas, y no le he dicho
exactamente… quiero decir, no sabe…
—No sabe que estás viendo a alguien. —Adivina, arreglando sus mangas.
—Sí —digo—. Voy a decirle, en serio. Es solo que…
—Ella no lo entendería. —Adivina nuevamente.
—Sí —digo—. Aprecio la oferta, sin embargo. En serio. Y sí voy a decirle, pero no
justo ahora. Si regreso a la ciudad pronto, puedo alcanzar el autobús.
Toma su abrigo y se lo coloca, ajustando el cuello.
—Vístete, entonces, y te llevaré.
Justo como dice, me lleva de regreso a Manhattan a tiempo, incluso tiene un
segundo libre para conseguir café en el camino. Lo beso, ofreciéndole una sonrisa
tímida antes de besarlo otra vez.
Y otra vez.
Y otra vez.
—Voy a extrañarte este fin de semana —admito, susurrando las palabras contra
sus labios.
—Estaré aquí cuando regreses —dice—. Vete, antes de que pierdas la
oportunidad.
Lo beso una vez más, saliendo del auto a regañadientes, mirando mientras se
aleja, con una pesadez en mi pecho que no puedo explicar.
Él es mi soplo de aire fresco, y siento como que ya no puedo respirar cuando no
está alrededor.

1
56
12
Traducido por CrisCras
Corregido por Aimetz Volkov

Mi madre es una señora loca de los gatos, solo que sin todos los gatos.
En cambio tiene un perro.
Killer es un pequeño perro cruzado que recogió a un lado de la carretera cuando
yo tenía dieciséis años, el día que nos mudamos a Watertown. No sé con qué está
mezclado; su pelaje es una mezcla entre dorado y blanco deslucido, sus orejas cuelgan y
sus ojos son antinaturalmente grandes. Es tan pasivo como puede ser un perro, baboso
y amoroso, francamente perezoso a la hora de la verdad. Su nombre es irónico,
considerando que no heriría ni a una mosca.
Literalmente. Ni siquiera hace daño a las moscas.
1 A pesar de la ausencia de gatos, mi madre muestra todos los síntomas clásicos de

57
una mujer ligeramente neurótica: ausencia de amigos y ahogarse en la paranoia, una
ermitaña excéntrica sacada directamente de las páginas de algo soñado por Tim Burton.
Su cabello es una ola salvaje y enredada que deja suelto, sus ojos marrones escudados
por un par de gafas con gruesos marcos negros.
Su floristería no está lejos de la estación de autobuses en Watertown, alrededor
de una caminata de kilómetro y medio al anochecer. Arrastro mi bolso detrás de mí
mientras camino, queriendo sorprenderla. La tienda es un pequeño edificio blanco con
forma de granero con un letrero pintado a mano por encima en donde se lee un simple
“Flores”.
Ni siquiera alguna vez le puso un nombre al sitio.
No sé cómo consigue vender algo. Me asombra que haga el dinero suficiente
para pagar las facturas.
Una campana encima de la puerta repica cuando entro, todo muy iluminado y
oliendo dulce. Hay arreglos florales por todas partes, la vieja máquina registradora
sobre el mostrador justo enfrente de mí con nadie manejándola. Killer se acurruca en el
suelo con una pelota de tenis para masticar. Levanta la cabeza al mismo tiempo que un
par de ojos se asoman desde la trastienda.
—¡Kissimmee! —Mi madre se precipita hacia el exterior, corriendo directamente
hacia mí, malditamente cerca de caer sobre el perro. Envuelve sus brazos a mí alrededor
en tanto Killer salta de arriba abajo a nuestro alrededor, ladrando emocionado.
—Hola, mamá —digo, devolviéndole el abrazo, antes de agacharme y acariciar
la cabeza de Killer—. Hola, amigo.
Killer lame mi mano como saludo.
—¿Caminaste hasta aquí? —pregunta mamá, arrebatándome la bolsa de la mano
y dejándola a un lado a medida que me observa, alisando mi cabello, arreglando mi
ropa y quejándose sobre mí hasta que aparto sus manos—. Deberías habérmelo dicho.
¡Te habría recogido!
—Está bien —digo—. No está tan lejos.
—De todas formas, cariño, se está haciendo tarde, por lo que no deberías andar
sola. Nunca sabes que…
—Mamá —digo enfáticamente, interrumpiéndola antes de que pueda embarcarse
en su conferencia habitual sobre la seguridad—. Estoy bien. De verdad. Todavía tengo
todos los dedos de las manos y de los pies, y no tengo ningún hueso roto. No ha pasado
nada.
1 Me mira con escepticismo, su expresión suavizándose cuando sonríe. Vuelve a
58 atraerme en un abrazo. —Te he extrañado. ¿Cuánto tiempo vas a quedarte?
—Solo el fin de semana —digo—. Tengo que estar de vuelta para las clases el
martes, pero soy toda tuya hasta entonces.
—Genial, genial. —Se aparta y empieza a revolotear por la tienda, apartando
cosas—. Tan pronto como limpie nos iremos de aquí.
Killer corre y agarra su pelota, trayéndomela. Empuja contra mi mano,
mirándome fijamente. Agarro la pelota de su boca y retrocedo hasta la puerta. —
Esperaremos fuera.
Empieza a objetar; pero la ignoro, abriendo la puerta para que el perro salga.
Parches de hierba rodean la tienda, así que guio a Killer alrededor del lateral del
edificio, lanzando la pelota hacia la parte de atrás del solar para que la recupere. Ladra
con entusiasmo, volviéndomela a traer una y otra vez.
A mi madre solo le lleva unos pocos minutos salir, cerrando la puerta mientras
lleva mi bolso con ella. —¡Vamos, chicos!
Ella conduce un maltratado Jeep Grand Wagoneer, el único coche que he
conocido que haya poseído alguna vez. Es más viejo que yo, grande y ruidoso, una
bestia de vehículo lleno hasta el borde de recuerdos. Mis cosas han sido metidas en
cajas y apiladas en la parte trasera al menos una docena de veces, llevándome de forma
rutinaria a una nueva vida, un nuevo comienzo, en otra ciudad, tanto que me sorprende
incluso saber quién soy.
Mamá lanza mi bolso en el asiento trasero, y Killer salta con ella, mientras
nosotras nos subimos en la parte delantera. Vive a diez minutos de Watertown, fuera de
los límites de la ciudad, en un pequeño lugar llamado Dexter. La casa está escondida
entre algunos árboles en medio de la nada, junto a un río, la tierra plagada de plantas y
flores.
Estuve aquí hace solo unos meses por navidad; pero se siente diferente ahora,
más pequeño y aislado, no tan alegre como recordaba. La pintura se está desconchando,
copos blancos recubren el porche delantero.
Ahora tiene más cerraduras en la puerta, tantas que tarda un minuto completo de
buscar a tientas conseguir desbloquearla. La preocupación se revuelve en mi interior en
tanto espero a que abra la puerta, pero no digo nada.
Sin embargo, lo pienso. Está empeorando otra vez. Las señales están ahí, señales
que recuerdo de cuando era más joven. Puertas fuertemente cerradas y ventanas con
barrotes, noches sin dormir mientras se paseaba por ahí, escuchando el aullido del

1
viento y pensando que va por ella. Estaría bien durante unas pocas semanas o meses, a
veces incluso un año, antes de que empezara a actuar como si las paredes estuvieran

59 cerrándose sobre ella y el mundo aplastándola.


Tenía la esperanza de que finalmente encontrara un sitio en el que se sintiera en
paz, donde se sintiera en casa, pero todas esas cerraduras me hacen sentir inquieta. Las
cerraduras se supone que son para mantenerte a salvo. Las cerraduras, con ella, son un
signo de vulnerabilidad.
Mi vieja habitación está justo como la dejé, más pequeña incluso que el
dormitorio. Es sofocante. Dejo caer la bolsa justo dentro de la habitación antes de
aventurarme en la cocina a medida que mi madre empieza a hacer la cena. Hago una
pausa junto a la ventana y miro hacia el vasto patio cubierto, observando mientras
Killer corre a través de los árboles, alejándose.
No irá muy lejos. Nunca lo hace. Creo que es porque mi madre lo aprecia
demasiado. Nunca la deja, nunca se aleja de su lado durante demasiado rato.
Cuando se deja caer en el patio, mi mirada se desplaza a la hoja de vidrio que
desciende hasta el alféizar de la ventana, notando los gruesos clavos sobresaliendo de la
vieja madera, clavados indiscriminadamente.
Selló las ventanas recientemente.
—¿Va todo bien por aquí, mamá?
—Claro —dice—. Como siempre.
No suena muy convincente.
La noche vuela a medida que nos ponemos al día. Parece relajada, incluso feliz.
Alivia mis preocupaciones un poco.
Quizás solo estoy exagerando.

El asesinato es matar a un inocente premeditadamente…


… incorrecto porque simplemente no está bien matar…
… considerado inmoral por la sociedad porque…
… lo que parezco estar haciendo con este jodido ensayo.

Estoy asesinándolo.
1 Suspirando, garabateo las palabras en el papel. Me recuesto en la vieja silla de
60 madera, apoyando los pies sobre el mostrador mientras me siento detrás de la máquina
registradora en la floristería. Mi madre está explorando las plantas, oliendo los ramos y
preparando los arreglos. Ha tenido un total de dos clientes en todo el día, la enorme
suma de treinta dólares.
No sé cómo puede mantener esto a flote.
No parece molesta ni preocupada en absoluto. Killer yace en el suelo cerca de
mis pies, observándola. Es tarde por la tarde del sábado, y por mucho que amo a mi
madre, y estoy agradecida por la oportunidad de pasar algo de tiempo con ella, ya estoy
desesperadamente aburrida en este lugar.
Me pregunto cómo le va a Naz. Quiero llamarlo, para oír su voz, para ver qué
trama, pero resisto al impulso. Mi mano se desplaza distraídamente hasta el collar
alrededor de mi cuello, y juego con el pequeño colgante que me dio. Me preguntó si él
también está pensando en mí. Me pregunto si ya me extraña.
—¿Eso es nuevo?
La voz de mi madre trae mi atención de vuelta. Está observándome. —Uh, sí.
—Es bonito —dice, acercándose. Agarra el colgante, mirándolo—. ¿Dónde lo
conseguiste?
—Fue un regalo de un amigo.
Sus ojos se estrechan mientras lee la inscripción. —Carpe Diem.
—Sí, es un dicho en latín. —Levantándome, cambio de tema—. Tengo hambre.
¿Todavía existe ese sitio de perritos calientes a la vuelta de la esquina? Puedo
conseguirnos algo de comer.
—Sí —murmura—. ¿Qué te parece si voy contigo? Hoy cerraré un poquito antes.
Espero a que termine lo que está haciendo, desmenuzando el patético comienzo
del ensayo y arrojándolo a la basura. Salimos, paseando por la acera, con Killer vagando
justo detrás de nosotras. Mi madre parece estar al borde ahora, con los ojos moviéndose
alrededor con nerviosismo. A mitad de camino se detiene bruscamente, cuadrando los
hombros, con el cuerpo tenso en tanto escanea el tráfico que fluye por Main Street.
—¿Mamá? —Agarro su brazo—. ¿Estás bien?
Parpadea unas pocas veces, volviéndose hacia mí, y fuerza una sonrisa. —Sí, solo
pensaba… esta ciudad se está volviendo cada vez más grande. Mucha gente nueva.
Nada como solía ser.
—A mí me parece igual.

1 Incluso más pequeña.

61 —No lo sé —dice dubitativamente—. Creo que podría ser hora de mudarse.


—Pero te encanta estar aquí —digo—. Y tienes la tienda.
—Puedo abrir una tienda en cualquier parte —dice—. Tal vez en el oeste.
Alejarnos finalmente de Nueva York para siempre. Siempre has querido ver California.
—Sí, pero…
No sé qué decir.
—Podemos conseguir una pequeña casa cerca del agua —dice—. A Killer le
encantaría la playa. Es perfecto. Será justo como en los viejos tiempos, tú y yo en la
carretera, empezando de cero en algún lugar nuevo. ¿Qué dices, Kissimmee?
—Mamá, no puedo mudarme a California.
—¿Por qué no?
—Porque estoy en la universidad —digo—. Porque tengo una vida en la ciudad.
—Puedes tener una vida en cualquier parte.
Su actitud displicente sobre ello me frustra hasta el punto de que casi duele.
¿Entenderá alguna vez mi necesidad de estabilidad? ¿Mi necesidad de tener un lugar al que
llamar finalmente hogar?
—Me gusta mi vida aquí —digo—. Por primera vez, tengo amigos, amigos que
me conocen de verdad, amigos que quiero conservar. No quiero dejarlos.
Sacude la cabeza, pareciendo angustiada, como si no hubiera anticipado mi
resistencia. Era diferente cuando yo era más joven. Cuando ella decía vamos, tenía que
ir. Pero ahora soy mayor. Ahora puedo decidir.
—No lo entiendes —dice—. La ciudad es tan peligrosa.
—No lo es… no más peligrosa que cualquier otro lugar. Es mi casa. Simplemente
no puedo mudarme otra vez. Soy feliz donde estoy.
No dice nada más sobre ello.
No dice nada en absoluto, para ser sinceros.
Camina conmigo para conseguir comida, me acompaña de vuelta a la tienda, y
nos lleva a la casa en Dexter conduciendo sin pronunciar una sola palabra. La noche es
tensa. Me voy a la cama temprano, yaciendo en la pequeña habitación mirando el techo.

1 La culpa me está carcomiendo.

62 La oigo pasear por la casa, murmurando palabras que apenas distingo y que me
da miedo oír. Las palabras “Carpe Diem” salen de sus labios como si estuviera rota, un
disco rayado, y agarro con fuerza el colgante de mi collar, luchando contra las lágrimas.
Porque sé que está hablando de él, apelando a un hombre invisible llamado John, el que
la abandonó cuando nací.
Sé que no es culpa mía. No es culpa mía que esté así. No es culpa mía que él se
marchara. Pero maldita sea si de todas formas no me siento culpable.
Mi puerta se abre mientras yo yazco allí. El pestillo nunca funcionó, por lo que es
fácil para Killer entrar. Se sube a la cama de un salto, instalándose cerca de mis pies,
acurrucándose cerca de mí.
Por aquí la cobertura es de mala calidad, la señal de mi teléfono oscila entre una
y dos barras, apenas la fuerza suficiente para que haga una llamada. Marco el número
de Naz, sosteniendo el teléfono contra mi oreja, y me cubro los ojos con el otro brazo
mientras lo escucho sonar.
No sé por qué le estoy llamando, y me siento tonta cuando contesta su buzón de
voz. Es un mensaje automático. Ni siquiera consigo oír su voz.
Suspirando, cuelgo sin dejar un mensaje y dejo mi teléfono a un lado a medida
que cierro los ojos, intentando dormir un poco.
Me despierto temprano el sábado por la mañana, la luz del sol entrando por las
ventanas. Empiezo a salir de la cama, oyendo a mi madre moverse por la casa, cuando
mi teléfono suena. Lo recojo, mirando la pantalla. Una llamada perdida de Naz.
Él tampoco dejó un mensaje.
El domingo es mejor, mientras mi madre se sumerge en todas las cosas de
pascua, lirios frescos sobre la mesa y una gran variedad de alimentos para comer.
Vemos películas y hablamos sobre buenos recuerdos; ninguna de nosotras menciona los
malos.
Pero el lunes por la mañana, cuando me despierto y empaco mis cosas para
marcharme, la vergüenza me golpea en el pecho como un tren de carga. Hemos
retornado a unos meses atrás, de vuelta al pasado agosto, como si la estuviera dejando
por primera vez de nuevo.
Tiene lágrimas en los ojos cuando me lleva a la estación de autobuses en el Jeep.
—Prométeme que estás siendo cuidadosa. Prométeme que te estás manteniendo a salvo.
—Lo prometo, mamá.
1 Durante un segundo me pregunto si acabo de mentirle, preguntándome qué
63 pensaría si le hablara sobre Naz ahora mismo.
Probablemente me secuestraría.
—Te quiero, Kissimmee —dice—. Te llamaré, ¿está bien?
Le doy un rápido abrazo, acariciando a Killer en tanto asoma la cabeza desde el
asiento trasero, y me bajo antes de empeorar esto. No quiero demorarme. No puedo
hacerlo. Mi culpabilidad me hará querer quedarme.
Pero cada una de mis otras partes necesita que me vaya.
13
Traducido por Verito
Corregido por Sofía Belikov

Mi ensayo sobre el asesinato está medio escrito, garabateado en un pedazo de


hoja en el bus de regreso a la ciudad. Me sentía demasiado cansada cuando llegué a los
dormitorios para terminarlo, demasiado distraída para preocuparme para escribirlo
todo el día.
Mi madre no contesta su teléfono. O la he molestado y me está evitando, o
todavía está muy concentrada en la mudanza. De cualquier manera, hace que me arda
la culpa, y paso toda la mañana dejando mensajes, y deseando que me llame de vuelta.
Karma.
Antes de saberlo, Melody me está arrastrando por la puerta, gritando que
1 llegaremos tarde a clases si no nos apuramos.

64
¿A dónde se fue el tiempo?
Estoy en silencio mientras caminamos al edificio, perdida en mis pensamientos,
hasta que Melody se ríe por lo bajo. —Bueno, mira a eso…
Miro por pura curiosidad, y mis pasos vacilan. El familiar Mercedes negro está
estacionado frente al edificio de filosofía. Naz se encuentra apoyado en el lado del auto,
una mano en su bolsillo, la otra sosteniendo una rosa roja sangre, girándola en tanto la
mira.
Mi respiración se detiene al verlo, mi estómago subiendo y dejándose caer a
medida que de repente, me siendo mareada. Dudando, doy un paso hacia él en tanto
Melody entra al edificio, sin querer llegar tarde. Santino hace un espectáculo de los
estudiantes que llegan tarde.
—¿Tienes una cita caliente con algún profesor de filosofía? —pregunto,
deteniéndome frente a él.
Sonríe, sus ojos pasando de la rosa a mí. —En realidad estoy esperando atrapar a
una de sus estudiantes.
Río a medida que se aleja del auto, dando un paso en la acera, pero mi humor
muere cuando pasa junto a mí, justo en el camino de una pequeña chica rubia. No la
conozco, pero recuerdo su cara. Está en filosofía conmigo.
—Para ti —dice, pasándole la rosa—. Una bella flor para una bella chica.
Ella la toma, sonrojándose, y se precipita al edificio, casi corriendo a la puerta.
Naz se ríe, como si fuese la cosa más graciosa del mundo, una chica joven deslumbrada
por su encanto, pero yo solo siento lava líquida derritiéndose en mis entrañas.
Quemando.
—¿Por qué hiciste eso?
—Parecía que necesitaba un poco de ánimos —dice, girándose a mí, arqueando
sus cejas ante mi expresión—. No estás celosa, ¿verdad?
Es ridículo, supongo… quizás soy tonta, o estúpida, o ingenua; pero es la
primera vez que me he parado a considerar que quizás no soy la única. Seguro, lo veo
un montón, pero hay horas, a veces días, cuando no estamos juntos y no sé qué hace
durante ese tiempo. Trabaja, por supuesto… dice que trabaja mucho… pero no tiene el
tipo de horario usual.

1 Podría haber otras mientras no estoy alrededor.


Odio sentirme insegura.
65 »Lo estás, ¿no? —El humor ha desaparecido de su voz—. De verdad estás celosa.
—¿Hay otras? —pregunto en voz baja—. No las hay, ¿verdad?
—¿Otras qué?
—Otras chicas.
Me mira fijamente, no hay diversión en su expresión mientras se acerca. —No
hay chicas. No tonteo con chicas. No tienen nada que ofrecerme. Necesito una mujer. Y
si me estás preguntando si estoy viendo a alguien más, si estoy follando a otra mujer, la
respuesta es no. No estoy interesado en nadie más, Karissa.
Su respuesta me alivia, y al mismo tiempo me deja fuera de balance, sorprendida
por la pasión en su voz.
—Te dije que te amaba —dice—. ¿Qué tengo que hacer para que me creas?
—Yo, eh… —tartamudeo, con la esperanza de que sea una pregunta retórica,
pero su expresión me dice que realmente quiere saber—. No lo sé.
—¿No lo demuestro lo suficiente? —pregunta—. Si necesitas algo de mí, si
necesitas algo más, dime y te lo daré. Te daré el mundo. Solo necesito saber qué
necesitas.
—No necesito nada —digo.
Duda, su voz bajando incluso más. —¿Te he dado alguna razón para no confiar
en mí?
—No.
—Entonces confía en mí —dice—. Ahora te estoy pidiendo que confíes en mí. Si
quieres que entre en esa habitación y le quite la flor a la muchacha, si eso es lo que se
necesita, lo haré. La arrancaré de sus manos y te la daré a ti.
—No, no quiero que hagas eso —digo—. Yo solo… no lo sé.
—Bueno, ahora lo sabes —dice, presionando su palma contra mi mejilla. Se
inclina, dejando el más suave beso sobre mis labios—. Te amo.
Esas palabras me derriten. Si no fuera por el hecho de que me está tocando,
besando, sosteniendo, juro que no sería nada más que un charco a sus pies. Besa mis
labios y luego mi frente, envolviendo sus brazos con fuerza a mí alrededor,

1 abrazándome, antes de finalmente, vacilante, alejarse. —Debes ir a clases. Ahora estás


atrasada.
66 —Ugh, sí que lo estoy —digo, frunciendo el ceño en tanto me giro hacia el
edificio.
—Te iré a dejar —ofrece, presionando su mano en la parte baja de mi espalda
para hacer que me mueva. Camino con él detrás de mí, sin prisa mientras nos
acercamos a la puerta del aula. Puedo oír a Santino hablar, ya en medio de una
conferencia.
A regañadientes, entro y trato de deslizarme en la mesa vacía junto a Melody sin
ser detectada, pero es inútil. Al segundo en que Santino gira en mi dirección, ve mis
ojos y se detiene en la mitad de una oración. Tenso silencio llena la habitación, todos
esperando que continúe, pero parece haber olvidado que aún hablaba.
—Ah, señorita Reed, que amable es de honrarnos con su presencia —dice,
causando que más de un centenar de pares de ojos giren hacia mí—. Por favor, tome un
asiento, póngase cómoda. Siéntase como en casa. Esperaré.
Lo hace. El bastardo espera. Todos me miran mientras me siento, poniendo mi
bolso a mi lado en el piso. —Siento llegar tarde, señor.
—Oh, no, yo lo siento —dice—. Espero que venir a clases no sea ningún
problema. Odiaría ser inconveniente o tomar mucho de su precioso tiempo. Sé que tiene
cosas mucho mejores que hacer que filosofía. Sus notas ciertamente reflejan eso.
Auch. Murmullos incómodos fluyen a través de la habitación. Mueren cuando
Santino regresa al tema de su conferencia, todavía hablando del tema del asesinato.
Suspirando, miro alrededor, notando que un par de ojos aún miran en mi dirección, a
medida que mi mirada se desplaza a la puerta. Una ráfaga de humillación pasa a través
de mí, sonrojando mis mejillas. Naz aún está en el pasillo, justo frente a la puerta.
Escuchó cada palabra.
No me mira a mí, su mirada sigue a Santino en la parte delantera de la sala. Se
queda ahí por un momento antes de retroceder, negando con la cabeza mientras se
aleja.
Me giro y saco mi cuaderno y un lápiz, determinada a poner atención y tomar
notas, pero ya estoy dos pasos atrás y antes de que pueda ponerme al día, la clase
termina. Estoy fuera del asiento, guardando todo en mi bolsa, cuando la voz de Santino
llega a través de la sala de clases. —Señorita Reed, si tiene un minuto, necesito hablar
con usted.

1 Melody me lanza una mirada llena de simpatía, articulando “buena suerte”


mientras camina hacia la puerta sin mí. No la culpo. Yo tampoco me habría quedado.
67 Me tomo mi tiempo, esperando que la mayoría de mis compañeros se vaya, antes de ir a
la parte frontal de la sala. Santino está borrando la pizarra y me ignora por un
momento, incluso después de mirar por encima de su hombro y verme parada ahí.
—¿Señor? —digo—. ¿Hay algún problema?
Deja el borrador y se gira, mirándome a través de sus gruesos anteojos. No luce
enojado u hostil, como esperaba. Luce decepcionado. Sin hablar, mete la mano en su
maletín y saca un papel, pasándomelo. Veo el garabato rojo sobre todas partes, mi
nombre escrito en la parte superior. Mi prueba de Confucio, con una grande y gorda D
en la esquina superior.
La tomo. —No entiendo. Sabía de esto.
—No es una cuestión de saberlo —dice, sacando la silla y sentándose en su
escritorio—. Es una cuestión de aplicarlo. Puede decirme lo que el hombre dijo, pero no
puede conectarlo con el mundo real. Lo que me lleva a sus ensayos… mismo problema.
Puede definir la felicidad, pero nunca aplicarla. Me dice qué pensaban Aristóteles y
Sócrates sobre la felicidad, pero nunca, en todo el papel, me dijo qué la hacía feliz a
usted.
Miró la prueba en mi mano, sin habla. —Eso no hace una D.
—Así es —dice—. Te habría dado al menos una B por haberlo aplicado a ti
misma.
Con el ceño fruncido, desabrocho mi mochila y meto la prueba dentro, al borde
de llorar de frustración. No hay manera de retroceder a este punto, de ninguna forma
puedo subir esta nota a menos de que mi examen final sea perfecto, ¿y al paso que voy?
Es imposible.
—Había un ensayo para hoy —dice—. ¿Lo trajiste?
De mala gana saco el papel de mi mochila, con la tentación de no entregarlo en
absoluto. Lo mira mientras se lo extiendo y lo toma, la mirada de desilusión
profundizándose. Lo deja en la cima de una pila de otros trabajos mientras niega con la
cabeza. —La veré el jueves, señorita Reed. Y no llegue tarde.
—No, señor.
Colgando la mochila de mi hombro, salgo del salón de clases, sintiendo un gran
peso sobre mí. Salgo y levanto la mirada, deteniéndome cuando veo el Mercedes aún
aparcado junto a la acera. Una rápida mirada me dice que Naz no está en cualquier
lugar a la vista, así que saco mi teléfono y lo llamo, obteniendo su buzón de voz.
Encogiéndome de hombros, pensando que fue a algún lado, o está trabajando en
1 el vecindario, camino hacia al dormitorio, sin prisa de llegar allí.

68 Me toma la caminata entera olvidar mi solemne estado de ánimo, tratando de


forzar una sonrisa en mi cara, y actuar como si no estuviese enojada antes de ver a mi
amiga. Cuando llego allí y abro la puerta, soy inmediatamente saludada por la cara de
Paul.
El novio de Melody esta tendido en su pequeña cama, control remoto en mano,
mirando ESPN, mientras Melody permanece en su escritorio, hurgando en su mochila.
Levanta la mirada, dándome la expresión que esperaba. Lástima. —¿Qué dijo?
—Que no estoy hecha para la filosofía. —Dejo mi mochila en el suelo y caigo en
mi cama—. Menciono que digo un montón de mierda, pero no sé qué significa.
—¿En serio dijo eso?
—En muchas palabras, sí —murmuro, cerrando los ojos—. Y por si fuera poco,
después de que lo dijo le pasé un ensayo sin terminar, lo que demuestra lo que dijo, no
estoy hecha para eso.
—No lo creo —dice—. Eso es loco.
—¿Vas a reprobar la clase de Santino? —interviene Paul con incredulidad—. No
creí que eso fuera posible.
—No voy a reprobar —digo a la defensiva—. Solo no voy a pasar.
Paul se ríe. —¿Cuál es la diferencia?
—La diferencia es que estoy sobreviviendo por poquito, pero eso no es lo
suficientemente bueno para mantener mi promedio.
—Eso es duro —dice Paul—. En serio, sin embargo, la clase de Santino es una
brisa. He flojeado mi camino en esa clase y aún tengo una B.
Sus palabras no me hacen sentir mejor. De hecho, me enojan aún más.
Mi teléfono suena en tanto estoy acostada allí. Lo saco, mirando la pantalla para
ver el nombre de Naz. Suspirando, murmuro un tranquilo—: ¿Sí?
Se queda en silencio un momento. —¿Estás bien, cariño?
—Sí, ¿por qué?
—Me llamaste.
—Oh, sí… vi tu coche ahí, por lo que te llamé para ver qué hacías.
—Ah, me encargaba de unos negocios. ¿Estás de vuelta en tu dormitorio?
—Sí, llegué recién.
1 —¿Quieres algo de cenar?

69 —No tengo mucha hambre.


—¿Quieres venir a mi casa?
—No debería. Tengo clases mañana temprano, y aún tengo tareas que hacer.
Probablemente va a ser una larga noche.
—Eso no es lo que pregunté. Quiero saber cómo te sientes, no lo que piensas. No
importa si debes o no venir. Pregunté si querías hacerlo.
Dudo. —Sí, quiero.
—Entonces te recogeré en cinco minutos. Trae tu tarea. Te ayudaré con ella.
Comienzo a protestar, pero él corta la llamada. Parándome, agarro mi bolsa,
despidiéndome de Melody a medida que camino hacia la puerta. —Ustedes, chicos
locos, diviértanse. Voy a la casa de Naz.
—¿Estarás de vuelta para las clases de mañana?
—Sí —digo—. Solo no me esperes muy temprano.
Se ríe, deseándome una buena noche. Paul no dice nada. No creo gustarle
mucho, y eso está bien. Él mira mi televisión y tira sus calcetines sucios en mi piso, y
come mis fideos Ramen y la cereza del pastel es que tiene mejores calificaciones en
filosofía que yo.
Me gusta cada vez menos.
Naz está usando dos espacios en el estacionamiento justo enfrente de los
dormitorios, sin importarle una mierda mientras la gente toca la bocina, enojada porque
esté bloqueando el tráfico. Río al subir al asiento del pasajero, viendo que está mirando
hacia su teléfono, sin idea de lo que está pasando afuera.
Vive en su propio y pequeño mundo, donde él es el rey, y estoy más que feliz de
ser su súbdita… aunque, cuando me mira, mostrándome ese hoyuelo, no me siento
nada menos que su reina.
Se mete en el tráfico y conduce directo a Brooklyn. Se quita el abrigo y afloja su
corbata cuando llegamos a su casa, arrojando sus llaves en la mesa de la sala de estar.
—¿Estás segura de que no tienes hambre? —pregunta—. Puedo cocinarte algo.
—¿Tú? ¿Cocinar algo?
Se ríe. —Probablemente tengo algo que puedas cocinar tú misma.
—Gracias, pero estoy bien. Solo quiero terminar este trabajo para poder
1 relajarme.

70 Entro al despacho, abriendo mi libro de matemáticas para terminar algunos


problemas. Naz me distrae más que nada, sentándose junto a mí en el sofá. Apesta en
matemáticas, fallando en las multiplicaciones básicas cuando trata de ayudarme.
Incluso lo atrapo contando con los dedos un par de veces.
Solo sonrío, teniendo que hacer algunos problemas otra vez, pero no me importa
mucho, incluso si me toma el doble de tiempo. No se siente como trabajo con Naz
incluido.
Estoy terminando el último problema cuando envuelve un mechón de mi cabello
alrededor de su dedo. Es el típico problema de palabras de mierda, dos trenes yendo
demasiado rápido y eventualmente cruzándose, pero a nadie le importa una mierda
dónde. Naz me mira mientras trato de resolverlo, su pura mirada distrayéndome.
—Tengo un problema de palabras para ti —dice.
—Estoy escuchando.
—Si Naz se olvida de dormir, y Karissa se desnuda, ¿cuántos orgasmos puede
darle él a ella antes de que salga el sol?
—Mmm, no estoy segura —digo, tratando de no sonreír, pero una sonrisa
aparece en mi cara—. No estoy segura de que tengas suficientes dedos para contar una
cantidad tan alta.
—Oh, sé que no los tengo —dice—. Además, mis dedos estarán ocupados
haciendo otras cosas esta noche.

1
71
14
Traducido por Luly.-
Corregido por Esperanza

Estoy boquiabierta.
Santino se para en frente de la clase, hablando sobre algo. No lo sé. Su voz es
poco más que un ligero murmullo mientras miro fijamente al papel en mi escritorio.
Esperaba una F en este ensayo. Está incompleto, es impersonal, y todo lo que
Santino no quería.
Entonces ¿por qué hay una A escrita en la parte superior de la hoja?
No tenía otro rastro rojo. Ningún comentario, corrección. Ninguna explicación.
Es la primera vez que me sucede. No sé qué pensar. Mis ojos se turnan desde mi
escritorio hasta el de Melody, preguntándome si él se lo tomó con calma con todos en
1 ésta oportunidad, pero ella recibió su codiciada B, su ensayo con correcciones.

72 No tenía sentido.
Me mantengo callada durante la lectura, sin levantar mi mano, sin echar una
ojeada. Cuando da por terminada la clase, me levanto y me cuelgo la mochila,
agarrando mi escrito.
—Me reuniré contigo en el dormitorio —le digo a Melody—. Tengo que hacerle
una pregunta a Santino.
Me observa como si tuviera una segunda cabeza, como si hubiera dicho que el
mundo fuera a acabar. Como si estuviera certificadamente loca. Diablos, tal vez lo estoy.
Pero tengo que preguntarle.
No entiendo.
Espero hasta que la mayoría de mis compañeros de clase se hayan ido de nuevo
antes de acercarme a su escritorio. Él levanta su mirada hacia mí, su expresión en
blanco, y no habla. Se ve como si fuera la última persona a la que quisiera hablarle.
—Señor, acabo de tener una duda sobre mi ensayo.
Arquea sus cejas.
»Bueno, es tan solo eso, nunca tuve una oportunidad para completarlo, o
escribirlo a máquina como se suponía que tenía que hacerlo. No estaba terminado
cuando lo entregué.
—Lo noté —dice.
—Sí, de manera que siendo curiosa… ¿Por qué la A?
Me mira fijamente. Duro. Como si al fulminarme con la mirada, tal vez me
hiciera volar telepáticamente, deshaciéndome justo en frente de sus ojos. Cuando habla,
su voz es helada—: ¿No es lo suficientemente bueno para ti?
—No, no es eso. —digo rápidamente—. Solo que no esperaba…
Deja salir una afilada carcajada, sin sonar divertido en lo más mínimo. —Estoy
seguro de que no lo hacías.
Fruncí el entrecejo.
»Mire, Señorita Reed, no sé qué es lo que quiere que le diga. Si usted prefiere
tener la F que ese ensayo merece, felizmente se la pondré. Pero estoy bastante
convencido, en el tema de que, está instruida, incluso si no pone todo su esfuerzo para
demostrarlo.

1 Me siento como una tonta. El hombre me pone una A y estoy cuestionándole en


vez de aceptarla y salir corriendo. Merecido o no, me arrojó un salvavidas, dándome
73 una oportunidad de arreglármelas este semestre.
—Gracias —digo, tomando el ensayo mientras retrocedo unos pocos pasos.
—Ni lo menciones. —responde, apartando su vista de mí—. Nunca jamás.
Asiento, girándome y rápidamente saliendo de allí. El aire es cálido cuando
salgo, la primavera brota sobre nosotros. Está tan cálido que incluso siento el calor, y
empujo las mangas de la blusa manga largas hacia arriba hasta mis codos y me quito la
bufanda. Es la última semana de Abril, y en dos semanas más las clases se habrán
acabado por el semestre. Tengo un montón de trabajo que hacer entre ahora y entonces,
pero me siento calmada, como si tal vez no fuera a arruinarlo, después de todo.
Solo dos semanas más, y puedo decirle adiós al profesor conocido como Satanás,
nunca teniendo que poner un pie en esa aula infernal de nuevo.
Dos semanas. Puedo hacerlo.
Estoy en el Infierno.
Está bonitamente disfrazada para verse como una reconocida universidad
privada, pero no seas engañado, es el Infierno. He estado atrapada en la más profunda
fosa en las siguientes dos semanas, el mundo presionando hacia abajo sobre mí hasta
que apenas soy capaz de respirar. La nube tóxica de humo del oscilante infierno se
extiende desde las puertas del salón de clases de Santino y envuelve todo, sofocando a
todos en su camino. El día del Juicio está viniendo, y lo está haciendo rápido.
Finales.
Estoy siendo dramática, pero es difícil ver el mundo claramente cuando no has
tenido una noche entera de sueño en dos semanas. Todo está ahogado en una neblina
de notas y simulacros de exámenes.
—De acuerdo, ¿qué tal ésta? —dice Melody, sosteniendo en el aire una ficha con
algo en latín escrito en ella modus tollens.
—Modus tollens— digo en voz alta, insegura de incluso si lo pronuncie bien—. Es,
uh, uno de los seguidores de Voldemort en Harry Potter.

1 Ella se ríe, arrojando una definición que tiene tan poco sentido para mí como las
palabras mismas. Le hago un movimiento con la mano, indicándole para que me
74 muestre la siguiente.
Probabilidad.
—Oh, esa es fácil —digo—. Es algo, así como, probable.
Otra risa.
Otra tarjeta educativa.
Otra respuesta incorrecta.
—Estoy exhausta —digo, dejándome caer en la cama y cubriendo mis brazos
sobre mis ojos, obteniendo un olorcillo de algo rancio tan pronto como lo hago—. Ugh,
¿qué apesta?
—Esa serías tú —dice Melody, arrojando las tarjetas educativas al suelo.
—Asquerosa. —Hago una mueca, rodando fuera de la cama de mala gana y
buscando una toalla limpia—. Voy a bañarme.
—Por favor, hazlo. —dice—. Enjuaga el hedor.
Le levanto mi dedo del medio mientras camino pesadamente al baño. Enciendo
el agua en caliente, esperando que la corriente y el calor hagan perder algo de tensión
en mis músculos. Me paro debajo de la ducha y cierro mis ojos en tanto el agua corre
sobre mí hasta que estoy a punto de caer malditamente dormida.
Balanceándome, casi resbalando, pestañeo varias veces mientras alcanzo los
mandos para cambiar la temperatura. El momento en que el agua fría me azota, soy
sacudida, un escalofrío rasga a través de mí. Me lavo con rapidez antes de salir, sin
tener la energía para quedarme allí parada.
Estoy seca a medias y envuelvo la vieja toalla rosa a mí alrededor a medida que
camino con dificultad de vuelta al dormitorio. Tan pronto como abro la puerta y entro,
me encuentro cara a cara con Paul. Se para en el medio del cuarto, a mitad de mi lado,
mitad del lado de Melody, arrojando una de sus remeras sucias hecha una bola en el
aire. Se voltea hacia mí cuando me congelo, y espero a que mire a otro lado, viendo
malditamente cuán desnuda estoy, pero en vez de eso sus ojos rastrillan mi cuerpo de
arriba a abajo. Asqueroso.
Melody gime cuando él finalmente mira hacia otro lado, pero deja salir una risa
en tanto tira la remera de ella en la cercanía de su desbordado cesto, como si fuera un
aro de baloncesto. Retrocede al lado de su novia, dejándose caer pesadamente sobre su
cama, recostando su cabeza sobre su regazo. Melody cubre sus ojos con sus manos,
disparándome una mirada de disculpa.
1 La ignoro, tomando un par de ropas de mi armario y encabezándome de vuelta

75 al baño para cambiarme en paz. Cuando vuelvo a pisar la habitación, ambos se están
besando. Ella no se disculpa por ello.
Melody es una gran amiga, y siempre está dispuesta a escuchar, pero cuando se
trata de compartir el lugar de convivencia, decidí que es una terrible compañera de
cuarto.
Los borro de mi mente lo mejor que puedo mientras arreglo mi cabello e intento
tranquilizarme, sin molestarme siquiera con maquillarme o arreglarme más que con
una cola de caballo. Mis ojos se disparan al reloj. Es casi mediodía. Tenemos alrededor
de dos horas hasta la hora del examen.
Recogiendo todas mis cosas y recogiendo las notas del suelo al lado de la cama
de Melody, me encabezo hacia la puerta. Se aparta de Paul cuando se da cuenta. —¿Ya
te marchas?
—Sí, voy a ir al piso de abajo a conseguir una taza de café. —Hago una pausa—.
O una cafetera entera.
—Oh, está bien te veré allí cuando sea la hora de ir.
Salgo, cerrando la puerta tras de mí, y me encamino a al piso de abajo al comedor
conjunto en el fondo del edificio. Está ocupado, sorprendentemente, dada la cantidad
de finales que ya han terminado, algunos estudiantes aun yéndose por el verano. Estoy
en mi último día, mi último examen, antes de las vacaciones. El resto se han ido
suavemente, pero filosofía será mi éxito o mi ruptura.
Uso lo poco que me queda de dinero en mi tarjeta de comida para comprar el
café más grande que tienen, ahogando el líquido amargo con copiosas cantidades de
azúcar, suficientes para dejarme saltando por las paredes durante horas. Encuentro una
pequeña mesa en la esquina y me siento, esparciendo las tarjetas de estudio alrededor
de mí. Escaneo las frases en el frente antes de voltearlas, intentando memorizar las
definiciones en el reverso, pero todo parece estar revoloteando en mi cabeza sin
asimilarse.
Sé hacer mejores cosas que abarrotarme al último segundo.
Nunca ayuda.
Pero lo hago de todas maneras.
Vuelvo allí una y otra vez, rellenando mi café dos veces. En el momento en que
Melody aparece, deslizándose en la silla enfrente de mí, estoy nerviosa y frenética y
lista para acabar con el infierno.
—Te ves como una drogadicta necesitando un arreglo. —dice Melody, agarrando
1 mi café y tomando un sorbo—. Ugh, ¿cuánto azúcar hay en esta cosa?

76 —Suficiente —digo mientras hecho una mirada a través de la mesa. Su cabello


está enmarañado, pero no en la manera intencional—. Pareces como si hubieras estado
follando.
Toma otro trago, sonriendo ampliamente, su expresión diciéndome sip, eso es
precisamente lo que ha estado haciendo. Hago una mueca cuando me entrega el café,
ofreciéndome el resto. —Sí, no, paso. Sé dónde han estado esos labios antes.
Poniendo los ojos en blanco, bebe el resto antes de tirarlo en el tacho de basura
más cercano. —Bueno, vamos, amiga pecadora. Satanás está esperando, y sabes cómo se
siente sobre la gente que es impuntual.
Hoy llegamos temprano, las primeras en el salón de clases. Santino está sentado
en su silla, haciendo rodar su puntero alrededor de su escritorio. Levanta la mirada,
escuchándonos, sus ojos encontrándose con los míos mientras tomo mi asiento habitual.
Se ve como si quisiera decir algo, pero permanece en silencio mientras el resto de los
estudiantes entran.
Exactamente a las dos en punto, cuando cada asiento está lleno, se levanta y toma
una torre de papeles.
Sin decir una palabra, los entrega, esperando hasta que todos tengan una antes
de aclarar su garganta—: Solo sé una cosa, y eso es que no sé nada. Esperemos que
ustedes sepan un poco más de Sócrates hoy, damas y caballeros. No hay límite de
tiempo. Entreguen cuando terminen.
Retoma su asiento, volviendo de vuelta a juguetear con su puntero. Lo observo
por un momento antes de tomar una respiración profunda y echar una mirada hacia mi
prueba, leyendo la primera pregunta.

Explique la ecuación del universal modus tollens usando ejemplos de


situaciones de la vida real.

Estoy frita.
Me toma bien alrededor de una hora atravesar las cinco páginas del examen. Mi
mano se está acalambrando, mi cabeza palpitándome, y un irracional surgimiento de ira
flota a partir de mi cuerpo privado de sueño y lleno de cafeína cuando sea alguien se
levanta para entregar su examen.

1 ¿Cómo se atreven a ya haber terminado?


Doy vuelta la página, lista para que esto termine, y leo la última pregunta.
77
Thales dijo “lo más difícil en la vida es conocerte a ti mismo”.
¿Quién eres?

Intento contenerla, tragarla, pero una risa amarga escapa y molesta a aquellos
cerca de mí. Puedo sentir sus ojos, pero no levanto la vista, mi mirada pegada al papel.
¿Qué clase de condenada pregunta era esta? Me quedo mirándola, y mirándola, y
mirándola un poco más, antes de voltear mi cabeza para echar un vistazo sutilmente a
Melody. Ella también está en la última pregunta, la parte entera de atrás del papel está
llena, como si hubiera escrito su autobiografía para él. Baja su lápiz, estoy mirando una
sonrisa tocando sus labios mientras ella se levanta para entregarla.
Casi la hago tropezar.
Pienso en ello.
Lo considero.
Mi pierna rebota en anticipación de aparecer sorpresivamente en su camino,
deteniéndola de caminar hacia allí. Es infantil, e irracional, pero ella se ve tan
condenadamente confiada en tanto estoy luchando por terminar.
Suspirando, vuelvo a mi papel y observo un poco más la pregunta. Melody
regresa y toma sus cosas, murmurando que me verá de vuelta a la habitación.
Apenas asiento, golpeteando mi lápiz contra el lado del escritorio escuchando a
los otros moverse alrededor. El salón se está vaciando rápidamente. No me gusta.
¿Quién soy?
Alguien a quien ya no le gusta filosofía.
Considero la pregunta por otro momento antes de finalmente escribir mi
respuesta.
No lo sé.
Levantándome, marcho hacia el frente del salón, con la prueba en la mano.
Santino levanta su mirada hacia mí a medida que me acerco. Le entrego mi papel, con el
frente hacia arriba, pero él lo da vuelta cuando lo toma. Sus ojos parpadean desde mi
patética respuesta de tres palabras hacia mí, y por primera vez en todo el semestre, sus

1 labios se curvan.
Esta sonriendo.
78 A mí.
Raro.
No digo nada, ni devuelvo su sonrisa, simplemente me alejo. Tomo mis cosas y
vuelo fuera de la puerta, sintiendo una sensación de alivio en el camino de vuelta al
dormitorio. Nunca más confiaré en Melody cuando me diga para tomar una clase que
es fácil.
Quiero ir directamente al dormitorio, pero tengo una reunión con mi consejero a
la que ya estoy llegando tarde. Considero saltearla, diciendo jódete, pero ella volverá a
agendarla y esteré forzada a volver de esta manera.
Suspirando, hago mi camino a través de la calle hacia el otro edificio y me
encamino directamente dentro, dejándome caer pesadamente en una silla afuera de su
oficina. Ella nota desde el umbral abierto y me hace un gesto con la mano para que
entre, lanzándose en una pequeña charla.
Entra por un oído y sale por el otro.
El sonido de sus uñas de acrílico chasqueando contra las teclas de la
computadora hacen eco a través de la pequeña oficina. La mujer es una controladora
obsesiva de las letras, tomando mucho tiempo para cargar mi información dentro del
sistema. Hace una pausa cada unos pocos segundos para hmm y uh y uff, los sonidos
atacando mis nervios.
¿Podemos acabar con esto?
Me registré para todas mis clases del semestre siguiente, una carga completa de
materias, y entregué todo mi papeleo. La consejera solo se está asegurando de que no
estoy olvidando nada, un proceso que debió haber tomado treinta segundos, pero
vamos cinco minutos a este punto.
—Parece como que todo está en orden —dice finalmente—. La mayoría de tus
notas finales ya están publicadas… estamos esperando filosofía. En tanto logres al
menos una B baja en ello, tu promedio de notas será lo suficientemente alto para
mantener tu beca, sin problema.
Lo hace sonar tan simple. Todo lo que necesito es una B. Tendré muchísima
suerte si incluso llego a algo cerca a eso. Pero necesito un promedio de 3.5 si quiero mi
matrícula pagada el año siguiente, por lo que tiene que ser una B.
Querido Dios, por favor déjame haber obtenido una B.
—Genial —digo—. ¿Eso es todo?
1 —Sí, ya está todo.
79 Estoy de pie, murmurando mis agradecimientos mientras cierro la puerta.
Probablemente parezco grosera, pero estoy demasiado cansada como para que me
importe. Mis pensamientos son un frenesí de ecuaciones matemáticas y porcentajes a
medida que regreso a mi dormitorio. Llego a la conclusión de que para obtener mi B,
necesito tener un 89 en el examen final.
Cuando llego a la habitación, Paul no está por aquí. Gracias a Dios. Melody se está
aplicando labial, balbuceando algo sobre salir con él para celebrar, pero apenas escucho.
Dejo caer mi mochila en el suelo y me quito los pantalones, sin incluso molestarme en
ponerme algo más al caer directa en mi cama.
15
Traducido por Val_17 & Jasiel Odair
Corregido por LucindaMaddox

Algo me despierta sobresaltada.


Me siento en la cama, desorientada, como si me hubieran arrancado de un sueño
que no puedo recordar del todo. La habitación es una neblina de confusión negra. Es
tarde.
Realmente tarde.
Una mirada al reloj me dice que son la una de la mañana. Una mirada a la cama
vacía de Melody me dice que aún no está en casa. Frotándome los ojos, me levanto y me
tambaleo hasta el baño. Mientras me lavo las manos, escucho la puerta de mi habitación
y los pasos silenciosos en el suelo.

1 Suspirando, corto el agua y seco mis manos. Supongo que ya no estoy sola. Solo
espero que no traiga a Paul a casa con ella. Lo último que quiero es encontrar a un tipo
80 allí adentro.
Apago la luz del baño y retrocedo en el cuarto, parpadeando, tratando de
acostumbrarme a la oscuridad, sorprendida porque ella no encendió la luz. Echo un
vistazo a la cama de Melody y me detengo, frunciendo el ceño.
Sigue vacía.
Escucho un ruido a mi derecha, un paso en mi dirección. Mi corazón se detiene,
dejándome inmóvil, antes latía tan fuerte y frenético que es como una metralleta
disparándose en mi pecho. Empiezo a girar en esa dirección cuando brazos me agarran
con fuerza, tirándome hacia ellos entre las sombras.
Un grito burbujea dentro de mí, apenas estallando, cuando una gran mano
vestida con un guante amordaza mi boca, silenciándome de inmediato. Estoy
inmovilizada.
Oh, mierda.
Oh, mierda.
Oh, mierda.
Mis rodillas están cediendo, mi visión es borrosa por las lágrimas, y si no hubiera
ido recién al baño me estaría orinando en estos momentos. Trato de recordar todo lo
que he aprendido sobre defensa personal, pero mi mente está revuelta.
Estoy jodida.
Lucho contra los brazos, gritando en la mano, cuando escucho una suave risa. —
Relájate, cariño.
Casi me caigo al suelo cuando me hundo con alivio. Naz. Afloja su agarre lo
suficiente hacerme girar hacia él, encontrando sus ojos en la oscuridad. Mi corazón
sigue latiendo aceleradamente, mi estómago revuelto por la descarga de adrenalina y el
miedo. Necesito purgarlo de mi sistema antes de que vomite.
Lo ataco, mis puños golpeando su pecho, golpeándolo con fuerza. Se ríe, todavía
divertido mientras suelta mis manos. Lleva un par de guantes de cuero negro.
»O no lo hagas.
Trato de alejarme, pero envuelve sus brazos a mí alrededor, riéndose aún más
fuerte.
—¡Me asustaste! —gruño—. ¡Jesús, Naz, no puedes hacerme esto!

1 —Me disculparía —susurra—, pero no lo siento. Me gusta cuando te defiendes.

81 —Yo solo… ¡Dios mío! —Me salgo de sus brazos, y agarro mi pecho, deseando
que mi corazón se calme—. ¿Cómo demonios has entrado aquí?
—Simplemente entré. La seguridad por aquí no es muy buena, Karissa. La chica
en el vestíbulo me miró y no dijo una palabra. Y sin mencionar el hecho de que dejaste
tu puerta desbloqueada. El lugar prácticamente tiene un letrero que dice: entre, así que
pensé en entrar, y tal vez… —Me alcanza, rozando su mano a lo largo de mi mejilla
antes de deslizar el pulgar por mi labio inferior—. Entre.
Poniendo los ojos en blanco, golpeo su mano para alejarla. Se ríe de nuevo,
susurrando—: Luchadora.
Quiero estar molesta. Deseo estar furiosa. Él solo entró en mi habitación y me
asustó hasta la muerte. Pero no puedo estar enojada cuando lo único que siento es
alegría al escuchar el sonido de su risa, el sonido de su felicidad.
—Eres un imbécil —murmuro—. No puedo creer que me hicieras eso.
Se encoge de hombros, dejándome para pasear por la habitación mientras se
quita los guantes. Miro incrédulamente cuando se sienta en mi cama. —¿Qué puedo
decir? Has estado ocupada, y te he extrañado.
Lo he estado. No lo he visto mucho las últimas dos semanas, y maldición si no lo
he extrañado también.
Avanzo, deteniéndome frente a él. Una franja de la luz de la luna se filtra a través
de la ventana cercana, iluminando donde me encuentro. De repente, soy muy
consciente del hecho de que no estoy usando pantalones. ¿Por qué siempre me atrapa
cuando estoy usando las bragas menos sexis? Tiro del dobladillo de mi camiseta, tratando
de cubrirlas.
Su expresión cambia, la diversión desvaneciéndose cuando agarra mi mano. —
Vamos, no seas así. No te escondas de mí.
Se recuesta en la cama y me tira con él mientras se saca los zapatos rápidamente.
Escucho el chasquido cuando chocan contra el piso. Me tira en su regazo, y me pongo a
horcajadas, mis brazos alrededor de su cuello a medida que comienza a desabrochar
lentamente su camisa.
Mi corazón se acelera de nuevo, golpeando contra mi pecho, pero esta vez no es
por el miedo. Miro la tenue iluminación cuando se quita su camisa antes de encontrar
mi mirada.
Puedo ver el deseo en sus ojos; el mismo anhelo arrastrándose en mi interior.
1 Beso su boca, su mejilla, su barbilla, antes de hacer mi camino más abajo. Se recuesta
cuando llego a su pecho. Puedo sentir las crestas de sus cicatrices al besar las viejas
82 heridas, acariciando la piel con mis labios. —¿Qué te pasó, Naz?
Coloco un último beso sobre la cicatriz más grande, no muy lejos de su corazón,
antes de mirarlo a los ojos de nuevo.
—Perdí mi vida —dice en voz baja—. Y luego casi morí.
Quiero preguntarle cuál es la diferencia, si su corazón sigue latiendo cómo antes
de que su vida fuese arrebatada, pero la mirada que me da me detiene, silenciando mis
palabras antes de que pueda decir mucho. Nunca lo había visto tan vulnerable. Esos
ojos están oscuros, tan jodidamente oscuros, es como un huracán creciendo en su
interior.
Me pregunto cómo sobrevive a tal alboroto.
No pregunto. No creo que tenga una respuesta. Simplemente envuelvo mis
brazos a su alrededor mientras me besa. Naz me tira sobre la cama, moviéndose
alrededor así estoy acostada a su lado. Es dulce, sus manos suaves al quitar mi ropa,
explorando mi piel desnuda con sus dedos. Una sutil tristeza parece cubrir cada
movimiento. La repentina urgencia de hacerlo sentir bien me abruma.
Quiero esa risa de vuelta.
Quiero hacerlo feliz.
Quiero que sea feliz conmigo.
—Dime cómo te gusta —susurro, tratando de suprimir mis nerviosismo de mi
tono de voz—. Puedes ser duro. Voy a luchar de nuevo.
Tiene una sonrisa cuando se libra del resto de su ropa, moviendo nuestros
cuerpos de nuevo por lo que está encima de mí.
—La próxima vez —dice—. Esta noche no es para jugar.
—¿Para qué es?
—Para amar.
Se empuja en mi interior lentamente, sus labios encontrándose con los míos de
nuevo mientras su peso me presiona. Es lento y dulce. Todo es placer y no una punzada
de dolor.
Me está haciendo el amor.
Mis piernas se envuelven alrededor de su cintura a medida que empuja,
llenándome profundamente antes de retirarse, una y otra vez. Me sostiene, piel
sudorosa deslizándose juntas mientras me da todo de él, apretando los dientes y
1 gruñendo contra mi cuello cuando se viene dentro de mí.

83 Nos quedamos allí después, conmigo en sus brazos, mi cabeza en su pecho. Me


sostiene contra él como si fuera delicada, una mano extendida sobre mi espalda, la otra
descansando en mi cabeza en tanto acaricia mi cabello. No he dicho ni una palabra. No
estoy segura de que haya alguna palabra que decir. Me temo que hablar sobre ello lo
rebaje, racionalizar algo que solo debería sentirse.
Menos pensar, más sentir.
Estoy empezando a entenderlo ahora.
Él está tan tranquilo. Si no fuera por la forma en que me está tocando, pensaría
que se durmió. Me quedo allí, empezando a dormirme, cuando su suave voz me lleva a
través del silencio. —Fue una escopeta de calibre 12. Pasaron horas sacando todos los
perdigones de mi pecho, pero no importó, porque mi corazón ya estaba destrozado.
—¿Literalmente? —pregunto en voz baja. No puedo comprenderlo. Un disparo
de escopeta en el pecho. ¿Quién le haría algo así?
Suspira, sosteniéndome más apretada, su voz apenas un susurro. —Bien podría
haberlo estado.
Melody está de vuelta.
La veo —o más bien, la escucho— tan pronto como abro los ojos. Los ronquidos
salen de su pecho, prolongados y odiosos, tan fuertes que me despierto sobresaltada
por segunda vez.
El brazo a mí alrededor es pesado, el cuerpo presionado firmemente contra el
mío, cálido. No sé por qué estoy tan sorprendida de que él siga aquí. Casi esperé que
anoche haya sido un producto de mi imaginación. Su mano acaricia suavemente la piel
bajo mi vientre, alrededor de mi ombligo, cavando ligeramente más abajo hacia mis
partes sensibles cuando me muevo. —Buenos días.
—Buenos días —susurro, mi voz cargada de sueño—. ¿Cuánto tiempo has estado
despierto?
—Toda la noche —dice.
Creo que está bromeando, pero cuando me muevo, así puedo girar la cabeza y

1
ver su rostro, lo primero que noto es el agotamiento. Se ve como yo lo estuve en un par
de momentos en las últimas dos semanas. Me doy la vuelta, queriendo suavizar las

84 bolsas bajo sus ojos. —¿No podías dormir?


—A menudo no puedo —dice—. Y si te lo estás preguntando, Darth Vader por
allá llegó tambaleándose hace una hora y se fue directamente a dormir.
Vergüenza se agita en mi interior. —Oh Dios, estamos desnudos.
—No lo notó —dice—. Ni siquiera miró hacia aquí.
—Podría haberlo hecho.
—¿Y? —Aleja su mano de mi estómago para apartar mi alborotado cabello a un
lado. Siento sus labios contra mi cuello, suaves y cálidos, un hormigueo fluyendo por
mi espalda ante la sensación—. No puedes decirme que la idea no te excita.
—¿Qué idea?
—La idea de ser vista —dice—. La emoción de tal vez ser atrapada. De alguien
viéndote mientras consigues placer, deseando ser tú, o ser quienes te follan, ahogándose
en los celos porque saben que nunca serán tan afortunados. Nunca. Nunca te tendrán,
Karissa… nunca serás tú. Porque eres mía, mía y solo mía.
Su brazo serpentea a mí alrededor de nuevo, tirándome hacia atrás. Me
estremezco cuando siento su erección presionándose contra mí desde atrás, su mano
viajando al lugar entre mis muslos. Mis ojos se cierran cuando acaricia mi clítoris, sus
labios aún en mi cuello, chupando y mordisqueando su camino hasta mi hombro. El
calor me envuelve, mi cuerpo acalorándose mientras me muelo contra su polla. Él
gruñe, acariciándome más rápido, frotando con más fuerza a medida que suaves
gemidos escapan de mi garganta.
Está mal.
Está mal.
Oh Dios, está tan mal.
Entonces ¿por qué diablos se siente tan bien?
Los ronquidos de Melody apenas son lo suficientemente fuerte como para ocultar
mis gemidos. Debería detenerlo, debería alejarme mientras mis manos agarran su brazo,
pero no puedo. No lo haré. No quiero que deje de tocarme.
Puedo sentir la tensión construyéndose, la afilada sensación, y corriendo hacia
donde él está frotando. Mi respiración se engancha en anticipación, y estoy cerca… tan
cerca… tan jodidamente cerca. Los dedos de mis pies se curvan, todo mi cuerpo tenso,
listo para soltarse, cuando un conjunto de débiles pitidos suena a través de la
habitación. De pronto, Naz detiene lo que está haciendo.
1 Mis ojos se abren de golpe, la sensación desvaneciéndose cuando se aleja y se
85 sienta. —No, no, no —digo, frotando mis muslos, desesperada por la fricción. Me doy la
vuelta sobre mi espalda, mi mirada buscándolo—. Por favor.
Es una tortura, el dolor propagándose a través de mí. Naz me mira, llevando el
teléfono a su oreja, respondiendo a la llamada con un tranquilo—: Hola.
Empiezo a hacer pucheros cuando mete su teléfono en el hueco de su cuello,
escuchando a quien está en la línea. Presiona un solo dedo en sus labios, silenciándome,
mientras su otra mano se desliza bajo la manta que me cubre parcialmente. Mis pechos
están expuestos, pero no me importa. No puede importarme. No cuando me toca de
nuevo, su mano libre frotando círculos alrededor de mi adolorido clítoris. Mis ojos
ruedan a la parte de atrás de mi cabeza, y no toma mucho tiempo para que mi cuerpo se
tense de nuevo, la sensación regresando.
»Sí, estoy manejándolo —dice, su voz tranquila, seria y fría, el tono áspero y
cruel empujándome más hacia el borde. Puedo sentirlo arrastrándose sobre mí y tomo
las sábanas, los dedos de mis pies curvándose de nuevo—. Estaré allí este fin de
semana.
Oh, Dios.
Oh, Dios.
Oh mi jodido Dios.
Mis labios se separan, contengo la respiración, un grito silencioso quemando mi
pecho a medida que lucho por no hacer ningún ruido. El placer se arrastra a través de
mí, mi cuerpo convulsionando.
»No creo que vaya solo —dice—. Estoy seguro de que ella estará más que feliz
de, eh… venir.
Trata de ocultar la diversión en su voz, pero se ríe ligeramente. Lo miro en tanto
la tensión se desvanece, mi cuerpo relajándose en la cama. Me mira, la mirada en sus
ojos casi haciéndome venir de nuevo.
Su mano deja ese lugar, vagando de mi estómago a mi pecho. Toca un pecho,
pasando el pulgar por el pezón erecto.
»Sí, lo sé —dice—. Te veré entonces. —Cuelga, lanzando el teléfono sobre la
cama, y se inclina para besarme. Sus labios son duros contra los míos, frenéticos. Lo
alcanzo, mi mano serpenteando bajo la sábana, envolviéndose alrededor de su pene.
Acaricio una vez, dos veces, antes de que se aparte y agarre mi muñeca, deteniéndome.
Sus ojos me miran curiosamente, una sonrisa lentamente volviendo sus labios—. Ajá.
—¿Ajá qué?
1 —Eres buena siendo silenciosa.
86 —No quería interrumpirte —susurro—. O, ya sabes, despertar a Melody.
Arquea una ceja. —Ajá.
Ajá. Una vez más. Él y esa maldita palabra que ni siquiera es una palabra real. —
¿Qué?
—Podríamos tener que probar eso un poco más —dice, besándome otra vez,
suavemente esta vez, antes de salir de la cama. Lo miro con incredulidad mientras está
en el medio de la habitación, completamente desnudo. Sus movimientos son pausados a
medida que recoge su ropa—. Sin embargo, no ahora. Me gustaría quedarme, pero ya
sabes...
Tiro de la sábana a mí alrededor, cubriendo mi cuerpo cuando me siento y lo
observo vestirse. Se viste con facilidad, pasándose las manos por el cabello para domar
lo mechones, antes de sentarse en el borde de la cama junto a mí.
—Ven conmigo este fin de semana —dice, colocándose sus zapatos. No es una
pregunta. Es una petición. He notado eso de él. Me pregunta cosas sin realmente
preguntar. Es genial, y confiado, como si ya conociera mis respuestas para no molestare
con tonterías.
—¿Adónde?
—Lejos —dice él.
Otra cosa que he notado. No siempre responde a mis preguntas, tampoco.
Niego con la cabeza. —No debería.
—Pero quieres.
Por supuesto que sí. —¿Por qué?
—¿Por qué no?
Me río mientras se levanta de nuevo y acomoda el cuello de su camisa. —No lo
sé.
—Las clases han terminado, ¿no es así?
—Sí. Ayer tuve mi último examen.
—¿Pasaste?
Me encojo de hombros. —Eso espero.
—Estoy seguro de ello —dice—. ¿Por qué no puedes venir conmigo?

1 —Bueno, Melody y yo hablamos de salir el sábado para celebrar.


—¿Para celebrar que las clases terminaron?
87 —No —digo en voz baja, subo mis rodillas hasta mi pecho para envolver mis
brazos alrededor de ellas—. Para celebrar mi cumpleaños.
Se congela en tanto me mira fijamente con una expresión de sorpresa en su
rostro. Es la primera vez que lo atrapo con la guardia baja, la primera vez que no estaba
a pasos por delante de mí. Niega con la cabeza después de un segundo, dando un paso
más cerca, y se inclina para besarme de nuevo. Lo miro fijamente a los ojos mientras se
detiene allí.
—Ven conmigo este fin de semana —dice de nuevo—. Haré que pases el mejor
momento de tu vida.
—Ya lo has hecho —le susurro—. Unas cuantas veces.
—Cariño, no has visto nada.
Su beso, cuando finalmente llega a mis labios, no es más que un beso, un toque
suave antes de que él se ponga de pie. No dice nada más, y no espera escuchar mi
respuesta.
El bastardo arrogante simplemente se va.
Me siento allí por un momento, agarrando la sábana, antes de empezar a reír.
Solo rio, sacudiendo la cabeza, mientras miro a la puerta. Él me trastorna, haciendo que
toda la sangre se me suba a la cabeza, y entonces me deja allí sentada, aturdida y
embriagada por su esencia.
De pie, agarro una toalla y un poco de ropa, arrastrando la sábana conmigo al
baño para tomar una ducha, con la esperanza de lavar la culpabilidad que todavía
persiste cuando paso junto a mi compañera de cuarto de dormir, roncando y
despistada.
¿He mencionado que soy una amiga terrible?
Me baño, preparándose para un día en el que no tengo nada planeado. Voy a
empacar algunas cosas, quizá, dormir un poco, sin duda, y probablemente ahogarme en
televisión sin sentido toda la tarde. Realmente debería encontrar un trabajo, encontrar
otro lugar donde ir, ya que de todos modos tengo que estar fuera de la residencia de
estudiantes en siete días.
Vacaciones de verano. Me quedé con ganas hace meses, contando las horas hasta
que el semestre terminara, pero ahora me da miedo pensar en ello. Esperaba regresar a
Watertown a pasar el verano con mi madre, pero después de la visita hace unas

1
semanas no estoy segura de cómo sea posible eso.
Ni siquiera sé con certeza de cuánto tiempo estará allí, para ser honesta, o si ella
88 ya se ha ido.
Trato de no pensar en ello, intento aclarar mi mente mientras estoy bajo el agua
tibia, pero se esconde en el fondo de la misma, una ducha de lluvia siniestra en la
distancia. Mi futuro es tan nebuloso como una nube de tormenta.
Me pregunto si Naz obtuvo otra imagen del futuro, si sería claro para él todavía.
No le he dicho a Naz. No estoy segura de cómo va a llevar una relación de larga
distancia, incluso si se trata de solo dos meses.
No sé con certeza de cómo voy a tomarlo.
Se fue hace veinte minutos, y ya extraño su toque.
Me dirijo a la habitación después de estar limpia, me cambio, sintiéndome bien
despierta, pero no quiero molestar a Melody. De manera que agarro el control remoto,
encendiendo la televisión a bajo volumen, y me quedo mirando la luz de la mañana.
Programa de entrevistas.
Drama del padre del bebé.
Novios infieles.
Celebridades en rehabilitación.
Me pierdo en el drama de todos los demás, olvidándome momentáneamente de
mis propios problemas. Melody se agita en la cama unas horas más tarde, cuando el
reloj comienza a acercarse el mediodía, y se frota los ojos. —Oh Dios, me siento como el
culo.
—¿Larga noche? —pregunto, cambiando el canal para encontrar más
entretenimiento sin sentido. Show de Tribunales.
—Y mañana —murmura, sentándose. Ella sigue con la misma ropa de ayer, el
maquillaje y la cara cansada—. No te desperté cuando llegué a casa, ¿eh? Traté de ser
silenciosa, pero estaba borracha como una mierda.
—No —le digo—. No me molestó en absoluto.
Se levanta y avanza con dificultad hacia el baño. Cambio los canales de nuevo,
sin prestar mucha atención, buscando algo menos dramático.
Espectáculos de Juegos.

1
89 —¡Despierta, despierta, despierta!
La voz grita justo al lado de mi oído, despertándome de un profundo sueño.
Grito, sosteniendo mis manos a la defensiva cuando alguien me sacude. Desorientada,
abro los ojos para ver la cara borrosa de Melody frente a mí, sonriendo como una
maníaca. —¿Qué?
—¡Despierta! —dice de nuevo, prácticamente tirándome para sentarme.
Gimiendo, me aparté y parpadeé rápidamente. —Estoy despierta, estoy
despierta... Ugh, ¿por qué estoy despierta?
—Lo hice —dice ella, saltando arriba y abajo delante de mí—. ¡Tengo mi B en
Filosofía!
Necesito de un momento para asimilar sus palabras y de repente despierto, me
quedo mirándola, inyectando ansiedad en mi estómago. —Espera ¿publicaron las
calificaciones?
—¡Sí! —dice con entusiasmo—. ¿Puedes creerlo?
—Uh, eso es maravilloso —digo, frotándome los ojos. Estoy tratando de
enfriarme, pero eso no tiene sentido. La ansiedad me da ganas de vomitar.
Levantándome, me coloco delante de ella para arrebatarle mi portátil, ingreso a mi
cuenta de la escuela para revisar mis calificaciones. Mi corazón late rápido en la
anticipación, pero tan pronto como se carga la página, todo en mí se detiene. Se me
encoge el estómago, mi corazón casi para.
Filosofía: C.
—No, no, no —digo, desplazándome a través de la página para buscar mi
calificación en el final. Ochenta y ocho.
Ochenta y ocho.
Ochenta y ocho de mierda.
—Esto no puede estar pasando —digo, sacudiendo la cabeza. La bilis quema mi
garganta y trato de tragar de nuevo—. La perdí por un punto.
Estoy estupefacta. No sé qué pensar, ni qué sentir, medio dormida y despierta
me desplazo de nuevo a mis calificaciones finales. Melody balbucea detrás de mí, pero
sus palabras pasan por encima de mi cabeza. No oigo, ni escucho cuando mi teléfono
que suena. El sonido me evade hasta que Melody empuja el objeto gritando justo en mi
1 cara.

90 Mis ojos se desplazan hacia la pantalla mientras trago grueso, apartando mis
sentimientos. No entres en pánico, me digo. Ya se te ocurrirá algo.
Cierro el navegador en la computadora portátil antes de contestar el teléfono. —
Hola.
Mi voz suena dócil. Me aclaro la garganta y repito, pero Naz interviene antes de
que pueda terminar la palabra. —¿Qué estás haciendo?
—Nada. Yo, eh... nada.
Un momento de silencio. —¿Qué pasa? —Empiezo a decir “nada” cuando él
continúa—: Y no digas nada.
Dejé escapar un profundo suspiro. —Tengo una C en Filosofía.
—¡Has pasado! —Suena realmente entusiasmado—. Eso está muy bien.
—No, no lo es. Necesitaba una B para mantener mi beca. ¡No entiendo por qué
no la conseguí! Me rompí el trasero estudiando para ese final. La perdí por un punto...
solo un punto. Eso es todo.
Las palabras salen de mí, las lágrimas queman mis ojos. Un punto de mierda. Es
increíble.
Estoy golpeándome por no responder a la pregunta en la parte de atrás de la hoja
en serio. Hubiese escrito toda la historia de mi vida si hubiera sabido que iba a necesitar
un maldito punto más.
—Ah —dice—. Ya veo.
La despreocupación de su voz me retuerce en nudos, la ira hirviendo dentro de
mí. No es culpa de Naz, no es culpa de nadie, es mía, pero estoy demasiado alterada
para estar tranquila al respecto. Dejé escapar un gemido profundo, empujando la silla y
colocándome de pie. —¿Sabes qué? Al diablo con esto. Hablaré con Santino para ver si
hay algo que pueda hacer para cambiarlo.
Escucho a Melody inhalar bruscamente, no aprueba mi plan.
—¿Quieres que me encargue de él? —pregunta Naz.
—No, yo lo haré —digo—. Es mi problema.
Me desea buena suerte, me dice que le haga saber lo que suceda. Cuelgo, me
visto y deslizo mis pies en un par de zapatos antes de dirigirme a la puerta. Camino
hacia las aulas la filosofía, mis nervios son un lío, mientras en silencio ruego a todo lo
que Dios esté escuchando por un descanso.

1 Solo dame esto, por favor.


El aula está abierta, las luces encendidas. Espero encontrarlo en su pequeña
91 oficina en la parte trasera del edificio, pero en lugar de eso está sentado allí, los papeles
y los libros extendidos en frente de él. Sus gafas están bajas en la nariz en tanto estudia
un libro de texto, tomando notas de él. Con cuidado, entro en el salón de clases,
golpeando al marco de la puerta para llamar su atención. —¿Profesor Santino?
Me mira sobre sus gafas antes de volver a su libro. —Señorita Reed, ¿qué puedo
hacer por usted?
—Yo... yo quería hablar con usted acerca de mi nota.
—¿Qué con eso?
—¿Por qué recibí una C?
—Usted se debe estar preguntando eso, no yo.
—Pero hice todo lo que pude.
—¿Lo hiciste?
—Sí. Necesitaba una B. Era solo un punto de diferencia.
Termina de escribir lo que está escribiendo y baja su pluma, reclinándose en su
silla. Sus ojos me miran peculiarmente por un momento, agarrando su puntero y
jugando con él. Lo utiliza para moverse hacia la primera fila de pupitres, sin decir
palabra me dice que tome asiento. Me obligo a hacerlo con nerviosismo, sentada justo
en frente de él.
Su expresión es dura, sin compasión, o entendimiento, antes de que sus ojos
revoloteen alrededor de la habitación. —Esta clase tiene dos salidas. ¿Por qué crees que
es así?
Ugh. Pensé que había terminado de hacerme responder preguntas absurdas. ¿Es
el crédito adicional para mi punto extra?
—Debido a que el salón de clases es muy grande, y tiene muchos estudiantes, es
lógico que tenga más de una salida en caso de emergencia —digo—. Probablemente hay
algo en el código de incendios al respecto, acerca de tener un cierto número de salidas
por si muchas personas ocupan la habitación, así que quien lo diseñó tenía que
incluirlas. Posee cien estudiantes así que, ¿supongo que cincuenta personas por salida?
Arquea las cejas. —¿Es esa tu respuesta final?
Dudo. —Sí.
—Es porque es más seguro, señorita Reed.

1 Mi ceño frunce. —Eso es lo que dije.


—No, no lo es. Ha hecho referencia a los códigos de incendios hipotéticos y
92 ecuaciones matemáticas. Usted dijo que era lógico, no que fuera más seguro. Y eso,
señorita Reed, es la diferencia entre una B y una C. Siempre complica las cosas y pierde
el punto entero.
—Pero eso es lo que quise decir —digo.
—Tal vez sea así, pero deje que esto sea una lección para elegir sus palabras con
cuidado, porque la gente la tomará por su valor nominal y mantendrá lo que dice, no lo
que quiere decir.
—Pero yo…
Antes de que pueda conseguir algo más, él toma su pluma y regresa a su trabajo,
interrumpiéndome—: Buen día, señorita Reed.
Empujando mi silla hacia atrás, me pongo de pie. Debería haber sabido que venir
aquí era inútil. Salgo como una tormenta de la habitación, las lágrimas queman de
nuevo mis ojos, esta vez obstinadamente cayendo por mis mejillas. Las seco con el
dorso de mi mano cuando saco mi teléfono, marco el número de Naz.
Suena dos veces antes de que conteste.
—Joder, lo odio —digo de inmediato, dando un paso fuera—. Es un imbécil.
—Supongo que apelar a su compasión no funcionó.
—No, no lo hizo, porque es despiadado. Me trata como si fuera ignorante... como
si solo fuera esa niña tonta que no entiende nada.
Mi voz se quiebra al tratar de contener las lágrimas. La línea se queda como una
piedra fría en silencio por un segundo antes de que escuche su voz tranquila. —Estás
llorando.
—No, no lo estoy.
—No me mientas.
Es estúpido llorar. Me siento ridícula. Me seco las lágrimas más desobedientes,
tratando de reponerme. —Estoy bien. Es que... ugh, me pone de mal humor. Es tan
presumido y actúa como si supiera todo y yo solo desearía que alguien le baje los
humos.
Deja escapar un suspiro. —No te preocupes por eso, Karissa.
—Pero no sé qué hacer con todo esto.
—Superarlo —dice—. Lo que necesitas es un poco de tiempo fuera, un momento
para aclarar tu cabeza y no pensar en todo. Ven conmigo este fin de semana.
1 Pongo los ojos en blanco. Suena tan jodidamente relajado, nada le molesta. Me

93 gustaría tener su confianza. —Sabes que lo haré.


16
Traducido por Jasiel Odair, ElyCasdel & Mary
Corregido por Emmi

El auto está estacionado en la acera, en frente de los dormitorios, el chófer me


espera junto a él. Me detengo a unos pocos metros de distancia, arrastrando por la acera
mi bolso y sobre mi brazo, un nuevo vestido rojo todavía en su protector y percha.
Soy un desastre, sudorosa y cansada, llevaba un par de pantalones negros y una
camisa blanca de gran tamaño, complementándolo con un par de chanclas.
No podía ponerme zapatos. Mis uñas aún no se secan, pintadas de rojo para que
combinen con mi vestido. Me hallaba a la mitad cuando Naz llamó, informándome que
el chófer me esperaba. No me aviso con mucho tiempo. Tuve que correr y recoger todas
mis cosas en el último segundo.

1 El chófer agarra mis cosas y las pone en el maletero. No espero que me abra la
puerta, la abro yo misma. Naz está sentado allí, el teléfono pegado a la oreja, vestido
94 como de costumbre. Me echa un vistazo cuando me subo a su lado, hablando con quien
sea que esté en la línea.
—Nos vamos a Greenwich ahora —dice—. Debemos estar en Jersey en una
media hora.
Frunzo el ceño. ¿Me va a llevar a Nueva Jersey?
Cuelga sin despedirse, dejando el teléfono a un lado mientras se inclina hacia mí
y rápidamente besa mis labios. El chófer entra y se aleja de la acera para unirse al
tráfico.
—¿Qué hay en Nueva Jersey? —pregunto con curiosidad.
—Mucho —dice—. Estaciones de servicio, caramelos masticables, Las villanas de
Jersey, Palisades Park... Atlantic City, la costa de Jersey... y Snooki, por supuesto.
—¿Snooki?
—Ah, y los Sopranos. —Arquea las cejas—. ¿Lo conoces?
—Uh, vi algunos episodios.
—Gran espectáculo —dice—. Puramente ficticio, por supuesto.
Me río, sacudiendo la cabeza. —Entonces ¿por eso vamos a Jersey? ¿Debido a los
programas de televisión y estaciones de servicio?
—Por supuesto que no.
—Entonces, ¿por qué vamos?
—Ya lo verás.
No mucho después de que cruzamos la frontera del estado, el auto se dirige hacia
un pequeño aeropuerto. Tan pronto como lo veo, entrecierro mis ojos. —No vamos
realmente a Nueva Jersey, ¿verdad?
—Por supuesto que no —dice—. No hay nada en Jersey.
Poniendo los ojos en blanco, miro por la ventana cuando nos acercamos a un jet
privado estacionado a un lado. Un grupo de personas se juntan, charlando en tanto
otros descargan equipaje y sus pertenencias se cargan en el avión.
Desconozco la mayoría de los rostros en la pista, hombres de mediana edad y
algunas mujeres, tal vez una docena en total. Pero entre la multitud, reconozco a
Raymond Angelo.
Está sonriendo alegremente, con su brazo alrededor de una mujer rubia no
1 mucho mayor que yo.

95 Todos están vestidos impecablemente con trajes y vestidos, ni un solo cabello


fuera de lugar. Ellos encajan con Naz, con su costoso traje negro, pero yo no. No
pertenezco a este lugar. No soy como esa gente. Son langosta y caviar, miles de botellas
de vino en dólares.
Soy más como algo que se puede pedir en una tienda de comida rápida.
Me acerco y agarro el brazo de Naz cuando el coche se detiene. Vacila,
lanzándome una mirada peculiar, ya que el conductor abre la puerta.
—Danos un momento —dice Naz—. Sigue adelante y carga nuestras cosas.
—Sí, señor.
Una vez que estamos solos, Naz se mueve en el asiento para mirarme. —¿Qué
sucede, cariño?
—No puedo hacer esto.
—¿Por qué? —pregunta—. ¿Tienes miedo a volar?
—No —susurro, aunque ahora que lo menciona siento la ansiedad burbujeando
en mi estómago—. Quiero decir, nunca he volado antes, pero eso no es todo. Yo solo...
no encajo.
—Sé que no lo haces.
Supongo que esperaba que me contradijera, porque eso me atrapó con la guardia
baja. —¿Qué?
—Sé que no encajas, Karissa, pero esa es una de mis cosas favoritas sobre ti. No
encajas.
—¿Y si ellos no creen eso?
—Entonces es algo bueno que no me importa lo que piensen.
Dice eso aunque de hecho importa, al igual que cualquier opinión diferente es
simplemente errónea.
»Confía en mí en esto —dice él, extiende su mano y acuna mi mejilla—. Va a ser
el mejor fin de semana de tu vida. Y si alguien aquí lo arruina para ti, de cualquier
manera, me aseguraré que paguen por ello.
Sale del auto sin esperar una respuesta, y mi pecho se tensa. Algo me dice que el
pago no será monetario.
Respiro profundamente cuando Naz me abre la puerta, y antes de poder
hablarme a mí misma de esto, salgo para unirme a él.
1 Los ojos giran hacia nuestra dirección. Los siento sobre mí, encuentro miradas

96 curiosas en tanto escaneo la multitud. No son tan hostiles, ya que están más que nada
desconcertados por mi presencia. Las mujeres, en especial, me miran con escepticismo.
Están pintadas hasta ser más que bonitas, obras maestras de Picasso, mientras que yo
me siento más como uno de los bocetos.
Raymond sale de la manada, dando un paso hacia nosotros. —Ah, Vitale, en el
momento perfecto.
Naz asiente saludándolo, aunque Raymond no lo está mirando a él. No,
Raymond me está mirando.
Toma mi mano, besando el dorso de la misma. —Me siento honrado de que te
unas a nosotros, Karissa.
Quiero decir que no es intencional, que no tenía ni idea de que me unía a ellos,
pero mantengo la boca cerrada, simplemente sonriendo de lado para no decir nada. Mi
madre me enseñó lo suficiente para saber que él no es el tipo de hombre que toma
amablemente el ser ofendido.
Naz no pierde el tiempo. Presionando su mano en la parte baja de mi espalda, me
lleva más allá de la multitud en el avión. El interior es más grande de lo que parece en el
exterior, todo de color crema y con paneles de madera, con más que suficientes asientos
para acomodar a todos.
Naz se detiene dentro del avión y se deja caer en el extremo de un largo sofá, una
pequeña porción de dos cojines son ajenos del resto. Me siento junto a él con
nerviosismo, pero alivia un poco de mi ansiedad cuando coloca su brazo sobre mi
hombro acercándome más. Deposita un beso en mi cabello, su colonia encantando mis
sentidos, me marea, como todos los demás tableros del avión.
Raymond decide sentarse a mi lado, nada más que un apoyabrazos acolchado me
separaba del infame hombre. Una rubia se sienta con él a medida que los otros se
acomodan. La miro, incapaz de comprender lo que ella ve en él.
Sé que Naz es mayor que yo, y tal vez la gente ve la extrema diferencia de edad,
pero todavía es muy joven, y regio, tan condenadamente sexy. Hay una atracción que
no se puede negar, y no quiero hacerlo. Pero Raymond es mucho más viejo, quizás lo
suficientemente mayor para ser el abuelo de esa mujer, y no tiene una pizca de atractivo
sexual.
De hecho, se me parece un poco a Shrek.
Me siento en silencio, escondida al lado de Naz, mi corazón latiendo
1 frenéticamente en mi pecho, cada golpe que resuena en mis oídos, un ritmo ansioso que
me temo que pueden oír los que me rodean. Todos se acomodan en sus asientos,
97 conversando, pero nada de la conversación significa algo para mí.
Me siento invisible, y estoy agradecida por eso.
El avión despega luego de que todos se abrochen el cinturón. Mi corazón está en
la garganta a medida que ascendemos en el aire, el puño apretando la chaqueta de Naz.
Mis oídos se destapan, mi estómago se tensa aún más con la altitud.
Nadie más parece molesto por ello. De hecho, ninguna otra persona parece estar
preocupado por nada. Tan pronto como estamos en el aire, regresan donde estaban,
continuando la conversación justo donde lo habían dejado, como si esto fuera algo
natural. Mi mano afloja la tela de la chaqueta de Naz, pero no lo suelto.
No voy a soltarlo.
Su presencia es lo único que evita que enloquezca.
A mi lado, Raymond está contando una historia, riéndose de sus propios chistes,
mientras todos los que nos rodean lo escuchan atentamente. Claramente es el centro de
su pequeño mundo, el sol de estos hombres orbitando a su alrededor.
Todos, a excepción de Naz. Él parece no estar prestando atención. Inclina la
cabeza hacia mí, su aliento abanicando contra mi mejilla cuando susurra—: ¿Estás bien?
Asiento.
»¿Conoces a alguien?
Frunciendo el ceño, niego con la cabeza. ¿Cómo lo haría? Solo conozco a
Raymond, pero no me atrevo a decir eso en voz alta. Está sentado tan cerca que me oiría
decir su nombre.
—Ajá.
Echo un vistazo a Naz, su cara a pocos centímetros de distancia. —¿Qué?
—Estoy sorprendido.
—¿Tú? ¿Sorprendido?
Sonríe. —Esto sucede de vez en cuando. Solo pensé que conocerías estas caras ya
que reconociste a Ray.
Así como sospechaba, Raymond se animó ante el sonido de su nombre. Se
detiene a mitad de su historia, desviando su atención. —¿Ella me reconoció?
—Lo hizo —confirma Naz.
—Es bueno saber que mi reputación me precede todavía —dice.

1 —Siempre será así, jefe —dice el chico frente a nosotros. Jefe. La palabra sobresale
como un letrero de neón parpadeando en la oscuridad—. Tanto como Vitale esté
98 alrededor para asegurarse de ello, de todos modos.
Siento que Naz se tensa, su cuerpo convirtiéndose en piedra, de repente
encuentro pesado su brazo a mí alrededor. De nuevo lo miro de reojo, al ver que está
mirando al hombre que acaba de hablar. Todo el mundo también parece darse cuenta
de eso. Algunos carraspean y tras segundos de torpe silencio, la conversación se desvía
lejos de nosotros.
Sin embargo, Naz todavía lo mira.
Él no se relaja.
No sé a lo que se refería el hombre con lo que dijo, en cómo Naz afecta la
reputación de Raymond, pero es claro que a Naz no le gustó ni un poco.
Es un vuelo de cinco horas, cinco largas y bochornosas horas, mientras
obsesivamente miro el reloj de Naz, contando los minutos. No es hasta que aterrizamos
que siquiera descubro a dónde vamos. Le pregunto a Naz algunas veces, pero solo se
encoge de hombros, dejándome en la oscuridad, hasta que las ruedas del avión tocan
tierra de nuevo. El brazo de Naz sigue a mí alrededor, aún pesado… hace un tiempo
que no habla. Los otros emocionadamente conversan sobre esto y aquello, en tanto Naz
me tira más hacia él. —Bienvenida a Las Vegas.
Giro mi rostro para enfrentarlo, arqueando mis cejas con sorpresa. —¿Vegas?
Asiente.
»¿Qué estamos haciendo aquí?
—¿Qué más harías en la ciudad del pecado? —pregunta. Antes de poder
responder, su mano se levanta y agarra mi mandíbula, manteniéndome ahí mientras se
inclina. La punta de su nariz roza la mía antes de que levante su cabeza, y me bese
suave y dulcemente, apenas tocando mis labios, cuando susurra—: Pecar.
Me sonrojo por su demostración pública de afecto, pero nadie lo nota. Evitan
mirar internacionalmente, por la forma en que toso evitan incluso hacer contacto visual
con Naz ahora. Me recuerda la recaudación de fondos, cómo aún abarrotado con
muchos otros, Naz tiene una burbuja rodeándolo.
Él está en su propio universo.
Hay limusinas esperando nuestra llegada. Salgo del avión y me paro en la pista,
mi cuerpo se endereza y mi cabeza se nubla por estar toda la tarde en el aire. El sol está
solo bajando, bañando el cielo de un brillo naranja, fundiendo todo a nuestro alrededor
en sombras. Es cálido, casi insoportablemente, pero aún me estremezco cuando Naz se
detiene detrás de mí, apoyando la mano sobre mi cadera. La gente fluye a nuestro
1 alrededor como si fuéramos rocas en un río, descargando bolsas y tomándolas a la

99
espera de coches.
No me sorprendo cuando Raymond se detiene detrás de nosotros. Parece estar
atraído en nuestra dirección; su lenguaje corporal despreocupado, pero su voz es seria
cuando habla—: No lo hagas.
Mi ceño se frunce. Lo miro, viendo que mira hacia adelante, como si no hubiera
hablado.
La mano de Naz se tensa sobre mí. —No lo haré… por ahora.
—Es todo lo que pido —dice Raymond.
Su conversación no tiene sentido para mí; termina tan pronto como comenzó
cuando Raymond se aleja hacia donde la rubia, con la que está lo espera. Miro en tanto
mi bolsa y vestido son puestos en el último auto de la fila, junto con el equipaje de Naz.
Tan pronto como cierran la cajuela, todo acomodado, el conductor abre la puerta
trasera.
Naz me empuja gentilmente. —Vamos, cariño.
No me resisto, me acerco y entro. Es solo tan pulcra como la última en la que
estuvimos, impecablemente limpia, el olor de cuero fresco, como si nadie hubiera
puesto un pie dentro de ella antes, como si nadie hubiera respirado el aire o sentado en
estos asientos. Naz se desliza a mi lado y el conductor cierra la puerta, entrando al
frente para conducir una vez que los otros se fueron.
Me giro curiosa hacia Naz. —¿Que no hagas qué?
Arquea una ceja. —¿Qué?
—Es lo que te estoy preguntando.
Me mira un momento antes de que comencemos a avanzar, como si contemplara
la respuesta. Encogiéndose de hombros, se voltea. —No importa. No lo voy a hacer.
—¿Por ahora?
Sus labios se curvan en una involuntaria sonrisa. —Por ahora.
—¿Me dirás si lo haces?
—¿Quieres que te diga?
Dudo. Su pregunta es práctica, y no estoy segura de qué decir. Mi instinto es sí,
por supuesto, pero, ¿de verdad quiero que me lo diga? Algo me dice que algunas cosas
son probablemente mejor no saberlas. —No estoy segura.
Su asentimiento es la única respuesta que obtengo.

2 Nunca antes he estado en Las Vegas, ni cuando he tenido la oportunidad. Es


irreal en tanto miro por la ventana, mirando a medida que las luces de la ciudad entran
00 en la vista. El cielo se oscurece, el sol se desvanece más y más cada segundo, pero las
calles no muestran señal de detenerse. Parece como que el mundo solo está cobrando a
la vida, luces destellando mientras las personas inundan las calles.
La limosina pasa hoteles, nombres que reconozco: Venetian, Ceasar’s Palace,
Flamingo y Bellagio, antes de estacionarse justo frente al MGM Grand. Levanto la mirada
hacia el hotel con los ojos bien abiertos, el vasto edificio brillando en verde, el nombre
brilla intensamente en amarillo en la oscuridad. Me quedo boquiabierta ante eso cuando
me bajo. He entrado a otro mundo.
Naz sale, deteniéndose a mi lado. Se ve menos que impresionado, como si fuera
solo otro lugar en el mapa, una escala en el camino de la vida, pero para mí es alterador
de vida. Alguien carga nuestras bolsas mientras nos apresuramos a la remota entrada,
la mano de Naz presiona mi espalda de nuevo, guiándome, pero no dejándome caer. La
recepción privada a la que somos llevados es elegante, aislada de la principal, el tipo de
lugar en el que esperaría que Naz se quedara, frío en la superficie, relajado en tanto el
mundo de confusión existe a solo unos pasos.
Todo se mueve a la velocidad de la luz a mí alrededor. Nos alejamos de la
recepción en dirección a los elevadores, donde el hombre que carga nuestro equipaje
presiona el botón para el piso más alto.
El pent-house.
Un hombre, resulta ser el mayordomo, nos acompaña arriba y abre la puerta a
nuestra suite. Tan pronto como entramos, mis ojos se abren más. El vasto espacio frente
a mí es como nada que haya visto antes. Miro alrededor sorprendida en tanto Naz
conversa con el hombre en la puerta.
La suite rivaliza con el estilo en la casa de Naz. Hay un comedor, una cocina
pequeña, una sala, e incluso un espacio con una mesa de billar. El azulejo blanco y
negro del suelo sobre salen contra los tonos café oscuro y amarillo de todo lo demás
mientras doy vueltas, pasos vacilantes cuando voy hacia la pared de vidrio. Miro hacia
afuera, pasmada de ver que hay una piscina aquí.
El mayordomo se va cuando Naz se rehúsa a un tour, dejándonos solos. Me giro
hacia él, recargándome contra el cristal fresco y mirándolo cuando se acerca, quitándose
el saco. —¿Te gusta?
—¿Gustar? Es impresionante.
2 —Es lindo —concuerda, colgando su saco del respaldo de la silla—. Arriba es

01
incluso mejor.
Lo miro boquiabierta. —¿Arriba?
—Por supuesto —dice, señalando hacia el conjunto de escaleras al lado—.
¿Dónde crees que está la habitación?
No espero que diga nada más, volando de su lado y subiendo de dos en dos las
escaleras. Me detengo cuando llego a la cima, jadeando tan fuerte que Naz me escucha
desde abajo, basándome en el sonido de su risa.
»Te dije —grita.
Arriba es elegante, con dos habitaciones y el baño más grande que he visto.
Podría ahogarme en la enorme bañera, la ducha es una inmensa caja de vidrio que es
tan malditamente grande como mi dormitorio en Nueva York. Entro, dando vueltas en
círculos, completamente desconcertada. Puedo ver la luz de la ciudad por la ventana de
la ducha, puedo ver hacia el rellano que da al primer piso.
Cuando salgo del baño, Naz está en la recámara principal, mirando entre sus
cosas. Me detengo en la entrada, negando con la cabeza. —¿Quién más se quedará aquí?
—Nadie —dice—. Solo nosotros.
—Hay tres malditas camas. ¿Para qué necesitamos tres camas?
—No las necesitamos —dice cortándome con la mirada—. Sin embargo, tal vez
las probemos todas antes de que la semana termine.
Sonrío. Me gusta ese plan.
Está sacando ropa y colgándola en el armario, poniendo cosas donde van como si
se mudara. Dejo todo en mis bolsas, ni siquiera segura de qué empaqué, pero seguro
que no vale la pena colgarlo en un armario de ese tamaño. Me mira cuando levanto una
pequeña carpeta de la mesilla lateral y la hojeo. Servicio al cuarto.
—¿Tienes hambre? —pregunta.
—Uh, sí, un poco. —No puedo recordar la última vez que comí—. ¿Podemos
ordenar algo?
—Podemos —dice—, ¿pero qué tal si vamos a algún lado, mejor?
—¿A dónde?
—A dónde sea que quieras ir. —Termina lo que está haciendo cuando suena su
teléfono. Lo saca, apenas mirando la pantalla antes de responder estoicamente, la
conversación es corta y llena de nada más que “sí” y “no”. Terminando la llamada, lo
2 guarda de nuevo y se gira hacia mí—. Necesito hacer un recado… no tardaré más de
unos minutos. ¿Por qué no te duchas, te cambias, e iremos a conocer la ciudad?
02 —De acuerdo —digo, mirando la habitación, mis ojos posándose en la bolsa del
vestido—. ¿Debería usar el vestido?
—No, guárdalo para mañana.
—¿Qué hay mañana?
Mi pregunta lo hace sonreír en tanto se acerca, acunando mi mejilla, acariciando
mi labio con su pulgar. —¿Por qué no nos enfocamos en esta noche antes de que
comiences a preocuparte en mañana? Perdemos mucho tiempo esperando el porvenir y
no apreciamos lo que tenemos ahora… y en este momento, lo que tenemos, son infinitas
oportunidades. El cielo no es el límite del mundo, Karissa. No hay límite. ¿Lo quieres?
Lo tienes. Lo que sea.
—¿Lo que sea?
—Lo que sea —jura—. Solo dilo.
—Una hamburguesa de queso con tocino.
Se ríe. —¿Una hamburguesa de queso con tocino?
—Sí.
—Bien entonces. —Inclinándose, me besa antes de irse—. Ducha, y atacaremos a
la ciudad por hamburguesas de queso con tocino.
Naz se va, y yo recorro a través de mi bolsa, encogiéndome. Si hubiera sabido
que íbamos a Las Vegas, hubiera tomado prestado algunas de las ropas de Melody.
Termino decidiéndome por pantalones negros y un top rosa, nada inusual para mí, pero
al menos no son jeans.
Me dirijo al baño y me quito mis ropas, poniendo el agua caliente. Me paro
dentro de la caja de vidrio, dejando escapar un profundo suspiro de satisfacción. El
agua me bombardea desde todos los ángulos, la sensación de rociado pulsante como un
masaje.
Me enjabono de la cabeza a los pies con el jabón de olor dulce. Cerrando los ojos,
me quedo parada ahí, dejando la cascada de agua a mí alrededor mientras empuja las
burbujas, el vapor se eleva y empaña el vidrio. Luego de un minuto reabro mis ojos y
miro alrededor, congelándome cuando alcanzo ver algo en el rellano.
Naz está parado ahí, mirándome.
Un escalofrío recorre mi columna vertebral. Puedo sentir su mirada.
Probablemente debería estar avergonzada por el hecho de que él esté observándome,
2 pero siento un dejo de emoción. Quizás me gusta la idea de ser atrapada.

03
Dudando, completamente, me paro cerca de la pared de vidrio y lo miro
mientras llevo mis manos arriba hacia mi estómago y a mi pecho, acunando mis pechos.
Una lenta sonrisa rompe a través de la cara de Naz a medida que sacude su cabeza y
camina lejos.
Me volteo de vuelta al agua y termino mi ducha, saliendo cuando estoy
absolutamente limpia. Me alisto, poniéndome mis ropas y agregando una pizca de
maquillaje, haciendo lo mejor para arreglar mí cabello, cuando de nuevo escucho
movimientos en el piso de abajo. Naz regresa, parándose dentro del baño mientras me
aplico brillo labial en el espejo. Él se pasea otra vez, poniendo sus manos detrás de mí,
sus manos sobre mi cadera en tanto se inclina y besa mi cuello. —Eres una zorra.
—Y tú, un mirón.
Se ríe. —Culpable.
Él ya está listo, por supuesto, sin necesidad de cambio, viéndose y oliendo tan
fresco como cuando me recogió en los dormitorios. No sé cómo lo hace el hombre.
Siempre viéndose como una obra de arte. Me deslizo en mis zapatos, tomo su mano y
me lleva de la suite.
Un hombre está parado fuera de nuestra puerta. Naz asiente al avanzar, pero no
dice nada. Lo miro curiosamente, incluso más sorprendida de tener otro esperando en
el elevador por nosotros. El hombre presiona el botón y la puerta automáticamente se
abre. Sin tener que decir una palabra, el hombre da un paso al ascensor con nosotros y
presiona el botón de la planta baja. Tan pronto como llegamos, Naz asiente otra vez.
Empezamos a alejarnos, adentrándonos al bullicioso casino, cuando me dirijo a
Naz—: Es un poco extraña la forma en que se adaptan a ti.
Parece divertido por mi evaluación. —Su servicio es de primera categoría.
Cualquier cosa que pidas, ellos harán que suceda.
—¿Cualquier cosa?
—Sí, cualquier cosa —dice—. Incluso hamburguesas de queso y tocino.
Me lleva directamente al restaurante… algún lugar de renombre mundial con un
nombre que no puedo pronunciar, dirigido por un hombre con un acento que asumo es
francés. Todo lo que se necesita es que Naz diga su apellido, Vitale, y entramos,
conducidos directamente a una pequeña mesa vacía en la parte posterior, justo mientras
un mesero desciende hacia ahí, trayendo platos de comida. Mi ceño se frunce al
deslizarme en el asiento que Naz saca, aturdida cuando depositan una hamburguesa
2 frente a mí.

04
Me fijo en Naz cuando se sienta, un plato idéntico al mío frente de él. —¿Pediste
por adelantado?
—Le mencioné al conserje que querías una hamburguesa de queso y tocino —
responde—. De manera que hizo que sucediera.
Es incomprensible para mí que nos estén esperando, pero no digo nada mientras
la mesera trae nuestras bebidas, del tipo no alcohólica.
Agarro la hamburguesa para darle un bocado. Tiene un sabor peculiar, amargo
como vinagre balsámico, y al final alguna especie de verde que me recuerda la espinaca.
Mastico el bocado lentamente a medida que aparto el pan y hago a un lado toda la
mierda con hojas. Mi mirada se desplaza alrededor de la mesa y frunzo el ceño.
—¿Qué está mal? —pregunta Naz. Encuentro su mirada. Viendo que me está
observando a medida que toma un bocado. A él parece gustarle, considerando que de
inmediato le da un segundo mordisco.
—No hay kétchup en la mesa.
—Usualmente no lo hay en lugares como este.
—Ese es el por qué me gustan lugares no como este —murmuro—. Porque ellos
tienen kétchup en la mesa.
Le hace un gesto al mesero, quien hace su camino hacia nosotros. Naz le dice que
nos traiga algo de kétchup y el hombre asiente, correteando para regresar un momento
más tarde con un pequeño cuenco lleno con lo, que espero, que ellos asumieron que es
kétchup, pero infernarmente se ve más como tomates guisados con forma de trozos. Le
meto el dedo para probar, arrastrándolo. Ahí está ese sabor a vinagre balsámico otra
vez.
—¿Qué está mal? —pregunta Naz de nuevo. Su voz tiene un pequeño tono de
impaciencia. Sacudo mi cabeza, empujando el kétchup a un lado, y levanto de nuevo
para tomar otro bocado. Puedo sentir los ojos de Naz mirándome, su pregunta
persistente sobre la mesa, mi mordisco no es suficiente para él—. Karissa, ¿qué está
mal?
—Nada —digo ofreciendo una tentativa sonrisa—. Está bien.
—No estás usando el kétchup.
—Sí, em… si puedes llamar a eso kétchup.
Se extiende y agarra el cuenco, haciendo justo lo que yo hice, sumergiendo su
dedo para probar. No hace muecas, ni sonido, pero cuando el mesero se acerca a
nuestra mesa extiende la mano y lo empuja hacia él.
2 El mesero salta, ojos bien abiertos, y toma el cuenco. —¿Algún problema, señor?

05 —Kétchup —dice Naz, su voz uniforme—. Pedí kétchup.


—Sí, esto es…
—No es kétchup —dice Naz, finalizando su oración—. Heinz 57 es kétchup. Esto
no. No sé qué demonios es esto, pero yo pedí kétchup, así que espero recibir eso.
El mesero se escabulle una vez más en tanto miro a Naz. Él continua comiendo,
inafectado, mientras el mesero regresa dentro de un momento con un nuevo cuenco de
lo que es indudablemente kétchup. Le agradezco, mirando el cuenco, dudando, cuando
Naz deja salir un exasperado suspiro. —¿Ahora cuál es el problema?
—Es solo esto, si alguna vez alguien fuera a envenenar tu comida, este podría ser
el momento —digo, mirando el kétchup.
—¿Crees que está envenenada?
—O al menos, escupieron.
Estoy preocupada por estar agobiándolo, no tratando de ser difícil. Agarro mi
hamburguesa para tomar otro bocado, resignada a solo forzarlo a bajar porque estoy
demasiada hambrienta para esta mierda, cuando Naz suelta una carcajada, alta y
genuina. Empuja su silla para ponerse de pie, tendiendo sus manos hacia mí. —Vamos.
Miro a su mano antes de encontrar sus ojos. —¿A dónde vamos?
—A obtener lo que realmente quieres.
Dejo mi hamburguesa y tomo su mano, siguiéndolo fuera del restaurante,
pasando nuestro mesero que se ve confundido. Damos un paseo alrededor, pasando
docenas de restaurantes, algunos con el nombre de algún chef famoso, antes que Naz
me tire dentro de un muy ocupado bar deportivo.
Este lugar es un mundo de diferencia del otro, como el día y la noche. El bar es
apenas un confinado caos, fuerte y brillante, con personas usando pantalones
vaqueros y gorras de béisbol, bebiendo cerveza y gritando a la televisión. El olor de
comida grasosa flota a través del aire, haciendo gruñir mi estómago.
Naz agarra una mesa muerta en el centro del cuarto, donde una mesera aparece
con menús. Ordeno una Coca, prácticamente balanceándome en mi asiento en tanto
Naz entrega los menús de vuelta. —Una cerveza. No me importa cual, solo de botella y
déjele la tapa. Y dos hamburguesas de queso y tocino.
La mujer garabatea la orden y se aleja con una sonrisa.
Cuando nuestras bebidas llegan, tomo un sorbo de mi Coca mientras él saca sus
llaves, usándolas como un abridor de botellas para quitar la tapa de su cerveza. Toma
2 un trago. Su cara se contrae con disgusto, su expresión haciéndome reír. —¿No es

06
buena?
—La cerveza nunca lo es —dice él, sosteniendo su botella hacia mí. Ofreciendo
un poco.
Vacilo. —¿Estás seguro?
—Es tu cumpleaños.
—Mañana.
—Suficientemente cerca.
—Aún no tengo veintiuno.
Sus labios se curvan con diversión en tanto la acerca más a mí. —Siento como
que habíamos tenido esta conversación antes. ¿Está mi pequeño pájaro enjaulado
teniendo dudas acerca de pecar conmigo en la ciudad del pecado?
—Por supuesto que no.
—Entonces tómala.
Agarro la cerveza y la tomo, haciendo una mueca repugnante, pero bebo un
segundo trago y la empujo de vuelta alrededor de la mesa hacia él antes de que alguien
me descubra.
La comida viene rápidamente, una jugosa hamburguesa fresca, goteando grasa
cuando le doy un mordisco. Está tan buena que gimo, dramáticamente poniendo los
ojos en blanco. —Ahora esto sí es una hamburguesa de queso y tocino.
La conversación es juguetona a medida que me lleno, dándome cuenta que él
solo come la mitad de su hamburguesa, de hecho llenándose con alcohol. Bebí suficiente
de su botella como para sentirme algo ebria, mi cabeza un poco confusa y mi cuerpo
ligero como si de alguna manera he aprendido a desafiar la gravedad y flotar en el
espacio.
Está bebiendo su cuarta cerveza cuando me recuesto en mi silla, observándolo
tranquilamente. Él es hermoso, de un tipo oscuro, la clase de belleza que es natural. No
lo intenta, y creo que eso es lo que más amo acerca de él, es solo así. Naz, con los bordes
ásperos y sonrisa levemente siniestra, es pasión pura y genuina, del tipo que hace que el
vello de mis brazos se ponga de punta en tanto mi columna vertebral simultáneamente
hormiguea. Puede ser aterrador, pero es francamente fascinante. Nunca he estado
alrededor de alguien que emane tanta influencia.
¿Cómo puede alguien, rodeado de un aire de peligro, hacerme sentir
completamente segura?

2
—Estás callada —dice, arqueando una ceja al devolverme la mirada—. ¿Qué
estás pensando?

07 —Solo estoy pensando sobre cuán hermoso eres —admito.


Ríe y baja su cerveza, empujándola a través de la mesa hacia mí, ofreciendo el
último pequeño trago. La agarro, resoplando, haciendo una mueca ante el caliente sabor
amargo. Naz saca su billetera y arroja un fajo de billetes, sin preocuparse por esperar la
cuenta. Nuestra mesera está tan ocupada que no la hemos visto en un rato, pero es más
que suficiente para cubrir lo que debemos.
Se pone de pie, arreglando su corbata, sigo su ejemplo, colocando mi brazo a su
alrededor cuando comenzamos a salir, dando un paseo hacia afuera sobre el piso del
casino.
—¿Sabes jugar al blackjack? —pregunta.
—No.
—Es muy básico —dice—. Debes juntar el valor de las cartas. Gana quién tiene el
valor más cercano a veintiuno. ¿Entiendes?
—Ajá, claro —digo, mirándolo peculiarmente. Realmente no lo entiendo—. ¿Por
qué?
—Porque estamos a punto de ir a apostar mucho dinero.
Lo miro, y empiezo a argumentar que legalmente no soy lo suficientemente
mayor para jugar en Las Vegas, pero una vez más no tiene sentido. Él evita todas las
mesas alrededor del piso principal, llevándome a otra parte del hotel, un casino dentro
de otro. Este lugar es elegante y exclusivo, tanto que tenemos que ser escoltados.
Llevándonos a un cuarto trasero, a alguna mesa privada de blackjack. Tan pronto como
estamos adentro reconozco una voz, buscando alrededor y viendo algunas caras
vagamente familiares. Todos los del avión están aquí, riendo y jugando.
Naz se sienta en la mesa junto a Raymond. Tan pronto como lo hace, un
hombre con enfoque de trabajo, duda, una punzada miedo en sus ojos cuando
tartamudea. —Señor, uh, Vitale, señor… su amiga…
—Novia —dice Naz. La palabra me hace parar, mi corazón latiendo tan rápido
que comienzo a marearme. Novia. Es la primera vez que él alguna vez me ha llamado de
esa manera. Una extraña especie de silencio cae sobre el cuarto, voces acalladas. Miro
alrededor a los hombres, viendo sus miradas curiosas. Ellos parecen tan afectados por
las palabras como yo—. Soy muy consciente de que ella no es lo suficientemente mayor
como para hacer apuestas, pero es mi amuleto de la buena suerte, así que si ustedes van
a negarme su presencia, entonces me veré forzado a apostar mi dinero en otro lugar.
—No hay problema —dicen los hombres, retrocediendo tras la amenaza—.
2 Estamos felices de aceptarla.

08 Hago una pausa detrás de Naz, nerviosamente siguiendo el ejemplo de los


demás. Algunas mujeres permanecen en la sala, a un lado. La rubia de Raymond se
para detrás de él, frotando sus hombros atentamente, mientras él apenas parece
recordar que ella está ahí. Sin embargo, Naz agarra mi brazo, estirándome hacia él.
Parpadeo un par de veces, sorprendida, cuando me pone en su regazo. Me acomodo,
recostándome contra él, tratando de no bloquear su vista para que vea lo que está
haciendo. Un par de los otros chicos le lanzaron miradas peculiares, pero nadie dice
nada ya que él está repartiendo.
A pesar de que me dijo las reglas del juego, por un momento me es difícil
comprender lo que ocurre. Estos hombres obviamente lo hacen a lo grande, cada
movimiento con rapidez, fichas blancas, amarillas, y marrones lanzadas alrededor valen
miles de dólares, muy poco se habla en el modo de juego. Charlan sobre tonterías,
usando sus manos para señalar la forma en que quieren jugar. Observo a Naz, tratando
de contar sus cartas, pero él me distrae, su respiración acariciando mi mejilla, sus labios
encontrando mi cuello periódicamente entre apuestas.
No sé cómo demonios puede concentrarse.
Las bebidas fluyen en los hombres. Naz me ofrece tragos de la suya, y nadie dice
una palabra. Ellos juegan y juegan, bromeando, tirando miles de dólares por los que
ninguno de ellos parece parpadear. La noche avanza mientras me susurra,
preguntándome qué debería hacer un par de veces. Sé que sabe mejor que yo, pero
juego un rato, dándole mi opinión. Escucha cada vez, riendo cuando le doy el costo
malditamente cerca de todo, al igual que lo divierte.
El alcohol me afecta después de un rato, mi trasero se siente entumecido de estar
sentada en esta silla. Debo ser pesada en el regazo de Naz, por lo que me levanto. Naz
se detiene a mitad de juego para mirarme cuestionadoramente.
—Necesito estirar mis piernas —digo, mirando alrededor—. ¿Dónde está el
baño?
—Ah, justo bajando el pasillo —dice Naz, señalando hacia una puerta.
—Le mostraré —interviene la rubia, sus ojos encontrando los míos mientras
sonríe—. Te lo mostraré.
Naz regresa a su juego. —Ella te mostrará.
Sigo a la mujer fuera del cuarto y hacia el baño justo bajando el pasillo, como Naz
dijo. Pude haberlo encontrado fácilmente por mi cuenta. La mujer me siguió al baño,
comprobando su maquillaje y esponjando su cabello. Estoy tratando de hacer pis en paz
mientras ella trata de sostener una conversación a través de la puerta. —Entonces, tú y
2 Vitale, ¿eh? Eso es interesante.

09 —Sí… ¿Por qué es interesante?


—No lo sé, simplemente lo es —dice—. No trae mujeres por aquí… nunca. Llevo
cinco años con Ray y nunca he visto a Vitale con una.
Me gusta pensar que estoy por encima de chismes, pero mi interés se despierta.
Me acerco al lavadero para lavarme las manos. —Naz es solo una persona reservada.
Sus ojos se abren ampliamente. —¿Naz?
—Sí, Naz —digo—. ¿No es así como todo el mundo lo llama?
Sacude su cabeza, mirándome como si estuviera inestable. —Es siempre Vitale…
o Ignazio, si son cercanos. Nunca Naz.
Mi ceño se frunce. —¿Estás segura?
—Sí —dice—. Ray algunas veces lo llama así en privado, viejos hábitos, ¿sabes?
Pero no enfrente de Vitale. Es una especie de herida en carne viva, supongo, por lo que
lo tratan con delicadeza. No estaba por aquí cuando eso pasó…
Sus palabras solo me confunden más. —¿Cuándo pasó qué?
—Cuando perdió a su familia. —Solo la miro, no teniendo idea de qué está
hablando. Y parece darse cuenta. Ella palidece, dando un paso lejos del lavadero en
tanto fuerza una sonrisa en los labios rojo cereza—. Probablemente deberíamos volver.
Quiero preguntarle más, preguntarle a qué demonios se refiere con eso. Por qué
se trata de una herida en carne viva y qué sucedió con su familia, una de la que él nunca
habla, pero sé que tiene razón. Deberíamos volver. Y a Naz no le gustará que ella me
haya hablado de esto, sea lo que sea que es esto.
Estamos regresando cuando ella me sonríe. —Por cierto, soy Brandy.
—Karissa —digo—. ¿Así que tú y Raymond han estado casados por cinco años?
Se ríe. —Oh, nosotros no estamos casados. Sin embargo, hemos estado juntos ese
tiempo.
—Oh… pensé que lo estaban.
Se detiene en la entrada a la sala donde nos esperan, lanzándome una mirada
peculiar. —Él lo está. Solo soy su novia.
Brandy toma su lugar de vuelta en la silla de Raymond, sus manos sobre sus
hombros. Ella se inclina, colocando un suave beso en su mejilla, pero él se aparta,

2 demasiado concentrado en el juego de cartas para prestarle alguna atención.


Dudo por un momento, observándolos, mi estómago se anuda cuando se me
10 ocurre que esta chica es su amante. Parece tan linda, y no estoy en lugar de juzgar, pero
me preocupa.
Demasiado.
Mi mirada se desplaza a Naz.
Me pregunto qué significa ser su novia.
Como puede sentir mi mirada, su cabeza gira en mi dirección. Frunce el ceño
cuando me ve, hay preguntas en sus ojos. Le sonrío, haciendo a un lado mi
preocupación, pero ya se ha dado cuenta de mi cambio de estado de ánimo.
Lanzado sus cartas hacia abajo, se pone de pie. —Estoy fuera.
—¿Ya? —pregunta Raymond, sorprendido.
—Estoy por debajo de treinta grandes —dice Naz—. Eso es probablemente una
señal.
—¿Una señal de que tu amuleto de la buena suerte no es tan bueno como
pensabas? —dice un chico en broma. Uno que reconozco del avión, el mismo quien lo
molestó en el camino hacia aquí. A Naz no le hace gracia ni para responder en tanto le
paga de inmediato. Desliza su dinero, sin molestarse en despedirse.
Naz está a mitad de camino de alcanzarme cuando Raymond ríe secamente. —
Strike dos.
Eso hace que la expresión de Naz se suavice un poco.
Llega hasta mí, toma mi mano, y me lleva con él hacia la salida. No dice nada
hasta que estamos solos en el pasillo, lejos de los ojos curiosos. Se detiene, girando hacia
mí, arqueando sus cejas. Su expresión es tan seria que la evito. —¿Qué te dijo?
—¿Qué?
—Me estás mirando como si pensaras que quizás no me conoces —dice—. ¿Qué
te dijo esa chica?
Me aturde la facilidad con la que me lee.
Tartamudeo por un momento hasta que extiende sus manos, acunando mis
mejillas y obligándome a mirarlo. —Dime.
—Nada realmente. Solo dijo que nadie te llama Naz, no desde… que perdiste a
tu familia.
Espero ira, hacia ella, a mí, o a alguien. De hecho, lo que veo es dolor. Un ligero
estremecimiento en sus ojos que se cierran, como si lo que dije le afecta tanto que no
2 pueden ni siquiera mirarme.

11 Permanece de esa manera por un momento, pero se desvanece cuando abre sus
ojos de nuevo. Suelta mi cara y agarra mi mano, estirándome para presionarme contra
su pecho. —Te dije qué pasó.
Las cicatrices.
Mi pecho se tensa con esas palabras. La culpa me regaña por sacar ese tema.
Comienzo a disculparme, a cambiar el tema, pero silencia mis palabras inclinándose y
besando mis labios. Es suave y dulce, sin prisa, en tanto arrastra su lengua a lo largo de
mi labio inferior antes de encontrar la mía. Gimo en su boca, ganándome una suave risa
cuando finalmente se aleja.
17
Traducido por Aimetz Volkov
Corregido por Jasiel Odair

Naz permanece en silencio en tanto nos dirigimos hacia arriba, tan cerca que
puedo oler su perfume, pero lo siento a mil kilómetros de distancia. Está perdido en su
mente, consumido por pensamientos que no puedo empezar a entender.
Cuando llegamos a la suite, hay fresas cubiertas de chocolate esperando sobre la
mesa, y una botella de champaña en una fresca hielera. Obviamente planeaba algo, pero
lo ignora siguiendo adelante y dirigiéndose arriba.
Lo sigo en silencio, guardando distancia para darle algo de espacio, y finalmente
entramos al dormitorio principal. Se acerca a mí, tranquilo cuando habla—: ¿Me amas?
—Sabes que lo hago.

2 —Dilo —dice, su voz se hace más baja—. Dime que me amas.

12 —Te amo.
Acuna mi mejilla. —Repítelo.
—Te amo.
Su mano se desplaza más bajo, envolviendo mi garganta. —Otra vez.
—Te amo.
Aprieta ligera pero no dolorosamente, lo suficiente como para hacerme jadear. —
Otra vez.
Mi voz es apenas un murmullo cuando las palabras salen. —Te amo, Ignazio.
Su expresión se endurece cuando digo su nombre, sus ojos se oscurecen. El
monstruo está acechando, mirándome por detrás de su máscara. Quiere salir. Quiere
que juegue con él.
Sin embargo, no dice nada y suelta mi cuello. Su mano se desplaza hacia mi
pecho, a través de mis senos. Anda a tientas por la tela antes de llegar y agarrar los
botones de mi camisa, tirando de ella. Levanto mis manos en el aire, dejando que la
quite. Desabotona mis pantalones, bajando la cremallera, y doy un paso fuera cuando
los baja.
Lentamente, sus ojos me escanean desde la cabeza hasta la punta de mis pies
antes de regresar. Encuentra mi mirada en tanto da otro paso hacia adelante, de pie
justo en mi contra. Puedo sentir el calor emanando de él, su perfume embriagante.
Me hace marear.
—Si pudieras leer mi mente... —hace una pausa, riéndose oscuramente—.
Podrías estar temblando.
Casi tiemblo por la insinuación. —¿Qué estás pensando?
Camina a mí alrededor, deteniéndose detrás y apartando mi cabello. Una mano
agarra mi cadera, estirándome hacia él al inclinarse para besar mi cuello.
—Estoy pensando que la única forma en la que posiblemente podrías ser más
perfecta en este momento —dice contra mi piel—, sería si te estuviera follando tan duro
que la gente en la recepción pudiera escuchar tus gritos.
Eso lo hace.
Tiemblo, pero todavía no ha terminado.
»Quiero empujar tus límites, Karissa. Presionarte tanto, tan lejos, que me odies
por ello.
2 —Nunca podría odiarte.

13 Tan pronto como lo digo, su mano está alrededor de mi cuello una vez más,
tirando de mi cabeza, forzándome para volver a mirarlo. —No digas eso si no hablas en
serio.
—Lo digo en serio —susurro—. Te amo.
Me mira fijamente por un momento antes de inclinarse para besar mis labios,
tirándome hacia atrás casi tan dolorosamente de manera que puede alcanzar mi boca.
—Te amo, demasiado. Prométeme que recordaras eso.
—Lo prometo.
—Bien —dice—. Porque estoy a punto de follarte como no debería.
Mi voz es un poco más que un tembloroso jadeo. —De acuerdo.
—Recuerda tus palabras de seguridad.
—Lo haré.
Suelta mi garganta y retrocede un paso. Me quedo quieta, tratando de no temblar
y mirar sobre el hombro para verlo desanudar su corbata oscura.
—Y si realmente me amas —dice, quitándose la corbata antes de mirarme otra
vez. Luce furioso. Su mirada de enojo, el tono helado de su voz, hace que mis rodillas se
vuelvan blandas. Ahora, definitivamente, estoy temblando—. Si lo dices en serio, te
resistirás.
Mis labios se abren, la respuesta en la punta de mi lengua queriendo salir. Jadeo,
alarmada, cuando Naz rudamente me agarra y arrastra hacia la cama, empujándome
sobre mi estómago.
No hay nada amable sobre su agarre, nada amoroso o agradable cuando me toca.
Fuerza mis brazos a mi espalda, envolviendo la corbata firmemente alrededor de mis
muñecas, amarrándolas juntas. Lucho cuando me restringe, pero es demasiado fuerte y
rápido como para detenerlo físicamente. En el momento en que mis brazos están
asegurados, lo oigo forcejear con su cinturón, mi corazón se acelera con el ruido
metálico de la hebilla.
No me lastimará.
Lo sé.
Me ama.
Lo recuerdo.
2 Pero es difícil pensar y asimilar, cuando tienes a un hombre del doble de tu
14 tamaño, una bestia, un monstruo, acorralándote.
Así que no pienso.
Siento.
Y siento que tengo que pelear con él.
Pateo, resistiéndome y gritando para que se aparte. No funciona. Por supuesto
que no. Le entra por un oído y sale por el otro. Su agarre se hace más fuerte, su apretón
más áspero. Soy su juguete favorito, lo sé y está a punto de ver lo que se necesita para
romperme.
Sin embargo, no lo dejaré.
No puedo.
No me romperá.
Me las arreglo para rodar sobre mi espalda, mis manos debajo de mí y me
esfuerzo para levantarme y sentarme antes de que pueda pensar en detenerme. Estoy a
punto de levantarme cuando arranca su cinturón, haciendo que me tense.
Haciéndome estremecer.
Mi reacción le obliga a hacer una pausa por una fracción de segundo, solo lo
suficiente para darse cuenta, antes de que vuelva a mí. No vacila, no me pega, en
cambio me obliga a volver sobre mi estómago, tirando a un lado la correa,
descartándola. Me acorrala allí con el peso de su cuerpo, abrumándome.
—¿Qué diablos te pasa? —pregunto, un gruñido en mi voz que aún me
sorprende. No contesta. No habla. Solo un tipo de mirada helada, él ni siquiera me
reconoce.
Su cuerpo es pesado al empujar mis caderas, luchando contra él. Arranca mis
bragas, no molestándose en quitarlas, la tela alrededor de mis rodillas haciendo que sea
difícil patear. Un brazo se desliza alrededor de mi cintura, tirando rudamente mis
caderas fuera de la cama, obligándome a ponerme de rodillas con el trasero en el aire.
»Déjame ir —gruño, luchando en sus brazos y casi a punto de escapar, pero
aprieta su dominio.
Busca a tientas en su ropa, no desnudándose, solo sacándose del confinamiento
de sus pantalones. —Prepárate.
—Que te jodan.
Las palabras están apenas en mis labios cuando se introduce… tan duro,
2 profundo y abrupto, que gimo por ello. Mi cara es forzada contra el colchón una y otra

15
vez, amortiguando mis gritos a medida que me penetra. Un brazo se mantiene
firmemente a mí alrededor para sostenerme en el lugar, la otra mano presiona sobre mi
espalda, entre mis omoplatos. Estoy atrapada pero me muevo, retirando mis caderas,
peleando con él, hasta que se entierra profundamente y se aleja demasiado, escapando
de mí.
Lamento esto tan pronto como sucede, sintiendo el vacío, el dolor ya creciendo,
pero reacciono instintivamente. Esto es luchar o huir, y luchar no está funcionando. Su
dominio se debilita cuando aparta su mano de mi espalda en tanto jadea al introducirse.
Antes de que pueda hacerlo, me alejo.
Me deslizo, jadeando, y me obligo a levantarme. Sin embargo, no pensé en esto.
Mierda.
Estoy jodida.
No puedo correr.
Apenas puedo caminar, solo doy unos pasos antes de casi caerme. Grito cuando
me tropiezo, pero Naz se apodera de mí, lanzándome enseguida a la cama antes de que
pueda caerme de bruces al suelo.
Se ríe, obligándome a volver a la posición. —¿En serio crees que podrías
escaparte tan fácilmente?
Está burlándose de mí, como si mis intentos fueran débiles, como si yo soy débil,
como si simplemente no hubiera ejercido ni malditamente cerca toda mi energía en
hacer lo que hice.
Tal vez no me hizo daño físicamente, pero mierda si no me afecta.
Adrenalina surge en mi interior, la ira y vergüenza me abruman. ¿Quiere una
pelea? Le daré una. Lucho con todas mis fuerzas, siento un ardor en las muñecas
cuando su corbata roza mis muñecas, los nudos no se aflojan ni en lo más mínimo.
—Desátame —exijo cuando se empuja en mi interior otra vez. Quiero decir más,
pero la sensación me hace momentáneamente estar sin palabras. Joder, él se siente
bien...
—Desátate.
—Lo estoy intentando. —Me muevo contra la restricción un poco más—. ¿Por
favor? Simplemente afloja los nudos.
Se ríe de nuevo. A carcajadas. Tan bien como se siente, está empezando a

2 molestarme.
—Sabes que, bien, lo que sea —gruño—. ¿Crees que eres tan rudo? Incluso no
16 puedes pelear limpio. Tú eres el único débil aquí. Maldito cobarde. Patético.
No sé de dónde viene el arrebato, pero funciona. Naz agarra mis brazos
rudamente, tirando de la restricción al desatar mis muñecas. Tan pronto como mis
manos están libres, me da la vuelta de manera que estoy sobre mi espalda y él sobre mí.
Me encuentro con sus ojos. Ansiedad se desarrolla dentro de mí, mezclada con
un toque de emoción. Su expresión es terrorífica. No dice nada, pero lo expresa en todo
su rostro.
Hará que me arrepienta de lo que dije.
Mis piernas se arrastran sobre sus anchos hombros en lo que despiadadamente
martillea mis entrañas, golpeando y golpeando. Su mano está en mi garganta,
presionando contra mí yugular, haciéndome marear mientras me folla brutalmente.
Y me folla.
Y me jode.
Su agarre es tan fuerte que creo que aún lo sentiré mañana, sus huellas se marcan
en mi piel en profundos tonos de negro y azul a medida que invade mi cuerpo,
anulando mis entrañas. Peleo con él, tratando de dejar caer mis piernas, ante cada
empuje dolorosamente profundo. Araño su mano, empujando contra su cuerpo,
luchando contra su agarre. Clavo mis uñas, dejando marcas sobre su espalda,
haciéndolo sangrar, lo cual no lo desconcierta ni un poco.
Parezco estar más nerviosa por esto que él.
No importa lo que haga, me somete, mucho más fuerte, mucho más duro. No
puedo dominarlo. No puedo ganar. Mi frustración llega a esa comprensión hasta que
hago puños con mis manos y golpeo su pecho con todas mis fuerzas.
Le pego tan fuerte que lo escucho, tan duro que me duelen los nudillos. Tan
pronto como mi puño conecta, la fuerza parece rebotar a través de nuestros cuerpos,
tensando mis músculos.
Oh mierda.
Toma bruscamente mi mano en tanto se inclina, tan cerca que nuestras narices se
tocan. Mi corazón se acelera. Estoy esperando veneno. En cambio, me sorprende con un
beso.
—Eso es, cariño —dice contra mis labios—. Pelea conmigo antes de que te folle
hasta la muerte.

2 Creo que sería capaz de eso, pero he ido muy lejos para admitirlo en voz alta. Me
estoy poniendo histérica, sobrecargada emocionalmente. —No eres suficiente hombre.
17 Gime, besándome otra vez, sus labios tan brutales como el resto de él. Jesús, le
gusta esto. Eso me desconcierta por un segundo. El sexo con él siempre es apasionante,
¿pero esto? Esto es intenso. Está en completo control de mi cuerpo, pero puedo decir
que perdió el control de sí mismo. Este no es Naz. Este es el monstruo, totalmente
desnudo.
Este es Ignazio Vitale.
Me ama. Aún así, intento recordármelo. Ni siquiera quiero olvidarlo. Pero este
hombre golpeando mi cuerpo, el único agarrando mi garganta, me jode como si me
odiara, como si mi vida estuviera en sus manos.
Como si no tuviera ningún reparo en torturarme si lo estima conveniente.
Es traicionero.
Es aterrador.
Entonces, ¿por qué lo disfruto tanto?
—Oh Dios —susurro, mi voz tensa, mi visión borrosa. Puedo sentir las lágrimas
y la presión amontonándose... Siento como si estoy a punto de estallar. Soy un alambre
vivo, soltando chispas por cada parte que toca. Es electrizante. Mis manos encuentran
su camino en su cabello, agarrándolo, tirando de él. No sé si empujar o estirar, rogarle
que se aleje de mí o que me dé mucho más.
Cerrando los ojos, arqueo mi espalda empujando mis senos contra su pecho
cuando las convulsiones violentamente desgarran a través de mí. Se me escapa un grito
estridente, estrangulado por su mano en la garganta, pero lo suficientemente alto para
hacer vibrar mis oídos. Sin embargo, no le afecta, no se detiene, no lo toma con calma.
El orgasmo me desgarra entera, tomando mi inquietud, mi ansiedad y mis ganas
de luchar. Voy a la deriva en una nube de éxtasis, mi cabeza y cuerpo finalmente
sucumbe a él. Ya no me resisto, aunque todavía está siendo rudo y físicamente lo está
pidiendo.
Oh Dios, me rompió.
Me rompió.
Pero no tenía ni idea de que podría sentirse tan bien.
Lágrimas se escapan de la comisura de mis ojos, las besa para secarlas mientras
susurra—: Recuerda. —Sé que podría detenerlo con una simple palabra, y tal vez por
eso no lo digo. No quiero que se detenga. Quiero ser suya. Deseo ser su todo. Quiero
que me tome y pertenecerle, que me utilice y abuse de mí, porque piensa que tiene
2 control y ahora sé que es lo que ansía. Quiero jugar su juego con él, porque sé que una

18
sola sílaba de mis labios lo detendrá al instante, y si eso no es un poder real, no sé qué lo
es.
Horas o días. Minutos o segundos. No sé cuánto sigue así, cuánto tiempo sigue
con este juego. Solo recuerdo existir en el momento hasta que el mundo se desvanece a
mí alrededor hasta quedarme dormida.
Y entonces me despierto.
La habitación está inquietantemente oscura, bañada en una especie de brillo
neón, mientras las luces de la calle brillan a través de la ventana, las cortinas abiertas.
Me siento, haciendo una mueca por el dolor. Mi cuerpo se encuentra resentido y
adolorido; estoy desnuda y sucia. Siento que corrí una maratón y colapsé directamente
sobre la cama.
No estoy segura de poder caminar en este momento.
Mis putas piernas están dormidas.
A través de la habitación, bañado en las luces verdes y doradas del resplandor
del edificio, se encuentra Naz, mirando por la ventana, completamente vestido.
¿Ni siquiera se quitó la ropa?
Está completamente inmóvil, como si fuera un accesorio de la habitación. El
único signo de vida es el ascenso y caída de su pecho, una respiración sutil e innata. No
es intencional. Solo está sucediendo.
De hecho, no está haciendo nada.
Pensé que me rompió en el momento, pero me equivoqué. Creo que en cambio
me despertó, como si mi vida hasta ahora ha sido nada más que un sueño monótono y
me enseñó la realidad al abrir los ojos. Nunca me sentí tan viva. Pero cuando lo miro,
parece roto. Es como si un hilo fue cortado, algo se fracturó, desconectando al hombre
que conozco del cuerpo frente a mí.
El monstruo salió. Lo vi. Jugué con él. Le di la bienvenida en mi interior, y no lo
aparté.
Pienso, mirando a Naz, que el monstruo decidió quedarse.
—¿Naz? —digo en voz alta; pero no reacciona, como si no me oyera. Mi voz cae
más bajo, un susurro preocupado—: ¿Ignazio?
Se mueve.
Gira su cabeza, sus ojos sobre mí a través de la habitación. Tras mirar de nuevo y

2 rápidamente a la ventana, camina hacia la cama. No habla, desabrochando lentamente


su camisa en tanto se acerca. Lo observo, la tela desgarrada, las manchas de sangre
19 salpicando las mangas. Jadeo ante esto cuando se saca su camisa, viendo las heridas
profundas y las marcas de los arañazos por los fuertes brazos.
Estoy alarmada. Creo que podría haberlo herido más de lo que me lastimó.
Se desviste en silencio antes de subir a la cama, moviendo su cuerpo así está
encima de mí. Huele mi cuello, colocándose entre mis muslos. Sin ni una palabra, se
desliza dentro.
Las primeras penetraciones son suaves, seguidas por una incómodamente
profunda. Jadeo, mi voz tensa se aferra a él y grazno—: Amarillo.
Frena sus empujes hasta que se está moviendo apenas, cubriendo mi cuerpo con
el suyo, haciéndome el amor. Lo siento en cada célula de mi cuerpo, escuchando como
jadea y gime en mi cuello, su cálido aliento abanicando contra mi piel. Durante las
relaciones sexuales, generalmente permanece en silencio; a menos que esté burlándose
de mí, pero lo escucho ahora... su aliento inestable y tensos gemidos. Envuelvo mis
brazos firmemente a su alrededor, girando alrededor de mis dedos los rizos suaves en
su nuca. Esto es dulce, dulce... tan jodidamente dulce mientras traza besos a lo largo de
mi mandíbula antes de apartarse lo suficiente para mirarme.
Aún no dice nada, pero sus labios se curvan, la sonrisa suave que ofrece en la
oscuridad, aclara las cosas entre nosotros. Es hermoso. Tan hermoso.
Eso es todo.
Él es todo.
Finaliza dentro de mí, todavía mirándome fijamente, una mirada de éxtasis en su
rostro que me maravilla. Sus labios se abren, los párpados caídos, cuando el susurro
más suave de un gemido se escapa en forma de mi nombre. —Karissa.
Después quedamos tendidos, yo bocabajo sobre la cama, la manta envuelta a mí
alrededor. Estoy medio dormida, exhausta y satisfecha, cuando siento su tacto, ligero
como plumas sobre mi espalda, sus dedos cosquilleando a medida que acaricia mi piel.
Cierro mis ojos, la sensación hace que se me curven los dedos de los pies en lo que me
muerdo el labio inferior, resistiéndome a soltar una risita.
Está dibujando algo, o escribiendo sobre mí... qué, no sé. Intento seguir el patrón,
el sentido de sus movimientos, en tanto mi piel se eriza.
—¿Qué estás haciendo? —susurro, no del todo sorprendida cuando no responde
mi pregunta. Sigue los patrones de dibujo durante unos pocos minutos, casi
arrullándome para dormir, antes de inclinarse y presionar un beso suave entre mis
2 hombros. Envuelve sus brazos a mí alrededor, me coloca de lado hacia él, mi espalda

20
contra su pecho caliente.
—Conectaba los puntos —dice en voz baja—. Tus pecas son como las estrellas.
Cuentan una historia, dependiendo de cómo conectarlas.
Sonrío internamente mientras toma mi mano, entrelazando nuestros dedos. —
¿Qué te contaron?
—Me dijeron que eres hermosa —dice—. Y que soy un suertudo hijo de puta por
tenerte toda para mí.
18
Traducido Por Lilizita15
Corregido por Eli Mirced

Me paro enfrente de un gran espejo, estirando mi vestido, tratando de adecuarlo


a mi cuerpo. Se siente más ajustado de lo que recuerdo, y deja a la vista más piel de la
que usualmente muestro. Ya estoy lista, mi cabello recogido y maquillada, mis labios
con un matiz rojo sangre como mi ropa.
Esta luz, hace que mi piel luzca más pálida, al igual que la porcelana.
Levantando mi polvo compacto, aplico un poco más de luz sobre mi cuello,
cubriendo nerviosamente el débil matiz blanco y azul. No me duele y no me molesta
mucho, pero me preocupa por los demás.
Sé cómo luce.

2 Sé lo que todos los demás pensarán.

21 Estoy perdida en mis pensamientos, mi mente a la deriva de vuelta a la noche


anterior, cuando capto brevemente una forma en la puerta detrás de mí. Mi atención
pasa al reflejo de Naz en el espejo, y estoy momentáneamente asombrada.
Nunca lo había visto tan casual antes.
Oscuros pantalones holgados y un cinturón, camisa blanca con una chaqueta
azul medianoche arropando su tonificado cuerpo. No se ha afeitado, y quizás es mi
imaginación, pero su cabello luce más fuera de lugar que lo usual. Mientras estos
pensamientos atraviesan mi mente, pasa una mano a través de sus rizos, confirmando
mis sospechas.
Está despeinado.
Es sexy.
Tan jodidamente sexy.
Pero no es a lo que estoy acostumbrada. Él siempre lleva un aire de perfección
consigo, todo en orden y bajo control. Este hombre delante de mí es caos organizado, lo
que se filtró a través de las grietas cuando se fracturó su armadura.
Lo miro fijamente por un momento, sintiéndome ligeramente nerviosa.
Desapareció la mayor parte del día, dejando que me entretuviera sola. Sin saber adónde
había ido o por qué, pero me sentí feliz cuando regresó. Las cosas se sienten mucho más
frías cuando no está alrededor. —Ignazio.
Entra en el baño, su mirada fija en la mía en el espejo. —¿Hay alguna razón para
que me llames así?
—Es tu nombre —digo mientras me pongo los aretes—. Es como todos te llaman.
—Generalmente me llaman Vitale. —Se detiene detrás de mí—. Y tú no eres
como todos ellos.
Se acerca, apoyando sus manos en la base de mi cuello a medida que gentilmente
roza con su pulgar la magulladura de mi cuello. No dice nada, pero las palabras están
escritas en sus profundos ojos oscuros y sus labios fruncidos. Nunca había visto esto
antes, pero parece casi arrepentido.
Sin embargo, no se disculpa. Libera un suspiro, presionando su mejilla contra mi
cabello mientras relajo mi espalda contra él. Observo su reflejo cuando cierra los ojos,
sosteniéndome.
Esto es particularmente íntimo.
2 Luce tan vulnerable.
22 Permanezco quieta, solo mirándolo, enamorándome más a cada segundo que
pasa.
—Ven, cumpleañera —dice finalmente—. La noche espera.
Los diecinueve no se sienten diferentes a los dieciocho. No es que esperara que lo
hiciera, pero es extraño. No se siente como si fuese mi cumpleaños. Supongo que cada
día es una ocasión especial cuando estás con un hombre como este.
Naz me lleva hacia el casino, sosteniendo mi mano mientras paseamos por él. No
puedo apartar los ojos de él, y lo nota, riendo después de algunos minutos y
codeándome suavemente. —¿Qué te sucede esta noche?
—Nada, solo estoy… sorprendida.
—¿Acerca de qué?
—De ti —digo—. Estoy acostumbrada a los trajes sofisticados.
—Sí, bueno, los trajes son para negocios.
—¿Y vaqueros son para qué? ¿Placer?
Él sonríe. —Algo como eso, aunque la ropa tiende a ser opcional en ese caso.
Nos dirigimos de vuelta a la misma área en la que estuvimos anoche, un amplio
patio rodeando una mansión elaborada. Luce como una villa italiana, como si
hubiéramos sido extraídos directo de las Vegas y empujados dentro de Bajo el Sol de
Toscana. El aroma de las flores con un toque de limón se adhiere al aire en el vidrio que
encierra la propiedad. Es impresionante.
El brillo del anochecer se siente bien en mi rostro al sentarnos en el patio.
Oscurecerá pronto, las luces ya brillan intensamente en el edificio, pero estoy
disfrutando de lo que queda de calidez en tanto me es posible.
Naz se sienta enfrente de mí, ordenando por ambos, pidiendo una botella de
vino. Nadie aquí lo cuestiona.
Tal vez tener diecinueve es diferente.
Quizás luzco lo suficientemente mayor para beber esta noche.
O puede que él es demasiado intimidante como para que le pregunten dos veces
cuando pide algo.
Comemos y bebemos, hablamos y reímos, el aire alrededor de la mesa se relaja.
Hay otras personas alrededor, estoy segura, pero no puedo ver a nadie, ni escucharlos.
Estamos escondidos en un espacio aislado donde nada más parece existir.
2 —Siempre he soñado con ir a Italia —digo, recostándome en mi silla mientras
23 miro alrededor. Puedo sentir el alcohol hirviendo a fuego lento en mi torrente
sanguíneo, relajando mi cuerpo y poniéndome a gusto.
Su voz es tranquila cuando murmura distraídamente—: Lo sé.
Casi pregunto cómo podría saberlo, pero es inútil. ¿Qué es lo que este hombre no
sabe? —¿Has estado allí?
Asiente, tomando un trago de su bebida. —Hicieron un trabajo decente
recreándolo, pero nada coincide con la realidad.
—Apostaría a que es como el cielo.
—Lo es —dijo—. Te llevaré algún día.
—¿Al cielo?
Él sonríe. —A donde quieras ir.
Puedo decir que está hablando en serio, suena sincero. —No podría pedirte eso.
—Lo sé —dijo—. Por eso lo ofrecí.
Naz le hace señas al mesero cuando el hombre se detiene afuera, y le dice que
nos traiga cualquier postre de chocolate del menú. Algunos minutos después, algún
tipo de cosa achocolatada está sobre la mesa delante de mí. No tengo idea de qué es,
pero es cremoso y delicioso, una de las mejores cosas que he probado. Estoy llevándolo
a mi boca cuando Naz dice tranquilamente—: Estoy enamorado de ti, Karissa.
Me congelo con una cucharada a medio camino hacia mi boca y miro al otro lado
de la mesa en su dirección. —Yo también te amo.
—No, yo no solo te amo —dice—. Estoy enamorado de ti.
Su voz suena tan seria que vuelve mi piel de gallina. —¿Hay alguna diferencia?
—Si la hay —dice—. Cuando amas a alguien, deseas lo mejor para ese alguien…
pero cuando estás enamorado, lo quieres solo para ti. Y no siempre es la misma cosa.
Solo porque te amo, no significa que sea lo mejor para ti… porque no lo soy. No es fácil
de arreglar. Porque sé que debería dejarte ir, que te alejes de mí en este preciso
momento, pero no puedo hacerlo. No puedo. Soy egoísta, y estoy enamorado de ti, y no
anhelo nada más que mantenerte solo para mí.
—No quiero alejarme de ti. No lo haría.
—No lo digas a menos que sea la verdad.
—Lo juro —digo—. Lo decía en serio cuando te pedí que te quedaras esa noche,

2 y también ahora. Además, estoy enamorada de ti.


—¿Alguna vez has pensado en el futuro? —pregunta.
24 —Todo el tiempo.
—¿Qué es lo que ves?
—No estoy segura —admito, girando mi cuchara alrededor del chocolate de-lo-
que-sea-que-esto-sea—. No estoy siquiera segura de lo que me espera al volver a Nueva
York. Si no tengo mi beca, ni siquiera podré asistir a la universidad.
—No te preocupes por eso.
—¿Cómo no? —pregunto—. Ya no me siento segura acerca de nada… nada
excepto por ti, de cualquier manera. Eres lo único de lo que estoy segura. Sé que te
quiero… te necesito. Sé que te amo. Ya nada más realmente tiene sentido.
—No lo digas a menos…
—A menos que lo diga en serio —murmuro, interrumpiéndolo—. Créeme, lo
digo de verdad.
—¿Quieres saber que veo en el futuro? ¿Qué veo para ti?
Lo miro a los ojos. —¿Qué?
—Te veo teniendo todo lo que has anhelado —dice—. Todo lo que has soñado.
Ropa, zapatos, casa, autos… barcos.
Río. —¿Barcos?
Se encoge de hombros. —Es posible que quieras uno, ya sabes, llevar uno por el
canal de Venecia cuando algún día visites Italia.
—Está bien, te concederé eso —digo—. Aunque en realidad no necesito todo eso.
—Pero puedes tenerlo —dice—. Cualquier cosa que quieras en tu vida. Puedes
terminar la universidad y construir tu vida tal como quieres que sea. Una familia,
niños… cualquier cosa que quieras. Lo veo para ti.
Sonrío. —Suena hermoso.
—Puede ser —dice tranquilamente—. Si Dios quiere, lo será.
—¿Eso te incluye?
—¿Eso deseas?
—Por supuesto. Renunciaría a todas las otras cosas si eso significa que podría
tenerte.

2 Me mira fijamente en silencio por un momento, no responde a nada de lo que he


dicho, antes de acercar lentamente su mano hacia su chaqueta. Saca una pequeña caja
25 de terciopelo, y cada musculo en mi interior se congela ante lo que veo. Mi corazón se
sobresalta antes de latir normalmente de nuevo, ha sido impresionado por la acción,
latiendo frenéticamente contra mi caja torácica.
Oh, mierda.
Oh, mierda.
Oh, mierda.
Sin decir una palabra, abre la caja, el último poquito de luz solar llega al
diamante con forma oval del anillo. Lo observo boquiabierta mientras brilla en la luz.
No sé nada sobre joyería, no podría salvar mi vida adivinando los quilates, pero sé lo
suficiente como para decir que es extravagante.
Él no dice nada.
Yo no digo nada.
Baja la mirada a la caja en su mano, extrayendo el anillo después de un momento,
sosteniéndolo delante de él.
No hay manera de que esté haciendo lo que pienso que está haciendo.
Simplemente… no hay manera.
Sus ojos se deslizan encontrando los míos de nuevo, y veo la verdad allí,
acechando en la oscuridad. —¿Lo dices en serio?
Asiento lentamente. —No lo haría si no fuera de esa manera.
Esto tiene que ser un sueño. Es un sueño. Estoy dormida, o en coma. Tal vez me
estranguló anoche hasta que caí inconsciente, o posiblemente estoy muerta, o quizás
solo está jodiéndome. Quizás me equivoco.
Puede que alguien está jugando una broma cruel.
Algo, cualquier cosa… pero no hay forma de que esto sea real. No hay forma de
que quiera decir lo que creo que significa, que él quiere que yo piense que significa. No
hay manera que este cerca de decir…
—Cásate conmigo.
Esas dos palabras succionan el oxígeno del patio. Mi pecho arde, mis ojos se
empañan. Inhalo rápidamente. No puedo jodidamente respirar.
Parpadeo rápidamente, mi mirada rebota entre él y el anillo. Mi cerebro está
gritando en protesta, gritando que todo está mal acerca de toda esta cosa. La lista es de
2 un kilómetro de distancia. Solo lo he conocido por unos meses. Hay mucho acerca de él
que es un misterio para mí. Soy joven, y quizás ingenua, y él es oscuro, y quizás un
26 poco peligroso. Solo conozco vagamente su historia, y mi madre ni siquiera sabe que
existe.
Hay tantas cosas incorrectas, pero entonces ¿por qué esas palabras se sienten tan
correctas?
Cásate conmigo.
No preguntó.
No es una pregunta.
Él sabe.
Malditamente me conoce.
Mi voz me delata cuando intento hablar. Mis labios separados, pero nada sale
además de un suspiro tembloroso. Naz me mira fijamente, una sonrisa extendiéndose
lentamente a través de su rostro, destellando esos profundos hoyuelos. Sostiene el anillo
fuera, arqueando una ceja.
Extiendo mi mano a través de la mesa, temblando cuando lo desliza en mi dedo.
Dejo escapar un chillido antes de tartamudear incoherentemente, pero me
interrumpe cuando él se para e inclina, silenciándome con un beso. Le devuelvo el beso
y suelta mis manos, las deslizo hacia arriba, envolviendo mis brazos alrededor de su
cuello. Es un beso ardiente, lleno de toda la pasión de Naz. Esto vibra a través de mi
cuerpo, estrangulando mi alma, sus labios, su piel y palabras alterándome para
siempre.
¿Cómo podría siquiera negar algo que todo lo consume? ¿Cómo podría decirle
no a alguien que significa tanto para mí? Es loco, estúpido, y absolutamente abrumador;
pero ¿cómo voy a volar si estoy demasiado asustada para dar el primer salto?
—Lo haré —susurro contra su boca—. Me casaré contigo.

2
27
19
Traducido por Anty
Corregido por Niki

Se siente como electrizante el aire.


Puedo sentirlo zumbando por mi piel, el vello de mis brazos levantándose
mientras la corriente fluye a través de mi cuerpo. Cada centímetro de mí hormiguea.
El estadio es ruidoso... tanto que casi no puedo oírme pensar. Miles y miles de
personas abarrotan el gran lugar, amontonados en los asientos, gritando y zapateando.
El ruido parece que golpea a través de mi cráneo, avivando la electricidad. Es un caos.
Naz me lleva directamente a la primera fila, rodeando el gran ring de boxeo. Tan
pronto como llegamos allí, veo dos asientos vacíos en el medio, la mayor parte de la fila
llena de caras conocidas. Naz me acomoda en uno, y nerviosamente me siento al lado

2 de la chica que conocí la noche anterior, Brandy. Se apoya contra Raymond, quien tiene
su brazo alrededor de ella, en tanto él nos observa curiosamente, con la mirada pasando
28 de mí a Naz. —Vitale.
—Ray.
Los ojos de Raymond se desvían una vez más a mí, encontrándose con los míos,
antes de escanearme. Su mirada se instala directamente en el anillo en mi dedo, como si
supiera donde buscar. Deja escapar una risa a medida que sacude la cabeza. —Lo
hiciste.
—Sí —dice Naz—. Hace poco.
—¿Hizo qué? —pregunta Brandy—. ¿Qué pasó?
Raymond hace un movimiento hacia mi mano, y yo la deslizo en el asiento junto
a mí, fuera de la vista, pero no soy lo suficientemente rápida. Los ojos de Brandy se
ensanchan mientras toma bruscamente mi mano, sosteniéndola en alto. —¡No puede
ser! ¿Te has comprometido?
Puedo sentir el calor corriendo por mi cara. La fila entera parece estar en silencio
y docenas de ojos se esfuerzan por mirar en nuestra dirección.
—Lo hicimos —dice Naz.
Murmullos interrumpen el silencio, unas pocas felicitaciones, pero aún más
conmoción. Brandy agarra mi mano con fuerza, admirando el anillo a la luz, en tanto
una risa masculina corta a través del aire. Naz se tensa ante el sonido que se hace eco
del hombre que le restregó su equivocación la noche anterior.
—Nunca pensé que vería el día —dice el tipo—. Vitale casándose de nuevo.
Mi expresión cae ante esas palabras.
Vitale casándose de nuevo.
De nuevo.
Los otros se quedan en silencio otra vez, mirando a otro lado. Me giro hacia Naz,
confundida y veo que tiene la mirada al frente hacia el ring, sin una pizca de emoción
en su rostro. Es una estatua de piedra fría. Es como si no hubiera escuchado... está aquí,
pero se ha ido.
—Tercer strike —murmura Raymond, las palabras apenas audibles por encima
del rugido de la multitud—. Estás fuera.
Naz se encorva hacia atrás en su asiento luego de un momento, lanza su brazo
sobre mi hombro y me tira hacia él. Tengo un millón de preguntas (como ¿qué carajos

2 quiso decir con otra vez?) pero sé que ahora no es el momento para preguntar eso. Naz
presiona un beso en la cima de mi cabeza y no dice ni una palabra en tanto todo el lugar
29 estalla en caos.
No sé lo que pasa —quién es quién o qué es qué— pero todo el mundo alrededor
nuestro se encuentra inmerso en nuestro entorno. Dos hombres hacen su camino hacia
el ring, la música a todo volumen mientras la gente grita. Uno lleva pantalones cortos
azules, el otro de color rojo, con nombres que no puedo pronunciar y rostros que no
reconozco.
La brutalidad del sonido de la campana es alarmante. Me siento inmóvil, en los
brazos de Naz, a la vez que los hombres del ring se golpean ferozmente entre sí, ronda
tras ronda, casi sin aflojar. Estamos tan cerca que puedo ver la sangre, el sudor y las
lágrimas, oír los golpes repugnantes, los gruñidos y quejidos y alaridos. Es una
barbarie.
Estoy horrorizada.
Un rápido vistazo a Naz me dice que está cautivado.
Mira la pelea con fascinación bruta. Los otros alrededor nuestro animan y se
burlan, gritando y saltando de sus asientos, pero Naz solo se sienta allí, observando con
atención, su pulgar acariciando distraídamente mi brazo.
Los luchadores parecen estar muy igualados. Naz me aprieta más contra él
después de unas cuantas rondas.—¿Por quién estás apostando?
—El tipo de pantalones cortos azules.
—El tipo de pantalones cortos azules —hace eco con una risa—. ¿Hay alguna
razón?
La hay, pero no voy a admitirlo. El tipo con los pantalones cortos azules tiene un
diseño afeitado en su cabello a un lado de la cabeza. Es fascinante.
En cambio, me encojo de hombros. Realmente no me importa quién gane.
La lucha sigue y sigue. Cada golpe hace que la multitud se tambalee. Oigo sus
gritos frenéticos, sintiendo vibrar el suelo bajo mis pies, sacudiendo el aire a mí
alrededor. Naz no dice nada más, observando, su expresión oscureciéndose mientras
mira fijamente al ring. Durante la última ronda, la sala estalla en conmoción cuando el
de los pantalones rojos golpea al de azul con tanta fuerza que escucho el chasquido y
siento el ruido sordo cuando golpea el suelo.
Está fuera de combate.
Se ha acabado. La mitad de los presentes vitorea, en tanto que un bajo repiqueteo

2 de abucheos parece subyacer a la celebración. Naz finalmente aparta sus ojos del ring y
frunce el ceño.
30 —Creo que ha ganado el de los pantalones rojos.
—Creo que sí —dice—. Es bueno, también.
—¿Por qué?
—Porque tenía un cuarto de millón apostado en él.
Lo miro boquiabierta cuando se pone de pie. Me ofrece su mano, y la tomo. No
nos despedimos, no perdemos el tiempo en celebrar, ni siquiera esperamos al anuncio
oficial del ganador. Dejamos el estadio, de regreso al casino, y nos dirigimos hacia la
suite.
Dejo que esté en silencio durante el trayecto, pero una vez que nos encontramos
allí, no puedo soportarlo más. Mi cabeza es un revoltijo de pensamientos frenéticos, las
piezas del rompecabezas que no puedo de encajar.
Se vuelve hacia mí justo dentro de la puerta, con una expresión seria. Está
oscuro, la luz tan tenue que parece poco más que una forma oscura misteriosa. Apenas
puedo distinguir sus ojos. Quiero hacerle preguntas, pero las palabras están reprimidas.
Sin embargo, él me conoce.
Sé que lo hace.
—Estuve casado una vez —dice en voz baja, espontáneamente respondiendo a lo
que llevaba tiempo queriendo preguntar—. Fue hace mucho, mucho tiempo. Se siente
como eterno, como otra vida. Yo era una persona diferente entonces, un hombre
diferente. No tenía mucho, pero la tenía a ella... y entonces no la tuve más.
Mis sentimientos están en conflicto entre sí. No estoy segura de qué decir. —
¿Qué sucedió?
—Te lo conté —dice, y tan pronto como oigo esas palabras, lo sé. Perdió a su
familia—. Ella solo tenía dieciocho años. No se merecía lo que le pasó. Debería haber
sobrevivido... ellos deberían haber sobrevivido.
—¿Ellos?
Vacila un momento, como si tal vez no fuera a responder, pero la respuesta
finalmente abandona sus labios en un susurro. —Estaba embarazada.
No puedo respirar de nuevo, y no es por una mano alrededor de mi garganta. Es
un nudo de emoción que no puedo tragar, que bloquea la entrada de aire en mis
pulmones. Un bebé.
Deja escapar un suspiro exagerado.

2 »Ellos murieron, y yo sobreviví. Era más joven de lo que tú eres en este


momento... joven y tonto, no creía que estas cosas podrían sucederme. Pero ya no soy
31 ingenuo, Karissa. No voy a perder a alguien más. No voy a cometer esos errores otra
vez.
—¿Quién podría hacer una cosa así?
—Un cobarde —dice—. Un tonto. Merecía ser castigado, pero las autoridades lo
dejaron escapar. Lo dejaron ir. Así que me prometí que algún día le haría pagar.
—¿Lo has hecho? —pregunto en voz baja.
—No —dice, dando un paso hacia mí —. Todavía no.
Lo veo mejor ahora que está más cerca, puedo ver la tristeza que acecha en sus
ojos. No lo pienso dos veces antes de estirarme y acunar su mejilla, sintiendo el cabello
grueso y erizado contra mi palma. A Naz no le gusta mucho ser tocado... prefiere tocar,
ser quien tiene el control, incluso si es solo para aparentar. Puede que no sepa todo
acerca de su historia, pero eso es algo que yo sé. Es algo que he aprendido al estar con
él.
Por lo que espero que se aparte, que agarre mi mano, que se mueva de mi alcance
o desvíe mi atención, pero en lugar de eso solo se para allí, mirándome, dejando que
mis dedos se arrastren a lo largo de la línea de su mandíbula y exploren su rostro.
»No voy a dejar que suceda de nuevo —repite—. Eres especial para mí, Karissa.
No esperaba que lo fueras.
—¿Qué esperabas?
—No sé lo que esperaba —dice—. Pero no esperaba tu inocencia.
—No soy tan inocente.
Su expresión se suaviza. —Eres una linda pequeña gatita.
Pongo los ojos en blanco. —No lo soy.
—Lo eres —dice—. Puedes gruñir y silbar, maullar, y quizás a veces sacas a
relucir esas garras, pero sé cómo hacerte ronronear. Soy el rey de la selva. Soy un
depredador.
—¿Eso me hace tu presa?
Sacude la cabeza. —Eso te convierte en mi reina.
Acaricio su rostro antes de enredar mis dedos en su cabello. —Me haces sentir
como una.
No dice nada en respuesta, y yo no digo nada más, cuando finalmente aparta mis

2 manos lejos de él, enlaza sus dedos con los míos tirándome hacia la escalera. Me lleva
hasta el segundo piso, al dormitorio principal, donde lenta y cuidadosamente me
32 despoja de mi ropa. Sintiéndome nerviosa, permanezco de pie delante de él, desnuda,
en tanto sus ojos escanean mi cuerpo.
Después de un momento, se da vuelta y se aleja.
Frunzo el ceño. Lo escucho en el armario, y vuelve sujetando una de sus corbatas.
Me quedo quieta cuando camina detrás de mí. Espero que intente atar mis muñecas de
nuevo, pensando que tal vez vaya por los tobillos, incluso preparándome para que la
envuelva alrededor de mi cuello; pero dejo escapar un jadeo cuando, en cambio, la
desliza alrededor de mis ojos. La sala está envuelta en oscuridad al vendarme los ojos,
atándola firmemente.
Un grito escapa de mi garganta cuando soy repentinamente sacudida, levantada
en el aire. Naz me levanta, acunándome en sus brazos, y ciegamente extiendo mis
brazos, aferrándome a él. Me acuesta en la cama, susurrando que me relaje.
Mi instinto es luchar, tensarme. Es alarmante estar en la oscuridad. Intento
relajarme, pero mi cuerpo se enrolla como un resorte. Cada toque es como una
sacudida, las sensaciones aumentan por la anticipación.
Cerrando los ojos, sucumbo a la oscuridad, me quedo allí en tanto él hace lo que
quiere conmigo. Besa y acaricia cada centímetro de mi piel, me lleva al límite una y otra
vez. Es lento y suave, dulce y genuino, a medida que susurra lo mucho que me ama
cuando me hace el amor.
Lo agarro, aferrándome a él, besando y mordiendo cualquier pedazo de piel que
mi boca puede alcanzar. No tengo ni idea si es su pecho, su barbilla o su mejilla. Sin
embargo, no importa. Es él, y él lo es todo.
Cada parte de él.
Sigue y sigue hasta que ambos estamos sudorosos y satisfechos. Naz me quita la
venda de los ojos mientras se cierne sobre mí, todavía muy dentro de mí. Parpadeo para
adaptarme a la tenue iluminación de la sala, y veo como curva sus labios. —Eres mía
para siempre —susurra.
Le devuelvo la sonrisa. —Soy tuya.
—Nunca lo olvides.
—No lo haré.
Sale de mí, tirándome hacia él en la cama. No toma mucho tiempo para que el
sueño me aleje de él.
Duermo profundamente, despertando en medio de la noche para encontrarme
2 sola en la cama. Lo llamo por su nombre, pero no obtengo respuesta. Sus ropas han
desaparecido del suelo de la habitación, los zapatos no están aquí, y tampoco su
33 billetera.
Ya no está en la suite.
Deambulo entre las habitaciones un poco antes de hacer mi camino de vuelta a la
habitación. Me envuelvo en las sábanas, arrebatando la almohada de Naz desde su lado
de la cama. Es fría al tacto, huele mucho a él.
Voy a la deriva de nuevo. Algo me sacude despertándome mucho más tarde, el
sol entrando por la ventana y bañando la cama en un cálido resplandor. Al abrir los
ojos, veo a Naz cuando sube a la habitación. La ropa de ayer cuelga de su cuerpo, un
poco desaliñada.
Se ve exhausto.
—Ey —murmuro, sentada en la cama y agarrando la sabana de alrededor mío.
Se quita su camisa. —Buenos días.
Naz la tira justo en frente de mí y no dice nada más antes de desaparecer de la
habitación. El débil sonido de agua corriendo llega a mis oídos después de un
momento, la ducha poniéndose en marcha en el cuarto de baño. Curiosa, me deslizo
fuera de la cama y me le uno.
Naz se encuentra bajo el agua en la ducha, la cabeza reclinada y los ojos cerrados
en tanto el agua se arroja hacia él de todos los ángulos. Me detengo justo fuera del
alcance de la ducha, tomando un momento para admirarlo. El agua corre por su fuerte
estructura mientras el vapor lo rodea como una niebla. Su mandíbula cincelada acentúa
una expresión severa. A pesar de su agotamiento, su excitación es obvia, su polla dura y
sacudiéndose como si pudiera fácilmente tener doce asaltos conmigo, aquí mismo, en
este momento.
Algo me dice, por la mirada en sus ojos cuando me mira, que una pelea con él
hoy sería tan implacable como la brutalidad que presenciamos en el ring de boxeo.
Cambia de posición, haciendo un gesto con la cabeza para que me acerque. Entro
bajo la ducha, estremeciéndome por el agua hirviendo, mientras envuelve sus brazos
alrededor mío.
—¿A dónde fuiste anoche? —pregunto tranquila.
—Trabajo —dice —. Había algo de lo que tenía que encargarme.
Se estira más allá de mí para tomar un poco de champú. Es la pequeña botella
que ofrece el hotel, pero puedo decir que no es la mierda barata a la que he sido
sometida en los agujeros de mala muerte donde me alojé durante los años al mudarme
2 con mi madre.

34
Derrama un poco en su palma antes de hacerla a un lado. Empiezo a alejarme, no
queriendo entremeterme en su ducha, cuando pasa las manos por mi cabello. Me
congelo, estancada en el lugar por la sensación, a medida que hace espuma con el
champú en mi cabello. Su toque es firme, enviando un hormigueo por mi espalda al
masajear mi cuero cabelludo. Mis ojos se cierran, un suave gemido escapando de mis
labios.
No se detiene allí. No puedo hacer nada más que esperar allí en tanto el hombre
me lava de la cabeza a los pies, haciendo espuma de jabón en cada centímetro de mi
cuerpo antes de enjuagarme. No dice ni una palabra, ni siquiera me mira a los ojos de
nuevo hasta que ha terminado. Sus ojos barren a lo largo de mi piel una vez que estoy
limpia, demorándose en los debilitados moretones a lo largo de mi cuello.
Alcanzándolos, roza sus dedos a lo largo de ellos, pero todavía no hace comentarios.
En cambio, se aleja.
—Nuestro avión sale en dos horas —dice—. Vamos a tener que salir pronto.
Se siente extrañamente como un despido brusco, su postura no hace nada para
calentar sus palabras. Murmuro—: De acuerdo —en voz baja al salir de la ducha,
agarrando una toalla en mi camino. Me seco, envolviéndola a mí alrededor antes de
dirigirme al dormitorio.
Mis ojos son atraídos hacia su ropa en el suelo, pero la dejo allí, centrando mi
atención en mis propias cosas. Me visto rápido y empaco, recogiendo mi cabello en una
coleta antes de dirigirme hasta el primer piso de la suite.
Puedo oír la ducha apagarse, oigo a Naz arriba encargándose de sus propios
asuntos, mientras camino hacia las grandes ventanas y contemplo el exterior. Hemos
estado aquí durante dos días, sin embargo se siente como si acabásemos de llegar hace
unas horas. Hay tanto que no he hecho, tanto que no he visto, partes de la suite que ni
siquiera me he atrevido a ver.
Naz baja, vestido de nuevo con un traje negro. Se encuentra distraído mientras
registramos la salida, sigue estándolo en la limosina durante el viaje hacia el aeropuerto.
Los otros ya están ahí, en la pista, nuestras pertenencias siendo cargadas en el avión
cuando llegamos. Naz los evita a todos, guiándome directamente hasta el avión.
Nos sentamos en los mismos asientos que antes.
Los otros también toman los mismos asientos.
Hoy están más apagados, nadie dice nada de nada al acomodarnos para el viaje a
casa. Echo un vistazo alrededor a sus rostros, mi mirada fijándose en el asiento frente a
mí.
2 Vacío.

35 Volvemos a casa con una persona menos que cuando fuimos a Las Vegas.
20
Traducido por florbarbero
Corregido por Michelle♡

En los mismos ríos entramos, y no entramos.


El primer día de clase de filosofía, el profesor Santino cuando se hallaba al frente
de la clase pronunció estas palabras, citando al filósofo Heráclito. Lo dijo con mucha
convicción, y tenía mucho sentido, en teoría, hasta que nos pidió que le explicáramos lo
que significaba.
No levanté la mano.
Hubo algunas respuestas, pero siempre siguieron dos líneas: que es así ya sea
porque tú has cambiado, o porque el río lo ha hecho. El debate duró casi toda la hora.
Al final de la clase, alguien le pidió a Santino que nos dijera cuál teoría era la correcta.
2 El hombre se encogió de hombros, con aire ausente golpeando su puntero contra

36
el suelo duro. —Nadie lo sabe. Tal vez lo son ambas.
De pie en mi habitación de la residencia varios meses después, rodeada de todas
mis cosas, sufriendo jet-lag y sintiéndome fuera de lugar, creo que por fin lo entiendo.
No soy la misma persona que se fue de aquí hace cuarenta y ocho horas.
Y cuando Melody irrumpe, con los ojos abiertos y frenéticos, me parece que lo sé
instintivamente: este lugar no es lo mismo, tampoco. Los minutos, las horas, los días
pasados... el tiempo me cambió, un tiempo que nunca podré recuperar o volver a
experimentar. El tiempo en el que no estuve alrededor.
Tiempo perdido.
Lo cambió todo.
La respiración de Melody es agitada, mientras me mira fijamente como una loca.
Me congelo frente a mi armario, con un montón de perchas en mi mano mientras me
preparo para empacar en una caja de cartón. Sus ojos esconden secretos que está
desesperada por derramar, pero puedo decir por su expresión que podrían no ser los
que quiero oír.
—¿Lo has oído? —pregunta, sus ojos parpadeando hacia mi escritorio, donde
Naz tranquilamente apila mis libros, de espaldas a nosotras.
—¿Qué?
—Satanás —dice, cerrando la puerta—. ¡Está muerto!
Parpadeo rápido. —¿Eh?
—Satanás —dice de nuevo—. ¡Santino! ¡Está muerto!
Mi estómago se hunde, todo dentro de mí se retuerce, apenas conteniendo la
oleada de náuseas. Tengo un millón de preguntas, pero todo lo que soy capaz de decir
son sílabas. —¿Qué? ¿Cuándo? ¿Cómo?
—Sucedió el jueves... o el viernes. No sé. ¡Pero alguien lo mató! Lo apuñalaron o
algo... lo atravesaron. —Su voz baja, agrietándose mientras camina hacia mí—. Dijeron
que fue con su puntero, ¡el palo estaba como, atrapado, en su pecho! ¿Puedes creerlo?
No puedo. Sus palabras me golpean, rebotando en la superficie, negándome a
asimilarlas. ¿Cómo puede estar muerto? —¿Quién lo hizo? ¿Quién lo mató?
—No sé —dice ella—. La policía está investigando, pero no creo que hayan
detenido a nadie. Es solo que... guau. Alguien lo mató.
—¿Quién haría algo así? —Miro a Naz, que está empacando mis libros en
silencio—. ¿Naz?
2 Se vuelve al oír su nombre, arqueando las cejas. —¿Sí?

37 —El profesor Santino... ¡está muerto!


Su expresión es estoica. —Lo oí.
—¿Puedes creerlo?
—Sí —responde, su respuesta cortante capturándome con la guardia baja—. Solo
estoy sorprendido de que no haya sucedido antes.
—¿Qué? ¿Qué quieres decir?
—Daniel no tenía un montón de amigos, Karissa —dice—. Era solo una cuestión
de tiempo antes de que presionara el botón equivocado.
Lo miro. ¿Cómo puede estar tan poco afectado? Claro, Santino no era agradable,
pero Naz conocía al hombre.
Melody carraspea, atrayendo mi atención a ella. Comienza a lanzar teorías
conspirativas, acerca de quién podría haberlo hecho, por qué y cómo, como si este fuera
un juego de pistas y pudiera resolverlo con las piezas correctas. La escucho, con mi
atención cambiando constantemente a Naz. Empaca continuamente, pero puedo decir
que está escuchando.
—Es que es tan loco —dice Melody luego de un momento—. Gracias a Dios nos
estamos mudando esta semana. No sé si me siento segura aquí en este momento,
¿sabes? Es espeluznante.
—Lo sé —susurro—. Mi madre siempre dijo que Nueva York era demasiado
peligroso.
Un fuerte golpe hace eco a través de la habitación. Me estremezco en tanto
Melody jadea. Mis ojos se mueven a Naz, conmocionada cuando se agacha y toma del
suelo un libro de texto que se le cayó. Sin decir una palabra, lo coloca en la caja,
continuando con los otros, como si no se hubiera interrumpido.
—Entonces… estás empacando —dice Melody—. ¿Regresas a casa para el
verano?
Antes de que pueda responder, Naz interviene—: Para siempre.
—¿Qué? —pregunta Melody.
—Vuelve a casa para siempre —aclara Naz.
La mirada de Melody se mueve entre nosotros. —Espera, ¿qué? ¿Estás
mudándote de nuevo con tu madre?

2 —No —digo en voz baja—. Me estoy mudando con Naz.

38 Estas eran las cosas que no había pensado mucho en la última noche. De hecho,
en realidad no caí en cuenta de ello hasta que aterrizamos en Nueva Jersey y Naz me
dijo que me ayudaría a que recoger mis cosas para mudarme.
Le dije que era una locura; no podía vivir con él.
Me dijo que sería una locura no hacerlo, teniendo en cuenta que estábamos
comprometidos.
Melody me mira con sorpresa, y casi me siento culpable. La chica no sabe ni la
mitad todavía.
—¿Se van a vivir juntos? —jadea—. ¿Ya?
—Uh, sí.
—¿Estás lista para todo eso?
Esa es una gran pregunta, de la cuál ni siquiera estoy segura de tener una
respuesta. Antes de que pueda responder, Naz interviene, dejando todo sobre la mesa.
—Ciertamente espero que esté lista, teniendo en cuenta que aceptó casarse conmigo.
Melody luce como si hubiera recibido una bofetada, con los ojos tan abiertos que
me sorprende que no hayan estallado fuera de sus órbitas. Simplemente se me queda
mirando, y sonrío tímidamente, tendiéndole la mano para mostrarle el anillo.
Espero que esté confundida.
Tal vez incluso enojada.
Pero no espero que esté excitada.
Deja escapar el grito más fuerte mientras agarra mi mano, saltando arriba y abajo
con deleite, gritándome para que le cuente hasta el último detalle. Explico lo que puedo,
lo que recuerdo. No es una gran historia, pero la mirada soñadora que pone en sus ojos
me dice que es suficiente para hacer que se desmaye.
Naz permanece en silencio durante toda mi historia.
Sigue empacando, como si fuera lo único que importa.
Melody está divagando demasiado rápido como para que pueda seguirla,
cuando una serie de sonidos familiares resuenan en la sala, interrumpiendo el hilo de
sus pensamientos. Naz saca su teléfono, mirándolo, y se vuelve hacia mí. —Tengo que
irme. Hay algo que debo manejar en el trabajo.

2 —Está bien.

39 —Volveré a buscarte.
—Yo... prefiero quedarme aquí esta noche.
Una expresión de dolor atraviesa su cara, su orgullo herido, como si lo hubiera
rechazado. —¿Quieres dormir aquí?
—Sí. Es decir, si no te importa. Tengo que terminar de empacar, y me dará la
oportunidad de ponerme al día con Melody.
Parece que Naz va a discutir, pero el timbre de su teléfono lo detiene de nuevo.
Suspirando, besa el costado de mi cabeza y camina hacia la puerta. —Volveré mañana
por la mañana.
Sale sin esperar a que lo acompañe, y me encojo de hombros. ¿Qué van a hacer?
¿Desalojarme? Desde luego, no es la primera vez que él vaga por estos pasillos solo.
Me dirijo a Melody cuándo se acuesta en su cama, mirando al vacío,
conmocionada. —Estás comprometida.
—Lo estoy.
Su mirada escéptica se vuelve hacia mí. —¿Le has dicho a tu madre?
—No —susurro—. Todavía no.
Una estruendosa risa estalla en Melody, como si fuera la cosa más divertida que
jamás haya escuchado. Sonrío ante el disparate, a pesar de que mis entrañas están tan
fuertemente anudadas, que apenas puedo respirar.
Mi madre no lo va a tomar con calma.
Va a pensar que la ciudad me corrompió.
Y tal vez lo ha hecho, pero estoy feliz de esa manera. No puedo entrar en el
mismo río dos veces, pero eso está bien, porque hay más ríos por ahí, aguas
inexploradas, que voy a explorar con el hombre de mis sueños.

El cielo está oscuro. Es tan temprano que apenas ser “mañana” o “la mañana”
cuando Naz reaparece en el dormitorio. Una vez más, subió a mi habitación sin que
nadie le abriera, deslizándose por encima de la frágil seguridad de la residencia de
estudiantes, recordándome cuán inseguro puede ser un lugar como este. La muerte de

2
Santino permanece en el fondo de mi mente, poniéndome nerviosa saber que hay un
asesino dando vueltas.

40 Quizás mudarme con Naz es la mejor idea. Por lo menos con él, estoy segura.
Nadie es tan estúpido como para meterse con él.
Llama a la puerta de la habitación de la residencia antes del amanecer,
despertándonos a Melody y a mí. Anoche cerramos con llave la puerta, probablemente
por primera vez en todo el semestre. Melody simplemente se da la vuelta, colocando la
manta sobre su cabeza con un gemido mientras enciendo la luz y abro la puerta. Naz
entra, vestido como de costumbre, con un par de guantes negros en sus manos.
Atontada, me froto los ojos en tanto lo contemplo. —¿Hace frío o algo así?
Arquea una ceja, cuestionando—: ¿Por qué?
—Estás con guantes —señalo.
—No —dice, bajando la mirada a sus manos, antes de alejarse de mí y observar
mis cosas. Terminé de empacar anoche, metiendo todo en cajas, excepto mi almohada y
una manta—. Todo esto debería caber en el auto, pero si no lo hace, puedo volver por
ello más tarde.
—De acuerdo.
Bostezando me volteo hacia mi cama; y veo como apila las cajas y las recoge,
dirigiéndose hacia la puerta.
Le toma menos de diez minutos bajar todo al Mercedes, aparcado en la codiciada
plaza justo al lado de la acera. Tiene todo abarrotado y cargado antes de que incluso me
mueva para colocarme los zapatos. Le digo que me encontraré con él en el auto, luego
arranco la manta de la cabeza de Melody y la obligo a sentarse.
—¿Qué? —gime, media dormida. Me da un codazo a medida que trata de
agarrar la manta.
—Me voy —le digo—. Quería despedirme.
—Hasta luego, puta —dice—. Hasta luego, no adiós.
—Hasta luego —digo, tirando de la manta por encima de su cabeza. Me giro y
me dirijo a la puerta.
—De manera que simplemente cálmate —dice en voz alta—. Hasta la próxima.
Poniendo los ojos en blanco, me dirijo afuera, encuentro a Naz esperando abajo,
con la puerta del acompañante abierta para mí. Entro, aumenta la ansiedad en mi
estómago cuando se sube a mi lado.

2 —¿Estás lista para ir a nuestro hogar? —pregunta, encendiendo el auto.

41 Hogar. Una palabra tan simple, pero la connotación que tiene hace que algo
dentro de mí se eleve. Nunca sentí que estuviera parada en un terreno estable, en algún
lugar que pudiera llamar hogar de forma permanente. Mi vida siempre fue una serie de
temporales: nuevas ciudades, nuevas personas, nuevas escuelas y nuevas casas. Todo
nuevo. El mundo que me rodeaba fluctuaba, variable es el problemático término en mi
vida que figura una respuesta a quién soy.
Pero Naz es mi nueva constante.
Mi permanente.
Hace que sea más fácil encontrar la respuesta, encontrar mi lugar.
Mi hogar.
—Sí —digo, ofreciéndole una pequeña sonrisa—. Estoy lista.
Permanezco callada durante el viaje a Brooklyn, cuando nos detenemos en la
casa e incluso mientras entramos. Descargamos mis cosas, llevándolas a su habitación...
nuestro dormitorio... para que desempaque.
—¿Debería...? —Vacilo, mirando a la enorme cómoda—. ¿Puedo...?
—Cualquier cosa que quieras —dice, contestando mis preguntas no
formuladas—. Lo que es mío es tuyo, Karissa.
Hay un armario extra aquí, y la mitad de los cajones de la cómoda están vacíos,
como si hubiera estado a la espera por mucho tiempo de que me mude. Naz permanece
en la habitación en tanto desempaco, antes de excusarse cuando suena su teléfono.
Regresa unos minutos después, haciendo una pausa en la puerta. —Tengo un poco de
trabajo del que hacerme cargo... volveré alrededor del mediodía. Instálate, ponte
cómoda...
—Lo haré.
Se acerca, besándome, con una sonrisa tirando de sus labios. —Estoy feliz de que
estés aquí.
—También lo estoy —susurro, pero ya se ha ido antes de que las palabras estén
en mis labios.
Termino de desempacar, casi todo lo que tengo pertenecía al dormitorio, antes de
ir abajo al estudio. Agarro los pocos DVDs y libros que poseo y los pongo en los
estantes, mezclados con los de él. Cuando acabo, miro la hora. Apenas son las diez de la
mañana. Tengo por lo menos dos horas hasta que Naz vuelva, entonces hago lo que
2 cualquier mujer que se precie de tal hace cuando se la deja sola con las pertenencias de
su chico por primera vez.
42 Curioseo.
He visto lo que Naz tiene en la superficie, pero soy más exhaustiva, esperando
ver más del hombre, las partes de él que se encuentran escondidas. Saqueo a través de
estantes y armarios, incluso buscando en el cajón de la basura en la cocina, antes de
regresar a la habitación y dirigirme a sus cosas.
Se puede decir mucho sobre una persona por lo que mantiene escondido en su
cajón de la ropa interior. Es su lugar privado, el único dónde se espera que nadie toque
por cortesía. Es donde siempre escondí mis cartas de amor, mis pastillas anticonceptivas
cuando las conseguí a los dieciséis años sin el consentimiento de mi madre, el vibrador
que compré en mi décimo octavo cumpleaños... pero el cajón de Naz es una ciudad
fantasma.
Qué decepción.
Cerré el cajón, mirando a los demás sin encontrar nada fuera de lo común, antes
de dirigirme a su armario. Puedo contar una docena de trajes negros, sin incluir el que
está usando y los que están sucios, pero tiene una buena cantidad de otras prendas de
vestir. Me gustaría que use las demás con más frecuencia. Estoy comprobando su
colección de corbatas, de colores sólidos, cuando mis ojos se desvían hacia el estante en
la parte superior del armario.
Una caja de metal color plateada, no más grande que una de zapatos, se ubica en
la esquina. Curiosa, me pongo de puntillas y tiro de ella hacia abajo, casi dejándola caer
tan pronto como llega a mis manos. Es pesada. Oigo cosas tintineando por el interior. La
caja está llaveada, pero no encuentro ninguna para abrirla durante mi búsqueda.
Con el ceño fruncido, agito la caja, tratando de averiguar lo que contiene en el
interior, antes de forzar mis músculos para empujarla de nuevo en la estantería.
Otra decepción.
Renunciando, salgo de la habitación, mirando los armarios y las habitaciones
apenas amuebladas, antes de dirigirme a la planta baja. Cada otra habitación es
exactamente como se espera... la lavandería solo contiene material para lavar, un cuarto
de repuesto lleno de equipos para ejercitarse, y un enorme garaje lleno de herramientas,
con descoloridas manchas viejas en el concreto.
Encuentro una puerta que conduce a lo que supongo es el sótano, con un
almizclado olor húmedo flotando fuera de él. No hay interruptor para la luz, y las
escaleras son endebles, la escasa luz que se filtra hacia abajo desde detrás de mí, ilumina
2 toneladas de telarañas, así que no me atrevo a ir allí.

43
No, gracias.
Son las doce en punto cuando escucho la puerta principal abrirse. Estoy sentada
en el sofá en la sala, con los pies metidos debajo de mí cambiando a través de canales en
la televisión. Naz entra, dejando escapar un profundo suspiro a medida que se acuesta a
mi lado. Se ve más viejo que cuando se fue hace apenas unas horas, las bolsas bajo sus
ojos más pesadas, con un cansancio en su rostro que deja entrever que está agotado.
—Te ves cansado —digo, luego de dejar en algún programa de cocina.
—Lo estoy —dice—. Siento como si pudiera dormir durante una semana.
—Toma una siesta.
—No soy un niño.
Me encojo de hombros. —Yo tomo siestas.
—Sí, bueno, es el sueño de belleza para la chica hermosa —dice, mirándome—.
Pero no hay descanso para los malvados.
Pongo los ojos en blanco. —No diría que soy hermosa.
—Yo sí.
—Tampoco diría que eres malvado.
—Yo sí lo diría.
—En cualquier caso —digo—, si estás cansado, deberías ir a dormir.
—Sí, debería —admite, aunque no hace ningún movimiento para ir arriba, se
acomoda en el sofá quitándose los zapatos—. ¿Encontraste algo interesante hoy?
Frunzo el ceño. —¿Cuándo?
—Cuando revisaste mis cosas.
Mi corazón parece detenerse por un segundo mientras lo miro. —¿Por qué crees
que revisé tus cosas?
—Porque eres un ser humano —dice—. Es normal tener curiosidad, y tú eres una
mujer inteligente... no esperaría nada menos.
No estoy segura de qué decir. No suena molesto en lo más mínimo, pero su tono
pragmático, vinculando mis acciones desde el principio como si me conociera mejor de
lo que me conozco yo misma, todavía me enerva. —No, no he encontrado nada.
—Supuse que no —dice—. Ni de cerca tan interesante como lo que encontré en
tus cajones en el dormitorio.
Ahora mi corazón se detiene. Mis ojos se abren. —¿Revisaste mis cosas?
2 —Por supuesto. También soy humano.
44 —¿Qué...? ¿Cuándo...?
—Cuando dormías aquella primera noche. Despertaste y me atrapaste.
Recuerdo el momento al que se refiriere... él buscaba en el marco con fotografías
que se encuentra en mi clóset cuando desperté. —Entonces eso es lo que hacías.
—Sí —dice—. Aunque, debo decir que me sorprendió que solo tuvieras un
vibrador. Eso es contrario a la zorra en la que te conviertes cuando te desnudo.
La sangre se precipita directamente a mi cara. Puedo sentir mi mejillas llamear de
vergüenza. Aparto la mirada, cubriéndome el rostro con las manos, mientras él deja
escapar una carcajada. Antes de que pueda pensar en algo que decir, me agarra,
acomodándose en el sofá y me tira en sus brazos. Me acurruco contra él, con mi cabeza
en su pecho. —Uf, me siento tan avergonzada.
—No lo hagas. —Besa la cima de mi cabeza—. ¿Lo utilizas a menudo?
—Oh Dios —gimo, cerrando los ojos—. No me ayudas a no sentirme
avergonzada, Naz.
—No hay nada de qué avergonzarse... tengo curiosidad.
—No —susurro—. Ya no, de todos modos. No desde que estás tú.
Ugh, ¿estamos realmente hablando de esto?
—Bien. —Puedo escuchar el sueño en su voz—. Estoy contento.
—¿Lo estás?
—Sí —dice—. Me gusta saber que puedo mantenerte satisfecha.

2
45
21
Traducido por Jeyly Carstairs
Corregido por florbarbero

Dicen que uno recibe lo que da. No hagas a los demás lo que no quieras que te
hagan. Es la regla de oro. Siempre he tratado de seguirla, ser una buena persona, pero el
karma se está poniendo al día conmigo.
Decenas de llamadas. Al igual que muchos mensajes.
No he escuchado a mi madre en semanas.
Estoy lamentando todas esas veces en que la envié al buzón de voz, me
arrepiento por las llamadas perdidas y los días en los que no respondí a sus mensajes.
Cada vez que el contestador responde, crece un poco más la preocupación al dejarle
otro mensaje que no va a responder.
2 —Mamá, soy yo… llámame.

46 »Estoy preocupada, mamá… ¿Dónde estás?


»¿Por qué no me llamas?
»Por favor, solo hazme saber que todo está bien.
Estoy en el estudio, dónde Naz pasa casi todo su tiempo cuándo está en casa,
tendida en el sofá en mi pijama. He estado aquí durante siete días, y todavía se siente
surrealista, como si solo estuviera de visita, aunque Naz actúa como si hubiera vivido
aquí todo el tiempo. Dejó caer sus defensas fácilmente, rápidamente, la fachada de
perfección que siempre llevaba se desvanecía ahora que me he mudado.
Hoy está sentando en su escritorio, todavía vestido con un traje negro, pero sin
molestarse en ponerse una corbata y sus pies descalzos. Algunos botones superiores de
su camisa desabrochados, sus mangas dobladas hasta los codos, y fuera de sus
pantalones. Su portátil abierto frente a él en tanto teclea desde lejos. Está haciendo lo
que sea que haga, no estoy del todo segura qué sea. Le pregunté y dijo—: Lidiar con
gente.
Para alguien que lidia con gente todos los días, rara vez veo otra alma viviente a
su alrededor.
Trabaja a horas extrañas, dejándolo ocasionalmente a su antojo, escabulléndose
en medio de la noche y regresando antes de que me despierte. Tengo mis sospechas
acerca de qué tipo de tratos hace, pero no puedo traerlos a colación con él.
Quizás porque creo que no lo admitiría.
O tal vez porque tengo miedo de que lo haga.
Suspirando, despliego los contactos de mi teléfono y encuentro el nombre de mi
madre, y presiono el botón para llamarla. Llevando el teléfono hacia mi oreja, escucho
como timbra varias veces. Espero por su contestador, la monótona voz de “deje un
mensaje”, pero en su lugar una serie de pitidos me saludan antes de que la línea muera.
La llamo de nuevo de inmediato, esperando que esto sea una casualidad, pero
una vez más recibo los pitidos. Mi estómago cae. La cinta está llena. No sé qué hacer,
qué pensar, pero siento un malestar en mi interior al darme cuenta.
No ha escuchado mis mensajes.
—¿Crees que debería llamar a la policía?
El tecleo cesa instantáneamente a medida que Naz levanta la mirada,
encontrando la mía. —¿Disculpa?

2 —No puedo contactar a mi madre por teléfono —digo—. No he sabido nada de


ella en semanas, así que me pregunto si debo llamar a la policía, tú sabes, para que
47 vayan a verla.
Me mira fijamente por un momento. —La gente pasa semanas sin hablar con sus
padres. Eso no es nada fuera de lo normal. No he hablado con los míos en meses.
Sus palabras me distraen de la preocupación. —¿Tienes padres?
—Por supuesto —dice—. No me he creado a mí mismo.
Pongo los ojos en blanco. —Sé eso. Simplemente no me di cuenta de que aún
estaban vivos. Nunca los mencionas.
—No somos cercanos —dice—. Ray es más un padre para mí de lo que mi propio
padre nunca lo fue.
Mi curiosidad se despierta. Él abrió la puerta, de manera que meto la pata,
viendo hasta qué punto posiblemente puedo hacerlo. —¿Has conocido a Raymond por
mucho tiempo?
—Desde que tenía tu edad —dice en tanto sacude la cabeza—. Más joven, en
realidad. Tenía dieciséis años.
—¿Cómo lo conociste?
Se queda en silencio, y creo que está a punto de cerrarse, para cambiar de tema,
cuando deja escapar un profundo suspiro y cierra su portátil recostándose en su silla. —
Le robé.
Esa no era la respuesta que esperaba. —¿Le robaste?
—Lo hice —admite—. Era dueño de una tienda en ese entonces… una pequeña
tienda de la esquina, pero era una fachada para este círculo de apuestas ilegales. Solía
caminar frente a ella camino a casa desde la escuela. Fui un día, agarré una lata de
refresco, y pagué con un billete de cinco dólares. Tan pronto como el tipo abrió la caja
registradora, alguien en la parte de atrás lo llamó. Cuando él no miraba, me acerqué al
mostrador, robé el dinero de la caja registradora, y me fui.
—¿Te atraparon?
—Por supuesto —dice, riendo suavemente—. Apenas me alejé una cuadra. Me
hallaba a punto de cruzar la calle cuando un carro me cerró. Ray salió, dijo que quería
recuperar su dinero. Se lo devolví, por supuesto. Sabía quién era. Lo contó en tanto me
quedaba allí, me preguntó por qué lo hice. Le di alguna respuesta sabelotodo sobre
como era su culpa por contratar idiotas que dejaban expuesto el dinero de esa manera.
Pensé que si iba a hacerme daño, podía también molestarlo mientras pudiera.

2 —¿Te lastimó? —pregunto vacilante.

48
—Sí, pero no fue tan malo como podría haber sido —dice—. Recibí la paliza
como un hombre, lamí mis heridas y me fui a casa. Mi orgullo se encontraba herido más
que nada. No me encontraba furioso porque me atrapó, o me golpeó… me encontraba
furioso porque me robó. Pues, antes de irse, tomó mis cinco dólares.
Puedo ver a donde va esto. —Estoy suponiendo que hiciste algo al respecto.
Sonríe. —Fui a la tienda y le exigí que me regresara mi dinero.
—¿Te lo devolvió?
—No —dice—. Me dio algo mejor en su lugar.
—¿Qué?
—Un trabajo.
Vacilo cuando asimilo esas palabras. —¿Y has trabajado para él desde entonces?
Me mira, y puedo ver como la puerta se cierra, dejándome fuera. No contesta,
pero la falta de una negación es todo lo que necesito. Su silencio suena como una
confirmación. Mira hacia otro lado después de un momento, poniéndose de pie. —Si
estás preocupada por tu madre, Karissa, ve a verla.
—Realmente no puedo darme el lujo…
Me interrumpe con una fuerte carcajada de incredulidad. —Te equivocas, cariño.
Lo mío es tuyo.
Siempre hace que todo suene tan fácil, tan simple, blanco y negro, cuando el
mundo es demasiado complicado para ser clasificado de una manera tan simple.
—Además, no necesitas dinero para ir a ver a tu madre —dice—. Te llevaré.
Mis ojos se abren. —¿Lo harías?
—Si —dice —, ponte algo de ropa y vámonos.

La noche ha caído para el momento en que llegamos a Watertown. Estoy medio


dormida en el asiento del pasajero, tras el paseo de cinco horas y media, lo único que
me mantiene despierta es mi preocupación.
Y el hecho de que Naz realmente no tiene idea de a dónde vamos.

2 No me di cuenta, hasta que emprendió el camino hacia el norte, que nunca le dije
que era a una hora saliendo de Syracuse.
49 Watertown incluso parece más muerto a una hora tan temprana, solo
encontramos unos pocos carros, la mayoría de los lugares se encuentran cerrados por la
noche. Le doy instrucciones a Naz hacia la tienda de flores, sin sorprenderme cuando
nos detenemos frente a ella y el lugar está oscuro. Sé que no está allí, su coche no se ve
en ninguna parte. Esta demasiado oscuro para que pueda ver algo, para saber si incluso
ha estado aquí recientemente.
Suspiro, jugueteando con mi cinturón de seguridad —La casa está en Dexter. A
unos pocos kilómetros fuera de la ciudad.
Le doy las indicaciones, y se pone en marcha sin ninguna queja, en silencio,
continuando por el camino fuera de la ciudad. Navegamos por las carreteras
secundarias en la oscuridad, y mi estómago cae a medida que bajamos por el camino
que lleva a la casa.
Tampoco su Jeep está aquí.
La casa se encuentra oscura.
Estaciona el Mercedes al frente, cerca del porche en mal estado y apaga el motor.
No hago ningún movimiento para salir. No está en ninguna parte. No estoy más cerca
de las respuestas que hace unas horas en Brooklyn —No está aquí.
—¿Estás segura?
—Sí.
—Vamos —dice Naz—. Vamos a echar un vistazo de todos modos.
No discuto, bajándome y siguiéndolo al porche. Se detiene y golpea en la puerta,
y aunque es una tontería, porque ya le he dicho que no se hallaba aquí, me siento
conmovida por el respeto que muestra.
Espera, golpeando hasta que me impaciento, pasándolo y llegando a la perilla.
Creo que es absurdo, teniendo en cuenta que mantiene una docena de cerraduras en la
puerta, así que estoy asombrada cuando la perilla gira sin problemas.
La puerta chirria al abrirla, el sonido atravesándome, convirtiendo mi
preocupación en miedo. No dejaría su puerta abierta así, no intencionalmente, no a
menos que no tuviera otra opción. Mi corazón late con fuerza, golpeando
dolorosamente contra mi pecho, y mi visión se hace borrosa. La bilis quema mi garganta
y la trago mientras susurro—: Algo no está bien.
De hecho, está terrible, terriblemente mal.
Naz no dice nada, dando un paso dentro de la casa. Se pasea por el pasillo en

2 frente de mí, sus pasos pesados sobre la vieja madera. Lo sigo, encendiendo las luces a
medida que avanzo para tener una mejor vista. Todo parece en su lugar, tal y como lo
50 recuerdo de la última vez que estuve aquí. No hay signos de lucha, no hay señales de
ningún tipo de violencia, y aunque eso debería aliviar mi preocupación, hace poco para
ayudarme.
Es como si se hubiera desvanecido en el aire.
—¿Killer? —digo en voz alta, preguntándome si está cerca en algún lugar—.
¡Killer!
Los pasos de Naz se detienen abruptamente cuando gira hacia mí —¿Killer
quién?
—Es nuestro perro… Killer.
—Ah —mira alrededor—. Parece que el perro también se ha ido.
Reviso las otras habitaciones, finalmente me dirijo a la habitación de mi madre,
tensándome cuando abro la puerta y encuentro el primer signo de desorden. Las cosas
están esparcidas alrededor, cajones dejados abiertos y ropa arrancada de las perchas.
Sus maletas, las que he visto llenar con nuestras pertenencias más de una docena de
veces en mi vida, no están en el fondo de su armario, dónde siempre las mantiene
guardadas.
Se ha ido.
Y lo hizo a toda prisa.
—Ella huyó.
Me giro hacia Naz que está en la puerta cuándo habla—: ¿Qué?
—Parece que salió corriendo de aquí —dice—. Como si estuviera huyendo de
algo.
—O alguien —digo, sacudiendo la cabeza.
—¿Por qué dices eso?
—Ella ha estado huyendo toda mi vida, de alguien, o por alguien… no sé. Es
como si estuviera persiguiendo un fantasma.
—O un fantasma estuviera persiguiéndola a ella.
—Si —susurro—. Supongo que la alcanzó de nuevo.
Camino por la habitación, mirando a través de los cajones, rebuscando en las
cosas que dejo atrás mientras Naz se va. Por el pasillo, escucho el contestador
automático hacer clic mientras Naz presiona el botón para escuchar los mensajes. Mi

2 voz hace eco a través de la casa, mensaje tras mensaje, sonando más preocupada en
cada uno.
51 Abro el cajón superior de la cómoda. Está prácticamente vacío, pero algunas
cosas permanecen dispersas. Lo ordeno, encontrando una fotografía, y la recojo. Es vieja
y está descolorida, una versión mucho más joven de mi madre que se ve
sorprendentemente como la mujer que veo cuando me miro en un espejo.
Es extraño verla lucir de esta manera, acostumbrada a la mujer estresada que me
crió, la edad evidenciándose en su rostro, el cabello prematuramente gris. Claramente
conseguí mi aspecto de ella, sin embargo. Está con otra mujer en la foto, una
impresionante con la piel color oliva. Las palabras “Mejores amigas por siempre”
garabateadas en la parte inferior con una letra extraña.
No conozco a la mujer, nunca vi su foto antes. Me sorprende, ver a mi madre tan
normal. Tenía una mejor amiga.
—¿Encontraste algo?
Naz está de nuevo en la puerta, sobresaltándome cuando habla. Niego con la
cabeza, lanzando la fotografía sobre el tocador. —Solo una foto vieja.
Me dejo caer en la fría cama sin hacer. Me pregunto cuánto tiempo ha pasado
desde que durmió aquí. ¿Días? ¿Semanas? ¿Desde la última vez que estuve aquí?
Naz se acerca, deteniéndose frente a la cómoda, y bajando la mirada hacia la foto.
La mira durante un minuto en silencio.
—Lo lamento —digo en voz baja.
No se da vuelta, sus hombros tensándose con mi disculpa. —¿Por qué?
—Por perder el tiempo —digo—. Por hacerte conducir todo el camino hasta aquí
para nada.
—No fue para nada —dice, girándose—. Por lo menos sabemos ahora.
Dejo a Naz allí. Voy a mi habitación, para tomar algunas de mis pertenencias. No
sé cuándo, o si, mi madre alguna vez volverá aquí, y no quiero abandonar todo. Naz
aparece, llevando sus cosas a su auto. Doy un último vistazo alrededor de la casa,
cerrando la puerta al salir, sintiéndome mal por haber dejado tanto atrás, pero no puedo
traer todo conmigo.
Naz permanece en silencioso mientras conduce a casa. Se siente mucho más largo
que cuando veníamos. Dijo que al menos sabemos ahora, pero está equivocado. Siento
que entiendo menos que hace unas horas.
—Ella vendrá por ti.

2 Mi ceño se frunce en tanto miro a Naz, apenas distinguiendo su rostro en la


oscuridad. Nos acercamos a Brooklyn de nuevo. Ninguno de los dos ha dicho una
52 palabra en horas. —¿Qué?
—Tu madre —dice—. Ella vendrá por ti.
—¿Cómo lo sabes?
—Porque te dije, solo un cobarde abandona a su familia.
22
Traducido por Sofía Belikov, Vanessa Farrow & Val_17
Corregido por Itxi

Con las vacaciones el café permanece en silencio, los estudiantes que frecuentan
el área día tras día se han ido por el verano. Me siento en el lugar que me sentaba a
diario para estudiar, bebiendo mi caliente té de cacao y menta. Sabe a galletas de
chocolate rellenas de menta, rica y cremosa, algo que siempre hace que Melody se
encoja.
Ante el pensamiento de mi amiga, miro el reloj más cercano y suspiro. Como era
de esperar, llega tarde. Ni siquiera estoy segura de sí va a venir. No he oído de ella en
todo el día. Naz está trabajando, así que vine a la ciudad por mi cuenta, planeando
pasar algo de tiempo con mi amiga. Él me dejó algo de dinero, un montón de dinero, y
mis propias llaves de la casa, así que puedo ir y venir.
2 Supongo que eso hace la casa oficialmente mía, también. Raro.

53 Tomo otro sorbo, saboreándolo, cuando oigo la voz de Melody detrás de mí. —
Bueno, supongo que algunas cosas nunca cambian.
Me giro, mis ojos ampliándose al observarlo. Su usual cabello rubio es ahora un
brillante plateado, con oscuras mechas rojas y negras atravesándolo.
—¿Te gusta? —pregunta, recogiendo su cabello—. Me hice un pequeño cambio.
Me río, negando con la cabeza. —Te queda.
—¿Cierto? Pensé lo mismo. —Ordena un café y se desploma frente a mí,
bebiéndose un trago antes de lanzarse a su usual diatriba, hablando y hablando de lo
que ha hecho este verano (lo cual es demasiado) y de cómo están las cosas con Paul
(mejor de lo que esperaba, pero, hombre, necesita conseguirse un trabajo), antes de que
regrese su atención a mí—. Entonces, ¿cómo es la vida de prometida?
—Buena —digo, encogiéndome de hombros.
—Buena —repite—. ¿Eso es todo? ¿Buena?
Repito el gesto. —Sí, buena.
Rueda los ojos ante mi respuesta, cuestionando una docena de preguntas más. —
¿Cuándo será la boda? ¿Dónde será? ¿Tienes un vestido? ¿Quién está invitado? ¿Puedo
ver el anillo de nuevo? —Le seguí la corriente, aunque no pensé demasiado en ello.
—Entonces, ¿qué vas a hacer el próximo año? —pregunta—. Ya sabes, teniendo
en cuenta que tu promedio de notas no fue lo suficientemente alto para lo que exige tu
beca.
Creo que prefería hablar sobre la boda que de esto. Dejo escapar un suspiro,
encogiéndome de hombros. He intentado no pensar en ello, pero ha estado
carcomiéndome. Tengo una matrícula que jamás podría pagar. Sé que Naz dice que lo
suyo es mío, pero, ¿cómo puedo pedirle miles de dólares para pagar por mis clases? —
Me las arreglaré.
—Será mejor que lo hagas —dice—. En serio necesitamos tomar esta clase juntas:
Ética y Sociedad.
—Diablos, no —digo—. Joder, no. Mierda, no. No más clases de filosofía.
Se ríe. —Vamos, será fácil.
Hago de mi servilleta una pelota y se la lanzo. —No.

2 Se encoge de hombros, terminando su café. —Tú te lo pierdes.


No puede quedarse demasiado tiempo; tiene un almuerzo con sus padres al otro
54 lado de la ciudad. Me despido de ella, haciendo planes para encontrarnos aquí la
próxima semana, y comienza a alejarse, pero se detiene después de unos cuantos pasos.
—¡Oh, casi lo olvido! Llegó esto el otro día… fue enviado a nuestra habitación.
Lanza un sobre en la mesa. Lo miro, sin ver ninguna dirección, pero la letra me
parece familiar… es la de mi madre.
Termino de beber mi café y lo arrojo a la basura antes de dirigirme hacia la
puerta. Abro el sobre, sacando el pedazo de papel, y desdoblándolo. Fue escrito de
forma apresurada, sin ningún dulce saludo o una pequeña charla, directo al punto.

Lo siento si te preocupé. Puedes encontrarme en el número más abajo. Llámame tan


pronto como puedas. Te amo.

Miro fijamente el número, me llama la atención el código de área 201.


¿Está en Nueva Jersey?
Releo las palabras unas cuantas veces, reproduciendo los números en mi cabeza.
Pongo mi confusión a un lado, agradecida de tener algo. No tengo ninguna respuesta,
pero al menos está bien. Está allí afuera, y tengo una forma de contactarla.
Doblo la carta y la meto de nuevo en el sobre, empujándolo en mi bolsillo. Hago
el viaje de regreso a Brooklyn, y estoy llegando a la puerta delantera de la casa cuando
alguien habla—: ¿Karissa Reed?
Me detengo y giro, mis ojos ampliándose ante el sonido de mi nombre en los
labios de un extraño. No es nadie que haya visto antes, un hombre viejo con cabello
gris, usando un traje azul que no le queda. Otro joven permanece en la acera, tratando
de actuar casual, las manos en las caderas, empujando el abrigo fuera del camino y
exponiendo una brillante y dorada placa en su cinturón.
Policía.
—Eh, sí —digo, vacilante, mirando fijamente la insignia por un momento antes
de voltearme hacia quien me habló—. ¿Puedo ayudarlo?
—Esperamos que sí —dice—. Queríamos preguntarle algunas cosas.
—¿Sobre?

2 —Sobre Daniel Santino.


Mi ceño se frunce. ¿El profesor Santino? —¿Qué sucede con él?
55 —¿Le importaría acompañarnos a la estación de policía? —pregunta, sonriendo
suavemente. No se me escapa que evita responder a mi pregunta—. Solo tomará unos
minutos.
Miro entre los dos hombres y el auto aparcado cerca de ellos, claramente un
coche de policía sin distintivo. —No sé.
El segundo oficial camina hacia mí, su expresión dura. He visto suficientes
programas de televisión como para conocer el acto del policía bueno y malo, este
obviamente es el segundo. —Puede acompañarnos voluntariamente o podemos venir
más tarde y llevarla, tanto si le gusta como si no.
Frunciendo el ceño, obedezco, entrando al asiento trasero cuando el policía más
viejo abre la puerta para mí. Es agradable, intentando ser amigable y hablando en tanto
conduce hacia la estación de policía. Es el detective Jameson, y trabaja en la unidad de
homicidios.
Su compañero, el detective Andrews, es claramente un verdadero idiota.
Permanece en el asiento del pasajero, callado y frunciendo el ceño.
Cuando llegamos, me llevan a una pequeña habitación oscura con nada más que
una mesa y algunas sillas, las paredes de un gris oscuro, y una señal en la puerta en la
cual se lee “Interrogaciones”. Me siento nerviosamente en la silla con los hombres frente
a mí. Me ofrecen algo para beber, pero estoy demasiado nerviosa como para aceptarlo.
Sus preguntas parecen simples en la superficie. —¿Cuándo fue la última vez que
habló con Daniel Santino? ¿De qué hablaron? ¿Por qué estaba allí? —Luego me
preguntan una y otra vez las mismas y tediosas preguntas, en un círculo redactado un
poco diferente cada vez, como si esperaran atraparme y conseguir una respuesta
distinta eventualmente.
Fui la última persona vista con él.
La hora estimada de su muerte coincidía con mi visita.
—Esperen, ¿no creerán…? Es decir, en serio no creerán que tuve algo que ver con
esto, ¿cierto?
Ambos hombres me miran fijamente.
—Se encontraba vivo cuando me fui —digo, demasiado sorprendida de que
estuvieran insinuando que podría estar involucrada—. Nunca lastimaría a alguien,
mucho menos matarlo. No lo haría… no podría. Revisen las cámaras de seguridad. ¡Ya
2 verán!

56 —Las cámaras del edificio no se encontraban grabando —dice el detective


Andrews—. La cambian cada veinticuatro horas. Para el momento en que fue
descubierto, había sido borrado.
—Bueno, juro que se encontraba vivo. ¡Lo estaba! Nunca haría algo así. ¡No soy
ese tipo de persona!
—Le creemos —dice el detective Jameson—. Solo intentamos ver si las horas
coinciden.
Suena sincero, pero sus palabras no encajan con la actitud del detective Andrews.
Me trata como un completo criminal. Su expresión se ha endurecido, su voz fría cuando
interrumpe—: ¿Por cuánto tiempo ha estado involucrada con Ignazio Vitale?
El nombre de Naz me atrapa por sorpresa. —¿Disculpe?
—Ignazio Vitale —dice—. ¿Por cuánto tiempo han estado…?
—No veo cómo eso es de su incumbencia —dijo, sacando las manos de la mesa y
poniéndolas en mi regazo cuando la atención del hombre se mueve hacia el anillo en mi
dedo.
—Presumo que es consciente de su reputación. No es difícil pensar…
—Naz es un buen hombre —digo a la defensiva, interrumpiéndolo—. No tiene
nada que ver con esto.
—¿Está segura de eso?
—Por supuesto —digo—. No me interesa qué reputación piensa que tiene. No ha
hecho nada malo, y yo tampoco… he hecho nada. Solo fui a hablar con él por mi nota, y
luego me fui, y él seguía vivo.
—¿Y dónde se encontraba Ignazio en ese momento?
Mi ceño se frunce. Antes de que pueda responder, la puerta de la sala de
interrogaciones se abre, y otro hombre mete la cabeza. Claramente es su superior,
basada en la forma en que ambos hombres enderezan sus espaldas, dándole toda su
atención. Entra dándose aires, sus ojos mirándome mientras niega con la cabeza. —Ya
puede irse, señorita Reed.
El detective Andrews sacude la cabeza en desacuerdo. —Aún tenemos preguntas
que hacerle.
—Pero —dice el hombre—, ha contratado un abogado.
Mis ojos se amplían. ¿Que hice qué?

2 El detective Andrews luce igual de sorprendido, volteándose hacia mí. —No le oí


pedir un abogado.
57 No sabía que necesitaba uno.
El detective Jameson por otro lado, se levanta y reúne sus cosas. Saca una tarjeta,
deslizándola a través de la mesa con una sonrisa. —Si alguna vez quiere hablar, mi
puerta siempre estará abierta.
Atraviesa la puerta, caminando junto a su superior. Me levanto, frotando mis
sudorosas palmas contra los costados de mis vaqueros, y deslizo la tarjeta en mi bolsillo
junto a la carta de mi madre en tanto miro a ambos hombres. —Así que, ¿puedo irme?
—Por supuesto —dice el hombre, asintiendo suavemente—. Gracias por venir.
—Seguro —murmuro, la cabeza gacha a medida que salgo de la sala de
interrogaciones. Oigo a los oficiales murmurando detrás de mí, su conversación
acalorada al dirigirme hacia el vestíbulo. Levantando la mirada, mis pasos se detienen
cuando me encuentro cara a cara con la última persona que esperaba—. Naz.
La comisura de sus labios se levanta. —¿Estás bien, pajarito enjaulado?
Asiento.
»Bien. —Todo el humor desaparece de su expresión, sus ojos oscureciéndose con
ira mientras gira su atención hacia los oficiales reunidos detrás de mí. Su mirada se
desplaza entre ellos, contemplándolos, la pura hostilidad escapando de él suficiente
como para hacer que el vello en mis brazos se levante—. Si necesitan algo más,
caballeros, mi abogado estará más que feliz de responder a sus peticiones, de las que
están muy conscientes. Es por lo que le pago, después de todo.
—No teníamos preguntas para usted —dice el detective Jameson—. Solo
teníamos unas cuantas para la señorita Reed.
—Que es mi prometida, de lo que ahora eres consciente —dice Naz—. Acosar a
una joven es bastante impropio de usted, Jameson. Pensé que su madre le habría
enseñado algo mejor que eso.
Naz no espera a que el oficial responda. Me hace un gesto con la cabeza para que
lo siga. Paso junto a él, y presiona su mano contra mi espalda, sacándome de la estación
de policías. Su auto esperaba en el bordillo por nosotros. Entro nerviosamente,
sintiendo ganas de vomitar.
Naz se incorpora al tráfico, dirigiéndose hacia Brooklyn, antes de relajarse. Se
encorva un poco en el asiento, dejando escapar un profundo suspiro. No estoy segura
de sí es de alivio o exasperación.
—¿Cómo supiste que me llevaron allí? —pregunto en voz baja.
2 —Un socio me dio una llamada de cortesía cuando te vio allí. Llegué tan pronto

58
como pude.
—Gracias —digo—. Estoy feliz de que te presentaras.
Me mira. Alargando una mano, acuna mi mejilla, frotando la piel con su pulgar.
—Siempre lo haré.
—¿Lo prometes?
—Lo juro.

Estoy sentada en la cama, la nota de mi madre extendida en mi regazo. Mi


mirada se desplaza a través de los números una y otra vez, recitándolos de memoria.
Estoy estancada, lo sé, y tal vez no tiene sentido, pero estoy casi temerosa de llamarla.
Ella tendrá preguntas.
La misma gran cantidad que tengo para ella.
¿Qué estás haciendo?
¿Dónde vives?
¿Por qué?
Mis respuestas son probablemente más escandalosas que las de ella.
Suspirando, saco el teléfono y marco el número, llevándolo a mi oreja en tanto
suena. Espero, casi aguardando algún tipo de contestador automático que me salude,
cuando contestan.
—¿Hola?
Esta no es mi madre. Esta voz es masculina, ronca con una especie de acento
grueso. Permanezco en silencio por un momento, sin saber qué decir o cómo reaccionar,
cuando con impaciencia una vez más dice—: ¿Hola?
—Yo, eh... ¿puedo hablar con Carrie?
—¿Quién?
Mi estómago cae al mirar el papel. Sé que tengo los números correctos. —Carrie
—digo—. ¿Carrie Reed?

2 —Ah, sí, espera. —Oigo pies arrastrándose, luego su voz amortiguada resuena
en el fondo—. ¡Carmela! ¡Creo que es ella!
59 Mi ceño se frunce. ¿Carmela?
Hay otro crujido antes de que una voz entrecortada hable—: ¿Kissimmee? ¿Eres
tú?
—Uh, sí. ¿Qué sucede, mamá? ¿Quién es ese tipo? ¿Por qué te llamaría Carmela?
—Ahora no importa —dice con desdén—. Me alegro de que estés bien.
—¿Yo? Estoy bien. ¿Dónde has estado? ¡He estado preocupada!
—Tenía que irme, amor. Te lo dije cuando me visitaste. ¡Era el momento!
—Dijiste que estabas pensándolo —digo—. No esperaba que recogieras y dejaras
todo atrás. Fui a ver cómo te encontrabas y…
—¿Tú estuviste en la casa? ¿Fue saqueada?
—Uh, no... ¿Por qué lo sería?
—No hay razón —dice—. Mira, realmente no puedo explicar esto por teléfono.
Lo haré, yo... Solo necesito que vengas a verme. ¿Puedes hacer eso, Kissimmee? Es
importante.
—Supongo.
—Ven sola —dice—. ¿Está bien? Es importante que nadie más sepa dónde estoy.
¿Entendiste?
Entiendo, de acuerdo. Está rota. Todos esos años de huir de los recuerdos y
perseguir fantasmas la ha envuelto, y ha perdido la poca cordura que le quedaba. Hay
una diferencia entre estar loco y ser demente, y estoy aterrorizada de que anduvo de
puntillas sobre esa línea en las últimas semanas. —Iré sola. Solo dime dónde estás.
Parlotea una dirección, y reviso en los cajones hasta que encuentro un lápiz para
garabatearla. Una vez más reitera la necesidad de que vaya sola, antes de colgar, no me
pregunta ni una vez cómo estoy o donde he estado o lo que he estado haciendo.
Lanzo mi teléfono en la cama mientras miro la dirección. Nueva Jersey. No me
llevaría demasiado tiempo, la mitad de un día para llegar allí, conseguir las respuestas,
y regresar aquí a Brooklyn. Quizás pueda convencerla de volver conmigo, obtener
algún tipo de ayuda, porque lo que está haciendo no es normal.
—¿Qué tienes ahí?
Miro a Naz entrar a la habitación.
—Es, uh... una nota que Melody me dio —digo, encogiéndome de hombros
mientras la doblo y la meto en el bolsillo—. Tomé un café con ella hoy, ya sabes, antes
2 de todo el interrogatorio.

60 Si me preguntaba le contaría la verdad sobre la carta, y sobre lo que hablé con mi


madre, pero no lleva el tema más lejos. Se detiene frente a mí, agarra mi mentón y
levanta mi rostro para que lo mire. Se inclina para darme un beso, sus labios suaves y
dulces.
Todo lo que necesito es un simple toque de este hombre y me derrito. Su
presencia siempre hace lo malo parecer no tan malo, lo bueno mucho mejor, el mundo
alrededor de mí es tan hermoso y con estilo nuevo. Me hace sentir especial y segura, el
universo podría estar desmoronándose, pero él mantendría el suelo bajo mis pies
seguro.
Aleja mis preocupaciones.
Lidiaré con mi madre mañana.
Esta noche, solo lo quiero a él.
Con manos temblorosas, me acerco y empiezo a desabrocharle la camisa. Me lo
permite, nunca interrumpiendo el beso, sus manos acunando mi cabeza. Retrocede
cuando tiene que hacerlo, dejando sus ropas caer al suelo, dejándolo desnudo frente a
mí.
La luz se filtra desde el exterior, lo suficiente para que pueda distinguir cada
contorno de su cuerpo. Quiero trazar cada línea, acariciar cada grieta, probar su piel con
mi lengua, y demostrarle con mis labios lo mucho que lo amo. Se sienta sobre la cama y
extiende las manos para llegar a mí de nuevo; pero me deslizo de su agarre y en
cambio, caigo de rodillas en el suelo.
Su expresión es tensa cuando me mira fijamente. Envuelvo mi mano alrededor
del duro eje y lo acaricio un par de veces, mirándolo, antes de bajar la cabeza a su
regazo. Saco la lengua, saboreando la punta.
Un gemido antinatural vibra en su pecho.
Sus manos acarician mi cabello en tanto lo llevo a mi boca. No puedo tomarlo
todo, apenas la mitad. Nunca he tratado de satisfacer a un hombre como Naz, de
manera que solo voy por ello y espero hacer lo mejor.
No dura mucho tiempo antes de que me detenga. Agarrando uno de mis brazos,
me tira a la cama con él, susurrando—: Es suficiente, Karissa.
—¿No fue bueno? —pregunto nerviosamente.
—Fue genial—dice en voz baja—. Pero jamás deberías arrodillarte delante de mí.

2 No estoy segura sí sentirme halagada u ofendida, pero me da pocas


posibilidades de sentir cualquiera. Se hace cargo, desnudándome a medida que me
61 estira más.
Se recuesta, dejando que me suba encima de él. Me hundo en él, llevándolo
dentro de mí, un escalofrío recorre mi espalda cuando lo oigo gemir de nuevo. El
sonido es tan primitivo, sin restricciones.
Lo monto, moliéndome contra él, arqueando la espalda y tomándolo tan
profundo como puede ir. Tiene las manos en mis caderas, pero no me guía, por primera
vez desde que estamos juntos, me está dejando hacer el trabajo.
Me doy cuenta cuando se está acercando. Mis manos están en su pecho,
cubriendo sus cicatrices, sintiendo los latidos de su corazón contra la palma de mi
mano. Se está corriendo, aunque luce relajado, los músculos de su estómago están
contraídos y sus ojos cerrados.
Puedo sentirlo cuando se viene, llenándome con todo de él. Gime de nuevo, esta
vez más fuerte, su agarre en las caderas es más fuerte. Cuando se relaja, dejo de
moverme, y abre los ojos para mirarme. Le ofrezco una sonrisa vacilante, pero no me la
devuelve, borrando la mía de mi rostro cuando me tira fuera de él, a la cama, y se coloca
encima de mí.
Grito, puesto que me atrapa desprevenida cuando se acurruca en mi cuello,
mordisqueando mi piel. —Eso no fue fácil para mí.
Empuja dentro de mí, profundamente, haciéndome jadear. Está más duro ahora
que antes de que incluso se viniera. —Lo sé.
Es una máquina, siguiendo y siguiendo al caer la noche, sin parar hasta que mi
cuerpo está cansado, ambos cubiertos de sudor desde la cabeza a los pies. Me tiendo en
sus brazos, mi cabeza sobre su pecho. Ambos permanecemos en silencio a medida que
recuperamos el aliento, los latidos de su corazón regresando a un ritmo normal y
estable.
No creo que mi corazón jamás latirá igual.
—¿Estás bien? —pregunta en voz baja después de un tiempo.
—Sí —susurro—. ¿Por qué no lo estaría?
—Hoy te llevaron a la estación de policía. Eso tiene que molestarte.
—Lo fue —admito—. Ellos creen que yo... pensaron que tenía algo que ver con lo
que le pasó a Santino.
—No, no lo pensaron —dice—. No creen eso.
2 —Pero dijeron…

62 —Solo porque lo digan, no significa que lo crean —dice—. No creen que mataste
a Santino.
—Entonces ¿por qué lo dicen?
—Porque piensan que yo lo hice.
Me tenso. —Eso es una locura.
Espero que esté de acuerdo, que se ría de ello, pero no dice nada. No dice nada
en absoluto. El silencio que ahoga la habitación es ensordecedor, escalofriante, y no
estoy segura de qué decir después de eso. Me quedé allí, mirando la oscuridad,
mientras la mano de Naz acaricia mi costado desnudo, agarrándome con fuerza como si
nunca me dejará ir.
Tomo el tren a Manhattan, y luego otro a Nueva Jersey, parando un taxi fuera de
la estación de tren en Newark. El conductor me mira raramente cuando leo la dirección,
sin hacer ningún movimiento para arrancar.
—¿Estás segura de que la dirección es correcta? —pregunta, mirándome por el
espejo retrovisor.
—Uh… —Miro el papel—. Sí.
—Entonces está bien.
Arranca sobre la carretera. Newark me recuerda a una pequeña ciudad de Nueva
York, con los rascacielos y las calles muy transitadas. Estoy admirándola mientras
conducimos por la ciudad, tensándome un poco cuando empieza a zigzaguear
alejándose. Pasa a través de los barrios, cada uno volviéndose más agreste, hasta que
nos aproximamos a lo que parecen los barrios pobres. Las ventanas están destrozadas y
tapadas con tablas, grafitis cubriendo las paredes de los edificios derruidos, basura
esparcida en las aceras.
Por favor, siga adelante.
Por favor, siga adelante.

2 Se detiene.
El taxi se detiene frente a una casa vieja de ladrillo. La contigua está abandonada,
63 completamente destruida, pero las otras parecen habitables. Apenas. El coche de mi
madre no está por ningún lado. Veo que no hay señales de vida a su alrededor, no hay
luces en el interior y no hay muebles en el pequeño porche. Estoy a punto de decirle al
conductor que siga adelante, que me lleve de regreso, porque tiene que haber un error,
cuando la cortina en la habitación del frente se mueve.
Hay alguien adentro.
Le pago al chofer y salgo, dirigiéndome a la casa. Doy un paso en el porche y
llamo, mi corazón martillando en mi pecho mientras espero. Mi madre no puede
quedarse aquí, en esta casa, en este barrio. No es seguro.
La puerta se abre, un par de profundos ojos marrones se encuentran con los
míos. Pertenecen a un hombre con el cabello negro como el azabache, separado al lado y
arreglado atrás, brillante por la cantidad de producto que tiene en él. Tiene un bigote,
pero el resto de su cara está recién afeitada. Usa unos pantalones gris oscuro y un
chaleco, con una camisa de botones clara. Un cigarro sin encender entre los labios.
No parece alguien que viviría en los barrios pobres.
—Estoy buscando a Carrie —digo.
—Lo sé —responde, golpeándome el acento muy marcado. El mismo tipo de la
llamada. Da un paso a un lado, haciendo señas para que entre. Vacilante, doy un paso al
interior, viendo que la casa está prácticamente vacía. Se queda en la puerta por un
momento más, su mirada deslizándose por la calle—. ¿Vienes sola?
—Por supuesto.
Satisfecho, cierra la puerta. Se pasea por delante de mí, un movimiento peculiar
en su caminar, una cojera extraña como si no pudiera doblar bastante una de sus
rodillas. —Tu madre no está aquí.
Lo miro, tensándome mientras se dirige a la sala y se sienta en el viejo y raído
sofá, el único mueble en la habitación. —¿Dónde está?
—Toma asiento —dice casualmente, señalando el cojín sucio y rasgado a su lado.
—¿Dónde está? —pregunto de nuevo, sin hacer ningún movimiento para
acercarme más. Mis ojos se desplazan hacia la puerta, asegurándome de que está
desbloqueada en caso de que necesite hacer una salida precipitada, antes de mirarlo de
nuevo. Me mira, sus labios curvándose con diversión en tanto enciende un fósforo y con
él su cigarro. Arroja el fosforo al piso de madera, pisándolo fuerte con sus brillantes
zapatos negros de vestir.
2 —No voy a hacerte daño, chica.

64 Intento por tercera vez. —¿Dónde está?


Se encorva en el sofá, apoyando su brazo en el respaldo cuando se estira, su
mirada todavía firmemente en mí. —Salió.
—¿Por qué? ¿Dónde fue?
—Pensó que era mejor si no estuviera aquí, cuando te lo explique.
—¿Explicar qué?
Da una calada a su cigarro y está callado por un momento, tirando sus cenizas
directamente sobre el suelo. —Por qué te dejé.
Lo miro poniéndome en guardia, mientras cada gramo de fuerza que intento
levantar se desvanece en una ola de conmoción. De ninguna manera. Lo miro con
incredulidad, asimilando esas palabras, mis ojos errantes en su rostro. Incluso desde
esta distancia, las pecas salpicando su piel se destacan como pequeñas balizas,
mostrando la verdad antes que tenga que decirla.
No he sido capaz de ponerme en contacto con mi madre en semanas porque ha
estado con mi padre, el hombre que nos abandonó, que se alejó de nosotras. Es su culpa
que ella sea de la forma que es, por su culpa se hallaba constantemente persiguiendo
fantasmas, persiguiéndolo a él... y lo encontró. Jodidamente lo encontró.
Y ella es, obviamente, aún peor por haberlo hecho.
—Sé por qué te fuiste —digo, dando un paso atrás. Hay unos cuantos metros de
distancia entre nosotros, pero de repente se siente demasiado cerca—. Te fuiste porque
eres un cobarde de mierda.
—Kissimmee...
—No —digo, sacudiendo la cabeza, el sonido de ese apodo viniendo de él
provoca ira—. ¡No te atrevas a llamarme así! ¿Qué te da el derecho?
—Considerando que te puse el apodo, digo que tengo bastante derecho —dice—.
Te llamé así cuando estaba embarazada, mi pequeña bebé Kissimmee. Fuiste concebida
allí, ya sabes, en Kissimmee. Así que eso es lo que me da el derecho.
—No tienes derecho ni siquiera a hablarme. No eres nadie para mí. Nada.
Perdiste todos los derechos cuando te fuiste. No te necesité. No te necesito. Pero ella te
amaba.
—Yo la amaba, también. Todavía la amo. Lo sabe, siempre lo ha sabido.

2 —Te equivocas —digo—. Era un desastre, nunca pudo asentarse o confiar,


siempre huyendo por tu culpa.
65 Se pone de pie. Su presencia se siente imponente, intimidante. Doy otro paso
hacia atrás cuando se dirige hacia mí.
—No fui yo quien la tenía huyendo.
—Lo que te ayude a dormir por la noche, amigo —digo—. Tú no estabas allí. No
lo viste. No lo viviste. No me importa qué excusa de mierda te inventes... huir de
nosotras es imperdonable, y si pensó que tú explicándomelo lo haría algo mejor, está
muy equivocada.
—No actúes de esa manera —dice—. Merezco ser escuchado. Soy tu padre.
—No eres nada —le digo—. John Reed no es nadie para mí.
Escupo las palabras con la mayor hostilidad que puedo evocar, diciéndolas con
todo lo que hay en mí, pero en vez de retroceder, en lugar de estar dolido, sonríe. Su
risa es fuerte y divertida, golpeándome más duro que los puños.
—John Reed —dice, sacudiendo la cabeza—. Tienes razón, no es nadie. No es
nada. Ni siquiera existe. Pero soy tu padre, Johnny Rita, y tú eres mi hija, y tu madre...
tu madre es mi esposa. Carmela Rita.
—Su nombre es Carrie Reed.
Niega con la cabeza, su tono burlón al decir—: Lo que te ayude a dormir por la
noche, chica.
—No soy una chica, soy una mujer. Y no me importa lo que tengas que decir. Ya
terminé de hablar contigo.
Salgo hecha una furia, cerrando la puerta detrás de mí. Medio esperaba que
viniera por mí, pero no lo hace. Por supuesto. Mis ojos arden en tanto me alejo de la casa
arruinada, intentando poner espacio entre ese hombre y yo.
No es hasta que estoy a pocas cuadras con lágrimas recorriendo mis mejillas que
me doy cuenta del aprieto en el que estoy. Frustrada, agotada, me siento en la acera por
la señal de calle en una esquina y saco mi teléfono para llamar un taxi.
Les toma veinte minutos insufribles llegar junto a mí. Me deja en la estación de
tren en Newark, y compro un billete de vuelta a casa.
Está a punto de oscurecer cuando regreso a la casa en Brooklyn. El sol se está
poniendo, todo luciendo como lo dejé, el camino de entrada libre del coche de Naz. Me
siento aturdida, mi estómago con nudos. Me siento como si me hubieran escurrido, y no
estoy segura de qué camino es correcto.
John Reed. Johnny Rita.
2 Carrie Reed. Carmela Rita.
66 ¿Quiénes son?
¿Quién soy yo?
Pensé que lo sabía, pero ahora no estoy segura. Me estoy ahogando en un río de
secretos, viviendo en un mundo construido sobre mentiras. ¿Siquiera existe Karissa
Reed? ¿O soy Karissa Rita?
¿Quién demonios soy?
Las lágrimas corren de mis ojos otra vez a medida que abro la puerta y entro a la
casa oscura. Las cosas ahora tienen menos sentido. ¿Qué fue real? ¿Qué fue una
mentira? Cierro la puerta y la bloqueo de nuevo, girándome para dirigirme a las
escaleras, cuando una fuerte voz en la oscuridad me detiene en seco.
—¿A dónde fuiste?
Saltando, me doy la vuelta y me encuentro cara a cara con Naz en la sala de estar.
Agarro mi pecho, sorprendida. —Me asustaste. No me di cuenta que estabas en casa. Tu
auto no está en el camino de entrada.
—Está en el garaje —dice, avanzando hacia mí, sus manos en los bolsillos—. ¿A
dónde fuiste?
—Yo, uh… fui a ver a mi madre.
—¿La encontraste?
—Más bien ella me encontró —murmuro, metiendo la mano en mi bolsillo y
sacando la nota arrugada—. Melody me entregó esto ayer… llamé al número, y mi
mamá me dio una dirección, me dijo que fuera a verla.
Da un paso más cerca, estirando su mano, en silencio pidiéndome ver la nota. Se
la entrego y la lee, encogiéndose. —¿Fuiste a este lugar sola?
—Ella me lo pidió. Dijo que era importante.
Dobla la nota y me la devuelve mirándome a los ojos. Me mira con una expresión
dura en tanto se acerca y acuna mi mejilla. —Has estado llorando.
—Ha sido un día largo.
—¿La viste? —pregunta—. ¿Hablaste con ella?
—No, no se hallaba allí.
Sus ojos se entrecierran con recelo. —¿Había alguien más?
Asiento. —Mi padre, si puedes creerlo.

2 Yo apenas puedo creerlo.

67 La expresión de Naz se endurece. Permanece tan quieto que no estoy segura de sí


está respirando. —¿Qué te dijo?
—Un montón —murmuro—. Pero nada realmente. Todas las mentiras, o tal vez
toda la verdad. No lo sé. Descubrí quién era y me fui.
—¿Qué quería?
—Explicarme por qué se fue.
—¿Y lo hizo?
—No, no le di la oportunidad.
El pulgar de Naz acaricia mi mejilla mientras deja escapar un profundo suspiro.
—Quizás deberías escucharlo.
Frunzo el ceño. —¿Eso crees?
—Sí —dice—. Estoy interesado en escuchar lo que tiene que decir.
El viaje a Jersey es más rápido con Naz conduciendo. Me siento mejor ahora al
tenerlo conmigo, como si en vez de estar a la defensiva tal vez estoy ofendida esta vez.
Sostiene mi mano en la consola central, su pulgar acariciando dulcemente mi piel.
No tiene ningún problema en encontrar la casa, navegando por las calles de
Newark como si estuviera bien versado en el destartalado barrio. El auto de mi madre
está allí ahora, estacionado en el frente. Naz detiene el Mercedes detrás de él, apagando
el motor y saliendo sin decir una palabra.
Me abre la puerta y salgo, dando unos pasos hacia la casa cuando Naz agarra mi
muñeca, deteniéndome. Lo miro curiosamente, y niega con la cabeza. —Espera aquí.
Frunzo el ceño. —¿Por qué?
—Solo confía en mí.
Me encojo de hombros, retrocediendo hacia Naz y deteniéndome justo frente a él,
mis ojos sobre la casa. Está completamente oscuro, iluminada solo por la farola de
enfrente. Son las nueve de la noche, tal vez un poco más tarde. —Quizás están
dormidos.

2 —No duermen aquí.


Mi ceño se frunce. —¿Cómo lo sabes?
68 —Solo lo sé —dice—. Puedo decirlo al mirarlo.
Antes de que pueda preguntar algo más, la cortina en la sala de estar se mueve.
La puerta se abre de golpe, mi madre apareciendo, con ojos muy abiertos.
Se ve frenética.
—Karissa —grita, su voz chillona, llena de pánico—. Oh, Dios. Aléjate de él,
cariño.
Parpadeo un par de veces, sorprendida, en tanto Naz desliza sus brazos a mí
alrededor, tirándome contra él. Un brazo rodea mi cintura a medida que la otra se
posiciona en mi pecho, su mano subiendo, descansando en la base de mi garganta. Me
sostiene de manera protectora, mi armadura contra el brutal mundo exterior, pero mi
madre lo ve de otra manera.
Deja escapar un ruido aterrorizado mientras corre, descendiendo los pequeños
escalones del porche y tambaleándose en el patio.
—Está bien —digo—. Todo está bien, mamá.
—Por favor, déjala ir —suplica, ignorándome, concentrándose en Naz—. Te lo
ruego. Déjala ir, Vitale.
Mi sangre se enfría cuando dice su nombre… su apellido… el nombre que esas
personas usan para él. Esto no está bien. Ella no lo conoce. No se conocen entre sí. No
pueden.
—No voy a lastimarla, Carmela, pero no voy a dejarla ir.
Mis rodillas casi ceden. La llamó Carmela. Si no fuera por el fuerte agarre de
Naz, caería al piso. Giro la cabeza, viendo la seria expresión de Naz, sus ojos tan
oscuros como la noche que nos rodea.
—Naz —susurro—. ¿Qué está pasando?
—Lo que pasa es que tu madre no está feliz de verte cerca de mí.
—¿Por qué? —pregunto, mi voz temblorosa—. ¿Quién eres?
—Sabes quién soy —dice—. La pregunta que deberías es hacerte es quienes son
ellos.
—Mamá —digo en voz alta—. Mamá, ¿qué está pasando? ¿Cómo conoces a Naz?
No me mira, pero sé que escucha mis palabras. Su alarma aumenta cuando lo
llamo Naz. Le suplica más—: Por favor, es mi hija… mi pequeña. Ha pasado por
mucho. No le hagas esto.
2 —No le he hecho nada —dice Naz, su mano subiendo más, apretando alrededor

69 de mi garganta. Jadeo cuando se agacha, besando mi sien—. Nada que ella no quiso que
le hiciera.
Mi madre está al borde de la hiperventilación. —Solo déjala ir y vamos a hablar
de esto. Te daré lo que quieras, lo que sea. Tómame a mí, pero déjala en paz. Por favor,
te lo ruego. Haré cualquier cosa.
Naz afloja su agarre, y respiro profundamente, desorientada. —¿Johnny está
aquí?
—No.
—Apuesto a que salió por la puerta trasera cuando me vio, ¿no? —Mi madre no
responde a esa pregunta, lo que parece suficiente respuesta para Naz. Se ríe
amargamente—. Una vez un cobarde, siempre un cobarde.
—Dime lo que puedo hacer —dice—. Solo… lo que sea. Solo dímelo.
—Sabes lo que quiero. No te metas en mi camino, y no te haré daño, Carmela. Es
tan simple como eso. No quiero hacerte daño, por su bien, espero no tener que hacerlo.
Pero nada va a detenerme de conseguir lo que quiero.
—Lo entiendo —dice, dando otro paso hacia nosotros—. Simplemente deja ir a
Karissa. Por favor.
—No puedo hacer eso —dice Naz. Mi madre hace un ruido anormal ante su
negativa. Estoy demasiado aturdida para reaccionar. Uno de los brazos de Naz me
suelta cuando alcanza la puerta del auto—. Entra.
Mis ojos se abren ampliamente cuando lo miro. —¿Qué?
Sus ojos encuentran los míos. —Entra al auto.
La voz en la parte trasera de mi cabeza grita que me aleje de él, para correr hacia
a mi madre, pero su expresión preocupada es suficiente para hacer que mis pies se
mueven hacia el auto.
Me deslizo en el asiento del pasajero, y cierra la puerta, quedándose allí por un
momento más.
Me ama, me recuerdo. No hay razón para estar asustada.
Pero este no es mi Naz, el Naz del que me enamoré. Ignazio Vitale me aterroriza.
A través de la ventana, puedo escuchar a mi madre suplicándole un poco más, su
voz indiferente al ignorar sus preocupaciones.
Mi corazón sube a mi garganta, mi estómago revuelto cuando Naz entra. No dice
nada, arrancando el auto y alejándose a toda velocidad. Nunca me mira, nunca se dirige
2 a mí durante el viaje. Su mano ya no trata de sostener la mía. Las cosas están tan tensas
que creo que podría explotar. Todo sigue sonando en mi mente en un enredo, sus
70 palabras y sus acciones, todo lo que pasó hoy sonando una y otra vez.
No estoy segura de qué pensar sobre nada de eso.
Llegamos a la casa, y envuelvo mis brazos alrededor de mi pecho mientras estoy
en la sala, tratando de combatir la oleada de náuseas cuando la realidad me golpea. —
No lo entiendo.
Naz afloja su corbata. —¿Qué no entiendes, Karissa?
—Nada.
Permanece en silencio por un momento mientras se quita el abrigo. —Te dije que
un día lo atraparía.
—¿Qué? ¿A quién?
—Al hombre que me robó mi vida.
Mis ojos se abren cuando eso me inunda. —¿Fue él? ¿Mi padre?
—Johnny Rita y yo éramos prácticamente familia. Era mi mejor amigo. Y eso no
significó nada para él. Asesinó a mi esposa y a mi hijo justo en frente de mí.
—¿Lo sabías? —susurro—. ¿Sabías quién era yo todo el tiempo?
Su expresión no ofrece disculpas. Creo que me voy a enfermar. Me alejo de él,
corriendo a la cocina, y caigo de rodillas frente al basurero, perdiendo lo que sea que
está en mi estómago. Naz me sigue, deteniéndose en la puerta detrás de mí.
»Lo sabías —digo, mi visión borrosa—. Me usaste todo el tiempo solo para
intentar encontrar a mi padre… ¡solo para que puedas matarlo!
—Eso no es cierto —dice—. Sabía quién eras, Karissa, pero no te utilicé para
poder matarlo. Nunca fue mi intención matar a Johnny. Dije que quería hacerle pagar.
—¿Cómo?
—Mató a mi familia —dice Naz—. Así que iba a matar a la suya.
Oh Dios.
Lo pierdo de nuevo, vomitando hasta que mi cuerpo no tiene nada más que dar.
Escucho a Naz acercarse, siento su mano presionando contra mi espalda. Temblando,
me alejo gateando, correteando por el suelo y presionando la espalda contra los
gabinetes mientras llevo las rodillas a mi pecho, tratando de escabullirme. Lo miro,
horrorizada.
Planeaba matarme.

2 Oh Dios, me va a matar.

71 —Lo prometiste —lloro—. Prometiste que no me harías daño.


Se agacha delante de mí. —Y no voy a hacerlo. No puedo mentirte, Karissa.
Nunca lo hice.
Hago un gesto burlón.
Su expresión se endurece. »Menciona una vez que te haya mentido.
—¡Mentiste sobre todo!
—No, todo lo que te dije fue cierto. Solo porque no te dijera todo no quiere decir
que te mentí. Todo el mundo tiene secretos.
—Yo no.
—Lo tuviste —dice—. Fui tu secreto. Guardamos las partes más oscuras de
nosotros hasta que pensamos que el otro se encuentra listo para verlo. A veces eso no
pasa nunca, pero lo supe esta noche… sabía que era el momento de que me vieras.
—¿Verte? ¡Eres un monstruo!
—Lo soy —admite—, pero no pretendas estar sorprendida. Supiste eso de mí
todo el tiempo.
—No lo sabía.
—Ah, no te miento, de manera que al menos dame el mismo respeto a cambio —
dice—. Las piezas estuvieron allí desde el comienzo, todas y cada una de ellas. Solo
porque te negaste a unirlas, a entenderlo por completo no quiere decir que no supieras
lo que era. Te dije que no era un buen hombre. Que nunca lo sería. Esa es la realidad,
cariño, y aun así me pediste que me quedara. —Me alcanza, acariciando con el dorso de
su mano a lo largo de mi mejilla y cuello, a través de mi pecho—. Me entregaste tu
cuerpo muy voluntariamente, como si ya me perteneciera.
Golpeo su mano, el fuerte chasquido resonando a través de la silenciosa cocina a
medida que trato de alejarme aún más. —Hay algo malo contigo.
—Hay mucho de malo en mí —dice—. Ha sido así desde que tu padre puso una
escopeta en mi pecho y apretó el gatillo.
—¿Por qué? —La pregunta es apenas audible en tanto las lágrimas se derraman
por las comisuras de mis ojos—. ¿Por qué lo hizo? ¿Por qué lo haría?
—Venganza.
—¿Por qué? —pregunto de nuevo—. ¿Qué le hiciste?

2 —Nada —dice—. No era de mí de quien quería vengarse. Lo hizo para vengarse


del padre de mi esposa.
72 —¿Su padre?
Asiente. —Ray.
Parpadeo rápidamente. Solo puedo mirarlo conmocionada.
¿Su esposa era la hija de Raymond Angelo?
»Estuve atrapado en el medio, condenado a morir a manos de alguien cercano,
alguien que se suponía que me quería. Dios me salvó, pero ya ves, nadie te hubiera
salvado, no cuando terminara contigo, así que tienes suerte… eres jodidamente
afortunada… me enamoré de ti.
Mi voz es débil cuando susurro—: Tú no me amas.
—Oh, pero lo hago —dice—. Porque si no lo hiciera, ya estarías muerta.
Dejé escapar un lloriqueo involuntario ante el sonido de su voz, de hecho, sin
ningún signo de arrepentimiento en sus palabras. Me habría matado… pudo hacerlo tan
fácilmente, tantas veces. Si el amor es lo que me mantuvo con vida, ¿qué significa por
ahora? ¿Qué significa para mi futuro?
—Nada ha cambiado —dice, como si pudiera leer mi mente—. Sigo siendo el
hombre que era hace dos horas, el mismo que era hace dos semanas, hace dos meses…
hace dos años. Soy el mismo hombre al que te entregaste, el mismo hombre del que te
enamoraste. Nada cambió.
Lo dice como si hablara en serio, como si realmente lo cree, pero mirándolo, ya
no veo a ese hombre. Veo a uno que no solo podría acabar con mi vida, sino a uno que
creo que algún día lo hará.
—No voy a lastimarte —dice en voz baja, y cierro los ojos, incapaz de leer la
expresión en su rostro, la mirada que quiere que crea, que casi me hace creerle.
Me quedo quieta, mi aliento enganchándose cuando lo siento tocar mi cara,
acariciando mi mejilla, las puntas de sus dedos rozando mis labios cuando exhalo
temblorosamente. Puedo decir que se acerca, su colonia más fuerte, el calor de su
cuerpo flotando a través de mi piel, calentándome en el exterior, pero estoy muy, muy
fría por dentro. Ha convertido mi sangre en hielo; hizo que mi corazón dejará de latir
por el temor de que, si lo hace, aún podría latir por él.
»Dime lo que estás pensando —dice, sus labios cerca de los míos. Besa la esquina
de mi boca—. Di algo.
Sus labios encuentran los míos suavemente. No le devuelvo el beso, en su lugar
susurro una solitaria palabra—: Rojo.
2 Rojo.

73 Sus labios dejan los míos en el siguiente instante, dejando caer su mano de mi
cara. Abro los ojos el tiempo suficiente para verlo levantarse. Me mira por un momento,
en silencio. Tiene la audacia de lucir molesto, como si lo hubiera herido, como si la
palabra lo lastimó más de lo que jamás podría lastimarme a mí. Se siente como una
eternidad que pasa a mí alrededor mientras lo miro con los ojos llorosos, tratando de
evitar que mis lágrimas caigan, antes de que aparte la mirada, girándose para salir de la
habitación.
Me quedo allí por un tiempo, sin tener la energía para moverme, antes de
obligarme a levantarme. Mis rodillas están débiles, queriendo ceder a medida que salgo
de la cocina. Mi mirada va a la puerta principal, y por un breve segundo pienso en
escapar, pero, ¿a dónde puedo ir? ¿A quién puedo recurrir?
¿Quién me va a creer?
¿Qué haría él?
En su lugar, me dirijo a las escaleras.
Me subo a la cama con la ropa puesta, sin siquiera molestarme en quitarme los
zapatos. Estoy al borde de las lágrimas, pero la conmoción de todo esto las mantiene a
raya.
La ciudad es peligrosa, mi madre me lo dijo en varias ocasiones. Hay personas
que se aprovecharán de ti, que te corromperán, que te usarán y te abusarán. Tienes que
estar en guardia, alerta, siempre manteniendo los ojos abiertos a los peligros del
mundo, porque son reales, y me destruirán.
Lo escuché una y otra vez.
Tantas veces.
¿Quién hubiera esperado que cayera ciegamente ante la amenaza más grande de
todas?

2
74
23
Traducido por Miry GPE
Corregido por xx.MaJo.xx

El mundo sigue girando.


Sigo en movimiento.
La vida que me rodea continúa.
Naz actúa como si nada cambió. Cuando lo dijo fue en serio, de verdad lo creía,
pero es diferente para mí ahora. Todo es diferente. La verdad se filtró en mis huesos,
penetró mis músculos, es parte de mí ahora como la sangre en mis venas.
La sangre aún se siente demasiado pesada en mi pecho, haciendo doloroso cada
latido de mi corazón.
El estudio se encuentra en silencio. La televisión se halla encendida, pero muda,
las repeticiones del reality show The Real Housewives se reproducen en la pantalla. Naz
2 no la ve, en su lugar se encuentra sentado frente a su escritorio con un libro. Está

75
leyendo. Leyendo. No creo que nada por lo que sea que Raymond Angelo le pague
requiera que él lo busque en un libro.
Me paro justo fuera de la puerta, mirando hacia adentro. Sé que la televisión se
encuentra encendida para mí. Lo hace todos los días, la sintoniza en algo que me ha
visto ver antes, como si tratara de persuadirme para entrar en la habitación con él.
Hasta el momento no he entrado.
Ha pasado una semana.
No ha dejado la casa. Todos los días es lo mismo, la misma rutina. Yace a mi lado
por la noche, pero no creo que ninguno de nosotros consiga dormir un poco, mirando la
oscuridad, perdidos en el amargo silencio. No me ha tocado... no lo ha intentado...
desde que dije la palabra de seguridad en la cocina. Nada más allá de un roce de su
brazo contra el mío en siete días.
Me siento agradecida. Aliviada.
Pero duele.
Lloro por la pérdida de su toque.
¿Qué me sucede?
Me rasgó en dos, una mitad de mí todavía se aferra a quien yo creía que él era,
mientras que la otra se hizo añicos por el hombre que resultó ser. Lo amo. Lo odio.
Si nunca viera su cara de nuevo, estaría mejor.
Pero aún me encuentro parada en la puerta, sin mirar la televisión silenciosa, en
su lugar lo miro a él. Me pregunto qué piensa, qué lee, qué me diría si le hablara. Me
pregunto si sabe cómo me siento acerca de él en este momento, si es así como se ha
sentido sobre mí todo el tiempo.
Se propuso destruirme, pero en vez de eso, se enamoró de mí.
Me enamoré de él, y eso es lo que me destruyó al final.
Dice que nunca me hará daño, pero no se da cuenta que ya lo hizo.
Me lastimó al amarme.
Por ser quien es.
Porque soy quien soy.
Lo miro como solía mirar mi libro de filosofía, como si tal vez todas las
respuestas aparecieran mágicamente en mi cerebro, así sé lo que tengo que saber, así
entiendo lo que hasta ahora me ha evadido. Los nudos de mi estómago estrechando el
2 vuelo de las mariposas que él me da, hasta que su mirada cambia hacia donde estoy. No

76 mueve nada excepto sus ojos cuando me acecha con cuidado. Me siento como una niña
siendo comida con la mirada, pero aún me mira como si fuera una mujer.
Me observa como si me necesitara más que el aire que respira.
Mis pulmones al parecer no pueden funcionar cuando me mira de esa manera.
Mi pecho quema, mi estómago se agita, mi visión se vuelve brumosa y mis
rodillas se debilitan, todo mientras las dos mitades de mí gritan a todo pulmón. Lo amo.
Lo odio. Es todo lo que es bueno. Es lo peor de todo. Le da significado a mi vida.
Tomará mi vida algún día.
Mi príncipe azul resultó ser el villano de mi cuento de hadas, y una parte de mí
piensa que está bien, porque al final, va a desaparecer, de todos modos.
Nada dura para siempre.
El felices para siempre, no existe, creo.
Naz arquea una ceja en interrogación, pero permanece en silencio. Dudo por un
momento antes de darme vuelta y alejarme.
No hay nada que hacer.
Camino alrededor de la casa sin pensar en nada, me siento en una habitación por
un momento antes de irme a la siguiente, nunca entro al estudio. Considero llamar al
número que mi madre me dio, pero se siente como una traición a Naz, y no estoy
segura de decirle a ella, tampoco. El hecho de que no me ha llamado sobresale
dolorosamente.
Le envió un mensaje de texto a Melody y actúo como si nada está mal.
Deslizo pequeños pajaritos a través de la pantalla y aniquilo cerdos para ocupar
mi tiempo.
Incluso salgo y camino alrededor del patio trasero. No hay nada aquí afuera, a
excepción de árboles y césped, una cortadora de césped que necesita desesperadamente
utilizarse y algunos rosales que parecen muertos desde hace mucho tiempo. Encuentro
una entrada exterior a lo que supongo es el sótano, y considero ir ahí por puro
aburrimiento, hasta que atrapo a Naz mirándome desde la ventana del estudio.
Su mirada quema a través de mí, así que vuelvo a entrar, solo para escapar de
ella, subo las escaleras y me acuesto en la cama, sucumbo al agotamiento y tomo una
siesta. Cuando me despierto la habitación se encuentra oscura. Es bien entrada la noche.
Tengo la garganta seca.
2 Mi estómago gruñe ferozmente.

77 Frotándolo, bajo de nuevo las escaleras. La luz en el estudio es la única que se


halla encendida. Me dirijo a la cocina, mis pasos vacilan cuando encuentro una caja de
comida china sobre la encimera al lado de la nevera. Aún se encuentra caliente cuando
la agarro, y quito la tapa para abrirla, viendo que es carne Lo Mein sin verduras.
La ordenó para mí.
Es lo que pido cuando ordena comida china.
Agarro un tenedor y empiezo a comer, la curiosidad me impulsa al caminar hacia
el estudio. Una vez más, me detengo cerca de la puerta y miro hacia dentro.
La televisión continúa encendida, el canal cambió a algún concurso de cocina.
Naz está sentado en su escritorio, ahora levanto los pies. Se ha cambiado, viste un
chándal, lo cual significa que subió mientras yo dormía.
Sus ojos vagan hacia mí. No he hecho ningún ruido, pero parece saber siempre
cuando me encuentro ahí. Me mira fijamente, su mirada se mueve a la comida en mi
mano, antes de que vuelva a su libro.
Se siente como si pasara una hora.
Podría haber sido solo un minuto.
El silencio me afecta.
No he usado mi voz toda la semana, por lo que me sorprendo de que aún
funcione cuando abro mi boca.
—¿Qué lees?
No reacciona. No parece sorprendido porque he hablado. Sus ojos se quedan
pegados al libro hasta que da vuelta a la página.
—El Príncipe.
—¿Qué es eso?
—Es Maquiavelo.
—Maquiavelo. —Me apoyo en el marco de la puerta—. ¿Cómo Tupac?
La risa se escapa de sus labios, una risa verdadera, el sonido aligera el aire en la
habitación. Sé quién es Maquiavelo, pero no estoy segura de qué más decir. Aparta su
vista del libro, esos hoyuelos profundos se muestran con toda su fuerza.
—¿Lo has leído?
Lentamente, sacudo mi cabeza.

2 »Todos ven lo que aparentas ser —dice—, inexperta es lo que realmente eres.

78 Tomo un bocado de comida. Sé que está citando a El Príncipe, pero maldición si


no se siente como si estuviera hablándome directamente con eso.
—¿Él tiene algún consejo para alguien que aparentemente debe hacer cuando ven
lo que realmente eres y eso los asusta?
Permaneció en silencio por un momento, con los ojos entrecerrados como si se
encontrara pensando, antes de responder—: Nunca se ha logrado nada grandioso sin
peligro.
No digo nada a eso. Me quedo ahí comiendo por un tiempo mientras él regresa a
la lectura. Mis pies se cansan eventualmente, y sin incluso pensarlo, camino dentro del
estudio y me siento en el borde del sofá.
24
Traducido por Mary, Luna West & Val_17
Corregido por Mire

Naz está profundamente dormido.


Se encuentra en su lado, sin enfrentarme, abrazando una almohada mientras
ronca suavemente. Es la primera vez en una semana que he despertado en la mañana
antes que él.
Me muevo silenciosamente en el baño, poniéndome ropas y zapatos. Mis ojos
periódicamente se dirigen a su dirección para asegurarme que aún está dormido.
Agarro mi teléfono, tirándolo en mi bolso, y me dirijo hacia la puerta cuando escucho su
voz. —¿Vas a algún lado?
Me giro hacia él, viendo que sus ojos están abiertos ahora, mirándome con

2
desconfianza.
—Me encontraré con Melody por un café.
79 —¿Eso es cierto?
—Sí —digo—. O de hecho, es un té… té de menta con chocolate, en el café al que
siempre íbamos.
—En Manhattan.
—Sí.
Se sienta. —Te llevaré a la cuidad.
—No —digo, alzando mi mano para detenerlo antes de que pueda salir de la
cama—. Puedo tomar el tren aquí, no hay problema. Lo he hecho antes.
La verdad es, que necesito algún espacio para respirar, para pensar, sin el olor de
su colonia rodeándome, sin su presencia amenazante en la habitación contigua.
Me mira. Duro. Como si estuviera tratando de decidir si debe o no confiar en mí,
como si le hubiera dado una razón para no hacerlo. No lo he hecho, pienso, y parece
aceptar eso después de un momento. —Sé cuidadosa, Karissa.
—Lo seré —digo, dudando, mirándolo mientras él solo se sienta ahí y me
observa. Después de un momento me doy la vuelta, dirigiéndome fuera de la puerta.
Llego a la cuidad un par de momentos antes y camino dentro del café,
sorprendida de encontrar a Paul detrás del mostrador. Me mira sonriendo. Me da
escalofríos.
—No sabía que trabajabas aquí —digo.
—Acabo de empezar —dice—. ¿Qué puedo hacer por ti?
Ordeno y tomo mi usual asiento, pero no toco mi bebida. Me asusta un poco que
Paul la hiciera. La última vez que bebí algo que sus manos tocaron, terminé en la acera
en el medio de la noche, drogada.
Melody entra a las diez en punto, tomándose un par de minutos para coquetear
con su novio antes de unírseme. Se desploma con un café, y antes de que pueda decir
hola, busca en su bolso y saca un sobre. —Oh, antes de que lo olvide, te llego otra carta.
La miro con sorpresa, tomándola. —¿Cuándo llegó?
—Ayer.
La abro mientas Melody comienza a divagar. Saco la única pieza de papel y lo
despliego, viendo la escritura garabateada igual que la última.

2 Viernes en la noche. Medianoche. Encuéntrame en la entrada del Washington Square

80 Park. Debes alejarte de él. Dejar todo atrás. Te amo.

—¿Bien? —dice Melody, chasqueando sus dedos en mi cara—. ¿Me estás


escuchando?
Levanto la vista, arrojo la carta dentro del sobre. Viernes en la noche.
Medianoche. No estoy segura como podré alejarme para ese momento. —No, lo siento,
¿Qué decías?
Se repite a sí misma, algo sobre Paul, no lo sé. Aún no estoy escuchando. Mi
mente se ha quedado atascada en la nota, mi estómago lleno de nudos. Todavía no sé
qué hacer, qué creer.
Hemos estado aquí por lo menos una hora cuando Paul toma un receso y se
desploma en nuestra mesa. Suspirando, miro lejos de ellos cuando empiezan a ponerse
sentimentales, mi mirada dirigiéndose a la ventana. Mi expresión cae, mis músculos
tensándose, cuando veo el familiar mercedes estacionado al frente de la calle.
El hijo de puta me siguió.
Debí haberlo sabido. Estoy más exasperada que enojada por ello. Ahora que sé su
secreto, no me va a dejar fuera de su vista. No va a correr el riesgo.
No está incluso respirando el mismo aire que yo, pero me siento sofocada. Puedo
sentir sus manos alrededor de mi garganta, poco a poco, exprimiendo la vida fuera de
mí.
Melody se disculpa para usar el baño. Tan pronto como está lejos, me giro a Paul.
Tengo que encontrar una manera de escabullirme, y necesito encontrar alguna forma de
hacerlo… de al menos escucharlos, escuchar su lado de la historia.
Es mi madre, después de todo.
Le debo mucho.
Quizás mi vida fue construida sobre mentiras, pero no hay que negar que me crio
por dieciocho años por su propia cuenta. La parte de mí que está destrozada se
encuentra frenética por esta oportunidad, en tanto la otra mitad está ya sufriendo la
pérdida del hombre que espera afuera.
—Necesito algo —le digo a Paul, mi voz escasamente en un susurro—. Algo que
haga dormir a alguien por un rato.
Sus ojos se expanden. —¿Cómo un somnífero?
—Más fuerte.

2 Me mira. —No puedo conseguir nada como eso.

81 Hago una pequeña mirada alrededor antes de enfocarme en él otra vez. —La
primera noche que Melody te conoció, le trajiste una bebida… una que yo bebí… una
bebida que me noqueó por medio día. Quiero lo que sea que pusiste en ella.
—No sé de lo que...
—Detente, Paul. No tengo tiempo para ello. ¿Puedes conseguirlo?
Asiente lentamente.
»¿Cuándo?
—Está noche —dice—. Puedo conseguirla de un amigo mío.
—Estaré de vuelta ésta semana por ella.
Empieza a balbucear acerca de cómo no suele hacer ese tipo de cosas, cuánto sabe
que se equivocó, cuánto ama a Melody y no quiere que nada lo arruine. No respondo, y
se calla cuando ella regresa del baño y se sienta.
Me pongo de pie tirando mi bebida. Dudando, saco la carta y la rasgo en un
montón de piezas y también las tiro. Le digo adiós a Melody y Paul, pero no me oyen,
demasiado ocupados chupándose la cara.
Considero pretender no ver el carro de Naz, pero no tiene sentido, cruzo la calle,
rodeándolo y metiéndome justo en asiento de copiloto. Me mira. No hay disculpa en su
expresión.
—Te dije que no necesitaba un aventón a la ciudad.
—Lo sé —dice—. Pero no dijiste nada sobre no necesitar uno de vuelta a casa.
Semántica.

La noche está cayendo, fundiendo a la mayoría de las casas en las sombras. Es


triste afuera, frío y húmedo, una ligera lluvia que cae, el clima que coincide con los
sentimientos latentes en mi interior.
He estado de un lado para el otro todo el día, nerviosa en tanto vagaba por la
casa. Aún no me siento. No hago mucho de nada.
Es viernes.
2 Se sintió como una eternidad que llegara este día, pero aun así sentí que llego

82
demasiado rápido.
No estoy lista.
No sé si alguna vez lo estaré.
—¿Tienes hambre? —pregunta Naz, parándose en la puerta de la cocina mientras
me paro frente al fregadero mirando al patio trasero. No me ha dejado fuera de su vista,
pero ahora está tratando de conversar, un intento de normalidad—. Puedo ordenar
algo.
—De hecho —digo, enfrentándolo—, creo que prefiero cocinar.
Lo sorprendo. Se siente extraño eso. —¿Tú? ¿Cocinas?
—Oye, ahora —digo defensivamente—. Puedo cocinar.
—¿Desde cuándo?
—Solo porque no lo haga no significa que no pueda. Mi madre me enseñó un
poco.
No es hasta que digo las palabras que me doy cuenta de lo que dije. Abro los ojos
ampliamente, dándome cuenta de que saqué el tema de mi madre, como si el hecho de
no hablar de ella podría hacer que Naz olvide que existe. Como si la ausencia de su
nombre en mis labios, de alguna manera, podría salvar vidas. Me mira curiosamente en
tanto entra en la cocina, con las manos en los bolsillos.
—Recuerdo la comida de Carmela —dice casualmente—. Ella era buena…
mucho mejor que Maria. Maria podía quemar una olla de agua con nada dentro de ella.
Maria…
¿Su esposa?
Estoy sorprendida de que lo dice fácilmente. No estoy segura de cómo
responder, cómo reaccionar, escasamente susurro—: ¿Oh?
—Cenamos con ellos esa noche, sabes —dice—. Tu madre preparó lasaña.
Siempre amé su lasaña. Era mi favorita. Sonrío ante eso, pero me doy cuenta de
cómo la historia de Naz termina.
»Nos fuimos a casa después de eso, y tu madre no nos dio las sobras. Pienso
demasiado en eso estos días. Siempre nos las daba cuando cenábamos allí. Pero no lo
hizo esa noche. —Se detiene a unos pasos delante de mí, mirándome fijamente a los
ojos—. Me pregunto si de todos modos, no las envió porque sabía que estaríamos
muertos por la mañana.

2 Sus palabras envían un escalofrió por mi columna vertebral. No quiero pensar en


eso, no quiero creerlo. No va con la mujer que me crió para ser amable, cariñosa y
83 compasiva.
»Entonces sí —dice—. Puedes cocinar si quieres hacerlo, pero si se trata de fideos
Ramen, no puedo prometer que los comeré.
Me ofrece una sonrisa juguetona antes de irse. Si no me sentía confundida antes,
estoy segura de que ahora sí lo estoy.
No hago Ramen. De hecho, preparo espaguetis y albóndigas. No es nada lujoso,
ni siquiera en casa, todo en envases.
De acuerdo, no soy tan buena como cocinera.
Cuando termino preparo dos platos, cuidadosamente miro alrededor para
asegurarme que no seré atrapada, antes de sacar de mi bolso el pequeño frasco de polvo
blanco que Paul me dio. Lo esparzo sobre uno de los platos y me deshago de las
pruebas antes de mezclarlo con la salsa. Se disuelve fácilmente.
Es invisible, sin sabor, e indetectable hasta que es demasiado tarde.
Sé eso por experiencia.
Llevando los platos a la mesa, pongo la contaminada delante de mi asiento.
Conozco a Naz. He descubierto sus peculiaridades. Se sirve sus propias bebidas
y rara vez confía en los alimentos. Es una apuesta, tratar de predecir lo que va a hacer,
porque si me equivoco, estoy completamente jodida.
Naz se une a mí en la mesa, tomando su asiento, mientras tomo un pequeño
bocado del contaminado espagueti, no suficiente para noquearme. Me observa antes de
mirar hacia su propio plato con cautela. No lo dice, pero sé que lo está pensando.
Podría estar envenenado.
Sus ojos encuentran los míos otra vez, suspicaces, y sé que lo tengo. Se extiende a
través de la mesa y agarra mi plato, intercambiándolos, solo por si acaso. Me vio tomar
un bocado de ese, así que sabe que no tiene nada malo.
Como usualmente no ofrece disculpas. No espero una.
Semanas atrás, me hubiese reído, pensando que era un chiste, que estaba
paranoico, pero lo entiendo ahora. Soy la hija del hombre que asesinó a su familia, la
hija de quien casi lo mata. Él puede amarme, pero no creo que podría alguna vez confiar
en mí cien por ciento.
No puedo culparlo.

2 No lo merezco.
Cada bocado que toma lo demuestra cada vez más. No es suficiente para hacerle
84 daño. Solo para hacerlo dormir y así poder irme.
Sugiero que bebamos vino. Necesito el valor del líquido, y espero que la
intoxicación enmascare la aparición de drogas en su sistema. Me aseguro de que tenga
su parte justa. Tengo que ser lo suficientemente coherente como para alejarme.
Lo está sintiendo, se dé cuenta o no.
Él hombre que me sonríe alrededor de la mesa, quien hace bromas, que me llama
su pequeño pájaro enjaulado, me recuerda asombrosamente al hombre del que me
enamoré. Como cuando nos despojamos de toda pretensión, y bloqueamos todo el
dolor y la ira, él es quien existe muy adentro.
El monstruo solo le hace sombra.
Cuando termina, llevo nuestros platos a la cocina. La culpa está navegando en mi
pecho. Son ya las diez en punto. El tiempo se está yendo demasiado rápido.
No estoy lista.
No estoy lista.
No estoy lista.
Me seco las manos sudorosas y arreglo distraídamente mi vestido. Uso uno de
los favoritos de Naz, el rojo de las Vegas. Lleno el fregadero con agua y jabón para lavar
los platos para hacer pasar el tiempo cuando Naz entra en la cocina.
Camina detrás de mí, deteniéndose muy cerca de mí, colocando su mano sobre
mi cadera al estirarme hacia él. Es la primera vez que lo hace, desde el día en que me
aseguré de expresarle justo aquí donde estoy parada. Su otra mano mueve mi cabello a
un lado, y tiemblo cuando siento su aliento contra mi cuello. Besa la piel en tanto su
mano sobre mi cadera se desplaza hacia adelante, bajo el vestido, deslizándose dentro
de mis bragas.
No me puedo ayudar.
Me excito con su toque.
Casi pierdo el control ante el primer roce de sus dedos. Tan suave, tan natural,
sus caricias tan atentas. Es como si ninguna de las anteriores dos semanas hubiera
ocurrido, y él olvidó que alguna vez lo odié.
Cerrando los ojos, también intento olvidar.
Siento la aparición de un orgasmo, mis rodillas volviéndose débiles, mi
respiración es pesada a medida que agarro el borde del fregadero. Se frota, frota y frota
2 un poco más, buscando a tientas su cinturón detrás de mí, desabrochando sus

85
pantalones. La voz en mi cabeza me dice que detenga esto, que lo detenga, pero no
puedo hacerlo.
No quiero hacerlo.
Quizás necesito esto, solo lo necesito tanto como él.
Quizás más.
Quizás, la otra parte de mi grita, solo lo necesito a él.
Levantando mi vestido, empuja mis bragas a un lado. Tan pronto como el
orgasmo me sacude, el placer estalla debajo de mi piel, me arqueo solo lo justo para
presionarme contra él.
Lloro cuando me llena.
Ha pasado tanto tiempo.
Demasiado.
No es brutal, no está jugando, pero hay urgencia en sus embestidas a medida que
me penetra desde atrás. Un brazo rodeando mi cintura, la otra mano encontrando la
base de mi garganta, la misma forma en que me sostuvo en la calle en New Jersey. La
cual dice “eres mía, me perteneces, siempre lo harás” dice que puedo tratar de olvidar,
pero mi cuerpo siempre recordará su toque.
Duele.
Duele.
Oh Dios, jodidamente duele.
No físicamente. La herida es más profunda, una cicatriz emocional que creo que
nunca va a sanar, no importa cuánto tiempo le dé. Toca mi cuerpo, pero desgarra mi
alma, arrancando pedazos de mí que ahora son suyos y solo suyos.
No tardo mucho tiempo antes de sentir que se tensan sus músculos. Las últimas
embestidas son profundas, agonizantes, mientras gime en mi cabello y se deja ir dentro
de mí. Cuando por fin no se mueve, su cuerpo cae contra el mío, pesado y saciado, su
respiraron entrecortada.
Estoy temblando, mi cuerpo tiembla de pies a cabeza. Cuando se aparta, me
arden los ojos con lágrimas. Espero que crea que son de placer, y no porque intento
desesperadamente no llorar delante de él.
—¿Estás bien? —pregunta, arreglando sus pantalones en tanto yazgo en la

2 encimera junto al fregadero, protegiéndome la cara. El confiado Naz suena más


inseguro estos días.
86 No le devuelvo la mirada al sentarme. Estoy bien, o lo estaré. Creo. Se inclina
sobre mí, besando mi cuello una vez más a medida que baja mi vestido, antes de
apartarse.
Las lágrimas caen tan pronto como sale de la cocina. Necesito de unos buenos
veinte minutos para recomponerme. Abro los ojos y arreglo mi ropa, cuidadosamente
mientras me dirijo al estudio. Leía El Príncipe.
Lentamente, camino hacia él. Se encuentra profundamente dormido ya. Bajo mi
mirada hacia él, mis dedos rozando su mandíbula, la nuca, antes de arrastrar mis dedos
a través de su cabello. Ni siquiera se movió.
Espero que esté soñando feliz y en paz, aunque sea solo por un momento, porque
cuando despierte, sé que habrá un infierno, el cual alguien tendrá que pagar.
—Te amo —susurro, a pesar de que sé que no puede escucharme—. No
debería… pero maldita sea si no te amo, de todos modos.
Sacándome el anillo de compromiso de mi dedo, lo coloco en el escritorio junto a
él antes de girarme y alejarme.
Las doce en punto.
Estoy en la entrada del parque, cerca del enorme arco, temblando por el aire
húmedo de la noche. Me regaño a mí misma por no haberme cambiado de ropa, por no
ponerme pantalones. Pero el aroma de Naz está en las prendas, el recuerdo de su toque
está impregnado en la tela, y no estoy lista para quitármelas aún.
Mis ojos analizan detenidamente el vecindario, en alerta, esperando.
Pasa un minuto.
Luego otro.
Y otro.
Diez minutos van y vienen, luego quince. Comienzo a sentir pánico. ¿Y si todo
esto es por nada? Casi veinte minutos pasan antes de que un coche se acerque por la
calle, chirriando al detenerse justo en frente de mí. Se trata de un BMW negro, caro y
nuevo. El pasajero baja la ventanilla mientras mi corazón se acelera.
2 Veo su rostro. John Reed. Johnny Rita.

87 —Entra —dice.
Vacilo, preguntándome si he cometido un error, pero no puedo asegurarlo, no
hasta que escuche lo que ellos tienen que decir. Suspirando, me subo al auto,
rehusándome a mirarlo. —Llegas tarde.
—Sí, bueno, tuve que asegurarme de que te hallabas sola —dice, poniéndose en
marcha—. No se puede confiar en la gente en estos días.
—Dímelo a mí —murmuro, tratando de sofocar la ira recorriéndome. Este
hombre podría ser mi padre, pero eso no lo hacía miembro de mi familia. Es un extraño,
y no confío él—. ¿Dónde está mi madre?
—Esperando —dice—. Temía que no vinieras.
—¿Por qué toda mi vida ha sido una mentira? ¿Por qué no confío en ti?
Me mira. —Porque no cree que seas capaz de escapar.
Lo hace sonar como si fuera una prisionera, como si estuviera retenida contra mi
voluntad, como si no le hubiera dado a Naz una bienvenida a mi mundo. —No sabes
nada de lo que tengo con él. Ni tienes una idea.
—Sé más que tú. No eres nada para él, solo un medio para llegar a un objetivo,
algo con que jugar mientras tanto. No es estúpido. Está tomándose su tiempo, y tú lo
haces más fácil para él. Eso es todo.
La ira burbujea en mi interior. Quiero exigirle que detenga el auto, que me
permita bajar, que nunca me busque o hable conmigo otra vez, pero ¿dónde me dejaría
eso? Fría, sola, sin un lugar a donde ir y sin las respuestas que quiero. De manera que
solo le doy una mirada gélida por un momento antes de darme la vuelta.
—Sé lo que estás pensando —dice.
Me burlo. —Tú no sabes nada.
—Quizás no conozca a la persona que eres, pero conozco de quien naciste —
dice—. Soy tu sangre, chica. También está en mis venas. Y sé que estás pensando que
quizás es un buen hombre, que tal vez puedes ayudarlo.
No soy un buen hombre, Karissa, y nunca lo seré. Así que, no creas que puedes
arreglarme, o que alguna vez cambiaré, porque no lo haré. No puedo.
—Te equivocas —digo en voz baja—. Él no puede ser arreglado.
—Entonces, ¿Por qué estabas con él?

2 —Porque pensé que podría necesitarme.

88 —Está jodido, Karissa. Su cabeza no funciona bien.


—Sí, bueno, ¿Por qué piensas eso? ¿Eh? ¿Podría ser por la bala que le atravesó el
pecho?
Agarra el volante con fuerza. No quiero hablar más con él. —Toda historia tiene
dos versiones.
—Entonces, por favor, por lo que más quieras, dime la tuya. Muero por escuchar
lo que te hizo asesinar a una mujer embarazada y casi matar a tu mejor amigo, porque
estoy segura de que hay una explicación perfectamente razonable para eso.
Frena más brusco de lo necesario, el auto se detiene de golpe frente a un
semáforo en rojo. Sus ojos se posan sobre mí. Tiene un mal temperamento, puedo
sentirlo emanándolo en el auto. Eso eriza mi piel, levantando banderas rojas de
advertencia para que cierre la boca. No es inteligente cabrear al conductor de un auto
cuando tú estás adentro.
—Nadie es inocente —dice—. Nadie. Ni yo, ni él, ni ella, ni tu madre… ni
siquiera tú. Hice lo que tenía que hacer para sobrevivir en el juego, y luego continúe,
hice lo que tenía que hacer para que tú y tu madre vivieran.
—Nos abandonaste.
—Tenía un blanco en mi espalda, chica. ¿Qué diablos esperabas de mí?
—No poner ese blanco en tu espalda, en primer lugar.
Se ríe con amargura, pero no responde. No digo más, mirando por la ventana. Es
el paseo más largo de mi vida, incluso más largo que el paseo a Waterford con Naz, más
de una hora atrapada en un auto con este hombre que me lleva a alguna parte en New
Jersey.
Algún lugar donde nunca he estado.
La casa es modesta, pero está muy lejos de los barrios de mala muerte de la
última vez. Esta casa, es el hogar de alguien, con setos podados y una cerca blanca. Sigo
a John nerviosamente adentro, encontrando a mi madre sentada en un sofá de felpa
color burdeos en la sala, Killer dormido en el suelo cerca de ella. La televisión está
encendida, alguna película transmitiéndose en el fondo, pero todo lo que escucho es la
frenética voz de mi madre mientras corre hacia mí. Sus manos me tocan por todas
partes, sus ojos salvajes. —¿Estás bien, Kissimmee? Por favor, dímelo. Por favor, dime
que no te lastimó.
Está al borde de las lágrimas.
Sacudo mi cabeza, confundida, tratando de adaptarme a todo lo que me rodea.
2 —No, por supuesto que no. No me lastimó. No lo haría.

89 John se ríe amargamente de nuevo.


—¿Estás segura? —pregunta—. Puedes decirme si lo hizo.
—Estoy bien, mamá. Yo solo… —Miro más allá de ella, alrededor de la
habitación. Es una sala linda, hay aroma floral en el aire proveniente de una vela
encendida—. ¿Quién vive aquí?
—Yo —dice John.
Me vuelvo hacia él, frunciendo el ceño. —¿Cuánto tiempo tienes viviendo aquí?
Parece pensarlo por un momento, me sobresalto cuando mete la mano en su
abrigo y saca un arma. Cada músculo de mi cuerpo se tensa al ver la pistola, pero se da
la vuelta y la coloca sobre la chimenea apagada antes de girarse hacia mí. —¿Cuántos
años tienes ahora?
—Diecinueve.
—Unos diecinueve, entonces.
Parpadeo rápidamente. —¿Has estado viviendo aquí todo este tiempo? ¿Todo el
tiempo que nosotras hemos estado mudándonos, tú has estado aquí?
—Sí.
—¿Sabes cuán jodido suena eso?
Se encoge de hombros.
Antes de que pueda perder el control por completo, mi madre me agarra del
brazo y me estira hacia el sofá con ella. —Sé que es difícil de entender…
—No, en realidad es muy fácil —digo, elevando mi voz tan alto que Killer se
despierta, levantado su cabeza para mirarme—. Has pasado años huyendo por algo que
él hizo, y eso no le afectó en absoluto. Tiene una casa, un hogar, algo que yo he deseado
toda mi vida, pero no pude tenerlo… pero él si puede. Él lo tiene.
Ella posa sus ojos sobre John en tanto él sigue en la habitación, transmitiéndole
algún mensaje silencioso que no puedo entender. No veo nada de odio en su mirada
cuando lo mira. No, en cambio veo otra cosa. Compasión.
Eso alimenta más mi odio.
Él se excusa, dándonos un poco de intimidad. Tan pronto como se marcha, ella se
vuelve hacia mí otra vez. —Solo porque ha estado en un solo lugar no significa que no
lo afectó. Perdió a su familia.
—¿Él? —pregunto con incredulidad—. ¿Él perdió a su familia? ¡Él intentó matar

2 a Naz!
—Lo sé —dice, sus palabras me golpean fuerte. No dudaba que lo supiera, pero
90 la confirmación aun fue difícil de digerir—. Lo hizo.
—¿Lo sabes? —Mi voz es vacilante. Temerosa de su respuesta—. ¿Sabías lo que
planeaba hacer, que planeaba…?
—Por supuesto que no —dice, lágrimas brotaban de sus ojos, corriendo por sus
mejillas—. Maria era mi mejor amiga. Si yo lo hubiera sabido… si me hubiera dicho… lo
hubiera detenido. Hubiera hecho lo que sea con el fin de detenerlo. Pero no lo supe
hasta que fue demasiado tarde, hasta que ocurrió, hasta que él llegó a casa…
Cierra sus ojos estremeciéndose ante el recuerdo.
—Entonces, ¿por qué estás aquí? —pregunto, mi voz baja y acusadora. Estoy
tratando de mantener la calma, pero no entiendo cómo puede sentarse en esta
habitación, en esta casa con él. Cómo pudo recurrir a él después de lo que hizo—. ¿Por
qué siguen siendo tan cercanos?
—No tuvo elección —dice—. Tenía… tenía que hacer algo.
—Así que mató a una mujer —digo con incredulidad—. ¿Esa fue su solución?
Dispararle a su mejor amigo. Naz me contó todo sobre él, como le sonrió a la cara,
actuando como si no hiciera nada malo, y luego trató de matarlo esa noche.
—¿Vitale te dijo eso? —Arquea sus cejas cuestionando—. ¿Te dijo que planeaba
matar a John todo el tiempo que eso ocurrió?
—No sabes de lo que estás hablando.
—No, tú no lo sabes —dice enfáticamente—. Vitale juega a la víctima todo el
tiempo, y lo fue… él lo era… pero no fue el único.
—Esas solo son excusas —digo.
—Tienes razón… pero no del todo. Eso ya ocurrió, y no hay nada que se pueda
hacer para cambiarlo. Pero ya hubo suficiente muerte. Demasiada. En lugar de matar a
John después de eso, vinieron por su familia. Por lo que nos dejó, así nosotras podíamos
ocultarnos, porque si pensaban que no le importábamos, no se molestarían en matarnos.
Pero no funcionó. Obviamente, no funcionó. Porque él nos encontró, hizo una pausa,
mirándome—. Te encontró a ti.
La miro fijamente. Siempre pensé que mi madre se encontraba desequilibrada,
que era innecesariamente paranoica, pero solo quería estar un paso adelante del
monstruo… uno desconocido al cual, sin saberlo, corrí directamente al intentar alejarme
de ella.
A pesar de sus advertencias, me dirigí directamente hacia la boca del
2 lobo, colocándome a mí misma en bandeja de plata, dándole la comida que siempre

91
estuvo buscando.
Hay algo en ti… algo que he buscado por mucho tiempo. Algo que siempre he anhelado. Y
ahora que lo he encontrado, no sé si puedo dejarlo ir.
Cerrando los ojos, dejo caer mi cabeza, tapándome el rostro con las manos. La
verdad estuvo allí desde el comienzo. Todo es demasiado para mí. Mi cabeza palpita
ferozmente. Mi pecho se siente como si fuera a estallar.
Entonces Killer aparece entre mis piernas, empujando su nariz mientras olfatea.
Envuelvo mis brazos a su alrededor, apoyando mi cabeza contra la suya.
Él nunca me ha mentido.
Nunca ha pensado en matarme.
Por ahora, es el único a quien no parezco odiar.
—Necesito algo de tiempo para pensar —digo—, algo de tiempo para procesarlo.
Frota mi espalda suavemente. —Hay un dormitorio para invitados arriba. Vamos
a descansar el fin de semana aquí y luego nos vamos.
—¿Irnos a dónde?
—Tan lejos de aquí como podamos.
Esas palabras no hacen nada para sentirme mejor. Continuar, creo, podría
matarme más que quedarme.

No soy un hombre que simplemente se da por vencido. Si avanzo más lejos, si no me alejo
ahora, no seré capaz de hacerlo.
El dormitorio es de un tamaño decente, con muebles de roble y aparentemente
sin usar. No tiene abolladuras, ni rayones, ni marcas en la madera, y si tuviera la
energía suficiente para ir a mirarlos, apostaría a que todos los cajones de la cómoda
están vacíos, las sábanas rígidas definitivamente nunca se usaron.
No puedo ver mucho en la oscuridad, me duele demasiado la cabeza como para
encender la luz, por lo que me subo directamente a la cama. A pesar del cansancio, no
puedo dormir, mis ojos se mantienen abiertos en tanto las palabras de Naz se repiten en
mi mente agotada.

2
Sé que debería dejarte ir, que te alejes de mí en este preciso momento, pero no puedo
hacerlo. No puedo.

92 El sol salió hace un par de horas atrás, aunque no está brillando, una gruesa capa
de nubes cubre el cielo. La lluvia golpea contra la ventana. Me recuesto en la cama
mirando hacia el techo, escuchando los ruidos sutiles de alguien moviéndose en la
planta baja.
Mi estómago gruñe.
Mi pecho arde.
No puedo lograr sacar su voz de mi maldita cabeza.
He perdido suficiente, Karissa. No voy a perderte a ti también.
Han pasado doce horas desde que me fui de la casa. Debe estar despierto ahora,
los efectos de la droga habrán desaparecido de su sistema.
Me pregunto qué pensara cuando se despierte.
Cómo se sentirá.
Qué va a hacerme.
Oigo un zumbido a lo lejos en tanto permanezco recostada. Lo ignoro al principio
hasta que comprendo que es mi teléfono. Suspirando, extiendo mi mano buscando el
bolso en el suelo, rebuscando. Miro hacia la pantalla, mi sangre se congela.
Naz.
Me está llamando.
Miro su nombre nuevamente hasta que deja de sonar. Estoy a punto de tirar el
teléfono de regreso a mi bolso cuando vibra de nuevo.
Correo de voz.
Me siento mal al mirar fijamente la alerta. Mis dientes muerden mi labio con
nerviosismo hasta que no puedo soportarlo más.
Incluso aunque me aterre, tengo que escucharlo.
Soy una masoquista y ansío el sonido de su voz. Tengo que saber cuán furioso
está, cuánto me odia justo ahora…
Necesito cerciorarme si está bien.
Presionando el botón, traigo el teléfono a mi oído. El silencio me recibe, un tenso
silencio, antes de que él exhale en voz alta y la línea muera.
2 No me ofrece ninguna palabra, solo una respiración.
93 Suspirando, lanzo el teléfono al lado. Aun puedo escuchar el ruido de la planta
baja. No estoy ni de cerca de definir cómo sentirme sobre ellos por lo de ayer en la
noche, pero no puedo quedarme más en esta habitación. Bajo las escaleras, escuchando
a alguien moverse en la cocina, el aroma a tocino flota hasta mi camino.
Mi madre está cocinando.
John, por otro lado, está sentando en su sofá, jugando con su arma. No aparta su
mirada de ella mientras me saluda—: Buenos días.
No hay nada bueno en esta mañana. El cielo está llorando y algo en mi interior
está muriendo.
Sin decir una palabra, me siento en una silla, sin mirar a John.
»¿No tienes nada que decir, chica?
No tengo nada que decirle a él.
Mi madre, escuchando su voz, sale de la cocina. —Oh, bueno días, cariño.
—Buenos días.
Aún no hay nada bueno.
El día es un borrón. Como el desayuno, el almuerzo, presto atención a mi madre,
respondo algunas de sus preguntas e intento ignorar a John.
Pienso en Naz.
Y pienso en él un poco más.
Pienso tanto en él que me comienza a doler otra vez la cabeza, y mi corazón se
siente como si hubiera sido pisoteado.
—Me voy a la cama —murmuro, poniéndome de pie. Mi madre está cocinando la
cena ahora e intenta detenerme, pero le digo que no tengo hambre mientras me dirijo a
las escaleras.
Ella está cocinando lasaña. John se lo pidió. Me pregunto si alguno de ellos
recuerda que eso es lo que ellos comían en esa fatídica noche. Actúan como si nada
estuviera mal, como si fuéramos una familia feliz que comúnmente cenan juntos y
conversan normalmente.
El universo tenía que estar jodiendo conmigo.
Me subo a la cama y cierro los ojos, esperando que el sueño me lleve lejos de esta
realidad por un tiempo.

2 mí.
Teniendo la esperanza que mientras estoy inconsciente, las respuestas vengan a

94

Algo me saca de un profundo sueño tan abruptamente que estoy desorientada.


Por un segundo, olvido dónde estoy, la oscuridad gruesa y pesada en la habitación,
sofocándolo todo.
Tap.
Parpadeo un par de veces, tratando de adaptarme al vacío, mientras los vellos de
mis brazos se erizan por el ruido. Me quedo completamente quieta, agudizando mis
oídos. Creo que podría ser Killer, ¿o estoy escuchando cosas?
Tap.
Lo escucho de nuevo. No suena como el perro. Mis músculos se tensan. Se está
haciendo más fuerte, cada vez más cerca, contenido y metódico.
Tap.
Me golpea como un estallido en la cara. Pasos.
Tap.
Me siento erguida, con el corazón acelerado. Estoy alerta, mis ojos mirando
frenéticamente alrededor de la oscuridad al inhalar agudamente. Apenas tengo tiempo
de parpadear cuando la forma se encuentra justo frente a mí, como una amenazadora
sombra negra flotando junto a la cama.
Un grito burbujea en mi pecho, recién liberándose, cuando la oscuridad cambia.
El grito apenas atraviesa el silencio cuando la forma se empuja contra mí, subiéndose
encima para sujetarme, una mano enguantada cubriendo con fuerza mi boca.
Temblando, parpadeo con mis ojos llenos de lágrimas, mi pecho quemando
cuando inhalo. Una cara borrosa aparece justo frente a mí, penetrantes ojos oscuros
como dagas, la expresión aterradora.
Naz.
Ignazio.
Mi corazón está latiendo con tanta fuerza que estoy segura que él puede sentirlo
a medida que me presiona contra la cama. Estoy al borde de la hiperventilación,

2 aterrorizada, las lágrimas corriendo por mis mejillas. Solo se queda allí, reteniéndome,
mirándome tan duro que ni siquiera creo que parpadee. Algo marca su piel, una
95 pequeña raya en su mandíbula, con diminutas manchas alrededor de su cuello.
Cuando se acerca unos centímetros más, veo que es sangre.
Sangre.
Hay maldita sangre en su rostro.
Sollozo contra su palma en tanto la punta de su nariz roza la mía. Él está aquí.
Me encontró.
Oh, Dios, ¿cómo me encontró?
—Si te suelto, no puedes gritar —dice, su voz áspera y sin emociones—. ¿Lo
entiendes?
Trato de asentir.
»Hablo en serio —advierte—. La última cosa que quieres hacer es despertar a tu
madre.
Mi madre… está dormida.
No está muerta.
No está sangrando.
Lentamente saca su mano, aflojando su agarre sobre mí. No me muevo. No hago
más que respirar demasiado fuerte. Mi Naz se ha ido. El monstruo se despertó de la
siesta generada por las drogas.
»Vas a levantarte, y lo más silenciosamente posible, vas a seguirme fuera —dice,
con seguridad—. Siempre y cuando tu madre permanezca dormida, la dejaré en paz,
pero si despierta…
No termina la frase. No tiene que hacerlo.
Su sangre será la próxima derramada.
No puedo dejar que pase.
Me suelta cuando decide que lo entendí. Estoy sorprendida de que mis piernas
funcionen cuando me levanto. Mi cuerpo tiembla al buscar a tientas en la oscuridad,
tratando de agarrar mis cosas, toda rodillas temblorosas y lengua atada.
Estoy jodidamente aterrorizada.
Él te ama, me digo en silencio, tratando de mantener la calma. No te hará daño. Lo
prometió.
La voz es segura, pero mi sentido común grita más fuerte. Las personas se
2 desenamoran. No todos mantienen sus promesas.

96 Me coloco mis zapatos y agarro mi bolso. Todavía estoy usando lo que tenía
puesto cuando lo dejé hace veinticuatro horas. Un día entero, eso fue todo lo que tuve,
todo lo que tardó en venir por mí.
Siempre apareceré.
Cuando me giro hacia él, veo que me está mirando con recelo. Cualquier
cantidad de confianza que gané amándolo, se extinguió mientras dormía anoche. Hay
un infierno que pagar, está bien, y soy quien lo hará. Sus ojos están llenos de sospecha.
Es un comandante, y cree que he desertado.
¿Cuál es el castigo para un traidor en estos días?
—Camina —dice, señalando la puerta—. De puntillas.
Piso con suavidad, conteniendo la respiración al dirigirme hacia las escaleras.
Tan pronto como las alcanzo, otra puerta en el piso cruje, abriéndose un poco. Me giro
en esa dirección, aterrorizada, y veo la cabeza de Killer asomarse desde la otra
habitación. Ve a Naz primero y empieza a gruñir.
—Killer —susurro frenéticamente, llamándolo, mi corazón acelerado—. Está
bien, chico.
El perro mira en mi dirección, en silencio. Su mirada rebota entre Naz y yo, el
usualmente pasivo Killer está en alerta, como si pudiera sentir que algo anda mal.
—Karissa, ¿eres tú?
Casi grito al oír la voz de mi madre llamándome desde el dormitorio. Me giro
hacia Naz, con los ojos abiertos, tratando de mantener la voz firme mientras digo—:
Está bien, mamá. Voy por algo de agua. Vuelve a dormir.
Miro a Naz, mis ojos suplicándole, en tanto Killer se dirige de vuelta a la
habitación, decidiendo que no hay amenaza.
—Buenas noches, cariño —dice ella de nuevo—. Dulces sueños.
—Tú también, mamá.
Espero a Naz para hacer un movimiento a medida que su cabeza se gira hacia la
puerta oscura. Después de un momento, se da la vuelta, señalando la escalera. El alivio
casi me paraliza cuando me giro y camino de nuevo.
Ella está bien.
Mi madre aún lo está.
Está oscuro aquí abajo, tan negro como arriba. Parpadeo, todavía tratando de
2 adaptarme a ello, mis ojos van a la sala de estar cuando llego al primer piso. De repente,

97 el aire deja mis pulmones con un silbido, casi derrumbándome.


Hay sangre por todas partes. Casi no puedo verlo en la oscuridad, un lago de
exudación negra sobre el suelo, un cuerpo flotando en el centro, algo clavado
directamente en su pecho. Un cuchillo.
John.
Muerto.
Grito antes de que pueda detenerme. Los brazos de Naz me rodean por detrás,
su mano extendida hacia arriba, presionando su palma en mi cuello mientras fuertes
dedos agarran mi barbilla, obligándome a apartar la vista del desastre. Siento su
respiración al susurrar—: No lo hagas.
No mires.
No pienses.
No respires.
No lo hagas.
Canturreo en mi cabeza, las lágrimas bajando por mis mejillas al dirigirme a la
puerta principal. Su auto está estacionado cerca. No nos cruzamos con otra alma viva, y
estoy agradecida por ello.
Algo me dice que un testigo esta noche no vivirá para ver el mañana.
Lloro para mis adentros todo el camino hasta Brooklyn, mi cuerpo temblando y
mis dientes castañeando. Aprieto la mandíbula para no hacer ningún ruido. La bilis
quema mi pecho, mi garganta, mi interior; siento que estoy ardiendo. Casi perdí el
control un par de veces en el auto, y Naz no dice nada, extiende su mano enguantada y
agarra la parte trasera de mi cuello. Su tacto es firme a medida que sus dedos amasan
los músculos. Alivia mi dolor de cabeza y calma el fuego ardiente dentro de mí, pero
solo lloro con más fuerza.
¿Por qué su toque me afecta de esta manera?
Esas manos vengativas mataron a un hombre esta noche, tomaron la vida de otro
y, sin embargo, me calman como nunca antes.
Me odio por eso.
Cuando llegamos a la casa, presiona un botón en el visor, abriendo las puertas
del garaje. Estaciona el auto antes de cerrar la puerta de nuevo, apagando el motor. Se
2 queda allí, mirando fijamente por el parabrisas, su voz desinteresada. —Debería

98
matarte.
A pesar de mi intento de permanecer en silencio, gimo ante esas palabras.
»Debería envolver mis manos alrededor de tu cuello y robar tu último aliento —
dice—. Verte secar, drenar hasta la última gota de esa asquerosa sangre Rita. Me
drogaste… me traicionaste… para poder escaparte, ponerte en riesgo. Me mentiste,
¡cuando no he hecho nada… nada… para lastimarte!
Su voz se eleva, la ira filtrándose en las palabras.
»Debería matarte —dice otra vez, abriendo la puerta—. Joder, ojalá pudiera
hacerlo.
Sale, cerrando de golpe la puerta detrás de él, y se dirige directamente adentro
sin esperarme. Me desmorono tan pronto como se va, sollozando fuerte y duro,
jadeando mientras trato de recuperar el aliento. Lo saco todo, purgando como una
inundación, las lágrimas caen, mi pecho colapsa hasta que no queda nada dentro de mí.
Nada en absoluto.
Me doblo, acurrucándome en el asiento, perdiéndome en la oscuridad, en el
silencio, hasta que mis ojos se secan solos y mis músculos dejan de luchar contra la
rigidez, sucumbiendo ante la angustia.
Pasa una hora.
O dos.
Tal vez incluso tres.
Siento como si me hubieran golpeado a palos, mis huesos frágiles y al borde de la
rotura cuando por fin salgo del auto.
Voy adentro.
No hay luces encendidas en la casa, y no lo escucho, pero parezco saber
instintivamente que está en el estudio. Siempre está ahí. Considero ir arriba, ir a algún
lugar, cualquier otro sitio, pero soy débil.
Soy débil, y tengo miedo, pero no soy una cobarde. Podría tener la sangre Rita en
mí, pero eso no es todo lo que soy. Soy la hija de ese hombre, pero no soy él. Y quizás
eso me hace más fuerte de lo que pienso.
Recorro ese camino y me asomo dentro. No lo encuentro en su escritorio, como
espero. Está sentado en el sofá, con la cabeza gacha, acunada entre sus manos, los
guantes descartados sobre el cojín junto a él con una pequeña pistola negra. Nunca la he
visto antes, ni siquiera sabía que poseía un arma. Exhausta, y aterrada, me hundo en el

2 suelo justo en la puerta abierta, apoyando mi espalda en el marco de la puerta.


Estoy a su merced ahora.
99 —¿Cómo lo supiste? —Mi voz es áspera, pero sorprendentemente aún
funciona—. ¿Cómo me encontraste?
—Tu teléfono.
Lo miro en la oscuridad. —¿Mi teléfono?
—Lo rastreé. Sabía que solo era cuestión de tiempo antes de que me llevaras
directo a ellos.
—Me usaste. —No sé por qué eso pica tanto, pero agita mi culpabilidad, como si
fuera culpa mía que todo esto sucediera—. Me usaste para encontrarlos.
—Traté de no involucrarte —dice—. Hice todo lo que pude para no arrastrarte en
ello.
—¿Cómo puedes decir eso?
—Porque es la verdad. —El borde es duro, el atisbo de ira, está de vuelta en su
voz cuando levanta la cabeza para mirarme—. Habría sido tan sencillo obligarte a que
me llevaras junto a tu madre, y habría sido fácil deshacerme de ambas. Pude haber
terminado esto en un día. Pero entonces te vi, te observé, y comprendí…
—¿Comprendiste qué?
—Que no tenías idea de quién eras —dice—. No tenías idea de dónde venías. Y
no debería haberme preocupado… no debería haberme importado… pero me
recordaste a alguien más, alguien que murió a causa de quién era su padre.
—Es por eso que no pudiste matarme —susurro, mi voz temblorosa—. Te
recuerdo a ella.
—No, no lo hice porque me recordaras a ella —dice—. Aun así, te habría
matado… pero nunca lo habrías visto venir. No habrías sufrido, no como ella. De
manera que hice todo lo que pude para no involucrarte, para que nunca lo supieras.
Hice que Santino robara tus archivos escolares, te seguí, busqué direcciones, pero tu
madre fue inteligente. Si no te hubieras mudado aquí y no hubieras entrado a la clase de
Santino luciendo exactamente como una mujer que todos solíamos conocer,
probablemente nunca habría siquiera atrapado su rastro.
La culpa de hace un momento se amontona hasta que es difícil respirar. —
Entonces ¿por qué no me mataste?
—Sabes por qué.
—Porque te enamoraste de mí. —Mi voz suena tan tranquila que me sorprende
3 escucharla—. Aun así, conseguiste tu venganza.

00 —No, no fue así. En cambio, lo castigué.


—¿Cuál es la diferencia?
—Depende de a quién le preguntes.
—Te lo estoy preguntando.
—Él no sufrió —dice Naz—. No tanto como yo.
Quiero decirle que no creo que hubiera sufrido de cualquier manera, pero no
pienso que valga la pena decirlo. Matarnos no habría afectado a John tanto como intuyo
que Naz piensa. No todos los hombres mantienen a los que aman tan cerca. Si mi padre
pudo alejarse tan fácilmente, vivir su vida rodeado de vallas blancas en los suburbios,
sabiendo que su familia luchaba por vivir, eliminar la carga de nosotras de su mundo
habría sido simplemente una bendición.
Naz, en el fondo, lo sabe. Él me lo dijo, solo un cobarde abandona a su familia.
Nadie era más importante para John que él mismo.
Quizás eso es lo que detuvo a Naz, la certeza de que mi padre realmente no se
preocupaba por mí. Tal vez no fue el amor lo que me salvó. Puede que fuera la falta de
él.
No lo sé.
—Te odio —susurro. Lo siento en mi interior, y no puedo negarlo. No puedo
ignorarlo. Estoy tan enojada, tan herida, tan consumida que el odio se siente como la
lava, estableciéndose en el fondo de mi estómago. Mi mundo era un cielo soleado antes
de él, un bonito cuadro que mi madre dibujó para mí, y él lo pintó todo de negro con la
verdad, salpicándolo con el rojo de la sangre derramada.
Lo odio.
Lo odio.
—Lo sé —dice en voz baja—. Dijiste que no lo harías… lo dijiste en serio… pero sé
que me odias.
—Pero también te amo… no sé cómo todavía puedo hacerlo. Te odio, pero aún te
amo de alguna manera. Es solo que… ¿cómo puedo sentirme de ambas maneras?
—Fácilmente —dice—. Lo contrario al amor no es el odio, Karissa. Es la
indiferencia. Eres una persona apasionada, y el amor y el odio… no están a un tramo
muy lejos del otro. Ambos tienen pasión, alguien metiéndose bajo tu piel y
consumiéndote. Y te comí viva, cariño. Nunca tuviste una oportunidad.

3 Un escalofrío fluye por mi espalda cuando se levanta. Lo miro con cautela


cuando viene en mi dirección, viendo la oscuridad acechando en sus ojos. —¿Qué se
01 supone que debo hacer ahora?
Se acerca a mí, metiendo la mano en su bolsillo y sacando algo. Lo miro con
incredulidad cuando lo deja caer en mi regazo, pasándome como si nada. Bajo la
mirada, parpadeando con sorpresa cuando veo que es mi anillo de compromiso.
—Fijar una fecha para la boda —dice—. Eso es lo que haces.
Epílogo
Traducido por Sofía Belikov
Corregido por Miry GPE

Vitale.
Traza su nombre una y otra vez, la áspera textura de sus manos rozando mi
espalda. Es como si me marcara con su toque, reclamándome como suya con la firma de
sus dedos; un contrato irrompible forjado con sangre, sudor, y lágrimas.
Por lo general, mis lágrimas.
Y casi mi sangre.
De acuerdo a la mitología griega, las personas fueron creadas originalmente con
cuatro brazos, cuatro piernas, y una cabeza con dos caras. Cuatro manos para tocar. Dos
bocas para hablar. Temiendo su poder, Zeus los dividió en dos seres distintos,
3 condenándolos a pasar sus vidas en busca de su otra mitad.

02 Eso lo aprendí de “El Banquete” de Platón durante mi tiempo en clase de Santino.


Es un hermoso concepto: tu alma gemela, una parte de ti, existe en el mundo
dentro de otro cuerpo. La gente pasa toda su vida buscando a la persona indicada, a la
que pueda completarlos, pero nunca tuve que buscar. La mía comenzó a perseguirme
antes de que incluso naciera.
Una vez pensé que la realidad no podría ser tan fascinante como la fantasía, pero
me equivocaba. Bastante equivocada. Podría ser el caso para otras personas, pero ellos no
conocen a Ignazio Vitale. No lo han conocido. No han visto lo que veo en sus ojos.
Él es mi otra mitad.
Puede que las historias terminen mal.
Quizás Cenicienta no vivió su felices por siempre.
Tal vez, a media noche, quiso huir.
O su príncipe no se lo permitió.
El mío no lo hizo.
Vitale.
No mucho después de que comprendo lo que escribe a lo largo de mi espalda, su
mano deja mi piel, y la cama se mueve cuando se gira, finalmente alejándose de mí.
Suelto un profundo suspiro de alivio, pero no dura demasiado.
Al momento en que se aleja, comienzo a extrañar su toque.
Por más que lo odie, también lo amo.
Lo amo.
Lo amo.
Y también odio eso, joder.
Es un monstruo envuelto en un lindo empaque.
Pero en momentos como este me pregunto, al sentir la distancia entre nosotros, si
tal vez ante sus ojos, el verdadero monstruo soy yo.

3
03
Torture to Her Soul
No lo digas a menos que sea en serio…
Es un concepto simple, uno que he dicho una y otra vez,
pero algunas personas parecen no comprenderlo. Deberías
elegir cada sílaba con cuidado, porque nunca se sabe
cuándo alguien te hará cumplir tu palabra.
Alguien como yo.
No soy un buen hombre. No lo soy. Lo sé. Tengo suficiente
oscuridad en mi interior como para librar al mundo de
cada punto de luz. Pero hay una que nunca podría
lastimar, una luz que no podría obligarme a apagar.
Karissa.
Ella cree que soy un monstruo, y tal vez lo soy. La insulto

3 con mi tacto, obtengo una emoción al torturar su alma. Pero no soy el único. El mundo
está lleno de monstruos, y no soy el más peligroso por ahí.
04 Ni siquiera cerca…
Dios me ayude, la amo.
Lo hago.
Y Dios ayude a cualquiera que intente quitármela.
Sobre La Autora
JM Darhower actualmente es la autora de las novelas
románticas más vendidas de todos los géneros (erótico,
suspenso, contemporáneo, paranormal) y la representa
Brower Literary & Management.
Vive con su familia en una pequeña ciudad, donde borra más
palabras que las que siempre verán la luz del día. Siente una
profunda pasión por la política y los derechos humanos,
cuando no está escribiendo (o capturando Pokemon),
generalmente desvariando acerca de esas cosas.
Con una boca vulgar, admite tener una adicción a las redes
sociales. Puedes encontrarla allí

3
05