Está en la página 1de 7

DIFINICIONES

Acuíferos: Un acuífero es el conjunto


de rocas que permiten la
permeabilidad del agua y la pueden
acumular en sus poros o grietas. A
esta agua retenida en las estructuras
rocosas se la conoce como agua
subterránea y puede llegar a
presentar manifestaciones de hasta
dos millones de kilómetros cuadrados
de tamaño.
Las rocas que permiten la permeabilidad del agua presentan denominadores
comunes, pero no son iguales, así encontramos rocas sedimentarias como la
arenisca, la arcilla y la caliza o de pequeño tamaño como la grava.
Los acuíferos presentan dos partes diferenciadas: la zona de saturación, que
retiene el agua e impide que esta siga circulando o filtrándose, y la zona de
aireación que es la que se encuentra justo encima de la zona de saturación y se
mantiene sin agua retenida.
Depósitos aluviales: Un depósito aluvial es una masa de sedimentos detríticos
que ha sido transportada y sedimentada por un flujo o aluvión. Usualmente el
termino aluvión se usa para los depósitos de arena, cedimento, grava y barro
arrojado por los ríos y arroyos. Generalmente, el aluvión, o depósito aluvial (como
también se le conoce), es de un origen muy reciente (geológicamente hablando,
menos de unos cuantos millones de años). Cuando el depósito es amplio y plano,
se le puede llamar planicie aluvial. Muchos de los valles en el centro de Arizona
(EEUU) son acompañados de planicies aluviales.
Detritico: En geología, es el llamado
material suelto o sedimento de rocas.
Son los productos de la erosión, el
transporte, la meteorización —química y
física— y de los procesos diagenéticos
(procesos geológicos externos). El
material detrítico se acumula en zonas
de topografía deprimida llamadas
cuencas sedimentarias. Los sedimentos
depositados forman lo que llamamos
rocas sedimentarias (diagénesis). Un
material detrítico típico y muy conocido son las arcillas, que son producto de la
meteorización química de los feldespatos. Cabe destacar que las arcillas son
minerales de grano fino con estructuras laminares similares a las micas. La
palabra arcilla designa al tamaño de un clasto que constituyen las rocas
sedimentarias detríticas, y también se utiliza para designar el mineral de arcilla (no
todos los sedimentos de tamaño arcilloso están compuestos por minerales de
arcilla).
Toba: La toba volcánica o tufo
volcánico es un tipo de roca
ígnea volcánica, ligera, de
consistencia porosa, formada
por la acumulación de cenizas u
otros elementos volcánicos muy
pequeños expelidos por los
respiraderos durante una
erupción volcánica.
Se forma principalmente por la
deposición de cenizas y lapilli
durante las erupciones piroclásticas. Su velocidad de enfriamiento es más rápida
que en el caso de rocas intrusivas como el granito y con una menor concentración
en cristales.

Brecha: En geología, brecha es una roca sedimentaria detrítica compuesta


aproximadamente en un 50 % de fragmentos angulares de roca de tamaño
superior a 2 milímetros unidos por un cemento natural.
Los fragmentos constitutivos de los conglomerado y de las brechas son mayores
que los de la arenisca, o sea más de 2 milímetros, pero la brecha se distingue de
los conglomerados porque sus fragmentos constitutivos son angulares. Pueden
distinguirse brechas monogénicas, compuestas de elementos de la misma
naturaleza, y brechas poligénicas, compuestas de elementos de diferente
naturaleza.
Conglomerado: En geología, un conglomerado o rudita es una roca sedimentaria
de tipo detrítico formada mayoritariamente por clastos redondeados tamaño grava.
Dichos clastos pueden corresponder a cualquier tipo de roca. Un tipo de roca
similar son las brechas pero estas se distinguen de los conglomerados por estar
compuestas de clastos angulosos.
Los conglomerados componen
menos del 1% de las rocas
sedimentarias del mundo en
cuanto refiere su peso.
Los conglomerados se pueden
esencialmente subdividir en dos
tipos; los con un alto grado de
escogimiento, de una litología (tipo
de roca) limitada y con poca matriz
y los conglomerados con poco
escogimiento, más heterogéneos
en cuanto a su litología y abundante matriz. El primer tipo se origina de la
deposición en cursos de agua mientras que el segundo tipo se origina de
movimientos de masa. Características del conglomerado son:
- Es heterogénea.
- Los granos que la componen
son trozos de otras rocas
constituyentes. Estos son de
tamaños y formas distintos.
- No está dispuesta en láminas
como la pizarra
Aglomerado: Un aglomerado es
una roca ígnea volcánica
formada casi totalmente de
trozos angulares o redondeados
de lava, de variadas formas y
tamaños; están asociados con los flujos de lava que son expulsados durante las
erupciones volcánicas. Algunos geólogos clasifican los aglomerados como
bombas, bloques y brecha. Parecen conglomerados sedimentarios, pero su origen
es completamente diferente.
Las bombas volcánicas son expelidas en estado líquido, volviéndose esféricas en
la solidificación y los bloques volcánicos brotan como piezas sólidas. Durante la
aglomeración y la
solidificación de los
fragmentos angulosos,
conocidos también como
piroclásticos, es que se
forman los aglomerados.
Deposito lacustre:
Acumulación de material
depositado en un lago. Por
extensión cualquier
acumulación de material
depositado en un cuerpo
extenso de agua dulce en el
que la velocidad de
circulación del agua sea nula
o cercana a cero.
Normalmente los depósitos lacustres están formados predominantemente por
arcillas y en menor proporción por limos.
Félsico: Se denominan félsicos a los minerales, rocas y magmas ricos en
elementos ligeros como el silicio, oxígeno, aluminio, sodio y potasio. La palabra
surge de la combinación de feldespato y sílice. Los minerales félsicos son
normalmente de color claro y tienen una densidad relativa inferior a 3. Además,
están asociados con las rocas tradicionalmente denominadas de carácter ácido,
aunque dicha terminología está en desuso.
El término félsico se opone al de máfico, minerales y rocas ricas en hierro y
magnesio, oscuras.
La roca félsica más abundante es el granito. Los minerales félsicos más comunes
son el cuarzo, la moscovita, la ortoclasa y las plagioclasas ricas en sodio.
Máfico: es un adjetivo que se aplica a un silicato o roca que es rico en magnesio y
hierro. La palabra deriva de la contracción de "magnesio" y "férrico". La mayoría
de los minerales máficos son de color oscuro y su densidad relativa es mayor que
3. Son ejemplos de minerales máficos el olivino, el piroxeno, el anfibol y la biotita.
Son rocas máficas el basalto y el gabro.
Los minerales y rocas máficas guardan relación con los tradicionalmente llamados
básicos. Son característicos de la corteza oceánica y la parte inferior (en contacto
con el manto) de la corteza continental.
Enjambre sísmico: Un enjambre sísmico es la ocurrencia de un conjunto de
eventos sísmicos en un área específica durante un periodo de tiempo
relativamente corto. El período de tiempo utilizado para definir el enjambre en sí
varía, aunque el Servicio Geológico de los Estados Unidos señala que un evento
puede darse en el orden de días, semanas o incluso meses.1 Se diferencian de
los terremotos que suceden con una serie de réplicas, pues no se observa un
único terremoto en la secuencia de sismos que pueda ser definido como el
movimiento principal. Los enjambres sísmicos suceden, normalmente, antes de la
erupción de un volcán.

TIPOS DE VOLCANES
Estratovolcanes: son grandes edificios volcánicos, con forma cónica y un cráter
central, que se caracterizan por erupciones de tipo explosiva causadas por la
viscosidad de su magma. Este tipo de estructura volcánica está compuesta por
capas de depósitos de lava y fragmento de roca intercaladas. Debido a que las
cenizas, arenas y escorias son productos de diferentes erupciones, estos volcanes
también son denominados volcanes compuestos.
Volcanes en escudo: a causa de la baja viscosidad de su magma de composición
basáltica, presentan un perfil redondeado con pendientes suaves formadas por
superposición de flujos de lava. Los volcanes en escudo presentan erupciones
efusivas de tipo hawaiano. Dado que sus erupciones son de muy baja
explosividad, este tipo de volcanes no constituyen un grave peligro para el ser
humano, y una buena vigilancia permite evacuar con eficacia poblados que se
podrían ver afectados por la lava.
Conos de ceniza o de escoria: son estructuras que no superan los 250 m de
altura y presentan erupciones de tipo explosivo estromboliano. La estructura de
estos conos, en forma de colina empinada cónica, son el resultado de la
acumulación de piroclastos alrededor de la chimenea.
Calderas volcánicas: son el resultado de grandes erupciones, a raíz de las
cuales puede ocurrir un colapso del edificio. Existen, de forma general, dos
alternativas para la formación de un caldera volcánica: posterior a la fase de
actividad eruptiva, la cámara magmática queda parcialmente vacía y por una
disminución de la presión, sucede el
colapso del edificio; o bien, la presión
generada por la obstrucción de la
chimenea por parte del magma ácido
(muy viscoso) genera una erupción de
gran violencia que destruye el edificio
dejando una caldera en su lugar.
Domos de lava:son de mucho menor tamaño que las estructuras volcánicas
anteriormente mencionadas y son caracterizados por fuertes pendientes
generadas por la acumulación de lavas viscosas y flujos de bloques.