Está en la página 1de 2

ESE FASTIDIOSO DRAGON

Había una finca llamada LAS AMAPOLAS y en ella había una vaca MUUUUU, un pato CUA CUA
CUA, una lora RRRUAAA QUIERE CACAO, una oveja MEEEE MEEEEE, un perro GUAO GUAO
GUAO, un cerdo COING COING, varias gallinas COCORO COCORO, tres gatos MIAU MIUAU.

Pronto se dieron cuenta de que había un dragón en la FINCA. ¡Sus feroces ruidos lo delataban!
¡RRRRRRRRRROOOOOAAAARRR!

Cuando Miguel Ángel se asomaba a la ventana podía ver la punta de la cola del dragón al lado del
pozo en el alto de la lona.

¿Podemos ir a ver el dragón? pregunto Miguel Ángel a su papá


¡por supuesto que no! Dijo el papá. los dragones son muy peligrosos, si lo ignoramos mañana se
habrá ido.

Pero, a la mañana siguiente, fue el ruido del dragón RRRRROOOOOAAARRR y no el canto del gallo
que despertó a Miguel Ángel.

Así que sigue aquí, pensó Miguel Ángel y se llevó una enorme sorpresa cunado salió a recoger los
huevos para el desayuno.

Estos huevos están duros como una piedra, dijo Miguel Ángel, tiritando junto al gallinero.

Ha sido ese fastidioso dragón. Dijo el papa de Miguel Ángel enfadado. Su aliento de fuego ha
cocido los huevos.

Miguel Ángel se moría de las ganas de ver el dragón, pero mamá no quería ni oír hablar de ello. Sin
duda, es un dragón malvado. Se nota en el rugido RRRROOOOAAARRR.

Yo creo que esta triste dijo Miguel Ángel, ¿puedo verlo mamá?

Por supuesto que no, contesto la mamá, entra a la casa ¡Ojalá se vaya pronto ese dragón ¡

Pero el dragón no se fue.

Esa tarde, cuando Miguel Ángel salió para ayudar a mamá a ordeñar las vacas, se llevaron otra
sorpresa.

¡Yogur! Exclamo Miguel Ángel.


¡Oh! Dijo la mamá. Otra vez ese fastidioso dragón. Sus rugidos RRRROOOOAAARRR han asustado
a las vacas y han convertido la leche en yogur.

Por la mañana, fue el aliento de fuego del dragón y no la luz del sol lo que despertó a Miguel
Ángel. Un apetitoso olor venia del piso de abajo.

Mmmm tostadas, dijo Miguel Ángel, mientras que se deslizaba por la baranda de las escaleras.
No son tostadas, ¡es mi valioso trigo! Dijo el papá con amargura. Ese fastidioso dragón ha
quemado el campo durante la noche. ¡Se acabó ¡llamare a los EXTERMINADRAGONES.

¡LOS EXTERMINADRAGONES no! Grito Miguel Ángel. ¿Por qué no le pides al dragón que se
marche?

Porque es muy peligroso dijo el padre, es un dragón muy feroz fíjate en su rugido
RRRROOOOAAARRR.

Así que Miguel Ángel se fue. Salió de la FINCA, paso por el corral de los pollos PIO PIO PIO PIO, la
pradera donde estaba las vacas MUUUU y corrió a la LOMA en busca del dragón.

A mí no me parece feroz sino triste - dijo Miguel Ángel


Miguel Ángel Márchate. tengo que llamar - dijo Papá
De repente Miguel Ángel tuvo miedo

¿Y si el dragón era peligroso?


¿Y si estaba hambriento?
¿Y si le gustaba desayunar niños?

Miguel Ángel entro en pánico


Pero era demasiado tarde. el dragón ya lo había visto

Miguel Ángel avanzó valientemente, podía ver las escamas de su cola y sentir el calor de su
aliento.

Pero el inmenso y horrible dragón no era más que un dragoncito atrapado en el pozo pidiendo
ayuda.

Llevo días gritando, pidiendo ayuda – se lamentó el dragón

Miguel Ángel corrió LONA abajo en busca de mamá y papá, para pedirles ayuda

Parecen peligrosos – lloriqueo el dragón, mientras ellos se aproximaban armados y con palas y
sogas.

No te preocupes - dijo Miguel Ángel – estate quieto y no resoples mientras te sacamos, y no nos
vayas a chamuscar.

El dragón aguantó la respiración, mientras Miguel Ángel, papá, mamá tiraban, tiraban y tiraban.
Hasta que…

¡POP¡

¡El dragón quedo libre!


Ahora en la finca del Padre de Miguel Ángel, hay una vaca, un pato, una oveja, gallinas, gatos, un
perro, una lora, un cerdo y ¡UN DRAGON!

Y a Miguel Ángel le encantan las mañanas frías.


Porque gracias al dragón, siempre hay leche caliente, huevos cocidos y tostadas para desayunar.