Está en la página 1de 176

MISAL POPULAR

“Toda parroquia está llamada a ser el espacio donde se recibe y acoge la Palabra, se
celebra y se expresa en la adoración del Cuerpo de Cristo, y, así, es la fuente dinámica
del discipulado misionero” (cf. Aparecida 170-173).
Con motivo de la celebración de los 15 años de la Diócesis de Fontibón, viviendo
la alegría de la fe junto con el Pueblo de Dios, leyendo los signos de los tiempos y
las necesidades evangelizadoras, presento el recurso pastoral “Regalo de Amor, Misal
diario para el pueblo de Dios”. Les ayudará a alimentar la fe y la vida espiritual para
vivirla en las familias y celebrarla en las comunidades parroquiales de nuestra Diócesis.
Que la reflexión de la Palabra, los lleve a una participación más viva y profunda de la
liturgia.

Bogotá, noviembre 23 de 2018


X Juan Vicente Córdoba Villota, sj
Obispo de Fontibón

REGALO DE AMOR Director


MISAL MENSUAL
P. Arnoby Álvarez Charry
AÑO II, No. 16

Textos y diseño gráfico Editor


Editorial San Pablo Jr. César Buitrago, ssp

Reflexiones
P. William Segura © San Pablo
Carrera 46 No. 22A-90
Tel.: 3682099 – Fax: 2443943
Derecho de distribución Diócesis de Fontibón E-mail: editorial@sanpablo.co
Carrera 98 No. 17A - 81 www.sanpablo.co
Tel.: 4181036 – Cel.: 304 1032666
E-mail: comunicaciones@diocesisdefontibon.com Distribución
Departamento de Ventas
Distribución Calle 17A No. 69-67
Encuentra tu "Regalo de Amor", misal popular, Tel.: 4114011 – Fax: 4114000
en las parroquias de la Diócesis de Fontibón. E-mail: direccioncomercial@sanpablo.co
3
Planeador

Domingo Lunes Martes

La frase del mes

El hombre es una gota de agua


atravesada por las formas del mundo.
Hildegarda von Bingen

5 6 7

12 13 14

19 20 21

26 27 28

4
bril
Miércoles Jueves Viernes Sábado
1 2 3 4

8 9 10 11

15 16 17 18

22 23 24 25

29 30

5
ORDINARIO DE LA MISA

RITOS INICIALES
Canto de entrada
Si no hay canto de entrada, se recita la antífona de entrada.

Saludo
S. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. –Amén.
El sacerdote, extendiendo las manos, saluda a la asamblea con una de las fórmulas siguientes:

Tiempo Ordinario:
La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu
Santo estén con todos ustedes. –Y con tu espíritu.
O bien:
El Señor, que dirige nuestros corazones para que amemos a Dios, esté con todos
ustedes. –Y con tu espíritu.
Tiempo de Cuaresma:
La gracia y el amor de Jesucristo, que nos llama a la conversión, estén con todos
ustedes. –Y con tu espíritu.
Acto penitencial
Los fieles se preparan para celebrar la Eucaristía, reconociendo sus pecados:
1. El Señor Jesús, que nos invita a la mesa de la Palabra y de la Eucaristía, nos llama
ahora a la conversión. Reconozcamos, pues, que somos pecadores e invoquemos
con esperanza la misericordia de Dios.

En los domingos:
En el día en que celebramos la victoria de Cristo sobre el pecado y sobre la
muerte, reconozcamos que estamos necesitados de la misericordia del Padre
para morir al pecado y resucitar a la vida nueva.

Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado


mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por
mi gran culpa. Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los
santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.

6
El acto penitencial termina con la petición de perdón al Señor, que recita el sacerdote:
Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nues­tros pecados y
nos lleve a la vida eterna. –Amén.

Pueden usarse las invocaciones siguientes:


2. Al comenzar esta celebración eucarística, pidamos a Dios que nos conceda la con-
versión de nuestros corazones; así obtendremos la reconciliación y se acrecentará
nuestra comunión con Dios y con nuestros hermanos.

I II
Tú que eres el camino que conduce al Tú que eres la plenitud de la verdad y de la
Padre: Señor, ten piedad. gracia: Señor, ten piedad.
–Señor, ten piedad. –Señor, ten piedad.
Tú que eres la verdad que ilumina a los Tú que te has hecho pobre para enriquecer-
pueblos: Cristo, ten piedad. nos: Cristo, ten piedad.
–Cristo, ten piedad. –Cristo, ten piedad.
Tú que eres la vida que renueva el mundo: Tú que has venido para hacer de nosotros
Señor, ten piedad. tu pueblo santo: Señor, ten piedad.
–Señor, ten piedad. –Señor, ten piedad.
Dios todopoderoso... Dios todopoderoso...

Tiempo de Cuaresma:
Tú que nos has hecho renacer por el agua y el Espíritu: Señor, ten piedad.
–Señor, ten piedad.
Tú que enviaste al Espíritu Santo para crear en nosotros un corazón nuevo: Cristo, ten
piedad.
–Cristo, ten piedad.
Tú que eres el autor de la salvación eterna: Señor, ten piedad.
–Señor, ten piedad.
Dios todopoderoso...

Gloria
Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa
gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor
Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios,
Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de noso-
tros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la

7
derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque solo tú eres Santo, solo tú Señor, solo tú
Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

Oración colecta
Acabado el himno, el sacerdote, con las manos juntas, dice la oración.

LITURGIA DE LA PALABRA
– Primera lectura – Segunda lectura
– Salmo – Evangelio
Profesión de fe
Credo niceno-constantinopolitano
Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visi-
ble y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre
antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que
por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu
Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las
Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con
gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe
una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una,
santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los peca-
dos. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Oración universal
El sacerdote invita a los fieles a orar, por medio de una breve monición, por las necesidades de la
Iglesia y del mundo.

LITURGIA EUCARÍSTICA
Preparación de los dones
Se lleva el pan y el vino al altar. También se recogen los dones para la Iglesia local y para los pobres.

Presentación del pan


Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del
hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan
de vida. –Bendito seas por siempre, Señor.
El sacerdote dice en secreto:
Por el misterio de esta agua y este vino, haz que compartamos la divinidad de quien se ha
dignado participar de nuestra humanidad.

8
Presentación del vino
Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hom-
bre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros bebida
de salvación. –Bendito seas por siempre, Señor.
El sacerdote dice en secreto:
Acepta, Señor, nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde; que este sea hoy nues-
tro sacrificio y que sea agradable en tu presencia, Señor, Dios nuestro.
Luego el sacerdote, de pie a un lado del altar, se lava las manos, diciendo en secreto:
Lava del todo mi delito, Señor, y limpia mi pecado.

Oración sobre las ofrendas


El sacerdote, de pie en el centro del altar, de cara al pueblo, extendiendo y juntando las manos, dice:
Oren, hermanos, para que este sacrificio mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre
todopoderoso.
R/. El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre,
para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.
Luego el sacerdote dice la oración sobre las ofrendas.

PLEGARIA EUCARÍSTICA
El sacerdote comienza la plegaria eucarística con el prefacio. Dice:
S. El Señor esté con ustedes.
R/. Y con tu espíritu.
S. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
S. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.
El sacerdote prosigue el prefacio, con las manos extendidas. Al final del prefacio junta las ma-
nos y, en unión con el pueblo, concluye el mismo prefacio, cantando o diciendo con voz clara:
Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE SANTA MARÍA VIRGEN I:


La Maternidad de la Bienaventurada Virgen María
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y
en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Y alabar, bendecir

9
y proclamar tu gloria en la (solemnidad, fiesta, memoria, conmemoración, nati-
vidad) de Santa María, siempre virgen. Porque ella concibió a tu único Hijo por
obra del Espíritu Santo, y conservando la gloria de su virginidad, hizo resplande-
cer sobre el mundo la luz eterna, Jesucristo, Señor nuestro. Por Él, los Ángeles y
los Arcángeles alaban tu majestad, te adoran las Dominaciones, se estremecen las
Potestades. Te celebran, unidos en la alegría, los cielos, las Virtudes celestiales y
los santos Serafines. Permítenos asociarnos a sus voces cantando humildemente tu
alabanza: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO: Misterio de la Presentación del Señor
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en
todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Porque tu Hijo, coeterno
contigo, presentado hoy en el templo, fue proclamado por el Espíritu gloria de Israel
y luz de las gentes. Por eso, nosotros, jubilosos, salimos al encuentro del Salvador, y
con los Ángeles y los Santos te alabamos, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DE LOS SANTOS PASTORES: Presencia de los santos Pastores en la Iglesia
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. Porque de tal manera concedes a tu Iglesia regocijarse con la fiesta de
san N., que la fortaleces con el ejemplo de su vida, la instruyes con su palabra y la
proteges con su intercesión. Por eso, con los Ángeles y con la multitud de los Santos
te cantamos el himno de alabanza, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo...
PREFACIO DE DIFUNTOS I: La esperanza de la resurrección en Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. En Él brilla la esperanza de nuestra feliz resurrección; y así, aunque
la certeza de morir nos entristece, nos consuela la promesa de la futura inmor-
talidad. Porque la vida de los que en ti creemos, Señor, no termina sino que se
transforma; y, al deshacerse nuestra morada terrenal, nos preparas una morada
eterna en el cielo. Por eso, con los Ángeles y los Arcángeles. Con los Tronos y las
Dominaciones, y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu
gloria: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO COMÚN I: Restauración universal en Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. Pues fue de tu agrado restaurar en Él todos los seres; y de su pleni-
tud nos concediste recibir todas las cosas. Pues Él, siendo de naturaleza divina, se
anonadó a sí mismo y, por su sangre derramada en la cruz, infundió la paz en todo
lo que existe; de esta manera fue exaltado sobre la creación entera y fue constituido

 10
fuente de salvación eterna para todos los que le obedecen. Por eso, con los Ángeles
y los Arcángeles con los Tronos y las Dominaciones, y con todos los coros celestia-
les, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE LA SANTÍSIMA EUCARISTÍA I:


El sacrificio y el sacramento de Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y
en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, Señor
nuestro. Quien, como verdadero y eterno Sacerdote, al instituir el sacrificio de la eter-
na alianza, se ofreció a ti como primera víctima de salvación, y nos mandó perpetuar
esta ofrenda en conmemoración suya. Su carne, inmolada por nosotros, es alimento
que nos fortalece; su Sangre derramada por nosotros, es bebida que nos purifica. Por
eso, con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con todos
los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DOMINICAL I: Misterio pascual y pueblo de Dios
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y
en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, Señor
nuestro. Quien, por su misterio pascual, realizó la obra maravillosa de llamarnos de
la esclavitud del pecado y de la muerte a la gloria de ser linaje elegido, sacerdocio
real, nación consagrada, pueblo de tu propiedad; y para que llamados por ti de las
tinieblas a tu luz admirable, proclamemos ante el mundo tus maravillas. Por eso,
con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con todos los
coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DOMINICAL V: La creación
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Que creaste el
universo entero y dispusiste los cambios de las estaciones, formaste al hombre a
tu imagen y le sometiste las maravillas del mundo, para que, en nombre tuyo,
dominara la creación y, en la grandeza de tus obras, continuamente te alabara, por
Cristo, Señor nuestro. Por eso, nosotros, unidos a todos los ángeles, te alabamos y
te aclamamos llenos de alegría: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DE LOS SANTOS MÁRTIRES I: Testimonio y ejemplo de los mártires
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Porque la sangre
de san (santa) N., mártir, derramada como la de Cristo para confesar tu nombre,
manifiesta las maravillas de tu poder, por el cual conviertes la debilidad en fortaleza,
y al hombre débil lo fortaleces para que dé testimonio de la espera dichosa de tu
Reino por Jesucristo, Señor nuestro. Por eso, con las Virtudes celestiales, en la tierra
siempre te alabamos, proclamando tu grandeza sin cesar: Santo, Santo, Santo…
11 
PREFACIO DE LOS APÓSTOLES I: Los Apóstoles, pastores del pueblo de Dios
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Porque no aban-
donas a tu rebaño, Pastor eterno, sino que por medio de los santos Apóstoles lo
cuidas con protección continua, para que sea conducido por los mismos servidores
a quienes tu Hijo dio la misión de anunciar el Evangelio. Por eso, con los Ángeles y
los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con todos los coros celestiales,
cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE LAS SANTAS VÍRGENES Y DE LOS SANTOS RELIGIOSOS:


El signo de la vida consagrada a Dios
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y
en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Pues en los Santos
que, por el reino de los cielos, se consagraron a Cristo, celebramos tu providencia
admirable, por la cual, vuelves a llamar a la santidad original al género humano
y le haces pregustar los dones que habrá de poseer en el cielo. Por eso, con todos
los Ángeles y Santos, te alabamos, proclamando sin cesar: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE LOS SANTOS I: La gloria de los Santos


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. A ti te glorifica
la asamblea de los Santos y al coronar sus méritos, coronas tu propia obra. Tú nos
ofreces el ejemplo de sus vidas, la ayuda de su intercesión y la participación en
su destino, para que, animados por tan insignes testigos, corramos victoriosos la
carrera que se nos propone, y con ellos alcancemos la corona de gloria que no se
marchita por Jesucristo, Señor nuestro. Por eso, con los Ángeles y los Arcángeles
y con la numerosa compañía de los Santos, te cantamos un himno de alabanza,
diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE CUARESMA I: Significado espiritual de la Cuaresma


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. Porque concedes bondadosamente a tus fieles esperar, con gozo,
año tras año, con el alma purificada, las solemnidades de la Pascua; para que dedi-
cados con mayor entrega a la oración y a las obras de caridad, frecuentando los
misterios que les han dado nueva vida, alcancen la plenitud de gracia de los hijos
de Dios. Por eso, con los Ángeles y Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones
y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo,
Santo, Santo…

 12
PLEGARIA EUCARÍSTICA II
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias, Padre san-
to, siempre y en todo lugar, por Jesucristo, tu Hijo amado. Por Él, que es tu Palabra,
hiciste todas las cosas; tú nos lo enviaste para que, hecho hombre por obra del Espí-
ritu Santo y nacido de María, la Virgen, fuera nuestro Salvador y Redentor. Él, en
cumplimiento de tu voluntad, para destruir la muerte y manifestar la resurrección,
extendió sus brazos en la cruz, y así adquirió para ti un pueblo santo. Por eso, con
los Ángeles y los Santos, proclamamos tu gloria, diciendo: Santo, Santo, Santo...
Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad; por eso te pedimos que
santifiques estos dones con la efusión de tu Espíritu, de manera que se conviertan
para nosotros en el Cuerpo y X la Sangre de Jesucristo, nuestro Señor.
El cual, cuando iba a ser entregado a su pasión, voluntariamente aceptada, tomó
pan, dándote gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:

TOMEN Y COMAN TODOS DE ÉL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO, QUE SERÁ


ENTREGADO POR USTEDES.

Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, dando gracias te bendijo y lo
dio a sus discípulos, diciendo:

TOMEN Y BEBAN TODOS DE ÉL, PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,


SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SERÁ DERRAMADA POR USTE-
DES Y POR MUCHOS PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. HAGAN ESTO EN
CONMEMORACIÓN MÍA.

Aclamación
Este es el Sacramento de nuestra fe.
Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!
Así, pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la muerte y resurrección de tu
Hijo, te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación, y te damos gracias porque
nos haces dignos de servirte en tu presencia.
Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad a cuantos
participamos del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Acuérdate, Señor, de tu Iglesia,
extendida por toda la tierra;
En los domingos:
Acuérdate, Señor, de tu Iglesia, extendida por toda la tierra; y reunida aquí
en el domingo, día en que Cristo ha vencido a la muerte y nos ha hecho
partícipes de su vida inmortal,

13 
* y con el Papa N., con nuestro Obispo N., y todos los pastores que cuidan de tu
pueblo, llévala a su perfección por la caridad.

En la misa de bautismo de niños:


Acuérdate también de nuestros hermanos (N. y N.) (de aquellos hermanos
nuestros) que hoy has hecho renacer del agua y del Espíritu Santo, librándo-
los del pecado; tú, que los has incorporado, como miembros vivos, al cuerpo
de Cristo, inscribe también sus nombres en el libro de la vida.
En la misa del matrimonio:
Acuérdate de tus hijos (N. y N.) que en Cristo, hoy han fundado una nueva
familia, iglesia doméstica y sacramento de tu amor, y concédeles que la gracia
de este día se prolongue a lo largo de toda su vida.
En la misa por los difuntos:
Recuerda a tu hijo (hija) N., a quien llamaste (hoy) de este mundo a tu pre-
sencia; concédele que, así como ha compartido ya la muerte de Jesucristo,
comparta también con Él la gloria de la resurrección.

Acuérdate también de nuestros hermanos que se durmieron en la esperanza de la


resurrección, y de todos los que han muerto en tu misericordia; admítelos a con-
templar la luz de tu rostro. Ten misericordia de todos nosotros, y así, con María, la
Virgen Madre de Dios, su esposo san José, los Apóstoles y cuantos vivieron en tu
amistad a través de los tiempos, merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la
vida eterna y cantar tus alabanzas.
Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíri-
tu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos. Amén.

RITO DE LA COMUNIÓN
Una vez depositados el cáliz y la patena sobre el altar, el sacerdote, con las manos juntas, dice:

Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atre-


vemos a decir:
Extiende las manos y, junto con el pueblo, continúa:
Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu
Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de
cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que
nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

 14
Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayuda-
dos por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturba-
ción, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.
–Tuyo es el Reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.

RITO DE LA PAZ
Señor Jesucristo, que dijiste a tus Apóstoles: “La paz les dejo, mi paz les doy”, no tengas en
cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz
y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. –Amén.
La paz del Señor esté siempre con ustedes. –Y con tu espíritu.
Si es oportuno, el diácono o el sacerdote invita a los fieles a darse la paz.
Dense fraternalmente la paz.

FRACCIÓN DEL PAN


El gesto de la fracción del pan significa que quienes nos alimentamos del pan de vida, que es Cristo,
formamos un solo cuerpo. Mientras el sacerdote hace la fracción del pan se canta o se dice:
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz.

COMUNIÓN
A continuación el sacerdote, con las manos juntas, dice en secreto:
Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que por voluntad del Padre, coo­perando el
Espíritu Santo, diste con tu muerte la vida al mundo, líbrame, por la recepción de
tu Cuerpo y de tu Sangre, de todas mis culpas y de todo mal. Concédeme cumplir
siempre tus mandamientos y jamás permitas que me separe de ti.
Muestra a los fieles el pan eucarístico.
Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la
Cena del Señor.
Y, juntamente con el pueblo dice:
Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para
sanarme.
El sacerdote dice en secreto:
El Cuerpo de Cristo me guarde para la vida eterna.
Después toma el caliz y dice en secreto:
La Sangre de Cristo me guarde para la vida eterna.
15 
CANTO DE COMUNIÓN
Si no hay canto se dice la antífona de la comunión. Terminada la comunión, se puede orar en silen-
cio por algún espacio de tiempo. También se puede cantar algún salmo de alabanza.

RITO DE CONCLUSIÓN
El Señor esté con ustedes. –Y con tu espíritu.
La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo X y Espíritu Santo, descienda sobre
ustedes. –Amén.

El diácono o el sacerdote dice: O bien:


Pueden ir en paz. La alegría del Señor sea nuestra fuerza.
–Demos gracias a Dios. Pueden ir en paz.
–Demos gracias a Dios.

Cántico de Zacarías
EL MESÍAS Y SU PRECURSOR - Lc 1, 68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel, le sirvamos con santidad y justicia,


porque ha visitado y redimido en su presencia, todos nuestros días.
a su pueblo, Y a ti, niño, te llamarán
suscitándonos una fuerza de salvación Profeta del Altísimo,
en la casa de David, su siervo, porque irás delante del Señor
según lo había predicho desde antiguo a preparar sus caminos,
por boca de sus santos profetas. anunciando a su pueblo la salvación,
Es la salvación que nos libra el perdón de sus pecados.
de nuestros enemigos Por la entrañable misericordia
y de la mano de todos de nuestro Dios,
los que nos odian; nos visitará el sol que nace de lo alto,
ha realizado así la misericordia que para iluminar a los que viven
tuvo con nuestros padres, en tiniebla
recordando su santa alianza y en sombra de muerte,
y el juramento que juró para guiar nuestros pasos
a nuestro padre Abraham. por el camino de la paz.
Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano Se dice Gloria al Padre.
de los enemigos,

 16
1 Miércoles
SAN HUGO DE GRENOBLE - Feria – Morado
Oficio: Ferial – Salterio: 1a. semana

Hugo, nació en Valence, a orillas del Isar, en el Delfinado (Fran-


cia), en el año 1053. Llegó a convertirse en un gran orador, y
como rezaba mucho antes de predicar, sus sermones conmovían
profundamente a sus oyentes y lograban numerosas conversiones.
Es modelo de obispos y de los santos de todos los tiempos. Poco
antes de su muerte (1132), perdió la memoria y lo único que
recordaba eran los Salmos y el Padrenuestro.

LA VERDAD NOS HACE LIBRES

D
esde los inicios de la creación el ser humano ha anhelado y buscado la
libertad. Este es uno de los valores más importantes de la humanidad, al
cual incluso se sacrifican otros muy valiosos. Buena parte de la propaganda
comercial, con la que somos bombardeados cada día, ofrece la libertad como uno
de sus valores. Sin embargo, solo Dios da la auténtica libertad, la que va más allá
del libre movimiento. Es la libertad interior, la que permite a la persona optar entre
varias opciones, entre Dios y los que se erigen en dioses, entre el sometimiento a
una orden real y la que brota de la certeza puesta en el Dios que libera. La libertad
tiene su origen en Dios, que libera de situaciones de opresión, de injusticia y de
toda clase de esclavitud.
Dios no solo envía a su ángel a liberar a los suyos, a sus siervos, sino que envía a
su propio Hijo. Él ha enseñado que lo importante es la libertad interior, puesto que
incluso se puede ser esclavo de la letra de la ley, de una paternidad o herencia his-
tórica, sin un espíritu que dé vida a la letra o acciones concretas que hagan visible
a quien se pertenece, sea Abrahán o Dios. Existe el peligro de aferrarse a una tradi-
ción, volviéndose incapaz de reconocer la presencia de Dios en sus siempre nuevas
y sorprendentes manifestaciones. Jesús, en cuanto Hijo de Dios, nos ha liberado de
toda esclavitud, incluida la de la ley, para revelarnos la frescura del amor de Dios
que entrega a su Hijo.

Para meditar: ¿Reconocemos que hay Para reflexionar


muchas formas de esclavitud de las
cuales solo Dios, por su gran amor,
puede liberarnos? ¿Es Jesús, el Hijo
del Dios, nuestro verdadero Señor y
liberador?

17 
1
ANTÍFONA DE ENTRADA majestad, que nosotros no adoraremos
Cf. Sal 17, 48-49 a tu dios ni veneraremos la estatua de
oro que mandaste hacer”.
MIÉRCOLES

Él me libró de enemigos iracundos. Me


levantó sobre los que resistían y me sal- Nabucodonosor, furioso contra ellos
vó del hombre cruel. y rojo de ira, mandó calentar el horno
siete veces más de lo acostumbrado y
ORACIÓN COLECTA ordenó a algunos de los soldados más
fuertes de su ejército que los ataran y los
Ilumina, Dios compasivo, los corazones echaran al horno encendido.
de tus hijos que tratan de purificarse
por la penitencia y, ya que nos infundes Más adelante, lleno de espanto, se
el deseo de servirte con amor, dígnate levantó el rey precipitadamente y pre-
escuchar paternalmente nuestras súpli- guntó a sus consejeros: “¿No eran tres
cas. Por nuestro Señor Jesucristo, tu los hombres que arrojamos atados al
Hijo… horno?”. “Así es, majestad” –le respon-
dieron. Y él replicó. “Pues yo veo cua-
PRIMERA LECTURA tro hombres desatados que caminan en
medio del fuego sin que les pase nada, y
Dios mandó a su ángel para liberar
el cuarto parece un ángel”.
a sus siervos.
Entonces exclamó el rey: “¡Bendito
De la profecía de Daniel sea el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-
negó, que envió un ángel a salvar a sus
El rey Nabucodonosor mandó llamar a
siervos, que, confiando en Él, desobe-
los tres jóvenes judíos llamados Sadrac,
decieron el decreto real y arriesgaron
Mesac y Abednegó, y les preguntó:
sus vidas antes que postrarse a adorar
“¿Es cierto que ustedes no adoran a mis
a cualquier dios distinto del suyo!” (Dn
dioses ni veneran la estatua de oro que
3, 14-20.91-92.95). Palabra de Dios.
mandé hacer? Vamos a ver si, tan pron-
to como oigan música de trompeta, de
oboe, de cítara, de laúd, de arpa, de SALMO RESPONSORIAL
flauta y de cualquier otro instrumento, Daniel 3
están dispuestos a postrarse para ado- R/. A ti gloria y alabanza por los siglos.
rar la estatua que mandé hacer; si no
• Bendito eres, Señor, Dios de nuestros
lo hacen, los arrojarán de inmediato al
padres, bendito tu nombre santo y
horno encendido; y veremos si hay dios
glorioso. R/.
que los libre de mis manos”.
• Bendito eres en el templo de tu santa
Los jóvenes contestaron: “Majestad,
gloria, bendito eres sobre el trono de
a eso no tenemos por qué responder.
tu reino. R/.
Si el Dios a quien nosotros adoramos
es capaz de librarnos de las llamas del • Bendito eres tú, que, sentado sobre
horno, Él nos librará de tus manos. Y querubines, sondeas los abismos, ben-
aunque no lo haga, te hacemos saber, dito eres en la bóveda del cielo. R/.

 18
1
ACLAMACIÓN ANTES ese Padre es Dios”. Jesús les replicó:
DEL EVANGELIO    Cf. Lc 8, 15 “Si Dios fuera su Padre, me amarían a
R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo. mí, porque yo procedo de Dios y de Él

MIÉRCOLES
Dichosos los que con corazón noble y vengo. No estoy aquí por propia ini-
generoso escuchan la Palabra de Dios y ciativa, sino que soy su enviado” (Jn 8,
dan fruto sufriendo con entereza. R/. 31-42). Palabra del Señor.
EVANGELIO
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Si el Hijo los hace libres,
serán libres de verdad. Vuelva a ti, Señor, lo que te presenta-
mos: estas ofrendas que tú nos diste
Del Evangelio según san Juan para que las ofreciéramos en honor de
A los judíos que habían aceptado su tu nombre y para que nos alcancen la
enseñanza les dijo Jesús: “Si se mantie- salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.
nen fieles a mis palabras, serán de veras Prefacio: Pasión del Señor I, p. ¿?
discípulos míos, y conocerán la verdad y
la verdad los hará libres”. Ellos le replica-
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
ron: “Nosotros somos hijos de Abrahán,
Col 1, 13-14
nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Por
qué dices que llegaremos a ser libres?”. Dios nos ha sacado del dominio de las
tinieblas y nos ha trasladado al Reino de
Jesús les respondió: “Les aseguro que su Hijo querido, por cuya sangre hemos
todo el que comete pecado es esclavo del recibido la redención, el perdón de los
pecado. Y el esclavo no puede quedar- pecados.
se siempre en la casa; el hijo sí se que-
da siempre. Por eso, si el Hijo los hace
libres, serán libres de verdad. Ya sé que ORACIÓN DESPUÉS
son hijos de Abrahán. Pero son incapa- DE LA COMUNIÓN
ces de aceptar mis palabras y por eso me Que este sacramento que acabamos de
buscan con intenciones de matarme. Yo recibir actúe, Señor, como medicina
digo lo que he visto en mi Padre; uste- celestial, purifique nuestro espíritu de
des hacen lo que su padre les mandó”. todo mal y nos asegure tu constante pro-
tección. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Le replicaron ellos: “Nuestro padre
es Abrahán”. Jesús les dijo: “Si fueran
hijos de Abrahán, harían las obras que ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
él hizo. Pero me buscan con intencio- (Se puede decir, si se desea)
nes de matarme, porque les he dicho la Atiende las súplicas de tu pueblo, Dios
verdad que me ha mandado decir Dios. todopoderoso, y a quienes concedes la
Eso no fue lo que hizo Abrahán. Uste- confianza de esperar en tu amor, con-
des hacen las obras de su padre”. cédeles, en tu bondad, el efecto de tu
Ellos le dijeron: “Nosotros no somos acostumbrada misericordia. Por Jesu-
bastardos. Tenemos un solo Padre, y cristo, nuestro Señor.

19 
2
SAN FRANCISCO DE PAULA, ERMITAÑO - Feria – Morado
Jueves Puede hacerse conmemoración de san Francisco de Paula, ermitaño.

Oficio: Ferial - Salterio: 1a. semana

Nació en Paula (Italia) en 1416. En acción de gracias por la cura-


ción de una enfermedad en sus ojos, decide ir a Asís, allí recibe su
vocación de vivir como ermitaño. La fama de su santidad y de sus
milagros atrajo a un buen número de jóvenes deseosos de seguir su
ejemplo, con los cuales fundó la Orden de los Mínimos o Ermitaños
de san Francisco de Asís. Asistió espiritualmente al rey Luis XI de
Francia. Murió el 2 de abril de 1507.

LA FE ES UN CAMINO HECHO HISTORIA

L
a identidad de personas y pueblos está en relación con grandes personajes
históricos, cuya influencia puede, incluso, hacer aparecer el orgullo nacio-
nalista de forma aplastante. A Abrahán se le prometió ser padre de una gran
descendencia a la cual también nosotros pertenecemos. La presencia de Jesús en
medio del pueblo de la herencia produjo muchos conflictos. Los suyos le conside-
raron endemoniado y hasta le quitaron la vida. Esto porque el nombre de Abrahán
no es solo el origen de un gran pueblo, es experiencia de fe en el Dios que crea,
llama y hace fecunda, no sólo la multitud de descendientes, sino la fe de estos. Pero
la promesa requiere que se guarde la alianza, que se traduzca en obras, que haga
manifiesta una pertenencia, una identidad.
El plan salvífico de Dios no se trata solamente de la generación de un pueblo a
partir de la fe de un hombre, sino de una historia que alcanza su plenitud. Según
las palabras de Jesús en el Evangelio, la fe de Abrahán le generó un gozo no sólo
por la promesa que Dios le había hecho, sino también por la esperanza de que su
descendencia alcanzaría un día la vida en plenitud, misma que solo Jesús puede
otorgar, como efectivamente lo hizo. Es necesario, al acercarse la Pascua, compren-
der que el misterio que celebraremos ha tenido su origen en la eternidad de Dios,
recorriendo un camino de revelación a lo largo de los siglos desde Abrahán hasta
nosotros.

Para meditar: Como comunidad que Para reflexionar


se prepara a celebrar el misterio pascual,
¿nos gozamos de pertenecer al pueblo
de la promesa? ¿Acogemos a Jesús como
plenitud del plan de Dios?

 20
2
Puede celebrarse la memoria de san Francisco de haré fecundo sin medida: de ti sacaré
Paula en forma limitada. pueblos, de ti nacerán reyes. Me com-
prometo contigo y con tus descendien-

JUEVES
ANTÍFONA DE ENTRADA tes a ser tu Dios y el de todos ellos en
Hb 9, 15 las generaciones venideras. Y esta es una
promesa perpetua. Les daré a ti y a tus
Cristo es el mediador de una nueva descendientes como posesión perpetua
alianza, para que los que han sido lla- la tierra por la que andas como peregri-
mados, interviniendo su muerte, reci- no, todo el país de Canaán. Yo seré su
ban la herencia eterna prometida. Dios”.
Y le agregó Dios a Abrahán: “Guar-
ORACIÓN COLECTA den el recuerdo de mi compromiso tú
Atiende, Señor, nuestras súplicas y pro- y tus descendientes por todas las eda-
tege con bondad a quienes ponemos la des” (Gn 17, 3-9).
esperanza en tu misericordia para que, Palabra de Dios.
purificados de toda mancha de pecado,
perseveremos en una vida santa y sea-
mos hechos herederos de tus promesas. SALMO RESPONSORIAL
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… Del salmo 104
R/. Dios se acuerda del juramento
O bien: que hizo a nuestro padre Abrahán.
Oh Dios, exaltación de los pequeños, • Recurran al Señor y a su poder, bus-
que elevaste a la gloria de tus santos a quen continuamente su rostro. Re-
san Francisco de Paula; concédenos, cuerden las maravillas que hizo, sus
por sus méritos y por su ejemplo, alcan- prodigios, las sentencias de su boca.
zar felizmente el premio prometido a R/.
los humildes. Por nuestro Señor Jesu- • ¡Estirpe de Abrahán, su siervo, hijos
cristo, tu Hijo… de Jacob, su elegido! El Señor es
nuestro Dios, Él gobierna toda la
PRIMERA LECTURA tierra. R/.
Abrahán, padre de una multitud • Se acuerda de su alianza eternamente,
de pueblos. de la palabra dada, por mil genera-
ciones; de la alianza sellada con Abra-
Del libro del Génesis hán, del juramento hecho a Isaac. R/.
Abram se postró en el suelo, y Dios
le habló así: “Mira a lo que me com- ACLAMACIÓN ANTES
prometo contigo: serás padre de una DEL EVANGELIO    Cf. Sal 94, 8ab
multitud de pueblos. Ya no te llamarás R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo.
Abram, sino Abrahán, porque te hago
padre de una multitud de pueblos. Te No endurezcan su corazón a la voz del
Señor. R/.

21 
2
EVANGELIO ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Abrahán, su padre, esperaba lleno Acoge, Señor, en tu bondad este sacri-
de emoción ver el día en que yo iba ficio y concédenos que sirva para nues-
JUEVES

a venir. tra conversión y para la salvación del


mundo entero. Por Jesucristo, nuestro
Del Evangelio según san Juan Señor.
Continuó diciendo Jesús a los judíos: Prefacio de Pasión I, p. ¿?
“Les aseguro que el que guarda mis
palabras no verá la muerte eterna”. Los
judíos le replicaron: “Ahora vemos claro ANTÍFONA DE COMUNIÓN
que el demonio te tiene loco. Abrahán Rm 8, 32
murió y también los profetas, y tú dices Dios no perdonó a su propio Hijo, sino
que el que guarda tus palabras no sufri- que lo entregó a la muerte por nosotros:
rá la muerte eterna. ¿Eres tú acaso más en Él nos lo dio todo.
grande que nuestro padre Abrahán, que
tuvo que morir? También murieron los
profetas. ¿Por quién te tienes?”. ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
Jesús respondió: “Yo no me estoy glo-
rificando, pues esa gloria sería vana. El Alimentados por estos dones de sal-
que me glorifica es mi Padre, el mismo a vación, suplicamos, Señor, tu miseri-
quien llaman su Dios; solo que ustedes no cordia, para que este Sacramento que
lo conocen, como yo lo conozco. Si dije- nos nutre en nuestra vida temporal nos
ra que no lo conozco, sería un mentiroso, haga partícipes de la vida eterna. Por
como ustedes. Pero yo lo conozco y guardo Jesucristo, nuestro Señor.
sus palabras. Abrahán, su padre, esperaba
con emoción ver el día en que yo iba a ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
venir; y cuando lo vio, se llenó de alegría”. (Se puede decir, si se desea)
Le dijeron entonces los judíos: “No Sé propicio a tu pueblo, Señor, para que
tienes cincuenta años, ¿y conociste a de día en día rechace lo que te disgusta,
Abrahán?”. Jesús les dijo: “Les aseguro y más bien se satisfaga con las delicias
que desde antes de Abrahán existo yo”. de tus mandamientos. Por Jesucristo,
Ellos agarraron piedras para tirárselas, nuestro Señor.
pero Jesús se escondió y salió del tem-
plo (Jn 8, 51-59). Palabra del Señor.

 22
3 Viernes
SAN JOSÉ EL HIMNÓGRAFO - Feria – Morado
Oficio: Ferial - Salterio: 1a. semana

José nació en Sicilia en el 816. Fue presbítero y monje en Cons-


tantinopla, discípulo de san Gregorio el Decapolita. Tras la per-
secución iconoclasta fue enviado a Roma para pedir la protec-
ción de la Sede Apostólica. Recibió la custodia de la iglesia de
Santa Sofía. Son célebres sus himnos en la liturgia griega, de lo
cual deriva su nombre de “el Himnógrafo”. Murió el 3 de abril
del año 886.

PONER LA VIDA EN LAS MANOS DE DIOS

Q uien ha llevado su vida con coherencia, de tal forma que sus palabras y
obras son una unidad, sabe que, tarde o temprano, los malvados estarán
al asecho para ponerle una trampa y si es posible acabar con su vida. Sin
embargo, la vida de los justos no está en las manos de los malvados, sino bajo
la protección de Dios, y aun cuando todo termine en un aparente fracaso, éste
descubre que su vida trasciende más allá de la muerte, porque pertenece al Dios
poderoso. Así como el desenlace de la vida de Jeremías, también el de Jesús será
trágico, los malvados podrán cantar victoria, pero será Dios quien tenga la última
palabra. La muerte no tiene dominio sobre los que confían en la Palabra de Dios.
Conforme se acerca la Pascua la Palabra de Dios dispone el ánimo con intensidad.
Jesús se ve ahora más acosado y acorralado, y la decisión de acabar con su vida es
cada vez más fuerte. Él sabe que sus acciones y palabras se han vuelto insoportables
para los dirigentes religiosos de su pueblo. Muy pronto será sometido a un largo
juicio, condenado y ejecutado. Finalmente no podrá escapar de sus manos, pero
esto es necesario para que, a su debido tiempo, Él pueda manifestarse como lo que
realmente es, Hijo de Dios. Somos convocados a participar de sus acontecimientos
finales, viviendo intensamente la sagrada liturgia, participando en la vida de la
Iglesia, pues sólo en ella y desde ella, la palabra y el misterio de Jesús se esclarecen.

Para meditar: ¿Nos anima el saber que


tenemos un poderoso defensor que salva Para reflexionar
la vida de las manos de los malvados?
¿Confiamos toda la existencia a Aquel
que nos libra de las garras de la muerte?

23 
3
ANTÍFONA DE ENTRADA SALMO RESPONSORIAL
Sal 30, 10.16.18 Del salmo 17
Ten piedad de mí, Señor, que estoy R/. En el peligro invoqué al Señor, y me
VIERNES

sufriendo. Líbrame y sálvame de las escuchó.


manos de mis enemigos y de los que me • Yo te amo, Señor; tú eres mi forta-
persiguen. Ya que te he invocado, que leza, Señor, mi roca, mi alcázar, mi
no quede yo confundido. libertador. R/.
• Dios mío, mi escudo y peña en que
ORACIÓN COLECTA me amparo, mi fuerza salvadora, mi
baluarte. Invoco al Señor de mi ala-
Perdona, Señor, las culpas de tu pueblo
banza y quedo libre de mis enemigos.
y, por tu misericordia, libéranos de la
R/.
esclavitud de los pecados cometidos a
causa de nuestra fragilidad. Por nuestro • Me cercaban olas mortales, torrentes
Señor Jesucristo, tu Hijo… destructores me aterraban, me envol-
vían las redes del abismo, me alcanza-
PRIMERA LECTURA ban los lazos de la muerte. R/.
Conmigo está el Señor, • En el peligro invoqué al Señor, grité a
indomable guerrero. mi Dios: desde su templo Él escuchó
mi voz y mi grito llegó a sus oídos.
Del libro de Jeremías R/.
Oía yo a la gente difamar y sembrar
el pavor en torno mío. “Denúncien- ACLAMACIÓN ANTES DEL
lo –decían–, vamos a acusarlo”. Me EVANGELIO    Cf. Jn 6, 63c.68c
acechaban todos mis amigos, para ver R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo.
si daba un paso en falso. “A ver si lo Tus palabras, Señor, son espíritu y vida.
convencemos y lo dominamos, y nos ¡Tú tienes palabras de vida eterna! R/.
vengamos de él”. Pero conmigo está
el Señor, indomable guerrero. Los que
EVANGELIO
me persiguen serán quienes tropiecen
y fracasen. Sentirán la confusión de su Trataron de apoderarse de Jesús,
fracaso, los cubrirá la ignominia que no pero se les escapó de las manos.
desaparece ni se olvida. Señor omnipo- Del Evangelio según san Juan
tente, que disciernes lo justo y conoces
la intimidad del corazón, yo he de ver Al oír lo que Jesús decía en el atrio
cómo me haces justicia, pues a ti enco- del templo, los judíos agarraron piedras
mendé mi causa. Así pues, canten al otra vez para apedrearlo. Jesús les dijo:
Señor, entonen su alabanza, porque Él “Muchas obras buenas he hecho entre
libra al desvalido de las garras del mal- ustedes por encargo de mi Padre: ¿por
vado (Jr 20, 10-13). cuál de ellas me van a apedrear?”. Los
Palabra de Dios. judíos le respondieron: “No vamos a

 24
3
apedrearte por ninguna obra buena, ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
sino porque has dicho una blasfemia, Concédenos, Dios misericordioso, que
pues siendo hombre te haces Dios”. podamos servir siempre dignamente a

VIERNES
Jesús les respondió: “En su Ley está tu altar y, por medio de esta participa-
escrito: ‘Yo declaro que son dioses’. Es ción constante, alcanzar la salvación.
decir, que Dios llamó ‘dioses’ a aquellos Por Jesucristo, nuestro Señor.
a quienes dirigía esas palabras, y lo que Prefacio de Pasión I, p. ¿?
dice la Escritura no se puede negar. ¿Por
qué, entonces, me acusan de blasfemia ANTÍFONA DE COMUNIÓN
por haber dicho que soy Hijo de Dios, 1P 2, 24
siendo así que el Padre me santificó Jesús, cargado con nuestros pecados,
y me envió al mundo? Si no hago las subió al leño para que, nosotros, muer-
obras de mi Padre, no me crean; pero tos al pecado, vivamos para la justicia.
como las hago, si no me creen a mí, Sus heridas nos han curado.
crean a las obras. Así llegarán a conven-
cerse de que el Padre vive en mí y yo ORACIÓN DESPUÉS
vivo en el Padre”. DE LA COMUNIÓN
Una vez más trataron de apoderarse Que la protección del sacrificio recibi-
de Él, pero se les escapó de las manos y do jamás nos abandone, Señor, y aleje
se fue de nuevo al otro lado del Jordán, siempre de nosotros todo mal. Por Jesu-
al lugar donde antes había estado Juan cristo, nuestro Señor.
bautizando, y allí se quedó. Muchos
fueron a donde Él y decían: “Es cier- ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
to que Juan el Bautista no hizo ningún (Se puede decir, si se desea)
milagro, pero todo lo que dijo él de
Jesús era verdad”. Y muchos allá creye- Concede, Dios todopoderoso, a tus fieles
ron en Jesús (Jn 10, 31-42). que buscan la protección de tu gracia, verse
libres de todos los males y servirte con fir-
Palabra del Señor. me corazón. Por Jesucristo, nuestro Señor.

25 
4
SAN ISIDORO, OBISPO Y DOCTOR DE LA IGLESIA
Sábado - Feria – Morado
Puede hacerse conmemoración de san Isidoro, obispo y doctor de la Iglesia
Oficio: Ferial - Salterio: 1a. semana

Isidoro, nació en Sevilla (España) hacia el año 556. Fue discípulo y


sucesor de su hermano san Leandro como obispo de Sevilla. Trabajó
por lograr una madurez cultural y moral del clero español, presi-
diendo varios concilios. Este santo sintetizador de la ciencia anti-
gua puede ser considerado como un maestro de la Europa medieval,
junto con Gregorio Magno, Casiodoro y Boecio. Sus otros hermanos,
Fulgencio y Florentina, también son santos.

ES HORA DE CONSTRUIR COMUNIDAD

V
ivir la comunión en la diversidad es uno de los grandes anhelos de la huma-
nidad, pero es una tarea difícil de alcanzar, sea en la familia, el trabajo, o
la comunidad de fe. Esto ha sido difícil no sólo para el ser humano, sino
también para Dios. Desde el principio en la Biblia se narran grandes divisiones
familiares; luego, en su momento, los descendientes de Abrahán se dividen en dos
reinos; se provoca la división en dos mundos: el judío y el pagano; y más hacia lo
interno la división por el odio, el egoísmo y la idolatría. Dios ha querido, una y
otra vez, reunir a todos en un solo pueblo (así lo afirma el profeta Ezequiel), incluso
su propio Hijo, Jesucristo, tenía que morir para hacer una sola nación santa, recon-
ciliada con Dios y los miembros entre sí (afirma Juan).
El misterio pascual de Cristo no terminó con las divisiones. Dos milenios des-
pués éstas se han multiplicado también por causa de la fe. Estamos aún muy lejos
de la tan anhelada unidad tanto de los cristianos como de la raza humana. En la
recta final hacia la Pascua, la Palabra divina invita seriamente a hacer un profundo
examen de conciencia, analizar por qué y en qué manera somos responsables de la
división. Se nos propone que el misterio pascual haga nuevas todas las cosas, for-
taleciéndonos para mirar más lo que nos une que lo que nos separa, más la acción
de Dios que las limitaciones humanas, más la gracia que la infidelidad, más la paz
que la violencia.

Para meditar: La comunidad de los Para reflexionar


discípulos de Jesús, ¿hace todo lo posi-
ble para construir un solo pueblo de
Dios, donde cada quien se sienta hijo?
¿Colabora con Jesús en la reunión de los
hijos dispersos?

 26
4
Puede celebrarse la memoria de san Isidoro de contaminarse con sus malditos ídolos
Sevilla en forma limitada. ni con pecados de ninguna clase. Los
libraré de todas sus infidelidades y peca-

SÁBADO
ANTÍFONA DE ENTRADA dos y los purificaré. Y serán mi pueblo,
Cf. Sal 21, 20.7 y yo seré su Dios. Mi siervo David será
Señor, no apartes de mí tu auxilio, ven su rey, el único pastor de todos ellos.
corriendo a ayudarme, porque yo soy Procederán conforme a mis manda-
un gusano, no un hombre, vergüenza tos, guardarán y cumplirán mis leyes.
de la gente, desprecio del pueblo. Vivirán en la tierra que di a mi siervo
Jacob, y que habitaron sus padres; allí
ORACIÓN COLECTA vivirán ellos y sus hijos, y todos sus
Oh Dios, que hiciste linaje elegido y descendientes; y mi siervo David será
sacerdocio real a todos los renacidos en su jefe para siempre. Les cumpliré mis
Cristo: concédenos querer lo que nos promesas de paz: será una alianza per-
mandas y poder hacerlo, para que el petua. Los estableceré y multiplicaré, y
pueblo, llamado a la vida eterna, ten- pondré entre ellos para siempre mi san-
ga una misma fe en sus corazones y un tuario. Tendré mi morada junto a ellos:
mismo amor en sus acciones. Por nues- yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.
tro Señor Jesucristo, tu Hijo… Y cuando esté entre ellos mi santuario
para siempre, sabrán las naciones que yo
O bien: soy el Señor, que santifico a Israel (Ez
Escucha, Señor, las oraciones que te 37, 21-28). Palabra de Dios.
presentamos en la conmemoración de
san Isidoro de Sevilla, para que, por su SALMO RESPONSORIAL
intercesión, ayudes a tu Iglesia, a quien
Jeremías 31
él instruyó con enseñanzas celestiales.
R/. ¡Qué paz y qué alegría, convivir los
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo…
hermanos unidos!
• Escuchen, pueblos, la palabra del Se-
PRIMERA LECTURA ñor, anúncienla en las islas remotas:
Haré de ellos una sola nación. “El que dispersó a Israel lo reunirá,
De la profecía de Ezequiel lo guardará como un pastor a su re-
baño”. R/.
Así dice el Señor Dios: “Voy a sacar a • “Porque el Señor redimió a Jacob, lo res-
los israelitas de las naciones por don- cató de una mano más fuerte”. Vendrán
de se habían dispersado, voy a reunir- con aclamaciones a la altura de Sion,
los de todas partes para traerlos a su afluirán hacia los bienes del Señor. R/.
patria. Haré de ellos una sola nación en
su país, en los montes de Israel, y ten- • Entonces se alegrará la doncella en la
drán un solo rey. No volverán a estar danza, gozarán los jóvenes y los vie-
divididos en dos naciones, ni separa- jos; convertiré su tristeza en gozo, los
dos en dos reinos. Tampoco volverán a alegraré y aliviaré sus penas. R/.

27 
4
ACLAMACIÓN ANTES Jerusalén para purificarse antes de la fies-
DEL EVANGELIO    Ez 18, 31 ta. Buscaban, pues, a Jesús y al encontrarse
R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo. en el templo se preguntaban unos a otros
SÁBADO

Alejen de ustedes todas las maldades a ver qué pensaban: ¿Sería qué no iba a
cometidas –dice el Señor– y adquieran un tomar parte en la Pascua? Pero los sumos
corazón nuevo y un espíritu nuevo. R/. sacerdotes y los fariseos habían dado la
orden de que si alguien sabía dónde esta-
EVANGELIO ba Jesús, debía avisar para arrestarlo (Jn
Para unir a los hijos de Dios 11, 45-57). Palabra del Señor.
que estaban dispersos.
Del Evangelio según san Juan ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Al ver a Lázaro resucitado, muchos de Te rogamos, Señor, que la ofrenda de nues-


los judíos que habían ido a casa de María tro ayuno te sea agradable; que nos puri-
creyeron en Jesús. Pero otros se fueron a fique y nos haga dignos de tu gracia para
donde los fariseos y les contaron lo que que nos conduzca a la bienaventuranza
Él había hecho. Los sumos sacerdotes prometida. Por Jesucristo, nuestro Señor.
y los fariseos reunieron a los miembros Prefacio Pasión I, p. ¿?
del sanedrín y les dijeron: “Este hom-
bre hace muchos milagros; ¿qué estamos ANTÍFONA DE COMUNIÓN
haciendo? Si lo dejamos seguir así, todos Jn 11, 52
van a creer en Él, y vendrán los romanos Cristo fue entregado para que los hijos
y nos destruirán el templo y la nación”. de Dios, que estaban dispersos, fueran
Pero uno de ellos, Caifás, que era sumo congregados en la unidad.
sacerdote ese año, les dijo: “Ustedes no
entienden nada y no caen en la cuenta ORACIÓN DESPUÉS
de que les conviene que una persona DE LA COMUNIÓN
muera por el pueblo y no que desapa- Suplicamos a tu majestad, Señor, que así
rezca la nación entera”. Esto no lo dijo como nos nutres con el sacrosanto ali-
por su propia cuenta, sino que como era mento del Cuerpo y de la Sangre de tu
sumo sacerdote ese año, profetizó que Hijo, nos hagas participar de su natura-
Jesús iba a morir por la nación, y no solo leza divina. Por Jesucristo, nuestro Señor.
por la nación sino también para unir a
los hijos de Dios que estaban dispersos.
ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
Fue ese día cuando tomaron la decisión
(Se puede decir, si se desea)
de matar a Jesús. Por eso Él ya no anda-
ba en público entre los judíos, sino que Ten misericordia, Señor, de tu Iglesia
se retiró a la región que está cerca del suplicante, y mira benévolo a quienes se
desierto, a la población llamada Efraín, inclinan ante ti, para que, los que redi-
y se quedó allí con los discípulos. miste con la muerte de tu Hijo unigéni-
to, no estén subyugados por el pecado,
Y al acercarse la fiesta judía de la Pas- ni sean oprimidos por la desgracia. Por
cua, de los campos subieron muchos a Jesucristo, nuestro Señor.
 28
5 Domingo
Domingo de Ramos
EN LA PASIÓN DEL SEÑOR - Rojo
Oficio: Propio – Salterio: 2a. semana

LAUDES
(Oración de la mañana)

V. Señor abre mis labios cuando vuestros padres


R. Y mi boca proclamará tu alabanza me pusieron a prueba,
y dudaron de mí,
Ant. A Cristo, el Señor, que por noso- aunque habían visto mis obras.
tros fue tentado y por nosotros murió,
venid, adorémosle. Durante cuarenta años
aquella generación me repugnó, y dije:
Salmo 94 “Es un pueblo de corazón extraviado,
Invitación a la alabanza divina que no reconoce mi camino;
Venid, aclamemos al Señor, por eso he jurado en mi cólera
demos vítores a la Roca que nos salva; que no entrarán en mi descanso”».
entremos a su presencia Gloria al Padre, y al Hijo,
dándole gracias, y al Espíritu Santo.
aclamándolo con cantos. Como era en el principio,
Porque el Señor es un Dios grande, ahora y siempre, por los siglos
soberano de todos los dioses: de los siglos. Amén.
tiene en su mano las simas de la tierra, Ant. A Cristo, el Señor, que por noso-
son suyas las cumbres de los montes. tros fue tentado y por nosotros murió,
Suyo es el mar, porque él lo hizo, venid, adorémosle.
la tierra firme que modelaron
sus manos. Himno
Venid, postrémonos por tierra, El pueblo que fue cautivo
bendiciendo al Señor, creador nuestro. y que tu mano libera
Porque él es nuestro Dios, no encuentra mayor palmera
y nosotros su pueblo, ni abunda en mejor olivo.
el rebaño que él guía. Viene con aire festivo
Ojalá escuchéis hoy su voz: para enramar tu victoria,
«No endurezcáis el corazón y no te ha visto en su historia,
como en Meribá, Dios de Israel, más cercano:
como el día de Masá en el desierto; ni tu poder más a mano
ni más humilde tu gloria.
29 
5
¡Gloria, alabanza y honor! me rodeaban como avispas,
Gritad: «¡Hosanna!», y haceos ardiendo como fuego en las zarzas,
como los niños hebreos en el nombre del Señor los rechacé.
DOMINGO

al paso del Redentor. Empujaban y empujaban


¡Gloria y honor para derribarme,
al que viene en el nombre pero el Señor me ayudó;
del Señor! Amén. el Señor es mi fuerza y mi energía,
Él es mi salvación.
SALMODIA Escuchad: hay cantos de victoria
Ant. 1. El numeroso gentío, que había en las tiendas de los justos:
venido a la fiesta, aclamaba al Señor: “La diestra del Señor es poderosa,
«Bendito el que viene en nombre del la diestra del Señor es excelsa,
Señor. Hosanna en el cielo». la diestra del Señor es poderosa”.
No he de morir, viviré
Salmo 117 para contar las hazañas del Señor.
Himno de acción de gracias Me castigó, me castigó el Señor,
después de la victoria pero no me entregó a la muerte.
Dad gracias al Señor porque es bueno, Abridme las puertas del triunfo,
porque es eterna su misericordia. y entraré para dar gracias al Señor.
Diga la casa de Israel: Esta es la puerta del Señor:
eterna es su misericordia. los vencedores entrarán por ella.
Diga la casa de Aarón: Te doy gracias porque me escuchaste
eterna es su misericordia. y fuiste mi salvación.
Digan los fieles del Señor: La piedra que desecharon
eterna es su misericordia. los arquitectos
es ahora la piedra angular.
En el peligro grité al Señor,
Es el Señor quien lo ha hecho,
y me escuchó, poniéndome a salvo.
ha sido un milagro patente.
El Señor está conmigo: no temo;
¿qué podrá hacerme el hombre? Este es el día en que actuó el Señor:
El Señor está conmigo y me auxilia, sea nuestra alegría y nuestro gozo.
veré la derrota de mis adversarios. Señor, danos tu salvación;
Señor, danos prosperidad.
Mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los hombres, Bendito el que viene en nombre del Señor,
mejor es refugiarse en el Señor os bendecimos desde la casa del Señor;
que confiar en los magnates. el Señor es Dios: Él nos ilumina.
Todos los pueblos me rodeaban, Ordenad una procesión con ramos
en el nombre del Señor los rechacé; hasta los ángulos del altar.
me rodeaban cerrando el cerco, Tú eres mi Dios, te doy gracias;
en el nombre del Señor los rechacé; Dios mío, yo te ensalzo.

 30
5
Dad gracias al Señor porque es bueno, Ant. 3. Bendito el que viene en nombre
porque es eterna su misericordia. del Señor. Paz en el cielo y gloria en las
alturas.

DOMINGO
Se dice Gloria al Padre.
Salmo 150
Ant. El numeroso gentío, que había
Alabad al Señor
venido a la fiesta, aclamaba al Señor:
«Bendito el que viene en nombre del Alabad al Señor en su templo,
Señor. Hosanna en el cielo». alabadlo en su augusto firmamento.
Alabadlo por sus obras magníficas,
Ant. 2. Con los ángeles y los niños, alabadlo por su inmensa grandeza.
cantemos al triunfador de la muerte: Alabadlo tocando trompetas,
«Hosanna en el cielo». alabadlo con arpas y cítaras,
alabadlo con tambores y danzas,
Cántico    (Dn 3, 52-57) alabadlo con trompas y flautas,
Que la creación entera alabe al Señor
alabadlo con platillos sonoros,
Bendito eres, Señor, alabadlo con platillos vibrantes.
Dios de nuestros padres: Todo ser que alienta, alabe al Señor.
a ti gloria y alabanza por los siglos.
Se dice Gloria al Padre.
Bendito tu nombre, santo y glorioso:
a él gloria y alabanza por los siglos. Se dice Gloria al Padre
Bendito eres en el templo Ant. Bendito el que viene en nombre
de tu santa gloria: del Señor. Paz en el cielo y gloria en las
a ti gloria y alabanza por los siglos. alturas.
Bendito eres sobre el trono de tu reino:
a ti gloria y alabanza por los siglos. LECTURA BREVE (Za 9, 9)
Bendito eres tú, Alégrate, hija de Sion; canta, hija de
que sentado sobre querubines Jerusalén. Mira a tu Rey que viene a ti,
sondeas los abismos: justo y victorioso; modesto y cabalgan-
a ti gloria y alabanza por los siglos. do en un asno, en un pollino de borrica.
Bendito eres en la bóveda del cielo:
a ti honor y alabanza por los siglos. RESPONSORIO BREVE
Creaturas todas del Señor, V. Nos has comprado, Señor,
bendecid al Señor, por tu sangre.
ensalzadlo con himnos por los siglos. R. Nos has comprado, Señor,
Se dice Gloria al Padre. por tu sangre.
Ant. Con los ángeles y los niños, cante- V. De entre toda raza, lengua,
mos al triunfador de la muerte: «Hosan- pueblo y nación.
na en el cielo». R. Nos has comprado, Señor,
por tu sangre.

31 
5
V. Gloria al Padre, y al Hijo, haz que los renacidos en el bautismo
y al Espíritu Santo. gocen de la abundancia de los frutos
R. Nos has comprado, Señor, de este árbol.
DOMINGO

por tu sangre. Salvador nuestro, que viniste a salvar a


los pecadores,
CÁNTICO EVANGÉLICO conduce a tu Reino a los que en ti
Aclamemos con palmas de victoria al creen, esperan y te aman.
Señor que viene, y salgamos a su encuen- Se pueden añadir algunas intenciones libres.
tro con himnos y cantos, dándole gloria
Unidos fraternalmente, dirijámonos
y diciendo: «Bendito eres, Señor».
al Padre, diciendo con toda confianza:
Cántico de Zacarías (pág. ¿??). Padre nuestro.

PRECES ORACIÓN
Adoremos a Cristo, que al entrar en Dios todopoderoso y eterno, que qui-
Jerusalén fue aclamado por las multi- siste que nuestro Salvador se anonadase,
tudes como Rey y Mesías; acojámosle haciéndose hombre y muriendo en la
también nosotros con gozo, diciendo: cruz, para que todos nosotros imitára-
Bendito el que viene en nombre del Señor. mos su ejemplo de humildad, concéde-
Hosanna a ti, Hijo de David y Rey nos seguir las enseñanzas de su pasión,
eterno; para que un día participemos en su
resurrección gloriosa. Por nuestro Señor
hosanna a ti, vencedor de la muerte y
Jesucristo, tu Hijo.
del mal.
Tú que subiste a Jerusalén para sufrir la CONCLUSIÓN
pasión y entrar así en la gloria,
V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
conduce a tu Iglesia a la Pascua eterna.
todo mal y nos lleve a la vida eterna.
Tú que convertiste el madero de la cruz R. Amén.
en árbol de vida,

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
BENDICIÓN DE LOS RAMOS El sacerdote saluda al pueblo y hace una breve
exhortación para invitar a los fieles a participar
ANTÍFONA Mt 21, 9
activamente en la celebración de este día.
Hosanna al Hijo de David. Bendito el
que viene en nombre del Señor, el Rey Queridos hermanos: Después de haber
de Israel. ¡Hosanna en el cielo! preparado nuestros corazones desde el

 32
5
principio de la Cuaresma, con obras rey que viene a ti, humildemente mon-
de penitencia y de caridad, nos reuni- tado en un burro, y en la cría de un ani-
mos hoy para iniciar con toda la Iglesia mal de carga’”.

DOMINGO
la celebración del misterio pascual de Los discípulos se dirigieron allá e
nuestro Señor Jesucristo, es decir, su hicieron como Jesús les había ordenado:
pasión y su resurrección. llevaron el asna y el burrito, les pusieron
Para consumar este misterio Él mis- encima las capas, y Jesús se montó. La
mo hizo su entrada a Jerusalén, su ciu- gran muchedumbre reunida alfombró
dad. Por eso, conmemorando con fe y el camino con sus capas; mientras que
devoción esta entrada salvífica, sigamos otros lo alfombraban con ramas corta-
al Señor para que, participando por la das de los árboles. Y la gente que iba
gracia de los frutos de su cruz, tenga- delante y detrás gritaba: “¡Hosanna al
mos también parte en su resurrección y hijo de David! ¡Bendito el que viene en
en su vida. el nombre del Señor! ¡Hosanna en el
Oremos: cielo!”.
Dios todopoderoso y eterno, santifica Cuando entró Jesús a Jerusalén, hubo
con tu bendición • estos ramos, para que conmoción en toda la ciudad, y decían:
nosotros, que seguimos exultantes a Cris- “¿Quién será este?”. Y la muchedumbre
to Rey, podamos llegar, por Él, a la Jerusa- decía: “Este es el profeta Jesús, de Naza-
lén eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. ret de Galilea”.
En silencio, rocía los ramos con agua bendita. Después del Evangelio se puede hacer una breve
homilía. Para iniciar la procesión el sacerdote
hace la siguiente monición:
EVANGELIO
Amadísimos hermanos, imitemos a
Bienvenido en el nombre del Señor.
las muchedumbres que aclamaban a
Del Evangelio según san Mateo 21, 1-11 Jesús en su entrada a Jerusalén y vaya-
mos cantando y glorificando a Dios
Cuando se acercaron a Jerusalén y lle- para celebrar sus maravillas.
garon a Betfagé, en las proximidades
del Monte de los Olivos, Jesús envió a
dos discípulos con este encargo: “Dirí- PROCESIÓN
janse al pueblo que está al frente. En Se inicia hacia el templo donde va a celebrarse
seguida encontrarán un asna amarrada la misa. Mientras avanza la procesión se ento-
y un burrito. Suéltenla y tráiganmelos. nan cantos apropiados.
Y si alguien les dice algo, díganle que el
Señor los necesita y que en seguida los
MISA
va a devolver”.
Esto sucedió para que se cumpliera Después de la procesión o de la entrada solem-
lo anunciado por medio del profeta: ne, el sacerdote comienza la misa con la oración
“Díganle a la ciudad de Sion: ‘Mira a tu colecta.

33 
5
ORACIÓN COLECTA quien me ayuda, por eso no me rindo
Dios todopoderoso y eterno, por cuya a los insultos. Por eso me mantengo fir-
voluntad nuestro Salvador se hizo hom- me como roca, y estoy seguro de que Él
DOMINGO

bre y murió en la cruz para dar al género nunca me defraudará (Is 50, 4- 7).
humano ejemplo de humildad, concé- Palabra de Dios.
denos, en tu bondad, que aprendamos
las enseñanzas de su pasión y merezca-
mos participar de su resurrección. Por SALMO RESPONSORIAL
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… Del salmo 21
R/. Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has
abandonado?
LITURGIA DE LA PALABRA
• Al verme se burlan de mí, hacen vi-
Comentador: La misión del Siervo sajes, menean la cabeza: “Acudió al
sufriente, disponible, en las manos de Señor, que lo ponga a salvo; que lo
Yahvé y coherente en la realización de libre si tanto lo quiere”. R/.
su misión, pasa por encima de lo que • Me acorrala una jauría de mastines,
puede trastornar los valores de cual- me cerca una banda de malhecho-
quier persona: ofensas, violencia, pérdi- res; me taladran las manos y los pies,
da de la honradez. Estos elementos se puedo contar mis huesos. R/.
identifican en la pasión de Jesús, don- • Se reparten mi ropa, echan a suertes
de se descubren las raíces de la socie- mi túnica. Pero tú, Señor, no te que-
dad injusta que mata a los inocentes e des lejos; fuerza mía, ven corriendo a
indefensos. ayudarme. R/.
• Contaré tu fama a mis hermanos,
PRIMERA LECTURA en medio de la asamblea te alabaré.
No he escondido el rostro a los que Fieles del Señor, alábenlo; linaje de
me insultaban, pues sé que el Señor Jacob, glorifícalo; témelo, linaje de
nunca me defraudará. Israel. R/.
Del libro de Isaías
SEGUNDA LECTURA
El Señor me ha dado labios persuasivos Se humilló. Por eso Dios lo encumbró.
para saber decir una palabra de alien-
to a los cansados. Cada mañana pone De la Carta de san Pablo a los Filipenses
alerta mi oído para que escuche dócil- Cristo Jesús, siendo de condición divi-
mente. El Señor me abrió el oído, y na, no se aferró a su igualdad con Dios;
yo no he opuesto resistencia ni me he al contrario, se anonadó a sí mismo y
vuelto atrás. He dejado que me azoten tomó la condición de esclavo. Hom-
las espaldas y me arranquen la barba. bre igual a todos y con las apariencias
No he escondido el rostro a los que de un hombre cualquiera, se humilló
me insultaban y escupían. El Señor es haciéndose obediente hasta la muerte,

 34
5
y una muerte de cruz. Por eso Dios lo S. ¿Dónde quieres que te preparemos la
encumbró sobre todos y le concedió el cena pascual?
nombre que sobrepasa todo nombre; de C. Él les dijo:

DOMINGO
modo que al oír ese nombre, toda rodi-
+ Vayan a la ciudad, a donde fulano, y
lla se doble en el cielo, en la tierra y en
díganle: El Maestro manda decir: “Ya se
el infierno, y toda boca reconozca, para acerca mi hora. Quiero celebrar la Pas-
gloria de Dios Padre, que Jesucristo es el cua en tu casa con mis discípulos”.
Señor (Flp 2, 6-11). Palabra de Dios.
C. Los discípulos hicieron como Jesús
les había mandado y prepararon la cena
ACLAMACIÓN ANTES pascual.
DEL EVANGELIO    Flp 2, 8-9 Al atardecer se sentó a la mesa con
R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús. los doce discípulos. Y cuando estaban
Cristo se hizo por nosotros obediente has- comiendo les dijo:
ta la muerte, y una muerte de cruz. Por + Yo les aseguro: uno de ustedes me va
eso Dios lo encumbró y le concedió el a traicionar.
nombre que sobrepasa todo nombre. R/. C. Ellos, muy tristes, empezaron uno
No se llevan velas ni incienso para la lectura de por uno a replicarle:
la Pasión del Señor, ni se hace al principio el S. ¡No seré yo, Señor!
saludo, ni se signa el libro. C. Pero Él les respondió:
+ Uno que ha comido del mismo plato
EVANGELIO conmigo, es el que me va a traicionar.
Vivamente he deseado comer este cordero El Hijo del hombre sigue su camino,
pascual con ustedes antes de mi pasión. como está consignado acerca de Él en
la Escritura. Pero ¡ay de aquel que va a
Pasión de nuestro Señor Jesucristo traicionar al Hijo del hombre! Más le
según san Mateo valiera no haber nacido.
C. Uno de los apóstoles, llamado Judas C. Judas, el que lo estaba traicionando,
Iscariote, se fue a donde los sumos le replicó:
sacerdotes y les dijo: S. ¡No seré yo, Rabí!
S. ¿Qué quieren darme? y yo les entrego C. Jesús le respondió:
a Jesús. + Tú mismo lo has dicho.
C. Ellos le pagaron treinta monedas de C. Cuando estaban comiendo, tomó
plata. Y desde ese momento empezó Jesús pan, pronunció sobre él la bendi-
él a buscar una ocasión propicia para ción, lo partió, y repartiéndoselo a los
entregarlo. discípulos dijo:
El primer día de la fiesta del Pan Ázimo, + Tomen y coman: esto es mi cuerpo.
se acercaron a Jesús los discípulos y le
preguntaron: C. Tomó luego una copa, dio gracias a
Dios y se la dio diciendo:

35 
5
+ Beban todos de ella. Porque esto es mi + Padre mío, si es posible, ojalá no ten-
sangre, la sangre de la alianza, que será ga yo que pasar este trago amargo. Sin
derramada por todos, para el perdón de embargo, que no sea como yo quiero
DOMINGO

los pecados. Yo les aseguro que de ahora sino como quieres tú.
en adelante no volveré a beber del fruto de C. Luego volvió a donde estaban los
la vid hasta el día en que beba con ustedes discípulos y los encontró durmiendo, y
un vino nuevo en el Reino de mi Padre. le dijo a Pedro.
C. Y terminado el canto de los salmos, + ¿Así que no pudieron permanecer
salieron para el Monte de los Olivos. en vela conmigo ni siquiera una
Entonces les dijo Jesús: hora? Velen y oren para no exponerse
+ Esta noche todos me van a fallar. Pues a la tentación. Aunque haya buena
dice la Escritura: “Heriré al pastor y se voluntad, la naturaleza es débil.
dispersarán las ovejas del rebaño”. Pero C. Y por segunda vez se retiró a orar.
después que resucite, me adelantaré a Decía:
ustedes para reunirlos en Galilea.
+ Padre mío, si no es posible que deje
C. Pedro tomó la palabra y le dijo: de pasar este trago amargo, hágase tu
S. ¡Aunque todos te fallen, yo jamás voluntad.
fallaré! C. Y al volver, otra vez los encontró
C. Jesús le contestó: durmiendo, pues se caían de sueño. Y
+ Yo te aseguro que esta misma noche, dejándolos, se retiró a orar todavía por
antes que cante el gallo, me negarás tres tercera vez, repitiendo las mismas pal-
veces. abras. Entonces volvió a donde estaban
los discípulos y les dijo:
C. Pedro insistió:
+ ¿Todavía durmiendo y descansando?
S. ¡Aunque tenga que morir contigo, no Miren: ya llega la hora en que el Hijo
te negaré! del hombre va a ser entregado en manos
C. Y otro tanto decían los demás dis- de los pecadores. ¡Levántense, vamos!
cípulos. Entonces se fue Jesús con los Ya llega el traidor.
discípulos a un lugar en el campo, que C. Todavía estaba hablando cuando
se llama Getsemaní, y les dijo: llegó Judas, uno de los Doce, acom-
+ Siéntense aquí mientras voy allí a hac- pañado de un gran tropel de gente
er oración. armada de espadas y palos, enviada por
C. Y se llevó a Pedro y a los dos hijos los sumos sacerdotes y los ancianos del
de Zebedeo, y empezó a sentir tristeza y pueblo. El traidor les había dado esta
angustia. Entonces les dijo: señal:
+ Mi alma está triste hasta morir. S. El hombre a quien yo bese, ese es.
Quédense aquí y permanezcan en vela Agárrenlo.
conmigo. C. Y acercándose en seguida a Jesús, le
C. Y adelantándose un poco se postró e dijo:
hizo esta oración: S. Buenas noches, Rabí.

 36
5
C. Y lo besó. Jesús le respondió: S. Este hombre afirmó: “Soy capaz de
+ ¡Amigo, adelante con tus planes! destruir el santuario de Dios y recon-
struirlo en tres días”.

DOMINGO
C. Entonces se acercaron, se abalanza-
ron sobre Jesús y lo pusieron preso. Uno C. Entonces se puso de pie el sumo sac-
de los que estaban con Jesús echó mano erdote y le preguntó:
de su espada, la sacó y de un golpe le S. ¿Nada respondes? ¿Qué hay de cierto
cortó una oreja al sirviente del sumo en lo que dicen los testigos contra ti?
sacerdote. Pero Jesús le dijo: C. Pero Jesús seguía callado. El sumo
+ Vuelve la espada a su sitio. Porque sacerdote le dijo:
el que a hierro mata, a hierro muere. S. En nombre del Dios vivo te exijo que
¿Piensas que si lo pidiera a mi Padre, Él nos declares si tú eres el Mesías, el Hijo
no pondría a mi disposición ahora mis- de Dios.
mo más de doce ejércitos de ángeles?
Pero entonces, ¿cómo se cumplirían las C. Jesús le respondió:
Escrituras que dicen que así tiene que + Tú mismo lo has dicho. Yo por mi
suceder? parte les digo: en adelante van a ver
C. Luego le dijo Jesús a la gente: al Hijo del hombre sentado a la dere-
cha del Todopoderoso y venir sobre las
+ ¿Vinieron con espadas y palos a nubes del cielo.
ponerme preso, como si fuera un
bandido? Diariamente me sentaba en el C. Entonces el sumo sacerdote se des-
templo a enseñar, y no me arrestaron. garró las vestiduras diciendo:
C. Todo esto sucedió para que se cum- S. ¡Blasfemia! ¿Qué necesidad tenemos ya
plieran las Escrituras de los profetas. de testigos? ¡Ahí está! ¡Ustedes mismos aca-
Entonces todos los discípulos huyeron ban de oír la blasfemia! ¿Qué les parece?
dejándolo solo. C. Ellos respondieron:
C. Los que pusieron preso a Jesús, lo lle- S. ¡Merece la pena de muerte!
varon a casa del sumo sacerdote Caifás, C. Entonces lo escupieron en la cara y
donde estaban reunidos los escribas y le dieron golpes, y otros le pegaron con
los ancianos. Pedro lo seguía desde lejos varas, mientras le decían:
hasta el patio del palacio del sumo sac-
erdote, y entrando se sentó con los sir- S. ¡Mesías, si eres profeta, adivina quién
vientes para ver en qué paraba aquello. fue el que te golpeó!
Los sumos sacerdotes y todo el sanedrín C. Pedro estaba sentado fuera, en el
buscaban algún falso testimonio contra patio, y se le acercó una sirvienta y le
Jesús para condenarlo muerte, pero a dijo:
pesar de que se presentaron muchos fal- S. Tú también andabas con Jesús el
sos testigos, no lo encontraron. Galileo.
Finalmente se presentaron dos que C. Pedro lo negó delante de todos
dijeron: diciendo:
S. No sé de qué estás hablando.

37 
5
C. Y al salir él hacia la puerta, lo vio otra C. Tomaron, pues, la decisión de comprar
sirvienta y dijo a los que estaban allí: con ella el campo del alfarero para enter-
S. Este andaba con Jesús el de Nazaret. rar a los forasteros. Por eso ese campo le
DOMINGO

C. Pero él volvió a negarlo y aun juró dieron el nombre de Campo de Sangre,


diciendo: que tiene hasta el día de hoy. Se cumplió
entonces lo que había dicho Dios por
S. ¡No conozco a ese hombre! medio del profeta Jeremías: “Recogieron
C. Poco después se acercaron los que las treinta monedas de plata, el precio
estaban allí y le dijeron a Pedro: que los israelitas le habían puesto, y con
S. Claro que tú también eres de esa ellas pagaron el campo del alfarero, según
gente, pues tu manera de hablar te me lo había ordenado el Señor”.
traiciona. Jesús compareció ante el gobernador, y
C. Entonces empezó a jurar y renegar: el gobernador le preguntó:
S. ¡Ni siquiera conozco a ese hombre! S. ¿Eres tú el rey de los judíos?
C. Y en seguida cantó un gallo. Pedro C. Él dijo:
se acordó de lo que le había dicho + Tú mismo lo dices.
Jesús: que antes que cantará el gallo, lo
negaría tres veces. Y salió de allí y lloró C. Y mientras los sumos sacerdotes y
amargamente. los ancianos lo estuvieron acusando, Él
Cuando amaneció, reunidos todos los nada respondió. Entonces le dijo Pilato:
sumos sacerdotes y los ancianos del S. ¿No oyes de cuántas cosas te acusan?
pueblo, tomaron la decisión de conde- C. Pero Jesús no les respondió ni una
narlo muerte. Lo ataron, se lo llevaron sola palabra, de modo que el goberna-
y lo entregaron a Pilato, el gobernador. dor estaba muy extrañado.
Entonces Judas, el traidor, al ver que Era costumbre que cada Pascua el gober-
Jesús había sido condenado, sintió nador dejara libre un preso, el que la gen-
remordimiento y devolvió las treinta te quisiera. Tenían preso entonces a un
monedas de plata a los sumos sacer- hombre famoso llamado Jesús Barrabás.
dotes y a los ancianos diciéndoles: Pilato reunió a la gente y le preguntó:
S. ¡Cometí un pecado entregando a la S. A quién quieren que les deje libre: ¿a
muerte un inocente! Jesús Barrabás, o a Jesús al que llaman
C. Ellos le respondieron: “el Mesías”?
S. ¿Qué nos interesa a nosotros? ¡Eso es C. Él sabía que se lo habían entregado
cosa tuya! por envidia. Cuando estaba Pilato en el
C. Judas tiró las monedas de plata en el tribunal, su mujer le mandó avisar:
santuario, salió de allí, fue y se ahorcó. S. Deja en paz a ese hombre inocente.
Los sumos sacerdotes recogieron la pla- Pues anoche tuve muchas pesadillas por
ta y dijeron: causa de Él.
S. No podemos echar esta plata en el
arca de las ofrendas, pues es dinero C. Pero los sumos sacerdotes y los
pagado por la muerte de un hombre. ancianos convencieron a la gente de
que pidiera la libertad de Barrabás y

 38
5
la condena de Jesús. El gobernador les cabeza. Terminada la burla, le quitaron
respondió: el manto, le pusieron su ropa y se lo lle-
S. ¿A cuál de los dos quieren que les varon para crucificarlo.

DOMINGO
deje libre? Al salir se encontraron con un hombre
C. Ellos respondieron: de Cirene, llamado Simón, y lo obliga-
ron a cargar la cruz de Jesús. Cuando
S. ¡A Barrabás! llegaron al lugar llamado Gólgota, es
C. Pilato les preguntó: decir, Lugar de la Calavera, le dieron
S. ¿Y qué hago con Jesús al que llaman para beber vino mezclado con hiel. Él
“el Mesías”? lo probó pero no quiso tomárselo.
C. Todos dijeron: Después de crucificarlo, se repartieron
su ropa echándola a suerte, y se sen-
S. ¡Que lo crucifiquen! taron allí para hacer guardia. Sobre la
C. Él les preguntó: cabeza de Jesús pusieron por escrito la
S. ¿Y qué crimen ha cometido? causa de su condena: “Este es Jesús, el
rey de los judíos”.
C. Pero ellos gritaban con más fuerza:
Con Él crucificaron a dos bandidos,
S. ¡Que lo crucifiquen! uno a la derecha y otro a la izquierda.
C. Viendo Pilato que eso de nada servía Los que pasaban lo injuriaban; sacudían
y que más bien se estaba formando un la cabeza y decían:
tumulto, pidió agua y se lavó las manos
delante del pueblo diciendo: S. ¿No ibas a destruir el santuario y a
reconstruirlo en tres días? ¡Sálvate a ti
S. Yo no soy culpable de la muerte de mismo, si eres el Hijo de Dios, y bájate
este hombre. Allá verán ustedes. de la cruz!
C. Todo el pueblo respondió: C. También los sumos sacerdotes, los
S. ¡Nosotros y nuestros hijos nos escribas y los ancianos decían en son de
hacemos responsables de su muerte! burla:
C. Entonces les dejó libre a Barrabás, y S. A otros salvó, pero Él mismo no
mandó que después de azotar a Jesús se puede salvarse. ¿No es el rey de Israel?
lo llevaran a crucificarlo. Que se baje ahora de la cruz, y creere-
Los soldados del gobernador llevaron a mos en Él. Puso su confianza en Dios,
Jesús al pretorio y reunieron allí a toda pues que lo libre ahora si tanto lo qui-
la tropa. Y después de desvestirlo, le ere. ¿No decía que era el Hijo de Dios?
pusieron un manto rojo, trenzaron una C. De igual manera lo injuriaban los ban-
corona de espinas y se la pusieron en didos que estaban crucificados con Él.
la cabeza, y en la mano derecha le pus- Desde el mediodía se oscureció toda la
ieron una caña. Y arrodillándose delan- tierra hasta las tres de la tarde; y hacia
te de Él le hicieron la burla. Le decían: las tres de la tarde Jesús exclamó con
S. ¡Viva el rey de los judíos! voz potente:
C. Y después de escupirlo, tomaron + Elí, Elí, lemá sabactani.
la caña y se pusieron a pegarle en la
39 
5
C. Es decir: se lo entregaran. José tomó el cuerpo,
+ Dios mío, Dios mío, ¿por qué me lo envolvió en una sábana limpia y lo
abandonaste? colocó en su propio sepulcro, un sepul-
DOMINGO

cro nuevo que había mandado cavar en


C. Algunos de los que se encontraron la roca. Después hizo rodar una enorme
allí, al oírlo, dijeron: piedra a la entrada del sepulcro y se fue.
S. Este está llamando a Elías. Y allí estaban María Magdalena y la otra
C. Y en seguida uno de ellos tomó una María, sentadas delante del sepulcro.
esponja, la empapó en vino ácido, y Al día siguiente, ya terminada la prepa-
poniéndola en la punta de una caña, quería ración para el sábado, se reunieron los
darle de beber. Pero los otros le dijeron: sumos sacerdotes y los fariseos con Pila-
S. Espera a ver si viene Elías a salvarlo. to y le dijeron:
C. Entonces Jesús lanzó de nuevo un S. Señor Gobernador, nos hemos acorda-
grito fuerte y exhaló el espíritu. do de que aquel embustero dijo estando
todavía vivo que a los tres días resucita-
Todos se arrodillan y se hace una pausa. ría. Ordena, pues, que aseguren bien la
C. En ese momento el velo del templo tumba hasta el tercer día, no vaya a ser
se rasgó en dos, de arriba abajo, la tier- que vengan los discípulos de ese hombre,
ra tembló, las peñas se resquebrajaron, se se roben el cuerpo y digan al pueblo que
abrieron las tumbas y muchos cuerpos de resucitó de entre los muertos. Así el últi-
santos que habían muerto resucitaron. Y mo engaño sería peor que el primero.
salidos de sus tumbas, después de la res- C. Pilato les respondió:
urrección de Jesús entraron a la Ciudad S. Ahí tienen la guardia. Vayan y ase-
Santa y se aparecieron a muchos. guren la tumba como saben.
El centurión, entonces, y los que esta- C. Ellos fueron y aseguraron bien la
ban con él haciendo guardia a Jesús, al tumba, poniendo un sello sobre la pie-
ver el terremoto y todo lo que estaba dra y dejando unos soldados de guardia
sucediendo, dijeron aterrados: (Mt 26, 14–27, 66). Palabra del Señor.
S. ¡Verdaderamente, este era Hijo de Se dice Credo.
Dios!
C. Había también allí, mirando de lejos, ORACIÓN UNIVERSAL
muchas mujeres que habían acompaña- Presidente: Como verdaderos discípu-
do a Jesús desde Galilea para servirle. los, seguimos a Cristo, que entra en Jeru-
Entre ellas estaba María Magdalena, salén para subir a la cruz. Invoquemos a
María la madre de Santiago y de José, y Dios Padre misericordioso, pidiendo por
la madre de los hijos de Zebedeo. la salvación de todos los hombres:
Al atardecer, un hombre rico llamado Todos: Por la pasión de tu Hijo,
José, originario de Arimatea, que tam- escúchanos, Señor.
bién se había hecho discípulo de Jesús,
1. Por la Iglesia, para que viviendo en la
fue a ver a Pilato para pedirle el cuerpo
fe el misterio de la Pasión, recoja del
de Jesús. Entonces Pilato mandó que
árbol de la cruz el fruto de la esperan-
za, roguemos al Señor.
 40
5
2. Por los gobernantes de las naciones, perdón; y, aunque nuestras obras no
para que se esmeren por construir un lo merezcan, que la mediación de este
pueblo en equidad y en justicia, rogue- sacrificio único nos haga recibir tu mise-

DOMINGO
mos al Señor. ricordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.
3. Por los agonizantes, para que sientan Prefacio: Pasión del Señor
junto a ellos la presencia del siervo (Domingo de Ramos), p. ¿?
obediente que muriendo en el patíbu-
lo, confió su espíritu a las manos del
Padre, roguemos al Señor. ANTÍFONA DE COMUNIÓN
4. Por los hombres que no creen, para Mt 26, 42
que, como el centurión al pie de la Padre, si este cáliz no puede pasar sin
cruz, vean en la muerte redentora de que yo lo beba, que se haga tu voluntad.
Cristo el signo incontrastable de la glo-
ria divina, roguemos al Señor.
ORACIÓN DESPUÉS
5. Por todos nosotros, para que, justifi- DE LA COMUNIÓN
cados por la sangre de Jesús y recon-
ciliados con Dios por su muerte, sea- Alimentados con este santo sacrificio,
mos salvados por Él de las pasiones del te pedimos suplicantes, Señor, que, así
mundo, roguemos al Señor. como por la muerte de tu Hijo for-
Intenciones particulares. taleciste en nosotros la esperanza de
obtener cuanto la fe nos promete, nos
Presidente: Dios todopoderoso y eter-
concedas, por su resurrección, la plena
no, que quisiste que el mundo obtuvie-
posesión de la gloria que anhelamos.
ra la redención en la muerte de tu Hijo,
Por Jesucristo, nuestro Señor.
concede a los que recordamos la pasión
obtener los dones que te hemos pedido.
Por Cristo, nuestro Señor. BENDICIÓN SOBRE EL PUEBLO
Mira, Señor, con bondad esta familia
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS tuya, por la cual nuestro Señor Jesucris-
to no dudó en entregarse a sus verdugos
Por la pasión gloriosa de tu Unigéni- y padecer el tormento de la cruz. Él, que
to llegue pronto, Señor, a nosotros tu vive y reina por los siglos de los siglos.

LECTIO DIVINA
1. ORACIÓN INICIAL condúcenos a contemplar y a compren-
der la vía dolorosa de nuestro Salvador
Espíritu Santo, derramado sobre el y el amor con que la ha recorrido. Con-
mundo por el ser divino que va a morir, cédenos ojos y corazones de verdaderos

41 
5
creyentes, para que se nos revele el mis- postura de análisis o de investigación
terio glorioso de su cruz. Amén. racional. Conviene estar en silencio.
Leer muchas veces el texto, para experi-
DOMINGO

2. LECTURA (¿QUÉ DICE EL TEXTO?) mentar de nuevo el amor de Dios que se


revela en los comportamientos de Jesús
Lee atentamente el evangelio y escucha ante quienes lo prenden, lo insultan, lo
el mensaje que Dios te transmite. torturan y le dan muerte. En el curso de
la lectura, no pensemos solo en Jesús,
3. PARA MEDITAR
sino también en los millones de seres
(¿QUÉ ME DICE EL TEXTO?)
humanos que hoy están en las cárceles,
• Contexto litúrgico: La antigua tradición torturados, insultados y asesinados.
de proclamar el Evangelio de la Pasión y • La muerte de Jesús. A eso de las tres
Muerte de Jesucristo el domingo ante- de la tarde, hay oscuridad total sobre la
rior a la Pascua se remonta a la época en tierra. Hasta la naturaleza siente el efec-
la cual las celebraciones de la Semana to de la agonía y de la muerte de Jesús.
Santa estaban reducidas al mínimo. La Colgado de la cruz, privado de todo, sale
finalidad de tal lectura es la de llevar a los de su boca un lamento: “¡Elí, Elí!, ¿lemá
oyentes a la contemplación del misterio sabactaní?”. Esto es: “¡Dios mío!, ¡Dios
de muerte que prepara la Resurrección mío!, ¿por qué me has abandonado?”.
del Señor y que es, por lo tanto, la condi- Es la primera frase del salmo 22(21).
ción por la cual el creyente ha entrado en Jesús entra en la muerte rezando, expre-
la “vida nueva” en Cristo. La costumbre sando el abandono que siente. Reza en
de hacer esta larga lectura entre varios hebreo. Los soldados que estaban cerca
lectores no solo sirve para hacer menos de Él, y que hacían la guardia, dicen:
monótona la proclamación o para faci- “¡Está llamando a Elías!”. Los soldados
litar una escucha atenta, sino para hacer eran extranjeros, mercenarios contra-
que la participación de los oyentes sea tados por los romanos. No entendían
más emotiva, como si se quisiera trans- la lengua de los judíos. Pensaban que
mitir la sensación que ellos están presen- Elí quería decir Elías. Jesús colgado de
tes y son agentes de lo que se narra. la cruz se encuentra en un abandono
Las dos lecturas que preceden al Evan- total. Aunque hubiera querido hablar
gelio de este domingo ayudan a dar una con alguien, no le hubiera sido posible.
perspectiva interpretativa del texto: el Permaneció completamente solo: Judas
Siervo de Yahvé es Jesús, el Cristo, Perso- lo traicionó, Pedro lo negó, los discípu-
na divina que, a través de la muerte igno- los huyeron, las amigas estaban segura-
miniosa que padece, llega a la gloria de mente muy alejadas (v. 55), las autori-
Dios Padre y comunica su propia vida a dades lo escarnecían, los que pasaban lo
los hombres que lo escuchan y lo acogen. insultaban, Dios mismo lo abandona y
ninguna lengua sirve para comunicarse.
• Clave de lectura. En la Semana San-
Este ha sido el precio que ha pagado por
ta, durante la lectura de la pasión y
su fidelidad a su opción de seguir siem-
muerte de Jesús, no es conveniente una
pre el camino del amor, el camino del
 42
5
servicio para redimir a sus hermanos. Él adelante, si quieres encontrar verdade-
mismo dice: “El Hijo del hombre no ha ramente al Hijo de Dios, no lo busques
venido para ser servido, sino para servir en lo alto, ni en el lejano cielo, ni en

DOMINGO
y para dar la vida en rescate de muchos” el Templo cuyo velo se rasgó… Búscalo
(Mt 20, 28). junto a ti, en el ser humano excluido,
En medio del abandono y de la oscuri- desfigurado, sin belleza. Búscalo en
dad, Jesús lanza un fuerte grito y muere. aquellos que, como Jesús, dan la vida
Muere lanzando el grito de los pobres, por sus hermanos. Es allí donde Dios
porque sabe que Dios escucha el clamor se esconde y se revela, y es allí donde
de los pobres. Con esta fe, Jesús entra podemos encontrarlo. Allí se encuentra
en la muerte, seguro de ser escuchado. la imagen desfigurada de Dios, del Hijo
La Carta a los Hebreos comenta: “Él de Dios, de los hijos de Dios. ¡No hay
ofreció plegarias y súplicas con fuertes prueba de amor más grande que dar la
gritos y lágrimas a Aquel que podía libe- vida por los hermanos!
rarlo de la muerte y fue escuchado por
su piedad” (Hb 5, 7). Dios escuchó el 4. PARA REFLEXIONAR
grito de Jesús y “lo exaltó” (Flp 2, 9). La • ¿Qué implica para nuestra vida per-
resurrección es la respuesta de Dios a la sonal y social ser discípulo de Aquel
oración y al ofrecimiento que Jesús hace que entrega su vida en la cruz?
de su vida. Con la resurrección de Jesús,
el Padre anuncia al mundo entero esta 5. PARA CONTEMPLAR
Buena Noticia: Quien vive la vida como Haz un momento de silencio e interio-
Jesús sirviendo a sus hermanos, es victo- riza el texto bíblico para que ilumine tu
rioso y vivirá para siempre, aunque mue- mente. Déjate animar por el ardor de
ra y ¡aunque lo maten! ¡Es esta la Buena la Palabra, como quien recibe el calor
Noticia del Reino que nace de la Cruz! del sol.
• El significado de la muerte de Jesús.
En el Calvario estamos delante de un 6. PARA DISCERNIR
ser humano torturado y excluido de la
A la luz de la Palabra que has leído y
sociedad, completamente solo, conde-
meditado, ahora confronta tus criterios,
nado como herético y subversivo por el
valores, sentimientos y actitudes. Des-
tribunal civil, militar y religioso. A los
cubre la voluntad de Dios en tu situa-
pies de la cruz, las autoridades religiosas
ción personal.
confirman por última vez que se trata
verdaderamente de un rebelde que ha 7. ORACIÓN FINAL
fallado, y lo reniegan públicamente (Mt
27, 41-43). Y en esta hora de muerte Señor Jesús, que la participación en el
renace un significado nuevo. La iden- misterio de tu pasión abra nuestro cora-
tidad de Jesús es reconocida por un zón a la escucha de tu Palabra, una Pala-
pagano: “¡Verdaderamente este era Hijo bra capaz de generar vida y justicia para
de Dios!” (Mt 27, 54). De ahora en todos. Amén.

43 
6 Lunes Santo SAN PEDRO DE VERONA – Feria privilegiada – Morado
Oficio: Ferial propio – Salterio: 2a semana

Pedro, nació en el año 1205 en Verona (Italia). Fue presbítero do-


minico y mártir. Siendo sus padres maniqueos, abrazó la fe católica
cuando era niño. Con ímpetu juvenil se dedica al estudio, la oración
y vive la austeridad y la penitencia con radicalidad; en todo es fiel
imitador de santo Domingo de Guzmán. Dedicado a la predicación
entre los cátaros. Cuando regresaba a su convento de Como, es asesi-
nado mientras recitaba el Credo.

LA ELOCUENCIA DEL SILENCIO

H
ay momentos de la vida en que las palabras no son suficientes, porque no
logran expresar lo que se lleva por dentro. En esos casos son más elocuen-
tes el silencio y los gestos. Y son todavía más significativos cuando eng-
loban la totalidad de una vida que cumple con su misión y el logro de sus metas:
“Confortar al abatido con palabras de aliento. Tanto el siervo sufriente de Dios,
como la mujer que unge los pies de Jesús, han alcanzado esa experiencia límite.
Por eso pueden expresarse o comunicar desde el silencio y los gestos significativos.
Ambas posturas se vuelven redentoras y gratas a Dios, se inscriben en el contexto
misterioso del plan de Dios y anticipan la suerte de Jesús.
El dolor humano puede alcanzar niveles impensables, pero solo se vuelve fecun-
do cuando sale de sí mismo y se abre al misterio de Dios y del ser humano. Esto es,
se abre a la solidaridad y permite reconocer la injusticia a nivel personal y social; se
anticipa en acciones concretas, volviéndose agradable, curativo y redentor. Duran-
te esta semana acompañamos a Jesús en su dolor, en su camino hacia la pasión;
hagamos propios sus sufrimientos, pero no de manera intimista, sino desde la cer-
canía con las personas que viven en su propia carne la experiencia del dolor, solo
así nuestra presencia será curativa y hará presente el misterio del siervo sufriente
revelado en Jesús.

Para meditar: Al iniciar la semana Para reflexionar


mayor, ¿escuchamos los gritos silencio-
sos de las personas sometidas al dolor
y a la ignominia?, ¿nos acercamos con
caridad a los verdaderos necesitados de
consuelo?

 44
6
ANTÍFONA DE ENTRADA de las naciones, para abrir los ojos a los
Cf. Sal 34, 1-2; Sal 139, 8 ciegos y sacar a los presos de la cárcel,
Pelea, Señor, contra los que me ata- del calabozo a los que viven en tinie-
blas” (Is 42, 1-7).

LUNES
can; combate contra los que me hacen
la guerra; empuña el escudo y el arma, Palabra de Dios.
levántate y ven en mi auxilio, Señor
Dios, mi fuerte salvador.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 26
ORACIÓN COLECTA R/. El Señor es mi luz y mi salvación.
Te rogamos, Dios todopoderoso, que • El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a
quienes desfallecemos a causa de nues- quién temeré? El Señor es la defensa de
tra debilidad, nos recuperemos gracias a mi vida, ¿quién me hará temblar? R/.
la pasión de tu Hijo unigénito. Él, que
vive y reina... • Cuando me asaltan los malvados para
devorar mi carne, ellos, enemigos y
adversarios, tropiezan y caen. R/.
PRIMERA LECTURA
• Si un ejército acampa contra mí, mi
No gritará ni hará oír su voz
corazón no tiembla; si me declaran la
en las plazas.
guerra, me siento tranquilo. R/.
Del libro de Isaías • Espero gozar de la dicha del Señor en
el país de la vida. Espera en el Señor,
Esto dice el Señor: “Este es mi siervo,
sé valiente, ten ánimo, espera en el
a quien sostengo, mi elegido, en quien
Señor. R/.
tengo mi complacencia. He puesto en
él mi espíritu para que muestre a las
naciones cómo hago justicia. No grita- ACLAMACIÓN ANTES
rá, no levantará la voz, no irá vociferan- DEL EVANGELIO
do por las calles. No quebrará la caña ya R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
doblada, no apagará la mecha que arde Salve, Rey nuestro, solo tú has tenido
débilmente. Probará que sí hago justi- compasión de nuestros errores. R/.
cia, y sin ser débil él mismo ni doblarse,
la implantará en la tierra. Los países del
mar esperan su enseñanza”. EVANGELIO
Déjala. Esto lo tenía guardado
Dios, el Señor, que creó los cielos y los
para el día de mi sepultura.
desplegó, que extendió la tierra con su
vegetación, y da vida a los que la pue- Del Evangelio según san Juan
blan y aliento a quienes la recorren, dice
esto a su siervo: “Yo, el Señor, te llamé Seis días antes de la Pascua fue Jesús a
para traer la libertad, yo te tomé de la Betania, donde estaba Lázaro, a quien
mano, te formé y te destiné a ser instru- Él había resucitado. Allí le ofrecieron a
mento de la alianza con mi pueblo, luz Jesús una comida. Marta servía a la mesa,
y Lázaro era uno de los comensales.

45 
6
Entonces María sacó una libra de per- perdón de nuestros pecados, haz que
fume de nardo genuino de gran precio y produzcan en nosotros frutos de vida
le ungió con él los pies a Jesús. Luego se eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.
los secó con sus cabellos. Y la fragancia
LUNES

Prefacio: Pasión del Señor II, p.¿?


del perfume se esparció por toda la casa.
Judas Iscariote, uno de los discípulos de
Jesús, el que iba a traicionarlo, dijo: “¿Y ANTÍFONA DE COMUNIÓN
por qué no vendieron ese perfume, que Cf. Sal 101, 3
vale trescientos jornales, y dieron eso a ¡Señor!, no me escondas tu rostro; en
los pobres?”. Pero esto lo dijo no por- el día de la tribulación, inclina tu oído
que se interesara por los pobres, sino hacia mí; cuando te invoque, escúcha-
porque era ladrón y, como tenía la bolsa me en seguida.
del dinero, se quedaba con lo que echa-
ban en ella.
ORACIÓN DESPUÉS
Entonces dijo Jesús: “Déjala. Está DE LA COMUNIÓN
bien que lo haya guardado para el día
de mi sepultura; pues a los pobres siem- Visita, Señor, a tu pueblo y protege con
pre los tendrán con ustedes, pero a mí tu constante amor a quienes has santifi-
no siempre me tendrán”. cado por estos misterios, para que reci-
bamos de tu misericordia y conserve-
Una multitud de judíos se dio cuenta mos con tu protección los auxilios para
de que Jesús estaba allí, y fueron a ver no nuestra eterna salvación. Por Jesucristo,
solamente a Jesús, sino también a Láza- nuestro Señor.
ro, al que Él había resucitado. Entonces
los sumos sacerdotes resolvieron matar
también a Lázaro, porque por él muchos BENDICIÓN SOBRE EL PUEBLO
judíos se les iban y creían en Jesús (Jn 12, (Se puede decir si se desea).
1-11). Manifiesta, Señor, tu protección a los
Palabra del Señor. humildes y, en tu misericordia, defien-
de siempre a quienes confían en ti, para
que lleguen a las fiestas pascuales no
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS sólo por medio de la observancia cor-
Mira con bondad, Señor, los sagrados poral, sino por lo que es más importan-
misterios que celebramos; y, ya que te, la pureza de espíritu. Por Jesucristo,
en tu misericordia los estableciste para nuestro Señor.

 46
7 Martes Santo SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE
– Feria privilegiada – Morado
Oficio: Ferial propio - Salterio: 2a. semana

Nació de una familia de juristas en Reims (Francia) en el año


1651. Fue uno de los primeros fundadores de escuelas para niños
pobres. Sostuvo los principios de gratuidad y universalidad edu-
cativos. Con un grupo de profesores organizó los Hermanos de
las Escuelas Cristianas (1684). Siempre insistió que el éxito de
un educador está en la oración, el buen ejemplo y la amabilidad.
Murió en Ruán el 7 de abril de 1719.

HISTORIA DE FIDELIDAD EN MEDIO DE LA INFIDELIDAD

L
a vida de las personas se desarrolla en el entramado misterioso del bien y del
mal, de la luz y las tinieblas, de la fidelidad y la traición. También el misterio
de Dios se revela en el interno de ese entramado para manifestar la gloria de
Dios. ¿Cómo ser luz de las naciones en un mundo que se presenta sumido en la
oscuridad? La fidelidad de Dios se enfrenta a la débil fidelidad humana que profesa
lealtad en los momentos de triunfo y éxito, y la rechaza en los momentos de oscu-
ridad. Ésta es la realidad que tiene que vivir Jesús en el interno de su grupo, de sus
elegidos: la traición y el rechazo de Judas.
Dios sabe sacar provecho de la infidelidad y llevar adelante su plan de salvación,
dando vida incluso a los que lo entregan a la muerte. La fatiga no es en vano, las
fuerzas no se malgastan, el Señor sabe que todo está en las manos de Dios, aun
cuando todo parezca estar en las manos y la decisión del ser humano. Él sabe que
la amistad ofrecida será traicionada por uno de los suyos, que comparte la intimi-
dad de la cena; la fidelidad profesada en público no llegará más lejos de esta misma
noche. Dios no se deja vencer, su plan se llevará a cabo y la salvación alcanzará a
sus destinatarios. La Pascua se aproxima y la Palabra de Dios habla de debilidad
humana pero, sobre todo, manifiesta la fidelidad de Dios.

Para meditar: En los momentos difí- Para reflexionar


ciles, cuando la fidelidad se quiebra,
¿somos capaces de ver la luz de la salva-
ción en medio de la oscuridad? ¿Nega-
mos fácilmente la relación de amistad
con el Maestro?

47 
7
ANTÍFONA DE ENTRADA sobrevivientes de Israel. Te haré luz de
Sal 26, 12 las naciones, para llevar mi salvación
No me entregues a la saña de mi adver- hasta los confines de la tierra” (Is 49,
MARTES

sario, porque se levantan contra mí tes- 1-6). Palabra de Dios.


tigos falsos, que respiran violencia.
SALMO RESPONSORIAL
ORACIÓN COLECTA Del salmo 70
Concédenos, Dios todopoderoso y eter- R/. Narraré tu victoria, tuya entera.
no, realizar de tal manera los misterios • A ti, Señor, me acojo: no quede yo
de la pasión del Señor, que podamos derrotado para siempre; tú que eres
alcanzar tu perdón. Por nuestro Señor justo, líbrame y ponme a salvo, incli-
Jesucristo, tu Hijo... na a mí tu oído, y sálvame. R/.
• Sé tú mi roca de refugio, el alcázar
PRIMERA LECTURA
donde me salve, porque mi peña y mi
Te convertiré en luz de las naciones, alcázar eres tú. Dios mío, líbrame de
para que llegue mi salvación hasta la mano perversa. R/.
los últimos rincones de la tierra.
• Porque tú, Dios mío, fuiste mi esperanza
Del libro de Isaías y mi confianza, Señor, desde mi juven-
Escúchenme, países del mar: presten tud. En el vientre materno ya me apoya-
atención, pueblos lejanos. El Señor me ba en ti, en el seno tú me sostenías. R/.
llamó desde antes de nacer, ya en el • Mi boca contará tu auxilio, y todo el
seno materno pronunció mi nombre. día tu salvación. Dios mío, me ins-
Hizo de mis palabras una espada afila- truiste desde mi juventud, y hasta
da, me amparó a la sombra de su mano. hoy relato tus maravillas. R/.
Me convirtió en flecha puntiaguda, me
guardó como guarda sus flechas el gue- ACLAMACIÓN ANTES
rrero. Me dijo: “Tú eres mi siervo, Israel, DEL EVANGELIO
por medio de ti revelaré mi gloria”. R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
Yo pensaba que eran vanos mis tra- Salve, Rey nuestro, obediente al Padre,
bajos, que había gastado mi fuerza inú- fuiste llevado a la cruz como cordero
tilmente y sin razón. Pero en realidad manso al matadero. R/.
el Señor me hacía justicia, y mi recom-
pensa estaba en las manos de mi Dios. EVANGELIO
El Señor me juzgó digno de este honor, Uno de ustedes me va a traicionar…
mi Dios se convirtió en mi fortaleza. Antes que cante el gallo,
El Señor, que me formó desde el seno me negarás tres veces.
para ser su siervo, para hacer que vuel-
Del Evangelio según san Juan
va a Él el pueblo de Jacob, que Israel se
reúna frente a Él, dice ahora: “No basta Durante la última cena, Jesús se con-
con que seas mi siervo, para restaurar movió profundamente y afirmó con
las tribus de Jacob y hacer volver a los
 48
7
claridad: “Les aseguro que uno de uste- ahora? Estoy dispuesto a dar mi vida
des me va a traicionar”. por ti”. Jesús le respondió: “¿Estás dis-
Los discípulos empezaron a mirarse puesto a dar tu vida por mí? Te aseguro

MARTES
unos a otros sin lograr entender a quién que antes que cante el gallo, me negarás
se refería. Uno de ellos, el que Jesús tres veces” (Jn 13, 21-33.36-38).
amaba tanto, estaba comiendo al lado Palabra del Señor.
de Jesús, en el lugar de preferencia.
Entonces Simón Pedro le hizo señas ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
de que averiguara a quién se refería.
El discípulo se recostó entonces en el Mira con bondad, Señor, las ofrendas
pecho de Jesús y le dijo: “Señor, ¿quién de tu familia, y ya que la haces partícipe
es?”. Jesús le respondió: “Al que yo le en los oficios sagrados, concédele alcan-
dé el bocado después de mojarlo, ese zar su plenitud. Por Jesucristo, nuestro
es”. Mojó, pues, un bocado y se lo dio a Señor.
Judas, hijo de Simón Iscariote. Y tras el Prefacio: Pasión del Señor II, p.
bocado entró en él Satanás.
Jesús le dijo: “Lo que tienes que hacer ANTÍFONA DE COMUNIÓN
hazlo pronto”. Pero ninguno de los que Rm 8, 32
estaban comiendo entendió por qué le
Dios no perdonó a su propio Hijo, sino
dijo esto. Algunos pensaban que, como
que lo entregó a la muerte por nosotros:
Judas era el que tenía la bolsa del dine-
en Él nos lo dio todo.
ro, Jesús le había dicho que comprara lo
que necesitaban para la fiesta de Pascua
o que diera algo a los pobres. Cuando ORACIÓN DESPUÉS
Judas recibió el bocado, salió. Era de DE LA COMUNIÓN
noche. Alimentados por estos dones de salva-
Y cuando Judas salió, dijo Jesús: “Ya ción, suplicamos, Señor, tu misericor-
ha sido glorificado el Hijo del hombre, dia, para que este sacramento que nos
y Dios en Él. Y puesto que Dios ha sido nutre en nuestra vida temporal nos
glorificado en Él, Él será glorificado en haga partícipes de la vida eterna. Por
Dios; y eso muy pronto. Hijitos, voy Jesucristo, nuestro Señor.
a estar poco tiempo con ustedes. Me
buscarán, pero les repito ahora lo que BENDICIÓN SOBRE EL PUEBLO (Se
ya había dicho a los judíos: a donde yo puede decir, si se desea)
voy, no podrán ir ustedes”.
Que tu misericordia, Señor, purifique
Simón Pedro le preguntó: “Señor, de toda insidia del pecado y haga capaz
¿a dónde vas?”. Jesús le respondió: “A de una santa renovación al pueblo de
donde yo voy no puedes seguirme aho- tu propiedad. Por Jesucristo, nuestro
ra, pero me seguirás después”. Pedro le Señor.
dijo: “Señor, ¿por qué no puedo seguirte

49 
8 Miércoles Santo
SAN DIONISIO DE CORINTO
– Feria privilegiada – Morado
Oficio: Ferial propio - Salterio: 2a. semana

Dionisio fue obispo de Corinto en tiempos de Marco Aurelio. Con


su admirable predicación no solo enseñó a los fieles de su ciudad sino
aun a obispos de otras provincias mediante sus cartas. Siempre ex-
hortó a la práctica de la caridad y la solidaridad con los necesitados.
Ejerció un fecundo apostolado epistolar que no conoció fronteras; el
papel, la pluma y el Mar Mediterráneo fueron sus cómplices genero-
sos en la difusión de la fe.

EN LA ESCUCHA DEL MAESTRO

H
oy, en medio de tanto ruido, se hace imperioso aprender el arte de escu-
char. Ser discípulo consiste en escuchar al Maestro, atender su voz, sus
palabras y sus gestos. Sin embargo, las palabras contienen un elemento
desconcertante, porque indican un final adverso y trágico. El profeta Isaías expe-
rimenta que las palabras dirigidas a él le ponen en una situación de desventaja.
Igualmente Jesús expresa en sus palabras el difícil final que le espera por la acción
de Satanás que actúa en la persona de Judas. Ambos, Isaías y Jesús, confían en su
Dios y saben que Él no les dejará solos, que a pesar de todo, su final fatal tendrá un
esperanzador desenlace. La misión confiada a cada uno acabará bien, aun cuando
a ambos la vida les será arrebatada.
Ante las dificultades de la vida, las incomprensiones, las traiciones cotidianas,
incluso las más sutiles, es importante la confianza en Dios que no defrauda, que es
cercano, que hace justicia, que es abogado defensor, que conoce el destino de los
justos y de los malvados, que no acepta la inmunidad. Sí, Dios está decididamente
de nuestro lado. Por eso podemos ir por la vida con la frente en alto, con el ros-
tro decidido y sonriente ante las más duras situaciones de la vida. Siempre habrá
alguien que se atreverá a entregarnos, a traicionarnos, pero el Dios de la justicia no
nos abandonará, como no lo hizo con su Hijo, a quien rescató de las garras de la
muerte.

Para meditar: ¿Nos sustraemos ante Para reflexionar


las calumnias, insultos, infidelidades y
traiciones de los adversarios? ¿Estamos
convencidos de que Dios está de nuestro
lado como justo defensor?

 50
8
ANTÍFONA DE ENTRADA SALMO RESPONSORIAL
Cf. Flp 2, 10.8.11 Del salmo 68
Al nombre de Jesús toda rodilla se

MIÉRCOLES
R/. Soy pobre y estoy malherido, Dios mío,
doble, en los cielos, en la tierra y en los tu salvación me levante.
abismos; porque el Señor se humilló • Por ti he aguantado afrentas, la ver-
obedeciendo hasta la muerte y muerte güenza cubrió mi rostro. R/.
de cruz. Por eso, Jesús es Señor para glo-
• Soy un extraño para mis hermanos,
ria de Dios Padre.
un extranjero para los hijos de mi
madre; porque me devora el celo de
ORACIÓN COLECTA tu templo, y las afrentas con que te
Oh Dios, que quisiste que tu Hijo afrentan caen sobre mí. R/.
muriera por nosotros en el patíbulo • La afrenta me destroza el corazón, y
de la cruz, para librarnos del poder del desfallezco. Espero compasión, y no
enemigo: concede a tus siervos alcanzar la hay; consoladores y no los encuen-
la gracia de la resurrección. Por nuestro tro. En mi comida me echaron hiel,
Señor Jesucristo, tu Hijo... para mi sed me dieron vinagre. R/.
• Alabaré el nombre de Dios con can-
PRIMERA LECTURA
tos, proclamaré su grandeza con ac-
No he sustraído mi rostro ción de gracias. R/.
a los insultos y salivazos.
• Mírenlo los humildes, y alégrense,
Del libro de Isaías busquen al Señor, y revivirá su cora-
El Señor me ha dado labios persuasivos zón. Que el Señor escucha a sus po-
para saber decir una palabra de aliento a bres, no desprecia a sus cautivos. R/.
los cansados. Cada mañana pone alerta
mi oído para que escuche dócilmente. ACLAMACIÓN ANTES
El Señor me abrió el oído, y yo no he DEL EVANGELIO
opuesto resistencia ni me he vuelto atrás. R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
He dejado que me azoten las espaldas y Salve, Rey nuestro, solo tú has tenido
me arranquen la barba. No he escondido compasión de nuestros errores. R/.
el rostro a los que me insultaban y escu-
pían. El Señor es quien me ayuda, por
eso no me rindo a los insultos. Por eso EVANGELIO
me mantengo firme como roca, y estoy El Hijo del hombre sigue su camino,
seguro de que Él nunca me defraudará. como está consignado acerca de Él
Cerca está el defensor de mi inocencia: en la Escritura. Pero, ¡ay de aquel
¿hay alguien que me ponga pleito? Pre- que va a traicionarlo!
séntese conmigo para el juicio. Si tiene
Del Evangelio según san Mateo
algo en contra mía, que comparezca
junto a mí. El Señor es quien me ayuda, Uno de los doce apóstoles, llamado
¿quién podrá condenarme? (Is 50, 4-9a). Judas Iscariote, se fue a donde los sumos
Palabra de Dios.
51 
8
sacerdotes y les dijo: “¿Qué quieren dar- ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
me? y yo les entrego a Jesús”. Ellos le Acepta, Señor, esta ofrenda; y, por los
pagaron treinta monedas de plata. Y frutos de la compasión, dígnate conce-
MIÉRCOLES

desde ese momento empezó él a buscar dernos alcanzar cuanto celebramos en el


una ocasión propicia para entregarlo. misterio de la pasión de tu Hijo. Él, que
El primer día de la fiesta del Pan Ázi- vive y reina por los siglos de los siglos.
mo, se acercaron a Jesús los discípulos Prefacio: Pasión del Señor II, p. ¿?
y le preguntaron: “¿Dónde quieres que
te preparemos la cena pascual?”. Él les
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
dijo: “Vayan a la ciudad, a donde fula-
Mt 20, 28
no, y díganle: El Maestro manda decir:
‘Ya se acerca mi hora. Quiero celebrar la El Hijo del hombre no ha venido para
Pascua en tu casa con mis discípulos’”. que le sirvan, sino para servir y dar su
Los discípulos hicieron como Jesús les vida en rescate por muchos.
había mandado y prepararon la cena
pascual. ORACIÓN DESPUÉS
Al atardecer se sentó a la mesa con DE LA COMUNIÓN
los doce discípulos. Y cuando estaban Concédenos, Dios omnipotente, creer y
comiendo les dijo: “Yo les aseguro: uno sentir profundamente que, por la muerte
de ustedes me va a traicionar”. Ellos, temporal de tu Hijo, proclamada en estos
muy tristes, empezaron uno por uno a santos misterios, tú nos has dado la vida
replicarle: “¡No seré yo, Señor!”. Pero eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Él les respondió: “Uno que ha comido
conmigo del mismo plato, es el que me BENDICIÓN SOBRE EL PUEBLO
va a traicionar. El Hijo del hombre sigue (se puede decir, si se desea)
su camino, como está consignado acerca
de Él en la Escritura. Pero, ¡ay de aquel Concede, Señor, a tus siervos frecuen-
que va a traicionar al Hijo del hombre! tar siempre los sacramentos pascua-
Más le valiera no haber nacido”. Judas, les y esperar con vivo deseo los bienes
el que lo estaba traicionando, le replicó: futuros, para que, perseverando en los
“¡No seré yo, Rabí!”. Jesús le respon- misterios de los que han renacido, sean
dió: “Tú mismo lo has dicho” (Mt 26, conducidos por ellos a una vida nueva.
14-25). Palabra del Señor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 52
9 Jueves Santo MISA VESPERTINA DE LA CENA DEL SEÑOR – Blanco
Oficio: Vísperas propias para quienes no participan en la Misa Vespertina.
Completas del domingo (después de las segundas Vísperas).

• La bendición del óleo de los enfermos, del óleo de los catecúme-


nos y la consagración del crisma las hace el obispo normalmente
el día de hoy, en la Misa Crismal, que se celebra por la mañana.
• Adórnese el altar con aquella moderación que conviene a la
índole de este día. El sagrario debe estar completamente vacío.
Para la comunión de hoy y de mañana del clero y del pueblo,
conságrese pan en suficiente cantidad en esta misma misa.

ANTÍFONA DE ENTRADA y Aarón y les dijo: “Este mes será para


Cf. Ga 6, 14 ustedes el primer mes; con él comenza-
Nosotros hemos de gloriarnos en la rán a contar los meses del año. Díganle
cruz de nuestro Señor Jesucristo: en Él a toda la comunidad de Israel que el día
está nuestra salvación, nuestra vida y diez de este mes escojan en el rebaño
nuestra resurrección. Él nos ha salvado un animal por familia. Si la familia es
y nos ha liberado. demasiado pequeña para comerlo, que
se junten en una casa dos o más familias
Se dice Gloria (p. 131). Mientras se canta este
vecinas, escogiendo el animal según el
himno, se tocan las campanas y terminado este,
las campanas se silencian hasta el Gloria de la
número de personas y lo que cada uno
Vigilia Pascual.
pueda comer. Debe ser un animal de
un año, macho y sin defecto; puede ser
cordero o cabrito. Lo guardarán hasta
ORACIÓN COLECTA el catorce del mes. Al atardecer se reu-
Al congregarnos, oh Dios, para celebrar nirá toda la comunidad de Israel para
esta sacratísima Cena, en la cual tu Uni- matarlo. Luego tomarán un poco de
génito, cuando iba a entregarse a la muer- sangre y untarán con ella todo el marco
te, encomendó a la Iglesia el sacrificio de la puerta de cada casa en que coman
nuevo y eterno y el banquete de su amor, el animal. Deben comérselo esa misma
concédenos, te rogamos, que por la cele- noche; deben comer la carne asada al
bración de tan sagrado misterio obtenga- fuego y también hierbas amargas y pan
mos la plenitud del amor y de la vida. Por sin levadura.
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo…
Lo comerán de esta manera: con la
PRIMERA LECTURA cintura arremangada, con los pies cal-
zados y el bastón en la mano; deberán
Prescripciones sobre la cena pascual.
comerlo de prisa, porque es la Pascua
Del libro del Éxodo del Señor. Esa noche yo pasaré por todo
Cuando los israelitas estaban para salir Egipto y quitaré la vida al primogénito
de Egipto, habló el Señor con Moisés de cada familia egipcia y a la primera

53 
9
cría de sus animales, y haré justicia con- transmití: que el Señor Jesús en la noche
tra todos los dioses egipcios. Yo soy el en que fue entregado tomó pan, dio
Señor. gracias a Dios, lo partió y dijo: “Esto es
JUEVES

La sangre del animal les servirá para mi cuerpo que se entrega por ustedes.
señalar las casas en que viven. Al ver Hagan esto en conmemoración mía”.
la sangre, pasaré de largo. Cuando yo Lo mismo hizo con la copa después de
descargue mi golpe sobre el país de cenar. Les dijo: “Esta es la copa de la
Egipto, ninguno de ustedes sufrirá el nueva alianza sellada con mi sangre.
castigo destructor. En adelante tendrán Cada vez que beban de ella, háganlo en
que conmemorar este día: lo celebrarán conmemoración mía”. Y de hecho, cada
como fiesta de peregrinación en honor vez que comen de este pan y beben de
del Señor, y guardarán esto como ley esta copa, anuncian la muerte del Señor,
perpetua de generación en generación” hasta que vuelva (1Co 11, 23-26).
(Ex 12, 1-8. 11-14). Palabra de Dios. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL ACLAMACIÓN ANTES


Del salmo 115 DEL EVANGELIO    Jn 13, 34
R/. Comulgaremos con la sangre de Cristo. R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
• ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien Les doy un mandamiento nuevo: ámen-
que me ha hecho? Alzaré la copa de la se los unos a los otros como yo los he
salvación invocando su nombre. R/. amado”. R/.
• Vale mucho a los ojos del Señor la
vida de sus fieles. Señor, yo soy tu EVANGELIO
siervo, hijo de tu esclava: rompiste Los amó hasta el extremo.
mis cadenas. R/.
Del Evangelio según san Juan
• Te ofreceré un sacrificio de alabanza
invocando tu nombre, Señor. Cum- Se acercaba la fiesta de la Pascua, y
pliré al Señor mis votos en presencia Jesús sabía que le había llegado la hora
de todo el pueblo. R/. de pasar de este mundo al Padre. Y
habiendo amado a sus discípulos que se
SEGUNDA LECTURA quedaban en el mundo, los amó hasta
el extremo. Mientras cenaban, cuando
Cada vez que ustedes comen de este pan
ya Judas, el hijo de Simón Iscariote,
y beben de este cáliz, proclaman
inducido por el diablo, había decidido
la muerte del Señor.
en su corazón traicionarlo, y sabiendo
De la Primera carta Jesús que el Padre le había dado poder
de san Pablo a los Corintios sobre todas las cosas y que habiendo
venido de Dios a Dios volvía, se levantó
Hermanos: Yo recibí esta tradición de la mesa, se quitó el manto, y se puso
que viene del Señor y que a mi vez les una toalla alrededor de la cintura. En

 54
9
seguida echó agua en una palangana y después del lavatorio de los pies se hace la ora-
empezó a lavarles los pies a los discípu- ción universal.
los y a secárselos con la toalla.
No se dice Credo.

JUEVES
Cuando llegó a Simón Pedro, este le
dijo: “Señor, ¿vas tú a lavarme a mí los ORACIÓN UNIVERSAL
pies?”. Jesús le respondió: “Lo que estoy
haciendo tú no lo entiendes ahora, pero Presidente: Oremos a Dios Padre, que
después lo entenderás”. Pedro le con- en Jesucristo su Hijo nos ha amado has-
testó: “¡No me lavarás los pies jamás!”. ta el extremo. Digamos todos juntos:
Jesús le respondió: “Si no te lavo, no Todos: Padre santo, escúchanos.
tendrás nada que ver conmigo”. Simón 1. Por la Iglesia, cuerpo de Cristo, para
Pedro le replicó: “Entonces, Señor, no que guarde la unidad en la caridad que
me laves solamente los pies; ¡lávame quiso para ella Jesucristo, y así el mun-
también las manos y la cabeza!”. Jesús do crea. Roguemos al Señor.
le dijo: “El que se ha bañado no tiene 2. Por el Papa, los obispos, los presbíteros
necesidad de lavarse sino los pies; ya está y todos los que ejercen algún ministe-
todo limpio. Y ustedes ya están limpios, rio en la Iglesia, para que su vida sea
aunque no todos”. Él sabía quién era el siempre, a imagen de Cristo, servicio
que lo iba a traicionar. Por eso dijo que y entrega a sus hermanos. Roguemos al
no todos estaban limpios. Señor.
Cuando terminó de lavarles los pies, se 3. Por los ministros extraordinarios de la
puso otra vez el manto y volvió a la mesa. Eucaristía, para que su cercanía y servi-
Entonces les dijo: “¿Entienden lo que he cio al verdadero Pan de vida, les ayude
hecho con ustedes? Ustedes me llaman en todos los instantes de su vida. Ro-
Maestro y Señor, y con razón, pues lo guemos al Señor.
soy. Por tanto, si yo, que soy su Señor y 4. Por quienes sufren a causa de la enfer-
Maestro, les lavé los pies, también ustedes medad y por quienes carecen de pan
deben lavarse los pies unos a otros. Les di y techo dignos, para que encuentren
ejemplo, para que hagan lo mismo que yo solución a sus dificultades mediante la
hice con ustedes” (Jn 13, 1-5). generosidad de sus hermanos. Rogue-
mos al Señor.
Palabra del Señor.
5. Por nosotros, reunidos para participar
Después de la homilía, donde sea recomendable en la Cena del Señor, para que, si-
por motivos pastorales, se lleva a cabo el lavato- guiendo el ejemplo de Cristo, vivamos
rio de los pies. la urgencia del mandamiento nuevo
de amar a todos, incluso a los que nos
LAVATORIO DE LOS PIES quieren mal. Roguemos al Señor.

Mientras el celebrante, con la ayuda de los mi- Intenciones particulares.


nistros, lava los pies a las personas designadas, se Presidente: Dios Padre nuestro, que has
entona algún canto apropiado. Inmediatamente amado tanto al mundo que entregaste

55 
9
tu Hijo a la muerte por nosotros, escu- sellada con mi sangre, dice el Señor.
cha nuestras súplicas que con humildad Cuantas veces hagan esto, háganlo en
y confianza te dirigimos. Por Jesucristo, memoria mía.
MIÉRCOLES

nuestro Señor.
ORACIÓN DESPUÉS
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS DE LA COMUNIÓN
Concédenos, Señor, participar digna- Concédenos, Dios todopoderoso, que
mente de estos misterios, pues cada de la misma manera como nos ali-
vez que celebramos el memorial de este mentas en la Cena de tu Hijo, en esta
sacrificio, se realiza la obra de nues- vida, podamos ser saciados también en
tra redención. Por Jesucristo, nuestro la eternidad. Por Jesucristo, nuestro
Señor. Señor.
Prefacio de la Eucaristía I, p. ¿?
TRASLACIÓN DEL SANTÍSIMO
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
SACRAMENTO
1Co 11, 24.25 Dicha la oración después de la comunión, se
Esto es mi cuerpo que se entrega por hace la procesión para llevar al Santísimo Sa-
ustedes; este cáliz es la Nueva Alianza cramento hasta el sitio donde se le va a guardar.

 56
10
EN LA PASIÓN DEL SEÑOR – Rojo
Viernes Santo Oficio: Propio; Vísperas para quienes no participan en la celebración de la
Pasión del Señor. Completas del domingo (después de las segundas Vísperas).
Es conveniente que el Oficio de Lectura y Laudes se celebren con los fieles.

• El altar está totalmente desnudo: sin cruz, sin candelabros, sin manteles.
• La celebración de la Pasión del Señor consta de tres partes: liturgia de la
Palabra, adoración de la Cruz y sagrada Comunión.
El sacerdote entra totalmente en silencio y se postra durante un tiempo de-
lante del altar. Todos los demás se arrodillan. Luego el sacerdote llega a la
sede, donde, de cara al pueblo, que está de pie, dice la siguiente oración.

No se dice “Oremos”. PRIMERA LECTURA


Oh Dios, que, por la pasión de Cristo, Él fue traspasado por nuestros crímenes.
tu Hijo, Señor nuestro, nos libraste de
Del libro de Isaías
la muerte, herencia del primer pecado,
que alcanza a toda la humanidad: con- “Miren –dice el Señor–: mi siervo
cédenos asemejarnos a Él y haz que, así coronará su obra, y será glorificado y
como naturalmente llevamos en noso- enaltecido en gran manera. Muchos se
tros la imagen del hombre terreno, por espantaron de él, al verlo tan desfigura-
la gracia de la santificación llevemos do y sin aspecto humano. Pero también
también la imagen del hombre celes- se admirarán muchas naciones, y los
tial. Por Jesucristo, nuestro Señor. R/. reyes quedarán mudos de asombro, al
Amén. ver algo nunca antes sabido, y descubrir
algo inaudito”. ¿Quién irá a creer esta
O bien:
noticia? ¿Quién reconocerá aquí el bra-
Acuérdate, Padre, de tu misericordia; zo poderoso del Señor?
santifica y protege siempre a esta familia Él dispuso que su siervo creciera como
tuya, por la cual Cristo, tu Hijo, inau- planta débil, como raíz que brota en tie-
guró en su sangre el misterio pascual. rra seca. No tenía presencia, ni belleza
Él, que vive y reina contigo en la uni- que se echara de ver, su aspecto no tenía
dad del Espíritu Santo y es Dios por los nada de atrayente. Despreciado y recha-
siglos de los siglos. R/. Amén. zado por los hombres, hombre agobiado
de dolores, acostumbrado al sufrimien-
PRIMERA PARTE to, daba horror mirarlo; lo desprecia-
mos, no lo tuvimos en cuenta. Y, sin
LITURGIA DE LA PALABRA embargo, él soportó nuestros sufrimien-
Se hace la primera lectura con su respectivo sal-
tos y cargó con nuestros dolores.
mo, luego la segunda lectura y, finalmente, se lee Nosotros pensamos que Dios lo había
la Pasión del Señor. Después, se tiene, si parece castigado, herido y humillado. Pero
oportuno, una breve homilía. fue nuestra rebeldía la que lo traspasó,

57 
10
nuestras culpas fueron las que lo destroza- ponme a salvo. En tus manos enco-
ron. El castigo que nos trae la paz lo sufrió miendo mi espíritu: tú, el Dios leal,
Él; por sus heridas alcanzamos la salud. me librarás. R/.
VIERNES

Todos nos extraviamos como ovejas, • Soy la burla de todos mis enemigos,
siguiendo cada uno su camino, pero el la irrisión de mis vecinos, el espanto
Señor hizo recaer sobre él toda nuestra de mis conocidos: me ven por la ca-
maldad. A los malos tratos se sometió lle y escapan de mí. Me han olvidado
humildemente, sin abrir la boca. Guardó como a un muerto, me han desecha-
silencio, como cordero llevado al matade- do como cosa inútil. R/.
ro, como oveja cuando la trasquilan. Sin • Pero yo confío en ti, Señor, te digo:
protección, injustamente, se lo llevaron, “Tú eres mi Dios”. En tu mano está
nadie se preocupó de su destino. Lo exclu- mi destino: líbrame de los enemigos
yeron del mundo de los vivos, la rebeldía que me persiguen. R/.
de su pueblo le dio muerte. Lo enterraron • Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
junto con malvados, con gente perversa sálvame por tu misericordia. Sean
lo sepultaron, aunque no cometió cri- fuertes y valientes de corazón los que
men ninguno, ni se encontró engaño en esperan en el Señor. R/.
su boca. El Señor quiso agobiarlo con el
sufrimiento; mas como él se entregó en
reparación por los pecados, tendrá larga SEGUNDA LECTURA
vida, verá a sus descendientes, y llevará a Aprendió a obedecer y se convirtió
buen término los designios del Señor. en la causa de la salvación eterna
para todos los que lo obedecen.
Después de los trabajos de su vida
volverá a ver la luz, y el conocimiento De la Carta a los Hebreos
de Dios lo saciará. Siervo inocente del
Hermanos: En Jesús, el Hijo de Dios,
Señor, librará del castigo a los demás
tenemos un Sumo Sacerdote superior
cargando con las culpas de ellos. Y Dios
a los demás, que atravesó ya los cielos;
le asignará un puesto entre los grandes
por consiguiente, mantengámonos fir-
y con los poderosos tendrá parte en el
mes en la fe que profesamos.
triunfo, porque se entregó a la muerte
y lo contaron entre los malhechores, No tenemos un sumo sacerdote
y soportó el pecado de la multitud, insensible a nuestra debilidad; al con-
intercediendo por los pecadores (Is 52, trario, Jesús se sometió a toda clase de
13–53, 12). Palabra de Dios. pruebas, como nosotros, pero sin pecar.
Así pues, acerquémonos con confianza
SALMO RESPONSORIAL al trono donde reina el Dios de la gra-
Del salmo 30 cia, para alcanzar gracia y misericordia
R/. Padre, en tus manos encomiendo y obtener la ayuda oportuna.
mi espíritu. Cristo, en los días de su vida mortal,
• A ti, Señor, me acojo: no quede yo a grandes gritos y con lágrimas ofreció
nunca defraudado; tú que eres justo, oraciones y súplicas a Dios, que podía

 58
10
librarlo de la muerte, y se hizo escuchar soy”, retrocedieron y cayeron al suelo.
por su piedad filial. Era el Hijo, pero Jesús les preguntó otra vez:
sufrió para saber lo que es la obedien- + ¿A quién buscan?

VIERNES
cia. Y así, sacerdote consumado, se C. Ellos le dijeron:
convirtió en fuente de salvación eterna
S. A Jesús, el de Nazaret.
para todos cuantos le obedecen (Hb 4,
14-16; 5, 7-9). Palabra de Dios. C. Jesús respondió:
+ Ya les dije que yo soy. De manera
que si me buscan a mí, dejen que estos
ACLAMACIÓN ANTES se vayan.
DEL EVANGELIO    Flp 2, 8-9
C. Así debía cumplirse lo que había
R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús. dicho: “No dejé que se perdiera ninguno
Cristo se hizo por nosotros obediente has- de los que me diste”. Simón Pedro, que
ta la muerte, y una muerte de cruz. Por tenía una espada, la sacó y de un tajo le
eso Dios lo encumbró, y le concedió el cortó la oreja derecha a un esclavo del
nombre que sobrepasa todo nombre. R/. sumo sacerdote. El esclavo se llamaba
Malco. Entonces le dijo Jesús a Pedro:
EVANGELIO + Guarda de nuevo la espada. Yo ten-
go que pasar el trago amargo que me
Pasión de nuestro Señor
dio mi Padre.
Jesucristo según san Juan
C. Entonces la tropa con su capi-
C. Salió Jesús de la sala donde había tán y los sirvientes de las autoridades
celebrado la última cena con sus dis- judías pusieron preso a Jesús, lo ataron
cípulos, y se fue con ellos al otro lado y se lo llevaron primero a donde Anás,
del torrente Cedrón, y entraron a un el suegro de Caifás. Caifás era sumo
huerto que había allí. Judas, el traidor, sacerdote ese año, y fue el que dijo a
también conocía ese lugar, porque Jesús las autoridades judías que más valía que
muchas veces se había reunido allí con un solo hombre muriera por el pueblo.
sus discípulos. Judas, pues, acompañado Simón Pedro y otro discípulo se fueron
de la tropa y algunos sirvientes cedidos detrás de Jesús. Ese otro discípulo era
por los sumos sacerdotes y los fariseos, conocido del sumo sacerdote y entró
fue al huerto con antorchas, lámparas y con Jesús al patio del palacio del sumo
armas. Jesús, que sabía todo lo que le sacerdote, mientras que Pedro se que-
iba a suceder, se adelantó y les preguntó: dó fuera junto a la puerta. Entonces el
otro discípulo, el conocido del sumo
+ ¿A quién buscan? sacerdote, salió y habló con la portera
C. Ellos le contestaron: e hizo entrar a Pedro. La portera le pre-
S. A Jesús, el de Nazaret. guntó a Pedro:
C. Él les dijo: S. ¿No eres tú también de los discípu-
+ Yo soy. los de ese hombre?
C. Judas, el traidor, también estaba C. Él respondió:
con ellos. Apenas les dijo Jesús: “Yo S. No soy.

59 
10
C. Los esclavos y los sirvientes habían S. ¿Qué acusación tienen contra ese
encendido brasas y estaban ahí calentán- hombre?
dose, porque hacía frío. Pedro se quedó C. Ellos le respondieron:
VIERNES

con ellos calentándose. El sumo sacerdo- S. Si no fuera un criminal, no te lo


te interrogó a Jesús sobre sus discípulos y hubiéramos entregado.
sobre lo que enseñaba. Jesús le respondió:
C. Pilato les dijo:
+ Yo he hablado en público delante
de todo el mundo. Yo siempre enseñé S. Llévenselo ustedes y júzguenlo
en la sinagoga y en el templo, donde se según su ley.
reúnen todos los judíos; no dije nada en C. Los judíos le contestaron:
secreto. ¿Por qué me interrogas a mí? S. Nosotros no tenemos autoridad
Interroga a los que han escuchado mis para dar muerte a nadie.
palabras. Ellos saben lo que yo he dicho. C. Así debía cumplirse lo que Jesús
C. Apenas dijo esto, un sirviente que esta- había dicho para indicar la manera
ba ahí le dio una bofetada a Jesús y le dijo: como iba a morir. Entró de nuevo Pilato
S. ¿Así contestas al sumo sacerdote? al pretorio, llamó a Jesús y le preguntó:
C. Jesús le respondió: S. ¿Eres tú el rey de los judíos?
+ Si hablé mal, muestra en qué está lo C. Jesús le respondió:
malo; pero si hablé bien, ¿por qué me + ¿Dices tú esto por tu propia cuenta,
pegas? o porque otros te lo dijeron de mí?
C. Entonces Anás envió a Jesús atado C. Pilato respondió:
a donde el sumo sacerdote Caifás. S. ¡Yo no soy judío! Gente de tu
C. Pedro seguía ahí calentándose. propio pueblo y los sumos sacerdotes
Entonces le preguntaron: vinieron aquí a entregarte. ¿Qué fue lo
S. ¿No eres tú también de sus que hiciste?
discípulos? C. Jesús respondió:
C. Pero él lo negó diciendo: + No es el mundo el que me ha hecho
S. No soy. rey. Si el título de rey me viniera de este
C. Uno de los esclavos del sumo sacer- mundo, tendría gente a mi servicio que
dote, pariente del hombre al que Pedro peleara para que yo no cayera en manos
le había cortado la oreja, le dijo: de las autoridades judías. Pero mi título
de rey no viene de aquí abajo.
S. Yo te vi en el huerto con Él.
C. Pilato le dijo:
C. Pero Pedro lo negó otra vez. Y en
seguida cantó un gallo. S. Entonces, ¿sí eres rey?
C. De donde Caifás se llevaron a Jesús C. Jesús respondió:
al pretorio. Ya había amanecido. Pero + Eres tú quien lo dices. Yo he nacido
los que lo llevaron no entraron al preto- y venido al mundo para esto: para dar
rio para no quedar impuros y poder así testimonio a favor de la verdad. Todo el
comer el cordero pascual. Pilato salió a que está por la verdad escucha mi voz.
donde estaban ellos y les preguntó: C. Pilato le preguntó:

 60
10
S. ¿Y qué es la verdad? C. Cuando oyó Pilato estas palabras,
C. Pero al decir esto salió de nuevo a se fue atemorizando más y más; y entró
hablar con los judíos y les dijo: de nuevo al pretorio y le preguntó a

VIERNES
S. Yo no encuentro en Él razón algu- Jesús:
na para condenarlo. Pero es costumbre S. ¿De dónde eres?
entre ustedes que yo les deje libre a C. Pero Jesús no le respondió. Enton-
alguien con ocasión de la Pascua. ¿Quie- ces Pilato le dijo:
ren que les deje libre al rey de los judíos? S. ¿A mí no me hablas? ¿No sabes
C. Ellos gritaron otra vez y dijeron: que tengo autoridad para dejarte libre y
S. ¡A ese hombre no! ¡Suéltanos a también para crucificarte?
Barrabás! C. Jesús le respondió:
C. El tal Barrabás era un bandido. + No tendrías autoridad sobre mí si
Entonces Pilato se llevó a Jesús y lo Dios no te lo permitiera. Por eso, más
hizo azotar. Además los soldados tren- culpable es el que me entregó a ti.
zaron una corona de espinas y se la C. Al oír esto, Pilato trató de dejarlo
pusieron en la cabeza, y lo vistieron con libre. Pero los judíos gritaron:
un manto rojo. Y se le acercaban y le S. Si dejas libre a este, no eres ami-
decían: go del emperador, porque todo el que
S. ¡Viva el rey de los judíos! se proclama rey se pone en contra del
C. Y le daban bofetadas. Enton- emperador.
ces salió Pilato otra vez y les dijo a los C. Cuando Pilato oyó estas palabras,
judíos: sacó a Jesús y se sentó en el tribunal, en
S. Miren: aquí se lo traigo. Quiero el sitio que llamaban “El Empedrado”,
que se den cuenta de que no encuentro en hebreo Gabatá. Era la víspera de la
en Él razón para condenarlo. Pascua, alrededor del mediodía. Enton-
C. Y salió Jesús con la corona de espi- ces les dijo a los judíos:
nas y el manto rojo. Pilato les dijo: S. ¡Ahí tienen a su rey!
S. ¡Ahí tienen al hombre! C. Ellos gritaron:
C. Apenas lo vieron los sumos sacer- S. ¡Que muera! ¡Que muera!
dotes y los sirvientes, gritaron: ¡Crucifícalo!
S. ¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo! C. Pilato les dijo:
C. Pilato les dijo: S. ¿Quieren que crucifique a su rey?
S. Llévenselo ustedes y crucifíquenlo. C. Los sumos sacerdotes respondieron:
Porque yo no encuentro en Él razón S. ¡No tenemos más rey que al
para condenarlo. emperador!
C. Los judíos le replicaron: C. Entonces Pilato se lo entregó para
S. Nosotros tenemos una Ley, y según que lo crucificaran.
esa Ley tiene que morir, porque se Se llevaron, pues, a Jesús. Y cargado
declaró Hijo de Dios. con la cruz, salió de la ciudad hacia

61 
10
el llamado Lugar de la Calavera, o en Después, sabiendo que ya todo esta-
hebreo Gólgota. Allí lo crucificaron, y ba cumplido, y para que la Escritura se
con Él a otros dos: uno a cada lado, y cumpliera hasta el final, Jesús dijo:
VIERNES

Jesús en el centro. Pilato además mandó + Tengo sed.


escribir un letrero para ponerlo encima C. Había allí una vasija llena de
de la cruz. Lo que estaba escrito era: vinagre; empaparon, pues, una esponja,
“Jesús de Nazaret, rey de los judíos”. la ataron a una rama de hisopo y se la
Como el sitio donde Jesús fue crucifica- acercaron a la boca. Después de beber el
do estaba cerca de la ciudad y el letrero vinagre, dijo Jesús:
estaba escrito en hebreo, latín y grie-
go, muchos judíos lo leyeron. Pero los + Todo está cumplido.
sumos sacerdotes de los judíos le dije- C. E inclinando la cabeza, entregó su
ron a Pilato: espíritu.
S. No debieras haber escrito “El rey Todos se arrodillan y se hace una pausa.
de los judíos”, sino “Dijo que era el rey C. Como era víspera del sábado, los
de los judíos”. judíos le pidieron a Pilato que mandara
C. Pilato respondió: quebrar las piernas de los crucificados y
S. Lo que escribí, escrito queda. retirar sus cuerpos, para que no queda-
ran en la cruz hasta el día siguiente, que
C. Los soldados, después de que cru- era un sábado muy solemne. Los solda-
cificaron a Jesús, se apoderaron de su dos fueron y quebraron las piernas a los
ropa y la dividieron en cuatro partes, dos que habían sido crucificados con
una para cada soldado, y se quedaron Jesús. Pero cuando llegaron a Él, al ver
también con su túnica. Y como no tenía que ya estaba muerto, no le quebraron
costuras, sino que estaba tejida de una las piernas, sino que uno de los solda-
sola pieza, se dijeron: dos le atravesó el costado con la lanza,
S. No la rasguemos; más bien eché- y en seguida brotó sangre y agua. El
mosla a suerte, para ver a quién le toca. que lo vio lo atestigua: su testimonio es
C. Así debía cumplirse lo que dice verdadero, y él sabe que dice la verdad,
la Escritura: “Se repartieron mi ropa y para que también ustedes crean. Porque
echaron a suerte mi túnica”. Esto fue lo todo esto sucedió para que se cumpliera
que hicieron los soldados. la Escritura: “No le quebrarán ningún
Junto a la cruz de Jesús estaban tam- hueso”. Y otro pasaje de la Escritura
bién su madre, la hermana de su madre, dice: “Mirarán al que traspasaron”.
María de Cleofás y María Magdalena. Después de esto, José de Arima-
Al ver a su madre y cerca de ella al dis- tea, que era discípulo de Jesús, pero a
cípulo que Él tanto amaba, Jesús le dijo: escondidas por miedo a las autoridades
+ Mujer, este es tu hijo. judías, le pidió a Pilato permiso para
C. Luego dijo al discípulo. llevarse el cuerpo de Jesús. Y Pilato se
lo concedió. Entonces fue y se llevó el
+ Esta es tu madre. cuerpo. También fue Nicodemo, aquel
C. Y desde aquel momento el discí- que la primera vez había ido de noche
pulo la recibió como su propia madre.

 62
10
a ver a Jesús, y llevó una mezcla de episcopado para regir al pueblo santo
mirra y áloe, como unos treinta kilos. de Dios, lo preserve de todo mal, para
Entonces tomaron el cuerpo de Jesús bien de su santa Iglesia.

VIERNES
y lo envolvieron en lienzos, embalsa-
mándolo con las sustancias aromáti- Se ora un momento en silencio. Luego
cas, según la costumbre que tienen los prosigue el sacerdote:
judíos para enterrar. En el lugar en que Dios todopoderoso y eterno, que, en
Jesús fue crucificado había un huerto, y tu sabiduría todo lo diriges, atiende
en el huerto un sepulcro recién excava- bondadoso nuestras súplicas y protege
do, en el que todavía no habían enterra- con tu amor a nuestro Papa, para que el
do a nadie. Así, pues, como ese día era pueblo cristiano, que tú gobiernas bajo
víspera del sábado judío, y ese sepulcro el cayado de este pastor, crezca en méri-
estaba cerca, en él sepultaron a Jesús (Jn
tos y progrese en la fe. Por Jesucristo,
18, 1–19, 42). Palabra del Señor.
nuestro Señor. R/. Amén.
ORACIÓN UNIVERSAL
III. Por el pueblo de Dios
y sus ministros
La liturgia de la Palabra se termina con
la oración universal. Oremos también por nuestro obispo
N., por todos los obispos, presbíteros y
I. Por la santa Iglesia diáconos de la Iglesia, y por todos los
Oremos, queridos hermanos, por la fieles del pueblo santo.
Iglesia santa de Dios, para que Dios Se ora un momento en silencio. Luego
nuestro Señor se digne concederle la prosigue el sacerdote:
paz, la unidad y su protección en toda
Dios todopoderoso y eterno, cuyo
la tierra; y para que nos conceda una
Espíritu santifica y gobierna todo el
vida pacífica y serena para glorificarlo
cuerpo de la Iglesia, escucha las súplicas
como Dios Padre omnipotente.
que te dirigimos por tus ministros y haz
Se ora un momento en silencio. Luego que, con el don de tu gracia, te sirvamos
prosigue el sacerdote: en todas las cosas con fidelidad. Por
Dios todopoderoso y eterno, que en Jesucristo, nuestro Señor. R/. Amén.
Cristo revelaste tu gloria a todas las IV. Por los catecúmenos
naciones, conserva la obra de tu amor, Oremos también por los (nuestros)
para que tu Iglesia, extendida por el catecúmenos, para que Dios nuestro
universo, persevere con fe inquebranta- Señor escuche sus oraciones, les abra de
ble en la confesión de tu nombre. Por par en par la puerta de la misericordia,
Jesucristo, nuestro Señor. R/. Amén. y, perdonados todos sus pecados por el
II. Por el Papa bautismo, queden incorporados a Cris-
to Jesús, Señor nuestro.
Oremos también por nuestro santo
padre el papa N., para que Dios nuestro Se ora un momento en silencio. Luego
Señor, quien lo eligió en el orden del prosigue el sacerdote:

63 
10
Dios todopoderoso y eterno, que VII. Por los que no creen
fecundas siempre a tu Iglesia con nue- en Cristo
vos hijos, aumenta la fe y la sabiduría en Oremos por los que no creen en Cris-
VIERNES

los (nuestros) catecúmenos, para que, to, para que, también ellos, iluminados
al renacer en la fuente bautismal, los por el Espíritu Santo, puedan entrar en
cuentes entre tus hijos adoptivos. Por el camino de la salvación.
Jesucristo, nuestro Señor. R/. Amén. Se ora un momento en silencio. Luego
V. Por la unidad de los cristianos prosigue el sacerdote:
Dios todopoderoso y eterno, concede
Oremos también por todos los her-
a quienes no creen en Cristo que, cami-
manos que creen en Cristo, para que
nando en tu presencia con sinceridad
Dios nuestro Señor se digne congregar
de corazón, encuentren la verdad; y
y custodiar en la única Iglesia a quienes
haz que nosotros, por el continuo cre-
viven de acuerdo con la verdad.
cimiento en el amor y por el deseo de
Se ora un momento en silencio. Luego conocer más plenamente el misterio de
prosigue el sacerdote: tu vida, seamos más perfectos testigos
Dios todopoderoso y eterno, que con- de tu caridad en el mundo. Por Jesucris-
gregas a los dispersos y conservas a los to, nuestro Señor. R/. Amén.
que congregaste, mira con bondad la VIII. Por los que no creen
grey de tu Hijo para que, a los consagra- en Dios
dos por un solo bautismo, los conserve Oremos también por los que no
unidos la integridad de la fe y los una conocen a Dios, para que viviendo rec-
el vínculo de la caridad. Por Jesucristo, tamente según su conciencia merezcan
nuestro Señor. R/. Amén. encontrarlo.
VI. Por los judíos Se ora un momento en silencio. Luego
Oremos también por los judíos, que prosigue el sacerdote:
fueron los primeros a quienes habló Dios todopoderoso y eterno, que
Dios nuestro Señor, para que Él les con- creaste a todos los hombres para que
ceda crecer en el amor de su nombre y deseándote te busquen, y para que al
en la fidelidad a su alianza. encontrarte descansen en ti; concéde-
nos que, en medio de las dificultades de
Se ora un momento en silencio. Luego
prosigue el sacerdote: este mundo, al ver los signos de tu amor
y el testimonio de las buenas obras de
Dios todopoderoso y eterno, que los creyentes, todos los hombres se ale-
confiaste tus promesas a Abrahán y a su gren al confesarte como único Dios ver-
descendencia, escucha con piedad las dadero y Padre de todos. Por Jesucristo,
súplicas de tu Iglesia, para que el pueblo nuestro Señor. R/. Amén.
de la Antigua Alianza, logre alcanzar la IX. Por los gobernantes
plenitud de la redención. Por Jesucristo,
nuestro Señor. R/. Amén. Oremos también por todos los gober-
nantes de las naciones, para que, de

 64
10
acuerdo con sus designios, Dios nues- Primera forma
tro Señor los dirija en sus pensamientos de mostrar la santa Cruz
y en sus decisiones hacia una auténtica Se lleva al altar la Cruz, cubierta con un velo y

VIERNES
paz y libertad para todos. acompañada por dos personas con velas encendi-
Se ora un momento en silencio. Luego das. El sacerdote, de pie recibe la Cruz, descubre
prosigue el sacerdote: un poco su extremo superior, la eleva y comienza
a cantar el invitatorio: Este es el árbol de la
Dios todopoderoso y eterno, en cuyas Cruz. Todos responden: Vamos a adorarlo.
manos están los corazones de los hom- Terminado el canto, todos se arrodillan y ado-
bres y el derecho de los pueblos, mira ran en silencio, durante algunos instantes. En-
con bondad a nuestros gobernantes, para seguida el sacerdote descubre el brazo derecho de
que, promuevan en toda la tierra, con tu la Cruz y, elevándola de nuevo, canta el invi-
ayuda, la prosperidad de los pueblos, la tatorio (igual que antes), y se prosigue como la
libertad religiosa y una paz duradera. Por primera vez. Finalmente descubre por completo
Jesucristo, nuestro Señor. R/. Amén. la Cruz y, volviéndola a elevar, canta por tercera
X. Por los que sufren vez el invitatorio. Se hace luego la adoración de
la santa Cruz (besarla o una genuflexión) según
Oremos, queridos hermanos, a Dios la costumbre. Mientras tanto se cantan los im-
Padre todopoderoso, para que, en todo properios, u otros cánticos apropiados.
el mundo, aleje los errores, haga desa-
parecer las enfermedades y erradique Segunda forma
el hambre, redima a los encarcelados, de mostrar la santa Cruz
rompa las cadenas, proteja a los viajeros, En la puerta del templo el ministro (sacer-
conceda pronto regreso a los emigrantes dote, diácono, u otro ministro idóneo) recibe
y peregrinos, dé salud a los enfermos y ya la Cruz descubierta y avanza en procesión
conceda la salvación a los moribundos. al presbiterio. Cerca de la puerta del templo,
Se ora un momento en silencio. Luego se levanta la Cruz y se canta el invitatorio:
Miren el árbol de la Cruz, donde estuvo
prosigue el sacerdote:
clavado Cristo, el salvador del mundo.
Dios todopoderoso y eterno, consue- Todos responden: Vamos a adorarlo y se
lo de los afligidos y fortaleza de los que arrodillan después de la respuesta, adorando
sufren, escucha las súplicas de los que te un momento en silencio. Esto mismo se repi-
invocan en cualquier tribulación, para te a la mitad de la iglesia y a la entrada del
que todos experimenten en sus necesi- presbiterio. Enseguida se hace la adoración de
dades la alegría de tu misericordia. Por la santa Cruz. Mientras tanto se cantan los
Jesucristo, nuestro Señor. R/. Amén. improperios, u otros cánticos apropiados.

SEGUNDA PARTE TERCERA PARTE


Adoración de la santa Cruz Sagrada comunión
Terminada la oración universal, se hace la Se extiende un mantel sobre el altar y se pone
adoración solemne de la santa Cruz. sobre él un corporal y el libro. Enseguida se

65 
10
trae el Santísimo Sacramento, mientras tanto Hace una genuflexión, toma la hostia, lo eleva
todos permanecen de pie y en silencio. El cele- sobre el copón y dice:
brante invita a orar, diciendo:
Este es el Cordero de Dios, que quita el
VIERNES

Fieles a la recomendación del Salvador pecado del mundo. Dichosos los invita-
y siguiendo su divina enseñanza, nos dos a la Cena del Señor.
atrevemos a decir: Y, juntamente con el pueblo, dice:
El sacerdote, con las manos extendidas, dice Señor, no soy digno de que entres en mi
junto con el pueblo: casa, pero una palabra tuya bastará para
Padre nuestro, que estás en el cielo, san- sanarme.
tificado sea tu nombre; venga a noso- Se distribuye la comunión y se pueden entonar
tros tu Reino; hágase tu voluntad en cantos apropiados.
la tierra como en el cielo. Danos hoy
nuestro pan de cada día; perdona nues-
ORACIÓN DESPUÉS
tras ofensas, como también nosotros
DE LA COMUNIÓN
perdonamos a los que nos ofenden; no
nos dejes caer en la tentación, y líbranos Dios todopoderoso y eterno, que nos
del mal. restauraste por la bienaventurada muer-
te y resurrección de tu Cristo, conserva
Solo el sacerdote, con las manos extendidas, pro-
en nosotros la obra de tu misericordia,
sigue en voz alta:
para que vivamos siempre en tu servicio
Líbranos de todos los males, Señor, por la participación en este misterio.
y concédenos la paz en nuestros días, Por Jesucristo, nuestro Señor.
para que, ayudados por tu misericordia,
vivamos siempre libres de pecado y pro- ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
tegidos de toda perturbación, mientras
esperamos la gloriosa venida de nuestro Para la despedida el ministro dice esta invita-
Salvador Jesucristo. ción: Inclínense para recibir la bendición.
En seguida el sacerdote con las manos extendi-
El pueblo concluye la oración, aclamando: das dice:
Tuyo es el Reino, tuyo el poder y la glo- Señor, te rogamos que descienda una
ria por siempre, Señor. copiosa bendición sobre tu pueblo, que
El sacerdote, con las manos juntas, ha celebrado la muerte de tu Hijo, en
dice en secreto: la esperanza de su resurrección; venga
sobre él tu perdón, concédele tu con-
Señor Jesucristo, la comunión de tu Cuer- suelo, auméntale la fe y reafírmalo por
po no sea para mí un motivo de juicio y la eterna redención. Por Jesucristo,
condenación, sino que, por tu piedad, me nuestro Señor.
aproveche para defensa de alma y cuerpo y
como remedio saludable. Todos se retiran en silencio. A su debido tiempo
se desnuda el altar.

 66
11
SOLEMNE VIGILIA PASCUAL – Blanco
Sábado Santo Oficio: Vísperas propias.
Se dicen las Completas del domingo (después de las II Vísperas).
Solamente rezan las Completas los que no participan en la Vigilia Pascual.

• La Vigilia de esta noche es la más sublime y la más noble de


todas las solemnidades. La celebración tiene cuatro partes: 1)
Solemne comienzo de la Vigilia o Lucernario. 2) Liturgia de la
Palabra. 3) Liturgia Bautismal. 4) Liturgia de la Eucaristía.
• Se apagan todas las luces de la iglesia. En un lugar adecuado se
enciende el fuego y en ese lugar se congrega el pueblo.

OREMOS.
PRIMERA PARTE
Oh Dios, que por medio de tu Hijo, has
dado a los fieles el fuego de tu luz, san-
SOLEMNE COMIENZO tifica + este fuego nuevo y concédenos
DE LA VIGILIA O LUCERNARIO que la celebración de estas fiestas pas-
Bendición del fuego y preparación cuales encienda en nosotros el deseo de
del cirio las cosas celestiales, para que podamos
llegar con el alma purificada a las fies-
Uno de los ministros lleva el cirio pascual. No tas de la eterna claridad. Por Jesucristo,
se lleva la cruz procesional ni luminarias. El nuestro Señor. R/. Amén.
celebrante y los fieles se signan mientras él dice:
El celebrante traza una cruz sobre el cirio. Lue-
En el nombre del Padre, y del Hijo, y go marca en la parte superior de la cruz la letra
del Espíritu Santo. griega Alfa y en la inferior de ella la letra Omega.
En seguida saluda al pueblo y hace una breve ex- Entre los ángulos de los brazos de la cruz, marca
hortación, con estas palabras u otras semejantes: los números del año en curso, mientras dice:

Hermanos muy amados: en esta san- 1. Cristo, ayer y hoy.


tísima noche, en la que nuestro Señor (Traza la línea vertical de la cruz).
Jesucristo pasó de la muerte a la vida, la
Iglesia invita a sus hijos, dispersos por 2. Principio y fin.
toda la faz de la tierra, a reunirse para (Traza la línea horizontal de la cruz).
vigilar y orar. Al realizar de esta mane-
3. Alfa.
ra el memorial de la Pascua del Señor,
escuchando la Palabra de Dios y cele- (Escribe en la parte superior de la cruz la letra
brando sus misterios, tenemos la espe- Alfa).
ranza de participar en su victoria sobre 4. Y Omega.
la muerte y de vivir con Cristo, en Dios. (Escribe en la parte inferior de la cruz la letra
En seguida bendice el fuego, diciendo con las Omega).
manos extendidas:

67 
11
5. Suyo es el tiempo. Demos gracias a Dios.
(Escribe el primer número del año en curso, en El celebrante avanza hasta la mitad de la igle-
el ángulo superior izquierdo). sia, se detiene y elevando el cirio pascual, canta
SÁBADO

por segunda vez:


6. Y la eternidad.
Luz de Cristo.
(Escribe el segundo número del año, en el án- Y todos responden:
gulo superior derecho).
Demos gracias a Dios.
7. A Él la gloria y el poder. En este momento todos encienden sus velas, to-
(Escribe el tercer número del año, en el ángulo mando el fuego del cirio pascual, y prosigue la
inferior izquierdo). procesión. Al llegar frente al altar, el celebrante
se para mirando al pueblo, eleva el cirio y canta
8. Por los siglos de los siglos. Amén. por tercera vez:
(Escribe el cuarto número del año, en el ángulo
Luz de Cristo.
inferior derecho).
Y todos responden:
Después de haber trazado la cruz y los demás Demos gracias a Dios.
signos, el celebrante puede incrustar en el cirio Después, el celebrante coloca el cirio pascual so-
cinco granos de incienso, en forma de cruz, di- bre un candelero preparado al lado del ambón.
ciendo al mismo tiempo: Se encienden las luces de la iglesia, excepto las
1. Por sus santas llagas velas del altar.
2. gloriosas
3. nos proteja PREGÓN PASCUAL
Forma breve
4. y nos guarde
Exulten por fin los coros de los ángeles,
5. Jesucristo, nuestro Señor. Amén. exulten las jerarquías del cielo, y por la
El celebrante enciende el cirio pascual con el victoria del Rey tan poderoso que las
fuego nuevo, diciendo: trompetas anuncien la salvación.
La luz de Cristo que resucita glorioso, Goce también la tierra inundada de
disipe las tinieblas del corazón y del tanta claridad, y radiante con el ful-
espíritu. gor del Rey eterno, se sienta libre de la
tiniebla que cubría el orbe entero.
PROCESIÓN CON EL CIRIO Alégrese también nuestra madre, la
Iglesia, revestida de luz tan brillante;
El celebrante, con los ministros y el pueblo ini- resuene este templo con las aclamacio-
cian la procesión hacia la iglesia. Todos llevan nes del pueblo.
velas apagadas en sus manos. Cerca de la puerta
V. El Señor esté con ustedes.
de la iglesia, el celebrante con el cirio pascual
elevado canta:
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
Luz de Cristo. R. Lo tenemos levantado
Y todos responden: hacia el Señor.

 68
11
V. Demos gracias al Señor, Y así esta noche santa ahuyenta los
nuestro Dios. pecados, lava las culpas, devuelve la
R. Es justo y necesario. inocencia a los caídos y la alegría a los

SÁBADO
En verdad es justo y necesario aclamar tristes.
con nuestras voces y con todo el afecto ¡Noche feliz en la cual se unen el cielo
del corazón a Dios invisible, el Padre con la tierra, lo humano y lo divino! En
todopoderoso, y a su único Hijo, nues- esta noche de gracia, acepta, Padre san-
tro Señor Jesucristo. to, el sacrificio vespertino de esta ala-
Porque Él pagó al eterno Padre por banza que la santa Iglesia, por manos de
nosotros, la deuda de Adán; y con su sus ministros, te ofrece con la solemne
sangre santísima destruyó el recibo de ofrenda de este cirio, cuya cera elabora-
esta obligación, contraída por el anti- ron las abejas.
guo pecado. Te rogamos, Señor, que este cirio, con-
Estas son, en efecto, las fiestas de Pas- sagrado en honor de tu nombre, para
cua, en las que se inmola el verdadero destruir la oscuridad de esta noche, arda
Cordero, cuya sangre consagra las puer- sin apagarse. Y que recibido como agra-
tas de los fieles. dable aroma, se asocie a las luminarias.
Esta es la noche en que sacaste de Que el lucero matinal lo encuentre
Egipto a los israelitas, nuestros padres, ardiendo, ese lucero que no conoce oca-
y, sin mojarse los pies, los hiciste atrave- so, Jesucristo, tu Hijo, quien, volviendo
sar el mar Rojo. del abismo, resplandece sereno para el
linaje humano, y quien vive y reina por
Esta es la noche en que la columna de los siglos de los siglos.
fuego esclareció las tinieblas del pecado.
Esta es la noche en la cual, por toda SEGUNDA PARTE
la tierra, los que creen en Cristo, son
arrancados de los vicios del mundo y de
la oscuridad del pecado, son restituidos LITURGIA DE LA PALABRA
a la gracia, y agregados a los santos. Terminado el pregón pascual, todos apagan las
Esta es la noche en que, rotas las cade- velas y se sientan. Antes de comenzar las lectu-
nas de la muerte, Cristo asciende victo- ras, el sacerdote exhorta a la asamblea con estas
rioso del abismo. palabras u otras semejantes:
¡Qué asombroso beneficio de tu Hermanos: Después de haber comen-
amor por nosotros! ¡Qué incomparable zado solemnemente esta Vigilia Pas-
ternura y caridad: para rescatar al escla- cual, escuchemos ahora con atención
vo, entregaste al Hijo! la Palabra de Dios. Meditemos cómo
¡Necesario fue el pecado de Adán, Dios obró grandes maravillas de sal-
que ha sido borrado por la muerte de vación a favor de su pueblo y cómo,
Cristo! ¡Oh feliz culpa que mereció tal en la plenitud de los tiempos, envió a
Redentor! su Hijo como redentor. Oremos para

69 
11
que nuestro Dios lleve a su plenitud la Este fue el tercer día. Y anocheció y
redención, por el misterio pascual. amaneció.
Luego dijo Dios: “¡Fórmense en la
SÁBADO

PRIMERA LECTURA bóveda del cielo astros que den luz y


Cuando Dios miró todo lo que había distingan el día de la noche y sirvan
hecho, vio que era muy bueno. para señalar las fiestas, los diversos días
y los años! ¡Desde la bóveda del cielo
Del libro del Génesis alumbren a la tierra!”. Y así se hizo. For-
mó los dos grandes astros, el mayor, que
En el principio creó Dios el cielo y la
preside el día, y el menor, que preside la
tierra. La tierra era caos y vacío, y en el
noche, y también las estrellas, y los puso
abismo del mar reinaban las tinieblas.
en la bóveda del cielo para que alum-
Pero el espíritu de Dios se agitaba sobre
bren la tierra, presidan el día y la noche
el agua. Entonces dijo Dios: “¡Haya
y separen la luz de la oscuridad. Y vio
luz!”. Y hubo luz. Y vio Dios que la luz
Dios que estaba bien. Este fue el cuarto
era buena. Entonces separó Dios la luz
día. Y anocheció y amaneció.
de la oscuridad. A la luz la llamó “día” y
a la oscuridad “noche”. Este fue el pri- Luego dijo Dios: “¡Broten del agua en
mer día. Y anocheció y amaneció. abundancia diversos animales, y sobre
la tierra vuelen las aves, debajo de la
Luego dijo Dios: “¡Fórmese entre las
bóveda del cielo!”. Y creó Dios los gran-
aguas una bóveda que sirva para sepa-
des monstruos marinos y todos los ani-
rarlas!”. E hizo Dios la bóveda y separó
males de diversas especies, que brotaron
las aguas, de manera que una parte que-
en abundancia del agua, y toda clase de
dara debajo de la bóveda y otra enci-
aves. Y vio Dios que estaba bien. Luego
ma. Y así se hizo. Y vio Dios que esta-
los bendijo diciendo: “¡Sean fecundos,
ba bien. Y a la bóveda la llamó “cielo”.
multiplíquense y llenen el agua de los
Este fue el segundo día. Y anocheció y
mares! ¡Multiplíquense las aves en la tie-
amaneció.
rra!”. Este fue el quinto día. Y anoche-
Luego dijo Dios: “¡Reúnanse en un ció y amaneció.
solo lugar las aguas que están debajo del
Luego dijo Dios: “¡Produzca la tierra
cielo, y aparezca lo seco!”. Y así se hizo.
toda clase de animales: animales domés-
Y a lo seco lo llamó “tierra”, y a las aguas
ticos, animales que se arrastran por el
reunidas las llamó “mares”. Y vio Dios
suelo, y animales salvajes de diversas
que estaba bien. Entonces dijo Dios:
especies!”. Y así se hizo. Dios creó las
“¡Cúbrase la tierra de verdor, de plantas
diversas especies de animales salvajes,
que den grano y de diferentes clases de
de animales domésticos, y los que se
árboles que den fruto con semilla!”. Y
arrastran por el suelo. Y vio Dios que
así se hizo. La tierra se cubrió de ver-
estaba bien. Luego dijo Dios: “Haga-
dor, de diferentes clases de plantas que
mos a los seres humanos a nuestra ima-
dan grano y de árboles que dan fruto
gen, como una semejanza nuestra; y
con semilla. Y vio Dios que estaba bien.
que tengan dominio sobre los peces del

 70
11
mar y las aves del cielo, sobre los ani- con el manto del océano, y las aguas
males domésticos y salvajes de la tierra, se posaron sobre las montañas. R/.
y sobre los que se arrastran por el sue- • De los manantiales sacas los ríos, para

SÁBADO
lo”. Y creó Dios a los seres humanos a que fluyan entre los montes; junto a
su imagen; a imagen de Dios los creó, ellos habitan las aves del cielo, y entre
los creó hombre y mujer. Y los bendijo las frondas se oye su canto. R/.
diciéndoles: “¡Sean fecundos, multiplí-
• Desde tu morada riegas los montes, y
quense, llenen la tierra y tomen posesión
la tierra se sacia de tu acción fecunda;
de ella; ejerzan dominio sobre los peces
haces brotar hierba para los ganados,
del mar, sobre las aves del cielo y sobre
y forraje para los que sirven al hom-
todos los animales que se arrastran por
bre. R/.
el suelo!”. Además les dijo Dios: “Para
que coman, les doy toda clase de plan- • ¡Cuántas son tus obras, Señor!, y todas
tas productoras de grano que hay en la las hiciste con sabiduría; la tierra está
tierra y toda clase de árboles que dan llena de tus criaturas. ¡Bendice, alma
fruto con semilla. En cambio, a todos mía, al Señor! R/.
los animales terrestres, a todas las aves Oremos:
del cielo y a todos los animales que se
arrastran por el suelo, les doy la hierba Dios todopoderoso y eterno, que te
verde para que coman”. Y así se hizo. muestras admirable en todas tus obras,
Cuando Dios miró todo lo que había concede a los que has redimido com-
hecho, vio que era muy bueno. Este fue prender que el sacrificio de Cristo,
el sexto día. Y anocheció y amaneció. nuestra Pascua, en la plenitud de los
tiempos, es una obra todavía más mara-
Así quedaron terminados el cielo, la villosa que la misma creación del mun-
tierra y todo el ejército de seres que hay do. Por Jesucristo, nuestro Señor. R/.
en ellos. El día séptimo, al terminar Amén.
Dios su trabajo, descansó de todo lo
que había hecho (Gn 1, 1–2, 2).
SEGUNDA LECTURA
Palabra de Dios.
El sacrificio de nuestro padre Abrahán.

SALMO RESPONSORIAL Del libro del Génesis


Del salmo 103 En cierta ocasión, Dios puso a prueba
R/. Envía tu espíritu, Señor, a Abrahán. Lo llamó: “Abrahán”. Y él
y renueva la faz de la tierra. respondió: “Aquí me tienes”. Entonces
• Bendice, alma mía, al Señor: ¡Dios le dijo Dios: “Toma a tu hijo único,
mío, qué grande eres! Te vistes de que tanto amas, a Isaac; ve a la región
belleza y majestad, la luz te envuelve de Moria y ofrécelo en holocausto sobre
como un manto. R/. la montaña que yo te indique”.
• Asentaste la tierra sobre sus cimien- Al día siguiente, Abrahán se levantó
tos, y no vacilará jamás; la cubriste muy temprano y aperó su asno. Cortó

71 
11
leña para el sacrificio y se fue al lugar Luego el ángel del Señor llamó de
que Dios le había indicado, en compa- nuevo a Abrahán desde el cielo y le dijo:
ñía de su hijo Isaac y de dos de sus sir- “El Señor te hace saber esto: Por lo que
SÁBADO

vientes. Al tercer día, Abrahán levantó has hecho, por no haberme negado a tu
la vista y divisó a lo lejos el sitio. Enton- hijo único, juro por mí mismo que te
ces les dijo a los sirvientes: “Quédense colmaré de bendiciones y multiplicaré
aquí con el asno. El muchacho y yo tu descendencia como las estrellas del
vamos a seguir adelante para adorar a cielo y como la arena de la orilla del
Dios, y luego volveremos aquí”. mar. Ya que me obedeciste, tus descen-
Abrahán tomó la leña para el sacrifi- dientes conquistarán las ciudades de
cio y se la cargó a su hijo Isaac; tomó sus enemigos, y por tu descendencia se
el fuego y el cuchillo, y siguieron los bendecirán todas las naciones de la tie-
dos juntos. Isaac le dijo a Abrahán: rra” (Gn 22, 1-18). Palabra de Dios.
“¡Padre!”. “¿Qué quieres, hijo?” –le con-
testó Abrahán. “Mira –dijo Isaac–: aquí SALMO RESPONSORIAL
están el fuego y la leña, pero ¿dónde Del salmo 15
está el cordero para el sacrificio?”. “Hijo R/. Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.
–respondió Abrahán–, Dios proveerá el • El Señor es mi heredad y mi copa; mi
cordero para el sacrificio”. Y siguieron suerte está en tu mano. Tengo siem-
caminando juntos. pre presente al Señor, con Él a mi de-
Cuando llegaron al lugar que Dios le recha no vacilaré. R/.
había indicado, Abrahán levantó allí un • Por eso se me alegra el corazón, se go-
altar y preparó la leña; luego ató a su zan mis entrañas, y mi carne descansa
hijo Isaac y lo puso sobre el altar, encima serena. Porque no me entregarás a la
de la leña. Extendió entonces la mano y muerte, ni dejarás a tu fiel conocer la
tomó el cuchillo para inmolar a su hijo. corrupción. R/.
Pero el ángel del Señor le gritó desde el
cielo: “¡Abrahán! ¡Abrahán!”. “Aquí me • Me enseñarás el sendero de la vida,
tienes” –respondió él. Y el ángel le dijo: me saciarás de gozo en tu presencia,
“No pongas la mano sobre el muchacho de alegría perpetua a tu derecha. R/.
ni le hagas ningún daño. Ahora sé que Oremos:
respetas a Dios, porque no le negaste ni Oh Dios, Padre supremo de los fieles,
siquiera a tu hijo único”. que por medio de la gracia de la adop-
Levantó Abrahán la vista y vio un car- ción y por el misterio pascual sigues
nero enredado por los cuernos en una cumpliendo la promesa hecha a Abra-
zarza. Entonces fue, tomó el carnero y hán de multiplicar su descendencia por
lo ofreció en holocausto en lugar de su toda la tierra y de hacerlo el padre de
hijo. Abrahán le puso a aquel sitio el todas las naciones, concede a tu pueblo
nombre de “El Señor provee”. Y toda- responder dignamente a la gracia de tu
vía hoy se dice: “El Señor provee en su llamada. Por Jesucristo, nuestro Señor.
montaña”. R/. Amén.

 72
11
TERCERA LECTURA a los israelitas y entraron en el mar,
Los israelitas cruzaron pero en la última vigilia de la noche
el mar pisando tierra firme. el Señor miró al ejército egipcio desde

SÁBADO
la columna de fuego y nube, y cau-
Del libro del Éxodo só una terrible confusión entre ellos
Cuando los israelitas salieron de Egip- e hizo que las ruedas de los carros se
to, dijo el Señor a Moisés: “¿Por qué les trabaran, de manera que apenas se
te quedas pidiéndome ayuda? Da a los movían. Entonces dijeron los egip-
israelitas la orden de ponerse en cami- cios: “¡Huyamos de los israelitas, por-
no. Levanta tu bastón, extiende el bra- que el Señor está peleando a favor de
zo y divide el mar en dos, para que los ellos y en contra de Egipto!”. Pero el
israelitas lo crucen pisando tierra firme. Señor le dijo a Moisés: “Extiende el
Yo voy a hacer que los egipcios persistan brazo sobre el mar, para que se vuelva
en su obstinación: saldrán a perseguir- el agua y cubra a los egipcios, a sus
los, pero yo mostraré mi poder contra carros y a su caballería”.
el faraón y contra todo su ejército, sus Moisés extendió el brazo sobre el mar,
carros y su caballería. Cuando mues- y al amanecer el mar volvió al sitio don-
tre mi poder contra ellos, los egipcios de estaba antes. Los egipcios trataron de
sabrán que yo soy el Señor”. huir, pero se encontraron con el mar; el
En ese momento el ángel de Dios, Señor hizo que se hundieran en el tor-
que marchaba al frente de los israelitas, bellino del mar. El agua al volver cubrió
cambió de lugar y pasó a retaguardia. los carros y la caballería, todo el ejército
También la columna de nube, que esta- del faraón que había entrado en el mar
ba delante de ellos, se colocó detrás, persiguiendo a los israelitas. Ni uno solo
entre los egipcios y los israelitas. Y así quedó con vida. En cambio los israelitas
había una nube luminosa para los unos, cruzaron el mar pisando tierra firme; el
porque iluminaba la noche, y oscuri- agua les sirvió de muralla a derecha e
dad para los otros; por eso los egipcios izquierda. Así, aquel día el Señor salvó a
no pudieron alcanzar a los israelitas en los israelitas del poder de los egipcios,
toda la noche. Moisés extendió el brazo e Israel vio cómo Egipto quedó muerto
sobre el mar, y el Señor envió sobre el en la playa del mar. Y al ver el poder tan
mar un fuerte viento del este, que sopló grande que había desplegado el Señor
toda la noche e hizo retirar el mar y con- contra los egipcios, el pueblo de Israel
virtió el fondo del mar en tierra firme. tuvo temor del Señor y puso su confian-
El agua quedó dividida en dos partes. za en el Señor y en Moisés, su servidor.
Entonces los israelitas cruzaron el mar Entonces Moisés y los israelitas entona-
pisando tierra firme: el agua les servía ron este canto en honor del Señor (Ex
de muralla a derecha y a izquierda. 14, 15–15, 1):
Los egipcios, toda la caballería y los Palabra de Dios.
carros del faraón, se fueron a perseguir

73 
11
SALMO RESPONSORIAL Omnipotente”; el Santo de Israel es tu
Éxodo 15 Redentor, Él se llama “Dios del mundo
R/. Cantemos al Señor, sublime es su victoria. entero”. Eras una esposa abandonada,
SÁBADO

• Cantaré al Señor, sublime es su victo- agobiada de dolor, una joven tomada


ria, hundió en el mar caballos y jine- por esposa y luego repudiada; pero el
tes. El Señor es mi fuerza, por eso yo Señor vuelve a llamarte.
le canto, Él es mi salvación. R/. Tu Dios te dice: “Por un breve instante
• Él es mi Dios: yo lo alabaré; el Dios te abandoné, pero con inmensa compa-
de mis padres: yo lo ensalzaré. R/. sión te traigo de nuevo junto a mí. En
• El Señor es un guerrero, su nombre es un arrebato de ira, por un momento te
“El Señor”. Lanzó al mar los carros y oculté mi rostro, pero un amor eterno me
soldados del faraón, en el mar Rojo se mueve a perdonarte –lo dice el Señor, tu
ahogaron sus mejores capitanes. R/. Redentor–. Así como juré a Noé, cuan-
• Las olas los cubrieron, bajaron has- do el diluvio, que el agua no volvería a
ta el fondo como piedras. Tu diestra, inundar la tierra, ahora juro no volver
Señor, es fuerte y gloriosa, tu diestra, a enojarme contigo, no volver a amena-
Señor, aniquila al enemigo. R/. zarte. Aunque las montañas cambien de
lugar y se derrumben los cerros, mi amor
• Tú llevas a tu pueblo y lo instalas en
por ti no cambiará, ni se derrumbarán
el monte de tu propiedad, en el lugar
mis promesas de paz –lo dice el Señor,
donde pusiste tu morada, en el san-
que tiene compasión de ti–.
tuario que fundaron tus manos. ¡El
Señor reina por siempre jamás! R/. Desdichada ciudad, azotada por la
Oremos: tempestad, sin nadie que te dé consue-
lo. Yo asentaré tus piedras sobre el aza-
Oh Dios, cuyas antiguas maravillas bache, tus cimientos los haré de zafiro;
vemos brillar también en nuestros tiem- tus almenas las haré de rubíes, tus puer-
pos, pues de la misma manera como tas de esmeraldas, de piedras preciosas
manifestabas tu poder al librar a un solo todas tus murallas. Yo mismo instrui-
pueblo de la persecución del faraón, hoy ré a todos tus hijos, y gozarán de todo
obras la salvación de todas las naciones bienestar. Quedarás fundada en la justi-
haciéndolas renacer por las aguas del cia, te verás libre de opresión y miedo,
bautismo: concede al mundo entero con- no volverá a acercarse a ti el terror” (Is
tarse entre los hijos de Abrahán y parti- 54, 5-14). Palabra de Dios.
cipar de la dignidad del pueblo elegido.
Por Jesucristo, nuestro Señor. R/. Amén.
SALMO RESPONSORIAL
CUARTA LECTURA Del salmo 29
El amor eterno de tu redentor. R/. Te ensalzaré, Señor,
porque me has librado.
Del libro de Isaías
• Señor, Dios mío, a ti grité y tú me
Jerusalén, no tengas miedo: tu Creador sanaste. Señor, sacaste mi vida del
te toma por esposa, su nombre es “Señor

 74
11
abismo, me hiciste revivir cuando Yo lo constituí testigo mío frente a las
bajaba a la fosa. R/. naciones, jefe e instructor de pueblos.
• Canten para el Señor, fieles suyos, Llamarás a pueblos que tú no conocías,

SÁBADO
den gracias a su nombre santo; su pueblos que no te conocían correrán
cólera dura un instante; su bondad, hacia ti, gracias al Señor, tu Dios, al
de por vida; al atardecer nos visita el Santo de Israel que así te honra”.
llanto, por la mañana, el júbilo. R/. Busquen al Señor, ahora que pode-
• Cambiaste mi luto en danzas y me mos encontrarlo; llámenlo, que está
has vestido de fiesta; te cantará mi cerca. Abandone el malvado su proce-
alma sin callarse. Señor, Dios mío, te der, y el perverso sus malas intenciones.
daré gracias por siempre. R/. Vuélvanse al Señor, y Él se apiadará de
Oremos:
ellos; vuélvanse a nuestro Dios, que es
generoso en el perdón. El Señor lo ha
Dios todopoderoso y eterno, multipli- dicho: “Mis planes no son los planes de
ca, por el honor de tu nombre, lo que ustedes, ni mis caminos son sus cami-
prometiste a la fe de nuestros padres y nos. Como el cielo está por encima de
aumenta, por la adopción sagrada, los la tierra, así también mis caminos y mis
hijos de la promesa, para que tu Igle- planes están por encima de los suyos.
sia contemple cómo se va cumpliendo Como bajan del cielo la lluvia y la nie-
en gran medida lo que los patriarcas no ve, y no vuelven a subir allá sin empapar
dudaron que habría de llegar. Por Jesu- la tierra, sin fecundarla y hacerla germi-
cristo, nuestro Señor. R/. Amén. nar, sin producir semilla para sembrar y
pan para comer, así también la palabra
QUINTA LECTURA que sale de mis labios no vuelve a mí sin
Vengan a mí para que tengan vida. Yo producir efecto, sino que realiza lo que
haré con ustedes una alianza eterna. quiero y lleva a término mi encargo” (Is
55, 1-11). Palabra de Dios.
Del libro de Isaías

Esto dice el Señor: “Todos los que tie- SALMO RESPONSORIAL


nen sed, vengan a sacar agua, vengan Isaías 12
los que no tienen dinero. Lleven trigo R/. Bebamos con gozo de las fuentes
de balde y coman, lleven vino y leche de la salvación.
sin pagar nada. ¿Para qué gastar dinero • Dios es mi salvación, en Él confío, y
en lo que no alimenta, el sueldo en lo no temo. El Señor es mi fuerza, por
que no deja satisfecho? Óiganme aten- eso yo le canto, Él es mi salvación.
tamente, y comerán bien, se deleitarán También ustedes sacarán agua con
con comidas sustanciosas. gozo de las fuentes de la salvación. R/.
Presten oído, vengan a mí; escuchen • Den gracias al Señor, invoquen su
para que tengan vida. Yo haré con uste- nombre, cuenten a los pueblos sus
des una alianza eterna, les cumpliré las hazañas, proclamen que su nombre
promesas que por amor hice a David. es excelso. R/.

75 
11
• Canten al Señor, que hizo proezas, la luz, ella se va, cuando la llama, tem-
anúncienlas a toda la tierra; griten blando le obedece. Las estrellas brillan
jubilosos, habitantes de Sion: ¡Qué como centinelas, llenas de alegría; cuan-
SÁBADO

grande es en medio de ti el Dios San- do Él las llama, se ponen a sus órdenes


to de Israel! R/. y brillan alegres para su Creador. Él es
Oremos: nuestro Dios, no hay otro comparable
a Él. Él conoce todos los caminos de la
Dios todopoderoso y eterno, única sabiduría y se la comunicó a Jacob, su
esperanza del mundo, que anunciaste, servidor, a Israel, su predilecto. Así apa-
por la voz de tus profetas, los misterios reció en la tierra la sabiduría y se quedó
de los tiempos presentes: acrecienta a vivir entre los hombres. Es ella el libro
complacido la dedicación de tu pue- de los mandamientos de Dios, la Ley
blo, ya que todo crecimiento en la vir- que dura eternamente. Todos los que
tud proviene, no de sus propias fuerzas, se aferran a ella tendrán vida, los que
sino de tu inspiración. Por Jesucristo, la abandonen morirán. Vuelve, Jacob, a
nuestro Señor. R/. Amén. conseguirla; sal al encuentro de su luz
resplandeciente. No dejes a otros lo que
SEXTA LECTURA es gloria tuya, a naciones extrañas lo
Sal al encuentro de su luz. que es tu privilegio. ¡Dichosos nosotros,
Israel, pues conocemos lo que agrada a
Del libro de Baruc Dios! (Ba 3, 9-15.32–4, 4).
Escucha, Israel, normas que dan vida, Palabra de Dios.
aplica el oído, para que adquieras el
saber. ¿Por qué motivo, Israel, estás en SALMO RESPONSORIAL
país enemigo, envejeciendo en tierra Del salmo 18
extraña, contaminándote con los muer- R/. Señor, tú tienes palabras de vida eterna.
tos, en compañía de los que bajan al rei-
• La ley del Señor es perfecta, y es des-
no de la muerte? ¡Por haber abandona-
canso del alma; el precepto del Señor
do la fuente de la sabiduría! Si hubieras
es fiel e instruye al ignorante. R/.
seguido el camino que Dios te señaló,
vivirías en paz eternamente. • Los mandatos del Señor son rectos y
alegran el corazón; la norma del Se-
Aprende dónde está el saber, dónde ñor es límpida y da luz a los ojos. R/.
la fuerza, dónde está el conocimiento,
y sabrás dónde está la larga vida, dónde • La palabra del Señor es pura y eterna-
la luz para los ojos y la paz. Pero ¿quién mente estable; los mandamientos del
ha descubierto dónde está?, ¿quién ha Señor son verdaderos y enteramente
llegado hasta el lugar donde se guarda? justos. R/.
Solo Dios, que todo lo sabe, la conoce, • Más preciosos que el oro, más que el
Él, con su inteligencia, la encontró. Él, oro fino; más dulces que la miel de
que afianzó la tierra para siempre y la un panal que destila. R/.
pobló con los ganados. Cuando Él envía Oremos:

 76
11
Oh Dios, que haces crecer continua- dice–. Los tomaré de entre las naciones,
mente, con hijos llamados de todas las los reuniré de entre todos los países y
naciones, a tu Iglesia, concede siempre los llevaré a su propio suelo. Derrama-

SÁBADO
la seguridad de tu protección a quienes ré sobre ustedes agua pura, y quedarán
purificaste con las aguas del bautismo. purificados. Los purificaré de todas sus
Por Jesucristo, nuestro Señor. R/. Amén. impurezas y de todos sus ídolos. Y les
daré un corazón nuevo y pondré en
SÉPTIMA LECTURA ustedes un espíritu nuevo: les arranca-
ré del cuerpo el corazón de piedra y les
Derramaré sobre ustedes agua daré un corazón de carne. Infundiré mi
pura y les daré un corazón nuevo. espíritu en ustedes y haré que sigan mis
Del libro de Ezequiel preceptos y que observen y practiquen
mis leyes. Habitarán en la tierra que di
El Señor me dirigió la palabra y me a sus padres. Ustedes serán mi pueblo, y
dijo: “Hijo de Adán, cuando el pueblo yo seré su Dios” (Ez 36, 16-17a.18-28).
de Israel vivía en su tierra, la profanó
Palabra de Dios.
con su manera de proceder. Entonces
descargué mi cólera contra ellos por la
sangre que habían derramado en el país SALMO RESPONSORIAL
y por haberlo profanado con sus ídolos; De los salmos 41 y 42
en castigo de su proceder, los dispersé R/. Mi alma te busca a ti, Dios mío.
por países y naciones. Pero en todos los
• Mi alma tiene sed de Dios, del Dios
países a donde llegaban, desacreditaban
vivo: ¿cuándo entraré a ver el rostro
mi santo nombre, pues la gente decía de
de Dios? R/.
ellos: ‘Estos son el pueblo del Señor, pero
tuvieron que salir del país de ese Dios’. • Recuerdo cómo marchaba a la cabeza
del grupo hacia la casa de Dios, entre
Entonces me dolió ver que, por culpa cantos de júbilo y alabanza, en el bu-
del pueblo de Israel, mi santo nombre llicio de la fiesta. R/.
quedaba desacreditado en las naciones
a donde ellos llegaban. Por eso, dile al • Envía tu luz y tu verdad: que ellas me
pueblo de Israel: Esto dice el Señor: Lo guíen y me conduzcan hasta tu mon-
que voy a realizar, pueblo de Israel, no te santo, hasta tu morada. R/.
es porque ustedes lo merezcan, sino en • Me acercaré al altar de Dios, al Dios
atención a mi santo nombre, que uste- de mi alegría; que te dé gracias al son
des han desacreditado entre las nacio- de la cítara, Señor, Dios mío. R/.
nes a donde han ido. Voy a mostrar la Oremos:
santidad de mi gran nombre, que han
desacreditado entre las naciones. Y Oh Dios de poder inmutable y luz
cuando yo les muestre mi santidad en sin ocaso, mira con bondad a tu Igle-
ustedes, reconocerán las naciones que sia sacramento, y, según tus eternos
yo soy el Señor –es el Señor quien lo designios, lleva a término la obra de la

77 
11
salvación humana; que todo el mundo Debemos, pues, entender que nues-
experimente y vea cómo lo abatido se tra antigua condición fue crucificada
levanta y lo viejo se renueva volviendo con Él, para que muriera el pecador
SÁBADO

todo a su integridad primera, por el mis- que había en cada uno de nosotros, de
mo Jesucristo, en quien todo adquiere manera que no seamos más esclavos
su fundamento. Él, que vive y reina por del pecado. Porque el que ha muerto
los siglos de los siglos. R/. Amén. está libre de esa esclavitud. Y si hemos
muerto con Cristo, creemos que tam-
Terminada la última lectura del Antiguo Testa-
bién viviremos con Él, pues sabemos
mento y la oración correspondiente, se encien-
den las velas del altar y se entona el Gloria. Des-
que Cristo, después de resucitar, no
pués el sacerdote dice la Oración colecta, como muere más: la muerte ya no tiene poder
de ordinario. sobre Él. Al morir, murió para el peca-
do de una vez para siempre, y ahora
Oremos: vive para Dios. De igual manera uste-
Dios nuestro, que haces resplandecer des, convénzanse de que están muertos
esta noche santa con la gloria del Señor para el pecado, pero viven para Dios en
resucitado, aviva en tu Iglesia el espíritu Cristo Jesús (Rm 6, 3-11).
filial para que, renovados en cuerpo y Palabra de Dios.
alma, nos entreguemos plenamente a tu
Terminada la lectura de la Epístola todos
servicio. Por nuestro Señor Jesucristo,
se ponen de pie y el sacerdote entona so-
tu Hijo…
lemnemente el Aleluya, que todos repiten.
En seguida se lee la epístola de san Pablo. Luego un salmista o un cantor dice el Sal-
mo, al que el pueblo responde: Aleluya.
EPÍSTOLA
SALMO RESPONSORIAL
Cristo, después de resucitar,
Del salmo 1117
no muere más.
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
De la Carta de san Pablo a los Romanos • Den gracias al Señor porque es bue-
Hermanos: Recuerden que todos los no, porque es eterna su misericordia.
que en el bautismo nos unimos a Cris- Diga la casa de Israel: eterna es su mi-
to Jesús, nos sumergimos en su muerte. sericordia. R/.
Por el bautismo fuimos sepultados con • La diestra del Señor es poderosa, la
Él, para participar en su muerte, para diestra del Señor es excelsa. No he de
que así como Él resucitó de entre los morir, viviré para contar las hazañas
muertos por la gloria del Padre, tam- del Señor. R/.
bién nosotros llevemos una vida nue- • La piedra que desecharon los arqui-
va. Cristo reprodujo ya en nosotros su tectos es ahora la piedra angular. Es
muerte por este sacramento y por Él el Señor quien lo ha hecho, ha sido
reproducirá igualmente su resurrección. un milagro patente. R/.

 78
11
EVANGELIO Después del Evangelio se tiene la homilía y luego
Resucitó y se adelantará a los discípulos se pasa a la liturgia bautismal.
para reunirlos en Galilea.

SÁBADO
Del Evangelio según san Mateo
TERCERA PARTE

Terminado el sábado, al brillar la luz LITURGIA BAUTISMAL


que anunciaba el comienzo el pri-
Si están presentes los que se van a bautizar:
mer día de la semana, fueron a María
Magdalena y la otra María a visitar el Amados fieles: Acompañemos uná-
sepulcro, cuando de repente se produjo nimes con nuestras oraciones la feliz
un gran terremoto: un ángel del Señor esperanza de estos hermanos nuestros,
había bajado del cielo, se había acerca- para que el Padre todopoderoso proteja
do, había corrido la piedra y estaba allí con su misericordia infinita a quienes se
sentado. Su semblante tenía el brillo dirigen a la fuente de la vida nueva.
del relámpago, y su vestido era blanco Si se bendice la fuente, pero no van a haber
como la nieve. Los soldados que esta- bautismos:
ban de guardia temblaron de miedo y
quedaron como muertos. Amados fieles: Supliquemos humildes
la gracia de Dios Padre todopodero-
Pero el ángel se dirigió a las mujeres so sobre esta fuente, para que cuantos
y les dijo: “No tengan miedo; sé que renazcan de ella, sean injertados en
andan buscando a Jesús el crucificado. Cristo y contados entre los hijos adop-
No está aquí; resucitó, como lo había tivos de Dios.
anunciado. Acérquense a ver el lugar
Si no hay bautismos ni bendición de la fuente,
donde lo habían puesto. Vayan corrien-
omitidas las letanías, se procede inmediatamen-
do a decir a sus discípulos que resucitó
te a la bendición del agua común (p. ¿?).
de entre los muertos y que se adelantará
a ellos para reunirlos en Galilea. Allá lo Letanías de los santos
verán. Esto es lo que tenía que decirles”. Señor, ten piedad,
Las mujeres salieron a toda prisa del Señor, ten piedad.
sepulcro, llenas de temor y de gran ale- Cristo, ten piedad,
gría, y se fueron corriendo a anunciarlo Cristo, ten piedad.
a los discípulos de Jesús. Pero de pronto
Jesús les salió al encuentro y las saludó. Señor, ten piedad,
Ellas se acercaron, y postradas ante Él le Señor, ten piedad.
abrazaron los pies. Santa María, Madre de Dios,
Entonces les dijo Jesús: “No tengan ruega por nosotros.
miedo. Vayan a avisar a mis hermanos San Miguel,
que vayan a Galilea. Allá me verán” (Mt ruega por nosotros.
28, 1-10). Santos Ángeles de Dios,
Palabra del Señor. rueguen por nosotros.

79 
11
San Juan Bautista, Santos Francisco y Domingo,
ruega por nosotros. rueguen por nosotros.
San José, San Francisco Javier,
SÁBADO

ruega por nosotros. ruega por nosotros.


Santos Pedro y Pablo, San Juan María Vianney,
rueguen por nosotros. ruega por nosotros.
San Andrés, Santa Catalina de Siena,
ruega por nosotros. ruega por nosotros.
San Juan, Santa Teresa de Jesús,
ruega por nosotros. ruega por nosotros.
Santa María Magdalena, Santa Teresa del Niño Jesús,
ruega por nosotros. ruega por nosotros.
San Esteban, Santa Rosa de Lima,
ruega por nosotros. ruega por nosotros.
San Ignacio de Antioquía, Santa Laura Montoya,
ruega por nosotros. ruega por nosotros.
San Lorenzo, San Martín de Porres,
ruega por nosotros. ruega por nosotros.
Santas Perpetua y Felicidad, Todos los Santos y Santas de Dios,
rueguen por nosotros. rueguen por nosotros.
Santa Inés, Muéstrate propicio,
ruega por nosotros. líbranos, Señor.
San Gregorio, De todo mal,
ruega por nosotros. líbranos, Señor.
San Ambrosio, De todo pecado,
ruega por nosotros. líbranos, Señor.
San Agustín, De la muerte eterna,
ruega por nosotros. líbranos, Señor.
San Atanasio, Por tu encarnación,
ruega por nosotros. líbranos, Señor.
San Basilio, Por tu muerte y resurrección,
ruega por nosotros. líbranos, Señor.
San Martín, Por el don del Espíritu Santo,
ruega por nosotros. líbranos, Señor.
San Benito, Nosotros, que somos pecadores,
ruega por nosotros. te rogamos, óyenos.

 80
11
Si hay bautismos: Oh Dios, cuyo Espíritu, en los orí-
Para que por la gracia del bautismo genes del mundo, se cernía sobre las
concedas a estos elegidos aguas, para que ya desde entonces reci-

SÁBADO
renacer a la nueva vida, bieran el poder de santificar.
te rogamos, óyenos. Oh Dios, que en las aguas torrenciales
del diluvio, prefiguraste el nuevo naci-
Si no hay bautismos:
miento de la humanidad, para que la
Para que por tu gracia acción misteriosa de una misma agua
te dignes santificar esta fuente pusiera fin al pecado y diera origen a la
en la cual tus hijos santidad.
nacerán a la nueva vida, Oh Dios, que hiciste atravesar el mar
te rogamos, óyenos. Rojo, con los pies secos, a los hijos de
Jesús, Hijo de Dios vivo, Abrahán, para que el pueblo liberado
te rogamos, óyenos. de la esclavitud del faraón fuera imagen
Cristo, óyenos, de la familia de los bautizados.
Cristo, óyenos. Oh Dios, cuyo Hijo, bautizado por
Cristo, escúchanos, Juan en las aguas del Jordán, fue ungi-
Cristo, escúchanos. do por el Espíritu Santo; clavado en la
cruz, vertió de su costado sangre y agua
Si hay bautismos, el sacerdote, con las manos
y después de su resurrección mandó a
extendidas, dice la siguiente oración:
sus discípulos: “Vayan y hagan discípu-
Dios todopoderoso y eterno, que tu los de todos los pueblos, bautizándolos
piedad inmensa se haga presente en en el nombre del Padre, y del Hijo, y
estos sacramentos; y, a fin de que nue- del Espíritu Santo”, mira, ahora, el ros-
vos pueblos sean regenerados, engen- tro de tu Iglesia y abre para ella la fuen-
drados para ti de esta fuente bautismal, te del bautismo.
envía el espíritu de adopción para que,
por tu poder, se realice plenamente el Reciba esta agua por el Espíritu San-
misterio confiado a nuestro humilde to, la gracia de tu Unigénito, para que el
servicio. Por Jesucristo, nuestro Señor. hombre creado a tu imagen, purificado
de su antiguo pecado por el sacramento
Bendición del agua bautismal del bautismo, renazca a una nueva vida
En seguida el sacerdote bendice el agua bau- por el agua y por el Espíritu Santo.
tismal, diciendo con las manos extendidas, la El sacerdote introduce el cirio en el agua, según
siguiente oración: convenga, una o tres veces, y dice:
Oh Dios, que con tu poder invisible Te pedimos, Señor, por mediación de
realizas obras admirables por medio de tu Hijo, que el poder del Espíritu Santo
los signos sacramentales, y de diversos descienda sobre el agua de esta fuente;
modos te has servido de tu creatura, el que quienes por el bautismo son sepul-
agua, para que significara la gracia del tados con Cristo en su muerte, resuciten
bautismo.

81 
11
a la vida con Él. Que vive y reina conti- y finalmente, por el agua santificada por
go en la unidad del Espíritu Santo, y es Cristo en el Jordán, has renovado nues-
Dios, por los siglos de los siglos. tra naturaleza pecadora en el baño del
SÁBADO

nuevo nacimiento. Te pedimos, enton-


Saca el cirio del agua. El pueblo dice una de las
ces, que esta agua avive en nosotros la
siguientes aclamaciones:
gracia recibida en el bautismo, y que
Manantiales, bendigan al Señor, ensál- nos haga participar del gozo de nuestros
cenlo con himnos por los siglos. hermanos bautizados en esta Pascua. Por
O bien: Jesucristo, nuestro Señor.

Un solo Señor, una sola fe, un solo bau- Renovación de las promesas
tismo, un solo Dios y Padre. bautismales
Terminado el rito del bautismo o después de la
Bendición del agua común
bendición del agua, todos de pie, con los cirios
Si no hay bautismos, ni bendición de la fuente encendidos, renuevan las promesas bautismales.
bautismal, el sacerdote invita al pueblo a orar El sacerdote se dirige a los fieles con estas u otras
diciendo: palabras semejantes.
Amados hermanos: Roguemos a Dios Amados hermanos: Por el misterio pas-
nuestro Señor que se digne bendecir cual fuimos sepultados con Cristo para
esta creatura, el agua con la cual sere- que caminemos con Él en vida nueva. Por
mos rociados en memoria de nuestro eso, terminado el ejercicio de la Cuares-
bautismo. Que el mismo Dios se dig- ma, renovemos los compromisos del san-
ne renovarnos para que permanezca- to bautismo, con los cuales, en otro tiem-
mos fieles al Espíritu Santo que hemos po, renunciamos a Satanás y a sus obras y
recibido. prometimos servir fielmente a Dios en la
santa Iglesia católica. Por lo cual:
Y después de una breve pausa en silencio, dice
esta oración con las manos extendidas: Sacerdote: ¿Renuncian a Satanás?
Todos: Sí, renuncio.
Señor Dios nuestro: mira a tu pueblo
vigilante en esta noche santísima, en la Sacerdote: ¿Renuncian a todas sus obras?
cual celebramos la obra maravillosa de Todos: Sí, renuncio.
nuestra creación y el misterio más gran- Sacerdote: ¿Renuncian a todas sus
de aún de nuestra redención; te pedimos seducciones?
que te dignes bendecir + esta agua. Tú la
Todos: Sí, renuncio.
creaste para dar fecundidad a la tierra, y
proporcionar alivio y limpieza a nuestros Sacerdote: ¿Creen en Dios, Padre todo-
cuerpos. Tú convertiste, además, el agua poderoso, Creador del cielo y de la
en instrumento de tu misericordia: por tierra?
su medio libraste a tu pueblo de la escla- Todos: Sí, creo.
vitud y calmaste su sed en el desierto;
por ella, los profetas anunciaron la Nue- Sacerdote: ¿Creen en Jesucristo su úni-
va Alianza que sellarías con los hombres; co Hijo, nuestro Señor, que nació de

 82
11
María la Virgen, padeció, fue sepulta- ázimos de sinceridad y de verdad,
do, resucitó de entre los muertos y está aleluya.
sentado a la derecha del Padre?

SÁBADO
Todos: Sí, creo. ORACIÓN DESPUÉS
Sacerdote: ¿Creen en el Espíritu Santo, DE LA COMUNIÓN
la santa Iglesia católica, la comunión de Infunde, Señor, en nosotros el Espíritu
los santos, el perdón de los pecados, la de tu caridad y, ya que nos has saciado
resurrección de la carne y la vida eterna? con los sacramentos pascuales, haz que
Todos: Sí, creo. seamos concordes en el mismo amor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Sacerdote: Que Dios todopoderoso,
Padre de nuestro Señor Jesucristo, qui-
en nos regeneró por el agua y el Espíri- BENDICIÓN SOLEMNE
tu Santo, y nos concedió la remisión de Dios todopoderoso, los bendiga en esta
todos los pecados, nos proteja con su solemnidad de Pascua y que su miseri-
gracia hasta la vida eterna, en el mismo cordia los proteja de todo pecado. R/.
Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
Y, ya que por la resurrección de su
CUARTA PARTE Unigénito los hizo renacer para la vida
eterna, los colme con los premios de la
LITURGIA EUCARÍSTICA inmortalidad. R/. Amén.
El sacerdote se dirige al altar e inicia Para que así como al terminar los días
la Liturgia Eucarística, según la forma de la pasión del Señor celebran ustedes
habitual. con gozo la fiesta de la Pascua, puedan
también participar un día, con su ayu-
da, en el banquete de las alegrías eter-
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
nas. R/. Amén.
Escucha, Señor, la oración de tu pueblo Y la bendición de Dios todopoderoso
y acepta sus ofrendas para que los mis- Padre, Hijo, † y Espíritu Santo descien-
terios pascuales que hoy hemos comen- da sobre ustedes. R/. Amén.
zado, con tu ayuda, sean remedio para
la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro El celebrante canta o dice:
Señor. Anuncien a todos la alegría del Señor
Prefacio de Pascua I, p. ¿? resucitado. Pueden ir en paz, aleluya,
aleluya.
ANTÍFONA DE COMUNIÓN Todos responden:
1Co 5, 7-8 Demos gracias a Dios, aleluya, aleluya.
Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmo-
Esta despedida se mantiene durante toda la Oc-
lado: así, pues, celebremos con panes
tava de Pascua.

83 
Domingo de pascua 12
RESURRECCIÓN DEL SEÑOR - Solemnidad – Blanco
Oficio: Propio. Los que celebran la Vigilia Pascual no cele-
bran el Oficio de Lectura. Completas durante la Octava de
Pascua: I-II de domingo.

LAUDES
(Oración de la mañana)

V. Señor abre mis labios. Estaba al alba María,


R. Y mi boca proclamará tu alabanza. porque era la enamorada. Amén.

Se dice el Salmo 94 (p. ?)


con la antífona siguiente: SALMODIA
Ant. Verdaderamente ha resucitado el Ant. 1. Cristo ha resucitado y con su
Señor. Aleluya. claridad ilumina al pueblo rescatado
con su sangre. Aleluya.
Himno
Estaba al alba María, Salmo 62, 2-9
llamándole con sus lágrimas. El alma sedienta de Dios
Vino la Gloria del Padre ¡Oh Dios!, tú eres mi Dios,
y amaneció el primer día. por ti madrugo,
Envuelto en la blanca túnica mi alma está sedienta de ti;
de su propia luz divina mi carne tiene ansia de ti,
-la sábana de la muerte como tierra reseca, agostada, sin agua.
dejada en tumba vacía-, ¡Cómo te contemplaba en el santuario
Jesús, alzado, reinaba; viendo tu fuerza y tu gloria!
pero ella no lo veía. Tu gracia vale más que la vida
Estaba al alba María, te alabarán mis labios.
la fiel esposa que aguarda. Toda mi vida te bendeciré
Mueva el Espíritu al aura y alzaré las manos invocándote.
en el jardín de la vida. Me saciaré de manjares exquisitos,
Las flores huelan la Pascua y mis labios te alabarán jubilosos.
de la carne sin mancilla, En el lecho me acuerdo de ti
y quede quieta la esposa y velando medito en ti,
sin preguntas ni fatiga. porque fuiste mi auxilio,
y a la sombra de tus alas
¡Ya está delante el esposo,
canto con júbilo;
venido de la colina!

 84
12
mi alma está unida a ti, Manantiales, bendecid al Señor;
y tu diestra me sostiene. mares y ríos, bendecid al Señor.
Cetáceos y peces, bendecid al Señor;

DOMINGO
Se dice Gloria al Padre.
aves del cielo, bendecid al Señor.
Ant. Cristo ha resucitado y con su clari-
Fieras y ganados, bendecid al Señor,
dad ilumina al pueblo rescatado con su
ensalzadlo con himnos por los siglos.
sangre. Aleluya.
Hijos de los hombres, bendecid al Señor;
Ant. 2. Ha resucitado del sepulcro bendiga Israel al Señor.
nuestro Redentor; cantemos un himno Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;
al Señor, nuestro Dios. Aleluya. siervos del Señor, bendecid al Señor.
Almas y espíritus justos,
Cántico    (Dn 3, 57-88.56) bendecid al Señor;
Toda la creación alabe al Señor santos y humildes de corazón,
Creaturas todas del Señor, bendecid al Señor.
bendecid al Señor, Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. bendecid al Señor,
Ángeles del Señor, bendecid al Señor; ensalzadlo con himnos por los siglos.
cielos, bendecid al Señor. Bendigamos al Padre, al Hijo
Aguas del espacio, bendecid al Señor; y al Espíritu Santo,
ejércitos del Señor, bendecid al Señor. ensalcémoslo con himnos por los siglos.
Sol y luna, bendecid al Señor; Bendito el Señor en la bóveda del cielo,
astros del cielo, bendecid al Señor. alabado y glorioso y ensalzado
por los siglos.
Lluvia y rocío, bendecid al Señor;
vientos todos, bendecid al Señor. No se dice Gloria al Padre.
Fuego y calor, bendecid al Señor; Ant. Ha resucitado del sepulcro nues-
fríos y heladas, bendecid al Señor. tro Redentor; cantemos un himno al
Rocíos y nevadas, bendecid al Señor; Señor, nuestro Dios. Aleluya.
témpanos y hielos, bendecid al Señor.
Ant. 3. Aleluya. Ha resucitado el Señor,
Escarchas y nieves, bendecid al Señor;
tal como os lo había anunciado. Aleluya.
noche y día, bendecid al Señor.
Luz y tinieblas, bendecid al Señor; Salmo 149
rayos y nubes, bendecid al Señor. Alegría de los santos
Bendiga la tierra al Señor, Cantad al Señor un cántico nuevo,
ensálcelo con himnos por los siglos. resuene su alabanza en la asamblea
Montes y cumbres, bendecid al Señor; de los fieles;
cuanto germina en la tierra, bendiga al que se alegre Israel por su Creador,
Señor. los hijos de Sion por su Rey.

85 
12
Alabad su nombre con danzas, CÁNTICO EVANGÉLICO
cantadle con tambores y cítaras; Muy de madrugada, el primer día de
porque el Señor ama a su pueblo la semana, llegaron al sepulcro, apenas
DOMINGO

y adorna con la victoria salido el sol. Aleluya.


a los humildes.
Cántico de Zacarías (¿?).
Que los fieles festejen su gloria
y canten jubilosos en filas: PRECES
con vítores a Dios en la boca
y espadas de dos filos en las manos: Oremos a Cristo, autor de la vida, a
quien Dios resucitó de entre los muer-
para tomar venganza de los pueblos tos, quien por su poder nos resucitará
y aplicar el castigo a las naciones, también a nosotros, y digámosle:
sujetando a los reyes con argollas,
a los nobles con esposas de hierro. Cristo, vida nuestra, sálvanos.
Ejecutar la sentencia dictada Cristo, luz esplendorosa que brillas en
es un honor para todos sus fieles. las tinieblas, rey de la vida y salvador de
Se dice Gloria al Padre. los que han muerto,
concédenos vivir hoy en tu alabanza.
Ant. Aleluya. Ha resucitado el Señor, tal Señor Jesús, que anduviste los caminos
como os lo había anunciado. Aleluya. de la pasión y de la cruz,
concédenos que, unidos a ti en el dolor
LECTURA BREVE (Hch 10, 40-43) y en la muerte, resucitemos también
contigo.
Dios resucitó a Jesús al tercer día e hizo
que se apareciese no a todo el pueblo, Hijo del Padre, maestro y hermano
sino a nosotros, que somos los testigos nuestro, tú que has hecho de nosotros
elegidos de antemano por Dios. Noso- un pueblo de reyes y sacerdotes,
tros hemos comido y bebido con él, enséñanos a ofrecer con alegría nues-
después que Dios lo resucitó de entre tro sacrificio de alabanza.
los muertos. Y él nos mandó predicar Rey de la gloria, esperamos anhelantes
al pueblo y atestiguar que ha sido cons- el día de tu manifestación gloriosa,
tituido por Dios juez de vivos y muer- para poder contemplar tu rostro y ser
tos. De él hablan todos los profetas y semejantes a ti.
aseguran que cuantos tengan fe en él
recibirán por su nombre el perdón de Se pueden añadir algunas intenciones libres.
sus pecados. Dirijámonos ahora al Padre con las
En lugar del responsorio breve se dice la siguien- palabras que el Espíritu del Señor resu-
te antífona: citado pone en nuestra boca: Padre
nuestro.
Este es el día en que actuó el Señor:
sea Él nuestra alegría y nuestro gozo. Oración
Aleluya.

 86
12
Dios nuestro, que en este día nos abris- a la luz de la vida eterna. Por nuestro
te las puertas de la vida por medio de Señor Jesucristo, tu Hijo.
tu Hijo, vencedor de la muerte, con-

DOMINGO
cédenos a todos los que celebramos su CONCLUSIÓN
gloriosa resurrección que, por la nueva V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
vida que tu Espíritu nos comunica, lle- todo mal y nos lleve a la vida eterna.
guemos también nosotros a resucitar R. Amén.

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA la luz de la vida. Por nuestro Señor Jesu-
Comentador: En este gran día celebra- cristo, tu Hijo...
mos la resurrección del Señor, el paso
de las tinieblas a la luz, Cristo ha venci- LITURGIA DE LA PALABRA
do a la muerte, el crucificado está vivo,
está con nosotros, el triunfo de Jesús Comentador: Es el dinamismo que
es el nuestro, resucitaremos con él en impulsa la vida y acción de los que se
la medida en que vivamos su misterio, comprometen con Cristo como prácti-
su amor y su paz. Participemos de la ca que exige discernimiento, desapego,
solemne Eucaristía de hoy. para caminar hacia la plena realización.
Anhelos de vida nueva, búsqueda de un
sentido para la propia vida, esperanza
ANTÍFONA DE ENTRADA
de amor que todo lo renueva, todo esto
Cf. Sal 138, 18.5-8
encuentra su razón de ser en la resurrec-
He resucitado y estoy contigo todavía, ción de Nuestro Señor Jesucristo.
aleluya; pusiste sobre mí tu mano, aleluya;
tu sabiduría ha sido maravillosa, aleluya. PRIMERA LECTURA
Se dice Gloria. Comimos y bebimos con Él después que
resucitó de entre los muertos.
ORACIÓN COLECTA
Del libro de los Hechos de los Apóstoles
Oh Dios, que por medio de tu Unigé-
nito, vencedor de la muerte, nos abriste En la casa del centurión Cornelio, tomó
en este día las puertas de la eternidad, Pedro la palabra y dijo: “Ustedes ya cono-
concede a todos los que celebramos su cen el acontecimiento, que trascendió a
gloriosa resurrección que, por la nueva todo el territorio judío y que había teni-
vida que tu Espíritu nos comunica, lle- do su comienzo en Galilea, después del
guemos también nosotros a resucitar a bautismo que predicó Juan: me refiero

87 
12
a cómo ungió Dios a Jesús de Nazaret, SEGUNDA LECTURA
llenándolo del Espíritu Santo y de poder. Busquen los bienes de allá arriba,
Así pasó Él haciendo el bien y curando donde está Cristo.
DOMINGO

a todos los que estaban bajo el dominio


del diablo, porque Dios estaba con Él. Y De la Carta de san Pablo a los Colosenses
nosotros somos testigos de todo lo que Hermanos: Ya que han resucitado con
hizo en el país de los judíos y en Jerusa- Cristo, busquen los bienes de allá arri-
lén. Ellos lo mataron, colgándolo de un ba, donde está Cristo sentado a la dere-
madero. Pero Dios lo resucitó al tercer cha de Dios. Tengan su mente puesta
día y le concedió poder manifestarse, no en los bienes del cielo, no en los de la
a todo el pueblo, sino a testigos escogi- tierra. Porque ustedes han muerto,
dos previamente por Dios: a nosotros pero Dios les tiene reservada una vida
que comimos y bebimos con Él después en unión con Cristo. Cuando Cristo,
que resucitó de entre los muertos. que es su vida, aparezca glorioso, con Él
Él fue quien nos envió a predicar aparecerán también ustedes revestidos
al pueblo y atestiguar que Dios lo ha de gloria (Col 3, 1-4).
constituido juez de vivos y muertos. Palabra de Dios.
Todos los profetas dan testimonio de
Él, declarando que todo el que cree en
Él e invoca su nombre, recibe el perdón SECUENCIA
de los pecados” (Hch 10, 34a.37-43). Presenten los cristianos
Palabra de Dios. ofrendas de alabanza
a gloria de la Víctima
propicia de la Pascua.
SALMO RESPONSORIAL
Cordero sin pecado
Del salmo 117 que a las ovejas salva,
R/. Este es el día en que actuó el Señor: sea a Dios y a los culpables
nuestra alegría y nuestro gozo. Aleluya. unió con nueva alianza.
• Den gracias al Señor porque es bue- Lucharon vida y muerte
no, porque es eterna su misericordia. en singular batalla,
Diga todo Israel: eterna es su miseri- y muerto el que es la vida,
cordia. R/. triunfante se levanta.
• La diestra del Señor es poderosa, la –¿Qué has visto de camino,
diestra del Señor es excelsa. No he de María, en la mañana?
morir, viviré para contar las hazañas –A mi Señor glorioso,
del Señor. R/. la tumba abandonada,
• La piedra que desecharon los arqui- los ángeles testigos,
tectos es ahora la piedra angular. Es sudarios y mortaja.
el Señor quien lo ha hecho, ha sido ¡Resucitó de veras
un milagro patente. R/. mi amor y mi esperanza!

 88
12
Vengan a Galilea, suelo, pero no entró. Detrás de él lle-
allí el Señor aguarda; gó Simón Pedro y entró al sepulcro y
allí verán los suyos vio los lienzos en el suelo, y también el

DOMINGO
la gloria de la Pascua. sudario con que le habían cubierto la
Primicia de los muertos, cabeza, no junto con los lienzos en el
sabemos por tu gracia suelo, sino enrollado y colocado en un
que estás resucitado; lugar aparte.
la muerte en ti no manda. Entonces entró también el otro dis-
Rey vencedor, apiádate cípulo, que había llegado primero al
de la miseria humana sepulcro, y al ver aquello, creyó. Pues
y da a tus fieles parte ellos todavía no entendían lo que dice
en tu victoria santa. la Escritura: que Él debía resucitar de
entre los muertos (Jn 20, 1-9).
ACLAMACIÓN ANTES Palabra del Señor.
DEL EVANGELIO    Cf. 1Co 5, 7 Se dice Credo.
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
Nuestro cordero pascual es Cristo y ha ORACIÓN UNIVERSAL
sido ya inmolado. Que se pueda hacer
Presidente: En este día santísimo, en
de nosotros el pan ázimo de Pascua. R/.
que la potencia del Espíritu nos crea
como hombres nuevos, a imagen del
EVANGELIO Señor resucitado, y hace de todos noso-
Él debía resucitar. tros un pueblo santo, elevemos nuestra
oración común para que la alegría pas-
Del Evangelio según san Juan cual se extienda por todo el mundo.
El primer día de la semana, María Mag- Todos: Por la resurrección de tu Hijo,
dalena fue al sepulcro muy temprano, escúchanos, Padre.
cuando todavía estaba oscuro, y vio que 1. Por la Iglesia de Dios, para que cada
la piedra la habían retirado del sepulcro. día sea más consciente de ser la comu-
nidad pascual, generada por Cristo hu-
Entonces se fue corriendo a donde
millado en la cruz y glorificado en la
Simón Pedro y a donde el otro discípu-
resurrección. Roguemos al Señor.
lo, al que Jesús tanto amaba, y les dijo:
“¡Se llevaron del sepulcro al Señor, y no 2. Por todos los bautizados, para que en
sabemos dónde lo pusieron!”. la aspersión de la sangre y el agua que
brotan del costado de Cristo, renueven
Pedro y el otro discípulo salieron y se la gracia de su nacimiento en el Espíri-
fueron al sepulcro. Los dos iban corrían tu. Roguemos al Señor.
juntos; pero el otro discípulo corrió
3. Por toda la humanidad, para que se ex-
más que Pedro y llego primero. Se aso-
tienda por el mundo el alegre anuncio
mó y vio que los lienzos estaban en el
de que en Cristo se han hecho las pa-

89 
12
ces del hombre con Dios, del hombre panes ázimos de sinceridad y de verdad,
consigo mismo y del hombre con sus aleluya, aleluya.
hermanos. Roguemos al Señor.
DOMINGO

4. Por nuestras familias, para que en to- ORACIÓN DESPUÉS


das las casas se celebre el acontecimien- DE LA COMUNIÓN
to pascual en sinceridad y verdad, y se
comparta el don del Señor con una Protege, oh Dios, a tu Iglesia con mise-
hospitalidad festiva con los pobres y ricordia perpetua, para que, renovada
los que sufren. Roguemos al Señor. por los misterios pascuales, llegue a la
claridad de la resurrección. Por Jesucris-
5. Por todos los hermanos difuntos, para
to, nuestro Señor.
que desde ahora sean comensales del
Reino eterno, mientras esperan la re-
surrección de los cuerpos al final de los BENDICIÓN SOLEMNE
tiempos. Roguemos al Señor.
Dios todopoderoso, los bendiga en esta
Intenciones particulares. solemnidad de Pascua y que su miseri-
cordia los proteja de todo pecado. R/.
Presidente: Padre, que en la resurrec-
Amén.
ción de tu Hijo ahuyentas todos los
miedos y haces posible lo que nuestro Y, ya que por la resurrección de su
corazón no se atreve a esperar, conce- Unigénito los hizo renacer para la vida
de a todos los que se llaman cristianos eterna, los colme con los premios de la
renovarse en el pensamiento y en las inmortalidad. R/. Amén.
obras, con la fe de quien se siente resu- Para que así como al terminar los días
citado en el bautismo. Por Jesucristo, de la pasión del Señor celebran ustedes
nuestro Señor. con gozo la fiesta de la Pascua, puedan
también participar un día, con su ayu-
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS da, en el banquete de las alegrías eter-
nas. R/. Amén.
Rebosantes con la alegría de la Pascua
te ofrecemos, Señor, este sacrificio, del Y la bendición de Dios todopoderoso
cual tan maravillosamente renace y se Padre, Hijo, † y Espíritu Santo descien-
alimenta tu Iglesia. Por Jesucristo, nues- da sobre ustedes. R/. Amén.
tro Señor. El celebrante canta o dice:
Prefacio de Pascua I, p. ¿? Anuncien a todos la alegría del Señor
resucitado. Pueden ir en paz, aleluya,
ANTÍFONA DE COMUNIÓN aleluya.
1Co 5, 7-8 Todos responden:
Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmo- Demos gracias a Dios, aleluya, aleluya.
lado, aleluya: así, pues, celebremos con

 90
12
LECTIO DIVINA

DOMINGO
1. ORACIÓN INICIAL cantamos en el salmo nuestra alegría:
“Este es el día en que actuó el Señor”.
¡Señor Jesucristo, hoy tu luz resplandece
en nosotros, fuente de vida y de gozo! Vale la pena que resuene, también en
Danos tu Espíritu de amor y de verdad las misas de este domingo, el anuncio
para que, como María Magdalena, gozoso del ángel a las mujeres (según el
Pedro y Juan, sepamos también evangelio de la noche): “¡No está aquí:
nosotros descubrir e interpretar a la ha resucitado!”. Es bueno detenernos
luz de la Palabra los signos de tu vida en esta convicción –“Cristo es el que
divina presente en nuestro mundo y vive”–, porque nos hace falta para seguir
acogerlos con fe para vivir siempre en el con más ánimos nuestro camino cristia-
gozo de tu presencia junto a nosotros, no. Lo mismo que, si leemos el evange-
aun cuando todo parezca rodeado de las lio de Emaús, la tarde del domingo, nos
tinieblas de la tristeza y del mal. Amén. tenemos que dejar convencer también
nosotros y llegar a “reconocer” al Resu-
2. LECTURA (¿QUÉ DICE EL TEXTO?) citado en su Palabra, en la Eucaristía, en
la comunidad y luego dar testimonio de
Lee atentamente el evangelio y escucha esa experiencia en nuestra vida.
el mensaje que Dios te transmite. • Al describir la pasión y la muerte
de Jesús, el Evangelio de Juan no qui-
3. PARA MEDITAR
ere hacer énfasis sobre la condena de un
(¿QUÉ ME DICE EL TEXTO?)
político subversivo, sino sobre la hora
• “Este es el día en que actuó el Señor”. de la glorificación del Hijo de Dios. A
¡Aleluya! Naturalmente, el mensaje de lo largo de todo el proceso que lo lleva a
este día de Pascua es la resurrección la muerte, Jesús es el señor de los acon-
de Cristo: la noticia mejor de todo el tecimientos, tanto de los suyos como de
año para los cristianos. La que cambió los de sus adversarios. Para Juan, la cruz
la vida de los primeros discípulos. La es sinónimo de “elevación”, ascenso a la
que proclamó con valentía Pedro, en cima, para estar con el Padre (Jn 3, 14;
su catequesis en casa de Cornelio: que 8, 28; 12, 32-34). Es el comienzo de la
a ese Jesús, el Ungido por el Espíritu, resurrección que se manifestará plena-
“a quien mataron colgándolo de un mente el primer día de la semana (Jn
madero, Dios lo resucitó al tercer día 20, 1). Por esta razón, en el Evangelio
y lo nombró Juez de vivos y muertos”. de Juan, no se menciona la agonía en el
Contagiándonos de su entusiasmo huerto (Jn 18, 1-2); en el momento de

91 
12
la prisión, los soldados se asustan cuan- vio el sudario doblado a un lado. Y el
do Jesús dice: “Soy yo” (Jn 18, 6). En la evangelio dice: “Él vio y creyó”. Pero
hora de la muerte, Jesús no clama como nada se nos dice acerca de la reacción
DOMINGO

en otros evangelios. Sereno, se despide de Pedro que había entrado primero en


de sus amigos, de su madre y luego espi- el sepulcro vacío. Y al final, el evangelio
ra (Jn 19, 28-30). agrega esta frase: “Porque aún no
La narración de la pasión es un ejem- habían comprendido las Escrituras, es
plo aún más concreto del hecho de que decir, tuvo que levantarse de entre los
Juan no solo narra hechos históricos, muertos” (Jn 20, 9). Esto significa que
sino que “los pasa a través de los rayos el Antiguo Testamento leído solo no
X”. Trata de mostrar lo que esconden comunica la comprensión total de lo
estos hechos: cuando Pilato, Anás, las que contiene. La luz para comprender el
autoridades judías y romanas inten- verdadero significado del Antiguo Testa-
taron acabar con la vida de Jesús, en mento brilla en el momento preciso en
realidad están permitiendo que Jesús que el discípulo amado “vio y creyó”.
sea elevado hacia Dios. • La aparición de Jesús a María Mag-
• La experiencia de la resurrección en dalena. María Magdalena fue una de
las primeras comunidades fue un pro- las pocas personas que tuvo el coraje de
ceso largo, una experiencia que creció quedarse con Jesús hasta el momento de
lentamente como crece un árbol robus- su muerte en la cruz. Regresa a la tum-
to. Al principio había muchos que ba para llegar al lugar donde se había
no creían en el testimonio de quienes encontrado con el Amado por última
habían experimentado la presencia viva vez. Busca a ese Jesús con quien había
de Jesús. Pero la experiencia de la resur- vivido durante tres años. Los discípu-
rección se experimentó y se expresó en los de Emaús verán a Jesús, pero no lo
forma de una aparición, fue tan fuerte, reconocerán (Lc 24, 15-16). Lo mismo
profunda y convincente que logró ocurre con María Magdalena. Ella ve a
superar la incredulidad del ser humano Jesús, pero no lo reconoce. Piensa que
ante la posibilidad de la victoria de la es el jardinero. Pero ella busca al Jesús
vida sobre la muerte. del pasado, el mismo de tres días antes.
La imagen de ese Jesús le impide recon-
Las mujeres eran más leales que los ocer al Jesús vivo, presente ante ella.
hombres. Fueron las primeras en creer
en la Buena Nueva de la resurrección. Jesús pronuncia su nombre “¡María!”.
Ante las noticias de la Magdalena que Es un signo de reconocimiento: la mis-
ve la tumba vacía, Pedro y el discípu- ma voz, la misma forma de pronunciar
lo amado van al lugar. El evangelio el nombre. Ella responde: “¡Maestro!”.
reporta la extraña noticia de que “el Jesús había regresado y fue el mismo
otro discípulo” corrió más rápido que Jesús el que murió en la cruz. La prime-
Pedro y llegó primero a la tumba, pero ra impresión es que la muerte solo había
él no entró. Solo miró y vio las vendas sido un doloroso accidente y que ahora
en el suelo. Después de entrar, también todo ha vuelto a ser igual que antes.

 92
12
María abraza a Jesús con fuerza. Era durante este tiempo de gozo pascual?
el mismo Jesús que ella había conocido ¿A quién y cómo comunicaremos
y amado. De hecho, es el mismo Jesús, hoy la alegría de la Resurrección?

DOMINGO
pero la forma de estar con ella no es la
misma. Jesús le dice: “¡No me abraces, 5. PARA CONTEMPLAR
porque aún no he ascendido al Padre!”. Él
irá donde está el Padre. María Magdale- Haz un momento de silencio e interio-
na debe dejar a Jesús y asumir su misión: riza el texto bíblico para que ilumine tu
anunciar a los hermanos que Él, Jesús, ha mente. Déjate animar por el ardor de
ascendido al Padre. Jesús abre el camino la Palabra, como quien recibe el calor
por nosotros y actúa como si Dios mismo del sol.
estuviera de nuevo con nosotros.
6. PARA DISCERNIR
En la forma en que se describe la
aparición de Jesús a María Magdale- A la luz de la Palabra que has leído y
na, vemos las etapas del viaje que debe meditado, ahora confronta tus criterios,
tomar, desde la dolorosa búsqueda valores, sentimientos y actitudes. Des-
hasta el nuevo encuentro de la Pascua. cubre la voluntad de Dios en tu situa-
Y estas son también las etapas por las ción personal.
que pasamos todos, en nuestras vidas,
en la búsqueda de Dios y en la vida del 7. ORACIÓN FINAL
Evangelio. Señor Jesús, que estás vivo y presente
en medio de nosotros, danos la fe y la
4. PARA REFLEXIONAR
valentía para ser tus testigos y llevar tu
• ¿Cuáles son las “cosas de arriba” Evangelio a todas partes. Amén.
que van a mover nuestra esperanza

93 
13 Lunes SAN MARTÍN I, PAPA Y MÁRTIR – Octava de Pascua – Blanco
Durante toda la semana, Laudes y Vísperas del domingo de Pascua.
Oficio: Propio de la Octava

Nació en Todi (Umbria, Italia) y se distinguió entre los sacerdotes


de Roma por su santidad y su sabiduría. Fue el último de los Papas
mártires. El emperador Constante II lo mandó exiliar por condenar
el monotelismo en el concilio de Letrán. Enviado a Constantinopla,
lo insultaron públicamente, lo condenaron, encarcelaron y, final-
mente, lo enviaron al Quersoneso (Sebastopol), en donde murió de
hambre, en el año 656.

TESTIGOS CONVINCENTES DEL MISTERIO PASCUAL

A
parecida recuerda que “el itinerario formativo del cristiano, en la tradición
más antigua de la Iglesia, tuvo siempre un carácter de experiencia, en el
cual era determinante el encuentro vivo y persuasivo con Cristo, anun-
ciado por auténticos testigos”. De esa forma de ser testigo se trata en el misterio
pascual, según lo presentan los textos bíblicos. Pedro, acompañado de los apósto-
les, anuncia con viva voz, amparado en las Escrituras, lo que no se puede callar,
el misterio pascual de Cristo, a quien Dios ha resucitado. Es también la Buena
Noticia de las mujeres a los apóstoles. Por medio de ellas Jesús les indica el lugar
de encuentro: Galilea, allí donde todo había comenzado. La invitación está hecha,
ahora corresponde al discípulo acogerla y atender el llamado.
Somos testigos del misterio de salvación de Aquel que no puede ser retenido por
la muerte, porque “es” la vida verdadera. Testigos, sí, pero sólo después de haberse
encontrado personal y comunitariamente con Él, el Viviente. Testigos de la Pala-
bra, persuasivos en su mensaje, en su convicción. Testigos de un anuncio que toca
y trasforma las fibras más íntimas del ser, la victoria de Jesús sobre la muerte, que es
a la vez nuestra victoria. Testigos en comunidad, como lo exige la Pascua y como lo
testifican los apóstoles. Pedro habla y todos lo acompañan y respaldan sus palabras.

Para meditar: Nuestro anuncio de Para reflexionar


la resurrección del Señor ¿parte de un
encuentro personal y comunitario con
Él? Como las mujeres del evangelio,
¿remitimos a todos al lugar de encuen-
tro con el Resucitado?

 94
13
ANTÍFONA DE ENTRADA ¡Imposible que la muerte lo retuviera
Ez 13, 5. 9 bajo su dominio! Pues aludiendo a Él
El Señor los introdujo a ustedes en una dice David: ‘Tengo siempre presente al
Señor, con Él a mi derecha no vacilaré.

LUNES
tierra que mana leche y miel, aleluya;
para que la ley del Señor esté siempre en Por eso se me alegra el corazón, se goza
su boca, aleluya. mi lengua, y mi carne descansa serena:
porque no me entregarás a la muerte, ni
Se dice Gloria. dejarás a tu fiel conocer la corrupción.
Me has enseñado el sendero de la vida,
ORACIÓN COLECTA me saciarás de gozo en tu presencia’.
Oh Dios, que haces crecer a tu Iglesia Hermanos, permítanme que les hable
dándole continuamente nuevos hijos: con franqueza acerca del patriarca
concede a tus siervos vivir fielmente David: él murió y fue sepultado, y su
el sacramento recibido, para que con- tumba se conserva entre nosotros has-
serven lo que recibieron por la fe. Por ta el día de hoy. Pero siendo profeta y
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… sabiendo que Dios le había prometido
con juramento que a uno de su linaje
lo pondría sobre su trono, habló pre-
PRIMERA LECTURA
viendo la resurrección del Mesías, que
A Jesús Dios lo resucitó, fue quien no quedó abandonado a la
y de eso todos nosotros somos testigos. muerte, ni conoció la corrupción en su
De los Hechos de los Apóstoles carne. A Jesús fue a quien Dios resucitó,
y de eso todos nosotros somos testigos.
Después de la venida del Espíritu San- Exaltado, pues, a la derecha de Dios,
to sobre los discípulos, Pedro, acompa- recibió del Padre el Espíritu Santo pro-
ñado de los once apóstoles, se presentó metido y lo derramó sobre nosotros.
ante la multitud y les habló así: “A todos Esto es lo que están viendo y oyendo”
ustedes, habitantes de Judea y cuantos (Hch 2, 14.22-33).
se encuentran en Jerusalén, tengo algo Palabra de Dios.
que anunciarles: escuchen con atención
mis palabras.
SALMO RESPONSORIAL
Les anuncio a Jesús de Nazaret, el
Del salmo 15
hombre que Dios acreditó ante ustedes
cuando por medio de Él les mostró su R/. Me has enseñado el sendero de la vida.
poder con los prodigios y milagros que • Protégeme, Dios mío, que me refu-
ya conocen. Ustedes lo entregaron y le gio en ti; yo digo al Señor: Tú eres
quitaron la vida clavándolo en la cruz mi bien. El Señor es mi heredad y mi
por mano de paganos, siguiendo sin copa; mi suerte está en tu mano. R/.
saberlo un plan trazado por Dios, que • Bendeciré al Señor, que me aconse-
todo lo prevé. Por eso Dios lo resucitó ja, hasta de noche me instruye inter-
poniendo fin al suplicio de la muerte. namente. Tengo siempre presente al

95 
13
Señor, con Él a mi derecha no vaci- y se pusieron de acuerdo para dar a los
laré. R/. soldados una buena suma de dinero
• Por eso se me alegra el corazón, se go- junto con esta orden: “Digan que mien-
tras ustedes estaban dormidos fueron
LUNES

zan mis entrañas, y mi carne descansa


serena. Porque no me entregarás a la los discípulos de Jesús y se robaron el
muerte, ni dejarás a tu fiel conocer la cadáver. Y si llega esto a oídos del gober-
corrupción. R/. nador, nosotros lo aplacaremos para
que no tengan ningún problema”. Ellos
• Me enseñarás el sendero de la vida,
recibieron el dinero y cumplieron las
me saciarás de gozo en tu presencia,
instrucciones dadas. Así se divulgó esta
de alegría perpetua a tu derecha. R/.
versión entre los judíos hasta el día de
hoy (Mc 28, 8-15).
ACLAMACIÓN ANTES
Palabra del Señor.
DEL EVANGELIO    Sal 117, 24
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Este es el día en que actuó el Señor: sea
nuestra alegría y nuestro gozo. R/. Recibe, Señor, en tu bondad las ofren-
das de tus fieles, para que, renovados
por la confesión de tu nombre y por el
EVANGELIO
bautismo, consigan la felicidad eterna.
Vayan a avisar a mis hermanos Por Jesucristo, nuestro Señor.
que vayan a Galilea. Allá me verán.
Prefacio de Pascua I, p. ¿?
Del Evangelio según san Mateo

Las mujeres salieron a toda prisa del ANTÍFONA DE COMUNIÓN


sepulcro, llenas de temor y de gran ale- Rm 6, 9
gría, y se fueron corriendo a anunciar Cristo, una vez resucitado de entre los
a los discípulos de Jesús lo que habían muertos, ya no muere más. La muerte
visto. ya no tiene dominio sobre Él, aleluya.
Pero de pronto Jesús les salió al
encuentro y las saludó. Ellas se acerca- ORACIÓN DESPUÉS
ron, y postradas ante Él le abrazaron los DE LA COMUNIÓN
pies. Entonces les dijo Jesús: “No ten-
gan miedo. Vayan a avisar a mis herma- Te pedimos, Señor, que fructifique
nos que vayan a Galilea. Allá me verán”. con abundancia en nuestros corazones
la gracia del sacramento pascual y que
Mientras iban de camino las mujeres,
hagas dignos de tus dones a quienes
algunos soldados de la guardia fueron a
hiciste entrar en el camino de la sal-
la ciudad y contaron a los sumos sacer-
vación eterna. Por Jesucristo, nuestro
dotes todo lo que había pasado. Ellos se
Señor.
reunieron con los ancianos del sanedrín

 96
14 Martes SANTA LIDUVINA – Octava de Pascua – Blanco
Oficio: Propio de la Octava.

Liduvina nació en Schiedam (Holanda), el 18 de abril de 1380


en el seno de una familia humilde. Sufrió un accidente a muy
temprana edad que dañó severamente su columna vertebral y le
provocó diversas enfermedades crónicas que recrudecerían con el
tiempo. Fue declarada por la Iglesia católica como patrona de los
enfermos crónicos porque vivió postrada en una cama desde los
15 años hasta el día su fallecimiento.

MENSAJEROS DE LA PALABRA DE SALVACIÓN

L
a buena nueva de la resurrección del Señor no es únicamente una celebración
gozosa, sino que comporta aceptar, por la fe, un nuevo estilo de vida, sumar-
se a los que siguen el nuevo camino de vida. Pedro y los otros apóstoles no
anuncian sólo la salvación a los judíos, sino también la necesidad de arrepentirse y
bautizarse en nombre del Señor. Estos dos presupuestos son garantía de entrar en
la comunidad de los testigos de la Pascua y en el misterio de la salvación. Quien así
lo hace se convierte, como María, en testigo del Señor, a quien ha visto, y también
en comunicador de buenas noticias para los suyos. El camino de la salvación pasa
por el “ver” al Señor, dejarse purificar por Él (arrepentimiento y bautismo) para ser
mensajero del misterio de la redención.
Ayer como hoy, la aceptación del mensaje de la salvación por parte de los creyen-
tes y no creyentes depende del anuncio convencido de la Pascua por mediación de
testigos auténticos, que no sólo conocen la narración del misterio, sino que han
visto al Señor. En efecto, lo central del anuncio no es ya tanto el pecado, sino la
oferta de la redención que la Escritura ofrece a todos y que conduce a aceptar la
buena noticia con la conversión y el bautismo. Como san Pablo, debemos estar
convencidos de que la fe se alcanza por la predicación de la Palabra de los testigos
que han experimentado el encuentro vivo y verdadero con el Señor resucitado.

Para meditar: El anuncio del Evange- Para reflexionar


lio ¿conduce a los no creyentes a acep-
tar a Jesús por la fe y el testimonio de
la comunidad? ¿Comunicamos a los
demás la experiencia del encuentro con
el Señor?

97 
14
ANTÍFONA DE ENTRADA ustedes y para sus hijos, lo mismo que
Cf. Si 15, 3-4 para todos los alejados, sean cuantos
Les dio a beber el agua de la sabiduría; fueren los que llame el Señor nuestro
MARTES

ella los hará firmes, no desfallecerán; los Dios”.


exaltará para siempre, aleluya. Y con muchas otras palabras los seguía
Se dice Gloria. urgiendo. Además los exhortaba dicién-
doles: “Apártense de esta gente perversa
para poder salvarlos”. Aceptando, pues,
ORACIÓN COLECTA sus palabras recibieron el bautismo, y
Oh Dios, que nos comunicas los auxi- aquel día se les agregaron unos tres mil
lios pascuales, acompaña a tu pueblo (Hch 2, 14a.36-41).
con el don celestial para que, llevado Palabra de Dios.
hasta la perfecta libertad, goce en el cie-
lo con la alegría que ahora lo embarga
en la tierra. Por nuestro Señor Jesucris- SALMO RESPONSORIAL
to, tu Hijo… Del salmo 32
R/. La misericordia del Señor llena la tierra.
PRIMERA LECTURA
• La palabra del Señor es sincera, y to-
Arrepiéntanse y que cada uno de ustedes das sus acciones son leales, Él ama la
se bautice en el nombre de Jesucristo. justicia y el derecho, y su misericor-
Del libro de los Hechos de los Apóstoles dia llena la tierra R/.
• Los ojos del Señor están puestos en
Después de la venida del Espíritu San-
sus fieles, en los que esperan en su
to sobre los discípulos, Pedro, acompa-
misericordia, para librar sus vidas de
ñado de los once apóstoles, se presentó
la muerte y reanimarlos en tiempo de
ante la multitud y les habló así: “Todo
hambre. R/.
el pueblo de Israel debe reconocer como
cosa cierta que Dios constituyó Señor • Nosotros esperamos en el Señor: Él
y Mesías a Jesús, el mismo que ustedes es nuestro auxilio y escudo. Que tu
crucificaron”. misericordia, Señor, venga sobre no-
Estas palabras les traspasaron el cora- sotros, como lo esperamos de ti. R/.
zón, y dijeron a Pedro y a los demás
apóstoles: “Hermanos, ¿qué tenemos ACLAMACIÓN ANTES
que hacer?”. Pedro les respondió: “Arre- DEL EVANGELIO    Sal 118, 24
piéntanse y que cada uno de ustedes
se haga bautizar en el nombre de Jesu- R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
cristo, para que Dios le perdone los Este es el día en que actuó el Señor: sea
pecados. Así recibirán el don del Espí- nuestra alegría y nuestro gozo. R/.
ritu Santo. Porque esa promesa es para

 98
14
EVANGELIO había visto al Señor y lo que Él le había
María Magdalena les contó dicho (Jn 20, 11-18).
a los discípulos que había visto Palabra del Señor.

MARTES
al Señor y lo que Él le había dicho.
Del Evangelio según san Juan ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

María se había quedado fuera junto a Acoge compasivo, Señor, las ofrendas de
la tumba, llorando. Mientras lloraba tu familia, para que, bajo el amparo de
se inclinó para asomarse a la tumba y tu protección, no perdamos los dones
vio a dos ángeles vestidos de blanco recibidos, y alcancemos los eternos. Por
que estaban sentados en el lugar donde Jesucristo, nuestro Señor.
había estado el cuerpo de Jesús, el uno Prefacio de Pascua I, p. ¿?
a la cabecera y el otro a los pies. Ellos le
dijeron: “Mujer, ¿por qué lloras?”. Ella
les contestó: “Porque se llevaron a mi ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Señor, y no sé dónde lo pusieron”. Col 3, 1-2
Al decir esto, volvió la vista y vio a Habiendo resucitado con Cristo, bus-
Jesús de pie, pero sin saber que era Jesús. quen los bienes de allá arriba, donde
Él le dijo: “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A está Cristo sentado a la derecha de Dios.
quién buscas?”. Ella, pensando que era Aspiren a los bienes de arriba, aleluya.
el hortelano, le dijo: “Señor, si tú te lo
llevaste, dime dónde lo pusiste, y yo me ORACIÓN DESPUÉS
lo llevaré”. Jesús le dijo: “¡María!”. Ella DE LA COMUNIÓN
se volvió y le dijo en arameo: “¡Rabbu-
ní!” (que quiere decir: Maestro). Jesús Escúchanos, Dios todopoderoso, y ya
le dijo: “Suéltame, que todavía no he que colmaste los corazones de tus hijos
subido al Padre. Vete, más bien, a decir con la gracia incomparable del bautis-
a mis hermanos que ya subo a mi Padre, mo, prepáranos para alcanzar la feli-
que también es su Padre, a mi Dios, que cidad eterna. Por Jesucristo, nuestro
también es su Dios”. María Magdalena Señor.
se fue y les contó a los discípulos que

99 
15 Miércoles SAN DAMIÁN DE MOLOKAI, RELIGIOSO Y PRESBÍTERO
– Octava de Pascua – Blanco
Oficio: Propio de la Octava.

Nació el 3 de enero de 1840, en Tremeloo, Bélgica. De niño, Da-


mián ya tenía el deseo de ir a misión a lejanas tierras. Presbítero de
la Congregación de Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús
y de María, quien asistiendo a los leprosos en Molokai (Hawai),
terminó contagiado, por lo que fue llamado “el leproso voluntario”.
En 1994 el papa san Juan Pablo II lo declaró beato y patrono de los
que trabajan entre los enfermos de lepra.

COMUNICADORES DE VIDA Y ESPERANZA EN CRISTO

D
ar algo a otra persona no necesariamente significa darle un bien material u
ofrecerle pan. Ya lo dice la Palabra, no sólo de pan vive el ser humano, lo
cual no quita que necesite el pan cotidiano para vivir. A veces se necesita,
incluso con urgencia, de ambos alimentos o dones para la vida. Pedro no posee
bienes materiales, pero ha recibido, gracias al Espíritu Santo, un don para todos
los que lo necesiten, la sanación, la vida, la esperanza. Por eso Pedro lo ofrece con
autoridad, con poder espiritual, como don de lo alto y en el nombre de Jesús.
Recordemos la frase del papa Francisco de que si la Iglesia no anuncia a Jesucristo
se convierte en una ONG. Por eso también Jesús sabe reconocer el momento opor-
tuno para repartir el pan y predicar el mensaje del Reino.
El poder de la Palabra, tanto la predicada por Pedro, como la anunciada por
Jesús, es capaz de transformar la realidad humana, generar perspectivas, crear un
ámbito de vida más digno, abrir los ojos. La palabra de Pedro en nombre de Jesús
levanta al lisiado y la Palabra de Jesús abre los ojos para reconocerlo al partir el pan.
En ambos casos la Palabra pone en movimiento, en camino, cantando alabanzas a
Dios, reconociendo que todo lo ha hecho el Señor. La Pascua no nos engaña, ella
nos hace tomar conciencia de la urgencia de comunicar una palabra de salvación
con la autoridad de la fe, con la certeza de que es el Señor quien actúa por nuestro
medio.

Para meditar: El misterio celebrado en Para reflexionar


la Pascua ¿nos mueve a comunicar con
gozo a los miembros de la comunidad?
¿Reconocemos al Señor al partir el pan
con los hambrientos?

 100
15
ANTÍFONA DE ENTRADA a Dios y se dieron cuenta de que era
Cf. Mt 25, 34 el mismo que acostumbraba sentarse
Vengan, benditos de mi Padre, reciban junto a la Puerta Hermosa del templo

MIÉRCOLES
en herencia el Reino que les está prepara- a pedir limosna, y se llenaron de admi-
do desde la creación del mundo, aleluya. ración y asombro por lo sucedido (Hch
Se dice Gloria. 3, 1-10). Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL
ORACIÓN COLECTA
Oh Dios, que cada año nos alegras con la Del salmo 104
solemnidad de la resurrección del Señor, R/. Que se alegren los que buscan al Señor.
concédenos propicio, que por esta fiesta • Den gracias al Señor, invoquen su
que celebramos en el tiempo, logremos nombre, den a conocer sus hazañas a
alcanzar las dichas de la eternidad. Por los pueblos. Cántenle al son de instru-
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… mentos, hablen de sus maravillas. R/.
PRIMERA LECTURA • Gloríense de su nombre santo, que se
alegren los que buscan al Señor. Re-
Lo que tengo te lo doy: En el nombre
curran al Señor y a su poder, busquen
de Jesucristo Nazareno, levántate y anda.
continuamente su rostro. R/.
Del libro de los Hechos de los Apóstoles • ¡Estirpe de Abrahán, su siervo, hijos de
Un día subieron Pedro y Juan al templo Jacob, su elegido! El Señor es nuestro
para la oración de las tres de la tarde. Dios, Él gobierna toda la tierra. R/.
Había allí un hombre, inválido de naci- • Se acuerda de su alianza eternamente,
miento, a quien todos los días llevaban de la palabra dada, por mil genera-
y colocaban junto a la llamada Puerta ciones; de la alianza sellada con Abra-
Hermosa del templo para que pidiera hán, del juramento hecho a Isaac. R/.
limosna a los que entraban.
Palabra de Dios.
Al ver a Pedro y a Juan que entraban
al templo, les pidió una limosna. Pedro, ACLAMACIÓN ANTES
con Juan a su lado, fijó los ojos en él y le DEL EVANGELIO    Sal 118, 24
dijo: “Míranos”. Él se quedó mirándo- R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
los, a la espera de lo que fueran a darle.
Entonces le dijo Pedro: “Plata y oro no Este es el día en que actuó el Señor: sea
tengo; pero lo que tengo te lo doy: en el nuestra alegría y nuestro gozo. R/.
nombre de Jesucristo Nazareno, leván- EVANGELIO
tate y anda”. Y tomándolo de la mano Quédate con nosotros, que ya es tarde.
derecha lo levantó. Y al instante se le
fortalecieron los pies y los tobillos, y de Del Evangelio según san Lucas
un salto se levantó y empezó a andar. El mismo día, primero de la semana, dos
Entró, pues, con ellos al templo cami- de los discípulos iban a un pueblo lla-
nando y saltando y alabando a Dios. Y mado Emaús, situado a unos diez kiló-
todo el pueblo lo vio caminar y alabar metros de Jerusalén. En el camino iban
101 
15
hablando de todo lo que había ocurrido. es tarde y ya va a anochecer”. Él entró y
Mientras conversaban y discutían, Jesús se quedó con ellos. Y estando a la mesa,
en persona se acercó y siguió caminan- tomó el pan y pronunció la bendición;
MIÉRCOLES

do con ellos. Pero estaban como ciegos luego lo partió y se lo dio. Y al punto se
y no lo reconocieron. Él les dijo: “¿Qué les abrieron a ellos los ojos y lo recono-
venían comentando por el camino?”. cieron, pero Él desapareció de su vista.
Ellos se detuvieron. En sus rostros se Entonces se dijeron el uno al otro: “¿No
veía la tristeza. Uno de ellos, llamado es cierto que, a lo largo del camino, iba
Cleofás, le respondió: “¿Tú serás el único Él encendiendo el fuego en nuestro cora-
forastero en Jerusalén que no se ha ente- zón con sus palabras, a medida que nos
rado de lo que pasó allí en estos días?”. mostraba el sentido de las Escrituras?”.
“¿Qué pasó?” –les preguntó–. Ellos res- En ese mismo momento se pusieron
pondieron: “Lo de Jesús de Nazaret: era en camino y regresaron a Jerusalén. Allí
un profeta poderoso en obras y palabras encontraron reunidos a los Once y a los
delante de Dios y de todo el pueblo, y demás compañeros, que estaban diciendo:
nuestros sumos sacerdotes y nuestros “¡Es verdad: el Señor resucitó y se apare-
jefes lo condenaron a muerte y lo cru- ció a Simón!”. Ellos, por su parte, conta-
cificaron. Nosotros esperábamos que Él ron lo que les había pasado en el camino y
fuera el liberador de Israel. Y además de cómo se les había dado a conocer al partir
todo eso, ya van tres días que sucedieron el pan (Lc 24, 13-35). Palabra del Señor.
estas cosas. Es verdad que algunas muje-
res de nuestro grupo nos han dejado sin ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
saber qué pensar: fueron de madrugada al Acepta, Señor, el sacrificio con el que
sepulcro y al no hallar el cuerpo de Jesús, has redimido a la humanidad y con-
volvieron diciendo que se les habían apa- cédenos bondadosamente la salud del
recido unos ángeles y les habían asegura- cuerpo y del espíritu. Por Jesucristo,
do que Él está vivo. Algunos compañeros nuestro Señor.
nuestros fueron al sepulcro y encontra-
ron todo como las mujeres habían dicho. Prefacio de Pascua I, p. ¿?
Pero a Él no lo vieron”.
Jesús les dijo: “¡Qué duros de enten- ANTÍFONA DE COMUNIÓN
dimiento son ustedes! ¡Cómo les cuesta Cf. Lc 24, 35
creer todo lo que anunciaron los pro- Los discípulos reconocieron al Señor
fetas! ¿No ven que era necesario que el Jesús en la fracción del pan, aleluya.
Mesías soportara esos sufrimientos para
entrar en su gloria?”. Y comenzando ORACIÓN DESPUÉS
por Moisés y continuando con todos DE LA COMUNIÓN
los profetas, les explicó todo lo que en Purificados plenamente de nuestra anti-
las Escrituras se refería a Él. gua condición pecadora, te pedimos,
Cuando llegaron cerca del pueblo a Señor, que la digna recepción del sacra-
donde iban, Jesús hizo ademán de seguir mento de tu Hijo nos transforme en
adelante. Pero ellos le hicieron fuerza nuevas creaturas. Por Jesucristo, nues-
diciéndole: “Quédate con nosotros, que tro Señor.

 102
16 Jueves
SANTA MARÍA BERNARDA SOUBIROUS, VIRGEN
– Octava de Pascua – Blanco
Oficio: Propio de la Octava.

Bernardita nació en Lourdes (Francia), en 1844, de familia


sencilla; siendo niña asistió a las 18 apariciones de la Inmacula-
da. Tiempo después abrazó la vida religiosa con las Hermanas de
la Caridad de Nevers, llevando una vida escondida, humilde y
sufriente. Murió el 16 de abril de 1879, exclamando emociona-
da: “Ruega, Señora, por esta pobre pecadora”, mientras apretaba
el crucifijo sobre su corazón. Tenía apenas 35 años.

SUFRIENDO SE APRENDE A VENCER LA MUERTE

E
l misterio de la vida puede causar confusión cuando se vive experiencias de
dolor, sufrimiento, muerte o maldad. No es fácil descubrir la mano de Dios
en esas situaciones dolorosas. Sin embargo, la Palabra tiene el poder de ilu-
minar todo el acontecer humano, por más difícil que pueda parecer. Pedro anuncia
con valor que era necesaria la muerte del autor de la vida, así Dios revelaría al ser
humano su poder y acabaría con todo aquello que no sólo aqueja la vida, sino que
la atormenta y desilusiona. Jesús deja claro que el Cristo tenía que padecer para
entrar en su gloria. Misterio grande el de la Pascua que necesita que Jesús nos abra
el entendimiento para comprenderlo y vivirlo con intensidad en lo profundo de
nuestra vida.
Aun cuando sea difícil comprender el padecimiento en la vida del creyente, es, sin
embargo, necesario incluso en la evangelización, pues, como nos recuerda Apareci-
da, “una auténtica evangelización de nuestros pueblos implica asumir plenamente
la radicalidad del amor cristiano, que se concreta en el seguimiento de Cristo en
la cruz; en el padecer por Cristo a causa de la justicia; en el perdón y amor a los
enemigos”. Todo ello se incluye en la cristología de san Lucas cuando habla de la
necesidad de padecer del Mesías. El creyente está llamado a hacer de su vida una
entrega generosa al Señor, aun cuando eso implique dolor y padecimiento fecundo.

Para meditar: ¿Comprendemos que las Para reflexionar


malas acciones del ser humano contra
el prójimo son asumidas por Dios para
redimirlas? ¿Entendemos la necesidad
de la cruz en la vida creyente y pastoral?

103 
16
ANTÍFONA DE ENTRADA La invocación del nombre de Jesús,
Sb 10, 20-21 hecha con fe, fue la que fortaleció a este
Alabaron unánimes, Señor, tu mano hombre que ven y conocen; la fe que Él
nos ha dado fue la que obtuvo esta com-
JUEVES

vencedora, porque la sabiduría abrió la


boca del mudo e hizo elocuentes las len- pleta curación a vista de todos ustedes.
guas de los niños, aleluya. Ahora bien, hermanos, yo sé que eso lo
hicieron por ignorancia, lo mismo que
Se dice Gloria. sus autoridades. Pero de esta manera Dios
cumplió lo que había anunciado de ante-
ORACIÓN COLECTA mano por boca de todos los profetas: que
su Ungido tenía que padecer.
Oh Dios, que congregaste pueblos diver-
sos en la confesión de tu nombre, con- Arrepiéntanse, pues, y vuelvan a Dios
cede a los que han renacido en la fuente para que se borren sus pecados; enton-
ces mandará el Señor tiempos de alivio
bautismal una misma fe en su espíritu
y enviará a Jesús, el Mesías que les está
y una misma caridad en sus obras. Por destinado. Pues Él debe permanecer en
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo... el cielo hasta que se cumpla todo lo que
habló Dios por boca de sus santos profe-
PRIMERA LECTURA tas desde tiempos antiguos. Moisés había
Han dado muerte al que nos lleva dicho: ‘El Señor, su Dios, les suscitará de
a la vida, pero Dios lo resucitó entre sus hermanos un profeta como yo.
A Él deben escucharlo en todo lo que les
de entre los muertos.
diga. Y todo aquel que no escuche a aquel
Del libro de los Hechos de los Apóstoles profeta será exterminado del pueblo’. Y
El hombre que había sido curado seguía todos los profetas que hablaron luego,
aún con Pedro y con Juan, y el pueblo, desde Samuel en adelante, anunciaron
lleno de admiración, acudió en masa a también estos días. Ustedes son hijos de
los llamados Arcos de Salomón, donde los profetas y beneficiarios de la alianza
estaban ellos. Al verlos, Pedro tomó la que hizo Dios con sus padres cuando
palabra y les dijo: “Israelitas, ¿por qué les dijo a Abrahán: ‘Por tu descendencia se
sorprende esto? ¿Por qué nos miran de esa bendecirán todas las familias de la tierra’.
manera, como si por nuestro poder o reli- Así pues, Dios, al resucitar a su siervo, se
giosidad personales hubiéramos hecho lo envió en primer lugar a ustedes, para
caminar a este hombre? El Dios de Abra- que cada uno se aparte de sus malas obras
hán, de Isaac y de Jacob, el Dios de nues- y Él los colme de bendiciones” (Hch 3,
tros padres, glorificó a su siervo Jesús, a 11-26). Palabra de Dios.
quien ustedes entregaron y, cuando Pilato
se decidió a soltarlo, lo repudiaron. Han SALMO RESPONSORIAL
repudiado al que era santo e inocente.
Del salmo 8
Pidieron que les dejara en libertad a un
asesino y han dado muerte al que nos R/. ¡Qué admirable es tu nombre
lleva a la vida, pero Dios lo resucitó de en toda la tierra!
entre los muertos, y de eso somos testigos • ¡Señor, dueño nuestro, qué admira-
nosotros. ble es tu nombre en toda la tierra!

 104
16
¿Qué es el hombre para que te acuer- Entonces les preguntó: “¿Tienen algo
des de él; el ser humano, para darle de comer?”. Ellos le ofrecieron un pedazo
poder? R/. de pescado asado. Jesús lo tomó y comió

JUEVES
• Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo delante de ellos. Luego les dijo: “Esto
coronaste de gloria y dignidad; le diste fue lo que les dije cuando aún estaba con
el mando sobre las obras de tus manos, ustedes: que tenía que cumplirse todo lo
todo lo sometiste bajo sus pies. R/. que está escrito en la Ley de Moisés, en
los profetas y los Salmos acerca de mí”.
• Rebaños de ovejas y toros, y hasta las
Entonces les abrió el entendimiento para
bestias del campo, las aves del cielo,
que entendieran las Escrituras y les dijo:
los peces del mar, que trazan sendas
“La Escritura dice que el Mesías debía
por las aguas. R/.
sufrir la muerte y resucitar al tercer día,
y que en su nombre se hará en todo el
ACLAMACIÓN ANTES mundo un llamado al arrepentimiento
DEL EVANGELIO    Sal 118, 24 para obtener el perdón de los pecados.
R/. Aleluya, aleluya, aleluya. Comenzando desde Jerusalén, deben
Este es el día en que actuó el Señor: sea dar testimonio de estas cosas” (Lc 24,
nuestra alegría y nuestro gozo. R/. 35-48). Palabra del Señor.

EVANGELIO ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


La Escritura dice que el Mesías debía Te rogamos, Señor, que acojas bondado-
sufrir la muerte y resucitar al tercer día. so las ofrendas que con alegría te presen-
tamos por los renacidos en el bautismo
Del Evangelio según san Lucas y para apresurar los auxilios celestiales.
Los discípulos, al regresar de Emaús, Por Jesucristo, nuestro Señor.
contaron lo que les había pasado en el Prefacio de Pascua I, p. ¿?
camino y cómo Jesús se les había dado a
conocer al partir el pan. ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Cuando estaban hablando de esto, Él Cf. 1P 2, 9
mismo se presentó en medio de ellos y Pueblo adquirido por Dios, proclama
les dijo: “¡Les traigo la paz!”. Ellos se sus grandezas. Es Él quien te llamó a
quedaron atónitos del miedo, pensando salir de las tinieblas y a entrar en su luz
que estaban viendo un fantasma. Él les maravillosa, aleluya.
dijo: “¿Por qué asustarse tanto? ¿Por qué
tantas dudas en su interior? Miren mis ORACIÓN DESPUÉS
manos y mis pies: ¡soy yo en persona! DE LA COMUNIÓN
Tóquenme y verán: un fantasma no tie- Escucha, Señor, nuestras oraciones,
ne carne y huesos, como ven que tengo para que, por el sacrosanto intercambio
yo”. Y al decir esto les mostró las manos de nuestra redención, obtengamos el
y los pies. Era tanta la alegría y el asom- auxilio para la vida presente y consiga-
bro, que no podían creerlo. mos las alegrías eternas. Por Jesucristo,
nuestro Señor.
105 
17 Viernes
SANTA CATALINA (KATERI) TEKAKWITHA,
VIRGEN – Octava de Pascua – Blanco
Oficio: Propio de la Octava.

Catalina es la primera santa piel roja de los Estados Unidos. Nació


en Ossernenon (Nueva York). Fue su madre quien le habló de Dios.
Recibió el bautismo el día de Pascua de 1676; ofreció a Dios su vir-
ginidad, custodiada desde antes de convertirse. Sufrió amenazas y
vejaciones (+1680). Se le considera patrona de la naturaleza y de la
ecología junto a san Francisco de Asís. Sus últimas palabras fueron:
“¡Jesús, te amo!”.

SOLO EN ÉL SE ENCUENTRA LA SALVACIÓN

D
urante siglos estudiosos y pensadores de diversas culturas han querido
develar el misterio que envuelve la vida de los cristianos, sin lograr desci-
frarlo, porque no se trata de una ideología, ni de una corriente de pensa-
miento, sino de un acontecimiento realizado en una persona: Jesucristo, fuera de
quien no hay salvación, como afirma decididamente Pedro ante las autoridades.
Incluso los discípulos, después del acontecimiento pascual, sienten la tentación de
volver a su antigua vida de pescadores, sólo para descubrir que sin Jesús ya nada es
fructífero. El ser humano puede, de muchas maneras, alejarse de Dios e intentar
darle sentido a su vida desde otras direcciones, para comprender finalmente que
sólo en Él y desde Él su vida tiene sentido y trasciende más allá de la muerte.
Como los apóstoles, el creyente ha de estar atento a las acciones que se presentan
en su vida con la intención de alejarlo de Dios y su plan de salvación. Sin embargo,
hay una cosa cierta, de la cual podemos estar seguros, y es que Jesús sale siempre
a nuestro encuentro para reiterarnos su propuesta de salvación, para alimentarnos
con el pan de la Palabra, para abrirnos perspectivas nuevas más allá de lo cotidiano.
Saber reconocer a Jesús es ser capaces de mirar la vida con los ojos atentos en su
presencia, para poder decir en el momento menos pensado: es el Señor. Entonces
estaremos capacitados para hacer frente a todos los opositores de la Buena Noticia,
como a toda adversidad.

Para meditar: Al anunciar la Pala- Para reflexionar


bra de Dios, ¿somos conscientes de su
importancia y nuestra responsabilidad?
¿Reconocemos que el Señor en persona
se acerca para animarnos en la fe?

 106
17
ANTÍFONA DE ENTRADA Y Pedro, lleno del Espíritu Santo, les
Cf. Sal 77, 53 dijo: “Jefes del pueblo y ancianos del
El Señor condujo a su pueblo en la sanedrín: puesto que nos toman decla-

VIERNES
esperanza, mientras el mar cubría a sus ración para averiguar cómo ha recibido
enemigos, aleluya. este hombre inválido el beneficio de la
curación, sépanlo, todos ustedes y todo
Se dice Gloria.
el pueblo de Israel, que ha sido por la
invocación del nombre de Jesucristo
ORACIÓN COLECTA
Nazareno. Ustedes lo crucificaron, pero
Dios todopoderoso y eterno, que por el Dios lo resucitó de entre los muertos,
misterio pascual realizaste la alianza de y gracias a Él este hombre se presen-
la reconciliación humana, concédenos ta sano ante ustedes. Jesús es la piedra
imitar en nuestra vida lo que en esta que ustedes los arquitectos desecharon
fiesta celebra nuestra fe. Por nuestro y que ahora resulta ser la piedra angu-
Señor Jesucristo, tu Hijo... lar. De ningún otro se obtiene la salva-
ción; no existe bajo el cielo otra persona
PRIMERA LECTURA
cuyo nombre pueda salvarnos” (Hch 4,
De ningún otro se obtiene la salvación. 1-12). Palabra de Dios.
Del libro de los Hechos de los Apóstoles
SALMO RESPONSORIAL
Mientras hablaban al pueblo Pedro y
Juan, se les presentaron los sacerdotes, el Del salmo 117
comandante de la guardia del templo y los R/. La piedra que desecharon
saduceos, contrariados de que estuvieran los arquitectos es ahora la piedra angular.
enseñando al pueblo y de que anunciaran • Den gracias al Señor porque es bue-
que la resurrección de los muertos queda- no, porque es eterna su misericordia.
ba demostrada en Jesús; y se apoderaron Diga la casa de Israel: eterna es su mi-
de ellos y los pusieron bajo custodia hasta sericordia. Digan los fieles del Señor:
el día siguiente, pues ya era tarde. Pero eterna es su misericordia. R/.
muchos de los que escucharon la predi- • La piedra que desecharon los arqui-
cación creyeron, y el número de los cre- tectos es ahora la piedra angular. Es
yentes llegó a cerca de cinco mil hombres. el Señor quien lo ha hecho, ha sido
Al día siguiente se reunieron los jefes un milagro patente. R/. 
de los judíos, los ancianos y los escribas • Este es el día en que actuó el Señor:
que había en Jerusalén; también esta- sea nuestra alegría y nuestro gozo. Se-
ban presentes el sumo sacerdote Anás, ñor, danos la salvación, Señor, danos
Caifás, Juan y Alejandro y todos los que prosperidad. R/. 
pertenecían a las familias de los sumos • Bendito el que viene en nombre del
sacerdotes. Colocaron a Pedro y a Juan Señor, los bendecimos desde la casa
en el medio y comenzaron a interrogar- del Señor; el Señor es Dios: Él nos
los: “¿Con qué poder o en nombre de ilumina. R/. 
quién hicieron eso?”.

107 
17
ACLAMACIÓN ANTES Y apenas bajaron a tierra, vieron que
DEL EVANGELIO    Sal 118, 24 había allí un pescado puesto sobre bra-
R/. Aleluya, aleluya, aleluya. sas y que también había pan. Jesús les
VIERNES

Este es el día en que actuó el Señor: sea dijo: “Traigan pescado del que acaban
nuestra alegría y nuestro gozo. R/. de sacar”. Simón Pedro subió a la barca
y sacó a tierra la red repleta de pescados
EVANGELIO enormes: eran ciento cincuenta y tres.
Se acercó Jesús, tomó el pan Y con ser tantos, no se rompió la red.
y se lo repartió, y lo mismo Jesús les dijo: “Vengan a desayunar”. Y
hizo con el pescado. nadie se atrevió a preguntarle quién era;
pero sabían que era el Señor. Se acercó,
Del Evangelio según san Juan
pues, Jesús, tomó el pan y se lo repar-
Después de resucitar, Jesús se mostró tió, y lo mismo hizo con el pescado.
otra vez a sus discípulos junto al lago de Era la tercera vez que se mostraba a los
Tiberíades. Se les mostró de esta mane- discípulos después de resucitar (Jn 21,
ra. Estaban juntos Simón Pedro, Tomás 1-14). Palabra del Señor.
llamado el Gemelo, Natanael de Caná
de Galilea, los dos hijos de Zebedeo y ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
otros dos discípulos de Jesús.
Realiza bondadoso, Señor, en nosotros
Simón Pedro les dijo: “Me voy a pes-
el intercambio de este sacrificio pascual,
car”. Los otros le dijeron: “Nosotros
para que pasemos de los afectos terre-
también vamos contigo”. Salieron y se
nos al deseo de los bienes del cielo. Por
embarcaron pero esa noche no pescaron
Jesucristo, nuestro Señor.
nada. Cuando ya había amanecido, se
presentó Jesús en la playa. Sin embargo, Prefacio de Pascua I, p. ¿?
los discípulos no sabían que era Jesús.
Entonces Jesús les dijo: “Muchachos, ANTÍFONA DE COMUNIÓN
¿tienen pescado?”. Ellos dijeron que no. Jn 21, 12-13
Él les dijo: “Echen la red a la derecha Dijo Jesús a sus discípulos: “Vengan,
de la barca y encontrarán”. La echaron, coman”. Y tomó el pan y se lo dio.
pues, a ese lado, y era tal la cantidad de Aleluya.
pescado, que ya casi no podían arrastrar
la red. Entonces aquel discípulo que
Jesús tanto amaba le dijo a Pedro: “¡Es ORACIÓN DESPUÉS
el Señor!”. Simón Pedro, al oír que era el DE LA COMUNIÓN
Señor, se aseguró la túnica con el cintu- Protege a quienes has salvado, Señor,
rón, pues no llevaba más ropa, y se echó con tu amor constante, para que los
al agua. Como no estaban lejos de la ori- redimidos por la pasión de tu Hijo se
lla, sino a menos de cien metros de dis- alegren en su resurrección. Por Jesucris-
tancia, los otros discípulos llegaron en la to, nuestro Señor.
barca arrastrando la red con los pescados.

 108
18 Sábado
SANTA ANTUSA, VIRGEN – Octava de Pascua – Blanco
Oficio: Propio de la Octava.

La princesa Antusa nació cerca del año 750 en Constantinopla.


Ya desde pequeña se destacó por su amor y servicio a los más
necesitados. en el 784 recibió el hábito monacal de manos del
santo patriarca Tarasio, en el monasterio de la Concordia de
Constantinopla, donde transcurrieron sus últimos años de vida
realizando los más humildes servicios y asistiendo con amor a sus
hermanas del monasterio. Murió en el año 801.

ADAPTAR EL EVANGELIO A LOS NUEVOS CONTEXTOS

L
a Iglesia es por naturaleza misionera. Su principal encargo por parte del Resu-
citado es ir por todo el mundo y predicar el Evangelio. La forma de realizar
este encargo misionero es al estilo de los apóstoles que, llenos del Espíritu
Santo, replican a las autoridades de Israel que no pueden callar lo que han visto y
oído. Aparecida lo dice con gozo: “¡Necesitamos salir al encuentro de las personas,
las familias, las comunidades y los pueblos para comunicarles y compartir el don
del encuentro con Cristo, que ha llenado nuestras vidas de ‘sentido’, de verdad y
amor, de alegría y de esperanza!”. Cuando eso sucede, entonces lo que se transmite
está cargado de una presencia, una persona, una comunidad que respalda el testi-
monio que lleva hacia la fe.
Los apóstoles nos enseñan la importancia de la misión, del anuncio y de la comu-
nicación del kerigma incluso en los ámbitos que hoy necesitan ser evangelizados,
como los espacios políticos. No hay que temer anunciar a una persona, comu-
nicar los misterios de un plan revelador que ofrece la salvación. Es tarea urgente
recuperar el valor y la decisión de los primeros evangelizadores como Pablo y sus
colaboradores. El mandato de Jesús es hoy importante, pero adaptado a los nuevos
contextos, así como el papa Francisco, que es capaz de renunciar a una serie de “pri-
vilegios” tradicionales con el fin de mostrarnos una Iglesia más humilde y cercana
con el ser humano.

Para meditar: Al comunicar a los otros Para reflexionar


nuestra experiencia de fe, ¿lo hacemos
con convicción, sabiendo que es el
Señor quien habla por nosotros? ¿Nos
interpela el mandato misionero del
Resucitado de ir por todo el mundo?

109 
18
ANTÍFONA DE ENTRADA amenazas que vuelvan a hablar a nadie
Sal 104, 43 en nombre de Jesús”.
El Señor condujo a su pueblo con Entonces llamaron a Pedro y a Juan y
SÁBADO

alegría, y con júbilo a sus escogidos, les mandaron que de ninguna manera
aleluya. volvieran a mencionar ese nombre ni
Se dice Gloria. a enseñar nada referente a Jesús. Pedro
y Juan les respondieron: “Juzguen si es
justo a los ojos de Dios hacerles caso
ORACIÓN COLECTA a ustedes más que a Él. Porque noso-
Oh Dios, que con tu gracia abundante tros no podemos dejar de contar lo que
aumentas el número de los que creen en hemos visto y oído”.
ti, mira con amor a los que has elegido, Los dirigentes volvieron a las amena-
para que revistas de la inmortalidad glo- zas, pero los dejaron libres, al no encon-
riosa a quienes hemos renacido por el trar cómo castigarlos, ya que el pueblo
bautismo. Por nuestro Señor Jesucristo, entero alababa a Dios por lo sucedido
tu Hijo… (Hch 4, 13-21).
Palabra de Dios.
PRIMERA LECTURA
No podemos dejar de contar SALMO RESPONSORIAL
lo que hemos visto y oído.
Del salmo 117
Del libro de los Hechos de los Apóstoles R/. Mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los hombres.
Al ver los dirigentes judíos la libertad de
espíritu con que hablaban Pedro y Juan • Den gracias al Señor porque es bue-
y notando que eran hombres sin ins- no, porque es eterna su misericordia.
trucción ni cultura, quedaron sorpren- El Señor es mi fuerza y mi energía, Él
didos. Pudieron además comprobar es mi salvación. R/.
que habían sido compañeros de Jesús. • Escuchen: hay cantos de victoria en
Y al ver de pie junto a ellos al hombre las tiendas de los justos: “La diestra
que había recobrado la salud, no podían del Señor es poderosa”. R/.
replicar nada. • “La diestra del Señor es excelsa, la
Entonces los hicieron salir del sane- diestra del Señor es poderosa”. No he
drín y empezaron a deliberar. Decían: de morir, viviré para contar las haza-
“¿Qué hacer con estos hombres? A ñas del Señor. R/.
todos los habitantes de Jerusalén les • Me castigó, me castigó el Señor, pero
consta que han hecho un milagro noto- no me entregó a la muerte. Ábranme
rio, y nosotros no podemos negarlo. las puertas del triunfo, y entraré para
Pero a fin de que esto no se divulgue dar gracias al Señor. R/.
más entre el pueblo, prohibámosles con

 110
18
• Esta es la puerta del Señor: los ven- obstinados, pues no habían creído a
cedores entrarán por ella. Te doy gra- los que ya lo habían visto resucitado.
cias porque me escuchaste y fuiste mi Entonces les dijo: “Vayan por todo

SÁBADO
salvación. R/. el mundo y prediquen el Evangelio a
todas las criaturas” (Mc 16, 9-15).
ACLAMACIÓN ANTES Palabra del Señor.
DEL EVANGELIO    Sal 118, 24
R/. Aleluya, aleluya, aleluya. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Este es el día en que actuó el Señor: Te pedimos nos concedas, Señor, agra-
sean nuestra alegría y nuestro gozo. R/. decerte siempre estos misterios pascua-
les, para que la incesante obra de nues-
EVANGELIO tra redención sea para nosotros causa de
Vayan por todo el mundo perpetua alegría. Por Jesucristo, nuestro
y prediquen el Evangelio. Señor.

Del Evangelio según san Marcos Prefacio de Pascua I, p. ¿?

Después de resucitar al amanecer del


ANTÍFONA DE COMUNIÓN
primer día de la semana, Jesús se apa-
reció primero a María Magdalena, de Ga 3, 27
la que había expulsado siete demonios. Ustedes, todos los que han sido bautiza-
Ella fue y se lo anunció a los que habían dos en Cristo, están revestidos de Cris-
sido compañeros de Jesús, que estaban to, aleluya.
llorando llenos de tristeza. Y aunque
la oyeron decir que estaba vivo y se le ORACIÓN DESPUÉS
había aparecido, no le creyeron. DE LA COMUNIÓN
Después se apareció bajo otra forma Te rogamos, Señor, que mires a tu pue-
a dos de ellos cuando iban al campo. blo con amor, y así como te dignas-
También ellos fueron a anunciárselo a te renovarlo con estos sacramentos de
los demás, pero tampoco les creyeron. eternidad, concédele llegar a la inco-
Finalmente, cuando estaban los Once rruptible resurrección de la humani-
sentados a la mesa, se les apareció y dad glorificada. Por Jesucristo, nuestro
les reprochó su falta de fe y el ser tan Señor.

111 
Domingo 19
II DOMINGO DE PASCUA O
DE LA DIVINA MISERICORDIA - Blanco
Oficio: Propio del domingo de la Octava.

LAUDES
(Oración de la mañana)

V. Señor abre mis labios. Estaba al alba María,


R. Y mi boca proclamará tu alabanza. porque era la enamorada. Amén.
Se dice el Salmo 94 (p. ?)
con la antífona siguiente: SALMODIA
Ant. Verdaderamente ha resucitado el Ant. 1. Cristo ha resucitado y con su
Señor. Aleluya. claridad ilumina al pueblo rescatado
Himno con su sangre. Aleluya.
Estaba al alba María, Salmo 62, 2-9
llamándole con sus lágrimas. El alma sedienta de Dios
Vino la Gloria del Padre Oh Dios, tú eres mi Dios,
y amaneció el primer día. por ti madrugo,
Envuelto en la blanca túnica mi alma está sedienta de ti;
de su propia luz divina mi carne tiene ansia de ti,
-la sábana de la muerte como tierra reseca, agostada, sin agua.
dejada en tumba vacía-, ¡Cómo te contemplaba en el santuario
Jesús, alzado, reinaba; viendo tu fuerza y tu gloria!
pero ella no lo veía. Tu gracia vale más que la vida
Estaba al alba María, te alabarán mis labios.
la fiel esposa que aguarda. Toda mi vida te bendeciré
Mueva el Espíritu al aura y alzaré las manos invocándote.
en el jardín de la vida. Me saciaré de manjares exquisitos,
Las flores huelan la Pascua y mis labios te alabarán jubilosos.
de la carne sin mancilla, En el lecho me acuerdo de ti
y quede quieta la esposa y velando medito en ti,
sin preguntas ni fatiga. porque fuiste mi auxilio,
¡Ya está delante el esposo, y a la sombra de tus alas
venido de la colina! canto con júbilo;

 112
19
mi alma está unida a ti, Manantiales, bendecid al Señor;
y tu diestra me sostiene. mares y ríos, bendecid al Señor.
Cetáceos y peces, bendecid al Señor;

DOMINGO
Se dice Gloria al Padre.
aves del cielo, bendecid al Señor.
Ant. Cristo ha resucitado y con su clari-
dad ilumina al pueblo rescatado con su Fieras y ganados, bendecid al Señor,
sangre. Aleluya. ensalzadlo con himnos por los siglos.
Hijos de los hombres, bendecid al Señor;
Ant. 2. Ha resucitado del sepulcro bendiga Israel al Señor.
nuestro Redentor; cantemos un himno Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;
al Señor, nuestro Dios. Aleluya. siervos del Señor, bendecid al Señor.
Almas y espíritus justos,
Cántico    (Dn 3, 57-88.56)
bendecid al Señor;
Toda la creación alabe al Señor santos y humildes de corazón,
Creaturas todas del Señor, bendecid al Señor.
bendecid al Señor. Ananías, Azarías y Misael,
ensalzadlo con himnos por los siglos. bendecid al Señor,
Ángeles del Señor, bendecid al Señor; ensalzadlo con himnos por los siglos.
cielos, bendecid al Señor. Bendigamos al Padre y al Hijo
Aguas del espacio, bendecid al Señor; con el Espíritu Santo,
ejércitos del Señor, bendecid al Señor. ensalcémoslo con himnos por los siglos.
Sol y luna, bendecid al Señor; Bendito el Señor en la bóveda del cielo,
astros del cielo, bendecid al Señor. alabado y glorioso y ensalzado
Lluvia y rocío, bendecid al Señor; por los siglos.
vientos todos, bendecid al Señor. No se dice Gloria al Padre.
Fuego y calor, bendecid al Señor; Ant. Ha resucitado del sepulcro nues-
fríos y heladas, bendecid al Señor. tro Redentor; cantemos un himno al
Rocíos y nevadas, bendecid al Señor; Señor, nuestro Dios. Aleluya.
témpanos y hielos, bendecid al Señor.
Escarchas y nieves, bendecid al Señor; Ant. 2. Aleluya. Ha resucitado el Señor,
noche y día, bendecid al Señor. tal como os lo había anunciado. Aleluya.
Luz y tinieblas, bendecid al Señor; Salmo 149
rayos y nubes, bendecid al Señor. Alegría de los santos
Bendiga la tierra al Señor, Cantad al Señor un cántico nuevo,
ensálcelo con himnos por los siglos. resuene su alabanza en la asamblea
Montes y cumbres, bendecid al Señor; de los fieles;
cuanto germina en la tierra, que se alegre Israel por su Creador,
bendiga al Señor. los hijos de Sion por su Rey.

113 
19
Alabad su nombre con danzas, CÁNTICO EVANGÉLICO
cantadle con tambores y cítaras; Trae tu mano y métela en mi costado; y
porque el Señor ama a su pueblo no seas incrédulo sino fiel. Aleluya.
DOMINGO

y adorna con la victoria


a los humildes. Cántico de Zacarías (¿?).

Que los fieles festejen su gloria


y canten jubilosos en filas: PRECES
con vítores a Dios en la boca Invoquemos a Dios, Padre todopodero-
y espadas de dos filos en las manos: so, que resucitó a Jesús, nuestro jefe y
para tomar venganza de los pueblos salvador, y aclamémoslo, diciendo:
y aplicar el castigo a las naciones,
Ilumínanos, Señor, con la luz de Cristo.
sujetando a los reyes con argollas,
a los nobles con esposas de hierro. Padre santo, que hiciste pasar a tu Hijo
Ejecutar la sentencia dictada
amado de las tinieblas de la muerte a la
es un honor para todos sus fieles.
luz de tu gloria,
haz que podamos llegar también
Se dice Gloria al Padre. nosotros a tu luz admirable.
Ant. Aleluya. Ha resucitado el Señor, tal Tú que nos has salvado por la fe,
como os lo había anunciado. Aleluya. haz que vivamos hoy según la fe que
profesamos en nuestro bautismo.
LECTURA BREVE (Hch 10, 40-43) Tú que quieres que busquemos las cosas
de arriba, donde está Cristo sentado a
Dios resucitó a Jesús al tercer día e hizo tu derecha,
que se apareciese no a todo el pueblo,
líbranos de la seducción del pecado.
sino a nosotros, que somos los testigos
elegidos de antemano por Dios. Noso- Haz que nuestra vida, oculta en ti con
tros hemos comido y bebido con él, Cristo, brille en el mundo,
después que Dios lo resucitó de entre para que aparezcan los cielos nuevos y
los muertos. Y él nos mandó predicar la tierra nueva.
al pueblo y atestiguar que ha sido cons- Se pueden añadir algunas intenciones libres.
tituido por Dios juez de vivos y muer-
tos. De él hablan todos los profetas y Dirijámonos ahora al Padre con las
aseguran que cuantos tengan fe en él palabras que el Espíritu del Señor resu-
recibirán por su nombre el perdón de citado pone en nuestra boca: Padre
sus pecados. nuestro.
En lugar del responsorio breve se dice la siguien-
te antífona: ORACIÓN

Este es el día en que actuó el Señor: Señor Dios, cuya misericordia es eterna,
sea Él nuestra alegría y nuestro gozo. tú que reanimas la fe de tu pueblo con la
Aleluya. celebración anual de las fiestas pascuales,

 114
19
aumenta en nosotros los dones de tu CONCLUSIÓN
gracia, para que comprendamos mejor V. El Señor nos bendiga, nos guarde
la excelencia del bautismo que nos ha de todo mal y nos lleve

DOMINGO
purificado, la grandeza del Espíritu que a la vida eterna.
nos ha reengendrado y el precio de la R. Amén.
sangre que nos ha redimido. Por nues-
tro Señor Jesucristo, tu Hijo.

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA mejor el sentido del bautismo que nos
Comentador: Celebramos hoy la Divi- ha purificado, del Espíritu que nos ha
na Misericordia, manifestación de amor reengendrado y de la sangre que nos ha
del Padre celestial, quien resucitó a su redimido. Por nuestro Señor Jesucristo,
Hijo de entre los muertos, reconocien- tu Hijo…
do con la mente y el corazón, que aun- O bien:
que a Jesús no lo vemos, lo amamos; no
sabemos todo de Él, pero creemos en Señor Dios nuestro que en tu infinita
Él y nos entregamos a Él para crear un misericordia nos has hecho renacer a
mundo pleno de paz y de servicio a los una esperanza viva mediante la resu-
más necesitados. rrección de tu Hijo, acrecienta en noso-
tros, por el testimonio de los Apóstoles,
la fe pascual, para que adhiriendo a Él,
ANTÍFONA DE ENTRADA aun sin haberlo visto, recibamos el fru-
4Esd 3, 36-37 to de la vida nueva. Por nuestro Señor
Reciban el gozo de su gloria dando gra- Jesucristo, tu Hijo…
cias a Dios que los ha llamado a su Rei-
no celestial, aleluya. LITURGIA DE LA PALABRA
Se dice Gloria.
Comentador: En el libro de los Hechos
destacamos a los bautizados, llenos de
ORACIÓN COLECTA
Dios y decididos a entregar todo por la
Dios de eterna misericordia, que rea- unidad y el proyecto común de afianzar
nimas la fe de tu pueblo santo con la la fe. La Carta de Pedro la comunidad
celebración de las fiestas pascuales: está llamada a tener fe madura que nos
aumenta en nosotros los dones de tu exige señales extraordinarias para perci-
gracia, para que todos comprendamos bir a Jesús presente en ella. Y Juan en el

115 
19
evangelio nos ofrece de parte de Jesús el del Señor: eterna es su misericordia.
gran regalo de la paz, como medio de R/.
fortalecimiento en la tarea de testimo- • Empujaban y empujaban para de-
DOMINGO

nio del resucitado. rribarme, pero el Señor me ayudó;


el Señor es mi fuerza, por eso yo le
PRIMERA LECTURA canto, Él es mi salvación. Escuchen:
Vivían todos unidos y lo tenían hay cantos de victoria en las tiendas
todo en común. de los justos. R/.
• La piedra que desecharon los arqui-
De los Hechos de los Apóstoles tectos es ahora la piedra angular. Es el
Una vez bautizados, los creyentes eran Señor quien lo ha hecho, ha sido un
asiduos en seguir la enseñanza de los milagro patente. Este es el día en que
apóstoles y en comunicarse entre sí los actuó el Señor: sea nuestra alegría y
propios bienes, en celebrar la fracción nuestro gozo. R/.
del pan y en acudir a la oración.
Los demás estaban llenos de temor SEGUNDA LECTURA
por los muchos prodigios y milagros Nos engendró para una nueva vida,
que realizaban los apóstoles. que la resurrección de Jesucristo
muestra ya en esperanza.
Vivían, pues, todos unidos y lo tenían
todo en común. Vendían sus posesiones De la Primera carta del apóstol san Pedro
y sus bienes, y repartían a todos según
las necesidades de cada uno. Y a dia- Bendito sea Dios, el Padre de nuestro
rio acudían unánimes al templo, y en Señor Jesucristo, que en su gran mise-
las casas participaban en la fracción del ricordia nos engendró para una nueva
pan, tomando el alimento con alegría y vida, que la resurrección de Jesucristo
sencillez de corazón. Alababan a Dios y muestra ya en esperanza: herencia inco-
gozaban de la estima de todo el pueblo. rruptible, incontaminada e imperece-
dera, que está reservada para nosotros
Y día tras día el Señor agregaba al gru-
en el cielo; salvación, que aguarda a
po los que aceptaban la salvación (Hch
manifestarse en el último momento.
2, 42-47).
Con ese fin los conserva Dios en
Palabra de Dios.
su poder bajo la tutela de la fe. Y por
ese motivo se regocijan, a pesar de las
SALMO RESPONSORIAL diversas pruebas que tienen que sufrir
Del salmo 117 por el momento; y su fe, puesta a prue-
R/. Demos gracias al Señor porque es eterna ba, aparecerá más preciosa que el oro,
su misericordia. deleznable pero que aquilatan a fuego,
• Diga todo Israel: eterna es su miseri- y será para ustedes motivo de alabanza,
cordia. Diga la casa de Aarón: eterna de gloria y de honor, en el día de la glo-
es su misericordia. Digan los fieles riosa revelación de Jesucristo.

 116
19
Porque ustedes lo aman sin haberlo no meta el dedo en el lugar de los clavos
visto, y creyendo en Él sin verlo toda- y la mano en su costado, no creeré”.
vía, se alegran ya con el gozo indecible Ocho días después, estaban de nuevo

DOMINGO
de la gloria, seguros de alcanzar el tér- los discípulos de Jesús dentro de la casa,
mino de esa fe: su salvación (1P 1, 3-9). y Tomás estaba con ellos. Aunque las
Palabra de Dios. puertas estaban trancadas, se presentó
Jesús, se colocó en medio de ellos y dijo:
“¡Les traigo la paz!”. En seguida dijo a
ACLAMACIÓN ANTES
Tomás: “Trae tu dedo: mira mis manos.
DEL EVANGELIO    Jn 20, 29
Trae tu mano y métela en mi costado.
R/. Aleluya, aleluya, aleluya. Deja de ser incrédulo y hazte creyente”.
El Señor dijo: “Crees, Tomás, porque Tomás respondió: “¡Señor mío y Dios
me pudiste ver. ¡Dichosos los que creen mío!”. Jesús le dijo: “Crees porque me
sin haber visto!”. R/. pudiste ver. ¡Dichosos los que creen sin
haber visto!”.
EVANGELIO En muchos otros hechos, que no
Ocho días después, se les presentó Jesús. están consignados en este libro, se reve-
ló Jesús a sus discípulos. Estos han que-
Del Evangelio según san Juan dado consignados para que crean que
Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y
El día de la resurrección, primer día de
para que creyendo tengan vida en su
la semana, por la tarde, estaban en casa
nombre (Jn 20, 19-31).
los discípulos con las puertas trancadas
por miedo a los judíos, cuando se pre- Palabra del Señor.
sentó Jesús, se colocó en medio de ellos
Se dice Credo.
y les dijo: “¡Les traigo la paz!”. Dicho
esto, les mostró las manos y el costado.
Los discípulos se alegraron de ver al ORACIÓN UNIVERSAL
Señor. Jesús repitió: “¡Les traigo la paz! Presidente: Hermanos, el más grande
Así como el Padre me envió, los envío de los muchos beneficios que Dios nos
yo a ustedes”. En seguida sopló sobre ha otorgado es la fe. Oremos, pues, para
ellos y les dijo: “Reciban el Espíritu que Él mismo nos haga capaces de dar
Santo. A quienes les perdonen los peca- testimonio de este don inestimable con
dos, les quedan perdonados, y a quienes la coherencia de nuestra vida:
se los retengan, les quedan retenidos”. Todos: Padre de misericordia, escúchanos.
Pero Tomás, uno de los Doce, llama- 1. Para que la Iglesia de Cristo goce de
do el Gemelo, no estaba con ellos cuan- una paz verdadera y estable en toda la
do vino Jesús. Los otros discípulos le tierra y, creciendo en el amor y en el
dijeron: “¡Hemos visto al Señor!”. Pero temor en Dios Padre, esté llena de la
él contestó: “Mientras no le vea en las presencia del Espíritu Santo. Roguemos
manos la marca de los clavos, mientras al Señor.

117 
19
2. Para que los creyentes en Cristo no obras y glorifique tu nombre. Por Jesu-
caigan bajo el poder del mal, sino que cristo, nuestro Señor.
libres de toda ambigüedad y de todo
DOMINGO

miedo, profesen abiertamente su fe. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Roguemos al Señor.
Recibe, Señor, las ofrendas que tu pue-
3. Para que la asamblea dominical mani- blo (y los recién bautizados) te presen-
fieste cada vez más la verdadera natura- tamos, para que alcancemos la eterna
leza de la Iglesia, que nace de la Palabra bienaventuranza por la confesión de tu
de Dios y se edifica en el banquete eu- nombre y por la nueva vida en el bautis-
carístico. Roguemos al Señor. mo. Por Jesucristo, nuestro Señor.
4. Para que todos los cristianos, a imagen Prefacio de Pascua I, p. ¿?
y semejanza del Padre, tengan un cora-
zón grande, lento a la ira y siempre dis-
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
puesto al perdón. Roguemos al Señor.
Cf. Jn 20, 27
5. Para que el Evangelio que hemos pro-
clamado con la boca haga crecer raíces Mete tu mano y toca los agujeros de los
de fe en nuestra vida y produzca frutos clavos. Y no seas incrédulo sino creyen-
estables de justicia y santidad. Rogue- te. Aleluya.
mos al Señor.
ORACIÓN DESPUÉS
Intenciones particulares. DE LA COMUNIÓN
Presidente: Señor, que nos has crea- Dios todopoderoso, concédenos que
do y redimido, haz que nuestra fe dé la gracia recibida en este sacramento
abundantes frutos de justicia y caridad, pascual permanezca siempre en nuestra
para que el mundo vea nuestras buenas vida. Por Jesucristo, nuestro Señor.

LECTIO DIVINA
1. ORACIÓN INICIAL 2. LECTURA (¿QUÉ DICE EL TEXTO?)
Señor Jesús, modelo de misericordia Lee atentamente el evangelio y escucha
y compasión, ya que te hemos cele- el mensaje que Dios te transmite.
brado Resucitado, queremos que te
quedes con nosotros en el diario de la 3. PARA MEDITAR
vida, porque sabemos que solo contigo (¿QUÉ ME DICE EL TEXTO?)
podremos recibir la maravillosa procla-
mación de: “Dichosos los que no han • Clave de lectura. Los exegetas están de
visto y han creído”. Amén. acuerdo en que este pasaje que propone

 118
19
la liturgia de hoy se compone de una cerca. Aún no habían comprendido el
intersección de tres partes que se divi- significado profundo porque no habían
den en: tenido una experiencia inmediata de él.

DOMINGO
– una escena-puente (vv. 19-23) que La luz de la Pascua aún no había ven-
vincula la aparición del Resucitado a la cido en ellos la oscuridad del miedo y
Magdalena con de la muerte (1, 5). Aquí, entonces el
mismo Jesús, el Resucitado, remedia
– la historia de la incredulidad de esta falta, presentándose vivo “en medio
Tomás (vv. 24-29); de ellos” (20, 19) y venciendo el miedo
– el primer epílogo del Evangelio de con su paz (20, 19.21).
Juan (vv. 30-31). En el cuarto evangelio el verbo saber
En el sepulcro, María Magdalena es de fundamental importancia. Es el
recibió de parte del Señor resucitado la verbo que indica experiencia, la rela-
misión de ir a anunciar la Buena Nueva ción profunda con una persona, en este
a los discípulos, encerrados en sí mis- caso Jesús. Conocer o ver a Jesús signifi-
mos por el dolor y el miedo (vv. 17-18). ca entonces entender y creer en el pro-
Cabe señalar que Juan no hace referen- fundo significado de su misterio. Es así,
cia a la incredulidad de los discípulos, entonces, como llegamos a entender:
sino solo al miedo. – la confesión de Juan el Bautista: “Yo
Transcurrió un día entre el momen- no lo conocía” (Jn 1, 33); “y yo lo he
to en que María Magdalena procla- visto y doy testimonio de que este es el
mó la revelación del Resucitado cerca Hijo de Dios” (Jn 1, 34).
de la tumba vacía –a donde había ido – el deseo de los griegos de “ver a
temprano por la mañana “cuando aún Jesús” (Jn 12, 20-33).
estaba oscuro” (20, 1)– y el momento
de confrontación con los discípulos por – el testimonio de los samaritanos: “Ya
parte del Resucitado mismo “en la tarde no creemos por tus palabras, sino por-
de ese día” (v. 19). Tanto en el sepulcro que nosotros mismos hemos escuchado
como en la habitación superior, la luz y sabemos que este es verdaderamente el
del Resucitado estalla en la oscuridad al salvador del mundo” (Jn 4, 42).
principio y al final del día. • Una presencia que derrota el miedo...
En la noche, junto con los discípulos, En este primer instante, Jesús resucita-
se repite la misma dinámica que atesti- do derrota el temor de los discípulos
gua María, doliente y sollozante cerca hacia los judíos abriendo sus corazones
de la tumba. Solo que esta vez, contra- al gozo, a la esperanza y fortaleciéndo-
riamente a lo que le había sucedido a los con su Espíritu para la misión evan-
María Magdalena (vv. 1-15), los discí- gelizadora (20, 19-21). En el corazón
pulos están conscientes del Evento de la de los discípulos se da una transforma-
resurrección del Maestro. Ellos sabían, ción: pasan de ser personas temerosas
sí, de este evento, mas no lo conocían de a las consecuencias que podrían haber

119 
19
pagado después del evento de un Jesús El Evangelio de Juan parece aludir a
resucitado de entre los muertos, a discí- esto en el capítulo 21, cuando dice que
pulos en el sentido real, listos para dar Pedro y los demás vuelven una vez más
DOMINGO

testimonio de la Buena Nueva. Quizá a su actividad pesquera habitual (21, 3).


sea bueno preguntarnos por qué las De hecho, las diversas apariciones del
puertas del cenáculo se han cerrado fir- Resucitado pueden interpretarse como
memente: ¿para proteger a los discípu- el intento de reunir a los extraviados
los de los judíos o para mantener fuera (11, 52; Mc 14, 27). Es importante
a un Jesús resucitado cuya presencia tener en cuenta que Tomás no llega a la
podría resultar incómoda y peligrosa fe, sino en la compañía de los discípulos
para quienes habían estado en su com- reunidos.
pañía? A la luz de los Hechos de los Após- • Los domingos se nos “aparece” el Señor.
toles, se puede ver que la persecución de Sobre todo, la (comunidad cristiana, ya
los discípulos y los apóstoles se debió desde el principio, es una comunidad
al hecho de que predicaron un Mesías eucarística, que se reúne cada domingo
resucitado y no porque estuvieron en para celebrar y participar en el memo-
su compañía antes de la Pascua (cf. Hch rial de la Pascua que Jesús les ha deja-
4, 5-12.18-20; 5, 17-42; 12, 3-11). El do en testamento. Para nosotros, cada
versículo 26 parece indicar de manera domingo es la Pascua semanal.
implícita que los discípulos salieron y
entraron al lugar, ya que es explícito Hoy parece como si el evangelio nos
que ocho días después “los discípulos quisiera transmitir una “catequesis del
estaban en casa de nuevo”. domingo cristiano”. La primera de las
apariciones que nos cuenta Juan suce-
• Las puertas son inútiles. El Resucita- de “el día primero de la semana”, y la
do entra a puerta cerrada. El primero en segunda “a los ocho días”, o sea, de
ser evangelizado será “uno de los Doce” nuevo el primer día: pero de la sema-
(20, 24), Tomás. En este texto, es solo en na siguiente, lo cual apunta a nuestra
referencia a Tomás que el cuarto evange- marcha incesante, semana tras semana,
lio habla de incredulidad (20, 25). hacia la plenitud de los tiempos.
Cuando el temor de los discípulos es Uno puede preguntarse si en los días
derrotado, el segundo obstáculo para intermedios no tuvieron aquellos discí-
desmantelar será la incredulidad. Aquí pulos la convicción de la presencia del
también es el mismo Jesús quien, ocho Resucitado. Jesús se había despedido
días después (20, 26), que es el domin- diciendo: “Estaré con ustedes todos los
go después de Pascua, remediará esta días, hasta el fin del mundo”. Pero aquí
incredulidad, invitando a Tomás a tocar Juan parece como si quisiera convencer-
las heridas de sus manos y su costado nos de que es en este día del domingo
con la mano y el dedo (20, 27). Tomás, cuando de un modo privilegiado pode-
preso de la desilusión, es quizá uno de mos experimentar la gracia que nos
los que, después de la muerte del Maes- hace el Señor con su presencia.
tro en la cruz, se dispersa (Lc 24, 1-53).

 120
19
La reunión dominical es un momento al ideal de la primera comunidad
muy significativo en que nos reunimos cristiana?
en torno a Cristo (“donde dos o tres se

DOMINGO
reúnen en mi nombre, allí estoy yo”), 5. PARA CONTEMPLAR
escuchamos su Palabra y participamos
en el memorial de su sacrificio pascual, Haz un momento de silencio e interio-
comulgando con su Cuerpo y Sangre. riza el texto bíblico para que ilumine tu
Vale también hoy lo que ha sido lema y mente. Déjate animar por el ardor de
consigna desde el principio de la Iglesia: la Palabra, como quien recibe el calor
la “comunidad del Señor” se reúne en del sol.
“el día del Señor” para celebrar la “cena
6. PARA DISCERNIR
del Señor”.
Ser fieles a esta convocatoria eucarísti- A la luz de la Palabra que has leído y
ca del domingo es como una garantía de meditado, ahora confronta tus criterios,
que los cristianos seguiremos creciendo valores, sentimientos y actitudes. Des-
en nuestra unión con Cristo, en nuestra cubre la voluntad de Dios en tu situa-
pertenencia a su comunidad y en nues- ción personal.
tra vida de fe. La Eucaristía dominical
es como una inyección de esperanza y 7. ORACIÓN FINAL
valentía para la vida de cada día. ¡Señor mío y Dios mío! Que podamos
verte y tocarte junto a nuestros
4. PARA REFLEXIONAR hermanos, que no nos alejemos nunca
• ¿De qué manera estamos trabajan- de la comunidad. Amén.
do para aproximarnos cada vez más

121 
20 Lunes
SANTA INÉS DE MONTEPULCIANO,
VIRGEN – Feria – Blanco
Oficio: Ferial - Salterio: 2a. semana

Inés nació alrededor del año 1270, cerca de Orvieto (Italia). A la


edad de nueve años, consigue el permiso familiar para vestir el esca-
pulario de “saco” de las monjas de un convento de Montepulciano
(Italia). Desde muy joven ayunaba casi todos los días y dormía en el
duro suelo y tenía por almohada una piedra. Murió en abril del año
1317 a la edad de 49 años, y en su sepulcro se han obrado muchos
milagros.

El anuncio de la Palabra por la fuerza del Espíritu

P
or naturaleza, la vida humana es el resultado de una decisión tomada al
menos por dos personas. La vida en el espíritu es también el resultado de la
comunión de dos o más que invocan la presencia de Dios en medio de ellos.
La comunión que se genera no se encierra en sí misma, sino que se abre a todos.
La comunidad de los apóstoles, ahora amenazada por las autoridades religiosas,
suplica con ardor la fuerza de Dios. Su petición se eleva al cielo en un momento
de gran dificultad, sabiendo que sólo con la ayuda de Dios se podrá hacer frente
a la adversidad y se tendrá el valor para anunciar con valentía el misterio de la
resurrección. Jesús mismo ya había dicho que sólo se podría anunciar su misterio
renaciendo del agua y del Espíritu.
El testimonio bíblico recuerda, una y otra vez, que la transmisión de la fe no es
sólo el resultado de esfuerzos humanos, ni de la voluntad, ni del uso de las tecno-
logías más sofisticadas, sino de una comunidad que, unida en oración, suplica la
presencia del Espíritu Santo que otorga la valentía para anunciar la Palabra de Dios
y hacer frente a aquellos que decididamente, y al amparo de su posición respalda-
da por la autoridad, se oponen a ella. En la noche de Pascua hemos renovado las
promesas bautismales, nos corresponde ahora, como comunidad orante, pedir la
fuerza de lo alto para, con renovado espíritu, anunciar sin desfallecer el misterio
central de nuestra fe.

Para meditar: En la comunidad, Para reflexionar


¿suplicamos el Espíritu Santo ante las
vicisitudes que amenazan e impiden el
anuncio de la Palabra de Dios? ¿Hemos
renacido del agua y del Espíritu en la
Pascua?

 122
20
ANTÍFONA DE ENTRADA llevando a cabo lo que tú de antemano
Rm 6, 9 habías dispuesto que sucediera.
Cristo, una vez resucitado de entre los Ahora, Señor, mira cómo nos ame-

LUNES
muertos, ya no muere más. La muerte nazan, y concede a tus servidores que
ya no tiene dominio sobre Él, aleluya. puedan proclamar con toda libertad tu
palabra, y extiende tu mano para hacer
ORACIÓN COLECTA curaciones, milagros y prodigios por la
invocación del nombre de tu santo sier-
Te pedimos, Dios omnipotente, que, vo Jesús”.
renovados por los auxilios pascuales que
nos han librado de la herencia del peca- Y luego que terminaron de orar, tem-
do, adquiramos la belleza del Creador bló el lugar donde estaban reunidos, y
celestial. Por nuestro Señor Jesucristo, todos quedaron llenos del Espíritu San-
tu Hijo… to y comenzaron a proclamar la Palabra
de Dios con libertad de espíritu (Hch
4, 23-31).
PRIMERA LECTURA
Palabra de Dios.
Todos quedaron llenos del Espíritu Santo
y comenzaron a proclamar la Palabra
de Dios con libertad de espíritu. SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 2
Del libro de los Hechos de los Apóstoles R/. Dichosos los que se refugian en ti, Señor.
Una vez puestos en libertad, Pedro y • ¿Por qué se amotinan las naciones,
Juan se dirigieron a los hermanos y les y los pueblos planean un fracaso?
contaron todo lo que los sumos sacer- Se alían los reyes de la tierra, los
dotes y los ancianos del sanedrín les príncipes conspiran contra el Señor
habían dicho. y contra su Mesías: “Rompamos sus
Ellos, al oírlo, a una voz oraron a Dios coyundas, sacudamos su yugo”. R/.
diciendo: “Señor, tú hiciste el cielo, la • “El que habita en el cielo sonríe, el
tierra, el mar y todo cuanto hay en Señor se burla de ellos. Luego les ha-
ellos, y tú pusiste con tu Espíritu Santo bla con ira, los espanta con su cólera:
estas palabras en boca de nuestro padre “Yo mismo he establecido a mi Rey
David, tu siervo: ‘¿Por qué se amotinan en Sion, mi monte santo”. R/.
las naciones, y los pueblos planean un • Voy a proclamar el decreto del Señor;
fracaso? Se alían los reyes de la tierra, Él me ha dicho: “Tú eres mi Hijo: yo
los príncipes conspiran contra el Señor te he engendrado hoy”. R/.
y contra su Mesías’. De hecho, en esta • “Pídemelo: te daré en herencia las
ciudad Herodes y Poncio Pilato se alia- naciones, en posesión los confines de
ron con las naciones y con gente del la tierra: los gobernarás con cetro de
pueblo de Israel contra tu santo siervo hierro, los quebrarás como jarro de
Jesús, a quien ungiste como Mesías, loza”. R/.

123 
20
ACLAMACIÓN ANTES dicho que deben volver a nacer. El
DEL EVANGELIO    Col 3, 1 viento sopla donde quiere: oyes el rui-
R/. Aleluya, aleluya, aleluya. do que hace, pero no sabes de dónde
viene ni a dónde va. Así pasa con el
LUNES

Ya que han resucitado con Cristo, bus-


quen los bienes de allá arriba, don- que nace del Espíritu” (Jn 3, 1-8).
de está Cristo sentado a la derecha de Palabra del Señor.
Dios. R/.

EVANGELIO ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Si uno no nace del agua y del Espíritu, Recibe, Señor, las ofrendas de tu Iglesia
no puede entrar al Reino de Dios. rebosante de gozo, y así como nos pro-
digaste tanta alegría concédenos igual-
Del Evangelio según san Juan mente el fruto de la felicidad eterna.
Había un dirigente judío, del grupo de Por Jesucristo, nuestro Señor.
los fariseos, llamado Nicodemo, que fue Prefacio de Pascua I-V, pp. ¿? - ¿?
a ver a Jesús de noche y le dijo: “Maes-
tro, sabemos que Dios te ha dado auto-
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
ridad para enseñar, porque nadie puede
Jn 20, 19
realizar las maravillas que tú haces si
Dios no está con él”. Se presentó Jesús en medio de sus discí-
pulos y les dijo: La paz esté con ustedes,
Jesús le respondió: “Te aseguro que
aleluya.
el que no vuelva a nacer, no puede
ver el Reino de Dios”. Nicodemo le
replicó: “¿Cómo puede uno volver a ORACIÓN DESPUÉS
nacer, siendo ya viejo? ¿Acaso puede DE LA COMUNIÓN
volver al seno de su madre para nacer Te rogamos, Señor, que mires a tu pue-
otra vez?”. Y Jesús respondió: “Te ase- blo con amor; y, así como te dignaste
guro que el que no nazca del agua y renovarlo con estos sacramentos de eter-
del Espíritu, no puede entrar al Reino nidad, concédele llegar a la resurrección
de Dios. De la carne nace lo carnal; incorruptible de la humanidad glorifi-
en cambio, del Espíritu nace lo espi- cada. Por Jesucristo, nuestro Señor.
ritual. No te extrañes de que te haya

 124
21 Martes
SAN ANSELMO, OBISPO Y DOCTOR DE LA IGLESIA
Feria / Memoria libre – Blanco
Oficio: Ferial o de la Memoria libre - Salterio: 2a. semana

Anselmo nació de noble familia, en Aosta del Piamonte (Italia),


hacia el año 1033. Tuvo como máxima aspiración armonizar fe
y razón, para lo cual parte siempre de la fe. Su lema fue: “Credo
ut intelligam”. Se distingue por sus aportes racionales para de-
mostrar la existencia de Dios. Fue también conocido como An-
selmo de Aosta. San Anselmo fue declarado Doctor de la Iglesia
en 1720, aunque no había sido canonizado.

EL AMOR DE DIOS EN NOSOTROS

E
l Vaticano II recuerda que Dios, a quien nadie ha visto jamás, se ha revelado,
sale al encuentro del ser humano para ofrecerle su amistad y su compañía.
Esta revelación se realiza en la persona de Jesucristo, el Verbo del Padre que
se encarna y, con lenguaje humano, comunica y expone el misterio de Dios. Solo
escuchándole, acogiendo su Palabra y adhiriéndose a su persona por la fe, se revela
al creyente el misterio escondido desde antiguo. Este evento convierte a la comuni-
dad de los creyentes en testimonio vivo; sus acciones concretas, como la comunión
de bienes, explicitan la fe por la cual se vive la esperanza que sostiene y anima y
el amor que capacita para toda obra buena. Palabra revelada y palabra hecha vida
ponen al descubierto al Dios encarnado.
El tiempo pascual, junto con la alegría de la resurrección, del triunfo sobre la
muerte y el pecado, es un tiempo para abrir la mente y el corazón a la revelación
de la Palabra de Dios, para escuchar de labios de Jesús palabras de vida capaces de
transformar todo egoísmo en comunión. La comunidad convocada a la escucha de
la Palabra se abre al misterio de humanidad resucitada por Cristo para convertirse
en sacramento de humanidad que ofrece, sobre todo a los más necesitados, el con-
suelo no sólo de una palabra, sino de acciones concretas que promueven una vida
más digna en nombre de Cristo. La fe se profesa con los labios y se testimonia con
signos de vida.

Para meditar: La experiencia de la Pas- Para reflexionar


cua ¿nos coloca en la actitud del servicio
a los demás con nuestros bienes? ¿Aco-
gemos la revelación de Dios Padre en su
Hijo encarnado y resucitado?

125 
21
ANTÍFONA DE ENTRADA SALMO RESPONSORIAL
Si 15, 5 Del salmo 92
En la asamblea le da la palabra, el Señor R/. Jerusalén está fundada como ciudad bien
MARTES

lo llena de espíritu de sabiduría e inte- compacta.


ligencia, lo viste con un traje de honor. • El Señor reina, vestido de majestad,
Aleluya. el Señor, vestido y ceñido de poder.
R/.
ORACIÓN COLECTA • Así está firme el orbe y no vacila. Tu
Oh Dios, que concediste al obispo san trono está firme desde siempre, y tú
Anselmo investigar y enseñar los secre- eres eterno. R/.
tos de tu sabiduría; ilumina nuestra • Tus mandatos son fieles y seguros; la
inteligencia con la luz de la fe, de mane- santidad es el adorno de tu casa, Se-
ra que nuestro corazón se deleite en lo ñor, por días sin término. R/.
que debemos creer. Por nuestro Señor
Jesucristo, tu Hijo… ACLAMACIÓN ANTES
DEL EVANGELIO    Jn 3, 15
PRIMERA LECTURA
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
Un solo corazón y una sola alma.
Tiene que ser levantado el Hijo del
Del libro de los Hechos de los Apóstoles hombre, para que todo el que crea, ten-
ga por Él vida eterna. R/.
Toda la multitud de los creyentes tenía
un solo corazón y una sola alma; y nadie
consideraba como propio lo que poseía, EVANGELIO
sino que todo lo tenían en común. Con Nadie ha subido al cielo; pero hay
gran fuerza los apóstoles daban testimo- alguien que bajó del cielo: el Hijo
nio de la resurrección del Señor Jesús, y del hombre.
todos gozaban de la aceptación general.
Del Evangelio según san Juan
No había nadie que pasara necesi-
dad entre ellos. Los que tenían tierras o Continuó Jesús diciéndole a Nicode-
casas las vendían, y el precio de lo que mo: “Debes volver a nacer. El viento
vendían lo ponían a disposición de los sopla donde quiere: oyes el ruido que
apóstoles, y se repartía según las necesi- hace, pero no sabes de dónde viene ni a
dades de cada uno. dónde va. Así pasa con el que nace del
Espíritu”.
Eso fue lo que hizo José, un levita
originario de Chipre, que recibió de los Nicodemo le preguntó: “¿Cómo pue-
apóstoles el nombre de Bernabé (por el de hacerse eso?”. Jesús le respondió:
ánimo que infundía): vendió un campo “Tú eres maestro de Israel, ¿y no entien-
que poseía y puso el dinero a disposi- des estas cosas? Yo te aseguro: noso-
ción de los apóstoles (Hch 4, 32-37). tros hablamos de lo que conocemos
Palabra de Dios. y damos testimonio de lo que hemos

 126
21
visto, aunque ustedes no aceptan nues- Prefacio de Pascua I-V, pp. ¿?
tro testimonio. Si no creen cuando les
hablo de cosas de la tierra, ¿cómo van a ANTÍFONA DE COMUNIÓN

MARTES
creer cuando les hable de cosas del cie- Cf. Lc 12, 42
lo? Nadie ha subido al cielo; pero hay
alguien que bajó del cielo: el Hijo del Este es el administrador fiel y prudente
hombre. Y como Moisés levantó la ser- a quien el Señor pondrá al frente de su
piente en el desierto, así tiene que ser familia para que, a su tiempo, le dé su
levantado el Hijo del hombre, para que ración de trigo. Aleluya.
todo el que crea, tenga por Él vida eter-
na” (Jn 3, 7b-15). Palabra del Señor. ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS A quienes alimentas con Cristo, pan
Que te agrade, oh Dios, el sacrificio que vivo, instrúyelos, Señor, por Cristo
alegres te presentamos en la fiesta de san maestro; y haz que, en la fiesta de san
Anselmo, por cuyas enseñanzas te ala- Anselmo, aprendamos tu verdad y la
bamos y nos entregamos enteramente a llevemos a la práctica, en la caridad. Por
ti. Por Jesucristo, nuestro Señor. Jesucristo, nuestro Señor.

127 
22 Miércoles SAN SOTERO, PAPA – Feria – Blanco
Oficio: Ferial - Salterio: 2a. semana

Sotero fue el papa número 12 de la Iglesia. Por san Eusebio se sabe


que su caridad con los que sufrían por la fe, con los extranjeros nece-
sitados y oprimidos fue alabada por san Dionisio de Corinto. Se dice
que fue el primer Papa en combatir el montanismo. Se desconocen
detalles de su martirio y hoy no existen datos por los que pueda de-
mostrarse históricamente; pero los martirologios más antiguos inclu-
yen su nombre entre los mártires.

UN AMOR QUE NO SABE HACER NADA A MEDIAS

E
l Evangelio de Juan revela el misterio de Dios en Jesucristo dándole un lugar
muy importante al misterio del amor. Padre e Hijo poseen una existencia
completamente impregnada por el amor de donación total, que es lo que
denota el verbo utilizado en griego un amor oblativo. En el texto de hoy se dice
que tanto amo Dios al mundo, poniendo el énfasis en el “tanto”. Inmediatamente
después agrega que entregó su Hijo al mundo. En san Juan capítulo trece, hablan-
do de Jesús, se dice que, habiendo amado a los suyos, los amó hasta el extremo.
Este “extremo” se concreta al día siguiente en la “entrega” de su vida en la cruz para
la salvación de todos. Por tanto, el Padre como el Hijo sólo saben amar de forma
extrema, total, oblativa. Su amor no puede ser parcial.
El envío del Hijo por parte del Padre tiene la finalidad de alcanzar la salvación
a todos. Esta no es un acto de la voluntad, sino de un amor caracterizado por la
entrega. El Padre entrega a su Hijo al mundo para salvar; el Hijo entrega su vida
por la salvación del pueblo. Cuando Dios Padre tiene que elegir entre su Hijo y
la salvación del género humano opta por la salvación, y el precio será la sangre de
su Hijo. Ciertamente, la comprensión de este misterio amoroso sobrepasa todo
entendimiento y toda experiencia de amor que la razón pueda comprender. Este
misterio anima toda nuestra vida cristiana en el compromiso de un amor efectivo
que lleve a todos la salvación de Dios.

Para meditar: ¿Acogemos al enviado del Para reflexionar


Padre como autor de nuestra salvación,
que aniquila en la Pascua el mal de
la muerte y el pecado? ¿Presentamos
a todos sin reservas el misterio de la
salvación?

 128
22
ANTÍFONA DE ENTRADA los encontraron. Regresaron entonces
Cf. Sal 17, 50; 21, 23 a dar cuenta y dijeron: “Encontramos
la cárcel bien trancada y a los guardias

MIÉRCOLES
Te confesaré ante las naciones, Señor;
contaré tu fama a mis hermanos, plantados en las puertas, pero al abrir
aleluya. no encontramos a nadie dentro”. Al
oír estas palabras, el comandante de la
guardia del templo y los sumos sacer-
ORACIÓN COLECTA
dotes se preguntaban perplejos en qué
Que la celebración anual de los miste- iría a parar todo aquello; y en esas llegó
rios, en los que recobramos nuestra dig- alguien a avisarles: “¡Miren, los hom-
nidad primera y recibimos la esperanza bres que pusieron presos están en el
de la resurrección, nos conceda, Señor, templo enseñando al pueblo!”.
tu clemencia, para que acojamos con Entonces se fue el comandante con
amor este misterio que recordamos en los agentes y se los llevó, pero sin usar
la fe. Por nuestro Señor Jesucristo, tu violencia, pues temían ser apedreados
Hijo… por el pueblo (Hch 5, 17-26).
Palabra de Dios.
PRIMERA LECTURA
Los hombres que habían metido
SALMO RESPONSORIAL
en la cárcel están en el templo,
Del salmo 33
enseñando al pueblo.
R/. Si el afligido invoca al Señor, Él lo
Del libro de los Hechos de los Apóstoles escucha.

El sumo sacerdote y todos sus colegas, • Bendigo al Señor en todo momento,


miembros del partido de los saduceos, su alabanza está siempre en mi boca;
llenos de envidia arrestaron a los após- mi alma se gloria en el Señor: que los
toles y los metieron en la cárcel pública. humildes lo escuchen y se alegren.
R/.
Pero un ángel del Señor por la noche
abrió las puertas de la cárcel, los hizo • Proclamen conmigo la grandeza del
salir y les dijo: “Salgan y prediquen al Señor, ensalcemos juntos su nombre.
pueblo en el templo todo lo concer- Yo consulté al Señor, y me respondió,
niente a este mensaje de vida”. Ellos, me libró de todas mis ansias. R/.
después de oír esto, se fueron muy • Contémplenlo y quedarán radiantes,
de mañana al templo y se pusieron a su rostro no se avergonzará. Si el afli-
enseñar. gido invoca al Señor, Él lo escucha y
Llegó entre tanto el sumo sacerdote lo salva de sus angustias. R/.
y sus colegas, convocaron el sanedrín y • El ángel del Señor acampa en torno a
todo el senado de los israelitas, y man- sus fieles y los protege. Gusten y vean
daron agentes a la cárcel a buscar a los qué bueno es el Señor, dichoso el que
apóstoles. Pero al llegar a la cárcel no se acoge a Él. R/.

129 
22
ACLAMACIÓN ANTES practica la verdad se acerca a la luz, y así
DEL EVANGELIO    Jn 3, 16 queda patente que sus obras las hace de
R/. Aleluya, aleluya, aleluya. acuerdo con Dios” (Jn 3, 16-21).
MIÉRCOLES

“Tanto amó Dios al mundo, que entre- Palabra del Señor.


gó a su Hijo único, para que todo el
que crea en Él tenga vida eterna y nadie ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
perezca”. R/.
Oh Dios, que nos hiciste partícipes de
tu divinidad por el venerable intercam-
EVANGELIO bio de este sacrificio, concédenos que,
Dios envió a su Hijo así como conocemos tu verdad, igual-
para que el mundo se salve. mente alcancemos una vida de autén-
tico testimonio. Por Jesucristo, nuestro
Del Evangelio según San Juan Señor.
Por último le dijo Jesús a Nicodemo: Prefacio de Pascua I-V, pp. ¿? - ¿?
“Tanto amó Dios al mundo, que entre-
gó a su Hijo único, para que todo el
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
que crea en Él tenga vida eterna y nadie
Cf. Jn 15, 16. 19
perezca. Porque Dios no envió a su
Hijo al mundo para condenar al mun- Dice el Señor: A ustedes Yo los elegí
do, sino para que se salve por medio de sacándolos del mundo; y los destiné
Él. El que cree en Él, no se condena, para que vayan y den fruto y para que
pero el que no cree, ya está condenado, su fruto permanezca, aleluya.
por no confesar el nombre del Hijo úni-
co de Dios. ORACIÓN DESPUÉS
La condenación consiste en que la luz DE LA COMUNIÓN
vino al mundo y los hombres prefirieron Señor, muéstrate benigno con tu pue-
las tinieblas a la luz, porque sus obras blo, al que has alimentado con los mis-
eran malas. Todo el que hace el mal odia terios celestiales, y haz que del antiguo
la luz y no se acerca a la luz, para que no pecado pasemos a la vida nueva. Por
le echen en cara sus obras. Pero el que Jesucristo, nuestro Señor.

 130
23 Jueves SAN JORGE, MÁRTIR, O SAN ADALBERTO, OBISPO Y MÁRTIR
Feria / Memoria libre – Blanco / Rojo
Oficio: Ferial o de la Memoria libre – Salterio: 2a. semana

Adalberto, nació en Bohemia alrededor de 956, en la ilustre


familia Stamnitz. Fue obispo de Praga, donde afrontó muchas
dificultades. Realizó viajes para evangelizar los paganos; por la
poca acogida decidió hacerse monje en Roma, pero al final deci-
dió atraer a la fe a los prusianos. Estando predicando en Danzic,
un grupo de paganos lo alanceó repetidas veces luego de aturdirle
con un remo, el 23 de abril de 997, Viernes Santo.

TESTIGOS DEL AMOR POR EL ESPÍRITU SANTO

L
a Iglesia naciente tiene su origen en la palabra testimoniada por los apóstoles.
Lo que ellos proclaman con su palabra ha sido antes experiencia personal y
comunitaria del encuentro con Cristo. Pedro insiste en la veracidad de su tes-
timonio, respaldado por la fuerza del Espíritu Santo. De igual modo, las palabras
y las acciones de Jesús cuentan con el respaldo del Padre que ha puesto todo en sus
manos. La predicación apostólica sobre el misterio pascual, puesta por escrito en la
Sagrada Escritura, antecede y excede a ésta, puesto que la predicación en un primer
momento fue oral, por lo mismo, la Palabra de Dios no es un libro, ni somos la
religión del libro, sino de una persona, el Hijo eterno del Padre, encarnado, muerto
y resucitado (cf. VD 7).
La misión natural de la Iglesia es la proclamación del testimonio del Dios que se
revela comunicándose a sí mismo y que elige a sus discípulos para que continúen
la predicación a lo largo de la historia. Éstos proclaman al mundo la Palabra que
orienta y da sentido su apostolado. Al comunicarla, testifican con su vida que el
amor de Dios se ha hecho persona y que el Espíritu Santo garantiza la verdad y
eficacia de toda su predicación. Desde la palabra encarnada y hecha libro por obra
del Espíritu Santo, vivamos nuestra fe comprometidos en su anuncio. Así, quienes
escuchen la Palabra se unirán a la comunidad creyente que en la liturgia actualiza
el misterio que proclama.

Para meditar: ¿Testificamos la presencia Para reflexionar


del Espíritu que revela el misterio
de la revelación de Dios en Cristo?
¿Reconocemos que el Hijo procede del
Padre, conoce su amor y nos lo revela
en la Iglesia?

131 
23
ANTÍFONA DE ENTRADA Los miembros del sanedrín, al oír esto,
cf. 4Esd 2, 35 se enfurecieron y querían eliminarlos
Una luz perpetua brillará para tus San- (Hch 5, 27-33).
JUEVES

tos, Señor, y vivirán por la eternidad, Palabra de Dios.


aleluya.

SALMO RESPONSORIAL
ORACIÓN COLECTA
Del salmo 33
Exaltamos, Señor, tu poder y te roga-
R/. Si el afligido invoca al Señor, Él lo
mos humildemente que san Jorge, así escucha.
como quiso imitar la pasión del Señor,
sea pronto auxilio para nuestra fragili- • Bendigo al Señor en todo momento,
dad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu su alabanza está siempre en mi boca.
Hijo… Gusten y vean qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a Él. R/.
• El Señor se enfrenta con los malhe-
PRIMERA LECTURA
chores, para borrar de la tierra su me-
Testigos de estas cosas somos nosotros moria. Cuando uno grita, el Señor lo
y el Espíritu Santo. escucha y lo libra de sus angustias.
Del libro de los Hechos de los Apóstoles R/.
• El Señor está cerca de los atribulados,
Se llevaron a los apóstoles y los hicieron salva a los abatidos. Aunque el justo
comparecer ante el sanedrín, y el sumo sufra muchos males, de todos lo libra
sacerdote les preguntó: “¿No les había- el Señor. R/.
mos prohibido expresamente enseñar
en nombre de Jesús? Miren cómo tie-
nen a Jerusalén llena de su enseñanza; y ACLAMACIÓN ANTES
ahora quieren hacernos responsables de DEL EVANGELIO Jn 20, 29
la muerte de ese hombre”. R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
Pedro y los demás apóstoles respon- “Crees, Tomás, porque me pudiste ver.
dieron: “Hay que obedecer a Dios antes ¡Dichosos los que creen sin haber vis-
que a los hombres. El Dios de nuestros to!”. R/.
padres resucitó a Jesús, después que
ustedes lo mataron colgándolo de un EVANGELIO
madero. Y lo exaltó colocándolo a su El Padre ama al Hijo
derecha, para que Él sea nuestro Jefe y le ha dado poder sobre todas las cosas.
y Salvador. Así es como ofrece a Israel
el arrepentimiento y el perdón de los Del Evangelio según san Juan
pecados. Testigos de estas cosas somos
nosotros y el Espíritu Santo que comu- “Aquel que viene de arriba está por
nicó Dios a los que le obedecen”. encima de todos. El que es de la tierra,

 132
23
por ser de aquí abajo habla de cosas en la conmemoración del mártir san
terrenas. Jorge, para que nos obtenga el perdón
Pero el que viene del cielo está por y nos haga vivir en continua acción de

JUEVES
encima de todos y da testimonio de lo gracias. Por Jesucristo, nuestro Señor.
que ha visto y oído, aunque nadie acep- Prefacio de los Santos Mártires I, p. ¿?
te su testimonio.
Pero hay quien lo acepta, y así certifi- ANTÍFONA DE COMUNIÓN
ca que Dios dice la verdad.
Jn 12, 24
Pues el enviado de Dios transmite
Si el grano de trigo no cae en tierra y
las palabras de Dios, ya que recibe, sin
muere, queda infecundo; pero si muere,
limitaciones, el Espíritu de Dios.
da mucho fruto, aleluya.
El Padre ama al Hijo y le ha dado
poder sobre todas las cosas.
ORACIÓN DESPUÉS
El que cree en el Hijo tiene vida eter- DE LA COMUNIÓN
na, pero el que desobedezca al Hijo
no gozará de ella, sino que tendrá que Al celebrar con alegría esta festividad y
sufrir el castigo divino” (Jn 3, 31-36). habiendo recibido tus dones celestia-
les, te pedimos, Señor, que concedas, a
Palabra del Señor. quienes en este divino banquete procla-
mamos la muerte de tu Hijo, que poda-
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS mos participar, con los santos mártires,
de su resurrección y de su gloria. Por
Recibe, Señor, el sacrificio de reconci-
Jesucristo, nuestro Señor.
liación y de alabanza que te ofrecemos

133 
24 Viernes SAN FIDEL DE SIGMARINGA, PRESBÍTERO Y MÁRTIR
Feria / Memoria libre – Blanco / Rojo
Oficio: Ferial o de la Memoria libre – Salterio: 2a. semana

Fidel nació en Sigmaringa, Alemania, en 1577.Tenía una inte-


ligencia muy vivaz y fue enviado a estudiar a la Universidad de
Friburgo, donde obtuvo doctorado en ambos derechos, y luego llegó a
ser profesor muy estimado de filosofía y letras. Era un religioso lleno
de amor al prójimo y un notable predicador popular, por lo cual fue
designado para predicar una misión entre los protestantes de Suiza.
Fue asesinado en 1622.

LOS SIGNOS CRISTIANOS HABLAN DE DIOS

L
a valentía y decisión de los apóstoles es un signo que sorprende a las autori-
dades religiosas de Israel, a la vez que anima y sostiene la fe de las primeras
comunidades cristianas. La capacidad de sufrimiento y el gozo con que lo
padecen convierte a los apóstoles en signo vivo del encuentro con la persona del
resucitado, quien ha transformado toda su existencia. También el evangelista Juan
se vale de signos para revelar la verdadera identidad de Jesús como Hijo del hom-
bre. Incluso Jesús acude al signo para explicar a la multitud que del pan material
hay que pasar al “pan vivo bajado del cielo”. También la sociedad actual se mueve
alrededor de los signos y las imágenes que saturan el imaginativo de las personas y,
en muchos casos, son clave para la interpretación de los acontecimientos.
Decía el papa san Pablo VI que las palabras convencen pero el testimonio arras-
tra. En el caso de los apóstoles, en el libro de los Hechos, ambas cosas se combinan
de manera perfecta. Ellos, gracias a la fuerza del Espíritu Santo, proclaman una
palabra llena de valentía, que deja a las autoridades religiosas sin saber qué hacer, y
lo mismo sucede con su testimonio valiente ante los ultrajes y azotes. La comuni-
dad de los creyentes necesita también hoy de estos signos visibles y de testigos que
le capaciten para mantenerse firme en la experiencia de fe, en medio de un mundo
hostil al mensaje del Evangelio y dispuesto a sacar a Dios de la vida de las personas.

Para meditar: En situaciones de adver-


sidad y sufrimiento, ¿nos apoyamos en Para reflexionar
el testimonio valiente de los apóstoles?
¿Hablamos a otros de Jesús como el pan
de vida que nos sacia en abundancia?

 134
24
ANTÍFONA DE ENTRADA se dispersaron todos sus seguidores. En
Este es el varón, que no fue abandona- el caso presente, les aconsejo que no se
do por Dios en el día del combate. Aho- metan con estos hombres sino que los

VIERNES
ra es coronado, porque fielmente venció dejen en paz. Porque si este proyecto o
en la observancia de los mandamientos asunto viene de los hombres, termina-
del Señor, aleluya. rá en nada; pero si viene de Dios no lo
podrán disolver, y se exponen a termi-
ORACIÓN COLECTA nar luchando contra Dios mismo”.
Oh Dios, que coronaste con la palma Y le hicieron caso. Llamaron, pues, a
del martirio a san Fidel de Sigmaringa los apóstoles, los hicieron azotar y les
cuando, inflamado en tu amor, trabaja- prohibieron hablar en nombre de Jesús;
ba por la propagación de la fe, concéde- luego los dejaron libres. Y así salieron
nos, por su intercesión, que, arraigados del sanedrín, alegres de que Dios les
en la caridad, experimentemos el poder hubiera concedido el honor de sufrir
de la resurrección de Cristo. Él, que injurias por causa de Jesús. Y diaria-
vive y reina contigo en la unidad del mente, en el templo y en las casas, no
Espíritu Santo y es Dios por los siglos cesaban de enseñar y de pregonar la
de los siglos. buena noticia de Cristo Jesús (Hch 5,
34-42). Palabra de Dios.
PRIMERA LECTURA
SALMO RESPONSORIAL
Alegría de los apóstoles porque Dios
les concedió el honor de sufrir 26
injurias por causa de Jesús. R/. El Señor me protegerá el día del peligro.
• El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a
Del libro de los Hechos de los Apóstoles
quién temeré? El Señor es la defensa de
Un fariseo llamado Gamaliel, maestro mi vida, ¿quién me hará temblar? R/.
de la Ley, tenido en gran estima por el • Una cosa pido al Señor, eso buscaré:
pueblo, intervino en el sanedrín y man- habitar en la casa del Señor por los
dó sacar a los apóstoles por un momen- días de mi vida; gozar de la dulzura del
to, y dijo a sus colegas: “Israelitas, ten- Señor contemplando su templo. R/.
gan mucho cuidado con lo que van a
hacer con estos hombres. Pues hace • Espero gozar de la dicha del Señor en el
algún tiempo apareció Teudas, hacién- país de la vida. Espera en el Señor, sé va-
dose pasar por una gran personalidad, liente, ten ánimo, espera en el Señor. R/.
y se le juntaron cerca de cuatrocientos
hombres. Pero a él lo mataron, y a todos ACLAMACIÓN ANTES
los que lo seguían los dispersaron y ani- DEL EVANGELIO    Mt 4, 4b
quilaron. Después, durante el censo, R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
vino Judas el galileo y logró conquistar No solamente de pan vive el hombre,
un número de seguidores para hacer sino de toda palabra que sale de la boca
una rebelión. Y también él pereció, y de Dios. R/.

135 
24
EVANGELIO Ellos las recogieron y llenaron doce
Les repartió pan y pescado canastos con las sobras que quedaron
cuanto quisieron. de los cinco panes de cebada.
VIERNES

Y los que fueron testigos del milagro


Del Evangelio según san Juan
decían: “¡Este sí es el profeta que debía
Pasó Jesús a la otra orilla del lago de venir al mundo!”.
Galilea (o de Tiberíades). Y mucha gen- Pero Jesús, dándose cuenta de que
te lo seguía, porque habían presenciado iban a llevárselo a la fuerza para hacerlo
las maravillas que hacía en favor de los rey, se retiró otra vez, Él solo, a la parte
enfermos. Pero Jesús se retiró a la parte montañosa (Jn 6, 1-15).
montañosa y se sentó allí con sus discí-
Palabra del Señor.
pulos. Estaba cerca la fiesta judía de la
Pascua.
Alzando la vista y viendo el gentío que ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
había venido, le dijo a Felipe: “¿Con Recibe, Señor, el sacrificio de reconci-
qué vamos a comprar pan para que esta liación y de alabanza que te ofrecemos
gente coma?”. Esto lo dijo para ver qué en la conmemoración del mártir san
respondía, pues bien sabía Jesús lo que Fidel, para que nos obtenga el perdón
iba a hacer. y nos haga vivir en continua acción de
Felipe le contestó: “Aunque gastára- gracias. Por Jesucristo, nuestro Señor.
mos doscientos jornales, no alcanzarían Prefacio de los Santos Mártires I, p. ¿?
para darle un mendrugo de pan a cada
uno”.
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Uno de los discípulos de Jesús, Andrés,
Sal 115, 15
el hermano de Simón, le dijo: “Aquí hay
un muchacho que tiene cinco panes de Mucho le cuesta al Señor la muerte de
cebada y dos pescados. ¿Pero qué es esto sus fieles, aleluya.
para tanta gente?”.
Jesús les dijo: “Hagan que la gente se ORACIÓN DESPUÉS
siente en el suelo”. DE LA COMUNIÓN
En ese sitio había mucha hierba. La Al celebrar con alegría esta festividad y
gente se sentó en el suelo. Solamente los habiendo recibido tus dones celestia-
hombres eran como cinco mil. les, te pedimos, Señor, que concedas, a
quienes en este divino banquete procla-
Jesús tomó los panes, dio gracias a
mamos la muerte de tu Hijo, que poda-
Dios y les repartió pan y pescado cuan-
mos participar, con los santos mártires,
to quisieron.
de su resurrección y de su gloria. Por
Y cuando quedaron satisfechos, les Jesucristo, nuestro Señor.
dijo a sus discípulos: “Recojan las
sobras; que no se desperdicie nada”.

 136
25 Sábado
SAN MARCOS, EVANGELISTA - Fiesta – Rojo
Oficio: De la Fiesta

Marcos pertenecía a la comunidad cristiana de Jerusalén. Ini-


cialmente acompañó a Pablo y Bernabé en sus misiones y después
a san Pedro, quien lo llamaba “su hijo”. La tradición enseña
que Marcos recogió en su evangelio la predicación de Pedro a
los cristianos romanos y que fundó la Iglesia de Alejandría. La
ciudad de Venecia (Italia) lo eligió como patrono y construyó en
su honor la bellísima Catedral de San Marcos.

DISCÍPULOS CONVENCIDOS

E
l párrafo final de la Primera carta de Pedro se constituye en una vigorosa
invitación a mantener dos actitudes para con Dios: la humildad, que ha de
distinguir a toda criatura ante su Señor, y la confianza en su capacidad para
salvarnos. El sufrimiento causado por la hostilidad del ambiente en el que viven las
comunidades es representado con la imagen del león rugiente. A ese león hay que
responderle con la firmeza de la fe y la solidaridad en los sufrimientos. Esta es la
vía para hacer que los propios sufrimientos se inserten en el misterio de la pasión
de Cristo. Al final, entre los remitentes, menciona a Marcos, razón por la cual se
incluye hoy su lectura.
Palabra y obras son los dos signos mediante los cuales desde siempre se anuncia
al Resucitado. Fueron los dos recursos que empleó Jesús y que la Iglesia los asumió.
El relato del envío misionero insiste en la presencia y unidad de los dos aspectos.
La proclamación de la Palabra incluye, además del necesario anuncio, el esfuerzo
real por vencer el mal presente en el mundo. Las imágenes empleadas indican que
la acción cristiana sobre el mal que campea en el mundo ha de dirigirse a las causas
del bien. Así como los apóstoles entendieron y asumieron con convicción su tarea
evangelizadora, también nosotros debemos continuar con fidelidad el mandato del
Señor.

Para meditar: ¿Nos comprometemos Para reflexionar


en asumir y continuar la tarea evange-
lizadora, vivida y testimoniada por los
apóstoles?

137 
25
ANTÍFONA DE ENTRADA Les he escrito esta breve carta por
Mc 16, 15 mano de Silvano, al que tengo por her-
Vayan al mundo entero y proclamen el mano fiel, para exhortarlos y atestiguar-
SÁBADO

Evangelio a toda la creación, aleluya. les que esta es la verdadera gracia de


Dios. Manténganse en ella.
Se dice Gloria
Los saluda la comunidad de Babilo-
nia, y también Marcos, mi hijo. Salú-
ORACIÓN COLECTA dense entre ustedes con el beso del
Oh Dios, que exaltaste a tu evangelista amor fraterno.
san Marcos con la gracia de anunciar el Paz a todos ustedes, los cristianos (1P
Evangelio, concédenos aprovechar de 5, 5b-14). Palabra de Dios.
tal manera su enseñanza que sigamos
fielmente los pasos de Cristo. Él, que SALMO RESPONSORIAL
vive y reina contigo en la unidad del Del salmo 88
Espíritu Santo y es Dios por los siglos
R/. Cantaré eternamente
de los siglos.
tus misericordias, Señor.
• Cantaré eternamente las misericor-
PRIMERA LECTURA dias del Señor, anunciaré tu fidelidad
Los saluda Marcos, mi hijo. por todas las edades. Porque dije:
“Tu misericordia es un edificio eter-
De la Primera carta del apóstol san Pedro
no, más que el cielo has afianzado tu
Queridos hermanos: Tengan sentimien- fidelidad”. R/.
tos de humildad unos con otros, por- • El cielo proclama tus maravillas, Se-
que Dios resiste a los soberbios, pero ñor, y tu fidelidad, en la asamblea de
da su gracia a los humildes. Inclínense, los ángeles. ¿Quién sobre las nubes se
pues, bajo la mano poderosa de Dios, compara a Dios? ¿Quién como el Se-
para que, a su tiempo, los ensalce. Des- ñor entre los seres divinos? R/.
carguen en Él todo su agobio, que Él se • Dichoso el pueblo que sabe aclamar-
interesa por ustedes. te: caminará, oh Señor, a la luz de tu
Sean sobrios, estén alerta, que su ene- rostro; tu nombre es su gozo cada
migo, el diablo, como león rugiente, día, tu justicia es su orgullo. R/.
ronda buscando a quién devorar. Resís-
tanle firmes en la fe, sabiendo que sus ACLAMACIÓN ANTES
hermanos en el mundo entero pasan DEL EVANGELIO    1Co 1, 23-24
por los mismos sufrimientos. Tras un
breve padecer, el mismo Dios, de toda R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
gracia, que los ha llamado en Cristo a su Nosotros predicamos a Cristo crucifica-
eterna gloria, los restablecerá, los afian- do, fuerza de Dios y sabiduría de Dios.
zará, los robustecerá. Suyo es el poder R/.
por los siglos. Amén.

 138
25
EVANGELIO confirmando la palabra con las señales
Proclamen el Evangelio que los acompañaban (Mc 16, 15-20).
a toda la creación. Palabra del Señor.

SÁBADO
Del Evangelio según san Marcos ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Te ofrecemos este sacrificio de alaban-
Once y les dijo: za, al celebrar la gloria de san Marcos, y
te suplicamos humildes que la predica-
“Vayan al mundo entero y proclamen ción del Evangelio perdure siempre en
el Evangelio a toda la creación. tu Iglesia. Por Jesucristo, nuestro Señor.
El que crea y se bautice se salvará; el
Prefacio de Apóstoles II, p. ¿?
que se resista a creer será condenado.
A los que crean, los acompañarán
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
estos signos: echarán demonios en mi
nombre, hablarán lenguas nuevas, coge- Cf. Mt 28, 20
rán serpientes en sus manos y, si beben He aquí que yo estoy con ustedes todos
un veneno mortal, no les hará daño. los días, hasta el fin del mundo, dice el
Impondrán las manos a los enfermos, y Señor, aleluya.
quedarán sanos”.
ORACIÓN DESPUÉS
Después de hablarles, el Señor Jesús
DE LA COMUNIÓN
subió al cielo y se sentó a la derecha de
Concédenos, Dios todopoderoso, que
Dios.
los dones recibidos de tu altar nos san-
Ellos se fueron a pregonar el Evangelio tifiquen y nos fortalezcan en la fe del
por todas partes, y el Señor cooperaba Evangelio que san Marcos predicó. Por
Jesucristo, nuestro Señor.

139 
Domingo 26
III DOMINGO DE PASCUA - Blanco – Semana III
Oficio: Del domingo - Salterio: 3a. semana

LAUDES
(Oración de la mañana)

V. Señor, abre mis labios. ¡Ya está delante el esposo,


R. Y mi boca proclamará tu alabanza. venido de la colina!
Estaba al alba María,
Se dice el Salmo 94 (p. ?) porque era la enamorada. Amén.
con la antífona siguiente:

Ant. Verdaderamente ha resucitado el SALMODIA


Señor. Aleluya.
Ant. 1. El Señor reina vestido de majes-
Himno tad. Aleluya. †
Estaba al alba María,
Salmo 92
llamándole con sus lágrimas.
Gloria del Dios Creador
Vino la Gloria del Padre
y amaneció el primer día. El Señor reina vestido de majestad,
el Señor, vestido y ceñido de poder:
Envuelto en la blanca túnica así está firme el orbe y no vacila.
de su propia luz divina
Tu trono está firme desde siempre,
-la sábana de la muerte
y tú eres eterno.
dejada en tumba vacía-,
Jesús, alzado, reinaba; Levantan los ríos, Señor,
pero ella no lo veía. levantan los ríos su voz,
levantan los ríos su fragor;
Estaba al alba María,
la fiel esposa que aguarda. pero más que la voz
de aguas caudalosas,
Mueva el Espíritu al aura más potente que el oleaje del mar,
en el jardín de la vida. más potente en el cielo es el Señor.
Las flores huelan la Pascua Tus mandatos son fieles y seguros;
de la carne sin mancilla, la santidad es el adorno de tu casa,
y quede quieta la esposa Señor, por días sin término.
sin preguntas ni fatiga.
Se dice Gloria al Padre.

 140
26
Ant. El Señor reina vestido de majestad. Fieras y ganados, bendecid al Señor,
Aleluya. ensalzadlo con himnos por los siglos.
Hijos de los hombres,

DOMINGO
Ant. 2. La creación será liberada para bendecid al Señor;
participar en la gloriosa libertad de los bendiga Israel al Señor.
hijos de Dios. Aleluya.
Sacerdotes del Señor,
Cántico    (Dn 3, 57-88.56) bendecid al Señor;
Toda la creación alabe al Señor siervos del Señor, bendecid al Señor.
Creaturas todas del Señor, Almas y espíritus justos,
bendecid al Señor, bendecid al Señor;
ensalzadlo con himnos por los siglos. santos y humildes de corazón,
Ángeles del Señor, bendecid al Señor; bendecid al Señor.
cielos, bendecid al Señor. Ananías, Azarías y Misael,
Aguas del espacio, bendecid al Señor; bendecid al Señor,
ejércitos del Señor, ensalzadlo con himnos por los siglos.
bendecid al Señor. Bendigamos al Padre,
Sol y luna, bendecid al Señor; al Hijo y al Espíritu Santo,
astros del cielo, bendecid al Señor. ensalcémoslo con himnos
por los siglos.
Lluvia y rocío, bendecid al Señor;
vientos todos, bendecid al Señor. Bendito el Señor en la bóveda del cielo,
alabado y glorioso
Fuego y calor, bendecid al Señor; y ensalzado por los siglos.
fríos y heladas, bendecid al Señor.
No se dice Gloria al Padre.
Rocíos y nevadas, bendecid al Señor;
témpanos y hielos, Ant. La creación será liberada para
bendecid al Señor. participar en la gloriosa libertad de los
Escarchas y nieves, bendecid al Señor; hijos de Dios. Aleluya.
noche y día, bendecid al Señor.
Luz y tinieblas, bendecid al Señor; Ant. 3. El nombre del Señor es sublime
rayos y nubes, bendecid al Señor. sobre el cielo y la tierra. Aleluya.
Bendiga la tierra al Señor,
Salmo 148
ensálcelo con himnos por los siglos.
Alabanza del Dios Creador
Montes y cumbres, bendecid al Señor;
cuanto germina en la tierra, Alabad al Señor en el cielo,
bendiga al Señor. alabad al Señor en lo alto.
Manantiales, bendecid al Señor; Alabadlo todos sus ángeles,
mares y ríos, bendecid al Señor. alabadlo todos sus ejércitos.
Alabadlo, sol y luna;
Cetáceos y peces, bendecid al Señor;
alabadlo, estrellas lucientes.
aves del cielo, bendecid al Señor.

141 
26
Alabadlo, espacios celestes, constituido por Dios juez de vivos y
y aguas que cuelgan en el cielo. muertos. De él hablan todos los profe-
Alaben el nombre del Señor, tas y aseguran que cuantos tengan fe en
DOMINGO

porque Él lo mandó, y existieron. él recibirán por su nombre el perdón de


Les dio consistencia perpetua sus pecados.
y una ley que no pasará.
Alabad al Señor en la tierra, RESPONSORIO BREVE
cetáceos y abismos del mar. V. Cristo, Hijo de Dios vivo,
Rayos, granizo, nieve y bruma, ten piedad de nosotros. Aleluya,
viento huracanado aleluya.
que cumple sus órdenes. R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
Montes y todas las sierras, ten piedad de nosotros. Aleluya,
árboles frutales y cedros. aleluya.
Fieras y animales domésticos, V. Tú que has resucitado
reptiles y pájaros que vuelan. de entre los muertos.
Reyes y pueblos del orbe, R. Aleluya, aleluya.
príncipes y jefes del mundo. V. Gloria al Padre, y al Hijo,
Los jóvenes y también las doncellas, y al Espíritu Santo.
los viejos junto con los niños. R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
Alaben el nombre del Señor, ten piedad de nosotros.
el único nombre sublime. Aleluya, aleluya.
Su majestad sobre el cielo y la tierra;
Él acrece el vigor de su pueblo. CÁNTICO EVANGÉLICO
Alabanza de todos sus fieles, El Mesías tenía que morir, y resucitar de
de Israel, su pueblo escogido. entre los muertos al tercer día. Aleluya.
Se dice Gloria al Padre. Cántico de Zacarías (p. ¿?)

Ant. El nombre del Señor es sublime


sobre el cielo y la tierra. Aleluya. PRECES
Oremos a Cristo, autor de la vida, a
LECTURA BREVE (Hch 10, 40-43) quien Dios resucitó de entre los muer-
Dios resucitó a Jesús al tercer día e hizo tos, quien por su poder nos resucitará
que se apareciese no a todo el pueblo, también a nosotros, y digámosle:
sino a nosotros, que somos los testigos Cristo, vida nuestra, sálvanos.
elegidos de antemano por Dios. Noso-
Cristo, luz esplendorosa que brillas en
tros hemos comido y bebido con él,
las tinieblas, rey de la vida y salvador de
después que Dios lo resucitó de entre
los que han muerto,
los muertos. Y él nos mandó predi-
car al pueblo y atestiguar que ha sido concédenos vivir hoy en tu alabanza.

 142
26
Señor Jesús, que anduviste los caminos Oración
de la pasión y de la cruz, Señor, que tu pueblo se regocije siem-
concédenos que, unidos a ti en el pre al verse renovado y rejuvenecido

DOMINGO
dolor y en la muerte, resucitemos por la resurrección de Jesucristo, y que
también contigo. la alegría de haber recobrado la digni-
Hijo del Padre, maestro y hermano dad de la adopción filial le dé la firme
nuestro, tú que has hecho de nosotros esperanza de resucitar gloriosamente
un pueblo de reyes y sacerdotes, como Jesucristo. Él, que vive y reina
enséñanos a ofrecer con alegría nues- contigo en la unidad del Espíritu San-
tro sacrificio de alabanza. to y es Dios, por los siglos de los siglos.
Amén.
Rey de la gloria, esperamos anhelantes
el día de tu manifestación gloriosa,
para poder contemplar tu rostro y ser CONCLUSIÓN
semejantes a ti. V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
Se pueden añadir algunas intenciones libres. todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.
Dirijámonos ahora al Padre con las
palabras que el Espíritu del Señor resu-
citado pone en nuestra boca: Padre
nuestro.

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA ANTÍFONA DE ENTRADA
Comentador: En este domingo la Cf. Sal 65, 1-2
liturgia nos motiva a la gran predica- Aclama al Señor, tierra entera; toquen
ción y defensa de la fe como lo hiciera en honor de su nombre, canten himnos
san Pedro, seguros de estar caminando a su gloria, aleluya.
como creyentes igual que los primeros
discípulos de Jesús, llevando un gran Se dice Gloria.
tesoro en nuestro corazón que nos
desafía a compartirlo con los herma- ORACIÓN COLECTA
nos como la mejor manera de defensa Que tu pueblo, oh Dios, se regocije
de nuestra religión. Iniciemos nuestra siempre al verse renovado y rejuvene-
Eucaristía. cido, y que, por la gloria de ser hijos

143 
26
tuyos, aguardemos con esperanza con- de los Once apóstoles, se presentó ante
fiada el día de nuestra resurrección. Por la multitud y les habló así:
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… “A todos ustedes, habitantes de Judea
DOMINGO

O bien: y cuantos se encuentran en Jerusalén,


tengo algo que anunciarles: escuchen
Oh Dios, que en este día memorable de con atención mis palabras. Les anuncio
la Pascua reúnes a tu Iglesia peregrina a Jesús de Nazaret, el hombre que Dios
por el mundo, danos tu Espíritu, para acreditó ante ustedes cuando por medio
que en la celebración del misterio euca- de Él les mostró su poder con prodi-
rístico reconozcamos a Cristo crucifica- gios y milagros que ya conocen. Uste-
do y resucitado, que abre nuestro cora- des lo entregaron y le quitaron la vida
zón al entendimiento de las Escrituras, clavándolo en la cruz por mano de los
y se nos da a conocer en la acción de paganos, siguiendo sin saberlo un plan
partir el pan. Él, que vive y reina conti- trazado por Dios, que todo lo prevé.
go en la unidad del Espíritu Santo y es Por eso Dios lo resucitó poniendo fin
Dios por los siglos de los siglos. al suplicio de la muerte. ¡Imposible que
la muerte lo retuviera bajo su dominio!
Pues aludiendo a Él dice David:
LITURGIA DE LA PALABRA
‘Tengo siempre presente al Señor, con
Comentador: En el libro de los Hechos Él a mi derecha no vacilaré. Por eso se
el coraje de Pedro con su predicación me alegra el corazón, se goza mi len-
sobre Cristo crucificado y resucitado. gua, y mi carne descansa serena: porque
La Carta de Pedro centrada en la pre- no me entregarás a la muerte, no deja-
sencia de Cristo como centro de todo. rás a tu fiel conocer la corrupción. Me
Lucas con el pasaje de Emaús, con un has enseñado el sendero de la vida, me
llamado a los desanimados y desilusio- saciarás de gozo en tu presencia’.
nados, a reconocer al Señor en los que Hermanos, permítanme que les hable
recorren el camino de los problemas de con franqueza acerca del patriarca
la vida pasando del fracaso y la soledad, David: él murió y fue sepultado, y su
a la búsqueda de la justicia y de la ver- tumba se conserva entre nosotros has-
dad, pero sobre todo al compartir el ta el día de hoy. Pero siendo profeta y
pan. sabiendo que Dios le había prometido
con juramento que a uno de su linaje
PRIMERA LECTURA lo pondría sobre su trono, habló pre-
Imposible que la muerte viendo la resurrección del Mesías, que
lo retuviera bajo su dominio. fue quien no quedó abandonado a la
muerte, ni conoció la corrupción en su
De los Hechos de los Apóstoles carne. A Jesús fue a quien Dios resucitó,
y de eso todos nosotros somos testigos.
Después de la venida del Espíritu Santo Exaltando, pues, a la derecha de Dios,
sobre los discípulos, Pedro, acompañado

 144
26
recibió del Padre el Espíritu Santo pro- rescatarlos de esa vida vacía que habían
metido y lo derramó sobre nosotros. aprendido de sus padres; el precio de su
Esto es lo que están viendo y oyendo” rescate fue la sangre de Cristo, cordero

DOMINGO
(Hch 2, 14.22-23). inmaculado y sin defecto. Había sido
Palabra de Dios. escogido desde antes de la creación del
mundo, pero se manifestó solo ahora,
en el último momento, para su bien.
SALMO RESPONSORIAL Gracias a Él creen en Dios, que lo resu-
Del salmo 15 citó de entre los muertos y lo glorificó.
Y así su fe y esperanza están puestas en
R/. Me enseñarás el sendero de la vida.
Dios (1P 1, 17-21).
• Protégeme, Dios mío, que me refu-
Palabra de Dios.
gio en ti; yo digo al Señor: Tú eres
mi bien. El Señor es mi heredad y mi
copa; mi suerte está en tu mano. R/. ACLAMACIÓN ANTES
• Bendeciré al Señor, que me aconseja, DEL EVANGELIO    Lc 24, 32
hasta de noche me instruye interna- R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
mente. Tengo siempre presente al Se- Señor Jesús, explícanos las Escrituras;
ñor, con Él a mi derecha no vacilaré. R/. enciende el fuego en nuestro corazón
• Por eso se me alegra el corazón, se go- con tus palabras. R/.
zan mis entrañas, y mi carne descansa
serena. Porque no me entregarás a la EVANGELIO
muerte, ni dejarás a tu fiel conocer la
Quédate con nosotros, que ya es tarde.
corrupción. R/.
• Me enseñarás el sendero de la vida, Del Evangelio según san Lucas
me saciarás de gozo en tu presencia,
El mismo día, primero de la semana,
de alegría perpetua a tu derecha. R/.
dos de los discípulos iban a un pueblo
llamado Emaús, situado a unos diez
SEGUNDA LECTURA kilómetros de Jerusalén. En el camino
El precio de su rescate fue la sangre iban hablando de todo lo que había
de Cristo, cordero inmaculado. ocurrido. Mientras conversaban y dis-
cutían, Jesús en persona se acercó y
De la Primera carta del apóstol san Pedro siguió caminando con ellos. Pero esta-
Queridos hermanos: Si invocan como ban como ciegos y no lo reconocieron.
Padre a Dios, que juzga imparcialmente Él les dijo: “¿Qué venían comentando
según las obras de cada uno, pórtense por el camino?”.
con temor durante el tiempo que les Ellos se detuvieron. En sus rostros
queda de peregrinación en este mundo. se veía la tristeza. Uno de ellos, llama-
Ya saben que ni la plata ni el oro, do Cleofás, le respondió: “Tú serás el
bienes al fin perecederos, pudieron único forastero en Jerusalén que no

145 
26
se ha enterado de lo que pasó allí en al punto se les abrieron a ellos los ojos
estos días”. y lo reconocieron, pero Él desapareció
“¿Qué pasó?” –les preguntó. de su vista.
DOMINGO

Ellos respondieron: “Lo de Jesús de Entonces se dijeron el uno al otro:


Nazaret: era un profeta poderoso en “¿No es cierto que, a lo largo del cami-
obras y palabras delante de Dios y de no, iba Él encendiendo el fuego en
todo el pueblo, y nuestros sumos sacer- nuestro corazón con sus palabras, a
dotes y nuestros jefes lo condenaron a medida que nos mostraba el sentido de
muerte y lo crucificaron. Nosotros espe- las Escrituras?”.
rábamos que Él fuera el liberador de En ese mismo momento se pusieron
Israel. Y además de todo eso, ya van más de camino y regresaron a Jerusalén. Allí
de tres días que sucedieron estas cosas. encontraron reunidos a los Once y a los
Es verdad que algunas mujeres de nues- demás compañeros, que estaban dicien-
tro grupo nos han dejado sin saber qué do: “¡Es verdad: el Señor resucitó y se
pensar: fueron de madrugada al sepulcro apareció a Simón!”.
y al no hallar el cuerpo de Jesús, volvie- Ellos, por su parte, contaron lo que
ron diciendo que se les habían aparecido les había pasado en el camino y cómo
unos ángeles y les habían asegurado que se les había dado a conocer al partir el
Él está vivo. Algunos compañeros nues- pan (Lc 24, 13-35).
tros fueron al sepulcro y encontraron
todo como las mujeres habían dicho. Palabra del Señor.
Pero a Él no lo vieron”. Se dice Credo.
Jesús les dijo: “¡Qué duros de enten-
dimiento son ustedes! ¡Cómo les cuesta ORACIÓN UNIVERSAL
creer todo lo que anunciaron los pro- Presidente: Liberados de la muerte,
fetas! ¿No ven que era necesario que el hijos de Dios por el bautismo, oremos
Mesías soportara esos sufrimientos para confiados.
entrar en su gloria?”. Todos: Haz que arda nuestro
Y comenzando por Moisés y con- corazón, Señor.
tinuando con todos los profetas, les 1. Por la Iglesia, para que la fe de la Pas-
explicó todo lo que en las Escrituras se cua la libre de toda servidumbre y la
refería a Él. haga más generosa en el servicio. Ro-
guemos al Señor.
Cuando llegaron cerca al pueblo don-
de iban, Jesús hizo ademán de seguir 2. Por todos los pueblos de la tierra, para
adelante. Pero ellos le hicieron fuerza que el triunfo de Jesús sobre la muerte
diciéndole: “Quédate con nosotros, que apague los odios y restaure la paz. Ro-
es tarde y ya va a anochecer”. guemos al Señor.
Él entró y se quedó con ellos. Y estando 3. Por todos los que sufren, para que la
gloria del Resucitado cure sus heridas y
a la mesa, tomó el pan y pronunció la
transforme su dolor en alegría. Rogue-
bendición; luego lo partió y se lo dio. Y
mos al Señor.

 146
26
4. Por los nuevos bautizados, para que la prodigaste tanta alegría concédenos
gracia recibida fructifique en obras de igualmente el fruto de la felicidad eter-
amor y de justicia. Roguemos al Señor. na. Por Jesucristo, nuestro Señor.

DOMINGO
5. Por nosotros y por todos los cristianos, Prefacio de Pascua I-V, pp. ¿? - ¿?
para que el gozo de esta Pascua renueve
nuestra fe y nos haga testigos entusias-
tas del Evangelio. Roguemos al Señor. ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Lc 24, 35
Intenciones particulares.
Los discípulos reconocieron al Señor
Presidente: ¡Oh Dios!, tu amor ha sido Jesús en la fracción del pan, aleluya.
más fuerte que el odio y que la muerte.
Escucha nuestra súplica filial y haz de ORACIÓN DESPUÉS
nosotros hombres nuevos por la fe en tu DE LA COMUNIÓN
Hijo Jesús resucitado, que vive y reina
por los siglos de los siglos. Te rogamos, Señor, que mires a tu pue-
blo con amor; y, así como te dignaste
renovarlo con estos sacramentos de eter-
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS nidad, concédele llegar a la resurrección
Recibe, Señor, las ofrendas de tu Igle- incorruptible de la humanidad glorifi-
sia rebosante de gozo, y así como nos cada. Por Jesucristo, nuestro Señor.

LECTIO DIVINA
1. ORACIÓN INICIAL 3. PARA MEDITAR
Cristo resucitado, tú eres la fuente (¿QUÉ ME DICE EL TEXTO?)
misma del perdón, por eso haz que mi • Era verdad: ha resucitado el Señor. La
corazón se deje, cada vez más, tocar por resurrección de Jesús sigue siendo la
la experiencia misma de la resurrección. Buena Noticia por excelencia. Es la que
Tú que eres la fuente del perdón, haz anuncia Pedro en su discurso de Pente-
que iluminado por la Palabra de vida y costés (“ustedes lo mataron pero Dios
de salvación, reciba con alegría y espe- lo resucitó”), la que invoca la carta del
ranza la invitación para arrepentirme y mismo Pedro para sacar consecuencias
convertirme de mis pecados. Amén. para la vida de los cristianos (“Dios lo
resucitó y le dio gloria”), y el centro de
2. LECTURA (¿QUÉ DICE EL TEXTO?) la conversación y de la experiencia de
los discípulos de Emaús en su encuen-
Lee atentamente el evangelio y escucha
tro con el Señor (“es verdad: ha resuci-
el mensaje que Dios te transmite.
tado el Señor”).
147 
26
Y es que, como anticipa el salmo y El primer paso es este: acercarte a las
argumenta Pedro, Dios no podía per- personas, escuchar la realidad, los pro-
mitir que el Justo, su Hijo, “conociera la blemas, ser capaz de hacer preguntas que
DOMINGO

corrupción”. ayuden a mirar la realidad con una visión


Continúa la Pascua. Sigue el cirio más crítica.
encendido y las flores y los cantos y los 2º Paso: Servirse del texto de la Biblia
aleluyas. Y, sobre todo, el pueblo cristiano (Lc 24, 25-27). Jesús se sirve de la Biblia
se siente “renovado y rejuvenecido en el no para dar una lección sobre la Biblia,
espíritu”, con la “alegría de haber reco- sino para iluminar el problema que hacía
brado la adopción filial” (oración colecta), sufrir a sus dos amigos y luego clarificar
“renovado con estos sacramentos de vida la situación que estaban viviendo. Con
eterna” (poscomunión), “exultante de gozo la ayuda de la Biblia, Jesús coloca a los
porque en la resurrección de tu Hijo nos dos discípulos en el proyecto de Dios y
diste motivo para tanta alegría” (oración les indica que la historia no se escapa de
sobre las ofrendas). la mano de Dios. Jesús no usa la Biblia
• Clave de lectura. Leamos el texto en como un doctor que ya lo sabe todo, sino
el que Lucas nos presenta a Jesús que como un compañero que quiere ayudar a
interpreta las Escrituras. Durante la lec- sus amigos a recordar lo que ellos habían
tura tratemos de descubrir cuáles son los olvidado: Moisés y los Profetas. Jesús no
diversos pasos del proceso de interpreta- causa en ellos un complejo de ignorancia,
ción seguido por Jesús, desde el encuen- sino que trata de ponerlos en condicio-
tro con sus discípulos en el camino hacia nes de recordar, despierta por tanto su
Emaús, hasta el reencuentro de los discí- memoria.
pulos con la comunidad de Jerusalén. El segundo paso es este: con la ayuda de
• Los diversos pasos o aspectos del proceso la Biblia, iluminar la situación y transfor-
de interpretación de la Escritura mar la cruz, señal de muerte, en señal de
vida y esperanza. Así lo que impide ver,
1º Paso: Partir de la realidad (Lc 24, se convierte en luz y fuerza a lo largo del
13-24). Jesús encuentra a los dos amigos camino.
en una situación de miedo y dispersión,
de desconfianza y de turbación. Estaban 3º Paso: Celebrar y compartir en comuni-
huyendo. Las fuerzas de la muerte, la cruz, dad (Lc 24, 28-32). La Biblia, por sí sola,
habían matado en ellos la esperanza. Jesús no abre los ojos, pero ¡hace arder el cora-
se acerca y camina con ellos, escucha la zón! (Lc 24, 32). Lo que abre los ojos y hace
conversación y pregunta: “¿De qué están descubrir a los amigos la presencia de Jesús
hablando?”. La ideología dominante les es el compartir el pan, el gesto comunitario.
impide entender y tener una conciencia En el momento en que es reconocido, Jesús
crítica: “Nosotros esperábamos que Él desaparece. Y ellos mismos experimentan la
fuera el liberador, pero…” (Lc 24, 21). resurrección, renacen y caminan solos. Jesús
¿Cuál es hoy la conversación del pueblo no se apropia del camino de sus amigos. No
que sufre? ¿Cuáles son hoy los hechos que es paternalista. Resucitados, los discípulos
ponen en crisis nuestra fe? son capaces de caminar por sus propios pies.

 148
26
El tercer paso es este: saber crear un sus vidas. Interpretar la Biblia no es solo
ambiente orante de fe y fraternidad, don- enseñar la verdad que el otro debe vivir.
de el Espíritu pueda obrar. Es el Espíritu El contenido que Jesús debía dar no se

DOMINGO
el que hace descubrir y experimentar la hallaba solo en las palabras, sino que esta-
Palabra de Dios en la vida y nos lleva a ba presente en los gestos y en su modo
entender el sentido de las palabras que de relacionarse con la gente. El conteni-
Jesús dice (Jn 14, 26; 16, 13). Y es sobre do no está nunca separado de la persona
todo en este punto de la celebración, en el que lo comunica. La bondad y el amor
que la práctica de las comunidades ecle- que afloran en sus palabras hacen parte
siales de base, sostenidas por las esparci- del contenido. Son su temperamento. Un
das por el mundo, nos ayudan a nosotros buen contenido sin la bondad es como
religiosos y religiosas a encontrar de nue- leche derramada.
vo el antiguo pozo de la Tradición para
beber su agua. 4. PARA REFLEXIONAR
El objetivo: Resucitar y regresar de nuevo • En estos días de Pascua, ¿nos hemos de-
a Jerusalén (Lc 24, 33-35). Todo ha cam- jado acompañar por Jesús resucitado,
biado en los dos discípulos. Ellos mismos siendo dóciles a la escucha de su Pala-
resucitan, se animan y regresan a Jerusalén, bra y alimentándonos de la Eucaristía?
donde continúan estando activas las fuer-
zas de muerte que mataron a Jesús, pero en 5. PARA CONTEMPLAR
donde se manifiestan también las fuerzas
de la vida en el compartir la experiencia de Haz un momento de silencio e interio-
la resurrección. Valor en lugar de miedo. riza el texto bíblico para que ilumine tu
Fe en vez de ausencia. Esperanza en vez de mente. Déjate animar por el ardor de
desesperación. Conciencia crítica, en vez la Palabra, como quien recibe el calor
de fatalismo ante el poder. Libertad en vez del sol.
de opresión. En una palabra: ¡Vida en vez
de muerte! Y en lugar de la noticia de la 6. DISCERNIR
muerte de Jesús, ¡la Buena Noticia de la A la luz de la Palabra que has leído y
Resurrección! meditado, ahora confronta tus criterios,
El objetivo de la lectura de la Biblia es valores, sentimientos y actitudes. Des-
este: experimentar la presencia viva de cubre la voluntad de Dios en tu situa-
Jesús y de su Espíritu, presentes en medio ción personal.
de nosotros. Es el Espíritu el que abre los
ojos sobre la Biblia y sobre la Realidad y 7. ORACIÓN FINAL
nos lleva a compartir la experiencia de la
Resurrección, como sucede también hoy Jesús resucitado, en el camino de nues-
en los encuentros comunitarios. tra vida, tú te haces el encontradizo.
Acompaña nuestro camino, cuestiona
• Jesús intérprete, educador y maestro, nuestros motivos, haz que nuestro cora-
era una persona significativa para sus zón arda al escucharte. Amén.
discípulos. Y por siempre ha marcado

149 
27 Lunes SANTA ZITA, VIRGEN – Feria – Blanco
Oficio: Ferial - Salterio: 3a. semana

Zita nació en Lucca (Italia). A causa de su pobreza familiar tuvo


que servir con 12 años a una familia rica, los Fatinelli, perseve-
rando con admirable paciencia hasta su muerte, pues consideraba
el trabajo como una práctica piadosa. Es patrona de los servidores
domésticos. Murió el 27 de abril de 1278, a los 60 años, e inmedia-
tamente su culto se propagó especialmente en Palermo, Sicilia, otras
partes de Italia e Inglaterra.

FATIGADOS EN COSAS PASAJERAS

E
l ser humano es formado para buscar sus propios intereses, para ir en pos
de ellos y aprovecharse de toda circunstancia con el fin de conseguir lo que
necesita para su supervivencia. Sin embargo, descuida lo verdaderamente
importante, la salud del espíritu, lo trascendente, lo que le pone en contacto con
su Dios y Señor. Mirando de cerca el texto del Juan, descubrimos que la multitud
busca a Jesús porque Él le ha saciado de pan, pero no porque el signo del pan le
haya orientado la mirada hacia algo superior, hacia un alimento que sacia hasta la
vida eterna. La multitud no ha sido capaz de ver más allá del pan material que sacia
el hambre. La materialidad no le permite captado el signo realizado por Jesús, ni
tampoco descubrir en ese signo al verdadero pan del cielo.
Jesús se ve obligado a desenmascarar las verdaderas intenciones que mueven a la
multitud. Su enseñanza se orienta a ayudarlos en la búsqueda, haciéndolos pasar de
lo material al signo, del pan material al pan de vida, de la comida a la participación
en el gran banquete de la salvación que sólo Dios puede dar. Es necesario iluminar
a los fieles acerca de aquello por lo que deben trabajar: superar tanta fatiga por el
alimento perecedero, dejando de lado el alimento que dura hasta la vida eterna.
Es aquí donde nos ayudaría mucho tener la sabiduría que caracterizaba a Esteban
para orientar, a veces sin obtener buenos resultados, la mirada de los otros al que
está en lo alto.

Para meditar: ¿Invocamos al Señor Para reflexionar


buscando solo una palabra de consuelo
sin asumir compromisos con el hambre
del mundo? ¿Trabajamos hasta fatigar-
nos sólo por los bienes pasajeros, los
materiales?

 150
27
ANTÍFONA DE ENTRADA Todos los que tomaban parte en la
Resucitó el Buen Pastor, que dio su vida sesión del sanedrín fijaron en él los ojos
por sus ovejas y se dignó morir por su y vieron que su rostro parecía el de un
rebaño, aleluya. ángel (Hch 6, 8-15).

LUNES
Palabra de Dios.
ORACIÓN COLECTA
Te pedimos, Dios todopoderoso, que
nos concedas despojarnos del hombre SALMO RESPONSORIAL
viejo con sus tendencias, para que viva- Del salmo 118
mos la vida nueva a la que nos llamas R/. Me devora, Señor, el celo de tu templo.
con las gracias propias de la Pascua. Por • Aunque los nobles se sientan a mur-
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… murar de mí, tu siervo medita tus le-
yes; tus preceptos son mi delicia, tus
PRIMERA LECTURA decretos son mis consejeros. R/.
No podían contrarrestar la sabiduría • Te expliqué mi camino, y me escu-
y la fuerza que el Espíritu le infundía chaste: enséñame tus leyes; instrúye-
a Esteban. me en el camino de tus decretos, y
Del libro de los Hechos de los Apóstoles meditaré tus maravillas. R/.
• Apártame del camino falso, y dame la
Esteban, lleno de la gracia y el poder
gracia de tu voluntad; escogí el cami-
divinos, hacía grandes prodigios y mila-
no verdadero, deseé tus mandamien-
gros en el pueblo. Entonces entraron
tos. R/.
en discusión con él algunos judíos de la
sinagoga llamada de los Libertos, jun-
to con otros que venían de Cirene, de ACLAMACIÓN ANTES
Alejandría, de Cilicia y de la provincia DEL EVANGELIO    Mt 4, 4b
de Asia, pero no podían contrarrestar la R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
sabiduría y la fuerza que el Espíritu le
infundía al hablar. No solamente de pan vive el hombre,
Por eso sobornaron a unos hombres sino de toda palabra que sale de la boca
para que dijeran que lo habían oído de Dios. R/.
decir palabras blasfemas contra Moisés
y contra Dios. Así amotinaron al pue- EVANGELIO
blo, a los ancianos y a los escribas, y le Trabajen no por el alimento
cayeron encima, lo arrestaron y lo lleva- que se acaba, sino por el alimento
ron al sanedrín. Allí presentaron falsos que dura hasta la vida eterna.
testigos que afirmaron: “Este hombre
no cesa de hablar contra este santo lugar Del Evangelio según san Juan
y contra la Ley. Pues nosotros lo oímos
Al día siguiente de haber dado Jesús
decir que Jesús, ese nazareno, destruirá
de comer a la multitud, la gente que se
este lugar y cambiará el culto tradicio-
había quedado en la orilla del lago vio
nal que Moisés nos dejó”.
151 
27
que allí no había estado más que una Jesús les respondió: “Pues el trabajo que
barca y que Jesús no había subido a Dios quiere es que crean en su Enviado”
ella con sus discípulos sino que ellos se (Jn 6, 22-29). Palabra del Señor.
habían ido solos. Después llegaron de
LUNES

Tiberíades otras barcas cerca del lugar ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
donde el Señor había pronunciado la Suban a ti, Señor, nuestras súplicas con
acción de gracias y ellos habían comido las ofrendas sacrificiales para que, purifi-
el pan. cados por tu bondad, nos dispongas para
Así que, al ver que Jesús no estaba allí celebrar el sacramento de tu inmenso
ni tampoco sus discípulos, subieron a amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.
esas barcas y se fueron a Cafarnaún a Prefacio de Pascua I-V, pp. ¿? - ¿?
buscarlo.
Cuando lo encontraron en la otra ori- ANTÍFONA DE COMUNIÓN
lla del lago, le dijeron: “Rabí, ¿cuándo Jn 14, 27
viniste?”. Dice el Señor: Les dejo la paz, mi paz
Jesús les contestó: “Yo les aseguro: les doy; no se la doy como la da el mun-
ustedes me buscan por haber comido do, aleluya.
pan hasta quedar llenos, y no porque
hayan creído viendo las obras que rea- ORACIÓN DESPUÉS
lizo. Trabajen no por el alimento que DE LA COMUNIÓN
se acaba, sino por el alimento que dura Dios omnipotente y eterno que, por
hasta la vida eterna, el que les dará el la resurrección de Cristo, nos hiciste
Hijo del hombre. A Él fue a quien Dios renacer a la vida eterna, multiplica en
Padre confirmó con su autoridad”. nosotros los frutos del sacramento pas-
Ellos le dijeron: “¿Qué tenemos que cual y colma nuestros corazones con la
hacer para trabajar en lo que Dios fortaleza del alimento de salvación. Por
quiere?”. Jesucristo, nuestro Señor.

 152
28 Martes
SAN PEDRO CHANEL, PRESBÍTERO Y MÁRTIR,
O SAN LUIS MARÍA GRIGNION DE MONTFORT, PRESBÍTERO
Memoria libre – Blanco / Rojo
Oficio: Ferial o de la Memorias libres - Salterio: 3a. semana

Pedro, nació en un pueblo francés llamado Cuet, diócesis de Lyon,


el 12 de julio de 1803, en el seno de una familia acomodada.
Hizo la Primera Comunión a los 15 años y entonces sintió la vo-
cación misionera. En 1836 partió para las misiones de Polinesia,
confiadas por el papa Gregorio XVI a los padres maristas. Por su
obra, entrega y valor, así como por representar la fe del cristiano, es
beatificado en 1889 y proclamado patrono de Oceanía en 1954.

SACIADOS CON EL PAN QUE EL PADRE NOS DA

Q ué importante es el pan en la vida y la dieta de la mayoría de las personas,


de hecho, hablamos popularmente de ganarse el pan de cada día con el
sudor de la frente. Sin embargo, Jesús ofrece un pan diferente, uno bajado
del cielo, el que su Padre da para la vida del mundo. Ahora Jesús revela su verdadera
identidad en Juan, se da a conocer como uno que sabe que no fue Moisés quien dio
a comer pan (maná) en el desierto, sino su Padre. Imaginemos la confusión de los
judíos ante estas palabras de Jesús, que en apariencia parecen contradecir la misma
Palabra de Dios. Su pan posee una característica diferente de todo otro pan, él da
la vida al mundo, es verdadero, es bajado del cielo, es pan que el Padre otorga a
quienes creen en el Hijo el hombre.
Con todo, sorprende la reacción de los judíos, que en un primer momento le
piden a Jesús que les dé siempre de ese pan. Es la misma reacción de la mujer junto
al pozo de Jacob en Juan 4, que después de oír las palabras de Jesús sobre el agua
que Él ofrece, le pide de esa agua. Sí, cuando Jesús revela su intimidad los inter-
locutores desean participar de lo que Él ofrece, se lo piden, lo esperan. Acercarse
a Jesús con las manos vacías, con el estómago carente de alimentos y sediento, es
darse la oportunidad de escuchar lo que Él ofrece y desbordar en gritos de súplica
pidiendo el don del cielo. Y, sin embargo, no solo de pan vive el hombre sino de
la Palabra de Dios.

Para meditar: ¿Nos fatigamos inútil- Para reflexionar


mente por buscar el pan que no da la
vida eterna, confundiendo la verdade-
ra fuente de vida? ¿Nos abandonamos,
como Felipe, a la voluntad salvífica de
Dios?

153 
28
ANTÍFONA DE ENTRADA Ellos se taparon los oídos y empeza-
Cf. Sal 131, 9 ron a gritar; luego se abalanzaron a una
Que tus sacerdotes, Señor, se revistan contra él, lo sacaron de la ciudad y lo
MARTES

de justicia, que tus fieles te aclamen, apedrearon. Los que hacían de testigos,
aleluya. dejaron sus capas a los pies de un joven
llamado Saulo.
ORACIÓN COLECTA Mientras lo apedreaban, Esteban pro-
nunciaba esta invocación: “Señor Jesús,
Oh Dios, que quisiste dirigir los pasos
recibe mi espíritu”.
del presbítero san Luis María por los
caminos de la salvación y del amor de Y doblando las rodillas exclamó con
Cristo, acompañado por la bienaven- voz fuerte: “Señor, no les tengas en
turada Virgen María; concédenos que, cuenta este pecado”. Y con estas pala-
con su ejemplo, meditando los miste- bras expiró. Saulo estaba de acuerdo
rios de tu amor, nos esforcemos infa- con su muerte (Hch 7, 51-8, 1a).
tigablemente en la construcción de tu Palabra de Dios.
Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo, tu
Hijo… SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 30
PRIMERA LECTURA
R/. En tus manos, Señor,
Señor Jesús, recibe mi espíritu. encomiendo mi espíritu.
De los Hechos de los Apóstoles • Señor, sé la roca de mi refugio, un
baluarte donde me salve; tú que eres
Esteban, hablando a los miembros del mi roca y mi baluarte, por tu nombre
sanedrín, les dijo: “¡Rebeldes, paganos dirígeme y guíame. R/.
de corazón, cerrados de oídos: ustedes
• En tus manos encomiendo mi espí-
siempre resisten al Espíritu Santo, igua-
ritu: tú, el Dios leal, me librarás. Yo
les en eso a sus padres! ¿A cuál de los
confío en el Señor; tu misericordia
profetas no persiguieron sus padres?
sea mi gozo y mi alegría. R/.
Ellos mataron a los que anunciaron de
antemano la venida del Justo, y ustedes • Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
lo han traicionado y asesinado. Recibie- sálvame por tu misericordia. En el
ron la Ley por mandato de ángeles y no asilo de tu presencia nos escondes de
la han guardado”. las conjuras humanas. R/.
Al oír esto se llenaron de ira y rechi-
naban los dientes contra él. Y él, lleno ACLAMACIÓN ANTES
del Espíritu Santo, levantando la vista DEL EVANGELIO    Jn 6, 35ab
al cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
de pie a la derecha de Dios, y dijo: “Veo “Yo soy el pan que da la vida –dice el
el cielo abierto y al Hijo del hombre de Señor–: quien viene a mí no pasará
pie a la derecha de Dios”. hambre”. R/.

 154
28
EVANGELIO conmemoración de san Luis María y así
Quien viene a mí no pasará hambre; como por estos santos misterios le diste
quien cree en mí nunca tendrá sed. a él la gloria, concédenos a nosotros tu

MARTES
generoso perdón. Por Jesucristo, nues-
Del Evangelio según san Juan tro Señor.
Hablando con Jesús en Cafarnaún, le Prefacio de Pascua I-V, pp. ¿? - ¿?
replicaron los judíos: “¿Y qué prueba
nos das, para que al verla te creamos?
ANTÍFONA
¿Qué obra nos muestras? Nuestros
DE COMUNIÓN
antepasados comieron el maná en el
desierto, según dice la Escritura: ‘Les Cf. Mt 24, 46-47
dio a comer pan del cielo’”. Dichoso el siervo a quien el Señor, al
Jesús les contestó: “Yo les aseguro: no llegar, lo encuentre vigilante. Les asegu-
fue Moisés quien les dio el pan del cie- ro que le confiará la administración de
lo. Es mi Padre quien les da el verdadero todos sus bienes, aleluya.
pan del cielo. Porque el pan de Dios es el
que baja del cielo y da la vida al mundo”. ORACIÓN DESPUÉS
Ellos le dijeron: “Señor, danos siempre DE LA COMUNIÓN
ese pan”. Jesús les respondió: “Yo soy el pan Que esta Eucaristía, Dios todopode-
que da la vida: quien viene a mí no pasa- roso, celebrada en la fiesta de san Luis
rá hambre; quien cree en mí nunca tendrá María, fortifique y renueve nuestras
sed” (Jn 6, 30-35). Palabra del Señor. fuerzas espirituales, para que conserve-
mos íntegro el don de la fe y camine-
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS mos por la vía de la salvación que nos
ha mostrado. Por Jesucristo, nuestro
Contempla, Señor, las ofrendas que Señor.
depositamos sobre tu altar en la

155 
29 Miércoles SANTA CATALINA DE SIENA, VIRGEN Y DOCTORA DE LA IGLESIA
Memoria obligatoria – Blanco
Oficio: De la Memoria obligatoria - Salterio: 3a. semana

Catalina nació en 1347 en Siena, hija de padres virtuosos y piado-


sos. Ella fue favorecida por Dios con gracias extraordinarias desde
una corta edad, y tenía un gran amor hacia la oración y hacia las
cosas de Dios. Su vida estuvo repartida entre la contemplación de
Jesús crucificado y el servicio de la Iglesia. Trabajó incansablemente
por la paz para hacer regresar al Papa de Aviñón a Roma. Escribió
espléndidos documentos llenos de doctrina espiritual.

EL EVANGELIO SE DIFUNDE POR TODOS LADOS

E
n la historia de salvación, Dios y su misterio maravilloso se vale de todos los
acontecimientos para revelar su amor a los pueblos que Él quiere ganar para
sí por la fe en Jesucristo. En los tiempos actuales se habla mucho de nueva
evangelización y de transmisión de la fe cristiana. Pues bien, el proyecto de Dios
no se ve obstaculizado por las obstinaciones del ser humano. En Jerusalén las cosas
se han perturbado, la muerte de Esteban desató una violenta persecución contra la
comunidad cristiana y los discípulos se ven obligados a dispersarse. Al huir de un
lugar a otro el Evangelio se comienza a difundir por todos lados y los diversos sig-
nos de salvación en nombre de Jesús acompañaban la predicación de los misione-
ros. Entre ellos uno importante es la alegría de la salvación traída por el Evangelio
a aquellas nuevas comunidades.
Es impresionante la obra del Espíritu Santo y cómo Dios se vale incluso de nues-
tros defectos, de la maldad y envidia de los gobernantes para llevar su Evangelio
a todos los lugares. También hoy se repite la misma historia, así ha ocurrido en
la historia de la Iglesia. El papa Benedicto XVI recordaba que aun hoy “no solo
hay todavía muchos pueblos que no han conocido la Buena Nueva, sino también
muchos cristianos necesitados de que se les vuelva a anunciar persuasivamente la
Palabra de Dios, de manera que puedan experimentar concretamente la fuerza del
Evangelio” (VD 96).

Para meditar: ¿Necesitamos hoy la Para reflexionar


fuerza de la violencia contra comuni-
dades estancadas para llevar por todos
lados la fuerza del Evangelio? ¿El anun-
cio de Jesús conduce a creer en Él como
enviado del Padre?

 156
29
ANTÍFONA DE ENTRADA los malos espíritus lanzando gritos, y
Esta es una virgen sabia y prudente, que muchos lisiados y cojos quedaron cura-
dos. Así hubo gran alegría en esa ciudad

MIÉRCOLES
salió al encuentro de Cristo con la lám-
para encendida, aleluya. (Hch 8, 1b-8).
Palabra de Dios.
ORACIÓN COLECTA
Oh Dios, que a santa Catalina de Siena SALMO RESPONSORIAL
le hiciste arder con amor divino en la Del salmo 65
contemplación de la pasión de Cristo R/. Aclama al Señor, tierra entera.
y en el servicio de tu Iglesia, concéde- • Aclama al Señor, tierra entera, to-
nos, por su intercesión, que tu pueblo, quen en honor de su nombre, can-
asociado al misterio de Cristo, se alegre ten himnos a su gloria. Digan a Dios:
siempre en la revelación de su gloria. “¡Qué terribles son tus obras!”. R/.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… • Que se postre ante ti la tierra entera,
que toquen en tu honor, que toquen
PRIMERA LECTURA para tu nombre. Vengan a ver las
Los creyentes iban predicando obras de Dios, sus temibles proezas
el Evangelio. en favor de los hombres. R/.
• Transformó el mar en tierra firme, a
Del libro de los Hechos de los Apóstoles
pie atravesaron el río. Alegrémonos
Después de la muerte de Esteban, se con Dios, que con su poder gobierna
desencadenó una violenta persecución eternamente. R/.
contra la Iglesia de Jerusalén. Y todos
se dispersaron por las regiones de Judea ACLAMACIÓN ANTES
y Samaria, a excepción de los apóstoles. DEL EVANGELIO    Cf. Jn 6, 40
Unos hombres piadosos enterraron a R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
Esteban e hicieron grandes lamentacio- Dice el Señor: “Todo el que cree en mí
nes por él. En cuanto a Saulo, devas- tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el
taba la Iglesia; yendo de casa en casa, último día”. R/.
a la fuerza se apoderaba de hombres y
mujeres y los metía en la cárcel.
EVANGELIO
Y al irse dispersando, los creyentes
iban predicando el Evangelio. Felipe Esto es lo que quiere el Padre:
bajó a la capital de Samaria y empe- que todo el que vea al Hijo
zó a predicarles a Cristo. Todos a una y crea en Él, tenga vida eterna.
seguían con gran atención lo que Del Evangelio según san Juan
decía Felipe, porque oían hablar de los
milagros que hacía y los estaban vien- Continuó Jesús diciendo a los judíos en
do. Pues de muchos poseídos salían Cafarnaún:

157 
29
“Yo soy el pan que da la vida: quien de santa Catalina, para que, instruidos
viene a mí no pasará hambre; quien cree por sus enseñanzas, podamos darte
en mí nunca tendrá sed. gracias con mayor fervor a ti, oh Dios,
MIÉRCOLES

Pero ya les he dicho que a pesar de vivo y verdadero. Por Jesucristo, nues-
haber visto no creen. Todos lo que el tro Señor.
Padre me confía vendrán a mí, y al que Prefacio de Pascua I-V, pp. ¿? - ¿?
venga a mí no lo rechazaré, porque yo
he bajado del cielo no para hacer mi
voluntad sino la voluntad del que me ANTÍFONA DE COMUNIÓN
envió. Y la voluntad del que me envió 1Jn 1, 7
es que no deje que se pierda ninguno de Si vivimos en la luz, lo mismo que Dios
los que me dio, sino que los resucite en está en la luz, entonces estamos unidos
el último día. los unos con los otros y la Sangre de
Porque esto es lo que quiere el Padre: Jesucristo su Hijo nos purifica de todo
que todo el que vea al Hijo y crea en Él, pecado, aleluya.
tenga vida eterna; y yo lo resucitaré en
el último día” (Jn 6, 35-40). ORACIÓN DESPUÉS
Palabra del Señor. DE LA COMUNIÓN
Nos confiera, Señor, la eternidad, la
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS mesa celestial, de la cual hemos sido ali-
mentados, y que también nutrió la vida
Recibe, Señor, el sacrificio de salvación temporal de santa Catalina de Siena.
que te ofrecemos en la conmemoración Por Jesucristo, nuestro Señor.

 158
30 Jueves SAN PÍO V, PAPA – Feria / Memoria libre – Blanco
Oficio: Ferial o de la Memoria libre - Salterio: 3a. semana

Fue el papa número 225 de la Iglesia. Durante su pontificado


(1566-1572), se dedicó a llevar a la práctica la reforma del con-
cilio de Trento sobre el culto divino, la doctrina cristiana y la dis-
ciplina eclesiástica; se publicaron las mejoras del Breviario, del
Misal y del Catecismo; se reglamentó el rezo del Rosario. En 1572,
sufrió el violento ataque de una dolorosa enfermedad que le pro-
dujo la muerte el 1 de mayo del mismo año, a los 68 años de edad.

LA PALABRA REVELA EL ROSTRO DE JESÚS

E
l proceso evangelizador, tal como lo entiende la Iglesia hoy, por ejemplo en
el Directorio General para la Catequesis n. 49, está estructurado en tres etapas.
Cada una de ellas tiene su punto de partida en el anuncio de la Palabra de
Dios. Este anuncio no consiste simplemente en poner la Biblia en las manos de los
fieles o futuros cristianos (en el caso de catecúmenos en tierras de misión), sino en
acercarse a ellos con la sensibilidad del Espíritu Santo y de personas como Felipe,
que sean capaces de hacer comprensible el texto bíblico, explicitando desde él el
misterio de Jesús, haciendo anuncio del misterio pascual de Cristo desde la Palabra
contenida en la Escritura. Es la importancia de la catequesis bíblica que aclara e
introduce en el misterio de salvación.
Pero no se trata tampoco solo de catequesis en sí misma, ella debe conducir al
candidato a la profesión de fe y a solicitar el bautismo. Felipe lo ha logrado, bajo
la inspiración del Espíritu Santo, y aquel hombre al llegar a un cierto lugar pide el
bautismo. Antes deberá profesar su fe en Cristo, reconociéndolo como “Hijo de
Dios”. La comprensión de la Palabra de Dios conduce al reconocimiento de que
el Siervo del profeta Isaías se identifica con el que padeció bajo el poder de Poncio
Pilato, fue sepultado, muerto y resucitado. El baño regenerador del agua bautismal
está precedido de un encuentro con el Señor por mediación de la Palabra.

Para meditar: Los que acuden a pedir Para reflexionar


el bautismo, ¿han reconocido por
mediación de la Palabra el rostro de
Cristo? ¿Se acercan al banquete de la
Eucaristía para recibir a Aquel que les
ha regenerado?

159 
30
ANTÍFONA DE ENTRADA invitó a Felipe a subir y sentarse junto
El Señor lo eligió como sumo sacerdote, a él.
le abrió sus tesoros y lo hizo abundar en El pasaje de la Escritura que estaba
JUEVES

toda clase de bienes, aleluya. leyendo era este:


“Guardó silencio, como cordero lle-
ORACIÓN COLECTA vado al matadero, como oveja cuando
Oh Dios que, en tu Iglesia, animaste la trasquilan. Aunque lo humillaron,
providente al papa san Pío v para defen- fue revocada su condena. ¿Quién podrá
der la fe y para celebrarte más digna- contar su descendencia? Su vida es arre-
mente, concédenos, por su intercesión, batada de la tierra”.
participar en tus misterios con fe viva El eunuco le preguntó a Felipe:
y con fructuosa caridad. Por nuestro “Dime, por favor, de quién dice esto el
Señor Jesucristo, tu Hijo… profeta: ¿de sí mismo o de algún otro?”.
Tomó entonces Felipe la palabra, y
PRIMERA LECTURA partiendo de ese texto de la Escritura, le
Aquí hay agua. ¿Qué inconveniente comunicó la buena noticia de Jesús. En
hay para que yo reciba el bautismo? el viaje llegaron a un lugar donde había
agua, y dijo el eunuco: “Mira, aquí hay
Del libro de los Hechos de los Apóstoles agua. ¿Qué inconveniente hay para que
yo reciba el bautismo?”.
Un ángel del Señor le ordenó a Felipe:
“Ponte en camino en dirección al sur, Y mandó parar la carroza y bajaron
por la vía que baja de Jerusalén a Gaza. ambos al agua, Felipe y el eunuco; y
Ahora está solitaria”. Felipe lo bautizó. Cuando salieron del
agua, el Espíritu del Señor arrebató a
Él se puso en seguida en camino.
Felipe y no lo vio más el eunuco, que
Un hombre de Etiopía, eunuco y alto
siguió su viaje lleno de alegría.
funcionario de la Candace, es decir, de
la reina de ese país, y superintendente Felipe se encontró en Azoto y conti-
de sus tesoros, que había ido a Jerusalén nuando su camino predicó el Evangelio
a adorar a Dios, se hallaba de regreso, en todas las ciudades hasta que llegó a
y sentado en su carroza leía el libro del Cesarea (Hch 8, 26-40).
profeta Isaías. Palabra de Dios.
El Espíritu dijo a Felipe: “Acércate
y ponte junto a la carroza”. Felipe se SALMO RESPONSORIAL
acercó rápidamente y oyó que estaba Del salmo 65
leyendo al profeta Isaías. Entonces le R/. Aclama al Señor, tierra entera.
preguntó: “¿Y sí entiendes lo que estás • Bendigan, pueblos, a nuestro Dios,
leyendo?”. hagan resonar sus alabanzas, porque
Él respondió: “¿Pero cómo voy a Él nos ha devuelto la vida y no dejó
entenderlo si nadie me lo explica?”. E que tropezaran nuestros pies. R/.

 160
30
• “Fieles de Dios, vengan a escuchar, antepasados comieron el maná en el
les contaré lo que ha hecho conmi- desierto, y, sin embargo, murieron. El
go: a Él gritó mi boca y lo ensalzó mi pan que baja del cielo es el que no deja

JUEVES
lengua. R/. morir al que lo come. Yo soy el pan vivo
• Bendito sea Dios, que no rechazó mi bajado del cielo. El que coma de este
súplica ni me retiró su favor. R/. pan vivirá eternamente. Y el pan que
voy a dar es mi carne, para la vida del
mundo” (Jn 6, 44-51).
ACLAMACIÓN ANTES
DEL EVANGELIO    Jn 6, 51 Palabra del Señor.
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
“Yo soy el pan vivo bajado del cielo
–dice el Señor–. El que coma de este Recibe, Señor, este sacrificio que, para
pan vivirá eternamente”. R/. tu gloria, tu pueblo ofrece en honor de
san Pío quinto y concédenos alcanzar
eterna salvación. Por Jesucristo, nuestro
EVANGELIO Señor.
Yo soy el pan vivo bajado del cielo.
Prefacio de Pascua I-V, pp. ¿? - ¿?
Del Evangelio según san Juan

Enseñando en la sinagoga de Cafar- ANTÍFONA DE COMUNIÓN


naún, dijo Jesús a los judíos: “Nadie cf. Jn 10, 11
puede venir a mí si no lo atrae el Padre El Buen Pastor dio su vida por las ove-
que me envió; y yo lo resucitaré en el jas, aleluya.
último día.
Está escrito en los Profetas: ‘Todos ORACIÓN DESPUÉS
serán instruidos por Dios’. Todo el que DE LA COMUNIÓN
escucha al Padre y recibe su enseñanza,
viene a mí. Esto no quiere decir que Señor, Dios nuestro, los sacramen-
alguien haya visto al Padre fuera del tos que hemos recibido fortalezcan
que procede de Dios; solo Él ha visto en nosotros el fuego de la caridad que
al Padre. encendió con ímpetu a san Pío quinto
y lo llevó a entregarse siempre por tu
Yo les aseguro: el que cree tiene vida
Iglesia. Por Jesucristo, nuestro Señor.
eterna. Yo soy el pan que da la vida. Sus

161 
 162
163 
 164
165 
 166
167 
 168
169 
 170
171 
 172
173 
 174
175 
 176