Está en la página 1de 144

MISAL POPULAR

“Toda parroquia está llamada a ser el espacio donde se recibe y acoge la Palabra, se
celebra y se expresa en la adoración del Cuerpo de Cristo, y, así, es la fuente dinámica
del discipulado misionero” (cf. Aparecida 170-173).
Con motivo de la celebración de los 15 años de la Diócesis de Fontibón, viviendo
la alegría de la fe junto con el Pueblo de Dios, leyendo los signos de los tiempos y
las necesidades evangelizadoras, presento el recurso pastoral “Regalo de Amor, Misal
diario para el pueblo de Dios”. Les ayudará a alimentar la fe y la vida espiritual para
vivirla en las familias y celebrarla en las comunidades parroquiales de nuestra Diócesis.
Que la reflexión de la Palabra, los lleve a una participación más viva y profunda de la
liturgia.

Bogotá, noviembre 23 de 2018


X Juan Vicente Córdoba Villota, sj
Obispo de Fontibón

REGALO DE AMOR Director


MISAL MENSUAL
P. Arnoby Álvarez Charry
AÑO II, No. 15

Textos y diseño gráfico Editor


Editorial San Pablo Jr. César Buitrago, ssp

Reflexiones
P. William Segura © San Pablo
Carrera 46 No. 22A-90
Tel.: 3682099 – Fax: 2443943
Derecho de distribución Diócesis de Fontibón E-mail: editorial@sanpablo.co
Carrera 98 No. 17A - 81 www.sanpablo.co
Tel.: 4181036 – Cel.: 304 1032666
E-mail: comunicaciones@diocesisdefontibon.com Distribución
Departamento de Ventas
Distribución Calle 17A No. 69-67
Encuentra tu "Regalo de Amor", misal popular, Tel.: 4114011 – Fax: 4114000
en las parroquias de la Diócesis de Fontibón. E-mail: direccioncomercial@sanpablo.co
3
Planeador

Domingo Lunes Martes

1 2 3

8 9 10

15 16 17

22 23 24

29 30 31

4
arzo
Miércoles Jueves Viernes Sábado

4 5 6 7

11 12 13 14

18 19 20 21

25 26 27 28

La frase del mes

La mujer salió de la costilla del hombre para ser su igual; de


debajo del brazo, para ser protegida; de junto al corazón, para ser amada.
Midrash Rabba

5
ORDINARIO DE LA MISA

RITOS INICIALES
Canto de entrada
Si no hay canto de entrada, se recita la antífona de entrada.

Saludo
S. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. –Amén.
El sacerdote, extendiendo las manos, saluda a la asamblea con una de las fórmulas siguientes:

Tiempo Ordinario:
La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espíritu
Santo estén con todos ustedes. –Y con tu espíritu.
O bien:
El Señor, que dirige nuestros corazones para que amemos a Dios, esté con todos
ustedes. –Y con tu espíritu.
Tiempo de Cuaresma:
La gracia y el amor de Jesucristo, que nos llama a la conversión, estén con todos
ustedes. –Y con tu espíritu.
Acto penitencial
Los fieles se preparan para celebrar la Eucaristía, reconociendo sus pecados:
1. El Señor Jesús, que nos invita a la mesa de la Palabra y de la Eucaristía, nos llama
ahora a la conversión. Reconozcamos, pues, que somos pecadores e invoquemos
con esperanza la misericordia de Dios.

En los domingos:
En el día en que celebramos la victoria de Cristo sobre el pecado y sobre la
muerte, reconozcamos que estamos necesitados de la misericordia del Padre
para morir al pecado y resucitar a la vida nueva.

Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado


mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por
mi gran culpa. Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los
santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.

6
El acto penitencial termina con la petición de perdón al Señor, que recita el sacerdote:
Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nues­tros pecados y
nos lleve a la vida eterna. –Amén.

Pueden usarse las invocaciones siguientes:


2. Al comenzar esta celebración eucarística, pidamos a Dios que nos conceda la con-
versión de nuestros corazones; así obtendremos la reconciliación y se acrecentará
nuestra comunión con Dios y con nuestros hermanos.

I II
Tú que eres el camino que conduce al Tú que eres la plenitud de la verdad y de la
Padre: Señor, ten piedad. gracia: Señor, ten piedad.
–Señor, ten piedad. –Señor, ten piedad.
Tú que eres la verdad que ilumina a los Tú que te has hecho pobre para enriquecer-
pueblos: Cristo, ten piedad. nos: Cristo, ten piedad.
–Cristo, ten piedad. –Cristo, ten piedad.
Tú que eres la vida que renueva el mundo: Tú que has venido para hacer de nosotros
Señor, ten piedad. tu pueblo santo: Señor, ten piedad.
–Señor, ten piedad. –Señor, ten piedad.
Dios todopoderoso... Dios todopoderoso...

Tiempo de Cuaresma:
Tú que nos has hecho renacer por el agua y el Espíritu: Señor, ten piedad.
–Señor, ten piedad.
Tú que enviaste al Espíritu Santo para crear en nosotros un corazón nuevo: Cristo, ten
piedad.
–Cristo, ten piedad.
Tú que eres el autor de la salvación eterna: Señor, ten piedad.
–Señor, ten piedad.
Dios todopoderoso...

Gloria
Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa
gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor
Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios,
Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de noso-
tros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la

7
derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque solo tú eres Santo, solo tú Señor, solo tú
Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

Oración colecta
Acabado el himno, el sacerdote, con las manos juntas, dice la oración.

LITURGIA DE LA PALABRA
– Primera lectura – Segunda lectura
– Salmo – Evangelio
Profesión de fe
Credo niceno-constantinopolitano
Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visi-
ble y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre
antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que
por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu
Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las
Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con
gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe
una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una,
santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los peca-
dos. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Oración universal
El sacerdote invita a los fieles a orar, por medio de una breve monición, por las necesidades de la
Iglesia y del mundo.

LITURGIA EUCARÍSTICA
Preparación de los dones
Se lleva el pan y el vino al altar. También se recogen los dones para la Iglesia local y para los pobres.

Presentación del pan


Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del
hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan
de vida. –Bendito seas por siempre, Señor.
El sacerdote dice en secreto:
Por el misterio de esta agua y este vino, haz que compartamos la divinidad de quien se ha
dignado participar de nuestra humanidad.

8
Presentación del vino
Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hom-
bre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros bebida
de salvación. –Bendito seas por siempre, Señor.
El sacerdote dice en secreto:
Acepta, Señor, nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde; que este sea hoy nues-
tro sacrificio y que sea agradable en tu presencia, Señor, Dios nuestro.
Luego el sacerdote, de pie a un lado del altar, se lava las manos, diciendo en secreto:
Lava del todo mi delito, Señor, y limpia mi pecado.

Oración sobre las ofrendas


El sacerdote, de pie en el centro del altar, de cara al pueblo, extendiendo y juntando las manos, dice:
Oren, hermanos, para que este sacrificio mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre
todopoderoso.
R/. El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre,
para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.
Luego el sacerdote dice la oración sobre las ofrendas.

PLEGARIA EUCARÍSTICA
El sacerdote comienza la plegaria eucarística con el prefacio. Dice:
S. El Señor esté con ustedes.
R/. Y con tu espíritu.
S. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
S. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.
El sacerdote prosigue el prefacio, con las manos extendidas. Al final del prefacio junta las ma-
nos y, en unión con el pueblo, concluye el mismo prefacio, cantando o diciendo con voz clara:
Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE SANTA MARÍA VIRGEN I:


La Maternidad de la Bienaventurada Virgen María
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y
en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Y alabar, bendecir

9
y proclamar tu gloria en la (solemnidad, fiesta, memoria, conmemoración, nati-
vidad) de Santa María, siempre virgen. Porque ella concibió a tu único Hijo por
obra del Espíritu Santo, y conservando la gloria de su virginidad, hizo resplande-
cer sobre el mundo la luz eterna, Jesucristo, Señor nuestro. Por Él, los Ángeles y
los Arcángeles alaban tu majestad, te adoran las Dominaciones, se estremecen las
Potestades. Te celebran, unidos en la alegría, los cielos, las Virtudes celestiales y
los santos Serafines. Permítenos asociarnos a sus voces cantando humildemente tu
alabanza: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO: Misterio de la Presentación del Señor
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en
todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Porque tu Hijo, coeterno
contigo, presentado hoy en el templo, fue proclamado por el Espíritu gloria de Israel
y luz de las gentes. Por eso, nosotros, jubilosos, salimos al encuentro del Salvador, y
con los Ángeles y los Santos te alabamos, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DE LOS SANTOS PASTORES: Presencia de los santos Pastores en la Iglesia
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. Porque de tal manera concedes a tu Iglesia regocijarse con la fiesta de
san N., que la fortaleces con el ejemplo de su vida, la instruyes con su palabra y la
proteges con su intercesión. Por eso, con los Ángeles y con la multitud de los Santos
te cantamos el himno de alabanza, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo...
PREFACIO DE DIFUNTOS I: La esperanza de la resurrección en Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. En Él brilla la esperanza de nuestra feliz resurrección; y así, aunque
la certeza de morir nos entristece, nos consuela la promesa de la futura inmor-
talidad. Porque la vida de los que en ti creemos, Señor, no termina sino que se
transforma; y, al deshacerse nuestra morada terrenal, nos preparas una morada
eterna en el cielo. Por eso, con los Ángeles y los Arcángeles. Con los Tronos y las
Dominaciones, y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu
gloria: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO COMÚN I: Restauración universal en Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. Pues fue de tu agrado restaurar en Él todos los seres; y de su pleni-
tud nos concediste recibir todas las cosas. Pues Él, siendo de naturaleza divina, se
anonadó a sí mismo y, por su sangre derramada en la cruz, infundió la paz en todo
lo que existe; de esta manera fue exaltado sobre la creación entera y fue constituido

 10
fuente de salvación eterna para todos los que le obedecen. Por eso, con los Ángeles
y los Arcángeles con los Tronos y las Dominaciones, y con todos los coros celestia-
les, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE LA SANTÍSIMA EUCARISTÍA I:


El sacrificio y el sacramento de Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y
en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, Señor
nuestro. Quien, como verdadero y eterno Sacerdote, al instituir el sacrificio de la eter-
na alianza, se ofreció a ti como primera víctima de salvación, y nos mandó perpetuar
esta ofrenda en conmemoración suya. Su carne, inmolada por nosotros, es alimento
que nos fortalece; su Sangre derramada por nosotros, es bebida que nos purifica. Por
eso, con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con todos
los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DOMINICAL I: Misterio pascual y pueblo de Dios
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y
en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, Señor
nuestro. Quien, por su misterio pascual, realizó la obra maravillosa de llamarnos de
la esclavitud del pecado y de la muerte a la gloria de ser linaje elegido, sacerdocio
real, nación consagrada, pueblo de tu propiedad; y para que llamados por ti de las
tinieblas a tu luz admirable, proclamemos ante el mundo tus maravillas. Por eso,
con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con todos los
coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DOMINICAL V: La creación
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Que creaste el
universo entero y dispusiste los cambios de las estaciones, formaste al hombre a
tu imagen y le sometiste las maravillas del mundo, para que, en nombre tuyo,
dominara la creación y, en la grandeza de tus obras, continuamente te alabara, por
Cristo, Señor nuestro. Por eso, nosotros, unidos a todos los ángeles, te alabamos y
te aclamamos llenos de alegría: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DE LOS SANTOS MÁRTIRES I: Testimonio y ejemplo de los mártires
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Porque la sangre
de san (santa) N., mártir, derramada como la de Cristo para confesar tu nombre,
manifiesta las maravillas de tu poder, por el cual conviertes la debilidad en fortaleza,
y al hombre débil lo fortaleces para que dé testimonio de la espera dichosa de tu
Reino por Jesucristo, Señor nuestro. Por eso, con las Virtudes celestiales, en la tierra
siempre te alabamos, proclamando tu grandeza sin cesar: Santo, Santo, Santo…
11 
PREFACIO DE LOS APÓSTOLES I: Los Apóstoles, pastores del pueblo de Dios
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Porque no aban-
donas a tu rebaño, Pastor eterno, sino que por medio de los santos Apóstoles lo
cuidas con protección continua, para que sea conducido por los mismos servidores
a quienes tu Hijo dio la misión de anunciar el Evangelio. Por eso, con los Ángeles y
los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con todos los coros celestiales,
cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE LAS SANTAS VÍRGENES Y DE LOS SANTOS RELIGIOSOS:


El signo de la vida consagrada a Dios
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y
en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Pues en los Santos
que, por el reino de los cielos, se consagraron a Cristo, celebramos tu providencia
admirable, por la cual, vuelves a llamar a la santidad original al género humano
y le haces pregustar los dones que habrá de poseer en el cielo. Por eso, con todos
los Ángeles y Santos, te alabamos, proclamando sin cesar: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE LOS SANTOS I: La gloria de los Santos


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. A ti te glorifica
la asamblea de los Santos y al coronar sus méritos, coronas tu propia obra. Tú nos
ofreces el ejemplo de sus vidas, la ayuda de su intercesión y la participación en
su destino, para que, animados por tan insignes testigos, corramos victoriosos la
carrera que se nos propone, y con ellos alcancemos la corona de gloria que no se
marchita por Jesucristo, Señor nuestro. Por eso, con los Ángeles y los Arcángeles
y con la numerosa compañía de los Santos, te cantamos un himno de alabanza,
diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE CUARESMA I: Significado espiritual de la Cuaresma


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. Porque concedes bondadosamente a tus fieles esperar, con gozo,
año tras año, con el alma purificada, las solemnidades de la Pascua; para que dedi-
cados con mayor entrega a la oración y a las obras de caridad, frecuentando los
misterios que les han dado nueva vida, alcancen la plenitud de gracia de los hijos
de Dios. Por eso, con los Ángeles y Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones
y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo,
Santo, Santo…

 12
PLEGARIA EUCARÍSTICA II
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias, Padre san-
to, siempre y en todo lugar, por Jesucristo, tu Hijo amado. Por Él, que es tu Palabra,
hiciste todas las cosas; tú nos lo enviaste para que, hecho hombre por obra del Espí-
ritu Santo y nacido de María, la Virgen, fuera nuestro Salvador y Redentor. Él, en
cumplimiento de tu voluntad, para destruir la muerte y manifestar la resurrección,
extendió sus brazos en la cruz, y así adquirió para ti un pueblo santo. Por eso, con
los Ángeles y los Santos, proclamamos tu gloria, diciendo: Santo, Santo, Santo...
Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad; por eso te pedimos que
santifiques estos dones con la efusión de tu Espíritu, de manera que se conviertan
para nosotros en el Cuerpo y X la Sangre de Jesucristo, nuestro Señor.
El cual, cuando iba a ser entregado a su pasión, voluntariamente aceptada, tomó
pan, dándote gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:

TOMEN Y COMAN TODOS DE ÉL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO, QUE SERÁ


ENTREGADO POR USTEDES.

Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, dando gracias te bendijo y lo
dio a sus discípulos, diciendo:

TOMEN Y BEBAN TODOS DE ÉL, PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,


SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SERÁ DERRAMADA POR USTE-
DES Y POR MUCHOS PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. HAGAN ESTO EN
CONMEMORACIÓN MÍA.

Aclamación
Este es el Sacramento de nuestra fe.
Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!
Así, pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la muerte y resurrección de tu
Hijo, te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación, y te damos gracias porque
nos haces dignos de servirte en tu presencia.
Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad a cuantos
participamos del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Acuérdate, Señor, de tu Iglesia,
extendida por toda la tierra;
En los domingos:
Acuérdate, Señor, de tu Iglesia, extendida por toda la tierra; y reunida aquí
en el domingo, día en que Cristo ha vencido a la muerte y nos ha hecho
partícipes de su vida inmortal,

13 
* y con el Papa N., con nuestro Obispo N., y todos los pastores que cuidan de tu
pueblo, llévala a su perfección por la caridad.

En la misa de bautismo de niños:


Acuérdate también de nuestros hermanos (N. y N.) (de aquellos hermanos
nuestros) que hoy has hecho renacer del agua y del Espíritu Santo, librándo-
los del pecado; tú, que los has incorporado, como miembros vivos, al cuerpo
de Cristo, inscribe también sus nombres en el libro de la vida.
En la misa del matrimonio:
Acuérdate de tus hijos (N. y N.) que en Cristo, hoy han fundado una nueva
familia, iglesia doméstica y sacramento de tu amor, y concédeles que la gracia
de este día se prolongue a lo largo de toda su vida.
En la misa por los difuntos:
Recuerda a tu hijo (hija) N., a quien llamaste (hoy) de este mundo a tu pre-
sencia; concédele que, así como ha compartido ya la muerte de Jesucristo,
comparta también con Él la gloria de la resurrección.

Acuérdate también de nuestros hermanos que se durmieron en la esperanza de la


resurrección, y de todos los que han muerto en tu misericordia; admítelos a con-
templar la luz de tu rostro. Ten misericordia de todos nosotros, y así, con María, la
Virgen Madre de Dios, su esposo san José, los Apóstoles y cuantos vivieron en tu
amistad a través de los tiempos, merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la
vida eterna y cantar tus alabanzas.
Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíri-
tu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos. Amén.

RITO DE LA COMUNIÓN
Una vez depositados el cáliz y la patena sobre el altar, el sacerdote, con las manos juntas, dice:

Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atre-


vemos a decir:
Extiende las manos y, junto con el pueblo, continúa:
Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu
Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de
cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que
nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

 14
Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayuda-
dos por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturba-
ción, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.
–Tuyo es el Reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.

RITO DE LA PAZ
Señor Jesucristo, que dijiste a tus Apóstoles: “La paz les dejo, mi paz les doy”, no tengas en
cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz
y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. –Amén.
La paz del Señor esté siempre con ustedes. –Y con tu espíritu.
Si es oportuno, el diácono o el sacerdote invita a los fieles a darse la paz.
Dense fraternalmente la paz.

FRACCIÓN DEL PAN


El gesto de la fracción del pan significa que quienes nos alimentamos del pan de vida, que es Cristo,
formamos un solo cuerpo. Mientras el sacerdote hace la fracción del pan se canta o se dice:
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz.

COMUNIÓN
A continuación el sacerdote, con las manos juntas, dice en secreto:
Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que por voluntad del Padre, coo­perando el
Espíritu Santo, diste con tu muerte la vida al mundo, líbrame, por la recepción de
tu Cuerpo y de tu Sangre, de todas mis culpas y de todo mal. Concédeme cumplir
siempre tus mandamientos y jamás permitas que me separe de ti.
Muestra a los fieles el pan eucarístico.
Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la
Cena del Señor.
Y, juntamente con el pueblo dice:
Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para
sanarme.
El sacerdote dice en secreto:
El Cuerpo de Cristo me guarde para la vida eterna.
Después toma el caliz y dice en secreto:
La Sangre de Cristo me guarde para la vida eterna.
15 
CANTO DE COMUNIÓN
Si no hay canto se dice la antífona de la comunión. Terminada la comunión, se puede orar en silen-
cio por algún espacio de tiempo. También se puede cantar algún salmo de alabanza.

RITO DE CONCLUSIÓN
El Señor esté con ustedes. –Y con tu espíritu.
La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo X y Espíritu Santo, descienda sobre
ustedes. –Amén.

El diácono o el sacerdote dice: O bien:


Pueden ir en paz. La alegría del Señor sea nuestra fuerza.
–Demos gracias a Dios. Pueden ir en paz.
–Demos gracias a Dios.

Cántico de Zacarías
EL MESÍAS Y SU PRECURSOR - Lc 1, 68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel, le sirvamos con santidad y justicia,


porque ha visitado y redimido en su presencia, todos nuestros días.
a su pueblo, Y a ti, niño, te llamarán
suscitándonos una fuerza de salvación Profeta del Altísimo,
en la casa de David, su siervo, porque irás delante del Señor
según lo había predicho desde antiguo a preparar sus caminos,
por boca de sus santos profetas. anunciando a su pueblo la salvación,
Es la salvación que nos libra el perdón de sus pecados.
de nuestros enemigos Por la entrañable misericordia
y de la mano de todos de nuestro Dios,
los que nos odian; nos visitará el sol que nace de lo alto,
ha realizado así la misericordia que para iluminar a los que viven
tuvo con nuestros padres, en tiniebla
recordando su santa alianza y en sombra de muerte,
y el juramento que juró para guiar nuestros pasos
a nuestro padre Abraham. por el camino de la paz.
Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano Se dice Gloria al Padre.
de los enemigos,

 16
1 Domingo
I DOMINGO DE CUARESMA - Morado – Semana I
Oficio: Del domingo - Salterio: 1a. semana

LAUDES
(Oración de la mañana)

V. Señor abre mis labios como en Meribá,


R. Y mi boca proclamará tu alabanza como el día de Masá en el desierto;
cuando vuestros padres
Ant. A Cristo, el Señor, que por noso- me pusieron a prueba,
tros fue tentado y por nosotros murió, y dudaron de mí,
venid, adorémosle. aunque habían visto mis obras.
Durante cuarenta años
Salmo 94 aquella generación me repugnó, y dije:
Invitación a la alabanza divina “Es un pueblo de corazón extraviado,
Venid, aclamemos al Señor, que no reconoce mi camino;
demos vítores a la Roca que nos salva; por eso he jurado en mi cólera
entremos a su presencia que no entrarán en mi descanso”».
dándole gracias, Gloria al Padre, y al Hijo,
aclamándolo con cantos. y al Espíritu Santo.
Porque el Señor es un Dios grande, Como era en el principio,
soberano de todos los dioses: ahora y siempre, por los siglos
tiene en su mano las simas de la tierra, de los siglos. Amén.
son suyas las cumbres de los montes.
Suyo es el mar, porque él lo hizo, Ant. A Cristo, el Señor, que por noso-
la tierra firme que modelaron tros fue tentado y por nosotros murió,
sus manos. venid, adorémosle. 

Venid, postrémonos por tierra,


Himno
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios, Oh sol de salvación, oh Jesucristo,
y nosotros su pueblo, alumbra lo más hondo de las almas,
el rebaño que él guía. en tanto que la noche retrocede
y el día sobre el mundo se levanta.
Ojalá escuchéis hoy su voz:
«No endurezcáis el corazón

17 
1
Junto con este favorable tiempo En el lecho me acuerdo de ti
danos ríos de lágrimas copiosas, y velando medito en ti,
para lavar el corazón que, ardiendo porque fuiste mi auxilio,
DOMINGO

en jubilosa caridad, se inmola. y a la sombra de tus alas


La fuente que hasta ayer manó delitos canto con júbilo;
ha de manar desde hoy perenne llanto, mi alma está unida a ti,
si con la vara de la penitencia y tu diestra me sostiene.
el pecho empedernido es castigado. Se dice Gloria al Padre.
Ya se avecina el día, el día tuyo,
volverá a florecer el universo; Ant. Toda mi vida te bendeciré, Señor,
compartamos su gozo los que fuimos y alzaré las manos invocándote.
devueltos por tu mano a tus senderos.
Ant. 2. Cantad y exaltad a Dios
Oh Trinidad clemente, que te adoren eternamente.
tierra y cielo a tus pies arrodillados, 
y que nosotros, por tu gracia nuevos, Cántico    (Dn 3, 57-88.56)
cantemos en tu honor un nuevo Toda la creación alabe al Señor
canto. Amén.
Creaturas todas del Señor,
bendecid al Señor,
SALMODIA ensalzadlo con himnos por los siglos.
Ant. 1. Toda mi vida te bendeciré, Ángeles del Señor, bendecid al Señor;
Señor, y alzaré las manos invocándote. cielos, bendecid al Señor.
Aguas del espacio, bendecid al Señor;
Salmo 62, 2-9 ejércitos del Señor, bendecid al Señor.
El alma sedienta de Dios
Sol y luna, bendecid al Señor;
¡Oh Dios!, tú eres mi Dios, astros del cielo, bendecid al Señor.
por ti madrugo,
Lluvia y rocío, bendecid al Señor;
mi alma está sedienta de ti;
vientos todos, bendecid al Señor.
mi carne tiene ansia de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua. Fuego y calor, bendecid al Señor;
fríos y heladas, bendecid al Señor.
¡Cómo te contemplaba en el santuario
viendo tu fuerza y tu gloria! Rocíos y nevadas, bendecid al Señor;
Tu gracia vale más que la vida témpanos y hielos, bendecid al Señor.
te alabarán mis labios. Escarchas y nieves, bendecid al Señor;
Toda mi vida te bendeciré noche y día, bendecid al Señor.
y alzaré las manos invocándote. Luz y tinieblas, bendecid al Señor;
Me saciaré de manjares exquisitos, rayos y nubes, bendecid al Señor.
y mis labios te alabarán jubilosos.
Bendiga la tierra al Señor,
ensálcelo con himnos por los siglos.

 18
1
Montes y cumbres, bendecid al Señor; Alabad su nombre con danzas,
cuanto germina en la tierra, cantadle con tambores y cítaras;
bendiga al Señor. porque el Señor ama a su pueblo

DOMINGO
Manantiales, bendecid al Señor; y adorna con la victoria
mares y ríos, bendecid al Señor. a los humildes.
Cetáceos y peces, bendecid al Señor; Que los fieles festejen su gloria
aves del cielo, bendecid al Señor. y canten jubilosos en filas:
Fieras y ganados, bendecid al Señor, con vítores a Dios en la boca
ensalzadlo con himnos por los siglos. y espadas de dos filos en las manos:
Hijos de los hombres, bendecid al Señor; para tomar venganza de los pueblos
bendiga Israel al Señor. y aplicar el castigo a las naciones,
Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor; sujetando a los reyes con argollas,
siervos del Señor, bendecid al Señor. a los nobles con esposas de hierro.
Almas y espíritus justos, Ejecutar la sentencia dictada
bendecid al Señor; es un honor para todos sus fieles.
santos y humildes de corazón, Se dice Gloria al Padre.
bendecid al Señor.
Ananías, Azarías y Misael, Ant. El Señor ama a su pueblo y adorna
bendecid al Señor, con la victoria a los humildes.
ensalzadlo con himnos por los siglos.
Bendigamos al Padre, al Hijo LECTURA BREVE (Cf. Ne 8, 9.10)
y al Espíritu Santo,
Este día está consagrado al Señor vues-
ensalcémoslo con himnos por los siglos.
tro Dios; no hagáis duelo ni lloréis. No
Bendito el Señor en la bóveda del cielo, estéis tristes: la alegría del Señor es vues-
alabado y glorioso y ensalzado tra fortaleza.
por los siglos.
No se dice Gloria al Padre. RESPONSORIO BREVE
Ant. Cantad y exaltad a Dios V. Cristo, Hijo de Dios vivo,
eternamente. ten piedad de nosotros.
Ant. 3. El Señor ama a su pueblo y R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
adorna con la victoria a los humildes. ten piedad de nosotros.
V. Tú que fuiste triturado
Salmo 149 por nuestros crímenes.
Alegría de los santos
R. Ten piedad de nosotros.
Cantad al Señor un cántico nuevo,
V. Gloria al Padre, y al Hijo,
resuene su alabanza en la asamblea
y al Espíritu Santo.
de los fieles;
que se alegre Israel por su Creador, R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
los hijos de Sion por su Rey. ten piedad de nosotros.

19 
1
CÁNTICO EVANGÉLICO Tú, Señor, que eres médico de los cuer-
Fue llevado Jesús por el Espíritu al pos y de las almas,
desierto, para ser tentado por el demo- sana las dolencias de nuestro espíritu
DOMINGO

nio; y, después de ayunar cuarenta días para que crezcamos cada día en santidad.
y cuarenta noches, sintió hambre. Se pueden añadir algunas intenciones libres.
Cántico de Zacarías (¿?). Ya que la fuerza para no caer en la ten-
tación nos viene de Dios, acudamos al
PRECES Padre, diciendo: Padre nuestro.
Ahora es el tiempo propicio, ahora es
el día de salvación; acudamos, pues, ORACIÓN
a nuestro Redentor que nos concede Te pedimos, Señor todopoderoso, que
estos días de perdón, y, bendiciéndole, las celebraciones y las penitencias de
digamos: esta Cuaresma nos ayuden a progresar
en el camino de nuestra conversión: así
Infúndenos, Señor, un espíritu nuevo.
conoceremos mejor y viviremos con
Cristo, vida nuestra, tú que por el bau- mayor plenitud las riquezas inagotables
tismo nos has sepultado místicamente del misterio de Cristo. Él, que vive y
contigo en la muerte, para que contigo reina contigo en la unidad del Espíri-
también resucitemos, tu Santo y es Dios, por los siglos de los
concédenos andar hoy en vida nueva. siglos. Amén.
Señor Jesús, tú que pasaste por el mun-
do haciendo el bien, CONCLUSIÓN
haz que también nosotros seamos solí- V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
citos del bien de todos los hombres. todo mal y nos lleve a la vida eterna.
Ayúdanos, Señor, a trabajar concordes en R. Amén.
la edificación de nuestra ciudad terrena,
sin olvidar nunca tu Reino eterno.

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA de redención para que todos obtenga-
Comentador: Celebramos hoy la mos la salvación. La vida de fe en Dios
memoria de Jesús que venció la ten- es un paso de Dios hacia Dios, los bie-
tación de la acumulación, prestigio y nes de la tierra son un medio y no un
poder, y con su obediencia se volvió pan fin para llegar hacer nuestro proceso de

 20
1
santificación. Con espíritu de renova- PRIMERA LECTURA
ción iniciemos esta celebración. Creación del hombre y pecado.

DOMINGO
ANTÍFONA DE ENTRADA Del libro del Génesis
Cf. Sal 90, 15-16 El Señor Dios formó al hombre de
Me invocará y yo lo escucharé: lo sal- barro sacado del suelo, y soplándole en
varé, lo glorificaré, lo saciaré de largos la nariz el aliento vital lo convirtió en
días. un hombre con vida. Plantó luego un
jardín en Edén, hacia oriente, y colocó
No se dice Gloria.
allí al hombre que había formado. Allí
mismo hizo brotar de la tierra toda clase
ORACIÓN COLECTA de árboles con frutos de aspecto atra-
Concédenos, Dios todopoderoso, que yente y buenos para comer. Y entre ellos
las prácticas anuales de esta celebración el árbol de la vida, en mitad del jardín,
cuaresmal nos ayuden a progresar en el como también el árbol del conocimien-
conocimiento del misterio de Cristo y to del bien y del mal.
que nos dirijamos, por su medio, a una
conducta cada vez más digna. Por nues- Ahora bien, la serpiente era el animal
tro Señor Jesucristo, tu Hijo… más astuto de cuantos había hecho el
Señor Dios; y le dijo a la mujer: “¿Es
O bien: cierto que Dios le prohibió comer de
Oh Dios, que conoces la fragilidad de la los árboles del jardín?”.
naturaleza humana herida por el peca- La mujer le respondió a la serpien-
do, concede a tu pueblo emprender con te: “Del fruto de los árboles del jardín
la fuerza de tu Palabra el camino cua- podemos comer, pero del fruto del
resmal, para vencer las seducciones del árbol que está en mitad del jardín nos
maligno y llegar a la Pascua en la alegría prohibió Dios comer o tocarlo, para no
del Espíritu. Por nuestro Señor Jesucris- morir”.
to, tu Hijo… La serpiente le replicó a la mujer:
“¡Seguro que no morirán! Lo que pasa
LITURGIA DE LA PALABRA es que Dios sabe que el día que coman
Comentador: En la lectura del libro de él se les abrirán los ojos y tendrán
del Génesis se presenta la desobediencia como Dios conocimiento del bien y del
de los primeros hombres, al ser tenta- mal”.
dos por la serpiente. Romanos ofrece La mujer vio que el fruto de ese árbol
el contraste entre Adán el desobediente era apetitoso y tentador, y que sería
que nos introdujo en el pecado y Jesús bueno comer de él para conocer el bien
el fiel que ofrece la salvación. Mateo nos y el mal. Así que tomó un fruto y se lo
muestra la imagen de Jesús venciendo comió. Luego le dio a su esposo, y él
las tentaciones ofrecidas por el demonio también comió. Entonces se les abrie-
en el desierto. ron los ojos a ambos y se dieron cuenta

21 
1
de que estaban desnudos, y cosieron muerte reinó desde Adán hasta Moisés,
hojas de higuera y se cubrieron con ellas aun sobre los que no cometieron un
(Gn 2, 7-9; 3, 1-7). pecado formal semejante al de Adán.
DOMINGO

Palabra de Dios. Al fin y al cabo, él era solo la figura del


hombre que había de venir.
Y es que no se puede comparar el
SALMO RESPONSORIAL
pecado con la gracia. Porque si por el
Del salmo 50 pecado de un solo hombre murió toda
R/. Misericordia, Señor: hemos pecado. una multitud, por obra de ese otro
• Misericordia, Dios mío, por tu bon- hombre único, Jesucristo, la gracia y la
dad; por tu inmensa compasión bo- generosidad de Dios se han desbordado
rra mi culpa; lava del todo mi delito, sobre todos. Los efectos causados por el
limpia mi pecado. R/. primer pecado no fueron iguales a los
• Pues yo reconozco mi culpa, tengo efectos de la gracia. Porque el juicio,
siempre presente mi pecado: contra por una transgresión, terminó en con-
ti, contra ti solo pequé, cometí la dena, pero la gracia, por encima de una
maldad que aborreces. R/. multitud de transgresiones, condujo al
perdón. Y si al pecar un hombre reinó
• ¡Oh Dios!, crea en mí un corazón
la muerte por culpa de uno solo, con
puro, renuévame por dentro con
mayor razón aquellos que reciban los
espíritu firme; no me arrojes lejos
raudales de gracia y de perdón, vivirán y
de tu rostro, no me quites tu santo
reinarán gracias a ese otro hombre úni-
espíritu. R/.
co, Jesucristo.
• Devuélveme la alegría de tu salva-
Por consiguiente, como el pecado
ción, afiánzame con espíritu genero-
de un culpable trajo la condena de
so. Señor, me abrirás los labios, y mi
todos los hombres, el mérito de un jus-
boca proclamará tu alabanza. R/.
to obtendrá para todos el perdón y la
vida. Y de la misma manera que por un
SEGUNDA LECTURA hombre que desobedeció todos se hicie-
Donde abundó el pecado, ron pecadores, por otro que obedeció,
sobreabundó la gracia. podrán ser todos justos (Rm 5, 12-19).
De la Carta de san Pablo a los Romanos Palabra de Dios.
Hermanos: Por culpa de un solo hom-
bre entró el pecado al mundo y por el ACLAMACIÓN ANTES
pecado la muerte, y así la muerte pasó DEL EVANGELIO    Mt 4, 4
a todos los hombres, por cuanto todos R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo.
pecaron. Porque antes de la Ley ya esta- No solamente de pan vive el hombre,
ba el pecado en el mundo, aunque es sino de toda palabra que sale de la boca
cierto que, cuando no hay ley, no exis- de Dios. R/.
te pecado formal. El hecho es que la

 22
1
EVANGELIO ORACIÓN UNIVERSAL
Jesús ayuna cuarenta días y es tentado. Presidente: En este camino cuaresmal
que comenzamos, oremos al Señor,

DOMINGO
Del Evangelio según san Mateo nuestro Dios, que dispuso darnos su
Una vez bautizado, Jesús fue conducido gracia por medio de Jesucristo, diciendo:
por el Espíritu al desierto para ser ten- Todos: Padre de misericordia,
tado por el diablo. Y después de ayunar perdona nuestros pecados.
cuarenta días y cuarenta noches, sintió
hambre. 1. Por la Iglesia, para que fortalecida por
el pan de la Palabra de Dios, no caiga
Entonces se le acercó el tentador y le en la tentación de confiar en poderes
dijo: “Si de veras eres el Hijo de Dios, y medios extraños a su misión en el
manda que estas piedras se conviertan mundo, roguemos al Señor.
en panes”. Él le respondió: “La Escri-
tura dice: ‘No solamente de pan vive el 2. Por la paz en el mundo, para que los in-
hombre, sino de toda palabra que sale tereses materiales no maten la esperan-
de la boca de Dios’”. Entonces lo llevó za de los hombres, roguemos al Señor.
el diablo a la Ciudad Santa, lo colocó en 3. Por todos los que sufren, los enfermos,
el lugar más alto del templo y le dijo: los abandonados, los que no tienen fe,
“Si de veras eres el Hijo de Dios, tíra- para que descubran y recobren la espe-
te abajo. Porque la Escritura dice: ‘A sus ranza por la caridad y la solidaridad de
ángeles dará órdenes para que te cuiden’ los hombres, roguemos al Señor.
y también: ‘Te llevarán en sus palmas, 4. Por las familias, para que descubran la
para que tu pie no tropiece en la piedra’”. dimensión doméstica de la Cuaresma,
Jesús le dijo: “También dice la Escri- abran y lean los Evangelios, creen oca-
tura: ‘No exigirás pruebas al Señor tu siones de oración común y, unidas en la
Dios’”. caridad, hagan de cada hogar un lugar
de acogida fraterna, roguemos al Señor.
Entonces lo llevó el diablo a un monte
muy alto, le mostró todos los reinos del 5. Por nosotros, aquí reunidos, que he-
mundo y su gloria y le dijo: “Todo esto mos escuchado que “no solo de pan
te lo daré, si te postras y me adoras”. vive el hombre”, para que se nos des-
pierte el hambre de la Palabra de Dios,
Entonces le dijo Jesús: “¡Lejos de roguemos al Señor.
aquí, Satanás! Porque la Escritura dice:
‘Al Señor tu Dios adorarás y solo a Él lo Intenciones particulares.
servirás’”. Presidente: Que tu copiosa bendición
En seguida el diablo lo dejó, y se acer- descienda, oh Dios, sobre tus fieles;
caron unos ángeles y se pusieron a ser- para que cuantos con corazón contrito y
virle (Mt 4, 1-11). humillado buscan tu perdón, obtengan
Palabra del Señor. con abundancia los bienes de tu miseri-
cordia. Por Jesucristo nuestro Señor.
Se dice Credo.

23 
1
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS fortalece la caridad, te pedimos, Señor,
Te rogamos, Señor, que nos dispongas debi- que aprendamos a sentir hambre de
damente para ofrecer este sacrificio, con el Cristo, pan vivo y verdadero, y a vivir
DOMINGO

cual celebramos el inicio de este misterio de toda palabra que sale de tu boca. Por
venerable. Por Jesucristo, nuestro Señor. Jesucristo, nuestro Señor.
Prefacio: Las Tentaciones del Señor, p. ¿?
ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
ANTÍFONA DE COMUNIÓN (Se puede decir, si se desea)
Mt 4, 4 Te rogamos, Señor, que descienda sobre
No solo de pan vive el hombre, sino de el pueblo tu bendición abundante, para
toda palabra que sale de la boca de Dios. que lo anime la esperanza en la tribula-
ción, lo sostenga la fortaleza en la tenta-
ORACIÓN DESPUÉS ción, y alcance la eterna salvación. Por
DE LA COMUNIÓN Jesucristo, nuestro Señor.

Alimentados con este pan del cielo


que nutre la fe, aumenta la esperanza y

LECTIO DIVINA
1. ORACIÓN INICIAL 3. PARA MEDITAR
(¿QUÉ ME DICE EL TEXTO?)
Ven, Espíritu de Dios, solo si tú reposas
sobre nosotros tendremos la luz, para Clave de lectura. Mateo hace com-
conocer la fragilidad de la naturaleza prensible las tentaciones: tentación del
humana herida por el pecado; solo si tú pan, tentación del prestigio, tentación
estás en nosotros comprenderemos la del poder. Se trata de varias formas
palabra que nos invita a la conversión y de esperanza mesiánica, que en aquel
emprenderemos, sin dudarlo, el camino tiempo existían en el pueblo de Israel.
cuaresmal, para vencer las seducciones El mesías glorioso que, como un nuevo
del maligno y llegar renovados a la ale- Moisés, daría de comer al pueblo en el
gría de la Pascua. Amén. desierto: Manda que estas piedras se con-
viertan en pan. El mesías desconocido
2. LECTURA (¿QUÉ DICE EL TEXTO?) que de repente se impone a todos por
medio de un gesto espectacular en el
Lee atentamente el evangelio y escucha Templo: Arrójate desde aquí. El mesías
el mensaje que Dios te transmite.

 24
1
nacionalista que quisiera dominar el • Pedro trató de alejar a Jesús del cami-
mundo: Todo esto te daré. no de la cruz: “¡Dios te libre, Señor!
En el Antiguo Testamento, tentacio- ¡No te sucederá eso!” (Mt 16, 22). Y

DOMINGO
nes idénticas hacen caer al pueblo en el él tuvo que escuchar: “¡Aléjate de mí,
desierto, después de la salida de Egipto Satanás!” (Mc 8, 33).
(Dt 8, 3; 6, 16; Dt 6, 13). Jesús repeti- • Sus parientes, primero, se lo querían
rá la historia. Él resiste la tentación de llevar a casa, porque pensaban que
pervertir el plan de Dios para adaptarlo estaba loco (Mc 3, 21), pero recibie-
a sus intereses humanos del momento. ron una dura respuesta que parecía
Tentador o satanás es todo lo que desvía más un distanciamiento (Mc 3, 33).
del Plan de Dios. Pedro fue satanás para Después, cuando Jesús gozaba de
Jesús (Mt 16, 23). cierta fama, querían que se mostra-
La tentación acompañó a Jesús des- ra más en público y permaneciera en
de el principio hasta el fin, desde el Jerusalén, la capital (Jn 7, 3-4). Una
bautismo hasta la muerte de cruz. vez más responde Jesús mostrando
Porque, a medida que el anuncio de que hay una diferencia radical entre
la Buena Nueva del Reino se extendía su propuesta y la de ellos (Jn 7, 6-7).
en medio del pueblo, crecía la presión • Sus padres se lamentaban: “Hijo, ¿por
sobre Jesús para adaptarse a las pers- qué has hecho esto?” (Lc 2, 48). Pero
pectivas mesiánicas del pueblo y ser el recibieron como respuesta: “¿Por qué
mesías que los otros deseaban y que- me buscaban? ¿No sabían que yo
rían: “Mesías glorioso y nacionalista”, debo ocuparme en los asuntos de mi
“mesías rey”, “mesías sumo sacerdote”, Padre?” (Lc 2, 49).
“mesías juez”, “mesías guerrillero”, • Los apóstoles contentos de la publici-
“mesías doctor de la ley”. La Carta a dad que Jesús había adquirido en me-
los Hebreos dice: “Él fue probado en dio del pueblo querían que se volvie-
todo a semejanza de nosotros, menos ra al pueblo: “Todos te buscan” (Mc
en el pecado” (Hb 4, 15). 1, 37). Pero recibieron un rechazo:
Pero la tentación nunca pudo desviar “Vayamos a otra parte, por las aldeas
a Jesús de su misión. Él se mantuvo fir- y ciudades vecinas, a fin de que pre-
me en el camino del Mesías Siervo anun- dique también allí; porque para esto
ciado por el profeta Isaías y esperado he venido” (Mc 1, 38).
sobre todo por los pobres del pueblo, • Juan el Bautista quería forzar a Jesús
los anawim. En ese sentido, Jesús no a ser un “mesías juez severo” (Lc 3,
tuvo miedo de provocar conflictos, ni 9; Mt 3, 7-12; Mt 11, 3). Jesús remi-
con las autoridades ni con las personas tió a Juan a las profecías para que las
más cercanas. Todos los que tentaban confrontara con los hechos: “Vayan
de desviarlo del camino recibían res- y díganle a Juan lo que han visto y
puestas duras y reacciones inesperadas. oído” (Mt 11, 46 e Is 29, 18-19; 35,
5-6; 61, 1).

25 
1
• El pueblo, viendo el signo de la fuerza en la oración, Jesús afrontaba
multiplicación de los panes en el las tentaciones. En solidaridad con los
desierto, concluyó: “Este cierta- pobres, los anawim, y al Padre –y fiel a
DOMINGO

mente es el profeta que debía venir ambos–, Él resistía y seguía la senda del
al mundo” (Jn 6, 14). Ellos trataron Mesías Siervo, el camino del servicio al
de forzar a Jesús a ser el “mesías rey” pueblo (Mt 20, 28).
(Jn 6, 15), pero Jesús se escapó a
la montaña para estar en la soledad 4. PARA REFLEXIONAR
con su Padre.
• ¿Qué tienen que ver el Espíritu, el
• En la hora del prendimiento, la desierto, el ayuno y el hambre con las
hora de las tinieblas (Lc 22, 53) apa- tentaciones de Jesús?
rece la tentación de ser el “mesías
guerrero”. Pero Jesús dice: “Mete • ¿Qué nos sugiere hoy la palabra “ten-
la espada en su lugar” (Mt 26, 52) tación”? ¿De qué modo se manifiesta
y “Oren para no caer en tentación” en nuestro diario vivir?
(Lc 22, 40-46). • ¿Cómo entendemos y vivimos la con-
Jesús se orientaba por la Palabra de versión a la que nos invita el tiempo
Dios y en ella encontraba la luz y el de Cuaresma?
alimento. Es sobre todo la profecía del
5. PARA CONTEMPLAR
Siervo, anunciada por Isaías (Is 42, 1-9;
49, 1-6; 50, 3-9; 52, 13-53, 12) la que Haz un momento de silencio e interio-
lo anima y le da valor para seguir. En riza el texto bíblico para que ilumine tu
el Bautismo y en la Transfiguración Él mente. Déjate animar por el ardor de
recibe del Padre la confirmación de su la Palabra, como quien recibe el calor
camino, de su misión. La voz del cielo del sol.
repite las palabras con las que la profe-
cía de Isaías presenta el Siervo de Yah- 6. PARA DISCERINIR
vé al pueblo: “Este es mi Hijo amado:
escúchenlo” (Mc 1, 11; 9, 6). A la luz de la Palabra que has leído y
meditado, ahora confronta tus criterios,
Jesús define su misión con estas pala- valores, sentimientos y actitudes. Des-
bras: “El Hijo del hombre no ha venido cubre la voluntad de Dios en tu situa-
para ser servido, sino para servir y dar ción personal.
su vida por la redención de muchos”
(Mt 20, 28; Mc 10, 45). Es la lección 7. ORACIÓN FINAL
que aprendió de su Madre, que había
respondido al ángel: “He aquí la escla- Señor, concédenos la gracia de tu Espí-
va del Señor; se cumpla en mí según tu ritu para conocer e interpretar tu Pala-
Palabra” (Lc 1, 38). Orientándose por bra y así ser comunicadores de vida
la Palabra de Dios para profundizar en abundante para cuantos se nos han
la conciencia de su misión y buscando encomendado. Amén.

 26
2 Lunes SAN SIMPLICIO - Feria – Morado
Oficio: Ferial - Salterio: 1a. semana

Simplicio fue el papa número 47 de la Iglesia católica. Con la


invasión y devastación de los hérulos y de Odoacro como líder,
Simplicio confortó a los afligidos, y fortaleció la fe y la unidad de
la Iglesia. Tiene el mérito de haber restaurado y dedicado algu-
nas iglesias romanas. Sus reliquias se encuentran Tívoli (Italia),
su ciudad natal. Murió el 10 de marzo del año 483.

LA JUSTICIA SE MIDE EN LA RELACIÓN CON EL PRÓJIMO

S
i identificáramos la Cuaresma con una virtud, esta sería la justicia. Y se trata
no solo de ser justos de una forma piadosa, sino de actuar con justicia ante el
prójimo. El texto del Levítico habla con claridad, no requiere necesariamente
una interpretación, sino que exige y reclama ser puesto en práctica inmediatamente
en cada una de las relaciones cotidianas con el prójimo, aplicando la justicia en
todo el entramado social plagado de injusticias en cada uno de sus ámbitos. Pero
no se trata simplemente de la justicia por la justicia, sino de aquella que se realiza
como creyentes en nombre del justo juez revelado como Padre misericordioso en
su Hijo Jesucristo.
La Cuaresma no es simplemente una serie de ritos y normas que se realizan con
el objetivo de estar en paz con Dios, eso sería demasiado intimista y distante del
espíritu del Evangelio. Ciertamente, la Cuaresma busca ponernos en paz con Dios,
o avivar en nosotros la justificación, es decir, colocarnos en un estado de justicia
ante Él. Pero todo esto debe necesariamente ir acompañado de la más profun-
da identificación del injustamente tratado con la persona de Jesucristo. Entonces,
hasta el más mínimo gesto de solidaridad será recompensado por la eternidad de
Dios en el banquete de su Reino. Sepamos comprometernos con la causa de la
justicia en todos los ámbitos, comenzando por los más simples, los de cada día, los
inmediatos.

Para meditar: En el trato con el próji- Para reflexionar


mo, ¿aplicamos la justicia o solo aque-
lla que nos beneficia a nosotros mis-
mos? ¿Practicamos la justicia con los
más sencillos de la sociedad o solo con
los justos?

27 
2
ANTÍFONA DE ENTRADA No odiarás en tu corazón a tu herma-
Cf. Sal 122, 2-3 no. Reprende sin vacilación a tu compa-
Como están los ojos de los esclavos fijos triota, y así no serás responsable de un
pecado. No te vengarás y no guardarás
LUNES

en las manos de sus señores, así están


nuestros ojos en el Señor, Dios nuestro, rencor a los hijos de tu pueblo; sino que
esperando su misericordia. Ten piedad amarás a tu prójimo como a ti mismo.
de nosotros, Señor. Ten piedad. Yo soy el Señor” (Lv 19, 1-2.11-18).
Palabra de Dios.
ORACIÓN COLECTA
SALMO RESPONSORIAL
Conviértenos a ti, Dios salvador nues-
Del salmo 18
tro, e instruye nuestras mentes con los
preceptos celestiales para que nos apro- R/. Tus palabras, Señor, son espíritu y vida.
vechen las prácticas cuaresmales. Por • La ley del Señor es perfecta y es des-
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… canso del alma; el precepto del Señor
es fiel e instruye al ignorante. R/.
PRIMERA LECTURA • Los mandatos del Señor son rectos y
Amarás a tu prójimo como a ti mismo. alegran el corazón; la norma del Se-
ñor es límpida y da luz a los ojos. R/.
Del libro del Levítico
• La voluntad del Señor es pura y eter-
El Señor habló a Moisés y le dijo: “Habla namente estable; los mandamientos
a toda la comunidad de los israelitas y del Señor son verdaderos y entera-
diles: Serán santos, porque yo, el Señor, mente justos. R/.
su Dios, soy santo.
• Que te agraden las palabras de mi
No robarán ni defraudarán, ni enga- boca, y llegue a tu presencia el me-
ñarán a ninguno de su pueblo. No jura- ditar de mi corazón, Señor, roca mía,
rán en falso por mi nombre, profanando redentor mío. R/.
el nombre de su Dios. Yo soy el Señor.
No explotarás a tu prójimo ni te apro- ACLAMACIÓN ANTES
piarás de sus bienes. No te quedarás con DEL EVANGELIO    2Co 6, 2b
el jornal del obrero hasta el día siguien- R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo.
te. No maldecirás al sordo ni pondrás
Este es el tiempo de la gracia, este es el
tropiezos al ciego. Respetarás a tu Dios.
día de la salvación. R/.
Yo soy el Señor.
No darás sentencias injustas. No serás EVANGELIO
parcial, ni por favorecer al pobre ni por Cada vez que lo hicieron
honrar al rico. Juzgarás con justicia a con el más pequeño de mis hermanos,
tus conciudadanos. lo hicieron conmigo.
No andarás llevando chismes, ni cau- Del Evangelio según san Mateo
sarás con una declaración falsa la muer- Estas son las últimas instrucciones de
te de tu prójimo. Yo soy el Señor. Jesús a sus discípulos:

 28
2
“Cuando el Hijo del hombre venga en más pequeño, dejaron de hacerlo con-
su gloria rodeado de todos sus ángeles, migo’. Y estos irán al castigo eterno,
se sentará en su trono glorioso. Todas y los justos a la vida eterna” (Mt 25,
las naciones se reunirán en su presencia, 31-46). Palabra del Señor.

LUNES
y Él separará a unos de otros, como el
pastor separa las ovejas de las cabras, y ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
pone las ovejas a su derecha y las cabras Que te agrade, Señor, la ofrenda de
a su izquierda. Entonces dirá el Rey a los nuestra filial entrega, para que santifi-
que tenga a su derecha: ‘Vengan, ben- que, con tu gracia, nuestra vida y nos
ditos de mi Padre, y reciban en heren- obtenga tu bondadosa indulgencia. Por
cia el Reino que está preparado para Jesucristo, nuestro Señor.
ustedes desde el comienzo del mundo,
porque tuve hambre y me dieron de Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
comer; tuve sed, y me dieron de beber;
estuve fuera de mi patria, y me aloja- ANTÍFONA DE COMUNIÓN
ron; desnudo, y me vistieron; enfermo, Cf. Mt 25, 40.34
y me visitaron; preso, y vinieron a ver- Dice el Señor: “Les aseguro que cada
me’. Entonces los justos le preguntarán: vez que lo hicieron ustedes con uno de
‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre, y estos mis humildes hermanos, conmigo
te dimos de comer; con sed, y te dimos lo hicieron. Vengan, pues, benditos de
de beber? ¿Cuándo te vimos fuera de mi Padre, reciban en herencia el Reino
tu patria, y te alojamos; desnudo, y te preparado para ustedes desde la crea-
vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o ción del mundo”.
preso, y fuimos a verte?’. Y el Rey les
responderá: ‘Yo les aseguro que cada vez
ORACIÓN DESPUÉS
que lo hicieron con el más pequeño de
DE LA COMUNIÓN
mis hermanos, lo hicieron conmigo’.
Te rogamos, Señor, que por la recepción
Luego dirá a los de su izquierda: ‘Alé- de tu sacramento, experimentemos ayu-
jense de mí, malditos; vayan al fuego da para el alma y para el cuerpo, para
eterno preparado para el demonio y sus que salvados en la integridad de nuestro
ángeles, porque tuve hambre, y no me ser podamos gloriarnos con la plenitud
dieron de comer; tuve sed, y no me die- de los auxilios celestiales. Por Jesucristo,
ron de beber; estuve fuera de mi patria, nuestro Señor.
y no me alojaron; desnudo, y no me vis-
tieron; enfermo y preso, y no me visi- ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
taron’. Y también ellos le preguntarán: (Se puede decir, si se desea)
“Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o
con sed, fuera de tu patria o desnudo, Ilumina, Señor, el corazón de tu pueblo
o enfermo o preso, y no te servimos?’. con la luz de tu gloria, para que pue-
Y Él les responderá: ‘Yo les aseguro que da ver lo que debe practicar y tenga la
cada vez que dejaron de hacerlo con el fuerza para hacer lo que es recto. Por
Jesucristo, nuestro Señor.

29 
3 Martes SANTA TERESA EUSTOQUIO - Feria – Morado
Oficio: Ferial - Salterio: 1a. semana

Teresa nació en Bérgamo (Italia). Intentó tres veces hacerse religiosa


benedictina, pero el canónigo de la catedral la hizo salir, ella lo
aceptó por obediencia. Luego se dedicó enteramente a la instrucción
religiosa de niñas, hecho que le sirvió para que luego fundara el Ins-
tituto del Sacratísimo Corazón de Jesús. El cólera que azotó el norte
de Italia, le arrebató la vida el 3 de marzo de 1852.

LA PALABRA REVELA UNA PATERNIDAD DIVINA

L
a creación entera está dispuesta para hacer la voluntad de su creador, incluso
cuando en algunos casos las personas no son conscientes de ello, pero actúan
conforme a su buena voluntad. Tanto más para quienes conscientemente
prestan oído a la Palabra de Dios, descubriendo en ella, por la fe, la voluntad del
Señor. El dinamismo propio de la palabra es tal que ella misma realiza lo que dice,
cumple siempre su misión de fecundar el lugar donde cae como semilla. Por eso,
quienes atentos a la escucha de la palabra se descubren como verdaderos destinata-
rios de ella y la acogen en su corazón, se ven invadidos por una fuerza que induce
a actuar en sintonía con ella. De esta forma la palabra revelada realiza con poder su
acción santificadora, fecundando la vida cristiana.
Pero todavía más, ya sabemos que la Palabra de Dios no es simplemente un libro,
aunque parte de ella esté contenida en un libro, la Sagrada Escritura. Ella es una
persona, de la cual se revela su rostro a lo largo de sus páginas, Jesucristo, el Hijo
único y eterno del Padre que se ha encarnado. Él revela a Dios como Padre de
todos con la consecuencia de que cada ser humano se convierte desde la revelación
del Hijo en hijo o hija amados del Padre y hermanos de nuestro Señor y templo
del Espíritu Santo. Orar el Padrenuestro implica reconocerse miembro activo de la
comunidad que ora, comprometidos seriamente en hacer la voluntad de Dios que
la Palabra revela.

Para meditar: En nuestra vida cotidia-


na de fe, ¿estamos atentos a que la Pala- Para reflexionar
bra de Dios caiga en terreno fértil? Al
orar el Padrenuestro, ¿somos conscien-
tes de las palabras que elevamos al Padre
como familia?

 30
3
ANTÍFONA DE ENTRADA • Contémplenlo, y quedarán radian-
Sal 89, 1-2 tes, su rostro no se avergonzará. Si el
Señor, tú has sido nuestro refugio de afligido invoca al Señor, Él lo escucha

MARTES
generación en generación; desde siem- y lo salva de sus angustias. R/.
pre y para siempre tú eres Dios. • Los ojos del Señor miran a los justos,
sus oídos escuchan sus gritos; pero el
ORACIÓN COLECTA Señor se enfrenta con los malhecho-
res, para borrar de la tierra su memo-
Mira, Señor, a tu familia, y ya que nos ria. R/.
mortificamos con la penitencia corpo-
• Cuando uno grita, el Señor lo es-
ral, concédenos que nuestro corazón
cucha y lo libra de sus angustias; el
resplandezca con el deseo de estar cerca
Señor está cerca de los atribulados,
de ti. Por nuestro Señor Jesucristo, tu
salva a los abatidos. R/.
Hijo…

ACLAMACIÓN ANTES
PRIMERA LECTURA
DEL EVANGELIO    Mt 4, 4b
Mi palabra realiza lo que quiero. R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo.
Del libro del profeta Isaías No solamente de pan vive el hombre,
sino de toda palabra que sale de la boca
Esto dice el Señor: “Como bajan del de Dios. R/.
cielo la lluvia y la nieve, y no vuelven
a subir allá sin empapar la tierra, sin
fecundarla y hacerla germinar, sin pro- EVANGELIO
ducir semilla para sembrar y pan para Deben orar de esta manera.
comer, así también la palabra que sale
Del Evangelio según san Mateo
de mis labios no vuelve a mí sin produ-
cir efecto, sino que realiza lo que quie- En el sermón de la montaña dijo Jesús:
ro y lleva a término mi encargo” (Is 55, “Cuando oren, no usen vana palabrería
10-11). como los paganos, que se imaginan que
Palabra de Dios. por decir muchas palabras Dios los va a
escuchar. No hagan como ellos, porque
su Padre sabe lo que les hace falta antes
SALMO RESPONSORIAL que se lo pidan.
Del salmo 33 Ustedes deben orar de esta mane-
R/. Una palabra tuya bastará para sanarme. ra: ‘Padre nuestro, que estás en el cie-
lo, santificado sea tu nombre; ven a
• Proclamen conmigo la grandeza del
reinar; hágase tu voluntad en la tierra
Señor, ensalcemos juntos su nombre.
como en el cielo. Danos hoy nuestro
Yo consulté al Señor, y me respondió,
pan del mañana; perdónanos nuestras
me libró de todas mis ansias. R/.
ofensas, que también nosotros hemos

31 
3
perdonado a los que nos ofenden; y ANTÍFONA DE COMUNIÓN
no nos dejes caer en la tentación, antes Cf. Sal 4, 2
líbranos del maligno’. Cuando te invoqué me escuchaste,
MARTES

Si perdonan a los demás sus faltas, tam- Dios, justicia mía, que en el aprieto me
bién su Padre celestial los perdonará a diste anchura; ten piedad de mí, Señor,
ustedes. Pero si no perdonan a los de- y escucha mi oración.
más, tampoco su Padre les perdonará
sus faltas” (Mt 6, 7-15). ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
Palabra del Señor. Concédenos, Señor, por el misterio
celebrado que, al dominar el deseo de
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS los bienes terrenales, aprendamos a
amar las realidades celestiales. Por Jesu-
Acoge propicio, oh Dios, Creador cristo, nuestro Señor.
omnipotente, estos manjares que te
dedicamos, creados para nuestro sus- ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
tento temporal y recibidos de tu enor- (Se puede decir, si se desea)
me generosidad; y convierte en vida Que tu bendición, oh Dios, dé fortale-
eterna cuanto te hemos ofrecido. Por za a tus fieles: sé para ellos consuelo en
Jesucristo, nuestro Señor. la aflicción, paciencia en la tribulación
Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿? y ayuda en el peligro. Por Jesucristo,
nuestro Señor.

 32
4 Miércoles
SAN CASIMIRO – Feria – Morado
Puede hacerse conmemoración de san Casimiro
Oficio: Ferial - Salterio: 1a. semana

Desde su infancia, Casimiro se dedicó a la oración y a la peni-


tencia. Vivía siempre en la presencia de Dios y era tranquilo,
alegre y simpático con todos. Su amor a Dios se traducía en
amor a los pobres, que son miembros de Cristo. Murió a los 26
años de edad. Su pueblo lo recordó como un príncipe generoso e
inteligente, gran devoto de la santísima Virgen y de Cristo en la
Eucaristía.

SABER LEER LOS SIGNOS DE DIOS

H
ay muchas formas para incentivar al otro a abandonar hábitos y conductas
que perjudican el bien personal y social. Una de ellas es la amenaza, cuyo
objetivo principal no es infundir temor, sino invitar a una persona a que
dé un giro en el estilo de vida. La pedagogía divina también se ha valido de este
estilo para llamar a la conversión. Los habitantes de Nínive acogen la palabra del
profeta, y todos, desde el rey hasta los animales, muestran signos de conversión.
Finalmente abandonan su mala conducta siguiendo los designios de Dios y Él se ve
motivado a cambiar su decisión. El signo de Jonás en su palabra fue decisivo para
llamar a la conversión.
Para la religión cristiana, es importante que la experiencia de Dios no provenga
necesariamente del temor al castigo, sino del amor misericordioso de Dios, que
acoge al pecador y hace todo lo posible por salvarlo. Dios mismo se ha valido de
diversos signos a lo largo de la historia de la salvación como es el caso de Jonás,
pero sobre todo de la muerte en cruz y sepultura de Jesucristo, que después de tres
días se levanta victorioso, vencedor de la muerte y el pecado. Esta experiencia debió
de haber sido de gran impacto teológico y afectivo para los discípulos, que inician
la proclamación gozosa del misterio pascual con el kerigma como mensaje que
comunica la salvación de Dios obrada en Jesucristo y como signo que da identidad
a los cristianos.

Para meditar: Nínive se convirtió por


el mensaje de Jonás, ¿el anuncio del Para reflexionar
kerigma nos anima a la conversión?
¿Qué otra señal distinta de la cruz que-
remos ver para iniciar la conversión y
creer?

33 
4
Puede celebrarse la memoria de san Casimiro en Nínive era una ciudad sumamente
forma limitada. grande; tres días hacían falta para reco-
rrerla. Entró, pues, Jonás a la ciudad
MIÉRCOLES

ANTÍFONA DE ENTRADA anunciando: “Dentro de cuarenta días


Cf. Sal 24, 6. 2.22 Nínive será destruida”. Y con un solo
día que la recorrió dando ese anuncio,
Recuerda, Señor, que tu compasión y los habitantes de Nínive creyeron en
tu misericordia son eternas. No triun- Dios, promulgaron un ayuno e hicieron
fen sobre nosotros nuestros enemigos. penitencia, grandes y pequeños.
Líbranos de todas nuestras angustias,
¡oh Dios de Israel! Cuando la noticia llegó al rey de
Nínive, se levantó del trono, se quitó el
manto, hizo penitencia, sentado en el
ORACIÓN COLECTA polvo, y mandó un heraldo a proclamar
Acrecienta, Señor, en tu bondad, la en Nínive el siguiente decreto del rey y
devota entrega de tu pueblo; para que, sus ministros: “Que hombres y anima-
al mortificar su cuerpo con las priva- les, ganado mayor y menor, no prueben
ciones, renueve su espíritu con el fruto bocado y se queden sin comer ni beber.
de las buenas obras. Por nuestro Señor Que hagan todos penitencia e invoquen
Jesucristo, tu Hijo… a Dios con todas sus fuerzas. Que cada
uno se convierta de su mala vida y deje
O bien:
sus acciones violentas. Quizás se con-
Dios todopoderoso, a quien servir es mueva Dios y desista de hacernos pere-
reinar, concédenos, por intercesión de cer en el ardor de su ira”.
san Casimiro, servirte siempre con san- Al ver lo que habían hecho y cómo se
tidad y justicia. Por nuestro Señor Jesu- convertían de su mala vida, se conmo-
cristo, tu Hijo, que vive y reina conti- vió Dios y no les aplicó el castigo anun-
go en la unidad del Espíritu Santo y es ciado (Jn 3, 1-10).
Dios por los siglos de los siglos.
Palabra de Dios.
PRIMERA LECTURA
Los ninivitas habían abandonado SALMO RESPONSORIAL
el mal camino. Del salmo 50

De la profecía de Jonás R/. Reconozco mi culpa, Señor.

El Señor le dirigió la palabra a Jonás y • Misericordia, Dios mío, por tu bon-


le dijo: “Ponte en camino y vete a Níni- dad, por tu inmensa compasión bo-
ve, la capital de Asiria, y anuncia allí el rra mi culpa; lava del todo mi delito,
mensaje que voy a comunicarte”. limpia mi pecado. R/.
Jonás se puso en camino y fue a Níni- • ¡Oh Dios!, crea en mí un corazón
ve, como se lo había ordenado el Señor. puro, renuévame por dentro con

 34
4
espíritu firme; no me arrojes lejos de a Dios al oír la predicación de Jonás, y
tu rostro, no me quites tu santo espí- aquí hay uno que es más grande que
ritu. R/. Jonás” (Lc 11, 29-32).

MIÉRCOLES
• Los sacrificios no te satisfacen, si te Palabra del Señor.
ofreciera un holocausto, no lo que-
rrías. Mi sacrificio es un espíritu que- ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
brantado: un corazón quebrantado y
humillado tú no lo desprecias. R/. Te ofrecemos, Señor, los dones que tú
nos diste para que te los consagráramos;
y así como para nosotros los conviertes
ACLAMACIÓN ANTES en sacramento, que también lleguen a
DEL EVANGELIO    Cf. Jl 2, 12-13 ser auxilio de eternidad. Por Jesucristo,
R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo. nuestro Señor.
Así dice el Señor: Conviértanse a mí de Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
todo corazón, pues soy clemente y com-
pasivo. R/.
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Cf. Sal 5, 12
EVANGELIO
Que se alegren todos los que esperan en
A esta generación no se le va
ti, Señor; se regocijarán para siempre y
a conceder más milagro que el de Jonás.
habitarás en ellos.
Del Evangelio según san Lucas

Como en cierta ocasión la multitud se ORACIÓN DESPUÉS


congregó alrededor de Jesús, empezó DE LA COMUNIÓN
Él a decir: “Esta es una generación que Oh Dios, que siempre nos nutres con
está enceguecida. Piden un milagro que tus sacramentos, concédenos, que al
me acredite, pero no se le va a conceder servirnos de alimento, nos comuniquen
más milagro que el de Jonás. Porque también la vida eterna. Por Jesucristo,
si Jonás fue como un milagro para los nuestro Señor.
habitantes de Nínive, un milagro será el
Hijo del hombre para esta generación. ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
En el día del juicio, la reina del país del (Se puede decir, si se desea)
sur se encarará con los hombres de hoy
Protege, Señor, a tu pueblo y purifícalo
y los hará condenar, porque ella vino de
bondadosamente de todo pecado, pues
los confines de la tierra para escuchar la
no lo perjudicará ninguna adversidad si
sabiduría de Salomón, y aquí hay uno
la maldad no lo domina. Por Jesucristo,
que es más grande que Salomón. Tam-
nuestro Señor.
bién los habitantes de Nínive se encara-
rán en el juicio con esta generación y la
harán condenar, porque ellos volvieron

35 
5 Jueves SAN VIRGILIO DE ARLÉS - Feria – Morado
Oficio: Ferial - Salterio: 1a. semana

Virgilio fue monje en Lérins, abad de Autun y obispo de Arlés


(Francia). Recibió como huéspedes a san Agustín de Canterbury y a
sus monjes, cuando viajaban a Inglaterra por encargo del papa san
Gregorio Magno. Construyó varios templos en Arlés. Murió cerca del
año 618. San Virgilio fue sepultado en la iglesia de San Salvador,
que él mismo había construido.

SABER DIRIGIR HACIA DIOS LAS JUSTAS NECESIDADES

C
ada día ofrece innumerables situaciones y ocasiones para utilizar el verbo
pedir: un consejo, una ayuda, una oportunidad, un favor, una limosna,
etc. De igual modo, en el campo de la fe hay mucho que pedir a Dios. No
obstante, hay que saber hacer la distinción entre el simple pedir por pedir, y aquello
que es justo y verdaderamente necesario. Lo primero no siempre obtiene una res-
puesta, pero tampoco la necesita, mientras que a los ojos de Dios lo segundo exige
y espera la respuesta. Por eso Jesús asegura que el que sabe pedir, porque verdade-
ramente lo necesita, recibirá de Dios, quien, como Padre misericordioso, atiende
los deseos y súplicas de los que a Él se dirigen. Hoy podemos aprender a valorar lo
que es absolutamente necesario de lo superficial.
La sociedad del consumo nos ha educado en el error de pedir todo aquello que se
presenta deseoso o codiciable a la vista. Por eso, con frecuencia quien actúa según
esos parámetros no experimenta más que insatisfacción. Una auténtica relación
con Dios como Padre tiene su fundamento en la certeza de que Él es providente, y
que en el momento justo dará a sus hijos aquello que necesitan. Por eso, la mejor
oración de petición es aquella que busca hacer realidad la enseñanza del Padre-
nuestro en cada una de sus peticiones. Somos la Iglesia que el Señor se ha elegido
para comunicar sus misterios de salvación, vivamos y comuniquémoslo con gran
alegría.

Para meditar: ¿Es el Señor nuestro Para reflexionar


verdadero defensor, el abogado ante
los problemas y vicisitudes cotidianas?
¿Hemos aprendido a orar a Dios desde
las súplicas del Padrenuestro?

 36
5
ANTÍFONA DE ENTRADA exterminados. Líbranos así de nuestros
Sal 5, 2-3 enemigos, y convierte nuestro llanto en
Señor, oye mis palabras, haz caso a mis alegría y nuestro sufrimiento en salva-

JUEVES
clamores. Escucha mi oración, Rey mío ción” (Est 14, 1.3-5.12-14).
y Dios mío. Palabra de Dios.

ORACIÓN COLECTA SALMO RESPONSORIAL


Te rogamos, Señor, nos concedas estar Del salmo 137
siempre dispuestos a pensar con recti- R/. Cuando te invoqué, Señor,
tud y a practicar el bien con diligencia; me escuchaste.
y, puesto que sin ti no podemos existir, • Te doy gracias, Señor, de todo co-
haz que vivamos continuamente según razón; delante de los ángeles tañeré
tu voluntad. Por nuestro Señor Jesucris- para ti, me postraré hacia tu santua-
to, tu Hijo… rio. R/.
• Daré gracias a tu nombre, por tu
PRIMERA LECTURA misericordia y tu lealtad; cuando te
No tengo otro defensor fuera de ti, Señor. invoqué, me escuchaste, acreciste el
valor en mi alma. R/.
Del libro de Ester • Extiendes tu brazo, y tu derecha me
La reina Ester, angustiada por el peli- salva. Señor, tu misericordia es eter-
gro mortal que amenazaba a su pueblo, na, no abandones la obra de tus ma-
recurrió al Señor. Se postró en tierra nos. R/.
con sus criadas, de la mañana a la tarde,
y dijo: “Bendito eres, Dios de Abrahán, ACLAMACIÓN ANTES
de Isaac y de Jacob. Ven en mi ayuda, DEL EVANGELIO    Sal 50, 12a.14a
que estoy sola, y no tengo otro defensor R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo.
fuera de ti, Señor, y me encuentro en
Oh Dios, crea en mí un corazón puro,
gran peligro.
devuélveme la alegría de tu salvación.
Yo, Señor, he oído leer en los libros de R/.
nuestros mayores que tú siempre libras a
los que son de tu agrado. Ayúdame aho-
ra a mí, desamparada, y sin nadie fuera EVANGELIO
de ti, Señor, Dios mío. Ven en auxilio de Todo el que pide recibe.
esta huérfana, ayúdame a encontrar las
palabras acertadas cuando me enfrente Del Evangelio según san Mateo
al rey; haz que esa fiera me reciba con En el sermón de la montaña dijo Jesús:
benevolencia, y que se ensañe, no ya en “Pidan y recibirán; busquen, y encon-
nosotros, sino en Amán nuestro perse- trarán; llamen a la puerta, y les abrirán.
guidor, para que él y sus cómplices sean Porque todo el que pide recibe, y el que

37 
5
busca encuentra, y al que toca a la puer- ANTÍFONA DE COMUNIÓN
ta le abren. Mt 7, 8
Supongamos que a alguno de uste- Todo el que pide, recibe; el que busca,
JUEVES

des le pide pan su hijo; ¿le va a dar una encuentra; y al que llama, se le abre.
piedra? Y si le pide un pescado, ¿le va
a dar una serpiente? Ustedes, pues, por ORACIÓN DESPUÉS
malos que sean saben regalar cosas bue- DE LA COMUNIÓN
nas a sus hijos. Con mucha más razón
su Padre que está en el cielo concederá Te rogamos, Señor Dios nuestro, que
sus dones a quienes se los pidan. este sagrado misterio, prenda de nues-
tra salvación, sea nuestro auxilio en esta
Todo lo que quieran que les hagan los vida presente y nos alcance los bienes
demás, háganselo ustedes a ellos; eso es de la vida futura. Por Jesucristo, nuestro
lo que mandan la Ley y los Profetas” Señor.
(Mt 7, 7-12).
Palabra del Señor. ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
(Se puede decir, si se desea)
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS Te rogamos, Señor, que la misericordia
Acoge con agrado, Señor, esta ofrenda, esperada venga sobre quienes te supli-
recibe los sacrificios y las oraciones de can y concédeles la abundancia de los
tu pueblo, y convierte hacia ti nues- bienes celestiales, para que con claridad
tros corazones. Por Jesucristo, nuestro conozcan lo que deben pedir, y reciban
Señor. lo que pidieron. Por Jesucristo, nuestro
Señor.
Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?

 38
6 Viernes
SANTA ROSA DE VITERBO – Feria – Morado
Oficio: Ferial - Salterio: 1a. semana

Rosa era natural de Viterbo (Italia). Hija de humildes campe-


sinos y, según cuentan las crónicas, su infancia estuvo plagada
de signos virtuosos. Desde muy niña era frecuente verla ensi-
mismada ante las imágenes de santos y de la Virgen, y mostraba
una clara inclinación por todo elemento religioso. Religiosa de la
Tercera Orden de San Francisco. Murió el 6 de marzo de 1252,
a la temprana edad de solo 18 años.

VIVIR LA FE UNIDA A LA CAPACIDAD DE PERDONAR

P
or más negativa que sea la conducta de un hijo y contradictorio su com-
portamiento, quienes le dieron la vida esperan siempre y en toda ocasión
señales o signos de cambio, arrepentimiento, conversión. Dios como origen
de toda paternidad, y por su naturaleza paciente y misericordiosa, también espera
con firme decisión la conversión del pecador, su cambio de conducta, su vuelta
hacia su palabra. Pero entendamos bien que la conversión no es solamente un pia-
doso volver a Dios, sino que presupone el duro camino de la reconciliación con el
hermano, condición indispensable para acercarse a Dios y suplicar su perdón. La
verdadera y auténtica reconciliación con Dios está íntima y vitalmente ligada a la
reconciliación de corazón con el prójimo, el hermano.
El sacramento de la penitencia o reconciliación, aunque es confesión personal de
los pecados cometidos contra el prójimo y contra Dios, presupone un encuentro
personal y hasta comunitario con el hermano ofendido. Por tanto, como insiste
la Palabra de Dios, el diálogo conciliador y generador de perdón se antepone a la
ofrenda en el altar. La Iglesia, como dispensadora de ese sacramento, ha de educar
a los fieles en una correcta comprensión de la penitencia, que les permita pasar de
una concepción individual e intimista a una concepción eclesial, pues el pecado
personal trae consecuencias para la comunidad, y el sacerdote otorga el perdón en
nombre de Dios y de la Iglesia.

Para meditar: ¿Nos causa una gran


alegría saber que Dios busca y espera Para reflexionar
el cambio de conducta del pecador?
¿Nos reconciliamos con el prójimo para
recibir luego el perdón en nombre de
Dios en la Iglesia?

39 
6
ANTÍFONA DE ENTRADA proceder? ¿No ven que es su proceder el
Sal 24, 17-18 que no es recto? Si un justo se pervierte
Líbrame, Señor, de mis tribulaciones. para hacer el mal y luego muere, morirá
VIERNES

Mira mi pequeñez y mis trabajos y per- por sus malas acciones. Y a la inversa, si
dona todos mis pecados. el malo se convierte y deja su maldad y
hace lo que es recto y justo, salvará su
vida. Por abrir los ojos y convertirse de
ORACIÓN COLECTA
todas las maldades que había cometido,
Concede, Señor, a tus fieles prepararse quedará con vida, no morirá” (Ez 18,
adecuadamente a la celebración pascual 21-28).
para que asumamos seriamente la mor- Palabra de Dios.
tificación corporal y que su fruto apro-
veche para el bien de todos. Por nuestro
Señor Jesucristo, tu Hijo… SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 129
R/. Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
PRIMERA LECTURA
¿quién podrá resistir?
Dios no quiere la muerte de los malos.
• Desde lo hondo a ti grito, Señor; Se-
Quiere que se conviertan y vivan.
ñor, escucha mi voz; estén tus oídos
Del libro del profeta Ezequiel atentos a la voz de mi súplica. R/.
• Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
Esto dice el Señor: “Si un malo se con-
¿quién podrá resistir? Pero de ti pro-
vierte de los pecados que había come-
cede el perdón y así infundes respeto.
tido y guarda todas mis leyes y hace lo
R/.
que es recto y justo, quedará con vida,
no morirá. No volveré a acordarme de • Mi alma espera en el Señor, espera en
ninguna de sus maldades; y vivirá por su palabra; mi alma aguarda al Señor,
haber hecho lo que es recto. más que el centinela la aurora. R/.
¿Acaso quiero yo la muerte de los • Aguarde Israel al Señor, como el cen-
malos? –dice el Señor–. Lo que quie- tinela la aurora; porque del Señor
ro es que se conviertan de sus malos viene la misericordia, la redención
caminos y vivan. En cambio, si un jus- copiosa; y Él redimirá a Israel de to-
to se pervierte para hacer todo lo malo dos sus delitos. R/.
y abominable que hacen los malos, no
piensen que seguirá viviendo. No vol- ACLAMACIÓN ANTES
veré a acordarme de lo bueno que había DEL EVANGELIO    Ez 18, 31
hecho; morirá por su deslealtad y sus R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo.
pecados.
Alejen de ustedes todas las maldades
Ustedes dicen que mi proceder no cometidas –dice el Señor– y adquieran
es recto. Pero escucha, pueblo de un corazón nuevo y un espíritu nuevo.
Israel: ¿será verdad que no es recto mi R/.

 40
6
EVANGELIO ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Ve a reconciliarte primero Acepta, Señor, estas ofrendas con las
con tu hermano. que quisiste reconciliarnos y por las

VIERNES
Del Evangelio según san Mateo cuales nos devuelves, con amor, la sal-
vación. Por Jesucristo, nuestro Señor.
En el sermón de la montaña dijo Jesús a
sus discípulos: “Les digo que si no cum- Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
plen la voluntad de Dios mejor que los
escribas y fariseos, no entrarán al Reino ANTÍFONA DE COMUNIÓN
de los Cielos. Ez 33, 11
Saben que desde antiguo se man- Por mi vida, dice el Señor, no quiero la
dó: ‘No matarás’. Y el que mate debe muerte del pecador, sino que se con-
ser sometido a juicio. Pero yo les digo: vierta y viva.
Debe ser sometido a juicio todo el que
se enoje con su hermano. Y el que tra-
ORACIÓN DESPUÉS
te a su hermano de estúpido merece ser
DE LA COMUNIÓN
llevado ante el tribunal; y el que lo trate
de imbécil merece el fuego del infierno. Que el alimento de tu sacramento,
Señor, nos renueve en la santidad, para
Por eso, si al ir a presentar tu ofrenda
que, limpios del pecado, participemos
en el altar, te acuerdas de que tu herma-
del misterio salvador. Por Jesucristo,
no tiene algo contra ti, deja allí tu ofren-
nuestro Señor.
da, delante del altar, y ve a reconciliarte
primero con tu hermano. Entonces sí
vuelve a presentar tu ofrenda. ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
Si te ponen pleito, procura arreglar por (Se puede decir, si se desea)
las buenas con la otra parte, antes de lle- Mira, Señor, con benevolencia, a tu
gar al tribunal, no sea que el otro te entre- pueblo, y concédele que las prácti-
gue al juez, y el juez al guardia, y te metan cas cuaresmales exteriores realicen su
en la cárcel. Yo te aseguro que no saldrás transformación interior. Por Jesucristo,
de allí hasta que pagues el último centa- nuestro Señor.
vo” (Mt 5, 20-26).
Palabra del Señor.

41 
7 Sábado SANTAS PERPETUA Y FELICIDAD, MÁRTIRES - Feria – Morado
Puede hacerse conmemoración de santas Perpetua y Felicidad, mártires
Oficio: Ferial - Salterio: 1a. semana

Perpetua era una joven madre, de 22 años, que tenía un niñito de


pocos meses. Pertenecía a una familia rica y muy estimada por toda
la población. Felicidad era una esclava de Perpetua. Era también
muy joven y en la prisión dio a luz una niña, que después los cris-
tianos se encargaron de criar muy bien. Estas dos santas murieron
martirizadas en Cartago (África) el 7 de marzo del año 203.

PERFECTOS, SÍ, PERO EN COMUNIDAD

C
uando una persona quiere ofrecer de manera óptima un servicio a la comu-
nidad, se somete a un largo proceso de estudio, al final del cual estará
capacitada para ejercer su profesión con la mayor perfección posible. La
perfección nunca será tal y en ningún lado se obtiene de un día para otro, es un
proceso relativamente largo. La perfección cristiana va de la mano con los proce-
sos humanos, la pedagogía divina no sustituye ni pasa por encima a la naturaleza
humana. Más bien, la gracia supone la naturaleza. Alcanzar la perfección en la fe es
un proceso de maduración humana y cristiana que ciertamente sólo habrá madu-
rado cuando las personas tengan los mismos sentimientos de Cristo y del corazón
misericordioso de su Padre para con el prójimo.
El deseo de perfección debería ser un anhelo personal de cada creyente, pero sin
olvidar que ésta va de la mano con la pertenencia al pueblo elegido de Dios. Por
tanto, no es un camino para ser alcanzado de forma individual, sino en compañía
de todos los santos y consagrados por el bautismo y la vida sacramental. Es necesa-
rio superar las concepciones erróneas de perfección que la consideran como simple
ascetismo personal desligado de la experiencia comunitaria de fe; o también como
una experiencia de fe comunitaria desligada de un esfuerzo personal de perfección
cristiana. Ser cristiano es sinónimo de vida comunitaria en Cristo y se opone a todo
individualismo.

Para meditar: ¿Nos reconocemos como


Para reflexionar
comunidad de pecadores llamados por
el Señor a la perfección?

 42
7
Puede celebrarse la memoria de santas Perpetua Dios; y por eso tú irás por sus caminos,
y Felicidad, mártires, en forma limitada. guardarás sus mandatos, preceptos y
decretos, y escucharás su voz.

SÁBADO
ANTÍFONA DE ENTRADA Y hoy el Señor ha aceptado este com-
Sal 18, 8 promiso contigo: Según su promesa,
La ley del Señor es perfecta y da reposo tú esperas ser de todos los pueblos su
a las almas; el testimonio del Señor es propiedad particular y guardar todos
fiel e instruye al ignorante. sus preceptos; y por eso Él te elevará en
gloria, fama y esplendor por encima de
todas las naciones que ha creado. Serás,
ORACIÓN COLECTA pues, el pueblo santo del Señor, como
Padre eterno, convierte hacia ti nues- Él te lo prometió” (Dt 26, 16-19).
tros corazones para que, dedicados a tu Palabra de Dios.
servicio, busquemos siempre lo único
necesario, y practiquemos las obras de
caridad. Por nuestro Señor Jesucristo, SALMO RESPONSORIAL
tu Hijo… Del salmo 118
O bien: R/. Muéstrame, Señor, el camino,
y lo seguiré puntualmente.
Oh Dios, por cuya caridad apremian-
te las santas mártires Perpetua y Feli- • Dichoso el que, con vida intachable,
cidad, intrépidas ante el perseguidor camina en la voluntad del Señor; di-
vencieron los tormentos de la muerte, choso el que, guardando sus precep-
concédenos, por su intercesión, crecer tos, lo busca de todo corazón. R/.
siempre en tu amor. Por nuestro Señor • Tú promulgas tus decretos para que
Jesucristo, tu Hijo… se observen exactamente. Ojalá este
firme mi camino, para cumplir tus
PRIMERA LECTURA consignas. R/.
Él será el Dios de Israel, e Israel • Te alabaré con sincero corazón cuan-
será el pueblo de Dios. do aprenda tus justos mandamientos.
Quiero guardar tus leyes exactamen-
Del libro del Deuteronomio te, tú no me abandones. R/.
Cerca ya de la tierra prometida, habló
Moisés al pueblo y le dijo: “Hoy te ACLAMACIÓN ANTES
manda el Señor, tu Dios, que cumplas DEL EVANGELIO    2Co 6, 2b
estos mandatos y decretos. Guárdalos y R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo.
cúmplelos con todo tu corazón y con
toda tu alma. Hoy has aceptado este Este es el tiempo de la gracia, este es el
compromiso con el Señor: Él será tu día de la salvación. R/.

43 
7
EVANGELIO nos haga dignos de participar de tu gra-
Sean perfectos como es perfecto cia. Por Jesucristo, nuestro Señor.
su Padre celestial. Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
SÁBADO

Del Evangelio según san Mateo


ANTÍFONA DE COMUNIÓN
En el sermón de la montaña dijo Jesús a Mt 5, 48
sus discípulos: “Sepan que está manda-
do: ‘Amarás a tu prójimo’, sin tener que Dice el Señor: “Sean ustedes perfectos,
amar a tu enemigo. Pero yo les digo: como su Padre celestial es perfecto”.
Amen a sus enemigos y oren por los que
los persiguen; así llegarán a ser hijos de ORACIÓN DESPUÉS
su Padre celestial, que hace salir su sol DE LA COMUNIÓN
sobre malos y buenos y da la lluvia a Acompaña, Señor, con tu constante
justos e injustos. Si aman a los que los benevolencia a quienes has alimentado
aman, ¿qué recompensa tendrán? ¿No con los divinos misterios y, a quienes
hacen esto también los recaudadores? Si iluminaste con tu Palabra, acompáña-
saludan solo a sus hermanos, ¿qué hacen los con el consuelo de tu salvación. Por
de extraordinario? ¿No hacen esto tam- Jesucristo, nuestro Señor.
bién los paganos? Sean, pues, perfectos
como es perfecto su Padre celestial” (Mt
5, 43-48). ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
(Se puede decir, si se desea)
Palabra del Señor.
Que la anhelada bendición, confirme,
oh Dios, a tus fieles, para que nunca se
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS aparten de tu voluntad y puedan ale-
Te rogamos, Señor, que la celebración grarse siempre con tus beneficios. Por
de los sagrados misterios nos renueve y Jesucristo, nuestro Señor.

 44
8 Domingo
II DOMINGO DE CUARESMA - Morado – Semana II
Oficio: Del domingo - Salterio: 2a. semana

LAUDES
(Oración de la mañana)

V. Señor abre mis labios cantemos en tu honor un nuevo


R. Y mi boca proclamará tu alabanza canto. Amén.

Se dice el Salmo 94 (p. ?)


con la antífona siguiente: SALMODIA

Ant. A Cristo, el Señor, que por noso- Ant. 1. La diestra del Señor es poderosa,
tros fue tentado y por nosotros murió, la diestra del Señor es excelsa.
venid, adorémosle. Salmo 117
Himno: Himno de acción de gracias
después de la victoria
Oh sol de salvación, oh Jesucristo,
alumbra lo más hondo de las almas, Dad gracias al Señor porque es bueno,
en tanto que la noche retrocede porque es eterna su misericordia.
y el día sobre el mundo se levanta. Diga la casa de Israel:
Junto con este favorable tiempo eterna es su misericordia.
danos ríos de lágrimas copiosas, Diga la casa de Aarón:
para lavar el corazón que, ardiendo eterna es su misericordia.
en jubilosa caridad, se inmola.
Digan los fieles del Señor:
La fuente que hasta ayer manó delitos eterna es su misericordia.
ha de manar desde hoy perenne llanto,
En el peligro grité al Señor,
si con la vara de la penitencia
y me escuchó, poniéndome a salvo.
el pecho empedernido es castigado.
El Señor está conmigo: no temo;
Ya se avecina el día, el día tuyo, ¿qué podrá hacerme el hombre?
volverá a florecer el universo; El Señor está conmigo y me auxilia,
compartamos su gozo los que fuimos veré la derrota de mis adversarios.
devueltos por tu mano a tus senderos.
Mejor es refugiarse en el Señor
Oh Trinidad clemente, que te adoren que fiarse de los hombres,
tierra y cielo a tus pies arrodillados, mejor es refugiarse en el Señor
y que nosotros, por tu gracia nuevos, que confiar en los magnates.

45 
8
Todos los pueblos me rodeaban, Ordenad una procesión con ramos
en el nombre del Señor los rechacé; hasta los ángulos del altar.
me rodeaban cerrando el cerco, Tú eres mi Dios, te doy gracias;
DOMINGO

en el nombre del Señor los rechacé; Dios mío, yo te ensalzo.


me rodeaban como avispas,
ardiendo como fuego en las zarzas, Dad gracias al Señor porque es bueno,
en el nombre del Señor los rechacé. porque es eterna su misericordia.
Empujaban y empujaban Se dice Gloria al Padre.
para derribarme, Ant. La diestra del Señor es poderosa, la
pero el Señor me ayudó; diestra del Señor es excelsa.
el Señor es mi fuerza y mi energía,
Él es mi salvación. Ant. 2. Cantemos el himno que canta-
Escuchad: hay cantos de victoria ban los tres jóvenes en el horno de fue-
en las tiendas de los justos: go, bendiciendo al Señor.
“La diestra del Señor es poderosa,
la diestra del Señor es excelsa, Cántico    (Dn 3, 52-57)
la diestra del Señor es poderosa”. Que la creación entera alabe al Señor
No he de morir, viviré Bendito eres, Señor,
para contar las hazañas del Señor. Dios de nuestros padres:
Me castigó, me castigó el Señor, a ti gloria y alabanza por los siglos.
pero no me entregó a la muerte. Bendito tu nombre, santo y glorioso:
Abridme las puertas del triunfo, a él gloria y alabanza por los siglos.
y entraré para dar gracias al Señor.
Bendito eres en el templo
Esta es la puerta del Señor: de tu santa gloria:
los vencedores entrarán por ella. a ti gloria y alabanza por los siglos.
Te doy gracias porque me escuchaste Bendito eres sobre el trono de tu reino:
y fuiste mi salvación. a ti gloria y alabanza por los siglos.
La piedra que desecharon Bendito eres tú,
los arquitectos que sentado sobre querubines
es ahora la piedra angular. sondeas los abismos:
Es el Señor quien lo ha hecho, a ti gloria y alabanza por los siglos.
ha sido un milagro patente.
Bendito eres en la bóveda del cielo:
Este es el día en que actuó el Señor:
a ti honor y alabanza por los siglos.
sea nuestra alegría y nuestro gozo.
Señor, danos tu salvación; Creaturas todas del Señor,
Señor, danos prosperidad. bendecid al Señor,
Bendito el que viene en nombre del Señor, ensalzadlo con himnos por los siglos.
os bendecimos desde la casa del Señor; Se dice Gloria al Padre.
el Señor es Dios: Él nos ilumina.

 46
8
Ant. Cantemos el himno que cantaban V. Gloria al Padre, y al Hijo,
los tres jóvenes en el horno de fuego, y al Espíritu Santo.
bendiciendo al Señor. R. Cristo, Hijo de Dios vivo,

DOMINGO
ten piedad de nosotros.
Ant. 3. Alabad al Señor por sus obras
mangníficas. CÁNTICO EVANGÉLICO
Salmo 150 Por medio del Evangelio, nuestro Salva-
Alabad al Señor dor Jesucristo destruyó la muerte y sacó
a la luz la vida inmortal.
Alabad al Señor en su templo,
alabadlo en su augusto firmamento. Cántico de Zacarías (pág. ¿?).
Alabadlo por sus obras magníficas,
alabadlo por su inmensa grandeza. PRECES
Alabadlo tocando trompetas, Glorifiquemos a Dios, cuya bondad es
alabadlo con arpas y cítaras, infinita, y elevemos a Él nuestra oración
alabadlo con tambores y danzas, por medio de Jesucristo, que está siem-
alabadlo con trompas y flautas, pre vivo para interceder en favor nues-
tro; digámosle:
alabadlo con platillos sonoros,
alabadlo con platillos vibrantes. Enciende, Señor, en nosotros
Todo ser que alienta, alabe al Señor. la llama de tu amor.
Se dice Gloria al Padre. Dios de misericordia, haz que hoy nos
entreguemos generosamente a las obras
Ant. Alabad al Señor por sus obras de amor al prójimo, 
mangníficas. para que tu misericordia, a través de
nosotros, llegue a todos los hombres.
LECTURA BREVE (Cf. Ne 8, 9.10) Tú que en el arca salvaste a Noé de las
Este día está consagrado al Señor vues- aguas del diluvio, 
tro Dios; no hagáis duelo ni lloréis. No salva por el agua del bautismo a los
estéis tristes: la alegría del Señor es vues- catecúmenos.
tra fortaleza.
Concédenos vivir no solo de pan, 
sino de toda palabra que sale de tu boca. 
RESPONSORIO BREVE
Haz que, con tu ayuda, venzamos toda
V. Cristo, Hijo de Dios vivo,
disensión
ten piedad de nosotros.
y podamos gozarnos en el don de tu
R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
paz y de tu amor.
ten piedad de nosotros.
Se pueden añadir algunas intenciones libres.
V. Tú que fuiste triturado
por nuestros crímenes. Invoquemos a Dios Padre con la oración
R. Ten piedad de nosotros. que nos enseñó Jesús: Padre nuestro.

47 
8
ORACIÓN en la perfección de tus obras. Por nues-
Señor, Padre Santo, que nos has manda- tro Señor Jesucristo, tu Hijo.
do escuchar a tu amado Hijo, aliménta-
DOMINGO

nos con el gozo interior de tu palabra, CONCLUSIÓN


para que, purificados por ella, podamos V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
contemplar tu gloria con mirada limpia todo mal y nos lleve a la vida eterna.
R. Amén.

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA Oh Dios, que llamaste a la fe a nuestros
Comentador: La Eucaristía es el encuen- padres y nos has dado la gracia de cami-
tro de hermanos que caminan hacia la nar a la luz del Evangelio, ábrenos a la
posesión de las promesas de Dios y en ellas escucha de tu Hijo, para que aceptando
hace una vida comunitaria de fe y alaban- en nuestra vida el misterio de la cruz,
za a Dios, invitándonos a la escucha de podamos entrar en la gloria de tu Reino.
Jesucristo y aprendiendo a ser solidarios Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo…
con los hermanos en las necesidades de
todos, para que el Evangelio ilumine a LITURGIA DE LA PALABRA
través de la Palabra viviente. Comence- Comentador: En el Génesis se muestra
mos nuestra celebración eucarística. la vocación de Abrahán, origen del pue-
blo de Dios y comienzo de una nueva
ANTÍFONA DE ENTRADA humanidad con las bendiciones divinas.
Cf. Sal 26, 8-9 La carta a Timoteo habla de la figura del
A ti te dijo mi corazón: he buscado tu apóstol perseguido y condenado, pero
rostro. Tu rostro buscaré, Señor; no me lleno de convicciones en el camino de
escondas tu rostro. fe. Mateo con la Transfiguración exalta
No se dice Gloria. la plena realización de Jesús e invita a
escucharlo atentamente.
ORACIÓN COLECTA PRIMERA LECTURA
Oh Dios, que nos has mandado escu- Llamamiento de Abrahán,
char a tu Hijo amado, dígnate alimen- padre del pueblo de Dios.
tarnos íntimamente con tu Palabra, para
que, purificada nuestra mirada, poda- Del libro del Génesis
mos gozar con el resplandor de tu gloria. El Señor le dijo a Abrahán: “Vete de tu
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… tierra, de tu familia y de la casa de tu
O bien: padre al país que te voy a mostrar. Voy a

 48
8
hacer de ti una gran nación, y voy a darte Jesús, nuestro Salvador, que destruyó el
un nombre glorioso que lleve a los demás poder de la muerte e hizo brillar la vida
la bendición. Bendeciré a los que te ben- y la inmortalidad a través del Evangelio

DOMINGO
digan y maldeciré a los que te menospre- (2Tm 1, 8b-10). Palabra de Dios.
cien, y por tu medio llegará mi bendi-
ción a todas las familias de la tierra”. ACLAMACIÓN ANTES
Y se puso Abrahán en camino, como DEL EVANGELIO    Cf. Mc 9, 7
se lo había ordenado el Señor (Gn 12, R/. Gloria a ti, Cristo, Palabra de Dios.
1-4a). Palabra de Dios. De entre una nube radiante se oyó la
voz del Padre: “Este es mi Hijo muy
SALMO RESPONSORIAL querido. Escúchenlo”. R/.
Del salmo 32
EVANGELIO
R/. Bendito sea el Dios de Abrahán,
Dios y Señor nuestro. Su rostro se puso resplandeciente
• La Palabra del Señor es sincera, y to- como el sol.
das sus acciones son leales; Él ama la Del Evangelio según san Mateo
justicia y el derecho, y su misericor- En cierta ocasión llamó Jesús a Pedro,
dia llena la tierra. R/. a Santiago y a Juan, su hermano, y los
• Los ojos del Señor están puestos en sus llevó a un monte alto y apartado. Y se
fieles, en los que esperan en su miseri- transfiguró delante de ellos: su rostro se
cordia, para librar sus vidas de la muerte puso brillante como el sol y el vestido
y reanimarlos en tiempo de hambre. R/. blanco como la luz. De pronto se les
• Nosotros esperamos en el Señor: Él aparecieron Moisés y Elías, que habla-
es nuestro auxilio y escudo. Que tu ban con Jesús. Pedro tomó la palabra y
misericordia, Señor, venga sobre no- le dijo a Jesús: “Señor, ¡qué bueno que
sotros, como lo esperamos de ti. R/. estemos nosotros aquí! Si quieres, hago
aquí tres enramadas, una para ti, otra
SEGUNDA LECTURA
para Moisés y otra para Elías”.
Dios nos llama y nos ilumina.
Todavía estaba él hablando, cuan-
De la Segunda carta do apareció una nube luminosa que se
de san Pablo a Timoteo posó sobre ellos. Entonces se oyó una
Querido hermano: Confía en el poder voz que salía de la nube y decía: “Este es
de Dios y toma parte conmigo en los mi Hijo muy querido, en quien tengo
duros trabajos del Evangelio. Fue Dios mi complacencia. Escúchenlo”.
quien nos salvó y nos llamó a una vida Al oír esto, los discípulos se postra-
santa, no por méritos nuestros sino por ron en el suelo, llenos de temor. Jesús se
amorosa disposición suya. Pues desde la acercó, los tocó y les dijo: “Levántense,
eternidad dispuso darnos su gracia en no tengan miedo”. Y al levantar la vis-
Cristo Jesús, y ahora la ha hecho visi- ta, no vieron a nadie más que a Jesús.
ble con la venida del mismo Cristo, Cuando bajaban del monte, les ordenó

49 
8
Jesús que no contaran a nadie lo que y acciones en tu paz y en tu amor. Por
habían visto, hasta que el Hijo del hom- Jesucristo, nuestro Señor.
bre resucitara de entre los muertos (Mt
DOMINGO

17, 1-9). Palabra del Señor. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Te pedimos, Señor, que esta oblación
Se dice Credo. borre nuestros pecados y santifique el
cuerpo y el alma de tus fieles para la
ORACIÓN UNIVERSAL celebración de las festividades pascua-
Presidente: Acudamos al Salvador de les. Por Jesucristo, nuestro Señor.
los hombres, que, muriendo, destruyó
nuestra muerte, y, resucitando, restauró Prefacio: La Transfiguración del Señor, p. ¿?
nuestra vida, y digámosle:
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Todos: Escúchanos, Señor.
Mt 17, 5
1. Por la Iglesia, para que la gracia de Dios Este es mi Hijo, el Amado, mi predilec-
brille sobre ella y la transfigure, oremos. to. Escúchenlo.
2. Por los pueblos los pueblos de la tierra,
para que logren encontrar la dignidad, ORACIÓN DESPUÉS
la justicia y la paz, oremos. DE LA COMUNIÓN
3. Por los que viven sin esperanza, para Al recibir, Señor, estos gloriosos miste-
que puedan descubrir, en la vida de los rios, queremos darte sentidas gracias,
creyentes, el verdadero rostro del Dios pues, ya desde esta tierra nos permites
vivo, revelado con Cristo, oremos. participar de las realidades celestiales.
4. Por los enfermos en el cuerpo y en el Por Jesucristo, nuestro Señor.
espíritu, para que el Señor Jesús les
conceda serenidad y confianza, oremos. ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
5. Por nosotros, llamados a vivir a la luz (Se puede decir, si se desea)
de la fe, para que confiemos en quien Bendice con tu bendición perpetua,
hace nuevas todas las cosas, oremos. Señor, a tus fieles; y haz que ellos acojan
Intenciones particulares. de tal manera el Evangelio de tu Unigéni-
Presidente: Padre de bondad, escucha to, que puedan debida y felizmente desear
nuestra súplica, y dispón nuestros días y alcanzar la gloria que Él mostró a los
apóstoles. Por Jesucristo, nuestro Señor.

LECTIO DIVINA
1. ORACIÓN INICIAL
los misterios de la fe con el testimonio
Oh Dios, que en la gloriosa transfigura- de la ley y los profetas y has preanuncia-
ción de Cristo, el Señor, has confirmado do admirablemente nuestra adopción

 50
8
final a tus hijos, haz que escuchemos la (Mt 16, 23). Solo así se podrá partici-
palabra de tu amado Hijo para conver- par en su gloria.
tirnos en coherederos de su vida inmor- Sigue después el relato de la Transfi-

DOMINGO
tal. Amén. guración (Mt 17, 1-9) con la pregunta
sobre la venida de Elías y la curación
2. LECTURA (¿QUÉ DICE EL TEXTO?) del epiléptico endemoniado (Mt 17,
Lee atentamente el evangelio y escucha 10-21). Después de estos sucesos Jesús,
el mensaje que Dios te transmite. por segunda vez, anuncia su pasión
(Mt 17, 22) y en la cuestión del pago
3. PARA MEDITAR de la dracma para las necesidades del
(¿QUÉ ME DICE EL TEXTO?) templo, Jesús juega con las palabras
sobre la realidad de la filiación (Mt 17,
Clave de lectura. El texto que narra la 24-27). En la Transfiguración el Padre
Transfiguración forma parte de una declara que Jesús es “Mi Hijo predilec-
sección del evangelio en la cual Mateo to en el cual tengo mis complacencias.
desarrolla el tema del comienzo de la ¡Escúchenlo!” (Mt 17, 5). También
venida del Reino en un grupo de dis- nosotros somos en Él, hijos del mismo
cípulos que, poco a poco, constituirá Padre (Mt 5, 45; Mt 17, 25-26).
el cuerpo de la Iglesia. El relato de la
Así pues, Jesús se nos presenta como
Transfiguración lo encontramos en los
guía en el camino hacia el Reino. En
sinópticos (Mc 9, 2-8; Lc 9, 28-36), y
el relato de la Transfiguración, Jesús es
encontramos también una referencia
presentado como el nuevo Moisés que
de este acontecimiento en la segunda
encuentra a Dios “sobre un monte”
carta de Pedro (2P 1, 16-18). El texto
(Mt 17, 1) en la “nube resplandecien-
de Mateo (17, 1-9), sin embargo, pre-
te” (Mt 17, 5), con el rostro que brilla
senta algunas diferencias. La narración
(Mt 17, 2). También Moisés encuen-
se encuentra a continuación del pri-
tra a Dios en la nube sobre el monte
mer anuncio de la pasión y la enun-
Sinaí (Ex 24, 15-18); con el rostro res-
ciación de las condiciones necesarias
plandeciente (Ex 34, 29-35). También
para la sequela Christi y antes también
Elías encuentra al Señor en el Horeb,
del suceso de la glorificación del Hijo
el monte de Dios (1R 19, 9-13). Como
del hombre en la gloria del Padre (Mt
en lo sucedido en el Sinaí (Ex 19; 20;
16, 21-28). Antes de la glorificación,
33-34), también aquí, en la Transfigu-
Jesús debe ir a Jerusalén para el cum-
ración, hay la revelación de una nueva
plimiento del misterio pascual, o sea:
ley: Escuchar al Hijo predilecto en el
la pasión, muerte y resurrección (Mt
cual Dios Padre se complace (Mt 17,
16, 21). Aquellos que desean y quie-
5). Esta nueva ley dada por Dios sobre
ren seguir a Jesús deben negarse a ellos
el Tabor por medio del nuevo Moisés,
mismos tomando también cada uno
nos recuerda aquello que dice Moisés
la cruz para después seguir al Maestro
en el libro del Deuteronomio: “El Señor

51 
8
tu Dios te suscitará de en medio de toda su gloria, es una prefiguración de
ti, de entre tus hermanos, un profeta la vida futura. Por este motivo descen-
como yo; a él le oirás” (Dt 18, 15). diendo del monte, Jesús les ordenó:
DOMINGO

En este texto de la Transfigura- “No hablen a ninguno de esta visión,


ción, más importante que la ley, de hasta que el Hijo del hombre no haya
la que Jesús es el cumplimiento (por resucitado de entre los muertos (Mt
eso después de la visión los apóstoles 17, 9)”.
“no vieron ya a ninguno, sino a Jesús
solo” (Mt 17, 7), se pone de relieve 4. PARA REFLEXIONAR
la revelación por parte del Padre que • ¿Qué significado tiene para nuestra
proclama la filiación divina de Jesu- vida la proclamación de Jesús como
cristo. Además de esta proclamación Hijo de Dios?
en la Transfiguración, la identidad del
Hijo se proclama por dos veces en el • ¿Permitimos que el Resucitado trans-
Evangelio de Mateo: al principio y al figure nuestra vida? ¿Qué antítesis
fin. Después del bautismo de Jesús en presenta a la vida cristiana los ideales
el Jordán, una voz del cielo dice: “Este de la sociedad contemporánea?
es mi hijo amado, en quien tengo mis
5. PARA CONTEMPLAR
complacencias” (Mt 3, 17); y cuan-
do Jesús muere en la cruz, el centu- Haz un momento de silencio e interio-
rión exclama palabras de revelación y riza el texto bíblico para que ilumine tu
de fe: “Verdaderamente este era Hijo mente. Déjate animar por el ardor de
de Dios” (Mt 27, 54). Además, esta la Palabra, como quien recibe el calor
proclamación del Padre revela a Jesús del sol.
como el siervo del Señor, preanuncia-
do por Isaías “He aquí mi siervo, a 6. PARA DISCERNIR
quien sostengo, mi elegido en quien
se complace mi alma” (Is 42, 1). A la luz de la Palabra que has leído y
meditado, ahora confronta tus criterios,
El descubrimiento de la identidad valores, sentimientos y actitudes. Des-
del Hijo, suscita en los tres testigos el cubre la voluntad de Dios en tu situa-
temor de Dios, postrándose los tres, ción personal.
rostro en tierra (Mt 17, 6). Ya en el
comienzo del evangelio, en el naci- 7. ORACIÓN FINAL
miento de Jesús, los magos “entrados
en la casa, vieron al Niño con María su Señor Jesús, que con tu transfiguración
Madre, y postrándose lo adoraron” (Mt les permitiste ver anticipadamente tu
2, 11). Esta visión está estrechamente gloria a los discípulos, danos la gracia
ligada al misterio de la Pascua, parece de configurarnos contigo cada día más.
una aparición de Jesús resucitado en Amén.

 52
9 Lunes SANTA FRANCISCA ROMANA, RELIGIOSA - Feria – Morado
Puede hacerse conmemoración de santa Francisca Romana, religiosa
Oficio: Ferial

Francisca Ponziani (1384-1440) nació en Roma. Fue una es-


posa ejemplar y madre entregada a la educación de sus hijos.
Dedicaba largos ratos a la oración y al servicio de los pobres.
Muerto su marido, reunió bajo la Regla de san Benito, a un
grupo de mujeres deseosas de consagrarse a Dios. Poseía en grado
extraordinario el don de ganarse el amor y la admiración de
cuantos la trataban.

PECADORES RECONCILIADOS Y RECONCILIADORES

L
os actos humanos no son más que el resultado de una serie de decisiones
que, en un determinado momento, conducen a una decisión final, que se
ha ido formando a lo largo del camino. Las acciones no brotan de la nada,
son el efecto de un proceso. El pecado de Israel no se cometió en un momento
puntual, sino que es la consecuencia final de una serie de acciones que revelan un
distanciamiento de Dios, un alejamiento de sus leyes y mandatos, de su ternura
y misericordia. El pecado es un punto culminante en el proceso de haber dejado
de escuchar la voz de Dios, que se ha hecho audible por boca de los profetas que
hablaron en nombre de Él. Por tanto, se debe estar atento, para no entrar en un
proceso de alejamiento de la voluntad de Dios.
Pero los actos no son solo contra Dios, sino también contra el prójimo. Al con-
fesarse pecador, se trata de reconocer el equívoco del camino hacia ambos. Sin
embargo, tenemos la posibilidad maravillosa de recomponer las cosas, comenzan-
do por reconocer que Dios es el eternamente misericordioso, y que de Él aprende-
mos a ser misericordiosos con los demás, ofreciéndoles, en su nombre, el perdón
por sus ofensas, abriendo nuestro corazón a la experiencia del recibir más que del
dar. Como Iglesia de la reconciliación con Dios, estamos llamados a salir de noso-
tros mismos, de nuestros estrechos egoísmos, para ser comunicadores gozosos del
don del perdón a todos los hermanos.

Para meditar: ¿Reconocemos que el


pecado es esencialmente un alejamiento Para reflexionar
del querer de Dios y su misericordia?
¿Perdonamos con la misma alegría con
que recibimos el perdón de parte de
Dios?

53 
9
Puede celebrarse la memoria de santa Francisca profetas que hablaban en tu nombre a
Romana, religiosa, en forma limitada. nuestros reyes y jefes, a nuestros padres
y a todo el pueblo.
LUNES

ANTÍFONA DE ENTRADA Tú, Señor, tienes la razón, y a noso-


Cf. Sal 25, 11-12 tros no nos queda hoy más que la ver-
Sálvame, Señor, y ten misericordia de güenza: a nosotros lo mismo que a los
mí. Mi pie se mantiene en el camino habitantes de Judá y de Jerusalén, y a
llano, en la asamblea bendeciré al Señor. todos los israelitas, de cerca y de lejos,
en todos los países por donde tú nos
dispersaste debido a los delitos cometi-
ORACIÓN COLECTA
dos contra ti.
Oh Dios, que para nuestro progreso A nosotros, Señor, como antes a nues-
espiritual nos mandaste dominar nues- tros reyes, a nuestros jefes y a nuestros
tro cuerpo por la penitencia, concéde- padres, nos queda la vergüenza de haber
nos evitar todo pecado y entregarnos, pecado contra ti. Y lo que haces tú,
con amor filial, al cumplimiento de tus Señor, Dios nuestro, es tener compasión
mandatos. Por nuestro Señor Jesucristo, y perdonar, por rebeldes que hayamos
tu Hijo… sido. No te obedecimos, Señor, Dios
O bien: nuestro, siguiendo las instrucciones que
nos dabas por medio de tus siervos, los
Oh Dios, que nos diste en santa Fran-
profetas (Dn 9, 4b-10).
cisca Romana un modelo de vida matri-
monial y monástica, haz que sepamos Palabra de Dios.
reconocerte y seguirte en todas las cir-
cunstancias de nuestra vida, perseveran- SALMO RESPONSORIAL
do siempre en tu servicio. Por nuestro Del salmo 78
Señor Jesucristo, tu Hijo…
R/. Señor, no nos trates como merecen
nuestros pecados.
PRIMERA LECTURA
Hemos pecado, hemos cometido • No recuerdes contra nosotros las cul-
crímenes y delitos. pas de nuestros padres; que tu com-
pasión nos alcance pronto, pues esta-
Del libro de Daniel mos agotados. R/.
Señor, Dios grande y terrible, que • Socórrenos, Dios salvador nuestro,
cumples tu promesa de ayudar a los por el honor de tu nombre; líbranos
que te aman y guardan tus mandatos: y perdona nuestros pecados a causa
hemos pecado, hemos cometido crí- de tu nombre. R/.
menes y delitos, nos hemos rebelado • Llegue a tu presencia el gemido del
abandonando tus normas y preceptos. cautivo: con tu brazo poderoso, salva
No hemos hecho caso a tus siervos, los a los condenados a muerte. R/.

 54
9
• Mientras, nosotros, pueblo tuyo, ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
ovejas de tu rebaño, te daremos gra- Acoge benigno, Señor, nuestras súpli-
cias siempre, contaremos tus alaban- cas, y libra de las seducciones terrenas a
zas de generación en generación. R/. quienes has llamado a servirte en estos

LUNES
misterios celestiales. Por Jesucristo,
ACLAMACIÓN ANTES nuestro Señor.
DEL EVANGELIO    Cf. Jn 6, 63c.68c Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
R/. Gloria a ti, Cristo, Palabra de Dios.
Tus palabras, Señor, son espíritu y vida. ANTÍFONA DE COMUNIÓN
¡Tú tienes palabras de vida eterna! R/. Lc 6, 36
Sean misericordiosos, como su Padre es
EVANGELIO misericordioso, dice el Señor.
Sean misericordiosos,
como es misericordioso su Padre. ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
Del Evangelio según san Lucas
Que esta comunión, Señor, nos limpie
Enseñando Jesús a sus discípulos, les del pecado y nos haga partícipes de las
decía: “Sean misericordiosos, como es alegrías del cielo. Por Jesucristo, nuestro
misericordioso el Padre de ustedes. No Señor.
censuren, y Dios no los censurará. No
condenen, y Él no los condenará. Per-
ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
donen, y Dios los perdonará. Den, y Él
(Se puede decir, si se desea)
les dará; les llenará la medida con gene-
rosidad, con creces, hasta el borde. Pues Fortalece, Señor, con tu gracia los cora-
la medida con que den, será la medida zones de tus fieles, para que sean cons-
con que reciban” (Lc 6, 36-38). tantes en la oración y sinceros en el amor
Palabra del Señor. fraterno. Por Jesucristo, nuestro Señor.

55 
10 Martes SAN MACARIO DE JERUSALÉN - Feria – Morado
Oficio: Ferial - Salterio: 2a. semana

Macario fue obispo de Jerusalén. Con sus exhortaciones logró que


los lugares santos fueran restaurados y enriquecidos con basílicas por
el emperador Constantino y por su madre, santa Elena. Participó
del primer concilio de Nicea; una conjetura afirma que él y Eusta-
quio de Antioquía, participaron en la composición del credo niceno
(+335). Su veneración es iniciada desde tiempos remotos por quie-
nes conocen su santidad y vida ejemplar.

SER COHERENTES CON LA FE PROFESADA

N
o es fácil ser una persona coherente, íntegra en todos los aspectos de la
vida personal, social y comunitaria. Fácilmente nos dispersamos, nos divi-
dimos, las cosas del mundo nos distraen. Eso no significa que no sea posi-
ble, sino que es necesario hacer un gran esfuerzo para mantenerse en la verdad, en
la paz, en la integridad de vida. La Palabra de Dios invita a hacer una purificación
de la vida, de las acciones y aprender a hacer lo que es conforme con la justicia y la
meta de la vida para la cual fuimos creados. Es esencial aprender a hacer el bien, en
una sociedad que se ha encargado de justificar por todos los medios las acciones de
la mentira y la falsedad en todo campo. No así el cristiano, que sabe que la verdad
es objetiva y se encuentra en la normativa divina.
La palabra es, junto con la imagen, uno de los vehículos de comunicación más
poderosa. Por eso es necesario saber utilizarla, decirla y apreciarla como medio para
trasmitir todo lo bueno y noble que habita en el corazón humano. No obstante,
existe el terrible peligro de decir una cosa y hacer todo lo contrario. Los fariseos del
tiempo de Jesús son severamente criticados por Él, pues su palabra no concuerda
con sus obras y acciones públicas. Somos convocados, como hijos del Padre de la
misericordia, a hacer las cosas en total sintonía con lo que dicta el corazón, indica
la sabiduría divina y hace crecer a la comunidad de fe en el Señor, que ha destruido
toda maldad.

Para meditar: Los medios catequéticos Para reflexionar


que ofrece la Iglesia ¿nos enseñan a ser
coherentes con la fe, haciendo lo que
decimos y afirmado con la palabra?

 56
10
ANTÍFONA DE ENTRADA SALMO RESPONSORIAL
Cf. Sal 12, 4-5 Del salmo 49
Da luz a mis ojos, Señor, para que no R/. Ofrece a Dios el sacrificio

MARTES
me duerma en la muerte, para que no de confesar tu pecado.
diga mi enemigo: “Lo he vencido”. • No te reprocho tus sacrificios, pues
siempre están tus holocaustos ante
ORACIÓN COLECTA mí. Pero no aceptaré un becerro de tu
casa, ni un cabrito de tus rebaños. R/.
Protege, Señor, a tu Iglesia con amor
• ¿Por qué recitas mis preceptos y tienes
continuo; y, puesto que sin ti se rinde
siempre en la boca mi alianza, tú que
la debilidad humana, protégela en los
detestas mi enseñanza y te echas a la
peligros con tu constante ayuda y dirí-
espalda mis mandatos? R/.
gela por el camino de la salvación. Por
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… • Esto haces, ¿y me voy a callar? ¿Crees
que soy como tú? El que me ofrece
acción de gracias, ese me honra; al
PRIMERA LECTURA que sigue buen camino le haré ver la
Aprendan a hacer el bien; salvación de Dios. R/.
busquen lo justo.
Del libro del profeta Isaías ACLAMACIÓN ANTES
DEL EVANGELIO    Ez 18, 31
Oigan la palabra del Señor, jefes de
R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús.
Sodoma, escucha esta instrucción de
nuestro Dios, pueblo de Gomorra. Alejen de ustedes todas las maldades
cometidas –dice el Señor– y adquieran
“¡Lávense, purifíquense! Quiten de un corazón nuevo y un espíritu nuevo.
mi vista sus maldades, dejen de hacer R/.
el mal, aprendan a hacer el bien. Bus-
quen lo justo, restitúyanle al agraviado,
defiendan los derechos del huérfano y EVANGELIO
de la viuda. Vengan y discutamos este No hacen lo que dicen.
asunto –dice el Señor–. Sus pecados los
han manchado de sangre y deben que- Del Evangelio según san Mateo
dar limpios como nieve. Sus crímenes En Jerusalén dijo Jesús a la multitud y a sus
los han ensangrentado y deben quedar discípulos: “Desde la cátedra de Moisés
blancos como lana. Si aceptan ser obe- enseñan los escribas y los fariseos. Hagan
dientes consumirán productos de esta y cumplan todo lo que les digan, pero no
tierra; pero si insisten en ser rebeldes, imiten su conducta, pues dicen pero no
es la espada la que los va a consumir”. hacen. Inventan cargas pesadas e insopor-
Lo ha dicho el Señor en persona (Is 1, tables y se las ponen a los demás sobre los
10.16-20). hombros, pero ellos no están dispuestos
Palabra de Dios. a mover un dedo para empujar. Todo lo

57 
10
que hacen es para llamar la atención de Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
la gente. Se cuelgan ostentosamente las
palabras de la Ley y lucen la religión alar- ANTÍFONA DE COMUNIÓN
MARTES

gando los flecos de la capa; les encanta el Cf. Sal 9, 2-3


lugar de honor en los banquetes y el sitio
de preferencia en las sinagogas, y que Proclamaré todas tus maravillas, me ale-
les hagan reverencia en la calle y los lla- graré y exultaré contigo, oh Altísimo, y
men maestros. Ustedes, en cambio, no se tocaré en honor de tu nombre.
hagan llamar maestros, pues uno solo es
su maestro y todos ustedes son hermanos. ORACIÓN DESPUÉS
Ni llamen padre suyo a nadie en la tierra, DE LA COMUNIÓN
pues uno solo es su Padre, el del cielo. Ni Que la participación en la mesa sagra-
pretenden ser jefes, pues su único jefe es el da, Señor, nos conceda crecer en santi-
Mesías. El superior entre ustedes debe ser dad, y nos obtenga el auxilio continuo
servidor de los demás. El que se enaltece de tu misericordia. Por Jesucristo, nues-
será humillado, y el que se humilla será tro Señor.
enaltecido (Mt 23, 1-12).
Palabra del Señor.
ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
(Se puede decir, si se desea)
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Sé propicio, Señor, a las súplicas de
Santifícanos propicio, Señor, por la efi- tus fieles, y cura las debilidades de sus
cacia de estos misterios, líbranos de las almas, para que, habiendo recibido el
pasiones terrenas, y condúcenos a los perdón, se regocijen con tu bendición.
bienes del cielo. Por Jesucristo, nuestro Por Jesucristo, nuestro Señor.
Señor.

 58
11 Miércoles SAN PIONIO – Feria – Morado
Oficio: Ferial - Salterio: 2a. semana

Pionio fue Presbítero y mártir de Esmirna (Turquía). Según la


tradición, fue encarcelado por haber hecho una apología de la fe
cristiana ante el pueblo. Allí, en prisión, con sus exhortaciones
animó a muchos fieles a soportar el martirio. Luego de varios
tormentos, alcanza con el fuego la muerte por Cristo (+250).
Esta fue la sentencia se leyó en latín: “Pionio confiesa ser cristia-
no, y ordenamos que se le queme vivo”.

¿DE VERDAD TE ARRIESGAS?

T
oda persona que habla en nombre de Dios en una realidad plagada de injus-
ticias, de pecados, será siempre calumniada y perseguida. Sin embargo, el
profeta debe mantenerse fiel a su llamada, a su vocación y, a pesar de que le
devuelvan mal por bien, continuar anunciando la misericordia y la justicia, denun-
ciando todo lo que va contra la voluntad de Dios. Debe invitar a la conversión.
Jesús vivió esta realidad de persecución en carne propia. Él pasó haciendo el
bien, ayudando al prójimo y anunciando la gracia y la misericordia de Dios. Pese
a todo ello, anuncia que será entregado a las autoridades, que lo condenarán a
muerte de cruz, y que resucitará al tercer día. Los discípulos, que parece no han
entendido nada de lo que le va a suceder a Jesús, comienzan a pensar en privi-
legios, en puestos de honor y autoridad. Jesús en cambio les pregunta si están
dispuestos a beber del mismo cáliz que Él beberá, es decir, asumir su mismo des-
tino: la muerte violenta. Muchas personas responden rápidamente que sí, pero a
la hora de dar testimonio en medio de la persecución se echan para atrás. Jesús
nos invita a ser verdaderos servidores de los demás, a dar nuestra vida para que
muchos también la tengan.

Para meditar: ¿Identifico en mí o en Para reflexionar


mi Iglesia gestos o actitudes como los
que rechaza Jesús? ¿Qué puedo hacer
yo para superar tanto los unos como los
otros?

59 
11
ANTÍFONA DE ENTRADA SALMO RESPONSORIAL
Cf. Sal 37, 22-23 Del salmo 30
MIÉRCOLES

No me abandones, Señor Dios mío, no R/. Sálvame, Señor, por tu misericordia.


te quedes lejos; ven aprisa a socorrerme, • Sácame de la red que me han tendi-
Señor mío, mi fuerte salvador. do, porque tú eres mi amparo. A tus
manos encomiendo mi espíritu: tú,
ORACIÓN COLECTA el Dios leal, me librarás. R/.
• Oigo las burlas de la gente, y todo
Conserva siempre, Señor, a tu familia
me da miedo; se conjuran contra mí
en el camino del bien que le enseñaste;
y traman quitarme la vida. R/.
y ayúdala en sus necesidades tempora-
les, para que pueda tender, con tu favor, • Pero yo confío en ti, Señor, te digo:
hacia los bienes eternos. Por nuestro “Tú eres mi Dios”. En tu mano está
Señor Jesucristo, tu Hijo… mi destino: líbrame de los enemigos
que me persiguen. R/.
PRIMERA LECTURA
ACLAMACIÓN ANTES
El profeta sufre por causa DEL EVANGELIO    Jn 8, 12b
de su ministerio.
R/. Gloria a ti, Cristo, Palabra de Dios.
Del libro del profeta Jeremías Yo soy la luz del mundo –dice el Señor–;
el que me sigue tendrá la luz de la vida.
Decía la gente de Jerusalén: “Vamos
R/.
a tramar un plan para deshacernos de
Jeremías. No nos faltarán sacerdotes
que nos instruyan, ni sabios que nos EVANGELIO
den consejos, ni profetas que nos predi- Lo condenarán a muerte.
quen. Vamos a acusarlo para acabar con
él. No hagamos caso de nada de lo que Del Evangelio según san Mateo
dice”. Cuando estaba a punto de subir a
¡Por eso, hazme caso tú, Señor! Jerusalén, llamó Jesús a sus doce discí-
¡Escucha lo que dicen mis rivales! ¿Es pulos aparte, y por el camino les dijo:
con el mal como se paga el bien? ¡Me “Miren: vamos a subir a Jerusalén. Y el
han cavado ya la sepultura! Recuerda Hijo del hombre será entregado a los
que me enfrenté contigo para interceder sumos sacerdotes y a los escribas. Lo
por ellos y apartar de ellos tu ira (Jr 18, condenarán a muerte y lo entregarán a
18-20). los paganos para que se burlen de Él, lo
azoten y lo crucifiquen. Pero al tercer
Palabra de Dios.
día resucitará”.
Entonces se le acercó la madre de los
hijos de Zebedeo con sus dos hijos, y

 60
11
se postró ante Él para hacerle una peti- ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
ción. Jesús le preguntó qué quería. Ella Mira con bondad las ofrendas que te
le dijo: “Haz que, cuando estés en tu

MIÉRCOLES
presentamos, Señor, y por este san-
Reino, se sienten estos dos hijos míos to intercambio de dones, líbranos de
uno a tu derecha y otro a tu izquierda”. las cadenas del pecado. Por Jesucristo,
Pero Jesús respondió: “No saben lo nuestro Señor.
que piden. ¿Son capaces de pasar el tra- Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
go amargo que yo debo pasar?”. Ellos
contestaron que sí. Jesús les dijo: “El
trago amargo que yo voy a pasar, lo ANTÍFONA DE COMUNIÓN
pasarán. Pero el sentarse a mi derecha Cf. Mt 20, 28
o a mi izquierda no me corresponde a El Hijo del hombre no vino a que le
mí concederlo. Mi Padre se lo conce- sirvieran, sino para servir y para dar su
derá a aquellos para quienes lo tiene vida en rescate por muchos.
preparado”.
Al oír esto los otros diez, se disgus- ORACIÓN DESPUÉS
taron con los dos hermanos. Entonces DE LA COMUNIÓN
llamó Jesús a los Doce y les dijo: “Uste-
des saben que entre los paganos los jefes Te pedimos, Señor Dios nuestro, que la
tratan despóticamente a sus súbditos Eucaristía, prenda de inmortalidad, sea
y que los grandes les hacen sentir su para nosotros causa de salvación eterna.
autoridad. Pero entre ustedes no debe Por Jesucristo, nuestro Señor.
ser así. Al contrario, el que quiera ser
grande entre ustedes, debe ser servidor ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
de los demás; y el que quiera ser el pri- (Se puede decir, si se desea)
mero entre ustedes, debe ser su escla-
Concede, Señor, a tus siervos la abun-
vo. Como el Hijo del hombre, que no
dancia de tu protección y de tu gracia,
vino a que le sirvieran sino a servir y a
la salud del alma y del cuerpo, la ple-
entregarse a sí mismo en rescate por la
nitud del amor fraterno y una entrega
multitud” (Mt 20, 17-28).
total a tu servicio. Por Jesucristo, nues-
Palabra del Señor. tro Señor.

61 
12 Jueves SAN LUIS ORIONE - Feria – Morado
Oficio: Ferial – Salterio: 2a. semana

Luis nació en Pontecurone, Italia, el 23 de junio de 1872. Tenía 13


años cuando ingresó en el convento franciscano de Voghera, Pavía.
También fue alumno de san Juan Bosco en el Oratorio de Valdocco
de Turín. En 1892, instituyó el primer núcleo de la Pequeña Obra
de la Divina Providencia. Su edificante existencia fue la de un hom-
bre de oración, devoto de María, sencillo, humilde, intrépido.

CON LA CONFIANZA PUESTA SOLO EN DIOS

¿E n qué o en quién ponen las personas su confianza? Si nos atenemos a la


sociedad de consumo, la vida de las personas está asegurada en las cosas
materiales, es decir, la confianza está centrada en los bienes de carácter
adquisitivo, alejados totalmente de los valores transcendentes. Pero sabemos bien
que los bienes materiales son efímeros, superficiales y sin posibilidad de convertirse
en fundamento de la vida; tarde o temprano llegan a hastiar. La Palabra de Dios
revela que el fundamento de la existencia humana se encuentra en una vida guiada
por la voluntad de Dios y, por lo tanto, atenta a las necesidades de los demás, que
implica compartir los bienes materiales con quienes carecen de ellos. Todo esto está
acompañado de la promesa de una bendición más allá de la muerte.
No hay duda de que el ser humano puede vivir bien a partir de los bienes que
posee, pero sin endiosarlos, haciendo de ellos medios de ostentación, que deni-
gran la dignidad de los pobres y excluidos. La Palabra de Dios es capaz de darle
total solidez a toda existencia, pero para ello, como dice la parábola de hoy, es
necesario escucharla y ponerla en práctica, permitiendo que los bienes recibi-
dos de Dios sirvan también para satisfacer las necesidades de los desposeídos.
Somos la comunidad que vive de la Palabra y de la Eucaristía, esa mesa grande
que sólo estará completa cuando en ella tengan lugar también todos los Lázaros
de nuestra sociedad.

Para meditar: ¿Es para nosotros signo


de bendición poner nuestra confianza Para reflexionar
sólo en Dios? ¿La escucha de la Palabra
de Dios nos hace más solidarios y
conscientes del destino universal de los
bienes?

 62
12
ANTÍFONA DE ENTRADA entrañas, para pagar a cada cual lo que
Cf. Sal 138, 23-24 merece, de acuerdo con sus acciones”
Señor, sondéame y conoce mis senti- (Jr 17, 5-10).

JUEVES
mientos, mira si mi camino se desvía, Palabra de Dios.
guíame por el camino eterno.
SALMO RESPONSORIAL
ORACIÓN COLECTA Del salmo 1
Oh Dios, que amas la inocencia y la R/. Dichoso el que pone
devuelves a quienes la han perdido, su confianza en el Señor.
dirige hacia ti los corazones de tus sier- • Dichoso el hombre que no sigue el
vos, para que, llenos del fervor de tu consejo de los impíos, ni entra por la
Espíritu, permanezcan firmes en la fe y senda de los pecadores, ni se sienta en
diligentes en el bien obrar. Por nuestro la reunión de los cínicos, sino que su
Señor Jesucristo, tu Hijo… gozo es la ley del Señor, y medita su
ley día y noche. R/.
PRIMERA LECTURA • Será como un árbol plantado al bor-
Maldito quien confía en el hombre; de de la acequia: da fruto a su tiempo
bendito quien confía en el Señor. y no se marchitan sus hojas; y cuanto
emprende tiene buen fin. R/.
Del libro de Jeremías • No así los impíos, no así; serán paja
Esto dice el Señor: “Maldito el que que arrebata el viento. Porque el Se-
aparta de mí su corazón para poner en ñor protege el camino de los justos,
los hombres su confianza y apoyarse en pero el camino de los impíos acaba
los mortales. Es como un cardo en un mal. R/.
yermo, que nunca ve la lluvia, que cre-
ce en los arenales del desierto, en tierra ACLAMACIÓN ANTES
estéril, donde nadie vive. DEL EVANGELIO    Cf. Lc 8, 15
Bendito, en cambio, quien confía en R/. Gloria a ti, Cristo, Palabra de Dios.
mí, y en mí pone su esperanza. Será Dichosos los que con corazón noble y
como árbol que crece junto al agua, que generoso escuchan la Palabra de Dios y
extiende sus raíces hacia la corriente: dan fruto sufriendo con entereza. R/.
conserva siempre el verdor de su follaje,
sin que sufra con los calores del verano.
Los años de sequía no lo alteran, jamás EVANGELIO
le faltará cosecha. El rico y el pobre Lázaro.
Nada hay tan engañoso y sin remedio Del Evangelio según san Lucas
como el corazón humano, ¿quién podrá
entenderlo? Lo entiendo yo, el Señor, Dirigiéndose a los fariseos, les dijo Jesús
que penetro el corazón y sondeo las esta parábola:

63 
12
“Había una vez un hombre rico, que Pero el rico insistió todavía: ‘No,
se vestía con gran lujo y elegancia y padre Abrahán; pero si un muerto
diariamente se daba espléndidos ban- resucita y se les presenta, seguro que se
JUEVES

quetes. Y había un pobre que se llama- arrepienten’. Abrahán le contestó: ‘Si


ba Lázaro, y que se la pasaba tendido no hacen caso a Moisés y a los profetas,
delante de la puerta del rico, cubierto tampoco se convencerán aunque resuci-
de llagas y deseando calmar el hambre te un muerto’” (Lc 16, 19-31).
con lo que caía de la mesa del rico. Y Palabra del Señor.
hasta los perros se acercaban a lamerle
las llagas.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Sucedió, pues, que murió el pobre, y
los ángeles lo llevaron a disfrutar de la Te pedimos, Señor, que la oblación de
compañía de Abrahán. este sacrificio santifique nuestras prácti-
cas, para que las penitencias cuaresma-
También el rico murió, y le hicieron les exteriores nos transformen interior-
sus funerales. Y cuando llegó al infier- mente. Por Jesucristo, nuestro Señor.
no, en medio de los tormentos levantó
la vista y divisó desde lejos a Abrahán Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
y a Lázaro en su compañía. Entonces
gritó: ANTÍFONA DE COMUNIÓN
‘¡Padre Abrahán, ten compasión de mí Cf. Sal 118, 1
y manda a Lázaro a que moje la punta Dichoso el que con vida intachable,
del dedo en agua y venga a refrescarme camina en la voluntad del Señor.
la lengua, porque sufro horriblemente
en estas llamas!’.
ORACIÓN DESPUÉS
Abrahán le contestó: ‘Hijo, recuerda DE LA COMUNIÓN
que tus bienes los tuviste en vida, cuan-
do Lázaro solo tuvo males; ahora él tie- Concédenos, Señor, que este sacrificio
ne aquí felicidad y tú tormentos. Ade- prolongue su acción en nosotros y nos
más, nos separa un abismo tan grande fortalezca con su eficacia. Por Jesucris-
que, aunque quisiéramos, sería imposi- to, nuestro Señor.
ble pasar de una parte a otra’.
El rico insistió: ‘Padre, te ruego enton- ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
ces que lo mandes a la casa de mi padre, (Se puede decir, si se desea)
a que amoneste a mis cinco hermanos, Ayuda, Señor, a tus servidores, que
para que no vengan a parar ellos tam- imploran el auxilio de tu gracia para
bién a este lugar de tormentos’. Abra- que conserven la guía y la ayuda de
hán le respondió: ‘Ya tienen a Moisés y tu protección. Por Jesucristo, nuestro
a los profetas: que les hagan caso’. Señor.

 64
13 Viernes SAN ELDRADO DE NOVALESA - Feria – Morado
Oficio: Ferial - Salterio: 2a. semana

Eldrado era hijo de una rica familia de Provenza (Francia), he-


redó una gran fortuna que administraba bien, destinando una
parte de ella a obras de caridad, como el hospital que él mismo
edificó y costeaba. Ingresó al monasterio de Novalesa en Italia,
donde fue un monje observante y ejemplar, por lo cual le fue con-
fiado el cuidado de los jóvenes monjes y, años más tarde, elegido
abad. Murió en el año 840.

LOS DONES DE DIOS SON PARA LA VIDA

L
a avaricia, la envidia, el orgullo y otros sentimientos similares en la vida
de una persona o colectividad pueden conducir a la violencia, incluso a la
muerte de justos e inocentes, de lo cual da abundante testimonio la historia
pasada y presente. Recordemos que la Biblia es Palabra de Dios escrita en lenguaje
humano, que comunica la experiencia de fe en Dios del pueblo de Israel. Es histo-
ria humana leída y vivida en perspectiva de fe y por eso es historia de salvación. Por
lo tanto, no debe extrañarnos que esta historia santa esté también llena de intrigas
y maldad, pues los hombres y mujeres que en ella aparecen han vivido la fe desde
su realidad humana. Es una experiencia cargada de los sentimientos que habitan
en el corazón humano.
La herencia familiar, que por naturaleza es el don del Padre para los suyos, con-
duce, en muchos casos, a la división entre humanos, incluso a la muerte de los
herederos. La experiencia de fe que Dios espera de su pueblo es que los dones que
brotan de sus manos estén al servicio de toda la comunidad, de la solidaridad, y
sean garantía de la subsistencia. Sin embargo, el mismo Dios tiene que experimen-
tar el egoísmo y avaricia humanos, cuando al enviar a su propio Hijo a su heredad,
lo tomaron en sus manos y lo mataron, con el objetivo de apropiarse de los dones
que habían recibido. Velemos para que la fe no se convierta en signo de violencia
e incluso de muerte.

Para meditar: ¿Nos perturban e Para reflexionar


incomodan las personas que tienen
sueños, que miran las cosas de forma
diversa? ¿Acabamos con la presencia del
que piensa distinto?

65 
13
ANTÍFONA DE ENTRADA este sitio despoblado, pero no atenten
Cf. Sal 30, 2.5 contra su vida”. Lo decía para librarlo
En ti, Señor, espero: no quede yo confun- de sus manos y devolvérselo a su padre.
VIERNES

dido para siempre; sácame de la red que Cuando llegó José a donde estaban sus
han tendido, porque tú eres mi amparo. hermanos, lo agarraron, le quitaron la
túnica, su túnica de príncipe, y lo echa-
ORACIÓN COLECTA ron en una cisterna vacía, sin agua. Y se
sentaron a comer. Alzando la vista vieron
Concédenos, Dios todopoderoso, que, una caravana de ismaelitas que transpor-
por la santa dedicación a la penitencia que taban en camellos goma, resina y sustan-
nos purifica, lleguemos sinceramente con- cias aromáticas de Galaad a Egipto.
vertidos a las próximas fiestas pascuales.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo... Entonces Judá les propuso a sus her-
manos: “¿Qué sacamos con matar a
nuestro hermano y después ocultar su
PRIMERA LECTURA
muerte? Vendámoslo a los ismaelitas en
José vendido y llevado a Egipto. vez de atentar contra su vida, que al fin
Del libro del Génesis y al cabo es hermano nuestro, de nues-
tra misma sangre”.
José era el hijo preferido de Israel porque Ellos aceptaron. Pero en aquel
le había nacido siendo él ya viejo; y su momento pasaron por ahí unos comer-
padre mandó hacerle una túnica digna ciantes de Madián, y sacaron a José de
de un príncipe. Al ver sus hermanos que la cisterna y se lo vendieron a los ismae-
su padre lo prefería a los demás, empeza- litas por veinte monedas de plata. Y los
ron a odiarlo y ni siquiera lo saludaban. ismaelitas se lo llevaron a Egipto (Gn 37,
Un día los hermanos de José fueron a 3-4.12-13a.17b-28). Palabra de Dios.
Siquem, en busca de pastos para las ove-
jas de su padre. Israel dijo a José: “Tus SALMO RESPONSORIAL Sal 104
hermanos deben estar con las ovejas en R/. Recuerden las maravillas
Siquem. Quiero que vayas a verlos”. que hizo el Señor.
José se fue en busca de sus hermanos y • Llamó al hambre sobre aquella tierra:
los encontró en Dotán. cortando el sustento de pan; por de-
Ellos lo vieron desde lejos y antes que lante había enviado a un hombre, a
se acercara hicieron planes para matar- José, vendido como esclavo. R/.
lo. Se decían unos a otros: “Ahí viene • Le trabaron los pies con grillos, le
el hombre de los sueños. Matémoslo y metieron el cuello en la argolla, has-
echémoslo en una cisterna; luego deci- ta que se cumplió su predicción, y la
mos que una fiera lo devoró, y veremos Palabra del Señor lo acreditó. R/.
en qué paran sus sueños”. Oyó esto
Rubén e intentando salvarle la vida • El rey lo mandó desatar, el señor de
dijo: “No le quitemos la vida. No derra- pueblos le abrió la prisión, lo nom-
men sangre; échenlo en la cisterna, en bró administrador de su casa, señor
de todas sus posesiones. R/.
 66
13
ACLAMACIÓN ANTES Jesús entonces les dijo: “¿No han leído
DEL EVANGELIO    Cf. Jn 3, 16 nunca lo que está en las Escrituras? ‘La
R/. Gloria a ti, Cristo, Palabra de Dios. piedra que desecharon los arquitectos es

VIERNES
Ya llega el Señor, salgan a su encuentro; ahora la piedra angular. Es el Señor quien
Él es el Rey de la paz. R/. lo ha hecho, ha sido un milagro patente’.
EVANGELIO
Por eso les digo: Dios les va a quitar su
Reino para confiárselo a un pueblo que
Este es el heredero: vamos a matarlo produzca frutos”. Al oír sus parábolas los
y nos apoderamos de su herencia. sumos sacerdotes y los fariseos, se dieron
Del Evangelio según san Mateo cuenta de que se refería a ellos. Y trataron
de apoderarse de Él, pero tuvieron miedo
Estando en Jerusalén, dijo Jesús a los sumos
a la multitud, que lo tenía por profeta (Mt
sacerdotes y a los ancianos del pueblo:
21, 33-43.45-46). Palabra del Señor.
“Escuchen esta otra parábola. Una vez un
patrón plantó una viña, la rodeó con una
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
cerca, construyó el lagar para exprimir las
Te rogamos, oh Dios, que tu compa-
uvas y levantó la torre del guardián. Luego
sión proteja eficazmente a tus siervos y
la arrendó a unos que la cultivaran y se fue.
que concedas una vida conforme a tu
Cuando llegó el tiempo de recoger las agrado a quienes vamos a celebrar estos
uvas, envió a sus criados a donde los cul- misterios. Por Jesucristo, nuestro Señor.
tivadores para cobrarles la parte que le Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
correspondía. Pero los cultivadores aga-
rraron a los criados y apalearon a uno, ANTÍFONA DE COMUNIÓN
mataron a otro y a otro lo apedrearon. 1Jn 4, 10
Todavía envió a otros criados, más Dios nos amó y nos envió a su Hijo como
numerosos que los primeros, pero los propiciación por nuestros pecados.
trataron de igual manera.
Finalmente les envió a su hijo pensan- ORACIÓN DESPUÉS
do que por tratarse de su hijo lo respeta- DE LA COMUNIÓN
rían. Pero los cultivadores, al ver al hijo,
Recibida, Señor, la prenda de la eterna
dijeron: ‘Este es el heredero: vamos a
salvación, concédenos tender hacia ella
matarlo y nos quedamos con su heren-
de manera tan coherente que podamos
cia’. Y efectivamente lo agarraron, lo
alcanzarla. Por Jesucristo, nuestro Señor.
sacaron fuera de la viña y lo mataron.
Ahora pregunto: cuando venga el due- ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
ño de la viña, ¿qué hará con esos culti- (Se puede decir, si se desea)
vadores?”. Ellos respondieron: “Pues les Te rogamos, Señor, que concedas a tu pue-
dará una mala muerte a esos malvados blo la salud del alma y del cuerpo, para
y arrendará la viña a otros cultivadores, que, comprometiéndose en el bien obrar,
que le entreguen puntualmente la parte merezca ser siempre defendido por tu pro-
de la cosecha que le corresponde”. tección. Por Jesucristo, nuestro Señor.

67 
14 Sábado
SANTA MATILDE - Feria – Morado
Oficio: Ferial - Salterio: 2a. semana

De niña, Matilde, fue educada por su abuela, la abadesa del con-


vento de Erfurt (Alemania). Esposa fidelísima del rey Enrique I,
ejemplar por su generosidad, humildad y paciencia; tras la muerte
de su esposo vendió sus joyas para auxilio de los pobres y fundó hos-
pitales y monasterios. La santa reina, a quien los biógrafos atribuyen
el don de profecía, murió en Quedlinburg el 14 de marzo de 968 y
fue enterrada en la capilla del castillo, junto a su esposo.

LA MISERICORDIA: EL VERDADERO ROSTRO DE DIOS

L
a palabra “misericordia” tiene múltiples y variados significados en la mente de
las personas y en las diversas culturas. Hay quienes la entienden como simple
compasión o la relacionan con la lástima, pero en su significado profundo
está relacionada con el verbo “dar” y la palabra “corazón”. La figura por excelencia
de la misericordia es Dios, más aún, el Dios que se ha revelado como Padre y que es
capaz no solo de dar el corazón, sino de darse a sí mismo en la persona de su Hijo,
Jesucristo. Este Padre misericordioso y amante de la persona, creada a su imagen
y semejanza, se conmueve ante quien, sumido en el pecado, se vuelve hacia Él, su
creador. Cuando tiene todos los motivos para romper toda comunicación con el
pecador, Él toma el pecado y lo transforma en amor, devolviendo a su criatura la
posibilidad del diálogo amoroso con Él.
Este Dios amante no se resigna a perder a ninguno de sus hijos, y cuando recupe-
ra a aquel que se había hundido en el pecado, sale al encuentro del otro hijo, que
no se alegra con la fiesta ni quiere participar del gozo del hermano rescatado. Sí, así
es la misericordia de Dios, supera todos nuestros conceptos, expectativas y límites,
ofreciéndonos la oportunidad maravillosa de abrirnos al don de la paternidad y
la fraternidad, del cual necesitamos, una y otra vez, para ser testigos de un amor
grande, el de Dios, que ha sido derramado en nuestros corazones.

Para meditar: Nuestros delitos y peca- Para reflexionar


dos ¿nos alejan definitivamente del Dios
de la misericordia? Cuando un hermano
abandona el pecado y vuelve a la comu-
nidad ¿nos alegramos como el Padre?

 68
14
ANTÍFONA DE ENTRADA SALMO RESPONSORIAL
Sal 144, 8-9 Del salmo 102
El Señor es clemente y misericordioso, R/. El Señor es compasivo y misericordioso.

SÁBADO
paciente y rico en piedad; el Señor es • Bendice, alma mía, al Señor, y todo
bueno con todos, es cariñoso con todas mi ser a su santo nombre. Bendice,
sus criaturas. alma mía, al Señor, y no olvides sus
beneficios. R/.
ORACIÓN COLECTA • Él perdona todas tus culpas y cura
Oh Dios, que con ayudas celestiales nos todas tus enfermedades; Él rescata tu
concedes participar desde este mundo vida de la fosa y te colma de gracia y
de los bienes perdurables, dirige nuestra de ternura. R/.
vida presente y condúcenos al esplen- • No está siempre acusando ni guarda
dor de la vida eterna donde tú habitas. rencor perpetuo; no nos trata como
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… merecen nuestros pecados, ni nos
paga según nuestras culpas. R/.
PRIMERA LECTURA • Como se levanta el cielo sobre la tie-
Arroja, oh Dios, al fondo rra, se levanta su bondad sobre sus fie-
del mar todos nuestros pecados. les; como dista el oriente del ocaso, así
De la profecía de Miqueas aleja de nosotros nuestros delitos. R/.

Toma, Señor, tu cayado y apacienta a


ACLAMACIÓN ANTES
tu pueblo, las ovejas de tu rebaño, que,
DEL EVANGELIO    Lc 15, 18
rodeado de praderas, vive perdido entre
barzales. Que pueda pastar, como pas- R/. Gloria a ti, Cristo, Palabra de Dios.
taba antiguamente en las praderas de Voy a volver a donde mi padre y le digo:
Basán y Galaad. Déjale incluso ver de Padre, pequé contra Dios y contra ti. R/.
nuevo los prodigios que presenció al EVANGELIO
salir de Egipto.
Este hermano tuyo estaba muerto
¿Qué Dios hay como tú? Tú nos per- y resucitó.
donas el pecado y absuelves de su cul-
pa al resto que queda de tu heredad; y Del Evangelio según san Lucas
no mantienes la ira para siempre, pues Todos los recaudadores y pecadores se
prefieres la misericordia. ¡Compadéce- acercaban a escuchar a Jesús. Entonces
te una vez más de nosotros, destruye los fariseos y los escribas empezaron a cri-
nuestros delitos, arroja al fondo del mar ticarlo. Decían: “Este hombre acepta a los
todos nuestros pecados! pecadores y hasta come con ellos”.
Mantén tu fidelidad para con Israel, Jesús les dijo esta parábola: “Un hom-
ten hoy misericordia de Abrahán, pues bre tenía dos hijos. El menor de ellos le
lo prometiste desde antiguo a nuestros dijo a su padre: ‘Padre, dame la parte de
padres. (Mi 7, 14-15.18-20). la herencia que me toca’. Él les repartió
Palabra de Dios. los bienes. Pocos días después, el hijo

69 
14
menor juntó todo lo que tenía y se fue a jamás una orden tuya, y a mí nunca me has
un país lejano, donde derrochó todos sus dado ni siquiera un cabrito para tener un
bienes, llevando una vida de libertinaje. banquete con mis amigos. ¡Pero apenas lle-
SÁBADO

Cuando se lo había gastado todo, vino un ga este hijo tuyo que derrochó sus bienes
hambre terrible en esa tierra, y empezó a con mujeres de mala vida, para él sí mandas
pasar necesidad. Entonces fue y se arrimó a matar el novillo más gordo!’.
uno de los habitantes del país, que lo mandó El padre le dijo: ‘Hijo, tú siempre estás
a sus campos a cuidar cerdos. Y sentía ganas conmigo, y todo lo mío es tuyo. Pero tenía-
de calmar el hambre con las algarrobas que mos que hacer fiesta y alegrarnos, porque
comían los cerdos, pero nadie se las daba. este hermano tuyo estaba muerto y resuci-
Entonces recapacitó y dijo: ‘¡Cuántos tó, estaba perdido y lo encontramos’” (Lc
jornaleros de mi padre tienen pan de 15, 1-3.11-32). Palabra del Señor.
sobra, y yo aquí me estoy muriendo de
hambre! Voy a volver a donde mi padre y ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
le digo: Padre, pequé contra Dios y con- Por la celebración de estos misterios con-
tra ti. Ya no merezco que me llames hijo cédenos, Señor, que el fruto de la reden-
tuyo. Trátame como a uno de tus jornale- ción, nos corrija siempre de los huma-
ros’. Y efectivamente emprendió el viaje y nos excesos, y nos conduzca a los bienes
se fue a donde su padre. celestiales. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Cuando todavía estaba lejos, su padre lo Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
divisó y se conmovió; corrió y lo recibió
con abrazos y besos. El hijo empezó: ‘Padre, ANTÍFONA DE COMUNIÓN
pequé contra Dios y contra ti. Ya no merez- Lc 15, 32
co que me llames hijo tuyo’. Pero el padre Deberías alegrarte, hijo mío, porque este
les dijo a sus sirvientes: ‘¡Pronto!, saquen hermano tuyo estaba muerto y ha revivido,
la mejor ropa y vístanlo con ella; pónganle estaba perdido, y lo hemos encontrado.
un anillo en el dedo y sandalias en los pies.
Traigan el novillo más gordo, mátenlo y ORACIÓN DESPUÉS
hagamos un banquete; porque este hijo mío
DE LA COMUNIÓN
estaba muerto y resucitó, estaba perdido, y
Que tus sacramentos, Señor, infundan
lo encontramos’. Y empezaron el banquete.
en lo íntimo de nuestros corazones la
El hijo mayor estaba en el campo. Al percepción de las realidades divinas y
volver, cerca ya de la casa, oyó la música nos comuniquen su poderosa eficacia.
y el baile. Entonces llamó a uno de los Por Jesucristo, nuestro Señor.
sirvientes y le preguntó qué era eso. Él
le dijo: ‘¡Volvió tu hermano!’, y tu padre ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
mandó matar el novillo más gordo por (Se puede decir, si se desea)
haberlo recobrado sano y salvo’. Oye misericordiosamente, Señor, las
El hijo mayor se puso furioso y no quería plegarias de los que te suplican, y, para
entrar. El padre salió y empezó a rogarle que que les concedas lo que desean, haz que
entrara. Pero él replicó: ‘Fíjate cuántos años te pidan lo que te sea agradable. Por
hace que te estoy sirviendo sin desobedecer Jesucristo, nuestro Señor.

 70
15 Domingo
III DOMINGO DE CUARESMA - Morado – Semana III
Oficio: Del domingo - Salterio: 3a. semana

LAUDES
(Oración de la mañana)

V. Señor abre mis labios SALMODIA


R. Y mi boca proclamará tu alabanza Ant. 1. Tus mandatos, Señor, son fie-
Se dice el Salmo 94 (p. ?) les y seguros, más que la voz de aguas
con la antífona siguiente: caudalosas.
Ant. A Cristo, el Señor, que por Salmo 92
nosotros fue tentado y por nosotros Gloria del Dios Creador
murió, venid, adorémosle.
El Señor reina vestido de majestad,
Himno el Señor, vestido y ceñido de poder:
Oh sol de salvación, oh Jesucristo, así está firme el orbe y no vacila.
alumbra lo más hondo de las almas, Tu trono está firme desde siempre,
en tanto que la noche retrocede y tú eres eterno.
y el día sobre el mundo se levanta. Levantan los ríos, Señor,
Junto con este favorable tiempo levantan los ríos su voz,
danos ríos de lágrimas copiosas, levantan los ríos su fragor;
para lavar el corazón que, ardiendo
pero más que la voz
en jubilosa caridad, se inmola.
de aguas caudalosas,
La fuente que hasta ayer manó delitos más potente que el oleaje del mar,
ha de manar desde hoy perenne llanto, más potente en el cielo es el Señor.
si con la vara de la penitencia
el pecho empedernido es castigado. Tus mandatos son fieles y seguros;
la santidad es el adorno de tu casa,
Ya se avecina el día, el día tuyo,
Señor, por días sin término.
volverá a florecer el universo;
compartamos su gozo los que fuimos Se dice Gloria al Padre.
devueltos por tu mano a tus senderos. Ant. Tus mandatos, Señor, son fie-
Oh Trinidad clemente, que te adoren les y seguros, más que la voz de aguas
tierra y cielo a tus pies arrodillados,  caudalosas.
y que nosotros, por tu gracia nuevos,
cantemos en tu honor un nuevo canto. Ant. 2. Manantiales, bendecid al Señor,
Amén. ensalzadlo con himnos por los siglos.

71 
15
Cántico    (Dn 3, 52-57) Ananías, Azarías y Misael,
Que la creación entera alabe al Señor bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.
DOMINGO

Creaturas todas del Señor,


bendecid al Señor. Bendigamos al Padre y al Hijo con el
ensalzadlo con himnos por los siglos. Espíritu Santo,
ensalcémoslo con himnos
Ángeles del Señor, bendecid al Señor;
por los siglos.
cielos, bendecid al Señor.
Bendito el Señor en la bóveda del cielo,
Aguas del espacio, bendecid al Señor;
alabado y glorioso y ensalzado
ejércitos del Señor, bendecid al Señor.
por los siglos.
Sol y luna, bendecid al Señor;
astros del cielo, bendecid al Señor. Se dice Gloria al Padre.
Lluvia y rocío, bendecid al Señor; Ant. Manantiales, bendecid al Señor,
vientos todos, bendecid al Señor. ensalzadlo con himnos por los siglos.
Fuego y calor, bendecid al Señor;
Ant. 3. Reyes y pueblos del orbe, alabad
fríos y heladas, bendecid al Señor.
al Señor.
Rocíos y nevadas, bendecid al Señor;
témpanos y hielos, bendecid al Señor. Salmo 148
Escarchas y nieves, bendecid al Señor; Alabanza del Dios Creador
noche y día, bendecid al Señor. Alabad al Señor en el cielo,
Luz y tinieblas, bendecid al Señor; alabad al Señor en lo alto.
rayos y nubes, bendecid al Señor. Alabadlo todos sus ángeles,
Bendiga la tierra al Señor, alabadlo todos sus ejércitos.
ensálcelo con himnos por los siglos. Alabadlo, sol y luna;
Montes y cumbres, bendecid al Señor; alabadlo, estrellas lucientes.
cuanto germina en la tierra, Alabadlo, espacios celestes,
bendiga al Señor. y aguas que cuelgan en el cielo.
Manantiales, bendecid al Señor; Alaben el nombre del Señor,
mares y ríos, bendecid al Señor. porque Él lo mandó, y existieron.
Cetáceos y peces, bendecid al Señor; Les dio consistencia perpetua
aves del cielo, bendecid al Señor. y una ley que no pasará.
Fieras y ganados, bendecid al Señor, Alabad al Señor en la tierra,
ensalzadlo con himnos por los siglos. cetáceos y abismos del mar.
Hijos de los hombres, bendecid al Señor; Rayos, granizo, nieve y bruma,
bendiga Israel al Señor. viento huracanado
Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor; que cumple sus órdenes.
siervos del Señor, bendecid al Señor. Montes y todas las sierras,
Almas y espíritus justos, árboles frutales y cedros.
bendecid al Señor; Fieras y animales domésticos,
santos y humildes de corazón, reptiles y pájaros que vuelan.
bendecid al Señor. Reyes y pueblos del orbe,
príncipes y jefes del mundo.
 72
15
Los jóvenes y también las doncellas, Infúndenos, Señor, un espíritu nuevo.
los viejos junto con los niños.
Cristo, vida nuestra, tú que por el bau-
Alaben el nombre del Señor, tismo nos has sepultado místicamente

DOMINGO
el único nombre sublime. contigo en la muerte, para que contigo
Su majestad sobre el cielo y la tierra; también resucitemos,
Él acrece el vigor de su pueblo. concédenos andar hoy en vida nueva.
Alabanza de todos sus fieles,
Señor Jesús, tú que pasaste por el mun-
de Israel, su pueblo escogido.
do haciendo el bien,
Se dice Gloria al Padre.
haz que también nosotros seamos solí-
Ant. Reyes y pueblos del orbe, alabad citos del bien de todos los hombres.
al Señor.
Ayúdanos, Señor, a trabajar concordes en
LECTURA BREVE (Cf. Ne 8, 9.10) la edificación de nuestra ciudad terrena,
Este día está consagrado al Señor vues- sin olvidar nunca tu Reino eterno.
tro Dios; no hagáis duelo ni lloréis. No Tú, Señor, que eres médico de los cuer-
estéis tristes: la alegría del Señor es vues- pos y de las almas,
tra fortaleza. sana las dolencias de nuestro espí-
ritu para que crezcamos cada día en
RESPONSORIO BREVE santidad.
V. Cristo, Hijo de Dios vivo,
Se pueden añadir algunas intenciones libres.
ten piedad de nosotros.
R. Cristo, Hijo de Dios vivo, Ya que la fuerza para no caer en la ten-
ten piedad de nosotros. tación nos viene de Dios, acudamos al
Padre, diciendo: Padre nuestro.
V. Tú que fuiste triturado
por nuestros crímenes.
R. Ten piedad de nosotros. ORACIÓN
Dios nuestro, fuente de toda bondad y
V. Gloria al Padre, y al Hijo,
misericordia, que nos otorgas un reme-
y al Espíritu Santo.
dio para nuestros pecados por el ayu-
R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
no, la oración y la limosna, recibe con
ten piedad de nosotros. agrado la confesión que te hacemos de
nuestra debilidad y, ya que nos oprime
CÁNTICO EVANGÉLICO el peso de nuestras culpas, levántanos
Dios es espíritu: adoradlo en espíritu y con el auxilio de tu misericordia. Por
en verdad. nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.
Cántico de Zacarías (p. ¿?)

PRECES CONCLUSIÓN
Ahora es el tiempo propicio, ahora es el V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
día de salvación; acudamos, pues, a nues- todo mal y nos lleve a la vida eterna.
tro Redentor que nos concede estos días R. Amén.
de perdón, y, bendiciéndole, digamos:
73 
15

CELEBRACIÓN
DOMINGO

EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA el don del Espíritu, para que sea capaz
Comentador: Hoy la liturgia nos pro- de profesar con fuerza su fe y anuncie
pone el valor de la mediación divina, con gozo las maravillas de tu amor. Por
sea como Moisés, escuchando el clamor nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo…
del pueblo y la voz de Dios; sea como
Jesucristo mediador por la salvación o LITURGIA DE LA PALABRA
al mismo tiempo dando agua que pro-
duce vida espiritual para toda la vida. Comentador: El Éxodo nos presen-
Celebremos nuestra Eucaristía. ta el grito del pueblo por necesidades
acuciantes a Moisés, inigualable media-
ANTÍFONA DE ENTRADA dor, mientras él es paciente y escucha
Sal 24, 15-16 atentamente a Dios, bueno y misericor-
dioso, y al pueblo. San Pablo presenta a
Siempre tengo los ojos puestos en el
Jesús el mejor Mediador de fe a favor de
Señor, porque Él saca mis pies de la red.
la salvación de la humanidad. El evan-
Mírame, ¡oh Dios!, y ten piedad de mí,
gelio de Juan nos propone el pasaje de
que estoy solo y afligido.
la Samaritana en búsqueda de agua y a
No se dice Gloria. Jesús dando agua espiritual que produ-
ce eternidad.
ORACIÓN COLECTA PRIMERA LECTURA
Oh Dios, autor de toda misericordia Danos agua para que podamos beber.
y de toda bondad, que nos diste como
remedio para el pecado el ayuno, la Del libro del Éxodo
oración y la limosna, mira con agrado
nuestra humilde confesión, y, a quienes El pueblo, torturado por la sed en el
nos sentimos oprimidos por nuestra desierto, protestó contra Moisés dicien-
conciencia, levántanos siempre con tu do: “¿Por qué nos hiciste salir de Egipto?
misericordia. Por nuestro Señor Jesu- ¿Solo para hacernos morir de sed, junto
cristo, tu Hijo… con nuestros hijos y nuestro ganado?”.
Moisés pidió auxilio al Señor dicien-
O bien: do: “¿Qué puedo hacer con este pueblo?
Oh Dios, fuente de la vida, tú ofreces ¡Poco más y me matan a pedradas!”.
a la humanidad sedienta el agua viva El Señor respondió a Moisés: “Avanza a
de la gracia que brota de la roca, que la cabeza del pueblo, acompañado de algu-
es Cristo salvador; concede a tu pueblo nos ancianos de Israel, lleva en tu mano

 74
15
el bastón con que golpeaste las aguas del Jesucristo. Por Él hemos alcanzado,
Nilo y camina; que yo te espero allá, sobre mediante la fe, el estado de gracia en
la roca, en Horeb. Golpea la roca, y de ella que nos encontramos y, por Él, llenos

DOMINGO
brotará agua para que beba el pueblo”. de esperanza, nos congratulamos de
Así lo hizo Moisés, a la vista de los poder tener parte en la gloria de Dios.
ancianos de Israel. Y llamó a aquel lugar Y la esperanza no defrauda, porque el
Masá (Tentación) y Meribá (Careo), amor de Dios inunda nuestro corazón
porque allí los israelitas exigieron prue- gracias al Espíritu Santo que hemos
bas al Señor y se encararon con Él recibido. Esperanza que nos dio ya Cris-
diciendo: “¿Está realmente entre noso- to al morir por nosotros precisamente
tros el Señor, o no?” (Ex 17, 3-7). cuando éramos unos pecadores, incapa-
ces de valernos. Es difícil que alguien dé
Palabra de Dios. su vida por un justo; tal vez alguno sea
capaz de morir por un bienhechor. Pero
SALMO RESPONSORIAL Dios nos ha dado una prueba de que sí
Del salmo 94 nos ama al morir Cristo por nosotros
R/. Escucharemos tu voz, Señor. cuando éramos todavía pecadores (Rm
• Vengan, aclamemos al Señor, demos 5, 1-2.5-8). Palabra de Dios.
vítores a la Roca que nos salva; entre-
mos a su presencia dándole gracias, ACLAMACIÓN ANTES
aclamándolo con cantos. R/. DEL EVANGELIO    Jn 4, 42.15
• Vengan, postrémonos por tierra, ben- R/. Gloria a ti, Señor, Hijo de Dios vivo.
diciendo al Señor, Creador nuestro. Señor, tú eres verdaderamente el Salva-
Porque Él es nuestro Dios, y nosotros dor del mundo; dame el agua viva, para
su pueblo, el rebaño que Él guía. R/. no volver a tener sed. R/.
• Ojalá escuchen hoy su voz: “No en- EVANGELIO
durezcan el corazón como en Meri- Un manantial que salta
bá, como el día de Masá en el desier- hasta la vida eterna.
to: cuando sus padres me pusieron
a prueba, y dudaron de mí, aunque Del Evangelio según san Juan
habían visto mis obras”. R/. En cierta ocasión llegó Jesús a una pobla-
ción de Samaria llamada Sicar, cerca del
SEGUNDA LECTURA terreno que Jacob había dado a su hijo
El amor de Dios inunda nuestro José. Allí se encontraba el pozo de Jacob.
corazón gracias al Espíritu Santo Jesús, fatigado del viaje, se había sentado
que hemos recibido. junto al pozo. Era la hora del mediodía.
Una mujer de Samaria llegó a sacar agua,
De la Carta de san Pablo a los Romanos y Jesús le dijo: “Dame de beber”.
Hermanos: Habiendo obtenido el Sus discípulos se habían ido a la
perdón gracias a la fe, estamos en paz población a comprar alimentos. La
con Dios, por medio de nuestro Señor samaritana le respondió: “¿Por qué tú,

75 
15
que eres judío, me pides de beber a mí, de adorar al Padre según el Espíritu y la
que soy samaritana?”. verdad. Porque esos son los adoradores
Los judíos, en efecto, no se tratan con que quiere el Padre. Dios es espíritu, y
DOMINGO

los samaritanos. Jesús le respondió: “Si los que lo adoran deben adorarlo según
conocieras el don de Dios y quién es el el Espíritu y la verdad”.
que te pide de beber, tú le habrías pedi- La mujer le contestó: “Sé que va a venir
do a Él, y Él te hubiera dado agua viva”. el Mesías (es decir, el Ungido); cuando Él
“Señor –le dijo ella–, no tienes con venga, nos lo enseñará todo”. Jesús le dijo:
qué sacar el agua, y el pozo es hondo. “Ese soy yo, que estoy hablando contigo”.
¿De dónde sacas el agua viva? ¿Eres aca- En seguida llegaron los discípulos y se
so más grande que nuestro padre Jacob, quedaron extrañados de que estuviera
que nos dio este pozo, donde bebieron hablando con una mujer. Sin embargo,
él, y sus hijos y sus animales?”. nadie le preguntó qué quería o por qué
Jesús le respondió: “Todo el que bebe hablaba con ella.
de esta agua, volverá a tener sed, pero el La mujer dejó allí su cántaro y se fue
que beba del agua que yo le daré, nunca a la población a decirle a la gente: “Ven-
más tendrá sed. El agua que yo le daré, gan a ver un hombre que me dijo todo lo
se volverá en él un manantial que salta que he hecho. ¿No será este el Mesías?”.
hasta la vida eterna”. Ellos salieron de la población y se
La mujer le dijo: “Señor, dame de esa dirigieron a donde Jesús. Entre tanto
agua, para no volver a tener sed ni tener los discípulos le ofrecieron de comer.
que venir aquí a sacarla”. Él le dijo: “Ve Pero Él les respondió: “Yo tengo para
a llamar a tu marido y vuelve”. La mujer comer un alimento que ustedes no
le respondió: “No tengo marido”. Jesús conocen”. Sus discípulos se pregun-
le respondió: “Tienes razón en decir que taron: “¿Sería que alguien le trajo de
no tienes marido. Porque cinco maridos comer?”. Jesús añadió: “Mi alimento
tuviste, y el que ahora tienes no es tu es hacer la voluntad del que me envió y
marido. En esto has dicho la verdad”. llevar a término su obra. Ustedes dicen:
La mujer le respondió: “Señor, veo que ‘Todavía faltan cuatro meses para la
eres profeta. Nuestros padres adoraron cosecha’. Pero yo les digo: Levanten
en este monte, y ustedes dicen que es en la vista y contemplen los campos; ya
Jerusalén donde se debe adorar”. están dorados, listos para la cosecha. El
Jesús le respondió: “Créeme, mujer: lle- segador ya está recibiendo su salario y
ga la hora en que ni en este monte ni recoge la cosecha para la vida eterna.
en Jerusalén adorarán al Padre. Ustedes Así se alegran los dos, el sembrador y
adoran lo que no conocen; nosotros el segador. En una cosa sí tiene razón el
adoramos lo que conocemos, porque dicho aquel, que uno es el que siembra
la salvación viene de los judíos. Pero se y otro el que cosecha. Yo los envié a
acerca la hora, más aún, ya ha llegado, cosechar lo que no cultivaron con su
en que los verdaderos adoradores han trabajo. Otros trabajaron y ustedes se
benefician de ese trabajo”.

 76
15
Muchos samaritanos de aquella pobla- Intenciones particulares.
ción creyeron en Jesús al oír lo que la Presidente: Señor Dios nuestro, que
mujer les contó: que le había dicho todo por medio de tu Hijo diste a la samari-

DOMINGO
lo que había hecho. Y cuando llegaron a tana el agua de la vida; atiende a nues-
donde Él, le pidieron que se quedara con tras súplicas y derrama sobre nosotros el
ellos. Y Él se quedó allí dos días. Y muchos agua del Espíritu. Por Jesucristo, nues-
más creyeron al oírlo a Él, y decían a la tro Señor. Amén.
mujer: “Ya no creemos por lo que tú nos
contaste: nosotros mismos lo hemos oído
y sabemos que este es verdaderamente el ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Salvador del mundo” (Jn 4, 5-42). Por estas ofrendas, Señor, concédenos
Palabra del Señor. benigno el perdón de nuestras ofensas,
y ayúdanos a perdonar a nuestros her-
Se dice Credo. manos. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Prefacio: La Samaritana, p. ¿?
ORACIÓN UNIVERSAL
Presidente: Pidamos a Dios que sosten-
ga con la fuerza de su Espíritu nuestro ANTÍFONA DE COMUNIÓN
empeño de conversión, y que extienda El que beba del agua que yo le daré,
con sus dones a todos los hombres. dice el Señor, se convertirá dentro de él,
Todos: Señor, sacia nuestra sed. en un surtidor de agua que salta hasta la
1. Por la Iglesia; para que considere cada vida eterna.
vez más a los pobres y marginados como
centro de interés y acción, oremos. ORACIÓN DESPUÉS
2. Por los que nos llamamos cristianos; DE LA COMUNIÓN
para que se despierte en nosotros, Alimentados ya en la tierra con el pan
como a la samaritana, la sed de pro- del cielo, prenda de eterna salvación, te
fundizar en la fe, oremos. suplicamos, Señor, que se haga realidad
3. Por los que no conocen el don de Dios en nuestra vida la gracia recibida en este
y lo buscan incansablemente; para que sacramento. Por Jesucristo, nuestro Señor.
descubran el surtidor de agua viva, que
salta hasta la vida eterna, oremos. ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
4. Por los que se sienten saciados y tienen (Se puede decir si se desea)
embotada su sensibilidad; para que se
despierte en ellos el hambre del pan de Te pedimos, Señor, que conduzcas el
vida y la sed del agua que calma toda corazón de tus fieles y que, en tu gene-
sed, oremos. rosidad, concedas propicio esta gracia a
tus servidores: que perseverando en el
5. Por nosotros; para que conozcamos
más y mejor el don de Dios, la persona
amor a ti y al prójimo cumplan la pleni-
de Cristo, y aprendamos a ver la vida tud de tus mandamientos. Por Jesucris-
de un modo nuevo, oremos. to, nuestro Señor.

77 
15

LECTIO DIVINA
DOMINGO

1. ORACIÓN INICIAL Dios en las personas. Jeremías, por ejem-


Espíritu de Dios, solo tú conoces la plo, opone el agua viva del manantial al
fuente verdadera adonde podemos ir agua de la cisterna (Jr 2, 13). Cisterna
a calmar nuestra sed. Desciende sobre cuanta más agua sacas, menos agua habrá.
nosotros y guía nuestros pasos inciertos. Manantial, cuanta más agua sacas, más
Ayúdanos a encontrar al que siempre agua tendrás. Jesús conoce las tradiciones
está en espera, para revelarnos quiénes de su pueblo y se apoya en ellas durante la
somos, suscitar en nosotros la verdadera conversación con la samaritana. Sugirien-
sed y convertirnos en manantial de agua do el sentido simbólico del agua, evoca en
que mana hasta la vida eterna. Amén. ella (y en los lectores) todo un conjunto de
episodios y frases del Antiguo Testamento.
2. LECTURA (¿QUÉ DICE EL TEXTO?) El diálogo entre Jesús y la samarita-
Lee atentamente el evangelio y escucha na. Jesús encuentra a la samaritana cer-
el mensaje que Dios te transmite. ca del pozo, lugar tradicional para los
encuentros y las conversaciones (Gn 24,
3. PARA MEDITAR 10-27; 29, 1-14). Él parte de la nece-
(¿QUÉ ME DICE EL TEXTO?) sidad muy concreta de su propia sed y
Clave de lectura. El texto describe el actúa de modo que la mujer se sienta
diálogo entre Jesús y la samaritana. útil y servidora. Jesús se hace el nece-
Diálogo muy humano, que demuestra sitado de ella. Por la pregunta, hace de
cómo Jesús se relacionaba con las per- modo que la samaritana pueda descu-
sonas y cómo Él mismo aprendía y se brir que Él depende de ella para resolver
enriquecía hablando con los demás. el problema de su sed. Jesús despierta
en ella el gusto de ayudar y servir.
El simbolismo del agua. Jesús usa la
palabra agua, en dos sentidos: en senti- El diálogo de Jesús con la samaritana
do material, normal del agua que quita presenta dos niveles:
la sed y en sentido simbólico del agua * El nivel superficial, en el sentido
como fuente de vida y don del Espíri- material del agua que quita la sed a las
tu. Verdaderamente Jesús usa un len- personas y del sentido normal de mari-
guaje que las personas entienden y que, do como padre de familia. A este nivel,
al mismo tiempo, despierta en ellos el la conversación es tensa y difícil y no
deseo de profundizar y de descubrir un tiene continuidad. Quien tiene ventaja
sentido más profundo de la vida. es la samaritana. Al principio, Jesús ha
El uso simbólico del agua tiene su raíz intentado un encuentro con ella a través
en la tradición del Antiguo Testamento, de la puerta del trabajo cotidiano (sacar
donde es frecuente la mística del agua agua), pero no lo ha logrado. Después,
como símbolo de la acción del Espíritu de ha intentado la puerta de la familia

 78
15
(llamar al marido), y tampoco ha teni- Declara que tiene sed por última vez y
do resultado. Finalmente, la samaritana así puede decir: “¡Todo se ha cumplido!”.
ha tomado el tema de la religión (lugar Después, inclinando la cabeza, entregó el

DOMINGO
de la adoración). Jesús ha logrado entrar espíritu (Jn 19, 30). Realizó su misión.
por la puerta que ella ha abierto.
4. PARA REFLEXIONAR
* El nivel profundo, en el sentido sim-
bólico del agua como imagen de la vida • ¿Qué te ha llamado más la atención en
nueva traída por Jesús y del marido como la conducta de Jesús durante el diálo-
símbolo de la unión de Dios con su pue- go con la samaritana? ¿Qué pedagogía
blo. A este nivel, la conversación tiene una ha usado para ayudarle a percibir una
continuidad perfecta. Después de haber dimensión más profunda de la vida?
revelado que Él mismo, Jesús, ofrece el • ¿En qué medida adoras a Dios en es-
agua de la nueva vida, dice: “Ve, llama a tu píritu y verdad o te apoyas y orientas
marido y luego regresa acá”. En el pasado, más en ritos y prescripciones?
los samaritanos tuvieron cinco maridos,
ídolos, ligados a cinco pueblos que fueron 5. PARA CONTEMPLAR
llevados a aquel lugar por el rey de Asiria Haz un momento de silencio e interioriza
(2R 17, 30-31). El sexto marido, el que el texto bíblico para que ilumine tu men-
tenía ahora, no era el verdadero: “¡El que te. Déjate animar por el ardor de la Pala-
tienes ahora no es tu marido!” (Jn 4, 18). bra, como quien recibe el calor del sol.
No realizaba el deseo más profundo del
pueblo: la unión con Dios, como marido 6. PARA DISCERNIR
que se une a su esposa (Is 62, 5; 54, 5). A la luz de la Palabra que has leído y medi-
El verdadero marido, el séptimo, es Jesús, tado, ahora confronta tus criterios, valo-
como fue prometido por Oseas: “Y te haré res, sentimientos y actitudes. Descubre la
mi esposa para siempre; y te desposaré voluntad de Dios en tu situación personal.
conmigo en justicia, en juicio, en piedad
y misericordia. Y te haré mi esposa fiel, 7. ORACIÓN FINAL
y ¡reconocerás que soy el Señor!” (Os 2, Señor Jesús, sediento siempre; sedien-
21-22). Jesús es el esposo que llega (Mc 2, to en el pozo de Jacob, sediento en el
19) para llevar la vida nueva a la mujer que madero de la cruz, sediento en noso-
lo ha buscado toda la vida y, hasta ahora, tros, sediento por nosotros. ¿Cuándo
no lo había encontrado. Si el pueblo acep- terminaremos de buscar fuentes de agua
ta a Jesús como “esposo”, tendrá acceso a que nos quiten la sed? Cuando nos rin-
Dios en cualquier parte que esté, tanto en damos y finalmente subamos al calva-
espíritu como en verdad (vv. 23-24). rio donde has preparado en tu corazón
Jesús declaró su sed a la samaritana, desgarrado aquella fuente de gracia que
pero no tomó el agua. Señal de que su calma nuestra sed. Sí, es tiempo de
sed era simbólica y tenía relación con dejar, como la samaritana, todos nues-
su misión, la sed de realizar la voluntad tros prejuicios, todas nuestras defensas,
del Padre (Jn 4, 34). Esta sed está toda- para honrarte a ti, que da la alegría de
vía presente en Él, y lo estará por toda la volver a vivir, y correr a dar testimonio
vida, hasta la muerte. Dice Él en la hora de cuanto hiciste por nosotros. Amén.
de la muerte: “Tengo sed” (Jn 19, 28).
79 
16 Lunes SAN JULIÁN DE ANAZARBO - Feria – Morado
Oficio: Ferial - Salterio: 3a. semana

San Julián de Anazarbo (Turquía), hijo de un senador pagano y de


madre cristiana. Tras la muerte de su padre fue bautizado y educa-
do. Detenido en la persecución de Diocleciano, padeció tormentos
por orden del gobernador Marciano. Ni las torturas, ni las amena-
zas ni las promesas de regalos y honores pudieron convencer al joven
piadoso ofrecer sacrificios paganos y negar a Cristo.

COMUNICAR LA SALVACIÓN A TODOS

C
on frecuencia se tiende a apropiarse de los bienes obtenidos como fruto del
esfuerzo humano, negándolos a los otros. Ésta es una mirada reduccionista,
incapaz de ver más allá de los propios límites. Lo mismo puede suceder en
el ámbito de la fe, pensando que la salvación es un bien personal o comunitario,
sin abrirse a la dimensión universal de la misma. A lo largo de la historia Dios ha
actuado salvando, no sólo a los miembros de su pueblo elegido, sino también a
personas no pertenecientes a él, como los ejemplos que ofrecen las lecturas de hoy.
Dios se vale de los suyos para comunicar su salvación también fuera de los límites
geográficos y más allá de la pertenencia del pueblo elegido. Para Él no hay restric-
ciones, sólo gracia que se ofrece.
La salvación que proviene de Dios y se revela en una comunidad no tiene como
finalidad el apropiarse de ella de forma egoísta, sino que más bien la comunidad
beneficiada ha de comunicar el bien recibido a todos los pueblos, para que éstos,
por la fe, tengan acceso a la salvación. La Iglesia ha recibido del Señor este misterio
salvador para comunicarlo a todas las naciones y de esa manera, por la fe, engen-
drar nuevos hijos para Dios por el bautismo. Hemos recibido la salvación como
don gratuito e inmerecido, comuniquémosla gozosa y generosamente a todos, ale-
grándonos por la labor realizada y por la acogida de hombres y mujeres de todos
los pueblos.

Para meditar: ¿Comunicamos a un


Dios que no conoce límites geográficos, Para reflexionar
ni la estrechez de mente que nos
caracteriza? ¿Anunciamos con alegría
el mensaje de salvación a todos los
pueblos?

 80
16
ANTÍFONA DE ENTRADA Cuando el rey de Israel leyó la car-
Sal 83, 3 ta, se rasgó las vestiduras exclamando:
Mi alma se consume y anhela los atrios “¿Soy yo acaso Dios, que puede dar la
vida y quitarla, para que este me encar-

LUNES
del Señor, mi corazón y mi carne se lle-
nan de alegría por el Dios vivo. gue de curar a un hombre de su lepra?
Fíjense bien y verán que solo busca un
pretexto contra mí”.
ORACIÓN COLECTA
El profeta Eliseo se enteró de que el
Purifica, Señor, y protege siempre a tu rey se había rasgado las vestiduras, y le
Iglesia con tu inagotable compasión; y envió a decir: “¿Por qué te has rasgado
ya que sin ti no puede encontrar la salva- las vestiduras? Que venga a mí, y verá
ción, dirígela siempre con tu protección. que hay un profeta en Israel”.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… Naamán llegó con sus caballos y su
PRIMERA LECTURA carroza y se detuvo delante de la puerta
“Había muchos leprosos en Israel, de Eliseo. Eliseo mandó a decirle con un
mensajero que fuera y se bañara siete veces
y ninguno de ellos fue curado sino
en el río Jordán, y su piel quedaría limpia.
Naamán, que era de Siria”.
Naamán se disgustó y decidió irse,
Del Primer libro de los Reyes diciendo: “Yo pensé que el profeta sal-
Había un hombre llamado Naamán, dría en persona a verme y que, puesto
jefe del ejército del rey de Siria, que en pie, invocaría al Señor su Dios, pasa-
gozaba de la estima y del favor del rey, ría la mano sobre la parte enferma y me
pues por su medio el Señor había dado curaría de mi lepra. ¿Acaso los ríos de
la victoria a Siria. Pero este gran guerre- Damasco, el Abaná y el Farfar, no son
ro estaba enfermo de lepra. mejores que toda el agua de Israel? ¿No
puedo bañarme en ellos y quedar limpio?
En una de las incursiones de los sirios
contra Israel, se habían llevado de Israel Y se fue enojado. Pero sus criados se
una muchacha, que quedó como sirvienta le acercaron y le dijeron: “Señor, si el
de la mujer de Naamán. Un día le dijo a su profeta te hubiera mandado algo difícil,
señora: “Ojalá el señor fuera a ver al pro- deberías hacerlo. Con mayor razón si
feta de Samaria; él lo libraría de la lepra”. lo que te manda para quedar limpio es
simplemente que te bañes”.
Naamán fue a informar al rey lo que
había dicho la muchacha israelita. El rey Entonces Naamán fue al río Jordán
de Siria le dijo: “Está bien, ve, que yo te y se bañó siete veces en él, como se lo
doy una carta para el rey de Israel”. había indicado el profeta Eliseo; y que-
dó limpio de la lepra, con la piel como
Naamán se puso en camino llevando la de un niño.
treinta mil monedas de plata, seis mil
de oro y diez mudas de ropa. Y le pre- Entonces volvió él con todos sus acom-
sentó al rey de Israel la carta que decía pañantes a donde el profeta y le dijo:
así: “Por la presente quiero informarte “Ahora me he convencido de que no hay
que te envío a mi ministro Naamán, Dios en ningún otro país fuera de Israel”
para que lo cures de la lepra”. (1R 5, 1-15a). Palabra de Dios.

81 
16
SALMO RESPONSORIAL había muchos leprosos en Israel, y nin-
De los salmos 41 y 42 guno de ellos fue curado sino Naamán,
R/. Tengo sed de Dios: que era de Siria”.
¿cuándo veré su rostro?
LUNES

Al oír esto, todos en la sinagoga se


• Como busca la cierva corrientes de llenaron de rabia, se pusieron de pie y
agua, así mi alma te busca a ti, Dios sacaron a Jesús y lo llevaron hasta un
mío. R/. barranco en la montaña donde está
• Tiene sed de Dios, del Dios vivo: construida la población, con intención
¿cuándo entraré a ver el rostro de de despeñarlo. Pero Él se abrió paso
Dios? R/. entre ellos y se alejó (Lc 4, 24-30).
• Envía tu luz y tu verdad: que ellas me Palabra del Señor.
guíen y me conduzcan hasta tu mon-
te santo, hasta tu morada. R/.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
• Que yo me acerque al altar de Dios, al Convierte, Señor, en sacramento de
Dios de mi alegría; que te dé gracias al salvación, los dones que te ofrecemos
son de la cítara, Señor, Dios mío. R/. como expresión de nuestro servicio. Por
Jesucristo, nuestro Señor.
ACLAMACIÓN ANTES Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
DEL EVANGELIO    Sal 129, 5.7
R/. Honor y gloria a ti, Señor Jesús. ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Espero en el Señor, espero en su palabra; Sal 1116, 1-2
porque de Él viene la misericordia. R/. Alaben al Señor, naciones todas, porque
EVANGELIO es firme su misericordia con nosotros.
Jesús, como Eliseo, no fue enviado
únicamente a los judíos. ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
Del Evangelio según san Lucas
Te rogamos, Señor, que la comunión
Al comienzo de su ministerio público en tu sacramento nos purifique y nos
dijo Jesús en la sinagoga de Nazaret: congregue en la unidad. Por Jesucristo,
nuestro Señor.
“Yo les aseguro que ningún profeta es
bien recibido en su patria. En verdad
les digo que en tiempo de Elías, cuan- ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
do dejó de llover por tres años y medio (Se puede decir, si se desea)
y hubo un hambre tan grande en todo Te pedimos, Señor, que protejas con
el país, había muchas viudas en Israel; tu diestra al pueblo suplicante; y, una
y sin embargo Elías no fue enviado a vez purificado, instrúyelo bondadosa-
socorrer sino a aquella viuda que vivía mente, para que avance hacia los bie-
en Sarepta, en el territorio de Sidón. Y nes futuros, ayudado por los consuelos
también en tiempo del profeta Eliseo presentes. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 82
17 Martes SAN PATRICIO, OBISPO - Feria – Morado
Puede hacerse conmemoración de san Patricio, obispo
Oficio: Ferial - Salterio: 3a. semana

Patricio nació en Inglaterra hacia el 385. Consagró su vida a la


evangelización de Irlanda. Su oración y penitencia eran asombrosas,
y a ellas juntaba un sentido de la realidad, que lo capacitó para
adaptar su apostolado a las condiciones sociales y políticas de los cel-
tas. En su lenguaje sencillo para evangelizar, solía explicar que así
como las tres hojitas de un trébol se unen como una, de igual modo
el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo forman un solo Dios verdadero.

DISPONIBILIDAD TOTAL PARA PERDONAR

L
a oración de Azarías se puede considerar como ejemplo de toda oración:
porque expresa un sentido reconocimiento de la bondad y la providencia
de Dios que siempre protege a su pueblo, rescatándolo de sus aflicciones, y,
al mismo tiempo, reconoce la culpa por haber fallado a la alianza de amor con el
Señor. Por eso, con corazón humillado y contrito Azarías pide nuevamente la inter-
vención liberadora de Dios, para que rescate al pueblo del exilio y de los atropellos
que está siendo víctima.
El evangelio del día nos enseña a valorar la capacidad de perdón como nota
distintiva de la identidad cristiana. Y el perdón que podamos ofrecer a nuestros
semejantes sólo puede brotar de una fuerte experiencia de la gratuidad y la mise-
ricordia de Dios. Cuando descubrimos que Dios nos ama y que está siempre dis-
puesto a perdonarnos, debería ser más fácil hacer procesos de perdón con aquellos
hermanos que nos han ofendido o hecho daño. Si nos cuesta perdonar es porque
no hemos experimentado a plenitud el amor de Dios en Jesús.

Para meditar: ¿Me siento amado y Para reflexionar


perdonado por Dios y en condición de
poder ofrecer mi perdón a quienes me
han hecho algún daño?

83 
17
Puede celebrarse la memoria de san Patricio, Pero ahora, Señor, somos el más
obispo, en forma limitada. pequeño de todos los pueblos; hoy esta-
mos humillados por toda la tierra a cau-
MARTES

ANTÍFONA DE ENTRADA sa de nuestros pecados. En este momen-


Sal 16, 6.8 to no tenemos rey ni profetas ni jefes;
Yo te invoco, porque tú me respondes, ni holocausto ni sacrificios, ni ofrendas
oh Dios; inclina tu oído y escucha mis ni incienso; ni un sitio dónde ofrecerte
palabras. Guárdame, Señor, como a las las primicias para alcanzar misericordia.
niñas de tus ojos; a la sombra de tus alas Por eso, acepta nuestro corazón contri-
escóndeme. to y nuestro espíritu humillado, como
un holocausto de carneros y toros o una
multitud de corderos cebados. Que este
ORACIÓN COLECTA sea hoy nuestro sacrificio y con él santi-
Que tu gracia, Señor, no nos abandone, fiques a tus servidores, pues los que en
nos haga vivir entregados a tu servicio y ti confían no quedan defraudados.
nos sirva de ayuda constante. Por nues- Ahora queremos seguirte de todo
tro Señor Jesucristo, tu Hijo… corazón, te respetamos y buscamos tu
O bien: rostro. No nos defraudes, Señor. Tráta-
Oh Dios, que enviaste al obispo san nos según tu bondad y tu gran miseri-
Patricio a predicar tu gloria al pueblo de cordia. ¡Líbranos, Señor, con tu mara-
Irlanda, concédenos, por sus méritos e villoso poder, y da gloria a tu nombre!”
intercesión, que quienes nos gloriamos (Dn 3, 25.34-43).
del nombre de cristianos, anunciemos Palabra de Dios.
siempre tus maravillas a los hombres.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 24
PRIMERA LECTURA
R/. Recuerda, Señor, que tu misericordia
Acepta nuestro corazón contrito es eterna.
y nuestro espíritu humillado.
• Señor, enséñame tus caminos, instrú-
De la profecía de Daniel yeme en tus sendas: guíame con tu
verdad y enséñame, porque tú eres
Azarías, en medio del fuego, empezó a
mi Dios y Salvador. R/.
orar y dijo: “Por el honor de tu nombre,
Señor, no nos abandones para siempre, • Recuerda, Señor, que tu ternura y tu
no rompas tu alianza, no apartes de misericordia son eternas; acuérdate
nosotros tu misericordia. Por Abrahán, de mí con misericordia, por tu bon-
tu amigo, por Isaac, tu siervo, por Israel dad, Señor. R/.
consagrado a ti, a quienes prometiste • El Señor es bueno y es recto, y en-
multiplicar su descendencia como las seña el camino a los pecadores; hace
estrellas del cielo, como la arena de las caminar a los humildes con rectitud,
playas marinas. enseña su camino a los humildes. R/.

 84
17
ACLAMACIÓN ANTES Entonces el rey lo mandó llamar y le
DEL EVANGELIO    Cf. Jl 2, 12-13 dijo: ‘Funcionario despiadado, yo te
R/. Gloria a ti, Señor, Hijo de Dios vivo. perdoné toda aquella deuda, porque tú

MARTES
Así dice el Señor: Conviértanse a mí de todo me lo suplicaste. ¿No era lógico que tú
corazón, pues soy clemente y compasivo. R/. también tuvieras compasión de tu com-
pañero, como yo la tuve de ti?’. Y el rey,
EVANGELIO lleno de ira, se lo entregó a los verdugos
Lo que hará el Padre celestial con ustedes, hasta que pagara toda la deuda.
si cada uno no perdona a su hermano. Pues lo mismo hará mi Padre celestial
con ustedes, si cada uno no perdona a
Del Evangelio según san Marcos
su hermano de todo corazón” (Mc 18,
Con ocasión de las enseñanzas de Jesús, 21-35). Palabra del Señor.
se acercó Pedro y le dijo: “¿Cuántas
veces debo perdonar a un hermano ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
que me haga algún daño? ¿Hasta siete Concédenos, Señor, que esta ofrenda de
veces?”. Jesús le respondió: “No te digo salvación realice la purificación de nues-
que hasta siete veces, sino hasta setenta tros pecados, y nos atraiga tu poderosa
y siete veces. ayuda. Por Jesucristo, nuestro Señor.
En cuanto al perdón, el Padre celestial Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
ejerce su poder como el rey que quiso
pedir cuentas a sus funcionarios. Para
comenzar le presentaron uno que le debía ANTÍFONA DE COMUNIÓN
sesenta millones de denarios. Y como no Cf. Sal 14, 1-2
tenía con qué pagarle, mandó el rey que Señor, ¿quién podrá hospedarse en tu
lo vendieran a él, a su mujer y a sus hijos tienda y habitar en tu monte santo? El
y todo lo que tenía, para que le pagara. que procede honradamente y practica la
Pero el funcionario cayó de rodillas ante justicia.
el rey y le dijo: ‘Ten paciencia conmigo,
y te lo pagaré todo’. El rey se compadeció ORACIÓN DESPUÉS
de él, lo dejó libre y le perdonó la deuda. DE LA COMUNIÓN
Pero al salir ese funcionario se encon- Que la participación en estos santos
tró con un compañero que le debía cien misterios, nos reanime, Señor, y nos
denarios, y agarrándolo del cuello que- alcance tu perdón y tu protección. Por
ría estrangularlo y le decía: ‘Págame lo Jesucristo, nuestro Señor.
que me debes’. El compañero cayó a sus
pies y empezó a rogarle: ‘Ten paciencia ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
conmigo, y te lo pagaré’. Pero el otro no (Se puede decir, si se desea)
quiso, sino que fue y lo hizo meter en la
cárcel hasta que le pagara lo que le debía. Oh Dios, maestro y guía de tu pueblo,
aleja de él los pecados que lo asaltan,
Sus demás compañeros, al ver lo suce- para que siempre te sea grato y viva
dido, se dolieron muchísimo, y fueron seguro con tu protección. Por Jesucris-
a contarle a su señor todo lo ocurrido. to, nuestro Señor.

85 
18
SAN CIRILO DE JERUSALÉN, OBISPO Y DOCTOR DE
Miércoles LA IGLESIA - Feria– Morado
Puede hacerse conmemoración de san Cirilo de Jerusalén, obispo y doctor de la Iglesia
Oficio: Ferial - Salterio: 3a. semana

Los padres de Cirilo eran cristianos y le dieron una excelente educa-


ción. Conocía muy bien las Sagradas Escrituras, puesto que la citaba
frecuentemente en sus instrucciones. Cirilo tuvo grandes tribulacio-
nes por defender la fe en la divinidad de Cristo. Tres veces fue des-
terrado. Nos ha legado sus Catequesis bautismales, que nos enseñan
cómo preparaban a los adultos para el bautismo en la segunda mitad
del siglo IV.

CUMPLIR LA PALABRA DESDE SU ESPÍRITU

L
a sociedad se rige por leyes que le garantizan el respeto a los derechos, así
como el cumplimiento de los deberes de cada ciudadano. La sociedad actual
no puede vivir sin ese conjunto de normas que mantienen la estabilidad y la
justicia, así como la libertad de todos sus miembros. La comunidad creyente en el
Dios de la vida y la libertad también se rige por un conjunto de leyes o decretos de
carácter divino. Pero no olvidemos que el decálogo, como expresión de la volun-
tad de Dios e institucionalización de la libertad, tiene su origen en un pacto entre
Yahvé y el pueblo de Israel, que ahora liberado de la esclavitud de Egipto quiere
garantizar que no volverán a la esclavitud.
Un peligro en relación con la ley es quedarse solo en la letra, olvidando el espíritu
que la generó, sabiendo que la letra mata y solo el espíritu da vida. Respecto a la
Ley de Dios existe el peligro de limitarse solo a conocer la letra, sus prescripciones,
sin llevarla a la práctica según la intención del legislador divino. Jesús reclama el
cumplimiento del espíritu de la ley en el verdadero culto a Dios y el compromiso
con las realidades existenciales del ser humano. Se trata de escuchar la palabra,
celebrarla y vivirla en lo cotidiano. Ayer lo mirábamos con la escena de la anun-
ciación, pero una vez más somos la Iglesia de la Palabra, pero no de una palabra
muerta y del pasado, sino de una que se ha encarnado, habla el lenguaje humano
y se interesa por cada persona.

Para meditar: ¿Guardamos la Palabra Para reflexionar


como expresión del querer de Dios y
compromiso activo con los hermanos en la
fe? ¿Vivimos, enseñamos y cultivamos una
relación familiar con la Palabra?

 86
18
Se puede celebrar la memoria de san Cirilo de y decretos, para que los cumplan en la
Jerusalén en forma limitada. tierra a donde van a entrar para tomar
posesión de ella. Guárdenlos y póngan-

MIÉRCOLES
ANTÍFONA DE ENTRADA los por obra, que ellos serán su sabidu-
Sal 118, 133 ría y su inteligencia ante los demás pue-
Asegura mis pasos con tu promesa, que blos, que al oír todos estos mandatos
ninguna maldad me domine. comentarán: ‘¡Qué pueblo tan sabio y
tan inteligente es esa gran nación!’. Pues
¿qué nación, por grande que sea, tiene
ORACIÓN COLECTA un dios tan cerca como lo está el Señor,
Concédenos, Señor, que instruidos por nuestro Dios, siempre que lo invoca-
las prácticas cuaresmales y alimentados mos? ¿Y cuál de las grandes naciones
con tu Palabra, nos entreguemos a ti de tiene unos mandatos y decretos tan jus-
todo corazón por la santa moderación tos como toda esta ley que les promulgo
en el uso de las cosas terrenas y perseve- hoy?
remos unidos en la oración. Por nuestro Pero tengan mucho cuidado de no
Señor Jesucristo, tu Hijo… olvidar los sucesos que vieron con sus
O bien: propios ojos; que no se aparten de su
memoria mientras vivan; y cuénten-
Oh Dios, que por san Cirilo, obispo, selos a sus hijos y a sus nietos” (Dt 4,
condujiste admirablemente a tu Iglesia 1.5-9).
para que alcanzara un conocimiento
más profundo de los misterios de la sal- Palabra de Dios.
vación, concédenos, por su intercesión,
conocer de tal manera a tu Hijo que SALMO RESPONSORIAL
tengamos vida cada vez más abundante. Del salmo 147
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… R/. Señor, enséñame a cumplir tu voluntad,
y a guardarla de todo corazón.
PRIMERA LECTURA
Guarden los mandatos • • Glorifica al Señor, Jerusalén, alaba
y pónganlos por obra. a tu Dios, Sion: que ha reforzado los
cerrojos de tus puertas y ha bendeci-
Del libro del Deuteronomio do a tus hijos dentro de ti. R/.
Moisés habló al pueblo y le dijo: “Israel, • • Él envía su mensaje a la tierra, y su
escucha ahora los mandatos y decretos que palabra corre veloz; manda la nieve
yo te enseño a cumplir; así vivirás y entra- como lana, esparce la escarcha como
rás para tomar posesión de la tierra que el ceniza. R/. 
Señor, Dios de tus padres, te va a dar. • • Anuncia su palabra a Jacob, sus
decretos y mandatos a Israel; con
Miren: como me lo ordenó el Señor,
ninguna nación obró así, ni les dio a
mi Dios, yo les he enseñado mandatos
conocer sus mandatos. R/.

87 
18
ACLAMACIÓN ANTES ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
DEL EVANGELIO    Jn 6, 63c.68c Con la ofrenda de estos dones reci-
R/. Gloria a ti, Señor, Hijo de Dios vivo. be, Señor, las súplicas de tu pueblo;
MIÉRCOLES

Tus palabras, Señor, son espíritu y vida. y a quienes celebramos tus misterios
¡Tú tienes palabras de vida eterna! R/. defiéndenos de todo peligro. Por Jesu-
cristo, nuestro Señor.
EVANGELIO Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?

El que cumpla los mandamientos


ANTÍFONA DE COMUNIÓN
más pequeños será grande.
Cf. Sal 15, 11
Del Evangelio según san Mateo Me mostraste el sendero de la vida, me
saciarás de gozo en tu presencia.
En el sermón de la montaña dijo Jesús a
sus discípulos: “No piensen que yo vine
a desvirtuar la Ley y los Profetas. No ORACIÓN DESPUÉS
vine a desvirtuarlos sino a darles todo DE LA COMUNIÓN
su valor. Se lo aseguro: antes dejarán de Santifica, Señor, a quienes hemos sido
existir el cielo y la tierra, que deje de alimentados con los manjares de la mesa
cumplirse una sola letra o coma de la celestial, para que, perdonados de todo
Ley. Por eso, el que suprima uno solo pecado, podamos alcanzar las promesas
de los mandamientos más pequeños y eternas. Por Jesucristo, nuestro Señor.
les enseñe eso a los demás, será el más
pequeño en el Reino de los Cielos. Pero ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
el que los cumpla y enseñe será gran- (Se puede decir, si se desea)
de en el Reino de los Cielos” (Mt 5, Concede a tu pueblo, Dios nuestro, el
17-19). deseo de agradarte, e instrúyelo con tus
Palabra del Señor. enseñanzas, para que disfrute de toda
prosperidad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 88
19 Jueves SAN JOSÉ, ESPOSO DE LA SMA. VIRGEN MARÍA
– Solemnidad – Blanco
Oficio: De la solemnidad

Como sabemos, José no era el padre natural de Jesús, quien fue


engendrado en el vientre virginal de la Virgen María por obra
del Espíritu Santo y es Hijo de Dios, pero José lo adoptó amoro-
samente y Jesús se sometió a él como un buen hijo ante su padre.
San José es el santo custodio de la Sagrada Familia. El papa Pío
IX lo nombró, en 1847, patrono de la Iglesia universal.

UNA VIDA BAJO LA GUÍA DE LA PALABRA

R
econocer a una persona como modelo de vida para otras, implica descubrir
que esta persona ha sabido conducir su vida por los caminos de la justicia,
el bien, la bondad y la caridad. Pues ella no ha buscado agradarse a sí mis-
ma, sino satisfacer las necesidades de los demás. En el ámbito de la fe, una persona
es modelo por la forma como vivió su fe, no solo en la profesión pública, sino
en las acciones, que le acreditan como ejemplo de vida y coherencia. Pues bien,
al contemplar al esposo de María, José, como modelo de vida de fe y santidad, a
ejemplo de los grandes del Antiguo Testamento, como Abrahán, descubrimos que
él vivió de la esperanza, de la escucha de la voz de Dios (desde la experiencia de las
revelaciones en sueños), de la tensión de una promesa, que se revelará poco a poco,
con el pasar del tiempo, entre alegrías y dificultades.
José, ese hombre silencioso, pero oyente y practicante de la Palabra revelada,
abre perspectivas a los cristianos de hoy. Él, desde la escucha, acoge a su mujer aun
cuando muchas cosas no estaban claras. Se abandona a una palabra que va mos-
trando el camino, paso a paso, sin respuestas definitivas, sólo promesas y certezas
de fe. Reconoce que la tarea encomendada no es sencilla, pero la voz le comunica
buenas noticias, un niño, que según su nombre, será el salvador de su pueblo, que
perdonará los pecados y abrirá a los humildes la experiencia del Dios, que de ahora
en adelante estará siempre con nosotros, el Emmanuel.

Para meditar: ¿Vivimos la fe en la Para reflexionar


certeza de una palabra que revela el
camino a recorrer progresivamente?
¿Nos decidimos de una vez por todos
a hacer lo que manda el Señor en su
Palabra y su Iglesia?

89 
19
ANTÍFONA DE ENTRADA más que el cielo has afianzado tu fi-
Cf. Lc 12, 42 delidad”. R/.
Este es el siervo fiel y solícito a quien el • Sellé una alianza con mi elegido, ju-
JUEVES

Señor puso al frente de su familia. rando a David, mi siervo: “Te fun-


Se dice Gloria. daré un linaje perpetuo, edificaré tu
trono para todas las edades”. R/.
ORACIÓN COLECTA • Él me invocará: “Tú eres mi padre,
Dios omnipotente, que encomendas- mi Dios, mi Roca salvadora”. Le
te las primicias de los misterios de la mantendré eternamente mi favor, y
humana salvación a la fiel custodia de mi alianza con Él será estable. R/.
san José, te pedimos que concedas a tu SEGUNDA LECTURA
Iglesia, por su intercesión, que los con-
Esperando contra toda esperanza,
serve y los lleve a plenitud. Por nuestro
Señor Jesucristo, tu Hijo… Abrahán creyó.
De la Carta de san Pablo a los Romanos
PRIMERA LECTURA
El Señor Dios le dará el trono Hermanos: No fue la observancia de la
de David, su padre. Ley, sino la justificación obtenida por
la fe, la que obtuvo para Abrahán y su
Del Segundo libro de Samuel descendencia la promesa de heredar el
En aquellos días, recibió Natán la mundo. Por eso, como todo depende
siguiente palabra del Señor: “Ve y dile de la fe, todo es gracia; así, la promesa
a mi siervo David: ‘Esto dice el Señor: está asegurada para toda la descendencia,
Cuando tus días se hayan cumplido y no solamente para la descendencia legal,
te acuestes con tus padres, afirmaré des- sino también para la que nace de la fe de
pués de ti la descendencia que saldrá de Abrahán, que es padre de todos nosotros.
tus entrañas, y consolidaré su realeza. Así, dice la Escritura: “Te hago padre de
Él construirá una casa para mi nombre, muchos pueblos”. Al encontrarse con el
y yo consolidaré el trono de su realeza Dios que da vida a los muertos y llama
para siempre. Yo seré para él padre, y a la existencia lo que no existe, Abrahán
él será para mí hijo. Tu casa y tu reino creyó. Apoyado en la esperanza, creyó,
durarán por siempre en mi presencia; tu contra toda esperanza, que llegaría a ser
trono permanecerá por siempre’” (2S 7, padre de muchas naciones, según lo que
4-5a.12-14a.16). Palabra de Dios. se le había dicho: “Así será tu descenden-
cia”. Por lo cual le valió la justificación
SALMO RESPONSORIAL (Rm 4, 13.16-18.22). Palabra de Dios.
Del salmo 88
R/. Su linaje será perpetuo. ACLAMACIÓN ANTES
DEL EVANGELIO    Sal 83, 5
• Cantaré eternamente las misericor-
dias del Señor, anunciaré tu fidelidad R/. Gloria a ti, Señor, Hijo de Dios vivo.
por todas las edades. Porque dije: “Tu Dichosos los que viven en tu casa,
misericordia es un edificio eterno, Señor, alabándote siempre. R/.

 90
19
EVANGELIO 3. Por los que ponen en marcha iniciativas
José hizo lo que le había para defender el valor de la familia y de
mandado el ángel del Señor. la vida, para que experimenten la precio-
sa protección de san José, oremos.

JUEVES
Del Evangelio según san Mateo 4. Por los que viven la ausencia a causa de
Jacob engendró a José, el esposo de la separación de sus padres, para que
María, de la cual nació Jesús, llamado cada uno de ellos se sienta consolado por
Cristo. El nacimiento de Jesucristo fue la mirada paterna de Dios, oremos.
de esta manera: María, su madre, esta- 5. Por todos los que han recibido el don de
ba desposada con José y, antes de vivir la paternidad, para que sean conscientes del
juntos, resultó que ella esperaba un hijo don recibido y asuman con amor y fidelidad
por obra del Espíritu Santo. las responsabilidades que comporta, oremos.
José, su esposo, que era justo y no Intenciones particulares.
quería denunciarla, decidió repudiarla Presidente: Padre santo, que has consti-
en secreto. Pero, apenas había tomado tuido un Reino estable para siempre para
esta resolución, se le apareció en sueños aquellos que se abren a la gracia de la
un ángel del Señor que le dijo: “José, justificación, haz que todos los hombres
hijo de David, no tengas reparo en lle- sean salvos. Por Cristo, nuestro Señor.
varte a María, tu mujer, porque la cria-
tura que hay en ella viene del Espíritu ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pon- Te suplicamos, Señor, que a ejemplo de
drás por nombre Jesús, porque Él salva- san José, quien se consagró al servicio de
rá a su pueblo de los pecados”. tu Unigénito, nacido de la Virgen María,
Cuando José se despertó, hizo lo que también nosotros podamos, con un cora-
le había mandado el ángel del Señor (Mt zón puro, prestar nuestro servicio en el
1, 16.18-21.24a). Palabra del Señor. altar. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Prefacio: Misión de san José, p. ¿?
Se dice Credo.

ORACIÓN UNIVERSAL ANTÍFONA DE COMUNIÓN


Presidente: A Dios Padre, que siempre Mt 25, 21
es fiel a sus promesas, dirijámonos con Muy bien, siervo bueno y fiel, entra a
confianza. Oremos juntos y digamos: compartir el gozo de tu Señor.
Todos: Haznos justos, Señor.
1. Por la Iglesia, para que dé testimonio ORACIÓN DESPUÉS
de cómo la fe hace justos a los hombres, DE LA COMUNIÓN
capaces, como san José, de acoger y res- Protege sin cesar, Señor, a tu familia,
ponder al proyecto de Dios incluso aun- que celebra con gozo la solemnidad de
que parezca difícil, oremos. san José y, ya que la alimentaste de los
2. Por el Papa, los obispos y los sacerdotes, bienes de este altar, defiéndela siempre
para que sean mediadores misericordio- con tu protección y conserva en ella los
sos, a través de los cuales todo hombre dones que con bondad le concedes. Por
puede experimentar la benévola paterni- Jesucristo, nuestro Señor.
dad de Dios, oremos.
91 
20 Viernes SAN MARTÍN DUMIENSE – Feria – Morado
Oficio: Ferial - Salterio: 3a. semana

El obispo san Martín de Dumio o Dumiense, era oriundo de Pano-


nia, rigió primero la sede de Dumio y después la de Braga, y con su
celo y predicación los suevos abandonaron la herejía arriana y abra-
zaron la fe católica. Escribió muchas obras dedicadas a todo tipo de
destinatarios. Peregrina a Palestina con la avidez de conocer, pisar,
besar y tocar la tierra de Cristo.

La creación es obra de Dios, no es dios

T
oda la obra de la creación lleva la impronta misteriosa de su Creador, y por
eso se dice que Dios también se revela en el libro de la naturaleza, pues lo
que de Él se puede conocer está patente en sus criaturas. Quien no es capaz
de transcender y mirar más allá de las obras creadas, contemplando a su Creador,
termina tarde o temprano idolatrando las obras y pensando que las obras de sus
manos son su dios. Por el contrario, saber transcender es descubrir que, si bien la
creación nos sorprende y maravilla, ella no se debe a sí misma, no es un fin en sí
misma, sino que ella comunica la grandeza de Aquel que con su palabra la ha crea-
do con esplendor y belleza.
La Iglesia profesa la fe en un solo Dios, creador de todas las cosas, que con su
palabra poderosa ha llamado a la existencia todo cuanto existe. Esta profesión de
fe milenaria libra al creyente de toda posible idolatría, de todo materialismo que
quiera usurpar el lugar único de Dios. La tentación siempre latente es la de traicio-
nar la verdad llamando dios a la obra de las manos del ser humano, para, de alguna
manera, justificar la afirmación de la no existencia de Dios y todas las desviaciones
que de ahí se derivan, dando origen, así, entre otros, al materialismo y relativismo.
Hagamos de cada celebración de los sacramentos una sincera profesión de fe, que
exprese el amor total de la comunidad al Dios que se ha revelado como Creador y
Señor de todas las cosas.

Para meditar: ¿Somos conscientes de


que todo cuanto producimos es una Para reflexionar
acción que no puede considerarse dios?
¿Reconocemos, profesamos y adoramos
al único Dios verdadero?

 92
20
ANTÍFONA DE ENTRADA sombra volverán a sembrar trigo, y cul-
Sal 85, 8.10 tivarán vides que darán vino tan famoso
No tienes igual entre los dioses, Señor, como el vino libanés.

VIERNES
porque tú eres grande y haces maravi- Efraín, ¿qué tengo ya que ver con tu
llas. Tú eres el único Dios. pasada idolatría? Soy yo quien respon-
do y velo por ti. Yo soy el ciprés tutelar
ORACIÓN COLECTA de Israel, y haré que mi pueblo dé sus
frutos”.
Infunde Señor, en tu bondad, tu gracia
en nuestros corazones, para que siem- Que entienda esto el sabio, que lo
pre podamos dominar nuestras pasio- comprenda el que tenga entendimien-
nes y acoger las inspiraciones que tú nos to. Los caminos del Señor son rectos:
prodigas. Por nuestro Señor Jesucristo, mientras los justos pueden caminar por
tu Hijo… ellos, para los malvados son ocasión de
tropiezo (Os 14, 2-10).
PRIMERA LECTURA
Palabra de Dios.
No volveremos a llamar ‘dios nuestro’
a objetos hechos con nuestras SALMO RESPONSORIAL
propias manos. Del salmo 80
De la profecía de Oseas R/. El Señor es nuestro Dios, solo el Señor.
Regresa al Señor, tu Dios, Israel, des- • Oigo un lenguaje desconocido: Reti-
pués de haber caído por tu propia cul- ré sus hombros de la carga, y sus ma-
pa. Vuelvan al Señor, y en su confesión nos dejaron la espuerta. Clamaste en
díganle: “Perdona toda nuestra culpa, la aflicción, y te libré. R/.
y acepta como víctima la oblación que • Te respondí oculto entre los truenos,
nuestros labios te presentan. No es Asi- te puse a prueba junto a la fuente de
ria quien podrá salvarnos, ni los caballos Meribá. Escucha, pueblo mío, doy
nos ayudarán a escapar. No volveremos testimonio contra ti; ¡ojalá me escu-
a llamar ‘dios nuestro’ a objetos hechos chases, Israel! R/.
con nuestras propias manos. Porque en
ti encuentra compasión el huérfano”. • No tendrás un dios extraño, no ado-
rarás un dios extranjero; yo soy el Se-
A eso el Señor responde así: “Voy a
ñor, Dios tuyo, que te saqué del país
curarlos de su rebeldía, pues los amo
de Egipto. R/.
de todo corazón, y mi cólera se apar-
tó ya de ellos. Seré para Israel como el • “¡Ojalá me escuchase mi pueblo y
rocío, florecerá como azucena, echará caminase Israel por mi camino!: te
raíces como el cedro del Líbano. Tendrá alimentaría con flor de harina, te sa-
la frondosidad y lozanía del olivo, y la ciaría con miel silvestre”. R/.
fragancia del Líbano. Los que viven a su

93 
20
ACLAMACIÓN ANTES de Dios”. Y nadie se atrevió a hacerle
DEL EVANGELIO    Cf. Mt 4, 17 más preguntas (Mc 12, 28b-34).
R/. Gloria a ti, Señor, Hijo de Dios vivo. Palabra del Señor.
VIERNES

Arrepiéntanse, porque ya llega el reina-


do de Dios. R/.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

EVANGELIO Mira propicio, Señor, los dones que te


consagramos; que ellos te sean gratos, y
El Señor, nuestro Dios, nos alcancen siempre la salvación. Por
es el único Señor; por eso lo amarás. Jesucristo, nuestro Señor.
Del Evangelio según san Marcos Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
Estando ya Jesús en Jerusalén, se le acer-
có un escriba y le preguntó: “¿Cuál es el ANTÍFONA DE COMUNIÓN
primero de todos los mandamientos?”. Cf. Mc 12, 33
Jesús respondió: “El primero es: Amar a Dios con todo el corazón y al
‘Escucha, Israel: el Señor, nuestro prójimo como a uno mismo vale más
Dios, es el único Señor: por eso amarás que todos los sacrificios.
al Señor, tu Dios, con todo tu corazón
y con toda tu alma, con todo tu espíritu ORACIÓN DESPUÉS
y todas tus fuerzas’. DE LA COMUNIÓN
Y hay un segundo mandamiento, que
Te pedimos, Señor, que la acción de tu
es este:
gracia penetre nuestras mentes y nues-
‘Amarás a tu prójimo como a ti mis- tros cuerpos, para que el sacramen-
mo’. Por encima de estos no hay ningún to recibido realice plenamente nues-
otro mandamiento”. tra redención. Por Jesucristo, nuestro
El escriba le dijo: “Muy bien, Maes- Señor.
tro, tienes razón en decir que el Señor
es único y no hay otro fuera de Él, y ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
que amarlo con todo el corazón, con (Se puede decir, si se desea)
toda la inteligencia y con todas las fuer-
zas, y amar al prójimo como a sí mismo Mira compasivo, Señor, a quienes
vale más que todos los holocaustos y imploran tu misericordia, para que
sacrificios”. quienes confían en tu bondad puedan
difundir por todas partes los dones de
Jesús, viéndolo hablar tan sensata- tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.
mente, le dijo: “No estás lejos del Reino

 94
21 Sábado
SAN NICOLÁS DE FLÜE – Feria – Morado
Oficio: Feria – Salterio: 3a. semana

Por inspiración divina, Nicolás, deseoso de otro género de vida,


dejó a su esposa y a sus diez hijos, y se retiró a la región mon-
tañosa de Ranft (Suiza) para hacerse anacoreta. Célebre por su
penitencia y desprecio mundano. Solo una vez salió de su celda,
para calmar con una breve lección una guerra civil. Sus vecinos,
edificados por su testimonio de oración y de penitencia, le cons-
truyeron un yermo y una pequeña capilla, consagrada en 1469.

ANTE TODO LA MISERICORDIA PARA CON TODOS

E
n apariencia, las personas valen por lo que hacen, por las obras que las acredi-
tan. Por ejemplo, los altos funcionarios públicos buscan dejar tras su período
de gobierno obras y hasta placas que hablen de su buena labor administra-
tiva. Pero no nos engañemos, muchas de estas obras son el resultado de acciones
de injusticia y traición a la verdad, que tarde o temprano desaparecerán. Lo que
realmente vale, permanece y habla bien de una persona, es su capacidad para la
escucha, la paciencia y la atención cargada de ternura y compasión para con los
otros. Eso es lo que en el lenguaje bíblico llamamos compasión o misericordia, y
que identifica a Dios, descrito siempre como el Dios clemente, compasivo, lento a
la cólera, rico en piedad y misericordioso.
La misericordia puede y debe decirse también del ser humano, que por la fe está
llamado a materializarla en obras concretas como el ayuno, la limosna y la solida-
ridad. Estas obras deben ir decididamente acompañadas del don de la misericor-
dia. Esto significa que no podemos ni debemos utilizar el trasfondo oscuro de la
maldad de los otros para hacer resaltar nuestras virtudes, pero tampoco humillar a
los demás o humillarnos a nosotros mismos en relación con ellos. Es nuestra obli-
gación vivir una fe comprometida en palabras y obras, sin descuidar, bajo ningún
pretexto, la práctica de la misericordia con los débiles, pero también con los que,
teniendo todo, carecen de amor y comprensión.

Para meditar: ¿Qué es más importante


en nuestra experiencia de fe, la miseri- Para reflexionar
cordia o la gran lista de sacrificios?
¿Buscamos la justificación por la fe y la
misericordia, o más bien por la acumu-
lación de obras?

95 
21
ANTÍFONA DE ENTRADA conocimiento de Dios, más que holo-
Cf. Sal 102, 2-3 caustos” (0s 6, 1-6).
Bendice, alma mía, al Señor, y no olvi- Palabra de Dios.
SÁBADO

des sus beneficios. Él perdona todas tus


culpas.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 50
ORACIÓN COLECTA R/. Un corazón contrito y humillado
Alegres por la celebración anual de esta tú no lo desprecias.
Cuaresma te pedimos, Señor, que abra- • Misericordia, Dios mío, por tu bon-
cemos firmemente los misterios pascua- dad; por tu inmensa compasión bo-
les para que gocemos plenamente de su rra mi culpa; lava del todo mi delito,
eficacia. Por nuestro Señor Jesucristo, limpia mi pecado. R/.
tu Hijo… • Los sacrificios no te satisfacen, si te
ofreciera un holocausto, no lo que-
PRIMERA LECTURA rrías. Mi sacrificio es un espíritu que-
Quiero lealtad, y no sacrificios. brantado: un corazón quebrantado y
humillado tú no lo desprecias. R/.
De la profecía de Oseas • Señor, por tu bondad, favorece a
Muchos pensarán así: “Vamos a volver Sion, reconstruye las murallas de Je-
al Señor: si Él nos destrozó, Él nos sana- rusalén: entonces aceptarás los sacri-
rá; si Él nos hirió, Él nos curará. De hoy ficios rituales, ofrendas y holocaus-
a mañana nos va a reanimar, y pasado tos. R/.
mañana nos va a levantar, y seguiremos
viviendo a su lado. ACLAMACIÓN ANTES
Recordemos lo que hace el Señor; DEL EVANGELIO    Cf. Sal 94, 8ab
ya sabemos que su venida es tan cierta R/. Gloria a ti, Señor, Hijo de Dios vivo.
como que sale el sol. Él viene en nues- No endurezcan su corazón a la voz del
tra ayuda cuando llegan las lluvias, que Señor. R/.
empapan la tierra en abril”.
Pero Él replica: “¿Qué puedo hacer EVANGELIO
contigo, Efraín? ¿Qué puedo hacer
Al volver a su casa, el que estaba a paz
contigo, Judá? Su religiosidad es como
y salvo con Dios era el recaudador.
nube mañanera, como rocío que al pri-
mer rayo del sol se evapora. Por eso he Del Evangelio según san Lucas
castigado con las palabras de mi boca;
por eso sale mi sentencia como la luz A propósito de algunos que se sienten
del sol. Quiero lealtad, y no sacrificios, seguros de sí mismos por creerse a paz y
salvo con Dios y desprecian a los demás,

 96
21
dijo Jesús esta parábola: “Una vez subie- podamos rendirte una alabanza perfec-
ron al templo dos hombres a orar; uno ta. Por Jesucristo, nuestro Señor.
era un fariseo y el otro un recaudador.
Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?

SÁBADO
El fariseo se colocó aparte y empezó
a orar así: ‘Oh Dios, te doy gracias de ANTÍFONA DE COMUNIÓN
que no soy como los demás, ladrones,
Lc 18, 13
desleales, adúlteros; ni como ese recau-
dador. Ayuno dos veces por semana, y El publicano, quedándose atrás, se gol-
pago el diezmo de todo lo que tengo’. peaba el pecho diciendo: “¡Oh Dios, ten
compasión de mí, que soy pecador!”.
En cambio el recaudador se quedó
atrás y ni siquiera se atrevía a levantar
ORACIÓN DESPUÉS
la vista al cielo, sino que se golpeaba el
DE LA COMUNIÓN
pecho y decía: ‘¡Oh Dios, ten compa-
sión de este pecador!’. Concédenos, Dios misericordioso, que
Pues bien, les digo que al volver a su tratemos con sincero respeto, y que
casa, el que estaba a paz y salvo con Dios siempre recibamos con espíritu de fe,
era el recaudador y no el fariseo. Porque los santos misterios que frecuentemen-
todo el que se enaltece será humillado, te celebramos. Por Jesucristo, nuestro
y el que se humilla será enaltecido” (Lc Señor.
18, 9-14).
Palabra del Señor. ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
(Se puede decir, si se desea)

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS Extiende, Señor, sobre tus fieles el auxi-
lio de tu diestra poderosa para que te
Oh Dios que, por tu gracia, nos per- busquen de todo corazón y merezcan
mites tomar parte en tus misterios con conseguir lo que te piden con humil-
pureza de espíritu, concédenos que, al dad. Por Jesucristo, nuestro Señor.
venerar adecuadamente su enseñanza,

97 
Domingo 22
IV DOMINGO DE CUARESMA -
“LAETARE” – Morado / Rosado – Semana IV
Oficio: Del domingo - Salterio: 4a. semana

LAUDES
(Oración de la mañana)

V. Señor abre mis labios y que nosotros, por tu gracia nuevos,


R. Y mi boca proclamará tu alabanza cantemos en tu honor un nuevo canto.
Amén.
Se dice el Salmo 94 (p. ?)
con la antífona siguiente:
SALMODIA
Ant. A Cristo, el Señor, que por Ant. 1. Tú eres mi Dios, te doy gracias;
nosotros fue tentado y por nosotros Dios mío, yo te ensalzo.
murió, venid, adorémosle. 
Salmo 117
Himno Himno de acción de gracias
Oh sol de salvación, oh Jesucristo, después de la victoria
alumbra lo más hondo de las almas, Dad gracias al Señor porque es bueno,
en tanto que la noche retrocede porque es eterna su misericordia.
y el día sobre el mundo se levanta.
Diga la casa de Israel:
Junto con este favorable tiempo eterna es su misericordia.
danos ríos de lágrimas copiosas,
Diga la casa de Aarón:
para lavar el corazón que, ardiendo
eterna es su misericordia.
en jubilosa caridad, se inmola.
Digan los fieles del Señor:
La fuente que hasta ayer manó delitos
eterna es su misericordia.
ha de manar desde hoy perenne llanto,
si con la vara de la penitencia En el peligro grité al Señor,
el pecho empedernido es castigado. y me escuchó, poniéndome a salvo.
El Señor está conmigo: no temo;
Ya se avecina el día, el día tuyo,
¿qué podrá hacerme el hombre?
volverá a florecer el universo;
El Señor está conmigo y me auxilia,
compartamos su gozo los que fuimos
veré la derrota de mis adversarios.
devueltos por tu mano a tus senderos.
Mejor es refugiarse en el Señor
Oh Trinidad clemente, que te adoren
que fiarse de los hombres,
tierra y cielo a tus pies arrodillados, 

 98
22
mejor es refugiarse en el Señor Bendito el que viene en nombre del Señor,
que confiar en los magnates. os bendecimos desde la casa del Señor;
Todos los pueblos me rodeaban, el Señor es Dios: Él nos ilumina.

DOMINGO
en el nombre del Señor los rechacé; Ordenad una procesión con ramos
me rodeaban cerrando el cerco, hasta los ángulos del altar.
en el nombre del Señor los rechacé; Tú eres mi Dios, te doy gracias;
me rodeaban como avispas, Dios mío, yo te ensalzo.
ardiendo como fuego en las zarzas, Dad gracias al Señor porque es bueno,
en el nombre del Señor los rechacé. porque es eterna su misericordia.
Empujaban y empujaban Se dice Gloria al Padre.
para derribarme,
pero el Señor me ayudó; Ant. Tú eres mi Dios, te doy gracias;
el Señor es mi fuerza y mi energía, Dios mío, yo te ensalzo.
Él es mi salvación.
Ant. 2. Capaz eres, Señor, de liberar-
Escuchad: hay cantos de victoria nos de la mano del poderoso; líbranos,
en las tiendas de los justos: Señor, Dios nuestro.
“La diestra del Señor es poderosa,
la diestra del Señor es excelsa, Cántico    (Dn 3, 52-57)
la diestra del Señor es poderosa”. Que la creación entera alabe al Señor
No he de morir, viviré Bendito eres, Señor,
para contar las hazañas del Señor. Dios de nuestros padres:
Me castigó, me castigó el Señor, a ti gloria y alabanza por los siglos.
pero no me entregó a la muerte. Bendito tu nombre, santo y glorioso:
Abridme las puertas del triunfo, a él gloria y alabanza por los siglos.
y entraré para dar gracias al Señor. Bendito eres en el templo
Esta es la puerta del Señor: de tu santa gloria:
los vencedores entrarán por ella. a ti gloria y alabanza por los siglos.
Te doy gracias porque me escuchaste Bendito eres sobre el trono de tu reino:
y fuiste mi salvación. a ti gloria y alabanza por los siglos.
La piedra que desecharon Bendito eres tú,
los arquitectos que sentado sobre querubines
es ahora la piedra angular. sondeas los abismos:
Es el Señor quien lo ha hecho, a ti gloria y alabanza por los siglos.
ha sido un milagro patente. Bendito eres en la bóveda del cielo:
Este es el día en que actuó el Señor: a ti honor y alabanza por los siglos.
sea nuestra alegría y nuestro gozo. Creaturas todas del Señor,
Señor, danos tu salvación; bendecid al Señor,
Señor, danos prosperidad. ensalzadlo con himnos por los siglos.
Se dice Gloria al Padre.

99 
22
Ant. Capaz eres, Señor, de liberarnos de V. Tú que fuiste triturado
la mano del poderoso; líbranos, Señor, por nuestros crímenes.
Dios nuestro. R. Ten piedad de nosotros.
DOMINGO

V. Gloria al Padre, y al Hijo,


Ant. 3. Alabad al Señor por sus obras
y al Espíritu Santo.
magníficas.
R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
Salmo 150 ten piedad de nosotros.
Alabad al Señor
Alabad al Señor en su templo, CÁNTICO EVANGÉLICO
alabadlo en su augusto firmamento. Nadie, a no ser Cristo, el Hijo de
Alabadlo por sus obras magníficas, Dios, ha dado la vista a un ciego de
alabadlo por su inmensa grandeza. nacimiento.
Alabadlo tocando trompetas, Cántico de Zacarías (pág. ¿??).
alabadlo con arpas y cítaras,
alabadlo con tambores y danzas, PRECES
alabadlo con trompas y flautas,
Glorifiquemos a Dios, cuya bondad es
alabadlo con platillos sonoros, infinita, y elevemos a Él nuestra oración
alabadlo con platillos vibrantes. por medio de Jesucristo, que está siem-
Todo ser que alienta, alabe al Señor. pre vivo para interceder en favor nues-
tro; digámosle:
Se dice Gloria al Padre.
Enciende, Señor, en nosotros
Ant. Alabad al Señor por sus obras
la llama de tu amor.
magníficas.
Dios de misericordia, haz que hoy nos
entreguemos generosamente a las obras
LECTURA BREVE (Cf. Ne 8, 9.10) de amor al prójimo, 
Este día está consagrado al Señor vues- para que tu misericordia, a través de
tro Dios; no hagáis duelo ni lloréis. No nosotros, llegue a todos los hombres.
estéis tristes: la alegría del Señor es vues- Tú que en el arca salvaste a Noé de las
tra fortaleza. aguas del diluvio, 
salva por el agua del bautismo a los
RESPONSORIO BREVE catecúmenos.
V. Cristo, Hijo de Dios vivo, Concédenos vivir no solo de pan, 
ten piedad de nosotros. sino de toda palabra que sale de tu
R. Cristo, Hijo de Dios vivo, boca. 
ten piedad de nosotros.

 100
22
Haz que, con tu ayuda, venzamos toda admirablemente al género humano, haz
disensión que el pueblo cristiano se apreste a cele-
y podamos gozarnos en el don de tu brar las próximas fiestas pascuales con

DOMINGO
paz y de tu amor. una fe viva y con una entrega genero-
sa a ti. Por nuestro Señor Jesucristo, tu
Se pueden añadir algunas intenciones libres.
Hijo.
Invoquemos a Dios Padre con la oración
que nos enseñó Jesús: Padre nuestro. CONCLUSIÓN
V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
ORACIÓN todo mal y nos lleve a la vida eterna.
Señor Dios, que por tu Palabra R. Amén.
hecha carne has reconciliado contigo

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA ORACIÓN COLECTA
Comentador: Dios llama a los que Oh Dios, que con tu palabra realizaste
menos cuenta y con ellos hace su gran de manera admirable la reconciliación
obra, porque lo que cuenta para Él es del género humano, te rogamos que el
la voluntad del corazón como lo hace pueblo cristiano se disponga con pron-
Samuel, igualmente para curar sólo titud, con entrega generosa y con alegre
pide una gran dosis de fe y seguridad fe, para las próximas solemnidades. Por
en Dios, por tanto, dispongamos nues- nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo…
tro corazón y nuestra convicción en
Dios que lo es todo, celebremos nuestra O bien:
Eucaristía. Oh Dios, Padre de la luz, tú ves la pro-
fundidad de nuestro corazón: no per-
ANTÍFONA DE ENTRADA mitas que nos domine el poder de las
Cf. Is 66, 10-11 tinieblas; antes bien, abre nuestros ojos
¡Alégrate, Jerusalén! Que se congreguen con la gracia de tu Espíritu, para que
todos los que te aman. Que se regoci- veamos a Aquel que enviaste a iluminar
jen con júbilo los que estuvieron tristes; al mundo, y creamos solo en Él, Jesu-
que exulten y que se sacien de su mater- cristo, tu Hijo, nuestro Señor. Él, que
nal consolación. vive y reina contigo…

No se dice Gloria.

101 
22
Jesé mandó a llamarlo. Era un mucha-
LITURGIA DE LA PALABRA cho rubio, de ojos vivos y de buena
presencia. Entonces le dijo el Señor a
DOMINGO

Comentador: El libro de Samuel pre-


Samuel: “Levántate y úngelo: este es”.
senta a Dios que elige a los últimos, sin
Samuel tomó el óleo de la unción y
dejarse engañar por las apariencias. La
lo ungió en medio de sus hermanos.
carta a los Efesios denuncia todo lo que
En aquel momento tomó posesión de
es estéril como la maldad, la injusticia,
David el Espíritu del Señor, y estuvo con
la mentira y la alienación y lo ilumina
él en adelante (1S 16, 1b.6-7.10-13a).
con la luz. En el evangelio de Juan se
exalta el testimonio de este ciego que Palabra de Dios.
confió plenamente en Jesús, fue curado
y dio testimonio de Él. SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 22
PRIMERA LECTURA R/. El Señor me conduce
David es ungido como rey de Israel. hacia fuentes tranquilas.
• El Señor es mi pastor, nada me falta:
Del Primer libro de Samuel
en verdes praderas me hace recostar;
El Señor dijo al profeta Samuel: “Toma me conduce hacia fuentes tranquilas
el óleo de la unción y ponte en cami- y repara mis fuerzas. R/.
no. Quiero que vayas a casa de Jesé en • Me guía por el sendero justo, por el
Belén, porque entre sus hijos está el que honor de su nombre. Aunque cami-
he escogido para que sea rey”. Cuan- ne por cañadas oscuras, nada temo,
do se presentaron los hijos de Jesé, vio porque tú vas conmigo: tu vara y tu
Samuel a Eliab y pensó: “Sin duda está cayado me dan sosiego. R/.
a la vista el ungido del Señor”. Pero el • Preparas una mesa ante mí enfrente
Señor le dijo a Samuel: “No te fijes en de mis enemigos; me unges la cabeza
su apariencia ni en su buena estatura. con perfume, y mi copa rebosa. R/.
No es este el que quiero. Lo importante
• Tu bondad y tu misericordia me
no lo ven los hombres: ellos ven solo la
acompañan todos los días de mi vida,
apariencia, pero Dios ve el corazón”.
y habitaré en la casa del Señor por
Jesé hizo pasar delante de Samuel a años sin término. R/.
siete hijos suyos. Pero Samuel le dijo:
“A ninguno de ellos lo ha escogido el
SEGUNDA LECTURA
Señor”.
Levántate de entre los muertos,
Entonces le preguntó a Jesé: “¿Ya y Cristo te iluminará.
no hay más muchachos?”. Él respon-
dió: “Todavía falta el menor, que está De la Carta de san Pablo a los Efesios
cuidando las ovejas”. Samuel le dijo:
“Manda a llamarlo. No nos sentaremos Hermanos: En otro tiempo fueron
a comer hasta que venga”. ustedes tinieblas, pero ahora son luz

 102
22
en el Señor. Sigan, pues, la conducta nadie puede trabajar. Mientras estoy en
propia de quien pertenece al Reino de el mundo, soy la luz del mundo”. Dicho
la luz, tratando de encontrar qué es lo esto, escupió en el suelo, hizo barro con

DOMINGO
que agrada al Señor. Pues la luz produce la saliva y se lo puso al ciego en los ojos,
toda una cosecha de bondad, de justicia diciéndole: “Ve a lavarte a la piscina de
y de sinceridad. Siloé (que significa: ‘Enviado’)”. El cie-
No tomen parte en las obras estériles go fue, se lavó, y al regresar, ya veía.
de los que viven en tinieblas; al contra- Los vecinos y los que antes estaban
rio, denúncienlas. Porque lo que ellos acostumbrados a verlo pedir limosna,
hacen a escondidas, aun decirlo es ver- decían: “¿No es este el que se sentaba a
gonzoso. Pero todo lo que la luz denun- pedir limosna?”. Y unos decían: “Sí, es
cia lo pone al descubierto, y todo lo des- el mismo”. Pero otros replicaban: “No,
cubierto es luminoso. Por eso decimos: es que se parecen”. Y el ciego aseguraba:
“Despierta, tú que duermes, levántate “¡Sí, soy yo!”.
de entre los muertos, y Cristo será tu Entonces le preguntaron: “¿Y cómo se
luz” (Ef 5, 8-14). te abrieron los ojos?”. Respondió: “Ese
Palabra de Dios. hombre llamado Jesús hizo barro, me
lo puso en los ojos y me dijo que fuera
a Siloé y me lavara. Yo fui, me lavé y
ACLAMACIÓN ANTES
empecé a ver”.
DEL EVANGELIO    Jn 8, 12
R/. Alabanza y honor a ti, Señor Jesús.
Ellos le preguntaron: “¿Dónde está ese
hombre?”. Él respondió que no sabía.
Yo soy la luz del mundo –dice el
Señor–; quien me sigue tendrá la luz de Entonces llevaron al que había sido
la vida. R/. ciego a donde los fariseos. El día en que
Jesús había hecho el barro y le había
abierto los ojos al ciego era sábado.
EVANGELIO También los fariseos le preguntaron
Fue, se lavó y al regresar, ya veía. cómo había empezado a ver. Él les dijo:
“Me puso barro en los ojos, me lavé,
Del Evangelio según san Juan
y veo”. Algunos de los fariseos decían:
En cierta ocasión, al pasar Jesús, vio a un “Ese hombre no es enviado por Dios,
hombre ciego de nacimiento. Sus discí- porque no guarda el sábado”. Y otros
pulos le preguntaron: “Maestro, ¿quién replicaban: “¿Pero cómo puede un
pecó, él o sus padres para que naciera hombre pecador hacer semejantes mila-
ciego?”. Jesús respondió: “No fue por- gros?”. Y los pareceres estaban dividi-
que él o sus padres pecaran, sino que dos. Entonces volvieron a preguntarle
nació así para que se manifiesten en él al ciego: “¿Y tú qué dices de Él? –puesto
las obras de Dios. Debemos trabajar en que fue a ti a quien te abrió los ojos”. Él
las obras de aquel que me envió, mien- respondió: “Que es un profeta”.
tras es de día; llega la noche, cuando

103 
22
Pero las autoridades judías no creye- escucha a los pecadores; pero en cam-
ron que él había sido ciego y que había bio escucha al que lo honra y cumple
empezado a ver, hasta que llamaron a su voluntad. Jamás se había oído decir
DOMINGO

sus padres y les preguntaron: “¿Es este que alguien abriera los ojos a un ciego
su hijo? ¿Certifican que nació ciego? de nacimiento. Si este no fuera enviado
¿Cómo puede ver ahora?”. por Dios, no podría hacer nada”.
Ellos respondieron: “Estamos seguros Ellos le dijeron: “Con la carga de
de que es hijo nuestro y de que nació pecados que naciste, ¿vienes a darnos
ciego. Pero cómo puede ver ahora, no lecciones a nosotros?”. Entonces lo
lo sabemos, ni sabemos quién le abrió expulsaron.
los ojos. Pregúntenselo a él; ya es mayor Jesús se enteró de que lo habían expulsa-
de edad y puede contar lo que le pasó”. do de la sinagoga, y al encontrarlo, le pre-
Esto lo dijeron los padres del ciego guntó: “¿Crees en el Hijo del hombre?”. Él
por temor a las autoridades judías, pues respondió: “¿Y quién es, Señor, para que
ya ellas habían decidido que si algu- crea en Él?”. Jesús le dijo: “Lo estás vien-
no reconocía a Jesús como Mesías, lo do: es el que te habla”. Entonces exclamó:
expulsarían de la sinagoga. Por eso sus “Creo, Señor”. Y se postró ante Él.
padres respondieron: “Ya es mayor de Jesús dijo: “Yo vine a este mundo a
edad; pregúntenselo a él”. provocar la crisis: así los que no ven
Llamaron entonces por segunda vez al verán, y los que ven quedarán ciegos”.
que había sido ciego y le dijeron: “Reco- Los fariseos que estaban con Jesús oye-
noce ante Dios la verdad. Nosotros ron esto y dijeron: “¿Acaso también
sabemos que ese hombre es pecador”. nosotros somos ciegos?”. Jesús les res-
Él respondió: “Que sea pecador a mí pondió: “Si fueran ciegos, no serían
no me consta. Una cosa me consta, culpables. Pero como dicen que ven, su
que yo era ciego y ahora veo”. Ellos pecado no tiene remedio” (Jn 9, 1-41).
le preguntaron: “¿Qué fue lo que te Palabra del Señor.
hizo? ¿Cómo te abrió los ojos?”. Él les
contestó: “Ya se lo dije, pero no me Se dice Credo.
hicieron caso. ¿Por qué quieren oírlo
otra vez Es que también ustedes quieren ORACIÓN UNIVERSAL
hacerse discípulos suyos?”. Presidente: Oremos al Señor nuestro
Ellos lo injuriaron y le dijeron: “Dis- Dios, que nos ha sacado de las tinieblas
cípulo suyo lo serás tú. Nosotros somos y nos ha llamado al Reino de su luz.
discípulos de Moisés. Nosotros sabemos Todos: Dios de la verdad, atiéndenos.
que a Moisés sí le habló Dios. Ese hom- 1. Por todos los que en la Iglesia han re-
bre no sabemos de dónde viene”. Él les cibido la misión de anunciar la Palabra
replicó: “Pues esto es lo extraño: Él me de Dios y tienen el carisma de iluminar
abrió a mí los ojos, y ustedes no saben con la enseñanza de la fe y la exhorta-
de dónde viene. Sabemos que Dios no ción profética, oremos.

 104
22
2. Por los catecúmenos que se preparan convenientemente por la salvación del
durante la Cuaresma para recibir el mundo. Por Jesucristo, nuestro Señor.
bautismo en la noche de Pascua, ore-

DOMINGO
mos. Prefacio: El Ciego de Nacimiento, p. ¿?

3. Por los responsables de la educación,


para que en sus aulas se irradie la luz ANTÍFONA DE COMUNIÓN
del Evangelio por medio de sus ense- Cf. Jn 9, 11.38
ñanzas, oremos. El Señor me ungió los ojos. Yo fui, me
4. Por los que viven en la ceguera de la lavé y empecé a ver; y creí en Dios.
incultura y la ignorancia, para que el
Señor abra sus ojos y puedan contem- ORACIÓN DESPUÉS
plar la misericordia de Dios, oremos. DE LA COMUNIÓN
5. Por nosotros mismos, para que el Se- Oh Dios, que alumbras a todo hombre
ñor suscite en nuestro interior un sin- que viene a este mundo, ilumina nues-
cero arrepentimiento de nuestros peca- tro corazón con el esplendor de tu gra-
dos, oremos. cia, para que nuestros pensamientos te
Intenciones particulares. sean siempre gratos y para que podamos
amarte con sinceridad. Por Jesucristo,
Presidente: Señor Dios nuestro, que nuestro Señor.
nos has enviado a Jesucristo, luz del
mundo, para iluminar las tinieblas de
nuestra ignorancia y nuestro pecado; ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
escucha nuestras súplicas y cura nuestra (Se puede decir, si se desea)
ceguera. Por Jesucristo, nuestro Señor. Protege, Señor, a quienes te suplican,
ayuda a los débiles y vivifica siempre
con tu luz a quienes caminan entre las
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
tinieblas de la muerte; y, a los que mise-
Te ofrecemos, Señor, con alegría, los ricordiosamente han sido liberados de
dones de la eterna redención; y te supli- todos los males, concédeles llegar a los
camos con humildad que nos conce- bienes celestiales. Por Jesucristo, nues-
das venerarlos dignamente y ofrecerlos tro Señor.

LECTIO DIVINA
1. ORACIÓN INICIAL
angustias, mendigos de la luz, desde
Todos estamos un poco encerrados, de nuestro nacimiento. Ven, Espíritu de
una manera u otra, en la oscuridad de luz, guíanos al encuentro con Jesús, para
la noche, a menudo solos con nuestras acoger su Palabra y así tener aquellos

105 
22
ojos nuevos que nunca tuvimos, para cuales fue escrito el Evangelio de Juan y
ver los frutos de tu presencia y tu acción que se identificaban con el ciego y con
en medio de nosotros. Amén. su curación. Ellas mismas, a causa de
DOMINGO

una visión legalista de la Ley de Dios,


2. LECTURA (¿QUÉ DICE EL TEXTO?) eran ciegas de nacimiento. Pero, como
sucedió para el ciego, también ellas
Lee atentamente el evangelio y escucha consiguieron ver la presencia de Dios
el mensaje que Dios te transmite. en la persona de Jesús de Nazaret y se
convirtieron. ¡Fue un proceso doloro-
3. PARA MEDITAR
so! En la descripción de las etapas y de
(¿QUÉ ME DICE EL TEXTO?)
los conflictos de la curación del ciego,
Clave de lectura. El texto del evangelio el autor del Cuarto Evangelio evoca el
de este cuarto domingo de Cuaresma recorrido espiritual de la comunidad,
nos invita a meditar la historia de la desde la obscuridad hasta la plena luz
curación de un ciego de nacimiento. Es de la fe iluminada por Cristo.
un texto reducido, pero muy vivo. Tene- Los nombres y títulos que recibe Jesús. A
mos aquí un ejemplo concreto de cómo lo largo de la narración de la curación
el Cuarto Evangelio revela el sentido del ciego, el evangelista registra varios
profundo escondido en los hechos de títulos, adjetivos y nombres, que Jesús
la vida de Jesús. La historia de la cura- recibe de distintas personas: de los dis-
ción del ciego nos ayuda a abrir los ojos cípulos, del mismo evangelista, del cie-
sobre la imagen de Jesús que cada uno go, de los fariseos, de Él mismo. Este
lleva consigo. Muchas veces, en nuestra modo de describir los hechos de la vida
cabeza, hay un Jesús que parece un rey de Jesús formaba parte de la cateque-
glorioso, distante de la vida del pueblo. sis de la época. Era una forma de ayu-
En los evangelios, Jesús aparece como dar a las personas a aclarar las propias
un Siervo de los pobres, amigo de peca- ideas respecto a Jesús y a definirse ante
dores. La imagen del Mesías-Rey, que Él. Veamos algunos de estos nombres,
tenían en la mente los fariseos les impe- adjetivos y títulos. La lista indica el cre-
día reconocer en Jesús el Mesías-Siervo. cimiento del ciego en la fe y cómo se
Durante la lectura, tratemos de prestar aclara su visión.
atención a dos cosas: el modo expedito
y libre como el ciego reacciona ante las • Rabbí (maestro) (Jn 9, 1): los
provocaciones de las autoridades, y el discípulos.
modo como él mismo, el ciego, abre los • Luz del mundo (Jn 9, 5): Jesús.
ojos con respecto a Jesús.
• Enviado (Jn 9, 7): el evangelista.
Contexto del Cuarto Evangelio. Medi-
• Hombre (Jn 9, 11): el ciego
tando la historia de la curación del cie-
curado.
go es bueno recordar el contexto de las
comunidades cristianas en Asia Menor • Jesús (Jn 9, 11): el ciego curado.
hacia finales del siglo primero, para las

 106
22
• No viene de Dios (Jn 9, 16): revela la profunda identidad entre Jesús
algunos fariseos. y el Padre. El rostro de Dios resplandece
• Profeta (Jn 9, 17): el ciego curado. en Jesús de Nazaret: “Quien me ve, ve

DOMINGO
al Padre” (Jn 14, 9).
• Cristo (Jn 9, 24): el pueblo.
• Pecador (Jn 9, 24): algunos 4. PARA REFLEXIONAR
fariseos.
• ¿Estamos siguiendo durante esta
• No sabemos de dónde es (Jn 9, Cuaresma un proceso de continua
31): el ciego curado. iluminación con la Palabra del Señor?
• Religioso (Jn 9, 31): el ciego
curado. 5. PARA CONTEMPLAR
• Hace la voluntad de Dios (Jn 9, Haz un momento de silencio e interio-
31): el ciego curado. riza el texto bíblico para que ilumine tu
• Hijo del hombre (Jn 9, 35): Jesús. mente. Déjate animar por el ardor de
• Señor (Jn 9, 36): el ciego curado. la Palabra, como quien recibe el calor
del sol.
• ¡Creo, Señor! (Jn 9, 38): el ciego
curado. 6. PARA DISCERNIR
El nombre: “Yo soy”. Para revelar el sig- A la luz de la Palabra que has leído y
nificado profundo de la curación del meditado, ahora confronta tus criterios,
ciego, el Cuarto Evangelio recuerda la valores, sentimientos y actitudes. Des-
frase de Jesús: “Yo soy la luz del mun- cubre la voluntad de Dios en tu situa-
do” (Jn 9, 5). En otros lugares, en res- ción personal.
puesta a las preguntas que las personas
hacen, incluso hoy, con respecto a Jesús: 7. ORACIÓN FINAL
¿Quién eres tú?” (Jn 8, 25) o “¿Quién
crees que eres?” (Jn 8, 53), el Evangelio Oh Padre, por siempre estaríamos cie-
de Juan repite esta misma afirmación: gos si no hubieras enviado a tu Hijo
“Yo soy”. para abrir nuestros ojos; su vida fue
un regalo continuo, su mano siempre
Esta autorrevelación de Jesús llega a estaba tensa, su mirada continuamente
su culmen en la conversación con los buscaba otras miradas. Por medio de Él,
judíos, en la que Jesús afirma: “Cuando te acercaste a nosotros, y has suscitado
levanten en lo alto al Hijo del hombre en nosotros el deseo de ver y en el bau-
entonces conocerán que Yo soy” (Jn 8, tismo nos diste el agua que nos libera
27). El nombre “Yo soy” es lo mismo de la ceguera y nos hace hijos de luz.
que Yavhé, nombre que Dios asume Haz que también sepamos acercarnos a
en el Éxodo y expresión de su presen- nuestros hermanos que aún están cie-
cia liberadora entre Jesús y el Padre (Ex gos, para indicarles el camino que con-
3, 15). La repetida afirmación “Yo soy” duce a la luz. Amén.

107 
23 Lunes
SANTO TORIBIO DE MOGROVEJO, OBISPO - Feria – Morado
Puede hacerse conmemoración de santo Toribio de Mogrovejo, obispo
Oficio: Feria - Salterio: 4a. semana

Toribio nació en Mayorga (España) en 1538. Realizó sus estudios


en Derecho en la Universidad de Salamanca. Luego fue ordenado
sacerdote y obispo. Viajó a Lima donde realizó su trabajo episco-
pal dirigiendo sínodos, visitando enfermos, instruyendo a los fieles.
Aprendió el quechua, el guajivo, el guajoya y el tuncha para predicar
a los indios en su lengua. Murió el 23 de marzo 1606, Jueves Santo.

EL SEÑOR DESTRUIRÁ CUANTO AMENACE LA VIDA

L
os anhelos más profundos del ser humano son la superación definitiva del
dolor, la enfermedad, el sufrimiento, el llanto y la muerte. A lo largo de la
historia se ha intentado buscar una solución a este problema existencial. Sin
embargo, todo ello forma parte de la realidad humana. La Palabra de Dios anima a
los creyentes con la esperanza de que Dios, que ha creado todo bueno, un día res-
tablecerá la naturaleza humana herida como consecuencia del pecado. Los profetas
animaban al hablar de un cielo nuevo y de una tierra nueva, en las que las situacio-
nes antes mencionadas ya no tendrán cabida, habrán sido finalmente eliminadas y
destruido su poder. Estas profecías y anhelos se cumplen finalmente en Jesús.
El cristiano vive su fe en la certeza de que, gracias al misterio pascual de Jesucris-
to, ha sido introducido en una nueva creación, liberada de la esclavitud del pecado
e injertada, desde ya, en la vida eterna del resucitado, gracias al bautismo. Se trata
de vivir desde la fe pascual y tener la certeza de que las situaciones más contrarias y
adversas no son permanentes ni tienen la última palabra. Por ello, es una necesidad
catequizar debidamente a los fieles en la comprensión de los alcances del misterio
pascual, para que cada cristiano sea, en medio del mundo, presencia viva y anti-
cipada de los cielos nuevos y la tierra nueva que un día se revelaran en plenitud.

Para meditar: Ante la desesperación de Para reflexionar


la multitud, del lamento por la injus-
ticia, ¿esperamos en la acción creado-
ra del Señor? ¿La fe en Jesucristo nos
devuelve la paz, la salud y la esperanza?

 108
23
Puede celebrarse la memoria de santo Toribio de Ya no habrá allí recién nacidos que se
Mogrovejo, obispo, de forma limitada. mueran, ni viejos que no completen sus
años. Morir a los cien años será morir
ANTÍFONA DE ENTRADA joven, y no llegar a esa edad sería una

LUNES
Cf. Sal 30, 7-8 maldición. Construirán casas y las habi-
Yo confiaré en el Señor. Exultaré y me tarán, plantarán viñedos y disfrutarán la
alegraré por tu misericordia pues te cosecha” (Is 65, 17-21).
fijaste en mi aflicción. Palabra de Dios.

ORACIÓN COLECTA SALMO RESPONSORIAL


Oh Dios, que renuevas al mundo por Del salmo 29
medio de sacramentos inefables, te R/. Te ensalzaré, Señor,
rogamos que tu Iglesia progrese gracias porque me hiciste revivir.
a tus designios eternos y que no se vea • Te ensalzaré, Señor, porque me has
privada de los auxilios temporales. Por librado y no has dejado que mis ene-
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… migos se rían de mí. Señor, sacaste
O bien: mi vida del abismo, me hiciste revivir
Oh Dios, que hiciste crecer a tu Igle- cuando bajaba a la fosa. R/.
sia por los cuidados apostólicos y con • Tañan para el Señor, fieles suyos, den
el celo por la verdad de santo Toribio, gracias a su nombre santo; su cólera
obispo, concede al pueblo consagrado dura un instante, su bondad de por
a ti constante crecimiento en la fe y vida; al atardecer nos visita el llanto,
renovación en la santidad. Por nuestro por la mañana, el júbilo. R/.
Señor Jesucristo, tu Hijo… • Escucha, Señor, y ten piedad de mí;
Señor, socórreme. Cambiaste mi luto
PRIMERA LECTURA en danzas. Señor, Dios mío, te daré
Ya no se volverá a sentir gracias por siempre. R/.
llanto ni gemido.
Del libro de Isaías ACLAMACIÓN ANTES
DEL EVANGELIO    Cf. Am 5, 14
Esto dice el Señor: “Miren: voy a crear
un cielo nuevo y una tierra nueva. Que R/. Alabanza y honor a ti, Señor Jesús.
nadie se acuerde más de lo pasado, ni Busquen el bien, no el mal, y vivirán, y
vuelva a pensar en lo que fue. Mejor estará con ustedes el Señor. R/.
alégrese por lo que estoy a punto de
crear, y esa será una alegría que no pasa. EVANGELIO
Sepan que voy a crear una Jerusalén ¡Regresa! ¡Tu hijo está vivo!
feliz con una población llena de alegría. Del Evangelio según San Juan
Yo mismo me sentiré feliz por Jerusalén
y me alegraré con mi pueblo. Ya no se Después de pasar dos días en Samaria,
volverá a sentir en ella llanto ni gemido. salió Jesús para Galilea. Jesús mismo

109 
23
había dicho que un profeta se queda ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
sin honores en su propia tierra. Cuan- Te rogamos, Señor, que podamos alcan-
do llegó a Galilea, lo recibieron bien los zar el fruto de la ofrenda que te presen-
galileos, pues habían visto todo lo que
LUNES

tamos, para que, purificados de la anti-


Él hizo durante la fiesta en Jerusalén, ya gua situación de pecado, nos renueve
que ellos también habían ido a la fiesta. la participación en la vida divina. Por
Entonces fue otra vez a Caná de Gali- Jesucristo, nuestro Señor.
lea, donde había convertido el agua en Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
vino. Había allí un funcionario real,
que tenía un hijo enfermo en Cafar-
naún. Al oír decir que Jesús había ido ANTÍFONA DE COMUNIÓN
de Judea a Galilea, se fue a verlo y le Ez 36, 27
pidió que bajara allá y curara a su hijo, Les infundiré a ustedes mi espíritu y
que estaba a punto de morir. Jesús le haré que caminen según mis preceptos
dijo: “¡Si no ven milagros y prodigios, y que guarden y cumplan mis manda-
no creerán jamás!”. El funcionario le tos, dice el Señor.
insistió: “Señor, baja antes que se muera
mi niño”. Jesús le contestó: “¡Regresa! ORACIÓN DESPUÉS
¡Tu hijo está vivo!”. DE LA COMUNIÓN
Creyó el hombre lo que le dijo Jesús
Te rogamos, Señor, que tus santos mis-
y regresó a su casa. Iba ya bajando a
terios, renovándonos, nos vivifiquen
Cafarnaún, cuando salieron a encon-
y, santificándonos, nos conduzcan a
trarlo los criados y le dijeron que su hijo
la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro
estaba vivo. Él les preguntó a qué hora
Señor.
había empezado la mejoría, y ellos le
contestaron: “Ayer, a la una de la tarde
le pasó la fiebre”. ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
El padre se dio cuenta de que a esa (Se puede decir, si se desea)
hora le había dicho Jesús que su hijo Te pedimos, Señor, que renueves inte-
estaba vivo, y creyó él con todos los de rior y exteriormente a tu pueblo; y que,
su casa. Esta fue la segunda obra revela- así como lo ayudas en sus necesidades
dora de Jesús, y la realizó cuando volvió corporales, lo hagas prosperar en los
de Judea a Galilea (Jn 4, 43-54). propósitos espirituales. Por Jesucristo,
Palabra del Señor. nuestro Señor.

 110
24 Martes SAN ÓSCAR ROMERO, OBISPO Y MÁRTIR – Feria – Morado
Puede hacerse conmemoración de san Óscar Romero, obispo y mártir
Oficio: Ferial - Salterio: 4a. semana

Óscar nació en Ciudad Barrios (El Salvador) el 15 de agosto de


1917. Fue párroco de gran actividad pastoral. Una vez nom-
brado obispo se implicó en la difícil situación sociopolítica de su
país. Desde el púlpito iluminaba a la luz del Evangelio los acon-
tecimientos del país y ofrecía rayos de esperanza para cambiar la
estructura de terror. Fue asesinado el 24 de marzo de 1980. El
papa Francisco lo canonizó el 14 de octubre de 2018.

LA PALABRA DE DIOS SANA Y PONE EN MOVIMIENTO

E
s conocida la capacidad curativa y generadora de vida del agua. Ella sana,
cura, limpia, purifica, restaura la vida, fecunda la tierra. El profeta Ezequiel
describe ese maravilloso poder del agua, que de manantial se vuelve torrente
que da vida y hace fecunda todo por donde ella pasa. San Juan expone con claridad
que la misma acción curativa, y mucho más, se encuentra ahora en el poder de
la Palabra de Dios pronunciada por Jesús. El enfermo, para sanarse, no necesita
meterse dentro del agua de la piscina, sino sólo escuchar y obedecer, por la fe, la
Palabra que Jesús le dirige. Así, entonces, para los cristianos la Palabra de Dios es
vida y salud, cosa que tal vez parezca imposible para quien no ha experimentado
en su propia vida el poder divino.
La fe de los creyentes en el Dios revelado en la persona de Jesucristo tiene su fir-
me fundamento en la Palabra, que realiza lo que dice. Su Palabra limpia y purifica
la vida de quien la acoge con fe, haciendo fecunda toda su existencia. El mundo en
el cual vivimos como cristianos reclama que nuestro testimonio de fe sea verificable
en la confianza puesta únicamente en la fuerza y autoridad de la Palabra de Dios,
que levanta y pone en movimiento. Se impone vivir la existencia cristiana de la
mano de la fe, como si se tratara de un manantial de agua viva. Es decir, se exige
del creyente que por donde él pase todo se vuelva fecundo.

Para meditar: La vida comunitaria Para reflexionar


¿es manantial de vida que vuelve fértil
el campo del mundo? ¿Obedecemos
la Palabra de Jesús que sana y pone en
movimiento?

111 
24
Puede celebrarse la memoria de san Óscar Ro- Salió el personaje hacia el oriente con
mero, obispo y mártir, de forma limitada. una cuerda en la mano. Midió quinientos
metros y allí me hizo cruzar la corriente: el
MARTES

ANTÍFONA DE ENTRADA agua me llegaba hasta los tobillos. Midió


Cf. Is 55, 1 otros quinientos metros y me hizo cruzar de
Sedientos todos, acudan por agua: dice nuevo: el agua me llegaba hasta las rodillas.
el Señor; también los que no tienen Midió otros quinientos metros y me
dinero, vengan y beban con alegría. hizo cruzar una vez más: el agua me
llegaba hasta la cintura. Midió por fin
ORACIÓN COLECTA otros quinientos metros, y era un río que
Que las venerables prácticas cuaresmales ya no pude cruzar; el agua era tan honda
dispongan, Señor, a tus fieles para celebrar que se había convertido en un río que no
dignamente el misterio pascual y para trans- se podía vadear. Allí me dijo el persona-
mitir al mundo el anuncio de la salvación. je: “Fíjate en lo que viste, hijo de Adán”.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… Luego me hizo volver por la orilla del
O bien: río. Al volver, vi que en las dos márgenes
Dios omnipotente y misericordioso, que del río había una inmensa arboleda.
otorgaste a san Óscar Romero, obispo, dar Entonces me dijo: “Esta agua corre
su vida, cuando celebraba la Eucaristía, en hacia la región oriental y llega hasta el
un acto supremo de amor a ti, concéde- valle del Jordán, para desembocar en
nos, te rogamos, que como a él le diste la el Mar Muerto. Cuando llegue a él, el
gracia de imitar con su muerte la pasión agua del mar se volverá dulce. En cual-
del Señor, alcancemos nosotros, siguiendo quier parte a donde llegue esta corrien-
las huellas de tu mártir, los gozos eternos. te, podrán vivir animales de toda clase
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… y peces en abundancia. Porque el agua
de este río convertirá el agua salobre en
PRIMERA LECTURA agua dulce, y habrá todo género de vida.
El agua que brota del templo En las dos orillas del río crecerán
es fuente de vida. árboles frutales de toda clase. Sus hojas
De la profecía de Ezequiel nunca se marchitarán ni su fruto se aca-
bará jamás. Darán cosecha cada mes,
En éxtasis vi un personaje que me llevó
porque están regados con el agua que
a la entrada del nuevo templo de Jeru-
mana del santuario. Los frutos servirán
salén. Entonces vi que por debajo de la
de alimento y las hojas de medicina”
puerta brotaba agua y que corría hacia
(Ez 47, 1-9.12). Palabra de Dios.
el oriente, es decir, a donde miraba el
templo. El agua bajaba por el lado sur
del altar, siguiendo el costado derecho. SALMO RESPONSORIAL
Luego me hizo salir de la explanada del Del salmo 45
templo por la puerta norte, y me hizo R/. En ti, Señor, está la fuente viva.
dar la vuelta por fuera hasta la entrada • Dios es nuestro refugio y nuestra
exterior que miraba al oriente. El agua fuerza, poderoso defensor en el pe-
iba corriendo por el costado derecho. ligro. Por eso no tememos aunque

 112
24
tiemble la tierra y los montes se des- hombro la camilla y empezó a caminar.
plomen en el mar. R/. Ese día era sábado.
• El correr de las acequias alegra la ciu- Las autoridades judías le dijeron al

MARTES
dad de Dios, el Altísimo consagra su que había sido curado: “¡Hoy es sábado!
morada. Teniendo a Dios en medio, ¡No puedes cargar la camilla!”.
no vacila; Dios la socorre al despun- Pero él les respondió: “El que me curó
tar la aurora. R/. me dijo que me echara al hombro la
• El Señor de los ejércitos está con no- camilla y caminara”.
sotros, nuestro alcázar es el Dios de Ja- Entonces le preguntaron: “¿Y quién
cob. Vengan a ver las obras del Señor, fue el que te dijo que te echaras al hom-
las maravillas que hace en la tierra. R/. bro la camilla y caminaras?”.
Pero el que había sido curado no sabía
ACLAMACIÓN ANTES quién era, porque Jesús había desapareci-
DEL EVANGELIO    Sal 50, 12a. 14a do entre el gentío que había en ese sitio.
R/. Alabanza y honor a ti, Señor Jesús. Más tarde se lo encontró Jesús en el
Oh Dios, crea en mí un corazón puro; templo y le dijo: “Mira, has quedado
devuélveme la alegría de tu salvación. R/. curado. No vuelvas a pecar, que te pue-
de suceder algo peor”.
EVANGELIO El hombre fue y les dijo a las autorida-
Curación en la piscina de Betzatá. des judías que Jesús era el que lo había
Del Evangelio según san Juan
curado. Desde entonces empezaron las
autoridades judías a perseguir a Jesús,
Se celebraba una fiesta de los judíos, y porque hacía estas cosas en sábado (Jn
Jesús subió a Jerusalén. Hay en Jerusalén, 5, 1-3a.5-16). Palabra del Señor.
junto a la Puerta de las Ovejas, una pisci-
na que tiene cinco galerías con columnas. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
A esa piscina la llaman en arameo Betza-
tá. En las galerías había una multitud de Te ofrecemos, Señor, los dones que tú
enfermos, ciegos, cojos y tullidos. Entre mismo nos diste y te pedimos que sean
ellos había también un hombre que lleva- testimonio creado de tu providencia
ba treinta y ocho años de estar enfermo. para nuestra condición mortal y reme-
dio que nos comunique la inmortali-
Jesús lo vio tendido allí y al enterarse
dad. Por Jesucristo, nuestro Señor.
de que ya llevaba tanto tiempo así, le
dijo: “¿Quieres quedar sano?”. Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
El enfermo le respondió: “Señor, no
tengo a nadie que me meta en el estan- ANTÍFONA DE COMUNIÓN
que cuando el agua empieza a agitarse. Y Cf. Sal 22, 1-2
mientras yo voy, otro baja antes que yo”.
El Señor es mi pastor, nada me falta: en
Jesús le dijo: “¡Levántate, échate al
verdes praderas me hace recostar; me
hombre la camilla y camina!”. Y al ins-
conduce hacia fuentes tranquilas.
tante el hombre quedó sano, se echó al

113 
25 Miércoles ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR - Solemnidad – Blanco
Oficio: De la Solemnidad. Segundas Vísperas de la Solemnidad

Las fuentes más antiguas de esta solemnidad remontan al siglo VI,


pero no es equivocado pensar que es tan antigua como el culto y la
devoción a la Virgen María. Tuvo diversas denominaciones tradi-
cionales: “Anunciación de Cristo”, “Fiesta de la Encarnación”, “Ini-
cio de la Redención”, “Anunciación de la Santísima Virgen María”.
Desde la reforma de 1970, se llama Anunciación del Señor.

DE LA PALABRA BROTA LA FECUNDIDAD DE LA VIDA

E
n el seno de la familia creyente es buena noticia el anuncio del nacimiento
de un hijo, aun cuando, en medio de la alegría y el júbilo, también surgen
una serie de interrogantes. El anuncio del nacimiento del Hijo de Dios no
es sólo buena noticia, sino la Buena Noticia. Ya en tiempos del profeta Isaías el
anuncio del nacimiento de un niño se convertía en buena noticia y en esperanza de
salvación. El anuncio a María de parte de Dios, por boca del ángel, se convierte en
el signo definitivo del cumplimiento de las promesas, y va de la mano con la acep-
tación de la voluntad de Dios por parte de María. Dios ha decidido habitar entre
nosotros para comunicar y revelar su salvación en lenguaje humano, asumiendo la
condición de hombre.
La Buena Noticia de la salvación, la encarnación de la Palabra eterna de Dios,
se realiza por la aceptación de la voluntad de Dios de la joven de Nazaret, María.
Dios ha decidido asumir la condición humana respetando la libertad de un sí que
brota de la más profunda interioridad, como acogida y respuesta a su palabra. Al
contemplar el “misterio de la anunciación”, somos llamados a descubrir en María el
modelo de lo que ha de realizar la Iglesia, en su actitud de acogida de la Palabra de
Dios, que la capacita para generar vida en cada una de sus acciones sacramentales,
conduciendo a sus hijos a la vivencia de la fe. Vivamos como Iglesia la Palabra de
vida.

Para meditar: ¿Acogemos la Palabra Para reflexionar


de Dios como lo que realmente es,
Palabra que se encarna y hace fecunda
la existencia? ¿Nos disponemos cada
día a vivir desde la Palabra nuestra
experiencia de fe?

 114
25
ANTÍFONA DE ENTRADA • “–Como está escrito en mi libro– para
Hb 10, 5.7 hacer tu voluntad”. Dios mío, lo quie-
ro, y llevo tu ley en las entrañas. R/.

MIÉRCOLES
Cuando el Señor entró en el mundo,
dijo: “Aquí estoy, oh Dios, para hacer • He proclamado tu salvación ante la
tu voluntad”. gran asamblea; no he cerrado los la-
Se dice Gloria. bios: Señor, tú lo sabes. R/.
• No me he guardado en el pecho tu de-
ORACIÓN COLECTA
fensa, he contado tu fidelidad y tu sal-
Oh Dios, que quisiste que tu Palabra asu- vación, no he negado tu misericordia
miera la realidad de la carne en las entra- y tu lealtad ante la gran asamblea. R/.
ñas de la Virgen María, concédenos que, al SEGUNDA LECTURA
reconocer a nuestro redentor como verda- En tu libro se me ordena
dero Dios y verdadero hombre, merezca- cumplir tu voluntad.
mos ser partícipes de su naturaleza divina.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… De la Carta a los Hebreos
Hermanos: Es imposible que la sangre
PRIMERA LECTURA
de los toros y de los machos cabríos qui-
He aquí que la virgen concebirá te los pecados Por eso, cuando Cristo
y dará a luz un hijo. entró en el mundo dijo: “Tú no quieres
sacrificios ni ofrendas, pero me has pre-
Del libro del profeta Isaías
parado un cuerpo; no aceptas holocaus-
En aquel tiempo, el Señor habló a Acaz: tos ni víctimas expiatorias. Entonces yo
“Pide una señal al Señor, tu Dios: en lo dije lo que está escrito en el libro: ‘Aquí
hondo del abismo o en lo alto del cie- estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad’”.
lo”. Respondió Acaz: “No la pido, no Primero dice: “No quieres ni acep-
quiero tentar al Señor”. tas sacrificios ni ofrendas, holocaustos
Entonces dijo Isaías: “Escucha, casa de ni víctimas expiatorias”, que se ofrecen
David: ¿No te basta cansar a los hom- según la Ley. Después añade: “Aquí estoy
bres, que cansas incluso a mi Dios? Pues yo para hacer tu voluntad”. Niega lo pri-
el Señor, por su cuenta, te dará una señal: mero, para afirmar lo segundo. Y confor-
Mira: la virgen está encinta y da a luz un me a esa voluntad todos quedamos san-
hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, tificados por la oblación del cuerpo de
que significa ‘Dios-con-nosotros’” (Is 7, Jesucristo, hecha una vez para siempre
10-14.8, 10). Palabra de Dios. (Hb 10, 4-10). Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL Salmo 39 ACLAMACIÓN ANTES


R/. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad. DEL EVANGELIO    cf. Jn 1, 14ab
• Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, R/. Alabanza y honor a ti, Señor Jesús.
y, en cambio, me abriste el oído; no La Palabra se hizo carne y acampó entre
pides sacrificio expiatorio, entonces nosotros, y hemos contemplado su glo-
yo digo: “Aquí estoy”. R/. ria. R/.

115 
25
EVANGELIO Todos: Por intercesión de María,
Concebirás en tu vientre haz dóciles nuestros corazones.
1. Por la Iglesia, para que madure en la
MIÉRCOLES

y darás a luz un hijo.


capacidad de escuchar a los numerosos
Del Evangelio según san Lucas mensajeros que Dios le manda, oremos.
En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue 2. Por el Santo Padre y sus colaboradores,
enviado por Dios a una ciudad de Galilea para que sirvan a la Iglesia con la certeza de
llamada Nazaret, a una virgen desposada que el Reino de Dios no tendrá fin, porque
con un hombre llamado José, de la estir- nada es imposible para Dios, oremos.
pe de David; la virgen se llamaba María. 3. Por todos los cristianos, para que sepan
El ángel, entrando en su presencia, dijo: meditar con renovada admiración el
“Alégrate, llena de gracia, el Señor está misterio de la encarnación y celebrar el
contigo”. Ella se turbó ante estas palabras don del Dios-con-nosotros con un co-
y se preguntaba qué saludo era aquel. razón lleno de alegría y gratitud, oremos.
El ángel le dijo: “No temas, María, Intenciones particulares.
porque has encontrado gracia ante Dios. Presidente: Padre bueno, que nos has
Concebirás en tu vientre y darás a luz un dado en María Virgen un verdadero
hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será modelo de libertad y docilidad, haz que
grande, se llamará Hijo del Altísimo, el nos rindamos a los deseos de tu corazón
Señor Dios le dará el trono de David, su de Padre. Te lo pedimos por Cristo, nues-
padre, reinará sobre la casa de Jacob para tro Señor.
siempre, y su Reino no tendrá fin”.
Y María dijo al ángel: “¿Cómo será ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
eso, pues no conozco a varón?”. El Dígnate acoger, Dios todopoderoso, los
ángel le contestó: “El Espíritu Santo dones de tu Iglesia, que reconoce tener
vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísi- sus primicias en la encarnación de tu
Unigénito, y concédele celebrar con gozo
mo te cubrirá con su sombra; por eso sus misterios en esta solemnidad. Por
el Santo que va a nacer se llamará Hijo Jesucristo, nuestro Señor.
de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel,
que, a pesar de su vejez, ha concebido Prefacio: El misterio de la Encarnación, p. ¿?
un hijo, y ya está de seis meses la que
llamaban estéril, porque para Dios nada ANTÍFONA DE COMUNIÓN
hay imposible”. María contestó: “Aquí Is 7, 14
está la esclava del Señor; hágase en mí
según tu palabra”. Y la dejó el ángel (Lc He aquí que la Virgen concebirá y dará
1, 26-38). Palabra del Señor. a luz un Hijo y le pondrá por nombre
Dios-con-nosotros.
Se dice Credo. (En las palabras
“se encarnó”, todos se arrodillan).
ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
ORACIÓN UNIVERSAL
Reafirma, Señor, en nuestros corazones los
Presidente: A Dios Padre omnipotente, sacramentos de la fe verdadera, para que,
que ha elegido a María, humilde creatu- confesando que el Hijo de la Virgen es Dios
ra, para que cooperara con su proyecto y hombre verdadero, merezcamos alcanzar la
de salvación, pidamos con confianza: felicidad eterna, por el poder salvador de su
resurrección. Por Jesucristo, nuestro Señor.
 116
26 Jueves SANTOS MONTANO Y MÁXIMA - Feria – Morado
Oficio: Ferial – Salterio: 4a. semana.

Poco se conoce acerca de estos esposos mártires. Se dice que Mon-


tano era un sacerdote que se había casado con Máxima, y que,
durante la persecución de Diocleciano (243-313) fueron arro-
jados a las aguas de un río, en Sirmio (Serbia), donde murieron
ahogados. Otros dicen que el martirio lo sufrió solamente san
Montano.

LA PALABRA ACTÚA EN LA HISTORIA SALVANDO

E
l ser humano necesita de personas que intercedan en su favor, sobre todo en
los momentos difíciles de la vida. En ocasiones el intercesor se convierte en
caudillo al lograr que una amenaza o castigo no caiga sobre la comunidad.
En la historia del pueblo de Israel, Moisés es una de esas figuras claves, un caudi-
llo. Es el hombre que habla cara a cara con Yahvé, le enfrenta y, recordándole las
promesas hechas a los patriarcas, logra cambiar las intenciones de Dios. Moisés es
más que una persona, pues su nombre está asociado a los escritos del Antiguo Tes-
tamento, principalmente el Pentateuco, es decir, los libros de la ley. En estos está
consignada, por escrito, la voluntad salvífica y liberadora de Dios, para ser acogida
por la fe en la comunidad.
La persona, vida, obra y misterio de Jesús de Nazaret encuentran su sentido y sig-
nificado en el contexto del plan unitario de salvación, y, como afirman los evange-
lios, para conocerlo y comprenderlo es necesario estudiar todas las Escrituras, pues
ellas hablan de Él, dibujan su rostro y hacen accesible y comprensible su misterio.
San Jerónimo, gran conocedor de las Escrituras, decía que quien las desconoce,
desconoce a Jesucristo. Aparecida, por su parte, citando la frase de san Jerónimo,
recalca que quién desconoce a Jesús renuncia a anunciarlo. Así se entiende las pala-
bras de Jesús, que dice que quien cree en Moisés (Escrituras) cree en Él y alcanza
la vida eterna.

Para meditar: ¿Intercedemos ante Para reflexionar


Dios, como comunidad creyente, por
las maldades del mundo? ¿Leemos las
Escrituras buscando reconocer en ellas
la voluntad de Dios consignada para
salvar?

117 
26
ANTÍFONA DE ENTRADA mano fuerte y gran poder? ¿Tendrán
Cf. Sal 104, 3-4 que decir los egipcios que los sacaste
Alégrese el corazón de los que buscan al con malas intenciones, para hacerlos
JUEVES

Señor. Busquen la ayuda del Señor para morir en las montañas y exterminarlos
que sean fortalecidos; busquen siempre de la superficie de la tierra? Calma el
su rostro. ardor de tu ira, conmuévete y no casti-
gues a tu pueblo. Acuérdate de tus sier-
vos Abrahán, Isaac e Israel. Jurando por
ORACIÓN COLECTA
tu vida tú les prometiste que les darías
Suplicamos con fervor, Señor, tu com- una descendencia tan numerosa como
pasión, para que nosotros, tus siervos, las estrellas del cielo y que a ella le otor-
purificados por la penitencia y enseña- garías como herencia perpetua toda esa
dos por las buenas obras, perseveremos tierra que dijiste”.
en tus mandamientos con sinceridad y Entonces el Señor se conmovió y no
lleguemos bien dispuestos a las fiestas le aplicó a su pueblo el castigo anuncia-
de Pascua. Por nuestro Señor Jesucristo, do (Ex 32, 7-14). Palabra de Dios.
tu Hijo…
PRIMERA LECTURA SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 105
Conmuévete, Señor,
y no castigues a tu pueblo. R/. Acuérdate de nosotros, Señor,
por amor a tu pueblo.
Del libro del Éxodo • En Horeb se hicieron un becerro,
En el monte Sinaí le dijo el Señor a adoraron un ídolo de fundición;
Moisés: “Vuelve allá abajo, porque cambiaron su Gloria por la imagen
tu pueblo, ese pueblo que sacaste de de un toro que come hierba. R/.
Egipto, se pervirtió. Ya se desviaron del • Se olvidaron de Dios, su salvador,
camino que yo les había señalado. Aca- que había hecho prodigios en Egipto,
ban de hacer un toro de metal fundido maravillas en el país de Cam, porten-
y se han puesto a adorarlo y a ofrecer- tos junto al Mar Rojo. R/.
le sacrificios y a decir: ‘Este es tu Dios, • Dios hablaba ya de aniquilarlos; pero
Israel, el que te sacó de Egipto’”. Y el Moisés, su elegido, se puso en la bre-
Señor añadió a Moisés: “Veo que este cha frente a Él, para apartar su cólera
pueblo es un pueblo testarudo. Quítate, del exterminio. R/.
pues, que voy a descargar mi furor con-
tra ellos y a exterminarlos, y de ti voy a ACLAMACIÓN ANTES
hacer una gran nación”. DEL EVANGELIO    Cf. Jn 3, 16
Pero Moisés desarmó la ira del Señor, R/. Alabanza y honor a ti, Señor Jesús.
su Dios, diciéndole: “¿Por qué, Señor, Tanto amó Dios al mundo, que entregó
vas a descargar tu furor contra tu pue- a su Hijo único; todo el que cree en Él
blo, el pueblo que sacaste de Egipto con tiene vida eterna. R/.

 118
26
EVANGELIO gloria que solo Dios da? No piensen que
Moisés, en quien tienen puesta voy a acusarlos delante del Padre. Moi-
la esperanza, será quien los acuse. sés, en quien tienen puesta la esperanza,

JUEVES
será quien los acuse. Si creyeran a Moi-
Del Evangelio según san Juan sés, me creerían a mí, pues acerca de mí
A propósito de su autoridad para juz- escribió él. Pero si no creen a sus escri-
gar, recibida del Padre, siguió Jesús tos, ¿cómo van a creer a mis palabras?”
diciendo a las autoridades judías: “Si yo (Jn 5, 31-47). Palabra del Señor.
diera testimonio a favor de mí mismo,
mi testimonio no tendría valor. Otro es ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
el que da testimonio a favor mío, y yo Te rogamos Dios todopoderoso, que
sé que su testimonio a mi favor es ver- la oblación de este sacrificio purifique
dadero. Ustedes mandaron a preguntar nuestra debilidad y nos proteja de todo
a Juan el Bautista, y él dio testimonio mal. Por Jesucristo, nuestro Señor.
de la verdad. Por mi parte, yo no necesi- Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
to el testimonio de ningún hombre; les
digo esto para su salvación.
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Juan era una antorcha encendida que Jr 31, 33
alumbraba, y ustedes se alegraron por un Pondré mi Ley en sus entrañas, la escri-
momento con su luz. Pero yo tengo un biré en sus corazones; yo seré su Dios y
testimonio más valioso que el de Juan: las ellos serán mi pueblo, dice el Señor.
obras que el Padre me encargó realizar,
y que de hecho realizo, dan testimonio
a mi favor y muestran que el Padre me ORACIÓN DESPUÉS
envió. Más aún, el que me envió, el Padre DE LA COMUNIÓN
mismo ha dado testimonio a mi favor. Te pedimos, Señor, que los sacramentos
recibidos purifiquen y liberen de toda
Ustedes nunca han escuchado su voz, ni culpa a tus siervos, para que, cuantos
han visto su rostro, ni su palabra perma- nos sentimos abatidos por el peso de los
nece en ustedes, pues al que Él envió no pecados, nos gloriemos en la plenitud
le creen. Ustedes estudian las Escrituras, del remedio celestial. Por Jesucristo,
pensando encontrar en ellas vida eterna: nuestro Señor.
pues bien, ellas dan testimonio a mi favor.
Pero ustedes no quieren venir a mí para
tener vida. Yo no busco la gloria que viene ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
de los hombres. Además, me consta que (Se puede decir, si se desea)
en ustedes no está el amor de Dios. Dios nuestro, protector de los que espe-
ran en ti, bendice a tu pueblo, sálvalo,
Yo vine en nombre de mi Padre, y uste-
protégelo y disponlo para que, libre de
des no quieren recibirme. Si otro viene
pecados y a salvo del enemigo, perseve-
en nombre propio, a ese sí lo recibirán.
re siempre en tu amor. Por Jesucristo,
¿Pero cómo podrán creer, si aceptan
nuestro Señor.
honores de los hombres y no buscan la
119 
27 Viernes SAN RUPERTO DE SALZBURGO - Feria – Morado
Oficio: Ferial – Salterio: 4a. semana

Ruperto fue Obispo de Salzburgo (Alemania). Siendo originario de


la región de Worms, a petición del duque Theodo o Teodoro se diri-
gió a Baviera y en la antigua ciudad de Juvavum edificó una iglesia
y un monasterio, donde estuvo al frente como obispo y como abad.
Desde allí difundió la fe cristiana. Murió el 27 de marzo del 718,
día de Pascua. Sus reliquias se conservan en la magnífica catedral de
Salzburgo, edificada en el siglo XVII.

ENTRE PERSECUCIÓN Y MUERTE IGNOMINIOSA

L
a persona de fe no solo habla de la justicia y sus valores, sino que con sus
palabras y acciones evidencia que ha encarnado el espíritu de la misma. Con
frecuencia, quien vive de esta manera se enfrenta a la hostilidad de la socie-
dad que, en nombre de la justicia, realiza un sinnúmero de acciones injustas. Los
textos bíblicos de hoy expresan cómo la ambición y la iniquidad llevan a planear
la muerte del justo, con el objetivo de acabar con su presencia incomoda y poner
a prueba si es cierto que Dios está de su lado. Esto significa que se rechaza no sólo
a la persona justa, sino también a Dios, origen de toda justicia. Lamentablemente,
en muchos casos los planes de los injustos logran su objetivo, terminar con la vida
del justo.
En ninguna época de la historia del cristianismo ha sido fácil profesar pública-
mente la fe en el Dios que se revela en Jesucristo, practicar la justicia en nombre de
Él y comprometerse con la vida de los demás. En nuestra época tampoco es fácil,
y se cuentan por miles las personas asesinadas por obrar rectamente y defender
causas justas. La vivencia auténtica del Evangelio conlleva ese riesgo. Si a Jesucristo
mismo le quitaron la vida por practicar la justicia en nombre de Dios a favor de los
más necesitados de su tiempo, no ha de sorprendernos que hoy, en un mundo que
da la espalda a lo sagrado, suceda lo mismo con sus discípulos misioneros.

Para meditar: ¿Somos conscientes Para reflexionar


del riesgo que implica anunciar el
mensaje de Dios en nuestra sociedad?
¿Emprendemos, desde la fe, acciones
para evitar la muerte del justo
perseguido?

 120
27
ANTÍFONA DE ENTRADA honrado de veras es hijo de Dios, Él lo
Cf. Sal 53, 3-4 ayudará y lo librará de las manos de sus
¡Oh Dios!, sálvame por tu nombre y enemigos. Sometámoslo a la prueba del

VIERNES
libérame con tu poder. ¡Oh Dios!, escu- insulto y la tortura, para averiguar si
cha mi súplica, presta oído a las pala- cede en algo y saber qué tanto aguanta.
bras de mi boca. Condenémoslo a una muerte ignomi-
niosa, ya que, según dice, habrá quien
lo defienda”. Así discurren los impíos,
ORACIÓN COLECTA
pero se equivocan; su propia maldad los
Oh Dios, que en nuestra fragilidad nos vuelve ciegos. No conocen los designios
has dado el remedio necesario, concé- secretos de Dios, no esperan la recom-
denos, te rogamos, que recibamos la pensa de una vida santa ni aprecian la
alegría de su efecto reparador y lo mani- dignidad de una vida intachable (Sb 2,
festemos en una vida santa. Por nuestro 1a.12-22).
Señor Jesucristo, tu Hijo… Palabra de Dios.

PRIMERA LECTURA
SALMO RESPONSORIAL
Condenémoslo a una muerte Del salmo 33
ignominiosa. R/. El Señor está cerca de los atribulados.
Del libro de la Sabiduría • El Señor se enfrenta con los malhe-
chores, para borrar de la tierra su me-
La gente sin conciencia usa este len- moria. Cuando uno grita, el Señor lo
guaje, razonando equivocadamente: escucha y lo libra de sus angustias.
“Al honrado hay que vigilarlo, pues nos R/.
resulta incómodo; se opone a nuestras
• El Señor está cerca de los atribulados,
acciones, nos echa en cara el no cumplir
salva a los abatidos. Aunque el justo
la Ley, nos reprocha el no vivir según
sufra muchos males, de todos lo libra
nos educaron. Se precia de conocer
el Señor. R/.
a Dios y se llama a sí mismo hijo del
Señor. Es un vivo reproche para nues- • Él cuida de todos sus huesos, y ni uno
tras ideas, su sola presencia nos resulta solo se quebrará. El Señor redime a
incómoda. Pues lleva una vida distinta sus siervos, no será castigado quien se
de los demás y va por un camino apar- acoge a Él. R/.
te. Nos considera ilegítimos y se aparta
de nosotros como si contamináramos. ACLAMACIÓN ANTES
Declara dichoso el destino final de los DEL EVANGELIO    Mt 4, 4b
justos y se gloría de tener por padre a R/. Alabanza y honor a ti, Señor Jesús.
Dios.
No solamente de pan vive el hombre,
Vamos a ver si es cierto lo que dice, sino de toda palabra que sale de la boca
miremos en qué para su vida. Si el de Dios. R/.

121 
27
EVANGELIO ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
La gente intentó apoderarse de Jesús, Que estos sacrificios, Dios todopodero-
pero todavía no había llegado su hora. so, al purificarnos con su poderosa efi-
VIERNES

Del Evangelio según san Juan


cacia, nos hagan llegar más limpios al
misterio pascual. Por Jesucristo, nuestro
Jesús estuvo recorriendo la Galilea, pues Señor.
no quería andar por Judea, debido a Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿?
que las autoridades judías lo buscaban
para matarlo. Estaba cerca la fiesta judía
de las Enramadas. Pero después que sus ANTÍFONA DE COMUNIÓN
parientes subieron a la fiesta, entonces Ef 1, 7
subió Él también, no públicamente sino En Cristo, por su sangre, recibimos la
casi en secreto. Y allí decían algunos de redención, el perdón de los pecados,
los que eran de Jerusalén: “¿No es este al según la riqueza de su gloria.
que están buscando para matarlo? Pues
ahí está hablando en público, y no le
dicen nada. ¿Será que las autoridades se ORACIÓN DESPUÉS
convencieron de que este es el Mesías? DE LA COMUNIÓN
Pero nosotros sabemos de dónde es este Concédenos, Señor, ya que pasamos de
hombre, mientras que el Mesías, cuan- lo antiguo a lo nuevo, que abandone-
do llegue, nadie sabrá de dónde viene”. mos la vieja situación de pecado y nos
Enseñando, pues, en el templo, dijo Jesús renovemos por la santidad de vida. Por
en voz alta: “¿De manera que me conocen Jesucristo, nuestro Señor.
y saben de dónde soy? Sin embargo, yo
no estoy aquí por propia iniciativa. Vengo
enviado por el Dios verdadero, que uste- ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
des no conocen. Yo sí lo conozco, porque (Se puede decir, si se desea)
vengo de parte de Él y soy su enviado”. Vuelve tu mirada, Señor, sobre tus
La gente intentó apoderarse de Él, siervos y protege bondadoso con tu
pero nadie le puso las manos encima, celestial auxilio a quienes confían en
porque todavía no había llegado su hora tu misericordia. Por Jesucristo, nuestro
(Jn 7, 1-2.10.25-30). Palabra del Señor. Señor.

 122
28 Sábado
SAN GONTRÁN - Feria – Morado
Oficio: Ferial – Salterio: 4a. semana

Gontrán o Guntrano fue rey de Borgoña y Orleáns. Nieto de


santa Clotilde, hermano de los reyes Charibert y Sigebert. Al
inicio de su reinado, su vida no fue tan ejemplar. Pacificador,
atento con los oprimidos y los enfermos. Distribuyó sus tesoros
entre las iglesias y los pobres. Perdonó incluso a dos que intenta-
ron asesinarlo. Fue declarado santo casi inmediatamente después
de su muerte por sus súbditos.

LA IDENTIDAD DEL PROFETA RECHAZADO

U
n profeta verdadero siempre será una voz incómoda para los intereses de
los poderosos, quienes se levantan contra él para acallarlo, porque su men-
saje pone al descubierto las injusticias. Sin embargo, aún en medio de las
intrigas y acechanzas que le tienden los enemigos, el auténtico profeta no se rinde,
porque sabe que el Señor, quien le pide anunciar su mensaje, está de su lado. La
persecución y la muerte son el sello de autenticidad del verdadero profeta. Fue
exactamente lo que aconteció con Jesús, quien es despreciado por ser de la región
de Galilea, pero sobre todo, por su compromiso con la causa de la verdad y su
denuncia valiente contra todo aquello que se opone al proyecto de vida y libertad
que Dios quiere para todos sus hijos.
La Palabra y los signos que manifestaba Jesús eran tan elocuentes, que muchos
querían aceptarlo y seguirlo, aun poniendo en peligro sus propias vidas. En medio
de situaciones de injusta persecución contra los inocentes, nosotros debemos salir
en defensa de los perseguidos y marginados, a riesgo de todo. Quien quiere ser
verdadero discípulo de Cristo, debe asumir el compromiso de defenderlo en la
persona de los pobres y maltratados de nuestra sociedad. El Señor sigue siendo
ultrajado y asesinado en nuestros hermanos; como cristianos estamos llamados a
denunciar la maldad de los perseguidores y afrontar las consecuencias de ponernos
abiertamente de parte de la verdad y la justicia.

Para meditar: ¿Nuestras actitudes son Para reflexionar


semejantes a la del profeta que denuncia
la maldad o a la de los que se oponen al
estilo de vida cristiana? ¿Cuestionamos
la identidad divina de Jesús?

123 
28
ANTÍFONA DE ENTRADA que no me atrapen como leones y me
Cf. Sal 17, 5-7 desgarren sin remedio. R/.
Me cercaban olas mortales, los dolores • Júzgame, Señor, según mi justicia, se-
SÁBADO

del infierno me acorralaban; en el peli- gún la inocencia que hay en mí. Cese
gro invoqué al Señor y desde su santo la maldad de los culpables, y apoya
templo Él escuchó mi voz. tú al inocente, tú que sondeas el co-
razón y las entrañas, tú el Dios justo.
ORACIÓN COLECTA R/.
• Mi escudo es Dios, que salva a los
Que la acción de tu compasión, Señor,
rectos de corazón. Dios es un juez
conforte nuestros corazones, ya que sin
justo, Dios amenaza cada día. R/.
tu ayuda no podemos complacerte. Por
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo…
ACLAMACIÓN ANTES
DEL EVANGELIO    Cf. Lc 8, 15
PRIMERA LECTURA
R/. Alabanza y honor a ti, Señor Jesús.
Como cordero manso llevado
al matadero. Dichosos los que con corazón noble y
generoso escuchan la Palabra de Dios y
Del libro de Jeremías dan fruto sufriendo con entereza. R/.
El Señor me instruyó, y comprendí. Así
entendí lo que hacían mis enemigos. Yo, EVANGELIO
como cordero manso llevado al mata- ¿Acaso va a venir de Galilea el Mesías?
dero, ignoraba los planes que tramaban
contra mí. “Destruyamos el árbol y sus Del Evangelio según san Juan
frutos –dicen ellos–; arranquémoslo del Algunas personas en Jerusalén, al oír
mundo de los vivos, para que se pierda hablar a Jesús, decían: “¡Este es real-
su recuerdo”. mente el profeta anunciado!”. Otros
Pero tú, Señor omnipotente, juzgas decían: “¡Este es el Mesías!”. Pero otros
con justicia, tú sondeas la intimidad del replicaban: “¿Acaso va a venir de Gali-
corazón. Yo he de ver cómo me haces lea el Mesías? La Escritura dice que el
justicia, pues a ti encomendé mi causa Mesías será descendiente de David y
(Jr 11, 18-20). que vendrá de Belén, la aldea donde
Palabra de Dios. vivía David”. Se dividieron, pues, las
opiniones acerca de Jesús.
Algunos querían apoderarse de Él,
SALMO RESPONSORIAL
pero nadie le puso las manos encima.
Salmo 7 Los sirvientes del sanedrín que habían
R/. Señor, Dios mío, a ti me acojo. sido enviados a apoderarse de Jesús vol-
• Señor, Dios mío, a ti me acojo, líbra- vieron a donde los sumos sacerdotes y
me de mis perseguidores y sálvame, los fariseos, y ellos les preguntaron por

 124
28
qué no se lo habían traído. Los sirvien- ANTÍFONA DE COMUNIÓN
tes contestaron: “Nadie ha hablado 1P 1, 19
jamás como habla ese hombre”. Los Hemos sido rescatados mediante la

SÁBADO
fariseos les replicaron: “¿También uste- Sangre preciosa de Cristo Jesús, el Cor-
des se dejaron engañar? ¿Qué autoridad dero sin defecto ni mancha.
o qué fariseo ha creído en Él? ¡Es solo
esta gente que no entiende de la Ley y
son unos malditos!”. ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
Nicodemo, el que ya antes había ido a
entrevistarse con Jesús y que también era Te rogamos, Señor, que nos purifiquen
fariseo, les dijo: “Nuestra ley no conde- tus santos misterios y con su efecto nos
na a nadie sin haberlo escuchado antes hagan agradables a tus ojos. Por Jesu-
y haber averiguado qué es lo que hace”. cristo, nuestro Señor.
Ellos le replicaron: “¿También tú eres
galileo? Estudia y verás que de Galilea
ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
no salen profetas”. Y cada uno se fue a su
(Se puede decir, si se desea)
casa (Jn 7, 40-53). Palabra del Señor.
Protege a tu pueblo, Señor, que se dis-
pone para los sagrados misterios que se
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
acercan; y acompáñalo con la genero-
Al recibir nuestras oblaciones te roga- sidad de tu gracia, para que animado
mos, Señor, que tengas piedad y que con los consuelos visibles, sea estimu-
dirijas hacia ti nuestras voluntades lado con más presteza hacia los bie-
rebeldes. Por Jesucristo, nuestro Señor. nes invisibles. Por Jesucristo, nuestro
Prefacio de Cuaresma I-V, pp. ¿? - ¿? Señor.

125 
Domingo 29
V DOMINGO DE CUARESMA – Semana I
Oficio: Del domingo – Salterio: 1a. semana

LAUDES
(Oración de la mañana)

V. Señor abre mis labios y que nosotros, por tu gracia nuevos,


R. Y mi boca proclamará tu alabanza cantemos en tu honor un nuevo canto.
Amén.
Se dice el Salmo 94 (p. ?)
con la antífona siguiente:
SALMODIA
Ant. A Cristo, el Señor, que por noso-
tros fue tentado y por nosotros murió, Ant. 1. Tú, Señor, fuiste mi auxilio.
venid, adorémosle.
Salmo 62, 2-9
Himno El alma sedienta de Dios
Oh sol de salvación, oh Jesucristo, ¡Oh Dios!, tú eres mi Dios,
alumbra lo más hondo de las almas, por ti madrugo,
en tanto que la noche retrocede mi alma está sedienta de ti;
y el día sobre el mundo se levanta. mi carne tiene ansia de ti,
como tierra reseca, agostada, sin agua.
Junto con este favorable tiempo
danos ríos de lágrimas copiosas, ¡Cómo te contemplaba en el santuario
para lavar el corazón que, ardiendo viendo tu fuerza y tu gloria!
en jubilosa caridad, se inmola. Tu gracia vale más que la vida
te alabarán mis labios.
La fuente que hasta ayer manó delitos
ha de manar desde hoy perenne llanto, Toda mi vida te bendeciré
si con la vara de la penitencia y alzaré las manos invocándote.
el pecho empedernido es castigado. Me saciaré de manjares exquisitos,
y mis labios te alabarán jubilosos.
Ya se avecina el día, el día tuyo,
volverá a florecer el universo; En el lecho me acuerdo de ti
compartamos su gozo los que fuimos y velando medito en ti,
devueltos por tu mano a tus senderos. porque fuiste mi auxilio,
y a la sombra de tus alas
Oh Trinidad clemente, que te adoren
canto con júbilo;
tierra y cielo a tus pies arrodillados, 

 126
29
mi alma está unida a ti, Cetáceos y peces, bendecid al Señor;
y tu diestra me sostiene. aves del cielo, bendecid al Señor.
Fieras y ganados, bendecid al Señor,

DOMINGO
Se dice Gloria al Padre.
ensalzadlo con himnos por los siglos.
Ant. Tú, Señor, fuiste mi auxilio.
Hijos de los hombres, bendecid al Señor;
bendiga Israel al Señor.
Ant. 2. Líbranos según tus maravillas, y
sálvanos del poder de la muerte. Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;
siervos del Señor, bendecid al Señor.
Cántico    (Dn 3, 57-88.56) Almas y espíritus justos,
Toda la creación alabe al Señor bendecid al Señor;
santos y humildes de corazón,
Creaturas todas del Señor, bendecid al Señor.
bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos. Ananías, Azarías y Misael,
bendecid al Señor,
Ángeles del Señor, bendecid al Señor; ensalzadlo con himnos por los siglos.
cielos, bendecid al Señor.
Bendigamos al Padre, al Hijo
Aguas del espacio, bendecid al Señor; y al Espíritu Santo,
ejércitos del Señor, bendecid al Señor. ensalcémoslo con himnos por los siglos.
Sol y luna, bendecid al Señor; Bendito el Señor en la bóveda del cielo,
astros del cielo, bendecid al Señor. alabado y glorioso y ensalzado
Lluvia y rocío, bendecid al Señor; por los siglos.
vientos todos, bendecid al Señor.
No se dice Gloria al Padre.
Fuego y calor, bendecid al Señor;
fríos y heladas, bendecid al Señor. Ant. Líbranos según tus maravillas, y
sálvanos del poder de la muerte.
Rocíos y nevadas, bendecid al Señor;
témpanos y hielos, bendecid al Señor.
Ant. 3. Ha llegado la hora en que va a
Escarchas y nieves, bendecid al Señor; ser glorificado el Hijo del hombre.
noche y día, bendecid al Señor.
Luz y tinieblas, bendecid al Señor; Salmo 149
rayos y nubes, bendecid al Señor. Alegría de los santos
Bendiga la tierra al Señor, Cantad al Señor un cántico nuevo,
ensálcelo con himnos por los siglos. resuene su alabanza en la asamblea
Montes y cumbres, bendecid al Señor; de los fieles;
cuanto germina en la tierra, bendiga al que se alegre Israel por su Creador,
Señor. los hijos de Sion por su Rey.
Manantiales, bendecid al Señor; Alabad su nombre con danzas,
mares y ríos, bendecid al Señor. cantadle con tambores y cítaras;

127 
29
porque el Señor ama a su pueblo V. Gloria al Padre, y al Hijo,
y adorna con la victoria y al Espíritu Santo.
a los humildes. R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
DOMINGO

Que los fieles festejen su gloria ten piedad de nosotros.


y canten jubilosos en filas:
con vítores a Dios en la boca CÁNTICO EVANGÉLICO
y espadas de dos filos en las manos:
Nuestro amigo Lázaro está dormido;
para tomar venganza de los pueblos pero voy a ir a despertarlo.
y aplicar el castigo a las naciones,
sujetando a los reyes con argollas, Cántico de Zacarías (¿?).
a los nobles con esposas de hierro.
Ejecutar la sentencia dictada PRECES
es un honor para todos sus fieles. Ahora es el tiempo propicio, ahora es
Se dice Gloria al Padre. el día de salvación; acudamos, pues,
a nuestro Redentor que nos concede
Ant. Ha llegado la hora en que va a ser estos días de perdón, y, bendiciéndole,
glorificado el Hijo del hombre. digamos:
Infúndenos, Señor, un espíritu nuevo.
LECTURA BREVE (Lv 23, 4-7)
Cristo, vida nuestra, tú que por el bau-
Estas son las festividades del Señor, las tismo nos has sepultado místicamente
asambleas litúrgicas que convocaréis contigo en la muerte, para que contigo
a su debido tiempo. El día catorce del también resucitemos,
primer mes, al atardecer, es la Pascua del concédenos andar hoy en vida nueva.
Señor. El día quince del mismo mes es
Señor Jesús, tú que pasaste por el mun-
la fiesta de los panes ázimos dedicada al
do haciendo el bien,
Señor. Comeréis panes ázimos durante
siete días. El primer día os reuniréis en haz que también nosotros seamos solí-
asamblea litúrgica y no haréis trabajo citos del bien de todos los hombres.
alguno. Ayúdanos, Señor, a trabajar concor-
des en la edificación de nuestra ciudad
terrena,
RESPONSORIO BREVE
sin olvidar nunca tu Reino eterno.
V. Cristo, Hijo de Dios vivo,
Tú, Señor, que eres médico de los cuer-
ten piedad de nosotros.
pos y de las almas,
R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
sana las dolencias de nuestro espí-
ten piedad de nosotros.
ritu para que crezcamos cada día en
V. Tú que fuiste triturado santidad.
por nuestros crímenes.
Se pueden añadir algunas intenciones libres.
R. Ten piedad de nosotros.

 128
29
Ya que la fuerza para no caer en la ten- salvarlo. Por nuestro Señor Jesucristo,
tación nos viene de Dios, acudamos al tu Hijo, que vive y reina contigo en la
Padre, diciendo: Padre nuestro. unidad del Espíritu Santo y es Dios, por

DOMINGO
los siglos de los siglos. Amén.
ORACIÓN
CONCLUSIÓN
Te pedimos, Señor, que enciendas nues-
tros corazones en aquel mismo amor V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
con que tu Hijo ama al mundo y que todo mal y nos lleve a la vida eterna.
lo impulsó a entregarse a la muerte por R. Amén.

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA que llevó a tu Hijo a entregarse a la
Comentador: Dios nos ama irrestric- muerte por la salvación del mundo. Por
tamente y no quiere que seamos como nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo…
huesos secos, abandonados en las tum- O bien:
bas, sino que con su palabra nos libera
de toda esclavitud y hoy nos demuestra Padre eterno, tu gloria es el hombre
que está dispuesto hasta librarnos de la viviente; tú que manifestaste tu com-
muerte, porque Él no es Dios de muer- pasión en el llanto de Jesús por el ami-
tos sino de vivos. go Lázaro, mira hoy la aflicción de la
Iglesia que llora y suplica por sus hijos
muertos a causa del pecado, y con la
ANTÍFONA DE ENTRADA fuerza de tu Espíritu llámalos a la vida
Sal 42, 1-2 nueva. Por nuestro Señor Jesucristo, tu
Hazme justicia, ¡oh Dios!, defiende mi Hijo…
causa contra gente sin piedad; sálvame
del hombre traidor y malvado, porque
LITURGIA DE LA PALABRA
tú eres mi Dios y mi fortaleza.
No se dice Gloria. Comentador: El profeta Ezequiel
subraya la presencia de Dios resonando
a los oídos, como palabra que da fuerza
ORACIÓN COLECTA
y vida. La carta a los Romanos revive la
Seguros de tu ayuda y caminando con presencia de Dios como vida en el Espí-
fervor, te pedimos nos concedas, Señor ritu. Juan nos ofrece un amor que ofre-
Dios nuestro, vivir en el mismo amor ce confianza y seguridad en Jesús donde

129 
29
lo imposible se hace posible y la muerte SEGUNDA LECTURA
es superada por el Maestro, generando El Espíritu de Dios que resucitó a Jesús
con la resurrección de Lázaro grandes de entre los muertos habita en ustedes.
DOMINGO

esperanzas y fortaleciendo la fe.


De la Carta de san Pablo a los Romanos
PRIMERA LECTURA Hermanos: Los que viven esclavizados
Pondré mi espíritu en ustedes al instinto no pueden agradar a Dios.
para que vuelvan a vivir. Pero ustedes ya no están esclavizados al
instinto sino bajo la acción del Espíritu,
De la profecía de Ezequiel
puesto que el Espíritu de Dios habita
Dice el Señor: “Pueblo mío, yo voy a en ustedes.
abrir sus tumbas y a sacarlos de ellas y Y si alguno no tiene el Espíritu de
voy a llevarlos otra vez a la tierra de Israel. Cristo, es que todavía no es cristiano.
Y cuando abra sus tumbas y los saque Pero si Cristo está en ustedes, aunque
de ellas, ustedes, pueblo mío, reconoce- físicamente estén sometidos a la muerte
rán que yo soy el Señor. por causa del pecado, gracias al perdón
recibido tienen la vida del Espíritu. Y
Pondré mi espíritu de vida en ustedes
si en ustedes habita el Espíritu de Dios
para que vuelvan a vivir, y los estable-
que resucitó a Jesús de entre los muer-
ceré en su tierra. Entonces reconocerán
tos, el mismo que resucitó a Cristo,
que yo, el Señor, lo prometí y lo cum-
dará la vida incluso a su cuerpo mortal
plo. Yo, el Señor, lo garantizo” (Ez 37,
por su Espíritu que habita en ustedes
12-14). Palabra de Dios.
(Rm 8, 8-11).
Palabra de Dios.
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 129
R/. Mi alma espera del Señor la redención. ACLAMACIÓN ANTES
DEL EVANGELIO    Jn 11, 25a.26
• Desde lo hondo a ti grito, Señor; Se-
ñor, escucha mi voz; estén tus oídos R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo.
atentos a la voz de mi súplica. R/. “Yo soy la resurrección y la vida –dice
• Si llevas cuenta de los delitos, Señor, el Señor–; el que cree en mí no morirá
¿quién podrá resistir? Pero de ti proce- para siempre”. R/.
de el perdón y así infundes respeto. R/.
• Mi alma espera en el Señor, espera en EVANGELIO
su palabra; mi alma aguarda al Señor, Yo soy la resurrección y la vida.
más que el centinela la aurora. R/.
Del Evangelio según san Juan
• Aguarde Israel en el Señor, porque
del Señor viene la misericordia, la En cierta ocasión, se enfermó un hom-
redención copiosa: y Él redimirá a bre llamado Lázaro, de Betania, la
Israel de todos sus delitos. R/. población donde vivían también María

 130
29
y su hermana Marta. María fue la que sepultado desde hacía cuatro días. Beta-
ungió al Señor con perfume y le secó los nia distaba de Jerusalén solo unos tres
pies con los cabellos, y Lázaro, el que kilómetros. Muchos judíos habían ido

DOMINGO
estaba enfermo, era hermano suyo. Las a dar el pésame a Marta y a María por
hermanas de Lázaro mandaron a decir la muerte de su hermano. Al enterarse
a Jesús: “Señor, mira que tu amigo está de que Jesús llegaba, Marta salió a su
enfermo”. encuentro, mientras María permanecía
Pero Jesús, al oír esto, dijo: “Esta en la casa.
enfermedad no terminará en la muerte; Marta le dijo a Jesús: “Señor, si hubie-
será para gloria de Dios, para que por ras estado aquí, mi hermano no habría
ella sea glorificado el Hijo de Dios”. muerto. Pero yo sé que aun ahora Dios
Jesús era amigo de Marta, de su herma- te concederá todo lo que le pidas”. Jesús
na y de Lázaro. Sin embargo, después de le dijo: “Tu hermano resucitará”. Mar-
oír que Lázaro estaba enfermo, se que- ta le respondió: “Sé que resucitará en la
dó dos días más donde estaba. Entonces resurrección del último día”.
sí les dijo a los discípulos: “Volvamos a Jesús le dijo: “Yo soy la resurrección y
Judea”. la vida. El que cree en mí; aunque mue-
Los discípulos le dijeron: “Rabí, hace ra vivirá; y todo el que vive y cree en mí,
poco querían apedrearte los Judíos, ¿y no morirá para siempre. ¿Crees esto?”.
quieres volver allá?”. Jesús les respon- Ella le respondió: “Sí, Señor, yo creo
dió: “Doce horas tiene el día, ¿no es ver- que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios,
dad? Si uno camina de día, no tropieza, el que debía venir al mundo”. Y se fue
porque tiene la luz de este mundo para a llamar a su hermana María y le dijo
ver; pero si camina de noche, tropieza, en voz baja: “El Maestro está aquí y te
porque le falta la luz”. llama”. Ella, al oír esto, se levantó a toda
Luego añadió: “Nuestro amigo Láza- prisa y se fue a verlo. Jesús no había lle-
ro está dormido; voy a despertarlo”. Los gado aún a la población, sino que estaba
discípulos le replicaron: “Señor, si está todavía en el lugar donde Marta había
dormido, seguro que se va a mejorar”. salido a encontrarlo. Los judíos que
Jesús se refería a la muerte, pero ellos estaban con María en la casa, dándole
pensaron que hablaba del sueño natu- el pésame, al ver que se levantaba a toda
ral. Entonces Jesús les dijo claramente: prisa y salía, se fueron detrás pensando
“Lázaro murió, y me alegro por ustedes que iba al sepulcro a llorar.
de no haber estado allí, para que crean. Cuando llegó María a donde esta-
Vamos, pues, allá”. Tomás, al que le ba Jesús, se postró a sus pies y le dijo:
decían “el Gemelo”, dijo a los demás “Señor, si hubieras estado aquí, mi her-
discípulos: “Vamos también nosotros y mano no habría muerto”. Jesús, al verla
muramos con Él”. llorar a ella, y también a los judíos que la
Cuando Jesús llegó a Betania, se acompañaban, se estremeció y pregun-
encontró con que Lázaro estaba tó turbado dónde lo habían puesto. Le

131 
29
respondieron: “Ven, Señor, y lo verás”. 1. Por la Iglesia, que ha recibido la misión
Y Jesús lloró. de anunciar al que es la resurrección y
Los judíos dijeron: “¡Miren cómo la vida, roguemos al Señor.
DOMINGO

lo quería!”. Pero algunos decían: “Y el 2. Por quienes rigen los destinos de los
que devolvió la vista a un ciego de naci- pueblos, para que no ahoguen los in-
miento, ¿no podía impedir que Lázaro tentos de amor, justicia y fraternidad
muriera?”. Jesús se estremeció de nuevo, que surgen entre los hombres, rogue-
y al llegar al sepulcro, que era una cueva mos al Señor.
con una piedra encima, dijo: “Quiten la 3. Por las víctimas de la violencia, para
piedra”. Marta, la hermana del difunto, que las lágrimas no se derramen en
le respondió: “Señor, ya huele mal, pues vano, sino que sean fermento en la
lleva cuatro días”. construcción de un mundo más frater-
Jesús le dijo: “¿No te he dicho que si no y pacífico, roguemos al Señor.
crees, verás la gloria de Dios?”. Enton- 4. Por todos los que han muerto en la
ces quitaron la piedra, y Jesús, levan- esperanza de la resurrección, para que
tando los ojos al cielo, dijo: “Padre, te sean recibidos en el Reino eterno de
doy gracias por haberme escuchado. Yo Dios y disfruten de la plenitud de la
sé que siempre me escuchas, pero lo he gloria, roguemos al Señor.
dicho por esta gente que me rodea, para 5. Por nosotros, para que, mientras ca-
que crean que tú me enviaste”. minamos hacia la Pascua recordando
Después de decir esto, gritó con voz nuestro bautismo, nos dejemos con-
fuerte: “¡Lázaro, ven fuera!”. Salió el vertir a Dios, que espera sin cansarse
muerto con los pies y las manos atados nuestro retorno a Él, roguemos al Señor.
con vendas, y el rostro envuelto en un
Intenciones particulares.
sudario. Jesús les dijo: “Desátenlo para
que pueda caminar”. Al ver lo que hizo Presidente: Que tu copiosa bendición,
Jesús, muchos de los judíos que habían oh Dios, descienda sobre tus fieles; para
ido a casa de María creyeron en Él (Jn que cuantos con corazón contrito y
11, 1-45). Palabra del Señor. humillado buscan tu perdón, obtengan
con abundancia los bienes de tu mise-
Se dice Credo. ricordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN UNIVERSAL
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Presidente: Hermanos, la cercanía
de la Pascua nos invita a intensificar Escúchanos, Dios todopoderoso, y, a
nuestro compromiso de conversión y nosotros tus siervos, iluminados con las
de servicio; pidamos a Dios que haga enseñanzas de la fe cristiana, purifíca-
eficaces en nosotros los signos de su nos, por la eficacia de este sacrificio. Por
misericordia. Jesucristo, nuestro Señor.

Todos: Infúndenos, Señor, tu Espíritu. Prefacio: Resurrección de Lázaro, p. ¿?

 132
29
ANTÍFONA DE COMUNIÓN hemos comulgado. Él, que vive y reina
Jn 11, 26 por los siglos de los siglos.
Todo el que está vivo y cree en mí, no

DOMINGO
morirá para siempre, dice el Señor. ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
(Se puede decir, si se desea)
ORACIÓN DESPUÉS Bendice, Señor, a tu pueblo que espera
DE LA COMUNIÓN los dones de tu misericordia, y concéde-
Te pedimos, Dios todopoderoso, ser le recibir de tu mano generosa lo que tú
contados siempre entre los miembros mismo le mueves a pedir. Por Jesucris-
de Cristo, con cuyo Cuerpo y Sangre to, nuestro Señor.

LECTIO DIVINA
1. ORACIÓN INICIAL amado del final del primer siglo. Espe-
jo también de nuestras comunida-
Oh Dios, que en este camino cuaresmal des. Betania quiere decir “Casa de los
te reconozcamos como el Señor de la Pobres”. Marta quiere decir “Señora”
vida, para dar testimonio a los demás (coordinadora): una mujer coordinaba
de tu fuerza y de tu amor que siempre la comunidad. Lázaro significa “Dios
actúa en los hombres. Amén. ayuda”: la comunidad pobre que todo
lo esperaba de Dios. María significa
2. LECTURA (¿QUÉ DICE EL TEXTO?) “amada de Yahvé” imagen de la comu-
Lee atentamente el evangelio y escucha nidad. La narración de la resurrección
el mensaje que Dios te transmite. de Lázaro quiere comunicar esta certe-
za: Jesús lleva la vida a la comunidad de
3. PARA MEDITAR los pobres; Él es la fuente de la vida para
(¿QUÉ ME DICE EL TEXTO?) los que creen en Él.
Entre la vida y la muerte. Lázaro ha
El significado de la resurrección de muerto. Muchos judíos están en casa de
Lázaro Marta y María para consolarlas por la
En Betania. Todo sucede en Betania, pérdida del hermano. Los representan-
un pequeño pueblo al pie del Monte de tes de la Antigua Alianza no traen vida
los Olivos, vecino a Jerusalén. En esta nueva. Apenas consuelan. ¡Jesús es el
narración, la familia de Lázaro, en don- que traerá la nueva vida! En el Evange-
de a Jesús le gustaba hospedarse, es el lio de Juan, los judíos son también los
espejo de la comunidad del discípulo adversarios que quieren matar a Jesús

133 
29
(Jn 10, 31). Así que, por una parte, la fe, Marta va a llamar a María su herma-
amenaza de muerte contra Jesús. De la na. María va al encuentro de Jesús, que
otra, Jesús que llega para vencer la muer- está en el mismo lugar donde Marta lo
DOMINGO

te. En este contexto de vida y muerte es ha encontrado. Ella repite la misma fra-
como se realiza el séptimo signo de la se de Marta: “Señor, si hubieras estado
resurrección de Lázaro, la victoria sobre aquí, no hubiera muerto mi hermano”
la muerte. (Jn 11, 21). María llora, todos lloran.
Dos modos de creer en la resurrección. El Jesús se conmueve. Cuando los pobres
punto central es la comparación entre el lloran, Jesús se emociona y llora. Ante
antiguo modo de creer en la resurrec- el llanto de Jesús, los otros concluyen:
ción que solo tiene lugar al final de los “¡Vean cómo lo amaba!”. Esta es la
tiempos, y la novedad traída por Jesús, característica de las comunidades del
que, desde ahora, vence a la muerte. discípulo amado: el amor mutuo entre
Marta, los fariseos y la mayoría del pue- Jesús y los miembros de la comunidad.
blo creían ya en la resurrección (Hch Algunos todavía no creen y dudan: “¿No
23, 6-10; Mc 12, 18). Creían, pero no pudo este, que ha abierto los ojos del
la revelaban, porque era fe en una resu- ciego, hacer que no muriera?” (Jn 11,
rrección que sucedería solo al final de 33.35.38). Así es como Juan acentúa la
los tiempos y no en la resurrección pre- humanidad de Jesús contra quienes, al
sente de la historia, que es ahora. Aque- final del primer siglo, espiritualizaban
lla no renovaba la vida. Faltaba hacer un la fe y negaban la humanidad de Jesús.
salto. La vida nueva de la resurrección A nosotros nos toca quitar la piedra
aparecerá con Jesús. para que Dios nos devuelva la vida. Jesús
La profesión de fe en Jesús es profesión ordena quitar la piedra. Marta reac-
de fe en la vida. Jesús reta a Marta para ciona: “Señor, ya huele mal… pues
que haga este salto. No basta creer en la lleva cuatro días”. Una vez más Jesús
resurrección que tendrá lugar al final de la desafía, llamándola de nuevo a la fe
los tiempos, sino que se debe creer que en la resurrección, que es ahora, como
la resurrección está ya presente hoy en un signo de la gloria de Dios: “¿No
la persona de Jesús y en los que creen te he dicho que si crees verás la gloria
en Él. Sobre estos la muerte no tiene de Dios?”. Quitaron la piedra. Ante el
ningún poder, porque Jesús es la “resu- sepulcro abierto y ante la incredulidad
rrección y la vida”. Por tanto, Marta, de las personas, Jesús se dirige al Padre.
aunque sin ver el signo concreto de la En su plegaria, ante todo, da las gracias
resurrección de Lázaro, confiesa su fe: al Padre: “Padre, te doy gracias porque
“Sí, Señor. Yo creo que tú eres el Cris- me has escuchado; yo sé que siempre me
to, el Hijo de Dios, que debe venir al escuchas”. El Padre de Jesús es el mismo
mundo”. Dios que siempre escucha el grito del
pobre (Ex 2, 24; 3, 7). Jesús conoce al
Humano, muy humano, igual a noso- Padre y confía en Él. Pero ahora le pide
tros en todo. Después de la profesión de un signo a causa de la muchedumbre

 134
29
que lo rodea, a fin de que puedan creer 6. ORACIÓN FINAL
que Él, Jesús, es el enviado del Padre.
Después grita en voz alta: “¡Lázaro, sal Frente a la tumba de tu amigo muerto,

DOMINGO
fuera!”. Lázaro salió fuera. Es el triunfo Señor de la vida,
de la vida sobre la muerte, de la fe sobre reprendiste a la muerte por ese ultraje,
la incredulidad. Un agricultor del inte- gritaste todo tu amor por la vida.
rior del Brasil hizo el siguiente comen- Animaste a los que lo amaron,
tario: “¡A nosotros nos toca remover la para que removieran la piedra
piedra! Y así Dios resucita la comuni- sepulcral,
dad. ¡Hay gente que no quiere remover para hacer un trofeo de victoria,
la piedra, y por esto en su comunidad
no hay vida!”. y los invitó a desatarlo de los vendajes
de muerte que lo bloqueaban:
4. PARA REFLEXIONAR en verdad tú eres la resurrección y la
vida.
• El evangelio describe al cadáver de
Lázaro “en una cavidad cubierta de Haznos crecer, como hiciste
una losa, los pies y las manos atadas con Marta y tus discípulos,
con vendas”. ¿Puede ser hoy el retrato en la fe, en la resurrección y la vida;
de una persona o de una comunidad danos tu Espíritu para ayudar a que
“muertas”? toda persona
5. PARA DISCERNIR pueda liberarse de la tumba del dolor y
la opresión;
A la luz de la Palabra que has leído y que cada día que viene nos encuentres
meditado, ahora confronta tus criterios, disponibles
valores, sentimientos y actitudes. Des-
cubre la voluntad de Dios en tu situa- a borrar de nosotros toda señal de
ción personal. muerte. Amén. (G.V.).

135 
30 Lunes SAN JUAN CLÍMACO - Feria – Morado
Oficio: Ferial – Salterio: 1a. semana

Juan nació en Palestina y se formó leyendo los libros de san Gregorio


Nacianceno y de san Basilio. Abad en monte Sinaí. Escribió un
libro titulado “Escala del Paraíso”, inmensamente popular y suma-
mente leído en la Edad Media, para la instrucción de los monjes,
señalando el camino del progreso espiritual a modo de una ascensión
por treinta peldaños hacia Dios, de donde le viene el nombre de
“Clímaco”.

DIOS LIBRA DE LA MUERTE AL INOCENTE Y AL PECADOR

L
a actitud de las personas injustas, que no quieren que sus actos sean descu-
biertos, con frecuencia denigran, ofenden o condenan, incluso, buscan la
muerte del justo para ocultar las verdaderas intenciones de su corazón. Este
mecanismo, usado a lo largo de los siglos, sigue vivo en nuestra sociedad, plaga-
da de injusticias contra hombres y mujeres de buena voluntad, que en nada han
faltado. Los textos bíblicos de hoy son expresión de esa situación. Sin embargo,
la justicia de Dios prevalece ante la acusación de los injustos. La falsa acusación
contra Susana queda descubierta, así como la actitud pecadora de los acusadores de
la mujer sorprendida en adulterio, que pretendían aplicarle la pena de muerte con
una justificación bíblica.
La maldad del ser humano, cuando busca únicamente sus propios intereses, car-
gados de egoísmo, llega al extremo de planearlo todo para acabar con la vida del
inocente, incluso del culpable, sin tomar conciencia que su propia vida está cargada
de una serie de incoherencias e injusticias. La maldad no reside solo en los hechos
realizados, sino en las actitudes ocultas en el corazón. Sólo la escucha de la Palabra
de Dios en la persona de su Hijo, pone al descubierto la mentira de una vida bajo
la máscara de la justicia. Nadie está autorizado para declarar la muerte del pecador,
pues ante los ojos de Dios en todo ser humano se esconde una zona intacta, sobre
la que Él puede actuar y realizar una transformación otorgando el perdón.

Para meditar: Frente a los actos de


injusticia y de muerte, ¿defendemos Para reflexionar
la dignidad y buena fama del inocen-
te? ¿Somos conscientes de la dimen-
sión de nuestros pecados, injusticias y
maldades?

 136
30
ANTÍFONA DE ENTRADA llenaron de pasión por ella, y llenos de
Cf. Sal 55, 2 malos pensamientos, apartaron la vis-
Ten piedad de mí, Señor, que me hosti- ta de Dios y se olvidaron de sus justas
leyes.

LUNES
gan, me atacan y me acosan todo el día.
Un día, mientras esperaban el
ORACIÓN COLECTA momento oportuno, salió ella al jardín
como de costumbre, acompañada sola-
Oh Dios, que por tu gracia inefable nos mente de dos muchachas, y tuvo deseos
enriqueces con toda clase de bendicio- de bañarse, porque hacía mucho calor.
nes, concédenos pasar de nuestros anti- Fuera de los dos ancianos, que estaban
guos pecados a una vida nueva para pre- escondidos espiándola, no había nadie
pararnos a la gloria del Reino celestial. más. Susana pidió a las muchachas que
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… le llevaran el perfume y las cremas, y
mandó cerrar las puertas, para bañar-
PRIMERA LECTURA se. Apenas se fueron las muchachas, se
Daniel salva a Susana de la muerte. abalanzaron los dos viejos sobre ella y
le dijeron: “Mira, las puertas del jardín
De la profecía de Daniel están cerradas; nadie nos ve. Estamos
enamorados de ti; acepta y entrégate
Vivía en Babilonia un hombre llama-
a nosotros. De lo contrario, te acusa-
do Joaquín, casado con Susana hija de
mos de que estaba contigo un joven y
Hilquías, mujer muy bella y piadosa.
por eso hiciste salir a las muchachas”.
Sus padres eran personas de bien y la
Susana se echó a llorar y exclamó: “¡No
habían educado según la Ley de Moisés.
tengo salida! Si acepto eso, me conde-
Joaquín era muy rico, y junto a la casa
narán a muerte; y si me opongo, no
tenía un jardín con árboles. Y como era
podré escapar de sus manos. Pero pre-
el hombre más respetado de todos, los
fiero oponerme y caer en sus manos que
judíos acostumbraban reunirse en su
pecar contra el Señor”. Entonces gritó
casa.
Susana con todas sus fuerzas, y también
Aquel año habían nombrado jueces los dos viejos se pusieron a gritar. Uno
a dos ancianos del pueblo, de esos de de ellos fue corriendo y abrió las puertas
quienes dijo el Señor: “La maldad apa- del jardín. Al oír los gritos en el jardín,
reció en Babilonia por obra de ancia- la gente de la casa salió corriendo por
nos, jueces que solo en apariencia guia- la puerta lateral para ver qué le había
ban al pueblo”. Estos hombres iban con pasado. Y cuando los viejos contaron su
frecuencia a la casa de Joaquín, y todos cuento, los sirvientes quedaron todos
los que tenían algún pleito acudían a avergonzados, pues nunca antes habían
ellos. A mediodía, cuando la gente se oído hablar mal de Susana.
iba, Susana salía a pasear en el jardín de
Al día siguiente, cuando se reunió el
su esposo. Los dos ancianos, que todos
pueblo en la casa de Joaquín, el esposo
los días la veían salir a pasear allí, se
de Susana, llegaron los dos viejos con

137 
30
el propósito criminal de hacerla morir. jovencito llamado Daniel, que gritó con
En presencia del pueblo ordenaron todas sus fuerzas: “¡Yo no me hago res-
ir a buscar a Susana. Ella se presentó ponsable de la muerte de esta mujer!”.
acompañada de sus padres, de sus hijos Todos se volvieron a mirarlo y le pre-
LUNES

y de todos sus parientes. Todos los de guntaron: “¿Qué pasa, qué estás dicien-
su familia y cuantos la veían lloraban. do?”. Él se puso en medio de todos y les
Entonces los dos viejos, de pie en medio dijo: “¿Están locos, israelitas, que con-
del pueblo, pusieron las manos sobre la denan a una mujer de nuestro pueblo
cabeza de Susana. Ella, llorando, levan- sin averiguar ni examinar bien el asun-
tó la vista al cielo, confiando de todo to? Vuelvan al tribunal, porque lo que
corazón en el Señor. estos hombres declararon contra ella es
Los viejos declararon: “Mientras está- falso”.
bamos solos, paseando por el jardín, lle- La gente volvió a toda prisa y los otros
gó esta mujer con dos muchachas, hizo ancianos le dijeron a Daniel: “Ven,
cerrar las puertas del jardín y despidió siéntate con nosotros e infórmanos,
a las muchachas. Inmediatamente se le pues Dios te ha dado la autoridad de
acercó un joven que estaba escondido, un anciano”. Daniel dijo: “Separen a los
y ella se le entregó. Nosotros estába- dos viejos a buena distancia el uno del
mos en un rincón del jardín, y al ver otro, que los voy a interrogar”. Cuando
ese pecado nos lanzamos sobre ellos. los separaron, mandó llamar al primero
Los vimos abrazados, pero no pudimos y le dijo: “Viejo en años y en maldad,
agarrar al joven, porque era más fuer- ahora van a recaer sobre ti tus pecados
te que nosotros, y abrió las puertas y se pasados, cuando dictabas sentencias
escapó. A ella sí la sujetamos y le pre- injustas condenando a los inocentes
guntamos quién era el joven, pero no y absolviendo a los culpables, a pesar
quiso decirlo. Somos testigos de lo que de que el Señor dice: ‘No condenes a
declaramos”. Y como eran ancianos del muerte al inocente, que no tiene cul-
pueblo y además jueces, la asamblea les pa’. Si es cierto que la viste pecar, dime
creyó. Así que la condenaron a muerte. debajo de qué árbol los viste juntos”. El
Susana gritó con todas sus fuerzas: viejo respondió: “Debajo de un casta-
“¡Dios eterno, que conoces las cosas ño”. Y Daniel le replicó: “¡Muy bien!
ocultas, que lo sabes todo antes que Dijiste una mentira que te va a costar la
suceda, tú sabes que estos hombres han cabeza. ¿Conque debajo de un castaño?
declarado falsamente contra mí! ¡Y aho- ¡Castigo es lo que el ángel de Dios te va
ra tengo que morir, a pesar de no haber a aplicar cuando te parta en dos!”.
cometido nada de lo que han inventado Entonces mandó que se llevaran a ese
contra mí estos malvados!”. viejo y trajeran al otro y le dijo: “¡Cana-
El Señor escuchó los gritos de Susana. neo eres, no judío: la belleza te sedujo
Y mientras la llevaban para ejecutarla, y la pasión pervirtió tu corazón! Eso lo
Dios infundió su santo espíritu en un hacían con las israelitas, y ellas, por mie-
do, se les entregaban. Pero una mujer

 138
30
judía como esta no toleró su maldad. • Tu bondad y tu misericordia me
Ahora, dime: ¿debajo de qué árbol los acompañan todos los días de mi vida,
sorprendiste juntos?”. “Debajo de una y habitaré en la casa del Señor por
encina” –contestó él. Y Daniel replicó: años sin término. R/.

LUNES
“¡Muy bien! Tú dijiste otra mentira que
también te va a costar la cabeza. ¿Con- ACLAMACIÓN ANTES
que debajo de una encina? Pues encima DEL EVANGELIO    Ez 33, 11
tienes la espada con que el ángel de
R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo.
Dios va a rajarte por medio. Así van a
perecer los dos”. Yo no quiero la muerte del malvado –
dice el Señor–, sino que cambie de con-
Entonces toda la asamblea levantó el
ducta y viva. R/.
grito y alabó a Dios, que salva a los que
confían en Él. Y como, por propia con-
fesión de ellos, demostró Daniel que los EVANGELIO
dos viejos habían dado falso testimonio, El que no tenga pecado,
la asamblea se volvió contra ellos y les que le tire la primera piedra.
aplicó el mismo castigo que ellos, en su
maldad, habían tramado contra Susa- Del Evangelio según san Juan
na: de acuerdo con la Ley de Moisés, Jesús se dirigió al Monte de los Olivos.
los condenaron a muerte. Y así aquel Y por la mañana temprano fue otra
día se salvó una vida inocente (Dn 13, vez al templo, y todo el pueblo se reu-
1-9.15-17.19-30.33-62). nió junto a Él; Él se sentó y se puso a
Palabra de Dios. enseñarles.
Entonces los escribas y los fariseos le
SALMO RESPONSORIAL llevaron una mujer que habían sorpren-
Del salmo 22 dido cometiendo adulterio, la colocaron
R/. Aunque camine por cañadas oscuras, en medio y le dijeron a Jesús: “Maes-
nada temo, porque tú vas conmigo. tro, a esta mujer la sorprendimos en el
momento mismo de cometer adulterio.
• El Señor es mi pastor, nada me falta:
Y en la Ley nos mandó Moisés que a
en verdes praderas me hace recostar;
esas personas hay que darles muerte
me conduce hacia fuentes tranquilas
apedreándolas. ¿Tú qué dices?”.
y repara mis fuerzas. R/.
• Me guía por el sendero justo, por el Esto lo decían para ponerlo en difi-
honor de su nombre. Aunque cami- cultades y tener de qué acusarlo. Pero
ne por cañadas oscuras, nada temo, Jesús se inclinó y empezó a escribir con
porque tú vas conmigo: tu vara y tu el dedo en el suelo.
cayado me sosiegan. R/. Como ellos siguieron insistiendo con
• Preparas una mesa ante mí, enfrente la pregunta, Él se levantó y les dijo: “¡El
de mis enemigos; me unges la cabeza que no tenga pecado, que le tire la pri-
con perfume, y mi copa rebosa. R/. mera piedra!”.

139 
30
Y se volvió a inclinar y siguió escri- ANTÍFONA DE COMUNIÓN
biendo en el suelo. Ellos, al oír esto, se Jn 8, 10-11
fueron retirando uno por uno, comen- Mujer, ¿ninguno te ha condenado? –
zando por los más viejos; y quedó solo
LUNES

Ninguno Señor. Yo tampoco te conde-


Jesús, con la mujer, que seguía allí no. En adelante no peques más.
delante.
Entonces se incorporó y le pregun- ORACIÓN DESPUÉS
tó: “Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te DE LA COMUNIÓN
condenó?”.
Que los sacramentos que hemos recibi-
Ella respondió: “Nadie, Señor”. do, Señor, nos purifiquen de nuestras
Jesús le dijo: “Pues tampoco yo te malas inclinaciones y, fortalecidos con
condeno. Vete, y de ahora en adelante tu bendición, corramos a tu encuentro
no peques más” (Jn 8, 1-11). siguiendo las huellas de Cristo. Él, que
Palabra del Señor. vive y reina por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO


(Se puede decir, si se desea)
Concede, Señor, a quienes vamos a cele- Libera, Señor, de sus pecados al pueblo
brar los santos misterios ofrecerte como que te suplica, para que llevando una
fruto de nuestra penitencia, la alegre vida santa, se vea libre de toda adversi-
pureza de nuestras almas. Por Jesucris- dad. Por Jesucristo, nuestro Señor.
to, nuestro Señor.
Prefacio de Pasión I, p. ¿?

 140
31 Martes SAN GUIDO DE POMPOSA - Feria – Morado
Oficio: Ferial – Salterio: 1a. semana.

Guido nació cerca de Rávena, en Casamari, entre 965 y 970,


en una familia acomodada. En una fiesta de san Apolinar, donó
a los pobres sus vestidos y vistió un hábito. Peregrinó a Roma y
Tierra Santa. Abad del monasterio de Pomposa (Italia), en el
que recibió a muchos discípulos y restauró los edificios, preocu-
pándose de modo especial por la oración, la contemplación y el
culto divino.

ASUMIR LA CRUZ COMO IDENTIDAD CRISTIANA

A
nte situaciones que amenazan la vida, el ser humano ha buscado siempre
experiencias que le permitan superarlas, recurriendo a muchas alternativas.
Quien vive de la fe sabe que la única solución viene de Dios, y que recu-
rriendo a Él obtendrá los medios saludables que le aseguren la vida. A lo largo de
la historia de la salvación, Dios ha dado diversos signos en cada circunstancia. En
el desierto fue la serpiente levantada en lo alto, para que los mordidos la miren y se
sanen. En la plenitud de los tiempos será el madero de la cruz. Todo el que dirija
su mirada hacia el Crucificado, descubre a Dios que muere en la cruz para ofrecer
la salvación, es decir, librarnos de la muerte y del pecado. Por ese motivo la cruz es
signo que da identidad a los cristianos.
Para quien no ha comprendido el misterio de la cruz, integrándola como algo
esencial en su vida de fe, el cristianismo es un absurdo. No se puede ser cristiano
sin asumir la cruz. Cristo resucita solo después de haber muerto en la cruz. Ella es
escándalo para unos, locura para otros, pero para los cristianos es fuerza y sabiduría
de Dios, como proclama san Pablo. El misterio del ser humano solo se esclarece a
la luz que brota de la cruz. Ella da sentido y significado a todo el horizonte de la
vida humana. Se debe pasar por la cruz y el misterio de la resurrección en Cristo
Jesús, para alcanzar la promesa de Dios de una vida gloriosa que vence a la muerte.

Para meditar: Los diversos signos cris- Para reflexionar


tianos que en estos días contemplare-
mos, ¿dirigen nuestra mirada hacia lo
alto, hacia la cruz?, ¿nos permiten con-
templar el necesario camino de la cruz
para la salvación?

141 
31
ANTÍFONA DE ENTRADA un estandarte; los que sean mordidos de
Sal 26, 14 serpientes quedarán sanos al mirarla”.
Espera en el Señor, sé valiente, ten áni- Y Moisés hizo una serpiente de bron-
MARTES

mo, espera en el Señor. ce y la colocó en un estandarte. Cuando


una serpiente mordía a uno, volvía él la
ORACIÓN COLECTA mirada a la serpiente de bronce y que-
daba curado (Nm 21, 4-9).
Concédenos, Señor, ser perseverantes
en el fiel cumplimiento de tu voluntad, Palabra de Dios.
para que en nuestros días crezca tu pue-
blo no solo en número, sino también en SALMO RESPONSORIAL
santidad. Por nuestro Señor Jesucristo, Del salmo 101
tu Hijo… R/. Levántate, Señor,
que ya es tiempo de misericordia.
PRIMERA LECTURA • Señor, escucha mi oración, que mi
Los que sean mordidos quedarán grito llegue hasta ti; no me escondas
sanos al mirarla. tu rostro el día de la desgracia. R/.
• Inclina tu oído hacia mí; cuando te
Del libro de los Números
invoco, escúchame en seguida. Los
El pueblo de Israel salió del monte Hor gentiles temerán tu nombre, los reyes
en dirección al Mar Rojo, dando un del mundo, tu gloria. R/.
rodeo para no pasar por el territorio de • Cuando el Señor reconstruya Sion,
Edom. Y extenuado de tanto caminar, y aparezca en su gloria, y se vuelva
habló contra Dios y contra Moisés. a las súplicas de los indefensos, y no
Decían: “¿Por qué nos sacaron de desprecie sus peticiones, quede esto
Egipto a morir en el desierto? No tene- escrito para la generación futura. R/.
mos ni pan ni agua, y ya nos repugna • Y el pueblo que será creado alabará al
esa comida sin sustancia”. Señor: Que el Señor ha mirado desde
Por eso envió el Señor contra el pue- su excelso santuario, desde el cielo se
blo serpientes venenosas, que los mor- ha fijado en la tierra, para escuchar
dían, y así murieron muchos israelitas. los gemidos de los cautivos y librar a
los condenados a muerte. R/.
Entonces el pueblo acudió a Moi-
sés diciendo: “Hemos pecado hablan-
do contra el Señor y contra ti. Píde- ACLAMACIÓN ANTES
le al Señor que aleje de nosotros las DEL EVANGELIO
serpientes”. R/. Gloria y alabanza a ti, oh Cristo.
Oró, pues, Moisés al Señor por el La semilla es la Palabra de Dios, el sem-
pueblo, y el Señor le respondió: “Haz brador es Cristo; el que la recibe en
una serpiente como esas, y colócala en buena tierra, dará fruto abundante. R/.

 142
31
EVANGELIO Cuando Jesús dijo estas cosas, muchos
Cuando hayan levantado al Hijo creyeron en Él (Jn 8, 21-30).
del hombre, entenderán quién soy yo. Palabra del Señor.

MARTES
Del Evangelio según san Juan
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Volvió a hablar Jesús a los judíos y les
dijo: “Yo me voy, y me buscarán, pero Te ofrecemos, Señor, este sacrificio de
morirán en su pecado. A donde yo voy, reconciliación, para que, compasivo,
no pueden ir ustedes”. perdones nuestras faltas y para que
guíes tú mismo nuestro vacilante cora-
Los judíos comentaban: “¿Será que va
zón. Por Jesucristo, nuestro Señor.
a matarse y por eso dice que a donde va
Él no podremos ir nosotros?”. Prefacio de Pasión I, p. ¿?
Él les dijo: “Ustedes son de aquí
abajo, yo soy de allá arriba. Ustedes ANTÍFONA DE COMUNIÓN
son de este mundo, yo no soy de Jn 12, 32
este mundo. Con razón les dije que Cuando yo sea elevado sobre la tierra,
morirían en su pecado, porque si no atraeré a todos hacia mí, dice el Señor.
creen ni comprenden quién soy yo,
morirán por sus pecados”.
ORACIÓN DESPUÉS
Ellos le dijeron: “¿Y quién eres tú?”. DE LA COMUNIÓN
Jesús les contestó: “No hay para qué
seguirles hablando. Tendría que decir Concédenos, Dios todopoderoso, que
de ustedes muchas cosas que los con- participando asiduamente en tus divi-
denan. Pero vengo enviado por el Dios nos misterios, merezcamos alcanzar los
veraz, y así prefiero transmitir al mundo dones del cielo. Por Jesucristo, nuestro
su mensaje”. Señor.
Ellos, sin embargo, no entendieron
que para Él Dios era su Padre. Les dijo, ORACIÓN SOBRE EL PUEBLO
pues, Jesús: “Cuando hayan levantado (Se puede decir, si se desea)
al Hijo del hombre, entenderán quién Oh Dios, que prefieres compadecer-
soy yo y que no hago nada por mi pro- te más que airarte: concede a tus fieles
pia cuenta, sino que digo lo que me llorar, como merece, el mal que han
enseñó mi Padre. El que me envió está hecho, para que logren encontrar la
conmigo, y no me deja solo, porque gracia de tu consuelo. Por Jesucristo,
yo hago siempre lo que a Él le agrada”. nuestro Señor.

143 
 144