Está en la página 1de 144

MISAL POPULAR

“Toda parroquia está llamada a ser el espacio donde se recibe y acoge la Palabra, se
celebra y se expresa en la adoración del Cuerpo de Cristo, y, así, es la fuente dinámica
del discipulado misionero” (cf. Aparecida 170-173).
Con motivo de la celebración de los 15 años de la Diócesis de Fontibón, viviendo
la alegría de la fe junto con el Pueblo de Dios, leyendo los signos de los tiempos y
las necesidades evangelizadoras, presento el recurso pastoral “Regalo de Amor, Misal
diario para el pueblo de Dios”. Les ayudará a alimentar la fe y la vida espiritual para
vivirla en las familias y celebrarla en las comunidades parroquiales de nuestra Diócesis.
Que la reflexión de la Palabra, los lleve a una participación más viva y profunda de la
liturgia.

Bogotá, noviembre 23 de 2018


X Juan Vicente Córdoba Villota, sj
Obispo de Fontibón

REGALO DE AMOR Director


MISAL MENSUAL
P. Arnoby Álvarez Charry
AÑO I, No. 10

Textos y diseño gráfico Editor


Editorial San Pablo Jr. César Buitrago, ssp

Reflexiones
Bautizados y enviados, San Paolo, Cinisello, 2019. © San Pablo
Carrera 46 No. 22A-90
Tel.: 3682099 – Fax: 2443943
Derecho de distribución Diócesis de Fontibón E-mail: editorial@sanpablo.co
Carrera 98 No. 17A - 81 www.sanpablo.co
Tel.: 4181036 – Cel.: 304 1032666
E-mail: comunicaciones@diocesisdefontibon.com Distribución
Departamento de Ventas
Distribución Calle 17A No. 69-67
Encuentra tu "Regalo de Amor", misal popular, Tel.: 4114011 – Fax: 4114000
en las parroquias de la Diócesis de Fontibón. E-mail: direccioncomercial@sanpablo.co
A TODOS LOS FIELES QUE PEREGRINAN
EN LAS PARROQUIAS DE LA DIÓCESIS

Queridas hermanas y hermanos:


Me dirijo a ustedes como obispo de la diócesis de Fontibón para expresarles dos aspectos importantes
de nuestra vida eclesial, de la que todos formamos parte desde el bautismo, por identidad y por misión.
1. Durante estos años hemos caminado juntos en la construcción e implementación del Plan Pastoral
de la Diócesis de Fontibón. Podemos recordar las varias convocatorias en las que nos hemos encontrado
para socializarlo. Cada uno de los fieles de las parroquias, bien colaboren en los diversos ministerios y
servicios de la parroquia, bien solamente participen de las diferentes actividades litúrgicas y pastorales,
forman parte muy importante de la vivencia y labor evangelizadora de la Iglesia. Cómo se han dado
cuenta, junto con el Padre José Carlos Manzano, Vicario de Pastoral hemos estado muy atentos para
facilitar, desde la diócesis, diversas experiencias de formación cristiana tanto de jóvenes como de adultos.
De manera especial, se ha realizado este esfuerzo a través del Instituto de Formación Laical Santiago
Apóstol, el movimiento de Alpha, la formación de pequeñas comunidades de fe, las catequesis temáticas
según cada año del plan, los encuentros juveniles, entre otros.
Sin embargo, es importante que sigamos impulsando el conocimiento y el desarrollo del Plan Pastoral
por parte de todos. Es mi deseo que, los niños, jóvenes, adultos, las familias y las personas de la tercera
edad junto con los párrocos, puedan sentirse destinatarios y ejecutores del Plan Pastoral diocesano. Por
eso con caridad y paternidad, como es mi deber, hago nuevamente un llamado para que se preocupen
por integrarse a la misión evangelizadora que nos pide el Papa Francisco, que es el fin esencial de la Igle-
sia en el mundo y de la cual participamos todos los católicos de la Diócesis de Fontibón con nuestro
Plan Pastoral. Si alguna comunidad parroquial o movimiento eclesial considera que requiere aún un
mayor conocimiento del Plan nos hace saber y con mucho gusto facilitaremos todo lo necesario para
colaborarles. El Vicario de pastoral de la diócesis está a sus órdenes para este fin.
2. Su Santidad el Papa Francisco, en su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones, del 9 de
junio de 2019, recuerda que ha convocado a la Iglesia Universal al mes misionero extraordinario, para
conmemorar el centenario de promulgación de la Carta apostólica Maximum Illud, del Papa Benedicto
XV del 30 de noviembre de 1919, sobre la propagación de la fe católica en el mundo entero. El obje-
tivo de esta convocatoria ha sido “despertar aún más la conciencia misionera de la missio ad gentes y
de retomar con un nuevo impulso la transformación misionera de la vida y de la pastoral” e invita a los
creyentes a trabajar para que “todos los fieles lleven en su corazón el anuncio del evangelio y la conversión
misionera y evangelizadora de las propias comunidades”.
Por esta razón los exhorto y convoco a todos los fieles de la diócesis de Fontibón para participar de
lleno en la misión de octubre convocada por el Papa, uniéndose a las diversas iniciativas que las parro-
quias están organizando y promoviendo para su desarrollo y viviendo la misión en sus propios lugares
de vivienda, trabajo y vida social. Encomiendo la misión, a la que el Papa Francisco nos ha convocado, a
la Santísima Virgen María, Madre y Reina de la Iglesia, a Santiago Apóstol, patrono de la diócesis y a la
Santísima Trinidad, misionera por excelencia.
Afectísimo en Cristo,

X Juan Vicente Córdoba Villota, sj


Obispo de Fontibón
3
La frase del mes
1
Ésta es la perfección misma de una persona:
descubrir sus propias imperfecciones.
San Agustín

6 7 8

13 14 15

20 21 22

27 28 29
Planeador

2 3 4 5

9 10 11 12

16 17 18 19

23 24 25 26

30 31
ORDINARIO DE LA MISA

RITOS INICIALES
Canto de entrada
Si no hay canto de entrada, se recita la antífona de entrada.

Saludo
S. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. –Amén.
El sacerdote, extendiendo las manos, saluda a la asamblea con una de las fórmulas siguientes:
1. La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión del Espí-
ritu Santo estén con todos ustedes. –Y con tu espíritu.
2. La gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y de Jesucristo, el Señor, estén
con todos ustedes. –Y con tu espíritu.
3. El Señor, que dirige nuestros corazones para que amemos a Dios, esté con todos
ustedes. –Y con tu espíritu.
4. La paz, la caridad y la fe, de parte de Dios Padre, y de Jesucristo, el Señor, estén
con todos ustedes. –Y con tu espíritu.

Acto penitencial
Los fieles se preparan para celebrar la Eucaristía, reconociendo sus pecados:
1. El Señor Jesús, que nos invita a la mesa de la Palabra y de la Eucaristía, nos llama
ahora a la conversión. Reconozcamos, pues, que somos pecadores e invoquemos
con esperanza la misericordia de Dios.

En los domingos:
En el día en que celebramos la victoria de Cristo sobre el pecado y sobre la
muerte, reconozcamos que estamos necesitados de la misericordia del Padre
para morir al pecado y resucitar a la vida nueva.

Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado


mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por
mi gran culpa. Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los
santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.
El acto penitencial termina con la petición de perdón al Señor, que recita el sacerdote:

6
Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nues­tros pecados y
nos lleve a la vida eterna. –Amén.

Pueden usarse las invocaciones siguientes:


2. Al comenzar esta celebración eucarística, pidamos a Dios que nos conceda la con-
versión de nuestros corazones; así obtendremos la reconciliación y se acrecentará
nuestra comunión con Dios y con nuestros hermanos.

I
Señor, ten misericordia de nosotros.
– Porque hemos pecado contra ti.
Muéstranos, Señor, tu misericordia.
– Y danos tu salvación.
Dios todopoderoso…

II
Tú que eres el camino que conduce al Padre: Señor, ten piedad.
–Señor, ten piedad.
Tú que eres la verdad que ilumina a los pueblos: Cristo, ten piedad.
–Cristo, ten piedad.
Tú que eres la vida que renueva el mundo: Señor, ten piedad.
–Señor, ten piedad.
Dios todopoderoso...

Gloria
Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa
gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor
Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios,
Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de noso-
tros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la
derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque solo tú eres Santo, solo tú Señor, solo tú
Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

Oración colecta
Acabado el himno, el sacerdote, con las manos juntas, dice la oración.

7
LITURGIA DE LA PALABRA
– Primera lectura
– Salmo
– Segunda lectura
– Evangelio

Profesión de fe
Credo niceno-constantinopolitano
Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visi-
ble y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre
antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que
por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu
Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las
Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con
gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe
una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una,
santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los peca-
dos. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

Oración universal
El sacerdote invita a los fieles a orar, por medio de una breve monición, por las necesidades de la
Iglesia y del mundo.

LITURGIA EUCARÍSTICA

Preparación de los dones


Se lleva el pan y el vino al altar. También se recogen los dones para la Iglesia local y para los pobres.

Presentación del pan


Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del
hombre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros pan
de vida. –Bendito seas por siempre, Señor.
El sacerdote dice en secreto:
Por el misterio de esta agua y este vino, haz que compartamos la divinidad de quien se ha
dignado participar de nuestra humanidad.

8
Presentación del vino
Bendito seas, Señor, Dios del universo, por este vino, fruto de la vid y del trabajo del hom-
bre, que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos; él será para nosotros bebida
de salvación. –Bendito seas por siempre, Señor.
El sacerdote dice en secreto:
Acepta, Señor, nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde; que este sea hoy nues-
tro sacrificio y que sea agradable en tu presencia, Señor, Dios nuestro.
Luego el sacerdote, de pie a un lado del altar, se lava las manos, diciendo en secreto:
Lava del todo mi delito, Señor, y limpia mi pecado.

Oración sobre las ofrendas


El sacerdote, de pie en el centro del altar, de cara al pueblo, extendiendo y juntando las manos, dice:
Oren, hermanos, para que este sacrificio mío y de ustedes, sea agradable a Dios, Padre
todopoderoso.
R/. El Señor reciba de tus manos este sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre,
para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.
Luego el sacerdote dice la oración sobre las ofrendas.

PLEGARIA EUCARÍSTICA
El sacerdote comienza la plegaria eucarística con el prefacio. Dice:
S. El Señor esté con ustedes.
R/. Y con tu espíritu.
S. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
S. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.
El sacerdote prosigue el prefacio, con las manos extendidas. Al final del prefacio junta las ma-
nos y, en unión con el pueblo, concluye el mismo prefacio, cantando o diciendo con voz clara:
Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DOMINICAL I: Misterio pascual y pueblo de Dios


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y
en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, Señor
nuestro. Quien, por su misterio pascual, realizó la obra maravillosa de llamarnos de

9
la esclavitud del pecado y de la muerte a la gloria de ser linaje elegido, sacerdocio
real, nación consagrada, pueblo de tu propiedad; y para que llamados por ti de las
tinieblas a tu luz admirable, proclamemos ante el mundo tus maravillas. Por eso,
con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con todos los
coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DOMINICAL II: El misterio de la salvación
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en
todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, Señor nues-
tro. Quien, compadecido del extravío de los hombres, quiso nacer de la Virgen María;
muriendo en la cruz nos libró de eterna muerte, y, resucitando, nos dio vida eterna. Por
eso, con los Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con todos
los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DE SANTA MARÍA VIRGEN I:
La Maternidad de la Bienaventurada Virgen María
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en
todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Y alabar, bendecir y pro-
clamar tu gloria en la (solemnidad, fiesta, memoria, conmemoración, natividad) de
Santa María, siempre virgen. Porque ella concibió a tu único Hijo por obra del Espí-
ritu Santo, y conservando la gloria de su virginidad, hizo resplandecer sobre el mundo
la luz eterna, Jesucristo, Señor nuestro. Por Él, los Ángeles y los Arcángeles alaban tu
majestad, te adoran las Dominaciones, se estremecen las Potestades. Te celebran, uni-
dos en la alegría, los cielos, las Virtudes celestiales y los santos Serafines. Permítenos
asociarnos a sus voces cantando humildemente tu alabanza: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DE SANTA MARÍA VIRGEN II:
La Iglesia alaba a Dios inspirándose en las palabras de María
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias y proclamar
tus maravillas en la perfección de tus Santos; y al conmemorar a la bienaventurada
Virgen María, exaltar especialmente tu generosidad inspirándonos en su mismo
cántico de alabanza. En verdad hiciste obras grandes en favor de todos los pueblos,
y has prolongado tu misericordia de generación en generación, cuando, al mirar la
humildad de tu esclava, por ella nos diste al autor de la vida, Jesucristo, Hijo tuyo
y Señor nuestro. Por quien, multitudes de Ángeles adoran tu grandeza y se alegran
eternamente en tu presencia. Permítenos asociarnos a sus voces cantando humilde-
mente tu alabanza: Santo, Santo, Santo...

PREFACIO DE LOS APÓSTOLES I: Los Apóstoles, pastores del pueblo de Dios


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siem-
pre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Porque no

 10
abandonas a tu rebaño, Pastor eterno, sino que por medio de los santos Apóstoles
lo cuidas con protección continua, para que sea conducido por los mismos servi-
dores a quienes tu Hijo dio la misión de anunciar el Evangelio. Por eso, con los
Ángeles y los Arcángeles, con los Tronos y las Dominaciones, y con todos los coros
celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE LOS SANTOS I: La gloria de los Santos


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. A ti te glorifica
la asamblea de los Santos y al coronar sus méritos, coronas tu propia obra. Tú nos
ofreces el ejemplo de sus vidas, la ayuda de su intercesión y la participación en
su destino, para que, animados por tan insignes testigos, corramos victoriosos la
carrera que se nos propone, y con ellos alcancemos la corona de gloria que no se
marchita por Jesucristo, Señor nuestro. Por eso, con los Ángeles y los Arcángeles
y con la numerosa compañía de los Santos, te cantamos un himno de alabanza,
diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE LOS SANTOS MÁRTIRES I: Testimonio y ejemplo de los mártires


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Porque la sangre
de san (santa) N., mártir, derramada como la de Cristo para confesar tu nombre,
manifiesta las maravillas de tu poder, por el cual conviertes la debilidad en fortaleza,
y al hombre débil lo fortaleces para que dé testimonio de la espera dichosa de tu
Reino por Jesucristo, Señor nuestro. Por eso, con las Virtudes celestiales, en la tierra
siempre te alabamos, proclamando tu grandeza sin cesar: Santo, Santo, Santo…

PREFACIO DE LOS SANTOS PASTORES: Presencia de los santos Pastores en la Iglesia


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. Porque de tal manera concedes a tu Iglesia regocijarse con la fiesta de
san N., que la fortaleces con el ejemplo de su vida, la instruyes con su palabra y la
proteges con su intercesión. Por eso, con los Ángeles y con la multitud de los Santos
te cantamos el himno de alabanza, diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo...

PREFACIO DE LAS SANTAS VÍRGENES Y DE LOS SANTOS RELIGIOSOS:


El signo de la vida consagrada a Dios
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y
en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Pues en los Santos
que, por el reino de los cielos, se consagraron a Cristo, celebramos tu providencia
admirable, por la cual, vuelves a llamar a la santidad original al género humano y

11 
le haces pregustar los dones que habrá de poseer en el cielo. Por eso, con todos los
Ángeles y Santos, te alabamos, proclamando sin cesar: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO DE DIFUNTOS I: La esperanza de la resurrección en Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. En Él brilla la esperanza de nuestra feliz resurrección; y así, aunque
la certeza de morir nos entristece, nos consuela la promesa de la futura inmor-
talidad. Porque la vida de los que en ti creemos, Señor, no termina sino que se
transforma; y, al deshacerse nuestra morada terrenal, nos preparas una morada
eterna en el cielo. Por eso, con los Ángeles y los Arcángeles. Con los Tronos y las
Dominaciones, y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu
gloria: Santo, Santo, Santo...
PREFACIO DEL ESPÍRITU SANTO I: El Señor envía el Espíritu a la Iglesia
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. El cual, después de subir al cielo, donde está sentado a tu derecha,
derramó sobre tus hijos de adopción el Espíritu Santo que había prometido. Por
eso, ahora y siempre, te aclamamos con ferviente corazón unidos a todos los Ánge-
les, diciendo: Santo, Santo, Santo...
PREFACIO DE LOS ÁNGELES: La glorificación de Dios por los Ángeles
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y
en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno. Pues las alabanzas
que te tributamos por tus Ángeles y Arcángeles, manifiestan tu excelencia y tu
gloria; y la veneración que ellos merecen es signo de tu inmensidad y preeminencia
sobre todas las creaturas, por Cristo, Señor nuestro. Por quien celebra tu majestad
la multitud de los Ángeles, con quienes nos unimos en exultante adoración cantan-
do con ellos tu alabanza: Santo, Santo, Santo…
PREFACIO: La unidad del cuerpo de Cristo, que es la Iglesia
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre
y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo,
Señor nuestro. Pues por Él nos condujiste a conocer tu verdad, para que, por el
vínculo de una sola fe y de un solo Bautismo, llegáramos a conformar su Cuerpo.
Por Él derramaste sobre todos los pueblos tu Espíritu Santo, admirable artífice y
principio de unidad en la diversidad de los dones, el cual habita en tus hijos de
adopción, y colma y gobierna a toda tu Iglesia. Por eso, asociados a los coros de los
Ángeles, proclamamos gozosos tu alabanza: Santo, Santo, Santo…

 12
PLEGARIA EUCARÍSTICA II
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias, Padre san-
to, siempre y en todo lugar, por Jesucristo, tu Hijo amado. Por Él, que es tu Palabra,
hiciste todas las cosas; tú nos lo enviaste para que, hecho hombre por obra del Espí-
ritu Santo y nacido de María, la Virgen, fuera nuestro Salvador y Redentor. Él, en
cumplimiento de tu voluntad, para destruir la muerte y manifestar la resurrección,
extendió sus brazos en la cruz, y así adquirió para ti un pueblo santo. Por eso, con
los Ángeles y los Santos, proclamamos tu gloria, diciendo: Santo, Santo, Santo...
Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad; por eso te pedimos que
santifiques estos dones con la efusión de tu Espíritu, de manera que se conviertan
para nosotros en el Cuerpo y X la Sangre de Jesucristo, nuestro Señor.
El cual, cuando iba a ser entregado a su pasión, voluntariamente aceptada, tomó
pan, dándote gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo:

TOMEN Y COMAN TODOS DE ÉL, PORQUE ESTO ES MI CUERPO, QUE SERÁ


ENTREGADO POR USTEDES.

Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz, dando gracias te bendijo y lo
dio a sus discípulos, diciendo:

TOMEN Y BEBAN TODOS DE ÉL, PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE,


SANGRE DE LA ALIANZA NUEVA Y ETERNA, QUE SERÁ DERRAMADA POR USTE-
DES Y POR MUCHOS PARA EL PERDÓN DE LOS PECADOS. HAGAN ESTO EN
CONMEMORACIÓN MÍA.

Aclamación
Este es el Sacramento de nuestra fe.
Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!
Así, pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la muerte y resurrección de tu
Hijo, te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación, y te damos gracias porque
nos haces dignos de servirte en tu presencia.
Te pedimos humildemente que el Espíritu Santo congregue en la unidad a cuantos
participamos del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Acuérdate, Señor, de tu Iglesia,
extendida por toda la tierra;
En los domingos:
Acuérdate, Señor, de tu Iglesia, extendida por toda la tierra; y reunida aquí
en el domingo, día en que Cristo ha vencido a la muerte y nos ha hecho
partícipes de su vida inmortal,

13 
* y con el Papa N., con nuestro Obispo N., y todos los pastores que cuidan de tu
pueblo, llévala a su perfección por la caridad.

En la misa de bautismo de niños:


Acuérdate también de nuestros hermanos (N. y N.) (de aquellos hermanos
nuestros) que hoy has hecho renacer del agua y del Espíritu Santo, librándo-
los del pecado; tú, que los has incorporado, como miembros vivos, al cuerpo
de Cristo, inscribe también sus nombres en el libro de la vida.
En la misa del matrimonio:
Acuérdate de tus hijos (N. y N.) que en Cristo, hoy han fundado una nueva
familia, iglesia doméstica y sacramento de tu amor, y concédeles que la gracia
de este día se prolongue a lo largo de toda su vida.
En la misa por los difuntos:
Recuerda a tu hijo (hija) N., a quien llamaste (hoy) de este mundo a tu pre-
sencia; concédele que, así como ha compartido ya la muerte de Jesucristo,
comparta también con Él la gloria de la resurrección.

Acuérdate también de nuestros hermanos que se durmieron en la esperanza de la


resurrección, y de todos los que han muerto en tu misericordia; admítelos a con-
templar la luz de tu rostro. Ten misericordia de todos nosotros, y así, con María, la
Virgen Madre de Dios, su esposo san José, los Apóstoles y cuantos vivieron en tu
amistad a través de los tiempos, merezcamos, por tu Hijo Jesucristo, compartir la
vida eterna y cantar tus alabanzas.
Por Cristo, con Él y en Él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíri-
tu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos. Amén.

RITO DE LA COMUNIÓN
Una vez depositados el cáliz y la patena sobre el altar, el sacerdote, con las manos juntas, dice:

Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atre-


vemos a decir:
Extiende las manos y, junto con el pueblo, continúa:
Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu
Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de
cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que
nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.

 14
Líbranos de todos los males, Señor, y concédenos la paz en nuestros días, para que, ayuda-
dos por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturba-
ción, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.
–Tuyo es el Reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Señor.

RITO DE LA PAZ
Señor Jesucristo, que dijiste a tus Apóstoles: “La paz les dejo, mi paz les doy”, no tengas en
cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concédele la paz
y la unidad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. –Amén.
La paz del Señor esté siempre con ustedes. –Y con tu espíritu.
Si es oportuno, el diácono o el sacerdote invita a los fieles a darse la paz.
Dense fraternalmente la paz.

FRACCIÓN DEL PAN


El gesto de la fracción del pan significa que quienes nos alimentamos del pan de vida, que es Cristo,
formamos un solo cuerpo. Mientras el sacerdote hace la fracción del pan se canta o se dice:
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz.

COMUNIÓN
A continuación el sacerdote, con las manos juntas, dice en secreto:
Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que por voluntad del Padre, coo­perando el
Espíritu Santo, diste con tu muerte la vida al mundo, líbrame, por la recepción de
tu Cuerpo y de tu Sangre, de todas mis culpas y de todo mal. Concédeme cumplir
siempre tus mandamientos y jamás permitas que me separe de ti.
Muestra a los fieles el pan eucarístico.
Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la
Cena del Señor.
Y, juntamente con el pueblo dice:
Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para
sanarme.
El sacerdote dice en secreto:
El Cuerpo de Cristo me guarde para la vida eterna.
Después toma el caliz y dice en secreto:
La Sangre de Cristo me guarde para la vida eterna.
15 
CANTO DE COMUNIÓN
Si no hay canto se dice la antífona de la comunión. Terminada la comunión, se puede orar en silen-
cio por algún espacio de tiempo. También se puede cantar algún salmo de alabanza.

RITO DE CONCLUSIÓN
El Señor esté con ustedes. –Y con tu espíritu.
La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo X y Espíritu Santo, descienda sobre
ustedes. –Amén.

El diácono o el sacerdote dice: O bien:


Pueden ir en paz. La alegría del Señor sea nuestra fuerza.
–Demos gracias a Dios. Pueden ir en paz.
–Demos gracias a Dios.

Cántico de Zacarías
EL MESÍAS Y SU PRECURSOR - Lc 1, 68-79

Bendito sea el Señor, Dios de Israel, le sirvamos con santidad y justicia,


porque ha visitado y redimido en su presencia, todos nuestros días.
a su pueblo, Y a ti, niño, te llamarán
suscitándonos una fuerza de salvación Profeta del Altísimo,
en la casa de David, su siervo, porque irás delante del Señor
según lo había predicho desde antiguo a preparar sus caminos,
por boca de sus santos profetas. anunciando a su pueblo la salvación,
Es la salvación que nos libra el perdón de sus pecados.
de nuestros enemigos Por la entrañable misericordia
y de la mano de todos de nuestro Dios,
los que nos odian; nos visitará el sol que nace de lo alto,
ha realizado así la misericordia que para iluminar a los que viven
tuvo con nuestros padres, en tiniebla
recordando su santa alianza y en sombra de muerte,
y el juramento que juró para guiar nuestros pasos
a nuestro padre Abraham. por el camino de la paz.
Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano Se dice Gloria al Padre.
de los enemigos,

 16
1 Martes
SANTA TERESA DEL NIÑO JESÚS, VIRGEN Y DOCTOR
DE LA IGLESIA / Memoria obligatoria – Blanco
Oficio: De la Memoria obligatoria / Salterio: 2a. semana

Teresa Martin (1873-1897) realizó durante su breve vida


todo el programa que encerraba su nombre de religiosa: “Tere-
sa del Niño Jesús y de la Santa Faz”. El papa Pío XI, en 1927,
la declaró Patrona de las Misiones católicas y san Juan Pablo
II la proclamó Doctora de la Iglesia.

MISIÓN DE LA IGLESIA: CONFIGURARSE CON CRISTO

L
a palabra profética de Zacarías alimenta la esperanza del pueblo de Dios,
cuyo cumplimiento debe entenderse al final de los tiempos: la peregrinación
universal de los pueblos a Jerusalén (cf. Za 8, 22). El libro de Zacarías, situa-
do en el penúltimo lugar entre los Doce Profetas, se atribuye a uno de los últimos
profetas activos, junto a Ageo, después del exilio babilónico en la epopeya de la
recomposición de la comunidad judía religiosa y civil en la “tierra de los padres”,
para la finalización de la reconstrucción del templo en Jerusalén. Con respecto a
la conversión final de los pueblos paganos al Señor, la tradición profética está uná-
nimemente de acuerdo en que este no será el fruto de una obra de evangelización
misionera por parte de Israel.
El paso por la región habitada por los samaritanos, en el viaje de Jesús a Jerusa-
lén, se convierte en un episodio emblemático de la conversión que los discípulos
de Jesús tienen que hacer en todo momento, para acompañarlo y apoyarlo en su
misión de evangelización y de salvación. Mientras envía mensajeros para que le
preparen la entrada y el alojamiento en un pueblo samaritano (cf. Lc 9, 52), Jesús
es plenamente consciente de la hostilidad que divide a judíos y samaritanos (cf. Jn
4, 9.20), pero no por ello se resigna; también los discípulos, además, deben apren-
der a afrontar de otro modo una hostilidad arraigada. Ante la respuesta negativa
de los habitantes del pueblo samaritano (cf. Lc 9, 53), la reacción de los discípulos
Santiago y Juan, que el propio Jesús, un tanto irónicamente, había apodado “hijos
del trueno” (Mc 3, 17), es irritable y violenta (cf. Lc 9, 54).
La misión de la Iglesia es conformarse a la persona y al misterio de Cristo:
una conversión que compromete toda la vida, dejando al Señor la tarea de abrir
las puertas de la misión y conmover los corazones de las personas. Los tiempos y
las modalidades de la conversión de los paganos son obra del Señor; a la Iglesia le
compete la tarea de convertirse al Espíritu y a la persona del Señor Jesús.

17 
1
ANTÍFONA DE ENTRADA SALMO RESPONSORIAL
Cf. Dt 32, 10-12 Del salmo 86
El Señor la guio, la instruyó y la cuidó R/. Dios está con nosotros.
MARTES

como a la niña de sus ojos. El Señor la • Él la ha cimentado sobre el monte


condujo, como el águila que despliega santo: y el Señor prefiere las puertas
sus alas para llevar a sus polluelos. El de Sion a todas las moradas de Jacob.
Señor fue su único maestro. ¡Qué pregón tan glorioso para ti,
ciudad de Dios! R/.
ORACIÓN COLECTA • “Contaré a Egipto y a Babilonia en-
tre mis fieles; filisteos, tirios y etíopes
Oh Dios, que has preparado tu Reino
han nacido allí”. Se dirá de Sion:
para los pequeños y los humildes, con-
“Uno por uno todos han nacido en
cédenos seguir confiados el camino de
ella; el Altísimo en persona la ha fun-
santa Teresa del Niño Jesús y gozar, por
dado”. R/.
su intercesión, de la contemplación de
tu gloria eterna. Por nuestro Señor Jesu- • El Señor escribirá en el registro de los
cristo, tu Hijo… pueblos: “Este ha nacido allí”. Y can-
tarán mientras danzan: “Todas mis
fuentes están en ti”. R/.
PRIMERA LECTURA
Vendrán numerosos pueblos
ACLAMACIÓN ANTES
a buscar al Señor en Jerusalén
DEL EVANGELIO    Mc 10, 45
De la profecía de Zacarías R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
El Hijo del hombre ha venido para ser-
Así dice el Señor de los ejércitos: “Toda-
vir y dar su vida en rescate por todos.
vía vendrán pueblos y vecinos de ciuda-
R/.
des populosas; los de una ciudad irán a
los de otra y les dirán: ‘Vamos a apla-
car al Señor’. ‘Yo voy contigo a visitar EVANGELIO
al Señor de los ejércitos’. Así vendrán Tomó la decisión de ir a Jerusalén.
pueblos numerosos y naciones podero-
sas a visitar al Señor de los ejércitos en Del Evangelio según san Lucas
Jerusalén y a aplacar al Señor. Cuando se iba cumpliendo el tiempo de
Así dice el Señor de los ejércitos: En ser llevado al cielo, Jesús tomó la deci-
aquellos días, diez hombres de cada len- sión de ir a Jerusalén. Y envió mensa-
gua extranjera agarrarán a un judío por jeros por delante. De camino, entraron
la orla del manto y le dirán: ‘Vamos con en una aldea de Samaria para preparar-
ustedes, pues hemos oído que Dios está le alojamiento. Pero no lo recibieron,
con ustedes’” (Za 8, 20-23). porque se dirigía a Jerusalén. Al ver
Palabra de Dios. esto, Santiago y Juan, discípulos suyos,
le preguntaron: “Señor, ¿quieres que

 18
1
mandemos bajar fuego del cielo y acabe ANTÍFONA DE COMUNIÓN
con ellos?”. Mt 18, 3
Él se volvió y los regañó. Y se marcharon Dice el Señor: “Si no se convierten y se

MARTES
a otra aldea (Lc 9, 51-56). hacen como niños, no entrarán en el
Palabra del Señor. Reino de los cielos”.

ORACIÓN DESPUÉS
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
DE LA COMUNIÓN
Al reconocerte admirable, Señor, por las
El sacramento que recibimos, Señor,
maravillas realizadas en santa Teresa del
encienda en nosotros el poder del amor
Niño Jesús, suplicamos humildemente
con que santa Teresa del Niño Jesús
a tu divina Majestad que, así como su
se entregó a ti e imploró tu misericor-
vida te fue agradable, también aceptes
dia para todos. Por Jesucristo, nuestro
el homenaje de nuestro servicio. Por
Señor.
Jesucristo, nuestro Señor.

19 
2 Miércoles
SANTOS ÁNGELES CUSTODIOS
Memoria obligatoria – Blanco
Oficio: De la Memoria obligatoria / Salterio: 2a. semana

La vocación de los ángeles consiste, primero que nada, en contem-


plar al Señor en el cielo y alabarlo sin cesar. Pero, de acuerdo con
la Sagrada Escritura, el Señor les ha encargado presentarse ante
los hombres en una forma fraternal. Esto es lo que recordamos al
festejar a los santos ángeles custodios o ángeles de la guarda.

LLEGAR A SER COMO NIÑO

C
ualquiera que se sienta llamado a una misión tanto dentro de la Iglesia
como fuera de sus fronteras necesita una conversión muy exigente: llegar a
ser como un niño. Todos hemos sido niños y nunca más volveremos a serlo
en un sentido puramente humano. Nehemías debe tener una conciencia específica
y precisa tanto del mundo en el que se mueve y del cual forma parte, como del
mundo hacia el cual siente que debe dirigirse. Así, el discípulo de Jesús que percibe
que está llamado a una misión debe tener fe en Dios, confiar y rendirse únicamente
a Él. El discípulo misionero debe tener la misma inmensa confianza que los hijos
tienen en sus padres, seguros de su amor y de su protección, y por lo tanto confia-
dos en el presente, que para ellos ya es el comienzo del futuro.
Es la misma experiencia que Jesús tiene como Hijo del Padre: plenamente consci-
ente de la realidad, totalmente seguro y dispuesto a rendirse a Él. Solo de esta manera,
en la conformación total con Jesús mismo, el discípulo puede avanzar hacia la misión
a la que ha sido llamado. El cristiano que realmente se ha hecho niño, en el sentido
entendido por Jesús, aprende con su vida que la fecundidad de su misión está en
manos de Aquel que ha resucitado a Cristo de la muerte y que lo envía.
Volverse como un niño le da al discípulo misionero la forma de su relación con
Jesús, su Maestro y Señor. En él descubre su vocación filial como Hijo del Padre, y
su libre obediencia, fruto de una pertenencia en la fe y la misión. Hijo en el Hijo,
cada discípulo es misionero porque es enviado a anunciar, apoyado y custodiado
por los ángeles, mensajeros divinos que lo mantienen abierto a la contemplación, el
fundamento de su misión y a los desafíos del mundo, que representan el momen-
to de su conversión y de su testimonio. Al igual que el ángel custodio que se nos
confía a cada uno de nosotros, el discípulo niño no deja de contemplar en Jesús el
rostro del Padre para descubrir siempre y en todos el rostro de su hermano, de su
hermana, a quienes debe amar y salvar.

 20
2
ANTÍFONA DE ENTRADA Omnipotente, di al Señor: “Refugio
Cf. Dn 3, 58 mío, alcázar mío, Dios mío, confío
en ti” R/.

MIÉRCOLES
Todos los ángeles del Señor, bendigan
al Señor, ensálcenlo con himnos por los • Él te librará de la red del cazador, de
siglos. la peste funesta. Te cubrirá con sus
plumas, bajo sus alas te refugiarás. R/.
ORACIÓN COLECTA • Su brazo es escudo y armadura. No
temerás el espanto nocturno, ni la
Oh Dios, que en tu providencia inefa-
flecha que vuela de día, ni la peste
ble, te has dignado enviar a tus santos
que se desliza en las tinieblas, ni la
Ángeles para nuestra guarda, conce-
epidemia que devasta a mediodía. R/.
de generoso a quienes te suplican ser
siempre defendidos por su protección y • No se te acercará la desgracia, ni la
gozar eternamente de su compañía. Por plaga llegará hasta tu tienda, porque
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… a sus ángeles ha dado órdenes para
que te guarden en tus caminos. R/.
PRIMERA LECTURA
ACLAMACIÓN ANTES
Voy a enviar a un ángel
DEL EVANGELIO    Sal 102, 21
que vaya delante de ti.
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
Del libro del Éxodo Bendigan al Señor, ejércitos suyos, ser-
Así dice el Señor: “Voy a enviarte un vidores que cumplen sus deseos. R/.
ángel por delante, para que te cuide en
el camino y te lleve al lugar que he pre- EVANGELIO
parado. Respétalo y obedécelo. No te Sus ángeles están viendo siempre
rebeles, porque lleva mi nombre y no en el cielo el rostro de mi Padre celestial.
perdonará tus rebeliones. Si lo obede-
ces fielmente y haces lo que yo digo, Del Evangelio según san Mateo
tus enemigos serán mis enemigos, y tus
En aquel momento, se acercaron los
adversarios serán mis adversarios. Mi
discípulos a Jesús y le preguntaron:
ángel irá por delante” (Ex 23, 20-23a).
“¿Quién es el más importante en el Rei-
Palabra de Dios. no de los Cielos?”.
Él llamó a un niño, lo puso en medio
SALMO RESPONSORIAL y dijo: “Les aseguro que, si no vuelven a
Del salmo 90 ser como niños, no entrarán en el Reino
R/. A sus ángeles ha dado órdenes, de los Cielos. Por tanto, el que se haga
para que te guarden en tus caminos. pequeño como este niño, ese es el más
grande en el Reino de los Cielos. El que
• Tú que habitas al amparo del Al-
acoge a un niño como este en mi nom-
tísimo, que vives a la sombra del
bre me acoge a mí.

21 
2
Cuidado con despreciar a uno de ANTÍFONA DE COMUNIÓN
estos pequeños, porque les digo que sus Cf. Sal 137, 1
ángeles están viendo siempre en el cielo
MIÉRCOLES

Delante de los ángeles tañeré para ti,


el rostro de mi Padre celestial”. (Mt 18, Dios mío.
1-5.10). Palabra del Señor.
ORACIÓN DESPUÉS
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS DE LA COMUNIÓN
Recibe, Señor, las ofrendas que te pre- Con la protección de los ángeles dirige,
sentamos en la veneración de tus santos Señor, por el camino de la salvación y
Ángeles, y concédenos, por su continua de la paz a quienes te dignas alimentar
protección, vernos libres de los peligros para la vida eterna con tan admirable
presentes y alcanzar felizmente la vida sacramento. Por Jesucristo, nuestro
eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. Señor.
Prefacio de los Ángeles, p. 12.

 22
3 Jueves
BEATO JESÚS EMILIO JARAMILLO, OBISPO Y MÁRTIR
Feria libre – Verde / Rojo
Oficio: Ferial / Salterio: 2a. semana

Jesús Emilio Jaramillo nació en Santo Domingo (Antioquia) el 14


de febrero de 1916. Se formó en el Seminario de Misioneros Javeria-
nos Extranjeros de Yarumal. La vivencia de su episcopado en Arau-
ca fue un testimonio continuado de celo ardiente y entrega generosa
que corona con su muerte heroica el 2 de octubre de 1989 durante
una visita pastoral a algunas parroquias rurales de su diócesis.

ANTE EL RECHAZO, CONFIANZA EN EL SEÑOR

A
l encomendar a los discípulos la misión de proclamar “el Reino de Dios”,
Jesús precisa también las modalidades de la misión misma: equipamiento y
praxis (cf. Lc 10, 1-11). Se reconocen las características circunstanciales, en
parte concernientes a la cultura judeo-palestina de la época, como la valorización
del “protocolo de la hospitalidad” (cf. Lc 10, 4-7; cf. Gn 18, 1-8), pero también la
urgencia y la prioridad absoluta de la misión con respecto a la cultura de la época
(cf. Lc 10, 4). Es un anuncio de paz (cf. Lc 10, 5; 24, 36), confortado por gestos a
favor tanto de los evangelizadores como de los evangelizados (cf. Lc 10, 8-9a) y que
tiene como objeto la proximidad del “Reino de Dios” (Lc 10, 9b): la llegada del
Señor Jesús, su pasaje (cf. Lc 10, 1). Así sucedió entonces en el mundo palestino,
y siempre es así en todas partes del mundo y en todo momento. Es una práctica
misionera amplia, no a gran escala (cf. Lc 10, 2), expuesta a peligros (cf. Lc 10, 3).
También las instrucciones de Jesús sobre el comportamiento que han de tener los
discípulos en el caso del rechazo de la hospitalidad, así como la proclamación del
“Reino de Dios”, se basan en la prioridad de la misión (cf. Lc 10, 10-11), práctica
que también Pablo y Bernabé adoptarán frente a la oposición de la comunidad
judía (cf. Hch 13, 44-51).
Jesús pretende tranquilizar a sus misioneros afirmando que cuando les rechacen no
debe importarles, sino que deben confiarlo totalmente al Señor (cf. Lc 10, 12). El
rechazo y la persecución de Jesús y por Jesús pueden llegar incluso a convertirse
en oportunidades de configuración de discípulos misioneros en la Pascua de su
Maestro, donde el mensaje anunciado, el Reino proclamado, su persona divina y
humana y su destino como Mesías y salvador se convierten en una única preocupa-
ción: hacer la voluntad del Padre para la salvación del mundo.

23 
3
ANTÍFONA DE ENTRADA a la vista de todo el pueblo –pues se
Cf. sb 10, 12 hallaba en un puesto elevado– y, cuan-
El Señor le dio un duro combate para do lo abrió, toda la gente se puso en pie.
JUEVES

que aprendiera a vencer, porque la sabi- Esdras bendijo al Señor, Dios grande, y
duría es más poderosa que todas las todo el pueblo, levantando las manos,
cosas. respondió: “Amén, amén”. Después se
inclinaron y adoraron al Señor, rostro
en tierra. Los levitas explicaron la Ley al
ORACIÓN COLECTA
pueblo, que se mantenía en sus puestos.
Dios omnipotente y misericordioso, Leían el libro de la ley de Dios con cla-
que hiciste que tu mártir el beato Jesús ridad y explicando el sentido, de forma
Emilio Jaramillo superara los tormentos que comprendieron la lectura.
de su suplicio, concede a quienes cele- Nehemías, el gobernador, Esdras, el
bramos el día de su victoria, que con tu sacerdote y escriba, y los levitas que
protección permanezcamos invencibles enseñaban al pueblo decían al pueblo
ante las acechanzas del enemigo. Por entero: “Hoy es un día consagrado a
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… nuestro Dios: No hagan duelo ni llo-
ren”. Porque el pueblo entero lloraba al
PRIMERA LECTURA escuchar las palabras de la Ley. Y aña-
dieron: “Anden, coman buenas tajadas,
Del libro de Nehemías beban vino dulce y envíen porciones a
En aquellos días, todo el pueblo se reu- quien no tiene, pues es un día consa-
nió como un solo hombre en la plaza grado a nuestro Dios. No estén tristes,
que se abre ante la Puerta del Agua y pues el gozo en el Señor es su fortaleza”.
pidió a Esdras, el escriba, que trajera Los levitas acallaban al pueblo, dicien-
el libro de la Ley de Moisés, que Dios do: “Silencio, que es un día santo; no
había dado a Israel. El sacerdote Esdras estén tristes”. El pueblo se fue, comió,
trajo el libro de la Ley ante la asamblea, bebió, envió porciones y organizó una
compuesta de hombres, mujeres y todos gran fiesta, porque había comprendi-
los que tenían uso de razón. do lo que le habían explicado (Ne 8,
Era el día primero del mes séptimo. 1-4a.5-6.7b-12).
En la plaza de la Puerta del Agua, desde Palabra de Dios.
el amanecer hasta el mediodía, estuvo
leyendo el libro a los hombres, a las
SALMO RESPONSORIAL
mujeres y a los que tenían uso de razón.
Del salmo 18
Toda la gente seguía con atención la
lectura de la Ley. R/. Los mandatos del Señor
son rectos y alegran el corazón.
Esdras, el escriba, estaba de pie en
• La ley del Señor es perfecta y es des-
el púlpito de madera que había hecho
canso del alma; el precepto del Señor
para esta ocasión. Esdras abrió el libro
es fiel e instruye al ignorante. R/.

 24
3
• Los mandatos del Señor son rectos y Si entran en un pueblo y los reciben
alegran el corazón; la norma del Se- bien, coman lo que les pongan, curen
ñor es límpida y da luz a los ojos. R/. a los enfermos que haya, y digan: ‘Está

JUEVES
• La voluntad del Señor es pura y eter- cerca de ustedes el Reino de Dios’.
namente estable; los mandamientos Cuando entren en un pueblo y no
del Señor son verdaderos y entera- los reciban, salgan a la plaza y digan:
mente justos. R/. ‘Hasta el polvo de su pueblo, que se
• Más preciosos que el oro, más que el nos ha pegado a los pies, nos lo sacu-
oro fino; más dulces que la miel de dimos sobre ustedes. De todos modos,
un panal que destila. R/. sepan que está cerca el Reino de Dios’.
Les digo que aquel día será más lleva-
dero para Sodoma que para ese pueblo”
ACLAMACIÓN ANTES
(Lc 10, 1-12).
DEL EVANGELIO    Mc 1, 15
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Está cerca el Reino de Dios –dice el
Señor–: conviértanse y crean en el Al celebrar el memorial de nuestra sal-
Evangelio. R/. vación, imploramos, Señor, tu miseri-
cordia, para que este de amor sea para
nosotros signo de unidad y vínculo de
EVANGELIO
caridad. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Del Evangelio según san Lucas
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
En aquel tiempo, designó el Señor otros
setenta y dos y los mandó por delante, de Jn 6, 51-52
dos en dos, a todos los pueblos y lugares Yo soy el pan vivo que ha bajado del cie-
adonde pensaba ir Él. Y les decía: “La lo, dice el Señor. El que coma de este
mies es abundante y los obreros pocos; pan vivirá para siempre. Y el pan que
rueguen, pues, al dueño de la mies que yo daré es mi carne, para la vida del
mande obreros a su mies. ¡Pónganse en mundo.
camino! Miren que los mando como
corderos en medio de lobos. No lleven ORACIÓN DESPUÉS
talega, ni alforja, ni sandalias; y no se DE LA COMUNIÓN
detengan a saludar a nadie por el cami-
no. Cuando entren en una casa, digan Te pedimos, Señor, que nos santifique
primero: ‘Paz a esta casa’. Y si allí hay la participación en este banquete celes-
gente de paz, descansará sobre ellos su tial, y por la comunión del cuerpo y de
paz; si no, volverá a ustedes. Quédense la sangre de Cristo, se estreche entre
en la misma casa, coman y beban de lo nosotros la unión fraterna. Por Jesucris-
que tengan, porque el obrero merece su to, nuestro Señor.
salario. No anden cambiando de casa.

25 
4 Viernes
SAN FRANCISCO DE ASÍS, RELIGIOSO
Memoria obligatoria – Blanco
Oficio: De la Memoria obligatoria / Salterio: 2a. semana

Desde el día en que san Francisco encontró al Señor en San


Damián, hasta el día en que murió en la Porciúncula (1226),
vivió según el Evangelio; a lo largo de su vida de peregrino con
sus hermanos, los Frailes Menores, aquel “Pobrecillo” de Asís
redujo literalmente su vida a seguir a Jesús con alegría, senci-
llez, fidelidad a la Iglesia y ternura para todos.

¡AY DE TI, COROZAÍN! ¡AY DE TI, BETSAIDA!

P
ara una comprensión más profunda de la misión a la que están llamados
todos los cristianos, es útil iniciar por las palabras de Jesús en Lc 10, 13-16,
para después acudir a la oración de Bar 1, 15-22, destacando así la historia
del Israel de Dios, formado por los que pertenecen al Israel histórico y por los que
se pasan a formar parte del Israel de Dios a través de la fe en Cristo y el bautismo.
El discurso con el que Jesús acompaña el envío de la misión de los discípulos se
completa con una severa advertencia dirigida a los pueblos de Corazaín y Cafar-
naún en Galilea (cf. Lc 10, 13-15). Las aldeas palestinas mencionadas habían visto
los milagros con que Jesús había acompañado su proclamación del Reino de Dios
(cf. Mt 11, 21); en Cafarnaún se había manifestado la primera rebeldía al anuncio
de Jesús (cf. Lc 4, 23), pero aquí Jesús había demostrado el poder del “Reino” de
Dios (cf. Lc 4, 31-41) y allí se había visto la fe de un centurión del ejército romano,
pagano pero simpatizante del judaísmo (cf. Lc 7, 1-10); de Betsaida provenía Feli-
pe, uno de los Doce (cf. Jn 1, 44; 12, 21). La severa advertencia de Jesús a las aldeas
palestinas, que le habían recibido y donde también había encontrado sorprenden-
tes respuestas de fe, nunca fue una condena definitiva e irreversible. Al final de su
discurso a los discípulos enviados en misión, Jesús hace hincapié en la importancia
de la misión misma de la evangelización: evangelizar y ser evangelizados comporta
responsabilidades ineludibles delante del juicio divino, que no se anticipa en una
condena prematura sin apelaciones, pero que lo conoce como el punto de referen-
cia suprema al final de los tiempos (cf. Lc 10, 14-15). Antes de eso, la puerta al
arrepentimiento y a la conversión siempre ha estado abierta, incluso a través de los
caminos misteriosos de la providencia y la misericordia divinas. Jesús se identifica
con aquellos que ha enviado y habla explícitamente del riesgo, en estos casos, de
rechazar a Dios, sea cual sea el motivo o la fe religiosa que pueda llevar a rechazar
la evangelización llevada a cabo por los discípulos de Jesús (cf. Lc 10, 16).

 26
4
ANTÍFONA DE ENTRADA nuestros padres de Egipto para darnos
Francisco de Asís, hombre de Dios, una tierra que mana leche y miel.
dejó su casa, abandonó la herencia que No obedecimos al Señor, nuestro

VIERNES
le pertenecía y logró llegar a ser pobre Dios, que nos hablaba por medio de sus
y necesitado. Por eso el Señor lo acogió enviados, los profetas; todos seguimos
en su servicio. nuestros malos deseos, sirviendo a dio-
ses ajenos y haciendo lo que el Señor,
ORACIÓN COLECTA nuestro Dios, reprueba (Ba 1, 15-22).
Oh Dios, que concediste a san Francis- Palabra de Dios.
co de Asís configurarse con Cristo en
pobreza y humildad, haz que, al progre- SALMO RESPONSORIAL
sar por estos senderos, podamos seguir Del salmo 78
a tu Hijo y unirnos a ti con alegre cari-
dad. Por nuestro Señor Jesucristo, tu R/. Líbranos, Señor,
Hijo… por el honor de tu nombre.
• Dios mío, los gentiles han entrado
en tu heredad, han profanado tu san-
PRIMERA LECTURA
to templo, han reducido Jerusalén a
Hemos pecado contra el Señor ruinas. Echaron los cadáveres de tus
y no le hemos hecho caso. siervos en pasto a las aves del cielo, y
Del libro de Baruc la carne de tus fieles a las fieras de la
tierra. R/.
Confesamos que el Señor nuestro Dios,
• Derramaron su sangre como agua
es justo, y a nosotros nos abruma hoy
en torno a Jerusalén, y nadie la en-
la vergüenza: a los judíos y vecinos de
terraba. Fuimos el escarnio de nues-
Jerusalén, a nuestros reyes y gobernan-
tros vecinos, la irrisión y la burla de
tes, a nuestros sacerdotes y profetas y a
los que nos rodean. ¿Hasta cuándo,
nuestros padres; porque pecamos con-
Señor? ¿Vas a estar siempre enojado?
tra el Señor no haciéndole caso, des-
¿Arderá como fuego tu cólera? R/.
obedecimos al Señor, nuestro Dios, no
siguiendo los mandatos que el Señor • No recuerdes contra nosotros las cul-
nos había dado. pas de nuestros padres; que tu com-
Desde el día en que el Señor sacó a pasión nos alcance pronto, pues esta-
nuestros padres de Egipto hasta hoy, mos agotados. R/.
no hemos hecho caso al Señor, nuestro • Socórrenos, Dios, Salvador nuestro,
Dios, hemos rehusado obedecerle. Por por el honor de tu nombre; líbranos
eso, nos persiguen ahora las desgracias y perdona nuestros pecados, a causa
y la maldición con que el Señor conmi- de tu nombre. R/.
nó a Moisés, su siervo, cuando sacó a

27 
4
ACLAMACIÓN ANTES ORACIÓN SOBRE
DEL EVANGELIO    Cf. Sal 94, 8ab LAS OFRENDAS
R/. Aleluya, aleluya, aleluya. Al presentarte, Señor, nuestras ofren-
VIERNES

No endurezcan hoy su corazón; escu- das, te pedimos nos dispongas para


chen la voz del Señor. R/. celebrar dignamente el misterio de la
cruz, al cual san Francisco de Asís tan
EVANGELIO
ardientemente se adhirió. Por Jesucris-
to, nuestro Señor.
Quien me rechaza a mí rechaza
al que me ha enviado.
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Del Evangelio según san Lucas Mt 5, 3
En aquel tiempo, dijo Jesús: “¡Ay de ti Bienaventurados los pobres de espíritu,
Corozaín; ay de ti, Betsaida! Si en Tiro porque de ellos es el Reino de los cielos.
y en Sidón se hubieran hecho los mila-
gros que en ustedes, hace tiempo que se ORACIÓN DESPUÉS
habrían convertido, vestidos de sayal y DE LA COMUNIÓN
sentadas en la ceniza. Por eso el juicio
Por los santos misterios que hemos reci-
les será más llevadero a Tiro y a Sidón
bido, concédenos, Señor, que, imitando
que a ustedes. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas
a san Francisco de Asís en su ardiente
escalar el cielo? Bajarás al abismo.
caridad y en su celo apostólico, perciba-
Quien a ustedes los escucha a mí me mos los efectos de tu amor y nos entre-
escucha; quien a ustedes los rechaza a guemos sin descanso por la salvación de
mí me rechaza; y quien me rechaza a mí todos. Por Jesucristo, nuestro Señor.
rechaza al que me ha enviado” (Lc 10,
13-16). Palabra del Señor.

 28
5 Sábado
SANTA MARÍA FAUSTINA KOWALSKA
Feria o B.V.M. – Verde / Blanco
Oficio: Ferial o de la BMV / Salterio: 2a. semana

Helena Kowalska, llamada “Apóstol de la Divina Misericordia”,


entró en la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de
Misericordia, unas pocas semanas antes de su vigésimo cumplea-
ños, adoptando el nombre María Faustina. Murió de tuberculosis,
el 5 de octubre de 1938, fue beatificada el 18 de abril de 1993 y
canonizada el 30 de abril del 2000 por san Juan Pablo II.

LA ALEGRÍA DEL DISCÍPULO

E
n el Evangelio al que dedicamos nuestra meditación de hoy, los setenta –o
setenta y dos– discípulos regresan de la misión con alegría, para dar cuenta a
su maestro Jesús de su éxito pastoral: “hasta los demonios se nos someten en
tu nombre” (Lc 10, 17). Y Jesús entra en la alegría de sus discípulos: “Estaba viendo
a Satanás caer del cielo como un rayo” (Lc 10, 18).
Como discípulos de Cristo, hemos recibido el poder de caminar sobre las ser-
pientes y los escorpiones y sobre cada poder del enemigo y nada nos podrá dañar
(cf. Lc 10, 19). Esta es la misma promesa que Jesús presenta a todos sus discípulos
en Marcos 16, 18: “Cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal,
no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos”. Jesús
nos advierte que la misión será ardua y difícil, pero con su Espíritu y su gracia siem-
pre saldremos victoriosos sobre las fuerzas del mal en el mundo. “Sin embargo, no
estéis alegres porque se os sometan los espíritus; estad alegres porque vuestros nom-
bres están inscritos en el cielo” (Lc 10, 20). Es legítimo que el discípulo de Cristo
esté orgulloso y feliz con los éxitos de sus propias misiones de evangelización, pero
la razón principal de su alegría debería ser la escatológica. Debemos entrar en la
alegría de la salvación, la alegría de la esperanza: “Siervo bueno y fiel, entra en el
gozo de tu Señor” (Mt 25, 21.23). Es la alegría del sirviente inútil (cf. Lc 17, 10),
quien hizo lo que tenía que hacer.
La Palabra de Dios nos llama hoy a observar no solo los diversos aspectos de la
misión, sino también a descubrir activamente lo que estas realidades nos revelan
de Dios. Cuando con fe reconocemos los modos mediante los cuales Dios viene
y actúa en nosotros, podemos permitir que su Espíritu realice su misión en los
demás por mediación nuestra. La profunda comunión de los discípulos misioneros
con Jesús, en su efusiva unidad divina con el Padre, da alegría, pasión y celo por el
empeño misionero.

29 
5
ANTÍFONA DE ENTRADA que les mandó las desgracias les manda-
Salve, Madre santa, Virgen Madre del rá el gozo eterno de su salvación” (Ba 4,
Rey que gobierna cielo y tierra por los 5-12.27-29).
SÁBADO

siglos de los siglos. Palabra de Dios.

ORACIÓN COLECTA SALMO RESPONSORIAL


Haz que nosotros, tus siervos, Señor Del salmo 68
Dios, gocemos de perpetua salud de R/. El Señor escucha a sus pobres.
alma y cuerpo, y, por la intercesión de • Mírenlo, los humildes, y alégrense,
la gloriosa siempre Virgen santa María, busquen al Señor, y revivirá su co-
líbranos de las tristezas presentes y con- razón. Que el Señor escucha a sus
cédenos disfrutar las alegrías eternas. pobres, no desprecia a sus cautivos.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo... Alábenlo el cielo y la tierra, las aguas
y cuanto bulle en ellas. R/.
PRIMERA LECTURA
• El Señor salvará a Sion, reconstruirá
Del libro de Baruc las ciudades de Judá, y las habitarán
Ánimo, pueblo mío, que llevas el en posesión. La estirpe de sus siervos
nombre de Israel. Los vendieron a los la heredará, los que aman su nombre
gentiles, pero no para ser aniquilados; vivirán en ella. R/.
por la cólera de Dios contra ustedes
los entregaron a sus enemigos, porque ACLAMACIÓN ANTES
irritaron a su Creador, sacrificando a DEL EVANGELIO    Cf. Mt 11, 25
demonios y no a Dios; se olvidaron del R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
Señor eterno que los había criado, y
Bendito seas, Padre, Señor de cielo y
afligieron a Jerusalén que los sustentó.
tierra, porque has revelado los secretos
Cuando ella vio que el castigo de Dios del Reino a la gente sencilla. R/.
se avecinaba dijo: “Escuchen, habitantes
de Sion, Dios me ha enviado una pena
EVANGELIO
terrible: vi cómo el Eterno desterraba
a mis hijos e hijas; yo los crie con ale- Estén alegres porque sus nombres
gría, los despedí con lágrimas de pena. están inscritos en el cielo.
Que nadie se alegre viendo a esta viuda
Del Evangelio según san Lucas
abandonada de todos. Si estoy desier-
ta, es por los pecados de mis hijos, que En aquel tiempo, los setenta y dos vol-
se apartaron de la ley de Dios. Ánimo, vieron muy contentos y dijeron a Jesús:
hijos, griten a Dios, que el que los cas- “Señor, hasta los demonios se nos some-
tigó se acordará de ustedes. Si un día se ten en tu nombre”.
empeñaron en alejarse de Dios, vuélvan-
Él les contestó: “Veía a Satanás caer
se a buscarlo con redoblado empeño. El
del cielo como un rayo. Miren: les he

 30
5
dado potestad para pisotear serpientes ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
y escorpiones y todo el ejército del Recibe, Señor, las oraciones de tu pue-
enemigo. Y no les hará daño alguno. blo junto con la oblación de este sacrifi-

SÁBADO
Sin embargo, no estén alegres porque cio, para que, por la intercesión de san-
se les someten los espíritus; estén alegres ta María, la madre de tu Hijo, ningún
porque sus nombres están inscritos en buen propósito quede sin realizarse, y
el cielo”. ninguna de nuestras súplicas sea vana.
En aquel momento, lleno de la ale- Por Jesucristo, nuestro Señor.
gría del Espíritu Santo, exclamó: “Te Prefacio de santa María Virgen I-II, p. 10.
doy gracias, Padre, Señor del cielo y
de la tierra, porque has escondido estas
cosas a los sabios y a los entendidos, y ANTÍFONA DE COMUNIÓN
las has revelado a la gente sencilla. Sí, Lc 11, 27
Padre, porque así te ha parecido bien. Dichoso el vientre de la Virgen María,
Todo me lo ha entregado mi Padre, y que llevó al Hijo del eterno Padre.
nadie conoce quién es el Hijo, sino el
Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo,
y aquel a quien el Hijo se lo quiere ORACIÓN DESPUÉS
revelar”. DE LA COMUNIÓN

Y volviéndose a sus discípulos, les dijo Al recibir los sacramentos celestiales,


aparte: “¡Dichosos los ojos que ven lo con el gozo de haber celebrado esta
que ustedes ven! Porque les digo que conmemoración de la santísima Virgen
muchos profetas y reyes desearon ver lo María, imploramos, Señor, tu miseri-
que ven ustedes, y no lo vieron; y oír cordia: haz que, a imitación de la Vir-
lo que oyen, y no lo oyeron”. (Lc 10, gen, podamos dedicarnos dignamente
17-24). al servicio del misterio de nuestra reden-
ción. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Palabra del Señor.

31 
Domingo 6
XXVII Domingo ordinario
Verde – Semana III
Oficio: Del domingo
LAUDES
Salterio: 3a. Semana
(Oración de la mañana)

V. Señor, abre mis labios. cuando vuestros padres


R. Y mi boca proclamará tu alabanza. me pusieron a prueba,
y dudaron de mí,
Ant. Venid, aclamemos al Señor, demos aunque habían visto mis obras.
vítores a la Roca que nos salva. Aleluya. Durante cuarenta años
† aquella generación me repugnó, y dije:
“Es un pueblo de corazón extraviado,
Salmo 94
que no reconoce mi camino;
Invitación a la alabanza divina por eso he jurado en mi cólera
Venid, aclamemos al Señor, que no entrarán en mi descanso”».
demos vítores a la Roca que nos salva; Ant. Venid, aclamemos al Señor, demos
entremos a su presencia vítores a la Roca que nos salva. Aleluya.
dándole gracias,
aclamándolo con cantos. Himno
Porque el Señor es un Dios grande, Las sombras oscuras huyen,
soberano de todos los dioses: ya va pasando la noche;
tiene en su mano las simas de la tierra, y el sol, con su luz de fuego,
son suyas las cumbres de los montes. nos disipa los temores.
Suyo es el mar, porque él lo hizo,
Ya se apagan las estrellas
la tierra firme que modelaron
y se han encendido soles;
sus manos.
el rocío cae de los cielos
Venid, postrémonos por tierra, en el cáliz de las flores.
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Las criaturas van vistiendo
Porque él es nuestro Dios,
sus galas y sus colores,
y nosotros su pueblo,
porque al nacer nuevo día
el rebaño que él guía.
hacen nuevas las canciones.
Ojalá escuchéis hoy su voz:
¡Lucero, Cristo, del alba,
«No endurezcáis el corazón
que paces entre esplendores,
como en Meribá,
apacienta nuestras vidas
como el día de Masá en el desierto;
ya sin sombras y sin noches!

 32
6
¡Hermoso Cristo, el Cordero, Cántico    (Dn 3, 57-88.56)
entre collados y montes! Amén. Toda la creación alabe al Señor

DOMINGO
Creaturas todas del Señor,
SALMODIA bendecid al Señor,
ensalzadlo con himnos por los siglos.
Ant. 1. El Señor es admirable en el cie-
lo. Aleluya. Ángeles del Señor, bendecid al Señor;
cielos, bendecid al Señor.
Salmo 62, 2-9 Aguas del espacio, bendecid al Señor;
El alma sedienta de Dios ejércitos del Señor, bendecid al Señor.
¡Oh Dios!, tú eres mi Dios, Sol y luna, bendecid al Señor;
por ti madrugo, astros del cielo, bendecid al Señor.
mi alma está sedienta de ti; Lluvia y rocío, bendecid al Señor;
mi carne tiene ansia de ti, vientos todos, bendecid al Señor.
como tierra reseca, agostada, sin agua. Fuego y calor, bendecid al Señor;
¡Cómo te contemplaba en el santuario fríos y heladas, bendecid al Señor.
viendo tu fuerza y tu gloria! Rocíos y nevadas, bendecid al Señor;
Tu gracia vale más que la vida témpanos y hielos, bendecid al Señor.
te alabarán mis labios. Escarchas y nieves, bendecid al Señor;
Toda mi vida te bendeciré noche y día, bendecid al Señor.
y alzaré las manos invocándote. Luz y tinieblas, bendecid al Señor;
Me saciaré de manjares exquisitos, rayos y nubes, bendecid al Señor.
y mis labios te alabarán jubilosos. Bendiga la tierra al Señor,
En el lecho me acuerdo de ti ensálcelo con himnos por los siglos.
y velando medito en ti, Montes y cumbres, bendecid al Señor;
porque fuiste mi auxilio, cuanto germina en la tierra, bendiga al
y a la sombra de tus alas Señor.
canto con júbilo; Manantiales, bendecid al Señor;
mi alma está unida a ti, mares y ríos, bendecid al Señor.
y tu diestra me sostiene. Cetáceos y peces, bendecid al Señor;
Se dice Gloria al Padre. aves del cielo, bendecid al Señor.
Fieras y ganados, bendecid al Señor,
Ant. El Señor es admirable en el cielo. ensalzadlo con himnos por los siglos.
Aleluya. Hijos de los hombres, bendecid al Señor;
bendiga Israel al Señor.
Ant. 2. Tú, Señor, eres alabado y ensal- Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;
zado por los siglos. Aleluya. siervos del Señor, bendecid al Señor.
Almas y espíritus justos,
bendecid al Señor;

33 
6
santos y humildes de corazón, Fieras y animales domésticos,
bendecid al Señor. reptiles y pájaros que vuelan.
Ananías, Azarías y Misael, Reyes y pueblos del orbe,
DOMINGO

bendecid al Señor, príncipes y jefes del mundo.


ensalzadlo con himnos por los siglos. Los jóvenes y también las doncellas,
Bendigamos al Padre, al Hijo los viejos junto con los niños.
y al Espíritu Santo, Alaben el nombre del Señor,
ensalcémoslo con himnos por los siglos. el único nombre sublime.
Bendito el Señor en la bóveda del cielo, Su majestad sobre el cielo y la tierra;
alabado y glorioso y ensalzado Él acrece el vigor de su pueblo.
por los siglos. Alabanza de todos sus fieles,
de Israel, su pueblo escogido.
No se dice Gloria al Padre.
Se dice Gloria al Padre.
Ant. Tú, Señor, eres alabado y ensalza-
do por los siglos. Aleluya. Ant. Alabad al Señor en el cielo. Aleluya.

Ant. 3. Alabad al Señor en el cielo. Ale- LECTURA BREVE (Ez 37, 12b-14)
luya. †
Así dice el Señor: “Yo mismo abriré vues-
Salmo 148 tros sepulcros, y os haré salir de vuestros
Alabanza del Dios Creador sepulcros, pueblo mío, y os traeré a la
tierra de Israel. Y cuando abra vuestros
Alabad al Señor en el cielo, sepulcros y os saque de vuestros sepulcros,
alabad al Señor en lo alto. pueblo mío, sabréis que yo soy el Señor: os
Alabadlo todos sus ángeles, infundiré mi espíritu y viviréis, os colocaré
alabadlo todos sus ejércitos. en vuestra tierra y sabréis que yo el Señor
Alabadlo, sol y luna; lo digo y lo hago”. Oráculo del Señor.
alabadlo, estrellas lucientes.
Alabadlo, espacios celestes, RESPONSORIO BREVE
y aguas que cuelgan en el cielo.
V. Cristo, Hijo de Dios vivo,
Alaben el nombre del Señor,
ten piedad de nosotros.
porque Él lo mandó, y existieron.
R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
Les dio consistencia perpetua ten piedad de nosotros.
y una ley que no pasará.
Alabad al Señor en la tierra, V. Tú que estás sentado
cetáceos y abismos del mar. a la derecha del Padre.
R. Ten piedad de nosotros.
Rayos, granizo, nieve y bruma,
viento huracanado V. Gloria al Padre, y al Hijo,
que cumple sus órdenes. y al Espíritu Santo.
Montes y todas las sierras, R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
árboles frutales y cedros. ten piedad de nosotros.

 34
6
CÁNTICO EVANGÉLICO Tú que eres luz para todos los hombres,
Conserva el precioso depósito de la fe, acuérdate de los que viven aún en las
bajo la acción del Espíritu Santo que tinieblas

DOMINGO
mora en nosotros. Aleluya. y abre los ojos de su mente para que te
reconozcan a ti, único Dios verdadero.
Cántico de Zacarías (p. 16)
Se pueden añadir algunas intenciones
libres.
PRECES
Por Jesús hemos sido hechos hijos de
Invoquemos a Dios Padre que envió al Dios; por esto nos atrevemos a decir:
Espíritu Santo, para que con su luz san- Padre nuestro.
tísima penetrara las amas de sus fieles, y
digámosle: ORACIÓN
Ilumina, Señor, a tu pueblo. Dios todopoderoso y eterno, que con
la magnificencia de tu amor sobrepa-
Te bendecimos Señor, a ti que eres sas los méritos y aun los deseos de los
nuestra luz, que te suplican, derrama sobre nosotros
y te pedimos que este domingo que tu misericordia, para que libres nues-
ahora empezamos transcurra todo él tra conciencia de toda inquietud y nos
consagrado a tu alabanza. concedas aun aquello que no nos atre-
Tú que por la resurrección de tu Hijo vemos a pedir. Por nuestro Señor Jesu-
quisiste iluminar el mundo, cristo, tu Hijo.
haz que tu Iglesia difunda entre todos
los hombres la alegría pascual. CONCLUSIÓN
Tú que por el Espíritu de la verdad V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
adoctrinaste a los discípulos de tu Hijo, todo mal y nos lleve a la vida eterna.
envía este mismo Espíritu a tu Iglesia R. Amén.
para que permanezca siempre fiel a ti.

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA
Comentador: Hoy le pedimos al Señor don de la fe!” pidiendo cada día al Señor
tener una fe verdadera para luego tener que aumente más y más nuestra cer-
luz, ánimo y alegría en este tiempo tan teza en Él. Con alegría iniciemos esta
difícil y en un mundo cada vez más celebración.
incrédulo. “¡Reavivemos el precioso

35 
6
ANTÍFONA DE ENTRADA maldad y sufrimiento? ¡No veo más que
Cf. Est 4, 17 destrucción y violencia, discordias y
Señor, todas las cosas se someten a tu peleas que se arman!
DOMINGO

voluntad y nadie puede resistir a tu Y el Señor me respondió así: “Pon por


decisión. Tú lo creaste todo: el cielo y la escrito lo que voy a revelarte, grábalo
tierra y todo lo que existe bajo el cielo. sobre piedra y de modo que pueda leer-
Tú eres el Señor del universo. se de corrido. Porque es una profecía
Se dice Gloria. que aún tiene su plazo, pero que avanza
hacia la meta y que no falla. Si toma su
tiempo para cumplirse, espérala, por-
ORACIÓN COLECTA
que pase lo que pase llegará, sin falta.
Dios todopoderoso y eterno, que con Escribe pues: ‘Perecerá aquel que no
la abundancia de tu amor desbordas los tiene un alma recta, y vivirá el inocente
méritos y los deseos de los que te supli- que confía en mí’” (Ha 1, 2-3; 2, 2-4).
can, derrama sobre nosotros tu miseri-
cordia, para que libres nuestra concien- Palabra de Dios.
cia de toda inquietud y nos concedas lo
que no nos atrevemos a pedir. Por nues- SALMO RESPONSORIAL
tro Señor Jesucristo, tu Hijo… Del salmo 94
R/. Creemos en ti, Señor; auméntanos la fe.
LITURGIA DE LA PALABRA • Vengan, aclamemos al Señor, demos
Comentador: El profeta Habacuc cri- vítores a la Roca que nos salva; entre-
tica y cuestiona a Dios por la violencia mos a su presencia dándole gracias,
y la opresión frente a Él, pero espera aclamándolo con cantos. R/.
en Dios, confiado que de Dios proceda • Vengan, postrémonos por tierra, ben-
con todo bien. Por su parte, san Pablo diciendo al Señor, Creador nuestro.
le recuerda a Timoteo que para poder Porque Él es nuestro Dios, y nosotros
producir resultados en la fe es necesa- su pueblo, el rebaño que Él guía. R/.
rio reavivar la fe. El Evangelio de Lucas • Ojalá escuchen hoy su voz: “No en-
explica que toda crisis de los apóstoles durezcan el corazón como en Meri-
puede erradicarse con fe y confianza en bá, como el día de Masá en el desier-
Dios y para ellos nos muestra la parábo- to: cuando sus padres me pusieron
la del grano de mostaza. a prueba, y dudaron de mí, aunque
habían visto mis obras” R/.
PRIMERA LECTURA
Del libro de Habacuc SEGUNDA LECTURA
De la Segunda carta
Señor, ¿hasta cuándo pediré auxilio sin
de san Pablo a Timoteo
que tú me escuches? ¿Hasta cuándo me
quejaré de la violencia sin que vengas a Querido hermano: Recuerda y reaviva el
salvarnos? ¿Por qué me dejas ver tanta don de Dios que recibiste por mi medio

 36
6
cuando te impuse las manos. Porque no le dirá: ‘Por favor, pasa en seguida a
Dios no nos ha inspirado cobardía, sino la mesa’, sino que le dirá: ‘Prepárame la
valentía, amor y dominio propio. comida y sírveme. Y cuando yo termine

DOMINGO
Por consiguiente, no te avergüences de comer y de beber, podrás hacerlo tú’.
de dar testimonio de nuestro Señor, ¿Acaso le da muchas gracias por cum-
ni te sonrojes de mí que estoy preso plir lo que le había mandado?
por Él; al contrario, confía en el poder Pues lo mismo ustedes: después de
de Dios y toma parte conmigo en los hacer lo que Dios les ha mandado,
duros trabajos del Evangelio. Sigue el digan: No somos más que servidores sin
ejemplo de sana predicación que viste mérito alguno; no hemos hecho sino
en mí, guiado por la fe y el amor que cumplir nuestro deber” (Lc 17, 5-10).
nos hacen cristianos. Y con la gracia del Palabra del Señor.
Espíritu Santo que habita en nosotros,
guarda el tesoro de la fe que recibiste en Se dice Credo.
depósito (2Tm 1, 6-8.13-14).
ORACIÓN UNIVERSAL
Palabra de Dios.
Hermanos, sintiéndonos solidarios de
las ansias y esperanzas de todos los hom-
ACLAMACIÓN ANTES bres, dirijamos al Padre nuestra oración:
DEL EVANGELIO    1P 1, 25 Todos: Señor, auméntanos la fe.
R/. Aleluya, aleluya, aleluya. 1. Por la Iglesia y sus ministros, para que
La Palabra del Señor permanece para en este Mes Misionero Extraordinario
siempre, y esa Palabra es el Evangelio no deje de anunciar el Evangelio y así
que ustedes han recibido. R/. fortalezca la fe de cada uno de los cre-
yentes, siendo testimonio para su edi-
EVANGELIO ficación, oremos.
Si su fe fuera tan grande 2. Por los gobernantes, para que el po-
como un granito de mostaza... der y el dinero no se conviertan en sus
Del Evangelio según san Lucas ídolos, sino que su obra esté al servicio
de los ciudadanos, promoviendo leyes
Un día los apóstoles le dijeron al Señor: que garanticen una distribución equi-
“Auméntanos la fe”. Y Él respondió: “Si tativa de la riqueza, oremos.
la fe que tienen fuera tan grande como 3. Por quienes sufren a causa de las injusti-
un granito de mostaza, le ordenarían cias, para que no desvíen su mirada del
a este árbol de morera que se arran- Señor y no cesen de pedir con fe para
que de raíz y se plante en el mar, y les que su causa sea escuchada, oremos.
obedecería”. 4. Por los misioneros que sufren cárceles
Y añadió: “Supongamos que uno de y persecuciones a causa de la predica-
ustedes tiene un sirviente que está aran- ción del Evangelio, para que la fe en el
do o cuidando las ovejas. Cuando el sir- Señor los conforte en cada momento
viente vuelve del campo, seguramente de dificultad, oremos.

37 
6
5. Por nosotros, aquí reunidos, para que gracias, dígnate santificarnos y redimir-
no nos cansemos de pedir por nuestra nos. Por Jesucristo, nuestro Señor.
fe y así poder realizar las buenas obras
DOMINGO

que agradan al Señor, oremos. Prefacio dominical I-II, pp. 9-10.

Intenciones particulares.
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Presidente: Guarda, Padre, con amor a Lm 3, 25
tu pueblo y concédenos lo que con fe te El Señor es bueno con quienes esperan
hemos pedido. Por Jesucristo, nuestro en Él y con el alma que lo busca.
Señor.
ORACIÓN DESPUÉS
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS DE LA COMUNIÓN
Acepta, Señor, el sacrificio que tú nos Dios omnipotente, saciados con este
mandaste ofrecer; y, por estos sagrados alimento y bebida celestiales, concéde-
misterios, que celebramos para darte nos ser transformados en aquel a quien
hemos recibido en este sacramento. Por
Jesucristo, nuestro Señor.

AUMÉNTANOS LA FE
El Evangelio de hoy nos ofrece un sig- A la petición de una mayor fe –apa-
nificativo relato sobre la fe y una breve rentemente, una santa petición de cre-
parábola sobre nuestro papel como ser- cimiento espiritual– Jesús responde
vidores de Dios. Estas dos enseñanzas haciendo una confrontación entre dos
siguen a otro precepto significativo de extremos, utilizando la imagen de una
Jesús sobre el pecado y el perdón, y con- semilla proverbialmente pequeña, la de
ducen al relato de la curación de Jesús la mostaza, con la de un gran árbol, la
de los diez leprosos cerca de un pueblo higuera. Nos invita a ir más allá de la
de Samaría. No hay una clara conexión lógica ordinaria utilizando una ima-
lógica entre los relatos de Jesús en Lucas gen original sugiriéndonos que la fe
17, ni entre los relatos y la historia de no actúa según los normales criterios
la curación que prosigue. Sin embargo, humanos, sino que, por el contrario,
contemplando la tarea cristiana de la aparece incomprensible ante la mirada
misión, escuchamos el eco de los discí- humana, como una higuera en medio
pulos –aquí llamados apóstoles– mien- del mar. En cambio, la fe, en su base,
tras imploran a Jesús: “Auméntanos la es la profunda confianza en Dios y en
fe” (Lc 17, 5). su modo de actuar. Posiblemente cada
misionero con una cierta experiencia ha

 38
6
experimentado los frutos producidos Debemos reconocer con humildad que
por la acción de Dios en circunstancias nos falta mucha fe en nuestra misión de
que parecían completamente hostiles evangelizar el mundo. Tal vez el Señor

DOMINGO
a cualquier resultado. El Evangelio de también nos dice: “Si tuvieran fe como
hoy nos invita a creer en Dios más allá un granito de mostaza, dirían a esa
de los límites de la lógica humana y del morera: ‘Arráncate de raíz y plántate en
sentido de lo posible, formando así una el mar’, y les obedecería” (Lc 17, 6). Por
unidad con la mente, la imaginación, la tanto, no es posible tener una fe capaz
lógica y el corazón de Dios. de transportar montañas si nos falta la
“Los apóstoles dijeron al Señor: fe esencial en el Señor Jesús, en el Jesús
‘Auméntanos la fe’” (Lc 17, 5-6): San resucitado que vive en nosotros y en
Lucas llama “apóstoles” a los Doce que su Iglesia. ¿Qué sentido tiene querer
Jesús eligió al comienzo de su ministerio poseer una fe que realiza milagros delan-
(cf. Lc 6, 12-16). Apóstoles quiere decir te de las masas, o poderes de curación,
“enviados”. Mientras los otros Evange- o poderes excepcionales para mistificar
lios solo utilizan este término una sola paganos y cristianos de hoy? Jesús mis-
vez, para designar a este grupo particu- mo hizo muchísimos milagros delante
lar de discípulos de Jesús, Lucas lo usa de sus contemporáneos y de sus apósto-
seis veces en su Evangelio y veintiocho les, y eso no aumentó su fe. Lo esencial
veces en los Hechos de los Apóstoles. es tener la humildad de los apóstoles y
En la Iglesia primitiva se era conscien- orar continuamente al Señor para que
te del privilegio no transmisible de los venga en nuestra ayuda. “Creo, pero
Doce: la autenticidad de su mandato, ayuda mi falta de fe”: así gritaba el padre
de su misión, se fundaba en la elección del endemoniado epiléptico del Evan-
personal de Jesús. gelio (Mc 9, 24; cf. Lc 9, 37-43). En
cada Eucaristía, encuentro con el resu-
Él los había elegido y enviado. Esos citado, pidámosle también nosotros la
apóstoles son de este modo los testigos fe necesaria para poderlo encontrar vivo
oficiales de la buena noticia del resucita- en nuestras vidas y en nuestro mundo.
do. Y en tal sentido ellos deberán tener la Solo la oración incesante, el alma de la
suficiente fe en él. Son los testigos privi- misión, hace posible la fe.
legiados de las enseñanzas y de los mila-
gros de Jesús (cf. Lc 18, 31), y al mismo A continuación (cf. Lc 17, 5-10), el
tiempo son hombres frágiles como todos relato evangélico de Lucas nos pone
nosotros, expuestos a las dudas y a la fal- frente a un escenario propio de la vida
ta de fe (cf. Lc 24, 11.25.38-39). De ahí doméstica cotidiana para ofrecernos
su oración dirigida a Jesús en el Evan- una enseñanza sobre el apostolado: por
gelio de hoy: “Auméntanos la fe”, en la muy maravillosos que puedan ser los
certeza de que él es Dios. resultados de nuestro trabajo, tan solo
estamos cumpliendo las tareas que nos
¿Cuáles son las enseñanzas para todos han sido asignadas por Dios.
nosotros como los “enviados” de hoy?

39 
7 Lunes
NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO
Memoria obligatoria – Blanco
Oficio: De la Memoria obligatoria / Salterio: 3a. semana

El 7 de octubre de 1571, el Occidente fue salvado de la amenaza


turca mediante la victoria de los cristianos en la batalla naval de
Lepanto. Dicha victoria se atribuyó al rezo del Rosario. Y aunque
este hecho histórico se ha convertido ya en algo remoto, la Iglesia
nos invita a descubrir en el Rosario el sitio que ocupa la santísima
Virgen en el misterio de la salvación.

¡HAZ TÚ LO MISMO!

L
ucas presenta esta parábola como una historia dentro de un pasaje más amplio, el
del encuentro de Jesús con un doctor de la ley que cree poder ponerlo a prueba.
Jesús ya había sido puesto a prueba precisamente al comienzo de su vida pública,
cuando fue conducido por el Espíritu Santo al desierto y fue tentado por el diablo.
En tres ocasiones a lo largo de la historia de la tentación (cf. Lc 4, 2.12.13) el diablo
empuja a Jesús al límite para ver si realmente es el Hijo de Dios, y si permanece fiel a la
voluntad de Dios. En la tercera “prueba” Jesús aleja al diablo pronunciando las últimas
palabras de su batalla contra Satanás: “No tentarás al Señor, tu Dios” (Lc 4, 12).
La parábola del buen samaritano es célebre y fácil de representarse mentalmente,
pero el Evangelio de hoy comienza con el anuncio de que un doctor de la ley se acerca
a Jesús para ponerlo a prueba. También hoy, en nuestro mundo, muchos expertos
en ciencias de la felicidad pretenden poner a prueba a los apóstoles del Evangelio
de nuestros días. ¿Qué debemos hacer para alcanzar la vida eterna? ¿Qué hacer para
alcanzar la felicidad? Nuestra respuesta no debe ser otra que la enseñanza del Maestro.
¿Cuáles son las enseñanzas para nosotros que hemos sido llamados a la misión?
Solo el amor evangeliza eficazmente. No se trata de desarrollar una religión del
culto, de la moral, de las prescripciones legalistas: se trata de hacer prójimos de
Cristo a todas las mujeres y hombres que encontramos, heridos, sobre los cami-
nos de nuestro Jericó. Se trata de aplazar nuestros minuciosos programas para dar
prioridad a los casos de tantos heridos que encontramos en nuestros caminos. Se
trata de socorrer con aquello que tenemos, el aceite de la misericordia y el vino del
amor. Se trata de construir una humanidad, mediante la fe en Cristo, cada día más
cercana a la bondad salvadora de Dios. Es la fe en Cristo muerto y resucitado la
que nos familiariza cada vez más con los modos de hacer de Dios, con sus criterios
de salvación. El samaritano es bueno no por sí mismo. Es bueno porque razona y
se comporta como se habría comportado Jesús en tal situación.

 40
7
ANTÍFONA DE ENTRADA Jonás. Le interrogaron: “Dinos, ¿por qué
Cf. Lc 1, 28.42 nos sobreviene esta calamidad? ¿Cuál es tu
Alégrate, María, llena de gracia, el oficio? ¿De dónde vienes? ¿Cuál es tu país?
¿De qué pueblo eres?”.

LUNES
Señor está contigo. ¡Bendita tú eres
entre las mujeres y bendito es el fruto Él les contestó: “Soy un hebreo; adoro
de tu vientre! al Señor, Dios del cielo, que hizo el mar
y la tierra firme”. Temieron grandemente
ORACIÓN COLECTA aquellos hombres y le dijeron: “¿Qué has
Derrama, Señor, tu gracia en nuestros hecho?”. Pues comprendieron que huía
corazones, para que, quienes hemos del Señor, por lo que él había declarado.
conocido por el anuncio del ángel, la Entonces le preguntaron: “¿Qué haremos
encarnación de tu Hijo, lleguemos, contigo para que se nos aplaque el mar?”.
por su pasión y su cruz, a la gloria de Porque el mar seguía embraveciéndose. Él
la resurrección. Por nuestro Señor Jesu- contestó: “Levántenme y arrójenme al mar,
cristo, tu Hijo… y el mar se les aplacará; pues sé que por mi
culpa les sobrevino esta terrible tormenta”.
PRIMERA LECTURA
Pero ellos remaban para alcanzar tie-
De la profecía de Jonás rra firme, y no podían, porque el mar
Jonás, hijo de Amitai, recibió la Palabra seguía embraveciéndose. Entonces
del Señor: “Levántate y vete a Nínive, la invocaron al Señor, diciendo: “¡Ah,
gran ciudad, y proclama en ella: ‘Su mal- Señor, que no perezcamos por culpa de
dad ha llegado hasta mí’”. Se levantó Jonás este hombre, no nos hagas responsables
para huir a Tarsis, lejos del Señor; bajó a de una sangre inocente! Tú eres el Señor
Jafa y encontró un barco que zarpaba que obras como quieres”.
para Tarsis; pagó el precio y embarcó para Levantaron, pues, a Jonás y lo arro-
navegar con ellos a Tarsis, lejos del Señor. jaron al mar; y el mar calmó su cólera.
Pero el Señor envió un viento impetuo- Y temieron mucho al Señor aquellos
so sobre el mar, y se alzó una gran tor- hombres. Ofrecieron un sacrificio al
menta en el mar, y la nave estaba a punto Señor y le hicieron votos.
de naufragar. Temieron los marineros, e El Señor envió un gran pez a que se
invocaba cada cual a su dios. Arrojaron comiera a Jonás, y estuvo Jonás en el vien-
los pertrechos al mar, para aligerar la nave, tre del pez tres días y tres noches segui-
mientras Jonás, que había bajado a lo hon- das. El Señor dio orden al pez, y vomitó
do de la nave, dormía profundamente. a Jonás en tierra firme (Jon 1, 1–2, 1.11).
El capitán se le acercó y le dijo: “¿Por qué Palabra de Dios.
duermes? Levántate e invoca a tu Dios;
quizá se compadezca ese Dios de nosotros, SALMO RESPONSORIAL Jonás 2
para que no perezcamos”. Y decían unos R/. Sacaste mi vida de la fosa, Señor
a otros: “Echemos suertes para ver por • En mi aflicción clamé al Señor, y me
culpa de quién nos viene esta calamidad”. atendió; desde el vientre del abismo
Echaron suertes, y la suerte cayó sobre pedí auxilio, y escuchó mi clamor. R/.

41 
7
• Me arrojaste a lo profundo en alta mar, rodeo y pasó de largo. Pero un samarita-
me rodeaban las olas, tus corrientes y no que iba de viaje, llegó a donde estaba
tu oleaje pasaban sobre mí. R/. él y, al verlo, le dio lástima, se le acercó,
le vendó las heridas, echándoles aceite y
LUNES

• Yo dije: “Me has arrojado de tu pre-


sencia; quién pudiera ver de nuevo tu vino, y, montándolo en su propia cabal-
santo templo”. R/. gadura, lo llevó a una posada y lo cuidó
• Cuando se me acababan las fuerzas Al día siguiente, sacó dos denarios y,
me acordé del Señor; llegó hasta ti mi dándoselos al posadero, le dijo: ‘Cuida
oración, hasta tu santo templo. R/. de él, y lo que gastes de más yo te lo
pagaré a la vuelta’.
ACLAMACIÓN ANTES ¿Cuál de estos tres te parece que se
DEL EVANGELIO    Jn 13, 34 portó como prójimo del que cayó en
R/. Aleluya, aleluya, aleluya. manos de los bandidos?”. Él contestó:
Les doy un mandamiento nuevo –dice “El que practicó la misericordia con él”.
el Señor–: que se amen unos a otros, Díjole Jesús: “Anda, haz tú lo mismo”
como yo los he amado. R/. (Lc 10, 25-37). Palabra del Señor.
EVANGELIO ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Del Evangelio según san Lucas Te pedimos, Señor, por la ofrenda de
En aquel tiempo, se presentó un maes- estos dones, que nos dispongamos de
tro de la Ley y le preguntó a Jesús para manera conveniente y que de tal manera
ponerlo a prueba: “Maestro, ¿qué ten- celebremos los misterios de tu Unigéni-
go que hacer para heredar la vida eter- to, que seamos dignos de alcanzar sus
na?”. Él le dijo: “¿Qué está escrito en promesas. Por Jesucristo, nuestro Señor.
la Ley? ¿Qué lees en ella?”. Él contestó: Prefacio de la Santísima
“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu Virgen María I-II, p. 10.
corazón y con toda tu alma y con todas
tus fuerzas y con todo tu ser. Y al próji- ANTÍFONA DE COMUNIÓN
mo como a ti mismo”. Él le dijo: “Bien Lc 1, 31
dicho. Haz esto y tendrás la vida”.
Concebirás en tu vientre y darás a luz
Pero el maestro de la Ley, queriendo un Hijo y le pondrás por nombre Jesús.
justificarse, preguntó a Jesús: “¿Y quién
es mi prójimo?”. Jesús dijo: “Un hom-
ORACIÓN DESPUÉS
bre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó
DE LA COMUNIÓN
en manos de unos bandidos, que lo
desnudaron, lo molieron a palos y se Te pedimos, Señor Dios nuestro, que,
marcharon, dejándolo medio muerto. quienes anunciamos en este sacramento
Por casualidad, un sacerdote bajaba por la muerte y la resurrección de tu Hijo,
aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y hechos consortes de su pasión, podamos
pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita ser partícipes también de la consolación y
que llegó a aquel sitio: al verlo dio un de la gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 42
8 Martes
SAN HUGO DE GÉNOVA / Feria – Verde
Oficio: Ferial / Salterio: 3a. semana

San Hugo nació en Alessandria (Italia) en 1186. Des-


pués de haber luchado largo tiempo en Tierra Santa,
fue designado para regir la Encomienda de la Orden de
San Juan de la ciudad de Jerusalén. Se distinguió por su
bondad y su caridad hacia los pobres.

SOLO UNA COSA ES NECESARIA

A
travesar la puerta de una casa significa entrar en el corazón de las relaciones
y descubrir, junto con las alegrías y los afectos, las heridas y las fragilidades
del vivir en familia. Estamos hechos de carne, y esto nos lo revela cada
relación profunda y plena con quien parece acercarse a nuestras necesidades: Jesús,
hombre y Señor de nuestra historia, tiene los rasgos del que sabe hacerse extrema-
damente cercano a nuestro corazón.
La casa de Betania, reconocida como la casa de los afectos, nos revela la humanidad
de Cristo, es decir, al Jesús de Nazaret que no permanece extraño ante los sufrimientos
y las dificultades humanas: él llora, escucha, consuela, predica, enjuga las lágrimas, se
ofrece a sí mismo como alimento y como bebida (Eucaristía). Esto significa “atravesar
la puerta de una casa”. Jesús entra íntimamente en la casa de Betania: lo hace como
amigo, poniendo en juego su corazón y sus relaciones con los vivos y con los muertos
(cf. Jn 11). En la misión que le había dado su Padre, Jesús se implica totalmente.
Jesús nos invita a cambiar nuestro modo de pensar y de actuar: a través del per-
sonaje fundamental de la mujer, atareada y agitada por el servicio, se nos proponen
nuevas reglas sobre la hospitalidad que debe reservarse a Cristo por parte de los
discípulos misioneros, acerca de la salvación para vivir y comunicar.
Las de Marta y María son dos vocaciones distintas y complementarias, movidas
por la misma intención: reconocer la unicidad de Aquel que ha llamado a la puerta
(cf. Ap 3, 20). Las dos mujeres, por tanto, no deben configurarse como antítesis,
como muchas veces se ha subrayado. El servir y el escuchar son acciones recíprocas,
en lugar de opuestas, en la misión que Jesús ha confiado a la Iglesia para la salva-
ción del mundo. La presencia de Jesús nos invita a ponernos en camino para entrar
en el corazón de cada hombre con la escucha de la Palabra y el servicio fraterno,
con el anuncio de la Pascua de la resurrección y con el banquete eucarístico de la
reconciliación que crea comunión y unidad.

43 
8
ANTÍFONA DE ENTRADA el polvo y mandó al heraldo a procla-
Cf. sal 66, 2-3 mar en su nombre a Nínive: “Hombres
Que Dios tenga piedad de nosotros y y animales, vacas y ovejas, no prueben
MARTES

nos bendiga, ilumine su rostro sobre bocado, no pasten ni beban; vístanse


nosotros y nos tenga compasión; de de saco hombres y animales; invoquen
modo que en la tierra conozcamos fervientemente a Dios, que se convierta
tus caminos y todos los pueblos tu cada cual de su mala vida y de la violen-
salvación. cia de sus manos; quizá se arrepienta, se
compadezca Dios, quizá cese el incen-
dio de su ira, y no pereceremos”.
ORACIÓN COLECTA
Y vio Dios sus obras, su conversión
Oh Dios, que enviaste al mundo a tu de la mala vida; se compadeció y se
Hijo como luz verdadera, derrama el arrepintió Dios de la catástrofe con que
Espíritu prometido, que incesantemen- había amenazado a Nínive, y no la eje-
te siembre la semilla de la verdad en cutó (Jon 3, 1-10).
los corazones de los hombres, y susci-
te en ellos la obediencia de la fe, para Palabra de Dios.
que, renacidos a una nueva vida por el
bautismo, todos lleguen a formar parte SALMO RESPONSORIAL
de tu único pueblo. Por nuestro Señor Del salmo 129
Jesucristo, tu Hijo…
R/. Si llevas cuentas de los delitos,
PRIMERA LECTURA Señor, ¿quién podrá resistir?

De la profecía de Jonás
• Desde lo hondo a ti grito, Señor; Se-
ñor, escucha mi voz; estén tus oídos
De nuevo vino la Palabra del Señor atentos a la voz de mi súplica. R/.
sobre Jonás: “Levántate y vete a Nínive, • Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
la gran ciudad, y predícale el mensaje ¿quién podrá resistir? Pero de ti pro-
que te dije”. cede el perdón, y así infundes respe-
Se levantó Jonás y fue a Nínive, como to. R/.
mandó el Señor. Nínive era una gran • Porque del Señor viene la misericor-
ciudad, tres días hacían falta para reco- dia, la redención copiosa; y Él redi-
rrerla. Comenzó Jonás a entrar por la mirá a Israel de todos sus delitos. R/.
ciudad y caminó durante un día, pro-
clamando: “¡Dentro de cuarenta días
Nínive será destruida!”. ACLAMACIÓN ANTES
Creyeron en Dios los ninivitas; pro- DEL EVANGELIO    Lc 11, 28
clamaron el ayuno y se vistieron de saco, R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
grandes y pequeños. Llegó el mensaje al Dichosos los que escuchan la Palabra de
rey de Nínive; se levantó del trono, dejó Dios y la cumplen. R/.
el manto, se cubrió de saco, se sentó en

 44
8
EVANGELIO ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Marta lo recibió en su casa. Mira, Señor, el rostro de tu Cristo que
María ha escogido la parte mejor se entregó a sí mismo por la salvación

MARTES
de todos; haz que tu nombre sea glorifi-
Del Evangelio según san Lucas cado entre las naciones, y que se ofrezca
en tu honor un sacrificio sin mancha,
En aquel tiempo, entró Jesús en una
desde donde sale el sol hasta el ocaso.
aldea, y una mujer llamada Marta
Por Jesucristo, nuestro Señor.
lo recibió en su casa. Esta tenía una
hermana llamada María, que, senta-
da a los pies del Señor, escuchaba su ANTÍFONA DE COMUNIÓN
palabra. Y Marta se multiplicaba para Cf. Mt 28, 20
dar abasto con el servicio; hasta que Enseñen a todo el mundo a observar
se paró y dijo: “Señor, ¿no te importa todo lo que yo les he mandado, dice el
que mi hermana me haya dejado sola Señor. Y sepan que yo estoy con ustedes
con el servicio? Dile que me eche una todos los días hasta el fin del mundo.
mano”.
Pero el Señor le contestó: “Marta, ORACIÓN DESPUÉS
Marta, andas inquieta y nerviosa con DE LA COMUNIÓN
tantas cosas; solo una es necesaria. Alimentados con los dones de nuestra
María ha escogido la parte mejor, y no redención, te pedimos, Señor, que este
se la quitarán” (Lc 10, 38-42). alimento de salvación eterna nos haga
crecer siempre en la fe verdadera. Por
Palabra del Señor. Jesucristo, nuestro Señor.

45 
9 Miércoles
SAN LUIS BERTRÁN, PRESBÍTERO
Memoria obligatoria – Blanco
Oficio: De la Memoria obligatoria / Salterio: 3a. semana

Luis Bertrán nació el 1 de enero de 1526 en Valencia. Su vocación


nace a los 16 años tras visitar la tumba del apóstol Santiago en
Compostela; su familia al inicio se niega a que entré al convento
dominico. Dos años más tarde entra definitivamente a la orden.
Fue ordenado sacerdote tres años después de su ingreso. En 1562
viaja a la Nueva Granada donde desempeña su ministerio sacer-
dotal. Regresa a España en 1569 y muere el 5 de octubre de 1575.

ENSÉÑANOS A ORAR

E
l Padrenuestro es más que una oración; es, como decía Tertuliano, “el com-
pendio de todo el Evangelio”, porque en él encontramos los principios
fundamentales, así como las esperanzas más profundas y las exigencias más
determinantes de los discípulos de Jesús. El Evangelio de Lucas presenta, en primer
lugar, el don de llamar Padre al Dios de Jesucristo. Por la fe, Jesús concede a sus
discípulos, mientras les enseña cómo orar, la capacidad de dirigirse a Dios como a
un Padre eternamente misericordioso e infinitamente amoroso.
La oración es siempre la experiencia de una relación con Dios, del encuentro con
Jesucristo en el Espíritu Santo. El Padrenuestro, como compendio del Evangelio,
nos ofrece los criterios fundamentales para este encuentro y la misión que fluye
de ella. La gracia de dirigirnos a Dios como Padre nos predispone para vivir como
hermanos. El empeño de santificar el nombre de Dios nos compromete, con su
gracia, en la construcción de su Reino. La bendición del perdón que nos ofrece el
Dios de Jesucristo nos hace conocedores de la gran necesidad de suscitar y acom-
pañar auténticos procesos de reconciliación, que lleven no solo a la experiencia del
perdón, sino también, gradualmente, a la erradicación de los pecados.
La paternidad de Dios, plenamente revelada en Jesucristo (cf. Jn 12, 45; 14, 9),
hace de la comunidad de los discípulos misioneros una verdadera familia, a cuya
mesa de la palabra y de la Eucaristía todos son invitados y atraídos. En este movi-
miento de ida y de vuelta al Padre, Jesús introduce nuestra misión en su misión, la
misión de su Iglesia para la salvación del mundo (cf. Jn 8). Si Dios es el origen de
toda paternidad (cf. Ef 3, 14-21), en la Iglesia de su Hijo el Espíritu del resucitado
regenera a todos como hijos e hijas del mismo Padre gracias al bautismo. El reino
de Dios, cumplido por Jesús en su Pascua, encuentra en su Iglesia, todavía pere-
grina, su inicio y germen aquí en la tierra, en calidad de sacramento universal de
salvación ofrecido por Dios Padre a todos.

 46
9
ANTÍFONA DE ENTRADA del sol. Jonás se alegró mucho de aquel
Sal 95, 3-4 ricino.

MIÉRCOLES
Cuenten a los pueblos su gloria, sus Pero el Señor envió un gusano, cuan-
maravillas a todas las naciones; por- do el sol salía al día siguiente, el cual
que es grande el Señor, y muy digno de dañó al ricino, que se secó. Y cuando
alabanza. el sol apretaba, envió el Señor un vien-
to solano bochornoso; el sol hería la
ORACIÓN COLECTA cabeza de Jonás, haciéndole desfallecer.
Deseó Jonás morir, y dijo: “Más vale
Oh Dios, que enviaste a nuestras tierras morir que vivir”.
a san Luis Bertrán para anunciar con
su palabra el Evangelio de la salvación Respondió el Señor a Jonás: “¿Crees
y confirmarlo con una vida de austera que tienes derecho a irritarte por el rici-
penitencia e intensa caridad, concéde- no?”. Contestó él: “Con razón siento
nos, por su intercesión, crecer en la fe un disgusto mortal”. Le respondió el
que él predicó y seguir su ejemplo en Señor: “Tú te lamentas por el ricino,
la búsqueda de la caridad, la justicia y que no cultivaste con tu trabajo, y que
la paz. Por nuestro Señor Jesucristo, tu brota una noche y perece la otra. Y yo,
Hijo… ¿no voy a sentir la suerte de Nínive, la
gran ciudad, que habitan más de ciento
PRIMERA LECTURA veinte mil hombres, que no distinguen
la derecha de la izquierda, y en la que
De la profecía de Jonás hay gran cantidad de ganado?” (Jon 4,
Jonás sintió un disgusto enorme, y esta- 1-11).
ba irritado. Oró al Señor en estos térmi- Palabra de Dios.
nos: “Señor, ¿no es esto lo que me temía
yo en mi tierra? Por eso me adelanté a SALMO RESPONSORIAL
huir a Tarsis, porque sé que eres compa-
sivo y misericordioso, lento a la cólera Del salmo 85
y rico en piedad, que te arrepientes de R/. Tú Señor, eres lento a la cólera,
las amenazas. Ahora, Señor, quítame la rico en piedad.
vida; más vale morir que vivir”. Le res- • Tú eres mi Dios, piedad de mí, Se-
pondió el Señor: “¿Y tienes tú derecho ñor, que a ti estoy llamando todo el
a irritarte?”. día; alegra el alma de tu siervo, pues
Jonás había salido de la ciudad, y levanto mi alma hacia ti. R/.
estaba sentado al oriente. Allí se había • Porque tú, Señor, eres bueno y cle-
hecho una choza y se sentaba a la som- mente, rico en misericordia con los
bra, esperando el destino de la ciudad. que te invocan. Señor, escucha mi
Entonces hizo crecer el Señor un rici- oración, atiende a la voz de mi sú-
no, alzándose por encima de Jonás para plica. R/.
darle sombra y resguardarle del ardor

47 
9
• Todos los pueblos vendrán a postrar- porque también nosotros perdonamos a
se en tu presencia, Señor: bendecirán todo el que nos debe algo, y no nos deje
tu nombre: “Grande eres tú, y haces caer en la tentación’” (Lc 11, 1-4).
MIÉRCOLES

maravillas, tú eres el único Dios. R/. Palabra del Señor.

ACLAMACIÓN ANTES
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
DEL EVANGELIO    Rm 8, 15
Acoge con bondad, Señor, las ofrendas
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
que te presentamos al celebrar la con-
Han recibido un espíritu de hijos adop- memoración de san Luis Bertrán, y
tivos, que nos hace gritar: “¡Abbá!, concédenos vivir, por la caridad, estos
Padre”. R/. misterios eucarísticos que celebramos.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
EVANGELIO
Señor, enséñanos a orar ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Del Evangelio según san Lucas Mc 16, 15; Mt 28, 20
Dice el Señor: “Vayan al mundo ente-
Una vez que estaba Jesús orando en ro y proclamen el Evangelio. Yo estaré
cierto lugar, cuando terminó, uno de con ustedes todos los días hasta el fin
sus discípulos le dijo: “Señor, ensé- del mundo”.
ñanos a orar, como Juan enseñó a sus
discípulos”.
ORACIÓN DESPUÉS
Él les dijo: “Cuando oren digan: DE LA COMUNIÓN
‘Padre, santificado sea tu nombre, venga
Los sacramentos que hemos recibido,
tu Reino, danos cada día nuestro pan del
Señor, alimenten en nosotros la fe, a
mañana, perdónanos nuestros pecados,
cuya predicación dedicó su vida san Luis
Bertrán. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 48
10 Jueves
SANTO TOMÁS DE VILLANUEVA / Feria – Verde
Oficio: Ferial / Salterio: 3a. semana

Este inmenso predicador que fue llamado por sus oyentes “el
divino Tomás”, nació en España en 1488 y su sobrenombre le
vino de la ciudad donde se educó y creció. Sentía una predi-
lección especial por atender a los enfermos. Dedicaba muchas
horas a rezar y a meditar.

PIDAN Y SE LES DARÁ


Cada uno es llamado a experimentar que Jesús es el amigo, más aún el amigo per-
sonal, de cada ser humano. La amistad con Cristo consiste en crecer en intimidad
con el Maestro, además de ser una existencia en Cristo. Esta profunda dimensión
de la amistad revitaliza al Espíritu Santo dentro de nosotros. La amistad con Cris-
to, incluso en la enfermedad y en las fragilidades, nos ofrece una fuerza que pre-
valece sobre la amargura, sobre el cansancio de la vida y sobre toda desesperación.
La amistad es una “cuestión de corazón”, en la que uno revela al otro lo que tiene
en lo más profundo de su propio corazón, con confianza y reciprocidad. El creci-
miento de la amistad pasa por la autorrevelación recíproca. En este proceso, nos
damos cuenta de que estamos más comprometidos, en una relación más profunda
con Dios y con nuestro prójimo. Las personas se animarán a seguir a Cristo cuando
vean cómo su amistad ha transformado personalmente al discípulo misionero que
anuncia y testimonia.
La amistad que se nos ha descrito en el Evangelio de hoy no parece suficiente
para obtener lo que se pide: debe ser sostenida por la insistencia de la petición y
la certeza de la fe del que pide y por la capacidad de dar de la persona a la que nos
dirigimos, incluso en momentos inoportunos. La oración constante, sin desfallecer
nunca (cf. Lc 18, 1), pone a prueba y refuerza la fe como relación de amistad, una
relación verdadera de paternidad y de filiación.
La insistencia de la oración para poder tener tres panes que compartir con el
huésped quiere subrayar la comunión que alimenta y atiende al prójimo. La ora-
ción, si es auténtica, abre nuestra relación de amistad con Dios hacia el prójimo y
nos empuja a la misión. Se pide para obtener algo para nosotros y para los demás,
por la Iglesia que formamos gracias al Espíritu del Padre y al pan eucarístico que
compartimos. Nunca se pide solo para uno mismo, pues entonces no sería ora-
ción. Se pide para que crezca la comunión y para que se amplíen los confines de la
comunidad de Jesús.

49 
10
ANTÍFONA DE ENTRADA que lo sirve. Entonces verán la diferen-
Rm 5, 5; 8, 11 cia entre justos e impíos, entre los que
El amor de Dios ha sido derramado en sirven a Dios y los que no lo sirven.
JUEVES

nuestros corazones por el Espíritu San- Porque miren que llega el día, ardien-
to que habita en nosotros. te como un horno: malvados y perver-
sos serán la paja, y los quemaré el día
ORACIÓN COLECTA que ha de venir –dice el Señor de los
ejércitos–, y no quedará de ellos ni rama
Oh Dios, que instruiste los corazones ni raíz. Pero a los que honran mi nom-
de los fieles, con la claridad del Espíritu bre los iluminará un sol de justicia que
Santo, concédenos, en el mismo Espíri- lleva la salud en las alas” (Ml 3, 13-20a).
tu, comprender lo que es recto y gozar
siempre de su consuelo. Por nuestro Palabra de Dios.
Señor Jesucristo, tu Hijo...
SALMO RESPONSORIAL
PRIMERA LECTURA Del salmo 1
Miren que llega el día, R/. Dichoso el hombre que ha puesto
ardiente como un horno. su confianza en el Señor.
• Dichoso el hombre que no sigue el
De la profecía de Malaquías consejo de los impíos, ni entra por la
“Sus discursos son arrogantes contra senda de los pecadores, ni se sienta en
mí –oráculo del Señor–. Ustedes obje- la reunión de los cínicos; sino que su
tan: ‘¿Cómo es que hablamos arro- gozo es la ley del Señor, y medita su
gantemente?’. Porque dicen: ‘No vale ley día y noche. R/.
la pena servir al Señor; ¿qué sacamos • Será como un árbol plantado al bor-
con guardar sus mandamientos?; ¿para de de la acequia: da fruto en su sazón
qué andamos enlutados en presencia y no se marchitan sus hojas; y cuanto
del Señor de los ejércitos? Al contrario: emprende tiene buen fin. R/.
nos parecen dichosos los malvados; a • No así los impíos, no así; serán paja
los impíos les va bien; tientan a Dios, y que arrebata el viento. Porque el Se-
quedan impunes’. ñor protege el camino de los justos,
Entonces los hombres religiosos pero el camino de los impíos acaba
hablaron entre sí: ‘El Señor atendió y mal. R/.
los escuchó’. Ante Él se escribía un libro
de memorias a favor de los hombres ACLAMACIÓN ANTES
religiosos que honran su nombre. DEL EVANGELIO    Cf. Hch 16, 14b
Me pertenecen –dice el Señor de los R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
ejércitos– como bien propio, el día que Ábrenos el corazón, Señor, para que
yo preparo. Me compadeceré de ellos, aceptemos las palabras de tu Hijo. R/.
como un padre se compadece del hijo

 50
10
EVANGELIO su Padre celestial dará el Espíritu Santo a
Pidan y se les dará. los que se lo piden?” (Lc 11, 5-13).
Palabra del Señor.

JUEVES
Del Evangelio según san Lucas

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípu- ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
los: “Si alguno de ustedes tiene un ami-
go, y viene durante la medianoche para Santifica, Señor, los dones que te ofre-
decirle: ‘Amigo, préstame tres panes, pues cemos y purifica, por la luz del Espíritu
uno de mis amigos ha venido de viaje y no Santo, nuestros corazones. Por Jesucris-
tengo nada que ofrecerle’. Y, desde dentro, to, nuestro Señor.
el otro le responde: ‘No me molestes; la Prefacio del Espíritu Santo I, p. 12.
puerta está cerrada; mis niños y yo esta-
mos acostados; no puedo levantarme para
dártelos’. Si el otro insiste llamando, yo les ANTÍFONA DE COMUNIÓN
digo que, si no se levanta y se los da por ser Cf. Sal 67, 29-30
amigo suyo, al menos por la importuni- Confirma, oh Dios, lo que has hecho
dad se levantará y le dará cuanto necesite. en favor nuestro, desde tu templo santo
Pues así les digo a ustedes: Pidan y se de Jerusalén.
les dará, busquen y hallarán, llamen y se
les abrirá; porque quien pide recibe, quien ORACIÓN DESPUÉS
busca halla, y al que llama se le abre. ¿Qué DE LA COMUNIÓN
padre entre ustedes, cuando el hijo le pide
Que la comunicación del Espíritu San-
pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un
to purifique, Señor, nuestros corazones
pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un
y los fecunde con el rocío íntimo de su
huevo, le dará un escorpión?
presencia. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Si ustedes, pues, que son malos, saben
dar cosas buenas a sus hijos, ¿cuánto más

51 
11 Viernes
SAN JUAN XXIII, PAPA
Memoria libre – Verde / Blanco
Oficio: Ferial o de la Memoria libre / Salterio: 3a. semana

Angelo Roncalli nació en Sotto il Monte en 1881. Su vida


episcopal fue importante, ya que estuvo en diferentes países
que le permitieron conocer una realidad de la Iglesia. Fue ele-
gido Papa en octubre de 1958. Su misión más importante fue
convocar e iniciar el concilio Vaticano II, el 11 de octubre de
1962. Murió el 3 de junio de 1963.

EL QUE NO ESTÁ CONMIGO…


El Evangelio de hoy profundiza en el tema de la relación con Dios y presenta una
doble convicción: no es posible la neutralidad y no hay estados definitivos en la
vida de los discípulos, sino solo la fidelidad de Dios.
La relación con Dios se manifiesta en la reducción y en la victoria sobre el mal.
El Evangelio relaciona la temática precedente de la oración (cf. Lc 11, 1-13) con
la actividad de Jesús como exorcista; antes se pedía la llegada del reino de Dios,
ahora Jesús afirma que ya está llegando y que el signo principal es la expulsión de
los demonios. El asunto más interesante es que, mientras en los versículos prece-
dentes se insistía de distintas formas en la relación de Jesús con el Padre, ahora sus
adversarios tergiversan cuanto han dicho y acusan a Jesús de estar confabulado con
Belcebú (cf. Lc 11, 15). Sin embargo, el Evangelio continúa afirmando que Jesús,
gracias a su comunión profunda con Dios, está en grado de combatir y erradicar el
mal que existe en las personas y en torno a ellas.
El discípulo misionero tiene la responsabilidad, como Jesús, de implicarse en la
lucha y en la erradicación del mal. Este conflicto contra el mal debería ser una de
sus ocupaciones principales, porque demuestra auténticamente su relación filial
con Dios y su comunión con Jesús. Curiosamente, sin embargo, el testimonio exi-
ge que el discípulo se confronte con su humanidad. Por una parte, de hecho, debe
ser capaz, en virtud de la gracia y del propio esfuerzo, de participar en la misión
del Señor (cf. Lc 9, 1-6; 10, 1-16). Sin embargo, a las grandes posibilidades que el
Señor concede a sus discípulos, se corresponden también las indicaciones de sus
límites: son presentados, en la persona de Pedro, como pecadores (cf. Lc 5, 8); o
también como personas vulnerables ante la crítica blasfema de los líderes religiosos.
Es el ser con Jesús, el pertenecer a él, lo que determina y sostiene la lucha contra
toda forma de mal.

 52
11
ANTÍFONA DE ENTRADA no se repetirá, por muchas generaciones
Cf. Si 45, 30 (Jl 1, 13-15; 2, 1-2). Palabra de Dios.
El Señor hizo con él una alianza de paz

VIERNES
y lo constituyó en el gobierno, para que SALMO RESPONSORIAL
recibiera la dignidad del sacerdocio para Del salmo 9
siempre. R/. El Señor juzgará el orbe con justicia.
• Te doy gracias, Señor, de todo co-
ORACIÓN COLECTA razón, proclamando todas tus ma-
Dios todopoderoso y eterno, que en san ravillas; me alegro y exulto contigo
Juan XXIII, Papa, has hecho resplande- y toco en honor de tu nombre, oh
cer para todo el mundo el ejemplo de Altísimo. R/.
un buen pastor, concédenos, por su • Reprendiste a los pueblos, destruiste al
intercesión, difundir con alegría la ple- impío y borraste para siempre su ape-
nitud de la caridad cristiana. Por nues- llido. Los pueblos se han hundido en la
tro Señor Jesucristo, tu Hijo… fosa que hicieron, su pie quedó prendi-
do en la red que escondieron. R/.
PRIMERA LECTURA • Dios está sentado por siempre en el
De la profecía de Joel trono que ha colocado para juzgar. Él
Vístanse de luto y hagan duelo, sacer- juzgará el orbe con justicia y regirá
dotes; lloren, ministros del altar; ven- las naciones con rectitud. R/.
gan a dormir en esteras, ministros de
Dios, porque faltan en el templo del ACLAMACIÓN ANTES
Señor ofrenda y libación. DEL EVANGELIO    Jn 12, 31b-32
Proclamen el ayuno, congreguen la R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
asamblea, reúnan a los ancianos, a todos Ahora el Príncipe de este mundo va
los habitantes de la tierra, en el templo a ser echado fuera –dice el Señor–. Y
del Señor, nuestro Dios, y clamen al cuando yo sea elevado sobre la tierra
Señor. ¡Ay de este día! Que está cerca atraeré a todos hacia mí. R/.
el día del Señor, vendrá como azote del
Dios de las montañas.
EVANGELIO
Toquen la trompeta en Sion, griten
en mi monte santo, tiemblen los habi- Si yo echo los demonios con el dedo
tantes del país, que viene, ya está cer- de Dios, entonces es que el Reino
ca, el día del Señor. Día de oscuridad de Dios ha llegado a ustedes.
y tinieblas, día de nube y nubarrón; Del Evangelio según san Lucas
como negrura extendida sobre los mon-
tes, una horda numerosa y espesa; como En aquel tiempo, habiendo echado
ella no la hubo jamás, después de ella Jesús un demonio, algunos de entre la
multitud dijeron: “Si echa los demonios

53 
11
es por arte de Belzebú, el príncipe de los va a coger otros siete espíritus peores
demonios”. Otros, para ponerlo a prue- que él, y se mete a vivir allí. Y el final de
ba, le pedían un signo en el cielo. aquel hombre resulta peor que el prin-
VIERNES

Él, leyendo sus pensamientos, les cipio” (Lc 11, 15-26).


dijo: “Todo reino en guerra civil va a Palabra del Señor.
la ruina y se derrumba casa tras casa.
Si también Satanás está en guerra civil,
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
¿cómo mantendrá su reino? Ustedes
dicen que yo echo los demonios con Acógenos, Señor, para que, en esta festi-
el poder de Belzebú; y, si yo echo los vidad de san Juan XXIII, nos aproveche
demonios con el poder de Belzebú, sus esta ofrenda, con cuya inmolación con-
hijos, ¿por arte de quién los echan? Por cediste que se perdonen todos los peca-
eso, ellos mismos serán sus jueces. Pero, dos del mundo. Por Jesucristo, nuestro
si yo echo los demonios con el dedo de Señor.
Dios, entonces es que el Reino de Dios
ha llegado a ustedes. ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Cuando un hombre fuerte y bien Cf. Jn 21, 17
armado guarda su palacio, sus bienes Señor, tú lo conoces todo, tú sabes que
están seguros. Pero, si otro más fuerte te amo.
lo asalta y lo vence, le quita las armas de
que se fiaba y reparte el botín. El que no
ORACIÓN DESPUÉS
está conmigo está contra mí; el que no
DE LA COMUNIÓN
recoge conmigo desparrama.
Cuando un espíritu inmundo sale de Que la eficacia de los dones recibidos,
un hombre, da vueltas por el desierto, Señor Dios, en la fiesta de san Juan XXI-
buscando un sitio para descansar; pero, II, produzca su efecto en nosotros, para
como no lo encuentra, dice: ‘Volveré a que nos sirvan de ayuda en la vida mor-
la casa de donde salí’. Al volver, se la tal y nos obtengan el gozo de la felicidad
encuentra barrida y arreglada. Entonces eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 54
12 Sábado
NUESTRA SEÑORA DEL PILAR
Feria o B.V.M. – Verde / Blanco
Oficio: Ferial o de la BMV / Salterio: 3a. semana

Una antigua y venerada tradición refiere que la Santísima


Virgen María, en carne mortal, se apareció en Zaragoza so-
bre una columna o pilar, signo visible de su presencia, alen-
tando al apóstol Santiago en su evangelización por tierras
españolas. Bajo su patrocinio se inició la evangelización de
América el 12 de octubre del 1492.

ESCUCHA Y PRÁCTICA

E
l Evangelio de hoy no debe ser interpretado como un rechazo de Jesús a su
madre; más bien subraya que la atención a la Palabra de Dios, por la fe, es
más importante que la relación biológica con Jesús. Esta misma afirmación
se encuentra en otros pasajes del Evangelio (cf. Mt 12, 48; Mc 3, 33; Lc 8, 21),
cuando Jesús pregunta: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?”. Con
ello, Jesús está indicando claramente la importancia del recibir y obedecer a la
Palabra de Dios.
Un pasaje de la Lumen gentium del concilio Vaticano II observa: “A lo largo de
su predicación [Jesús], [María] acogió las palabras con que su Hijo, exaltando el
reino por encima de las condiciones y lazos de la carne y de la sangre, proclamó
bienaventurados (cf. Mc 3, 35; Lc 11, 27-28) a los que escuchan y guardan la Pala-
bra de Dios, como ella lo hacía fielmente (cf. Lc 2, 29 y 51). Así avanzó también la
Santísima Virgen en la peregrinación de la fe, y mantuvo fielmente su unión con el
Hijo hasta la cruz, junto a la cual, no sin designio divino, se mantuvo erguida (cf.
Jn 19, 25)” (LG 58).
La imagen de María como “discípula fiel” que vive una “peregrinación de fe”
es la que estimula la sensibilidad de la gente moderna y la comprensión de la
Iglesia como llamada al discipulado. El papa Francisco, refiriéndose también a la
encíclica Redemptoris mater de san Juan Pablo II, escribe en la Evangelii gaudium:
“María es la mujer de fe que vive y camina en la fe, y ‘su excepcional peregrina-
ción de la fe representa un punto de referencia constante para la Iglesia’. Ella se
dejó conducir por el Espíritu, en un itinerario de fe, hacia un destino de servi-
cio y fecundidad. Nosotros hoy fijamos en ella la mirada, para que nos ayude
a anunciar a todos el mensaje de salvación, y para que los nuevos discípulos se
conviertan en agentes evangelizadores […]. ‘Pues de este modo María, durante
muchos años, permaneció en intimidad con el misterio de su Hijo, y avanzaba en
su itinerario de fe’” (EG 287).

55 
12
ANTÍFONA DE ENTRADA acequias de Judá irán llenas de agua,
Dichosa eres, Virgen María, que llevaste brotará un manantial del templo del
en tus entrañas al creador del universo; Señor, y engrosará el torrente de las
SÁBADO

engendraste al que te creó y permaneces Acacias.


siempre Virgen. Egipto será un desierto, Edom se vol-
verá árida estepa, porque oprimieron a
ORACIÓN COLECTA los judíos, derramaron sangre inocente
en su país. Pero Judá estará habitada
Concédenos, Dios de misericordia,
por siempre, Jerusalén, de generación
protección en nuestra debilidad; y al
en generación. Vengaré su sangre, no
recordar hoy a la santa Madre de Dios,
quedará impune, y el Señor habitará en
por su intercesión y auxilio nos veamos
Sion” (Jl 4, 12-21).
libres de nuestras culpas. Por nuestro
Señor Jesucristo, tu Hijo... Palabra de Dios.

PRIMERA LECTURA SALMO RESPONSORIAL


Mano a la hoz, madura está la mies. Del salmo 96
R/. Alégrense, justos, con el Señor.
De la profecía de Joel
• El Señor reina, la tierra goza, se ale-
Así dice el Señor: “Alerta, vengan las gran las islas innumerables. Tiniebla
naciones al valle de Josafat: allí me senta- y nube lo rodean, justicia y derecho
ré a juzgar a las naciones vecinas. Mano sostienen su trono. R/.
a la hoz, madura está la mies; vengan
y pisen, lleno está el lagar. Rebosan las • Los montes se derriten como cera
cubas, porque abunda su maldad. ante el dueño de toda la tierra; los
cielos pregonan su justicia, y todos
Turbas y turbas en el valle de la Deci- los pueblos contemplan su gloria. R/.
sión, se acerca el día del Señor en el valle
de la Decisión. El sol y la luna se oscu- • Amanece la luz para el justo, y la ale-
recen, las estrellas retiran su resplandor. gría para los rectos de corazón. Alé-
El Señor ruge desde Sion, desde Jerusa- grense, justos, con el Señor, celebren
lén alza la voz, tiemblan cielo y tierra. su santo nombre. R/.

El Señor protege a su pueblo, auxilia a


los hijos de Israel. Sabrán que yo soy el ACLAMACIÓN ANTES
Señor, su Dios, que habita en Sion, mi DEL EVANGELIO    Lc 11, 28
monte santo. Jerusalén será santa, y no R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
pasarán por ella extranjeros. Dichosos los que escuchan la Palabra de
Aquel día, los montes manarán vino, Dios y la cumplen. R/.
los collados se desharán en leche, las

 56
12
EVANGELIO de tu gracia, nos transforme en ofrenda
Dichoso el vientre que te llevó. permanente. Por Jesucristo, nuestro
Mejor, dichosos los que escuchan Señor.

SÁBADO
la Palabra de Dios. Prefacio de Santa María Virgen I-II, p. 10.
Del Evangelio según san Lucas
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
En aquel tiempo, mientras Jesús habla-
ba a las gentes, una mujer de entre el Lc 1, 49
gentío levantó la voz, diciendo: “Dicho- El Poderoso ha hecho obras grandes por
so el vientre que te llevó y los pechos mí: su nombre es santo.
que te criaron”. Pero Él repuso: “Mejor,
dichosos los que escuchan la Palabra de ORACIÓN DESPUÉS
Dios y la cumplen” (Lc 11, 27-28). DE LA COMUNIÓN
Palabra del Señor. Hechos partícipes de la redención eter-
na te pedimos, Señor, que, quienes cele-
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS bramos la memoria de la Madre de tu
Hijo, nos gloriemos de la plenitud de
Al venerar la memoria de la Madre de tu gracia y experimentemos continuo
tu Hijo, te rogamos, Señor, que la obla- aumento de salvación. Por Jesucristo,
ción de este sacrificio, por la abundancia nuestro Señor.

57 
Domingo 13
XXVIII Domingo ordinario
Verde – Semana IV
Oficio: Del domingo
LAUDES
Salterio: 4a. Semana
(Oración de la mañana)

V. Señor, abre mis labios. SALMODIA


R. Y mi boca proclamará tu alabanza. Ant. 1. Dad gracias al Señor porque es
eterna su misericordia. Aleluya.
Se dice el Salmo 94 (p. ?)
con la antífona siguiente: Salmo 117
Ant. Pueblo del Señor, rebaño que Él Himno de acción de gracias
después de la victoria
guía, bendice a tu Dios. Aleluya.
Dad gracias al Señor porque es bueno,
Himno porque es eterna su misericordia.
Es la Pascua real, no ya la sombra, Diga la casa de Israel:
la verdadera Pascua del Señor; eterna es su misericordia.
la sangre del pasado es solo un signo, Diga la casa de Aarón:
la mera imagen de la gran unción. eterna es su misericordia.
En verdad, tú, Jesús, nos protegiste Digan los fieles del Señor:
con tus sangrientas manos paternales; eterna es su misericordia.
envolviendo en tus alas nuestras almas, En el peligro grité al Señor,
la verdadera alianza tú sellaste. y me escuchó, poniéndome a salvo.
Y, en tu triunfo, llevaste a nuestra carne El Señor está conmigo: no temo;
reconciliada con tu Padre eterno; ¿qué podrá hacerme el hombre?
y, desde arriba, vienes a llevarnos El Señor está conmigo y me auxilia,
a la danza festiva de tu cielo. veré la derrota de mis adversarios.
Oh gozo universal, Dios se hizo hombre Mejor es refugiarse en el Señor
para unir a los hombres con su Dios; que fiarse de los hombres,
se rompen las cadenas del infierno, mejor es refugiarse en el Señor
y en los labios renace la canción. que confiar en los magnates.
Cristo, Rey eterno, te pedimos Todos los pueblos me rodeaban,
que guardes con tus manos a tu Iglesia, en el nombre del Señor los rechacé;
que protejas y ayudes a tu pueblo me rodeaban cerrando el cerco,
y que venzas con Él a las tinieblas.Amén. en el nombre del Señor los rechacé;

 58
13
me rodeaban como avispas, Dios mío, yo te ensalzo.
ardiendo como fuego en las zarzas, Dad gracias al Señor porque es bueno,
en el nombre del Señor los rechacé. porque es eterna su misericordia.

DOMINGO
Empujaban y empujaban Se dice Gloria al Padre.
para derribarme,
pero el Señor me ayudó; Ant. Dad gracias al Señor porque es
el Señor es mi fuerza y mi energía, eterna su misericordia. Aleluya.
Él es mi salvación.
Escuchad: hay cantos de victoria Ant. 2. Aleluya. Creaturas todas del
en las tiendas de los justos: Señor, bendecid al Señor. Aleluya.
“La diestra del Señor es poderosa,
la diestra del Señor es excelsa, Cántico    (Dn 3, 52-57)
la diestra del Señor es poderosa”. Que la creación entera alabe al Señor
No he de morir, viviré Bendito eres, Señor,
para contar las hazañas del Señor. Dios de nuestros padres:
Me castigó, me castigó el Señor, a ti gloria y alabanza por los siglos.
pero no me entregó a la muerte. Bendito tu nombre, santo y glorioso:
Abridme las puertas del triunfo, a Él gloria y alabanza por los siglos.
y entraré para dar gracias al Señor. Bendito eres en el templo
Esta es la puerta del Señor: de tu santa gloria:
los vencedores entrarán por ella. a ti gloria y alabanza por los siglos.
Te doy gracias porque me escuchaste Bendito eres sobre el trono de tu reino:
y fuiste mi salvación. a ti gloria y alabanza por los siglos.
La piedra que desecharon los arquitectos Bendito eres tú, que sentado sobre que-
es ahora la piedra angular. rubines sondeas
Es el Señor quien lo ha hecho, los abismos: a ti gloria
ha sido un milagro patente. y alabanza por los siglos.
Este es el día en que actuó el Señor: Bendito eres en la bóveda del cielo:
sea nuestra alegría y nuestro gozo. a ti honor y alabanza por los siglos.
Señor, danos la salvación; Creaturas todas del Señor,
Señor, danos prosperidad. bendecid al Señor,
Bendito el que viene ensalzadlo con himnos por los siglos.
en nombre del Señor, Se dice Gloria al Padre.
os bendecimos desde
la casa del Señor; Ant. Aleluya. Creaturas todas del Señor,
el Señor es Dios: Él nos ilumina. bendecid al Señor. Aleluya.
Ordenad una procesión con ramos
hasta los ángulos del altar. Ant. 3. Todo ser que alienta, alabe al
Tú eres mi Dios, te doy gracias; Señor. Aleluya.

59 
13
Salmo 150 V. Gloria al Padre, y al Hijo,
Alabad al Señor y al Espíritu Santo.
R. Te damos gracias, ¡oh Dios!,
DOMINGO

Alabad al Señor en su templo,


invocando tu nombre.
alabadlo en su augusto firmamento.
Alabadlo por sus obras magníficas,
alabadlo por su inmensa grandeza. CÁNTICO EVANGÉLICO
Alabadlo tocando trompetas, Si tenemos constancia en el sufrir, rei-
alabadlo con arpas y cítaras, naremos con Cristo; si le somos infieles,
alabadlo con tambores y danzas, Él permanece fiel.
alabadlo con trompas y flautas, Cántico de Zacarías (pág. ¿?).
alabadlo con platillos sonoros,
alabadlo con platillos vibrantes.
PRECES
Todo ser que alienta, alabe al Señor.
Se dice Gloria al Padre. Dios nos ama y sabe lo que nos hace
falta; invoquémosle, pues, diciendo:
Ant. Todo ser que alienta, alabe al
Señor. Aleluya. Te bendecimos y en ti confiamos, Señor.
Te alabamos, Dios todopoderoso, Rey
LECTURA BREVE (2Tm 2, 8.11-13) del universo, porque a nosotros, injus-
tos y pecadores, nos has llamado al
Acuérdate de Cristo Jesús, del linaje de conocimiento de la verdad;
David, que vive resucitado de entre los haz que te sirvamos con santidad y
muertos. Verdadera es la sentencia que justicia.
dice: si hemos muerto con Él, viviremos
también con Él. Si tenemos constancia Vuélvete hacia nosotros, Señor, tú que
en el sufrir, reinaremos también con has querido abrirnos la puerta de tu
Él; si rehusamos reconocerle, también misericordia,
Él nos rechazará; si le somos infieles, Él y haz que nunca nos apartemos del
permanece fiel; no puede Él desmentir- camino que lleva a la vida.
se a sí mismo. Ya que hoy celebramos la resurrección
del Hijo de tu amor,
RESPONSORIO BREVE haz que este día transcurra lleno de
gozo espiritual.
V. Te damos gracias, ¡oh Dios!,
invocando tu nombre. Da, Señor, a tus fieles el espíritu de ora-
R. Te damos gracias, ¡oh Dios!, ción y de alabanza,
invocando tu nombre. para que en toda ocasión te demos
gracias.
V. Pregonando tus maravillas.
R. Invocando tu nombre. Se pueden añadir algunas intenciones libres.

 60
13
Movidos ahora todos por el mismo manera que estemos dispuestos a obrar
Espíritu que nos da Cristo resucitado siempre el bien. Por nuestro Señor Jesu-
acudamos a Dios, de quien somos ver- cristo, tu Hijo.

DOMINGO
daderos hijos, diciendo: Padre nuestro.
CONCLUSIÓN
ORACIÓN
V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
Te pedimos, Señor, que tu gracia conti- todo mal y nos lleve a la vida eterna.
nuamente nos preceda y acompañe, de R. Amén.

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA
Comentador: La tarea del profeta es ser LITURGIA DE LA PALABRA
mediador entre Dios y el hombre, reco- Comentador: La enfermedad del hom-
nociendo a Dios como absoluto y único bre se da más por su prepotencia, por
salvador. Él es quien que opta por los su orgullo y autosuficiencia, al no que-
marginados como los leprosos sanados rer reconocer la gracia y misericordia
a partir de la fe y la gratitud. Esto mis- de Dios. La enfermedad no es causa ni
mo lo debe hacer el apóstol hasta recibir castigo divino, pues Dios se mantiene
los máximos padecimientos de Cristo fiel a pesar de nuestra infidelidad. Por
como lo realizó san Pablo. Iniciemos eso, cuando Jesús cura a los enfermos,
nuestra celebración eucarística. muestra la predilección de Dios por los
marginados de la vida, y así cambia el
ANTÍFONA DE ENTRADA llanto de los pobres en cantos de alegría.
Sal 29, 3-4
Si llevas cuenta de los delitos, Señor, PRIMERA LECTURA
¿quién podrá resistir? Pero de ti procede Del Segundo libro de los Reyes
el perdón, Dios de Israel.
Naamán, el jefe del ejército del rey de
Se dice Gloria. Siria, fue al río Jordán y se bañó siete
veces en él, como se lo había indicado
ORACIÓN COLECTA el profeta Eliseo; y quedó limpio de la
Te pedimos, Señor, que tu gracia nos lepra, con la piel como la de un niño.
preceda y acompañe siempre, de mane-
Entonces volvió él con todos sus
ra que estemos dispuestos a obrar cons-
acompañantes a donde el profeta, y
tantemente el bien. Por nuestro Señor
al presentarse le dijo: “Ahora me he
Jesucristo, tu Hijo…

61 
13
convencido de que no hay Dios en nin- resucitado de entre los muertos. Esta es
gún otro país fuera de Israel. Por eso la buena noticia que yo predico, y por la
acepta un regalo como agradecimiento cual sufro hasta llevar cadenas como si
DOMINGO

de tu servidor”. Pero Eliseo le contes- fuera un malhechor. Pero la Palabra de


tó: “¡Por la vida del Señor a quien sirvo, Dios no está encadenada.
te juro que no lo aceptaré!”. Y por más Así pues, todo lo soporto por amor a
que insistió Naamán, Eliseo no quiso los elegidos, a fin de que alcancen de
aceptar nada. Cristo Jesús la salvación y participen de
Luego dijo Naamán: “Entonces te su gloria para siempre.
ruego que permitas a tu servidor llevar Esta es una gran verdad: si hemos
en las mulas dos cargas de tierra, porque muerto con Cristo, viviremos con Él. Si
no voy a ofrecer holocaustos ni sacrifi- con Él sufrimos, reinaremos con Él. Y
cios a ningún otro dios sino al Señor” si llegamos a negarlo, también Él nos
(2R 5, 14-17). negará a nosotros. Pero como no pue-
Palabra de Dios. de desdecirse, aunque nosotros le sea-
mos infieles, Él permanece fiel (2Tm 2,
8-13).
SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 97 Palabra de Dios.
R/. El Señor se compadece de todos nosotros.
• Canten al Señor un cántico nuevo, ACLAMACIÓN ANTES
porque ha hecho maravillas: su dies- DEL EVANGELIO    1Ts 5, 18
tra le ha dado la victoria, su santo R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
brazo. R/.
En toda circunstancia den gracias a
• El Señor da a conocer su victoria, re- Dios. Esto es lo que quiere Dios de
vela a las naciones su justicia: se acor- ustedes en Cristo Jesús. R/.
dó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R/. EVANGELIO
• Los confines de la tierra han con- Solamente este extranjero
templado la victoria de nuestro Dios. volvió a dar gloria a Dios.
Aclama al Señor, tierra entera; griten,
vitoreen, toquen. R/. Del Evangelio según san Lucas

Yendo Jesús camino de Jerusalén, pasó


SEGUNDA LECTURA por la frontera entre Samaria y Galilea.
De la Segunda carta Y al entrar a una población, le salieron
de san Pablo a Timoteo al encuentro diez leprosos, que se detu-
vieron a distancia y empezaron a gri-
Querido hermano: Acuérdate de Jesús, tar: “¡Jesús, maestro, ten compasión de
el Mesías descendiente de David y nosotros!”.

 62
13
Cuando Jesús los vio, les dijo: “Vayan Dios, para que se abran al signo de
a presentarse a los sacerdotes”. Y al ir a su Pascua para dejarse iluminar por el
presentarse, quedaron libres de la lepra. misterio de vida nueva que mana de él,

DOMINGO
oremos.
Uno de ellos, al ver que estaba curado,
se volvió alabando a Dios a grandes voces 5. Por nosotros, bautizados y enviados,
y se postró a los pies de Jesús dándole para que en este Mes Misionero Ex-
gracias. Era un samaritano. Jesús pre- traordinario retomemos con nuevo
guntó: “¿Y no quedaron los diez libres impulso la responsabilidad del anun-
de su enfermedad? ¿Dónde están los cio del Evangelio, oremos.
otros nueve? ¿No hubo sino este extran- Intenciones particulares.
jero que volviera a dar gloria a Dios?”.
Entonces le dijo: “Levántate y vete. Tu Presidente: Señor, que tu Palabra de
fe te devolvió la salud” (Lc 17, 11-19). verdad toque nuestro corazón, ilumi-
ne y purifique sus profundidades y nos
Palabra del Señor. convierta a ti. Tú que vives y reinas por
Se dice Credo. los siglos de los siglos.

ORACIÓN UNIVERSAL ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Presidente: Oremos, hermanos, a nues- Con la oblación de estas ofrendas, reci-


tro Señor que escucha nuestras oracio- be también, Señor, la oración de tus fie-
nes y actuando según su misericordia y les, para que este homenaje de piadosa
nuestra fe, y digamos: sumisión, nos lleve a la gloria del cielo.
Todos: Que seamos fieles a tu Palabra, Señor
Por Jesucristo, nuestro Señor.
1. Por la Iglesia, para que sea el lugar Prefacio dominical I-II, pp. 9-10.
donde todo hombre pueda ver el signo
del amor del Señor, para abrirse a su
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
presencia y dejarse transformar por Él,
Cf. Sal 33, 11
oremos.
Los ricos se empobrecen y pasan ham-
2. Por los gobernantes, para que no se jac-
bre, los que buscan al Señor no carecen
ten en poseer bienes y crear desigual-
dad social, sino que se esfuercen por de nada.
hacer una sociedad que tenga como
base la dignidad humana, oremos. ORACIÓN DESPUÉS
3. Por los enfermos, para que, como el le- DE LA COMUNIÓN
proso, no se cansen de buscar al Señor Suplicamos a tu majestad, Señor, que
y ser pacientes en el sufrimiento cor- así como nos nutres con el alimento del
poral que viven, siempre esperando la Cuerpo y de la Sangre de Cristo, nos
voluntad divina, oremos. hagas participar de su naturaleza divina.
4. Por todos los que, viviendo sin la fe, Por Jesucristo, nuestro Señor.
buscan un signo de la presencia de

63 
13

TU FE TE HA SALVADO
DOMINGO

“La gratitud es la memoria del cora- invita al rey a enviarle el enfermo: “Que
zón”. Resulta desconcertante leer que venga a mí y sabrá que hay un profeta
solo uno de los diez leprosos curados en Israel” (2R 5, 8).
por Jesús volvió para decirle: ¡gracias! El encuentro personal y el reconoci-
Ser agradecidos no es solo un deber miento son fundamentales para la cura-
social recíproco, sino la afirmación de ción del comandante. Naamán llegó a
nuestra interioridad que se convierte la puerta de la casa de Eliseo, con una
también en un acto espiritual. comitiva impresionante. Así esperaría
El episodio evangélico de la curación del profeta una sesión de curación más
de los diez leprosos podría haber sido amplia y elaborada, en sintonía con su
remodelado sobre la base de la historia estatus de comandante del ejército. El
de la curación de Naamán en el Antiguo profeta Eliseo, sin embargo, no salió a
Testamento. El comandante del ejérci- recibirlo y le envió un mensajero indi-
to sirio, Naamán, es un gran hombre, cándole lo que debía hacer: bañarse sie-
una persona de la confianza del rey y un te veces en el río Jordán (un signo pro-
valeroso guerrero, pero está afligido por fético de nuestro bautismo).
la lepra, la enfermedad más temida en la En el pasaje evangélico Lucas nos
antigüedad. Hará falta una muchacha, permite encontrar ahora la figura del
una prisionera de guerra israelita, para extranjero, haciéndonos seguir el iti-
que este “gran hombre” descubra cómo nerario del viaje de Jesús. Este camino
curarse. La curación, como la anónima tiene como meta geográfica Jerusalén,
muchacha aconseja a la mujer de Naa- pero como meta existencial la consig-
mán, consiste en “presentarse ante el na total de su vida en la cruz, signo de
profeta que hay en Samaria” (2R 5, 3). la disponibilidad ilimitada del Hijo en
Naamán primero debe pedir el permiso su relación con el Padre y de su proyec-
al rey de Arán, quien le dice que debe to salvífico universal. Jesús se dirige a
presentarse al rey de Israel con una carta la capital de Judea, la “ciudad santa”,
suya. Portando consigo algunos regalos, pero primero atraviesa aquellos terri-
Naamán viaja a Israel llevando consigo torios que los judíos creían demasiado
la carta, en la que se confunde al rey de cercanos a los extranjeros (la así llama-
Israel con el profeta. Pensando que el da “Galilea de los gentiles”) o incluso
rey de Arán le quiere provocar, el rey impuros, porque estaban habitados por
de Israel rasga sus vestiduras. El profeta herejes (la población de Samaría).
Eliseo, cuando se entera de lo sucedido,

 64
13
Precisamente durante estas arriesgadas es solo posible para aquellos en los que
travesías es cuando Jesús se encuentra la curación y el agradecimiento se entre-
una categoría humana particularmente tejen, cuando el restablecimiento del

DOMINGO
marginada: un grupo de leprosos, como cuerpo y la conversión del corazón se
Naamán el sirio. La lepra era una enfer- entrelazan. El agua del río Jordán y la
medad de la piel considerada como un referencia a los sacerdotes evidencian la
castigo para los pecadores (cf. el rey importancia de la acción sacramental en
Ozías en 2Cro 26, 20), lo que les hacía la obra de la salvación. No se trata de
impuros para el culto y, además, deter- una simple curación individual y abs-
minaba el alejamiento de la comunidad tracta. De sentirnos separados, excluidos
de quienes la contrajesen, obligándoles y extranjeros, ahora nos sentimos inte-
a La misión de la Iglesia lleva y comu- gralmente reconciliados con nosotros
nica la gracia salvífica de Dios porque mismos, con nuestro cuerpo y con la
aleja a los hombres y mujeres de la des- comunidad, porque estamos reconcilia-
trucción del pecado, de la separación dos en lo profundo de nuestro corazón
de la muerte, y los re-crea. Acoger el con Dios, el Dios de Jesucristo dentro
Evangelio significa entrar en el misterio de la obra de la Iglesia. Como sucedió
pascual de Cristo, aceptando su muerte con Naamán y con el samaritano lepro-
regeneradora y contemplando su fideli- so, solo quien hace esta experiencia de
dad en la resurrección. Regenerados en comunión purificadora y reconciliadora
la fuente bautismal, el nuevo Jordán de puede ser reintegrado en la comunidad
la Iglesia, y agradecidos por una salva- y enviado en misión.
ción que no merecemos, somos misio- La misión de la Iglesia lleva y comu-
neros en las experiencias ordinarias de nica la gracia salvífica de Dios porque
la vida: levántate, ve por tu camino, aleja a los hombres y mujeres de la des-
regresa a tu casa. Otros serán elegidos trucción del pecado, de la separación
para ser discípulos misioneros en tierras de la muerte, y los re-crea. Acoger el
extranjeras, quizá hostiles y paganas: la Evangelio significa entrar en el misterio
Galilea de los gentiles, la Samaría de los pascual de Cristo, aceptando su muerte
infieles y la Siria de los paganos. regeneradora y contemplando su fideli-
La curación de Naamán y la de los diez dad en la resurrección. Regenerados en
leprosos son dos historias vinculadas al la fuente bautismal, el nuevo Jordán de
tema de la conversión interior que pasa la Iglesia, y agradecidos por una salva-
por un encuentro personal con Dios. ción que no merecemos, somos misio-
Tal encuentro tiene lugar después de neros en las experiencias ordinarias de
una crisis personal, como puede ser una la vida: levántate, ve por tu camino,
enfermedad grave, y es una iniciativa regresa a tu casa. Otros serán elegidos
divina. La persona debe dar el siguiente para ser discípulos misioneros en tierras
paso para reconocer y acoger el signifi- extranjeras, quizá hostiles y paganas: la
cado de este encuentro que le conducirá Galilea de los gentiles, la Samaría de los
a la conversión. La sanación definitiva infieles y la Siria de los paganos.

65 
14 Lunes
SAN CALIXTO I, PAPA Y MÁRTIR
Memoria libre – Verde / Rojo
Oficio: Ferial o de la Memoria libre / Salterio: 4a. semana

Siendo aún diácono de la Iglesia romana, Calixto estableció el


cementerio que lleva su nombre, en la vía Apia. Ya siendo papa,
demostró su firmeza en defender la fe contra las especulaciones
de ciertos teólogos. Durante un levantamiento popular murió en
el Transtévere en donde se conserva su memoria.

ESTA GENERACIÓN PIDE SEÑALES

L
a liturgia de la Palabra de hoy se concentra en la potencia del anuncio del
Evangelio. La Palabra anunciada está llena de salvación y por esto necesita
encontrar oyentes dispuestos a acogerla y escucharla: la escucha es el Evange-
lio, que retoma el salmo invitatorio: “Ojalá escuchen hoy su voz: ‘No endurezcan
el corazón’” (Sal 95, 8).
En la primera lectura, san Pablo se presenta a sí mismo y su apostolado a los cre-
yentes de Roma, comunidad que no ha fundado, pero a la que ama profundamente
y a la que pide ayuda para llevar a cabo su proyecto de evangelización de Espa-
ña. Para darse a conocer mejor e instaurar una buena armonía espiritual con esta
comunidad a la que todavía no ha visitado personalmente, el apóstol se entretiene
hablando de su ministerio y de su llamada. Su servicio a Cristo y su apostolado jun-
to a los paganos fundamentan sus raíces en el misterio extraordinario de la elección
en virtud de la cual Jesucristo lo ha escogido para anunciar el Evangelio de Dios. El
servicio de Pablo se fundamenta en la palabra de Cristo, se nutre de la palabra de
Cristo y comunica la palabra de Cristo. Su vida es cristocéntrica. Al comienzo de
esta carta se advierte el dinamismo de la salvación de Dios, que de lo particular se
dirige a la universalidad: en Cristo la salvación ya no tiene destinatarios privilegia-
dos, sino que se dirige a todos, también a los lejanos.
El relato evangélico nos habla de los extranjeros y de sus relaciones con Dios. El
Maestro es rodeado por las masas que lo asaltan y denuncia un comportamiento
deformante que desprecia la experiencia de la fe: la búsqueda angustiosa de los
signos. La generación con la que Jesús tiene que enfrentarse es una generación
“perversa” (Lc 11, 29) porque continuamente pide demostraciones exteriores, casi
como queriendo meter a Dios y su voluntad salvífica dentro los estrechos paráme-
tros de una relación automática, mágica, de causa y efecto, ajustable y domable por
el poder humano.

 66
14
ANTÍFONA DE ENTRADA SALMO RESPONSORIAL
El Señor lo eligió como sumo sacerdote, Del salmo 97
le abrió sus tesoros y lo hizo abundar en R/. El Señor da a conocer su victoria.

LUNES
toda clase de bienes. • Canten al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas: su dies-
ORACIÓN COLECTA tra le ha dado la victoria, su santo
brazo. R/.
Oh Dios, que suscitaste al papa san
Calixto para el servicio de la Iglesia y • El Señor da a conocer su victoria, re-
para las obras de piedad en favor de los vela a las naciones su justicia: se acor-
fieles difuntos, te pedimos que nos for- dó de su misericordia y su fidelidad a
talezcas con el testimonio de su fe, para favor de la casa de Israel. R/.
que libres de la esclavitud de lo corrup- • Los confines de la tierra han con-
tible, merezcamos conseguir la herencia templado la victoria de nuestro Dios.
imperecedera. Por nuestro Señor Jesu- Aclama al Señor, tierra entera; griten,
cristo, tu Hijo… vitoreen, toquen. R/.

PRIMERA LECTURA ACLAMACIÓN ANTES


De la Carta de san Pablo a los Romanos DEL EVANGELIO    Sal 94, 8ab
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
Pablo, siervo de Cristo Jesús, llamado
a ser apóstol, escogido para anunciar el No endurezcan hoy su corazón; escu-
Evangelio de Dios. Este Evangelio, pro- chen la voz del Señor. R/.
metido ya por sus profetas en las Escri-
turas santas, se refiere a su Hijo, nacido, EVANGELIO
según la carne, de la estirpe de David; A esta generación no se le dará
constituido, según el Espíritu Santo, más signo que el signo de Jonás.
Hijo de Dios, con pleno poder por su
resurrección de la muerte: Jesucristo, Del Evangelio según san Lucas
nuestro Señor.
En aquel tiempo, la gente se apiñaba
Por Él hemos recibido este don y esta alrededor de Jesús, y Él se puso a decir-
misión: hacer que todos los gentiles res- les: “Esta generación es una generación
pondan a la fe, para gloria de su nom- perversa. Pide un signo, pero no se le
bre. Entre ellos están también ustedes, dará más signo que el signo de Jonás.
llamados por Cristo Jesús. Como Jonás fue un signo para los habi-
A todos los de Roma, a quienes Dios tantes de Nínive, lo mismo será el Hijo
ama y ha llamado a formar parte de los del hombre para esta generación.
santos, les deseo la gracia y la paz de Cuando sean juzgados los hombres
Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesu- de esta generación, la reina del Sur
cristo (Rm 1, 1-7). se levantará y hará que los condenen;
Palabra de Dios. porque ella vino desde los confines de

67 
14
la tierra para escuchar la sabiduría de alcanzar eterna salvación. Por Jesu-
Salomón, y aquí hay uno que es más cristo, nuestro Señor.
que Salomón.
LUNES

Cuando sea juzgada esta generación, ANTÍFONA DE COMUNIÓN


los hombres de Nínive se alzarán y Cf Jn 10, 11
harán que los condenen; porque ellos El Buen Pastor dio su vida por las ovejas.
se convirtieron con la predicación de
Jonás, y aquí hay uno que es más que
Jonás”. (Lc 11, 29-32). ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
Palabra del Señor.
Señor, Dios nuestro, los sacramen-
tos que hemos recibido fortalezcan
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS en nosotros el fuego de la caridad que
Recibe, Señor, este sacrificio que, encendió con ímpetu a san Calixto y lo
para tu gloria, tu pueblo ofrece en llevó a entregarse siempre por tu Iglesia.
honor de san Calixto I y concédenos Por Jesucristo, nuestro Señor.

 68
15 Martes
SANTA TERESA DE JESÚS, VIRGEN Y DOCTORA
DE LA IGLESIA / Memoria obligatoria – Blanco
Oficio: De la Memoria obligatoria / Salterio: 4a. semana

Teresa (1515-1583) fue reformadora de las carmelitas y, al mis-


mo tiempo, contemplativa y una mujer eficaz y activa. En sus
libros nos ha heredado los secretos de su camino hacia Dios por
medio de la contemplación, que la convierten en maestra de la
vida espiritual. Como fundadora, recorrió España en varios via-
jes para establecer sus monasterios.

POR UNA ACTITUD OBLATIVA

E
l fragmento evangélico tomado del Evangelio de Lucas nos hace contemplar,
todavía, un obstáculo a la difusión de la Palabra viva y enérgica del maestro:
se trata de la dependencia exagerada de las tradiciones por parte de los fari-
seos, una actitud que les impide captar el alcance salvífico universal de la presencia
y de las acciones de Jesús.
Mientras Jesús enseña a la muchedumbre, un fariseo lo invita a comer. Ser admiti-
dos a la misma mesa es un gesto que manifiesta acogida, pero también estima y apro-
bación. Entre dos comensales no pueden contemplarse barreras, sino solamente fami-
liaridad e intimidad. Jesús acepta la invitación del fariseo, como también acepta la de
los publicanos, y se sienta con ellos en la misma mesa, escandalizando sin embargo a
quien lo ha invitado porque no sigue la praxis de las abluciones que los fariseos tenían
costumbre de hacer antes de comer. La relación de Jesús con los fariseos, en realidad,
siempre resulta muy difícil: en Lc 7, 36-50 un fariseo se escandaliza porque Jesús se
deja tocar por una mujer pecadora, que estaba llena de amor por él. En Lc 14, 1-6
él desaprueba la observancia formal de los fariseos que, con tal de respetar la ley, son
capaces de ir incluso contra el amor, que es la síntesis y el compendio de la ley (cf. Mt
22, 37). En Lc 20, 45-47 Jesús advierte sobre la hipocresía de los fariseos que ostentan
su justicia recurriendo a gestos exteriores estériles y sin significado.
Las tradiciones, los usos y costumbres, cuando son impuestos y observados de
forma inflexible, alejan de su finalidad secundaria e instrumental de educar al bien
y al amor el corazón débil e influenciable del hombre. Se convierten, por el con-
trario, en verdaderas y auténticas barreras de separación y contraposición. Solo
la recuperación de la conversión al diálogo amoroso con Cristo, que no teme la
superación de barreras, preceptos estériles y tradiciones vacías, puede generar vida
y nuevas relaciones de comunión; internamente también la ley y los preceptos pue-
den ayudar a vivir bien y ordenadamente la novedad de la salvación.

69 
15
ANTÍFONA DE ENTRADA que penetra en sus obras. Realmente no
Cf. Sal 41, 2-3 tienen disculpa, porque, conociendo a
Como el ciervo desea las corrientes Dios, no le han dado la gloria y las gra-
MARTES

de agua, así mi alma te anhela a ti, oh cias que Dios se merecía, al contrario,
Dios; mi alma tiene sed de Dios, del su razonar acabó en vaciedades, y su
Dios vivo. mente insensata se sumergió en tinie-
blas. Alardeando de sabios, resultaron
unos necios que cambiaron la gloria del
ORACIÓN COLECTA
Dios inmortal por imágenes del hom-
Oh Dios, que por tu Espíritu Santo bre mortal, de pájaros, cuadrúpedos y
suscitaste a santa Teresa de Jesús para reptiles.
que mostrara a la Iglesia el camino de Por esa razón, abandonándolos a los
perfección que debe seguir, concédenos deseos de su corazón, los ha entregado
alimentarnos siempre con su doctrina Dios a la inmoralidad, con la que degra-
espiritual, y arder en deseos de verdade- dan ellos mismos sus propios cuerpos;
ra santidad. Por nuestro Señor Jesucris- por haber cambiado al Dios verdadero
to, tu Hijo… por uno falso, adorando y dando cul-
to a la criatura en vez de al Creador.
PRIMERA LECTURA ¡Bendito Él por siempre! Amén (Rm 1,
Conociendo los hombres a Dios, no le 16-25).
han dado la gloria que Dios se merecía. Palabra de Dios.
De la Carta de san Pablo a los Romanos
SALMO RESPONSORIAL
Hermanos: Yo no me avergüenzo del Sal 18
Evangelio; es fuerza de salvación de R/. El cielo proclama la gloria de Dios.
Dios para todo el que cree, primero
para el judío, pero también para el grie- • El cielo proclama la gloria de Dios,
go. Porque en él se revela la justicia sal- el firmamento pregona la obra de sus
vadora de Dios para los que creen, en manos: el día al día le pasa el mensaje,
virtud de su fe, como dice la Escritura: la noche a la noche se lo susurra. R/.
“El justo vivirá por su fe”. • Sin que hablen, sin que pronuncien,
sin que resuene su voz, a toda la tierra
Desde el cielo Dios revela su reproba-
alcanza su pregón y hasta los límites
ción de toda impiedad e injusticia de los
del orbe su lenguaje. R/.
hombres que tienen la verdad prisione-
ra de la injusticia. Porque, lo que puede
conocerse de Dios lo tienen a la vista; ACLAMACIÓN ANTES
Dios mismo se lo ha puesto delante. DEL EVANGELIO    Hb 4, 12
Desde la creación del mundo, sus per- R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
fecciones invisibles, su poder eterno y La Palabra de Dios es viva y eficaz; juzga
su divinidad, son visibles para la mente los deseos e intenciones del corazón. R/.

 70
15
EVANGELIO ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Den limosna, y lo tendrán limpio todo. Nuestras ofrendas te sean gratas, Señor,
como santa Teresa supo agradarte, ente-

MARTES
Del Evangelio según san Lucas ramente consagrada a ti. Por Jesucristo,
nuestro Señor.
En aquel tiempo, cuando Jesús terminó
de hablar, un fariseo lo invitó a comer
a su casa. Él entró y se puso a la mesa. ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Como el fariseo se sorprendió al ver que Sal 88, 2
no se lavaba las manos antes de comer, Cantaré eternamente las misericordias
el Señor le dijo: “Ustedes, los fariseos, del Señor, anunciaré su fidelidad por
limpian por fuera la copa y el plato, todas las edades.
mientras por dentro rebosan de robos
y maldades. ¡Necios! El que hizo lo de ORACIÓN DESPUÉS
fuera, ¿no hizo también lo de dentro? DE LA COMUNIÓN
Den limosna de lo de dentro, y lo ten-
Señor Dios nuestro, que has alimentado
drán limpio todo” (Lc 11, 37-41).
a tu familia con el pan del cielo, concé-
Palabra del Señor. dele, según el ejemplo de santa Teresa,
que pueda cantar eternamente tus mise-
ricordias. Por Jesucristo, nuestro Señor.

71 
16 Miércoles
SANTA EDUVIGES, RELIGIOSA, O SANTA MARGARITA M.
ALACOQUE, VIRGEN / Memoria libre – Verde / Blanco
Oficio: Ferial o de la Memorias libres / Salterio: 4a. semana

Eduviges (1174-1243), siendo duquesa de Silesia y de Polonia,


llevó en su hogar una intensa vida de fe. Después de morir su es-
poso se retiró a Breslau, monasterio cisterciense, en el cual su hija
era abadesa. Tuvo la enorme pena de ver morir a seis de sus siete
hijos. Y poco después de que su hijo mayor cayó en combate contra
los tártaros, también ella murió.

¡AY DE USTEDES!

N
os encontramos en una prospectiva claramente apostólica: frente a la exi-
gencia de la universalidad de la salvación de Dios y de la misión de Jesús
y de sus discípulos, los fariseos y los doctores de la ley deben poner en
cuestión el propio modo de pensar la relación con Dios, de hacer y de proponer la
salvación. La ocasión para la reacción crítica de Jesús está en sentarse en la mesa sin
haber hecho las abluciones antes de comer.
La primera crítica severa (cf. Lc 11, 39-44) denuncia la práctica que evidencia
una falsa concepción de la vida y de la relación con Dios. El fariseo se sorprende
(cf. Lc 11, 38) del comportamiento de Jesús. Él recibe una respuesta inmediata y
dura por parte de Jesús (cf. Lc 11, 39). La importancia que Lucas atribuye a la dis-
cusión, el tono de las críticas de Jesús, la alusión a los profetas y a los apóstoles con
referencia a la sabiduría de Dios (cf. Lc 11, 49) evidencian la seriedad. Lo que está
en juego en el comportamiento equivocado de los interlocutores de Jesús es la res-
tricción particularista de la salvación a la observancia exterior de la ley, que pone en
peligro la misión universal fundada en la voluntad salvífica del Dios de la Alianza.
La cuestión se pone sobre todo en el ámbito de la discriminación entre lo puro
y lo impuro, en términos de interno y externo, de normas impuestas a los demás
y no practicadas por quien las impone. Esto reclama la visión de Pedro antes del
encuentro con el centurión Cornelio, con su afirmación puritana: “Nunca entró
en mi boca cosa profana o impura” (Hch 11, 8). En el relato evangélico de Lucas la
respuesta de Jesús es clara: Dios ha hecho lo interior y lo exterior, todo es obra de
sus manos, por lo que todo es puro (cf. Hch 10, 15; Mc 7, 15). Ningún hombre
puede ser declarado profano o impuro, añade Pedro (cf. Hch 10, 28). El apostola-
do y la misión son la manifestación de la benevolencia del Padre, Dios creador de
todos, que no admite ninguna barrera de separación ritual o formal.

 72
16
ANTÍFONA DE ENTRADA perseverado en hacer el bien, porque
Cf. Pr 31, 30.28 buscaban contemplar su gloria y supe-
rar la muerte, les dará vida eterna; a los

MIÉRCOLES
La mujer que teme al Señor merece
reconocimiento. Sus hijos la felicitan y porfiados que se rebelan contra la ver-
su esposo proclama su alabanza. dad y se rinden a la injusticia, les dará
un castigo implacable.
ORACIÓN COLECTA Pena y angustia tocarán a todo mal-
hechor, primero al judío, pero también
Concédenos, Dios omnipotente, que la al griego; en cambio, gloria, honor y
venerable intercesión de santa Eduvi- paz a todo el que obre el bien, primero
ges, cuya admirable humildad es ejem- al judío, pero también al griego; por-
plo para todos, nos alcance la ayuda que Dios no tiene favoritismos (Rm 2,
celestial. Por nuestro Señor Jesucristo, 1-11).
tu Hijo...
Palabra de Dios.
PRIMERA LECTURA
Pagará a cada uno según sus obras, SALMO RESPONSORIAL
primero al judío, pero también al griego. Del salmo 61
R/. Tú, Señor, pagas a cada
De la Carta de san Pablo a los Romanos uno según sus obras.
Tú, el que seas, que te eriges en juez, no • Solo en Dios descansa mi alma, por-
tienes disculpa; al dar sentencia contra que de Él viene mi salvación; solo Él
el otro te condenas tú mismo, porque es mi roca y mi salvación, mi alcázar:
tú, el juez, te portas igual. Todos admi- no vacilaré. R/.
timos que Dios condena con derecho a • Descansa solo en Dios, alma mía,
los que obran mal, a los que obran de porque Él es mi esperanza; solo Él es
esa manera. mi roca y mi salvación, mi alcázar: no
Y tú, que juzgas a los que hacen eso, vacilaré. R/.
mientras tú haces lo mismo, ¿te figu- • Pueblo suyo, confíen en Él, desaho-
ras que vas a escapar de la sentencia de guen ante Él su corazón, que Dios es
Dios? ¿O es que desprecias el tesoro de nuestro refugio. R/.
su bondad, tolerancia y paciencia, al
no reconocer que esa bondad es para
empujarte a la conversión? ACLAMACIÓN ANTES
DEL EVANGELIO    Lc 11, 42-46
Con la dureza de tu corazón impe-
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
nitente te estás almacenando castigos
para el día del castigo, cuando se reve- Mis ovejas escuchan mi voz –dice el
lará el justo juicio de Dios pagando a Señor–, y yo las conozco, y ellas me
cada uno según sus obras. A los que han siguen. R/.

73 
16
EVANGELIO ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
¡Ay de ustedes, fariseos! ¡Ay de ustedes Te suplicamos, Señor, que este sacrificio
MIÉRCOLES

también, maestros de la Ley! que te ofrecemos en la conmemoración


Del Evangelio según san Lucas
de santa Eduviges nos obtenga el per-
dón de los pecados y la salvación eterna.
En aquel tiempo, dijo el Señor: “¡Ay Por Jesucristo, nuestro Señor.
de ustedes, fariseos, que pagan el diez-
mo de la hierbabuena, de la ruda y de ANTÍFONA DE COMUNIÓN
toda clase de legumbres, mientras pasan Mt 13, 45-46
por alto el derecho y el amor de Dios!
El Reino de los cielos se parece a un
Esto habría que practicar sin descuidar
comerciante en perlas finas que, al
aquello. ¡Ay de ustedes, fariseos, que les
encontrar una de gran valor, se va a ven-
encantan los asientos de honor en las
der todo lo que tiene y la compra.
sinagogas y las reverencias por la calle!
¡Ay de ustedes, que son como tumbas
sin señal, que la gente pisa sin saberlo!”. ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
Un maestro de la Ley intervino y le
dijo: “Maestro, diciendo eso nos ofen- La acción divina de este sacramento en
des también a nosotros”. Jesús replicó: esta fiesta de santa Eduviges, Dios todo-
“¡Ay de ustedes también, maestros de la poderoso, nos ilumine y nos inflame,
Ley, que abruman a la gente con cargas para que ardamos siempre en santos
insoportables, mientras ustedes no las deseos y abundemos en buenas obras.
tocan ni con un dedo!” (Lc 11, 42-46). Por Jesucristo, nuestro Señor.
Palabra del Señor.

 74
17 Jueves
SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA, OBISPO Y MÁRTIR
Memoria obligatoria – Rojo
Oficio: De la Memoria obligatoria / Salterio: 4a. semana

Ignacio de Antioquía fue arrojado a las fieras de Roma, ha-


cia el año 110. Por imprevistas escalas de su viaje a Roma,
camino del suplicio, dirigió cartas a diversas Iglesias, que son
un bellísimo canto de amor cristiano: “Dejen que yo reciba la
luz purísima. Lo único que hay en mí es un manantial que
murmura: ‘Ven ya, ven hacia el Padre’”.

NI ENTRAN NI DEJAN ENTRAR

A
l final de su presentación (Rm 1, 18–3, 20), Pablo hace una afirmación
dramática: “Tanto judíos como griegos, todos están bajo el pecado” (Rm
3, 9). Siendo así las cosas, cuando solo se confía en las propias capacidades
humanas, parece que no exista ninguna posibilidad de salvación para nadie.
Pero Pablo cree que la intervención del Dios de Jesucristo es capaz de cambiar
totalmente la desesperada situación del hombre: “Pero ahora […] se ha manifesta-
do la justicia de Dios” (Rm 3, 21). Así Pablo contrapone el poder salvífico de Dios
a la esclavitud del pecado. El poderoso gesto liberador del Padre se realiza en el
tiempo presente, porque su libre iniciativa toma forma histórica en Cristo muerto
y resucitado (cf. Rm 3, 24-25; 4, 25). Una vez que el hombre recibe la fe (cf. Rm
3, 22-28.30), su existencia cambia completamente: es liberado de la subordinación
al poder del mal y de la muerte (cf. Rm 3, 24) y vive como un amigo fiel de Dios y
del prójimo, de acuerdo con la lógica de la solidaridad propia de la alianza, es decir,
como “justo” (Rm 3, 26).
Pablo presenta aquí una teología totalmente opuesta a la de la mentalidad de
su tiempo. El judaísmo tardío había reducido la ley divina a dominio absoluto,
desligándola de su relación constitutiva y originaria con la historia y con la alianza
divina, asumiéndola como válida de por sí. De este modo había sustituido la obe-
diencia a Yahvé con la meticulosa y escrupulosa observancia de las prescripciones
y con las prohibiciones. Con este modo de pensar se había propiciado una gran
autosuficiencia del hombre frente al destino de su vida. La redención basada en
las “obras de la ley”, típicas del judaísmo rabínico, ensalza de hecho al hombre
hasta el pedestal de los autócratas religiosos, desconocedor de la gracia divina y
autorreferencial.

75 
17
ANTÍFONA DE ENTRADA salvadora, demostrándose a sí mismo
Cf. Ga 2, 19-20 justo y justificando al que apela a la fe
Estoy crucificado con Cristo; vivo yo, en Jesús.
JUEVES

pero no soy yo, es Cristo quien vive en Y ahora, ¿dónde queda el orgullo?
mí. Vivo de la fe en el Hijo de Dios, que Queda eliminado. ¿En nombre de qué?
me amó y se entregó a sí mismo por mí. ¿De las obras? No, en nombre de la fe.
Sostenemos, pues, que el hombre es jus-
ORACIÓN COLECTA tificado por la fe, sin las obras de la Ley.
¿Acaso es Dios solo de los judíos? ¿No
Dios todopoderoso y eterno que embe- lo es también de los gentiles? Evidente
lleces el cuerpo sagrado de tu Iglesia que también de los gentiles, si es verdad
con el testimonio de los santos mártires, que no hay más que un Dios (Rm 3,
concédenos, te pedimos, que la gloriosa 21-30a).
muerte que hoy celebramos, así como
dio a san Ignacio esplendor perpetuo, Palabra de Dios.
nos otorgue incesante protección. Por
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… SALMO RESPONSORIAL
Del salmo 129
PRIMERA LECTURA R/. Del Señor viene la misericordia,
El hombre es justificado por la fe, la redención copiosa.
sin las obras de la Ley • Desde lo hondo a ti grito, Señor; Se-
ñor, escucha mi voz; estén tus oídos
De la Carta de san Pablo a los Romanos atentos a la voz de mi súplica. R/.
Hermanos: Ahora, la justicia de Dios, • Si llevas cuenta de los delitos, Se-
atestiguada por la Ley y los profetas, se ñor, ¿quién podrá resistir? Pero de
ha manifestado independientemente de ti procede el perdón, y así infundes
la Ley. Por la fe en Jesucristo viene la respeto. R/.
justicia de Dios a todos los que creen, • Mi alma espera en el Señor, espera en
sin distinción alguna. Pues todos peca- su Palabra; mi alma aguarda al Señor.
ron y todos están privados de la gloria R/.
de Dios, y son justificados gratuitamen-
te por su gracia, mediante la redención
ACLAMACIÓN ANTES
de Cristo Jesús, a quien Dios constituyó
DEL EVANGELIO    Jn 14, 6
sacrificio de propiciación mediante la fe
en su sangre. R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
Así quería Dios demostrar que no fue Yo soy el Camino, y la Verdad, y la Vida
injusto dejando impunes con su tole- –dice el Señor–; nadie va al Padre, sino
rancia los pecados del pasado; se propo- por mí. R/.
nía mostrar en nuestros días su justicia

 76
17
EVANGELIO Al salir de allí, los escribas y fariseos
Se pedirá cuenta de la sangre empezaron a acosarlo y a tirarle de la
de los profetas, desde la sangre lengua con muchas preguntas capcio-

JUEVES
de Abel hasta la de Zacarías. sas, para cogerlo con sus propias pala-
bras (Lc 11, 47-54).
Del Evangelio según san Lucas
Palabra del Señor.
En aquel tiempo, dijo el Señor: “¡Ay
de ustedes, que edifican mausoleos a ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
los profetas, después que sus padres
los mataron! Así son testigos de lo que Recibe, Señor, con agrado, la ofrenda
hicieron sus padres, y lo aprueban; por- de nuestro filial servicio, como recibis-
que ellos los mataron, y ustedes les edi- te a san Ignacio de Antioquía, trigo de
fican sepulcros. Cristo, convertido por los tormentos
del martirio, en pan inmaculado. Por
Por algo dijo la sabiduría de Dios: Jesucristo, nuestro Señor
‘Les enviaré profetas y apóstoles; a algu-
nos los perseguirán y matarán’; y así,
a esta generación se le pedirá cuenta ANTÍFONA DE COMUNIÓN
de la sangre de los profetas derramada Soy trigo de Cristo: he de ser molido
desde la creación del mundo; desde la por los colmillos de las fieras para con-
sangre de Abel hasta la de Zacarías, que vertirme en pan inmaculado.
pereció entre el altar y el santuario. Sí,
se lo repito: se le pedirá cuenta a esta ORACIÓN DESPUÉS
generación. DE LA COMUNIÓN
¡Ay de ustedes, maestros de la Ley, Nos restaure, Señor, el pan del cielo que
que se han quedado con la llave del recibimos en la celebración del marti-
saber; ustedes, que no han entrado y rio de san Ignacio de Antioquía, y nos
han cerrado el paso a los que intentaban conceda ser cristianos de nombre y por
entrar!”. las obras. Por Jesucristo, nuestro Señor.

77 
18 Viernes
SAN LUCAS, EVANGELISTA / Fiesta – Rojo
Oficio: De la Fiesta

Lucas fue el compañero de san Pablo en sus viajes. Es el evan-


gelista que ha recalcado mejor la mansedumbre de Cristo. En
los Hechos de los Apóstoles se convierte en el cronista del im-
pulso de la Iglesia inmediatamente después de Pentecostés. Su
estilo literario entona un verdadero cántico de agradecimiento,
lleno de gozo y optimismo.

EL REINO DE DIOS ESTÁ CERCA

E
n el día de la fiesta de san Lucas, escuchamos la carta de san Pablo a su fiel
emisario Timoteo, ante quien se lamenta de no tener a nadie con el que
viajar, a excepción de Lucas. El relato de Lucas de sus viajes con Pablo está
caracterizado por un repentino cambio en la narración: el así llamado “paso al
nosotros” de los Hechos de los Apóstoles (cf. Hch 16, 10-17; 20, 5-15; 21, 1-18; 27,
1-28). Hasta el versículo 10 del capítulo 16 de los Hechos, Lucas permanece fuera
de la escena, escribiendo en tercera persona. En los versículos del 1 al 9 narra los
viajes de Pablo por Frigia, Galacia, Misia, Bitinia y Tróade. Pero a partir del versí-
culo 10 Lucas comienza a narrar en la primera persona del plural: “inmediatamen-
te después de la visión intentamos pasar a Macedonia, persuadidos de que Dios nos
había llamado para evangelizarlos”. Lucas se embarca con Pablo y, mediante el arte
narrativo, invita a su público al viaje misionero.
Lucas revela un detalle personal al comienzo de su Evangelio. Él escribe dici-
endo que está reorganizando algunos acontecimientos “que tuvieron lugar entre
nosotros”, precisamente como los había recibido de “aquellos que fueron testigos
oculares”, o de aquellos que acompañaron a Jesús desde el comienzo de su ministe-
rio público (cf. Lc 1, 1-2). En esta frase introductoria, Lucas revela a su público que
ni siquiera él es un testigo directo de los hechos narrados. El evangelista se une a la
naciente comunidad cristiana gracias al testimonio personal de aquellos que habían
escuchado la predicación de Jesús y habían asistido personalmente a la crucifixión
y a la resurrección.
El fragmento proclamado en la liturgia de hoy presenta el apostolado como la
revelación del Reino y del juicio ya presentes en el mundo. Para Lucas no se trata
de comunicar a Israel la grandeza del Reino, sino de anunciar a las naciones que ese
ya está cerca. El evangelista escribe en un momento en el que ya existen, “en todas
las naciones”, testigos del resucitado.

 78
18
ANTÍFONA DE ENTRADA La primera vez que me defendí, todos
Is 52, 7 me abandonaron, y nadie me asistió.
¡Qué hermosos son sobre los montes los Que Dios los perdone. Pero el Señor me

VIERNES
pies del mensajero que anuncia la paz, ayudó y me dio fuerzas para anunciar
que trae la buena noticia, que pregona íntegro el mensaje, de modo que lo oye-
la salvación! ran todos los gentiles (2Tm 4, 9-17a).
Se dice Gloria. Palabra de Dios.

ORACIÓN COLECTA SALMO RESPONSORIAL


Del salmo 144
Señor, Dios, que elegiste a san Lucas
R/. Que tus fieles, Señor, proclamen
para revelar, por su predicación y sus
la gloria de tu reinado.
escritos, el misterio de tu amor por los
pobres, concede a quienes ya se glorían • Que todas tus criaturas te den gra-
en tu nombre, perseverar en un solo cias, Señor, que te bendigan tus fie-
corazón y una sola alma y que todos les; que proclamen la gloria de tu rei-
los pueblos alcancen tu salvación. Por nado, que hablen de tus hazañas. R/.
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo… • Explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y majestad de tu reinado. Tu
reinado es un reinado perpetuo, tu
PRIMERA LECTURA
gobierno va de edad en edad. R/. 
El único que me acompaña es Lucas.
• El Señor es justo en todos sus cami-
De la Segunda carta nos, es bondadoso en todas sus accio-
de san Pablo a Timoteo nes; cerca está el Señor de los que lo
invocan, de los que lo invocan since-
Querido hermano: Dimas me ha deja- ramente. R/.
do, enamorado de este mundo pre-
sente, y se ha marchado a Tesalónica;
ACLAMACIÓN ANTES
Crescente se ha ido a Galacia; Tito, a
DEL EVANGELIO    Cf. Jn 15, 16
Dalmacia; solo Lucas está conmigo.
Coge a Marcos y tráetelo contigo, pues R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
me ayuda bien en la tarea. A Tíquico lo Yo los he elegido del mundo, para que
he mandado a Éfeso. vayan y den fruto, y su fruto dure–dice
El abrigo que dejé en Troas, en casa el Señor–. R/.
de Carpo, tráetelo al venir, y los libros
también, sobre todo los de pergamino. EVANGELIO
Alejandro, el metalúrgico, se ha por- La mies es abundante y los obreros pocos.
tado muy mal conmigo; el Señor le Del Evangelio según san Lucas
pagará lo que ha hecho. Ten cuidado
con él también tú, porque se opuso vio- En aquel tiempo, designó el Señor
lentamente a mis palabras. otros setenta y dos y los mandó por

79 
18
delante, de dos en dos, a todos los pue- ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
blos y lugares adonde pensaba ir Él. Y Por estos dones celestiales, concédenos,
les decía: “La mies es abundante y los Señor, servirte con libertad de espíritu,
VIERNES

obreros pocos; rueguen, pues, al due- de manera que los dones que te presen-
ño de la mies que mande obreros a su tamos en la fiesta de san Lucas, actúen
mies. ¡Pónganse en camino! Miren en provecho nuestro como cura y como
que los mando como corderos en gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor.
medio de lobos. No lleven talega, ni Prefacio de los Apóstoles I, p. 10.
alforja, ni sandalias; y no se detengan
a saludar a nadie por el camino. Cuan-
do entren en una casa, digan primero: ANTÍFONA DE COMUNIÓN
‘Paz a esta casa’. Y si allí hay gente de Cf. Lc 10, 1.9
paz, descansará sobre ellos su paz; si El Señor envió a los discípulos para que
no, volverá a ustedes. Quédense en la anunciaran a las ciudades: el Reino de
misma casa, coman y beban de lo que Dios está cerca de ustedes.
tengan, porque el obrero merece su
salario. No anden cambiando de casa. ORACIÓN DESPUÉS
Si entran en un pueblo y los reciben DE LA COMUNIÓN
bien, coman lo que les pongan, curen
Concédenos, Dios todopoderoso, que
a los enfermos que haya, y digan: ‘Está
los dones recibidos de tu altar nos san-
cerca de ustedes el Reino de Dios’”
tifiquen y nos fortalezcan en la fe del
(Lc 10, 1-9).
Evangelio que san Lucas predicó. Por
Palabra del Señor. Jesucristo, nuestro Señor.

 80
19 Sábado
SANTOS JUAN BRÉBEUF, ISAAC JOGUES Y COMPAÑEROS
MÁRTIRES, SAN PABLO DE LA CRUZ, PRESBÍTERO,
O B.V.M. / Memoria libre – Verde / Rojo / Blanco
Oficio: Ferial o de la Memoria libre / Salterio: 4a. semana

Juan e Isaac son los abanderados de los ocho jesuitas que fueron
sacrificados por seguir a Cristo. Isaac Jogues fue martirizado
por los indios iroqueses cerca de Auriesville (estado de Nueva
York). Juan de Brébeuf murió a manos de los indios hurones, en
territorio canadiense.

EL ESPÍRITU DEFENSOR

E
n el Evangelio de hoy, Jesús anticipa los varios contextos en los que los após-
toles serán testigos, considerando la posibilidad de que encuentren una reac-
ción hostil. Apareciendo en las sinagogas y delante de las autoridades civiles,
testimoniarán su fe tanto en el ámbito secular como en el religioso.
Sus palabras encuentran cumplimiento en los Hechos de los Apóstoles cuando
Pablo predica en la sinagoga de Salamina (cf. Hch 13, 4-17) y cuando da testimonio
de Jesús delante de las autoridades romanas (cf. Hch 21, 33-22, 29). Jesús garantiza
a sus seguidores que su testimonio terreno llegará a los cielos: así como ellos recono-
cieron al Hijo del Hombre en los ámbitos terrenos, civiles o religiosos, del mismo
modo el Hijo del Hombre les reconocerá a ellos delante de los ángeles de Dios.
Anteriormente, Jesús había invitado a sus discípulos a tener fuerza y confianza
en tiempos de persecución. Así como se deduce del resto del discurso misionero,
él no les garantiza la serenidad o la inmunidad delante de la violencia y el rechazo,
pero les indica el verdadero origen de la libertad: la victoria sobre el miedo cuya
fuente se encuentra en la victoria de Jesús sobre la muerte. La Pascua será, para
Jesús y para sus discípulos, la experiencia de esta victoria. La afirmación de Jesús,
diciendo que la ofensa contra el Espíritu Santo jamás podrá ser perdonada, resulta
especialmente sorprendente, si la comparamos con la parte del Evangelio en la que
se narra la parábola del hijo pródigo, que tiene como tema principal el perdón de
los pecados. Pero esta enseñanza debería ser interpretada a la luz de la particular
comprensión de las nociones de Lucas sobre la misión cristiana. Los seguidores del
Hijo del hombre lo rechazarán, como también testimonian las negaciones de Jesús
por parte de Pedro, el primero de sus apóstoles, en el momento de ser arrestado.
Pedro no es capaz de reconocer a Jesús ni de adherirse totalmente a Él porque toda-
vía no ha asistido a su pasión ni a su resurrección y porque todavía no ha recibido
el Espíritu Santo en Pentecostés.

81 
19
ANTÍFONA DE ENTRADA se le había dicho: “Así será tu descen-
Cf. Ga 6, 14; 1Co 1, 18 dencia” (Rm 4, 13.16-18).
Lejos de nosotros gloriarnos si no es en Palabra de Dios.
SÁBADO

la cruz de nuestro Señor Jesucristo. Por-


que la predicación de la cruz, para los
SALMO RESPONSORIAL
que se salvan, para nosotros, es fuerza
de Dios. Del salmo 104
R/. El Señor se acuerda
de su alianza eternamente.
ORACIÓN COLECTA
• ¡Estirpe de Abrahán, su siervo; hijos
Oh Dios, que quisiste manifestar la de Jacob, su elegido! El Señor es
dichosa esperanza del Reino eterno por nuestro Dios, Él gobierna toda la
las obras y con la efusión de la sangre tierra. R/.
de los santos Juan, Isaac y sus compa- • Se acuerda de su alianza eternamente,
ñeros, concédenos, bondadoso, por su de la palabra dada, por mil genera-
intercesión, que la fe de los cristianos se ciones; de la alianza sellada con Abra-
consolide continuamente. Por nuestro hán, del juramento hecho a Isaac. R/.
Señor Jesucristo, tu Hijo…
• Porque se acordaba de la palabra
sagrada que había dado a su siervo
PRIMERA LECTURA
Abrahán, sacó a su pueblo con ale-
De la Carta de san Pablo a los Romanos gría, a sus escogidos con gritos de
triunfo. R/.
Hermanos: No fue la observancia de la
Ley, sino la justificación obtenida por
la fe, la que obtuvo para Abrahán y su ACLAMACIÓN ANTES
descendencia la promesa de heredar el DEL EVANGELIO    Jn 15, 26b.27a
mundo. Por eso, como todo depende R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
de la fe, todo es gracia; así, la promesa El Espíritu de la verdad dará testimonio
está asegurada para toda la descenden- de mí –dice el Señor–; y también uste-
cia, no solamente para la descendencia des darán testimonio. R/.
legal, sino también para la que nace de
la fe de Abrahán, que es padre de todos EVANGELIO
nosotros.
El Espíritu Santo les enseñará en aquel
Así, dice la Escritura: “Te hago padre momento lo que tengan que decir.
de muchos pueblos”. Al encontrarse con
el Dios que da vida a los muertos y llama Del Evangelio según san Lucas
a la existencia lo que no existe, Abrahán
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus dis-
creyó. Apoyado en la esperanza, creyó,
cípulos: “Si uno se pone de mi parte
contra toda esperanza, que llegaría a ser
ante los hombres, también el Hijo del
padre de muchas naciones, según lo que
hombre se pondrá de su parte ante los

 82
19
ángeles de Dios. Y si uno me reniega el cual no solo ha animado con su pala-
ante los hombres, lo renegarán a él ante bra a los mártires, sino que los ha for-
los ángeles de Dios. talecido con su ejemplo. Por Jesucristo,

SÁBADO
Al que hable contra el Hijo del hom- nuestro Señor.
bre se le podrá perdonar, pero al que
blasfeme contra el Espíritu Santo no se ANTÍFONA DE COMUNIÓN
le perdonará. Mt 5, 10
Cuando los conduzcan a la sinagoga, Bienaventurados los perseguidos por
ante los magistrados y las autoridades, causa de la justicia, porque de ellos es el
no se preocupen de lo que van a decir, Reino de los cielos.
o de cómo se van a defender. Porque
el Espíritu Santo les enseñará en aquel
ORACIÓN DESPUÉS
momento lo que tengan que decir”.
DE LA COMUNIÓN
(Lc 12, 8-12).
Palabra del Señor. Alimentados, Señor, con el manjar
celestial te rogamos que, a ejemplo de
tus santos Juan e Isaac Jogues y com-
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS pañeros mártires, grabemos en nuestro
Al venerar la pasión de tus mártires Juan corazón las señales de la caridad y de la
e Isaac Jogues y compañeros, concéde- pasión de tu Hijo y disfrutemos siem-
nos, Señor, por este sacrificio, anunciar pre el fruto de la paz. Por Jesucristo,
dignamente la muerte de tu Unigénito, nuestro Señor.

83 
Domingo 20
XXIX Domingo ordinario
Verde
Oficio: Del domingo
LAUDES
Salterio: 1a. Semana
(Oración de la mañana)

V. Señor, abre mis labios. SALMODIA


R. Y mi boca proclamará tu alabanza. Ant. 1. Por ti madrugo, Dios mío,
para contemplar tu fuerza y tu gloria.
Se dice el Salmo 94 (p. ?)
Aleluya.
con la antífona siguiente:

Ant. Venid, aclamemos al Señor, demos Salmo 62, 2-9


vítores a la Roca que nos salva. Aleluya. † El alma sedienta de Dios
¡Oh Dios!, tú eres mi Dios,
Himno por ti madrugo,
Es verdad que las luces del alba mi alma está sedienta de ti;
del día de hoy mi carne tiene ansia de ti,
son más puras, radiantes y bellas, como tierra reseca, agostada, sin agua.
por gracia de Dios.
¡Cómo te contemplaba en el santuario
Es verdad que yo siento en mi vida, viendo tu fuerza y tu gloria!
muy dentro de mí, Tu gracia vale más que la vida
que la gracia de Dios es mi gracia, te alabarán mis labios.
que no merecí.
Toda mi vida te bendeciré
Es verdad que la gracia del Padre, y alzaré las manos invocándote.
en Cristo Jesús, Me saciaré de manjares exquisitos,
es la gloria del hombre y del mundo y mis labios te alabarán jubilosos.
bañados en luz.
En el lecho me acuerdo de ti
Es verdad que la Pascua de Cristo y velando medito en ti,
es pascua por mí, porque fuiste mi auxilio,
que su muerte y victoria me dieron y a la sombra de tus alas
eterno vivir. canto con júbilo;
Viviré en alabanzas al Padre, mi alma está unida a ti,
que al Hijo nos dio, y tu diestra me sostiene.
y que el santo Paráclito inflame
nuestra alma en amor. Amén. Se dice Gloria al Padre.

 84
20
Ant. Por ti madrugo, Dios mío, para Cetáceos y peces, bendecid al Señor;
contemplar tu fuerza y tu gloria. aves del cielo, bendecid al Señor.
Aleluya. Fieras y ganados, bendecid al Señor,

DOMINGO
ensalzadlo con himnos por los siglos.
Ant. 2. En medio de las llamas, los tres
Hijos de los hombres, bendecid al Señor;
jóvenes, unánimes, cantaban: “Bendito
bendiga Israel al Señor.
sea el Señor”. Aleluya.
Sacerdotes del Señor, bendecid al Señor;
Cántico    (Dn 3, 57-88.56) siervos del Señor, bendecid al Señor.
Toda la creación alabe al Señor Almas y espíritus justos,
bendecid al Señor;
Creaturas todas del Señor, santos y humildes de corazón,
bendecid al Señor, bendecid al Señor.
ensalzadlo con himnos por los siglos.
Ananías, Azarías y Misael,
Ángeles del Señor, bendecid al Señor; bendecid al Señor,
cielos, bendecid al Señor. ensalzadlo con himnos por los siglos.
Aguas del espacio, bendecid al Señor; Bendigamos al Padre, al Hijo
ejércitos del Señor, bendecid al Señor. y al Espíritu Santo,
Sol y luna, bendecid al Señor; ensalcémoslo con himnos por los siglos.
astros del cielo, bendecid al Señor. Bendito el Señor en la bóveda del cielo,
Lluvia y rocío, bendecid al Señor; alabado y glorioso y ensalzado
vientos todos, bendecid al Señor. por los siglos.
Fuego y calor, bendecid al Señor; No se dice Gloria al Padre.
fríos y heladas, bendecid al Señor.
Rocíos y nevadas, bendecid al Señor;
Ant. En medio de las llamas, los tres
témpanos y hielos, bendecid al Señor.
jóvenes, unánimes, cantaban: “Bendito
sea el Señor”. Aleluya.
Escarchas y nieves, bendecid al Señor;
noche y día, bendecid al Señor. Ant. 3. Que el pueblo de Dios se alegre
Luz y tinieblas, bendecid al Señor; por su Rey. Aleluya.
rayos y nubes, bendecid al Señor.
Bendiga la tierra al Señor, Salmo 149
ensálcelo con himnos por los siglos. Alegría de los santos
Montes y cumbres, bendecid al Señor; Cantad al Señor un cántico nuevo,
cuanto germina en la tierra, bendiga al resuene su alabanza en la asamblea
Señor. de los fieles;
Manantiales, bendecid al Señor; que se alegre Israel por su Creador,
mares y ríos, bendecid al Señor. los hijos de Sion por su Rey.

85 
20
Alabad su nombre con danzas, R. Cristo, Hijo de Dios vivo,
cantadle con tambores y cítaras; ten piedad de nosotros.
porque el Señor ama a su pueblo
DOMINGO

y adorna con la victoria CÁNTICO EVANGÉLICO


a los humildes.
Dios hará justicia a sus elegidos que cla-
Que los fieles festejen su gloria man a él día y noche.
y canten jubilosos en filas:
con vítores a Dios en la boca Cántico de Zacarías (16).
y espadas de dos filos en las manos:
para tomar venganza de los pueblos PRECES
y aplicar el castigo a las naciones, Glorifiquemos al Señor Jesús, luz que
sujetando a los reyes con argollas, alumbra a todo hombre y sol de justicia
a los nobles con esposas de hierro. que no conoce el ocaso, y digámosle:
Ejecutar la sentencia dictada
es un honor para todos sus fieles.
Tú que eres nuestra vida y nuestra sal-
vación, Señor, ten piedad.
Se dice Gloria al Padre.
Señor del universo, al darte gracias por
Ant. Que el pueblo de Dios se alegre el nuevo día que ahora empieza,
por su Rey. Aleluya. te pedimos que el recuerdo de tu santa
resurrección sea nuestro gozo durante
LECTURA BREVE (Ap 7, 10.12) este domingo.
¡La salvación es de nuestro Dios, que Que tu Espíritu Santo nos enseñe a
está sentado en el trono, y del Cordero! cumplir tu voluntad,
La bendición, y la gloria, y la sabiduría, y que tu sabiduría dirija hoy todas
y la acción de gracias, y el honor, y el nuestras acciones.
poder, y la fuerza son de nuestro Dios Que al celebrar la Eucaristía de este
por los siglos de los siglos. Amén. domingo tu palabra nos llene de gozo,
y que la participación en el banque-
RESPONSORIO BREVE te de tu amor haga crecer nuestra
esperanza.
V. Cristo, Hijo de Dios vivo,
ten piedad de nosotros. Que sepamos contemplar las maravillas
R. Cristo, Hijo de Dios vivo, que tu generosidad nos concede,
ten piedad de nosotros. y vivamos durante todo el día en
acción de gracias.
V. Tú que estás sentado
a la derecha del Padre. Se pueden añadir algunas intenciones libres.
R. Ten piedad de nosotros. Digamos ahora todos juntos la oración
V. Gloria al Padre, y al Hijo, que Cristo nos enseñó: Padre nuestro.
y al Espíritu Santo.

 86
20
ORACIÓN CONCLUSIÓN
Dios todopoderoso y eterno, haz que nues- V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
tra voluntad sea siempre dócil a la tuya y todo mal y nos lleve a la vida eterna.

DOMINGO
que te sirvamos con un corazón sincero. R. Amén.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA LITURGIA DE LA PALABRA
Comentador: La fe y la confianza en el
poder de Dios necesitan de un grado Comentador: En el libro de Éxodo, Dios
de ingenio de parte nuestra, por ello, se pone de parte del pueblo de Israel,
la fidelidad a la Palabra de Dios, como sosteniendo las energías y coronando de
dice san Pablo, nos capacita para llevar éxito sus esfuerzos por la conquista y la
adelante toda obra buena, siendo cons- libertad. Así mismo, san Pablo exhorta
tantes en la oración y convencidos de a Timoteo a permanecer fiel al proyecto
que Dios nos escucha y nos ofrece todo de Dios para llegar a la salvación. Lucas,
aquello que pedimos. Con fe iniciemos por su parte, exalta la perseverancia y
esta celebración eucarística. la confianza en el poder de Dios para
alcanzar la justicia.
ANTÍFONA DE ENTRADA PRIMERA LECTURA
Sal 16, 6.8 Del libro del Éxodo
Yo te invoco, porque tú me respondes,
oh Dios; inclina tu oído y escucha mis Cuando Israel iba por el desierto, los
palabras. Guárdame, Señor, como a las amalecitas se dirigieron a Refidim para
niñas de tus ojos; a la sombra de tus alas atacarlo. Moisés le dijo entonces a
escóndeme. Josué: “Escoge unos cuantos hombres y
sal a pelear con los amalecitas. Mañana
Se dice Gloria. yo me colocaré en la cumbre con la vara
de Dios en la mano”.
ORACIÓN COLECTA Josué hizo lo que le ordenó Moisés y
Dios todopoderoso y eterno, haz que se fue a pelear con los amalecitas. Por su
nosotros siempre dirijamos a ti devota- parte Moisés, Aarón y Hur subieron a la
mente nuestra voluntad y te sirvamos cumbre del monte. Y mientras Moisés
con sincero corazón. Por nuestro Señor tenía el brazo levantado, vencía Israel,
Jesucristo, tu Hijo… pero cuando lo bajaba, vencía Amalec.

87 
20
Y como a Moisés se le cansaban los la salvación que obtenemos por Cristo
brazos, buscaron una piedra y se la Jesús los creyentes.
pusieron para que se sentara en ella, y Todos los textos bíblicos, por su ins-
DOMINGO

Aarón y Hur, uno a cada lado, le soste- piración divina, son útiles para enseñar,
nían los brazos. Así pudo tener los bra- para convencer, para corregir las faltas,
zos levantados hasta que se ocultó el sol. para educar en la virtud. Así capacitado,
Y Josué derrotó al ejército de Amalec a el que sirve a Dios está dispuesto para
filo de espada (Ex 17, 8-13). toda obra buena.
Palabra de Dios. En presencia de Dios y de Cristo
Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a
SALMO RESPONSORIAL los muertos, y en espera de su venida y
Del salmo 120 de su Reino, te lo ordeno y encarezco:
R/. El auxilio me viene del Señor, predica la Palabra de Dios, hazte pre-
que hizo el cielo y la tierra. sente a tiempo y a destiempo, convence
a los que yerran, da órdenes e infunde
• Levanto mis ojos a los montes: ¿de
aliento, enseñando siempre con mucha
dónde me vendrá el auxilio? El au-
paciencia (2Tm 3, 14 – 4, 2).
xilio me viene del Señor, que hizo el
cielo y la tierra. R/. Palabra de Dios.
• No permitirá que resbale tu pie, tu
guardián no duerme; no duerme ni ACLAMACIÓN ANTES
reposa el guardián de Israel. R/. DEL EVANGELIO    Hb 4, 12
• El Señor te guarda a su sombra, está R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
a tu derecha; de día el sol no te hará La Palabra de Dios es viva y eficaz y se
daño, ni la luna de noche. R/. convierte en juez de nuestros pensa-
• El Señor te guarda de todo mal, Él mientos y nuestras ideas. R/.
guarda tu alma; el Señor guarda tus
entradas y salidas, ahora y por siem- EVANGELIO
pre. R/.
Dios saldrá en defensa
SEGUNDA LECTURA de sus escogidos cuando claman a Él.
De la Segunda carta Del Evangelio según san Lucas
de san Pablo a Timoteo Para inculcar a sus discípulos la necesi-
Querido hermano: Tú debes permane- dad de orar siempre y sin desanimarse,
cer fiel a las enseñanzas que recibiste y les dijo el Señor esta parábola:
a tus convicciones. No puedes olvidar “En una ciudad había un juez que
a tus maestros, ni las Sagradas Escritu- no tenía temor a Dios ni respeto a los
ras, que conoces desde niño. En ellas hombres. Había también allí una viuda,
encontrarás lo que necesites saber para que iba a donde el juez a pedirle que la
defendiera de un enemigo que tenía.

 88
20
Por mucho tiempo, el juez no qui- to a los ángeles y a los santos, en la ver-
so hacerle caso; pero al fin, aunque dadera luz de vida, oremos.
no tenía temor a Dios ni respeto a los 5. Por nosotros, bautizados y enviados,

DOMINGO
hombres, dijo para sus adentros: ‘Es para que, con nuestro testimonio
tanto lo que esta viuda me molesta, que apostólico en este Mes Misionero Ex-
voy a defenderla. Si no, de tanto venir a traordinario, todos los pueblos puedan
quejarse me va a desesperar’”. experimentar el amor salvífico y la mi-
Y añadió el Señor: “Esto es lo que sericordia de Jesucristo, oremos.
dice un juez, sin conciencia. ¿Y creen Intenciones particulares.
que Dios no saldrá en defensa de sus Presidente: Escucha, Padre, nuestras
escogidos cuando claman a Él día y súplicas, haznos imitadores de Cristo
noche? ¿Creen que los dejará esperan- y morada del Espíritu Santo, para que
do? Yo les digo: sin demora saldrá en vivamos una vida redimida y podamos,
defensa de ellos. Pero cuando venga el un día, contemplarte en el cielo. Te lo
Hijo del hombre, ¿encontrará en la tie- pedimos por Cristo, nuestro Señor.
rra esa confianza?” (Lc 18, 1-8).
Palabra del Señor. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Te rogamos, Señor, nos concedas un
Se dice Credo.
corazón libre para ofrecer tus dones, de
manera que, con la ayuda de tu gracia,
ORACIÓN UNIVERSAL
nos purifiquen los mismos misterios
Presidente: Dirijamos, hermanos, con que estamos celebrando. Por Jesucristo,
confianza y seguridad nuestras oraciones al nuestro Señor.
buen Dios, sabiendo que Él las escuchará.
Prefacio dominical I-II, pp. 9-10.
Todos: Escúchanos, Señor.
1. Por la Iglesia orante, para que sostenga al ANTÍFONA DE COMUNIÓN
mundo con el silencio y la oración, y sea Cf. Sal 32, 18-19
profética para mostrar el Reino de los He aquí que los ojos del Señor están
Cielos y el tesoro que custodia, oremos. puestos en los que lo temen y en los que
2. Por los gobernantes, para que puedan esperan en su misericordia, para librar
servir, mediante la misión que les ha sus vidas de la muerte y reanimarlos en
sido confiada, a Dios y a los hermanos, tiempo de hambre.
en la justicia y en la paz, oremos.
3. Por todos los cristianos, para que sean ORACIÓN DESPUÉS
conscientes de su misión de testigos de DE LA COMUNIÓN
Cristo resucitado y viviente que les ha sido Te rogamos, Señor, que nos hagas apro-
confiada por Dios, y tomen decisiones va- vechar la participación frecuente en los
lientes y coherentes con la fe, oremos. misterios celestiales, para que seamos
4. Por los difuntos, para que el Señor los socorridos con beneficios temporales y
acoja en su Reino con misericordia y seamos instruidos en los eternos. Por
amor, para que puedan participar, jun- Jesucristo, nuestro Señor.

89 
20

PERSEVERANCIA
DOMINGO

EN LA ORACIÓN
La cruz de Jesús es el lugar donde el de la fe en Cristo Jesús” (2Tm 3, 15).
mal es derrotado por el amor de Aquel Timoteo, de hecho, las ha estudiado
que muere por nosotros, que muere en desde pequeño, como todo muchacho
nuestro lugar haciendo suya la expe- hebreo; desde entonces, también los
riencia de nuestra muerte. Él también niños cristianos tratan de conocerlas,
muere por la salvación de sus perse- con la ayuda de los padres y de la comu-
guidores y enemigos. Cada alteración nidad. Timoteo es un joven que, junto
es derrotada por el Dios de Jesucristo, con su familia, ha abrazado la fe duran-
en quien el odio y la muerte causan y te el primer viaje misionero del apóstol
provocan, en la comunión trinitaria, un Pablo y que, a continuación, pasó a ser
amor cada día más grande y una mise- miembro de su grupo misionero. Hijo
ricordia cada día más eficaz. Dios ha de madre hebrea y de padre griego,
destruido nuestro pecado, la injusticia Timoteo recibió desde la infancia una
y la muerte haciéndoles suyos, y los ha profunda y firme educación religiosa de
derrotado a través de su inmenso amor. su abuela Loida y de su madre Eunice,
“En su [de Cristo] muerte en la cruz que lo introdujeron en el conocimiento
se realiza ese ponerse Dios contra sí mis- de las Sagradas Escrituras.
mo, al entregarse para dar nueva vida al Este requisito se basa en el hecho de
hombre y salvarlo: esto es el amor en que las Escrituras están inspiradas por
su forma más radical. En el Misterio Dios y, si se explican bien –en lugar
pascual se ha realizado verdaderamente de manipular y distorsionar, como
nuestra liberación del mal y de la muer- dice la Segunda carta de Pedro (cf. 2P
te” (Benedicto XVI, Sacramentum 1, 19-21)–, nos animan a practicar las
caritatis, 9). El Nuevo Testamento y la buenas obras y nos edifican en la jus-
unidad de las Sagradas Escrituras nos ticia y en la santidad. El auténtico celo
introducen y nos educan en este modo misionero no es el proselitismo violen-
de actuar salvífico de Dios dentro del to, sino el deseo de un corazón fraterno
mundo. lleno de Cristo y motivado por el Espí-
En esta prospectiva, la segunda lec- ritu Santo a cooperar para la salvación
tura nos muestra cómo Pablo enseña a y la felicidad de todas las personas, de
Timoteo la importancia de las Escritu- todos los grupos étnicos, compartiendo
ras: “Desde niño conoces las Sagradas valores éticos y culturales, esperanzas y
Letras: ellas pueden darte la sabiduría alegrías, en busca de una vida plena y
que conduce a la salvación por medio de una paz verdadera, que es Jesucristo

 90
20
muerto y resucitado. Por eso Pablo ejemplificar la necesidad de la oración,
exhorta enérgicamente a Timoteo para su urgencia y continuidad. Si la oración
que, anticipándose a la parusía del constituye el corazón de la misión de la

DOMINGO
Señor, se dedique en cuerpo y alma a la Iglesia es porque dentro de esta relación
enseñanza de la Palabra. personal y eclesial con Dios (liturgia) la
La parábola de Jesús en el Evangelio persona y las comunidades se renuevan
de este domingo retrata a una mujer a de acuerdo con los criterios de la sal-
quien un juez corrupto le ha negado el vación ofrecidos y operados por Jesús.
derecho a expresarse, una experiencia Su pregunta sobre la fe en el momento
que incluso hoy en día sufren muchas de su regreso parece indicar una cierta
personas en todo el mundo. La parábo- preocupación del maestro sobre la efec-
la está ambientada “en una ciudad” (Lc tividad de la misión y la autenticidad
18, 2), una ciudad sin nombre, ya que del testimonio de los discípulos misio-
lo que se cuenta parece tener lugar en neros. Estos, asociados al misterio pas-
todas partes: para los enemigos, la ley cual, gracias al bautismo, se encuentran
debe aplicarse; para los propios ami- ya enviados al mundo como Iglesia de
gos solamente debe ser interpretada. Cristo, es decir, como la comunidad
La viuda de la parábola no es amiga de los redimidos, colocada como una
del juez, por eso no recibe audiencia. semilla y comienzo del Reino para que
Esta viuda perdió la ayuda de su espo- toda la historia y la humanidad sea
so y, en el mundo palestino del primer transfigurada y redimida.
siglo, no pudo heredar su propiedad.
Las viudas eran económicamente vul-
nerables y podían ser explotadas, como
Jesús recuerda agudamente cuando acu-
sa a los líderes religiosos de devorar las
casas de las viudas (cf. Lc 20, 46-47).
Al no poder pagar un abogado, la viu-
da se presenta sola para representar su
causa contra su oponente. Jesús expo-
ne el razonamiento interno del juez,
profundamente corrupto, completa-
mente desinteresado en la denuncia
de la viuda y totalmente indiferente
hacia su persona: no teme a Dios y no
le importa el bien de los hombres. La
viuda está decidida a no permanecer
invisible e inaudible, ni siquiera ante
un juez deshonesto, hasta que el caso se
resuelva definitivamente en su favor. La
parábola, de hecho, le sirve a Jesús para

91 
21 Lunes
SANTA LAURA MONTOYA / Memoria libre – Verde / Blanco
Oficio: Ferial o de la Memoria libre / Salterio: 1a. semana

Maestra de misión en América Latina, servidora de la verdad y de


la luz del Evangelio, nació en Jericó, pequeña población colom-
biana, el 26 de mayo de 1874. Recibió las aguas regeneradoras
del Bautismo cuatro horas después de su nacimiento. Fundadora
de la Congregación de las Misioneras de María Inmaculada y de
Santa Catalina de Siena.

RIQUEZAS PARA EL REINO

E
l hilo conductor de las lecturas bíblicas de este día es la gran temática de la
vida. Dios confirma a Abrahán (un hombre ahora en el ocaso de su curso
terrenal, según la historia del Génesis, sin esperanza de ver realizada la pro-
mesa de una descendencia) que el umbral biológico no detendrá su plan divino.
Abrahán y Sara, una pareja de “jubilados biológicos” afligidos por el tormento de
la infertilidad, conciben a Isaac, nombre que significa, literalmente, sonrisa, alegría
de vivir. El mismo ofrecimiento de vida y alegría que se le otorga a Abrahán está
asegurado a los creyentes que se adhieren a la fe “contra toda esperanza”.
El apóstol Pablo, con la intención de basar la doctrina de la justificación por la
fe en argumentos bíblicos, utiliza la narración de la alianza de Dios con Abrahán,
en la cual Dios toma la iniciativa y se compromete fielmente. Dios le promete un
linaje numeroso como las estrellas del cielo, y Abrahán, a pesar de que su esposa es
estéril, cree en la palabra del Señor. Y esto –comenta el autor– es reconocido como
justicia. La circuncisión, la alianza, la Ley, todo esto viene después, observa Pablo.
En definitiva, la fe en Dios y en su Palabra tiene primacía y nos otorga, gratuita-
mente, los bienes prometidos, por pura y gratuita benevolencia divina.
El tema central de la página evangélica es idéntico: la vida. El contexto es un
conflicto entre hermanos por la división de la herencia: un fenómeno tan antiguo
como el hombre, como lo confirma el hecho de que el primer asesinato es un fratri-
cidio. Para Caín no era suficiente heredar, como primogénito, el oficio de su padre:
entró en crisis por el hecho de que Abel había merecido la mirada de Dios. Las
antítesis fisiológicas de las dinámicas que se desarrollan entre hermanos se descri-
ben con maestría, en toda su crudeza, en la parábola del padre misericordioso (Lc
15, 11-32). En todas estas historias, la carcoma que corroe las relaciones fraternales
es la codicia, el deseo de tener todo para sí mismo.

 92
21
ANTÍFONA DE ENTRADA según lo había predicho desde anti-
Esta es una virgen sabia y prudente, que guo por boca de sus santos profetas.
salió al encuentro de Cristo con la lám- R/.
para encendida.

LUNES
• Es la salvación que nos libra de nues-
tros enemigos y de la mano de todos
ORACIÓN COLECTA los que nos odian; realizando la mi-
Dios de poder y misericordia, que ele- sericordia que tuvo con nuestros pa-
giste a santa Laura Montoya, virgen, dres, recordando su santa alianza. R/.
para propagar la fe entre los más débiles • Y el juramento que juró a nuestro
y alejados, concédenos, por su ejemplo, padre Abrahán. Para concedernos
que, contemplando el rostro de Cris- que, libres de temor, arrancados de
to, ganemos para Él, con la caridad, la mano de los enemigos, le sirvamos
muchos hermanos. Por nuestro Señor con santidad y justicia, en su presen-
Jesucristo, tu Hijo… cia, todos nuestros días. R/.

PRIMERA LECTURA
ACLAMACIÓN ANTES
Está escrito también por nosotros, DEL EVANGELIO    Mt 5, 3
a quienes nos valdrá si creemos en Él.
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
De la Carta de san Pablo a los Romanos Dichosos los pobres en el espíritu, por-
Hermanos: Ante la promesa de Dios que de ellos es el Reino de los cielos. R/.
Abrahán no fue incrédulo, sino que se
hizo fuerte en la fe, dando con ello glo- EVANGELIO
ria a Dios, al persuadirse de que Dios es Lo que has acumulado, ¿de quién será?
capaz de hacer lo que promete, por lo
cual le valió la justificación. Del Evangelio según san Lucas
Y no solo por él está escrito: “Le valió”, En aquel tiempo dijo uno del público a
sino también por nosotros, a quienes Jesús: “Maestro, dile a mi hermano que
nos valdrá si creemos en el que resuci- reparta conmigo la herencia”. Él le con-
tó de entre los muertos a nuestro Señor testó: “Hombre, ¿quién me ha nombra-
Jesús, que fue entregado por nuestros do juez o árbitro entre ustedes?”.
pecados y resucitado para nuestra justi-
Y dijo a la gente: “Miren: guárdense
ficación (Ef 4, 20-25). Palabra de Dios.
de toda clase de codicia. Pues, aunque
uno ande sobrado, su vida no depende
SALMO RESPONSORIAL de sus bienes”.
Lucas 1 Y les propuso una parábola: “Un
R/. Bendito sea el Señor, Dios de Israel, hombre rico tuvo una gran cosecha. Y
porque ha visitado a su pueblo. empezó a echar cálculos: ‘¿Qué haré?
• Nos ha suscitado una fuerza de sal- No tengo dónde almacenar la cosecha’.
vación en la casa de David, su siervo, Y se dijo: ‘Haré lo siguiente: derribaré

93 
21
los graneros y construiré otros más gratos, de la misma manera aceptes el
grandes, y almacenaré allí todo el grano homenaje de nuestra liturgia. Por Jesu-
y el resto de mi cosecha. Y entonces me cristo, nuestro Señor.
diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes
LUNES

acumulados para muchos años; túmba- ANTÍFONA DE COMUNIÓN


te, come, bebe y date buena vida’. Pero Cf. Mt 25, 6
Dios le dijo: ‘Necio, esta noche te van
a exigir la vida. Lo que has acumulado, Ya llega el esposo: salgan a recibir a
¿de quién será?’. Así será el que amasa Cristo, el Señor.
riquezas para sí y no es rico ante Dios”
(Lc 12, 13-21). ORACIÓN DESPUÉS
Palabra del Señor. DE LA COMUNIÓN
Alimentados por la participación en los
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS dones divinos, te pedimos, Señor Dios
nuestro, que, a ejemplo de santa Laura
Al proclamarte admirable, Señor, en la Montoya, llevando en nuestro cuerpo
virgen santa Laura Montoya, suplica- la muerte de Jesús, nos esforcemos por
mos humildemente a tu divina majes- unirnos solo a ti. Por Jesucristo, nuestro
tad que, así como sus méritos te fueron Señor.

 94
22 Martes
SAN JUAN PABLO II, PAPA
Memoria libre – Verde / Blanco
Oficio: Ferial o de la Memoria libre / Salterio: 1a. semana

Karol Wojtyla nació en Wadowice, cerca de Cracovia, el 18 de mayo


de 1920. Su formación para el sacerdocio la vivió de forma clandes-
tina debido al nazismo. Fue ordenado sacerdote en 1946 en Cra-
covia. Su ordenación episcopal se realizó en 1958 por el arzobispo
de Cracovia. En 1978 fue elegido Papa y toma el nombre de Juan
Pablo II. Ejerció su papado hasta el 2005, año en el que fallece.

¡ESTÉN PREPARADOS!

E
l pasaje de Pablo propuesto en la liturgia de hoy se encuentra exactamente en
el corazón de la Carta a los Romanos. Detrás de la declaración de que el ser
humano necesita ser redimido, existe la convicción de que él es culpable en
su relación con Dios. Después de haber demostrado, con la ayuda de la experiencia
y las Escrituras, que la redención del hombre proviene de Dios por la fe en Jesu-
cristo y no por la circuncisión, el apóstol comienza a tratar “nuestra” experiencia
cristiana.
Si alguien rompe una relación de amistad, ofendiendo a su amigo, se crea un des-
orden en su propio corazón, que solo será superado cuando su amigo lo reciba y lo
abrace nuevamente, aceptando sus disculpas. De hecho, la redención –dice Pablo–
es la razón y la condición de nuestro vivir en paz con Dios. Pero para que los ami-
gos vuelvan a la amistad, es necesario que alguien medie entre los dos, diciendo al
culpable que el otro ya no guarda rencor, y que lo está esperando con el corazón
abierto. Y cuando todo haya terminado, el vínculo será más fuerte y la alegría será
mayor que antes.
El tema central del pasaje evangélico de Lucas es la segunda venida del Señor en
la gloria, para juzgar a los vivos y a los muertos, como se profesa en el Credo. El
paréntesis que separa el camino de los fieles de esta cita inevitable es el momento
de la expectativa activa. La idea más importante del pasaje evangélico es la invisibi-
lidad del propietario que, después de haber confiado un patrimonio para ser culti-
vado y aprovechado, desaparece, pero sin abandonar los suyos a su propio destino.
En esta forma de obrar de Dios también existe el misterio de la libertad otorgado al
hombre, que puede elegir cómo administrar el don de la vida sin presiones físicas,
sin sentir una presencia apremiante. Es importante que seamos conscientes de que
todas las estaciones de una vida bien empleada, buscando y haciendo la voluntad
de Dios, son un kairós, un tiempo favorable para ser llamados a volver a casa. La
vida será un éxito si el fiel se encuentra preparado para este encuentro.

95 
22
ANTÍFONA DE ENTRADA se convirtieron en pecadores, así por la
Cf. si 45, 30 obediencia de uno todos se convertirán
El Señor hizo con él una alianza de paz en justos.
MARTES

y lo constituyó en el gobierno, para que Si creció el pecado, más desbordante


recibiera la dignidad del sacerdocio para fue la gracia. Y así como reinó el peca-
siempre. do, causando la muerte, así también,
por Jesucristo, nuestro Señor, reinará
ORACIÓN COLECTA la gracia, causando una justificación
que conduce a la vida eterna (Rm 5,
Oh Dios, rico en misericordia, que has 12.15b.17-19.20b-21).
querido que san Juan Pablo II, papa,
guiara a toda tu Iglesia, te pedimos Palabra de Dios.
que, instruidos por sus enseñanzas, nos
concedas abrir confiadamente nuestros SALMO RESPONSORIAL
corazones a la gracia salvífica de Cristo, Del salmo 39
único redentor del hombre. Él, que vive R/. Aquí estoy, Señor, para hacer tu
y reina contigo… voluntad.
• Tú no quieres sacrificios ni ofrendas,
PRIMERA LECTURA
y, en cambio, me abriste el oído; no
De la Carta de san Pablo a los Romanos pides sacrificio expiatorio, entonces
yo digo: “Aquí estoy”. R/.
Hermanos: Lo mismo que por un hom-
bre entró el pecado en el mundo, y por • “–Como está escrito en mi libro–
el pecado la muerte, y así la muerte para hacer tu voluntad”. Dios mío,
pasó a todos los hombres, porque todos lo quiero, y llevo tu ley en las entra-
pecaron. ñas. R/.
Si por la transgresión de uno murie- • He proclamado tu salvación ante la
ron todos, mucho más, la gracia otor- gran asamblea; no he cerrado los la-
gada por Dios, el don de la gracia que bios: Señor, tú lo sabes. R/.
correspondía a un solo hombre, Jesu- • Alégrense y gocen contigo todos los
cristo, sobró para la multitud. Por el que te buscan; digan siempre: “Gran-
delito de un solo hombre comenzó el de es el Señor”, los que desean tu sal-
reinado de la muerte, por culpa de uno vación. R/.
solo. Cuánto más ahora, por un solo
hombre, Jesucristo, vivirán y reinarán ACLAMACIÓN ANTES
todos los que han recibido un derroche DEL EVANGELIO    Lc 21, 36
de gracia y el don de la justificación. R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
En resumen: si el delito de uno trajo Estén siempre despiertos, pidiendo
la condena a todos, también la justicia fuerza para mantenerse en pie ante el
de uno traerá la justificación y la vida. Hijo del hombre. R/.
Si por la desobediencia de uno todos

 96
22
EVANGELIO nos aproveche esta ofrenda, con cuya
Dichosos los criados a quienes el señor, inmolación concediste que se perdonen
al llegar, los encuentre en vela. todos los pecados del mundo. Por Jesu-

MARTES
cristo, nuestro Señor.
Del Evangelio según san Lucas

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus dis- ANTÍFONA DE COMUNIÓN


cípulos: “Tengan ceñida la cintura y Cf. Jn 21, 17
encendidas las lámparas: Ustedes están Señor, tú lo conoces todo, tú sabes que
como los que aguardan a que su señor te amo.
vuelva de la boda, para abrirle apenas
venga y llame. Dichosos los criados a
ORACIÓN DESPUÉS
quienes el señor, al llegar, los encuen-
DE LA COMUNIÓN
tre en vela; les aseguro que se ceñirá, los
hará sentar a la mesa y los irá sirviendo. Que la eficacia de los dones recibidos,
Y, si llega entrada la noche o de madru- Señor Dios, en la fiesta de san Juan
gada y los encuentra así, dichosos ellos” Pablo II, papa, produzca su efecto en
(Lc 12, 35-38). Palabra del Señor. nosotros, para que nos sirvan de ayu-
da en la vida mortal y nos obtengan el
gozo de la felicidad eterna. Por Jesucris-
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
to, nuestro Señor.
Acógenos, Señor, para que, en esta
festividad de san Juan Pablo II, papa,

97 
23 Miércoles
SAN JUAN DE CAPISTRANO, PRESBÍTERO
Memoria libre – Verde / Blanco
Oficio: Ferial o de la Memoria libre / Salterio: 1a. semana

Juan de Capistrano (1386-1456) fue un franciscano, predicador


lleno de talento y de palabra ardiente, arrastraba a las multitu-
des. Trabajó primero en la reforma de su Orden en Francia y en
Italia, y después recorrió toda Europa central para luchar contra
la herejía de Juan Hus. Finalmente, predicó la cruzada contra los
turcos, que por entonces estaban invadiendo Hungría.

LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD

P
ablo sostiene, en todo el texto de la Carta a los Romanos, que es inútil con-
fiar en la ley mosaica, ya que no libera al hombre, sino que lo esclaviza y lo
condena. De hecho, hasta la llegada de la ley de Moisés, ya existía el pecado
en el mundo, por causa de Adán, así como la muerte. Sin embargo, como aún no
se había revelado la ley y todavía no existía ningún precepto, no fue posible hacer
responsables a los pecadores de sus deficiencias, en su aspecto formal de transgre-
siones, ni se les aplicaron las sanciones previstas en la ley. Sin embargo, de acuerdo
con la ley natural escrita en el corazón, la responsabilidad personal por el pecado
sigue siendo la misma para todos. Por lo tanto, después de haber recibido la ley, los
judíos solo vieron aumentar sus responsabilidades y, con ellas, sus culpas.
La enseñanza de Pablo en relación con la ley está perfectamente en consonancia
con la de Jesús. El administrador que ha cometido un error, desobedeciendo una
orden explícita de su amo, será castigado con más severidad que el servidor que
cometió el mismo error, pero sin conocer la norma entonces vigente. Esta es sim-
plemente la enseñanza que el Apóstol explica en su carta. La ley ha aumentado la
responsabilidad y, por lo tanto, la culpa por la transgresión. Todos aquellos que han
recibido autoridad y medios en lo religioso, social, político, económico, jurídico,
militar, etc., recibirán un castigo muy serio si abusan de su poder para maltratar,
explotar y oprimir al pueblo de Dios o destruir su casa, su creación.
El mal seriamente considerado, a la luz de la certeza de las victorias de Cristo
sobre la muerte, constituye una seria provocación para la misión cristiana en la
perspectiva de san Pablo y del Evangelio. La lucha iniciada por Cristo en el corazón
del discípulo misionero, gracias a la acción de Espíritu en el bautismo, representa
una dimensión central del anuncio y del testimonio cristiano. La misión de la
Iglesia, precisamente porque está movida por la certeza de la victoria y del amor
misericordioso, no teme la lucha contra el mal, en todas sus formas.

 98
23
ANTÍFONA DE ENTRADA Pero, gracias a Dios, ustedes, que eran
Estos son los santos que se hicieron esclavos del pecado, han obedecido de
corazón a aquel modelo de doctrina al

MIÉRCOLES
amigos de Dios, insignes predicadores
de la verdad divina. que fueron entregados y, liberados del
pecado, se han hecho esclavos de la jus-
ticia (Rm 6, 12-18).
ORACIÓN COLECTA
Palabra de Dios.
Oh Dios, que suscitaste a san Juan de
Capistrano para confortar a tu pue-
blo fiel en las dificultades, concédenos SALMO RESPONSORIAL
siempre la seguridad de tu protección, Del salmo 123
y conserva a tu Iglesia constantemente R/. Nuestro auxilio es el nombre del Señor.
en paz. Por nuestro Señor Jesucristo, tu
• Si el Señor no hubiera estado de
Hijo…
nuestra parte –que lo diga Israel–, si
el Señor no hubiera estado de nuestra
PRIMERA LECTURA parte, cuando nos asaltaban los hom-
Ofrézcanse a Dios como hombres bres, nos habrían tragado vivos: tanto
que de la muerte han vuelto a la vida. ardía su ira contra nosotros. R/.
De la Carta de san Pablo a los Romanos • Nos habrían arrollado las aguas, lle-
gándonos el torrente hasta el cuello;
Hermanos: Que el pecado no siga domi- nos habrían llegado hasta el cuello las
nando su cuerpo mortal, ni sean súbdi- aguas espumantes. Bendito el Señor,
tos de los deseos del cuerpo. No pongan que no nos entregó en presa a sus
sus miembros al servicio del pecado, dientes. R/.
como instrumentos para la injusticia;
• Hemos salvado la vida, como un pá-
ofrézcanse a Dios como hombres que
jaro de la trampa del cazador; la tram-
de la muerte han vuelto a la vida, y pon-
pa se rompió, y escapamos. Nuestro
gan a su servicio sus miembros, como
auxilio es el nombre del Señor, que
instrumentos para la justicia. Porque
hizo el cielo y la tierra. R/.
el pecado no los dominará: ya no están
bajo la Ley, sino bajo la gracia.
Pues, ¿qué? ¿Pecaremos porque no ACLAMACIÓN ANTES
estamos bajo la Ley, sino bajo la gracia? DEL EVANGELIO    Mt 24, 42a. 44
¡De ningún modo! ¿No saben que, al R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
ofrecerse a alguno como esclavos para
Estén en vela y preparados, porque a la
obedecerle, los hacen esclavos de aquel
hora que menos piensen viene el Hijo
a quien obedecen: bien del pecado, para
del hombre. R/.
la muerte, bien de la obediencia, para la
justicia?

99 
23
EVANGELIO obra recibirá muchos azotes; el que no
Al que mucho se le dio, lo sabe, pero hace algo digno de castigo,
recibirá pocos.
MIÉRCOLES

mucho se le exigirá.
Al que mucho se le dio, mucho se le
Del Evangelio según San Lucas
exigirá; al que mucho se le confió, más
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus dis- se le exigirá” (Lc 12, 39-48).
cípulos: “Comprendan que si supiera Palabra del Señor.
el dueño de casa a qué hora viene el
ladrón, no le dejaría abrir un boquete.
Lo mismo ustedes, estén preparados, ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
porque a la hora que menos piensen Mira, Dios todopoderoso, las ofrendas
viene el Hijo del hombre”. presentadas en la fiesta de san Juan de
Pedro le preguntó: “Señor, ¿has dicho Capistrano; y, a quienes celebramos los
esa parábola por nosotros o por todos?”. misterios de la pasión del Señor, con-
cédenos imitar lo que celebramos. Por
El Señor le respondió: “¿Quién es el Jesucristo, nuestro Señor.
administrador fiel y solícito a quien el
amo ha puesto al frente de su servidum-
bre para que les reparta la ración a sus ANTÍFONA DE COMUNIÓN
horas? Dichoso el criado a quien su amo, Ez 34, 15
al llegar, lo encuentre portándose así. Les Yo apacentaré mis ovejas, y les daré
aseguro que lo pondrá al frente de todos reposo.
sus bienes.
Pero si el empleado piensa: ‘Mi amo ORACIÓN DESPUÉS
tarda en llegar’, y empieza a pegarles a DE LA COMUNIÓN
los mozos y a las muchachas, a comer Por la eficacia de este misterio confir-
y beber y emborracharse, llegará el amo ma, Señor, a tus hijos en la verdadera
de ese criado el día y a la hora que menos fe, para que la confiesen de palabra y
lo espera y lo despedirá, condenándolo a obra, en todo lugar, como san Juan de
la pena de los que no son fieles. Capistrano, quien trabajó sin cesar por
El criado que sabe lo que su amo quie- ella consagrándole su vida. Por Jesucris-
re y no está dispuesto a ponerlo por to, nuestro Señor.

 100
24 Jueves
SAN ANTONIO MARÍA CLARET, OBISPO
Memoria libre – Verde / Blanco
Oficio: Ferial o de la Memoria libre / Salterio: 1a. semana

San Antonio María nació en Cataluña en 1807. Se dedicó a


la predicación popular y luego fundó un Instituto misionero. Se
entregó al apostolado en Cuba, como arzobispo de Santiago, y
después lo llamaron para que fuera consejero de la reina de Espa-
ña, a quien acompañó en el destierro. Murió en Francia en 1870.

“HE VENIDOS A TRAER FUEGO A LA TIERRA”

E
n los textos bíblicos de esta liturgia es posible ver un tema común: la libertad
otorgada por Dios a cada persona humana, el uso que hacemos de ella y las
responsabilidades que se derivan. El pasaje de la Carta a los Romanos traza
una línea clara entre un camino al servicio del pecado y una vida bajo el señorío de
Cristo. El resultado también se perfila: el producto final de las obras pecaminosas
es la muerte, y la muerte representa una separación sin posibilidad de regreso. Es
el destino que se autoimpone el que decide obstinadamente excluir a Dios de su
vida. El escenario presentado por Pablo se corresponde perfectamente con el del
Evangelio. Junto con la sombría posibilidad del rechazo del Evangelio y la consi-
guiente condena, también está el amplio horizonte de la vida eterna fundado en
Cristo Jesús.
Para Pablo, después de una experiencia vivida de estricta observancia de los pre-
ceptos religiosos como una forma maestra de obtener la salvación, es importante
recalcar repetidamente que la comunión con Dios a través de la persona de Jesucris-
to es un don inmerecido. Nadie puede reclamar crédito con respecto a Dios. La sal-
vación es gracia, y el hombre está invitado a acogerla en su propia vida y a cultivarla.
El fuego que Jesús vino a traer a la tierra está claramente relacionado con su
bautismo. Cuando tenga lugar su bautismo, o sea, su pasión, entonces el fuego que
ha venido a traer, es decir, el don del Espíritu, también se encenderá. Así, con dos
figuras retóricas, Jesús describe el misterio pascual y el fruto que él trajo para noso-
tros. Juan Bautista, de hecho, había anunciado que el que venía era más poderoso
que él, alguien al que ni siquiera era digno de desatar las correas de sus sandalias.
Si él bautizaba con agua para preparar el camino del Señor, invitando a la gente al
arrepentimiento y a la conversión, el Hijo del altísimo bautizará en el nombre del
Espíritu Santo y con fuego, para que todas las criaturas conozcan la salvación de
Dios y sus grandes maravillas.

101 
24
ANTÍFONA DE ENTRADA SALMO RESPONSORIAL
Estos son los santos que se hicieron Del salmo 1
amigos de Dios, insignes predicadores R/. Dichoso el hombre que ha puesto
JUEVES

de la verdad divina. su confianza en el Señor.


• Dichoso el hombre que no sigue el
ORACIÓN COLECTA consejo de los impíos, ni entra por la
senda de los pecadores, ni se sienta en
Oh Dios, que para evangelizar a los la reunión de los cínicos; sino que su
pueblos, fortaleciste al obispo san Anto- gozo es la ley del Señor, y medita su
nio María Claret con caridad y pacien- ley día y noche. R/.
cia admirables, concédenos, por su
intercesión, que buscando siempre tus • Será como un árbol plantado al bor-
intereses, nos esforcemos, en ganar para de de la acequia: da fruto en su sazón
Cristo a nuevos hermanos. Por nuestro y no se marchitan sus hojas; y cuanto
Señor Jesucristo, tu Hijo… emprende tiene buen fin. R/.
• No así los impíos, no así; serán paja
PRIMERA LECTURA que arrebata el viento. Porque el Se-
ñor protege el camino de los justos,
Del libro de Esdras
pero el camino de los impíos acaba
Hermanos: Uso un lenguaje corriente, mal. R/.
adaptándome a su debilidad, propia
de hombres; quiero decir esto: si antes ACLAMACIÓN ANTES
cedieron sus miembros como esclavos DEL EVANGELIO    Flp 3, 8-9
a la inmoralidad y al desorden, para el R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
desorden total, pónganlos ahora al ser-
vicio de la justicia para su santificación. Por Él lo perdí todo, y todo lo estimo
basura con tal de ganar a Cristo y existir
Cuando eran esclavos del pecado, la en Él. R/.
justicia no los gobernaba. ¿Qué frutos
daban entonces? Frutos de los que aho-
ra se avergüenzan, porque acababan en EVANGELIO
la muerte. No he venido a traer paz, sino división.
Ahora, en cambio, emancipados del Del Evangelio según san Lucas
pecado y hechos esclavos de Dios, pro-
ducen frutos que llevan a la santidad y En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discí-
acaban en vida eterna. Porque el pecado pulos: “He venido a prender fuego en el
paga con muerte, mientras Dios regala mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo!
vida eterna por medio de Cristo Jesús, Tengo que pasar por un bautismo, ¡y
Señor nuestro (Rm 6, 19-23). qué angustia hasta que se cumpla!
Palabra de Dios.

 102
24
¿Piensan que he venido a traer al concédenos imitar lo que celebramos.
mundo paz? No, sino división. En Por Jesucristo, nuestro Señor.
adelante, una familia de cinco estará

JUEVES
dividida: tres contra dos y dos contra ANTÍFONA DE COMUNIÓN
tres; estarán divididos el padre contra el Ez 34, 15
hijo y el hijo contra el padre, la madre Yo apacentaré mis ovejas, y les daré
contra la hija y la hija contra la madre, reposo.
la suegra contra la nuera y la nuera con-
tra la suegra” (Lc 12, 49-53). ORACIÓN DESPUÉS
Palabra del Señor. DE LA COMUNIÓN
Por la eficacia de este misterio confir-
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS ma, Señor, a tus hijos en la verdadera fe,
para que la confiesen de palabra y obra,
Mira, Dios todopoderoso, las ofrendas en todo lugar, como san Antonio María
presentadas en la fiesta de san Antonio Claret, quien trabajó sin cesar por ella
María Claret; y, a quienes celebramos consagrándole su vida. Por Jesucristo,
los misterios de la pasión del Señor, nuestro Señor.

103 
25 Viernes
SAN GAUDENCIO DE BRESCIA / Feria – Verde
Oficio: Ferial / Salterio: 1a. semana

En Brescia, ciudad de la región de Venecia, san Gaudencio (c.


410), obispo, que, ordenado por san Ambrosio, se distinguió
entre los prelados de la época por su doctrina y sus virtudes,
enseñó a su pueblo de palabra y con sus escritos, y construyó
una basílica a la que llamó “Concilio de los Santos”.

INTERPRETAR EL TIEMPO PRESENTE

E
n la apelación de Jesús a la multitud, que saben cómo discernir los signos de
la naturaleza con su experiencia e inteligencia, el maestro divino les reprocha
dos defectos: la incapacidad de discernir el tiempo presente y la incapacidad
para juzgar lo que es correcto. Saben interpretar el tiempo cronológico y meteo-
rológico, pero no pueden percibir la presencia de tiempo salvífico. En su discur-
so programático en la sinagoga de Nazaret, citando al profeta Isaías, Jesús había
declarado que estaba inaugurando el comienzo del Año del Señor, el “hoy” de la
salvación, en el que las promesas de las Escrituras alcanzan su plenitud (cf. Lc 4).
A partir de ahí, toda la actuación de Jesús, en palabras y acciones, fue una incan-
sable misión evangelizadora. Muchas personas que lo escuchaban y eran testigos
de sus obras permanecían asombradas y, glorificando a Dios, decían: “Hoy hemos
visto maravillas” (Lc 5, 26). A los discípulos del Bautista, que le preguntaban si
realmente era el Mesías o si era necesario esperar a otra persona, Jesús les respon-
día mostrándoles los frutos de su acción evangelizadora. Y si, por una parte, Jesús
muestra aflicción por ser perseguido y obstaculizado por las autoridades políticas
y religiosas, por los poderosos y los propietarios de tierras que no conocen ningún
arrepentimiento y rechazan cualquier oportunidad de conversión, por otro lado,
está extasiado contemplando la alegría y la sencillez de los humildes que acogen la
luz de su Palabra y se convierten en sus discípulos para entrar en el Reino. Por lo
tanto, exultante en el Espíritu Santo, Jesús irrumpe en alabanza y acción de gracias
al Padre, porque ha escondido estas cosas de los sabios y expertos y las ha revelado a
los pequeños. También es necesario prestar la debida atención a los signos particu-
lares de esta época en que la presencia de Cristo desborda de una novedad absoluta,
haciéndoles adquirir un increíble significado histórico y providencial para nuestra
salvación.

 104
25
ANTÍFONA DE ENTRADA por medio de nuestro Señor Jesucristo,
Yo soy la salvación del pueblo, dice y le doy gracias. (Rm 7, 18-25a).
el Señor. Yo los escucharé cuando me Palabra de Dios.

VIERNES
invoquen en cualquier tribulación y
seré para siempre su Señor.
SALMO RESPONSORIAL
Salmo 118
ORACIÓN COLECTA R/. Instrúyeme, Señor, en tus leyes.
Dios de clemencia y de reconciliación, • Enséñame a gustar y a comprender,
que concedes a los hombres días especia- porque me fío de tus mandatos. R/.
les de salvación para que te reconozcan • Tú eres bueno y haces el bien; instrú-
como Creador y como Padre de todos, yeme en tus leyes. R/.
ayúdanos propicio, para que, aceptando
con gusto tu mensaje de paz, podamos • Que tu bondad me consuele, según
cumplir tu voluntad de instaurar todas la promesa hecha a tu siervo. R/.
las cosas en Cristo. Él, que vive y reina • Cuando me alcance tu compasión,
contigo en la unidad del Espíritu Santo viviré, y mis delicias serán tu volun-
y es Dios por los siglos de los siglos. tad. R/.
• Jamás olvidaré tus decretos, pues con
PRIMERA LECTURA ellos me diste vida. R/.
De la Carta de san Pablo a los Romanos • Soy tuyo, sálvame, que yo consulto
tus leyes. R/.
Hermanos: Sé muy bien que no es bue-
no eso que habita en mí, es decir, en mi
carne; porque el querer lo bueno lo ten- ACLAMACIÓN ANTES
go a mano, pero el hacerlo, no. El bien DEL EVANGELIO    Cf. Mt 11, 25
que quiero hacer no lo hago; el mal que R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
no quiero hacer, eso es lo que hago. Bendito seas, Padre, Señor de cielo y
Entonces, si hago precisamente lo que tierra, porque has revelado los secretos
no quiero, señal que no soy yo el que del Reino a la gente sencilla. R/.
actúa, sino el pecado que habita en mí.
Cuando quiero hacer lo bueno, me EVANGELIO
encuentro inevitablemente con lo malo
Si saben interpretar el aspecto
en las manos. En mi interior me com-
de la tierra y del cielo, ¿cómo no
plazco en la ley de Dios, pero percibo
saben interpretar el tiempo presente?
en mi cuerpo un principio diferente
que guerrea contra la ley que aprueba Del Evangelio según san Lucas
mi razón, y me hace prisionero de la ley
del pecado que está en mi cuerpo. En aquel tiempo, decía Jesús a la gen-
te: “Cuando ven subir una nube por el
¡Desgraciado de mí! ¿Quién me librará
poniente, dicen en seguida: ‘Chaparrón
de este cuerpo presa de la muerte? Dios,

105 
25
tenemos’, y así sucede. Cuando sopla el su sangre borró el pecado del mundo; y
sur, dicen: ‘Va a hacer bochorno’, y lo al mirar con benevolencia los dones de
hace. Hipócritas: si saben interpretar el tu Iglesia, concédenos llevar a todos la
VIERNES

aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo libertad de Cristo. Él, que vive y reina
no saben interpretar el tiempo presen- por los siglos de los siglos.
te? ¿Cómo no saben juzgar ustedes mis-
mos lo que se debe hacer? ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Cuando te diriges al tribunal con el Mt 11, 28
que te pone pleito, haz lo posible por Vengan a mí todos los que están cansa-
llegar a un acuerdo con él, mientras van dos o agobiados que yo los aliviaré, dice
de camino; no sea que te arrastre ante el el Señor.
juez, y el juez te entregue al guardia, y el
guardia te meta en la cárcel. Te digo que
no saldrás de allí hasta que no pagues el ORACIÓN DESPUÉS
último céntimo” (Lc 12, 54-59). DE LA COMUNIÓN
Palabra del Señor. El sacramento de tu Hijo, que hemos
recibido, aumente, Señor, nuestras
fuerzas, para que este misterio de uni-
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS dad nos sacie del amor más grande y
Recuerda, Señor, que tu Hijo es nuestra nos haga, en todas partes instrumentos
paz y nuestra reconciliación y que con de tu paz. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 106
26 Sábado
SAN EVARISTO / Feria o B.V.M. – Verde / Blanco
Oficio: Ferial o de la BMV / Salterio: 1a. semana

Evaristo nació por los años 60, de una familia judía asentada en
tierras griegas. Amplio conocedor de la Sagrada Escritura. El día
27 de julio del año 108 sucedió al papa Anacleto. Fue humilde
y docto en la predicación y defendió la fe de los errores gnósticos.
Murió mártir, siendo Trajano emperador, hacia el 117.

NADIE ESTÁ AUTORIZADO PARA SER JUEZ DE LOS DEMÁS

L
a enseñanza de Jesús, en el Evangelio de hoy, comienza con una noticia que
le cuentan personas anónimas: el caso de algunos galileos masacrados por
Pilato, mientras ofrecían un sacrificio en el Templo. No solo se ejecuta la
condena dentro de las paredes del Templo, sino que, además, la sangre humana se
ve mezclada con la de los animales sacrificados, lo que causa una seria vergüenza
y provoca indignación. No está claro por qué estas personas cuentan el episodio a
Jesús. Tal vez porque, siendo Jesús un galileo, querían advertirlo –tal como sucede
poco después– de la persecución de Herodes Antipas, que quería matarlo. O tal
vez lo amenazaban sórdidamente, porque si lo hubieran denunciado al procurador
romano, podría haber corrido la misma suerte. O bien simplemente por el gusto de
las habladurías de las tragedias de los demás. Como dice el salmo: las personas que
se regocijan con los males de los demás deben retirarse; aquellos que se regocijan
de las enfermedades de los demás deberían avergonzarse.
Pero la respuesta de Jesús lleva a suponer la presencia de algo aún más serio en
ellos: un juicio condescendiente hacia las víctimas, como si merecieran morir tan
violentamente, y en el momento sagrado de la adoración de Dios; como si la bru-
talidad de los romanos fuera un juicio de Dios sobre los que fueron asesinados.
Jesús no hace ningún comentario sobre el evento, pero saca una lección de la acti-
tud de quienes le informan del triste episodio: nadie está autorizado a interpretar
el sufrimiento, la enfermedad, los accidentes y las tragedias de los demás como si
fuesen un castigo divino por los pecados cometidos, pero todos deben considerar
sus propios pecados como la peor desgracia, y tratar de convertirse con un sincero
arrepentimiento. Nadie ha recibido la autoridad para juzgar y dividir a las personas
en “buenos” y “malos”. Solo el Señor conoce toda la verdad que hay en nuestros
corazones.

107 
26
ANTÍFONA DE ENTRADA y a la paz. Porque la tendencia de la car-
Cf. lc 1, 28.42 ne es rebelarse contra Dios; no solo no
Alégrate, María, llena de gracia, el se somete a la ley de Dios, ni siquiera lo
SÁBADO

Señor está contigo. Bendita tú eres puede. Los que viven sujetos a la carne
entre las mujeres y bendito es el fruto no pueden agradar a Dios.
de tu vientre. Pero ustedes no están sujetos a la car-
ne, sino al espíritu, ya que el Espíritu de
ORACIÓN COLECTA Dios habita en ustedes.
Oh Dios, que elegiste como Madre del El que no tiene el Espíritu de Cristo
Salvador a la bienaventurada Virgen no es de Cristo. Pues bien, si Cristo está
María, singularmente bendita entre los en ustedes, el cuerpo está muerto por
humildes y los pobres, concédenos, que el pecado, pero el espíritu vive por la
siguiendo sus ejemplos te tributemos justificación obtenida.
el homenaje de una fe sincera y en ti Si el Espíritu del que resucitó a Jesús
pongamos toda nuestra esperanza de de entre los muertos habita en ustedes,
salvación. Por nuestro Señor Jesucristo, el que resucitó de entre los muertos a
tu Hijo… Cristo Jesús vivificará también sus cuer-
pos mortales, por el mismo Espíritu
PRIMERA LECTURA que habita en ustedes (Rm 8, 1-11).
De la Carta de san Pablo a los Romanos Palabra de Dios.
Hermanos: No pesa condena algu-
na sobre los que están unidos a Cristo SALMO RESPONSORIAL
Jesús, pues, por la unión con Cristo, Del salmo 23
la ley del Espíritu de vida me ha libra- R/. Este es el grupo que viene
do de la ley del pecado y de la muerte. a tu presencia, Señor.
Lo que no pudo hacer la Ley, reduci-
• Del Señor es la tierra y cuanto la lle-
da a la impotencia por la carne, lo ha
na, el orbe, y todos sus habitantes: Él
hecho Dios: envió a su Hijo encarnado
la fundó sobre los mares, Él la afianzó
en una carne pecadora como la nues-
sobre los ríos. R/.
tra, haciéndolo víctima por el pecado,
y en su carne condenó el pecado. Así, • ¿Quién puede subir al monte del
la justicia que proponía la Ley puede Señor? ¿Quién puede estar en el
realizarse en nosotros, que ya no proce- recinto sacro? El hombre de manos
demos dirigidos por la carne, sino por inocentes y puro corazón, que no
el Espíritu. confía en los ídolos. R/.
Porque los que se dejan dirigir por la • Ese recibirá la bendición del Señor,
carne tienden a lo carnal; en cambio, le hará justicia el Dios de salvación.
los que se dejan dirigir por el Espíritu Este es el grupo que busca al Señor,
tienden a lo espiritual. Nuestra carne que viene a tu presencia, Dios de Ja-
tiende a la muerte; el Espíritu, a la vida cob. R/.

 108
26
ACLAMACIÓN ANTES echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no,
DEL EVANGELIO    Ez 33, 11 la cortas” (Lc 13, 1-9).
R/. Aleluya, aleluya, aleluya. Palabra del Señor.

SÁBADO
No quiero la muerte del malvado –dice
el Señor–, sino que cambie de conducta ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
y viva. R/.
Acoge, Señor, estas ofrendas que mani-
EVANGELIO fiestan nuestro filial servicio, para que,
al celebrar la obra de la caridad inmensa
Del Evangelio según san Lucas de tu Hijo, seamos confirmados en el
En una ocasión, se presentaron algu- amor a ti y al prójimo, a ejemplo de la
nos a contar a Jesús lo de los galileos bienaventurada Virgen María. Por Jesu-
cuya sangre vertió Pilato con la de los cristo, nuestro Señor.
sacrificios que ofrecían. Jesús les con- Prefacio de la Santísima
testó: “¿Piensan que esos galileos eran Virgen María I-II, p. 10.
más pecadores que los demás galileos,
porque acabaron así? Les digo que no;
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
y, si no se convierten, todos perecerán
Cf. Sal 86, 3; Lc 1, 49
lo mismo. Y aquellos dieciocho que
Se pregonan tus glorias, Virgen María,
murieron aplastados por la torre de
porque el Poderoso ha hecho cosas
Siloé, ¿piensan que eran más culpables
grandes en ti.
que los demás habitantes de Jerusalén?
Les digo que no; y, si no se convierten,
todos perecerán de la misma manera”. ORACIÓN DESPUÉS
Y les dijo esta parábola: “Uno tenía DE LA COMUNIÓN
una higuera plantada en su viña, y fue Concede, Señor, a tu Iglesia fortalecida
a buscar fruto en ella, y no lo encontró. por la gracia de este sacramento, reco-
Dijo entonces al viñador: ‘Ya ves: tres rrer con alegría las sendas del Evange-
años llevo viniendo a buscar fruto en lio, mientras alcanza la bienaventurada
esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. visión de la paz, de la cual la Virgen
¿Para qué va a ocupar terreno en balde?’. María, tu humilde esclava, ya disfruta
Pero el viñador contestó: ‘Señor, déjala en la eternidad. Por Jesucristo, nuestro
todavía este año; yo cavaré alrededor y le Señor.

109 
Domingo 27
XXX Domingo ordinario
Verde
Oficio: Del domingo
LAUDES
Salterio: 2a. Semana
(Oración de la mañana)

V. Señor, abre mis labios. Ábranse de gozo


R. Y mi boca proclamará tu alabanza. las puertas del Hombre,
que al hombre salvó.
Se dice el Salmo 94 (p. ?)
Gloria para siempre
con la antífona siguiente:
al Cordero humilde
Ant. Pueblo del Señor, rebaño que Él que nos redimió. Amén.
guía, bendice a tu Dios. Aleluya.
SALMODIA
Himno
Ant. 1. Bendito el que viene en nombre
Cristo, el Señor, del Señor. Aleluya.
como la primavera,
como una nueva aurora,
Salmo 117
resucitó.
Himno de acción de gracias
Cristo, nuestra Pascua, después de la victoria
es nuestro rescate,
nuestra salvación. Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.
Es grano en la tierra,
muerto y florecido, Diga la casa de Israel:
tierno pan de amor. eterna es su misericordia.
Se rompió el sepulcro, Diga la casa de Aarón:
se movió la roca, eterna es su misericordia.
y el fruto brotó. Digan los fieles del Señor:
Dueño de la muerte, eterna es su misericordia.
en el árbol grita En el peligro grité al Señor,
su resurrección. y me escuchó, poniéndome a salvo.
Humilde en la tierra, El Señor está conmigo: no temo;
Señor de los cielos, ¿qué podrá hacerme el hombre?
su cielo nos dio. El Señor está conmigo y me auxilia,
veré la derrota de mis adversarios.

 110
27
Mejor es refugiarse en el Señor Señor, danos tu salvación;
que fiarse de los hombres, Señor, danos prosperidad.
mejor es refugiarse en el Señor Bendito el que viene en nombre del Señor,

DOMINGO
que confiar en los magnates. os bendecimos desde la casa del Señor;
Todos los pueblos me rodeaban, el Señor es Dios: Él nos ilumina.
en el nombre del Señor los rechacé; Ordenad una procesión con ramos
me rodeaban cerrando el cerco, hasta los ángulos del altar.
en el nombre del Señor los rechacé;
me rodeaban como avispas, Tú eres mi Dios, te doy gracias;
ardiendo como fuego en las zarzas, Dios mío, yo te ensalzo.
en el nombre del Señor los rechacé. Dad gracias al Señor porque es bueno,
Empujaban y empujaban porque es eterna su misericordia.
para derribarme, Se dice Gloria al Padre.
pero el Señor me ayudó;
Ant. Bendito el que viene en nombre
el Señor es mi fuerza y mi energía,
del Señor. Aleluya.
Él es mi salvación.
Escuchad: hay cantos de victoria Ant. 2. Cantemos un himno al Señor
en las tiendas de los justos: nuestro Dios. Aleluya.
“La diestra del Señor es poderosa,
la diestra del Señor es excelsa, Cántico    (Dn 3, 52-57)
la diestra del Señor es poderosa”. Que la creación entera alabe al Señor
No he de morir, viviré
Bendito eres, Señor,
para contar las hazañas del Señor.
Dios de nuestros padres:
Me castigó, me castigó el Señor,
a ti gloria y alabanza por los siglos.
pero no me entregó a la muerte.
Bendito tu nombre, santo y glorioso:
Abridme las puertas del triunfo,
a él gloria y alabanza por los siglos.
y entraré para dar gracias al Señor.
Bendito eres en el templo
Esta es la puerta del Señor: de tu santa gloria:
los vencedores entrarán por ella. a ti gloria y alabanza por los siglos.
Te doy gracias porque me escuchaste Bendito eres sobre el trono de tu reino:
y fuiste mi salvación. a ti gloria y alabanza por los siglos.
La piedra que desecharon Bendito eres tú,
los arquitectos que sentado sobre querubines
es ahora la piedra angular. sondeas los abismos:
Es el Señor quien lo ha hecho, a ti gloria y alabanza por los siglos.
ha sido un milagro patente.
Bendito eres en la bóveda del cielo:
Este es el día en que actuó el Señor: a ti honor y alabanza por los siglos.
sea nuestra alegría y nuestro gozo.

111 
27
Creaturas todas del Señor, RESPONSORIO BREVE
bendecid al Señor, V. Te damos gracias, ¡oh Dios!,
ensalzadlo con himnos por los siglos. invocando tu nombre.
DOMINGO

Se dice Gloria al Padre. R. Te damos gracias, ¡oh Dios!,


invocando tu nombre.
Ant. Cantemos un himno al Señor
nuestro Dios. Aleluya. V. Pregonando tus maravillas.
R. Invocando tu nombre.
Ant. 3. Alabad al Señor por su inmensa V. Gloria al Padre, y al Hijo,
grandeza. Aleluya. y al Espíritu Santo.
R. Te damos gracias, ¡oh Dios!,
Salmo 150 invocando tu nombre.
Alabad al Señor
Alabad al Señor en su templo, CÁNTICO EVANGÉLICO
alabadlo en su augusto firmamento. El publicano, quedándose a cierta dis-
Alabadlo por sus obras magníficas, tancia y sin levantar los ojos, se daba
alabadlo por su inmensa grandeza. golpes de pecho e iba repitiendo: “¡Dios
Alabadlo tocando trompetas, mío, ten compasión de mí, que soy un
alabadlo con arpas y cítaras, pecador!”.
alabadlo con tambores y danzas,
Cántico de Zacarías (pág. ¿??).
alabadlo con trompas y flautas,
alabadlo con platillos sonoros,
alabadlo con platillos vibrantes. PRECES
Todo ser que alienta, alabe al Señor. Invoquemos, hermanos, a nuestro Sal-
vador que ha venido al mundo para
Se dice Gloria al Padre.
ser “Dios con nosotros”, y digámosle
Ant. Alabad al Señor por su inmensa confiadamente:
grandeza. Aleluya. Señor, Jesús, rey de la gloria,
sé tú nuestra luz y nuestro gozo.
LECTURA BREVE (Ez 36, 25-27) Señor Jesús, sol que naces de lo alto y
primicia de la humanidad resucitada,
Derramaré sobre vosotros un agua pura haz que siguiéndote a ti no camine-
que os purificará: de todas vuestras mos nunca en sombras de muerte,
inmundicias e idolatrías os he de puri- sino que tengamos siempre la luz de
ficar; y os daré un corazón nuevo, y os la vida.
infundiré un espíritu nuevo; arrancaré
de vuestra carne el corazón de piedra, y Que sepamos descubrir, Señor, cómo
os daré un corazón de carne. Os infun- todas las creaturas están llenas de tus
diré mi espíritu, y haré que caminéis perfecciones,
según mis preceptos, y que guardéis y para que así, en todas ellas, sepamos
cumpláis mis mandatos. contemplarte a ti.

 112
27
No permitas, Señor, que hoy nos deje- ORACIÓN
mos vencer por el mal, Dios todopoderoso y eterno, aumenta
antes danos tu fuerza para que venza- en nosotros la fe, la esperanza y la cari-

DOMINGO
mos al mal a fuerza de bien. dad, y para que alcancemos lo que nos
prometes haz que amemos lo que nos
Tú que bautizado por Juan en el Jordán
mandas. Por nuestro Señor Jesucristo,
fuiste ungido con el Espíritu Santo,
tu Hijo.
asístenos durante este día para que
actuemos movidos por este mismo
Espíritu. CONCLUSIÓN
Se pueden añadir algunas intenciones libres. V. El Señor nos bendiga, nos guarde de
Por Jesús nos llamamos hijos de Dios; todo mal y nos lleve a la vida eterna.
por ello nos atrevemos a decir: Padre R. Amén.
nuestro.

CELEBRACIÓN
EUCARÍSTICA
MONICIÓN DE ENTRADA ORACIÓN COLECTA
Comentador: La misericordia de Dios Dios todopoderoso y eterno, aumenta
es inmedible, a Dios no le interesa tanto en nosotros la fe, la esperanza y la cari-
las ofrendas vacías, sino el corazón con- dad, y, para que merezcamos conseguir
trito; para Él no hay distinción de per- lo que nos prometes, concédenos amar
sonas, la oración es una inmersión del lo que nos mandas. Por nuestro Señor
ser de Dios, Él ama al arrepentido y lo Jesucristo, tu Hijo…
perdona. La fe en el Señor nos aleja de
la religiosidad de apariencia y nos lleva LITURGIA DE LA PALABRA
a buscarlo en espíritu y en verdad. Con
espíritu sincero y suplicante iniciemos Comentador: El libro del Eclesiástico
esta celebración eucarística. presenta a Dios que detesta las ofrendas
a base de la explotación de los pobres, le
ANTÍFONA DE ENTRADA interesa más la ofrenda de corazón. Por
Cf. Sal 104, 3-4
ello, san Pablo nos exhorta a abandonarlo
Alégrese el corazón de los que buscan al todo por Dios, convencidos de que en Él
Señor. Busquen la ayuda del Señor para encontraremos fortaleza. Hoy el evange-
que sean fortalecidos; busquen siempre lio destaca al hombre de corazón humil-
su rostro. de, aquel que con arrepentimiento desea
ser perdonado y aprender a perdonar.
Se dice Gloria.

113 
27
PRIMERA LECTURA SEGUNDA LECTURA
La oración del humilde Ahora solo espero la corona merecida.
llega hasta el cielo.
DOMINGO

De la Segunda carta
Del libro del Eclesiástico de san Pablo a Timoteo

El Señor es un Dios justo y no hace dis- Querido hermano: Ya estoy a punto


criminaciones. No favorece a nadie con de ser sacrificado, llegó ya el momento
perjuicio del débil, sino que escucha las de mi partida. Afronté dignamente el
súplicas de quien es agraviado. No des- combate, llegué a la meta, me he man-
atiende el gemido de un huérfano, ni el tenido fiel hasta el presente. Solo me
continuo lamento de una viuda. falta recibir la corona merecida, que
Los afligidos alcanzan el favor de un día me ha de entregar el Señor, jus-
Dios, y sus ruegos llegan hasta el cie- to Juez; y no solo a mí, sino a todos
lo. La oración del humilde traspasa los que esperan con ilusión su venida
las nubes y no descansa hasta llegar a gloriosa.
Dios; no desiste hasta que el Altísimo lo La primera vez que hice mi defen-
atiende, y como justo juez, restablece la sa ante el tribunal nadie me asistió;
justicia (Eclo 35, 12-14.16-18). todos me abandonaron. ¡Que Dios se
Palabra de Dios. lo perdone! Pero me asistió el Señor y
me dio fuerzas para que por mí llegue
a término la predicación del Evangelio
SALMO RESPONSORIAL y puedan escucharla todas las nacio-
Del salmo 33 nes. Y como me libró de la boca del
R/. Si el afligido invoca al Señor, león, el Señor me seguirá librando de
Él lo escucha. todo mal hasta llevarme, sano y salvo,
a su Reino del cielo. ¡A Él la gloria
• Bendigo al Señor en todo momento, por toda la eternidad! Amén (2Tm 4,
su alabanza está siempre en mi boca; 6-8.16-18).
mi alma se gloría en el Señor: que los
humildes lo escuchen y se alegren. R/. Palabra de Dios.
• El Señor se enfrenta con los malhe-
chores, para borrar de la tierra su me- ACLAMACIÓN ANTES
moria. Cuando uno grita, el Señor lo DEL EVANGELIO    Cf. 2Co 5, 19
escucha y lo libra de sus angustias. R/. R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
• El Señor está cerca de los atribulados, Es Dios el que, en Cristo, reconcilia al
salva a los abatidos. El Señor redime mundo entero, y el que nos ha dado a
a sus siervos, no será castigado quien conocer el mensaje de la reconciliación.
se acoge a Él. R/. R/.

 114
27
EVANGELIO Todos: Escúchanos, Dios de misericordia.
Al volver a su casa, el que estaba a paz 1. Por la Iglesia y por todo el pueblo fiel,
y salvo con Dios era el recaudador. para que la gracia especial recibida du-

DOMINGO
rante el Mes Misionero Extraordinario
Del Evangelio según san Lucas les permita encontrar manifestaciones
nuevas y eficaces que traigan vida y luz
A propósito de algunos que se sienten
al mundo, oremos.
seguros de sí mismos por creerse a paz
y salvo con Dios y desprecian a los 2. Por nuestro país y sus gobernantes,
demás, dijo Jesús esta parábola: para que la atención a los pobres y a
los oprimidos sea prioritaria, más allá
“Una vez subieron al templo dos de todo interés político o económico,
hombres a orar; uno era un fariseo y oremos.
el otro un recaudador. El fariseo se
3. Por los agonizantes y quienes fueron
colocó aparte y empezó a orar así: ‘Oh
testimonio de fe en sus entornos, para
Dios, te doy gracias de que no soy que el Señor les conceda la corona a
como los demás, ladrones, desleales, quienes perseveran hasta el final, ore-
adúlteros; ni como ese recaudador. mos.
Ayuno dos veces por semana, y pago
el diezmo de todo lo que tengo’. En 4. Por todos los hombres y mujeres vícti-
cambio el recaudador se quedó atrás y mas de la violencia, para que el Señor
los acoja en su paz y los recompense
ni siquiera se atrevía a levantar la vista
con el don infinito de su amor, oremos.
al cielo, sino que se golpeaba el pecho
y decía: ‘¡Oh Dios, ten compasión de 5. Por todos nosotros, para que la dimen-
este pecador!’. sión misionera de nuestro bautismo
se traduzca en testimonio de santidad
Pues bien, les digo que al volver a su que da vida y belleza al mundo, oremos.
casa, el que estaba a paz y salvo con
Dios era el recaudador y no el fariseo. Intenciones particulares.
Porque todo el que se enaltece será Presidente: Oh Dios, que te complaces
humillado, y el que se humilla será en los limpios y sinceros de corazón;
enaltecido”. (Lc 18, 9-14). concédenos amarte con la verdad de
Palabra del Señor. nuestras obras y así el mundo crea en ti
y en tu enviado, Jesucristo. Que vive y
Se dice Credo. reina por los siglos de los siglos.

ORACIÓN UNIVERSAL ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Presidente: Suba nuestra oración a Mira, Señor, los dones que presentamos
Dios Padre todopoderoso, que quiere a tu majestad, para que lo que te ofrece-
iluminar y salvar a todos los hombres, mos, esté ordenado a tu gloria y alaban-
y digamos: za. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Prefacio dominical I-II, pp. 9-10.

115 
27
ANTÍFONA DE COMUNIÓN ORACIÓN DESPUÉS
Cf. Sal 19, 6 DE LA COMUNIÓN
Nos alegraremos en tu victoria y canta- Que tus sacramentos, Señor, produz-
DOMINGO

remos alabanzas en el nombre de nues- can en nosotros cuanto contienen, para


tro Dios. que lo que ahora celebramos en figura
lo alcancemos en su plena realidad. Por
Jesucristo, nuestro Señor.

DOS FORMAS DE ORAR,


DOS FORMAS DE SER
La enseñanza del sabio Ben Sira, here- de ver a las personas, que es la forma
dero de la milenaria doctrina profética correcta de la mirada de Dios, porque
de la justicia y del amor preferencial no juzga por las apariencias, ni siquie-
de Dios por los pobres y oprimidos, ra por los prejuicios, sino por lo que ve
nos lleva a las cumbres de la verdadera con claridad en las profundidades del
espiritualidad bíblica. El Deuterono- corazón humano, discerniendo la ver-
mio advirtió que Dios “no es parcial ni dadera motivación que genera las accio-
acepta soborno” (Dt 10, 17), contraria- nes y oraciones de las personas.
mente a los hombres, que hacen favo- De hecho, la declaración del sabio
ritismos basados en prejuicios sociales, Ben Sira según la cual Dios no hace
raciales o ideológicos, dañando la vida preferencias acerca de las personas la
de los humildes. encontramos por primera vez en boca
Esta doctrina será ampliamente apli- de los oponentes Jesús, que, por mucho
cada por Jesús en su praxis de predica- que estuvieran conspirando contra él,
ción y de liberación, así como por los tuvieron que reconocer públicamente
apóstoles y los evangelistas, quienes la su plena integridad moral, diciendo:
registraron en sus escritos y la difundie- “Maestro, sabemos que hablas y ense-
ron universalmente. Dios, en su infinita ñas con rectitud y no tienes acepción
misericordia, nunca deja de encontrarse de personas, sino que enseñas según la
con todos aquellos que, conscientes de verdad el camino de Dios” (Lc 20, 21;
sus defectos y debilidades, buscan su cf. Mt 22, 16). Este es el camino de
ayuda y su perdón. A los soberbios, sin Dios, que Jesús ha practicado y ense-
embargo, los deja vagar confundidos ñado. Es una práctica evidente no solo
en los orgullosos pensamientos de sus en su acercamiento a la gente humilde
corazones. y los que están excluidos y margina-
La parábola que Jesús contó sobre el dos porque son juzgados pecadores,
publicano y el fariseo muestra su forma como las prostitutas y los publicanos,

 116
27
o gente impura y maldecidos, como los misericordiosa y llena de esperanza
leprosos, sino que se distingue en toda sobre uno mismo y sobre los demás.
su acción evangelizadora, rompiendo En este sentido, a menudo es necesa-

DOMINGO
todas las barreras de la discriminación, rio cuestionar la forma en que oramos.
ya sea religiosa, social o racial. Jesús, ¿Qué nos dice acerca de la profundidad
de hecho, accede a escuchar la humil- y la calidad de nuestro corazón? ¿Qué
de petición del centurión romano, y nos dice de nosotros mismos, de la for-
va a su casa para sanar a su sirviente. ma en la que nos relacionamos con los
Además, en sus viajes continuos como demás, en la que los percibimos espon-
maestro itinerante, visita la región de táneamente en relación con nosotros?
los samaritanos y a menudo los elogia. ¿Qué nos dice esto sobre nuestra rela-
Al entrar en los territorios paganos, lle- ción con Dios y su salvación?
ga a la región de Tiro y cura a la hija El papa Francisco recuerda constan-
de una mujer sirofenicia. Cruzando temente la centralidad de la oración
el otro lado del lago de Tiberíades, se en relación con la Iglesia y su misión.
dirige hacia la Decápolis y trata a las La oración es el alma de la misión:
personas afectadas por diversas enfer- como queriendo decir que la eficacia
medades. Las diferentes travesías del del encuentro personal con Cristo, las
lago de Galilea muestran el señorío de medidas correctas de la relación con
Jesús sobre la realidad simbólicamente uno mismo y con el mundo a la luz del
representada por el mar: él es capaz de Espíritu Santo, son la raíz de la expe-
calmar su fuerza amenazante y caminar riencia de la verdad que salva. El dis-
en sus profundidades. El mar aterrador, cípulo misionero, gracias a la oración,
símbolo negativo, ya no se desarrolla siempre se incluye en la necesidad de la
ninguna función de separación, sino salvación que está llamado a anunciar y
que se convierte en un puente y, a través en los sacramentos que debe comuni-
del ministerio de Jesús, realiza la recon- car. Lo que es cierto es que la misión de
ciliación de las dos partes: la judía y la evangelización que nos ha sido confiada
pagana. como Iglesia no podría ser completada
Escuchando esta parábola, la tenta- si adoptásemos una actitud dominante
ción inmediata sería la de ponerse en el en el encuentro con los demás, seguros
papel del publicano simplemente por- y convencidos de nuestra superioridad
que ocupa un lugar destacado. Y aun- moral y religiosa.
que esto sucediera, sería la señal de la
engañosa manía humana de tranquili-
zar la propia conciencia. Por otro lado,
la parábola invita a mirar hacia adentro
para eliminar toda suficiencia y despre-
cio por los demás, a fin de encontrar
un corazón simple, humilde y frater-
no que sepa colocar una experiencia

117 
28 Lunes
SANTOS SIMÓN Y JUDAS TADEO, APÓSTOLES / Fiesta – Rojo
Oficio: De la Fiesta

Simón era conocido con el apodo de “Zelotes”, casi seguramente


porque habría participado en las guerrillas contra los romanos.
Judas, hijo de Jacob, llamado también Tadeo, en la última cena
preguntó al Señor acerca de su manifestación, recibiendo esta res-
puesta: “El que me ame, observará mi palabra, y el Padre mío le
amará, y vendremos a él y haremos nuestra mansión en él”.

LOS LLAMÓ APÓSTOLES

L
a liturgia continúa la serie de las fiestas de los apóstoles recordándonos hoy a
dos casi desconocidos, cuyas reliquias se veneran en la Basílica de San Pedro,
junto al altar de San José. A los Doce, símbolo de un pueblo completamente
nuevo, Jesús los llamó no teniendo en cuenta sus cualidades ni sus méritos, sino
que, según dice Lucas, los llamó en una noche de oración, de intensa comunión
con el Padre, casi hasta obtener abundantemente de Él ese Espíritu que transmi-
tiría a los llamados, haciéndolos apóstoles. Lucas, en sus relatos evangélicos, en
numerosas ocasiones nos muestra cuán importante fue la oración para Jesús, esos
encuentros de diálogo íntimo y amoroso con su Padre celestial.
En algunas ocasiones, Lucas se detiene a describir estos episodios e incluso el
contenido de las oraciones de Jesús, para que cada discípulo pueda aprender a orar
de la manera correcta: aquella en la que el devoto está dispuesto a escuchar lo que
el Señor tiene que decir y haciendo lo que Él ordena en lugar de multiplicar sus
inútiles palabras para pedirle a Dios que satisfaga todas sus peticiones egoístas.
La auténtica oración cristiana nace en Dios, impregna nuestra acción, transforma
nuestra existencia y regresa a Dios con sentimientos de gratitud, obediencia filial,
auto-ofrecimiento y solidaridad con los demás. Por lo tanto, Lucas subraya cómo
todas las decisiones cruciales de la vida de Jesús se han tomado en un contexto de
oración, desde el bautismo hasta Getsemaní y la cruz.
En el episodio del Evangelio de hoy, podemos contemplar a Jesús que pasa toda
la noche en oración, porque está a punto de tomar una decisión que fortalecerá
para siempre su vínculo con sus discípulos. Es un compromiso definitivo, porque
con los Doce establecerá su comunidad mesiánica; elegirá los Doce pilares sobre los
que construirá, tal como lo prometieron los profetas, el pueblo de la nueva alianza,
la Iglesia. Para este pueblo, y para toda la humanidad, derramará su sangre, cons-
ciente y libremente, para el perdón de los pecados.

 118
28
ANTÍFONA DE ENTRADA manos: el día al día le pasa el mensaje,
Estos son los santos varones a quienes el la noche a la noche se lo susurra. R/.
Señor eligió con amor sincero y a quie- • Sin que hablen, sin que pronuncien,
nes dio una gloria eterna.

LUNES
sin que resuene su voz, a toda la tierra
Se dice Gloria. alcanza su pregón y hasta los límites
del orbe su lenguaje. R/.
ORACIÓN COLECTA
Oh Dios, que por los santos Apósto- ACLAMACIÓN ANTES
les nos trajiste al conocimiento de tu DEL EVANGELIO
nombre, por la intercesión de los san- R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
tos Simón y Judas, concédenos que tu A ti, oh Dios, te alabamos, a ti, Señor,
Iglesia se acreciente siempre con nuevos te reconocemos. A ti te ensalza el glo-
pueblos que crean en ti. Por nuestro rioso coro de los apóstoles. R/.
Señor Jesucristo, tu Hijo…
EVANGELIO
PRIMERA LECTURA Escogió a doce de ellos
Ustedes han sido edificados sobre y los nombró apóstoles.
el cimiento de los apóstoles.
Del Evangelio según san Lucas
De la Carta de san Pablo a los Efesios
En aquel tiempo, subió Jesús a la mon-
Hermanos: Ya no son extranjeros ni taña a orar, y pasó la noche orando a
forasteros, sino que son ciudadanos de Dios.
los santos y miembros de la familia de Cuando se hizo de día, llamó a sus
Dios. Están edificados sobre el cimiento discípulos, escogió a doce de ellos y
de los apóstoles y profetas, y el mismo los nombró apóstoles: Simón, al que
Cristo Jesús es la piedra angular. Por Él puso de nombre Pedro, y Andrés,
todo el edificio queda ensamblado, y se su hermano, Santiago, Juan, Felipe,
va levantando hasta formar un templo Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago
consagrado al Señor. Alfeo, Simón, apodado el Celotes,
Por Él también ustedes se van inte- Judas el de Santiago y Judas Iscariote,
grando en la construcción, para ser que fue el traidor.
morada de Dios, por el Espíritu (Ef 2, Bajó del monte con ellos y se paró
19-22). Palabra de Dios. en un llano, con un grupo grande de
discípulos y de pueblo, procedente de
SALMO RESPONSORIAL toda Judea, de Jerusalén y de la costa
Salmo 18 de Tiro y de Sidón. Venían a oírlo y a
R/. A toda la tierra alcanza su pregón. que los curara de sus enfermedades; los
• El cielo proclama la gloria de Dios, atormentados por espíritus inmundos
el firmamento pregona la obra de sus quedaban curados, y la gente trataba de

119 
28
tocarlo, porque salía de Él una fuerza ANTÍFONA DE COMUNIÓN
que los curaba a todos (Lc 6, 12-19). Jn 14, 23
Palabra del Señor. El que me ama guardará mi palabra,
LUNES

dice el Señor, y mi Padre lo amará, y


vendremos a él y haremos morada en él.
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Al venerar la eterna gloria que conce- ORACIÓN DESPUÉS
diste a los santos apóstoles Simón y DE LA COMUNIÓN
Judas, te pedimos, Señor, que recibas
nuestras ofrendas y que nos dispon- Hemos recibido, Señor, tus sacramen-
gas dignamente a la celebración de tos, y te pedimos, en el Espíritu Santo,
estos sagrados misterios. Por Jesucristo, que el sacrificio ofrecido para celebrar el
nuestro Señor. martirio de los apóstoles Simón y Judas,
nos haga perseverar siempre en tu amor.
Prefacio de los Apóstoles I, p. 10. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 120
29 Martes
SAN NARCISO DE JERUSALÉN / Feria – Verde
Oficio: Ferial / Salterio: 2a. semana

San Narciso, obispo de Jerusalén, merecedor de alabanzas por


su santidad, paciencia y fe. Acerca de cuándo debía celebrarse
la Pascua cristiana, manifestó estar de acuerdo con el papa san
Víctor, y que no había otro día que el domingo para celebrar
el misterio de la Resurrección de Jesucristo.

EL GEMIDO DE LA CREACIÓN

A
unque el hombre se aleja de Dios y quiere deshacerse de él, tratando de
ponerse en su lugar para ser el dueño del mundo, sembrando la guerra, el
odio y la destrucción, en el continuo intento de prevalecer sobre los demás,
Dios continúa liderando el mundo, llevándolo del caos al orden, de la esterilidad
a la fertilidad, de la soledad a la comunión, de la división a la unión. Lo hace eli-
giendo personas, iluminando los corazones, distribuyendo dones y talentos, forta-
leciendo la voluntad de hacer el bien. A lo largo de su historia, el pueblo de Dios
ha nutrido su confianza en el amor de Dios y en el plan de salvación.
A partir del misterio pascual, en el que brilla toda la luz del poder y el amor de
Dios, Pablo puede contemplar en la esperanza el final glorioso de la historia, con la
participación de toda la creación. Sembrado en nuestros corazones, es el dinamis-
mo del Reino el que se desarrolla hacia su plenitud; mezclado con nuestra huma-
nidad, es la levadura de Palabra la que nos hace actuar como una nueva criatura. El
Espíritu nos hace querer, nos hace participar activamente, y nos hace esperar con
perseverancia la manifestación de la gloria prometida a los hijos de Dios.
La hermana tierra “clama por el daño que le provocamos a causa del uso irres-
ponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pen-
sando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. La vio-
lencia que hay en el corazón humano, herido por el pecado, también se manifiesta
en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire
y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados,
está nuestra oprimida y devastada tierra, que ‘gime y sufre dolores de parto’ (Rm 8,
22)” (Laudato si’, 2). Una crítica cristiana seria y propositiva del antropocentrismo
moderno, usurpador del papel creativo de Dios, destructor de la comunión entre
hombre y mujer y de las relaciones pacíficas entre las comunidades humanas y los
pueblos, es la verdadera preocupación de la carta encíclica del papa Francisco sobre
la creación.

121 
29
ANTÍFONA DE ENTRADA aquello que ve? Cuando esperamos lo
Mt 18, 20 que no vemos, aguardamos con perse-
Donde dos o tres están reunidos en mi verancia (Rm 8, 18-25).
MARTES

nombre, allí estoy yo en medio de ellos, Palabra de Dios.


dice el Señor.
SALMO RESPONSORIAL
ORACIÓN COLECTA Del salmo 125
Te pedimos, Dios todopoderoso, que R/. El Señor ha estado grande con nosotros.
tu Iglesia permanezca siempre como • Cuando el Señor cambió la suerte
pueblo santo, reunido por la unidad del de Sion, nos parecía soñar: la boca
Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, se nos llenaba de risas, la lengua de
que manifieste al mundo los misterios cantares. R/.
de tu santidad y de tu unidad, y lo enca-
• Hasta los gentiles decían: “El Señor
mine a la perfección de tu caridad. Por
ha estado grande con ellos”. El Señor
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo...
ha estado grande con nosotros, y es-
tamos alegres. R/.
PRIMERA LECTURA
• Que el Señor cambie nuestra suerte,
De la Carta de san Pablo a los Romanos como los torrentes del Negueb. Los
Hermanos: Sostengo que los sufrimien- que sembraban con lágrimas cose-
tos de ahora no pesan lo que la gloria chan entre cantares. R/.
que un día se nos descubrirá. Porque la • Al ir, iba llorando, llevando la semi-
creación, expectante, está aguardando la lla; al volver, vuelve cantando, tra-
plena manifestación de los hijos de Dios; yendo sus gavillas. R/.
ella fue sometida a la frustración, no por
su voluntad, sino por uno que la sometió; ACLAMACIÓN ANTES
pero fue con la esperanza de que la crea- DEL EVANGELIO    Cf. Mt 11, 25
ción misma se vería liberada de la escla-
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
vitud de la corrupción, para entrar en la
libertad gloriosa de los hijos de Dios. Bendito seas, Padre, Señor de cielo y
tierra, porque has revelado los secretos
Porque sabemos que hasta hoy la crea-
del Reino a la gente sencilla. R/.
ción entera está gimiendo toda ella con
dolores de parto. Y no solo eso; también
nosotros, que poseemos las primicias EVANGELIO
del Espíritu, gemimos en nuestro inte- Crece el grano y se hace un arbusto.
rior, aguardando la hora de ser hijos de
Dios, la redención de nuestro cuerpo. Del Evangelio según san Lucas

Porque en esperanza fuimos salvados. En aquel tiempo, decía Jesús: “¿A qué se
Y una esperanza que se ve ya no es espe- parece el Reino de Dios? ¿A qué lo com-
ranza. ¿Cómo seguirá esperando uno pararé? Se parece a un grano de mostaza

 122
29
que un hombre toma y siembra en su ANTÍFONA DE COMUNIÓN
huerto; crece, se hace un arbusto y los Cf. 1Co 10, 17
pájaros anidan en sus ramas”. El pan es uno, y así nosotros, aunque

MARTES
Y añadió: “¿A qué compararé el Reino somos muchos, formamos un solo cuer-
de Dios? Se parece a la levadura que una po, porque comemos todos del mismo
mujer toma y mete en tres medidas de pan y participamos de un mismo cáliz.
harina, hasta que todo fermenta”. (Lc
13, 18-21). Palabra del Señor. ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS Oh Dios, que con este sacramento
Al celebrar, Señor, el memorial de la admirable fortaleces y consuelas a tu
inmensa caridad de tu Hijo, te suplica- Iglesia, concede a tu pueblo permane-
mos que, por el ministerio de tu Iglesia, cer unido a Cristo por estos santos mis-
los frutos de su obra salvadora sirvan terios, de manera que, por las gracias
para la salvación de todo el mundo. Por temporales que administramos, edifi-
Jesucristo, nuestro Señor. quemos con libertad tu Reino eterno.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Prefacio sobre la unidad de los cristianos, p. 12.

123 
30 Miércoles
SAN MARCELO DE LEÓN / Feria – Verde
Oficio: Ferial / Salterio: 2a. semana

En Tánger, de Mauritania, el día del cumpleaños del emperador,


mientras los demás sacrificaban, el centurión Marcelo se quitó
las insignias de su función y las arrojó al pie de los estandartes,
afirmando que por ser cristiano no podía seguir manteniendo el
juramento militar, pues debía obedecer solamente a Cristo, e in-
mediatamente fue degollado.

¿QUIÉN SE PUEDE SALVAR?

L
a respuesta de Jesús a la persona que lo cuestiona sobre el número limitado
de personas que se salvan es extremadamente completa y reveladora, mien-
tras abre una ventana en el horizonte de la historia humana. El Señor usa la
metáfora de la puerta estrecha para indicar el desafío al que se enfrentan los que
quieren entrar en la salvación prometida, y la parábola del banquete del Reino para
designar los criterios que permiten a los invitados entrar en la casa de Dios.
A los que declaran: “Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nues-
tras plazas” (Lc 13, 26), el propietario responde, dos veces, que no sabe de dónde
vienen. Condena terrible e inesperada contra aquellos que practican la injusticia
con la pretensión de ser de los suyos y por tanto tener derecho a la salvación. La
urgencia de la conversión en el “hoy” de nuestra vida salta a la vista, de una manera
extremadamente dramática. Muchos ricos han encontrado a Jesús, han escuchado
su predicación, han hablado con él e incluso lo han invitado a cenar en su casa.
Pero ¿cuántos de ellos han aceptado su llamada a la conversión y solidaridad con
los pobres, como hizo Zaqueo?
La parábola advierte sobre el resultado final de la elección de vida de los ricos
insensibles y corruptos. “Pero ¡ay de ustedes, los ricos!” (Lc 6, 24), había advertido
a Jesús. Alertados, por lo tanto, sobre el peligro de la riqueza, que es capaz de evitar
la entrada en el Reino, los oyentes preguntan: “Entonces, ¿quién se puede salvar?”
(Lc 18, 26). El evangelista no deja lugar a la ambigüedad. Aquellos que imaginan
que el mero conocimiento del Jesús histórico y su doctrina, o la participación en
sus comidas y las prácticas litúrgicas son una garantía de salvación, aunque vivan
en el pecado del rechazo de Dios, de la corrupción, de la explotación o de cualquier
tipo de injusticia, están muy engañados. No hay compatibilidad entre la falta de fe,
la injusticia y la salvación. Todos están llamados, judíos y paganos, pero para todos
existe la misma exigencia de atravesar la puerta estrecha.

 124
30
ANTÍFONA DE ENTRADA para que Él fuera el primogénito de
Sal 95, 3-4 muchos hermanos. A los que predesti-
nó, los llamó; a los que llamó, los justi-

MIÉRCOLES
Proclamen entre los pueblos la gloria
del Señor, sus maravillas a todas las ficó; a los que justificó, los glorificó (Rm
naciones, porque el Señor es grande y 8, 26-30).
muy digno de alabanza. Palabra de Dios.

ORACIÓN COLECTA SALMO RESPONSORIAL


Oh Dios que quisiste que tu Iglesia Del salmo 12
fuera sacramento universal de salva- R/. Yo confío, Señor, en tu misericordia.
ción para todos los hombres de mane-
ra que la acción salvadora de Cristo se • Atiende y respóndeme, Señor, Dios
continuara hasta el final de los tiempos, mío; da luz a mis ojos para que no
estimula los corazones de tus fieles y me duerma en la muerte, para que no
concédeles que sientan el más urgente diga mi enemigo: “Le he podido”, ni
llamado a colaborar en la salvación de se alegre mi adversario de mi fracaso.
toda creatura, para que, de todas las R/.
naciones, surja y crezca para ti un solo • Porque yo confío en tu misericordia:
pueblo y una sola familia. Por nuestro alegra mi corazón con tu auxilio, y
Señor Jesucristo, tu Hijo… cantaré al Señor por el bien que me
ha hecho. R/.
PRIMERA LECTURA
A los que aman a Dios ACLAMACIÓN ANTES
todo les sirve para el bien. DEL EVANGELIO    Cf. 2Ts 2, 14
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
De la Carta de san Pablo a los Romanos
Dios nos llamó por medio del Evan-
Hermanos: El Espíritu viene en ayuda gelio, para que sea nuestra la gloria de
de nuestra debilidad, porque nosotros nuestro Señor Jesucristo. R/.
no sabemos pedir lo que nos conviene,
pero el Espíritu mismo intercede por
EVANGELIO
nosotros con gemidos inefables.
Vendrán de oriente y occidente y se
El que escudriña los corazones sabe sentarán a la mesa en el Reino de Dios.
cuál es el deseo del Espíritu, y que su
intercesión por los santos es según Dios. Del Evangelio según san Lucas
Sabemos también que a los que aman a
Dios todo les sirve para el bien: a los En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia
que ha llamado conforme a su designio. Jerusalén, recorría ciudades y aldeas
enseñando. Uno le preguntó: “Señor,
A los que había escogido, Dios los ¿serán pocos los que se salven?”.
predestinó a ser imagen de su Hijo,

125 
30
Jesús les dijo: “Esfuércense en entrar ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
por la puerta estrecha. Les digo que Que los dones de tu Iglesia suplicante,
muchos intentarán entrar y no podrán. suban agradables en tu presencia, Señor,
MIÉRCOLES

Cuando el amo de la casa se levante y como aceptaste la pasión gloriosa de tu


cierre la puerta, se quedarán fuera y Hijo por la salvación de todo el mundo.
llamarán a la puerta diciendo: ‘Señor, Por Jesucristo, nuestro Señor.
ábrenos’ y él les replicará: ‘No sé quié-
nes son’. Entonces comenzarán a decir: ANTÍFONA DE COMUNIÓN
‘Hemos comido y bebido contigo, y tú Mc 16, 15
has enseñado en nuestras plazas’. Pero
él les replicará: ‘No sé quiénes son. Alé- Vayan al mundo entero y prediquen
jense de mí, malvados’. Entonces será el el Evangelio a toda la creación, dice el
llanto y el rechinar de dientes, cuando Señor.
vean a Abrahán, Isaac y Jacob y a todos
los profetas en el Reino de Dios, y uste- ORACIÓN DESPUÉS
des los vean echados fuera. Y vendrán DE LA COMUNIÓN
de oriente y occidente, del norte y del Nos santifique, Señor, la participación
sur, y se sentarán a la mesa en el Reino en tu mesa y haz que, por el sacramento
de Dios. Miren: hay últimos que serán de tu Iglesia, todas las naciones reciban
primeros, y primeros que serán últi- con gratitud la salvación que tu Uni-
mos” (Lc 13, 22-30). génito obró en la cruz. Por Jesucristo,
Palabra del Señor. nuestro Señor.

 126
31 Jueves
SAN ALFONSO RODRÍGUEZ / Feria – Verde
Oficio: De la Memoria obligatoria / Salterio: 2a. semana

En la ciudad de Palma, en la isla de Mallorca, san Alfonso Ro-


dríguez, al perder su esposa e hijos, entró como religioso en la
Compañía de Jesús y estuvo como portero del colegio de aquella
ciudad durante largos años, mostrando una gran humildad,
obediencia y constancia en una vida penitente.

EL AMOR DE CRISTO NOS FORTALECE

A
l acercarnos al final del año litúrgico, la Palabra de Dios nos acompaña en
la subida de Jesús a Jerusalén, donde el Señor celebrará su “éxodo”, es decir,
el misterio pascual de su muerte y resurrección. Son muchos los obstácu-
los y los peligros que encontró y que valientemente superó a lo largo del camino,
desde el intento de sus compatriotas en Nazaret de empujarlo hacia abajo desde
la cima de la colina, a la amenaza de muerte de Herodes Antipas. Ser juzgado por
Herodes, en Galilea, es solo otra persecución, y no será la última. Pero Jesús no se
vuelve atrás, aun sabiendo que algo todavía más terrible le está esperando más allá,
en la ciudad santa, ratificando la triste tradición de la impiedad de Jerusalén. Nin-
guna amenaza puede impedirle avanzar hacia el día señalado, o hacerle vacilar en
su determinación de llevar a cabo el plan de salvación que el Padre le ha confiado.
Muchos profetas y justos ya habían denunciado en Samaría y en Jerusalén los peca-
dos y crímenes de las autoridades políticas y religiosas de Israel. Casi todos los que
fueron enviados sufrieron persecución y muerte. El homicidio de Juan el Bautista
es solo el último de una larga serie de crímenes cometidos.
Cristo es el amor que habita para siempre en nosotros y despierta a los que duer-
men en el sueño de la muerte; que recorre nuestra historia desde los comienzos
para llegar al final de los tiempos y más allá; que desciende a las profundidades y
penetra en los cielos; que nos salva de todo temor y esclavitud, de todo enemigo
y opresor; que nos libera en la gloria de la vida en comunión. Es el amor que nos
fortalece, nos da confianza, nos hace audaces, invencibles, no solo en las relaciones
con los enemigos humanos y visibles, sino también de frente a los espíritus invisi-
bles, porque Dios está con nosotros. La acusación que se nos ha dirigido ha sido
retirada; el pecado ha sido perdonado; el amor ha vencido al odio; la injusticia ha
sido derrotada.

127 
31
ANTÍFONA DE ENTRADA principados, ni presente, ni futuro, ni
Mt 9, 38 potencias, ni altura, ni profundidad,
Rueguen al Señor de la mies que envíe ni criatura alguna podrá apartarnos del
JUEVES

trabajadores a su mies, dice Jesús a sus amor de Dios manifestado en Cristo


discípulos. Jesús, Señor nuestro (Rm 8, 31b-39).
Palabra de Dios.
ORACIÓN COLECTA
Oh Dios, que quisiste proveer de pasto- SALMO RESPONSORIAL
res a tu pueblo, derrama sobre tu Iglesia Del salmo 108
el espíritu de piedad y de fortaleza que R/. Sálvame, Señor, por tu bondad.
suscite dignos ministros de tu altar y los • Tú, Señor, trátame bien, por tu nom-
haga valientes y humildes testigos de tu bre, líbrame con la ternura de tu bon-
Evangelio. Por nuestro Señor Jesucristo, dad; que yo soy un pobre desvalido, y
tu Hijo… llevo dentro el corazón traspasado. R/.
• Socórreme, Señor, Dios mío, sálva-
PRIMERA LECTURA
me por tu bondad. Reconozcan que
Ninguna criatura podrá apartarnos aquí está tu mano, que eres tú, Señor,
del amor de Dios manifestado en Cristo. quien lo ha hecho. R/.
De la Carta de san Pablo a los Romanos • Yo daré gracias al Señor con voz po-
tente, lo alabaré en medio de la mul-
Si Dios está con nosotros, ¿quién estará titud: porque se puso a la derecha
contra nosotros? El que no perdonó a del pobre, para salvar su vida de los
su propio Hijo, sino que lo entregó a jueces. R/.
la muerte por nosotros, ¿cómo no nos
dará todo con Él? ¿Quién acusará a los
ACLAMACIÓN ANTES
elegidos de Dios? ¿Dios, el que justifica?
DEL EVANGELIO    Lc 19, 38
¿Quién condenará? ¿Será acaso Cristo,
que murió, más aún, resucitó y está a R/. Aleluya, aleluya, aleluya.
la derecha de Dios, y que intercede por ¡Bendito el que viene como rey, en
nosotros? nombre del Señor! Paz en el cielo y glo-
¿Quién podrá apartarnos del amor ria en lo alto. R/.
de Cristo?: ¿la aflicción?, ¿la angustia?,
¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la EVANGELIO
desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada?, No cabe que un profeta
como dice la Escritura: “Por tu causa muera fuera de Jerusalén.
nos degüellan cada día, nos tratan como
Del Evangelio según san Lucas
a ovejas de matanza”. Pero en todo esto
vencemos fácilmente por aquel que nos En aquella ocasión, se acercaron unos
ha amado. Pues estoy convencido de fariseos a decirle: “Márchate de aquí,
que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni porque Herodes quiere matarte”.

 128
31
Él contestó: “Vayan a decirle a ese misterios y para que perseveren siem-
zorro: ‘Hoy y mañana seguiré curando pre en tu amor. Por Jesucristo, nuestro
y echando demonios; pasado mañana Señor.

JUEVES
llego a mi término’. Pero hoy y mañana
y pasado tengo que caminar, porque ANTÍFONA DE COMUNIÓN
no cabe que un profeta muera fuera de 1Jn 3, 16
Jerusalén.
En esto conocimos el amor de Dios: en
¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a que Él dio su vida por nosotros. Tam-
los profetas y apedreas a los que se te bién nosotros debemos dar nuestra vida
envían! ¡Cuántas veces he querido por nuestros hermanos.
reunir a tus hijos, como la clueca reúne
a sus pollitos bajo las alas! Pero no han
querido. Su casa se les quedará vacía. ORACIÓN DESPUÉS
Les digo que no me volverán a ver hasta DE LA COMUNIÓN
el día que exclamen: ‘Bendito el que Alimentados con el pan de la mesa
viene en nombre del Señor’”. (Lc 13, celestial, te pedimos, Señor, que, por
31-35). Palabra del Señor. este sacramento de caridad, maduren
las semillas que con abundancia siem-
bras en el campo de tu Iglesia, de mane-
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
ra que sean cada vez más numerosos
Acoge benigno, Señor, las oraciones y las quienes elijan el camino de servirte en
ofrendas de tu pueblo, para que aumen- los hermanos. Por Jesucristo, nuestro
te el número de los dispensadores de tus Señor.

129 
BENDICIÓN DE LOS ENVIADOS A ANUNCIAR EL EVANGELIO
LITURGIA DE LA PALABRA
Bautizados y enviados
“La Iglesia de Cristo en misión en el mundo”

RITOS INICIALES

Reunido el pueblo, el celebrante y los ministros, cada cual con sus vestiduras propias, precedidos
del crucífero se dirigen por la nave del templo hacia el presbiterio, mientras el coro, junto con el
pueblo, entona un canto adecuado.

Los que han de partir a anunciar el Evangelio forman parte de la procesión y al llegar se ubican en
un lugar convenientemente dispuesto para ellos.

Terminado el canto, el celebrante dice:


En el nombre del Padre, y del Hijo…
Todos se santiguan y responden:
Amén.
Luego el celebrante saluda a los presentes, diciendo:
El Señor, que los llamó a salir de la tiniebla y a entrar en su luz maravillosa, esté
con todos ustedes.
Todos responden:
Y con su espíritu.
Luego el celebrante exhorta brevemente a los presentes para disponer su espíritu a la celebración y
explicar el rito; puede hacerlo con estas palabras u otras semejantes:
Queridos hermanos: Al participar hoy en esta celebración, renuevan en cierto
modo la manera de obrar de la Iglesia primitiva, cuando, llena de gozo, enviaba
algunos de sus hijos a otros pueblos, para ayudar a los hermanos en la fe o a los que
aún no conocían a Cristo.
El envío de estos hermanos y hermanas a diversos lugares, motivado por las nece-
sidades de la Iglesia, hará que sean más profundos los vínculos que nos unen y que
ya se manifiestan ahora en nuestra oración.
Todos oran durante algún tiempo en silencio. Luego el celebrante prosigue:
Oh Dios, que quieres que todos los hombres se salven
y lleguen al conocimiento de la verdad,
mira tu inmensa mies y envíale operarios,
para que sea predicado el Evangelio a toda criatura,

 130
y tu grey, congregada por la palabra de vida
y sostenida por la fuerza de los sacramentos,
camine por las sendas de la salvación y del amor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Todos:
Amén.

LECTURA DE LA PALABRA DE DIOS

Luego se leen uno o varios textos de la sagrada Escritura, de los que presenta el Leccionario Por la
Evangelización de los pueblos, y haciendo de la lectura del Evangelio el acto más relevante.

Primera Lectura
El Señor congrega a todas las naciones en la paz eterna del Reino de Dios.

Lectura del libro de Isaías


Visión de Isaías, hijo de Amós,
acerca de Judá y de Jerusalén.
En los días futuros estará firme
en el monte de la casa del Señor,
en la cumbre de las montañas,
más elevado que las colinas.
Hacia él confluirán todas las naciones,
caminarán pueblos numerosos y dirán:
“Vengan, subamos al monte del Señor,
a la casa del Dios de Jacob.
Él nos instruirá en sus caminos
y marcharemos por sus sendas;
porque de Sion saldrá la ley,
la palabra del Señor de Jerusalén”.
Juzgará entre las naciones,
será árbitro de pueblos numerosos.
De las espadas forjarán arados,
de las lanzas, podaderas.
No alzará la espada pueblo
contra pueblo,
no se adiestrarán para la guerra.
Casa de Jacob, ven;
caminemos a la luz del Señor (Is 2, 1-5).
Palabra de Dios.
131 
Salmo responsorial
R. Que Dios tenga piedad y nos bendiga.
Que Dios tenga piedad y nos bendiga,
ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos,
todos los pueblos tu salvación. R.
Que canten de alegría las naciones,
porque riges el mundo con justicia
y gobiernas las naciones de la tierra. R.
Oh Dios, que te alaben los pueblos,
que todos los pueblos te alaben.
Que Dios nos bendiga; que le teman
todos los confines de la tierra. R. (Sal 66).

Segunda Lectura
Se pusieron a hablar a los griegos, anunciándoles la Buena Nueva del Señor Jesús.
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles
EN aquellos días, los que se habían dispersado en la persecución provocada
por lo de Esteban llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, sin predicar la Pala-
bra más que a los judíos. Pero algunos, naturales de Chipre y de Cirene, al llegar
a Antioquía, se pusieron a hablar también a los griegos, anunciándoles la Buena
Nueva del Señor Jesús.
Como la mano del Señor estaba con ellos, gran número creyó y se convirtió al
Señor.
Llegó la noticia a oídos de la Iglesia de Jerusalén, y enviaron a Bernabé a Antio-
quía; se alegró y exhortaba a todos a seguir unidos al Señor con todo empeño,
porque era un hombre bueno, lleno de Espíritu Santo y de fe. Y una multitud
considerable se adhirió al Señor.
Bernabé salió para Tarso en busca de Saulo; cuando lo encontró, se lo llevó a
Antioquía. Durante todo un año estuvieron juntos en aquella Iglesia e instruyeron
a muchos.
Fue en Antioquía donde por primera vez los discípulos fueron llamados cris-
tianos (Hch 11, 19-26).
Palabra de Dios.

 132
PRESENTACIÓN DE LOS MISIONEROS
Antes de proclamar el Evangelio, es muy conveniente que los misioneros sean presentados a los
fieles. El Diácono o un lector hace la monición, y seguidamente llama por su nombre, a la vez que,
como signo, cada uno se pone de pie y dice: Presente.
Estos son los nombres de los que nuestra Parroquia N., cumpliendo el mandato
del Señor, envía a anunciar el Evangelio y acompaña con sus oraciones:
Evangelio
Bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo
En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les
había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos dudaron. Acercándose a
ellos, Jesús les dijo: “Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan,
pues, y hagan discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre
y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que les he manda-
do. Y sepan que yo estoy con ustedes todos los días, hasta el final de los tiempos”
(Mt 28, 16-20).
Palabra del Señor.
Proclamado el Evangelio, todos se sientan y el celebrante hace lo homilía, en la cual explica las
lecturas bíblicas y el significado de la celebración.

Terminada la homilía, los misioneros se levantan, se acercan al celebrante y se colocan de modo


que todos puedan ver el rito.

Preces
Invoquemos a Dios, Padre misericordioso, que ungió a su Hijo con el Espíritu
Santo para que evangelizara a los pobres, vendara a los corazones desgarrados y
consolara a los afligidos. Digamos:
R/. Que tu pueblo te alabe siempre, Señor.
Dios misericordioso y eterno, que quieres que todos los hombres se salven y
lleguen al conocimiento de la verdad, te damos gracias porque diste al mundo tu
Hijo, como Maestro y Redentor. R/.
Tú que enviaste a Jesucristo para evangelizar a los pobres, proclamar a los cau-
tivos la libertad y anunciar el tiempo de gracia, extiende tu Iglesia, de modo que
abarque a los hombres de toda lengua y nación. R/.

133 
Tú que llamas a todos los hombres a salir de las tinieblas y a entrar en tu luz
maravillosa, de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo y en
la tierra, haz que seamos verdaderos testigos del Evangelio de salvación. R/.
Danos un corazón recto y sincero para escuchar tu palabra y haz que produzca
en nosotros y en el mundo obras abundantes de santidad. R/.

ORACIÓN DE BENDICIÓN
El celebrante imponiendo las manos conjuntamente sobre todos los misioneros que han de par-
tir, añade a continuación la oración de bendición:
Te bendecimos y alabamos, oh Dios, porque, según el designio inefable de tu
misericordia, enviaste a tu Hijo al mundo, para librar a los hombres de la esclavitud
del pecado, con la efusión de su sangre, y llenarlos de los dones del Espíritu Santo.
Él, después de haber vencido a la muerte, antes de subir a ti, Padre, envió a
los apóstoles como dispensadores de su amor y su poder para que anunciaran al
mundo entero el Evangelio de la vida y purificaran a los creyentes con el baño de
bautismo salvador.
Te pedimos ahora, Señor, que dirijas tu mirada bondadosa sobre estos servido-
res tuyos que, fortalecidos por el signo de la cruz, enviamos como mensajeros de la
salvación y de la paz. Con el poder de tu brazo, guía, Señor, sus pasos, fortalécelos
con la fuerza de tu gracia, para que el cansancio no los venza. Que sus palabras sean
un eco de las palabras de Cristo para que sus oyentes presten oído al Evangelio.
Dígnate, Padre, infundir en sus corazones el Espíritu Santo para que, hechos todo
para todos, atraigan a muchos hacia ti, que te alaben sin cesar en la santa Iglesia. Por
Jesucristo, nuestro Señor.
R/. Amén.

ENTREGA DE LA CRUZ
El celebrante bendice las cruces diciendo:
Señor, Padre santo, que hiciste de la cruz de tu Hijo fuente de toda bendición
y origen de toda gracia, dígnate bendecir estas cruces y haz que quienes las lleven
a la vista de los hombres se esfuercen por irse transformando a imagen de tu Hijo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Luego los misioneros se acercan uno a uno al celebrante el cual les entrega la cruz con la siguiente
fórmula o, según las circunstancias, el celebrante pronuncia esta fórmula de entrega de la cruz una
sola vez para todos:

 134
Recibe(an) este signo del amor de Cristo y de nuestra fe; predica(quen) a Cristo,
y este crucificado, fuerza de Dios y sabiduría de Dios.
El misionero responde, o en su caso los misioneros, responden:
Amén.

CONCLUSIÓN DEL RITO

El celebrante concluye el rito. Después de la invitación: inclinen la cabeza para recibir la ben-
dición, vuelto hacia los misioneros y con las manos extendidas, dice:
Dios, que en Cristo ha manifestado su verdad y su amor, los haga mensajeros
del Evangelio y testigos de su amor en el mundo.
R/. Amén.
Jesús, el Señor, que prometió a su Iglesia que estaría con ella hasta el fin del
mundo, dirija sus pasos y confirme sus palabras.
R/. Amén.
El Espíritu Santo esté sobre ustedes, para que, recorriendo los caminos del mun-
do, puedan anunciar el Evangelio a los pobres y sanar los corazones desgarrados.
R/. Amén.

Finalmente el celebrante bendice al pueblo en general:


Y a todos ustedes, que están aquí presentes, los bendiga Dios todopoderoso,
Padre, Hijo + y Espíritu Santo.
Todos:
Amén.

ORACIÓN POR LA MISIÓN


(Misal Romano pág. 934)

Oh Dios, que quieres


que todos los hombres se salven
y lleguen al conocimiento de la verdad,
mira tu mies abundante y dígnate enviarle obreros
que prediquen el Evangelio a toda la creación;
y que todo tu pueblo, convocado por la Palabra de vida
y sostenido por la fuerza de los sacramentos,
avance por las sendas de la salvación y de la caridad.
Por Cristo nuestro Señor. Amén.

135 
CELEBRACIONES BAUTIZADOS Y ENVIADOS

DAMOS GRACIAS A DIOS POR NUESTRO BAUTISMO

1. INICIO DE LA CELEBRACIÓN
En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.

Monición introductoria
Nos hemos congregado hoy para vivir esta celebración dando gracias a Dios
Uno y Trino por nuestro Bautismo y por la obra de nuestra salvación. Como bau-
tizados, demos gracias a Dios, quien nos ha llamado a participar del amor de la
Santísima Trinidad, modelo de la comunidad perfecta, que nos invita a vivir nues-
tro compromiso cristiano de fe y de amor. Participemos con alegría y esperanza.

2. SIMBOLOS
Luz-Fuego = Cirio Encendido o Vela.
Agua: Pureza-Vida=Fuente rebosante.
2.1 Canto: Renuévame, Señor, con tu Espíritu.
2.2 O un Poema de gratitud.

3. PALABRA DE DIOS
Antiguo Testamento: La Palabra es fuego (Jr 20, 8-9).
Nuevo Testamento: Mi Bautismo vivido y trasmitido (Mt 28, 19-20).
La alianza, los discípulos y el mundo (Jn 15, 17-18).

Desde la Palabra proclamada: preguntémonos


• ¿Qué me identifica como verdadero cristiano?
• ¿Cuáles son las características principales del discípulo de Jesús?
• ¿Dios es fuego vivo en mí? ¿Cuándo? ¿En qué medida?
• ¿Experimentó que Jesús me ha purificado y que Él es la luz de mi vida?

 136
• ¿En que hechos concretos demuestro que soy luz que ayuda a construir
comunidad?

4. DINÁMICA DE VIDA: VER, ANALIZAR Y OPINAR


• Observa el fuego encendido y el agua en la fuente.
• Apaga la luz y contempla. Luego prende un fosforo y enciéndela.
• Acerca una servilleta e introduce parte de ella en la fuente de agua.
• Toma un poco de agua y riega la raíz de una planta o limpia un espacio sucio.
• Opiniones y comentarios:
Cuando participamos atentamente en los gestos y las palabras del Bautismo,
que nos inicia en las riquezas que este sacramento significa y realiza en cada nuevo
bautizado, renovamos nuestro propio bautismo y vivimos cada uno de sus momen-
tos: la señal de la Cruz, el anuncio de la Palabra, el agua bautismal, la liberación del
pecado, entrada en la vida de la Santísima Trinidad y en la Iglesia, la unción con
el santo crisma, la luz, la vestidura blanca y el nuevo hijo de Dios y la bendición
solemne y presentación a la Virgen María.
Este mes misionero que nos recuerda, de modo especial, que somos bautizados,
es una oportunidad para sentirnos familia cristiana y para disfrutar y agradecer la
riqueza de nuestro Bautismo; y, por tanto, necesariamente para que nos sintamos
felices por ser afortunados por contar con la garantía de nuestra vida y felicidad
eterna. Por lo mismo, esta alegría nos anima en nuestro compromiso de enviados a
compartir, como discípulos, la riqueza que hemos recibido.
“Más vale prender una luz, que quejarse de la oscuridad”.
“Donde hay un bautizado, nace un misionero”.
“No se dejen vencer, no se dejen engañar, no pierdan la alegría, no pierdan la
esperanza…” (Papa Francisco, Bogotá, septiembre 6 de 2017).

5. COMRPOMISO DE VIDA, PROFESIÓN DE FE Y PRECES


En un momento de silencio hagamos nuestros compromisos personales.

Credo
Con fe, y hoy de modo especial, renovamos nuestros compromisos bautisma-
les: Creo en Dios Padre Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en
Jesucristo,...

137 
Preces
Tener presente el pueblo santo de Dios, los ministros del Evangelio, los novios y las familias, las
familias divididas, los niños y los jóvenes, la asamblea que se reúne, los que no son bautizados y los
que no conocen a Dios.
Presentemos, en forma espontánea, nuestras intenciones personales y comunitarias.
Respondemos: Señor, nos has salvado por tu amor y misericordia.

6. PADRENUESTRO

Canto
Ilumíname, Señor, con tu Espíritu,
transfórmame, Señor, con tu Espíritu
y déjame sentir, el fuego de tu amor,
aquí en mi corazón Señor.

Oración del Bautizado


Escucha, Padre misericordioso,
las súplicas que te hemos dirigido como hijos,
renovados por el Bautismo,
y haz que obedezcamos a tu Hijo
para que así experimentemos
y vivamos tu amor y salvación.
Por Nuestro Señor Jesucristo,
quien contigo y el Espíritu Santo
vive y reina por los siglos de los siglos.
Amén.

 138
DEVOCIONARIO

SANTO ROSARIO Misterios Gloriosos


(miércoles y domingo)
Misterios Gozosos (lunes y sábado) 1. La resurrección del Señor.
2. La ascensión del Señor.
1. La encarnación del Hijo de Dios. 3. La venida del Espíritu Santo.
2. La visitación de Nuestra Señora a santa 4. La asunción de Nuestra Señora a los
Isabel. cielos.
3. El nacimiento del Hijo de Dios. 5. La coronación de la Santísima Virgen.
4. La presentación del Señor Jesús en el Dios te salve, reina y madre...
Templo.
5. La pérdida del Niño Jesús y su hallazgo ÁNGELUS
en el Templo.
V. El Ángel del Señor anunció a María.
Misterios Luminosos (jueves) R. Y ella concibió por obra y gracia del
Espíritu Santo.
1. El bautismo de Jesús en el Jordán. Avemaría.
2. La autorrevelación de Jesús en las bo- V. He aquí la esclava del Señor.
das de Caná. R. Hágase en mí según tu palabra.
3. El anuncio del Reino de Dios invitan- Avemaría.
do a la conversión. V. El Verbo de Dios se hizo hombre.
4. La Transfiguración. R. Y habitó entre nosotros.
5. La institución de la Eucaristía, expre- Avemaría.
sión sacramental del misterio pascual. V. Ruega por nosotros,
santa Madre de Dios.
Misterios Dolorosos (martes y viernes) R. Para que seamos dignos de las pro-
mesas de Cristo.
1. La oración de Nuestro Señor en el
Se rezan tres Glorias.
Huerto de Getsemaní.
2. La flagelación del Señor. Oremos:
3. La coronación de espinas. Derrama, Señor, tu gracia en nuestros
corazones y concede a quienes hemos
4. Jesús con la cruz a cuestas camino del conocido por el anuncio del Ángel, la
Monte Calvario. Encarnación de tu Hijo, que por su
5. La crucifixión y muerte de Nuestro Se- Pasión y su Cruz alcancemos la gloria
ñor Jesucristo. de la Resurrección. Por Jesucristo nues-
tro Señor. Amén.
Gloria al Padre…

139 
COMUNIÓN A LOS ENFERMOS
Ritos iniciales
En ausencia del sacerdote, el ministro (o el catequista) saluda al enfermo y a cuantos están con él,
con la fórmula siguiente:
Ministro: La gracia de nuestro Señor Jesucristo, el amor del Padre y la comunión
del Espíritu Santo estén con todos ustedes.
Todos: Y con tu espíritu.
Después el ministro (si es oportuno) rocía al enfermo y la habitación con el agua bendita, diciendo
estas palabras:
Que esta agua, al evocar nuestro bautismo, nos recuerde a Cristo, que por noso-
tros y por nuestra salvación murió y resucitó.
Acto penitencial
El ministro invita a todos a hacer el acto penitencial.
Hermanos, reconozcamos nuestros pecados, para que podamos participar digna-
mente en esta sagrada celebración.
Se hace una breve pausa de silencio. El acto penitencial continúa con la siguiente fórmula:
Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado
mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por
mi gran culpa. Por eso ruego a santa María, siempre Virgen, a los ángeles, a los
santos y a ustedes, hermanos, que intercedan por mí ante Dios, nuestro Señor.
Después el ministro concluye:
El Señor todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados
y nos lleve a la vida eterna. R/. Amén.
Liturgia de la Palabra
(Se puede tomar la del día, la del domingo correspondiente, o la del siguiente Evangelio)
Lectura del santo Evangelio según san Mateo
En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaúm, se le acercó un centurión rogándole:
“Señor, mi criado está echado en cama con parálisis, sufriendo terriblemente”. Jesús le con-
testó: “Voy a curarlo”. El centurión le replicó: “Señor, yo no soy quien para que entres bajo
mi techo, pero basta una palabra tuya para que mi criado se cure. Porque yo, que soy un
simple subordinado, tengo soldados a mis órdenes, y si le digo a uno que se vaya, se va; o a
otro que venga, viene; y si le digo a mi siervo que haga algo, lo hace. Al oír esto Jesús dijo

 140
admirado a los que lo seguían: “Les aseguro que en ningún israelita he encontrado tanta
fe”. Y al capitán le dijo: “Vete; como has tenido fe, que se te cumpla” (Mt 8, 5-10.13).
Palabra del Señor.
Después de la lectura de la Palabra, si es el caso, se puede hacer una breve reflexión, o un espacio
de silencio para interiorizar la Palabra escuchada.

Rito de comunión
El ministro introduce la oración dominical con estas palabras u otras semejantes:
Ahora hermanos, oremos juntos a Dios, nuestro Padre, con la oración que nues-
tro Señor Jesucristo nos enseñó.
Padre nuestro...
Seguidamente, el ministro muestra el Santísimo Sacramento diciendo:
Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los llama-
dos a esta cena.
El enfermo y los que van a comulgar dicen a la vez:
Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para
sanarme.
Enseguida, el ministro da la comunión al enfermo y a los presentes, en la forma acostumbrada.
Distribuida la comunión, puede seguir unos momentos de silencio. Luego puede recitarse “Alma de
Cristo”. El ministro concluye con la siguiente oración:
Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, te pedimos con fe viva que el
cuerpo de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que nuestro hermano (nuestra her-
mana) acaba de recibir, le alivie los sufrimientos del cuerpo y del espíritu y le sea
remedio eficaz para alcanzar la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor. R/. Amén.

Rito de conclusión
Que Dios Padre te bendiga.
R/. Amén.
Que el Hijo de Dios te devuelva la salud.
R/. Amén.
Que el Espíritu santo te ilumine.
R/. Amén.
Que el Señor proteja tu cuerpo y salve tu alma.
R/. Amén.
Que brille en tu corazón y te lleve a la vida eterna.
R/. Amén.

141 
CORONILLA A LA DIVINA MISERICORDIA

La señal de la Cruz: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu


Santo. Amén.

Oración inicial: Expiraste, Jesús, pero la fuente de vida brotó para


las almas y el mar de misericordia se abrió para el mundo entero. Oh
fuente de vida, insondable Misericordia Divina, abarca al mundo ente-
ro y derrámate sobre nosotros (Diario, 1319).

Oh Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús, como una


Fuente de Misericordia para nosotros, en ti confío (Diario, 84).

Padrenuestro: Padre nuestro...


Avemaría: Dios te salve, María...
Credo: Creo en Dios, Padre todopoderoso...

En las cuentas grandes del Padrenuestro antes de cada decena:


Padre eterno, te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divini-
dad de tu Amadísimo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, como propicia-
ción de nuestros pecados y los del mundo entero (476).
En las 10 cuentas pequeñas de cada decena:
Por su dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo
entero.
Repita el "Padre eterno" y "Por su dolorsa Pasión". Rece cuatro decenas más.
Después de cinco decenas, la doxología final (tres veces):

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, ten piedad de nosotros y


del mundo entero.
Oración final: Oh Dios eterno, en quien la misericordia es infinita
y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros tu mirada bon-
dadosa y aumenta tu misericordia en nosotros, para que en momentos
difíciles no nos desesperemos ni nos desalentamos, sino que, con gran
confianza, nos sometamos a tu santa voluntad, que es el Amor y la
Misericordia mismos.

 142
DIRECTORIO DIOCESANO
Parroquia Párroco Direción Teléfono E-mail
P. Orlando Ibañez Cll. 51B
Betania 6965453 padreorlandoi@hotmail.com
Moreno No. 86 A – 22 sur
Santísimo P. Luis Eduardo Páez Cll. 40C sur
6946092 santisimosacramentop@gmail.com
Sacramento Páez No. 79 – 46
P. Andrés Giovanny
El Santo Cristo Cra. 109 No. 23B – 05 4156652 p.elsantocristo@gmail.com
Macana Daza
Jesucristo Señor P. Pablo Cesar Gil Cra. 136 B
4672686 jesucristosenordelapaz@gmai
de la Paz Cuervo No. 17 D – 72
Jesús Amor P. Jesús Hernán Orjuela Cra. 78 4673681
santuariojam@hotmail.es
Misericordioso Pardo No. 7F – 20 2920708
P. Lorenzo Alzate Diagonal 16
Jesús Eucaristía 4224930 despacho@jesuseucaristia.co
Arboleda No. 104 – 51 local 117
La Ascensión Cll. 39 sur
P. Adam Pawel Gasior 2300439 laascensiondelsenorparroquia@gmail.com
del Señor No. 68 H – 22
Los Discípulos P. John Jader Cra. 82 No. 22 b -25
2884018 parroquiaemaus@gmail.com
de Emaús Vanegas Gómez Nueva Modelia.
Los Santos Apóstoles P: José Isaac Cll. 57C sr No.
4775078 parroquianf@hotmail.com
Pedro y Pablo Ahumada Valbuena 79C – 17 Ciudad Roma
Los Santos P. Daniel Londoño Transversal 72F
3024875 danielreina@misena.edu.co
Cirilo y Metodio Reina No. 40 – 37 sur
Madre de la Divina P. Diego Merchán
7532388 parroquiaMDLDP14@outlook.es
Providencia Eslava
P. Orlando Hoyos Carrera 81
Madre de las Misiones 4103972 madredelasmisiones@gmail.com
Zuluaga No. 24B – 55
Madre y Reina Mons. Milton Cra. 68F 6088616
miltonht@hotmail.com
del Carmelo Hernández Tavera No. 3 A – 62 4190376
P. Harold Camilo Cra. 82 C
María de la Paz 4004580 sebaot444@gmail.com
Guarnizo Camargo No. 5 A – 28 sur
María Madre Carlos Alberto Cra. 73 B Bis
4731933 pcarlosalberto@outlook.com
de la Iglesia Rodríguez Laiton No. 26 – 40 sur
María Madre P. Abderrahim Cll. 47B sur
8051143 pmariamadredelredentor@gmail.com
del Redentor Flórez Ortega No. 79C – 27
P. Eibar Gerardo Cll.14 B No.
Parroquia Nazaret 4677448 nazaretparroq2017@gmail.com
Ordoñez Muñoz 119 A – 71 Praderas II
Nuestra Señora P. José Carlos Cll. 18
4159570 nuestrasenoradefonti@hotmail.com
de Fontibón Manzano Ascanio No. 110 – 58
Nuestra Señora P. Pedro Vicente Chitiva Cra. 81D Bis
4929712 parroquiadeloreto2010@hotmail.com
de Loreto Ángel No. 42 A – 32 sur
Nuestra Señora P. Segundo Gonzalo Cra. 80 A
4516930 p.schoenstatt@outlook.es
de Schoenstatt Moreno Torres No. 53 A – 35 sur
Nuestra Señora P. Jairo Alberto Aguilar Cll. 34 Bis A sur
9054702 pntrasradelpsocorro@yahoo.com.co
del Perpetuo Socorro González No. 89C – 17
Nuestra Señora P. Jesús Antonio Cll. 49 sur
6967584 parroquiadelacaridad1982@gmail.com
de la Caridad Obando Tejada No. 78 – 12
Nuestra Señora Cra. 102
P. Ruperto Ávila Rocha 3047173 despacho@parroquialalaguna.com
de la Laguna No. 16D – 01
Nuestra Señora P. Pedro José Cll. 38 sur
6019945 baldion2006@Yahoo.com
de la Macarena Rodríguez Baldión No. 78 – 19
Nuestra Señora de P. César Augusto Almo- Cra. 68 B Cel.: 317
pqmedallamilagrosa@gmail.com
la Medalla Milagrosa nacid Rubio No. 24 – 30 4266062
Nuestra Señora de la P. Dalmiro Segundo Cra. 123C Cel.: 319
purisimaconcepcion2@hotmail.com
Purísima Concepción Pimienta Martínez No. 22G – 14 6813678
Nuestra Señora P. José Aquilino Sabogal Cra. 72 i
71015 75 parroquianuestrasradelasalud@gmail.com
de la Salud Mora No. 49B – 51 sur
Nuestra Señora P. José Daniel Rocha Cra. 73 A 4243486
amparonsdel@gmail.com
del Amparo Pedreros No. 11 A – 36 4247524
Nuestra Señora P. Luis Fernando León Cll. 22C Bis
2981801 luiferleo@hotmail.com
del Tránsito Robayo No. 89 – 81
San Agustín P. Jorge Andrés Cra. 88 Cel.: 310
cesarpatio@hotmail.com
de Fontibón Zambrano Rodríguez No. 11 A 22 2626431
P. Tulio Mario Transversal 68G
San Andrés 7023659 parroquiasanandres60@gmail.com
Montoya Aguirre No. 44 A – 05 sur
P. Pablo Emilio Moreno Av. Boyacá
San Cayetano 2304717 sancayetanocarvajal@gmail.com
Contreras No. 37 – 80 sur

143 
Cll. 6 A Bis A
San Efrén  P. . Otoniel Cruz Tirado 7409009 parroquiasanefren@hotmail.com
No. 91 – 47
P. Carlos Humberto Cra. 79
San Eugenio 4119480 parroquiasaneugenio1@gmail.com
García Buitrago No. 6 – 71
Mons. Hernando J. Diagonal 7B
San Felipe de Jesús 4129457 parroquiasanfelipedejesus@gmail.com
Moreno Carreño No. 73B – 09 MJ
San Ignacio P. Luis Aladino Transv. 68C
7505052 p.sanignaciodeantioquia18@gmail.com
de Antioquia  Carrascal Gerardino No. 32 – 36 sur
San Ignacio P. Edison Hernán López Centro Comercial Trebolis
6011262 eddiescout@Hotmail.com
de Loyola López Capellanía
P. Jorge Ricardo Cra.100 4134968
San José de Fontibón psanjosedefontibon@gmail.com
Céspedes Olarte No. 24 – 60 2670452
P. Johan Sebastián Díaz Cra. 79B
San Juan de la Cruz 3874854 seta021@yahoo.com.mx
Fernández No. 42C – 26 sur
Cra. 79 c 4112488
San Juan Macías P. Yoel Gómez Ramírez
No. 13 A – 30 2926613
P. José Javier Robayo Cll. 12 C No. 71 B-60
San Juan Pablo II 9202230 parroquiasanjuanpablofontibon@gmail.com
Barbosa Santa María de Alsacia
P. Gerardo Alveiro Rojas Carrera 81C No.
San Justino Mártir 4517964 psanjustinomartirbritalia@gmail.com
Gómez 47 A – 30 sur (Britalia)
San Leonardo P. Patricio Fernando Diagonal 40 sur
2647407
Murialdo Castro Viteri No. 72M – 90
P. Humberto Toro Carrera 93 No.
San Luis humto35@yahoo.es
Burgos 49 – 21 sur Casa C.
P. Olegario Bautista Cra. 81
San Mauricio 7557434 olegariogaray@yahoo.es
Garay Morales No. 8D – 44
P. Leonardo Antonio Cra. 123 parroquiasanpablomiki1@gmail.com
San Pablo Miki 4186189
Restrepo Macías No. 17F – 07 www.parroquiasanpablomiki.org
Cll. 38 C sur
San Patricio P. Ricardo Acero Marín 2649305 ricardoacero91@hotmail.com
No. 73 A – 24 sur
San Pedro Claver Calle 26 sur 322
P. Raúl Romero Rueda pqsanpedroclaver@hotmail.com
de Fontibón No. 93D – 12 7584737
P. Hevert Alfonso Cll. 3 2738949
San Pío X despacho@parroquiasanpioxbogota.com
Lizcano Quintero No. 72-35 4518938
San Roberto P. Luis Alejandro Cra. 78K
2733033 p.sanrobertobelarmino@hotmail.com
Belarmino Alméciga Tovar No. 35 A – 40 sur
P. Héctor Eduardo Cra. 86D
San Roque González 7965909 hectormsc@Yahoo.es
Mejía Arciniegas No. 42F – 50 sur
P. José Gustavo Jiménez Cll. 5B 4538564
Santa Bernardita desantabernardita@hotmail.com
Soto No. 87 A – 70 sur 4519792
Santa Catalina P. John Germán Rúa Cra. 77 H
4612661 santacatalinaparroquia@hotmail.com
de Alejandría Mira No. 54 – 30 sur
P. Norberto Cra. 68 C Bis
Santa Engracia 3004431 parroquiasantaengracia123@gmail.com
Palomino Anturi No. 37 A – 33 sur
P. Javier Baquero Cra. 69F
Santa Juana de Arco 4203239 javierbaquero80@hotmail.com
Morales No. 7 A – 13
P. Arnoby Alvarez Centro Comercial Multi-
Santa Laura Montoya 7439536 despacho@parroquiasantalauramontoya.org
Charry plaza – Sotano 1
Santa Luisa P. Ernesto Arenas Clle. 38 A Sur
2657472 p.santaluisademarillac@hotmail.com
de Marillac Granados No. 86F – 17
Santa Margarita Transv. 78K
P. Hugo León Londoño 4546961 parroquiasantamargarita@yahoo.es
María de Alacoque No. 41B – 70 sur
Santa María P. Manuel Eduardo Carrera 90 A Bis
3082908 fathergrillo@yahoo.es
de Guadalupe Acevedo Ospina No. 42 A Bis – 16 sur
Santa María P. Martirian Marbán Cra. 97 D
5715321 parroquiasmrivera@gmail.com
de la Rivera Girón No. 42 A – 26 sur
Santa María P. Edgar Javier Cll. 40 sur
6042255 santmariaparaiso@gmail.com
del Paraíso Bautista Pinillos No. 89C – 22
Santa María P. José Alexander Cra. 78 B
7808240 santamariapilar_1995@hotmail.com
del Pilar Castañeda Pacheco No. 57 A – 41 sur
Santiago Apóstol P. Ramón Alveiro Cra. 99 4151342
padreramon@cristovision.org
La Catedral Zambrano Echeverri No. 17 A – 62 2670274
P. Humberto Cra. 74
Santo Tomás Moro 4510061 parroquiasantomoro@gmail.com
Fuentes Rubio No. 41B – 79 sur
Capellán Hospital P. Rober Alexander Cra. 74 No. 41B – 79 sur
4510061
de Kennedy Parra Rojas (Timiza

TALLER SAN PABLO


BOGOTÁ
IMPRESO EN COLOMBIA — PRINTED IN COLOMBIA