Está en la página 1de 2

Lo que denominamos Estado constitucional es una construcción de los juristas

que comenzó a elaborarse en los años setenta del siglo pasado, y que

hoy en día, en el discurso jurídico se mantiene como elaboración teórica

dominante

Estado constitucional la inclusión, el igualitarismo y la justicia, es


decir, un Estado justo; una creciente aceptación de los tratados sobre derechos
humanos y de las resoluciones de los organismos supranacionales que
los tutelan
También el Estado constitucional entiende que, en las sociedades
contemporáneas,
el ordenamiento jurídico no es uniforme, sino contradictorio
con múltiples lagunas y ambigüedades.
El Estado constitucional reelabora el sistema de las fuentes jurídicas.
Las Constituciones y los tratados sobre derechos humanos, tanto de libertad
como de igualdad, ocupan un lugar de preponderancia respecto al resto del
ordenamiento jurídico para determinar la validez jurídica.
El ordenamiento jurídico, en su producción, aplicación, interpretación y
argumentación, debe ajustarse a las normas superiores del sistema; concebirse
conforme al texto constitucional y al de los tratados, y orientarse a la
protección más amplia de las personas bajo los criterios de universalidad,
interdependencia, indivisibilidad y progresividad de los derechos humanos.
La construcción del Estado constitucional recurre a los ordenamientos
e instancias supranacionales de derechos humanos para resolver los conflictos
del Estado nación, y por eso, acepta la crisis de la soberanía del Estado
nación
Podemos decir que el Estado constitucional es una cultura jurídica nueva,
un paradigma teórico e ideológico que postula un Estado nación surgido
de y para los derechos humanos y el desarrollo de los principios democráticos
II. Los fundame ntos filosóficos
de l Estado constitucional

1) Las relaciones entre moral y derecho


La consideración de la democracia constitucional que se aparta de las
1) concepciones pluralistas

El poder de los jueces constitucionales que tienen las facultades para


1) establecer los alcances y límites de los derechos humanos

Existe una forma distinta de entender


la democracia. En el Estado del bienestar, la democracia se concibió
como competencia entre elites para alcanzar el poder mediante la regla de
las mayorías —la concepción pluralista o poliárquica—. Para los teóricos
1) del Estado constitucional la democracia no equivale al poder de la
mayoría

Autores como Ferrajoli, presuponen que los derechos humanos son derechos
a favor de los más débiles, de las minorías, y por eso, se legitiman los
tribunales constitucionales porque protegen y garantizan los derechos de
1) los excluidos,

En nuestros países, las minorías suelen ser las personas


con mayor poder económico, político, mediático o social, y no los más débiles
o los excluidos del sistema socio-económico.
Un fundamento jurídico filosófico del Estado constitucional es el método
o regla privilegiada que utilizan los jueces constitucionales, y que sirve
para resolver los conflictos entre derechos y principios constitucionales:
III. El mode lo jurídico de l Estado constitucional
La Constitución rígida entraña dos cuestiones: que en la Constitución
existen principios expresos e implícitos que no pueden ser modificados ni
siquiera
por una reforma constitucional
La fuerza vinculante de la Constitución significa que todas las normas
de la Constitución son obligatorias para todas las autoridades del Estado.
IV. Las críticas al Estado constitucional
Dworkin
—que sostiene que la moralidad es externa al ser humano y sólo debemos
conocerla e incorporarla a nuestros razonamientos morales y jurídicos—,
pues aunque aceptamos que existen elementos morales que se desprenden de
nuestra naturaleza biológica y psíquica, lo fundamental es que lo que
estimamos
como moral sea consecuencia de un proceso deliberativo y discursivo
El Estado del bienestar tuvo una base económica: la del keynesianismo.
El Estado constitucional no tiene ninguna —tampoco se preocupa por
elaborarla—,
y como sabemos, la materialización de los derechos humanos,
sobre todo los económicos, sociales, culturales y ambientales, exigen de una
base económica.
El modelo económico dominante en las sociedades es determinante
para ese fin.
Las medidas
económicas del neoliberalismo consisten en desregular la economía, liberalizar
el comercio y la industria y privatizar las empresas estatales.