Está en la página 1de 4

EXAMEN FINAL

MÓDULO 5

Comparación de las obras estudiadas en los foros 1, 2, 3, 4 y la obra de Lucien Freud

Presentado por
SANDRA GRACIANO MEJÍA

Profesor
GUSTAVO ARANGO SOTO
Arte en el renacimiento

UNIVERSIDAD PONTIFICIA BOLIVARIANA


2016
Antes de entrar en la comparación detalladas de las obras propuestas, quiero resaltar la
maestría extraordinaria del Pintor Lucien Freud para representar las figuras humanas,
evidenciando una influencia todavía del arte renacentista, teniendo en cuenta que su obra
motivo de análisis fue pintada en el año 1995.

Esta obra describe completamente la exageración de la realidad, la escena recrea una mujer
muy obesa, acostada y dormida en un sillón, desbaratado, viejo, sucio, de color crema y con
unas flores en el espaldar, ubicado en un sitio solo, en donde solo se visualizan unas cortinas
de color gris. se ve una imagen de una modelo posando por lo solo del lugar y la total
desnudez del cuerpo de esta mujer, con cuya pose aburrida y para nada llamativa, da muestra
de desinterés total por lo que está pasando. No hay un fondo en la escena ni siquiera llamativo
por la estética con la cual se halla pintado, o por la expresión de la temática. Es una atrevida
representación del cuerpo de la mujer alejado de todo ingrediente de estética, elegancia,
glamour. En donde los detalles como la obesidad de la mujer, su cuerpo con descuidado y
feo, son los que llaman la atención del observador. Es como si quisiera mostrar la figura del
ser humano como si fuera un animal. Este no es precisamente un cuerpo, elegante, ni mucho
menos un rostro hermoso. Es una imagen perturbadora e inquietante, que hace pensar a una
mujer desprotegida, como un cúmulo de carne viva que se expande por toda la escena. Y
sumado a esto, el decrépito sofá y el color frio y sombrío de las cortinas. Nada más acercado
a la exageración dela expresión del cuerpo humano.

Entrando ya en materia retomo los aspectos que sobresalen en la obra Venus de Milo de autor
desconocido, esto con relación a la obra de Lucien Freud; Venus de Milo, obra del arte
renacentista que muestra una figura de un ser humano, desnudo, sin brazos, en donde lo
natural del peludo de la arcilla es un elemento que se destaca; muestra el rostro de una mujer
tranquila, en cuanto al color, se destaca un contraste de la luz, en donde solo se deja ver un
claro oscuro en la parte de los pechos precisamente para resaltarlos. Es una figura que resalta
la belleza, la elegancia, mostrando una anatomía del cuerpo humano, elegante, y armoniosa:
pechos redondos, rodilla doblada dando un toque de elegancia y de tranquilidad, un manto
con drapeado, ajustándose según la historia a las exigencias de la belleza de la época. Aquí
ya si se puede hablar de estética en comparación con la obra de Lucien Freud.

2
Así mismo en la obra El retrato de Arnolfini de Jan Van Eyck; En esta obra realizada bajo
la técnica del Óleo sobre tabla, se observa una pareja en el momento de contraer matrimonio,
la mujer en estado de embarazo, el hombre toma de la mano a la mujer, se encuentran en una
habitación con piso de madera, al fondo se observa al lado izquierdo una ventaja encargada
de que entre la luz a la habitación, sus vestidos propios de la época por sus diseños y colores,
que contrastan con todos los elementos que se encuentran en la habitación, a los pies aparece
un perro, y al fondo la esquina de una cama y una alfombra, en el centro una lámpara cuelga
del techo; el detalle del espejo circular en donde se encuentran las escenas del viacrucis
invitando a la oración.
En este orden de ideas, una obra que estaría en total contraste con la obra de Lucien Freud,
aquí hay armonía, arte realista y una mezcla del realismo y del idealismo, de lo humano y lo
divino.
En tercer lugar encuentro la virgen, el niño y el Gato de Leonardo Davinci, es una obra que
raya con la realidad, una expresión exagerada de esta escena bíblica, Sin embargo hay
perfección en las líneas, hay una expresión del arte renacentista, por cuanto se logra una
combinación de lo humano con lo divino.
En cuarto lugar me encuentro con una obra de Raffaelo Sanzio de Urbino titulada Small
Cowper Madonna; En la escena se ven una mujer con un niño en sus brazos, en donde la
intención del autor está en representar lo hermoso de la maternidad, La virgen y el niño… La
mujer está pintada con rasgos muy humanos, una expresión del rostro que demuestra la
ternura y total tranquilidad;, el niño en sus brazos, pintado con una expresión de ternura e
inocencia que demuestra la temática que se quiere recrear de inmediato; los vestidos son de
una mujer de la época, no se alcanza a ver detalles que garanticen que es la virgen y el niño,
al fondo se ven los árboles, el paisaje; una casa al fondo, y el firmamento azul, pareciera que
están en el centro de todo.
En conclusión si retomamos las características del arte renacentista, encontramos en las obras
analizadas, elementos humanos y divinos que se combinan para crear un arte que nos deja
ver la inmensa cantidad de posibilidades que tienen los artistas para crear, para producir arte.
Aunque hay elementos que se relacionan de estas cuatro obra y la obra de Lucien Freud
como: el cuerpo humano y su descripción, sigue siendo abismal, para mi opinión la

3
contradicción en las formas de describir el ser humano y sus características de belleza,
estética y entorno natural.

También podría gustarte