Está en la página 1de 7

Apunte de cátedra

Lingüística y Semiología
Licenciatura en Psicología
UCES
Bogado, Lautaro David

Noam Chomsky (7 de diciembre de 1928, Filadelfia, Estados Unidos) es un lingüista,

filósofo y analista político estadounidense, de origen judío-ucraniano. Es considerado el

"padre de la lingüística moderna" por ser el autor de la Gramática Generativa (GG),

entendiendo a ésta como “un conjunto de mecanismos finitos capaz de dar cuenta de todas

las infinitas frases gramaticales de una lengua”1, “este mecanismo consta de un conjunto de

reglas y de elementos capaces y adecuados para poner en contacto cualquier significado

posible con una estructura fonética determinada en una lengua cualquiera”2 , que podemos

entender como un nuevo modelo de descripción del lenguaje. Fue pionero al plantear el

carácter innatista, genético, del lenguaje, lo que permitió el desarrollo de las ciencias

cognitivas según este enfoque, y el de la ciencia lingüística, ampliando su campo de estudio

hacia líneas de investigación interdisciplinar.

Cogito ergo sum loqui3

Chomsky, para construir su teoría se basa en autores provenientes de la filosofía

entre los que se podrían destacar Descartes, Hender, Schlegel y Humboldt. De las escasas

referencias al lenguaje por parte de Descartes toma la distinción realizada respecto del

hombre, el autómata y el animal, donde establece: “Es el lenguaje humano el que exhibe

del modo más claro la diferencia esencial entre el hombre y el animal, en particular la

1 En BLECUA, J.M. Revolución en la lingüística. Barcelona: Salvat. Página 136.


2 Ibíd, páginas 136 y 139.
3 “Pienso, por lo tanto, estoy hablando”

1
facultad que tiene el hombre de formar nuevas expresiones que manifiesten nuevos

pensamientos y que sean apropiadas para nuevas situaciones.”4

Respecto del Hombre en contraposición al autómata Descartes establece: “La

diferencia crucial es que los autómatas ‘nunca podrían usar el habla u otros signos como

nosotros cuando expresamos nuestros pensamientos en beneficio de los demás’. Ésta es

una facultad específicamente humana, independiente de la inteligencia.”5

Chomsky, establece que, en la obra cartesiana, hay en el hombre algo que está por

fuera de lo mecanicista y por fuera de la inteligencia, cosas que también los animales

poseen. “El hombre tiene una capacidad específica, un tipo único de organización

intelectual que no puede atribuirse a órganos exteriores ni relacionarse con la inteligencia

general y que se manifiesta en lo que podemos denominar ‘aspecto creador’ del uso del

lenguaje corriente y cuya propiedad consiste en ser ilimitado en cuanto a su alcance y en no

precisar de estímulo.”6 Por ello establece que es la razón humana la que permite distinguir

al Hombre del animal, afirma: “De hecho, la razón humana ‘es un instrumento universal que

puede servir para todas las contingencias’, mientras que los órganos de un animal o

máquina ‘precisan alguna adaptación especial para cualquier acción particular.”7

Chomsky establece entonces en resumen que la diversidad de la conducta humana,

su adecuación a situaciones nuevas y la capacidad del hombre para innovar –el aspecto

creador del uso del lenguaje proporciona la indicación principal de esto- es lo que lleva a

Descartes a atribuir la posesión de la mente a otros humanos, puesto que considera esta

capacidad más allá de las limitaciones de cualquier mecanismo imaginable. De este modo,

una psicología totalmente adecuada requiere la postulación de un “principio creador” junto

con el “principio mecánico” que basta para explicar todos los otros aspectos del mundo

inanimado y del animado y de un sector importante de las acciones humanas lo mismo que

de las “pasiones”.

4En CHOMSKY, N. Lingüística Cartesiana. Un capítulo de la historia del pensamiento racionalista.


Madrid: Gredos. Página 18.
5 Ibíd, página 19.
6 Ibíd, página 20.
7 Ibíd, página 21.

2
Por lo que podríamos establecer, en resumen, que el lenguaje en tanto libre de

estímulos externos y de estados fisiológicos internos, sirve como instrumento general del

pensamiento y la autoexpresión, más que como un recurso comunicativo.

Respecto al animal, Descartes afirma que “la conducta animal es una cuestión de

instinto y que la perfección y especificación del instinto animal lo sujetan a una explicación

mecánica”8. Refiriendo al Humano, Herder establece que “el lenguaje es una propiedad

natural de la mente humana”9 pero que esto no refiere a lo instintivo, sino que, la debilidad

del instinto en el humano es su cualidad fundamental y que esta debilidad de instinto es “la

ventaja natural del hombre, lo que hace de él un ser racional”10 . También agrega que, por

esta debilidad, el humano goza de libertad. Afirma Herder: “Deja de ser una maquina

infalible en manos de la naturaleza y se convierte en objetivo y fin de su propia elaboración,

agregando también que, el hombre es un ser formado para el lenguaje”11.

“¡Plasma, Artista! ¡No hables!” 12

En el período del Romanticismo, Schlegel al considerar la naturaleza del lenguaje,

empieza por observar que el habla no se relaciona simplemente con estímulos u objetivos

internos. Establece que las palabras pueden suscitar en los interlocutores ideas de cosas

que no han percibido directamente, sino que sólo conocen a través de descripciones

verbales o que “no pueden ni siquiera contemplar con sus sentidos, porque tienen su

existencia en el mundo espiritual”13. Las palabras también pueden designar propiedades

abstractas y relaciones del hablante con el oyente y con el tema de la conversación y las

relaciones entre los elementos de esta última. Schlegel describe al lenguaje como “la

8 Ibíd, página 38.


9 Ibíd, página 39.
10 Ibíd, página 39.
11 Ibíd, página 40. (Las negritas son mías).
12 Relectura de una frase adjudicada a Goethe.
13 Ibíd, página 43.

3
creación más maravillosa de la capacidad poética humana” 14, dice que el lenguaje es “una

poesía en constante estado de desarrollo, cambiante, jamás acabada, de toda la

humanidad”15. Esta cualidad es característica del uso corriente del lenguaje que “jamás

puede estar tan completamente desprovisto de poesía que no se pueda hallar por doquier

en él gran cantidad de elementos poéticos, incluso en la utilización racional, más fría y

arbitraria, de los signos del lenguaje, cuanto más en la vida corriente, en el lenguaje rápido,

inmediato y, a menudo, apasionado del trato con los demás.”16

Además, afirma Schlegel, que la cualidad “poética” del lenguaje corriente se deriva

de su independencia de un estímulo inmediato (proveniente de la realidad externa) y de

estar libre de fines prácticos. Ello, sumado al carácter ilimitado del lenguaje como

instrumento de auto-expresión libre, en esencia, son aquellos descritos por Descartes y sus

seguidores. Schlegel establece que el arte es un pensamiento ilimitado, por lo que para él la

poesía tiene una situación única entre las artes; en cierto sentido, es la base de todas las

demás artes y aparece como la forma artística fundamental y típica. Esto debido a que la

poesía es única en el sentido de que su propio medio es ilimitado y libre; es decir, su medio,

el lenguaje, es un sistema con ilimitadas posibilidades de innovación en orden a la

formación y expresión de ideas. La producción de cualquier obra de arte va precedida de un

acto mental creador cuyos medios son proporcionados por el lenguaje. Así, el uso creador

del lenguaje que, bajo ciertas condiciones de forma y organización, constituye la poesía,

acompaña y sirve de base a cualquier acto de la imaginación creadora, sin importar el

medio en que se lleve a cabo.

La “dependencia animal”, para Schlegel, contrasta con el “principio autónomo”, el

principio de la “espontaneidad inteligente”, que caracteriza la vida mental humana. Éste es

el principio que proporciona la base para el lenguaje humano. Lleva a una búsqueda de

coherencia y unidad en la experiencia, a la comparación de las impresiones sensibles (lo

que requiere signos mentales de alguna clase), y a la capacidad humana única, y necesita

“querer manifestar por medio del lenguaje lo que no se puede reproducir de un modo

14 Ibíd, página 45.


15 Ibíd, página 45.
16 Ibíd, página 45.

4
físico”17 . El resultado es un lenguaje humano que sirve fundamentalmente “como órgano del

pensamiento, como medio de llegar por sí mismo al conocimiento”18, y sólo

secundariamente para lo referido a la “comunicación social”.

The Shape of Language19

Por último, Chomsky va a tomar a Humboldt para la argumentación de lo que teoriza

como “Gramática Generativa”. Humboldt caracteriza al lenguaje como energeia (“Actividad”)

antes que como ergon (“producto”), lo cual extiende y da mayor elaboración las

formulaciones de la lingüística cartesiana y la teoría estética romántica. La única definición

cierta del lenguaje, para Humboldt, es “genética”: “El trabajo del espíritu, siempre

repitiéndose a fin de capacitar la sonido articulado para la expresión del pensamiento” 20. Por

debajo de éste “trabajo del espíritu”, hay un factor constante y uniforme, que Humboldt

denomina “forma” del lenguaje, el cual establece que sólo las leyes básicas de la

generación están fijas en el lenguaje, el modo y amplitud en el cual se opere en la

producción real del habla, están por completo indeterminadas.

La conceptualización de “forma” incluye las “reglas de construcción de la frase”, las

“reglas de formación de las palabras” y las reglas de formación de los conceptos que

determinan la clase de las “palabras básicas”. Estos mecanismos fijos, deben capacitar al

lenguaje para producir una serie indefinida de resultados orales, correspondientes a las

condiciones impuestas por los procesos mentales. Por consiguiente, la propiedad

fundamental de una lengua ha de ser su capacidad para usar sus mecanismos,

limitadamente especificables, frente a un conjunto, ilimitado e imposible de predecir, de

contingencias. “Por eso debe hacer un uso ilimitado de medios limitados, y consigue esto a

través de la identidad del pensamiento y de la fuerza creadora del lenguaje”21. Hemos de

17 Ibíd, página 49.


18 Ibíd, página 49.
19 “La forma del lenguaje”.
20 Ibíd, página 50.
21 Ibíd, página 53.

5
relacionar esto con las nociones de “Competencia” y “Actuación”, entendiendo a la

competencia como “el conocimiento de tipo inconsciente22 que un hablante-oyente ideal

tiene de su lengua”23 y a la actuación como “el uso real de la lengua en cada situación

concreta”24.

Esto se relaciona pero, a su vez, se diferencia de la dicotomía saussureana lengua-

habla, a lo que Chomsky alude: “La distinción que aquí señalo está relacionada con la

distinción langue-parole de Saussure, pero es preciso rechazar su concepto de langue

como mero inventario sistemático de unidades y más bien volver a la concepción de

Humboldt de la competencia subyacente como un sistema de procesos generativos”. 25

De este modo, queda claro que el énfasis de Humboldt en los aspectos espontáneos

y creativos del uso del lenguaje deriva de una concepción mucho más general de la

“naturaleza humana”, concepto no originado por él pero al cual desarrolló y trabajó de

manera más original e importante. También que hay que considerar a la lengua como un

“organismo” en el que todas las partes están interrelacionadas y los elementos se

determinan funcionalmente respecto de la relación con los procesos generativos de la forma

básica.

En resumen, se observó el recorrido tomado por Chomsky a partir de la filosofía

como base fundamental para su teoría, a través de la observación de que el lenguaje se

encuentra libre de cualquier control de estímulos externos o estados internos, y no se

encuentra restringido o limitado a la plena función comunicativa. Lo que permite servir como

instrumento al pensamiento y la auto-expresión libre, las ilimitadas posibilidades brindadas

por el pensamiento se encuentran reflejadas en el aspecto creador del uso del lenguaje,

debido a que el lenguaje proporciona medios finitos, pero posibilidades infinitas de

expresión26. La forma finita y especificable de cada lengua proporciona una “unidad

22 No confundir con el inconsciente del psicoanálisis.


23 En BLECUA, J.M. Revolución en la lingüística. Barcelona: Salvat. Página 134.
24 Ibíd, página 134.
25 Ibíd, página 134.
26Relacionémoslo con lo planteado por Descartes respecto de que el lenguaje permite responder
innovadoramente frente a la contingencia.

6
orgánica” que relaciona sus elementos básicos y fundamenta cada una de sus

manifestaciones individuales, que son potencialmente infinitas en cuanto al número.

Para concluir, como un comentario final, dejaremos en claro el porqué del título de

cada apartado. Vamos al primer apartado, “Cogito ergo sum” es una frase reconocida por la

adjudicación de la misma a Descartes, por ello realizamos un juego de palabras con dicha

frase y una conjugación del verbo hablar en latín, remitiendo así a lo trabajado en el

apartado respecto al lenguaje en la obra de este autor y la importancia que tiene respecto al

ser (en tanto somos) humano. Al segundo apartado, lo hemos nombrado con una frase de

Johann Wolfgang von Goethe debido a la importancia de su figura para el espíritu del

período romántico (período al cual pertenecen Herder y Schlegel) y en específico a la

relación establecida entre lenguaje y arte, relación que la frase grafica de manera concisa

pero contundente.

Siguiendo esta lógica relacional, y utilizando nuevamente un juego de palabras,

hemos bautizado al tercer apartado con “The shape of language”, o “La forma del lenguaje”,

teniendo en cuenta la posible traducción de la palabra de lengua inglesa “shape” (forma), lo

postulado por Humboldt en relación a la forma del lenguaje y el filme “La forma del

agua” (2017) de Guillermo Del Toro, la cual trabaja aspectos referidos al lengua.