Está en la página 1de 6

ACTIVIDAD 1

ENSAYO SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL SECTOR SALUD

Nombre del alumno:

Matrícula:

Grupo:

Nombre de la materia: Farmacoeconomía y análisis de la rentabilidad.

Nombre del asesor:

Ciudad:

Fecha:
ENSAYO SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL DEL SECTOR SALUD

Todos los países cuentan con su propio sistema de salud, el cual es la suma de todas las
organizaciones, instituciones y recursos, cuyo objetivo principal consiste en mejorar la
salud. En México, este sistema tiene tres funciones, la primera y más importante es
mejorar la salud de la población, la segunda es responder a las expectativas de las
personas y la tercera brindar protección financiera contra los costos de la enfermedad.

Aunque el sistema de salud en nuestro país ha avanzado, uno de sus principales


problemas es que a su vez continúa como un conjunto de subsistemas distintos, cada uno
con diferentes niveles de atención, dirigido a diferentes grupos, con precios diferentes y
con resultados diferentes. La afiliación a un subsistema no está determinada por la
necesidad, sino por el empleo de la persona por ejemplo el IMSS está enfocado a la clase
trabajadora y sus familias, el ISSSTE a los colaboradores del gobierno, ISSFAM dirigido al
personal militar y PEMEX, que atienden a los trabajadores de Petróleos Mexicanos y la
Secretaria de Salud que atiende a las personas que trabajan por cuenta propia. Sin
embargo, como la misma lectura señala “A pesar de los múltiples sistemas que brindan
atención a la salud (IMSS, ISSSTE, etcétera), México necesita resolver la situación de
diversidad de servicios. Las instituciones están limitadas por el tipo de enfermedad y por
los recursos humanos, físicos y materiales que satisfacen las necesidades del paciente y
la integración funcional del sector juega un papel determinante para garantizar el acceso
y la calidad de la atención médica.”[ CITATION Ala12 \l 2058 ]

El sistema de salud mexicano se ha adaptado, conforme a los cambios, no solo del


componente biológico de la salud sino también en consonancia con los aspectos
económicos, políticos y sociales de nuestro país. Debido esto, las enfermedades que
antes eran las principales causas de muertes en nuestro país de los períodos anteriores
del año 2000 dejaron de serlo, habiendo así una transición epidemiológica y demográfica
donde las enfermedades cronicodegenerativas y sus complicaciones son actualmente el
mayor problema de salud en los adultos jóvenes. Como país ésta situación nos impone
nuevos retos que debemos atender con estrategias novedosas, dentro de las que
destacan las acciones de promoción de la salud, la prevención de enfermedades y la
calidad de la atención médica. Nos adentramos, además, con el advenimiento de la
medicina genómica, en el uso del conocimiento predictivo de los problemas de salud, lo
que ampliará nuestras habilidades preventivas. Sin embargo, al tener un sistema de salud
dividido, hace imposible muchas veces lograr una adecuada coordinación entre las
diferentes instituciones, haciendo incluso que a veces se entorpezca la atención a los
pacientes, ya que si no perteneces a la institución asignada no puedes ser atendido, ni
hacer uso de sus instalaciones o medicamentos, logrando una desigualdad, donde en
algunas ocasiones mientras un hospital tiene medicamentos en exceso, los otros por ser
de diferente institución carezca de esta.

En los casos anteriores abre nuevas oportunidades para el sector privado en los tres
niveles de atención de la salud, por una parte, encontramos el primer nivel de atención, el
cual, al estar los centros de salud siempre saturados por la sobredemanda de la atención
y poco personal, hace que las personas prefieran ir a consultar a otro lugar, aquí las
cadenas Farmacéuticas han visto un gran negocio al atender a estos pacientes y
posteriormente venderles el medicamento requerido. De igual forma, los médicos
especialistas han encontrado una fuente de ingreso al poner su consultorio privado, así
como los grandes empresarios crean hospitales de alta especialidad para toda la
población que no está conforme con la atención recibida en su institución de salud. Ante
ésta situación, también han surgido laboratorios que ofrecen análisis con máquinas más
actualizadas y en menor tiempo de espera de resultados. La industria farmacéutica ha
empezado aprovechar, de igual modo, el desabasto de las instituciones, a tal punto de
crear sus propios medicamentos que luego serán vendidas a estas instituciones o en
farmacias particulares, ya sea como “Patente”, que en otras palabras es el medicamento
original en la que ya se ha probado su eficacia en personas y que tiene mejores
resultados, pero por lo mismo su precio muchas veces es elevado, o de forma “genérica”
la cual usa la misma fórmula. Sin embargo, en ocasiones, no se obtiene los resultados
esperados que un medicamento de patente, pero resulta más económico para la
población mexicana. Todo ésto, está regulado en nuestro país por la COFEPRIS, quien
se encarga de autorizar o no la venta de un medicamento, así como las pruebas clínicas
que se realicen con los medicamentos nuevos.

Aunque el sector privado ofrezca servicio de gran calidad a los pacientes, es un gasto
muchas veces no previstos por éstos, causando grandes pérdidas económicas, por ello
sería deseable que, en el futuro, en México se establezca un sistema unificado de salud,
que permita la generación de sinergia entre los grandes avances de las actuales
instituciones de salud, buscando unificar sus acciones a través de una conducción central
que permita la adopción de decisiones del más alto nivel para todas las instituciones de
salud del país. La meta debe ser que la salud esté universalmente protegida, como
actualmente sucede, pero que esté garantizada a través de un sistema unificado mucho
más eficiente basado en la prevención y la atención primaria. En este caso, los sindicatos
y los trabajadores de la salud no pueden ser jamás un obstáculo para la transformación
del sistema, deben ser parte del cambio, ya que una sana política de Estado requiere del
respeto de los derechos y condiciones laborales de aquellas personas que con su
esfuerzo permiten sustentar la prestación de servicios. Lo que es deseable, hoy día, es en
primera instancia homologar los salarios y prestaciones de médicos y enfermeras incluso
en las mismas instituciones, ya que persisten y se han creado nuevas desigualdades;
como es el caso de la diferencia entre un sueldo de un personal de base y uno de
contrato. El sistema de financiamiento también requiere de una profunda transformación.
Es momento de simplificar la forma de asignación, dar claridad y transparencia a los
procedimientos para el ejercicio del gasto enfocándolos a la población tratante, con un
buen control de los medicamentos y de los recursos invertidos en éstos.
Es indispensable también fortalecer la capacidad de respuesta del sistema de salud de tal
manera que se atiendan las crecientes expectativas de los usuarios. Para lograrlo es
necesario seguir mejorando la calidad técnica e interpersonal de la atención a la salud; la
seguridad del paciente; la atención primaria de la salud; la disponibilidad de
medicamentos; el acceso a la atención durante las tardes, noches y fines de semana, y
seguir reduciendo los tiempos de espera, tanto para la atención ambulatoria y de
emergencia, como para las intervenciones electivas.
Esto aunque es difícil de llevar a cabo en los próximos o tal vez nunca se logre, ya que
hay muchos intereses de por medio, generará que los empresarios sigan aprovechando
estas oportunidades de inversión en áreas de la salud, en donde algunas veces la
población se verá beneficiada por las diferentes ofertas del mercado, y en otras donde
podría existir una elevación de los servicios que en instituciones de salud prácticamente
son gratuitos.
Hasta hace sólo unos cuantos años, permitía suponer que apenas un 5% de la población,
la de mayor ingreso, tenía acceso a los servicios del sector privado de la medicina. No
obstante, la Encuesta Nacional de Salud ha demostrado que la población de clase media
es la que más recurre a los servicios de la medicina privada y que un importante número
de personas sin acceso de seguridad social prefiere utilizarlos. Así, la población de clase
media es la que más paga por recibir atención médica. Con respecto a la cobertura
poblacional, cerca de la cuarta parte de las hospitalizaciones se realiza en el sector
privado, en especial la atención del embarazo, el parto y sus complicaciones y, en
segundo término, en los casos de cirugía. Ésta situación debe ser considerada en el
contexto de la capacidad y calidad de la medicina privada. Las unidades médicas
privadas cuentan, en general, con un reducido número de camas de hospitalización y se
encuentran dispersas en México. La mayor concentración se ubica en el centro del país y
en Baja California, debida probablemente a la concentración médica o de recursos tanto
materiales como económicos. Sin embargo, también en éstas entidades es donde la
mediana de camas por unidad se encuentra por debajo de la nacional, que es de siete
camas censables.

En México, lo ha permitido el sistema económico único en el mundo, aparecieron


Farmacias en todo el territorio las cuales han adecuado consultorios y contratado médicos
que cobran una cantidad muy económica por sus consultas y que finalmente entran
dentro del rubro de la Medicina Privada, que en muchos casos, son de relevancia para la
salud de los pacientes que los visitan, claro que ésta situación ha apoyado mucho a los
mexicanos que se han visto limitados en sus ingresos por el desenfreno económico y la
tendencia piramidal capitalista redundante que ha dañado a todo el mundo, más que por
el neoliberalismo que existió en éste país, y sí, es de gran ayuda que existan estos
consultorios, pero finalmente, la labor de un médico para sanar, o curar a un paciente,
debe costar más de lo que cuesta una bolsa de papas fritas y un refresco, por ejemplificar
el costo de los honorarios que cobran esos médicos por cada consulta.

Es difícil tratar de implementar una estrategia para corregir este sistema de consultas tan
económicas que ya existe en México, pero quizá, se podría implementar una especie de
tabulador de las consultas, las que ameritan tratamientos más especializados, que
costaran un poco más, sólo por dignificar la labor de esos médicos, y que los honorarios
que cobran por esas consultas en particular, realmente signifiquen el honor que tienen por
el sólo hecho de haber estudiado la carrera de Medicina.

En conclusión tener un servicio universal sería lo ideal para economizar gastos y mejorar
la calidad de atención a las personas, así como una mejor contabilidad de los
medicamentos y lograr el expediente universal, donde todos los hospitales tengan los
datos más importantes del paciente a tratar; sin embargo, por el mismo tipo de población
que presenta nuestro país y la idiosincrasia de ésta muy difícilmente logremos un avance
considerable en los próximos años, donde los pacientes logren comprender que su salud
es importante y no deben dejar que la enfermedad llegue a una compilación, así como
informarse sobre su padecimiento y seguir las indicaciones de los médicos. Igual, que se
tendrían que realizar varias reformas tanto políticas y de personal. Mientras esto no se
logre llevar a cabo, el sector privado seguirá expandiéndose, haciendo gastar de forma
innecesaria en algunas ocasiones a los pacientes.