Está en la página 1de 2

Antoine-Laurent de Lavoisier

Antoine-Laurent de Lavoisier (París 1743-1794) fue un químico, biólogo y


economista francés, considerado el creador de la química moderna, junto a su
esposa, la científica Marie-Anne Pierrette Paulze.
Famoso por sus estudios sobre la oxidación de los cuerpos, el fenómeno de la
respiración animal, el análisis del aire, la ley de conservación de la masa o ley
Lomonósov-Lavoisier, la teoría calórica y la combustión, y también sus
investigaciones sobre la fotosíntesis, se le considera uno de los protagonistas
principales de la revolución científica que condujo a la consolidación de la química.
Estudió Ciencias Naturales y, por petición de su padre, Derecho. Fue elegido
miembro de la Academia de Ciencias en 1768. Ocupó diversos cargos públicos,
incluidos los de director estatal de los trabajos para la fabricación de la pólvora en
1776, miembro de una comisión para establecer un sistema uniforme de pesas en
1789 (antecesora de la Conferencia General de Pesas y Medidas) y comisario del
tesoro de 1791. Lavoisier trató de introducir reformas en el sistema monetario y
tributario francés y en los métodos de producción agrícola.
Entre los experimentos más importantes de Lavoisier fue examinar la naturaleza
de la combustión, demostrando que es un proceso en el que se produce la
combinación de una sustancia con oxígeno, refutando la teoría del flogisto.
También reveló el papel del oxígeno en la respiración de los animales y las
plantas.
En el Tratado elemental de química (1789), Lavoisier aclaró el concepto de
elemento como una sustancia simple que no se puede dividir mediante ningún
método de análisis químico conocido, y elaboró una teoría de la formación de
compuestos a partir de los elementos. También escribió Memoria sobre la
combustión (1777) y Consideraciones generales sobre la naturaleza de los ácidos
(1778).
La figura de Lavoisier fue muy importantes para la ciencia en general y para la
química en particular. Hoy en día existen en Andalucía numerosos científicos que
también hacen avanzar la ciencia con sus investigaciones.
Con Lavoisier quedó claramente establecida la distinción entre elemento
(sustancia no descomponible mediante procesos químicos) y compuesto
(sustancia compuesta de elementos). A él se debe asimismo la definitiva
formulación del principio o ley de la conservación de la materia (Ley de Lavoisier),
según la cual la cantidad de materia permanece constante en el transcurso de una
reacción química; dicho de otro modo, la masa total de los reactantes es igual a la
de los productos de la reacción. Bajo su impulso e inspiración, además, se
prescindió de la antigua terminología alquímica y se estableció una nomenclatura
química racional para los elementos y compuestos (expresando en los mismos
nombres la composición química) que mantendría su vigencia hasta nuestros días.