Está en la página 1de 4

PREGUNTAS ABAU SOBRE LA FUNDACIÓN DE BUERO VALLEJO

1.TÉCNICAS Y RECURSOS DRAMÁTICOS EN LA FUNDACIÓN.


2.ANÁLISIS DE PERSONAJES DE LA FUNDACIÓN
3.ARGUMENTO Y TEMAS FUNDAMENTALES EN LA FUNDACIÓN
4.LUGAR, TIEMPO Y ACCIÓN EN LA FUNDACIÓN

¡RECUERDA! HAY QUE ESCRIBIR UNA PEQUEÑA INTRODUCCIÓN SOBRE EL AUTOR Y SU OBRA ( 1 PÁRRAFO
CORTO). EL TEXTO ESTÁ PARA ALGO: HAZ REFERENCIAS, COMENTA Y/O EJEMPLIFICA CON ESE TEXTO.

1.TÉCNICAS Y RECURSOS DRAMÁTICOS EN LA FUNDACIÓN.

a. ACOTACIONES, largas y pormenorizadas, que poseen gran relevancia, pues la presencia y posterior ausencia de
elementos explican el paso desde la supuesta fundación hasta la cárcel real y son fundamentales para entender el
desarrollo de la obra. Suministran poco a poco datos sobre la psicología de los personajes, son imprescindibles para
expresar los efectos de inmersión y las mutaciones que se van produciendo en los objetos y en el escenario. Es,
precisamente, a partr de la desaparición de elementos (vasos, botellas, camas…), o la aparición de otros (cabe
destacar que la luz, simbólicamente, se hace más fuerte a medida que se hace la luz en la mente de Tomás) cuando
Tomás cobra conciencia de su verdadero estado.
Además, tenen especial importancia algunos recursos como (B) LA MÚSICA, ya que la obra comienza y acaba con
Guillermo Tell de Rossini. Esta música, al comienzo, crea el ambiente adecuado para la presentación de una
alucinación; mientras que al fnal, un fnal abierto, abre el camino a la esperanza y a la aparición de nuevas situaciones
que afectan al espectador.
Pero si algo caracteriza esta obra, y, en general, la obra de Buero Vallejo es el uso del llamado (C)EFECTO DE
INMERSIÓN. Un efecto de inmersión ocurre cuando al espectador se le obliga a compartr, no con todos los personajes
de una pieza sino (normalmente) con uno solo, su punto de vista, y experimenta por tanto una sensación más fuerte
de simpata o identfcación con ese personaje. El espectador es “engañado” por el autor que lo hace partcipar, en
cierta medida, de los pensamientos de uno de los personajes, ya que el público ve lo que ve Tomás, y sólo descubre la
realidad a medida que éste la descubre, razona al mismo tempo que razona Tomás y ambos llega a la revelación fnal
simultáneamente. Esta “inmersión” en la mente del protagonista se revela como el único modo de poder presentar
directamente la sucesiva vuelta a la normalidad de Tomás, que comprueba, sorprendido, que la idílica realidad inicial
va cambiando progresivamente a medida que va recuperando su cordura. Cada modifcación del espacio escénico
representa, pues, un avance en el proceso de desalucinación o vuelta a la realidad del personaje protagonista de La
Fundación. Solo al fnal del cuadro primero de la segunda parte el escenario se presenta como lo que de veras es: la
celda de una cárcel, y a partr de este momento el espectador descubre que su percepción de lo que estaba ocurriendo
en el escenario era tan falsa como la del protagonista: también el espectador ha creído que era “real” lo
que siempre fue fctcio. Esto se ve potenciado por las HOLOGRAFÍAS

ESTRUCTURA: la obra no sigue la división tradicional en tres actos que se corresponden con presentación- nudo-
desenlace, sino que SE DIVIDE EN DOS PARTES, divididas a su vez en dos momentos y prescinde de la división en
escenas El propio Buero ha defnido la obra como “fábula en dos partes” y esta división se corresponde con la locura
de Tomás y su “curación”. Recordemos las palabras con que se cierra la primera parte “TOMAS.- ¿Dónde estamos,
Asel? […] ASEL.- Tú Tomás lo sabes y lo recordarás”. Y, efectvamente, a lo largo de toda la segunda parte Tomás
recordará el motvo de su encarcelamiento y nos hará partcipes de sus recuerdos. La función de estas subdivisiones es
fundamentalmente escenográfca: en cada una de ellas se producen cambios en la decoración en ese laborioso
itnerario que transita desde la fundación a la cárcel o desde la alucinación a la verdad en la mente de Tomás.
LA ACCIÓN SE PRESENTA “IN MEDIAS RES”. Buero busca mantener el factor sorpresa de la acción. De lo contrario, si
hubiese comenzado la tragedia explicando por qué razones han sido condenados a la pena de muerte los seis
acusados, el efecto inmersión no tendría sentdo. La organización tpica de la trama en exposición/nudo/desenlace
queda pues susttuida por un avance gradual hacia la consciencia antcipado por variados signos de indicio como por
ejemplo el olor que produce el muerto, la televisión y la radio que no se encienden, el paisaje va cambiando, dice
Tomás “Cuando han abierto la puerta... no se ha visto el campo".
ESTRUCTURA INTERNA: La Fundación ofrece un FINAL ABIERTO: no sabemos si los personajes que quedan vivos al
fnal de la obra (Tomás y Lino) son llamados a declarar, y de ahí a la celda de castgo, desde donde tenen una opción
de escapar, o si serán ajustciados como Tulio. Presenta una ESTRUCTURA CIRCULAR, dado que la música que suena al
principio es la misma que suena al fnal y el hecho de que reaparezca el “mayordomo” disponiendo las “suites” para
futuros “huéspedes” nos lleva de nuevo a la situación inicial. Con ello quizás Buero deje entrever que tras una
“fundación” siempre habrá otra, que siempre habrá alguien, o una Insttución, en algún lugar, anulando personalidades
y coartando libertades (en defnitva, alienando.
Los PARLAMENTOS son, en general, rápidos y fuidos lo que proporciona ritmo a la obra. No obstante, hay algunas
intervenciones más extensas, aquellas en las que el autor deja caer su opinión sobre algunas acttudes que pueden
suscitar polémica: la división entre verdugos y víctmas, las torturas, la libertad…

2.ANÁLISIS DE PERSONAJES DE LA FUNDACIÓN

Los personajes principales de la obra son cinco claramente individualizados ya que viven las distntas
situaciones de manera muy personal, espesándose así la red de relaciones entre sí y con respecto a la “fábula”, sin que
en ningún sentdo pierdan su autonomía de personajes. Entre todos consttuyen una red de conductas diferentes y
diversas pero complementarias entre sí, representan distntas reacciones de cada individuo que van aforando en
situaciones límite. Su tragicidad reside justamente en su comportamiento pero también en lo inútl de su posibilidad
de acción ante la fuerza superior, esa “fundación” que todo lo domina y determina. Ni siquiera el soplón, descubierto
rápidamente y ejecutado por su compañero de celda, obtendrá resultado positvo alguno de su maldad.

El protagonista es Tomás, que tene afciones de escritor, y en él recae todo el peso de la acción y el problema de
desdoblamiento de la personalidad. Sin embargo, Asel es un personaje tan bien trazado que a veces llega a eclipsar al
propio protagonista. Representa la fuerza de la ideología. La defensa de su causa (que no conocemos) le llevan a salvar
la vida de sus compañeros a costa de la propia. Es un ingeniero, aunque Tomas lo cree médico. Indirectamente
sabemos que era un destacado dirigente de la organización clandestna. De él parten los hilos que impulsan la acción
dramátca: la curación de Tomás (“trastornado no sirves; en tus cabales, sí”) y el proyecto de fuga de todos ellos.
Max viene a ser el contrapunto de Asel, ya que representa la corrupción, la indignidad y la ruptura de unos ideales. Es
debil ante el peligro y se entrega a fáciles compensaciones. Es un tenedor de libros, aunque Tomás cree que es un
matemátco.
Lino, un tornero, que en la mente de Tomas aparece como ingeniero, es el personaje menos comprometdo, aunque
representa la decisión. En un momento clave decide realizar una acción arriesgada: mata a Max y ello puede ser la
salvación de los que quedan y por tanto una ventana a la esperanza.
Tulio es un fotógrafo que conserva su ofcio en la mente de Tomás. Representa la intransigencia pero también la
ensoñación. A diferencia de Tomás, para quien el sueño es una enfermedad, su sueño es el modo de salir de la realidad
cruel que los envuelve.
Un personaje atpico es Berta, ya que sólo es fruto de las alucinaciones de Tomás. Igual que Dulcinea para don Quijote
desempeña el papel fundamental de la recuperación de Tomás. Algunos creen que se trata de un desdoblamiento del
propio Tomas y de ahí que lleve la misma insignia C-72.
Por últmo aparecen algunos personajes como fgurantes: el encargado, el ayudante, los camareros y el Hombre.

3.ARGUMENTO Y TEMAS FUNDAMENTALES EN LA FUNDACIÓN

ARGUMENTO:

El espectador/lector ingresa en el argumento de la obra in medias res, es decir, cuando ya han sucedido gran parte de
los acontecimientos y la historia de los personajes está muy próxima al fnal, que ya ha llegado para uno de los presos,
muerto unos días antes y cuyo cuerpo permanece en la celda. Cinco personajes varones son reunidos por el autor en
un espacio escénico que se va transformando a nuestros ojos a medida que progresa la acción. Creemos encontrarnos,
al comenzar el drama, en una confortable habitación con vistas a un hermoso paisaje, y nos encontramos, al fnal de él,
en la celda de una prisión. Los cinco inquilinos de un centro de investgación moderno, al que llaman la Fundación, se
nos transforman paulatnamente en cinco condenados a muerte. Esa transformación fsica de un espacio en otro es el
resultado de la transformación de Tomás, consttuido en órgano de visión, mediante el cual aprehendemos la realidad.
Si en la primera parte de esta de esta “fábula” nos parecen incomprensibles las palabras y conductas de los otros
cuatro personajes, que no encajan en el espacio escénico de que da fe Tomás, cuando éste empieza a transformarse
comenzamos, aunque incómodamente, a perder la fe en nuestra visión y en la de Tomás y cuando la transformación ha
terminado, y no nos cabe duda de que estamos en la celda de una cárcel, y no en la habitación de una Fundación,
creemos haber despertado de un sueño para caer en una pesadilla. Hemos experimentado el terrible proceso que
supone el paso de una visión enajenada a una visión lúcida, pero horrible. Tomás, que, sometdo a la tortura, no supo
resistr y delató a sus compañeros, encerrados por su culpa, prefrió para seguir viviendo sin destruirse, negar la verdad
susttuyéndola por una mentra. Instalado en ella creó un nuevo mundo de felicidad y de belleza, sin cadáveres, sin
dolor, sin tortura y sin cárceles, pero todo ello a costa de la verdad. En el nuevo mundo reaparece el miedo, la
muerte.., pero también la posibilidad del heroísmo y de la libertad. La única condición es mantener los ojos abiertos a
la verdad, negarnos a soñar fundaciones que nos hagan felices, pero enajenados. Al fnal del drama, la celda se
transforma de nuevo en la hermosa habitación de una Fundación, lista para acoger a nuevos inquilinos. Los testgos de
esa nueva transformación somos nosotros, los espectadores. Así, la “fábula” se muerde la cola y vuelve a empezar .
TEMAS:

El tema principal es el enfrentamiento entre realidad y fcción, la verdad cruel frente a la fcción tranquilizadora y la
progresiva reducción de la fcción en benefcio de la verdad, del compromiso con la realidad. También hay otros temas
de gran trascendencia como la lucha por la superación personal, la acción frente a la contemplación, la división de la
sociedad entre víctmas y verdugos y la violencia como método de lucha por la libertad, pero diferenciando entre
violencia y crueldad.
En la obra hay bastantes elementos autobiográfcos, dado que Buero militó durante un tempo al acabar la
Guerra Civil en el Partdo Comunista, estuvo encarcelado desde 1939 a 1946, e incluso condenado a muerte, pena que
fue conmutada por 30 años de cárcel.
La Fundación encierra, al menos, un doble signifiado:

1.- Polítio y literal: una meditación sobre la libertad y la esclavitud: sobre la opresión que los regímenes totalitarios
ejercen sobre los individuos que no se pliegan a sus estrictos códigos de comportamiento. Es la interpretación que
mayor fuerza cobró en la época de su estreno, pese a que el franquismo se encontraba ya en sus postrimerías. Se
denuniia la brutalidad de práitias iomo la tortura, la delaiión, la represión ideológiia y la pena de muerte. En este
sentdo, los personajes muestran su reacción ante una situación límite. Hay que tener en cuenta que en la obra hay
tres delaciones: la de Asel que en el pasado provoca la muerte de un hombre por la que todavía tene remordimientos.
La delación de Tomás, desencadenante de la situación actual de los presos y la delación de Max. Las dos primeras se
justfcan porque se producen bajo tortura, mientras que la de Max produce rechazo. Asel, sin embargo, le llega a decir
a Max que no le culpa, que en un mundo mejor no habría delatores. Relacionada con esta interpretación se tocan
temas como la distnción entre violencia y crueldad. Buero parece justfcar la violencia en la lucha polítca, pero hasta
un cierto límite, puesto que denuncia la crueldad. (tortura, asesinato de Max)
También aparece implícita la diferencia entre víctmas y verdugos. Asel llega a decir que se alegra de que le haya
tocado el papel de víctma porque en otras circunstancias podría ser verdugo. Eso es lo que realmente le pasará a Lino
que fnalmente se equiparará a los verdugos al intentar hacer hablar a Max al que matará trándolo por la barandilla al
fnal de la obra.
2.- Simbóliia y permanente: en una línea existencial podemos considerar que la vida es también una iáriel sórdida e
interminable en la que permanecemos secuestrados bajo la amenaza omnipresente de la muerte a la espera de que el
Ser Supremo o el caprichoso azar decida arrancarnos de nuestro habitáculo terreno. De esa áspera realidad se evaden
los hombres -al igual que Tomás mediante ensoñaciones se dejan alienar por bienes de consumo o cosas amables y
apetecibles que les hagan olvidar el destno inexorable. Los pasajes relacionados con la holografa a la que
profesionalmente se dedica Tulio se relacionan con esta interpretación. Recuérdese que Tomás y Asel hablan del
mundo como una inmensa holografa hacia el fnal de la obra

4.LUGAR, TIEMPO Y ACCIÓN EN LA FUNDACIÓN

TIEMPO
En relación al tempo hay que distnguir, por un lado, el tempo histórico en el que se desarrolla la obra, que es el
actual (1974). Se refeja la España de la dictadura, aunque Buero se ocupa de situar la acción en un país imaginario. Por
otro lado, distnguimos el tempo de la acción dramátca, en el que transcurren tres días. Finalmente, el tempo
narratvo que se caracteriza por la ruptura de la linealidad narratva. En efecto, la acción comienza in media res y sólo
hacia el fnal de la obra conoceremos el pasado de los personajes, la cárcel, la condena a muerte, las delaciones
pasadas de Asel y Tomás, la amenaza de la delación presente, la violencia y la muerte. La historia será suministrada al
lector-espectador con la misma lenttud con que el protagonista la va conociendo. El pasado va siendo referido en el
momento más oportuno. Incluso, hay ocasiones en que el espectador, necesariamente más objetvo que el
protagonista de la obra, puede ir sospechando, ante ciertos comportamientos de algún personaje como Tulio.

ESPACIO
La acción dramátca de La Fundación transcurre en la celda de una cárcel, en un “país desconocido”, pero a lo largo de
la obra hay varias transformaciones. La obra se desarrolla en un país imaginario dominado por un gobierno represivo
que persigue las ideas polítcas contrarias a su régimen. Pero es el espacio escénico el que cobra en la obra una
importancia singular. Hay que tener en cuenta que el escenario cambia en tempo real transformándose
paulatnamente en una cárcel desde una inicial fundación. El escenario, por tanto, está al servicio de la trama y
depende del lento desarrollo de la toma de conciencia del personaje central, Tomás.Al principio la impresión del
espectador-lector es que se encuentra en una Fundación donde se realizan trabajos de investgación. El decorado es
sencillo pero de buen gusto: frigorífco, cama moderna, estanterías con libros lujosos, fguras de porcelana, televisor,
teléfono, sillones, etc. Sin embargo hay algunos detalles “extraños” de los que en principio no nos damos mucha
cuenta: los muros grises y desnudos, el suelo de cemento, el apiñamiento de objetos, el enorme ventanal tras el que
se divisa un maravilloso paisaje e incluso la ropa que viste Berta con la misma inscripción en el pecho (C-72) que lleva
Tomás. Estos elementos discordantes sirven, para apoyar el proceso de transformación que se a producir en el
escenario conforme Tomás va recobrando la razón. Gradualmente van a ir desapareciendo elementos al mismo tempo
se observan cambios en Tomás, de tal manera que la escena se va llenando de misterio y expectación y ello sirve para
dotar de tensión dramátca el desarrollo de la obra. Varios cambios importantes se producen en el cuadro II de la parte
primera: el Hombre aparece ahora cadáver y Tomás empieza a comprender con inquietud: va a por un libro y
desaparece la estantería, va a coger una cerveza y desaparece el frigorífco, la lámpara no se enciende, desaparecen la
cámara fotográfca, el televisor, la famante escoba… Sin embargo, se mantene la cortna del baño (por el pudor) y el
paisaje del ventanal. En la parte segunda se nos va a revelar enteramente la cruda realidad: los presos visten ya
pantalones y camisas viejas y arrugadas; se habla abiertamente de rancho y de recuento, siguen desapareciendo
objetos como el teléfono y la lámpara y el paisaje se susttuye por un corredor lleno de celdas y con barandilla.
Finalmente, desaparece la cortna del baño y aparece el retrete sin tapadera. Cuando Tomás lo percibe, Asel puede
exclamar: “Ya estás curado”

ACCIÓN:

La obra comienza “in medias res”: cuando la obra comienza los personajes se hallan en una situación
determinada, a consecuencia de unas acciones previas que los espectadores desconocemos por entero, pero de las
cuales nos iremos enterando gracias a los comentarios que van realizando los personajes a lo largo de la
representación. Termina de forma abierta, con los carceleros llevándose a los dos supervivientes, sin que sepamos ni
nosotros ni ellos, si los conducen al paredón o a las celdas de castgo, desde donde podrían intentar la fuga. La historia
es suministrada al espectador con la misma lenttud con que la conoce el protagonista, a medida que éste va pasando
de la fcción a la realidad, y se complica rápidamente al fnal al desvelarse los proyectos de fuga y la nueva existencia
de un delator que se resuelve fatalmente.
En general la acción no incluye muchas peripecias, al menos hasta el fnal, ya que se trata principalmente de
un drama de situación. Durante toda la primera parte y casi todo el primer cuadro de la segunda, la acción se centra en
el progresivo desmoronamiento del mundo inventado por Tomás y su susttución por el real. Los únicos instantes de
tensión son el descubrimiento del cadáver por los carceleros y la salida de Tulio para su ejecución.
Hay otro nudo de acción al que apenas se alude en toda la primera parte, y que toma fuerza en la segunda: el proyecto
de evasión a través de un túnel. Así, en la segunda parte el centro de atención se desdobla y la tensión dramátca se
concentra en el últmo cuadro. Estos dos ejes de acción se entrecruzan y se yuxtaponen. Tienen un aspecto en común
(algo oculto, un autoengaño que va aforando en la mente de Tomás, y un propósito, que se ha de mantener secreto: la
fuga), y es Asel el catalizador de estas dos acciones. Así, por ejemplo, la ocultación de la muerte del hombre es
planeada por Asel con una doble intención: por una parte, se puede aumentar la dieta de Tomás, lo que infuye mucho
en su recuperación; y, por otra, se espera que como consecuencia de este hecho sean llevados a las celdas de castgo,
desde donde podrían intentar la huida. La locura de Tomás aparece al fnal fugazmente, pero ahora como instrumento
para encubrir la muerte de Max.