Está en la página 1de 36

NO ES DEPRESIÓN:

TOPÍA EN LA CLÍNICA
DEPRESIÓN O ABORDAJES TERAPÉUTICOS A DISTANCIA
ES HAMBRE
TRASCENDENCIA Ricardo Carlino, Silvia Di Biasi y
Juan Carlos Volnovich
Eduardo Grüner Diana Tabacof
LA ADOLESCENCIA DE UNA NIÑA
ABUSADA SEXUALMENTE
POR EL PADRE
Susana Toporosi
LAS DEPRESIONES Y
EL DÍA QUE LACAN RECOMENDÓ
SUS CONFLICTOS LOS TRABAJOS DE UN
Luis Hornstein PSICOANALISTA NAZI
Carlos Alberto Barzani
TRATAMIENTOS
HORMONALES PARA
PERSONAS TRAVESTIS Y
TRANS: EL RECORTE EN
LA SALUD PÚBLICA
Tom Máscolo
KAFKA FUE
INTERCONSULTOR DE
SALUD MENTAL
Laura Ormando
AÑO XXX - NÚMERO 88 - ABRIL 2020 - DESCARGA LIBRE - www.topia.com.ar

NO HAY DOLOR
SIN SUFRIMIENTO
David Le Breton
EL SEXO TECNOLÓGICO La ERA de la
DEPRESIÓN
Y LOS CÉLIBES DE
INTERNET
César Hazaki
PARA UNA CRÍTICA
DE LA RAZÓN
TECNOCRÁTICA
Marcelo Rodríguez

ENFERMEDAD, DOLOR Y
SUFRIMIENTO EN EL ARTE
Héctor J. Freire

TENSIONES EN EL
ESPESOR CORPORAL
Raquel Guido

FELICIDAD DEL
PSICOANÁLISIS
Juan Melero

EDITORIAL:
EL SUJETO ES
PORTADOR DE CULTURA
Enrique Carpintero

I.S.S.N. 1666-2083
Sumario
EDITORIAL ÁREA CORPORAL Kafka fue interconsultor
de salud mental 32 DAR EN EL BLANCO
El sujeto es portador
de cultura 3 Tensiones en el espesor
corporal 20 Laura Ormando
Objetos perdidos
Luis Herrera
35
Enrique Carpintero Raquel Guido Tratamientos hormonales
para personas travestis 33 CONTRATAPA
DOSSIER TOPÍA EN LA CLÍNICA y trans: el recorte en la
Salud Pública Carta de la Asamblea de
LA ERA DE LA DEPRESIÓN
6 ABORDAJES TERAPÉUTICOS
A DISTANCIA
Tom Máscolo
Usuarixs de Salud Mental de
Santa Fe a lxs Usuarixs de
Depresión o trascendencia Argentina
(Sobre algunos cambios de 6 Cyberanálisis.
22
LAS PALABRAS Y LOS HECHOS
palabras)
Eduardo Grüner
Consideraciones actuales
Ricardo Carlino
Revistas y Libros recibidos
34 Imagen de tapa:
"El cisne amenazado" de
Jan Asselijn (1650)
Las depresiones y sus
conflictos 9 Mantener el propio
encuadre interno 24
Luis Hornstein Diana Tabacof
No es depresión: es
hambre 11 Off line
Silvia Di Biasi 26
Juan Carlos Volnovich
Enfermedad, dolor y
Columna: Felicidad del
27
sufrimiento en el arte 13 psicoanálisis
Juan Melero
Héctor J. Freire
La intrincada adolescencia
No hay dolor sin
15 de una niña abusada 28
sufrimiento sexualmente por el padre
David Le Breton Susana Toporosi
El sexo tecnológico y los
célibes de Internet
16 Homosexualidad y
Psicoanálisis. El día 30
César Hazaki que Lacan recomendó
los trabajos de un
Para una crítica de la
razón tecnocrática 18 psicoanalista nazi
Carlos Alberto Barzani
Marcelo Rodríguez

TOPÍA es una de las 100 revistas culturales más importantes de la Argentina, declarada por la Dirección de Cultura de la Nación (2000).
Declarada una de las 10 revistas culturales más importantes del año por la Dirección de Cultura de la Nación (2001). Las actividades de la Revista y la Editorial
Topía fueron declaradas de “interés sanitario y social” por la Comisión de Salud de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (2013).

TERRITORIO DE PENSAMIENTO CRÍTICO

Nota de los editores:


LA ERA DE LA DEPRESIÓN
El cierre de esta edición coincide con trar en los diferentes artículos. Enrique Freire analiza la enfermedad, el dolor y de una niña abusada sexualmente por el
la declaración de pandemia ante el co- Carpintero en su artículo editorial de- el sufrimiento en el arte; por otro, David padre”. Carlos Alberto Barzani analiza la
ronavirus. Esta situación llevó a tomar sarrolla como “la cultura predominante Le Breton postula como “no hay dolor situación de como Lacan recomendó los
medidas de gran dramatismo: gente ais- del capitalismo tardío construye un su- sin sufrimiento” desde la antropología. trabajos de un psicoanalista nazi sobre
lada en sus casas, ciudades vacías, cierres jeto inhibido, un sujeto que ha perdido En Topía en la Clínica abordamos desde la cuestión de la homosexualidad. Tom
de fronteras, cancelación de vuelos. El sus lugares identificatorios que lo llevan distintas perspectivas la cuestión más Máscolo desenmascara “el recorte en la
coronavirus aparece interrumpiendo la a la depresión”. Eduardo Grüner, en su que actual de los abordajes terapéuticos Salud Pública en los tratamientos hor-
vida cotidiana. Su resultado es que ante texto “Depresión o trascendencia (Sobre a distancia. Ricardo Carlino sintetiza sus monales para personas travestis y trans.”
la conciencia de fragilidad del ser hu- algunos cambios de palabras)” analiza la propuestas en “Cyberanálisis. Conside- Juan Melero nos aporta su columna so-
mano emerge el miedo; el pánico ante operatoria del capitalismo actual en di- raciones actuales”. Silvia Di Biasi propo- bre “Felicidad del psicoanálisis”; y Laura
el otro. Esta no es una buena respuesta versos niveles, donde fundamenta como ne una crítica en “Off line”, mientras Ormando nos detalla el funcionamiento
ante la emergencia sanitaria. Tampoco “la multiplicación estadística de los (di- que Diana Tabacof plantea la necesidad hospitalario en “Kafka fue interconsul-
negar la gravedad del problema. De allí versos) estados depresivos en determina- de “Mantener el propio encuadre inter- tor de salud mental.” También publica-
la importancia de un Estado que pro- dos contextos sociales podría autorizar a no”.
mos la denuncia sobre la situación de
mueva la solidaridad: me cuido porque pensar la depresión también, en un sen- En Área Corporal Raquel Guido pro-
Salud Mental hecha por la Asamblea de
de esta manera cuido al otro. tido amplio, como fenómeno de masas”. pone el trabajo en lo que denomina el
Usuarixs de Salud Mental de Santa Fe.
Una parte de esta compleja problemática Y concluye con la propuesta de “una “espesor corporal”, -el “espacio corporal
habitado”-, en su texto “Tensiones en el Son tiempos difíciles. Esta Topía inicia
tiene raíces en las tremendas desigualda- nueva política (en el sentido más amplio
des sociales provocadas por el capitalis- pero más estricto del término) que, tras- espesor corporal”. su año 30. Seguimos apostando en pro-
mo que consolidan nuevas inequidades cendiendo la encerrona de la repetición Este número también tiene diversas te- ducir e invitar a las producciones en di-
en relación al contagio y la superviven- “depresiva”, suponga la re-fundación de máticas. Dos textos se aproximan a la versos ámbitos, tal como el VII Concur-
cia frente a la epidemia. Los sistemas lo que suele mentarse como ‘lazo so- cuestión de los efectos de la tecnología so Nacional e Internacional de Ensayo
privados no están preparados para dar cial’. Luis Hornstein analiza como “las en la actualidad. César Hazaki aborda de la Revista y la Editorial Topía 2020.
atención al conjunto de la población. depresiones componen la cara oscura un fenómeno particular en “El sexo tec- En todos los escenarios convocamos a
Por ello la necesidad de apuntalar un de la intimidad contemporánea” con un nológico y los célibes de internet”. Mar- ampliar el territorio de pensamiento
sistema público universal y gratuito. A exhaustivo análisis psicoanalítico de los celo Rodríguez hace un profundo análi- crítico con propuestas y herramientas.
la par de generar espacios de solidaridad. conflictos en juego en las depresiones. sis para replantear el lugar de la ciencia Uno de los antídotos frente a la era de
Espacios de subjetivación donde se ten- Juan Carlos Volnovich plantea determi- y la tecnología de hoy en su texto “Para la depresión.
ga en cuenta al otro. naciones sociales en la subjetividad en una crítica de la razón tecnocrática”. Hasta el próximo número.
En este sentido el Dossier de este núme- su texto “No es depresión: es hambre”. En relación a la cuestión del abuso se-
ro, -la era de la depresión-, adquiere nue- La cuestión del dolor y el sufrimiento la xual, Susana Toporosi avanza sobre el Enrique Carpintero, César Hazaki y
vos sentidos que el lector podrá encon- abordan dos textos. Por un lado, Héctor trabajo con “La intrincada adolescencia Alejandro Vainer
EDITORIAL
p/3

EL SUJETO ES PORTADOR
DE CULTURA ENRIQUE CARPINTERO
Psicoanalista
enrique.carpintero@topia.com.ar

Frederic Jameson escribió en el libro sión en tanto padecer es una deficiencia


Las semillas del tiempo su famosa frase: que implica una barrera. De allí que el
“Parece que hoy en día nos resulta más esfuerzo ético consiste en transformar
fácil imaginar el total deterioro de la tie- las pasiones tristes en pasiones alegres
rra y de la Naturaleza que el derrumbe y éstas en acciones transformadoras.
del capitalismo.” Cuando se lo cita no se Pero como sostiene que “el hombre no
aclara que para tener esta sensación fue es un imperio dentro del hombre”, ya
necesario separar el deterioro ecológico que el ser humano afecta y es afectado
del desarrollo del capitalismo tardío. Es en el interior del colectivo social, las
decir, este pesimismo implica que no pasiones al incidir en la acción singu-
existe una posible alternativa anticapita- lar y colectiva tienen una importante
lista a los efectos de la desregulación en potencia política.
la llamada “libertad de mercado” que, Recordemos que para Spinoza el alma
en realidad, es el poder de las grandes no es algo trascendente, el alma es una
empresas mundializadas. En este senti- idea del cuerpo. Es decir, el alma es la
do poder dar cuenta de estas circunstan- comprensión del propio cuerpo como el
cias adquiere cierto sentido de urgencia de otros que lo rodean. En este senti-
de época por los efectos que produce en do el pensamiento puede dar cuenta de
el colectivo social. De allí la necesidad todo lo que tenemos en común los cuer-
de entender que el sujeto es portador pos singulares y formar ideas universales
de cultura y, como tal, manifiesta los sobre ellos que son manifestaciones del
síntomas de la civilización en la que atributo de la extensión (el cuerpo). De
vive. Podemos decir que en la actuali- esta manera las ideas singulares pue-
dad predominan aquellos que refieren a den ser comprendidas por todos los
la negatividad; entre ellos se destaca la sujetos ya que además de seres singu-
depresión. Según la Organización Mun- lares todos pueden en determinadas
dial de la Salud (OMS) se calcula que la circunstancias tener acceso a las mis-
depresión afecta a más de 300 millones mas ideas. De allí que para Spinoza
Baruch Spinoza
de personas en el mundo, que cerca de la sociedad no es efecto de una razón
800.000 personas se suicidan al año, el rompe con las divisiones alma-cuerpo y dependen del esfuerzo de “perseverar en trascendente sino del poder inmanen-
78% de los suicidios se produce en paí- con la de sujeto-objeto; el sujeto forma su ser”. Por ello define el deseo como “el te de las pasiones. Estas circunstancias,
ses de bajos y medianos ingresos: es la parte de la totalidad de la Naturaleza apetito acompañado de la conciencia como veremos más adelante, pueden
segunda causa principal de defunción que llama Dios y todos tenemos a Dios del mismo”. El deseo es ese conatus que generar rebeliones, pero también es
en jóvenes de 15 a 29 años. Sin embar- como Naturaleza dentro de nosotros ya cuando nuestra mente capta ese apetito aprovechada por los sectores que tie-
go, hablar de “depresión” de un modo que todos estamos constituidos por la se transforma en anhelo, en deseo. nen el poder que, como señala Frédéric
tan amplio recubre una gran variedad misma sustancia. Lordon, en los diferentes momentos
de matices y posiciones subjetivas que El Dios spinoziano no conoce y razo- del régimen de acumulación capitalista
conlleva una cultura donde triunfan las na para luego actuar; conoce obrando El esfuerzo ético produce la movilización de potencias
pasiones tristes. y obra conociendo. Esta filosofía de consiste en transformar colectivas pasionales. De allí que dis-
Spinoza es una filosofía de la acción. tingue tres momentos en la historia del
las pasiones tristes capitalismo. El primer momento es el
Transformar las pasiones Es así como la pasión en tanto padecer
es una deficiencia respecto a la acción y en pasiones alegres de la acumulación decimonónica donde
tristes en pasiones alegres al conocimiento. De esta manera en la y éstas en acciones encontramos un régimen de moviliza-
y éstas en acciones antigüedad las personas eran rechazadas transformadoras ción salarial ligado al miedo a no poder
transformadoras por modificar “la clara visión” del ser sobrevivir; los sujetos son movilizados
humano al dejarse arrastrar por las pa- por una lógica de la supervivencia, es
Spinoza en la Ética concibe a Dios como siones. La Razón y la Pasión eran térmi- Desde esta perspectiva, para el filósofo decir, por los afectos tristes. El segundo
causa inmanente de todas las cosas, las nos contrarios donde el sujeto debía do- materialista, existen dos pasiones prima- es el llamado capitalismo fordista que se
cuales son en Dios a la manera de atri- minar “el demonio de las pasiones”. La rias de las que partirían todas las demás: caracteriza por un ensanchamiento del
butos en que se expresa su esencia. Cada idea de que las pasiones son necesarias la alegría y la tristeza. La primera es “una paisaje pasional y la construcción de un
singularidad es un grado de la potencia aparece en la modernidad con Descartes pasión por la que el alma pasa a una ma- nuevo imaginario colectivo donde el
que le corresponde a la totalidad del y Spinoza. El primero intenta contro- yor perfección”; la segunda es “una pa- consumo mercantil vendría a paliar los
Universo. Por ello Dios es la Naturaleza lar las pasiones por medio de un Logos sión por la que alma pasa a una menor afectos tristes que implicaba la circuns-
entendiendo ésta como todo lo existente represivo; Spinoza, por lo contrario, perfección”. No existe una sin la otra. tancia de trabajar solamente para ga-
desde un clavo hasta una montaña. plantea que son potencias productoras La alegría produce placer y regocijo; la narse la vida. Finalmente, el tercer mo-
de actos. Las pasiones forman parte de tristeza dolor y melancolía. mento es el actual del capitalismo tardío
la Naturaleza, y como tal no se plantea Es necesario aclarar que el término “ale- donde se internaliza el poder, ya que no
El Dios spinoziano suprimirlas o dominarlas sino compren- gría” implica una noción de dinamismo se trata solamente de producir afectos
no conoce y razona derlas para tomar mayor conciencia de que no es el rasgo que encontramos en alegres exteriores ligados al consumo
para luego actuar; ellas y así utilizarlas en el desarrollo de nuestra percepción actual. Como dice sino de generar un consumismo donde
conoce obrando y obra la potencia de ser. Spinoza sostiene que Ivonne Bordelois: “Acaso tengamos un los afectos alegres interiorizados llevan
“cada cosa se esfuerza, cuanto está a su proceso de ‘sentimentalización’ con el a que el trabajo se vuelva deseable para
conociendo alcance, por preservar su ser”. Esto quie- lenguaje: así como de la tristeza se han poder consumir; es así como se usan
re decir que todo lo que forma parte de borrado las huellas del sentido de ‘expe- técnicas empresariales para “transfor-
la Naturaleza, es decir de lo existente, riencia de una humillación’, de la alegría mar una pasión exógena en motivación
Para Spinoza Dios no está en la Na- tiene cierto dinamismo, que llama co- se han borrado las señales de dinamismo endógena”. Para seguir con Lordon:
turaleza como pretenden aquellos que natus, que lo lleva a existir y preservar en y animación que le eran esenciales en “Hablar de epithume (en griego signi-
lo refieren a una filosofía panteísta ese estado. Esta concepción muestra que un principio.” En este sentido la alegría fica deseo) es otra manera de recordar
sino Dios es la Naturaleza que se ex- la realidad tiene una potencialidad con- en Spinoza es una pasión fundamental que las estructuras objetivas, como ya lo
presa en los dos modos que conoce- tinuamente latente donde solo perviven como fuente de las otras pasiones acti- había señalado Bourdieu, pero también
mos: el modo pensamiento (el alma) por cierta potencialidad que es conti- vas o positivas que se contraponen a la Marx, se prolongan necesariamente en
y el modo extensión (el cuerpo). Es nuamente actualizada. Este conatus en el tristeza cuyo centro es la negatividad. La las estructuras subjetivas, y que las cosas
decir, el alma está con el cuerpo y la re- alma se llama voluntad y cuando está en alegría en su filosofía se acerca al con- sociales externas existen también nece-
lación con uno mismo; no está por fuera el alma y en el cuerpo se llama apetito. cepto de libido en Freud que es una sariamente bajo la forma de una inscrip-
de las relaciones con los otros. Esta pers- El apetito es el deseo que se manifiesta energía vinculada con el amor. Por ello ción en las psiquis individuales. En otros
pectiva que funda el ateísmo moderno en las pasiones. Las primeras pasiones sostiene una filosofía de la acción; la pa- términos, las estructuras sociales tienen
su propio imaginario en tanto que se ex- dos filósofos fundamentales para entro- cólicos. Philippe Pinel pone el eje en las El fármacon
presan como configuración de deseos y nar el Logos como eje del conocimien- causas morales para tratar la melanco-
p/4
to: Descartes y Spinoza. Un médico de
como chivo
de afectos.” Es así como la explotación lía; entre ellas menciona los fanatismos
se enmascara en un consumismo don- Nortwich llamado Thomas Brownes es- religiosos, las desilusiones y los amores expiatorio
de el objeto nunca termina de satisfacer. cribe una serie de textos donde adhiere a apasionados. Jean-Etienne Esquirol Como venimos afirmando en otros tex-
En este deseo permanentemente insatis- las ideas baconianas de la ciencia como hace una reforma psiquiátrica desde una tos, la noción que tenemos de subjetivi-
fecho que define nuestra época el poder tarea colectiva de colaboración y llama perspectiva positivista donde establece dad lleva a implicancias no solo teóricas
utiliza las pasiones tristes para fomentar a purgar el conocimiento de creencias una diferencia entre la melancolía y la sino en la práctica clínica. De allí que
la pasividad y generar impotencia frente erróneas. Su obra fundamental es Reli- depresión. Freud en Duelo y Melancolía describimos la producción de subjetivi-
a lo que se cree inevitable. De allí que gio Medici. La religión de un médico cuya plantea la importancia de la pérdida del dad dando cuenta de sus múltiples de-
éstas se manifiestan en los síntomas que prosa exquisita y rigurosa fue alabada objeto ya sea real o imaginario.
terminaciones en la cual no la reducimos
refieren a la negatividad. por diferentes escritores como Virginia
Wolf y Jorge Luis Borges, entre otros. a entenderla como sinónimo de mani-
La importancia de este texto se debe a La cultura predominante festación psíquica. El concepto de cor-
Apuntes para una historia posubjetividad alude a un sujeto que
de la depresión
que se encuentra en el medio de la Mo- del capitalismo tardío constituye su subjetividad desde dife-
dernidad incipiente y el Medioevo ago- construye un sujeto
nizante; para Brown el conocimiento es rentes cuerpos: el cuerpo orgánico, eró-
Podemos afirmar que la depresión estu-
una actividad civilizatoria que fomenta
inhibido, un sujeto que geno, pulsional, imaginario, simbólico,
vo siempre presente en el ser humano ha perdido sus lugares social y político. En este anudamiento
desde sus orígenes. En la Biblia leemos la convivencia entre los seres humanos:
“No podría apartarme de ningún hom- identificatorios que lo la producción de la corposubjetividad
como el rey Saúl, que padecía de una es corporal en el interior de una deter-
gran depresión, se terminó suicidando. bre por causa de una diferencia de opi- llevan a la depresión minada organización histórico-social.
En la medicina de la Grecia antigua los nión, o enfadarme porque sus juicios
no coinciden con los míos en cosas con Es decir, toda subjetividad da cuenta de
médicos trataban de explicar las enfer- la singularidad de un sujeto dentro de
medades desde su teoría del paralelis- las que yo mismo podría estar en des- A mediados del Siglo XX se inicia el
acuerdo pocos días más tarde: no tengo descubrimiento de importantes psico- un sistema de relaciones de producción.
mo entre los elementos básicos: fuego, Para ello todo síntoma debe ser entendi-
tierra, agua y aire; y desde los fluidos aptitud para las disputas sobre religión fármacos psiquiátricos: la clorpromazina
y frecuentemente he considerado sabio para la psicosis conjuntamente con el do desde la singularidad de aquel que lo
corporales: sangre, flema, bilis amari- padece. Pero también en todo síntoma
lla y bilis negra. Desde esta perspectiva alejarme de ellas, en especial estando en Elavil y el Nardil para la depresión. Pero
desventaja o bien cuando la causa de la es en la Década de los ‘70 cuando se da vamos a encontrar una manifestación de
Hipócrates clasificaba las enfermedades la cultura.
según el tipo de humor que se alteraba verdad pudiera perjudicarse por la debi- un gran salto en la producción y comer-
lidad de mi custodia: cuando deseamos cialización de medicamentos que pro-
definiendo cuatro tipos de temperamen-
informarnos, es cosa buena debatir con ducían menores efectos secundarios. A La ansiedad depresiva:
tos: colérico, flemático, sanguíneo y me-
hombres superiores a nosotros, pero finales de los ´80 y principio de los ´90
lancólico. Para Hipócrates el melancó-
para confirmar y afianzar nuestras opi- se llega al gran éxito comercial en que si en general la
lico -palabra que se usó durante varios depresión no se la
niones mejor es argüir con mentes in- se transforma el Prozac; éste se lo pro-
siglos para definir la depresión- era una asocia a la ansiedad
feriores a las nuestras, a fin de que las mocionaba no solo como antidepresivo
alteración de la bilis negra. Además, rela-
cionaba los dos síntomas principales de
numerosas conquistas y victorias sobre sino como “la droga de la felicidad”. A podemos decir que ésta
sus razones consoliden nuestra estima la importancia de los efectos terapéu- es una depresión propia
la melancolía cuando decía: “si el miedo personal y la propia opinión sea reva- ticos el capitalismo tardío y su cultura
y la tristeza se prolongan es melancolía.” lorada.” Para esa fecha Robert Burton del consumismo hace que los intereses de nuestra época
Sin embargo, uno de los problemas más en 1621 escribe Anatomía de la melan- comerciales se adueñen de la industria
importantes que se manifiesta en la de- colía. Un texto al cual su autor dedica farmacéutica situando los beneficios por
presión, como el suicidio, recién se lo casi toda su vida para redactarlo; este es encima de las necesidades de los pacien- La historia de la depresión ayuda a en-
vincula en el siglo XVII. En la época un tratado médico filosófico en el que tes y creando un aumento de diagnósti- tender que su ascenso a fines del Siglo
Medieval se impone el término Acedia resume todos los conocimientos que se cos, pruebas y tratamientos. Esto lleva a XX es debido a que la cultura predomi-
que proviene del vocablo griego Akedia realizaron hasta esa fecha sobre el tema. que se transformen en las más rentables nante del capitalismo tardío constru-
que se entiende como tristeza y angus- Allí se plantea que la melancolía tiene del planeta. Como dice Allen Frances, ye un sujeto inhibido, un sujeto que
tia. En la religión la Acedia, la tristeza múltiples factores que van desde el amor para los laboratorios la parte más pro- ha perdido sus lugares identificato-
era considerada un estado de angustia hasta la religión pasando por la política vechosa del mercado son las personas rios que lo llevan a la depresión; des-
de los sujetos virtuosos que con el “vi- o el aburrimiento. A las múltiples causas sanas preocupadas por la incertidumbre de allí intenta salir de esa sensación
cio” de la tristeza mostraban la pérdida se le dan diferentes remedios que van que les trae vivir en la actualidad. Los de vacío con una búsqueda fallida en
de la fe en Dios. Es decir, la melancolía desde la música hasta no dejar solo al laboratorios han inculcado la idea en la las compulsiones, en las adicciones y
se la caracterizaba como la fuerza del paciente. que muchos problemas que trae la socie- en la violencia destructiva y autodes-
“demonio” que llevaba a la tentación y Con la Ilustración comienzan a desarro- dad del capitalismo tardío son “desequi- tructiva. Como dice Alain Ehrenberg:
al pecado. llarse métodos en los que predomina la librios químicos” que pueden solucio- “La depresión es la pantalla del hom-
Razón dejando de lado los componentes narse tomando pastillas. La promesa es bre sin guía, y no tan solo su miseria;
mágicos y planetarios del Renacimiento. que el medicamento, más allá de curar es la contrapartida del despliegue de su
La promesa es que el energía. Las nociones de proyecto, de
La Revolución Francesa y la Revolución la enfermedad, tonifica el cerebro para
medicamento, más allá Industrial permiten una nueva perspec- permitir un mejor estilo de vida. Vender motivación o de comunicación domi-
de curar la enfermedad, tiva para conceptualizar el padecimiento nuevos estilos de vida funciona como nan nuestra cultura normativa, son las
tonifica el cerebro para subjetivo. Recordemos que en el Ro- marketing que es ilustrado con imágenes palabras claves de la época. Ahora bien,
permitir un mejor estilo manticismo se creía que era la marca de convincentes: cuando se toma un anti- la depresión es una patología de los
los sujetos sabios, ya que se pensaba que depresivo deja de llover, sale el sol y la tiempos (el deprimido no tiene futuro)
de vida todos los genios tienen algo de melan- percepción del mundo cambia. y una patología de la motivación (el de-
primido no tiene energía, su movimien-
to está atascado, y su palabra es lenta).
En el Renacimiento hay un cambio en la El deprimido formula con dificultad sus
forma de entender la enfermedad ya que proyectos, le falta la energía y la motiva-
el sujeto comienza a formar parte de un ción mínima para realizarlos. Inhibido,
todo llamado Universo. Para entender la impulsivo y compulsivo, se comunica
enfermedad se articulan tres formas de mal consigo mismo y con los demás.
pensamiento. Los humores: sangre, bilis Falto de proyecto, falto de motivación,
amarilla, bilis negra y flema; las carac- falto de comunicación, el deprimido es
terísticas del pensamiento: sanguíneo, el reverso exacto de nuestras normas de
flemático, colérico y melancólico; la po- socialización. Nos asombramos de ver
sición en el universo según los planetas: explotar, tanto en la psiquiatría como
Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Para en el lenguaje común, el uso de los tér-
los médicos el melancólico corresponde minos depresión y adicción, pues la res-
a aquel influido por el planeta Saturno: ponsabilidad se asume, en tanto que las
de allí que los términos melancólico y patologías se tratan. El hombre deficita-
saturniano eran sinónimos. En el siglo rio y el hombre compulsivo son las dos
XVII Richard Black usa por primera vez caras de este Jano.”
el término “depresión” que proviene de En este sentido el aumento de los sínto-
la expresión latina “de” y “premere” que mas depresivos y la ansiedad tienen que
significa empuje de oprimir hacia aba- ver con el ecosistema social y laboral
jo. Francis Bacon publica una serie de que generan disfunciones en el estado
obras fundamentales para el inicio de de ánimo y la sensación de incertidum-
la modernidad que se transforman en bre ante el futuro. Esto afecta en especial
un manifiesto de la revolución científica a los más jóvenes donde se encuentran
que ya había comenzado con Copérni- con una cultura basada en el consu-
co, Vesalio y Giordano Bruno. Aparecen mismo: la felicidad se puede comprar
y ofrecer como mercancía. Pero en el cio perfecto!!! En este sentido el medi- relación a romper con el aislamiento y el ta Internacional de Socio-
individualismo que propone la cultura logía, 2010 en https://
5
horizonte de trabajo hay más demanda camento se transforma en un fármacon
que oferta de empleos; hay que añadir la que, en el comienzo de los tiempos, era dominante. www.researchgate.net/ p/
desregulación de las relaciones laborales, como se denominaba el chivo expiatorio Desde esta perspectiva Spinoza nos in- publication/44024871_
de manera que cuando se tiene trabajo que aplacaba los problemas que tenía la vita a pensar la democracia no desde la Causas_sociales_de_la_
las condiciones de precariedad e inse- comunidad. política liberal hegemónica, ya sea en su depresion_Una_revision_critica_del_mo-
guridad de perder el empleo genera una Historizar la depresión, la tristeza o el versión neoliberal o nacional populista, delo_atributivo_de_la_depresion
alta dosis de ansiedad para mantenerlo. desgano implica dejar que no sea sola- sino una política participativa en la que Frances, Allen, ¿Somos todos enfermos menta-
Esto lleva a una ansiedad depresiva; si en mente la droga la que atenúe sus efectos las personas aumentan su capacidad de les? Manifiesto contra los abusos de la psiquia-
para analizar las causas que la provo- autogobierno. Por ello entiende la de- tría, editorial Ariel, Buenos Aires 2014.
general la depresión no se la asocia a la
mocracia como una práctica de autono- Freud, Sigmund, Duelo y melancolía
ansiedad podemos decir que ésta es una can. Por supuesto esto va a dar cuenta
(1917), tomo XIV, Amorrortu editores,
depresión propia de nuestra época. de una historia singular de cada sujeto, mía y de resistencia a aquellos que nos
Buenos Aires 1979.
pero también de una cultura que genera quitan la alegría; es la lucha contra las García, Jacobo y Diana, Lizbeth, “Las pa-
dispositivos de subjetivación que llevan pasiones tristes en el desarrollo de nues- siones tristes en la filosofía práctica de Ba-
Historizar la depresión, al desvalimiento y la desidentificación tra potencia de actuar por medio de las ruch Spinoza” PDF en http://revistas.uaz.
la tristeza o el desgano en el que se cosifica al sujeto. De allí pasiones alegres. edu.mx/index.php/agon/issue/view/34
implica dejar que no sea la importancia de generar espacios de Lordon, Frédéric, Capitalismo y servidum-
encuentro con el otro: espacios indivi- Bibliografía
solamente la droga la bre. Marx y Spinoza, editorial Tinta Limón,
duales, familiares y sociales; esta es la Benasayag, Miguel y Schmit, Gerard, Las Buenos Aires, 2015.
que atenúe sus efectos potencia de los movimientos sociales, pasiones tristes. Sufrimiento psíquico y crisis Spinoza, Baruch, Ética, editorial Aguilar,
para analizar las causas las reivindicaciones del movimiento de social, editorial Siglo XXI, Buenos Aires, Buenos Aires, 1982.
que la provocan mujeres, las luchas por la diversidad se- 2016. ---------- Tratado político, editorial Univer-
xual. También podemos encontrar esta Bordelois, Ivonne, Etimología de las pasio- sitaria, Santiago de Chile, 1989. En espe-
potencia en el precariado que se rebe- nes, libros del Zorzal, Buenos Aires, 2006. cial la excelente introducción, traducción y
Sin embargo, como decíamos al inicio, la en muchos países del mundo: en la Brownes, Thomas, Religio Medici. La reli- notas realizadas por Humberto Giannini y
se habla de “depresión” de un modo tan calles y plazas de Chile, el Líbano, las gión de un médico, editorial Fondo de Cul- María Isabel Flisfisch.
amplio que abarca modalidades subje- acciones de los obreros y chalecos ama- tura Económica, Buenos Aires 2016. ---------- Tratado Teológico-Político, Edito-
tivas diferentes. El “estar deprimido” rillos en Francia, en Hong Kong, Ecua- Carpintero, Enrique, La alegría de lo Ne- rial Lautaro, Buenos Aires, 1946.
recubre síntomas como el estar desgana- cesario. Las pasiones y el poder en Spinoza y Standing, Guy, “El precariado se rebela”,
dor, Haití. En todas las situaciones hay Freud, editorial Topia 2003, segunda edi-
do, triste, hacer un duelo necesario ante un hecho concreto, a menudo pequeño, diario El País, España, sábado 16 de no-
ción 2007, en e-book www.topia.com.ar viembre de 2019.
la muerte de un ser querido y una gran donde el objeto de la revuelta varía, pero -------- El erotismo y su sombra. El amor
variedad de matices. Esta “inflación que se transforma en detonante contra Trías, Eugenio, Tratado de la pasión, Mon-
como potencia de ser, editorial Topía, Bue- dadori editores, Madrid, 1988.
diagnóstica” tiene el objetivo de vender la desigualdad y la incertidumbre. Lo nos Aires, 2014.
psicofármacos como si fuera cualquier que sucede en esos lugares es que une Ehrenberg, Alain, La fatiga de ser uno mis-
mercancía que circula en el mercado. a aquellos que tienen vidas inestables mo. Depresión y sociedad, editorial Nueva Otros textos de
La cultura del capitalismo tardío genera sin seguridad laboral y que encuentran Visión, Buenos Aires 2000. Enrique Carpintero
el problema y da una solución desde la en este enfrentamiento contra el poder Estramiana, José, Garrido-Luque, Alicia en
psiquiatría biológica que solo apunta al del Estado un lugar de identificación. y Schweiger Gallo, Inge, “Causas sociales www.topia.com.ar
síntoma sin resolver las causas que lleva Aunque debemos reconocer sus límites de la depresión. Una revisión crítica del
a repetir el mismo síntoma: ¡¡¡un nego- políticos, permite un salto cualitativo en modelo atributivo de la depresión”, Revis-

Títulos de la Editorial Topía

La mujer es un ser humano Vivir sin manicomios La banalización de la La condena de ser loco y pobre El fetichismo de la mercancía
Elba Nora Rodríguez Franco Rotelli injusticia social Franco Basaglia Enrique Carpintero (Comp.)
Christophe Dejours

Espejos Rotos Trabajo vivo en acto La subjetividad asediada Ir de putas Un cuerpo: mil sexos.
Lo vivido y lo representable del sujeto Clínica de los encierros Enrique Carpintero (Comp.) Juan Carlos Volnovich Intersexualidades
Cristián Sucksdorf Claudia López Mosteiro Jorge H. Raíces Montero (Comp.)

Las sujetividades Las trampas de la exclusión Trabajo Vivo I Trabajo Vivo II Corpografías
patriarcales Trabajo y utilidad social Sexualidad y trabajo Trabajo y enmancipación Carlos Trosman
Michel Tort Robert Castel Christophe Dejours Christophe Dejours

En todas las librerías - PEDIDOS E INFORMES 4802-5434 / 4311-9625


revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar
DOSSIER p/6

DEPRESIÓN O TRASCENDENCIA
(SOBRE ALGUNOS CAMBIOS DE PALABRAS)
Eduardo Grüner ha arriesgado a alguna inversión finan-
Doctor en ciencias sociales (UBA) ciera, que “puso el dinero a trabajar”?
O sea, no son los y las productores di-
Escritor, ensayista y crítico cultural rectos (obreros, campesinos, empleados,
egruner1@yahoo.com.ar docentes, etcétera) los que trabajan:
es el dinero (¿proveniente él mismo de
cuál trabajo?, ¿acaso el de la maquinita
1. de imprimir billetes?), para el cual, evi-
A partir de los años 80, con el pleno dentemente, el trabajo no es condena ni
triunfo del llamado neoliberalismo (un tortura, sino el bailoteo alegre entre los
eufemismo, como el de globalización, casilleros inciertos de la ruleta, o, como
para la mundialización de la ley del valor se dice, de “la rueda de la fortuna”. Y si el
del capital1), entró en escena un nuevo dinero -hoy día tan “espirituoso”, como
personaje protagónico, con -no podía veíamos- puede ser una persona, ¿por
ser de otra manera- un nuevo lenguaje. qué no podrían serlo, incluso con más
El personaje es un curioso sujeto colecti- razón, Los Mercados, cuya transparencia
vo, proteico y multiforme: se llama Los -si bien regida, extrañamente, por una
Mercados. Otro eufemismo, claro. An- mano invisible- distribuye a piacere las
tes, en los sesenta y setenta, hablábamos miserias y alegrías que procura el pode-
de la burguesía o de la clase dominante. La roso caballero don Dinero?
burguesía podía ser “nacional” -aunque Dado ese paso, los demás siguen solos.
algunos creíamos poco en ella- o “multi- Las personas, lógicamente, tienen pro-
nacional” -más directamente ligada a los blemas, malestares, inquietudes, angus-
intereses entonces llamados imperialistas, tias y enfermedades. Atraviesan situacio-
y no “globalizados”-. nes difíciles, incluso “hacen” síntomas
psicológicos. Así es que leemos o escu-
Jean Paul Sartre chamos decir, en contextos de inestabili-
Como hubiera dicho dad económica, que Los Mercados están
atinadamente una transformación esen- la fuerza de trabajo (asalariada o “infor- deprimidos o bien eufóricos. Este lengua-
Freud, se empieza cial que se ha producido en la trama de mal”) la que produce un excedente de
por ceder en las je no es estrictamente nuevo, pero, otra
aquella mundialización de la ley del va- valor que le es literalmente robado al pro- vez, con el “neoliberalismo” ha cambia-
palabras, y se termina lor que mencionábamos: el pasaje, cada ductor directo, y de que la fetichización do sustantivamente su estatuto semánti-
concediéndole todo al vez más acelerado en las últimas décadas, afecta asimismo la subjetividad de tal co. La economía política clásica siempre
enemigo de la hegemonía del capital industrial a productor, todo eso induce otros “cam- habló de fases de depresión económica (a
la del capital financiero. Es un hecho ar- bios de palabras”: por ejemplo, lo que la catástrofe de 1929 se la llamó la Gran
chiconocido. Del capitalismo de “los fie- antes llamábamos explotación ahora es Depresión), pero la metáfora era más
rros” al de las transacciones especulativas cultura del trabajo, y lo que era alienación bien geográfica, o si se quiere geológica,
Estos deslizamientos semióticos, por así cibernéticas, de las chimeneas echando ha devenido dignidad del trabajador;
decir, son síntomas de una derrota his- como cuando se señala una depresión en
humo al relativo silencio del tecleo en porque, ya sabemos: todo trabajo es “dig- el terreno o en una cadena montañosa;
tórica, ideológica, política, cultural: ha- la computadora o el celular: una radical no”, y el hecho de que el trabajo como
blando la lengua del Amo, entregamos en la misma vena, cuando el crecimien-
des-materialización de lo que solía deno- tal sea una dura condena bíblica, o que el to económico sufre un estancamiento se
hasta las banderas del significante. Cam- minarse la “base económica” y todos sus vocablo latino -ya que habábamos de la
biar, supongamos, pueblo por la gente, o suele decir que está amesetado.
efectos, que ya no necesitarán “disolverse lengua del Amo- del cual deriva nuestra Pero con Los Mercados estamos clara-
proletariado -o al menos clase obrera- por en el aire” -según reza una admonición palabra trabajo, a saber tripalium, desig-
trabajadores (una generalidad abstracta: mente en otro campo semántico. Como
clásica- porque ya son puro aire (que no ne un cruel instrumento de tortura, son parte de su personificación, el par depre-
los burgueses también “trabajan”), o pe- es, ciertamente, aire puro, sino bien con- paparruchas supersticiosas que pueden
queña burguesía por clase media o, para sión-euforia remite inequívocamente a
taminado, venenoso, mortal). Contra lo descartarse en la “ciencia” económica.3 una condición psíquica. Los canónicos
ir a fondo, lucha de clases por conflicto que se dice habitualmente, el capitalismo ciclos económicos (las curvas de Kondra-
de intereses (y no digamos ya grieta) no no es forzosamente un régimen materia-
Lo que antes tief, etcétera) han devenido en la cicloti-
son meros refinamientos terminológicos. lista: el “neoliberalismo”, fase superior de mia (en el extremo, en la “bipolaridad”)
Implican un salto de nivel descomunal la degradación de la Materia, incluida llamábamos explotación de los complejos maníaco-depresivos, o
en la percepción misma de la realidad la Naturaleza, ha demostrado que pue- ahora es cultura del algo semejante. O sea, el tradicional re-
-que, para los animales parlantes que de muy bien ser la cara monetaria del
somos, es en buena medida una cons-
trabajo, y lo que era duccionismo economicista que se le im-
Espíritu Objetivo con el que filosofaba alienación ha devenido putaba a la escuela económica clásica (e
trucción simbólica-, y por lo tanto, en Hegel. incluso a ciertas versiones del marxismo)
las lógicas de la acción transformadora La (relativa) pertinencia de esa expresión dignidad del trabajador se transforma en reduccionismo psicolo-
sobre esa realidad. La lucha de clases léxica de las transformaciones del capi- gista, mediante el cual se le atribuyen a
solo puede “resolverse” en la sociedad sin talismo no quita, desde ya, que también Los Mercados “estados de ánimo” enig-
ellas; los conflictos de intereses -siempre sirva para disimular que el capitalismo, Como sea, lo que nos importaba aquí máticos, inesperados, insondables.
sectoriales, parciales o acotados- se nego- en un sentido central, siga siendo lo que principalmente era verificar otra vuelta Con lo cual, pues, queda perfectamente
cian mejor o peor sin poner en riesgo los siempre fue. Quiero decir: si Los Mer- de tuerca de la inversión fetichista teoriza- cerrado el círculo ideológico de la feti-
límites de la sociedad clasista. Es decir: cados -en particular los financieros- han da por Marx: la que hace que los sujetos chización. Es un lenguaje que convoca
como hubiera dicho Freud, se empieza introducido, o hecho dominante, nue- productores -reducidos en la contabili- inevitablemente a la pasividad social y
por ceder en las palabras, y se termina vas y más “aéreas” formas de exacción dad capitalista a mera fuerza de trabajo política. Porque, desde ya, es extremada-
concediéndole todo al enemigo. de plusvalor, ello no impide que, como impersonal- aparezcan cosificados, mien- mente difícil, si no imposible, predecir
Ahora bien, procuremos ser lo más ecuá- explica abundantemente El Capital, el tras que los objetos producidos -mercan- cuál va a ser la reacción de Los Mercados
nimes posible. Si esas mutaciones lin- resorte de la generación de la plusvalía cías y dinero- aparecen humanizados; o, (ellos son “reactivos”, claro está) frente a
güísticas son otros tantos testimonios del que luego será realizada en Los Merca- más precisamente, personificados bajo el una crisis “traumática”. Y, por lo tanto,
debilitamiento de un proyecto histórico, dos -es decir en la esfera del intercambio-, aspecto de individuos con vida autóno- es absolutamente inútil, y aún perjudi-
eso no necesariamente significa que los siga siendo la esfera de las relaciones de ma a los que, vaya uno a saber por qué, cial, todo intento de intervención sobre
nuevos términos sean siempre y única- producción. les “pasan cosas”. sus acciones y reacciones, ya que éstas
mente arbitrios o caprichos contingen- Esta inversión de la secuencia causa- Esto es asunto muy antiguo -aunque no son tan imprevisibles como los ataques
tes (el Amo, generalmente, sabe lo que efecto, característica de lo que Marx cabe duda de que el “neoliberalismo” ha de depresión, pánico, angustia, y así
dice, aunque pueda no ser consciente de analizaba bajo la rúbrica del fetichismo profundizado hasta lo indecible ciertas siguiendo (lo que es casi seguro es que
su saber). La promoción a primera fila de la mercancía, tiene sus propios efectos fantasmagorías-: ¿Cuántas veces le he- la depresión de Los Mercados no los
del personaje “Los Mercados” expresa lingüísticos.2 El ocultamiento de que es mos escuchado decir, a alguien que se conducirá al suicidio: eso podía suce-
7
der cuando había un capitalismo sólido, éxito, bajo el título Un Estudio sobre la otros6). Y está, por supuesto, el problema por el momento son)
donde se podía ver a “los hombres de la Depresión. Fundamentos de Antropología de la estigmatización: sectores sociales en- otros -los “vagos” que te- p/
bolsa” arrojándose por las ventanas de Dialéctica4. Llama inmediatamente la teros son culpabilizados por haber “caí- nemos que sostener con
Wall Street en 1929). atención la relación entre título y subtí- do” en desgracia.7 nuestro digno trabajo,
Ahora bien, y para volver a nuestro tulo: parece sugerir que la depresión pue- Aquí es muy importante -para seguir los extranjeros que “vienen a robarle el
anacrónico lenguaje del pasado, la “de- de ser tomada, teóricamente, como uno con nuestros “juegos de palabras”- el trabajo a los argentinos”, y así- que abor-
presión”, ¿es algo que solo le ocurre a de los fundamentos de una Antropología significante caída. Los sociólogos fun- dar la crítica radical al Otro, al Amo sisté-
las clases dominantes individualizadas -así, con mayúscula-, vale decir de una cionalistas hablan siempre de la movi- mico que, con sus promesas de felicidad
como Los Mercados? ¿O es que las clases filosofía de la cultura. Y esa antropología lidad social ascendente, pero casi nunca, necesariamente incumplidas, ha creado
dominadas pueden también sufrir, esta es necesariamente dialéctica, puesto que al menos con los términos equivalentes, las condiciones de existencia de nuestra
vez sin excesiva metáfora, un síndrome implica una relación mutua y conflictiva de la descendente: esta no es una movili- “depresión”. La salida perversa (y nece-
depresivo inducido por su situación de del sujeto con los códigos de la cultura y dad, sino una precipitación en el vacío. sariamente fallida) de esta es la hostili-
explotación, alienación, miseria o lo que con los demás sujetos (con el Otro y con dad, en ocasiones incluso violenta, hacia
corresponda? Obviamente, esta es una los otros, para decirlo a la vez con Lacan aquellos que eventualmente podrían ser
pregunta que solo podría responder -si y con Sartre). Y quien dice dialéctica dice Los sociólogos mis iguales con mucha más probabilidad
es que puede: no lo sabemos- la psiquia- al mismo tiempo -al menos después de funcionalistas hablan que los que hoy son -y seguirán siendo-
tría social, o quizá un psicoanálisis polí- Hegel y Marx- historia. En suma, y en siempre de la movilidad mis “superiores”.
ticamente orientado. No son campos de esta perspectiva, la depresión puede ex-
nuestra competencia. Sin embargo, nada presarse de las formas más singularmen- social ascendente, 3.
nos impide hacer un poco de teoría-fic- te idiosincrásicas, pero su estructura es pero casi nunca, al Los Mercados, ya sea en estado de depre-
ción al respecto, aunque más no sea para constitutivamente social-histórica. menos con los términos sión o de euforia, no tienen por qué ser
plantearnos alguna posible pregunta so- Uno de los más extensos y densos capí- equivalentes, de la los únicos protagonistas de este drama.
bre el asunto. tulos del libro -y de una sorprendente El Estado puede también desempeñar
actualidad para nosotros hoy- tiene que
descendente un rol complementario. Y si decimos
2. ver con el vínculo entre depresión y pér- “complementario” es para apartarnos de
Sabemos de la existencia de una psicolo- dida; la pérdida de seres queridos, ob- Por el esfuerzo individual, o incluso por la falsa ilusión -tan extendida entre noso-
gía de masas (Freud), o de una relación viamente, pero también la de dinero, el un golpe de suerte, podemos ascender tros- de que el Estado es un natural an-
entre las masas y el poder (Canetti), o de empleo, la certidumbre económica, con (y en algunos casos trepar); por pereza tagonista de Los Mercados. Una cosa es
un estado de rebelión de las masas (Or- sus consecuencias de nuevas pérdidas e ineficiencia, o incluso por mala for- decir que el Estado, con cierto grado de
tega y Gasset), o incluso de una locura derivadas: de status social, de capacidad tuna, no descendemos sino que caemos: “autonomía relativa”, puede “regular” en
de masas (Hermann Broch) que, según de consumo, de “prestigio”, del “nom- perdemos el paraíso de bienestar que más o en menos la desigual distribución
el gran escritor austríaco, habría llevado bre”, del respeto ajeno, etcétera. Se trata el sistema nos había prometido. Pero de la riqueza operada por Los Mercados;
a Hitler al poder. Pero no conocemos de pérdidas de muy distinta naturaleza: el dispositivo ideológico-cultural que otra es decir que puede (o quiere) supri-
que nadie haya diagnosticado, mucho “La pérdida de un hijo” dice el autor, “no mencionábamos, y que se nos ha hecho mirla. Pensar que el “neoliberalismo” re-
menos teorizado, una depresión de masas. tiene significación social. La pérdida de carne en cuerpo y mente, obtura el aná- presenta, como se suele decir, una total
dinero o del empleo, sí”.5 Y continúa: lisis crítico de las estructuras que han ausencia, o retirada, del Estado, es una
“Si entonces esta última pérdida es capaz “sobredeterminado” la caída. El capita- completa falacia: se requiere mucha ac-
La “depresión”, ¿es de producir la depresión de la persona y lismo, y en forma exacerbada su versión ción del Estado -bajo la forma de leyes,
algo que solo le ocurre la primera, por el contrario, no, hay que “neoliberal”, implica, junto a la cultura decretos, políticas públicas, generación
conceder que para la persona en nuestra del trabajo y el éxito por medio del te- de consensos ideológicos, y por supues-
a las clases dominantes sociedad tiene mayor valor el dinero o ner, la moral que se ha denominado del to, si hace falta, represión- para privati-
individualizadas como el éxito laboral que el hijo, y que son los individualismo competitivo8: no hay, en zar, des-regular, y en términos generales
Los Mercados? valores sociales los que tienen primacía verdad, ningún “sistema”, sino que todo beneficiar a Los Mercados.
sobre los netamente individuales.” depende de las habilidades personales -lo El problema, claro, es que la ficción
En la inmensa mayoría de los casos clí- que ha dado en llamarse meritocracia-, del Estado-Amo “bondadoso” genera el
Tal vez no sea posible, o tal vez sea por nicos que analiza el texto bajo este ru- en el marco de una suerte de selección imaginario -con su consiguiente frustra-
completo impertinente trasladar un es- bro (pérdida de dinero, empleo, etc.) el natural de las especies sociales (eso que se ción “depresiva”- de una oposición, y por
tado psíquico individual a la psicología estado depresivo está mucho más direc- suele nombrar como darwinismo social, y lo tanto una separación, entre la políti-
colectiva. Pero si le permitimos al Amo tamente relacionado con lo que hemos que es un pensamiento muy alejado del ca y la economía. Esta es otra cantinela
usar y abusar de la figura -Los Mercados llamado pérdidas derivadas que con las pobre Darwin). Mi fracaso no es, a fin repetitiva de los sectores “progres” (¿la
son, a su manera, un “colectivo”-, ¿por causales primarias: alguien siente pro- de cuentas, responsabilidad de nadie más política “manda” sobre la economía o al
qué habríamos de inhibirnos nosotros de funda vergüenza por su nueva situación que yo, o en todo caso, decíamos, de esos revés?), poco advertidos de que con ella,
ese (ab)uso desde la vereda de enfrente? y se encierra en su casa, otro se va de la otros que estaban en mi camino como paradójicamente, no hacen sino consa-
Tampoco esto sería, en sí mismo, nin- ciudad porque no soporta que sus pa- piedras molestas a las que no he sabido grar lo que fue desde el inicio (digamos,
guna novedad. Se han escrito bibliotecas rientes o conocidos sean testigos de su apartar. Ergo mi culpa, y mi depresión. de Locke en adelante) una hipótesis
enteras que investigan sobre las causas decadencia. La conclusión es obligada: la Es muy posible que esto explique, al me- fundacional del pensamiento liberal: la
sociales de los síntomas depresivos. Sin depresión depende de una configuración nos en parte, el tan discutido fenómeno distinción férrea entre sociedad política y
duda los efectos de esas causas pueden ser ideológico-cultural previa que el sujeto del clasismo con ribetes “racistas” de las sociedad civil, de tal modo que la única
de la más variada y diferencial singulari- ha interiorizado hasta el punto de que clases “medias” respecto de las clases “ba- injerencia que la sociedad “civil” pueda
dad, dependiendo de las características o su caída en la pobreza o el desempleo jas”, y su identificación acrítica con las tener sobre lo político sea -en el mejor
disposiciones previas de cada individuo. lo deja absolutamente inerme, indefen- clases “altas”. Sería algo así como una de los casos- la papeleta del voto emitido
Pero la multiplicación estadística de los so, perdido en un mundo hostil del cual defensa anticipada ante las presuntas cada dos o cuatro años. El resto del tiem-
(diversos) estados depresivos en determi- quisiera retirarse por completo (lo cual consecuencias depresivas de una siempre po solo cabe esperar -siempre en el mejor
nados contextos sociales podría autorizar podría conducirlo al suicidio, ya que la posible caída. La agresividad contra, y el de los casos- la garúa de “beneficios” que
a pensar la depresión también, en un sen- causa de la caída es la propia culpa), o desprecio por, esos otros que en cualquier caerá generosamente desde las alturas del
tido amplio, como fenómeno de masas. bien al cual quisiera agredir hasta la des- momento podríamos ser nosotros -en la topos uranos del Estado-Amo. Después
De aquellas nutridas bibliotecas podría- trucción por su desprecio (lo cual po- profundamente desigual sociedad de de la Revolución Francesa, el Estado ya
mos elegir un título, que tiene sus par- dría conducirlo a la violencia contra los clases el descenso es harto más probable no es yo, como para Luis XIV, sino él,
ticularidades (queremos decir que las otros, que por lo general son sus pares, que el ascenso-, podría estar expresando pero nunca nosotros.
tiene el título mismo del texto). En la ya que las causas de la “caída” aparecen el pánico adelantado ante las consecuen- Claro está que tales “beneficios”, si exis-
década del 60 el psiquiatra español Car- anónimas e inalcanzables, siendo el Otro cias “depresivas” de esa probabilidad de tieran, serían bienvenidos por contrapo-
los Castilla del Pino publicó un grueso un sistema abstracto del cual solo tengo caída: es más rápido y menos angustian- sición con los maleficios del “neolibera-
libraco, que tuvo su cuarto de hora de a mano un puñado de semejantes, los te encontrar chivos emisarios en los (que lismo” más salvaje, tal como los hemos

MODO CYBORG. Niños, adolescentes y familias en un mundo virtual


César Hazaki
La historia está llena de momentos cruciales donde la tecnología de punta cambia las reglas del juego tanto en lo individual
como en lo social. Este libro analiza las consecuencias de la hibridación entre los seres humanos y las máquinas producto
de los incesantes avances tecnológicos. A contrapelo de la fascinación, el autor encara la posibilidad de formular conceptos
críticos sobre estos fenómenos. Un libro imprescindible, que habla de aquello que atraviesa nuestra vida actual sin que lo se-
pamos.

En todas las librerías - revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar


8
sufrido, por ejemplo, los últimos cuatro con cuentagotas “desde arriba”, pero se- en una armazón crítica, en una voluntad como “lazo social”, bajo
años (evidentemente no todas las polí- guridades al fin- de una vida previsible y de poder transformadora, la única ma- una lógica que esta vez sí p/
ticas del Amo son iguales: pero siguen comparativamente ordenada. nera de mantener a raya, si acaso, a la pueda significar una au-
siendo las del Amo). Pero ello no quita Pero ahora, con la entrada en lo que no depresión, es un nuevo engaño. Es decir, téntica novedad. Tal vez
que sean el producto de una más o me- es solamente el mundo de la libertad y la repetición. alguna otrora célebre fórmula, por ejem-
nos ilusoria generosidad vertical -cuyos la democracia sino el del Capital, se des- plo, Liberación o Dependencia, tenga que
límites siempre aparecen en el momen- cubre que no solo las nuevas riquezas 4. ser sustituida hoy por la que con módica
to en que la “generosidad” arriesga ro- materiales no estarán equitativamente Los ideales, dice en algún lado Freud, es- ironía da su título a este texto. Será una
zar los intereses de Los Mercados-, y no repartidas, sino que en las nuevas con- tán hechos para perderlos. Con lo cual, ardua tarea hacer que no sea otro mero
una construcción horizontal generada diciones tampoco lo están esas “noveda- creemos entender, no se está condenan- cambio de palabras.
por la sociedad “desde abajo”, como se des” que son la libertad y la democracia. do la adhesión al ideal de una causa justa
dice. Cuando esos límites en efecto apa- El pasaje al “neoliberalismo salvaje”, a la o de una convicción filosófica o política. Notas
recen, y en el contexto de aquel circuito mercantilización de todo lo existente, al 1. Un riesgo con la insistencia en el térmi-
repetitivo, suele suceder la propagación individualismo competitivo en el que no “neoliberalismo” es que se independice
de lo que la sociología clásica, a partir tan solo un puñado logrará llegar hasta Si las masas no están del de “capitalismo”, o peor, lo sustituya,
de Durkheim, denomina anomia: una “arriba” conformando una nueva y bru- sostenidas en una como si no fuera su versión más radical. Así
suerte de desconcierto social, de caída de tal burguesía plutocrática y excluyendo es usado frecuentemente por los gobiernos
armazón crítica, en o movimientos socialdemócratas, “progre-
los códigos imaginarios inculcados por el a la inmensa mayoría, todo ello impo-
Amo, con las consecuencias ya aludidas ne nuevos códigos y reglas para las que una voluntad de poder sistas”, nacional-populares, etcétera, bajo
de depresión de masas. La confianza en el el hombre o la mujer de a pie carecen transformadora, la el supuesto utópico (o ideológicamente
Amo-Estado está herida de muerte, y si de sistema de interpretación alguno. El única manera de interesado) de que se puede eliminar el
Otro anterior, con todo su autoritarismo neoliberalismo sin seguir “combatiendo al
no se percibe una alternativa realmente mantener a raya, si Capital”.
radical a esas opciones, no habrá más re- burocrático, al menos había generado acaso, a la depresión,
medio que resignarse a volver al “otro” un sistema que podía imaginarse como 2. Marx, Karl: El Capital, México, Siglo
Amo, Los Mercados (puesto que se nos mínimamente inteligible. Ahora todo se es un nuevo engaño XXI, T. 1, Cap. 1, “La mercancía”.
ha inscripto en el cuerpo, como en el asemeja a una selva intrincada, irracional 3. Como es obvio, no estamos diciendo
y anárquica, para la que no existen ma- que “la gente” no debería trabajar: en el ca-
famoso cuento de Kafka, la Ley de la
pas o caminos planificados. Los “valores” Pero sí se nos está advirtiendo que con- pitalismo no queda más remedio que ha-
repetición): “otro” Amo frente al cual el
viene estar preparados para la posibilidad cerlo, so pena de perecer de hambre, y más
anterior, de nuevo, nos ha dejado inde- previos podían ser muy cuestionables,
de su crisis, que no significa su completa aún en contextos de crisis y aumento de la
fensos al acostumbrarnos a que fuera él el pero ningún nuevo valor los ha reem- desocupación. Lo que estamos diciendo es
que tomara las grandes decisiones. Y así plazado, salvo el del Dinero, enarbolado pérdida. Significa, en todo caso, la dife-
que no hay por qué confundir necesidad
el círculo vicioso maníaco-depresivo (si por ese también nuevo personaje del cual rencia entre la depresión melancólica -la con deseo o con virtud, ni hacer del trabajo
es que la metáfora es válida: pero lo que apenas se tenían vagas noticias, Los Mer- famosa sombra del objeto cayendo sobre en sí mismo un Bien “ontológico”, o peor,
nos importa es que se entienda el con- cados. el sujeto- y el sostenimiento del ideal por metafísico. Y que si un día, de repente, mi-
cepto) empezará de nuevo: da capo senza Permítasenos citar nuevamente a Sartre, un trabajo del duelo. Y aquí, desde lue- llones de hombres y mujeres dijeran, como
fine, como dice Dante. escribiendo a principios de los setenta -es go, “trabajo” no tiene las connotaciones el escribiente Bartleby, “Preferiría no hacer-
decir, casi veinte años antes del colapso de alienación o explotación a que alu- lo”, eso sería una situación decididamente
de los “socialismos reales”, pero con el díamos más arriba: es la praxis creativa revolucionaria.
La multiplicación proceso de crisis ya tan avanzado, que que permite, justamente, recrear el ideal 4. Barcelona, Península, 1962. El autor de
estadística de los bien podría ser un corolario del libro de haciéndose cargo de los efectos de verdad estas líneas, por entonces estudiante en la
(diversos) estados Aleksievitch-: que lo pusieron en crisis. Y “duelo” no es Facultad de Filosofía y Letras, tuvo que
depresivos en “La desestalinización ha multiplicado la resignación a una pérdida: es la regene- leerlo en la cátedra de Psiquiatría Social di-
las neurosis en Europa: necesario es de- ración del ideal en las nuevas condiciones rigida por el Dr. Nicolás Caparrós.
determinados contextos ducir que los agravios callados, los ra- despertadas por la crisis. 5. Esta aseveración, por supuesto, depende
sociales podría autorizar zonamientos truncos, los sentimientos Se nos disculpará la premura taquigráfica de las circunstancias específicas de la pérdi-
a pensar la depresión amordazados, los hechos mantenidos en con la que acabamos de usar ciertas ca- da. Puede ser absolutamente cierta si el hijo
también, en un sentido silencio han sido reprimidos, enterrados tegorías, para hablar rápido. Podríamos muere por accidente o por enfermedad. Si
bajo el piso de las almas, pero no supri- apelar a otras. Hace ya mucho tiempo, el la muerte es producto de la represión, la
amplio, como fenómeno notable antropólogo italiano Ernesto de desaparición o el terrorismo estatal, como
midos. Unos murieron y hieden; otros,
de masas sepultados vivos y vueltos a entrar en Martino, estudiando diversas situacio- ha ocurrido (no solo) entre nosotros, en-
escena después del fin del estalinismo, nes de crisis dramáticamente vividas por tonces tiene -ha tenido- una enorme signi-
se han agriado hasta la locura. Al abrir ciertas culturas (muertes, pandemias, de- ficación social y política. Lo interesante es
El síndrome puede darse aún en los casos los ojos, el desestalinizado descubre que sastres naturales, pobreza extrema, ham- que, salvo casos individuales, este tipo de
más extremos de “omnipotencia estatal”. no tiene raíces en un mundo carente de brunas y también, cómo no, dominación pérdida, más que depresión, ha producido
Pongamos: la caída de la ex URSS. En hitos, atroz y desnudo. No más mitos, colonial), acuñó el concepto de crisis de politización, como en el caso de las Madres
un libro extraordinario de la historiadora verdades mortales y pasajeras: ha pasado la presencia social, que describe en efecto de Plaza de Mayo y un largo etcétera.
y periodista Svetlana Aleksievitch (Pre- las de Caín y para nada. Solo le queda la esa situación de depresión de masas, esa 6. Sin dejar de abrevar en un discurso me-
mio Nobel de literatura 2011)9, el estado sensación de fin del mundo experimen- tafísico-existencialista, la famosa frase final
depresión.”10
de la obra A Puertas Cerradas, del ya citado
de ánimo de los entrevistados ante el de- Es, sin duda, una estupenda descripción tada por la sociedad en su conjunto -o
Sartre, a saber “El infierno son los otros”,
rrumbe del “paraíso socialista” es de una -y, como toda buena descripción, una al menos por la mayoría de ella- frente a podría ser una exacta ilustración de lo que
ambivalente pero inequívoca depresión explicación-, válida no solo para el “es- la caída de los códigos rutinarios que los venimos diciendo.
(la palabra insiste tanto en la escritora talinismo”, sino del estado de depresión miembros de la sociedad habían “inte- 7. Cfr, para esto, Goffman, Erving: Estig-
como en los interlocutores). Los relatos de masas que sobreviene cuando han caí- riorizado”.11 La solución que encuentran ma, Buenos Aires, Amorrortu, 1980.
describen cómo el inicial alivio por el do las ilusiones (políticas, en este caso) las sociedades -no todas, y no siempre- 8. McPherson, C.B.: Teoría Política del In-
aflojamiento de la represión y la opre- y “retornan de lo reprimido” todas esas para recuperar la “presencia”, es lo que el dividualismo Competitivo, Barcelona, Ana-
sión estatal, o la euforia por un presun- señales de alarma que tan astutamente autor denomina un proceso de creación grama, 1981.
to acceso al mundo occidental -con sus habíamos sabido enterrar “bajo el piso cultural: nuevos rituales, nuevos mitos, 9. Aleksievitch, Svetlana: El Fin del Homo
promesas de valores desconocidos como de las almas”. El desengaño ante lo viejo nuevas lógicas asociativas, lo que fuere. Sovieticus, Madrid, Alianza, 2009.
la libertad y la democracia-, paulatina- que muere y la impotencia de no saber En todo caso, una nueva política (en el 10. Sartre, Jean Paul: El Idiota de la Fami-
mente van cediendo lugar a una sensa- cómo hacer nacer lo nuevo, es un mo- sentido más amplio pero más estricto del lia, Buenos Aires, Tiempo Contemporá-
ción de angustia asimismo “anómica” mento -que puede ser muy largo- limi- término) que, trascendiendo la encerrona neo, 1975.
por la pérdida (otro término recurrente) nar, indeciso, apto para que aflore la de- de la repetición “depresiva”, suponga la 11. De Martino, Ernesto: La Fine del Mon-
de las seguridades -despóticas y otorgadas presión. Si las masas no están sostenidas re-fundación de lo que suele mentarse do, Milano, Feltrinelli, 2010.

LA PIEL Y LA MARCA
Acerca de las autolesiones
David Le Breton
En este texto el autor da cuenta de los riesgos que asumen las jóvenes generaciones y el lugar de la identidad. Durante la investigación
ha recogido numerosos testimonios. Entre ellos aquellos que practican el tatuaje y el piercing durante los cuales los sujetos evocaron
prácticas de heridas deliberadas. Este es un libro necesario para todos aquellos que trabajan con jóvenes. El autor en un lenguaje claro
desarrolla un síntoma característico de nuestra época.

En todas las librerías - revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar


LAS DEPRESIONES Y SUS CONFLICTOS p/9

Luis Hornstein
Psicoanalista
luishornstein@gmail.com

¿Qué es lo propio de las depresiones? y puedo postular el sujeto como un sis-


¿Hay conflictos específicos? ¿Qué cons- tema abierto. Los encuentros, vínculos,
telación conceptual puede dar cuenta de traumas, realidad, duelos lo autoorgani-
una clínica de las depresiones? Esbozaré zan. Un bucle autoorganizador reempla-
las primordiales. za la linealidad causa-efecto por la recur-
Primer esbozo: hay que entender la rela- sividad. Creíamos que el tener y el ser
ción yo/superyó-ideal del yo, los baluartes estaban netamente diferenciados. Esa
narcisistas, la modalidad de tramitación internalización, que era el paradigma,
de duelos y traumas pasados y presentes, los hoy es una limitación. Estamos sosteni-
efectos de la vida actual y de los proyectos dos por nuestra historia individual, pero
(personales y compartidos) en las valora- también por los vínculos y por nuestros
ciones del yo. logros. Y por lo histórico-social y sus di-
versos espacios.
Las depresiones componen la cara oscu-
Las depresiones ra de la intimidad contemporánea y de-
representan, después ben ser abordadas desde el paradigma de
de las enfermedades la complejidad. Y así entendemos el des-
equilibrio neuroquímico a veces presen-
cardíacas, la mayor te en las depresiones, debido a la acción
carga sanitaria si se conjunta de la herencia, la situación per-
calcula la mortalidad sonal, la historia, los conflictos neuróti-
prematura y los años de cos y humanos, la enfermedad corporal,
las condiciones histórico-sociales, las vi-
vida útil que se pierden vencias, los hábitos y el funcionamiento
por incapacidad del organismo.
Las depresiones representan, después
de las enfermedades cardíacas, la mayor La psiquiatría había cumplido el trabajo ¿Es el trastorno narcisista una dificultad
He postulado que el meollo está en la carga sanitaria si se calcula la mortalidad de reagrupar las perturbaciones. Y desde para asumir la alteridad, se refiere a la
relación entre el yo y los valores y me- prematura y los años de vida útil que se que el psicoanálisis entra en escena, el pobreza de la autoestima, es una labili-
tas interiorizadas. Cualquier frustración pierden por incapacidad. El Global Bur- debate es entre dos psicopatologías. La dad de la identidad?
narcisista puede precipitar una depre- den Disease (llevado a cabo por la OMS) El narcisismo es un proceso continuo
de orientación psicoanalítica clasifica a
sión al producir un colapso parcial o postula que las tendencias de la salud de interiorización del mundo exterior:
completo de la autoestima si el sujeto se partir del conflicto psíquico. La otra so-
para el 2020 serán principalmente: en- la lengua que hablo, las categorías de la
siente incapaz de vivir acorde con sus as- vejecimiento de la población debido al lución es neokraepeliniana: al no haber
acuerdo sobre las causas, omite esa inte- experiencia sensible o del pensamiento
piraciones. A mayor distancia entre esas descenso de los índices de mortalidad;
rrogación y elabora criterios estandariza- de las que me sirvo, la presión de las co-
aspiraciones y la imagen del yo, más re- propagación del HIV e incremento en
dos que describan síndromes. munidades, la pertenencia a un género,
cursos se destinarán a disminuir ese hia- la mortalidad y la incapacidad relacio-
to. Un yo empobrecido por el exceso de una edad, una clase.
nadas con el tabaco y la obesidad. Este
defensas y en su capacidad de lograr ac- Un repaso de la bibliografía sobre “pa-
estudio también situó en segundo lugar
ciones satisfactorias altera el sentimiento a la depresión entre las causas de DALY tologías narcisísticas” nos muestra un
La subjetividad solo conjunto proteico. Pero el psicoanálisis
de estima de sí. (disability-adjusted life years), por delan-
La subjetividad solo es pensable inmer- te de los accidentes de tránsito, las enfer-
es pensable inmersa aspira a “hincar hasta la raíz del conflic-
sa en lo socio-histórico entramando medades vasculares cerebrales, la enfer- en lo socio-histórico to” (Freud). Así encontré cuatro varian-
prácticas, discursos, sexualidad, ideales, medad pulmonar obstructiva crónica, entramando prácticas, tes o ejes.
deseos, ideología y prohibiciones. Es las infecciones de las vías respiratorias, discursos, sexualidad, 1. En una modalidad está en juego la
producto de una interacción constante la tuberculosis y el HIV (Hornstein, identidad (el sentimiento de sí): esqui-
ideales, deseos, zofrenia, paranoia y cuadros borderline.
entre “lo biológico” y “lo social” a tra- 2006).
vés de la cual se construye la historia. La Los pacientes deprimidos presentan pér- ideología y prohibiciones Falla la consistencia del yo. El conflicto
subjetivación debe dar cuenta del pasa- dida de energía e interés, sentimientos se sitúa en el interior del yo y en la per-
je-proceso desde la indiferenciación nar- de culpa, dificultades de concentración, durabilidad de la identidad a través de
cisista hasta la aceptación del otro y del pérdida de apetito y pensamientos de los cambios.
devenir. Lo hará concibiendo al sujeto muerte o suicidio. El humor deprimido La pretensión de encontrar una teoría 2. En la segunda modalidad lo que pre-
no sólo identificado sino identificante; y la pérdida de interés o satisfacción son unificante para cuadros clínicos dife- domina es el interrogante acerca del va-
no sólo pensado sino pensante; no sólo los síntomas clave de las depresiones. En rentes genera atascamientos teóricos y lor del yo. Ese es el conflicto nuclear. Es
sujetado sino protagonista. ellas se manifiesta una pérdida de ener- técnicos en la comprensión de las pro- lo propio de las depresiones en todos sus
Desde sus comienzos el psicoanálisis se gía que empeora el rendimiento escolar blemáticas narcisistas. Por comodidad estados.
ha nutrido en el intercambio con otras y laboral y disminuye la motivación para usamos la palabra “patología”, cuando 3. En la tercera modalidad está afectada
disciplinas. Hace tiempo que me enri- emprender proyectos. La inhibición es su se trata más bien de descripciones (en la distinción entre objeto real y fantasea-
quezco con la teoría de la complejidad trastorno fundamental. la clínica) y de dolencias (en el sujeto). do-pensado. No está en juego la propia

ATRAPADO EN LA LOCURA
De enfermero a paciente en un manicomio en Brasil
Daniel Navarro Sonim y Walter Farías
En esta narrativa hecha a cuatro manos, el periodista Daniel Navarro Sonim reúne, a partir de manuscritos y entrevistas, las
memorias de Walter Farías que, en la década del 70, pasó de ser un auxiliar de enfermería a ser paciente de una de las instituciones
psiquiátricas más grandes de Brasil: el Complexo Psiquiátrico do Juquery (Complejo Psiquiátrico del Juquery), en Franco da Rocha,
región Metropolitana de San Pablo, Brasil.

En todas las librerías - revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar


organización psíquica sino la aceptación tos conflictos conyugales y familiares, el de omnipotencia corroborado por la expe- del ideal). Y la crueldad
de la alteridad.
4. La cuarta modalidad corresponde a la
“clínica del vacío”. No se han constitui-
ausentismo laboral, el bajo rendimiento
escolar, el aislamiento social y la falta de
motivación pueden ser depresiones en-
riencia, contribuye a incrementar el sen-
timiento de sí”
En las depresiones “una pérdida de ob-
de ciertos superyoes. La
terapia de las depresio- p/ 10
nes no consiste en darle
do ciertas funciones yoicas o se las ha mascaradas. Un predominio mayor de jeto se convierte en una pérdida del yo” la razón al superyó sino
perdido por exceso de sufrimiento. depresiones somatizadas se produce en (Freud, 1915). El otro, siempre im- en “desmontar este superyó hostil” (Freud,
Las cuatro modalidades afectan al yo: los pacientes que tienden a la negación, portante, tiene un especial papel en el 1937). Para lo cual habrá que desentra-
consistencia, valor, indiscriminación la hiperactividad y cierto control omni- campo narcisista. ¿Qué relaciones tiene ñar cómo se construyeron el yo, el su-
con el objeto, pérdida o no constitu- potente del entorno. Su idiosincrasia no con el sentimiento de estima de sí y sus peryó y el ideal del yo y los avatares de la
ción de funciones. Y remiten a conflic- les permite discernir vivencias de inde- otros constituyentes: narcisismo infantil historia identificatoria.
tos distintos. fensión y de fracaso, hasta que las altera- y logros yoicos? La concepción del psi- ¿Por qué la angustia frente a la pérdida
La clínica actual pone en aprietos al ciones somáticas las evidencian. quismo como sistema abierto permite de amor del superyó es tan avasallante
psicoanálisis. “Clínica” es el conjunto entender la función narcisista del mun- en las depresiones? Entender su predo-
de prácticas y saberes con que lidiamos do objetal, porque en ella el ser (registro minio implica dilucidar cómo se cons-
no solo con enfermedades y “trastornos” Muchos hombres identificatorio) coexiste con el tener (re- truyen el yo, el superyó y el ideal.
sino con el sufrimiento (el evitable y el gistro objetal). Nos será útil la noción de autoestima.
inevitable). Si el psicoanálisis aspira a ser deprimidos no son Cualesquiera que sean el polimorfismo Autoestima es lo que pienso y siento so-
contemporáneo es desafiando los lími- diagnosticados porque de los estados depresivos, hallaremos bre mí mismo. Mi familia, mi pareja y
tes de lo analizable, poniendo a trabajar su actitud no consiste esos elementos fundamentales: una pér- mis amigos pueden amarme, y aun así
nuevos territorios como el de las depre- en recluirse en el dida y un retraimiento que agobia al puede que yo no me ame y me vea como
siones. Necesitamos ideas-herramientas silencio del abatimiento sujeto. alguien insignificante. Puedo proyectar
que se adecuen a una clínica que nos Si en el duelo el mundo se vuelve po- una imagen de seguridad y aplomo que
desborda. En el consultante actual se sino en el ruido de la bre y vacío, en las depresiones (en to- “engañe” a todo el mundo y aun así
ve la incidencia de lo socio-cultural: el violencia, el consumo dos sus tipos y estados), pobre y vacío temblar por mis sentimientos de insufi-
desempleo, la inseguridad, la margina- de drogas o la adicción se ha tornado el yo. Siendo inevitables ciencia. Puedo satisfacer las expectativas
ción y la crisis en los valores e ideales. al trabajo las muertes y ciertas pérdidas, los duelos de otros y aun así fracasar en mi pro-
La degradación de los valores colectivos son inevitables. La pérdida conlleva su pia vida. Puedo ganar todos los honores
incide sobre los valores personales, insti- desaparición en el mundo real, pero si se y aun así sentir que no he conseguido
tuidos en la infancia pero siempre resig- perturba la simbolización de la ausencia nada y padecer de un doloroso senti-
nificándose. Los motivos de consulta en las depre- se dificulta la construcción fantasmática miento de fraude y vacío interno.
Los deprimidos presentan una visión siones se pueden agrupar en categorías: propia del trabajo de duelo. El sentimiento de estima de sí es fluc-
pesimista de sí mismos y del mundo así A) Estados de ánimo y afectividad: tris- En las depresiones, el trabajo del due- tuante. Lo agitan, lo vapulean, lo con-
como un sentimiento de impotencia y teza, baja autoestima, autorreproches, lo se traba. El depresivo es acosado por solidan las experiencias gratificantes o
de fracaso. Hay pérdida de la capacidad pérdida de placer e interés, sensación de todos lados: por el objetal (pérdida de frustrantes en las relaciones con otros,
de experimentar placer (intelectual, es- vacío, apatía, ansiedad, tensión, irritabi- objeto), por el narcisista (condicionada la sensación (real o fantaseada) de ser
tético, alimentario o sexual). La exis- lidad, inhibiciones varias. B) Pensamien- por la función del objeto en la econo- estimado o rechazado por los demás; el
tencia pierde sabor y sentido. Se sienten to: concentración disminuida, indeci- mía narcisista) y por la ambivalencia modo en que el ideal del yo evalúa la
aislados y abrumados por esa vergonzosa sión, culpa, pesimismo, crisis de ideales (defusión pulsional). Se trata de una distancia entre las aspiraciones y los lo-
indiferencia hacia sus prójimos. El de- y de valores, pensamientos suicidas. C) batalla. Predominan los batallones de la gros. Esas aspiraciones se incrementan,
presivo es un agobiado en busca de es- Manifestaciones somáticas: alteración de pulsión de vida cuando el análisis (o la y entonces es imperioso poner en obra
tímulo. Un ansioso en busca de calma. algunas funciones (insomnio, hipersom- vida) consiguen ligar y contrarrestar lo una serie de recursos para disminuir la
Un insomne en busca del dormir. nia, aumento o disminución del apetito, mortífero. angustia por la pérdida de amor del su-
Ese agobio se expresa en la temporali- disminución del deseo sexual); dolores peryó. Al mismo tiempo, la satisfacción
dad (“no tengo futuro”), en la motiva- corporales (cefaleas, lumbalgias, dolores pulsional aceptable para el ideal (direc-
ción (“no tengo fuerzas”) y en el valor articulares) y síntomas viscerales (princi- ta, inhibida en su fin) y la sublimación
(“no valgo nada”). Muchos hombres de- palmente gastrointestinales y cardiovas- Si en el duelo el mundo
elevan el sentimiento de estima de sí. Lo
primidos no son diagnosticados porque culares). se vuelve pobre y vacío, eleva también la imagen de un cuerpo
su actitud no consiste en recluirse en el Los depresivos toleran poco las frustra- en las depresiones saludable y suficientemente estético. Y
silencio del abatimiento sino en el ruido ciones. El alcoholismo y las adicciones
de la violencia, el consumo de drogas o pueden considerarse como automedica-
(en todos sus tipos y al mismo tiempo lo acosan la pérdida
la adicción al trabajo. Suelen mostrar lo ción y suelen ser la otra cara del vacío estados), pobre y vacío de fuentes de amor, las presiones super-
que, con un eufemismo, se suele llamar depresivo. A la implosión depresiva le se ha tornado el yo yoicas desmesuradas, la incapacidad de
“irritabilidad”. responde la explosión adictiva, a la falta satisfacer las expectativas del ideal del
Pocas veces el varón expresa la altera- de sensaciones del deprimido le respon- yo. Y por cierto, las enfermedades y los
ción del estado de ánimo a través de de la búsqueda de sensaciones del droga- cambios corporales indeseados (Horns-
síntomas psíquicos como la tristeza, la dicto. La depresión y el abuso de sustan- Según la teoría psicoanalítica “clásica”, tein, 2000).
labilidad emocional o la ideación de- cias forman un círculo vicioso, pues son la depresión oculta una agresividad con- Bibliografía
presiva. Por eso la depresión masculina un intento de liberarse de la depresión tra el objeto perdido. La queja contra sí
y el daño que experimentan por ello la mismo es, pues, una queja contra el otro. Freud, S. (1914), “Introducción del Narci-
está más enmascarada que la femenina y
sismo”, A.E. Tomo XIV.
puede pasar inadvertida cuando el pro- acentúa. Más allá de la descripción que Freud
-------(1915), “Duelo y melancolía”, A.E.
fesional –médico, psiquiatra o psicólo- Un paciente depresivo nos genera múl- hace en Duelo y Melancolía (1915), Tomo XIV.
go- no advierte que la depresión se está tiples interrogantes: ¿Qué déficit ten- Kristeva (1987) señala “Lejos de ser un --------(1937), “Análisis terminable e inter-
manifestando como anorexia, astenia, drá? ¿Afectivo? ¿De logros? ¿De narcisi- ataque oculto contra otro imaginado hostil minable”, A.E. Tomo XXIII
dolores musculares, cefaleas, insomnio, zación? ¿De una combinación de ellos? por frustrante, la tristeza quizá sea la se- Hornstein, L (2000), Narcisismo: autoesti-
pérdida de peso. Incapaces de identificar Para Freud (1914),el sentimiento de ñal de un yo primitivo herido, incompleto, ma, identidad y alteridad, Paidós, Buenos
las emociones propias y, por lo tanto, de sí está hecho de muchos “materiales”: vacío”. El abatimiento del depresivo, su Aires.
expresarlas con palabras, estos depresi- “Una parte del sentimiento de sí es pri- postración, no esconde la culpabilidad ------- (2006), Las depresiones, Paidós,
vos sólo mencionan los síntomas físicos maria, el residuo del narcisismo infantil; por su ambivalencia sino que es la ex- Buenos Aires.
de su malestar. otra parte brota de la omnipotencia co- presión de una herida narcisista no sim- -------- (2013), Las encrucijadas actuales
La incapacidad para expresar los sen- rroborada por la experiencia (el cumpli- bolizable. del psicoanálisis, FCE, Buenos Aires.
timientos con palabras, los problemas miento del ideal del yo), y una tercera de Las depresiones interrogan acerca del fu- -------- (2018), Ser analista hoy, Paidos,
de concentración, y el consumo de sus- la satisfacción de la libido de objeto [...] turo. También interrogan los logros, los Buenos Aires.
tancias puede ser más evidente que las Todo lo que una persona posee o ha alcan- valores, la intersubjetividad y la histo- Kristeva, J (1987), Sol negro, Monte Avila,
alteraciones del estado de ánimo. Cier- zado, cada resto del primitivo sentimiento ria de narcisización (tanto del yo como Caracas, 1999.

NUEVA
SUPERAR EL MANICOMIO EDICIÓN
AMPLIADA
Salud Mental y atención psicosocial
Paulo Amarante
Un libro contribuye a fortalecer los vínculos con el pensamiento en salud colectiva de Brasil, cuya originalidad
y potencia nos es tan valiosa, desarrollando teorías y prácticas transformadoras.

En todas las librerías - revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar


NO ES DEPRESIÓN: ES HAMBRE p / 11

Juan Carlos Volnovich


Psicoanalista
jcvolnovich@gmail.com

Lo incompresible por
inadmisible
Los adultos, somos como niños tratando
de comprender las fuerzas que sostienen
el sistema que nos hace y que, muchas
veces, quisiéramos ayudar a deshacer.
Somos como niños enfrentados a un
mundo cuya organización económica,
política y social es tan incomprensible
como el equilibrio que lo sostiene.
Creo recordar que fue Jean Piaget quién
afirmó que “somos como niños tratan-
do de comprender”… comprender un
mundo en el que el desarrollo más in-
creíble de la ciencia y de la técnica -el
dominio de la naturaleza en base a la
informática, la genética, la robótica-
coincide con la falta de seguridad, la au-
sencia de justicia e igualdad, la desespe- dades evitables. Si decidiéramos hacer dísticos -terroríficos en su fría elocuen- Conciencia de clase social
ranza que se adueña de la infancia y bien un minuto de silencio por cada uno cia- está la tragedia individual, cientos de
pudiera resumir sus condiciones de vida; de los niños que este año morirán por millones de veces repetida, de la muerte, Los adultos somos como niños tratan-
o, más bien, sus condiciones de muerte. causas relacionadas con el hambre, bien el hambre, la indigencia y el desamparo do de comprender las fuerzas que sos-
La mortalidad infantil evitable, los mi- entrado el próximo decenio aun perma- total. Lejos de la neutralidad estadísti- tienen el sistema. ¿Y los niños? ¿Cómo
llones de niños que en el mundo mue- neceríamos en silencio. Y esta realidad ca es necesario saber que 50.000 niños van comprendiendo el mundo social en
ren por año de enfermedades curables, se agrava ante la tragedia actual de un mueren de más por día en el mundo; el que viven? ¿Cómo van construyendo
por falta de higiene, por falta de agua y que 150 millones de niños se acuestan las nociones que dan cuenta de los fe-
alimentos que sí existen y se dilapidan, con hambre cada noche; que 15 millo- nómenos sociales, económicos, políti-
los millares de niños que mueren apa- nes de niños se han convertido en defi- cos, morales hasta llegar a compartir el
leados, revelan una pesadilla de la que El hambre es la causa cientes físicos y mentales este año; que mismo código que los adultos? ¿Cómo
es imposible despertar; y muestran un directa del 38% de 300 millones de niños entre los 6 y los llegan a saber acerca de las diferencias de
panorama inexplicable: las estadísticas las muertes de niños 11 años contemplan como otros niños clase social?
auguran que el desamparo y el riesgo de menores de 1 año y del van a la escuela; en fin, que un quinto
los niños de países periféricos, lejos de de la población mundial, uno de cada
mejorar, irá empeorando. 60% de los de 1-4 años cinco, lucha sólo por la subsistencia.
Eso quiere decir que nuestros países se- ¿Es esto inevitable? La pobreza no es,
rán aún más pobres a medida que pro- La vida de un niño, lejos de ser inesti- como se nos dice, el
gresen los países centrales si es que no se mundo que ha incorporado el hambre a mable, vale menos de 100 dólares por signo de una sociedad
revierten las tendencias actuales. Y nada su cotidianeidad como fenómeno endé- año. Gastados con criterio, a favor de que no crea riquezas,
hace pensar que eso vaya a suceder. Da- mico. El Fondo de la Naciones Unidas cada uno de los 500 millones de niños
tos del último informe del Fondo de la para la Infancia calcula que el 20% de más pobres del mundo y de sus madres,
sino el producto de
Naciones Unidas para la Infancia1 con- los niños menores de 5 años, es decir, dicha suma habría costeado la asistencia una sociedad que solo
firman que 600 millones de niños viven 15 millones de niños, sufren de desnu- sanitaria base, la educación elemental, la aspira a maximizar las
en la pobreza; a 131 millones se les niega trición proteico-calórica. El hambre es atención del embarazo, la dieta, el abas- ganancias
el derecho a la educación; 352 millones la causa directa del 38% de las muertes tecimiento de agua y la higiene necesa-
están obligados a trabajar; más de dos de niños menores de 1 año y del 60% ria. En pocas palabras, habría cubierto
millones son forzados a ejercer la pros- de los de 1-4 años. Esto sucede en una las necesidades básicas para la vida. Para
titución o utilizados en la pornografía, región del mundo de incontables rique- inmunizar a todos los niños del mundo La escena tiene lugar en el arenero de
y un altísimo número muere a conse- zas y recursos naturales. Aquí, donde se subdesarrollado contra las seis enfer- una plaza pública ubicada en el epicen-
cuencia de enfermedades prevenibles producen alimentos suficientes, hay ni- medades más frecuentes y peligrosas se tro de uno de los barrios más elegantes
o son víctimas del tráfico de personas. ños que viven con hambre y hay niños necesitan sólo 5 dólares por niño. El no de Buenos Aires. Niños y niñas jugan-
Son 150 millones los niños menores de que mueren de hambre. Entonces, pare- hacerlo cuesta unos cinco millones de do… madres charlando sentadas en re-
5 años afectados por retraso del creci- cería ser que la pobreza no es, como se vidas por año. Así, la vida de un niño, dedor.
miento y 50 millones los niños menores nos dice, el signo de una sociedad que vale 100 dólares por año. En la práctica, Centremos nuestra atención en esos dos
de 5 años afectados por emaciación. no crea riquezas, sino el producto de para la comunidad mundial resulta un niños: “A” y “Z”. Tienen más de un año
Más de un millón de niños muere cada una sociedad que solo aspira a maximi- precio demasiado alto. Por eso, cada 2 (ya caminan), casi dos, diría. Juegan
año en América Latina producto del zar las ganancias. segundos, un niño paga con su vida, ese juntos pero no juegan entre ellos. Juego
hambre, la desnutrición y las enferme- Más allá de las cifras, de los índices esta- precio. en paralelo, le dicen. Cada uno por su

EN CARNE VIVA
Abuso sexual infantojuvenil
Susana Toporosi
El abuso sexual atraviesa nuestra sociedad. Nadie puede permanecer indiferente ante los efectos que este acto produce en los/as niños/as por parte
de adultos que los obligan a participar en actividades sexuales que no puede comprender y que traumatizan su vida, dejándolos/as “en carne viva”.
Una psicoanalista con muchos años de experiencia clínica en la temática nos brinda herramientas indispensables para profesionales del campo de
la Salud (médicos, trabajadores sociales, psicólogos, enfermeros, etc.), docentes, abogados, sociólogos, antropólogos, etc. También para cualquiera
que esté interesado en la temática; con un lenguaje claro y una profusión de datos e intervenciones permite tener un panorama actualizado sobre
esta cuestión.

En todas las librerías - revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar


lado, parecen disfrutar de estar acompa- ¿Qué nociones se han puesto en juego el dinero?, ¿por qué hay ricos y pobres?
ñados. aquí? Eso que los adultos sabemos tan bien. p / 12
“A” llegó al arenero en el cochecito em- La propiedad personal y la propiedad
pujado por su niñera. Traía balde, pala privada. Psicoanálisis
y rastrillo. La propiedad personal. ¿Quién es el
“Z” llegó al arenero en brazos de su dueño del balde, la palita y el rastrillo? Sobre los psicoanalistas recae la respon-
mamá aferrando en su mano un sonaje- ¿Quién, el dueño del sonajero? ¿Cuándo sabilidad de comprender las fuerzas
ro de plástico duro con manija. y cómo comenzó a instalarse ese concep- que sostienen el sistema que nos hace Blog de Alejandro Vainer
En determinado momento “Z” se ale- to de “lo mío, es mío”? y que, muchas veces, quisiéramos ayu-
ja como quien se apropia del espacio,
como quien recuerda que sabe caminar
Porque ocurre que la noción de que un
objeto nos pertenece hasta el momento
dar a deshacer. Sobre los psicoanalistas
recae el trabajo de dilucidar las relacio-
NOTAS MUSI ALES
(siempre con su sonajero), recorre el are- en que -por intercambio, venta o rega- nes del sujeto al poder. Porque desde el
lo- pasa a ser de otro, lleva un tiempo
Una forma de combatir
nero sin destino fijo y vuelve a sentarse nacimiento en adelante, la relación del el ruido que nos aturde
junto a “A”. Se miran, podría decir que para instalarse en los niños. Hasta que niño con el discurso social transita por
se reconocen, y siguen cada uno en lo eso ocurre “lo mío, es mío” y esto es así las marcas que ha dejado en el incons-
suyo. “Z” por fin suelta el sonajero para para siempre, aunque lo haya regalado, ciente la relación con el gran “Otro”. La Textos, comentarios, audios
tomar el rastrillo y “A” lo mira con indi- cedido o intercambiado.
Otro niño, “B” (4 años), abre un paque-
constitución de la subjetividad se erige, www.topia.com.ar
ferencia. Entonces “A” toma el sonajero así, sobre la herida que dejó abierta el
y se lo lleva a la boca. La niñera intervie- te de figuritas y esas figuritas son “sus desamparo original del bebé frente a la
ne para limpiar la baba con un trapito. figuritas”. Va al Jardín e intercambia una mamá o a los adultos responsables de la
La niñera de “A” y la mamá de “Z” son de esas figuritas con “C” (5 años). Des- vida o de la muerte. La situación de ex-
amigas. En realidad, son vecinas. Ambas pués, en la casa, le reclama a su mamá Encuentre los libros de
trema indefensión social, la experiencia
viven en la “villa” pegada al barrio ele- que “C” tiene “su figurita”. La madre de inermidad por la que transitamos, no Editorial Topía en:
gante. Característica urbana que se repi- acude al Jardín para recuperar la figurita hace otra cosa que reabrir la marca que
te por doquier. Ya se sabe: cada barrio de de “B” que “C” le “robó” y allí se entera el “Otro” grabó en nosotros y, de esta LIBRERÍA DE LAS LUCES
ricos tiene contiguo un asentamiento de que, en efecto, “C” tiene la figurita que
manera, nos predispone, nuevamente,
pobres que les prestan servicios. antes de intercambiarla le pertenecía a
para quedar subordinados a su poder.
AVENIDA DE MAYO 979
“B”. Lo que sucede es que para “B”, esa TELÉFONO: 4343-6216
figurita que el sacó por primera vez del Así, en una sociedad neoliberal como la
paquete, le pertenece con independencia nuestra, dominada por un proyecto de C.A.B.A.
Son dos los momentos de las operaciones posteriores que se han exterminio de las grandes poblaciones, el
llevado a cabo y llevará un tiempo, para discurso del “Otro” absoluto se inscribe
en que la alianza de en el inconsciente como deseo de muer-
género podría llegar a que acepte que esa figurita que alguna
vez fue suya, ya no lo es más. Hasta que te y frecuentemente se expresa a través
subordinar la diferencia eso suceda la propiedad de la figurita, de acciones destructivas hacia los demás
EN TWITTER
de clase social y a es para “B”, independiente de las otras y hacia uno mismo. Violencia ejercida,
disimular esa distancia: acciones que regulan los intercambios. violencia padecida, da lo mismo por-
que, en definitiva, tiende a borrarse el
@REVISTATOPIA
el fútbol, y el sexo y la Que la haya regalado o intercambiado
por otra, nada dice acerca de la perma- límite entre víctimas y victimarios. Ese
droga nencia de su propiedad.2 gran “Otro” incorporado en el seno de
La propiedad privada va más allá de la lo propio explica la destructividad pero,
posesión del balde, la palita, el rastrillo sobre todo, la auto destructividad que
o el sonajero. Se refiere a la posesión de los habita. Dirigiendo la agresividad ha-
Con el correr del tiempo y la reitera-
esa Plaza que es la plaza pública pero no cia sí mismo, dice Byun-Chul Han,4 el
ción del encuentro en el arenero los
es cualquier plaza pública. Es la Plaza de explotado no se convierte en revolucio-
niños tienden a reconocerse, a buscarse
ese barrio y, por lo tanto, gradualmen- nario, sino en depresivo.
para jugar juntos mientras las mujeres
conversan. El ritual hace que los niños te pasará a ser privatizada por quienes
lo habitan en forma exclusiva. Esa im- Notas
coincidan en ese tiempo, en ese espacio 1. FAO, IFAD, UNICEF and WHO The
aunque, todavía, habrá que esperar para perceptible apropiación del arenero por
parte de “A” augura su expansión te- State of Food Security and Nutrition in the
que organicen algún juego en común. World 2018, Licence: CC BY-NC-SA 3.0
Una vez concluido el paseo, como siem- rritorial que, seguramente, no quedará
acotada a la topología y que marcará con IGO, 2018.
pre, la niñera de “A” recogerá el balde, 2. Nada demasiado diferente a la lógica
la palita y el rastrillo, y “Z” se irá con su el tiempo un abismo insalvable entre
esos dos niños que, alguna vez, compar- que preside las acciones de algunos hom-
sonajero. Seguramente la niñera le dirá a bres y de algunos países. “La maté porque
tieron día a día, el mismo lugar del are-
su “patrona” que “A” tiene un amiguito era mía” supone que esa mujer es suya (ob-
nero. De modo tal que es posible ima-
en la plaza. “Z” y su mamá volverán a jeto de su propiedad) por que alguna vez
ginar que ya no volverán a encontrarse
la “villa”. como no sea a partir de su pertenencia la hizo suya (y para siempre). Los países
Si hiciéramos un salto en el tiempo y -distancia- de clase. Sin embargo, son colonialistas y neocoloniales consideran
visitamos la misma escena tres años des- dos los momentos en que la alianza de propios los territorios conquistados. Esta-
pués, nos encontraremos con que “Z” y género podría llegar a subordinar la di- dos Unidos, por ejemplo, aún lamenta la
los niños como “Z” ya no vienen más a ferencia de clase social y a disimular esa “pérdida” de Cuba simplemente porque la
la plaza y que ahora los niños de 4 o 5 distancia: el fútbol, y el sexo y la droga. consideran de su propiedad.
años como “A” ocupan todo el espacio. Porque ocurre que el fútbol como de- 3. Borzi, Sonia Lilian, El desarrollo infan-
¿Qué ha pasado? En el tiempo transcu- til del conocimiento sobre la sociedad. Pers-
porte mantiene ese carácter transclasista
rrido se ha dado un significativo proceso pectivas, debates e investigaciones actuales,
y no es para nada infrecuente encontrar-
de conocimiento y discriminación, pro- Libros de Cátedra, Editorial de la Univer-
nos con adolescentes urbanos que para
ceso en el que los niños fueron incorpo- sidad de La Plata, Facultad de Psicología,
iniciarse sexualmente y para consumir 2019.
rando y construyendo las nociones que recurran a sus amigos de la “villa”.
dan cuenta de las relaciones sociales de Castorina, J. A. Lenzi, A. M., La forma-
modo semejante a la construcción de las ción de los conocimientos sociales en los ni-
nociones de la física y la lógica matemá- ños, Gedisa, Barcelona, 2000.
tica que estudió Piaget. Sobre los psicoanalistas Castorina, J. A., “La psicología del de-
A pesar de la coincidencia de clase so- recae la responsabilidad sarrollo y la teoría de las representacio-
cial de las cuidadoras, ellas saben muy de comprender las nes sociales. La defensa de una relación
de compatibilidad” en Castorina J. A. y
bien que esos niños no son iguales. Y fuerzas que sostienen Barreiro, A. V., Representaciones sociales y
los niños comienzan a “saber” acerca de el sistema que nos hace prácticas en la psicogénesis del conocimiento
sus diferencias que, claro está, suponen
la inferioridad de uno de los términos. y que, muchas veces, social, Buenos Aires, Miño y Dávila, 2014.
quisiéramos ayudar a Danziger, K., “Children´s earliest con-
Gradualmente -y de manera imper- ceptions of economic relationships”, The
ceptible- “A” y “Z” comenzaron a ale- deshacer Journal of Social Psychology, Vol. 47-2,
jarse, “A” fue acercándose a otros “A” Australia, 1958.
tanto como “Z” lo hizo con otros “Z”. Delahanty, Guillermo, Génesis de la noción
No solo eso, el espacio de la plaza fue La identidad de clase -como la de géne- del dinero en el niño, Fondo de Cultura
poblándose poco a poco de puros “A” ro- son el logro de un complejo y pro- Económica, México, 1979.
al tiempo que “Z” y otros ”Z” fueron longado proceso interactivo que ha sido Jahoda, G, “Development of the percep-
cediendo el lugar hasta desaparecer. De investigado desde diferentes perspectivas tion of social differences in children from
modo tal que ese espacio público -en el teóricas.3 Son investigaciones que tienen 6 to 10”, The British Journal of Psychology,
inicio compartido- quedó solo habitado la enorme ventaja de haberle pregunta- Vol. 50-2, 1959.
por los “A” y algún que otro “Z” de 2 do a los niños acerca de las hipótesis con 4. Byung-Chul Han, La sociedad del can-
años. las que intentan explicar ¿de dónde sale sancio, Barcelona, Herder, 2012.
ENFERMEDAD, DOLOR Y p / 13

SUFRIMIENTO EN EL ARTE
Héctor J. Freire ¡Hay golpes en la vida tan fuertes,... yo no sé!
Escritor - Crítico de Arte César Vallejo
hector.freire@topia.com.ar

Ante la veracidad del dolor imágenes” donde “para existir”, el yo ne-


cesita duplicarse en ecos visuales. El espejo
Recordemos que el nacimiento de la era un objeto peligroso: “En la duplica-
imagen artística está unido desde el ción, siempre se desliza una diferencia”.
principio de la humanidad a la supera- Recordemos también “la función del es-
ción del dolor, el duelo y la incertidum- pejo como formador del Yo” que Lacan
bre ante la muerte. Pero si esas primeras describió en “Le Stade du miroir comme
imágenes surgen de las tumbas, es como formateur de la fonction du je” (1949).
rechazo a la nada, y para prolongar en Y en el libro Historia del Espejo su autor
cierta forma la vida. De ahí la necesidad Sabine Melchior-Bonnet, nos comenta:
de cubrir esas representaciones con co- Las cuestiones de sociabilidad alimentaron
lores, para hacer más soportable la idea una necesidad narcisista de reconocimien-
insoportable de la muerte. to y una sobrevaloración de la imagen del
Es como si esos primeros “artistas”, espejo. El manejo del reflejo no fue más
experimentaran por primera vez en la que la primera etapa de una revolución
historia, ante el dolor, la enfermedad y cultural que afectó las relaciones del hom-
el sufrimiento, la paradoja crucial que bre con la imagen. El triunfo de la foto-
le da sentido al arte: para expresar el si- grafía y más tarde la aparición del cine,
lencio de la muerte, el silencio nunca es terminarán de “democratizar” el narci-
suficiente. sismo colectivo.
En muchas religiones las imágenes do-
lorosas y sufrientes, desempeñaban y to-
La paradoja crucial que davía desempeñan con eficacia, un papel
le da sentido al arte: primordial a la hora de producir la ex-
para expresar el silencio periencia de lo sagrado. Y son utilizadas
de la muerte, el silencio como medio de adoctrinamiento, como
objeto de culto y como arma política,
nunca es suficiente para popularizar y afianzar las doctrinas
ortodoxas y dogmáticas de la iglesia.
Bataille, uno de los especialistas en el
tema, en su libro La lágrima de Eros, es La actual velocidad
muy ilustrativo cuando dice: lo que sa- que han adquirido las
bemos de ellos nos permite afirmar que sa- imágenes, y su posterior
bían -cosa que los animales ignoran- que
morirían. Desde la antigüedad, los seres indiferencia “ante el
humanos tuvieron un conocimiento do- dolor de los demás”,
loroso y estremecedor ante el sufrimien- no es la construcción
to y la muerte. de una mirada, sino
Las imágenes de hombres con el sexo la fascinación y la
erecto datan del paleolítico superior,
cuentan entre las más antiguas figura- "La Melancolía" de Domenico Fetti (1618) industrialización
ciones (precediéndose en veinte o trein- sufrimiento y muerte repetidas sin cesar, verdadero estadio del espejo humano:
capitalista de una visión
ta mil años). Pero los más primitivos vemos lo que no miraríamos. Dichas mirarse en un doble, y en lo visible in-
ritos funerarios y sepulturas que atesti- imágenes “muestran” e invocan lo que mediato (la imagen), ver también lo no
guan ese conocimiento angustiado de no muestran: la relación inmediata entre visible (la muerte). Y la nada en sí. Trau- Representar es hacer presente lo ausente,
la muerte, son considerablemente an- lo que está presente y lo que está ausen- matismo suficiente para reclamar al mo- por lo tanto, no es simplemente evocar,
teriores; para el hombre del paleolítico te. De ahí que, en la estrategia repeti- mento una contrapartida: construir una sino reemplazar. Las imágenes están ahí
inferior la muerte tuvo ya un sentido tiva y vertiginosa de las imágenes, no imagen de lo innombrable, un doble de para cubrir una ausencia, aliviar una
doloroso que le indujo, al igual que a existe la profundidad, “el buceo”, sino la muerte para mantenerse con vida y, a pena, un dolor. Pero al mismo tiempo,
nosotros, a dar sepultura a los cadáveres la superficialidad, “el surfeo”. Culturas la vez, no ver, no verse a sí mismo como ¿uno de sus efectos colaterales, no es un
de los suyos. Hemos visto que el velludo y políticas dominantes que nos exilian muerto. aumento en la banalización del duelo,
hombre de Neanderthal tenía ya plena de “nos-otros” mismos y del dolor de Esta inscripción significativa, hace de la del sufrimiento y de la misma muerte?
conciencia de la muerte. Y es a partir de los demás, una pérdida de sentido que fascinación ante las imágenes sufrientes ¿Qué se hace entonces, con la informa-
ese conocimiento, que opone la vida se- no es tan solo paréntesis de la reflexión (las innumerables pinturas de la cruci- ción que las imágenes nos aportan del
xual del hombre a la mera reproducción crítica, sino una devaluación de la exis- fixión de Cristo, por ejemplo) una ri- dolor ajeno? Si los espectadores son a
de los animales, cuando aparece el ero- tencia misma. Sin embargo, mientras se tualización -global en la actualidad- del menudo incapaces de asimilar los sufri-
tismo. Al decir de Debray: el arte sería observan las imágenes del desconsuelo y abismo por desdoblamiento especular. mientos de quienes tienen cerca. Quizás
un terror domesticado. la orfandad, casi “destellos luminosos” Dicha consideración, como lo ha de- esa incitación constante al voyerismo sea
Quizás por eso, y ante el incremento de la crueldad y el horror, nos sentimos mostrado Frazer, existe desde tiempos un “reaseguro” ante el dolor: constatar
exponencial de la violencia, la muerte y cada vez más lejos del dolor de las vícti- primitivos. Muchos pueblos considera- que eso que estoy viendo no me está
el sufrimiento en la vida social actual, mas. Paradoja interesante que nos lleva ban su reflejo, ya sea en la sombra, en ocurriendo a mí. Incluso ante el dolor
la necesidad de más y más imágenes, es a la reflexión sobre la esencia misma de el agua o en un espejo, fuentes de pe- de los otros con quienes me sería fácil
más vital y vertiginosa. En este sentido, dichas representaciones: ¿éstas nos acer- ligros. Incluso los griegos creían en el identificarme. En este sentido, ninguna
la materia prima de la actual velocidad can o nos alejan del dolor de los demás? presagio de muerte, el que una persona imagen es “inocente”, como tampoco lo
que han adquirido las imágenes, y su Es lícito pensar que la primera experien- soñara que se veía reflejada en un espe- fue y lo es, la manipulación que hicieron
posterior indiferencia “ante el dolor de cia trascendente del “animal humano”, jo de agua. Para algunos mitólogos éste y hacen a través de ellas, a lo largo de la
los demás”, no es la construcción de una ese “animal loco” al decir de Castoriadis, pudo haber sido el origen del Mito de historia, los centros de poder.
mirada, sino la fascinación y la indus- fue el desconcertante espectáculo del in- Narciso. Las imágenes también son la ausencia,
trialización capitalista de una visión. dividuo ante el dolor de la muerte. Según Delumeau, el espejo es un objeto y la ausencia es el nombre común del
Ante las imágenes de destrucción, dolor, Tal vez la imagen de la muerte sea el indispensable dentro de una “sociedad de doble. La imagen como un sustituto
vivo de la muerte. La fascinación ante en cierto modo al sujeto.
las imágenes del sufrimiento representa-
das en la historia del arte, hacen que el
El pabellón de cáncer
como la patología de un
p/ 14
yo quede en cierta forma inmunizado, espacio que se convierte
puesto en un lugar seguro. El dolor y en el símbolo de un sistema social pato-
la violencia de las imágenes convierten lógico. La enfermedad se deja leer como
en cosa a quién está sujeto a ella, y es objeto político. Tal el caso del sida, una
imposible deshacerse del doble sin ma- enfermedad del capitalismo tardío.
terializarlo. Es como si ante las imágenes Un mínimo común denominador, que
“dolorosas”, presentadas por la pintura, presenta la literatura actual del cáncer,
el cine o la fotografía, los espectadores es que el diagnóstico de la enfermedad
actuales no se negaran a ver, y no ne-
es conocido desde el principio. En torno
garan para nada lo real del dolor que se
muestra. Pero su complacencia se de- a este saber diagnóstico y su posterior
tiene ahí: -“he visto, he admitido, pero tratamiento, se plantean dos problemá-
no se me pida más”-. Por lo demás se ticas: la de la comunicación y la de la
mantiene el punto de vista, y se persiste pérdida de control.
en su comportamiento pasivo, como si La autofagocitosis, aunque las palabras
nada se hubiera visto. O sea, no se hace que se encuentran para el cáncer remi-
nada con lo visto, no se construye una ten a la figura de la delimitación de algo
mirada implicada. ajeno. “Ya no del contagio fluido sino de
la irradación molecular, desde dentro el
Tal vez la imagen de la cuerpo se descompone y se vuelve pura
intensidad, puro dolor” (al decir de Da-
muerte sea el verdadero niel Link).
estadio del espejo Estampa N°1 de "Los desastres de la guerra" de Francisco Goya (1810) Me gustaría cerrar este texto, en cierta
humano: mirarse en un forma autobiográfico, con uno de los úl-
doble, y en lo visible nuestras órdenes de valores. No hay, sin nos duele una pierna; no se sufre una timos poemas del Premio Nobel Harold
embargo, exigencias más ciertas que los pierna ni nos duele una enfermedad…
inmediato (la imagen), ver que el dolor hace a la vida. La palabra dolor está más cerca de lo
Pinter (1930-2008), reproducido por
también lo no visible (la Radar el 28-12-08:
El sufrimiento no es otra cosa que la físico, de lo puntual. La palabra sufri-
muerte). Y la nada en sí prolongación del dolor en el tiempo, miento viene del latín ‘sub-ferre’. ‘Ferre’
siendo la psicología, la disciplina rela- quiere decir llevar, pero ‘sub-ferre’ signi- Células del cáncer
cionada más íntimamente con él. En fica ‘llevar desde abajo’: sostener, acarrear
El sufrimiento y el dolor representados cuanto a la valoración del dolor no es la una carga, aguantar. Mientras la palabra “Las células del cáncer son las que se
es un tópico canónico en la historia del misma en todas las culturas y en todos dolor focaliza una parte de nuestro cuer- olvidan de cómo morir.”
arte, y se manifiesta como mero espectá- los tiempos. po, lo que nos duele y nos desarticula, (Enfermera, Hospital Royal Marsden)
culo, y a veces como reflexión profunda. El cuerpo es el espacio mediante el cual la palabra sufrimiento indica la actitud Se olvidaron de cómo morir
Ante esta “veracidad del dolor”, las imá- participa el dolor como objeto. El cuer- con que una persona soporta ese dolor, Y entonces estiran su tiempo de matar.
genes proyectadas, como en un estado de po es idéntico al valor, esto explica que y aun camina con él.”
dicha y tranquilidad del que mira el do- la relación de tal mundo con el dolor sea Mi tumor y yo peleamos a fondo.
lor, el sufrimiento y la muerte, pierden la relación con un poder que ante todo Esperemos que no sea una muerte doble.
su real sentido. Nos conmovemos, pero hay que evitar, pues en él, el dolor gol-
pea al cuerpo como el poder principal y
El sufrimiento no Necesito ver muerto a mi tumor
al mismo tiempo nos sentimos lejos. Un
juego de contrarios que se vuelve figura núcleo esencial de la vida misma. es otra cosa que la Un tumor que se olvida de morirse
En un reportaje al cineasta Iñárritu, éste prolongación del dolor Y en vez planea asesinarme.
paradigmática del arte moderno: “soy la
herida y el cuchillo” al mismo tiempo. nos dice que mira de frente al dolor, en el tiempo, siendo la Pero yo sí me acuerdo de cómo morirme
Tanto en Goya (los desastres de la guerra), quizás porque ya ha vivido el dolor más psicología, la disciplina Aunque todos mis testigos estén muertos.
La Piedad de Miguel Ángel como en El terrible, que es la pérdida de un hijo. “El Pero yo me acuerdo de lo que dijeron
dolor es parte del proceso de la vida. En relacionada más
grito de Münch, en el Guernica de Pi- De tumores que los dejarían
casso, o en los cuerpos deformados de Ba- las sociedades occidentales al tratar de íntimamente con él
Tan ciegos y tan sordos como eran
con; La patrulla infernal de Kubrick, El evitarlo constantemente, se está también Antes del nacimiento de esa enfermedad
séptimo sello de Bergman, Juana de Arco evitando la alegría, la posibilidad de pla-
La ira, la falta de ilusión, la ironía y el Que puso los tumores en acción.
de Dreyer, El acorazado Potemkin de Ei- cer, la capacidad de gozo. Si le tememos
sentein, por citar solo algunos films, nos tanto le estamos también negando la cinismo son el lenguaje del cáncer. A Las células negras se van a secar y morir
asomamos a los abismos de la condición posibilidad, al otro lado del dolor que es propósito, son muy recomendables O a cantar con alegría y hacer la suya.
humana, a su dolor más hondo y pri- la capacidad de gozar. En este sentido, los ensayos “Cáncer-literatura-conoci- Se reproducen tan en silencio día y noche.
mitivo. los films que contienen ciertas dosis de miento. De la personalidad cancero- Uno nunca sabe, ellas nunca dicen.
dolor me parecen más vitales.” sa a la comunicación total” de Christa
Los cangrejos son, de todos los anima- En su trilogía Amores perros, 21 gramos Karpenstein-Essbach, y La enfermedad Marzo 2002
les que sirven de alimento al ser hu- y Babel, el dolor es parte del proceso de y sus metáforas de Susan Sontag. Donde
mano, los que han de sufrir una muer- la vida. se explora también el aspecto político Otros textos de
te más horrenda, pues se los pone al Ahora bien, sufrimiento y dolor parecen de la enfermedad a partir de la novela Héctor Freire
fuego vivo en agua fría. palabras equivalentes, pero no lo son, de Solschenizyn, El pabellón de cáncer: en
aclara Ivonne Bordelois (autora de A la El cáncer es lo que un sistema político
El acoso del dolor (que es seguro e inelu- www.topia.com.ar
escucha del cuerpo. Puentes entre la salud y que sin embargo no tiene nada que ver
dible) es la nula atención que él presta a las palabras): “Se sufre una enfermedad; con el cáncer en sí mismo, le ocasiona
NO HAY DOLOR SIN SUFRIMIENTO p / 15

David Le Breton La Editorial Topía publicará próximamente Experiencias del dolor. Entre la destrucción y el renacimiento, el
nuevo libro de David Le Breton. Este Sociólogo y Antropólogo es autor de numerosos libros y ensayos. En este
texto, continúa una línea de trabajo que comenzó en Antropología del dolor (Seix Barral, 1995), Conductas
de Riesgo (Topía, 2011) y La piel y la marca (Topía, 2019). Es decir, dar cuenta del dolor, el sufrimiento y la
experiencia de la propia identidad en interjuego con la propia sociedad y cultura.
Aquí adelantamos un fragmento de la introducción.

mal visto. En cuanto a la persona que se a un dolor de espalda, o de vientre, una Si bien la ausencia de dolor por una
suspende con ganchos por el pecho, más angina, una caries, un raspón, una que- anomalía congénita parece un destino
bien busca el éxtasis o una experiencia madura, un golpe contra una puerta, una envidiable, las consecuencias son poco
espiritual. En otro registro, la experien- caída… La lista de los pequeños males deseables. Un individuo incapaz de sen-
cia del parto manifiesta una fuerte ambi- que jalonan nuestra existencia no tiene tir el más mínimo dolor se encuentra
valencia, algunas mujeres lo viven como fin. Como la enfermedad o la muerte, el amenazado constantemente. Ignora las
un sufrimiento intolerable y otras como dolor es el precio que pagamos por la di- agresiones que sufre su cuerpo, a menos
una sensación inolvidable que no está mensión corporal de la existencia. Todo que pueda ver los efectos. Se corta o se
unida al dolor. Por otro lado, hay quie- individuo está condenado a la precarie- quiebra un miembro sin experimentar
nes incluso buscan el orgasmo por me- dad, pero simultáneamente, si bien su ningún dolor. Continúa tomando una
dio de diversos ejercicios de crueldad en cuerpo está destinado al envejecimiento sopa hirviente o caminando con la pier-
las prácticas sadomasoquistas. El dolor y a la muerte, también es el requisito del na fracturada. Sólo un problema funcio-
parece un conjunto de muñecas rusas, sabor del mundo. El dolor es el privilegio nal atrae su atención. No siente ningún
donde al abrir una, aparece otra y otra y la tragedia de la condición humana o dolor producto de una apendicitis o del
más. Brevemente, las figuras del dolor animal. Aunque sea compartido por to- avance de una enfermedad grave. La in-
Habla - son innumerables y mi deseo es confron- dos, la paradoja es que siempre aparenta sensibilidad congénita al dolor es rara,
Sin embargo no separes del Sí al No. tarlas para tratar de comprenderlas me- ser algo totalmente ajeno a uno mismo. pero expone al infortunio peligrosamen-
Da también significado a tu palabra: jor porque, si bien ciertas experiencias te y quienes la conocen mueren precoz-
dolorosas destruyen a la persona, otras, mente. El dolor se mantiene para ellos
Dándole sombra.
a la inversa, la construyen.
La paradoja del dolor como un enigma.4 El cirujano Richard
Paul Celan, Habla tú también es que proporciona el
La relación dolor-sufrimiento es el tema Selzer cuenta la historia de una mujer
Esta obra trata sobre la experiencia del central de esta obra. Y si bien los pri- sentimiento de estar operada recientemente. Revisa a la mu-
dolor, de qué manera es vivido y sentido meros capítulos tratan de un dolor que vivo y establece una jer en su cama del hospital, luego cuando
por los individuos, sobre los comporta- implica sufrimiento en la enfermedad o frontera neta entre uno ella está en el baño, un líquido oscuro se
mientos y las metamorfosis que indu- por las secuelas de un accidente o de la filtra por debajo de la puerta. Descubre a
tortura, en los otros se analiza un dolor a y el mundo la paciente postrada, con la mano sumer-
ce. Se trata de estar lo más cerca de la
persona esforzándose por comprender menudo próximo al placer o al desarro- gida en su abdomen desgarrado. Asom-
lo que vive a través de las herramientas llo personal, y se esfuerza por compren- “Ese dolor no podríamos imaginarlo brado, la devuelve a su cama y cura sus
de la antropología. Esta obra prolonga, der la ambivalencia de la relación con el como propio hasta que aparece. Cuando heridas. Ella le pregunta súbitamente:
de algún modo, Antropología del dolor, dolor. Bien entendido, el análisis podría llega, apenas podemos representárnoslo “Eso debería doler terriblemente, ¿cier-
que insistía sobre todo en la dimensión continuar por el estudio de las diferentes como propio”.2 to? Quiero decir: si mi cuerpo fuera real-
social y cultural del dolor. A partir de formas de misticismo. En efecto, hom- A menudo se siente dolor sin una lesión mente mío, tendría dolor. Pero no siento
la primera edición de ese libro, no sólo bres y mujeres se infligen terribles pri- detectable y a la inversa, hay lesiones gra- nada.”5 Entonces R. Selzer comprende
vaciones, heridas que de ningún modo ves que no se sienten. Si bien advierte de que la mujer estaba buscando su dolor.
continué esas investigaciones en el con-
viven como sufrimientos, pero en una una amenaza para la integridad corporal, La paradoja del dolor es que proporciona
texto de la enfermedad o los accidentes,
especie de delectación gracias a su con- no siempre es proporcional al daño que el sentimiento de estar vivo y establece
sino que prolongué incluso aquellas con- vicción de que sus pruebas los acercan a anuncia. Aunque a veces es útil para de- una frontera neta entre uno y el mundo.
cernientes a las conductas de riesgo de Dios. No abordaré aquí esa ofrenda de nunciar un proceso patológico, por lo El individuo está en todas las partes don-
los jóvenes, o en los deportes extremos, dolor tratada ampliamente en Antropo- general está ausente cuando se trata de de lo toca el dolor. Si no está en ninguna
en el body art o en los ritos contempo- logía del Dolor. indicar el progreso de una enfermedad parte, corre el riesgo de sentirse nada.
ráneos de suspensión (2003).1 Estas fi- grave descubierta demasiado tarde, y es
guras múltiples del dolor expanden la común que se congestione fuera de toda Notas
comprensión mostrando considerables Si bien ciertas necesidad de protección para desman- 1. En español: Conductas de riesgo, de los
variantes de experiencias. experiencias dolorosas telar la existencia. Por lo general, es el juegos de la muerte a los juegos de vivir, Topía
El propósito consiste justamente en Editorial, Buenos Aires, 2011. (N del T)
determinar los lazos entre el dolor y el
destruyen a la persona, dolor mismo la enfermedad a combatir.
2. Vasse D., El peso de lo real, el sufrimiento,
otras, a la inversa, la “¿Para qué le sirve a una persona que está
sufrimiento, y paralelamente compren- muriendo por un cáncer ese espantoso Barcelona, Editorial Gedisa, 1985, p. 12.
der por qué algunos dolores carecen de construyen dolor que solamente con humor negro 3. Sarano J., La Douleur, Paris, Épi, 1965,
sufrimiento, o están incluso asociados a p. 111.
podríamos llamar función de defensa? 4. El personaje de Latour en la novela de
la realización de uno mismo o al placer. El dolor es una clave de la condición ¿Para qué pueden servir un ataque de
El dolor buscado o vivido por medio de N. Frobenius Le Valet de Sade (Arles, Actes
humana, nadie puede escaparle en al- migraña, una neuralgia del ciático o del Sud, 1998) no siente ningún dolor y pasa
conductas de riesgo o de escarificaciones gún momento, es inconcebible una vida trigémino?”3 ¿Para qué el dolor de un su existencia tratando de comprenderlo y lo
es de otra naturaleza al que produce la sin dolor. Según las circunstancias gol- miembro fantasma cuya paradoja es ha- aborda mediante crímenes que devienen en
enfermedad, por ejemplo. El deportista pea temporal o permanentemente. Pero cer sufrir por un miembro perdido y por disección en busca de un improbable órga-
extremo o simplemente el deportista en la mayor parte del tiempo se mantiene otro lado reavivar el sentimiento moral no del dolor. Al final, se corta la mano iz-
competencia o en el entrenamiento es como un malestar que dura unas horas y de la mutilación, o el que persiste des- quierda con un hacha sobre un tronco para
un hombre o una mujer que acepta el se olvida ni bien ha pasado. Siempre re- pués de la cicatrización del tejido? En tratar sentirlo de una vez, pero es en vano.
dolor como materia prima de sus perfor- mite a un contexto personal y social que otras palabras, el dolor es una enferme- 5. Selzer R., Confesiones de un cuchillo,
mances, trata de domesticarlo, de con- modula el sentimiento. En la vida coti- dad, aunque participe del diagnóstico, Barcelona, Editorial Andrés Bello, 1998, p.
tenerlo, sabe que si no “pone todo” será diana es imposible escapar cualquier día, urge aliviarlo. 151.

MÁS QUE SONIDOS. LA MÚSICA COMO EXPERIENCIA


Alejandro Vainer
Este libro toma como eje entender la música como experiencia corporal e intrasubjetiva. En las antípodas de quienes sostienen que
es un “arte inmaterial”, el autor restituye el cuerpo a la experiencia musical. Para ello define una subjetividad corporal, para luego
analizar las experiencias musicales en situaciones diferentes. Primero, un análisis de lo sucedido con las músicas en los campos
de concentración exterminio durante el nazismo y en la última dictadura cívico-militar en argentina. Segundo, el entrecruzamiento
del erotismo y la música a lo largo de la historia. Y tercero un análisis de la función subjetiva y social de la música de fondo. Sus
fundamentos van desde el psicoanálisis hasta la musicología, pasando por las neurociencias, la sociología y la literatura.

En todas las librerías - revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar


EL SEXO TECNOLÓGICO p / 16

Y LOS CÉLIBES DE INTERNET


El lobo entró, se abalanzó sobre la abuelita y se la comió de un bocado. Se puso su camisón y
César Hazaki se metió en la cama a esperar a que llegara Caperucita.
Psicoanalista Charles Perrault
cesar.hazaki@topia.com.ar
No entiendo cómo es posible que no os resulte atractivo. Os voy a castigar a todas por esto
Elliot Rodge

Tecnosexo Soledad y decepción debe evitar apostando permanentemente tal vez sea solamente una cuestión de
a tener infinidad de contactos. De esta grado lo que propone esta película: una
El desarrollo tecnológico incrementa y En la placenta mediática se lanzan millo- manera, la capacidad para estar a solas exageración cuantitativa y no cualitativa,
diversifica las posibilidades de realiza- nes de SOS contra la soledad en las redes como parte del proceso en el que la auto- puesto que no hace más que radicalizar
ción de lo que se denomina sexo virtual. de encuentros sexuales. Se buscan mat- nomía se iba construyendo, en la trans- la inexistencia del otro -o, con mayor
En la avanzada de la realidad virtual el ches -así se denominan en Tinder y demás formación de desprenderse de respon- precisión, la irrelevancia de su existencia-
cuerpo puede emitir y recibir sensacio- redes de ligue a los contactos eróticos del sabilidades y confiar en los algoritmos, y subraya las dimensiones asumidas por
nes eróticas de otro cuerpo que está muy tipo “encuentro ya”- que no dejan de ésta ha decaído y el proceso convirtió a la soledad como un problema generaliza-
lejos. Esto requiere visores 3D y sensores decepcionar. Hay un gran desencanto millones de usuarios-cyborgs en frágiles do que se desea revolver técnicamente.”4
adosados a la piel de cada uno de los par- donde la oferta parece interminable y personas que no encuentran su lugar en Es el individualismo el que establece el
ticipantes. Es una actividad regida por sobre todo sencilla. el mundo. La soledad ya no es un logro mandamiento de la felicidad instantá-
algoritmos que produce intercambios La supuesta abundancia sexual invita personal vinculado a la autonomía, nea, y se apoya en el tecnoerotismo como
sexuales de manera nunca vista antes. hacia una permanente sobreexcitación ha devenido en una amenaza. Ante lo una de sus salvaguardas permanentes.
En el maridaje de humanos y máquinas donde algunos cazadores de Caperucitas cual urge buscar tribus de semejantes Esta expectativa donde la libertad perso-
el tecnosexo promueve este erotismo so- terminan siendo solitarios “patitos feos”. o confiar la vida sexual a la inteligen- nal y profusas experiencias amorosas que
litario y al mismo tiempo en compañía Este tipo de lobo feroz culmina su re- la promoción de la web trae consigo no
cia artificial.
virtual. Así el sexo en solitario ya no es lo corrido sin sexo, ni amor. Encerrado se cumplen, deviene por el contrario en
que conocimos antes de las máquinas de en su guarida, la frustración aparece inquietudes y zozobras donde campea la
comunicar, ha devenido en tecnosexo. una y otra vez. Aflora el desconsuelo La supuesta abundancia soledad como flagelo.
Donde la extimidad1 y la hiperconecti- y la dificultad para mitigarlo. Con- sexual invita hacia Al repetir y repetir lo mismo una y otra
vidad mandan. clusión: la parafernalia tecnológica no una permanente vez, los cyborgs no han aprendido de Uli-
resuelve las incertidumbres del amor, ses, van directo hacia el canto de sirenas
y aumentan las tribus de los solitarios sobreexcitación donde y allí hunden su barca, zozobran. Cada
El tecnosexo entusiasma atribulados que se violentan por su algunos cazadores de solitario corrobora que no existen mul-
por la supuesta fracaso sexual y amoroso. Se unen cla- Caperucitas terminan titudes esperándolo y clamando su amor
practicidad que trae la mando venganza. siendo solitarios apenas mira su Tinder.
virtualidad. Es el canto Pese a estos indicadores, los usuarios cy- “patitos feos” En el extremo de estas frustraciones es-
de sirenas llamando al borg no cuestionan este cómodo modelo tán los incels, nombre en inglés que des-
que promete múltiples contactos de sexo cribe a los involuntariamente célibes.
erotismo instantáneo. virtual. Recordemos que la claustrofilia Los incels son quienes esperando amor
Todo parece estar al En la película Her de Spike Jonze una
domina al usuario-cyborg: la misma hace escena muestra el estado de desconcierto se encontraron con la indiferencia y se
alcance de un like creer que encierro y encuentro amoroso del protagonista luego de un intercam- agruparon para estar unidos y alimen-
pueden ir de la mano. La ilusión de la bio telefónico que culmina en un su- tados por el odio. Desde su rabia seña-
eficacia del tecnosexo es un soporte im- puesto orgasmo de la mujer con la que laron chivos expiatorios a quienes adju-
Ergo: cada vez más sexualidad virtual, portante en esta cultura que logró trans- habla. Al finalizar la conversación, para dicar sus frustraciones, los incels son la
más prótesis incorporadas al cuerpo, formar el encierro en comodidad. presencia viva de lo siniestro. Trataremos
el protagonista el llamado excitante de-
más cuerpos mutando al compás de la “En este proceso evolutivo, el desarrollo de seguir las consecuencias de su impo-
vino en banal, en consecuencia, ha con-
tecnología. Más usuarios cyborg enamo- tecnológico de los medios de comuni- sibilidad de encontrar con quién tener
cación social ha radicalizado definitiva- seguido un insomnio pertinaz y, sobreto-
rados del poder del fetiche2 Smartphone relaciones sexuales. Mostrar a quienes es-
mente la escisión entre ámbito público do, angustiante. perando amor encontraron indiferencia.
y sus futuros sucedáneos. De esta mane-
y ámbito privado, creando una fuerte Como consecuencia de una larga so-
ra el juego amoroso queda en manos de
dialéctica entre ocio claustrofílico y ocio ledad llena de frustraciones, el pro-
sistemas elaborados para administrar casi
tagonista comienza su aventura amo- De la diversidad al odio
toda la vida del cyborg, como muestra agorafílico, entre trabajo domiciliario y
Eric Sadin en La Humanidad aumenta- trabajo en comunidad, entre la soledad rosa con un programa de inteligencia Una mujer de Toronto, en el año 1997,
da, cada vez más se va de las manos la del búnker electrónico y la masificación artificial con voz de mujer, Paula Sibila trató de construir una red para que aque-
responsabilidad humana y la misma se tribal.”3 lo describe así: “El hecho que no haya llos célibes que no tuviesen interés en se-
delega en la inteligencia artificial. nadie del otro lado de la pantalla, solo guir siéndolo. El objetivo de la convoca-
El tecnosexo entusiasma por la supues- Gato por liebre una mujer simulada por algoritmos in- toria era que tuviesen diversas estrategias
ta practicidad que trae la virtualidad. Es formáticos, puede ser solamente un paso para resolver sus dificultades amorosas.
el canto de sirenas llamando al erotismo En la comodidad claustrofílica para el más -importante, claro está, aunque sutil En principio este grupo estaba abierto a
instantáneo. Todo parece estar al alcance usuario cyborg todo adquiere la forma de y quizás plausible- en la tendencia hacia todas las personas que estuvieran intere-
de un like. Sin embargo, en este “mundo un delivery feliz que tocará a su puerta. la ‘virtualización’ del yo y esa ‘descorpo- sadas en resolver la represión sexual que,
feliz” no todo es lo que parece. La comunicación continua ha converti- rificación’ del otro que son tan típicos de de una u otra forma, les impedía dejar
do a la soledad en una desgracia que se los contactos vía internet (…) Por eso, atrás su virginidad. El grupo albergaba

NUEVA

EL SUFRIMIENTO EN EL TRABAJO EDICIÓN


AMPLIADA

Christophe Dejours
La precarización laboral no afecta sólo a los trabajadores desocupados, sino que también produce un sufrimiento
intenso en quienes tienen un trabajo estable. Junto al miedo a la pérdida laboral se produce una intensificación del
trabajo con su aumento de carga y padecimiento. Todos estos procesos son importantes para que el autor elabore
un pensamiento crítico al sometimiento de la subjetividad a las condiciones laborales degradantes e indignas, y a las
dificultades para resistir y pelear por mejores condiciones.

En todas las librerías - revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar


a todas las diversidades sexuales. La mu- donde los “Caballeros
jer que lo convocaba había llegado a los
37 años, virgen. No está de más recordar
Supremos” tuviesen el
poder al invocar el viejo p/ 17
que entonces no había Tinder, ni Insta- y reactivado cuento de la
gram y demás redes de contacto que hoy pureza cambiado de signo. O ellas son
conocemos. doncellas generosas a su servicio o le-
Lo llamó: “Proyecto para célibes invo- vantan la bandera de eliminar a las/los
luntarios”. El objetivo era que en ese foro culpables de sus desdichas. Debemos ha-
se ayudaran unos a otros para encontrar cer notar que estos dos asesinos seriales
las maneras de romper con el celibato. buscaron consolidar un grupo, cohesio-
Era una idea inclusiva dado que promo- nar un sistema de creencias para todos
vía la diversidad sexual. El grupo creció los incels que participan en los grupos de
rápidamente. Participaban con mucho internet que comulgan y acumulan odio
entusiasmo tanto mujeres como hom- hacia las stacys y los chads.
bres de diferentes orientaciones sexua-
les, a todos los unía la expectativa de La libertad de las mujeres y
encontrar con quién iniciar sus expe- los feminicidios
riencias sexuales.
Como se observa en diversos países (Mé-
La parafernalia xico y Argentina, por ejemplo), el asesi-
nato de mujeres está a la orden del día y
tecnológica no resuelve no parece tener fin. Como en las viola-
las incertidumbres ciones, sus autores siempre son hombres
del amor, y aumentan de distintas clases sociales, tanto viejos y
las tribus de los jóvenes. La mayoría de estos casos están
solitarios atribulados ejecutados por familiares de la mujer ase-
sinada: parejas o exparejas. No es el caso
que se violentan por de los incels que pregonan universalizar
su fracaso sexual y y legalizar la muerte o el sometimiento
amoroso. Se unen absoluto de las mujeres.
clamando venganza No hay duda que una causa general los
unifica: las diversas formas que adquie-
ren la organización y participación de
Este proyecto lleno de buenas intencio- las mujeres por ampliar sus derechos.
nes fue mutando acorde con el aumento Colectivos de mujeres que aumentan ac-
de la intolerancia que muestran las redes América del Norte, más precisamente en ganza contra la humanidad, contra todos cionando por sus reivindicaciones, plan-
sociales. Devino en lo que conocemos los Estados Unidos y Canadá. Sus frus- vosotros. Durante los últimos ocho años tando cara el poder patriarcal.
como grupos Incels, en los que parti- traciones están absolutamente proyecta- de mi vida, desde mi pubertad, he tenido Los grupos de incels son parte activa
cipan hombres heterosexuales célibes das: son las stacys y los chads los culpables que soportar una existencia de soledad, para detener las autonomías femeninas,
involuntarios, que culpan a las muje- absolutos de sus frustraciones. Su odio rechazo y deseos insatisfechos. Y todo su actividad se centra en dinamitar la
res de ser las responsables de no tener visceral es la independencia amorosa de porque nunca he resultado atractivo a las libertad sexual de las mujeres, atacan
relaciones sexuales. Las acusan de pro- las mujeres dado que no los eligen. chicas y me he tenido que pudrir en so- furiosamente su libre elección de cómo
hibirles su derecho a la sexualidad, al En este caso, a la inversa de otros mo- ledad. No entiendo cómo es posible que y con quién tener relaciones sexuales.
mismo tiempo declararon sus enemi- mentos históricos, les atribuyen la culpa no os resulte atractivo. Os voy a castigar Estos asesinatos intentan retrotraer a
gos a los hombres por tener facilitadas a las mujeres de que ellos sean vírgenes, a todas por esto”. Era virgen. las mujeres a estados de sometimiento y
sus relaciones con mujeres. desde allí reclaman como un derecho ci- obediencia al varón. No debemos aden-
Es decir, el grupo diverso y democrático vil su derecho a la sexualidad. Si la culpa trarnos en sus lógicas pensándolos como
derivó en otros foros de varones hetero- bíblica de la pérdida del Paraíso estaba
adjudicada a Eva, los incels están con- Los incels enloquecen una extravagancia o un movimiento de
sexuales misóginos, patriarcales, supre- poca trascendencia. En un momento
macistas blancos que se convencieron vencidos que ellos no llegan a la tierra con la autonomía
histórico en que los nuevos modos del
de ser víctimas de un ataque sistemático prometida del erotismo por culpa de las femenina de la que fascismo avanzan, es importante dar
de las mujeres. Estos hombres que no mujeres. No quieren mujeres recatadas se declaran víctimas, cuenta de la existencia de estos grupos
soportaron la indiferencia pasaron de la y vírgenes, desean que las mujeres sean expresan sin duda que que en internet convocan, en este caso, a
frustración al despecho y de allí a la furia dóciles y complacientes. Si antaño el re- la persecución y asesinato de mujeres. La
asesina. pudio era: “Deuterónimio 22:13 exige ellas los condenan a la
libertad de las mujeres para los incels es
que la mujer debe ser virgen para casarse; infelicidad absoluta causa de su desdicha, una convocatoria
Una tropa unida por odios si no lo es debe ser apedreada hasta mo- paranoica por la que justifican sus deseos
rir… en 22:28 se establece que la virgen y acciones asesinas. Han sido, para los
machistas que ha sido violada debe casarse con su Después de estas declaraciones comenzó incels, las causantes de sus males y desde
Se agruparon en internet, única manera violador sin interesar cuáles son sus sen- su raid de asesinatos en la ciudad de isla allí accionan para matarlas. Una nueva
en que se comunican, sedientos de ven- timientos”5. Los incels, por el contrario, Vista, California. El día 23 de mayo de caza de brujas: la libertad, la autonomía
ganza. En primer lugar, apuntaron a las centran su repudio en que las mujeres no 2014 mató seis personas, hirió a trece y de la mujer es el mal de la sociedad que
mujeres y en segundo contra los varones los elijen como parte de sus experiencias luego se suicidó. Esto lo convirtió en un debe ser dominado. Estos grupos incels
que tienen facilidad de encuentro con las eróticas. Enloquecen con la autonomía héroe para los incels que lo declararon son parte de las diversas manifestaciones
mismas. femenina de la que se declaran víctimas, “Caballero Supremo”. Otros siguieron el que va tomando el huevo de la serpiente.
El proyecto para célibes involuntarios expresan sin duda que ellas los condenan mismo camino.
perdió su carácter de grupo amplio y de- a la infelicidad absoluta. En la misma ciudad donde se había Notas
mocrático y se transformó en una serie En los foros incels se exige, como un fundado el Proyecto para célibes, Alek 1. Extimidad es el proceso por el cual todo
de comunidades propagadoras del odio derecho que creen que les viene del ma- Minassian se lanzó a la acción asesina a lo íntimo devino en público, en lo perento-
en internet, son varones heterosexuales chismo patriarcal y del supremacismo bordo de una gran camioneta alquila- rio de hacerlo público.
que no acceden a mujeres con las cuales blanco, a que las mujeres se avengan a da también un día 23, pero de abril de 2. Hazaki, César, Modo cyborg. Niños, ado-
iniciar y mantener encuentros eróticos. tener sexo con ellos. Quizás uno de los 2018. Arrolló a todos los que pudo y su lescentes y familias en un mundo virtual, To-
Inventaron apodos específicos a quienes sueños de estos incels esté claramente ex- accionar dejó diez muertos y dieciséis pía, Buenos Aires, 2019.
odian: las mujeres son “stacys” y los hom- presado en el libro de Margaret Atwood heridos. El caso de Minassaian tiene ras- 3. Gubern, Román, El eros electrónico, Tau-
bres son “chads”. Dentro de ese esquema que luego fue transformado en la serie El gos distintos a otros asesinos que matan rus, Barcelona, 1990.
que reboza paranoia insisten en que las cuento de la Criada: hombres dominan- y luego se suicidan: se entregó sin ofrecer 4. Sibila, Paula, “Mal de amores, afectos y
stacys los rechazan y los chads, para ellos, tes, sometimiento de las mujeres, estado resistencia. Claro que previamente había vínculos eróticos en tiempos hiperconecta-
terrorista y totalitario que impone un dejado en su Facebook la siguiente decla- dos” en Revista de la Asociación Argentina de
son como los romanos que se robaron Psicología y Psicoterapia de Grupo “Del amor
a las Sabinas en la fundación de Roma orden social de tipo nazi dominado por ración: “La rebelión incel ya ha comen-
los varones. zado”. Seguidamente declaraba a Elliot y sus figuras contemporáneas”, Buenos Ai-
dejándolos sin oportunidades de aparea- res, 2015.
miento. Mientras ellos no tienen muje- Rogers como “El Caballero Supremo”.
Con Minassian y Rogers los incels pre- 5. Pellicer, James O., La mujer y el sexo en
res para experiencias eróticas, los chads El asesinato la cultura occidental, Topía, Buenos Aires,
se ocupan de acapararlas todas y lo reali- paran y ejecutan la venganza asesina
Después de pregonar el odio contra las como un espectáculo para que toda 2011.
zan, creen los incels, muy fácilmente. Es-
tán convencidos que stacys y chads viven mujeres y a los varones que acceden a la sociedad los vea en su último acto
como dentro de una película pornográfi- las relaciones con ellas, una vez cargado como héroes que invitan a los varones
ca teniendo sexo todo el tiempo. Por eso el fusil del odio, la venganza asesina no a perseguir y matar mujeres, se trata de Otros textos de
stacys y chads son enemigos declarados de tardó en salir a las calles. Elliot Rogers montar un hecho espectacular acorde a César Hazaki
los incels, los señalan como los causantes distribuyó un manifiesto de más de cien la lógica de la sociedad del espectáculo. en
de su infelicidad. páginas donde declaraba: “Mañana será El supuesto inicio de un caos que convo- www.topia.com.ar
Esta subcultura ha tenido predominio en el día de la venganza. El día de mi ven- cara a una nueva sociedad de “Criadas”
PARA UNA CRÍTICA DE LA RAZÓN p / 18

TECNOCRÁTICA
Marcelo Rodríguez La racionalidad científico-técnica y la manipulación están soldadas en nuevas formas de control
Periodista y Escritor social. ¿Se puede estar satisfecho con el supuesto de que este resultado acientífico es producto de
marcelo.s.rodriguez@gmail.com
una aplicación social de la ciencia? Creo que la dirección general en la que acabó siendo aplicada
era inherente a la ciencia pura, incluso en los casos en que no se buscaban fines prácticos, y que se
puede identificar el punto en el que la Razón teórica se convierte en práctica social.
Herbert Marcuse, El hombre unidimensional (1964)

La cuestión no es nueva, pero cobró no- en la “patraña” de la llegada a la Luna. La piedra en el zapato ciertas especies vegetales, como alterna-
toriedad masiva entre nosotros en marzo Sus argumentos son la caricatura de una tiva a las teorías “burguesas” que privile-
de 2019, cuando un encuentro interna- sospecha y el costado si se quiere sim- Si pensar racionalmente es hacerlo de giaban la herencia genética- fue utilizada
cional los reunió en la ciudad de Colón, pático de las concepciones simplifica- acuerdo con las reglas que le dieron por el régimen estalinista como “filtro”
en el extremo noroeste de la provincia das del mundo de las nuevas derechas, forma al mundo actual, ¿es necesario para purgar a la comunidad científica
de Buenos Aires: sin metáfora ni me- “irreverentes” para con todo valor civili- pensar irracionalmente para construir un soviética, y hubo disidentes expulsados,
diación simbólica que lo relativice, gran zatorio, que a caballo de discursos “po- mundo en el que la concentración de la encarcelados o directamente asesinados.
cantidad de personas en todo el mundo líticamente incorrectos” ganan terreno riqueza, el empobrecimiento de las ma- La memoria viva del “affaire Lysenko”
-adultas, educadas, muchas incluso pres- imponiendo sus concepciones planas de yorías o las inequidades de género y de suele ser esgrimida hoy como prueba de
tigiosas en sus respectivas profesiones y las relaciones humanas, la economía, la clase no estén naturalizados? El terror de que mezclar ciencia e ideología no puede
razonablemente inscriptas en lo que los sociedad. Pavorosa desocultación de la quedar vacíos de toda certeza y expues- sino dar resultados catastróficos. Nada
códigos sociales dan en llamar “una vida eficacia técnica de la estupidez, a la que tos al vale todo nos acecha de sólo pen- dice este ejemplo, sin embargo, sobre la
normal”- creen que la Tierra es plana nuestro tiempo asiste. sar que pudiera ser así. Los ideales del influencia de la ideología, la política y la
y lo sostienen con activa militancia. Se No fue la NASA quien probó la esferi- Iluminismo siguen funcionando como economía capitalistas en el desarrollo de
reúnen en congresos, comparten infor- cidad terrestre sino Eratóstenes de Ale- centinela de la idea de que conocimiento la tecnociencia y del conocimiento que
mación y correspondencia, conforman jandría, quien hace 2.500 años calculó es poder, y es poder para toda la Huma- hoy se considera verdadero.
un jugoso target para una literatura y un además el tamaño real del planeta con nidad por igual. Por eso ante fenóme- Fue Marcuse, en El hombre unidimen-
merchandising que hacen al negocio de conocimientos matemáticos que hoy la nos como el terraplanismo o la peligrosa sional (1964), quien se inmiscuyó en la
varios y organizan pruebas públicas de escuela pública pone a disposición de moda antivacunas, la tradición hegemó- naturaleza de los sistemas formales más
contrastación empírica para “refutar”, cualquier adolescente de segundo año. nica de la cultura científica aconseja re- “puros” -la lógica y las matemáticas-
en épico alarde de la filosofía del “hága- La “Ciencia”, si es que puede ser nom- forzar la confianza en las instituciones (y para indagar sobre su potencial carácter
lo usted mismo”, aquello que el conoci- brada así, en singular y con mayúscula, con ello, la idea de que conocimiento y alienante o funcional a sistemas de do-
miento instituido tiene como una de sus no es sólo esa actividad con rasgos eso- poder van necesariamente de la mano). minación.
mayores certezas: la esfericidad terrestre. téricos que despliegan los investigado- Los sistemas formales permiten com-
res en sus laboratorios, sino además un prender la naturaleza, pero a diferencia
capital cultural compartido en el que la ¿Es necesario pensar de ésta, son invenciones humanas. En el
No fue la NASA humanidad busca su realización, basado irracionalmente para proceso de abstracción que va desde la
quien probó la en el ideal, siempre discutible pero siem- observación de una porción de lo real
pre deseable, de obtener conocimiento construir un mundo en a su modelización en un sistema for-
esfericidad terrestre el que la concentración
verdadero. mal consistente, decía Marcuse, desa-
sino Eratóstenes de Es cierto que el desarrollo tecnocientí- de la riqueza, el parece la potencialidad de los objetos
Alejandría, quien hace fico que ha llevado a la civilización a su empobrecimiento de en su contexto real, y emergen sólo las
2.500 años calculó estado actual fue consustancial con el
las mayorías o las características que lo hacen manipula-
además el tamaño real desarrollo del capitalismo y de sus re- ble, controlable, explotable: la forma, la
laciones de dominación, cada vez más inequidades de género composición en la materia, las funciones
del planeta afianzadas en un soporte tecnológico y de clase no estén en lo viviente. En medio de esta “ofen-
globalizado, y que esto históricamente naturalizados? siva empirista racional”, decía Marcuse,
ha dado lugar a sospechas hacia la pro- un concepto sólo tiene significado cuan-
En el documental que Netflix tituló pia racionalidad que lo sostiene, a la que do están definidas las acciones para me-
Tan plana como un encefalograma (Be- se supone que las ciencias exactas repre- dirlo, y el orden social se vuelve represi-
hindthe Curve, 2018) puede apreciarse sentan en su máxima expresión. También funciona como centinela la de- vo para con los significados culturales,
claramente el pícaro saludo terraplanista Por eso el delirio terraplanista hace sín- sastrosa experiencia del llamado “affaire éticos y estéticos del objeto estudiado.
(con el antebrazo acostado marcando un toma en algo que para el pensamiento Lysenko”. En la década de 1930 en la La arraigada tradición iluminista con-
plano a la altura del pecho, imitando la progresista crítico ha sido tradicional- Unión Soviética se impuso la idea de cibe a la observación como algo neta-
“verdadera” forma de la Tierra), la segu- mente un punto débil: pensar la asocia- que una sociedad socialista requería una mente pasivo y neutral; si fuera de otra
ridad con que enuncian sus “verdades”, ción entre sistemas de conocimiento y ciencia diferente de la desarrollada en forma, según esa lógica, intervendrían
el terrible engaño del que somos obje- el poder de los sistemas de dominación, los países capitalistas. En ese contexto, la la intencionalidad y la subjetividad del
to quienes creemos en las mentiras de entre tecnociencia y capitalismo, cues- adhesión o rechazo a la teoría del agró- observador, con lo que el conocimiento
la NASA, en esas fotos apócrifas de bo- tión de la que se ocuparon largamente nomo ucraniano Trofim Lysenko -que no cumpliría las condiciones para ser vá-
las celestes que es imposible que hayan medio siglo atrás, entre otros, Michel consideraba la influencia de las condi- lido. Pero para Marcuse esto supone un
sido tomadas desde el espacio exterior, Foucault y Herbert Marcuse. ciones ambientales en la evolución de tipo específico y sesgado de razón (que

PRIMER PREMIO VI CONCURSO TOPÍA DE ENSAYO


SUEÑO, MEDIDA DE TODAS LAS COSAS
Lila María Feldman
En tiempos de una cultura dominante que promueve un reduccionismo biologicista que descree de la importancia de los
sueños, este ensayo es una lectura apasionante que rescata el valor de los sueños, el valor de lo humano, el valor de
nuestra vida.

En todas las librerías - revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar


no es la Razón misma) y conforma, a
la vez, una práctica social subjetiva que
do en diferentes arte-
factos y dispositivos p/ 19
se oculta y enmascara bajo la supuesta sociales no debe ser
racionalidad objetiva del conocimiento. confundida con lo que
Concluía así que una ciencia reduccio- llama “neutralidad en su forma abstrac-
nista y descontextualizada enmascara y ta”, que es la idea -muy cara al imagina-
“objetiviza” la tarea de producir un co- rio iluminista, y reforzada por teóricos
nocimiento sesgado y funcional a las es- de fuste como Karl Popper- de que el
tructuras de dominación y explotación conocimiento científico, por naturale-
vigentes, de la misma manera que la za, no lleva implícita valoración social
geometría de Euclides, hace veinticin- alguna, y que el buen científico debe,
co siglos, enmascaraba y “objetivizaba” por lo tanto, ser indiferente a todo va-
la mundanal tarea de medir la tierra. Y lor político o ideológico (al menos a la
para contrarrestar ese sesgo proponía hora de hacer ciencia).
oponerle, a esa razón positiva, una razón
negativa, atenta a las potencialidades
que el reduccionismo deja afuera. Si la
ciencia y la técnica se habían transfor- Las ciencias no
mado en herramientas de una minoría conforman un
para moldear a la sociedad a su antojo, compartimento estanco
era necesario pensar diferente para que respecto del resto
esa sociedad insatisfecha en sus deman-
das y deseos pudiera ponerse en el lugar
de la cultura, y las
de sujeto y tomar a la ciencia y la técnica vinculaciones mutuas
como herramientas. son mucho más directas
de lo que habitualmente
La trampa (y una posible se asume
salida)
La impronta instrumentalista de la cien-
cia es política, escribía Marcuse, y es un No obstante, y si bien piensa que el de-
a priori técnico de la sociedad capitalista sarrollo tecnológico debe ser objeto de
pero también de los modelos socialistas una profunda y permanente democra-
que venían desarrollándose en la Unión tización y debate por parte de toda la
Soviética y China, imitadores del ca- sociedad (en especial de los movimien-
pitalismo en su búsqueda de eficiencia tos sociales), el canadiense no ve otras
sin preocupación alguna por una ra- posibilidades para redirigir el rumbo de
cionalidad alternativa que no estuviera la ciencia que una “transformación des-
basada en la explotación y el control de de adentro”. Pensar que la ciencia pueda
los recursos naturales y humanos de la ser permeable a la crítica social pareciera
sociedad. En esos regímenes que se pro- implicar, para Feenberg, el riesgo de caer
clamaban superadores del capitalismo, en la irracionalidad y en el rechazo del
las capacidades humanas seguían invisi- progreso técnico.
bilizadas bajo el concepto abstracto de Sin embargo, fenómenos como el reci-
“mano de obra”, y la organización social Antes del capitalismo la sociedad se re- Pero ese conocimiento, dice Feenberg, clado de la vieja noción de “esencia” en
obedecía a un sistema de funciones dise- gía por un orden religioso, pero con el tiene un doble aspecto. No es falso: es un la cultura popular a través del concepto
ñado “desde arriba”, en base a necesida- advenimiento de la modernidad, ciencia factor de dominación, pero efectiva- de “ADN” o la obsesión por optimi-
des no siempre surgidas “desde abajo”. y técnica pasaron a ser cada vez más los mente produce los efectos que se espe- zar el rendimiento del cerebro (como
factores decisivos en la construcción de ran de su aplicación; lo que corrobora si fuera un artefacto y no un órgano)
poder y orden social, y por lo tanto esa su carácter verdadero. El pensamiento parecen indicar que las ciencias no
abstracción de los sistemas formales a la burgués nos lleva a imaginar a toda conforman un compartimento estanco
Una ciencia respecto del resto de la cultura, y que
que criticaba Marcuse, de algún modo, ideología de dominación como una gi-
reduccionista y se traduce en una ideología de domi- gantesca mentira o engaño (lo opuesto las vinculaciones mutuas son mucho
descontextualizada nación en el nivel social. Siguiendo las a un enunciado verdadero es un enun- más directas de lo que habitualmente
enmascara y “objetiviza” ideas del filósofo francés Gilbert Simon- ciado falso), fantasía explotada hasta se asume. Si la ciencia es capaz de “tra-
don, Feenberg encontró que el origen el hartazgo en ficciones como Matrix, ducirse” en una multiplicidad de sig-
la tarea de producir nificados sustantivos para la sociedad
un conocimiento de esa suerte de “traducción” está en el The Truman Show, o en algún episodio
mundo del trabajo; más precisamente, de la celebrada serie Black Mirror. Un y la cultura, se puede pensar que algo
sesgado y funcional en los modos de organización del dise- gran genio maligno capaz de proporcio- pasa, también, en el sentido inverso. Si
a las estructuras ño, la producción y el consumo en la so- narnos experiencias falsas, como temía es así, si las ciencias se nutren de ideas
de dominación y ciedad industrial, donde las “funciones” Descartes. Ante el problema de la alie- de afuera, ¿por qué pensar que lo que la
son en realidad formas objetivizadas de nación, este pensamiento binario (ver- sociedad tiene para transmitirles es sólo
explotación vigentes un código de adaptación a los poderes
designar relaciones sociales asimétricas dadero-falso) se enfrenta a sus propios
ocultando las relaciones de poder que límites. establecidos?
implican. Al desplazar el origen de la alienación
El horizonte socialista que Marcuse in- Así, “diseño-uso”, “planificación-eje- del mundo de la ciencia al mundo del
tentó formular en sus escritos posterio- cución” y demás binomios conforman trabajo (volviendo, indirectamente, al
res privilegiaba la “receptividad creativa” pares ordenados que reproducen la divi- temprano y provocador Marx de El tra-
por sobre la “recursividad productiva” sión del trabajo entre quienes ponen la bajo enajenado), Feenberg nos tranqui-
reinante en la sociedad industrial, y los mente (y, por lo tanto, el conocimiento liza el miedo de caer en el abismo de la
rasgos reprimidos (femineidad, ternura, válido) y quienes sólo ponen el cuerpo, irracionalidad o del negacionismo de la
receptividad, sensualidad) como carac- y la normalizan como una cuestión ne- ciencia a la hora de abrir sospechas hacia
teres generalizados de una sociedad libe- cesaria para el “natural” funcionamien- la razón que guía el desarrollo tecnoló-
rada de la dominación masculina. Pero to social. El “saber hacer” (la técnica) gico.
varios años después, un discípulo suyo, y el “saber cómo hacer” (la tecnología)
el canadiense Andrew Feenberg, volvió se desarrollaban de manera conjunta e La falacia de la neutralidad
sobre el problema de la racionalidad for- inescindida en la tecnicidad del artesa-
mal allí donde su maestro lo había deja- no; pero tras la Revolución Industrial las La organización social selecciona y abs-
do, y se halló en una trampa: si la lucha grandes máquinas impusieron nuevos trae ciertas características de las per-
por un nuevo orden social implica bus- estándares de eficiencia productiva, y el sonas, del conocimiento y de toda la
car racionalidades alternativas al capita- cuerpo del trabajador perdió su centra- realidad material y las combina para
lismo, ¿qué lugar darle a la racionalidad lidad y su antiguo significado técnico. constituir dispositivos sociales, de la
formal como proceso y a su producto, el Su propia subsistencia pasó a depender misma forma que los organismos vi-
conocimiento científico? cada vez más de sus posibilidades de vientes se componen de unidades más
Feenberg advierte que Marcuse se apro- encajar en las funciones técnicas reque- pequeñas (las células), las oraciones
ximaba a la posición sustantivista de ridas por el sistema, pensadas desde los de palabras y éstas de letras. En Trans-
quienes sostienen que la tecnociencia es estamentos de diseño y planificación, formar la tecnología (UNQ, 2012)
en sí misma la raíz de los problemas de la depositarios del conocimiento social- Feenberg se ocupa de aclarar que esta
civilización, y explícitamente busca salir mente válido (que es el que hace que el neutralidad relativa que le permite al
de ese lugar. sistema funcione). conocimiento científico ser combina-
ÁREA CORPORAL
p / 20

TENSIONES EN EL ESPESOR
CORPORAL
Raquel Guido
Licenciada en composición coreográfica en Expresión Corporal1
queliguido@gmail.com

La vida, social y política, forma parte Sin intervenir, ni juzgar. Saber del
de nuestra vida. Nos implica, nos atra- cuerpo tal cual está siendo. Hacerlo
viesa y en estos tiempos nos provoca consciente. Hacerlo presente. Sorpren-
sufrimiento. dernos a nosotres mismes en la vida
Si tenemos y promovemos el consen- cotidiana con autopercepciones breves,
so social, la explosión justa y el respeto súbitas. Sabernos en el estar ahí, ahora.
por la herencia cultural y la igualdad Jugar con distintas tensiones dentro del
de derechos, estamos exentos de ser espesor corporal, jugando con la lucha
atravesades por tensiones de intensidad y la entrega a la fuerza de gravedad.
diversas que se van visibilizando en el Explorando, ejerciendo la libertad por
mundo. el camino lúdico sensible y creativo, ya
sea en la inmensidad del silencio como
en la seducción del universo sonoro.
Espesor corporal es Desde la expresión corporal propongo
espacio escénico de este modo devenir de unas danzas mico, siempre en movimiento. Modo producen placer y son bienvenidas.
de una dramática que suceden en el espacio corporal de ser encarnado en nuestra corporei- Pero otras provocan sensaciones violen-
- espesor corporal, entendido como dad. tas, desagradables, displacenteras, que
subjetiva e Volvernos seres más sensoriales nos provocan emociones también diversas.
intersubjetiva, social, espacio expresivo y poético por exce-
lencia. conecta con lo silenciado. Nos lleva a No hay experiencias emocionales que
vincular y política Insisto, danzamos en el cuerpo, no con otra dimensión de la experiencia y por no tengan sus expresiones somático-
él. lo tanto de la existencia. tónicas. La emoción es corporal, se
El tránsito que propongo es tomar el Nos saca del parloteo mental, de la reconoce en su diversidad por un
Algunas nos dan la fuerza necesaria camino de la consciencia para llegar al lógica del lenguaje y el orden racional conjunto de sensaciones corporales
para levantar la voz y ponernos de pie. estado de presencia en el aquí y ahora. hegemónico y nos introduce en una antes que podamos ponerle palabra.
Otras nos llenan de angustia, dolor y dimensión silenciosa y activa a la vez.
rabia o nos paralizan ante tanta violen- La experiencia es en el No nos dormimos, nos despertamos.
cia e injusticia en el mundo del revés. cuerpo Danzamos en el cuerpo,
Me encuentro en esta etapa trabajan- Tono muscular
do sobre la percepción de las tensiones Las tensiones musculares dan cuen-
no con él
dentro del espesor corporal, en la idea ta de diversas formas singulares de El tono es el grado de tensión del
de darnos cuenta. luchar contra la fuerza de gravedad que músculo.
Decir espesor corporal orienta el pensa- nos atrae a la tierra. Todo el tiempo Da cuenta de la energía vital que lucha Vivimos nuestras vidas en un flujo de
miento y la experiencia de un cierto acomodamos nuestro cuerpo jugando permanentemente contra la fuerza de emociones diversas. Nuestra mente
modo. No es lo mismo que decir Espa- con diversas tensiones. De la mayoría gravedad que nos atrae a tierra. inquieta nos lleva del pasado al futuro
cio corporal constituido por el lugar no tenemos consciencia hasta que las El tono se vincula con la emoción, la provocando emociones y sentimientos.
que ocupamos en el mundo con nues- desviaciones y el acortamiento excesivo imaginación y el psiquismo y es por lo Rara vez estamos ubicades en el presen-
tra anatomía. y continuo de los músculos nos provo- tanto el material con el que se constru- te de nuestro cuerpo en el mundo. Por
Espacio corporal habitado deviene en can dolor. ye el aspecto expresivo del movimiento, eso no nos damos cuenta que vamos
Espesor corporal. La experiencia del cuerpo es una expe- el gesto, la postura, la actitud. Además anidando tensiones en el espesor de
Espacio corporal de la anatomía, es riencia muda. el dialogo tónico es nuestro primer nuestro cuerpo. Tensiones que forman
espacio del organismo. Espesor corpo- Anterior en su origen de la palabra; no modo de encuentro con el entorno, el material con el que se construyen
ral es espacio escénico de una dramá- tiene palabra. con un otro fundante de nuestro deve- nuestros bloqueos.
tica subjetiva e intersubjetiva, social, La experiencia del cuerpo es silenciosa, nir humanes. El tono es la expresión A modo de defensa precaria, nuestro
vincular y política. nos permite escuchar. primaria de nuestras emociones. cuerpo crea corazas, hechas de tensio-
Espesor corporal es lugar poético que Es cierto que el cuerpo expresa, dice, al Vivimos inmersos en universos de nes, de energías acumuladas, que gene-
se despliega y configura en el gesto, la manifestarse las emociones y las imáge- tensiones, internas o externas, pero ran insensibilidad y que nos protege de
postura, la actitud, el movimiento, la nes en la energía, el gesto, el movimien- siempre en diálogo permanente. esas sensaciones y emociones que nos
temporalidad, la tensión; habilitan- to y la quietud, la postura, la actitud, El mundo social, vincular, político resultan desagradables o dolorosas. A
do el cuerpo y desplegando universos creando una arquitectura de tensiones en que vivimos nos atraviesa con sus su manera esta especie de caparazón
poéticos diversos y singulares. musculares que expresan un modo de tensiones. construida de tensiones que nos vuel-
Aprender a observarnos. Ser testigos. ser y estar en el mundo, siempre diná- Algunas son agradables, amables, nos ven rígidos, sin embargo, nos protege.

ActualidadDe EROTISMO Y PORNOGRAFÍA


Carlos Alberto Barzani (compilador)
Jorge Leite Jr., Michela Marzano, Irene Meler y Raquel Osborne
Este libro presenta diversos debates, perspectivas, voces y miradas de reconocidos especialistas de nuestro país y del exterior en torno
al campo del erotismo y la pornografía. El compilador realiza un acercamiento crítico al movimiento posporno nacido en torno a los
debates del movimiento queer y el transfeminismo y en contraposición a un feminismo abolicionista y que ha bregado por la censura de
la pornografía. Asimismo se reflexiona acerca de los aspectos revolucionarios y de apertura, y por otro lado, el riesgo de que el posporno,
como otrora la teoría queer, sea capturado y neutralizado por la pornografía mainstream y el sistema heteronormativo capitalista.

En todas las librerías - revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar


p / 21
Pero al mismo tiempo que ese endure- ción espontánea de nuestras danzas
cimiento tónico nos deja experimen- en las que se configuran al azar, en un
tar sensaciones y emociones dolorosas despliegue poético, sin premeditación,
disminuyendo la sensibilidad, también gestos, posturas, actitudes, movimien-
impide la recepción de sensaciones tos, temporalidades... fragmentos de
placenteras, agradables, provenien- configuraciones efímeras, sin sentido,
tes de una experiencia amable con el sin racionalidad. Desplegando lógicas
mundo. poéticas.
El cuerpo es el que vive la experien- Así el espacio corporal deviene en espa-
cia de ser en el mundo. Vive emocio- cio escénico donde se juega y desplie-
nes, sentimientos, pensamientos... Se ga en el devenir de lo espontaneo, una
defiende de lo desagradable con tensio- dramática inconsciente. Hay danzas
nes que, de reiterarse, se convierten que danzan en un texto previo. Hay
en verdaderas corazas que, en cierto otras que bailan la vida imaginaria.
modo, nos protegen de lo que nos hace Danzando en el cuerpo. No con él.
sentir mal, nos angustia o da miedo.
Pero esa misma coraza que nos protege
de experiencias desagradables, también
nos vuelve más insensibles a las expe- El cuerpo es poético.
riencias placenteras. El organismo no lo es.
Podría decirse que
el espesor corporal
Esa misma coraza remite a la idea de
que nos protege “cuerpos sin órganos”
de experiencias
desagradables,
también nos vuelve
más insensibles a Es en el espesor corporal donde danzo.
las experiencias El cuerpo es poético. El organismo
no lo es. Podría decirse que el espesor
placenteras corporal remite a la idea de “cuerpos
sin órganos”.
La exploración curiosa del movimiento
Donde hay exceso de tensión hay sensible consciente, de la postura, de
disminución de la sensibilidad. Y nues- las tensiones, de la materia dramática
tras defensas corporales están hechas de con que se configuran el gesto y la acti-
tensiones. tud nos dan presencia, no dominio no
control. Una búsqueda errática, lúdica;
Cuerpo y organismo libre ya de prácticas mecanicistas que
imprimen en los cuerpos la discipli-
El organismo es el que reacciona na, la obediencia, la imitación de un
químicamente respondiendo con modelo dado por otro, al que se auto-
pautas que provienen de la memoria matiza por repetición matematizada y
genética de la filogenia propia de la nos relacionen con un pasado donde nuestro cuerpo ahora. Ubicar la aten- en las que la experiencia valorada es la
especie. Todo un mundo electroquími- experimentamos sensaciones similares ción “dentro” de nuestro cuerpo nos del sufrimiento y el dolor para adquirir
co se pone en marcha en nuestro orga- y nos vamos pensando dolientes sin lleva a un estado que inicia su cami- ciertas destrezas virtuosas y exactas.
nismo ante cada situación que vivimos darnos cuenta. no en formas intermitentes. Hay que Buscamos empoderarnos en la expe-
como seres situados en el mundo. Ante Cuerpo y organismo conforman crearse esos momentos intermitentes riencia de ser cuerpos. Desobedien-
lo que podemos vivir como amenazan- una unidad palpitante, interactuan- en la vida cotidiana. Y cambia... todo tes del disciplinamiento de un orden
te, nuestro cerebro activa ciertas zonas te; entramando energías danzantes y cambia racionalizador que domestica para
que nos preparan para enfrentar como expresando nuestro ser en el mundo. Habitar el espacio corporal implica tener un lugar dentro de un orden, que
podemos la situación. Un flujo hormo- La única manera de estar en el “aquí ubicarse dentro del cuerpo situado en se manifiesta a viva voz, como un orden
nal prepara ese cuerpo para enfrentar lo y ahora” es estar presentes en el espe- el mundo. Moverse desde dentro del viejo, en caída, al que ya no queremos
desagradable. sor corporal, habitando nuestro cuer- espesor corporal, generando diversas pertenecer.
El cuerpo deja de estar blando y dispo- po, registrando las sensaciones de ser y tensiones, produciendo movimiento
nible. estar vives en el instante. con una actitud exploratoria y lúdica, Nota
Las emociones asociadas seguramente Experimentar las sensaciones de ser nos permite estar presentes en la crea- 1. Docente Universitaria (UNA/UBA)

REVISTA TOPIA EN FACEBOOK


Agenda de actividades - Artículos
TOPÍA EN LA CLÍNICA ABORDAJES TERAPÉUTICOS A DISTANCIA
p / 22

CYBERANÁLISIS
CONSIDERACIONES ACTUALES
Ricardo Carlino
Médico, Psiquiatra, Psicoanalista1
ricarlin@gmail.com

Introducción
El “Psicoanálisis a distancia” adquirió
esta denominación en función de que
no era costumbre realizarlo fuera de un
consultorio. En su momento constituyó
una nueva y diferente forma de imple-
mentación clínica. Luego de alrededor
de dos décadas de una asidua y sostenida
práctica, este método fue adquiriendo
una identidad propia por lo que aquella
inicial denominación deja de tener ac-
tualidad, resultando más adecuado otor-
garle un nombre propio:“cyberanálisis”.
Comencé a atender por vía telefónica
en 2003 a un ex paciente que se halla-
ba viviendo en otro continente. Aquello
implicó un desafío profesional que fui
abordando con actitud de psicoanalista
y de investigador clínico. En cierto mo-
mento evolutivo de esta práctica decidí
escribir lo conceptualizado y presentarlo
ante colegas de Argentina (APdeBA y
SAP) (Carlino, 2005), en paneles de va-
rios congresos latinoamericanos e inter- vez estimulante para implementar este Cuando el analizante se comunica desde De tanto en tanto se da una deficiente
nacionales y en dos publicaciones como tipo de abordaje clínico, en ese momen- su propio medio habitacional, se lo per- o nula conexión, a veces por motivos
libro, (Carlino 2010, 2011). to, osado y novedoso pues durante la cibe en su “propia salsa”. En ocasiones ajenos a sus protagonistas y otras como
primera centuria evolutiva del psicoaná- surge un impedimento que lleva a que actuación resistencial, afectando la con-
lisis era inimaginable practicarlo fuera la sesión transcurra a partir de un dife- tinuidad expositiva y la escucha, impi-
El concepto presencia al del ámbito de un consultorio analítico. rente lugar, ya sea desde el trabajo, ya diendo mantener una atención flotante
que denominé presencia Fue a finales del siglo pasado que co- de un gimnasio y transpirado, ya desde y una libre asociación.
comunicacional, menzaron las demandas de tratamien- un parque público desde donde se halla En el intercambio de material clínico
tos desde lejanos lugares geográficos en una señal de wi-fi y un lugar adecuado. entre colegas, en varios de los analizan-
consiste en que ambos Estos settings analíticos ocasionales, en tes estudiados hemos observado que en
proporción paralela a los nuevos y ac-
de la dupla, cuando se cesibles recursos telecomunicativos para lugar de entorpecer, pueden desestabili- su vida privada tienen una leve o franca
comunican, sienten que atenderlas, lo cual operó como solicitud zar el piso de las resistencias surgiendo dificultad al acercamiento o contacto
están allí presentes al psicoanálisis y a los psicoanalistas para así una mayor espontaneidad y traspa- interpersonal, lo que se pensó que esto
que se actualizaran con otra manera de rencia. Desde diferentes “salsas” pueden podría promover su adhesión al méto-
abordaje comunicativo que no sólo im- surgir diferentes facetas. do, lo cual resulta, también, una buena
plicaba “otra forma” sino que aportaba oportunidad para analizarlo.
Esta diferente manera de intercambio El Cyberanálisis posibilita psicoanali-
una mayor repercusión y alcance social El Cyberanálisis debe
coloquial requería crearle un encua- zarse a quienes habitan en un lugar don-
dre específico y adecuado, cosa que fue al psicoanálisis al hacer posible algo que ser concebido desde su
antes no lo era: protagonizar clínica- de no hay analistas cercanos o, aunque
creándose mientras se iba implementan-
mente en lugares lejanos o difíciles de propia estirpe analítica los hubiera, lo conciben inaccesible por
do. y no corresponde el excesivo tiempo de traslado al consul-
Los avances habidos en el campo de la acceder por el tiempo de traslado al con-
sultorio. ser comparado con torio. En ciudades o poblaciones peque-
Tecnología de la Información y Comu- ñas algunos tienen la vivencia de que,
nicación (TIC) venían transformando el método clásico analizarse con un analista del lugar im-
la concepción paradigmática y cultural Reflexiones epistemológicas. originario pues ambos plica el riesgo de aportarle información
de la idea espacio-tiempo (Carlino, R. Habilidades y dificultades tienen su propio de otras situaciones o personas cerca-
2012a) e incluso venían abriendo puer- operativas setting que requiere un nas conocidas, no en su rol de tal, sino
tas a nuevas aspiraciones humanas antes como vecino del lugar.
no anheladas por impracticables. Una El psicoanálisis es una ciencia humana y abordaje específico
Otras razones inconscientes motiva-
vez instalado intensamente en la prác- por ende social que, para estar a la altura doras a elegir este método, se agregan
tica del análisis telefónico consideré ne- del constante proceso de hominización Con cierta frecuencia se perciben imá- a las conscientes. Una analizante ar-
cesario redefinir el concepto presencia de la especie, debe ir actualizándose al genes que “hablan”. En un momento de gentina hacía más de 20 años que vi-
al que denominé presencia comunica- ritmo de su evolución. El analista debe serio peligro para el analizante, le pedí vía en otro continente, luego de varios
cional, (Carlino, R. 2010; 2011) en que dejar atrás una concepción atemporal que la siguiente sesión éste participara meses de análisis telefónico, en una
ambos de la dupla, cuando se comuni- que demandaba al analista “hacer psi- con su esposa. En la imagen aparecen sesión comenta que en todos los años
can, sienten que están allí presentes. coanálisis” para pasar ahora a “psicoana- ambos, sentados en sus piernas una hija de emigrada, ella hablaba español sólo
No se trata de un lugar físico, sino de lizar” a personas reales en el entorno de de un año, el gato y el conejo de la casa. cuando “hablaba por teléfono con su
un punto de confluencia comunicativa sus circunstancias, insertas en su cultura El analizante comienza diciendo: “aquí padre,(recientemente fallecido) tres ve-
entre dos personas físicamente distan- y con paradigmas lógicos, a veces diferen- estoy con mi familia”. Este mensaje oral ces por semana”. Pensado esto como un
tes pero no ausentes. Aporta a ello una tes al sentir-pensar-proceder del analista, acoplado a la imagen emitida, dice más material latente transferencial, se vio
efectiva sensación de contacto y de en- quien tiende espontáneamente a perci- que las palabras en sí. Me confirmó que que “hablar en español tres veces por se-
cuentro comunicacional, en un espacio bir y concebir desde sus propios paradig- necesitaba estar rodeado de sus seres mana y por teléfono con su analista” im-
que en otro artículo fuera denominado mas o lógicas de base (Carlino, R. 2000; queridos. Otras veces, en el fondo de la plicaba revivir en la transferencia lo que
“espacio inter del diálogo” (Cantis Car- 2010). De no tener esto en cuenta, no imagen puede percibirse la puerta abier- recién había perdido. Aquí se juntaron
lino, D.; Carlino, R., 1987). se distinguiría bien lo emitido por el ta de un placard que muestra orden o la demanda de análisis y la resistencia de
El entorno tecnocultural (Carlino, R. “otro”, aunque semejante, diferente a lo desorden o algún objeto privado, cuan- transferencia y sólo pudieron separarse
2000) jugó un papel inspirador y a la propio (Berenstein, I., 2004). do no íntimo, del analizante. mediante elaboración.
ABORDAJES TERAPÉUTICOS A DISTANCIA
p / 23
Reflexiones sobre el método actuación transferencial ↔ contratrans- preconcepción subjetiva y objetiva de (comp.) Lugar Ed. y APA Ed., 2004.
ferencial en oposición al trabajo elabo- distancia y de presencia que lleva a re- Briseño Mendoza, A., “Análisis por teléfo-
En la actualidad se observa que se están rativo. definir lo que está presente o ausente, lo no y/o Skype: Ficción, Realidad, Figura-
implementando encuadres analíticos en Entender psicoanalíticamente al anali- cercano y lo distante, lo posible o im- bilidad” en XXX Congreso FEPAL, Buenos
el que se programan sesiones que ocu- zante implica estar atento a los avatares posible de alcanzar comunicativamente. Aires, 2014.
rren en el Office-análisis y otras por Cy- resistenciales que contiene todo proceso Este método analítico mediado por tele- Cantis Carlino, Diana, Carlino Ricardo,
beranálisis. analítico. Para poder captarlo e inter- comunicación tiene sus propias reglas y “Diálogo analítico, un diálogo múltiple.”
La habilidad adquirida para cyberanali- pretarlo, se debe estar siempre atento requiere una cuota de colaboración de la Psicoanálisis. Revista Asociación Psicoanalí-
zar, permite también al analista concebir a percibir los indicios aportados por el parte adulta de la personalidad del anali- tica de Bs. As., APdeBA Vol. IX Nº 3, pp
la posibilidad de distanciarse tempora- devenir del material y por fugaces o in- zante. Ambos participantes contribuyen 153-172, 1987.
riamente del consultorio y poder con- sistentes ocurrencias contratransferen- con los aspectos materiales del encuadre, Carlino, R.; Torregiani, V., “Contratrans-
tinuar atendiendo, si ello no estuviera ciales (Racker, H. 1960) y tener la ho- cada cual desde su propio lugar. Deben ferencia e interminabilidad del análisis”,
contraindicado. A esto se le podría ob- nestidad afectivo-intelectual de hacerse estar atentos a las reglas que, de por sí, Actas: X Simposio anual de APdeBA:
jetar que promueve permanentemente cargo de ellas a través del autoanálisis y, impone el método. No hacerlo puede “Las múltiples formas de la transferencia”,
la ruptura del encuadre. No es así. Lo ser una resistencia o una renegación de Buenos Aires, 1988, pp. 88-103.
de ser necesario, buscar ayuda en una
que “rompe”, en realidad, es el modelo la realidad comunicativa. Los obstáculos Carlino, R., Migraciones, el exilio y el re-
supervisión y/o en un análisis (Carlino,
a la instalación de la presencia comuni- torno. Actas XXV Simposio: El malestar
de encuadre establecido para el trabajo R.; Torregiani; V. 1988). en nuestra cultura. Asociación Psicoanalíti-
en un consultorio, hoy equívocamente El Cyberanálisis debe ser concebido des- cacional en parte se atenúan con el uso
ca Argentina. (APA), 1986, pp. 121-130.
considerado como exclusivo eje de re- de su propia estirpe analítica y no co- de video cámara, pues la imagen algo
Carlino, R., “Transformaciones socio-
ferencia. Actualmente, los analistas que rresponde ser comparado con el método también “trasmite”. culturales. Su incidencia en el encuentro
conocen cómo operar con el Cyberaná- clásico originario pues ambos tienen su analista-analizando”, Actas IPSI, Barcelo-
lisis, establecen en el contrato analítico propio setting que requiere un abordaje na, 2000, pp. 421-425.
(Carlino, R. 2012) un encuadre que específico.
considera la posibilidad de continuar
Aquellos analistas Carlino, R., “¿Psicoanálisis por teléfono?”
que piensan que no Actas. Ateneo Asociación Psicoanalítica de
por Cyberanálisis cuando el analizante Algunas precisiones, Bs. As. APdeBA, Abril 2005, Idem en So-
y/o el analista se ausenta temporaria- asentimientos y objeciones les resulta posible ciedad Argentina de Psicoanálisis (SAP),
mente. Actualmente la mente humana analizar intermediado Setiembre 2005.
está siendo puesta cada vez más en si- El término virtual con que suele adjeti- por un medio de Carlino, R., Psicoanálisis a distancia: Telé-
tuación de tener que poder arreglárselas varse este análisis, promueve confusión fono - Videoconferencia - Chat – Mail, Ed.
con lo inestable y también lo imprevis- comunicación, no Lumen, Buenos Aires, 2010.
que superpone el atributo “virtual” uti-
to. Ejemplos ilustrativos: lizado en Física y en Informática con la tendrán que hacerlo, Carlino, R., Distance Psychoanalysis: The
naturaleza específica del diálogo analíti- pero no por ello theory and practice of using communication
Surgen denominaciones co que se vale de medios electrónicos de afirmar que no es technology in the clinic, Karnac Books,
comunicación como instrumento para posible, mientras London, 2011.
que confunden, tales una real comunicación. De esta super- Carlino, R., “El contrato analítico en el
como suponer que haya analistas que sí contexto actual”, Simposio APdeBA, Bue-
posición terminológica surgen denomi-
la comunicación, el naciones que confunden, tales como su- pueden lograrlo nos Aires, Noviembre 2012.
poner que la comunicación, el análisis Carlino, R., “Espacio-tiempo en el trata-
análisis y también la miento psicoanalítico a distancia”, Boletín
y también la sesión son virtuales cuan-
sesión son virtuales do que, tan reales son, que producen Una creencia espontánea, no reflexiva, electrónico de APM, 2 de junio de 2012a,
cuando que, tan reales efectos analíticos. supone que el diálogo analítico acontece http://boletinesapmblogspot.mx/
son, que producen Este método, en sus inicios, fue seve- en el consultorio o, en nuestro caso, en Carlino, R., “Distance Psychoanalysis”,
el aparato de comunicación empleado, Conferencia en la Toronto Psychoanalytic
efectos analíticos ramente objetado por Argentieri, S. y
lo que lleva a equívocos conceptuales. Society, 9 de enero de 2013.
Amati Mehler, J. (2003). Era conside-
Ambos lugares sólo cumplen el rol de Carlino, R., “Cyberanálisis. Lo Real y lo
rado una resistencia a reconocer que, si virtual en el diálogo de una sesión”, en
el analizante no podía concurrir al con- “campo de juego” en que se da el en-
a) analizantes que, para no perder la se- cuentro coloquial que trascurre duran- Jornada científica Asociación Psicoanalítica
sultorio, ese análisis se tornaba imposi- de Guadalajara, México, Junio 2019.
sión, se comunican desde un bar o desde ble. Afirmaban que su implementación te la sesión y ocurre en la mente de sus
el baño de su habitación de hotel como protagonistas. Carlino, R., “Cyberanálisis: Reflexiones
fuera del consultorio evitaba analizar la actuales” Idem, Guadalajara, México,
único lugar privado que fue encontrado, angustia de separación, juicio éste surgi- En función de todo lo expuesto, aque-
b) analizantes que pretenden comenzar llos analistas que piensan que no les re- 2019a.
do de una premisa que considera como Carlino, R., “Inter-Visión clínica grupal.
su sesión desde su auto, sin detener la único y posible tratamiento psicoanalí- sulta posible analizar intermediado por
un medio de comunicación, no tendrán Aporte a una actualización clínica inter-
marcha, porque se les está haciendo tico al implementado en un consultorio. minable”, Trabajo presentado en la Socie-
tarde para llegar a sesión, intención no Desde ese entonces hasta ahora, son que hacerlo, pero no por ello afirmar
que no es posible, mientras haya analis- dad Psicoanalítica de México (SPM) para
aceptable por no estar instalada una muchos los analistas que vienen expre- acceder a Miembro Titular, 2019b.
adecuada situación analítica. (Etchego- sando su adhesión a esta práctica en tas que sí pueden lograrlo.
Etchegoyen, R. H., Los Fundamentos de
yen, R.H. 2009) pues no ofrece ocasión Ateneos clínicos, Congresos y en libros la Técnica Psicoanalítica, Buenos Aires,
Bibliografía
propicia para la “regla fundamental” ni publicados; (Carlino, R. 2005; 2010; Amorrortu, 2009.
para la “atención flotante”, salvo que de- Argentieri, S.; Amati Mehler, J., “Análisis
2011); (Scharff, J. S. comp., 2013, por teléfono” en “En profundidad”, Revis- Racker, H., Estudios sobre técnica psicoana-
tuviera el auto. 2015, 2017); (Aryan, A. y Carlino, lítica, Paidós, Buenos Aires, 1960.
ta de API, Vol. 12, Issue 1, 2003.
R., 2013, 2014); (Briseño Mendoza, Aryan, A.; Carlino, R., “The power of Rosenfeld, David, Lo psicótico. Aspectos
¿Pueden ser abordadas las A. 2014); (Bastos, A.; Czalbowsky, S. the establishment in the face of change: de la personalidad, Karnac, 2015.
resistencias? y Roperti, E. 2018, comp.) y en otras Psychoanalysis by telephone” Chapter fif- Scharff, J.S, Psychoanalysis Online: I; II;
numerosas publicaciones que abordan el teen en Psychoanalysis ONLINE. Ed. por III, Karnac, London, 2013, 2015, 2017.
Las resistencias son parte constitutiva Cyberanálisis. Jill Savege Sharff, London. Karnac, 2013.
de un análisis. Su abordaje no depen- Bastos, A.; Czalbowsky, S.; Roperti, E. Nota
de del método implementado sino, en “Presencia comunicacional” (comp.), El reto de la psicoterapia en inter- 1. Miembro Titular de la Sociedad. Psi-
principio, de la comprensión perceptiva net, Madrid, Editorial Psimática, 2018. coanalítica de México (SPM) y de la Aso-
del analista (Rosenfeld, D. 2015) que, La Tecnología de la Información y Co- Berenstein, I., “El sujeto como otro entre ciación Psicoanalítica de Buenos Aires
de no ser así, éstas se manifestarán como municación (TIC) ha influido en la (inter) otros” en Glocer Fiorini, Leticia (APdeBA).

EL EROTISMO Y SU SOMBRA
El amor como potencia de ser
Enrique Carpintero
El título de este libro alude a Freud; el subtítulo toma como referencia el pensamiento de Spinoza. Desde ambas
perspectivas el autor responde al desafío que tiene el psicoanálisis para dar cuenta de nuestra época. Así, con nociones
propias, enfoca las variaciones de la sexualidad humana, la sociedad de consumo, la práctica del psicoanálisis y su lugar
en la cultura para develar las relaciones del sujeto con el poder.

En todas las librerías - revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar


ABORDAJES TERAPÉUTICOS A DISTANCIA
p / 24

MANTENER EL PROPIO ENCUADRE


INTERNO
Diana Tabacof
Psicóloga, Psicoanalista1
ditabacof@free.fr

En los años 90 viví una experiencia in- minado desde su concepción. La fantasía
augural concerniente a la problemática de omnipotencia también era la mía, la
del psicoanálisis fuera de las paredes del analista, y fue continuamente necesario
consultorio que me va a permitir intro- neutralizarla: “sin mí no se hubiera em-
ducir algunos elementos de reflexión a barazado, sin mí no lograría conservar al
ese respecto. Yo tenía en análisis una pa- niño”; así como “voy a superar los lími-
ciente a razón de tres veces por semana tes impuestos por el encuadre, cambiaré
en diván, cuyo investimiento transfero- la regla, seguiré adelante cueste lo que
contratransferencial era muy intenso. Se cueste”. La dimensión inmaterial de las
trataba de un caso de neurosis obsesiva voces desencarnadas del cuerpo llegan-
clásica, comportando múltiples prácti- do a través del cable telefónico que nos
cas rituales, como por ejemplo apagar y unía, alimentaba la ilusión de una rela-
volver a encender la luz de la habitación ción divina, que hubo que interpretar
40, 50 veces o hacer 10, 20 pasos a la iz- constantemente, tanto más cuanto que
quierda o a la derecha, todo eso en fun- mi paciente provenía de una familia ca-
tólica practicante. El supervisor tuvo el dad y los problemas de grabación u otros general se les proponen psicoterapias psi-
ción de la gravedad de sus pensamientos
papel indispensable de un tercero duran- pirateos de los que esos medios pueden coanalíticas, me han sido muy útiles en la
que implicaban a la vida o la muerte de
te ese proceso y la institución psicoana- ser blanco. La cuestión de la privacidad práctica con pantalla interpuesta. Lo más
sus padres (o de sus sustitutos) resultan-
lítica detrás nuestro le dio legitimidad a y de sus potenciales abusos es un riesgo importante en esos tratamientos es la ca-
tes de los conflictos entre sus deseos y su
ese encuadre en el seno del cual intenté de la contemporaneidad, todas las partes lidad del investimiento del paciente, por
sentimiento de culpa, a los que buscaba
mantener los elementos más importantes implicadas en actividades que atañen a la presencia de un analista que sostiene la
anular con sus actos compulsivos. Hacia
del trabajo analítico: la asociatividad de su vida privada deben ser conscientes de mirada y asegura un acompañamiento de
el segundo año de análisis, habiendo me-
la paciente, la toma en consideración de ello. Cito, por ejemplo, supervisiones de su asociatividad con una calidad de escu-
jorado mucho, conoce a un hombre, con
la transferencia, la práctica de la interpre- colegas de Estambul durante un período cha que no es verdaderamente «flotante»
el que se casa, y se entera de que tiene
tación, el ritmo riguroso de las sesiones, particularmente alarmante desde el pun- sino más bien atenta, y que no lo desam-
una muy grave malformación del útero,
etc. to de vista del control de los ciudadanos y para psíquicamente para dedicarse a sus
un “útero en forma de estrella” debido a
de la censura, que puso muy incómodos propios movimientos internos (sabiendo
la toma por parte de su madre durante
a los colegas turcos para hablar de pacien- bien que eso forma parte del trabajo ana-
su embarazo de una medicación respon- La cuestión con las tes que podían, por ejemplo, estar impli- lítico, pero que es necesario velar sobre
sable de malformaciones congénitas. En
esas condiciones tan improbables, con prácticas que pasan cados en las manifestaciones populares de el impacto de los movimientos de desin-
por Internet es el la plaza Taksim u otras. vestimiento del paciente por parte de su
la ayuda del trabajo analítico queda em-
En lo que hace al trabajo analítico con analista). Los intercambios no verbales,
barazada, y el feto anida en ese cuerpo riesgo de ruptura de la pacientes a distancia, los tratamientos mímicos u otros, así como las puntuacio-
poco confiable. Su bebé era el hijo fan- confidencialidad y los psicoanalíticos que incluyen varias se- nes sonoras que apuntan a no dejar silen-
tasmático de su “madre-analista” y de su problemas de grabación siones por semana, con pacientes solos, cios demasiado prolongados que puedan
médico ginecólogo, militante activo de la
lucha anti-Distilben (el medicamento en u otros pirateos de los recostados en sus casas, no son, en mi ser desorganizantes para estos pacientes,
que esos medios pueden opinión, recomendables (aunque eso sea forman parte de esos tratamientos que,
cuestión). Obviamente, se le prescribe el
practicado y validado por ciertos gru- como dice el adagio «no son psicoanálisis
mandato de un completo reposo, y nos ser blanco pos). El caso de la paciente citado ante- pero sólo pueden ser realizados por psi-
encontramos ante la imposibilidad de se-
Han pasado treinta años, y la integración riormente era excepcional y recalquemos coanalistas». Estas recomendaciones, que
guir con su análisis, que se desarrollaba
de las “mediaciones técnicas” para favore- que ella ya hacía diván en mi consulto- se toman en cuenta en la clínica de los pa-
dentro de un encuadre clásico. Eso me
cer, en ciertas condiciones, los tratamien- rio y que volvió allí después del período cientes no-neuróticos, que, por decirlo de
llevó a proponerle seguir con su análisis
tos psicoanalíticos, se ha hecho bastante de seguimiento telefónico. Concibo a la manera muy sintética, al no disponer de
por teléfono durante los ocho meses de
corriente. Desde hace una década he práctica con esas mediaciones técnicas imagos bien construidas y de un yo muy
embarazo y algunos meses después del
tenido que implementar varios segui- sólo para psicoterapias psicoanalíticas, y sólido, son muy sensibles a la problemá-
parto. “Obsesividad psicoanalítica obli-
mientos de pacientes. Antes de exponer eso en situaciones muy específicas. Es in- tica de presencia/ausencia del objeto, son
ga”, implementé un encuadre bastante
algunas situaciones clínicas, señalo que el dispensable entonces evaluar la factibili- para mí muy útiles cuando se trata de se-
estricto y tomé un supervisor “bastante
uso del Skype u otras plataformas equiva- dad de ese trabajo a distancia en función siones a distancia. Aunque el cara a cara
estricto” que aceptó “seguir el juego” ya
lentes, como por ejemplo Zoom, forman de varios parámetros. Lo que se moviliza en una pantalla se restrinja al rostro, una
que, sabroso es notarlo, este análisis tuvo
parte de mi vida diaria como formadora en el cara a cara analítico es de una natu- vez que el vínculo está establecido, los
lugar durante mis años de formación en
en el Institut de Psychosomatique de Paris. raleza completamente distinta de lo que movimientos afectivos son identificables
la Société Psychanalytique de Paris, institu-
Formamos a varios grupos en el extran- ocurre en el dispositivo diván-sillón, y y lo que llega del cuerpo, tan importante
ción sacrosanta de la IPA. Siguieron por
jero y desde hace algunos años organi- sigue siendo posible movilizarlo con una en la clínica, entra de todos modos en la
lo tanto las tres sesiones telefónicas en las
zamos seminarios a distancia así como pantalla interpuesta entre paciente y ana- interacción. Y el encuadre resiste, incluso
horas habituales de sesión, la paciente en
supervisiones individuales o en grupo. lista, mientras que la presencia física del en los momentos de avería técnica, que
su casa, recostada en su cama, yo en mi
Por ejemplo, está en proceso una Sensi- analista es indispensable en el proceso re- seguramente ocurren pero son absorbi-
consultorio, en mi marco habitual. A las
bilización en Psicosomática para un gru- gresivo que implica el psicoanálisis de un dos como formando parte del encuadre,
horas previstas ella me llamaba, la sesión
po de psicólogos y psiquiatras (todos de paciente acostado fuera del campo visual pudiendo también a veces ser integrados
duraba 45 minutos, y convinimos que al
orientación analítica y algunos de ellos en del analista, durante el cual las interven- en el material analítico. Planteo tam-
final de cada sesión ella pondría el pago
formación psicoanalítica) la mitad de los ciones de éste son muy puntuales y sus bién algunos elementos que me parecen
en un sobre y a fin de mes encontraría la
cuales está en Bucarest y la otra en Mol- interpretaciones producen los «micro- importantes de considerar relativos a la
manera de venir a mi consultorio a de-
davia; es una experiencia bastante intere- traumatismos» deseables para que se pro- implementación del encuadre, como por
jar personalmente el sobre. El material
sante ya que así podemos dar respuesta duzca una sacudida de las defensas y el ejemplo, para el analista, el cuidado de
de las sesiones se enriqueció mucho con
a la demanda de colegas que no podrían paciente pueda atravesar los movimientos mantener siempre el mismo fondo visual,
ese cambio de encuadre, ya que ahora ella
venir a París a un costo accesible. Las ac- de desestabilización-reestabilización pro- o bien, en caso que las sesiones no sean
vivía en la realidad lo que hasta entonces
tividades de enseñanza y las supervisiones pios del proceso analítico, que demandan en su consultorio, de asegurar un fondo
vivía en la fantasía: la sensación de tener
no plantean desde ya en absoluto los mis- condiciones sólidas de contención. lo más neutro posible para las sesiones.
el poder de dar la vida o de matar a su
mos problemas que el seguimiento de pa- Las particularidades técnicas que se to- En cuanto al paciente, se recomienda
feto en función de su conducta y de tener
cientes a distancia. Plantearé sin embargo man en cuenta en el tratamiento de los igualmente que mantenga si es posible
o no en cuenta las debidas precauciones
un problema muy serio, sobre el cual pacientes difíciles, como por ejemplo el mismo marco para sus sesiones, y so-
cada vez que tenía que levantarse de la
no me explayaré, en relación a todas las aquellos cuyo equilibrio psicosomático es bre todo que vele por la completa estan-
cama. Sus deseos de muerte quedaron al
prácticas que pasan por internet a saber: frágil o los que pertenecen a la amplia ca- queidad sonora en relación al entorno,
descubierto respecto de ese bebé tan de-
el riesgo de ruptura de la confidenciali- tegoría de los estados límite, a quienes en para garantizar la confidencialidad de su
seado y tan odiado, el que la había do-
ABORDAJES TERAPÉUTICOS A DISTANCIA
sesión. Si las condiciones adecuadas no
están reunidas, las sesiones no pueden
la gente era “inteligente y libre”, de la que
era necesario hacer el duelo para poder
nuevos compromisos internos. Comenzó
a mejorar, su “narcisismo de vida” pre-
contexto se vuelve pues p /
imperativo poder esperar,
25
realizarse (como por ejemplo dentro de reducir el clivaje y lograr conflictualizar valeció sobre su “narcisismo de muerte”, no contestar de inmedia-
un auto o en una sala de embarque). He las dos partes de sí misma. Conmigo, su según los términos de André Green. Una to, hacerlo siempre en ho-
aquí pues algunas viñetas clínicas: psicoanalista francesa, ella seguía tenien- posibilidad de proseguir su búsqueda rarios normales de trabajo y estar atentos
do “privilegios”, objeto de culpa para sus artística en Berlín la llevó a dejar París, a la dimensión intrusiva de esas comuni-
padres respecto de los primos que habían decisión que fue ampliamente trabajada caciones, siendo en mi opinión el desafío
Aunque el cara a cara quedado en China, campesinos muy en análisis. En esas circunstancias, iba de no intervenir sobre contenidos sino sobre
en una pantalla se pobres con los que debía compartirse el suyo que para Mara no era concebible todo para restablecer el orden de las co-
restrinja al rostro, dinero ganado. La elaboración del con- una ruptura del tratamiento conmigo y sas y programar citas precisas, para una
flicto entre sus dos lados: “tener todo”, se implementó la continuación del traba- sesión entera, en un encuadre que debe
una vez que el vínculo “no tener nada”; ser “demasiado francesa jo por Skype. La dificultad de este segui- ser cada vez invocado y garantizado. Eso
está establecido, los en China”, “demasiado china en Francia” miento se reveló en las muchas veces en a pesar de la discontinuidad interna del
movimientos afectivos fue en cierto modo favorecida a través de las que Mara, en situaciones de desespe- paciente y su incapacidad para contener
son identificables y lo ese espacio “indecidible” del “encuadre ranza, solicitaba sesiones suplementarias sus movimientos pulsionales, que en la
que llega del cuerpo, tan intercontinental”. o enviaba largos mensajes de Whatsapp, oferta contemporánea encuentran vías
Mara es una mujer de unos cincuenta por ejemplo, en ocasión de las visitas a su de descarga constante, múltiples formas
importante en la clínica, años a la que traté cara a cara durante más familia en Italia, durante la enfermedad y de contacto con su psicoanalista, en cual-
entra de todos modos en o menos tres años, a un ritmo de dos ve- el deceso de su padre. quier lugar y en todo momento, sobre
la interacción ces por semana. De origen italiano, había todo si éste abre la brecha y le responde.
venido a París para hacer un doctorado
en el campo de las artes plásticas, pero El encuadre interno La interiorización del encuadre analítico
Ann-Li me escribió por e-mail pidiéndo- su verdadero proyecto era conseguir de- es la condición sine qua non para lograr
me un trabajo analítico por Skype. Vive del analista es aquello de manera sobria ser un “analista sin di-
sarrollar su propio trabajo artístico. Pre-
en Shanghai desde hace más o menos sa de conductas autodestructivas, Mara por lo que un paciente ván”, o aún más allá, para garantizar el
cuatro años. Nació en París en el seno atravesaba momentos de angustia suici- construye también en su encuentro con el paciente convirténdose
de la comunidad china, sus dos padres da, se perdía en crisis bulímicas y mo- interior un marco para en una figura inmaterial. El encuadre in-
llegaron a Francia de jóvenes e hicieron mentos de furia autodesvalorizante que la terno del analista es aquello por lo que
un recorrido bastante clásico: trabajado-
su propio psiquismo. un paciente construye también en su in-
llevaban a romper sus dibujos y pinturas. Cualesquiera sean las
res infatigables, fueron exitosos en la res- Hija de una madre loca que le impidió terior un marco para su propio psiquis-
tauración y tuvieron dos hijas a las que construirse, en particular a nivel de su fe- circunstancias mo. Cualesquiera sean las circunstancias.
quisieron dar lo mejor en términos de mineidad, violentamente atacada duran-
educación. Ann-Li asistió a un liceo pa- Traducción: Miguel Carlos Enrique
te la adolescencia, cuando por ejemplo Tronquoy
risino muy importante, aprendió violín la madre desvestía a Mara y, en escenas Resistir a esa demanda impregnada de
en el conservatorio de música alcanzando de un sadismo inaudito, le pegaba con angustia de muerte pero además infil- Nota
un elevado nivel y finalmente obtuvo el un cinturón frente al espejo. El proceso trada por una transferencia cargada de
diploma de Psicología. Después de hacer 1. Miembro de la Société Psychanalytique
analítico fue muy fructífero, Mara, apo- dependencia y pasión exigía, y aún exi- de Paris (SPP - IPA). Miembro Didacta del
un tiempo de análisis en París, decide irse yada en una transferencia homosexual ge, ya que es un trabajo que sigue, una Institut de Psychosomatique Pierre Marty
a China para pasar allí un año. Conoce estructurante y tranquilizadora, encontró constante gestión de los límites. En este (IPSO - Paris).
poco después a un joven psiquiatra de
Shanghai, queda embarazada y se ve obli-
gada a casarse y quedarse en aquel país.
Extremadamente angustiada, atrapada
en el corazón del doble mensaje parental

Para seguir leyendo...


“sé francesa; sé china”, Ann-Li comenzó
a detestar todo lo de ese país “retrógra-
do”, con la consciencia de haber logrado
repetir el guión de vida de su madre, que

topia.com.ar
también había quedado encinta de Ann-
Li muy joven antes de irse a París casada
con su padre. Después de una experien-
cia con una analista que había aceptado
atenderla por teléfono, a la que ella oía
moverse en su departamento y abrir la
canilla de la cocina mientras la escucha-
ba, se puso en contacto conmigo. Como
no estaba lejos la fecha en que Ann-Li
NUEVOS ARTÍCULOS TODOS LOS MESES
vendría a París, le propuse que antes de
comenzar el seguimiento por Skype nos
viéramos primero algunas veces en mi
ARCHIVO TOPÍA
consultorio, lo que en general es mejor, 30 AÑOS DE TOPÍA DISPONIBLE ONLINE
para que las huellas sensorio-perceptivas
del paciente, su estilo, su esquema cor-
poral sean en cierto modo integrados y
viceversa. La implementación con Ann-
Li era fácil, habiendo ella misma hecho
terapias a distancia en China con pacien-
tes que consultaban en el hospital en el
que ella trabaja, que viven lejos y cuyo
seguimiento ella continúa. El uso de
pantallas está muy extendido en su vida.

La interiorización del
encuadre analítico es la
condición sine qua non
para lograr de manera
sobria ser un “analista
sin diván”
Compra de libros de Editorial Topía
Por ejemplo, acompaña en la pantalla a
su hijo que va a la guardería: a lo largo ebooks - impresos
del día las maestras envían imágenes a
los padres. El trabajo analítico con esta
paciente se ha centrado mucho sobre sus DESCUENTOS Y PROMOCIONES ESPECIALES
conflictos identitarios entre las dos cultu-
ras, representando el analista el punto de
unión con una Francia idealizada, donde
ABORDAJES TERAPÉUTICOS A DISTANCIA
p / 26

OFF LINE
Silvia Di Biasi
Psicoanalista - Profesora de prácticas profesionales (UBA)
sdibiasi@psi.uba.ar

Sin duda, la subjetividad es atravesada Cada vez que una nueva tecnología pe-
por los cambios tecnológicos. netra en una sociedad, satura toda ins-
Hubo un tiempo en que los mensajes de titución de dicha sociedad. Desde hace
amor, podían no llegar a destino: debi- poco más de una década, muchos tera-
do a la cuarentena en Verona, Romeo peutas ofertan el servicio de terapia me-
nunca recibirá la carta de Fray Lorenzo y diante internet. Su difusión ha llegado al
Anne Hamilton oculta las 365 cartas que punto que diferentes Journals digitales
Noah envió a Allie... -como corresponde- publican los resul-
Ahora no hay lugar para la duda: “me tados de investigaciones llevadas a cabo
clavó el visto”. por universidades y centros de salud,
Una paciente veinteañera conoció hace con muestras poblacionales numérica-
poco a un joven en el canil de la plaza mente importantes, donde la mayoría de trabajaban tirando el tarot o interpretan- que viviendo en ciudades pequeñas se
donde ambos pasean a sus perros. En los pacientes afirman haberse recuperado do el I Ching, pasando por autotitulados quejan de encontrarse con sus pacientes
una sesión, con decepción dice “Anoche y haber aumentado su calidad de vida y terapeutas existenciales o psicólogos so- cuando van al chino que pacientes que
estuve hablando más de tres horas con X, bienestar, por lo que aseguran que el tra- ciales, hasta especialistas en cromote- oculten que van a terapia a su familia o a
quedamos en encontrarnos a tomar unas tamiento online aporta resultados simila- rapia astral. Sin embargo, un pequeño su círculo de amistades.
birras.” Hace una pausa y agrega “Pero res a la terapia presencial. resquicio me hace pensar que más allá En la psicoterapia online se trata más del
cuando nos despedimos, en lugar de La terapia online tiene beneficios espe- de que Lacan haya dicho que el paciente medio que del mensaje, ya que la psico-
mandarme una carita con ojitos de cora- cíficos: es posible tener una sesión me- hace una atribución apriorística de un terapia a distancia se remonta a los tiem-
zón o por lo menos besitos, me mandó diante la pc, la tablet o el celular, desde saber a la figura del analista -el sujeto su- pos de Freud, que trató a algunos de sus
la de chops brindando.” cualquier lugar del mundo, con horarios puesto saber-, no dejo de sospechar que pacientes vía correo postal y en que la
De lo que deduzco, que en esas tres ho- programados. Tal como hoy podemos los consultantes de este colectivo vario- correspondencia con Fliess fue parte de
ras no “hablaron” por teléfono fijo ni programar encender y regular el aire pinto, lo saben, pero aún así... Tal como su autoanálisis.
celular, sino que intercambiaron mensa- acondicionado tres días antes de llegar a las predicciones del adivino a la paciente
jes de Whatsapp... viviendo plaza de por casa. No requiere el traslado del paciente de Freud, relatado en Psicoanálisis y Te-
medio. ni del terapeuta, con ahorro de tiempo y lepatía. En la psicoterapia online
dinero: es eficiente. Otro tipo de eficien- Más allá de mis aprensiones, debo ad- se trata más del medio
cia es el de Fiona Wallice (Lisa Kudrow), mitir que Lévi-Strauss desarrolló el con- que del mensaje, ya
La forma en la que con sesiones de sólo 3 minutos. cepto de “eficacia simbólica” después de que la psicoterapia a
estamos “en línea” ¿Cómo nos contactamos con quien realizar un trabajo de campo con la tribu
muu, que confiaba a un chamán la cura distancia se remonta a
no es con nuestro ofrece terapia online? Naturalmente,
googleamos... pero ya sabemos que los de sus dolencias. los tiempos de Freud,
cuerpo, capaz de
algoritmos de Google nos mostrarán a Uno de los beneficios con que más se que trató a algunos
proveer un sinfín de promociona la terapia online es el tema
quienes están mejor indexados y no a los de sus pacientes vía
gestos comunicativos más calificados. Por otra parte, ¿cómo sa- del traslado. ¿Será tal? Se dice que Argen- correo postal y en que
no-verbales, sino a bemos que quien se ofrece como nuestro tina es uno de los países más psicoanali-
zados del planeta y probablemente con la correspondencia con
través de las marcas terapeuta online es un profesional? Por
lo general, no informan el número de una de las mayores tasas de profesionales Fliess fue parte de su
visuales diseñadas
la matrícula, como para consultarla en psi per cápita. Así que tal vez no sea difí- autoanálisis
para la aplicación, que el Ministerio de Salud o en los Colegios cil encontrar un profesional psi en don-
simplemente indica que profesionales. Muchos me dirán que la de vivimos, solicitándole a un amigo que
estamos presentes matrícula no es garantía de nada, y es su terapeuta nos recomiende a alguien, En mi práctica habitual, de acuerdo al
cierto: pude haberme recibido hace 30 o simplemente pedirle referencias a al- paciente o a los tiempos del análisis, tra-
años, matricularme, y luego dedicarme guien que sepamos que se atendió con él. bajo con diván o frente a frente. Sí, fren-
¿Por qué la decepción entonces? full time a la casa y a los chicos, o poner Además, muchos pacientes me han di- te a frente, porque veo todo el cuerpo del
Una ilusión de sincronía afectiva, de es- un negocio de almohadones pintados a cho que luego de la sesión se van a tomar paciente, su postura y sus movimientos
tar alineados. Porque la ilusión de sin- mano. Y de repente, por síndrome de un café o vuelven caminando a la casa, y corporales así como él ve mi cuerpo y
cronía se produce cuando dos usuarios nido vacío o por x circunstancia, decido que ese tiempo posterior a la sesión suele mis movimientos corporales. Por el con-
están “en línea” a la vez. Pero la forma en completar mis ingresos de la tienda de al- ser vivido como un tiempo de inferencia, trario, el “cara a cara” es lo habitual en la
la que estamos “en línea” no es con nues- mohadones mediante un home working de decantación. Yo misma lo he experi- terapia online, cuando se trabaja frente
tro cuerpo, capaz de proveer un sinfín de de terapias online. Puede pasar. Porque mentado, así que no me imagino cómo a la pantalla, el otro queda reducido a
gestos comunicativos no-verbales, sino ¿se requiere una capacitación específica será eso de terminar mi sesión online con una cara.
a través de las marcas visuales diseñadas para brindar sesiones online?, ¿quién re- mi analista, apagar la cámara y empezar a He leído por ahí que Freud mandó a
para la aplicación, que simplemente in- gula la práctica de los psicólogos online? clasificar la ropa para el lavarropas, pasar hacerse un sillón especial para escuchar
dica que estamos presentes. La conjun- la aspiradora, o cualquiera de esas tareas a sus pacientes, mientras hoy cualquier
ción entre dispositivos móviles y mejores que se hacen “en la intimidad del hogar”, terapeuta online puede comprar su sillón
niveles de conectividad, produce una ilu-
¿Se requiere una otro de los beneficios señalados por los gamer por internet.
sión de conexión permanente y contacto capacitación específica que ofrecen terapia online. Probablemente al creador del psicoaná-
perpetuo. Entonces, el otro es percibido para brindar sesiones Obviamente hay situaciones y condicio- lisis le hubiera resultado muy difícil ex-
como una terminal ubicua, alcanzable online? ¿Quién regula nes particulares que impiden el traslado plicar a una Dora online en qué consiste
en todo momento y lugar. Mientras que la práctica de los del paciente, pero recordemos que según un acto sintomático; primero porque no
el “visto” y el “última vez” son un tipo el PMO, obras sociales y prepagas deben concurre al consultorio, entonces no lle-
particular de huella, de presencia del psicólogos online? cubrir 30 sesiones de psicoterapia por varía el bolsillito de piel colgado del bra-
cuerpo del otro: está ahí. año calendario, incluyendo la asistencia zo, y segundo no jugaría abriéndolo y ce-
Según McLuhan el medio es el mensa- domiciliaria. rrándolo introduciendo un dedo dentro.
je. Los medios son “extensiones del cuerpo Es aconsejable que más allá de los algo- Tal vez más que el tema del traslado lo Y sería mucho más complicado de lle-
y de los sentidos humanos”, la naturaleza ritmos de Google, quien esté dispuesto a que prime sea el anonimato. Tal vez, var a cabo el experimento de las cerillas.
de los medios con los que los hombres se realizar una psicoterapia, busque algunas para alguien que viva en un pueblo de Eso sí, tal vez hubiera podido ver por la
comunican ha moldeado más la sociedad referencias un poco más concretas del 3 mil habitantes, le resulte incómodo pantalla, la expresión de horror ante el
que el contenido de la comunicación: “la profesional y su método terapéutico. Por que los vecinos lo vean entrar o salir del placer que le producía al hombre de las
mayoría de la gente desconoce que el me- lo menos en mi experiencia como Secre- consultorio del psi. En otro tiempo, ir al ratas la detallada descripción hecha por
dio es en sí el mensaje, no el contenido; taria de la Asociación de Psicólogos de psi era casi un símbolo de prestigio, de su capitán del singular castigo.
y desconoce que el medio es también el Buenos Aires, recibí las denuncias de intelectualidad, de pensamiento crítico, Solo por alguna circunstancia específi-
masaje, éste literalmente trabaja, satura, personas que habían concurrido duran- como cuando Bernardo Neustadt se ana- ca -y también por el momento del tra-
moldea y transforma todas las relaciones te un tiempo a sesiones de un colectivo lizaba en cámara con Mauricio Abadi... tamiento- acordé con un paciente que
de los sentidos.” variopinto que va desde psicólogos que Por mi parte, conozco más terapeutas durante un tiempo podíamos suspender
ABORDAJES TERAPÉUTICOS A DISTANCIA
p / 27
las sesiones presenciales y contactarnos
de otra forma.
después apareció el Facebook, y un día M
me manda un mensaje: “Hola, qué ale-
Columna
Corría el año 82 y hacía poco que estaba gría saber de vos”, sin embargo, nunca

FELICIDAD DEL
recibida cuando me piden que atienda me solicitó amistad.
a una joven chilena, exiliada. Tenemos También hace muchos años, una mu-
una entrevista, y más allá de la situación jer que ya había perdido 2 embarazos,
puntual del exilio, relata situaciones de duelos que fueron trabajados en sesiones

PSICOANÁLISIS
vida que siento que exceden mi esca- presenciales, vuelve a quedar embaraza-
sa experiencia. Le propongo derivarla da con indicación de reposo absoluto,
a otro profesional, pero me dice que por lo que se traslada a la casa de sus
se sintió en confianza conmigo, que se padres bastante lejos de Buenos Aires.
sintió cómoda y por eso pudo hablar de Continuamos las sesiones por teléfono
“ciertas cosas” que no pudo hablar con de línea fija, única forma de comunicarse
otros profesionales que había consulta- en ese momento.
do. Dudo, pero animada por mi super-
visora, comencé a atenderla. La transfe- Puede que muchas y muchos analistas portantes de la vida, “la preparación
rencia era sostenida por esta paciente al hagamos el intento diariamente, sesión previa no garantiza lo que va a pasar, no
El “cara a cara” es lo tras sesión, de mantenernos atentos a las alcanza para prever todos los resultados
punto que cuando no podía concurrir a habitual en la terapia
sesión, mandaba a alguien a que me avi- ocasiones en que una intervención del o consecuencias”; así lo piensa un perso-
sara, dado que yo no tenía teléfono en online, cuando se lado analizante y/o las nuestras logren naje de la novela “Avenida de los Miste-
el consultorio. Promediando los cuatro trabaja frente a la seguir la beta de los descubrimientos; y rios”, del maestro John Irving.
años de análisis, obtiene asilo político pantalla, el otro queda puede incluso que lo logremos con fre- En los momentos cruciales de un aná-
en Francia. Se plantea entonces un pro- cuencia. Sin embargo, volverá sólo cada lisis hay mucho de espontaneidad, o
reducido a una cara tanto la experiencia de “recordar pre- mejor dicho, hay una enorme contem-
blema, la paciente no habla francés, y al
lugar donde irá a vivir no sabía si había cisamente” qué es el psicoanálisis. Esa poraneidad. La sensación es la de estar
profesionales que hablaran castellano. precisión es sentida, intuida, no parece viviendo en el presente como si un vasto
Un hombre de mediana edad que aten- apresable en un concepto o aforismo, pasado estuviera activo (interviniendo e
Acordamos entonces que ella me escribi- dí por varios años queda desempleado,
ría. La condición era que lo haría duran- puesto que se llega a ella desde distintas intervenido), pero entonces, ese pasado
y luego de meses de estar desocupado, coordenadas en la variedad de los trata- biográfico y teórico no juzga el presente,
te una hora y media aproximadamente, consigue un corretaje en el interior; al
de corrido, y no podía borrar ni corregir mientos. Lo que se reitera entonces es la sino al revés. Es el presente transferencial
comenzar a tener problemas para combi- visualización de algo específico que es, el que comanda, con atención y respeto
(cosa en realidad casi imposible de ha- nar día y hora, establecemos un horario
cer por el tipo de papel que se usaban no obstante, difícil de definir. Y hoy me por ese pasado, un gesto que desafía lo
fijo de sesiones presenciales o por MSN gustaría darle alguna definición, aunque ya sabido, para poder saber algo nuevo.
para el envío aéreo). Así que yo recibía Messenger.
todas las semanas una carta vía aérea, mal no fuera la de hoy solamente. Cuando tenemos noticias sobre el sen-
que era devuelta en el mismo día de re- Luego de unos años de tratamiento y de En mi caso, cuando llega ese “recuerdo tido del psicoanálisis y la felicidad de
muchas sesiones dedicadas al tema, una vívido” (que no es la forma del método, sus oportunidades, es cuando sabemos
cibida, con mi lectura a la letra. Por su
egresada universitaria se anima a pre- ni el acierto en los movimientos par- al mismo tiempo de sus límites. Tanto
parte, se comprometió a hacerme llegar
sentarse a una beca en el extranjero y la ciales de un tratamiento, ni es la con- lo oportuno de las transformaciones
mis honorarios más los gastos del correo,
gana. Durante su estadía nos contacta- ceptualización firme que lo posibilita), como aquello que podría ser el límite
cuestión que cada cierto tiempo me lla-
mos por Skype. Por la baja velocidad de la sensación de recuperar con fuerza el de elaboración y mejoría, se redefinen
maban de la embajada de Francia para sentido de la práctica analítica, cuando
entregarme un envío de mi paciente. El la conexión que tenía disponible donde en cada tratamiento. No es dado cono-
residía, muchas se cortaban y termina- llega es siempre en el medio del traba- cerlo de antemano o pretender basarlo
envío epistolar continuó por varios años, jo. Y generalmente después, finalizada
pese a que la paciente aprendió francés, y ban siendo por el chat de Skype. en cálculos teóricos que, en el mejor de
la jornada, me queda como resto o re- los casos, estarían velando un presenti-
como se mudó a Suiza, también alemán En los últimos años y acorde a los avan- sultado una especie de felicidad. ¿Se di-
e italiano. Hasta que un día las cartas miento sobre algo poco o mal soporta-
ces en la conectividad, en estos casos ría que es una felicidad vinculada a lo ble para el/la terapeuta en cuestión, y
comenzaron a espaciarse, y lo atribuyó a específicos se continúan las sesiones por profesional? ¿Y qué sería una felicidad
estar muy ocupada en la hostería donde eso sí es importante que sea reconocido
video llamada de Viber o por Whatsapp. profesional? Suena gracioso, y es obvio a su tiempo, es decir, antes de proyectar-
trabajaba, luego a la relación con uno de que tal cosa no existe. Si fuera aquello
los dueños de la hostería, luego a organi- Señalo lo de casos específicos y el mo- lo como pronóstico hacia el consultante.
mento del análisis porque hace un tiem- que referimos a un logro, a algo logra- Para eso existe el recurso que llamamos
zar el casamiento... Finalmente, a poco do, tengo que admitir que, en mi caso,
del nacimiento de su primer hijo, me po, una profesional que atendí durante derivación.
tres años es enviada por la empresa don- eso no produce felicidad sino más bien Entonces, creo que esa felicidad por la
dice que siente que no tiene tiempo para satisfacción. La diferencia entre felici-
sentarse a escribir. de trabaja a realizar una capacitación en que me estaba preguntando, proviene
una sucursal en Alemania, y por esos dad y satisfacción pasa por un enorme de animarse a la invención en la vida,
Casi 10 años después vuelvo a ver a la corte cualitativo. La satisfacción nos trae
paciente. Su marido había fallecido, es- meses mantenemos el análisis vía video una invención que tiene direccionalidad
llamada de Whatsapp. Su experiencia un alivio interno siempre necesario; la y que a la vez tiene mucho de gratuita,
taba muy triste, y quiso volver a Chile felicidad en cambio trae conciliación con
para ver a su familia y para que cono- fue tan exitosa que le proponen hacerse que podrá salir del circuito de reconoci-
cargo de una nueva sucursal que abrirían nuestro mundo, aunque mal no sea por mientos, valiéndose del re-conocimien-
cieran a sus hijos. Y decidió pasar unos intervalos. La felicidad se siente como
días en Buenos Aires, donde vivía una en Centroamérica. La paciente daba por to para ir a otra zona. Una invención en-
descontado que seguiríamos las sesiones algo expansivo y asociativo, ligado a lo tre al menos dos, que conlleva el espacio
de sus hermanas, y contactarse conmigo. que no es uno, se desencadena con la
Me dice que estaba un poco angustiada vía Whatsapp. Pero le señalo que toda para otros y para lo por venir.
conquista se paga con un exilio. idea de haber entrado a un orden que re- Sabemos que la sesión es más bien una
porque antes de viajar había buscado las suena armónico con otros. La experien-
cartas que me había escrito y que yo le La paciente se enoja, me dice que la es- cesión, y lleva ese nombre porque el/la
toy castigando por su ascenso, o que la cia feliz se acompaña de agradecimiento. analista da algo, hace una entrega, una
devolvía, pero no las pudo encontrar, Esto me da una pista.
que tal vez las desechó en una mudanza, estoy abandonando… y durante el tiem- dación. Así como sabemos, aún más
po que sigue en Buenos Aires trabajamos Sin dudas todos los momentos tejen el íntimamente, que la posibilidad y el
que no recuerda, que no sabe. Le señalo desarrollo de un análisis (el correlato
que no estaba mal que las hubiera per- el tema de que toda elección implica una sustento para hacer esa dación la aporta
pérdida. metodológico de esta afirmación es la siempre el analizante con su deseo de vi-
dido, porque las cartas correspondían a atención flotante), con su desilvanar y
un momento de su vida, que ahora era vir, y que por eso el/la analista también
¿Recuerdan Rollerball? La película es de hacer nuditos, sus ruedos y sus largos
otro momento, que hay cosas que hay experimenta con cierta reserva su agra-
1975, pero se ubica en 2018. Desde el flecos, así como van tejiendo su finaliza-
que dejar atrás. No muy convencida decimiento (felicidad) a través del cual
inicio sabemos que el protagonista, Jo- ción o interrupción; pero hay momen-
asiente, hasta que me dice que entre las puede continuar su trabajo.
nathan E (James Caan) no ha podido tos decisivos, y esos son los que avivan
cosas que tenía pensado hacer en Chile, Mientras que la satisfacción es necesaria,
olvidar a una de sus mujeres, que le son nuestro tema. Algunas veces los mo-
la más importante era hablar con su ma- tiende al egoísmo, y puede ser perfecta-
provistas como privilegio por ser la es- mentos decisivos los dispara el/la ana-
dre sobre los abusos que sufrió por par- mente estúpida; la felicidad nunca lo es.
trella del equipo de rollerball de Energy lizante, otras veces el/la analista. Sería
te de su hermano mayor, es decir, “esas El deseo de vida nueva: punto base de
Corp. Guarda en casetes imágenes de vano evaluar cuál de las causas es más la regeneración y el optimismo posibles,
cosas” de las que no pudo hablar con los momentos vividos con Ella (Maud frecuente, o discutir aquí sobre la inter-
sigue latiendo en medio de esta crisis
otros profesionales tantos años atrás. Es- Adams), que proyectará en las múlti- subjetividad en la situación analítica.
donde el avance del sufrimiento parece
peraba tener la energía para enfrentarse ples pantallas que hay en su casa. Y sólo Para nuestro tema alcanza con que el/la
inevitable por ahora, en tanto el deses-
y derribar el mito del militante político, cuando puede hacer la elección entre analista esté para cumplir su lugar antes
perado interés por la satisfacción crezca
abnegado y altruista, al que debía respe- estos privilegios y la libertad, borrará las que perderlo.
al mismo ritmo que su frustración con-
tar y guardarle “esos secretos” sin chistar. cintas. Una marca distintiva de los momentos
comitante.
No sentía pena por lo que iba a hacer; De todos los futuros distópicos que pue- cruciales es el animarse, cuando algo se
ella ahora era madre y pensaba que de blan el cine es quizá el que más se aproxi- arriesga realmente. Por lo general estos
alguna forma su madre también sabía lo mó a la actualidad, invita a una reflexión momentos traen una preparación pre- Juan Melero
que pasaba. Sólo la escuché, y nos des- sobre cuál es tu libertad, en una sociedad via, aun cuando no haya sido notada. Psicoanalista. Rosario, Santa Fe
pedimos con un abrazo. Mucho tiempo altamente tecnologizada. Pero como en todas las decisiones im- jxmxmx@hotmail.com
LA INTRINCADA ADOLESCENCIA DE UNA NIÑA p / 28

ABUSADA SEXUALMENTE POR EL PADRE


(que era lo que la niña ya sentía) y tam- que me da protección. Si viene la serpiente
bién sin madre. ¿Hay algo más cruel para agarro el celular. Si se apagara todo prende-
intentar someter a una niña? Sofía per- ría la tele, para que me alumbrara, y lla-
Susana Toporosi maneció en tratamiento durante 2 años.1 maría a alguien. Es que no duermo con la
Psicoanalista de niños/as y adolescentes luz prendida porque siento que la serpiente
susana.toporosi@topia.com.ar Sofía vuelve a consultar a los me va a encontrar.
Me impactó mucho verla así, con niveles
10 años de angustia que correspondían al desam-
Sofía y su mamá se fueron a vivir a una paro extremo que había vivido, y la des-
localidad lejana, donde residía la familia protección por parte de juez, defensor, y
¿Cómo se hace para construirse una Lloraba con mucha angustia y le decía: terapeutas familiares que intentaron la
identidad en la adolescencia, cuando una -Mamá, ¿si un día no estoy en casa y te materna, por lo cual no las vi durante tres
años. Luego Sofía pidió verme. revinculación con el padre después del
se tiene que encontrar con huellas de un llamo para que me vengas a buscar, vas a sobreseimiento en lo penal porque la
pasado que detesta? ¿Qué se hace con las venir? ¿Me vas a atender el teléfono? Me dice: -Le tengo terror a las serpientes.
Las que te ahorcan, las que te rompen los niña no relató los hechos del abuso en la
marcas que una siente que podrían ha- A la hermana, que tenía 12 años, le de- Cámara Gesell. No los recordaba.
ber dejado huellas aborrecibles? ¿Cómo cía: -¿Te podés quedar un ratito conmigo? huesos y te tragan sin morder, y las que te
inyectan veneno. Vienen a mi memoria sus expresiones de
se hace si, a la vez, una añora haber te- Al instante de separarse quería probar de cuando tenía 4 años: “Basta pá, no quiero
nido lo que siente que no tuvo? ¿Cómo llamarlas por teléfono para ver si le respon- Me impresiona el modo de relatar situacio-
nes en las que ella se imagina pasiva ante los más que me pongas serpientes” “Sueño con
se significa tanto desamparo? ¿Cómo se dían. una planta bebé que tenía gatas peludas
explora lo nuevo del propio mundo pul- Al preguntarle por qué no quería ir con el ataques activos de una serpiente. Recuerdo
que caían, y se parecían a serpientes, largas
sional si el temor a encontrarse con algo papá, decía: “Porque le tengo miedo, me que a los 4 años ella había jugado con mu-
y gorditas. Tenía muchos pelos en una cosa
monstruoso acecha? ¿Cómo hacer para hace cosas feas” Con palpitaciones y tem- ñecos. La nena le decía a la mamá: -Mami,
larga en el cuerpo de él. ¡Es algo muy feo! Si
sentirse real y verdadera? blores decía: “Mamita por favor quedate al me puso una serpiente.
veo un bicho me lo hace recordar.”
Estas y muchas otras vicisitudes com- lado mío.” Le pregunto si relaciona con algo el terror a Ella, ante mi pedido, había dibujado la
plejizan los duros trabajos psíquicos que Como marca de que había vivido algo trau- las serpientes. serpiente y tenía forma de un pene con
esperan a las adolescentes que tuvieron mático, el padecimiento la atravesaba cor- testículos.
que soportar el abuso sexual por parte de poralmente. Temblaba, tenía palpitaciones, También me impactó que los lugares en
su genitor en la infancia, y mucho más lloraba muy angustiada y tenía pesadillas. La ausencia del Estado
los que ella se sentía más expuesta eran
cuando fueron desprotegidas por casi En las primeras entrevistas diagnósticas So- desprotegiéndola, el baño y la cama, los dos lugares en los
todas las instituciones del Estado inter- fía desplegó en un breve período de juego un garantizando la que seguramente sucedían las escenas del
vinientes. diálogo que tenían los muñecos: impunidad del padre abuso.
Muñeca mamá: -Contale a mamá todo lo y no dictaminando Frente a todo esto pensé que yo podría
Como marca de que te pasó. ligar su miedo a las serpientes a aquello
Muñeca nena: -Mami perdoname porque quién provocó el daño, que ella había traído a los 4 años en su
que había vivido tengo un secreto. Me puso una serpiente. le obstaculizan el discurso y dibujos, inmediatos al trauma-
algo traumático, S - La mamá le dijo: te voy a retar hija. Era procesamiento de lo tismo. Pero consideré que de nada servi-
el padecimiento muy mala la hija. vivido en la infancia ría ya que era ella quien tenía que hacer el
la atravesaba En este pequeño fragmento de juego apa- nexo e ir llegando.
corporalmente. rece su implicación en el secreto con su No estaba tan lejos, ya que dijo: “Tengo
papá, la culpa edípica frente a la mamá, miedo de que sea él”.
Temblaba, tenía y uno de los modos del abuso, “ponerle S -Empecé a tener miedo y no cierro los ojos Ella había pedido verme y necesitaba ha-
palpitaciones, lloraba una serpiente”. aunque tenga champú, porque pienso que cer ese nexo a través mío, no podía ha-
muy angustiada y tenía Sofía venía de la casa de su papá muy ex- va a aparecer. Siento que me persigue, en el cerlo sola. Ella comenzó a darle forma de
citada. Esto se manifestaba en que varias baño, en los sueños. Yo le digo a mi mamá
pesadillas que tengo miedo de que sea él. ¿Sabés quién
víboras que la atacaban y devoraban a las
veces había querido tocarle las tetas a la vivencias de desamparo vividas. Le resul-
mamá. Su hermana la había visto frotarse es él? Yo lo llamo “el desconocido.” taban inmanejables.
Sofía realizó tres períodos de tratamiento, los genitales y al preguntarle qué hacía, ha- Yo antes le tenía miedo a él, mucho miedo Pero no sólo había contenidos simbóli-
con interrupciones motivadas sobre todo bía contestado: -Es el “juego del sacacorchos a que me hablaran de él o lo nombraran. cos: la serpiente como representación de
por la distancia a la que se tuvieron que y la pocha.” Ahora, desde que les tengo miedo a las ser- algo muy peligroso vivido. Había tam-
mudar para protegerse del acoso del pa- Luego Sofía dijo: -Lo que te dije es mentira, pientes, ya no pienso más en el miedo a él. bién elementos indiciarios,2 no simbóli-
dre y su familia. mi papá no me pega con el sacacorchos en S -Mi nombre no pensé en cambiarlo. Mi cos: lo visto en la situación traumática,
la pocha. apellido sí. El juez dijo que cuando sea el pene erecto seguramente nombrado
La primera consulta de Sofía, Esta frase de retractación no hace más grande. como serpiente por el padre surgía como
a los 4 años que confirmar lo sospechado. Temo caerme de un avión, ser la única so- marca presente de un traumatismo aún
La evaluación diagnóstica, que se infor- breviviente en una selva llena de serpientes. no procesado. El celular bajo la almohada
Sofía fue traída a la consulta a los 4 años mó al juzgado en el que la madre realizó No sé todavía por qué. Quiero descubrirlo. fue un elemento recortado de las escenas
y medio porque bruscamente había empe- la denuncia, daba cuenta de que había Siempre estoy pensando en eso. No sé por de amenazas.
zado a rechazar las visitas a la casa de su una altísima sospecha de que Sofía estu- qué. Había aspectos que correspondían al sen-
papá después de transcurrido un año de la viera viviendo una situación de abuso se- S -Cuando más miedo tengo es cuando me tido de goce genital que habría tenido el
separación de sus padres. xual por parte de su padre, que incluyera baño y cuando me voy a dormir. Me pongo abuso para el padre que hasta pasada la
Su madre y su hermana mayor, hija de otra amenazas acerca de no poder comunicar- pijama, sábana, almohada, dos mantas po- pubertad no podrían ser comprendidos
pareja de la madre, le insistían al princi- se más con su mamá si ella se quejaba o se lar, y me siento protegida. Si me quiere mor- ni significados.
pio para que fuera, pero Sofía se aferraba lo contaba. Modos del máximo sadismo der para inyectar el veneno, le va a raspar A partir del pedido de Sofía de vernos,
al cuerpo de su madre pidiéndole que por para atacar a una niña, amenazarla con la garganta a la serpiente. También duermo pudimos volver a un nuevo contrato de
favor no la llevara. el desamparo total: se quedaría sin padre con un celular debajo de la almohada por- tratamiento.

NUEVA
A LA IZQUIERDA DE FREUD EDICIÓN
Alejandro Vainer (compilador)
Wilhelm Reich, Vera Schmidt, Otto Fenichel, Sigfried Bernfeld, Erich Fromm, Herbert Marcuse, Enrique Pichon-Rivière,
José Bleger, Marie Langer, León Rozitchner
¿Por qué recuperar hoy estos intentos de cruce entre psicoanálisis y marxismo? Nos encontramos en tiempos posmodernos con versiones
estructuralistas y posestructuralistas del psicoanálisis y del marxismo, donde quedaron depurados ciertos elementos “negativos” tales
como el colesterol malo que significan el sujeto histórico, el humanismo, la transformación social y la revolución. Rescatar estos cruces
entre psicoanálisis y marxismo nos permite rescatar la posibilidad de la lucha emancipadora, además de sostener la complejidad de
nuestra propia subjetividad.

En todas las librerías - revista@topia.com.ar / editorial@topia.com.ar / www.topia.com.ar


Una marcada desconfianza a los varones, rones, no tenerle confian-
una preocupación por “ser mala” con sus za a su género, mi especie
amigas, eran temas recurrentes al princi-
pio del segundo análisis de Sofía.
de adultez, sentirme a
veces un monstruo por lo
p/ 29
La madre había comenzado a convivir rara, sentirme mala y te-
con su pareja, que era un señor muy ner miedo de parecerme a él, y que constan-
contenedor y con capacidad de ternura. temente él esté en mi cabeza. Por momentos
Una experiencia muy valiosa para madre me parece que me voy a volver loca, y por
e hija. eso defendí al guasón, lo comprendí. Al loco
La madre, su abogado, la abogada de la algo lo convierte en loco.
niña y yo habíamos trabajado para inten-
tar garantizar condiciones ambientales Aquí se ven en Sofía los efectos del abu-
imprescindibles para el procesamiento de so sexual que pudo haber producido un
su traumatismo: que se respetara el pedi- goce a nivel del cuerpo y una sensación
do de Sofía de no volver a ver al padre. disruptiva traumatogénica a nivel del Yo,
que se sintió desbordado. Las defensas
Sofía vuelve a consultar a los operaron luego para que Sofía hubiera
podido organizar el miedo a las serpien-
13 años tes y escindido los acontecimientos del
Pidió volver a verme. abuso. “Mi papá me hizo cosas feas pero no
S -Yo de chica guardaba todo. Ahora no ciones de que lo pulsional adolescente la legio. Puede merodear.” ¿Por qué él puede me acuerdo qué.”
puedo guardarlo más. Lo expresa mi cuerpo podría enloquecer, con lo cual lo deja di- estar libre y tranquilo y yo no? Me molesta El empuje de lo pulsional adolescente es
al estar enojada o triste. Tengo emociones sociado, como si no tuviera nada que ver que él no tenga su límite, su castigo. Como vivido como una nueva amenaza. Ver en
que me están influyendo en mi vida perso- con ella, sólo depositado en los jóvenes es adinerado no está preso. Si él no fuera los ojos del otro una mirada deseante,
nal. A mi hermana veo lo unida que es a su del pueblo.Trabajos de identificaciones y adinerado sería distinto. Si él piensa que él en lugar de animarla a ella a explorar su
papá. Me gusta que su papá me mire, me desidentificaciones en la adolescencia en se va a morir y tener a alguien al lado se propio deseo y sus propias sensaciones
cuide, pero es algo que no lo tengo y nunca condiciones subjetivas muy dramáticas. equivoca, está equivocado. Se va a morir corporales puede resultarle aterrorizan-
lo voy a tener. Me pregunto: yo, que soy de Si ya para cualquier adolescente son tra- solo. te, ya que podría reaparecer el recuerdo
la sangre de mi papá, ¿por qué tengo que bajos costosos, para una chica que tiene S -Yo digo, ¿cómo puede ser que me esté bus- de la mirada del padre abusándola. En el
preocuparme y sentirme triste por él, y él que sentir que si tiene envidia u odio cando si no le intereso? Me pidió solicitud diagnóstico de los 4 años, en el juego con
no? Nunca me cuidó ni estuvo para mí. Tal puede estar marcada por algo monstruo- en Instagram, hace un año. Me asusté mu- muñecos, Sofía me decía: “La nena estaba
vez lo manifestó pidiendo la revinculación. so que la podría transformar en un ser cho. Lo bloqueé. Yo por suerte sólo acepto a asustada porque el papá tenía una cosa ne-
¿Quién la pidió, él o sus padres? ¿Qué soy despreciable y no querible por ella misma personas conocidas. Yo no subo fotos mías a gra en los ojos. La nena decía: -Papá, me da
para él, un premio? ni por nadie, es mucho más costoso. ningún lado. miedo eso que tenés en los ojos.”
T -¿Por qué un premio? T -Me contás cuánto trabajo tenés que ha- Esto la lleva a evitar cualquier contacto
S -Algo que quiere tener, pero no es que cer para cuidarte habiendo tenido un papá con chicos o chicas que pudieran intro-
quiera saber de mí. A mí no me interesa El abuso sexual en la y un Estado que no te cuidaron, y necesitás ducirla en un clima de excitación sexual,
nada de ellos. Me interesa entender qué infancia, y sobre todo tener una desconfianza que te sirva para a tomar distancia de otros adolescentes y
pasó, pero no vincularme. protegerte. Pero hace falta diferenciar cuán- sentirse rara.
cuando fue realizado Pero también la ausencia del Estado des-
T -Vos creciste, disponés de nuevas herra- do los peligros vienen de afuera y cuándo
mientas para entender, y querés que lo ha-
por un progenitor, suele vienen de adentro tuyo. protegiéndola, garantizando la impuni-
gamos juntas. provocar una alteración T -Qué lío esto de explorar el mundo de dad del padre y no dictaminando quién
Cuando vos mirás al papá de tu hermana y del experienciar sexual, relacionarse con los otros y con las otras, provocó el daño, le obstaculizan el proce-
sobre todo con los varones. Por ahí pensar samiento de lo vivido en la infancia.
ves la mirada protectora de él, te preguntás junto a otros efectos Además de que el padre fue sobreseído
qué tipo de mirada tuvo tu papá hacia vos. devastadores en la que todos los del pueblo no son valorables te
No te sentiste cuidada, y esto te pone triste ahorra el trabajo de ir distinguiendo, qué en lo penal porque Sofía en la Cáma-
seguramente. vida emocional, que se responde a un miedo tuyo y qué a algo del ra Gesell no pudo relatar el abuso, mis
S -Yo siento envidia hacia mi hermana. hacen muy visibles en la otro u otra que no te respeta. informes fueron muy poco tenidos en
¿Por qué yo no tengo eso? A él sólo le im- adolescencia S -Es cierto que a los varones siempre les cuenta. El padre y su familia insistieron
portó de él. temo. Soy muy recta. A veces soy la madre con la revinculación. La mamá de Sofía
S -Yo tal vez tenga que soportar un odio del grupo más que una chica. Mis amigas tuvo que alejarse junto a sus hijas para
grande hacia él y hacia chicos que me hacen Sin embargo, el modo en que ella rein- están pensando en novio o novia. ¿Por qué compensar aquello de lo que el Estado
daño. gresa al vínculo transferencial cada vez le dan tanta importancia? Pienso que no no se encargaba, y oponerse a las citacio-
T -¿Cómo es tu relación con los chicos? que pide verme, y los recursos intelectua- es importante, que no necesito de otro para nes para revincular a la niña.
S -A mí no me interesa estar con chicos por les y afectivos que despliega me resultan ser feliz. No me gustaría estar de novia a El abuso sexual en la infancia, y sobre
ahora. No me gusta cómo son los chicos del muy esperanzadores. No se siente sola esta edad. Me cuesta mucho adaptarme en todo cuando fue realizado por un pro-
pueblo donde vivo. Toman alcohol, se me- como en la metáfora del avión que se cae los grupos. Como no tomo alcohol me de- genitor, suele provocar una alteración del
ten en la droga desde chiquitos. La estoy tra- en una selva de serpientes. Ella apuesta jan de lado. Llamo a una amiga y dice que experienciar sexual, junto a otros efectos
tando de convencer a mi mamá para que a un vínculo. No está tan dañada. Tam- no puede encontrarse. Después me entero devastadores en la vida emocional, que
volvamos a Buenos Aires. Nos tuvimos que bién es muy importante la capacidad de que estuvo con otras. Me pone triste. A mi se hacen muy visibles en la adolescencia.
esconder, pero ni mi mamá ni yo encaja- su mamá que la trae desde muy lejos para mamá también. ¿Tan mal estoy para que Esa intromisión salvaje tiene un impacto
mos allí. Yo cuando me voy con el papá de cada sesión en una frecuencia quincenal. nadie me acepte? tal que no permitirá un juego explora-
mi hermana y mi hermana a Buenos Aires Otros intentos de establecer vínculos te- T -Me contás que a veces te sentís muy en torio libre en la sexualidad ni un ritmo
después vuelvo enojada, deseando tener una rapéuticos no prosperaron. paridad con mamá en vez de en paridad marcado por la propia curiosidad.
vida allí. Me parece injusto. Mi papá tiene con chicas. Esas y esos adolescentes tendrán que cur-
efectos en mí y yo no tengo efectos en él.Yo S -A veces creo que tengo una locura, pero S -Sí, es verdad. En tecnología me quedé sar los trabajos psíquicos de la inscripción
me tengo que aguantar estar en un lugar también me doy cuenta que no soy como él. atrás. Para convivir con otro adolescente soy de la genitalidad en condiciones muy ad-
que yo no quiero. Por su culpa me tengo que T -¿En qué cosas te parece que podrías pa- como más adulta, por haber estado mucho versas, sobre todo cuando ese progenitor
aguantar un montón de problemas. recerte a él? con mi mamá a pesar de tener una her- permanece impune.
S -Mi cabeza es mi peor enemiga. Pienso y S -El lastima y no se preocupa de haberle mana. Hace mucho que no vive conmigo.
hecho daño a otro. Yo con una compañera sé Notas
pienso mucho. Me cuesta mucho tomar una Tengo razonamiento de una adulta y eso
decisión. Tengo miedo que no le guste a al- lo que le molesta, pero a veces tengo miedo me excluye. No sé cómo ponerme en modo 1. El caso de S., con sus pormenores res-
de hacerle lo que sé que le molesta. También adolescente. Nombran cantantes, no los pecto de la consulta a los 4 años, está traba-
guien. Yo me tengo que replantear todo, y él jado en el capítulo 3 de mi libro: En carne
no se replantea nada. ¿Cuándo va a parar me pasa con el novio de mi mamá. Lo ex- conozco. Yo siento que mi papá me obligó
cluyo. Cuando estoy con los dos le hablo a viva. Abuso sexual Infantojuvenil, Buenos
esto y voy a poder dejarlo atrás? Lo que es a madurar a una edad que yo todavía no Aires, Topía, 2018.
más triste para mí es: ¿cómo puede ser que mamá, le digo: -¿Viste mamá? No debe de tenía. Me hice adulta, siempre intentando
ser lindo para él. 2.Silvia Bleichmar trabajó este concepto. Se
piense tanto en él que estuvo sólo 4 años? aprender a defenderme. No entiendo. Estoy trata de signos de percepción que pueden
¿Por qué tiene tanta presencia? T -Vos también te debés sentir excluida en una edad que no me pertenece. Me sien-
cuando ellos dos están juntos. (Se sonríe) producirse a lo largo de toda la vida como
to muy solitaria. una materialidad del psiquismo, producto
Aquello que a los 10 años tomaba forma S - ¿Cómo puede ser que alguien alejado, T -Vos sentiste que te presentaron un mun- de experiencias traumáticas que no son po-
de serpientes venenosas que la perseguían ajeno, maneje mi mente? Me molesta que do de cosas, de sensaciones corporales, que sibles de metabolizar. Se desprenden de la
y la dejaban inmovilizada para poder de- mi papá haya seguido su vida y yo no pueda no podías entender y te empujaban a ser vivencia traumática misma. Son una marca
fenderse, y que ella relacionaba de algún estar tranquila. Me molesta no tener una muy curiosa, indagar, para tratar de en- de que los restos de lo traumático siguen
modo con el padre, hoy ya aparece como mirada paterna. tender. Pero entender también era insopor- investidos y operando en el psiquismo de
genuinas preguntas acerca de cómo ella T -Tal vez también te gustaría tenerlo, que table. Lograste poder olvidarlo. Sólo apa- ese sujeto.
va a poder construir su ser auténtico si no hubiera reflexionado y se hubiera arrepen- recían pesadillas y miedos a las serpientes.
está dispuesta a integrar aspectos que po- tido y sentido culpable por lo que hizo. Por- Tal vez ahora que llegó la adolescencia tenés
drían parecerse a su padre. Necesita en- que vos cuando lastimás a tu mamá o a tu Otros textos de
miedo a explorar tus sensaciones corporales. Susana Toporosi
frentarse con sus propias emociones: su amiga después te sentís mal por eso y buscás ¿Se vendrán recuerdos de cosas que no te
odio que por momentos se le vuelve con- cómo repararlo. en
gustaron y te molestaron mucho?
tra sí misma y se le transforma en dudas S -Mi mamá dice: “Mejor que él no sepa S -A mí lo que me hizo mi papá me dejó www.topia.com.ar
obsesivas, sus desconfianzas, sus sensa- dónde estás. Que no sepa dónde está el co- varios efectos: miedo a relacionarme con va-
HOMOSEXUALIDAD Y PSICOANÁLISIS p / 30

EL DÍA QUE LACAN RECOMENDÓ LOS TRABAJOS


DE UN PSICOANALISTA NAZI
Carlos Alberto Barzani prevenir a los descendientes afectados
por enfermedades hereditarias” (Gesetz
La “historia oficial” cuenta que el movi-
miento psicoanalítico fue aniquilado en
Psicoanalista zur Verhütung erbkranken Nachwuch- Alemania durante el nazismo, pero va-
carlos.barzani@topia.com.ar ses) y entró en vigencia el 1 de enero rias investigaciones a partir de los años
de 1934. Entre 1934 y 1945, 200,000 80 demuestran una “integración” con
hombres y 200,000 mujeres fueron es- un costo muy alto; a expensas de los psi-
terilizados oficialmente. Miles de ellos coanalistas judíos y con la anuencia -en
murieron a raíz de la operación. No está un principio- del mismo Freud. Frente a
Ese día fue el 13 de mayo de 1959 du- del padre haya sido retenido por la ma- claro cuántas fueron las víctimas de in- la Ley de Arianización de 1933, la IPA
rante el seminario El deseo y su interpre- dre después de la relación sexual y esté tentos de esterilización en los campos de con Jones en la presidencia y con el apo-
tación. Catorce años después de haber fi- oculto dentro de su vagina. Sus trabajos concentración, ni cuántas de ellas fueron yo del mismo Freud, decidió salvar a la
nalizado la segunda guerra mundial y la “ejemplares” hablan de penes femeninos homosexuales. A esta ley se suma la op- DPG, empezando por dejar la dirección
maquinaria nazi para segregar y matar, y ocultos que ejercen una influencia pa- ción de “castración voluntaria” a partir en manos de una dupla de “arios puros”,
a cinco meses de fallecido ese personaje. tológica en virtud del hecho de que se de una enmienda a la ley “para prevenir Felix Boehm y Karl Müller-Brauns-
Lacan en este seminario viene trabajan- ponen en una relación inconsciente con a los descendientes afectados por enfer- chweig, y continuando con la “expul-
do la cuestión del objeto de deseo, la la idea de un pene grande y temido, per- medades hereditarias” del 26 de junio de sión-renuncia” de todos los miembros
fórmula del fantasma, la castración y su teneciente al padre, que está oculto en el 1935.8 A no dudar que las ambiciones judíos en 1935, en una sesión presidida
objeto: “el falo”. Para dar un “descan- interior de la madre. Dicho sea de paso a profesionales, especialmente durante el por Ernest Jones. La idea era “defender
so” dice que se referirá a la experiencia la psicoanalista inglesa no le parece muy Tercer Reich, fortalecieron esta propen- la causa del psicoanálisis”.10
concreta y elige para ello, la homose- original esta afirmación ya que señala sión médica general a ofrecer soluciones Esto nos cuenta Jones en su biografía de
xualidad. Ya algunas clases antes se ha- que es de mención frecuente en la lite- a tales “problemas”. Freud:
bía referido a la homosexualidad como ratura psicoanalítica.4 Para Lacan no se “El problema inmediato era la reciente
una “problemática” en la que a pesar trataría del falo paterno que residiría en Boehm y su peculiar lugar orden en el sentido de que ningún judío
de afirmar que es de “una complejidad la vagina de la madre sino de “una evagi- podía formar parte de un consejo cien-
mucho mayor que la exigencia pura y nación, la extraposición del interior del
en la Alemania nazi
tífico. En opinión de Freud el simple
simple, sumaria, de la presencia del falo órgano vaginal. En ese fantasma (…) el Hasta aquí podríamos decir que la prác- cambio de personas, en esto, no impe-
en el objeto”, supone en estos sujetos un apéndice fálico aparece como constitui- tica del psicoanalista “ejemplar” Boehm diría de ningún modo que el gobierno
“desvío del complejo de Edipo”.1 do por la exteriorización del interior.”5 no se diferencia demasiado de la ma- terminara por proscribir el psicoanálisis
Pero vayamos a la recomendación en yoría de los psicoanalistas de su época. en Alemania. Así y todo, no consideraba
cuestión: Nuestra visión irá cambiando si nos si- prudente el darles el pretexto que signi-
“Nuestra experiencia de la homosexua- Lacan no se refiere ficaría el abstenerse de realizar el cam-
tuamos en los acontecimientos que fue-
lidad no se definió más que a partir del ni a Ferenczi, ni a ron sucediéndose a partir de 1933. bio ordenado y fue así como consintió
momento en que se empezó a analizar a Sadger, ni a Rank, en que Eitingon fuera reemplazado por
los homosexuales. En un primer tiem- otros psicoanalistas Boehm en la Comisión”.11 Y agrega más
po, no se los analizaba. Por no poder con publicaciones La “historia oficial” adelante: “El 19 de julio de 1936 me
avanzar más en esa época -1905-, el pro- reuní en Basilea con Göring, Boehm
fesor Freud nos dice en los Tres ensayos y experiencia en la cuenta que el movimiento y Müller-Braunschweig. También fue
de teoría sexual que la homosexualidad atención de personas psicoanalítico fue Brill. Encontré en Göring una persona
masculina se basa en la exigencia narci- homosexuales, elige aniquilado en Alemania sumamente amable y dúctil, pero resul-
sista de que el objeto no esté desprovisto nada menos que a durante el nazismo, pero tó después que no estaba en condiciones
del atributo fálico, por cuanto el sujeto de cumplir las cosas que me prometió
lo considera esencial. Boehm varias investigaciones acerca del grado de libertad de que go-
Luego comenzamos a analizar a los ho- a partir de los años zaría el grupo psicoanalítico.”12
mosexuales. Al respecto, les ruego re- Prosigamos con las concepciones de 80 demuestran una Tras la entrada en vigor de las Leyes ra-
mitirse a los trabajos muy ejemplares Boehm sobre la homosexualidad. Subra- “integración” con un ciales de Núremberg, se celebró una re-
de Félix Boehm, uno de los primeros ya el aspecto del complejo de Edipo que costo muy alto unión en la DPG en 1935 presidida por
en interesarse en ello. Comienzan en los consiste en el odio del niño hacia su pa- Ernest Jones, Boehm escribe en 1951
años 1920 y prosiguen hasta 1933 y más dre y sus deseos de muerte y castración que “los pocos judíos que quedaron en
allá. (...) me remito muy especialmen- en su contra. Para Boehm el impulso Bernd Nitzschke denuncia la complici- Alemania, tomaron la decisión de re-
te a sus trabajos, que son muy ilustra- de atacar al pene dentro de la vagina de dad de la dirigencia de la IPA (con Er- nunciar a la DPG”.
tivos y confirmados por una copiosa la madre y la represión de ese impulso nest Jones a la cabeza) en lo que terminó
experiencia.”2 (resaltado mío) agresivo son importantes factores para siendo la liquidación de la Asociación
Lacan no se refiere ni a Ferenczi, ni a la génesis de la homosexualidad mascu- Psicoanalítica Alemana (DPG -sus siglas En los primeros años
Sadger, ni a Rank3, otros psicoanalistas lina.6 En la realización de los actos ho- en alemán-). Destaca como analizador, del régimen nazi los
con publicaciones y experiencia en la mosexuales, el varón “muy frecuente- dos hechos en el período comprendido
atención de personas homosexuales, eli- mente” tiene dos propósitos: 1) hacer psicoanalistas alemanes
entre los años 1933 y 1936 en el que
ge nada menos que a Boehm. impotente a su partener para el acto algunos miembros “abandonaron” las se postulan como
heterosexual, en cuyo caso es, sobre instituciones: el primero ocurre en el quienes podrían curar
Ideas ejemplares e todo, una mera cuestión de mantenerlo verano de 1933 y es la salida acordada, a los homosexuales
ilustrativas para analizar alejado de las mujeres, y 2) castrarlo, en aunque en un primer momento secreta, y así evitar medios
cuyo caso él quiere tomar posesión del de Wilhelm Reich de la DPG con lo que
homosexuales pene de su pareja para aumentar su más radicales para
se vio excluido también de una posición
En primer lugar uno se pregunta cuáles propio poder sexual con las mujeres.7 legítima dentro de la IPA (International “rehabilitarlos”
son esos trabajos tan ejemplares y qué En definitiva tanto para Boehm como Psychoanalytical Association). El segun-
ideas tan ilustrativas dibuja respecto de para Klein el homosexual en su fanta- do tiene lugar en el verano de 1936 con
la homosexualidad este psicoanalista re- sía desea castrar a su padre para conse- la entrada de la DPG en el Instituto Estos “pocos” analistas judíos eran nada
comendado por Jacques Lacan. El texto guir su pene y ser potente en la relación Alemán de Investigación en Psicología y menos que la mitad de todos los asocia-
más citado de Félix Boehm es uno de sexual con la madre. En este sentido la en Psicoterapia, conocido como el Ins- dos en ese momento. El relato de Boehm
1926 -mucho antes de la toma del poder homosexualidad es una “patología psi- tituto Göring (por Matthias Heinrich tenía la intención de dar la impresión de
por parte del nazismo-, “Homosexuali- cológica curable” mediante el influjo Göring, primo del mariscal del Reich que los judíos en ese momento tenían el
dad y complejo de Edipo”. Si bien solo psicoanalítico. Esto permitirá que en los Hermann Göring). Dos años más tarde, derecho de elegir renunciar espontánea-
hay versión en alemán, es citado varias primeros años del régimen nazi los psi- en 1938, se produjo la autodisolución mente o estar vinculados a la sociedad
veces por Melanie Klein en su texto de coanalistas alemanes se postulen como de la DPG solicitada por los nazis y se científica. Sin embargo, según advierte
1933, donde además resume sus tesis quienes podrían curar a los homosexua- llamaría de allí en más “Grupo de traba- Käthe Dräger, el informe se vuelve total-
más importantes. Boehm subraya la im- les y así evitar medios más radicales para jo A”, dentro de la dirección del Institu- mente cuestionable si tenemos en mente
portancia de la fantasía de que el pene “rehabilitarlos”. Vale recordar que el 14 to Alemán.9 otro hecho ocurrido en la misma reu-
de julio de 1933 se aprobó una ley “para nión, el analista alemán Dr. Kamm, que
no era judío, renunció en protesta por la coanálisis”, Revista de
renuncia de otros judíos y, como ellos,
emigró de Alemania.13 Según el informe
Historia de la Psicología,
vol. 31, Nº 2-3, junio- p/ 31
de Boehm, se alcanzó un consenso ge- septiembre 2010, Va-
neral con respecto a la exclusión de los lencia, pp. 89-102.
asociados judíos, en una reunión a la que Jones, Ernest (1953), Vida y obra de Sig-
asistieron Anna Freud, Jones y el pro- mund Freud, vol. 2, Salvat, Barcelona,
pio Boehm. Anna Freud, sin embargo, 1985.
entrevistada en febrero de 1982, afirmó Katz, Chain Samuel (ed.), Psicoanálise e
que no había tal acuerdo proclamado. nazismo, Taurus, Río de Janeiro, 1985.
Klein, Melanie (1932), “El psicoanálisis
De hecho, ella le había preguntado a
de niños” en Obras Completas, Volumen 1,
Boehm si Freud también sería excluido si Paidós, Buenos Aires, 1977.
fuera miembro de la DPG, lo cual aquél Lacan, Jacques (1957-1958), Seminario
le confirmó sin dudarlo.14 Todo lo que 5: Las formaciones del inconsciente, Paidós,
siguió a partir de entonces se convirtió, Buenos Aires, 2010.
para ella, en un tema exclusivo de los ale- ------ ------------- (1958-1959), Seminario
manes. Tanto ella como su padre ya no 6: El deseo y su interpretación, Paidós, Bue-
querían relacionarse con ellos. nos Aires, 2015, Cap. XX “El fantasma
fundamental” (Clase del 13 de mayo de
1959), pp. 395-413.
En 1944, Johannes (1957-1958)
Heinrich Schultz, Magistrali, Danilo, “Ganimedes en el
diván. Etiología de la homosexualidad
subdirector del Instituto masculina desde el psicoanálisis” (Tesis
Alemán, afirmó que doctoral), Universidad Complutense de
para 1939 el Instituto Madrid, 2017.
Nitzschke, Bernd (2003), “Psicoanálisis y
Göring había logrado Nacionalsocialismo. ¿Prohibición o adap-
la curación de 500 tación? ¿Ruptura o continuidad?”, traduc-
homosexuales ción y prólogo de Leandro Levi, Revista
Topía (internet), Buenos Aires, 2020, en
https://www.topia.com.ar/articulos/psi-
A pesar de la gran “abstinencia” políti- coanalisis-y-nacionalsocialismo-prohibi-
cion-o-ajuste-ruptura-o-continuidad
ca por parte de la dirigencia de la IPA, Peglau, Andreas (2019), Psychoanalyse
llama más aun la atención la encendida im Nationalsozialismus, versión abrevia-
defensa que hace Jones de los alemanes da: https://andreas-peglau-psychoanaly-
no judíos -en especial de Boehm- en el se.de/wp-content/uploads/2019/06/
Matthias Heinrich Goering (1938)
Congreso de Lucerna de 1934 cuando Andreas-Peglau-Psychoanalyse-im-
existían varias evidencias de su “simpa- de Investigaciones del Reich, es decir, ca también debemos considerar el efecto Nationalsozialismus.-Eine-Kurzfas-
tía” con las ideas nacional-socialistas. adquiere rango oficial. El proceso que de “pertenencia grupal/institucional” en sung-2019.pdf
Una de ellas es la carta que el psicoana- culmina con el paso de la psicoterapia este caso la comunidad psicoanalítica. Reitter, Jorge, Edipo gay. Heteronormati-
lista Johan H. W. van Ophuijsen - uno al status gubernamental, lo lleva al apo- vidad y psicoanálisis, Letra Viva, Buenos
de los fundadores de la Sociedad psi- geo de su desarrollo profesional. Desde Aires, 2019.
coanalítca holandesa y, en ese entonces, su cargo desarrolló propuestas para el Se alcanzó un consenso Rodrigué, Emilio, Sigmund Freud. El siglo
tesorero de la IPA- le escribió a Jones “examen de casos penales por fornica- general con respecto del psicoanálisis, Tomo II, Sudamericana,
el 21 de septiembre de 1933 afirman- ción antinatural”, en el que los soldados a la exclusión de los Buenos Aires, 1996.
do que “tanto Boehm como Müller- homosexuales se equiparaban con delin- Roudinesco, Élizabeth (1993), Lacan. Es-
Braunschweig eran nazis confirma- asociados judíos, en bozo de una vida. Historia de un sistema de
cuentes.18 Según el psicoanalista e inves- una reunión a la que pensamiento, Fondo de Cultura Económi-
dos”.15 Asimismo la relación de algunos tigador alemán Bernd Nitzschke “entre
analistas de Viena con él tampoco fue la asistieron Anna Freud, ca, Buenos Aires, 1994.
1941 y 1945 Boehm ocupó el cargo de Rozitchner León: “Edipos”, Revista Topía
mejor. Ernst Federn cuenta que cuando perito en el enjuiciamiento de los solda- Jones y el propio Boehm
Boehm, su esposa y Jeckels le hicieron Nº 48, Noviembre 2006. Leído en las Jor-
dos homosexuales. Allí tuvo al principio nadas “Acontecimiento Freud” organiza-
una visita, “hubo una discusión violenta una posición liberal, pero sobre el final
dado que la esposa de aquél estaba muy das por la Escuela de Orientación Lacania-
adoptó el punto de vista del nacional- Y en este sentido, desestimar las deter- na (EOL), dedicadas al 150º aniversario
identificada con las ideas del partido socialismo. A partir de entonces (1944) minaciones socio-históricas, políticas e del nacimiento de Freud, el 6 de mayo de
nazi.” (Jeckels, era judío y conocido por condenó al campo de concentración a institucionales en las teorizaciones, se 2006. Disponible en https://www.topia.
su posición comunista y Paul Federn se los homosexuales.”19 traduce en escotomas que neutralizan/ com.ar/articulos/edipos
consideraba un “socialdemócrata com- derogan la potencialidad revolucionaria Stubrin, Jaime, Sexualidades y homosexua-
prometido”).16 del psicoanálisis, expresados en este caso
Una vez absorbida la DPG por el Ins- Algunas reflexiones lidades, Kargieman, Buenos Aires, 1993.
en axiomas heteronormativos que no Tamagne, Florence (2000), A History of
tituto Göring como Grupo de Trabajo Jorge Reitter se pregunta irónicamente pueden ser registrados como tales. Homosexuality in Europe Vol. I & II, Berlin,
A, el mismo Göring fue su director y si el Dr. Lacan sabía a quién estaba re- London, Paris 1919-1939, Vol. I, Algora
Boehm su secretario, asimismo, se des- comendando, la respuesta es evidente, Bibliografía Publishing, New York, 2004.
empeñó como docente del instituto y el psicoanalista francés no se caracteri- Abelove, Henry (1993), “Freud, la homo-
formó parte de una investigación so- za por citas ingenuas. Lo que nos lleva sexualidad masculina y los americanos” en Notas
bre la homosexualidad. A principios de a hacernos otras preguntas. ¿Qué hace Grafías de eros. Historia, género e identida- 1. Lacan, Jacques (1958-1959), p. 120-1.
1938, una encuesta del instituto realiza- que un psicoanalista que hizo estallar la des sexuales, Edelp, Buenos Aires, 2000, Ya en el seminario del año anterior (V) se
da por Boehm anunció que desde 1923 explicación teleológica y “evolutiva” de pp. 87-113. había referido a la homosexualidad como
unos 60 psicoterapeutas que trabajaban la sexualidad y que no ha tenido reparo Boehm, Felix (1929), “El complejo de fe- una perversión “íntimamente ligada a la
en el Instituto Göring habían tratado o en criticar a los más diversos psicoanalis- mineidad en el hombre” en AA.VV., La terminación del complejo de Edipo” (La-
aconsejado ampliamente a 510 pacien- tas, recomiende textos que propugnan la sexualidad en el hombre contemporáneo, can, Jaques, 1957-1958, p. 204). Debe-
tes homosexuales. Reclamaba una tasa Horme, Buenos Aires, 1968, pp. 159-198. mos tener presente, como bien lo señalara
cura de la homosexualidad como objeti-
de éxito del 70 por ciento, ya que de es- Brecht, Karen y otros (eds.) “Hier geht das Jaime Stubrin en 1993 que “La palabra
vo, sin siquiera cuestionarlo? Sabiendo perverso ha adquirido en nuestra jerga psi-
tos, informó que 341 habían sido cura- Leben auf eine sehr merkwürdige Weise wei-
que Lacan “odiaba el nazismo”20, ¿por ter . . .” Zur Geschichte der Psychoanalyse in coanalítica un contenido peyorativo ape-
dos, es decir, habían adquirido un cam- qué además no hace mención del infaus-
bio duradero en su preferencia sexual. Deutschland (“Aquí la vida continúa de una nas comparable con la de un psicópata.
to contexto de esa “copiosa experiencia” manera muy extraña ...”: sobre la historia Decir de alguien que es perverso es absolu-
En 1944, Johannes Heinrich Schultz, y el papel de este personaje en el destino
subdirector del Instituto Alemán, afir- del psicoanálisis en Alemania), Hamburgo, tamente degradante y humillante.”, p. 27.
de quien sabe cuántos homosexuales? 1985. 2. Lacan, Jacques (1958-1959), p. 408.
mó que para 1939 el Instituto Göring ¿Será que el “Lacan cristiano” -al decir Caeiro, Alfredo, “Freud y el Nazismo. Re- 3. En una respuesta conjunta de Freud y
había logrado en el ámbito del consul- de Rozitchner-21 insiste y lo habla desde Otto Rank ante la decisión de no aceptar
ligiosos y religiones del siglo XX”, Revista
torio privado y de la clínica la curación el punto ciego que implica la hetero- Topía Nº 22, marzo 1998, Buenos Aires, a un homosexual como candidato a psi-
de 500 homosexuales. Era evidente que normatividad occidental y cristiana? No pp. 18-22. coanalista, le respondieron a Jones: “Su
aspiraban a tener un lugar destacado en cabe duda que el efecto de prescindir de Günther, Grau (ed.) (1993), Hidden Ho- pregunta, estimado Ernest, concerniente a la
cuanto a la cura de la homosexualidad, la implicación social y política (la pre- locaust? Gay and Lesbian Persecution in posible calidad de miembros homosexuales,
a tal punto que el instituto estableció un tendida neutralidad) del mismo modo Germany 1933-1945, Fitzroy Dearborn, ha sido considerada por nosotros y discrepa-
programa en tal sentido para colaborar que la institución psicoanalítica oficial, London-Chicago, 1995. mos con usted. En efecto, no podemos excluir
con la Luftwaffe.17 retorna en teorizaciones supuestamente Hajer, Doris (1996), “Psicoanálisis y nazis- tales personas sin tener otras razones suficien-
En 1942 el Göring pasa a ser financia- neutras, pero cargadas de los ideales del mo”, Revista Tramas Nº 11, UAM, Méxi- tes, así como no estamos de acuerdo con su
do por el Instituto de Investigaciones socio-histórico vigente (heterosexismo co, pp. 199-219. persecución legal. Sentimos que en tales casos
del Reich, para pasar en 1944 a for- patriarcal).22 No olvidemos que cuando Iturbide Luquin, Luis Mª y Sánchez de una decisión debería depender de un cuida-
mar parte directamente del Consejo hablamos de implicación social y políti- Miguel, Manu, “La década trágica del psi- doso examen de otras cualidades del candi-
dato.” (Abelove, 1993, pp.171-2) Cuando
afirman estar en contra de la “persecución
legal” se refieren al artículo 175 del código
KAFKA FUE INTERCONSULTOR p / 32

DE SALUD MENTAL
penal alemán, heredada del derecho pru-
siano, que penalizaba las relaciones sexua-
les entre hombres. En cuanto a la posibi-
lidad de que los homosexuales pudieran
ejercer como analistas, salvo Freud, Rank
y Sadger el común de los psicoanalistas de
la época y por varias décadas, estaban en
Laura Ormando la mañana). Verticalismo del mejor. hace creer que sos algo así como “espe-
Psicóloga De todas maneras y pasado cierto tiempo cial”, la que va a lograr el diálogo entre
contra. de estudio sesudo de siglas y frases a me- todas las disciplinas. El problema es que
4. Klein, Melanie (1932), p. 194, nota 8; lauormando@hotmail.com.ar
dias, se desprenden dos pedidos básicos cuando sobreviene el casito complejo,
p. 259, nota 28 y p. 366-7, nota 12.
y clásicos de interconsulta, que aquí tra- hay problemas de jurisdicción burocráti-
5. Lacan, op. cit. p. 408
6. Klein, Melanie op. cit. p. 366-7, nota 12 duzco del idioma original: ca y nadie quiere hacerse cargo.
7. Klein, Melanie, op. cit. p. 377. La interconsulta en salud mental es como 1. Dvořakovonásřézí: dame un turno por Como yo devengo la che piba de enlace
8. Tamagne, Florence (2000), p. 385-6. entrar a Parque Chas: una se mete, con- el servicio que el paciente se va hoy de alta voy hasta Violencia. Me atiende una psi-
9. Nitzschke, Bernd (2003) fiada en que ese laberinto de calles es más 2. Valdštejnskázahradaostrovní: me pa- cóloga de años.
10. Cf Caeiro, Alfredo (1998). En este un mito que realidad. Hasta que al do- reció que lo necesitaba y ya que estaba -Qué hacés, Laurita- saluda.
artículo el autor postula la idea de una blar la esquina, la realidad te confronta lo pedí, junto con la interconsulta para -Bien, escúchame, ¿ustedes están siguien-
dinámica de la institución psicoanalítica con que no tenés la más reputísima idea Neuro, con Oftalmo, con Endocrino y do el caso de la nena de ocho años con
equivalente a la religiosa donde Freud es de cómo salir. Por suerte siempre hay al- con Adolescencia, aunque creo que tam- síndrome nefrítico y etc, etc de apellido
el líder. “La estructura libidinosa, donde la gún vecino dispuesto a guiarte a la salida bién es para Violencia (y Violencia no tanto?
palabra del líder conserva semejante fuer- (dicen que los habitantes de Parque Chas piensa tomarlo). -Ay no sé, justo los chicos de ic no están.
za, sustenta una transferencia donde el su- son muy cordiales con el extranjero y les Veamos entonces los dos clásicos de la in- Pará que les mando un wasap. ¿Querés
jeto se coloca en una posición de goce ma- encanta sacarlos cuanto antes del barrio). terconsulta o, como me marcó el traduc- un mate mientras?
soquista (Psicología de las Masas y Análisis Y una vez fuera, una se va con la expe- tor del google: vzájemnákonzultace. Dale.
del Yo) y la red libidinal que sustentaba la riencia de haber pasado por ese mito-
causa tenía que ver con la fe, la obediencia realidad urbano. Un rato después…
y los que osaban disentir eran excomulga- Segundo círculo: Informes
A diferencia de Parque Chas, la inter- -Mirá, me dicen que sí, que saben cuál es
dos.” No será sino hasta su exilio de Viena consulta en salud mental no es un mito, para una academia
el caso pero que no les llegó la intercon-
que en su obra póstuma Freud, “advierte no es un barrio y no hay ningún vecino
que la posición de Moisés como padre y le- Dvořakovonásřézí sulta, que si podés decirle a los pediatras
amable que te acompañe a la salida: una que la hagan y la suban.
gislador del pueblo judío, no coincide con vez adentro, todo se vuelve más bien kaf- Franz: Hola, soy de la sala cinco, vengo a
la de Dios-Creador (iconoclastía) y que dejar esta ic para salud mental. -Bueno, dale.
kiano (no por nada dicen que Parque Y ahí va la che piba a la sala a pedir que
además Moisés es un extranjero en su cul- Interconsultor/a de salud mental: Bueno,
tura. Es en ese lugar de outsider que él no Chas es copia fiel de Praga y yo no puedo hagan la interconsulta para Violencia.
asegurarlo, pero me atrevo a la hipótesis contame un poquito de qué se trata.
se puede colocar frente a su organización, Franz: En realidad el nene estuvo angus- -Ah, sí, justo esa no la hice. Dale- me dice
quedando sobre-implicado en la misma. de que el joven Franz fue administrati- otra joven Franz.
vo en algún nemocnice). Los procesos me tiado estas dos semanas por una opera-
No puede sacar a su pueblo psicoanalítico ción que tuvieron que hacerle en la vejiga Al otro día, vuelve la che piba enlace al
del cautiverio de los nazis.”, p. 22. cierran: asfixia, quemazón institucional, Servicio de Violencia. Me atiende Charly,
bicho, resignación. y quedó con una colostomía y ahora se
11. Jones, Ernest (1953), p. 534. va a la casa. Entonces queríamos que us- un pediatra mezcla de Socolinsky y Ned
12. Ídem, p. 535. Como sea, tomar conciencia del espiral Flanders.
13. Dräger, Käthe, “Observacöes sobre a burocrático y clínico hace que un buen tedes lo siguieran para trabajar el manejo
de todo eso. -Qué tal. ¿Ya vieron a la nena de la sala
conjuntura e o destino da Psicanálise e da día te despiertes y descubras que por es- cinco?- le pregunto.
Psicoterapia na Alemanha entre 1933 e palda tenés un caparazón y doce patas Ic: ¿Estuvo internado dos semanas y re-
cién ahora hacen la ic? -¿La del síndrome nefrítico y el genético?
1949” en Katz, Chain Samuel (1985), p. que se arrastran por los pasillos, dejando -Sí, esa.
14. También Brainin, Elisabeth y Kami- un reguero de baba, que tu superviven- Franz: Sí.
Ic: Entonces esto ya no sería una ic, sino -No, porque subieron la interconsulta
ner, Isidor, “Psicanálise e Nazismo” en Ibí- cia tiene como base el café de máquina
dem p. 26. También Roudinesco (1993), una derivación. tarde, pero por lo que leo no sé si es para
de kiosco y pedazos de torta o facturas nosotros. Como estamos colapsados yo
p. 132. que vas robando de los offices médicos. Franz: Ah. Es que como lo dijeron recién
14. Brainin y Kaminer, op. cit., p. 26. hoy en el pase…bueno, entonces ¿uste- pensaba que quizás ustedes pudieran ha-
Tu vida institucional se vuelve un deam- cer una evaluación inicial y después de-
15. Goggin, James y Brockman Goggin, bular eterno, una metamorfosis que va des me dan el turno?
Eileen, Death of a “Jewish Science”. Psychoa- Ic: No. Tiene que venir madre o padre del cirnos si da.
en aumento conforme pasan los años. Y
nalysis in the Third Reich, Purdue Universi- paciente y sacar un turno por externos. -Re da, Charly. Dice “maltrato y negli-
tal como lo dijo nuestro querido Kafka:
ty Press, West Lafayette, 2001, p. 97. Franz: Ah. Qué complicado todo… gencia”. ¿Ustedes son del Servicio de Vio-
“empieza ya a ver quién eres en vez de cal-
16. Brainin y Kaminer, op. cit., p. 25. Generalmente estas frases de cierre sue- lencia o no?
cular quien serás”.
17. Tamagne, Florence (2000), p. 385.
Sea entonces, el bicho hospitalario de la len estar acompañadas de una angustia -Jajajaja. Claro, pero estamos al límite.
18. Documentado en Brecht et al. 1985, in crescendo de sólo pensar que al día si- Porfiii.
p. 156. interconsulta.
guiente, en el pase, el joven Franz deberá Si hay algo que detesto más que ser la che
19. Nitzschke, Bernd comunicación per- piba y convertirme en la franela de los
sonal a través de Leandro Levi, a quien Primer círculo: El proceso informar que no, no ha podido llevarse a
cabo la interconsulta con salud mental, médicos es que te hablen con esos dimi-
agradezco el contacto con el investigador nutivos posmodernos horrendos: porfi,
y su traducción al español. Uno de los puntos clave de la intercon- y frente a la explicación que retransmi-
sulta es el desciframiento. Usted podrá tirá (esto es una derivación, no una ic) el chauchis, besis, okis y encima juntando
20. Cf. Roudinesco, Élisabeth, 1993. las manos, en señal de súplica. Porfiii
“Odiando todo lo que se parecía al fascis- cuestionarme con justa razón que los equipo de planta estallará en maldicio-
mo, al nazismo y al antisemitismo… tuvo profesionales psi amamos descifrar, que nes acerca de la ineptitud del servicio de las pelotas, Socolinsky. Pero la che piba,
poca simpatía por la Resistencia. Tenía es nuestro maná de cada día, lo que nos salud mental. Y ni siquiera tendrán en como buen bicho avezado en cuestiones
horror de la opresión, pero el heroísmo le interpela, el estanque en donde nadamos cuenta la observación brindada respecto institucionales, se ataja.
inspiraba desprecio.”, p. 236. y así. Pues bien, a ese cuestionamiento del pedido, con lo cual, los pedidos de -Mirá, si ya les hicieron la interconsul-
21. Rozitchner, León (2006). En este tex- responderé lo siguiente: yo no vine acá Dvořakovonásřézí continuarán realizán- ta, creo que amerita que ustedes la vean.
to el autor plantea que hay “dos formas de a descifrar lo que usted, médico, médica dose por generaciones sin modificacio- Hay cuestiones que nosotros no estamos
comprender la teoría psicoanalítica cuya y/o residente de médico/a quiso, intentó, nes. capacitados para evaluar… chauchissss.
creación todos reconocemos en Freud: su esbozó, pensó o acaso intuyó que le pa- Y así, es como una sale de este Parque
descubrimiento, que sigue siendo judaico recía que podía ser. Póngame clarito qué Valdštejnskázahradaostrovní
Chas hospitalario: armándose ventanitas,
por su origen cultural, religioso o mitoló- corchos le pasa al paciente y nos junta- Cae el segundo Franz del día. En la pla-
gico, y una interpretación de su obra, la de subiéndose a la bici del rappi, cavando
mos a hablar, a pensar juntes. nilla dice que una nena de ocho años
Lacan, que se desplaza de ella y la suplanta agujeros en las paredes. No hay puerta
Pero no. Todo tiene que ser difícil. Y lo tiene síndrome genético, síndrome nefrí-
con una racionalidad y una concepción del grande, no hay vecinos amables, no hay
que nos toca a los representantes de la IC, tico, sospecha de negligencia y maltrato,
sujeto cuya base cultural se halla, creo, en mapa ni brújula. A veces no entiendo por
es arrancarnos los pelos descifrando el pe- deserción escolar. El segundo Franz me
el origen católico, religioso o mitológico, explica que hizo las interconsultas con to- qué seguimos sometidos a este laberinto
dido de la planilla. tortuoso, por qué insistimos en quedar-
de su propio pensamiento.”, p. 13. dos los servicios incluidos Violencia Fa-
22. Por ejemplo, afirmar que el Edipo “po-
Vamos a realizar antes una aclaración de nos atrapados en un sistema de aliena-
suma importancia, ya que estamos en el miliar y Trabajo Social. No sabe quiénes
sitivo” es el que se presenta con el progeni-
la van a ver, él sólo es el mensajero. ción.
tor de sexo opuesto, y “negativo” con el del universo kafki: las interconsultas las trae Quizás y parafraseando al querido Franz
mismo sexo. Esto ya es todo una intromi- siempre siempre siempre un residente de Y aquí, la segunda clásica de la intercon-
sulta: un concepto que les encanta a los en sus cartas a Mílena, podría pensarse
sión ideológica en la teoría. pediatría. Generalmente de primer año que una es un prodigio de la estupidez.
(el piso en donde bailan las jerarquías), teóricos y a mí me rompe cada vez más
recién aterrizado a la institución y que los quinotos. “Psiquiatría de enlace” o
Otros textos de sabe tanto de salud mental como de che- como lo que verdaderamente es: la “che
co. El pobre Franz (llamémoslo así) tie- piba” de Rappi: te dan un gps de mierda Otros textos de
Carlos A. Barzani Laura Ormando
en ne una doble e imposible misión: armar que te hace yirar por todo el hospital has-
la interconsulta (o sea escribir lo que le ta dar con quien va a seguir el caso, qué en
www.topia.com.ar www.topia.com.ar
quedó del pase de la mañana) y venir a vio, si lo va a ver o si lo verá. Vos sos el
explicarla (de lo que le quedó del pase de enlace de todos, el téorico que escribe, te
TRATAMIENTOS HORMONALES p / 33

PARA PERSONAS TRAVESTIS Y TRANS:


EL RECORTE EN LA SALUD PÚBLICA
Tom Máscolo* funcional. A su vez, resulta urgente em-
tomas.mascolo@gmail.com pezar a tratar en el ámbito educativo la
diversidad corporal y genital, incluyendo
genitales y cuerpos intersex, de manera
no patologizante; para prevenir el estig-
- No se están entregando las hormonas. ma que las personas intersex padecen ac-
- ¿Por qué? tualmente, así como evitar y reparar las
- Porque no hay. Simplemente vas a tener cirugías mutilantes a las que son some-
que esperar. tidxs con el anhelo de “normalizar” sus
cuerpos con mucha violencia y abusos
Eso le dijeron a Federico en un hospi- por parte del sistema médico.
tal de la Ciudad de Buenos Aires, en Esto es muy importante debido a que la
noviembre del año pasado. Fede, como identidad se va construyendo dentro de
le dicen sus amigos, es uno de los que un marco político, social y económico
se organizaron para pelear contra el fal- determinado. La identidad no debe ser
tante de hormonas que afectó a todo el un presupuesto de la genitalidad, puesto
país: una de las tantas consecuencias del que la biología no es destino de nadie.
recorte en salud pública, estipulado por A casi una década de la sanción de la Ley
el Presupuesto 2019. El proyecto, pre- que lamentablemente son frecuentes en capítulo relativo a los trastornos menta-
la población trans, debido a las múltiples les y del comportamiento, y se ha creado de Identidad aún seguimos batallando
sentado por Cambiemos, solo pudo ser contra el estigma y hay escasa formación
aprobado en el Congreso con el aval del exclusiones que padecen. una nueva categoría relacionada con las
Por último, si no hay acceso a la salud identidades trans en un capítulo dedica- hacia los profesionales de la salud.
peronismo. Mediante la Resolución 3159/2019, pu-
Si bien hubo muchos avances desde la pública, las personas trans se exponen do a las condiciones relativas a la salud
nuevamente a tratamientos inseguros sexual. blicada en noviembre en el Boletín Ofi-
sanción de la Ley de Identidad de Géne- cial, con la firma de Adolfo Rubinstein,
ro en 2012, ésta nunca llegó a cumplirse como inyecciones de aceite industriales
o siliconas líquidas, que producen altos se dispuso la cobertura integral del trata-
en su plenitud. A lo largo de los años, miento hormonal para aquellas personas
se repitieron las denuncias sobre la im- riesgos inmediatos (de muerte por em-
bolias) y, a largo plazo, por inflamación Muchas personas que lo soliciten. Hay que ver si esto se
posibilidad de acceder a una cobertura
total de las hormonas (incorporada en el crónica, infecciones y migración de los trans deciden no cumple.
Programa Médico Obligatorio o PMO); aceites; así como al uso de hormonas hacerse intervenciones
y como tampoco se hizo efectiva su en- anticonceptivas para feminizar el cuer- quirúrgicas ni acceder No queremos que nos
trega gratuita efectiva a nivel nacional. po, a veces en altas dosis. Todos estos, a tratamientos persigan
Marina Elichiry, médica recibida en la tratamientos que aumentan muchísimo
el riesgo de tener coágulos en las venas, hormonales. Sin La pelea de la diversidad sexual contra la
Universidad Nacional de Buenos Aires,
activista lesbiana, feminista y antirracis- trombosis en los pulmones, aumentan el embargo, también se patologización y por una salud pública
ta, explicó a La Izquierda Diario que la riesgo cardiovascular, etcétera. ven privadas del acceso de calidad no es solamente en Argentina.
interrupción de la hormonización puede Es decir, que si no se garantizan los trata- a una salud integral, Estos últimos años vimos cómo a nivel
mientos hormonales y quirúrgicos en el mundial se expresaron distintos discur-
acarrear consecuencias físicas y psíquicas. gratuita y de calidad sos de odios, no sólo en América Latina
En cuanto a lo físico, las complicaciones sistema público, éstos son realizados de
dependen del esquema de tratamiento, manera insegura y se sigue perpetuando con Jair Bolsonaro o en Estados Unidos
el tiempo de uso de hormonas y si la per- la injusticia a la cual son sometidas las con Donald Trump; sino también en
sona pasó por una gonadectomía o no. personas trans en el ámbito de salud, la “El sexo de las personas no debería ser Europa. Sin ir más lejos, en Chechenia
educación y el trabajo. Estas injusticias inscripto en el certificado médico, ni en existe, en pleno siglo XXI, un campo de
requieren no sólo acceso universal a la sa- la partida de nacimiento, ni estar presen- concentración ilegal y leyes que prohí-
En aquellas personas lud sino también a trabajo, por eso tam- te en los documentos sobre todo porque ben la propaganda homosexual, un ac-
que realizaron una bién resulta fundamental el cupo laboral es una asignación arbitraria que, en ge- cionar avalado por Vladimir Putin.
trans”, dijo. neral, se basa en una característica sexual A nivel mundial, 39 Estados tienen le-
gonadectomía -es que es la más viviente que son los geni- yes que castigan los actos de incitación
El acceso al reconocimiento y desarrollo
decir, la extirpación de de la identidad de género es un derecho tales. Es algo que se puede cambiar, que al odio, la discriminación o la violencia
ovarios o testículos-, humano que está previsto en la Ley de no informa sobre quién es la persona y por motivos de orientación sexual; y 42
el mantenimiento de Identidad, así como en los Principios de genera un montón de problemas, basa- Estados imponen penas más severas por
la hormonización es Yogyakarta, por lo cual estas intervencio- dos en un momento en el que se toma delitos motivados por el odio hacia la
nes deberían estar cubiertas totalmente una decisión que define en gran medida orientación sexual de la víctima.
imprescindible para la vida de las personas. Esto no quiere Este mismo odio es el que después se
por todos los subsistemas de salud.
evitar daños a la salud decir no informarle a la familia, no esta- reproduce dentro de las diversas institu-
Basta de patologización mos diciendo que a la familia se le diga ciones. En una época de crisis, guerras
su bebé no tiene sexo, sino decirle que, y revoluciones, la salud es uno de los
“El primer efecto de la interrupción de Hasta junio del año 2018, la Clasifica- en general, las personas que nacen con primeros derechos que se ven afectados
la hormonización es que algunos efectos ción internacional de enfermedades un cuerpo así se identifican como niñas, y que deciden recortar, quienes pagan
se pueden revertir; por ejemplo, en hom- (CIE-10) incluía las categorías trans en el sino se siente una niña se lo dirá y cam- los platos rotos de esta crisis económica
bres trans puede haber sangrado vaginal capítulo relativo a los trastornos menta- biará, tal como pasa. Parece una cosa de mundial son los sectores más vulnera-
o menstruación, disminución del vello les y del comportamiento. Durante años sentido común, pero implica aflojar una bles.
facial y corporal y, en mujeres trans y de intensa lucha, activistas y militantes serie de controles y de discursos de pro- Poner en pie un Sistema Nacional Úni-
otras feminidades trans, pueden reapa- de diversas organizaciones han realizado piedad que la medicina, el derecho y las co de Salud estatal y gratuito, donde el
recer erecciones no deseadas, entre otros un trabajo sistemático para impugnar familias tienen sobre niñes, niñas y ni- Estado -a través de una gestión colectiva
elementos. esa clasificación. Los diagnósticos de ños”, explica el activista Mauro Cabral. de médicos, enfermeros y representantes
Todo esto lleva a una aparición de su- salud mental se han utilizado indebida- Es importante remarcar que muchas de la población- planifique, financie y
frimiento psíquico, asociado a carac- mente para considerar como patologías personas trans deciden no hacerse in- preste los servicios, sería una alternativa.
terísticas corporales no buscadas. Por determinadas identidades y otros tipos tervenciones quirúrgicas ni acceder a Para abastecer a todo el país, en tiempos
otro lado, en aquellas personas que rea- de diversidad sexual, además de la pato- tratamientos hormonales. Sin embargo, de apriete fiscal del FMI, que incluye re-
lizaron una gonadectomía -es decir, la logización de las personas lesbianas, gais, también se ven privadas del acceso a cortes presupuestarios. La salud no tiene
extirpación de ovarios o testículos-, el bisexuales, transgénero e intersexuales una salud integral, gratuita y de calidad. que ser un negocio rentable, sino un de-
mantenimiento de la hormonización es equipara la identidad de estas personas a Es fundamental abordar el respeto a la recho. No queremos un ajuste que im-
imprescindible para evitar daños a la sa- enfermedades, lo que agrava el estigma y diversidad sexual y también corporal. plique menos plata para la salud: que el
lud, como la pérdida de densidad de los la discriminación. Esto debería incluir educación, respeto dinero destinado a la deuda externa vaya
huesos. Además, hay que tener en cuenta En junio de 2018 la OMS publicó la 11ª y disfrute de diversas características fí- a educación y a nuestro sistema sanitario.
que las personas más afectadas por estos revisión de la Clasificación (CIE -11). sicas como la gordura, la delgadez, los
riesgos son las más pobres y las que no Las categorías trans que actualmente fi- distintos colores de piel y orígenes cul- Nota
tienen empleo formal, características guran en la CIE-10 se han eliminado del turales, así como también la diversidad 1. * Periodista de La Izquierda Diario
Las palabras y los hechos p / 34
Revistas y Libros Transexualismos
en psicosis y no
El libro se organiza en tres secciones.
La primera se reflexiona con los aportes
el adicto se pone a sí mismo para man-
tener su aislamiento, así como tantos
recibidos psicosis. actuales de Janine Puget y Mario Waser- otros utilizados por acción u omisión
Ensayo Clínico man sobre las subjetividades contempo- por sus parejas y familiares. Este texto
Libros Adriana Zanón ráneas y las marcas de la época en los no es una guía para evitar caer en el con-
Lugar editorial, procesos de constitución psíquica en las sumo problemático, pero constituye un
112 páginas infancias y las adolescencias actuales. En compendio de instrucciones, ejemplos y
La trama de los la segunda sección se piensa junto a Pie- consideraciones para su tratamiento.
grupos. Hoy hay que po-
ra Aulagnier acerca de la historización
Dispositivos der reformular
en el entretiempo puberal de la adoles- Querido Vicente
orientados al cuestiones de la
cencia. La tercera parte se escribe sobre Zito Lema
sujeto clínica, bien po- Martín Smud
modos de intervención en la diversidad
Graciela Jasiner sibles desde lo hospitalario, en tanto
de las manifestaciones clínicas. Editorial Letra Viva,
Lugar Editorial, ciertos testimonios no llegan al diván 101 páginas
214 páginas privado, o eso es escaso. Es importante
La tenacidad del Dice el autor que
que demos respuestas -desde el discur-
Renovadora odio y la fiesta va trata de presen-
so del psicoanálisis- a los problemas de
apuesta en tiem- de la vida. tar a Zito Lema
nuestra sociedad ya que estamos retra- Negociación y
pos de solucio- sados y somos por ello responsables. psicoanálisis
que es muy reco-
nes exprés y me- Este libro es un intento. para una nocido en su faz
dicalización apresurada, este libro nos convivencia pública, por su
invita a adentrarnos en la necesaria y posible relevancia en diferentes áreas del arte y la
mágica aventura de repensar las prác- Más allá de las Juan Tausk docencia, de la política, del periodismo;
ticas grupales. Escrito tras décadas de neurosis. Psicolibro ediciones, que su obra dramática, poética y ensa-
experiencias e investigación en diver- La práctica yística es extensa, que resulta interesante
205 páginas
sos ámbitos la autora nos plantea una psicoanalítica conocer su obra por su valor estético pero
hipótesis: “Las prácticas grupales pue- convulsionada Esta obra se pre- también para recorrer las complejidades
den ser la ocasión de atravesar procesos Hugo Lerner senta como una contribución a la me- de la historia argentina… mi intención
de transformación subjetiva de cada Lugar editorial, 189 diación a partir de largos años de ex- no es hacer una historiografía ni un pun-
quien, sin ser dispositivos específica- páginas periencia profesional del autor como teo de los distintos logros artísticos y po-
mente terapéuticos.” El autor pretende psicoanalista, mediador y docente. líticos… me gustaría construir al perso-
en este libro ge- naje vivo, al ser humano que te abra la
nerar discusiones Tratamiento puerta de su casa.
Las series, el a aperturas sobre ambulatorio
mundo, la crisis, lo que convoca cada vez más en las prác- intensivo. Edipo Gay
las mujeres ticas actuales: el dolor humano, la sub- Elementos para el Jorge N. Reitter
Gérard Wajcman jetividad contemporánea, los sufrimien- abordaje grupal Editorial Letra Viva,
USAM Edita, 131 tos, el lugar del contexto sociohistórico de personas 159 páginas
páginas en la producción de subjetividad, las con consumo La pregunta que
adolescencias de hoy, las organizaciones problemático de intenta contestar
La serie no es fronterizas, las patologías del vacío, etc. sustancias este texto refiere
simplemente un Federico Pavlovsky a: ¿Es el psicoa-
género televisivo Editorial Noveduc, nálisis heteronor-
en boga, es, ante Entramados
208 páginas mativo? El autor
todo, una forma. vinculares y
subjetividad. Se escribe en el prólogo: “Existen di- plantea que di-
Para describirla, es necesario compa- ferentes lecturas
rarla y cotejarla con otras formas de Niños/as / ferentes visiones acerca de cómo una
adolescentes persona con consumo problemático presuponen contestar por la afirmativa.
nuestra civilización, como el cine, el Por ello cambia la pregunta ¿Es el psi-
mito, la novela, el folletín o un cuadro. y familias en debe encarar una vía de recuperación. El
psicoanálisis autor asegura que el tratamiento ambu- coanálisis inevitablemente heteronor-
Pero no es solo un problema estético, mativo? En esta perspectiva se plantea
Adrián Grassi, latorio intensivo es el camino más apro-
sino que es profundamente actual. La María Eugenia cómo desarticular el sesgo heteronorma-
forma-serie podría ser en sí misma el piado para revertir estas situaciones y ex-
Otero compiladores plica los porqués de sus ventajas frente tivo que hay en las teorizaciones psicoa-
lenguaje del mundo tal como es: un Editorial Entreideas, nalíticas, para poder acoger la diversidad
mundo en crisis. a otras opciones. Narra ejemplos de los
198 páginas diversos autoengaños y obstáculos que de la vida erótica.
p / 35
DAR EN EL BLANCO
Objetos perdidos
Relatos
Luis Herrera
Edita El Bien del Sauce, 2019. 114 páginas.

El autor amaneció en Buenos Aires. En el transcurso de la mañana fue un niño privilegiado que jugó y
jugó. Al mediodía estudió en la escuela pública y llego a graduarse de médico en la UBA. Se especializó
en psiquiatría y se formó como psicoterapeuta y psicodramatista. A la tarde trabajó y trabajó. Y ya sobre
el inicio de la noche escribió estos Objetos perdidos. En el prólogo Vera Fogwill dice: “Este libro es un
conjunto de relatos -la mayoría en primera persona- que como bien aclara el autor en Defensa del testigo
son objetos ganados. Yo agregaría, sujetos más que objetos; sujetos propios reencontrados.
Los recuerdos no son memorias. Los recuerdos se hacen memorias al quedar escritos. Las anécdotas no
son cuentos; en cuentos se convierten algunas de ellas cuando quedan relatadas. Los ensayos no son
relatos ni los relatos pueden ser ensayos, pero sí pueden ser contados cuando una mente despierta nos
lleva por distintas situaciones y se detiene en otras cosas: esos objetos y sujetos perdidos. Luis Herrera
nos introduce en su universo literario. A veces, a través de una prosa poética en forma de cuento; otras,
con relatos breves, pequeños ensayos, y hasta ahora con el tono de una carta íntima. Y lo que une todo
es la memoria. Una memoria en tiempo real, puesta en el detalle y, digo en tiempo real, porque es como
si el autor, el narrador principal, estuviera ahí, presente, ahora.
A continuación transcribimos dos relatos:

Margaritas barrio. Es la hora de la siesta de todos do sus gruesas ramas como brazos que queridas de ese firmamento legitiman
los veranos de su infancia. Bajo el le darán albergue. Extendido en la su estatura infantil.
Tanta crueldad para conseguir una sol despiadado de la tarde, la única penumbra de su follaje disfruta de la
respuesta. El niño no sabe que cuando sea un
sombra es la suya. Siente que los rayos majestuosa pereza.
hombre viejo, volverá a treparse al
El amante torturador se piensa amoro- atraviesan su cuerpo. Va comiendo los El niño, embriagado por el perfu- tronco de la aventura, olerá la fragan-
so al interrogarte. Supone una compli- gajos de una mandarina; en sus bolsi- me dulce y penetrante de las flores, cia de esas gemas diminutas, se escon-
cidad que lo habilita al maltrato. Esta- llos hay duraznos y ciruelas. se adormece. Sueña con ser jugador derá en la oscuridad de esa copa robus-
blece condiciones absurdas: pretende El niño descubre en su andar solita- de fútbol, cantor popular, escritor. ta filtrada por los rayos del sol. Se
que estando muda reveles solo magni- rio eso: que puede estar solo, solo en Sumergido en la ensoñación, ríe. hamacará en el columpio de sus ramas.
tudes. Imagina que con método obten- el mundo. Sin tener la palabra que la Recorre los paisajes oníricos, esperan- Entonces, su paraíso vegetal le abrirá
drá la certeza de la que carece. nombre, siente la libertad como alas, zado en que sean ciertos. Las escenas las puertas a los paraísos perdidos.
montado a la nube de una ilusión.
La vida no las da, y tu belleza tampoco Ignora el paso del tiempo. No avizora
asegura garantías. El cálculo numérico ningún final. El juego posible, inme-
de tus pétalos ahorraría el sacrificio.
Pero no, insiste con tozuda obstina-
diato, ocupa el universo de sus inte- TOPIA EN INTERNET
reses.
ción. Cuanto más cerca está, más lo
El niño cuenta con algunas seguri-
SUBSCRIBASE AL BOLETIN
abruma la incertidumbre del final.
dades. Conoce los intersticios de su WWW.TOPIA.COM.AR
En tu avanzada desnudez cifra la suer- territorio. Sabe qué le depara cada
te de su amor suplicante. Y no habrá punto de esa geografía amiga. Orien-
agradecimiento en el revelado entu- ta su brújula visual hacia el espacio Año XXX - Nº 88 Abril 2020 DISTRIBUCIÓN CAP. FEDERAL:
siasmo, sino olvido en la decepción cálido que le de cobijo. Tiene anhelo DISTRIRED
DIRECTOR
inaceptable. Cualquiera sea la palabra de inmensidad y solo un cielo puede Enrique Luis Carpintero
INTERIOR: Dist. AUSTRAL DE PUBLIC. S.A.
del azar tu destino será el mismo: arro- sumirlo en el vértigo del infinito. A IMPRESO EN GRÁFICA LAF S.R.L.
jada al rincón de las cosas que perdie- esas intensidades quiere entregarse. COORDINADOR GENERAL Monteagudo 741 - Villa Lynch - San Martín -
Alejandro Vainer Provincia de Buenos Aires
ron importancia. El niño acude a la certeza de su COORDINADOR INSTITUCIONAL TOPÍA INTERNET
memoria. Encuentra allí la reiterada César Hazaki Andrés Carpintero (Diseño y programación)
Paraíso algarabía de sentirse mono. Decidi- PROPIETARIO Y EDITOR
ASESORA ÁREA CORPORAL
do, va en busca de la repetición. El de Revista Topía - Psicoanálisis Sociedad Cultura.
A los árboles Alicia Lipovetzky
está allí, como siempre, esperándolo. Enrique Luis Carpintero
ARTE Y DIAGRAMACIÓN
El niño camina por las veredas de su Mudo. Vistiendo su verdor. Ofrecien- EDITORES asociados
Mariana Battaglia
César M. Hazaki, Alejandro J. Vainer, Alfredo
CONSEJO DE REDACCIÓN
Caeiro, Susana Toporosi, Héctor Freire,
Susana Toporosi / Héctor Freire / Carlos Barzani, Susana de la Sovera.
Alfredo Caeiro / Carlos Barzani /
Alicia Lipovetzky / Susana de la Sovera INFORMACIÓN Y SUSCRIPCIONES
TEL.: 4802-5434 / 4311-9625 / 4551-2250
Corrección: Carlos Barzani
Correo electrónico: revista@topia.com.ar

PUBLICIDAD CONSEJO DE ASESORES


Miguel Vayo
INTERNET: Home Page: www.topia.com.ar
CORRESPONDENCIA
REVISTA TOPÍA Juan Carlos Volnovich
Horacio González
Juan María Gutiérrez 3809 3º A (1425) CABA
Los títulos de tapa son responsabilidad de los editores.
Para edición impresa Alfredo Grande
Angel Rodríguez Kauth (San Luis)
Los editores se reservan los derechos de los artículos

o en Internet publicados.

COLABORADORAS:
Registro Nacional de la Propiedad Intelectual
Informes: publicidad@topia.com.ar Angelina Uzín Olleros (Entre Ríos) N°2018-47639610-APN-DNDA I.S.S.N.1666-2083.
Olga Rochkovski (Uruguay) Las opiniones expresadas en los artículos
4857-1077 / 15 4075-9769 Luciana Volco (Francia) firmados son responsabilidad de sus autores y no
necesariamente coinciden con la de los miembros
COORDINACIÓN FORO TOPÍA: de la redacción. Se permite la reproducción total o
Ángel Barraco / Carlos Barzani parcial con la autorización correspondiente.
Carta de la Asamblea de Usuarixs
de la Salud Mental de Santa Fe a lxs
Usuarixs de Argentina
Nos encontramos próximos al tiempo lí- a firmar un consentimiento informado más violencia social y malestar. los muros del hospital monovalente y se
mite que nuestra Ley Nacional de Salud acerca de nuestro tratamiento, a sacarnos Por todo esto, seguimos reclamando el enraízan en trabajadores, en familiares,
Mental y Adicciones Nº 26.657 plantea todas las dudas que tengamos, a parti- respeto a cada uno de nuestros derechos, en la sociedad y en diversas prácticas.
para el cierre y sustitución de los hospi- cipar activamente de las decisiones que por un proceso de atención y cuidados Esta batalla, también tenemos que darla.
tales monovalentes. Hace 9 años atrás atañen al tratamiento y a nuestra vida. que respete nuestra singularidad y que Debemos luchar por una vida digna,
la sanción de la Ley de Salud Mental y Tenemos derecho a vivir en una vivienda tenga en cuenta nuestra opinión, que independiente y autónoma. Por nuestra
Adicciones nos llenaba de expectativas, y no en una institución de encierro ni en tenga en cuenta lo que sentimos, pensa- inclusión en el tejido social, por abrir el
desafíos y luchas por-venir. Esta fecha se la calle. Tenemos derecho a que el pade- mos y queremos. Nuestra voz tiene que campo de lo posible. Creando espacios,
acerca, pero no del modo en que lo pen- cimiento mental no sea considerado un ser oída y cada vez con más fuerza. Te- habitándolos, poniéndole cuerpo y voz,
samos y anhelamos allá por el 2010. estado inmodificable. nemos que seguir potenciando nuestros entre todas/os lograremos un mundo
Los datos que arrojó el Censo Nacional Tenemos capacidad y tenemos derechos espacios de discusión y de lucha colec- menos injusto, con más derechos. Un
de Personas Internadas por Motivos de al trabajo, a incluirnos socialmente como tiva, tenemos que tejer redes, participar, mundo más humano, menos cruel.
Salud Mental llevado a cabo este año cualquier persona. A ser tratados sin dis- reclamar porque esta lucha es de todas/ Seguimos alzando nuestras voces, afir-
confirma lo que hace tiempo venimos criminación. Las mujeres debemos ser as. Poner el cuerpo, teniendo como ban- mando:
denunciando y visibilizando: 12.035 respetadas ya que sufrimos terriblemen- dera cada uno de nuestros derechos. ¡El encierro no cura!
personas internadas en hospitales mono- te la lógica manicomial y patriarcal, y la Creemos que un camino que apunte a ¡Sin derechos no hay salud mental!
valentes, continuidad de vulneración de aplicación sin consenso de malos tratos esto debe ser cerrando los manicomios y ¡Nada sobre nosotrxs sin nosotrxs!
derechos humanos, internaciones pro- sobre nuestros cuerpos. Las diversidades abriendo nuevos dispositivos y servicios
longadas, falta de dispositivos sustituti- sexuales deben ser respetadas, tanto en el con base en la comunidad, diseñando ASAMBLEA DE USUARIOS/AS DE
vos y de políticas públicas con base en ámbito de la salud como en la sociedad políticas públicas que vayan en sintonía SALUD MENTAL POR NUESTROS
la comunidad, y la persistencia de gran en su conjunto. con la Ley 26.657. También resulta im- DERECHOS
cantidad de manicomios (privados y es- No podemos ser objeto del maltrato y perioso interrogar y discutir los modos https://www.facebook.com/asamblea-
tatales) en todo el territorio nacional. la discriminación bajo un criterio ex- de pensar y de hacer del paradigma tu- deusuarixs/
De quienes estamos internadas/os, me- cluyente de normalidad que solo genera telar y manicomial, lógicas que traspasan
nos de la mitad firmamos consentimien-
to, y más de la mitad continuamos in-
ternados sólo por no poseer dónde vivir.
Sostenemos que para que la ley se cumpla
tenemos que ser protagonistas, tenemos
SUJETO MIGRANTE
que involucrarnos. Tenemos que encon- Reflexiones y relatos más allá de la clínica
trarnos unidas/os, fuertes y convencidas/ Isabel Edenburg
os de que otras prácticas son posibles.
Debemos seguir fortaleciendo el surgi- Este libro otorga sentido a conceptos tales como Imaginario-Social, Histórico-Social. Complejidad, Pen-
miento y la organización de asociacio- samiento Nómade y Sedentario y otros referentes sociales y filosóficos, así como también a conceptos
nes, instituciones y grupos de usuarias/ del Psicoanálisis. Es interesante el articulado que fue forjando la autora a través de un colorido prisma
os que defienden sus derechos. ¿Por qué con su singular mirada atenta y profunda. En lenguaje rico en significado y en estilo nos invita a transitar
aun en algunas provincias de nuestro
país no se ha conformado el Órgano de por senderos de lo elaborado en el análisis de sujetos distintos afectados por migración.
Revisión Local? Este órgano de contralor

30años
es el que tiene el deber de monitorear y
garantizar el cumplimiento de la ley na-
cional y denunciar las vulneraciones de
los derechos de los sujetos internados en
los hospitales monovalentes.
En función de esto, se convierte en un
reclamo urgente la constitución y puesta
en funcionamiento de los mismos y la
necesidad de que las/os usuarias/os par-
ticipemos. Según la LNSM las/os usua-
rias/os de los servicios de salud mental
tenemos derecho a recibir atención in-
tegral, humanizada, de acceso gratuito.
Derecho a que el tratamiento que reci-
bamos sea el que menos restrinja nues- SÉPTIMO CONCURSO LIBRO DE ENSAYO
tros derechos y libertades, que sea cerca
de nuestras familias y afectos, en nuestra 30 AÑOS DE LA REVISTA Y LA EDITORIAL TOPIA 2020
comunidad. Tenemos derecho a que se
preserve nuestra identidad y a que nues- EL TEMA ES LIBRE SOBRE PROBLEMAS DE LA SUBJETIVIDAD,
tras voces sean tenidas en cuenta.
También tenemos derecho a ser acom- LA SOCIEDAD Y LA CULTURA EN LA ACTUALIDAD
pañados en los procesos terapéuticos, a
ser informados de los mismos, a cono-
cer todas las alternativas de tratamiento,
El PRIMER PREMIO consiste en la publicación del ensayo en forma de
libro por la editorial Topía.

Próxima TOPIA Revista Los ensayos que reciben la 1ª y la 2ª MENCIÓN se les publicará un
fragmento en la revista Topía y en nuestra página Web.
AGOSTO 2020
con El Jurado está compuesto por:
TOPIA EN LA Ursula Hauser. Psicoanalista y psicodramatista Suiza. Juan Carlos Volnovich. Médico y
CLINICA psicoanalista. Irene Meler. Doctora en Psicología (UCES). Coordina el Foro de Psicoanálisis y
Género (APBA) Vicente Zito Lema. Poeta, dramaturgo y periodista.
Enrique Carpintero. Psicoanalista. Director de la revista y la editorial Topía.
Los trabajos se deberán enviar por correo hasta el 31 DE JULIO DE 2020
BASES Y CONDICIONES EN WWW.TOPIA.COM.AR