Está en la página 1de 4

ENSAYO DE LAS PIEDRAS NATURALES

Al técnico le interesa conocer las propiedades físicas o mecánicas de las piedras para saber si han de resistir los
esfuerzos y uso a que van a ser destinadas, debiéndose enviar las muestras a los Laboratorios oficiales para que
determinen, por tener los aparatos y técnicas precisas para su realización.

Los ensayos físicos que se suelen practicar Los ensayos mecánicos son:
son los siguientes: La resistencia a la compresión
Examen óptico Flexión
Densidad aparente y real Tracción
Porosidad Choque
Absorción de agua Desgaste
Permeabilidad Adherencia a los morteros
Homogeneidad
Dureza
Heladicidad
Alterabilidad

MUESTRAS

Las piedras que se envían a un laboratorio se desbastarán en forma de prisma rectangular de 30 cm de lado, y
altura igual al espesor del banco de que proceda, y si este es de gran tamaño, se sacaran muestras a diferentes
alturas, señalándose los lechos de cantera. Las probetas se obtienen cortándolas con el hilo o la sierra y
desgastándolas por frotamiento, para no alterar su cohesión con la labra.

ENSAYOS FÍSICOS

Examen óptico.- Se aprecia a simple vista o con aparatos de ampliación el color, la estructura y fractura. Según
como se hallen dispuestos los elementos que constituyen las piedras, se aprecian las siguientes estructuras:

Por el tamaño de sus granos cristalinos o amorfos se denominan:


Compacta
Celular
Cristalina
Vítrea Granos muy gruesos
Fibrosa Granos gruesos plana
Laminar Granos medios Rugosa
Oolítica, etc. Granos finos Ondulada
Granos muy finosMayor de 5 mm de diámetro Concoidea
5.0 a 2.5 mm de diámetro Cristalina
2.5 a 1.0 mm de diámetro Hojosa, etc.
Por ael0.5
1.0 aspecto
mmde deladiámetro
fractura, la cual hace que ofrezcan
mayor o menor dificultad
0.5 a 0.2 mm de diámetro para la labra, se clasifican en:
Por el tamaño de sus granos cristalinos o amorfos se
denominan:
También se aprecian las cavidades o coqueras, haciéndose constar si hay muchas o pocas

Densidad.- Se define como el cociente del peso de un cuerpo por su volumen. Según como se aprecie este
volumen, se obtendrá la densidad aparente cuando se considera el volumen de los poros, y densidad real cuando
se excluye.
La densidad aparente se determina pesando probetas cúbicas desgastadas a 50ºC hasta peso constante con una
balanza sensible al centigramo, y el volumen se aprecia con un calibrador que aprecie la décima de milímetro.
También se puede determinar el volumen por medio de la balanza hidrostática, para lo cual, si la piedra no es
compacta, se enluce la probeta con una capa delgada de azufre fundido, parafina, sebo, etc. pesándola en el aire P y
sumergido P’
da= P
P – P’
Se determina con mas exactitud la densidad aparente pesando en el aire la probeta desecada, A, después se satura
de agua B, y finalmente pesándola saturada y dentro del agua C.
da= A
B–C
2
La densidad real se halla pulverizando la piedra hasta que pase por el tamiz de 900 mallas por centímetro cuadrado
(0.2 mm de luz) y desecándola. El volumen se aprecia con un volumenómetro o con el picnómetro. Los
volumenómetros son unos frascos con un cuello graduado en centímetros cúbicos y décimas; se enrasan con agua
o bencina y se vierte después un peso de la sustancia pulverizada, de manera que no se adhiera a las paredes y
agitando para expulsar el aire.
Los picnómetros son unos frasquitos de vidrios tapados con un tapón esmerilado, provisto de una varilla o tubo muy
fino con un trazo. Se opera pesando con exactitud cierta cantidad del cuerpo pulverizado y desecado (G). Se llena de
agua destilada y enrasa el picnómetro y se pesa (P). Se introduce le preso G, dentro del picnómetro, se desaloja el
aire, llena de agua, enrasa y pesa, Q. La densidad real se determina por la formula:
dr= G
G+P-Q
Si el cuerpo es soluble en agua, se opera con otro líquido: petróleo, xilol, benceno, etc., de densidad conocida, y los
resultados se multiplican por dicha densidad.

Porosidad.- La porosidad aparente se define como la relación del volumen de los huecos o poros abiertos de una
piedra y el volumen aparente total expresado en tanto por ciento de este ultimo.
Llamamos V al volumen aparente total, y V’ al volumen de la parte maciza, la porosidad se representa por la formula:
P= V – V’
V
El volumen aparente V se determina por medidas con un calibrador, si la probeta tiene forma geométrica, o por la
balanza hidrostática. El volumen de la parte maciza V’ se determina hallando la diferencia de P – P’ del peso de la
probeta seca pesada en el aire, P, y el peso de la probeta embebida de agua pesada dentro del agua P’. La
desecación de la probeta para expulsar el agua higrométrica se hace en estufa a 40-50ºC hasta peso constante P.
Para saturar el agua la probeta se coloca durante 15 minutos en un recipiente con un vació de 25 mm de mercurio y
dejando entrar el agua hasta que la cubra. Después se restablece la presión atmosférica y permanece 24 horas
sumergida, pesándola dentro del agua, P’. Cuando no se dispone de bomba de vació, la saturación de agua se hace
colocando la probeta durante 48 horas en un recipiente con 2 cm de agua para que ascienda por capilaridad y
desaloje el aire. Al cabo de este tiempo se sumerge en agua y se hace hervir durante 2 horas. Se deja enfriar 24
horas, y pesa dentro del agua, P’.
La porosidad absoluta es cuando se considera la totalidad de los poros abiertos y cerrados, se determina hallando
la relación entre la diferencia de las densidades real y aparente y la densidad real y multiplicando por 100
P= dr – daX100 Se llama modulo de saturación a la relación del volumen de sus poros abiertos al
dr al volumen total de sus poros multiplicados por 100

Absorción de agua.- La absorción normal es la cantidad de agua absorbida hasta saturación por una piedra a
presión y a temperatura ambiente. Para ello se pesa desecada, P, y saturada, P’, y se relaciona con la piedra seca.
A= P’ – P X100
P
Se efectúa este ensayo con una probeta de unos 200 gm, que se cepillara enérgicamente para desprender los trozos
sueltos. Se deseca en una estufa a 105-110ºC hasta peso constante, P. Se introduce en un recipiente con agua
hasta ¼ de altura, y se llena paulatinamente hasta cubrirle. Al día siguiente se deja escurrir durante un minuto, seca
con una esponja o paño de lana, pesa rápidamente en el aire, P’, repitiéndose cada 24 horas hasta que 2 pesadas
consecutivas difieran en menos de 0.1 por ciento.
La absorción a ebullición es cuando se saturan las probetas por ebullición durante 2 horas, una vez que se han
cubierto paulatinamente de agua.

Capilaridad.- Se define en las piedras como la propiedad de ascender el agua que esta en contacto con sus caras.
En las piedras homogéneas la elevación es proporcional al cuadrado de los tiempos, siendo la línea de separación,
de la parte seca y mojada horizontal.
La capilaridad en las piedras se expresa por la formula: K= P
s.t
Siendo P el peso del agua absorbida en gm; s, la sección de la probeta en cm2, y t, el tiempo en
minutos desde el comienzo de la inmersión. Para el coeficiente se toma el valor máximo observado en las diferentes
medidas.
Este ensayo se realiza colocando las probetas debajo una campana de cristal, sobre una rejilla, y sumergida 1 cm de
su altura en agua a una temperatura de 15 a 20ºC. Se mantiene constante nivel del agua durante la experiencia en 1
mm. Al cabo de 10 minutos se saca la probeta, seca, y pesa. Se vuelve a colocar debajo de la campana y restablece
el nivel del agua y se repite la operación a los 10 minutos de intervalo y, finalmente, 1 vez al cabo de 24 horas. La
capilaridad es proporcional al peso de agua absorbida en un tiempo dado.
3
Permeabilidad.- Es la propiedad que tienen los cuerpos a dejarse atravesar por los fluidos. En las piedras el fluido
generalmente es el agua, y se define como la cantidad de agua, en litros, que la atraviesan en una hora y a una
presión dada.
Para pequeñas cargas de agua se emplean cubos de 7.07 cm de arista, o sea 50 cm2 de superficie, saturados de
agua durante 48 horas. Y se mantienen sumergidos en agua durante toda la experiencia. A una de las caras del
cubo, la del lecho, bien picada, se le fija mediante azufre fundido, cemento, etc., un tubo de vidrio de 35 mm de
diámetro y 110 mm de altura, el cual se obtura con un tapón atravesado por un tubo y se une con un frasco de
Mariotte colocado a la altura de la experiencia. Generalmente, con las piedras de construcción la permeabilidad no
llega a 1 litro en 24 horas y no pasa de 1 m de altura, pues a mayores presiones se pierde agua por alas juntas. Para
determinar la permeabilidad a presiones mayores se emplean acumuladores de aire comprimido que permiten
mantener una presión constante, y se aprecia por un manómetro. La probeta se sujeta fuertemente al aparato y se
recoge el agua que la atraviesa en un tubo graduado.
La permeabilidad a los gases se determina haciendo atravesar la probeta por un volumen de aire practicando un
vació. Es proporcional a la diferencia de presión existente entre las 2 caras, y varia en razón inversa a la raíz
cuadrada del espesor de la piedra.

Dureza.- Se define como la resistencia que oponen los cuerpos, en virtud de la cohesión, a dejarse penetrar o rayar
por otros. La escala
1. El talco Mg3[Si4O10][ OH2], se raya fácilmente con la uña de Mohs consta de
2. El yeso CaSO4.2H2O, se raya con la uña diez minerales,
3. La calcita CaCO3, se raya fácilmente con un chuchillo de acero ordenados por
4. La fluorita (el espato fluor) CaF2, se raya con un cuchillo de acero oprimieindo ligeramente dureza creciente:
5. La apatita Ca5[PO4]3F, se ralla con un cuchillo aplicando elevada presión Cada uno de estos
6. La ortosa K[AlSi3O8], raya el vidrio rayan con facilidad minerales raya al
7. El cuarzo SiO2 el cristal, se utilizan anterior y es rayado
8. El topacio Al2[SiO4](F,OH)2 como materiales por el posterior.
9. El corindón Al2O3 abrasivos Para determinar la
10. El diamante C dureza, se pasa el
cuerpo por los
minerales, apreciándose cual es el que le raya y cual es el rayado. Un cuerpo que raye al cuarzo y sea rayado por el
topacio se dice que tiene una dureza de 7.5 de la escala de Mohs. Hay cuerpos de uso corriente que se ha
determinado su dureza con arreglo a esta escala: el cinc, 2.5; la uña, 2.5; el vidrio, 5.5: el acero de una navaja, 6.5,
etc.
En mineralogía se aprecia la dureza por los esclerómetros, los cuales consisten en una palanca de primer genero,
en uno de cuyos extremos lleva un diamante tallado formando un diedro de 90º, y en el otro brazo un peso móvil. La
probeta se desliza en un carrito debajo del diamante, apreciándose la raya o surco con un micrómetro, y mediante
unas tablas que acompañan al aparato, se mide su dureza. También se puede determinar por los procedimientos de
Brinell, Shore, etc., como en metalurgia.
En construcción se denominan rocas blandas las que se cortan con sierras de dientes; por ejemplo, areniscas.
Rocas duras las que requieren láminas de acero y arena; por ejemplo, los mármoles. Y rocas muy duras las que
precisan discos de carborundo o diamantes, por ejemplo, pórfidos, basaltos.

Resistencia al calor.- Las probetas se calientan en un horno de mufla a elevadas temperaturas, que se aprecian
mediante los conos de Seger o por pirómetros, y después de enfriarlos ligeramente se introducen en agua fría,
observando su aspecto; si se agrietan, desprenden trozos o estallan, como el cuarzo. Se ensayan después sus
resistencias mecánicas para compararlas con las que no sufrieron el efecto del calor.

Resistencia al frío. Heladicidad.- El agua, al helarse aumenta de volumen aproximadamente en un 10%, y las
piedras cuya cohesión no es capaz de resistir estas dilataciones producidas al helarse el agua contenida en los
poros, se agrietan, desprenden escamas, se redondean las aristas y disminuyen las resistencias mecánicas.
El ensayo de heladicidad se lleva a cabo sobre probetas cúbicas de 7.07 cm de aristas, las cuales se desecan y se
pesan. Se saturan de agua de +15 a +20º por inmersión en agua a -15 y -20º, y se sacan y deshielan, sumergiéndola
en agua a +15 a +20º durante otras 4 horas. Esta operación de helar y deshielo se repite 25 veces consecutivas,
observando las alteraciones, pérdida de peso y resistencia.

ENSAYOS MECANICOS
Resistencia a la compresión.- Este ensayo es quizá el más importante a realizar con una piedra natural, por ser a
este esfuerzo como generalmente se hace trabajar a las piedras. Las probetas se sacan mediante cortes con la
sierra o con el hilo de corte, para evitar se debilite su cohesión con los golpes del tallado con cincel, dejando las
caras bien planas y paralelas. Las dimensiones varían desde 5 cm de arista para las rocas duras, 7 cm en las de
dureza media y 10 cm las blandas. Se ensayan las probetas en estado natural, desecadas en estufa a 40-50º hasta
4
peso constante, o embebidas en agua de saturación natural, por inmersión paulatina en agua, al cabo de 48 horas, o
por el vacío. Las probetas se colocan entre los platillos de una prensa hidráulica, interponiendo una cartulina de 1
mm de espesor y seca, ejerciendo el esfuerzo perpendicularmente a los lechos de cantera, que deberán estar
marcados.

La forma de la rotura varía con la naturaleza de la piedra y forma de la probeta. Las rocas duras y compactas se
rompen, dividiéndose en prismas rectos de sección irregular, siendo sus generatrices paralelas al sentido de los
esfuerzos, y a veces salen proyectados con gran violencia, siendo conveniente rodear los platillos con una tela
metálica. Las piedras blandas se rompen según planos que pasan por las aristas de las bases, formando un ángulo
menor de 50º con la dirección de la presión, desprendiéndose prismas truncados, y si se detiene el ensayo poco
antes del aplastamiento total se obtiene dos troncos de pirámides adosados por las bases menores. Las probetas
cilíndricas o prismáticas se rompen por resbalamiento sobre un plano oblicuo, formando un ángulo aproximadamente
de 45º con la dirección de los esfuerzos.
En el resultado de hace constar la carga total que indica la aguja del manómetro y la unitaria en kg/cm2 por la
formula: Rc= P/A

Resistencia a la flexión.- Se practica este ensayo con las piedras naturales, con prismas de 16x4x4 cm, apoyados
sobre dos cuchillos distantes 10 cm y cargándolo en un punto medio. La resistencia a la flexión se determina con la
siguiente formula: Rf= 3.p.l / 2.a.b2 (kg/cm2), midiendo p en kg y l, a y b en cm
La resistencia de las piedras naturales a la flexión es aproximadamente 1/10 de la resistencia a la compresión.

Resistencia a la tracción.- Muy pocas veces se hace esta prueba, variando mucho la forma de las probetas según
la maquina que se emplee, no estando normalizado en ningún país. La resistencia a la tracción de las piedras
naturales varía entre 1/8 y 1/57 de la resistencia a la compresión, tomándose como termino medio en las piedras
usadas en la construcción 1/28 de la resistencia a la compresión.

Resistencia a la cortadura.- Se determina colocando una probeta de 4x4x16 cm sobre dos apoyos metálicos a los
que se sujetan fuertemente y ejerciendo una compresión con una prensa hidráulica mediante un taco metálico. La
tensión de rotura a cortadura, si llamamos A al área de la sección plana y P a la fuerza que produce la rotura, viene
dada por la formula: Rk= P/ 2.A (kg/cm2). Viene a ser 1/15 de la resistencia a la compresión

Resistencia al desgaste.- Por frotamiento se determina, sometiendo la probeta de 7.07 cm de arista, previamente
pesada, a un frotamiento sobre una pista circular giratoria con interposición de una sustancia abrasiva, arena silícea
o limaduras de acero.
Las probetas se cargan con 30kg, o sea 0.6 kg/cm2 y pueden girar lentamente alrededor de un eje. Al cabo de un
numero determinado de vueltas que corresponden a un recorrido de 500 o 1000 m, se pesa y mide la disminución de
altura. El resultado expresa el desgaste en cm3, dividiendo la perdida de peso por la densidad o también en gramos
de perdida por centímetro cuadrado de longitud recorrida.
Cuando las piedras son heterogéneas y tienen elementos de diferente durezas, se aprecia mejor el desgaste
sometiendo las probetas a un chorro de arena a presión de 2 atmósferas y durante un minuto. Se expresa el
desgaste por el cociente de la perdida de peso por la densidad o por centímetro cuadrado, apreciándose además las
irregularidades de la superficie desgastada pudiéndose fotografiar.
Las piedras destinadas a firmes de carreteras se ensayan al desgaste por rozamiento mutuo con el aparato Deval o
con bolas de acero en el Rattler, estando formadas por unos cilindros o tambores en los que se introduce el
material previamente pesado, y hacen girar cierto numero de vueltas, determinando la perdida de peso.

Resistencia al choque.- Este ensayo se hace sometiendo la probeta a una serie de golpes, dejando caer un peso
generalmente de 1 o 2 kg sobre la probeta, desde alturas crecientes desde 1 cm, hasta que se produce la fractura. El
resultado se expresa en kgm. Para lo cual se toma nota del numero de golpes, altura y peso que produce la rotura.

Adherencia de los morteros.- Con la balanza del Dr MIchaelis se practica preparando una probeta en forma de
semiocho, colocándole en un molde y rellenado la otra mitad con el mortero a ensayar. Se deja endurecer el tiempo
que se crea conveniente, y rompe como las probetas de cemento.
Otra forma de hacer este ensayo es adosando la probeta prismaticamente mediante una junta de 1 cm del mortero a
ensayar como se indica en la figura, y despegándolas a los siete días con una prensa hidráulica.

Resistencia a los agente atmosféricos.- Las probetas en forma de placas de 7x5x3 cm se someten en atmósfera
húmeda a una corriente de gases, oxigeno y anhídrido carbónico y sulfuroso a una presión y temperatura constante.
Se pesan antes y después del tratamiento, viendo la perdida de peso y comparándola con los efectos que se
obtienen, repitiendo en iguales condiciones con una probeta de mármol de Carrara.