Está en la página 1de 102

 

   

 
LAS  NIÑAS  DE  LA  CASA  Y  LOS  HOMBRES  
TIGRE:  EMBARAZO  ADOLESCENTE  EN  
REPÚBLICA  DOMINICANA    
 

FACTORES  CULTURALES,  SOCIALES  Y  EMOCIONALES    QUE  INFLUENCIAN  LAS  ALTAS  TASAS  DE  
EMBARAZO  EN  ADOLESCENTES  EN  AMÉRICA  LATINA  Y  EL  CARIBE  

POR:  LIZ  RINCÓN  SUÁREZ1  

                                                                                                                       
1
 Socióloga,  master  en  investigación  en  Sociología  por  la  Universidad  de  Barcelona.  Candidata  a  doctora  
en  antropología  social  Universidad  de  los  Andes  de  Colombia.    Profesora  Investigadora.  
Lj.rincon116@uniandes.edu.co  

1  
 
 

Contenido    
Introducción  ..................................................................................................................................  3  
Una  mirada  del  embarazo  adolescente  desde  la  Experiencia  .......................................................  6  
Azua:  Sobre  viajes,  conucos  y  guandules  ..................................................................................  9  
Las  niñas  de  la  casa  y  los  hombres  tigre:  de  cuerpos  sociales,  votos  de  confianza  y  promesas
 ................................................................................................................................................  11  
Ser  mujer  es  pertenecerse:  autogobiernos,  luchas  y  fracturas  ...............................................  17  
Experiencias  de  maternidad  en  Azua:  el  aliado  y  la  cómplice  .................................................  25  
Barahona:  Desde  el  Ingenio  hasta  el  Batey  .............................................................................  31  
Ese  fuego  que  no  se  aguanta:  las  miradas  sobre  la  adolescencia  y  el  permanente  estado  de  
“no  derecho”  ...........................................................................................................................  33  
Experiencias  de  maternidad  en  Barahona:  El  tiempo  eterno  del  presente,  el  recuerdo  difuso  
del  pasado  y  la  imaginación  truncada  del  no  futuro  ...............................................................  37  
Relatos  ........................................................................................................................................  46  
Jamileth:  Todo  El  Corazón  Completo  ......................................................................................  46  
Jossie:  Ella  me  pertenece  ahora  ..............................................................................................  61  
Edwidge:  La  hija  del  Rayano  ....................................................................................................  68  
Sheila:  los  sueños  que  vienen  en  botellas  ...............................................................................  83  
Conclusiones  ...........................................................................................................................  96  
Bibliografía  ............................................................................................................................  101  
 

2  
 
Introducción  
El   Embarazo   adolescente   es   una   de   las   mayores   preocupaciones   en   América   Latina   y   el   Caribe.  
Aunque   ha   habido   consensos   sobre   cuáles   son   los   factores   sociales   que   han   determinado   la  
aparición  y  el  mantenimiento  de  este  fenómeno,  este  estudio  parte  de  analizar  dichos  factores  
a  la  luz  de  la  experiencia  en  las  adolescentes,   se  centra  en  un  registro  micro  social  e  integra  la  
mirada   a   las   emociones,   la   cotidianidad   y   la   manera   cómo   las   adolescentes   embarazadas   o  
madres,   significan   y   asumen   el   evento   de   la   maternidad   y   el   embarazo   en   edades  
comprendidas  entre  los  14  y  los  19  años.  

Partimos   del   supuesto,   que   cada   experiencia   es   vivenciada   de   manera   distinta   y   que   existen  
diferenciales   como   la   pertenencia   a   una   etnia,   el   habitar   la   zona   rural   o   la   urbana,   el   nivel  
educativo   o   el   consumo   de   capitales   culturales,   que   pueden   dar   luces   sobre   cómo   estos  
determinantes   adquieren   matices.   Este   escenario   de   comparación   será   vital   para   el   caso   del  
presente  estudio.      

El   punto   de   partida   de   este   texto   son   los   informes   tanto   gubernamentales   como   de  
organizaciones   (Profamilia,   Plan)   que   indagan   alrededor   de   factores   determinantes.   Este  
estudio,  intenta  profundizar  en  los  casos  de  Azua  y  Barahona   a  partir  de  los  relatos  de  vida  de  
adolescentes   entre   los   14   y   los   17   años   que   han   sido   madres   o   se   encuentran   en   embarazo  
actualmente.    

Para  el  año  2002,  la  proporción  de  embarazos  en  adolescentes  (15  –  19  años)  en  la  República  
Dominicana  era  de  23%  (28%  en  la  zona  rural  y  21%  en  la  urbana).  El  64%  de  las  adolescentes  
embarazadas  no  tenía  ningún  nivel  de  educación.  Una  de  cada  cinco  mujeres  que  fallecieron  
por   causas   relacionadas   con   el   embarazo   o   la   maternidad,   era   adolescente   y   el   riesgo  
obstétrico  entre  las  adolescentes  de  15  a  19  años  era  mucho  mayor  que  en  las  mujeres  de  20  a  
34  años.  En  el  2002  la  tasa  de  fecundidad  en  adolescentes  en  la  zona  urbana  era  de  104  por  
1.000  mujeres  y  de  145  por  1.000  mujeres  en  la  zona  rural.  El  43%  de  los  embarazos  no  eran  
deseados.   En   los   últimos   años   ha   habido   un   cambio   en   la   dinámica   y   el   comportamiento   del  
embarazo   de   las   adolescentes   (…)   siendo   su   punto   más   sugerente   el   cambio   en   la   tasa   de  
fecundidad  específica  por  grupo  de  edad,  de  97  a  92  por  1000  mujeres  adolescentes    (ENDESA,  
2002  ;    Profamilia,  2011)  

El   texto   se   encuentra   dividido   en   cinco   partes:   1.   El   desarrollo   del   apartado   teórico   que  
enfatiza   en   los   estudios   sobre   la   experiencia   y   el   sentido   de   los   sujetos.   2.   El   apartado  
metodológico   que   explica   el   relato   de   vida   como   eje   central   del   estudio,   acompañado   de  
técnicas  etnográficas.  3.  El  análisis  de  los  resultados  a  la  luz  de  los  dos  contextos  estudiados,  
en   este   punto   se   indagará   primero   por   las   particularidades   de   cada   departamento,   para  
aterrizar   en   la   comparación   de   ambas   realidades.   4.   Los   relatos   de   vida   de   las   mujeres  
adolescentes  Jamileth  (Las  Yayas)  y  Sheila  (Villa  Central).    5.    La  explicación    de  las  conclusiones  
generales.      

El   texto   pretende   un   acercamiento   etnográfico   a   la   realidad   del   embarazo   adolescente   en  


República   Dominicana,   para   tal   fin   se   vale   del   lenguaje   utilizado   por   los   participantes,   utiliza  
como   epígrafes   materiales   de   música   y   televisión   que   fueron   referidos   por   los   adolescentes   en  

3  
 
conversaciones   informales   y   en   grupos   focales,   intenta   capturar   la   atmósfera   social   y   los  
universos   de   sentido   construidos   alrededor   del   evento   de   la   maternidad   adolescente   para  
explicar  por  qué  esta  elección  sigue  siendo  una  constante  en  ascenso  en  dichas  poblaciones.    

Esperamos   que   el   estudio   contribuya   a   dar   luces   sobre   el   fenómeno   y   sirva   como   insumo   para  
el  desarrollo  de  acciones  concertadas  entre  múltiples  actores  públicos  y  privados.  El  bienestar  
de   los   y   las   adolescentes   de   República   Dominicana   depende   en   gran   medida   de   ello.  
Intentamos   demostrar   la   creciente   preocupación   por   observar   que   el   embarazo   adolescente  
en   estos   contextos   como   un   evento   de   gran   complejidad,   que   se   ata   en   las   condiciones   de  
posibilidad  y  oportunidad,    y  que  supone  en  algunos  casos  un  acontecimiento  violento  en  las  
trayectorias  de  los  y  las  adolescentes,  sobre  todo  de  las  mujeres  y  que  afecta  no  sólo  su  futuro  
en   términos   escolares   y   productivos,   sino   que   representa   un   daño   social   profundo   que   se  
experimenta  a  nivel  subjetivo  pero  que  se  articula  con  las  demás  estructuras  de  la  vida  social.    

Este  estudio  se  encuentra  fundamentado  en  el  enfoque  teórico  fenomenológico,  quiere  decir  
que   centra   sus   observaciones   en   la   capacidad   de   comprender   la   experiencia   de   los   sujetos  
frente   a   acontecimientos   que   son   construidos   socialmente   y   que   son   interpretados   y  
conocidos   a   través   del   sentido   común.   Por   lo   tanto   orienta   el   análisis   a   partir   de   las  
trayectorias   biográficas     de   los   participantes   e   intenta   profundizar   en     cuáles   son   los  
significados   alrededor   del   acontecimiento   del   embarazo,   cómo   es   experimentado   y   por   qué  
aparece  o  se  legitima  como  parte  de  la  vida  social.    

El  objetivo  que  guiará  el  presente  estudio  es  el  de  identificar  los  factores  sociales,  culturales  y  
emocionales  asociados  con  el  embarazo  en  adolescentes  y  la  falta  de  garantía  de  sus  derechos,  
con   énfasis   en   salud,   educación   y   lactancia   en   especial   de   aquellas   que   viven   en   zonas   rurales,  
en  situación  de  pobreza  y/o  pertenecen  a  grupos  marginales  y/o  étnicos  raciales.  

Para   la   realización   de   dicho   objetivo,   se   propone   como   principal   metodología  el  relato  de  vida,  
apoyado   por   herramientas   como   la   entrevista   estructurada,   el   grupo   focal   y   la   etnografía.   Si  
bien  las  trayectorias  de  vida  nos  relatan  la  integración  micro  –  macro  estructural  al  contener  
no   solo   los   acuerdos   sociales   sino   también   la   experiencia   reflexiva   del   sujeto,   esta   información  
se  compara  y  contrasta  con  contenidos  culturales  como  la  música,  la  televisión  y  se  apoya  a  su  
vez   en   espacios   como   lugares   de   socialización,   el   hogar,   el   mercado,   la   playa,   los   bares   o  
discotecas  o  los  parques,  las  esquinas  y  las  plazas.    

La   trayectoria   de   vida   apoyada   en   la   etnografía,   focaliza   el   análisis   en   tres   dimensiones:   el  


lenguaje,   por   relatar   los   acuerdos   sobre   cómo   se   nombra   el   mundo,   de   allí   la   necesidad   de  
recuperar  términos  y  conceptos  del  saber  popular  como  “los  hombres  tigre”  que  veremos  más  
adelante;  el  cuerpo  por  ser  el  contenedor  de  esos  saberes  en  tanto  territorio  de  significados  
sociales;  y  finalmente  el  lugar,  es  decir  los  espacios  sociales  geográficos  que  funcionan  como  
un  nodo  de  intercambio  de  símbolos,  conocimientos  y  como  escenario  de  la  acción  social,  un  
ejemplo  de  ello  es  la  discoteca  en  el  caso  de  Barahona  y  el  colegio  en  el  caso  de  Azua.        

Veremos  que  el  análisis  se  dirige  hacia  los  siguientes  escenarios  de  contexto:      

4  
 
significados    

Narraivas  de  los   Contenidos  


agentes   presentes  en  la  
insitucionales   cultura  

La  experiencia  del  
embarazo  
adolescente  

Factores  socio  -­‐  


demográficos:   Prácicas  de  
género,  clase,   resistencia  o  
escolaridad  ,   innovadoras    
edad.  

senidos    

Los   dos   contextos     analizados   en   este   estudio,   fueron   elegidos   a   partir   de   primero,   la  
relevancia   debido   a   sus   altas   tasas   de   embarazo   adolescente   con   respecto   a     todo   el   país   y  
segundo,     por   la   conveniencia   metodológica,   debido   a     que   las   comunidades   hacen   parte   de   la  
cobertura   de   los   programas   de   Plan   Internacional   República   Dominicana.   Según   la   Encuesta  
Nacional  Endesa,  Azua  continua  teniendo  el  primer  lugar  en  embarazo  adolescente  entre  todas  
las  provincias  del  país:    

5  
 
Una  mirada  del  embarazo  adolescente  desde  la  Experiencia  
 

La   investigación   se   sitúa   en   tres   debates   teóricos,   primero,   la   experiencia   como   núcleo   del  
análisis   a   partir   de   la   fenomenología   enfocada   a   la   salud   (Schutz   1974,   Berger   &   Luckmann  
1968,   De   Certau,     1986).   Dos,   el   registro   sobre   lo   cotidiano   que   involucra   el   análisis   a   partir   de  
la   relación   entre   cuerpo,   espacio,   lenguaje,   emociones   y   tiempo   (Ries   2002,   Elster   2003,  
Castillejo   2008)   Tercero,   los   estudios   críticos   sobre   la   salud   sexual   y   reproductiva   que  
involucran  categorías  como  el  género,  la  clase,  la  etnia  y  el  papel  de  los  medios  y  contenidos  
comunicativos   (Chirix   2003,   Das,   2008,   Tuhiwai,   2001,   Pacheco   &   Nieto   (2006;   2011),  
Pantelides  2004,  Marina,  2005).  Además  de  estos  debates,  se  involucra  el  concepto  de  estigma  
planteado  por  la  escuela  del  interaccionismo  simbólico  de  Erwing  Goffmann.      

El  primer  debate  sitúa  la  experiencia  como  un  producto  de  los  aprendizajes  del  mundo  social,  
con  la  reflexividad  subjetiva  construida  de  manera  biográfica.  La  experiencia  es  el  resultado  del  
conocimiento   y   la   interacción   de   un   sujeto   con   una   realidad   determinada,     en   diferentes  
momentos   de   su   ciclo   vital.   Al   mismo   tiempo   la   experiencia   puede   analizarse   a   partir   de   los  
acervos  sociales  de  conocimiento,  es  decir  del  mundo  del  sentido  común  de  un  grupo  social.    

Para  Alfred  Schutz  el  mundo  del  sentido  común,  es  decir  de  lo  conocido,  está  formado  por  la  
reciprocidad  de  perspectivas,  es  decir,  en  compartir  colectivamente  significados  alrededor  de  
todos   los   componentes   de   la   realidad   social   que   rodea   a   un   sujeto.   Un   ejemplo   de   esta  
reciprocidad   son   los   acuerdos   del   lenguaje,   en   esta   investigación   encontraremos   alusiones   a  
“el  tigre”  o  “la  caliente”  elementos  del  lenguaje  coloquial  dominicano  que  nombran  “mujeres  
jóvenes”   o   “   dinero”   este   significado   sin   embargo   es   recíproco   para   todas   las   personas   que  
habitan  este  territorio,  no  hace  falta  una  explicación  entre  locales.      

Shutz,   además   advierte   que   el   sentido   común   está   construido   por   el   origen   social   del  
conocimiento,   es   decir,   que   “tigre”   y   “la   mujer   caliente”   son   saberes   que   están   anclados   a  
tiempos  históricos  distintos  y  casi  siempre  antecesores  de  los  sujetos,  así  cuando  los  sujetos  de  
esta  investigación  nacieron,  ya  sus  padres  diferenciaban  a  los  hombres  tigres  y  las  mujeres  por  
lo   general   calientes   no   servían   sino   de   para   pasar   el   rato.     El   origen   social   del   conocimiento  
tendrá   muchos   factores   de   influencia,   pero   condensan   la   cultura   de   generaciones   de   un   grupo  
social,  que  han  repetido  rutinariamente:  términos,    historias,  prácticas  y  representaciones  para  
comprender  y  actuar  eficazmente  en  la  realidad  cotidiana  y  sus  instituciones.      

Finalmente   el   otro   elemento   analizado   por   el   autor   para   el   análisis   de   la   experiencia   a   partir  
del   sentido   común   es   que   este   conocimiento   se   encuentra   socialmente   distribuido,   es   decir   tal  
como  refiere  Castro(2010)  “  hay  cosas  de  sentido  común  para  las  parteras  empíricas  o  para  los  
responsables  de  las  políticas  de  salud,  pero  no  para  el  resto  de  los  individuos”  esto  quiere  decir  
que   los   conocimientos   están   mediados   por   el   lugar   social   que   ocupan   los   sujetos   en   una  
comunidad  y  que  están  filtrados  por  variables  como  la  ocupación,  la  edad,  el  género  o  la  clase.    
Pese   a   esta   distribución   siempre   habrá   un   consenso   mínimo,   el   tejido   complejo   de   significados  
imbricados  en  historias,  creencias,  patrones  y  demás  complejidades  de  la  cultura.    

En   este   sentido   lo   cotidiano   emerge   como   el   hábitat   del   sentido   común.   Escenarios   como   el  
mercado,  el  molino  o  la  escuela  a  la  hora  del  descanso,  serán  lugares  de  práctica  de  los  saberes  

6  
 
de  la  experiencia.  Lo  cotidiano  nos  acerca  a  la  comprensión  de  trazos  biográficos  de  la  realidad  
social,   allí   se   encuentra   la   tensión   entre   lo   socialmente   aprendido   y   lo   biográficamente  
reflexionado.     Lo   cotidiano   será   lenguaje:   formas   de   nombrar   el   mundo;   cuerpo:   formas   de   ser  
en   la   materialidad   biológica   y   en   el   significado   subjetivo   de   la   propia   vida;   emociones:   la  
manera  como  se  imprime  la  experiencia  con  una  marca  personal  e  instransferible.    

Para   ahondar   en   estas   últimas   se   parte   de   la   pregunta   ¿Son   las   emociones   mediadas   por   los  
contextos  históricos  y  se  construyen  socialmente?  Elster  (2002)  ,  convoca  a  analizar  de  manera  
profunda   la   relación   existente   entre   cierto   tipo   de   emociones   que   históricamente   han   sido  
motor  del  moldeamiento  y  el  control  social.    “Algunas  emociones  son  esencialmente  sociales”  2  
y   a   su   vez   son   contingentemente   sociales.     Su   estudio   partirá   de   analizar   la   vergüenza,   la  
envidia,  la  búsqueda  y  defensa  del  honor    para  ilustrar  los  procesos  sociales  de  dicha  relación.    

Uno   de   los  aportes   relevantes  de  Elster  es  la   de   ubicar   la  construcción   social  de   las  emociones  
en  contextos  históricos    y  culturas  diferenciadas,  esto  quiere  decir  que  las  culturas  vivencian  y  
construyen  sus  emociones  de  modo  particular,  así  pareciera  existir  un  amplio  espectro  desde  
culturas   con   la   emoción   de   la   culpa   mayormente   internalizada   que   la   de   la   vergüenza   o  
viceversa.    Así,  el  reconocimiento  de  la  emoción  juega  un  papel  relevante  en  tanto  influye  en  el  
rol  de  ésta  en  la  vida  social.      

Elster  propone  algunas  tipificaciones  de  las  emociones  con  respecto  a  su  naturaleza,  en  primer  
lugar,   diferencia   tanto   las   emociones   de   comparación   como   las   emociones   de   interacción,  
entendiendo   la   comparación   y   la   interacción   como   dispositivos   de   mediación   de   las  
emociones.   Parte   de   las   relaciones   diferenciadas   donde   el   reconocimiento   de   bienestar  
subjetivo  varía  según  la  percepción  de  jerarquías  de  estatus.      

Al   mismo   tiempo,   expone   el   carácter   interno   o   externo   de   las   emociones,   en   tanto   se  


construyen   a   través   de   elaboraciones   basadas   en   la   creencia   personal   o   producto   de   la  
respuesta  de  un  grupo  social  ante  actuaciones  mediadas  por  la  emoción.  Las  E.  S  (emociones  
sociales)  se  clasifican  según  la  evaluación  del  objeto  en  que  recaen.  Así  podrían  observarse:  

a. Aquellas  donde  el  destinatario  provoca  la  emoción  

b. Aquellas  dadas  por  un  objeto  de  creencia  hacia  la  acción  o  carácter  del  destinatario.  

c. Negativas  o  positivas    

De  otro  lado  las  emociones  pueden  ser  triádicas,  implican  relaciones  entre  dos  o  más  personas  
y   dependen   de   un   público   que   ejerce   presión,   modifica   o   incide   en   la   experiencia   de   la  
emoción.    

En   el   tercer   debate,     La   sexualidad   es   concebida   como   la   define   Marina:   “(un)   universo  


simbólico  construido  sobre  una  realidad  biológica:  El  sexo.  Se  trata  de  una  complicada  mezcla  
de   estructuras   fisiológicas,   conductas,   experiencias,   sentimentalizaciones,   interpretaciones,  
formas   sociales,   juegos   de   poder.     Para   utilizar   una   metáfora   lingüística:   el   sexo   es   el  

                                                                                                                       
2
 Ver:  Elster.  Jon,  Alquimias  de  la  Mente,  la  Racionalidad  y  las  Emociones,  Paidos.  Barcelona:  2002  P.  
173.  

7  
 
significante  y  la  sexualidad  el  conjunto  de  significados  –afectivos,  prácticos  o  ideológicos-­‐  que  
le  atribuimos.      

En   términos   de   los   factores   sociales   que   influyen   en   el   embarazo   adolescente   “pueden  


concebirse   como   una   serie   de   círculos   concéntricos   o   niveles   de   análisis,   desde   el   más   alejado,  
el  nivel  macrosocial,  al  más  próximo,  la  conducta,  o  el  nivel  de  los  conocimientos,  actitudes  y  
percepciones  individuales.  En  el  nivel  macrosocial  se  pueden  mencionar  las  pautas  culturales,  
la  estructura  socioeconómica  o  estratificación  social,  la  estratificación  por  género  y  por  etnia,  y  
las   políticas   públicas   dirigidas   a   la   salud   reproductiva   adolescente.   El   contexto   social   abarca  
también   factores   importantes   más   “próximos”   al   individuo,   entre   otros,   el   lugar   de   residencia,  
la  estructura  familiar  y  los  grupos  de  sociabilidad  integrados  por  docentes  y  grupos  de  pares,  
así   como   la   existencia   de   servicios   de   prevención   y   atención   en   salud,   especialmente   en  
materia   de   salud   sexual   y   reproductiva,   y   la   disponibilidad   de   recursos   anticonceptivos.   Las  
siguientes   características   de   los   sujetos   determinan   grados   de   “vulnerabilidad”   a   una  
fecundidad  precoz:  su  edad,  su  situación  socioeconómica,  sobre  todo  su  nivel  de  educación,  y  
su   grupo   étnico.   En   último   lugar,   las   percepciones,   actitudes   y   conocimientos   relativos   a   los  
roles   de   género,   al   ejercicio   de   la   sexualidad   y   a   la   prevención   del   embarazo   influyen   en   la  
adopción   de   conductas   reproductivas   conducentes   o   no   a   una   fecundidad   temprana”.  
(Pantelides,  2004,  p.  14)  

Finalmente   el   enfoque   de   Erwing   Goffmann   (1998)   sobre   el   estigma   nos   habla   de   cómo   si   bien  
en   la   vida   social   nos   movemos   a   través   de   estereotipos   (conservados   en   el   sentido   común   o  
acervos  sociales  de  conocimiento  de  los  grupos  sociales)  y  estos  facilitan  las  interacciones,  en  
algunos  casos  los  estereotipos  son  construidos  a  partir  de  etiquetas  negativas,  estas  etiquetas  
que  asignan  cualidades  desaprobadas  socialmente  a  nivel  cotidiano  hacen  que  un  proceso  de  
estereotipación   se   traduzca   en   un   proceso   de   estigmatización,   es   decir   una   marca   que  
provocará   segregación   y   en   sus   casos   más   agudos   auto   –   aislamiento.     Así   pues   la   manera  
como  un  simple  estereotipo  como  “madre”  se  vuelve  estigma,    obedece  a  procesos  históricos  y  
sociales  que  le  asignan  a  este,    cualidades  negativas  por  el  mismo  movimiento  de  las  creencias  
o  prácticas  del  lugar.  De  este  modo  una  madre,  no  será  lo  mismo  que  una  madre  adolescente  
en  algunos  contextos  sociales.    

8  
 
Azua:  Sobre  viajes,  conucos  y  guandules  

La  región  de  las  Yayas  en    Azua,    centra  su  actividad  productiva  en  la  agricultura  a  partir  de  la  
unidad   del   conuco,   una   pequeña   parcela   de   tierra   familiar   donde   se   cultivan   plátanos,  
guandules   y   habichuelas   de   todo   tipo.     La   cotidianidad   de   Azua   se   desarrolla   al   ritmo   de   las  
rutinas   del   trabajo   en   las   plantaciones   y   los   conucos,   la   actividad   está   mediada   por   roles  
tradicionales:  los  hombres  se  dirigen  a  cortar  y  sembrar,  mientras  que  las  mujeres  preparan  a  
los  hijos  y  cuidan  de  estas  huertas  familiares.  Los  ritmos  de  la  comida  y  la  entrada  al  colegio  
son  quizás  las  pautas  cotidianas  para  encontrarse  y  conversar  sobre  los  eventos  diarios.    

La  calle,  está  habitada  por  las  mujeres  y  sus  hijos  e  hijas,  con  un  bono  demográfico  evidente,  
Azua   es   un   espacio   eminentemente   joven.   El   embarazo   de   las   mujeres   adolescentes   y   la  
crianza   de   sus   pequeños   es   parte   del   paisaje   público   de   la   zona.   El   ícono   de   la   madre   joven,  
será   un   primer   punto   de   partida   para   observar   que   son   pocas   las   madres   primerizas   que   ya  
cuentan  con  una  edad  mayor  a  los  25  años,  al  contrario,  las  mujeres  maduras  tienen  de  tres  a  
cinco   hijos   o   han   adoptado   a   los   hijos   de   sus   parejas.     El   embarazo   y   la   maternidad,   pueden  
percibirse   como   ritmos   coherentes   con   la   cotidianidad   de   la   vereda   marcada   por   los  
encuentros  familiares  y  las  comidas.    

Sin   embargo   en   Azua   el   ritmo   tranquilo   de   la   vida   agrícola   es   fracturado   por   la   migración   de  
sus  habitantes,  que  en  una  primera  etapa  de  migración  durante  la  dictadura  de  Trujillo  en  los  
años   60   migraron   a   la   ciudad   de   Santo   Domingo   y   hacia   los   Estados   Unidos   de   América   y  
posteriormente  una  nueva  migración  hacia  los  años  90  conectada  con  España  y  en  general  la  
región   central   de   la   península   que   tras   el   proceso   de   regulación   atrajo   cientos   de   dominicanos  
a  Madrid,  Toledo  y  Alcalá  de  Henares.    

Las  familias  se  desestructuraron,  otras  centraron  su  trabajo  cotidiano  y  la  proyección  de  la  vida  
hacia  el  viaje.  Pronto  no  sólo  las  mujeres  hablan  de  guandules  en  el  conuco  sino  también  de  los  
requisitos  de  la  reagrupación  familiar,  de  las  edades,  de  las  estrategias  para  poder  quedarse  en  
otra   parte   más   productiva   de   Europa,   casarse,   huir,   estudiar.   Las   mujeres   conversan   sobre  
mitos  del  pueblo  que  cuentan  historias  de  otras  que  dejaron  a  sus  hijos  y  levantaron  en  Madrid  

9  
 
una  nueva  vida,  la  remesa  y  la  reagrupación  ahora  se  mezclan  con  los  saberes  sobre  cuidado  
de  los  hijos,  trabajo  de  los  maridos,  formas  de  sembrar  y  hacer  crecer  la  plantación  del  conuco,  
qué  se  debe  cocinar  y  cómo.  Una  fuerte  red  de  mujeres  conversando  sobre  la  cotidianidad  de  
Azua   y   las   Yayas,   nos   da   el   primer   elemento   distintivo   de   la   región:   un   alto   potencial   en   las  
redes  y  relaciones  femeninas.    

En   contraste   el   mundo   femenino   reflexivo   se   desarrolla   entre   las   decisiones   de   los   varones.   En  
Azua  una  niña  de  la  casa  sabe  cuidar  a  su  marido,  debe  mantener  una  imagen  positiva  en  los  
círculos   públicos   como   la   iglesia,   el   colegio,   el   colmado.   En   el   contexto   privado   del   hogar   las  
mujeres  deben  ser  buenas  amantes,  complacer,  ser  mujeres  calientes  dispuestas  a  los  ánimos  
del   marido.     Entre   viajes   y   conucos,   la   inequidad   de   género   será   un   marcador   en   la   región  
teniendo   como   epicentro   la   división   del   trabajo   que   deriva   en   un   hombre   proveedor   y   una  
mujer   cuidadora.   Esto   se   tensiona   con   unas   mujeres   que   cuestionan   estas   estructuras   de  
poder,   al   parecer   sólo   la   promesa   del   estudio,   de   la   educación   universitaria,   podría   generar   un  
verdadero   proceso   de   emancipación,   pero   aunque   las   mujeres   de   las   Yayas   cuentan   con   una  
gran   claridad   en   términos   de   derechos   sexuales   y   reproductivos   es   en   la   práctica   de   estos  
derechos  que  se  ve  una  gran  ruptura.      

En  Azua,  los  principales  elementos  observados  giran  alrededor  de  la  unión  prematura  entre  las  
adolescentes   y   parejas   mayores   o   en   menor   proporción   de   su   misma   edad.     Entre   los  
principales  elementos  observados  se  concluyen:    

    El  embarazo  
como  otro  
evento  
violento  en  la  
cadena  de  
  violencias  

 
Se  fractura  el  
senido  y  se   la  unión  es  una  
  resignifica  con   oportunidad  para   Desplazamient
o  de  los  
la  idealización   ejercer  derechos   afectos    
de  la   y  ser  una  mujer    
maternidad  

 
Prácicas  de  
resistencia  :  
Ser  mujer  es    
  gobernarse    

10  
 
 

 Las  niñas  de  la  casa  y  los  hombres  tigre:  de  cuerpos  sociales,  votos  de  
confianza  y  promesas  
 

¿Hay  alguna  canción  con  


la  que  te  identifiques?  

M:  Sí,  una  bachata  de  Luis  


Miguel,  No  me  acuerdo  el  
nombre,      

 Se  trata  de  una  niña  así  


como  yo    

y  cada  vez  que  la  oigo  me  


acuerdo  de  lo  que  le  pasó  
a  esa  niña  en  aquel  
tiempo.      

Esa  niña  no  obedece  a  sus  


padres,  ella  deseaba  ser  
una  artista,  se  fue  y  lo  
logró,  

y  eso  sueño  yo.  

Madre  de  Ingrid,  47  años,  Azua  

La  historia  de  las  mujeres  en  las  Yayas  parece  repetirse,  como  un  tiempo  que  se  eterniza,  las  
mujeres  tienen  otros  nombres  pero  sus  relatos  no  varían.    Las  narrativas  comienzan  con  una  
experiencia   corporal   y   espacial   dominada   por   los   adultos   bien   sea   desde   los   núcleos   familiares  
o   bien   en   las   instituciones:   sacerdotes,   pastores,   profesores.     Las   mujeres   se   mueven,   sus  
cuerpos   se   disciplinan   en   relación   a   las   necesidades   de   la   comunidad.   La   idea   de   las   buenas  
mujeres   está   centrada   en   un   hito   de   la   religión   judeo   –   cristiana   que   las     representa     como  
cuidadoras,  sacrificadas  y  obedientes,    lo  que  definirá  quién  y  cómo  es  una  buena  mujer  son  
las   prácticas:   su   hacer   en   el   mundo   debe   estar   siempre   controlado   por   el   padre   o   el   agente  
institucional,  así  las  mujeres  se  edifican  como  cuerpo  sociales,  pertenecen  a  la  comunidad,  son  
patrimonio  del  pueblo  en  el  sentido  en  que  juicios  y  decisiones  deben  ser  filtradas  por  figuras  
de  poder.    

La   manera   como   la   idea   de   la   buena   mujer   tiene   un   anclaje   en   el   pasado   es   a   través   de   las  
memorias  y  relatos  sobre  otras  mujeres,    las  buenas  esposas  se  encuentran  ejemplificadas  en  
la  música  y  en  las  conversaciones  del  lugar.    El  tránsito  hacia  la  buena  mujer  se  hace  a  través  
de   la   buena   esposa,   es   decir   de   la   mujer   unida.   Las   uniones   tempranas   tienen   un   carácter  
ambiguo   dentro   de   la   región   de   Azua,   mientras   la   tradición   de   origen   campesino,   tolera   y  
acepta   las   uniones   de   mujeres   adolescentes   con   hombres   mayores,   el   discurso   de   la   clase  
media   urbana   que   es   transmitido   en   escuelas   y   espacios   no   formales   de   participación,  
involucra   discursos   como   la   postergación   de   la   unión   hasta   concluido   el   proyecto   de   la  
educación  universitaria.    

11  
 
En   la   práctica,   la   buena   esposa   por   el   carácter   de   aceptación   social   dentro   de   la   comunidad  
accede   a   libertades   propias   de   la   edad   adulta,   aunque   su   cuerpo   sigue   siendo   un   cuerpo   social  
por  su  calidad  de  mujer,  puede  disponer  de  él  en  dimensiones  de  la  decisión  como  la  libertad  
de  movilidad,  la  asistencia  a  fiestas,  permanecer  en  la  calle    junto  a  su  esposo,  y  disponer  del  
tiempo  libre  en  fines  de  semana.  Estas  libertades  mínimas  son  propias  de  la  búsqueda  del  ciclo  
vital   de   la   adolescencia,   sin   embargo   frente   a   concepciones   de   esta   última   que   la   asocian   al  
descontrol,  la  irracionalidad  y  la  perversidad,  la  respuesta  del  mundo  adulto  es  el  control  y  el  
castigo.   La   tensión   entre   la   búsqueda   de   libertades   mínimas   y   el   carácter   de   su   cuerpo  
controlado  y  vigilado  es  resuelta  a  partir  de  la  unión  temprana.    

Las   decisiones   que   movilizan   esta   unión   están   mediadas   por   el   pragmatismo   por   un   lado,   pero  
por   otro   están   cimentadas   en   la   promesa   del   amor   romántico.   Esta   promesa   vincula   una  
representación  de  un  hombre  proveedor,  mayor,  cuidador,  con  capacidad  económica  para  el  
sostenimiento  de  la  familia,  las  características  de  este  hombre  “el  buen  esposo”  tienen  que  ver  
con  su  capacidad  para  cuidar,  con  patrones  corporales  de  agresividad  y  dominio  pero  al  mismo  
tiempo  de  cortesía,    mantiene  la  familia  dentro  de  la  matriz  simbólica  de  la  mujer  como  cuerpo  
social.    Estos  discursos  circulan  en  la  cultura  en  dispositivos  como  la  música  y  la  novela:    

Andan  murmurando/  que  lo  nuestro  no  es  debido  

y  le  faltan  el  respeto/  sin  derecho..  a  nuestro  amor  

Por  cuestion  social  y  diferencia  en  las  edades,  

estos  tontos  ignorantes  no  me  quieren  ver  contigo..  

No  tienen  razón,  esto  no  es  correcto  y  si  se  arrepienten  

no  merecen  penitencia/  Porque  en  el  amor  

no  hay  economía  ni  una  edad  precisa  pa'  que  dos  se  quieran  

Bachata  de  Romeo  Santos  

Como   todo   proceso   de   identidad,   las   adolescentes   comienzan   una   pugna   por   adquirir   esa  
pertenencia  para  sí  mismas  y  superar  ese  cuerpo  social,  aquí  es  donde  emerge  la  figura  de  la  
unión   con   un   hombre   para   acceder   a   los   derechos   negados,   encontrar   los   afectos   que   no  
satisface  en  algunos  casos  al  interior  del  núcleo  familiar.    

E:  ¿Qué  te  motivó  para  irte  con  él?  

A  pesar  de  tener  poco  tiempo,  lo  quería  mucho  y  todavía  lo  sigo  queriendo,  porque  compartí  muchas  cosas  con  él  y  
lo  conocí  un  poco,  me  inspiró,  y  también  algunos  conflictos.  

E:  ¿Qué  dijeron  tus  padres?  

No   me   lo   dijeron   a   mí,   porque   él   no   era   bienvenido   a   mi   casa,   y   mientras   más   me   decían,   más   me   enamoraba   de   él;  
no  cayó  muy  bien  la  noticia,  pero  después  fue  soltando  y  lo  fueron  aceptando.  Porque  lo   prohibido  da  curiosidad,  
entonces   es   bueno.   Para   mí   tiene   peligro,   pero   es   bueno,   mientras   más   te   dicen,   más   te   inspira   saber   por   qué.   A  
veces  también  lo  hacemos  por  contradicción,  porque  ellos  lo  ven  de  una  forma  que  nosotros  no,  ellos  no  lo  ven  con    
buenos  ojos  y  nosotros  lo  vemos  con  ojos  de  amor,  como  es  lindo,  me  trata  bien,  por  qué  no  hacerlo,  no  tiene  nada  
de  malo.  

Grupo  focal  mujeres-­‐Azua  

12  
 
Así   la   promesa   del   amor   romántico   se   articula   con   la   emoción   del   vértigo   y   el   riesgo   y   la  
posibilidad  de  acceder  a  derechos.  En  este  sentido  las  buenas  niñas  son  controladas  del  ataque  
de   los   “tigres”   hombres   que   buscan   aprovecharse,   es   decir   tener   relaciones   sexuales   y   no  
asegurar   la   unión.   En   este   punto   la   sexualidad   en   específico   las   relaciones   sexuales   son  
únicamente   permitidas   bajo   esta   figura,   violentar   este   acuerdo   introduce   a   las   mujeres  
adolescentes  dentro  de  la  categoría  de  mujeres  calientes,  víctimas  de  los  tigres  pero  al  mismo  
tiempo  con  la  responsabilidad  de  haber  quebrantado  el  cuerpo  social,  aquí  emociones  como  el  
honor  masculino  representado  en  la  virginidad  de  la  hija  o  la  hermana  queda  mancillado  a  la  
mujer  que  en  desacuerdo  cede  a  las  voluntades  de  los  malos  hombres:    

¿En  esa  época  tu  mamá  te  hablaba  de  sexualidad,  consejos  que  te  diera  con  los  muchachos?  

Sí,   lo   que   me   decía   me   lo   decía   vulgar;   me   decía   “No   tengas   confianza   a   los   varones,   porque   si   tienes  
confianza  te  va  a  agarrar  la  teta,  y  luego  la  vulva,  y  después  vas  a  ceder  y  salir  preñada,  y  yo  no  tenía  
confianza  a  nadie.”  

¿A  tus  hermanos  varones  les  decía  lo  mismo?  

Con  mi  hermano  ella  no  decía  nada,  porque  él  que  se  crió  con  mi  abuela  materna.  

Madre  de  Yamilet,  40  años,  Azua  

La   socialización   acerca   de   la   sexualidad   se   produce   a   través   de   la   idea   de   las   buenas   mujeres   y  


la   necesidad   de   una   permanente   salvaguarda   del   cuerpo.   Los   efectos   de   esta   socialización  
basada   en   una   emocionalidad   del   miedo,   la   desconfianza   y   la   defensa,   produce   en  el  mundo  
femenino  adolescente  una  continua  desesperanza  con  respecto  al  mundo  masculino:    

Muchas  veces  lo  cogen  a  uno  de  burla,  de  relajo,  cuando  tú  les  dices,  eso  ellos  lo  comienzan  a  hablar  con  los  amigos  
y  dicen  cosas  que  tú  no  haces  con  ellos,  por  eso  los  hombres  son  así.  Aún  más  cuando  son  jóvenes,  pasa  más.  Cuando  
ya  tienen  la  experiencia  o  cuando  están  casados,  muy  mayores,  es  diferente,  pero  los  jóvenes  andan  con  ese  relajo  y  
cuando  termina  con  la  novia,  ya  se  consiguen  otra  y  lo  mismo  con  ellas,  porque  uno  lo  hace  también.  Porque  cuando  
yo   tenía   como   14,   empecé   a   tener   novios,   yo   sí   me   daba   cuenta   que   me   pegaba   los   cachos:   yo   también.   Ahora,  
después   de   casada,   de   conocer,   eso   es   malo,   uno   se   acopla   y   conoce,   y   no   puede   ser,   y   más   cuando   uno   se   casa,  
porque   eso   la   desacredita   y   ellos   le   ponen   nombres   raros   a   uno;   basura,   perra,     cosas   así,   zorra.   Grupo   focal  
mujeres-­‐Azua  

La  promesa  del  amor  romántico  por  lo  general  se  acompaña  del  triángulo  de  la  infidelidad.    El  
elemento   de   un   tercero   en   la   relación   es   la   trama   de   diferentes   tensiones   en   la   familia.   El  
hombre   “gallo”   o   “tigre”,   como   algunas   madres   referencian,   consiste   en   la   práctica   de   tener  
varias   mujeres   y   complacerlas   sexualmente,   esto   genera     una   emoción   de   seguridad   en   el  
hacer  masculino  que  no  permite  dudas  sino  que  afirma  su  masculinidad  viril  y  capaz:    

Entrevistadora:  ¿Tú  le  hablas  de  sexo  a  tu  papá?  

Claro   y   él   me   habla   pila   a   mí   de   sexo,   él   me   dice   “¿cómo   es   que   usted   le   hace   usted   a   una   mujer?   ¿Usted   se   la   baja?  
Mire,  yo  soy  duro  con  las  mujeres”  y  yo  le  digo  “¿y  cuántas  mujeres  usted  ha  tenido?”  “bueno,  si  empezamos  ahora,  
no  terminamos”  me  dice  él;  entonces  yo  le  digo  que  mencione  unas  y  cuando  empieza  a  mencionar,  me  menciona  
una  pila  de  mujeres  que  ha  tenido  y  entonces  me  dice  “yo  a  las  mujeres  las  pongo  a  temblar  nada  más  con  llegarles”  
me  dice  él,  “así  es  que  usted  tiene  que  ser,  hay  que  hacerles  así  y  tráigame  a  cinco  o  seis  mujeres  para  acá”  porque  
esa   es   la   confianza   que   él   nos   daba   a   nosotros,   es   con   toditos   nosotros,   con   toditos   los   hermanos,   hasta   con   las  
hembras.  Con  las  hembras  él  habla  con  confianza,  pero  no  les  dice  lo  mismo  porque  es  mujer  entonces  él  habla  como  
mujer  que  es  con  ella,  y  con  confianza,  porque  muchas  veces  él  me  manda  a  fiesta  y  si  yo  no  tengo  dinero  yo  le  meto  

13  
 
la  mano  así,  y  le  saco  todo  y  lo  mando  a  acostar  a  él,  porque  él  se  acuesta  tempranito.  Lo  mando  a  acostar  y  me  
llevo  todo  el  dinero,  aunque  no  lo  gaste  todo  porque  muchas  veces  el  por  ejemplo  tiene  5.000  pesos  y  él  tiene  un  
compromiso  con  ellos  y  muchas  veces  teniendo  compromisos,  me  los  da  para  que  yo  salga  con  ellos  pero  yo  no  lo  
puedo  gastar,  yo  saco  el  dinero  por  si  acaso,  él  me  dice  “eso  es  por  si  acaso”  pero  tú  sabes  el  compromiso  que  hay  y  
yo  no  me  gasto  el  dinero,  yo  saco  el  dinero  por  si  acaso  se  me  aparece  alguna  chica  o  algo.   Grupo  focal  hombres-­‐
Azua  

-­‐ Lo   que   dicen   es   que   está   bueno,   que   es   el   mejor,   porque   tiene   varias   novias   y   mujeres,   porque   él   está  
buenísimo.  
-­‐ Lo  hacen  sentir  el  verdadero,  el  macho  de  aquí.  
-­‐ Porque  en  vez  de  dañarlo,  eso  le  da  más  valor  al  hombre,  y  lo  hacen  sentir  mejor,  porque  ellos  lo  ven  como  
una   victoria   más   y   lo   ponen   muy   por   encima,   y   a   la   mujer   la   degradan   totalmente,   entre   nosotras   si  
decimos  que  es  una  "basura",  que  "no  sirve",  pero  entre  los  hombres  es  un  Grammy.  Grupo  focal  mujeres-­‐
Azua  

Este  comportamiento  puede  establecerse  como  uno  de  los  factores  emocionales  y  culturales  
de   mayor   influencia   en   Azua.   En   el   mundo   masculino,   la   práctica   del   hombre   con   varias  
mujeres  se  cruza  además  con  la  toma  de  decisiones  sobre  métodos  anticonceptivos.  Las  niñas  
de  la  casa,  deben  someterse  al  voto  de  confianza  y  promover  el  uso  del  condón  en  la  relación  
de  infidelidad  del  compañero:    

Entrevistadora:  ¿Cómo  diferencian  ustedes  la  chica  con  la  que  no  se  usa  condón  de  la  chica  con  la  que  sí  hay  que  
usar  condón?    

-­‐ A  veces,  porque  no  la  quiere  o  a  veces  la  quiere,  pero  la  niña  no  tiene  una  buena  reputación.  
-­‐  Eso  se  ve  a  simple  vista,  porque  una  chica  que  todo  el  tiempo  se  va  con  este,  viene  con  aquel…  
-­‐ Ahí  se  enferma  cualquiera.  

E:  ¿Y  si  una  chica  de  esas  serias  les  dice  “yo  no  quiero  ser  mamá”,  te  pones  el  condón?  

                 -­‐Yo  tampoco  quiero  ser  papá,  pero  tómate  la  pastilla.  

E:  ¿Y  si  ella  dice  “vale,  está  bien,  yo  me  tomo  la  pastilla  pero  yo  no  quiero  tener  una  ITS”?  

               -­‐  Ya  eso  se  trataría  de  confianza,  porque  si  tú  tienes  desconfianza  de  mí,  pues  no  lo  hagamos.  

               -­‐Exacto.  Grupo  focal  hombres-­‐Azua  

Entrevistadora:   ¿Volvamos   a   la   historia   de   los   infieles,   si   los   hombres   son   infieles   cómo   hacemos   para   tenerles  
confianza  a  la  hora  de  una  relación  sexual?  
 
-­‐ Bueno,  normalmente  yo  soy  la  persona  que  hablo  con  la  realidad,  entonces  yo  siempre  le  digo  a  mi  esposo,  
cuando  va  a  salir,  que  recuerde  llevar  el  condón,  si  no  pierde.  
 
-­‐ Yo  en  cambio  se  lo  digo  y  yo  misma  se  lo  pongo  en  la  cartera.  Grupo  focal  mujeres-­‐Azua  
 

Como  se  observa  en  el  relato  del  grupo  focal  de  mujeres,  la  práctica  masculina  de  las  parejas  
múltiples  se  negocia  con  el  uso  del  condón  con  aquellas  que  no  pertenecen  al  patrón  niña  de  la  
casa,   sin   embargo,   aunque   esto   podría   favorecer   la   prevención   de   las   Infecciones   de  
Transmisión  Sexual,  no  pasa  lo  mismo  con  la  anticoncepción,  aquí  las  niñas  de  la  casa  deben  
esperar   las   formas   como   el   hombre   decida   que   se   debe   anti   concebir,  aun   cuando   ellas   tienen  
el  conocimiento:  
 
 
 

14  
 
-­‐ Uno   lo   que   tiene   que   hacer   es   decirle   antes   que   se   planifique,   porque   uno   le   da   la   pastilla   y   si   ella   le   dice   a  
uno  que  sí  se  planificó,  pues  ya  uno  está  seguro.  
-­‐ Muchas   veces   el   hombre   en   el   sexo   usa   estrategias   para   buscar   la   forma   de   que   la   mujer   nunca   salga  
embarazada  
-­‐ .Eso  sucede  con  las  muchachas  cuando  uno  ya  está  en  la  sensación,  que  es  lo  último.  
-­‐ Exactamente  
-­‐ Eso   es,   por   ejemplo   cuando   ya   esté   en   la   relación,   asegurarse   de   que   todos   los   espermatozoides   no   caigan  
allá  adentro.  
-­‐ Eso  es  una  estrategia.  

E:  ¿Pero  esa  estrategia,  sí  será  exitosa?  

-­‐ Bueno,   no   son   exitosas,   pero   para   tener   la   seguridad   de   que   no   haya   problema   de   que   vaya   a   salir  
embarazada  uno  lo  hace  
-­‐ Muchas   veces   sucede   el   caso   de   que   cuando   uno   está…   porque   eso   es   con   la   mente,   entonces   cuando   uno  
está   por   llegar   a   la   cima,   entonces   uno   como   que   se   desprograma,   al   desprogramarse   no   se   sabe   cómo  
empezar   de   nuevo   y   al   volver   por   ejemplo,   así   dura   hasta   que   la   mujer   se   cansa   y   ya   nunca   eyacula.   .  
Grupo  focal  hombres-­‐Azua  

El  patrón  de  niñas  de  la  casa  tal  como  el  del  hombre  gallo  viene  atado  a  los  valores  patriarcales  
en  la  región,  se  encuentra  anclado  en  la  concepción  de  la  buena  mujer  que  se  ocupa  de  valores  
comunitarios  como  el  afecto,  la  belleza  y  la  delicadeza,  esta  mujer  –  asexuada  hasta  que  logre  
la  unión,  tiene  como  eje  de  lo  femenino  la  obediencia  y  el  acato  a  las  normas  sociales:    

Entrevistadora:  ¿Tú  tienes  condones  en  tu  carterita?  

-­‐ No.  Si  me  le  los  dan  yo  los  llevo.  

¿Qué  te  dirían  tus  papas?  

Pues  eso  es  privado.  

¿Tú  llevarías  en  la  cartera  condones?  

-­‐ No  los  llevaría,  porque  yo  le  tengo  mucha  confianza  a  mi  mamá  y  dejo  que  ella  vea,  y  no  le  tengo  nada  
escondiendo,  pero  si  los  llevara  y  estuviera  en  mi  casa,  y  dejara  la  bolsa  y  ella  buscara  algo,  y  los  
encontrara,  se  sentiría  mal  porque  pensaría  que  yo  estoy  haciendo  cosas  indebidas.  

¿El  sexo  es  indebido?  

-­‐ En  mí  sí,  porque  todavía  soy  muy  joven  para  tener  sexo.  

Entrevistadora:  ¿Qué  es  lo  mejor  de  ser  mujer?  

-­‐ Poder  hacer  varias  cosas  a  la  vez,  somos  muy  didácticas;  madre,  esposa,  empleada,  jefe...  Somos  bellas,  
sutiles,  siempre  hay  cosas  buenas,  algo  por  descubrir,  experimentar  cosas  nuevas,  experiencias:  tenemos  el  
espíritu  vivo,  hay  que  hablar,  que  compartir,  vemos  las  cosas  de  ámbitos  diferentes.  
-­‐ Se  siente  con  talento,  orgullosa,  que  gobierna  una  casa,  que  no  vive  por  sus  padres.  
-­‐ Nunca  pensamos  con  la  vagina  y  hay  más  lugares  para  mujeres  que  para  hombres,  hay  muchas  formar  de  
hacer  la  vida  de  una  mujer  hermosa,  porque  la  mujer  disfruta  los  fines  de  semana,  es  maravilloso.  
Hacemos  muchas  cosas,  los  hombres  solo  piensan  con  el  miembro  y  duermen,  ya,  podemos  lavar,  cocinar,  
limpiar  y  ver  televisión.  
-­‐ Vemos  el  lado  bueno  de  la  vida  y  casi  nunca  quedamos  mal,  somos  muy  responsables.  

15  
 
La  figura  de  las  niñas  de  la  casa  tiene  que  ver  entonces  con  las  concepciones  sobre  las  mujeres  
y   sus   cuerpos,   estos   cuerpos   que   incluso   representan   la   nación   y   el   honor   masculino,   son  
además   controlados   por   otra   figura,   la   de   los   hombres   gallo   o   tigre,   es   decir   la   masculinidad  
posesiva,  que  practica  múltiples  parejas  y  que  tiene  capacidad  proveedora.    Estas  relaciones  se  
toleran   y   se   negocian   a   partir   de   una   promesa:   el   amor   romántico   y   como   veremos   más  
adelante   el   establecimiento   de   la   familia   nuclear   como   ícono   de   la   felicidad.   Esta   dinámica  
aterriza  en,    o  bien  la  emergencia  de  embarazos  no  deseados,    en  tanto  la  planificación  no  se  
practica   por   razones   de   masculinidad   tradicional,   o   por   el   deseo   de   formar   una   familia   para  
obtener  derechos  mínimos.    

A  las  uniones  tempranas  las  sigue  la  aparición  de  embarazos  adolescentes.  Sin  embargo  este  
elemento  no  es  nuevo  en  la  cultura  de  Azua,  madres  adolescentes  que  a  su  vez  reprodujeron  
los   mismos   patrones   que   sus   hijas   hoy   siguen,     y   quienes   después   del   embarazo   centran   la  
responsabilidad  del  evento  en  ellas  mismas,  fueron  en  su  opinión  niñas  desobedientes,  que  no  
siguieron   los   consejos,   que   olvidaron   el   valor   de   ser   la   niña   de   la   casa   para   volverse   señoras  
cuando  no  era  el  momento,  porque  la  promesa  de  adquirir  derechos  que  les  representaba  la  
unión  les  generó  precisamente  lo  contrario:  cuidar  una  casa,  limpiar,  fue  de  nuevo  una  manera  
de  no  pertenecerse  y  con  esto,    perder  el  gobierno  de  sí  mismas.    

16  
 
Ser  mujer  es  pertenecerse:  autogobiernos,  luchas  y  fracturas  
 

¿Qué  es  lo  mejor  de  


ser  mujer?  

Cuando  uno  ya  está  


preparada  para  
serlo,    

Para  ser  una  mujer  


completa,  se  
necesita  una  
profesión,  

 Porque  yo  me  


pertenezco  

Madre  de  Luchy  -­‐  


Azua  

 
Como   un   diferencial   de   la   República   Dominicana,     las   mujeres   en   Azua,   contienen   en   sus  
discursos,   ideas   emancipadoras   del   género.   Las   adolescentes   describen   en   sus   narrativas,   un  
claro  panorama  sobre  la  inequidad  entre  hombres  y  mujeres,  el  análisis  que  desarrollan  en  sus  
planteamientos   evidencia   una   alta   capacidad   reflexiva   sobre   la   diferencia   y   la   condición  
femenina.   Un   contexto   machista,   un   tránsito   de   la   niña   de   la   casa   a   la   mujer   adolescente  
autónoma  y  digna,  un  malestar  frente  a  la  vulneración  de  sus  derechos,  una  conciencia  de  la  
situación  de  desventaja  de  las  mujeres  pero  al  mismo  tiempo  una  realidad  que  constriñe,  que  
golpea  y  que  castiga  estos  planteamientos  innovadores.    

Entre  los  elementos  disruptores,    los  discursos  de  las  adolescentes  ponen  de  manifiesto,  un  
cuerpo  que  pasa  de  ser  social  a  personal:    

-­‐ Nosotros  escribimos  nuestra  propia  historia,  porque  las  decisiones  que  tomamos,  y  ser  dueños  de  nuestra  
propia  vida,  porque  si  tú  quieres  ser  feliz  lo  eres,  porque  nadie  te  obliga  si  tú  no  quieres,  los  finales  felices  
existen  para  todos,  solo  que  debemos  tomar  el  camino  para  llegar.  debe  Grupo  focal  mujeres-­‐Azua  

En  las  narrativas  pueden  observarse  elementos  de  autonomía  sobre  todo  en  lo  que  tiene  que  
ver  con  una  desmitificación  de  los  valores  tradicionales  utilizados  como  promesas  para  la  
felicidad  y  el  bienestar:  matrimonio  y  una  actitud  complaciente  de  las  mujeres  se  transforma  
hacia  otras  formas  de  unión  y  relacionamiento  por  un  lado,  y  relaciones  sexuales  desde  el  goce  
y  la  negociación  por  el  otro.    

17  
 
Entrevistadora:  ¿Qué  piensan  ustedes  de  la  unión  con  la  pareja,  de  irse  a  vivir  juntos?  

-­‐  No  estoy  de  acuerdo,  por  un  lado  sí,  porque  no  tenemos  compromiso  de  papeles  y  eso  si  se  
divorcian  y  el  negativo.  Por  la  Iglesia  está  más  cerca  de  dios  y  es  mejor  pero  prefiero  ser  libre  
porque  cuando  a  mí  me  peguen  un  cuerno  yo  no  voy  a  aguantar  dos.  

-­‐  Para  mí  uno  libre  mejor,  porque  un  viejo  con  cuarto  se  casa  y  se  muere  y  ya,  pero  un  hombre  
joven  y  los  de  ahora  no  se  puede  casar  uno,  porque  si  te  casas  por  la  Iglesia  vas  a  sufrir,  porque  
la   mayoría   de   las   parejas   que   están   casadas   por   la   Iglesia   las   veo   y   a   mí   me   da   hasta   pena  
porque  están  peores.  

Si   bien   la   unión   como   veremos   más   adelante   es   uno   de   los   factores   más   relevantes   en   la  
emergencia  del  embarazo  adolescente,  estas  mujeres,  todas  ellas  sin  hijos,  confirman  que  un  
factor   protector   es   la   asunción   de   la   libertad   como   un   escenario   positivo   de   toma   de  
decisiones,   donde   su   sí   mismo   se   antepone   a   los   acuerdos   de   la   mujer   como   cuerpo   social.  
Estas  afirmaciones  como  “prefiero  ser  libre”    o  “para  mi  uno  libre  mejor”  comienzan  a  marcar  
matices  sobre  otras  imaginaciones  distintas  a  las  esperadas  por  la  cultura,  sin  embargo,  como  
se   anotará   posteriormente   otros   constreñimientos   sociales   como   la   pobreza   marcarán   una  
fractura  en  estas  importantes  reflexiones  de  sujetos  de  derechos.    

De   otro   lado,     este   ejercicio   de   derechos   en   el   ámbito   cotidiano   puede   verse     representado   en  
cómo  las  mujeres  adolescentes  asumen  su  cuerpo  en  las  relaciones  sexuales,  ya  no  como  un  
lugar  de  pugnas  y  confusiones  sino  como  un  escenario  de  goce  y  negociaciones,  vinculan  aquí  
el  establecimiento  de  los  límites  para  el  otro  y  así  también  de  la  dignidad  femenina  “si  digo  no,  
es    que  no”:  

Entrevistadora:  ¿Las  parejas  hablan  sobre  sexo?  

-­‐  Sí,  siempre.  

-­‐   Normalmente   nos   referimos   a   lo   que   podemos   hacer   a   lo   que   nos   gusta,   que   yo   veo   mal,   como   siento   que   no  
siento...  En  fin,  tratamos  siempre  de  que  todo  lo  que  suceda  en  lo  que  es  nuestro  ámbito  sexual,  compartamos,  para  
mejorar  cada  día  más  y  entrar  en  confianza.  

E:  ¿Qué  pasa  cuando  hay  algo  que  le  gusta  a  él  y  no  ti?  

-­‐   Bueno,   a   veces   hay   discusiones,   porque   hay   cosas   que   a   veces   me   parecen   repugnantes   y   para   él   no,   entonces  hay  
veces   que   él   dice   "no,   porque   hay   mujeres   que   lo   hacen"   y   yo   digo   "yo   no   soy   cualquier   mujer",   porque   tengo   la  
libertad  de  decidir  lo  que  quiero  y  lo  que  no,  lo  que  me  gusta  y  lo  que  no.  

-­‐  La  mayoría  de  veces  hablamos  de  sexo  para  cambiar  cosas  y  hacer  cosas  nuevas,  porque  si  hay  comunicación  es  
bueno,  porque  si  nos  gusta  no  hay  discusión,  pero  ninguno  obliga  a  nadie,  si  digo  no,  es  que  no.    

-­‐  (…)  porque  lo  que  a  él  le  gusta  a  mí  no  y  lo  que  a  mí  me  gusta  a  él  no,  entonces  nos  ponemos  de  acuerdo  para  
satisfacernos.  Grupo  focal  mujeres-­‐Azua  

Al  mismo  tiempo,  relaciones  sexuales  protegidas  son  para  las  adolescentes  un  factor  de  alta  relevancia  en  lo  que  
ellas  denominan  “gobernarse”:  

E:  ¿Tú  qué  harías?  

-­‐  Usaría  condón.  

18  
 
E:  ¿Cómo  se  lo  dirías  a  él?  

-­‐  Le  digo  que  ese  día  no  voy  a  tener  relaciones  con  él,  porque  yo  no  sé  lo  que  él  hace  ni  nada.  

E:  ¿Él  qué  te  diría?  

-­‐  Tal  vez  me  diría  que  no,  que  él  no  ha  estado  con  nadie,  pero  yo  no  lo  creería,  porque  como  son  ellos  ahora.  

E:  ¿No  habría  un  hombre  que  te  dijera,  como  con  segundo  sentido,  "¿porqué  tienes  un  condón?"?  

-­‐   Eso   no   debería   de   ser   sorpresa,   porque   ya   estamos   en   el   siglo   XXI,   porque   si   una   mujer   no   ha   tenido   relaciones  
sexuales,  lo  más  prudente  es  que  ande  preparada,  es  igual  que  uno  llevar  siempre  un  maquillaje  para  donde  quiera  
que  va  a  llevar  eso;  porque  nadie  sabe  en  el  momento  que  pueda  pasar  algo  y  por  el  hecho  de  tener  un  preservativo,  
no  quedó  embarazada,  porque  fue  inteligente  y  le  dijo  a  los  hombres  "vamos  a  gozar  los  dos,  mira  aquí  el  condón",  y  
ahora  los  condones  están  de  lujo.  Grupo  focal  mujeres-­‐Azua  

Es   a   través   de   la   discusión   sobre   el   uso   de   preservativos   que   las   adolescentes   comienzan   a  


resignificar  el  papel  de  “las  niñas  de  la  casa”  la  auto  -­‐  representación  de  ellas  como  mujeres  del  
siglo   XXI   y   la   valoración   del   condón   como   que   están   de   lujo,   es   altamente   positivo   para   la  
protección.     Esto   se   conecta   con   la   valoración   de   autocuidado   frente   a   la   infidelidad   de   los  
hombres  y  pone  en  duda  el  voto  de  confianza  que  ellos  solicitan:    

-­‐  Son  vanos  los  hombres,  creen  que  el  mundo  pueden  ser  de  ellos  y  debe  acoplarse  a  ellos,  y  pasan  sobre  nosotras.  Y  
hay  veces  que  ellos  no  entienden  que  una  mujer,  normalmente  estamos  sujetas  a  aprender,  porque  ellos  se  interesan  
por  una  mujer  que  tenga  menos  experiencia,  que  vive  menos;  entonces  si  tú  te  casas  con  una  mujer,  el  hombre  de  
experiencias  eres  tú  y  el  que  tiene  que  enseñarle  muchas  cosas  a  una  mujer  eres  tú.  

-­‐  La  experiencia,  es  verdad,  los  hombres  con  experiencia.  Si  te  casas  con  una  mujer  que  tiene  menos  experiencia  que  
tú,  enseñarle  no  va  ser  una  tarea  muy  difícil,  porque  si  tú  lo  enseñas  lo  que  a  ti  te  gusta,  creo  que  puede  acoplarse  a  
su  satisfacción,  porque  tú  lo  acoplas  a  lo  tuyo,  creo  que  es  eso.  

Grupo  focal  mujeres-­‐Azua  

En  estos  relatos  se  ponen  en  duda  diferentes  puntos  no  problematizados  por  la  cultura:  por  un  
lado,   la   unión   temprana,   por   otro   la   uniòn   entre   mujeres   adolescentes   y   hombres   mayores   “el  
viejo”   que   ofrece   cuartos.   Para   las   adolescentes   que   no   se   han   unido,   las   principales  
motivaciones   descansan   de   nuevo   en   otra   promesa   social   ya   no   anclada   únicamente   en   el  
amor   romántico   sino   en   la   posibilidad   del   ascenso   a   partir   del   acceso   a   la   educaciòn  
universitaria.   “La   carrera”   emerge   como   la   imaginación   sobre   le   futuro   y   el   hacer   de   las  
mujeres,  con  un  rasgo  muy  interesante  en  las  adolescentes  de  Azua,  que  manifiesta  la  carrera  
como   el   sueño   personal   que   debe   gestionarse   desde   ellas   mismas   y   no   a   través   de   la   figura   de  
maridos  o  compañeros:  

E:  ¿Por  qué  no  se  siente  preparadas  para  irse  a  vivir  con  alguien?  

-­‐  Porque  quiero  estudiar,  quiero  empezar  mi  universidad  y  con  Dios  adelante.  

-­‐Siento   que   tengo   sueños   y   quiero   cumplirlos,   quiero   estudiar   dos   carreras,   medicina   e   idiomas.   No,   digo   que   ningún  
chico:   lo   arruinaría,   sí,   no,   simplemente   no  me   pueden   pagar   mis   dos   carreras   y   no   me   la   pueden   costear,   y   además  
no  le  voy  a  quitar  sus  sueños  a  él  para  ponerle  mis  cargas.  Se  supone  que  un  chico  en  estos  tiempos  también  tiene  
sus  sueños,  quizá  no  sea  de  estudiar  dos  carreras  como  los  míos,  si  no  estudiar  una  o  irse  del  país,  y  tampoco  me  

19  
 
siento   preparada   por   esos   porque   sinceramente   nunca   he   tenido   novio   y   no   se   cómo   es   esos   quizá   me   sentiría  
nerviosas  quizás  no.    

-­‐  No  me  siento  preparada  para  hacerlos  además  no  tengo  la  edad  adecuada  para  hacerlo  y  me  gustaría  cumplir  mis  
sueños.   Tengo   una   meta   que   cumplir   y   me   gustaría   ser   música,   y   no   me   siento   preparada   para   hacerlo,   quiero  
hacerlo   cuando   sea   el   momento,   cuando   yo   me   sienta   preparada   y   quiero   hacer   una   carrera.   Eso   pienso,   para   yo  
estar  libre,  y  si  nos  queremos  dejar,  yo  puedo  trabajar  y  no  tener  que  depender  de  el.  Me  gusta  tocar  la  batería.  

E:  ¿Té  te  sentías  preparada?  

-­‐  Sí,  fue  un  cambio  muy  radical  porque  pasé  de  estar  viviendo  mi  vida  como  joven,  porque  me  la  trozaron  un  poco,  
porque  tengo  muchas  responsabilidades,  un  esposo,  lavar  la  ropa,  la  comida;  fue  un  cambio  muy  drástico,  pero  me  
sentía  preparada.  Grupo  focal  mujeres-­‐Azua  

La   imaginación   sobre   el   futuro   es   un   importante   factor   protector   pero   no   es   suficiente   a   la  


hora   de   practicar   el   autocuidado   y   en   general   los   derechos   sexuales   y   reproductivos   de   las  
adolescentes.   Si   bien   estas   narrativas   nos   dan   pistas   para   desmitificar   consensos   generales  
como  que  no  existe  suficiente  información  sobre  métodos  anticonceptivos  o  que  el  embarazo  
es  deseado  por  la  ausencia  de  proyectos  de  vida,    o  que  la  adolescencia  es  un  periodo  que  se  
siente  fascinado  por  el  riesgo  y  que  no  evalúa  las  consecuencias  de  las  relaciones  sexuales,  aún  
hay  más  elementos  dentro  de  la  complejidad  del  evento  del  embarazo.    En  el  caso  de  la  última  
intervención  “me  trozaron  un  poco”  nos  da  el  punto  de  entrada  para  comprender  dónde  están  
las   rupturas   del   autogobierno   femenino,   en   esto   puede   que   los   hombres   tengan   la   clave  
explicativa.    

E:  ¿No  se  imaginan  un  mundo  donde  sean  los  hombres  los  que  limpian…?  

-­‐  Nunca  va  llegar,  así  lo  imaginemos,  porque  se  ve  lindo  así,  la  vida  didáctica,  pero  no  es  malo  que  el  hombre,  de  vez  
en  cuando,  hagan  algo.  Pero  ese  es  el  toque  que  hacemos,  y  pues  compartimos,  y  los  hombres  solo  pelan  de  mujeres  
cuando  se  sientan  y  tenemos  tiempo,  cocina  y  salones,  y  nos  visualizamos.  

-­‐  Nosotras  podemos  un  día  sentarnos  debajo  del  palo  con  un  cervecita,  pero  tienes  que  hacer  las  cosas  en  tu  casa.    

   

-­‐  Porque  no  lo  hace,  pero  lo  haríamos.  Me  voy  a  asolear  y  tú  cocina,  pero  si  no  hace,  nos  morimos  de  hambre.  Pero  
los  días  que  no  hacemos  nada,  es  de  san  Valentín,  cumpleaños,  y  nos  olvidamos  de  eso,  y  me  pongo  un  lindo  vestido,  
y  unos  tacones  desde  que  me  levanto  hasta  que  me  acuesto,  sin  quitarme  el  maquillaje.  

E:  ¿Con  hijo?  

Sería  hacer  lo  mismo  conmigo  que  con  él,  vestirlo  bien,  sacarlo  a  comer...  Grupo  focal  mujeres,  Azua  

Frente   a   las   ideas   emancipadoras   la   realidad   viene   a   quebrar   las   expectativas   de   las  
adolescentes,   para   ellas   los   hombres   nunca   dejarán   el   poder   ni   en   lo   cotidiano   ni   en   el   ámbito  
público  de  la  política.  “sentarnos  debajo  del  palo  con  una  cervecita”  fue  una  de  las  imágenes  
que  las  adolescentes  asociaron  a  lograr  un  mínimo  de  igualdad  con  sus  compañeros  y  novios,  
la  conversación  gira  por  tanto  alrededor  del  doble  trabajo  de  las  mujeres,  no  sólo  en  el  ámbito  
de   “la   carrera”   sino   también   en   el   mundo   privado   del   hogar.     En   los   discursos   de   las  
adolescentes   aparece   el   embarazo   o   el   hijo   como   un   evento   de   difícil   manejo   y   manifiestan   no  
sentirse  preparadas:  

20  
 
Entrevistadora:  ¿A  qué  edad  quieren  ser  mamás?  

-­‐  A  los  25  o  27  años.  

-­‐Terminando  mi  carrera,  27  años.  

-­‐  Veinte  en  adelante,  años.  

-­‐  Después  de  la  carrera,  por  ahí  a  mitad  de  carrera.  

Entrevistadora:  ¿Qué  pasa  con  una  mujer  que  decide  hacer  su  carrera  y  no  quiere  ser  madre?  

-­‐  Quizá  no  esté  preparada  para  ser  madre,  psicológicamente  saber  qué  quiere,  porque  de  cambiar  un  pañal  y  eso...  
Sino  lo  más  importante,  cuando  él  esté  grande  hay  que  tener  la  capacidad  de  enseñarle.  

-­‐Un  niño  no  te  prohíbe  todas  las  cosas,  siempre  hay  que  estar  preparado,  pero  quizá  los  jóvenes  no  quieren  tener  
hijos,  porque  están  jóvenes,  porque  alguien  grande  que  no  quiera  tener  hijos…  quizá  tenerlo  de  20  en  adelante  por  
ahí  hasta  los  35.  

-­‐  Yo  lo  que  he  escuchado  es  que  la  edad  adecuada  es  a  los  27  años,  porque  todos  los  órganos  están  adecuadamente  
formados  y  porque  psicológicamente  también  se  está  listo.  

-­‐  De  una  mujer  que  no  quiera  tener  hijo…  no  veo  nada  malo  en  ella,  es  la  decisión  de  ella,  pero  tampoco  creo  que  sea  
muy  debido,  porque  un  niño  es  una  bendición  pero  no  es  un  estorbo.  

-­‐  Si  no  lo  quieren  tener  que  no  lo  tengan,  porque  los  tratan  mal  cuando  no  los  quieren.  Grupo  focal  mujeres,  Azua  

En   contraste   con   los   testimonios   de   las   mujeres   que   involucran   como   principal   motivo   de  
posponer   la   maternidad   la   proyección   sobre   la   carrera,   en   el   caso   de   los   adolescentes  
hombres,  llama  la  atención  que  existe  un  verdadero  deseo  sobre  la  paternidad  como  tránsito  
hacia  el  “ser  hombre”:  

 -­‐  Si  yo  tuviese  mucho  dinero,  tendría  que  estar  parando  los  chamaquitos  míos,  para  que  no  entren  todos  para  acá,  
porque  seguro  que  estuviesen  todos  ahí  afuera.  

-­‐  Cuando  una  mujer  ya  no  pueda  tener  más  “mira,  yo  te  voy  a  aguantar  aquí  porque  ya  tú  no  das  más”.  

-­‐  ¡Venga  la  otra!  

-­‐  Yo  tendría  un  hijo  por  día.  

-­‐  Ya  yo  tendría  niños.  

-­‐  Tú  no  vas  a  empezar  tarde  para  que  cuando  estés  viejito,  los  niños  parezcan  nietos  tuyos.  

E:  ¿Pero  aún  con  dinero,  ustedes  estarían  listos  en  este  momento  para  ser  padres?  

-­‐  Claro.  Tú  preguntaste  a  cuál  de  nosotros  le  gustaría  ser  papá  y  yo  creo  que  a  todos  nosotros  nos  gustaría  ser  papás  
porque  ¿quién  no  quisiera  tener  una  niña  o  un  chamaquito?  El  problema  son  los  recursos,  uno  evade  el  tema  de  ser  
papá  porque  uno  no  puede,  pero  si  uno  pudiera  todos  fuéramos  papás.  

-­‐  Es  que  nosotros  no  estamos  listos  por  el  dinero.  

-­‐  Y  además  no  somos  niños.  

-­‐  Yo  en  lo  personal  pienso  que  sí,  porque  yo  ya  soy  bachiller,  porque  yo  terminé  el  liceo,  entonces  si  tuviese  dinero  
tuviera  mi  problema  resuelto.  

21  
 
-­‐  Uno  podría  salir  en  la  tarde  con  su  niño  al  parque,  darte  un  vuelto  con  tu  mujer  y  tu  niño,  si  en  verdad  hay  amor,  
porque  muchas  veces  tiene  uno  hijos  con  una  mujer,  hijos…  hijos  por  tener  muchachos,  pero  a  esa  mujer  nunca  le  da  
una  vuelta,  porque  como  que  se  siente  avergonzado  de  esa  mujer  muchas  veces..  Grupo  focal  hombres-­‐Azua  

La  distancia  entre  el  mundo  de  las  adolescentes  y  los  adolescentes  es  clara,  mientras  para  ellas  
un   hijo   hace   parte   de   un   proyecto   complejo   de   vida   como   referenciaba   la   madre   de   Luchy   a  
través  de  una  carrera,  para  los  adolescentes  dinero  e  hijos  hacen  parte  de  la  planeación  futura.    

En   este   mismo   sentido,   en   el   mundo   masculino   existe   una   asociación   del   embarazo   como  
responsabilidad   puramente   femenina,   sin   embargo   algunos   hombres   comienzan   a   poner   en  
duda   el   papel   de   ellos   como   agentes   pasivos   y   comienzan   a   dibujar   responsabilidades   en   el  
evento:    

Entrevistadora:  ¿Por  qué  creen  que  existe  el  embarazo  adolescente?  

-­‐  Por  crecimiento  hormonal.  Muchas  veces  hay  mujeres  que  se  desarrollan  muy  rápido  entonces  las  hormonas  crecen  
y  sienten  atracciones  sexuales  entonces  al  ser  niñas,  no  usan  ningún  método  y  le  da  lo  mismo  que  el  hombre  no  lo  
use  porque  no  tiene  ninguna  experiencia  sobre  eso.  

-­‐  Porque  las  niñas  menores  de  edad  que  tienen  bebé,  no  piensan  en  tomarse  una  pastilla,  en  usar  preservativos.  

-­‐  Porque  las  mujeres  a  veces  tienen  relaciones  y  no  se  protegen,  y  por  eso  salen  embarazadas.  

-­‐   Yo   a   veces   pienso   que   las   mujeres   de   ahora   están   medio   locas,   porque   salen   menorcitas   embarazadas,   ya   no  
esperan  su  tiempo.  

-­‐  Porque  no  las  orientan  el  papá  y  la  mamá  no  les  llaman  la  atención.  

-­‐  Porque  a  veces  las  mamás  creen  que  si  les  hablan,  las  niñas  van  a  coger  cabeza,  dicen  que  es  malo  y  dicen  que  todo  
lo  que  les  van  a  decir  lo  van  hacer,  y  le  tienen  miedo  a  hablar  de  eso.  

E:  ¿Y  los  hombres,  padres,  que  pasa  con  ellos?  

-­‐  Vaya  tú  a  saber.  

-­‐  Porque  quieren.  

-­‐  Por  error,  cometen  muchos  errores,  la  protección.  

-­‐  Son  los  muchachos  y  las  chamaquitas  que  se  llevaron  del  gusto,  y  metieron  la  pata.  

-­‐    Yo  diría  que  por  descuido  porque  mira  la  ingenuidad  de  nosotros,  nosotros  decimos  que  no  nos  gusta  usar  
preservativo  cuando  en  realidad  deberíamos  usarlo,  por  eso  mayormente  sucede,  si  nosotros  usáramos  preservativo  
o  ellas  tomaran  la  pastilla,  pues  no  sucedería.  Grupo  focal  hombres-­‐Azua  

Esta   conversación   únicamente   vincula   unos   pocos   elementos   de   vinculación   de   la  


responsabilidad   femenina   y   masculina   dentro   del   embarazo   adolescente.   EN   este   sentido  
vemos   como   la   desigualdad   de   género   sigue   siendo   uno   de   los   factores   determinantes   en   la  
aparición   del   embarazo   adolescente.     La   matriz   simbólica   que   descansa   en   la   masculinidad  
tradicional,   soporta   que   la   paternidad   sea   la   vía   para   ser   hombre,   pero   esta   sólo   emerge  
cuando   los   adolescentes   o   jóvenes   deciden   transitarla,   antes,   la   responsabilidad   del   “error”  
está   en   las     mujeres   representadas   como   irresponsables,   locas,   desorientadas.     Este   último  
discurso   como   veremos   más   adelante   tiene   que   ver   con   los   saberes   de   antecesores,   es   decir  
con   lo   transmitido   culturalmente   por   padres,   madres,   profesores   y   demás   agentes  
institucionales.   En   cualquier   caso   un   hijo   siempre   redimirá   al   “tigre”   lo   volverá   un   hombre  

22  
 
responsable,   para   los   adolescentes,   ser   hombre   también   significa   tener   autonomía,   en   este  
punto   notamos   como   la   supuesta   libertad   masculina   en   realidad   se   encuentra   controlada,  
limitada  y  constreñida  por  cuanto  se  espera  de  un  varón:    

Entrevistadora:  ¿Les  cambiaría  la  vida  si  fueran  papás  en  este  momento?  ¿Positiva  o  negativamente?  

-­‐  La  mayoría  de  veces  que  cambia  negativamente,  pero  hay  veces  que  la  vida  cambia   positivamente,  yo  tengo  un  
hermano   que   era   muy   mujeriego   pero   se   casó   y   ahora   él   piensa   las   cosas,   él   decía   eso   porque   no   tenía   una  
responsabilidad,  entonces  no  tenía  temor  a  embarazarse  o  no,  o  sea  a  tener  una  relación  fuera  de  la  matrimonial  y  
tener  que  hacerlo  rápido,  mudarla  rápido,  porque  no  hay  de  otra,  entonces  a  él  le  cambió  mucho  la  vida,  ahora  de  
hecho  tiene  mucho  trabajo.  

Entrevistadora:  ¿Tú  crees  que  la  vida  le  cambió  en  algo?  

-­‐  Sí,  en  mucho.  Él  ha  cambiado  un  poquito,  porque  sabe  que  ya  no  es  lo  mismo  estar  con  aquella,  como  estar  con  
ella.  Está  embarazada  pero  él  se  estabilizó  con  ella.  

E:  ¿Antes  cómo  era?  

-­‐  Un  picaflor.  

E:  ¿Y  ahora?  

-­‐  Bueno  ahora…  un  carpintero,  que  ya  está  estable,  ya  no  es  lo  mismo.  

-­‐  Un  picaflor  que  tiene  una  pierna  rota.  

E:  ¿Tú  conoces  amigos  que  sean  padres  adolescentes?  

-­‐  Sí,  el  mismo.  Él  está  ahora  tranquilo,  lo  tienen  tranquilo.  

E:  ¿Cuántos  años  tiene  él?  

-­‐  17.  

E:  ¿Qué  es  ser  hombre?  

-­‐  Ser  hombre  es  ser  fantástico  porque  de  ahí  la  vida  le  cambia  a  uno,  porque  el  padre  no  lo  está  controlando  a  uno,  
porque  está  en  su  casa,  ya  tú  puedes  hacer  tu  vida  como  tú  puedas,  puedes  trabajar,  con  qué  hasta  mantenerlos  a  
ellos  y  eso  es  fantástico.  

-­‐  Ser  hombre  es  genial,  porque  ahora  mismo  si  mi  papá  me  dice  algo  lo  tengo  que  hacer  obligatoriamente,  pero  ya  si  
uno   es   hombre   y   el   papá   de   uno   le   dice   alguna   cosa,   uno   lo   hace   pero   no   como   ahora   mismo,   porque   es  
obligatoriamente  ahora  pero  ya  que  uno  es  hombre  lo  hace  si  uno  quiere.  Grupo  focal  hombres-­‐Azua  

De  esta  forma,  aunque  las  mujeres  deseen  aplazar  la  tenencia  de  los  hijos,  el  encuentro  con  los  
hombres  que  vinculan  paternidad  con  masculinidad  y  honor,  genera  profundos  desequilibrios.  
Algunos   de   ellos   resultan   en   el   evento   del   embarazo   adolescente,   en   muchos   casos   no  
deseados   por   ellas,   planeados   por   ellos,   como   veremos   en   el   siguiente   apartado   y   en   la  
trayectoria  de  vida  de  una  de  las  parejas.  Con  todo  esto,  vemos  que  incluso  la  cultura  habla  de  
una   mujer   que   pertenece   al   mundo   social   y   al   poder   masculino,   está   en   las   letras   de   las  
bachatas,  en  los  discursos  de  los  adolescentes  y  adultos:    

Entrevistadora:  ¿Qué  dirían  sus  familias  si  ustedes  dejaran  embarazadas  a  una  chica  ahora?  

Yo  pensaría  que  quien  lo  tomaría  mal  sería  mi  mamá,  porque  mi  papá  me  dice  a  mí  muchas  veces  que  preñe  cinco  o  
seis  mujeres,  eso  porque  no  ha  sucedido,  pero  en  el  caso  que  suceda  de  una  vez  me  dice  “tú  no  tenías  que  hacerlo,  

23  
 
ahora  qué  vas  a  hacer”  y  yo  le  digo  “usted  me  mandó”,  siendo  sincero  porque  yo  le  dije  “le  voy  a  dar  un  susto  un  día  
de   estos”,   yo   siempre   se   lo   digo   a   él.   Digo,   “le   voy   a   dar   un   susto,   le   voy   a   traer   siete   mujeres   embarazadas   y  
prepárese  a  ver  si  usted  va  a  trabajar  para  ellas”.  Él  me  dice  que  tenga  cinco  o  seis  mujeres,  él  lo  dice  de  una  forma,  
porque  depende  de  la  forma  en  que  se  exprese.  

El   desencuentro   entre   los   mundos   de   hombres   y   mujeres   resulta   en   muchos   casos   como   un  
evento   de   intensa   violencia,   mientras   ellas   y   ellos   siguen   luchando   por   pertenecerse,   el  
acontecimiento  del  embarazo  producirá  una  fractura  de  sentidos.    

E:  ¿Porque  todo  el  mundo  dice  que  quiere  tener  el  hijo  cuando  acabe  la  carrera  y  al  final  vemos  chicas  que  dicen  eso  
y  tiene  los  hijos  antes?  

-­‐  Porque  se  lleva  del  abismo  de  la  pasión.  

-­‐  Porque  a  veces  uno  tiene  el  control  de  su  vida  si  se  le  va  el  hombre.  

-­‐  Por  la  influencia  del  marido  después  de  casarse.    

-­‐  Por  miedo  y  por  placer.  

 
 

24  
 
Experiencias  de  maternidad  en  Azua:  el  aliado  y  la  cómplice  
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Tú  hablaste  con  él  sobre  tener  hijos  antes  de  venirte  a  vivir  con  él?  

No,  sobre  tener  hijos  no,  nosotros  nos  vinimos  a  vivir  juntos  y  él  me  decía  que  quería  tener  un  bebecito,  que  quería  
tener  un  niño  y  yo  le  decía  que  no,  que  nosotros  no  estábamos  preparados  para  eso,  para  tener  hijos  ahora,  que  me  
planifique  con  inyección  entonces  la  inyección  no  me  probaba  porque  me  ponían  mala  ,  luego  busqué  el  método  de  
planificación  con  pastillas  y  entonces  ahí  él  me  las  escondía  y  yo  no  podía  tomármelas,  hasta  que  salí  embarazada.  
Luchy  –  16  años-­‐  Azua.  

El  embarazo  deja  de  ser  en  Azua  un  evento  parte  del  ciclo  vital  para  convertirse  en  una  cadena  
de   violencias.   Evento   de   violencia   porque   fractura   el   sentido,   aquellas   narrativas   de   las  
adolescentes   que   luchan   por   pertenecerse,   entran   en   crisis   cuando   se   encuentran   los  
diferentes   mundos   que   las   circundan:   un   contexto   de   pobreza   que   rompe   la   promesa   de   la  
movilidad   social   gracias   al   esfuerzo   personal;   un   mundo   adulto   que   las   valora   como  
irresponsables   y   provocadoras;     unos   actores   institucionales   que   las   victimizan   o   las  
infantilizan;   un   mundo   masculino   basado   en   valores   autoritarios.   El   resultado   de   esta   polifonía  
de   voces   y   acciones   deriva   en   embarazos   que   no   son   del   todo   deseados,   hacen   parte   de   la  
violencia   estructural   de   la   comunidad   y   a   su   vez   se   edifican   como   hechos   con   un   alto   grado   de  
violencia.     Las   historias   de   Wanda   (14   años),     Luchy   (16   años)   y   Jamileth   (17   años)   circulan  
alrededor  de  eventos  como  la  vulnerabilidad,  el  autoritarismo  y  la  violencia  sexual.      

En  el  caso  de  Wanda  veremos  como  el  silencio    evidencia  su  actual  proceso  de  comprensión  
del  embarazo,  con  expresiones  como  “no  hallo  nada  difícil”  o  “todo  es  fácil”,  la  circunstancia  

25  
 
más   problemática   en   su   concepto,     será   su   deserción   del   colegio.   Con   Wanda   observamos  
cómo  las  relaciones  de  noviazgo  inician  de  los  9  a  los  10  años  y  las  relaciones  sexuales  de  los  
13  a  los  14,  por  lo  general  con  parejas  mayores.  Una  de  las  características  de  las  menores  de  
17  es  que  en  su  primera  relación  de  pareja  que  involucró  sexo,  quedaron  en  embarazo.    

La  explicación  del  evento  es  difícil  de  articular  por  parte  de  Wanda,  pero  para  Luchy  y  Jamileth  
es  claro  que  ha  habido  factores  externos  a  su  voluntad  que  narran  con  bastante  claridad  (ver  
epígrafe   y   relato   de   Jamileth).   Para   las   madres   en   cambio,   la   responsabilidad   sigue   estando   en  
la  naturaleza  de  la  adolescencia,  irracional  y  con  un  deseo  incontenible:  

¿Y  tú  le  hablabas  de  sexualidad  a  ella?  

Yo  le  hablaba  a  ella  sobre  eso,  sobre  las  enfermedades,  cómo  protegerse,  pero  son  jovencitas  al  fin  y  ellas  quieren  
experimentar,  quieren  probar,  que  cómo  es  una  cosa  y  la  otra,  cómo  pasa  aquí,  cómo  pasa  allí,  entonces  son  gente  
que  uno  les  habla  y  en  sí  ellos  lo  toman  pero  no  lo  llevan.  No  lo  hacen  como  sus  padres  les  piden,  porque  ellos  dicen  
“si  tú  lo  hiciste  entonces,  ¿por  qué  yo  no  lo  puedo  hacer  ahora?”,  porque  esas  son  sus  palabras  siempre  que  les  
hablo  “si  usted  no  se  cuida,  ¿por  qué  me  pide  que  yo  me  cuide?”.  Yo  le  decía  “porque  tú  eres  joven,  tú  eres  menor  de  
edad,  tú  eres  jovencita,  ponte  por  lo  menos...”.  Como  decimos  aquí  en  República  Dominicana,  "mira  por  lo  menos  el  
espejo  de  aquella  persona,  cómo  es  ella,  yo  no  quiero  que  hagas  como  otras  que  se  casan  y  dejan  su  estudio,  
después  están  lavando  y  fregando  en  casas  ajenas,  y  después  están  aguantándole  cosas  a  los  maridos  de  verbal  o  
físicamente,  golpes,  maltratos,  se  ponen  como  unas  hormiguitas  y  después  ellas".  Y  me  dijo,  “no,  mami,  yo  ya  pasé  
lo  que  pasé,  eché  mi  paso  adelante,  yo  te  prometo  que  voy  a  seguir  estudiando,  yo  voy  a  tratar  de  ser  alguien  en  la  
vida  con  lo  poco  que  Dios  me  permita  y  ustedes  me  ayuden”.  Entonces  luego  ella  vino  y  se  casó,  él  la  puso  ahora  en  
un  hogar  que  siempre  es  lo  que  las  madres  queremos  en  la  vida  con  los  hijos,  que  no  malpasen,  que  si  están  aquí  en  
la  casa  embarazadas,  se  vuelven  locas  pariendo  ,y  mi  único  consejo  que  yo  le  di  es  que  “yo  te  apoyo  en  todas  las  
cosas,  yo  te  ayudo  en  todo  lo  que  amerite  pero  lo  único  que  yo  no  quiero  es  que  dejes  tus  estudios”,  bueno  hasta  
ahora  no  los  ha  dejado.  Madre  de  Luchy,  39  años,  Las  Yayas.  

Las   formas   de   conquista   se   relacionan   sobre   todo   con   el   contexto   de   pobreza   de   algunas  
adolescentes  y  además  se  cruza  con  historias  de  vida  que  vinculan  sentimientos  de  abandono  
por   parte   de   los   padres     o   de   maltrato   bien   sea   de   anteriores   parejas   o   de   la   familia.   Así    
regalos,   promesas  de  una  vida  mejor  o  apegos  y  dependencias  afectivas  vienen  a  influenciar  la  
decisión   de   tener   relaciones   sexuales.     Al   mismo   tiempo   estas   relaciones   están   marcadas  
generalmente  por  el  miedo  y  la  vergüenza  y  en  un  relato  en  particular  por  la  violencia  sexual.    
En   las   Yayas,   ninguna   de   las   adolescentes   entrevistadas   manifestó   haber   deseado   su  
embarazo:    

E:  ¿Qué  sentiste  cuando  te  enteraste  que  estabas  embarazada?  

-­‐ Decía  que  era  mentira,  pero  tuve  que  aceptarlo  porque  era  verdad  

Wanda  –  14  años  –  Las  Yayas  

E:  Ahora  que  estás  embarazada,  ¿qué  piensas  de  estar  embarazada  siendo  tan  jovencita?  

Ahora  creo  que  no  debía  hacerlo  pero  ya…  Porque  ahora  me  asusto  cuando  me  dicen  que  eso  es  riesgoso  y  por  eso  a  
veces  pienso  que  no  debí  hacerlo.  Yo  lo  sabía  pero…  pasó.    

Luchy  –  16  años  –  Las  Yayas  

Ambas  historias  ejemplifican  las  trayectorias  de  las  adolescentes  embarazadas,  en  el  caso  de  
Wanda   el   evento   se   da   durante   la   relación   de   noviazgo,   mientras   que   en   el   caso   de   Luchy  

26  
 
primero   existe   una   unión   y   el   embarazo   emerge   a   partir   de   la   decisión   de   Jossy,     su   pareja.   Un  
elemento  común  en  ambas  historias  es  la  ausencia  de  autonomía  a    la  hora  de  decidir  sobre  
métodos   anticonceptivos   o   de   barrera.     La   manera   como   las   familias   responden   al   evento  
supone   una   tolerancia   social   frente   a   las   uniones   tempranas,   pero   llama   la   atención   cómo   aun  
dentro  de  esta  respuesta  cultural,  las  madres  de  las  adolescentes  en  unión  vinculan  prácticas  
de   resistencia   como   “planificar   a   sus   hijas”.   Estas   prácticas   sin   embargo   no   son  
transformadoras  sino  que  continúan  manteniendo  el  orden  de  la  unión  prematura.  

 E:  ¿Pero  si  embargo  tomabas  pastillas?  

L:  Sí  porque  mi  mamá  me  decía  que  no  saliera  embarazada  ahora,  que  yo  estaba  muy  pequeña,  que  eso  era  muy  
riesgoso,  que  su  mamá  también  se  lo  decía.  Luchy  –  16  años  –  Las  Yayas  

E:  ¿Cómo  fue  la  historia  con  Jamileth,  cómo  te  enteraste  del  embarazo?  

J:  Ella  se  fue  con  un  muchacho  y  luego  que  ella  se  fue,  después  de  un  año,  yo  le  decía  que  no  se  embarazara,  que  
planificara  y  esperara  tener  la  edad,  y  también  le  decía  que  terminara  la  escuela,  porque  ella,  por  un  año,  no  se  ha  
hecho  bachiller.  Madre  de  Jamileth,  40  años,  Las  Yayas.  

Una   vez   aparece   el   acontecimiento,   en   el   caso   de   Wanda   se   asume   desde   la   soledad,  


únicamente   con   el   apoyo   de   su   hermana   mayor.   En   el   caso   de   Luchy,   su   madre   apoya   el  
proceso,   sin   embargo   para   ambas   no   deja   de   ser   una   fractura   en   sus   vidas,   bien   sea   por   el  
abandono  del  colegio  o  por  el  frágil  estado  de  salud  y  la  condición  de  precariedad:  

E:  ¿Qué  te  dijeron  en  la  escuela  cuando  saliste  embarazada?  

L:   Nada,   me   decían   que   tan   pequeña,   que   yo   no   podía   salir   embarazada   ahora,   que   tenía   que   pensar   más   en   mi  
estudio  porque  ahora  me  iba  a  atrasar  más,  que  iba  a  tener  más  complicaciones,  muchas  cosas  y  después  me  dijeron  
que  ya  porque  lo  hecho,  hecho  está.  Luchy  –  16  años  –  Las  Yayas  

E:  ¿Qué  te  dijeron  en  el  hospital?  

W:  Me  dijeron  que  si  era  la  primera  vez  y  que  eso  no  era  nada,  el  embarazo.  

E:  ¿Y  en  el  colegio?  

W:   Ellos   no   me   dijeron   nada,   me   salí   porque   no   me   aceptaron   en   la   escuela,   porque   aceptan   muchachas   casadas  
pero  no  embarazadas  

E:  ¿Y  no  hay  una  donde  acepten  muchachas  embarazadas?  

W:  Sí,  pero  yo  no  quiero  ir  a  esa,  porque  no  me  gusta,  porque  es  demasiado  lejos  y  no  me  gusta  ir  por  ahí.  Wanda  –  
14  años  –  Las  Yayas  

Tal   como   lo   veremos   con   mayor   claridad   en   el   contexto   de   Villa   Central,   aunque   existe   una  
legislación   que   obliga   a   escuelas   y   colegios   a   incluir   a   las   adolescentes   embarazadas,   el  
embarazo   se   asume   socialmente   como   una   marca,   que   representa   -­‐como   se   dijo  
anteriormente   -­‐     el   fracaso   de   las   mujeres   como   patrimonio   o   cuerpo   social,   en   otras   palabras,  
exhibe  públicamente  el  haber  tenido  relaciones  sexuales:  

¿En  esta  escuela  puede  estudiar  una  niña  embarazada?  

27  
 
Nosotros   aquí   todavía   no   hemos   tenido   la   condición   porque   nosotros   nos   hemos   cuidado   de   esa   parte,   las   hemos  
mandado   a   otra   escuela   de   adultos   que   hay   aquí   para   no   lograr   con   una   niña   de   5   y   6   años   en   esas   condiciones  
juntas,  que  tenga  una  embarazadas  con  una  niña  de  5  y  6  años,  que  se  vea  ya  la  cosa  fea,  suena  feo  eso.  

¿Pero  sí  ha  habido  entonces  niñas  que  quedan  embarazadas  y  ustedes  las  mandan  a  otro  lado?  

No,   no   han   quedado   aquí,   sino   que   han   quedado   en   cierta   parte   al   terminar   el   año,   ya   después   de   uno   haber  
entregado  uno  sus  materiales,  notas    y  cosas,  quieren  retirarse  y  nosotros  las  orientamos,  y  las  mandamos  a  otra  
escuela  para  que  no  pierdan  el  tiempo,  como  aquí  no  damos  octavo,  aquí  solo  damos  hasta  séptimo,  después  que  
pasan   a   octavo   van   a   la   escuela   de   allá   arriba   y   ya   en   ese   tiempo   aquí   terminó   el   año   entonces   se   casan,   no   quieren  
continuar   el   estudio,   pues   nosotros   las   orientamos,   lo   que   yo   le   dije   ahorita   particularmente,   que   yo   siempre   vivo  
motivando   y   regalándoles   mascota,   cuadernos   y   libros,   aquí   siempre   me   sobran   libros   porque   yo   voy   al   distrito   y  
siempre  pienso  en  equis  persona  que  le  hace  falta  un  libro,  y  yo  no  doy  octavo  pero  del  distrito  he  traído  siempre  
libros,  algunos  estudiantes  que  me  dicen  “no  tengo  los  libros,  ¿tú  das  octavo?”  yo  les  digo  “no,  pero  yo  voy  a  ver  si  
en  el  distrito  lo  consigo  y  te  lo  traigo”,  en  esa  parte  cooperamos  siempre  con  ellos.  Rector,  Azua  

Para   las   adolescentes   su   espacio   de   socialización   con   mayor   relevancia   es   el   colegio,   pues   al  
encontrarse   sumamente   controladas,   es   un   escenario   de   encuentro   con   amistades   y   otros  
referentes   como   profesores   y   orientadores.   Después   de   la   noticia   del   embarazo   esta   será   la  
ruptura  más  evidente  para  ellas  –no  poder  regresar-­‐  o  bien  volver  con  el  estatus  de  señoras  y  
no  de  niñas.  Posterior  a  la  noticia  vienen  las  transformaciones  corporales  que  en  caso  de  las  
más  jóvenes  son  evaluadas  positivamente:  

E:  ¿Cómo  te  sientes  con  tu  cuerpo?    

W:  Ha  cambiado  pero  así  me  siento  bien.    Wanda  –  14  años  –  Las  Yayas  

E:  ¿Te  gusta  tu  cuerpo?  

L:  Sí.  

E:  ¿Te  gusta  más  que  antes?  

L:  Sí.  O  sea,  yo  tenía  menos  y  ahora  tengo  más,  lo  que  tenía  es  que  me  desarrollaba  mucho  pero  estoy  un  poquito  
más  desarrollada  que  antes.  Luchy  –  16  años  –  Las  Yayas  

La  búsqueda  de  “ser  mujer”  que  tiene  que  ver  con  una  corporalidad  voluptuosa,  es  ganada  a  
partir   de   la   transformación   corporal,   sin   embargo   esa   transformación   es   atravesada   por   las  
condiciones  de  riesgo  de  las  adolescentes.  Aunque  todas  manifiestan  asistir  al  record    mensual  
y   obtienen   información   en   términos   de   signos   de   riesgo   y   prevención   contra   la   mortalidad  
materna,  su  estado  de  salud  y  las  condiciones  de  vida  demuestran  una  alta  vulnerabilidad.    

La  madre  de  Luchy  corre  con  la  pañalera  cerca  de  la  casa  de  Jamileth,  al  preguntarle  hacia  dónde  va  con  tanta  prisa,  
responde  que  Luchy  va  a  dar  a  luz,  que  ha  roto  fuente  en  las  horas  de  la  mañana  y  que  su  esposo  Jossie,  se  la  ha  
llevado  al  hospital.  Días  antes,  la  madre  cuenta  que  Luchy  ha  sido  diagnosticada  con  anemia  y  que  le  han  dicho  que  
está  por  debajo  del  peso  normal,  en  la  entrevista,  nos  ha  contado  que  le  da  mucho  sueño.  Dos  días  después  Luchy  
regresa  a  las  Yayas  pero  no  ha  tenido  su  hijo,  ha  sido  por  el  contrario  una  amenaza  de  aborto.  (notas  de  diario  de  
campo  de  la  investigadora)    

En  el  caso  de  Azua,  veremos  como  la  tradición  campesina  aceptará  las  uniones  prematuras,  las  
decisiones  de  los  hombres  en  su  tarea  de  hacerse  hombres  movilizarán  la  tenencia  temprana  

28  
 
de   los   hijos   y   estos   hijos   son   para   las   adolescentes   en   una   labor   de   resignificación   un   aliado   en  
el  caso  de  los  hijos  varones  y  una  cómplice  en  el  caso  de  las  hijas  mujeres.  Con  esto  se  reafirma  
una   alta   valoración   de   la   maternidad,   manteniendo   la   idea   del   hijo   como   una   fuerza   dde  
trabajo  y  una  esperanza  para  la  vejez.  Esto  a  su  vez  se  tensionará  con  los  discursos  emergentes  
de  emancipación  descritos  anteriormente.  

W:  Con  una  hija  uno  se  siente  contenta,  la  hembra  es  más  amiga  de  uno.    

Wanda  –  14  años  –  Las  Yayas  

E:  ¿Qué  lugar  tiene  los  hijos  y  las  hijas  en  la  vida  de  las  mujeres?  

ML:  Bueno…  los  hijos  de  uno  pasan  a    veces  lo  mismo  que  uno  como  ella  de  ser  madre.  

E:  ¿Qué  significa  ser  madre?  

ML:  Saber  todo  la  obligación  para  lo  que  le  pertenece.  

E:  ¿Nos  cambia  la  vida  cuando  tenemos  un  hijo?  

ML:  Por  algunos  motivos.  Se  siente  orgulloso  por  su  hijo  y  cuando  sea  una  persona  vieja  le  va  tener  para  que  hagas  
cosas  por  usted  Madre  de  Luchy,  39  años,  Las  Yayas  

Hijos  e  hijas  serán  para  las  madres  aliados  y  cómplices,  este  punto  será  importante  para  darle  
sentido   al   embarazo   como   evento   de   fractura   de   sentidos,   se   verá   con   mayor   claridad   en   el  
relato  de  vida  de  Jamileth,  pero  se  ancla  a  la  sobrevaloración  de  la  maternidad  como  un  hecho  
positivo,  una  bendición.    

E:  Qué  emociones  sentiste  cuando  te  enteraste  que  estabas  embarazada:  

W:  Contenta  los  niños  son  bonitos,  son  una  bendición.    

Wanda  –  14  años  –  Las  Yayas  

En  hombres  y  mujeres  adolescentes  (la  experiencia  de  los  hombres  se  desarrolla  en  el  relato  
de   Jossie)   el   embarazo   va   a   producir   un   giro   en   la   planeación   y   las   expectativas   de   la   vida,  
empero,   para   algunos   la   experiencia   no   es   asumida   como   un   cambio   radical,   sino   que   matiza   y  
sopesa,   unas   libertades   ganadas   a   través   del   “ser   mujer   o   hombre”   ya   no   “niño   o   niña”   y   la  
responsabilidad   de   cuidar   y   proveer   a   un   tercero.   El   después   del   embarazo   es   asumido   con  
mayor  esperanza  para  ellas  que  para  ellos:  

¿Antes  qué  hacías?  

Antes  me  levantaba  temprano,  hacía  todos  los  oficios,  luego  me  iba  para  la  escuela  y  ahora  me  levanto  tardísimo,  
como   hoy   por   ejemplo,   ahora   vivo   con   sueño.   Luego   me   pongo   a   limpiar,   luego   voy   donde   mi   mamá   a   ver   cómo  
amaneció  y  así.  A  veces  es  raro  porque  hay  veces  uno  quiere  salir,  divertirse  y  no  puede.  Bueno,  cambió  en  que  yo  
antes    andaba  mucho,  me  divertía  mucho  y  luego  cuando  salí  embarazada  casi  no  salgo  ni  nada  de  eso,  nada  más  
voy  de  aquí  a  donde  mi  mamá  y  a  la  escuela  porque  no  me  siento  como  con  ánimo.  Me  ha  cambiado  mucho  porque  
antes  yo  solo  pensaba  en  mí,  en  lo  que  yo  necesitaba  y  ahora  pienso  en  lo  que  va  a  necesitar  mi  bebé  y  pienso  para  
los   dos.   Ahora   yo   no   ando,   antes   hablaban   mucho   de   mí   porque   yo   andaba   mucho,   jugaba   mucho   con   los  
varoncitos,   tenía   muchas   amiguitas   que   me   sacaban   a   andar,   me   fui   alistando   y   fui   caminando,   me   quedaba   XXXX   y  
así,  ahora  no,  ahora  estoy  tranquila.  

29  
 
¿Antes  del  embarazo  qué  querías  ser  cuando  fueras  grande?  

Sí,   azafata   y   ahora   yo   pienso   lo   mismo.   Allá   tal   vez   sea   un   poquito   más   cómodo.   Ahora   me   gustaría   más   ser  
abogada.  Todo  se  logra,  yo  creo  que  si  yo  sigo  estudiando  y  luego  voy  a  la  universidad.  Haría  ciertos  cursos,  aquí  hay  
uno   centro   tecnológico,   dan   muchos   cursos   y   con   eso   uno   puede   defenderse   como   por   ejemplo   el   de  
computadores,  uno  lo  hace  y  luego  puede  trabajar  en  una  banca  o  algo  así.  

¿Qué  es  lo  más  bonito  de  ser  mujer?  

Lo  más  bonito  de  ser  mujer  es  que  uno  se  divierte,  puede  andar,  cuando  uno  está  en  su  casa  casi  no  lo  dejan  salir,  si  
uno  va  allí  “venga  muchacha,  ¿para  donde  usted  va?”  Esto,  lo  otro.  Luchy  –  16  años  –  Las  Yayas  

El  testimonio  de  Luchy  manifiesta  una  autovaloración  negativa  de  la  vida  adolescente,  el  hijo  
responsabiliza,  desarrolla  compromiso.  Se  valora  también  el  desplazamiento  de  una  mujer  que  
solo  piensa  en  si  misma  a  una  mujer  que  cede  esos  privilegios  de  la  adolescencia.  Las  mujeres  
son  para  los  demás,  existen  en  tanto  otro,  por  tal  motivo  la  maternidad  cobra  sentido  y  deja  de  
ser   producto   de   relaciones   desiguales   o   autoritarias.   Es   en   este   punto   cuando   las   narrativas   de  
empoderamiento   de   las   adolescentes   se   fracturan,   toda   la   elaboración   de   la   mujer   profesional  
se  mantiene,  pero  se  intuye  que  ahora  existirá  mayor  dificultad,  de  hecho  el  autoaislamiento  
ha   producido   en   muchas   el   abandono   de   la   escuela   secundaria,   tal   como   refiere   Wanda:   ¿Qué  
necesita  una  mujer  para  ser  mamá?  :  Valor  porque  si  no  después  no  va  a  poder.  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

30  
 
Barahona:  Desde  el  Ingenio  hasta  el  Batey  
 

Barahona   ha   sido   históricamente   uno   de   los   principales   nodos   azucareros   de   la   República  


Dominicana,  el  levantamiento  de  ingenios  atrajo  no  solamente  población  rural  a  la  ciudad,  sino  
que   a   su   vez   consolidó   la   aparición   de   bateyes,   conglomerados   habitacionales   poblados   por  
mano   de   obra   haitiana   que   se   ubicaban   alrededor   de   las   fábricas   de   azúcar.     Los   haitianos  
cortaban  y  cortan  la  caña,  mientras  que  los  dominicanos  acudían  como  obreros  de  la  fábrica  y  
transportaban  la  carga.  Con  el  tiempo  el  crecimiento  de  Barahona  integró  a  los  bateyes  dentro  
de   su   expansión   urbana   al   mismo   tiempo   que   la   población   se   mestizaba   hasta   dar   origen   al  
“rayano”  la  mezcla  entre  haitianos  y  dominicanos.    

Las  características  de  los  bateyes    se  agudizaron  en  algunos  casos,  comenzaron  a  ser  parte  de  
núcleos   con   una   alta   marginalidad   y   con   formas   de   violencia   urbana   como   el   crimen  
organizado   en   pandillas,   el   comercio   y   menudeo   de   drogas   y   los   asesinatos   por   ajustes   de  
cuentas   o   por   delincuencia   común.     En   este   contexto   Villa   Central   emerge   como   un   espacio  
híbrido   que   contiene   no   sólo   bateyes   sino   áreas   consolidadas   de   cara   al   mar   y   al   puerto,   su  
complejidad   da   como   resultado   un   sincretismo   de   problemáticas:   las   que   se   observaron   en  
Azua   propias   de   la   tradición   rural   agrícola   y   las   de   la  Barahona   ciudad   con   comportamientos  
revanchistas   hacia   sus   habitantes:   servicios   insuficientes,   explotación   laboral   y   violencia   de    
género  entre  otros.  

Al   medio   día   fuimos   en   búsqueda   de   Yudith,   pero   una   multitud   se   encontraba   deteniendo   el   paso   del   tren   del  
ingenio.   Era   una   hora   laboral   y   los   hombres   de   la   comunidad   estaban   en   las   tareas   del   interior   de   la   fábrica.   Afuera  
las   mujeres   discutían   con   un   ingeniero   y   le   mostraban   en   un   balde   cómo   el   agua   tenía   un   color   amarillento.   Las  
mujeres   se   acercaron   y   me   comentaron   que   en   temporada   de   zafra,   toda   el   agua   del   barrio   se   llevaba   hacia   la  
producción  del  ingenio,  cada  año,  las  familias  tenían  que  lidiar  con  “la  cachipa”  restos  de  la  quema  de  la  caña,  una  
ceniza  que  permanece  en  el  aire  y  que  afecta  los  pulmones  de  niñas,    niños  y  personas  mayores.  (Notas  de  campo  
de  la  investigadora)    

31  
 
 
En  contraste  con  el  caso  de  Azua,  en  las  mujeres  de  Barahona  las  narrativas  disruptoras  no  son  
tan  evidentes.  Al  contrario,  las  adolescentes  manifestaron  decidir  y  en  algunos  casos  planear  
sus   embarazos.     En   este   contexto   emergen   `problemáticas   contradictorias   debido   a   que  
aunque   se   encuentran   insertas   en   la   ciudad   y   se   supondría   que   existiese   un   mayor   acceso   a  
servicios  médicos  y  educación,    las  subjetividades  de  los  actores  institucionales  y  las  barreras  
de  acceso  a  salud,  son  en  gran  medida  factores  desencadenantes  del  embarazo  adolescente.    
 
Partiendo   de   las   elaboraciones   de   la   cultura   y   los   factores   emocionales   que   determinan   el  
evento   del   embarazo,   se   pueden   identificar   los   siguientes   elementos   centrales   y  
diferenciadores  del  contexto:    
 
 
 
  Estrategias  
simbólicas  
  alrededor   del  
embarazo    «el  
  bebedizo»  «el  
subsistema»  
 
 
 
  Los  hombres  
El  embarazo  
es  un  lugar   La  planificación  
deciden  y  las   está  condenada  
  mujeres  cumplen  
de  senido  y  
de   y  eiquetada  
dominación    
 
 
 
 
Las  madres  
  deben  ser  
jóvenes  pero  
  nunca  solteras  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

32  
 
Ese  fuego  que  no  se  aguanta:  las  miradas  sobre  la  adolescencia  y  el  
permanente  estado  de  “no  derecho”  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
De  acuerdo  a  las  narrativas  de  las  adolescentes  madres  y  sus  familias,  en  Barahona  podemos  
establecer   como   el   tipo   de   mirada   sobre   la   adolescencia   incide   en   las   intervenciones   y   las  
formas   de   relacionarse   con   ellos   y   ellas,   en   este   sentido   la   comunidad   asume   a   los   y   las  
adolescentes   como   sujetos   que   deben   controlarse,   la   valoración   sobre   por   qué   se   presentan  
embarazos   adolescentes   en   la   zona   no   solo   se   explica   a   través   del   fuego   interno   del   deseo  
como  ocurría  en  el  caso  de  Azua,  sino  también  por  causas  mucho  más  complejas.    
 
El   peligro   del   sentido   común   que   vincula   embarazo   –   deseo   sexual   incontenible,   consiste   en  
que   genera   puntos   ciegos   sobre   otros   factores   relevantes,   todas   ellos,   cimentadas   en  
determinantes  sociales  estructurales  como  la  pobreza  y  por  tanto  un  continuo  estado  de  “no  
derecho”.   Esto   lo   veremos   con   claridad   en   las   deficientes   coberturas   de   métodos  
anticonceptivos,  en  economías  de  subsistencia  arraigadas  en  la  informalidad  y  en  el  delito,  en  
familias  marcadas  por  la  violencia  intrafamiliar  sobre  todo  ejercida  por  los  varones  y  en  unas  
condiciones  espaciales  de  carácter  agresivo  y  estresante  (el  ingenio,  la  cachifa,  la  carencia  de  
espacios  públicos).      
 
 
¿Hay  muchas  niñas  y  embarazadas  aquí  en  el  barrio?  

Hay  muchas.  Porque  no  entienden,  son  activas,  no  obedecen  a  lo  que  los  padres  les  decimos,  malcriadas.  

¿Por  qué  crees  que  se  embarazan?  

Mayormente  es  la  pobreza,  nosotros  vivimos  en  un  país  prácticamente  pobre  entonces  mayormente  los  papás  y  
mamás  no  tienen  como  esa  economía,  entonces  hay  más  mujeres  menores  de  edad  que  buscan  otras  vidas,  
entonces  no  se  cuidan;  se  tiran,  no  se  cuidan.  Como  para  correrle  a  la  vida  que  llevan  dentro  de  la  casa.  

¿Y  cómo  son  las  vidas  que  estas  niñas  llevan  en  la  casa?  

33  
 
Bueno,  mayormente  hay  papás  y  mamás,  no  tienen  como  esa  economía  de  comer  todos  los  días,  digamos.  Hay  
papás  y  mamás  que  ya  cuando  llevan  una  vida,  si  no  se  les  va  la  mamá  de  la  casa  o  si  no  se  le  va  el  papá  de  la  casa,  
entonces  no  hay  fuente  como  de  unión  entre  las  casas.  Madre  de  Sheila  -­‐  35  años  -­‐  Barahona  

Qué  significa  ser  libre?  

J:  No  tener  problemas,  estar  bien  están  en  la  calle  sin  preocupación,  que  no  tengas  que  salir  y  venir  a  la  casa  libre,  
es  no  tener  problemas  con  nadie.  Judith  –  sin  hijos  -­‐    17  años  -­‐  Barahona.  

¿Por  qué  hay  tanto  embarazo  adolescente?  


Porque  las  mujeres  a  veces  tienen  relaciones  y  no  se  protegen  y  por  eso  salen  embarazadas.  
 
Yo  a  veces  pienso  que  las  mujeres  de  ahora  están  medio  locas,  porque  salen  menorcitas  embarazadas  ya  no  esperan  
su  tiempo.  Grupo  Focal  Hombres  -­‐  Barahona  
 

La  vida  cotidiana  de  Villa  Central  está  marcada  por  como  ya  se  ha  dicho  múltiples  violencias,  el  
embarazo  emerge  aquí  como  un  lugar  de  sentido.  Aunque  ocurre  lo  mismo  que  en  Azua,  las  
mujeres  llegan  a  este  evento  por  cadenas  de  violencias,  manifiestan  haberlo  deseado.  Entre  las  
motivaciones  más  comunes  está  la  de  dar  el  paso  a  ser  esposas  y  madres  porque  es  parte  del  
ciclo   vital   y   del   contexto   del   barrio,   un   hijo   dota   de   sentido,   se   transforma   en   un   lugar   de  
articulación  entre  la  imposibilidad  de  pertenecer  al  mundo  social,  pues  este  es  agresivo,    y  la  
biografía  marcada  por  la  desesperanza.  Aquí  la  dimensión  emocional  cobra  gran  importancia,  
el  embarazo  se  explica  como  producto  de  los  vacíos  afectivos  y  las  necesidades  existenciales:    

Entonces  ¿por  qué  decidiste  tener  relaciones?    

M:  yo  vivía  con  mi  papá,  mi  papá  me  maltrataba  mucho,  me  daba  muchos  golpes,  y  ya  aquí  vine  un  día,  ya  viene  
pa  acá  y  él  no  sabía  dónde  estaba  y  yo  estaba  aquí,  me  vine  pa'  ca  y  yo  estaba  aquí.  Y  lo  conocí,  me  enamore  de  él,  
tuve  relación  y  tuve  está  niña.    Mia  –  16  años  -­‐  Barahona  

Cuéntame  un  poco  sobre  tu  vida  lo  que  me  quieras  contar,  por  ejemplo  ¿cuál  es  tu  recuerdo  más  viejo?    

Ma:  No  me  acuerdo,  yo  me  casé  de  13  y  esa  fue  mi  vida.  Margarita  –  15  años  -­‐  Barahona  

La  mirada  sobre  la  adolescencia  se  encuentra  tensionada  por  un  mensaje  ambiguo,  por  un  lado  
el  discurso  institucional  se  orienta  hacia  la  postergación  de  la  unión  y  de  la  maternidad,    pero  
de   otro   lado   la   ausencia   de   oportunidades   moviliza   a   que   la   maternidad   sea   el   único   sueño  
posible   de   realizar.     La   ambigüedad   está   presente   en   todos   los   relatos.   Mientras   las  
adolescentes   manifiestan   su   deseo   por   haber   sido   madres,   no   lo   demuestran   de   la   misma  
manera  a  la  hora  de  la  decisión  sobre  las  relaciones  sexuales:  

¿Qué  te  dijo  para  que  estuvieras  con  él?  

Que  él  quería  intentar,  yo  le  decía  que  no  hasta  que  tuvimos.  Él  me  decía  que  no  lo  amaba,  que  tenía  otros,  hasta  
que  se  lo  demostré.  Yo  era  virgen,  fue  él  quien  me  hizo  mujer.  él  me  decía  que  yo  tenía  amores  con  otros  y  no,  
hasta  que  le  demostré  que  no,  que  no  estaba  con  otros.  Me  daba  miedo.  Tenía  miedo  de  que  mi  padre  y  mi  madre  
se  dieran  cuenta.  Margarita  –  15  años  -­‐  Barahona  

Cuando  tú  tuviste  relaciones  con  el  papá  de  la  nena  ¿tú  querías?  

34  
 
MÍA:     no.  él  me  decía  que  eso  uno  debía,  porque  cuando  yo  estaba  en  la  escuela  me  dijeron  que  cuando  uno  
tiene  relaciones,  duele  y  sale  mucha  sangre,  pero  él  me  dijo  que  no,  que  eso  era  mentira,  que  eso  no  hace  nada,  que  
eso  no  duele,  que  eso  no  se  nota,  que  cuando  una  mujer  se  nota,  me  dijo  que  no...  Y  ahí  me  convenció  ...  y  caí  ahí  
(RISAS).  Tuve  miedo,  me  daba  miedo,  que  yo  no  quería  salir  temprano  embarazada,  quería  seguir  estudiando,  me  
daba  miedo  que  encontrara  otra  mujer  y  me  dejara,  muchos  hombres  que  como  dicen  las  muchachas  están  es  de  
la  manga  ¿tú  me  entiendes?  Pero  la  sueltan  …  tenía  miedo,  porque  a  mi  mamá  no  me  iba  a  tratar  igual  en  la  casa  
¿si  me  entiendes?  si  por  eso  Mia  –  16  años  -­‐  Barahona  

El   estado   de   “no   derecho”   se   encuentra   contenido   precisamente   en   este   relato,   las  


adolescentes  parecen  no  tener  un  mínimo  grado  de  autonomía  en  el  ámbito  pragmático  de  sus  
relaciones.   En   contraste   con   Azua   aquí   los   niveles   de   agencia   o   empoderamiento   son   bastante  
débiles,  pero  no  solo  operan  por  razones  culturales  sino  como  se  quiere  hacer  énfasis  por  la  
ausencia  de  una  batería  institucional  que  acoja  y  asegure  los  derechos  de  las  adolescentes:    

¿Cómo  fue  después  de  que  tuviste  al  bebe,  fuiste  al  médico?  

Yo  me  pongo  la  inyección  por  tres  meses  pero  se  me  venció  el  16  de  enero  pero  no  había,  luego  compré  las  
pastillas  hasta  que  lleguen  pero  no  han  llegado.  

Lo  que  pasa  es  que  en  la  UPA  hay  para  regalar  las  pastillas,  o  sea,  ellas  No  te  sé  decir,  son  enfermeras  yo  creo  no  
las  dan,  son  maldadosas  como  quien  dice,  se  las  llevan  a  su  casa,  las  venden  por  no  dárselas  a  uno,  eso  está  muy  
mal  por  ellas.  Cuando  ellas  las  venden,  yo  nunca  las  he  comprado,  en  la  farmacia  son  a  75,  hay  a  1.25  y  a  1.50,  la  
inyección  cuesta  500  y  pico.  

¿Mientras  tanto  tú  tienes  que  sacar  de  tu  bolsillo  para  comprar  esas  pastillas?  

Sí.  Sí,  él  me  ayuda  cuando  hay  porque  es  muy  difícil,  él  no  tiene  nada  ahí.  Él  sabe  sí,  él  me  quiere  mucho,  él  sabe  
que  yo  estoy  planificada.  Él  me  manda  a  que  yo  me  planifique.  Él  me  dice  que  cuando  salga  quiere  tener  el  otro  
niño  pero  yo  le  digo  que  no  porque  está  muy  chiquito  mi  bebé  y  está  muy  dura  la  cosa.  .  Margarita  –  15  años  -­‐  
Barahona  

En   cuanto   a   los   servicios   de   salud,   podemos   observar   que   la   principal   dificultad   no   es   la  


ausencia   del   conocimiento   en   métodos   anticonceptivos,   sino   el   acceso   a   los   mismos   sobre  
todo  en  el  caso  de  las  mujeres  adolescentes.    

¿Por  qué  crees  que  quedaste  embarazada?  

Mi  mamá  me  decía  “ven  mama,  planifícate”  y  yo  me  ponía  de  haragana,  y  el  día  que  decidí  planificar,  ya  estaba  
embarazada.  

¿Tu  esposo  no  te  decía  que  planificaran?  

No.  Sí.  Me  decía  que  no  lo  hiciera,  que  él  quería  tener  su  hijo  y  yo  no  es  que  me  llevaba  de  él,  yo  le  decía  a  mi  mamá  
que  sí,  que  sí,  y  el  día  que  fui  ya  era  muy  tarde.  

¿En  la  primera  relación  sexual  él  no  usó  preservativo?  

No.  

¿Tú  sabías  que  se  podían  usar  preservativos?  

Sí.  Sí.  Contestó  que  no,  que  eso  es  una  tontería,  que  si  uno  va  a  salir  embarazo,  sale  embarazado  como  sea.  
Elizabeth  –  14  años  -­‐    Barahona  

35  
 
 

¿Y  él  qué  te  decía?  

No,  el  no  me  decía  nada,  él  me  planificaba  para  no  salir  embarazada.  Yo  tomaba  esa  pastillita,  la  que  tenía  allá.  
Me  las  compraba  él.  Ajá,  la  primera  vez  él  me  la  había  puesto  a  tomar,  después  de  que  yo  me  metí  en  amores  con  
él  yo  los  conocí.  

¿En  esa  época  el  uso  condón?  No,  él  quería  usarlo  y  a  mí  no  me  gustaba.  El  quería  ponérselo  y  yo  le  decía  que  no.  
Porque  como  te  digo…  eso  a  veces  se  rompe,  no  confío  en  eso.  Yo  no  quería  ser  mamá  en  esa  época,  después  quería  
serlo.  Yo  estaba  muy  chiquita,  muy  menor,  era  un  riesgo.  Margarita  –  15  años  -­‐  Barahona  

¿tú  conocías  los  métodos  de  planificación  familiar?  

M:   si,  pero  no  los   había   usado,  en  la   escuela  me  hablaban,  mi  mamá  también   hay   uno  que  es  inyectado,  otras  son  
pastillas  ….  Los  condones  para  envolver  más  la  enfermedad  (RISAS):  se  lo  dije  pero  él  dijo  que  eso  no  hacía  nada.    
Y  yo  le  creí  (RISAS=    

¿él  quería  tener  hijos?  

M:  si,  pero  no  ahora  Mia  –  16  años  -­‐  Barahona  

En  estos  tres  relatos  se  puede  ver  cómo  aunque  hay  conocimiento  sobre  los  métodos  y  en  un  
caso   responsabilidad   en   el   uso   de   los   mismos,   aún   la   anticoncepción   se   condena,   esto   tiene  
que   ver   en   gran   medida   por   el   lugar   de   la   maternidad   y   el   embarazo   en   el   barrio.   Este   se  
reconoce   como   un   evento   que   irrumpe   en   las   vidas   de   los   y   las   adolescentes,   aunque   ha   de  
señalarse   que   las   parejas   por   lo   general   son   mayores   de   20   años.     La   conclusión   de   estas  
historias  es  que  se  encuentran  atravesadas  por  diversos  factores:  ámbitos  de  decisión  filtrados  
por  los  hombres;  dificultades  en  la  garantía  de  los  derechos  mínimos  y  una  búsqueda  afectiva  y  
de  vida  que  se  resuelve  con  la  tenencia  del  hijo  o  la  hija.    

 
 

36  
 
Experiencias  de  maternidad  en  Barahona:  El  tiempo  eterno  del  presente,  el  
recuerdo  difuso  del  pasado  y  la  imaginación  truncada  del  no  futuro  
 

Elizabeth   de   14   años,     fue   entregada   a   su   tía   materna   desde   muy   pequeña,   fue   esta   mujer  
quién  la  crió  y  quién  años  después  la  envió  a  Santo  Domingo  para  que  estuviese  con  su  madre.  
Al   llegar   de   la   ciudad   Elizabeth   estaba   embarazada.     Margarita   de   15   años,     por   el   contrario  
creció  con  sus  dos  padres,  enamorada  de  su  novio,  un  expendedor  de  drogas  decidió  unirse  a  
él   y   justo   cuando   quedó   en   embarazo,   su   pareja   fue   encarcelada,   su   hijo   tiene   dos   años   y  
desde  que  “comenzó  a  hacer  barriga”  como  ella  relata,  regresó  a  casa  de  sus  padres.    

Mía,  de  16  años  llegó  de  Santo  domingo  de  15,  conoció  a  quien  sería  su  primera  pareja  sexual  
y  el  padre  de  su  hija,  meses  después  de  darla  a  luz  la  abandonó  y  Mía  encontró  en  la  casa  de  
sus   suegros   un   lugar   de   afecto   donde   resguardarse   “mamá   y   papá”   serán   los   padres   de   su   ex   -­‐  
compañero,  maneja  la  banca  de  su  “padre”  y  cuida  a  sus  sobrinos,  Mía  es  tan  cuidada  allí  que  
no   se   imagina   salir   de   esa   casa,   incluso   sus   padres   adoptivos   la   han   dejado   tener   un   nuevo  
novio   y   permiten   visitas   y   encuentros   en   la   casa.     Finalmente,   Sheila   será   nuestro   relato,   en   su  
historia   se   articulan   los   diversos   factores   que   determinan   la   aparición   de   un   embarazo   en   la  
zona  de  Villa  Central.  

Para   terminar   la   geografía   de   las   trayectorias   de   embarazo   está   Edwidge,   con   ascendencia  
haitiana,   descubrimos   en   su   relato   las   desigualdades   que   hoy   existen   en   términos   de  
procedencia.  Con  una  alta  vulnerabilidad  las  narrativas  de  Edwidge  esconden  lo  observado  en  
la  etnografía,  esto  se  explicará  con  mayor  profundidad  en  su  historia.  

37  
 
Como   observamos   en   el   apartado   anterior,     las   adolescentes   contaban   con   un   mínimo   de  
conocimientos   sobre   las   consecuencias   de   un   embarazo   adolescente,   sin   embargo   la  
trayectoria   del   embarazo   que   inicia   desde   la   formación   de   la   pareja,   la   tenencia   de   las  
relaciones   sexuales   y   la   asunción   de   la   maternidad   es   un   camino   lleno   de   complejidades   y  
contradicciones.  

La  complejidad  puede  observarse  en  las  tensiones  que  se  han  intentado  re  –  construir  en  este  
informe:   múltiples   discursos   que   se   enfrentan   (el   de   las   promesas   sociales   de   bienestar)   y  
realidades   poderosamente   violentas   que   se   resuelven   en   algunos   casos   de   manera   pragmática  
pero   en   la   mayoría   son   resoluciones   de   carácter   emocional,   que   no   se   limitan   al  
desplazamiento  de  los  afectos  hacia  compañeros  e  hijos,  por  causa  de  vacíos  emocionales,  sino  
que  hablan  de  un  pathos  más  social,  es  decir,  en  una  sociedad  revanchista  con  los  jóvenes  y  de  
permanente   estado   de   violencia   y   no   derecho,   el   hijo   actuará   a   manera   de   una   institución  
intermedia,   dota   de   sentido,   genera   pertenencias   e   identidades,   reconstruye   lo   roto   por  
efectos  de  las  violencias  estructurales  pero  también  de  las  más  sofisticadas.  

¿habías  pensado  en  casarte  cuando  vivías  en  Santo  Domingo?  

M:  si  ,  yo  me  quería  casar  a  los  17    porque  quería  casarme  antes  me  gustaba.  

¿y  fue  tu  primera  relación?  

M:   si,   pues   me   sentí   un   poco   excitada,   porque   mi   mamá   no   sabía   nada,   entonces   como   le   podía   decir.   Entonces  
después  fue  tratándome  y  ya  después  se  lo  dije,  y  mi  mamá  luego  mando  a  buscar  a  él,  a  su  mamá,  a  su  papá  y  
luego  ellos  hablaron  ahí  y  quedaron  de  acuerdo  

¿tú  qué  le  dijiste  a  tu  mamá:  "no  mira  ya  estuve  con  este  chico"  o  tu  qué  le  dijiste?  

M:   no,   lo   primero   que   me   atreví   a   decir   fue   que   me   entro   un   dolor,   porque   estaba   embarazada.   Y   me   hice   una  
prueba  de  orina  y  estaba  embarazada  y  ahí  le  conté.  

¿tus  cuántas  relaciones  tuviste  antes  de  quedar  embarazada?  

M:  como  tres  y  quede  embarazada  de  una  vez,  el  doctor  me  dijo  que  yo  estaba  embarazada,  me  lo  dice  entre  15  
días.    

¿qué  emociones  sentiste?  Miedo,  Vergüenza,  Alegría  

M:  Alegría  sí    (RISAS)…  porque  quería  tener  una  hembra  y  Dios  me  dio  una  hembra  y  así  fue  porque  así  es  mejor    

Mía  –  16  años  -­‐  Barahona  

Mía   nos   ha   contado   en   el   apartado   anterior   que   su   motivación   obedecía   a   los   continuos  
maltratos   por   parte   de   su   padre,   pero   en   este   apartado   llama   la   atención   que   las   decisiones  
son  tomadas  a  partir  de  una  imaginación  sobre  la  vida  que  no  está  atada    únicamente  a  la  vida  
productiva   sino   que   establece   con   claridad   que   la   adolescencia   es   el   periodo   para   unirse,   no  
necesariamente  para  tener  el  hijo.    

38  
 
¿Cómo  era?  

Mira,  me  traía  hasta  pastillas  sin  yo  pedírselas,  así  él  era  muy  bueno  pero  yo  lo  dejé,  me  gustó  más  este.  

¿Se  unieron  o  se  casaron?  

Nos  unimos,  no  nos  casamos  con  matrimonio.  Yo  le  dije  a  mi  mamá  que  él  me  hizo  mujer,  mi  mamá  lo  llamó,  
hablaron,  hasta  que  él  decidió  llevarme,  él  me  llevó,  el  dijo  “entréguenme  a  mi  mujer”  y  me  llevó.  

¿Cómo  fue  esa  primera  relación,  como  te  sentiste?  

Muy  bien  me  sentí,  de  lo  máximo.  El  me  trató  muy  bien,  hasta  ahora  porque  él  está  preso,    yo  planificaba  con  esto  
mismo,  la  dejé  y  salí  embarazada  porque  quería  un  niño.  Me  gustan  mucho.  

¿Tú  te  sentías  preparada  para  ser  mamá?  

Sí,  yo  lo  atiendo  mucho,  yo  quiero  mucho  a  mi  niño.  

¿Quién  te  enseño  a  cuidar  bebés?  

Mi  mami.  Después  de  tenerlo  

¿Cómo  te  sentiste  cuando  te  dijeron  que  estabas  embarazada?  

Contenta,  muy  contenta  porque  de  verdad  verdad  yo  quería  tener  un  niño.  

Qué  te  dijo  tu  papá  cuando  vio  la  prueba  de  embarazo?  

Felicidad,  me  felicitaron,  muy  contentos,  lo  quieren  mucho.  

Margarita  –  15  años  -­‐  Barahona  

Ambas   historias   están   atravesadas   por   la   contradicción,   pues   en   el   desarrollo   narrativo,  


demuestran  que  ha  sido  un  proceso  de  re  –  significación  hacia  la  valoración  de  la  maternidad  
como   un   bien,   como   un   milagro.     Este   fenómeno   se   ancla   al   lugar   social   del   embarazo   y  
maternidad   en   esta   comunidad,   para   sus   habitantes   un   hijo   nunca   representará   un   efecto  
negativo   en   la   vida,   al   contrario,   se   asume   que   las   madres   deben   ser   jóvenes   y   que   el  
embarazo   adolescente   debe   sobrellevarse   con   responsabilidad   femenina,   pero   no   viene   a  
precarizar  o  a  afectar  de  manera  negativa  las  vidas  de  las  adolescentes,  esto  puede  explicarse  
por  el  lugar  desde  dónde  hablan  las  personas,  es  decir  los  contextos  de  no  derecho  que  han  
naturalizado   la   precariedad   y   la   perspectiva   de   un   tiempo   eterno   sin   futuros   pero   con  
presentes  y  pasados:  

¿Tú  crees  que  a  ella  le  cambió  la  vida  después  de  tener  el  hijo?  

No,  no  creo.    

¿Por  qué?  

A  ella  no  le  cambió,  porque  ella  sigue  siendo  igual  que  un  muchacho,  ella  a  veces  actúa  como  un  muchacho,  que  
me  cuesta  sentarme  con  ella  y  decirle  las  cosas  como  son.  

¿Por  qué,  qué  hace  como  muchacho?  

Ella  hace  muchas  cosas,  ella  a  veces  se  pone  como  así,  como  que  a  veces  ella  quiere  las  cosas  como  los  niños,  
quiere  las  cosas  en  el  momento,  no  cuando  se  puede,  ni  cuando  se  debe.  Madre  de  Sheila,  35  años,  Barahona  

39  
 
¿Crees  en  general  que  a  una  niña  le  puede  cambiar  la  vida,  después  de  quedar  embarazada?  

Puede   ser   que   le   cambió,   porque   si   se   mete   con   un   hombre   y   no   tienen   futuro,   hay   que   darle   gracias   a   Dios   de  
tener   sus   padres,   o   si   no   sufren   mucho   y   nunca   es   lo   mismo.   Porque   al   ser   menores   y   tener   un   hijo,   no   saben  
trabajar  en  casa,  no  saben  hacer  algo.  

¿Su  familia  cambió  después  de  que  ella  quedó  en  embarazo?  

No  cambió  de  nada,  fue  al  contrario,  porque  todo  lo  poco  que  uno  tenía  se  fue  con  ella,  pero  no  una  gran  vida.  
porque  nosotros  somos  pobres.  Madre  de  Margarita,  50  años,  Barahona  

¿Tú  qué  querías  para  él  futuro  de  Elizabeth?  

Quería  cosas  buenas,  pero  tener  un  bebé  no  es  estancar,  le  digo  que  me  dé  el  niño,  que  estudie  así  sea  por  la  noche,  
y   que   no   se   repita   la   historia,   que   se   proteja   y   se   cuide;   que   no   ande   haciendo   cosas   malas   con   un   hombre,   porque  
cuando   tienen   un   muchacho,   ellos   creen   que   ya   se   gobiernan   y   no   es   así,   son   niños.   Le   digo   que   estudie,   que  
todavía   tiene   su   vida   por   delante   y   es   muy   joven,   que   por   el   niño   no   se   pare,   y   ella   está   dispuesta   a   volver   a   la  
escuela.  Madre  de  Elizabeth,  Barahona.  

Mientras  la  maternidad  hace  parte  de  continuo  vital,  la  valoración  de  “un  niño  no  te  para”  no  
parece   ser   coherente   con   la   realidad,   en   todos   los   casos   las   adolescentes   se   sometieron   a  
estrés,   tristezas,   frustraciones   por   tener   que   –   o   cambiarse   de   escuelas-­‐   o   acudir   a   escuelas  
donde  se  aceptan  mujeres  embarazadas.  Esto  significa,  la  introducción  de  ellas  al  subsistema  
que  claramente  tiene  menor  calidad  educativa  por  su  carácter  flexible  y  de  módulos  o  la  marca  
de  pertenecer  a  una  escuela  de  “señoras”.    De  nuevo  aquí  vemos  otra  de  las  contradicciones,  
puesto   que   si   bien   en   la   comunidad   existe   una   sobrevaloración   de   la   maternidad,   en   los  
espacios  institucionales  donde  los  discursos  sobre  derechos  sexuales  y  reproductivos  y  donde  
se  hace  un  mayor  énfasis  en  la  prevención  del  embarazo,  la  aparición  de  este  comienza  a  hacer  
un  indicador  de  falla  para  las   instituciones  y  en  el  ámbito  escolar  la  distinción  entre  señorita  y  
señora   impone   en   las   adolescentes   el   aislamiento   voluntario   debido   al   estigma   de   haber  
fallado  con  la  promesa:    

¿Hasta  qué  grado  hiciste?  

Yo  lo  dejé.  Hasta  séptimo.  Desde  que  salí  embarazada,  de  13  años  lo  dejé.  

 ¿Cuándo  estabas  en  la  escuela,  querías  ser  algo  de  grande?  

Yo  quería  ser  ingeniera,  me  encantaba,  quería  ser  eso  pero  no  pude  y  todavía  puedo  si  yo  quiero  seguir,  se  puede  
pero  no  estoy  en  eso  ya.  

¿Has  pensado  en  volver  a  la  escuela?  

Sí,  yo  lo  he  pensado  pero  a  veces  echo  para  atrás.  Es  que  mira…  A  mí  me  da  vergüenza  ir  a  la  escuela  porque  ya  
después  de  que  yo  tuve  un  niño,  me  da  mucha  vergüenza.  

¿No  hay  más  niñas  que  sean  mamás?  

Sí,  hay  muchas  que  van  a  la  escuela  de  noche  que  son  mamás.  No,  pues  porque  me  da  vergüenza  pero  yo  voy  a  ir  a  
mi  escuela,  eso  me  ayuda  mucho,  sí,  yo  voy  a  ir.  

¿Has  hablado  con  tu  esposo  sobre  la  posibilidad  de  que  tú  vuelvas  a  la  escuela?  

40  
 
Sí,  él  dice  que  espere  a  que  él  salga  para  llevarme  y  traerme,  él  quiere  que  yo  vaya  a  la  escuela.  Porque  él  disque  se  
pone  celoso  porque  hay  mucho  tigre.,  andan  pendientes.  Ellos  andan,  te  enamoran  conversando  contigo,  así,  
normal.  

Qué  dicen  tus  padres  sobre  que  tú  vuelvas  a  la  escuela?  

Ellos  me  mandan,  soy  yo  quien  no  he  querido  ir,  mi  madre  me  dice  para  comprarme  mi  ropa  para  ir  a  la  escuela,  
mi  uniforme  y  yo  he  dicho  que  no.  Margarita  –  15  años  -­‐  Barahona  

¿hasta  que  grado  estudiaste?  

hasta  primero  bachillerato  

¿seguiste  estudiando  aquí?  

M:  no,  porque  salí  embarazada  

¿cuántos  años  tenías?  

M:  yo,  15.  Mía  –  16  años  -­‐  Barahona  

Volvemos   a   las   contradicciones   cuando   se   rompe   una   nueva   promesa   la   de   “la   pareja   me   dará  
bienestar   y   el   hijo   me   dará   felicidad”   aunque   las   adolescentes   insisten   en   explicar   el   embarazo  
y  la  maternidad  de  manera  positiva  y  conectan  su  emocionalidad  con  la  alegría  y  el  amor  hacia  
el  hijo,  veremos  escenarios  de  cambio  que  producen  exactamente  lo  contrario,  en  este  punto  
entra  también  la  variable  religiosa  como  un  núcleo  de  explicación  del  evento,  es  decir,  para  las  
iglesias   donde   las   niñas   asisten,   el   embarazo   sin   la   unión   por   el   rito   del   matrimonio,   es   motivo  
de   culpa   y   vergüenza,   es   así   que   en   una   perspectiva   de   intervención   a   las   niñas   buscan   que  
ellas  “se  perdonen”    por  el  pecado  que  han  cometido,  esto  genera  en  ellas  mayor  estrés  y  la  
agudización  del  evento  de  fracaso:  

¿Ahora  a  dónde  sales  a  bailar?  

Por  ahora  no  salgo,  por  ahora  estoy  un  poco  retirada  de  la  calle,  porque  ya  no  soy  la  misma  de  antes,  ya  estoy  más  
para  mi  niño,  ya  estoy  aquí  en  la  casa,  me  quedo  con  él,  le  dedico  todo  el  tiempo  a  él.  

¿O  sea  que  ya  no  hay  voleibol  ni  hay  baile?  

Sí  lo  hay  pero  muy  poco.  Yo  me  siento  un  poco  agotada  pero  no  puedo  hacer  nada  porque  no  lo  puedo  dejar  a  él  
solo  para  salir,  yo  tengo  que  atenderlo  a  él  primero,  decirle  a  mami  si  me  lo  puede  atender  y  después  salgo  a  lo  
que  voy  a  hacer.  

¿Cómo  era  un  día  tuyo  desde  que  te  levantabas  hasta  que  te  acostabas  antes  de  tener  el  bebé?  

Muy  alegre,  paraba  mucho  andando  con  mis  amigas,  hacía  los  oficios  en  la  casa,  todo  alegre,  música,  bebida  pero  
ahora  no,  ahora  no  puedo  hacer  muchas  cosas  que  podía  hacer.  

¿Cómo  es  un  día  ahora?  

Es  alegre  pero  no  puedo  salir  mucho,  tengo  que  quedarme  a  cuidar  el  niño,  todo  muy  bien  pero  no  es  igual  como  
antes.  Elizabeth,  14  años  -­‐    Barahona  

41  
 
 

¿Qué  pasó  con  tu  cuerpo,  cómo  se  fue  transformando?  

Yo  estuve  gorda,  estaba  bien  gordita  bonita.  

¿Entre  la  Margarita  de  antes  y  la  de  ahora,  cuál  te  gusta  más?  

La  de  antes.  Más  flaca,  estaba  más  flaquita.  Estaba  parejita,  más  bonita,  mi  cabello  me  gustaba  mucho,  estaba  
muy  largo.  Cuando  salí  embarazada  yo  me  lo  corté.  

¿Por  qué?  

Por  nada,  (silencio)  

¿Tú  crees  que  a  las  chicas  embarazadas  les  cambia  la  vida  después  de  tener  el  bebé?  

Yo  creo  que  sí.  No  sé,  para  mí  cambia.  

¿En  qué  sentido?  

No  te  sé  decir.  Claro  porque  tú  ves,  después  de  que  tú  tienes  tu  hijo  algo  cambia.  Margarita  –  15  años  –  
Barahona  

Bueno…  ¿cómo  es  la  Mía  de  ahora?  

M:     ahora,  después  que  termine  con  él  no  soy  la  misma  que  antes,  pero  hay  que  seguir  pa'  lante  y  nada  me  
siento  bien  con  mi  nuevo  novio  ahora,  es  muy  bueno,  de  que  si  le  falta  algo  a  mi  hija  está  preocupado,  si  le  falta  
leche,  le  trae  su  leche,  todo  lo  que  necesita  es  muy  bueno  

¿te  sentías  preparada  para  ser  mamá?  

M  si,  porque  yo  quería  mi  niña  y  estaba  preparada  para  atenderla,  cuidarla,  para  hablarle  

¿qué  le  dirías  a  Lucero  cuando  ella  ya  este  grande?  ¿Te  gustaría  que  ella  fuera  mamá  adolescente?  

M:  no,  porque  primero  quiero  que  ella  estudie,  se  haga  profesional  para  cuando  sea  más  grande  pueda  tener  sus  
hijos.  Porque  si  es  antes,  va  andar  sufriendo,  viviendo  arrimada  ¿si  me  entiende?  Entonces  si  tiene  su  casa  propia  y  
es  grande  y  depende  de  ella,  ella  puede  buscar  su  novio.  Mía  –  16  años  –  Barahona  

Así  las  narrativas  adquieren  matices,    no  es  tan  sencillo  asumir  la  maternidad  como  las  voces  
de   las   madres   y   otros   actores   institucionales   evalúan.   Un   hijo   cambia   la   vida,   en   el   caso   de  
Margarita,   vuelve   lo   incomprensible   de   los   eventos   violentos,   su   ritual   de   cortarse   el   pelo  
como  un  paso  hacia  una  vida  que  todavía  no  sabe  como  nombrar  o  explicar,  ella  percibe  que  
algo   ha   cambiado   pero   no   logra   articularlo,   narrarlo.   EN   el   caso   de   Mía,   aunque   intenta  
resignificar   el   evento   con   un   “yo   quería”   y   esto   lo   apoya   en   la   existencia   de   la   casa   de   sus  
suegros  como  un  lugar  de  afecto,  luego  lo  replica  con  “no  quiero  que  viva  arrimada”    y  pone  de  
manifiesto   la   necesidad   de   tener   primero   un   proyecto   personal   para   luego   integrarlo   a   la  
formación  de  la  familia.    

42  
 
Como  un  giro,  vemos  la  emergencia  de  otros  discursos  en  las  madres  adolescentes  pero  de  
nuevo  estos  giros  que  son  positivos  a  la  hora  de  imaginarse  otros  futuros  para  las  mujeres  son  
fracturados  por  los  planes  anteriores  de  dar  sentido  en  los  hijos,  el  ideal  de  la  madre  joven  
apoyado  por  las  imágenes  sobre  el  embarazo  y  la  maternidad  no  colaboran  con  la  articulación  
de  estos  rasgos  emancipadores  en  la  práctica  y  el  ejercicio  de  derechos  en  la  vida  cotidiana:  

¿Por  ejemplo,  tú  qué  piensas  de  las  niñas  que  tienen  13  años  y  que  no  se  casan?  

Para  mí  eso  está  muy  bien,  eso  era  lo  que  yo  tenía  pensado,  eso  es  bien,  tener  su  amor  público,  tener  relaciones  y  la  
mujer  planificándose,  para  no  salir  embarazada  y  tener  una  vida  por  delante,  que  yo  lo  veo  que  así  es  mejor.  Sin  
casarse,  es  que  no  es  obligación  casarse,  yo  podía  tener  mi  novio  muy  bien,  ir  a  la  escuela  también  y  todo,  ir  a  la  
universidad  y  todo  muy  bien,  no  es  obligado  casarse.  Elizabeth  –  14  años  -­‐    Barahona  

 
En  los  comerciales  de  pañales  vemos  una  representación  muy  fuerte  del  papel  de   la  crianza  en  
la  madre  sola,  estas  madres  son  jóvenes  y  cuando  no  aparecen  solas,  se  acompañan  de  vecinas  
y  amigas  “una  vida  caóticamente  hermosa”  es  el  nombre  de  la  campaña.  En  estos  dispositivos  
de   la   cultura   es   importante   ver   como   persiste   la   ambivalencia   sobre   la   tenencia   de   los   hijos,  
pero  sobre  todo  la  sobrevaloración  de  la  maternidad:  
 
http://www.youtube.com/watch?v=hszorurSRJQ  
 
Otro  de  los  ejes  que  por  su  intensidad  emocional  es  relevante  es  el  evento  del  parto.  Aunque  
el  record  es  decir,  el  control  pre  –  natal  es  realizado  por  todas  las  adolescentes,  el  embarazo  al  
ser   asumido   como   de   alto   riesgo,   se   reduce   al   seguimiento   y   preparación   clínica   pero   no   al  
acompañamiento  emocional  de  las  adolescentes.    Como  se  ha  intentado  demostrar  la  cantidad  
de   informaciones   sobre   el   evento   y   la   calidad   de   ruptura   del   acontecimiento   del   embarazo,  
aterriza  en  una  subjetividad    fragmentada  y  en  un  momento  de  ausencia  de  sentido:  

¿tú  te  hiciste  todo  el  record?  

M:   si…   yo   me   iba   a   chequear   todos   los   miércoles,   cuando   tenía   cita   y   compraba   todo   lo   que   me   daban   yo   lo  
compraba,  compraba  todas  las  pastillas  me  las  bebía  también.  

¿en  ese  momento  estabas  con  tu  marido?  

M:  si  

¿quién  te  acompañaba  a  los  controles?  

MÍA:     yo   sola   mi   mamá   no   podía   ir   porque   atiende   su   marido   y   ella   trabajaba…   entonces   ella   no   podía   …  
porque  yo  me  iba  a  las  4  o  a  las  6  y  venía  4  o  5  en  la  tarde  tenía  que  coger  turno  y  pasar  a  donde  la  doctora  y  
también  iba  mucha  gente  

Ibas  solita…  ¿y  la  primera  consulta?  

MÍA:     fui  con  mi  mamá,  dos  veces  fui  con  ella  y  ya  después  iba  sola  

43  
 
¿te  dijeron  que  en  algún  momento  que  tú  embarazo  podía  ser  riesgoso?  

M:     sí.    eso  me  dijeron  la  muchacha  que  hacen  relación  y  quedan  embarazadas  tan  temprano  es  peligroso,  
me   podía   morir   yo   o   se   podía   morir   la   niña,   la   de   ahí   del   frente   ella   se   llama   Olga,   me   dijo   que   había   una   sobrina  
que  casi  se  muere  ella  y  se  muere  la  niña,  pero  se  salvaron  las  dos,  porque  ni  tan  temprano  ni  tan  tarde,   Mia  –  16  
años  -­‐  Barahona  

¿Qué  te  dijeron  la  primera  vez  que  te  fuiste  a  chequear?  ¿Quién  te  atendió?  

Ma:  No  me  acuerdo  de  ese  doctor,  me  chequeaban,  no  me  decían  nada,  me  recetaban  mis  pastillas  de  vitaminas  
para  fortalecer,  no  me  acuerdo  el  médico,    decían  disque  “ay,  tan  chiquita”.  

¿Y  tú  como  te  sentías?  

Ma:  No,  así  contenta,  me  avergonzaba  a  veces.  Porque  estaba  muy  chiquita  y  era  un  riesgo.  

¿Tú  sabías  antes  de  quedar  embarazada  que  había  un  riesgo?  

Ma:  No,    antes  de  salir  embarazada  no  lo  sabía,  decían  que  es  un  riesgo  y  que  se  podían  morir.  

¿Eso  te  lo  dijeron  desde  la  primera  vez  o  más  adelante?  

Ma:  Más  adelante.  

¿Y  cómo  te  sentiste  cuando  te  dijeron  eso?  

Ma:  Miedo,  eso  me  daba  miedo.  

Cuéntame  cómo  fue  el  día  del  parto.  

Ma:  Uy,  muy  doloroso,  cuando  yo  me  fui  de  aquí  yo  no  tenía  dolor,  allá  me  internaron,  me  pusieron  pitocín,  suero,  
me  calentaron  mis  dolores  hasta  que  yo  parí,  me  llevaron  como  a  las  8  de  la  noche  y  yo  de  cobarde  vine  pariendo  
como  a  las  6  de  la  mañana  porque  estaba  acobardada,  eso  es  muy  fuerte.  Margarita  -­‐  15  años  -­‐  Barahona  

Las  comunicaciones  alrededor  de  la  prevención  de  la  mortalidad  materna,  contienen  mensajes  
fundamentados   en   el   miedo   y   no   en   procesos   de   autocuidado   y   derecho.     Esto   agudiza   la  
sensación   de   frustración   y     posibilita   el   asumir   el   embarazo   como   un   evento   violento.   Por   otro  
lado,     la   experiencia   de   ser   madre   se   ata   a   las   maneras   como   se   construye   el   sentido   del  
género,  esto  será  relevante  en  el  caso  de  proyecciones  e  imágenes  de  sí  misma  y  del  futuro,  es  
decir,   que   en   muchos   casos   pese   a   tener   discursos   que   puedan   ser   transformadores,   la  
construcción   de   una   feminidad   de   vuelta   a   la   mujer   como   cuidadora   y   madre   facilita   que   se  
produzca  un  nuevo  embarazo  y  que  se  reafirmen  nociones  como  el  desplazamiento  del  amor  
propio  hacia  los  otros  hijos,  esposos  o  padres.    

qué  es  ser  mujer?  

M:     es  una  cosa  bonita,  me  siento  igual  como  todas,  aunque  a  veces  según  el  grupo  de  edad,  aún  me  gustan  
cosas  de  mi  niñez  y  a  veces  señorita,  aunque  a  veces  me  aparto  cuando  hay  niñas  porque  no  entienden  todavía.  
Porque  por  aquí  todavía  son  chiquitas  y  no  han  tenido  relaciones.  En  las  mujeres  ya  la  cosa  cambia  porque  soy  
mujer  y  con  la  niña  ahí,  no  creo  que  se  prudente.  En  estos  momentos  no  me  gustaría  por  eso  

bueno  en  tu  historia  ¿cuál  va  a  ser  el  final?  ¿Cuál  va  a  ser  el  final  de  tu  historia?  

M:     yo  no  sé  (RISAS)  feliz:…  tener  muchos  niños  y  que  sea  feliz:  quiero  tener  3  hembras  y  2  varones  

Qué  de  bueno  tiene  ser  madre  de  hembras  y  madre  de  varones  hay  diferencias?  

44  
 
M:     no,   es   que   a   mí   me   gustan   más   las   hembras,   porque   con   las   hembras   me   siento   más,   la   peino   ¿si   me  
entiendes?  Me  gusta  peinarla  a  ella,  juego  mucho,  es  lo  mismo  pero  me  gustan  más  las  hembras,  porque  cuando  yo  
era  adolescente  dije  que  si  yo  salía  embarazada,  lo  primero  que  yo  quería  sería  una  hembra.  Para  pasar  el  tiempo  
libre  peinándola,  porque  cuando  ella  era  recién  nacida,  yo  sufría  mucho  porque  yo  la  bañaba  la  peinaba,  mientras  
tanto  pensaba  si  él  se  iba  o  no  se  iba  si  estaba  ahí.  

¿o  sea  que  las  mujeres  podemos  dejar  de  pensar  en  los  hombres  y  pensar  en  los  hijos?  

M:     algunas   veces   sí,   pero   a   veces   al   pensar   en   la   niña,   también   uno   piensa   en   él   A   veces   me   sentía   con  
alguien  a  mi  lado.  Ya  con  él  me  sentía  que  no  estaba  sola.  Mía  –  16  años  -­‐  Barahona  

En  algunos  casos,  como  el  de  Mía,  veremos  que  el  embarazo  no  es  un  evento  que  propicie  la  
reflexividad  transformadora,  esto  puede  explicarse  por  el  nivel  de  vulnerabilidad  que  
acompaña  el  acontecimiento.  En  Barahona  como  una  profecía  autocumplida  se  entremezcla  la  
supervaloración  de  la  maternidad  que  nace  en  la  cultura  y  con  especial  énfasis  en  la  cultura  
afrodescendiente,  la  tensión  entre  múltiples  voces  sobre  el  deber  ser  de  las  mujeres  y  de  los  y  
las  adolescentes,  la  ausencia  de  oportunidades  y  en  general  la  fractura  heredada  durante  
generaciones  producto  de  la  violencia  estructural  que  vincula  elementos  como  pertenecer  a  
las  clases  trabajadoras  del  ingenio  o  a  las  procedencias  como  se  profundizará  en  el  relato  de  
Edwidge.    

45  
 
Relatos    
 

Jamileth:  Todo  El  Corazón  Completo  


 
La  violencia  ha  sido  definida  como  aquello  que  por  medio  del  uso  abusivo  de  la  fuerza  provoca  
daño  en  la  integridad  y  la  dignidad  de  la  persona.  Después  del  hecho  violento  la  vida  no  vuelve  
a   ser   la   misma,   lo   dado   por   supuesto   se   pone   en   duda   y   aparece   la   frontera   entre   lo  
inenarrable   del   dolor   y   la   necesidad   de   contar   la   historia   para   darle   sentido.     La   vida   de  
Jamileth   tiene   que   ver   con   aquel   punto   de   inflexión   entre   un   momento   en   que   decide   ir   a  
compartir   un   helado   después   de   las   clases   y   la   rapidez   en   que   no   comprende   lo   que   ocurre   en  
un  cuarto  de  hotel.    
 
Jamileth    camina  en  diversas  relaciones  donde  la  culpa,  el  miedo,  el  odio  y  la  imposibilidad  de  
armar   lo   que   fue   roto   es   una   constante.   Parejas   mayores,   en   coherencia   con   la   premisa   de  
“más   vale   un   hombre   con   experiencia”   violencias   explícitas   de   golpes   y     persecuciones,   el  
embarazo   como   una   salida   de   esperanza   y   de   nuevo,   la   resignificación   de   la   cadena   de  
violencias.    
 
La   sensación   de   incompletud   es   llenada   por   la   hija.   Jamileth   es   consciente   de   que   ha  
reproducido  no  sólo  la  historia  de  su  madre  sino  también  la    de  su  hermana  y  la  de  su  vecina.  Y  
sin  embargo  el  poder  de  las  mujeres  de  Azua,  la  lleva  a  denunciar,  a  practicar  el  derecho  y  a  
cortar  -­‐  por  lo  menos  hasta  el  punto  de  este  relato  de  vida-­‐    con  años  de  vulneraciones  a  su  
persona.  No  está  sola,  su  madre  la  acompaña  y  también  sus  hermanas,  manifiesta  que  lo  más  
difícil  de  ser  mujer  es  encargarse  de  sí  misma.    Conserva  el  recuerdo  de  infancia  del  día  en  que  
su  padre  se  marchó,  conserva  como  ella  misma  relata  la  frente  en  alto  y  la  mirada  en  el  futuro.  
Lo   que   leeremos   a   continuación   es   una   Jamileth   con   mucha   más   imaginación   que   fractura,  
aunque  como  una  herida  compartida  por  sus  amigas  y  vecinas,  permanece  allí  el  sin  sentido  de  
la   tarde   del   helado.     La   entrevista   concluye   con   la   descripción   de   su   cómplice   y   aliada:   ¿qué  
lugar  ocupa  un  hijo  en  la  vida  de  la  mujer?:  todo  el  corazón  completo.    
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

46  
 
17  años  
Las  Yayas,  República  Dominicana  
Enero  23  de  2013  
 
¿Toda  la  vida  has  vivido  aquí?  
 
Sí.  
 
¿De  dónde  eres?  
 
De  aquí  de  Las  Yayas.  
 
¿Con  quién  vives  en  la  casa?  
 
J:  Con  mi  mamá.  Mi  tío,  nada  más  duerme.  Niños,  La  mía  solamente  y  mi  sobrino  está  de  visita.  
 
¿Qué  hace  tu  mamá?  
 
J:  Mi  mamá  no  tiene  ninguna  ocupación,  prácticamente  el  plan.  Ella  no  sé  cuánto  gana  en  el  
plan,  pero  de  eso.  
 
¿Y  tú?  
 
J:  De  mi  novio.  Él  trabaja  con  unos  comerciantes  que  venden  habichuelas  y  café.  
 
¿Tú  trabajas?  
 
J:  Sí,  yo  gano  dinero  arreglando  las  uñas,  decorándolas.  
 
¿Tú  tienes  hermanos?  
 
J:  Un  varón.  
 
¿Cuántos  hermanos  tienes?  
 
J:   Dos   pero   son   femeninas.   Mayores.   La   morenita   que   pasó   por   ahí   que   está   de   visita   y   está  
embarazada  y  otra  que  vive  en  Santo  Domingo.  Las  dos  viven  en  la  capital  una  que  trabaja  en  
un  consorcio  de  bancas  y  la  otra  tiene  un  salón.  
 
 
¿Estudiaste?  
 
J:   Me   quedé   en   tercero   de   bachillerato,     para   atender   a   la   niña,   para   dedicarle   más   tiempo  
pero  yo  voy  a  terminar  ya  que  ya  está  grande  para  no  dejarla  y  pequeña,  solamente  me  falta  el  
último.  

47  
 
 
 
¿Cuántos  años  tiene?  
 
J:  1.  
 
¿Cómo  era  tu  vida  cuando  eras  pequeña?  
 
J:   Yo   jugaba   a     las   muñecas   y   estudiaba.   Con   las   amiguitas   jugábamos   a   que   nos   íbamos   de  
viaje  muchas  veces,  a  amas  de  casa  y  sueños  de  uno  de  ser  millonario.  No  así,  sino  superarnos,  
salir  de  abajo.  Jugábamos  a  que  nos  habíamos  superado,  a  que  teníamos  dinero.  
 
¿Si  tuvieras  mucho  dinero,  qué  harías?  
 
J:  Yo  invertiría  en  las  zonas  más  necesitadas  como  aquí  por  ejemplo.  
 
¿Qué  es  lo  que  necesitan  aquí?  
 
J:  Muchas  cosas.  
 
¿Cuál  es  el  recuerdo  que  tienes  más  presente  de  cuando  eras  niña?  
 
J:  De  los  juegos.  Lo  único  que  yo  recuerdo  donde  era  feliz,  era  jugando.  
 
 
¿Cuándo  eras  pequeña  con  quién  vivías?  
 
J:  Con  mi  mamá.  Sí  pero….  Ah!  Ya  recuerdo….  Fue  triste  cuando  él  (el  padre)   se  fue  de  la   casa.  
No   hubo   discusión   porque   nunca   se   fue,   prácticamente   un   hogar   ejemplar   porque   no   había  
discusión  ni  nada,  me  entristeció  porque  él  recogió  sus  cosas  y  se  las  llevó,  no  sé  el  por  qué,  no  
sé  el  motivo.  Ese  fue  un  momento  triste.    Tenía  como  10.  
 
¿Le  preguntaste  alguna  vez  a  tu  mamá,  por  qué  se  había  ido  tu  papá?  
 
J:  Sí.  Porque  ya  no  quería  estar  aquí.  
 
¿Después  tu  vida  empezó  a  cambiar  en  algún  momento  de  niña  a  más  señorita?  
 
J:  Sí.  Ya  no  tenía  papá,  ya  no  veía  a  nadie  aquí  en  la  casa,  nada  más  a  mi  mamá  y  yo  comencé  a  
buscarlo   porque   no   se   fue   muy   lejos   que   digamos,   yo   iba,   siempre   quería   estar   más   con   él  
porque  me  trataba  bien.  Vivía  con  mi  abuela,  la  mamá  de  él.  
 
¿Cómo  era  la  relación  con  tu  abuela?  
 
J:  Súper  bien.  

48  
 
 
¿Tu  papá  se  volvió  a  unir  con  alguna  otra  mujer?  
 
J:  No.  
 
¿Y  tu  mamá?  
 
J:  No,  digo,  ella  no  se  casó  con  nadie  más.  
 
 
¿Tú  has  pensado  en  irte  a  Santo  Domingo?  
 
J:  Muchas  veces.  No  me  he  ido  porque  no  me  gusta  ser  dependiente.  O  sea  que  sí  me  gusta  
depender   pero   de   mí   y   ser   independiente   del   otro.   Porque   no   me   gusta   sentirme   como   un  
obstáculo  para  nadie,  no  me  gustaría  vivir  en  la  casa  de  ninguna.  
 
¿Ellas  estudiaron?  
 
J:  Sí,  hay  una  que  va  a  la  universidad  creo  que  derecho,  no  sé,  algo  así  y  la  otra  se  quedó  en  
segundo  de  bachillerato.  
 
¿Cómo  fue  la  vida  después  de  los  10  años?  
 
J:   Bueno,   luego   tuve   un   noviecito   medio…   ahí   otro   bobin   igual   que   yo.   Él   tenía   19   yo,   11.  
Imagínate,   ya   él   era   mayor   obviamente   y   yo   era   muy   cerrada.   Sí,   porque   está   bien   que   diría  
que   sabía   pero   no   era   tanta   la   experiencia,   imagínate   de   11   años.   No,   fue   mi   primer   novio,  
claro,  yo  no  sabía  lo  que  era  enamorarse.  Duré  como  8  meses.  
 
¿Y  por  qué  se  terminó  la  relación?  
 
J:  Porque  me  pidió  algo  indebido.  
 
¿Te  pidió  que  tuvieran  relaciones  sexuales?  
 
J:  Sí.  
 
¿Y  tú  qué  dijiste?  
 
J:  Que  no,  que  eso  era  imposible  y  por  eso  corte  con  él.  Porque  no  estaba  preparada.  
 
¿Luego  conociste  a  alguien  más?  
 
J:   Sí.   Era   otra   persona,   aún   más   sencilla   que   él,   así   como   yo,   era   más   joven   y   también  
terminamos  la  relación  pero  no  pasó  nada.  
 

49  
 
¿Y  por  qué  se  terminó?  
 
J:  Porque  me  engañó.  Duramos  Un  año.  Parece  ser  que  me  estaba  engañando  y  luego  yo  me  di  
cuenta  al  tiempo.  Él    tenía  17  yo,  12.  
 
¿Después  conociste  a  alguien  más?  
 
J:   Un   año   después.   Ese   fue   aún   más   mayor   todavía   que   yo,   que   él   y   que   el   otro,   tenía   basta  
experiencia.    Como  24,  algo  así  yo  como  13.  
 
¿Te  gustan  los  hombres  mayores?  
 
J:  Bueno,  la  experiencia  que  he  tenido  así  ha  sido  buena  con  los  mayores,  pero  por  lo  menos  
crecí  mentalmente.  
 
¿Qué  hacía  este  chico  de  24  años?  
 
J:   Él   trabajaba   en   construcción   creo   que   es   y   ya   tenía   un   niño.   Me   decía   que   me   quería,   eso   es  
lo  que  dicen  siempre,  me  decía  que  me  quería  y  yo  me  dejé  llevar.  Duré  cinco  meses,  porque  
me  pidió  lo  mismo  aunque  ahí  si  lo  logró  pero  se  aprovechó.  
 
¿Esa  fue  tu  primera  vez?  ,  ¿Planearon  esa  relación  sexual?  
 
 
J:  Sí.  Yo  no,  pero  parece  que  él  lo  tenía  todo  planeado.  Fue  fuera  de  aquí,  yo  salí  a  hacer  una  
tarea  y  luego  él  me  encontró  y  me  dijo  “vamos,  tenemos  algo  que  hablar”  entonces  luego  él  
me   dijo   que   no   era   nada,   que   era   algo   leve,   yo   le   dije   que   no   quería,   que   no   me   sentía  
preparada,   que   había   terminado   una   relación   por   eso   mismo   y   que   no   quería,   bueno,   él   me  
dijo  que  él  sí  y  que  se  podía  hacer  responsable  por  cualquier  cosa,  yo  le  dije  que  no  pero  como  
quiera   fue   a   su   manera   pero   ya   él   era   un   hombre   e   hizo   lo   que   quiso,   o   sea,   él   lo   hizo   a   su  
manera,  yo  no  quería.  
 
 
Yo   estaba   lejos.   Sentí     mucho   dolor   y   como   yo   no   quería,   fue   el   dolor   más   grande.   Después   de  
haber   pasado   lo   sucedido,   yo   no   iba   a   hacer   nada   más,   digo,   tenía   miedo,   tanto   de   decirlo  
como  de  perderlo  y  continuamos.  
 
¿No  le  contaste  a  nadie  lo  que  había  pasado?  
 
J:  No.  
 
¿Y  qué  pasó  después,  tuviste  más  relaciones  con  él?  
 
J:  No  y    terminé  con  él.  
 

50  
 
Lo   que   te   pasó   con   este   hombre   que   te   llevó   a   la   fuerza,   ¿alguna   vez   lo   has   conversado   con  
alguien?  
 
J:  Con  el  papá  de  la  niña  y  él  me  culpó,  me  dijo  que  era  mi  culpa  porque  nadie  me  mandó  a  
estar  de  coqueta,  de  regalada  y  muchas  cosas  más.  
 
¿Eso  te  lo  dijo  cuándo  eran  novios?  
 
J:  No,  después  cuando  vivíamos  juntos.  
 
¿Cuándo  él  estuvo  contigo  por  primera  vez  te  culpó  porque  no  eras  virgen  o  algo  así?  
 
J:  No,  porque  ya  él  sabía.  Que  no  era,  pero  no  le  dije  cómo  la  perdí.  
 
¿Entonces  tú  no  le  has  contado  a  nadie  más  sobre  esto?  
 
J:  No.  No,  no  es  mi  culpa.  
 
¿Después  conociste  a  alguien  más?  
 
J:  A  el  papá  de  la  niña  y  me  casé  con  él.  
 
¿Pero  entonces  cuántos  años  tenías  cuando  conociste  al  papá  de  la  niña?  
 
J:  14.  Yo  vivía  donde  mi  abuela,  mi  mamá  estaba  trabajando  en  la  capital,  yo  vivía  del  otro  lado  
y  ahí  lo  conocí.  Tenía  una  prima  y  eran  amigos  ellos  y  ahí  fue  a  saludarla,  tenía  mucho  tiempo  
que  no  la  veía  y  ahí  yo  lo  conocí.  
 
¿Qué  fue  lo  que  te  gustó  de  él?  
 
J:   Ese   es   otro   que   tenía   bastante   experiencia,     tiene   30,   hace   Decoración   en   yeso   y   sabe   de  
electricidad   también.   Una   persona   aparentemente   amigable   y   ahí   fuimos   siendo   amigos   y  
luego   él   me   dijo   que   yo   le   gustaba,   que   se   quería   casar   conmigo   y   después   del   tiempo   que  
estuvimos  de  noviazgo  nos  casamos,  él  me  llevó  para  su  casa,  yo  me  fui  a  vivir  con  él  y  después  
tuvimos  la  niña.  
 
 
¿Pero  vive  contigo?  
 
J:   No,   yo   lo   dejé   porque   después   del   tiempo   me   pegaba,   me   maltrataba   verbalmente   y  
físicamente.  
 
 
Cuando  empezaste  con  tu  esposo,  ¿al  cuánto  tiempo  quedaste  en  embarazo?  
 

51  
 
J:  Al  año,    primero  me  casé.  Porque  ya  no  quería  vivir  más  en  mi  casa,  quería  irme  a  vivir  con  
él.  
 
¿La  manera  de  irte  de  tu  casa  era  irte  con  él?  
 
J:  Sí,  yo  me  fui.  
 
¿No  había  posibilidad  de  que  tú  te  fueras  a  vivir  a  otra  parte  sin  necesidad  de  un  hombre?  
 
J:  Es  que  él  igual  era  mi  novio  entonces  me  fui  a  vivir  con  él,  sola  cómo  iba  a  trabajar  siendo  
menor  de  edad,  él  era  mayor,  él  tenía  que  mantener  la  casa.  
 
¿Cómo  fueron  esos  días  en  que  te  fuiste  a  vivir  con  él?  
 
J:  Tranquilos.  Vivíamos  solos  prácticamente,  su  mamá  venía  una  temporada  y  se  iba  otra  vez.    
Al  principio  me  sentí  bien.  
 
¿Cuándo  comenzaron  a  cambiar  las  cosas?  
 
J:  Después  de  que  salí  embarazada.  
 
 
¿Tú  habías  escuchado  hablar  de  anticonceptivos  antes  de  salir  embarazada?  
 
J:   De   cómo   protegerse,   de   las   pastillas,   etc…   Pero   después   de   que   yo   me   casé   yo   duré   un  
tiempo  usándolos  y  luego  los  dejé  para  salir  embarazada.  
 
Cuando  estuviste  con  este  hombre  de  24  años,  ¿él  uso  algún  tipo  de  anticonceptivo  o  te  dijo  
que  usaras?  
 
J:  No,  yo  no  use.  
 
¿Así  que  tú  interrumpiste  las  pastillas  para  quedar  embarazada?  
 
J:  Sí.  Sí,  él  fue  el  que  me  pidió.  Yo  tengo  el  seguro  y  me  las  dan.  
 
¿Cuándo  tú  fuiste  al  seguro  a  pedir  las  pastillas  ya  estabas  casada?  
 
J:  Sí.  Tenía  14.  Ellos  simplemente  le  dicen  a  uno  que  así  es  que  deben  protegerse,  que  ya  que  
han  tenido  relaciones  lo  que  tienen  es  que  cuidarse  para  no  salir  embarazadas  y  ellos  me  las  
dieron  porque  no  hay  ningún  problema.  
 
¿Esa  primera  relación  que  tuviste  con  tu  esposo  fue  satisfactoria,  fue  bonita  para  ti?  
 
J:  Sí.  

52  
 
 
¿Cómo  te  diste  cuenta  de  que  estabas  embarazada?  
 
J:  Cuando  me  faltó  el  periodo  y  me  comenzaron  a  dar  náuseas  y  mareos.  
 
¿Y  tú  querías  tener  un  hijo?  
 
J:  Sí.  Porque  ya  yo  quería  sentirme  responsable,  no  quería  estar  sola.  
 
 
¿Y  qué  sentiste  con  la  noticia  del  embarazo?  
 
J:  Alegría.  
 
 
¿A  quién  le  contaste  o  te  hiciste  una  prueba    o  como  fue  la  historia?  
 
J:  Yo  asistí  aquí  a  la  clínica  para  que  me  indicaran  los  análisis  y  luego  yo  ir  al  hospital,  después  
de   que   me   hice   la   prueba   yo   me   convencí.   Le   conté   a   él.   Se   alegró   porque   él   quería  
supuestamente.  
 
¿Por  qué  dices  que  supuestamente?  
 
J:   Porque   antes   de   yo   salir   embarazada   él   pedía   tener   un     hijo.   Después   él   fue   cambiando  
conmigo,   no   era   igual,   ya   decía   que   no   lo   quería,   que   podía   hacer   lo   que   yo   quisiera   con   el  
embarazo  Porque  decía  que  no  me  quería  ya.  
 
¿Cuántos  meses  tenías  cuando  él  te  empezó  a  decir  esas  cosas?  
 
J:  Como  tres.  
 
 
¿Cuándo  él  te  dijo  que  no  te  quería  seguiste  sintiendo  lo  mismo  hacia  el  embarazo?  
 
J:  Sí.  
 
 ¿Qué  te  dijo  tu  mamá  cuando  le  contaste?  
 
J:  Que  ya  que  estaba  embarazada  tenía  que  tenerlo  porque  ella  no  estaba  de  acuerdo  con  el  
aborto  ni  nada  pero  que  yo  estaba  muy  joven  y  que  yo  tenía  que  esperar  unos  años  a  ver  si  me  
convenía  vivir    con  él.  
 
¿Cuándo  quedaste  en  embarazo  pensaste  que  estabas  muy  joven  para  tener  bebé?  
 

53  
 
J:   Yo   lo   pensaba   antes   porque   estaba   bien   que   yo   deseara   el   embarazo   pero   yo   estaba  
consciente  de  que  no  era  la  edad  correcta.  
 
¿Entonces  por  qué  quedaste  en  embarazo?  
 
J:  Porque  quería  tener  la  bebé.  
 
¿Alguna  vez  pensaste  en  interrumpir  ese  embarazo?  
 
J:  No.  Eso  no  se  debe  hacer,  la  verdad  no  es  lo  correcto  porque  si  alguna  vez  piensa  en  no  salir  
embarazada,   primero   tiene   que   cuidarse   para   que   no   pase,   para   que   luego   cuando   esté  
embarazada   no   diga   “yo   no   quiero   este   bebé,   mejor   lo   voy   a   abortar”   no,   si   no   lo   quieres,  
debes   cuidarte   primero   para   no   salir   embarazada.   Yo   pienso   que   una   mujer   que   aborte   es  
totalmente  inconsciente  no  sé,  medio  loca.  
 
 
¿Cuándo  quedaste  en  embarazo  qué  te  dijeron  tus  amigas?  
 
J:   Bueno,   ellas   en   ese   momento   me   dijeron   “bueno,   tú   lo   deseabas   y   él   también”,   me  
felicitaron,   sí,     siempre   quisieron   la   niña   pero   luego   me   dijeron   que   no   debí   porque   si   él   me  
estaba  golpeando  es  porque  no  era  algo  correcto.  Yo  pensaba  que  era  la  verdad.  
 
¿Fuiste  a  los  controles  mes  a  mes?  
 
J:  Sí.  
 
¿Qué  te  dijeron  en  la  primera  cita?  
 
J:  Nada,  me  dieron  una  receta  para  que  fuera  cada  mes  a  ponerme  una  inyección,  que  siguiera  
todos  los  procedimientos,  que  me  tomara  todos  los  medicamentos  y  que  me  hiciera  todos  los  
análisis  y  sonografías  que  me  indicaran,  más  nada.  Ellos  me  decían  que  “uno  se  los  dice  y  se  los  
dice  y  piensan  que  es  por  mal,  pero  no  es  por  mal  es  porque  es  un  embarazo  de  alto  riesgo,  
puedes  perder  la  vida  tú,  la  criatura  y  te  puede  hacer  mucho  daño.”  
 
¿T  e  dieron  algunas  indicaciones  para  tu  embarazo?  
 
J:  Alimentarme  bien  y  tomarme  todas  las  pastillas  que  me  dieron.  
 
¿Hiciste  el  curso  prenatal?  
 
J:  No.  
 
¿Cómo  te  sentías  con  tu  cuerpo  a  medida  que  avanzaba  el  embarazo?  
 

54  
 
J:  Bien.  Porque  ya  era  alguien  diferente,  era  alguien  que  ya  tenía  que  responsabilizarse  más,  ya  
no   iba   a   pensar   solo   en   mí   egoístamente,   si   no   que   era   no   pensar   en   mí   y   pensar   en   ella,   o   sea  
pensar  en  las  dos.  Yo  no  me  siento  inconforme  con  mi  cuerpo  porque  sé  que  lo  que  tengo  es  
normal   por   la   niña,   tal   vez   estaba   más   delgada,   más   linda   pero   no   tendría   a   mi   niña   si   no  
estuviera  así.  Que  estoy  más  desarrollada,  más  mujer,  más  grande  
 
¿Antes  te  veías  más  jovencita?  
 
J:  Sí,  menos  maltratada  pero  no  importa.  
 
¿Cómo  era  tu  vida  antes  y  después  del  embarazo?  
 
J:  Antes  no  sonreía,  no  tenía  motivos  prácticamente,  era  una  vida  sin  sentido.  Después  de  lo  
que  me  pasó  con  él  pero  después  todo  cambió  después  cuando  llegó  la  niña,  por  eso  es  que  yo  
quise   tener   a   la   niña   luego   para   no   sentirme   sola   ni   culpable,   la   verdad   es   que   no   me   culpo  
porque   yo   sé   que   no   tuve   la   culpa,   si   yo   no   quise,   alguien   te   dice   que   no   es   porque   no   está   de  
acuerdo,  o  sea  que  eso  de  la  sexualidad  es  una  decisión  de  dos,  no  de  uno,  o  sea  que  no  me  
siento  culpable  pero  mal  me  siento  a  veces  pero  no  importa,  yo  le  doy  gracias  a  Dios  por  todo,  
yo  sé  que  él  está  ahí  y  que  él  sabe  por  qué  lo  hace.  
 
¿Qué  te  gusta  de  tu  vida  ahora?  
 
J:  Que  ya  no  me  siento  sola  igual  que  antes,  que  ya  tengo  a  mi  niña  y  que  me  siento  orgullosa  
cada  vez  que  veo  que  va  creciendo,  que  me  habla,  que  me  ríe  y  todo.  
 
¿Tú  estabas  preparada  para  el  parto?  
 
J:   No,   me   hicieron   cesárea.   Fue   porque   los   órganos   no   estaban   preparados   para   yo   tener   un  
parto  normal  sino  fue  porque  me  faltó  sangre.  
 
No   me   dieron   dolores.   Me   tocaba   cita   para   irme   a   hacer   unos   análisis,   fui   al   hospital,   me  
hicieron   hemograma,   me   dijeron   que   no   estaba   apta,   que   tenían   que   hacerme   una   cesárea  
porque   estaba   en   muy   mala   condición,   que   tenía   poca   sangre   y   me   mandaron   a   una  
maternidad   y   me   internaron   hasta   que   ahí   me   subieron   la   hemoglobina,   me   pusieron   sangre   y  
me  hicieron  la  cesárea  pero  no  me  dieron  dolores,  o  sea  que  no  dejaron  para  que  no  perdiera  
sangre.  Tenía  40  semanas.  
 
Cuando  te  dijeron  que  te  tenían  que  hacer  cesárea,  ¿tú  que  sentiste?  
 
J:  Yo  la  quería  tener  normal  pero  yo  vi  que  estaba  de  hacérmela  y  que  yo  no  debía  oponerme  
ni  nada  porque  vi  que  era  una  emergencia  y  sea  como  sea  yo  iba  a  tenerla,  fuera  normal  o  con  
cesárea  la  iba  a  tener.  Tenía  miedo  de  perder  la  vida  porque  hay  mujeres  que  les  da  un  ataque  
y  se  pueden  morir  en  una  cesárea.  
 
¿Ese  día  quién  estaba  en  el  hospital?  

55  
 
 
J:  Mi  mamá    el  papá  de  la  niña.  
 
Cuando  ya  tuviste  la  bebé,  ¿quién  te  cuidó  esa  cirugía?  
 
J:  Mi  mamá.  
 
Cuando  tú  te  fuiste  de  la  casa  de  él,  ¿tú  ya  sabías  cómo  cuidar  un  bebé?  
 
J:   Sí.   Mi   hermana   la   mayor   tuvo   una   niña,   fue   un   embarazo   en   la   adolescencia   también   y   yo   la  
atendía   para   que   ella   trabajara,   ella   se   iba   para   su   trabajo,   yo   la   atendía   y   yo   aprendí   a  
cambiarle  los  pañales,  a  prepararle  leche  y  todo.  
 
¿Qué  es  lo  más  bonito  de  ser  madre?  
 
J:  Yo  diría  que  todo  es  bonito  de  ser  madre.  
 
¿Y  lo  más  difícil?  
 
J:  Primero  es  difícil  la  situación  cuando  el  niño  no  habla,  cuando  llora  y  tú  no  sabes  qué  hacer  
porque   no   sabes   lo   que   tiene,   llora   cuando   tú   te   paras,   sigue   llorando,   te   sientas   y   vuelve   a  
llorar,   lo   acuestas   y   llora   y   le   das   de   comer   y   sigue   llorando,   no   sabes   qué   hacer,   es   lo   más  
difícil,  creo  yo  que  es  eso.  
 
¿Tú  te  sentías  preparada  para  ser  mamá?  
 
J:  No  tanto.  
 
¿Qué  te  hacía  falta  para  estar  preparada?  
 
J:  Más  experiencia  y  tener  un  status  económico  mejor.  
 
Si  no  hubieras  quedado  embarazada,  ¿A  qué  edad  te  hubiera  gustado  tener  tu  primer  hijo?  
 
J:  A  los  20.  
 
 
¿Tú  esposo  te  ayudaba  con  la  niña?  
 
J:  Sí,  muchas  veces  porque  como  te  digo,  él  la  quería,  él  decía  que  no  me  quería  era  a  mí.  
 
 
¿Qué  pasó  con  el  papá?  
 

56  
 
J:  El  papá  ahora  mismo  está  preso  porque  me  amenazaba.  No  sé,  él  se  puso  muy  agresivo  pero  
él  no  lo  hacía  con  motivos  porque  yo  motivos  nunca  la  di,  entonces  no  sé,  por  cualquier  cosa,  
por  algo  que  él  quisiera  y  que  yo  no  hubiese  hecho.  
 
¿Tú  estabas  en  embarazo?    ¿Y  cuándo  decidiste  dejarlo?  
 
J:   Sí.   Después   cuando   lo   deje   cuando   ya   la   niña   había   nacido.   Y   después   duró   unos   meses  
porque   yo   decidí   dejarlo   cuando   la   niña   tenía   como   9   meses,   algo   así.   Porque   yo   quería   criar   a  
mi  hija  con  su  papá,  quería  que  ella  tuviera  esa  imagen  siempre  con  su  papá  y  quería  formar  un  
hogar,  o  sea,  para  esa  edad  ya  no  parecía  una  adolescente,  ya  yo  quería  hacerme  cargo  de  ella,  
de  algo  diferente  como  toda  una  mujer  con  sus  hijos.  
 
Yo  les  decía  a  las  amigas,  prácticamente  todo  el  mundo  lo  sabía,  hasta  mi  mamá.  
 
 
¿Tú  lo  denunciaste  y  lo  llevaron  a  la  cárcel?  
 
J:  Sí.  Él  tiene  tres  meses  de  prisión  preventiva  para  luego  hacerle  el  juicio.  El  venía  y  siempre  
quería  maltratarme  y  yo  no  se  lo  iba  a  permitir  porque  ya  por  la  nueva  relación  que  tengo  él  
quiso  agredirme  y  tampoco  se  lo  permito.  Ahora  tengo  un  novio  actual.  

 
¿Cómo  conociste  a  tu  novio  actual?  

J:  Lo  conocí  hace  tiempo  en  la  escuela,  en  el  liceo  ahora  en  la  secundaria,  lo  conocí  hace  varios  
años  pero  no  pasó  nada  entre  él  y  yo,  también  lo  volví  a  ver  después  de  que  me  casé  y  ahora  
nos  re  encontramos.  Llevo  Como  tres  meses.  Él  tiene  23,  terminó  el  bachillerato  pero  no  está  
asistiendo  a  la  universidad,  está  trabajando  ahora.  
 
¿El  es  el  que  te  pasa  dinero?  
 
J:  Sí.  El  papá  no.  
 
 
¿Entonces  cuando  tú  volviste  a  hablar  con  tu  amiguito  de  la  escuela  que  ahora  es  tu  novio,  él  
sabía  que  tú  tenías  una  nena?  
 
J:  Sí.  El  venía  aquí,  vendían  el  café,  hacían  negocio  y  lo  secaban  ahí  y  él  se  fue  encariñando  con  
la   niña   mía,   él   y   yo   hablábamos   poco   así,   después   de   que   yo   me   casé   teníamos   poca  
comunicación  y  él  conoció  la  niña  y  siempre  quería  estar  con  la  niña,  la  quiere  bastante.  Y  ella  
a  él  también.  
 
¿Entonces  él  te  pidió  que  fueras  su  novia  o  como  fue  eso?  
 
J:  Ajá,  sí,  me  lo  pidió.  Yo  le  dije,  yo  le  expliqué  la  situación  y  él  dijo  que  no  le  importaba  eso,  
que  quien  le  importaba  era  yo,  o  sea  que  nada  que  ver  con  mi  pasado,  que  mi  pasado  quedó  

57  
 
atrás,   que   a   él   lo   que   le   interesaba   es   lo   que   sigue   hoy   y   que   pretende   tener   un   mañana  
conmigo  también.  
 
¿Y  quiere  hijos?  
 
J:  Sí.  Cuando  nos  casemos.  Él  quiere  pronto,  yo  también  quisiera  pronto.  
 
¿Tú  quisieras  tener  más  hijos?  
 
J:  Sí,  tres.  
 
¿Y  quieres  tenerlos  ahora?  
 
J:  No,  luego,  luego  de  terminar  el  curso  que  me  falta  y  de  asistir  a  la  universidad.  
 
¿Qué  quieres  estudiar?  
 
J:  Idiomas.  Aquí  en  San  Juan  hay  una  universidad  y  en  Azua  también.  
 
¿El  está  de  acuerdo  con  esos  planes  tuyos?  
 
J:  Sí.  
 
¿Qué  dice  tu  mamá  de  él?  
 
J:  No  sé,  primero  le  agradaba  porque  éramos  amigos  pero  no  sé  ahora,  no  está  de  acuerdo  con  
la  relación,  mi  mamá  nunca  ha  estado  de  acuerdo  con  ninguno  prácticamente.  
 
¿Tú   crees   que   estás   lista   para   asumir   una   nueva   relación   con   un   alto   riesgo   de   quedar  
embarazada  pronto?  
 
J:   No   quiero,   preparada   estoy   porque   tuve   una   primera   relación   pero   no…   o   sea,   yo   me   siento  
apta  para  ser  una  mujer  casada  pero  no  con  más  hijos  por  el  momento.  
 
¿Eso  se  lo  has  dicho  a  él?  
 
J:  Sí.  Él  está  de  acuerdo  siempre  con  lo  que  le  digo.  
 
¿El  tendría  que  esperar  más  o  menos  cuántos  años  para  que  tú  vuelvas  a  quedar  embarazada?  
 
J:  Como  unos  cinco.  
 
¿El  sabe  eso?  
 
 J:  Mmm.  

58  
 
 
 
¿Antes  de  quedar  embarazada  qué  planes  tenías?  
 
J:  Seguir  estudiando.  
 
¿Tú  crees  que  esos  planes  han  cambiado?  
 
J:  De  seguir  estudiando  no.  
 
¿Algo  ha  cambiado  totalmente  en  tu  vida  de  esa  niña  antes  de  casarse  y  esa  niña  de  ahora?  
 
J:  Sí,  la  responsabilidad.  
 
 
¿Cómo  es  un  día  tuyo  desde  que  te  levantas  hasta  que  te  acuestas?  
 
J:   Yo   me   siento   bien   porque   todo   lo   hago   cerca   de   ella,   viéndola   a   ella,   todo   lo   que   hago   es  
para  ella,  o  sea  que  desde  que  yo  me  levanto  lo  primero  que  hago  es  encargarme  de  ella,  de  lo  
que  necesita,  primero  desayunarse,  luego  de  comer,  bañarla  y  todo.  
 
¿Qué  es  lo  más  bonito  de  ser  mujer?  
 
J:  Lo  más  bonito  es  que  tienes  que  pensar  ya  que  eres  otra  persona,  que  no  eres  niña,  si  eres  
niño   actuar   como   niño   pero   de   ser   mujer   actuar   como   mujer   ya,   lo   más   bonito   es   sentirse  
responsable,  apto,  preparado,  nunca  mirar  abajo,  siempre  hacia  arriba.  
 
¿Cómo  hacemos  las  mujeres  para  mirar  siempre  hacia  arriba?  
 
J:   Olvidar   que   tropezaste   y   seguir   adelante   porque   con   el   tropezón   no   has   perdido   la   vida,  
puedes   continuar,   si   caíste   levántate   y   no   mires   hacia   atrás,   no   pienses   en   qué   dijeron   ni   en  
qué   dirán,   piensa   en   que   tú   pretendes   seguir,   que   la   autoestima   siempre   tienes   que  
mantenerla  alta,  no  importa  si  piensas  que  no  debe  ser  así,  si  dices  “es  que  no  nos  podemos  
llevar  de  qué,  es  que  todos  cometemos  errores”  y  siempre  cuando  cometes  el  primero  no  te  
puedes  dejar  llevar  del  qué  dirán  porque  dice  tanto  la  biblia  que  es  el  libro  de  la  vida,  que  los  
errores   son   de   los   humanos,   que   somos   los   únicos   que   nos   equivocamos   porque   tenemos  
razonamiento.  
 
¿Qué  es  lo  más  difícil  de  ser  mujer?  
 
J:  Lo  más  difícil…  prácticamente  todo,  lo  difícil  es  encargarte  de  ti,  eso  es  lo  difícil  pero  lo  tienes  
que   hacer   porque   ya   eres   responsable,   ya   cambiaste,   tienes   otro   estilo   de   vida,   ya   no   eres  
niña.  
 

59  
 
Tú  me  dijiste  que  cuando  pasó  eso  que  te  ocurrió,  tu  vida  perdió  el  sentido,  ¿Cuál  es  el  sentido  
de  tu  vida  ahora?  
 
J:  Mi  hija.  
 
¿Qué  lugar  ocupan  los  hijos  y  las  hijas  en  la  vida  de  una  mujer?  
 
J:  Todo  el  corazón  completo,  claro  aunque  quieras,  aunque  te  enojes,  aunque  sientas  alegría,  
siempre  si  el  motivo  es  él  tienes  que  sentirlo  porque  es  fuerte,  es  algo  inexplicable  totalmente.  
 
¿Qué  es  el  sentido  de  la  vida?  
 
J:  Eso  es  tener  una  razón,  un  motivo  y  si  lo  pierdes,  no  tiene  significado  el  sentido.  
 
 

60  
 
 Jossie:  Ella  me  pertenece  ahora  
 
Jossie   guarda   en   uno   de   los   cajones   de   su   armario   la   foto   de   su   madre.   Una   morena   muy   bella  
está  sentada  en  el  borde  de  una  muralla  junto  a  una  niña  y  un  hombre  europeo  –  es  bonita-­‐  
me   dice   –   esta   es   mi   hermanita,   están   Toledo   -­‐   refiere.     Para   él   su   vida   no   sería   la   misma   si  
antes   de   pensar   en   casar   a   Luchy   hubiera   mantenido   la   idea   de   ser   cantante   de   reggaetón.     Su  
mente  de  ratón  dice,  no  dio  para  más.    
 
La  trayectoria  de  Jossie  nos  da  pistas  de  las  motivaciones  de  los  adolescentes  varones  a  la  hora  
de  decidir  el  embarazo.  En  esta  historia  se  atraviesan  diversos  fenómenos  como  la  migración  
hacia   España,   el   deseo   por   como   el   mismo   relata   “eliminar   la   competencia”   por   el   amor   de  
Luchy  a  partir  de  la  unión  y  de  una  manera  mucho  más  compleja  desear  “ser  hombre”  a  través  
de  la  paternidad.    
 
El  relato  tiene  un  alto  valor  en  tanto  vincula  la  mirada  sobre  el  mundo  de  los  adolescentes.  El  
embarazo   también   tendrá   unos   efectos   facturadores   en   la   vida   de   los   varones.   El   papel   del  
hombre   que   responde   y   provee   cuesta   el   abandono   del   colegio,   la   inserción   en   mercados  
laborales  informales  y  como  en  la  narración  se  advierte:  el  tiempo  de  la  imaginación  futura  que  
se  detiene  en  el  presente  de  las  necesidades  del  hogar  y  de  la  preparación  para  la  llegada  del  
hijo.    
 
Con   Jossie   se   contrasta   aquella   hipótesis   que   generaliza   el   bienestar   de   los   hombres  
adolescentes,   al   contrario,   su   narrativa   se   encuentra   con   la   de   algunas   adolescentes,   sin  
embargo  no  se  pierde  de  vista  en  su  narrativa  que  hace  parte  de  la  cultura  de  Azua  y  que  hacer  
parte   de   esa   cultura   vincula   las   prácticas   de   masculinidad   tradicional   con   todo   y   el  
autoritarismo  para  resolver  la  necesidad  de  ser  padre.    
 
Otro   de   los   elementos   que   llaman   la   atención   en   el   relato   tienen   que   ver   con   cómo  
comportamientos  típicos  de  la  adolescencia  como  enamorarse,  desplazar  los  afectos  y  centrar  
la  vida  en  el  descubrimiento  de  la  relación  de  pareja,  se  resuelve  a  partir  de  la  unión,  no  de  la  
relación   sana   y   responsable.     El   relato   habla   de   un   gran   vacío   en   materia   de   afectos,   como  
Jossie  después  manifiesta  fuera  de  la  grabación,  una  ausencia  después  del  viaje  de  su  madre.    
A  diferencia  de  otros  jóvenes,  lo  que  Jossie  busca  es  una  hija,  quiere  un  punto  de  anclaje,  un  
lugar  de  sentido  para  dar  el  giro  hacia  la  figura  “del  buen  hombre”.    
 
El   relato   habla   además   de   poco   valor   reflexivo   en   cuanto   a   esas   prácticas   autoritarias.   En   el  
relato  de  Luchy,  ella  se  imagina  sola  con  su  hijo,  ve  futuros  con  el  estudio  como  bastión  para  
superar  la  ausencia  de  oportunidades.  En  el  caso  de  Jossie,  ella  es  la  mujer  que  debe  atender  a  
su   marido   y   a   sus   hijos.   Detrás   de   estos   discursos   de   la   cultura   vemos   también   su   fragilidad,   la  
sensación  de  envejecer,  de  haber  perdido,  de  frustración.    
 
 
 
 
 

61  
 
 
 
Las  Yayas  
 
¿Tú,    cuántos  años  tienes?  
(J)  18  
 
¿Tu  mama  está  en  España?  
(J)  Si,  en  Toledo.  Con  dos  primos  y  una  hermana.  Quizá  voy  como  visitante  porque  ya  no  puedo  
como  pensaba  irme  en  reagrupación  familiar  porque  lo  que  ya  voy  a  ser  mayor.  
 
¿Hace  cuánto  está  tu  mama  allá?  
(J)  Como  8  años.  Ella  se  fue  primero  a  suiza  y  luego  vino  y  se  fue  para  España.  
 
¿Cuántos  hermanos  tienes  tú?  
(J)  De  parte  de  mi  mama  1  y  de  mi  papa  8.  De  mi  mamá  soy  el  mayor  y  de  mi  papa  el  tercero.  
 
¿Tú  papa?  
(J)  Él  está  aquí.    
 
¿Estas  estudiando?  
(J)  No  
 
¿Hasta  qué  grado  hiciste?  
(J)  Segundo  de  bachillerato.  
 
¿Has  pensado  en  volver  a  estudiar?  
(J)   Sí.   Yo   pensaba   irme   del   país   dos   meses,   entonces   yo   estaba   aprovechando   el   tiempo   que  
estaba  trabajando  aquí  con  el  marido  de  una  tía  y  como  no  sé  qué  pasó  el  nombre  de  mi  mamá  
tenía  un  problema.  
 
 
¿Cuéntame  cuántas  novias  has  tenido  tú  en  la  vida?  
(J)  Como  7  
 
¿A  qué  edad  comenzaste  a  tener  novia?  
(J)  Comprometido  no,    si  no  en  la  calle  solo  tuve  una  comprometida.  Yo  tenía  11  años,  yo  me  
enamoraba  de  ellas  y  ya  que  fueran  mi  novia.  
 
¿Por  qué  con  Luchy  te  comprometiste?  
 
(J)  Porque  ella  me  gustaba  de  verdad.  Porque  había  como  una  competencia,  porque  yo  iba  a  
asegurar  lo  mío  porque  yo  la  quiero  a  ella.  
 
 

62  
 
¿Qué  te  gusta  de  Luchy?  
(J)  Su  forma  de  ser  
 
¿Cómo  se  conocieron?  
(J)  Empezamos  hablar  en  un  entierro  de  una  persona  yo  me  estaba  poniendo  limón  y  ella  me  
dijo  que  quería  un  poco  y  yo  le  di    y  aproche  para  hablarle.  
 
¿En  tu  casa  te  hablaban  de  sexualidad?  
(J)   No   nunca.     Ellos   me   decían   que   me   cuidara   con   preservativos.   Por   ahí   a   los   13   años   Para  
hacerlo  lo  usaba  
 
¿A  los  cuantos  años  tuviste  tu  primera  relación  sexual?  
(J)  A  los  12  años.  
 
 
¿En  esa  oportunidad  usaste  preservativo?  
(J)  No.  
 
¿Por  qué  será  que  los  hombres  no  usan  preservativo?  
(J)  Hay  que  aprovechar  el  momento.  
 
¿Cuándo  estuviste  con  Luchy  usaste  preservativo?  
(J)  No,  la  primera  vez  fue  porque  nos  casamos.  Ella  se  inyecto  tres  meses.  Yo  le  dije  que  no  se  
la  pusiera  que  se  comprara  pastillas  y  ella  las  compró  y  se  le  olvidaban.  
 
¿Alguna  vez  pensaste  en  ser  papa?  
(J)   Sí.   …   no   sé   cómo   explicarle.   Cuando   nos   casamos.…   uno   comete   muchos   errores   porque  
esos  son  cosas  que  no  era  el  tiempo  porque  me  hubiera  conseguido  otra.  
 
¿Qué  paso  con  la  competencia?  
(J)  Yo  no  le  doy  mente  a  eso  ella  me  pertenece  ahora  creo,  porque  no  sé  si  le  pertenezca  a  otro  
por  otro  sitio  y  yo  no  lo  sepa.  
 
¿Desde  cuándo  has  pensado  que  tú  puedes  conseguir  otra?  
(J)  …  todo  el  tiempo  desde  la  competencia.  
 
 
 
¿Si  podías  conseguir  otra  para  que  la  aseguraste?  
(J)   Mente   de   ratón   que   tenía.   No   ya   la   cambie   porque   estoy   en   la   realidad,   porque   sé   que  
tengo   una   mujer   y   un   hijo   y   que   tengo   que   comportarme   como   un   hombre   aunque   no   lo  
quiera  ya  lo  soy  y  tengo  que  mantener  una  familia  es  duro.  
 
¿Tú  antes  trabajabas?  

63  
 
(J)  Si  había  veces  que  trabajaba  pero  no  como  ahora,  porque  era  si  quería  ahora  no.  Un  marido  
de  una  tía  es  maestro  de  construcción.  
 
¿Ahora  te  toca  trabajar  más  duro?  
(J)  Igual.  
 
¿Cuál  es  la  diferencia  entre  el  Antoni  antes  de  casarse  y  el  de  ahora?  
(J)   Que   está   casado   no   más.   Claro,   en   que   ya   me   siento   como   un   hombre   antes   era   un  
muchacho.  
 
¿Cuál  es  la  diferencia  entre  un  hombre  y  un  muchacho?  
(J)  Porque  tiene  responsabilidades  como  ella  y  la  bebe.  
 
¿Tú  te  casaste  y  ella  quedo  embarazada  al  mismo  tiempo?  
(J)  No  duro  3  meses  ella  y  yo  tenemos  un  año.  
 
¿Ella  se  tomaba  las  pastas  y  ella  se  le  olvidó?  
(J)  No.  Yo  le  decía  que  no  tenía  que  hacer  eso.  
 
¿Por  qué  le  decías  eso?  
(J)   Porque   estaba   conmigo   y   yo   era   responsable   si   estaba   embarazada   ella   vive   conmigo   yo  
podía  tener  los  hijos.  
 
¿Cuándo  tu  le  dijiste  que  no  tomara  mas  eso  tu  quería    tener  un  hijo?  
(J)  Si  se  aparecía  si  porque  yo  sabía  que  si  ella  no  se  tomaba  las  pastas  podía  salir  embarazada.  
 
¿Cuándo  salió  embarazada  cómo  fue?  
(J)   Yo   trabajaba     y   llego   un   amigo   que   la   esposa   está   mal   en   San   Juan   y   me   dijo   que   ella  estaba  
embarazada  y  yo  fui  el  sábado  y  no  pudo  hacerse  la  fotografía  y  fuimos  después  el  lunes.  
 
¿Cómo  te  sentiste  cuando  supiste  que  ibas  a  ser  papa?  
(J)  La  verdad  contento.  Porque  venía  una  generación  mía  por  el  camino  de  mí.  
 
¿Qué  será  lo  más  bonito  de  ser  papa?  
(J)  Bueno…  tener  que  fajarme  duro  para  mantenerla  y  que  voy  a  tener  una  niña.  
 
¿Tu  querías  tener  niña  o  niño?    
(J)  Niña  Porque  si…  porque  somos  muy  malos  porque  no  valoramos  lo  que  tenemos  y  una  niña  
nunca  sale  como  nosotros.  
 
¿Cómo  son  las  niñas?  
(J)  Si  tú  les  dicen  que  no  hagan  eso  no  lo  hacen  es  diferente  porque  somos  como  prepotentes  
no   respetamos   ese   era   el   error   que   yo   tenía   cuando   era   niño   y   ojala   hubiera   sido   como   una  
niña,  no  me  importa  que  me  digan  maricón  porque  sería  diferente  porque  era  prepotente  yo  
no  quiero  que  un  hijo  salga  igual  que  yo  porque  igual  cambie.  

64  
 
 
¿Qué  te  hizo  cambiar?  
(J)  Lo  que  estoy  viviendo  que  ya  no  es  lo  mismo,  si  yo  no  hubiera  sido  como  fui  no  estaría  como  
estoy  ahora.  Casado,  dejé  la  escuela  y  muchas  travesuras  en  la  calle  antes.  
 
¿Cuándo  estas  en  la  escuela  que  querías  ser?  
(J)  Soñé  con  cantar  y  eso,  yo  tengo  un  primo  que  le  gustaba  la  música  y  escribíamos  y  hacíamos  
música  reggaetón.  
 
¿Ustedes  dos  componían?  
(J)  Si.  
 
¿Qué  pasó?  
(J)   Pasó   el   tiempo   nos   separamos   porque   no   íbamos   a   ningún   lado   y   siempre   en   el   mismo   sitio  
y  cada  uno  cogió  su  lado  él  tiene  dos  hijos  ya  y  yo  voy  a  tener  uno.  
 
¿Cuántos  años  tiene  el?  
(J)  23  años  
 
¿A  qué  edad  tubo  el  primero?  
(J)  A  los  17  años    
 
¿Se  acabó  cuando  él  tuvo  el  primer  hijo  o  antes?  
(J)  Nosotros  no  éramos  grupo  vivíamos  juntos  y  después  me  vine  como  a  los  13  a  vivir  solo  en  
al  casa  de  mi  mama  porque  ella  no  estaba.  
 
¿Tú  vivías  solo  desde  los  trece?  
(J)   No   precisamente   a   veces   me   quedaba   donde   mis   tíos     y   me   veía   otra   vez   siempre   fui  
prepotente   no   me   gustaba   que   me   hablaran   mucho   ni   me   insultaran   por   cualquier   cosa   ni   que  
me  reclamaran.  
 
¿Has  pensado  en  tener  más  hijos?  
(J)  Si  cambia  la  situación  si  y  si  no  ella  sola.  
 
¿Has  pensado  en  cómo  evitar  tener  otro  bebe?  
(J)  En  la  clínica  le  dan  pastillas.  Si  pues  si  ella  quiere  me  la  pongo  yo….  Porque  si  quiere  tener  
más  hijos  con  alguien  más.  
 
¿Tú  crees  que  estabas  preparado  para  ser  papa?  
(J)  No.  
 
¿Qué  tiene  que  saber  un  hombre  para  ser  papa?  
(J)  …  siguiendo  en  la  escuela  y  después  ir  a  la  universidad  y  estudiar  medicina  o  abogado,  hay  si  
me   hubiera   metido   en   un   relación   pero   eso   ya   pasó   ya   es   la   realidad   y   no   al   pensé   antes   y  
ahora  la  asumo.  

65  
 
 
¿Tú  crees  que  la  vida  de  Luchy  cambió?  
(J)  Claro  para  mi  si,  si  ella  se  siente  que  no  ha  cambiado.  
 
¿Qué  le  vez  cambiada?  
(J)  Que  va  ser  mama  
 
¿Eso  nos  cambia  a  las  mujeres?  
(J)  Si  porque  son  grandes.  
 
¿Cómo  es  una  mujer  soltera  y  una  casada?  
(J)  La  soltera  esta  suelta  tiene  libertad  de  hacer  lo  que  quiera  y  la  casada  tiene  que  hacer  las  
cosas  por  la  línea  hacerlas  bien  que  le  agrade  a  su  marido.  
 
¿Qué  te  dijo  tu  mama  de  ser  papa?  
(J)  No  supo  que  decir  se  alegró  mucho,  pero  me  dijo  que  no  era  el  momento.  
 
¿Tú  papa?  
(J)  No  dijo  nada  porque  él  tiene  muchos  hijos  y  los  deja  botados  no   sabe   y   los  tiene  con  varias  
mujeres.  
 
¿Qué  dijo  tu  mama  cuando  supo  que  te  ibas  a  casar?  
(J)   Que   yo   era   grande   para   saberlo   que   si   yo   pensaba   que   podía   tener   una   mujer   y   mantenerla  
no  le  importaba  y  que  si  quería  irme  para  halla  me  fuera      y  se  me  daño  el  plan  y  me  quede  
aquí.  
 
¿Te  hubieras  llevado  a  Luchy?  
(J)  Yo  puedo  irme  y  si  la  llevaría.  
 
¿Has  pensado  en  usar  métodos  los  conoces?  
(J)  No.  
 
¿Nunca  te  hablaron  de  eso  en  al  escuela?  
(J)    Si  pero  no  me  acuerdo.  
 
¿Te  hablaron  de  infecciones?  
(J)  Si  los  profesores  la  orientación  y  así.    
 
¿Te  dijeron  cómo  prevenir?  
(J)  Usando  preservativo.    
 
¿Ahora  qué  quieres  ser?  
(J)  …  
 
¿Digamos  dentro  de  10  años  cuando  tengas  28  que  quisieras  ser?  

66  
 
(J)  …    
 
¿Tú  crees  que  podrías  volver  a  cantar?  
(J)   Posiblemente,   si   sigo   como   voy   como   un   viejo…   Si   sigo   como   voy   no,   si   cambio   por   el  
camino  y  me  dedico  en  lo  que  estaba  quizá.  
 
¿Eso  quiere  decir  que  tendrías  que  cambiar  algo?  
(J)  …  porque  no  estoy  trabajando  no  sé  nada  más  que…  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
.    

67  
 
 Edwidge:  La  hija  del  Rayano    
 
Han   pasado   muchos   siglos   de   migración   haitiana   a   República   Dominicana.   Dicen   algunos  
dominicanos   que   los   haitianos   se   reconocen   por   su   tono   de   piel,   sus   apellidos   y   se   pueden  
identificar   por   la   manera   como   pronuncian   el   español.   “Aquí   quienes   cortan   la   caña,   son   los  
haitianos,  también  ellos  son  malas  personas”  dice  un  taxista  de  Barahona.    Y  Edwidge  explica  
que  su  padre  es  tan  sólo  un  poquito  rayano,  como  se  le  dice  al  mestizaje  entre  dominicanos  y  
haitianos,   como   se   les   dice   a   quienes   han   cruzado   por   las   montañas   de   Barahona   desde  
Pedernales.    
 
Y  Edwdige  vive  en  una  pequeña  casa  junto  al  conuco  de  su  suegra.  El  rumor  de  Villa  Central,  
tan   importante   en   la   construcción   de   la   vida   social,     cuenta   que   dos   noches   antes   la   vieron  
luchando   entre   los   brazos   de   su   esposo,   quien   la   arrastraba   golpeándola.     Dice   Edwidge   que  
algunas   veces   las   mujeres   no   hacen   bien   sus   cosas   y   por   esta   razón   el   marido   las   golpea.     El  
diferencial  de  procedencia  se  puede  ver  en  la  historia  de  Edwidge,  quien  ha  padecido  todas  las  
violencias  en  su  cuerpo  de  17  años.      
 
Pese   a   todos   estos   escenarios   de   no   derecho,   su   relato   adquiere   un   pico   emocional   cuando  
narra  como  la  expulsaron  del  colegio  porque  estaba  embarazada.    Según  los  rumores  su  hija  ha  
caído  enferma  varias  veces,  huye  a  casa  de  sus  padres  cada  vez  que  la  golpean  y  ha  perdido  
peso  desde  el  embarazo  y  hasta  ahora.    Su  semblante  es  pálido,  no  puede  medir  más  de  1:58  y  
se  ve  delgada.  Pero  Edwidge  en  la  burbuja  del  conuco,  cuenta  otras  historias,  de  abuelos  que  
hablaron   muchas   lenguas,   de   muertos   en   el   terremoto   de   Haiti,   de   cómo   ella   se   siente   más  
dominicana  que  nadie,  de  más  similitudes  que  diferencias  entre  la  gente  de  los  dos  países,  de  
su  pasado  y  de  los  juegos  con  sus  amigas.    
 
Niega   cualquier   forma   de   violencia   física,   al   parecer   su   esposo   la   cuida   y   la   protege,   esto  
cuando   no   se   ven   los   matices   de   su   historia   que   se   presenta   a   continuación.   Porque   al  
comparar  el  relato  de  Edwidge  con  el  de  las  demás  mujeres,  aunque  la  historia  no  se  cuente  
desde   las   realidades   que   dibujan   los   rumores   y   la   propia   etnografía,   de   lejos   sigue   siendo   la  
hija  del  rayano.    
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

68  
 
 
 
Villa  Central,  Las  Salinas,  República  Dominicana  
Enero  29  de  2013  
 
¿Cuántos  años  tienes  tú?  
(E)  Yo  17.  
 
¿De  dónde  viene  tu  nombre?  
(E)  Dicen  disque  es  nombre  de  haitiano.  
 
¿Tú  tienes  familiares  haitianos?  
(E)  Sí,  de  parte  de  mi  papá  pero  de  mi  mamá  no.  
 
¿Tu  papá  es  haitiano?  
(E)  Un  poquito,  el  entre  dos,  como  rayano.  Mi  abuelo  sí,  el  papá  de  mi  papá.  
 
¿Y  tú  aprendiste  a  hablar  creole?  
(E)   Yo   sé   un   poquito,   unas   cuantas   cositas   me   sé   defender.   A   mí   me   estaban   dando   en   la  
escuela  clases  de  francés,  luego  el  profesor  se  extravió  y  no  volvió  más  y  entonces  me  apunté  
en  La  Monja  y  no  dan  clases  de  francés,  nada  más  de  inglés,  etc.  
 
¿Inglés  aprendiste?  
(E)  Sí,  inglés  un  poquito.  
 
¿Tú  eres  de  aquí  de  Villa  Central  o  naciste  en  otro  lado?  
(E)   Yo   nací   aquí   en   Jaime   Mota   el   20   de   diciembre,   mi   papá   me   dijo   que   nací   a   las   2   de   la  
mañana,  igual  que  mi  niña  que  también  nació  a  las  2  de  la  mañana  el  día  02  de  diciembre,  mi  
hermana  nació  el  18.  Mi  hermano  nació  en  enero,  el  13  de  enero,  mi  hermana  el  18  y  yo  el  20.  
 
¿Qué  ha  sido  de  tu  vida  hasta  ahora?  
 
(E)  Yo  desde  niña,  desde  que  tenía  13  años,  yo  tenía  amores  con  mi  esposo  que  ahora  estamos  
juntos   y   tuvimos   amores,   luego   tuvimos   amores   públicos,   luego   teníamos   esto,   luego   yo   me  
protegía  porque  estaba  yendo  a  la  escuela  y  un  día  de  descuidados  yo  salí  embarazada,  luego  
de  la  escuela  me  expulsaron  y  me  mandaron  para  La  Monja,  ahora  estoy  yendo  a  La  Monja  y  
mi   niña   está   bien,   tiene   1   año   y   1   mes,   mi   papá   no   quería   que   yo   me   casara   porque   estoy  
demasiado   jovencita,   él   quería   que   yo   primero   terminara   mi   estudio   para   luego   entrar   en  
casamiento,  o  sea,  como  hace  rato  que  él  es  ya  mayor  de  edad  y  entró  en  las  mujeres,  etc.  
 
 
¿Qué  recuerdos  tienes  de  cuando  eras  niña?  
(E)   Yo   recuerdo   que   una   noche   yo   salí   con   mi   novio   disque   a   andar,   era   el   31   de   diciembre,   yo  
salí  con  él  y  del  31  amanecí  al  día  primero,  del  día  primero  al  día  02  y  me  quedé  ahí  donde  la  

69  
 
madre   y   mi   papá   me   sacó   de   su   casa   porque   ya   yo   estaba   con   él   y   luego  nos   casamos,   vivimos  
ahí  como  ahora  con  nuestra  niña.  Yo  tenía  14  años.  
 
¿Por  qué  te  fuiste  con  él?  
(E)   Porque   mi   papá   me   decía   muchas   cosas   y   a   mí   no   me   gustaba   que   me   regañaban  
demasiado     él   no   quería   que   yo   me   casara   a   esa   edad,     luego   cumplí   los   15   y   a   los   16   entré   en  
amores,  me  casé  con  él  y  a  los  17  tuvimos  una  niña.  
 
¿Antes  cuando  tú  vivías  en  tu  casa,  tus  papás  te  hablaban  de  los  amores  y  esas  cosas?  
(E)  Sí,  yo  los  oía  que  cuando  ellos  eran  niños,  ellos  hablaban  como  ellos  hacían  esas  cosas,  ellos  
me  explicaban  a  mí  de  su  experiencia  cuando  ellos  eran  jóvenes  igual  que  yo.  
 
¿Qué  contaban  los  papás?  
(E)   Ellos   decían   que   cuando   ellos   eran   niños   cuando   iban   a   hablar,   el   papá   de   mi   mamá   no  
quería  que  ella  se  casara  estando  joven  con  él  si  no  que  esperara  su  edad  y  ellos  decían  que  
cuando   ellos   se   iban   a   ver   se   veían   agachados   para   que   el   papá   y   la   mamá   de   ella   no   supieran.  
Ajá,   mientras   les   dieron   amores   públicos,   que   luego   fueron   creciendo   hasta   que   se   casaron  
mayores  de  edad  y  nos  tuvieron  a  nosotros.  
 
¿Tu  historia  se  parece?  
(E)   Casi.   Eso   mismo   pasa,   que   mi   papá   no   quería   que   yo   me   casara   con   el   esposo   mío   que  
ahora  vivo  con  él  y  yo  le  dije  que  él  no  puede  querer  que  yo  quiera  a  un  hombre  que  no  me  
guste  si  no  el  hombre  que  me  gusta  a  mí.  
 
¿Y  por  qué  te  gustó  tanto  ese  hombre?  
(E)  Porque  él  es  amistoso,  no  es  un  hombre  corrupto,  él  es  bueno.  
 
¿Cómo  sabe  uno  que  un  hombre  es  bueno?  
(E)   Bueno,   como   es   tanta   experiencia   que   él   ahora   me   trata   bien,   no   me   da   golpes,   no   me  
maltrata,  no  me  regaña,  ni  nada  de  cosas  así,  lo  que  yo  necesito  él  me  lo  compra,  él  me  lo  da.  
 
¿Aquí  hay  hombres  que  son  malos?  
(E)  Unos  cuantos,  no  son  todos  iguales.  
 
¿Cómo  son  los  hombres  que  son  malos?  
(E)  A   las   mujeres   les   dan   golpes   en   vez   de   darles   comida   y   cuarto   para   que   se   resuelvan,   les  
dan  golpes  y  no  les  resuelven  como  es  debido.  
 
 
¿Cuándo  tu  todavía  vivías  en  la  casa  de  tus  papás  ibas  a  la  escuela?  
(E)  Sí,  yo  iba  a  la  escuela.  
 
¿Cómo  era  eso  de  tener  familia  haitiana?  ¿Acá  qué  te  decían  por  ser  medio  haitiana?  
(E)  Porque  el  papá  de  mi  papá,  la  familia  de  él,  las  hermanas  y  hermanos  eran  familia  arrayán  
entonces  vienen  siendo  que  tienen  familia  haitiana  y  familia  dominicana  entonces  la  familia  de  

70  
 
haitianos   viajaban   para   Haití,   una   vez   yo   fui   para   Haití   porque   mi   papá   nos   llevó   y   yo   conocí   la  
familia  mía,  había  unos  cuantos  haitianos  ahí  y  nosotros  nos  defendíamos  porque  un  tiempo  
vivimos  allá.  Yo  tenía  cuando  eso  7  años.  
 
Cuéntame  cómo  era  la  vida  en  Haití…  
(E)   Es   una   vida   donde   todo   se   comparte   como   hermanos,   un   ambiente   bien,   nada   más   cuando  
el  terremoto  que  hubo  una  tragedia,  que  se  fueron  unos  cuantos  haitianos,  se  mataron  unos  
cuantos,  de  esos  un  sobrino  de  mi  papá  se  murió  en  esa  época  porque  ya  sufría  de  infartos  y  
cuando  sintió  eso  le  dio  el  infarto  y  se  murió.  Sí,  como  ahora  yo  me  acuerdo  un  poquito,  eran  
más   cosas   que   aquí,   había   casas   juntas   en   un   solo   barrio,   toditas   juntas   en   escala,   había  
barrios,   parques,   hoteles,   igual   que   aquí   pero   es   muy   diferente   porque   allá   son   haitianos  
entonces  no  es  igual  que  aquí.  
 
¿En  qué  se  diferencia  un  haitiano  de  un  dominicano?  
(E)  Porque  el  haitiano  habla  en  su  idioma  y  nosotros  hablamos  en  nuestro  idioma  entonces  hay  
dominicanos  aquí  que  no  saben  entender  el  idioma  de  haitiano.  
 
¿Y  los  haitianos  sí  entienden  el  idioma  de  los  dominicanos?  
(E)  Sí,  aquí  viven  muchas  clases  de  haitianos  y  entienden  más  el  dominicano  que  haitiano.  
 
¿Tú  cómo  te  sientes  de  ser  medio  haitiana  medio  dominicana?  
(E)  No,  yo  estoy  conforme  porque  eso  es  normal,  ya  vivimos  toda  una  comunidad  como  se  dice  
casi  junta.  
 
¿Allá  en  Haití  fuiste  a  la  escuela?  
(E)  Sí,  una  época  fui  cuando  cumplí  los  11  años,  duramos  un  año  allá,  luego  vinimos  para  acá,  
fue  que  yo  entré  en  amores  y  conocí  al  de  ahora.  
 
¿Cuándo  tú  estabas  en  Haití  te  hablaban  de  sexualidad  y  de  planificación?  
(E)   Sí,   unas   amiguitas   mías   que   eran   compañeras   de   la   escuela,   ellas   hablaban   y   había   una   que  
era  mayor  que  yo  y  hablaban  de  cuando  ellas  hacen  sexo  se  planifican  y  cosas  así.  
 
¿Y  aquí  en  Dominicana  es  diferente  o  también  te  hablaban?  
(E)   Lo   mismo,   en   la   escuela   también   te   hablaban   de   protección   mientras   tú   eras   una   menor  
como   de   15   años,   te   decían   que   te   protejas   si   tú   tienes   amores   o   no   para   que   hagas   eso   antes  
de  que  tu  tengas  tu  mayoría  de  edad.  
 
¿Pero  tú  te  casaste  como  de  15  años?  
(E)  Ajá,  a  los  14.  
 
¿Antes  habías  estado  con  algún  chico?  
(E)   No,   mi   primer   novio   era   un   muchacho   que   vive   por   allá   abajo   y   después   lo   conocí   a   él   pero  
no  me  gustaba  el  que  yo  tenía.  
 
¿Por  qué?  

71  
 
(E)  Era  demasiado  aburrido.  
 
Cuéntame,  ¿por  qué  era  aburrido?  
(E)   Porque   yo   le   decía   que   fuéramos   allí   y   él   me   decía   que   no,   que   no   podía   salir,   que   la   mamá  
lo  dejó  solo,  que  no  puede  dejar  la  casa  sola,  siempre  me  ponía  alguna  cosa  cuando  yo  le  decía  
que  vamos  allí,  que  vamos  a  la  playa,  cuando  hacíamos  ida  para  la  playa.  
 
¿Él  prefería  quedarse  en  la  casa?  
(E)  Ajá.  
 
¿Cómo  fue  que  te  ennoviaste  con  él?  
(E)   Él   me   dijo   que   si   yo   quería   tener   amores   con   él   y   yo   le   dije   que   sí   pero   después   se   me  
presentó  este  y  yo  le  dije  que  no  porque  ya  este  se  me  había  puesto  en  los  ojos  y  aquel  era  
demasiado   aburrido   y   este   no,   si   yo   le   decía   que   fuéramos   a   la   playa   él   me   decía   que   sí,   si  
vamos  al  parque  me  decía  que  sí,  para  dónde  fuera  que  yo  le  decía  que  fuéramos  él  iba.  
 
¿Cómo  era  el  noviazgo  con  tu  marido,  dónde  lo  conociste?  
(E)  Yo  lo  conocí  en  la  casa  de  su  mamá.  Yo  un  día  fui  a  la  casa  de  su  mamá,  cuando  eso  en  mi  
casa  no  había  agua  entonces  yo  fui  a  buscar  agua  y  él  se  me  quedó  mirando  mucho  y  yo  me  
quedé   mirándolo,   él   me   llamó   y   me   dijo   “¿Por   qué   tú   eres   tan   linda?,   tú   me   gustas”   etc.   Y  
luego   nos   fuimos   coqueteando   y   después   una   noche   él   me   llamó   y   me   dijo   que   me   iba   a   llevar  
para  el  parque  a  dar  una  vuelta  y  después  de  ahí  me  trajo  para  mi  casa.  
 
¿Qué  era  lo  más  bonito  que  tenía  él  en  esa  época  de  novios?  
(E)  Los  ojos,  la  boca,  casi  todo.  
 
¿En  su  personalidad  cómo  era?  
(E)  Él  era  bien,  no  es  amargado  ni  aburrido,  es  juguetón  y  bueno.  
 
¿Te  hacía  reír  mucho?  
(E)  Sí,  él  me  hacía  dar  risita  porque  cada  vez  que  me  decía  algo  yo  me  reía.  
 
¿Cuánto  tiempo  duraron  de  novios  hasta  que  tuvieron  la  primera  relación  sexual?  
(E)   Estuvimos   como   un   año   de   novios   y   después   como   a   los   16   fue   que   tuvimos   relaciones,   salí  
embarazada  y  nos  casamos.  
 
¿Cómo  te  enteraste  de  que  estabas  embarazada?  
(E)  Porque  una  noche  siempre  el  día  que  me  llegaba  la  menstruación,  yo  sentí  que  no  me  llegó,  
tenía  como  tres  meses  y  pico  que  no  me  llegaba,  luego  yo  me  sentí  asustada  y  pasaron  los  días  
y  semanas  que  no  me  bajaba  y  yo  me  sentía  asustada  y  fui  para  el  hospital,  fui  y  me  tiré  una  
seno   grafía   y   ahí   fue   que   yo   supe,   después   me   hice   la   prueba   del   embarazo   y   me   salió   la  
prueba  de  embarazo  que  sí  que  estaba  embarazada  y  luego  con  eso  me  di  cuenta.  
 
¿Cómo  te  sentiste?  

72  
 
(E)   Me   dio   nauseas,   mareo,   nada   más   paraba   acostada,   siempre   que   comía   me   iba   era   a  
acostar,  o  paraba  un  ratico  parada,  me  daba  muchas  nauseas,  todo  lo  que  comía  lo  vomitaba.  
 
¿A  quién  fue  la  primera  persona  que  le  contaste?  
(E)   Yo   le   dije   a   mi   mamá   porque   mi   mamá   me   entendía   más   que   mi   papá   y   después   de   mi  
mamá,   mi   mamá   se   lo   dijo   a   mi   papá,   luego   me   entregaron   al   esposo   mío   para   que   yo   me  
mudara  con  él.  
 
¿Tus  papás  se  pusieron  de  mal  humor?  
(E)  Sí,  mi  papá  sí  pero  mi  mamá  no  mucho    porque  mi  papá  no  quería  que  yo  me  casara  ahora.  
 
Por   ejemplo   algunas   veces   a   las   niñas   las   golpean   porque   quedar   embarazadas,   ¿a   ti   te  
maltrataron  en  algún  momento  por  quedar  embarazada?  
(E)   No,   mi   papá   no   me   dio   ningún   golpe,   él   solamente   me   agarró   por   la   mano,   me   entregó   a   la  
mano  del  muchacho  y  solamente  eso,  no  me  dio  golpes  ni  nada.  
 
¿Tú  habías  hablado  con  él  sobre  la  posibilidad  de  que  fueran  padres?  
(E)  Sí  porque   él  ya  sabía,   yo   le   expliqué   la  experiencia  que   yo  tenía  y  él   me  explicó  también,  
luego  me  compró  mis  cosas  hasta  que  la  mamá…  vivíamos  un  tiempo  donde  su  mamá  porque  
todavía   nosotros   no   habíamos   pensado   tener   esta   casa,   luego   con   la   mamá   hicieron   esta   casa,  
la  mamá  de  allá  arriba  nos  mandó  para  acá  abajo  y  nosotros  nos  mudamos  aquí.  
 
¿El  alguna  vez  te  dijo  que  quería  ser  papá?  
(E)  Sí,  él  me  dijo  que  quería  un  niño  y  luego  no  salió  niño,  salió  niña.  
 
¿Pero  cuando  eran  novios  él  te  decía  que  quería  tener  un  hijo?  
(E)  Sí,  yo  le  decía  que  ahora  no,  que  estoy  muy  menor  y  un  día  me  descuidé  y  salí  embarazada.  
 
¿Tú  querías  ser  mamá?  
(E)   Sí   porque   es   muy   bueno,     yo   como   tengo   experiencia   y   sé   lo   que   es   un   poquito   de   ser  
mamá  porque  ya  mi  niña  tiene  1  año  y  1  mes  yo  ya  sé  lo  que  es  ser  mamá.  
 
¿Y  qué  es  ser  mamá?  
(E)   Ser   mamá   es   mantener   tus   hijos   con   todo   lo   que   necesiten,   tenerlo   limpio,   tenerlo  
adecuado  para  donde  quiera  que  tu  vas,  no  descuidarte  por  si  acaso  se  te  enferma  o  algo.    
 
¿Entonces  tú  querías  ser  mamá?  
(E)  Sí  porque  un  tiempo  mi  mamá  me  estaba  explicando  lo  que  significaba  ser  mamá,  ella  me  
explicó  que  cuando  ella  era  niña  su  mamá  le  decía  lo  que  es  ser  mamá,  tratar  los  niños  bien,  no  
maltratarlos,   andar   adecuado   para   donde   quiera   que   tú   vayas,   bien   vestido   y   mantener  
siempre  alerta  por  si  acaso  una  enfermedad  se  le  enfrenta  y  tenga  que  salir  huyendo.  
 
¿Tú  querías  ser  mamá  antes  de  casarte  con  él  o  ya  después  de  casarte  con  él?  
(E)  No,  después  de  casarme  con  él  yo  quería  ser  mamá.  
 

73  
 
¿Antes  no  se  te  había  pasado  por  la  cabeza?  
(E)  No,  fue  una  equivocación  que  se  me  olvidó  la  planificación  y  yo  salí  embarazada.  
 
¿Con  qué  planificabas?  
(E)  Con  la  pastilla.  
 
¿Pero  entonces  el  día  que  tú  te  viniste  a  vivir  con  él  fue  porque  estabas  embarazada?  
(E)  Sí,  porque  estaba  embarazada.  
 
¿Cómo  te  fue  viviendo  acá?  
(E)  Me  va  bien  gracias  a  Dios,  no  me  falta  nada,  todo  lo  tengo  gracias  a  Dios,  lo  que  necesito  él  
me   lo   compra   o   me   da   el   dinero   para   yo   comprarlo,   hace   dos   semanas   y   pico   que   mi   niña  
estaba   enferma   tuve   que   ir   corriendo   con   ella   para   el   hospital,   me   la   iban   a   internar   porque  
tenía   amebas   y   luego   me   le   recetaron   una   medicina   y   una   medicación   y   lo   compramos   para  
que  ella  se  recuperara,  gracias  a  Dios  está  bien.  
 
¿Cómo  fue  el  tiempo  cuando  tu  empezaste  a  hacer  barriguita,  cómo  te  sentías,  que  hacías?  
(E)   Cuando   yo   tenía   los   8   meses   yo   me   fui   sintiendo   bien   porque   no   me   daban   nauseas,   ni  
mareos  y  ya  la  barriga  estaba  normal  y  la  niña  ya  estaba  muy  avanzada  porque  tenía  8  meses.  
 
¿A  los  cuántos  meses  supiste?  
(E)  A  los  tres.  
 
¿Tú  fuiste  al  record?  
(E)  Sí  porque  la  barriga  no  se  me  veía  casi  y  entonces  al  yo  ser  flaquita,  yo  fui  engordando  y  fue  
que  me  fui  desarrollando  y  cuando  tenía  los  8  meses  fue  que  engordé  un  poco  y  la  barriga  se  
me   veía   más   porque   cuando   tenía   los   3  meses   se   me   veía   era   así,   no   se   me   veía   casi   nada,   por  
eso  mi  papá  y  mi  mamá  no  se  daban  cuenta.  
 
¿Cuando  tú  llegaste  a  la  primera  consulta  del  record,  quién  te  atendió?  
(E)  Me  atendió  la  doctora  Olga,  me  medía  la  barriga,  me  decía  cuántos  centímetros  tenía,  me  
pesaban,  cuanto  pesaba  la  niña,  cuánto  pesaba  yo.  
 
¿Siempre  te  atendió  un  médico  o  te  atendieron  enfermeras?  
(E)  Me  atendieron  en  esa  época  médico  y  enfermeras.  
 
¿Alguna   vez   fuiste   a   un   curso   de   esos   que   hacen   para   las   mamás   que   van   a   tener   bebés?   Se  
llaman  cursos  prenatales.  
(E)  No,  aquí  no  había  ninguno  de  esos  cursos.  
 
¿Durante  tu  embarazo  cuál  fue  la  emoción  que  sentiste  más  seguido?  
(E)  Yo  sentía  un  poquito  de  esperanza  porque  quería  tener  mi  bebé  como  ahora  hoy  en  día  que  
la   quiero   mucho   y   luego   sentí   tristeza   porque   en   el   colegio   no   me   aceptaron   estando  
embarazada.  
 

74  
 
¿Ahora  siendo  madre  cuál  es  la  emoción  que  sientes  más  seguido?  
(E)  Me  siento  feliz  porque  en  la  escuela  que  yo  estoy  me  aceptan  con  mi  hija  y  no  me  rechazan  
que  no  puedo  ir  con  mi  hija  donde  quiera  que  yo  voy  y  me  siento  alegre  porque  ella  es  muy  
buena.  
 
¿Te  dijeron  alguna  vez  algo  por  ser  madre  joven?  
(E)  Sí,  me  dijeron  que  yo  estoy  muy  niña  para  tener  hijos,  que  yo  no  sé  lo  que  es  tener  hijos,  
que  yo  no  voy  a  saber  cuidar  una  niña.  
 
¿Y  tú  qué  pensabas  cuando  te  decían  esas  cosas?  
(E)  Yo  me  sentía  mal  y  cuando  yo  venía  de  la  consulta,  yo  le  decía  “ma,  en  el  hospital  me  dijo  la  
doctora  que  yo  no  sabía  atender  muchachos,  que  yo  soy  muy  joven  para  tener  niños,  que  yo  
no  sé  lo  que  es  eso”  y  ella  me  dijo  “sí  mija,  es  verdad  pero  yo  estoy  aquí  para  estar  contigo”  
 
¿Qué  decía  tu  esposo?  
(E)  Él  me  decía  cada  vez  que  yo  venía  del  hospital,  que  qué  me  decían,  que  quién  es  la  niña  y  
así.   Él   estaba   aquí   porque   no   había   nadie,   cuando   yo   fui   a   parir   el   no   me   llevó   para   el   hospital,  
me  llevo  comida,  refrescos  para  que  yo  me  mantuviera  allá  y  estaba  preocupado  si  ya  yo  parí  
porque  me  llevaron  como  a  las  9  de  la  mañana,  era  de  madrugada  a  las  3,  me  estaban  dando  
dolores  y  yo  no  sabía  qué  era  eso,  estaba  manchando,  luego  me  llevaron  para  el  hospital,  me  
dijeron  qué  dolores  era  los  que  yo  tenía  y  luego  me  hicieron  el  parto,  parí  a  las  2  de  la  mañana.  
 
¿Te  dijeron  alguna  vez  que  si  tú  eras  madre  joven  tenías  riesgo?  
(E)   Sí   porque   yo   era   muy   menor   todavía   para   tener   una   niña   normal   y   me   dijeron   primero   que  
me  iban  a  hacer  cesárea  y  luego  mi  mamá  y  mi  suegra  se  regaron  que  no  me  hicieran  cesárea  
si  yo  podía  parir  normal.  
 
 ¿Tú  hablabas  de  esas  cosas  del  parto  con  tu  esposo?  
(E)  Sí  porque  yo  le  dije  que  yo  me  daba  fuerzas  para  yo  parir  normal,  que  ellos  no  me  pueden  
hacer   cesárea.   Me   dio   mucho   miedo   porque   cuando   yo   venía   pariendo   vi   que   estaba  
ensangrentada,  cuando  la  niña  iba  saliendo  yo  estaba  muy  asustada  porque  no  sabía  qué  era  
eso  y  un  día  antes  de  yo  parir  mi  mamá  me  dijo  lo  que  era  eso,  me  dio  experiencia  de  eso  y  yo  
después   fui   soltando   el   miedo   después   de   que   parí   y   no   me   asusté,   cerré   los   ojos,   le   pedí   a  
Dios  que  me  hiciera  parir  normal  y  parí  normal.    
 
¿Hubo  más  emociones  como  vergüenza,  culpa,  rabia,  ira?  
(E)  Yo  tenía  vergüenza  porque  era  muy  menor  y  al  verme  embarazada  me  sentía  avergonzada  
de  que  las  otras  niñas  de  la  escuela  me  vieran  así.  
 
¿En  qué  grado  estabas  en  la  escuela?  
(E)  Yo  estaba  en  sexto.  
 
¿En  qué  momento  los  profesores  supieron  que  tú  ibas  a  ser  mamá?  
(E)  Ellos  no  supieron,  fue  mi  papá  que  les  dijo.  
 

75  
 
¿Entonces  qué  pasó?  
(E)  La  directora  me  explicó  que  yo  no  podía  estar  en  ese  colegio  porque  era  un  colegio  privado,  
que  yo  no  podía  esta  en  ese  colegio  porque  ya  estoy  embarazada  y  tengo  experiencia  de  mujer  
mayor   ya,   que   las   otras   niñas   no   pueden   saber   para   que   no   se   interrumpan   igual   que   yo  
entonces  me  expulsaron,  me  dieron  la  nota  y  me  mandaron  para  La  Monja  y  en  La  Monja  no  
sentí   vergüenza   porque   ya   había   niñas   y   mujeres   mayores   que   yo,   embarazadas   había   niñas  
igual  que  yo  como  de  13,  de  12,  por  eso  yo  no  me  sentía  más  avergonzada.  
 
¿El  colegio  privado  era  de  monjas?  
(E)  Sí,  es  cristiano.  Adventista.  
 
¿Cómo  te  sentiste  tú  cuando  te  dijeron  que  podías  corromper  a  la  demás  niñas?  
(E)  Yo  me  sentí  muy  triste  y  avergonzada  porque  era  verdad,  yo  era  muy  menor  de  edad  para  
estar  embarazada  y  luego  mi  papá  me  explicó  que  no  podía  estar  en  ese  colegio,  hasta  que  me  
sacaron  y  me  apuntaron  en  La  Monja.  
 
¿Qué  emociones  sentiste  cuando  te  expulsaron?  
(E)  Yo  sentí  rabia  y  muy  avergonzada  porque  yo  quería  seguir  en  la  escuela  y  no  podía  porque  
salí  embarazada.  
 
¿Qué  piensas  de  los  colegios  que  les  hacen  eso  a  las  niñas?  
(E)   Que   está     muy   mal   por   ellos,   por   una   parte   está   bien   porque   son   niñas   menores   que   no  
saben   lo   que   es   eso   entonces   viene   siendo   una   experiencia   las   niñas   adultas,   había   muchas  
niñas   adultas   que   hacían   sexo   pero   no   estaban   embarazadas   y   ellos   no   sabían   que   estaban  
haciendo  sexo.  
 
¿Pero  tú  crees  que  las  niñas  se  embarazan  porque  ven  a  otra  embarazada?  
(E)  No,  imposible,  ellas  se  embarazan  porque  quieren  salir  embarazadas,  hay  muchas  que  por  
ocasión   ven   embarazada   a   otra   y   quieren   salir   embarazadas   pero   no   es   así,   ellas   se   embarazan  
si  quieren  y  por  equívoco.  
 
¿Y  por  equívoco  es  por  lo  de  la  planificación?  
(E)  La  planificación,  hay  muchachas  que  se  ponen  inyección,  se  protegen  con  condones,  etc.  
 
Entonces  si  una  niña  no  se  embaraza  porque  ve  a  otra,  ¿por  qué  se  embaraza?  
(E)  Porque  hacen  sexo  y  si  en  un  descuido  no  se  planifican,  salen  embarazadas.  
 
¿Tú  crees  que  es  un  descuido  de  las  chicas?  
(E)   Hay   unas   que   quieren   salir   embarazadas   porque   ven   a   otras   y   hay   otras   que   se   descuidan   y  
salen  embarazadas,  no  se  planifican  y  salen  embarazadas.  
 
Hay  gente  que  dice  que  las  adolescentes  quieren  embarazarse,  ¿tú  qué  piensas?  
(E)  Yo  creo  que  sí,  como  yo  que  quería  ser  mamá  y  lo  logré  hasta  que  pude.  
 
¿Por  qué  querías  ser  mamá?  

76  
 
(E)  Para  yo  saber  la  experiencia  de  qué  era  ser  mamá  porque  mi  mamá  me  explicaba  y  yo  no  
sabía  lo  que  era  eso  y  ahora  como  hoy  en  día,  yo  ya  sé  lo  que  es  ser  mamá.  
 
Hay  otra  gente  que  dice  que  las  niñas  se  embarazan  porque  los  hombres  las  obligan,  ¿tú  qué  
piensas  de  eso?  
(E)  No,  es  un  descuido  de  ellas  si  ellas  se  dejan  embarazar.  
 
¿O  sea  que  la  responsabilidad  de  quedar  embarazadas  o  no,  es  de  las  mujeres?  
(E)   Es   de   la   mujer   porque   los   hombres   no   tienen   tanto   como   la   mujer,   las   mujeres   tienen  
planificación,   tienen   inyección   y   los   hombres   nada   más   tienen   de   protección   los   condones   y  
hay  también  pastillas  disque  de  planificación  pero  es  más  difícil  el  hombre  planificarse  que  la  
mujer.   Porque   la   mujer   es   más   fácil   planificarse,   puede   ponerse   inyección   o   pastillas   porque   el  
hombre  en  descuido  por  querer  que  tú  salgas  embarazada  no  se  beben  la  pastilla.  
 
¿O  sea  que  en  nuestras  manos  está  que  quedemos  embarazadas  o  no?  
(E)  Ajá,  sí.  
 
¿Qué  decían  las  otras  niñas  que  estaban  embarazadas  en  La  Monja,  hablaban  contigo?  
(E)   Sí,   nosotras   hablábamos   de   los   tiempos   de   antes   cuando   nosotras   éramos   niñas,   qué  
nosotras  hacíamos,  por  qué  salimos  embarazadas  y  nos  entendemos  un  poquito,  por  eso  yo  no  
me  siento  avergonzada  porque  estamos  en  una  escuela  donde  yo  ya  sé  que  hay  niñas  menores  
que  yo  que  sé  que  salen  embarazadas.  
 
¿Por  qué  a  las  niñas  embarazadas  les  da  vergüenza?  
(E)  Porque  somos  menores  de  edad  y  al  tener  un  niño  dicen  que  no  es  de  uno,  dicen  que  es  
hermanito,   como   yo   que   hoy   en   día   me   dicen   que   la   niña   mía   es   mi   hermanita   y   cuando   yo   les  
digo   que   es   mi   bebé,   no   me   creen.   Porque   uno   es   muy   menor   para   tener   sexo   y   ya   uno   no  
tiene  experiencia  de  lo  que  es  ser  mamá,  si  su  mamá  no  le  dice  cosas  de  lo  que  es  saber  ser  
mamá,   experiencias   de   lo   que   es   ser   mamá   y   a   nosotras   nos     vergüenza   porque   somos  
demasiado  menores.  
 
¿Cómo  te  sientes  cuando  te  dicen  eso?  
(E)  Yo  me  siento  feliz  porque  ellos  piensan  que  no  y  es  mi  hija.  
 
¿Qué  dice  la  gente  acá  en  el  barrio  cuando  sale  una  niña  embarazada?  
(E)   Nos   dicen   “miren   a   esta   tan   menor   embarazada,   parece   que   su   papá   y   su   mamá   no   la  
cuidan  y  salió  embarazada”  
 
¿Tú  crees  que  las  niñas  se  embarazan  porque  su  mamá  y  su  papá  no  las  cuidan?  
(E)  No,  es  un  descuido  de  ella  porque  el  papá  y  la  mamá  siempre  están  encima  de  uno  pero  
uno  siempre  hace  lo  que  uno  quiere.  
 
¿Aquí  en  el  barrio  qué  expresiones  usan?  
(E)  Hay  muchos  que  dicen  que  muy  chivirica,  otros  dicen  que  muy   ¿XXXX?  que  no  tienen  quién  
las  cuide  y  así.  

77  
 
 
¿Hay  alguna  palabra  específica  para  decirle  a  una  niña  que  quedó  embarazada?  
(E)   Hay   unas   que   les   dicen   que   muy   calientes,   otras   que   chiviricas,   que   no   se   aguantan   ese  
fuego  y  así.  
 
¿Y  a  los  papás  de  esos  bebés    cómo  les  dicen?  
(E)   No   he   oído   la   experiencia   que   les   dicen   los   papás,   que   son   muy   menores   para   tener   mujer,  
que   ellos   no   saben   lo   que   es   tener   mujer   todavía,   que   en   qué   van   a   trabajar   cuando   tengan   su  
mujer.  
 
¿Cuántos  años  tiene  tu  esposo?  
(E)  El  tiene  18.  
 
¿A  él  le  decían  eso?  
(E)   Sí,   él   me   explicó   un   día   que   cuando   él   tenía   amores   conmigo   su   papá   le   decía   que   él   era  
muy  menor  para  tener  mujer,  que  él  no  sabía  cómo  mantener  a  una  mujer,  que  va  a  tener  que  
trabajar  para  tener  su  mujer.  
 
Después  de  que  tuviste  tu  bebé,  ¿dónde  pasaste  el  riesgo?  
(E)   Aquí,   como   ahora,   en   esta   casa.   Pasé   el   riesgo,   me   entraron   los   dolores,   anduve   con   mi  
mamá   la   calle   entera   a   las   3   de   la   mañana,   luego   a   las   9   de   la   mañana   me   llevaron   para   el  
hospital,  tenía  siete  centímetros,  como  a  la  1  y  pico  se  me  completaron  los  ocho  y  a  las  2  se  me  
completaron  los  nueve  y  luego  parí  normal.  
 
¿Tu  esposo  te  cuidó  en  el  riesgo?  
(E)  Sí,  él  me  cuidó,  el  me  decía  ¿qué  tú  tienes?  Me  sobaba.  
 
¿Pero  él  está  durmiendo,  no  es  ninguno  de  los  chicos  que  ha  pasado?  
(E)  No,  él  está  durmiendo.  
 
¿Cómo  te  sentiste  después  de  tener  el  bebé,  qué  pasó  con  tu  cuerpo?  
(E)  Yo  me  sentí  como  agotada,  que  no  tenía  ánimo,  me  sentía  desanimada  y  la  barriga  ya  no  
era  como  antes  que  tenía  esa  panzota,  me  sentí  más  aliviada.  
 
¿Te  gustaba  ese  cuerpo?  
(E)   Sí   porque   me   quedé   un   chin   gorda   y   luego   me   fui   enflaqueciendo   cuando   me   puse   la  
inyección   que   no   me   funciona.   Porque   no   me   da   apetito,   no   engordo,   ni   nada   y   hay   mucha  
gente  que  la  aprovecha  porque  engordan,  echan  cuerpo.  
 
¿Te  gusta  tu  cuerpo?  
(E)  Sí,  desde  el  nacimiento,  quisiera  echar  unas  cuantas  libritas  pero  yo  me  siento  bien  como  
estoy  flaca.  
 
¿Qué  te  dice  la  gente  aquí  por  verte  así  de  flaquita?  
(E)  “Esta  está  flaca,  parece  como  que  está  pasando  hambre,  que  no  está  comiendo”.  

78  
 
 
¿Y  eso  es  verdad?  
(E)  No,  porque  yo  como  mucho  pero  no  me  da  apetito,  tomo  pastillas  para  el  apetito  y  no  me  
funciona  lo  que  me  da  es  mucho  sueño.  
 
Cuando  empezaste  a  vivir  con  el  bebé  y  tu  esposo,  ¿quién  te  ayudaba  a  cuidar  ese  bebé?  
(E)  No,  yo  lo  cuidaba  y  cuando  yo  iba  a  salir  mi  mamá  me  lo  agarraba,  cuando  no  mi  suegra  y  el  
esposo  mío  cuando  iba…  No  me  lo  cuidaba  porque  no  sabía  cómo  tenerlo.  
 
¿Qué  hace  tu  esposo?  
(E)  A  él  le  dan  trabajo  chiripa  y  el  trabaja  en  el  ingenio.  
 
¿Alguna  vez  has  sufrido  de  violencia?  
(E)   No,   ninguna,   mi   papá   no   me   maltrataba,   un   día   nada   más   cuando   él   me   encontró   un   día  
con  mi  esposo  que  me  dio  golpes.  
 
¿Antes  cuando  eran  novios?  
(E)  Cuando  éramos  novios  antes  pero  mayor  no.  
 
¿Y  tú  esposo?  
(E)  No,  tampoco.  
 
¿Seguro?  
(E)    No  y  que  si  se  le  ocurre  voy  y  lo  denuncio.  
 
¿Por  qué  será  que  algunas  niñas  no  denuncian  cuando  las  golpean?  
(E)  Porque  son  masoquistas,  les  gusta  que  les  den  golpes  y  no  van  y  lo  denuncian  porque  saben  
que   están   ahorita   con   su   marido   de   nuevo   pero   si   en   alguna   ocasión   él   se   atreve   a   levantarme  
la  mano  y  me  tira  un  golpe  lo  denuncio  aunque  no  me  junte  con  él  más.  
 
¿Qué  sentirá  una  mujer  cuando  la  golpean?  
(E)   Siente   mucho   daño,   le   salen   algunos   golpes   en   el   cuerpo,   le   da   dolor,   se   siente   mal   porque  
su  esposo  la  maltrata.  
 
¿Por  qué  será  que  los  esposos  maltratan  a  las  esposas?  
(E)  Porque  hay  muchas  esposas  que  no  entienden  a  los  esposos  lo  que  ellos  les  dicen  porque  
hay   que   oír   las   dos   palabras   y   lo   que   él   te   dice   es   más   porque   él   es   el   hombre   de   la   casa   y   hay  
muchas  mujeres  que  no  entienden  eso,  que  se  creen  que  ellas  son  el  hombre  de  la  casa.  
 
¿Cómo  es  una  mujer  que  se  cree  el  hombre  de  la  casa?  
(E)  Que  quiere  hacer  lo  que  ella  diga,  decirle  cosas  al  hombre,  lo  que  el  hombre  no  tiene  que  
hacer,  como  “¡vete  a  lavar  esa  ropa!,  ¡vete  hazme  esto!”,  como  el  hombre  le  dice  a  uno.  
 
¿O  sea  que  cuando  una  mujer  hace  eso  le  dan  su  golpe?  
(E)  Sí,  porque  se  creen  el  hombre  de  la  casa.  

79  
 
 
¿Tú  crees  que  los  hombres  tienen  derecho  a  pegarles  a  sus  esposas?  
(E)  Él  no  tiene  derecho  pero  por  una  ocasión  sí  porque  si  el  niño  está  hecho  pupu  y  él  te  manda  
a  cambiarle  el  pañal  y  tú  no  quieres,  tiene  un  poquito  de  derecho  pero  no  es  debido  que  él  te  
de  golpes.  
 
¿O  sea  tiene  derecho  pero  no  es  lo  que  debería  ser?  
(E)  Ajá.  
 
¿Tú  le  pudiste  dar  leche  materna  a  tu  bebé?  
(E)  Sí,  le  di  hasta  ahora  1  año  y  pico,  fue  un  mes  a  los  otros  días  que  se  la  quité.  
 
¿Y  te  planificas  ahora?  
(E)  Sí.  Con  la  inyección  y  se  me  acabó  la  inyección  y  me  estoy  planificando  con  pastillas.  
 
¿Cuál  es  tu  momento  más  feliz  en  el  día?  
(E)  Que  juego  con  mi  niña  y  con  mi  esposo.  
 
¿A  qué  juegan?  
(E)   Jugamos   en   la   cama,   ella   me   muerde   y     yo   le   doy   manotazos,   ella   se   ríe,   me   hace  
bellaquerías  para  yo  reírme  y  ella  también.  
 
¿Y  a  qué  juegas  con  tu  esposo?  
(E)  Bueno,  en  la  cama  como  jugando  dándonos  golpes  y  así.  
 
Esta  es  la  casa  de  tu  suegra,  ¿Dónde  vive  ella?    
(E)   Allá   arriba.   En   este   ladito   en   ese   cuarto   vive   una   cuñada   mía   de   aquí   para   allá   vivimos  
nosotros.  
 
¿Qué  es  lo  que  más  te  gusta  de  vivir  aquí?  
(E)   Me   gusta   más,   me   siento   alegre,   me   siento   feliz   porque   es   muy   tranquilo,   no   se   oye   casi  
bulla   a   menos   que   haya   un   radio   prendido   o   un   aparato   y   la   bulla   del   ingenio   como   ahora   que  
se  está  oyendo.  Sí,  todo  el  año,  hay  un  año  en  enero,  el  otro  enero  que  viene  que  se  cierra  la  
zafra,  hay  una  época    que  se  cierra  y  otra  que  se  abre.  
 
¿Cómo  se  llama  tu  nena?  
(E)   Esmeralda.   Fue   mi   papá   que   le   puso   Esmeralda,   disque   que   significa   piedra   preciosa,   un  
nombre  de  la  Biblia.  A  la  iglesia  adventista  estuve  yendo  un  tiempo  y  ahora  no  estoy  yendo,  
nada  más  de  visita,  o  sea  no  soy  cristiana  pero  la  visito.  
 
¿Tienes  algunos  gustos  como  música,  deportes  o  bailar?  
(E)  A  mí  me  gusta  bailar,  cuando  hay  fines  de  semana  que  nosotros  vamos  al  bar  a  relajarnos,  
volvemos,  etc.  
 
¿Cómo  es  un  día  tuyo  desde  que  te  levantas  hasta  que  te  acuestas?  

80  
 
(E)  Yo  cuando  me  levanto  si  la  niña  mía  está  sucia,  yo  le  doy  medio  baño  conmigo,  le  doy  su  
medio   baño   a   ella   igual   que   yo,   enseñándole   a   esa   niña   para   que   cuando   vaya   creciendo  
también  lo  haga,  luego  me  pongo  a  fregar,  le  hago  su  desayuno,  luego  como  a  esta  hora  subo  
para  allá  arriba  donde  mi  papá,  le  cocino  y  después  de  que  le  cocino,  traigo  comida  para  acá,  
come   mi   esposo,   cuando   yo   no   cocino   aquí   cocino   allá   arriba,   cuando   no   cocino   allá   arriba  
cocino   aquí.   Después   me   paso   la   tarde   así,   me   baño,   me   acuesto,   me   quedo   sentada,   así  
jugamos  mente  a  la  baraja    entretenemos  ahí  la  tardecita.  
 
¿Y  a  qué  hora  vas  a  la  escuela?  
(E)   A   las   6.   Como   ahora   estamos   en   exámenes   salimos   a   las   7,   tan   pronto   tú   termines   tu  
examen  te  despachan,  nos  están  dando  exámenes  ahora.  
 
¿Cuál  es  tu  materia  preferida?  
(E)  El  inglés.  Mi  papá  me  enseña  también,  cuando  tengo  examen  de  inglés  yo  voy  y  estudio  con  
mi  papá,  cuando  me  toca  ya  yo  lo  sé  de  memoria,  lo  hago  y  de  una  vez  me  despachan.  
 
¿Qué  quieres  ser  cuando  seas  más  grande?  
(E)  Yo  quisiera  ser  secretaria  en  contabilidad.  
 
¿En  qué  grado  estás  ahora?  
(E)  Yo  estoy  ahora  en  séptimo  y  si  paso  voy  a  estar  en  octavo.  
 
¿Y  tú  quieres  seguir  estudiando?  
(E)  Sí  hasta  que  sea  profesional.  
 
¿Crees  que  con  la  nena  puedas  hacerlo?  
(E)   Sí   porque   mi   hermana   me   la   cuida,   cuando   no   mi   suegra,   tengo   quién   me   la   entretenga  
mientras  yo  estoy  en  el  colegio  y  así.    
 
¿Tu  vida  cambió  después  de  tener  a  la  nena?  
(E)  Sí,  un  poquito  cambió.  En  que  ya  yo  sé  que  soy  mamá,  sigo  haciendo  mis  estudios  pero  ya  
sé  la  experiencia  de  lo  que  es  ser  mamá,  ya  me  sé  defender  un  poquito.  
 
¿Antes  no  sabías?  
(E)  No,  porque  no  sabía  lo  que  era  eso.  
 
¿Y  qué  tal  es,  duro,  chévere?  
(E)  Entre  un  chin  duro  y  un  chin  chévere  porque  a  veces  ella  me  encojona  y  le  pego  porque  le  
digo  una  cosa  y  ella  hace  la  cosa  que  yo  no  quiero  que  ella  haga.  
 
¿Y  por  qué  es  chévere?  
(E)  Porque  ella  es  juguetona,  ella  juega  conmigo  cuando  yo  quiero  y  cuando  ella  sabe  que  yo  
no  quiero  jugar,  no  juega  conmigo.  
 
¿Te  gusta  ver  televisión?  

81  
 
(E)  Sí.  Me  gusta  “Decisiones”  y  la  novela  “Corazón  valiente”.  
 
¿Alguna  vez  te  has  sentido  identificada  con  alguna  de  esas  dos?  
 
(E)  No,  un  poquito  con  la  de  “Corazón  Valiente”.  Porque  hablan  de  cuando  uno  es  mayor  de  
edad,   que   tiene   bebés   y   en   “Decisiones”   también   hablan   de   cuando   uno   es   menor   que   sale  
embarazada,  la  experiencia  de  eso.  
 
¿Música  te  gusta?  
(E)  Sí.  Me  gusta  la  bachata  ,    el  reggaetón.  
 
¿Tienes  alguna  canción  que  se  parezca  a  tu  vida?  
(E)  La  canción  que  dice  “Por  la  ventana  de  tu  casa  yo  me  la  llevé”,  esa.  Que  en  un  tiempo  mi  
esposo  cuando  yo  era  niña  y  me  quería  ir  con  él,  fue  por  la  ventana  de  mi  casa  que  salimos.  
 
¿Eres  feliz  aquí  en  esta  casa  con  este  marido?  
(E)  Sí.  
 
¿Has  pensado  en  que  podrías  ser  feliz  de  otra  manera?  
(E)  Como  haciendo  el  amor,  cuando  él  me  da  besitos,  me  abraza,  me  dice  “te  quiero  mi  negra  
linda”.  
 
 

82  
 
 

 Sheila:  los  sueños  que  vienen  en  botellas  


 
Sheila  quería  ser  madre.  Su  sueño  era  saber  qué  se  sentía  parir  y  tener  un  niño  en  los  brazos,  
por   esto   se   valió   de   botellas   y   bebedizos.   Altagracia   una   de   las   mujeres   del   barrio,   cocinó  
durante   horas   plantas   frutales   para   alistarla   y   que   pudiera   lograr   el   embarazo.   Así   fue   como  
llegó  su  primer  hijo  varón.  
 
En   Sheila   vemos   como   el   embarazo   es   motivado   por   las   condiciones   excesivas   de   pobreza.   Ella  
viene   de   una   familia   numerosa   y   su   madre   es   una   madre   joven.     Su   familia   aunque   tuvo  
momentos   de   ruptura   importantes,     es   mucho   más   abierta,   cuestionadora   y   amorosa   que   el  
promedio  del  sector.  Sin  embargo,  las  condiciones  agresivas  del  barrio  y  de  las  relaciones  de  
Sheila   con   antiguos   novios   pertenecientes   a   la   delincuencia   común,   la   mueven   a   unirse   con   un  
“hombre   honesto”     Leo,   su   esposo,   es   un   pescador   de   la   zona,   que   también   quiere   tener   un  
hijo  y  apoya  la  búsqueda  del  mismo.    
 
EL  punto  de  giro  de  la  historia  se  da  cuando  Sheila  ya  ha  cumplido  su  sueño  y  Leo  la  obliga  a  
tener  el  segundo  hijo.  Aunque  ella  se  resiste,  él  quema  el  carnét  de  su  planificación  y  rompe  
las  pastillas.  Este  evento  es  asumido  por  Sheila  con  sumisión,  aunque  su  principal  argumento  
sea  que  no  quiere  abandonar  el  colegio.    
 
Y  Sheila  no  abandona  su  proyecto  de  educarse,  pero  pone  en  cuestionamiento  la  voluntad  de  
Leo.  Una  vez  más  altagracia  cocinará  durante  la  mañana  y  la  noche  las  plantas  del  bebedizo  y  
ella  se  preparará  para  ser  madre  por  segunda  vez  a  los  17  años.    
 
 
 
 
 
Comunidad  de  Villa  Central,  Las  Salinas.  
Sheila,  17  años.  
 
(Entrevistadora)  ¿Qué  haces?  
(Sheila)  Estudio  y  soy  ama  de  casa.  
 
¿En  qué  grado  estás?  
(S)  Segunda.  
 
¿Con  quién  vives?  
(S)  Con  mi  marido  y  mis  hijos,  la  dueña  de  la  casa,  sus  hijos,  su  esposo  y  una  hermana.  
 
¿A  ti  te  alquilan  una  habitación?  
(S)  Sí.  
 
¿Qué  hace  tu  esposo?  
(S)  Pesca  a  veces,  pasa  el  tiempo  con  el  niño  jugando,  divirtiéndose  o  conmigo.  
 
¿Hace  cuánto  vives  aquí?  

83  
 
(S)  Hace  dos  años.  
 
¿Tú  eres  de  aquí,  de  este  sector?  
(S)  Sí,  soy  de  Barahona.  
 
¿Por  qué  te  viniste  para  acá?  
(S)   Porque   mi   papá   vino   y   compró   una   casa,   y   nos   mudamos   para   acá,   hace   ya   8   años,   pero   yo  
tengo  viviendo  en  esta  casa  2  años  y  aquí  en  Villa  Central  5  años.  
   
¿Quién  sostiene  el  hogar?    
(S)  Mi  marido.  
 
¿Tú  trabajas?  
(S)  No.  
 
¿Cómo  es  la  historia  del  embarazo  que  tuviste  del  primero  y  la  de  este?  
(S)  Me  fue  bien,  yo  quería  desde  que  me  formé  tener  un  bebé,  y  ese  era  mi  sueño  hasta  que  
conocí   a   un   muchacho.   Nos   dejamos,   conseguí   al   marido   mío;   ahora   nos   enamoramos,   fue  
todo  bonito  desde  que  salí  embarazada,  después  pasaron  9  meses.  Cuando  mi  niño  nació,  a  los  
dos   meses,   tuvo   un   problema   en   el   corazón,   pero   está   un   poco   bien.   Yo   no   quería   por   la  
escuela,   pero   mi   marido   quería   una   niña   y   se   la   di,   y   estoy   aquí   estudiando   con   mi   marido,  
feliz,  y  mi  barriga,  y  no  sé  qué  va  a  nacer,  y  mi  niño,  tengo  un  varón.  
 
¿A  qué  edad  conociste  a  tu  primer  novio?  
(S)  A  los  12.    
 
¿Qué  te  gustó  de  él?  
(S)  Muchas  cosas,  que  era  simpático,  bueno,  amable;  pero  tenía  un  defecto,  que  era  mañoso,  y  
mi  familia  nunca  lo  aceptó.  
 
¿Cuando  dices  mañoso,  a  qué  te  refieres?  
(S)   Que   cogía   lo   ajeno,   robaba,   atracaba,   y   mi   familia   me   decía   que   eso   no   era   un   hombre  
bueno  y  no  me  iba  a  dar  un  buen  futuro,  y  conocí  luego  al  marido  mío.  
 
¿Cuando  estuviste  con  él,  tuviste  relaciones  sexuales?    
(S)  Sí.  Fue  todo  muy  bonito,  fue  un  día  que  él  me  dijo  a  mí  que  si  estaba  lista  y  sí,  le  dije  que  
estaba  lista  para  hacerlo  con  él  por  primera  vez.  
 
¿Qué  pensabas  de  las  relaciones  sexuales  en  ese  momento?  
(S)  Que  él  me  quería  y  que  era  mío.  Él  me  lo  pidió  y  yo  le  dije  que  no  estaba  segura  todavía  y  
después  lo  pensé  y  le  dije  que  sí,  pero  con  protección.  
 
¿Esa  primera  vez  estuvieron  con  qué  protección?  
(S)  Con  condón.  
 

84  
 
¿Tú  planificabas  en  esa  época?  
(S)  No.  
 
¿Cuántos  años  tenías?    
(S)  13  años.  
 
¿Después  de  tener  la  primera  relación  sexual  qué  pensaste  de  esta,  sí  era  como  tú  esperabas?  
(S)  No,  porque  pensaba  que  era  con  más  amor,  aunque  él  me  lo  hizo  con  amor;  pero  después  
me  arrepentí,  porque  comencé  a  desarrollar  mi  cuerpo  más,  a  engordar  un  poco  y  yo  quería  
estar  flaquita  como  antes.  
 
 
¿Cuánto  duraste  con  él?  
(S)  Como  8  meses,  pero  después  conocí  al  otro  y  estaba  con  los  dos,  pero  no  tenía  relaciones  
con  el  primero.  
 
¿Qué  fue  lo  que  te  gustó  de  tu  marido?  
(S)  Que  él  me  llevaba  mucho  a  pescar,  me  enamoraba  mucho  y  me  daba  muchos  piropos,  y  me  
llevaba  a  comer  helado,  a  comer  pollo,  me  decía  cosas  lindas,  muchas  cosas.  
 
¿Tú  dejaste  al  uno  y  comenzaste  con  el  otro?  
(S)  Sí,  por  mi  mamá,  que  me  peleaba  mucho,  que  dejara  a  ese  muchacho,  que  me  quedara  con  
uno   de   los   dos   y   que   ese   muchacho   no   era   un   buen   camino,   que   no   tenía   futuro,   que   el  
segundo   sí   tenía   futuro   y   que   era   un   buen   hombre   trabajador,   y   que   me   podía   dar   todo   lo   que  
yo  quisiera,  los  gustos  y  mi  felicidad;  que  con  el  primero  no  iba  a  estar  bien,  que  esperar  yo  
asustada,  cuando  llegue  de  atracar  a  la  gente.  Y  yo  lo  pensé  y  me  fui  para  la  playa,  y  estaba  
llorando  y  me  vine  con  el  segundo.  
 
¿Cuánto  llevas  con  él?  
(S)  4  años.  
 
¿Cómo  fue  la  primera  relación  sexual  con  él?  
(S)  Llevábamos  como  2  meses  de  novios,  pero  nos  dejamos  y  él  se  casó  con  otra  muchacha,  y  
volvimos  de  nuevo  hasta  que  estuvimos  juntos  y  fue  todo  bonito.  
 
¿Él  se  casó  con  otra  chica  y  tú  qué  pensaste?  
(S)  Yo  pensé  que  él  no  me  quería,  porque  la  muchacha  era  la  que  estaba  detrás  de  él  y  yo  le  
preguntaba  qué  tenían,  y  él  me  decía  que  nada  después  de  casarse.  Me  dijo  que  no  me  quería,  
que   no   quería   nada   conmigo,   que   me   cogió   como   un   juguete.   Y   hasta   que   se   dejaron,   y   él  
volvió  a  buscarme,  que  me  quería  y  ya.  
 
¿Por  qué  se  dejaron  con  la  otra?  
(S)  No  sé,  nunca  me  quiso  decir.  
 
¿Cómo  fue  la  primera  relación  sexual?  

85  
 
(S)  Fue  todo  bonito,  pero  sin  protección.  Porque  él  no  quería.    
 
¿Pero  tú  sí  habías  pedido  protección  la  primera  vez,  con  tu  primer  novio?  
(S)  Sí.  
 
¿Le  dijiste  al  segundo?  
(S)  No.  
 
¿Por  qué  al  primero  sí  le  dijiste  y  al  segundo  no?  
(S)  Porque  yo  no  estaba  de  acuerdo  si  quedaba  embarazada  con  el  primero  y  con  el  segundo  sí  
quería,  porque  él  me  lo  pedía,  él  decía  que  quería  una  novia  que  saliera  embarazada  de  él  y  
quería  que  fuera  conmigo  y  yo  dije  “bueno,  se  lo  voy  a  dar”.  
 
¿Cuántos  años  tenías  tú  cuando  empezabas  a  hablar  de  eso?  
(S)  14  años,  él  21  años.  
 
 
¿A  ti  te  hacía  ilusión  ser  mamá?  
(S)  Sí.  Porque…  yo  quería  tener  un  niño  y  ser  mamá,  y  tener  un  niño  en  mis  brazos,  y  saber  qué  
se  siente  parir.  
 
¿Esa  esposa  que  él  dejó,  tuvo  hijos  de  él?  
(S)  No,  porque  ellos  se  separaron  cuando  tenían  como  2  meses.  
 
¿Te  pidió  a  tu  mamá  o  cómo  se  unieron?    
(S)  Él  habló  con  mi  mamá  y  mi  papá,  pero  mi  papá  no  quería  que  yo  volviera  con  él;  pero  mi  
mamá  sí.  Y  él  andaba  con  mi  hermana,  una  amiga  mía  y  un  amigo  de  él,  y  con  mi  mamá,  para  
que  volviera  con  él  y  lo  perdonara,  y  decía  que  si  juntábamos,  se  casaba.  
 
¿Qué  decía  tu  papá,  por  qué  no  le  gustaba?  
(S)   Porque   mi   papá   decía   que   él   no   era   un   hombre   para   mí,   porque   pescaba   y   yo   tenía   que  
buscar  un  hombre  que  me  superara,  porque  uno  pasa  hambre,  y  que  terminara  mi  estudio  y  
después  me  casara.  
 
¿Qué  querían  tus  papás  para  ti?  
(S)   Un   buen   futuro   y   que   terminara   mis   estudios   para   no   estar   como   ellos,   que   pescaban,   o  
como  ama  de  casa,  y  mi  papá  decía  que  terminara,  que  dejara  los  amores,  que  los  suelte,  que  
no  me  pegue  de  ningún  muchacho,  que  piense  en  mis  estudios.  
 
¿Si  ellos  te  decían  eso,  por  qué  te  uniste  con  él?  
(S)   Porque   a   mí   me   gustaba   él,   mi   marido,   y   yo   no   me   llevaba   con   mi   papá   y   con   mi   mamá  
tampoco;  porque  él  quería  lograr  su  sueño  de  ser  padre  y  quería  ser  madre.  
 
¿Tenías  algún  otro  sueño?  
(S)  Ser  profesional,  doctora  de  pediatría.  

86  
 
 
¿Te  encantan  los  niños?  
(S)  Sí.  
 
¿Cuándo  fue  la  primera  vez  que  estuviste  cerca  de  un  niño?  
(S)  Mis  hermanos,  desde  chiquita  me  gustaba  ver  los  niños  jugar  con  ellos,  abrazarlos,  darles  
besos...  jugar  con  ellos.    
 
¿Cuidaste  algún  bebé  antes  del  tuyo?  
(S)  Mis  hermanos.  
 
 
 
 
¿Cuántos  años  tenías  tú  y  cuántos  ellos?  
(S)  Con  la  primera  yo  tenía  8  años  y  ella  tenía  meses,  después  con  la  segunda  no  y  el  tercero  
tampoco,  el  cuarto  yo  lo  atendí  embarazada  del  hijo  mío,  porque  mi  mamá  se  fue  a  la  capital  y  
duró  8  meses,  y  él  tenía  3  meses.  
 
¿Tú  crees  que  estabas  preparada  para  ser  mamá?  
(S)  Sí.  

¿Cómo  te  preparaste?  


(S)   Los   cambiaba,   los   atendía,   darles   comida.   Veía   cómo   mi   mamá   les   daba   el   seno,   lo   bañaba,  
le   ponía   ropa,   le   daba   el   biberón,   le   sacaba   los   gases,   y   ya   estaba   preparada   para   tener   el  
primer  bebé.  
 
¿Tú  crees  que  ser  mamá  interfiere  con  tu  sueño  de  ser  doctora?  
(S)  No.  Porque  yo  puedo  tener  mi  niño  y  ser  doctora,  y  yo  sigo  estudiando  y  tengo  mi  bebé.  
 
¿Cómo  te  fuiste  finalmente  a  vivir  con  él?  
(S)  Yo  estaba  en  la  escuela  en  octavo  y  él  fue,  y  me  llamó,  y  yo  le  dije  que  no  quería  hablar  con  
él   y   después   yo   iba   a   hacer   una   clase,   y   él   fue,   y   habló   conmigo,   y   yo   decidí   perdonarlo   pero   le  
dije  que  no  íbamos  a  estar  como  estábamos  antes  y  que  si  él  quería  nos  mudáramos,  y  fue  a  
hablar  con  mi  mamá.    
 
¿Al  cuánto  tiempo  se  mudaron?  
(S)  Como  a  los  6  meses,  después  de  que  lo  perdoné.  
 
¿Qué  dijeron  tus  papás?  
(S)  Cuando  me  fue  a  buscar  al  curso  mío,  me  dijo  que  llamara  a  mi  mamá  y  la  llamé,  y  le  dije  
que  me  iba  con  él  y  no  me  dijeron  nada;  como  a  los  dos  meses,  yo  me  fui  con  mi  mamá  y  vi  a  
mi   papá,   y   le   pregunté   por   qué   no   hablaba   conmigo,   y   después   mi   papá   me   decidió   hablar  
bien.  
 

87  
 
¿Cómo  fue  ese  cambio  de  vida,  de  estar  en  la  casa  de  tus  padres  a  vivir  con  tu  esposo?  
(S)   En   mi   casa   yo   no   salía,   aquí   yo   salgo,   yo   me   acuesto;   con   mi   mamá   yo   tenía   que   acostarme  
tarde   y   tenía   que   ponerme   a   fregar,   aquí   yo   juego   si   yo   quiero,   me   acuesto   cuando   quiero,  
duermo  y  no  tengo  nadie  que  me  llame  a  levantarme  de  la  cama,  y  lavo  mi  ropa  si  quiero,  y  
voy  a  la  escuela  si  quiero.  
 
¿Pero  vas  a  la  escuela  todos  los  días?  
(S)  Todos  los  días  en  la  mañana.    
 
¿Al  cuánto  tiempo  de  estar  viviendo  con  él,  quedaste  embarazada?  
(S)  De  una  vez,  al  mes.  
 
¿Cuando  tú  lo  perdonaste,  estabas  planificando?  
(S)  No.    
 
¿Usaban  preservativo?  
(S)   Sí,   pero   antes   de   casarme   con   él,   yo   planificaba,   pero   como   a   los   6   meses,   cuando   me   casé  
la  dejé,  no  me  la  puse  más,  después  como  al  mes  de  casarme,  quedé  embarazada.  
 
¿Cómo  supiste  que  estabas  embarazada?  
(S)   Porque   me   daba   mareo   y   tenía   la   cadera   un   poco   más   grande,   y   yo   me   sentía   rara,   y   mi  
mamá  me  decía  que  fuera  a  hacerme  exámenes  y  me  la  hice,  y  no  me  salió,  y  como  a  los  dos  
meses  volví  a  ir  y  salió.    
 
¿A  quién  fue  la  primera  persona  que  le  contaste?  
(S)  A  mi  mamá  y  a  una  comadre,  y  después  a  mi  marido.  
 
¿Qué  dijeron  todas  esas  personas?  
(S)  Se  sintieron  alegres  y  que  si  una  persona  me  daba  algo  de  beber  no  me  lo  bebiera,  como  
algún  remedio,  que  personas  hacen  que  pierdan  la  barriga,  y  hay  gente  que  son  malas,  y  les  
gusta  dar  jarabes;  que  no  bebiera  nada.    
 
¿Cómo  venden  esos  jarabes,  qué  les  dicen  a  las  niñas?  
(S)  Es  una  planta  como  en  forma  de  té  y  lo  ponen  en  un  pote  de  medicina,  y  cualquier  gente  se  
lo  bebe  sin  saber  lo  que  es.    
 
¿Tú  pensaste  en  abortar?  
(S)  No.  
 
¿Alguien  te  lo  sugirió?  
(S)  Mi  mamá  me  decía  que  podía  ponerme  fea  y  esas  cosas,  que  no  abortara.  
 
¿Alguien  te  dijo  que  abortaras?  
(S)  Dos  amigas  me  dijeron  que  me  lo  sacara,  que  yo  no  podía  tener  ese  muchacho,  yo  les  dije  
que  no.  

88  
 
 
¿Tú  decidiste  tener  el  bebé?  
(S)  Sí.    
 
¿Cómo  fue  ese  proceso?  
(S)  Bien,  al  mes  un  poco  mareada,  al  segundo  mes  igual,  y  al  tercero  comencé  a  vomitar.  Me  
daban   muchos   antojos   de   muchas   cosas,   comía   de   todo   pero   más   malta   morena,   queso   o  
harina,  pero  no  comía  arroz  ni  habichuela,  la  carne  era  frita.  
 
¿Antes  de  estar  embarazada  te  gustaba  esa  comida?  
(S)  No,  solo  el  queso,  pero  después  no  me  gustaba  la  malta  morena  y  ahora  con  esta  barriga  
me  empieza  a  gustar.  
 
¿A  qué  edad  pariste?  
(S)  15  años.  
 
¿Qué  te  dijeron  en  el  médico?  
(S)  En  la  primera  consulta,  que  en  qué  estaba  pensando,  que  yo  tenía  que  seguir  jugando  con  
muñecas   o   en   mi   casa,   un   par   de   cosas,   y   cuando   me   mandaron   para   el   médico,   me   dijeron  
que   yo   no   tenía   que   estar   embarazada,   que   tenía   que   hacer   cosas   fuera,   que   es   una   gran  
responsabilidad   ser   mamá,   que   yo   no   tenía   que   salir   embarazada.   Cuando   parí,   tenía   miedo  
porque  tenía  dolores  adelante  y  atrás,  y  una  tía  me  dijo  que  si  estaba  botando  flujo  y  yo  le  dije  
que  no,  que  no  quería  ir  para  el  hospital.  Porque  me  sentía  un  poco  nerviosa.  
 
¿Pero  querías  parir  en  la  casa?  
(S)  Yo  sentía  como  que  no  era  tiempo  todavía,  porque  me  faltaba  un  mes  y  yo  decía  que  no  
podía   parir.   Llegué   al   hospital   a   las   11   y   di   a   luz   a   las   12:45,   y   me   pusieron   a   caminar.   Fui   al  
baño  y  me  dijeron  que  no  me  podía  ir  para  mi  casa,  porque  podía  parir  en  el  camino  y  ahí  tuve,  
y  después  ingresaron  y  rompí  fuente.  
 
¿Qué  se  siente  parir?  
(S)  Yo  siento  amor,  siento  muchas  cosas,  pasan:  me  gusta.  
 
¿Cuándo  tuviste  el  bebé,  quién  estaba  en  el  hospital  contigo?  
(S)  Mi  mamá,  mi  tía,  mi  papá  y  mi  marido.  
 
¿Qué  dijeron  ellos  cuando  vieron  el  bebé?  
(S)  Se  sintieron  alegres,  porque  yo  no  lo  vi;  ellos  primero.  Porque  cuando  estaba  dando  a  luz  no  
me  cogió  la  anestesia  y  después  me  estaba  durmiendo,  y  boté  mucha  sangre,  y  duraron  como  
una   hora   conmigo.   Y   cuando   me   cosieron,   me   cosieron   mal   y   me   desangré,   y   ahí   también  
estaba  una  madrastra  mía,  mujer  de  mi  papá.  Ella  lo  bañó  y  se  lo  llevó  para  la  sala  de  pediatría,  
y  allá  lo  conocieron  sus  papás,  su  abuelo,  su  tía  y  todo.    
 
¿Cuándo  lo  viste  tú?  
(S)  Como  a  las  6  de  la  tarde.  

89  
 
 
¿Cómo  te  sentiste?  
(S)  Me  sentí  adolorida  pero  feliz,  estaba  pálida.    
 
 
 
¿Cuando  lo  tuviste  en  tus  brazos,  cómo  fue  esa  sensación?  
(S)   Mucha   emoción,   como   un   regalo   que   Dios   me   dio   y   mi   sueño   se   me   hizo   realidad,   y   mucha  
felicidad.  
 
¿En  algún  momento  sentiste  miedo?  
(S)  No,  solo  cuando  me  estaba  durmiendo,  miedo  de  morirme,  y  le  decía  a  mi  madrastra  que  
me  dormía  y  sentía  una  luz  que  me  alumbraba.  
 
¿Cómo  es  eso  de  que  tú,  desde  que  te  formaste,  querías  un  bebé?  
(S)  Sí,  porque  yo  quería  mi  primer  hijo  que  fuera  macho  y  no  me  importaba,  lo  quería  tener  y  
lo   conocí,   y   me   dijo   que   no   tenía   hijos,   que   quería   tener   un   bebé   y   ahí   nos   casamos,   hasta   que  
yo  salí  embarazada.  
 
¿A  qué  edad  te  formaste?  
(S)  A  los  10  años.  Si  uno  a  los  dos  12  ya  no  está  para  eso,  si  no  bajar,  lavar,  fregar,  pero  con  
muñecas  no.  
 
¿Conocías  más  amigas  tuyas  que  estuvieran  embarazadas  de  tu  edad?  
(S)  No,  en  el  médico  conocí  a  5,  a  una  que  le  tocó  dar  a  luz  a  los  12  años  y  murió,  pero  la  niña  
quedó  viva;  ella  parió  como  un  rato  después  que  yo.  
 
¿Alguna  vez  te  dijeron  que  tú  por  ser  mamá  joven  tenías  riesgos?  
(S)  Sí,  que  en  el  parto  o  antes  del  parto  me  podía  morir,  y  que  a  los  7  meses  a  veces  las  mujeres  
paren  y  es  muy  peligroso  cuando  paren  después  de  los  8  meses  también.  
 
¿Qué  sentías  cuando  te  contaban  todas  esas  historias?  
(S)   Miedo,   pero   yo   siempre   estaba   con   Dios   y   le   pedía   que   me   dejara   disfrutar   mi   hijo,   y  
después  morir.  
 
¿Tú  sabías  que  ser  mamá  era  riesgoso?  
(S)  Sí.    
 
¿Dónde  lo  habías  escuchado?  
(S)  En  la  televisora  y  una  tía  mía  que  me  lo  decía,  que  la  gente  se  moría  por  la  presión  alta.  
 
¿Sabiendo  esos  riesgos  no  te  dio  miedo  quedar  en  embarazo?  
(S)  No.  Porque  yo  quería  mi  sueño  y  era  ser  mamá.  
 
¿Por  qué  crees  que  las  mujeres  tienen  ese  sueño  de  ser  mamá?  

90  
 
(S)  No  sé,  porque  yo  lo  quería  así,  tener  un  hijo  mío,  propio.    
 
 
¿Qué  diferencias  hay  entre  propios  y  otros?  
(S)  Que  el  de  uno  lo  puedo  tener  siempre  y  confianza,  tranquilidad;  con  otro  niño,  no.  
 
¿Dónde  aprendiste  sobre  los  métodos  de  planificación  y,  esa  primera  vez,  a  exigir  condón?  
(S)  En  la  escuela  la  orientadora  y  la  profesora  también,  en  la  UNAN,  que  a  veces  dan  charlas.  
 
¿Tu  esposo  te  ayudó  a  criar?  
(S)  Me  está  ayudando  todavía,  le  cambia  pañales,  la  ropa,  lo  baña;  con  la  comida.  
 
¿Quién  más  te  ayudó  a  cuidar  el  bebé?  
(S)   Mi   mamá   y   mi   papá,   y   a   veces   su   mamá   cuando   venía   de   la   capital,   la   vecina   cuando   no  
puedo.    
 
¿Cómo  volviste  a  la  escuela?  
(S)  Nunca  he  dejado  la  escuela,  pero  cuando  estaba  embarazada  perdí  unos  años,  porque  no  
pasé  un  examen  y  tuve  que  salirme  un  poco  de  la  escuela,  hasta  que  volví  y  pasé  pruebas  de  
octavo,  y  ahora  estoy  en  segundo.  
 
¿Cómo  fue  la  llegada  de  ese  segundo  bebé?  
(S)  Mi  marido  quería  tener  una  niña,  hembra,  porque  él  tiene  amigas  que  son  hermanas  de  él  y  
cada   una   tiene   niñas,   él   entonces   se   atacó   por   tener   una   niña   y   los   amigos   me   decían,   y   la  
mamá,  y  por  eso  no  he  terminado  hasta  que  decidí  tenerlo  y  dárselo.  
 
¿Tú  planificaste  luego  de  tener  el  niño?  
(S)   Sí,   con   inyección.   Pero   a   veces   con   pastillas   y   duré   dos   años,   y   dejé   la   planificación   y   quedé  
embarazada.  
 
¿Cómo  te  sientes  ahora  que  ya  es  el  segundo?  
(S)  Me  siento  contenta,  feliz,  porque  le  hice  el  sueño  a  mi  marido.  
 
¿Tú  querías  tener  otro  bebé?  
(S)  No,  yo  quería  esperar  5  años.    
 
¿Le  dijiste  eso  a  tu  esposo?  
(S)  No,  me  decía  que  ya  el  niño  tenía  4  años  y  que  ya  tenía  que  tener  y  le  dije  que  sí,  y  él  me  
rompió   la   tarjeta   de   planificación   y   me   dijo   que   no   más,   con   rabia,   que   ya   estaba   bueno   y   que  
ya  no  volviera  a  planificar.  
 
¿Tú  qué  le  dijiste?  
(S)  Pues  nada,  me  quedé  callada  mirándolo,  después  de  romperla,  la  quemó.  
 
¿Qué  sentiste  cuando  él  hizo  eso?  

91  
 
(S)  Pues  lo  dejé.  
 
¿No  pensaste  en  volver  al  médico  a  que  te  diera  otra  tarjeta?  
(S)  No,  yo  dije  "pues  ya  que  ya  quiere  tener  su  hijo,  ya  se  lo  doy",  y  ahora  tengo  como  un  mes,  
creo.  
 
¿Cómo  te  diste  cuenta  de  que  estabas  embarazada?  
(S)  Porque  en  diciembre  no  me  bajó  y  ahora  en  enero  tampoco.  
 
¿Fuiste  al  médico?  
(S)  No.  
 
¿O  sea  que  no  te  has  hecho  la  prueba?  
(S)  Sí,  pero  no  me  sale  ni  en  la  orina  ni  en  la  sangre,  entonces  en  febrero  voy  a  ver  si  me  sale  en  
escanografía  como  el  primero.  
 
¿Y  si  te  dicen  que  no  estás  embarazada?  
(S)  No  sé,  esperar  el  otro.  
 
¿Pero  tú  sientes  que  estás  embarazada  del  segundo?  
(S)  Sí  se  siente  algo,  tengo  mareos  y  sueño,  y  nauseas.  
 
¿Qué  dice  él?  
(S)  Nada,  se  puso  contento  y  se  bebió  un  par  de  cervezas,  me  dice  que  estoy  más  bonita,  que  
me  crece  el  pelo  más.  
 
¿Los  niños  hacen  crecer  el  pelo?    
(S)  Con  el  primero  me  creció  mucho  y  cuando  parí  se  me  volvió  a  caer.  
 
¿Cuándo  uno  pare  se  le  cae  el  pelo?  
(S)  Sí  creo,  a  alguna  sí,  a  mí  sí.  
 
¿Qué  te  dice  tu  mamá  de  este  segundo  bebé?  
(S)  Se  pone  muy  contenta  y  me  dice  que  no  tome  de  botellas  ni  jarabes  de  esos.  
 
¿Esos  jarabes  son  como  vitaminas?  
(S)   Vienen   siendo   como   eso   para   las   personas   que   no   les   baja   la   menstruación,   que   tienen  
cáncer,  quistes.  
 
¿Eso  con  que  lo  hacen?  
(S)  Con  güiros,  matas  mala-­‐madre  y  otras  cosas.    
 
 
¿Pero  eso  no  se  lo  puede  tomar  una  niña  embarazada?  
(S)  No,  porque  puede  perder  el  bebé,  como  un  aborto.  

92  
 
 
¿Pero  hay  niñas  que  se  lo  toman  para  abortar?  
(S)  No,  eso  se  lo  dan  a  las  personas  que  no  pueden  tener  hijos.  
 
¿Sí  es  bueno?  
(S)  Sí.  
 
¿Sirve  a  las  mujeres  para  tener  bebés?  
(S)   No   sé   porque   no   lo   he   probado,   sé   que   es   bueno   porque   una   prima   tenía   quistes   y   se   le  
eliminaron  con  esas  botellas.  
 
¿Tú  para  qué  tomabas  eso?  
(S)  Ella  me  lo  daba  para  cuando  me  bajaba  la  menstruación  me  limpiara.  
 
¿Cuando  se  le  queda  eso  a  uno  por  dentro  qué  pasa?  
(S)  Le  da  dolores  vaginales.  
 
¿A  ti  te  dolía  cuando  te  llegaba  la  menstruación?  
(S)  Sí,  me  daba  dolor  en  las  rodillas.  
 
¿Quieres  tener  más  hijos?  
(S)  Sí,  uno  más  para  los  tres.    
 
¿Quieres  varón  o  hembra?  
(S)  Que  sea  como  Dios  me  lo  mande.  
 
¿En  el  colegio  qué  te  dicen  de  ser  mamá?  
(S)  "Qué  se  siente  ser  mamá",  me  dicen  las  muchachas,  y  les  explico,  hay  una  que  tiene  tres  
meses  y  me  dice  qué  se  siente,  y  así.  
 
¿Qué  se  siente  ser  mamá?  
(S)  Se  siente  mucha  felicidad,  amor  con  el  niño.  
 
¿Qué  es  lo  más  bonito  de  ser  mamá?  
(S)  Que  los  niños  te  digan  "mamá  te  quiero"  y  eso.  
 
¿Crees  que  sí  se  cumplió  el  sueño  como  tú  te  lo  imaginabas?    
(S)   Sí.   Como   que   quería   vivir   en   mi   casa   propia,   pero   él   no   ha   tenido   dinero   para   comprármela  
aún.  Pero  mi  sueño  se  cumplió.  
 
¿Cómo  llevas  estar  embarazada  y  estudiar?  
(S)   Cansancio,   porque   hay   que   cocinar   cuando   llego   de   la   escuela,   atender   al   bebé;   yo   me  
acuesto  en  la  noche,  bien  cansada.  
 
¿Quién  te  ayuda  a  atender  al  niño  cuando  estás  en  la  escuela?  

93  
 
(S)  Mi  mamá  o  si  no  mi  marido.  
 
¿Él  estudia?  
(S)  No.  
 
¿Hasta  qué  grado  llegó  él?  
(S)  Hasta  séptimo.  Yo  le  digo  que  vuelva  pero  él  dice  que  eso  no  paga.  
 
¿Has  pensado  en  ir  a  la  universidad?  
(S)  Sí.  
 
¿Te  hablaron  de  la  leche  materna?  
(S)  Es  mejor,  porque  lo  protege,  le  da  crecimiento,  se  enferman  poco.  
 
¿Para  ti  qué  significa  ser  mujer?  
(S)  Que  uno  crece,  ponerse  ropa  de  adulto,  maquillarse  y  ponerse  bonita.  
 
¿Te  gusta  la  música?  
(S)  Un  poco.  
 
¿Qué  escuchas?  
(S)  Oírla,  cantarla  y  cuando  es  bien  bonita  aprenderme  la  canción.  
 
¿Hay  una  canción  que  tú  crees  que  se  parece  a  tu  vida?    
(S)  No.  
 
¿Te  gusta  ver  televisión?  
(S)  Sí.    
 
¿Alguna  película  o  novela  se  parece?  
(S)  Algunas  veces,  en  "decisiones"  presentan  algo  como  me  pasó.  Cuando  uno  se  casa,  que  el  
hombre  cuando  uno  hace  cosas  malas  le  pegan,  cuando  le  trancan  "decisiones".  
 
¿Tu  vida  ha  cambiado  desde  que  eres  mamá?  
(S)  Sí,  porque  yo  tengo  que  atender  al  niño.  
 
 
¿Te  gusta  más  esta  vida  o  la  anterior?  
(S)  Esta.  
 
¿Sales  a  bailar?  
(S)  A  veces  con  mi  marido  y  mi  hijo,  a  veces  los  dos  solos.  Yo  no  bailo,  solo  canto  y  bebo,  y  ya.  
 
¿Qué  otra  cosa  te  gusta  en  la  vida?  
(S)  Andar,  salir,  conocer  mi  República,  ir  a  la  playa,  andar  el  mar  porque  lo  lleva  a  una  isla.  

94  
 
 
¿Cómo  te  imaginas  que  vas  a  ser  dentro  de  unos  10  años?    
(S)   Más   grande,   más   madura;   igual,   pero   mi   físico   más   alto.   Tener   universidad,   3   hijos,   casa  
propia  y  mi  marido  tendrá  un  carro.  
 
¿Cuándo  tú  seas  doctora,  él  seguirá  siendo  pescador?  
(S)   No,   él   será   en   trabajar   al   ingenio,   porque   la   vida   de   él   tiene   que   cambiar,   porque   se  
maltrata  mucho  pescando  y  lo  voy  a  ayudar.  
 
¿Qué  quieres  para  tu  niño,  qué  te  imaginas?  
(S)  Que  cuando  llegue  a  grande,  sea  profesional.  
 
¿Qué  le  dirías  de  la  posibilidad  de  que  sea  papá  joven,  igual  que  tú?  
(S)  Pues  que  es  normal  y  a  cualquiera  le  pasa.  No  tan  joven  como  yo.  
 
¿Y  una  niña,  si  esta  es  una  nena,  y  te  dijera  "quiero  ser  mamá  a  los  14  años"?  
(S)  Que  pierde  su  tiempo,  por  ser  peligroso.  
 
¿Alguna  vez  has  pensado  en  que  no  debiste  tener  ese  bebé?  
(S)  No.  
 
¿Pero  si  te  dieran  una  segunda  oportunidad,  lo  tendrías  igual,  a  la  edad  que  lo  tuviste?  
(S)  Sí.    
 
 

95  
 
Conclusiones    
En  general,  ambos  contextos  se  encuentran  en  los  siguientes  elementos  encontrados:  

• La  unión  es  una  estrategia  


•   Se  infaniliza   de  supervivencia    
• No  actúa  con  racionalidad   económica  .    
• Es  un  sujeto  de  control     • Actúa  a  su  vez  como  
oportunidad  para    ejercer  
libertades  y  otros  
derechos  

El  valor  de  la  


La  adolescencia   unión  
matrimonial  

Una  sexualidad  
significada  
desde  el  deseo     El  lugar  social  de  
y    hacia  la   la  maternidad  
inequidad  de  
género  
• «Los  Hombres  Gallos    y  las  
mujeres  Calientes»   • Sobrevaloración  del  papel  
• El  deseo  incontenible  e   de  ser  madre  como  
insinivo.   elemento  fundador  de  la  
feminidad  posiiva  y  
bondadosa  «el  sacrificio»  

Como  un  primer  elemento  vemos  variables  de  orden  estructural  que  inciden  en  la  aparición  de  
un   embarazo   adolescente   tal   y   como   ya   se   ha   observado   en   otros   estudios   como   los   de  
profamilia   “Estos   factores   están   íntimamente   vinculados   con   la   falta   de   una   respuesta  
oportuna   por   parte   de   la   sociedad     y   del   Estado   dominicano   identificándose   deficiencias  
importantes   en   la   provisión   de   servicios   de   salud,   así   como   la   inserción   educativa   de   las  
adolescentes  embarazadas”.    (Profamilia,  2011).  A  los  factores  sociales  y  estructurales,  se  ata  
la   comprensión   del   lugar   social   de   la   maternidad   ¿por   qué   en   escenarios   de   carencia   de  
oportunidades  y  de  permanente  vulneración  de  derechos  este  lugar  sigue  siendo  una  decisión  
continua?  

Hemos   intentado   reconstruir   que   existen   factores   como   la   aplicación   de   las   políticas   en   el  
ámbito   más   local   y   ejecutivo   de   la   misma   donde   o   bien   impera   la   subjetividad   del   agente  
institucional   -­‐el   caso   de   docentes   que   introducen   al   subsistema   a   las   adolescentes   para  
protegerlas   y   con   esto   iniciar   la   cadena   de   precarización   femenina-­‐   o   por   otro   lado   los  
programas   y   mecanismos   para   asegurar   los   derechos   sexuales   y   reproductivos   de   las  

96  
 
adolescentes  son  insuficientes:  el  tráfico  de  los  anticonceptivos  gratuitos,    la  condena  social  a  
las   adolescentes   que   van   a   pedir   orientación   antes   del   embarazo,     la   falta   de   cobertura   en  
dotación   de   pastillas   y   condones   en   las   unidades   primarias   y   la   ausencia   de   un  
acompañamiento   emocional   o   terapéutico   que   no   signifique   patologizar   el   embarazo  
adolescente  sino  apoyarlo  en  términos  de  la  intensidad  emocional  que  representa.      

En  cuanto  a  los  factores  sociales,  podemos  observar  como  dimensiones  fracturadas  de  la  vida  
social   como   las   relaciones   de   confianza,   las   redes   de   apoyo,   los   espacios   no   formales   de  
participación   posibilitan   la   existencia   de   vacíos   de   sentido   en   las   y   los   adolescentes   y  
desencadenan   el   evento   del   embarazo   como   una   decisión   que   entra   a   “supuestamente”  
satisfacer   dichos   vacíos.   En   otras   palabras   en   territorios   que   son   golpeados   por   las  
permanentes   situaciones   de   no   derecho,   y   la   constante   sensación   de   no   futuro,   el   hijo   será   un  
locus  de  sentido  que  en  el  caso  de  hombres  y  mujeres  “redime”  se  transforma  en  la  razón  de  
vida.    

Un  nuevo  factor  social  es  la  respuesta  que  el  mundo  adulto  tiene  frente  a  la  adolescencia.  Las  
perspectivas   significan   a   los   adolescentes   desde   la   perversidad,   por   tanto   las   respuestas   en  
información   e   intervención   se   comunican   desde   el   miedo   y   el   castigo,   mientras   que   cuando  
son  significadas  desde  la  infantilización  las  salidas  son  equívocas  pues  desconocen  el  carácter  
sexuado   y   la   dimensión   del   goce   y   el   deseo   adolescente.   Por   otra   parte,   otro   significado  
responderá   a   ver   al   adolescente   como   una   víctima   y   las   intervenciones   se   limitan   al   apoyo  
psicoterapéutico.   Aquellas   visiones   un   poco   más   incluyentes,   tendrían   que   vincular   al  
adolescente   como   sujeto   de   derechos,   pero   lastimosamente   en   el   caso   de   Dominicana   este  
matiz  fue  muy  difícil  de  encontrar.    

En   cuanto   a   los   factores   culturales   vemos   un     l   a   unión   como     parte   del   ciclo   vital,   esta   se  
encuentra   permitida   en   ambas   comunidades   constituyéndose   como   uno   de   los   factores   de  
más  alta  relevancia  en  la  emergencia  del  embarazo  adolescente  por  encima  de  la  escolaridad  y  
del   conocimiento   de   los   métodos   anticonceptivos.   La   motivación   de   la   unión   obedece   a   las  
promesas   sociales   del   amor   romántico   “un  hombre   me   complementará”   ,   en   la   idealización   de  
lo   que   se   ha   denominado   la   sagrada   familia   “un   esposo   y   un   hijo   aseguran   el   éxito   de   mi   vida”  
y  la  de  la  educación,  el  acceso  al  trabajo  y  la  movilidad  social  “si  me  esfuerzo  lo  lograré”.  Todas  
estas   promesas   se   encuentran   vinculadas   a   una   tradición   cristiana   muy   fuerte   en   República  
Dominicana  que  vincula  el  modelo  de  la  madre  como  bondad,  sacrificio  y  del  padre  como  un  
buen   hombre   proveedor,   el   cuadro   será   terminado   con   el   hijo,   señal   de   milagro   y   de  
bendición.    

Pero   la   unión   adquiere   matices   cuando   se   mezcla   con   fenómenos   transversales   como   la  
migración   “El   viaje   mejorará   las   condiciones   de   vida   de   la   familia”:   Para   los   padres   es   una  
estrategia   de   movilidad   social   (posibilidad   de   migrar   a   España,   Puerto   Rico   o   los   Estados  
Unidos)  la  unión  de  sus  hijas  o  hijos,  así  que  la  motivan  y  la  alimentan.      

Otro  rasgo  de  la  unión  que  veremos  en  los  dos  contextos  es  la  permisividad  de  la  comunidad  y  
la   familia   en   el   establecimiento   de   relaciones   entre   adolescentes   y   hombres   mayores.   Esto  
genera  dinámicas  de  desigualdad  por  ejemplo  en  las  imaginaciones  en  que  cada  uno  tiene,  que  
en  el  caso  de  las  mujeres  busca  el  establecimiento  de  la  pareja  y  en  los  hombres  el  proyecto  de  
tenencia  de  los  hijos,  como  resultado  vemos  las  afirmaciones  “ella  me  pertenece;    le  escondí  

97  
 
las  pastillas,  le  quemé  el  cartón  de  la  planificación,  porque  quería  ser  padre”  estas  relaciones  
inequitativas   por   los   abismos   en   las   proyecciones   y   los   deseos   que   cada   uno   o   una   están  
pensando   genera   este   tipo   de   desencuentros   que   derivan   en   puntos   de   quiebre   y   en   asumir   el  
embarazo   como   una   cadena   de   violencias.   “Hacerla   mía,   eliminar   la   competencia”   Para   los  
varones   es   una   estrategia   utilitarista   para   conseguir   sus   proyecciones   de     paternidad   o   en  
algunos  casos  de  poseer  o  marcar  a  una  mujer  como  propia.  

En   este   mismo   punto   vemos   como   otro   matiz   de   la   unión   es   la   promesa   “Una   mujer   casada  
puede   Gobernarse”:   Para   las   adolescentes   es   una   estrategia   de   obtener   derechos   como   la  
libertad,  la  autonomía  que  son  negadas  al  interior  del  hogar.  El  problema  de  las  promesas  y  de  
la   unión   es   que   se   tensionan   ambas   concepciones   con   la   realidad,   al   final,   encontramos  
familias  precarizadas,  mujeres  que  deben  dedicar  la  totalidad  de  su  tiempo  en  el  cuidado  del  
nuevo  hogar,  la  dificultad  de  volver  a  la  escuela  o  la  decisión  que  debe  filtrarse  por  el  marido.    

Al   mismo   tiempo,   ambos   contextos   contienen   l   a   idealización   de   la   madre   joven,   no   existen  


imaginaciones  sobre  madres  después  de  los  25  años  sin  embargo  esto  entra  en  tensión  con  un  
deber   ser   de   la   maternidad   concluida   la   universidad   y   luego   de   obtener   un   trabajo.   El   mensaje  
ambiguo  se  ancla  a  la  respuesta  social  que  se  tiene  sobre  la  maternidad  y  el  embarazo.  Como  
en   los   demás   países   de   América   Latina,   el   embarazo   será   la   marca   de   la   pérdida   del   honor,  
mientras   que   el   embarazo   la   redención   hacia   la   buena   mujer.   Ambos   escenarios   se   asumen  
distinto,  mientras  el  embarazo  produce  vergüenza,  la  maternidad  produce  orgullo.    

98  
 
En   cuanto   a   los   factores   emocionales,   vemos   como   en   la   idealización   de   la   maternidad   “los  
hijos   son   la   vida”   Ser   madre   y   ser   mujer,   ser   padre   y   ser   hombre   son   dos   condiciones  
necesarias   para   la   existencia,   no   es   frecuente   encontrar   imaginaciones   distintas.   En   esta  
idealización  no  se  valoran  las  consecuencias   de   este   evento,   es   un   deseo   social   que   se   asocia   a  
emociones  muy  positivas  es  una  decisión  que  se  espera,  que  está  aprobada  y  bien  calificada.    
Esta  idea  sin  embargo,  entra  en  contradicción  con  el  mensaje  “un  hijo  es  una  responsabilidad  
muy  grande,  acaba  con  los  sueños  y  proyectos”.  Pero  una  vez  existe  el  hecho  del  embarazo,  no  
hay   manera   de   evadir   esa   responsabilidad.   Pensar   en   una   interrupción   voluntaria   del  
embarazo   es   condenado,   por   las   razones   religiosas   y   de   cosmovisión   que   establecen   que   un  
hijo  es  una  bendición.  

En   la   cultura   dominicana   existen   múltiples   recursos   simbólicos   alrededor   del   embarazo  


adolescente,   el   más   referenciado   por   las   adolescentes   es   el   bebedizo   o   la   botella.     La  
preparación  de  la  madre  se  hace  con  anterioridad,  este  jugo  que  limpia,  prepara  el  lugar  del  
hijo,   servirá   también   para   interrumpir   el   embarazo.   La   botella   nos   hablará   de   la   identidad  
afrodescendiente   y   del   patrimonio   inmaterial   de   la   receta,   pero   también   de   cómo   estos  
recursos   aún   hoy   prevalecen   en   las   adolescentes   por   el   locus   de   sentido   de   la   maternidad   que  
se  ha  intentado  explicar  hasta  ahora.    En  otras  palabras,  no  existiría  si  no  hubiese  un  deseo  que  
de  nuevo  no  solo  es  personal  sino  social.    

En  la    mayoría  de  los  relatos  las  adolescentes  aparecen  como  las  provocadoras  del  embarazo  
adolescente.    La  mujer  es  imaginada  como  poseedora  de  un  deseo  incontenible,  “un  fuego  que  
no  se  aguanta”.  Los  hombres  son  evaluados  desde  el  poderío  masculino  “el  gallo”  que  es  capaz  
de  tener  a  las  mujeres  que  quiera  y  “hacerla  suya”    y  el  tigre  “un  malo  que  al  final  es  deseado  
por   su   capacidad   de   poder   y   autoridad”.   Estas   visiones   tradicionales   del   género   se   articulan   en  
las   emociones   moldeadoras   sociales,   la   bondad,   el   amor   y   la   alegría   serán   recompensas   a   la  
niña   de   la   casa   y   luego   madre,   el   honor,   la   seguridad   y   el   orgullo   serán   para   los   hombres  
proveedores  y  capaces  de  satisfacer  sexualmente  a  varias  parejas.    

Cabe  anotar  que  la  complejidad  del  embarazo  adolescente  hace  que  en  la  realidad  dominicana  
se  pueda  asumir  como  un  evento  violento  que  incidirá  negativamente  en  las  comunidades.  ES  
decir   que   al   comprenderse   como   un   hecho   fracturador   de   sentido,     no   sólo   produce   daño   a  
nivel  individual  sino  también  genera  un  daño  social,  en  tanto  fractura  las  imaginaciones  de  las  
nuevas  generaciones,  reproduce  cadenas  de  pobreza  y  genera  la  ilusión  temporal  de  un  eterno  
presente  que  impide  proyecciones  diferentes  a  las  de  ser  padres  y  madres.  

Al   ser   el   embarazo   un   hecho   violento,   se   puede   observar   en   las   trayectorias   cómo   operan  
diferentes  violencias  sofisticadas  que  permanecen  en  el  ámbito  cotidiano  y  que  se  naturalizan:  
control  de  los  cuerpos  femeninos  por  parte  de  instituciones,  padres  y  parejas,  la  asunción  del  
cuerpo  femenino  como  un  cuerpo  social  de  pertenencia  a  los  otros,  estos  últimos,    objeto  de  
cuidados   y   afectos   por   parte   de   las   mujeres.     Esto   se   verá   con   más   claridad   en   que   las   mujeres  
conocen  los  métodos  anticonceptivos  pero  son  los  hombres  quienes  deciden  si  se  usan  o  no,  
son   las   mujeres   quienes   buscan   un   proyecto   educativo   para   superar   la   pobreza,   son   los  
hombres  quienes  deciden  si  la  esposa  continua  o  no  en  el  colegio  después  del  embarazo.    

La  colonización  de  los  cuerpos  femeninos  tendrá  a  su  vez  dispositivos  culturales  de  transmisión  
atados  a  los  discursos  presentes  en  comerciales  de  televisión,  telenovelas,  letras  de  canciones  

99  
 
y   en   las   narrativas   presentes   en   las   iglesias   sobre   todo   cristianas.     Mientras   los   y   las  
adolescentes   reciben   de   colegios,   medios   y   centros   de   salud   información   sobre   métodos  
anticonceptivos  y  VIH  –  SIDA.  La  información  emocional  sigue  siendo  un  vacío  que  se  suple  en  
estos   parajes   de   la   cultura   que   son   universales,   que   no   juzgan,   que   terminan   siendo  
“amigables”   para   los   y   las   adolescentes   pero   que   carecen   de   contexto,   de   crítica   y   de  
conocimiento   real   pues   son   simulacros   de   lo   que   en   la   realidad   pasa,   son   por   lo   tanto,  
promesas  incumplidas  en  el  más  complejo  de  los  terrenos:  las  emociones.  

La   realidad   del   embarazo   adolescente   es   caleidoscópica,   por   un   lado   una   realidad   social  
marcada   por   pobreza,   explotación   laboral,   roles   de   género   tradicionales,   desigualdad   en   las  
relaciones   de   poder   entre   hombres   y   mujeres.     Por   otro   lado   el   deseo   de   progreso   que  
necesita   múltiples   recursos   económicos,   simbólicos,   sociales   y   en   general   ejercicio     de  
derechos  que  no  existen.  El  resultado  son  generaciones  frustradas  y  repetición  de  historias  de  
pobreza  y  falta  de  oportunidades,  de  imaginaciones  fracturadas.    

Finalmente,   República   Dominicana   cuenta   con   un   diferencial   de   suma   importancia   para   la  


prevención   del   embarazo   adolescente,     las   prácticas   y   discursos   de   innovación   social   que  
tienen  las  adolescentes,  narrativas  que  deben  llevarse  hacia  el  ámbito  de  la  práctica  cotidiana  
pero  que  demuestra  un  alto  nivel  de  agencia,  de  reflexividad  y  de  capacidad  transformadora.  
Esto  se  desarrolló  más  en  la  idea  del  autogobierno  femenino  y  de  las  pertenencias  a  sí  mismas.  
Al  mismo  tiempo  las  formas  como  las  adolescentes  ponen  en  duda  los  valores  desiguales  del  
género   que   permanecen   en   la   cultura   y   buscan   relaciones   más   sanas,   sin   el   pathos   del   amor  
romántico  sino  con  la  autonomía  y  la  libertad.    

   

 
 

100  
 
Bibliografía  
 

Berger,  P.  Luckmann,  T.  1968.  La  Construcción  Social  de  la  Realidad.  Buenos  Aires,  Amorrortu.  

Buvinick   M,   Costos   de   la   Maternidad   Adolescente   en   Barbados,   Chile,   Guatemala   y   México.  


WID   Inter-­‐American   Development   Bank   in   its   series   IBD   publication   47258   108,   Washington,  
1998.  

Castillejo,   A.   Los   Archivos   del   Dolor.   Ensayos   sobre   la   violencia   y   el   recuerdo   en   la   Sudáfrica  
Contemporánea.    

Comité   Técnico   Interinstitucional   para   la   Prevención   del   Embarazo   en   la   Adolescencia.  


Documento   Institucional   Prevención   Del   Embarazo   En   Adolescentes   Con   Perspectiva   De  
Género   Y   Enfoque   De   Derechos   Humanos:   “Hacia   Una   Política   Nacional”.   República  
Dominicana,  marzo:  2011  

Consejo  de  Ministros  de  Salud  de  CA  y  RD,  COMISCA,  Consejo  de  Ministras  de  la  Mujer  de  CA,  
COMMCA.   Diagnóstico   Situacional   sobre   Salud   y   Género   en   Centroamérica   y   República  
Dominicana.    Mayo,  2011.    

Das,  V.  2008  Sujetos  de  Dolor,  Agentes  de  Dignidad.  Bogotá:  Universidad  Javeriana.  

De  Certau,  M.  La  Invención  de  lo  Cotidiano.  Universidad  Iberoamericana,  México.    1986  

Elster.  Jon,  Alquimias  de  la  Mente,  la  Racionalidad  y  las  Emociones,  Paidós.  Barcelona:  2002  

Fondo   de   desarrollo   Guatemalteco,   UNICEF.   Historia   y   Memorias   de   la   Comunidad   Étnica  


Q'eqchi'.  Editorial  Nojib'sa  

León,  P.  Minassian,  M.  Et  all.  “Embarazo  Adolescente”  en  Revista  Pediatría  de  Chile.  Vol  5,  N°  
1,  Abril  2008.    

Pacheco,   C.   Latorre   C.   compiladores   “El   Carnaval   de   los   Desencuentros,   Derechos   Sexuales   y  


Repoductivos  en  Adolescentes  de  Bogotá”.  Universidad  del  Rosario.  Bogotá  2006  

Marina  J.  El  Rompecabezas  de  la  Sexualidad.  Ed.  Anagrama,  2005.    

Nieto,   J.   Rincón   L.   Et   all   “Aproximación   a   los   significados   de   paternidad,   maternidad   y  


embarazo  adolescente  en  contextos  de  desplazamiento”  en    Embarazo  adolescente  en  Bogotá,  
construir  nuevos  sentidos  y  posibilidades  para  el  ejercicio  de  los  derechos.  Bogotá,  UNFPA/SDS  

Oficina   Nacional   de   Estadísticas/ONE     “Madres   adolescentes   en   la   República   Dominicana”.  


Omnimedia.  Santo  Domingo,  2008.  

Domingo,  República  Dominicana  

Pantelides,  E.  “Aspectos  Sociales  del  embarazo  y  la  fecundidad  adolescente  en  América  Latina”    

Profamilia.   “El   embarazo   en   adolescentes   en   la   República   Dominicana:   ¿Una   realidad   en  


transición?”  República  Dominicana,  2011.    

101  
 
Ries,   N.   2002.   “Anthropology   and   the   Everyday,   from   comfort   to   Terror”   en:   New   Literary  
Storie  33:  725  –  742.  

Schutz,  A.  1974.  El  Problema  de  la  Realidad  Social.  Buenos  Aires,  Amorrortu.    

Tuhiwai.  L.  2001.  Decolonizing  Methodologies,  Research  and  indegonous  People.  London  and  
New  York:  Zed  Books.    

102