Está en la página 1de 18

DEFINICION

Es una nueva ley denominada Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y
Adolescente, la cual entro en vigencia el 1 de abril de 2000.  La cual ha sido
producto de varias reformas, esta ultima en en 2015.

Esta ley surge gracias a un movimiento social en el que participan diversos


integrantes de la sociedad y en el que niños, niñas y adolescentes son
protagonistas. Este instrumento legal se ajusta al paradigma (modelo o ejemplo a
seguir) de protección integral en la convención internacional sobre los derechos
del niño.

La LOPNNA considera a los niños, niñas y adolescentes como personas, no como


objetos, les permite opinar y participar en diferentes actividades de su interés, es
decir, elimínale concepto de niño tutelado y les reconoce a todos los niños su
condición de sujetos plenos de derechos con deberes y obligaciones, habilitados
para demandar, actuar y propone. Se les considera personas con derechos y
responsabilidades correspondientes a su edad y capacidad, bien sea con sus
padres, en el hogar, en la escuela y con la sociedad en general.

UN POCO DE HISTORIA

El origen de esta ley se remota a la aprobación de la Convención Internacional


sobre los Derechos del niño, de fecha 20 de noviembre de 1989, cuyo objeto
principal fue transformar necesidades en derechos; por ejemplo: anteriormente se
consideraba que la infancia tenia necesidad de educación y salud; con la
aprobación de la Convención se transformaron en derechos en vez de
necesidades.

El 29 de agosto de 1990, promulgo en Venezuela la Ley Aprobatoria de la


Convención sobre los Derechos del Niño para brindarles protección social y
jurídica a los niños, niñas y adolescente.
Entes de la creación de la LOPNNA, nuestras leyes se median por el modelo o
doctrina de la situación irregular, que consideraba a los niños como sujetos de
compasión-representación, tutelados por el Estado.

La LOPNNA se rige por el modelo de protecciones integral que consiste en el


reconocimiento de todos los niños, niñas y adolescentes, sin discriminación alguna
como sujetos de plenos derechos, cuyo respeto se debe garantizar.

OBJETO

El objeto de la LOPNNA es regular los derechos y garantías, así como los deberes
y responsabilidades relacionadas con la atención y protección de los niños, niñas y
adolescente, además esta ley refuerza el concepto de familia como célula
fundamental de la sociedad, por lo que le da gran importancia a las obligaciones
que tiene como responsable principal, inmediata e irrenunciable en el desarrollo
integral de los niños, niñas y adolescentes.

Esta ley tiene rango constitucional, es decir, en la nueva constitución de la


republica bolivariana de Venezuela, aprobada el 15 de diciembre de 1999, en su
capitulo V establece que hay que darle prioridad a la protección integral del niño,
niña y adolescente. Así mismo dice:

Artículo 78. Los niños, niñas y adolescentes son sujetos plenos de derecho y


estarán protegidos por la legislación, órganos y tribunales especializados, los
cuales respetarán, garantizarán y desarrollarán los contenidos de esta
Constitución, la Convención sobre los Derechos del Niño y demás tratados
internacionales que en esta materia haya suscrito y ratificado la República.

PROPOSITOS

Concibe al niño como sujeto social de derechos, Son personas, ciudadanos por lo
tanto se les debe reconocer sus derechos y deberes en cada etapa de su
desarrollo.
Busca distribuir las responsabilidades de la protección de los niños, niñas y
adolescentes entre la familia, la comunidad, la sociedad y el Estado en sus
distintos niveles de actuación (municipal, regional y nacional, judicial, legislativo y
ejecutivo).

Se propone otorgar nuevos derechos a los niños, niñas y adolescentes hasta


ahora no incluidos en ninguna ley nacional. Contempla así derechos tales como a
participar, a opinar, a ser respetados por los educadores, etc.

Establece los deberes que tienen los niños, niñas y adolescentes en cada etapa
de desarrollo, Se entiende que el ejercicio ciudadano lleva necesariamente a la
responsabilidad, lo cual requiere madurez necesaria para asumir las tareas y
deberes.

Se establece la obligación del Estado de proteger y apoyar a la familia como


grupo social esencial y la prohibición expresa de la entrega o renuncia a la
maternidad o paternidad por razones de pobreza.

Establece normas, procedimientos y estrategias diversas para la protección


integral de todos los niños, niñas y adolescentes que son víctimas claramente
diferentes de los previstos para la protección, atención y o tratamiento de los
adolescentes que son victimarios.

PRINCIPIOS

 PRINCIPIO DE IGUALDAD Y NO DISCRIMINACIÓN

ARTÍCULO 3

 El principio de igualdad y no discriminación, asegura a los niños y


adolescentes el pleno y efectivo ejercicio y goce de sus derechos y
garantías. Esta disposición ordena la aplicación de esta ley a todos los
niños y adolescentes sin discriminación de ningún tipo, independientemente
de los motivos que puedan originarlas e inclusive si la misma es producto a
su vez de la discriminación en contra de sus padres, representantes,
responsables o familiares. Este principio se ratifica en muchas de las
disposiciones de la ley cuando se emplea la palabra “todos” al referirse a
los niños y adolescentes. En efecto al utilizar la frase “todos los niños y
adolescentes” se persigue subrayar que la ley no admite en forma alguna la
posibilidad de excluir de su ámbito de aplicación y protección a ningún niño
o adolescente.

 PRINCIPIO DE PRIORIDAD ABSOLUTA

 Artículo 7

 El estado, la familia y la sociedad deben asegurar, con prioridad absoluta,


todos los derechos y garantías de los niños, niñas y adolescentes. La
prioridad absoluta es imperativa para todos y comprende:

 a) especial preferencia y atención de los niños, niñas y adolescentes en la


formulación y ejecución de todas las políticas públicas.

 b) asignación privilegiada y preferente, en el presupuesto, de los recursos


públicos para las áreas relacionadas con los derechos y garantías de los
niños, niñas y adolescentes y para las políticas y programas de protección
integral de niños, niñas y adolescentes.

 c) precedencia de los niños, niñas y adolescentes en el acceso y la


atención a los servicios públicos.

 d) primacía de los niños, niñas y adolescentes en la protección y socorro en


cualquier circunstancia.

 PRINCIPIO DE PARTICIPACIÓN

 Artículo 6

 La sociedad debe y tiene derecho de participar activamente para lograr la


vigencia plena y efectiva de los derechos y garantías de todos los niños,
niñas y adolescentes.
 El estado debe crear formas para la participación directa y activa de la
sociedad en la definición, ejecución y control de las políticas de protección
dirigidas a los niños, niñas y adolescentes.

 La ley obliga a crear un sistema de protección en donde exista una


participación del estado, la familia y la sociedad. Cuando éstos no
asumen la cuota de responsabilidad que les corresponde para garantizar el
respeto y cumplimiento de los derechos del niño son ellos, los actores,
quienes estarán en situación irregular. Para hacer efectivos estos derechos
es necesaria la plena participación y control de las personas, de las
familias, de las sociedades organizadas y del propio niño y adolescente.
Sólo la observancia de este principio hace posible la creación de los
mecanismos efectivos de exigibilidad que garanticen el cumplimiento de los
derechos.

 La participación de la sociedad como corresponsable de la protección de la


infancia, no sólo impone la adopción de una nueva ética social y de
significativos cambios en la estructura institucional del estado sino que, de
esa participación depende el éxito del nuevo paradigma.

 PRINCIPIO DE INTERÉS SUPERIOR

 Artículo 8

 Interés superior los niños, niñas y adolescentes

 El interés superior los niños, niñas y adolescentes es un principio de


interpretación y aplicación de esta ley, el cual es de obligatorio
cumplimiento en la toma de todas las decisiones concernientes a los niños,
niñas y adolescentes. Este principio está dirigido a asegurar el desarrollo
integral de los niños, niñas y adolescentes, así como el disfrute pleno y
efectivo de sus derechos y garantías.

 PRINCIPIOS DE PROTECCIÓN PREVISTOS EN LA LOPNNA


 PRINCIPIO DE IGUALDAD Y NO DISCRIMINACIÓN

 ARTÍCULO 3

 Principio de igualdad y no discriminación

 Las disposiciones de esta ley se aplican por igual a todos los niños, niñas y
adolescentes, sin discriminación alguna fundada en motivos de raza, color,
sexo, edad, idioma, pensamiento, conciencia, religión, creencias, cultura,
opinión política o de otra índole, posición económica, origen social, étnico o
nacional, discapacidad, enfermedad, nacimiento o cualquier otra condición
de los niños, niñas o adolescentes, de su padre, madre, representante o
responsable, o de sus familiares.

 El principio de igualdad y no discriminación, asegura a los niños y


adolescentes el pleno y efectivo ejercicio y goce de sus derechos y
garantías. Esta disposición ordena la aplicación de esta ley a todos los
niños y adolescentes sin discriminación de ningún tipo, independientemente
de los motivos que puedan originarlas e inclusive si la misma es producto a
su vez de la discriminación en contra de sus padres, representantes,
responsables o familiares. Este principio se ratifica en muchas de las
disposiciones de la ley cuando se emplea la palabra “todos” al referirse a
los niños y adolescentes. En efecto al utilizar la frase “todos los niños y
adolescentes” se persigue subrayar que la ley no admite en forma alguna la
posibilidad de excluir de su ámbito de aplicación y protección a ningún niño
o adolescente.

 PRINCIPIO DE PRIORIDAD ABSOLUTA

 Artículo 7

 Prioridad absoluta
 El estado, la familia y la sociedad deben asegurar, con prioridad absoluta,
todos los derechos y garantías de los niños, niñas y adolescentes. La
prioridad absoluta es imperativa para todos y comprende:

 a) especial preferencia y atención de los niños, niñas y adolescentes en la


formulación y ejecución de todas las políticas públicas.

 b) asignación privilegiada y preferente, en el presupuesto, de los recursos


públicos para las áreas relacionadas con los derechos y garantías de los
niños, niñas y adolescentes y para las políticas y programas de protección
integral de niños, niñas y adolescentes.

 c) precedencia de los niños, niñas y adolescentes en el acceso y la


atención a los servicios públicos.

 d) primacía de los niños, niñas y adolescentes en la protección y socorro en


cualquier circunstancia.

 Es este otro principio fundamental en la aplicación de la doctrina


de protección integral implica por parte del estado, la familia y la sociedad
el cumplimiento al mandato legal de atender prioritariamente las
necesidades y derechos básicos de los niños, niñas y adolescentes que se
encuentren en el territorio nacional, es decir, todos, desde el ámbito de
competencia correspondiente debe asumir este principio, el cual
comprende preferencia en el diseño y ejecución de las políticas públicas,
asignación privilegiada de los recursos públicos para las áreas de
aseguramiento de los derechos y garantías de los niños, niñas y
adolescentes del país, igualmente en el acceso a los servicios públicos y la
atención en la protección y socorro en cualquier circunstancia.

 PRINCIPIO DE PARTICIPACIÓN

 Artículo 6

 Participación de la sociedad


 La sociedad debe y tiene derecho de participar activamente para lograr la
vigencia plena y efectiva de los derechos y garantías de todos los niños,
niñas y adolescentes.

 El estado debe crear formas para la participación directa y activa de la


sociedad en la definición, ejecución y control de las políticas de protección
dirigidas a los niños, niñas y adolescentes.

 La ley obliga a crear un sistema de protección en donde exista una


participación del estado, la familia y la sociedad. Cuando éstos no
asumen la cuota de responsabilidad que les corresponde para garantizar el
respeto y cumplimiento de los derechos del niño son ellos, los actores,
quienes estarán en situación irregular. Para hacer efectivos estos derechos
es necesaria la plena participación y control de las personas, de las
familias, de las sociedades organizadas y del propio niño y adolescente.
Sólo la observancia de este principio hace posible la creación de los
mecanismos efectivos de exigibilidad que garanticen el cumplimiento de los
derechos.

 La participación de la sociedad como corresponsable de la protección de la


infancia, no sólo impone la adopción de una nueva ética social y de
significativos cambios en la estructura institucional del estado sino que, de
esa participación depende el éxito del nuevo paradigma.

 hay que destacar, que este articulo desarrolla el artículo 57 de la


constitución de la república que contempla lo que parte de la doctrina
nacional ha llamado el “deber de solidaridad social”, al consagrar el deber
de la sociedad de participar en el logro de la vigencia plena de los derechos
y garantías de los niños y adolescentes. Asimismo reconoce que la
sociedad tiene el derecho a participar directamente en esta materia, como
consecuencia necesaria de la aplicación de los principios democráticos.
Como se observa se prevé un deber – derecho de la sociedad en materia
de protección de niños y adolescentes.
 PRINCIPIO DE INTERÉS SUPERIOR

 Artículo 8

 Interés superior los niños, niñas y adolescentes

 El interés superior los niños, niñas y adolescentes es un principio de


interpretación y aplicación de esta ley, el cual es de obligatorio
cumplimiento en la toma de todas las decisiones concernientes a los niños,
niñas y adolescentes. Este principio está dirigido a asegurar el desarrollo
integral de los niños, niñas y adolescentes, así como el disfrute pleno y
efectivo de sus derechos y garantías.

 Parágrafo primero. Para determinar el interés superior de niños, niñas y


adolescentes en una situación concreta se debe apreciar:

 a) la opinión de los niños, niñas y adolescentes

 b) la necesidad de equilibrio entre los derechos y garantías de los niños,


niñas y adolescentes y sus deberes.

 c) la necesidad de equilibrio entre las exigencias del bien común y los
derechos y garantías del niño, niña o adolescente.

 d) la necesidad de equilibrio entre los derechos de las personas y los


derechos y garantías del niño, niña o adolescente.

 e) la condición específica de los niños, niñas y adolescentes como


personas en desarrollo.

 Parágrafo segundo. En aplicación del interés superior de niños, niñas y


adolescentes, cuando exista conflicto entre los derechos e intereses de los
niños, niñas y adolescentes frente a otros derechos e intereses igualmente
legítimos, prevalecerán los primeros.

 PRINCIPIO DE CORRESPONSABILIDAD
 Artículo 4-a.

 El estado, las familias y la sociedad son corresponsables en la defensa


y garantía de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, por lo que
asegurarán con prioridad absoluta, su protección integral, para lo cual
tomarán en cuenta su interés superior, en las decisiones y acciones que les
conciernan.

 PRINCIPIO DE GRATUIDAD

 Artículo 9

 Las solicitudes, pedimentos, demandas y demás actuaciones relativas a los


asuntos a que se refiere esta ley, así como las copias certificadas que se
expida de las mismas se harán en papel común y sin estampillas.

 Los funcionarios y funcionarias administrativos y judiciales, así como las


autoridades públicas que en cualquier forma intervengan en tales asuntos,
los despacharán con toda preferencia y no podrán cobrar emolumento ni
derecho alguno, ni aceptar remuneración.

 Este artículo consagra el principio de gratuidad de las actuaciones, relativas


a los asuntos de niños y adolescentes, manteniendo la tradición
normativa sobre este particular, con el objeto de garantizar el acceso
universal de todos los niños y adolescentes al sistema de protección
previsto en esta ley.

GARANTIA

Entre las garantías fundamentales se encuentra primeramente la garantía de la


dignidad, este tiene como sinónimo honor, decoro, referente a la consideración y
tratamiento que debe dársele al menor, prohibiéndose con ello la posibilidad de
recibir o ser sometido a humillaciones, vejaciones, malos tratos, situaciones
degradantes, a realizarse distinciones por razones de sexo, raza, condiciones
socio económicas, lo cual no puede ser sometido de ninguna manera a castigos
físicos ni psíquicos que afecten su salud, su vida y el buen desarrollo de su
personalidad. Y si fuera el caso se atentaría contra su integridad personal (artículo
19 de la Convención). Ya que se debe respetar la dignidad inherente a la persona
humana, el derecho a la igualdad ante la ley, la integridad personal, el libre
desarrollo de la personalidad. Pues Ningún adolescente pude ser limitado en sus
derechos y garantías. Como segunda garantía se encuentra la proporcionalidad,
este es un principio se refiere al criterio o valoración que debe predominar para
medir la gravedad de los delitos, por lo tanto las penas deben medirse en virtud de
la relación entre el delito cometido y el daño social que se ha causado por el
mismo, de tal forma que se pudiera a todo evento lograr una ajustada proporción
entre el delito cometido y la pena que se impondrá. Por otra parte la presunción de
inocencia, se considera que un adolescente es inocente hasta que una sentencia
no determine la existencia de un hecho en que se encuentre la participación
culpable del imputado o imputada, imponiendo una sanción. Ahora bien de
acuerdo a la Información. El adolescente investigado, o que este detenido debe
ser informado de los causas de la investigación y también de la autoridad
responsable de la misma, del derecho a no incriminarse y a solicitar la presencia
de sus padres, representantes o responsables y su defensor. Otra de las garantías
es el derecho que tiene el adolescente a ser oído en la investigación, en el juicio y
durante la ejecución de la sanción.

AMBITO DE APLICACIÓN

Entre los artículos relacionados con el ámbito de aplicación, son los siguientes:

Artículo 531. Según los sujetos


Las disposiciones de este Título serán aplicadas a todas las personas con edad
comprendida entre doce y menos de dieciocho años al momento de cometer el
hecho punible, aunque en el transcurso del proceso alcancen los dieciocho años o
sean mayores de esa edad cuando sean acusados.

Artículo 532. Niños y niñas


Cuando un niño o niña se encuentre incurso en un hecho punible sólo se le
aplicará medidas de protección, de acuerdo a lo previsto en esta Ley.

Parágrafo Primero. Si un niño o niña es sorprendido en flagrancia por una


autoridad policial, ésta dará aviso al o la Fiscal del Ministerio Público quien lo
pondrá, dentro de las veinticuatro horas siguientes, a la orden del Consejo de
Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

Si es un particular quien lo sorprende, debe ponerlo o ponerla de inmediato a


disposición de la autoridad policial para que ésta proceda en la misma forma.

Parágrafo Segundo. Cuando del resultado de una investigación o juicio surjan


serias evidencias de la concurrencia de un niño o niña en un hecho punible, se
remitirá copia de lo conducente al Consejo de Protección de Niños, Niñas y
Adolescentes. 

Artículo 533. Grupos etarios


A los efectos de la aplicación y ejecución de las sanciones se distingue los y las
adolescentes en dos grupos: los y las que tengan de doce años hasta menos de
catorce años y, los y las que tengan catorce años y menos de dieciocho años de
edad.

Artículo 534. Error en la edad


Si en el transcurso del procedimiento se determina que la persona investigada o
imputada era mayor de dieciocho años al momento de la comisión del hecho
punible, se remitirá lo actuado a la autoridad competente. En caso de procesarse a
alguien como adulto siendo menor de dieciocho años, se procederá de igual
forma. Si resultare menor de doce años la remisión se hará al Consejo de
Protección de Niños, Niñas y Adolescentes.

 
Artículo 535. Concurrencia de personas adultas y adolescentes
Cuando en un hecho punible o en hechos punibles conexos, concurran personas
adultas y adolescentes, las causas se separarán conociendo en cada caso la
autoridad competente. Para mantener en lo posible la conexidad, los funcionarios
de investigación o los tribunales deberán remitirse recíprocamente copias
certificadas de las actuaciones pertinentes.

Las actuaciones que se remitan en razón de la incompetencia, tanto en la


jurisdicción penal de la adolescencia como en la de adultos, serán válidas para su
utilización en cada uno de los procesos, siempre que no hayan resultado violados
derechos fundamentales.

Artículo 536. Según el lugar


Las disposiciones de este Título se aplicarán a los adolescentes que cometan un
hecho punible en el territorio de la República o fuera de él, según las reglas del
Código Penal,

AGRAVANTE

En la LOPNA, el articulo que habla sobre los agravantes, es el 217, donde indica
que:

Agravante
Constituye circunstancia agravante de todo hecho punible, a los efectos del
cálculo de la pena, que la víctima sea niño, niña o adolescente.

Quedan excluidos de esta disposición el autor o la autora o los autores o las


autoras del hecho punible que sean: niño o niños, niña o niñas, adolescente o
adolescentes.
GARANTIAS FUNDAMENTALES DEL SISTEMA PENAL DE RESPONSABILIDAD
DEL ADOLESCENTE

Al hablar de garantías fundamentales se hace referencia al conjunto de


declaraciones, medios y recursos con que los instrumentos jurídicos aseguran a
todos los individuos y ciudadanos el ejercicio y disfrute de los derechos públicos y
privados que se le reconocen.

Por lo tanto, las garantías contempladas en la LOPNA van a permitir a los jóvenes
involucrados en ilícitos penales el respeto y el disfrute de los derechos que les da
su condición de adolescente al ser considerado como un sujeto de pleno derecho.
El Sistema Penal de Responsabilidad del Adolescente ha sido denominado
Sistema Garantísta. Estas garantías que se encuentran en la LOPNA son los
principios fundamentales consagrados en el Código Orgánico Procesal Penal para
los adultos, pero además se encuentran otros que han sido consagradas
especialmente para los adolescentes por su condición de adolescentes, debido a
que como se trata de una responsabilidad diferenciada de la del adulto entonces,
se hace necesario hablar de unas garantías o principios especiales.

El título V Sección Tercera de la LOPNA consagra, como se señaló anteriormente


una serie de garantías fundamentales tanto en el ámbito sustantivo como procesal
basadas en el mandato de la Convención Internacional de los Derechos del Niño
en lo que se refiere a que el Sistema Penal de 1 Responsabilidad del Adolescente
debe ser tan garantista como el de los adultos, evidentemente que con las
particularidades de la especialidad deri- . ' vadas de la edad. También, se hace
necesario señalar que esas garantías aparecen en el orden sustantivo, en el orden
procesal y al mismo tiempo en la ejecución de las sanciones, es decir, para la
aplicación de las sanciones.

La exposición de motivos de la LOPNA también señala que además de los


principios de igualdad, dignidad, proporcionalidad, inocencia, derecho de ser oído,
defensa, debido proceso, única persecución, se han introducido también los
principios de infonnación clara y precisa de los motivos de la investigación, sobre
el significado de las actuaciones procesales y las decisiones que se produzcan,
con el objetivo de que el proceso sea conocido y comprendido por el adolescente.
También se consagra la confidencialidad de los datos del proceso; la
excepcionalidad

de la medida de privación de libertad; la separación de adultos cuando esté


detenido y la consideración de los usos y costumbres de adolescentes
pertenecientes a comunidades indígenas cuando lo que se busque sea establecer
su responsabilidad penal. Ahora bien, estas garantías se encuentran en la LOPNA
plasmada de la siguiente manera:

LA DIGNIDAD: esta contemplada en el artículo 538 de la LOPNA y se refiere a


que cuando se somete a un adolescente al Sistema Penal de Responsabilidad se
le debe respetar la dignidad inherente al ser humano, lo que significa que se le
debe dar un tratamiento igualitario ante la Ley pero en el caso de los
adolescentes, esto trae otro requerimiento especial y es que debe tomarse en
cuenta el libre desarrollo de su personalidad debido a que ningún niño o
adolescente puede ser limitado del ejercicio del libre desarrollo de su personalidad
y ser limitado del goce de sus derechos y garantías y mas allá de los límites que
establecen las medidas cautelares o definitivas a imponer, por ello es que cada
medida está reglamentada de forma que se respete la dignidad de los
adolescentes.

LA PROPORCIONALIDAD: En este sistema uno de los requisitos mínimos es la


proporcionalidad entre la medida y el delito que ha llevado a cabo el adolescente.
Es una proporcionalidad en cuanto al hecho y al daño que haya causado. Por ello
el Articulo 539 de la LOPNA establece que "las sanciones deben ser racionales,
en proporción al hecho punible atribuido y . " a sus consecuencias.

PRESUNCION DE INOCENCIA: Esta es una garantía que esta contemplada en el


Derecho Penal para todos los ciudadanos debido a que no se puede considerar
culpable a nadie hasta que medie una sentencia definitivamente firme en la que se
haya establecido su responsabilidad.
DERECHO A SER OIDO: Según el paradigma de la Protección integral en el cual
se sustenta la LOPNA es derecho inherente de todo niño y adolescente el ser oído
y el manifestar su opinión para que ésta sea tomada en cuenta (Sojo Bianco,
2000:90). De igual manera, es necesario resaltar que este derecho se va a
respetar en el Sistema Penal de Responsabilidad desde que se dé inicio a la
investigación y en todas las fases del proceso así como durante la ejecución de la
medida. Es por ello, que el Articulo 542 de la LOPNA establece que "el
adolescente tiene derecho a ser oído en la investigación, en el juicio y ' ' durante la
ejecución de la sanción ... "

JUICIO EDUCATIVO: Esta e~ una garantía que es especial al procedimiento de


responsabilidad penal del adolescente. Dicha Garantía no se encuentra en el
Juicio Penal Ordinario. El Juicio Educativo está contemplado en el artículo 543 y
consiste en que el adolescente debe estar siendo ilustrado e instruido
constantemente de cada una de las fases del procedimiento, de cada una de las
actuaciones que se están verificando, es decir, hay que irle explicando,
enseñándole ya que es un juicio educativo y luego el contenido de la decisión, de
como se va a ejecutar la medida y esta función le compete a todos los integrantes
de la justicia penal del adolescente puesto que el adolescente tiene derecho a
exigir de cualquiera de estos funcionarios esa información.

DERECHO DE DEFENSA: Ya la Constitución Bolivariana establece que este


derecho es inviolable en cualquier estado y grado de la causa. Por ende, al
adolescente se le debe garantizar el ejercicio de ese derecho y en consecuencia
se le debe proveer de un defensor, si no tiene defensor o no está de acuerdo con
el defensor que le hayan asignado, el juez de control debe designarle un defensor
público al cual el adolescente no podrá hacer oposición, puesto que la LOPNA
contempla dentro de los integrantes del sistema la figura del defensor público para
los adolescentes tal y como está concebido para los adultos pero en este caso con
la diferencia de la especialidad en la materia.

CONFIDENCIALIDAD: Tradicionalmente este principio, ha regido en el Derecho


de Menores y se le ha denominado "principio de las actuaciones secretas" ya que
el mismo consiste en que no se puede revelar la información, ya que estos juicios
no son públicos sino que son absolutamente reservados. Este principio en la
LOPNA ha sido ampliado y ahora se debe aplicar con mayor severidad, debido a
que antes se permitía divulgar la información para fines de la investigación, pero
ahora, solo se pennite la divulgación de esas informaciones para datos
estadísticos o para las copias que según el artículo 535 de la LOPNA se deben
remitir cuando hayan concurrencia de adultos, debido a que, las causas se
separarán y en cada caso conocerá la autoridad competente para ello.

DEBIDO PROCESO: Esta garantía es muy importante, es de rango constitucional


y debido al cambio sustancial que sufrió el procedimiento penal pasando de un
sistema inquisitivo a un sistema acusatorio se observa que el COPP consagra·
para los adultos esta garantía y con la promulgación de la LOPNA la misma rige
igualmente para el caso de los adolescentes. Esta garantía se refiere a que el
proceso penal del adolescente debe ser oral, reservado (el de los adultos es
público salvo casos excepcionales) rápido, contradictorio y con el sistema de
impugnación para las decisiones ya que esas son las garantías propias del debido
proceso, a tenor de lo dispuesto en el Artículo 546 de la LOPNA.

UNICA PERSECUCIÓN: Esta es una garantía del Derecho Penal muy difundida y
se refiere a que nadie puede ser juzgado más de una vez por un mismo hecho
punible si ya media sentencia definitivamente firme. Por ello, el Artículo 547 de la
LOPNA establece que "la remisión, el sobreseimiento y la absolución impiden
nueva investigación o juzgamiento del adolescente por el mismo hecho, aunque se
modifique la calificación legal o se conozcan nuevas circunstancias".

CONCLUSION

Los derechos y los deberes; ambos asuntos son indivisibles. Es como si


describiéramos una moneda, ella tiene dos caras y aunque son dos lados
separados, a la vez son una unidad. Pues así son los derechos y deberes; uno
solo.
La LOPNNA es la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y del
Adolescente, la cual se rige por una serie de artículos, en donde se expresan los
derechos y deberes de los niños, niñas y adolescentes.

Ésta ley contiene normas de más amplio alcance, garantista y novedosa. Se


encuentra plasmada en hojas, lo cual no significa que dicha ley sea aplicada en la
actualidad, a pesar que, haciendo un análisis de ella, es evidente la importancia y
el gran aporte que tendría, de ser aplicada, para nuestra sociedad.

Por lo tanto se queda a reflexión, qué imprescindible es aplicar todas y cada una
de estas leyes, para la obtención y mejora del significado de “calidad de vida”.