Está en la página 1de 8

Narración:

Pablo era un joven con defectos y virtudes como cualquier otro, que se encontraba en
el último año de bachillerato. El primer hijo del hermano Felipe (uno de los miembros
más apreciados de la Iglesia Evangélica de Villa Margarita).
Este era uno de esos domingos en los que la familia se reunía para asistir al servicio
dominical.

PRIMER ACTO:

ESCENA # 1
(Se ubica la escena en el comedor de la Familia Quiroz, en ese momento se preparan a
desayunar...)

Narración: Día Domingo, 6:30 de la mañana.

§ FELIPE: Cristina, puedes por favor decirle a tu hermano que lo estamos esperando
para nuestro devocional, que por favor nos va a retrasar.

§ CRSITINA: Si papá, pero tu conoces a Pablo.

§ ELENA: Felipe, deberías perdonarlo por hoy, mira que anoche llegó tarde de su paseo
escolar.

§ FELIPE: Elena, si comenzamos a cambiar nuestra disciplina precisamente ahora que


está en la adolescencia, luego será difícil que quiera cumplir las reglas que hemos
establecido aquí. (en ese momento se dirige a su hija que espera de pie junto a la
mesa) Ve hija, llama a Pablo.

§ ELENA: Bien, creo que tienes razón.

§ FELIPE: Si terminaste de preparar el desayuno, por favor, ven a sentarte para que
comencemos.
(En ese instante regresa Cristina y se sienta)

§ CRISTINA: ¡Pablo ya viene! Oye papá, quería decirte algo mientras llega Pablo.

§ FELIPE: Dime hija.

§ CRISTINA: ¿Me das permiso de ir al parque con las hijas de la hermana María
después del servicio dominical?

§ FELIPE: Está bien hija, pero mucho juicio.

§ CRISTINA: No hay problema papá. (Llega Pablo de mal humor)

§ PABLO: ¿Tú no perdonas Ah? ¡Ni siquiera un día! Llegué a las 12:00 de la noche!

§ FELIPE: ¡Siéntate! (con voz autoritaria que no admite reproches). Si tienes fuerzas
para un paseo secular y te levantaste a las 4:00 de la mañana, ¿qué te molesta
levantarte a las 6:30 para nuestro devocional? Después de todo, dormiste 2 horas y ½
más que ayer.
(Se sienta a la mesa y se apagan las luces)
ESCENA # 2 La Familia Quiroz en la Iglesia
(En ese instante se termina el servicio dominical y los hermanos se disponen a
despedirse. En una esquina Pablo con su amigo Juan)

§ PABLO: Hey, ¿puedes creer lo que me hizo mi papá hoy? Después que llegamos
tarde y pensaba dormir hasta tarde, me levantó a las 6:00 de la mañana para nuestro
devocional. ¡Te lo juro, mi papá está loco! ¡Obsesionado! Oramos en al iglesia, oramos
en la casa, poco le falta decirnos que oremos en al escuela también!

§ JUAN: Hey pero, ¿cuándo te piensas rebelar? Si al final de cuentas cada quién hace
con su vida lo que le da la gana.

§ PABLO: Yo sé, pero tú no conoces a mi papá. Es como si no se diera cuenta de nada.


(En ese momento el hermano Felipe desde el otro extremo de la iglesia llama a Pablo)

§ FELIPE: Pablo, muchacho, ven. Quiero que saludes a los Hernández, no seas tímido.

§ PABLO: (Aún con su amigo). ¡Que te dije! No sé en que planeta vive.

§ JUAN: Hey, que te vaya bien! (y riendo se despide)


(Pablo llega, saluda a los Hernández y éstos se despiden)

§ PABLO: Oye, ¿no pudiste mejor pedir el micrófono para llamarme? A lo mejor te
escuchan en el resto de la cuadra.

§ FELIPE: Déjate de complejos y penas, ¡pareces un niño! (se termina la escena).

ESCENA # 3
(Se encienden las luces y nos encontramos en la casa de los Quiroz. En la sala de la
casa, Elena, Felipe y el Abuelo. En ese momento Pablo viene de su habitación...)

§ PABLO: ¡Ya me voy! ¿Qué tal abuelo?

§ FELIPE: No te puedes ir, tengo que salir con tu mamá, y tu hermana no está. Así
que, acompaña a tu abuelo y sales cuando regresemos.

§ PABLO: Pero papá, tú sabes bien que...

§ FELIPE: Lo siento, después hablamos (y se van sin dejarle replicar nada más)

§ ELENA: ¡Hasta luego!

§ ABUELO: ¡Hasta luego!

§ PABLO: ¿Puedes creerlo? (y se deja caer en la silla con los brazos caídos). ¿Qué le
pasa a mi papá? Dime: ¿en tus tiempos era así?

§ ABUELO: ¡No! ¡Para nada!... ¡era peor! Pero dime, ¿por qué no tratas de comprender
a tu papá?

§ PABLO: Pero cómo, si él no me respeta y me trata como a un niño, ni siquiera


preguntó qué tenía que hacer.

§ ABUELO: Tú tampoco le preguntaste, si lo hubieras hecho sabrías que el hijo menor


de los Gómez tuvo un accidente y está muy delicado.

§ PABLO : Ah (asombrado) Yo no lo sabía.

§ ABUELO: Yo sé, pero ya estás grande, si quieres que te traten como a un hombre,
compórtate como tal; no pienses sólo en ti Pablo, piensa en los demás también. Yo sé
que tus padres te aman... date cuenta de ello

§ PABLO: Abuelo, por favor.. (con una voz que demuestra fastidio)

§ ABUELO: ¿Para dónde ibas?

§ PABLO: Al juego de basket con Juan.

§ ABUELO: ¿Es mucho más importante el juego, que el apoyo que tus padres le den a
los Gómez en este momento tan duro para ellos?

§ PABLO: Ya entendí abuelo. (Y sonríe tristemente).

§ ABUELO: Me alegro.

§ PABLO: (Se levanta para irse y luego se voltea hacia su abuelo) ¡GRACIAS ABUELO!
(El abuelo sonríe y se apagan las luces)

ESCENA # 4
Narración: Varios días después.
(En el comedor de los Quiroz justo a la hora de comer tocan la puerta) TOC... TOC

§ ELENA: Ya va (Abriendo la puerta)


¡Hola Laurita! ¿Cómo estás?

§ LAURA: Bien, hermana Elena. Perdone que interrumpa. ¿Pablo se encuentra?

§ ELENA: ¡Claro! Pasa, tú también Daniela.

§ DANIELA: Buenas hermana Elena. (se dirigen al comedor).

§ FELIPE: ¡Hola chicas! ¿En qué les podemos servir?

§ ELENA: Buscan a Pablo (las chicas responden el saludo)

§ PABLO: Dime Laura (levantándose)

§ LAURA: Veníamos a invitarte a participar de nuestro drama de Semana Santa. Nos


gustaría que pudieras participar.

§ PABLO: Bueno, yo te aviso... a lo mejor...

§ FELIPE: Ningún te aviso, Dime Laurita ¿cuándo se van a reunir?


§ LAURA: (visiblemente apenada... tartamudea) ee... este jueves a las 3:00 de la
tarde en la iglesia.

§ FELIPE: Ve tranquila Laurita, ¡Pablo estará allí!

§ LAURA: Bueno... hasta luego. Gracias.. Chao Pablo.

§ PABLO: Adiós (con la mirada hacia la mesa)

§ PABLO: Gracias papá, por demostrar a los demás cuan incapaz soy de tomar mis
propias decisiones-

§ FELIPE: Hijo, esa no fue mi intención...

§ PABLO: ¿No, que va? Si tú nunca tienes la intención! ¡Permiso! ( y levantándose se


retira a su cuarto).

§ ELENA: Felipe, amor, sé que tu deseo es bueno, pero entiende, Pablo ya tiene 17
años y ya es hora que vayas dejando que tome sus propias decisiones...

§ FELIPE: Lo siento, sé que tienes razón pero...

§ ELENA: No es a mí a quien le debes pedir perdón.

§ FELIPE: Es verdad, yo lo arreglaré.

§ ELENA: Pues ve amor, cuanto antes mejor. (Y dándole un pequeño empujoncito lo


motiva a ir. Se apagan las luces)

ESCENA # 5
(Pablo, sentado en el piso, solo mira al infinito y llega Felipe y se sienta a su lado)

§ FELIPE: Hijo, sé que hace mucho tiempo no hablamos y también reconozco que
quizá por esta causa, nuestra relación se ha deteriorado. Hijo mío, perdóname. Quizá
quiero más de ti, de lo que tú puedes dar, pero aún así te amo, eres mi hijo, y eres
importante para mí... créeme.

§ PABLO: Papá, yo sólo quiero que me respetes, yo soy un hombre y me tratas como a
un niño y ni siquiera tomas en cuenta si hay personas por delante. ¿No ves que ya
crecí?

§ FELIPE: Quizá es que no lo he visto, pero ayúdame a entenderte.

§ PABLO: Trataré... además, yo también te quiero...

§ FELIPE: Si no quieres ir a la reunión del drama, no hay problema, yo entenderé.

§ PABLO: No papá, yo iré (y se ponen en pie y se abrazan)

§ FELIPE: Entonces, te invito a almorzar... (y mirando a su hijo le dice) ¡Gracias Hijo


Mío!
§ PABLO: Gracias a ti papá!

Aparece en escena el narrador y dirigiéndose al público dice:

“La mayoría de nosotros hemos estado en situaciones similares y cometemos el error


de simplemente sepultar lo ocurrido y nunca lo aclaramos. El hermano Felipe y Pablo
entendieron que la comunicación nos evita sufrimientos mucho mayores, como la
decepción y el resentimiento. Procuremos con prontitud resolver nuestras diferencias y
evitaremos que el enemigo levante muros de rebelión, de desánimo o de división en
nuestras familias”.

FINALIZA EL PRIMER ACTO

***INTERMEDIO***
(Se recomienda una coreografía o una canción de temporada de Semana Santa, pues
el escenario deberá sufrir varios cambios)

SEGUNDO ACTO:

ESCENA # 6
(Primera reunión de práctica de drama en la iglesia de Villa Margarita. Sentados en el
piso de la iglesia. Laura, en una bolsa de papel con los personajes del drama se
prepara para hacer el sorteo. Se encuentran allí: Pablo, Joel, Daniela, Luis, Damián, y
otros más. Se realiza el sorteo cuando se encienden las luces)

§ LAURA: Bien muchachos, aquí tengo dos bolsas, en ellas están los papeles de
hombres y de mujeres. Así que cada uno tomará un papel y aclaro: ¡NO se admiten
cambios! (se realiza el sorteo y Pablo asombrado y asustado saca el papel de Jesús)

§ LAURA: Pablo, ¿qué te sucede? ¿Qué personaje te tocó?

§ PABLO: Laura, me puedes cambiar.. (Es interrumpido..)

§ LAURA: No sigas, sólo dime, ¿qué personaje te tocó?

§ PABLO: Jesús (los chicos lo felicitan y Pablo se despide, prometiéndoles regresar


para las prácticas) Se apagan las luces.

ESCENA # 7
(Aparece Pablo en su cuarto caminando de un lado a otro pensativo y preocupado). En
su mente se pregunta: (la voz debe ser grabada, pues son los pensamientos de Pablo.)
§ PABLO: ¿Qué voy a hacer? ¡Qué mala suerte! ¿Por qué tenía que ser yo quien hiciera
de Jesús? (se tira a su cama con las manos debajo de la cabeza) Yo, que ni siquiera he
leído bien su historia. Nunca he entendido esa necesidad que otros sienten por él.
¿Cómo puedo representar a alguien que me es totalmente ajeno?
(y sentándose en su cama, con resignación dice:)
§ PABLO: ¿dónde está mi Biblia? ¡Aquí está! Bueno, ni modo... a leer se ha dicho.

Narrador: Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las
cosas que entre nosotros han sido ciertísimas...
(IMPORTANTE: Todas las escenas descritas a continuación son representadas tal como
si estuviesen ocurriendo, no son sólo leídas. EVANGELIO DE LUCAS)

El ANUNCIO DE LA VIRGEN: (se encuentra María, arreglando una mesa, cuando


aparece el ángel)

ÁNGEL: El Señor es contigo, bendita tú entre las mujeres (María se asusta) María no
temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Ahora concebirás y darás a luz un
hijo y llamarás su nombre Jesús. Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo y el
Señor le dará el trono de David su Padre...
(La escena vuelve a la cama de Pablo)

§ PABLO: Ay no! Esto está largo ( y pasando algunas páginas llega al capítulo nueve)

UN HOMBRE ENDEMONIADO: (Aparece Jesús con sus discípulos y seguidores mientras


un hombre sale a su encuentro)

HOMBRE: Jesús, maestro, te ruego que veas a mi hijo, es el único que tengo y hay un
espíritu que le toma, y de repente da voces y lo sacude con violencia y estropeándole a
duras penas se aleja de él. Y le rogué a tus discípulos que le echaran fuera y no
pudieron!
JESÚS: Oh generación incrédula y perversa ¿ hasta cuándo he de estar con vosotros y
os he de soportar? Trae acá a tu hijo. (Mientras le acercan al endemoniado, el demonio
lo derriba y lo sacude con violencia).
JESÚS: ¡Te ordeno! ¡Sal del muchacho! Toma a tu hijo.
HOMBRE: Gracias Maestro... (postrándose a tierra)... Se apagan las luces. Cuando se
encienden las luces, Pablo está en su recamara. (Pablo, se sienta al piso, con la Biblia
en las manos y dice:)

§ PABLO: “Yo pensaba que este Jesús era aburrido, después de todo, desde los 10
años no me interesó mucho la Iglesia y menos la Biblia, pero aún me gustaría entender
por qué la muerte de Jesús es tan importante como siempre dicen. Porque, pensándolo
bien, si la mayoría de los cristianos son como yo... no vale la pena tanto sacrificio”
(En ese instante Pablo se levanta, sale de su habitación y camina hacia e centro del
escenario, que es el patio de su casa. Se sienta en el piso y pone la Biblia abierta a su
lado. Y aparece un ángel y aunque Pablo no lo ve, mueve las páginas de la Biblia al
capítulo 13 y Pablo lee en voz alta:)

§ PABLO: “Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son
enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos como la gallina a sus polluelos
debajo de sus alas y no quisiste!
He aquí, vuestra casa os es dejada desierta y os digo que no me veréis hasta que
llegue el tiempo en que digas: Bendito el que viene en nombre del Señor”
(Y Pablo levantándose dice mirando al infinito en el centro del escenario)
§ PABLO: Bendito el que viene en nombre del Señor, el que sin mirar defectos me
tomó en sus brazos, él me ha hallado digno de ser llamado su hijo. ¡El que hoy he
encontrado y que jamás se apartará de mi lado!” (Detrás de Pablo aparecen 4 chicas
vestidas con túnicas blancas y danzan mientras se apagan las luces.)

ESCENA # 8
(Cuando se encienden las luces están en el Gólgota y Jesús, el personaje que apareció
mientras Pablo leía e imaginaba las escenas está junto al lado de Pablo en su actuación
en el drama de la iglesia y contempla a Pablo complacido)

Narración:
Y cuando llegaron al lugar llamado de la Calavera, le crucificaron allí y a los
malhechores con él, uno a la derecha y otro a la izquierda y Jesús decía:

§ JESÚS (PABLO): Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.

§ LADRÓN #1: Si tú eres el Cristo, sálvate a ti mismo y a nosotros!

§ LADRÓN #2: ¿Ni aún temes a tu Dios estando en la misma condenación? Nosotros a
la verdad justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros
hechos, más este ningún mal hizo. Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.

§ JESÚS: De cierto te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso. (Durante unos
minutos hay un profundo silencio)

§ JESÚS: Padre... en tus manos... encomiendo... mi espíritu. (y muere)

(En ese instante Jesús, quien ha estado observando la actuación de Pablo desde un
extremo del escenario, camina por la mitad del escenario y se aleja) Se apagan las
luces.

ESCENA # 9
(LA escena inicia con María Magdalena fuera de la tumba de Jesús llorando y Pablo,
actuando como Jesús, se le aparece)

Narración: Habiendo pues resucitado Jesús, el primer día de la semana apareció


primeramente a María Magdalena.

§ JESÚS (PABLO): Mujer, ¿por qué lloras? (María está de pie con las manos en el
rostro y dando la espalda a Jesús)

§ MARIA MAGADALENA: Hortelano, hortelano, si tú lo has llevado, dime donde lo has


puesto y yo lo llevare.

§ JESÚS: ¡María!

§ MARIA MAGADLENA: ¡Maestro!


§ JESÚS: No me toques porque aún no he subido a mi Padre, más ve a mis hermanos
y diles que subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios. (se apagan
las luces).

Cuando se encienden las luces, aparece el joven que hacía de Pablo y dice:
“Cuando miraba la cruz, solía ver un adorno como cualquier otro. No entendía el por
qué de su importancia. Pero hoy comprendí “la belleza de la cruz”. El misterio que es
revelado. La cruz es bella no por sí sola, sino porque representa el lugar de quien lo
dio todo por nosotros, porque nos muestra al Cristo crucificado; pero que no se quedó
allí. Sino que hoy está vivo. ¡Está vivo! Es por eso que pude conocer y pude
comprender “La Belleza de la Cruz”

FIN