Está en la página 1de 1

CLAROSCURO

La aplicación del sombreado a los objetos en el dibujo, permite visualizar ampliamente nuevas características
como el volumen, la profundidad, el peso y masa de las formas y la textura.
Conocido también como método del claroscuro, realza en las figuras una apariencia de realismo al ser
aplicado uniformemente.
El empleo del claroscuro es indispensable para lograr volumen en las figuras a través de la aplicación de los
diferentes valores tonales.
La valoración tonal se establece a través de la escala de grises, de la misma forma, se representa la
desaturación del color puro al blanco, mediante una tabla de valores.
La aplicación de los valores tonales en el dibujo a través del volumen, resalta la profundidad y destaca la
tridimensionalidad, en otras palabras, deja de ser plano y toma un aspecto mucho más real, gracias al realce
del claroscuro, por la incidencia de luces y sombras.
La aplicación de los valores tonales dados por las luces y sombras que influyen directa o indirectamente en
los objetos, permite visualizar en las representaciones bidimensionales características complementarias como
el peso de los objetos, su textura, la profundidad y su ubicación espacial.
Existen varias formas de aplicar el sombreado a los objetos, por medio del trazo homogéneo, del contraste de
luces y sombras a partir de trazos sueltos y de forma envolvente.
La manera como se aplica el sombreado varía según el estilo; a través de líneas envolventes, de manera
uniforme. Lo importante es resaltar las áreas de iluminación y por ende las zonas de penumbra propias y
reflejadas del objeto.
La experimentación en la aplicación de tramas resulta muy agradable y le imprime gran expresión a las
representaciones, además que desarrolla la habilidad en el trazo suelto y espontáneo, se adquiere destreza y
calidad en el dibujo permitiendo desarrollar un estilo personal con el sello propio del artista.
Como sabemos un cuerpo u objeto embestido por la luz se presenta con una parte iluminada y una parte en
sombra, además proyecta- generalmente sobre un plano- una sombra que tiene su forma precisa. La sombra
que hace parte del objeto se llama “sombra propia”, la sombra que proyecta, se llama “sombra proyectada”
y la superficie sobre la cual cae la sombra proyectada se llama “plano de proyección”. La fuente luminosa
que, dirigiendo sus rayos sobre el objeto, determina la sombra, puede ser una fuente natural o artificial.
La sombra propia del objeto. El color de los objetos es más intenso en las áreas donde la luz comienza a
dispersarse, y allí donde no alcanza a llegar se crea el área de penumbra o sombra propia del objeto.
La sombra proyectada del objeto. El objeto además de tener área de iluminación y de sombras o penumbra,
también proyecta sombra en la superficie en que está apoyado.
La forma de la sombra proyectada viene naturalmente determinada por la forma del objeto que la produce,
mientras la dirección y las dimensiones dependen de la posición de la fuente luminosa.
Tipos de iluminación. La iluminación influye directamente en el objeto y determina su representación
mediante el tratamiento correcto del sombreado y la reserva de áreas lumínicas.

 Luz natural. Es la reflejada por el sol, la luna y la atmósfera lumínica del día, aun sin estar el sol
directamente visible.
 Luz artificial. Es producida por la luz eléctrica (bombillas, linternas, lámparas de gas o por la luz de
una vela).
Dirección de la luz.

 Luz lateral derecha.


 Luz lateral izquierda.
 Luz frontal.
 Luz posterior.
 Luz cenital.
 Luz inferior.
En diversos períodos de la historia del arte, las sombras se han utilizado para crear un efecto romántico
llamado “claroscuro”, lo cual permitía al artista iluminar algunos elementos de la imagen, mientras los otros
permanecían en la oscuridad. Esto generaba una sensación de misterio. Rembrandt fue uno de los grandes
maestros de esta técnica; y las partes claras y oscuras de sus cuadros son perfectamente convincentes, si
bien suponen un desafío a la lógica de la perspectiva.

También podría gustarte