Está en la página 1de 4

La paradoja un relato sobre la verdadera esencia del liderazgo

El liderazgo es uno de los factores que más poder ejercen en las

organizaciones. Y no es para menos, un liderazgo eficiente puede asegurar el

éxito rotundo en cualquier actividad o proyecto que se emprenda a mínima o a

gran escala. Las empresas, desde el punto de vista organizacional, han sufrido

cambios a lo largo de los años. Hoy notamos como la esencia de su éxito, radica

principalmente en la capacidad de cultivar buenas relaciones humanas entre las

personas que la conforman.

Ante esta notoriedad, podemos inferir entonces que las relaciones humanas

cumplen un papel fundamental en el desarrollo de las instituciones y sus objetivos.

Sin embargo, el liderazgo se ha tergiversado de tal manera que algunas personas,

en algún momento, han experimentado atropellos constantes, perjudicando de

esta manera, el óptimo ejercicio de sus funciones.

Liderazgo vs poder y autoridad

La mayoría de las veces, suele confundirse liderazgo con el poder y el

exceso de autoridad. Según García (2009), el poder es: “la acción que se ejerce

sobre los seres humanos por los seres humanos, pues se podría hablar del

ejercicio del poder sobre la materia muerta o las formas no humanas de vida”. Por

el contrario, autoridad es el arte de conseguir que la gente haga voluntariamente lo

que uno quiere debido a su influencia personal. Existe un aspecto vital que nos

llevara a comprender mejor la singularidad en cada concepto.


Básicamente, una persona puede representar cualquier posición de poder

en la organización y a la vez, puede que no tenga autoridad sobre las personas de

dicha organización. De igual forma, puede suceder que dicha persona tenga

suficiente autoridad sobre las personas y a la vez, puede que no represente una

posición de poder. Bajo esta premisa, es indiscutible como el poder evidencia una

posición externa supremamente variable, mientras que la autoridad hace

referencia a la esencia de las personas, la sensibilidad, el carácter intuitivo y el

proceso que se deriva de esa influencia en su entorno. Generalmente, cuando

existe una frágil autoridad, el poder sale a relucir de forma imperativa y los daños

son desastrosos. Lejos de obtener resultados a costa de cualquier evento o afán

desmedido, el liderazgo debería convertirse en una práctica positiva a fin de que

las personas encaminen todos sus esfuerzos hacia un fin específico.

La motivación del líder debe radicar en procurar la unidad de sus

empleados y en la manera como ellos aprovechan esta unidad para desempeñas

mejor sus funciones. No cabe duda que una de las principales claves del

liderazgo tiene mucho que ver con ejecutar y desarrollar las tareas asignadas,

mientras que se otorga prioridad a las relaciones humanas. A través de los años,

hemos visto como algunos grandes líderes han logrado fabricar relaciones

duraderas en la medida que ejercen su papel de líder.


La confianza en el liderazgo

Uno de los principales obstáculos para ejercer bien el liderazgo, es la falta

de confianza que un líder puede inspirar en su entorno. Sin confianza es imposible

que las personas acaten sus lineamientos y, peor aún, que lo sigan. Al igual que

en los relaciones matrimoniales, un liderazgo que no se base en la confianza está

destinado a fracasar.

Otra de las características esenciales que permitirán al líder desarrollar relaciones

duraderas a beneficio de la organización: “El líder es alguien que identifica y

satisface las necesidades legítimas de su gente y elimina las situaciones que

dificultan un buen servicio al cliente”. (Hunter, 1998)

Existen muchos líderes que dedican gran parte de su labor en desarrollar la

acción de mando. “Usted haga esto o haga eso otro... Traiga esto o lleve esto

otro”. Básicamente se limitan a mandar y pasan por alto que en la cotidianidad se

presentan situaciones externas que afectan directamente a las personas. Estos

condicionamientos, de alguna manera, impiden que las actividades logren los

frutos deseados. Un liderazgo eficaz es aquel donde el líder, ayuda y motiva,

teniendo en cuenta que las personas en esencia son sensibles y poseen

debilidades que necesitan ser fortalecidas.

Ema Trespalacios Moreno


Referencias Bibliográficas

García Vargas, Oscar Humberto (2009) El concepto de poder y su interpretación


desde la perspectiva del poder en las organizaciones. Estudios gerenciales.
vol.25 no.110 Cali Jan./Mar. 2009 Recuperado de:
http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0123-
59232009000100004

Hunter, James. C. (1998) La paradoja: un relato sobre la verdadera esencia del


liderazgo. Recuperado de: http://luiscastellanos.org/wp-
content/uploads/2015/08/la-paradoja-hunter-james.pdf

También podría gustarte