Está en la página 1de 20

Rev. Dr. Pablo A.

Jiménez
Director, www.drpablojimenez.com
1
La fe cristiana afirma que Dios se ha
revelado a la humanidad por medio de
varias maneras.
¡ En historia humana, por medio de la
creación, de la elección del pueblo de
Israel, y de su constante actividad en el
mundo.
¡ En Jesús de Nazaret.
¡ En la Biblia.

2
Podemos decir que la predicación cristiana es
«palabra de Dios» porque expone la
revelación del mensaje del evangelio por
medio de las Sagradas Escrituras. La
predicación cristiana es «palabra de Dios»
siempre y cuando dé testimonio de Jesucristo
según este ha sido recogido por el registro
bíblico.

3
El Nuevo Testamento llama al mensaje
cristiano «evangelio». Esta palabra
griega quiere decir «buena noticia».
Desde el punto de vista cristiano,
«evangelizar» es anunciar que Dios ha
«visitado» a la humanidad en la
persona de Jesucristo.
4
Evangelizar es anunciar la llegada
del reino de Dios. Es anunciar
que Dios desea relacionarse con
la humanidad, salvándola y
liberándola de la esclavitud a las
fuerzas del pecado y de la
muerte.
5
La humanidad necesita escuchar y aceptar
el mensaje del evangelio porque vive en
una condición pecaminosa. Más que un
hecho aislado, el pecado es una fuerza
espiritual que lleva al ser humano a
alejarse de Dios. El pecado nos coloca
bajo el poder destructivo de las fuerzas
de la maldad y de la muerte.

6
La predicación del evangelio anuncia que,
por medio de la obra salvífica de
Jesucristo, los seres humanos hemos
sido liberados del poder destructor de
las fuerzas del mal, del pecado, y de la
muerte. El anuncio de la gracia de Dios
debe ser precedido por una clara
explicación de la condición humana.
7
Después de aceptar el mensaje del
evangelio, los y las creyentes deben
entrar en un proceso de crecimiento
en la fe. Esto quiere decir que, en
unión a su carácter evangelizador, la
predicación cristiana tiene una tarea
educativa que cumplir.
8
La Iglesia cristiana usa la predicación
como una herramienta que ofrecer
cuidado y apoyo a las personas que
pasan por momentos de crisis. La
predicación tiene, pues, un carácter
pastoral. Los pastores y las pastoras
predican sermones en momentos claves
de la vida de sus feligreses.
9
No importa el carácter del
sermón—sea evangelístico,
profético, educativo, o pastoral—
la Iglesia afirma que la presencia
de Dios se manifiesta por medio
de la predicación.
10
11
Es imposible estudiar la teología de la
predicación sin considerar el
importante papel que juega el
Espíritu Santo de Dios en el proceso
homilético. Todas las tradiciones
cristianas afirman que la predicación
emana del Espíritu Santo.
12
El Nuevo Testamento afirma el
carácter carismático de la
predicación. En griego, la palabra
«carisma» quiere decir «don» o
«regalo». Los dones espirituales
capacitan a la persona cristiana para
ocupar posiciones de liderazgo en la
Iglesia.
13
Parte el ministerio del Espíritu Santo es
capacitar al creyente para discernir la
verdad. Este es uno de los puntos
principales de la doctrina sobre el
Espíritu Santo en el Evangelio Según
San Juan. Juan llama al Espíritu Santo el
«Espíritu de verdad» en dos ocasiones
(Jn. 14.17 y 16.13).
14
La Biblia afirma que el Espíritu Santo
actúa en la persona que escucha el
mensaje cristiano. La acción del Espíritu
le permite a dicha persona comprender
que vive en una condición de pecado y
que sólo la gracia de Dios puede
ayudarle a escapar de la esfera de poder
de las fuerzas del mal, del pecado, y de
la muerte.
15
Dios capacita al creyente para vivir en
el poder del Espíritu. Quien vive «en
el Espíritu» logra resistir los ataques
de las fuerzas del mal, del pecado, y
de la muerte. El Espíritu Santo,
pues, nos capacita para vivir en
santidad.
16
El propósito principal de la predicación
cristiana es ofrecer una interpretación
teológica de la vida. Podemos afirmar
que el propósito principal de la
predicación en las comunidades
hispanas es proveer una interpretación
teológica de la experiencia del pueblo
latino que vive en los Estados Unidos.
17
Una de las tareas principales de la
predicación es ofrecerlas
herramientas espirituales y
humanas que la comunidad hispana
pueda usar para luchar por la vida;
herramientas tales como la fe, la
esperanza, la solidaridad, y la
organización social.
18
¡ Esta conferencia se basa en
el libro Principios de
Predicación, escrito por el
Rev. Dr. Pablo A. Jiménez.
¡ Para más información visite
www.drpablojimenez.com.

19
20

También podría gustarte