Está en la página 1de 426

CURSO DE ESOTERISMO

Volumen uno
© Adolfo Pérez Agustí (2015)

ÍNDICE
¿Qué es un amuleto?
Diferencia entre amuleto y talismán
¿Por qué razón funcionan los talismanes?
Confección de amuletos
Amuletos y símbolos
Otros amuletos históricos importantes
Adivinación y magia
La magia de los perfumes
Talismanes y otros amuletos
Piedras preciosas
Nuevos talismanes
Diccionario elemental EXAMEN
CURSO DE ESOTERISMO
Volumen uno
Lección una
AMULETOS Y TALISMANES
Objetivos de la lección
Existen tantos amuletos en el mundo admitidos como tales que es
imposible que el alumno pueda tenerlos todos en cuenta. No
obstante, en esta exhaustiva relación encontrará los más
habitualmente empleados en los cinco continentes, debiendo
seleccionar para sí aquellos que puedan ser encontrados en su
lugar de origen.
Para clarificar el interés de esta apasionante lección, es
importante que sepa que la palabra amuleto deriva del latín
“amuletum” y que esta, a su vez, provenía del bajo latín “amoliri”
que significaba "apartar o alejar", pues con respecto al objeto se
le creía con el poder de alejar o apartar el mal. Los amuletos más
antiguos encontrados son de piedra, bronce, cuero o arcilla,
pudiendo tener forma circular, amartillada, rueda, etc. Con el
correr del tiempo fueron sumándose otros elementos para la
confección de los amuletos, y se emplearon abundantemente
plantas, animales, y finalmente la escritura.
¿QUÉ ES UN AMULETO?
Amuleto es, pues, cualquier objeto al que se le atribuye el poder
de apartar los males, los sortilegios, pestes, enfermedades,
desastres o contrarrestar los malos deseos proyectados a través de
la mirada de otras personas. También son muy útiles como
símbolos o instrumentos de concentración de nuestra propia
energía cuando estamos trabajando con un fin específico, por
ejemplo, el éxito de un negocio. Igualmente nos acompañan en
nuestro proceso de crecimiento, como apoyos y recordatorios de
nuestra esencia o nuestro poder animal, aunque, sin embargo, es
necesario tener presente que sería un error otorgarles un poder
que únicamente nos pertenece a cada uno de nosotros: el poder
de crear nuestra propia realidad.
Lo cierto es que desde el principio de los tiempos el ser humano
buscó protegerse de los ataques de la naturaleza a la que veía,
no solamente como la proveedora de alimento para sí y su
especie, sino también como violenta y devastadora de su propio
hábitat. Para evitar su ira incontrolada empleó estatuas, ídolos,
tótem, dibujos y, especialmente, la quema de hierbas y materias
extrañas. Después se dio cuenta que su mayor enemigo era él
mismo, en ocasiones su propio compañero o amiga, y buscó
refugio en los dioses para que le protegieran de otros seres
humanos. Con ellos llegaron los crucifijos, las medallas y las
estatuas representativas de las divinidades, pues estaban seguros
que con tan grandiosos seres inmortales nadie se podría atrever.
Ilusos.
Texto extraído de “el libro de los muertos”
Las tumbas egipcias y más concretamente las cavidades
dispuestas en el pecho y alrededor de las momias, han
proporcionado y nos han legado multitud de pequeños objetos de
piedras semipreciosas como el jaspe, hematites, feldespato,
lapislázuli y cornalina entre otras, además de cerámica
esmaltada, pasta de vidrio o madera, los cuales pueden ser
considerados como amuletos. Entre todos estos objetos podemos
encontrar una gran mayoría que están burdamente tallados, sin
embargo otros son verdaderas joyas y obras de arte.
Eran los amuletos que los antiguos egipcios utilizaron con gran
profusión, sobre todo en la Baja Época, y que según ellos estaban
dotados de poderes mágicos, pues no solamente protegían a los
muertos sino también a los vivos, especialmente a estos contra las
enfermedades, además de contra los conjuros y maldiciones
enviados por los enemigos.
En el caso de los difuntos estos amuletos eran colocados
alrededor de las momias o incrustados en ellas para proteger sus
almas. Así, en algunos de los últimos capítulos del "Libro de los
Muertos", se pueden leer descripciones de talismanes que debían
proteger al difunto del alcance del mal. Tenían varios nombres
como "El Dyed" de oro, la hebilla de Cornalina, el Gavilán de
oro y el collar de oro y el "Udyat" de esmeralda. En alguno de
estos amuletos se grababan textos mágicos del Libro de los
Muertos.
En algunas ocasiones, los amuletos reproducían signos de
carácter jeroglífico que poseían el mágico poder de la noción
abstracta que venían a representar y que transmitían al portador
de los mismos. De esta manera el "nivel" del albañil
proporcionaba estabilidad, y la caña de papiro juventud y vigor;
el signo "Anj", la vida, el ideograma de "Nefer" la belleza y la
perfección. La variedad de amuletos era infinita, así como las
formas variadas y sofisticadas, siendo los más comunes el
escarabajo, el "Dyed", el "Udyat", el "Tet" o el "Nudo de Isis".
Cuando un mago creaba un amuleto, introducía en él fuerzas
esenciales para preservar la vida y garantizar la inmunidad de un
cuerpo o de una momia. Generalmente, para proteger por
completo a una momia, había que utilizar ciento cuatro amuletos
diferentes, atados a los dedos de los pies o a los tobillos, y con un
ritual hacer llegar y circular la "fuerza mágica" a través de todo
el cuerpo antes de llegar a la cabeza. De esta manera se protegía
el mal bajo todas sus formas. En el Antiguo Egipto se consideraba
a una buena madre de familia aquella que tenía un conocimiento
profundo de la magia de los amuletos, los cuales utilizaba para
poner a sus hijos al abrigo de peligros exteriores de toda clase e
índole. Durante su crecimiento también favorecían el amor, la
vitalidad y el éxito en el trabajo. Como decíamos más arriba, en
la Época Baja los amuletos proliferaron exageradamente por la
oleada de una clase de magia cada vez más popular e ingenua,
en realidad cada vez más alejada de sus raíces.
Se llegó a la común utilización de pelos de vaca, de cabra, así
como sustancias más o menos apetitosas para fabricar talismanes.
Con el tiempo se fueron alejando paulatinamente de los cánones
de la utilización de la magia, hasta llegar a ser casi una grotesca
caricatura.
Diferencia entre amuleto y talismán
Existe una diferencia fundamental entre la palabra amuleto y
talismán. La función que cumple el amuleto es la de preservar de
daños o enfermedades, mientras que la palabra talismán que,
según algunos autores parece derivar del árabe, tilism, tiene la
propiedad de atraer la buena suerte y lograr hechos prodigiosos
en la vida de quien los porta. Los talismanes son de época
posterior a los amuletos, ya que el ser humano fue perfeccionando
su comunicación entre sí, como también adquiriendo mayor
conocimiento de las fuerzas naturales. Por lo tanto, los talismanes
fueron confeccionados teniendo en cuenta la influencia de los
astros, las horas, los días, las deidades, los nombres, etc., así
como también los materiales, que debían ser de naturaleza noble,
como por ejemplo el oro o la plata. Si bien es cierto que hay
amuletos para atraer la buena suerte como talismanes para
precaverse de desgracias, los primeros cumplen la función antes
citada de proteger y los segundos de canalizar energías
portentosas para el propietario.
Un AMULETO es cualquier cosa a la que uno sienta afinidad o
simpatía, habitualmente una "piedra", "pata de conejo", "un
cuarzo" "hueso de una fruta", etc.
La condición para que esto funcione es que cuando se esté
dispuesto a conseguirla la persona lleve consigo fija la intención
para la cual quiere obtenerlo, ya sea para suerte, amor,
protección, etc.
También se le considera como un pequeño objeto al que se
atribuye el poder de alejar el mal o propiciar el bien, siendo
imprescindible que la persona lo lleve consigo.
Se distingue del uso cristiano de medallas, escapularios y otros
artículos religiosos, pues mientras estos son símbolos de nuestra
confianza en Dios y en la Virgen, a los amuletos, por el contrario,
se les atribuye un poder intrínseco o relacionado con poderes
ajenos a Dios.
Un TALISMÁN es algo que se fabrica especialmente para la
persona, basándose en lo siguiente:
1. Se debe conocer la carta natal de la persona para
encontrar los aspectos que trae de nacimiento y que
no le están favoreciendo en su vida, y que por lo tanto
en ellos tiene dificultad de expresarse.
2. Al conocer los aspectos desfavorables y qué
planetas los producen al estar en desarmonía con él,
se encuentra el momento en el cielo en el que esos
planetas están produciendo un aspecto favorable en
ese momento exacto. Así se realiza la unión de los
metales por medio de la fusión y que quede esta
fuerza vibratoria al enfriarse, con el fin de que esta
vibre con la fuerza necesaria para compensar la falta
de esa energía en el aura de la persona. Por esta
razón, un talismán es personal y para siempre.
Ahora vamos a ver algunos ejemplos de amuletos y talismanes
que nos han llegado desde la antigüedad y aún hoy en día siguen
funcionando tal como antaño.
Los materiales que se han usado desde siempre están clasificados
por sus propiedades y por su asociación astrológica.
PROPIEDADES ENTRE PIEDRAS Y PLANETAS
SOL ESCARBUNCIO
LUNA DIAMANTE
MARTE RUBÍ
MERCURIO ÁGATA
JÚPITER CRISOLOCOLA
VENUS ESMERALDA
SATURNO OBSIDIANA CORRESPONDENCIA ENTRE
METALES Y PLANETAS
SOL ORO
LUNA PLATA
MARTE HIERRO
MERCURIO MERCURIO
JÚPITER ESTAÑO
VENUS COBRE
SATURNO PLOMO
CORRESPONDENCIA ENTRE PIEDRAS Y ZODIACO
CORNALINA, RUBÍ, ARIES
ÁGATA ROJA, GRANATE ESMERALDA, ÁGATA VERDE,
TAURO
PERIDOTO
BERILO, ÁGATA, TOPACIO, GÉMINIS
OJO DE TIGRE
AGUAMARINA CLARA, CÁNCER
SELENITA
BRILLANTES, RUBÍES, LEO
CITRINOS
ÁGATA VERDE, OLIVITA, VIRGO
TOPACIO
ESMERALDA, DIAMANTE, LIBRA
AGUAMARINA
ESCORPIO GRANATE, HEMATITE,
AMATISTA MORA SAGITARIO TURQUESA, LAPISLÁZULI,
RUBÍ
ÓNICE NEGRO, OBSIDIANA, CAPRICORNIO JADE ROSA
ZAFIRO AZUL, CIRCÓN, ACUARIO AMATISTA VIOLETA
PISCIS ÓPALO, CORAL, TURQUESA
Además de estas piedras mencionadas existen infinidad de ellas
que también se asocian a los diferentes signos astrológicos y un
buen estudio acerca de la relación entre la persona y las piedras
puede ser de gran ayuda.
También es importante saber qué piedra podemos llevar, tanto
por su costo como por la simpatía que despierte la misma en cada
uno de nosotros.
Para ello, la técnica más simple consiste en elegir la piedra con la
que más afinidad podamos sentir al momento de adquirirla.
Podemos pasar las manos por encima de ellas hasta sentir el calor
especial que emana de las piedras, aunque otros se guían por la
vista y la emoción que les despierta, siendo lo más importante
reconocer esa afinidad entre la piedra y nosotros mismos.
¿POR QUÉ RAZÓN FUNCIONAN LOS TALISMANES?
Estos funcionan debido a que cuando uno nace algún, o algunos,
planetas están enviando en el cielo sus vibraciones
combinándolas y, en consecuencia, estas tocan a la Tierra y el
individuo al nacer recoge estas energías. Con ellas inicia su vida,
portando ya esas virtudes o deficiencias según sean esas
vibraciones al ser combinadas. Si están bien, la persona gozará
de beneficios pero si están mal tendrá dificultades para lograr sus
objetivos en las áreas que están afectando los planetas.
Sabemos que en todo lo que existe hay resonancia o afinidad
entre unas cosas y otras, o sea, que están vibrando a la misma
armonía aunque en diferente escala vibratoria. Sabemos que los
planetas tienen resonancia con diferentes metales, esto es: Marte
con el Hierro, Venus con el Cobre, Sol con el Oro, Luna con la
Plata, etc. Por ello, cuando en el cielo se encuentran algunos de
los planetas en ángulos que dan al combinarse una fuerza
positiva o constructiva, en ese momento hay que elaborar el
talismán para que así conserve la estructura atómica armónica
que los unió. De hacerse correctamente, en tiempo y manera, el
talismán ayudará durante toda la vida a la persona que lo lleve y
que le sea armónico.
Descubre ahora su significado de acuerdo a su forma,
para obtener suerte en alguna etapa de la vida.
Muchos artistas lo llevan en su cuerpo o lo repiten
insistentemente con sus gestos.
LOS ABANICOS:
Aseguran belleza y salud.
MANO DE LA VICTORIA: Se usa desde tiempo inmemorial
para atraer buenas vibraciones
LAS BALANZAS:
Protegen contra las injusticias.
LAS LLAVES:
Ayudan a vencer los obstáculos. Deben ser siempre de metal.
LOS ELEFANTES:
Con la trompa hacia arriba, aseguran prosperidad y ayudan a
tomar decisiones acertadas. Con la trompa hacia abajo producen
el efecto contrario.
LA MEDIA LUNA:
Evita las discusiones, la violencia, y protege a las mujeres y a los
niños, pero no a los hombres.
LOS PECES: Proporcionan perseverancia y energía para llevar a
cabo los proyectos; su mayor efecto se produce cuando son de
plata.
COLMILLOS:
Curvos, atraen a las energías positivas; los rectos, las negativas.
LAS TORTUGAS: Protegen contra el mal de ojo y la magia
negra, pero deben de ser de bronce o marfil.
LOS CANDADOS: Protegen la salud.
LA MANO HINDÚ:
Con los dedos extendidos, separados y la palma hacia fuera,
atrae la bondad y la justicia, así como la generosidad. Su efecto
más fuerte se produce cuando se llevan en el cuello o en alguna
parte de la casa.

LA MANO CON EL PULGAR APARECIENDO ENTRE EL


ÍNDICE Y EL DEDO MEDIO:
Protege contra las influencias negativas y ayuda a superar
obstáculos.
LA MANO DE FÁTIMA:
Con los dedos extendidos y una piedra en la palma de la mano.
Es un amuleto de suerte y protege contra las enfermedades,
siendo más efectiva si la piedra tiene forma de ojo.
PULSERAS DE PELO DE ELEFANTE: Protegen contra las
desgracias.
MONEDAS CON AGUJEROS:
Dan suerte en los juegos de azar, pero son más efectivas si son de
cobre, oro o plata.
PUNTAS DE FLECHA:
Protegen contra la envidia; son más efectivas si son de madera o
de obsidiana.
HERRADURAS:
Aportan protección contra el mal de ojo y dan suerte y
prosperidad; son más efectivas si son de hierro y deben ponerse
cerca de la puerta en una casa o cerca del corazón.
LA ARAÑA:
Se supone de buena suerte y es buen presagio encontrar una
dentro de la casa, como símbolo de futura prosperidad material.
CUERNO DE CIERVO: Se utilizaba como amuleto de amor.
También sirve el de alce.
CUERNO DE RINOCERONTE: Durante mucho tiempo estos
pobres animales fueron cazados sin misericordia por el supuesto
poder de juventud y fertilidad.
FIGURAS EN FORMA DE DELFÍN:
Símbolo de amor, devoción y trabajo. Se dice que evita los
naufragios.
DRAGÓN:
Para los chinos es símbolo de poder y de vida y se llevan en
forma de adorno para asegurar felicidad, amor y fertilidad.
ESCARABAJO: De origen egipcio, se considera como símbolo
de la vida eterna y protección contra el mal. Asegura larga vida.
ESCORPIÓN:
En este amuleto no se usa el insecto, sino su forma para
protegerse de los enemigos y de todas las formas del mal.
GOLONDRINA:
Hecha de plata para la buena fortuna, considerándose de buen
augurio que el animal vivo haga su nido en la casa.
LECHUZA: Para algunos símbolos de sabiduría y para otros
augurio de desgracia y muerte, especialmente cuando canta.
PAVO REAL: Da mucha suerte a quien posee uno vivo, pero sus
plumas arrancadas dan mala suerte a mujeres solteras.
EUCALIPTO:
Se piensa que es una protección contra los males respiratorios si
se pone debajo o muy cerca de la almohada.
LA MANO HACIENDO CUERNOS:
Con el índice y meñique extendidos y el resto de los dedos
cerrados, protege contra el mal de ojo.
HOJAS DE LAUREL: Se llevan en una bolsita o se pone una
hoja en cada esquina de la casa (dentro) para protegerse de todo
mal.
ROMERO:
Se lleva encima para atraer buena suerte. También, mejora la
mente y la memoria; promueve el amor y la amistad.
MAÍZ:
Se llevan unos granos dentro de una bolsa de franela roja para
atraer dinero.
MANZANILLA:
Eficaz amuleto para cuando se desea algo que depende de otros.
CONFECCIÓN DE AMULETOS
La confección de un amuleto ha sido siempre tarea de los magos,
sacerdotes, hechiceros, brujas, brujos, maestros, ascendidos, etc.
Usted se preguntará cómo es posible que algunas veces con un
buen deseo de por medio puede uno magnetizar un elemento
para que lleve todo los buenos deseos a su portador. Pero la
respuesta es sencilla.
Sucede que cuando una persona trabaja con energías está mas
impregnada de ciertas sutilezas espirituales que puede transmitir a
través de los objetos. Conoce su arte, y puede aplicarlo. Siempre
que se busque un talismán o un amuleto, se deberá hacer
"bendecir" por otra persona que esté en un nivel superior de
quien lo quiere portar.
Puede ser un sacerdote de su religión que impondrá sus manos en
los objetos permitidos dentro de su culto, o alguien que practique
alguna rama especial de conocimientos espirituales. Por supuesto
que es usted quien deberá decidir a quién darle el objeto para
que lo bendiga.
En el caso de comprar o confeccionar un amuleto para otra
persona o para sí mismo deberá efectuar estos simples pasos:
1. Compre una vela de color blanco.
2. Úntela con aceite perfumado, como por ejemplo, esencia de
Sándalo.
3. Enciéndala en un lugar seguro. 4. Colóquela sobre un plato.
5. Rodee el plato con polvo de hojas secas de laurel.
6. Haga una oración a media voz a su guía espiritual o santo de
su devoción.
7. Cerca de la vela coloque el amuleto que quiere trabajar, con
cuidado que no vaya a estar muy cerca como para quemarse.
8. Deje que se consuma toda la vela.
9. Luego perfume su amuleto con el aceite que usó para la vela y
deje su amuleto por espacio de una hora expuesto a los rayos del
sol matutino.
10. Envuélvalo después con una tela de color azul o del color que
requiera su amuleto y guárdelo por espacio de 24 horas, al cabo
de las cuales podrá usarlo tranquilamente en la seguridad que
esas energías solo trabajarán para usted.
La cadena de San Miguel Arcángel 1. Comprarás una
cadena del grueso que más te guste y se ajuste a tu personalidad.
2. La llevarás desde el comercio donde la adquiriste a tu casa.
3. Luego comprarás agua de montaña (agua mineral de esa
procedencia), y pondrás el agua en una vasija de barro o
cerámica.
4. Habrás de encender 7 carbones vegetales a los cuales le irás
echando granos de incienso.
5. Sobre el humo que desprende pasarás la cadena, rezando la
oración a San Miguel Arcángel 7 veces, 7 Padrenuestros, y 7
Glorias.
6. Después echarás los carbones encendidos en el agua que
contiene la vasija.
7. Dejas reposar unos minutos, lo cuelas y pones ese agua en un
vaso de cristal o vidrio sin marcas y de buena transparencia. En
ese agua pondrás la cadena por espacio de una noche.
8. Sobre el agua debes rezar la oración a San Miguel y poner el
vaso a la intemperie, en el período de luna llena. Al día siguiente
se puede usar poniéndola alrededor del cuello o en la mano
derecha.
Si se quiere puede pender una medalla del Arcángel o una
espada hecha de plata y oro, como así también una medalla o
imagen en forma de balanza a la que solo se le hará la inmersión
en el agua de montaña o en agua bendecida.
EFECTO: San Miguel nos protege contra la soberbia de personas
molestas y nos defiende de todo ataque maléfico. Conciliador y
justiciero.
AMULETOS Y SÍMBOLOS
La magia fue siempre muy importante en el Antiguo Egipto. Los
egipcios eran muy supersticiosos, por lo que la posesión de
amuletos y la práctica de ciertas fórmulas o hechizos les
aseguraban una vida más tranquila. La posesión de amuletos era
una práctica habitual, y en las momias se colocaban gran
cantidad de ellos para que el difunto pudiese salvarse en su viaje
por el Más Allá ( en la momia de Tutankamon se encontraron 143
joyas.)
En vida se llevaban colgados del cuello o en las muñecas o como
anillos, costumbre que aún hoy perdura. Se elaboraban con
diversos materiales como cerámica, vidrio u oro, y de diferentes
colores que representaban la vegetación (verde), el cielo o el mar
(azul), y la carne brillante e incorruptible de los dioses (oro.)
En esta sección los hemos dividido en 3 partes correspondientes a
amuletos, símbolos de poder, y animales.
Se denomina amuleto a un pequeño objeto al que se atribuye el
poder de alejar el mal o propiciar el bien y algo que
generalmente la persona lleva consigo. El catecismo, sin
embargo, es su página 2117 dice:
“Todas las prácticas de magia o de hechicería, mediante las que
se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a nuestro
servicio y obtener poder sobrenatural sobre el prójimo aunque sea
para procurar la salud-, son gravemente contrarias a la virtud de
la religión. Estas prácticas son más condenables aún cuando van
acompañadas de una intención de dañar a otro, recurran o no a
la intervención de los dioses.”
LOS ANIMALES
Asno Buitre Carnero Cobra
(Neret) (Ureo)
Cocodrilo Escarabajo Escorpión Fénix
(Bennu)
Gato Golondrina Hipopótamo Ibis (Menet)
León Mangosta o Toro Vaca icneumón
AMULETOS

JAMBHALA
Amuleto Indio con más de 2500 años de antigüedad que
representa la reencarnación de ese mago y alquimista llamado
JAMBHALA, que según la leyenda estaba en contacto con los
dioses y logró no sólo la reencarnación sino riqueza, poder,
fortuna y potencia amorosa.
EFECTO:
Las personas que llevan este poderoso amuleto se benefician del
amor (por transmutación), de fortuna (por poder de los dioses), y
como catalizador para encontrar la felicidad (por ser protegidas
de Jambhala.)

ESTRELLA DEL PODER


Este infalible amuleto tallado en purísimo cuarzo blanco, forma en
su interior una estrella de seis puntas formando un mágico
hexagrama, diseñado según una adaptación de las
poderosísimas clavículas de Salomón.
EFECTO:
Otorga a su portador el restablecimiento del equilibrio, así como
ayuda a vencer tristezas, depresiones o estados de ánimo
confusos, los cuales son canalizados a través de cuarzo y
transformados en vitalidad positiva.

OJO DE HORUS
Amuleto de origen egipcio dedicado al Dios del Sol de Menphis,
“Horus”, el cual estaba siempre presente en las coronaciones de
los Faraones.
EFECTO:
Este colgante en forma de ojo protector, es poderosísimo contra
cualquier maleficio.
Estimula, además, las facultades de intuición y destreza para
conseguir nuestros deseos y objetivos.

MANO DE GLORIA
Este antiquísimo y poderoso amuleto en forma de mano anillada
fue creado por primera vez hace 800 años en la época de las
Primeras Cruzadas, por una hechicera que se dedicaba a la
curación y a la magia blanca.
EFECTO:
Sus poderes siguen aún vigentes otorgando a la persona que lo
lleve un buen dominio en todas las circunstancias de la vida,
dinero, amor y sobre todo actúa apartando de nuestro camino a
las personas o sucesos que nos sean desfavorables.
Dicho amuleto es capaz de cortar cualquier tipo de magia negra
o mala racha que estemos atravesando
.

SAKTI
Este bello amuleto en forma de serpiente enroscada representa la
sabiduría y el poder.
EFECTO:
Otorga y consigue la unión amorosa, potencia nuestra energía
sexual, da fuerza a nuestras emociones y sentimientos hacia las
personas que amamos.
Se emplea también como regalo cuando queremos conseguir o
reconquistar un pasado vínculo de amor o amistad duradera.
ASHANTI
Este tierno y bello colgante hecho en plata de ley con forma de
muñeca africana, ha sido utilizado desde tiempo inmemorial por
los antiguos pueblos de África, tanto para la protección propia
como de las personas que amamos.
EFECTO:
Por medio de su influencia conseguimos pareja o nos ayuda a
conservarla. Es indispensable para terminar con las crisis
amorosas, así como con las discusiones y malentendidos,
permitiendo conseguir una perfecta armonía.

IK–GA–OH
Este potente amuleto hecho especialmente por los indios iroqueses
representa la auténtica flecha mortífera de “Hino” (gran espíritu
del trueno, guardián del cielo.)
EFECTO:
El valor que otorgaba le hizo desafiar y vencer en todas las
contiendas.
Al llevar este colgante sentiremos cómo se destruye todo cuanto
puede causar daño a su portador, actuando también como una
auténtica barrera invisible de protección

VALVANERA
Amuleto sagrado de los MEROVINGIOS (primer linaje de los
francos que reinaron en la Galia entre los siglos V al VIII d.C. y
cuyo fundador fue el poderoso Rey Meroveo.)
Tiene la forma de una abeja y se presenta en forma de colgante.
EFECTO:
Trasmite poder y riqueza, eliminando obstáculos sobre todo a
nivel financiero, potenciando no solo los asuntos económicos
propiamente dichos, sino ayudándonos en el aspecto laboral, ya
sea encontrando trabajo o mejorando el que tenemos.
También protege de las influencias negativas.

P´AN-T´AO
Símbolo chino de la longevidad. Es el fruto del árbol jade que
crece en el palacio Imperial y que madura cada tres mil años. El P
´AN-T´AO se ritualiza en el monasterio de KUEN-LUN, y se ofrece
a los dioses en los banquetes de la inmortalidad.
EFECTO:
Alarga la vida, rejuvenece, sana al enfermo, restablece la
capacidad sexual, y es un excelente revitalizador neurológico
(Gemoterapia.)
MANO DE ABRAXAS
Procede del Antiguo Egipto, y es el Talismán de Mont-ReHarakthy,
señor de Tebas, que reside en ON (alto Egipto.) Este gran Dios, el
primero de los existentes, dice:
“Yo velaré por los portador es de mi talismán y seré la mano de la
sanación con la piedra sobre la palma. Prometo que su portador
estará siempre sano de carnes, huesos y alma”.
EFECTO:
Talismán contra la tristeza, angustia, depresión, mal de corazón,
mal de ojo, enfermedades o males incurables.
DADO TIBETANO - Para la adivinación
En el Tíbet, país mágico por excelencia, este dado se viene
utilizando hace más de 2000 años como talismán personal y
familiar y como método para la predicción y adivinación.
Sus 36 combinaciones nos dan a conocer a través de la sabiduría
de sus seis palabras sagradas, el tiempo pasado, presente y
futuro.
EFECTO:
Usted personalmente puede obtener las respuestas precisas de su
futuro, en relación al trabajo, familia, sexo, amor.... y sobre
cualquier decisión que tenga que tomar.
NEBER-PAT
Poderoso talismán en forma de cruz, su combinación de nobles
materiales y arcaicas formas actúan contra cualquier maleficio o
peligro.
EFECTO:
Equilibra y potencia las energías favorables y curativas de nuestro
cuerpo.
Proyectándonos, además, hacia la consecución de nuestros
deseos ya sean de amor, dinero, trabajo o felicidad en general.

SELLO DE LOS DRACUL (En Plata de Ley)


Es un poderoso talismán elaborado en plata maciza.
Fue creado y utilizado por los valientes caballeros del Dragón y
sus descendientes, aunque hay historiadores que les consideran
emparejados con el conde Drácula.
EFECTO:
Otorga protección ante las más difíciles pruebas, infundiendo
coraje y valor para afrontar cualquier dificultad que nos surja en
la vida por importante que sea, ayudándonos a descubrir nuevas
oportunidades para disfrutar de la felicidad y el equilibrio.
Imprescindible para personas tímidas e inseguras.

GAIA
Talismán de sanación y equilibrio energético.
EFECTO:
Especialmente concebido para la limpieza del alma, el
reequilibrio de CHACRAS y para mejorar o sanar enfermedades,
sobre todo de tipo psicosomático o emocionales.
Está también creado para sanadores, tanto para utilizarlos con las
personas a tratar, como para hacer de protección cuando ejercen
una sanación.
Las manos de plata que sujetan la esfera representan la sabiduría
y el poder de la “Madre Tierra” “Gaia” que nos brinda la vuelta
a la salud.

DOTH
Este milenario talismán en forma de Sagrado Candelabro ritual de
siete brazos (los siete días de la semana, los siete chacras), fue
creado en tiempos de Moisés.
De inspiración cabalística tiene la propiedad de ayudarnos en
esas épocas de la vida en que necesitamos cambios positivos.
EFECTO:
Potencia la fuerza de voluntad y la intuición. Además, nos inspira
para tomar las decisiones adecuadas y a saber elegir a la
persona apropiada que nos ha de acompañar en nuestro largo
camino.
NAGA
Esta bellísima serpiente reptante del Panteón hindú representa la
sabiduría, los poderes intelectuales y la meditación. De la familia
de las Naga nació “Muchalinda” el espíritu de la serpiente
gigante que protegió a Buda durante sus días de meditación.
EFECTO:
Este talismán posee valiosos poderes para ayudarnos a la
concentración. Potencia nuestras facultades mentales y autoestima.
Es indispensable como protector contra maleficios o malas
energías externas. También nos ampara cuando se efectúan
rituales.

EL ANILLO ATLANTE
Descubierto en Egipto hacia 1880, fabricado y esculpido por los
Atlantes en gres milenario de OSSOUAN, permite leer claramente
las líneas geométricas con las que está adornado, construidas,
repartidas y alineadas, según un orden misterioso con unos
resultados esotéricos aún sin esclarecer.
EFECTO:
Las propiedades de este anillo son extraordinarias pues protege
contra las malas influencias o maleficios de toda la naturaleza.
Como protección puede llevarlo en todas las situaciones
importantes. Asimismo durante el sueño, puesto que agudiza
ciertas cualidades metafísicas, particularmente la intuición.

ANKOR - Gran anillo Tibetano


Emblema de la secta budista GELUGPA que se remonta al 1372 y
que es la corriente budista más importante del Tíbet, superando a
las otras tres sectas Sakya, Kadyu y Nyngma.
Todos los monasterios tibetanos y otros del Nepal y la India
conservan en el frontispicio de la puerta principal el emblema
sagrado tal y como está representado en el anillo.
EFECTO:
La fuerza de este anillo otorga a las personas de amplio espíritu y
corazón el equilibrio y el valor preciso para enfrentarse con
confianza ante cualquier adversidad que nos depare la vida.
DRUIDA - Gran anillo del Poder
Era utilizado por los sacerdotes y sacerdotisas druidas en sus
rituales, en los que al portador del anillo se le otorgaba poder.
Posteriormente fue utilizado por los Caballeros Templarios con el
fin de obtener protección, buena fortuna, coraje y decisión en
empresas muy puntuales.
EFECTO:
Su forma, tamaño y la disposición de sus cinco runas infunden a
su portador seguridad, valor y le ampara contra cualquier
maleficio, abre todas las puertas, rompe la mala suerte y nos
equilibra potenciando nuestras acciones.

EL ANILLO DE LOS DESEOS


Realizado artesanalmente en plata de ley, con siete aros planos
en la parte inferior, ondulados y redondos en la superior,
superpuestos y unidos.
Su formación y estructura recuerda una galena moderna, lo que
explica la ampliación y recepción de cualquier pensamiento
positivo emitido por su portador.
Una vez conseguido un deseo, se debe ofrendar un aro del anillo
a “Gaia” (la madre tierra) desprendiéndolo, cortándolo y
enterrándolo en tierra.
EFECTO:
Dicha ofrenda favorece la fuerza de los otros aros en forma de
energía “Car” (antena para la tierra.)

LA ROSA DE JERICÓ
Es un bulbo seco originario de la tierra que vio la Pasión y la
Muerte de Jesucristo.
Según la leyenda, al morir Cristo y derramar su sangre por
nosotros, la Energía de esta planta se difundió por todo el Mundo,
y arraigó de una manera especial en toda la zona donde tuvo
lugar su muerte.
EFECTO:
Como símbolo surgió esta maravillosa planta que elimina las
vibraciones negativas en el hogar, atrae el amor y la salud, paz y
además potencia el bienestar económico.
La rosa debe sumergirse dentro del agua (pecera redonda o
copa.) Si el agua está siempre clara, es que todo va bien.

CAMPANA TÍBET
Tiene el sonido primordial OM. Su sonido modulado y armonioso
relaja el espíritu y el cuerpo.
Es originaria de las montañas del Tíbet y está realizada de forma
artesanal siguiendo la técnica tradicional.
EFECTO:
Esta campana de tradición milenaria es imprescindible para la
meditación y limpieza del aura.
OTROS AMULETOS HISTÓRICOS IMPORTANTES
Cuarzos tallados
Hay 6 cuarzos vivos tallados que se utilizan desde tiempos
remotos para la apertura de los chacras. La relación
chacracuarzo es la siguiente: el chacra que representa el
equilibrio personal se corresponde con la pirámide de 4 lados, la
creatividad con el cristal en forma de cubo, el equilibrio
emocional con dos pirámides de 4 lados unidas por su base, el
amor y la salud con el pentágono de 12 lados, la comunicación
con la figura de 20 lados, la concentración y memoria con la
estrella.
El séptimo chacra, al ser más etéreo que físico, no está
representado.
Amuletos cristianos
A pesar de que la Iglesia cristiana condena las ideas
supersticiosas inherentes al amuleto y a su uso, los fieles de los
primeros tiempos aceptaron estas prácticas toleradas en cierto
modo por Constantino.
En las catacumbas mismas se han encontrado los amuletos, que
no por su significación supersticiosa sino por las personas que los
usaron, pueden denominarse cristianos: así por ejemplo, se ha
encontrado una Tésera con la figura de una liebre, amuletos que
entre los paganos pasaba como remedio para los males del
vientre.
Esta clase de supercherías fue introducida en el cristianismo
gnóstico, pero al lado de estos amuletos hay otros que merecieron
desde luego la aprobación de la Iglesia, consistentes en objetos
de devoción, cruces, medallas, reliquias y fragmentos de las
Santas Escrituras llevados con verdadera fe.
Estos elementos bien valen el valor intrínseco o sagrado de los
mismos, especialmente por las bendiciones que los valoraban;
tales como los agnuns Dei. Recibían estos amuletos el nombre de
Eucolpium, voz que particularmente se aplicaba a la cruz de los
obispos cuando contenían reliquias, aunque también se los
llamaba filacterias entre los judíos.
El gabinete de medallas de la Biblioteca Nacional de París posee
un amuleto cristiano del siglo II hallado en las cercanías de Beirut,
consistente en una hoja de oro sobre la cual hay una inscripción
grabada en caracteres griegos que podría interpretarse como:
"Yo te exorcizo, ¡oh Satán! ¡Oh cruz, purifícame! a fin de que no
abandones jamás tu morada en nombre del Señor Dios vivo."
Existen otros ejemplares análogos al acabado de citar, pues
había también medallones de oro, de plata, u otro metal
marcados con el monograma de Cristo y que se suspendían del
cuello, muchos de ellos recogidos en las tumbas de los mártires.
Después de la paz de la Iglesia continuó el uso de esa clase de
amuletos y unas veces es un medallón, otras un pez, otras un
asunto religioso, o en ocasiones una mano teniendo una tablilla
que contiene una aclamación.
Por los Santos Padres sabemos que los primeros cristianos,
especialmente las mujeres y los niños, usaban los libros de los
Evangelios como amuletos para obtener curaciones milagrosas.
San Gregorio el Grande envió a la Reina Teodelinda para su hijo
recién nacido, Adulovald, dos filacterias o amuletos contra los
maleficios o encantamientos. Consistían en una cruz conteniendo
una partícula de la verdadera cruz y un ejemplar de los Santos
Evangelios, dentro de una cajita de madera preciosa. Ambas
cajas existen hoy en el Tesoro de Monza, y ofrecen abjuraciones
análogas citadas, escritas en caracteres griegos.
Por lo que hace a los Evangelios, desde los tiempos apostólicos se
usaron como amuletos y se envolvía con ellos a los muertos. En la
tumba de San Mateo en la isla de Chipre, se encontró un
ejemplar escrito por mano de San Bernabé y muchas sepulturas
descubiertas en Roma al demoler el antiguo Vaticano, han
suministrado copias de dichos libros divinos encerradas en cajitas
de plata, de bronce o de plomo. Por último, también se
conservaban en las casas para alejar a los demonios y cortar los
incendios.
Amuletos egipcios
Los amuletos representaban armas preservadoras de los peligros
que traían consigo los días nefastos, designados así por los
horóscopos de los sacerdotes, adivinos y hechiceros iniciados en
el arte sagrado de la magia. Los amuletos que se conservan se
han encontrado en los ataúdes y en las momias mismas de Egipto.
Cada uno tenía su virtud especial que se comunicaba a los
muertos recitando una plegaria en el momento de fajarlos o al
enterrarlos, y protegían, unos la cabeza, otros el tronco, otros los
brazos o las piernas, formando así una armadura mágica.
Los había de todos los materiales. Los más frecuentes eran los
“escarabajos”. Los Tat, por ejemplo, mal llamados Nilómetros,
que significaban estabilidad, estaban identificados por los
egipcios con la espina dorsal. Por tal razón colocaban esta clase
de amuletos pendientes del cuello de la momia para que el muerto
pudiera franquear la puerta del cielo.
También son frecuentes en estos restos funerarios los Tá, las
columnitas, la corona roja, la “cartela”, las “égidas”, el ojo
simbólico (udyat), el collar (menat), la almohada (ures), los anillos
(shenu) y la cruz con asa, signo de la vida (ankh.) Por supuesto
hay amuletos diferentes como los jeroglíficos, el signo del amor,
las cabezas de cobra (Uræus), pluma (shut), loto (seshen), las
representaciones de diversos animales sagrados, el tocado de
“Hator”, compuesto del disco solar y dos plumas de avestruz y el
muslo del buey. Algo menos populares, pero no por ello carentes
del mismo interés, son la “tiorba”, el horizonte solar, el ángulo, el
corazón, y la diosa cósmica Higit que iba unida al dogma de la
resurrección y por eso se encuentra sobre las momias.
La mayoría se hacían en amatista, en jaspe, en lapislázuli, en
pasta vítrea y en feldespato. A los mencionados se agregaban los
rectángulos de barro esmaltado conteniendo plegarias o
representaciones divinas. Entre los amuletos hay que clasificar los
papiros conteniendo fórmulas talismánicas, depositadas
cuidadosamente en estuches de metal, a veces de oro, que se han
encontrado en los ataúdes de momias.
Amuletos del oriente antiguo
Los asirios, al igual que los egipcios, llevaban consigo preciosos
amuletos. Las investigaciones epigráficas han dado a conocer la
costumbre de los ciudadanos de arrojar sus amuletos a los
cimientos de los edificios en el momento de consagrarlos, algo
que queda expresado en una tablilla en donde el rey “Sargón”
habla de la fundación del palacio de Jursabãd.
La noticia se ha comprobado con los hechos, pues en las ruinas
de aquella famosa ciudad se han encontrado centenares de
objetos pequeños de diversas materias, tales como cilindros,
conos, figuritas de barro cocido, conchas y guijarros perforados,
que se conservan en el Louvre, siendo significativas en ellos las
señales evidentes de haberse usado. Ello demuestra que en la
solemne ceremonia de consagrar las cimentaciones debía ser
costumbre desprenderse de los amuletos en un momento
determinado y quizá a una señal de los sacerdotes.
Las tumbas sardas de Tarros han suministrado interesantes
amuletos fenicios, muy parecidos a los egipcios, pues son figuritas
y estatuillas de barro cocido, algunas esmaltadas, representando
a diversas deidades.
Entre ellas hay un Dios con cabeza de gavilán; un Dios pigmeo
que recuerda al Phtah; otro que parece el “Bes”, importado a
Egipto de Arabia; una Diosa alada cuyo cuerpo termina en cola
de serpiente; el disco solar entre las dos alas plegadas, y en fin,
los escarabajos, el ojo simbólico y unos estuches de oro o plata,
conteniendo laminillas metálicas con inscripciones.
Amuletos de la época clásica
Del Oriente el amuleto pasó a Grecia y luego a Roma. Plinio dice
con razón que el uso de los amuletos nació de la Medicina, como
también la práctica de los encantamientos. Realmente unos y otros
tuvieron su origen en la superstición que atribuía a poderes
ocultos males cuyas causas verdaderas no podían averiguarse.
Dejando a un lado el ejemplo que la Medicina hiciese de los
amuletos, diremos que estaban comprendidos entre los numerosos
remedios empíricos empleados, bien para curar las
enfermedades, bien para prevenirlas designándolos con el
nombre común de físicas, pues los males de causas desconocidas
se atribuían a influencias sobrenaturales.
La superstición de lo que hoy se llama todavía en ciertos países el
mal de ojo, es una creencia fascinante que está universalmente
admitida y para preservarse de esta y otras influencias se usaban
los amuletos. Estos eran, o sustancias naturales, u objetos que
presentaban ciertos signos o figuras, en los cuales residía la
eficacia para curar las enfermedades, atribuyéndoles a veces la
virtud de poseer propiedades naturales al mismo tiempo que otras
esotéricas.
Los amuletos que inspiraban fe en general eran unas piedras
preciosas o de formas raras sin más valor que las imágenes o
caracteres que en ellas se veían. La mayor parte venían de
Oriente y entre las más conocidas están: el ágata, el diamante, el
jaspe, el cristal, la amatista, la antepates, la calcofana, la
quelonia, el heliotropo y la hematita. Había otras piedras con
poco o nulo valor como la ceramia, el coral, la gorgonia, el
ámbar, así como metales, particularmente el oro, el hierro, el
cobre. Indudablemente también fueron empleadas diferentes
plantas como la aubepina, el rosal, el nerprun o la rosa de Jericó.
Esto era en cuanto a las sustancias naturales utilizadas como
amuletos, pues también se empleaban como tales algunos
miembros o partes de animales, como el diente de hiena, la carne
y la grasa de lobo, la bilis de la cabra y la del perro negro, las
orejas de rata, los cuernos del onagro cornudo, el talón de puerco
y la lengua de la zorra.
Más importantes eran los elementos de los murciélagos, de los
búhos, las arañas y otras alimañas, además del anguimum o
huevo serpiente, la lengua del camaleón, siendo los dientes de
numerosos animales uno de los amuletos preferidos. Cualquiera
de estos elementos fue empleado abundantemente, con más o
menos fortuna, en las prescripciones de la Medicina empírica.
También se creía en la eficacia de ciertas reliquias de personas
que habían perecido por accidente o víctimas de suplicios. Plinio
enumera las enfermedades que se curaban o calmaban con el
tratamiento de sangre de los gladiadores, tales como la gota, la
erisipela y la epilepsia.
Había también numerosos talismanes empleados, bien para
excitar, bien para reprimir los ardores de los deseos amorosos y
para destruir los encantamientos que se creían víctimas los
amantes. Indudablemente todo ello avala y prueba la eficacia de
los placebos, sustancias en sí mismo inocuas, pero que gracias a
la mente del enfermo se transforma en la mejor de las medicinas.
En cuanto a los objetos artificiales como amuletos, es menester
tener en cuenta que las piedras mencionadas y los metales
preciosos servían de amuletos en formas de joyas o de adornos
que llevaban suspendidos las personas, bien al cuello o sobre el
pecho, bien como pendiente aislado, como collar o cinturón o
sortija o brazalete, puesto como cabezas de las agujas o cosidos
a la vestiduras.
Los amuletos que no podían llevarse fácilmente en las formas
indicadas, se encerraban en saquitos o en cápsulas de oro o de
cuero llamadas bulas, cuyo uso fue general, particularmente en
Italia. Se llevaban suspendidas al cuello, al brazo, sobre el
pecho, atadas a un collar o a un brazalete, y contenían también
sin duda filacterias, recetas o fórmulas, tal y como se ve en una
bula conservada en el Louvre, que tienen grabados sobre una
hoja de plata, conjuros contra los demonios y los maleficios.
La costumbre era grabar esta clase de fórmulas en metales, siendo
raras las recetas escritas en pergamino.
Además de las bulas deben clasificarse entre los amuletos los
discos y medias lunas, así como las faleras, tanto las que se
ponían sobre las corazas como condecoración militar, como
aquellas que servían de adornos en las cabezadas de los
caballos.
Las piedras, el ámbar, el coral, los metales usados como
talismanes, presentaban ordinariamente alguna figura simbólica o
bien fórmulas, tomadas la mayor parte de la magia y de la
astrología orientales. Ejemplo de ello son, por ejemplo, los
“Abraxas” de los Gnósticos, y las piezas que llevaban nombres
misteriosos como el de “Abracadabra”, que se lee en todos los
sentidos.
En cuanto a las imágenes simbólicas, las figuritas representado a
los dioses merecieron preferencia, figurando entre las más
abundantes la Diana de Efeso, Mithras, Isis, Anubis y sobre todo
Serapis y Harpócrates. Este último, que era para los romanos el
Dios del silencio, debía preservar indudablemente contra toda
palabra imprudente que pudiese atraer la mala suerte.
En la misma categoría estaba la Diosa Angerona, representada
vestida o desnuda, que llevaba un dedo a la boca y otro atrás
como para marcar los dos orificios por donde podía salir el ruido
y romper el silencio, pues hacerlo en muchas circunstancias era
presagio fatal. Una asa colocada en la espalda de las figuras no
permite dudar que las llevaban colgadas del cuello. Por supuesto,
también había figuras de hombres en la misma aptitud y otras con
dobles cabezas presentando por un lado faz humana y por la
otra de león.
Los Hermes y las imágenes de Apolo Agyeus, de Priapo, de
Hecathe y de otros dioses colocados ante las casas y los templos,
tenían también carácter de amuletos. Con el mismo fin se reunían
en una divinidad preferida los emblemas de otras muchas, a
cuyas figuras se llamaban panteas, y que suelen representar a un
tiempo a Harpócrate, la Fortuna, Venus, el amor, Minerva, etc.
Algunas veces los atributos solos, sin las figuras de las
divinidades, se ven reunidos en un amuleto que suele consistir en
una placa de barro que parece haber estado provista de mango.
Otras veces son las manos y los pies votivos con los atributos de
los dioses; o son animales simbólicos, reales o fantásticos, figuras
monstruosas, grotescas y con frecuencia obscenas.
Para preservarse del mal ojo, se usaron muchas figuras de
animales y algunas de seres imaginarios tales como Grifo, la
Esfinge, la Sirena, y se adaptaban a los muebles, a las armas,
vestidos, joyas, sobre muros, en las puertas, etc. Los elementos
por excelencia fueron la máscara de la Gorgona, de la cual se
encuentran todavía ejemplares, y las representaciones del Falo,
no menos numerosas.
A este género pertenecen también las figuras que recuerdan el
Falo por la postura, por la posición de los dedos, y objetos
destinados como ciertas conchas de los géneros peine (pecten) y
porcelana (cypraea), que servían de emblema del sexo femenino.
Todos estos amuletos y aun los amuletos fálicos, eran llevados a la
vista por las personas y colocados de igual modo en los objetos y
edificios.
A esta serie debe agregarse el ojo, amuleto de origen egipcio,
considerado como uno de los medios más poderosos de
preservación contra el mal de ojo, y los “escarabajos” importados
también de Egipto y que se fabricaron en Grecia y sobre todo en
Etruria, donde se encuentran en abundancia montados en sortijas.
ADIVINACIÓN Y MAGIA
Terminología que debes comprender
Adivinación
Se refiere a querer "desvelar" el porvenir recurriendo a espíritus
(en ocasiones demonios), la evocación de muertos, y otras
prácticas.
Agnosticismo Creer quizá que Dios existe pero no se le puede
conocer.
Ateísmo
Filosofía que niega o rechaza la existencia de Dios, algo que
constituye un pecado contra el primer mandamiento. Según San
Pablo "son culpables quienes..." pero nosotros actualmente
también seremos ateos si damos mal ejemplo o falsificamos la
doctrina.
Magia y hechicería
Con ellas se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas
a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo
aunque sea para procurar la salud-, y por ello son gravemente
contrarias a la virtud de la religión. Estas prácticas son más
condenables aun cuando van acompañadas de una intención de
dañar a otro, recurran o no a la intervención de los demonios.
Llevar amuletos es también reprensible. El espiritismo implica con
frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas y por eso la Iglesia
advierte a los fieles que se guarden de él. Se insiste en el recurso
a las medicinas llamadas alternativas como medio para alcanzar
la plenitud, evitando solucionar los problemas mediante la
invocación de las potencias malignas, ni explotando la credulidad
del prójimo.
Irreligión
Es la acción de tentar a Dios de palabra o de obra. El sacrilegio y
la simonía son pecados de irreligión, prohibidos por el primer
mandamiento. Es más interesante poner a prueba su bondad en
lugar de su ira.
Sacrilegio Profanar o tratar indignamente a los sacramentos,
personas, cosas y lugares consagrados a Dios.
Simonía
Es el comercio de cosas espirituales. Los objetos religiosos se
regalan o se ceden, pero no debe comerciarse con ellos, salvo
excepciones.
Según la religión, Dios puede revelar el porvenir a sus profetas o
a otros santos. Sin embargo, la actitud cristiana justa consiste en
entregarse con confianza en las manos de la providencia en lo
que se refiere al futuro y en abandonar toda curiosidad malsana
al respecto.
Todas las formas de adivinación deben rechazarse y en ellas
están especialmente condenadas el recurso a Satán o a los
demonios, la evocación de los muertos, y otras prácticas que
equivocadamente se supone "desvelan" el porvenir.
Están en contradicción con el honor y el respeto, mezclados de
temor amoroso, que debemos solamente a Dios.
LA MAGIA DE LOS PERFUMES
Los perfumes como amuletos para atraer y modificar
las sensaciones
Muchos son los placeres que la Naturaleza ha concedido al
hombre, pero pocos hay tan delicados y al mismo tiempo tan
intensos como los que proporciona el sentido del olfato.
La palabra perfume proviene de “per” a través de, y “fumum”
humo.
Los textos antiguos indican claramente que los perfumes se
obtuvieron en un principio quemando maderas y resinas
aromáticas, y parece como si una idea mística estuviera
íntimamente unida a esta clase de sacrificios, como si los hombres
pensaran que sus oraciones alcanzarían antes los reinos de sus
dioses envueltas en las azules espirales que lentamente ascendían
por el cielo y se disipaban por el aire.
Desde los tiempos de los antiguos egipcios, los perfumes se
destinaron a usos domésticos y poco a poco se convirtieron en
una necesidad para aquellos que tenían gustos y costumbres
refinadas.
Fueron transmitidas su utilidad y técnica de elaboración por los
egipcios a los judíos, luego a los asirios, a los griegos, romanos,
árabes, y finalmente a las modernas naciones europeas que
emergieron de su prolongado caos de barbarie y desorden y
practicaron más las artes de la paz.
Los faraones
Tan importante y serio fue, y es, el mundo de los olores, que es
muy posible que las terribles maldiciones faraónicas, mediante las
cuales los profanadores de las tumbas enloquecían y se
suicidaban o se convertían en asesinos despiadados, tengan su
origen en el uso inteligente de ciertas esencias. Puesto que
sabemos la habilidad de los médicos egipcios para momificar a
sus muertos, así como también su increíble imaginación para
tratar de impedir que nadie pudiera entrar en una tumba y salir
vivo, no nos debe extrañar que dominasen perfectamente la
influencia de los aromas en los seres vivos.
Los científicos nunca han dado crédito a estas leyendas y siempre
las han considerado como alteraciones producidas por la histeria
o por el deseo de encontrar en esos mausoleos funerarios cosas
que se escapan de la rutina. Pero hoy en día, alejados también
de la incredulidad obsesiva de los científicos referente a todo
aquello que ellos no conocen, podemos sacar conclusiones mucho
más lógicas a “las maldiciones faraónicas”.
Sabemos que el aceite de embalsamamiento era una mezcla de
esencias de anís, tomillo, orégano y própolis, mezclado con
alquitrán y exudados del propio cuerpo del difunto, quizá sangre
y linfa. Pero junto a estos compuestos, hoy día perfectamente
conocidos, siempre se han encontrado otros, alcaloides entre
ellos, cuya misión en el embalsamamiento nunca estuvo clara y
que se pensó que, o bien eran sustancias que habían reaccionado
a través de los siglos, o simplemente eran ambientadores.
No debemos olvidar que el motivo principal del embalsamamiento
era asegurar una vida placentera en el otro mundo y por eso se
creyó que podía ser normal hasta encontrar sustancias
alucinógenas, las cuales deberían proporcionar un estado
anímico muy especial en el momento de la reencarnación.
Los razonamientos eran tan lógicos que nadie pensó en el
verdadero motivo que justificara la presencia de estos compuestos
aromáticos. Solamente un segundo y más sereno razonamiento
podía encontrar la explicación: dentro del sarcófago e incluso en
la cámara funeraria, se pusieron diversos aromas, sabiamente
pensados y experimentados con anterioridad con los esclavos,
que debían ser inhalados rápidamente por la primera persona,
ladrón o arqueólogo, que abriese una tumba faraónica por
primera vez. Es más, la esencia debería no solamente matar o
desequilibrar al profanador, sino que debía ser tan volátil que
una vez cumplida su fatídica misión desapareciera del ambiente.
Por tanto, cualquier intento posterior de aclarar la muerte del
infeliz estaría condenado al fracaso, ya que la causa ya no
existía y así la leyenda podría continuar y servir para atemorizar
a los nuevos insensatos.
Lo cierto es que la primera parte del propósito se cumplió, pero
los insensatos continuaron y aún continúan, abriendo tumbas,
aunque ahora son los taladros con punta de diamante y las
sondas con cámara de vídeo los primeros que entran en las
tumbas y a esos parece que no les afectan los aromas mortales.
Con toda su sabiduría, los médicos de la dinastía faraónica no
pudieron prever tal avance científico.
Otros perfumes
La historia nos recuerda que los grandes criminales, formando
ejército o en solitario, son siempre grandes consumidores de
carne, la cual ingieren en cantidad unas horas antes de realizar
su acción criminal.
Ese olor a sangre les excita y embriagados por ello buscan
afanosamente una nueva víctima que les aplaque su adición. La
historia de Drácula podría ser el mejor símbolo para explicar las
transformaciones que sienten algunos seres humanos ante la
presencia y el olor de la sangre, algo que queda explicado en las
corridas de toros y la matanza del cerdo.
El olor a muerte es percibido de manera mucho más intensa por
los animales y por eso es síntoma inequívoco de desastre el que
las ratas abandonen un buque o que los pájaros huyan de una
ciudad en guerra.
De esta manera podremos comprender el porqué un perro, por
fuerte que sea, pone el rabo entre las piernas cuando le llevan a
un veterinario, aunque sea la primera vez que entra en un lugar
así.
Para elaborar un perfume se usan plantas y algunos productos de
origen animal, como pueden ser el ámbar o el almizcle.
En esta sección se verán algunos de esos elementos, y
relacionándolos con las características mágicas de las plantas,
veremos cómo los perfumes, desde el más sencillo al más
sofisticado, tienen otras utilidades aparte de la de embriagar
nuestros sentidos.
No hablaré de marcas, sino de extractos, ya que cada uno de los
perfumes que se comercializan está compuesto de infinidad de
flores y esencias.
SUSTANCIAS DE ORIGEN VEGETAL
SUSTANCIA ORIGEN UTILIDAD
MÁGICA
Secreción del Atracción,
ALMIZCLE Moschus ensualidad,
Moschatus. poder de seducción.
Secreción del Encantamiento,
ÁMBAR GRIS Physeter atracción sexual
Macrocephalus potente.
Anima cuando
Anís verde, el espíritu está bajo.
ANÍS Pimpinela Desarrollo
anisum psíquico y espiritual. Citrus Calma el estado de
AZAHAR
irritabilidad. Aurantium
Amor
BENJUÍ Desarrollo psíquico y espiritual.
Monardya Proporciona una
BERGAMOTA Dydima "envoltura" de atracción.
Es afrodisíaca suave y Cinnamomum excitante.
CANELA zeylanicum Éxito.
Desarrollo psíquico y
espiritual.
CASIA Cassi angustifolia Amor
( cuasia amarga) CEDRO Aporta seguridad
y aplomo.
Pasión. Moderado
Eugenia caryophillat CLAVO
afrodisíaco. Ayuda contra
el agotamiento.
Pasión.
ENELDO Anethum graveolen Ayuda a perder
el miedo a las cosas desconocidas.
Amor. Ayuda en
las disputas a
mejorar el ESPLIEGO Lavandula angustifol ambiente y
suavizar las
relaciones. Para atraer el
HABA TÓNICA dinero. Suerte. Éxito.
Pasión Foeniculum HINOJO
Equilibra las vulgare emociones.
Ayuda a atrapar los recuerdos y
JAZMÍN a descifrar los
significados ocultos
de las cosas.
Amor.
Protección contra LAUREL Laurus nobilis el "mal de
ojo". Aporta energía
LIMÓN Citrus
limonum extra cuando se
requiere.
LIRIO O IRIS Iris florentina Amor.
MEJORANA Origanum Dinero.
mejorana
MENTA Mentha piperita Desarrollo psíquico y
espiritual.
OTROS AMULETOS
Aquí se describen una relación de ellos, con su significado para
que el alumno pueda encontrar el más adecuado, aunque no sea
fácil esperar cierta conjunción de los planetas para poder realizar
la fabricación del adecuado.
Abascantes
Signos que se escribían sobre pergaminos para después ser
llevados como amuletos colgados del cuello o de la cintura,
siempre debajo de la ropa.
Abubilla
Se trata de un ave de cuerpo rojizo con alas y cola negras con
listas blancas; de pico largo y arqueado, y un característico
penacho de plumas blancas erectas sobre la cabeza. Pertenece a
las caradriformes y su canto es monótono. Aunque de imagen
agradable despide un olor fétido que merma su atractivo.
Fue considerada por los árabes símbolo de agudeza intelectual,
capaz de descubrir tesoros, y actuar como talismán. También se
la asocia a infinidad de leyendas y numerosas tradiciones
orientales, incluso se la menciona en el Corán como mensajera
entre Salomón y la reina de Saba.
Una de las leyendas persas para definirnos su origen cuenta que
en realidad se trata de una mujer casada que peinaba su pelo
absorta en sus pensamientos, cuando asustada por su suegro que
entró de sopetón en la habitación, se convirtió en pájaro huyendo
con el peine en la cabeza.
Tal es su prestigio que hasta sus vísceras y plumas se utilizan
como talismán para lograr protección contra el mal de ojo y
proteger de emboscadas a los viajeros.
Ágata
Piedra preciosa formada por calcedonia, crisoprasa, ágata,
cornalina, sardo, sanguina y jaspe. Se trata de una variedad del
cuarzo perteneciente al grupo criptocristalino, dura, translúcida y
con franjas de colores. Sus capas curvas adoptan la forma de la
cavidad de la roca en las que se va depositando sílice.
Ha sido utilizada en las dotes adivinatorias, en astrología, y como
amuleto. En la forma adivinatoria se emplean veinticuatro piedras
diferentes que se colocan en el interior de una bolsa de donde se
van sacando de una en una de forma aleatoria; cada una de ellas
nos dará un mensaje, aunque el ágata en sí simboliza buena
salud y nos presagia la llegada de beneficios. Está identificada
con el elemento aire y el jueves como día.
En astrología se la asocia con el signo de Tauro, el cual comparte
con la esmeralda, el alabastro y el coral blanco, identificándose
con el elemento tierra y con la primavera. Como amuleto se le
atribuye ciertas dotes y buena suerte para los atletas, también
fertilidad para el campo arado.
Llevándola encima se dice que nos da valor, fuerza, poder,
agrado y buen humor, así como que nos evita de toda clase de
peligros.
Aguamarina
Recibe este nombre por su parecido color con el agua de mar, y
su forma es hexagonal, con extremos romos.
Es una variedad del berilo, mineral que en algunas variedades
constituye una gema valiosa. Normalmente es incoloro y
transparente, siendo la esmeralda una variedad coloreada por el
cromo.
El aguamarina es de color azul, existiendo también el berilo
dorado y el berilo incoloro.
Esta piedra es utilizada dentro de la litomancia (forma
adivinatoria que utiliza piedras preciosas y semipreciosas para
sus predicciones), y se le atribuye un buen presagio hacia el
amor, así como la confianza en sí mismo.
En astrología pertenece al signo de Géminis, el cual comparte con
el ópalo y el granate, identificándose con el elemento aire y al
miércoles como día.
Como amuleto, se le atribuye a su poseedor el poder de no temer
a sus enemigos, según contaba Alberto Magno en su obra De
virtutibus lapidum.
Alfonso X
Este toledano hijo de Fernando III el Santo sucedió a su padre en
el trono de Castilla y León en 1252. Su reinado no estuvo exento
de problema políticos, y se vio envuelto en una guerra civil que le
ocasionó una profunda crisis.
Mecenas didáctico, fue uno de los reyes más cultos de la edad
media y quién dio impulso al Renacimiento. Amante de la
astrología, la magia y la adivinación consultó a cuantas personas
entendidas llegaron hasta él, pues su intenso interés por conocer
los secretos del Universo nunca quedaban saciados.
Escritor prolifero, destacan especialmente Libros del saber de
astronomía y el Libro de las tablas Alfonsies, mientras que sus
Tablas demuestran la importancia que concedía a la astrología.
De ellas, dijo un conocido escritor que nunca hasta entonces un
monarca cristiano había escrito algo similar basándose solamente
en la observación.
Otro de sus libros que requiere mención es el libro de las Cruces,
en el que hace un estudio sobre el carácter astrológico de
Hispania, la cual, y según la interpretación de Ptolomeo,
pertenece al signo de Sagitario, o al de Géminis según los
estudios árabes encontrados.
Su dedicación para conocer cada vez más las ciencias
adivinatorias le llevó al estudio de las piedras, analizado en ellas
sus cualidades beneficiosas o sus resultados perjudiciales. En su
estudio hizo hincapié en la influencia que ejercen sobre ellas los
signos zodiacales, los planetas y la posición de las estrellas.
Estuvo obsesionado por la obsesión que tenía en describir
trescientas sesenta piedras, asociadas a los trescientos sesenta
grados del Zodiaco, y analizando en ellas todas sus propiedades.
Alga
Los estudios encontrados relacionados con el vudú, nos dicen que
estas plantas acuáticas tiene algo de magia. Afirman los
entendidos que las cenizas de las algas deben usarse para fregar
el suelo, de esta forma atraeremos la buena suerte cuando
estemos en vías de hacer negocios.
Hay diferentes teorías sobre su poder como amuleto, ya que para
los pueblos orientales las algas tienen acciones protectoras para
los navegantes, mientras que para los pueblos occidentales éstas
simbolizan la vida.
Existen diferentes tipos de algas, pudiendo dividirse por su color y
por su tamaño. Las alas macroscópicas suelen crecer en
abundancia como algas marinas en las zonas intermareal y
submareal, a una profundidad de hasta 268 metros, según la
penetración de la luz solar. También las podemos encontrar sobre
rocas situadas en agua dulce, aunque éstas por lo general
terminan desprendiéndose y flotan formando lo que
Altangatufu
Es un ser con el cuerpo y la cabeza de serpiente, y patas de
cerdo, que fue conocido como el ídolo de los kalmucos. Estos
tenían la creencia de que llevar esta imagen en combate les
otorgaba la invulnerabilidad.
Nos cuenta una leyenda que para demostrar esta creencia, un
kalmaco ató al ídolo un libro, sin ser alcanzado por las flechas de
los hábiles guerreros.
Amatista
La amatista está considerada como una piedra semipreciosa
dentro de las variedades del cuarzo. Su color entre violeta y
púrpura, debido a la presencia de compuestos de hierro o de
manganeso, la diferencian del cuarzo transparente o del cristal de
roca. De esta piedra muy común en Europa se han hallado los
mejores ejemplares en la India, Ceilán y Brasil, usándose para
hacer sellos y anillos. Por su color ha sido considerada símbolo de
humildad dentro de la tradición cristiana.
Utilizada en la litomancia, simboliza la confianza, la perspicacia,
la admiración y el respeto, siendo vinculada al elemento aire y al
jueves como día.
En astrología, se la asocia con el signo de Aries el cual comparte
con la pirita de hierro y el azufre. Aquí su vínculo está con el
elemento fuego y la estación de la primavera.
Plinio el viejo, escritor y enciclopedista romano, considerado
como la máxima autoridad científica de la Europa Antigua, nos
enseñó a utilizarla como Talismán, empleándola contra la gota y
los venenos.
Se le atribuyen poderes contra la embriaguez a quien la posee, y
además, llevándola encima, da buena suerte en el amor y los
negocios, siendo capaz de producir sueños proféticos.
Ámbar
Esta frágil piedra de resina vegetal fósil, en tiempos prehistóricos
exudaba de distintas variedades de árboles coníferos, pero la
extinción de éstos hace que en la actualidad sólo proceda de
coníferas terciarias.
Su color varía desde el amarillo más claro o tostado al pardo
rojizo, y se suele encontrar en trozos redondeados e irregulares,
en granos o en gotas. Tiene un característico y agradable olor
cuando se la frota, a la vez que adquiere carga eléctrica negativa
por el rozamiento. En su interior arde una llama brillante, y en ella
se han llegado a encontrar especies de insectos, ya extinguidos.
Las mayores cantidades se han obtenido de la costa sur del mar
Báltico, aunque también se encuentra en pequeñas cantidades en
Sicilia, Rumania, Siberia, Birmania, Australia, Groenlandia y
Estados Unidos.
Utilizada en la litomancia para realizar predicciones, simboliza el
coraje, la virilidad y la fertilidad, estando asociada al elemento
fuego y al domingo como día.
En astrología está considerada como el hilo psíquico que enlaza
la energía individual con la cósmica, y simboliza la atracción
solar, espiritual y divina.
Utilizada como amuleto es un buen protector contra los hechizos y
el mal de ojo, aconsejándose llevarla alrededor del cuello en
forma de collar, excepto para los nacidos bajo el signo de Tauro,
ya que en ellos produce el efecto contrario.
Anillo
Esta pieza circular utilizada para adornar los dedos de las
manos, y según las culturas, las orejas, los dedos de los pies o la
nariz, está vinculada a muchas formas de magia, adivinación y
brujería. Los anillos en los dedos no siempre son utilizados
simplemente como adorno, ya que también tienen un significado
simbólico, como es el anillo de boda. Por su parte, el anillo de
sello nos puede indicar que su portador tiene autoridad o poder.
También puede utilizarse como talismán o llevarlo encima por sus
poderes mágicos.
Los de compromiso se han ido regalando desde tiempos
ancestrales, siendo tradicional la alianza de oro ya conocida
desde el siglo XVI. Las personas con un gran poder adquisitivo
pueden permitirse regalarlo con un diamante. En la cultura
egipcia los anillos que tenían como símbolo un escarabajo
representaban la eternidad, pero para los romanos era tan
importante la utilización de los anillos que hasta regularon su uso
con leyes, cambiando estas normas con el paso de los tiempos.
De esta forma al comenzar el Imperio permitían que llevaran
anillos de hierro aquellos que habían nacido en libertad, y solo
los de alto rango podían lucir anillos de oro. Más tarde, los
ciudadanos libres comenzaron a lucir los anillos de oro y plata
quedando el hierro solamente para los esclavos.
En quiromancia tiene una gran importancia los anillos, pues en la
lectura de manos se pueden encontrar hasta cinco anillos
diferentes, cada uno de ellos con una interpretación particular:
Anillo de Apolo
Anillo de Mercurio
Anillo de Salomón
Anillos de Saturno
Anillo de Venus
El anillo de Apolo es la línea que rodea la base del dedo
anular, y si está muy marcada la persona que la posea estará
dotada para el arte, pero si es muy suave nos indica dudas para
resolver hasta las más insignificantes situaciones.
El Anillo de Mercurio es la línea que rodea la base del dedo
meñique, y quien la posee estará dotado para las prácticas
comerciales.
El anillo de Salomón es la línea que rodea la base del dedo
índice.
Si esta línea es muy profunda nos indicará que poseemos dotes
para aprender y transmitir conocimientos, por lo que la
enseñanza sería la profesión idónea.
El anillo de Saturno es la línea que rodea la base del dedo
corazón, y sobre la que se dice atrae la mala suerte. Quienes
posean esta línea serán personas poco sociables con tendencia a
la soledad.
El anillo de Venus es la línea situada entre la segunda falange
del dedo pulgar y el monte de Venus. Quienes posean esta línea
muy marcada serán personas muy atadas a la familia.
Como amuleto el anillo ha sido un objeto muy utilizado, tanto en
oriente como en occidente, siendo los magos y brujos los
encargados de su fabricación para darles así los poderes
maravillosos.
Entre los anillos utilizados como amuletos podemos destacar:
Anillos contra los hechizos, utilizado para alejar los espíritus
malignos.
Anillo de Giges, del que se dice que volviéndolo hacia el exterior
de la mano su poseedor se convertirá en invisible.
Anillo de la longevidad, y como su nombre indica otorgará una
larga vida a su poseedor.
Anillo de Salomón, del que cuenta la leyenda aún se encuentra
guardado en la tumba de Salomón, y con él se podía dominar la
naturaleza.
Anillo del viajero, utilizado por los caminantes para evitar la
fatiga.
Anillo del Amor, utilizado para acercar aún más a los
enamorados.
La Iglesia es una muestra de la importancia que para los cristianos
tiene el uso de los anillos, y durante la Edad Media era habitual
que un obispo recibiera un anillo como parte de la ceremonia de
consagración. Tradicionalmente a los papas se les entrega uno
conocido como el anillo del pescador, pues en este sello figura el
nombre del Papa alrededor de una representación de San Pedro
en su barca de pesca. Pero fue en el siglo XVI cuando el uso de
los anillos alcanzó la máxima popularidad, pasando a utilizarse
varios anillos e incluso adornarlos con piedras preciosas.
En parasicología también se tienen en cuenta los anillos, pues
según la interpretación de los sueños soñar con anillos significa
estar cerca de un compromiso, unión o boda.
Anillos bizantinos
Estos amuletos recibieron este nombre porque fueron utilizados en
Bizancio. Consistían en un anillo con un escudo grabado al que
se le añadía, además, una máscara grotesca con siete hojas,
cada una de ellas simbolizando uno de los siete dones del
espíritu: Sabiduría, honor, valentía, potencia, suerte, fama y
fuerza. No suficiente con atribuirle todos estos dones, también se
decía de ellos que curaban del mal de ojo y de las enfermedades.
Ank
Este amuleto con forma de cruz, y con un lazo en la parte superior
a modo de asa, fue utilizado como emblema sagrado por los
egipcios, simbolizando para ellos la vida.
Esta misma forma fue utilizada en gran parte de las
construcciones religiosas durante la Edad Media, añadiéndole un
ábside semicircular o elíptico.
Antin antin
Con este nombre podríamos pensar que se trata de estar en
contra de algo, por su forma anti, del griego “en contra”; sin
embargo, nos encontramos ante el nombre que reciben todos los
amuletos utilizados en Filipinas contra la muerte y los malos
espíritus.
Azabache
Esta piedra dura y compacta, de color negro, muy utilizada en la
Cuenca Mediterránea y en la India por su poder contra el mal de
ojo, es una variedad de lignito.
Plinio el Viejo, escritor y enciclopedista romano, considerado
como la máxima autoridad científica de la Europa Antigua, nos
hablaba del azabache diciendo que:
“ Se trata de una piedra negra, plana, porosa, poco pesada, no
muy distinta de la madera, frágil y que desprende un fuerte olor
cuando se la machaca. Al arder pone en fuga a las serpientes y
alivia las estrangulaciones de la matriz”.
El azabache utilizado en litomancia como forma adivinatoria
simboliza el fortalecimiento y el vigor, siendo asociado al
elemento tierra y al sábado como día.
Bastón del viajero
Este amuleto se prepara tomando una vara de saúco (especie
europea de árbol o arbusto que puede alcanzar hasta los 9 m), a
la que se le quita la médula. En el hueco que nos queda se
introducen los ojos de un lobezno, la lengua y el corazón de un
perro, tres lagartos verdes y tres corazones de golondrinas, todo
ello disecado y reducido a polvo. Una vez se ha rellenado el
hueco se le cubre con siete hojas de verbena que deben estar
cortadas la víspera de San Juan. A todo esto se le pone encima
una piedra multicolor que ha de ser encontrada en el nido de una
abubilla. Por si fuera poco, se le debe poner un puño triangular,
metálico, con el sello de Salomón en color verde grabado sobre
él.
Según la tradición, este amuleto da protección al viajero que
emprende un viaje peligroso, aunque lo más difícil debe ser
conseguir los ingredientes para lograr hacerlo.
Benza
Como todos los amuletos, este también tenía sus poderes
adjudicados. En concreto, era utilizado por el pueblo congoleño
de Kavati, el cual hacía ofrendas a su fetiche “Benza” por el
poder que se le atribuía de curar las enfermedades del pecho.
Berilo
El berilo, mineral considerado una subclase de los ciclosilicatos,
adquiere su valor en función de su dureza y color, y en algunas
de sus variedades puede ser una gema valiosa.
El berilo puro es incoloro y transparente, sin embargo, existen
variedades con pequeñas cantidades de cromo, lo cual le da un
color verde o azul con un brillo vítreo; entre las de color verde se
encuentra la esmeralda, y entre las de color azul, el aguamarina.
Existen otros berilos dorados o de color rosa como la morganita,
pero éstos son menos valiosos. El berilo cristaliza en el sistema
hexagonal y tiene una dureza entre 7,5 y 8 y una densidad entre
2,75 y 2,8.
En litomancia el berilo está considerado como símbolo de la
esperanza, del honor y de la amistad.
En geomancia, método adivinatorio que emplea líneas, círculos o
puntos trazados en la tierra, corresponde a la figura de Amissio,
al elemento aire y al miércoles como día.
En astrología, se corresponde con el signo de Géminis, el cual
comparte con el granate y el ópalo, asociándosele con el
elemento aire y a la estación de la primavera.
Bezoar
Este cálculo que se encuentra en las vías digestivas de algunos
cuadrúpedos, está considerado como talismán contra todo tipo de
peligros y enfermedades.
En occidente se utiliza el que se halla en el cuajar de algunas
especies de cabras, mientras que en oriente es utilizado el que se
encuentra en el cuajar del antílope.
Su nombre proviene de la palabra persa Badzahar.
Brevetes
Este amuleto no es un objeto en sí, sino una serie de fórmulas
mágicas escritas para aliviar a una persona o animal enfermo.
También se denomina así a ciertos documentos pontificios y a
toda frase corta.
Bula
Se conocen como tales a los medallones utilizados como amuletos
y que portaban los jóvenes romanos para ser ofrecidos a las
divinidades de la época. Estos amuletos estaban hechos con dos
placas metálicas a las que se le otorgaba un poder protector.
Como bula también conocemos la carta o documento especial
que lleva el sello del Papa, de ahí que en la edad media se
conociera con el nombre de sello, que es lo que significa la
palabra bula. Estos documentos eran, y son, otorgados por la
Iglesia católica en algunas situaciones especiales en cuanto a
materia de fe se refiere.
El sello que se utiliza está hecho de plomo y lleva estampado a un
lado el nombre del Papa reinante, y al otro lado, dos figuras con
las cabezas de San Pedro y San Pablo.
Cuando los documentos se refieren a una situación de especial
importancia se utiliza el sello dorado denominado también “bulla
áurea”. Fueron varios los Papas que otorgaron bulas contra brujos
y brujas, siendo destacables las que promulgaron Juan XXII,
Eugenio IX, Inocencio VIII, Alejandro VI y Len X.
Siglos más tarde, en 1878, fue el Papa León XIII quien realizó
algunas innovaciones en lo referente a las bulas, pasando a
escribirlas sobre pergamino y no en papiro como se venía
haciendo.
Otro de los cambios que introdujo, fue el permitir la estampación
de membretes rojos en lugar de sellos, lo que contribuía a facilitar
el correo.
Cabeza de Serpiente
Este reptil de cuerpo cilíndrico, cubierto de escamas y muy
alargado, que carece de párpados por lo que sus ojos
permanecen abiertos constantemente, es capaz de sorprendernos
por su capacidad de desplazarse rápidamente, a pesar de no
tener patas, solo con su movimiento ondulante, denominado
método serpentino.
Está considerada como representante de la fuerza, por lo que
algunas tribus africanas y ciertos pueblos precristianos, le rinden
un culto especial, aún en la actualidad. La serpiente es el símbolo
de la energía por antonomasia. No tiene una imagen tan
respetada dentro del cristianismo, por la forma que adoptó el
ángel caído y que causó la pérdida del paraíso. A partir de este
momento ha formado parte de cantidad de leyendas, pero
siempre como servidor del mal. Como ejemplo, podemos ver
cómo Dios la utilizó para castigar a los hebreos por haber
desconfiado de Él, enviándoles serpientes de fuego que les
mordían, hasta que Moisés intercedió por el pueblo mostrando su
arrepentimiento.
Fue calificada de Satán y comparada con el dragón en el
Apocalipsis, siendo vinculada con el demonio desde entonces
confiriéndole el signo de la maldad. Es utilizada para la
celebración de ritos y ceremonias de distintos pueblos africanos y
en algunas sectas, como es el ejemplo del vudú.
Por su asociación con el dragón los alquimistas no hacen
distinción entre ellas refiriéndose siempre a los “ouroboros” para
mencionar tanto a la serpiente, como al dragón circular. Su
cabeza fue utilizada como amuleto fálico por los egipcios para
protegerse contra las picaduras de ellas.
En parasicología, soñar con serpientes es interpretado de acuerdo
a la teoría más extendida de atribuirle fuerza y ser la creadora
del universo, con la energía y transformación personal, desde la
situación actual hacia otra mejor.
Calagramas
Se trata de algunas conchas utilizadas por los indios, y que son
consideradas como símbolo de Vishnú, concediéndose a estas
conchas el carácter de amuleto.
Camafeo
Se denomina así a una piedra dura sobre la que se talla un
diseño compuesto por imágenes o caracteres grabados en relieve.
La superstición ha hecho que se utilice como amuleto por
considerar que tiene influencia celeste atribuyéndole grandes
virtudes. Para su realización se utiliza un grabador con la punta
de diamante, técnica que ya se utilizaba en el año 4000 a.C.
para los sellos babilónicos. Estos sellos tenían un uso puramente
funcional, sin embargo, los camafeos se fueron perfeccionando
con fines ornamentales, siendo el de Tolomeo uno de los más
famosos realizados en el antiguo Egipto.
Fue sobre el año 400 a.C. cuando en la antigua Grecia se
comenzaron a utilizar engarzados sobre anillos y colgantes,
adornándolos con piedras preciosas como esmeraldas, amatistas
y diamantes, aunque quienes no tenían demasiado poder solo
podían utilizar piedras semipreciosas como el ágata rayada, la
sardónica y la cornalina. Los temas utilizados eran casi siempre
retratos de personajes, dioses o figuras mitológicas, que eran
grabadas en la capa clara más externa. Esta técnica de grabado
fue llevada por los griegos hasta Roma hacia el siglo I a.C.,
teniendo una gran aceptación sobre todo en las clases más
acomodadas. El éxito que alcanzó la utilización de los camafeos
fue decayendo a finales del Imperio romano.
Ya en el siglo XIV cuando se produjo el resurgimiento de los
camafeos en Italia, donde se creó el mayor centro de producción,
llegándose a copiar diseños antiguos y volviendo a utilizarse
como adorno personal, ya fuera como colgantes, medallones,
anillos, etc. El sistema de grabado cambió en el siglo XVIII, y la
talla se llevaba a cabo con una rueda giratoria humedecida con
una mezcla de aceite de oliva, esmeril y polvo de diamante.
Se utilizaban retratos como tema más frecuente, aunque algunos
hacían mención de temas históricos. Se realizaban en grandes
cantidades, una vez hecha la primera impresión de cera y azufre.
Los más pobres no podían permitirse los camafeos enriquecidos
con piedras preciosas, por lo que utilizaban imitaciones hechas
en pasta moldeada, siendo los más populares los realizados en
nácar. Esta moda ha perdurado hasta el siglo XIX, y es Italia
todavía la que posee una floreciente industria dedicada al
camafeo de nácar.
Campanilla
Este objeto, conocido sobre todo por su uso para realizar
llamadas, ya sea en la Iglesia para atraer a los fieles, o la
persona enferma para llamar a su cuidador, también ha tenido la
función de alejar a los malos espíritus, pues se dice que colgado
en la cabecera de la cama sirve como amuleto para alejar a los
demonios de la persona que se encuentra en coma.
Caravaca (Cruz)
Esta cruz denominada patriarcal o de Caravaca, podemos
encontrarla expuesta en la iglesia gótica de la localidad de
Caravaca en la provincia de Murcia.
Son característicos sus cuatro brazos, y fue diseñada por el monje
San Benito de Nursia, fundador del monasterio de Montecasino y
conocido como el padre del monacato occidental.
Se dice de ella que tiene el poder de exorcizar, por lo que se la
utiliza como talismán capaz de alcanzar la unidad de las fuerzas
celestes contra el demonio. También se asegura que su diseño se
creó añadiendo un travesaño más a la cruz latina, para dar
distinción a quien la portaba, aunque otras historias nos cuentan
que se trata de la cruz griega superpuesta con la tau templaria,
(decimonovena letra del alfabeto griego, equivalente a la T
española).
Para que la cruz posea los poderes que se le atribuyen no han de
faltarle ninguna de las siglas siguientes:
INRI: Grabado en la parte alta del anagrama.
CSPB: Estas cuatro letras que significan “Cruz del Santo Padre
Benito”, han de ir colocadas una en cada uno de los ángulos.
CSSML: Estas cinco letras que significan “La Cruz Santa sea para
mí la luz”, han de ir colocadas en la cara perpendicular.
NDSMD: Estas cinco letras significan “No sea el dragón mi guía”,
y han de ir colocadas en horizontal.
VRSNSMVSMQLIVB: Estas catorce letras significan “Vete atrás
Satanás, nunca puedas tú persuadirme con la vanidad, son malas
las cosas que tú prodigas”, han de ir escritas sobre la cara elipse
empezando por arriba y volviendo hacia abajo.
Esta cruz, utilizada sobre todo por los murcianos por ser los más
devotos de ella, también es empleada por otras muchas personas
para bendecir la casa, y para aliarse con brujas y duendes.
Cetro de papiro El cetro en una vara de oro utilizada por los
emperadores y reyes, como insignia de su dignidad.
El papiro, es el nombre de una planta de hojas largas provistas
de una quilla muy marcada, con tallos florales blancos y de
sección triangular.
Esta planta crece sobre todo en Egipto, Etiopía, el valle del río
Jordán y Sicilia. El papiro egipcio se fabricaba con las hojas que
una vez prensadas eran utilizadas para la escritura.
Aunque el significado de estas dos palabras no parece tener
nada en común, unidas se convierten en un amuleto egipcio
compuesto por el tallo de una planta cuya extremidad inferior
terminaba en punta.
Este amuleto simbolizaba la fecundidad y la eterna juventud.
Fabricado en gres verde y esmaltado en el mismo color, era
colgado en el cuello de un difunto el día de los funerales porque
así se le transmitía la fuerza y el vigor que necesitaba para su
paso al más allá.
Cilindro
Esta figura geométrica tridimensional, formada por dos bases
circulares de igual área, unidas por una superficie lateral, fue
utilizado como amuleto por los persas y egipcios, que lo
adornaban con símbolos y escritos geométricos, y lo portaban
colgado del cuello.
Cintos maravillosos
Son tantas las leyendas que existen sobre los diferentes objetos
utilizados como amuletos, que nos hacen pensar que cualquier
cosa de las que nos rodea, tratada adecuadamente, puede
alejarnos de todo mal.
Los cintos maravillosos, según nos cuentan algunos libros, nos
pueden curar de cualquier tipo de dolencia, aunque para ello han
de estar hechos con hojas de helecho, y éstas deben haber sido
cortadas al mediodía de la víspera de San Juan. Una vez
confeccionado el cinturón hemos de llevarlo alrededor del cuerpo
de tal forma que resulte el carácter mágico HVTY.
Círculo
Es importante destacar el círculo dentro de las diferentes ciencias
adivinatorias, además de su importancia como talismán, sobre
todo en Occidente durante la Edad Media.
En astrología, se trabaja con el plano de una esfera, el cual
simboliza el universo. En él confluye el tiempo y el espacio, lo que
condiciona la vida y muerte de las personas.
Para marcar los signos zodiacales, también se parte de un círculo
que cortado en su línea del horizonte con el meridiano determina
los cuatro sectores Oeste-Sur, Sur-Este, Este-Norte y NorteOeste y
con ello las cuatro estaciones del año: Primavera, verano, otoño e
invierno. Estos cuatro sectores, a su vez, se dividen en tres arcos
de treinta grados cada uno, dando lugar a los 12 signos
zodiacales.
Para los alquimistas el círculo unido al punto es de gran
importancia, pues son los símbolos de la eternidad. Según un
reconocido alquimista, el Sol, combinación del círculo (eternidad),
con el punto (concentración), es el tiempo en la eternidad, el
símbolo de la unidad del macrocosmos con el microcosmos.
Existen otras muchas creencias a través de las diferentes culturas,
en las que nos muestran el círculo como signo importante. En el
budismo Zen son muchos los dibujos que aparecen con círculos
concéntricos, lo que nos indica esa búsqueda constante de su
perfeccionamiento interior.
Para los indios americanos, basándose en que el sol y la luna son
un círculo, simboliza el tiempo. Para la tradición judía y cristiana,
es la expresión del soplo divino que no tiene ni fin ni principio.
La tradición islámica sostiene que la forma circular es la más
perfecta de todas. De este modo, al llegar a la Meca, los
peregrinos forman un círculo sobre la “caaba”, santuario
principal del Islam, realizado en piedra con forma de cubo, y de
una sola estancia, a la que recientemente se le ha añadido una
puerta de oro.
Ya desde la época premusulmana estaba considerado como uno
de los centros de peregrinación más importantes de Arabia. Los
peregrinos giran alrededor de ella mientras rezan sus plegarias.
En parapsicología también tiene su interpretación, pues soñar que
se es el centro de un círculo, significa el deseo que tenemos de
cambiar nuestro entorno.
Consuelda
Del latín Symphytum officinale, esta planta es frecuente
encontrarla silvestre cerca de las plantaciones, entre escombros y
al lado de aguas cenagosas. Es muy ramificada, robusta y llega a
crecer hasta los 120 cm de altura. Tiene una bella flor de color
púrpura o rosáceo, con sus pétalos unidos en un tubo,
sobresaliendo el estilo. Florece entre mayo y junio y tiene unas
hojas ovaladas con extremo puntiagudo, con vellosidades
similares a púas. El tallo también es velludo, arrugado y los frutos
son unas nueces envueltas en el cáliz.
Solamente para uso externo, en donde tiene cualidades
insuperables, se emplea en forma de pomada, loción, extracto o
emplastos para curar heridas, contusiones, quemaduras y, lo más
importante, traumatismos en los que existan huesos rotos. Acelera
la curación de las heridas e impide su infección. Por ese motivo se
emplea como regenerador cutáneo en casos de arrugas o estrías.
En las heridas abiertas impide la formación de queloides,
manchas o deformaciones. Es conocida desde hace cientos de
años por su facultad como "arreglahuesos", empleándose incluso
en la Segunda Guerra Mundial para curar las heridas de los
soldados.
Esta planta con tantas cualidades curativas tampoco ha escapado
a ser utilizada como amuleto, pues mezclada con té y rociada
sobre el equipaje, hará que tengamos un buen viaje preservado
de los malos espíritus.
Consuelda dulce
Se denomina así a una variedad de la consuelda ( Symphitum
officinalis), que espolvoreada en el dormitorio sirve para atraer a
las parejas.
Contelado
Este amuleto era realizado sobre un trozo de pergamino, en el
que se dibujaba un círculo grande con tinta encarnada, y a
continuación, con tinta plateada mezclada con goma arábiga, se
dibujaba otro menor.
Dentro de los dos círculos se hacían doce partes con dos rayitas
en cada una de ellas, y en cada una de las divisiones se
colocaba un signo del zodiaco. Una estrella era colocada en el
centro de todo, trazando cada uno de los rayos con los colores
del arco iris, y sobre ellos se escribía el nombre de cada uno de
los planetas.
Por último, tanto la imagen del Sol como sus rayos, era pintada en
el centro de la estrella, dándole un color oro a todo ello.
Coral
Identificamos frecuentemente con este nombre a una culebra
venezolana, muy venenosa, de color encarnado y anillos negros,
pero el coral que aquí nos ocupa es un celentéreo antozoo que
vive en colonias sobre un tejido blando consolidado por un
polípero, arborescente, de color rojo o rosado; sus partes más
compactas, una vez pulimentadas, se emplean en joyería.
En América también se da otro tipo de coral que procede de una
planta arbórea, la cual produce unas semillas de granos duros de
un color rojo muy lustroso, que se utilizan para la elaboración de
collares y adornos.
En litomancia el coral simboliza la vitalidad, el buen humor y las
buenas relaciones. Se corresponde con la figura de Albus, según
la geomancia, así como con el agua como elemento y con el
viernes como día.
En astrología se le relaciona con el signo de Piscis, y aquí
confluye la dulzura, la permeabilidad, el agua, la humedad, el
frío y la noche. Existe una variedad de coral blanco que se
relaciona con la fecundidad, el instinto, la tierra, el frío, la noche,
la primavera y el signo zodiacal de Tauro.
Cornalina
Entre las variedades que podemos encontrar del cuarzo tenemos
el ágata, y entre las variedades de ésta se halla la cornalina de
color rojo muy intenso y otra variedad de color amarillo. Las
mejores piezas se han encontrado en Brasil, la India y Arabia.
En litomancia, simboliza la paz, el placer y la prosperidad. En
geomancia se la relaciona con la figura de Caput Draconis, con
el elemento aire y con el jueves como día de la semana.
Pertenece igual que el ágata al signo zodiacal de Tauro, donde
confluye con la fecundidad, el instinto, la tierra, el frío, la
primavera y la noche. En la antigüedad, la variedad de color rojo
sangre se usaba para sellos y preciosos grabados.
Crisolita
La crisolita o piedra de los volcanes es un silicato de hierro y
magnesio de color verde aceituna, rojo e incluso negro, que se
utiliza en magia contra la locura.
También se recomienda hacerle entrega de esta piedra a la
persona de la que queramos conseguir el arrepentimiento.
Cristal de roca
Este cuarzo cristalizado se ha utilizado desde la antigüedad como
amuleto, pues se decía de él que atraía el favor de los dioses.
Incluso en la actualidad tienen cierta fama los collares de cristal
de roca, ya que se dice de ellos que atraen la buena suerte.
Es un buen regalo para los nativos de Cáncer y de Géminis, pues
a estos signos del zodiaco es a quienes más favorece.
Cuarzo
El cuarzo es uno de los minerales más comunes, está compuesto
por un dióxido de silicio y es de destacar su brillo. Cristaliza en
prismas hexagonales y se encuentra distribuido por todo el
mundo, formando parte de rocas o en depósitos puros. En
algunas rocas se llega a encontrar casi en estado puro, como es
el caso de la cuarcita, que por este motivo se le ha dado ese
nombre, o la arenisca compuesta casi en su totalidad por cuarzo.
Muchas de las variedades cristalinas de cuarzo son transparentes
y brillantes, como el caso del cristal de roca, el falso topacio o el
heliotropo.
En litomancia, el cuarzo simboliza las habilidades creativas y el
regreso a la fuerza psíquica. En astrología se le asocia con el
signo de Libra donde entra en conjunción con la justicia, la
armonía, el calor, la humedad, el aire y el otoño.
Cuerno
El término cuerno se emplea para definir la protuberancia que
sale en la cabeza o el hocico de algunos mamíferos. Estos lo
utilizan como arma de defensa o de ataque, y entre los más
conocidos tenemos a las cabras, rinocerontes, ciervos, jirafas y
ganado vacuno.
Al igual que el pelo, el pico, las uñas o las pezuñas, están
formados por queratina, (proteína fibrosa que se produce en las
capas externas de la piel.) Salen en número de uno o de dos,
curvos y puntiagudos, por este motivo denominamos así aquellos
objetos que tengan una terminación puntiaguda, por ejemplo, los
cuernos de la Luna.
También se denomina así a una vasija o recipiente en forma de
cuerno.
Existen otras situaciones que también definimos con esta palabra,
como cuando hablamos de la infidelidad en la que decimos: le ha
puesto los cuernos. Es posible que de esa expresión provenga el
atributo que le caracteriza con la aparición del demonio.
De todas formas, no todos los atributos son malos, pues también
se dice de él que protege contra el hastío, y hasta se supone que
llevar colgado un dije (alhaja pequeña que se lleva colgada como
adorno), con esta forma, proporciona protección contra el mal de
ojo, costumbre esta muy extendida en Italia.
Algunas expresiones populares en las que utilizamos la palabra
cuerno:
Coger al toro por los cuernos: Enfrentarse a una difícil
situación con decisión y valentía.
Mandar a alguien al cuerno: Expresión con la que pedimos
a alguien que se aleje de nosotros.
Romperse los cuernos: Cuando queremos decir que alguien
trabaja con ahínco.
Oler a cuerno quemado: Cuando queremos definir una
situación que nos da una impresión desagradable.
Cuerno de la abundancia o cornucopia : Recipiente con
forma de cuerno, repleto de frutas y flores utilizado por los
gentiles como símbolo de la abundancia.
En los cuernos del toro: Meterse en una situación de peligro.
Danta
La uña o casco de la danta o tapir, este mamífero americano,
estaba considerada por los sudamericanos como una valiosa
medicina, a la que le atribuían el poder de hacer milagros. Para
ello, tenían que coger la raspadura de la uña, ponerla en medio
vaso de vino blanco o agua, y así mezclado era utilizado contra
la epilepsia, enfermedad a la que ellos denominan “mal del
corazón”, aunque también fue considerada como una forma de
posesión demoníaca.
Sus creencias cuentan que para que esta enfermedad no se
apodere de una persona bastará conque lo lleve colgado al
cuello.
Diamante
El término diamante deriva de la palabra griega adamas
(invencible), un carbono puro considerado el más duro de los
minerales y que cristaliza siempre en el sistema cúbico. En el
baremo establecido entre 1 y 10 para definir la dureza de los
minerales, el diamante obtiene la categoría de 10, mostrando,
además, una amplia gama de transparencias y colores. No
obstante, cuando aparece un cierto color castaño o su
transparencia amarillea, esto se considera un defecto y le hace
perder mucho de su valor.
Entre los diamantes más usuales se encuentran precisamente los
de color castaño, aunque también es posible ver otros más raros
de encontrar como los de color verde o azul. Por último se
encuentran los de color rojo, muy difíciles de hallar y de gran
valor, de hecho se habla del brillo y del fuego como sus
propiedades físicas si queremos definir la pureza de un diamante.
Cuando un diamante está aún sin tallar no brilla y su lustre es
graso, pero una vez cortado correctamente muestra un fuerte
brillo, y su propiedad de dispersión hace que se separen los
colores de la luz blanca, logrando que la piedra centellee.
No sólo podemos hablar del diamante como una de las más
valiosas piedras preciosas, pues también es utilizado en distintas
aplicaciones industriales.
No existe una teoría exacta de cómo se forman los diamantes, a
pesar de la dedicación que muchos geólogos están empleando
para su descubrimiento, aunque en lo que sí parece que
coinciden es en la necesidad de calor y presión abundantes para
que el carbono cristalice con esta estructura. Es de suponer que
estas condiciones sólo se dan a una gran profundidad bajo la
superficie de la tierra.
La dureza y luminosidad, propias en su naturaleza, hace que se le
asocie a la perfección y sea símbolo de grandes virtudes y
poderes.
Las diferentes culturas cuentan en sus tradiciones con los
diamantes para la identificación de distintos símbolos. Así, en las
tradiciones occidentales se considera símbolo de la soberanía
universal, utilizándolo como talismán para alejar los malos
espíritus, las enfermedades, los fantasmas y las brujas.
Durante la Edad Media fue el mejor remedio para no temer a las
bestias salvajes, siendo considerada la reina de las piedras por
los Tibetanos pues representa para ellos la claridad, la radiación
y la iluminación.
En el budismo tántrico está considerada como símbolo de lo
inalterable, del poder espiritual invencible, conceptos inspirados
en su dureza.
En litomancia es empleada como piedra preciosa para realizar
preediciones, y se la concede el poder de la decisión, así como el
fortalecimiento hacia la creación de nuevas empresas.
En astrología se le asocia al signo de Libra, el cual comparte con
el mármol y el cuarzo, y en él confluye con la justicia, el calor y la
armonía. Está asociado con el elemento aire, y con la estación del
otoño.
En geomancia, método adivinatorio que emplea líneas, círculos o
puntos trazados en la tierra, corresponde a la figura de Fortuna
Mayor, al elemento fuego y al domingo como día.
En cuanto a la interpretación de los sueños también tiene su
significado, pues según esta ciencia, soñar con diamantes indica
éxito y buena suerte. El diamante es valioso, eterno, y muy
precioso. Soñar con diamantes puede tener otros significados
diferentes y podría representar amor y dinero, así como verdades
universales y la conciencia espiritual. El diamante es un objeto de
deseo y simboliza aquello que es muy valioso para usted. Pocas
mujeres no se sienten seducidas ante la presencia de unos
pendientes de diamantes y pocos varones no son conscientes del
atractivo de regalar a su amada un anillo con un buen diamante.
Nosotros constantemente vamos en persecución de esas cosas que
no hemos obtenido pero que deseamos y que estamos
convencidos de necesitar para sentirnos completos. Su sueño
puede ayudarle a que descifre lo que es más valioso en su vida y
le aporte pistas dónde encontrarlo.
Diemales
Los diemales son inscripciones consideradas como amuletos por
los habitantes de la isla de Java, y se le atribuyen poderes
mágicos que les hace invulnerables en los combates, en sus luchas
contra el enemigo.
Djed
Símbolo de estabilidad asociado a Osiris, el cual debía proteger
a los muertos en su paso al más allá y por ello este amuleto era
utilizado por los egipcios.
Los antiguos egipcios habían progresado mucho en todos los
aspectos, y los pensamientos eran con frecuencia orientados por
el Shaman del pueblo, en un sistema hiper-complejo de dioses y
diosas con un juego de rituales detallados cuidadosamente. Los
dirigentes se afianzaron, como se ha hecho a menudo, exigiendo
su derecho a gobernar por ser un mandato de los dioses. Este
derecho divino de los reyes produjo en el futuro una serie de
semidioses, algo así como un buen dios y el rey se convirtió en el
Faraón, el dios-rey.
Desde que el faraón era ya uno de ellos, este concepto fue
impulsado fuertemente por los sacerdotes, pues convertirse de la
noche a la mañana en consejero y cuidador de un dios no estaba
al alcance de cualquiera. Egipto tuvo en esa época una teocracia
firmemente atrincherada, lo que les permitió un progreso material
y tecnológico superior a cualquier otro país.
Dientes de lobo
El lobo está considerado como el predecesor del perro, el cual
pertenece al género Canis, uno de los diez géneros de la familia
Canidae y en el que están incluidos los lobos, chacales y coyotes,
todos ellos muy similares al perro doméstico.
En este grupo hay otra gran cantidad de animales que también
tienen puntos en común, como son el zorro, el mapache o el perro
salvaje africano. Todos ellos son estupendos depredadores y
eficaces cazadores, aunque ninguno ha conseguido adaptarse a
la vida y costumbres de los humanos.
Tanta importancia ha tenido el lobo en nuestra cultura, que a sus
dientes, utilizados como amuletos, se le han atribuido poderes
contra el mal de ojo. También existe la creencia de que evita las
convulsiones en las personas epilépticas, pues para algunas
culturas la epilepsia la padecen aquellas personas que han sido
hechizadas.
Para sentirnos protegidos de estos hechizos hemos de llevar
colgado del cuello un saquito que contenga, además de los
dientes de lobo, los pelos de un macho cabrío y corniolas, estas
más conocidas por el nombre de cornalinas, unas algas de tallo
similar al de algunos musgos, muy gelatinosas y cubiertas de una
costra caliza blanca. Las podemos encontrar adheridas a las
rocas submarinas.
Dominador
Como definición de dominador conocemos a aquel que domina,
o intenta dominar, a una persona o grupo de ellas. Sin embargo,
en el campo del esoterismo se le conoce mejor como el talismán
“Llave de los Pactos”, por su condición de abrir las puertas de
ciencias desconocidas. Para que sea eficaz es necesario que la
persona poseedora demuestre la fe y méritos suficientes para
poseer toda la sabiduría que a través de él le sería otorgado.
Dragón rojo
Esta especie de serpiente con pies y alas y de una gran fuerza, en
la tradición egipcia, se le conocía como un talismán relacionado
con Salomón.
Como todos los talismanes requiere del rito adecuado para su
elaboración, y para la fabricación del Dragón rojo han de
utilizarse los siete metales y esperar para construirlo el día en que
la conjunción de la Luna y el Sol coincidan con un jueves.
Una vez llegado este momento se han de seguir las siguientes
instrucciones:
“ Lavarse y perfumarse todo el cuerpo y a la salida del Sol se
pronunciará con gran recogimiento las palabras: Adonay,
Almanach, Elochay. Se echará en la boca un grano de alcanfor y
puesto en una bolsa de franela roja con una piedra imán, se
colocará junto al corazón”
También se conoce con el término de dragón la constelación
boreal que envuelve a la Osa Menor.
Efesianas De Éfeso, ciudad de Asia Menor, nos habla el Nuevo
Testamento en una de sus epístolas atribuidas a San Pablo.
En ella se refiere a la última voluntad de Dios, en la que nos
menciona la reunión y salvación en Jesucristo de todos los seres,
así como la reconciliación de cristianos, gentiles y judíos en la
“morada de Dios”.
En otra sección San Pablo nos muestra el papel de la Iglesia como
el cuerpo de Cristo e instrumento de Dios para lograr la
unificación definitiva de un mundo disgregado.
El término de efesianas no solo lo reciben las mujeres de Éfeso,
sino que se denomina así también a unas recetas originales, que
a modo de amuleto, se llevaban colgadas al cuello dentro de una
bolsa de cuero y protegían contra los hechizos.
Eleocarpus
Una de las tradiciones de los adoradores del dios Siva consiste en
llevar colgados collares y rosarios confeccionados con las semillas
de Eleocarpus y una bellota de oro en el centro.
El dios Siva está considerado una de las tres grandes divinidades
del Hinduismo medieval y moderno, aunque a lo largo de la
historia se le ha ido conociendo con diferentes nombres como
son: Rudra (rugidor), Mahadeva (gran dios), Nataraja (señor de
la danza), Baraiva (el terrible), Sundaresvara (el señor hermoso.)
Los sivaítas, que así llaman a los adoradores de Siva, realizaban
ofrendas en manifestaciones colectivas, y este acto recibía el
nombre de Shaivite.
Tanto a Siva como a Visnú, otra de las tres divinidades del
Hinduismo, se le atribuye un poder total sobre el cosmos,
asumiendo así la función de todas las demás divinidades.
Para que estas divinidades tuvieran su complemento dentro de la
mitología, el primero recibía el apodo del destructor, mientras que
Visnú recibía el apodo de protector. Desde su aparición más
antigua, a través de la historia de las religiones indias, Siva ha
mostrado diferentes rasgos divinos, a veces paradójicos.
Apareció como el asceta que renuncia al mundo, rechazando a la
sociedad ortodoxa, eligiendo para vivir y desarrollar su labor a
lugares salvajes y peligrosos, incluso las zonas de cremación.
Con esta imagen austera genera un gran poder con el que
consigue una amplia variedad de fines, y éstos podían ir desde lo
más erótico a lo más destructivo.
La imagen de Siva más adorada tiene aspecto de linga, un pilar
apoyado sobre una base que simboliza el órgano femenino,
aunque en otras ocasiones está representado por imágenes
antropomórficas como es el caso de “Nataraja”, (señor que
conduce el universo hacia la destrucción.) Aunque en su origen el
linga está asociado al erotismo y la fertilidad, su representación
ha tomado un carácter mucho más amplio.
Escarabeo Recibe este nombre un tipo de amuletos utilizado en
Egipto, en los que figuraba la imagen de un escarabajo.
Cualquier escarabajo grande, (puede alcanzar una longitud de
unos 15 cms), de brillantes colores, recibe el nombre común de
escarabeido, y de ellos se pueden encontrar más de 12.000
especies diferentes por todo el mundo. En el antiguo Egipto una
importante especie de escarabeido era sagrada para los
egipcios, adoradores del Sol, que consideraban al coleóptero un
símbolo de la inmortalidad.
Los escarabeidos se dividen fundamentalmente en dos grupos: los
conocidos como escarabajos del estiércol, que se alimentan de
plantas en descomposición, y los más sibaritas, que solo se
alimentan de plantas jóvenes. Todos poseen antenas que utilizan
como órganos sensoriales y varios cuernos o protuberancias en la
cabeza o el tórax que los machos usan para el combate.
La reproducción la realizan mediante huevos, y unos, los llamados
escarabajos de junio, ponen huevos blancos en el suelo, mientras
que los escarabajos del estiércol o peloteros los ponen en bolas
de estiércol, de las que se alimentan las crías.
Esmeralda
La esmeralda es una gema verde variedad del berilo, y en el
baremo establecido entre 1 y 10 para definir la dureza de los
minerales, obtiene la categoría de 8, y un peso especifico entre
2,7 y 2,9.
En su composición es idéntica a otras variedades de berilo, pero
con una cantidad superior de cromo, lo que le proporciona ese
color verde brillante.
Desde la antigüedad ha sido un mineral muy apreciado, no sólo
por su belleza, sino por la creencia que existe sobre su poder de
curación en las enfermedades de los ojos.
Desde que se extrajeron inicialmente en Egipto, han sido muchas
las culturas que las utilizado como amuletos o como útil para las
ciencias adivinatorias, por ejemplo: para los indios americanos
están asociada con la lluvia, la sangre y todos los símbolos del
ciclo lunar.
Para ellos la esmeralda es testimonio de fertilidad. Por el
contrario, en el cristianismo estaba unida a las peligrosas
criaturas del infierno, y paradójicamente el Apocalipsis la
menciona relacionada con el trono de Dios:
menciona relacionada con el trono de Dios:
3) “Había un trono colocado en el cielo, y sobre el trono Uno
sentado. El que estaba sentado tenía el aspecto de una piedra de
jaspe y sardonio; alrededor del trono un arco iris parecido a la
esmeralda”
Para los aztecas era el símbolo de la primavera, y lo asociaban al
pájaro quetzal, de largas plumas verdes, similares al color de la
esmeralda.
En litomancia, simboliza el fortalecimiento del amor, la fidelidad y
la constancia, ingredientes que no han de faltar para que exista
una buena relación.
En astrología está asociada al signo de Tauro, el cual comparte
con el alabastro, el ágata y el coral blanco. En él confluyen la
fecundidad, el instinto y la solidez.
Se la relaciona con el elemento tierra, y con la estación de la
primavera.
En geomancia se corresponde con la figura de Conjunctio, al
elemento tierra, y al miércoles como día de la semana.
Estrella mística
Se denomina estrella mística al método adivinatorio más antiguo
que se utiliza para leer las cartas, mediante las que se predice el
futuro del consultante. Esta baraja consta de 27 naipes más la
carta que representa al consultante. La forma de consulta se
realiza de la forma siguiente: se hacen tres cortes en la baraja y
se coge una carta de cada uno de ellos; éstas se apartan y con
las 24 restantes se forman grupos de tres. Con ellas se realiza un
círculo alrededor del consultante, y se van leyendo las cartas de
los grupos uno a uno, en dirección inversa a las agujas del reloj.
Este amuleto, descrito en “La clavícula de Salomón”, es uno de los
talismanes más deseados, pues existe la creencia de que quien lo
posea tendrá el poder de hacerse amar locamente, y así su
enamorado/a sentirá tantos deseos de demostrar su amor que le
colmará de regalos, dinero, cariño, etc.
Si el alumno está muy interesado en fabricarse un amuleto así,
deberá seguir las siguientes indicaciones: ha de esperar un
domingo de primavera, cuando el Sol aparece en el horizonte, y
en ese momento ha de comenzar su trabajo. Se toma un
pergamino virgen y en él se trazan dos círculos uno dentro del
otro, y en el espacio libre entre ambos se escriben las palabras
siguientes: “Gloria et dinitia in domo ejus et justitia ejus manes in
saeculum”. Después de esto, en el centro, se trazan dos triángulos
entrelazados, formando las estrella mística. Una vez finalizado el
dibujo se perfuma el pergamino, con el aroma que resulta de
quemar laurel, heliotropo y almizcle, a la vez que colocando la
mano derecha sobre el pergamino se realiza esta conjuración:
“Caput mortuum. Impee tibi Dominus poervivum et devotum
serpenten. Cherub, impere tibi dominus per adamiotchavari,
aquila errans, impetibi dominus per alas taurii serpens, imperet
tibi dominus Tetragrammaton per Angelum et Leonem”. Una vez
terminado el conjuro se guarda en una bolsita de seda amarilla,
que se ha de llevar colgada al cuello continuamente.
Si elaborado el amuleto no se obtienen los resultados esperados,
hemos de mirarnos al espejo y analizar en que estamos fallando,
pues en el amor no se puede dejar todo en el poder de un
talismán.
Fady
Los habitantes de la isla de Madagascar, en el sudeste de África,
en el océano Índico, aún mantienen la creencia de que
determinados objetos tiene el poder de alejar los malos espíritus
de su pueblo e incluso de cada una de las personas. Los
malgaches, que así se llaman los naturales de la isla de
Madagascar, utilizan para estos amuletos un trozo de madera o
caña, pero es imprescindible, para que el amuleto funcione, que
haya sido designado por un hechicero a través de un consejo o
“sidiki”, como ellos lo denominan.
Figa
En la comunidad española de Asturias, la Figa ha sido y sigue
siendo uno de los amuletos más utilizados y tradicionales, siendo
considerado como un buen talismán que contrarresta las
influencias malignas. Este amuleto, originalmente realizado en
madera negra, representa una mano izquierda en la que, el dedo
pulgar se coloca entre el dedo índice y corazón sobresaliendo
entre ellos. Su tamaño varía, al igual que los materiales con los
que se fabrica en la actualidad.
Existe la tradición de colgar una figa o higa, nombre con el que
es conocido en otras zonas, hecha de azabache, del cuello de los
niños pequeños, pues con ello se pretende protegerles del mal de
ojo.
Al igual que numerosas muestras de pinturas rupestres legadas
por las poblaciones primitivas, el uso de los amuletos ha sido
heredado en Asturias.
Se desconoce si serían los celtas, o sus siguientes pobladores los
astures, o si fueron los romanos durante su dominación quienes
hicieron este legado a la zona; lo que sí es cierto es que en la
actualidad no hay comercio en la región donde no podamos
encontrar una figa y llevárnosla como amuleto.
Filacterias
Las filacterias, palabra de origen griego “phylakterion” que
significa amuleto, son unas pequeñas cajas negras hechas de
pergamino o vitela, utilizadas en la antigüedad por los judíos. La
vitela es una piel de vaca o de ternera, adobada y pulida para su
uso.
En estas pequeñas cajas se guardaban trozos de pergamino con
pasajes de las Escrituras, donde se menciona la orden que el
Señor dio a Israel diciendo:
Atar mis palabras como un signo sobre tu mano” y “como banda
entre tus ojos”.
De ahí proviene la costumbre de llevas estas pequeñas cajas
atadas sobre la frente o al brazo izquierdo con tiras de cuero
negro. Esta interpretación rabínica, fue entendida como un
mandamiento, y por ello figura como texto escrito en los
pergaminos.
Las filacterias, llamadas en hebreo “tefellin”, son portadas por los
varones adultos durante sus oraciones matutinas, acto que se
realiza todos los días de la semana a excepción de los sábados y
los días festivos.
Ningún varón puede portar este amuleto, según la tradición judía,
hasta que se le impone por primera vez durante un rito que ellos
denominan “Bar Mitsvá”, señalando así su mayoría de edad.
Gamahe
El gamahe es una piedra utiliza como talismán, en la que se
plasma un dibujo similar al empleado en el cábala, y cuanto más
perfecta sea la reproducción, existe la creencia, de que más
poderes tendrá el talismán y más virtudes podrá otorgarnos.
Para los judíos y algunos cristianos el cábala es la interpretación
de las Sagradas Escrituras, pero también conocemos con ese
término los cálculos supersticiosos utilizados para adivinar algo, o
la parte adivinatoria dentro de las ciencias ocultas. Para los
cabalistas es Agamenón, rey de Micenas según la mitología
griega, el prototipo del hombre que se ve influido por el sol.
Granate Recibe este nombre un grupo de minerales usados
como gemas dentro de la litomancia.
Simboliza la lealtad y la sinceridad en los sentimientos, y es
utilizado como amuleto por los viajeros, considerándosele como
la mejor piedra para los nacidos bajo el signo de Escorpión y de
Aries. Los granates, al igual que los diamantes, cristalizan en el
sistema cúbico, y entre sus variados colores podemos encontrar
prácticamente todos excepto el azul, aunque los más comunes son
las piedras de color castaño, rojas, verdes, amarilla, negras e
incoloras.
Las que tiene tonos oscuros suelen ser opacas, y las de tonos más
claros son transparentes y translúcidas. En el baremo establecido
para medir la dureza de los minerales, los granates se encuentran
entre 6 y 7,5, y con un peso especifico de 3,6 a 4,3.
El granate más usado como gema tiene un rojo rubí muy
apreciado, a la que se le denomina “piropo”.
Habichuela
Esta legumbre conocida con el nombre de judía o faba,
según algunas regiones, ha sido utilizada como
amuleto dentro de la santería.
Los practicantes del vudú utilizan tres tipo diferentes de amuletos,
hechos con habichuelas:
Habichuela afortunada
Habichuela del deseo
Habichuela olorosa de la buena suerte
La habichuela afortunada da buena suerte y protege de los
maleficios, pero solamente si se lleva dentro de una bolsita de
franela de color rojo.
La habichuela del deseo se realiza de la misma forma que la
habichuela de la fortuna, pero es algo más completa pues no solo
protege contra los maleficios, sino que, además, permite obtener
lo que se desea.
Para que la habichuela olorosa de la buena suerte sea
efectiva y cumpla con su fin que es atraer la buena suerte y
otorgar ganancias financieras, es imprescindible que se elabore
la bolsa con tela de gamuza.
Hert
El pueblo árabe, que constituye la mayoría de la población de
Arabia Saudí, Siria, Yemen, Jordania, Líbano, Irak, Egipto y los
países norteafricanos, representa el símbolo principal de una
unidad cultural.
Aunque su mayor vinculo se encuentra en el Islam, religión
occidental que nació en la península Arábiga, son muchas las
tradiciones y costumbres comunes con las que se identifican.
Entre los múltiples amuletos y talismanes utilizados por los árabes
se encuentra el hert, un talismán que se realiza con pergamino,
dándole la forma que cada uno desee. De esta manera se obtiene
su acción protectora.
Hexagrama
Figura plana formada por dos triángulos equiláteros iguales, que
superpuestos uno con el vértice hacia arriba y el otro con el
vértice hacia abajo, forman un hexagrama o estrella de seis
puntas.
Esta representación simbólica, una de las más extendidas por
todo el universo, ha sido utilizada como amuleto con el nombre
de “estrella de seis puntas” o “sello de Salomón”.
Para los magos de la Edad Media fue uno de los signos más
apreciados, ya que lo consideraban el signo de la perfección,
aunque para que tuviera este significado uno de los triángulos
tiene que estar pintado de blanco, cubriendo parcialmente al otro
que debía estar pintado de negro.
En el “libro de los cambios” o el “I Ching”, como es llamado por
los chinos, los hexagramas son un conjunto de combinaciones de
seis en seis, basados en Yin y el Yang que configuran las bases
para la interpretación y la adivinación.
Higa
Además de utilizarse como talismán, para combatir las influencias
malignas, este pequeño colgante con forma de puño es un gesto
realizado con la mano como acto de burla o desprecio.
Una pequeña higa fabricada en azabache suele ser colgada del
cuello de los niños pequeños para protegerles del mal de ojo.
También se le denomina Figa.
Huevo de serpiente
Plinio el Viejo, escritor y enciclopedista romano, considerado
como la máxima autoridad científica de la Europa Antigua, hace
mención a este talismán galo, como símbolo del huevo cósmico.
Aunque en su nombre hace referencia a la serpiente, lo cierto es
que estaba fabricado con un erizo de mar fosilizado.
Itafalias
Para los pueblos latinos existía la tradición de colgar este amuleto
a todos los niños, pues existía la creencia de que este amuleto
poseía virtudes que les protegía del mal.
Jacinto
Esta planta de flores acampanadas de diversos colores,
perteneciente a la familia de las liliáceas, y originaria de Asia
Menor, tiene el poder de retrasar la pubertad, según un escrito
del siglo XVI, en el que se describe:
“El jugo de la raíz de Jacinto impide el desarrollo del sistema
piloso y hace retrasar la pubertad”.
Sus hojas son radicales, acanaladas, y sus olorosas flores pueden
ser blancas, azules, rosáceas o amarillas, siendo enero el mes en
que florecen los bulbos.
Con el nombre de jacinto también se conoce una variedad roja
del circón, silicato nativo de zirconio, utilizado éste como amuleto
en la antigüedad contra la peste.
Como la mayoría de los amuletos se llevaba colgado del cuello.
El ocultista Cornelio Agrippa dijo del jacinto:
“ El jacinto tiene también del sol una virtud contra el veneno y los
vapores de la peste; vuelve a quien lo lleva seguro, agradable o
gracioso; contribuye a la obtención de riquezas e inteligencia;
fortalece el corazón cuando se tiene en la boca y alegra mucho la
mente”.
Quizá fuera como consecuencia de este escrito la razón para que
se le atribuyeran las facultades de ser fortificador del corazón, ser
capaz de preservar del rayo, y aumentar la riqueza, el honor, la
prudencia y la sabiduría.
Por ultimo, dentro de la mitología griega, tenemos otro Jacinto, un
joven espartano amado por Apolo, dios del sol, y por el dios del
viento, Céfiro.
Cuenta una leyenda que un día, el enamorado Apolo enseñaba a
lanzar el disco al joven Jacinto, cuando por accidente el dios
Apolo mató al joven con el disco.
De su sangre, el atormentado Apolo hizo brotar una flor con una
exclamación de lamento en cada pétalo.
Jade
El jade es una gema formada por silicato de sodio y aluminio,
compacta, opaca y con una gama de colores que van del verde
oscuro al blanco. Dentro de la simbología china se le atribuye el
poder de tener cierta esencia de inmortalidad, y por este motivo
aparece en los dibujos chinos unido a dragones y tigres.
Forma parte de los minerales llamados piroxenos, encontrándose
en su composición pequeñas cantidades de hierro, calcio y
magnesio. En el baremo establecido para calificar la dureza de
los minerales obtiene la categoría de 6,5 y 7 y una densidad
relativa entre 3,3 y 3,5. Cristaliza en el sistema monoclínico, con
un lustre mate y ceroso, pero cuando se pule se vuelve vítreo. Se
encuentra principalmente en el este de Asia, en zonas del Tíbet y
en China Oriental.
Para los chinos es símbolo de perfección y el emblema de las
cinco virtudes más transcendentales: benevolencia, transparencia,
sonoridad, inmutabilidad y pureza.
También lo asocian con el principio masculino y el elemento seco,
lo que ellos relacionan con el yang.
Confucio, filósofo chino, creador del confucionismo y una de las
figuras más influyentes de china hablaba del jade diciendo, que
es el receptáculo de la mayor parte de las cualidades morales,
entre las que hay que destacar: bondad, prudencia, justicia,
urbanidad, armonía, sinceridad y buena fe.
El jade fue utilizado en la antigüedad para fabricar armas,
utensilios y adornos, y en la fabricación de hachas por los nativos
de las islas del Mar del Sur. En China y en Japón siempre ha sido
valorado como una de las piedras más preciosas, y podemos
encontrar los más bellos ejemplares esculpidos como jarrones,
vasijas, placas y estatuas, que hoy son piezas de museo.
La teoría de los alquimistas chinos afirmaba que el jade se
formaba en la matriz de la tierra, y esto se producía con la
maduración del embrión de la piedra, lo que ellos identificaban
con el oro. El término de “chalchihuite” era utilizado por los
antiguos mexicanos para denominar cualquier piedra verde, lo
mismo si era jade o jadeíta, otra variedad del jade. Para ellos el
jade era símbolo del agua y de la germinación vegetal, por este
motivo, junto con el agua los sacerdotes ofrecían al dios partículas
de jade. También, y por este mismo motivo, introducían una
piedra de jade en la boca de los muertos, con el ánimo de que no
les faltara provisión durante tan largo viaje.
Jaspe
El jaspe, una variedad opaca de cuarzo, es utilizado como gema
una vez que se ha pulido. Las impurezas que posee le tiñen de
diversos colores, como son: rojo, verde, amarillo o azul. El jaspe
más utilizado es el de color verde, el cual simboliza el apogeo de
la juventud, al igual que la tradición cristiana que lo menciona
con lo eterno.
San Juan, en el Apocalipsis, hace referencia al jaspe,
mencionando la aparición del Eterno sobre un trono diciendo:
“Como una visión de jaspe verde o cornalina”.
Dependiendo de la disposición de los colores se puede
determinar la procedencia del jaspe, ya que en el jaspe siberiano
aparece una variedad con bandas alternadas de rojo y verde; el
jaspe egipcio es moteado con los colores amarillo o castaño, y
cuando los colores están dispuestos en bandas, recibe el nombre
de cinta de jaspe.
Jet El jet es utilizado como talismán asociado con el culto de
Osiris, por los egipcios.
Osiris es una de las principales divinidades en la mitología
egipcia que representaba a las fuerzas masculinas y productivas
de la naturaleza. Era hermano y marido de Isis, diosa de la tierra
y la luna, y ésta representaba las fuerzas femeninas y productivas
de la naturaleza. La leyenda cuenta que fue asesinado por Set, su
malvado hermano, cortando su cuerpo en trozos pequeños y
dispersándolos, pero Isis recogió sus fragmentos y cada lugar
donde los fue enterrando es venerado como suelo sagrado.
Kenne Recibe este nombre un amuleto utilizado en la antigüedad
y que consistía en una piedra muy preciada que se generaba en
el ojo de un ciervo. A él se le atribuía un efecto protector contra
los venenos.
Kiso
Los habitantes de Madagascar, nación insular del sudeste de
África, llamados malgaches, utilizaban el kiso como fetiche contra
todo tipo de dolencias y para prevenir intoxicaciones y
envenenamientos.
Lapislázuli
Esta roca azul utilizada desde la antigüedad con fines decorativos
era considerada como piedra semipreciosa y símbolo cósmico de
la noche entre los sasánidas, dinastía persa fundada en el 226
d.C. por Ardachir I, rey vasallo persa, que se reveló derrotándoles
en la batalla de Ormuz.
Debe su color a que está compuesta en gran parte por un mineral
azul llamado azurita, con pequeñas cantidades de calcita,
piroxeno y otros silicatos. Puede variar entre el azul celeste y el
azul verdoso. En el baremo establecido para designar su dureza
se la califica entre 5 y 5,5 y una densidad entre 2,4 y 2,45. Entre
los sasánidas y los habitantes de la América precolombina,
también era conocido con el nombre de cianea.
Desde la antigüedad ha sido utilizado en obras de incrustación,
como es la confección de mosaicos, así como en jarrones y para
adornos esculpidos. También existe una imitación del lapislázuli
que se obtiene con cuarzo cortado y teñido; a éste se le
denomina laspis sucio. Entre los musulmanes, era utilizado como
talismán contra el mal de ojo, por lo que solían colgar una
pequeña piedra de lapislázuli del cuello de los niños.
Entre los egipcios fue conocido como el “jesbedj” y utilizado
como talismán, pues para ellos simbolizaba la juventud y la
energía vital. Alberto Magno decía del lapislázuli que curaba la
melancolía.
Mamacuna
Ni las islas Molucas, situadas en la parte oriental de Indonesia y
que forman parte del archipiélago Malayo, se han visto libres del
uso de amuletos. Estas islas, también conocidas con el nombre de
islas de las especies, incluyen la mayoría de las islas que se
encuentran entre las islas Célebres y Nueva Guinea, y entre las
isla Timor y Filipinas.
El nombre de islas de las especies le viene por dedicación a la
exportación de clavo, nuez moscada y otras especies. Cuentan
con una extensión entren todas las islas de 74.500 Km2 y su
población está alrededor de 1.900.000 habitantes, gran parte de
ellos de origen malayo
Allí existe el mamacuna, un amuleto con forma de brazalete
utilizado por los indígenas de estas islas, al cual se le atribuyen
poderes de protección para el individuo.
Menat
Como hemos podido ver a lo largo de esta lección, los egipcios
han sido uno de los pueblos más importantes en la cesión de esta
tradición, siendo muy perseverantes en el uso de amuletos y
talismanes. El menat, como tantos otros, era un amuleto egipcio
pintado con inscripciones de sortilegios protectores, pero que a
diferencia de otros amuletos se llevaba colgado al cuello,
cayendo sobre la espalda.
Obsidiana
Los aztecas, pueblo que dominó el centro y sur de México, desde
el siglo XIV hasta el XVI, asociaba esta piedra con el frío, la
aridez y la sequía. Su vasto imperio a pesar de estar totalmente
organizado, fue destruido por los conquistadores españoles
ayudados por sus aliados mexicanos.
Para cauterizar las heridas se empleaba los polvos de obsidiana,
pues circulaba un dicho entre este pueblo que decía, que al igual
que la obsidiana podía abrir una herida, también podía cerrarla.
Esta piedra verde y muy dura, se encuentra en zonas volcánicas y
desérticas, siendo utilizada por su dureza en las culturas
precolombinas para la fabricación de los cuchillos que
empleaban en los sacrificios.
Olis
Los sacerdotes de Madagascar, nación insular del sudeste de
África, muy arraigada en el uso de objetos protectores, daban
olis a los habitantes de las aldeas, y de esta forma creían que les
protegían de las desgracias.
Olivo
El Olivo, árbol perteneciente a la familia de las oleáceas, es
cultivado principalmente para la obtención de sus frutos, las
aceitunas. Apreciado desde hace tres mil años, tiene su origen en
el acebuche, olivo silvestre con espinas y de menor talla que el
cultivado.
Según la mitología grecolatina, fue un árbol consagrado a
Atenea, Júpiter y Minerva, aunque no fueron los únicos que vieron
en el olivo un árbol sagrado, pues los judeo-cristianos los
convirtieron en símbolo de paz.
Para los japoneses simboliza la amabilidad, y para los chinos la
madera del olivo tiene poderes para controlar venenos y pócimas,
por lo que es utilizada como componente de algunos filtros.
La paloma portando una rama de olivo en su boca, indica en las
Sagradas Escrituras el fin del Diluvio.
En el Islam, es mencionado como símbolo del hombre universal en
el “aleya”, libro fundamental de la religión musulmana, y éste
contiene las revelaciones que Mahoma dijo haber recibido del
Arcángel Gabriel por mandato de Dios, en él aparece escrito:
“ Dios es la luz de los cielos y de la tierra. El ejemplo de su luz es
como el de un nicho en el que hay una lámpara; la lámpara está
en un fanal; el fanal es como una estrella brillante. Esa lámpara
está alimentada por el aceite de un árbol bendito, el olivo, que no
es oriental ni occidental, cuyo aceite alumbra aunque no lo toque
el fuego. Es luz sobre luz. Dios conduce hacia su luz a quien le
place, Dios ejemplifica a los humanos; porque, Dios es
omnisapiente”.
En el Horóscopo Celta, representa la sabiduría, siendo uno de los
veintiún árboles utilizado en la composición de estos horóscopos,
correspondiéndose con el 23 de septiembre.
Ónice
Este mineral compuesto por bandas de calcedonia y ópalo, está
considero como símbolo de la discordia, dato que habrá que
tener en cuenta a la hora de regalar un colgante, si queremos
conservar la amistad de la persona a la que se lo regalamos. Sus
bandas rectas y paralelas suelen alternar los colores blanco y
negro.
En la India y Persia, al contrario que en otras culturas, es utilizado
como talismán contra el mal de ojo, y también como gema para
camafeos.
Ópalo
Este mineral compuesto por sílice hidratado, más blanco y menos
denso que el cuarzo, tiene una dureza entre 5,5 y 6,5 y una
densidad entre 1,9 y 2,3.
Su gama en colores va desde el blanco al negro y en su
transparencia puede ir desde el más transparente al más opaco, y
aunque existen otros muchos colores, estos son los más usados.
Los ópalos de mayor calidad lucen brillantes colores formados por
diminutas fisuras en las que se va depositando y endureciendo el
ópalo adicional; con frecuencia esto provoca una interferencia de
luz que causa un bonito juego de colores.
Está considerado como la piedra que alegra el corazón, dando la
protección al que lo lleva para no morir envenenado. En otras
culturas existe la superstición de provocar mala suerte a sus
dueños, a pesar de lo cual no ha impedido que se use como
gema.
Dependiendo de su color recibe los nombres de:
Gema, si son blancos o negros
De fuego, los que tiene un color rojo encendido
Girasol, el que amarillea sin destellos
Arlequín, el que posee manchas uniformes de colores, y lechosas
Noble, el que es casi transparente. Aquellos ópalos que en sus
fisuras tiene una materia similar al musgo, se denominan ópalos
musgosos.
Paquet
El paquet es un amuleto utilizado en el ritual vudú, fabricado con
flores muy variadas y especias.
El vudú es una creencia religiosa que combina elementos del
cristianismo primitivo, del catolicismo y de otras religiones de
África occidental, utilizado mayoritariamente en Haití, aunque
también está divulgado por Cuba, Brasil, Trinidad y el sur de
Estados Unidos.
El dios venerado por los cultos vudú, es el “Bon Dieu”, siendo este
su dios principal, pues luego dependiendo del país tienen los
“loa”. Estos son dioses de tribus africanas identificadas con santos
del cristianismo.
Otros datos en los que se aprecia el uso de elementos católicos es
en la utilización de las velas, campanas, cruces y oraciones, así
como en la forma de realizar el ritual, siempre dirigido por un
sacerdote al que ellos denominan “houngan” o una sacerdotisa
llamada “mambo”.
Al igual que en las costumbres católicas practican el bautismo y el
signo de la señal de la cruz. Durante la celebración de estos ritos
los “loa” son invocados con tambores, bailes, cantos y banquetes.
Cada uno de los participantes se comporta de acuerdo al espíritu
por el que es poseído, y mientras este estado de trance dura, se
dice que es capaz de realizar curaciones y dar sabios consejos.
Pentáculo
Este amuleto oriental consiste en dos círculos concéntricos, con
signos escritos en el interior. Según menciona uno de los libros
más famosos de evocación como es “La clavícula de Salomón”,
suelen estar unidos con los planetas, y también se dice de ellos
que pueden atender la invocación de un demonio que intente
ayudar al evocador, tal y como menciona el Papa Honorio en su
Grimorio:
“ Gobernados por el poder del pentáculo, todos los espíritus
obedecerán sin poner obstáculos y en cualquier momento. Si
llevas encima este poderoso talismán te convertirás en intocable,
porque cada cosa creada sentirá horror ante los nombres y de los
signos sobre este tratado” (Salomón.)
Se dice que quien lo posea dispondrá de la energía suficiente
para evocar a cualquier espíritu, y así librarse de actuaciones
malignas.
Aunque en muchos grimorios aparecen numerosos pentáculos
dibujados, lo normal es que se fabriquen en metales preciosos
como son el oro y la plata, aunque también se construyen en
hierro, cobre y plomo. Otro método de utilizarlos es dibujando los
círculos en el suelo y colocándose el evocador en el centro de
ellos.
Los pentáculos más importantes y conocidos son:
Pentáculo de Sol
Ha de estar fabricado en oro, y los actos más conocidos que
permite son:
. Concede honores y poder
. Sirve para liberarse de presiones psíquicas y amenazas físicas
. Permite obtener gran poder, hasta el punto de que todas
criaturas de la tierra le obedezcan
. Concede el poder de pasar a otro lugar instantáneamente .
Concede el poder de volverse invisible
. Permite la aparición de espíritus que ayuden al evocador
. Permite obtener fuerza y prestigio
Pentáculo de la Luna Ha de estar fabricado en plata, y los
actos que permite son:
. Concede el poder de abrir y acceder a cualquier cosa que esté
cerrada
. Evita cualquier peligro que pueda estas producido por el agua
Pentáculo de Mercurio
Indistintamente se fabrica en oro o en plata. Permite: . Aumenta el
poder de cualquier operación mágica
. Aumenta el poder de las percepciones psíquicas
Pentáculo de Venus
Ha de estar fabricado en cobre . Concede ayuda en el arte y los
honores
. Favorece la felicidad en el amor
. Hace que la persona deseada se fije en el evocador
. Permite conquistar el amor de una mujer
Pentáculo de Marte Ha de estar fabricado en hierro
. Ayuda a destruir a los enemigos
. Con él se asegura la victoria en la batalla . Ayuda a someter a
los demonios . Ayuda a gobernar legiones de espíritus
. Puede llegar a desencadenar una tempestad contra el enemigo
. Protege contra las enfermedades
Pentáculo de Júpiter
Ha de estar fabricado en estaño
. Ayuda a descubrir tesoros y encontrar personas y objetos
perdidos
. El portador estará protegido de los demonios, e incluso le
obedecerán
. Hace ganar riquezas inesperadas
. Concede inteligencia y videncia . Evita los peligros mortales
Pentáculo de Saturno
Ha de estar fabricado en plomo
. Somete a los espíritus evocados
. Ayuda a pactar buenos negocios . Puede volver loca a la
persona que deseemos el mal . Puede provocar terremotos
. Puede provocar la ruina y la muerte
. Es usado contra sublevaciones populares . Se utiliza en todo tipo
de evocación nocturna
Perla
La perla es una concreción de carbonato cálcico producida por
algunos moluscos bivalvos, y se forma cuando se introduce en
ellos algún cuerpo extraño, siendo considerada como una piedra
preciosa.
Su composición, casi en su totalidad, es de nácar, sustancia que
se produce en el interior de las conchas de las ostras.
Se trata del molusco más conocido en la secreción de perlas, las
cuales se forman a través del crecimiento anormal que provoca la
presencia de un material ajeno en el cuerpo del molusco, incluso
un simple grano de arena. La respuesta del molusco a la
presencia de este cuerpo extraño es segregar capas de nácar
alrededor de la partícula extraña, para evitar la irritación.
La perla que se genera puede adoptar diversas formas, pero las
más apreciadas son las esféricas. En ocasiones al abrir la concha
la perla queda partida por la mitad, recibiendo entonces el
nombre de botón de perla, pero cuando la perla adopta una
forma irregular se denomina perla barroca.
Las podemos encontrar en los colores blanco, negro, crema y
rosado, pero el color preferido es el blanco; en joyería, además,
reciben nombres diferentes en función de su forma.
Existen puntos marinos específicamente productores de perlas,
pero también se dan las perlas de agua dulce. Las zonas
pesqueras más importantes se encuentran en América del Norte,
México, Golfo de Panamá, las Antillas, las islas del Pacifico sur,
las costas de la India, y Japón, pero las más valiosas son las
extraídas en el golfo Pérsico.
En cuanto a las perlas de río, tienen su mayor punto de origen en
China.
A partir de 1920, las perlas han pasado a ser cultivadas por el
hombre, y este proceso se realiza introduciendo en la ostra una
cuenta de nácar de pequeño diámetro. Pasados unos años, la
ostra habrá depositado sobre ella capas de nácar obteniendo así
una perla de mayor tamaño. Estas perlas cultivadas sólo son
diferenciadas de las naturales por los grandes expertos.
Existe otro tipo de perlas de una calidad muy inferior, que son las
perlas artificiales, aunque éstas son totalmente sintéticas y casi
siempre fabricadas en cristal. Esta técnica que se originó en
Japón, ha ido extendiéndose por todo el mundo, aunque sigue
siendo para Japón la actividad industrial más importante.
En astrología está asociada al signo de Géminis. Para los chinos
representa uno de los ocho emblemas que simboliza el genio de
la oscuridad, y por su forma de aparecer escondida en una ostra
se la asocia a la feminidad creadora, por lo que representa el
principio Yin. Para los griegos, estaba considerada símbolo del
amor y del matrimonio. En el Atharva Veda está asociada al
símbolo de la inmortalidad, y entre sus seguidores recibe el
nombre de “hija de Soma”.
Pez
Este animal se ha utilizado como representación simbólica de la
alquimia y de ciertas religiones antiguas. La alquimia, técnica
practicada para descubrir la sustancia mágica que cambiaría
cualquier metal en oro o plata comenzó a utilizarse en la edad
media, nació en el Antiguo Egipto, aunque donde floreció
realmente fue en Alejandría. Podemos decir que fue la
predecesora de la ciencia química moderna. El suizo Paracelso,
perteneciente al siglo XVI, fue el más famoso de todos los
alquimistas.
Su símbolo, un grifo mitad águila y mitad león, representa la
combinación de materias volátiles y fijas que ellos utilizaban, y se
encuentra relacionada con el pez que aparece dentro de la
iconografía cristiana.
En la India, forma parte de la figura que representa a Varuna,
dios del mar y de las aguas, quien aparece sentada sobre un pez.
Pero no para toda la India era símbolo de agua, pues para los
indios precolombinos era el símbolo del dios del maíz.
Figuraba como alimento prohibido para todos los faraones, reyes
y sacerdotes de la época egipcia.
Fue utilizado por Jesucristo para calmar el hambre de todos sus
seguidores, cuando unido con el pan, y contando solamente con
dos peces y cinco panes, lo multiplicó y dio de comer a todos. A
partir de este momento, el pez formó parte de la iconografía
cristiana, siendo representado de diferentes formas:
Un pez solo en un plato, simboliza la Eucaristía
Un pez con un barco en el dorso, simboliza a Jesucristo y su
Iglesia
Si aparece un pez pintado solo, simboliza a Jesucristo
El pez también ha sido considerado como amuleto y de él se dice
que una cola de pez pegada con saliva en la esquina de una
habitación cura el dolor de muelas; si está pegado fuera de la
habitación sirve para alejar todos los maleficios.
Aún en la actualidad, son muchas las expresiones populares en
las que se utiliza la palabra pez para definir una situación
determinada, por ejemplo:
Estar pez: Cuando un estudiante no sabe nada de una materia
concreta.
Se mueve como pez en el agua: Situación en la que alguien se
desenvuelve con soltura; también cuando alguien se encuentra
rodeado de comodidades.
Picar como un pez: Situación en la alguien se deja engañar por
otra persona.
Es un pez gordo: Cuando queremos definir a una persona de
mucha importancia o acaudalada.
PIEDRAS PRECIOSAS
Se denominan piedras preciosas aquellas piedras raras, finas,
duras, transparentes, o al menos translúcidas, que talladas y
pulidas son utilizadas como adornos de lujo en joyería. En el
lapidario, la ciencia que se encarga de analizar las piedras
preciosas, pues cada una tiene un significado especial y en ellas
se buscan remedios a través de los amuletos y talismanes. En
astrología, cada piedra está asociada a un planeta y con un
signo zodiacal.
A continuación, se describe la tabla donde el alumno podrá
identificar la piedra asociada a su signo:
PIEDRA PLANETA SIGNO METAL ZODIACAL
Zafiro Urano Acuario Oro
Amatista Marte Aries Cobre Perla Luna Cáncer Plata
Piedra negra Saturno Capricornio Plomo
Topacio Marte Escorpión Hierro
Granate Mercurio Géminis Mercurio
Rubí Sol Leo Oro
Cuarzo Venus Libra Cobre
Cornalina Neptuno Piscis Estaño
Turquesa Júpiter Sagitario Estaño
Esmeralda Venus Tauro Hierro
Jaspe Mercurio Virgo Mercurio
Piripiris
Corría el año 1100 d.C. y las tribus que habitaban la zona sur de
la Cordillera Central de Perú comenzaron a esparcirse hasta
ocupar el valle de Cuzco: eran los Incas.
Inca es el nombre que recibían los gobernantes de Cuzco, y esto
era tanto como decir el soberano. Sus desplazamientos les
llevaron a conseguir un gran imperio por todos los Andes, aunque
fue en el siglo XV cuando se realizó su consolidación política.
Desde entonces crearon una cultura y un período, denominado
Inca. Durante el periodo de su dominación la religión tuvo un
papel relevante, con su dios supremo Viracocha, creador y señor
de todo, aunque contaban con otras deidades como Pachacamac,
dios de la creación y la vida; Inti, dios del sol; Mamaquilla, diosa
de la luna; Pachamama, diosa de la tierra; Ilapa, Diosa del rayo
y la lluvia.
Frecuentemente realizaban ceremonias y rituales en los que se
sacrificaban animales como ofrenda a los dioses.
En sus ritos solían emplear un talismán denominado piripiri,
fabricado con varias plumas, y que era utilizado para asegurar
una buena cosecha, una buena caza y derrotar al enemigo.
Rizotrogo
En el antiguo Egipto, esta importante especie de escarabeido era
sagrada para los egipcios, adoradores del Sol, que consideraban
al coleóptero un símbolo de la inmortalidad.
Los rizotrogos son unos insectos coleópteros, similares a los
escarabajos, con el lomo de color pardo oscuro y a los que se
atribuyen el poder de la buena suerte, más aún si tienen
dibujados sobre su lomo pardo siete puntitos.
Colgados del cuello también eran utilizados como talismanes.
Rubí
Este mineral cristalizado más duro que el acero, es una piedra
preciosa empleada en joyería y relojería. Es cada una de las
piezas finas incrustadas en determinados relojes. Desde la
antigüedad era considerado emblema de fortuna, pues era
presagio de desgracia si se observaba que cambiaba de color.
Su color rojo de un brillo intenso fue lo que probablemente hizo
que se le relacionara con la sangre, por ello fue utilizado para
contener hemorragias. A esto le siguió que se le considerase
bueno para el corazón, la memoria, el cerebro, el vigor y la
sangre en su totalidad.
En astrología está asociado con el signo de Leo y colocado bajo
la protección de Marte, su simbología está relacionada con la fe y
la victoria.
Safis
Los textos del Corán, el libro sagrado del Islam, fueron utilizados
en multitud de amuletos, entre ellos los safis.
Estos eran utilizados por pueblos africanos de religión
musulmana, y consistían en unos papelitos con inscripciones del
Corán utilizados contra las mordeduras de serpientes. Para evitar
estas mordeduras debían llevarlo siempre consigo.
Sanavios
Las medecasenses o mujeres de Medellín, en Colombia, son las
personas que utilizan los sanavios. Se denominan así los amuletos
que estas mujeres llevan colgados en el cuello y puños. Los
sanavios están construidos con trozos de madera olorosa que
ellas envuelven en un lienzo.
Sándalo
Perteneciente a la familia de los santaláceos, y de madera muy
olorosa, es utilizado en ebanistería, y su esencia obtenida por
destilación es empleada en perfumería.
La madera de este árbol está considerada un inmejorable talismán
para atraer la buena suerte. Para que el talismán funcione se han
de llevar encima unas bolitas de esta madera, metidas en una
bolsita confeccionada con tela de franela roja.
Sema
Este prefijo de palabra que quiere decir signo, tenía su propio
significado dentro de la cultura egipcia.
El sema era un amuleto que los egipcios utilizaban para proteger
la tráquea, y con este fin era colgado del cuello de los vivos, pero
también de los muertos.
Sortija
Este aro pequeño que se ajusta a los dedos, para su adorno, en
la antigüedad tenía la función de servir como amuleto. El
significado y poder que se le atribuía eran similares a los que
tenían los anillos, amuletos ya descritos.
Talismán
Se denomina talismán cualquier figura o imagen a la que se le
atribuyen virtudes o poderes, en ocasiones sobrenaturales. La
palabra talismán procede del árabe formado por las expresiones
“tilism” y “telsam”, palabras que pueden traducirse por “imagen
mágica”.
En ocasiones son confundidos con los amuletos, aunque entre
ellos existen claras diferencias, pues un amuleto es cualquier cosa
a la que uno sienta afinidad o simpatía, esto es, una "piedra",
"pata de conejo", "un cuarzo" "hueso de una fruta", etc.
La condición para que esto funcione es que cuando se esté
dispuesto a conseguirla la persona lleve consigo fija la intención
para la cual quiere obtenerlo, ya sea para suerte, amor,
protección etc.
Un talismán es algo que se fabrica especialmente para la
persona, por lo que se considera personal y para siempre. El
talismán se construye de la forma siguiente:
1. Se debe conocer la carta natal de la persona para encontrar
los aspectos que trae de nacimiento y que no le están
favoreciendo en su vida, y que por lo tanto en ellos tiene
dificultad de expresarse.
2. Al conocer los aspectos desfavorables y qué planetas los
producen al estar en desarmonía con él, se encuentra el momento
en el cielo en el que esos planetas están produciendo un aspecto
favorable. En ese momento exacto hay que realizar la unión de
los metales por medio de la fusión y que quede esta fuerza
vibratoria al enfriarse, con el fin de que éste vibre con la fuerza
necesaria para compensar la falta de esa energía en el aura de la
persona.
Se dice que su invención proviene de los egipcios, y que existe tal
cantidad de ellos que son innumerables.
Para ellos los talismanes principales estaban dirigidos al alma, y
podemos mencionar entre ellos: El del amanecer, el de la barca
divina, el del buitre, el del caldero ordinario, el del cayado, el del
brasero con llama, el de la columna, el del escarabajo, el del
escorpión, el de la serpiente, el del ojo de Horus, el del laúd de la
felicidad, etc.
Los talismanes más conocidos y utilizados popularmente son: la
herradura, el trébol de cuatro hojas, los sellos con inscripciones
de números, y las medallas con imágenes de santos.
Talismanes planetarios
Cuando el talismán es fabricado aprovechando la
correspondencia existente entre los planetas, los colores, piedras,
metales y animales, se denominan talismanes planetarios. En la
amplia explicación que el médico italiano Masilio Ficino nos
expone en su obra “Libri de Vita”, dice que existen siete
talismanes, los cuales se corresponden con El Sol, La Luna y con
los planetas: Saturno, Venus, Marte, Júpiter, Mercurio.
Talys
Reciben este nombre determinados amuletos utilizados por
algunas castas indias, y en los que no figura ningún gravado. El
amuleto se construye con una plancha de oro a la que se le da
una forma redonda, aunque también se puede realizar en plata
sin que tenga una forma determinada, o bien puede ser un
colmillo de tigre
Tarni
Los kamulcos utilizaban distintas formas dibujadas sobre
pergaminos, que luego colgaban del cuello de los enfermos, pues
según sus leyendas esto les devolvía la salud. A estos amuletos le
llamaban tarni.
Topacio
Esta variedad de mineral de fluosilicato de aluminio que cristaliza
en el sistema rómbico, puede ser incoloro, amarillo, verde, azul o
rojo, pero siempre con un lustre vítreo.
En el baremo establecido para medir la dureza de los metales
alcanza la cifra de 8, con una densidad de entre 3,4 y 3,6.
Debido a su dureza es muy apreciado como gema, siendo los
mejores ejemplares aquellos que provienen de zonas de la India y
de los montes Urales en Rusia.
En astrología es una piedra muy recomendada para todos los
nacidos bajo los signos de: Cáncer, Géminis, Piscis y Escorpión, y
se la encuentra correspondencia con el Sol.
Para los que practican el ocultismo significa prestigio y confianza.
Tríaca
Utilizada como amuleto encargado de actuar como antídoto en
los casos de envenenamientos, en la antigüedad era utiliza como
fórmula farmacéutica compuesta de muchos ingredientes, siendo
el principal de ellos el opio.
De ella se decía que utilizada con prudencia era el remedio del
mal.
Turmalina
Este mineral está compuesto de sílice y alúmina en proporciones
casi iguales, formando unos tres cuartos del total; el resto son
pequeñas cantidades de magnesio, calcio, óxido de hierro, ácido
bórico y otras substancias. Es un tanto variable y muy apreciado
como gema cuando es transparente y está tallada. La turmalina,
más dura que el cuarzo y más blanda que el topacio, tiene una
dureza que oscila entre 7 y 7,5 y una densidad entre 2,98 y
3,20.
Sus colores más frecuentes son el negro, el negro castaño y el
negro azulado; también hay variedades azules, verdes y rojas;
otros colores menos frecuentes son las blancas e incoloras.
Turquesa
Este mineral amorfo, formado por un fosfato hidratado de
aluminio con algo de cobre y hierro, que cristaliza en el sistema
triclínico, es apreciado como gema por todo el mundo. Su dureza
se asemeja al vidrio, entre 5 y 6, y su densidad está entre 2,6 y
2,8. Su color varía entre el azul verdoso y el verde grisáceo,
aunque todo depende de la cantidad de cobre que contenga, y su
brillo es ceroso.
Este mineral ha sido apreciado desde la antigüedad por sus
propiedades decorativas y se ha descubierto en colgantes y
brazaletes recuperados de tumbas del Egipto antiguo. Los aztecas
de México solían utilizar turquesas en el arte de los mosaicos. La
mayoría de las veces este mineral se encuentra en grietas de
rocas ígneas, que son las formadas por el enfriamiento y la
solidificación de la materia rocosa fundida. También se encuentra
en incrustaciones en varios tipos de pizarras o como nódulos
dentro de la arenisca roja. Las zonas más importantes con
yacimientos de turquesa se encuentran en Nisapur, Irán. También
existen importantes puntos en Egipto y México.
Está considerada como un importante talismán en Asia Central,
donde simboliza el valor y la esperanza. De él se dice que
protege la nariz, el sistema nervioso y el sistema respiratorio, así
como del mal de ojo.
Utilizado por los hombres enamorados, les proporciona éxito y a
las jóvenes solteras les dota de virtud. En astrología se la sitúa
bajo el signo zodiacal de Tauro. Su variedad azul cielo, conocida
con el nombre de huevo de petirrojo, es la más valorada en
joyería. Cuando se expone a la luz del Sol y al calor, puede
deshidratarse y entonces su color cambia al verde.
Udjat
Este amuleto que para los egipcios simbolizaba la plenitud física y
la fecundidad universal, consistía en el dios celeste con un ojo
maquillado.
Urs
Este amuleto utilizado por los egipcios, estaba fabricado en marfil
o madera tallada, y era colocado como cojín bajo el cuello de los
difuntos. Esto era un acto más de todos los que los egipcios
llevaban a cabo al preparar a sus muertos en su viaje hasta el
más allá.
Wolfbane
Amuleto de origen vudú, consistía en una raíz pulverizada que
metida en una bolsita de gamuza había que llevarla encima para
que surtiera efecto. La raíz pulverizada también era utilizada en
santería.
Zabiano
Eran los sacerdotes encargados de construir los talismanes, y su
misión principal, además de curar, era la de adorar a los astros.
Su nombre también se le dio a uno de los amuletos.
Zafiro
Esta piedra preciosa, variedad del mineral corindón, tiene un
color azul intenso, aunque en ocasiones se le da el nombre de
zafiro a otras variedades de corindón con otros colores.
Así, el corindón incoloro es el zafiro blanco; el corindón amarillo
se llama zafiro amarillo o dorado, las piedras rosa pálido son los
zafiros rosas; y el rubí es su variedad en color rojo. Los diferentes
colores que adquiere el topacio se deben al cromo, hierro o
titanio que en pequeñas cantidades se encuentran mezcladas con
el óxido de aluminio, su principal componente.
En astrología está relacionada con el signo de Virgo. En
geomancia está relacionado con el elemento aire, y el jueves
como día de la semana, todo esto compartido con el metal de
bario.
Dentro de la litomancia está considerado como símbolo de la
percepción y la recompensa al esfuerzo.
Los mejores ejemplares de zafiros se han encontrado en Estados
Unidos, Tailandia, India, Afganistán, China, los montes Urales, y
algunos lugares de Australia. Aunque, sin duda alguna los más
apreciados son los encontrados entre los depósitos de arena y
grava en Sri Lanka, estos suelen tallarse en forma convexa y sin
caras planas, método denominado “cabujón”.
El zafiro en oriente está considerado un talismán importante
contra el mal de ojo, y es empleado en la India contra la peste y
diversas enfermedades.
Para los cristianos, estaba relacionado con la pureza y lo
consideraban la fuerza luminosa de Dios. Alberto Magno decía
de él: “Para conciliar la paz, toma el zafiro porque crea la paz y
la concordia, y logra que el calor interior del hombre se enfríe”.
Los magos de la Edad Media lo utilizaban para sus profecías,
pues mediante el zafiro establecían conexión con el más allá.
Para los alquimistas está considerado como símbolo de aire. En
parapsicología, en su rama de la interpretación de los sueños, se
dice que representa un buen augurio, pues el zafiro nos anuncia
protección contra la pobreza, las enfermedades y las traiciones.
Hoy en día los zafiros como todas las demás piedras preciosas,
se fabrican también de forma sintética, por lo que debemos
cuidarnos mucho de no ser engañados a la hora de adquirir
alguna de ellas para nuestro talismán particular. Sólo un buen
experto sería capaz de diferenciarlas.
NUEVOS TALISMANES
Espejo roto
Este es uno de los talismanes más simples y se puede utilizar
cualquier tamaño, incluso un espejo de mano resquebrajado con
un marco dorado. Lo que veamos a través de él en este caso
aparecerá viejo, sucio o dañado y la imagen aparecerá como un
cadáver pudriéndose. A través de los crujidos y su imagen torcida
pueden verse reflejos del mundo de las sombras y sus habitantes,
y las apariciones pueden asomar a través del espejo para intentar
entrar en nuestro mundo.
La primera vez que alguien usa un espejo, tiene que tener éxito
gracias a su fuerza de voluntad e impedir que la imagen reflejada
se resista a mostrar el mensaje. Esto se puede lograr mejorando
nuestra voluntad e intentando ver más allá de la simple imagen. El
éxito llegará con rapidez.
Fertilizante dorado
Esta poción se prepara utilizando la planta conocida como
Verbena, a través de un proceso complejo durante el solsticio de
verano, donde se destila la fuerza vital del verano y el crecimiento
en un caldero. El resultado son redomas pequeñas de un líquido
dorado que huele fuertemente a flores y reluce extrañamente con
la luz del sol.
Está lleno de la Quintaesencia, y aumenta la velocidad del
crecimiento de las plantas inmensamente. Si ha obtenido una
solución diluida, apenas funcionará como fertilizante y hará la flor
del jardín más seca incluso en pocas horas. Si pone gran
cantidad de esencia de la poción en la tierra bajo una planta,
empezará a crecer rápidamente y alcanzará su tamaño adulto
dentro de unas horas o días. Si vierte aún más, el crecimiento será
aun más rápido y la planta crecerá a tamaño gigante; una
redoma entera podría crear amargones fácilmente del tamaño de
un árbol. Desgraciadamente tal crecimiento rápido también
acorta la vida de la planta, y se morirá dentro de horas o días.
La Biblia de Gregorius
El libro es viejo y forrado en cuero, con una impresión casi
imperceptible de la Crucifixión en la tapa. Contiene varios
pasajes de la Biblia, unos textos religiosos medievales y un
comentario largo en latín. Lo que hay que hacer con este libro
raro es abrirlo al azar y leerlo, pues así el lector normalmente
encontrará la respuesta a sus preocupaciones actuales y
problemas. Sin embargo, estas respuestas se parecen demasiado
a las que daría un monje medieval amistoso, aunque
indudablemente reconfortan siempre, pues están llenas de sentido
común.
La Espada del Cruzado
Esta espada está bien forjada y posee una magnífica hoja, y
aunque carece de cualquier ornamentación ostentosa no la
impide ser bonita y eficaz.
Lo que lo hace especialmente útil es que las personas poderosas
se volverán libres de duda; no importa cuál sea su causa, y se
sentirán virtuosos y santos.
La Tinta de la Veracidad
Este tipo de tinta normalmente se guarda en frascos especialmente
sellados, cubiertos con símbolos detallados de verdad, justicia y
honestidad. Cualquier contrato escrito y firmado con esta tinta
cogerá fuego al instante y nos permitirá descansar luego de
nuestras obligaciones. Si se invocan maldiciones especiales o
amenazas en el texto, se harán realidad.
Anillo Mobius
Éste es un anillo simple y consiste en una sola venda de oro
torcido en un medio-giro antes de unirse. Si el usuario lo pone en
su dedo, posiblemente recibirá buena correspondencia en pocos
días. También, todo volverá a ser como antes de algún desastre o
problema, como si se mirase en un espejo del pasado. Cuando
gire de nuevo el anillo, el usuario regresará de nuevo a la
realidad. El anillo tiene un inconveniente desgraciadamente, pues
cuando se usa demasiado a menudo el mago empieza a perder
el contacto con su propio mundo e incluso, aunque no quiera,
puede terminar finalmente encarcelado dentro del reino al que ha
llegado gracias al anillo.
Talismán de la Bestia
Éste simplemente es un pedazo de piel de oso seca, con un simple
símbolo pintado usando una mezcla de sangre y cinabrio en un
lado. Se lleva alrededor del cuello en una correa de cuero
delgada. El usuario está ahora protegido de todas las bestias
salvajes que lo evitarán o lo ignorarán con tal de que él también
las ignore.
También puede servir para ponerse a salvo de hombres lobos,
pero siempre que tampoco los reconozca ni les preste atención.
El talismán hace que todas las bestias salvajes ignoren al mago o
lo vean como algo natural. Éste es un medallón de bronce y
muestra el diagrama clásico de las proporciones humanas
dibujadas por Leonardo da Vinci en un círculo, triángulo y
cuadrado.
Fue inventado originalmente por Leonardo como una señal de
reconocimiento propuesta para el Orden de la Razón, pero nunca
fue aceptado. Es, sin embargo, bastante eficaz y nos ayuda a
meditar o para que su dueño se sienta inspirado en cualquier
trabajo. El único problema es que el usuario conseguirá nuevas
ideas más rápido de lo que puede absorber y estará saltando
constantemente de un proyecto a otro.
Esencialmente este talismán da varios sueños extras y facilitan
nuevas habilidades para entender los enigmas ocultos, la ciencia,
tecnología o medicina.
El Mapa Rojo
Este talismán es legendario entre ciertos grupos de Magos,
aunque su paradero real es desconocido. Físicamente es justo un
mapa en pergamino, teñido en un profundo rojo y cubierto con
símbolos poco familiares y diagramas.
Sin embargo, cuando la persona vierte su propia sangre encima
de él, empiezan a tener sentido y le mostrarán de alguna manera
cualquier destino en la Tierra. Desgraciadamente, el mapa se
pone ilegible cuando la sangre se ha secado, por lo que hay que
verter más sangre en él para que se vuelva legible.
La persona tiene que verter la sangre siempre en la misma
proporción para usar el mapa.
DICCIONARIO ELEMENTAL DE
PERSONAS Y ELEMENTOS
RELACIONADOS
Abracadabra
Deidad de Siria, a cuyo nombre, repetido un número determinado
de veces y de cierta manera, se le atribuyen virtudes mágicas
para curar la fiebre y otras enfermedades.
Después llegaron los magos y la emplearon para explicar la
procedencia etérea y misteriosa de sus habilidades, pues en boca
de personas normales no surtía efecto alguno, quizá por no estar
bendecido por esos mismos dioses.
Algunas personas llevaban este nombre escrito en una cinta, en
un papel o en la misma piel y hoy suele usarse como sinónimo de
cosa misteriosa y sorprendente por lo ininteligible.
La etimología de esta palabra cabalística es muy incierta, pues
unos la hacen provenir del hebreo “ab”, padre, “ruah”, espíritu y
“dabar”, palabra; etimología según la cual abracadabra podría
significar la Trinidad, especialmente porque el Hijo también está
unido al Verbo.
Por ello otros creen que “dabar” es verbum, palabra; y “abraca”,
benedixit, bendijo, el Verbo (lo) bendijo. También hay quien,
finalmente, consideran esta palabra como compuesta de abrasas,
denominación persa de la divinidad, y del hebreo “dabar”,
palabra, palabra divina, mientras que otros creen que proviene
de la repetición del nombre ABRAXAS.
Puede escribirse de varios modos, pero siempre en forma de
triángulo:
ABRACADABRA
ABRACADABR
ABRACADABABRACADA
ABRACAD
ABRACA
ABRAC
ABRAABR
AB
A
Trazada de esta manera, la palabra era un eficaz encantamiento
contra las fiebres intermitentes, aunque para ello era también
preciso que se escribiese en un pergamino cuadrado que el
enfermo debía llevar colgado del cuello con un hilo que hubiese
cruzado el pergamino. Si el enfermo lo había llevado así, durante
ocho días, al noveno tenía que ir a un río cuyas aguas corrieran
en dirección al Oriente, quitarse el pergamino y arrojarlo hacia
atrás sin volver la cabeza.
La creencia en la virtud curativa de ciertas palabras mágicas se
remota a la más oscura antigüedad y ha llegado hasta nuestros
días. Esta virtud curativa fue reconocida oficialmente el 13 de
octubre de 1654 por el rey de Portugal Juan IV, quien concedió a
Prudencio Hernández 40 mil reis anuales por las curas hechas por
palabras, y para que asistiese al ejército y éste pudiese valerse de
él. Sin embargo, otra practicante, en este caso Ana Martín, fue
condenada porque curaba bendiciendo, como antes era uso, y
aplicando al enfermo, para mayor seguridad, la llamada "reza
dos feitico, para servir para toda doença".
También usaba esta curandera portuguesa la oración del ángel
custodio, por ser muy eficaz para expulsar todos los achaques y
aun los espíritus malignos, a los cuales hacía salir del cuerpo de
los poseídos por el demonio. En el proceso contra Ana Martín, en
1694, se mostró la llamada oración con que curaba a los
enfermos, algo inocuo y estéril.
Palabras mágicas
Es posible que una palabra escrita no posea virtudes especiales
para curar a las personas, a menos que la pronuncie una persona
determinada en una circunstancia concreta. Ya sabemos, o al
menos lo vemos frecuentemente, que no es lo mismo que una
plegaria sea efectuada por el Papa que por un sencillo
campesino, pues aquel posiblemente se encuentre más cerca de
Dios o, posiblemente, que disponga de una línea más directa
para la comunicación.
De cualquier modo, las palabras mágicas tienen su encanto,
especialmente esta que ahora analizamos, pues abracadabra es
ya un clásico en la terminología mágica.
Lo que es posible es que antes de colgarse escrita al cuello de los
enfermos, hubiese revelado sus virtudes con sólo pronunciarla,
pues nos encontramos con una combinación de letras que la
asemejan a una palabra religiosa, y que, al emplearla como
curativo, se refiere a la creencia popular de que hay males o
enfermedades que se curan con palabras y oraciones.
No se crean que la magia de las palabras es propia de
ignorantes, y piensen en las palabras sencillas que habitualmente
expresamos, como “que te mejores”, “que lo pases bien” y hasta
“que la fuerza te acompañe”.
Estos buenos deseos indudablemente también deben ser palabras
con algo de magia, pues con ellas pretendemos modificar en algo
la situación de la persona a la cual le deseamos buenaventuras.
En su "Doctrina de Magia" Conrado de Witerburgo habla de dos
clases de palabras usadas por los mágicos, y cuyas virtudes son
maravillas. Entre las primeras podemos citar: Jehová, Jesús,
ABRACADABRA y además Sator, Arepo, Tenet, Opera, Rotas.
Tan mágicas debían ser las dos primeras que pronto salieron
leyes, unas divinas y otras terrenales, para prohibirlas. Si
mencionabas a Jehová podías ser lapidado sin demorar mucho,
aunque con el paso de los tiempos se limitaron a sacar el segundo
mandamiento: “No tomarás el nombre de Dios en vano”,
advirtiendo de nuevo de su uso indebido.
Nadie sabe la razón para prohibir mencionar el nombre que los
humanos hemos dado al Creador, pero indudablemente tiene que
ver con los poderes que otorga esa palabra. Ahora bien, durante
los oficios religiosos existe una bula, y es frecuente contabilizar al
menos una centena de veces su pronunciación por parte del
clérigo, y algunas menos cuando los fieles le responden.
En la segunda clase se encuentran las siguientes: Nomen Dei et
Santcoe Trinitatis, quod tamen in vanum assumitur, contra
acerrimun summi legislatoris interdictum. Éxodo 20. Como restos
de ésta antigua creencia en la eficacia medicinal de palabras
sagradas, ha llegado hasta nosotros esa multitud de ensalmos y
conjuros que los rústicos y pastores aún poseen y que por nada
de este mundo quieren descubrir.
Quizá, como en protesta del exagerado valor concedido a la
palabra escrita, la gente campesina cree que las oraciones y
palabras curativas pierden su poder cuando se escriben o
comunican. Por ello abracadabra ha servido y todavía sirve como
contraseña de los iniciados en algunas sociedades secretas, pero
sin ningún sentido especial.
Abraxas
Piedras en que se halla grabada esta palabra, la cual, según
Bellerman (Autor de: “Investigaciones sobre las piedras abraxas
de los antiguos”, Berlín 1817), procede de las voces egipcias
abrak y sax, que significan palabras santas, nombre bendito.
Según otros estudios, abraxas viene del persa, o mejor dicho del
pelvi (lengua irania o persa media, particularmente en la época
sasánida) e indica el sistema de numeración en su primitiva
forma.
Los gnósticos y los alquimistas encontraron en ella el número 365,
que es igual al de los días que se compone el año gregoriano, y
representaba la manifestación exterior de Dios en el mundo.
Según los griegos, las piedras abraxas además de esta palabra,
representan diversas figuras fantásticas, como cabezas de león,
elefante, serpiente y algunas tienen también las letras a y o, o la
palabra ian, que designa la divinidad. Estas piedras abundan en
los museos de antigüedades, siendo probable que muchas de
ellas hallan sido fabricadas en la Edad Media para servir de
amuletos o para emplearlas en operaciones de magia.
Agnus déi (del latín, Cordero de Dios)
Objeto de devoción muy venerado, que consiste en una lámina
gruesa de cera en que se halla estampada la imagen del Cordero
o de algún santo, y que bendice y consagra el Papa durante
ciertas ceremonias, por lo regular de siete en siete años. El primer
significado de esta palabra es la que le dio San Juan Bautista al
mismo Jesucristo y que es: “Respiciens Jesum dixit=Ecc Agnus Dei”
(Evangelio de San Juan, Capítulo 1, versículos 29 y 36).
En otro significado, se da este nombre a unos panecitos de cera
que bendice el Papa el día de sábado santo, cada siete años,
después de la consagración, pues en cada uno de ellos está
grabada en relieve la figura de un Cordero con el estandarte de
la Santa Cruz. El origen de este rito se remonta al siglo IV. En la
Dominica in albis, terminado el bautismo de los neófitos, se
distribuían los trozos del cirio pascual al clero y a los fieles. Más
adelante se introdujo para que una vez bendecido y ungido con
el óleo santo, los trozos, con figuras de corderitos, moldeados por
los acólitos, se repartieron a los fieles. De Roma pasó esta
costumbre a otras iglesias y parece ser que la época en que se
comenzaron a bendecir por el Papa se fija hacia el siglo VI, y se
cita como primera vez como un regalo de San Gregorio Magno a
Teodolinda, Reina de los Lombardos.
Se le atribuían varias virtudes, casi las mismas que a los ramos
benditos, el agua bendita o el toque de campanas, pues debía
servir para alejar las tormentas, aliviar en los partos, alejar
tentaciones, y al tentador maligno, lo mismo que para preservar
de naufragios inundaciones e incendios.
Están contenidos en unos versos asonantados, leoninos, algunos
de ellos que fueron remitidos por el Papa Urbano V al Emperador
Paleólogo. La bendición en cada septenio la hace solemnemente
el Papa el sábado in albis, echándolos en agua bendita,
bendiciéndolos luego, y ungiéndolos con crisma, el aceite para
confirmar y bautizar. Al presentárselos al subdiácono después del
Agnus Dei, se repite tres veces la siguiente deprecación (súplica)
que indica su significación mística: Domine, domine, isti sunt Agni
novelli, qui annuntiaverunt alleluia: Modo modo veniunt ad fontes,
repleti sunt charitate: alleluia.
Bes
Dios que aparece en el panteón egipcio, pero que traía origen
extranjero, pues posiblemente procedía de Arabia. El Libro de los
Muertos lo identifica como Set, el espíritu del mal, y sin duda por
esa significación aparece representado en los cipos (pilastras
erigidas en memoria de los muertos) de Horus, símbolo del bien.
En algunos monumentos de época muy antiguas que representan
a Horus, le vemos pisando con sus pies las monstruosas
personificaciones del mal, ya sean los cocodrilos, el escorpión, o
las serpientes.
Suele aparecer la cabeza deforme de Bes, sin duda como
emblema de la fuerza destructora de la naturaleza en oposición a
la eterna juventud del Dios niño. Sus imágenes abundan bien
como elemento simbólico ornamental, bien en los amuletos o en
los recipientes de barro cocido y esmaltado. Le presentan siempre
como la figura de un hombre de vientre abultado, piernas cortas y
las manos apoyadas por lo común en las rodillas. El rostro, con
expresión de chivo que recuerda a los sátiros griegos, es de
pómulos salientes, nariz aplastada y ancha, boca abierta con la
lengua de afuera, abultadas cejas, y partiendo de la frente, dos
cuernos de macho cabrío, llevando igualmente una corona de
plumas de ansar (ave palmípeda) erguidas. Por su expresión se le
ha comparado al tipo arcaico de la Gorgona (deidad maligna)
alada, y también a la forma femenina del Dios indio Siva. Suele
vestir una piel de leopardo y a veces la vemos como Dios de la
danza bailando de una forma grotesca. Con estas características
es muy frecuente su imagen en los objetos usados por las damas
egipcias.
Bohiti
Médicos y sacerdotes de la isla de Haití en la época
precolombina, miembros de los bohiti, una tribu que conocía y
utilizaba las propiedades ciertas o supuestas de muchas plantas.
Se presentaban ante el enfermo ocultando en la boca huesos,
piedras u otros objetos y después de repetidos ademanes gestos
raros y otras ceremonias, después de chupar o frotar al enfermo
de pies a cabeza, le hacían creer que le habían extraído del
cuerpo el hueso o piedra que llevaban en la boca, diciéndole:
"He aquí lo que te hacía sufrir: puede dar por concluidos tus
padecimientos".
Ciertamente este sistema, tan poco ortodoxo que es difícil creer en
ello, es una prueba del poder curativo que una mente entusiasta
puede tener para curar el cuerpo, lo que constituye la mejor de
las medicinas.
Estas piedras y objetos eran para los haitianos preciosas reliquias,
a las que atribuían el poder de facilitar los alumbramientos,
aumentar la fertilidad de la tierra y disponer de los elementos.
En las ocasiones solemnes, cuando consultaban a la divinidad en
algún asunto grave, los bohitis se reunían con los caciques en sus
templos, grandes casas consagradas a los cemíes, espíritus que
dictaban o ejecutaban las órdenes celestiales.
Pudiera ser que los sacerdotes bohiti aspirasen por la nariz polvo
o humo de sustancias alucinógenas, y así, trastornados los
sentidos, se caían al suelo en estado de éxtasis. Repuesto
posteriormente, se incorporaba permaneciendo un buen rato con
la cabeza baja y las mano en las rodillas, meditando o
reponiéndose. De repente salía de su estupor, alzaba los ojos al
cielo y pronunciaba frases incomprensibles pero que posiblemente
tuvieran el mismo propósito que los mantras hindús. Se levantaba
entonces con majestad y decía lo que los cemíes le habían
comunicado. La muchedumbre, que impaciente aguardaba en la
puerta, tenía así conocimiento de la voluntad celeste y modificaba
su comportamiento, tal y como haría hoy en día un entusiasta del
psicoanalista.
Cartela (cartela egipcia)
Este emblema tiene la forma de un rectángulo con los ángulos
redondeados o adornados, un sello que tiene carácter jeroglífico
de renovación y de eternidad. Los faraones, ansiosos de la
inmortalidad (en realidad todos tenemos esa misma
preocupación) escogieron el sello para escribir su nombre propio.
Algunos historiadores creyeron ver en este símbolo egipcio la
imagen de la serpiente mordiéndose la cola, que es otro emblema
de la eternidad.
Se distinguen dos clases de cartela: la primera es la que contiene
el prenombre que expresa siempre una asimilación del rey Sol, el
nombre divino al cual precede la expresión jeroglífica “Rey del
Mediodía y del Norte”, que se refiere a la división del Universo
en parte austral y parte boreal, a las cuales vivifica igualmente
con sus rayos. La segunda cartela en la que contiene el nombre
propio precedido de la expresión “Hijo del Sol”, que envuelve la
idea de la asimilación del rey al Dios Orus, soberano de la Tierra.
Esta doble cartela, cuyo empleo data de la quinta dinastía,
respondía a la idea de que todo Faraón era un verdadero Dios
que había descendido entre los hombres, puesto que el Dios
egipcio estaba dotado de la facultad de engendrar en sí mismo,
de ser padre e hijo a la vez.
Catacumbas
Estas cavidades subterráneas en las cuales se daba sepultura a los
muertos, presente en numerosas civilizaciones, fueron
especialmente importantes gracias a los egipcios, quienes
abrieron en las faldas de las montañas gran cantidad de ellas, a
las que llaman “hipogeos”. Italia es otro país en el cual abundan
más, siendo las de Siracusa casi una ciudad subterránea con sus
calles y plazas, a las que denominaban como cementerio o grutas
de San Juan. Las formas de estas inmensas excavaciones son
mayores que las de Roma y se creen que pertenecen a época
anterior a la conquista de Sicilia por los romanos, y que su uso
pasó luego de los paganos a los cristianos.
Pero las más notables y célebres son las catacumbas de Roma,
cuyo origen tanto debaten los arqueólogos, pues mientras para
uno son sencillamente canteras que los cristianos utilizaron para
sepultar a sus mártires, para otros son galerías abiertas
exclusivamente para refugiarse en la época de la persecución,
celebrar sus ritos y enterrar los muertos.
En estas excavaciones no son similares a aquellas que han servido
de canteras, pues no tenían otro objeto que la extracción de la
arena volcánica que con tanta abundancia produce el suelo de
toda la campiña de Roma.
Denominadas como arenarios, eran más anchas que las
catacumbas, y sus bóvedas, de grandes luces, se desplomaban
con facilidad.
Las verdaderas catacumbas presentan corredores estrechos
ejecutados de una manera económica y sólida, ocupando en
Roma una extensión considerable en una zona de dos o tres
kilómetros alrededor de la ciudad, y multiplicando esa extensión
por la cantidad de galerías abiertas en diferentes pisos. Se han
calculado que en una área cuadrada de ciento veinticinco pies
romanos de lado no hay menos de siete a ochocientos metros de
galería, ascendiendo el total de líneas de excavación a unos
quinientos ochenta kilómetros.
Antes se creía que todas estaban ligadas entre sí formando una
red; pero las condiciones geológicas e hidráulicas del suelo
desmienten tal aseveración, y han impuesto límites a las
necrópolis subterráneas, que permanecen en grupos separados,
de los cuales se pueden contar hasta cuarenta y seis.
En su decoración interna, cuando la hay, pues es muy escueta, se
hallan temas escogidos del Antiguo y Nuevo Testamento, y no
solamente asuntos históricos, sino también simbólicos, pues se ve
con frecuencia figuras paganas apropiadas al cristianismo.
Además del cementerio de San Calixto, existen las catacumbas de
Flavia Domitila, la de Santa Priscila y la de Ostriensis, esta última
la mayor de todas y que tiene entre sus galerías una pequeña
basílica en tres compartimientos, uno para el obispo y diáconos,
otros para los fieles, y el tercero para los catecúmenos.
La práctica seguida por los cristianos de utilizar las catacumbas
para la celebración de sus ritos y enterramientos de sus muertos,
fue en realidad una continuación de costumbres anteriores.
Cemíes
Se trata de espíritus mitológicos adorados en la época
precolombina por los habitantes de Haití y otras Antillas.
Los cemíes dictaban y ejecutaban las órdenes del dios celeste
“numen”, a quien se rendía exclusivamente culto, y de ellos
mismos se esperaba la lluvia para los sedientos campos, la
posible suerte de los que nacían, así como la paz y el descanso
para los oprimidos pueblos.
Se les representaba generalmente bajo las feas y espantables
formas que los cristianos acostumbraban a dar al diablo. La
diferencia con otras creencias es que ahora los haitianos llevaban
su emblema en el hogar y en el trabajo, y con no poca frecuencia
al cuello; incluso cuando salían para la guerra, los guerreros se
los ataban a la frente para que le sirvieran de escudo y de
amuleto. También los grababan en sus joyas, los colocaban en
todos los lugares donde tuviesen interés en recordarlos, y a cada
momento les hacían ofrendas, les dirigían ruegos, súplicas, les
pedían cuanto necesitaban o pudiese contribuir a su más
agradable vida, y les interrogaban en los templos.
Indudablemente, estas civilizaciones habían llegado a una
conclusión práctica: no solamente había que adorar al dios
bueno, sino que su opositor, el diablo, era alguien a quien tener
en cuenta.
Cilindros orientales
Los cilindros grabados recogidos por los exploradores de la
Mesopotamia, eran los sellos que empleaban para firmar los
caldeos y los babilonios quienes, para tenerlos siempre a mano,
los llevaban consigo pendientes de un cordón, algo que llamó
mucho la atención de Herodoto. Este historiador griego, nacido
en el año 485 a.C. en Halicarnaso (Bodrum, Turquía), es
conocido como el padre de la historia y se cree que estuvo
exiliado hacia el año 457 a.C. por conspirar contra Persia.
En el momento actual se conocen unos tres mil doscientos
cilindros, que se encuentran distribuidos en el Museo Británico, la
Biblioteca Nacional de París, el Louvre y unos quinientos en
colecciones particulares. Originalmente son pedazos de roca
arrastrados por las corrientes de las aguas y que con el trascurso
de los tiempos adquirieron forma cilíndrica.
Luego fueron perfeccionados por los hombres a quienes la viveza
de su color, su grano de tonos blancos, negros, rojos o azules, y
su transparencia, les motivaron a recogerlos para hacer con ellos
adornos, a los que los orientales cogieron gran aprecio. A fin de
utilizar estas pequeñas piedras las grababan, poniendo la imagen
de un dios o su símbolo, con lo cual terminaban convertidas en un
talismán. Así, cuando un caldeo o un babilónico sellaba con su
cilindro, en realidad estaba poniendo como testigo a la divinidad,
lo que garantizaba así la firma.
La piedra por sí misma ya tenía carácter talismánico, pues se le
atribuían virtudes mágicas a cada una, y cada caldero poseía sus
propios poderes que le distinguían de los otros, representando
también la voluntad y carácter de la persona poseedora. Por
desgracia, estos amuletos eran también elitistas, pues la gente
pobre se contentaba con estampar sobre la arcilla húmeda la
huella de la uña, algo que aún hoy podemos ver en numerosos
ladrillos escritos que contienen contratos.
Las piedrecitas recogidas en los ríos tienen por lo común forma
ovoide, aunque muchas han terminado por ser cilíndricas a causa
del desgaste, y de aquí el nombre con que las designan los
arqueólogos.
Están los cilindros taladrados por su eje, y los pocos que no lo
están se suponen que son piezas sin acabar. Dicho taladro,
indudablemente, tuvo sólo como fin poder suspender el cilindro
para llevarle, pues para estampar sobre la arcilla húmeda la
imagen o la inscripción era necesario poner a éste una montura
de metal, tal y como hoy les ponen los arqueólogos para
estampar sus inscripciones y poderlas leer. De este modo se
obtiene sobre una superficie el desarrollo completo del grabado
del cilindro.
Los antiguos caldeos debieron desconocer este sistema, pues en
los ladrillos solamente se ve impresa una parte pequeña del
cilindro, la que contenía el nombre, y sólo por medio de varias
estampaciones aparece en algunos ladrillos todo o casi todo el
grabado de un cilindro. Únicamente se conoce un ladrillo que ha
sido estampado de una vez todo el grabado y que es el
descubierto por Layard en Koyundjik.
El taladro en cuestión sólo serviría quizá para pasar un
cordoncito, aunque es interesante resaltar que en algunos
cilindros se han encontrado restos de monturas cilíndricas,
consistentes en un trozo de hierro que lleva por un lado un asa y
por el opuesto está remachado.
Cinocéfalos
Géneros de monos catirrinos, de la familia de los cinocefálidos,
que se caracterizan por tener un hocico muy alargado y cola
terminada por un mechón de pelo. Son los monos mayores
después de los orangutanes y habitan África y las regiones de
Asia cercanas a aquella, en la zona de las altas montañas.
Este mono ha sido consagrado a Tot en la mitología egipcia, y,
especialmente, a Tot Lunos. Su imagen aparece frecuentemente en
los monumentos de Egipto y el Museo del Louvre posee una figura
de un cinocéfalo sentado, sosteniendo el ojo simbólico, emblema
de la Luna llena. Una estatua del mismo Museo representando a
un súbdito de Ramsés II, tiene una nave en la que hay un
cinocéfalo llevando sobre la cabeza el disco lunar. También
aparece el cinocéfalo sirviendo de contrapeso a la balanza en
que Tot, el Señor de la verdad, y Horus pesan las almas en el
Amenti, ante el tribunal de Osiris, lo que indica que el cinocéfalo,
en este caso, significa el equilibrio. Los cinocéfalos estaban
consagrados a la adoración del Sol de levante, y con esta
significación figura en los templos y se encuentran esculpidos en
la base del obelisco de Lucsor, que hoy se halla en la plaza de la
Concordia en París y que son quizá las mejores imágenes de ese
animal sagrado.
Égidas (Del griego aiyis, escudo o coraza)
Pequeños objetos que ordinariamente son de bronce y que se
componen de un collar o esclavina semicircular, usekh, más o
menos adornado y de una cabeza de Diosa, Maut, Hator, Seket,
Bast, etc.
Estas égidas tienen un mango, sobre el que se ven grabadas
algunas representaciones religiosas, pudiendo ser de plata, oro y
cornalina, empleándose en Egipto como pendientes.
Elaboradas con la piel de la cabra Amaltea, adornada de la
cabeza de Medusa, atributo con que se representa a Júpiter y a
Minerva, la égida solía servir a manera de escudo.
Élitros (del griego elytron, estuche)
Cada una de las dos córneas que cubren las alas anteriores de
los coleópteros y ortópteros, y protegen el par de alas posteriores.
Habitualmente se han endurecido y quedado convertidas en
gruesas láminas córneas, que se yuxtaponen por su borde interno
y protegen el par de alas posteriores que son las únicas aptas
para el vuelo.
Escarabajo
Entre la numerosa y variada serie de amuletos y adornos
exhumados de las tumbas egipcias, encontrados muchos de ellos
en las mismas momias, se distinguen las figuras de los
escarabajos. Los hay de todos los tamaños y formas, así como de
toda clase de materiales, siendo los más numerosos los de arcilla
esmaltada de color azul verdoso, o de piedra también esmaltada.
Normalmente son de forma semiovoide, tal y como son los
escarabajos reales.
El hieratismo egipcio representó al escarabajo de un modo
decorativo y por ello nos lo muestra con las patas plegadas bajo
el caparazón y encima de una plancha de forma oval del mismo
tamaño que el perfil exterior del insecto. Hay algunos, muy pocos,
que llevan élitros, alas.
En la cara inferior de dicha plancha llevan grabadas inscripciones
jeroglíficas que suelen consistir en nombres de reyes, expresiones
místicas, y oraciones en los de mayor tamaño, que no siempre son
de fácil comprensión, pero que dan importancia a los
escarabajos. Suelen estar horadados en el sentido de su eje
mayor, a fin de poderles engarzar, como los hacían los egipcios,
para formar collares que ponían a las momias.
Los miembros de la dinastía XI llevaban casi siempre un
escarabajo de piedra preciosa puesta como sortija en la mano
izquierda. En Menfis, concretamente en las tumbas
correspondientes a las dinastías XIX a la XXI, se encuentran
grandes escarabajos de piedras duras los cuales fueron
colocados dentro del cuerpo mismo de la momia. Estos son los
escarabajos llamados funerarios que tan frecuentemente se
encuentran en las momias de gente pobre del tiempo de los
Tolomeos y que frecuentemente iban revestidos con unas
planchuelas de bronce y efectuar la forma del jeroglífico del
corazón.
Estos amuletos exigen una explicación en cuanto al significado
que tenían, aunque esto nos obliga a que demos alguna
referencia del escarabajo desde el punto de vista religioso. Para
esas gentes el escarabajo simbolizaba la gran ley de la
transformación emprendida por los sabios del antiguo Egipto, y
en la cual veían su razón para negar la muerte.
En el Panteón egipcio, donde los dioses pueden decirse que eran
verdaderos jeroglíficos del simbolismo religioso, el escarabajo era
mencionado como Kho-pirru, Khopri, o Khopreu, lo que se podría
traducir como cambiar. Ello nos indica que su creencia era firme
en cuanto a la continua renovación de la existencia, siendo por
consiguiente el emblema de la vida humana y de las
transformaciones sucesivas del alma en el otro mundo.
Por todo esto, sin duda el escarabajo era el amuleto más corriente
para los egipcios, o al menos eso demuestra la extraordinaria
abundancia de sus representaciones en las tumbas.
Como amuleto debería representar al gran escarabajo, símbolos
del corazón, con que se reemplazaba el propio corazón de los
muertos, y que llevan grabadas en su base una fórmula mágica
extraída de los capítulos XXX y LXIV del Libro de los Muertos y que
dice así:
"¡Oh, corazón mío que me vino de mi madre, corazón mío, de
cuando yo estaba en la tierra, no te alces contra mí, no depongas
testimonio del enemigo contra mí ante los jefes divinos; no me
abandones ante el dios Grande señor del Occidente! salud a ti,
corazón de Osiris, que das fe en el Occidente; salud a vosotras,
vísceras divinas; salud a vosotros, dioses de barba trenzada,
poderosos por vuestro cetro; hablad en bien del muerto y
alcanzad que prospere por mediación Nahtkou"
En el juicio final el corazón era colocado en una balanza y su
testimonio decidía la suerte del hombre. Esta fórmula tenía por
objeto obligarle a que no dijera ante los dioses más que aquello
que redundase en bien del muerto, y que callase las malas
acciones.
Para mayor eficacia de estos escarabajos funerarios se grababan
en ellos, además de la antedicha plegaria, representaciones
divinas, las cuales iban en las alas y en el caparazón de algunos
escarabajos, según vemos en el disco solar adorados por dos
cinocéfalos: las imágenes de Ammón en la barca solar y Osiris
momia protegido por las alas de Isis y Neftis.
Estos escarabajos para sustituir al corazón de la momia no se
construían especialmente, si no que se compraban ya hechos a
los comerciantes.
El escarabajo como emblema divino representaba a Khopri, el Sol
del atardecer, el Sol de la mañana (Khopru) y que renace,
después de morir todos los días. Por esto representaban el disco
solar en los escarabajos, poniéndole en una barca para recibir
las plegarias de Isis y de Neftis, que le protegían de todo peligro
durante la noche.
La misma escena de adoración es cuando el amuleto empleado
tiene los pectorales decorados. El escarabajo en este caso
aparece aislado sobre la barca, entre Isis y Neftis, y los
pectorales tenían la virtud de poner al muerto bajo la protección
de las divinidades representadas e identificarle con el Sol de la
mañana. Estos amuletos solían estar elaborados de otra materia
distinta a los demás adornos.
Todo ello confirma la idea apuntada de que el escarabajo era,
ante todo, un símbolo místico de la vida, aunque los pequeños
acabaron por ser simplemente joyas o bisutería, sin verdadero
valor religioso. Mientras que para los cristianos la cruz tiene igual
valor sea cual sea su tamaño, ello no ocurre con los escarabajos.
Con el tiempo y una vez desposeído de su primera significación,
la industria le aplicó para otros fines diversos, entre ellos como
piedra para sortijas, adorno de pendiente, cuenta de collar, etc.
Los signos grabados en sus bases ahora son simples
combinaciones de líneas, entrelazados que carecen de
significación precisa, o bien símbolos a los que el propietario del
amuleto les quiere dar un sentido de misterio que nada más que él
acepta y comprende. También puede tener, o bien el nombre y
los títulos de un individuo, o bien, sentencias piadosas o fórmulas
mágicas.
Es frecuente en los escarabajos de todas las épocas incluir frases
de Menkhopirri, la cual fue grabada en honor del faraón Tutmos
III, y que eran frases de buen augurio cuyos tres signos expresan
uno de los dogmas fundamentales de la ortodoxia egipcia:
“Durable es para siempre la renovación de Ra”.
Los escarabajos más antiguos generalmente no estaban
esmaltados, y llevan una serie de roleos (forma de caracol)
alrededor del nombre o de los signos que contienen.
La mayor parte de los escarabajos de las dinastías XI y XII son de
amatista, mientras que aquellos que están cubiertos con barniz
verde fueron muy frecuentes desde la Dinastía XII, y los de barniz
desde la Dinastía XIII. En la época de la dominación griega la
fabricación de escarabajos falsos tuvo un considerable desarrollo
y adquirió un grado asombroso de perfección. El trabajo de estos
escarabajos es muy bueno, y sus materiales de gran calidad,
siendo muchos de ellos verdaderas obras de arte en la que todos
los detalles del insecto están admirablemente tratados.
El escarabajo también se ve representado con simbolismo en los
bajorrelieves y pinturas, y también se le ve formando el adorno
central de las vestiduras de las momias hechas de mallas
formadas por canutillos, pero en todos estos casos, los
escarabajos aparecen con las alas extendidas representando al
sol y un buitre simbólico, algo que es muy frecuente en la
decoración de los monumentos. En los escarabajos pintados las
patas están extendidas, pues siempre se le representa visto por
encima.
Falo
Las ideas de generación y de reproducción aparecen
simbolizadas por el falo, pene, en todas las Mitologías y la
imagen de este símbolo fue multiplicada como motivo de culto en
la mayor parte de los pueblos de la antigüedad. No hay que ver,
por consiguiente, en esta clase de representaciones que hoy
abundan en las colecciones de los Museos, objetos puramente
pornográficos, y sí, por el contrario, objetos hechos para
mantener la fe y el culto a ciertas divinidades. Ciertamente, para
los movimientos feministas la adoración al falo es síntoma de
machismo, pero de ser así deberíamos considerar como
igualmente reprobable el culto a la maternidad.
Lo cierto es que representar y cuidar esa parte de la anatomía
masculina no debe ser considerado ni siquiera obsceno, mucho
menos hacerlo clandestinamente, sino como un símbolo religioso
que mostraba la consideración a la forma con la cual la
naturaleza humana se perpetúa.
Las ideas en sí mismas nunca representaban nada licencioso, y es
el mal uso de ellas lo que lleva a actos malintencionados. No es
peor el comunismo que el fascismo y ni siquiera en el término
medio está el equilibrio y la virtud. La Madre naturaleza nos
indica que el blanco es igual de bueno que el negro, y que la
noche es tan necesaria como el día.
Es verdad que no siempre se han usado estos símbolos con un fin
puramente religioso, ni tan “natural” como el que describo, pues
al abrigo de ello se han efectuado no pocos abusos contra las
personas. Algunos dicen que la decadencia romana empezó
cuando en su religión comenzaron torpemente a adorar al falo
como el atributo supremo del hombre, pero debemos recordar
que siempre ha existido cierta adoración a esta parte de la
anatomía del varón y no por ello los pueblos han caído en
desgracia.
El falo no solamente figuró como símbolo de las ceremonias
sagradas de los pueblos de la antigüedad sino que también fue
usado por gentes supersticiosas, prácticamente la mayoría de las
personas en la antigüedad. Su uso como amuleto fue frecuente
pues se creía que era un excelente conjuro contra la hechicería y
el mal de ojo. Las mujeres romanas acostumbraban a llevar
pequeños falos de bronce suspendidos de sus collares y de
Pompeya y de Herculano se han extraído cierta cantidad de falos
de bronce provistos de una anilla para poderlos suspender como
amuletos. Algunos tenían las formas más caprichosas, y les vemos
simulando un caballo Pegaso, así como llevando alas o patas. En
uno de estos falos en forma de caballo va montado un muchacho
que intenta poner una corona en el extremo. Otros falos simulan
ser un perro o un león y los hay también de ave y de carnero.
Algunos figuran como elemento natural en una figura de varón,
que suele ser la de Mercurio, mientras que otros, como el de
Mercurio, se nos muestran con alas y otros tienen como adorno
unas campanillas pendientes de cadenitas. Los más audaces
tienen figura de media luna, uno de cuyos extremos simula un falo
y el otro una mano haciendo la figura del mismo, y llevan además
en el centro, y algunas veces de relieve a los lados, otros falos.
Sin embargo, no son menos curiosos que los amuletos fálicos
representados en las imágenes de Hermes y de Príapo, con el falo
generalmente de bronce y pequeño (¿), que también se encuentra
en los Museos. Sobre el aspecto del tamaño ya sabemos que no
hay forma de ponerse de acuerdo, pero lo que observamos es
que habitualmente se le muestra en estado de relajación total y
pocas veces, salvo en pinturas, se le puede ver en estado de
erección. Todo el mundo sabe que este órgano viril tiene dos
funciones básicas, procrear y servir como emisor de orina, y que
para la primera opción debe estar razonablemente erecto, pero
por razones extrañas la mayoría de las estatuas nos lo muestran
plenamente relajado.
En Pompeya, además, se han encontrado algunas columnas
fálicas de piedra, que también pudiéramos llamar
guardacantones, aunque posiblemente se trate de simples
columnas que alguien ha querido, en un alarde de imaginación,
ver en ellas el símbolo varonil. No les extrañe esta postura pues
hoy en día es frecuente que ocurra cosas similares, especialmente
con las farolas que alumbran nuestras calles. En Pompeya, que
para los moralistas era algo similar a Sodoma y Gomorra, vemos
numerosas representaciones fálicas en las puertas de las tiendas,
algunas al lado de relieves con la inscripción “Hic habitat
felicitas”. Al menos eso se muestra en la puerta de una panadería
en Pompeya, y que hoy figura en el Museo de Nápoles.
A pesar de que la Iglesia anatematizó el empleo de los amuletos
fálicos (hecho curioso si tenemos en cuenta que la mayoría de sus
representantes son varones), o sea el fascinius, mediante los
estatutos sinodales de Mans en 1247 y por los de Tours en 1396,
en aquellos tiempos aún se usaba en el exterior de los edificios
como amuleto para preservar de los maleficios. Por estas y otras
razones el uso de dicho amuleto ha seguido y aún sigue en
alguna localidad de Italia, donde se acostumbra a colgárselo al
cuello a los niños. Como se ve, el culto al falo ha sido común a
todos los pueblos, siendo su lugar más destacado la India, donde
figura también en el símbolo conocido con el nombre de Lingan, y
en la América precolombina fue adorado en los templos y usado
como amuleto.
Filacteria
Amuleto hecho en pedazo de piel o pergamino, en que estaban
escritos algunos pasajes bíblicos, el cual, colocado en una caja o
bolsa, llevaban los judíos atados al brazo izquierdo o a la frente.
También, cada una de las dos pequeñas envolturas de cuero que
contienen tiras de pergamino con ciertos pasajes de la Escritura;
los judíos, durante ciertos rezos, las llevan atadas, una al brazo
izquierdo, y otra a la frente.
Cruz gamada
Cruz de brazos iguales, de extremidades dobladas en forma de
gamma mayúscula del alfabeto griego, y que era el símbolo del
Fuego y del Sol, svásti de los Celtas, que representaba un
diagrama místico de buen augurio, con el que se encabezaban
las piedras tumularias. Después fue elegida como emblema de los
pueblos arios y de los nacionalistas alemanes, adoptándose
finalmente como símbolo religioso, político o racista.
Gnostisismo (de gnóstico)
Escuelas y sistemas religiosos y filosóficos de los primeros siglos
de la era cristiana, originados de sectas judaicas, paganas y
cristianas, que, sin embargo, concordaban en puntos capitales:
como en el conocimiento de una ciencia superior y misteriosa y en
la admisión de una serie de entidades divinas que intervenían en
la creación y conservación del Universo.
Esta doctrina filosófica y religiosa está relacionada con la
concepción dualista de la divinidad, que plantea la existencia de
un dios doble o de dos dioses iguales, uno de los cuales es el
creador del bien y otro el del mal, y ambos están enzarzados en
una lucha perpetua. Se plantea el problema del origen del mal,
diciendo: si Dios creó el mal, Dios sería también malo, o bien el
bien puede engendrar el mal.
Y si Dios no creó el mal, quiere decir que hay una parte de la
realidad que fue creada por otro Creador.
El gnosticismo incorporó a sus doctrinas parte de la filosofía de
los antiguos cultos de Osiris y de Hermes Trismegisto, y ha
utilizado mucho del prestigio de Pitágoras para justificar sus
afirmaciones y prácticas. En diversos períodos, varias de las
llamadas herejías cristianas, como los Bogomilos y los Cátaros
incorporaron filosofías gnósticas al cristianismo.
Hator (Diosa de la Mitología egipcia)
De la misma manera que Neith, Maut y Nut, personifican el
espacio celeste en que se mueve el Sol, y Horus simboliza la
salida del Sol, Hator, cuyo nombre significa literalmente en lengua
egipcia "la habitación de Horus", tiene el carácter de madre del
Sol, carácter que simboliza la vaca, bajo cuya forma suele
aparecer amamantando a Horus. También los reyes, por su
asimilación a Horus, fueron representados mamando de la vaca
de Hator, pues su papel de Diosa madre le confunde con Isis,
madre de Horus, en la tríada tebana y en el drama osiriano, cuya
leyenda divulgo Plutarco.
Al igual que otras Diosas personifica el espacio celeste, pero hay
que tener en cuenta que como madre que es del Sol del ocaso,
Hator personifica especialmente el cielo nocturno en el cual
parece renovarse el mundo. En ese sentido, se le daba el nombre
de Diosa de oro (Nub en la lengua egipcia), porque bajo la
forma de vaca animaba la montaña tras la cual se esconde el Sol.
Nub era llamada así por los egipcios a la sala del hipogeo en
que se depositaba el sarcófago, por aquella asimilación que
hacían del tránsito de la vida a la muerte con la desaparición del
Sol en el horizonte.
Hierático (del griego hieros, sagrado)
Que pertenece a los sacerdotes o tiene la forma de una tradición
litúrgica.
Que reproduce en escultura y pintura las formas tradicionales.
Escritura hierática, trazado cursivo o abreviado de la escritura
jeroglífica de los egipcios. También, relativo a las cosas
sagradas, a cierta clase de papel que se traía de Egipto, a la
escultura y la pintura religiosas que, carentes de inspiración,
reproducen formas tradicionales, y al estilo o ademán que tiene o
afecta solemnidad extrema, aunque sea en cosas no sagradas.
Hipogeo
Por definición, se dice de la planta o de alguno de sus órganos
que se desarrollan bajo el suelo, aunque también para definir a
las bóvedas subterráneas donde los antiguos conservaban los
cadáveres sin quemarlos. Vitruvio los llamaba así a todas las
partes de los edificios construidos debajo del nivel del suelo, en
conformidad con la etimología griega, aunque dicho nombre se
daba más especialmente a las sepulturas subterráneas. Se dividen
los hipogeos en dos clases, según que están abiertos en el suelo
sin indicación aparente, o que están coronados por un
monumento funerario. Los de la primera clase han escapado en
gran número a la acción destructora del tiempo y de la mano del
hombre.
Cuatro pueblos construyeron principalmente hipogeos para sus
muertos: los egipcios, los etruscos, los griegos y los romanos, pero
los monumentos de los dos primeros pueblos son superiores a los
de los otros. Parece que los egipcios fueron los primeros que
utilizaron las innumerables cámaras y huecos de sus canteras
abandonadas para depositar en ellas sus momias, y gracias a
estos monumentos, de magnificencia sin igual, y cerrados desde
hace tantos siglos, es como se ha podido en los tiempos modernos
formar idea del arte, poderío y civilización de los egipcios en tan
remotas épocas. Unos de los hipogeos más notables es el llamado
necrópolis de Tebas, en las inmediaciones de dicha ciudad.
También los hay en Beni-Hassán, en Berxé, en Karnac y en Bibán-
el-Moluk. Después de los egipcios, los etruscos fueron los que
construyeron mayor número de hipogeos.
Jeroglífico
Se aplica a la escritura en que no se representan las palabras con
signos fonéticos o alfabéticos, sino el significado de las palabras
con figuras o símbolos. Fueron empleados como escritura por los
egipcios y otros pueblos antiguos, principalmente en los
monumentos, aunque con el paso de los tiempos se usaron más
como un conjunto de signos y figuras con que se expresa una
frase, ordinariamente por pasatiempo o juego de ingenio.
Mediante la utilización no de letras sino de dibujos de hombres,
pájaros, mamíferos, vegetales y objetos cotidianos, los jeroglíficos
(alrededor de setecientos) pueden desempeñar dos funciones en
la escritura: el ideograma, representación de objetos materiales y
de acciones físicas cuya sola figuración evoca la idea significada
pero sin permitir la expresión de ninguna idea abstracta, y el
fonograma, jeroglífico que evoca un sonido. Es el principio del
fonograma que nos permite transcribir fonéticamente todos los
sonidos y, por tanto, escribir todas las palabras del lenguaje.
Champollion fue el primero en descifrar los jeroglíficos egipcios.
Mal de ojo
Influjo maléfico que, según vanamente se cree, puede una
persona ejercer sobre otra, mirándola de cierta manera, y en
particularidad sobre los niños.
Nilómetro
Instrumento destinado a medir el crecimiento e inundaciones del
Nilo. Las inundaciones periódicas, en un principio catastróficas,
fueron con el paso de los años de gran utilidad para los egipcios.
Ello les obligó a diseñar un instrumento para conocer su
elevación, consistente en una simple regla que tenía señalada una
escala de división.
Una vez situada en las paredes de un pozo abierto a propósito, o
sobre una columna octogonal de mármol colocada en un pozo,
estanque o depósito en el cual entraba el agua del Nilo por un
canal, bastaba con mirar el nivel. Para su conservación estaban
señaladas ciertas rentas que se pagaban religiosamente, llegando
a considerarse entonces como monumentos sagrados y por ello en
ciertas ocasiones le dieron la figura del dios Apis.
Numen
Cualquiera de los dioses fabulosos adorados por los antiguos
idólatras. También se denomina a la inspiración del escritor o
artista.
Papiros
Documentos escritos en un papel fabricado por los antiguos
egipcios, de una planta llamada vulgarmente papiro. Esta planta
se desarrolla en el nordeste de África y es propia de lugares
pantanosos y riberas. Los tallos alcanzan hasta 3 ó 4 metros de
altura, son gruesos y cilíndricos, lisos, de color verde oscuro y
completamente desnudos, acabando en su cima en un conjunto de
inflorescencias y numerosas brácteas lineales, largas, que se
encorvan hacia abajo, presentando el aspecto de un varillaje de
paraguas que tuviese muchas varillas.
El procedimiento seguido para la fabricación de éste papel
parece que consistía en cortar el tallo longitudinalmente en placas
muy delgadas, disponerlas al lado de otras paralelamente, tender
sobre ellas otras en sentido vertical de las primeras y desecar bajo
presión las láminas así formadas.
Como los tallos no tienen nudos y todos los haces fibrosos están
situados junto a la circunferencia, los tejidos interiores de éste
tallo están formados casi exclusivamente por células multiformes y
poliédricas de paredes delgadas.
Despojándolas de las partes fibrosas que llevaban en sus orillas,
entrecruzadas y sometidas a presión, quedaban después de estar
secas una lámina casi exclusivamente formada por celulosa, cuya
superficie permitía escribir con igual facilidad que en un papel
ordinario no satinado. La fabricación de este papel en el antiguo
Egipto debió hallarse muy desarrollada, a juzgar por las
condiciones y cantidad de las muestras que nos han llegado.
Pergamino
Del latín pergamenus, piel de la res, raída, adobada y estirada,
que sirve para diferentes usos, como para escribir en ella, cubrir
libros y otras cosas. También se denomina al título o documento
escrito en pergamino, razón por la cual se emplea para escribir
los antecedentes nobiliarios de una familia o de una persona.
Sobre este material se han escrito privilegios, cubierto libros y
otros usos.
La escritura sobre las pieles de los animales data de los tiempos
más remotos, posiblemente desde los primeros siglos de la
Creación. Hay quien asegura que los hebreos las empleaban ya
para éste objeto durante su permanencia en el monte Sinaí, en la
época en que el Señor entregó a Moisés las tablas de la Ley. Lo
cierto es que en el pueblo israelita se custodiaban varios
volúmenes escritos en pieles, que conservaban desde los tiempos
de David, del mismo modo que Herodoto, entre los griegos,
hablaba en su obra de las pieles de carnero y cabrito que se
empleaban en la escritura desde tiempos muy remotos.
Parece ser que estas pieles no estaban bien preparadas, o lo eran
de un modo muy elemental, ya que, escribir en ellas era no sólo
difícil, pues los caracteres tenían que ser muy abultados, sino que
quedaban tan sumamente gruesas y bastas que por poca
magnitud que tuviera una obra ocupaba un volumen inmenso. Por
ese motivo se dio por llamar volumen a todos los trabajos que los
sabios y los poetas dejaban escritos, nombre que se ha
conservado hasta nuestros días para toda clase de libros. Más
tarde, y para evitar todo eso, se escribieron casi todos los
tratados en papiro.
RESUMEN
Amuleto es cualquier objeto al que se le atribuye el poder de
apartar los males, los sortilegios, pestes, enfermedades, desastres
o contrarrestar los malos deseos proyectados a través de la
mirada de otras personas.
Siempre que se busque un talismán o un amuleto, se deberá hacer
"bendecir" por otra persona que esté en un nivel superior de
quien lo quiere portar.
La superstición de lo que hoy se llama todavía en ciertos países el
mal de ojo, es una creencia fascinante que está universalmente
admitida y para preservarse de esta y otras influencias se usaban
los amuletos.
A pesar de que la Iglesia cristiana condena las ideas
supersticiosas inherentes al amuleto y a su uso, los fieles de los
primeros tiempos aceptaron estas prácticas toleradas en cierto
modo por Constantino.
Ahora estamos llenos de descubrimientos científicos y de
investigaciones profundas que han hecho retroceder la
superstición, la magia y el encantamiento a simples referencias y
menciones históricas. Pero aún, según presentimos, el poder de
los auténticos amuletos está allí latente, rodeando sus expectantes
existencias, prontos para renacer desde sus orígenes, con una
fuerza milenaria que marcará definitivamente nuestros destinos.
Habrá que saber encontrarlos, y despertarles.
La rosa de Jericó es un bulbo seco originario de la tierra que vio
la Pasión y la Muerte de Jesucristo. Según la leyenda, al morir
Cristo y derramar su sangre por nosotros, la Energía de esta
planta se difundió por todo el Mundo, y arraigó de una manera
especial en toda la zona donde tuvo lugar su muerte.
El escarabajo era el amuleto más corriente para los egipcios, o al
menos eso demuestra la extraordinaria abundancia de sus
representaciones en las tumbas.
EXAMEN
1. ¿Qué se puede emplear como amuleto? 2. ¿Qué es un
talismán?
3. ¿Qué efecto produce la Estrella del Poder?
4. Define la Rosa de Jericó
5. ¿Cuáles han sido los amuletos egipcios más empleados?
6. ¿Una palabra o escritura puede ser igualmente un amuleto? 7.
Define el mal de ojo
8. ¿Qué empleo se debe dar a la Cruz de Caravaca?
9. ¿Cuál es el método adivinatorio más antiguo?
10. ¿En qué categoría debemos incluir a la herradura y el trébol
de cuatro hojas?
CURSO DE ESOTERISMO
Volumen uno
Lección dos CHACRAS y KARMA
ÍNDICE
Chakras
Los siete chacras del cuerpo humano Prana
Los siete derechos básicos
Chacras y colores
Karma
Reencarnación y karma
La teoría del karma
El destino
Residuos kármicos
Diferentes tipos de karma
El castigo universal
Naturaleza del karma
Somos responsables de nuestros actos Preguntas que
le harán habitualmente Justicia cósmica
Resumen
Ejercicios de autoevaluación
Respuestas a los ejercicios de autoevaluación
CHACRAS y KARMA
Objetivos de la lección
Nos referimos a los chacras como aquellos centros de energía
situados en el cuerpo humano y posiblemente de otros animales,
de los cuales fluye la energía de la mente.
Provenientes de la palabra sánscrita que significa rueda o vórtice,
hace referencia a los siete centros de energía que componen
nuestra conciencia y nuestro sistema nervioso, pudiéndose
encontrar en las cejas, el corazón, el pecho, los genitales, el
ombligo y en la base de la columna vertebral.
El Karma (“acto”) es un concepto que se emplea en las tres
grandes religiones de la India para definir la efectividad de los
actos humanos, y mediante los cuales quedarán determinados la
clase y el nivel de la siguiente reencarnación.
El Karma, pues, concibe la existencia humana como una larga
cadena de vidas, en la que cada vida particular está determinada
por las acciones de esta persona en su vida anterior. Por ello, una
acción se convierte en Karma cuando se realiza buscando un fin,
especialmente en cuanto a asegurarse una buena reencarnación.
CHAKRAS
Funcionando como verdaderos centros energéticos, al igual que
una bomba o válvula, regulan el flujo de la energía a través de
nuestro sistema orgánico, condicionando las decisiones que
tomamos para reaccionar ante las circunstancias de nuestra vida.
De una manera intuitiva y frecuentemente voluntaria, abrimos y
cerramos estas válvulas para decidir cómo debemos sentir,
asimilar y pensar, algo que logramos escogiendo el adecuado
filtro perceptivo a través del que queremos experimentar el mundo
que nos rodea.
Para los budistas solamente hay cuatro chacras, pero otras
tendencias, como la tibetana, nos describen un total de seis,
llegando hasta siete en el tantrismo hinduista. Para todos, sin
embargo, los chacras no son físicos y los consideran como
aspectos de nuestra conciencia, como las auras, pero más densos
y con capacidad para interaccionar con el cuerpo físico a través
de dos vehículos principales: el sistema endocrino y el sistema
nervioso.
¿Qué son?
Cada uno de los siete chacras, o cuatro, o seis, está asociados a
una de las siete glándulas endocrinas, y a su vez con el grupo de
nervios concentrados en el plexo solar. De este modo, cada
chacra puede asociarse a partes y funciones concretas del cuerpo
controladas por el plexo o por la glándula endocrina asociada a
dicho chacra. También existe otra clasificación, en la cual
podemos englobar a todos los cinco sentidos corporales, las
percepciones extrasensoriales y anímicas, los posibles estados de
conciencia que nos permiten llegar a comprender los secretos de
la existencia, y cualquier otra cosa que podamos experimentar.
Esto se clasifica en siete categorías, cada una asociada a un
chacra en concreto.
Esencialmente y esto debe quedar claro, los chacras no solo
representan unas partes concretas del cuerpo físico, sino también
zonas concretas de la conciencia. La conciencia, según
entendemos, es aquello denota varios factores esenciales en la
experiencia moral, como el reconocimiento y aceptación de un
principio de conducta obligada. Este concepto es diferente para
la teología y ética, pues hace referencia al sentido inherente de lo
bueno y lo malo en las elecciones morales, al igual que a la
satisfacción que sigue cuando efectuamos algo correcto, o bueno,
y a la insatisfacción y remordimiento que resulta de una conducta
que se considera mala. En las teorías éticas antiguas, sin
embargo, la conciencia se consideraba como una facultad mental
autónoma que tiene jurisdicción moral, bien absoluta o como
reflejo de Dios en el alma humana.
Cuando se siente tensión en la conciencia, se percibe en el
chacra asociado a esa parte de la conciencia y, a su vez, en las
zonas del cuerpo físico, que están relacionadas con ese chacra.
Dónde sintamos el estrés dependerá del porqué sentimos ese
estrés. La tensión del chacra la detectan los nervios del plexo solar
relacionados con ese chacra y la transmiten a las zonas del
cuerpo que están controladas por ese plexo.
El flexo solar está situado dos dedos por debajo del ombligo, y
supone el centro de la energía para muchas filosofías orientales.
Cuando la tensión se mantiene durante un periodo de tiempo, o a
un nivel de intensidad determinado, la persona crea un síntoma a
nivel físico. Sería lo que denominamos como enfermedad
psicosomática, pues son los problemas emocionales los que
desencadenan los síntomas y, posteriormente, las enfermedades.
El síntoma muestra un lenguaje específico que refleja la idea de
que cada uno de nosotros crea su propia realidad, y el
significado metafórico del síntoma se hace patente cuando éste es
descrito desde ese punto de vista. Por lo tanto, en lugar de decir
"no puedo ver", la persona debería describir esa sensación como
una carencia para ver algo concreto, pues es obvio que cerrando
los ojos –aún cuando no veamos nada-no podemos considerar
que no vemos. "No puedo andar" significa que esa persona se
abstiene de caminar para alejarse de una situación en la que es
infeliz, pero realmente dispone de la facultad de caminar. Y así
sucesivamente.
El síntoma sirve para comunicar a la persona a través de su
cuerpo sobre lo que está ocurriendo en su conciencia. Si, al
comprender el mensaje que ha enviado el síntoma, la persona
cambia algo de su forma de ser, ese síntoma ya no tiene razón de
existir y puede ser liberado, siempre que la persona se permita a
sí misma creer que es posible.
La conclusión es que:
Nosotros creemos que todo es posible.
Creemos que todo puede curarse. Simplemente se trata de cómo
hacerlo.
Clarificando ideas
Entender los chacras permite entender la relación entre nuestra
conciencia y nuestro cuerpo y, de este modo, nos permite ver
nuestro cuerpo como un mapa de nuestra conciencia. Nos aporta
una mejor comprensión de nosotros mismos y de todo lo que nos
rodea.
Para el hinduismo, Chacras significa “ruedas” o centros de
energía y según esta creencia el cuerpo está atravesado por un
canal, nadi, situado en la región de la base del ano y que llega
por la columna vertebral hasta la coronilla de la cabeza o
sushumna. A cada lado de éste hay otros dos canales que van
por los orificios de la nariz hasta la base del sushumna, estando
los chacras situados a lo largo de este eje.
El número y colocación de los chacras puede variar, aunque la
interpretación más aceptada es la contenida en el Kubjikamata
tantra. En este sistema los chacras están situados en la región
anal, los órganos genitales, el ombligo, el corazón, los ojos, la
garganta y en la coronilla de la cabeza. La zona denominada
como “Loto de mil pétalos”, es la comprendida entre ambos ojos.
El poder o shakti reside en el chacra base y una vez activado o
despertado, sube hasta el loto de mil pétalos, atravesando los
chacras a medida en que desciende. Luego se une con Siva y es
cuando el practicante alcanza la felicidad por haber logrado la
unión absoluta.
En el Yoga Kundalini cada chacra se visualiza y se dibuja como
el loto, cada uno con un número específico de pétalos, un color
determinado y está asociado con una deidad y mantra.
Por todo ello, vemos que el término chacras designa aquellos
lugares en el campo áurico humano donde ocurre el torbellino
energético. La anatomía de los chacras está descrita en la
literatura tántrica india y tibetana, y en los trabajos de C.W.
Leadbeater y otros investigadores modernos como S Karagulla, R
Bruyere y B Brennan. La palabra chacra es la figura mas parecida
a los principales centros de fuerza, el centro de los mismos que
actúa como eje, alrededor del cual giran estructuras en forma de
pétalos.
Aunque existen diferencias entre estos autores, la mayoría
concuerdan en la existencia de siete grandes chacras en el campo
áurico humano.
Barbara Brennan los describió como remolinos en forma de conos
que apuntan hacia la principal corriente de poder, y su parte
posterior se extiende hacia cada una de las siete capas de los
campos en los que están ubicados. Muchas funciones han sido
adjudicadas a esos centros de energía, o chacras:
Asimilación de la energía para el Campo Energético
Humano
Relación de las funciones psicológicas Percepciones de alta
sensibilidad
Puertas a otras realidades
Suponen una base para cada capa energética
La energía se transmite desde una capa a la próxima a través de
aberturas en las puntas de los chacras. Como los chacras sirven
para revitalizar el cuerpo, están relacionados con todas las
patologías del cuerpo; por ello, cada chacra ha sido asociado a
una glándula endocrina y un plexo nervioso principal.
LOS SIETE CHACRAS DEL CUERPO
HUMANO

Cómo son
Cualquier persona que tenga algo desarrollado el don de la
clarividencia puede visualizar los chacras fácilmente en el cuerpo
etérico, los cuales aparecen como un vórtice.
Cuando están poco desarrollados se asemejan a un círculo
pequeño, de 2 pulgadas aproximadamente y tienen un color
opaco; en una persona medio despierta y animada son
relucientes, brillantes remolinos, que aumentaron bastante su masa
y aparecen como soles pequeñitos.
Chacra Uno:
Tierra, identidad física orientada a la auto-
conservación
Localizado en la base de la espina dorsal, este chacra forma
nuestras raíces.
Representa el elemento tierra, y se relaciona, por consiguiente,
con nuestros instintos de supervivencia, y nuestro sentido de
conectar con la tierra para unir nuestros cuerpos con el plano
físico.
Este chacra nos trae la salud, prosperidad, seguridad, y la
presencia dinámica.
Chacra Dos:
Agua, identidad emocional orientada a la
autosatisfacción
El segundo chacra, localizado en la parte baja del abdomen y
cerca de los órganos sexuales, se relaciona con el elemento agua,
las emociones y la sexualidad.
Nos conecta a otras personas a través de los sentimientos, el
deseo, sensaciones y movimiento.
Este chacra nos trae fluidez y dones, profundidad de sentimiento,
esplendor sexual, y habilidad para aceptar el cambio.
Chacra Tres:
Fuego, identidad del ego orientada a la auto-definición
Este chacra es conocido como el chacra del poder, localizado en
el plexo solar.
Gobierna nuestro poder personal, amor, y autonomía, así como
nuestro metabolismo.
Cuando está saludable, este chacra nos trae energía, efectividad,
espontaneidad, y poder no dominante.
Chacra Cuatro: Viento, la identidad espiritual, social,
orientada a la autoaceptación
Este chacra se llama chacra del corazón y es el chacra del medio
en un sistema de siete.
Se relaciona con el amor y es el integrador opuesto a la psique:
es la mente y el cuerpo, varón y hembra, la persona y su sombra,
el ego y la unidad.
El cuarto chacra saludable nos permite amar profundamente,
sentir compasión y tener un sentido profundo de paz y
centralización.
Chacra Cinco:
Sonido, la identidad legítima, creativa, orientada a la
auto-expresión
Éste es el chacra localizado en la garganta y se relaciona así con
la comunicación y creatividad. Aquí nosotros experimentamos el
mundo simbólicamente a través de la vibración, pues la vibración
del sonido representa el idioma.
Chacra Seis:
Luz, identidad del arquetipo orientada a la auto-
reflexión
Este chacra es conocido como el chacra de la frente o tercer
centro del ojo. Se relaciona con el sentido de la vista, físicamente
e intuitivamente. Como tal, abre nuestras facultades psíquicas y
nuestra comprensión de los niveles del arquetipo, el modelo
original, soberano y eterno, que sirve de ejemplo.
Cuando está saludable nos permite ver claramente.
Chacra Siete: Pensamiento, identidad universal
orientada al autoconocimiento
Este es el chacra de la corona que relaciona a la conciencia con
el puro conocimiento. Es nuestra conexión con el mundo del más
allá, con lo eterno, en un pequeño espacio que nos hace más
inteligentes.
Cuando está desarrollado, nos trae conocimiento, sabiduría,
conexión comprensiva, espiritual, y beatitud.
La tradición hindú denomina así a los chacras principales:
Svadhistana chacra – (chacra genital)
Chacra Básico o Primer Chacra
El funcionamiento de este chacra determinará nuestra conexión
con la tierra y la materia. Se encuentra a la altura de los genitales
y suele llamarse como el ancla del espíritu. Está relacionado con
una sustancia ubicada a lo largo de la columna vertebral que
mantiene al cuerpo en forma y cuando no funciona bien se
presentan las enfermedades y el cuerpo empieza un proceso de
deterioro.
También está asociado con el sexo, pues es el lugar donde más
intensa energía hay en el cuerpo humano, aquella energía que
nos permite generar vida. Como todos los chacras se encenderá
con el estímulo de la corriente espiritual y cuando está muy
activado la persona tendrá deseos de saciar su deseo a ese nivel,
pero cuando lo logra, el nivel de energía retrocede.
Posee 4 pétalos y sus características positivas son:
Fortaleza, vigoriza el ánimo, provoca entusiasmo, estimula el
sistema nervioso y otorga resistencia, esfuerzo y constancia.
El mal uso determina el abatimiento físico y moral.
Manipura chacra - (chacra del ombligo)
Chacra Esplénico o Segundo Chacra Se encuentra a la
altura del ombligo. Posee 6 pétalos.
Características positivas:
Tiene influencia sobre el sistema nervioso y en la temperatura del
organismo.
Da una perfecta armonía al cuerpo, la mente y las emociones.
Características negativas:
Su mal uso produce histerismo o la búsqueda de experiencias que
reflejen intensidades de placer o de dolor.
Muladhara chacra - (chacra básico)
Plexo Solar ó Tercer Chacra Se encuentra en la boca del
estómago. Posee 10 pétalos.
Características positivas:
Tiene influencia sobre el aparato digestivo cuando están los 10
pétalos activados.
Además, da dominio sobre el subconsciente e ilumina la mente.
Produce cordura, enciende iniciativas y talentos, y desarrolla en
alto grado la prudencia.
Características negativas:
Su mal uso o desequilibrio da necesidad para consumir azúcar,
celos, e imposibilidad para decir 'no.'
Anahata chacra - (chacra del corazón)
Chacra Cardiaco o Cuarto Chacra
Se encuentra a la altura del corazón. Este chacra es responsable
de que sintamos compasión y amor sin egoísmo, de la
trascendencia y el discernimiento. Posee 12 pétalos.
Tiene relación directa con el rayo rosa.
Características positivas:
Cuando están todos los rayos activos estimula la vitalidad y
actividad en el cerebro, tonifica el sistema glandular y activa la
secreción interna.
Otorga la sabiduría Divina, la estabilidad, la perseverancia, la
paciencia y el equilibrio mental ante el sufrimiento o el placer. Se
empieza a ser más objetivo.
Su desequilibrio da sensación de vacío, la persona se vuelve
prejuiciosa.
Vishuddha chacra - (chacra del cuello)
Chacra Larígeo o Quinto Chacra
Está centrado alrededor de la garganta. Influye en la expresión y
la comunicación, el oído y la telepatía.
Tiene 16 pétalos. Gobierna el tiroides, los aparatos bronquial y
vocal, los pulmones, el aparato digestivo y el oído interno.
Características positivas:
Este centro es responsable del rejuvenecimiento y la longevidad.
Produce clarividencia.
Características negativas:
A niveles puramente físicos las dolencias de este centro incluyen el
vértigo, la anemia, alergias, fatiga y asma. Existe confusión y la
persona está desorientada.
Ajna chacra - (chacra de la voluntad)
Tercer Ojo o Sexto Chacra
Se encuentra en el entrecejo. Tiene 2 divisiones compuestas, cada
una en 48 pétalos, o sea, un total de 96. Este centro pertenece al
mundo del espíritu en donde residen los seres superiores y los
permanentes principios e interrogantes del hombre. En el cuerpo
físico, el tercer ojo gobierna la glándula pituitaria, el cerebro
izquierdo, el ojo izquierdo, las orejas, nariz y el sistema nervioso
en general.
Características positivas:
Cuando se activan todos los rayos el individuo desarrolla
templanza, despierta ideas de dignidad, grandeza, veneración y
sentimientos delicados, poseyendo una clarividencia positiva.
Su despertar otorga la evolución espiritual y el dominio del
espíritu sobre la materia.
Características negativas:
Su desequilibrio hace que la persona sea ilógica, demasiado
intelectual, distraída, olvidadiza, miedosa sobre el futuro.
Sahasrara chacra - (chacra coronario)
Chacra Coronario o Séptimo Chacra
Se encuentra en la cabeza en la parte superior. Es el loto de mil
pétalos, en el que se manifiesta ampliamente la Divinidad. El
hombre se hace uno con su Ser interno, aunque no entra en
funcionamiento a menos que el individuo haya hecho un trabajo
espiritual consciente. Es un chacra que vibra con altísima rapidez,
hasta cubrir la parte superior de la cabeza pudiéndose ver en
algunos casos un aura dorada.
Características positivas:
Cuando se activan todos los rayos el individuo por primera vez
entiende que la creación no tiene límites y que todos formamos
parte indisoluble y eterna de ella.
En este punto se convence que posee el poder de la
transmutación. La maestría a este nivel implicará la eventual
trascendencia del propio Cuerpo Causal.
Características negativas:
Puede dar lugar a malos profetas, gurús comerciales y sanadores
indignos e incompetentes.
Los teósofos agregaron en su
"enseñanza secreta" varios más:
Chacra del bazo, es más o menos igual al svadhistana chacra.
El chacra del paladar (fuente de amrita=néctar) tampoco tiene
una gran importancia.
Además, los teósofos reconocen tres chacras más en la zona de la
frente: el Ajna chacra, el Chacra de la frente ( con 12 hojas) y
uno pequeño encima del chacra de la frente.
Chacras menores
También encontramos dentro del cuerpo físico y alrededor de él,
dentro de los vehículos mental, emocional y espiritual, cientos de
puntos de energía, llamados chacras menores, siendo los más
importantes los que se encuentran en las manos y los pies.
Los chacras se dividen en tres
grupos:
Superior, medio e inferior, o respectivamente: espiritual, personal
y fisiológico.
Los chacras primero y segundo tienen la función de transferir
al cuerpo dos fuerzas procedentes del plano físico. Una es el
fuego serpentino de la tierra y la otra la vitalidad del sol.
Los centros tercero, cuarto y quinto, están relacionados con
las fuerzas que por medio de la personalidad recibe el ego. El
tercero las transfiere a la parte inferior del cuerpo astral, el cuarto
a la parte superior de este mismo cuerpo y el quinto por el cuerpo
mental. Todos alimentan ganglios nerviosos del cuerpo denso.
Los centros sexto y séptimo están relacionados con el cuerpo
pituitario y la glándula pineal, y se ponen en acción cuando se
alcanza cierto grado de espiritualidad.
Chacras Pares
El Esplénico y el Laringeo trabajan juntos y pertenecen a la
creatividad.
El Plexo Solar y el Tercer ojo están relacionados con la visión y la
inteligencia.
El Cardiaco y el Coronario expresarán dimensiones cósmicas.
Cada chacra expresará la misma función en una frecuencia más
baja. Las enfermedades, a su vez, están relacionadas también
con la incapacidad de absorber, transmutar o integrar frecuencias
energéticas.
Cuando una energía entra en un chacra y se ve bloqueada,
buscará expresarse mediante una disociación psicológica,
generando la enfermedad psicosomática. En cambio, cuando una
energía ya está dentro de un chacra pero se expresa de manera
negativa, se manifiesta eventualmente a través de problemas
físicos que posteriormente ocasionarán desórdenes mentales.
Chacras Interdimensionales
Existen cinco centros de energía fuera del cuerpo que están
localizados en otras dimensiones del ser, pero aunque existen en
el presente son invisibles e inaccesibles a nuestros sentidos. Estos
chacras aparecen igualmente por pares.
El primero estaría localizado a más o menos 30 cm sobre la
cabeza y 30 cm bajo los pies.
El segundo alrededor de 90 cm en ambas direcciones.
El tercer par a un metro del cuerpo.
El cuarto y quinto par sobrepasaría nuestros conceptos
tridimensionales y se extenderían hacia el infinito arriba y abajo.
Cuando aumentamos nuestra vibración podemos percibirlos,
sentirlos y ser partícipes de ellos.
Hay también un octavo, noveno, décimo, onceavo y doceavo
chacra que operan con o sin nuestra participación consciente.
Todos están ubicados por encima y por debajo del cuerpo.
Ahora sabemos que existen varias técnicas para el equilibrio de
nuestros centros, entre ellas la cromoterapia, la homeopatía, la
fitoterapia, el ejercicio físico, técnicas de visualización, etc.
En realidad, todas estas técnicas colaboran para que nuestros
centros funcionen correctamente.
VÓRTICES
Nacemos con un circuito bioeléctrico que es el encargado de
distribuir nuestra energía. Los vórtices (chacras o torbellinos)
forman parte de un sistema y desde ellos la energía fluye al
cuerpo para limpiarlo y recomponerlo. La energía cósmica llega a
nosotros, entrando por el vórtice corona y desde allí los circuitos
van al cuerpo, actuando a través del sistema integrado de
vórtices.
Estamos diseñados en tal forma que se supone que no deberíamos
estar lamentándonos por nuestros dramas mucho tiempo. Las
personas que mantienen vivos sus recuerdos dolorosos, están
colocando energía en ellos para alimentarlos al costo de la vida
de sus propias células. No se trata de olvidar, sino de asimilar,
adaptarse.
Los vórtices ubicados por debajo de la cintura se relacionan con
nuestra vida externa y con nuestro poder externo. Es muy grande
el número de enfermedades que se originan por debajo de la
cintura y luego se pueden trasladar a otros sectores.
El primer vórtice
(Chacra Básico)
Es el asentamiento de la Base de Datos del ser humano. Al nacer,
estamos ya programados por la herencia. Los circuitos que entran
por el vórtice corona están conectados a distintos patrones de
creencias que la genética ha decidido. Nuestro primer vórtice
pide que tengamos una familia o tribu que nos alimente, pues
necesitamos la energía del grupo que nos nutra y nos cuide en
todos los sentidos. Esperamos que la sociedad se haga cargo
(gobierno, empresa, etc.) de nosotros hasta que seamos
independientes, aunque esto se ha ido perdiendo en los tiempos
que vivimos. El "arquetipo de tribu" está cambiando y esto tiene
influencia sobre nuestro cuerpo físico pues al estar enchufados en
el antiguo arquetipo seguimos esperando que nos sostengan, aún
sin darnos cuenta.
Debido a esto, se ha ido desarrollando la conciencia de víctima.
Esto se traduce en auto-lástima, en quejas, y les echamos la culpa
a los otros, pues seguimos delegando en los demás aquello que
nuestra genética nos indica. Pero cuando una persona adulta
emana conciencia de víctima, atrae los virus, se vuelve débil y no
es capaz de sobrevivir por sí mismo.
El Segundo Vórtice (Chacra Esplénico)
El primer y segundo vórtices están ubicados por debajo de la
cintura, representan nuestra vida externa y nuestro poder externo.
Este segundo vórtice tiene varios aspectos a considerar:
La creatividad corresponde a la energía de este vórtice, pues se
trata de querer dar a luz las ideas y llevarlas a cabo. Cuando no
podemos realizarlas, producimos "deformidades" en nuestra
esencia.
La inspiración llega a nosotros desde el plano intuitivo,
atravesando la corona, la garganta y el cardiaco. Luego llegará
al tercer vórtice donde puede surgir la pregunta sobre qué nos
demanda esta propuesta desde una perspectiva individual.
Cuando la inspiración llega al segundo vórtice, aparecen las
preguntas: cuánto costará sacara nuestras ideas y quién estará
involucrado en ellas, pues comenzamos a sospechar de las
personas y a generar temores.
Si nuestras ideas son eliminadas, pueden aparecer trastornos en
el sistema genito-urinario, pues esta solución drástica dejará un
tejido cicatricial similar a cualquier herida superficial.
Muchas enfermedades del cuerpo físico se originan esencialmente
por haber reprimido voluntariamente nuestros deseos y sueños,
pensamientos que deben ser ocultados en los órganos alojados
por debajo de la cintura.
La imposibilidad para ser creativos en una sociedad en la que
todos copian las soluciones de otros, nos puede llevar a la
depresión, a la tristeza por no conseguir un poco de crédito a
nuestras ideas y luego ver que otros las han copiado y ganan
dinero y prestigio.
Pero si sabemos que el segundo vórtice nos conecta con todas las
situaciones y personas que queremos controlar, ¿cuánta energía o
tiempo invertimos en lo que controlamos? Parte de nuestra energía
correspondiente a la sexualidad la derivamos para conseguir
poder y dinero, lo que explicaría la pasión de los varones por
ello, mientras que las mujeres la derivan hacia el hogar o la
estabilidad. Pero cuando usamos el dinero para controlar a otros,
aunque creamos amarlos, estamos bajando la energía del cuarto
vórtice para conectarla al segundo.
Los asuntos financieros corresponden también a este vórtice y
posiblemente muchos de los trastornos y enfermedades que
aparecen en la parte baja de la espalda (hernias de disco,
ciáticas, lumbalgias) suelen estar relacionadas con el "stress
financiero".
Unos mantendrán la tensión por el deseo de aumentar su capital,
mientras que otros lo harán por asegurarse su futuro o vejez. En
ambos casos, la tensión existe.
Este segundo vórtice es una versión más refinada, más personal,
de las enseñanzas de la tribu, pues la acumulación de bienes
materiales es algo que nos lleva a asegurarnos la comida diaria.
No hay especie que no cuide este aspecto, aunque unos lo hacen
guardando bienes y otros comiendo más de lo necesario para
que sea su cuerpo quien administre el material disponible.
Cuando nos sentimos defraudados por la tribu, despreciados o
traicionados por haberles creído, aparecen enfermedades del
área sexual, tales como prostatitis, problemas ováricos y uterinos.
En el primer y segundo vórtices rigen el código de
hammurabi (ojo por ojo,...)
Solo cuando evolucionamos podemos perdonar
Nuestra familia nos dio lo mejor que tenía, y es nuestra tarea
elevarnos por encima de esa energía. La vida en el hogar es
necesaria para mantenernos a salvo pero no permitirá nuestro
desarrollo como individuos si no nos marchamos.
Debemos volar y formar cuanto antes nuestra propia casa, pues la
permanencia allí perjudica a nuestros padres y nos hace disminuir
nuestra propia evolución.
Cuando desconectamos nuestros circuitos de las creencias férreas
de la familia, desarrollamos mas auto-confianza, del mismo modo
que debemos desconectarnos de las leyes humanas si queremos
vivir el orden universal. Si delegamos la sabiduría en los libros de
texto y las leyes en los jueces, estaremos perdiéndonos el mensaje
del universo.
La competencia también se relaciona con el segundo vórtice, con
todas las personas respecto de las cuales sentimos que
competimos o que compiten con nosotros. Estamos transmitiendo
energía de nuestro cuerpo a la otra persona y en este intercambio
somos electrocutados. También se alojan en este vórtice nuestros
intereses sexuales, especialmente cuando nos sentimos interesados
o extrañando la presencia de una persona.
PRANA
El aire enriquecido con los glóbulos de vitalidad es lo que las
corrientes de Yoga denominan con el nombre de Prana, que
significa energía absoluta, la fuente original de todas las formas
de energía encontradas en nuestro universo tridimensional. Por
ello el Prana, en combinación con la conciencia, se convierte en
vida y cuando esta fuerza de vida se combina con la materia
tenemos las formas de vida que habitan el universo físico
manifiesto.
El Prana se puede almacenar y canalizar en nuestro sistema, sin
superar la capacidad de los chacras y de los nadis de conducirlo,
y de las auras de almacenarlo. El nivel de conciencia de cualquier
forma de vida depende de la frecuencia del Prana para poder
almacenar y canalizar por su sistema de energía sutil.
Esta absorción se realiza a través de la respiración y
particularmente en días soleados. Cuando está nublado o por las
noches, el hombre vive de las reservas acumuladas por los nadis
en el interior de su cuerpo físico. De aquí que sea tan importante
en la recuperación de muchas enfermedades, pues la alegría y el
bienestar que produce el beso del sol, penetrando en todos los
cuerpos, ayudan a la curación tanto como los medicamentos.
Por ello, el ambiente de los hospitales, donde las manifestaciones
de alegría están reprimidas, lo mismo que los colores vivos, el
aire de la mañana y el sol de la tarde entrando por las ventanas,
son el pero lugar para curarse. Si bien se puede pensar que en
verano y en días soleados estos glóbulos están más disponibles
que en días de lluvia o en invierno, debemos tener en cuenta el
aporte de los seres elementales del aire que se encargan de
distribuir estos glóbulos desde lugares en donde abundan hacia
aquellos en donde escasean.
Otras energías
Además de las tres energías mencionadas con anterioridad, que
regulan el bienestar del hombre, existe otra energía que penetra a
través de dos chacras (cardiaco y plexo solar) que puede
calificarse de psíquica y espiritual.
Esta energía que penetra por los chacras afecta a la conciencia
humana básicamente.
Los pensamientos, por ejemplo, son cosas muy definidas que
ocupan un lugar en el espacio, y cuando se agrupan
pensamientos de la misma índole, que viajan a la velocidad de un
rayo, se juntan en la atmósfera en un centro mental en el que
quedan atraídos y crecen.
En cambio, la materia astral es mucho más densa y genera nubes
voluminosas de formas emocionales que reúnen intensos
sentimientos en distintos centros, los cuales, a su vez, se funden
con otros sentimientos similares. La importancia de la influencia de
estas energías es que el hombre las absorbe de acuerdo al estado
de similitud con las mismas. Por ejemplo, si una persona sale a la
calle con temor, se le pegarán a su cuerpo astral las nebulosas de
formas emocionales de temor que flotan por su barrio y si no
logra recobrarse de ellas, estas nebulosas descargarán a través
del chacra su energía acumulada; por lo tanto, la persona
degenerará su temor en pánico y perderá la cabeza,
precipitándose al peligro. Afortunadamente hay sensaciones
benevolentes que entran en el cardiaco y compensan estas
situaciones.
Nuestras emociones
Hay que tener en cuenta que existen cuatro emociones básicas
con las que se construyen las demás: alegría, ira, dolor y temor.
Es la combinación entre ellas y su aplicación en determinadas
situaciones lo que genera nuevas emociones. La ira, el dolor y el
temor no son negativos en si, y no se sienten negativas cuando se
les permite su expresión natural. Son los depósitos de energía
bloqueados los que se sienten negativos. La ira, dolor y temor,
son diferentes frecuencias del Prana que fluyen por el sistema de
energía sutil.
Deberíamos imitar a los niños, que expresan sus sentimientos
honestamente en cualquier circunstancia, y no dejarnos llevar por
el proceso de ocultación que produce el bloqueo de masas de
energía del tipo emocional en lugares inadecuados.
Si las personas expresaran sus emociones espontáneamente, en el
momento adecuado, con ahorro de energía, no tendrían ningún
problema; pues es la falta de movimiento de ésta la que nos
produce presión en el lugar equivocado y es eso lo que nos duele.
Mecanismo liberador
Afortunadamente los chacras actúan como válvulas de seguridad
en el sistema de energía sutil, pues al abrirse impiden la
acumulación nociva de energía dentro de nuestro cuerpo y
permiten que las emociones fluyan a través del sistema libremente.
Cuando desde la infancia se enseña a interrumpir la función
natural de los chacras, alterándolos según las normas sociales, se
crean nuevas generaciones que ven limitada la libre expresión de
sus emociones en tres puntos: la entrada, la salida y el traslado
del Prana.
El cuerpo físico con el tiempo se torna muerto en parte y la
persona resulta insensible.
A pesar de que este bloqueo temprano del chacra resulte dañino
para la persona, es posible revertirlo y sanarlo, recuperando las
funciones del chacra en su plenitud.
Chacras etéreos
Por otra parte, no hay que dejar de tener en cuenta que los
chacras que están en plena actividad cumplen otra función, pues
se conectan con su correspondiente en el plano astral.
El chacra etéreo está en la superficie del doble etérico y el chacra
astral se encuentra en el interior del cuerpo astral. Su función es
transferir a la conciencia física toda cualidad inherente en lo
correlativo al chacra astral.
Estos son los principales:
1. El primero de estos chacras es el foco del kundalini, existente
en todos los planos y cuya actividad despierta a los demás.
Debemos considerar al cuerpo astral como una masa casi inerte
con una vaga conciencia y sin definida capacidad de actuación,
pero que precede al despertar del fuego serpentino del hombre
astral.
2. El segundo chacra astral corresponde al esplénico físico (el
músculo largo y plano que une las vértebras cervicales con la
cabeza y contribuye a los movimientos de esta), que fue
vitalizado por el cuerpo astral y le permite hacer viajes
conscientemente.
3. El tercer chacra astral corresponde al plexo solar físico y
despierta la facultad de recibir sensaciones.
4. La vivificación del cuarto chacra, que coincide con el cardiaco
del físico, capacita al hombre para recibir y comprender
vibraciones de entidades astrales conociendo sus sentimientos.
5. El despertar del quinto chacra astral que coincide con el
laríngeo, otorga la facultad de escuchar en el plano astral, el
mismo efecto audible que en el plano físico. 6. El sexto chacra
astral, que corresponde al tercer ojo del físico, produce la visión
astral o facultad de percibir la presencia de los objetos astrales.
7. El séptimo chacra, que es el coronario del físico, completa la
vida astral del hombre y perfecciona sus facultades.
Así como se despiertan los chacras astrales se despiertan
cualidades con los chacras etéreos. Por ejemplo:
Cuando se despierta a la actividad el esplénico el hombre retiene
un vago recuerdo de sus viajes astrales y suele producir el
recuerdo de la sensación de volar por el aire.
Cuando se activa el plexo solar, percibe toda clase de influencias
astrales comprendiendo las amistosas de las que no lo son.
La vibración del chacra cardiaco da al hombre el conocimiento
de las alegrías y tristezas del prójimo y le mueve a reproducir en
sí mismo los dolores ajenos.
El chacra laríngeo lo capacita para oír voces que le sugieren
ideas de toda clase y en plena actividad le confiere la
clarividencia etérea y astral.
Por el chacra frontal el hombre puede ver lugares y personas
astrales que están distantes. Está relacionado con la capacidad
de la visión microscópica, con ver aumentados los objetos físicos
invisibles a simple vista corporal.
Cuando el chacra coronal está activado, el ego puede salir por él
y dejar conscientemente su cuerpo y restituirse de nuevo más tarde
sin la ordinaria interrupción, de modo que está consciente día y
noche.
LOS SIETE DERECHOS BÁSICOS
Podríamos describir los chacras diciendo que representan siete
derechos fundamentales que nos corresponden por nacimiento,
derechos que, sin embargo, las circunstancias de la vida infringen
constantemente. Y si acabamos por admitir estas infracciones, el
chacra puede llegar a ser muy compensatorio (excesivo) o
cerrarse (deficiente.)
1. Derecho a tener
El derecho que subyace al chacra primero es el de "estar aquí" o
Dassein, como se diría en términos filosóficos, lo cual se
manifiesta como el derecho a recibir lo necesario para la
supervivencia. Cuando se nos niegan las necesidades básicas de
la supervivencia (alimento, vestidos, vivienda, protección humana,
sanidad, un medio ambiente sin contaminantes, contacto físico
con el prójimo) está amenazado nuestro derecho a tener. Como
consecuencia, tenderemos a poner en tela de juicio tal derecho en
el curso de nuestra vida y nos hará resentidos, violentos o
temerosos. Esta carencia es en relación con muchas cuestiones,
desde el dinero y las propiedades, hasta el amor y el tiempo que
necesitamos para nosotros mismos.
2. Derecho a sentir
"¡Deja de llorar y lucha! ¡No tienes ningún motivo para lamentarte
pues hay otros en peor situación que tú!". "No tienes razón para
estar enfadado y debes ser más positivo". "¿Es que no sabes
dominar (reprimir) tus emociones? ¡Deberías avergonzarte de ti
mismo por no ser como todos!".
Semejante adoctrinamiento infringe nuestro derecho a sentir y a
expresar estos sentimientos que nos invaden con intensidad. Una
cultura que reprime la expresión de la emotividad, o que
considera débiles a los que demuestran sensibilidad, también
infringe ese derecho fundamental, uno de cuyos corolarios es el
derecho a desear. Pero si ni siquiera se nos permite sentir,
difícilmente averiguaremos qué es lo que deseamos.
3. Derecho a ejecutar
Lo restringe habitualmente la autoridad de los padres, las
autoridades, las normas sociales, la cultura y, con frecuencia, las
religiones o sus mandamientos. Se encarcela a los no sumisos, a
quien no quiere seguir las reglas y, pero aún, a quienes prefieren
la soledad. Se detiene y también muchas veces se maltrata, a
manifestantes pacíficos que no hacen otra cosa que obrar de
acuerdo con sus opiniones referentes a asuntos que afectan al
derecho de supervivencia.
La ley, eso ya lo vemos, castiga con más severidad y rapidez a
los pacifistas que a los grupos políticos o los sindicalistas. Lo
cierto es que se nos enseña a obedecer y someternos, pues nos
dicen que las leyes están para ayudarnos y protegernos, pero las
leyes no son humanas, no tienen sentimientos y por eso son
habitualmente injustas. La experiencia en tales circunstancias nos
comunica que más nos vale que nuestras acciones sean conformes
a las leyes humanas, por delante de las naturales o divinas. El
temor a los castigos y el hábito adquirido de la obediencia ciega,
inculcados por la autoridad paterna o por las instancias
culturales, obstaculizan seriamente nuestra capacidad personal, el
uso conciente de nuestro derecho a obrar.
4. Derecho a amar y ser amado
En la familia, este derecho puede verse menoscabado cuando los
padres no quieren ni atienden al hijo de una manera constante e
incondicional, aunque luego muchos hijos se comportan de igual
modo reprobable. El amor bajo condiciones atenta contra la
autoestima del niño, pues no se le puede exigir que sea bueno,
sino que debe tratar a sus padres como ellos le tratan a él.
En cuanto al condicionamiento cultural, la restricción del chacra
cordial se halla en las actitudes censoras ante los hombres que
aman a otros hombres y las mujeres que aman a otras mujeres,
los amores interraciales o las relaciones simultáneas con más de
una persona. Por eso sabemos que no hay ahora una verdadera
tolerancia y ya nos encontramos con integrismos entre las
provincias o pueblos de un mismo estado o región. El derecho a
amar queda perjudicado en los conflictos raciales, en la opresión
de una cultura sobre otra, en las guerras y en todo lo que origina
enemistades entre distintos grupos. Cuando nos sentimos
ofendidos o rechazados, con frecuencia cuestionamos o
restringimos nuestro derecho a amar y, en consecuencia, nos
volvemos necesariamente malvados e intolerantes.
5. Derecho a decir y a escuchar la verdad
La primera dificultad ocurre cuando no se nos permite hablar
delante de nuestra familia pues se considera que hay cuestiones
que no deben ser expresadas por los niños. Pensadas vale, pero
en ningún modo habladas. Y puesto que casi nadie nos escucha
lo que tenemos que decir, nos impulsan a no ser sinceros nunca.
Se nos niega la expresión, se nos enseña a guardar secretos, o
incluso a disimular, siendo mejor aceptados aquellos que hacen
de la hipocresía su mejor hábito social.
Con esto cerramos el quinto chacra, pues cuando se nos critica
por intentar hablar, o se traiciona nuestra confianza revelando
asuntos privados nuestros, gradualmente vamos perdiendo el
contacto con nuestro derecho a hablar.
6. Derecho a ver
Se transgrede este derecho cuando quieren convencernos de que
no es verdad lo que hemos visto, acusándonos de imaginativos o
de no saber evaluar las cosas “tal y como son”. Se nos oculta
deliberadamente o se nos niegan las cosas obvias, como que
nuestra madre es infiel adornándolo con excusas como ser
sociable o muy extravertida. De esta manera se pone en tela de
juicio el alcance o la amplitud de nuestra visión y el criticador
pasa a ser el criticado, mientras del culpable ya nadie se
acuerda.
Las personas culpables habitualmente niegan, incluso con
agresividad, su culpa y eluden un diálogo profundo, mostrándose
aparentemente ofendidos por ser objeto de crítica. Pero cuando lo
que vemos a nuestro alrededor es feo, desagradable o
contradictorio con otras cosas también vistas, cuando nuestra
buena moralidad es un oasis en el desierto, la visión física puede
resultar perjudicada por la clausura del tercer ojo.
Necesitamos reivindicar el derecho a ver, porque ello nos
ayudará a recuperar asimismo nuestras facultades intuitivas y
extrasensoriales.
7. Derecho a saber
Comprende el derecho a la información, a la verdad, a recibir
educación y conocimientos, pero también son igualmente
importantes nuestros derechos espirituales, en particular el de
relacionarnos con la Divinidad como quiera que nosotros la
llamemos, en tanto la percibamos.
Imponer un dogma espiritual a otra persona es una infracción a
los derechos personales significados por el séptimo chacra. Peor
aún, es negar nuestro derecho a creer en algún dios y adorarle,
pues la opción de los materialistas, negando sin explicaciones la
otra vida o el milagro de la creación, se nos muestra como
estúpida. Sin embargo ellos, los incrédulos, tienen habitualmente
más prestigio social que los creyentes.
CÓMO PONER EN PRÁCTICA LA
MEJORA DE LOS CHACRAS
En el hogar:
Nuestro hogar es nuestro primer chacra externo, pues es la
manifestación externa de nuestro espacio interior. Contempla tu
hogar y observa de qué modo y manera te reflejas en él. ¿Opinas
que es un lugar confortable para vivir, dotado de alegría y
cariño? ¿Te parece acogedora y cálida tu vivienda? ¿Pasas
mucho tiempo allí o necesitas salir con frecuencia porque te
ahoga? ¿O tal vez te encuentras tan a gusto que ya apenas
quieres salir al exterior?
Si tu opción se inclina por tu hogar, es el momento de hacer en la
casa aquellas cosas gracias a las cuales se convierte en un lugar
más agradable para vivir.
Hacer la limpieza de los armarios (o cambiarlos de sitio), del
trastero o del balcón. Prueba a pintar algunas habitaciones de
colores diferentes, sin miedo a la intensidad, especialmente el
dormitorio y el salón, pues en ellos pasas la mayor parte de tu
vida. No se te olvide arreglar las cosas deterioradas hace tiempo,
los enseres de la cocina, construir una estantería o arreglar el
jardín. Ocúpate ahora en esas tareas materiales que forman parte
de tu espacio físico.
Los negocios:
También son expresión del primer chacra. Lo que convenga hacer
para mejorarlos puede variar mucho, aunque algunas de las
tareas más elementales serán, sin duda, archivar, reorganizar tu
escritorio o tus archivos.
Puede que necesite una nueva inversión, o una puesta al día o
atender a tus clientes de modo diferente.
Es interesante que modifiques tus impresos, tu modo de solicitar
una entrevista, elaborar un cuadro de vencimientos próximos,
disponer algún dinero para la publicidad, inaugurar una nueva
oficina, contratar un nuevo empleado, invertir algún dinero en
mejoras, aunque sean simplemente con pintura.
La intención general consiste en mejorar nuestra vinculación con el
negocio centrando nuevamente la atención y aumentando la
capacidad de aquél en tanto que es el fundamento de nuestra
existencia material.
Si no dispones del dinero necesario, seamos realistas,
posiblemente no logres la felicidad que necesitas pero, no
obstante, no te olvides que lo que para uno es vital, para otro es
superfluo.
Tu dinero:
Esto ya es más personal, pues cada uno lo administra de modo
diferente. Cuadra tus cuentas bancarias, liquida si puedes tus
deudas, revisa el estado de tus ahorros, analiza tus gastos. Un
pequeño ajuste te puede dar, especialmente, tranquilidad.
Elabora todos los días una lista de las cosas en las cuales gastas
tu dinero y posiblemente te des cuenta que puedes derivar tu
dinero hacia otros lugares. No creas que la mayor parte de tu
dinero tiene que ir para la alimentación, pues los alimentos más
baratos suelen ser los más saludables y nutritivos.
No confundas calidad con precio
Revisa también las salidas a espectáculos, los gastos fijos de la
casa, la vestimenta, libros, etc. Persevera durante un mes en el
control de tus gastos y confecciona entonces un nuevo presupuesto
si te parece necesario.
Las propiedades:
Revaloriza tus pertenencias, y para ello deberás cuidarlas mejor.
Arregla las pequeñas cosas, como el interruptor de la luz o la
pintura de tus muebles. Visita más frecuentemente las rebajas y
cómprate aquello que deseabas desde hace tanto tiempo. Elabora
una lista de las cosas que desearías tener en el futuro y márcate
prioridades.
Puedes invertir tu dinero en cosas que duren apenas una hora
(como una comida en un restaurante de lujo) o emplearlo en esa
película en DVD que tanto te gustó y que podrás ver tantas veces
como quieras.
Recuerda para qué quieres esas cosas, lo que puedes hacer para
conseguirlas y cuándo te gustaría tenerlas, pues hay objetos que
no se pueden adquirir inmediatamente (por ejemplo, un coche,
una vivienda nueva, un nuevo trabajo.)
La familia:
Tu familia de nacimiento fue el primer cordón umbilical que
garantizó tu supervivencia. ¿Has intentado mejorar tu relación o
siempre se lo exiges a los demás? ¿Eres de los que protestan
mucho o de los que arreglan?
Tus mayores son tus raíces y Muladhara significa raíz, por lo que
quizá quieras establecer la genealogía de tu familia, celebrar un
ritual en recuerdo de tus predecesores, o visitar a tu abuela e
interrogarla acerca de las historias del pasado.
¿Te has dado cuenta de lo poco que atendemos moralmente, y en
ocasiones económicamente, a nuestros ancianos? ¿Eres tú de esos
que creen que los mayores no necesitan casi nada para ser
felices?
Por otra parte, si tu familia ha sido tremendamente negativa para
ti, tal vez el trabajo más idóneo consistiría en suspender las
relaciones durante una larga temporada, o recurrir a un terapeuta
para la reforma de esas pautas familiares. La distancia no siempre
es el olvido, como dice la canción, pero en ocasiones es la mejor
cura.
La Tierra:
Es el elemento esencial de este chacra, y la misión que nos hemos
planteado aquí es la de tomar mejor fundamento mediante la
conexión con la tierra. Para ello, nada más fácil que darse un
paseo por el parque, pisa el césped con los pies descalzos, o
dedicarte a cuidar la naturaleza. Para esto no necesitas estar
involucrado en una causa ecologista, pues replantar un árbol o
arreglar una flor que está pisoteada, no necesita de la
colaboración de nadie. Aprende jardinería, o trabaja en el huerto
de un amigo, o dedícate a transplantar las flores en macetas
mayores. Tú no puedes arreglar el mundo, pero sí puedes mejorar
los pequeños elementos naturales de los alrededores. Emprende
una excursión, mochila a la espalda, recorriendo paisajes
naturales. Visita un museo geológico, emprende una colección de
minerales, construye un altar de piedras y plantas. Sencillo y
económico.
En resumen
Todas estas tareas contribuyen al mismo fin. Poco adelantaríamos
si nos planteáramos un régimen alimenticio pero no la práctica
regular de un ejercicio físico, o si abordásemos un trabajo
físicamente fatigoso sin concedernos un masaje o algún tipo de
recuperación corporal. No seas de esos que creen que la salud se
puede lograr tomando pastillas o plantas medicinales. Nada en
este mundo puede lograrse de modo sencillo. En tales condiciones
el trabajo sobre el primer chacra se nos antojaría simplemente
desagradable y nada más. Esforzarse más pero sin dar su tiempo
a la tierra, a tu cuerpo, no aporta ningún equilibrio al primer
chacra.
Obviamente, las sugerencias expuestas aquí te aseguran
quehacer para un año o más, pero no son sino sugerencias y tú
puedes elegir las que te parezcan más adecuadas con arreglo a
tu género de vida. Intenta hacer al menos un par de cosas en
cada una de las categorías reseñadas, a fin de redondear bien tu
práctica del primer chacra.
Programa tus cambios
La supervivencia es el tema clave del primer chacra. Programada
desde una edad demasiado temprana como para que podamos
olvidarlo, nuestras nociones en cuanto a la supervivencia
permanecen arraigadas en nuestro sistema nervioso y afectan a
nuestra independencia, a nuestras relaciones sociales, y a nuestra
capacidad para atender a nuestras propias necesidades. Pocas
personas viven totalmente exentas de preocupación por la
supervivencia, incluso quienes aparentemente tienen más dinero.
¿Te has preguntado la razón por la cual los millonarios tienen
tantos bienes acumulados en los bancos? Es la incertidumbre lo
que nos obliga a guardar, atesorar, pues el futuro es la única
interrogante que angustia a las personas.
Las preguntas siguientes pueden ayudarte a concretar los temas
esenciales para ti en cuestión de supervivencia y de necesidades
materiales.
1. ¿De qué manera has visto atendida tu supervivencia en el
pasado? ¿A qué precio? ¿En qué tipo de ambiente? ¿Qué te
parecen hoy quienes se ocupaban de ti entonces? ¿Qué opinión
te merecían en su época? ¿Tienes alguna deuda de gratitud hacia
ellos que debas pagar cuanto antes?
2. ¿Cómo expresas tu confianza o desconfianza en tu manera de
proveer a las necesidades de la supervivencia y en tu capacidad
para conseguirlo? ¿Tu autoestima para sobrevivir es óptima o te
consideras poco menos que un inútil?
3. ¿Cuánta consideración e importancia concedes a tu cuerpo
físico? ¿Hasta qué punto lo cuidas o lo maltratas conscientemente?
4. ¿Qué es lo que te impide sentirte bien arraigado en este
mundo? ¿Necesitas una pareja, un trabajo o, simplemente, más
dinero?
5. ¿En qué manera interfieres con la manifestación de tus
necesidades de supervivencia? ¿Has cuidado tu salud y tu
economía lo suficiente?
6. El primer chacra implica el derecho a tener. ¿Se ha visto
inhibido ese derecho en el curso de tus años de formación? En tal
caso, ¿de qué modo y por quién? ¿Se te ocurre algo que hacer
para remediarlo? ¿Eres de esos que culpas a los demás de tus
infortunios?
¿CON QUÉ OTRO NOMBRE SE LES
CONOCE?
Ya hemos dicho que los chacras son vórtices (remolinos) esféricos
en el cuerpo etérico que actúan como transmisores de energía y
que tienen influencia en nuestra actividad en el plano físico a
través del funcionamiento de las glándulas endocrinas (glándulas
de secreción interna.)
Estas glándulas afectan a nuestro funcionamiento corporal, al
balance mental y a la integridad emocional. Dependiendo del uso
que les demos a ellos y a nuestras energías serán constructivos o
discordantes.
Nuestro cuerpo etérico tiene 7 chacras básicos, aunque no existen
chacras buenos o malos, pues todos son necesarios tanto para las
experiencias terrestres, como para el mismo proceso de
espiritualización. Cada uno tiene una función distinta, pero no
hay que olvidarse que funcionan como un todo y esa unidad debe
estar en equilibrio. Cada chacra tiene una función dual, con
excepción del primero y el séptimo, mientras que los demás tienen
una actividad mundana y otra espiritual.
CHACRA RAÍZ También denominado Centro de
Seguridad, Muladhara
Ubicación: El perineo, el espacio que se encuentra entre el ano
y los órganos sexuales
Color: Rojo
Partes del cuerpo : sistema linfático, sistema óseo (dientes y
huesos), la próstata en los hombres, el plexo sacro, la vejiga, el
sistema de evacuación y las extremidades inferiores (piernas, pies,
tobillos, etc.) También la nariz, puesto que es el órgano
relacionado con el sentido del olfato, el sentido asociado con la
supervivencia.
Glándula endocrina: Glándula suprarrenal Sentido: Olfato
Conciencia : la seguridad, la supervivencia, la confianza, la
relación con el dinero, el hogar, el trabajo. La capacidad de
mantenerse firme, de estar presente aquí y ahora. La capacidad
de permitirnos estar nutridos, en el sentido de permitir que nuestro
Ser Interior esté satisfecho.
Elemento: Tierra
Este chacra también refleja la conexión de una persona con su
madre, y con la Madre Tierra. El modo en que nos sentimos al
estar en la tierra, la conexión con el cuerpo físico.
Las sintonías o tensiones en las partes del cuerpo controladas por
este chacra indican tensiones en las partes de la conciencia que
están relacionadas con dicho chacra. Algunas tensiones las
experimentamos en forma de inseguridad, como un filtro
perceptivo general. A un nivel mayor de tensión sentimos miedo y
más allá de este limite, se experimenta como una amenaza a la
supervivencia.
CHACRA NARANJA
También denominado Centro de Sensaciones, Chacra
del Bazo, Hara, Svadhistana
Ubicación: El centro del abdomen
Color: Naranja
Partes del cuerpo: Sistema reproductor, órganos sexuales y
plexo lumbar
Gandula endocrina: Gónadas Sentido: Sentido del gusto,
apetito
Conciencia: Este chacra se asocia con las partes de la
conciencia relacionadas con la comida y el sexo.
Tiene que ver con la comunicación del cuerpo con el Ser interior,
con lo que el cuerpo quiere y necesita, y con lo que encuentra
placentero.
La capacidad de tener hijos también esta asociada a este chacra
y si no hay una relación clara con el elemento agua, debe
asociarse al mismo. Nuestra relación con el agua es un reflejo de
nuestra relación con las partes de nuestra conciencia asociadas a
este chacra, aunque también está asociado al cuerpo emocional y
a nuestra voluntad de sentir emociones.
Elemento: Agua CHACRA DEL CORAZÓN
También denominado Centro del Amor, Anahata
Ubicación: Centro del pecho Color: Verde esmeralda
Partes del cuerpo: Este chacra esta relacionado con el
corazón y el sistema circulatorio, con el plexo cardiaco, con los
pulmones y con toda la zona del pecho.
Glándula endocrina: Glándula timo, que controla el sistema
inmunológico.
Sentido: Sentido del tacto, en su aspecto relacionado con la
persona que hay en el interior del cuerpo, y distinta a la
sensación del Chacra Naranja, que tiene más relación con lo que
sentimos de nuestro propio cuerpo. Por tanto, abrazar es una
actividad propia del Chacra del Corazón ya que somos
concientes de lo que siente la persona que se encuentra en el
interior del otro cuerpo, y del mismo modo esta siente lo que
nosotros sentimos en el interior del nuestro. La sensibilidad para
ser tocado indica la sensibilidad del Chacra del Corazón.
Conciencia: percepciones de amor, relacionarse con gentes
cercanas a nuestro corazón, por ejemplo nuestra pareja,
hermanos, padres o hijos. Las dificultades al respirar o
complicaciones con los pulmones, los órganos del aire, indican
tensión en el Chacra del Corazón. La relación de una persona
con el aire refleja su relación con el amor.
Elemento: aire
El SIDA es un problema de la percepción humana del amor, ya
que el sistema inmunológico se ve afectado por esa enfermedad.
El estilo de vida de esas personas les separa de aquellos a
quienes aman.
CHACRA DE LA GARGANTA
También denominado Centro del Cuerno de la
Abundancia, Visuddhi
Ubicación: Base de la garganta
Color: Azul celeste
Partes del cuerpo: Este chacra controla la garganta, el cuello,
los brazos y las manos. Esta asociado con el plexo braquial o
cervical.
Sentido: El oído
Glándula endocrina: Glándula tiroides
Conciencia: Los aspectos de expresar y recibir. La expresión
puede manifestarse tanto en la forma de comunicar lo que se
siente, como en forma de expresión artística, como un artista
pintando un cuadro, un bailarín danzando o un músico tocando
un instrumento. En definitiva, utilizando un modo de expresar y
dar al exterior lo que hay en el interior. Expresar está relacionado
con recibir: "Pide, y recibirás".
Este chacra esta asociado con escuchar nuestra propia intuición,
para no huir a través de un flujo optimo en el que vemos
claramente nuestras metas, y donde parece que el Universo nos
proporciona todo lo que necesitamos sin ningún esfuerzo por
nuestra parte. Es un estado de Gracia. Además, la abundancia
está también asociada con este chacra, en el aspecto de poder
recibir incondicionalmente la abundancia del Universo.
Este es el primer nivel de conciencia en el que se percibe
directamente el siguiente, y se experimenta la interacción de uno
mismo con esta otra Inteligencia
Elemento: El éter
Metafísicamente, este chacra está relacionado con la creatividad,
con la creación, con manifestar al mundo físico el cumplimiento
de nuestras metas.
CHACRA DE LA FRENTE
Conocido como el tercer ojo, o Ajna
Ubicación: Parte central de la frente Color: Índigo, añil
Partes del cuerpo: Este chacra esta asociado con la frente, las
sienes, y con el plexo carótido
Glándula endocrina: Glándula pituitaria
Sentido: Percepción extrasensorial, todos los sentidos interiores
que corresponden a sentidos externos, y que juntos se consideran
comunicación "de espíritu a espíritu."
Conciencia: Este chacra está asociado con el nivel interior
profundo del Ser al que llamamos Espíritu, y también está
asociado a lo que consideramos espiritualidad y perspectiva
espiritual, el punto de vista desde esa parte más profunda de
nuestro ser que las tradiciones occidentales consideran
subconsciente o inconsciente. Es el lugar en el que se encuentran
nuestras verdaderas motivaciones, y es el nivel de conciencia que
dirige nuestras acciones y, de hecho, nuestras vidas.
También es el punto de vista desde el cual vemos los
acontecimientos del mundo físico, como la manifestación de la
colaboración entre los Seres implicados en esos acontecimientos.
Elemento: El Sonido Interno, el sonido que oímos en nuestro
interior y que no depende de los acontecimientos exteriores. A
menudo la medicina tradicional lo considera una condición
patológica, pero las tradiciones orientales lo ven como un
requisito previo necesario para un mayor crecimiento espiritual.
CHACRA DE LA CORONILLA
También conocido como Centro de Conciencia Cósmica,
Centro "YO SOY", Sahasrara
Ubicación: Parte superior de la cabeza Partes del cuerpo:
Este chacra está asociado con la parte superior de la cabeza, el
cerebro y todo el sistema nervioso
Glándula endocrina: Glándula pineal
Sentido: Sentido de empatía, unidad, sentir las experiencias de
otras personas como si se estuviera dentro de ellas, poniéndose
en su lugar.
Conciencia: El Chacra de la Coronilla representa esa parte de
nuestra conciencia relacionada con las percepciones de unidad o
de separación. Del mismo modo que el Chacra Raíz muestra
nuestra conexión con la Madre Tierra, este chacra muestra nuestra
relación con nuestro Padre en el Cielo. Representa nuestra
conexión con el padre biológico, que es el modelo de nuestra
relación con la autoridad, y finalmente, con Dios. Es el nivel del
alma.
Cuando experimentamos una sensación de separación del padre,
cerramos el Chacra de la Coronilla y experimentamos una
sensación de aislamiento y soledad, como si estuviéramos en el
interior de una concha y tuviéramos dificultad para ponernos en
contacto con la gente que nos rodea. Los procesos mentales
tienden a justificar la sensación de soledad.
Elemento: La Luz Interior que se experimenta cuando se llega a
la parte más profunda del Ser, como un punto de conciencia que
resplandece con la inteligencia. Metafísicamente, está
considerado el elemento más sutil de todos los que componen el
universo físico. También se le llama Luz Blanca.
MEDITACIÓN
La meditación emplea el sistema de fijar la atención en Ajna,
acoplada con un proceso de visualización de respiración y
contando hacia atrás. El método es sumamente eficaz para
aplanar las ondas cerebrales, sincronizando los hemisferios, y
permitiendo que el parasimpático desarrolle ramas al sistema
nervioso autónomo para ganar rápidamente energía.
Inherente en todas las prácticas hay un reconocimiento
subyacente y es la integración de ambos hemisferios cerebrales
como factor necesario para la verdadera meditación. Cada
técnica tiene que construir estos métodos para ocupar todo el
cerebro.
Puede decirse que el hemisferio izquierdo representa Pingala,
Shiva, el Sol, los procesos racionales, y los verbales; mientras que
el hemisferio derecho es lo opuesto, la relación polar a Ida,
Shakti, la Luna, los procesos intuitivos y no-verbales.
Con esta meditación cuidamos del hemisferio izquierdo contando
hacia atrás silenciosamente, en sincronía con el ciclo respiratorio,
de 10 a 1. Puesto que tendemos a contar adelante
automáticamente, obligamos al cerebro izquierdo a que
modifique sus aprendidas lecciones.
El cerebro derecho está ocupado visualizando un arroyo de luz
blanca (o luz azul o amarilla, si se prefiere) entrando en Ajna,
también en sincronización con la respiración. Finalmente, ambos
hemisferios tienen su corteza sensorial respectivamente libre
(especialmente las áreas táctiles) y simultáneamente debemos
presionar encima de la región de Ajna con una pequeña moneda,
como centavos o euros.
La moneda se convierte en un dispositivo de retroalimentación
biológica extraordinario y barato que supervisa la tensión del
músculo de la frente, reduciendo la intensidad de los dolores de
cabeza donde el dolor es constante.
Esto en realidad es un instinto del organismo, pues todos nos
presionamos la cabeza cuando nos duele para mitigar el dolor.
El hueso frontal de la frente es la única área en el cuerpo donde
un efecto de succión de vacío puede crearse.
El sangrado anatómico está en la mitad de la frente, en una
subdivisión del chacra Ajna, llamado el chacra Rudhra.
Técnica 1. Ponga la base de la moneda entre las cejas, sólo en
la raíz de la nariz, sujetando el penique con un dedo índice.
2. Resbálelo para situarlo bruscamente en el centro de la frente.
3. Empuje el penique firmemente en la frente con el dedo índice y
entonces quite el dedo.
4. La moneda se quedará ahora en esa misma posición siempre
que mantenga el músculo frontal relajado y continuará
quedándose allí durante toda la meditación. En el caso de que
contraiga los músculos de la frente, voluntaria o
involuntariamente, la moneda se caerá y deberá comenzar de
nuevo.
Técnica para eliminar dolores y estrés
Si usted se relaja suavemente y se concentra en mantener la
moneda en posición, se entrenará en un buen sistema para relajar
los músculos en esa área.
Los dolores de cabeza tienden a estar ocasionados con
problemas vasculares (incluso la migraña) o como un dolor
impreciso que se asemeja a llevar una venda muy apretada
alrededor de la cabeza.
Este último tipo, los dolores de cabeza de tensión, responden bien
a usar la moneda como método de retroalimentación biológica e,
indudablemente, uno de los sistemas de retroalimentación
biológica más baratos del mundo.
1. Póngase en una postura de meditación tipo Yoga, en una silla
o el suelo.
2. Ponga la moneda en la marca de Ajna. (Nota: si la moneda se
cae durante la meditación, no intente recuperarla, y continúe
manteniendo el ritmo con la respiración. 3. Mientras se da cuenta
de la presión táctil de la moneda contra su piel en Ajna, también
se dará cuenta de la respiración que fluye a través de los orificios
nasales.
4. Empiece a enfocar exclusivamente los movimientos de
respiración en el orificio nasal derecho, y luego exclusivamente en
el orificio nasal izquierdo, rastreando el movimiento de aire con
un color imaginado psíquicamente que lleva a Ajna en la
inspiración y baja de Ajna en la exhalación. Cuando esté abajo
cierto tiempo vuelve a Ajna. Cuente de diez a uno y repita.
Después de varias semanas de práctica conseguirá prescindir ya
de la moneda, aunque psíquicamente la percibirá allí cada vez
que quiera relajarse y meditar. Como consecuencia, podrá
entonces inducir este estado especial de conciencia en cualquier
parte: en el autobús, en la oficina, el hogar, etc.
CHACRAS Y COLORES
En un libro muy amplio, “Evolución Nuclear”, publicado en los
años 70, Hills sugiere que cada uno de los chacras corresponde a
uno de los siete colores del espectro, los cuales asocia a cada
chacra y color con un tipo de personalidad. Gran parte de libro
"Evolución Nuclear" se consagra a explicar cada uno de estos
tipos de personalidad con todo detalle. Su tipología es bastante
fascinante, y ciertamente iguala con detenimiento a la tipología
de la personalidad de otros sistemas de análisis del carácter más
difundidos por las universidades, como los de Carl Jung y la
Astrología Humanística.

Chacras Secundarios
Los chacras secundarios son los chacras descritos por los teósofos,
o las nuevas investigaciones de Christopher Hills, Bárbara
Brennan, y muchos otros. Al contrario del arquetipo, los chacras
Primarios tienen una forma específica, normalmente descrita como
vórtices de energía, con un color y situación precisa específica en
los cuerpos áuricos, aunque esto variará según el individuo. Estos
chacras son etéricos y pertenecen al Ser Exterior que no sólo
incluye la conciencia cotidiana ordinaria, sino incluso los aspectos
psíquicos ocultos y muchos estados místicos.
Los chacras secundarios pueden despertarse en una órbita
microcópica rítmica a través de la meditación y pueden
disciplinarse con la práctica.
En la literatura de las Ciencias ocultas, espirituales y New Age,
los chacras secundarios se confunden casi siempre con los
Chacras Primarios o Mayores.
Esta confusión es debida al estado imperfecto del conocimiento
esotérico en el momento equivalente a la ciencia en el siglo XVI y
XVII. De hecho, los dos tipos de chacra son bastante distintos y
fácilmente distinguibles.
Los chacras terciarios o menores no son parte del circuito
principal de Chi (la órbita microcósmica) y más bien parecen
corresponder a puntos que regulan la energía que fluye. Se usan
algunos chacras menores, como los chacras en las palmas de la
mano, en trabajos curativos y parece que éstos constituyen una
sensación definida y pudiera ser que existan otros chacras
menores poco estudiados en los genitales, así como los ojos,
pezones, y otras partes sensibles del cuerpo.
La dificultad para lograr una
ciencia del chacra unificada
No hay todavía ninguna asociación “chacronologista” coherente
que pueda integrar (convincentemente) los siguientes elementos:
1. Qué tipo de energía es la responsable
2. La totalidad en la conexión fisiológica (Hay algunas pruebas
con glándulas o plexos.)
3. La función psicológica (Si la hay, con las emociones o el
intelecto.)
4. Dimensión espiritual (Algunos dicen que el polo espiritual está
inactivo, aunque fisiológicamente funcionando más o menos
bien).
5. Relación entre los Micro y Macrocosmos.
6. Muchos tántricos insisten que el modo en que morimos (o
consumimos un chacra) supone el vijnana o principio de la
conciencia. La estrella localizada en la cabeza es el mundo que
experimentaremos.
7. No hay ninguna unanimidad con respecto al número de
centros, ni en su apariencia, latencia o potencia.
KARMA
Nosotros modelamos nuestras vidas como un alfarero forma una
vasija
Objetivos de la lección Karma
El Karm a (“para hacer”, “acción” u “obra”) tiene una base real y
a lo largo de la historia los videntes de la India lo inmortalizaron
en el Veda, aunque sufrió mala prensa cuando los misioneros
europeos lo empequeñecieron denominándolo como "destino" y
"fatalismo".
Hoy, los hallazgos demuestran que se trata de algo sutil y que
abarca todos los principios que gobiernan el universo,
involucrando por ello las experiencias del hombre, tal y como la
fuerza de gravedad atrae a todos los seres. El Karma siempre ha
estado y está aquí, con toda su fuerza, incluso cuando las
personas no lo comprendan ni crean en ello.
El alumno pronto comprenderá que lo se nos proporciona es un
vehículo -la personalidad-con reserva mental, así como cuerpos
emocionales y físicos que mantendrán la posibilidad de que sus
intenciones se vayan logrando en esa vida. Ese propósito no
podría lograrse por sí mismo, pero el alma proporciona la
posibilidad y esa posibilidad alimenta su esperanza y con ella la
vida.
El último objetivo es vivir la vida de semejante manera que
nosotros no tengamos ningún Karma personal.
Podemos hacer eso siendo perfectos o estando muertos. Ser
perfectos es mucho más interesante que estar muertos, nadie lo
duda, por lo que la mayoría de las personas acepta la premisa de
intentar, más o menos, lograr el propósito del alma y quedarse
con vida hasta el último momento para labrar su destino.
Así, nosotros trabajamos con esta carga que nos hemos creado en
el presente y en las vidas pasadas.
El Karma, pues, concibe la existencia humana como una larga
cadena de vidas, en la que cada vida particular está determinada
por las acciones de esta persona en su vida anterior.
Por ello, una acción se convierte en Karma cuando se realiza
buscando un fin, especialmente en cuanto a asegurarse una
buena reencarnación.
En las religiones de la India, que no conocen los conceptos de
culpa, castigo y redención, el Karma es un concepto esencial
para comprender los comportamientos humanos y el necesario
equilibrio para asegurarse un comportamiento individual correcto.
EFECTOS
Cada Karma, o acción, genera una vibración, una oscilación
distinta de la fuerza, un vasana, o inclinación subliminal que
continúa vibrando en la mente. Estos vasanas magnéticos se
forman de presiones subconscientes y nos dicen que todo lo que
nos atrae es porque nos gusta. Los actos de amor atraen
más actos amorosos, la malicia engendra malicia y
cada acción, Karma, continúa atrayendo hasta que pierde su
magnetismo. Esto se cumple a través de diferentes experiencias, o
tratando de comprenderlo mediante meditaciones espirituales, en
lugar de con acciones.
"Lo que gira alrededor de algo llega de alrededor", dice una
canción rural. La canción insiste en que “lo que usted entrega
retornará a usted” y en ello va implícito el concepto hindú del
Karma. La ley cósmica de causa y efecto nos lleva al concepto
esencial del Karma, asimilado igualmente por la mayoría de las
religiones no-hindúes, e irrevocablemente unido al concepto ético
mundial.
Pero el Karma ha sufrido una asociación crónica con la palabra
destino. El destino es una idea occidental, derivada grandemente
de las tres religiones de Abraham: Judaísmo, Cristianismo e
Islamismo y significa, con algunas variaciones importantes, que la
vida de uno ha sido fijada por elementos fuera de sí mismo. El
Karma es exactamente lo opuesto. “Es el cobarde y el necio
quienes dicen que esto es cosa de su destino”, dice el proverbio
Sánscrito y añade Swami Vivekananda:
“Pero es el hombre fuerte quien se pone en pie y dice: Yo haré mi
destino”.
Todo lo que hacemos regresa a nosotros , como la fortuna
o el infortunio, como la salud o la enfermedad, y todo el futuro
depende de lo bueno o lo malo que hayamos hecho en el
pasado. Los resultados de nuestros actos se volverán contra
nosotros inevitablemente más pronto o más tarde, por lo que,
indudablemente, todos poseemos Karma.
Los cristianos insistían en que debíamos asegurarnos del resultado
de nuestras acciones, pues si la siembra no se efectuó
correctamente no habrá nada que segar o recoger en el momento
del Día del Juicio Final. Los hindúes, no obstante, llegan a la
conclusión opuesta: “por todos los medios evite sembrar, porque
si lo hace entonces tendrá que segar algún día”. Esta es la misma
actitud del yogui comparada con el esfuerzo que solemos hacer
los occidentales en la meditación.
El hombre es su propio Karma
Un ocultista o un filósofo no hablarán de la bondad o crueldad de
la Providencia, pero identificarán el justo castigo con el Karma y
nos enseñarán que es mejor portarse bien ahora para conseguir
una vida feliz en el futuro, pues el castigo se puede extender
hasta siete reencarnaciones. Tan largas son las consecuencias de
nuestras acciones presentes que cualquier perturbación debe ser
ajustada al máximo, pues el mundo infinito necesita estar siempre
en perfecta armonía.
El único decreto del Karma, eterno e inmutable, es que la armonía
absoluta en el mundo material depende del mundo espiritual. Por
consiguiente, no es el Karma quien premia o castiga,
somos nosotros quienes lo hacemos según sea nuestro
modo de comportarnos y trabajar junto con la
naturaleza.
La Doctrina
La doctrina kármica es que cada pensamiento y hecho origina
una cadena inmediata de causalidad y actúa en cada plano en el
cual esa cadena forma parte. Pero, ¿cuál es este hábito primordial
natural que hace que una causa produzca una reacción?
Hablando cósmicamente, es el pensamiento de los seres
espirituales que han estado antes que nosotros y que ahora son
como dioses que disponen de pensamientos propios y protegen el
tipo y calidad del universo en el que nosotros vivimos.
Pero no hay ningún dios fuera de nosotros que nos dicte nuestro
destino. Nosotros somos agentes libres, los niños del universo,
dioses que pasan por la aventura sublime de la vida cósmica.
El pensamiento libre, la inteligencia y la conciencia, morando en
un universo del que nosotros somos partes inseparables, nos
permite adoptar igualmente formas más personales e
individualizarnos.
El Karma no es algo que está fuera de nosotros; nosotros somos
nuestro propio Karma. Es la parte espiritual de nosotros; el
material o elemento, psíquico e intelectual, que nos hace realizar
unos actos esenciales. Estos están subordinados a seguir la
corriente del arroyo de la vida y su fluir nos origina el
pensamiento, la conciencia, el entendimiento, y todas las otras
calidades espirituales y energías, como el amor y la compasión.
Para mirar la materia desde un punto de vista algo diferente y
más familiar, ¿esperaría usted que su parte divina sufriera el
Karma de lo que el cuerpo físico hizo?
¿O que su dios interno le mantenga atado eternamente a lo que
hace su cuerpo astral?
¿O que su cerebro-mente o las emociones le empujen a ello?
Obviamente no.
Nosotros debemos asumir nuestro propio destino, o trabajar para
ello, y lo que hacemos corporalmente está originado por nuestra
naturaleza espiritual.
Así que cualquier cosa que nos pasa a nosotros, es porque
conscientemente o inconscientemente nos hemos hecho lo que
somos ahora, y está haciéndose lo que seremos en el futuro.
Hay un órgano en el cerebro a través del cual las energías
kármicas elementales impulsan a un individuo a seguir una senda,
realizar un acto o tener un pensamiento y emoción concreto. Esto
se ha denominado como el "tercer ojo," o el "ojo de Siva', y que
físicamente se corresponde con la glándula pineal, el órgano que
expresa y lleva hasta el cuerpo físico los impulsos kármicos que
nos impulsarán a seguir este y otro tipo acción, en ocasiones
dañinas.
Los estudiantes del ocultismo han de saber que el "tercer ojo" es
indisoluble y está conectado con el Karma. Este principio es tan
misterioso que muchos no han oído hablar de él.
¿Qué causa controla nuestro destino? ¿Qué parte de
nosotros ejerce la mayor influencia para lo que
seremos en el futuro?
Posiblemente sea nuestra parte superior, unida a la inferior, junto
con nuestro cuerpo y nuestras experiencias. Por consiguiente,
como nosotros somos la expresión de la suma de nuestras
cualidades, y el Karma se encuentra en todas ellas, es lógico
admitir que nosotros tallamos nuestro propio futuro
puesto que disponemos de nuestro pasado y nuestro
presente.
Hacemos esto mediante el pensamiento, por opción, por
discriminación al ser, intuitivamente conscientes de que es mejor
estar conectados con nuestra parte superior, aquella que gobierna
igualmente nuestro cuerpo, la glándula pineal. Y esto, como se ha
dicho, está indisolublemente conectado con el Karma pues está
con cada uno de nosotros.
Aprendemos a través de nuestras faltas . Aflicción, dolor
y sufrimiento, son nuestros mejores maestros. Pero ello no nos
debe hacer ir en busca de ser ''buenos", pues el hombre que
busca ser ''bueno" está ejerciendo un tipo de egoísmo espiritual,
porque busca algo para él.
Quien tiene una visión clara, cuyo corazón está en paz y con la
mente tranquila, no busca hacer el bien ni el mal y su ser entero
está fijo en la luz celestial. Mientras haya personas buenas en el
mundo habrá hombres malos, y viceversa. La salvación de la raza
humana está ocurriendo, no por un buen deseo o para que
seamos buenos, sino para que el amor omnipotente y la
compasión que sostiene el universo, pueda verterse a través del
corazón humano sin barrera alguna.
No podemos excusarnos por una acción mala diciendo: “¿Cómo
podría ayudarlo yo? Era mi Karma”. Esto significa una estafa
verbal. Cuando actuamos, escogemos la mejor opción y hacemos
un nuevo Karma que se dirige a nuestra mente y conciencia
deliberadamente. ¿Es nuestra opción también kármica? Por
supuesto, pues todo lo que pensamos o hacemos es kármico,
aunque podemos cambiar nuestro Karma en cualquier momento
haciendo uno nuevo y dando una dirección más fácil al viejo,
pues hemos creado energía a través de nuestra naturaleza
espiritual.
En cualquier momento del tiempo, el hombre tiene la facultad
divina de escoger libremente su destino.
Un hombre fuerte tiene una presencia igualmente fuerte en
cualquier lugar, en todas las circunstancias, en otras personas, y
las reacciones en él son igualmente poderosas. Los individuos
débiles de carácter dejan una impresión muy débil, y allí lo que
ejecutan es igualmente débil. El hombre que tiene un pensamiento
poderoso, inevitablemente actúa poderosamente en todo lo que
hace, y si recibe un golpe o sufre una pena, tendrá una reacción
equivalente.
Por consiguiente, los grandes hombres avanzan por la senda
evolutiva.
Todo el Karma trabaja desde dentro hacia el exterior; se origina
dentro y simplemente se expresa en el plano físico.
Es el hombre quien hace su propio Karma, su propio
destino, y su destino será lo que él haya tallado
particularmente, pues todo depende de él, hasta su
carácter.
Lo que hace se une a él y las reacciones de naturaleza se caerán
con él.
Hay Karma de muchos tipos: mental, psíquico, emocional, vital,
astral, físico; y hay un Karma individual o personal, así como un
Karma colectivo. Nosotros tenemos que compartir el Karma del
mundo, de nuestra raza, nuestra familia, nuestro sistema solar, y
de nuestro universo, porque somos parte de un todo.
Aforismos en Karma
El Karma es el ajuste de los efectos que provienen de las causas y
que se pueden efectuar mediante experiencias dolorosas o de
placer.
1. El Karma es rectilíneo y la tendencia infalible en el Universo es
restaurar su equilibrio, y esto opera continuamente.
2. La obstrucción de esta restauración de equilibrio es debida al
necesario ajuste de toda perturbación o error, un enfoque que
sólo es visible para un Yogui o Vidente perfecto.
3. El Karma opera en todas las cosas y seres de cada átomo
minúsculo. Procediendo en los tres mundos, hombres, dioses, y
seres elementales, ningún organismo en el universo está exento de
su oscilación.
4. El Karma no está sujeto al tiempo, y por consiguiente quien
sabe lo que significa el concepto de tiempo en este Universo sabe
Karma.
5. Por eso el Karma de los hombres suele ser conocido por su
naturaleza inescrutable.
6. Pero su acción puede ser conocida por un cálculo de causa y
efecto.
7. El Karma de esta tierra es la combinación de los actos y
pensamientos de todos los seres que la habitan y que forman
parte del arroyo evolutivo del que todos fluimos. 8. Y en este fluir
se incluyen el Señor del Poder y los santos varones, así como el
débil y el malo.
9. Porque el Karma de esta tierra y sus razas empezó atrás, en un
pasado demasiado lejano para que pueda ser comprendido por
las mentes humanas, pues cualquier pregunta sobre su principio
es inútil e infructuosa.
10. Debe permitirse que las causas kármicas ya puestas en
movimiento sigan adelante hasta su agotamiento, pero esto no le
permite a ningún hombre negarse a prestar ayuda a su
compañero.
11. Los efectos pueden neutralizarse o ser mitigados por los
pensamientos y actos de uno mismo o de otro.
12. En la vida de este mundo, con sus razas, naciones, e
individuos, el Karma no puede actuar a menos que haya un
instrumento apropiado que mantenga su acción.
13. Y hasta que ese instrumento apropiado se encuentra, el
Karma relacionado con él sigue existiendo.
14. Mientras una persona está experimentando su Karma, los
otros no pasan a otros seres o medios, pues permanecen en
reserva para un funcionamiento futuro.
15. Durante ese lapso de tiempo en el cual no funciona ese
Karma no hay ningún deterioro en su fuerza o cambios en su
naturaleza.
16. La adecuación de un instrumento para el funcionamiento del
Karma consiste en la conexión exacta y la relación del Karma con
el cuerpo e intelecto, y la naturaleza de los poderes psíquicos
adquiridos para el uso del Ego en la vida.
17. Cada instrumento usado por un Ego en cualquier vida es
apropiado al Karma que opera a través de él.
18. Los cambios pueden ocurrir durante una vida para hacerle
destinatario de una nueva clase de Karma, y esto puede tener
lugar de dos maneras: una, a través de la intensidad del
pensamiento, y dos, a través de las alteraciones naturales que se
originan para completar el agotamiento de las causas antiguas.
19. Cada cuerpo, mente y alma tiene un poder de acción
independiente, y cualquiera de estos se puede agotar,
independientemente de los otros, aunque alguna causa kármica
remota puede operar a través de otros cauces.
20. El Karma es misericordioso y justo, aunque la misericordia y
la justicia son polos opuestos. La misericordia sin justicia no es
posible en los funcionamientos del Karma. Lo que el hombre llama
misericordia y justicia es un error, un defecto impuro.
21. El Karma puede ser de tres clases: una, presentarse en esta
vida a través de los instrumentos apropiados; dos, que está
haciéndose o se almacena para ser agotado en el futuro; tres, el
Karma aplazado de vida pasadas puede no operar todavía
porque se encuentra inhibido por inapropiados manejos del Ego,
o por la fuerza del Karma que opera ahora.
22. Se usan tres campos de funcionamiento del Karma en cada
ser: uno, el cuerpo y las circunstancias; dos, la mente y el
intelecto; tres, los planos psíquicos y astrales.
23. Sosteniendo el Karma presente de cada uno se puede operar
enseguida en los tres campos del funcionamiento kármico.
24. El nacimiento en cualquier clase de cuerpo y obtener los frutos
de cualquier clase de Karma es debido a la preponderancia de la
línea de la tendencia kármica.
25. La oscilación de la tendencia kármica influirá en la
encarnación de un Ego, o cualquier familia de Egos, durante tres
vidas por lo menos.
26. Las medidas tomadas por un Ego para reprimir la tendencia,
eliminar defectos, y neutralizar las diferentes causas, alterará la
oscilación de la tendencia kármica y acortará su influencia de
acuerdo con la fuerza o debilidad de los esfuerzos que se han
llevando a cabo y las medidas adoptadas.
27. Ningún hombre o vidente pueden juzgar el Karma de otro.
Mientras cada uno recibe sus influjos, las apariencias pueden
engañar, y el nacimiento en la pobreza o la acumulación de
problemas quizá no sea ningún castigo por un Karma malo, pues
los Egos continuamente encarnados en ambientes pobres donde
experimentan dificultades y pruebas, son la disciplina del Ego y
producen fuerza, fortaleza, y simpatía.
28. El raza-Karma influye en cada unidad a través de la ley de
Distribución. El Karma nacional opera en los miembros de la
nación por la misma ley pero más concentrado. El Karma familiar
sólo gobierna donde se han mantenido familias puras, pues en
cualquier nación donde hay una mezcla de familias, como ocurre
en cada periodo de Kaliyuga, este Karma familiar es
generalmente distribuido por todos los miembros. Pero incluso en
tales periodos algunas familias permanecen coherentes durante
periodos largos, y entonces los miembros sienten la oscilación del
Karma familiar. La palabra 'familia' puede incluir a varias familias
más pequeñas.
Reencarnación y Karma
"La ley del Karma no es una justicia o sistema de
retribución por la cual cualquiera que tenga mucho
sufrimiento en esta vida supone un indicio de que es
víctima de un mal Karma”.
Nosotros no podemos discutir la reencarnación sin hablar sobre
las Leyes del Karma. El Karma no es otra cosa que la ley
Universal de causa y efecto. Es una ley que está incluida en este
Universo, pero que no está presente de manera fácil, del mismo
modo que no se puede acceder con facilidad a otras
dimensiones.
Hay mucho concepto erróneo sobre el Karma y el modo en que
opera. Muchos nuevos maestros han llevado información a un
público deseoso de conocimientos, pero frecuentemente han sido
corrompidos por esa falta de conocimientos en la cual prima más
la lectura masiva de los libros (la venta), que la experiencia real.
Todos y cada uno de nosotros tenemos un pensamiento libre,
libertad para escoger y mejorar. Usted puede escoger crecer con
alegría, o alternativamente, a través del dolor, angustia y miedo.
La ley del Karma no es una justicia o sistema de retribución por la
cual cualquiera que tenga mucho sufrimiento en esta vida supone
un indicio de que es una víctima de un “mal Karma”.
Lo único que ocurre en estos casos, es que se encuentra en
dificultades que simplemente son el resultado de sus propias
creencias sobre ellos. No sólo los humanos sienten
remordimientos y sentido de culpa, pues las almas también
pueden sentirlo, y con su problema arrastran a no pocos
humanos.
Por ejemplo, si una persona debe asesinar a otro ser humano, no
es el hecho en sí mismo lo que atrae el Karma, sino que es el
estado emocional y las creencias sobre su Ego lo que le llevó al
acto del asesinato. Eso creará posteriormente, como resultado, el
Karma, aunque en ocasiones este hecho ocurre en una vida
futura.
El occidental tiende a rechazar la idea de una vida futura. Es una
idea que sólo está empezando de manera superficial a
comprometer las mentes de las personas. Su razonamiento es muy
materialista, “científico” y lo definen como sumamente práctico.
Según manifiestan: “Si yo tengo una vida futura, debo haber
tenido una vida pasada; y si yo tuve una vida pasada que
hubiera sido interesante lo sabría”.
Por ello no nos debe extrañar que la literatura popular en
Occidente sobre la reencarnación esté casi exclusivamente
centrada en las existencias anteriores.
Hay muchas técnicas ahora, auténticas o falsas, que anuncian
que son capaces de devolver a las personas a experiencias de sus
vidas pasadas. Para ello se emplea la hipnosis, regresiones, y
otros sistemas.
Hay también por supuesto, investigaciones muy serias que se
efectúan en varios países, todas financiadas con fondos
particulares y que no cuentan con el apoyo, ni siquiera moral, de
los gobiernos. Ningún político gozaría de credibilidad en el
parlamento si se confesara creyente de la reencarnación. La
autocensura en este ámbito es sumamente intensa y
eso hace que nadie pueda expresar públicamente sus
convicciones religiosas, morales o sociales, y
frecuentemente ni siquiera entre sus amigos o familiares.
Cualquier filtración a la prensa sobre ideas particulares del más
allá le puede hundir su carrera política.
LA TEORÍA DEL KARMA
La vida es gobernada a través de dos principios: el premio y el
deseo. El deseo es la fuerza más potente en nuestra vida y
gracias a ello tarde o temprano nuestros sueños se cumplen.
Nosotros conseguimos cualquier cosa que deseamos y trabajamos
para ello, pero al mismo tiempo tenemos que sufrir los efectos
buenos o malos de nuestros hechos de acuerdo con el principio
de la retribución. Este principio de retribución es conocido como
la Ley del Karma. Se premian o castigan todos nuestros actos
voluntarios que afectan agradablemente o desagradablemente a
otros, de acuerdo con la ley de la justicia del Karma. Esta ley del
Karma es justa y adecuada, y demuestra que la justicia cósmica
deben ser estricta y distribuida de modo estable en la naturaleza,
pues de ello depende el equilibrio de acción y reacción.
Nadie puede escapar o evadirse de las consecuencias
buenas o malas de sus hechos y si las consecuencias
no se pagan en esta vida aquí y ahora, con seguridad
las pagará en otra vida, pues la vida es inmensa y variada.
El ego tampoco se muere completamente y es esencial para que
se cumplan las reglas y no exista injusticia en el universo, pues
nadie deja de existir sin haber sufrido las consecuencias de sus
hechos. La muerte es sólo un cambio en nuestra vida; cierra el
mundo físico nuestro y nos despierta en un mundo más sutil.
¿Por qué nos sentimos tan atraídos a este mundo
físico?
Esto se debe a que hemos tenido muchos deseos conectados con
este mundo que todavía desean ser cumplidos, y porque tenemos
que sufrir las consecuencias de los hechos realizados en nuestras
vidas anteriores. Nuestros deseos y nuestro registro de los hechos
nos devuelven a nuestro plano físico. La vida aquí presupone una
vida allí y la preexistencia y post-existencia están implícitas en la
ley del Karma.
El renacimiento o la reencarnación no sólo es un postulado sino
un hecho y algunos de los pensadores occidentales modernos han
apreciado estas dos doctrinas del Karma y la reencarnación como
reales. La ley del Karma proclama que nosotros conseguimos
lo que damos, recogemos lo que sembramos.
El hombre tiene poder para actuar, pero su poder acaba con el
acto realizado y su efecto no puede alterarse o anularse.
Todas las acciones, buenas o malas, producen sus consecuencias
en la vida del individuo que las realiza y si son acciones buenas o
malas producirán efectos buenos o malos en la vida presente. La
ley del Karma es una ley moral que no sólo gobierna la vida y el
destino de todo individuo, sino incluso el orden del mundo físico.
La libertad es una posibilidad real y el individuo puede controlar
sus deseos y dirigirlos en un cauce apropiado, en virtud de su
razón. El fatalismo o el determinismo es una falsedad no
aceptada en la teoría del Karma, pues el destino es la fuerza
colectiva de las propias acciones que uno realiza en la
vida presente y pasada.
Puede ser superado por los esfuerzos de esta vida, si son
suficientemente fuertes, así como los hábitos viejos pueden ser
neutralizados por el cultivo de nuevos y opuestos hábitos.
Deseos y acciones
Una acción se ha realizado por un deseo de lograr o disfrutar
algo, pero para que una causa quede ligada a un efecto, cada
acción a su logro, el deseo y la acción deben ir juntas, pues
cuando se separan la conexión cesa. Nuestros deseos son
innumerables e ilimitados y muchos de ellos chocan entre sí, por
lo que tenemos que escoger algunos y desechar otros.
El hombre es un ser racional y está dotado del poder de
discriminación y mando; con la ayuda de este poder él debe
provocar un orden en el reino de los deseos. Algunos de ellos son
para el goce de los placeres en este mundo mientras otros lo son
para la perfección moral y la libertad espiritual.
Los pensadores indios comprendieron que toda la vida humana
no debe dedicarse a la persecución de riqueza y placer, pues de
ser así el espíritu se atrofia.
Tampoco hicieron desprecio en la acumulación de riqueza y goce
de placeres, pues sabían que la codicia y el sexo eran caminos
muy poderosos para el hombre. Pero también sabían que eso
desenfrenaba el goce por los placeres sensuales y la desarmonía
social.
Estos sentimientos tienen que ser guiados y controlados para que
se transformen en actos virtuosos y principios morales como la
verdad, honestidad, autodominio, compañerismo y moderación.
Ventajas de las Leyes del Karma
1. Ofrece una comprensión de las frustraciones y obstáculos a
aquellos que no parecen merecer este ambiente.
2. Ofrece explicación sobre las enseñanzas de líderes religiosos,
incluso de Cristo.
3. Da opciones para disuadir de acciones egoístas, irreflexivas y
dañinas.
4. Facilita la creencia en un universo ordenado, uno en el cual la
ley y el orden, y un sentido de propósito moral, dominan.
El destino: ¿inmutable o moldeable?
Nosotros intentamos, consciente o inconscientemente, ser
perfectos, aunque la valoración de esta categoría cambia según
las personas. Pudiera ser que no tuviéramos ningún mando sobre
los eventos de la vida y la única cosa que podemos controlar es
nuestra reacción a estos eventos.
La vieja teoría de que el destino está escrito, choca nuevamente
con aquellas que afirman que el destino nos lo labramos nosotros
día a día.
Para que el objetivo a lograr pueda conseguirse, debemos
combinar ambas posibilidades y tratar de que nosotros
controlemos los acontecimientos que llegan a nosotros. Pero hay
acontecimientos que son difíciles de controlar, aquellos que
demuestran que el destino está escrito, tal y como afirma el
horóscopo.
Por fortuna, nadie puede impedirnos que los controlemos y en ese
momento es cuando tenemos la otra opción que mencionábamos
antes. De esta manera, es como llegamos con la carga del Karma
a cualquier encarnación dada. Esto, no obstante, no nos está
exigiendo que nos quedemos sentados, en un estado catatónico
mental, en espera de que lleguen los acontecimientos para
modificarlos si es posible, sino que nos adelantemos a ellos.
Lo que nosotros podemos hacer, en cada evento, en
cada circunstancia, es analizar cada situación actual o
previsible y esperar los acontecimientos que llegarán
de cualquier modo y desviarlos de nuestra vida.
Si no reaccionamos y adoptamos una posición de resignación y
de falta de lucha, nos creamos una impersonalidad, una
separación respecto a los eventos, donde nosotros nos quedamos
indiferentes tanto si nuestro Karma es bueno o malo.
¿Cómo nos podemos librar del Karma?
Bien, es algo que no se puede regalar pues es demasiado
pesado, nadie lo quiere. Tampoco hay ninguna venta posible
para el Karma que permita ceder el exceso pues todos tenemos
bastante con el propio. Pero ¿qué se puede hacer y cómo se
puede soportar esa carga que limita la actividad, la alegría y
felicidad? Hay un método muy simple y se llama servicio.
El servicio es por excelencia la manera para librarse del Karma.
Por supuesto no se libra de él, pero al menos lo quema.
El proceso es algo así:
Cuando usted ayuda o sirve a alguien, atrae a sí mismo la
energía. Repartiendo energía, paradójicamente, recupera y
almacena energía; ésa es la ley.
Básicamente, esta es la Ley que gobierna nuestra naturaleza sin la
cual el universo no existiría. Es, por supuesto, en otro sentido, la
Ley de Causa y Efecto. Cuando usted ayuda o colabora con
alguien (y esto incluye a la naturaleza), pone en movimiento una
causa, y el efecto es que su esfuerzo revierte en usted mismo.
Para que la propia ley sea más productiva, debe incluir sus
trabajos y ayudas en algo relacionado con su vida y sus propias
necesidades. Si usted no cubre sus demandas le será imposible
ayudar a nadie y nada mejor que recordar ese refrán que dice:
“la caridad bien entendida, empieza por uno mismo”.
Quien no cuida su cuerpo no estará fuerte para cuidar
el de otros y quien no cultiva su mente y pensamientos
recomendará comportamientos sociales equivocados.
Cuando nosotros servimos, no solamente demostramos amor, una
cualidad que se confunde con las cuestiones morales o sociales,
sino que estamos fertilizando nuestra propia felicidad pues eso
fortalece y potencia en cierto modo al individuo para que pueda
tratar su propio Karma.
Del mismo modo que una persona progresa y trabaja
mejor cuando está enamorado, en la ayuda a los demás se
distancia automáticamente del efecto de su trabajo, no lo tiene en
cuenta, pero los resultados posteriores son benéficos,
especialmente en su carácter. Y ¿hay otra manera mejor de
progresar en la vida sino es con el auxilio de la mente?
En este momento es cuando los entendidos dicen aquello de: es
mi Karma.
¿Es negativo el karma?
La enseñanza del Karma ("acción") indica equivocadamente que
se trata de algo negativo, una acción equivocada y que es algo
de lo cual hay que liberarse. El Karma es la razón para la
pobreza del mendigo, la enfermedad del enfermo, y la situación
desesperada de los oprimidos. Ellos siegan lo que otros
sembraron en las vidas del pasado y por ello el Karma es la
razón para la prosperidad del rico, la buena salud del robusto, y
la posición afortunada del opresor.
Posiblemente algunos son ricos ahora porque sembraron bien en
el pasado. Por eso, debemos admitir que hay algo de
fatalismo en la enseñanza del Karma pues tiende a
hacer que los pobres, los enfermos, y los oprimidos,
acepten la situación cuando parece ineludible. La única
cosa que podemos cambiar del Karma personal es esperar
pasivamente a que la cosecha amarga de nuestras acciones del
pasado se agote, para que podamos segar nuevo y
esperanzadamente sean mejores las frutas de nuestra vida
presente.
La enseñanza de las influencias del Karma en el rico, el
saludable, y el opresor, producen auto-confianza, felicidad, y
orgullo, pues están seguros de haber merecido su buena posición
en la vida y que no necesitan ayudar al resto. Es más, se
recomienda no mezclar Karma y cada persona debe asimilar el
suyo, el que se ha creado. Usted puede darle una moneda al
mendigo en la calle, pero cambiar la pobreza de esa persona le
será muy difícil.
Hoy día, el hindú ilustrado y bien educado intenta mezclar la
enseñanza del Karma con el humanismo Occidental, y exigen que
el Karma dé la razón al creyente para que practique la
benevolencia y filantropía. Si usted es bueno con otros, estos
hindúes modernos mantienen que usted segará "un buen Karma"
en el futuro. Sin embargo, las escrituras indias no saben nada de
lógica y según su filosofía, el Karma bueno es el resultado de
evitar contaminarse, no robar y no mezclarse con personas que
no sean de su medio social. El buen Karma, por tanto, es el
resultado de lo que usted ha evitado, en lugar de lo que realmente
ha hecho.
El Camino hacia el buen Karma
El conocimiento filosófico trascendental no es mejor que el
trabajo, pues es necesario comprometerse en los problemas
humanos.
El Señor Supremo dijo: En este mundo, hay dos caminos que
deben ir unidos: la práctica espiritual que nos lleva al
autoconocimiento, y el camino del trabajo que nos lleva a la
actividad.
El conocimiento no basta para lograr una acción, pues es
solamente un instrumento en las manos de las personas, listo para
usarse.
Uno no logra liberarse de la esclavitud del Karma absteniéndose
meramente de trabajar. Nadie logra la perfección dejando el
trabajo.
Nadie puede permanecer inactivo durante mucho tiempo pues
todos necesitamos acción.
El engañado que refrena sus necesidades físicas de acción pero
mentalmente dice gozar con el espíritu, se llama hipócrita.
Quien controla los sentidos, especializados y purificados, la
mente y el intelecto, y compromete los órganos a la acción del
Karma, es superior.
Realice sus deberes obligatorios, porque la acción es de hecho
mejor que la inactividad. Ni siquiera el mantenimiento de su
cuerpo sería posible con la inanición.
El que no ayuda a guardar la rueda de la creación a través de su
deber, y quien se regocija solamente en los placeres de los
sentidos, vive en vano. Semejante persona no tiene ningún interés
en lo que se hace o lo que no se hace.
Las personas que se comprenden a sí mismas no dependen de
nadie y realizan sus obligaciones eficazmente y sirven de guía
para las personas y ayudan al bienestar universal.
Lo que hacen las personas nobles es seguido por otros.
La mente del ignorante está atada a los frutos de su trabajo, pero
el ilustrado debe inspirar a otros logros realizando todos los
trabajos eficazmente sin ataduras por el premio.
No se ata a nada quien sabe la verdad. Dedicando el trabajo a
perfeccionar el espíritu, se logra estar libre de deseos.
El deseo apasionado para todos los placeres sensuales
y materiales, se vuelve insoportable al no ser
cubiertos.
Cuando el fuego es cubierto por el humo, como un espejo por el
polvo, el conocimiento desaparece.
Las actividades en la que usted está comprometido han de servir a
la nación y a las buenas personas. También puede adquirir la
nobleza a través de la meditación pues no hay una sola manera o
método.
Es decir, mientras esté dando un servicio, no debe haber el menor
pensamiento o sentimiento de "yo sirvo, yo hago este trabajo".
El servicio real requiere desinterés y debe hacerse
desinteresadamente. No debe haber el menor pensamiento de
"yo ayudo" o "hago esto", porque tales pensamientos egoístas
crean el orgullo y nuestros actos aparentemente bondadosos son
en realidad recompensas morales que nos buscamos.
Las personas siempre hacen algún tipo de servicio como servir a
su comunidad o algún país. Pero en su servicio, el grado de
autoestima se parece más a un sentimiento egoísta que a un
servicio desinteresado. Les preocupa más los aplausos por
su bondad, el reconocimiento, que la ayuda que
prestan.
Dotados de una aureola de santidad que se han puesto, realizan
manifestaciones públicas sobre su trabajo, incluso en los medios
de comunicación, con lo cual obtienen el premio que realmente
buscaban: el aplauso. Suelen parecer a los ojos de los demás
como personas buenas y decentes, pero la mayoría no se olvidan
de cobrar su sueldo mensual.
Dicen que tienen que comer, pero su salario es superior con
mucho a cualquiera de las personas que están ayudando.
Si asumimos que todo es gobernado por una ley universal del
cosmos fundada en la justicia, entonces nada podría pasar por
casualidad. Todo debe ser una expresión del funcionamiento de
la ley del equilibrio, de la ley de atracción y repulsión, de la
acción y reacción. Siguiendo esto, en su lógica consecuencia,
cada uno de nosotros en la tierra debe haber experimentado
muchos centenares de episodios de vida desde que existe el
hombre, esencialmente para aprender lo que es malo y bueno.
Debe haber una continuidad en estas reacciones, pues de no ser
así tendríamos un universo loco, sin ritmo o razón. Y ¿qué mejor
manera podría ser que el alma pudiera crecer permanente en
nosotros y evolucionar, y beneficiarse por y a través de los efectos
de sus acciones pasadas?
Si nosotros podemos mirar a lo lejos, no es difícil sentir el gran
barrido del destino que está moviendo la civilización en su
camino evolutivo.
Allí podemos ver tiempos de sufrimiento terrible porque en alguna
parte, en algún lugar, hemos perturbado el equilibrio a causa de
pensamiento y acciones malas.
Al principio, muchos piensan que el Karma es bueno o malo, pero
es solamente nuestra reacción a las circunstancias de la vida lo
que trae las experiencias agradables o desagradables.
Realmente, todo el Karma es una oportunidad. Obviamente, si
nosotros hemos vivido muchas, muchas vidas, sería imposible
para un individuo llevar en cualquier reencarnación la carga llena
de su pasado entero.
"Dios encaja la carga en los hombros" es una ley que trabaja
universalmente, lo que indica que existe un principio justo y
compasivo.
Hay muchos más tipos de Karma que simplemente el
aspecto físico, como lo demuestran las mismas
necesidades personales de mirar alrededor
La vida no siempre es una línea recta, pues a veces nos
encontramos con algunos problemas reales que nos dejan
indecisos, aunque si podemos verlos desde una perspectiva más
amplia, seguramente lograremos asegurarnos que nuestro mismo
pensamiento nos muestre la verdadera necesidad.
Cuando el Karma interno parece chocar con el externo, podemos
tomarlo como una señal de progreso, una señal que nos obliga a
mirar las cosas desde un punto de vista diferente.
Esa es la razón por la cual hemos enfatizado la importancia
práctica de intentar leer la escritura diaria de nuestras vidas,
porque nuestro pensamiento, junto con los asuntos naturales de la
vida diaria, está intentando llevarnos hacia una experiencia
donde el alma puede crecer con fuerza.
Nosotros tenemos la responsabilidad de reconocer que todo el
Karma es oportunidad. Yo repito esto de nuevo porque es la llave
fundamental para llevar la vida sin desesperación, no importa lo
que las condiciones o situaciones puedan ser.
Las situaciones agradables pueden presentar un desafío aun
mayor que las difíciles, pero para manejarlas sabiamente es
necesario no reconocerlas como la recompensa por lo bueno en
el pasado sino como un medio de compartir nuestras bendiciones
con todos. Estoy hablando aquí de valores espirituales, por
supuesto.
Las condiciones desagradables representan una gran oportunidad
porque a menudo las experiencias más difíciles, que al principio
parecen como un amargo veneno, en el giro de la vida se
convierten en manantial de vida.
Nosotros hemos tenido la experiencia que cuando reunimos la
penalidad y la adversidad en ángulo recto, dejan de agobiarnos,
pues nuestra actitud de valor permite al Karma interno y externo
trabajar harmoniosamente juntos.
Cielo y karma
La teoría del Cielo y el Infierno no es incompatible con el Karma y
ambas aceptan teorías similares. Si usted ha acumulado mucho
bueno pasará al Cielo y si ha efectuado acciones malas será
enviado a los infiernos a sufrir antes de que vuelva a su próxima
vida. Por consiguiente, demasiado Karma bueno le enviará al
Cielo, y demasiado malo le enviará al Infierno, pero de cualquier
modo tendrá reencarnaciones en la tierra. Claramente no vale
la pena complacerse con hechos malos por gozar un
poco en esta vida. De ser así, todas sus vidas futuras están
comprometidas negativamente, pues al igual que una gran
computadora, todos sus actos se quedan grabados en una base
de datos universal.
La teoría del Karma explica lo que pasa después de la muerte,
pero también explica las desigualdades entre un hombre y otro en
el momento del nacimiento.
Un niño nace huérfano, sin dinero o en un hogar lujoso, debido a
su Karma. Si se entienden esta causa y efecto del Karma y hay
sufrimiento, puede aceptarse con algo más de calma.
Nadie puede escapar o evadirse de las consecuencias
buenas o malas de sus hechos. Si no se encuentran las
consecuencias en esta vida y ahora, puede encontrárselos en
alguna otra vida, pues la vida es inmensa y variada. El ego
tampoco se muere completamente. El hacedor de los hechos
nunca desaparece en la nada. De ser así habría caos y reglas
injustas en el universo, en el caso en que alguien fuera a dejar de
existir sin haber sufrido las consecuencias de sus hechos.
La muerte es sólo un cambio en nuestra vida; cierra el mundo
físico de nosotros y nos despierta en un mundo más sutil.
¿Por qué nos sentimos atraídos a este mundo físico? Esto es
porque hemos tenido muchos deseos conectados con este mundo
que todavía permanecen y que deben ser cumplidos, y porque
tenemos que sufrir las consecuencias de todos los hechos
realizados en nuestras vidas anteriores.
Los escépticos
El elemento importante de esa declaración es "creer". Es lo mismo
que para la reencarnación. Todas las explicaciones tradicionales
de estos problemas suman solamente palabras. Pero el Karma es
un concepto sobre la acción y el fruto de esa acción, sobre el
trabajo y el resultado, sobre la causa y efecto. Si realizamos
acciones sin pensar en los resultados, solamente porque nuestros
deseos así nos exigen, aparecerán los problemas y las
consecuencias.
La "Creencia" es totalmente diferente. Uno cree cuando tiene
motivos ulteriores. Sin motivo aparente estamos en este mundo y
necesitamos trabajar para sobrevivir. Todo pasa de la única
manera que puede pasar y salvo unos pocos nadie se pregunta la
razón de su existencia. Les resulta más cómodo no creer en nada
y pensar que toda nuestra existencia se resume en lo que ven,
oyen y tocan.
Reconociendo que no hay nada más que lo visible ¿para qué
creer en otras vidas, paraísos celestiales o leyes kármicas? ¿Si no
puedo cambiar mi existencia, para qué cuestionarme
posibilidades extrañas? ¿Y si no hay ningún Karma?
¿Hay ciertamente un mundo más allá del Karma?
Cuando analizamos estas cuestiones eternas, ligadas a la
Humanidad desde sus comienzos, aparecen doctrinas hinduistas,
budistas, cristianas, y otras filosofías no menos importantes. Entre
estas palabras la palabra Karma se muestra como la más
importante, aunque significa muchas cosas según quien las
interprete. Es posible que la mayoría de las personas que
originalmente emplearon la palabra Karma se referían a algo
relacionado con la mente, algo que ellos estaban percibiendo y al
no poderlo concretar le pusieron la etiqueta de Karma. Imagino
que los creadores de este término, deseando describirlo, se vieron
en la necesidad de etiquetarlo, algo tan difícil como
describir la eternidad o el vacío. ¿Qué entendemos los
hombres modernos ahora por Karma? ¿Es lo mismo que
entendieron los antiguos pensadores?
La comprensión común del Karma es que habla de una ley física
denominada de causa y efecto, algo similar al cristianismo
cuando nos explica las consecuencias de nuestras acciones. Estas
consecuencias, según sus leyes, tendrán un premio o castigo en
otra vida. Si esta comprensión de Karma puede llevar de hecho a
una moral que evite el sufrimiento de unos por el goce de otros,
tanto mejor.
La dificultad para entender el concepto del Karma estriba en que
debemos emplear la palabra “tiempo” en el sentido racional y
matemático que conocemos, con un pasado, un presente y un
futuro. Posiblemente, este invento del ser humano no encaje con el
Universo y no por eso nos resulta imposible entender el término
inmortalidad.
En el sentido global, Karma es la causa y que fuera de ello no
hay nada. El Karma, entonces, es el universo en el que nosotros
vivimos y cuya magnitud solamente percibimos inconscientemente.
Sabemos que somos seres encarnados, posiblemente también
reencarnados, y por eso lo consideramos como un regalo del
Karma, un elemento en nuestra existencia al que consideramos
como un laberinto o la matriz de Dios. El nombre de Karma es
simplemente un recordatorio para que entendamos la realidad
que somos.
El significado exotérico común de la palabra Karma es “sembrar
para recoger”, pero para muchas personas esta explicación no es
correcta. Según ellos cada uno es el fabricante de su propio
Karma y todo depende de nuestro concepto de bueno y malo,
causa y efecto.
Puesto que la influencia genética de nuestros antepasados está
grabada en nuestra mente interna, es probable que por ese
sencillo detalle natural estemos pagando o recogiendo ya en
nuestra vida presente las acciones del pasado. Ciertamente para
algunos no hay explicación racional para que tengamos que
pagar las culpas de nuestros antepasados, pero nadie tiene
reparos en aceptar recoger los frutos.
Si nos parece correcto heredar la fortuna de nuestros
padres y abuelos, no hay razón para no aceptar
también la ruina.
Pero aún así, este razonamiento olvida una cuestión importante:
¿y si ciertamente solamente tenemos un alma inmortal,
reencarnada en diferentes cuerpos a lo largo de nuestra
existencia? De ser así, parece lógico admitir que nuestros errores
del pasado tengan que ser pagados en el presente, sea cual sea
el cuerpo disponible.
Ni se debe decir no creo en ello, ni admitirlo como un acto de fe.
No necesitamos creer en un hecho evidente, pues basta con
conocerlo.
El buen karma
Yo definiría el Karma bueno como aquellos caminos que el ser
humano puede escoger en la vida, no siempre en busca de una
felicidad duradera como única opción. El Karma malo entonces,
es lo que previene que uno no logre ese camino adecuado. Cómo
adquirir uno el Karma bueno es otra cuestión. Pudiera ser que sea
suficiente con haber experimentado personalmente el sufrimiento,
tal y como la religión cristiana insiste, (la gloria eterna después
del sufrimiento carnal.)
Pero posiblemente contemplar en la naturaleza el
sufrimiento y sacar la conclusión que el placer
mundano siempre terminará en sufrimiento, causa una
gran desazón y desconfianza por la razón de nuestra
existencia y nos obligue a buscar una respuesta más
optimista.
Desde esta perspectiva, el descubrimiento del buen Karma nos
hace sensibles (al descubrir el sufrimiento personalmente o
viéndolo padecer a otros), e inteligentes, aunque no hay que caer
en el error de confundir inteligencia con cultura. Del mismo modo,
tampoco debemos caer en el fatalismo de pensar que en la
próxima vida todo irá mejor y desear morir cuanto antes. Esa
creencia lo tenía Santa Teresa, aquella mujer que aseguraba que
“muero porque no muero”.
Es bastante patético que ahora las personas hablen del Karma
con tanta ignorancia y relacionan a quien le salen las cosas mal
con comentarios de: “fulano de tal tiene un mal Karma”, como si
todo nuestro destino actual fuera ocasionado por nuestras vidas
pasadas.
¿UNA NUEVA RELIGIÓN?
Como ahora las filosofías orientales son del agrado de las
personas, especialmente por lo poco que sabemos de ellas, surge
con esta multitud de entendidos y propagadores que nos avisan
de nuevas maneras de pecar. La ventaja para ellos es que no
creen en un Dios todopoderoso, ni en un Cristo redentor, pero la
idea del pecado les sigue entusiasmando. Por eso asocian Karma
con pecado y castigo, y menos frecuentemente con recompensa.
Es igual, pues esa conclusión está equivocada.
El pecado es un acto reprobable que necesita un juez para que
sea considerado como tal, del mismo modo que se necesita otro
juez para castigar.
Puesto que en el Karma no hay divinidades, es obvio
que tal concepto de castigo, premio o pecado, no
puede existir. Afortunadamente tenemos un concepto mucho
más claro y físico como es el de “consecuencia”.
Nadie duda de que la consecuencia de no cuidar una cosecha es
que se malogre, ni de que conducir borracho nos lleve al
accidente. Por eso el Karma es una filosofía lógica y natural, pues
se integra en la misma existencia y depende exclusivamente de
nosotros.
El miedo al error, al mal comportamiento o a la maldad lo
debemos valorar personalmente, pues no hay nadie detrás, en los
cielos, que nos juzgue y castigue por ello. Es como poner nuestra
salud disciplinadamente en manos del médico o ser nosotros
mismos los responsables de ella.
No podemos basar toda nuestra existencia en una creencia, pues
el aire que respiramos es más importante que ello, lo mismo que
lo es el trabajo y el amor.
Afortunadamente el Karma nos libera, más que
ninguna otra creencia, de cualquier atadura y nos
obliga a ser los únicos responsables de nuestras
acciones.
Complejo o sencillo
Hay quien no está a gusto con la concepción general del Karma,
“lo que se siembra se recoge”, pues lo consideran demasiado
simplista y lo sencillo no les agrada. Como científicos encerrados
en un laboratorio, en busca de encontrar nombres y organismos
extraños, estas personas adoran las filosofías
complejas, tan difíciles de entender para los demás
que les hace sentirse superiores.
Pero el Karma, mal que les pese, es sencillo de entender y sentir,
pues se basa en encontrar la felicidad y evitar el sufrimiento, y
para lograrlo debemos entender las causas principales y las
condiciones que traen la felicidad, para que podemos
practicarlas, y evitar aquellas que traen sufrimiento.
La causa principal de todo el éxito y felicidad es la propia mente,
pues así el Karma será bueno, positivo, puro, saludable, con una
actitud pacífica hacia la vida y la naturaleza, sin estar atados a
nada ni a nadie sobrenatural.
También es importante evitar la ignorancia, el odio, la
autocompasión, el victimismo o la crítica.
Aun cuando usted no sea budista, aun cuando no recite oraciones
budistas, si genera compasión y dedica su vida a ayudar a otros,
es la mejor manera de lograr méritos. Disponiendo de un corazón
amable y bueno se puede efectuar una práctica de purificación
poderosa, además de ser la mejor causa para su propia felicidad
y éxito en esta vida y en las vidas futuras.
Tiene que vivir su existencia diaria con fuerte compasión, con
servicios a otros y sacrifica su vida para el bienestar de su familia,
pues esta es la mejor manera para disfrutar de verdad en la vida.
Este es el consejo dado por personas totalmente ilustradas.
La ley del Karma y la justicia, si es verdad, muestra
inequívocamente que no hay ningún fundamento real que nos
diga que después de la fase como hombre hay otra evolución.
Cada animal, cada insecto pequeño y cada una de las plantas y
árboles, todos van a ser seres humanos. Ellos solamente están en
una espera temporal para cambiar.
El Karma está dividido en cuatro categorías:
1) El Karma sanchita, o las acciones pasadas acumuladas.
2) El Karma prarabdha, o esa parte del Karma sanchita que
produce este nacimiento presente y es conocido como
predestinación.
3) El Karma kriyamana, o presente en las acciones voluntariosas,
o el pensamiento libre.
4) El Karma agami, o los resultados inmediatos causados por
nuestras acciones presentes.
Condiciones para el Karma
Debido a nuestra memoria sobre el pasado, la cadena de causa y
efecto no está rota por el cambio de especies, espacio, o tiempo.
Los samskaras buenos y malos están como las semillas de plantas
diferentes contenidas en una botella: algunas crecen en invierno,
algunas por el verano, y algunas en la estación lluviosa.
Si usted tira todas las semillas en la tierra, la semilla que crece en
esa estación crecerá y las otras permanecerán inactivas.
Cuando uno empieza a morirse, el sistema respiratorio disminuye
su función, entrando la persona en una fase inconsciente y
agonizante. El alma toma posesión de otro cuerpo enseguida, y
gira entre los dos, hasta que se transfiere totalmente al nuevo
cuerpo. Solamente hay una muerte pero la manera de morir
depende del Karma, especialmente cuando la persona no
esperaba morir ahora.
Una de las grandes tragedias de nuestra perspectiva presente
relativa a la existencia, es nuestra actitud ante ese evento que se
repite inexorablemente al que llamamos muerte. Normalmente,
nosotros nos acercamos a ella con miedo y aborrecimiento,
buscando por todos los medios evitar su llamada, prolongando, a
menudo más allá de su utilidad, la actividad del cuerpo físico
como una garantía de vida.
Nuestro miedo a la muerte es el miedo a lo
desconocido , a la disolución completa y absoluta, a no ser
nadie más. A pesar de la inmensa cantidad de evidencias
recogidas durante años por muchos grupos espiritualistas relativa
a que la vida de algún modo continúa después de la muerte; a
pesar de la aceptación intelectual por muchos de que la muerte es
un despertar a una nueva y más libre vida; a pesar de la creencia
creciente en la reencarnación; y a pesar del testimonio de los
maestros más sabios, nosotros continuamos acercándonos a esa
gran transición con miedo y trepidación.
Lo que hace esta actitud tan trágica es la diferencia entre la
realidad cotidiana y el paso a la muerte, pues normalmente lo
asimilamos con un sufrimiento innecesario. Nuestro miedo a la
muerte es el miedo a que nuestra identidad se borrará. Pero si
nosotros comprendemos y experimentamos que esa identidad
forma parte de un Ser inmortal que no puede morirse ni
desaparecer, nuestro miedo a la muerte desaparecería. Nosotros
veríamos la muerte y la vida como diferentes fases en una jornada
interminable hacia la perfección, y la muerte como la puerta que
nos limita todavía a entrar en ese camino.
Una vez libres de los confines del mundo físico, nuestra
conciencia encontraría las grandes y nuevas vistas del significado
de la existencia que antes nos negaron. Nosotros debemos
aprender a aceptar la muerte como lo que es: la restitución de
nuestro ser a su fuente, las cenizas a las cenizas, el polvo al
polvo, y liberación en la nueva vida.
¿Por qué nos castigan?
"Por vuestro bien. Para reformaros. Para remediar los males que
habéis hecho", contestó el Gran Amo.
"Nosotros no recordamos lo que hicimos en nuestras vidas
pasadas y el motivo del castigo. ¿Cuál es el efecto de un castigo
si uno no recuerda la fechoría?", inquirió el abogado.
"Se introduce así profundamente el efecto del castigo en el alma
que permanece para siempre", dijo el Gran Amo. "En las vidas
subsecuentes, los miedos del alma para ese mismo acto por el que
ha sido castigado, se evita como si fuera una serpiente venenosa.
Esa persona evita ese acto pues siente una profunda y automática
aversión natural en su corazón hacia él".
Esta retribución está en proporción exacta a los crímenes y las
faltas comprometidas, y lo que tenemos que hacer es el
agotamiento de una fuerza mental generado por el ser humano en
su ignorancia.
Si un hombre poderoso que no ha hecho ningún acto malo en este
nacimiento sufre, esto es debido a algún acto malévolo que puede
haber efectuado en su nacimiento anterior, aunque tendrá su
compensación en su próximo nacimiento.
Si un hombre malo realiza periódicamente muchas acciones
malas que le hacen disfrutar en este nacimiento, esto es debido a
algún Karma bueno que debe haber hecho en su nacimiento
anterior, pero sus acciones presentes deberá compensarlas en su
próximo nacimiento y sufrirá por ello. La ley de compensación es
inexorable e implacable.
"Suponga un hombre que es aficionado a la caza y mata a cien
animales en su vida", dijo al Gran Amo. "Esta deuda pesada sólo
puede ser aclarada por todos esos animales a los que quitó la
vida, por lo que necesitará cien vidas para ajustar esta cuenta
creada solamente por un hábito perverso".
Se dice que el castigo promueve la evolución espiritual
descorazonándonos para repetir acciones malas y nos aseguran
que las experiencias agradables nos premian para que
realicemos acciones buenas. Pero las acciones buenas no son el
extremo de la balanza, pues no sabemos si nos ayudan al
esclarecimiento. Posiblemente sí, ya que un aspirante espiritual
está convencido de que si consigue progresar
extraordinariamente es debido a su buen Karma de nacimientos
anteriores.
Todos los buenos Karmas también pueden ser un tipo de
esclavitud. Alguien premiado con riquezas por su buena conducta
pasada también puede atarse a esa riqueza y olvidarse de las
cosas espirituales.
EL DESTINO
Su destino está en su futuro, es obvio, pero principalmente está
limitado por las circunstancias innegables y verdaderas que
rodean su nacimiento, como la posición de los planetas, el tiempo
y lugar de su nacimiento, sus padres, sexo, etc. También abarca
algunos de los más sólidos elementos mutables de su ser, como
religión, espíritu, e instintos. Una vez que estos factores son fijos,
es bastante difícil cambiarlos.
El destino también está sobre los factores personales
predestinados y por otras condiciones divinas y humanas. No
puede explicarse fácilmente, y para muchos no está sujeto a la
intervención humana. Además de los condicionantes que rodean
el nacimiento, el destino estructura los aspectos de la persona.
Si un individuo tiene un deseo innato para conseguir una meta,
probablemente sea un impulso que posee desde su nacimiento y
que será más intenso según las influencias o estímulos que reciba.
Una misión importante o la persecución de un deseo pueden
cambiarse o eliminarse si ello forma parte de nuestro destino.
Las diferencias entre lo que es el destino y lo que se desea o
consigue, sólo pueden ser determinadas a través de un análisis
individual pues no hay ninguna línea científica que permita la
claridad. Esencialmente depende del individuo decidir lo que es
su destino, su voluntad, y el trabajo para conseguir sus deseos.
Frecuentemente es el individuo quien tiene más que aportar, pero
su destino es la suma de todas las cosas sobre las cuales nuestro
futuro está predeterminado.
Permítame darle un ejemplo:
Una persona ha estado estudiando Astrología desde que apenas
sabía leer, aproximadamente desde los tres años. Si no hubiera
sido incitado, influenciado, o estimulado por los miembros de su
familia, su destino no hubiera sido el mundo de la Astrología y
probablemente no sentiría interés por ello.
Bajo la influencia genética las personas mantienen un
deseo consciente de aprender una materia, aunque
frecuentemente estos datos le llegan a su cerebro por un
antepasado o un familiar indirecto, como un tío o un primo.
Finalmente, el destino llega porque ese es el camino que se ha
elegido.
Para aquellas personas que piensan que ellos en su niñez no
tuvieron esos estímulos familiares, y con el fin de evitar el gran
freno que supone sentirse víctima, les recordamos que la vocación
o el interés por una ocupación no necesariamente surge en la
niñez y ni siquiera en la juventud. Muchas personas manifiestan
su verdadera vocación pasados los 40 años y en ocasiones les
llega cuando consiguen la jubilación laboral.
No hay una época mejor y ni siquiera se requiere unas
condiciones físicas óptimas para alcanzar nuestro
destino.
Lo único importante es que cuando llegue esa señal la sepamos
aprovechar.
En Astrología, se cree que las raíces del destino proceden de
sentimientos fuertes de nuestro pasado, que son devueltos para
alcanzar nuestros deseos.
El destino es nuestra profesión final , nuestra última
ocupación y con la cual moriremos felices y que nos permitirá
resolver los viejos problemas emocionales que empezaron hace
mucho tiempo.
Los factores de la Astrología kármica que afectan a nuestro
destino son el planeta Saturno, los Planetas exteriores, la Luna
creciente, y los Grados Críticos. Saturno vigila toda la autoridad y
responsabilidad, y este capataz premia y reprime por los trabajos
realizados. Los Planetas exteriores, Urano, Neptuno, y Plutón, son
los planetas genéticos que nos afectan individual y globalmente.
La Luna normalmente es el planeta que nos influye en fase
creciente y que nos enseña cómo realizar cada tarea. Y los
Grados Críticos, procedentes de la Astrología Védica, son la
mejor oferta para el éxito.
Karma, causalidad, e intervención divina
Según la ley del Karma, nuestras acciones tienen consecuencias
no sólo por nuestras disposiciones y tendencias, sino también por
los aspectos no positivos de nuestro cuerpo (por ejemplo, nuestras
características físicas) y nuestro ambiente. El ambiente afecta de
igual manera y en otra vida futura será el instrumento que nos
premie o castigue según el mérito o demérito originado por
nuestros actos.
Por ejemplo, una persona podría ser atacada por un oso pardo
como consecuencia de un acto violento particular que realizó y
que ha ocasionado una acumulación de nuestros residuos
kármicos.
Es fácil entender cómo deseando actuar y actuando de acuerdo
con esos deseos, se crean disposiciones en la persona que
favorecen estos actos y después de un pensamiento continuo,
sustancial con lo que se desea, es razonable que los logros se
consigan. Pero nuestros actos también tienen que estar dentro del
orden cósmico, pues las contradicciones en este sentido crean
interferencias y ocasionan no pocas desilusiones.
¿Cómo podemos saber que los actos que nosotros realizamos en
vidas pasadas afectan el material presente?
Con la excepción de ciertos sistemas teístas, el Karma es una
forma de operar ligada a la naturaleza. Es decir, los eventos
anteriores afectan a los eventos siguientes sin la intervención de
ningún agente sobrenatural.
Pero si el Karma opera naturalmente, es razonable creer que hay
algún eslabón entre la causa original, lo que nosotros hacemos, y
el (agradable o doloroso, ventajoso o desventajoso) efecto y lo
que experimentamos en una vida subsiguiente. Esas causas entran
en una cadena que consigue que una persona que haya
realizado buenas acciones en una vida anterior pueda ahora
poseer un Cadillac, aunque posiblemente no todos los que posean
ahora un gran coche deban agradecer a su alma este privilegio.
El problema está exacerbado por la disputa que hay sobre la ley
de Karma, pues aunque es empírica no es científica. Por eso el
proceso constitutivo de la causa (la acción) y el efecto (el dolor o
el placer recibido), no puede ser entendido de otra forma que
empíricamente.
Interrogante esencial
De todas maneras, ¿de qué nos serviría saber nuestra
desafortunada vida anterior? ¿Es posible enmendar
nuestros errores pasados con acciones actuales?
Anteriormente hemos dicho que sí y por tanto llevar una vida
actual en armonía con la naturaleza y el universo siempre es
rentable, para nuestra vida presente y para las otras vidas futuras.
Hay personas que no manifiestan interés en tener un
comportamiento digno y noble, puesto que están seguros de que
van a morir y con ello desaparecer definitivamente. Estos pobres
ignorantes no saben la tranquilidad que proporciona estar
seguros de otras muchas existencias en el futuro y es mejor
dejarles con su ignorancia.
Dos direcciones diferentes se pueden efectuar para contestar la
pregunta de cómo el acto original y los efectos medioambientales
subsecuentes están relacionados. Hay quien responde con una
explicación natural, sencilla, y quien prefiere hacerlo apelando a
lo sobrenatural. Ambos están acertados y por ello relacionados,
pues siempre hay una larga cadena de efectos, directos e
indirectos, partiendo de un acto.
Los efectos medioambientales negativos del ser humano provocan
inmediatamente ciertos trastornos, y también posteriormente, que
ocasionan experiencias dolorosas y la conexión entre ellos
produce cambios pertinentes en el ambiente en vidas posteriores.
Por decirlo de otra manera, se trata de una cadena causal entre
los actos kármicos y las cosas que producen dolor.
Ahora examinaremos las consecuencias naturales de nuestros
actos, evaluando incluso su conexión con causas sobrenaturales:
RESIDUOS KÁRMICOS
La primera opción contiene dos posibilidades:
Una, permitirnos suponer que existe fuera de nosotros una cadena
de condiciones causales que directamente se unen a los eslabones
kármicos que nosotros realizamos en una vida pasada, sean
dolorosos o gratos. Cuando nosotros realizamos una acción
kármica suele tener un efecto inmediato en el mundo, y este a su
vez (junto con otras condiciones), tiene sus propios efectos, y así
sucesivamente.
En el futuro, todo lo que nos afecta tiene su origen en el
hecho original, aunque esto no nos debe llevar a negar que
hay otras causas que provoquen nuevas situaciones. Posiblemente
nuestras obras actuales puedan modificar sensiblemente las
acciones anteriores.
Este guión, aunque lógicamente posible, es poco convincente. El
hueco temporal entre la causa y el efecto se restringe a una
pequeña parte de nuestra existencia, y se podría exigir (¿al
Creador?) razonablemente que semejante conexión exista, pero
que se aumentara el tiempo entre el acto original y el efecto
causado más tarde. Pero cuando el tiempo entre la acción
kármica y la consecuencia se extiende durante varias vidas,
posiblemente cientos de reencarnaciones, es imposible tratar de
establecer una conexión causal directa que pueda formar parte,
al menos, de nuestro subconsciente. Que esta conexión de causas
opera siempre como un agente moral ejerciendo algún tipo de
justicia cósmica impersonal, es más que una creencia razonable.
Las tres condiciones, relación causal directa, acción original, y
compensación apropiada, son necesarias para la aplicación de la
ley del Karma, aunque una explicación diferente de la relación
causal es necesaria para que la doctrina del Karma sea creíble.
La segunda posibilidad es que el acto kármico original contribuya
a generar un gran depósito de residuos kármicos. Estos residuos,
en forma de fuerzas morales invisibles, potencias, o calidades,
existen en cosas fuera de nuestro control y raciocinio, pero
gracias a estas fuerzas morales existe la posibilidad de mejorar
nuestra existencia.
Pero esta opción no sólo se enfrenta a las mismas dificultades que
la opción anterior, sino que ocasiona la dificultad de explicar
cómo se han creado estas fuerzas, cómo continúan existiendo en
el universo, y cómo efectúan, en todo o en parte, los
acontecimientos posteriores. Es decir, no sólo el proceso causal es
imposible de verificar, sino que debemos admitir que las
potencias kármicas invisibles son las responsables de ocasionar
eventos (en mayor o menor medida) indescriptibles y no
verificables.
Causas
Según la segunda explicación naturalista, el Karma opera a través
de la acción original. La actuación de esta causa origina efectos
de un cierto tipo en la persona, y estos efectos provocan cambios
a su vez en el ambiente de esa persona en el momento
apropiado.
La naturaleza y carácter de estos efectos son explicados de modo
diferente dentro de las distintas tradiciones. Sobre esto y en la
sección siguiente, explicaré algunos detalles de cómo las
diferentes culturas explican estos efectos, además de explorar
cómo estos efectos se unen a nuestro ambiente mediante el Karma
de manera pertinente.
Según algunas doctrinas, un acto kármico produce efectos en
forma de potencias, caracterizadas como mérito y demérito, lo
mismo que la calidad moral de una acción es conservada en
forma de potencia dentro del hacedor del acto. Estas personas
pueden aumentar o disminuir las unidades kármicas de manera
inadvertida hasta que exista un momento apropiado para
descargarlas.
Entre estos efectos, la acción kármica crea calidades especiales
invisibles que les permiten ser capaces de efectos intensos,
aunque no siempre pueden ser por procesos físicos conocidos. Un
ejemplo de ello es la habilidad para realizar manualidades, la de
los imanes para atraer y mover metales, la circulación de la savia
en árboles y plantas o el hecho de que el fuego suba en
lugar de descender como ocurre con la mayoría de las
cosas. También es difícil de explicar el movimiento de los
átomos, incluso el funcionamiento de la mente, y en la esfera
moral no podemos saber el motivo para que unos actos
nos ocasionen placer y otros repulsa.
Estas calidades especiales, invisibles, se atan al ego o al
comportamiento, nos permiten habilidades, funciones, condiciones
especiales, y su presencia o ausencia nos ayuda a determinar si
un efecto ocurrirá o no de una manera particular.
Específicamente, condicionan nuestros deseos y aversiones que, a
su vez, nos impulsarán más allá de las acciones kármicas.
Varias escuelas budistas desarrollaron teorías para explicar la
transmisión. Estando deseosos de hacer una oferta sobre sus
análisis, crearon problemas particulares para escolásticos o
budistas para quienes los eventos son momentáneos. Así, no
encontraron una explicación sobre cómo un evento que ha
acabado y ha desaparecido ocasione un efecto, pues aseguran
que todo acaba deteriorándose, cesando o permaneciendo
estático.
El Karma, según la tradición india, es un principio que describe
las acciones de las personas y sus consecuencias, ambas con
recompensas y castigos. El Karma, por tanto, es una ley moral de
causa y efecto por la cual la suma de las acciones de una
persona se acumulan de una a otra vida, por lo que conduce a un
destino mejor o peor en cada persona.
Este principio fundamental es reconocido por las tres grandes
religiones de la India y es usual en esas religiones el término
«Upanishads», con el cual se designa la efectividad automática
de los actos humanos, y mediante los cuales se determinan la
clase y nivel de la reencarnación en la existencia siguiente.
El Karma universal, pues, concibe la vida humana
como un eslabón de una cadena de vidas («samsara»), en
la que cada vida particular está determinada por las acciones de
esta persona (sería más correcto hablar de alma), en su vida
anterior, en función del principio de causalidad, la ley en virtud
de la cual se producen los efectos. Una acción, por tanto, se hace
Karma cuando se efectúa para conseguir una meta o un deseo y
une al hombre a la cadena del «samsara» (reencarnación).
En las religiones de la India, que no conocen los conceptos de
culpa, castigo y redención, el Karma es una parte filosófica
esencial para comprender las pulsiones y acciones humanas, y
para alcanzar el necesario equilibrio.
DIFERENTES TIPOS DE KARMA KARMA INDIVIDUAL:
Es el castigo o consecuencia que recibe cada ser humano por sus
malas obras cometidas en esta o en vidas anteriores. A causa de
este Karma Individual, unos nacen ciegos, otros huérfanos, otros
tuberculosos, con cáncer, lepra, epilepsia, con cuerpos
monstruosos o deformaciones, siameses, etc.
KARMA FAMILIAR:
A cada ser humano le corresponde un padre, una madre, unos
hermanos, un esposo y unos hijos. Con todos ellos está ligado por
la ley del Karma, existiendo un débito entre todos según nos
hayamos comportado en vidas anteriores. Por eso nos tocan a
veces hijos, padres o hermanos que nos obligan a plantearnos la
razón para que nosotros tengamos que soportar esa carga.
KARMA COLECTIVO:
Es el que le cobran a varias personas cuando tienen Karmas
individuales similares. Un grupo amplio de personas sufren un
accidente, una inundación, una sequía, peste, epidemias, etc.
KARMA NACIONAL:
Es el castigo que sufre toda una nación, ejemplo; un terremoto,
una guerra civil, etc.
KARMA MUNDIAL:
Es el castigo que recibe toda la humanidad como consecuencia
de sus malas obras. Ejemplo: las guerras mundiales.
KARMA-DURO:
Es el Karma por las malas acciones cometidas en vidas anteriores.
Al no realizar suficientes obras buenas en esta vida, el Karma se
desarrolla y tenemos que pagarlo con mucho dolor y sufrimiento.
El Karma-duro no es negociable y siempre debemos sufrirlo.
KARMA SAYA:
Es la unión kármica que se cumple cada vez que una persona
tiene una relación sexual. Por esta unión las dos personas
comparte entre sí Karma y defectos. Se trata de un ligamento
astral, sexual y kármico.
KARMAS INDIVIDUALES:
Como ya lo mencionamos anteriormente, cada cual recibe lo que
siembra en esta o en vidas anteriores. Recuerda, nada sucede
por casualidad, todo lo malo que te suceda es por tu
propia culpa. La ley del Karma es casi inmodificable, y decimos
casi, porque es posible pagar un Karma haciendo buenas obras
(Negocio Cósmico).
Y así, el que roba será robado pero con efectos aún mayores. El
que mata será asesinado, pero de modo aún más incruento.
Con respecto a las funciones diferentes, el Karma es
clasificado en cuatro tipos:
KARMA REPRODUCTOR
Cada nacimiento es condicionado por un Karma pasado, bueno
o malo que predomina en el momento de la muerte. El Karma que
condiciona el nacimiento futuro se llama Karma Reproductor,
mientras que la muerte de una persona es un extremo temporal de
un fenómeno temporal. Aunque la forma corporal presente
perece, otra forma que ni es igual ni diferente toma su lugar,
según la vibración potencial generada en el momento de la
muerte, ya que la fuerza kármica todavía ocasiona cierto flujo.
Este último pensamiento se llama Reproductor (janaka) y supone el
Karma que determina el estado de una persona en su nacimiento
posterior. Este puede ser un Karma bueno o malo.
El Karma Reproductor produce la energía mental y material en el
momento de la concepción. La conciencia inicial, denominada
conciencia de reencarnación, está condicionada por este Karma
Reproductor.
KARMA FAVORABLE
Procede del Reproductor (janaka) y ser apoya en él. No es bueno
ni malo y ayuda o mantiene la acción del Reproductor (janaka) en
el curso de la vida. Inmediatamente después de la concepción
hasta el momento de muerte estos pasos sirven para apoyar el
Karma Reproductor.
Si existe una buena moral el Karma ayuda dando salud, riqueza,
felicidad etc. Un Karma inmoral, por otro lado, ayuda dando
dolor, aflicción, etc. Desde el momento del nacimiento.
KARMA OBSTRUCTIVO O CONTRAPRODUCENTE
Diferente del anterior, tiende a debilitar, interrumpir y retardar la
fruición del Karma Reproductor. Por ejemplo, una persona nacida
con un Karma Reproductor bueno puede estar sujeta a varias
dolencias, impidiéndole así disfrutar de los resultados dichosos de
sus acciones buenas.
Un animal, por otro lado, que nace con un Karma Reproductor
malo puede llevar una vida cómoda consiguiendo comida y
alojamiento, como resultado de su buen contraproducente y
obstructivo Karma que previene la acción del Karma Reproductor
malo.
KARMA DESTRUCTIVO
Según la ley del Karma la energía potencial del Karma
Reproductor podría ser anulada por un Karma contrario poderoso
del pasado que, buscando una oportunidad, puede operar
inesperadamente, así como por una fuerza contraproducente
poderosa que puede obstruir el camino equivocado. Semejante
acción se llama Karma Destructivo (upaghataka), que es más
eficaz que el anterior pues no sólo es obstructivo sino que también
destruye la fuerza entera. Este Karma Destructivo también puede
ser bueno o malo.
Hay otra clasificación del Karma, según la prioridad
del efecto:
KARMA PESADO (GARUKA)
Este se denomina pesado o serio y puede ser bueno o malo.
Produce sus resultados en esta vida o en la próxima con toda
seguridad. Si es bueno, sus efectos son mentales, verbales o
corporales, pero en el lado Inmoral se le relaciona con cinco
crímenes: matricida, parricida, el asesinato de un Arahant, la
herida a Buda y la creación de un cisma en el Sangha. El
escepticismo permanente también es una de las características del
Karma Pesado.
Si, por ejemplo, una persona desarrolla el jhana (éxtasis o
absorción) y después efectúa uno de estos crímenes odiosos, su
Karma bueno sería borrado por el Karma malo poderoso. Su
nacimiento siguiente estaría condicionado por el Karma malo a
pesar de haber ganado antes el jhana. Devadatta perdió su
poder psíquico y nació en un estado malo, por eso hirió a Buda.
KARMA INMEDIATO (ASANNA)
KARMA DE MUERTE INMEDIATA
Esto es lo que hace que una persona recuerde inmediatamente su
Karma antes de morir. Debido a que en gran parte tiene
predestinado su nacimiento futuro, se le otorga mucha
importancia al lecho de muerte (asanna) en casi todos los países
budistas. La costumbre de recordar al hombre agonizante los
hechos buenos y malos en su lecho de muerte prevalece en los
países budistas.
A veces una persona mala puede morirse alegremente y recibir un
nacimiento bueno si recuerda o hace un acto bueno en el último
momento.
Alguien que en su vida trabajó como ejecutor de la justicia con
bastante desacierto, pero que en sus últimos años dio numerosas
limosnas, nacerá en un estado de beatitud. Esto no significa que
aunque él disfrute de un buen nacimiento estará exento de los
efectos de los hechos malos que realizó durante su vida pasada,
pues seguirán apareciendo hasta que los pague.
Hay momentos en que una buena persona puede morirse infeliz
recordando de repente un acto malo o algún pensamiento
desagradable, si sus circunstancias en ese momento son
desafortunadas (dolor, soledad).
Según la historia, la Reina Mallika, esposa del Rey Kosala,
recordó una mentira que había dicho y que ocasionó un gran
daño, sufrió durante siete días un estado de miseria.
Estos son casos excepcionales, y es posible que de padres
viciosos salgan niños poderosos y los niños viciosos sean hijos de
padres poderosos. El resultado está condicionado por los últimos
pensamientos y la conducta general de la persona.
KARMA HABITUAL (ACCINA)
Es aquel que habitualmente se realiza y recoge. Los hábitos
buenos o malos se pasan a la segunda naturaleza y tienden a
formar el carácter de una persona. Del mismo modo, en el
momento de la muerte, a menos que resulte influenciado por otras
circunstancias, normalmente se revocan los hechos más
importantes de la vida.
El Rey Dutthagamini de Ceilán (Sri Lanka) tenía el hábito de dar
limosnas a los monjes Bhikkhus antes de empezar a comer y este
acto habitual le alegró mucho en el momento de la agonía.
KARMA ACUMULATIVO (KATATTA)
Todas las acciones que hemos realizado se acumulan o ejercen
más poder y capacidad para pasar a otras vidas.
Hay otra clasificación del Karma según el tiempo en el
que los efectos se declaran:
KARMA Inmediatamente Eficaz (ditthadhammavedaniya)
KARMA Seguidamente Eficaz (uppapajjavedaniya) KARMA
Indefinidamente Eficaz (aparapariyavedaniya)
KARMA Difunto o Ineficaz (ahosi)
El Karma Inmediatamente Eficaz es aquel que es
experimentado en esta vida presente. Según el Abhidhamma uno
se hace bueno y malo durante el proceso del javana
(pensamiento-impulsión), que normalmente ocurre en el último de
los siete pensamientos. El efecto del primer pensamiento, siendo el
más débil, es que podemos recoger buen Karma.
Si no opera en esta vida, se llama Difunto o Karma Ineficaz.
El Karma Seguidamente Eficaz es más débil y su efecto lo
podemos recoger en el nacimiento siguiente.
El Karma Indefinidamente Eficaz puede tener lugar en
cualquier momento.
Ninguna persona, incluso Buda y Arahantas, está exenta de esta
clase de Karma.
PREGUNTAS Y RESPUESTAS
¿A qué se debe que un niño muera al nacer?
Se debe a la ley del Karma. Si una madre aborta a su hijo,
morirá al nacer, pues también hay padres que necesitan pasar
por esa dura lección ya que en vidas anteriores fueron crueles con
sus hijos y con este sufrimiento posiblemente mejorarán y
aprenderán a amar.
¿Por qué hay personas bien preparadas que trabajan
sin lograr una buena posición, otras desde que nacen
trabajan sin descanso, como si estuvieran pagando
una condena y otros, en cambio, viven sin esforzarse
apenas?
Es debido a la Ley del Karma. Si en vidas pasadas hemos hecho
mucho bien, triunfamos felices en el presente; si hemos hecho
mucho mal, fracasamos en la vida actual. Las personas que
trabajan excesivamente y no progresan, en vidas pasadas
hicieron trabajar mucho a otras, explotaron a los demás en forma
despiadada y ahora sufren las consecuencias trabajando
inútilmente, sin progresar.
¿Todas las enfermedades son kármicas?
Las enfermedades pueden ser de orden kármico o simplemente
accidentales.
¿Es cierto que tenemos los días y horas contados?
Cuando uno sale de viaje lleva determinada cantidad de dinero
para los sistemas de transporte. Debemos saber gastar el dinero,
si no nuestro viaje deberá ser interrumpido. Al venir a este mundo,
los Ángeles del Destino depositan determinada cantidad de
valores vitales en cada organismo. Si los malgastamos, el viaje
por el camino de nuestra existencia, será interrumpido
prontamente. Si ahorramos esos valores, nuestros viajes será largo
y llegaremos a la ancianidad.
¿Por qué existen personas que por más que se
esfuerzan no logran tener amigos y para otras es fácil
conquistar donde quieran que van?
Hacer amigos es fácil si deseas una relación superficial. También
hay que tener en cuenta que en vidas anteriores hemos tenido
amigos y enemigos, y al regresar en un nuevo cuerpo físico
reencontraremos a las mismas amistades, a los mismos
adversarios y todo se volverá a repetir tal cual como sucedió. Hay
gentes solitarias por naturaleza y al retornar suelen verse solos ya
que nadie simpatiza con ellos. Otros cumplieron sus deberes y
ayudaron a la humanidad, y al retornar en un nuevo cuerpo físico
gozarán de mucha simpatía.
¿Por qué sentimos miedo a la muerte y nos apegamos
a la vida?
Tenemos miedo a lo desconocido, simplemente. La naturaleza nos
ha inculcado un intenso deseo de vivir y por eso estamos
apegados a las cosas materiales y al mundo sensual. Por eso no
deseamos morir, pues creemos que con la muerte dejamos de
existir.
Para los que no creen en la otra vida la muerte les da terror y
acuden cientos de veces al médico con la esperanza de lograr
una ficticia inmortalidad.
A través del autoconocimiento y del desarrollo espiritual
aprendemos a perder tal temor, a comprender lo ilusorio de la
existencia y así comprobamos que nada en este mundo es
permanente y que todo pasa: pasan las ideas, las cosas y las
personas.
¿Heredamos el Karma de nuestros padres o cada ser
posee los suyos propios?
Físicamente, el Karma de los niños está generalmente
determinado por el Karma de sus padres. Así, los padres
saludables normalmente tienen descendencia saludable, y los
padres enfermos tienen niños enfermos.
El Karma del niño es una cosa aparte de sí mismo y forma su
individualidad, siendo la suma total de sus méritos y deméritos
aumentados en innumerables existencias pasadas. Por ejemplo, el
Karma de Buda no fue influenciado ciertamente por el Karma de
la unión de sus padres, el Rey Suddhodana y la Reina Maya.
Si el Karma de los padres no influye en sus niños, ¿cómo se
explica el hecho que padres que padecen ciertas enfermedades
virulentas las transmitan a sus descendientes? Cuando un niño
hereda una enfermedad es debido a las fuertes características de
los padres que condicionan la germinación y la herencia.
Mayormente, la mayoría de las anormalidades se originan
durante la fecundación, el embarazo y el parto, no a las
características genéticas heredadas.
Por ejemplo, tome dos semillas de un arbolillo; una la plantamos
en tierra mala, seca, y la otra en tierra rica, húmeda. El resultado
es que la primera semilla crecerá como un arbolillo enfermizo y
pronto mostrará síntomas de enfermedad y decaimiento; mientras
la otra semilla crecerá y florecerá y logrará ser un árbol alto y
saludable.
Se observará que el par de semillas tomado de la misma acción
crecen diferentemente según la tierra en la que han sido puestas.
El Karma pasado de un niño puede compararse a la semilla, la
disposición física de la madre a la tierra, y el padre a la humedad
que fertilizó la tierra. Hablando de otro modo se puede
representar la germinación del arbolillo, el crecimiento, y su
existencia como una unidad, siendo la semilla responsable de un
diez por ciento, la tierra de un cincuenta por ciento, y la humedad
del cuarenta por ciento. Así, aunque el poder de la germinación
existe potencialmente en la semilla (el niño), su crecimiento está
poderosamente determinado y vivificado por la tierra (la madre) y
la humedad (el padre).
Por consiguiente, así como deben tomarse las condiciones de la
tierra y humedad como factores principalmente responsables en el
crecimiento del árbol, también hay que tener en cuenta las
influencias de los padres y el crecimiento posterior.
Los padres comparten el Karma que determina los factores físicos.
Si ellos son seres humanos, entonces su descendencia será un ser
humano. Si el ser humano es chino, entonces su descendencia
debe ser de su raza. Así, la descendencia invariablemente es del
mismo ser que la genera. Aunque el Karma de un niño sea muy
poderoso en sí mismo, necesariamente será influenciado por el de
sus progenitores.
Estamos inclinados a heredar las características físicas de los
padres y por ello puede ocurrir que el Karma del niño, siendo
superlativamente poderoso, pueda anular parcial o mayormente el
Karma de sus padres. Por supuesto, las influencias malas de los
padres también pueden ser neutralizadas por la aplicación de la
ciencia médica.
Todos los seres nacidos de convivencia sexual poseen el resultado
de tres fuerzas:
El Karma de su existencia pasada El fluido germinativo de la
madre
El fluido seminal del padre
Las disposiciones físicas de los padres pueden, o no pueden, sea
iguales en fuerza. Uno puede neutralizar el otro en más o menos
magnitud.
El Karma del niño y las características físicas, como raza,
constitución e inteligencia, será el producto de las tres fuerzas.
El castigo universal
También hay que notar que existe doble castigo y doble
recompensa para el pecado y la virtud, pues el pecador primero
es atormentado en el infierno y luego castigado por las mismas
faltas en otra vida, mientras que el virtuoso es premiado con
alegrías celestiales y posteriormente con felicidades aquí en la
Tierra.
La vida terrestre llega a ser, por tanto, una especie de escuela del
pecado y de la virtud que consiste, básicamente, en un sistema de
recompensas y castigos.
Para el Karma, no obstante, tal concepto es equivocado, pues se
basa en la idea de la justicia inventada por los humanos,
diferente a la universal. El Karma, así entendido, se transforma en
fundamento de un código de justicia primitiva y bárbara. Desde la
perspectiva de una evolución espiritual, todo ser es una cadena
continua en la que cada eslabón enlaza indisolublemente con un
pasado y en la que todo está gobernado por relaciones estables.
Se trata de una asociación inevitable de causas y efectos, en
donde la acción futura será el efecto de la acción presente.
Desde una perspectiva moral, esto significa que según la
naturaleza de la energía que se ponga en movimiento y actúe
como causa, así será la naturaleza de la energía que retorne
como efecto. El Karma, insisto, es la ley universal de causa y
efecto; aquello que sembramos es lo que cosechamos. Por eso el
renacimiento del alma no tiene sentido sin el Karma, y éste no
tiene ni justificación racional ni moral si no es el instrumento de tal
renacimiento. Puesto que la verdad fundamental de nuestro ser es
espiritual es nuestra alma la que determina su propia evolución,
sobrepasando así al Karma.
¿Cómo vencer el Karma?
Sólo con lo que acabamos de decir: con una aspiración sincera
por unirse a la divinidad o bien por un comportamiento correcto.
Hay personas que prefieren un método u otro, pero en cualquiera
de ellos hay un poder mágico que es necesario utilizar
correctamente.
Tanto el pensamiento divino como el comportamiento adecuado
son buenas ideas, aunque hay muchos que no gustan de nada,
especialmente de lo primero.
Y es que ser puro de corazón en ocasiones hace difícil la
supervivencia en este mundo tan complejo y agresivo.
Si, además, tenemos orgullo desmedido, soberbia, y nos gusta
mentir y agredir, posiblemente creamos que es la única solución
para vivir. Por fortuna luego llega el Karma y nos demuestra
incruentamente lo equivocados que estábamos.
También, hay algunas personas que no tienen aspiración, que lo
intentan, pero no pueden; y es porque no tienen la llama de la
voluntad, porque les falta la humildad. La Metafísica enseña que
ambas son necesarias en nuestra evolución espiritual, pues es
menester una humildad muy grande y mucha voluntad para
cambiar nuestro Karma.
¿Está ligada cada persona a segar las semillas
plantadas en todas las vidas?
Buda proporciona una respuesta:
"Si cualquiera dice que un hombre o mujer deben segar en esta
vida según sus hechos presentes, en ese caso no hay ninguna
vida religiosa, ni una oportunidad que nos permita el lujo de
extinguir enteramente el dolor. Pero si alguien dice que un hombre
o mujer segarán en sus vidas futuras de acuerdo a sus hechos
presentes o pasados, en este caso hay una vida religiosa, y una
oportunidad para evitar el dolor futuro".
Aunque se declara en el Dhammapada que “ni en el cielo, ni en
medio del océano, o entrando en una cueva de montaña
podemos encontrar el lugar en la tierra donde uno puede escapar
de las consecuencias de sus malas acciones. Deberá pagar por
todos los Karmas del pasado y tal deuda permanecerá con él
hasta su extinción. La repetición eterna del mal sería el resultado
infortunado para aquellas personas duras de corazón”.
¿Quién es el hacedor del Karma? ¿Quién siega los
frutos del Karma?
"Ningún hacedor está allí cuando se hace un hecho; ni está allí
cuando se recogen los frutos".
El Karma se basa en verdades empíricas, de igual modo que para
nosotros una mesa es una realidad y para un científico lo es el
agua, aunque en el laboratorio él la mencionaría como H2O. Por
eso los términos convencionales como hombre y mujer son lo
mismo. Por consiguiente, los budistas no creen en una entidad
inmutable, en un actor como parte de una película. ¿Quién
entonces, es el hacedor del Karma? ¿Quién experimenta el
efecto?
NATURALEZA DEL KARMA
En el funcionamiento del Karma hay fuerzas maléficas y benéficas
y condiciones especiales para neutralizar y apoyar esta ley que
opera en todos los seres vivos. Aunque nosotros no somos
absolutamente los sirvientes ni los amos de nuestro Karma, es
evidente que existen factores contraproducentes y a favor para el
influjo del Karma, bien sea por circunstancias externas,
ambientales, personales, y otras que corresponden al propio
esfuerzo del individuo.
La doctrina del Karma debe proporcionar consuelo, nunca miedo,
esperanza, confianza y valor moral para cualquier persona.
Cuando pasa lo inesperado, y aparecen las dificultades, los
fracasos, y el infortunio, el budista comprende que él está
segando lo que ha sembrado, y está limpiando una deuda
pasada. En lugar de resignarse, dejándolo todo al Karma, hace
un esfuerzo activo para tirar las cizañas y poner las semillas útiles
en su lugar, pues el futuro está en sus propias manos.
Hay quien cree que el Karma no condena a los malvados y
corruptos, porque ellos también tienen su oportunidad para
reformarse en cualquier momento y aunque pueden sufrir estados
de infortunio, todos tienen esperanza de lograr Paz eterna. Por
su propia obra han creado sus propios Infiernos, y por
su propia obra pueden crear también sus propios
Cielos.
Hechos contradictorios
Cualquier motivo para efectuar una acción puede haber sido,
bueno, malo, o indiferente. La víctima quizá se ha privado
deliberadamente de sus bienes y considera el sufrimiento como
instructivo y el dolor como el maestro de la Naturaleza para
aquellos que violan sus leyes. Enseñan al hombre, a través del
sufrimiento, que los malos pensamientos y las acciones
negativas deben meditarse antes.
Esto es parecido a una madre que está tan asustada de herir los
sentimientos de su hijo pequeño que le permite jugar con fuego
porque no puede verle llorar, sin considerar la posibilidad de un
castigo amoroso. Las personas que a veces padecen un miedo
ilógico, sin saber diferenciar el dolor real o imaginario, padecen
ansiedad y buscan un alivio "cueste lo que cueste", y aquí es
donde el médico diestro, pero ético, hallará su problema.
Cuando las almas están encarnadas en un cuerpo físico, fuerzas
diferentes actúan al mismo tiempo y frecuentemente actúan en
direcciones diferentes con poder diferente. El Karma causado en
diferentes encarnaciones del pasado puede atraer a las almas a
cualquier reencarnación futura hasta que ese Karma quede
completamente disuelto. Puede ser disuelto sufriendo el Karma
causado originalmente, o disolviéndolo con amor.
El Karma ni es bueno ni es malo, pues es justo como una fuerza
magnética y puede ser causado a través de varias acciones
diferentes de cualquier procedencia. Cualquier cosa que se haga
contra otra persona, incluso en los pensamientos, fantasías, o
acciones, terminará regresando un día, a menos que se disuelva
este Karma particular de alguna forma posible.
Dos Karmas unidos
Habitualmente dos personas deciden unir sus vidas durante toda
la vida, bien sea como matrimonio, socios o amigos, y eso
ocasiona que los Karmas de ambos se unan igualmente, pero de
cualquier modo cada cual tendrá que pagar o disfrutar de su
Karma particular.
Por eso es frecuente que a distintos hermanos o a una misma
pareja unida en matrimonio, le salgan las cosas de modo
diferente en la vida. Este hecho ocasiona no pocas disputas, pues
frecuentemente a quien le salen mal las cosas culpa al otro y así,
convirtiéndose en víctima nunca conseguirá liberarse
de su Karma negativo.
La fuerza magnética del Karma que atrae a 2 personas es más
bien de categoría luchadora. Dos enemigos pueden entrar en una
reencarnación futura juntos siendo madre-hija o padre-hijo, o
cualquier otra combinación de relación íntima.
Encarnando como niño de un enemigo anterior causará una gran
cantidad de problemas a sus progenitores, sin que nadie llegue a
saber nada. Afortunadamente, el amor de sus padres puede
disolver todo el Karma involucrado y para muchos esta es la
manera más rápida y para disolver cualquier Karma.
Eslabones
Después, durante el curso de la vida, algunos o todos los Karmas
pueden expirar o las fuerzas restantes derivarse hacia otras
personas que también ayudarán a disolver ese mal Karma.
Esto puede constituir el principio de un cambio ahora en la vida
para una o las dos almas involucradas. Ambos pueden empezar
a orientarse hacia otras personas, incluso hacia una sola, que
actuaría entonces como catalizador.
Sería como esas personas que aparecen súbitamente en nuestras
vidas, nos dejan huella y desaparecen de nuevo. Él puede
permanecer también como un buen amigo o desaparecer
totalmente fuera de la vista para el resto de esa encarnación, pues
posiblemente tenga que seguir su propio camino.
Indudablemente estos eslabones se pueden complicar bastante
más de lo descrito pero, esencialmente, esta es la fisiología
básica de los eslabones kármicos en la vida y mediante ella
puede entender ahora mejor por qué una situación en su vida de
repente cambia, por qué la atracción hacia una persona ha
desaparecido y repentinamente otras personas parecen de más
interés para nosotros.
Las leyes y los principios descritos en el capítulo sobre la fisiología
de Samyamah también pueden ser involucrados en este proceso,
así como el desarrollo de su ambiente y su compañero o familia
entera.
Todos nosotros somos uno con Dios y uno con nuestro ambiente.
Somos parte del proceso de la vida y evolución y, al mismo
tiempo, somos la vida y la propia evolución.
Ser conscientes de la complejidad de las leyes Divinas y los
principios kármicos, nos llevarán a una mejor comprensión de
nosotros y nuestra misión en el universo, especialmente importante
cuando formamos parte de una familia y nosotros somos el pilar
que la sostiene.
¿Le parece complejo? La vida real a veces es mucho más
complicada que esto y no existe un punto de vista que clarifique
todo ni que nos permita estar a gusto y seguros en cualquier
circunstancia. Debemos ser conscientes que el Creador es el
único ser que posee una apreciación global de todo y
que a nosotros solamente se nos permite intuir.
Representación del Karma
Geométricamente, las líneas entre dos círculos simbolizan
atracción kármica.
Los rectángulos azules muestran el Karma de enojo y lucha,
discordancia, polémicas.
Las elipses muestran el Karma de la amistad y la atadura amistosa
a otras almas.
Los triángulos amarillos son las conexiones y el Karma de amor
puro.
El hombre es su propio Karma
Un ocultista o un filósofo no hablarán de la bondad o crueldad de
la Providencia, pero lo identificarán con el justo castigo y nos
enseñarán que hay que comportarse correctamente ahora pues de
ello depende nuestro presente y futuro. El castigo puede
prolongarse durante siete reencarnaciones y su efecto puede
perturbar el átomo más pequeño en este Mundo Infinito de
armonía. El único decreto del Karma, eterno e inmutable, es que
la Armonía es absoluta en el mundo material cuando está en el
mundo del Espíritu. Por consiguiente, no es el Karma quien premia
o castiga, somos nosotros según nuestro trabajo y moralidad,
junto con la naturaleza.
El Karma es el hábito de ser universal y nuestro trabajo es un acto
que necesariamente ocasiona un resultado, una reacción en la
naturaleza circundante. El mismo centro de esta doctrina es que
cada pensamiento y acción origina una cadena inmediata de
causalidad y actúa en cada plano de esa cadena.
Pero, ¿cuál es este hábito primordial que lo hace
reaccionar por una causa?
Hablando cósmicamente, es el pensamiento de los seres
espirituales que han estado antes que nosotros y quienes ahora
protegen el tipo y calidad del universo en el que vivimos.
Para los budistas no hay ningún Dios fuera de nosotros que dicte
nuestro destino. Somos agentes libres, los niños del universo,
dioses potenciales que pasan por la aventura sublime de la vida.
El pensamiento nos proporciona inteligencia y conciencia,
morando en un universo del que somos partes inseparables, y
mediante nuestra conciencia conseguimos individualizarnos.
El Karma no es algo que está fuera de nosotros; nosotros somos
nuestro propio Karma. Mediante el lenguaje expresamos la parte
espiritual de nosotros, la material o elemental, el psiquismo y el
intelecto, aunque el hombre moderno ha aprendido a
expresarse aún mejor mediante la escritura y los
gestos. Todo está ligado a la corriente de la vida y cuando fluye
adelante origina el pensamiento, la conciencia, el entendimiento,
y todas las otras calidades espirituales y energías, como amor y
compasión.
También podemos mirar la materia desde un punto de vista algo
diferente y más familiar y no esperar a que la parte divina nuestra
sufra el Karma de lo que hizo el cuerpo físico. Nos preparamos
nuestro destino y hacemos que finalmente nuestra naturaleza
espiritual origine todas las actividades kármicas.
Así, cualquier cosa que nos pasa está provocada conscientemente
o inconscientemente por nosotros mismos pues somos lo que
hacemos y lo que pensamos, creándose así el futuro. Hay un
órgano en el cerebro a través del cual el acto de energía kármico
elemental entra a formar parte de nuestros pensamientos y
emociones. Se llama el "tercer ojo", o "el ojo de Siva'', y
físicamente corresponde a la glándula pineal. Es el órgano que
expresa y lleva al cuerpo físico los impulsos kármicos que nos
impelerán a realizar las acciones, buenas o malas y está
indisolublemente conectado con el Karma.
Aunque somos el efecto de nuestra constitución entera actual y de
aquella que nos ha precedido en el tiempo, también somos un
agregado de fuerzas, una entidad compuesta con nuestras
propias características, tendencias e impulsos. Todas estas
características, incluso la forma de nuestro cuerpo, es nuestro
Karma, porque nosotros y nuestro Karma son uno.
¿Qué causa o controla el destino? ¿Qué parte de
nosotros ejerce mayor influencia en el futuro?
Es la parte superior (el alma) y la parte más baja (el cuerpo),
además de la mente consciente y nuestros impulsos. Por
consiguiente, cuando reunimos todas nuestras acciones, las
efectuadas por alguna o la suma de las partes anteriormente
citadas, estamos tallando nuestro Karma y por tanto nuestro
propio futuro. Solemos creer que todo lo hacemos mediante el
pensamiento y por ello recomendamos reflexión y serenidad,
aunque las personas más inteligentes creen que sus
actos son más acertados. Pero confundimos tan
frecuentemente inteligencia con cultura que nos olvidamos de
nuestras propias características como seres universales.
No somos lo que aprendemos, sino aquello con lo que
nacemos y hacemos.
Nosotros hacemos todo por un acto del pensamiento, reflejo o
meditado, y elegimos una opción, no siempre la mejor para
nosotros o los demás. Esto es lo que caracteriza a una persona
integrada con el universo con otra que busca su único beneficio.
Buenos y malos
Las personas realmente sabias aprenden de sus
propios errores y la aflicción, el dolor y el sufrimiento son
nuestros mejores maestros. Es importante no intentar ser ''buenos",
pues la persona que busca ser ''bueno" está ejerciendo un tipo de
egoísmo espiritual, porque realmente busca algo para él. El
camino a la cima de la montaña es impersonal, y el hombre
espiritualmente impersonal nunca realiza un mal o un hecho
egoísta, pues de hacerlo sería un acto personal.
Quien tiene una visión clara en su corazón está en paz y con la
mente tranquila, no busca el bien ni el mal, pues su ser entero está
fijo en la luz interna. Mientras haya hombres buenos en el
mundo habrá hombres malos, y viceversa.
El Karma, como todo lo demás, es una manifestación de la
energía, variando en su fuerza. Los más fuertes normalmente
vienen adelante y cada consecuencia kármica entra en acción a
su debido tiempo y lugar. Ningún Karma puede permanecer
oculto ni desaparecer por sí mismo. De hecho, puede quedar
oculto unos siglos o años, temporalmente, pero algún día saldrá.
Esta repesca provoca una acumulación de Karma y otro ligado
estrechamente aumentará la acción del Karma así detenido.
¿Podríamos excusarnos de una mala acción diciendo:
''No es mi culpa, era mi Karma''?
Eso es una excusa falsa. Cuando actuamos, lo hacemos como la
mejor opción y un nuevo Karma dirige nuestra mente y conciencia
deliberadamente para esa acción. ¿Es esta opción también
kármica? Por supuesto, pues todo lo que pensamos o hacemos es
kármico y ello nos permite que podamos cambiar nuestro Karma
en cualquier momento haciéndolo nuevo y dando una dirección
más fácil al viejo, porque hemos creado energía a través de
nuestra naturaleza espiritual.
El orden universal
Frecuentemente pensamos en el Karma como un tipo de pozo o
destino terrorífico en el cual nos caemos o nuestras personas
amadas. Cuando tratamos de enmendar nuestras vidas,
cambiando el rumbo habitual o tratando de tener la conciencia
tranquila, nunca estamos seguros si eso nos ocasionará un buen o
mal Karma.
Para los antiguos griegos, Némesis era una diosa que
personificaba nuestra conciencia, nuestro miedo innato de hacer
algo malo a los ojos de los dioses, o de transgredir una ley moral
y espiritual. Ella huía del acoso de Zeus y para evitarle se
transformó en oca, aunque el dios logró unirse a ella adoptando
la forma de un cisne. Después, en el siglo V a.C., Pindar, el
poeta, y el historiador Herodotus, la describieron como la diosa
que dirigía los asuntos humanos para restaurar el equilibrio
perturbado, y que su adoración nos hacía encontrar la felicidad o
la infelicidad. En su misión de lograr mantener el equilibrio
universal, castigaba duramente a quien lo alteraba.
Siempre, el corazón casto y humilde fue considerado como una
puerta abierta a los dioses y las personas muy orgullosas y
aquellos que administraban mal sus bienes no eran del agrado de
los dioses, quienes preferían a las personas modestas que
cuidaban sus escasos bienes, pues ello trae siempre paz y
felicidad.
Con el paso de los tiempos, Némesis, la diosa, se representó de
modo más extravagante y en la mente de las personas era una
deidad vengativa que castigaba tarde o temprano.
Somos responsables de nuestros actos
Frecuentemente encontramos en la naturaleza esa ley universal de
causa y efecto, especialmente cuando nos tratamos de curar de
nuestras enfermedades y nos ponemos en manos de la naturaleza
y sus plantas. Eso nos demuestra que los dioses no están
separados de nosotros, pues somos una extensión de su vida y
cuidarnos a nosotros es cuidarse a ellos mismos. Con esta
relación mutua podemos entender que el Karma no es algo
infligido en nosotros por un dios o diablo o por cualquier fuerza
externa, sino que es nuestro propio ego.
"El hombre es su propio Karma," escribió G. Purucker,
significando por esto que no hay un momento en nuestras vidas
que no deje una huella indeleble en nuestro cuerpo y mente.
Todo cuanto hacemos ahora por fuerza ha tenido que ser
planeado y deseado en algún momento de nuestra vida, tanto lo
bueno como lo malo.
Nadie hace algo que no desee hacer, aunque es
frecuente que la gente se aterrorice de sus propias
maldades, una vez efectuadas.
La ley de atracción magnética nos explica que cualquier cosa que
llega a nosotros es porque debe haberse deseado algún día, a
sabiendas o no. Ese deseo nos ha dejado impresiones en nuestros
átomos, nuestra vida, y deberá manifestarse mediante alguno de
los sistemas de expresión naturales: físico, mental o espiritual.
Si todo parece lógico, ¿debe existir entonces algo que asegure la
justicia? Nadie siega una cosecha que no es suya, aunque hay
quien gusta precisamente de eso, de recoger lo sembrado por
otros. Pero esto que nos puede parecer estupendo, vivir del
esfuerzo de otros, también se hace extensivo a recoger las malas
acciones de los demás. Si consideramos al Karma o a Némesis
como demonios vengativos o un ángel premiador, como se hace
a menudo, debemos juzgarlo solamente por los signos externos,
no por el significado interno de la reacción kármica. ¿Qué
podemos hacer, entonces, si descubrimos dentro de unos años
que los pasajes más agudos de nuestra vida nos han
proporcionado beneficios duraderos?
Bendecir las desgracias es una frase común que indica el
reconocimiento al destino que nos obligó a realizar en aquel
momento acciones aparentemente perjudiciales.
Frecuentemente, el dolor que ocasiona las bellezas ocultas de la
vida o el amor nos llevan a una gran desesperanza, aunque
pasados algunos años todos nos alegramos de esos hechos que
parecen dirigidos por un ángel guardián.
Marco Aurelio, emperador romano en el siglo II, experimentó
frecuentemente un gran dolor en su corazón, pero se recuperó de
su destino trágico por su creencia inquebrantable en que
cualquier cosa ocurrida a un hombre estaba preparada desde el
principio del tiempo. En sus advertencias privadas a sus
admiradores y más tarde en sus Meditaciones, habló sobre este
tema:
“Cuando se teje un tapiz, el hilo debe ser enterrado de modo
retorcido todo el tiempo”.
“Ama nada más que aquello que ha sido tejido por ti mismo”.
Para Marco, filósofo y estoico por naturaleza y educación, el
hombre era descendente de la divinidad, una partícula de mente
y fuego primordial, y por consiguiente nada podría destruirlo.
Nosotros podemos ser egoístas, ávidos, hábiles para nosotros
mismos, pero esencialmente nuestros actos quedarán registrados
desde el principio del tiempo en las lápidas de nuestra alma.
Cada aspiración nace en los huecos más profundos de nuestro
ser, así como cada deseo bajo y malo tiene su propia semilla, y
será recogido en el momento adecuado, con un efecto igual.
Nosotros, entonces, somos nuestro Karma, los registradores de
nuestro carácter, y nuestro destino, agradable o desagradable
Bueno, esto puede ser una teoría y ya sabemos lo
relativamente simple que es filosofar cuando uno tiene
salud y las circunstancias son cómodas. Pero, ¿dónde es
la justicia para la pobreza y la miseria? ¿Qué filosofía puede
hacerse para los millones de personas condenadas a padecer
enfermedades dolorosas o morirse de inanición? ¿Diremos
nosotros que es su Karma y que ellos tendrán que trabajar para
tener una mejor suerte, esperanzadamente, en la próxima vida?
Obviamente, es su Karma o ellos no habrían nacido en esas
condiciones sumamente difíciles.
Pero ¿cómo podemos aislar nosotros su Karma?
Nosotros somos una gran familia de seres humanos, y todos
hemos tenido una parte de existencia trágica.
¿Nuestro Karma, al estar involucrado profundamente, nos obliga
a buscar y aliviar la miseria horrible que existe en tantas partes de
nuestro globo?
Hay un poco de consuelo en el hecho que la conciencia mundial
está despierta, y al ser más sensible se puede ayudar al
desvalido, pero como dice el refrán: “Dale una caña de pescar al
hambriento en lugar de comida”.
La mayoría de nosotros, sin embargo, puede ofrecer a otro una
pequeña parte de alivio tangible, tanto como nuestros corazones
deseen. Pero no hay ninguno de nosotros que no pueda trabajar
para erradicar las causas del sufrimiento humano incesantemente,
especialmente cuando ello se ha producido por una condición
injusta. ¿Es esto nuestra meta?
PREGUNTAS QUE LE HARÁN HABITUALMENTE
Me gustaría saber más sobre el Karma,
particularmente con respecto a la idea de que nosotros
somos responsables de nuestras circunstancias en la
vida.
Este es un asunto que nunca pierde interés . El Nuevo Testamento
expresa el pensamiento: "ningún hombre debe recoger la cosecha
de otro". Esto es justo lo que significa Karma. Se trata de un
término Sánscrito usado en hindú y que es empleado por la
filosofía budista para explicar 'acción' seguida por la reacción.
Cada religión ha enfatizado la doctrina de la responsabilidad
moral de los seres humanos. Los musulmanes hablan de Hado
para representar la parte individual de la responsabilidad. Los
griegos antiguos tenían su Némesis o diosa de la justicia, aunque
también personificaron el pasado, presente y futuro como los tres
Moirai o Hiladores del Destino. Los que han nacido bajo la fe
judía están familiarizados con el orden del Mosaico o Talión: "ojo
por ojo, y diente por diente". Todas son maneras diferentes para
describir la ley universal de la armonía y el equilibrio que nos
asegura que cada causa puesta en movimiento, durante un
tiempo, provocará su efecto correspondiente.
Lo primero que se aprende en el estudio del Karma es la potencia
del pensamiento que se vuelve hacia nosotros cuando pensamos
efectuar una acción, aún cuando no sea realizada físicamente, y
la parte que cada uno de nosotros tiene que jugar en el drama
largo de su existencia. Hay una tendencia a pensar que existe un
estrechamiento entre nuestro pensamiento y el Karma -yo y mi
Karma-, pues ello nos puede hacer que nos veamos tan
involucrados en nuestras preocupaciones personales que no nos
concentremos en el día a día, privándonos de experimentar
prácticamente e inteligentemente el milagro de la existencia.
Hay muchos tipos de Karma, como el mundial, el nacional, el
racial y el familiar, así como el Karma individual. Incluso
podemos decir que hay Karma comercial, Karma de la
comunidad, y así indefinidamente. En otras palabras, en cada
camino de experiencia, individual e internacional, los hombres
están pensando, actuando y poniendo ciertas causas en
movimiento que originarán efectos.
¿Cómo empezó todo esto?
Para analizar en el presente respecto a una verdadera
perspectiva del Karma, tenemos que remontarnos al tiempo del
Jardín del Edén. Nos han dicho que desde el día en que el
hombre saboreó de la fruta del árbol de la ciencia del bien y del
mal, se convirtió en un ser humano, y por tanto éticamente
responsable de cada pensamiento y acto.
Si admitimos esto, y puesto que el origen del hombre no hay
manera de clarificarlo con seguridad, debemos admitir
igualmente que hemos sido nosotros los fabricantes de nuestro
destino, y esa ley divina de sembrar y segar nos ha permitido
crear las mismas circunstancias en las que nos encontramos hoy.
¿Por qué la presencia de Dios ocasiona miedo para
muchos?
Es lamentable que en occidente nos hayamos entrenado para
pensar en el funcionamiento de esta ley con miedo en nuestros
corazones: "si usted no es bueno, Dios le castigará; si hace mal,
no irá al cielo".
Es difícil de concebir un Dios que observa y controla a
cada individuo, preparándose para golpearlo si se
equivoca; o si es bueno, premiarlo con favores
especiales.
El hombre puede haber sido maravillosamente creado, pero su
vida está ahora llena de miedos y dolor. La maldición de esa
creencia dogmática que nos asegura que nacimos en pecado ha
tenido efectos de largo alcance y frecuentemente devastadores. El
hombre ha nacido por obra divina, como algo maravilloso, y con
las calidades potenciales más altas en la naturaleza y esas
calidades le otorgaron confianza en Dios y no un miedo divino.
La inteligencia omnipotente que satura cada átomo diminuto de
nuestro universo no podría permitir que su mejor obra no pudiera
disfrutar en un futuro lo mejor de la creación divina. Por ello,
limitar nuestros conceptos a una deidad que dirige todo
personalmente, individuo por individuo, y por otro lado nos
relega desde el nacimiento al pecado, es degradar el verdadero
propósito de la vida.
¿Qué relación tiene el Demonio con el Karma?
Hay una inmensa cantidad de verdad oculta involucrada en la
alegoría del Ángel Caído. Esta historia, tan pobremente
concebida en la interpretación ortodoxa, es contada por muchas
gentes antiguas. En la tradición hindú es simbolizado por el
descenso de Manasaputras o "los Hijos de la Mente", seres
divinos que encendieron los fuegos de la mente humana, tanto
como en la mitología griega Prometheus les trajo el "fuego" de los
dioses a los hombres.
¿El primer Karma tuvo su origen en la expulsión del
Paraíso?
Para la Biblia, la expulsión de Adán y Eva del Paraíso ocasionó
un cambio absoluto en la Humanidad, aunque no en su destino
final. Sin embargo, este Pecado Original que muchas personas no
quieren asumir se parece bastante a la propia Ley del Karma en
la cual existe una responsabilidad individual heredada y otra
colectiva.
Cuando comprendemos que todos desde ese momento hemos
comenzado un nuevo ciclo evolutivo, nos acercamos intensamente
a la misma doctrina del Karma. Desde ese instante tenemos
libertad de pensamiento y posibilidad de equivocarnos y acertar.
La Humanidad prefiere cometer muchas equivocaciones,
especialmente haciendo daño a otros, y eso le hace sentirse
mejor, pero si cada vez que cometemos un error sintiéramos una
reacción negativa instantánea, no cometeríamos otro error similar.
¿Qué finalidad práctica tiene pagar el Karma?
El problema es que el Karma nos obliga a pagar las
consecuencias de nuestros actos, pero también a meditar, pues el
fin perseguido es hacernos más sabios y eso parece
que se consigue mejor aprendiendo de nuestros
errores. Todos aprendemos bastante pronto en el plano físico,
pero nos toma más tiempo para aprender lecciones en los niveles
morales y espirituales. No obstante, la ley de la naturaleza
siempre opera para restaurar el equilibrio, a veces de una
manera potente, aunque para la mayoría supone una
discriminación.
¿Por qué debo soportar los errores de mis
antepasados?
A través de los tiempos la Humanidad ha aumentado muchos de
los efectos de acciones anteriores negativas, por lo que no nos
debe extrañar que nos enfrentemos ahora con una colección de
responsabilidades kármicas procedentes del pasado.
Esta responsabilidad no es buena ni mala, sino una regla de
justicia perfecta a lo largo de todo el cosmos. Si nos parece
correcto que heredemos en nuestros genes las cualidades de
nuestros antepasados, su experiencia, y que cuando nacemos nos
pongan a nuestra disposición un mundo creado igualmente por
nuestros antecesores, es lógico que también debamos cargar con
sus malas acciones.
¿Pero son todas las reacciones consecuencias de otras
tantas acciones?
¿Pueden comenzar los individuos altruistas a
evolucionar en sus acciones para obtener beneficios a
largo plazo?
Aunque no podemos detener la flecha disparada en una
dirección, ni eliminar las vibraciones de una voz enfadada,
podemos con nuestro pensamiento crear armonías para
contrapesar las fuerzas inarmónicas que hemos engendrado y así
conseguiremos establecer nuevos ritmos de causa y efecto.
Los recién llegados a esta idea piensan a menudo en el Karma
unido a la presencia de un Dios toda inteligencia que,
equilibrando lo bueno contra lo malo, premia al bueno y castiga
al malo. Después nos aseguran que nosotros somos nuestro Karma
y que a causa de nuestros pensamientos y deseos, existe un
premio y un castigo. Lo que nosotros somos, cada hecho que
ocurre en nuestras vidas, se realiza porque nosotros generamos
las causas que lo trajeron.
¿Pero cómo pueden convertirse los pensamientos y
hechos en nuevas situaciones?
Este funcionamiento misterioso del Karma se explica en la filosofía
oriental mediante los skandhas.
Los skandhas son los "bultos" o "agregados", elementos con
características físicas y psicológicas que nosotros aumentamos
durante nuestra vida. Son colecciones de hábitos, rasgos de la
personalidad, prejuicios, miedos, y talentos.
Cuando morimos, nuestros skandhas quedan inactivos hasta que
volvemos. Entonces, durante el proceso de reencarnación, estos
bultos o "semillas" empiezan a despertar y, por la alquimia de la
transformación, proporcionan forma y sustancia a la personalidad
y encauzan las situaciones que aparecerán en nuestra próxima
vida. Es más, los pensamientos y deseos se impresionan primero
en nuestro subconsciente y se traducen en actos y recuerdos que
sirven después como un enfoque diario para realizar ajustes
kármicos.
Los pensamientos luminosos y de amor mejoran y refinan nuestra
naturaleza, mientras que los pensamientos oscuros y egoístas nos
hacen enfermar y nos deprimen y, cuando se concentra
repetidamente en numerosas personas, pueden adulterar y destruir
naciones enteras.
Según Blavatsky, “no hay un accidente en nuestras vidas, ni un
día deformado, o un infortunio, que no podría remontarse atrás
hasta coincidir con alguna obra en esta u otra vida. Si uno
rompe las leyes de la Armonía, tiene que prepararse
para entrar en el caos que él mismo ha producido”
Los médicos que analizan la genética de las personas y los rasgos
del carácter de varias generaciones, intentan explicar cómo pasa
esto. Si todo tiene una causa, entonces el nacimiento es la
continuación de una larga serie de vidas. Un niño entra en la vida
mediante una semilla ligada a su vez al pasado. En
reencarnaciones anteriores él puede haber anhelado ayudar a
otros, o participó en actos malvados, al mismo tiempo que sus
padres, y quizá los abuelos, también han tenido actos malvados.
Ahora, como una víctima, ese niño tiene una opción: o seguir el
camino de la destrucción, o hacer lo que pueda para poner en
orden sus cosas.
Posiblemente todos podemos "poner las cosas en su sitio", para
que el Karma que es una ley justa y compasiva nos premie.
Cuando intentamos hacer lo que es amable y justo, la
naturaleza busca el equilibrio en la vida y viene en
nuestra ayuda. Es más, nos proporciona la capacidad de
olvidarse de las causas doloras de vidas pasadas, y nos
proporciona desde el nacimiento una mente fresca, confiando en
nuestro corazón. Con esta abundancia de vitalidad, nos pone en
el camino para que podamos mejorar nuestra vida y la de nuestra
familia. En el proceso, podemos convertir a los enemigos del
pasado en amigos.
¿Podemos escapar del Karma?
Usted puede pensar si es que existe alguna utilidad en escapar
del Karma. Para contestarle, uno debe tener una buena
comprensión de los principios del Karma y cómo funciona en
nuestra vida. ¿Qué es Karma? ¿De dónde viene? ¿Cómo
funciona?
Estos conceptos ya han sido explicados profundamente a lo largo
de este libro y ya sabemos que el Karma hay que agotarlo, para
aumentarlo posteriormente. Cuando regresamos a este mundo el
alma escoge un curso que permitirá la expansión kármica mejor.
Nos encuadramos con una determinada raza y nación y nos
juntamos a unos padres con quienes tenemos lazos kármicos del
pasado. Pudiera ser que seamos nosotros mismos quienes
escojamos cuándo reencarnarnos y posiblemente podamos
escoger el vehículo apropiado y las circunstancias más
satisfactorias para el Karma.
Bajo ciertas condiciones el hombre reencarnado no evoca vidas
pasadas y debe haber una razón absolutamente buena
para que la naturaleza no nos revele nuestras vidas
anteriores.
Si pensamos sobre eso veremos que existe mucha compasión
hacia nosotros para que permanezca oculto. Quizá nosotros
debamos agradecer esa parcela de la ignorancia y debamos
conformarnos con poseer una buena comprensión sobre el Karma
y cómo funciona, evitando indagar en lo desconocido.
El Karma es una ley infalible la de naturaleza que gobierna todo
y, debido a esto, su funcionamiento es intrincado y multifacético,
aunque la mayoría de las personas se preocupan solamente por
dos aspectos: lo que ellos llaman "bueno" y "malo." Esta es
obviamente una visión estrecha, pues juzgar al Karma agradable
como premio y al Karma desagradable como castigo es un grave
error, pues solo percibimos sus efectos externos. Incluso en cada
Karma "malo" hay experiencias que son buenas, y viceversa, por
lo que deberemos ver el Karma como una oportunidad para el
crecimiento.
Según H. P. Blavatsky: "no hay un accidente en nuestras vidas, un
mal día, o un infortunio que no pueda remontarse atrás a nuestra
propia obra en esta o en otra vida". Pero, ¿qué hace a una
experiencia kármica buena o mala? Básicamente, es cómo
reaccionamos a los hechos lo que puede crear situaciones
agradables o desagradables. De nuevo nos recuerda que: "no es,
por consiguiente, el Karma quien premia o castiga, somos
nosotros a través de nuestro trabajo y en unión a la naturaleza".
¿Y qué hacemos nosotros con esto? Esencialmente usar nuestro
libre pensamiento. Algunas personas perciben el Karma como un
fatalismo y se convencen diciendo que “lo que sea, será, y es
mejor no intentar cambiar o detener nada”. La ventaja es que
nosotros poseemos un pensamiento libre y ejerciendo esta
facultad tenemos una buena herramienta para tratar con el
Karma. Por tanto, la respuesta definitiva es que no solamente no
podemos escapar de nuestro Karma, sino que es mejor dejarlo
fluir.
¿Qué podemos hacer cuándo un Karma difícil llega?
¿Debemos tratar de controlarlo al menos?
"No hay ningún escape una vez que las consecuencias de un acto
son realizadas" dice Purucker. ¿Debemos ser pasivos, entonces, y
aceptarlo de buena manera? Esta sería una manera de usar
nuestro pensamiento libre, pero debemos tener cuidado para no
entrar en la trampa de la pasividad. Muchas personas se
convierten en mártires de sus circunstancias en lugar de intentar
hacer lo mejor para ellos. ¿Debemos luchar nosotros contra el
Karma?
Esta también podría ser una opción, pero no estoy seguro de los
resultados. El Karma no es una fuerza externa controlada por Dios
o el Diablo. Así como tratemos nuestro Karma, todo lo que
nosotros hagamos tendrá un efecto directo en nuestro futuro.
El pensamiento es lo más maravilloso de nuestra existencia, pero
también la herramienta más peligrosa disponible. ¿Cómo
podemos usarlo sabiamente? Primero, debemos tomar la plena
responsabilidad por nuestras acciones y haciéndolo así
aceptamos nuestra culpa sobre el efecto de ellas. Mediante una
acción correcta enviamos al cosmos buenas influencias
de las que todos pueden beneficiarse.
Muchos de nosotros estamos tan ocupados con el Karma del
pasado que apenas prestamos atención a la parte pequeña del
Karma que estamos haciendo ahora y que posiblemente sea la
que más influencia tenga en nuestra vida actual. También
sabemos que resulta casi imposible agotar todo el Karma pasado
en una sola vida y que las semillas kármicas inactivas esperan el
momento adecuado para despertar.
La mayoría de las personas tienen dificultad para comprender el
sufrimiento y por qué hay accidentes, enfermedad, y pobreza.
Felicidad y sufrimiento puede ser una forma de retribución, pero
puede ser igualmente que una parte del alma está esforzándose
para su crecimiento. Hay mucha verdad en la creencia de
que la evolución espiritual mayor se obtiene a través
de la adversidad, al menos bastante mejor que en la
complacencia y el bienestar.
Nosotros podemos usar la herramienta de nuestro pensamiento
sabiamente y plantar las semillas kármicas buenas para
recogerlas en el futuro de toda la humanidad. El Karma maneja
todas las cosas a su propio tiempo, muy dilatado para nuestro
concepto del tiempo.
Por otra parte, nunca tendremos demasiada carga, pues ya
sabemos que “Dios aprieta, pero no ahoga”, y la justicia pura y
simple está junto a la raíz de nuestras vidas, y aunque no siempre
vemos sus resultados inmediatos, y ni siquiera los entendemos,
siempre está allí.
JUSTICIA CÓSMICA
Pocos asuntos han dado lugar a más charlas y más preocupación
que la lucha por justicia. No hay ninguna ocupación más fácil
para uno que dedicar una parte de su pensamiento e inteligencia
y cierta cantidad de observación, en denunciar la injusticia en la
vida. Muchos han llegado a la conclusión que no hay realmente
justicia. Pero, ¿cómo pudiéramos objetar sobre la abundancia de
injusticia, si no tuviéramos dentro de nosotros, detrás de la mente,
la convicción de que también hay justicia en la vida? ¿No
tenemos todos una creencia o sentimiento de que cada ser
humano tiene algún derecho natural, individual, que ha sido
violado? Si esto está admitido, entonces es porque hay en la
naturaleza y en el hombre un principio de justicia, y esa ley y
orden son maneras diferentes de expresar la rectitud de las cosas.
La existencia es el esfuerzo del alma y el cuerpo para
encontrar una forma apropiada y digna de vivir. En
esto no siempre se tiene éxito; de hecho, no puede ser que lo
tengamos, pues nunca se alcanzará la última meta hasta que
llegue el final de los tiempos. El universo, existiendo por su propia
naturaleza, por sus propias leyes, es gobernado inherentemente
por un principio recto que constantemente está buscando
expresarse, pues nunca lo consigue completamente.
La vida es una serie de experimentos y desarrollos, y aunque
nosotros hablamos sobre el progreso, reconocemos ese hecho.
Por consiguiente, exigimos el progreso hacia un ideal, por lo que
resulta inevitable que la justicia debe ser una parte íntegra de ese
ideal.
La creencia de que la justicia está en la raíz de la vida es muy
vieja, pero frecuentemente ha sido despreciada por aquellos que
no lo encontraron conveniente. Las religiones del mundo no han
tenido éxito mostrando la armonía y aptitud del funcionamiento de
la naturaleza. Muy al contrario, sus representantes han enseñado
a menudo lo opuesto, inventando maneras de justificar la
injusticia haciéndonos creer que el mundo creando por Dios es
imperfecto y que no debemos exigirle que intervenga. Así ellos
tienen, inconscientemente, a la injusticia como ley de vida.
En muchas filosofías antiguas se mantuvo que aunque el hombre
tiene una mente, también tiene un cuerpo y un alma, siendo
esencialmente un ser espiritual que existe por derecho propio. El
sentido de la justicia está así dentro del hombre; y para lograrlo
constantemente debe esforzarse para encontrar una expresión
más perfecta de su propia naturaleza interna. Este concepto es
definido por muchos como la prueba de nuestra naturaleza
animal.
Alegan que hay que vivir según muestra la propia naturaleza,
como lo hace un cerdo o un pájaro, aunque no seamos ni uno ni
otro.
En busca del ideal
Cuando intentamos definir lo que es el hombre real, aprendemos
de todas las enseñanzas antiguas la misma cosa: el hombre es un
alma, y todas las almas son reflejos de una Luz, separados en la
forma pero no en el ser.
Si podemos alejarnos de esas cosas que nos perturban, pasión,
enojo, ideas y teorías de nuestros derechos legales, y volvemos a
nuestra conciencia interna, encontraremos que tenemos un sentido
bastante seguro de la justicia. Cuando decidimos aplicarlo en
cualquier caso particular frecuentemente terminamos confundidos
por los detalles, pues es difícil encontrar el ideal central.
De vez en cuando reconocemos nuestras debilidades humanas,
nuestros errores, algunos procedentes del cuerpo y otros de la
mente y justificamos todo con la frase de “somos
humanos”. Defendiendo nuestra naturaleza mortal intentamos
mejorar las leyes y buscando remedios para nuestros males,
justificando y siendo benevolentes con unos, mientras que con
otros somos implacables.
La venganza
Algunas de las religiones más difundidas no acaban de definir sus
propias leyes y las tratan de acomodar a los nuevos tiempos o
costumbres. Por ello, lo que antes era condenable ahora se tolera,
sin darnos cuenta que en la naturaleza nada ha cambiado y por
tanto si las leyes fueran correctas nunca deberían
modificarse.
La vieja idea de la justicia pertenece al "ojo por ojo", tomado
literalmente, aunque en este caso se suele hablar de venganza.
No se considera tal cuando el mal que causamos al trasgresor de
la ley es diferente al mal originado.
Por ejemplo: a un ladrón no se le castiga robándole, del mismo
modo que no se castiga a un mentiroso con falsos testimonios o
mentiras. El castigo, para evitar que se considere
venganza, debe ser distinto, esencialmente privándole de la
libertad.
Este es el criterio más habitual en la sociedad occidental, pero
como la persona delincuente no ha sufrido en su propio cuerpo el
mismo mal que ha causado, nunca sabe lo que su mal ha
ocasionado. Le causamos otro mal, le encerramos, pero no
siempre proporciona el resultado apetecido. Lo importante para
los jueces es el castigo en sí mismo, no el tipo de castigo y quizá
esa sea la razón por la cual las cárceles están cada vez más
llenas de personas.
Si pensamos con más imparcialidad el sentido de la justicia no
humana, veremos que ni la naturaleza ni el mismo Dios
son tan piadosos y el Karma es otro ejemplo de ello. Pero
nosotros queremos ser más justos que el propio Creador e
implantamos un tipo de justicia y castigo que no se parecen en
nada a las leyes que están muy por encima del ser humano. Tal
egocentrismo nos lleva a equivocarnos continuamente y a tener
que reformar nuestras leyes frecuentemente.
En algunos textos nos dicen que la venganza es una clase de
justicia salvaje. Un hombre ha hecho un mal; en castigo, debe
sufrir un mal similar. Siempre que exista un mal debe existir un
castigo similar y así durante toda nuestra existencia. No hay,
pues, cabida a castigos distintos. Sin embargo, para otros lo que
se necesita es algo diferente y positivo, algo de calidad opuesta
que puede ponerse en la otra balanza. Y aquí es donde la
enseñanza noble de la misericordia entra como un contrapeso,
para estar en armonía con la ley de la vida, y evitar una
perturbación del orden natural. El reajuste no es logrado ahora
por la perpetuación de una disarmonía, sino adoptando medidas
que encajan entre sí para reestablecer el equilibrio.
Pero en nuestro mundo actual, y parece ser que en todas las
épocas y lugares pasados, frecuentemente es necesario tomar
medidas duras para restaurar el orden.
Desde que existe el propósito de realizar un acto que
cause daño a otros hasta el momento de su ejecución,
la persona ha tenido tiempo de meditar las
consecuencias de sus actos.
En estos casos, tan frecuentes como los meramente impulsivos, hay
menos espacio para otorgar benevolencia en la justicia.
Otros países, otras reglas
La justicia que existe en Oriente desde hace años miles es
conocida bajo el nombre de Karma, y está ligada a la doctrina
de la reencarnación. La idea que prevalece en occidente, no
obstante, es que el hombre no viene de ninguna parte, pues en el
momento en que nace en este mundo, vive, disfruta, sufre y se
muere, y entonces no debe ser juzgado teniendo en
cuenta conceptos de eternidad. Si un juez occidental
aplicara sus sentencias teniendo en cuenta conceptos morales o
kármicos, sería desposeído de su cargo en pocos meses.
Cualquier aplicación de la ley que no tenga en cuenta
exclusivamente los aspectos puramente materiales de la existencia
humana ni siquiera figuran en los libros de leyes.
Tan corporal es esta ley humana que para quienes estudiamos la
mente y el alma, unidas invariablemente al cuerpo, se nos antoja
antinatural y que ofende el sentido completo de la justicia. Nos
dicen que las leyes divinas o los misterios de la existencia pueden
ser válidos para elucubraciones y filosofías, pero no sirven para
aplicar leyes humanas. Tal separación absoluta del ser humano
de su entorno cósmico se nos antoja disparatada y frecuentemente
malévola.
La justicia cósmica
¿Hay alguien que dude aún que pertenecemos al
universo? Si hemos nacido aquí es por nuestro deseo innato de
existir, y este mismo impulso aplastante está llevándonos atrás de
nuevo y de nuevo a las experiencias de vida.
Lo que nosotros somos y lo que nos pasa, es el resultado del
funcionamiento de una ley de justicia absoluta. La ley de
gravedad es muy perfecta y simple: un cuerpo se caerá, a menos
que algo se lo impida y esta es una ley que permanece
inalterada. Del mismo modo, la ley de la justicia no es destruida
por obstáculos que puedan originarse fuera del funcionamiento
natural de sus objetivos.
Cuando nosotros comprendemos que la ley y el orden son las
funciones primarias del universo y que, desde que nosotros somos
parte de él la justicia cósmica es la raíz de nuestras propias vidas,
la causa de nuestra existencia empieza a estar más clara. Las
fortunas y los infortunios no vienen a nosotros por una
casualidad, sino que son el resultado de cosas que han ocurrido
en el pasado, o errores en otras vidas.
Cuando asumimos esta idea, nos sentimos muy diferentes a las
personas que hacen el mal y estamos ansiosos de vengar la
injusticia. Pero si ponemos nuestro pensamiento un poco más lejos
reconocemos que esas personas pagarán tarde o temprano por lo
que han hecho. Es inevitable, y tenemos que tomar conciencia de
ello, que nuestra tarea es justamente ayudar a reestablecer la
armonía que se ha perturbado. Para restaurar la armonía, la
justicia, posiblemente encontraremos leyes mejores escritas por
legisladores sabios, pues las mentes más nobles están
completamente libres de la idea de la venganza.
La aplicación práctica de cualquier principio tiene que ser
adaptada a las condiciones que prevalecen en una raza
particular o nación. Las leyes y las costumbres pueden ser buenas,
porque satisfacen durante un cierto tiempo a las personas, pero
podrían no ser adecuadas en otras áreas.
Lo que es básicamente necesario, por consiguiente, es ayudar a
despertar la comprensión en las mentes de todas las personas que
exigen una ley más severa, pues los reglamentos y los
mandamientos deben ser apropiados a las épocas y costumbres.
Nosotros no podemos esperar la perfección, pero por
lo menos tendremos un ideal por el cual esforzarnos.
Cuando observamos la injusticia en el mundo, simplemente
estamos reconociendo que la vida está evolucionando y que
estamos en un estado de crecimiento en el cual la imperfección es
natural.
Si deseamos progresar, tenemos que llegar a esa condición de la
mente que mira tanto al exterior como a nuestro interior, a
nuestros corazones, y así encontraremos la reflexión necesaria
para comprender la justicia cósmica que está en el centro del
universo.
La feria de la vida
Millones de personas hoy están llevando una carga de dolor y
están preguntándose por qué nació este niño con defectos y
predestinado a una muerte temprana, mientras sus hermanos son
normales. ¿Es así la justicia y la misericordia administradas en un
universo creado por un Dios todo amor? Para sus padres
angustiados no supone un consuelo saber la existencia de Dios, el
decreto de Alá, o el funcionamiento de un Karma antiguo.
Aun cuando admitamos que los designios de Dios son
inescrutables, la causa de la enfermedad de ese niño y la
imposibilidad de cura permanecen como un misterio.
Hay quien asegura que no hay misterios y que todo queda
perfectamente explicado en las palabras divinas, Buda, Dios o
Karma, y que más allá de la interpretación normal de estas
palabras se encuentran todas las razones para los infortunios en
inocentes.
Razones sin explicar
Para la mayoría de los humanos, incluso para los creyentes, no
les resulta fácil comprender las razones para las enfermedades
congénitas que hacen sufrir a los niños, pues la idea de un
castigo por alguna trasgresión en una vida pasada no les acaba
de convencer, y esencialmente les parece injusta.
¿Existe igualmente alguna razón plausible para que los humanos
no puedan saber con seguridad nada de sus vidas pasadas? ¿Por
qué nada ni nadie nos explica las razones del castigo presente?
Posiblemente la respuesta es que la naturaleza es más cruel
de lo que la queremos ver o, cuando menos,
indiferente.
Otra pregunta sin respuesta es:
¿Qué tiene de bueno, justo o práctico, castigar a una persona en
esta vida cuando no sabe lo que ha realizado mal anteriormente?
Esto plantea también una segunda pregunta:
¿Por qué no recordamos nuestras vidas pasadas? Aparentemente
todo sería más simple si nuestra memoria llegase tan lejos, pues
sabiendo la causa de nuestro mal no volveríamos a caer en el
mismo error e incluso podríamos empezar las reparaciones con
más eficacia.
Memoria incompleta
Afortunadamente, la naturaleza y en ella incluimos al universo en
su totalidad como un ser viviente, un organismo, es más sabia y
más misericordiosa de lo que nosotros somos, pues
verdaderamente premia a quien siembra bien.
Suponiendo que nosotros tuviéramos conocimiento pleno de
nuestro pasado, nuestras vidas se pondrían intolerables: los
recuerdos prolongados de tonterías y ultrajes podrían lanzar
sobre nosotros una sombra terrible, mientras que el recuerdo de
nuestros logros pudiera parecernos imposibles. Peor todavía, las
escenas retrospectivas de las debilidades y familias anteriores, los
amigos y socios, podrían tener un efecto devastador en las
relaciones actuales.
El hecho es, sin embargo, que nosotros recordamos nuestro
pasado, pues esa experiencia nos llega en forma de Karma,
instintos, inclinaciones, habilidades, temores y frutos. No hemos
comenzado a nacer en el momento de la concepción, sino que
nuestra alma y genética llevan incorporados en sí mismos cientos
o miles de años.
Nuestro cerebro físico ciertamente se forma desde el momento en
que somos engendrados y tiene un pequeño poder en el universo,
pero esto no es todo lo que somos.
El Vedanta nos enseña que el sutratman (del Sánscrito, sutra,
"hilo", y atman, "mismo"), es como una cadena de cuentas o
eslabones, cada uno conteniendo una personalidad que nosotros
asumimos de vida en vida.
Por eso somos tan complejos y únicos los seres
humanos, pues somos la suma de cientos de
personalidades diferentes.
Intuir el pasado
Mientras los eslabones o personalidades están juntas existe cierta
conciencia de grupo y se perciben numerosas señales de nuestras
vidas pasadas. Estos eslabones dibujan nuestra vida con fuerza, y
nos permiten evolucionar y mejorar en cada vida, como si fuera
una suma de energías. Según quienes se dedican a la meditación
trascendental o quienes investigan en vidas pasadas, algo del
aroma de los conocimientos anteriores de cada personalidad
puede intuirse llegando hasta el interior de nuestro espíritu o
subconsciente.
Las enseñanzas antiguas dejan un registro indeleble en nosotros,
un sello en nuestro carácter, nuestra personalidad esencial. Platón
escribe de esto en su Doctrina de la Reminiscencia: “El alma ha
de re-coleccionar consigo misma su sabiduría innata, el
conocimiento innato de la verdad de todas las cosas que siempre
existieron”.
La naturaleza puede ser cruel o amable, pero sus maneras son
proteccionistas. Muchas personas, al mismo tiempo, creen que
hay una providencia divina que nos da la fuerza hasta que
nosotros hayamos crecido lo suficiente en la madurez del alma
para vivir de forma consistente y conscientemente en nuestra
naturaleza espiritual. Según nos recuerdan los textos budistas, con
el tiempo no solo ganamos conocimientos en nuestra vida
presente, sino también de las vidas pasadas, aunque ese
conocimiento no nos librará de seguir padeciendo dolores.
La ley universal del Karma, de acción y reacción, puede parecer
simple cuando la aplicamos a los acontecimientos físicos, pero es
sumamente compleja cuando intentamos seguir el enredando
intrincado de las cuerdas kármicas de una persona. "No juzgues
y no serás juzgado", es una recomendación que nos insiste para
que no intentemos leer la vida espiritual de nadie, solamente la
nuestra, aunque ello no nos impide pedir consejo a personas más
sabias que tratarán de saber el origen de nuestras desgracias y la
posible solución.
Todos hemos estado tejiendo grandeza y bajeza en el tapiz del
alma, pero cuando intuimos que, tarde o temprano, nos tenemos
que unir con nuestro destino divino e inmortal, es posible que
encontremos más alegría que dolor a nuestro alrededor. Todo
forma parte intrínsecamente de nuestro destino, tejido desde el
principio del tiempo, y por ello sabemos que hay belleza incluso
en el corazón más desgarrado.
Los funcionamientos misteriosos del Karma
El universo y todo en él, es moral, mental, físico, psíquico y
espiritual, construido en una ley perfecta de equilibrio y armonía.
Eso es lo que hace que tanto el universo como todos sus
habitantes, poseamos energía a través de sus ciclos de la
existencia.
El Karma es la siembra y la recogida, la acción y reacción de los
budistas y brahmanistas. Es causa y efecto para los científicos,
crédito y carga para los banqueros, para la sociedad es dar y
recibir, dar y cambiar, y eso hace nuestras vidas agradables y
armoniosas. Pero cuando el receptor no devuelve nada, su no-
acción bloquea el flujo del Karma y con el tiempo tendrá que
reponer con creces esa necesidad no cubierta en su momento.
Un acontecimiento kármico no es un simple acto en el tiempo. Las
reacciones se repiten de nuevo hasta que llegan a perturbar a su
poseedor, y cuando esto ocurre las energías discordantes quedan
de nuevo en equilibrio. Así, pueden remontarse los antecedentes
de un acto atrás, hasta un pasado infinito, y los efectos pueden
afectar a millones de personas en un futuro infinito.
Finalmente
No le pido al alumno que acepte fielmente la teoría del Karma,
pues el propósito ha sido aportarle nuevas ideas sobre nuestra
existencia. No obstante, en la medida en que estas sencillas pero
extraordinarias teorías sean asimiladas, seguramente llegará a la
conclusión que he pretendido: que la existencia humana no puede
ser tan sencilla como los incrédulos nos quieren decir con una
sonrisa burlona.
La complejidad y magnitud del universo es tanta, así como su
equilibrio y poder, que empieza a resultar paradójico que quienes
se denominan científicos no admitan, sin más, la existencia de un
Ser creador omnipotente y sabio. También resulta chocante que
un principio tan elemental como causa y efecto, acción y
reacción, no pueda ser aplicable a todas nuestras acciones y
pensamientos.
Mi consejo, si le sirve de algo, es que medite desde ahora un
poco más sus acciones cotidianas, pues si son equivocadas se
volverán contra usted tarde o temprano, en esta vida o en otras.
RESUMEN
Los chacras funcionan como verdaderos centros energéticos, al
igual que una bomba o válvula, regulan el flujo de la energía a
través de nuestro sistema orgánico, condicionando las decisiones
que tomamos para reaccionar ante las circunstancias de nuestra
vida.
Cada uno de los siete chacras, o cuatro, o seis, está asociados a
una de las siete glándulas endocrinas, y a su vez con el grupo de
nervios concentrados en el plexo solar.
Entender los chacras permite entender la relación entre nuestra
conciencia y nuestro cuerpo y, de este modo, nos permite ver
nuestro cuerpo como un mapa de nuestra conciencia. Nos aporta
una mejor comprensión de nosotros mismos y de todo lo que nos
rodea.
Cuando nos sentimos defraudados por la familia, despreciados o
traicionados por haberles creído, aparecen enfermedades del
área sexual, tales como prostatitis, problemas ováricos y uterinos.
La alegría y el bienestar que produce el beso del sol, penetrando
en todos los cuerpos, ayudan a la curación tanto como los
medicamentos. Por ello, el ambiente de los hospitales, donde las
manifestaciones de alegría están reprimidas, lo mismo que los
colores vivos, el aire de la mañana y el sol de la tarde entrando
por las ventanas, son el pero lugar para curarse.
No seas de esos que creen que la salud se puede lograr tomando
pastillas o plantas medicinales. Nada en este mundo puede
lograrse de modo sencillo.
El Karma concibe la existencia humana como una larga cadena
de vidas, en la que cada vida particular está determinada por las
acciones de esta persona en su vida anterior. Por ello, una acción
se convierte en Karma cuando se realiza buscando un fin,
especialmente en cuanto a asegurarse una buena reencarnación.
EJERCICIOS DE AUTOEVALUACIÓN
1. ¿Los chacras se pueden abrir y cerrar a voluntad? SÍ NO 2.
¿Cuántos chacras han sido identificados?
3. ¿Es igual vórtice que chacras? SÍ NO
4. ¿Existe un criterio unificado para los chacras? SÍ NO
5. ¿El karma opera solamente en los hombres? SÍ NO
6. ¿Toda persona que sufre está pagando algún karma? SÍ NO
7. ¿Qué es lo que hace que nuestros sueños se cumplan?
8. ¿Se puede mejorar nuestro karma ayudando a los demás? SÍ
NO
9. ¿Por qué los placeres materiales nunca satisfacen plenamente?
10. ¿Interviene un agente divino en el karma? SÍ NO
RESPUESTAS A LOS EJERCICIOS DE AUTOEVALUACIÓN
1. SÍ
2. Básicamente 7
3. SÍ, pues ambos definen la forma de distribuir la energía.
4. NO
5. NO, influye en todos los seres vivientes. 6. NO, pues no se
trata de una ley divina de justicia.
7. El deseo.
8. SÍ, pues ese esfuerzo genera una energía que revierte en
nosotros.
9. Por que nunca son cubiertos. 10. NO, todo sigue el orden
natural de causa y efecto.
EXAMEN
1. Define la parte práctica de los chacras.
2. ¿Qué podemos conseguir manipulando los chacras?
3. ¿Qué ocurre cuando un chacra está bloqueado?
4. ¿Qué parte corporal queda afectada por la ambición por
ganar dinero?
5. ¿Por qué crees que se acumulan tantas riquezas, en apariencia
exageradas?
6. ¿Cómo podríamos sintetizar la ley del karma?
7. ¿Podemos cambiar nuestro destino? 8. ¿Es razonable tratar de
ser una buena persona?
9. ¿Qué es el destino? 10. ¿Cómo se puede controlar el destino?
CURSO DE ESOTERISMO
Volumen uno
Lección tres
ESPIRITISMO, MEDIUMS Y TABLA OUI-JA
ÍNDICE
Cuerpo, mente y espíritu
Espíritus especiales
Espíritus de uso habitual
La vida del espíritu
Reglas esenciales para practicar el espiritismo El
médium
Teorías o realidades indemostrables
Periespíritu
Preparativos para una sesión de espiritismo ¿Qué es el
ectoplasma?
Reglas para una comunicación con los espíritus
Cuando las sesiones fallan
El mundo de los espíritus
La tabla oui-ja
Entidades infernales
Sobre los demonios y espíritus malignos El poder de
los espíritus malignos
Posesión demoníaca
Apariciones fantasmales
Poltergeist
Preguntas que le efectuarán habitualmente Los
incrédulos
Diccionario
Resumen
Ejercicios de evaluación
ESPIRITISMO, MEDIUMS Y
TABLA OUI-JA
Objetivos de la lección
Lo primero que tenemos que hacer, para clarificar un poco la
utilidad de esta lección, es definir la expresión “Más allá”, al
menos desde el punto de vista con el cual queremos hablar de
algo que está en un plano o dimensión diferente al corpóreo. No
obstante, esta clasificación ya estaría viciada en su inicio puesto
que junto con lo corpóreo existe la mente, y con ella la
imaginación, los sentimientos, las sensaciones, los
presentimientos, la intuición o los sueños. Todas estas cualidades
que los seres humanos poseemos y empleamos de una manera
consciente o inconsciente, están presentes en nuestra vida
cotidiana, pero son imposibles de medir o cuantificar.
Usted puede haber tenido un sueño maravilloso o espantoso, pero
ningún científico será capaz de grabarlo para que otras personas
lo puedan ver de nuevo y ni siquiera será capaz de negarle que
lo ha soñado. Solamente usted, su mente y su cuerpo, saben que
ha sido tan real como si hubiera ocurrido durante sus horas de
vigilia, puesto que todo su organismo ha estado sometido a
intensas sensaciones (sudores, gritos o contracciones) durante el
sueño. Por desgracia, la única prueba que se puede aportar para
asegurar que ese sueño ha sido real es su propio testimonio.
Este razonamiento nos lleva al terreno más resbaladizo de todos,
especialmente el relativo a la incredulidad de los científicos para
admitir que miles de personas han tenido contacto con espíritus,
extraterrestres o demonios. En estos casos ocurre igual que con los
sueños, puesto que la única prueba de que esas personas han
tenido tales experiencias en su testimonio verbal. Pero
curiosamente, mientras que ningún científico se atrevería a afirmar
que las personas no sueñan, la mayoría se burlan aparatosamente
cuando alguien les dice que han contactado con el espíritu de un
difunto o que han visto a la Virgen María.
El problema es el mismo, ya que se trata de una experiencia que
quien la ha vivido la recuerda como si se hubiera dado en el
mundo corpóreo, pero como no puede demostrarla, salvo con la
palabra, es muy fácil que no se le crea. Por eso en esta lección el
alumno encontrará una gran diversidad de temas que nos hablan
de los espíritus, del Más allá, entendiendo como tal todo aquello
que constituye una creencia o un misterio que permanece año tras
año. Curiosamente, mientras muchas de las grandes verdades
científicas del ayer hoy se han demostrado son grandes tonterías
(lo que con toda probabilidad está ocurriendo con las grandes
afirmaciones científicas de hoy y que mañana serán solemnes
errores), la creencia en un mundo distinto al que vivimos
permanece anclada sólidamente en las mentes de toda la
Humanidad. No ha existido ninguna civilización, país o raza, en
la cual no se creyera firmemente en mundos situados fuera de
nuestra dimensión habitual.
En la otra vida o el mundo de los espíritus han creído grandes
filósofos, políticos, científicos y matemáticos, lo mismo que han
creído personas sencillas, labriegos, mineros o marinos. No ha
existido momento en la historia en la cual no se hablara de Dios,
el Diablo o la vida en un paraíso celestial, lo que nos debe llamar
a la reflexión para considerar que ello se debe más a un instinto
que a una reflexión. La Humanidad, y posiblemente el resto de los
seres vivos, presienten que hay mucho más de lo que vemos y
tocamos.
CUERPO, MENTE Y ESPÍRITU
El hombre está compuesto de cuerpo, mente y Espíritu, una
trilogía que explica toda nuestra existencia. La mente es la razón,
lo que nos permite asimilar y emplear la experiencia; el cuerpo es
el envoltorio material que une a mente y espíritu mientras está con
vida; y el Espíritu es el ser principal, pues tiene acumulada la
experiencia del pasado, no teme a la muerte terrena y sabe que
su existencia será eterna. El cuerpo es lo más efímero y delicado
de estos tres elementos, pero aún así, lo cuidamos como si fuera
la parte más importante. Con frecuencia nos olvidamos que una
vez usado es destruido, la mente desaparece y el Espíritu es lo
único que sobrevive a su destrucción. Por ello no debemos creer
superiores a quienes cuidan su mente exigiendo que se les
considere “intelectuales”, como reclamando una categoría
superior a quienes se dedican a cuidar su cuerpo mediante el
ejercicio o la alimentación.
Ambos están equivocados a dirigir su esfuerzo en un solo sentido,
pues ni mente ni cuerpo sobrevivirán a la muerte.
Sin el Espíritu, el cuerpo no es sino materia inerte, un instrumento
privado del brazo que lo hace actuar; pero sin el cuerpo el
Espíritu es todo: la vida y la inteligencia. Cuando deja al cuerpo
vuelve al mundo espiritual del cual había salido para encarnarse.
Hay, pues, el mundo corporal, compuesto de Espíritus encarnados
y el mundo espiritual, compuesto de Espíritus aún no
reencarnados. Los seres del mundo corporal, por el propio hecho
de su envoltorio material, están ligados a la Tierra o a cualquier
planeta, mientras que el mundo espiritual está por todas partes, a
nuestro alrededor y en el espacio; ningún límite le está señalado.
En razón de la naturaleza fluida de su envoltorio, los seres que lo
componen, en lugar de caminar sobre el suelo, vencen distancias
con la rapidez del pensamiento. La muerte del cuerpo es la
ruptura de los lazos que los mantienen cautivos.
Los Espíritus son creados simples e ignorantes, pero con la aptitud
de adquirirlo todo y progresar, en virtud de su libre albedrío.
Mediante el progreso adquieren nuevos conocimientos, nuevas
facultades, nuevas percepciones y, por consiguiente, nuevos
gozos desconocidos por los Espíritus inferiores. De esta manera
ven, oyen, sienten y comprenden lo que los Espíritus atrasados no
pueden ni ver, ni oír, ni sentir, ni comprender.
La felicidad está en razón del progreso alcanzado, de tal forma
que mientras un espíritu alcanza la felicidad, otro puede no ser
tan feliz únicamente porque no es tan avanzado intelectualmente
y moralmente, sin que tengan necesidad de estar cada uno en
lugar distinto.
Aun estando uno al lado del otro, uno de ellos puede estar en
tinieblas, mientras todo es resplandeciente alrededor del otro,
existiendo la misma diferencia que hay entre un ciego y un
vidente que se dan la mano.
La felicidad de los Espíritus es, pues, inherente a las cualidades
que poseen, aunque estas son adquiridas en cualquier parte, en
la superficie de la Tierra, en medio de las personas o en el
espacio. La ventaja de poseer cultura y conocimientos, es que en
una misma situación un espíritu gozará más que otro.
Es similar a un concierto de música clásica en el cual se
encuentran dos hombres, uno instruido en música, de oído
experimentado, otro sin conocimientos de música y con el sentido
del oído poco delicado. El primero sentirá cada nota y matiz de
la música, logrando alcanzar por ello una gran sensación de
felicidad, mientras que el segundo permanece insensible,
aburrido, porque no comprende lo que está escuchando.
El mundo espiritual tiene, por todas partes, esplendores, armonías
y sensaciones que los Espíritus inferiores, aún sometidos a la
influencia de la materia, no vislumbran y que no son accesibles
sino a los Espíritus depurados.
El progreso, o habría que hablar solamente de felicidad, entre los
Espíritus, es el fruto de su propio trabajo. Su libertad les puede
llevar a trabajar para su evolución con mayor o menor actividad
o negligencia, según su voluntad, así que si ganan o retardan en
su progreso y, en consecuencia, en su felicidad, dependerá de
ellos exclusivamente. No existe, como es habitual en el ser
humano, un culpable de su desgracia, ni nadie a quien recriminar
por lo que le suceda.
Esto es en sí una ventaja, pues saben que su felicidad depende de
su buen hacer. Por esto, mientras que unos avanzan rápidamente,
otros se estancan durante largos siglos en las zonas inferiores.
Son, pues, los propios artífices de su situación, feliz o infeliz,
según palabras de Jesús: "A cada uno según sus obras". Mayor
justicia universal, imposible.
Espíritus especiales
Los Espíritus puros son los Mesías o mensajeros de Dios, Buda,
Mahoma, Confucio, dedicados a la transmisión y ejecución de sus
voluntades, hacer cumplir las grandes misiones y presidir la
formación de los mundos. Ellos encauzan la armonía general del
Universo, responsabilidad gloriosa a la cual no se llega sino por
la perfección. Los de orden más elevado son los únicos iniciados
en los secretos de Dios, inspirándose en su pensamiento, del cual
son los representantes directos.
Las atribuciones de los Espíritus son proporcionales a su progreso,
a las luces que poseen, a sus capacidades, a su experiencia y al
grado de confianza que inspiran en el Creador. Allí, nada de
privilegios, nada de favores que no sean el precio del mérito:
todo es medido al peso de la estricta justicia.
Las misiones más importantes, no son confiadas sino a aquellos
que Dios sabe apropiados para cumplirlas, e incapaces de fallar
en ellas o de comprometerlas. Mientras que, bajo Su mirada, los
más dignos componen el consejo supremo, los jefes superiores
que tienen atribuida la dirección de los torbellinos planetarios, a
otros es conferida la de los mundos especiales.
Después vienen en el orden de poder otros subordinados
jerárquicamente, con atribuciones más restringidas y que son
encargados en la marcha de los pueblos, la protección de las
familias y de los individuos, así como en el impulso a cada rama
del progreso, controlando hasta los más ínfimos detalles de la
creación. En ese vasto y armonioso conjunto hay ocupaciones
para todas las capacidades, todas las aptitudes, todas las buenas
voluntades; ocupaciones aceptadas con alegría, solicitadas con
ardor, porque son un medio de adelantamiento para los Espíritus
que aspiran a elevarse.
Espíritus sencillos
Al lado de las grandes misiones, confiadas a los Espíritus
superiores, hay otros grados de importancia, por lo que se puede
decir que cada encarnado tiene la suya, quiere decir, deberes a
cumplir, para el bien de sus semejantes, desde el padre de familia
a quien incumbe el cuidado de hacer progresar a sus hijos, hasta
el hombre que proporciona a la sociedad nuevos elementos de
progreso. Es en esas misiones secundarias en donde
frecuentemente se encuentran flaquezas, prevaricaciones,
renuncias, pero que no perjudican sino al individuo y no al
conjunto.
Todas las inteligencias concurren, pues, a la obra general, en
cualquier grado que hayan llegado, y cada una en la medida de
sus fuerzas; unas en estado de encarnación, otras en estado de
Espíritu. Por todas partes la actividad, desde la base hasta lo alto
de la escala, todas instruyéndose, ayudándose entre sí,
prestándose un apoyo mutuo, extendiéndose la mano para
alcanzar el grado supremo.
No hay en la obra de la creación ninguna persona o ser viviente
ocioso, aunque la pasividad de algunas especies puede parecer
que así lo sea. Hasta la inmóvil y pesada piedra, o el más inútil
de los humanos, proporciona beneficios a otros seres.
Así se establece la solidaridad entre el mundo espiritual y el
mundo corporal, o sea, entre los hombres y los Espíritus, entre los
Espíritus libres y los Espíritus cautivos. Así se perpetúan y se
consolidan, por la depuración y por la continuidad de las
relaciones, las verdaderas simpatías y los afectos santos.
1ª El cuerpo o ser material análogo a
Tres cosas existen en el hombre:

los animales, y animado por el mismo principio vital


2ª El alma o ser inmaterial, espíritu encarnado en el cuerpo
3ª El lazo que une el alma al cuerpo, principio intermedio entre la
materia y el espíritu.
Así, pues, el hombre tiene dos naturalezas: por el cuerpo,
participa de la naturaleza de los animales, cuyos instintos tienen;
y por el alma, participa de la naturaleza de los espíritus.
Conceptos
Los seres materiales constituyen el mundo visible o corporal y los
inmateriales el invisible o espiritista, es decir, el de los espíritus.
El mundo espiritista es el normal, primitivo, eterno, preexistente y
sobreviviente a todo.
El mundo corporal no pasa de ser secundario; podría dejar de
existir, o no haber existido nunca, sin que se alterase la esencia
del mundo espiritista.
Los espíritus revisten temporalmente una envoltura material
perecedera, cuya destrucción, a consecuencia de la muerte, los
constituye nuevamente en estado de libertad.
El alma es un espíritu encarnado, cuyo cuerpo no es más que la
envoltura.
El lazo o peri-espíritu que une el cuerpo y el espíritu es una
especie de envoltura semimaterial. La muerte es la destrucción de
la envoltura más grosera, pero el espíritu conserva la segunda,
que le constituye un cuerpo etéreo, invisible para nosotros en
estado normal y que puede hacer visible accidentalmente, y hasta
tangible, como sucede en el fenómeno de las apariciones.
El espíritu no es solamente un ser abstracto e indefinido, que sólo
puede concebir el pensamiento, sino un ser real y circunscrito que
es apreciable en ciertos casos, por los sentidos de la vista, del
oído y del tacto.
Los espíritus pertenecen a diferentes clases y no son iguales en
poder, inteligencia, ciencia y moralidad. Los del primer orden son
los espíritus superiores, que se distinguen de los demás por su
perfección, conocimientos, proximidad a Dios, pureza de
sentimientos y amor al bien. Son los ángeles o espíritus puros.
Las otras clases se alejan más y más de semejante perfección,
estando los de los grados inferiores inclinados a la mayor parte
de nuestras pasiones, al odio, la envidia, los celos, el orgullo,
etcétera, y se complacen en el mal. Entre ellos, los hay que no son
ni muy buenos, ni muy malos. Más embrollones y chismosos que
malvados, parece ser patrimonio suyo la malicia y la
inconsecuencia. Estos tales son los duendes o espíritus ligeros.
Los espíritus no pertenecen perpetuamente al mismo orden, sino
que todos se perfeccionan pasando por los diferentes grados de
la jerarquía espiritista. Este perfeccionamiento se realiza por
medio de la encarnación, impuesta como expiación a unos, y
como misión a otros.
La vida material es una prueba que deben sufrir repetidas veces,
hasta que alcanzan la perfección absoluta; una especie de tamiz
o depuratorio del que salen más o menos purificados.
Al abandonar el cuerpo, el alma vuelve al mundo de los espíritus,
de donde había salido, para tomar una nueva existencia material,
después de un espacio de tiempo más o menos prolongado,
durante el cual se encuentra en estado de espíritu errante.
Debiendo pasar el espíritu por varias encarnaciones, resulta que
todos nosotros hemos tenido diversas existencias y que tendremos
otras, perfeccionadas más o menos, ora en la tierra, ora en otros
mundos.
Los espíritus se encarnan siempre en la especie humana, y sería
erróneo creer que el alma o espíritu pueda encarnarse en el
cuerpo de un animal.
Las diferentes existencias corporales del espíritu siempre son
progresivas, nunca retrógradas; pero la rapidez del progreso
depende de los esfuerzos que hagamos para llegar a la
perfección.
Las cualidades del alma son las mismas que las del espíritu
encarnado en nosotros, de modo que el hombre que posee ese
alma será similar al anterior.
El alma era individual antes de la encarnación, y continúa
siéndolo después de separarse del cuerpo. A su vuelta al mundo
de los espíritus, el alma encuentra en él a todos los que conoció
en la tierra y todas sus existencias anteriores se presentan a su
memoria con el recuerdo de todo el bien y de todo el mal que ha
hecho.
El espíritu encarnado está bajo la influencia de la materia, y el
hombre que vence semejante influencia por medio de la elevación
y purificación de su alma se aproxima a los espíritus buenos a los
cuales se unirá algún día.
El que se deja dominar por las malas pasiones, y cifra toda su
ventura en la satisfacción de los apetitos groseros, se aproxima a
los espíritus impuros, dando el predominio a la naturaleza animal.
Los espíritus encarnados pueblan los diferentes globos del
universo. Los espíritus no encarnados o errantes no ocupan una
región determinada y circunscrita, sino que están en todas partes,
en el espacio y a nuestro lado, viéndonos y codeándose
incesantemente con nosotros. Forman una población invisible que
se agita a nuestro alrededor. Los espíritus ejercen en el mundo
moral y hasta en el físico una acción incesante; obran sobre la
materia y el pensamiento, y constituyen uno de los poderes de la
naturaleza, causa eficiente de una multitud de fenómenos
inexplicados o mal explicados hasta ahora, y que sólo en el
espiritismo encuentran solución racional.
Las relaciones de los espíritus con los hombres son constantes. Los
espíritus buenos nos excitan al bien, nos fortalecen en las pruebas
de la vida y nos ayudan a sobrellevarlas con valor y resignación.
Los espíritus malos nos incitan al mal, y les es placentero vernos
sucumbir y equipararnos a ellos.
Las comunicaciones de los espíritus con los hombres son ocultas u
ostensibles. Tienen lugar las comunicaciones ocultas por medio de
la buena o mala influencia que ejercen en nosotros sin que lo
conozcamos. A nuestro juicio toca distinguir las buenas de las
malas inspiraciones. Las comunicaciones ostensibles se verifican
por medio de la escritura, de la palabra o de otras
manifestaciones materiales, y la mayor parte de las veces por
mediación de los médiums que sirven de instrumento a los
espíritus.
Los espíritus se manifiestan espontáneamente o cuando se les
evoca. Puede evocárseles a todos, lo mismo a los que animaron a
los hombres oscuros, que a los de los más ilustres personajes,
cualquiera que sea la época en que hayan vivido; tanto a los de
nuestros parientes y amigos, como a los de nuestros enemigos, y
obtener en comunicaciones verbales o escritas, consejos y reseñas
de su situación de ultratumba, de sus pensamientos respecto de
nosotros, como también aquellas revelaciones que les es lícito
hacernos.
Los espíritus son atraídos en razón de su simpatía hacia la
naturaleza moral del centro que los convoca. Los espíritus
superiores se complacen en las reuniones graves en que
prevalecen el amor del bien y el deseo sincero de instruirse y
perfeccionarse. Su presencia ahuyenta a los espíritus inferiores
que encuentran, por el contrario, franco acceso, y pueden obrar
con entera libertad, en personas frívolas o guiadas únicamente
por la curiosidad, y en donde quiera que reinen malos instintos.
Lejos de esperar de ellos buenas advertencias y reseñas útiles, no
deben esperarse más que sutilezas, mentiras, bromas pesadas o
supercherías; porque a veces usurpan nombres venerables para
mejor inducir a error.
Es sumamente fácil distinguir los espíritus buenos de los malos,
porque el lenguaje de los espíritus superiores es siempre digno,
noble, inspirado por la más pura moralidad, desprovisto de toda
pasión baja, y porque sus consejos respiran la más profunda
sabiduría, teniendo siempre por objeto nuestro perfeccionamiento
y el bien de la humanidad. El de los espíritus inferiores es, por el
contrario, inconsecuente, trivial con frecuencia y hasta grosero.
Si dicen a veces cosas buenas y verdaderas, con más frecuencia
aún las dicen falsas y absurdas por malicia o por ignorancia, y
abusan de la credulidad y se divierten a expensas de los que les
consultan, dando pábulo a su vanidad y alimentando sus deseos
con mentidas esperanzas. En resumen, solamente en las reuniones
graves, en aquellas cuyos miembros están unidos por una
comunidad íntima de pensamientos encaminados al bien, se
obtienen comunicaciones graves en la verdadera acepción de la
palabra.
La moral de los espíritus superiores se resume, como la de Cristo,
en esta máxima evangélica: hacer con los otros lo que
quisiéramos que a nosotros se nos hiciese, es decir, hacer bien y
no mal. En este principio encuentra el hombre la regla universal
de conducta para sus más insignificantes acciones.
Nos enseñan que el egoísmo, el orgullo, y el sensualismo son
pasiones que nos aproximan a la naturaleza animal, ligándonos a
la materia; que el hombre que, desde este mundo, se desprende
de la materia despreciando las humanas futilidades y practicando
el amor al prójimo, se aproxima a la naturaleza espiritual.
Que cada uno de nosotros debe ser útil con arreglo a las
facultades y a los medios que Dios, para probarle, ha puesto a su
disposición; que el fuerte y el poderoso deben apoyo y protección
al débil, porque el que abusa de su fuerza y poderío para oprimir
a su semejante viola la ley de Dios. Nos enseñan, en fin, que en
el mundo de los espíritus, donde nada puede ocultarse, el
hipócrita será descubierto y patentizadas todas sus torpezas; que
la presencia inevitable y perenne de aquellos con quienes nos
hemos portado mal es uno de los castigos que nos están
reservados, y que al estado de inferioridad y de superioridad de
los espíritus son inherentes penas y recompensas desconocidas en
la tierra.
Pero nos enseñan también que no hay faltas irremediables y que
no pueden ser borradas por la expiación. El medio de conseguirlo
lo encuentra el hombre en las diferentes existencias que le
permiten avanzar, según sus deseos y esfuerzos, en el camino del
progreso y hacia la perfección que es su objeto final.
Espíritus de uso habitual
El Espíritu Santo es el ente o concepto más confuso de todos, pues
nadie ha sido capaz de clarificar a quién o qué se refiere. Hemos
leído que se trata de la presencia o el poder de Dios, pero que
posee atributos y características personales cuando forma parte
de la Santísima Trinidad, un misterio que debe ser admitido sin
cuestionar.
Hay quien asegura que el Espíritu Santo procede del Padre y del
Hijo, siendo un vehículo perfecto para las manifestaciones
reveladoras de Dios, inspirando a los profetas. De ser así,
deberíamos considerarlo como una obra más de la Creación,
pues solamente hay un Creador Dios.
Algunos textos bíblicos dicen que fue precisamente el Espíritu
Santo quien llegó hasta Jesús en forma de paloma blanca cuando
fue bautizado, y también quien le glorificó después de su muerte.
Muchos años después apareció el Espíritu de Pentecostés y
gracias a Él la iglesia difundió sus enseñanzas a través de una
ingente labor misionera por todo el mundo. También ha servido
para inspirar a todos los papas desde San Pedro, dotándoles de
sabiduría e infalibilidad en sus palabras, pues alguien tan
poderoso como el Espíritu Santo no puede herrar nunca.
Pero el espíritu ligado al ser humano es algo más sencillo y la
teoría del espíritu está naturalmente basada en la existencia en
nosotros de un ser independiente de la materia, y que sobrevive al
cuerpo. Como también la palabra alma frecuentemente se repetirá
en el curso de este trabajo, es necesario definir el significado que
nosotros tenemos de ello para evitar toda equivocación.
La doctrina del espíritu, como todas las teorías, tiene sus
partidarios y sus antagonistas. Para evitar tomar partido por una u
otra tendencia pero, al mismo tiempo, poder contestar a algunas
de las objeciones que se suelen efectuar, trataré de examinar el
valor de las diferentes explicaciones y razones que se dan, y se
han dado, sobre el espíritu.
No pretendo con ello convencer a todos, pero al menos puedo
asegurar que hablo sin prejuicios o ideas preconcebidas, pues mi
único interés está en mostrar, no en dogmatizar.
A los espíritus (no hablamos ahora de nuestro espíritu) se les
menciona como causantes de los movimientos de objetos,
popularmente llamados "Poltergeist".
Estos fenómenos fueron observados por primera vez en América,
aunque habría que hablar de renovación, pues la historia ya
describe haberse producido en otras épocas fenómenos similares.
Se dice que los movimientos están unidos a varios sonidos
extraños, como ruidos raros, golpes secos que se producen sin
causa ostensible, etc.
De América este fenómeno se extendió rápidamente a Europa y al
resto del mundo, aunque se difundió al principio con
incredulidad, pero los movimientos fueron descritos por tantas
personas y profesionales que fue imposible dudar de su realidad.
Si el fenómeno en cuestión se hubiera limitado al movimiento de
objetos inertes, podría haber sido posible explicarlo por alguna
causa completamente física. Nosotros estamos aún lejos de saber
todas las fuerzas que posee la naturaleza, o todas las
propiedades de aquellas que ya conocemos.
La electricidad, por ejemplo, no sólo está multiplicando, día a día,
los recursos que ofrece a la Humanidad, pues siempre parece
estar a punto de irradiar ciencia con una nueva luz. Por
consiguiente, para mucha gente parecía algo factible que la
electricidad, modificada por ciertas circunstancias, o algún otro
agente desconocido, podría ser la causa de estos movimientos. El
hecho que la presencia de varias personas aumente la intensidad
de la acción parece fortalecer la suposición, pues se comportaría
como una batería de mayor amperaje.
Que el movimiento de las mesas deba ser redondo no parece
sorprender a nadie, puesto que los movimientos en círculo son
muy frecuentes en la naturaleza. Todas las estrellas forman
círculos, lo mismo que los planetas, y hay quien asemeja los
movimientos que ocasionan los espíritus en los objetos como un
reflejo de lo que ocurre en el universo.
Pero el movimiento en cuestión no siempre es redondo. A menudo
es irregular, desordenado y en ocasiones se mueve violenta y
agitadamente, en cualquier dirección y en oposición a todas las
leyes conocidas. Pero en todo esto no hay nada todavía que no
pueda ser explicado por la fuerza de algún agente físico invisible.
A fin de cuentas ¿acaso no vemos el efecto perjudicial que tiene
la electricidad, o el viento cuando está embravecido, aunque no
veamos con los ojos su presencia?
Y otra pregunta:
¿Los sonidos repetidos y otros ruidos raros, supuestamente
debidos a algo más que la dilatación de la madera, u otra causa
accidental, podrían ser producidos por una acumulación de un
fluido misterioso tal y como hace la electricidad?
Estos fenómenos podrían ser considerados como pertenecientes al
dominio de la física y la fisiología. Sin ir más allá de estas
materias, un científico podría haber encontrado razones para
estos fenómenos si quisiera efectuar un estudio serio sobre ellos.
¿Por qué no se hizo nunca? Es doloroso reconocerlo, pero el
abandono del mundo científico sobre estas cuestiones que nos
preocupan puede ser debido a la frivolidad de la mente humana.
En el primer lugar, investigar fenómenos extraños no aporta
mucho prestigio a ningún licenciado, tampoco dinero, por lo que
prefieren dedicarse a investigar solamente en aquellas cuestiones
que puedan proporcionar resultados empresariales y económicos.
Nos encontraríamos en una circunstancia similar a la medicina
natural, tan al alcance de cualquier persona que no supone
ningún aliciente para los médicos titulados. El elitismo que
proporciona recetar una medicina química parece ser más
decisivo en su profesión que la salud del enfermo.
Espiritualismo
Religión o filosofía, el espiritualismo admite como válida la
creencia de que los difuntos sobreviven a la muerte corporal y por
su anterior experiencia pueden comunicarse de nuevo con los
vivos. Para ello necesitan habitualmente un médium humano,
dotado de cualidades naturales, que es capaz de encauzar los
mensajes que llegan en forma de sonidos, formas o telepatía.
No se conoce ninguna cultura o raza en la historia de la
Humanidad que no mantenga la creencia en otra vida y casi
todas admiten la presencia de los espíritus en otra dimensión o
plano. Es posible que occidente haya profundizado aún más que
cualquier otro lugar en el estudio del espiritismo, aunque ello no le
ha llevado a mejores conclusiones, pues siempre existe la
imposibilidad de las pruebas.
El espiritismo se opone a la doctrina científica, pues son enemigos
irreconciliables, alegando que no es posible emplear métodos
materiales para demostrar lo inmaterial. No obstante, los
profesionales han permitido reiteradamente la presencia de
científicos en sus lugares de comunicación, con el único deseo de
lograr su respeto.
La principal duda de los espiritualistas no es cuestionar la Otra
Vida, ni siquiera la presencia entre nosotros de los espíritus, sino
tener la certeza de que los espíritus que se comunican con
nosotros son quienes dicen ser. Para ello les plantean preguntas
que solamente pueden ser respondidas por entes concretas,
utilizando secretos y detalles que solamente conoce la persona
interesada.
Como concepto religioso, los espiritualistas creen que a través de
sus contactos podrán comprender y alcanzar mejor a Dios, pues
consideran a los espíritus como unos intermediarios perfectos
entre la divinidad y los humanos. Respetuosos con todas las
religiones, demandan para ellos el mismo respeto, intentando que
nadie confunda sus ritos con la superchería o la magia.
Espiritismo
La humanidad evoluciona en un proceso de continua ignorancia a través del afianzamiento de las
materias científicas. Esto que puede parecer una incongruencia, pues creemos que con el estudio
debe mejorar la sabiduría, no lo es si nos damos cuenta de la creciente separación que se hace entre
la materia y lo etéreo. Puesto que la materia es fácil de controlar y manipular sus estudiosos se sienten
seguros en su trabajo, mientras que investigar lo paranormal nunca proporciona resultados seguros ni
otorga

prestigio social. La mayoría de los seres humanos manifiestan en uno u otro momento de sus vidas
inquietudes por la Otra Vida, bien sea mediante la religión, sus presentimientos o el estudio de las
materias adecuadas. Con el paso de los años, no obstante, las presiones para que abandonen tales
pensamientos son tantas que la mayoría terminan despreciando sus propios instintos y se convierten
en burlones de todo aquello que antes les inquietaba.

No hay otra solución para el retorno a nuestra genética que la


experimentación, pues con el experimento y el ensayo deben
llegar los errores, justo hasta que descubramos lo que es bueno y
lo que no es, lo que es amor y lo que no es, y así sucesivamente.
Para lograr un desarrollo completo es esencial tener más de una
vida en este planeta. Esto se llama reencarnación y ya fue
enseñado por los hindúes, budistas, taoístas y otros muchos desde
hace siglos. Cuando el proceso continúa, muchos espíritus buenos
se han reencarnado para ayudarnos a entender el significado de
la nueva vida. Jesús era uno de ellos y creemos que el más
importante para la Humanidad porque ningún otro ha mostrado
un mensaje tan maravilloso, con el amor entre los semejantes
como principio universal. Entre sus enseñanzas dijo que pediría a
su Padre que enviara el Espíritu de la Verdad para que se
quedara para siempre entre nosotros. También dijo que este
Espíritu nos recordaría a Él con sus palabras y nos enseñaría más
sobre la vida.
LA VIDA DEL ESPÍRITU
Estas son algunas de las conclusiones comúnmente aceptadas por
los espiritistas profesionales:
No existe un momento único para que el espíritu se reencarne en
otro cuerpo, y la frecuencia es bastante variable. En los mundos
superiores la incorporación puede ser casi inmediata, pues no se
necesita el aprendizaje en el mundo del espíritu, y se conservan
todas las facultades de vidas anteriores.
El alma es en realidad un espíritu errante que está esperando
sencillamente su nuevo destino. Para la mayoría, el ser humano
posee cuerpo, mente y espíritu, aunque esto último es mencionado
frecuentemente como alma, la parte inmaterial que nos mantiene
unidos al Creador y que es inmortal.
Experiencias con regresiones nos dicen que los intervalos entre
una y otra reencarnación abarcan desde unas horas, hasta
incluso siglos, pues depende del Karma acumulado.
De cualquier modo, este período nunca es eterno y tarde o
temprano todas las almas tienen que reencarnarse múltiples veces
para purificarse o mejorar.
La reencarnación no depende de un ser superior, sino del espíritu,
quien tiene libertad y conocimiento para saber cuándo es el
momento adecuado. Es como un niño en el vientre materno, el
cual sabe perfectamente cuando es el momento de comenzar a
nacer, aunque como sabemos, no todos los nacimientos llegan a
buen fin por causas ajenas al niño. Prolongar la fase de espíritu
es necesario para unos e inútil para otros, pero parece ser que la
elección siempre es la correcta.
Un espíritu nunca está desorientado en su estado, salvo en la
primera fase después de abandonar el cuerpo material.
Indudablemente, en la medida en que estén más perfeccionados y
experimentados, así de eficaz será su existencia.
Las categorías de los espíritus dependen del grado de purificación
y se denominan Encarnados cuando están unidos al cuerpo;
Errantes si están separados esperando otra encarnación; y Puros
cuando ya no necesitan nuevas encarnaciones por su alto nivel de
perfección.
La manera que tienen para aprender consiste simplemente en
observar lo que ocurre en diferentes lugares, escuchar las
palabras de personas sabias, así como tener en cuenta los
consejos de otros espíritus más evolucionados.
Un espíritu no posee virtudes, defectos o cualidades humanas
pues sus necesidades y modos de existir son diferentes. En
ocasiones, no obstante, se parecen mucho a las nuestras, pero la
semejanza se debe a que todos somos seres creados por el mismo
Dios.
Su personalidad no depende esencialmente de la que tenía el
cuerpo en el cual estaban encarnados, salvo en los casos en los
cuales su maldad terrenal deba ser castigada, o cuando ofrecen
resistencia a desligarse de su vida material. Los espíritus
maléficos, por ejemplo, son un ejemplo de este último caso.
Aunque en la vida etérea no hay una organización similar a la
humana, también puede existir discordias y hostilidades con
espíritus malignos. Esto se debe a que en los seres superiores
existen los demonios, ángeles rebeldes que mantienen su poder
desde su creación.
Un espíritu puede manifestar enfado, alegría o tristeza solamente
cuando se comunica con los humanos, pues su acercamiento le
hace fusionarse parcialmente con nuestra propia idiosincrasia. No
obstante, la búsqueda de la felicidad es la esencia vital de todos
los seres existentes, por lo que en su vida como espíritus intentan
también encontrar las sensaciones más placenteras.
Un espíritu posee facultades para viajar a otros mundos, al menos
así lo creemos nosotros, pero de momento es difícil de demostrar,
salvo con las terapias de regresión. Los espíritus son siempre muy
reacios a comunicar cómo es el lugar que habitan y prefieren
tratar de ayudar y comunicarse simplemente con los humanos.
Ellos disponen de su propio mundo y de su organización, aunque
no estamos seguros si necesitan descansar, comunicarse entre
ellos periódicamente o realizar labores en su mundo.
Aunque tienen una misión (frecuentemente cuidar de un humano),
pueden abandonarla total o parcialmente si la relación no
prospera o la persona reniega de ellos.
Los mundos en los cuales pueden esperar nuevas reencarnaciones
posiblemente sean tan complejos y bellos como el nuestro.
Los espíritus conservan la memoria de todas sus reencarnaciones
de manera mucho más exacta que nosotros mediante la genética.
Su vida es una acumulación de experiencias, pero como su
memoria está libre de trabas siempre la tienen disponible.
Saben de la existencia del Creador y sobre la presencia de los
ángeles y demonios mucho más que nosotros, o al menos, con
más precisión.
No tienen el concepto tan limitado del espaciotiempo como
nosotros.
Su vida y lugar es siempre plano, sin preocupaciones por la
distancia o la vejez. Tampoco padecen enfermedades, algo
lógico pues no tienen cuerpo.
Se cree que saben el porvenir de los humanos, pero no es cierto.
Sus apariciones siempre hablan del pasado y del presente, pero
no son capaces de averiguarnos nuestro futuro. Cuando nos
advierten de algo es porque nuestras acciones nos conducen a
ello, tal y como ocurre en la ley de causa y efecto.
Ellos dependen, igual que todos, del creador, aunque no
necesitan aprender mandamientos, pues su instinto esta lo
suficientemente desarrollado como para que sepan qué tienen que
hacer. Es como el instinto de supervivencia de los seres vivos.
Su mundo no está en tinieblas, ya que no existe el día y la noche,
ni las estaciones. Todo es luz.
Su capacidad de desplazamiento es instantánea, tanto como el
pensamiento, pues en su mundo no existen las tres dimensiones
terrenales. Por eso es fácil e instantáneo comunicarse con espíritus
que han estado encarnados en personas de países distantes.
Ellos pueden ver y oír lo que ocurre en todo el universo. Por poner
un símil, habría que hablar de una pantalla de televisión en la
cual estuviera condensada toda la información mundial.
Afortunadamente, pueden aislarse y concentrarse en un lugar o
persona concreta, sin que el resto de la información les llegue.
También tienen la facultad de traspasar los objetos pues, como se
ha dicho, para ellos no existen las dimensiones ni los volúmenes
tal y como son para nosotros.
No son sensibles a las necesidades y maravillas humanas, como
por ejemplo la música, el arte o la bondad. Es ingenuo pensar
que se van a sentir más atraídos por la belleza de una persona
que por la fealdad, por la música que por el ruido. No obstante,
y como conservan su experiencia humana anterior,
frecuentemente se encuentran más a gusto en los ambientes
sombríos y tranquilos de los cuartos de espiritismo, siendo esta la
razón para que las sesiones se hagan así.
Tampoco son sensibles al sufrimiento humano, ni tienen el
concepto de hacer justicia o proteger al débil. Pueden ser
convocados, por ello, tanto por personas nobles como malvadas.
No hay que confundirles con ángeles guardianes.
No siempre están activos, pues su mundo no obliga a ello, y se
ponen en “movimiento” cuando algún humano les llama o tienen
que reencarnarse de nuevo. De igual modo, no son siervos de
Dios, como puede ocurrir con los ángeles, por lo que no realizan
mandatos divinos ni le adoran.
Su facultad para “leer” nuestros pensamientos es total, del mismo
modo que nos escuchan o ven. El pensamiento humano es una
forma más de comunicación y energía. Aunque nosotros no
seamos capaces de controlarlo ni de grabarlo, para los espíritus
les es tan sencillo como hablar o realizar escritura.
Se les convoca frecuentemente para que encuentren cosas ocultas,
pero hay que tener en cuenta que su misión no es ayudarnos en
nuestros problemas cotidianos, pues de ser así bastaría llamarles
para que nos solucionaran la vida. La razón estriba en que
nosotros somos los únicos responsables de nuestra vida y aunque
contemos con la ayuda de un ángel guardián o espíritu
benefactor, nos corresponde luchar por nuestro destino. La
dependencia o la petición continuada de ayuda es un defecto que
no deben solucionar los espíritus.
REGLAS ESENCIALES PARA PRACTICAR EL ESPIRITISMO
1. Toda práctica espiritista es gratuita, aunque ello no implica que
podáis disponer del médium en cualquier momento o lugar.
2. La práctica espiritista es realizada con sencillez, sin ninguna
clase de culto exterior o pompa social.
3. El Espiritismo no tiene sacerdotes y no adopta ni usa en sus
reuniones: altares, imágenes, vestidos especiales, velas,
procesiones, sacramentos, concesiones de indulgencia, bebidas
alcohólicas o alucinógenas.
Tampoco incienso, tabaco, talismanes, amuletos, horóscopos,
cartomancia, pirámides, cristales o cualesquiera otros objetos,
rituales o formas de culto exterior.
4. El Espiritismo no impone sus principios. Invita a quienes están
interesados en conocerlo, a que sometan sus enseñanzas al tamiz
de la razón antes de aceptarlas.
5. La mediumnidad, que hace posible la comunicación entre los
Espíritus y los hombres, es una facultad que muchas personas
traen consigo al nacer, independientemente de la religión o de la
directriz doctrinaria de vida que adopten.
6. El Espiritismo respeta todas las religiones y doctrinas, valoriza
todos los esfuerzos para la práctica del bien y trabaja en favor de
la confraternización y la paz entre todos los pueblos y todos los
hombres, independientemente de su raza, color, nacionalidad,
creencia, nivel cultural o social. Reconoce además que "el
verdadero hombre de bien es el que cumple la ley de justicia,
amor y caridad en su mayor pureza".
EL MÉDIUM
Si está decidido a encontrarse con un médium podría ser porque
ha perdido a alguien muy cercano, porque busca un guía en su
vida o simplemente por curiosidad, siendo todas estas razones
válidas.
Cualquier razón, le será suficiente para entrar en un mundo que le
fascinará y le premiará.
Pero desdichadamente, muchas de las personas que acuden
realmente tristes, en busca de consuelo en un psicólogo o médium
, sólo consiguen marcharse de la consulta descorazonados y
defraudados y juran que nunca volverán.
El Médium (Mediumship), posee muchas otras habilidades que
necesitan ser perfeccionadas, por lo que un médium inexperto no
puede dar tanta evidencia como un médium que ha estado
trabajando 10 años. Por consiguiente, si está buscando un
contacto con un fallecido, merecería la pena que se informase
antes sobre la experiencia y virtudes de los profesionales.
Un buen médium debe poder darle la evidencia sólida de su
contacto, y esto podría incluir una descripción de su amado,
altura, carácter, color de pelo, etc. Después seguramente le
aportará datos sobre su ropa, lo que le gusta o detesta, cosas que
hacían, su trabajo, ciertos modales, etc. No hay ninguna regla
aquí, y en adelante los resultados pueden depender de la
intensidad de la comunicación y cuánto tiempo dure, pero no
debe tener ninguna duda que el médium está hablando con
alguien a quien usted reconoce.
¿Qué puedo esperar?
Los médiums modernos le explicarán a menudo cómo trabajan
para hacer que las cosas salgan a su gusto. Si usted puede
acercarse a la experiencia con una mente abierta, ayudará a que
las cosas salgan mejor.
Generalmente, después de la explicación escogerán la hora y el
día más adecuado. Una vez comenzada la sesión puede
desarrollarse de dos maneras:
1. El médium le describirá a una persona cercana a usted, y le
preguntará si la reconoce. Después le hablará sobre su vida
pasada, lo que proporcionará consejos sobre su futuro.
2. O, el médium empezará en un nivel psíquico, le hablará sobre
la situación actual, sobre sus sentimientos, trabajo o estudios,
relaciones sentimentales u otras materias. Puede ser que después
intentarán la comunicación con el espíritu.
Realmente es un asunto simple y real, sin ningún fantasma
bailando en el cuarto, ni mesas golpeando, pues todo girará
alrededor de una conversación íntima sobre usted, su vida, y
dándole consejos con sinceridad.
Sitios para localizar un Médium
En la mayoría de los anuncios por palabras de los periódicos
encontrará varias direcciones, especialmente en aquellas que
hablen de astrología. También puede buscarlos en las diferentes
revistas esotéricas que se publican y, por supuesto, a través de
Internet.
Estas son algunas direcciones:
Iglesias espiritualistas
No son muy abundantes, pero si encuentra alguna soy muy recomendables.
Revistas esotéricas
Un gran lugar para encontrar los mejores profesionales, especialmente aquellos que escriben artículos
en las mismas.
Ferias psíquicas
Estos eventos se anuncian localmente, aunque las cadenas de televisión de su ciudad suelen cubrir
bien esa información.
Libros
Otra buena fuente de información, pero el problema es que posiblemente el autor viva en otra ciudad
diferente a la suya. Llame a la editorial y ofrezca su teléfono para que el autor se ponga en contacto
con usted. No exija la dirección, ni mucho menos el número de teléfono el autor, pues no se lo darán.
El camino para ser un médium
Las habilidades psíquicas no son algo dado a algunas personas
especiales, sino algo que todos nosotros tenemos, aunque
frecuentemente nos preguntamos la razón para que nuestro amigo
posea ciertas cualidades que nos gustaría tener a nosotros.
Indudablemente, la intuición, la perspicacia o la premonición son
cualidades que nacen con nosotros, pero que necesitamos
desarrollar y mejorar, pues de otro modo se pierden.
Estas son algunas cosas que debe hacer para mejora sus
facultades psíquicas:
Aprenda a observar, en lugar de buscar que le miren.
No trate de ser siempre el centro de la atención; así no
evolucionará.
No se preocupe tanto de que le comprendan y trate de
comprender a los demás.
No exija, motive.
No dé órdenes, pida favores.
Trate de pasar desapercibido en lugares muy frecuentados.
No mire el escaparate, busque en el interior.
No imite nunca, por grande que sea la referencia. No se apoye
en las conclusiones de otros para que escuchen las suyas.
Busque ser diferente, aunque la moda sea sugestiva.
Intente la individualidad, en lugar del trabajo en grupo.
Siéntase diferente, pero no superior.
Ponga los pies en la tierra, pero la mente en las estrellas.
Por último, observe frecuentemente el firmamento, la naturaleza e
intente comprender la razón de la existencia. Esta reflexión le
ayudará más que cualquier libro.
Tiene que aprender a mirar alrededor en lugar de buscar el
conocimiento o las sensaciones hablando con otras personas.
Observe cada acontecimiento que ocurra, hasta los más
insignificantes, pero no los juzgue, simplemente deje que sus
sentidos lo absorban. Aprenda también a entrar dentro de la
mente de las personas, olvidando su apariencia física, y júzguelas
por lo que hacen, no por lo que dicen.
TEORÍAS O REALIDADES
Para las nuevas ideas se necesitan nuevas palabras con el fin de
afianzar la claridad del idioma y evitar la confusión inseparable
de emplear el mismo término para expresar significados
diferentes. Las palabras espiritual, espiritista o espiritismo, tienen
una aceptación definida y para darles uno nuevo deberemos
dominar la doctrina de los espíritus.
Hablando estrictamente, el Espiritualismo es lo opuesto al
Materialismo; considerándose un Espiritualista aquel que cree que
hay algo más que materia, aunque ello no implica que también
crea en la existencia de espíritus, o en su comunicación con el
mundo visible. En cambio, nosotros solemos emplearlo
indistintamente para definir lo mismo, las palabras espiritual,
espiritismo o espiritualista. Debemos definir entonces como
espiritismo el principio fundamental que nos habla de los espíritus
y su relación con el mundo material. También podemos definirlo
como la presencia del mundo invisible.
La muerte

Según los médicos, la vida acaba en el momento en que nuestro


cerebro deja de emitir impulsos eléctricos y en base a este
convencimiento no dudan en coger los “cadáveres" y
descuartizarlos a los pocos minutos de la muerte (autopsia), o
meterles de inmediato en la cámara frigorífica.
Sin embargo, y he aquí lo terrorífico del caso, durante bastantes
días el cuerpo de los fallecidos sigue teniendo energía ya que las
uñas y el pelo continúan su crecimiento, ajenos al paro cardíaco o
al cese de la función cerebral. Por si esto fuera poco, el aura
(halo energético que rodea el cuerpo de todo ser vivo) sigue
presente durante algunos días, para ir declinando poco a poco su
luminosidad hasta que se extingue por completo. Es en ese
momento, y solamente entonces, cuando el hombre deja de tener
sensaciones físicas con su cuerpo y pasa a formar parte de otro
tipo de vida que aún desconocemos bastante.
Por este motivo, tanto el concepto de la vida y la muerte como la
determinación del cese de las sensaciones corporales (dolor,
miedo, etc.), deberían revisarse de nuevo y así nos evitaríamos la
escalofriante sospecha de que posiblemente ese ser humano al
que ahora se denomina como “cadáver", pudiera seguir teniendo
sensaciones, incluso dolorosas, después de ser considerado
muerto por la ciencia. Solamente la sospecha de que las personas
sigamos sintiendo, oyendo, o sufriendo después del cese de las
funciones cerebrales, debería ser motivo suficiente para un estudio
más profundo de lo que es la muerte. Bastaría recordar a los miles
de personas que antiguamente se les enterraba en vida,
solamente porque dejaban de respirar, para hacernos pensar que
quizá hoy sigamos aún equivocados.
Del mismo modo que una planta sufre cuando la arrancamos de
sus raíces, a pesar de que no la oigamos gritar ni que pueda
echar a correr, con bastante probabilidad el cuerpo no deja de
tener sensaciones físicas y anímicas durante las horas que siguen
a la muerte cerebral. Una prueba de ello es que los órganos para
el trasplante siguen estando activos durante unas horas después
de la muerte, lo que indica que siguen vivos y con sus
terminaciones nerviosas y sensitivas totalmente funcionando. ¿Y si
casi la totalidad de los órganos pueden ser útiles porque aún
conservan la vida, ¿cómo es posible que se niegue que una
persona recién fallecida siga teniendo sensaciones? ¿Acaso
solamente el cerebro es el órgano sensitivo del cuerpo? ¿No
sufrimos dolor igualmente cuando nos pinchan una mano, un pie,
un ojo o un músculo?
Después de nuestra vida corporal comienza una nueva existencia
y aunque los científicos la nieguen rotundamente, como niegan
todo aquello que nunca pueden medir, tocar o ver, lo cierto es
que solamente con razonar el principio físico de que "la materia
ni se crea ni se destruye, solamente se transforma", nos daremos
cuenta de que los millones de personas que están totalmente
convencidas de la existencia de un Más allá extracorpóreo, no
están equivocadas. El sexto sentido, los presentimientos y el miedo
innato a la otra vida, son pruebas palpables de que algo que en
vida no podemos explicar existe en realidad. Lo curioso del caso
es que los moribundos no tienen miedo a la muerte; quizá porque
el cambiar de forma de vida no tiene porqué asustar.
Periespíritu
Superando, por tanto, la idea tradicional del cuerpo y el alma, así
como el de vida orgánica e inorgánica, nos encontramos con un
tercer elemento, indestructible y de naturaleza etérea, al cual le
denominamos PERIESPIRITU, y que dotado de sentidos y
cualidades similares a nosotros lleva una existencia paralela que
ni él mismo percibe.
Se encontraría en la misma situación que nosotros, los seres vivos.
Ambos percibimos que existe otra forma de vida diferente a la
nuestra y con la cual deseamos comunicar, pero los métodos y las
posibilidades de hacerlo son muy difíciles y continuamos nuestra
existencia sin preocuparnos de ese otro Más allá. Solamente
algunos pocos, quizá con unas cualidades perceptivas más
desarrolladas, necesitan averiguar cómo es la vida de los otros
seres que nos rodean, aunque estos seres no tengan tampoco
"conciencia'' de otra existencia.
La teoría del PERIESPIRITU, cuerpo magnético, reencarnación o
soplo inmortal, es tan antigua como el hombre y lo único que ha
cambiado es la interpretación que los científicos de cada época
han dado sobre estas creencias, la mayoría de las veces tan
carentes de fundamento y seriedad como la que dan los cortos de
inteligencia.
Tratar de dar una explicación científica a los fenómenos
extrasensoriales conduce casi siempre al más rotundo fracaso, ya
que los materiales y métodos que se utilizan están demasiado
alejados de las leyes naturales. Sería como tratar de medir con
aparatos la alegría, el dolor, la imaginación o la angustia.
Otro problema surge cuando esas "entidades" o espíritus que
parece ser pueblan el Más allá no parecen sentirse atraídas por
nuestras experiencias y deseos de contacto. Es más, todo aquello
que pueda hacer sospechar a una entidad de que se le está
tendiendo una trampa supondrá la falta de colaboración en dicha
prueba.
Esto explicaría el porqué las sesiones de espiritismo dan buen
resultado en personas creyentes y nunca cuando se realizan
delante de científicos o gentes burlonas. Los espíritus nos
demuestran con su rechazo hasta qué punto tienen sentimientos
similares a los seres "vivos".
PREPARATIVOS PARA UNA SESIÓN DE ESPIRITISMO SENCILLA
Hay que tener en cuenta, antes de comenzar nuestra andadura
por esta desconocida forma de vida, que los espíritus son seres
sensibles y en función del trato que tengamos con ellos lograremos
uno u otro resultado. La burla, el desánimo, la incredulidad y el
no saber cómo realizar las sesiones, nos conducirá no solamente
al fracaso sino a consecuencias graves la mayoría de las veces.
Un espíritu burlado puede convertirse en un enemigo terrible
aunque no lo manifieste de una manera directa. Hay que tener en
cuenta que la misma dificultad que tenemos nosotros para
comunicarnos con el Más allá la tienen también los espíritus, pero
una vez que logramos comunicarnos con ellos con facilidad
también pueden intervenir sin previo aviso en nuestras vidas. Las
voces, los ruidos, las apariciones y hasta la mala suerte
continuada, sería la explicación racional de que un espíritu
indignado se manifiesta entre nosotros. Para que todo esto cese o
nunca llegue a ocurrir, se impone por tanto realizar una sesión
seria y con expertos, con el fin de comunicarnos con la entidad
causante de los problemas y pedirle las disculpas que sean
preceptivas.
Otra aplicación, quizá la más entrañable de todas, sería la de
poder comunicar con nuestros seres queridos ya fallecidos. En
estas circunstancias hay que diferenciar el hecho de que las
sesiones se celebren en la casa del fallecido o en otro lugar, ya
que los resultados serán distintos.
En el supuesto de que la llamada a algún difunto podamos
hacerla en la misma habitación donde dormía o cerca del sofá
donde solía descansar, el contacto podrá lograrse incluso en la
primera sesión ya que la entidad seguramente no habrá
abandonado el lugar que le era familiar.
Lo importante es que el fallecimiento haya tenido lugar hace poco
tiempo, ya que posteriormente los espíritus se integran en otro
orden de vida y se despegan bastante de sus anteriores
compañeros. Incluso el pretender establecer contacto con algún
familiar con el cual nuestra vida no haya sido muy armónica
puede provocar su rechazo, ya que le estamos obligando a volver
a vivir aquello que le hizo sufrir y esto es algo que a nadie,
espíritu o ser vivo, le agrada. Si a pesar de esto insistimos en ello,
hay que dejarle notar desde los primeros intentos que no
pretendemos molestarle, sino todo lo contrario, pedirle perdón por
nuestros errores anteriores. Si no lo hacemos así, un espíritu
perjudicado de nuevo puede convertirse en alguien peligroso.
Otra aplicación más factible para una sesión de espiritismo sería
poder curar enfermedades, ya que aquí nos podemos basar en
las experiencias de otras entidades que estén a su alrededor. Lo
que ocurre es que en función de la fuente de procedencia, el
espíritu consultado, así serán las terapias a aplicar y puede
ocurrir que para un dolor de muelas nos recomiende masticar
esencia de clavo, tomar un antibiótico o coger una pelota con los
dedos de los pies. Cualquiera de estos remedios podrá ser
efectivo y nunca hay que tomárselos a broma, salvo en caso de
auténticas barbaridades y que pueden ser indicativas de que nos
encontramos ante un espíritu burlón o despistado.
No olvidemos tampoco que el espíritu necesita educarse y culturizarse, y si a nosotros nos hace falta
experiencia para realizar buenas sesiones a él también, por eso, cuando la ayuda que le solicitamos
sea importante, debemos utilizar a una entidad adulta, nunca a un novato.

Una aplicación más razonable de estas sesiones es la de pedir al


espíritu la solución de algún problema matemático y sobre todo
físico, ya que en estos casos solamente deberán utilizar la lógica,
algo de lo que están sobrados.
Preguntándoles adecuadamente, y durante varias sesiones,
podremos encontrar el fallo que perjudica el buen funcionamiento
de nuestra lavadora o automóvil, por poner un ejemplo. También
podremos pedirle ayuda para perfeccionar un invento, lo mismo
que nos ayudará a encontrar algún objeto perdido, siempre y
cuando esté bajo su zona de influencia. Si no es así, le pediremos
que nos ponga en contacto con otra entidad que conozca el otro
lugar.
Lo que ninguna entidad hará es provocar daño a alguna persona
que odiemos, ya que su sentido del honor es muy grande y hasta
es posible que se vuelva contra nosotros de manera airada si
insistimos. Lo que sí puede indicarnos es la actitud que debemos
adoptar con esa persona odiada y quizá también nos pueda
descubrir sus puntos débiles.
El médium

El significado de Médium es “mediador”, en este caso como un


canal de enlace entre los mundos invisibles y visible, etéreo y
corporal. Habitualmente no son necesarios, pero en los comienzos
los podemos considerar al menos como personas expertas que
nos pueden facilitar los primeros contactos.
Solemos considerar médium a los sacerdotes, pues se supone que
tienen más facilidad para hablar con Dios, lo mismo que a los
sanadores pues seguramente sus poderes curativos provienen de
alguien poderoso. Los profetas también entran en esta
clasificación al referirse a ellos como aquellas personas que
transmiten con su boca y escritos los designios y las advertencias
divinas, lo mismo que los chamanes y los brujos pudieran ser
mediadores, en este caso de los demonios.
Los científicos se han preocupado mucho de advertirnos que estas
personas son falsas y que todo es un engaño, y aunque ninguno
de nosotros haya sido testigo de estas acciones para
desenmascararles, lo cierto es que el cine y los montajes
televisivos lo han efectuado con abundancia. Lo que esas
“pruebas” nos dicen es que un médium emplea las sombras, las
luces y los sonidos colocados adecuadamente para hacer creer a
los asistentes a una sesión de espiritismo que ciertamente un
espíritu se acaba de materializar. Curiosamente nadie de
nosotros, ni aquellas personas que han acudido a una de estas
sesiones, ha podido sospechar nunca que todo es un truco bien
elaborado, pero algunos científicos quieren demostrarnos, sin
pruebas, que los farsantes son todos, sin excepción. Posiblemente
en alguna ocasión hayan existido farsantes que han realizado
algún montaje con luces y sonidos fantasmagóricos y que hayan
sido desenmascarados en ese momento. Pero los científicos, tan
escrupulosos ellos con las estadísticas, han hecho de la anécdota
la norma y desde entonces siempre nos dicen que las sesiones de
espiritismo están manipuladas. Por decirlo de otro modo: a
quienes creemos en la otra vida nos exigen, no una prueba sino
cientos, para excluir la casualidad, pero cuando ellos descubren
un fraude, uno solo, lo convierten ya en dogma.
En la actualidad afortunadamente un nutrido grupo de buenos
científicos, de esos empeñados en conocer lo que nadie les ha
enseñado, más que en perseguir a los farsantes, han investigado
seriamente la mayoría de los fenómenos de espiritismo e incluso
algunos consiguieron plasmar fotográficamente las apariciones y
grabar los sonidos.
Existe una prueba que todos ustedes pueden realizar en su propio
domicilio, especialmente en aquellos en los cuales se hayan
muerto algunas personas, y es dejar un magnetófono grabando
durante toda la noche. A la mañana siguiente escuchen
detenidamente la cinta y una vez excluidos los ruidos propios de
las grandes ciudades, oirán con seguridad voces o sonidos que,
al menos, no le resultarán familiares.
Hoy en día le recomendaríamos acudir sin miedo a una sesión de
espiritismo encauzada por un Médium de prestigio, pues la
experiencia le quedará imborrable en su mente para toda la vida.
Por supuesto no acuda si lo que pretende es descubrir un fallo,
pues sería lo mismo que acudir al médico desconfiando de sus
habilidades. En ambos casos, el ambiente estará tan enrarecido
que nada podrá salir bien. Es igual que si usted acudiera a una
reunión de vecinos con el ánimo alterado y predispuesto a discutir
con quien sea; con toda seguridad discutirá ampliamente.
Lo curioso del espiritismo es que todos los practicantes realizan
los mismos rituales y emplean palabras similares, aún cuando no
se conozcan ni hayan leído el “Manual del perfecto espiritista”, si
es que alguna vez lo hubo. Eso podría interpretarse con la teoría
de los universos paralelos o la transmisión del pensamiento,
aunque en este caso prefiero referirme solamente a la intuición
que nos hace realizar algo sin haberlo aprendido previamente.
En resumen, si usted cree en la posibilidad de poder contactar
con un espíritu logrará contactar con él, pero si está escéptico
solamente perderá el tiempo y el dinero. Es como si usted está
enfermo y no quiere curarse, posiblemente para seguir atrayendo
la atención hacia usted, ya que lo más probable es que no se cure
ni aunque el tratamiento sea correcto.
Tenga cuidado con qué espíritu
habla
Nuestra recomendación es que no hable sin experiencia previa
con los espíritus. No se meta en su habitación efectuando
ciegamente una llamada a cualquier espíritu viejo. Hay muchas
entidades traviesas que gustan de hacer travesuras con los
humanos confiados. Sea muy específico al llamar a sus parientes
u otras personas conocidas que hayan fallecido.
En este terreno del espaciotiempo, nosotros tenemos pensamiento
y libertad. Es el mayor regalo que Dios nos ha dado, junto con el
de coger experiencia. Puesto que tenemos libertad de
pensamiento es lógico que entidades que están fuera de nuestra
dimensión no puedan venir a menos que se las invite.
Para que todo salga bien en su ámbito privado y logre una
correcta conexión con un espíritu, debe ser muy específico y tratar
de encontrar lo que se denominan como buenos espíritus o
espíritus de luz.
Los buenos profesionales solamente hacen sus sesiones en un
espacio protegido y sagrado. Es importante invocar la presencia
de Cristo a una deidad similar para que todo salga bien. Buddha,
María, Isis o Mahoma, son también divinidades que nos
ayudarán. También puede pedir ayuda a los Arcángeles, Ángeles
Guardianes, y a sus antepasados que más ha querido.
Debe ser, insisto, muy específico sobre a quién invita en su
auxilio, evitando que penetren en su vida los malos espíritus.
Necesidad de reparación
Una de las preguntas más habituales es, "¿por qué molestan?"
Normalmente el espíritu quiere conectarse para asegurar al
pariente que se encuentra bien, sin dolor. Ellos pueden tener
algún asunto inacabado o pueden querer disculparse al
sobreviviente por el dolor que le hayan causado en esta vida. Un
espíritu no puede ascender a los reinos más altos del cielo hasta
que su aura no esté limpia y hayan sido perdonados por
cualquiera de las personas que han herido. Disculpándose así a
través de un médium pueden soltar la culpa que ha estado
conteniendo en sus auras. Después pueden seguir en su propio
crecimiento espiritual. También quieren asegurar a la persona
amada que hay vida detrás de la muerte y que las personas
realmente pueden empezar a vivir cuando pierdan el miedo a
morir. El espíritu puede dar muestras increíbles y detallar
evidencias que demuestran que son quienes dicen ser y que
siguen con vida en otra existencia.
Los espíritus necesitan explicarse
Cuando una persona tiene un pesar profundo por la pérdida de
una persona amada le es muy fácil contactar con un espíritu y oír
mensajes, pues el recién fallecido todavía está vivo aunque en
otro plano de la existencia y no ha perdido para siempre su
contacto con los vivos.
Una frase que se oye habitualmente es, "Ahora me siento mejor y
en paz", lo que ayuda tremendamente a la persona. Debemos
comprender que podemos conectar con ellos en cualquier
momento que deseemos, pues no hemos sido abandonados.
Mientras el médium está recibiendo mensajes del espíritu es
posible que los asistentes puedan sentir algunas de las cosas que
el espíritu sintió en vida. Por ejemplo si han padecido un cáncer,
los asistentes podrían sentirse mal a causa de las drogas
ingeridas. Cuando alguien muere por un suicidio, intentará
mostrar cómo murió y las razones para ello. También las personas
podrían sentir algún tipo de remordimiento o desesperación por
sus sentimientos hacia el difunto. Esta falta de afecto ocasiona que
los espíritus se alegren de haber muerto, especialmente cuando
eran jóvenes y no encontraban la ayuda y el cariño que
necesitaban. La corta vida que vivieron ha sido suficiente para
cumplir el karma que habían acumulado en otras vidas.
Todos tenemos alguna habilidad de percibir más allá de esta
dimensión. Un médium simplemente es más sensible que la
mayoría. Si usted está interesado en despertar sus propios
sentidos psíquicos hay muchas maneras de hacer eso. Lo primero
que tiene que hacer es dedicar dos horas al día a meditar. La
primera hora se pueden hacer ejercicios de respiración de yoga
durante aproximadamente veinte minutos, recitar Mantras a
continuación durante veinte minutos, y rezar los últimos veinte
minutos. La siguiente hora puede dedicarse a dormir, escuchar
música sinfónica o meditar.
Es importante comprender que cuando se reza se está hablando
con Dios o sus ángeles y con seguridad nos están escuchando.
Para que todo salga bien deberá dedicarse a esto frecuentemente,
así como salir al campo a escuchar su música y percibir la
energía que emana de la tierra. Esto le servirá para mejorar sus
sentidos corporales y llegar a percibir más allá de lo habitual. Si
puede encontrar un buen libro de Mantras escoja uno para abrir
su corazón y expulsar el negativismo. Otro para estimular el
cerebro, y alguno para la glándula pituitaria y pineal. Todos estos
ejercicios le servirán para despertar sus propias habilidades,
mucho más de lo que pudiera pensar.
¿Qué es el ectoplasma?
Según el diccionario, el ectoplasma es la supuesta emanación
material de un médium, con la que se dice que se forman
apariencias de fragmentos orgánicos, seres vivos o cosas.
Profundizando un poco más en esta definición incrédula, sabemos
que a la energía-materia que los espíritus retiran del cuerpo del
médium al finalizar la sesión, se le conoce como ectoplasma. Esto
nos debe llevar a pensar que es mediante el uso y la
manipulación del ectoplasma que se generan los fenómenos
físicos. El ectoplasma puede crearse en muchas formas diferentes,
visible o invisible, blanco y coloreado, dependiendo de lo que las
personas desean ver con esta sustancia asombrosa.
Una vez creado, el ectoplasma generalmente surge del médium a
través de algún orificio corporal (nariz o boca) o a través de un
centro psíquico, localizado cerca del ombligo, conocido como el
plexo solar.
Los fenómenos
El espíritu trabaja con el mediumship físico de varias maneras. No
hay ningún límite al parecer sobre lo que el espíritu puede hacer,
con tal de que las condiciones apropiadas prevalezcan. He aquí
algunos de los fenómenos que se han ocasionado en los círculos
físicos:
1. Manipulación de ectoplasma:
Éste es el uso más fundamental del ectoplasma. El ectoplasma se
suelta del cuerpo del médium, y el operador demuestra cómo
puede formarse y dirigirse. Esto es una demostración de la
habilidad del espíritu para influir en la materia mediante el uso
dirigido de la mente.
2. Movimiento de objetos:
Con el ectoplasma se pueden mover objetos. Durante una
demostración con este elemento, el operador del espíritu podría
amoldar el ectoplasma como si fueran varas endurecidas y podría
dirigir estas varas a la parte inferior de un objeto y causar su
elevación. Esto es conocido como levitación y normalmente,
aunque no siempre, involucra la producción de una forma
invisible de ectoplasma.
Los objetos que se han empleado para ser levitados han sido
normalmente de gran peso, incluso centenares de kilos.
Siempre que nosotros dirijamos un programa de mediumship
físico en un cuarto, debemos hacerlo sentándonos en círculo
alrededor de una mesa. Nunca se han producido esos
movimientos de vaivén que describen las películas, con las mesas
oscilando de un lado a otro, pues la levitación se hace en
redondo, o simplemente elevando las mesas del suelo.
3. Voz directa:
Aquí, los médiums crean una caja de voz ectoplásmica a través
de la cual pueden hablar físicamente y audiblemente a todos los
presentes. Esto se hace usando un dispositivo cónico pequeño,
conocido como trompeta, que actúa como el armario, con la
energía enfocada dentro de la trompeta. Ese utensilio a menudo
levita alrededor del cuarto, por lo que las personas pueden hablar
a través de él.
Un fenómeno muy interesante que da testimonio de la voz directa
es el cambio en la fuerza de la voz, con modificaciones en la
energía y armonía. Cuando la voz empieza, es a menudo muy
confusa y difícil de distinguir. Cuando la energía se construye la
voz se hace más poderosa y fácilmente entendible. Hacia el final
de la sesión, cuando las energías empiezan a disminuir,
disminuye igualmente la calidad y claridad de la voz. De hecho,
este clímax es gradual y la disminución de los fenómenos es
bastante común en todas las formas de manifestaciones físicas.
Aportación:
Aquí, el Espíritu causa algo que se puede materializar en el
cuarto, aunque nunca en un lugar determinado. El objeto
aportado a veces se ve y otras desaparece. A menudo, cuando
regresa lo hace en forma de piedras, gemas, animales, reliquias
antiguas, e incluso de las personas fallecidas que anteriormente
estuvieron en el cuarto de la sesión.
4. Golpes secos y palmaditas:
Ésta es una forma común de actividad observada en los lugares
donde hay un mediumship físico. Los espíritus causan golpes
secos, a menudo dentro de la mesa en la que está la gente
sentada alrededor. Se puede establecer entonces un código a
través de los golpes secos y crearse un sistema para entender los
mensajes específicos que se muestran.
5. Luces del espíritu:
Ésta es otra manifestación común en las sesiones. Aparecen
llamaradas o pelotas de luz, a menudo cerca del médium. 6.
Materialización:
En la materialización, los
espíritus acostumbran a
emplear el ectoplasma
para crear una imagen o
una réplica de ellos. El
grado y fuerza de la forma
materializada varían
bastante. Una forma llena,
la materialización de la
cabeza o dedo del pie de
un espíritu es, quizá, el
fenómeno más asombroso
del que dan testimonio los
médiums.
Hay casos grabados innumerables donde los espíritus se han
materializado totalmente, con un vestido y rasgos faciales
definidos. Algunos han sido tan claros y sólidos como un cuerpo
terrenal.
Se han conocido espíritus que incluso se han materializado con
sus huellas dactilares. Otros se han materializado y se les ha visto
caminar entre las personas, hablar con ellas directamente,
tocarlas, abrazarlas, e incluso besarlas. Igualmente es frecuente
ver cómo pasan a través de las paredes.
Un fenómeno más interesante visto durante la materialización es
el eslabón físico entre la forma materializada y el médium.
Después de que un espíritu se materializa y se aleja del médium,
allí puede verse un cordón de ectoplasma que está unido a la
forma del espíritu con el médium. Este cordón ectoplásmico puede
asemejarse al cordón umbilical de un feto. A través de él, el
operador recibe un suministro de energía etérico. El espíritu puede
desmaterializarse retirando el ectoplasma del cuerpo del médium.
7. Transfiguración:
Una forma específica de materialización es cuando el espíritu
emplea el ectoplasma para moldear su cara encima de la cara
del médium, fenómeno conocido como transfiguración.
Éstos son los sistemas más comunes por los cuales los espíritus
emplean la energía de los médiums para producir fenómenos. De
nuevo, no parece existir ningún límite a lo que el espíritu puede
hacer a través de un mediumship físico, con tal de que las
condiciones apropiadas prevalezcan.
REGLAS PARA UNA CORRECTA COMUNICACIÓN CON
LOS ESPÍRITUS
1. Es importante que la persona sea receptiva para estos
contactos, pues no basta el interés por lograr el contacto.
2. Después, hay que desear intensamente la comunicación y
visualizar la experiencia antes de que se produzca realmente.
3. No hay que desmoralizarse si las primeras sesiones son un
fracaso.
4. Aunque consigamos contactar con un ente concreto, es difícil
que podamos hacerlo repetidamente, pues ellos no parecen tener
el mismo interés en mantener cierta amistad con los mortales.
5. Aunque existen ya billones de espíritus con los cuales poder
contactar, ni siquiera este abultado número facilita las cosas.
6. Hay que tener en cuenta que el contacto lo pueden realizar
también los espíritus, pero siempre que exista un receptor
adecuado y un interés previo por ello.
7. Lo importante es el médium, más que el escenario o el deseo.
Por desgracia, el médium no se hace, sino que nace.
8. Un espíritu novato o inferior necesita ser educado y orientado
desde las primeras sesiones. Tienen que aprender a comunicarse
con los mortales, pero el problema es el poco interés que parecen
demostrar, por lo que no podemos estar seguros que acudirá
cada vez que le llamemos.
9. Si el espíritu no colabora o incluso vemos que hace daño a los
participantes o al médium, podemos pedir la colaboración de los
espíritus guías, quienes incluso pueden apartarle del lugar.
10. Un espíritu experimentado es una bendición, pues ayudan a
resolver nuestras dudas desde el primer momento y no crean
problemas.
11. Hay espíritus que engañan con sus nombres y que dan
consejos inaceptables. Deberemos buscar pruebas de que son
quienes dicen ser.
12. No es posible convocar en una sesión a un ángel de la
guarda, pues no se trata de un espíritu humano, como tampoco
podemos contactar con divinidades, profetas o apóstoles. Para
ello están los templos y los rezos.
13. Estos seres protegen ciertamente a quienes les piden ayuda
sincera y noble, aunque no siempre con la rapidez que
desearíamos.
14. Los espíritus infantiles, aquellos que han estado encarnados
en niños que han muerto pronto, son los mejores para realizar
sesiones alegres y sin problemas. Les gusta jugar y colaboran con
cuantas pruebas les pedimos.
15. Si llevamos animales a las sesiones hay que saber que
percibirán todo con mayor intensidad que nosotros, pues no
tienen condicionantes culturales o sociales.
16. También es posible que un espíritu nos pida ayuda para él
mismo, mayormente aquellos que han abandonado el cuerpo
mortal hace unos minutos. En ese momento se encuentran
desconcertados, asustados y tan unidos a su anterior existencia
humana que necesitan hablar con nosotros.
17. En las casas donde han ocurrido fallecimientos, especialmente
sangrientos o dolorosos, es frecuente que el espíritu del muerto se
manifieste y permanezca durante varios meses o incluso años.
Pueden ser violentos e imprevisibles, aunque la ventaja es que no
es necesario convocarles pues se manifiestan en cualquier
momento o lugar.
18. La presencia de los espíritus puede ser durante el sueño o con
apariciones fugaces imprevistas y no siempre es imprescindible
efectuar una sesión de espiritismo.
19. Los mejores contactos con los espíritus se logran cuando la
muerte acaba de ocurrir, incluso en al cabecera de la cama del
difunto. Las personas sensibles, aunque no sean médiums, suelen
verles caminando nerviosos por los pasillos del hospital, buscando
una respuesta al nuevo suceso que no entienden. Otros espíritus
que ya tenían unas ideas definidas sobre la otra vida, suelen
permanecer algún tiempo en la habitación para observar a los
familiares llorando, aunque no realizan ningún contacto.
20. La capacidad de un espíritu para mover objetos es reducida,
aunque en el cine veamos escenas espectaculares y tenebrosas.
No obstante, pueden mover elementos de poco peso, como
cortinas, manteles y abrir puertas. Los más experimentados son
aquellos que originan golpes, voces y sonidos, se materializan,
tocan a los asistentes y hasta mueven las mesas. Los fenómenos de
levitación de personas no se deben a ellos, sino que son una
muestra del poder mental y espiritual de la misma persona.
21. Un fantasma, un espectro y un espíritu son el mismo ente con
diferentes nombres.
22. La misión más creíble de los espíritus con respecto a nosotros
es la información, pero solamente aquella que ya está disponible,
pues no pueden adivinar el futuro.
23. Los brujos pueden convocar a los espíritus, pero como sus
intenciones no siempre son nobles consiguen desquiciarles y
ponerles nerviosos, lo que origina frecuentemente desastres o
escenas de pánico.
24. Mediante la hipnosis se puede contactar mejor con los
espíritus, pues no tenemos el bloqueo de nuestra mente. El
inconsciente está libre de ataduras y se muestra tal y como es,
además de poseer toda la información genética de nuestras
anteriores reencarnaciones.
Cómo potenciar nuestras cualidades como espiritistas
Ya hemos dicho que se nace médium, aunque la mayoría de las
personas que tienen cualidades así ni siquiera lo sabrán a lo
largo de su vida. Son personas que hablan sobre sus
presentimientos, sus creencias en el Más Allá, que leen los
horóscopos diarios y en ocasiones saben captar los sentimientos
más ocultos de otras personas. Junto a estas cualidades tienen un
potencial para poder comunicarse con los espíritus y solamente
necesitan una señal para descubrirlo.
Un médium no puede ser una persona corriente, ni siquiera en sus
aficiones o trabajo, aunque frecuentemente tengan que verse
inmersos en un estilo de vida en el cual no se sienten nunca a
gusto. Una vez que han definido sus aptitudes como médiumship
es el momento de potenciarlas con algunas pautas de vida
sumamente sencillas.
Estas son algunas de las más importantes:
1. Aprender a respirar siguiendo las enseñanzas del Yoga. La
respiración completa o abdominal proporciona oxígeno al
cerebro y da un masaje a nuestros órganos internos. El aire fresco
es esencial, pero aún más importante es la espiración, pues de
ella depende que podamos a continuación inhalar suficiente
cantidad de oxígeno. Poco aire puede entrar en nuestros
pulmones si antes no les hemos hecho sitio.
2. Después hay que aprender a realizar la respiración fetal,
básicamente con el abdomen, tal y como hacen los niños
pequeños. Cuanto más expandamos el abdomen, mayor potencia
lograremos en el diafragma, precisamente la parte más
importante para tener fuerza en el proceso respiratorio.
3. La inspiración deberemos efectuarla por la nariz, pues así
aumentará la velocidad del aire y entrará, además, a la
temperatura corporal idónea. La espiración podemos hacerla
conjuntamente con la boca, pues ahora el caudal es más
importante que la velocidad.
4. Aprender a concentrarse es importante y para potenciar esta
facultad tendremos que hacerlo primeramente en un lugar muy
concurrido. Aún cuando estemos con los ojos abiertos y rodeados
de gente, deberemos ser capaces de poner nuestra mente en el
lugar y momento que queramos, sin que nos perturben las señales
exteriores. Este aislamiento interno es vital para luego poder
concentrar nuestros pensamientos en el mundo de los espíritus.
5. Por supuesto, también deberemos aprender a concentrarnos en
un lugar aislado, sin ruidos, ni persona alguna, pues de esta
manera todos nuestros sentidos pueden ir en la dirección elegida;
la única que nos interesa en ese momento. En este tipo de
concentración es cuando conseguimos mejorar ciertamente
nuestras facultades espirituales.
6. Hay que llevar también una vida saludable, comiendo
exclusivamente alimentos de la tierra, evitando el consumo de
carne procedente de mamíferos. Las drogas, el alcohol y el
tabaco, en principio, no se deberían emplear nunca, puesto que
aunque en ocasiones nos hagan ver más ampliamente el mundo
espiritual (caso del LSD), los daños para la salud son demasiado
serios a corto plazo.
7. Se pueden consumir plantas medicinales como el Ginseng, el
Eleuterococo, el Incienso o la mayoría de las flores de Bach, pues
nos ayudarán a potenciar la llegada de las sensaciones al
cerebro.
8. La Aromaterapia, además, es otra buena opción, pues los
aromas entran directamente en el cerebro por el sistema límbico.
9. La bondad, la tolerancia y el respeto a los demás debemos
ejercerlos como norma de vida, especialmente porque si no somos
tolerantes con los demás no podemos pedir luego que lo sean con
nosotros. Vamos a entrar en un mundo esotérico que no siempre
está bien aceptado y en ocasiones nos encontraremos con
personas que quieran denunciarnos por motivos inconcebibles.
Nuestra actitud debe ser un ejemplo de buen comportamiento
social, aunque la recomendación es que elijamos solamente aquel
grupo de amigos que estén de acuerdo con nuestras creencias.
Pasarse la vida tratando de convencer al prójimo no ayuda mucho
para ser feliz.
10. Hay que tener cuidado en no contagiarse con los modos y
maneras de los espíritus que aparecerán en las sesiones, pues
pertenecen a un mundo y a una época que no es la nuestra.
Nuestra personalidad no puede ser absorbida por ellos,
especialmente cuando hay malas vibraciones.
CUANDO LAS SESIONES FALLAN
Es muy deprimente. Hemos preparado un cuarto perfecto,
ligeramente sombrío, en una casa en la cual han muerto varias
personas en los últimos años y disponemos de un armario,
cortinas y, por supuesto, la mesa redonda. Los asistentes han
llegado puntualmente, creen en nuestra capacidad como médium
y tenemos una gran cantidad de éxitos que nos han
proporcionado cierto prestigio social. Pero ese día no ocurre
nada; absolutamente nada.
Y es que el proceso de comunicación con los espíritus no es tan
sencillo como parece, pues debemos contar con la parte esencial:
los espíritus y estos no tienen gran interés en comunicarse con
nosotros. A fin de cuentas, para ellos no existe ninguna incógnita,
pues conocen la vida corporal y la etérea y, posiblemente, el
secreto de nuestra existencia.
Si pensamos que hay miles de espíritus a nuestro alrededor
ansiosos por comunicarse con nosotros nos llevaremos una gran
decepción. Tampoco lo están los seres que acaban de morir, por
muy entrañables que sean para nosotros, y aunque parezca cruel,
unos padres recién muertos en un accidente no manifestarán un
interés especial en proteger a su pequeño hijo desde el Más Allá.
Los espíritus que desean comunicarse son pocos y los que se
prestan eficazmente, menos aún. De no ser así estaríamos todos
los días efectuando comunicaciones con ellos en cualquier lugar
del mundo, en turnos de doce a dos de la madrugada, por
ejemplo.
En este sentido, les recuerdo que las doce de la noche no es la
hora mágica que suponemos, sino una hora más.
La ventaja de las sesiones de espiritismo en relación con las
comunicaciones espontáneas de los espíritus, es que ahora el
médium está preparado, tiene su emisora etérea conectada y
dispuesta a recibir los mensajes.
Si, además, hay varias personas enviando mensajes mentales a
los seres del Más Allá, posiblemente logren contactar con alguna
entidad predispuesta. En ese momento todo debe estar
correctamente dispuesto, pues sería una estupidez que el espíritu
intentase escribir algo si no existe una hoja de papel dispuesta.
Recomendaciones para unas sesiones productivas:

1. La sesión puede ser larga, así que hay que ponerse cómodo
pues posiblemente terminemos todos agotados, incluso el mismo
espíritu. Es recomendable estar sano y fuerte ese día, y si aparece
el cansancio tomarse un respiro.
2. Es recomendable que dejemos que se vaya el espíritu durante
una sesión y llamarle de nuevo varias veces, pues la experiencia
nos dice que prefieren comunicarse durante cortos espacios de
tiempo. Sus apariciones espontáneas, con mensajes que apenas
duran unos segundos, nos demuestran esta característica.
3. En ocasiones es más fácil que el espíritu se comunique a través
de uno de los asistentes que con el médium, pues hay cuerpos
especialmente aptos para este intercambio. Por supuesto, si uno
de los presentes es un familiar el contacto se hará con suma
facilidad.
4. No hay que pretender que los mensajes sean claros y referidos
siempre a lo que nos interesa. El lenguaje de los espíritus es
anímico, no corporal, y por eso debemos aprender a descifrarlo,
aunque nos parezcan incoherentes.
5. Los sentimientos, dolor, miedo o felicidad, son tan diferentes
para ellos que necesitaremos una gran experiencia para
entenderles. Puesto que en la otra vida no hay competencia, dolor
ni enfermedades, los problemas tienen que ser tan distintos a los
nuestros que se nos hagan inteligibles. No es posible, por tanto,
establecer analogías con nuestro modo de vida.
6. Tampoco podemos tomar al pie de la letra los nombres, las
fechas y los lugares, especialmente las fechas, pues su concepto
del tiempo no es igual al nuestro. Esta es la causa principal para
que no podamos pedirles predicciones futuras, ni que sean
capaces de adivinar el número de lotería que saldrá premiado.
7. Ellos se comunicarán mejor con golpes y aunque nos gustaría
que hablasen como hemos oído en las películas, no lo harán. Una
tabla oui-ja puede ser un buen sistema de comunicación, pero el
objeto móvil debe estar manejado por personas de toda
confianza para asegurarnos que los mensajes son fidedignos.
8. Frecuentemente realizan mensajes sonoros en una frecuencia
que no podemos captar, por lo que la mayoría de los
profesionales suelen tener conectado un magnetófono para
revisarlo posteriormente.
9. No intente contactar bruscamente con el espíritu de un recién
fallecido, pues solamente encontraremos a un ente confuso,
nervioso y muy malhumorado.
10. Sepa que los fenómenos físicos, las apariciones, se pueden
ver dificultados por la presencia de la luz solar. Esto se debe no
tanto a que el espíritu se encuentre más a gusto entre tinieblas,
sino a la materialización en sí, pues lo que pueden mostrar será
anulado parcialmente por la luz intensa. Es como ver una película
en el cine con la luz de la calle incidiendo en la pantalla;
indudablemente la película se está proyectando, pero apenas la
vemos.
11. Los médiums suelen sentarse en una especie de altar o
cabina, incluso cuando no están en una sesión, pues quieren que
allí se acumule cierta cantidad de energía.
Los primeros fenómenos
Ya está todo dispuesto, contamos con muchos días anteriores de
preparación y de estudios, y con la gente adecuada para la
sesión. Aunque todo haya sido un fracaso en los días
precedentes, ese día, precisamente, todo irá mejor.
Estas son algunas manifestaciones que ocurrirán:
1. Levitaciones de los asistentes 2. Movimiento de objetos sin
contacto con las manos
3. Melodías tocadas con instrumentos musicales
4. Fenómenos de trompetas
5. Escritura automática
6. Materializaciones 7. Espíritus materializados
Recomendaciones
1. Al principio hay que sentarse en la oscuridad, pues los
fenómenos físicos encuentran cierta dificultad con la luz solar o
artificial intensa
2. Cuando la materialización es un hecho aparente, se puede
aumentar paulatinamente la intensidad de la luz
3. Los médiums tienen que sentarse en una cabina o altar
4. Al principio apenas veremos algo más que unos minúsculos
puntos luminosos en el espacio. Luego se quedarán fijos en un
punto y se juntarán para formar una luz mayor
5. Poco a poco, esa luz tomará forma similar a un fantasma
6. Al principio no podremos establecer nada más que la
comunicación visual. Después intentaremos el contacto mental y,
finalmente, el verbal
7. Es difícil, aunque no imposible, fotografiar lo que estamos
viendo
8. Si esperamos que la mesa se mueva, al principio podemos
situar las manos encima de ella delicadamente. Cuando esté
inclinada o en el aire habrá que retirar las manos y efectuar la
suficiente fuerza mental como para mantenerla suspendida
9. Si queremos que los espíritus puedan empezar a realizar el
movimiento de objetos les tendremos que enseñar. Un corcho
suspendido en el aire por una cuerda es el primero de los objetos
que emplearemos
10. Si queremos fotografiar los eventos tendremos que disponer
de un carrete de alta sensibilidad (400 o 1000 ASA) y dejarlo
encima de la mesa durante unos minutos para que se impregne
del magnetismo del lugar
11. Después, la cámara la situaremos en un trípode delante del
lugar que esperamos se haga la materialización y pondremos una
velocidad de obturación de 15 de segundo 12. Como la
aparición será fugaz, podemos pedir al espíritu que nos haga una
señal justo antes de su materialización
13. También es interesante que hagamos fotografías del aura de
los asistentes y especialmente del médium, pues veremos un
resplandor poco habitual
14. Para las materializaciones el médium debe sentarse en una
silla cómoda, con respaldo, ya que debe estar bien sujeto para
cuando entre en trance
15. Sujetará la mano de los presentes, formando un círculo entre
todos, aunque cuando la figura se materialice deberá soltarlas
16. La luz roja es la mejor para las sesiones y por supuesto para
las fotografías
17. Es muy posible que los asistentes tengan la sensación de tener
una tela de araña en la cara y las manos. También se sentirán
con fiebre, escalofríos y notarán zumbidos de oídos
Consideraciones finales
Tenga cuidado con los médium perversos, aquellos que solamente
buscan quitarle el dinero o perjudicar al prójimo.
Usted puede pagar a un médium por su trabajo, pero solamente si
los resultados le son satisfactorios.
Hay que tener cuidado con el hipnotismo que no esté dirigido por
un experto.
Nunca hay que efectuar sesiones con personas dementes o que
estén sujetas a una intensa carga emocional.
No se debería utilizar magia negra, ni realizar invocaciones de
demonios, pues las consecuencias son imprevisibles.
Determinadas épocas del año, como luna llena, solsticios o
eclipses, pueden ayudar a los experimentos, pero hay que
comprenderlos bien.
El Mundo de los Espíritus
Estas son algunas respuestas a las cuestiones que habitualmente
se hacen las personas sobre los espíritus y que demuestran que la
mayoría de la gente entiende mal las cosas relativas a las
religiones y no logran establecer la conexión que existe entre el
espíritu y el cuerpo, por lo que la perspectiva de que un espíritu
pueda venir y visitarlos las aterroriza.
Razonamientos erróneos:
Estas son algunas de las falacias más populares, esencialmente
divulgadas en el cine.
Si un espíritu nos visita, el 99.9% de las veces ha venido para
darnos un mensaje o ayudar. FALSO
Usted siempre puede preguntarles si vienen de la luz blanca. Ellos
le contestarán verídicamente salvo que no posean esa luz blanca.
En ese caso, olvídelos. FALSO
La tierra es un lugar de residencia provisional para los espíritus
que no han ido todavía a la luz blanca y ellos son los culpables
de los fenómenos extraños entre nosotros. FALSO
Es frecuente encontrarse con muchos espíritus que están perdidos
y que tienen miedo de ir a la luz blanca. En la mayoría de los
casos proceden de un suicidio o han tenido una muerte súbita
violenta. Habitualmente son almas muy tristes. Si usted se
encuentra con uno de ellos concéntrese en llevarle a la luz blanca
y evite que su alma se pierda. Pronto verá, sentirá u oirá millones
de luces alrededor del espíritu y su cuarto se llenará de amor.
FALSO
Cuando quiera comunicarse es mejor hacer esto con un mínimo
de dos amigos. Si quiere crear un túnel a la luz blanca ponga a
una persona sentada en una silla mientras los otros dos le cogen
las manos y efectúe un túnel en su cuarto hacia la luz blanca.
Tiene que lograr que se forme un triángulo entre ustedes y el
espíritu. FALSO
Pueden lograr abrir hasta 5 puertas. Habitualmente notará el
sonido de un gran viento espiritual, y que las puertas se abren y
cierran. Una vez que ha logrado captar que el espíritu está en el
centro del triángulo, deje a la persona sola sentada en la silla.
Imagínese un tubo de luz que se hace más pequeño a medida en
que llega hasta ustedes. FALSO
A veces el espíritu puede intentar escapar fuera de la luz.
Contenga sus pensamientos y piense que tiene el poder infinito
del universo que une este tubo y nada puede evadirse de él. La
persona que está sentada en la silla debe poder ver a los espíritus
o comunicarse con ellos. Es importante que envíe un fuerte
mensaje visual y que se considere afortunado y sabio por llevar al
espíritu hasta la luz blanca. FALSO
Siempre diga una oración antes de empezar y encienda una vela
blanca o dos. FALSO
El mundo del espíritu se compone de niveles de aprendizaje. No
hay sexos diferentes pues la dualidad no existe. FALSO
Las personas habituadas logran ver estrellas muy luminosas y
tienen muchas probabilidades de que los espíritus se materialicen
a un grado en el que se puedan verles. Estas estrellas o pelotas
diminutas de luz pueden moverse en la habitación parpadeando,
aunque se requiere un sentido muy alto de percepción para verlas
y aprovecharse anímicamente de esta experiencia. FALSO
Otros espíritus gustan de estar con nosotros en nuestro mundo y
nos facilitan el que podamos entrar fugazmente en el suyo. FALSO
Hay mucho escrito sobre el mundo de los espíritus y demasiados
“científicos” que gustan de despreciar aquello que nunca podrán
vivir o experimentar. No trate de convencerles y déjeles con su
rutinaria vida dedicada solamente a aprender de memoria lo que
otros científicos descubrieron anteriormente.
Usted no es un ignorante por creer que existen otras formas de
vida además de la ya conocida, sino un sabio que mantiene sus
sentidos bien abiertos a lo desconocido.
Un razonamiento
Si se hubieran limitado los fenómenos que nosotros estamos
considerando al movimiento de objetos, habrían permanecido
dentro del dominio de la ciencia física; pero ahora ya sabemos
que pueden ser los precursores de unos hechos de carácter más
extraordinario. Los experimentos han demostrado que la impulsión
de los objetos inertes no era el producto de una fuerza mecánica
ciega, y revelaba la acción de una causa inteligente, un
descubrimiento que abrió un nuevo campo de observación, y
sirvió para dar la solución a muchos problemas misteriosos.
Las preguntas que nos podemos hacer son: 1. ¿Son estos
movimientos debidos a un poder inteligente?
2. Si semejante poder existe, ¿cuál es?
3. ¿Cuál es su naturaleza?
4. ¿Y su origen? 5. ¿Es sobrehumano?
Las manifestaciones más habituales de inteligencia se notaron
cuando las patas de las mesas se movían de arriba abajo y
golpeaban un número indeterminado de veces, siempre para
contestar de esta manera "sí" o "no" a las preguntas efectuadas.
Incluso aquí, hay que reconocerlo, no había nada que
convenciera al incrédulo, pues alegaban que estas respuestas
claras podrían ser un efecto de oportunidad o casualidad.
Pero pronto se obtuvieron contestaciones más precisas, y el
número de movimientos que se efectúan se corresponden con el
número de cada letra del alfabeto, formando así palabras y frases
que son generadas en contestación a las preguntas. La exactitud
de estas contestaciones, y su correlación con las preguntas
efectuadas, ha generado asombro a cuantos asisten a estas
sesiones. El ser misterioso que da estas contestaciones, sea cual
sea la naturaleza de las preguntas, es mencionado como un
"espíritu" o "genio", según han declarado algunas personas.
Lápiz y papel

El modo de comunicación empleando el alfabeto es tedioso e


inoportuno, pues el agente invisible (un punto digno de tener en
cuenta) habitualmente sugiere siempre emplear otro, aconsejando
frecuentemente el lápiz y papel. Las respuestas, escritas en una
hoja de papel, eran efectuadas en movimiento por el mismo
poder oculto que movía las mesas, pero en lugar de obedecer un
movimiento simple y regular de rotación, el lápiz rastreó letras
que formaban palabras, frases, y hasta discursos enteros que
terminaban llenando muchas páginas. También es frecuente que
ambos se involucren en preguntas más profundas de filosofía,
moralidad, metafísica, psicología, etc., y todas son escritas con la
velocidad que permite la mano.
La causa de que el lápiz sea el instrumento empleado no es
significativo de sus propiedades, pues es simplemente un
instrumento que por su naturaleza y forma no necesita nada ni
nadie en especial, por lo que su utilidad es el único punto a
considerar.
Ahora se maneja frecuentemente un instrumento conocido como
planchette y que parece ser solamente se mueve bajo la influencia
de ciertas personas dotadas con un poder especial o facultad a
las que vulgarmente se les denomina como médiums. Las
condiciones que dan este poder dependen de diferentes causas,
físicas y morales, algo todavía no muy claro, porque los médiums
son de todas las edades, de ambos sexos, y de diferentes
desarrollos intelectuales. La facultad para ser un buen médium,
además, es desarrollada mediante la práctica.
LA TABLA OUI-JA
También sabemos ahora que el planchette (oui-ja) sólo es, en
realidad, un apéndice de la mano. Por consiguiente, el médium
debe sostener el lápiz en su mano, y tratar que el hecho de
escribir sea efectuado mediante una impulsión independiente de
sus deseos, y a menudo con una rapidez casi febril. De esta
manera las comunicaciones se hacen no sólo más rápidamente,
sino también más fácil y completas. En el día presente, este
método es el que más se emplea y el número de personas dotadas
de la aptitud de escribir involuntariamente es muy considerable, y
aumenta constantemente.
Aunque los medios de comunicación han advertido reiteradas
veces sobre los peligros de jugar con la tabla Oui-ja, debemos
interpretarlos más como una noticia sensacionalista que como una
realidad. En estas noticias se establece una contradicción, puesto
que aunque los científicos niegan cualquier posibilidad de vida
extracorpórea, advierten que no se emplee esta tabla porque
puede dar lugar a problemas serios en personas impresionables.
Bien, personas que se impresionan por ciertos acontecimientos o
situaciones las hay por millones y la mayoría de ellas sufrirán
problemas emocionales sin necesidad de la Oui-ja.
Que la Oui-ja puede dar lugar a situaciones de angustia o pánico
en una persona concreta es cierto, no tanto por lo que ocurra
como por la imaginación de la persona. Pero esto mismo puede
ocurrir a quienes acuden a las procesiones de Semana Santa y
rezan con fervor cuando pasa la Virgen o el Cristo, o cuando nos
avisan de un accidente de un ser querido y antes de llegar al
hospital nuestra imaginación ha visto de todo, casi siempre malo.
La Oui-ja para muchos solamente es un sencillo y atractivo juego
de sociedad, mediante el cual los participantes pueden manifestar
deseos ocultos e inclinaciones sin necesidad que los otros
compañeros sepan quién realiza la consulta. En este sentido, una
sesión de “espiritismo” puede ser tan gratificante y entretenida
como una partida de póquer.
El problema puede surgir cuando deseamos comunicarnos
ciertamente con las entidades o algún familiar fallecido y lo
hacemos sin el asesoramiento de una persona experta. En estos
casos las consecuencias pueden ser imprevisibles, no tanto por lo
que nos “cuenten” a través de la tabla, sino porque podemos
contactar con espíritus que no sean adecuados.
Con bastante probabilidad, estas entidades permanecerán a
nuestro alrededor, bien porque no sepan cómo irse de nuevo, o
porque les resulte atractivo nuestro entorno. Que se comporten
luego amigablemente, burlonamente o agresivamente, dependerá
de cómo les hayamos convocado y, especialmente, de quién se
trate.
Pautas elementales para una sesión
1. Escoger un grupo de personas serias, responsables y con
deseos de lograr buenos resultados. Es importante no hacer
cambios en el grupo a menos que sea la entidad quien así lo
desee. El número debe oscilar entre tres personas y seis, y bajo
ningún concepto hay que realizar una sesión en solitario ya que el
peligro es evidente.
2. Antes de sentarse delante de la OUI-JA es conveniente
conocerse y relajarse, dejando fuera del grupo a los que no estén
plenamente convencidos o tengan problemas psíquicos.
3. Elegir un lugar tranquilo y en el cual no vayan a ocurrir
interrupciones ajenas. Si el experimento ha comenzado y alguna
persona tiene que salir o siente miedo, debe pedir permiso al
médium y éste al espíritu.
4. Prohibir el consumo de alcohol, tabaco o perfumes fuertes
desde una hora antes de la sesión, o mejor aún, no utilizar estas
drogas nunca en la misma habitación que se vayan a realizar
periódicamente las sesiones.
5. Poner una luz tenue, bien sea con una vela o mitigando la luz
con un trapo, procurando que ninguna luz fuerte incida sobre la
OUI-JA.
6. Elegir quién va a ser el Médium y procurar que permanezca en
este puesto varias sesiones. Solamente cambiarlo si así lo indica
el espíritu.
7. Utilizar como amuleto un talismán o medallón, relativo a
personas especiales o lugares en donde se hayan dado
fenómenos extraños.
8. Tener a mano un cuaderno en el cual se apuntarán todos los
pormenores de las sesiones, con el fin de no incurrir en los mismos
errores en las sucesivas y, por el contrario, aprovechar todas las
experiencias que han dado resultado positivo.
9. Utilizar una grabadora que se conectará del comienzo al fin
de las sesiones, no solamente para recordar lo que allí se habló
sino para recoger sonidos que los seres humanos no podemos
captar.
10. Una vez todo dispuesto, poner un dedo sobre la tablilla,
platillo o copa utilizada, descansando levemente la yema del
dedo índice sobre ella. Se puede cambiar libremente de dedo
durante la sesión, si alguna persona se cansa.
11. El director comienza entonces a realizar las preguntas,
aunque es posible que en las primeras sesiones no se perciban
movimientos hasta los quince minutos. Paciencia, pues. 12. Las
primeras preguntas deben ser simples: ¿Estás ahí? ¿Hay alguien
con nosotros? Cuando se logren los primeros movimientos, por
tenues que éstos sean, se le puede preguntar si quiere jugar o
participar.
13. Una vez que conseguimos que la entidad manifieste su interés
en nosotros (en caso contrario le preguntaremos el porqué o si
quiere presentarnos a otra entidad que sí desee jugar), le
pediremos que realice movimientos sencillos: moverse a algún
lugar, girar, etc.
14. Si los movimientos son demasiado ligeros (cosa frecuente en
las primeras sesiones) hay que tratar que nos explique el motivo.
Lo más normal es que sea algún miembro del grupo quien le
perturbe y en ese caso tendrá que desalojar la mesa, al menos de
manera momentánea.
15. En el supuesto de que todo vaya rápido, en las primeras
sesiones deberemos poner más interés en conocer al espíritu que
en pedirle respuestas prácticas. Haciéndolo así cogerá confianza
en nosotros y colaborará fácilmente.
Una advertencia para estos casos:
No deje que en las primeras sesiones realizadas en casas de
difuntos se encuentre ningún familiar excesivamente
impresionable; las consecuencias podrían ser funestas.
Cuando el espíritu con el que deseamos contactar haya fallecido
hace muchos años o le queramos llamar desde algún lugar lejano
al que vivía, lo más probable es que tengamos que contactar con
él mediante un enlace; bien utilizando otra entidad, a quien
pediremos sin exigencias que nos haga el favor de contactar con
la entidad requerida, o bien utilizando ropa, algún objeto
personal o incluso una fotografía de la persona muerta.
Lo curioso es que en el caso de utilizar una fotografía la señal
funciona y sin embargo no ocurre lo mismo si utilizamos un
dibujo.
La explicación está en que la película fotográfica registra las
formas y colores de algo real que impresionó el material sensible,
de igual manera que una huella dactilar impresiona el papel. Un
dibujo, por contra, refleja la mano del dibujante y su carácter,
nunca a la persona dibujada.
Notas importantes
Una nota breve para quienes desean contactar con los espíritus
infernales: algunos de ustedes ya habrán experimentado con estas
técnicas y se habrán sentido defraudados por los resultados pues
deseaban ver y escuchar lo que tenían en su mente, no lo que
podía ocurrir. Pero el juego con los espíritus obliga a tener una
mentalidad para aceptar lo inexplicable. Por ejemplo, si usted
intenta hacer algo para tener que trabajar menos no hay razón
para que esto suceda.
Lo cierto es que aunque se trata de un juego tiene grandes posibilidades para la mente y el carácter.
Nos enseña a comprender a los demás, a los vivos y a los muertos, y nos facilita también el contacto
con otros tipos diferentes de caracteres y personalidades.

Pero debo decirle que si las cosas salen mal o no sale nada, es posible que se deba a que está
empleando una técnica para los contactos errónea, pues cuando todo se hace bien no es fácil sentirse
defraudado y los resultados son maravillosos. Los fallos no le suceden a usted solamente, pues le
ocurren a todos los que no tienen mucha experiencia, aunque también a los expertos.

Por alguna razón la mayoría de los participantes emplean


palabras, gestos o aditivos que no son adecuados, e incluso hay
quien trae utensilios que ha comprado en una tienda esotérica
impresentable. Por supuesto si prefiere traer estas cosas extrañas
puede hacerlo, pero debe saber que probablemente interferirán
en sus deseos y en la posibilidad de establecer contactos.
ENTIDADES INFERNALES
"El Maligno"
La importancia del asunto sobre el "Maligno" es mayor de lo que
la mayoría de las personas pueden imaginar. Es frecuente pensar
en ello sin darle mucha importancia o, peor aún, sin tener
conocimientos sobre el tema. También hemos leído que su
presencia no es fiable, incluso por personas que se denominan
como estudiosos de la Biblia.
Pero la primera razón para entender la misión de Cristo entre la
Humanidad, y uno de los aspectos primarios para sostener la
importancia de su presencia terrenal, es el asunto del Diablo.
Según la mayoría de los escritores la presencia de Dios en la
Tierra fue precisamente para destruir los trabajos del Diablo y
aunque esto sea algo contradictorio y difícil de entender, por la
naturaleza común del hombre, a través de su muerte le podría
destruir.
Por consiguiente, el objetivo vital de Cristo no era redimir a la
Humanidad, sino destruir al maligno.
Cambios en la oración
Es importante tener en cuenta la sensible alteración en la oración
al Señor, el Padrenuestro, en la versión revisada de la Biblia. La
petición final hace un llamamiento así: "Líbranos del Mal",
cuando en realidad debería decir: “Líbranos del Maligno”, por lo
que consideramos que la traducción es injustificable. En algunos
casos en que se han traducido textos bíblicos sencillos es
razonable que el conocimiento del Revisor de los usos y modismos
de la lengua griega alterase sensiblemente los textos para
hacerlos más comprensibles a los nuevos fieles. Pero el problema
es que sus traducciones con frecuencia no se ajustan a los
propósitos reales de los profetas e inclinan la balanza de las
peticiones hacia lugares poco fiables.
Esto es justamente el caso presente y se muestra rodeado de
incongruencias, pues aunque en apariencia han alterado la
oración original para hacerla más amplia, han excluido al Diablo
como el causante de todos los males terrenos, delegando esa
responsabilidad exclusivamente en la Humanidad. Por supuesto,
ya sabemos que no han empleado la palabra “Maligno” tal y
como quedó escrito en las cartas romanas y una de las muchas
pruebas que podemos aportar es el empleo de la cursiva para
dejar como poco definida esa expresión.
La respuesta que nos han dado es que a menudo se necesita
completar la expresión del sentido de la palabra original, pues la
estructura de los idiomas griegos y hebreos es tan diferente a los
idiomas actuales latinos que traducir palabra por palabra es
imposible. Por eso se emplean a menudo palabras adicionales
para completar la expresión de una idea que en el original sólo
se indica con una palabra.
En la mayoría de casos la necesidad para las palabras
adicionales es tan evidente que las palabras agregadas pueden
formar parte legítima de la traducción y no necesitan ninguna
explicación o comillas.
En otros casos, sin embargo, hay lugar para la duda, y por
consiguiente la regla a seguir que se adopta es poner en cursiva
aquellas palabras que una vez traducidas no tiene ningún término
correspondiente en el original.
Pero en el caso de la oración y de la palabra “Maligno”, hasta
las autoridades más altas difieren. Hay tanto peso de aprendizaje
a causa de la vieja traducción "líbranos del mal", que ahora
nadie está seguro de nada. Los más reformistas alegan que si se
emplea la frase “líbranos del mal” tal y como ahora lo hacemos,
estamos descargando la culpa de los males a sus ejecutantes, la
Humanidad, con lo cual les decimos que tienen la opción para
hacer el bien o el mal, y esta opción es responsabilidad suya.
Pero si se emplease tal y como parece la explicó Jesús,
delegaríamos en Satanás toda la responsabilidad de nuestros
actos y así podríamos efectuar toda clase de maldades sin
sentirnos culpables por ellas.
¿Quién es el Diablo? La pregunta que deberíamos hacernos
debería ser: ¿Qué es el Diablo? o mejor, ¿quién es el Maligno?
No puede haber ninguna duda que la concepción popular del
Diablo es principalmente debida al trabajo de Milton (El Paraíso
Perdido), pero cuando nosotros buscamos evidencias escritas que
apoyen su teoría, siempre acabamos ojeando varias partes de la
Biblia en las cuales pueden encontrarse argumentos que
complementan a Milton. Si nosotros los leemos con libertad, sin
opiniones condicionadas, y sin tener en cuenta lugares y
ambientes, encontraremos esos textos como muy útiles y
clarificadores.
Pero si los juzgamos por sus contextos no encontraremos nada
que nos afirme ni nos aclare rotundamente nuestras dudas. De
hecho, tanto la Biblia como los textos de Milton vienen a decir lo
mismo, que es justamente lo que dice la teoría popular del
Maligno, incluso de manera más eficaz que todos esos textos.
La palabra Diablo proviene del griego Diábolos, a su vez
traducida del latín Diabulus, y se refiere a criaturas y espíritus
malignos que pueden influir negativamente en el comportamiento
humano. Todas las religiones tienen sus propios diablos y en el
Islam se le conoce como Shaytans y en el hinduismo como Asuras.
Aunque menos populares también existen diablesas, siendo
descritas en el budismo como Mara, las cuales son la
representación del mal en el más puro sentido.
En el Antiguo Testamento se emplea el nombre de Satán, aunque
posteriormente ya solamente encontramos la palabra Diablo, el
cual puede asumir formas humanas o animales para tentar a los
hombres.
Belcebú
Del griego Beelzebul, es el príncipe de los demonios y el
equivalente a Satán, posiblemente relacionado con el señor de las
moscas o Baal-zebud, o con el dios Ekron.
Radulfus
Anteriormente era un Magus de la Casa Tytalus y un miembro de
la primera encarnación del Templo de Severn, pero con el tiempo
se volvió sumamente hostil, tomando parte en los asuntos sucios
hasta que finalmente salió de allí.
Las circunstancias de su salida provocaron una gran
preocupación, aunque se le pudo ver frecuentemente en un área
cercana, declarándosele como maligno en el Tribunal de 1080.
Desde entonces se le ha visto un par de veces alrededor del
Templo de Severn y se le atribuye la destrucción del pueblo de
Lydney con sus mágicos poderes, llegando a adoptar ya la
imagen de un demonio. Después adoptó la figura de un sacerdote
cuando estaban reconstruyendo Lydney y aunque simulaba estar
construyendo una iglesia, era solamente apariencia. En la batalla
que siguió a su descubrimiento, Radulfus fue obligado a huir de su
forma física después que fuera abatido de un disparo por
Bryhtnoth. Sin embargo, sus artes diabólicas han vuelto y ahora
sabemos que tiene una forma humanoide con una cola armada
con púas largas y cuernos en la cabeza.
Satanás o Satán
Se trata del ángel díscolo e instigador del mal en el Cielo hasta el
punto en que tuvo que ser expulsado de allí, estableciéndose ya
por los siglos de los siglos en el Infierno. Ahora ya sabemos que
Satán es un ser maligno, tentador, mentiroso y la causa de todos
nuestros males, lo que nos deja poco margen para asumir
nuestros propios errores y responsabilidades.
Se dice que tiene poderes extraordinarios y que ni siquiera Dios le
puede vencer y que su morada se encuentra en la atmósfera
interior, en el seno de la tierra, sin que sepamos la causa por la
cual no eligió vivir en un planeta o nube.
Indudablemente el Infierno es un lugar de dolor, calor y atroces
tormentos, al cual van todas aquellas personas que han preferido
hacer caso a Satán en lugar de a Dios. Aunque la presencia de
tan horrible lugar ha estado en entredicho en numerosas
ocasiones, su máximo dirigente, el Demonio, ha sido confirmado
incluso por los papas modernos, e incluso por los teólogos
imparciales.
Si es cierto que el Universo ha sido creado por un ente racional y
que todo funciona en perfecto orden, lógicamente deberemos
admitir que todo en esta vida tienen el polo opuesto, sin el cual no
existiría equilibrio. El Yin y el Yang, las dos caras de una
moneda, la luz y la oscuridad, lo negativo y lo positivo, lo
femenino y lo masculino, son algunos de los ejemplos de esta
dualidad que debe existir en la creación para que todo funcione
correctamente y tenga sentido.
Por eso, y admitiendo que el Diablo tiene que existir por fuerza,
tendremos a un serio enemigo de los hombres, pero también de
los ángeles e incluso del mismo Dios. Aunque en inicio (¿) era
también un ángel, algo le hizo rebelarse contra Dios (parece ser
que fue porque no admitió inclinarse ante Adán), y pasar a
convertirse en algo tan maquiavélico como lo conocemos ahora.
Hay numerosos textos religiosos que afirman que el Diablo se
fortalece con las maldades de la Humanidad y que su presencia
está ligada al tan temido Apocalipsis, el momento en que todo
comenzará a vivir la Eternidad, ese concepto imposible de
explicar.
Peter
En realidad se trata de un duende que parece tener solamente
seis o siete años, con ojos azules y pelo rubio. Cuando era niño
tenía una naturaleza dulce, se reía con frecuencia y repartía
sonrisas, pero cuando se convirtió en maligno podría infligir un
dolor terrible.
Sus víctimas preferidas han sido los novicios y los monaguillos,
pues tiene una gran habilidad para mentir y engañar a las
personas. La verdadera forma de Peter es también humanoide,
pequeño, de piel roja, alas a la espalda, cuernos cortos y cola.
El infierno
La palabra original es Sheol en hebreo y Hades en griego, pero
ambas hacen mención a un lugar al cual van todos los muertos
que han sido malvados en la vida terrenal. Aunque en un
principio se le asoció como un lugar de sufrimiento eterno, ahora
se trata más bien de hablar de él como aquel sitio en el cual van
a vivir eternamente aquellas personas que se han apartado de
Dios o cuya conducta ha sido maligna para los demás.
Indudablemente si existe lo bueno y lo malo, lo justo y lo injusto,
debería existir un lugar al cual fueran a parar todas aquellas
personas que han causado daño a los demás, pues de no ser así
estaríamos aceptando que la maldad y la bondad son lo mismo, y
que al Creador le dejan indiferente.
Lo razonable es que pensemos que todos nuestros actos tienen
que tener una consecuencia, en esta vida también, y que no es
una casualidad o simplemente una norma de convivencia que
todas las civilizaciones nos hablen de un lugar en donde habrá
que purgar nuestros pecados.
Sé que para muchos es mejor pensar que todo esto del Infierno
son patrañas o inventos, pero por si acaso yo recomendaría
prudencia en nuestros actos y buen comportamiento.
SOBRE LOS DEMONIOS Y ESPÍRITUS MALIGNOS

La doctrina que habla sobre los demonios malignos en el mundo


es tan cierta como la doctrina sobre los espíritus buenos que están
con nosotros. Que hay un ángel malo al que ahora le llamamos el
Demonio es ya sabido, lo mismo que sabemos que es una
persona real con inteligencia y habilidad y que ejerce todos los
atributos de su personalidad maléfica. No es meramente una
personificación del mal como algunos enseñan, pero es verdad
que antes fue un ángel malo, poderoso e inteligente.
Este ser, al que llamamos el Diablo o Satanás, no es simplemente
la personificación del mal, pues ello provocaría varias posiciones
indeseables e insostenibles. Atacaría la credibilidad del propio
Cristo, el Espíritu Santo y de Dios, así como la palabra que él
inspiró. La doctrina de la salvación también quedaría minimizada
puesto que de tener tanto poder ningún hombre podría salvarse
de él. Las Sagradas Escrituras nos dicen que Jesús estaba
dispuesto para destruir a Satanás y sus trabajos, o al menos que
reduciría el alcance de su poder. A estas alturas y cuando parecía
todo lo contrario, casi nadie puede negar la presencia de Satanás
entre nosotros y por ello cada niño debe de ser consciente de su
presencia y prepararse para resistir sus malas influencias.
La pregunta que se hacen, tanto los creyentes como los incrédulos
es: “¿Si todo esto es cierto, de dónde vino Satanás y qué tipo de
poder ejerce hoy?”.
Cuando nosotros consideramos el origen de Satanás hay dos
posibles explicaciones. O él es tan eterno como Dios o ha sido
creado. La primera posición es claramente insostenible, pues si la
Biblia dice que solamente Dios tiene la inmortalidad; él es el único
ser que habita desde la eternidad.
El nombre Satanás quiere decir adversario en hebreo y acusador
en griego, lo que está completamente opuesto al carácter de Dios.
Satanás también se llama "el dios de este mundo", aunque nadie
le convalidaría el nombre de dios, no tanto por su maldad como
por la ausencia de inmortalidad.
Si ya parece admitido que Satanás ha sido creado, de nuevo hay
dos alternativas: o Dios creó un ser malo o a sus criaturas les dio
la oportunidad de escoger entre el bien o el mal. Si consideramos
la primera posibilidad aparecen dos problemas distintos: ¿Cómo
podría traer un Dios benévolo intencionalmente al mundo un ser
de semejante naturaleza diabólica si su obra debería estar hecha
a imagen y semejanza suya? Si según hemos leído en el Génesis
(1:31) él dijo que había creado cosas muy buenas, tendremos
que aceptar que Satanás se creó como un ser bueno.
Cuando llegamos a esa última conclusión, dos nuevas
posibilidades se presentan: o Satanás todavía es un ángel bueno
o es que algo ha salido mal en la Creación.
La Biblia asegura que Satanás es malo y se le menciona como
enemigo, padre de mentiras, malvado, príncipe de la oscuridad,
tentador, serpiente vieja, y dragón que escupe fuego. Estos y otros
títulos similares, le han definido como el gran enemigo de Dios y
el hombre.
La conclusión es que la Biblia no hace ningún esfuerzo para
explicar el origen y propósito de Satanás. En algunos pasajes nos
dicen que se rebeló y que por ello cayó en desgracia, pero esta
explicación es demasiado pobre y carente de toda lógica. Una
vez que desafió a Dios nos dicen que fue la cabeza del reino de
la oscuridad y que allí se acoge a todos los seres humanos malos.
Después nos cuentan que Dios envió a la Tierra a su hijo Jesús
para que destruyera a Satanás y su trabajo, empleando para
lograrlo el sacrificio en la Cruz. En la actualidad sabemos que a
Satanás se llega a través del pecado, aunque también es
necesario renegar simultáneamente de Dios.
EL PODER DE LOS ESPÍRITUS MALIGNOS
Como si se tratase de una legión de pequeños demonios, los
espíritus malignos parecen estar entre nosotros y operan
esencialmente a través de la mente de los hombres.
Afortunadamente, ellos están limitados en el mismo grado que lo
están los ángeles buenos.
El hombre ha perpetrado grandes males contra sus compañeros
debido a la influencia de los espíritus malignos. En la última parte
de la Edad Oscura se pensó que una persona podría realizar un
contrato con Satanás y podría adquirir así poderes
sobrenaturales. La base de este contrato era que la persona que
lo aceptase tendría que depositar su alma al morir y entregarla al
infierno.
Ahora sabemos que esta idea era errónea y que por este motivo
se persiguieron a muchas personas por brujería, hechicería y
pactos con el demonio. Se les acusó de crear tormentas, diluvios,
destruir casas y anular vidas que estaban ya irremediablemente
perdidas por una enfermedad. También se les acusó de la peste,
la guerra, el hambre y hasta del adulterio, con lo cual ser infiel
dejó de ser un problema ya que el culpable siempre era algún
vecino molesto poseído por el demonio.
Incluso muchos hombres considerados sabios cayeron en el mismo
error y con sus afirmaciones confundieron aún más a la
población. Como consecuencia de ello muchos hombres, mujeres,
y niños perdieron sus vidas por los medios más crueles. Estos eran
los verdaderos espíritus malignos, y no esos seres poseídos por un
espíritu imaginario.
POSESIÓN DEMONÍACA
Durante la vida de Cristo y después de Él, Dios permitió una
mayor libertad de trabajo a Satanás y sus ángeles. Permitió a los
demonios poseer a las personas, aunque ya sabemos que se
clasificó erróneamente como poseídos a personas locas y a
mujeres jóvenes que gustaban de los placeres del sexo. Las
posesiones demoníacas a veces afectaban al cuerpo, otras a la
mente, y a veces a cuerpo y mente.
Después llegaron los exorcistas quienes si no conseguían expulsar
al demonio de esos infelices recomendaban encerrarles de por
vida o, simplemente, sacrificarles “por su bien”. Sin embargo, en
los últimos años hemos asistido a una disminución dramática en
las posesiones demoníacas. O los exorcistas han trabajado duro y
bien, o los demonios han escogido otros cuerpos menos
problemáticos, como pudieran ser los inspectores de hacienda.
Parece ser que Dios permitió las posesiones demoníacas para
mostrar el alto poder de Satanás y su superioridad con respecto al
hombre e incluso a los ángeles, algo que ya había mencionado
Jesús cuando hablaba con los Fariseos.
Los milagros eran la confirmación temporal, provisional, y nunca
algo natural. Se realizaron solamente con el propósito de
confirmar la palabra de Dios y una vez que esto había sido
cumplido y se estableció el poder de Dios encima de Satanás en
las Sagradas Escrituras, los milagros cesaron, e incluso la mayoría
de las posesiones del demonio.
Hoy Satanás no ha podido efectuar ninguna nueva posesión,
aunque ello no quiere decir que la influencia satánica dentro del
mundo ya no exista. Sin embargo, su poder se ha limitado a ser
de naturaleza influyente y solamente puede tentar y sugerir
sutilmente.
Posesión de un espíritu
En la práctica, el terapeuta que trabaja con la Terapia de
Regresión reconocerá que algunos de los guiones de vidas
pasadas que le narran no son del propio interesado, pues con
frecuencia pertenecen a un espíritu atado a un ser humano
difunto.
Hay métodos específicos para diferenciar entre los dos tipos y a
uno de ellos se le denomina como “posesión del espíritu
histórico”. Un término más exacto sería simplemente “posesión del
espíritu” aunque ambas definiciones indican una interferencia, un
evento mucho más común que la conocida posesión completa.
Hay quien, para justificarse de sus malas acciones o de sus
errores, le echa la culpa a la “sociedad”, a su marido o a la
droga, aunque también encontramos quien alega que "el diablo
me hizo hacerlo".
Ciertamente, la posibilidad de posesión por un espíritu, es decir,
la toma completa o parcial de un humano viviente por una
entidad etérea ha sido reconocida, o por lo menos teorizada, por
numerosas personas y culturas.
Una conciencia sin cuerpo parece atarse y unirse total o
parcialmente a la mente subconsciente de una persona viviente,
para ejercer así algún grado de mando en su conducta. También
puede controlar el funcionamiento mental, y las emociones, así
como las sensaciones y los síntomas en el cuerpo físico.
La posesión en una persona dada puede ser completamente obra
del azar, incluso accidental.
Una posesión puede ser benévola por naturaleza, lo que suele
ocurrir cuando sirve para cumplir una necesidad personal del
espíritu, malévolo en intención, pero completamente neutral.
Algunos investigadores en este campo estiman que entre un 70%
y un 100% de la población está afectada o influenciada en sus
vidas, en algún momento, por una o más entidades sin cuerpo
físico en sus vidas.
La terapia para las posesiones
El tratamiento para eliminar las posesiones consiste en seis pasos
distintos:
1. El primer paso es descubrir e identificar de quién se trata o si
son varios los que han realizado la invasión. Hay muchas pistas
que ayudan al terapeuta en el descubrimiento de una entidad
concreta.
2. El segundo paso es el diagnóstico diferencial. La mayoría de
las entidades posesivas entran en una de estas tres categorías:
espíritus de humanos difuntos, embarazos abortados, y
fragmentos de la mente de personas vivientes. También pueden
darse presencias de entidades de fuerzas oscuras, demonios
históricos reconocidos, y extraterrestres, es decir, seres de otros
mundos, dimensiones o densidades. Hay otros que desafían
cualquier clasificación.
3. El tercer paso es el diálogo con la entidad. Cada tipo requiere
el tratamiento preciso que lo llevará a soltar de buena gana a la
persona e ir a su propio y apropiado destino. 4. El cuarto paso es
la eliminación real de la entidad posesiva; cada tipo diferente
requiere un proceso igualmente diferente.
5. El quinto paso es una manipulación guiada específicamente
hacia la Luz por el poseído. Es importante llenar el espacio
ocupado por los seres, al menos de una forma metafórica.
6. El sexto paso trae consigo un tratamiento continuado hacia la
persona. Es posible que se encuentren más entidades que
necesiten soltarse en sesiones subsecuentes.
7. La terapia sobre vidas pasadas y la recuperación de
fragmentos olvidados son vitales para restaurar el equilibrio. Es
esencial intentar resolver el conflicto y curar la vulnerabilidad
emocional que permitió la posesión de ese espíritu.
Exorcismo

Según la creencia católica, los demonios o ángeles caídos han


retenido un gran poder natural como seres inteligentes sobre el
universo material, y usan objetos y dirigen fuerzas materiales para
sus propósitos malignos. Sobre este poder, que es en sí limitado y
sujeto, por supuesto, al control de la Divina Providencia, se cree
que le ha sido permitido ejercer una influencia más amplia debido
a las consecuencias del pecado de la humanidad. Los lugares y
las cosas, igual que las personas, son naturalmente posibles
víctimas de la infestación diabólica, dentro del límite permitido
por Dios. El exorcismo en este caso no es más que una oración a
Dios en nombre de su Iglesia para que sea restingido este poder
diabólico en forma sobrenatural, y una profesión de fe en su
Voluntad de que Él lo quiere hacer a favor de sus siervos en la
tierra.
Las principales cosas que son formalmente exorcizadas con una
bendición son el agua, la sal y el aceite, que son luego usadas en
el exorcismo de personas mediante bendiciones o consagración
de lugares (iglesias) y objetos (altares, ajuar litúrgico, campanas)
y que son en uso en la liturgia pública o la devoción privada. El
agua bendita, que es el sacramental con el cual los fieles tienen
más a su alcance, es una mezcla de agua y de sal. En la oración
de bendición se le pide a Dios que colme con poder sobrenatural
de protección los que usarán con fe estos objetos contra las
asechanzas del demonio. Este tipo de exorcismo indirecto por
medio de objetos exorcizados, es una extensión de la idea
original, pero no introduce nada nuevo y ha sido usado en la
Iglesia desde los tiempos los más remotos.
Básicamente, lo que mejor resultado proporciona en un exorcismo
son las frases enérgicas pidiendo al demonio que abandone ese
cuerpo o lugar donde mora.
¿El Diablo, entre nosotros?
En noviembre de 1996 el arzobispo Emmanuel Milingo, durante
el Congreso Internacional por la Paz Mundial, dijo que, “Ahora la
tercera dimensión del mal es mucho más peligrosa. Es más sutil y
terrible”.
Milingo, que fue antiguo arzobispo de Lusaka, Zambia, y
exorcista oficial, añadió: "El diablo en la Iglesia católica está
ahora tan protegido por el gobierno que es imposible capturarlo o
matarlo, puesto que los exorcistas, sus cazadores, están
perseguidos por la ley humana y se les encierra en la cárcel.
Ahora hay hombres, sacerdotes y obispos, que son seguidores de
Satán y he podido ver el humo del Diablo en el templo de Dios”.
Con posterioridad a estas asombrosas declaraciones la prensa
católica norteamericana se refería a Milingo con “una vieja boca
grande” que estaba ya al borde de la locura.
¿Qué es el Cielo?
La Biblia lo menciona como algo que está por encima de la Tierra
y dado que en la antigüedad la posibilidad de surcar los aires o
llegar hasta las estrellas era algo teóricamente imposible, se eligió
el firmamento como lugar para el Cielo.
Con ello vino la idea de implorar siempre hacia arriba, de
levantar las manos pidiendo ayuda o piedad, o de levantar
monumentos verticalmente, pues se trataba de llegar un poco más
cerca de la morada de Dios.
Ahora sabemos que la expresión “encima de la Tierra” fue
tomada como algo literal en su momento, cuando en realidad los
creyentes solamente querían hablar de algo divino, algo que
estaba más allá de nuestro alcance.
Por eso se habla más de “alcanzar” el cielo, más que de “llegar”,
puesto que se alcanza algo mediante multitud de oportunidades o
sistemas, nunca físicos, mientras que para llegar se emplean
métodos físicos, lo que es imposible cuando hablamos del Cielo.
La palabra cielo, según Isaías, se aplicaba al rey de Babilonia, un
personaje comparable a una estrella luminosa, y que se escribía
como shamayim (shaw-mah'yim), que en singular es shameh
(shaw-meh).
El término quiere decir “alto”, por lo que enseguida se cambió
por “arriba”, aludiendo quizá al arco visible en el cual se mueven
las nubes, así como al éter más alto donde están los cuerpos
celestiales.
Otros escritos nos hablan de una guerra (ya vemos que nadie, ni
siquiera Dios, ha estado libre de peleas) en la morada de Dios y
que Satanás fue expulsado hasta la Tierra, explicándose que esa
morada era un lugar de felicidad y eternidad, aunque todavía no
se empleaba el término cielo para simplificar.
Después tuvieron que pasar algunos siglos hasta que Jesús
comenzase a referirse ya al cielo como morada divina, pues
explicó a sus discípulos que había visto a Satanás caer a la Tierra
como un relámpago desde el cielo.
El problema es que la Biblia habla del Cielo como de un lugar
seguro, un lugar en donde quien entra deja fuera sus problemas y
tristezas. Nos dicen que Dios estará con ellos en el Cielo y no
habrá ninguna muerte, dolor, sufrimiento o lágrima allí, lo que
supone una tranquilidad para quienes tratan de alcanzar ese
premio. Sin embargo, si antes hubo ángeles que pecaron y
escogieron pelear con su Creador, ¿cómo pueden hablar de un
lugar seguro? Si pudo pasar una vez, ¿cómo podemos
asegurarnos que nunca pasará de nuevo? Obviamente, el
significado que algunos han dado al pasaje no es el más
correcto.
Apariciones fantasmales
Un fantasma es la aparición de un difunto, conocido o familiar,
aunque con frecuencia también se pueden ver animales u objetos.
Estos seres pueden enviar un mensaje, alertando de algún peligro,
o simplemente asustarnos con su presencia. Cualquier persona
que haya tenido este tipo de experiencia no tiene ninguna duda
de su veracidad, lo que supone un enfrentamiento seguro con
quienes no han podido tener la suerte de verlos.
Las apariciones más frecuentes son relativas a personas muertas
recientemente y existen estadísticas que demuestran que en los
días que proceden al fallecimiento las visiones son frecuentes, lo
mismo que los sonidos y los movimientos de objetos. O el
fenómeno es más habitual de lo que parece o hay miles de
personas diseminadas por todo el mundo que mienten cuando
afirman haber visto al fantasma de su difunto.
Personalmente opino que no hay que ser un gran psicólogo para
saber que miles de personas, de todas las épocas, culturas y
sexos, no pueden elaborar siempre la misma mentira, en
ocasiones con gran precisión de detalles. También es curioso
destacar que esas personas relatan las apariciones de los
fantasmas de manera similar y parece poco probable que todas
ellas hayan sido educadas del mismo modo o que hayan recibido
información similar.
Por tanto, la posibilidad de una gran mentira o confabulación
mundial parece descartable, y lo más probable es que los
fantasmas existan y se puedan ver, pero no por todos.
Las épocas de guerra son momentos propicios para la aparición
de los fantasmas, puesto que se conocen multitud de casos en los
cuales un familiar directo, casi siempre madre o esposa, recibía la
noticia de la muerte de su hijo o marido horas después de que su
fantasma ya se le había aparecido.
Para quienes aún no han tenido la suerte de vivir este tipo de
experiencias le diré que un fantasma se aparece de improviso, sin
llamarle, y en ocasiones lo hace incluso a plena luz del día. Su
presencia es súbita, totalmente imprevisible y sin relación a lo que
estemos pensando o haciendo, y si estamos dormidos nos
despertaremos bruscamente para verle, justo ahí, delante de
nosotros. Luego puede efectuar alguna palabra, consejo o
advertencia, muy corta y escueta, desapareciendo con la misma
rapidez que llegó. Los segundos que siguen a esta aparición son
siempre de estupor y duda para la persona que lo ha visto,
aunque si ya ha ocurrido otras veces lo único que suele hacer es
meditar sobre el alcance de la aparición.
Los fantasmas atraviesan las paredes, se deslizan por el suelo, no
suelen hacer ruido, y frecuentemente se les describe vistiendo una
túnica blanca, aunque la definición más exacta podría ser un halo
de luz. No parecen tristes ni alegres, están serios y serenos,
aunque la forma de “hablar” no indica que estén en este paraíso
del cual nos hablan los Evangelios.
Con los fantasmas ocurre igual que con Dios o los extraterrestres.
Miles, millones, de personas afirman haberlos visto, la mayoría de
ellos sin importarles que los demás les crean, mientras que los
científicos dicen que son inventos o alucinaciones.
Como la ciencia es la más variable e inexacta de las materias
humanas, parece razonable creer a quienes afirman ver estas
manifestaciones tan etéreas, aunque nosotros tampoco las
hayamos visto. Sería un acto de fe como cuando nos dicen que la
Tierra gira alrededor del Sol o cuando nos indican que en el Polo
Norte hay miles de focas.
Poltergeist

La traducción literal es “espíritu burlón, duende”, aunque para


quienes lo han padecido suponga algo incómodo que vive en su
casa y de quien quisieran librarse cuanto antes. Estos entes suelen
ser muy ruidosos y gustan de verse reflejados en los espejos,
puesto que tienen algunas dificultades para materializarse.
La diferencia con los fantasmas es que no siempre pretenden
asustar, ni quieren ser hostiles, pues parece ser que su interés se
centra en participar, en ser un miembro más de la familia.
Suelen inventarse juegos, ruidos y hasta encender y pagar los
electrodomésticos o los equipos audiovisuales, todo con tal de
llamar la atención hacia ellos y que les incorporen en las
costumbres habituales. Tienen una predilección especial por los
niños y las mujeres hermosas, lo que nos lleva a creer que son de
dos tipos: varones que desean mantener contacto con las chicas
cuando están bañándose o durmiendo, y niños que quieren seguir
jugando como cuando estaban entre los mortales.
El problema comienza cuando, o bien no se les hace caso porque
la familia sea incrédula, o porque se les trata de erradicar de allí,
lo que les enfurece enormemente. Llegado a este punto se
convierten en seres alborotadores y con frecuencia
aterrorizadores, pues tienen la facultad diferencial con los
fantasmas en que sus apariciones no son cortas y pueden
prolongarse durante días.
Estos seres han acompañado a la Humanidad desde tiempos
inmemoriales y existen escritos que hablan de ellos como
habitantes de los castillos y posesiones del Imperio romano,
aunque solamente desde los años 70 del siglo XX es cuando se
les concedió categoría de “fenómenos extraños”, junto con los
Ovnis. Ahora están ya dispersos por el mundo entero y parece
que han evolucionado o al menos se han diferenciado con el resto
de los fenómenos fantasmales, pues siempre cuentan con un dato
diferenciador: no abandonan a su presa y la siguen allí donde se
establezca de nuevo.
Aunque las posesiones sexuales parecen haber disminuido, no ha
sido así con los contactos hacia los niños, aunque por lo menos
no les aterrorizan y en lugar de ello prefieren traspasarles parte
de sus poderes. Por eso en las casas donde existe un fenómeno
Poltergeist con el tiempo los niños del lugar adquieren poderes
paranormales muy interesantes, entre ellos pueden hablar con
esos entes sin problemas y realizar actos de clarividencia,
levitación o movimiento de objetos.
Cuando la comunicación entre el espíritu y los miembros de la
casa no es posible o es inadecuada, o se ha intentado expulsarle
de allí, resulta imposible mantener las cosas en su sitio, pues los
objetos vuelan, la vajilla se cae frecuentemente o es colocada en
sitios inverosímiles, y hasta los muebles son cambiados de lugar
sin que importe su tamaño.
Quienes se encuentran afectados por estos fenómenos extraños
tardan en acudir en busca de ayuda, pues sienten vergüenza de
ser objeto de burla. Pronto desisten de acudir a la policía, a
videntes o echadores de Tarot, lo mismo que le resultarán
frustrantes las consultas a un sacerdote o a un psicólogo. Es más,
cuando lo hacen les empiezan a considerar psicológicamente
perturbados y no es la primera vez que un juez dicta su ingreso
en un centro hospitalario por la fuerza. Esto es especialmente
grave cuando son los niños los más afectados por los fenómenos,
pues los jueces, incapaces habitualmente de admitir nada que no
esté avalado por la ciencia, les separan de sus padres mostrando
una orden judicial inhumana.
Causas más frecuentes por las cuales ocurren los
fenómenos Poltergeist:
Muerte súbita de un familiar mientras dormía en esa casa.
Muerte de un trabajador por accidente laboral.
Tumbas en el sótano o el jardín.
Restos de huesos humanos que nunca recibieron sepultura.
Cenizas procedentes de la cremación de un cadáver y que se
encuentran en una urna puesta en lugar visible.
Desprecio o burla ante la fotografía de un difunto.
Precauciones cuando alguien manifieste ser víctima de
un fenómeno Poltergeist:
1. No burlarse de él y en lugar de ello escucharle atentamente.
2. Descartar cualquier posibilidad de notoriedad o deseos de salir
en la prensa y televisión.
3. No dar por hecho que está empezando a desequilibrarse
psíquicamente.
4. Las personas sujetas a problemas emocionales (muerte de un
familiar querido, soledad intensa, etc.) son más propensas a estos
hechos, por lo que hay que tenerles en cuenta.
5. Incluso quienes padecen de histeria o alteraciones del carácter
pueden ser víctimas de un fenómeno extraño en su casa, por lo
que hay que ser muy prudentes antes de declararles mentalmente
incompetentes. Precisamente las personas a las que la medicina
considera desequilibradas mentalmente son una presa más fácil
para estos entes.
6. En resumen, considerar que una persona que está padeciendo
un Poltergeist es un desequilibrado supone un grave peligro y
demuestra solamente ignorancia de quien así lo evalúa. Primero
escucharle, luego comprobar (si es posible) el fenómeno extraño
y, finalmente, tratar de ayudarle pero nunca con medicamentos.
PREGUNTAS QUE LE EFECTUARÁN
HABITUALMENTE
¿Qué definición puede darse de los espíritus?
Puede decirse que los espíritus son los seres inteligentes de la
creación. Pueblan el universo fuera del mundo material. ¿Los
espíritus constituyen un mundo separado y distinto del que vemos?
Si, están en el mundo de los espíritus o inteligencias incorporales.
¿Cuál es más importante en el orden de las cosas, el mundo espiritual, o el corporal?
El espiritual, pues preexiste y sobrevive a todo.
¿Ocupan los espíritus una región determinada y circunscrita en el espacio?

Los espíritus se encuentran por todas partes, tanto en el infinito


como hasta en los espacios ilimitados. Están constantemente a
nuestro lado, nos observan e influyen en nosotros a pesar nuestro;
porque son uno de los poderes de la naturaleza, y los
instrumentos de que se vale Dios para realizar sus designios. Pero
no todos pueden ir a todas partes, pues hay regiones prohibidas
a los menos avanzados.
¿Tienen los espíritus una forma determinada, limitada y constante?

Para nosotros sí, pero para la obra de la creación, no.


Frecuentemente se les describe como una llama, un destello, o una
nube etérea.
¿La materia es un obstáculo para los espíritus? No, pues lo penetran todo, y
el aire, la tierra, las aguas y hasta el mismo fuego les son
igualmente accesibles.
¿Son iguales entre ellos, o existe alguna jerarquía? Pertenecen a diferentes

órdenes, según el grado de perfección a que han llegado.


¿Hay un número determinado de órdenes o grados de perfección entre los espíritus?

Es ilimitado el número, porque no existe una línea de


demarcación trazada a modo de barrera, pudiéndose así
multiplicar o restringir voluntariamente las divisiones. Se
consideran no obstante, los caracteres generales y que se
organizan en tres órdenes principales.
En el primer orden, los que han llegado a la perfección, están los
espíritus puros; en el segundo, los que están a mitad de la escala,
se ocupan en la consecución del bien; y en el tercero, los espíritus
imperfectos, que están aún al principio de la escala, poseen como
caracteres principales la ignorancia, el deseo del mal y todas las
malas pasiones que retardan su progreso.
Si hubiesen sido creados perfectos, no tendrían méritos para
gozar de los beneficios de la perfección. Sin lucha, o sin
esfuerzo, ¿dónde estaría el mérito? Por otra parte, la desigualdad
que entre ellos existe es necesaria a su personalidad; además, la
misión que desempeñan en los diferentes grados entra en las
miras de la Providencia respecto de la armonía del universo.
¿No podría Dios librar a los espíritus de las pruebas que han de sufrir para llegar al
primer puesto?

¿Por qué ciertos espíritus han seguido el camino del bien y otros el del mal?

¿No tienen libre albedrío? Dios no creó espíritus malos, sino


sencillos e ignorantes, es decir, igualmente aptos para el bien que
para el mal. Los que llegan a ser malos, lo son por su voluntad.
Esto es igual en el ser humano, aunque ahora solemos culpar de
la maldad de algunos a otros.
Los seres a quienes llamamos ángeles, arcángeles y serafines, ¿forman una
categoría especial de diferente naturaleza que los otros espíritus?

No; ellos son los espíritus puros, los que están en lo más alto de la
escala y reúnen todas las perfecciones.
¿Existen demonios, en el sentido que se da a esta
palabra?
Si hubiese demonios desde el comienzo de los tiempos serían
obra de Dios, y esto es una contradicción. El Creador no ha
puesto criaturas malvadas, ni mucho menos para que sean
infelices eternamente. Si existen demonios es porque libremente
así lo han querido. De la maldad solamente es responsable quien
la ejerce, aunque frecuentemente nos guste buscar un culpable.
¿Cuál es el objetivo de la encarnación de los espíritus?
Dios desea que todas las criaturas que ha creado alcancen la
perfección, y para unos esto es una expiación, y para otros una
misión. Pero para llegar a la perfección, deben sufrir todas las
vicisitudes de la existencia corporal.
La encarnación tiene también otro objeto, y es el de poner al
espíritu en disposición de cumplir su tarea, y para ello toma en
cada mundo un cuerpo en armonía con la materia esencial de
aquél. Así puede ejecutar las órdenes de Dios, de manera que
concurriendo a la obra general pueda progresar también.
Los espíritus que desde el principio han seguido el camino del bien, ¿necesitan
igualmente la encarnación?

Todos ellos son creados sencillos e ignorantes, y deben instruirse


mediante las luchas y tribulaciones corporales. Dios, que es justo,
no podía hacer a unos dichosos sin pena y sin trabajo. Ya hemos
dicho que todos tenemos las mismas posibilidades y deberes.
¿Y de qué sirve entonces a los espíritus haber seguido el camino del bien, si no les
exime de las penas de la vida corporal?

Es que la vida corporal no es un castigo, sino un bien. Las penas


de la vida son con frecuencia resultado de la imperfección del
espíritu y cuanto menos imperfecto o más deseos de perfección
tiene, menos tormentos sufre. Quien no es envidioso, celoso,
avaro, ni ambicioso, no sufrirá los tormentos que de estos defectos
se originan. El problema del sufrimiento está casi siempre en uno
mismo.
¿Las almas y los espíritus son, pues, una misma cosa?
Sí, puesto que las almas no son más que espíritus. Antes de unirse
al cuerpo el alma es uno de los seres inteligentes que pueblan el
mundo invisible, y que toman temporalmente una envoltura carnal
para purificarse y mejorar.
¿Qué hace el alma en el momento de la muerte? Vuelve a ser espíritu, es
decir, entra de nuevo en el mundo de los espíritus que había
abandonado momentáneamente.
¿El alma conserva su individualidad después de la muerte? Si, nunca la

pierde.
¿Cómo manifiesta el alma su individualidad, careciendo del cuerpo material?

Tiene un fluido que le es propio, que toma en la atmósfera del


planeta y que representa la apariencia de su última encarnación:
su peri-espíritu. Ese fluido es lo que en realidad vemos cuando
efectúa una materialización ante nosotros.
¿Nada se lleva el alma consigo de este mundo?

Nada más que el recuerdo y el deseo de ir a otro mundo mejor.


Este recuerdo puede ser grato o desagradable, según el uso que
se ha hecho de la vida, y mientras más pura es el alma, mejor
comprende la futilidad de lo que deja en la tierra. Sí, según el
afecto que les profesaba y el que ellos sentían respecto de él, y a
menudo salen a recibirle a su entrada en el mundo de los
espíritus, y le ayudan a separarse de su conexión terrenal. Ve
también a muchos a quienes había perdido de vista durante su
permanencia en la tierra, a los que están aún sin rumbo y a los
encarnados, a quienes visita.
¿El espíritu encuentra inmediatamente a los que ha conocido en la tierra y qué han
muerto antes que él?

¿Cómo puede acabar de purificarse el alma, que no ha


alcanzado la perfección durante la vida corporal?
Sufriendo la prueba de una nueva existencia.
¿Cómo realiza el alma esta nueva existencia?
¿Transformándose como espíritu?
Es indudable que purificándose sufre una transformación, pero
para conseguirlo le es precisa la prueba de la vida corporal.
¿El alma tiene, pues, muchas existencias corporales?
Sí, todos tenemos muchas existencias. Los que afirman lo contrario
quieren tenernos en su misma ignorancia alegando razones
materiales o “científicas”.
Parece resultar de este principio que el alma, después de abandonar el cuerpo,
toma otro, es decir, que se reencarna en un nuevo cuerpo. ¿Es así como debemos
entenderlo?

Evidentemente y esta es una creencia común en todas las


religiones.
¿Cuál es el objeto de la reencarnación? La expiación y mejoramiento

progresivo de la humanidad. Es necesario para que exista una


justicia universal.
¿Es limitado el número de existencias corporales o bien se reencarna perpetuamente
el espíritu?

En cada nueva existencia el espíritu da un paso en el camino del


progreso, y cuando se despoja de todas las impurezas no
necesita ya las pruebas de la vida corporal. Ya sabemos que esta
teoría es asumida por el Karma.
¿Se realizan en la Tierra todas nuestras diferentes existencias corporales?

No, sino en diferentes mundos. La vida terrestre no es la primera,


ni la última. También es posible que tengamos otras existencias
como animales, plantas o minerales.
El espíritu de un niño, que por haber muerto en edad temprana, no pudo hacer mal,
¿pertenece a los grados superiores?

Si no ha hecho mal, tampoco ha hecho bien, y Dios no le libra de


las pruebas que ha de sufrir. Si es puro, no depende de que fuera
niño, sino de que estaba más adelantado. Hay que tener en
cuenta que ese niño tenía un alma posiblemente experimentada.
¿Por qué se interrumpe a menudo la vida de la infancia?

La naturaleza no tiene porqué ser piadosa y es normal que los


seres vivos mueran pronto sin llegar a una edad adulta. La poca
duración de la vida del niño no supone para su espíritu ningún
problema, pues solamente es una existencia interrumpida antes
del término deseado.
¿Qué hace el espíritu de un niño que muere en edad temprana? Vuelve a
empezar una nueva existencia.
El espíritu que animó el cuerpo de un hombre, ¿puede en una nueva existencia,
animar el de una mujer, y viceversa?
Sí, pues el sexo es indiferente, lo mismo que la raza.
Cuándo somos espíritus, ¿preferimos encarnarnos en el cuerpo de
un hombre o de una mujer? ¿Podemos elegir?
Poco le importa el sexo al espíritu, porque depende de las
pruebas que ha de sufrir. Los espíritus renacen hombres o mujeres,
indistintamente, porque carecen de sexo. Como deben progresar
en todo, cada sexo, lo mismo que cada posición social, les ofrece
pruebas y deberes especiales y ocasión de adquirir experiencia.
Puesto que tenemos muchas existencias, ¿el
parentesco se remonta a otras distintas de la actual?
No puede suceder de otro modo. La sucesión de las existencias
corporales establece entre los espíritus lazos que se remontan a
anteriores existencias, y de aquí proceden con frecuencia las
causas de simpatía entre nosotros y ciertos espíritus que nos
parecen extraños.
Los extiende, pero no los destruye. El parentesco depende de
afectos anteriores, y los lazos que unen a los miembros de una
misma familia son menos precarios. La reencarnación aumenta los
deberes de fraternidad y es posible que en vuestro vecino o
criado puede vivir un espíritu que ha estado ligado a vosotros por
lazos de sangre.
Según ciertas personas, parece que la doctrina de la reencarnación destruye los
lazos de familia, haciéndolos remontar a otras existencias además de la actual

Con frecuencia los padres transmiten a los hijos la


semejanza física ¿Les transmiten también la moral?
No necesariamente, porque aunque la parte corporal es similar
también tienen almas o espíritus diferentes. El cuerpo procede del
cuerpo, pero el espíritu no procede del espíritu. Entre los
descendientes de raza no existe más que consanguinidad.
¿De dónde proceden entonces las semejanzas morales
que existen a veces entre padres e hijos?
Son espíritus simpáticos atraídos por la semejanza de
inclinaciones. También hay que recordar la influencia de la parte
corporal o genética.
¿No tiene influencia el espíritu de los padres en el del hijo, después de haber nacido
éste?

La tiene, y muy grande, pues, como ya se ha dicho, los espíritus


deben contribuir a su progreso recíproco. El espíritu de los padres
tiene la misión de desarrollar, por medio de la educación, el de
sus hijos, lo que les impone una tarea. Si falta en ella, se hace
culpable.
¿Por qué los padres buenos y virtuosos tienen hijos de
naturaleza perversa? O, de otro modo, ¿por qué las
buenas cualidades de los padres no atraen siempre,
en virtud de la simpatía, a un buen espíritu que anime
al hijo?
Un espíritu malo puede pedir buenos padres con la esperanza de
que sus consejos le llevarán por mejor camino, y a menudo Dios
se lo concede.
¿Pueden los padres con sus pensamientos y súplicas
atraer al cuerpo del hijo un espíritu bueno con
preferencia a un espíritu malo?
No, pues se les escapa de sus posibilidades materiales. Lo que
pueden hacer es mejorar el espíritu del hijo que han engendrado
y que les ha sido confiado, y este es su deber. Los hijos malos son
una prueba para los padres.
¿Conserva el hombre en sus nuevas existencias
vestigios del carácter moral de sus anteriores
existencias?
Sí, puede suceder así, y para comprenderlo es necesario leer el
libro del Karma. Todo cambio puede ser para mejor, pero
también no ocurrir en la misma posición social, y si de amo pasa
a ser esclavo, sus gustos serán muy diferentes. Siendo el mismo
espíritu en las diversas encarnaciones, sus manifestaciones
pueden tener tanto de una como de otra ciertas analogías
modificadas.
No obstante, por las costumbres de su nueva posición, hasta que
un perfeccionamiento notable cambie completamente su carácter,
es posible ser orgulloso y malvado, hasta que arrepentido se
cambie a humilde y humano.
En sus diferentes encarnaciones, ¿conserva el hombre
vestigios del carácter físico de las existencias
anteriores?
El cuerpo se destruye, y el nuevo no tiene ninguna relación con el
anterior. El espíritu se refleja, no obstante, en el cuerpo y esto
puede ocasionar cierta semejanza. Sin tener, pues, una
semejanza pronunciada, los gustos e inclinaciones de la misma
familia suelen proporcionar lo que se llama aire de familia.
Todo cuerpo se modifica sensiblemente en función del carácter y
es cierto que la cara es el espejo del alma, terminando con el
paso del tiempo a fundirse totalmente el espíritu con el cuerpo.
Esto le imprime cierto carácter que suele ser bien notorio para las
personas mayores, aún más acentuado en la expresión de los
ojos.
Quiere esto decir que la cara particularmente refleja el alma,
aunque una persona excesivamente fea tiene siempre algo que
gusta, especialmente cuando sirve de envoltura a un espíritu
bueno, prudente y humano. Por el contrario, es habitual que las
caras muy bonitas sean gélidas, y hasta que inspiren repulsión.
Podría creerse que sólo los cuerpos perfectos sirven de envoltura a
espíritus perfectos, como si se tratara de un premio del destino,
pero la experiencia nos confirma que hay más personas feas que
inspiran amor, que guapas.
¿El espíritu encarnado no conserva ningún vestigio de las percepciones que tuvo y
de los conocimientos que adquirió en sus existencias anteriores?

Le queda un vago recuerdo, que le da lo que se llama ideas


innatas.
¿La teoría de las ideas innatas no es, pues, una
quimera?
No, puesto que los conocimientos adquiridos en cada existencia
no se pierden. El espíritu, desprendido de la materia, los recuerda
siempre.
Durante la encarnación puede olvidarlos parcial y
momentáneamente, pero la intuición que de ellos conserva le
ayuda en su progreso, sin lo cual tendría que volver a empezar
siempre. En cada nueva existencia, el espíritu toma por punto de
partida aquel a que había llegado en la existencia precedente.
¿Cuál es el origen de las facultades extraordinarias de
los individuos que, sin estudio anterior, parecen tener
intuición de ciertos conocimientos, como idiomas,
cálculo, etcétera?
Recuerdos del pasado y progreso anterior del alma, del cual ni
ellos mismos tienen conciencia. El cuerpo cambia, pero no el
espíritu, aunque cambia de vestido.
Si, si han manchado esa inteligencia, o se ha usado mal de ella.
Por otra parte, una facultad puede dormitar durante una
existencia porque el espíritu quiera ejercitar otra con la cual no se
relacione aquella. Entonces permanece en estado latente para
reaparecer más tarde.
Cambiando de cuerpo, ¿pueden perderse ciertas facultades intelectuales, por
ejemplo, la afición a las artes?

¿ Debe el hombre, hasta en estado de salvaje, a un recuerdo retrospectivo, el


sentimiento instintivo de la existencia de Dios y el presentimiento de la vida futura?

Es un recuerdo que conserva de lo que sabía como espíritu, antes


de encarnarse; pero a menudo el orgullo ahoga ese sentimiento.
En estado errante y antes de tomar una nueva
existencia corporal, ¿tiene el espíritu conciencia y
previsión de lo que le sucederá durante la vida?
Elige por si mismo el género de pruebas que quiere sufrir, y en
esto consiste su libre albedrío.
¿No es, pues, Dios quien le impone como castigo las
tribulaciones de la vida?
Nada sucede sin el permiso de Dios, porque Él estableció todas
las leyes que rigen el universo. Había que preguntar, pues, por
qué ha hecho tal ley y no tal otra. Dejando al espíritu la libertad
de elegir le abandona todo a la responsabilidad de sus actos y
consecuencias; nada estorba su porvenir, y le pertenece tanto el
camino del bien, como el del mal. Pero le queda, si sucumbe, el
consuelo de que no todo ha concluido para él y de que Dios, en
su bondad, le deja en libertad de volver a empezar lo que ha
hecho mal. Es preciso, por otra parte, distinguir lo que es obra de
la voluntad de Dios y lo que procede de la del hombre. Si os
amenaza un peligro, no sois vosotros, sino Dios, quien lo ha
creado; pero vosotros sois libres de exponeros a él porque lo
consideráis un medio de progreso, y Dios lo ha permitido.
Si el espíritu elige el género de pruebas que quiere sufrir, ¿quiere decir que hemos
previsto y elegido todas las tribulaciones que en la vida experimentamos?

Todas no es la palabra, porque no puede decirse que hayáis


previsto hasta las cosas más insignificantes de todo lo que os
pasa en el mundo. Habéis elegido el género de prueba, y los
hechos secundarios son consecuencia de la posición y a menudo
de vuestras propias acciones.
Si el espíritu ha querido nacer entre malhechores, por ejemplo,
sabía a qué peligros se exponía; pero no cada uno de los actos
que realizaría, pues éstos son efecto de la voluntad y del libre
albedrío.
El espíritu sabe que eligiendo tal camino habrá de arrostrar tal
género de lucha, y conoce, pues, la naturaleza de las vicisitudes
que encontrará, pero no sabe si antes tendrá lugar este
acontecimiento que aquel otro.
Los sucesos nacen de las circunstancias y de la fuerza de las
cosas. Sólo están previstos los grandes acontecimientos, los que
influyen en el destino. Si eliges un camino lleno de atolladeros
sabes que has de tomar grandes precauciones, porque corres
peligro de caer, pero no sabes en qué lugar caerás, y acaso lo
evites, si eres prudente. Si pasando por la calle te cae una teja en
la cabeza, no creas que estaba escrito como vulgarmente se dice.
¿Cómo puede el espíritu querer nacer entre gentes de mal vivir?

Preciso es que sea enviado a un centro en que pueda sufrir la


prueba que haya pedido. Pues bien, es necesaria la analogía, y
para luchar con el instinto del bandolerismo, es preciso que
encuentre personas de esa calaña.
Si no hubiese, pues, gentes de mal vivir en la tierra,
¿el espíritu no podría encontrar la esfera necesaria a
ciertas pruebas?
Esto sucede en los mundos superiores donde no tiene acceso el
mal, y por esto sólo los habitan espíritus buenos. Procurad que
pase pronto lo mismo en vuestra tierra.
¿Cómo el espíritu, que en su origen es sencillo, ignorante e inexperto, puede escoger
una existencia con conocimiento de causa, y ser responsable de esta elección?

Dios suple su inexperiencia trazándole el camino que debe seguir,


como lo hacéis vosotros con el niño desde que nace. Poco a poco
le hace dueño de elegir a medida que se desarrolla su libre
albedrío, y entonces es cuando a menudo se extravía, tomando el
mal camino, si no escucha los consejos de los espíritus buenos. A
esto es a lo que puede llamarse la caída del hombre.
Las que son para él una expiación, dada la naturaleza de sus
faltas, y que pueden hacerles progresar más pronto. Los unos
pueden, pues, imponerse una vida de miseria y de privaciones
para probar de soportarlas con valor. Otros pueden querer
probarse con las tentaciones de la fortuna y el poderío, mucho
más peligrosos por el abuso y mal uso que puede hacerse y por
las malas pasiones que engendran; y otros, en fin, quieren
probarse con las luchas que han de sostener con el contacto del
vicio.
¿Qué es lo que dirige al espíritu en la elección de las pruebas que quiere sufrir?

Si hay espíritus que eligen como prueba el contacto del vicio, ¿los hay también que
lo eligen por simpatía y deseos de vivir en un centro conforme con sus gustos, o
para poder entregarse libremente a sus inclinaciones materiales?

Cierto que los hay, pero sólo entre aquellos cuyo sentido moral
está poco desarrollado aún, y entonces viene por si misma la
prueba y la sufren por más largo tiempo. Tarde o temprano
comprenden que la saciedad de las pasiones brutales les reporta
deplorables consecuencias, que sufrirán durante un tiempo que les
parecerá eterno, y que Dios puede dejarles en este estado hasta
que comprendan su falta y soliciten por si mismos redimirla con
pruebas provechosas.
A vosotros, sí;
¿No parece natural la elección de las pruebas menos penosas?

pero no al espíritu. Cuando está desprendido de la materia, cesa


la ilusión y piensa de distinto modo.
¿Podría el espíritu hacer la elección durante el estado corporal?

Puede influir en ella el deseo, lo que depende de la intención,


pero en estado de espíritu ve con frecuencia las cosas de muy
diferente modo. Sólo el espíritu hace la elección, pero, repito,
puede hacerla en esta vida material, porque el espíritu tiene
siempre momentos en que es independiente de la materia que
habita.
Muchas personas desean la grandeza y la riqueza, y ciertamente no lo hacen ni
como expiación, ni como prueba.
Sin duda la materia es la que desea la grandeza para disfrutarla,
y el espíritu para conocer sus vicisitudes.
¿Sufre el espíritu constantemente pruebas, hasta llegar al estado de pureza
perfecta?
Sí, pero no son como las comprendéis vosotros, que llamáis
pruebas a las tribulaciones materiales.
El espíritu, cuando llega a cierto grado, sin ser perfecto aún, deja
de sufrir; pero siempre tiene deberes que le ayudan a
perfeccionarse y que no le son nada penosos, pues a falta de
otros, tendría el de ayudar a sus semejantes a perfeccionarse.
¿Puede equivocarse el espíritu acerca de la eficacia de la prueba que elige?

Puede escoger una prueba superior a sus fuerzas, y entonces


sucumbe, y puede también elegir una que no le aproveche, como,
por ejemplo, un género de vida ocioso e inútil. Cuando vuelve al
mundo de los espíritus se da cuenta que nada ha ganado, y
solicita reparar el tiempo perdido.
Sí, y muy grande. Unos espíritus ejercen sobre otros una
autoridad relativa a su superioridad por un ascendiente moral
irresistible.
Los diferentes órdenes de los espíritus, ¿establecen entre sí jerarquía de poderes?
¿Existe entre ellos subordinaciones y autoridad?

El que era grande en la Tierra y se encuentra como un ser inferior en el mundo de


los espíritus, ¿siente alguna humillación?
A menudo muy grande, sobre todo, si era orgulloso y celoso.
¿Cuál es la naturaleza de las relaciones entre los buenos y malos espíritus?

Los buenos procuran combatir las malas inclinaciones de los otros


con el fin de ayudarles a ascender. Esta es una de sus misiones.
¿Por que se complacen los espíritus inferiores en inducirnos al mal? Por celos de
no haber merecido estar entre los buenos.
Su deseo no es otro que impedir, tanto como pueden, que los
espíritus inexpertos lleguen al bien supremo. Quieren hacer sufrir
a los otros lo que ellos sufren.
¿Cómo se comunican entre sí los espíritus?

Se ven y se comprenden. La palabra reflejo del espíritu, es


material. El fluido universal establece entre ellos una comunicación
constante, pues este es el vehículo de la transmisión del
pensamiento, como lo es el sonido en el aire entre vosotros.
Es una especie de telégrafo universal que enlaza a todos los
mundos, y permite a los espíritus la mutua correspondencia.
¿Salen a veces a nuestro encuentro los parientes y amigos, cuando dejamos la
tierra?

Sí, salen al encuentro del alma a quien aman, y le felicitan por su


vuelta del viaje, si se ha salvado de los peligros del camino, y la
ayudan a desprenderse de los lazos corporales.
Es un favor hecho el que salga a su encuentro los que les han
amado, del mismo modo que es un castigo para el impuro el que
permanezca en el aislamiento, o rodeado únicamente de espíritus
que le son semejantes.
¿Se puede perdonar el mal hecho en la tierra?
Si son buenos perdonan según vuestro arrepentimiento, y si son
malos, pueden guardar resentimiento y a veces hasta perseguiros
en otra existencia. Dios puede permitirlo por vía del castigo.
El afecto que dos seres se han profesado en la tierra,
¿se conserva siempre en el mundo de los espíritus?
Sin duda que sí, siempre que esté fundado en una verdadera
simpatía. Pero si las causas físicas tienen mayor importancia que
la emotiva, el afecto cesa. Los afectos entre los espíritus son más
sólidos y duraderos que en la tierra, porque no están
subordinados al capricho de los intereses materiales y del amor
propio.
El hombre que ha sido feliz en la tierra, ¿echa de
menos sus goces, al dejarla?
Sólo los espíritus inferiores pueden echar de menos las alegrías
que simpatizan con la impureza de su naturaleza, y que expían
con sus sufrimientos. Para los espíritus elevados es mil veces
preferible la dicha eterna a los efímeros placeres de la tierra.
¿Tiene el espíritu la elección del cuerpo en que ha de entrar, o solamente la del
género de vida que le ha de servir de prueba?

Puede elegir también el cuerpo, porque las imperfecciones de éste


son pruebas que favorecen su progreso. Pero debe vencer los
obstáculos que encuentre, aunque no siempre depende de él la
elección. Puede pedirla.
¿En qué momento se une el alma al cuerpo?

La unión empieza en la concepción, pero no es completa hasta el


momento del nacimiento. Desde el instante de la concepción, el
espíritu designado para habitar en un cuerpo determinado se une
a él por un lazo fluido, que se va estrechando poco a poco, hasta
que el niño sale a luz. El grito que lanza entonces anuncia que
pertenece al número de los vivientes y servidores de Dios.
Son las del
¿De dónde vienen al hombre las buenas o malas cualidades morales?

espíritu que en él está encarnado. Mientras más puro es, más


dado al bien es el hombre.
¿Parece que resulta de esto que el hombre de bien es la encarnación de un espíritu
bueno, y la de uno malo el hombre vicioso?

Sí, pero hay que hablar de un espíritu imperfecto, pues de otro


modo podría creerse en espíritus que son siempre malos, a los
que llaman demonios.
¿Por qué los hombres muy inteligentes, los que
revelan tener un espíritu superior, a veces son al
mismo tiempo los más radicalmente viciosos?
Depende de que el espíritu encarnado no sea bastante puro, y
por ello el hombre cede a la influencia de otros espíritus más
malos aún. El espíritu progresa ascendiendo insensiblemente, pero
el progreso no tiene lugar simultáneamente en todos sentidos, y en
un período puede adelantar científicamente, y en otro
moralmente.
¿Es fundada la opinión según la cual los cretinos e
idiotas tienen un alma de naturaleza inferior?
No, tienen un alma humana, con frecuencia más inteligente de lo
que creéis, y que sufre por la insuficiencia de los medios que tiene
para comunicarse; como sufre el mudo, porque no puede hablar.
¿Qué objeto tiene la Providencia, creando seres
desgraciados como los cretinos e idiotas?
Los espíritus que viven en los cuerpos de los idiotas sufren un
castigo. Estos espíritus padecen a consecuencia de la
contrariedad que experimentan, y por su impotencia en
manifestarse por medio de órganos no desarrollados e
imperfectos.
¿No es, pues, exacto decir que los órganos no influyen
en las facultades?
Jamás se ha dicho que los órganos no influyen, pues lo hacen, y
mucho, en la manifestación de las facultades, aunque no las
originan. He aquí la diferencia. Un buen músico con un
instrumento malo no ejecutará bien, lo cual, sin embargo, no le
privará de ser un buen músico.
El espíritu que anima el cuerpo de un niño, ¿está tan
desarrollado como el de un adulto?
Puede estarlo más, si ha progresado, y sólo la imperfección de los
órganos le impide manifestarse. Obra en proporción al
instrumento con cuya ayuda puede producirse.
¿ De dónde procede el cambio que se opera en el
carácter a cierta edad, particularmente al salir de la
adolescencia? ¿Es el espíritu el que se modifica?
Es el espíritu que recupera su naturaleza y se muestra como era.
Poca gente sabe el secreto que en su inocencia ocultan los niños;
no sabéis lo que son, lo que han sido, lo que serán, y los amáis
sin embargo.
Los queréis como si fuesen parte de vosotros mismos, de modo
que el amor de una madre o un padre hacia sus hijos se reputa
como el mayor que puede un ser sentir por otro ser. ¿De dónde
procede tan dulce afecto, esa tierna benevolencia que hasta los
mismos extraños experimentan respecto del niño?
Los niños son seres que Dios envía a nuevas existencias, y para
que no puedan acusarle de severidad demasiado grande, les
concede todas las apariencias de la inocencia. Hasta en un niño
de mala índole, se cubren sus maldades con la inocencia de sus
actos. Semejante inocencia no es una superioridad real sobre lo
que era antes, no; es la imagen de lo que debiera ser, y si no lo
son, sobre ellos únicamente recae la culpa.
Pero no solamente por ellos les da Dios este aspecto, se lo otorga
también, y sobre todo, por sus padres, cuyo amor es necesario a
causa de la debilidad de aquellos. Ese amor puede menguarse
notablemente a la vista de un carácter áspero y acerbo, mientras
que si ven a sus hijos buenos y afables, les profesan todo su
afecto y les rodean de los más exquisitos cuidados.
Pero cuando los hijos no necesitan ya de esta protección, de esta
asistencia que se les ha otorgado, durante quince o veinte años,
aparece su carácter real e individual en toda su desnudez.
Entonces continuará siendo bueno, si esencialmente era bueno;
pero se matiza siempre del carácter que estaba oculto en la
primera infancia.
Figuraos, en efecto, que el espíritu de los niños que nacen entre
vosotros pueda venir de un mundo donde ha tomado hábitos
diferentes. ¿Cómo queréis que existiese en medio de vosotros ese
nuevo ser, que viene con pasiones esencialmente distintas de las
que tenéis vosotros, con inclinaciones y gustos enteramente
opuestos a los vuestros? ¿Cómo queréis que se uniese a vuestras
filas de otro modo distinto al que Dios lo ha querido, es decir, por
el tamiz de la infancia? En ella se confunden todos los
pensamientos, todos los caracteres y las variedades de los seres
engendrados por esa multitud de mundos en los que crecen las
criaturas. Y vosotros mismos, al morir, os encontráis en una
especie de infancia en medio de nuevos hermanos.
En vuestra nueva existencia no terrestre ignoráis los hábitos, las
costumbres y las relaciones de ese mundo nuevo para vosotros, y
hablaréis con dificultad una lengua que no estáis acostumbrados
a hablar, lengua más viva aún que vuestro pensamiento actual.
La infancia tiene otra utilidad. Sólo entran los espíritus en la vida
corporal para perfeccionarse, para mejorarse, y la debilidad de
la edad primera les hace flexibles, accesibles a los consejos y a la
experiencia de los que deben hacerles progresar. Entonces es
cuando puede reformarse su carácter y reprimir sus malas
inclinaciones, y esta es la misión que Dios ha confiado a los
padres, misión sagrada de la que habrán de rendir cuentas.
Así es como la infancia es no sólo útil, necesaria e indispensable,
sino que también consecuencia natural de las leyes que Dios ha
establecido y que rigen el universo.
Dos seres que se han conocido y amado, ¿pueden
volverse a encontrar en una nueva existencia corporal
y reconocerse?
Reconocerse, no, pero sentirse atraídos el uno al otro sí y a
menudo tener relaciones íntimas, fundadas en un afecto sincero,
no reconociendo otra causa.
Dos seres se aproximan por circunstancias fortuitas en apariencia,
pero realmente que se deben a la atracción de dos espíritus que
se buscan por entre la multitud.
No siempre. El recuerdo de las
¿No les sería más agradable reconocerse?

existencias pasadas tendría inconvenientes mayores de lo que se


cree.
¿La simpatía tiene siempre por principio un
conocimiento anterior?
No. Dos espíritus que se comprenden se buscan naturalmente,
aunque no se hayan conocido antes.
Los encuentros que a veces tenemos con ciertas
personas, y que se atribuyen a la casualidad, ¿no son
el efecto de una especie de relaciones simpáticas?
Existen entre los seres pensadores lazos que vosotros no conocéis
aún. El magnetismo es la brújula de esta ciencia que
comprenderéis mejor más tarde.
¿De dónde procede la repulsión instintiva que sentimos
por ciertas personas a primera vista?
La antipatía
Espíritus antipáticos que se comprenden y reconocen sin hablarse.

instintiva, ¿es siempre una mala señal?


Dos espíritus no son necesariamente malos porque no sean
simpáticos. La antipatía puede resultar de falta de semejanza en
el pensamiento, pero a medida que los espíritus se elevan, se
borran las diferencias y desaparece la antipatía.
La antipatía entre dos personas, ¿nace primero en aquella cuyo espíritu es más
malo, o en la que lo tiene mejor?

En la una y en la otra, pero las causas y los efectos son diferentes.


Un espíritu malo siente antipatía hacia cualquiera que puede
juzgarle y descubrirle.
Al ver por vez primera una persona, sabe que va a ser
contrariado por ella, su despego se trueca en odio, en celos y le
inspira deseos de hacerle mal.
El espíritu bueno siente repulsión hacia el malo porque sabe que
no será comprendido y que no participa de los mismos
sentimientos. Por fuerte que sea su superioridad, no siente por el
otro ni odio ni celos. Se contenta con esquivarlo y compadecerlo.
¿Por qué pierde el espíritu encarnado el recuerdo de su pasado?

El hombre no puede ni debe saberlo todo, y así lo quiere Dios en


su sabiduría. A no ser por el velo que le oculta ciertas cosas, el
hombre sería deslumbrado, como el que pasa sin transición de la
oscuridad a la luz. Gracias al olvido del pasado, es más él
mismo.
¿Cómo puede ser responsable el hombre de actos y
redimir faltas de cuyo recuerdo carece? ¿Cómo puede
servirse de la experiencia adquirida en existencias
olvidadas?
Se concebiría que las tribulaciones de la vida le sirviesen de
lección si recordase lo que pudo inducirle a ellas, pero desde el
momento que no lo recuerda, cada existencia le viene a ser como
la primera, lo que equivale a tener que empezar siempre.
¿Cómo se concilia esto con la justicia de Dios?

En cada nueva existencia, el hombre tiene más inteligencia y


puede distinguir mejor el bien del mal. ¿Dónde estaría el mérito, si
recordase el pasado? Cuando el espíritu regresa a su vida
primitiva (la espiritista), toda su vida pasada se descorre ante él;
ve las faltas que ha cometido y que son causa de su sufrimiento, y
lo que hubiera impedido cometerlas; comprende que la posición
que se le ha señalado es justa, e inquiere entonces la existencia
que podría reparar la que acaba de transcurrir.
Busca pruebas análogas a aquellas que ya ha pasado o aquellas
luchas que cree propicias a su progreso, y suplica a los espíritus
superiores a él que le ayuden en la nueva tarea que emprende.
Sabe que el espíritu que le será dado como guía en la nueva
existencia procurará hacerle reparar sus faltas, proporcionándole
una especie de intuición sobre las que ha cometido.
Esta intuición es el pensamiento, el deseo criminal que con
frecuencia os asalta y al cual os oponéis instintivamente,
atribuyendo la mayor parte de las veces vuestra oposición a los
principios que de vuestros padres habéis recibido. Es la voz de la
conciencia que os habla, voz que es el recuerdo del pasado, y
que os previene para que no volváis a caer en las faltas que ya
habéis cometido. Ya en su nueva existencia el espíritu sufre, pero
si lo hace con resignación y resiste a las pruebas, se eleva y
asciende en la jerarquía de los espíritus, cuando vuelve a
encontrarse entre ellos.
Siendo las vicisitudes de la vida corporal una
expiación de las faltas pasadas y a la vez pruebas
para el porvenir, ¿se deduce que de la naturaleza de
las vicisitudes puede inducirse el género de la
existencia anterior?
Con mucha frecuencia, puesto que cada uno es castigado por
donde ha pecado. Sin embargo, no debe admitirse el principio
como regla absoluta. Las tendencias instintivas son un indicio más
cierto; porque las pruebas que sufre el espíritu son tanto para el
porvenir, como para el pasado.
¿Por qué no se recuerdan siempre los sueños?

Lo que tú llamas dormir no es más que descanso del cuerpo,


porque el espíritu está siempre en movimiento. Así recobra algo
de su libertad, y se comunica con los que aprecia, bien sean de
este mundo o de otros. Pero como el cuerpo es materia pesada,
con dificultad conserva las impresiones que ha recibido el espíritu,
porque no las ha percibido por medio de los órganos del cuerpo.
Dos personas que se conocen, ¿pueden visitarse
mientras duermen?
Sí, y muchos otros que no creen conocerse se reúnen y se hablan.
Sin sospecharlo, tú puedes tener amigos en otros países. El hecho
de visitar, durante el sueño, a personas que pueden ser útiles,
amigos, parientes y conocidos es tan frecuente, que casi todas las
noches lo verificáis.
¿Cuál puede ser la utilidad de esas visitas nocturnas,
puesto que no las recordamos?
Generalmente al despertar se conserva la intuición, y con
frecuencia originan ciertas ideas espontáneas que no se explican,
y son las mismas que se han adquirido durante aquellas
conversaciones.
¿De dónde procede que dos personas, perfectamente despiertas, con frecuencia
tienen instantáneamente el mismo pensamiento?

Son espíritus simpáticos que se comunican y ven recíprocamente


su pensamiento, aun cuando no duerma el cuerpo.
¿Los espíritus ven todo lo que nosotros hacemos?
Pueden verlo, porque os rodean sin cesar, pero cada uno no ve
más que las cosas en que fija su atención, pues no se ocupan de
las cosas que les son indiferentes.
¿Los espíritus pueden conocer nuestros más recónditos pensamientos?

Conocen a menudo hasta aquellos que quisierais ocultaros a


vosotros mismos. No podéis ocultarles ni vuestros actos ni vuestros
pensamientos.
¿Es más fácil ocultar una cosa de una persona que aún
vive, que no después que ha muerto?
Indudablemente, y cuando más a solas os creéis, tenéis a vuestro
alrededor una multitud de espíritus que os ven.
¿Qué piensan de nosotros los espíritus que nos rodean
y observan?
Según y cómo. Los duendes se ríen de las travesuras que os hacen
y se burlan de vuestra impaciencia. Los espíritus graves
compadecen vuestros infortunios y procuran ayudaros.
¿Influyen los espíritus en nuestros pensamientos y
acciones?
Bajo este aspecto su influencia es mayor de lo que creéis; porque
a menudo son ellos quienes os dirigen.
¿Cómo podemos distinguir los pensamientos que nos
son propios de los que nos son sugeridos?
Cuando un pensamiento os es sugerido, viene a ser como una voz
que os habla. Los pensamientos propios son en general los del
primer instante. Por lo demás, no os es muy interesante esta
distinción, y a menudo es útil no conocerla, pues el hombre obra
más libremente. Si se decide por el bien, lo hace de mejor grado,
y si toma el camino del mal, aumenta su responsabilidad.
¿Los hombres de talento y genio toman siempre sus ideas de sí mismos?

A veces las ideas proceden de su propio espíritu, pero a menudo


le son sugeridas por otros espíritus que los juzgan capaces de
comprenderlas y dignos de transmitirlas. Cuando no las
encuentran en sí mismos, acuden a la inspiración, y hacen una
evocación sin saberlo.
¿Con qué objeto nos impulsan al mal los espíritus imperfectos? Para haceros
sufrir con ellos.
¿Disminuyen así sus sufrimientos?
No, pero lo hacen celosos de ver seres más dichosos que ellos.
¿Por qué permite Dios que los espíritus nos inciten al
mal?
Los espíritus imperfectos son instrumentos destinados a probar la
fe y constancia de los hombres en el bien. Cada espíritu debe
progresar en la ciencia de lo infinito, y por eso pasa por las
pruebas del mal para llegar al bien.
La misión es la de ponerte en el buen camino, y cuando lleguan
las malas influencias es porque se ha permito que entren, porque
los espíritus inferiores vienen a cooperar con el mal, pero solo
cuando se desea que ello ocurra. Sólo queriéndolo esos espíritus
pueden ayudar en el mal. Si se tiene propensión al homicidio, se
estará rodeado de una nube de espíritus que fomentarán esa
idea; pero otros también te rodearán que influirán en sentido del
bien, lo que equilibra la balanza, abandonándote a tu libre
albedrío.
¿Podemos librarnos de la influencia de los espíritus
que solicitan al mal?
Sí; porque no se adhieren más que a los que los solicitan por sus
deseos o los atraen con sus pensamientos.
¿Los espíritus cuya influencia rechazamos por medio
de la voluntad, renuncian a sus tentativas?
Cuando nada pueden hacer, ceden su puesto; pero atisban, sin
embargo, el momento favorable, como el gato atisba al ratón.
Cuándo experimentamos un sentimiento de angustia,
de indefinible ansiedad o de satisfacción interior sin
causa conocida, ¿depende únicamente de la
disposición física?
Casi siempre es un efecto de las comunicaciones que a pesar
vuestro tenéis con los espíritus, o que habéis tenido con ellos
durante el sueño.
Los espíritus que quieren excitarnos al mal, ¿se reducen a aprovecharse de las
circunstancias en que nos encontramos, o pueden producirlas?

Se aprovechan de las circunstancias, pero a menudo las provocan


impulsándoos sin saberlo vosotros hacia el objeto que codiciáis.
Así, por ejemplo, un hombre encuentra en su camino una suma de
dinero: no son los espíritus los que allí la han colocado, pero
pueden sugerir al hombre la idea de pasar por aquel lugar,
despertándole entonces la intención de apoderarse del dinero, al
paso que otros le sugieren el pensamiento de entregarlo a quien
pertenece. Lo mismo sucede con todas las otras tentaciones.
¿Los espíritus aman preferentemente a ciertas personas?

Los espíritus buenos simpatizan con los hombres de bien o


susceptibles de mejorarse; los espíritus inferiores con los hombres
viciosos o que pueden llegar a serlo, y de aquí su adhesión
resultado de la semejanza de sensaciones.
¿El afecto de los espíritus hacia ciertas personas es
exclusivamente moral?
El afecto verdadero no es nada carnal, pero cuando un espíritu se
aficiona a una persona no siempre es por afecto, y alguna parte
puede tomar en ello un recuerdo de las pasiones humanas.
¿Los espíritus participan de nuestras desgracias y
prosperidades? ¿Los que nos aprecian se afligen por
los males que experimentamos durante la vida?
Los espíritus buenos hacen todo el bien posible y gozan de todas
nuestras alegrías. Se afligen por vuestros males, cuando no los
soportáis con resignación; porque entonces no os producen
resultado, pues venís a ser como el enfermo que rehúsa por
amarga la poción que ha de salvarle.
¿Cuáles de nuestros males afligen más a los espíritus,
los físicos o los morales?
Vuestro egoísmo y vuestra dureza de corazón, pues de ahí se
origina todo. Se ríen de todos esos males imaginarios que nacen
del orgullo y de la ambición, y se regocijan por los que han de
abreviar vuestro periodo de prueba.
Nuestros amigos y parientes muertos antes que
nosotros, ¿nos tienen más simpatías que los espíritus
que nos son extraños?
Sin duda, y con frecuencia os protegen como espíritus, con
arreglo a su poder.
¿Qué debe entenderse por ángel guardián? El espíritu
protector de un orden elevado.
¿Cuál es la misión del espíritu protector?
La de un padre respecto a sus hijos; llevar a su protegido al buen
camino, ayudarle con sus consejos, consolarle en sus aflicciones y
sostenerle en las pruebas de la vida.
¿El espíritu protector está unido al individuo desde el
nacimiento de éste?
Desde el nacimiento hasta la muerte, y a menudo aun después de
ésta. Le sigue en la vida espiritista y hasta en muchas existencias
corporales; porque éstas no son más que fases muy breves,
comparadas con la vida del espíritu.
Cuándo el espíritu protector deja que su protegido se
extravíe en la vida, ¿es por impotencia para luchar
contra los espíritus malévolos?
No es porque no puede, sino porque no quiere; su protegido sale
entonces de las pruebas más perfecto e instruido, y el espíritu
protector le asiste con sus consejos y con los buenos pensamientos
que le sugiere, los cuales por desgracia no siempre son oídos.
Sólo la debilidad, la incuria o el orgullo del hombre dan fuerza a
los espíritus malos, y sólo procede su poder sobre vosotros
cuando no les oponéis resistencia.
¿Por qué la acción de los espíritus en nuestra
existencia está oculta, y por qué cuando nos protegen,
no lo hacen de un modo ostensible?
Si contaseis con su apoyo, no obraríais por vosotros mismos y
vuestro espíritu no progresaría. Para que pueda adelantar
necesita experiencia, y preciso es que a menudo la adquiera a su
costa. Es necesario que ejercite sus fuerzas, sin lo cual vendría a
ser como el niño a quien no se deja andar solo. La acción de los
espíritus que os quieren bien, está dispuesta de modo que deje
siempre a salvo vuestro libre albedrío; porque, si no fueseis
responsables, no adelantaríais en el camino que ha de conduciros
a Dios. No viendo el hombre a su sostenedor, se entrega a sus
propias fuerzas; pero su guía le vigila empero, y de vez en
cuando le avisa que desconfíe del peligro.
El presentimiento, ¿es siempre una advertencia del espíritu
protector?
El presentimiento es el consejo íntimo y oculto de un espíritu que
os quiere bien. Se halla también en la intuición de la elección que
se ha hecho; es la voz del instinto.
El espíritu antes de encarnarse tiene conocimiento de las
principales fases de su existencia, es decir, de la clase de pruebas
a que se compromete. Cuando tiene un carácter predominante, el
espíritu conserva una especie de impresión en su fuero interno, y
esta impresión, que es la voz del instinto, acentuándose cuando
se aproxima el momento, se convierte en presentimiento.
¿Puede considerarse la paternidad como una misión?
Sin duda es una misión y al mismo tiempo un deber muy grande
que compromete para el porvenir la responsabilidad de lo que el
hombre se imagina. Dios ha puesto al niño bajo la tutela de sus
padres para que estos le guíen en la senda del bien, y les ha
facilitado la tarea dando a aquél una organización endeble y
delicada, que le hace accesible a todas las impresiones. Pero hay
padres que se ocupan más de enderezar los árboles de su jardín
y en hacerlos dar mucho fruto, que en enderezar el carácter de su
hijo. Si este sucumbe por falta de aquellos, sufrirán la pena y los
padecimientos del hijo en la vida futura recaerán sobre ellos,
porque no hicieron lo que estaba en sus manos para indicarle el
camino del bien.
Si un niño es malo, a pesar de los cuidados de sus padres, ¿son
responsables estos?
No, pero si las disposiciones del niño son malas, más pesada es
la tarea, y mayor será el mérito si consiguen separarle del mal
camino.
El lugar en que se encuentran ciertos hombres, ¿no es para ellos el primitivo origen
de muchos vicios y crímenes?

Sí, pero también esta es una prueba escogida por el espíritu en


estado de libertad, quien ha querido exponerse a la tentación
para adquirir mérito resistiéndole.
Cuándo el hombre está en cierto modo sumergido en
el vicio, ¿no viene a ser el mal para él una atracción
casi irresistible?
Atracción, sí; irresistible, no; porque en medio de esa atmósfera
de vicio encuentras a veces grandes virtudes. Estos son espíritus
que han tenido fuerzas para resistir, y que al mismo tiempo han
tenido la misión de ejercer una buena influencia en sus
semejantes.
Que el mal es atractivo lo tenemos en el hecho de que en el cine
los malvados suelen tener tantos admiradores como los buenos.
¿El progreso moral sigue siempre al intelectual?
Es su consecuencia, pero no siempre le sigue inmediatamente.
Con el progreso moral también llega frecuentemente el elitismo,
actitud esta que es solamente una nueva casta social.
¿Cómo puede conducir el progreso intelectual al
moral?
Haciendo resaltar la diferencia entre el bien y el mal; el hombre
puede entonces elegir. El desarrollo del libre albedrío sigue al de
la inteligencia y aumenta la responsabilidad de los actos.
¿A qué se debe entonces que los pueblos más
ilustrados sean a menudo los más pervertidos?
A que consideran el progreso como final, olvidando que los
individuos no llegan a ello más que paso a paso. Mientras no esté
desarrollado en ellos el sentido moral, hasta pueden servirse de su
inteligencia para hacer mal. La moral y la inteligencia son dos
fuerzas que sólo a la larga se equilibran. No obstante, también
en los pueblos más incultos hay grandes dosis de maldad.
¿Cuál de las dos pruebas es más ímproba para el
hombre, la de la desgracia o la de la fortuna?
Tanto lo es una como la otra. La miseria provoca la murmuración
contra la Providencia, el rencor; mientras que la riqueza excita a
todos los excesos.
Si al rico le rodean más tentaciones, ¿no tiene también más
medios de hacer bien?
Justamente eso es lo que no hace siempre. Se convierte en
egoísta, orgulloso e insaciable, y sus necesidades aumentan con
su fortuna, y nunca cree tener bastante para sí solo.
¿Tiene el hombre libre albedrío de sus actos?
Puesto que tiene libertad de pensar, tiene la de obrar. Sin libre
albedrío, el hombre sería una máquina.
Existe fatalidad en los acontecimientos de la vida,
según el sentido dado a aquella palabra, es decir,
¿todos los sucesos están determinados
anticipadamente? y si es así, ¿qué hace el libre
albedrío?
La fatalidad existe sólo en virtud de la elección que ha hecho el
espíritu, al encarnarse, de sufrir tal o cual prueba. Eligiéndola, se
constituye una especie de destino, consecuencia de la misma
posición en que se encuentra colocado. Hablo de las pruebas
físicas, porque en cuanto a las morales y a la tentación,
conservando el espíritu su libre albedrío en el bien y en el mal, es
siempre dueño de ceder o de resistir. Un espíritu bueno, viéndole
flaquear, puede venir en su ayuda; pero no influir en él hasta el
punto de dominar su voluntad. Un espíritu malo, esto es, inferior,
enseñándole y exagerándole un peligro físico, puede conmoverle
y espantarle, pero no dejará por ello de quedar libre de toda
traba a la voluntad del espíritu encarnado.
Hay personas a quienes nada sale bien y a quienes
parece que persigue un genio malo en todas sus
empresas. ¿No es cierto que se puede llamar
fatalidad?
Es fatalidad, si así quieres llamarlo, pero depende de la elección
de la clase de existencia.
Semejantes personas han querido ser probadas por una vida de
desengaño con el fin de ejercitar su paciencia y su resignación.
No creas, empero, que semejante fatalidad sea absoluta, pues a
menudo es resultado del camino equivocado que han tomado, y
que no está en relación con su inteligencia y sus aptitudes. El que
quiere atravesar un río a nado, sin saber nadar, corre mucho
peligro de ahogarse, y lo mismo sucede en la mayor parte de los
acontecimientos de la vida. Si el hombre no emprendiese otras
cosas que las que están en relación con sus facultades, llegaría a
buen término casi siempre. Lo que le pierde es su amor propio y
su ambición que le hacen salir del camino, y tomar por vocación
el deseo de satisfacer ciertas pasiones. Fracasa y es culpa suya,
pero en vez de censurarse a sí mismo, prefiere acusar a su
estrella.
Quizá sería mejor que hubiese sido un buen obrero y se hubiera
ganado honradamente la vida, que ser un mal poeta y morirse de
hambre. Para todos hay un buen puesto en la vida, si cada uno
sabe ocupar su lugar.
Si hay personas a quienes se muestra contraria la
suerte, hay otras a quienes parece favorable, pues
todo les sale bien. ¿De qué depende esto?
A menudo sucede así, porque saben arreglarse mejor, pero
también puede ser eso una clase de prueba. El triunfo les
embriaga, se fían de su destino, y con frecuencia pagan más
tarde esos mismos triunfos por los crueles reveses que con
prudencia hubieran podido evitar. Solamente los últimos años de
nuestra existencia nos demuestran si hemos acertado en nuestro
camino.
¿Puede el hombre gozar en la tierra de perfecta felicidad?

No, puesto que la vida le ha sido dada como prueba, pero de él


depende dulcificar sus males y ser tan feliz como es posible en la
tierra.
Puesto que los espíritus simpáticos son inducidos a unirse, ¿a qué se debe que, entre
los espíritus encarnados, el afecto es a menudo unilateral, y que el amor más
sincero sea acogido con indiferencia y aun repelido? ¿A qué se debe, por otra parte,
que el afecto más vivo entre dos seres puede trocarse en antipatía y en odio a
veces?

¿No comprendes que, aunque pasajero, ese es un castigo?


Además, ¿cuántos hay que creen amar desatinadamente, porque
sólo juzgan por las apariencias, y cuando se ven precisados a
vivir con las personas, no tardan en conocer que no pasa de ser
una manía material? No basta estar prendado de una persona
que os gusta y a quien creéis de buenas cualidades, pues sólo
viviendo realmente con ella podréis apreciarla. Hay multitud de
enlaces que parecían no prosperar desde el comienzo y que
terminan siendo perfectos. Esto ocurre cuando uno y otro se han
conocido y estudiado bien con el paso de los años y acaban por
profesarse un amor tierno y duradero, porque está basado en la
estimación. Estas parejas se han labrado su felicidad, mucho
mejor que aquellas ha quienes todo parecía irles perfectamente
desde el comienzo.
Es preciso no olvidar que es el espíritu quien ama, no el cuerpo, y
que cuando se ha disipado la ilusión material, el espíritu ve la
realidad.
Hay dos clases de afecto; el del cuerpo y el del alma, y a menudo
se toma el uno por el otro. Cuando el afecto del alma es puro y
simpático, es duradero; el del cuerpo es perecedero. He ahí por
qué los que creían profesarse amor eterno se odian, concluida la
ilusión.
¿Tiene el hombre derecho a disponer de su propia
vida?
No, sólo Dios tiene ese derecho. El suicidio voluntario es una
trasgresión de la ley.
¿No es siempre voluntario el suicidio? El loco que se mata
no sabe lo que hace.
LOS INCRÉDULOS
Los hombres de intelecto superior, calificación sujeta a no pocas
consideraciones, no son muy modestos a la hora de juzgar y
admitir este tipo de fenómenos, posiblemente porque aceptarlos
les desligaría de ese elitismo al que gustan pertenecer. Estas
personas no quieren conocer los secretos que la existencia posee
y que parcialmente nos son desvelados, prefiriendo negarlos con
una sonrisa burlona y evitando cualquier conversación con
personas cultas creyentes.
La televisión no es más imparcial en este aspecto y cuando
menciona o establece un coloquio sobre fenómenos extraños o
paranormales, invita siempre a profesionales de las ciencias bien
titulados, mientras que en el lado contrario trae solamente a unos
infelices que apenas si saben expresarse correctamente en su
propio idioma.
El espectáculo, pues, está servido y en las presentaciones se
mencionan todos los títulos académicos de los detractores
(ninguno relacionado con el tema que suponen dominan),
mientras que en el otro se limitan a poner el nombre, sin añadirle
ni siquiera la palabra “señor” o “don”, del cabeza de turco de
quien se burlarán los “sabios”.
Da igual, porque todo lo relacionado con el esoterismo sigue
presente en cualquier época y lugar del mundo, a pesar de los
esfuerzos de los “científicos” para convencernos que después de
ellos, nada.
También es frecuente que se realicen experimentos debidamente
controlados por algún científico que desea más que nada
demostrar la estupidez de esos fenómenos, lo que ya supone un
mal comienzo para tratar de clarificar las cosas. Pero estos
fenómenos casi nunca han conseguido materializarse delante de
estos incrédulos predispuestos, pues se parte de un comienzo
equivocado. Los fenómenos paranormales no son un placer para
nadie, ni siquiera un fenómeno de feria que se puede exponer a
voluntad; tampoco se efectúan cuando alguien lo desea ni en
cualquier lugar o circunstancia.
Aunque una mesa “embrujada” no se mueva nunca delante de
unos ojos incrédulos, esa misma mesa, sin embargo, continuará
moviéndose cuando el espíritu así lo considere necesario. Como
afirmó en una ocasión Galileo, "No obstante, se mueven".
Nosotros podemos afirmar, todavía yendo más allá, que los
fenómenos extraños se pueden multiplicar delante de nuestros ojos
si hubiera una actitud más positiva hacia ellos, aunque en este
aspecto las opiniones están aún muy divididas.
Si consideramos que las entidades del más allá han sido antes
mortales y que poseen una experiencia y conocimientos muy
amplios, es lógico que admitamos que no estén dispuestos a ser
objeto de burlas o juegos estúpidos. Concediéndoles, cuando
menos, la misma inteligencia que nosotros tenemos, podremos
llegar a entenderlos mejor.
Hay quien opina que el hecho de que estos fenómenos no siempre
se produzcan exactamente de la misma manera, según los deseos
y requisitos de cada observador individual, es la prueba suficiente
para que se les considere como fraude o casualidad.
Pero consideren estas preguntas:
1. ¿No están también los fenómenos de electricidad y química
subordinados a ciertas condiciones?
2. ¿Debemos acaso negarlos solamente porque no se manifiestan
cuando esas condiciones no están presentes?
3. ¿Es extraño, entonces, admitir que ciertas condiciones deben
ser también necesarias para la producción de los fenómenos
paranormales?
4. ¿No es comprensible que no deban ocurrir cuando el
observador muestra su propio punto de vista individual e insiste en
que se produzcan a su capricho?
5. ¿Cómo es posible que pretendamos reproducir un fenómeno de
este tipo en un laboratorio y bajo las leyes conocidas, sin
considerar que estamos ante algo totalmente diferente?
Finalmente, antes de conseguir llegar al conocimiento de tales
leyes, es necesario estudiar las circunstancias bajo las que esos
hechos se producen, y semejante estudio sólo puede hacerse a
través de una larga e imparcial observación. Ellos, los
“científicos”, objetan a menudo, que hay engaño evidente en
algunas de las manifestaciones mencionadas y a esta
consideración se le puede contestar preguntándoles, en primer
lugar, si ellos están bastante seguros que lo que han considerado
como engaño simplemente no puede ser un orden de hechos que
no pueden evaluar con sus conocimientos normales.
Si los fenómenos extraños son ciertamente cosa del otro mundo,
sujetos a unas leyes que no sabemos, es plenamente factible que
no puedan ser entendidos ni evaluados mediante los sistemas
tradicionales. Es como si exigiéramos a un campesino que acierta
siempre el tiempo que hará mañana, bastante mejor que un
meteorólogo titulado, que nos explicara científicamente cómo lo
hace. Pero aunque no lo consiga ¿podemos negar que es capaz
de predecir el tiempo?
¿Debemos negar nosotros las realidades físicas porque ciertos
prestidigitadores se den el título de físicos?
Pero aún quedan otras preguntas:
1. ¿Podemos reírnos de todos los científicos actuales porque los
científicos del pasado hayan dicho tantas tonterías?
2. ¿Haríamos un chiste de toda la profesión científica porque
algunos de ellos, quizá muchos, se equivoquen en sus teorías o
nos pongan en el mercado dispositivos que se estropean al día
siguiente?
Les debería recordar que una gran mentira no puede permanecer
durante tantos miles de años y ser creída por millones de personas
de todos los países. Por ello, los incrédulos no deberían
considerarnos a los creyentes en estos fenómenos paranormales
como unos ignorantes, mientras que ellos, los que aprenden de
memoria mil teorías, se ponen encima de su pedestal mirándonos
desde arriba sonriendo.
Pensemos en estas preguntas:

¿Por qué un espíritu tiene que tener la misma apariencia que un


humano, hablar como nosotros y moverse igual?
¿Por qué se tienen que materializar cuándo y cómo nosotros
deseamos?
¿Por qué deben admitir ser sometidos a pruebas científicas?
¿Por qué deben responder a nuestras estúpidas preguntas que
nada tienen que ver con ellos?
Y finalmente: ¿por qué quienes tienen la suerte de comunicarse
con ellos deben demostrar a los incrédulos que ciertamente ha
ocurrido el evento?
DICCIONARIO
Por último, he aquí un pequeño glosario para aquellas personas
con gran experiencia en sesiones y que deseen profundizar un
poco más en sus conocimientos:
Alucinaciones:
Experimentar sensaciones o visiones de objetos o personas que
deseamos ver. Se utiliza bastante para recordar la imagen de un
ser querido lejano o fallecido, pero no hay que olvidar que lo
único que hacemos es transformar los recuerdos en imágenes,
nunca en seres materiales. Es por tanto una ilusión y así lo
debemos indicar a la persona que va a tener las alucinaciones.
Anabiosis:
Interrupción momentánea de las funciones vitales, dando
apariencia de muerte. La presencia de otros compañeros se hace
necesaria para salir del trance en el momento adecuado, el cual
no deberá ser superior a los tres minutos.
Apariciones:
Esto es, lograr que la entidad con la cual hablamos se materialice
ante nuestros ojos. Deberá tener una gran confianza en nosotros
para que logremos verle en alguna ocasión.
Bilocación:
Pedirle al espíritu que nos permita duplicarnos en otro lugar de la
habitación.
Clariaudiencia
La habilidad para "oír" a los espíritus y el idioma de los mundos
etéreos; también, la habilidad de comunicarse con el muerto si el
oyente es un médium.
Clarividencia: La habilidad para "ver" personas o cosas
psíquicamente; para percibir o imaginar personas o imágenes.
Crisíaco:
Persona que entra en crisis a causa de la influencia magnética del
espíritu. Los motivos son múltiples y no conviene que una misma
persona esté demasiado tiempo bajo la influencia física de una
entidad.
Endofasia:
Comunicación telepática del espíritu con una persona. La voz se
oye en el interior del cuerpo.
Levitación:
Alzamiento parcial de una persona sin que exista causa material
visible. Solamente seres privilegiados logran levitar en presencia
de otras personas, ya que en soledad es más fácil hacerlo.
Mediumship:
Persona que posee la habilidad de comunicar con los espíritus o
con los muertos, así como cualquier entidad que no posea
ninguna forma física.
Pneumatografía:
Escritura directa del espíritu sin ayuda del médium. Para que esto
ocurra hay que dejar un objeto perteneciente a un difunto en un
lugar solitario y poner una hoja de papel en blanco. El espíritu
escribirá su testimonio.
Psicofonía:
Transmisión de la voz del espíritu a través de una persona.
Psicometría:
Habilidad para recoger las vibraciones que proporcionan
información sobre la historia y las personas, mediante objetos que
se sostienen o acarician.
Sematología:
Golpes, movimientos, o señales de naturaleza diversa utilizadas
por el espíritu para dejar constancia de su presencia.
RESUMEN
El cuerpo es lo más efímero y delicado de nuestra existencia pero,
aún así, lo cuidamos como si fuera la parte más importante.
No se conoce ninguna cultura o raza en la historia de la
Humanidad que no mantenga la creencia en otra vida y casi
todas admiten la presencia de los espíritus en otra dimensión o
plano. Es posible que occidente haya profundizado aún más que
cualquier otro lugar en el estudio del espiritismo, aunque ello no le
ha llevado a mejores conclusiones, pues siempre existe la
imposibilidad de las pruebas.
El espiritismo se opone a la doctrina científica, pues son enemigos
irreconciliables, alegando que no es posible emplear métodos
materiales para demostrar lo inmaterial. No obstante, los
profesionales han permitido reiteradamente la presencia de
científicos en sus lugares de comunicación, con el único deseo de
lograr su respeto.
Los espíritus no son sensibles al sufrimiento humano, ni tienen el
concepto de hacer justicia o proteger al débil. Pueden ser
convocados, por ello, tanto por personas nobles como malvadas.
No hay que confundirles con ángeles guardianes.
Una sesión con un médium realmente es un asunto simple y real,
sin ningún fantasma bailando en el cuarto, ni mesas golpeando,
pues todo girará alrededor de una conversación íntima sobre
usted, su vida, y dándole consejos con sinceridad.
Es doloroso reconocerlo, pero el abandono del mundo científico
sobre las cuestiones del espíritu o la otra vida puede ser debido a
la frivolidad de la mente humana o a la imposibilidad de darnos
unas respuestas satisfactorias.
EJERCICIOS DE EVALUACIÓN
1. ¿Los espíritus poseen sabiduría innata? SÍ NO 2. ¿El alma es
un espíritu? SÍ NO
3. ¿Existen espíritus buenos y malos? SÍ NO
4. ¿Un espíritu puede demostrar maldad? SÍ NO
5. ¿es espíritu puede averiguarnos nuestro futuro? SÍ NO
6. ¿Se nace médium? SÍ NO 7. ¿Se pueden efectuar sanaciones
con el espiritismo? SÍ NO
8. ¿Los espíritus se comunican habitualmente con voz? SÍ NO
9. ¿Se puede contactar con los santos y ángeles en una sesión de
espiritismo? SÍ NO
10. ¿Un fantasma y un espíritu es igual? SÍ NO
RESPUESTAS A LOS EJERCICIOS DE AUTOEVALUACIÓN
1. NO, pues deben adquirirla
2. SÍ, un espíritu encarnado cuyo cuerpo no es más que la
envoltura.
3. SÍ, como en cualquier otra manifestación del universo.
4. SÍ 5. NO, salvo por la ley de causa y efecto.
6. Salvo excepciones, la intuición, la perspicacia o la
premonición son cualidades que nacen con nosotros, pero que
necesitamos desarrollar y mejorar, pues de otro modo se pierden.
7. SÍ, a través de un médium.
8. NO, habitualmente con sonidos o señales.
9. NO, para eso están los templos.
10. SÍ
EXAMEN
1. ¿Qué entendemos por espíritus puros? 2. ¿Cómo se manifiestan
los espíritus?
3. Necesitamos siempre un médium para comunicarnos con un
espíritu?
4. ¿Cuál es la misión de un espíritu?
5. Diga tres requisitos para llegar a ser un buen médium. 6. ¿Cuál
es el momento idóneo para contactar con un espíritu
determinado?
7. ¿Podemos contactar con cualquier espíritu?
8. ¿Qué es un poltergeist?
9. ¿No puede Dios librarnos de un espíritu malvado? 10. ¿Cómo
se comunican los espíritus entre sí?