Está en la página 1de 23

Memorias de la Cuarta Generación de la

Tuna Universitaria San Agustín

(1994-2007)
Nuestra participación viene a continuar la labor interrumpida iniciada en 1987,
luego de una extraordinaria tercera generación que vio nacer los Encuentros
Internacionales de Tunas (EIT) organizados por la Municipalidad Provincial de
Arequipa (MPA). Las celebraciones por las “bodas de plata” incluyeron, compra de
instrumentos y trajes por parte del Rectorado; la contratación del Prof. Leoncio
Barrenechea como Director Musical y la tercera grabación en casete 1993.

A nuestros predecesores, les tocó enfrentar muchas adversidades a nivel político


luego de las crisis de los gobiernos de turno (fines del primer gobierno de García y
primer gobierno de Fujimori con autogolpe incluido) al ser en su mayoría
estudiantes de Medicina muchos para finalizar el pregrado debían salir de la
Facultad para hacer el internado e interrumpieron su actividad para dedicarse a su
vida profesional.

Esta nueva generación acogió a estudiantes de diferentes Facultades y Escuelas


Profesionales de la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA) como Artes,
Biología, Comunicación, Derecho, Economía, Filosofía, Sociología, Relaciones
Industriales y Públicas, Ingenierías como: Civil, Industrial, Química, Geológica,
Mecánica, entre otras.

Los intercambios constantes con otras Tunas peruanas y extranjeras,


enriquecieron el bagaje en torno al “buen tunar”, en interno se hizo oficial el uso
de la beca con el color granate característico de nuestra casa superior de estudios
con el escudo plastificado de la Tuna, se acuñaron en los documentos internos
términos como “pardillo” y se tomó conciencia del sentido de formar parte de una
comunidad de Tunas.

La primera ceremonia oficial de imposición de becas, se llevó a cabo en el


paraninfo “Eleazar Guzmán Barrón” de la Facultad de Medicina el viernes 22 de
julio de 1994, donde se llevó a cabo la imposición de capas por parte de los
familiares y las becas por parte de autoridades de la universidad. Los tunos Juan
Carlos Valdivia Vilca (Presidente), Edilberto Salazar Zender, Johnny Laguna
Ranilla, Abel PeñayLillo Zapata daban la bienvenida a Benigno Ballón Manrique
(Medicina), Marco Chara Velarde (Medicina) e Ysrael Ramos Benavente
(Sociología).

Claro está, las jerarquías también fueron parte del legado, a los tunos antes
mencionados se sumaban doce pardillos y dos aspirantes que iniciaban su
formación. La Dirección General continuó en manos del Dr. Manuel Hernani, los
ensayos continuaban en el Área de Biomédicas, precisamente en el local de la
Facultad de Medicina, siendo Decano el Dr. Serapio Bedoya y Rector el Dr. Juan
Manuel Guillén Benavides

Si bien la parte institucional marchaba bien, el Estadio de la UNSA y el lema “por


la mejor universidad del país” daban cuenta de la gestión de turno. La parte
organizacional en la Tuna estaba cimentada, dependíamos de la Unidad de
Bienestar de la Facultad de Medicina, contábamos con Director General, Musical
y una Junta Directiva, pero el cambio generacional nos llegó de golpe y tuvimos
que aprender el repertorio, instruir a los novatos y aprovechar la experiencia de
los pocos tunos en actividad antes de que les toque hacer su internado.

Eran contadas las tunas constituidas en el Perú, en Ayacucho la Universidad San


Cristóbal de Huamanga; en Lima la Universidad Peruana Cayetano Heredia,
Universidad Agraria La Molina, Derecho de la Universidad de San Martín de
Porres, Universidad de San Martín de Porres, Universidad de Lima, Mayor de
Medicina Cayetano Heredia, Psicología de Garcilaso Universidad Inca Garcilaso
de la Vega; en Cusco la Universidad Nacional San Antonio Abad, en Lambayeque
la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo, en Puno la Universidad Nacional del
Altiplano y en Tacna la Universidad Nacional Jorge Basadre Grohmann.

A nivel local nos encontrábamos junto a la Tuna de la Universidad Católica de


Santa María, con quienes en un inicio no teníamos mayor contacto que el
compartir un escenario de manera esporádica. El EIT de la MPA llegaba a su
edición número siete y gracias a la popularidad de este evento se constituyeron
grupos no universitarios como la Mayor, los Rondadores, la Real, el Club
Internacional, la Santa Cecilia o la San Antonio.
Esta realidad obligó al gobierno local a organizar un concurso de selección para
designar a las delegaciones anfitrionas locales, la poca experiencia de nuestra
generación vio truncada su participación en el EIT este mismo año. Era tiempo de
poner las barbas en remojo y repensar la situación de la Tuna ya que a muchos
integrantes nos tocó vivir una dosis de realidad.

De aquellos tiempos de aprendizaje quedan en nuestro recuerdo los “retiros” en


casa de nuestros hermanos Juan Carlos y Francisco Valdivia Vilca ubicada en
urbanización “la Campiña”, quienes acogieron al grupo para continuar los ensayos
que iniciábamos en la Facultad de Medicina, compartir con los amigos y afianzar
un grupo que venía de recibir la enorme responsabilidad de representar a la
universidad, pues las generaciones anteriores nos dejaron alta la valla.

Sin embargo, la vida tenía que continuar y cumplíamos con las actuaciones
programadas por la Facultad de Medicina y la Universidad, no faltaban las
presentaciones diversas, rondas nocturnas en Santa Catalina o los Claustros de la
Compañía durante los Congresos Académicos. Una de las principales actividades
que atendimos fueron las ediciones arequipeñas del CADE.

No faltaban las serenatas, las verbenas y showers que nos permitían auto
sostener los gastos de la tuna, ya que no recibíamos presupuesto alguno para el
mantenimiento mensual de instrumentos, cuerdas y movilidades. Pero una de las
actividades mayormente recordadas por todos son las visitas a los hospitales en
navidad, donde llevábamos nuestra peculiar alegría por los pasillos y diversos
servicios hospitalarios tanto en el Hospital General como en el Seguro Social.

También llegaron invitaciones a ciudades a nivel nacional y el interior de Arequipa,


esto fortaleció nuestra experiencia. El 94 participamos en el Encuentro de Tunas
de Chaclacayo organizado por la Tuna de Derecho USMP y luego el mismo año el
Encuentro de Tunas del Colegio Médico del Perú en la ciudad de Lima organizado
por la Tuna Mayor de Medicina Cayetano Heredia.
El conocimiento sobre la Tuna y su tradición, fue inicialmente de manera oral y no
se contaba con bibliografía en nuestra ciudad. La llegada de la Tuna de Alcalá de
Henares en 1989 a nuestro país cambió muchas de las formas de la tunería en el
Perú. Los madrileños marcaron un “estilo” que fue seguido por las tunas de la
capital, en lo que respecta a la tradición, el traje, las jerarquías.

Uno de los detalles que llamó nuestra atención fue el color de la Beca Alcalaína
(morado) que con el devenir de los años, vino a constituir como el color de las
Tunas Universitarias peruanas. Ya que Anteriormente, por ejemplo: la Tuna de
Derecho USMP portaba una banda roja tipo presidencial y luego cambiaron a la
beca roja. La Tuna Basadrina usaba un traje con los colores de Tacna (granate y
amarillo) sin beca.

Como lo expusimos en párrafos anteriores, nuestra Tuna no portaba beca y fue la


tercera generación la que decidió asimilar este distintivo. La Tuna de Cayetano
usaba ponchos rojos y cambió su indumentaria al traje negro con beca amarilla
(color de medicina), lo mismo sucedió con la Decana Tuna San Cristóbal
Huamanga que asumió el color morado.

Algo muy tradicional al seno de nuestra Tuna y que heredamos de las


generaciones anteriores son los exámenes para ascender a tuno, esta forma muy
particular de evaluación, se desarrollaba de conformidad con los estatutos
internos y se continuó. Es así que en la actuación por el “Día de la Madre” el
viernes 12 de mayo de 1995, ascendieron Juan José Calachahuin Machaca (Artes
Música), Marco Chunga Paiva (Medicina), Weder Macedo Portugal (Artes
Música), Daniel Mejía Rodríguez (RR.II. y PP.), y Fredy Tito Velásquez (Filosofía).
Los encuentros de Tunas cobraron fama a nivel nacional y se compartía escenario
con frecuencia con otras agrupaciones universitarias, con esto se fueron
consolidando los lazos de hermandad y cofradía a nivel peruano ratificando así la
comunidad nacional antes mencionada. Siendo el Encuentro Nacional de Tunas
de Tacna el más importante ya que congregaba a más universidades.

La Tuna Universitaria San Agustín (TUSA), no permaneció ajena a estos sucesos


y fortaleció sus vínculos con Tunas como Cayetano Heredia, Agraria La Molina,
Derecho USMP, Universidad de Lima, Psicología de Garcilaso, Jorge Basadre,
Universidad del Altiplano, Pedro Ruiz Gallo y a nivel local por primera vez en
muchos años nos aceramos a la Tuna de la Universidad Católica de Santa María
con quienes iniciamos una larga amistad.

Un hecho curioso fue que en el concurso de tunas de la MPA del 95, allí nos
presentamos junto a la Tuna Mayor de la UNSA (conformada en 1994 por algunos
integrantes de las tercera generación), hecho curioso que reunía por primera vez
en escenario a dos Tunas Agustinas algo así como ver el partido entre la
República Democrática versus la República Federal Alemana en el mundial de
1974.
La TUSA se preparaba para celebrar sus veintisiete años de vida institucional y
organizamos un recital en el auditorio del entonces Instituto Cultural Peruano
Norteamericano. Otro evento que co-organizamos, fue el Encuentro de Tunas por
el V Aniversario del Hospital Nacional del Sur del Seguro Social con agrupaciones
locales y recibimos la visita de la Tuna Universitaria UPCH.

El repertorio vendría a sufrir cambios diversos ya que se compartía la música de


diferentes latitudes, tunas españolas (peritos de Jaén, Derecho de la Complutense
de Madrid, Magisterio de Segovia, Agrónomos y Montes de Córdova, Derecho de
Alicante), tunas extranjeras como la Autónoma de México, Bardos de Puerto Rico,
Antofagasta de Chile, que visitaban la ciudad y compartían material discográfico.

En 1996 participamos en el Encuentro de Tunas de la Municipalidad de Breña


organizado por la Tuna de Psicología de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega.
Este lo compartimos con la Tuna Universitaria UCSM fortaleciendo así nuestros
lazos de confraternidad y acortando las distancias de años anteriores. Tuvimos
oportunidad de ser invitados en el Club Departamental Arequipa donde conocimos
a sus autoridades y tocamos para sus asociados.

Recibimos el pedido formal para apadrinar a la Tuna de la Facultad de Psicología


de la UNSA asumiendo este nuevo reto de guiar por primera vez a una tuna
novata. Una experiencia inolvidable para todos fue viajar en tren a Puno,
disfrutando del hermoso paisaje para luego llegar a la ciudad de Ayaviri donde
participamos en las celebraciones de la Municipalidad Provincial de Melgar. Luego
de ese viaje, para el aniversario del 5 de octubre ascendieron Ronald Escobar
Aquije (Economía) y José Malque Alcántara (Ing. Mecánica).

La globalización se hacía presente en todo el planeta y fuimos testigos


presenciales de un fenómeno tecnológico: el internet. Esto abrió las puertas a un
mundo virtual y agrandó el panorama de las tunas ya que la Tuna de
Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Valencia inició su portal
http://tuna.upv.es que se constituyó en punto de encuentro virtual a nivel global.
Para 1997, la formación de la Tuna Psicología llegó a su fin, siendo iniciados
nueve tunos fundadores el 7 de agosto. En el contexto nacional se presentó el
boom de tunas en universidades como: Ricardo Palma, Facultad de Medicina
USMP, Villareal, Mayor de San Marcos, Facultad de Veterinaria UNMSM,
Universidad del Centro, Contabilidad UNJBG, San Antonio Abad del Cusco.

Retomamos el concurso de selección de Tunas logrando ser anfitriones oficiales,


la emoción de esa noche terminó con el bautizo de Vladimir Moscoso Villalba
(Medicina) y Gilberto Blancas Torres (Medicina) al pie del Tuturutu de la Plaza de
Armas. Fue ese mismo año en el que cambiamos el escudo de la Tuna
estampado en la beca por el escudo bordado de nuestra Alma Mater, lo cual nos
identificaba mejor a nivel de imagen institucional.

Ensayábamos de manera regular y podríamos afirmar que la generación se


encontraba renovada y consolidada con muchos ensayos de trabajo musical por
parte del Profesor Barrenechea (Leo para los amigos), de voces y de diversas
invitaciones y participaciones en eventos de instituciones públicas y privadas que
se hicieron más frecuentes no habiendo semana donde no se tenía hasta al
menos 2 o 3 presentaciones.

En esa época eran frecuentes las rondas por el centro histórico de la ciudad;
eventualmente se pasaba la pandereta y así los tunos teníamos comida y bebida
asegurada, siempre en un marco de respeto al nombre de la universidad. Quienes
más participaban de las rondas eran Abel PeñayLillo “Yogui”, Jhonny Laguna
“Tunigan”, Ysrael Ramos “Tocho”, José Calachahuin “Trinche”, Fredy Tito “Tripa”,
Ronald Escobar “Chili” y José Malque “Pocahontas”.

También recibimos la invitación de la Municipalidad de Lima para inaugurar el


Reloj del Parque Universitario junto con otras delegaciones nacionales de
Ayacucho, Huancayo, Lambayeque y Lima. Participamos también en el primer
encuentro de Tunas organizado por la Universidad Nacional de Ingeniería, donde
tuvimos el honor de presenciar el bautizo de sus tunos fundadores.
En aquellos tiempos también compartimos repetidos viajes con el Ballet Folklórico
de nuestra universidad, con quienes hubo mucha empatía desde que subíamos al
bus y durante todo el viaje. Quedaron gratos recuerdos de Caylloma, Tintaya,
Toquepala y Caravelí donde asistimos como agrupaciones oficiales con
presentaciones de calidad, dejando en alto el nombre de la UNSA.

El 16 de abril de este año apadrinamos a la Tuna de la Facultad de Ciencias


Contables y Financieras de la Universidad Jorge Basadre Grohman de Tacna,
grandes amigos, compañeros de hazañas y hermanos en el trasegar del negro
ministerio. Fueron nueve los bautizados en la Plaza de Armas de la ciudad
heroica por muchos años y para que aumenten el buen nombre de la Tuna en el
mundo.

Hacia el año 1998 el Dr. Guillén terminaba su gestión como Rector y preparaba su
incursión en la vida política local y el Dr. Rolando Cornejo Cuervo asumía el
Rectorado. Luego de un gélido viaje a Chumbivilcas, fuimos invitados por la Tuna
de la Universidad San Antonio Abad del Cusco para celebrar el Inti Raymi.
Llegando a visitar la capital arqueológica de América y el imponente Macchu
Picchu junto a nuestros ahijados de Contabilidad de la UNJBG.

Para octubre del mismo año, la TUSA llegaba a cumplir sus treinta años (bodas de
perla) e invitamos a diferentes generaciones y nos acompañó la segunda
generación en un emotivo recital de reencuentro en el Cultural Peruano
Norteamericano. Para esa fecha se convocó a examen de pardillos y fueron
impuestos con la beca granate Eddy Fernández Ticona (Comunicación) y Rommel
Campos Díaz (Artes Música) en ceremonia dentro del programa de Aniversario.

1999 fue un año de encuentros y desencuentros antagónicos a nivel interno, el


repertorio fue una de las constantes discusiones ya que no coincidíamos en
gustos con el Director Musical. En lo que respecta a la “tradición”, las ideas que
compartíamos con otras tunas tampoco fueron de aceptación de nuestro Director
General. Adicionalmente, los constantes viajes sin invitación formal conllevaron a
la suspensión temporal de algunos integrantes.
Parecía que estas diferencias no llegarían a conciliarse ya que inclusive, fuimos
citados en el despacho del Dr. Hernani para recibir la noticia de nuestra no
continuidad a raíz de los excesos y faltas cometidas a los estatutos. Se nos
permitió hacer el respectivo descargo, reconociendo nuestros errores y gracias al
diálogo y apertura de nuestro Director General, llegamos a cambiar esta decisión.
Firmamos un acta de compromiso, con el objetivo de retomar los ensayos,
actividades programadas con regularidad y el respeto a normas internas.

Fue una etapa de crisis ya que las heridas tardarían en sanar debido a que
algunos integrantes en proceso de formación no esperaban el mencionado
concilio, pero decidimos voltear la página y superar este impase dejando de lado
los intereses personales y egos. Bajo la consigna “la tuna es más grande que sus
problemas” llegamos a un consenso, dando paso al normal desarrollo y
crecimiento de nuestra amada TUSA.

A nivel local nuestros hermanos de la Tuna de la Universidad Católica de Santa


María fueron víctimas de la difamación por parte de una agrupación no
universitaria y se vieron obligados a separarse de las filas de la Tuna. Lo que
conllevó a que dichos integrantes involucrados en este penoso asunto pasarían a
fundar la Tuna de la Facultas de Ciencias e Ingenierías Físicas y Formales de la
UCSM.

El cambio de milenio se acercaba, el Dr. Guillén llegó a la alcaldía e irónicamente


los EIT no se organizaron durante dos años. En otras ciudades se iniciaba la
organización de certámenes o concursos, los cuales vendrían a reemplazar a los
tradicionales encuentros. Esto conllevaría a un constante debate ya que muchos
preferían compartir y no competir, pero este cambio también traería consigo el
incremento del nivel musical e innovaciones a nivel de performance.
Con el tiempo se fueron incrementando el número de temas musicales de la tuna,
pero habían favoritas tanto del grupo como del público: las más solicitadas,
recordadas y aplaudidas; las clásicas como “Tuna compostelana” y “Las cintas de
mi capa”, las siempre alegres “Chavala de Madrid” y “Morenita verde luna”,
también la música criolla con “Fina estampa”, “Callejón de un solo caño”,
“Estrellita del sur”; las más solicitadas como “Clavelitos”, “Sebastopol” y “La
Morena de mi copla” y los temas regionales como “Melgar”, “Montonero”, “la
Benita”, “la de los Tunales”, “la tingueñita”, “el achalau”.

La puesta en escena de nuestra tuna también sufrió adecuaciones y se incluyeron


coplas para la presentación de los temas. Por primera vez en el repertorio se
pasaría a incluir temas no estrictamente musicales como “la Micaela”, “el alacrán”,
“consejos útiles”, “la pulga” y “chancho tiempo”, donde se parodiaba diversas
situaciones que añadieron mayor simpatía a nuestra tradicional parsimonia ante el
público.

Nuestra labor formativa se pondría a prueba nuevamente, ya que en la Escuela


Profesional de Ingeniería Química daba sus inicios la Tuna Novata de Ingeniería
UNSA, atendiendo el pedido de su Director Ing. Julio Lazo Tovar, tomamos la
responsabilidad de guiar su formación el 10 de abril del año 2000. Ese mismo año
seríamos co-organizadores del "Primer Encuentro Nacional de Tunas
Universitarias UNSA 2000".

Iniciando el siglo veintiuno, la Directiva inició gestiones para renovación de trajes e


instrumentos con éxito y gracias al decidido apoyo del Rector Dr. Rolando Cornejo
Cuervo, estrenando en el Paraninfo de la UNSA donde presentamos un concierto
por los 33 años de la TUSA que fue grabado en consola y fueron bautizados
Gelbert Llerena Concha (Ing. Geológica) y Rodrigo Fernández Ticona (Ing.
Industrial).

También asistimos al Encuentro Nacional organizado por la Tuna de la


Universidad Nacional del Centro en Huancayo, resaltamos aquí el gran gesto de
nuestro amigo Luis Torres Lara (Becario) quien trajo la invitación bajo el brazo y
solicitó audiencia con nuestro Rector, autoridad que ante la sagacidad de nuestro
hermano tuno gentilmente accedió a cubrir los gastos de transporte para la TUSA.
El 2001 estuvimos como invitados a la “Fiesta del Chaccu” en Pampa Galeras que
se encuentra en la ruta que une Nazca con Puquio, en el sur de Ayacucho. Fue un
encuentro que compartimos junto a Tunas hermanas como Derecho USMP,
Agraria La Molina, San Cristóbal de Huamanga, Altiplano de Puno, Tecnológica de
los Andes (Abancay).

La primera noche fue el pasacalle, al día siguiente era la presentación en


escenario, pero nadie hubiera previsto que el sábado 23 de junio a las 15:33 horas
en nuestro alojamiento de Puquio nos sacudiría por un fuerte temblor, fueron
momentos confusos ya que la información en un inicio era imprecisa y antes de
subir al escenario nos enteramos que un terremoto de magnitud 8.4 tuvo como
epicentro a Arequipa, recién pasada la media noche pudimos contactar a nuestras
familias vía telefónica.

El retorno fue bastante complicado ya que cuando llegamos a Ica, no dimos con la
sorpresa que carretera en Nazca, estaba bloqueada por derrumbes naturales y
nos obligaba a tomar la ruta: Abancay, Cusco, Puno y finalmente Arequipa. Luego
de saber que todo andaba bien en Arequipa, decidimos hacer una escala técnica
en Cusco, aprovecha para visitar la ciudad imperial y así descansar un poco antes
del ajetreado regreso a casa.

El mismo año, la Tuna de Derecho USMP nos invitaba al V Certamen


Internacional de Tunas “Ciudad de San Isidro”, compartimos con la de la
Universidad Católica de Colombia, Tuna de Veterinaria de la Universidad Nacional
Autónoma de México y nos volvíamos a ver con tunas de Lima. Al retorno nos
enterábamos que la municipalidad no realizaría el EIT debido a los estragos del
terremoto.
Sin embargo, regresaríamos a Huancayo para participar en el Encuentro
organizado por la Universidad Peruana de los Andes y nuevamente con el apoyo
de nuestras autoridades emprendíamos un largo viaje para llegar a tierras
huancas para confraternizar con Tunas de todo el Perú y en especial con la
Universidad Católica Boliviana. Como de costumbre en octubre celebramos los 33
años de la Tuna y ascendieron Daniel Anglas Chirinos (Ing. Química), Steve
Benavides Arenas (Artes música), Alan Díaz Butrón (Ing. Geológica) y Arturo
Quiroz García (Ing. Química).
Durante el 2002 la MPA retomó los concursos de selección de tunas anfitrionas y
luego de una ardua preparación logramos hacernos con el Primer Lugar,
superando a la Tuna de Ingeniería UCSM (que venía de ganar el prestigioso
Certamen de Tunas de la Universidad de Lima 2001) y que obtuvo el segundo
lugar. Fue una noche de antología con muchas emociones pero lo más
satisfactorio era saber que los grupos no universitarios ya no nos superaban.
Ese año también sería motivo de otro gran triunfo ya que la Tuna de la
Universidad de Ingeniería invitó al segundo Festival Internacional de Tunas de la
UNI (FITUNI) y gracias al apoyo del Rector, logramos viajar 15 integrantes. La
TUSA logró el Primer Premio en el resultado general y premio a mejor bandera.
Además, se nos otorgó una Guitarra Falcón. Los temas interpretados fueron:
vagabundo por Santa Cruz, el baile de Luis Alonso (instrumental), A mi manera,
chancho tiempo (parodia de Sabor a mi) y el tradicional montonero con su
pampeña.

Cabe indicar que el segundo lugar lo obtuvo la Universidad de San Martín de


Porres y el tercer lugar la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. En esta
oportunidad participaron 12 tunas entre nacionales y extranjeras como la Tuna de
Aparejadores de Madrid, la tuna de la Facultad Mecánica y Eléctrica de Nuevo
León (México), Universidad Loyola de Bolivia.
Para cerrar este excelente año comenzamos la grabación de un Disco Compacto
(CD) por los 34 años intitulado “A mi Manera” (2002), gracias al apoyo Colegio
San José Jesuitas y nuestro Director Musical. Este sería el primer CD y después
de mucho esfuerzo, sacrificio y paciencia. Para el Concierto de Gala Anual de la
Tuna San Agustín por nuestros 34 Años quisimos regalarnos esta grabación que
fue presentada en el auditorio del Cultural Peruano Norteamericano el 15 de
noviembre.
Nuestra ardua labor se daba tiempo de atender también a nuestros ahijados de la
Tuna Ingeniería, quienes dejarían su novatado en una recordada ceremonia a las
00:00 horas del 17 de mayo del 2003. Debemos mencionar a nuestros también
ahijados de la Universidad Pedro Ruiz Gallo de Lambayeque, la Universidad
Andina “Néstor Cáceres Velásquez” de Juliaca y a la Tuna Veterinaria de la
Universidad Nacional del Altiplano cuyos bautizos serán parte de una crónica más
detallada.

Llegado el 2003 teníamos que preparar a otra tuna novata esta vez sería turno de
la Universidad Alas Peruanas filial Arequipa, este compromiso inició un 5 de junio.
También asomaban los 35 años, con un ambicioso proyecto de grabación de un
nuevo CD, pero con las diversas generaciones. Luego de varias horas de
grabación en estudio se logró concretar el objetivo gracias al trabajo del Prof.
Leoncio Barrenechea y el apoyo de los integrantes de todas las épocas.
Nuestra “alma mater” apoyó de sobremanera para estas festividades, TV-UNSA
por primera transmitiría en vivo una actividad de este tipo a nivel local. Así mismo
la Municipalidad brindó las facilidades para la Noche de Gala en el Teatro
Municipal estaba abarrotado de público para ver a más de 120 tunos en escena.
La empresa panificadora Galletti nos auspició con una torta de gran dimensión en
forma de guitarra donde soplamos nuestras 35 velitas.

Fue un arduo trabajo que logró por primera vez congregar a las diversas
generaciones, quienes llegaron de diversas latitudes para el concierto de gala en
el Teatro Municipal. Compartieron escenario los tunos fundadores, segunda
generación, tercera generación y la cuarta generación. Esa noche precisamente,
el 7 de octubre se les impuso la beca a: Julio Arias Apaza (Ing. Química), Frank
Benavides Arenas (Filosofía) y José Ramos Montesinos (Medicina).

Llego el 2004 la Tuna de Ingeniería nos invitaba a defender el título en el III


FITUNI, fue un trabajo duro ya que decidimos afrontar el reto de retomar los
ensayos. Lamentablemente el Teatro de la UNI se encontraba en reparación y se
cambió la sede. No se consiguió el objetivo, pero obtuvimos el premio a mejor
instrumental con el tema "El Brasileirinho" del compositor Waldir Azevedo.
Algo importante de remarcar fue el regreso a las actividades de algunos veteranos
como lo fue el caso de Carol Vizcarra (de la generación de fundadores) y Gonzalo
Garnica (de la tercera generación). Ese mismo año concursaríamos en el
Certamen Internacional de Tunas de la Universidad Alas Peruanas, realizado en el
templo de la Tercera Orden Franciscana, logrando obtener el primer puesto.
Cerrando el año, la ilustre Municipalidad de Arica (Chile), nos invitó a su encuentro
internacional organizado con apoyo de la Tuna Santo Tomás.

Para el 2005, seguían las presentaciones y viajes para la TUSA, ya para estas
fechas los compromisos de muchos integrantes solo les permitirían asistir a las
presentaciones. Era necesario un cambio generacional, pero nos dimos el tiempo
para preparar el trigésimo séptimo aniversario, fecha en la que ascienden Carlos
Revilla Flores (Ing. de Materiales), Louis Rodríguez Quispe (Nutrición).
Podríamos decir que cumplíamos con las presentaciones oficiales, pero ya el ritmo
de ensayos durante la semana no era el mismo. El 2006 viajamos a La Paz
(Bolivia) para el Certamen organizado por la tuna de la Universidad Loyola.
Nuestros ahijados de la Tuna de Contabilidad de la UNJBG cumplían en abril del
2007 sus 15 años y nos invitaron a sus actos celebratorios en la Ciudad Heroica.
Los caminos de muchos integrantes cambiarían a finales del 2003, que como
habrán podido apreciar fue uno de los picos más altos en nuestra trayectoria de
más de diez años de actividad. Esto viene a concluir con el relato de la cuarta
generación ya que la vida nos convocaría a enrumbar distintos caminos y
continuar con nuestro desarrollo a nivel personal, familiar y profesional.

Antes de finalizar no podemos dejar pasar la oportunidad de agradecer a nuestras


familias, quienes con su estoica paciencia supieron comprender las andanzas y
travesías de esta generación. Siempre estaremos agradecidos a nuestras madres
por la hospitalidad que nos brindaron en sus respectivos hogares y desde aquí
queremos rendir un merecido homenaje a las que nos acompañarán en el recital
de los 50 años y también a las que nos verán desde el cielo al lado del santísimo.

Hoy en día la TUSA nuevamente nos vuelve a convocar para sus 50 años y
hemos podido corroborar que hace muchos kilos que no nos vemos, todos
profesionales, muchos con esposas e hijos, algunos en distintas latitudes pero con
muchas ganas de “volver a vivir aquellos tiempos”. Retomamos los ensayos con el
gusto de dejar en alto nuevamente a la tuna y siempre agradecidos a una
institución que nos enseñó muchas lecciones de vida, humanidad y sobretodo
colmadas de gratas experiencias de nuestros años de estudiante.

Arequipa, mayo de 2018

Fredy Tito Velásquez (Tripa)

Parte de estas memorias, están incluidas en el libro: Zevallos, O. (2018) 50 años


Tuna Universitaria san Agustín. Arequipa: Universidad Nacional de San Agustín

También podría gustarte