Está en la página 1de 8

Para Hacer Cuadernillo

A partir del lunes 16 de marzo, a las 5 am, se hará efectivo lo que el presidente Nicolás
Maduro denominó en cadena nacional de radio y televisión como una “cuarentena
social” para la región 1 de las Zonas de Defensa Integral (ZDI)de Venezuela: allí donde
se han detectado incidencias mayores del nuevo coronavirus, que consiste en la ciudad
de Caracas (Distrito Capital) y los estados Apure, Cojedes, La Guaira, Miranda, Táchira y
Zulia.

La cuarentena social significa que la población venezolana que hace vida en la región 1
de las ZDI se debe quedar resguardada en casa. El presidente venezolano añadió que
“queda exceptuada lo que tiene que ver con la cadena de alimentos y servicios
sanitarios del país, los de seguridad policial y transporte”.

Las actividades escolares y laborales quedan suspendidas con excepción de las que
estén vinculadas a dichos servicios.

Este contexto, tendrá diversas interpretaciones que se hace oportuno explicar al


unísono de la aplicación de estas medidas. 

“quedan exceptuada lo que tiene que ver con la cadena de alimentos y servicios
sanitarios del país, los de seguridad policial y transporte”. Las actividades escolares y
laborales quedan suspendidas con excepción de las que estén vinculadas a dichos
servicios. Este contexto, tendrá diversas interpretaciones que se hace oportuno
explicar al unísono de la aplicación de estas medidas.

¿POR QUÉ EL AISLAMIENTO EN HOGARES? Como indican los modelos estadísticos, lo


esencial es la mitigación y contención de los contagios. En caso de una proliferación
masiva, es por ello que la OMS ha propuesto el protocolo de “distanciamiento social”,
acorde a la experiencia reciente de China y de otras crisis, como la del H1N1 y la gripe
SARS de años recientes. El connamiento en hogares implica el contacto mínimo, solo el
esencial, con el mundo exterior como un factor de minimización de riesgo.

LAS ESTADÍSTICAS DE MUERTES Y RECUPERACIONES

La primera, porque el virus es más mortal en población mayor y en ese país hay mucha
población de edad avanzada.

En segundo lugar, porque Italia no dispuso de medidas drásticas a tiempo y ello ha


servido para la alta proliferación, el abarrotamiento de casos en los centros de salud y
un consecuente décit en el rigor de la atención médica.
La estadística global de la OMS apunta a que la tasa de mortalidad del virus es de 3,4
personas fallecidas por cada 100 contagios. Pero esta varía de acuerdo a cada país, por
su clima, sus modalidades de atención médica, y muy especialmente por la capacidad
que tiene cada país de evitar los contagios a gran escala.

RECOMENDACIONES

No está demás justicar y explicar las medidas en curso, como tampoco recordar que la
prevención será esencial para la contención del virus.

Atender las recomendaciones de los organismos competentes, como el resguardo en


el hogar, prescindir de salir y evitar el contacto social, serán esenciales, tanto así como
lavarse las manos y la cara.

También será indispensable el consumo y difusión de información conable, no alentar


el alarmismo y la incertidumbre, así como evitar reacciones en estampida que solo
pueden perjudicarnos a nosotros y a las demás personas.

El virus impone una lógica en la que, para resguardarnos, también debemos cuidar de
los demás.

Venezuela adopta medidas de protección ante pandemia Covid-19


El presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, informó que Venezuela
implementa medidas de protección para contener la pandemia Covid-19 en el país, al
tiempo que aseguró que hasta el mediodía de este jueves que no existen casos de
coronavirus en el territorio nacional.
“Aquí en Venezuela hemos tomado todas las medidas necesarias para evitar la llegada
del virus al país, pero debemos saber que en cualquier momento el coronavirus podría
entrar a esta nación, sin embargo es importante decir que hasta esta hora y haciendo
decenas de pruebas el virus no ha llegado a Venezuela”, subrayó.

Desde el Palacio de Miraflores, detalló que el sistema de salud en Venezuela tanto


público como privado, se declara en alerta permanente para la prevención y
contención del Covid-19.

“Hemos tomado las previsiones hasta donde nos permiten las sanciones criminales (…)
Exigimos al presidente Donald Trump que levante las sanciones criminales para que
Venezuela pueda salir al mercado a comprar los kits y test necesario para enfrentar
esta situación”, dijo.

El Dignatario destacó que en el país están equipados 46 hospitales públicos que


ejercen la rectoría en el proceso de atención del coronavirus en el país.
En este sentido añadió que se han realizado las coordinaciones para que el sistema de
clínicas y centros de salud privados se incorporen a la atención, dándoles las garantías
para que podamos trabajar mancomunadamente.

“Vamos a enfrentar las nuevas etapas de esta pandemia en coordinación total con
la Organización Mundial de la Salud (OMS)“, aseveró.
Vuelos suspendidos
El Presidente también anunció la suspensión “hasta por un mes, de todos los vuelos
provenientes de Europa y Colombia, para sumar a los procesos preventivos a nivel
internacional”.

En este orden de ideas, indicó que el Gobierno Bolivariano realiza esfuerzo para
coordinar con el Gobierno de Colombia medias preventivas, dados los casos que se han
detectado en el hermano país.

“Le digo al presidente de Colombia, Iván Duque, -más allá de las diferencias
ideológicas- que esta es una verdadera emergencia y necesitamos coordinar de
gobierno a gobierno, acordonar toda la frontera de ambos país para proteger a ambos
pueblos”, dijo.

El Presidente venezolano llamó a su homólogo colombiano a “actuar


mancomunadamente como están haciendo todos los gobiernos del mundo. No
debemos politizar el tema, es un tema que amerita cooperación y que se tomen
medidas efectivas a tiempo”. 

Otra de las medidas tomadas por el Ejecutivo es la suspensión de concentraciones


públicas, conciertos, espacios como museos, para evitar la transmisión de la pandemia.

Añadió que se establecerán coordinaciones con las iglesias evangélicas y católicas para
la concientización y cooperación para la prevención.

El Jefe de Estado apuntó que se continuarán tomando medidas y decisiones para


proteger la alimentación, la salud pública, a los trabajadores, estudiantes, a través de
vías alternas que sean necesarias.

“Estamos adoptando estas medidas especiales que van a ir escalando. Le pido a los
Consejos Comunales a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP),
organizaciones y movimientos sociales, comunales, a todos sin distingo, que se pongan
al frente de la batalla para proteger al pueblo de Venezuela”.    /CP

Debido a la Pandemia del Coronavirus, hemos decidido asumir las recomendaciones de


la OMS al más alto nivel. Por ello, declaramos en emergencia permanente a todo el
Sistema de Salud para la protección, prevención y preparación, ante la llegada de
cualquier caso del COVID-19. 
an transcurrido diez días desde que el presidente Nicolás Maduro, quien gobierna bajo
el desconocimiento de 61 países del mundo, ordenó a la población venezolana a
cumplir una cuarentena social tras confirmarse que el virus que causa la gripe y
neumonía COVID-19 comenzó a circular en el país. Cuando se supo del primer caso en
Brasil y luego en Colombia, países fronterizos con Venezuela, se sabía el riesgo latente
que corría la nación de volver a enfrentar otra epidemia.

La preocupación se incrementó al tener en cuenta la crisis sanitaria que ya atraviesa


Venezuela: desde un déficit de camas y fallas de infraestructura en sus hospitales
públicos, un acceso poco eficiente e irregular a insumos médicos y medicinas hasta el
reducido número de médicos y enfermeras que han dejado de trabajar por los bajos
salarios que ofrece una economía marcada por la hiperinflación y la recesión.

Es más: Venezuela enfrenta una nueva pandemia mientras que otras enfermedades,
eliminadas en el pasado, se vuelven a propagar en el territorio, como la malaria, la
difteria y el sarampión. Las dos últimas infecciones volvieron porque el Estado no pudo
mantener en óptimas condiciones las coberturas de vacunación en más del 95% de
todo el país, como lo ha denunciado ampliamente la Sociedad Venezolana de Salud
Pública y como quedó asentado en un informe que se presentó en 2018 ante el
Consejo Directivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La incidencia de estas
enfermedades, y otras de notificación obligatoria, aumentan en medio de lo que se ha
bautizado como "silencio epidemiológico", que hace referencia al ocultamiento, ya
desde hace dos años, del Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud, que ha
impedido, entre otras cosas, que el personal de salud tome decisiones para prevenir
que la población enferme.

Descrito así el panorama de la salud pública en Venezuela, que despertó la


preocupación incluso de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU,
Michelle Bachelet, el clamor compartido por los venezolanos se resume en la siguiente
afirmación: se asume que el problema no es enfermar, sino conseguir atención
adecuada en la red de salud pública.

Apalancados en esta premisa, el confinamiento colectivo, descrito como una de las


medidas de prevención y contención más efectivas para detener el avance de COVID-
19, se ha cumplido en 90%; al menos esa es la estimación de la que hacen eco los
funcionarios que conforman la Comisión Presidencial, en quienes recae la vocería de
todo lo relacionado con la enfermedad provocada por un nuevo coronavirus.
Irónicamente, el Ministerio de Salud, como ente rector de las políticas sanitarias, no ha
tenido voz en las alocuciones públicas, aunque su representante, Carlos Alvarado,
participa en las reuniones.

El 13 de marzo, la vicepresidente Delcy Rodríguez confirmó los dos primeros casos de


COVID-19 en Venezuela, que habían llegado en un vuelo de Europa. Ambos, según la
versión oficial, son procedentes del estado de Miranda. Días después, Maduro decretó
el Estado de Alarma, figura de Estado de Excepción contemplada en la Constitución
Nacional, para atender la epidemia. En esta medida se ampara la cuarentena social.
Mantener las calles y avenidas del país prácticamente vacías ahora es una
responsabilidad que pesa también sobre funcionarios policiales y militares.

Ahora, Maduro aspira a elevar en 95% la cuarentena. La orden en las calles es dejarlas
"limpias", incluso la poca afluencia de transeúntes fue propicia para el
emprendimiento de una labor de desinfección de las vías. En principio, Maduro
recomendó el uso de mascarillas a toda la población que se movilizara. Pero algo jugó
en contra: el Gobierno no ofrecía tantas mascarillas para proteger a la población y las
personas no contaban con 300.000 bolívares -unos 3.5 dólares- para comprarlas en
una farmacia. En Venezuela, el salario mínimo equivale a 2.3 dólares.

Las contradicciones no solo quedan en las medidas de prevención. Los datos de nuevos
casos ofrecidos por el Estado carecen de información técnica. Hasta ahora, de acuerdo
con el último parte oficial, hasta el 27 de marzo, el país acumuló 113 casos de COVID-
19 confirmados. El foco de la epidemia se mantiene en el estado Miranda donde hay
46 casos confirmados.

Aún hay dudas sobre cómo harán las personas que tiene consultas médicas por
distintas enfermedades y deben cumplir sus tratamientos. Una infectóloga me
comentó que recibió denuncias de pacientes a los que les impidieron acercarse a los
hospitales en Caracas. Supe del caso cercano de un familiar que vive en Valencia, una
ciudad que queda a dos horas y media de la capital, que no sabe aún cómo trasladarse
al servicio de Oncología del hospital Dr. Domingo Luciani, porque no hay transporte y
debe someterse a su quimioterapia, cuyos ciclos son cada 21 días. Las consultas están
suspendidas también. Los hospitales solo atenderán emergencias.

El Gobierno dispuso de 46 hospitales grandes para atender casos posibles de COVID-


19. Pero, de acuerdo a la ONG Médicos Unidos, que tiene en su organización una red
de médicos en gran parte de los centros asistenciales del país,no todos los
establecimientos de salud cuentan con suministros de insumos ni cupos suficientes
para tratar a la población afectada. El Gobierno, en el transcurso de la semana, dio
anuncios de que el presidente Maduro habló con el director de la OMS para solicitar
asistencia humanitaria, luego de que el Fondo Monetario Internacional (FMI), instancia
que el chavismo ha cuestionado desde hace 20 años, negara ofrecer un préstamo de 5
mil millones de dólares para asistir al país ante la emergencia que supone la epidemia
y el colapso de la red pública. Pero en medio de los anuncios, la calma parece imperar
en las calles, las personas hacen sus diligencias tranquilas, aunque el sentimiento de
expectativa de cuánto tiempo se extenderá la medida aún permea en los venezolanos.
El impacto económico de COVID-19 (nuevo coronavirus)
COVID-19 podría afectar a la economía mundial de tres
maneras principales
Impacto Económico
1. Impacto directo en la producción. La producción china ya se ha visto
sustancialmente afectada por el cierre de la provincia de Hubei y otras zonas.
Algunos otros países también están empezando a sentir un impacto directo a
medida que sus autoridades ponen en práctica medidas similares. La
desaceleración de China tiene efectos en los exportadores a ese país. Según el
Banco Mundial, las mayores fuentes de importaciones de China son Corea, el
Japón y otros países asiáticos.

2. Interrupción de la cadena de suministro y del mercado. Muchas empresas


manufactureras dependen de los insumos intermedios importados de China y
otros países afectados por la enfermedad. Muchas empresas también dependen
de las ventas en China para alcanzar sus objetivos financieros. La desaceleración
de la actividad económica -y las restricciones de transporte- en los países
afectados probablemente repercutirá en la producción y la rentabilidad de
determinadas empresas mundiales, en particular en el sector manufacturero y en
las materias primas utilizadas en la fabricación. En el caso de las empresas que
dependen de los bienes intermedios de las regiones afectadas y que no pueden
cambiar fácilmente de fuente de abastecimiento, la magnitud del impacto puede
depender de la rapidez con que se desvanezca el brote. Las empresas pequeñas y
medianas pueden tener mayores dificultades para sobrevivir a la perturbación.
Las empresas vinculadas a los viajes y el turismo se enfrentan a pérdidas que
probablemente no sean recuperables.

3. Repercusiones financieras en las empresas y los mercados financieros. Las


perturbaciones temporales de los insumos y/o la producción podrían poner en
tensión a algunas empresas, en particular las que tienen una liquidez
insuficiente. Los comerciantes de los mercados financieros pueden o no prever o
comprender correctamente qué empresas pueden ser vulnerables. El
consiguiente aumento del riesgo podría revelar que uno o más agentes clave del
mercado financiero han adoptado posiciones de inversión que no son rentables
en las condiciones actuales, lo que debilita aún más la confianza en los
instrumentos y mercados financieros. Un posible acontecimiento
(probablemente de baja probabilidad) sería una importante perturbación de los
mercados financieros a medida que los participantes se preocupan por el riesgo
de contraparte. Una posibilidad algo más probable es una disminución
significativa de los mercados de valores y de bonos corporativos, ya que los
inversores prefieren mantener los valores gubernamentales (en particular los del
tesoro de los Estados Unidos) debido a la incertidumbre creada por la pandemia.
Escenarios
Estos posibles escenarios son ideas puramente descriptivas sobre los posibles
caminos que el brote de la enfermedad, y la economía mundial, podrían tomar.

1. Lo peor ya ha pasado. La transmisión en China ya ha disminuido. Aunque


algunos brotes aislados se producen en otros lugares, éstos no crean una
propagación masiva de la enfermedad. A medida que se estabiliza el número de
casos a nivel mundial, la economía de China vuelve a la normalidad, y hay poco
impacto fuera de algunas áreas como Irán que no son importantes para la
economía mundial. El PIB de China se ve muy afectado en el primer trimestre de
2020, pero se recupera en el segundo y tercer trimestre, aunque parte de la
producción perdida nunca se reemplaza. Algunas empresas específicas fuera de
China experimentan interrupciones de suministro a corto plazo, pero el impacto
en la economía mundial es pequeño y temporal.

2. El año del virus. Aunque la propagación de la enfermedad en China se


ralentiza, los brotes se producen de forma continua en todo el mundo. Cada
brote requiere una desaceleración de la producción en esa zona, y en un mundo
globalizado, eso significa que se producen interrupciones continuas en diferentes
regiones e industrias a medida que se producen y controlan los brotes. El efecto
general es perturbar la actividad económica lo suficiente como para desacelerar
considerablemente el crecimiento mundial. Las empresas que sean lo
suficientemente ágiles para gestionar el cambio de proveedores y que tengan
suficiente liquidez para sobrevivir a períodos de bajas ventas e ingresos tendrán
una ventaja competitiva.

3.  Respuesta a la pandemia mundial. Los centros económicos de todo el mundo


están sujetos a cierres al estilo de Wuhan mientras la gente entra en pánico por
la propagación del virus. Decisiones descoordinadas país por país interrumpen el
movimiento de personas y bienes. La manufactura global declina, ya que los
negocios con cadenas de suministro internacional pueden operar sólo de manera
intermitente. El turismo y las empresas conexas disminuyen drásticamente, y las
empresas y regiones basadas en el turismo se ven afectadas. Se necesita más de
un año para que la Organización Mundial de la Salud y las Naciones Unidas
elaboren una respuesta mundial aceptada que dé prioridad a las medidas
sanitarias basadas en la eficacia y el costo para la economía en general, y para
que esa respuesta sea aceptada en las principales economías mundiales. El PIB
mundial se estanca, el comercio internacional cae, y una recesión mundial es una
posibilidad evidente.

4. Crisis financiera. Los retrasos en los envíos y en los calendarios de producción


crean problemas financieros a las empresas con grandes deudas, especialmente
en los Estados Unidos. El declive de los mercados de valores mundiales y la huida
de los inversores de riesgo que venden activos como bonos de alto rendimiento y
acciones volátiles exponen a los inversores que han subvalorado el riesgo. La
preocupación por el riesgo de contrapartida acelera la disminución y seca la
liquidez en los mercados financieros. Los bancos centrales se apresuran a
gestionar el problema. Los mercados financieros -y la economía mundial- se
recuperan después de una recesión en forma de V.