Está en la página 1de 13

LAS SIETE MARAVILLAS DEL

MUNDO ANTIGUO

GRADO 1 GRUPO F
Conoce cuáles son las siete
maravillas del Mundo Antiguo
noticias.universia.com.bo

Las siete maravillas del Mundo Antiguo son un conjunto


de obras de arquitectura y escultura que los helenos de
Grecia, especialmente los del período helenístico,
consideraban dignas de ser vistas y visitadas.

Si bien a lo largo del tiempo se han elaborado distintas listas,


la definitiva quedó fijada cunado en el siglo XVI cuando el
pintor de Nederland (Países Bajos) Maerten van
Heemskrerck realizó una serie de siete cuadros
representando estas obras. Así quedó fijada entonces la lista
definitiva de las siete maravillas del mundo antiguo
.Descúbrelas a continuación.

Las Siete Maravillas del Mundo Antiguo son siete obras


monumentales que existían en la Edad Antigua y luego de
más de dos mil años las podemos conocer por la historia y la
leyenda de los relatos que nos llegan, ya que los restos y
evidencias no lograron sobrevivir a su ruina, a excepción
de la Gran Pirámide de Guiza. Esta Gran Pirámide de
Egipto es la única de las obras que sí conserva gran parte de
sus restos en la actualidad; y en contrapartida existen dudas
sobre la existencia real de otras, concretamente sobre los la
existencia de los Jardines Colgantes de Babilonia, ya que
nunca fue localizada.

Las Siete Maravillas del Mundo Antiguo

1 – La Gran Pirámide de Guiza


Esta es la única Maravilla del Mundo Antiguo que
sobrevive en la actualidad. Se encuentra en Guiza, Egipto,
y es la tumba del faraón Keops.

Se estima que se terminó de construir en el año 2570 a.C.,


convirtiendo esta obra en la más antigua de las maravillas del
mundo y siendo la primera y más grande de las tres
pirámides de Guiza, situada en las afueras de El Cairo,
Egipto.
Durante 3800 años fue el edificio más alto de la Tierra
hasta que en el siglo XIV fue superado por el chapitel de la
Catedral de
Lincoln en Inglaterra.

El arquitecto de esta obra es Hemiunu y su construcción fue


una orden del faraón Jufu, quien pidió a su primo Hemiunu
que construyera las tres grandes pirámides de la Necrópolis
de Guiza.

Originalmente la pirámide estaba cubierta de unos


27.000 bloques de piedra caliza blanca pulida, pero a
principios del siglo XIV un terremoto desprendió gran
parte de esta piedra y posteriormente los turcos otomanos
la tomaron para revestir algunas edificaciones de El Cairo.

2 – Los Jardines Colgantes de Babilonia


Se supone que los Jardines Colgantes de Babilonia fueron
edificados entre el 605 a.C. y el 562 a.C. en la ciudad de
Babilonia, (actualmente Irak) durante el reinado de
Nabucodonosor II en la ciudad de Babilonia (la Babel de los
textos bíblicos), a orillas del río Éufrates (Mesopotamia).

Se trata de edificaciones grandiosas construidas


levantadas al lado del palacio del rey, permitiendo que los
viajeros pudieran contemplarlos (pero no ingresar). En los
jardines se plantaban y crecían palmeras y árboles frutales,
como el dátil y los cocos.

Se cree que el rey Nabucodonosor II de la dinastía caldea del


Imperio neobabilónico ordenó la construcción de estos
jardines como muestra de amor hacia su esposa Amytis, para
que le hicieran recuerdo a las montañas de su tierra, aunque
esta no es la única leyenda en torno a los Jardines.
La historia afirma que con la posible decadencia de
Babilonia y el fin del Imperio neobabilónico, los jardines
fueron abandonados progresivamente; y que cuando
Alejandro Magno llegó a la ciudad en el siglo IV a.C., los
jardines ya estaban parcialmente en ruinas y totalmente
abandonados hasta que finalmente fueron destruidos por el
rey Evemero en el año 126 a. C.

3 – El Mausoleo de Halicarnaso
El Mausoleo de Halicarnaso fue un monumento funerario
de gran suntuosidad construido entre el año 353 a.C. y el
350 a.C. en Halicarnaso, actualmente Bodrum, Turquía. Esta
edificación medía aproximadamente 45 metros de altura
y tenía más de cien columnas que sostenían el techo.

Además, cada una de las cuatro plantas estaba adornada con


relieves escultóricos creados por cada uno de los escultores
griegos Leocares, Briaxis, Escopas de Paros y Timoteo.

Esta impresionante tumba fue creada para el sátrapa del


Imperio Persa Mausolo (de ahí el nombre de Mausolep.
Cabe aclarar que la palabra sátrapa en griego no tiene el
significado con el que lo conocemos sino “protector de la
tierra/país”).

El Mausoleo de Halicarnaso resistió los ataques de


Alejandro Magno, de los Árabes e incluso de los
bárbaros, pero un terremoto terminó por derrumbarlo en el
año 1404, reduciéndolo a ruinas.

4 – La Estatua de Zeus
La Estatua de Zeus en Olimpia (actualmente Grecia) fue
edificada en torno al año 430 a.C. en honor al más famoso
de todos los dioses griegos del Olimpo y “padre de los
dioses y los hombres”, Zeus.

Esta escultura crisoelefantina (es decir compuesta por oro y


marfil) fue elaborada por el famoso escultor clásico Fidias
en Olimpia. Fue destruida y se perdió en el siglo V d.C., y
sólo se sabe de ella gracias a descripciones de historiadores
antiguos y representaciones en monedas.

Lo que se sabe de esta estatua es que ocupaba la totalidad


del ancho del pasillo del templo en la que se encontraba y
medía aproximadamente doce metros de alto. Zeus fue
esculpido en marfil con detalles en oro macizo, aunque
además de la base de marfil y el oro la escultura tenía ébano
y piedras preciosas, lo que la convertían de por si en una
obra de arte.

5 – El Coloso de Rodas
El Coloso de Rodas fue una gran estatua del dios griego
del sol, Helios, realizada por el escultor Cares de Lindos en
la isla de Rodas, Grecia, en el año 292 a.C. y destruido por
un terremoto en 226 a.C., durando solo 66 años. Ante su
destrucción decidieron no volver a construirlo ya que un
Oráculo predijo que lo mejor era no hacerlo.

La estatua fue hecha con placas de bronce sobre un armazón


de hierro, y según el escritor antiguo Plinio el Viejo,
medía unos 32 metros de altura sobre una base de
mármol blanco de unos 15 metros. Para tener un punto de
referencia, la Estatua de la Libertad en Nueva York
(construida 2000 años después que El Coloso de Rodas)
mide 33 metros en una base de 48 metros.

La historia dice que el gran Coloso de Rodas se mantenía


parado sobre la entrada del puerto, y su grandeza era tal
que las embarcaciones podían pasar debajo de sus
piernas.

6 – El Faro de Alejandría
El Faro de Alejandría fue una torre construida en el siglo
III a.C. (entre los años 285 y 247 a.C.) en la Isla de Pharos,
Alejandría, (actualmente Egipto) con el objetivo de guiar
las embarcaciones que navegaban hacia el puerto.

La obra tenía una altura estimada de entre 115 a 150


metros, y durante muchos siglos fue una de las estructuras
más altas hechas por el hombre.

Si bien logró sobrevivir intacto durante todo un milenio,


fue derribado por los terremotos de 1303 y 1323, hasta
que finalmente todos sus restos desaparecieron en 1480
cuando el sultán de Egipto Qaitbey empleó los bloques
pétreos de las ruinas para construir un fuerte. Desde esta
primera construcción para guiar embarcaciones todas las que
tienen el mismo objetivo reciben el nombre de “faros”.

7 – El Templo de Artemisa
El Templo de Artemisa fue un templo ubicado en la
ciudad de Éfeso, (actualmente Turquía) levantado por el
Rey Creso en honor a la diosa helena de la luna y la caza
de animales salvajes, Artemisa.

Su construcción (donde predominaba el mármol) duró unos


120 años y fue ideada por un arquitecto de Cretha llamado
Cherisiphron. Sus medidas eran de 114 metros de largo y
54 metros de ancho, equipado con 127 columnas jónicas
que se elevaban a una altura de 60 metros.

El interior era parecido a un museo, y además de contar con


Dioses griegos, eran habituales las estatuas de guerreros
amazónicos, pinturas en las paredes o detalles de oro y plata.
Alrededor del año 356 a.C. fue derribado por un incendio
pero posteriormente Alejandro Magno ordenó su
reconstrucción, aunque hoy en día solo volvieron a quedar
restos que dejan ver a los turistas curiosos la magnificencia
que alguna vez tuvo la construcción.
Lenguaje agebraico