Está en la página 1de 5

Ética Docente

Escenario 5 – Decálogo ético

tutora: Roció Rodríguez

Estudiante: Ana Lucia Suarez

Código del curso: 50001_10

Universidad Nacional Abierta y a Distancia

Bucaramanga, Diciembre/2019
Misión personal:

Soy una persona tranquila, respetuosa y educada, que desea terminar sus estudios ser una

persona profesional y superar todo lo que he hecho hasta el momento cumpliendo todas mis

metas y lograr en mis futuros estudiantes seres capaces, autónomos, con valores y

sobretodo con gran responsabilidad.

visión Profesional:

Me proyecto a futuro como una profesional realizada, responsable, luchadora siempre

logrando todas mis metas, teniendo éxito en todo lo que realizo y fomentando en los demás

Las ganas de salir a delante

Quiero ser una docente que motive a sus alumnos a luchar por sus sueños, una docente que

no destruya los sueños de ningún alumno, quiero ser una docente empática, estricta pero no

que imponga, una docente que no piense que siempre tengo la razón, una docente que sea

capaz de intervenir por sus alumnos, que no se rinda si los alumnos no estan aprendiendo y

buscar otras opciones de enseñanza.

valores éticos:

 1- integridad

2- profesionalismo

3- respeto
4- dialogo

5- colaboración

6- humildad

7- honestidad

principios de actuación:

1-la integridad: generar beneficios tangibles como la credibilidad y el prestigio de los

estudiantes y profesores de la institución.

2- profesionalismo: desarrollar mis actividades profesionales con un total compromiso,

mesura y responsabilidad, acorde a mi formación específica y siguiendo las pautas

preestablecidas socialmente.

Comportarme con profesionalismo. Llegar a tiempo, ser entusiasta y entregada, cumplir

compromisos. 

3- respeto: respetar el derecho de los otros de tener valores, actitudes, conductas y

opiniones que difieran de las propias, y procurar el respeto mutuo en mis relaciones

interpersonales.

4- dialogo: propender por la interacción comunicativa para ayudar a la solución de

dificultades y conflictos dentro y fuera del ámbito escolar.


5- colaboración: trabajar en equipo para permitir diseñar e implementar situaciones de

aprendizaje que se alejan de las tradicionales unidades didácticas.

Mezclar y aprovechar el conocimiento, experiencia y habilidades de cada docente para la

creación de situaciones de aprendizaje mucho más ricas, innovadoras y apasionantes tanto

para el alumnado como para el profesorado.

6- humildad: ser positiva, mantener el respeto y la autoridad, generando seguridad y

ganándome la confianza de los niños en el aula, dejando ver que ellos son seres humanos y

también se equivocan.

7-Honestidad: fomentar la honestidad en sí mismos, consigo mismos y con los demás

respecto a lo que saben y lo que no saben.

Conclusiones:

En la formación profesional se hace esencial que se tengan en cuenta ciertos elementos

para ejercer nuestra profesión de una manera adecuada , la honestidad e integridad forman

parte fundamental en el desarrollo de nuestra profesión como docentes ya que de allí parte

la credibilidad y confiabilidad que nos puedan llegar a tener nuestros alumnos y padres de

familia , es por ello que es necesario un código de ética que satisfaga las necesidades de los

educandos y que complemente todos aquellos vacíos que actualmente existe en nuestros

educadores

el profesor deber ser una persona abierta, serena y tolerante, que asuma ante sus alumnos el

papel de mediador y consejero, que domine las nuevas tecnologías, que sea un buen

pedagogo, que tenga capacidad para el trabajo en equipo, que sea capaz de orientar
personalmente y profesionalmente a los alumnos, que tenga un alto grado de adaptabilidad

a las situaciones conflictivas y cambiantes del aula y del contexto social; y, sobre todo,

debe poseer tres cualidades: la ejemplaridad, la autoridad moral y la madurez afectiva.

Podemos decir que enseñar y aprender constituyen procesos que interactúan, pero al

mismo tiempo, se refieren a dos procesos paralelos e independientes que presentan

características específicas que los distinguen. Tanto la escuela como el docente son

consecuencias sociales e influyen decisivamente en la sociedad que estructuraran las

generaciones futuras, es por eso que el educador debe tener "ética", tanto profesional como

personal.

Referencias Bibliográficas:

Castillo, I., Castillo, R., Flores, l. & Miranda, G. (2015). La ética del cuidado en la

pedagogía saludable. Revista Educación 39(1), 1-11. Recuperado de

https://revistas.ucr.ac.cr/index.php/educaci%C3%B3n/article/view/17768/17275  

García, B. (2008). Los profesionales del Trabajo Social y la ética profesional ante los

nuevos retos y necesidades sociales. Humanismo y TS- Nº 06. Universidad de León;

España. Recuperado de http://buleria.unileon.es/xmlui/bitstream/handle/10612/1486/garc

%C3%ADaalvarez.pdf?sequence=1

Elizondo, A. & Rodríguez, L. (2009). Los maestros y la formación cívica y ética. REICE.

Revista Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación, 7 (2), 151-

161.Recuperado de https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=55111725009