Está en la página 1de 226

DOCUMENTO PRELIMINAR PARA

CONCERTACIÓN
INSTITUTO DE CULTURA
Alcaldía municipal 2012 - 2015
Néstor J. Martínez Jiménez, alcalde de El Carmen de Viboral
Alcaldia municipal

Instituto de Cultura de El Carmen de Viboral


María Eugenia García Gómez, directora

Equipo consultor:
Rosa María Gómez Zuluaga
Instituto de Cultura
Yeison Castro Trujillo
Isabel Cristina Blandón Jaramillo
Marisol Gómez Castaño
Sandra Milena Giraldo Ramírez

2015
Tabla de Contenido
Presentación................................................................................................................................ 5
Introducción................................................................................................................................. 7
Primera Parte ............................................................................................................................. 14
1 MARCO REFERENCIAL ......................................................................................................... 14
1.1 Marco Normativo................................................................................................................ 14
1.2 Marco Conceptual.............................................................................................................. 22
1.2.1 Cultura ....................................................................................................................... 22
1.2.2 Cultura y desarrollo.................................................................................................... 23
1.2.3 Gobernanza Cultural.................................................................................................. 26
1.3 Enfoques............................................................................................................................ 28
2 DIAGNÓSTICO.................................................................................................................. 33
2.1 La Política Cultural en El Carmen de Viboral y el Sistema Municipal de Cultura ............... 41
2.1.1 Marco legal y normativo local..................................................................................... 42
2.1.2 Análisis del contexto local: Situación actual del Sistema Municipal de Cultura.......... 57
2.2 Prácticas Artísticas ............................................................................................................ 72
2.2.1 Marco Legal y Normativo ........................................................................................... 76
2.2.2 Análisis del Contexto Local........................................................................................ 80
2.2.3 Análisis y priorización: Prácticas Artísticas ................................................................ 91
2.2.4 Retos y Conclusiones ................................................................................................ 92
2.3 El Patrimonio cultural: identidades y memoria ................................................................... 94
2.3.1 Marco legal y normativo del Patrimonio Cultural en Colombia................................... 97
2.3.2 Análisis del contexto local........................................................................................ 101
2.3.3 Situación actual: Patrimonio cultural en el Sistema Municipal de Cultura ................ 113
2.3.4 Análisis y priorización .............................................................................................. 122
2.3.5 Retos y conclusiones ............................................................................................... 123
2.4 Comunicaciones: Radio, Televisión y Prensa local.......................................................... 126
2.4.1 Marco legal y normativo que aplica a los medios de comunicación en Colombia.... 130
2.4.2 Análisis del contexto local: Acercándonos a la dinámica de comunicación local ..... 133
2.4.3 Priorización de problemas........................................................................................ 154
2.4.4 Retos y conclusiones ............................................................................................... 155
2.5 Cultura Ciudadana ........................................................................................................... 157
2.5.1 Marco legal y normativo........................................................................................... 165
2.5.2 Análisis del contexto local: situación actual ............................................................. 166
2.5.3 Análisis y priorización de problemas........................................................................ 181
2.5.4 Retos y conclusiones: .............................................................................................. 183
Segunda Parte ......................................................................................................................... 185
3 PLAN MUNICIPAL DE CULTURA 2016 – 2026 EL CARMEN DE VIBORAL, UN
TERRITORIO PARA EL BUEN VIVIR ...................................................................................... 185
3.1 Visión ............................................................................................................................... 185
3.2 Principios ......................................................................................................................... 185
3.3 Planteamiento estratégico y formulación ......................................................................... 185
3.3.1 Eje estratégico 1 (estructurante): Fortalecimiento del Sistema Municipal de Cultura186
3.3.2 Eje estratégico 2. Desarrollo del ciclo socio cultural: Formación, Creación, Producción,
Circulación y Apropiación Social ............................................................................................. 190
3.3.3 Eje estratégico 3. Procesos de comunicación y participación para la gestión del
desarrollo local sostenible ....................................................................................................... 195
3.3.4 Eje estratégico 4. Apropiación social del patrimonio cultural ................................... 199
3.3.5 Eje estratégico 5: Fomento de la cultura ciudadana y el ejercicio de la ciudadanía para
la construcción de un territorio para el buen vivir .................................................................... 204
3.3.6 Indicadores .............................................................................................................. 209
3.4 Sistema de Seguimiento y Evaluación............................................................................. 209
3.4.1 El Seguimiento y la Evaluación: el valor de los indicadores culturales .................... 209
3.4.2 Sistemas de Información y Evaluación y la Sostenibilidad del Plan........................ 213
3.4.3 El Sistema de SyE en el proceso de formulación e implementación del Plan Municipal
de cultura 2016 - 2026 ............................................................................................................ 215
4 Referencias bibliográficas ............................................................................................ 217
Índice de gráficas y tablas
Figura 1. Estructura del Plan Municipal de Cultura ............................................................................ 12
Figura 2. Diálogo y coherencia de la gestión en cultura entre las diferentes esferas gubernamentales
de carácter nacional, departamental y local....................................................................................... 21
Figura 3. Cuadro síntesis de políticas culturales municipales El Carmen de Viboral......................... 56
Figura 4. Sistema Municipal de Cultura. El Carmen de Viboral ......................................................... 57
Figura 5. Ciclo socio cultural.............................................................................................................. 74
Figura 6. Prácticas artísticas y su función.......................................................................................... 76
Figura 7. Otros documentos del Marco Normativo y Legislativo de la Cultura a tener en cuenta y
consultar ............................................................................................................................................ 80
Figura 8. Manifestaciones artísticas y culturales producidas en El Carmen de Vibora ...................... 83
Figura 9. Priorización problemática Prácticas Artísticas .................................................................... 92
Figura 10. Relación entre Patrimonio cultural, identidades y memoria colectiva ............................... 95
Figura 11. Patrimonio cultural de acuerdo con la legislación ............................................................. 98
Figura 12. Análisis de los procesos del patrimonio cultural en el Sistema Municipal de Cultura ..... 114
Figura 13. Problemática de patrimonio y su relación de causalidad ................................................ 123
Figura 14. Comunicaciones y participación...................................................................................... 126
Figura 15. Comunicación y cultura................................................................................................... 129
Figura 16. Análisis ciclo sociocultural comunicaciones.................................................................... 145
Figura 17. Ciclo sociocultural comunicaciones ................................................................................ 146
Figura 18. Ejecución línea comunicaciones en Plan de Desarrollo Cultural 2005 - 2015 ............... 154
Figura 19. Priorización problemas comunicaciones y análisis de causalidad .................................. 155
Figura 20. Hechos violentos en El Carmen de Viboral por tipo de hecho (2007 – 2014)................. 170
Figura 21. Hechos violentos en El Carmen de Viboral por tipo de hecho (2008 – 2014)................. 171
Figura 22. Recolección de material reciclable en los últimos 5 años (2010 – 2015)........................ 175
Figura 23. Diagnóstico de ruido ambiental....................................................................................... 176
Figura 24. Acciones, actitudes, comportamientos y prácticas de la Cultura Ciudadana local.......... 179
Figura 25. Análisis y priorización problemas cultura ciudadana....................................................... 182
Figura 26. Sistema de Seguimiento y Evaluación Plan Municipal de Cultura Orientado al Aprendizaje
......................................................................................................................................................... 211
Figura 27. Sistema de Seguimiento y Evaluación del Plan Municipal de Cultura ............................ 212
Figura 28. Sistema de Evaluación e Implementación del Plan Municipal de Cultura 2016-2026..... 216
Plan Municipal de Cultura 2016 – 2026
El Carmen de Viboral Un territorio para el Buen Vivir

Presentación

Este Plan Municipal de Cultura, fruto de los acuerdos y compromisos trazados como pobladores, se
constituye en un propósito social y colectivo de transformación del municipio hacia “Un territorio para
el Buen Vivir”, y en la ruta para fortalecer aún más las dinámicas culturales de los carmelitanos y
carmelitanas en los próximos años.

Sabemos que es posible hacer de este ejercicio de planeación cultural un proyecto estratégico e
integral que asuma las diferentes riquezas culturales que tenemos y construimos, para proponer
soluciones y promover las potencialidades que están en contacto con la cultura local, el territorio y
nosotros mismos, sus habitantes. Consecuentes con esto, reconocemos que la cultura gira en torno a
escenarios en donde se desenvuelve la vida, la existencia, donde los seres humanos producimos, nos
relacionamos y buscamos mejores formas de vivir, en relación con el mundo, con los otros, consigo
mismo, en nuestro espacio local, construyendo cotidianamente el territorio que nos cobija y nos
procura una particular forma de ser y existir, de habitar.

En lugar de querer mutilar nuestra existencia, personal y social, simplificándola por un método,
aspiramos a delinear en este propósito cultural la aceptación de una hipercomplejidad, y darnos como
territorio la posibilidad de plantear una perspectiva de rediscusión entorno al papel que desempeña la
cultura a la hora de habitar el territorio, necesitamos reivindicar la cultura como espacio político y
construir un política cultural que promueva el dialogo y el acuerdo sobre las formas de ser y habitar
este territorio para el Buen Vivir.

En este sentido, en este intento de proyectar lo “real”, en este ejercicio de formulación del Plan
Municipal de Cultura 2016 – 2026. El Carmen de Viboral “Un Territorio para el Buen Vivir” nos
resistimos a simplificar, reducir y constreñir las posibilidades y alternativas que tiene la cultura, y
contrario a ello, lo que se procura es constituir una relación más libre, armónica y creativa. El desafío
es el de construir un “mapa” que nos permita adoptar estructuras más flexibles, y poder concebir la
realidad social, entendida como un conjunto heterogéneo de procesos, tiempos y espacios vinculados
entre sí, sin simplificar su complejidad inherente. La invitación es a que reconozcamos nuestra fuerza
creadora y autónoma que tenemos como sociedad, y basados en esto, movilicemos nuevos sentidos,
cambios intensos y continuos, diálogos más profundos, contribuciones y acciones más concretas para
escarbar sobre las raíces de las problemáticas que nos afectan. La invitación es a que nos acerquemos
cada vez más a establecer nuestros propios modos de habitar el territorio y hacer del Buen Vivir
nuestro “ethos” particular y colectivo.
Introducción

Sea esta una oportunidad más para cuestionar, incitar e invitar a todos los carmelitanos y carmelitanas
a que juntos pensemos cómo hacer de El Carmen de Viboral un proyecto colectivo, y que desde las
actuaciones y apuestas singulares que tenemos de vida, podamos constatar que, sumadas a las
ineludibles ‘diferencias’ existentes entre nosotros, anhelamos un propósito común y de una
sobreabundancia de intereses tan compartidos que tienen un mismo horizonte: Un territorio para el
Buen Vivir.

La aspiración a través de ésta propuesta social, es consolidar una política pública cultural que logre
reflejar un conjunto de cambios que den cuenta de los reales intereses de los sectores y actores
territoriales del municipio. Crear condiciones para hacer de la cultura un eje estructurante en las
diferentes trasformaciones que enfrenta el territorio, ese el reto al que se somete este Plan Municipal
de Cultura, y esto sólo será posible si hacemos de la cultura un resultado de las relaciones sociales y
nos hacemos, cada uno de nosotros, protagonistas y responsables de promover una visión de territorio
con un enfoque transformador, local, humano, autónomo, digno, y que apueste por el Buen Vivir todos
y todas.

En razón de ello, no es de interés de este Plan Municipal de Cultura ahondar en las discusiones
académicas y en los laberintos conceptuales del término cultura, sino que más bien lo que se busca
intencionalmente es clarificar y definir el tipo de aspectos sociales y territoriales que nos permitan
suscitar una concepción amplia y sin fronteras de la misma, y plantear la dimensión cultural como un
eje estructurante en las diferentes trasformaciones que ocurren socialmente en los territorios y en la
que sea posible avanzar en el conocimiento de la relación entre dichos campos, pues lo que se quiere,
es contribuir en la generación nuevos sentidos de lo social y de los lazos de la sociedad con el sistema
político, y a su vez, crear y multiplicar, gracias a dicho trípode -cultura, sociedad y territorio-,
estructuras de oportunidad orientadas a promover el Buen Vivir para todos los carmelitanos y
carmelitanas. Este Plan Municipal de Cultura se orienta a posicionar la dimensión cultural como uno
de los pilares de la transformación municipal y factor relevante del desarrollo social y económico,
valorando su contribución al bienestar de la sociedad y a la cohesión social.
No quiere decir esto que pese a no procurar detallar conceptualmente una definición “estricta y
delimitada” de la cultura, no logremos establecer un pensamiento sobre la misma, y lograr proponer
un escenario sobre el cual podamos plantear y concebir su incidencia, lo que se quiere evitar
precisamente, es caer en excesos, en sobre abundancias discursivas, o en un desbordado relativismo
en el que terminemos diciendo que la cultura es “todo”, y por ser tal nos resulte inabarcable, o un
concepto inestable y resbaladizo. Contrario a ello, el propósito planteado lleva a construir una noción
de la cultura que no desborde la realidad y los modos de vida con los que convivimos en el territorio.

Y si bien estamos de acuerdo con que la cultura abarca los valores, las creencias, las convicciones,
los saberes, las artes, las tradiciones, las instituciones y modos de vida que en su conjunto dan
significado a nuestra existencia y desarrollo individual y colectivo, debe entenderse que todos estos
significados se constituyen, se comunican, se entienden y son reconocidos por una comunidad que
comparte las referencias constitutivas de una identidad cultural singular y común, que deseamos
preservar y desarrollar.

En tal sentido, el énfasis local que se quiere hacer de la cultura, se enmarca en el potencial de la
acción territorial que a través de la misma sea posible de desencadenar y en la capacidad de coordinar
y liderar el proceso de transformación social en el municipio, es decir, se propone que la cultura pueda
ser entendida como sinónimo de calidad de vida, de reencuentro entre las personas con su identidad,
motivación e iniciativas de desarrollo.

Un primer desafío en este propósito radicó en tratar de definir dónde estamos, cómo estamos en
términos de cultura en El Carmen de Viboral, buscando acumular y construir las pesquisas necesarias
que nos permitieran identificar y reconstruir las bases sobre las cuales fuera posible entender y
determinar cómo se ha asimilado la dimensión cultural en el territorio, y cuál ha sido su tratamiento
desde la ciudadanía, las comunidades organizadas, los medios de comunicación y la institucionalidad
pública.

Otro reto aún activo dentro de este ejercicio y de la ejecución del mismo, es y será el de lograr
promover y constituirlo como un marco genérico relevante para concertar actuaciones, racionalizar los
recursos, generar sinergias entre los distintos actores territoriales públicos, privados y civiles.
Cabe decir a propósito, que este proyecto aún es un proceso inacabado, no es un documento
definitivo, no porque sus alcances estén restringidos, sino porque seguirá siendo un plan abierto, que
reconoce a la cultura en continua dilucidación, reconstruyendo nuestra personalidad “carmelitana”
cada vez más heterogénea. Sin embargo, esto no significa tampoco que se distinga como un ejercicio
rudimentario de planificación. Se propuso a partir del mismo reflejar las visiones e intereses de los
diferentes actores, sectores y movimientos locales, habilitando espacios e invitando a los diferentes
actores del territorio para aportar desde sus experiencias y conocimientos a ampliar y a considerar el
espectro total de la vida cultural del municipio y a partir de la consolidación y revisión de la información
disponible, y como fruto del ejercicio de consulta social se produjo un documento de análisis sistémico
que es el que aquí se describe.

Pero que para su consolidación requiere y advierte la necesidad permanente de activar iniciativas para
poder abogar por la democratización de la cultura, es decir, que las comunidades tengan acceso a los
proyectos y a los lugares culturales, de activar la necesidad de luchar por una democracia cultural en
la que las comunidades puedan opinar respecto a qué pasa y lo que quieren que pase en estos
proyectos y lugares culturales. Al igual que para consolidar un Sistema Municipal de Cultura que
promueva las diferentes iniciativas culturales y artísticas tanto a nivel simbólico, productivo y
patrimonial. Y, finalmente, para que se convierta en un instrumento que refuerce nuestra identidad y
nuestros vínculos comunitarios, con la nación, con la región, con la vereda, con el barrio, y con la calle.

Aspiramos a que este Plan Municipal de Cultura se entienda como un ejercicio estratégico de
planificación que media entre los diversos intereses y operadores, con lo público y lo privado, con la
creación y la producción, y así mismo, hace una mediación constante entre diversos focos de tensión
vivenciadas en lo local.

Este ejercicio de planificación, pese a que fue desarrollado en unos pocos meses, posee una cualidad
importante, es un documento colectivo que fue construido con la participación de varios carmelitanos
y carmelitanas. Se ha logrado enriquecer con las reflexiones, aportaciones, observaciones y opiniones
de diversas personas que habitan todo el territorio de El Carmen de Viboral.
Para comprender aún mejor la información que este documento recoge tenemos entonces que el lector
encontrará al recorrer estas páginas en su primera parte, un marco de conceptos estructurantes de
los propósitos generales a los que responde este Plan Municipal de Cultura, se describen inicialmente
algunos referentes de carácter normativo, conceptual y de enfoque que permiten delimitar el campo
de análisis, y establecer las bases sobre las cuales se desenvuelve los propósitos de los ejes aquí
demarcados.

Posteriormente, se da cuenta del ejercicio de Diagnóstico en el intento de realizar una exposición de


la situación en una demarcación territorial concreta como lo es el municipio, y en una dimensión
específica, que en este caso es, la dimensión cultural.

La aspiración fue el de concebir la realidad social y cultural del territorio procurando evaluar los
avances (o los retrocesos) acontecidos, poder entender el conjunto heterogéneo de procesos, tiempos
y espacios vinculados entre sí, sin simplificar su complejidad inherente, pero buscando aportar
información esencial para comprender las transformaciones culturales del municipio, y en virtud de
ello establecer las pautas de una nueva planificación, considerando la vocación de aplicabilidad y el
foco de interés de este ejercicio.

De este modo, tanto para el ejercicio diagnóstico, como para la formulación del Plan Municipal de
Cultura, se definen cinco categorías de análisis íntimamente relacionadas con la esencia de la
intervención cultural en el territorio: en el diagnostico tenemos entonces,
- La política cultural y el Sistema Municipal de Cultura en El Carmen de Viboral, buscando determinar la
forma y el contenido de la política cultural y las iniciativas legislativas existentes en el municipio,
- Las Prácticas Culturales y Artísticas en donde se asume la creación, producción, circulación y
conservación como procesos que logran comunicar la diversidad de las identidades culturales locales,
en procura de la apropiación social y el ejercicio de ciudadanía,
- El Patrimonio Cultural: identidades y memoria como una construcción colectiva, a partir del
reconocimiento y valoración de las identidades locales y soportadas en la memoria,
- Comunicaciones: Radio, Televisión y Prensa local entendiendo la comunicación como un proceso de
construcción social, destacando los compromisos a los que están llamados los medios de
comunicación comunitarios y en general observando la dinámica de los medios que cobran vida en lo
local sin descuidar esos otros elementos, expresiones, espacios y herramientas comunicativas
utilizadas por los carmelitanos como actores comunicativos naturales,
- Cultura Ciudadana como una reflexión acerca de hábitos que se adquieren de forma consciente o
inconsciente, por creencias, incentivos y estímulos externos en el ejercicio de la ciudadanía, son las
formas de ser ciudadano y habitar el espacio en El Carmen de Viboral.

Como ya se mencionó, estas cinco categorías son retomadas en el segundo aparte de este
documento, Formulación, y son transformadas fruto del análisis diagnóstico en ejes estratégicos de
actuación, quedando así;

- Eje estratégico 1: Fortalecimiento del Sistema Municipal de Cultura [SMCu] entendido como el eje
estructurante del Plan Municipal de Cultura, que habilita el ejercicio y se convierte en una plataforma
de planeación cultural que articula diversos agentes sociales y esferas de acción pública y privada con
el fin de realizar los objetivos estratégicos culturales establecidos en el presente plan,
- Eje estratégico 2. Desarrollo del ciclo socio cultural: Formación, Creación, Producción, Circulación y
Apropiación Social, que tiene por fin garantizar el acceso a los bienes y servicios culturales, el
mejoramiento de las condiciones de sostenibilidad de los actores a fin de estimular y potenciar los
procesos de creación, producción y circulación artística y cultural,
- Eje estratégico 3. Apropiación social del patrimonio cultural la apropiación es un derecho y un
deber de la ciudadanía, que para el caso del patrimonio cultural se manifiesta en su conocimiento,
valoración, protección, salvaguardia, difusión/divulgación, transmisión y sostenibilidad, en su gestión
integral,
- Eje estratégico 4. Procesos de comunicación y participación para la gestión del desarrollo local
sostenible, aquí se pretende que la comunicación dialogue con la cultura, con los procesos de
participación, los medios de comunicación local y los escenarios dispuestos para la incidencia
ciudadana,
- Eje estratégico 5: Fomento de la cultura ciudadana y el ejercicio de la ciudadanía para la construcción
de un territorio para el buen vivir para promover el arraigo, la apropiación social, la convivencia, el
respeto y el buen ejercicio de la ciudadanía en el territorio.

Posterior a este apartado, se encuentra un tercer cuerpo de estudio, en donde se muestran los
elementos que nos permitirán hacer realizable progresivamente toda esta apuesta, en donde se
describen los indicadores que componen este Plan Municipal de Cultura, y sus sistemas de
información, seguimiento, evaluación y sostenibilidad.

Figura 1. Estructura del Plan Municipal de Cultura


referencial
Marco

Marco normativo Marco conceptual y enfoques

Procesos
Sistema Municipal de Cultura

Política Cultural Instancias Espacios


transversales
SMCu (Estucturante)

Prácticas culturales Patrimonio Cultural


Diagnóstico

y artísticas
Campos

*Prácticas artísticas *Material


*Comunicación y *Inmaterial
participación *Natural

Cultura Ciudadana (transversal)


Formulación

Programas y
Ejes estratégicos Líneas de acción
objetivos

La intensión ha sido la de poder distinguir algunas dimensiones del campo de la cultura que nos
permita adoptar estructuras más flexibles entre los distintos campos de análisis, y que si bien se
describen segmentados por ejes temáticos, es necesario insistir que su arquitectura se ubican como
ejes de una estructura dinámica, cuyas partes se comunican y tocan; es una estructura viva y
cambiante en la que incluye tensiones, expresiones, manifestaciones, bienes y los diferentes ámbitos
de incidencia del campo cultural como son, las artes y letras, modos de vida, derechos humanos, y
sistema de valores, tradiciones y creencias, que incluyen la identidad y patrimonio cultural, las
referencias a comunidades culturales, acceso y participación en la vida cultural, educación y
formación, información y comunicación y finalmente, cooperación cultural.
Crear las condiciones necesarias para hacer de la cultura un eje estructurante en las diferentes
trasformaciones que enfrenta el territorio es el reto que enfrenta este Plan Municipal de Cultura, y esto
sólo será posible si hacemos de la cultura un resultado de las relaciones sociales y nos hacemos
protagonistas y responsables colectivamente de promover una visión de territorio con un enfoque
transformador, endógeno, local, humano, y sustentable.
Primera Parte
1 MARCO REFERENCIAL

1.1 Marco Normativo

En Colombia en las últimas décadas se han conseguido avances importantes para la cultura, y se ha
venido consolidando paulatinamente una dimensión cada vez más consistente de la política cultural,
fruto constante de una ciudadanía activa por querer hacer de la cultura un elemento significativo y
estructurante en la construcción de nación.

En razón de todos estos esfuerzos es que se logró, con la promulgación de la Constitución Política de
Colombia de 1991, establecer definitivamente una presencia de la cultura en las decisiones del Estado,
y se han venido consolidando poco a poco una serie de hechos políticos-culturales que han impulsado
progresivamente la cultura en el orden nacional, regional y local.

Entre algunos de estos hechos político-culturales se pueden mencionar esencialmente la Ley General
de Cultura1 en el año de 1997, sus Decretos Reglamentarios 14932, 14943 y 15894 expedidos en 1998,
la creación del Ministerio de Cultura, la formulación del Plan Nacional de Cultura 2001-2010, “Hacia
una ciudadanía democrática y cultural”5, entre otras actuaciones que con el devenir de los años han
venido aportado en la consolidación de la cultura como un factor determinante de los territorios, y se
han constituido en herramientas fundamentales para el diseño de programas que favorecen el
desarrollo de la cultura en los diferentes territorios del país.

1 Ley General de Cultura. Ley 397 de 1997. Bogotá, Ministerio de Cultura, Imprenta Nacional de Colombia, 2000.
2 Decreto 1493 de 1998. Por el cual se reglamenta la participación del Ministerio de Cultura en la creación de los Fondos
Mixtos para la Promoción de la Cultura y las Artes, así como para realizar aportes y celebrar convenios con los mismos y
se dictan otras disposiciones. Ministerio de Cultura, República de Colombia. Bogotá, D. C.
3 Decreto 1494 de 1998. Por el cual se reglamentan los Consejos Nacionales de las Artes y de la Cultura y se dictan otras

disposiciones. Ministerio de Cultura, República de Colombia. Bogotá, D. C.


4 Decreto 1589 de 1998. por el cual se reglamenta el Sistema Nacional de Cultura –SNCu– y se dictan otras disposiciones.

Ministerio de Cultura, República de Colombia. Bogotá, D. C.


5 Plan Nacional de Cultura 2001-2010, “Hacia una ciudadanía democrática y cultural”. Ministerio de Cultura, República de
Colombia. Bogotá, D. C. Cargraphics S.A. 2001.
Esta restructuración legislativa fue la que le permitió al Estado implementar un reordenamiento cultural
profundo en nuestras sociedades, pues, la cultura y otras actuaciones estatales se descentralizan
hacia el orden regional y local, apoyada en la creación de nuevas figuras administrativas y en una
serie de instrumentos político-jurídicos para el fortalecimiento de la organización territorial gracias a
los cambios promovidos en la constitución de 1991, tales como: La elección popular de alcaldes, la
Ley General de Cultura, la Ley de Ordenamiento Territorial, la Ley General de Participaciones, y otras
iniciativas legislativas que otorgaron competencias en términos de autonomía a los municipios,
permitiendo que fuera desde lo local, el lugar en el que se proyectara entre otras cosas la
institucionalidad cultural a partir de secretarías, dependencias o coordinaciones de cultura y en casas
de cultura municipales. Fue en este sentido como los municipios adquirieron un mayor rol en la
dinamización de la cultura, por ser la instancia en donde se expresan las actividades y la participación
cultural en su forma más tangible.6

La cultura se convirtió entonces en un propósito obligado a tratar dentro de la organización y


planificación del Estado, y en razón de ello se crearon diferentes procesos de desarrollo cultural
procurando dar coherencia y articulación a los procesos, para vincular entre sí, a las entidades
nacionales, departamentales, distritales, municipales y a los actores privados para asumir el reto de
hacer efectivos los principios constitucionales de universalidad, fomento, transmisión, educación,
conservación, acceso y conocimiento de la cultura.

A partir de la Ley 397 de 1997 se logró adecuar y fortalecer la estructura institucional y el modelo de
gestión de las políticas culturales del país estableciendo un enfoque en el que la descentralización
administrativa y la participación ciudadana fueran consideradas pilares estratégicos 7. A este conjunto
de instancias y procesos de desarrollo institucional, planificación e información articulados entre sí,
fue lo que la Ley General de Cultura denominó como Sistema Nacional de Cultura –SNCu-, proceso
estratégico en el cual se propuso fuera posible fortalecer las relaciones institucionales entre el nivel
central, las regiones, departamentos y municipios, y así mismo, en el que la ciudadanía pudiera asumir

6Compendio de políticas Culturales. Ministerio de Cultura. República de Colombia. 2010. pp. 55-58.
7Sistema Nacional de Cultura. Estado, retos y perspectivas. Ministerio de Cultura. República de Colombia. 2013. Bogotá,
D. C. pág. 9.
un rol esencial de apropiación y legitimidad de las decisiones participando en el diseño e
implementación de las transformaciones y actuaciones culturales en los territorios y puesta en marcha
las políticas culturales del país.

Con el Sistema Nacional de Cultura -SNCu- se lograron definir las rutas y condiciones para que la
gestión cultural en Colombia se proyectara como una responsabilidad compartida entre el gobierno y
los ciudadanos, y en razón de ello, se diseñaron las instancias (entidades públicas y privadas), los
espacios de participación ciudadana (consejos) y los diferentes procesos de desarrollo institucional
(planeación, financiación, formación e información) para facilitar el acceso a la cultura y a los bienes y
servicios culturales8.

Ahora bien, como ya se mencionó, el SNCu fue estructurado de forma tal que permitiera llevar a la
práctica su implementación desde la localidad con escala hacia lo nacional, considerando justamente
que es en lo local donde las instancias públicas reflejan la creación de cauces más directos para la
deliberación y la decisión, y así mismo, las diversas expresiones ciudadanas pueden tener una
incidencia más directa a la hora de promover los diferentes procesos que permitan proporcionar y
ofrecer las oportunidades de participación a grupos de representación de intereses en el territorio. Es
en lo local, donde los ciudadanos pueden responder a ese principio democrático de manera más activa
y a su vez pueden diseñar esquemas corresponsables que atiendan de una mejor forma los problemas
de su localidad procurando que el acceso de los ciudadanos a la participación se produzca en primera
instancia a través del acceso de las estructuras democráticas de base, de proximidad, presentes en
la vida local.

De igual manera, y en sintonía con esto, el presente proyecto también se soporta sobre un marco
prospectivo que aspira convertirse en un instrumento más para corresponder, armonizar y encauzar
una vía expedita para el dialogo y mejor coherencia de la gestión en cultura con las diferentes esferas

8 Ibíd. Pág. 17. Véase también: Ley General de Cultura. Ley 397 de 1997 y Decreto 1589 de 1998. por el cual se
reglamenta el Sistema Nacional de Cultura –SNCu– y se dictan otras disposiciones.
gubernamentales de carácter departamental y nacional en su deber de intermediación y
complementariedad de la acción municipal9.

Por una parte, están los planes territoriales de desarrollo como documentos rectores de la planeación
nacional y territorial, y fundamento normativo de las políticas económicas, sociales, culturales y
ambientales necesarias para el desarrollo integral y sustentable del país, los departamentos y los
municipios y guía principal de la administración pública10, por otro lado, a nivel nacional, departamental
y local existe la responsabilidad explicita y compartida de fortalecer el desarrollo y la gestión cultural
en sus territorios a través de la formulación de planes territoriales de cultura11.

Así, desde el contexto nacional, los dos instrumentos de planificación cultural existentes a considerar,
sumado a la normativa establecida y ya mencionada para el desarrollo de la cultura en Colombia,
tenemos el Plan Nacional de Desarrollo 2010 – 2014 “Prosperidad para Todos”12, en donde se inscribe
en la línea denominada “Igualdad de Oportunidades para la Prosperidad Social”, en la Política Integral
de Desarrollo y Protección Social, definida como “Promoción de la Cultura” y que apuesta a grandes
rasgos a fortalecer de la gestión del sector cultural para afianzar la convivencia y la solidaridad y
generar bienestar y desarrollo social, considerando diversos lineamientos como; consolidar la
articulación del Sistema Nacional de Cultura SNCu, fortalecer los procesos de lectura y escritura,
facilitar la circulación y acceso a la información hacia un mayor conocimiento, contribuir al desarrollo
integral de los niños menores, promover el ejercicio de los derechos culturales, fomentar los procesos
de formación artística y de creación cultural, fortalecer la apropiación social del Patrimonio Cultural, y
fortalecer las industrias culturales.

En segundo Lugar tenemos el Plan Nacional de Cultura 2001 – 201013, que si bien no se encuentra
actualizado, sigue siendo referente necesario y determinante para definir y sintonizar el lenguaje local

9 Constitución Política de Colombia de 1991, Art. 313, 311, 305, 298, 76, 76.8, 74, 74.13, Presidencia de la República,
Bogotá. 1991.
10 Ley Orgánica del Plan de Desarrollo. por la cual se establece la Ley Orgánica del Plan de Desarrollo La Ley 152 de

1994. Congreso de Colombia. Presidencia de la República, Gobierno Nacional. Bogotá, D. C. 1994.


11 Óp. Cit. Ley General de Cultura. Ley 397 de 1997.
12 Plan Nacional de Desarrollo, 2010-2014 “Prosperidad para Todos”. Ley 1450 "Por la cual se expide el Plan Nacional de

Desarrollo, 2010-2014". Congreso de Colombia. Presidencia de la República, Gobierno Nacional. Bogotá, D. C. 2011.
13 Óp. cit. Plan Nacional de Cultura 2001-2010.
con las aspiraciones nacionales de promover escenarios para el reconocimiento, garantías para la
creación y el diálogo cultural, para la negociación y concertación de planes consolidados de cultura,
para la activación de programas individuales y colectivos que den respuesta a necesidades y
demandas particulares de cada uno de los territorios del país, que deberán ser propiciados justamente
desde los planes locales, sus propuestas y proyectos culturales.

Por su parte, el Plan de Desarrollo Departamental 2012 – 2015. “Antioquia La Más Educada”14
establece en su línea 2, denominada La Educación como motor de transformación de Antioquia, en el
componente Cultura Antioquia un lineamiento estratégico del que busca fortalecer y promover las
prácticas y bienes culturales por medio de procesos formativos, programación de actividades
culturales, el otorgamiento de estímulos a la creación y a la investigación artística y cultural, el
acompañamiento a los municipios para una adecuada planificación y gestión cultural, las
intervenciones en diferentes equipamientos, la promoción de los hábitos de lectura y de asistencia a
las bibliotecas y la protección y difusión del patrimonio cultural, en donde estructura cuatro programas
que impulsan el fortalecimiento de la riqueza cultural del departamento, promover la gestión cultural
para la transformación, promover la lectura y escritura, al igual que la memoria y el patrimonio.

Así mismo, es posible encontrar iniciativas departamentales, como es el caso del Plan Departamental
de Cultura de Antioquia15, sobre el cual se plantean directrices concretas que tienen que ver con la
participación ciudadana como fundamento de la democratización cultural, la afirmación de la creación
y de la memoria como pilares de la cultura, la comunicación intercultural como puente con la nación y
con el mundo y la sostenibilidad para garantizar permanencia dinámica de los procesos culturales para
el fortalecimiento y desarrollo del sector cultural.
En el caso del contexto local, encontramos que lo que respecta con la actividad cultural en el Plan de
Desarrollo Municipal El Carmen de Viboral Prosperidad y Buen Gobierno 2012-201516, existe un
programa; Educación para la transformación social, en donde se propone transmitir y enriquecer los

14 Plan de Desarrollo Departamental 2012-2015 Antioquia La Más Educada Ordenanza 14 “Por medio de la cual se adopta
el Plan de Desarrollo Departamental 2012-2015 Antioquia La Más Educada” Asamblea Departamental de Antioquia.
República de Colombia. Gobernación de Antioquia. Medellín. 2012.
15 Plan Departamental de Cultura 2006-2020, “Antioquia en sus diversas voces”, Gobernación de Antioquia, Universidad

de Antioquia. 2006. Medellín.


16 Plan de Desarrollo Municipal El Carmen de Viboral Prosperidad y Buen Gobierno 2012-2015. Administración Municipal
El Carmen de Viboral. Acuerdo Municipal 001 de 2012.
valores culturales y morales comunes, argumentando que sobre ellos es que se fundamenta la
identidad y la dignidad de los individuos y las sociedades, ya que los saberes tradicionales y el
patrimonio cultural autóctono son útiles por sí mismos y en ellos radica la capacidad de definir y
promover el desarrollo, además también apuesta por propiciar espacios suficientes para la inclusión
laboral, política, social y cultural, a la comunidad juvenil de El Carmen de Viboral; al fin de lograr su
desarrollo integral que ayuden a la transformación del municipio, y sumado a esto, también establece
promover el bienestar de la comunidad a través del desarrollo de actividades, proyectos y programas
culturales, artísticos, turísticos, museográficos, bibliotecarios, archivísticos y del fomento de la
formación y creación artística, de la investigación, la identidad y el patrimonio cultural en el territorio
del municipio de El Carmen de Viboral.

Por último, y no menos importante tenemos como referente y soporte ineludible el Plan de Desarrollo
Cultural Municipal 2005-2015. “El Carmen de Viboral con Vida Cultural”17, plan compuesto por diez
líneas estratégicas, cada una de ellas con programas, proyectos y metas a cumplir en un horizonte de
diez años, con vigencia al año de 2015.

La visión construida con este plan fue la siguiente:

Al año 2015 El Carmen de Viboral será un Municipio con vida cultural integral para
todos sus habitantes, a través del fortalecimiento decidido de la identidad, la
diversidad, la creación artística y el reconocimiento del territorio, afianzando el sentido
de pertenencia y de vida en comunidad.

Propuesta sustentada en diez línea acción, como son; formación, promoción, infraestructura,
investigación, comunicaciones, fortalecimiento organizacional, patrimonio cultural, estética urbana,
biodinámica e identidad. Líneas de acción que han sido revisadas y ajustadas a las nuevas
circunstancias a las que se somete este nuevo Plan Municipal de Cultura.

17Plan de Desarrollo Cultural Municipal 2005-2015 El Carmen de Viboral con Vida Cultural. Acuerdo Municipal 025/2004
“Por el cual se aprueba y adopta como política pública cultural, el Plan de Desarrollo Cultural Municipal 2005-2015”
Es notorio como los diferentes planes de desarrollo territoriales como aquellos que corresponden
específicamente con el sector cultural, se articulan, encuentran sintonía y correspondencia entre los
mismos, destacándose principalmente los siguientes propósitos;

 Articulación/Dialogo cultural/ Participación/ Democratización cultural


 Comunicación/ Circulación y acceso a la información
 Reconocimiento social/ Inclusión poblacional
 Fomento artístico/Afirmación de los procesos de formación artística y de creación
 Fomentar espacios e infraestructura cultural
 Memoria/ Apropiación social del patrimonio/ reconocimiento del territorio /Conservar y
recuperar el patrimonio cultural material e inmaterial
 Fortalecimiento de las industrias creativas/ Fomento a los emprendimientos creativos
 Garantías de Derechos Culturales
 Sostenibilidad / Desarrollo del sector cultural/ Transformación social y territorial

Considerando los diferentes postulados normativos, sumado a todo este marco de instrumentos de
planificación territorial descritos, fue como se diseñaron los lineamientos políticos y estratégicos
básicos que dan el soporte a la arquitectura que estructura la estrategia de este Plan Municipal de
Cultura. Pues si bien este proyecto apuesta por desarrollar un ejercicio endógeno de desarrollo
cultural, reconoce que la consecución del mismo, es el resultado entre otras consideraciones, de las
plurales identidades culturales, territoriales y políticas existentes.

La institucionalidad y la población, de manera conjunta, canalizan desde el nivel local hacia el nacional,
y viceversa, sus demandas, intereses y potencialidades para contribuir a la formulación, ejecución,
seguimiento y evaluación de esta política pública.

No obstante, este proyecto se enmarca sobre los principios de identidad, libertad, participación,
equidad como reflejo de una apuesta integral de desarrollo municipal definida sobre un enfoque de
carácter territorial, poblacional y garantista de derechos, que consolida su plataforma de
implementación basada en la ordenación de la planificación cultural desde el carácter nacional en el
interés de articular esfuerzos interinstitucionales y crear una identidad comunicativa que sea
fácilmente reconocida a nivel nacional y departamental.

Figura 2. Diálogo y coherencia de la gestión en cultura entre las diferentes esferas gubernamentales de carácter
nacional, departamental y local

Plan Nacional de
Desarrollo 2010 – 2014
“Prosperidad para
Todos”
Plan Nacional de Cultura
2001 – 2010
Plan de Desarrollo
Departamental 2012 –
2015. “Antioquia La Más
Educada”
Plan Departamental de
Cultura 2006-2020,
“Antioquia en sus diversas
voces”

Plan de Desarrollo
Municipal El Carmen de
Viboral Prosperidad y
Buen Gobierno 2012-2015
Plan de Desarrollo
Cultural Municipal 2005-
2015. “El Carmen de
Viboral con Vida Cultural”

Plan Municipal de
Cultura
2016 – 2026
El Carmen de
Viboral
“Un Territorio para
el Buen Vivir”

Fuente: Elaboración propia

La posibilidad de considerar la articulación de este Plan con los instrumentos existentes en la nación,
el departamento y la municipalidad radica en lograr ajustar y precisar no solo la sintonía argumentativa
entre dicho planes, sino también en el ánimo de determinar y establecer las competencias territoriales
en la planeación cultural y las alternativas de financiación de la misma.
1.2 Marco Conceptual

1.2.1 Cultura

Es claro que para una definición de cultura en el marco de este Plan Municipal de Cultura, acogemos
y referenciamos inicialmente la definición asumida por el Gobierno colombiano en la Ley 397 de 1997
establecida por la UNESCO en la Declaración de México sobre Políticas Culturales, en 1982, que
señala que: “[…] en su sentido más amplio, la cultura puede considerarse actualmente como el
conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan
a una sociedad o un grupo social. Ella engloba, además de las artes y las letras, los modos de vida,
los derechos fundamentales al ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias”18.

Colombia desde la gestión pública y estratégica del Gobierno Nacional a través de su Ministerio de
Cultura viene ampliando los escenarios, procesos y acciones culturales, en un sentido integrador y
transversal, donde juegan un papel fundamental las manifestaciones y tradiciones de los pueblos, así
como los emprendimientos creativos y culturales desde la creación, promoción y circulación de
contenidos, saberes y acciones locales.

Reconociendo esta definición, y este propósito nacional de proponer la cultura como una dimensión
integradora y transversal del desarrollo territorial, y apelando a los principios de descentralización,
participación y autonomía que tienen las instancias municipales, es que es posible asumir hoy la
cultura desde nuevos lugares de enunciación, un lugar que le pertenece a las comunidades y los
territorios que representan unas identidades locales en sus propios sistemas de relaciones, donde se
mira aún más la creación y los esfuerzos gestados en regiones y en lo local, donde actores y
emprendedores culturales le están apostando no sólo a la creación sino en muchos casos a los
procesos de intervención e investigación social y cultural, donde la ciudadanía y sus procesos de
cohesión social promueven sus propios modelos de vida y desarrollo.

18 UNESCO. Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales. México: UNESCO, 1982.
La apuesta desde esta Plan Municipal de Cultura, es por concebir la cultura como elemento
estructurante del territorio en sus dimensiones locales, rurales y urbanas y como generadora en las
comunidades y administración municipal, de capacidades para la garantía, el ejercicio y disfrute de los
derechos culturales de los habitantes en los territorios. Desde este punto de análisis se propone
considerar la noción de cultura, como un proceso continuo que favorece el tránsito a transformaciones
equitativas y en convivencia armónica con la naturaleza, a generar cooperación, solidaridad,
asociatividad, democracia, uso comunitario de recursos, que producen efectos positivos en el tejido
de redes de confianza y en la solución de problemáticas colectivas.

El gran propósitos que encuentra este Plan Municipal de Cultura para su consolidación, es el de lograr
posicionar y afianzar en el territorio la cultura como la forma de vida o manera de ser del pueblo,
restablecer una visión que nos permita reconocer como culturales no solo las expresiones artísticas,
sino todas las realizaciones de los diferentes grupos sociales presentes en el territorio, pues la cultura
es el modo particular como la gente vive su vida cotidiana, tejiendo lazos sociales, no queremos asumir
que la vida tenga que “girar” en torno a la cultura, como lamentablemente y equívocamente en muchos
casos así se ha asumido, muy al contrario, lo que se espera es que la cultura “gire” en torno a la vida
desde una perspectiva que pueda ser asumida además como un factor de reconocimiento, crecimiento
y desarrollo social y personal..

1.2.2 Cultura y desarrollo

En los tiempos actuales cada vez es más frecuente preguntarse por el papel de la cultura y su relación
con el desarrollo y cómo éste puede vincularse a enfoques de educación y medio ambiente a fin de
propiciar un desarrollo humano; concepto que señala desde 1990 y muy ligado a los aportes de
Amartya Sen, el desarrollo como un proceso para fortalecer las capacidades y ampliar las opciones
de ser y hacer de las personas, luego el PNUD plantea otros aspectos como la libertad cultural y los
derechos culturales. Es así como hoy el desarrollo se piensa más allá del ámbito económico-
productivo y se proyecta como un proceso dinámico y no lineal, donde cada persona es promotora y
gestora de su propio desarrollo.
Los conceptos de cultura y desarrollo, así como sus implicaciones para el desarrollo económico, social,
territorial, urbano y comunitario, han sido ampliamente debatidos, y es cada vez más notorio como se
reconoce el importante papel que juega la potenciación del sector cultural como mecanismo de
desarrollo en los territorios.

Tenemos entonces que la cultura evoca un marco de referencia doble que, por un lado, tiene que ver
con procesos relacionales y por otro, se configura como referente simbólico que alimenta
espiritualmente y da sentido a la vida y a las acciones colectivas. Sin duda, las distintas reflexiones
que giran en torno a una definición de cultura, la asumen en esencia como un concepto de referencia,
de contexto, como aglutinante, en donde los actores actúan en y sobre ella. Y en razón de esto, la
noción de cultura la relacionamos generalmente desde una perspectiva social, humana y como
generadora de bienestar individual y social de un territorio determinado.

El desarrollo por su parte, se propone asumirlo como un proceso para fortalecer las capacidades y
ampliar las opciones de ser y hacer de las personas. En este Plan Municipal de Cultura el desarrollo
se piensa más allá del ámbito económico-productivo y se proyecta como un proceso dinámico y no
lineal, donde cada persona es promotora y gestora de su propio desarrollo.

De esta manera, el binomio Cultura-Desarrollo aquí se asume como un proceso dinámico, en el que
la cultura pueda verse también desde una perspectiva económica, generadora de empleo y riqueza,
de crecimiento económico y de bienestar individual y social, pero que también promueve la expresión
y participación de los ciudadanos en la vida política, favoreciendo el sentido de identidad y
construyendo un territorio cada vez más creativo. La cultura como factor relevante del desarrollo social
y económico, valorando su contribución al bienestar de la sociedad y a la cohesión social.

Estamos convencidos de que el arte, las tradiciones, la creación, los procesos de construcción de
imaginarios son tan importantes como lo es la traída del agua, la construcción de centros de salud o
el apoyo decidido a una vivienda digna. Queremos reiterar justamente que la construcción y el
bienestar de una ciudadanía pasa obligatoriamente por un proceso de estructuración cultural. Las
artes, la creación, la conservación del patrimonio, el intercambio cultural tienen una especial
repercusión en los modos de ver, entender y proyectar la sociedad a la que pertenecemos.
El modelo de desarrollo que aquí se propone, está determinado a establecerse bajo la influencia de la
cultura local, es decir, que como territorio aspiramos situar la cultura en el centro de los diferentes
procesos de desarrollo social. Aplicar soluciones culturales a los problemas sociales es una alternativa
que merece ser pensada, el avance del desarrollo local requiere de nuevas habilidades sociales que
llenen con mayor acierto los procesos de comunicación entre carmelitanos y carmelitanas. Este
proceso articulado desde la dimensión cultural propicia la potencialización de las capacidades
territoriales donde los elementos afines a los diferentes actores y ciudadanos facilitan o promueven
procesos de desarrollo que a su vez son generadores de cambio, transformación y prácticas para la
democracia.

1.2.2.1 Buen Vivir y desarrollo local

A un pueblo que marcha hacia su liberación, con dignidad y soberanía, expresando la voz del tiempo
y de la Madre Tierra, nada puede detenerlo.
Fernando Huanacuni Mamani, 2010.

El buen vivir es considerado un paradigma que tiene su génesis en la cosmovisión de los pueblos
ancestrales originarios, denominado “paradigma de la cultura de la vida para vivir bien” sustentado en
una forma de vivir reflejada en una práctica cotidiana de respeto, armonía y equilibrio con todo lo que
existe, comprendiendo que en la vida todo está interconectado, es interdependiente y está
interrelacionado (Mamani, 2010)

Por otro lado, existen varias corrientes del desarrollo, que privilegian, el desarrollo humano y se
fundamentan en la búsqueda del equilibrio entre la sociedad, la cultura, el medio ambiente y la
economía, son estas corrientes: el desarrollo local, desarrollo endógeno, desarrollo sostenible y
desarrollo a escala humana.

Lo que se pretende plantear, es la posibilidad de construir un modelo de desarrollo local, basado en


el paradigma del “buen vivir” o del “vivir bien” donde la cultura sea el eje transversal y motor de ese
desarrollo.
Vivir Bien significa complementarnos y compartir sin competir, vivir en armonía entre las personas y
con la naturaleza. Es la base para la defensa de la naturaleza, de la vida misma y de la humanidad
toda (Mamani, 2010). Teniendo en cuenta esta premisa, en el presente plan se verá reflejado en
acciones que buscan:

 Construir un territorio de paz y sana convivencia


 Convivencia en armonía con el entorno físico y natural
 Respeto por los derechos humanos y culturales y cumplimiento de los deberes ciudadanos
 Valoración de las identidades
 Recuperación de la memoria
 Respeto por los bienes comunes
 El arte como estrategia de cambio social
 La comunicación para el desarrollo y la participación

1.2.3 Gobernanza Cultural

Se propone en el marco de este Plan Municipal de Cultura entender el ejercicio de la Gobernanza


Cultural como el proceso mediante el cual se orienta la planificación, se facilita la participación
ciudadana y el diálogo con agentes sociales para fortalecer las acciones de esta política cultural en el
territorio, que haga posible la consolidación de la institucionalidad cultural en lo relativo a atribuciones,
infraestructura, recursos humanos, organizacionales y financieros y la legitimación de un Sistema
Municipal de Cultura participativo.

En este plan, la Gobernanza se considera estructurante fundamental, en la medida que se orienta


hacia la articulación de las instancias culturales, con los espacios de participación territoriales y la
ciudadanía en general para consolidar el ejercicio de planeación cultural concertada como punto de
partida para impulsar el desarrollo y armonizar éste con las tradiciones, las creaciones, las prácticas,
las aspiraciones, los gustos y la sensibilidad de los diferentes grupos que viven el territorio, y en la
generación de iniciativas jurídicas tendientes a fortalecer, actualizar y difundir la arquitectura legal en
la que se desarrolla la actividad cultural y el ejercicio efectivo de los derechos culturales, que posibilitan
el desarrollo cultural y el acceso de la comunidad a los bienes y servicios culturales según los principios
de descentralización, participación y autonomía.

La gobernanza así entendida, compromete y propicia la creación de redes de relación compartida


entre el gobierno y los ciudadanos en el nivel central, el departamento, la región y el municipio para
trabajar por el reconocimiento de la cultura como eje transversal de desarrollo local, como componente
estratégico en las transformaciones del territorio, y para hacer efectivos los principios constitucionales
de universalidad, fomento, transmisión, educación, conservación, acceso y conocimiento de la cultura.
A través de la Gobernanza será posible consolidar la cultura como dimensión del desarrollo, como
proyecto de sociedad para gestionar procesos culturales que se configuran permanentemente y nos
configuran continuamente.
1.3 Enfoques

Uno de los propósitos centrales en el marco de formulación de esta política cultural y que exige
necesariamente de esfuerzos concertados por parte del Estado, gobierno, organizaciones sociales,
agentes, y sociedad civil en general es el de lograr cambios efectivos que permitan resultados eficaces
para realizar la dignidad humana en términos de la erradicación de cualquier forma de desigualdad,
exclusión, discriminación, o agresión, y la afirmación de opciones de vida basadas en la diversidad y
la multiplicidad que caracteriza las sociedades en las que nos desenvolvemos cotidianamente. La
cultura no es un asunto que se mueve sobre el vacío, no puede entenderse como un fenómeno auto-
contenido y delimitado, no es posible pensar la cultura por fuera de sus entornos de desarrollo y los
diversos campos de la vida social.

La posibilidad de pensar esta política cultural basada en un enfoque poblacional, territorial y garantista
de los derechos culturales, se hace en el firme propósito de que sea posible reconocer a los seres
humanos como titulares de derechos, y centrar esfuerzos en lograr vincular a los grupos poblacionales
marginados y excluidos en el acceso y goce de sus derechos en todo el territorio municipal superando
las asimetrías en la distribución de oportunidades, conocimientos y relaciones. Este Plan Municipal de
Cultura se constituye en un marco de materialización y de compromisos gubernamentales y sociales
que define objetivos, metas, y prioridades en el interés de posicionar en la agenda pública las
soluciones que demanda y se requiere en el la esfera territorial frente al desarrollo cultural.

Transformar positivamente las ideas, creencias, valores y prácticas para lograr consolidar ciclos
integrales de política pública es uno de los objetivos de los enfoques aquí propuestos, pero para que
tengan aplicación implica necesariamente el diseño de procesos de apropiación respecto al contenido,
sentido y alcances por parte de las organizaciones, sectores y ciudadanos. La aplicación de este
trinomio en el cual se enfoca esta Política Cultural - poblacional, territorial y garantista de los derechos
culturales- exige e implica igualmente una transformación profunda del modelo dominante de
aplicación y programación de las políticas públicas de este tipo, pues como ya se mencionó, esta
política deberá vincularse entre ellas con los planes municipales de desarrollo, los planes de
ordenamiento territorial y los diversos planes sectoriales e institucionales existentes en el territorio.
No obstante, los enfoques sobre los cuales se fundamenta esta iniciativa, tiene un doble carácter: por
un lado, la articulación del componente cultural al ordenamiento del territorio municipal, y por el otro
actuar como facilitador en la garantía del ejercicio de las prácticas propias de la cultura atendiendo a
criterios de desconcentración, cobertura, calidad, proximidad, accesibilidad y sostenibilidad con el
reconocimiento del espacio público como una construcción social donde cobra vida la interacción
colectiva y ciudadana.

Con el reconocimiento de los derechos culturales en Colombia como derechos esenciales de los
derechos humanos, como sucedió con la constitución del 1991, el país se establece como un Estado
Social de Derecho, dándoles a los derechos culturales el rango constitucional.

Gracias a esto, ha sido posible mejorar y apoyar la creación de una nueva legislación y de una nueva
institucionalidad en el país en la administración de cultura, sobre todo a partir de la expedición de la
Ley General de Cultura, así como de las leyes expedidas en desarrollo de la misma: las leyes
aprobatorias de Convenciones Internacionales, las leyes sobre sobre patrimonio cultural inmaterial y
efemérides, y algunas más sobre materias más amplias que se relacionan con la Ley de Cultura. Una
vez aprobada la Ley 397 de 1997, se dio lugar a una agenda legislativa y de reglamentación muy
activa, con la expedición de leyes y decretos que han entrado a engrosar el corpus de la legislación
cultural, tanto en el ámbito nacional como en las entidades territoriales, es decir en los departamentos,
distritos y municipios.

Con todo este marco legislativo, es como se establecen garantías para los derechos culturales de los
colombianos. Y consecuentes con ello, la Constitución colombiana consagra como valores y principios
fundamentales la dignidad humana, la libertad, y la igualdad, cuya interpretación integra el catálogo
de derechos económicos, sociales y culturales y en tal razón, los convierte en derechos dignos de
respeto y protección por parte de todos los poderes públicos: ejecutivo, legislativo y judicial.

Dichos principios, dignidad humana, libertad, e igualdad, son igualmente y en razón de lo mismo,
retomados dentro de esta política cultural como principios orientadores, y sumando a los mismos, se
destaca la identidad, la participación, la autonomía y la equidad como principios complementarios para
el desarrollo social, individual, colectivo y territorial, y como elementos definitorios de la condición
humana, sin discriminaciones, reconociéndonos en la diferencia.

Reconociendo que el alcance de los derechos sociales y culturales abarca el desarrollo humano, y
que la apuesta y visión de este Plan Municipal de Cultura es “Un Territorio para el Buen Vivir”, es como
se considera estratégica la iniciativa de consolidar la cultura local como pilar y factor transversal del
desarrollo social, económico, ambiental y político de El Carmen de Viboral.

En tal sentido, y procurando dejar en claro qué es lo que se quiere decir cuando se habla de derechos
culturales en esta iniciativa, se describen a continuación y se hacen explícitos los derechos a los cuales
apela este enfoque, y su relación directa con la identidad y patrimonio cultural, los referentes sociales
y comunitarios, con el acceso y participación en la vida cultural, la educación, formación, información,
comunicación y cooperación cultural. Derechos en los se propone sea posible que toda persona,
individual y colectivamente pueda gozar en términos de cultura19:

 De Identidad y patrimonio culturales


1- A elegir y a que se respete su identidad cultural, en la diversidad de sus modos de expresión. Este
derecho se ejerce, en especial, en conexión con la libertad de pensamiento, conciencia, religión,
opinión y de expresión;
2- A conocer y a que se respete su propia cultura, como también las culturas que, en su diversidad,
constituyen el patrimonio común de la humanidad. Esto implica particularmente el derecho a
conocer los derechos humanos y las libertades fundamentales, valores esenciales de ese
patrimonio;
3- A acceder, en particular a través del ejercicio de los derechos a la educación y a la información, a
los patrimonios culturales que constituyen expresiones de las diferentes culturas, así como
recursos para las generaciones presentes y futuras.

19 Los Derechos Culturales. Declaración de Friburgo. Instituto Interdisciplinario de Ética y Derechos Humanos de la
Universidad de Friburgo, Suiza.2007
 De referencia a comunidades culturales
4- Toda persona tiene la libertad de elegir, de identificarse, o no, con una o varias comunidades
culturales, sin consideración de fronteras, y de modificar esta elección;
5- Nadie puede ser obligado a identificarse o ser asimilado a una comunidad cultural contra su
voluntad.

 Del acceso y participación en la vida cultural


6- Toda persona, individual y colectivamente, tiene el derecho de acceder y participar libremente, sin
consideración de fronteras, en la vida cultural a través de las actividades que libremente elija.
Este derecho comprende en particular:
o La libertad de expresarse, en público o en privado, en lo o los idiomas de su elección;
o La libertad de ejercer, de acuerdo con los derechos reconocidos, las propias prácticas
culturales, y de seguir un modo de vida asociado a la valorización de sus recursos
culturales, en particular en lo que atañe a la utilización, la producción y la difusión de
bienes y servicios;
o La libertad de desarrollar y compartir conocimientos, expresiones culturales,
emprender investigaciones y participar en las diferentes formas de creación y sus
beneficios;
o El derecho a la protección de los intereses morales y materiales relacionados con las
obras que sean fruto de su actividad cultural.
o El conocimiento y el aprendizaje de los derechos humanos;

 De educación y formación
7- En el marco general del derecho a la educación, toda persona, individual o colectivamente, tiene
derecho, a lo largo de su existencia, a una educación y a una formación que, respondiendo a las
necesidades educativas fundamentales, contribuyan al libre y pleno desarrollo de su identidad
cultural, siempre que se respeten los derechos de los demás y la diversidad cultural.
Este derecho comprende en particular:
o La libertad de dar y recibir una enseñanza de y en su idioma y de y en otros idiomas,
al igual que un saber relacionado con su cultura y sobre las otras culturas;
o La libertad de los padres de asegurar la educación moral y religiosa de sus hijos, de
acuerdo con sus propias convicciones, siempre que se respeten la libertad de
pensamiento, conciencia y religión reconocidas al niño, en la medida de la evolución
de sus facultades;
o La libertad de crear, dirigir y de acceder a instituciones educativas distintas de las
públicas, siempre que éstas respeten en conformidad con las normas y principios
internacionales fundamentales en materia de educación y las reglas mínimas
prescritas por el Estado en materia de educación reconocidas internacionalmente y
prescritas en el marco nacional.

 De información y comunicación
8- En el marco general del derecho a la libertad de expresión, que incluye la expresión artística, la
libertad de opinión e información, y el respeto a la diversidad cultural, toda persona, individual o
colectivamente, tiene derecho a recibir una información libre y pluralista, que contribuya al
desarrollo pleno libre y completo de su identidad cultural en el respeto de los derechos del otro y
de la diversidad cultural; este derecho, que se ejerce sin consideración de fronteras, comprende
en particular:
o La libertad de buscar, recibir y transmitir información;
o El derecho de participar en la información pluralista, en el o los idiomas de su elección,
de contribuir a su producción o a su difusión a través de todas las tecnologías de la
información y de la comunicación;
o El derecho de responder y, en su caso, de obtener la rectificación de las informaciones
erróneas acerca de las culturas, siempre que se respeten los derechos enunciados
en la presente Declaración (declaración de Friburgo).

 Cooperación cultural
9- Toda persona, individual o colectivamente, tiene derecho a participar, por medios democráticos:
o En el desarrollo cultural de las comunidades a las que pertenece;
o En la elaboración, la puesta en práctica y la evaluación de las decisiones que la
conciernen y que afectan el ejercicio de sus derechos culturales
o En el desarrollo y la cooperación cultural en sus diferentes niveles.
2 DIAGNÓSTICO

Todo diagnóstico es una evaluación; es decir, implica una descripción, un análisis y una valoración de
una realidad, lo que significa llevar a cabo la interpretación de una situación existente en comparación
con un modelo ideal de referencia, que para este caso, se traduce justamente en un ejercicio de
planificación.

Entendemos este diagnóstico cultural como un proceso en el que se sintetiza, interpreta y


conceptualiza la naturaleza y magnitud de unas necesidades de un territorio en sus efectos, génesis
y causas sociales respecto al desempeño de la cultura en el territorio.

El interés de este ejercicio, radica en poder conocer en profundidad el fenómeno de la transformación


y estado de la cultura en lo local y poder conceptualizarlo, llevándolo a una síntesis explicativa que
nos permita comprender su esencia, sus componentes fundamentales e interpretar las relaciones
entre los factores que determinan su situación.

El diagnostico que presentamos a continuación, fue realizado para tratar de identificar la condición de
la cultura en el municipio, a partir de un ejercicio reflexivo que permita mejorar su efectividad y lograr
identificar aquellas situaciones que desbordan el foco de intervención municipal en términos de
prestación de bienes y servicios culturales.

Para el logro de este objetivo, la metodología de abordaje utilizada fue la de la triangulación o


contrastación en la que se tuvo que utilizar necesariamente distintas fuentes de datos y su
contrastación con distintos niveles de análisis en función de las miradas de los distintos actores que
vincula la cultura a nivel territorial, y en razón de esto, también fueron numerosos los distinto métodos
y técnicas de recolección de información utilizados para alcanzar los propósitos establecidos en el
ejercicio de indagación.
Es claro que la pertinencia, la proximidad, el empoderamiento y la movilización que logre generar un
proceso de planificación social como éste, depende entre otras cosas, del marco de intervención social
en el que logre establecerse. Dependiendo de la manera en la que decida orientar y representar los
intereses de cada uno de los actores territoriales, será posible consolidar un modelo de desarrollo
cultural municipal, un proyecto cultural integral, en el que sea posible generar las sinergias necesarias
de quienes habitan el territorio a través de un renovado nivel de conciencia social frente a la
importancia de la cultura.

En el ánimo de procurar una mejor actuación en el proceso de formulación del Plan Municipal de
Cultura de El Carmen de Viboral 2016 -2026, se partió por definir una estructura de análisis que
permitiera lograr acopiar la información suficiente para la realización de los estudios correspondientes
al desempeño de la cultura en el ámbito municipal.

Pues es relevante considerar que la realización de un diagnóstico sólo alcanza su verdadero sentido
si sirve como base para la elaboración de un Plan, al igual que un Plan sólo es concebible cuando
existe voluntad y medios para llevarlo adelante.

En virtud de esto, y como ya se esbozaba, se definieron una serie de herramientas de consulta social
para el desarrollo del proyecto en el interés de optimizar los diferentes escenarios y dispositivos de
participación, la interacción con las personas, y sus organizaciones, instituciones o representantes,
que tienen interés legítimo en este ejercicio, y posicionar sus aportes como parte importante en la
estructura de toma de decisiones y de iniciativas.

No obstante, este ejercicio de planificación cultural aspira constituirse en una guía para la acción, en
una herramienta de transformación y cambio de la dinámica y de la realidad social y cultural, a la vez
que aspira generar, mayores niveles de credibilidad y sostenibilidad en los procesos culturales y sus
alcances.

Los instrumentos aplicados durante el proceso diagnóstico, fueron considerados basados en los
siguientes criterios: 1) que permitirán centralizar fuerzas, voluntades, saberes, inteligencias, por medio
de los espacios de concertación social, 2) que favorecieran el monitoreo y seguimiento participativo
durante el proceso por parte de los interesados, 3) que procuraran generar un ambiente agradable y
creativo de las discusiones, así como una estructura organizativa adecuada de los temas de mayor
relevancia social, 4) que permitieran flexibilidad en tiempos, recursos, programación de actividades y
ajustes metodológicos dependiendo del tipo de población con la que se iba a interactuar.

Esta caja de herramientas se diseñó en la búsqueda de combinar asuntos teóricos y prácticos, para
recopilar y analizar la información producida por los diferentes grupos en el tiempo estimado para la
realización de este proceso, para fortalecer la exploración, análisis y evaluación de las limitaciones y
potencialidades del territorio y su influencia en la toma de decisiones, y en ultimas, permiten que sean
los mismos actores territoriales quienes analizan su situación, protagonizan la reflexión y definen los
cambios y las transformaciones a las que debe apuntar el Plan Municipal de Cultura de El Carmen de
Viboral.
Algunas anotaciones acerca de nuestra vida municipal

Previo a las circunstancias que hicieron de El Carmen de Viboral un pueblo, estas tierras fueron tramos
escabrosos de montañas y praderas, de tierras secas y pantanos, ocupados por indígenas e invadidos
por conquistadores. El pueblo que hoy conocemos se abrió camino entre bejucos y helechos, cortando
maleza y descuajando bosque, pues, como muchos pueblos antioqueños, el rancherío fue hilándose
a partir de un mayordomo que se instaló, un esclavo que empezó labrando la selva, un aristócrata en
busca de mayores posesiones, un aldeano de otras tierras y algunos cuantos ricos venidos de otras
villas, y algunos inmigrantes que llegaban (Betancur, 1993), “un colono que cambiaba de domicilio, un
peón cesante de otra lejana hacienda” (Giraldo, 1973:25), y así, hasta conformar el tejido de lo que
ahora somos.

Son muchos los años en los que las tierras que hoy ocupan el municipio hicieron parte de lo que eran
los valles de Rionegro y Marinilla, y así mismo fueron innumerables las pugnas y esfuerzos para
unificar a contrarios en una nueva realidad territorial llamada El Carmen de Viboral. Hace más de 250
años El Carmen de Viboral viene forjando su propia existencia y ha venido consolidando
paulatinamente los elementos radicales de su identidad, constituyendo sus dinámicas y surcando sus
propias costumbres.

Lo que hasta 1807 era nombrado como El Carmen de las Cimarronas y seguía perteneciendo al
Cantón de Marinilla, se fue convirtiendo espontáneamente en “un caserío de 300 casas comunicables,
unas hechas de paja y otras de teja, una iglesia parroquial hecha de teja y otros dos templos hechos
del mismo material” poblado con cerca de 283 familias avecindadas entre blancos, indios, mestizos,
negros y esclavos (Betancur, 2002).

Justamente, fue en el año de 1807 que El Carmen de las Cimarronas a merced de su población recibió
la categoría de parroquia pero ya con el nombre de Nuestra Señora de El Carmen de Viboral (Betancur,
2001) y 7 años después, en 1814 logra consolidarse como territorio emancipado del Cantón de
Marinilla. Entre siglo y siglo, numerosas situaciones han transformado las dinámicas territoriales del
municipio, desencadenando una serie de efectos en las prácticas y relaciones con poblados vecinos,
y en los cambios en el uso, apropiación y control de determinadas áreas geográficas con los municipios
aledaños: Cocorná, Marinilla, Rionegro, La Ceja y la Unión (Betancur, 2002).

Para el año de 1869 según el censo de la época, el municipio contaba con 3.819 habitantes, a 1912
su composición demografía era la de 8.314 persona, para el año de 1938 su crecimiento poblacional
fue tan acelerado que ascendió a los 14.151 habitantes y en 1985 subió a 29.329 (Betancur, 2001:
97). Estos acontecimientos nos permiten comprender la consolidación del municipio y la trasformación
de la provincia que al igual que los proyectos de los poblados vecinos, generaron efectos directos en
el desarrollo municipal: el progreso y protagonismo local de la iglesia católica, la redefinición jurídica
de la demografía municipal, las hegemonías partidistas, la crisis económica, los desarrollos del Valle
de Aburrá, los procesos de industrialización, la creciente densificación poblacional y su demanda de
servicios públicos, entre otros.

Así, El Carmen de Viboral, un pueblo nacido de Marinilla y de su cultura agraria, católica y


conservadora, con los años fue perfilándose hacia una mentalidad liberal y comercial inducida por sus
cercanías con su vecino Rionegro y la consolidación de su vocación ceramista. Este proceso de
renovación, confrontación y complementariedad de esos modos de vida perfilaron y enriquecieron la
fisionomía actual de la localidad (Betancur, 2001).

Justamente cuando en el Oriente Antioqueño se empezaron a evidenciar ciertas diferencias y


particularidades entre dos zonas, estableciéndose de esta manera una dicotomía entre lo rural y lo
urbano, entre lo agrícola y lo industrial, entre un “Oriente lejano” y un “Oriente cercano” (Altiplano), El
Carmen de Viboral ya llevaba varias décadas agitadas entre rivalidades internas y confrontaciones de
sus hegemonías. Al igual que como ocurría con la región, la disposición espacial y estratégica del
territorio municipal, su vecindad hacia el sur con los municipios del mal llamado “Oriente lejano”
Abejorral, Sonson y Cocorná y su acceso limitado, y su cercanía con los municipios de Altiplano;
Santuario, Marinilla, Rionegro, La Ceja, y la Unión y el cómodo acceso con el valle de Aburrá hicieron
que el territorio municipal se dividiera de forma equivalente en dos zonas, una caracterizada por su
tradición campesina, agrícola, ganadera y la ausencia de servicios, y otra zona perfilada hacia el
desarrollo urbanístico, el mejoramiento de su infraestructura, la prestación de servicios y la
densificación municipal. Estas pugnas entre el conservatismo y el liberalismo y entre lo industrial y lo
agrícola en las primeras décadas del siglo XX influyeron de manera drástica en las dinámicas sociales
del territorio, pues, a la vez que el “Oriente cercano” se proyectaba con megaproyectos como: la
construcción de la autopista Medellín-Bogotá, el aeropuerto José María Córdoba, la Zona Franca, la
estructura de comunicaciones, y vivenciaba su auge como el posible corredor industrial de todo el
Valle de Aburrá, eran varios los municipios de la región del Oriente Antioqueño que subsistían y aún
permanecen en condiciones pobreza, conflicto, inequidad, baja escolaridad y limitados accesos a los
servicios públicos, como ocurrió también en varias zonas del territorio carmelitano.

Ente los factores determinantes de la vida local en esta época y casi durante todo el siglo XX
podríamos mencionar el auge y consolidación de la industria cerámica que promovió y exigió
numerosos procesos de modernización para El Carmen de Viboral y transformó la vida económica,
social y cultural de los pobladores, -esencialmente urbanos-, tanto así que se convirtió en la alternativa
que tuvo el municipio para frenar las masivas migraciones que fueron comunes en los años de
colonización antioqueña (Betancur, 1991), y en un factor definitivo en la vida cotidiana y doméstica de
las familias y las mujeres carmelitanas (Betancur, 2002). Lamentablemente después de esto, en las
postrimerías de los 70’s, comienza a consolidarse la crisis manifiesta de la actividad ceramista en el
municipio, y la población como alternativa económica establece un marcado desarrollo agrícola que
posiciona al municipio de El Carmen de Viboral como una de las mejores comarcas del país en la
producción de hortalizas, frijol, papa y maíz, pero a la vez señalado como el municipio que registraba
el mayor consumo de agro tóxico y sembrados de monocultivos20.

En la actualidad, si bien la actividad agrícola aún hace parte de la base de la economía para el Oriente
Antioqueño y El Carmen de Viboral, ha aumentado la participación de los sectores industriales y de
servicios, consolidándose a nivel local y con reflejo en toda la región la transformación de las
actividades agrarias a la de la industria de flor, y otras que inciden notablemente en la generación de
empleo en la zona, pero con los mismos efectos tóxicos que se desataron en décadas anteriores para
la agricultura. La región cada vez atrae más a empresas e industrias que quieren asentarse allí en

20 El Carmen como epicentro agrícola del país, es uno de los municipios colombianos que en la década de los 80’s
consumió mayor proporción tales venenos. “El Carmen de Viboral consume la no despreciable cifra del 10% del total de la
existencia nacional de los plaguicidas, lo que constituye un porcentaje alarmante que pone en permanente peligro de
intoxicación directa a sus agricultores, además del riesgo en la salud de la comunidad en general por las consecuencias
indirectas que pueda recibir de tales sustancias.” (Periódico El Carmelitano, 1985: 2).
aras de progreso y desarrollo, pero llevando paradójicamente a que las oportunidades y el acceso a
los recursos se concentre en una minoría poblacional incrementando los niveles de pobreza. Pese a
ello, en El Carmen de Viboral se ha desarrollado una fuerte incursión de la agricultura orgánica,
sostenible y los cultivos limpios, que rescatan la vida campesina, la tradición rural y la relación con la
naturaleza como vocación del municipio.

Hoy día, El Carmen de Viboral por ser parte de El Valle de San Nicolás forja su identidad carmelitana
como resultado de la combinación de expresiones campesinas cada vez menos dominantes, como
urbanas en avance acelerado. Ésta composición de relaciones y expresiones manifiestan la transición
de un pueblo que se desliga de los hábitos alguna vez establecidos, para desempeñar nuevas
prácticas y transformar las formas de habitar este territorio.

Tenemos entonces que, en el nivel urbano se presenta un conjunto de cambios y expresiones como
son, su tránsito a la densificación, nuevos usos del espacio, la multiculturalidad, nuevos roles,
diferentes estéticas y maneras de pensar, pero paralelo a esto, hacinamiento en algunas zonas,
asentamientos informales, aumento del desempleo, brotes de inseguridad, nuevas demandas
sociales, entre otros asuntos territoriales, que en ultimas están invitando a reinterpretar cómo
reconocer y leer las trasformaciones que enfrentamos como municipio.

Y por otra parte, en el territorio rural además de contar con una geografía dispersa, exuberante y
extensa, y sumados a la gran potencialidad que poseemos de recursos naturales en el municipio, se
cuenta con que varios núcleos zonales en la actualidad tienen poco poblamiento, tal es el caso de
Santa Inés, Santa Rita, El Retiro y algunas veredas del núcleo zonal de La Chapa, que ocupan toda
la geografía del sur territorial. Un aspecto que ha contribuido al bajo poblamiento de esta franja sur del
municipio, lo constituye sus complejas condiciones de acceso, y fundamentalmente el conflicto armado
que ha vivido el país, y que se recrudeció en esta región durante 1990 - 2005, tiempo en el cual se
produjo un gran desplazamiento de la población, algunos de los cuales han retornado al territorio
desde el 2010, pero sin embargo, son muchos otros los que no han podido o se resisten a retornar.
Como efecto del conflicto armado en esta época, se generó una reconfiguración de la forma de habitar
el territorio de la población de El Carmen de Viboral que pasó de ser mayoritariamente rural, a
aumentar las dinámicas urbanas del municipio, pues El Carmen de Viboral a la vez que fue un
municipio expulsor, también se convirtió en un municipio receptor de numerosa población desplazada
de la región y el departamento.

En las dinámicas poblacionales actuales de El Carmen de Viboral, se estima que existe una
concentración poblacional cercana a los 47.000 habitantes21, con una densidad mayoritariamente
urbana, considerando como causas de este efecto, su proximidad e influencia con los Valles de San
Nicolás y de Aburrá, y por considerarse una de las zonas con mejores condiciones y opciones de vida
en el Oriente Antioqueño. El factor migratorio en la región está en aumento, saturando de manera
progresiva los recursos disponibles para urbanización de los municipios del Altiplano. Esto hechos ya
dan cuenta de una presión creciente en términos de demanda de servicios públicos, educación, salud,
empleo, y de equipamiento sociales para estos municipios, incluidos El Carmen de Viboral.

Actualmente el municipio se somete a enfrentar una gran transición hacia un nuevo paradigma de
ocupación, y de nuevos retos. La vida autárquica, hortelana y solariega que ha caracterizado estos
territorios se somete a enfrentar diferentes fuerzas de poder económico, social y político.22 Ya hay
quienes se atreven a anunciar que seremos los últimos testigos de lo que puede caracterizarnos como
un pueblo. El mundo de costumbres rurales de tradición y ancestro se enfrenta a los estilos de vida
citadinos, la expansión de la metrópoli y con ella la conurbación de los pueblos, en algunos casos
forzando el desalojo de los nativos, haciendo cada vez más lejana y difícil la vida provincial.

Lo que nos queda como pobladores, es vivir con dignidad, disponernos a hacernos actores reales de
cambio, y asumir con responsabilidad y confianza, y basados en nuestros conocimientos propios, de
nuestro territorio, y con las potencialidades y posibilidades que poseemos, abonar y fortalecer nuestra
esencia carmelitana, construyendo cada día el pueblo que queremos y soñamos y que en él logremos
resolver con solvencia los nuevos retos para las generaciones venideras

21 DANE. Proyecciones Poblacionales. Bogotá, DC, Colombia. 2015 – SISBÉN. Base de datos consolidada. El Carmen de
Viboral, Antioquia, Colombia. 2015
22 El Carmen de Viboral, 1814 – 2014 Doscientos años de vida municipal. Lectura Histórica en el marco de la celebración

del Bicentenario de El Carmen de Viboral. Francisco Arnoldo Betancur Ramírez. 2014


2.1 La Política Cultural en El Carmen de Viboral y el Sistema Municipal de Cultura

Las políticas culturales son un instrumento público de carácter legislativo que permiten a los gobiernos
locales autónomamente asumir competencias y desarrollos en materia cultural.

Para el caso de El Carmen de Viboral, se hace necesario identificar, describir y analizar las fases que
se han presentado en la construcción de las diferentes políticas públicas culturales del municipio, vista
desde la perspectiva institucional, pues, los cambios y efectos generados por tres décadas de gestión
pública de la cultura en el municipio, permiten observar cómo y hacia dónde se ha expandido la acción
pública en materia de cultura23.

Las iniciativas públicas establecidas en las últimas décadas en El Carmen de Viboral se han venido
incorporando, paralelo a los procesos nacionales, en la necesidad de construir una regulación cultural
que impulse el fortalecimiento y la creación de un Sistema Cultural Municipal -SMCu- cada vez más
sólido, eficiente, y con una mayor pertinencia para responder a las diferentes expresiones sociales y
manifestaciones culturales existentes en el territorio.

En estas circunstancias, en materia cultural se han desplegado en estos últimos casi treinta años un
sistema mixto de política, que a la vez que ha procurado asumir en cierta medida un carácter
transversal de la cultura, ha sido en su mismo modo sectorial. Esta tendencia se ha consolidado debido
a la manera en la que se ha dado el crecimiento de la actividad cultural en el municipio, que por un
lado, se explica por el interés de “acercar” la cultura a los sectores sociales que hasta entonces podían
tener menos acceso a ella. Y por otra parte, se han obtenido algunos logros en respuesta a las
iniciativas y demandas culturales de un “sector” en cierta medida organizado.

Veremos entonces que la política cultural en El Carmen de Viboral va a comenzar su proceso de


institucionalización ocupando una posición precaria desde el punto de vista institucional y errática
desde el punto de vista estratégico, sin embargo, con el transcurrir de los años, se ira transformando
y posicionando dentro las estructuras institucionales procurando garantizar la prestación de unos

23 Cabe destacar que los resultados en términos de política cultural en El Carmen de Viboral, no son difíciles de describir y ponderar. Sin embargo,
tratar de definir una postura interpretativa para explicar los cambios y las tendencias que hemos constituido como referencia para definir la ejecución de
la política cultural en el municipio, si puede ser un poco relativo.
servicios culturales en el territorio, y dotando en el ámbito de la administración pública progresivamente
un mayor espesor funcionarial en materia de cultura, que en la actualidad reclama mayor autonomía
y procura ampliar su campo de influencia desde lo institucional.

Así, siendo esto en síntesis las primeras líneas argumentales de los cambios en la política cultual de
El Carmen de Viboral, trataremos de describir los cambios fundamentales por los que ha atravesado
el municipio en las últimas décadas a través de las siguientes etapas24:

1) Establecimiento cultural: Etapa de precariedad estructural y un escaso grado de incidencia en


la cultura en el nivel institucional (1980 - 1997)
2) Institucionalización cultural: Se consolidan las estructuras institucionales y los presupuestos,
y se dota al sistema de infraestructura. Pero su impacto cultural no repercute directamente en un
despliegue amplio en el territorio carmelitano (1998 - 2015).

2.1.1 Marco legal y normativo local

2.1.1.1 Establecimiento cultural (1980 - 1997)

La primera iniciativa de una Casa de la Cultura en El Carmen de Viboral aparecen en 1968 con la
creación de la llamada, para entonces, Casa Cultural de la Juventud, una propuesta impulsada por la
parroquia, y que se creó especialmente para acompañar ejercicios de formación y capacitación de la
comunidad juvenil carmelitana. Propósito que logró ser impulsado hasta el año de 1981, y que
posteriormente, pese al compromiso de la administración municipal de fortalecer la iniciativa y
reestructurar la sede que recibió en comodato otorgado por la parroquia en 1984, inevitablemente cae
en desuso como efecto del ineficaz apoyo municipal, trasformando el local en un depósito de
materiales y en un sitio impropio para los quehaceres para los que se había dispuesto.25

24 Es de especial importancia, en este momento, la ordenación histórica, para posibilitar un acercamiento más efectivo a la génesis histórica de las
actuaciones en términos de políticas culturales desarrolladas en el municipio, dado que se trata de una primera secuencia de conceptualización y de
agrupación de algunos componentes y evidencias que permitan establecer una línea diagnóstica que admita inferir interpretaciones y
conceptualizaciones para explicar y poder construir relaciones de análisis entre las evidencias disponibles.
25 Periódico El Carmelitano -10 años de la Casa de la Cultura. # 98 1999 p 6.
Las primeras actuaciones de política cultural en El Carmen de Viboral se incorporaron inicialmente
dentro de la agenda pública a través de la necesidad de la administración municipal de impulsar y
garantizar auxilios económicos para la realización de algunos eventos culturales26. Esta tendencia se
dio desde el año de 1980 hasta 1987 como respuesta a los rasgos del crecimiento de la actividad
cultural que, en síntesis, obligó al municipio a adaptar un primer ejercicio de acercamiento de la cultura
a los sectores sociales y dar respuesta a las demandas ciudadanas como resultado de la proclama y
exigencia para el fomento de la cultura y la necesidad de crear un epicentro en el que se promuevan
y se rescaten los valores autóctonos locales y se pueda dar continuidad a los propósitos que otrora
había tenido la parroquia municipal con la Casa Cultural Juvenil.27

Fue así, como ya se mencionó, que la administración municipal accede en comodato a una edificación
de la parroquia para fortalecer y dar continuidad a la Casa Cultural de la Juventud, y decide luego
crear por Acuerdo Municipal la Casa de la Cultura28 y compra años después un edificio para su
adecuación29, - antiguo edificio de la Normal Santa Teresa - sin embargo, pese a estas decisiones, no
se contó oportunamente con un liderazgo político suficientemente empoderado para conseguir activar
los procesos culturales programados. Así, durante los años siguientes, el local destinado en comodato
para Casa Cultural Juvenil sufrió de un serio abandono durante los años de 1986, 1987 y 198830 y en
razón de ello, se logra impulsar por exigencia de la ciudadanía nuevamente entre 1987 y 1989 una
inversión para la restructuración de la sede que había sido adquirida con estos fines, es decir, el
antiguo edificio de la Normal Santa Teresa adquirido por el municipio a la Comunidad de las Hermanas
Franciscanas 31 pese a que algunos sectores políticos esperaban convertirla en la futura sede del
Palacio Municipal. Esta exigencia fue impulsada por una convocatoria cívica por la cultura carmelitana
invitando al gobierno municipal a dar pasos firmes y claros en lo que debiera ser la recuperación de la
“verdadera” sede de la Casa de la Cultura32, y rechazando y denunciando de cínica la propuesta de la
institucionalidad pública, especialmente de algunos concejales, de readecuar lo que fue el primer

26 Auxilios para la realización de eventos de cultura (Ac. 018/1980, Ac. 035 -036/1981, Ac. 038/1984)
27 Periódico El Carmelitano - Arranque con fuerza arrolladora prepara la casa de la cultura. # 15 1985 p 1 - 5
28 Se crea la Casa de Cultura (Ac. 005/1984)
29 Se compra una edificación - (Antiguo edificio de la Normal Santa Teresa adquirido por el municipio a la Comunidad de las Hermanas

Franciscanas) (Ac. 019/1986, Ac. 044/1987)


30 Periódico El Carmelitano - Casa de la Cultura o pocilga inmunda de la irresponsabilidad # 28 1987 p 23 – 24

Periódico El Carmelitano - ¿Qué hay de la Casa de la Cultura Pues? # 31 1987 p2.


31 Periódico El Carmelitano - ¿Renacer Cultural en El Carmen? - Gaceta Municipal. julio - agosto 1989 p 5

Se reestructura la Casa de la Cultura (Ac. 022/1988)


32 Periódico El Carmelitano – Movimiento para rescatar la Casa de la Cultura emprende la S.M.P.- # 32 1988 p 5, 28, 29.
centro municipal de cultura –Casa Cultural de la Juventud- de El Carmen de Viboral, que a la fecha se
tenía en comodato.

Con el escepticismo de la ciudadanía frente a la gestión pública de la cultura municipal, surgieron una
serie de exigencias, pronunciamientos y reclamos33 de la comunidad ante el concejo municipal34 y la
administración pública, y se gestaron diferentes iniciativas cívicas y culturales para transformar y
generar un nuevo impulso para el fortalecimiento de la cultura en El Carmen de Viboral.l35

Estas movilizaciones y pronunciamientos que duraron por cerca de tres años,36 hicieron la incidencia
suficiente para que en respuesta, el gobierno municipal reglamentara en 1989 por Decreto Municipal
el nombramiento del funcionario de la dirección del Centro Cultural37, acompañado de otro tipo de
estímulos como la exención de impuestos para entidades de carácter civil y cultural38 con el propósito
de imprimir dinamismo al interior de la Casa de la Cultura y en extensión en todo el municipio.

Fue el 21 de abril de 1989, después de intensas campañas para reivindicar la actividad cultural en el
municipio -que estuvo en receso por cerca de cinco años- que por fin se logró inaugurar el Palacio de
la Cultura.39 Hecho trascendental en el proceso cultural del municipio que representó para las
organizaciones civiles y culturales una reconquista y una reivindicación política y social de El Carmen
de Viboral.40

33 Periódico El Carmelitano – Por fin la juventud se pronuncia y reclama cultura. # 34 1988 p10.
34 Periódico El Carmelitano – Sigue en veremos la Casa de la Cultura: El Concejo le respondió así a los grupos cívicos y
acusa de negligencia a la administración. Quizás una nueva administración le ponga el cascabel al gato, construcción y
no reconstrucción de la casona antigua. - # 33 1988 p5.
35 Periódico El Carmelitano – Revolución cívica y cultural para transformar El Carmen de Viboral. # 34 1988 p1. Periódico

El Carmelitano –Convocatoria cívica por la cultura carmelitana. # 34 1988 p17. Periódico El Carmelitano – La comunidad
sigue reclamando localización a la cultura. # 35 1988 p22.
36 Periódico El Carmelitano – Pomposa inauguración del flamante Palacio de la Cultura. # 39 1989 p1, 4.
37 Decreto # 009 de febrero 8 de 1989 por el cual se reglamenta el artículo 6 (Nombramiento del funcionario que se

encargara de la dirección del Centro Cultural) del Acuerdo 022 de 1988 por el cual se reestructura la Casa de la Cultura.
Periódico El Carmelitano – A punto de arrancar la Casa de la Cultura # 38 1989 p 10, 25.
38 Exención de impuestos para entidades de carácter civil y cultural (Ac. 024/1989, Ac. 064/1995)
39 Periódico El Carmelitano – Con asistencia del Gobernador e imponente acto cultural se inauguró el Palacio de la

Cultura. # 40 1989 p1, 29.


40 Periódico El Carmelitano – El Palacio de la Cultura un triunfo aplastante de los promotores y una derrota contundente

para los opositores. # 40 1989 p1, 22.


Todo este proceso, en el que se buscó por parte de la comunidad carmelitana fortalecer la cultura, la
misma apertura del Palacio de la Cultura, el traslado de la biblioteca pública que funcionaba en ese
entonces en la antigua Casa Cultural de la Juventud, el nombramiento de la nueva Dirección en
Cultura, los estímulos generados para apoyar el trabajo de las entidades de carácter civil y cultural,
comienzan a florecer y a consolidar en lo local diferentes iniciativas culturales y artísticas como la
danza, el teatro, la música y la literatura, que venían avanzando en sus procesos desde años
anteriores.

No es gratuito que este impulso cultural se dé justamente en estos años, no se puede pasar por alto
que es en el año de 1988 que se hizo efectiva por primera vez en el país, la posibilidad de tener por
elección popular alcalde municipal. Esta situación fue uno de los factores que posibilitó la decisión
tomada respecto a la destinación del edificio para la Casa de la Cultura y su adecuación.41

Posteriormente, después de estas conquistas para la promoción de cultura local, empieza a


consolidarse un ejercicio de empoderamiento, y la Casa de la Cultura –denominada ahora luego como
“Casa de la Cultura Sixto Arango Gallo” (1990)42- comienza a reconocerse como el epicentro de todo
el quehacer cultural del municipio, y en el escenario permanente para dinamizar los distintos grupos e
instituciones que fueron los motores constantes del quehacer cultural.43

Sin embargo, pese a estos grandes avances en materia cultural, la gestión de la cultura en la
municipalidad siguió desarrollando su ejercicio administrativo de manera informal44, pues no se tenía
inicialmente un control de los gastos e ingresos debidamente asentados, no estaba formalizada la
relación y el tipo de compromiso de los docente que dinamizaban las actividades formativas con la
Casa de la Cultura, existía una frágil legitimidad frente a la Junta Directiva, y fueron este tipo de
inconsistencias las que demandaron una renovación en la dirección de la Casa de la Cultura. Situación
en la cual los diferentes grupos culturales, cívicos y comunitarios se encargaron de legitimar ante las
autoridades municipales y solicitaron al Concejo Municipal evitar nombrar al representante de la
dirección de la Casa de la Cultura basados en criterios políticos, y que por el contrario, se tomara la

41 Óp. cit. Periódico El Carmelitano - # 98 1999 p 6.


42 Por el cual se le da el nombre del señor Sixto Arango Gallo a la Casa de la Cultura del municipio (Ac. 086/1990)
43 Periódico El Carmelitano – La Casas de la Cultura que nos habíamos soñado. # 47 1990 p 9.
44 Periódico El Carmelitano –Si habían malos manejos administrativos en la Casa de la Cultura. # 57 1992 p 24.
decisión apoyados y respetando las directrices oficiales ya establecidas45, aspirando a que las
decisiones relacionadas con el quehacer cultural de municipio no dependieran, ni se vincularan con
los diferentes asuntos políticos del ámbito municipal.

Solo hasta el año de 1993, el tema cultural en El Carmen de Viboral, vuelve a tomar un nuevo impulso
y un espaldarazo institucional, pues por primera vez se realiza un ejercicio de prospectiva municipal
para establecer un programa cultural con garantías presupuestales para su implementación. 46 Surge
en El Carmen de Viboral en el marco del Plan Integral de Desarrollo 1993 – 2010, un proyecto de
planificación y desarrollo municipal integral que procura generar, basados en un diagnóstico territorial,
directrices, proyectos y acciones específicas en tres áreas fundamentales del desarrollo territorial: Un
área socio-cultural que trabaja componentes que tienen relación con la educación y capacitación,
cultura y recreación, salud y atención a grupos poblacionales, un área físico espacial, la cual desarrolla
componentes relacionados con el manejo y uso del suelo tanto rural como urbano, el saneamiento
básico y los servicios públicos, y un área económico administrativa como responsable de integrar y
dinamizar de las dos áreas anteriormente mencionadas y generar la capacidad en la administración
pública para orientar los recursos presupuestales y financieros para respaldar la ejecución de
programas y proyectos.47

Este Plan Integral Municipal trata de establecer entre otros asuntos, un programa de trabajo para la
elaboración de un Plan de Desarrollo Cultural en el que sea posible fijar unas metas de carácter global
y unos objetivos de amplio espectro que consideren no solo a la cabecera sino también a la zona rural,
y que involucren a todas las organizaciones sociales, que sin renunciar a su identidad y a sus prácticas,
incorporen aquellos programas y proyectos.48

Dicho propósito implicaba tanto para la alcaldía como para el concejo municipal un gran compromiso
político y la necesidad de armonizar la política cultural del municipio con la política social, y el modelo
propuesto para esto fue el de la educación y la cultura, ya que la educación se concibe a la vez que
como canal de transmisión de los valores, también como proceso de desarrollo de espíritu artístico,

45 Periódico El Carmelitano –Relevo en la Casa de la Cultura. # 64 1993 p 17.


46 Se establece un programa cultural y se autoriza un traslado presupuesta (Ac. 091/1993)
47 Plan Integral de Desarrollo del municipio de El Carmen de Viboral 1993 -2010. Parte I – Área socio cultural. Administración municipal de El Carmen

de Viboral, Corporación Autónoma Regional Rionegro – Nare, Posgrado de Planeación Urbano Regional Universidad Nacional – Sede Medellín. 1993
Pág. 4, 5.
48 Ibíd. Parte I – Área socio cultural. Pág. 104
de conciencia del medio y la realidad. En tal orden de ideas, fue que la educación se pensó como la
pieza clave y factor determinante en los procesos de recreación cultural, preservación y cultivo de
valores, tradiciones, prácticas y expresiones individuales y colectivas de una manera integral.49

Esta propuesta de elaboración del Plan Municipal de Cultura para El Carmen de Viboral pretende
concretar la gestión cultural, mediante una acción integral organizada, es decir, que la puesta en
marcha de un conjunto de iniciativas y prestación de servicios se den de forma planeada y
debidamente financiada para que se contribuya efectivamente al desarrollo de la cultura. Ello exige el
respaldo de todas las fuerzas sociales, y una decidida voluntad colectiva de todos los actores del
territorio que se orienten a consolidar el crecimiento armónico de la cultura municipal.

Esta iniciativa aspiraba a establecer un primer ejercicio de Sistema Cultural Local y organización
institucional del sector, en el que se contemplaba conformar además de un Comité Cultural Municipal,
también la creación de un Consejo de Cultura Local.50

Se esperaba entonces, implantar a partir del Plan de Desarrollo Cultural las bases iniciales para el
establecimiento de un Sistema Cultural Local, pero, lamentablemente, este propósito tan amplio y
fundamental para la cultura municipal, no llego a implementarse. Una vez fue diseñado y presentado
al Concejo Municipal este Plan Integral de Desarrollo que incluía Plan de Desarrollo Cultural, y en el
que correspondía la administración municipal y sus dependencias, especialmente a la dependencia
de educación en el caso específico de la cultura, iniciar con la implementación de tan amplio proyecto,
no contó con la aprobación del Consejo Municipal de la época51, las limitaciones presupuestales, de
recursos humanos, y subordinación o poca relevancia estratégica en el tratamientos de algunos temas,
entre estos la cultura, impidieron una adecuada gestión del Plan Integral de Desarrollo.

Sin embargo, si bien esta iniciativa de planificación municipal no se pudo implementar, y en razón de
ello, frustro algunas apuestas en el desarrollo cultural del municipio, por diversas situaciones, hay que
indicar que las organizaciones civiles y culturales, y la misma Casa de la Cultura independientemente
de estas circunstancias seguían fortaleciendo sus procesos de formación y sacando adelante algunas

49 Ibíd. Parte I – Área socio cultural. Pág. 121


50 Ibíd. Parte I – Área socio cultural. Pág. 125
51 Acuerdo Municipal 145. Julio 24 de 1994. Por el cual el Municipio de El Carmen de Viboral, adopta El Plan Integral de Desarrollo, y le anexa
algunas recomendaciones de obligatorio cumplimiento. (No fue aprobado)
de sus iniciativas culturales, así fue como en ese mismo año, 1993, se creó la Asociación de Artesanos
y Artistas Populares52, la banda pre-juvenil de El Carmen de Viboral obtiene el primer puesto
representando a Antioquia en una competencia Nacional53, se realiza el Primer Festival de Teatro El
Carmen de Viboral,54 se estrena la Banda Insignia de El Carmen de Viboral55, entre otras actividades.

No obstante, en los años posteriores, la Casa de la Cultura Sixto Arango Gallo sigue perfilándose
como el escenario principal que aglutina y activa las diferentes prácticas artísticas, y el epicentro de
diversas acciones cívicas y culturales en el municipio. Fruto del esfuerzo constante, es que cada vez
más, adquiere mayor reconocimiento social y público por parte de la población municipal.56

Es así como se logra impulsar en el mes de noviembre de 1996 una segunda versión del Festival de
Teatro El Carmen de Viboral57, y en 1997 con una nueva dirección de la Casa de la Cultura, se logra
consolidar unos programas permanentes en la oferta formativa y recreativa,58 que se fortalece con la
implementación del Plan Operativo de la Secretaria de Educación del municipio.59

Tenemos entonces que esta primera fase, que se ha denominado “Establecimiento Cultural” la política
cultural en el municipio va a comenzar su proceso de consolidación a partir de unas consideraciones
e iniciativas precarias por parte del gobierno municipal que inicialmente van en detrimento de su
funcionalidad.

Es la ciudadanía, y especialmente los grupos cívicos, culturales y comunitarios organizados y quienes


han liderado la dirección de la Casa de la Cultura, quienes logran hacer la apertura y posicionar la
discusión pública acerca de la promoción y fomento de la cultura en El Carmen de Viboral, pues como
se evidencia, las decisiones tomadas por parte del gobierno local al respecto, surgen más como
respuesta directa a una demanda especifica de los pobladores y las organizaciones, que como un
ejercicio planificado y reflexivo de proyección cultural. Las actuaciones en política cultural en el nivel
municipal obedecen inicialmente a un estímulo que se desarrolla en un contexto exigencia colectiva.

52 Periódico El Carmelitano – Asociación de Artesanos y Artistas Populares se organizan. # 66 1993 p 6.


53 Periódico El Carmelitano – Banda pre juvenil de El Carmen obtuvo primer puesto para Antioquia. # 67 1993. Pág. 8, 9
54 Periódico El Carmelitano – Primer festival de teatro El Carmen de Viboral. # 67 1993. Pág. 21
55 Periódico El Carmelitano – Imponente estreno de la Banda Insignia de El Carmen. # 69 1994. Pág. 19
56 Periódico El Carmelitano – Casa de la Cultura consolida su liderazgo. # 88 1997. Pág. 19
57 Periódico El Carmelitano – Segundo Festival de Teatro, un esfuerzo por la cultura. # 85 1996. Pág. 27
58 Periódico El Carmelitano – 10 años de la Casa de la Cultura. # 98 1999. Pág. 6
59 Periódico El Carmelitano – Secretaría de Educación Municipal impulsa Plan Operativo 1997. # 87 1997. Pág. 6
Así, cuando se propuso garantizar auxilios económicos para la realización de algunos eventos
culturales, o en la compra y adecuación de edificio para Casa de la Cultura, e igualmente con relación
a las exigencias para definir el nombramiento del Director/a de Cultura, o incluso frente a la
consolidación de importantes actividades y eventos culturales, encontramos que todas estas
actuaciones tienen un “principio comunitario” y un respaldo en la Dirección de la Casa de la Cultura
que terminan siendo incorporadas dentro de las acciones del gobierno local.

En principio, el proceso de implementación de las políticas culturales en El Carmen de Viboral se logra


dar sobre una estrategia de modernización instrumental, en el que el gobierno municipal acude a
ejercicios de inversión y a rutinas administrativas, que si bien se traducen en beneficios para el sector
cultural y lo fortalece, no redunda en una modernización sustantiva o “reflexiva” que fortalezca la
cultura viva del municipio y que se empodere culturalmente a la sociedad civil.

Se observa entonces que son los grupos cívicos y culturales organizados que a partir de sus propias
apuestas logran impulsar y legitimar el establecimiento de la cultura, y logran garantizar por parte de
las instituciones un ejercicio público de subvención para la cultura. Sin embargo, no se hace visible
todavía un ejercicio de empoderamiento social de base, pues su gestión obedece especialmente a un
sector específico con firmes afinidades civiles y culturales que propician, gracias a su racionalización
y especialización organizativa en el tema cultural, la legitimación de hechos políticos y de
consolidación institucional en materia de cultura en El Carmen de Viboral.

2.1.1.2 Institucionalización cultural (1998 - 2015)

Con la promulgación y puesta en marcha de la Ley General de Cultura, Ley 397 de 1997, surge un
nuevo marco normativo, ético y político para la cultura en Colombia, y con ésta, se fortalece la
estructura institucional y el modelo de gestión de las políticas culturales, que como ya se mencionó,
va a considerar la descentralización administrativa y la participación ciudadana como condiciones
indispensables para su implementación.

En respuesta a este propósito nacional por consolidar la cultura como fundamento esencial en la
construcción de país, El Carmen de Viboral, sirviéndose de esta nueva legislación cultural, apunta a
fortalecer su estructura institucional y vigorizar su modelo de gestión a través de la formulación de
políticas culturales en el ámbito local, razón por la cual, en el año de 1998 se crea por Acuerdo
Municipal importante normativa cultural de carácter local promovida por la Dirección de la Casa de la
Cultura en las cuales se fijan las tarifas a cobrar por el alquiler de espacios físicos y equipos varios de
la Casa de la Cultura,60 se crea el Consejo Municipal de Cultura –CMCu-61 y se crea la Estampilla Pro-
cultura en el Municipio.62

Esta etapa de reactivación y fortalecimiento cultural, le permite a la Casa de la Cultura promover de


una mejor manera el rescate de la identidad carmelitana y apoyar a los grupos comunitarios y artísticos
existentes y los nuevos grupos, así como mostrar experiencias creativas, capacitar a la comunidad en
diferentes áreas artísticas, y convertir la Casa de la Cultura en un centro de sensibilización de arte, de
paz y de vida comunitaria.

Se reactiva el grupo de danza folclórica, se crean nuevos grupos en teatro, música, video y televisión,
artes plásticas y baile popular, algunos de ellos en la zona rural. Se realizan una serie de actividades
periódicas como tertulias, video-conciertos, ciclos de cine, talleres de lectura, seminarios y festivales
como el Carnavalito de Música Andina, El Gesto Noble: Festival de Teatro, Concurso de cuento y
poesía63, se consolida una nueva banda infantil de música,64 se organiza el primer salón de artes
plásticas,65 se generan intercambios culturales en las veredas del municipio, de igual manera entre
varios municipios,66 y también a nivel internacional a través de la dirección de la Casa de la Cultura.67

Adicional a estas actuaciones, también se desarrollan otras actividades administrativas que procuran
vincular directamente la cultura como dimensión del desarrollo territorial, una de ellas es cuando se
convoca a todas las instituciones, grupos cívicos y culturales al estudio, análisis y formulación para
adoptar la visión y misión del Municipio de El Carmen de Viboral hacia el año 202068, además se
adopta al año siguiente el Plan Educativo Municipal -PEM- 1999-2010, y se retoma, reformula y

60 se fijan las tarifas a cobrar por el alquiler de espacios físicos y equipos varios de la Casa de la Cultura (Ac. 016/1998, Ac. 048/1998, Ac. 029/1998)
61 se crea el Consejo Municipal de Cultura (Ac. 019/1998, Ac. 030/1998)
62 se crea la Estampilla Pro-cultura en el Municipio de El Carmen de Viboral (Ac. 026/1998, Ac. 048/1998)
63 Periódico El Carmelitano – Casa de la Cultura promovió II concurso de cuento y poesía. # 97 1998. Pág. 14
64 Periódico El Carmelitano – La Banda de Música consolida desarrollo cultural. # 97 1998. Pág. 15
65 Periódico El Carmelitano – Primer salo de Artes Plásticas. # 101 1999. Pág. 8
66 Periódico El Carmelitano – La Casa Viva. # 103 1999. Pág. 6
67 Periódico El Carmelitano – Javier Naranjo participó en México de la VII semana cultural de Colombia. # 95 1999. Pág. 9
68 se convoca a todas las instituciones, grupos cívicos y culturales al estudio, análisis y formulación para adoptar la visión y misión del Municipio de El

Carmen de Viboral hacia el año 2020 (Ac. 034/1998)


actualiza el área socio-cultural en educación dentro del Plan Integral de Desarrollo 1993-2010 que
había sido archivado en el Concejo Municipal,69 también se inicia en El Carmen de Viboral para esta
época, la formulación de otro importante ejercicio de planificación territorial, como es el Plan Básico
de Ordenamiento Territorial PBOT 2000 – 2011.70

Todas estas iniciativas abordaron directa e indirectamente asuntos relacionados con la proyección de
la cultura municipal, y comprometió a diferentes instancias municipales en la realización de hechos
culturales en el territorio, pero lamentablemente, pese al avance en la creación de legislación cultural
de proyección territorial, son escasas las evidencias que puedan mostrar impactos positivos en la
implementación de estos ejercicios de planificación.

Aunque se realizaron avances importantes en estos años, con la llegada de la nueva legislación
cultural, especialmente con la Ley General de Cultura, que estímulo a los municipios a fijar dentro de
diferentes planes propuestas relacionadas con la cultura y se reforzó la creación de políticas culturales
municipales, asuntos como la articulación interinstitucional, la articulación entre las distintas
dependencias municipales e igualmente, la corresponsabilidad de la sociedad civil continúan siendo
una labor pendiente frente a la activación del sector, pues si bien en un principio, escenarios de
participación como el Consejo Municipal de Cultura surgieron con gran dinamismo, y fue integrado en
sus inicios por diferentes sectores, actores municipales y representantes de las dependencias de la
administración municipal, no ha sido fácil en el tiempo contar con la participación de los ciudadanos,
sus representantes y todas las instituciones políticas en este escenario de incidencia cultural
propuesto por el Sistema Nacional de Cultura.

Será en el 2004, el año en el que a nivel institucional se formaliza un nuevo impulso para activar y
fortalecer el sector cultural, se crea en El Carmen de Viboral la secretaría de Educación para la Cultura,
el Deporte y la Recreación71 y meses después, se aprueba y adopta como política pública cultural, el
Plan de Desarrollo Cultural Municipal 2005-2015 El Carmen de Viboral ”Un pueblo con Vida Cultural”,72

69 se adopta el Plan Educativo Municipal -PEM- 1999-2010, y se reformula y actualiza el área socio-cultural en educación dentro del Plan Integral de
Desarrollo 1993-2010 (Ac. 049/1999)
70 Plan Básico de Ordenamiento Territorial El Carmen de Viboral. (Ac. 096/2000)
71 Se crea la secretaría de Educación para la cultura, el deporte y la recreación (Ac. 001/2004)
72 Se aprueba y adopta como política pública cultural, el Plan de Desarrollo Cultural Municipal 2005-2015 (Ac. 025/2004)
con el propósito de fortalecer decididamente la identidad, la diversidad, la creación artística y el
reconocer el territorio, afianzando el sentido de pertenencia y de vida en comunidad.

Este Plan de Desarrollo Cultural Municipal permite que se logre por primera vez que en el municipio
se pueda determinar claramente unos alcances programados para los siguientes 10 años, basados
en unas líneas amplias de acción como son la formación, la promoción, la infraestructura, la
investigación, las comunicaciones, el fortalecimiento organizacional, el patrimonio cultural, la estética
urbana, las prácticas biodinámicas y la identidad.

Durante estos años de implementación del Plan de Desarrollo Cultural Municipal, se logra poner en
ejecución algunas metas propuestas y se avanza notoriamente en otras con el respaldo decidido de
la Casa de la Cultura Sixto Arango Gallo, y el acompañamiento de las organizaciones y grupos
culturales existentes en el municipio.

Es así como entre las primeras metas establecidas del Plan Cultural Municipal, se crea por Decreto
Municipal en el año 2007 el Instituto de Cultura como entidad descentralizada,73 en el interés de ganar
autonomía para la gestión, contratación y administración del sector, e impulsar las nuevas dinámicas
sociales del municipio.

Con la transformación de Casa de la Cultura en Instituto de Cultura se crean nuevas estrategias para
fortalecer la oferta en las actividades de formación ya consolidadas y promover más su acceso, se
estructuran así, unas escuelas de proyección artística que ya estaban en proceso de afianzamiento
como Música, Danza, Artes plásticas, Teatro, Literatura y Artes Audiovisuales, al igual que talleres de
filosofía y poesía, y de igual manera, se hace un gran énfasis en la creación de eventos institucionales
entre los cuales se destacan, El Festival Internacional de Teatro El Gesto Noble, El Carnavalito de
Música Andina y Latinoamericana, El Premio Nacional de Poesía José Manuel Arango, Premio Local
de Cuento Literario Página en Blanco, El STOA Foro anual de Filosofía, Foro Anual de Territorio,
Cultura y Turismo, Festival de música Viboral Rock, Festival de danzas: Andanzas, Exposiciones
plásticas bimensuales y Plaza Cultural.

73 Por medio del cual se crea, conforma y reglamenta el Instituto de Cultura de El Carmen de Viboral (Dec. 080/2007)
No obstante, entre las líneas estratégicas con mayor porcentaje en la ejecución del Plan de Desarrollo
Cultural Municipal son justamente, la formación, gracias a la implementación de los talleres artísticos
con un 62%, infraestructura con la adecuación de la Casa de la Cultura, el museo y la reubicación de
la Biblioteca Pública que cuenta con metas alcanzadas hasta en un 67%, promoción cultural con un
54% por la realización de eventos artísticos y fomento fuera del municipio, identidad 49%
especialmente a través del rescate de la tradición cerámica del municipio, y la línea de investigación
con un 42%, ya que en los últimos años se ha avanzado en diferentes estudios de arqueología en el
territorio.74

Por otra parte, aunque también en ellas se han logrado avances, existen algunas líneas estratégicas
que reflejan un porcentaje un poco más tímido en sus ejecuciones, pues en cierta medida, superaron
la capacidad no sólo institucional, sino también social para su realización: comunicaciones 30%,
fortalecimiento organizacional 15%, patrimonio cultural 30%, estética urbana 21% y biodinámica
19%.75

Las reservas presupuestales para dinamizar la cultura a nivel público, la limitada articulación entre las
dependencias municipales, la noción territorial de pensarse lo cultural como algo correspondiente solo
a un “sector” y la percepción de gran parte de la ciudadanía de asumir que la implementación del Plan
de Desarrollo Cultural Municipal es un proceso que depende en su ejecución esencialmente del
Instituto de Cultura, han sido algunos de los factores determinantes que explican el porcentaje de su
realización, que en promedio este cercano a un 39%.76

Sin embargo, cabe decir que con este primer ejercicio de planeación cultural además de las acciones
realizadas, se han obtenido resultados significativos y de gran trascendencia para formalizar y
asegurar dentro del escenario institucional unas condiciones claras y cada vez más definidas para el
fomento de las dinámicas culturales del municipio.

El gran objetivo político y social logrado con este Plan de Desarrollo Cultural es que permitió superar
el atraso político existente en materia cultural en el municipio y logra insertar la cultura como un

74 Resultados Revisión Plan de Desarrollo Cultural Municipal 2005 – 2015 Isabel Cristina Blandón - Sandra Milena Giraldo R. Marzo, 2015
75 Ibíd.
76 Ibíd.
propósito obligado a tratar dentro del organigrama administrativo. Su propósito fundamental entre otras
cosas sirvió para expandir la acción pública en materia de cultura y con ello, la posibilidad de poder
dotar de medios, infraestructuras y recursos antes inexistentes para el sector cultural. Se pudo
promover y consolidar una tradición administrativa que garantice unas transferencias y destinaciones
estatales específicas para el fomento de la cultura en el municipio.

De igual forma, este esquema de planificación ha permitido que exista un mayor acercamiento
administrativo a las estructuras corporativas del sector cultural, y el comienzo de una apuesta por
superar una pugna entre estrategia y gestión cotidiana, marcada por la puesta en pie de una
administración cultural efectiva, abriendo una vía de actuación expedita para más oportunidades
culturales que es necesario seguir potenciando.

La transformación cultural hasta nuestros días, con altibajos pero con afianzamientos sólidos durante
años, debe relativizarse a la luz de la estructuración de la política cultural que ha ido alcanzando poco
a poco y cada vez más una estabilización del “Sistema”, superando los períodos de Consolidación
cultural, que duró hasta el año de 1997 y una segunda, de Institucionalización Cultural, y de expansión
de infraestructuras y programas que comprende el periodo entre 1998 hasta 2015.

La política cultural ha contribuido a grandes cambios en su área específica. En este sentido, ha


seguido los objetivos que desde el inicio condicionaron su crecimiento. Se ha construido y consolidado
una administración cultural capaz de gestionar las competencias asumidas en esta materia. La acción
pública en cultura ha ido resolviendo las carencias con las que se partía en materia cultural, mediante
infraestructuras, servicios, promoción, apoyo y acercamiento a la ciudadanía, y expandiendo sus
actuaciones a muchos ámbitos de la cultura mediante actuaciones enfocadas en muchos casos a la
colaboración con los agentes culturales.

La actividad cultural ha crecido y se ha modernizado básicamente como actividad de servicios


orientados al sector público. Singularmente, en las actividades referidas a la formación y promoción
cultural, que son impulsados especialmente por el Instituto de Cultura, pero que poco a poco, se ha
venido fortaleciendo con la participación de diferentes organizaciones de carácter artístico y cultural.
También se evidencia que como principal sustento financiero para el fomento de la cultura en el
municipio, se sigue dependiendo de las transferencias de la administración pública, como promotoras
de los mismos. Y en cierta medida, esta condición ha proyectado en el municipio, la concepción
equivoca por gran parte de la ciudadanía de pensar que es el ente público quien proporciona cultura
al territorio, y contrario a ello, es necesario insistir en que El Plan Municipal de Cultura hace hincapié
en el hecho de que la cultura pertenece es justamente a la sociedad carmelitana, no es patrimonio de
las instituciones: la administración pública tiene a lo sumo el papel de animadora, de organizadora,
pero no es la titular. Los efectos de todo esto en el cambio cultural de la sociedad es un tema aún
pendiente de investigar.

En tal sentido, es que se hace necesario superar la lógica de la Institucionalización de la cultura y


trascender hacia un modelo de Gobernanza de la cultura, de búsqueda de participación de nuevos
agentes en los procesos de decisión sobre la política cultural, donde sea posible transversal izar la
cultura y hacer de la misma un factor de transformación del territorio y un proceso de carácter territorial
en el que deben participar y comprometerse conjuntamente las dependencias de la administración
pública y estar alineado con los demás planes municipales, y de igual manera dicho proceso, deberá
vincular tanto a las entidades públicas como privadas e indispensablemente a la sociedad civil.
Figura 3. Cuadro síntesis de políticas culturales municipales El Carmen de Viboral

Políticas Culturales Municipales en El Carmen de Viboral

Gobierno Cultural (1980 - 1997) Institucionalización Cultural (1998 - 2015)

Etapa de precariedad estructural, y escaso grado Etapa en la que se consolidan las estructuras
de institucionalización. institucionales y los presupuestos, pero su impacto
cultural es sectorial y es limitado en términos de
cobertura territorial
Actuaciones Municipales Actuaciones Municipales
 Auxilios para la realización de eventos de  Se fijan las tarifas a cobrar por el alquiler de
cultura (Ac. 018/1980, Ac. 035 -036/1981, Ac. espacios físicos y equipos varios de la Casa de
038(1984) la Cultura (Ac. 016/1998, Ac. 048/1998, Ac.
 Se crea la Casa de Cultura (Ac. 005/1984) 029/1998)
 Se compra una edificación (Actual sede Casa  Se crea el Consejo Municipal de Cultura (Ac.
de la Cultura) (Ac. 019/1986, Ac. 044/1987) 019/1998, Ac. 030/1998)
 Se reestructura la Casa de la Cultura (Ac.  Se crea la Estampilla Pro-cultura en el
022/1989) Municipio de El Carmen de Viboral. (Ac.
 Exención de impuestos a entidades de 026/1998, Ac. 048/1998)
car4acter civil y cultural (Ac. 024/1989, Ac.  Se convoca a todas las instituciones, grupos
064/1995) cívicos y culturales al estudio, análisis y
 Nombre del señor Sixto Arango Gallo a la formulación para adoptar la visión y misión del
Casa de la Cultura del municipio (Ac. Municipio de El Carmen de Viboral hacia el año
086/1990) 2020 (Ac. 034/1998)
 Se establece un programa cultural y e  Se adopta el Plan Educativo Municipal -PEM-
autoriza un traslado presupuestal (Ac. 1999-2010 , y se reformula y actualiza el área
091/1993) socio-cultural en educación dentro del Plan
Integral de Desarrollo 1993-2010 (Ac.
049/1999)
 Se crea la secretaría de Educación para la
cultura, el deporte y la recreación(Ac. 001/2004)
 Se aprueba y adopta como política pública
cultural, el Plan de Desarrollo Cultural Municipal
2005-2015 (Ac. 025/2004)
 Se crea el Instituto de Cultura (Dec. 080/2007)
2.1.2 Análisis del contexto local: Situación actual del Sistema Municipal de Cultura

Con la Ley General de Cultura se adecuó y se fortaleció la estructura institucional y se propuso un


modelo de gestión de política cultural a partir de procesos estratégicos que deben ser movilizados por
una serie de instancias administrativas de carácter local, regional y nacional y por diferentes ejercicios
de vinculación social que garanticen la participación ciudadana.

En El Carmen de Viboral, el proceso de consolidación del Sistema Municipal de Cultura -SMCu- se


formaliza a partir del año de 1998 con la creación por Acuerdo Municipal del Consejo Municipal de
Cultura77 acompañado por otras actuaciones municipales, pues pese a que en años anteriores
existieron iniciativas para impulsar una propuesta de Sistema Cultural Local (1993) lamentablemente
no logra llegar a su implementación, fue con la reglamentación de la Ley General de Cultura en el
municipio, que se hace posible que coincidan en el territorio la participación ciudadana, con las
descentralización administrativa en la gestión de la cultura en el país.

A continuación se describen algunas de las condiciones que han acompañado el ejercicio de


implementación del Sistema Municipal de Cultura –SMCu- en El Carmen de Viboral a través de los
componentes que lo estructuran: Instancias, Espacios de Participación y sus procesos.

Figura 4. Sistema Municipal de Cultura. El Carmen de Viboral

Fuente: Elaboración propia a partir de Ministerio de Cultura, Universidad de Antioquia (2012)

77 Óp. Cit. se crea el Consejo Municipal de Cultura (Ac. 019/1998, Ac. 030/1998)
2.1.2.1 Instancias

En el nivel de desarrollo de la institucionalidad cultural pública, en la relación a los municipios hasta


ahora caracterizados por el Ministerio de Cultura, se calcula que la operatividad de las instancias
responsables de la cultura en los municipios es de un 66%, debido a que las capacidades técnicas y
administrativas de las instancias públicas, especialmente en los municipios, y El Carmen de Viboral
no es la excepción, no son lo suficientemente consolidadas para resolver las demandas del sector,
pues encuentran en la mayoría de los casos limitaciones presupuestales, de recurso humano y físico,
y sumado a ello, son numerosos los municipios en los que el sector cultura se encuentra rezagado de
las funciones ordinarias de la administración pública, o son asumidas como un ejercicio
complementario en la estructura orgánica de las entidades territoriales.78

En el municipio de El Carmen de Viboral la instancia que se desarrolla en el marco del Sistema


Nacional de Cultura –SNCu, y que es promovida directamente en el orden municipal por la
administración pública, es el Instituto de Cultura, pues, este ha sido el escenario en donde las
dinámicas comunitarias, los procesos culturales y los elementos particulares de carácter normativo y
socio-político han determinado las formas de intervención de la institucionalidad.

En tal sentido, le ha correspondido al Instituto de la Cultura, por ser la instancia pública cultural del
municipio, encargarse de activar, coordinar y dinamizar el Sistema Municipal de Cultura -SMCu-, y así
mismo, se ha consolidado como una de las instancias responsables de liderar y participar en la
formulación de las políticas culturales, en la implementación de éstas, de los planes, programas y
proyectos culturales en el municipio, sumándole también el compromiso de ejercer la secretaría
técnica del Consejo Municipal de Cultura, que es el escenario de participación social en la cultura en
el ámbito local.

Como se describió anteriormente, en el municipio, ha sido la Casa de la Cultura, ahora Instituto de


Cultura, la instancia fundamental para la promoción y fomento de la cultura en el territorio y la
consolidación de los espacios de participación en el intento de dinamizar la organización y el
funcionamiento de asociaciones y redes intermunicipales, igualmente ha sido indispensable para el

78 Ibíd. Sistema Nacional de Cultura. Estado, retos y perspectivas. Pág. 17 – 27.


fortalecimiento y articulación con la institucionalidad cultural departamental y nacional, y el
fortalecimiento de los procesos relacionados con la planeación, la formación, promoción y la
información cultural.

El Instituto de Cultura está constituido como la entidad encargada de liderar los procesos culturales,
de planeación y dinamización de la ciudadanía cultural, con el propósito de contribuir al desarrollo,
difusión y promoción de la cultura, el arte, la lectura y la biblioteca, el museo, el archivo histórico, el
patrimonio cultural y el turismo, mediante la definición de políticas y estrategias para su fomento,
investigación, divulgación, formación y preservación, bajo criterios de equidad79, incentivando la
participación comunitaria, y promoviéndose como un eslabón básico en el fortalecimiento del Sistema
Nacional de Cultura -SNCu-.

El financiamiento del Instituto se da esencialmente a través de Ingresos Corrientes de Libre


Destinación, y de Destinación Específica, algunas gestiones del ente territorial ante la nación, a través
del Programa Nacional de Concertación y Estímulos80, no obstante, estos fondos resultan insuficientes
frente a las obligaciones de orden administrativo y operativo y al mantenimiento de la misma planta
física, que hoy presenta problemas de deterioro y daños estructurales además, por tratarse de una
edificación antigua amerita un tratamiento especial por su mismo valor cultural.81

Son significativos los avances logrados a nivel municipal a través de la creación de las instancias
públicas diseñadas para la formulación, ejecución y seguimiento de las políticas culturales y de los
planes de cultura, basta retomar líneas atrás, las iniciativas ciudadanas por incorporar dentro del
escenario público institucional unas responsabilidades frente a los asuntos culturales municipales, o
ver cómo durante estos años, han sido varios los intentos por generar ejercicios de planificación
cultural en el municipio, sin embargo, aún existe una gran resistencia para que el sector privado y gran

79 Ibíd. Por medio del cual se crea, conforma y reglamenta el Instituto de Cultura de El Carmen de Viboral p. 2 (Dec. 080/2007)
80 Véase: Acuerdo directivo 008 2014, Por medio del cual se adopta el presupuesto de rentas y gastos para el periodo fiscal comprendido
entre 1 de enero y el 31 de diciembre de 2015. Comité directivo Instituto de Cultura El Carmen de Viboral. 2014.
Acuerdo directivo 007 2013, Por medio del cual se adopta el presupuesto de rentas y gastos para el periodo fiscal comprendido entre 1
de enero y el 31 de diciembre de 2014. Comité directivo Instituto de Cultura El Carmen de Viboral. 2013.
Acuerdo directivo 005 2012, Por medio del cual se adopta el presupuesto de rentas y gastos para el periodo fiscal comprendido entre 1
de enero y el 31 de diciembre de 2015. Comité directivo Instituto de Cultura El Carmen de Viboral. 2012.
Acuerdo directivo 004 2011, Por medio del cual se adopta el presupuesto de rentas y gastos para el periodo fiscal comprendido entre 1
de enero y el 31 de diciembre de 2012. Comité directivo Instituto de Cultura El Carmen de Viboral. 2011.
81 Taller comité Operativo Instituto de Cultura Sixto Arango Gallo. 20 de mayo de 2015. Instituto de Cultura Sixto Arango Gallo. El Carmen

de Viboral.
número de sectores de la sociedad civil se articulen en la promoción y fortalecimiento de las dinámicas
culturales en los territorios.

Por otra parte, a nivel institucional, existe dentro del régimen administrativo del Instituto de Cultura una
figura de dirección compuesta por un Consejo Directivo integrado por el alcalde, la Secretaria de
Educación, el presidente del Consejo Municipal de Cultura, un representante de los Directivos
Docentes de la jurisdicción municipal, un representante del alcalde municipal que no sea funcionario
público, y dos representantes de los grupos artísticos y culturales asentados en el municipio, para
promover la articulación entre las dependencias e instancias municipales, las organizaciones
culturales y artísticas presentes en el municipio, y la ciudadanía en general. Sin embargo, éste Consejo
Directivo que como órgano supremo del Instituto de Cultura tiene las funciones de generar las líneas
estructurales de operación de esta entidad,82 pese a lo establecido en el Decreto de creación del
Instituto de Cultura, no funciona eficientemente, y sólo ocasionalmente han existidos algunos intentos
de activación de este Consejo Directivo. La proyección municipal del Instituto de Cultura de El Carmen
de Viboral ha dependido básicamente de quienes han sido sus representantes legales, han dirigido el
Instituto de Cultura.

Pese a que los marcos políticos e institucionales que orientan el Sistema Nacional de Cultura -SNCu-
y su activación en lo local, proponen que sea a través de un modelo de gobernanza cultural que se
dinamice la operación y puesta en marcha del Sistema Municipal de Cultura -SMCu-, ha sido y sigue
estando débil la implementación de acciones y los ejercicios de articulación entre iniciativas de carácter
público, privado y comunitario como ya ocurre con el Consejo Directivo del Instituto de Cultura.

Sumado a esto, no todos los gestores y actores vinculados dentro de los procesos culturales en el
municipio, incluidos algunos de los dirigentes de la instancia pública cultural como es el Instituto de
Cultura, conocen y han puesto en marcha y de forma consciente el Sistema Municipal de Cultura -
SMCu-. Los avances obtenidos a la fecha, más que obedecer a una intencionalidad manifiesta de una
plataforma o estructura denominada “Sistema”, ha correspondido con el desarrollo de unos propósitos
que son equivalentes con las intenciones y supuestos trazados por el Sistema Nacional de Cultura -

82Ibíd. Por medio del cual se crea, conforma y reglamenta el Instituto de Cultura de El Carmen de Viboral p. 2 (Dec. 080/2007) léase:
Art. 3, 4 y 5
SNCu- y han contado a su vez con el apoyo intermitente de las entidades departamentales y
nacionales en la ejecución de algunas de sus actuaciones.

A la hora de hacer un balance de los resultados en la ejecución del modelo propuesto por la Ley
General de Cultura para la implementación del Sistema Municipal de Cultura -SMCu- es necesario
indicar que en términos de instancias, aún no se han habilitado las sinergias suficientes, ni se ha
posicionado la cultura como un factor de trasformación territorial que puede activar nuevas alternativas
y relacionamientos más estratégicos con las distintas organizaciones privadas y ciudadanas para
hacer de la cultura un pilar del desarrollo en la oferta local, y que se pueda hacer de ésta un potencial
importante para un mejor desempeño económico municipal.

Las políticas culturales, y a su vez las instancias culturales deben transitar hacia iniciativas de
transformación destinadas a favorecer los derechos humanos y civiles y la calidad de vida de los
territorios. En este sentido, será necesario conectar las políticas culturales con las transformaciones
de la cultura política, especialmente respecto a las implicaciones comunicacionales de esta última, es
decir, la trama de interrelaciones donde se constituyen los actores sociales y como un espacio decisivo
en la redefinición de lo público y en la construcción de la democracia.

El papel de los municipios no se restringe a la administración u operación de los programas


provenientes de los otros ámbitos de gobierno, es posible encontrar políticas y propuestas que tienen
como origen lo municipal, y la cultura es un potencial y una oportunidad que en el escenario local debe
saberse aprovechar no solo como un acervo de ideas y valores, ésta se debe basar en la diferencia,
en nuestra identidad, en un reflejo de bienestar colectivo que a su vez deberá funcionar como recurso,
no solo material, sino también político y simbólico de un territorio.

2.1.2.2 Espacios de participación

Los Consejos Municipales de Cultura –CMCu– fueron creados a partir del año de 1998, una vez que
apoyados en la Constitución de 1991, se da inicio a la Ley 397 de 1997 Ley General de Cultura, que
los reglamenta como escenarios de participación dispuestos en el Sistema Nacional de Cultura –
SNCu–, como espacios que han sido diseñados para garantizar la democratización de la cultura,
promoviendo así la inclusión en el SNCu no sólo de las instancias públicas como acabamos de
describirlo, sino de los particulares también en la toma de decisiones relacionadas con la planificación
y el fomento de la cultura.83 La figura de los Consejos Municipales de Cultura –CMCu–, en principio
impulsa el derecho a ser informados y el derecho a ser consultados, son escenarios en donde es
posible la concertación de decisiones relativas a la política y planificación cultural.

Han sido planteados como espacios de diálogo, en los cuales los diferentes grupos organizados
pueden pensar, analizar y formular políticas, planes y líneas de acción, para la consolidación y fomento
del quehacer cultural, y sumado a ello, son los encargados de la vigilancia en el gasto público en
cultura.84

El Consejo Municipal de Cultura en El Carmen de Viboral, ha sido un escenario que se han


consolidado misionalmente para crear y fortalecer procesos participativos, procurando gestionar,
organizar y fortalecer las acciones culturales en el municipio y el funcionamiento del mismo como
espacios de participación ciudadana, no obstante ha atravesado por varios tipos de problemas que
han limitado y obstruido su función social; pues, además de que su figura pareciera quedarse corta en
su sustento normativo, y de un espacio de valores que lo explique y lo justifique, carece también, en
la mayoría de los casos de legitimidad en el orden municipal en ambos sentidos; el déficit que presenta
el Consejo de Cultura resulta no sólo de factores institucionales, sino que también tiene que ver a su
vez con otros factores de carácter social y estructural.

Se requiere mencionar que a través de todos estos años, no ha sido fácil el tratar de conformarlo, aún
sigue siendo limitada la injerencia que han tenido el departamento y el municipio en estos asuntos, no
se ha gozado de alguna motivación, acompañamiento continuo o asesoría, lo cual repercute en el
desarrollo y organización del sector cultural desde lo local, y por otro lado, la ciudadanía aún está en
deuda de empoderarse de estos escenarios de participación social.

83Óp. cit. Ley 397 de 1997. Art. 58-62. Decreto 1589 de 1998. Art. 6.
84 Ibíd. Ley 397 de 1997. Art. 60.
Por lo que se refiere a las dificultades encontradas desde lo institucional, se tiene, que si bien el sector
cultural se convirtió en un punto obligado a tratar dentro de la estructuración y planificación del Estado,
ya que después de la Constitución de 1991 se consagra el deber expreso del Estado respecto a la
cultura, y este es ya un logro importante para el desarrollo cultural, aún sigue siendo limitado el
sustento normativo que brinde las herramientas suficientes para procurar un buen desempeño del
Consejo de Cultura –CMCu–.

Otro de los aspectos que interfieren en la construcción y funcionamiento del Consejo Municipal de
Cultura –CMCu– en este sentido, hace relación a las estrategias implementadas para su conformación,
la manera como se ha dado a conocer la necesidad de que acudan los representantes de todos los
sectores de la población; la falta de información respecto a quiénes intervienen y dinamizan el sector
cultural del municipio, quiénes pueden ser convocados específicamente para participar del proceso de
selección, hace que no siempre los más interesados y los que posiblemente sean los más
comprometidos con el tema, sean los que participen.

Los procedimientos empleados para la conformación del Consejo Municipal de Cultura no han sido los
más idóneos, y sumado a ello, son muy pocas las personas que entienden lo concerniente a la
importancia y objetivos. Es preciso insistir que es necesario instruir a la población receptora respecto
a su función.

Como efecto de lo mencionado anteriormente, los Consejos Municipales de Cultura –CMCu– se han
conformado más a través de enlaces interpersonales, que interinstitucionales y organizacionales, pues
el sector no está lo suficientemente establecido, lo cual propicia una gran inestabilidad, en tanto que
la transmisión de la información y el intercambio de servicios interculturales depende de las buenas o
malas relaciones que se tengan y en general de intereses particulares.

A su vez, no basta con sólo respaldar logística y estructuralmente la conformación de los Consejos
Municipales de Cultura, y en acompañar a través de la Secretaría Técnica los mismos, también es
necesario, que el ente territorial asuma sus competencias y le brinde a éste escenario la legitimidad
necesaria para su funcionamiento.
Desde el ámbito social y estructural, es necesario observar sí el Consejo municipal de Cultura puede
obtener un mayor empoderamiento social y de qué modo, pues, para empezar, la mayoría de los
ciudadanos no entienden qué es y para qué sirve, incluso, muchos desconocen su existencia. Y en
caso de contar con tal reconocimiento, esto no es suficiente para garantizar la legitimación de este
escenario.

Un problema social manifiesto, tiene que ver con las personas que han sido elegidas, y que no son lo
suficientemente comprometidas para la labor que deben asumir, o no están suficientemente
conscientes de la importancia que conlleva representar a otros ciudadanos en un espacio de
participación. Algunos de los integrantes del Consejo de Cultura, no asisten regularmente a los
encuentros programados, y en virtud de ello, dificultan aún más la labor de aquellos consejeros que
están comprometidos con el desarrollo cultural del municipio, pues además de provocar una atmosfera
de agotamiento y escepticismo, evitan en su momento a que quienes estén motivados sean coartados
para tomar decisiones.85

El anacrónico funcionamiento del Consejo de Cultura en el municipio, hace igual de responsables a


las entidades administrativas, como a los ciudadanos, y de igual manera, ambos son responsables de
las debilidades institucionales del sector cultural. Está visto que aunque en el municipio tanto el
Consejo como la sociedad civil tienen participación, son poco los que en realidad se comprometen de
manera seria a liderar procesos de planeación cultural. En general, puede decirse que la participación
alrededor del sector cultural, se ve restringida únicamente a las etapas de formulación de planes en el
mejor de los casos.

Además, es propicio que las relaciones «verticales» existentes entre representantes y representados
en los distintos niveles de gobierno, articulen también la influencia «horizontal» entre las distintas
formas de representación. Sólo en este sentido, es que la participación cultural adopta más claramente
la forma de una política pública que debe ser transversal, útil y necesaria para la planeación cultural.
Y así mismo, funcionarios, políticos y líderes de asociaciones comparten una misma visión de la

85 Conversatorio con Consejo Municipal de Cultura El Carmen de Viboral. Septiembre de 2015, Instituto de Cultura Sixto Arango Gallo.
El Carmen de Viboral
participación como herramienta capaz de recrear lazos de pertenencia a una comunidad política y
cultural.

Para solucionar el problema no basta con transformar las instituciones. No puede dejarse de lado a
los ciudadanos quienes deben avanzar en determinaciones más concretas, es cierto que la política no
es únicamente una actividad comunicativa y deliberativa, sino también fuertemente estratégica. La
madurez democrática, implica una evolución cognoscitiva de que los individuos pueden organizarse y
participar voluntariamente sin la necesidad de la inducción estatal.

El tema de los Consejos de Cultura soporta asuntos problemáticos dentro de la democracia


contemporánea, un reto por confrontar desde estas instancias, radica precisamente en dar una
efectiva orientación a los Consejos de Cultura que los permita dotar de una mayor incidencia y se
logren convertir en un escenario clave en las agendas políticas de las entidades culturales. Pues, si
bien para algunos, dicha prioridad obedece en buena parte a corresponder simple y llanamente con
un requisito de ley, para otros significa una excelente oportunidad para incrementar el empoderamiento
de sus comunidades. La verdadera relevancia de la participación política de los Consejos de Cultura
consiste en considerarlos un bien positivo en sí mismo en el sentido de que son un mecanismo de
empoderamiento, de representación y participación social en la cultura.

Es importante resaltar que el accionar de este tipo espacios de participación tiene un fuerte impacto
en la construcción de la esfera pública local al generar por un lado, debates sobre asuntos asociados
a la vida cotidiana de los ciudadanos y por el otro, al permitir la difusión de problemas propios de cada
sector en las instancias públicas, para lograr de este modo, redefinir los problemas colectivos. Visto
de este modo, la intervención de los ciudadanos en la toma de decisiones se convierte en un gran
insumo para direccionar en un mejor sentido las bases de la democracia representativa.

Partiendo del conocimiento de que los Consejos de Cultura por norma no pertenecen a la planta
administrativa de los municipios, aunque ésta sí está convocada a promover su consolidación, es
importante mencionar que el impacto que han tenido el CMCu en el municipio, es un resultado que va
íntimamente ligado a la función del Instituto de Cultura. La voluntad política, sigue siendo en este
sentido una de las grandes dificultades en cuanto a que se hace evidente el desinterés de las
administraciones municipales frente a estos aspectos culturales de las localidades.

Se cuestiona la forma como se han venido conformando los Consejos de Cultura en el municipio y la
ausencia de sectores fundamentales para su funcionamiento. Las administraciones públicas, los
concejos municipales y algunas organizaciones sociales pese a que tienen lugar en los Consejos de
Cultura, no participan activamente de ellos, lo cual demuestra el poco interés para el fortalecimiento
de la participación ciudadana. Se reconoce que estos procesos carecen de legitimidad por parte del
ente público municipal debilitando la credibilidad de los actores culturales de la localidad y la
concepción que se tiene del Estado para con los ciudadanos.

Se percibe que el consejero de cultura, está representando sectores por cuestiones diferentes a
procesos democráticos, y se sienten responsables de empezar a dinamizarlos por la poca participación
comunitaria, otros por disponibilidad de tiempo, otros buscan incidir simplemente para favorecer sus
proyectos individuales. Una de las limitantes al consolidar un Consejo de Cultura dinámico, consiste
en que las estrategias para su conformación no han estado acompañadas de una pedagogía que
permita proyectar a la comunidad las ventajas y fortalezas que tiene la constitución de un Consejo
Municipal de Cultura –CMCu– como escenario de participación en los asuntos culturales.

El Consejo Municipal de Cultura y el instituto de Cultura se ven obligados a enfrentar problemáticas


estructurales, teniendo como telón la desarticulación con las demás dependencias de la entidad
pública municipal, desfavoreciendo al sector cultural en los espacios de planeación y construcción de
políticas locales.

Sumado a esto, el tema cultural precisa de una mayor relevancia en la jerarquía administrativa del
municipio, si bien son escenarios significativos para el desarrollo local, vienen siendo subutilizados
para fines no objetivos dificultando así la incidencia cultural en otros escenarios. Es necesario empezar
a concebir la consolidación de los Consejos Municipales de Cultura como un proceso continuo que
implica de etapas para su desarrollo y funcionamiento.
En su mayoría los consejeros municipales de cultura se dedican a otras actividades relacionadas con
el sector cultural, algunos se desempeñan como promotores del Instituto de Cultura en áreas
específicas, y son pocos los que tienen formación en el campo. Los avances registrados son mínimos
respecto a las acciones que realizan. También manifiestan dificultades de tiempo, recursos
económicos y de operatividad de la organización, al igual que de acompañamiento y capacitación en
relación al desempeño como Consejo de Cultura.

Respecto al seguimiento y al cumplimiento del reglamento interno, vemos que no se aplica ningún
control, ni se legitiman las normas como tal, estos espacios aparecen más que como una plataforma
de participación ciudadana, como un grupo de voluntarios y de apasionados de la cultura. De igual
manera no tienen articulación con otras entidades para el desarrollo de actividades y las que existen
son directamente con el Instituto de Cultura.

Sin embargo, si bien en El Carmen de Viboral el Consejo Municipal de Cultura no ha logrado insertarse
como un espacio de participación dinámico en el municipio, en los últimos años, viene en desarrollo
un ejercicio de participación ciudadana respecto a asuntos culturales de carácter municipal, que se
creó como ejercicio de actuación social en el sector cultural, la Asamblea Municipal de Cultura.

La Asamblea Municipal de Cultura se conformó como organismo abierto con el interés de poder
agrupar a diferentes colectivos, grupos, organizaciones y personas involucradas e interesadas en los
asuntos culturales y en torno a la participación en la discusión y construcción de los lineamientos de
la cultura municipal.

Su funcionamiento inicia a principios del año 2014 y se da basado en una coyuntura institucional. Su
primer objetivo consistió en la definición de la terna a presentar a la Administración Municipal para
hacer el remplazo del anterior Director del Instituto de Cultura. Una vez alcanzada esta meta, su
objetivo fue el de aportar en la evaluación del Plan Decenal de Cultura del municipio “El Carmen de
Viboral, un pueblo con vida cultural 2005-2015”, posteriormente realizó un ejercicio de control y
seguimiento al proceso de revisión del Plan Básico de Ordenamiento Territorial para lograr circunscribir
dentro de éste lineamientos estratégicos de la vida cultural del municipio en el ordenamiento del
territorio, y se asume como un escenario permanente de análisis sobre los diferentes asuntos
relacionados con el quehacer cultural municipal

Cabe igualmente precisar que, si bien las actividades desarrolladas por la Asamblea de Cultura se han
ejecutado con relación a las dinámicas y demandas municipales, es importante indicar que su misión
desde sus inicios ha consistido justamente en proponer nuevas estrategias para pensar e imaginar el
quehacer de la cultura en El Carmen de Viboral.86

Esta Asamblea Cultural es potencialmente en una gran plataforma en la que es posible articular
diversas voces entorno a un mismo asunto: La Cultura. Se podría conciliar una visión compartida
desde los diferentes actores culturales y además será posible entre otras acciones, compilar
información desde las diversas organizaciones que la integran.

En la actualidad la Asamblea de Cultura podría ser una gran oportunidad para afianzar los
intercambios que se quieren promover en el municipio, para activar el Consejo Municipal de Cultura y
para precisar el rol de la cultura y la forma en que a través de ésta, sea posible consolidar las apuestas
e intereses de los diferentes grupos que la integran la sociedad carmelitana.

La Asamblea Permanente de Cultura se convierte potencialmente en uno de los escenarios más


sólidos desde el nivel social y comunitario para lograr impulsar y fortalecer los diferentes procesos
relacionados con el Plan Municipal de Cultura y la necesaria vinculación de otros actores (públicos,
privados) en la realización de los objetivos culturales.

De igual manera, la Asamblea de Cultura se concibe como el escenario propicio para promover el
seguimiento y control a la formulación, y posterior implementación del Plan Municipal de Cultura87,
para ajustar dicho Plan como una apuesta para la ampliación de oportunidades sociales y económicas
de quienes viven de las actividades culturales, el ejercicio de las libertades culturales y el
fortalecimiento del sector cultural. Se convierte en uno de los actores con mayor incidencia para definir
el tipo de actuaciones del Plan sobre el territorio y sus efectos e impactos en el desarrollo municipal.

86 Asamblea de Cultura Actas del 20 de mayo de 2014, 17 de junio de 2014, 15 de julio de 2014, 26 de Agosto de 2014, 30 de septiembre
de 2014, 21 de octubre de 2014, 17 de diciembre de 2014. Instituto de Cultura Sixto Arango Gallo. El Carmen de Viboral.
87 Ibíd. Asamblea de Cultura Instituto de Cultura Sixto Arango Gallo. El Carmen de Viboral. 2015
2.1.2.3 Procesos

Como vemos, paralelo al componente de las instancias culturales diseñado para poner en
funcionamiento el Sistema Nacional de Cultura -SNCu-, se crearon igualmente una serie de espacios
de participación como escenarios de diálogo con la institucionalidad, que para el caso de El Carmen
de Viboral es el Consejo Municipal de Cultura, con las funciones ya mencionadas y sumando a estas
la de vigilar el gasto público invertido en cultura. Estas acciones, en las cuales participan las Instancias
culturales, al igual que los Espacios de Participación Cultural, son los que denomina el Sistema
Nacional de Cultura –SNCu- como Procesos.

Es importante destacar que el cumplimiento del objetivo fundamental con el que ha sido constituido el
Sistema Nacional de Cultura –SNCu–, como es el principio de descentralización y la creación de
condiciones para que la gestión cultural sea una responsabilidad compartida entre los niveles de
gobierno y de estos y los particulares, se ha visto alterado por múltiples factores que han llevado a un
debilitamiento progresivo y un funcionamiento aplazado del desarrollo del sector cultural en Colombia.
Estos escenarios aún concentran un bajo porcentaje de participación ciudadana, y son escenarios
inconexos y fragmentados.

Si bien se destaca que en estos años de implementación del Plan Nacional Decenal de Cultura se han
logrado valiosos avances en materia de participación ciudadana y en los procesos de apropiación e
información cultural de seguimiento y control a la gestión pública, vemos que es necesario una mayor
incidencia en las decisiones de los gobiernos territoriales y en los procesos de planeación, financiación
y programación cultural, más allá del cumplimiento formal de lo estipulado por la ley.

En el gobierno municipal, son varias las iniciativas que han contribuido en el desarrollo de estrategias
y en la actuación de las políticas culturales, no solo en su formulación, sino que a su vez tienen que
ver con la sostenibilidad de los mismos procesos, y marcando gran énfasis en la participación de los
actores culturales.
Como ya se mencionó, el ejercicio de la planeación cultural local si bien cuenta con iniciativas previas
a la Ley General de Cultura, sólo logra concretarse a partir del año de 2004 con la aprobación del Plan
de Cultura Municipal 2005 – 2015 El Carmen de Viboral Un Pueblo con Vida Cultural, este fue sin
duda, un hecho y un avance muy significativo en el municipio, respecto a las realidades del país en la
gestión y planificación de la cultura, donde se encuentran estadísticas que demuestran el limitado
compromiso de la nación y algunos gobiernos locales con estos procesos, solo como ejemplo,
tenemos que actualmente en el país no se cuenta con un proceso de planificación actualizado en
cultura y se sigue dinamizando su proyección en los territorios basados en un Plan Nacional de
Decenal Cultura que ya supero su vigencia programada. Incluso, dentro de los 525 municipios del país
que acompaña la Estrategia de Promotores Regionales del Ministerio de Cultura, y estamos hablando
de un ejercicio de caracterización nacional realizado en el año 2013, El Carmen de Viboral es uno de
los pocos territorios que hacen parte de un grupo que componen solamente un 8% (42) de los
municipios de país (de los ya caracterizados) incluyendo algunas ciudades, que cuenta con un proceso
de planificación cultural a largo plazo.88

Paulatinamente se ha venido consolidando un mejor desarrollo municipal relacionado con el fomento


de la cultura, con los años se han venido generando mayores capacidades para la gestión pública, se
han venido fortaleciendo diferentes procesos de información, formación y la planificación estratégica
de la cultura local y el reconocimiento que se ha venido logrando de los “recursos culturales” que
poseemos como habitantes de este territorio acercan cada vez más a la cultura a consolidarse y
demandar mayor participación dentro de la esfera pública para proponer soluciones y promover las
potencialidades que están en contacto con la cultura local, el territorio y sus habitantes. Es cada vez
más notoria en la localidad y la institucionalidad publica la noción de reconocer a la cultura como un
eje transversal de desarrollo local, y como un agente de alto impacto y contribución económica que
genera grandes beneficios sociales.

En razón de esto, todavía son numerosos los retos a enfrentar. En El Carmen de Viboral, es el Instituto
de Cultura Sixto Arango Gallo quien se constituye como escenario estratégico y determinante para
que esa acción estatal, esa participación comunitaria y el acceso de la comunidad a los bienes y

88 Ibíd. Sistema Nacional de Cultura. Estado, retos y perspectivas. Pág. 37.


servicios culturales se hagan realidad, son estos espacios el hábitat fundamental para el
fortalecimiento de una ciudadanía democrática. Sin embargo, para que las diferentes instancias y
espacios de participación sean efectivos en el tiempo y en el espacio, es necesario no sólo el
compromiso de los involucrados –entes gubernamentales y ciudadanía–, sino que además, es
necesario concertar si la participación de la ciudadanía aboga o por el establecimiento progresivo de
marcos jurídicos y políticos que posibiliten y potencien ese ejercicio colectivo, o bien, simplemente se
aspire a crear espacios de consolidación cultural como el escenario dinamizadores de las actividades
de las administraciones municipales.

Dependiendo del tipo de orientación que se le otorgue a lo cultural en el territorio, será posible que
dicho tipo de iniciativas sean estables y efectivas para los grupos sociales vinculados. La necesidad
de exponer éste debate, se refiere justamente a la ausencia constatada de un proceso político de
definición de objetivos, en el que participen los ciudadanos, sus representantes y todas las
instituciones políticas.

Es fundamental que las dependencias estatales en el municipio tengan claras las responsabilidades y
competencias en relación con lo cultural; deben tener claro que el desarrollo económico y social debe
articularse estrechamente con el desarrollo cultural, y que a su vez entre sus obligaciones está declarar
y manejar el patrimonio cultural y los bienes de interés cultural en la localidad, fomentar el arte en
todas sus manifestaciones, el fortalecimiento de las expresiones culturales, e interactuar entre la
comunidad y las entidades estatales promoviendo el óptimo desarrollo de la cultura en su conjunto89

Es necesario que El Carmen de Viboral establezca un ejercicio de planeación cultural que apueste por
ensanchar su alcance como política cultural municipal en sus ámbitos de actuación, procurando
mantener como horizonte fundamental la visión estratégica del territorio, la identidad cultural como
base e impulso de las transformaciones en el territorio, la vinculación en su ejecución desde los
diferentes actores sociales con capacidad de iniciativa, y la articulación de actores públicos y privados
en torno a un proyecto colectivo.

89 Óp. cit. Ley 397 de 1997. La Ley General de Cultura, presenta a través de su articulado las principales competencias y
responsabilidades de los municipios en relación con lo cultural. Véase específicamente los Art 1 parágrafo. 8, Art. 8, Art. 12, Art. 17, Art.
18, Art. 22, Art. 23, Art. 24, Art. 25, Art. 26, Art. 29, Art. 30, Art. 38, Art. 57, Art. 59, y Art. 60.
Se debe entre otras cosas, pensar en nuevas fuentes de financiación. Y en consolidar un modelo de
gobernanza en el que la Cultura se convierta en el punto de partida para impulsar el desarrollo y
armonizar éste con las tradiciones, las creaciones, las prácticas, las aspiraciones, los gustos y la
sensibilidad de los diferentes grupos que viven el territorio. Es necesario superar los parámetros
paternalistas propios del paradigma de la Institucionalización de la Cultural del municipio, de políticas
selectivas en la asignación de partidas presupuestarias, es imprescindible un proyecto cultural integral
en el que sea posible distribuir las competencias. La relación de la dependencia cultural con el resto
de las dependencias de la misma administración es compleja y depende de las sinergias que la cultura
pueda establecer con intereses u objetivos extrínsecos. Se debe superar la lógica de la
Institucionalización de la Cultura y transitar hacia un modelo de Gobernanza Cultural, de búsqueda de
participación de nuevos agentes en los procesos de decisión sobre la política cultural, autonomizar
aún más la esfera político-administrativa, superar la concepción de la cultura como sector, y ampliar
el campo de actuación de la cultura local hacia todos los sectores y agentes culturales y hacia la
ciudadanía en general.

Anexo
Árbol de Problemas

2.2 Prácticas Artísticas

“Entre el atrincheramiento fundamentalista y la homogenización mercantilizada hay lugar


para estudiar y discutir qué puede hacerse desde las políticas culturales a fin de que las
alianzas económicas no sirvan sólo para que circulen libremente los capitales sino también
las culturas”
N. García Canclini

Para hablar de las manifestaciones artísticas y culturales a nivel local, se hace necesario cada vez
más pensar en la heterogeneidad de los espacios urbanos de hoy, donde convergen la diversidad de
conocimientos, lenguajes, culturas e identidades, como lo expresa el profesor Jesús Martín Barbero:
“Se trata de una multiculturalidad que desafía nuestras nociones de cultura, de nación y de ciudad”90.
Así la heterogeneidad pareciera traer consigo riesgos a lo ancestral y tradicional, donde lo de afuera
o lo que es traído por otros parecieran deformar y/o contaminar las culturales locales.

En este sentido, cualquier tipo de política pública cultural en sus distintos niveles debería articular las
diferencias culturales y/o artísticas en vez de subordinarlas y/o centralizarlas, es decir, mirar y crecer
hacia dentro desde la diversidad de las culturas locales, en otras palabras, potencializar la ciudadanía
local. Así la creación, producción y circulación artística en música, teatro, pintura, danza, literatura,
cine, etc.; no entrarían en las dinámicas de la llamada apertura económica, sino más bien en una
articulación regional que posibilite las redes de creación, circulación e intercambio con el afuera.

En el marco del Sistema Municipal de Cultura y para el presente diagnostico se asume la creación,
producción, circulación y conservación como procesos capaces de interpelar culturalmente, es decir,
todos aquellos procesos que logran comunicar la diversidad de las identidades culturales locales, en
procura de la apropiación social y el ejercicio de ciudadanía. Así para el presente documento no sólo
es de interés lo producido sino el uso de estos bienes culturales y su dinamización a fin de la
potencialización y/o fortalecimiento de la una dinámica cultural a partir del ciclo socio-cultural:

90J. Martín Barbero. Oficio de Cartógrafo Travesías latinoamericanas de la comunicación en la cultura. P 350. Fondo de Cultura
Económica.
Figura 5. Ciclo socio cultural

Fuente. Elaboración propia

En este sentido las políticas públicas del sector cultural tendrán que darle prioridad a los elementos
inmateriales de los bienes culturales, rescatando la diversidad, el acceso, la igualdad y la creatividad.
Según el Plan Departamental de Cultura 2006-2020 Antioquia en sus diversas voces:

La vida cotidiana alimenta también eventos periódicos de la comunidad, como fiestas


religiosas y civiles. Algunos de estos eventos han perdido influencia dentro de la
población, lo cual refleja la inserción en un mundo cultural complejo, urbano, de clases
y sectores sociales con intereses contradictorios. El Oriente antioqueño es una
constelación de localidades, en donde conviven, en conflicto, valores tradicionales y
modernos, modos de vida formales e informales, con proyectos cívicos, culturales,
populares y religiosos que luchan por alimentar el espíritu de los ciudadanos.

Uno de los aportes sistematizados de la etapa de Participación Ciudadana de la construcción del Plan
Municipal de Cultura 2016-2026 “El Carmen de Viboral, Un territorio para el buen vivir” resalta el
proceso cultural local desde el aspecto promocional y de intercambio, como fuente de encuentros,
referentes y creatividad, donde “el tiempo libre y los vacíos de la existencia pueden tener un espacio
amable y potente”91, es decir, elementos del municipio que convocan a la creación, producción y

91 Testimonio ciudadano de El Carmen de Viboral. Taller Participativo con Gestores Culturales.


circulación –inicialmente-. En este sentido toda política pública local no sólo en el sector cultural, tendrá
la labor de priorizar la integración de la cultura y asegurar los derechos culturales.
Ya lo menciona el investigador Gonzalo Castellanos:

“Los derechos culturales (…) Implican obligaciones jurídicas y económicas a cargo de los
órganos legislativos y administrativos, así como obligaciones de protección por la rama
judicial, en procura de realizar la meta que cada derecho propone perseguir. Del mismo
modo, establecen posiciones y relaciones en la comunidad internacional. (…) impone a cada
Estado diseñar y ejecutar políticas públicas, regular por intermedio de legislaciones y
normas administrativas en aquellos aspectos en los que puede o debe intervenir, sin
censuras no contrapartidas políticas. Supone al mismo tiempo crear medios financieros,
presupuestales, tributarios y no tributarios que favorezcan el ejercicio de tales derechos, la
provisión de instrumentos individualizados y colectivos que viabilicen, entre otros, el acceso
a la cultura y las posibilidades de crear, producir, proteger, salvaguardar, divulgar sus
diversas manifestaciones, así como los productos, bienes o servicios que allí se entrelazan.”

Y German Rey expresa en el Compendio de Políticas Públicas Culturales del Ministerio de Cultura de
Colombia: “Las transformaciones no solo se produjeron en el universo de la masivo, sino en los propios
territorios de la denominada alta cultura. Las artes plásticas asumieron iconografías populares, las
músicas se mezclaron, las tecnologías facilitaron el acceso a las distintas expresiones de la cultura, el
espacio público cobró una gran importancia cultural. Los derechos humanos, que entraron con fuerza
en el ambiente político de las democracias, abrieron el camino para entender la cultura como un
derecho fundamental, sobre el que tiene responsabilidad el Estado, la sociedad civil, las empresas
privadas y el tercer sector.” (Rey, 2009)

En este sentido las prácticas artísticas van más allá de la consecución de una obra y su estética, pues
tiene una fuerte connotación de práctica social por su aporte en la formación de ciudadanos hacia
nuevas posibilidades de ser, hacer y significar. Lo artístico quizá como un vehículo de y para la
transformación social y el afianzamiento de tradiciones y manifestaciones de las culturas locales,
donde lo orgánico y lo vivo cobran cada vez mayor espacio en los procesos de creación y producción,
es decir, lo particular de los territorios cada vez se cuenta más en las prácticas artísticas.
El Compendio de Políticas Culturales las define: “Las artes tienen como centro el proceso de creación,
que en nuestros días toma diferentes caminos, utiliza diversos soportes y genera relaciones de
apropiación social inéditas. Las artes son a la vez pensamiento y experiencia, sensibilidad y rastro
social.”92

Figura 6. Prácticas artísticas y su función

Fuente. Elaboración propia

2.2.1 Marco Legal y Normativo

Actualmente se cuenta con la Dirección de Artes del Ministerio de Cultura: “instancia encargada de
concertar y diseñar las políticas e implementar los planes que propician la valoración social, el
conocimiento, la práctica y el disfrute de las experiencias artísticas como un derecho de todos los
colombianos.”93 Así mismo se cuenta con los Consejos Nacionales de Áreas Artísticas, el Consejo
Nacional de Cultura y el Consejo Comunal de Cultura, estas instancias fueron promovidas entre los
años 2003 y 2004, donde se propuso de igual forma desde la Dirección de Artes un proceso
participativo para el diseño del Plan Nacional para la Artes 2006-2010, Plan que tuvo como prioridad
las prácticas artísticas como factor de desarrollo sostenible, la renovación de la diversidad cultural y

92 Compendio de Políticas Culturales pág.82


93 http://www.mincultura.gov.co/areas/artes/quienes-somos/Paginas/default.aspx
principio de la ciudadanía cultural94, además contempló: “articular las políticas culturales con las
demás políticas económicas de fomento”95, promoviendo una legislación para el desarrollo de las
micro, pequeñas y medianas empresas, “con el propósito de mejorar la calidad de vida de los artistas
y demás agentes que conforman este campo”96.

Además de las instancias se cuenta con la Ley General de Cultura 397 del 7 de agosto de 1997, ley
que desarrolla el reconocimiento de la cultura como un derecho de carácter universal, y que implica
un compromiso explícito del Estado en términos de financiación y gasto social. A partir de esta ley se
creó el actual Ministerio de Cultura, así mismo ésta dicta las normas sobre el patrimonio cultural,
fomentos y estímulos a la cultura y las creaciones artísticas, además desarrolla los artículos 70, 71 y
72 de la Constitución Política de 1991:

Artículo 70. El Estado tiene el deber de promover y fomentar el acceso a la cultura de todos los
colombianos en igualdad de oportunidades, por medio de la educación permanente y la enseñanza
científica, técnica, artística y profesional en todas las etapas del proceso de creación de la identidad
nacional. La cultura en sus diversas manifestaciones es fundamento de la nacionalidad. El Estado
reconoce la igualdad y dignidad de todas las que conviven en el país. El Estado promoverá la
investigación, la ciencia, el desarrollo y la difusión de los valores culturales de la Nación.

Artículo 71. La búsqueda del conocimiento y la expresión artística son libres. Los planes de desarrollo
económico y social incluirán el fomento a las ciencias y, en general, a la cultura. El Estado creará
incentivos para personas e instituciones que desarrollen y fomenten la ciencia y la tecnología y las
demás manifestaciones culturales y ofrecerá estímulos especiales a personas e instituciones que
ejerzan estas actividades.

Artículo 72. El patrimonio cultural de la Nación está bajo la protección del Estado. El patrimonio
arqueológico y otros bienes culturales que conforman la identidad nacional, pertenecen a la Nación y
son inalienables, inembargables e imprescriptibles. La ley establecerá los mecanismos para

94Plan Nacional para las Artes 2006-2010. Bogotá: Ministerio de Cultura. (2005).
95Plan Nacional para las Artes 2006-2010. Bogotá: Ministerio de Cultura. (2005).
96En:https://spi.dnp.gov.co/App_Themes/SeguimientoProyectos/ResumenEjecutivo/RESUMEN%20EJECUTIVO%20PLAN%20NACIO

NAL%20PARA%20LAS%20ARTES.pdf Recuperado el 24 de octubre de 2015


readquirirlos cuando se encuentren en manos de particulares y reglamentará los derechos especiales
que pudieran tener los grupos étnicos asentados en territorios de riqueza arqueológica.

La Ley 397 desarrolla los siguientes títulos:

1. Principios fundamentales y definiciones


2. Patrimonio cultural de la Nación
3. Del fomento y los estímulos a la creación, a la investigación y a la actividad artística y cultural.
4. De la gestión cultural

Para el presente diagnóstico de las prácticas artísticas se relaciona a continuación lo referente a los
procesos de fomento, los estímulos, difusión y promoción, recogidos en los artículos 17, 18 y 20 del
Título III de la Ley:

Artículo 17. Del fomento. El Estado a través del Ministerio de Cultura y las entidades territoriales,
fomentará las artes en todas sus expresiones y las demás manifestaciones simbólicas expresivas,
como elementos del diálogo, el intercambio, la participación y como expresión libre y primordial del
pensamiento del ser humano que construye en la convivencia pacífica.

Artículo 18. De los estímulos. El Estado, a través del Ministerio de Cultura y las entidades
territoriales, establecerá estímulos especiales y promocionará la creación, la actividad artística y
cultural, la investigación y el fortalecimiento de las expresiones culturales. Para tal efecto establecerá,
entre otros programas, bolsas de trabajo, becas, premios anuales, concursos, festivales, talleres de
formación artística, apoyo a personas y grupos dedicados a actividades culturales, ferias,
exposiciones, unidades móviles de divulgación cultural, y otorgará incentivos y créditos especiales
para artistas sobresalientes, así como para integrantes de las comunidades locales en el campo de la
creación, la ejecución, la experimentación, la formación y la investigación a nivel individual y colectivo
en cada una de las siguientes expresiones culturales:
a) Artes plásticas;
b) Artes musicales;
c) Artes escénicas;
d) Expresiones culturales tradicionales, tales como el folclor, las artesanías, la narrativa popular y la
memoria cultural de las diversas regiones y comunidades del país;
e) Artes audiovisuales;
f) Artes literarias;
g) Museos (Museología y Museografía);
h) Historia;
i) Antropología;
j) Filosofía;
k) Arqueología;
l) Patrimonio;
m) Dramaturgia;
n) Crítica;
ñ) Y otras que surjan de la evolución sociocultural, previo concepto del Ministerio de Cultura.

Artículo 20. Difusión y promoción. Según el caso, el Ministerio de Cultura organizará y promoverá
sin distingos de ninguna índole la difusión y promoción nacional de las expresiones culturales de los
colombianos, la participación en festivales internacionales y otros eventos de carácter cultural. Así
mismo, el Ministerio de Cultura en coordinación con el Ministerio de Comercio Exterior y el Ministerio
de Relaciones Exteriores, promoverá la difusión, promoción y comercialización de las expresiones de
los colombianos en el exterior, sin distingos de ninguna índole.

Además de lo hasta aquí expuesto, existen para el campo de las prácticas artísticas políticas culturales
como:
1. Política de artes
2. Política de artes visuales
3. Política de literatura
4. Política de teatro
5. Política de danza
6. Política de música
7. Política de educación artística
Figura 7. Otros documentos del Marco Normativo y Legislativo de la Cultura a tener en cuenta y consultar

Legislación Planes Documentos Conpes Políticas


Cultural
Ley General de Plan Nacional de 3162 Lineamientos para la Política de Diversidad Cultural
Cultura 397/97 Cultura2001-2010, “Hacia sostenibilidad del Plan de Política de Lectura y bibliotecas
Ley del Libro una Ciudadanía Cultura Político de Cultura Digital
Ley del Cine Democrática y Cultural” 3191 Fortalecimiento del Política Cinematográfica
Decreto 1676 Plan Nacional de Música Programa Nacional de Política para el Emprendimiento y las
del 26 de agosto para la Convivencia Bandas Industrias Culturales
de 1993 Plan Nacional de Lectura y 3409 Lineamientos para el Política de Concertación
Decreto 1493 de Bibliotecas fortalecimiento del Plan Política de Estímulos
agosto 3 de Plan Nacional de Cultura y Nacional de Música Política de Infraestructura Cultural
1998 Convivencia Conpes de Música Política de Gestión Internacional de la
Decreto 1494 de Plan Nacional para las Cultura
agosto 3 de Artes 2006-2010 Política para las Casa de la Cultura
1998
Decreto 1589 de
agosto de 1998

Fuente. Elaboración propia

2.2.2 Análisis del Contexto Local

Para el ámbito de las prácticas artísticas se llevaron a cabo para el presente diagnóstico una serie de
encuentros-talleres con grupos reconocidos del sector como:

 Asamblea Cultural Permanente97 (de este hace parte el Consejo Municipal de Cultura)
 Comité Operativo Instituto de Cultura El Carmen de Viboral

97 La Asamblea Cultural Permanente promovió de forma autónoma e independiente ejercicios de encuentro y dialogo a fin
de construir un documento base del sector, el cual fue entregado a los pre-candidatos de alcaldía municipal. De este
ejercicio de ciudadanía surgió un acto simbólico en el que los gestores culturales y los pre-candidatos firmaron el Pacto
Social por la Cultura. Se anexa al presente diagnostico dicho documento.
 Corporaciones Culturales y/o grupos de creadores independientes
 Organizaciones sociales sin ánimo de lucro.

Estos ejercicios participativos se plantearon con la finalidad de identificar las problemáticas y


perspectivas del desarrollo cultural en El Carmen de Viboral desde la óptica de los actores culturales,
se partió de un ejercicio individual para el Análisis de Contexto a fin de identificar mediante un
instrumento las debilidades y potencialidades del sector y del municipio, así mismo el ejercicio
posibilitó conversaciones entorno a lo transformado en las prácticas y tradiciones culturales.

Los participantes aportaron información desde lo vivencial y emocional, en algunos casos vinculados
a los recuerdos familiares o de amigos, de la cotidianidad rural y urbana del espacio de hoy que no se
desvincula del pasado. Como resultado de la aplicación de este instrumento se sistematizó una FODA
donde se recogen las visiones y/o aportes no solo de los gestores culturales sino de actores y líderes
claves como las Juntas de Acción Comunal y las Empresas Sociales sin Ánimo de Lucro98.

Posterior al ejercicio individual el equipo facilitador del Plan Municipal de Cultura 2016-2026 orientó
un momento prospectivo con la finalidad de construir la visión cultural municipal. Aportes colectivos
que dieron prioridad a una visión conectada con los recursos naturales, la riqueza hídrica, las
tradiciones campesinas y rurales, así como la necesidad de intervenir y habitar un espacio urbano con
zonas verdes, con espacio y movilidad para las peatones, el disfrute del tiempo libre y el fortalecimiento
de los procesos de creación artística y cultural, con procesos de formación descentralizados.

A continuación se resaltan algunas de las reflexiones y/o aportes de los gestores culturales:

a) Los recursos económicos, técnicos y en especie para el sector cultural deben garantizarse
con tiempo y bajo una visión de Planeación Estratégica, no pueden seguir dependiendo de las
administraciones a cada cuatro años.
b) Se debe ser consciente de que el arte y la cultura son humanidades eficaces para sanar,
preservar y mantener una comunidad unida.

98 Ver Anexo 1
c) Hay un alto desentendimiento y descuido por los lugares públicos que en últimas son propios
y comunes, estos en la mayoría de los casos no se pueden disfrutar por factores de seguridad y
deterioro del espacio.
d) Se espera que las decisiones que se tomen por parte de los administradores públicos, se
reflejen en un futuro mejor para el municipio.
e) El progreso siempre acaba con la memoria, con la tradición cultural, agrede los espacios
naturales y hace que el crecimiento poblacional avance a ritmos incontrolables.
f) Se ha descuidado la seguridad y el bienestar de los habitantes, solo se piensa en el progreso.
g) El apoyo a los campesinos es mínimo, se incentivan los monocultivos y riegos químicos que
contaminan la tierra, el agua, los animales y el entorno en general.
h) Se requiere mayor conciencia sobre la importancia de los bosques, el cultivo limpio y la
importancia de la conservación del agua.
i) Hacer de El Carmen de Viboral un territorio que tenga un ritmo de vida más lento.
j) El Carmen es un territorio sensible a la cultura y al arte por naturaleza, y se hace necesario
generar más recursos económicos para fortalecer la cultura del municipio a través del Instituto de
Cultura y los grupos y corporaciones independientes.
k) Hay una lucha entre el modelo de desarrollo imperante, el global y lo que piensan las
pequeñas comunidades, el modelo de desarrollo urbanístico en el Carmen no es carmelitano y parece
que no hay un interés en crearlo.
l) Desafortunadamente los intentos de descentralización de recursos y/o procesos en el sector
cultural son insuficientes a la hora de apoyar y visibilizar otras organizaciones y/o grupos
independientes y organizados.
m) Se deben crear políticas públicas para proteger el patrimonio arquitectónico y ambiental del
municipio pues así se visibilizaría más la memoria histórica enfocada a otras expresiones culturales
distintas a la cerámica.
n) Ojala existieran rutas ecológicas que permitieran conocer las zonas de reserva y los recursos
naturales para valorarlos y conservarlos.
o) Mayor acceso a toda la población a los procesos de formación y creación artística.
p) El municipio cuenta con un fuerte movimiento cultural, social y juvenil además de grandes
proyectos de infraestructura turística y cultural: Parque Educativo, Casa de la Cultura Sixto Arango
Gallo, Estética Urbana, Parque Principal.

En otras reflexiones comunes al sector se reconoce a los foráneos como una posible amenaza en la
perdida de la identidad local y una creciente apropiación del espacio, el cual se ha ido transformando
en un crecimiento sin medida donde el cemento es lo relevante en el desarrollo urbanístico. De igual
forma se identifica una preocupación por la explotación minera en el municipio a causa de posibles
licencias de explotación para la zona de los cañones. Es recurrente la pérdida de identidad y el acceso
en algunos casos limitado a los procesos artísticos y culturales de los espacios rurales y la escasa
planeación turística.

2.2.2.1 Situación Actual

A continuación se relacionan algunas de las manifestaciones artísticas y culturales producidas en El


Carmen de Viboral en los últimos años, cabe a aclarar que el siguiente ejercicio no obedece a un
inventario cultural, sino a la información recolectada en la etapa de participación ciudadana del Plan
Municipal de Cultura 2016-2026, así como a la verificación y/o validación de otras fuentes primarias y
secundarias:

Figura 8. Manifestaciones artísticas y culturales producidas en El Carmen de Vibora

PROCESO Formación y Apropiación


ORGANIZACION gestión del Creación Producción Circulación Conservación/ social y ejercicio
O INICIATIVA conocimiento /difusión/ protección de la ciudadanía
promoción

Instituto de Escuela de Si Si Grupos de Museo No


Cultura El Carmen Artes Proyección
de Viboral
Corporación Escuela Si Si (Músicas Giras No No
Cultural Nybram Alfarería de del mundo) nacionales e
Sonidos internacionale
s
Aldea Madre Talleres No No No No Si
Monte Prácticos
mensuales
Formadores Escritura Si No No No No
dementes Creativa y
Compresión
Lectura
Teatro Tespys Estudiantes Si Si Presentacione Si (Centro de No
Espectadores: s nacionales e Documentación
Formación de Internacional y Teatral)
Públicos Temporadas
de Teatro
Mensual
Hojarasca Música Investigación Si Si (Música Giras No No
Andina Local Andina) nacionales e
internacionale
s
Grupo Musical No Si Si Presentacione No No
Yarumo (Ensamble s regionales
Colectivo)
Grupo Vitam Et No Si Si (Death Conciertos en No No
Morthem Metal) Festivales
Nacionales,
Departamenta
les y Locales
Grupo kinoks Formación y No No No No No
apreciación
cinematográfica
Corporación Escuela de Si No No No Proyecto de
Tejido Colectivo Artes( Sin Resignificación de
funcionamiento espacios públicos
actualmente e intervención de
arte público
Colectivo No Si (Arte No No No Movilización
Antorcha Público- social y
Murales) ciudadanía activa
Savia Taller Si No Ponencias y No Producción de
Análisis (cuentos, foros locales y contenidos en la
Literarios relatos, departamental iniciativa Opinión
artículos) es a la Plaza
Red de Teatro Talleres y No No No No Ejercicio de Red
Carmentea charlas con Natural
dramaturgos
invitados
Pequeños No Si Si Presentacione No No
Farsantes s locales y
becas
internacionale
s
Narices de No Si Si Presentacione No Campañas de
Caucho y Tela s locales Cultura
Ciudadana
Grupo Musical No Si Si Presentacione No No
Querques s en festivales
locales y
nacionales
Dueto Natalia y No Si Si Presentacione No No
Marisol s en festivales
locales y
nacionales
Grupos: Músicas Procesos de Si Si Presentacione No No
Campesinas Formación (Carrileras s veredales y
Autónomos en Red) locales
Músicos de Rap No Si No Presentacione No Propuestas de
s en plantones reflexión desde
y eventos las liricas y los
locales espacios públicos
que intervienen
Colectivo Alto No Si No Eventos y No Apuesta
Lenguaje tomas ciudadana y
culturales en juvenil para la
espacios apropiación de
públicos: espacios públicos
Música, para el dialogo y el
exposiciones. encuentro.
Grupo Musical No Si No Presentacione No No
Feeling Irie s locales

Pintor Raúl No Si Si Presentacione No No


Restrepo s locales,
nacionales e
internacionale
s
Salón de Artes y Si (desde la Si No Actividad No Desde las
Exposiciones Escuela del permanente: apuestas
Instituto de Artistas creativas de los
Cultura) locales o artistas que
invitados exponen en el
espacio.
Corporación Talleres en Si No No No No
Cultural El Nido iniciación de
artes y
promoción de
Lecto-escritura
Porcentajes 54% 87% 52% 74% 8,7% 35%
Fuente: Elaboración propia

De acuerdo con la anterior tabla se puede observar que algunos procesos del ciclo-sociocultural a
nivel municipal tienen mayor fuerza que otros, como es el caso de los procesos de Creación y
Circulación, seguidos de dos procesos significativos como la Formación y Gestión del
Conocimiento, y la Producción artística por un poco más de la mitad de los grupos o iniciáticas
locales. Así mismo se evidencia una tendencia creciente en los procesos de apropiación social y de
ciudadanía, esta última como resultado de los grupos y colectivos juveniles que vienen tomándose la
palabra y los espacios públicos con propuestas culturales de reflexión y movilización social.

Las prácticas artísticas con mayor potencialidad son la música y las artes escénicas, debido a su alta
producción y porcentaje de grupos y gestores dedicados a estas dos manifestaciones. De igual forma
han sido los campos con mayor circulación nacional e internacional en los últimos 5 años, gracias a la
autogestión de los grupos y la calidad de sus trabajos creativos merecedores de invitaciones
internacionales y/o becas de creación.

La literatura, el cine, las plásticas y visuales son producciones enfocadas más desde el ejercicio de
creación individual o de emprendimientos productivos, de los cuales no se cuenta en la actualidad con
un directorio o inventario de las obras y/o producciones. Desde el Instituto de Cultura se tienen
habilitados algunos espacios para la creación literaria como es el Taller de Cuento, la apreciación
cinematográfica y en años anteriores se contó con la SAPA (Sala de Producción Audiovisual) desde
donde se realizaban producciones audiovisuales de tipo documental etnográfico, argumentales,
contenidos sonoros y audiovisuales adaptados a proyectos culturales. Este proceso de producción
audiovisual logró hacer parte de la prueba piloto del Ministerio de Cultura en 2008 para el componente
de Cultura Digital.

En este último campo de lo audiovisual vienen surgiendo iniciativas empresariales independientes que
aportan a nivel local en la generación de empleos y proyectos de vida autónomos, así como en la
producción de algunos contenidos con miradas y estéticas locales que contribuyen en la generación
de valor cultural. De acuerdo a las contribuciones de la Cultura a la Economía, “las industrias culturales
y creativas conforman cerca del 7% del producto interno (PIB) bruto mundial” 99

Lo anterior podría estar configurando un paradigma sobre la incidencia de la cultura en la economía,


sin embargo y como lo expresa Gonzalo Castellanos:

(…) las expresiones culturales se dan en un entorno en donde el comercio tiene papel
preponderante, y generan contribuciones económicas de impacto sustancial en niveles
formales e informales, es evidente que en forma insustituible dependen de una estructura
de incentivo estatal basado en gasto público y concesiones fiscales, pues en el libre juego
de fuerzas de mercado resultarían necesariamente sustituibles por el consumidor ante las
prioridades del panorama social latinoamericano profundamente conflictivo.

99
Gonzalo Castellanos. Patrimonio Cultural Integración y desarrollo en América Latina. Fondo de Cultura Económica. Pág
63.
En este sentido vale la pena clarificar que las actividades y/o procesos culturales no son el soporte de
la economía, pero si pueden ser un insumo clave desde el capital social que generan. Es así como
para el caso de este campo se priorizaron una serie de características desde los actores culturales
con relación a la capacidad interna del sector cultural y artístico, donde se resaltan el espacio físico y
social de la Casa de la Cultura como un referente y una posibilidad para el buen desarrollo de procesos
artísticos y culturales en el municipio. Así mismo se rescatan precedentes exitosos de los diferentes
actores culturales a través de la gestión de proyectos tales como premios nacionales e internacionales
y becas de concertación departamental y nacional.

Otro de los componentes fuertes es la conectividad del sector con el desarrollo de propuestas y
proyectos de carácter subregional, regional y nacional que posibilitan los encuentros y la circulación
artística y cultural; fortaleciéndose así la capacidad de realizar alianzas culturales con corporaciones,
grupos organizados, entidades públicas y privadas.

El actual proceso de Dirección del Instituto de Cultura se interpreta como un ejercicio positivo para el
sector debido al enfoque de una administración integral que garantiza cambios favorables para la
institucionalidad y las organizaciones culturales del municipio, donde se evidencia mayor planificación
y mayor capacidad administrativa y técnica. El Instituto de Cultura también es visto como una fortaleza
toda vez que al ser un ente autónomo posibilita la gestión de recursos y proyectos para las iniciativas
de creación y producción artística.

La capacidad del sector también está orientada a un entorno sociocultural caracterizado por una
demanda favorable de servicios culturales y artísticos locales, como resultado significativo del trabajo
de varios años en formación de públicos, semilleros con niños, formación e iniciación en las artes y
grupos de proyección artística desde lo institucional y desde los procesos independientes de algunos
grupos y/o artistas del municipio.

Así mismo esta capacidad interna obedece a la existencia fuerte de líderes culturales y artísticos que
buscan continuamente pensar la cultura del municipio desde los diversos procesos creativos y
estéticos. Procesos que evidencian con relación a la comunidad una empatía, donde el arte es incluido
en su vida cotidiana, por ejemplo la matrícula de niños, jóvenes y adultos en los diferentes talleres
artísticos, generándose un ambiente de interés por el desarrollo del arte y la cultural en la comunidad
carmelitana.

Se evidencia así un respaldo y una participación activa de la comunidad en los diferentes procesos de
formación -sobre todo en niños y jóvenes-, asistencia y apropiación en eventos culturales programados
desde El Instituto de Cultura, los colectivos de jóvenes y corporaciones culturales; fortaleciéndose la
vocación municipal por la formación de redes con intereses culturales y artísticos comunes, vocación
que se refleja en el número sustancial de grupos artísticos que existen o se están conformando cada
vez más en el municipio.

Otros de los factores identificados son la llegada al municipio de población adulta jubilada con cierto
interés en las actividades artísticas, de formación y participación cultural, intelectual y recreativa; la
presencia de la Universidad de Antioquia Seccional Oriente, la cual ha iniciado una oferta de
programas profesionales en diferentes áreas del arte y las artesanías, así mismo este es un actor
clave para la formalización de alianzas territoriales.

Finalmente se rescataron en el ejercicio diagnostico otras características relevantes como:

a) El surgimiento de grupos de jóvenes reflexivos y creativos que hacen parte de colectivos,


corporaciones culturales, grupos juveniles, programas de inclusión, mesa de trabajo con
mujeres líderes comunitarias, entre otros.
b) El respaldo de las diferentes administraciones municipales con el hoy Instituto de Cultura.
c) La ubicación geográfica del municipio, que permite ser centro de región.
d) El reconocimiento patrimonial en torno a la cerámica ya que conecta al municipio
culturalmente con la región, el departamento y el país.
e) El crecimiento de grupos poblacionales que se preocupan por el medio ambiente, la agricultura
orgánica y la preservación de los recursos naturales
f) El nacimiento de un parque educativo como epicentro para la educación y la cultura en la zona
sur del municipio.
g) La población rural (niños, jóvenes y adultos) con mayores posibilidades de participación
artística y cultural.
h) Los agentes culturales tienen procesos de creación y producción solidos que les permite
participar y ser ganadores de oportunidades mediante convocatorias y estímulos en lo
regional, departamental y nacional.
i) El Municipio es visto como un Modelo de Gestión Cultural en otros municipios del
departamento e incluso a nivel nacional.

Finalmente en los hallazgos desde los aspectos menos positivos del sector se priorizaron por los
agentes culturales amenazas como:

a) La llegada de jóvenes de otros lugares que no se interesan o no conocen otras formas de


relacionarse desde el arte y la formación intelectual, reflexiva, creativa, etc.
b) El crecimiento desbordado de la población que ocasiona desinterés, desconocimiento y falta
de apropiación territorial.
c) Falta de oportunidades para el acceso a la educación superior, desplazamiento de jóvenes
hacia Medellín que genera interrupción en los procesos culturales y artísticos de los que
hacían parte.
d) Priorización del uso del tiempo por parte de los jóvenes en actividades que generen ingresos
inmediatos debido a la falta de recursos familiares y la falta de formas de remuneración
económica a través de actividades culturales y artísticas.
e) Insuficiencia de espacios públicos para la buena circulación y el esparcimiento, predomina la
deforestación y el descuido de entornos ecológicos más amables.
f) Aumento de construcción de edificios, casas históricas que se tumban, parcelaciones que van
acabando con el patrimonio cultural del municipio y la estética urbana.
g) La tendencia administrativa a construir obras físicas, desconociendo la obligación de
protección y conservación patrimonial.
h) Una imagen cultural que no corresponde a los niveles de participación, articulación y
asignación presupuestal que se requieren en el contexto municipal.
i) La población campesina, que ante la falta de oportunidades y apropiación de la ruralidad,
salen del campo y se desplazan al espacio urbano.
j) La incorrecta interpretación de la diversidad y la globalización, que alejan y distancian en el
sentido de pertenencia, conocimiento y solidaridad territorial.
k) Los crecientes índices de violencia intrafamiliar, los atropellos educativos y el enfoque pasivo
de la educación tradicional.

2.2.3 Análisis y priorización: Prácticas Artísticas

De acuerdo con lo hasta aquí expuesto e identificado, los agentes culturales coinciden en los
siguientes déficits en el marco del ciclo socio cultural:
1) Procesos de formación e iniciación en artes desarticulados y centralizados.
2) Proceso de creación con poca vinculación de la identidad local y la memoria colectica.
3) Poca producción artística de algunos sectores o manifestaciones artísticas.
4) Baja circulación de las diferentes manifestaciones artísticas
5) Baja apropiación social y poca participación en el ciclo sociocultural de las manifestaciones
artísticas.
Así las problemáticas con mayor recurrencia identificadas en el campo de las prácticas artísticas son:
Figura 9. Priorización problemática Prácticas Artísticas

Fuente: Elaboración propia a partir del Árbol de Problemas

2.2.4 Retos y Conclusiones

1) Existen vínculos entre las artes, los modos de vida, el patrimonio y la comunicación cultural
que se deben potencializar.
2) El medio ambiente, la cultura ciudadana y la conservación de los recursos naturales son temas
centrales y de reflexión local.
3) Se cuenta con capacidad local en los procesos de creación y circulación artística que debe
ser fortalecida desde la generación de redes o espacios de articulación e integración local.
4) Un porcentaje significativo de los jóvenes emprenden iniciativas en defensa del territorio y le
apuestan a la recuperación de espacios públicos para el encuentro y la creación artística
desde el arte público.
5) Las iniciativas rurales toman cada vez mayor fuerza y autonomía en sus procesos de
sensibilización e iniciación en artes y artesanías.
6) Un alto interés en rescatar y conservar los conocimientos tradicionales, el folclor y la identidad
carmelita.
7) La calidad creativa y la recurrente innovación en contenidos que conectan lo local y ancestral
con otras estéticas y apuestas desde lo musical.
8) Alto reconocimiento nacional e internacional por el modelo de gestión cultural.
9) Los procesos culturales y artísticos de El Carmen de Viboral son referente para otros
municipios.

Finalmente a modo de recomendaciones:

1) Se hace necesario concebir una política pública y un Plan Municipal de Cultura enfocado en
la integración y articulación local desde el vínculo de diversos actores y dependencias, que
fortalezcan, potencialicen y transversalicen desde y para el ciclo sociocultural.

2) La apuesta del Plan Municipal de Cultura debe fortalecer la innovación y la cooperación desde
la cultura y la comunicación.

3) Se hace necesario y urgente cualificar e inventariar la información del sector, pues en la


actualidad no se cuenta con sistemas de información y monitoreo cultural que faciliten la plena
identificación de la capacidad local desde las artes, las letras y la cultura.

4) Así mismo y de acuerdo con las reflexiones y aportes de los ciudadanos en la etapa de
participación, se hace cada vez más necesario incentivar y promover la investigación cultural
local que dé cuenta no sólo de los procesos de creación sino de la memoria oral, la cultura
tradicional y manifestaciones culturales.
5) El plan deberá hacer un reconocimiento a la diversidad rural, potencializando sus dinámicas,
procesos y recursos tangibles e intangibles.

6) El nuevo Plan de Cultura no puede perder de vista la cooperación y articulación con otros
sectores que propicien nuevas dinámicas de valor para la cultura ciudadana y la participación
como un ejercicio de ciudadanía activa.

7) El reto debe ser una vida cultural que acerque y propicie el encuentro y la construcción
colectiva, así como la inclusión social y cultural de los diferentes actores sociales, como
actores activos constructores de sentido e identidad cultural.

8) Consolidación de la información del sector, mapeo e inventario cultural

Anexo
Árbol de problemas

2.3 El Patrimonio cultural: identidades y memoria

Si bien el patrimonio sirve para unificar a cada nación, las desigualdades en su formación y
apropiación exigen estudiarlo también coma espacio de lucha material y simbólica entre las
clases, las etnias y los grupos. […] Los productos generados por las clases populares suelen
ser más representativos de la historia local y más adecuados a las necesidades presentes
del grupo que los fabrica. Constituyen, en este sentido, su patrimonio propio
Néstor García Canclini, Culturas Híbridas, Cap. IV, 1990
Figura 10. Relación entre Patrimonio cultural, identidades y memoria colectiva

Fuente: elaboración propia

El patrimonio cultural es un concepto complejo, ambiguo y polisémico, por lo tanto, entendiendo que
no es objeto de este documento ahondar en sus profundidades teóricas; el presente plan entenderá
el patrimonio cultural como una construcción colectiva, a partir del reconocimiento y valoración de las
identidades locales y soportada en la memoria; dinámica y heterogénea en el tiempo y el espacio. Así
mismo, dado que se está en la construcción de una política pública, se tendrán como referente las
definiciones y políticas nacionales en relación al tema.

La identidad puede entenderse, según Arévalo, como el resultado de un hecho objetivo [el
determinante geográfico-espacial, los datos históricos, las específicas condiciones socioeconómicas..]
y una construcción de naturaleza subjetiva [la dimensión metafísica de los sentimientos y los afectos,
la propia experiencia vivencial, la conciencia de pertenencia a un universo local o de otro nivel de
integración sociocultural, la tradición, el capital cultural y la específica topografía mental que
representan rituales, símbolos y valores] (Arévalo, 2004). De acuerdo con esta definición es más
preciso referirse a identidades locales, más que a “la identidad” local, pues las formas de agrupación
humana en el territorio y entre territorios son diversas, además las identidades se configuran a partir
de las identidades e historias individuales; y, como lo sugiere la misma definición, son dinámicas en el
tiempo. Precisión que coincide con lo que plantea Canclini “Ya no podemos considerar a los miembros
de cada sociedad como perteneciendo a una sola cultura homogénea y teniendo por lo tanto una única
identidad distintiva y coherente. La transnacionalización de la economía y de los símbolos ha quitado
verosimilitud a ese modo de legitimar las identidades” (Canclini, 1995).

A continuación se recogen algunas ideas que refuerzan el concepto de patrimonio cultural a partir de
las identidades y memoria:

La memoria colectiva permite traer el pasado al presente; pero el presente, periódicamente,


se construye sobre un pasado seleccionado (Arévalo, El patrimonio como representación colectiva. La
intangibilidad de los bienes culturales, 2010)
La memoria retiene en el presente un archivo de las experiencias y de las vivencias del
pasado. Al mismo tiempo, la memoria se condensa en muchos elementos de la cultura material, que
sirven de soporte simbólico para la misma (Pereiro, 2004: citado en (Colasurdo, Sartori, & Escudero,
2010))
La memoria es un soporte de las identidades, y sin memoria no tendríamos identidad. Ella es
utilizada para organizar y reorganizar el pasado y sus relaciones con el presente y el futuro. También
es bien cierto que su activación puede provocar tensiones y conflictos, pudiendo afirmarse que la
memoria es un campo de lucha ideológica en el cual batallan diferentes versiones de las identidades
(Huyssen 2000, 2003: citado en (Colasurdo, Sartori, & Escudero, 2010))
La presencia de memoria puede consolidar y fortalecer las identidades, pero también es cierto
que su ausencia la fragmenta y la debilita. La memoria, bien sea feliz, incómoda o trágica, condiciona
las identidades de un grupo humano (Colasurdo, Sartori, & Escudero, 2010)
La identidad es transformada continuamente de acuerdo a las maneras en que somos
representados y tratados en los sistemas culturales que nos rodean (Hall 1995:12; citado en
(Colasurdo, Sartori, & Escudero, 2010))
La transmisión intergeneracional se hace a través de diversos tipos de mediaciones: oralidad,
gestualidad, escritura, imágenes visuales, etc. La transmisión de memoria es fundamental para
aprender contenidos, pero no sólo, sino también para interiorizar formas de estar en el mundo
(Candau, 2002). Esto implica una producción activa de nuevas memorias por parte de quien las recibe.
A través del aprendizaje la memoria intenta ser perpetuadora o transformadora según los casos,
apuntando así al futuro (Colasurdo, Sartori, & Escudero, 2010)
El patrimonio cultural encarna, condensa y corporiza memorias, ya que como representación
simbólica de la cultura las sintetiza en su conjunto. Un buen ejemplo pueden ser los monumentos, que
pretenden propagar una memoria común, aunque muchas veces es disputada y motivo de confrontas
y substituciones. Otro ejemplo son los museos, verdaderas “máquinas” que crean un capital
memorístico (Colasurdo, Sartori, & Escudero, 2010)

Estas ideas refuerzan el concepto de patrimonio cultural sobre el que se estructura el presente plan y
sugieren el camino que aún falta por recorrer en la memoria colectiva del municipio para el
reconocimiento y valoración de las identidades.

2.3.1 Marco legal y normativo del Patrimonio Cultural en Colombia

Tal como lo establece la ley 1185 de 2008 (que modifica la ley 397 de 1997), en su Artículo 4°.
Integración del patrimonio cultural de la Nación. El patrimonio cultural de la Nación está constituido
por todos los bienes materiales, las manifestaciones inmateriales, los productos y las representaciones
de la cultura que son expresión de la nacionalidad colombiana, tales como la lengua castellana, las
lenguas y dialectos de las comunidades indígenas, negras y creoles, la tradición, el conocimiento
ancestral, el paisaje cultural, las costumbres y los hábitos, así como los bienes materiales de
naturaleza mueble e inmueble a los que se les atribuye, entre otros, especial interés histórico, artístico,
científico, estético o simbólico en ámbitos como el plástico, arquitectónico, urbano, arqueológico,
lingüístico, sonoro, musical, audiovisual, fílmico, testimonial, documental, literario, bibliográfico,
museológico o antropológico.

De acuerdo con esta definición, es posible evidenciar el camino que aún falta por recorrer en el
municipio de El Carmen de Viboral, para la identificación, valoración, protección y salvaguarda, y
difusión del patrimonio cultural local. En este apartado se pretende exponer como se concibe el
patrimonio cultural desde la legislación colombiana para comprender mejor los alcances del presente
plan.

En el siguiente esquema se expone de forma sintética como se estructura el patrimonio cultural según
la legislación colombiana.
Figura 11. Patrimonio cultural de acuerdo con la legislación

Fuente: elaboración propia

De acuerdo con la gráfica anterior es necesario hacer claridad sobre la diferencia que existe entre lo
que una comunidad determinada considera su patrimonio cultural y la protección o salvaguarda de
éste por la vía legal a través de las declaratorias como Bienes de Interés Cultural o la inclusión de las
manifestaciones culturales en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial (LRPCI), en
ese sentido cabe decir que el reconocimiento y valoración del patrimonio cultural de un pueblo supera
la ley, ésta simplemente es un vehículo para orientar las actuaciones en torno a los bienes y
manifestaciones que las comunidades consideren como referente de las identidades, en ella se
integran las regulaciones de protección o salvaguardia, de estímulo económico y financiación, de
propiedad, de circulación y de sanción en caso de daño ; también establece cuáles son las
obligaciones o las competencias públicas institucionales en los diversos ámbitos territoriales ; esto
quiere decir que no es la ley la que define qué es y qué no es patrimonio cultural, y que el hecho de
que no se lleven a cabo procesos de reconocimiento y valoración de esos bienes y manifestaciones
que integran el patrimonio cultural, no quiere decir que no existan, de lo que se carece es precisamente
de mecanismos para su reconocimiento, valoración, preservación y transmisión. La ley entonces lo
que define son los tipos de bienes y los ámbitos de las manifestaciones que son objeto de declaratoria
como Bienes de Interés Cultural, para el caso del patrimonio cultural material o de inclusión en la
LRPCI, para el caso del patrimonio inmaterial.

En conclusión para llevar a cabo el proceso de reconocimiento y valoración del patrimonio cultural, su
declaratoria como BIC o inclusión en la LRPCI no es vinculante, pero al contrario sí, para llevar a cabo
un proceso de protección o salvaguardia sujeto a la legislación, el primer paso es el reconocimiento y
valoración del patrimonio cultural, en ese sentido un bien o una manifestación pueden considerarse
patrimonio cultural de la nación cuando se hace evidente que los individuos o las comunidades los
reconocen como parte de su identidad, toda vez que les atribuyen, ente otros, valores o intereses de
tipo histórico, artístico, científico, estético, o simbólico en campos como el plástico, arquitectónico,
urbano, arqueológico, lingüístico, sonoro, musical, audiovisual, fílmico, testimonial, documental,
literario, bibliográfico, museológico o antropológico . Lo anterior no quiere decir que toda manifestación
o bien cultural por el hecho de serlo deba ser considerado como patrimonio cultural, ello responde a
un proceso en el que las personas, los grupos, o las instituciones con competencias atribuidas
legítimamente, mediante un proceso razonable, reflexivo, transparente, incluso público, les confiere
valores o atribuciones de identidad .

Siguiendo con la gráfica anterior, una vez se haya reconocido legalmente el patrimonio cultural, esto
es se han declarado los bienes como BIC o se han incluido las manifestaciones en la LRPCI, según
lo establece la ley 1185 de 2008, estos bienes y manifestaciones quedan cobijados por un Régimen
Especial de Protección o Salvaguarda, como instrumentos para la gestión del patrimonio cultural,
dentro de estos regímenes especiales, se encuentran el Plan Especial de Manejo y Protección – PEMP
para el patrimonio cultural inmueble, el Plan de Manejo Arqueológico – PMA - para el caso del
patrimonio arqueológico y el Plan Especial de Salvaguarda – PES - para el patrimonio inmaterial.
Además, el régimen especial de protección contempla otros mecanismos para la intervención,
exportación y enajenación de Bienes de Interés Cultural.

Cabe resaltar que si bien las declaratorias de BIC o la inclusión de las manifestaciones en la LRPCI
no son condiciones necesarias para el reconocimiento del patrimonio cultural, si son medidas que le
confieren facultades a los gobiernos nacional, departamental o local (según sea el caso) para la
regulación de las actuaciones que van en detrimento de esos bienes o manifestaciones.

Por otro lado, si bien el patrimonio natural, no se encuentra ni definido, ni regulado en la legislación de
patrimonio cultural, como se expuso en el análisis del contexto local, para la comunidad carmelitana,
los recursos naturales y la biodiversidad se conciben como tal, por lo tanto para todos los efectos, se
entenderá como patrimonio natural, el que define la UNESCO en la Convención sobre la protección
del patrimonio mundial, cultural y natural de 1972:
Se considerarán "Patrimonio Natural":

 Los monumentos naturales constituidos por formaciones físicas y biológicas o por grupos de
esas formaciones que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético
o científico,
 Las formaciones geológicas y fisiográficas y las zonas estrictamente delimitadas que
constituyan el hábitat de especies, animal y vegetal, amenazadas, que tengan un valor
universal excepcional desde el punto de vista estético o científico,
 Los lugares naturales o las zonas naturales estrictamente delimitadas, que tengan un valor
universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia, de la conservación o de la belleza
natural
Y se regirá por las normas que apliquen direccionadas desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo
Sostenible.

Finalmente a continuación se enuncian las leyes y decretos reglamentarios, que regulan el patrimonio
cultural en Colombia.

Ley 397 de 1997. Es la Ley general de cultura


Ley 1185 de 2008. Por la cual se modifica y adiciona la Ley 397 de 1997 (Ley General de
Cultura) y se dictan otras disposiciones.
Decreto 763 de 2009. Por el cual se reglamentan parcialmente las Leyes 814 de 2003 y 397
de 1997, modificada por medio de la Ley 1185 de 2008, en lo correspondiente al patrimonio cultural
de la Nación de naturaleza material
Decreto 2941 de 2009. Por el cual se reglamenta parcialmente la Ley 397 de 1997, modificada
por la Ley 1185 de 2008 en lo correspondiente al patrimonio cultural de la Nación de naturaleza
inmaterial
Resolución 0330 de 2010. Por la cual se desarrollan algunos aspectos técnicos relativos al
patrimonio cultural de la Nación de naturaleza inmaterial.
• Resolución 0983 de 2010. Por la cual se desarrollan algunos aspectos técnicos relativos al
patrimonio cultural de la Nación de naturaleza material.
Decreto 1337 de 2002. Por el cual se reglamenta la Ley 388 de 1997 y el Decreto-ley 151 de
1998, en relación con la aplicación de compensaciones en tratamientos de conservación mediante la
transferencia de derechos de construcción y desarrollo".
Decreto 151 de 1998. Por el cual se dictan reglas relativas a los mecanismos que hacen viable
la compensación en tratamiento de conservación mediante la transferencia de derechos de
construcción y desarrollo
Ley 388 de 1998. Ley orgánica por la cual se modifica la ley 9a. de 1989, y la ley 3a. de 1991
y se dictan otras disposiciones.
Decreto 833 de 2002. Por el cual se reglamenta parcialmente la Ley 397 de 1997 en materia
de Patrimonio Arqueológico Nacional y se dictan otras disposiciones.
La Convención para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural de 1972,
adoptada por Colombia
La Convención para la Salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial del 2003
Decreto 2372 de 2010. Por el cual se reglamenta el Decreto Ley 2811 de 1974, la Ley 99 de
1993, la Ley 165 de 1994 y el Decreto Ley 216 de 2003, en relación con el Sistema Nacional de Áreas
Protegidas, las categorías de manejo que lo conforman y se dictan otras disposiciones.
Ley 99 de 1993 Ley de Medio Ambiente. Por la cual se crea el MINISTERIO DEL MEDIO
AMBIENTE, se reordena el Sector Público encargado de la gestión y conservación del medio ambiente
y los recursos naturales renovables, se organiza el Sistema Nacional Ambiental –SINA y se dictan
otras disposiciones.

2.3.2 Análisis del contexto local

2.3.2.1 Referentes de las identidades y la memoria en El Carmen de Viboral

Durante la etapa denominada “de participación”, se realizaron talleres y conversatorios con diferentes
grupos focales: organizaciones de base comunitaria, organizaciones sociales, sector productivo,
comités municipales y otras instancias de la administración municipal. De acuerdo con la información
recogida y con la observación participante que el equipo de trabajo hace permanentemente del
territorio, se presenta un análisis cualitativo sobre aquellos referentes de las identidades y memoria
colectiva que hoy están construyendo el patrimonio cultural local. Sin embargo se aclara que dicho
análisis no es concluyente, para ello tendrán que hacerse estudios que indaguen específicamente las
identidades y la memoria colectiva y corroboren lo que aquí se presenta:

2.3.2.1.1 El Agua

Así se refiere la comunidad carmelitana al recurso hídrico, cuando manifiesta la importancia que para
el territorio y sus habitantes tiene este recurso, para los habitantes de la zona rural es fuente de vida,
de recreación y contribuye también a la producción agropecuaria, es parte fundamental de sus
dinámicas socio culturales y económicas, la zona urbana se ha configurado en torno a la quebrada La
Cimarronas. Existe diferentes formas de organización que tienen como eje central el agua, una de
ellas son los acueductos veredales, que tienen como finalidad el proveer agua para el consumo
humano a sus asociados, ello lleva implícito acciones de conservación de las fuentes hídricas y los
bosques que rodean los nacimientos.

En la administración anterior (2008 – 2011) se consolidó un movimiento social de resistencia y defensa


de este recurso, lo que generó mayor reconocimiento, visibilización y apropiación del mismo, a la vez
que se han presentado fuertes tensiones, que tienen que ver con su aprovechamiento para actividades
productivas y económicas que atentan contra su permanencia y que tienen (unas) un carácter
netamente extractivista y depredador.
En los carmelitanos es común escuchar frases como:

El Carmen en este momento es lo más hermoso que puedes imaginarte, es tan así que lo llamamos
La Perla Azulina. El Carmen se hace muy importante a nivel departamental por la pintura artesanal de
la loza y en especial por la riqueza tan grande que tenemos de agua (Francisco Arcila, 2015 en Cartas
al territorio)

Algunos colectivos juveniles, han emprendido su defensa por el agua y la reconocen como parte de
su identidad:

Amo tu agua, tan cristalina, tan perfecta, tan llena de vida, amo tus montañas, tus veredas, las que
conozco y las que me imagino, te amo como eres, como eres desde lo natural (integrante anónimo de
Colectivo Antorcha, 2015 en Cartas al territorio)
El agua como referente de las identidades carmelitanas se corrobora en la siguiente descripción: La
riqueza en agua ha sido desde antaño una característica general en todo el territorio carmelitano,
representada en los múltiples arroyuelos y quebradas que fluyen por extensas laderas hacia el
Altiplano colinado -en el que se ubica la zona urbana-, atravesándolo para conformar la quebrada La
Cimarronas, alimentar a las quebradas La Pereira y La Marinilla y finalmente escurrirse en el río Negro;
los encañonados ríos Santo Domingo y Melcocho que cruzan la zona sur municipal en su trayecto
hacia el río Samaná Norte; las cristalinas aguas que alimentan el río Piedras (cuenca río Cauca) en la
zona occidental limítrofe con el municipio de La Unión; y la gran cantidad de quebradas que nutren el
río Cocorná en el área central y oriental del municipio. Los carmelitanos o carmeños, han vivido así en
lugares con diversas expresiones del agua, cuyas características mutan en relación con dinámicas
sociales interescalares, repercutiendo en percepciones, significados y practicas diversas y ciertas
formas de concebir y vivir el mundo de gentes y colectivos rurales y urbanos (Tobón, 2013)

2.3.2.1.2 La Ruralidad

El territorio rural es otro referente de las identidades carmelitanas, se resaltan especialmente las
labores de cultivo de los alimentos y cuidado de los animales, las festividades veredales, las formas
de organización como las Juntas de Acción Comunal, los acueductos veredales y una aún más
antigua, el “convite”, las manifestaciones del arte popular en la interpretación de instrumentos
musicales como la guitarra, y la música guasca, las cocinas tradicionales campesinas y la relación con
los recursos naturales, la naturaleza es parte de la cotidianidad del habitante rural, se vive en armonía
con ella, aunque más en unas comunidades que en otras debido a cambios culturales en la producción
agrícola, las actividades de extracción y las formas de habitar el espacio rural. La solidaridad y el
trabajo comunitario son rasgos que aún se conservan.

Algunas expresiones que evidencian el arraigo por y en el territorio rural:

Vivo en la vereda, me gusta mi vereda porque en ella se vive en paz con la naturaleza, es muy rica en
fuente hídrica, todos los vecinos somos muy colaboradores, nos colaboramos unos a otros
…En mi vereda todavía salimos a paseos de olla, caminatas largas, hacemos sancocho de gallina
criolla como les gustaba a mis abuelos, nos bañamos en las quebradas como lo hacían nuestros
abuelos, nos reunimos en la cancha y jugamos mucho con los niños y adultos (habitante rural anónimo,
2015 en cartas al territorio).

En nuestras veredas tenemos personas que nos ayudan mucho y son muy comprometidas con la
vereda, tenemos Junta de Acción Comunal donde tenemos un grupo de trabajo que se preocupa por
sacar las veredas adelante haciendo proyectos para el desarrollo y bienestar de la misma comunidad
(habitante anónimo de la vereda Alto Grande, 2015 en cartas al territorio).

Hay mucha flora y fauna, las fuentes de agua son hermosas y limpias, en la parte económica estamos
regular, aunque la gente más civilizada sigue la música, las gallinas, las vacas, los perros, los cultivos,
pero hace falta más (Bianey Orozco, vereda El Porvenir, 2015 en cartas al territorio)

Como se puede leer, además de los rasgos y características que se resaltan de la ruralidad, ya
mencionados, el agua nuevamente aparece y es recurrente.

Desde nuestra perspectiva, que es la del campo…queremos pensar que antes de permitir asimilar una
modernidad, pensar un desarrollo que tenga en cuenta el campo, esto es a la par ambiental y
posteriormente a sus habitantes, un desarrollo que permita una vida digna, con seguridad y soberanía,
donde se implante una educación que motive el amor por el campo para permitir continuar siendo un
municipio con vocación agrícola (Carlos Osorio y Alex Morales, integrantes de Hojarasca Cultura
Orgánica, 2015, audio en cartas al territorio).

En la ruralidad están las raíces y el origen de los carmelitanos, sin pretender dar una mirada bucólica,
la génesis del carmelitano está en el campo. Esa mención que se ha constantemente del “campo” y el
“campesino” o más ampliamente de la “ruralidad”, está así mismo, promoviendo una conciencia hacia
el reconocimiento, valoración y reivindicación del campo y el campesino (a), tal como es planteado en
el párrafo anterior, por un campesino que transformó su proyecto de vida en el campo y por un
habitante de ciudad que encontró su proyecto de vida en el campo.
2.3.2.1.3 La Cerámica

A finales del siglo XIX se instauró la producción de cerámica en El Carmen de Viboral, la que se
convirtió en un motor importante de la economía hasta parte del siglo XX, aunque inició como una
industria, muchas familias encontraron su sustento en ella, se crearon también varios talleres de
producción en las casas de los carmelitanos, así como oficios artesanales, algunos de los cuales hoy
permanecen, uno de ellos, el oficio de la decoración que le ha proporcionado el principal rasgo
identitario a la cerámica carmelitana. La cerámica con características de producción similares a las del
siglo XIX, actualmente, después de más de cien años, se conserva, con el surgimiento además de
nuevas propuestas por parte de artesanos contemporáneos y con proyectos como de intervención de
la estética urbana.

La cerámica, está en la memoria de varias generaciones de carmelitanos, especialmente de las


familias que hicieron parte de esta historia, que incluye a quienes trabajaron o trabajan en la
elaboración de la cerámica y a quienes habitaron las zonas y veredas donde se desarrollaron sus
fábricas, como: la zona urbana, Campo Alegre y La Chapa.

La alusión que se hace de la cerámica como uno de los referentes de las identidades carmelitanas, se
puede leer en algunos apartes de las cartas escritas en los talleres de la etapa de participación:

Primo […] seguimos siendo pioneros en la cerámica pintada a mano, ahí te mandamos un pocillo para
que tomes el tinto colombiano que es maravilloso. (Representantes veredas La Sonadora, Campo
Alegre, Mirasol, El Cerro, 2015 en cartas al territorio).

Nuestro pueblo es muy grande y bueno, la gente es amable y son solidarios. También vivimos en una
paz grande, trabajo con comunidad de mutua ayuda, nuestro pueblo es El Carmen de Viboral, es la
cerámica lo más grande (Mariela Espinoza - Vereda La Aurora, 2015, en cartas al territorio)

Pero nuestras costumbres no se han acabado, por eso te invito a que vengas a conocer nuestro
hermoso pueblo para que veas la calidad de gente y disfrutes de la cerámica que se elabora a mano
(Hernando - Barrio Berna, 2015 en cartas al territorio).
Qué me enorgullece: Los decorados más que la cerámica, que mi abuela haya sido historia de la
cerámica del Carmen. Lugares valiosos: Las fábricas de cerámica, Las ruinas de las fabricas…
(Anónimo taller Asamblea Cultural, 2015, en cartas al territorio)

Aprovechar el rescate de la cerámica en el municipio y continuar inculcando el uso de la loza del


Carmen y el fortalecimiento de la cerámica como identidad del municipio (anónimo taller Asamblea
Cultural, 2015, en cartas al territorio)

…si miro hacia atrás recuerdo no solo bellos paisajes donde prevalece el bosque nativo, las aguas,
los caminos, sino también el paisaje rural sus casas, sembrados de maíz y frijol, huertas caseras,
solares, incluso en la llamada zona urbana las antiguas fábricas de cerámica y el polvo que se pegaba
a las suelas de los zapatos indicando el origen de alguna veta (Ricardo Ospina, 2015, en cartas al
territorio)

También es importante mencionar, que una parte de la población carmelitana, considera que la
cerámica no es el único referente de la identidad y otra parte ni siquiera se identifica con ella,
precisamente este apartado lo que pretende es resaltar otros referentes identitarios, además de la
cerámica. No se pretende por tanto emitir un juicio de valor sobre si es o no es, lo que aquí se está
plasmando son los hallazgos de la etapa de participación, que por demás, son cualitativos.

2.3.2.1.4 Festividades y Carnavales

Eventos institucionales como la Fiesta del Campesino, las Fiestas de la Loza, Fiestas de la Virgen, el
Festival de Teatro El Gesto Noble, el Carnavalito y el Viboral Rock; y comunitarios como los festivales
veredales, son reconocidos por una parte de la comunidad como referente de las identidades
carmelitanas. En las festividades confluyen una serie de manifestaciones y expresiones culturales y
artísticas, populares, tradicionales y contemporáneas. Así mismo son espacios de encuentro entre
habitantes, nativos no residentes y visitantes del municipio, en los que se pone a prueba la
convivencia, el respeto por la diferencia y se tiene una disposición para el ocio, el esparcimiento y el
disfrute.
Nuevamente se reitera que los resultados aquí expuestos responden a los hallazgos en la etapa de
participación, en la cual se indagó de forma general por todos los temas expuestos en el presente
diagnóstico, para tener mayores elementos con los cuales entender estas festividades como parte de
la identidad o identidades carmelitanas, tendría que llevarse a cabo una investigación a profundidad
porque esa confluencia de manifestaciones culturales hacen parte de un proceso de hibridación , que
merecerían un análisis más profundo, en el que se contraste la mirada del experto con la mirada de
los pobladores y portadores de las manifestaciones.

2.3.2.1.5 Movimiento social, cultural y artístico

Se destaca el movimiento social, cultural y artístico de los colectivos, organizaciones y corporaciones


(emergentes y de trayectoria) integradas en su mayoría por jóvenes, quienes están siendo
protagonistas de una nueva generación crítica de los modelos convencionales de desarrollo, una
nueva generación que si continúa tomando fuerza marcará un cambio importante en la historia
municipal, en las dimensiones social, política y cultural.

Como pertenecientes a un país de marcada tendencia patriarcal, en el que pese a los esfuerzos por
la equidad y la inclusión, no se ha logrado cerrar la brecha de los derechos y oportunidades entre
hombres y mujeres; se destaca la presencia de mujeres carmelitanas en los escenarios de
participación, esa emancipación que por generaciones han emprendido algunas mujeres
carmelitanas, ha llevado a algunas a ejercer incluso liderazgo social.

La identificación de este movimiento cultural y artístico no es un hallazgo de los talleres, empero es


un resultado de la observación participante de los integrantes del equipo consultor responsable de la
formulación del presente plan.

Actualmente no se tiene un inventario y caracterización de los colectivos y corporaciones, lo que a


través de un método como la cartografía cultural permitiría tener un diagnóstico, conocer sus enfoques,
ubicarlos en el territorio y poder relacionarlos en su qué hacer e incidencia de diferentes maneras.
2.3.2.1.6 Espacio público

Las observaciones participantes del equipo consultor, y el planteamiento que en varias ocasiones ha
hecho el profesor e historiador Francisco Arnoldo Betancur, permiten afirmar que una característica
peculiar del carmelitano (y que comparte con otros municipios de la región, especialmente de la zona
Altiplano) es el gusto por “callejear”, actividad que hace principalmente en el casco urbano, en la zona
centro, todos los días de la semana en varios momentos del día.

Los espacios públicos más visitados en la zona centro son: el parque principal, la Calle de la Cerámica,
la Calle de las Arcillas, el sector del Instituto de Cultura y el Instituto de Cultura, el sector del Coliseo
Cubierto incluyendo al Coliseo Cubierto

Una de las actividades en la etapa de participación, consistió en la toma de varios espacios, abiertos
y cerrados cuya finalidad era indagar por el concepto del “buen vivir”, una de las preguntas hechas fue
¿Qué cree usted que le hace falta a El Carmen para que todos y todas vivamos bien?, en las
respuestas es recurrente el reclamo por más espacios públicos incluyentes como:

Un lugar más apropiado para la práctica skate, apoyar este gran deporte/Parques recreativos
para jóvenes/Más espacios en los barrios, espacios culturales/Cuidar los parques/Skate park.
Gimnasios al aire libre, por lo menos seis. Más lugares al aire abierto para los jóvenes/Que se
promueven las actividades peatonales (jornadas de día sin carro)/Más andenes para las
personas/Parques dotados que conecten el área urbana/Manejo del espacio público y
apropiación/Andenes y ciclo-rutas urbanas y rurales/no hay aceras ni lugar para los peatones
(ancianos discapacitados)/Una plaza de juegos (Voces de los habitantes del municipio,
recogidas en diferentes espacios del municipio, 2015)

En el espacio público se manifiesta con intensidad la otredad, cada individuo se expone en el espacio
público, en él se tejen relaciones de convivencia o de conflicto, en parte mediadas por rasgos
identitarios comunes o no comunes.
2.3.2.1.7 Saberes y tradiciones

Los saberes y tradiciones son prácticas culturales que se apropian y se transmiten a través del tiempo
por varias generaciones, aunque también tienen procesos de hibridación, son referente de un tiempo,
un espacio y un grupo social determinado. En la etapa de participación, se resaltaron saberes y
tradiciones carmelitanas como: cocinas tradicionales y campesinas, la oralidad, los cultivos de
pancoger (papa, maíz, fríjol y yuca) base de la economía familiar y alimentación de una época, la
producción panelera, las reuniones familiares y comunitarias, los juegos de calle y al aire libre.

Se percibe un sentimiento de nostalgia por la “pérdida” de algunas de estas tradiciones, tal vez sea
más preciso hablar de no apropiación, más que de pérdida, pues ellas perduran en la memoria
colectiva, y en ese sentido el camino posible es generar la apropiación de estas tradiciones por parte
de las nuevas generaciones, a través de otros lenguajes y otras estéticas.

Esto relata el artista plástico Isaías Arcila sobre las cocinas tradicionales carmelitanas:

“La cocina Carmelitana se estableció en función del medio, es decir, respondiendo al clima y
la orografía propuestos a los primeros pobladores de este municipio quienes se alimentaban
de maíz, algunos tubérculos, la caza y la pesca, siendo su cocina de cocción lenta, y con
fuerte sabor a tierra; esto debido a los utensilios usados en la preparación y su cercanía con
el suelo “(Arcila, 2015)

2.3.2.1.8 Las casas “antiguas” o las casas “viejas”

En varios espacios de encuentro con diferentes grupos, se hizo énfasis en las formas de la arquitectura
colonial y republicana, que además de su valor como bien físico, tienen en el imaginario de cientos de
carmelitanos un valor histórico, cargado de recuerdos y oralidad, que los hace viajar por varios
momentos de sus vidas.

[…] te cuento que en la actualidad todo ha cambiado mucho, las casas acogedoras, amplias,
llenas de jardín , de tapia, cemento, teja de barro, las han remplazado por grandes edificios
con pequeñas habitaciones (Junta de Acción Comunal de Buenos Aires, en cartas al territorio,
2015)

Lo primero que te quiero contar es que del pueblo que tanto habla tu abuelo ha cambiado
mucho, pues aquellas casas con fachadas coloniales, las han remplazado por lujosas casas
de dos o tres pisos (Luz Marleny, vereda Alto Grande, en cartas al territorio, 2015)

La arquitectura de algunas comunidades rurales es representativa de su cultura y formas de


habitar el espacio geográfico, por ejemplo las casas de madera de las poblaciones de los
cañones en la zona sur del municipio, responden a una técnica tradicional de construcción.

2.3.2.1.9 Modo de vida pausado

En la memoria colectiva, especialmente de la población adulta, está el recuerdo y añoranza por la “la
vida lenta”, el “ritmo de vida lento”, la “vida tranquila”, el pasado es relacionado con el buen vivir, la
vida tranquila y lenta, la cotidianidad pausada, sin contaminación visual y auditiva, “sin carros”, “cuando
se podía caminar tranquilamente por las calles y veredas”.

Generaciones más recientes, que no conocieron “la vida en el pueblo” tal como la describen los adultos
mayores, manifiestan su anhelo por un modo de vida así:

Me sueño al Carmen como un lugar tranquilo, sencillo, donde se pueda caminar y contemplar
los paisajes, un lugar donde lo esencial sea lo importante, el campo, el arte, la armonía del
hombre con la naturaleza, donde hayan espacios vacíos y libres para que la gente comparta
y admire las montañas (Sandra Restrepo, artista, en cartas al territorio, 2015)

En la etapa de participación, además de los talleres, se usaron algunos espacios públicos (abiertos y
cerrados) y privados, para indagar por la identidad y la percepción por el buen vivir. Ante la primera
pregunta ¿De dónde vengo yo?, que pretendía acercarse a la relación de los habitantes del municipio
con su pasado, con sus raíces y tradiciones; algunas respuestas evidencian la ausencia de identidad
o identidades, esa conexión con el pasado, con nuestros ancestros parece haberse perdido, y la
pérdida de ese pasado no permite la reconstrucción de las identidades en el presente y en el futuro;
otras respuestas en cambio, dejan leer la relación de los carmelitanos con sus raíces y sus tradiciones,
lo que ratifica que las identidades se construyen a partir de experiencias de vida individuales y
colectivas, se presentan algunas de estas respuestas:

2.3.2.1.10 ¿De dónde vengo yo?

Vengo de abuelos campesinos y de padres que trabajaron en la ciudad. Crecí en un municipio


periférico de la ciudad de Medellín, en transformación, con mangas y árboles que luego se convirtieron
en urbanizaciones. El patio de la casa se fue recortando también. […] Llegué al Carmen gracias a mi
compañero o esposo. Vivo en una finca alquilada desde hace nueve años. Todas las personas que
conozco son vecinos de la vereda y los estudiantes y personas de la Casa de la cultura con los que
realizo muchas actividades. Me gusta poder llegar a la casa caminando sin sentir temor en la vereda,
no tener televisión y escuchar ruidos de animales y no de noticieros a las 7:00 p.m. (Paula Toro,
historiadora habitante del municipio, 2015)

Yo vengo de dónde venimos todos, a veces creo que de la tierra, a veces creo que del cielo y hasta
del fuego he creído que vengo. También he pensado que vengo del monte y que soy heredero
campesino, mi abuelo campesino, mi bisabuelo campesino, por lo tanto hay una raíz de esos lugares
montañeros. Yo también me he hecho esa pregunta varias veces y creo que han sigo construyendo la
respuesta (Alejandro Trujillo, músico y gestor cultural, 2015)

Yo vengo de mis antepasados, de la tierra, del agua, el aire y el fuego (Maryory Ruiz, ceramista, 2015)
De una tradición campesina, del agua la arcilla y el Maíz (Dairo Zuluaga, 2015)

Vengo del barro y del agua, de la cerámica y el torno; vengo de la historia y soy historia de un pueblo,
un pueblo de cielo azul y de rojas sonrisas (Lideresa campesina, 2015)

Vengo de una familia numerosa, de fuerza y ganas para todo, pero sobre todo para el trabajo y la
solidaridad, una familia carmelitana que aunque no era de muchos mimos y abrazos si de apoyo para
generar condiciones favorables para crecer alentados, con salud y educación como decía mi padre.
Una familia a la que le debo lo que soy; mi alegría, mi temperamento fuerte, mis ganas de trabajar con
los otros, mi mal genio y mi afecto por este terruño que a estas alturas de mi vida no quiero irme
todavía para otro lado. Cuando me preguntan mis compañeros citadinos cual es el amañadero, les
digo que es que en esta tierra le prestan a uno todos servicios: deportivos, artísticos, culturales,
espirituales y afectivos, entonces que más pedimos (Lideresa ONG regional, 2015)

Vengo de mis ancestros y raíces campesinas (Campesino agricultor agroecológico, 2015)

Yo vengo de una familia campesina de la vereda Las Garzonas, vengo de mis padres y abuelos, vengo
de un proceso de transformación cultural en el que ser madre y esposa no es lo más importante, vengo
de un proceso histórico de sensibilización y de cambios frente a las valoraciones de lo rural, en el que
apenas vemos que nos estamos quedando sin campesinos ahí sí los valoramos. Vengo de los arrieros,
colonizadores, españoles (Lideresa y activista profesional V. Betania, 2015)

Yo vengo de la tierra negra donde todo es fértil, yo vengo de la arcilla donde se aprende el arte de la
paciencia, yo vengo de los frijoles con coles sin aditivos donde todo es orgánico, yo vengo de la agua
panela con leche donde la vaca estaba a media cuadra de mi casa; yo vengo de ese pueblo donde
todos nos conocíamos mutuamente, donde todos éramos amigos, donde la alegría y la recocha estaba
en todas partes, yo vengo de ese lugar donde la palabra stress no se conocía, yo vengo de una tierra
única de gente trabajadora y sonrisas llenas de amor, vengo de ese lugar donde los niños hacen brillar
el sol todos los días y más que todo vengo de ese lugar lleno de magia y amor donde quiero algún día
regresar a volver a comenzar a reencontrarme con mis raíces (Empresario carmelitano en el exterior,
2015)

Vengo, en el ámbito regional, del encuentro de dos culturas una campesina, conservadora, católica y
fanática, procedente de Marinilla, la otra de Rionegro también campesina, pero también minera,
comerciante y liberal. Este encuentro hace de El Carmen un espacio neutral, abierto, que aprendió a
vivir entre los enfrentamientos de las dos culturas madres del oriente antioqueño. También vengo, en
el ámbito local, de la confrontación de dos mentalidades encarnadas una en los campesinos marinillos
asentados y con raíces de organización social de tenencia de tierras y poder político administrativo,
entre pobres; la otra en cabeza de las familias que del valle de Aburra introdujeron la cerámica en
nuestro municipio, con visión de empresa, con sentido práctico de la vida, con una forma diferente de
organización social y de relacionarse con la tierra y sus recursos. Vengo pues de esa rica síntesis que
se formó de esas dos circunstancias anteriores; nací y crecí con la esencia del campesino y a la vez
en medio de la dinámica e influjo que generó la industria de la cerámica (profesor jubilado y líder social,
2015)

Estas respuestas son precisamente de personas o que son portadoras de tradiciones o de líderes
sociales y culturales que con su labor contribuyen a la preservación de la memoria y el patrimonio
cultural.

2.3.3 Situación actual: Patrimonio cultural en el Sistema Municipal de Cultura

Dentro del Sistema Municipal de Cultura se identificaron los procesos que se espera deben seguirse
en cada uno de los campos analizados para el adecuado funcionamiento del sistema. Para el caso del
patrimonio cultural municipal, estos procesos se definen con relación a la Política para la gestión,
protección y salvaguardia del patrimonio cultural del Compendio de Políticas Culturales de Colombia.

La Política para la gestión, protección y salvaguardia del patrimonio cultural define cuatro líneas de
acción necesarias para la lograr su objetivo central, el cuál es la apropiación del patrimonio cultural
por parte de la ciudadanía y de todos los demás actores del SNPC (Sistema Nacional del Patrimonio
Cultural, que para el caso sería el Sistema Municipal de Patrimonio Cultural). Estas líneas de acción
que plantea la política, que en el presente plan se asumirán como procesos para la gestión, protección
y salvaguardia del patrimonio cultural, son:

1) Conocimiento y valoración del patrimonio cultural


2) Formación y divulgación del patrimonio cultural
3) Conservación, salvaguardia, protección, recuperación y sostenibilidad del patrimonio cultural
4) Fortalecimiento institucional

A continuación se analiza para cada uno de estos procesos las acciones que se llevan a cabo
actualmente en el municipio en cada uno de los tipos de patrimonio cultural:
Figura 12. Análisis de los procesos del patrimonio cultural en el Sistema Municipal de Cultura

PROCESOS DESCRIPCIÓN PATRIMONIO CULTURAL MATERIAL PATRIMONIO CULTURAL


Inmueble Mueble INMATERIAL

Conocimiento y Tiene dos componentes En la última década se han En el Plan Maestro para el No se tiene un inventario de
valoración del principales: elaborado dos (2) estudios de Ordenamiento Urbano - Estético manifestaciones del patrimonio cultural
patrimonio *El inventario y registro del inventario de inmuebles (2009) se inventariaron algunos inmaterial, se han dado algunos
cultural patrimonio cultural: estos patrimoniales, susceptibles de Monumentos en espacio avances en investigaciones
deben ser realizados con la declaratoria, estos son: público, ninguno posee relacionadas como:
participación de tres actores, declaratoria como BIC
comunidad, gobierno local y *Preinventarios de patrimonio *Justificación de la inclusión de la
expertos (universidades y/o cultural inmueble en quince Las piezas que componen el Técnica de decoración de la cerámica
centros de investigación) municipios de Antioquia. Museo de la Cerámica están de El Carmen de Viboral como
*Declaratoria de Bienes de Informe El Carmen de Viboral, inventariadas, falta el registro Manifestación de carácter Inmaterial a la
Interés Cultural - BIC e 2011. Elaborado por el ante Colecciones Colombianas Lista Representativa de Patrimonio
inclusión de manifestaciones Instituto de Cultura y del Sistema de Información de Cultural Inmaterial (LRPCI) del 2012
en la LRPCI: pueden ser el Patrimonio de Antioquia Museos Colombianos - SIMCO. elaborado como investigación de
ámbito municipal, (ICPA) en convenio con el práctica profesional –
departamental y nacional, Instituto de Estudios El archivo histórico no cuenta Antropóloga Victoria Portela
conforme lo reglamenta la ley Regionales (INER) y el con inventario, descripción, ni
1185 de 2008 y sus decretos municipio medida de conservación, se han *Directrices de política la salvaguardia y
reglamentarios 763 de 2009 y desarrollado procesos básicos fomento de las artes populares y las
2941 de 2009. *Plan Maestro para el de organización tradiciones artesanales de Colombia –
En este proceso, el presente Ordenamiento Urbano – El archivo audiovisual de la PIAP elaborado en el 2014 junto con el
plan, también incluirá otras Estético del Centro Histórico corporación TESPYS se Ministerio de Cultura - Grupo local
serie de acciones enfocadas al de El Carmen de Viboral, encuentra en proceso de investigación: Isabel Blandón, Dairo
conocimiento y valoración del 2009. Elaborado por la organización e inventario, Zuluaga y Brigit Franco
patrimonio cultural municipal, Fundación Ferrocarril de faltaría digitalización.
como investigaciones, Antioquia para el municipio. *Investigación sobre cocinas
monografías o producción de Las piezas arqueológicas que tradicionales y producción de artículos
conocimiento A hoy, ni las administraciones fueron entregadas al Instituto de como "Migraciones y transculturación
públicas ni los particulares Cultura para su custodia se en las cocinas carmelitanas" a cargo del
han llevado a cabo encuentran en proceso de artista plástico Isaías Arcila
declaratorias como BIC, de registro ante el Instituto
inmuebles que han sido Colombiano de Antropología e *Investigación para la inclusión del
valorados como patrimonio Historia - ICANH Festival Internacional de Teatro El
cultural. Sin embargo, de Gesto Noble en la LRPCI municipal -
acuerdo con la ley 1185 de Carlos Mario Ramírez
2008, artículo 1 inciso b), los
siguientes bienes que fueron Hasta el momento no se ha llevado
incorporados en el PBOT ningún proceso para la inclusión de
acuerdos 096 de 2000 y 074 alguna manifestación en la LRPCI
de 2007, son BIC del ámbito municipal, departamental o nacional
municipal:

*La zona central más antigua


que conforma una malla
urbana en forma de damero
*Parque de Bolívar y La
Alhambra *Iglesia de la
parroquia de Nuestra Señora
de El Carmen *Capilla del
antiguo Hospital San Juan de
Dios (SENA) *Casa de la
Cultura Sixto Arango Gallo
*Capilla del Centro de
Bienestar del Anciano San
José *Cementerio municipal
*Hospital San Juan de Dios
*Institución Educativa Escuela
de Niñas *Instituto Fray Julio
Tobón B. *Sitio arqueológico
El Pedrero *Fábricas de
cerámica: El Triunfo, El
Dorado y El Progreso

Formación y Busca estimular el diálogo, Desde la oficina local de Desde el Centro de Historia se Con relación al Patrimonio Cultural
divulgación del promoviendo el intercambio turismo adscrita al Instituto de han escrito publicaciones que Inmaterial, la mayoría de acciones de
patrimonio cultural como ejercicio Cultura del municipio, se recoge parte de la información formación y divulgación son en torno a
cultural pedagógico para generar coordinan dos grupos de del archivo histórico, estas son: la tradición cerámica: *El Instituto de
conocimiento.Las estrategias Vigías del Patrimonio Cultural, *Dos textos de cátedra Cultura ofrece cursos de formación en
propuestas por el Ministerio de que se encuentran inscritos en municipal, uno dirigido a cerámica *La Institución Educativa
Cultura para tal fin son el programa nacional: *Un educación primaria y otro a Instituto Técnico Industrial - ITI, ofrece la
(MinCultura, 2009):*Programa grupo conformado por adultos educación secundaria*Libro modalidad de cerámicaLa Universidad
Nacional de Vigías de sensibles e interesados en la histórico: "El Carmen de Viboral de Antioquia seccional Oriente, ubicada
Patrimonio Cultural: estrategia gestión del patrimonio cultural 1850 - 1950. Una historia local" en El Carmen de Viboral, ha ofrecido la
para el fomento de la *Un semillero de vigías del escrito por Francisco Arnoldo Tecnología en Artesanías, que enseña
participación ciudadana, patrimonio cultural, Betancur Ramírez (1993)Desde algunos oficios artísticos y artesanales
encaminada a la apropiación conformado por 15 niños y la oficina de turismo se viene tomados como técnicas que implicarán
social del patrimonio cultural niñas entre 8 y 13 años, promoviendo la iniciativa de ciertos grados de creación. El programa
*Bitácora del patrimonio llamado "Guardianes del recolección de fotografías no pretende formar artistas ni simples
cultural y natural: herramienta futuro"Ambos están inscritos históricas del municipio. trabajadores manuales. Se enseñarán
pedagógica para promover el en la línea de Patrimonio Algunas de estas fotografías se los “oficios plásticos” (pintura, escultura,
conocimiento y apropiación Cultural MaterialDesde la han expuesto en eventos y dibujo y diseño), y las llamadas
entre estudiantes de oficina de turismo se espacios locales. También de “artesanías de arte”
educación preescolar, básica y desarrollan otras acciones de divulgan en la redes sociales.El (www.udea.edu.co)Actualmente se
media, de escuelas y colegios. sensibilización y difusión del Museo de la Cerámica es un encuentra en proceso de escritura el
*Programa nacional de patrimonio cultural inmueble, espacio para la sensibilización, libro de los 200 años de El Carmen de
Escuelas - Taller: busca especialmente en torno a la formación y divulgación del Viboral, en el que se hará un recorrido
generar capacidades locales, a Calle de la Cerámica, la Calle patrimonio cultural, las piezas por estos 200 años de historias locales,
través de la formación del de las Arcillas, el Museo de la allí expuestas, son patrimonio uno de los temas que se incluirán será
capital social cualificado en Cerámica, los talleres y cultural mueble. Al momento de el de cocinas tradicionales carmelitanas,
oficios asociados a la gestión, fábricas de cerámica, estas la construcción del presente tema sobre el que ha venido
protección y salvaguardia del acciones son:*Recorridos plan, se encuentran en proceso investigando el artista plástico Isaías
patrimonio culturalEn el interpretativos guiados* la exposición museográfica de la Arcila, quien también ha producido otros
contexto local se incluirán otras Actividades de sensibilización piezas arqueológicas que textos como "Migraciones y
acciones de formación y y transmisión de la tradición custodia el Instituto de Cultura transculturación en las cocinas
divulgación cerámica y la historia del carmelitanas"La cerámica (objetos
municipio con estudiantes de utilitarios) de El Carmen de Viboral
las I.E Fray Julio Tobón B. e cuenta con sello de denominación de
I.T.I, proyecto que la oficina origen (resolución 71791 de 12 de dic de
de turismo ha denominado 2011), el cual es un signo que se utiliza
"Cátedra Municipal", para productos que tienen un origen
aclarando que no corresponde geográfico concreto y poseen
con las cátedras que son cualidades, características o una
reguladas desde el Ministerio reputación derivadas principalmente de
de Educación su lugar de origen
(http://www.sic.gov.co/)Se vienen
desarrollando otras acciones de
formación y divulgación por parte del
Instituto de Cultura y de colectivos
emergentes: *Hojarasca Cultura
Orgánica *Grupo de Estudio en
Agroecología y Desarrollo Sustentable
GEADES (UdeA seccional Oriente)
+Foro de Territorio, Cultura y Turismo
(Instituto de Cultura)
Conservación, Se compone de: *Intervención Los bienes inmuebles con La custodia de los documentos La acciones que se evidencian de
salvaguardia, de BIC: las intervenciones valor patrimonial (declarados históricos del archivo municipal salvaguardia, recuperación y
protección, sobre los BIC está reguladas o no) no han sido intervenidos, está a cargo del Centro de sostenibilidad en torno al Patrimonio
recuperación y por la ley 1185 de 2008 y el único que ha sido Historia y pese a que esta Cultural Inmaterial han sido
sostenibilidad deben tener previa intervenido es el Parque entidad ha conservado por principalmente relacionadas con la
del patrimonio autorización de la entidad Principal que actualmente varios años este archivo tradición cerámica y recientemente con
cultural competente y hacerse bajo los está siendo remodelado. En el documental, son conscientes de la producción agroecológica y cocinas
lineamientos del Plan Especial municipio está pasando todo las falencias, como lo expresan tradicionales, sin embargo no existe aún
de Manejo y Protección - lo contrario, se están en un proyecto que está en un Plan Especial de Salvaguardia del
PEMP.*Los Planes Especiales demoliendo sistemáticamente construcción: es sustancial no Patrimonio Cultural Inmaterial
de Manejo y Protección - las casas con valor sólo generar estrategias que municipalEn el año 2014 se llevó a cabo
PEMP: son el instrumento de patrimonial, para dar paso a la permitan preservar los un Proceso de documentación e
gestión del patrimonio cultural. construcción de nuevas documentos completos y intercambio de saberes en relación con
En él se establecen las viviendas, estos inmuebles protegidos de manipulaciones o la tradición artesanal de elaboración de
acciones necesarias para la que están siendo demolidos cualquier posibilidad de daño, cerámica utilitaria en el municipio de El
protección, conservación y quedan ubicados en su también se deben generar Carmen de Viboral en el marco del
sostenibilidad de los BIC, para mayoría en el Centro Histórico lineamientos que permitan proyecto Directrices de política la
el caso del PCI se denomina y su zona de influencia, el cual iniciar procedimientos técnicos salvaguardia y fomento de las artes
Plan Especial de Salvaguardia como ya se dijo es BIC con el fin de mejorar la populares y las tradiciones artesanales
- PES y para el patrimonio municipal. En cuanto a los capacidad de almacenamiento y de Colombia – PIAP proyecto que
arqueológico sería Plan de inmuebles relacionados con la administración de los archivos, priorizó entre otras, la tradición
Manejo Arqueológico tradición cerámica, están en mejorar su niveles de acceso y cerámica de El Carmen de Viboral,
PMA*Salvaguardia del riesgo de desaparecer.El consulta (Centro de Historia, promovido por el Ministerio de Cultura y
patrimonio cultural inmaterial: municipio cuenta con el Plan 2015)La creación del museo de elaborado por la Fundación TRIDHA, el
mediante la Política para la Maestro para el Ordenamiento la cerámica, es también una proceso de documentación e
Salvaguardia del Patrimonio Urbano – Estético del Centro forma de conservar los bienes intercambio de saberes en el municipio
Cultural Inmaterial que tiene Histórico de El Carmen de muebles asociados y garantizar estuvo a cargo de un equipo de
por objeto el fortalecimiento de Viboral, 2009. Elaborado por sus sostenibilidad y investigación local, conformado por
la capacidad social de gestión la Fundación Ferrocarril de apropiaciónFaltan otras Isabel Blandón, Dairo Zuluaga y Brigit
del PCI para su salvaguardia y Antioquia para el municipio, estrategias para la Franco. Con excepción de la tradición
fomento del cual se han ejecutado solo conservación, recuperación y cerámica, realmente son pocas las
algunas acciones y de manera sostenibilidad de bienes acciones y proyectos que se han llevado
aislada. El municipio no tiene muebles, como piezas a cabo para la salvaguardia del
ni un Plan Especial de Manejo arqueológicas y otros Patrimonio Cultural Inmaterial, lo poco
y Protección Patrimonial, ni un documentos históricos (p.e. que se ha hecho, obedece a acciones
Plan de Manejo Arqueológico registro audiovisual y fotográfico aisladas y por iniciativas particulares.
para los sitios en que ya se del Instituto de Cultura)
han reportado hallazgos
arqueológicosLos bienes
inmuebles con valor
patrimonial que actualmente
se conservan, se debe a la
apropiación por parte de sus
propietarios en el caso de los
bienes privados y a que
actualmente están en uso,
para el caso de los inmuebles
públicos.
Fortalecimiento La ley 1185 de 2008 definió el En el municipio quien funge como entidad encargada de la gestión del patrimonio cultural es el Instituto de
institucional Sistema Nacional de Cultura, funciones que no han sido asignadas de forma explícita, y es la Oficina de Turismo, adscrita a dicha
Patrimonio con sus diferentes entidad, quien ha asumido de forma voluntaria y por convicción, la gestión del patrimonio cultural. Sin
instancias y competencias embargo, como lo expresan los funcionarios de esta oficina, toda la responsabilidad sobre el patrimonio
para cada uno de los actores cultural no puede recaer sobre una sola instancia y de hecho así lo regula la legislación, donde se definen
del sistema. Igualmente están las competencias para las instancias del ámbito municipal, departamental y nacional. Se evidencia ausencia
definidas en sus decretos de gobernanza en lo relacionado con la Gestión del Patrimonio Cultural en el municipio, entre otras por las
reglamentarios: Decreto 1313 siguientes razones: *Aproximadamente desde el año 1900 hasta la actualidad, el Concejo Municipal no ha
del 23 de abril de 2008: expedido ningún acuerdo o política pública, relacionada con el patrimonio cultural municipal * La Secretaría
Consejo Nacional de de Planeación y Desarrollo Territorial del municipio o quien ha hecho sus veces en las anteriores
Patrimonio Decreto 763 del 10 administraciones, no ha asumido responsabilidad frente a la gestión del patrimonio cultural*Aunque existen
de marzo de 2009: Patrimonio grupos y colectivos interesados, que desarrollan acciones en pro del patrimonio cultural y natural, solo existe
Cultural de naturaleza una instancia de participación que incluye de forma explícita la representación del patrimonio cultural y es el
materialDecreto 2941 del 06 de Consejo Municipal de Cultura*Aunque en algunos planes de desarrollo se han incluido proyectos
agosto de 2009: Patrimonio relacionados con patrimonio cultural, en la práctica las acciones que se desarrollan son mínimas, frente a las
Cultural de naturaleza que se requieren para la gestión integral del patrimonio cultural (procesos presentados en esta tabla) *Hasta
inmaterialPara el caso local, se el momento no se ha llevado a cabo ninguna declaratoria de Bienes de Interés Cultural - BIC - ni inclusión de
analizan las entidades que las manifestaciones en la LRPCI, ni en el ámbito municipal, departamental o nacional. Los inmuebles que
actualmente ejercen funciones actualmente son BIC municipales, lo son de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 1, inciso b) de la ley 1185
relacionadas con la gestión del de 2008, no porque se haya efectuado su declaratoria por parte de la entidad competente en el municipio.
patrimonio cultural Por lo anterior, se puede concluir, que es necesario que se fortalezca la institucionalidad para la gestión
integral del patrimonio cultural, articulada al Sistema Municipal de Cultura., en la que se asignen funciones y
responsabilidades de acuerdo con las competencias de cada actor.
Fuente: elaboración propia
2.3.4 Análisis y priorización

De acuerdo con lo expuesto hasta aquí y en concordancia con la Política de patrimonio cultural que ha sido
el documento rector del análisis, se concluye que el principal problema hoy asociado al Patrimonio Cultural
es:
Baja apropiación social del patrimonio cultural material, inmaterial y natural

Entendiendo la apropiación no solo como el reconocimiento del patrimonio cultural, sino también como su
valoración, conservación, protección y salvaguardia, así como la divulgación y transmisión. Y lo social no
incluye solo a los ciudadanos, sino que se compone del conjunto de actores que inciden en el manejo y
gestión del patrimonio cultural, estos son: actores públicos, privados, organizaciones de la sociedad civil y
comunidad en general.

Las principales causas de este problema identificado se enuncian a continuación:

1) Poco conocimiento y valoración del patrimonio cultural


2) Baja formación y divulgación del patrimonio cultural
3) Débil/nula gestión para la conservación, salvaguardia, protección, recuperación y sostenibilidad del
patrimonio cultural
4) Muy poca gobernanza local alrededor del patrimonio cultural

Estas causas, a su vez, como se verá en la etapa de formulación, se convierten en la ruta, en el “deber ser”
para alcanzar la apropiación social del patrimonio cultural y natural.

En la siguiente gráfica, se presentan las principales problemáticas, en orden de causalidad, encontradas con
relación al patrimonio cultural y natural de El Carmen de Viboral.
Figura 13. Problemática de patrimonio y su relación de causalidad

Fuente: elaboración a partir del árbol de problemas

2.3.5 Retos y conclusiones

1) El patrimonio cultural debe entenderse como la materialización de las identidades y la memoria local,
que por tanto es dinámico y se reconstruye permanentemente. El patrimonio cultural no solo hace
referencia al pasado, ni es una evocación romántica y caprichosa de éste, el patrimonio cultural es
una construcción del presente que valora el pasado y dialoga con el futuro sin perder de vista la
identidad y la memoria. En esta medida la conservación de la evidencia del pasado es necesaria, ya
que éste permite recrear y valorar aspectos relevantes de la historia, la identidad, la tradición y la
memoria, así mismo es posible la construcción de nuevos patrimonios culturales, siempre y cuando
esos nuevos bienes y manifestaciones culturales, sean reconocidos y valorados por una comunidad.
2) Si bien el patrimonio natural, según la legislación colombiana, no está reconocido como tal, la
comunidad carmelitana, si reconoce y valora los recursos naturales y la biodiversidad como
patrimonio, por ello se incluyen algunos lineamientos para la gestión de los recursos naturales desde
la perspectiva de su valoración como patrimonio natural.

3) Además de las acciones para la protección y salvaguardia del patrimonio cultural y natural, son
necesarias las acciones para su manejo y gestión, que son las que permitirá su sostenibilidad en el
tiempo.

4) Aunque falta camino por recorrer en lo referente a la gestión del patrimonio cultural, no se pueden
desconocer las acciones que desde el ente territorial se han desarrollado, ni las acciones individuales
que por iniciativa propia se han emprendido, el Plan Municipal de Cultura 2016 – 2026, lo que
pretende es dar una hoja de ruta para dar solución a las principales problemáticas identificadas y
para visibilizar las acciones que ya se han ejecutado y las buenas prácticas.

5) El turismo cultural en el marco del Plan Municipal de Cultura 2016 – 2026, se entiende como un
medio, no como un fin y en ese sentido se propone como una línea de acción para la puesta en valor
del patrimonio cultural.

6) La comunidad y las organizaciones de base, reconocen en el patrimonio cultural y natural, un eje


estructurante y determinante del desarrollo local, por tanto, ello debe verse reflejado en los Planes
Básicos de Ordenamiento Territorial, Planes de Desarrollo y demás planes sectoriales del próximo
decenio.

7) Finalmente, el principal reto será la apropiación social del patrimonio cultural, pues en la medida en
que los entes públicos territoriales, el sector productivo y privado, las organizaciones sociales civiles
(corporaciones, fundaciones, asociaciones, colectivos, entre otros) y la comunidad en general lo
valore, lo cuide, conserve, proteja, salvaguarde, difunda y transmita, se habrá comprendido que el
patrimonio cultural es de todos.
Anexos
1. Análisis DOFA
2. Árbol de problemas
2.4 Comunicaciones: Radio, Televisión y Prensa local

“Yo parto de la idea de que los medios de comunicación (…) son un fenómeno cultural a través del
cual la gente, mucha gente, cada vez más gente, vive la constitución del sentido de su vida. La
comprensión del mundo del arte, la comprensión del sentido de la muerte, de la enfermedad, de la
juventud, de la belleza, de la felicidad, del dolor, etc.” Jesús Martín Barbero.100

Presentamos, en este documento, un diagnóstico general sobre los medios de comunicación locales y las
actuales dinámicas de comunicación comunitaria que (en algunos casos) han permitido consolidar, afianzar
y retratar la identidad propia de los carmelitanos. Este será un recorrido que permitirá analizar la
comunicación como proceso de construcción social, los compromisos a los que están llamados los medios
de comunicación comunitarios y en general la dinámica de los medios que cobran vida en lo local, así como
los aportes que han hecho y las deudas que tiene la radio, la televisión y la prensa en nuestro municipio; sin
descuidar esos otros elementos, expresiones, espacios y herramientas comunicativas utilizadas por los
carmelitanos como actores comunicativos naturales.

Figura 14. Comunicaciones y participación

Fuente: Elaboración propia

100 Barbero, Jesús Martín. “Secularización, desencanto y reencantamiento massmediático”. Pre-Textos. Conversaciones sobre las comunicaciones y sus
contextos. Cali: Programa Editorial Facultad de Artes Integradas, Universidad del Valle. (1995)
Acerca del proceso de comunicación

En un primer acercamiento a este apartado, queremos abordar el concepto de comunicación y su importancia


en los procesos de construcción cultural y participación ciudadana.

Empezaremos definiendo la comunicación misma, cuando algunos investigadores latinoamericanos


sostienen la importancia de “indagar sobre el papel que desempeña la comunicación en las maneras como
se tramitan los acuerdos colectivos y los proyectos que buscan resolver problemas económicos, sociales y
políticos relacionados con la pobreza, inequidad, exclusión, deterioro ambiental, desempleo, guerras y
violencias que cotidianamente vivimos en nuestros países” (Pereira, 2011; Cadavid, 2011). La comunicación,
principalmente, es ese intercambio que nos permite poner en común, consensuar, llegar a acuerdos,
entender las diferencias; va mucho más allá de aquellos formatos, medios y formas que toman los mensajes
comunicativos, pues es la expresión misma, el proceso de encuentro y desencuentro como comunidad y es,
finalmente, esa característica y habilidad humana que nos permite acceder al universo de otros y construir
sociedad desde las vivencias y el entendimiento. En últimas, la comunicación es el proceso que permite la
construcción cultural de una sociedad y su relación (vínculo, articulación y diferenciación) con lo global.

Acerca de la relación entre comunicación y cultura, algunos teóricos manifiestan que “una no marcha ni se
explica, sin la otra (…) si la cultura es un hecho social no hay cultura más que manifestada, transmitida y
vivida por el individuo” (López, 2012). Así mismo, es la cultura la que “proporciona a las personas un marco
de referencia (…) general para una comprensión de su mundo y el funcionamiento en el mismo. Esto les
permite interactuar con otras personas y hacer predicciones de expectativas y acontecimientos” (López,
2012).

Barbero (1991), por su parte, deja clara la comunicación desde el uso social que tiene dentro de la cultura y
los procesos de mediación entre los sujetos que les permite continuar o transformar dinámicas o prácticas
sociales y, en últimas, la vida misma de una comunidad. Así, este autor nos recuerda que “… la comunicación
se nos tornó cuestión de mediaciones más que de medios, cuestión de cultura y, por tanto, no sólo de
conocimientos sino de re-conocimiento” (Barbero, 1991). De este autor, también queremos destacar el
compromiso que deja en manos de los ciudadanos con relación a las mediaciones plurales que deberán
surgir con el fin de potenciar los medios de comunicación, que son uno de los ámbitos para el reflejo de una
cultura que se cuenta, se transmite, se apropia y se transforma también desde allí.
“La comunicación, por así decir, da voz a la cultura, la hace dinámica y susceptible de ser transmitida. [De
igual forma] la cultura se modifica a sí misma a través de las comunicaciones efectuadas por los actores-
sujetos” (UNAV, 1995). Queda clara, entonces, la comunicación y su relación directa, inseparable, con la
cultura y sus manifestaciones.

Para acercarnos, en esta última parte, a la comprensión de la comunicación comunitaria desde los medios y
movimientos sociales y el rol que ejercen posibilitando un cambio social, hablaremos de la comunicación
como el ejercicio de diálogo permanente que vincula cada vez más actores y ciudadanos para que se
conviertan en productores de sentidos, canales y mensajes válidos. Nos sirve, para este contexto, hablar de
“comunicación para el desarrollo y el cambio social” cuando existe un proceso de interlocución que “dé a
todos la oportunidad de ser alternativamente emisores y receptores” (Salas, 2013) y, por supuesto, ser
actores que visionan y son parte de la construcción de la manera como quieren habitar un territorio
compartido.

Autores latinoamericanos como Alfonso Gumucio (2012a) abordan la comunicación para el cambio social
como una propuesta que “promueve procesos circulares y horizontales de interacciones donde el
conocimiento colectivo se comparte y deriva en acciones colectivas.”

En el desarrollo de este postulado, Gumucio aborda la comunicación como un proceso que “contribuye a
colocar la toma de decisiones en el ámbito de la ciudadanía [y] consolida la capacidad de las colectividades
para confrontar sus propias ideas del desarrollo, con planificadores y agentes externos” (2012b). En otras
palabras, los actores-ciudadanos se sienten corresponsables del devenir, con sus propuestas, la
participación en diversos escenarios y las acciones que realizan.

Así mismo, Gumucio (2012b) considera que los medios públicos y comunitarios son las “alternativas de la
sociedad civil para la construcción de ciudadanía y el ejercicio del derecho a la comunicación”.

En últimas, es importante decir que una comunicación participativa, ciudadana y pública significará
“circulación de sentidos que la sociedad reconoce y tramita en su agenda, es decir, que se traduce en
movilización social. No hay nada más público que la comunicación, circunstancia que nos permite señalar
que la comunicación es poner en común sentidos en su natural dimensión social.” (Botero, 2006)

Figura 15. Comunicación y cultura

Fuente: elaboración propia

El “deber ser” de los medios de comunicación


Los estudios sobre comunicación y cultura realizados en Latinoamérica dejan clara la importancia de la
creación, producción y circulación de contenidos y mensajes cercanos a la realidad socio-cultural de un
entorno determinado, así como los significados y sentidos otorgados por una comunidad a aquellos
pronunciamientos a los que accede; todo esto como un ejercicio para reafirmar la identidad local, la
posibilidad de acceder a la información que los ciudadanos deben o quieren conocer y la promoción de un
ejercicio de ciudadanía activa donde cada quien puede elegir, debatir, solicitar más información, incidir y/o
movilizarse.
Retomamos las palabras del investigador en estudios culturales, la comunicación y los medios, Jesús Martín
Barbero (1995), cuando dice: “(…) yo parto de la idea de que los medios de comunicación no son un puro
fenómeno comercial, no son un puro fenómeno de manipulación ideológica, son un fenómeno cultural a
través del cual la gente, mucha gente, cada vez más gente, vive la constitución del sentido de su vida”.

Los medios de comunicación comunitaria, entonces, están llamados a cumplir una función social que tiene
que ver con garantizar el acceso inicial a la información veraz, oportuna y equilibrada (equilibrio en cuanto a
fuentes y el abordaje de la agenda mediática); que permita a los ciudadanos entender lo que le preocupa y
desenvolverse en determinado contexto, así como construir un base informativa sólida que promueva fuerza
en la “opinión pública” y no una actuación irracional masiva o un desinterés absoluto por los asuntos de
interés público; pero los medios de comunicación también cumplen una función educativa y de
entretenimiento. En ninguno de estos casos o usos de la “comunicación mediada” los interlocutores deberán
alejarse de la idiosincrasia de cada pueblo, porque como medios comunitarios están llamados a dar prioridad
a los intereses colectivos sobre los intereses particulares, así como a satisfacer las búsquedas locales de
sus espectadores/oyentes/interlocutores activos.

2.4.1 Marco legal y normativo que aplica a los medios de comunicación en Colombia

En Colombia el ejercicio de creación, producción y acceso a los medios de comunicación se ampara en la


Constitución Política de 1991, y se regula por entidades llamadas a hacer cumplir leyes, decretos, normas y
resoluciones en todo el territorio nacional; como el caso de la Autoridad Nacional de Televisión – ANTV, la
Comisión de Regulación de Comunicaciones - CRC (para elementos de Radiodifusión), así como el Ministerio
de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.
Inicialmente, en los artículos 2, 20, 74, 75, 76, 77, 334 y 365 de la carta política se afirma:

Artículo 2: Son fines esenciales del Estado: (…) facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan
y en la vida económica, política, administrativa y cultural de la Nación (…).

Artículo 20. Se garantiza a toda persona la libertad de expresar y difundir su pensamiento y opiniones, la de
informar y recibir información veraz e imparcial, y la de fundar medios masivos de comunicación.
Estos son libres y tienen responsabilidad social. Se garantiza el derecho a la rectificación en condiciones de
equidad. No habrá censura.
Artículo 74. Todas las personas tienen derecho a acceder a los documentos públicos salvo los casos que
establezca la ley. (…)

Artículo 75. El espectro electromagnético es un bien público inenajenable e imprescriptible sujeto a la gestión y
control del Estado. Se garantiza la igualdad de oportunidades en el acceso a su uso en los términos que fije la ley.
Para garantizar el pluralismo informativo y la competencia, el Estado intervendrá por mandato de la ley para evitar
las prácticas monopolísticas en el uso del espectro electromagnético.

Artículo 76. La intervención estatal en el espectro electromagnético utilizado para los servicios de televisión, estará
a cargo de un organismo de derecho público con personería jurídica, autonomía administrativa, patrimonial y
técnica, sujeto a un régimen legal propio. (…)

Artículo 77. La dirección de la política que en materia de televisión determine la Ley sin menoscabo de las
libertades consagradas en esta Constitución, estará a cargo del organismo mencionado.
La televisión será regulada por una entidad autónoma del orden nacional, sujeta a un régimen propio. La dirección
y ejecución de las funciones de la entidad estarán a cargo de una Junta Directiva integrada por cinco (5) miembros,
la cual nombrará al Director. Los miembros de la Junta tendrán período fijo. El Gobierno Nacional designará dos
de ellos. Otro será escogido entre los representantes legales de los canales regionales de televisión. La Ley
dispondrá lo relativo al nombramiento de los demás miembros y regulará la organización y funcionamiento de la
Entidad.

Artículo 365: Los servicios públicos son inherentes a la finalidad social del Estado. Es deber del Estado asegurar
su prestación eficiente a todos los habitantes del territorio nacional.
Los servicios públicos estarán sometidos al régimen jurídico que fije la ley, podrán ser prestados por el Estado,
directa o indirectamente, por comunidades organizadas, o por particulares. En todo caso, el Estado mantendrá la
regulación, el control y la vigilancia de dichos servicios. (…)

En cuanto a leyes vigentes en materia comunicativa, específicamente en lo que tiene que ver con el carácter
de la televisión comunitaria cerrada, que es sin ánimo de lucro y está clasificada como uno de las
categorías de servicio público de televisión, encontramos:

- Ley 182 de 1995:


En el numeral 4, del artículo 37 de esta ley, se dispone que el servicio público de televisión en el nivel local
será prestado, entre otros, “por Comunidades Organizadas con énfasis en programación de contenido social
y comunitario, de acuerdo con la reglamentación que al efecto expida la entidad competente y establece los
elementos básicos de los conceptos de Comunidad Organizada y de servicio de Televisión Comunitaria
cerrada sin ánimo de lucro, categoría privativa de estos operadores.” (ANTV, 2013).

Así mismo, se deja claro que “el objeto del servicio de Televisión Comunitaria cerrada sin ánimo de lucro
tiene un claro y expreso énfasis en la programación de contenido social y comunitario, de donde se
desprende que la razón de ser de las Comunidades Organizadas es la producción y emisión del canal
comunitario y de los contenidos propios.” (ANTV, 2013).

- Ley 1507 de 2012:


Por medio de la cual se crea la ANTV (Agencia Nacional de Televisión) como el organismo competente para
regular el ejercicio de la TV en todas las instancias. En cuanto a la televisión comunitaria, se define la
necesidad de que este organismo valide asuntos técnicos, la expansión progresiva de la señal en el área
asignada, así como la “regulación de franjas y contenidos de la programación, publicidad y comercialización”
(ANTV, 2013).

- Resolución No. 433 de 2013:


“Por la cual se Reglamenta Parcialmente el Servicio de Televisión Comunitaria Cerrada sin Ánimo de Lucro”.
Como elemento a destacar en esta resolución, además de los asuntos técnicos y de cobertura, en términos
del sentido al que deben obedecer este tipo de medios resaltamos: “(…) es necesario promover la producción
y emisión, por parte de las Comunidades Organizadas, de contenidos audiovisuales que contribuyan a crear
sentido de pertenencia e identidad cultural, a la vez que respondan a las necesidades e intereses de la
comunidad.” (ANTV, 2013).

En cuanto a la radiodifusión, y según lo explicita el Ministerio TIC y la Comisión de Regulación de


Comunicaciones, hablamos de radiodifusión sonora comunitaria “cuando la programación de una emisora
está orientada a generar espacios de expresión, información, educación, comunicación, promoción cultural,
formación, debate y concertación que conduzcan al encuentro entre las diferentes identidades sociales y
expresiones culturales de la comunidad, dentro de un ámbito de integración y solidaridad ciudadana y, en
especial, a la promoción de la democracia, la participación y los derechos fundamentales de los colombianos
que aseguren una convivencia pacífica.(MINTIC).
2.4.2 Análisis del contexto local: Acercándonos a la dinámica de comunicación local

En nuestro contexto local, los dos medios principales de comunicación masiva con los que contamos (Viboral
TV en cuanto a medio televisivo, y Azulina Estéreo como medio de comunicación radial), se rigen por la
normatividad de las dinámicas de “comunicación comunitaria” tanto en el alcance y la cobertura municipal,
como en la capacidad, el carácter, los fines y la responsabilidad misma. Sin embargo, y como un llamado
constante de los carmelitanos, son escasos los contenidos que reflejan los aspectos propios de la vida
municipal en dichos medios locales (de manera general) en su diálogo con lo regional, nacional y mundial de
manera incluyente.

Como fue esbozado en el capítulo anterior, para abordar el carácter de la televisión en nuestra localidad nos
ampararnos en el ejercicio de la Agencia Nacional de Televisión, que reemplazó a la anterior Comisión
Nacional de Televisión, desde el año 2012; y en lo que tiene que ver con la producción radial, tiene que
tenerse en cuenta los planteamientos de la Comisión de Regulación de Comunicaciones, que es desde
donde se regula el ejercicio del espectro electromagnético en cuanto a su capacidad de circulación, pero
también en los contenidos difundidos.

Finalmente, como deberes de los medios de comunicación locales-comunitarios, por lo expresado por
teóricos, instituciones nacionales, profesionales de la comunicación en lo local y habitantes del municipio,
desde el “deber ser” de nuestros medios se tiene la responsabilidad social de propender por un reflejo
constante de las problemáticas del municipio, una búsqueda de la verdad y una denuncia de las
irregularidades que se cometen. Algunos carmelitanos manifiestan que los medios locales deberían ser más
independientes porque a la hora de “contar” se muestran “muy tibios”, o no abordan situaciones que podrían
poner en riesgo sus pautas comerciales, la relación con aliados o cercanos o los apoyos económicos que
reciben. Otros carmelitanos, además, afirman que no son medios abiertos a las propuestas de la comunidad
y tampoco hacen investigación juiciosa al momento de contar los asuntos locales, pues no se evidencia en
los programas televisivos o radiales que pueden apreciarse por los espectadores y/u oyentes. 101

101Comentario que recoge un sentido general expresado en conversaciones cotidianas, redes sociales y percepciones generales
manifiestas en escenarios de participación y discusión local. No obedecen a un proceso de investigación ni sistematización rigurosa
aplicada en el ejercicio de construcción de este diagnóstico.
2.4.2.1 Situación actual: medios de comunicación existentes en El Carmen de Viboral

En este apartado queremos hacer un breve recuento de los medios de comunicación con los que cuenta,
actualmente, nuestra localidad, dejando claro que no todos ellos tienen detallada su historia, sus
antecedentes, sus logros, su cobertura ni los contenidos producidos antes y ahora. En varios casos, desde
la concepción misma y la práctica como medios de comunicación tampoco hay suficiente claridad en las
características del equilibrio informativo, la independencia periodística, la libertad de prensa, la imparcialidad,
la inclusión y la participación, el uso de diversas fuentes y su confrontación, entre otras particularidades que
deben caracterizar los medios de comunicación tanto comunitarios, como privados y públicos.

A modo de panorama general, presentamos los insumos que lograron recogerse acerca de cada uno de
estos medios.

 Viboral TV:
“La televisión comunitaria nace como una solución propia que se dan las comunidades para responder
a un vacío de comunicación que ahoga las voces locales. (…) No pretende imponerse en gran escala,
ni tampoco establecer una prédica unilateral. Recoge más bien el pálpito de la comunidad, el pulso de
la vida cotidiana.” (Gumucio, 2009)

En 1991, cuando llegó la señal de televisión satelital al municipio por gestión de la Cooperativa de Ahorro y
Crédito el Edén Coopeden, se dio el primer paso en la construcción de lo que hoy es llamado Cooperativa
Multiactiva del Sistema de Televisión Comunitaria de El Carmen de Viboral “Viboral Televisión”. En 1998,
luego de que se creara la nueva sociedad Pre cooperativa de Usuarios de Antena Parabólica de El Carmen
de Viboral “Precoopap”, se logró la consolidación de la empresa como servicio de televisión por cable de
propiedad comunitaria (los socios eran los mismos carmelitanos) y a partir de ese año la empresa empieza
a adquirir recursos gracias al aporte de sus socios. En los años siguientes iniciaron la solicitud, ante la
Comisión Nacional de Televisión, de la licencia para operar un canal comunitario; licencia fue adquirida en
el año 2002 como televisión comunitaria sin ánimo de lucro.

“Desde entonces, esta empresa carmelitana desarrolla acciones valiosas como: la ampliación y
reestructuración de redes para aumentar su cobertura en la población, la implementación de nuevos canales
nacionales e internacionales y la puesta en marcha del canal comunitario Viboral Televisión” (2009) que
permitió que se instalaran programas televisivos como El Carmen Hoy, Retratos de mi Tierra, Viboral
Noticias, San Alejo Musical, entre otros. Con el incremento de ingresos a la Cooperativa, por el aumento de
sus socios, vino la prestación de servicios de valor agregado para dichos aportantes, como la conexión a
Internet y convenios con algunas instituciones para disminuir los costos en salud oral, servicio médico de
laboratorio clínico, droga genérica y de laboratorio, al igual que servicios funerarios (Viboral TV, 2008).

Hoy por hoy el canal comunitario es financiado por la propia comunidad con el pago del servicio de televisión
por cable y la conexión a Internet, además de las pautas publicitarias y convenios institucionales con
entidades como la Administración Municipal y el Instituto de Cultura, algunas de las cuales les permiten
obtener ingresos adicionales. En diferentes momentos, Viboral TV ha ejecutado proyectos de cooperación
internacional con otras organizaciones como la WACC, la Fundación XUL y el Parlamento de Andalucía, con
quienes financiaron proyectos para la producción de contenidos y procesos sociales con la comunidad
carmelitana.

La cooperativa cuenta, actualmente, con 15 empleados contratados (entre profesionales, técnicos y


bachilleres con amplia experiencia) que, bajo la dirección del gerente William Galindo Muñoz, cumplen
funciones en reportería, manejo de cámara, edición de televisión, transmisión, administración y servicios
técnicos para los problemas que surjan en la prestación del servicio. Como medio comunitario, debe
garantizar las condiciones técnicas para la distribución de la señal de televisión comunitaria y la capacidad
de producir programación propia que, en la actualidad, está sobre 15 horas semanales.
Viboral televisión describe su actividad en función de “Producir Programas de televisión con contenido social
y educativo donde los asociados satisfacen sus necesidades de información, entretenimiento y donde se ven
reflejadas sus costumbres” (Viboral TV, 2008).

Como misión de este medio de comunicación, mencionan el “compromiso como empresa de economía
solidaria (…) de prestar excelentes servicios de señales de televisión, internet, servicio de telefonía IP y
producción propia de televisión, optimizando y maximizando los recursos humanos, técnicos y financieros,
para elevar la calidad de vida de nuestros asociados.”

Su visión, al año 2020, es ser “una empresa líder, competitiva en transmisión de señales de televisión
análoga y digital, servicios de valor agregado convergentes y telemáticos a través de su red inalámbrica, de
internet, servicios de telefonía IP y en producción propia de televisión, comprometida con el mejoramiento
de la calidad de vida de sus asociados, con el entorno sociocultural y ecológico del municipio de El Carmen
de Viboral (Ant).”

 Azulina Estéreo
Radio Azulina 88.4fm “El Color de la Radio”, anteriormente llamada Radio Mix, es la única licencia de emisora
con la que cuenta El Carmen de Viboral, y ésta es de carácter comunitario. Actualmente, sus contenidos
también son difundidos de manera virtual en la plataforma “tunein”, en el enlace:
http://tunein.com/radio/Azulina-El-Carmen-de-Viboral-de-Radio-Station-s216448/

Desde hace más de una década existe este espacio de radiodifusión que ha variado de carácter, razón social
y administración a lo largo del tiempo. Actualmente, la emisora está siendo administrada el concesionario
Corporación Radial de Oriente-Corporiente, en cabeza de la Parroquia Nuestra Señora de El Carmen, su
párroco, y un comité de programación.

Su parrilla de programación consta de un fuerte contenido musical y alrededor de un 15% de producción


local que comprende la emisión de un noticiero, dos programas relacionados con temas agrícolas y diversos
programas institucionales de entes municipales como al Alcaldía y el Hospital; además de la transmisión de
algunas eucaristías.

Sus actuales empleados, que básicamente son dos programadores-locutores y algunos periodistas o
reporteros empíricos, manifiestan que desde el cambio de administración esta emisora ha venido apuntando
a un objetivo comunitario, donde se dan espacios a la comunidad y se emiten “mensajes sobre servicios
sociales” e información sobre los órganos de socorro. Así mismo, manifiestan que se ha tratado de vincular
a las instituciones educativas para que hagan sus propuestas radiofónicas y se motiven a producir contenidos
para la emisora local que se escucha en el territorio urbano de El Carmen, básicamente.

En general, el espacio comunitario de esta emisora es muy limitado, tanto en la producción propia como en
habilitar sus micrófonos, sus recursos técnicos y humanos para apoyar los intereses de difusión o producción
que han manifestado algunos carmelitanos. Así, aunque el medio no tiene capacidad para producir
información local (compromiso asumido por su carácter comunitario), tampoco permite que carmelitanos
interesados utilicen estas plataformas sin pagar por el espacio concedido en ellas.

Los espacios de participación constantes con los que cuenta esta emisora son, básicamente, las llamadas
de los interlocutores y el envío de mensajes por Internet o vía WhatsApp para programar, en su mayoría,
contenidos musicales.

 Periódico Noticarmen.
El periódico Noticarmen es un medio de comunicación impreso y privado que circula desde hace
aproximadamente 8 años, y que en la actualidad lleva alrededor de 98 ediciones que se comparten
mensualmente y de manera gratuita, por la voluntad de Víctor Gallego, periodista empírico que ha querido
sumarse al ejercicio de difusión local y narrar la cotidianidad de El Carmen de Viboral.

Como medio de comunicación impreso (que también cuenta con página web www.periodiconoticarmen.net)
su dueño, periodista y redactor concibe el ejercicio informativo de la mano de aquellos que pagan por ocupar
sus páginas, en la mayoría de casos; es decir, constantemente se difunde información de la administración
municipal y dependencias como la Cimarrona ESP y el Hospital San Juan de Dios; así como publicidad de
algunas empresas, cooperativas e instituciones que tienen asiento en la localidad (como Confiar) y,
finalmente, en cuanto a contenidos difundidos por pago, se encuentra la propaganda política en época
electoral que termina por inundar sus páginas y limitar los espacios noticiosos.

Otro grueso de los contenidos de este periódico son las columnas que varios carmelitanos tienen allí, para
hablar de asuntos deportivos, políticos, históricos, entre otros. Así mismo, don Víctor acompaña algunos de
los eventos locales para construir la información noticiosa que difunde mensualmente este medio, que
aunque se queda corta en cubrimiento de la agenda municipal, la cantidad de información difundida y la
profundidad y la forma con que se presenta cada noticia, logra esbozar un panorama de las situaciones
coyunturales (en algunos casos) que acontecen en este pueblo.

 La Víbora
Esta plataforma de comunicación virtual, de carácter privado, difunde sus contenidos vía redes sociales (con
alrededor de 2800 seguidores entre Facebook y Twitter) y en su página web www.lavibora.com.co desde
comienzos del año 2015102. El espacio nace por el trabajo del animador, locutor y periodista en formación
Juan Jairo Urrea, quien además de acompañar las comunicaciones en la administración municipal y los
noticieros de Azulina Estéreo, cuenta con este medio de comunicación que define con los principios del
periodismo (verdad, objetividad, compromisos…) y con el tinte “picante” y la “primicia”.

Allí se difunde información relacionada con la gestión de la administración municipal, recorridos realizados
por el Alcalde a las veredas de la localidad, publicidad política y noticias coyunturales con un tratamiento
parcial en su mayoría, pues el periodista (quien trabaja para la Administración Municipal actual) deja claro
constantemente cuál es su postura y de parte de quien está.

Algunos otros procesos, dinámicas o servicios de comunicación alternativos, con los que cuenta la localidad:

 Escuela de Comunicación Comunitaria: proceso de educación no formal con jóvenes, alrededor


de la comunicación y la producción de contenidos locales. (Inició en el año 2012). Sitio web:
www.comunicacionencolectivo.org

 Colectivo Antorcha: grupo juvenil que a partir del arte (murales, proyecciones cinematográficas,
toma de espacios culturales y artísticos y convocatoria a diferentes movimientos juveniles de la
localidad) ha continuado un legado emprendido por anteriores procesos culturales y de trabajo en
red que han querido re-significar los espacios públicos e invitar a la gente a que habite, converse y
cree a partir del encuentro con los demás. (Inició en el año 2012, y su movilización también ha sido
desde las redes sociales, donde cuentan con alrededor de 1000 seguidores).

 Mesa de Comunicaciones NO a la Minería: ejercicio de movilización jurídica, social y comunicativa


alrededor de la defensa del territorio y la oposición a que empresas y particulares tuviesen
concesiones para explotar minerales en la localidad. Su movimiento principal ha sido a partir de
plantones y la difusión de contenidos en redes sociales (con alrededor de 2700 seguidores, jóvenes
en su mayoría).

En la presentación de “La Vibora”, su fundador y periodista dice que el medio nació en el año 2010; sin embargo, la cuenta en Twitter figura desde el año
102

2012, y la página web y su cuenta en Facebook registra información desde el primer semestre del año 2015.
 El Carmen de Viboral: grupo público en Facebook con 7300 miembros aproximadamente, donde
se comparten contenidos locales, noticias, premios, logros de nuestros deportistas, denuncias o
quejas ciudadanas de manera informal, entre otros.

 DM Medios Audiovisuales: productora audiovisual y prestadora de servicios profesionales que


inició en el año 2011 en el Carmen de Viboral y que en su ejercicio profesional cotidiana, también
registra y documento algunas de las noticias que tienen lugar en la localidad)

 Opinión a la Plaza: medio que nació en el año 2010 como un blog de opinión alimentado por jóvenes
locales (http://opinionalaplaza.blogspot.com.co/), que a partir del año 2013 migró a un sitio web
www.opinionalaplaza.com donde actualmente sus contenidos se han diversificado para incluir
producción periodística, literatura, poesía, pintura, dibujo y otras prácticas de El Carmen, la región y
el país.

 Emisora Universidad de Antioquia – Seccional Oriente: medio radial que tiene cobertura en El
Carmen de Viboral, pero sus contenidos son dedicados a todo el departamento como enlace a la
Emisora UdeA, sede Medellín; sin embargo, se presentan algunas noticias o datos importantes de
El Carmen de Viboral y los municipios cercanos.

 Instituto de Cultura: con la realización del programa “Cultura de esta P–Arte” (antes llamado Es-
cultura) que se realiza desde el año 2008 y es un reflejo de la dinámica artística y cultural El Carmen
de Viboral, porque allí se dan a conocer los eventos y actividades de la Casa de la Cultura, pero
como valor agregado y espacio de comunicación local, se visibilizan los paisajes locales, los
personajes tradicionales, las anécdotas de los historiadores, los procesos musicales, artísticos y
patrimoniales que tienen vida en veredas alejadas y los grupos que hacen parte de la escena local
con la producción y creación artística.

Igualmente, el Instituto ha insistido en la creación de semilleros de comunicación y producción


audiovisual durante estos años, pero no ha tenido el peso que tuvo “la Sapa – Sala de Producción
Audiovisual” ni desde allí se ha hecho la cantidad de producción local que este escenario permitió
en el pasado.
Destacamos, del ejercicio del Instituto, espacios como Camino de la Vereda, Plaza Cultural,
festivales artísticos y culturales, foros, muestras artísticas, entre otros procesos de construcción
sociocultural que se posibilitan desde la interlocución y la comunicación entre actores locales,
regionales y nacionales.

2.4.2.2 El Carmen hoy: entre la virtualidad (TIC) y los medios y mecanismos tradicionales de comunicación

En este sentido, y hablando de la revolución mediática a la que no ha sido ajeno nuestro municipio, es
importante mencionar que en la última década los espacios, mecanismos y plataformas de difusión se han
multiplicado con la incursión de las Tecnologías de la información y la comunicación TIC, que han llegado
para habilitar nuevas maneras de contar, para generar nuevos contenidos y para permitir la apropiación de
nuevos prosumidores o productores de contenidos; es decir, asistimos a una masificación de la información
personal, institucional, social que ha dejado de estar limitados a los impresos, la televisión y la radio como
mecanismos de información tradicional ejercidos por profesionales o empíricos del periodismo.

Así, hoy en día podemos hablar de las empresas, instituciones públicas (con el impulso al Gobierno en
Línea), instituciones educativas, colectivos y procesos sociales de esta localidad que se han sumado a la
dinámica que ha impuesto “la virtualidad” y han dado a conocer sus acciones, sus ideas o iniciativas, sus
opiniones y mediaciones culturales desde plataformas web (radio digital, video, blogs, wikis, páginas web,
redes sociales, entre otras); pero también se han posibilitado entornos virtuales de aprendizaje y de trabajo
que son la razón de ser de algunas universidades y empresas, y no son un mecanismo difusionista
únicamente. Con la Web 2.0, los dispositivos móviles y la facilidad para la interlocución y difusión de
contenidos, diversos espacios y procesos oficiales, privados y sociales han amplificado sus voces, han
habilitado las pantallas y posibilitado el acceso para interlocutar con sus públicos, para hablar de sus
gestiones, para recibir Feedback (retroalimentación permanente) y para difundir y consultar información de
interés local.

En lo local, no desconocemos que aún tienen peso y seguramente lo tendrán por muchos años más, otros
mecanismos alternativos de comunicación tradicional entre actores (algunos quizás más viejos que la
televisión y la radio en la historia local), mecanismos que aún tienen vigencia para la difusión informativa y
que van desde el perifoneo, los buzones de sugerencias y los pasacalles hasta los mensajes publicitarios o
las invitaciones a eventos que se dejan en cafés, postes, esquinas y tableros-murales y, por supuesto, el voz
a voz, que sigue siendo la manera tradicional como en este pueblo nos enteramos de lo que pasa, unos a
otros, entre aromáticas en el parque, filas en los bancos, juegos de billar y charlas callejeras no programadas,
pero que tienen lugar en los espacios públicos principales: calle del comercio – calle de la cerámica, parque
principal y los negocios circundantes, Casa de la Cultura, cafeterías, entre otros; lugares donde
tradicionalmente se dan los encuentros cara a cara y los ejercicios de comunicación comunitaria que
posibilitan que las historias circulen y la memoria de un pueblo vaya quedando entre sus personajes.

También es importante resaltar que, actualmente, también es evidente la manera como los jóvenes vienen
re-significando ciertos lugares o espacios públicos para propiciar conversación, encuentro, creación y
comunicación desde expresiones como el Skateboarding (monopatinaje), que se practica en la pista cercana
al Coliseo Municipal; los grafitti y los ciclos de cine, conciertos y foros programados en “La Canchita”, la Calle
de la Cerámica y algunos barrios periféricos.

2.4.2.3 Medios de comunicación que hacen parte de la historia local

Para que este diagnóstico no se quede en las prácticas de comunicación y medios actuales, únicamente,
queremos dar algunos ejemplos de revistas informativas y otros medios periodísticos con los que contó el
pueblo algunos años atrás, espacios a los que muchos carmelitanos se remiten para conocer un poco del
pasado (más bien reciente), y la construcción de la historia local que hemos venido trazando. Aparece,
entonces, otro de los compromisos que tienen los medios de comunicación con la sociedad, y es servir como
plataformas que van “almacenando” la memoria histórica, las vivencias locales, las decisiones y las iniciativas
que han permitido construir El Carmen de Viboral que tenemos en la actualidad. Gracias a estos medios, nos
hemos enterado de sucesos como la “disputa por las vírgenes que se dio en la parroquia Nuestra Señora de
El Carmen”, los movimientos de grupos sociales y cívicos como la defensa Civil, los Scout y el Club Rotario,
los deportistas destacados en otros momentos de la historia, los personajes que influyeron en el acontecer
local, el inicio del Festival de Teatro, las desapariciones de la vereda La Esperanza, la muerte del personero
Helí Gómez, entre otros sucesos.

En este ejercicio “de vuelta al pasado”, se tienen en cuenta trabajos académicos de estudiantes de
comunicación social que han indagado por ese diagnóstico local de medios de comunicación.
Empezamos con un documento académico llamado “El Carmen escrito en los Diarios”, que nos ilustra el
panorama mediático de producciones ocasionales que retrataban algunos asuntos coyunturales o temas de
relevancia para la vida municipal en determinadas épocas, redactados y realizados por algunos intelectuales
del pueblo.

Periódicos como El Ideal (1922), Ensayos (1924), Sangre Joven (1927), El Centro (1928),
Periódico Juventud (1947), El Educador (1940), entre otras publicaciones, fueron procesos
periodísticos liderados por jóvenes inquietos, mujeres y líderes de opinión preocupados por
difundir valores morales, realizar campañas de formación ciudadana e iniciativas pedagógicas
para los representantes de los sectores productivos de este pueblo agricultor y ceramista.

Experiencias como El Carmen Industrial (1934) aportaron al desarrollo económico y social del
pueblo, desde el tratamiento de temas coyunturales para el municipio. De hecho, “este brioso
vocero del pueblo y de los hombres del trabajo, industriales y obreros libró recias campañas a
favor de la industria carmeña y estimuló poderosamente a la mujer carmelitana con
orientaciones verdaderamente educacionales y artísticas. En defensa de la industria carmeña
movilizó todo el pueblo con sus admirables tesis, las que al decir de varios juristas, sentaron
doctrinas nuevas en cuanto se refiera a materia de impuestos.” (Betancur, 1999)

Sin embargo, estos diarios “cadapuederos”103 tuvieron poco tiempo de circulación, por lo que el
único medio de comunicación de El Carmen de Viboral que ha contado con una amplia
proyección social fue El Carmelitano. (Ramírez y Zuluaga, 2011).

 Periódico El Carmelitano
El Carmelitano fue un medio de comunicación impreso, de publicación bimestral, que por veinte años retrató
la vida municipal bajo el lema de ser un “Periódico de El Carmen, para El Carmen y por El Carmen” (Jiménez).
Así su fundador y director, Pedro Luis Jiménez, dio vida a la idea de contar con un medio “que sirviera de
vocero de todos los que de verdad quisieran el progreso de su pueblo que se hallaba estancado en medio
de la más fastidiosa politiquería practicada por quienes se consideraban sus líderes” (Jiménez). En
noviembre del año 1992 circuló la primera publicación, con el apoyo económico inicial de la junta directiva
de la Asociación de Ex-alumnos del colegio Fray Julio Tobón y de esta manera inició un camino de “20 años,

103
Expresión utilizada por Pedro Luis Jiménez, para referirse a la condición de ser medios de difusión que nacían y
se publicaban cada que algunos interesados podían (o tenían con qué).
con 120 publicaciones y un tiraje de 1000 ejemplares por publicación” (Jiménez) con el propósito de ser un
medio informativo, cívico y cultural que pudiese brindarse a la comunidad.

En sus contenidos, y en el recorrido que uno puede hacer por las 120 publicaciones de este periódico, se es
testigo del acontecer de un pueblo, de los sucesos que fueron marcando avances, progresos, retrocesos; de
los logros de muchos carmelitanos deportistas, el inicio y las acciones de los movimientos sociales,
culturales, artísticos y cívicos del pueblo, de las campañas políticas, el seguimiento riguroso a las gestiones
de las administraciones municipales y las obras de infraestructura física, las campañas para cuidar los
espacios públicos, la motivación a ser buenos ciudadanos y no importunar a los demás, entre otros…
aspectos que dejan claro que este medio es un referente del acontecer local en materia cultural y social, y
que su trabajo periodístico permite que hoy en día los fragmentos de la historia local sean de fácil acceso a
quienes deseen conocer un poco del pasado.

“… la comunidad carmelitana veía al medio de comunicación y a su director, como un vocero de sus


intereses. Constantemente los ciudadanos informaban al medio sobre cualquier hecho, el director
contrastaba las versiones y decidía su posterior publicación. Los carmelitanos ‘se convirtieron en los
colaboradores número uno’ (…). De esta manera, se veía cierta influencia de El Carmelitano en el desarrollo
social de El Carmen de Viboral y la formación ciudadana de los habitantes de este municipio del Oriente
Antioqueño.” (Ramírez y Zuluaga, 2011).

 El ocioso
El ocioso fue un periódico-boletín que nació finalizando la década de los 90s. Allí, en pequeñas y modestas
impresiones en tamaño carta, empezaron a circular cuentos, poesías escritas por carmelitanos, producciones
y relatos de algunos jóvenes, y en general artículos de corte cultural y narrativo que reflejaban los procesos
creativos y los recorridos de campo que se impulsaban como oferta de la Casa de la Cultura.

Al principio, este pequeño periódico – boletín circuló de manera mensual (en el año 1999), más adelante se
fue reduciendo su producción hasta desaparecer por varios años de la escena local. En el año 2009 se
intentó, nuevamente, dar impulso al ejercicio de comunicación cultural que se proponía con este medio, por
lo que se realizó una nueva edición que circuló de manera gratuita, pero que no logró quedarse en la dinámica
mediática cultural.
 Revista Cultural 1100 Grados – La fragua de las palabras
Esta revista de corte cultural nació en el año 2009. Aunque tuvo buena acogida por sus contenidos, sus
ilustraciones, su presentación y por la “divulgación, preservación y promoción de nuestro patrimonio cultural
carmelitano” y la vida y obra de ese legado que nos dejó el poeta José Manuel Arango; lastimosamente solo
contó con una edición (en mayo de 2009) por asuntos presupuestales. Se destaca, de esta publicación, la
iniciativa y el interés de publicar las obras ganadoras del Premio Nacional de Poesía que se creó en el año
2002 como homenaje al “poeta carmelitano y universal” José Manuel Arango. En la única edición que tuvo
esta revista, además de difundir la convocatoria al Premio de Poesía en su versión número 6 y un artículo
dedicado al poeta local, circularon las obras ganadoras del premio en el año 2002, 2004, 2006 y 2008.

En la editorial de esta revista, se dejó clara la intencionalidad fundacional de ser un medio de comunicación
de circulación semestral, especializado en el sector cultural a partir de la investigación y producción de
contenidos valiosos para retratar la vida cultural y patrimonial carmelitana.

 Periódico El Gesto Noble


Esta producción de circulación anual, tuvo sus inicios en el año 2012, como apuesta comunicativa más
incluyente y de mayor visibilidad para abordar, “cubrir” e informar acerca del Festival Internacional de Teatro
El Gesto Noble, en su versión número 17. Así cada semana de Festival, desde el año 2012, se han realizado
dos publicaciones impresas, una de circulación inicial y otra como cierre al evento anual de teatro, donde
nos enteramos sobre la programación de obras de teatro de sala, teatro callejero, cuentería, conciertos,
exposiciones artísticas y jornadas académicas programadas durante toda una semana en el mes de julio,
además de algunas críticas de arte y productos comunicativos sobre las puestas en escena, el disfrute de
los espectadores y la manera como un pueblo se contagia del teatro como excusa para vivir una semana
distinta.
2.4.2.4 Análisis de los medios y espacios de comunicación locales vigentes en la actualidad:

Figura 16. Análisis ciclo sociocultural comunicaciones

Ciclo sociocultural / Cadena de valor

Formación Creación/ Circulación/ Apropiación Conservación/ Participación/


Medio Producción Difusión y social/ Disfrute Protección Comunicación
promoción (Ejercicio de
(Transmisión) ciudadanía)

Azulina Estéreo X X
Viboral TV X X X X X
Periódico X X
Noticarmen
La Víbora (Sitio X X
web)
Opinión a la X X
Plaza (Sitio web)
Comunicación X X X
alternativa/
popular/
comunitaria
(colectivos,
semilleros y
otros procesos)
Instituto de X X X X
Cultura (en
materia de
comunicaciones:
Semilleros y
producción local)
2.4.2.5 Análisis del ciclo socio-cultural

Este análisis se recoge en el anexo “DOFA de Comunicaciones”, pues dicho instrumento se construyó a
partir de las descripciones que aquí se plantean.

Figura 17. Ciclo sociocultural comunicaciones

Fuente: Elaboración propia

1) Formación
En nuestra localidad, el ejercicio de comunicación masiva local (radio, prensa y televisión), como medios
tradicionales de difusión, no ha estado coordinado o integrado por profesionales de la comunicación en su
mayoría, si no por periodistas de oficio que se han hecho en la práctica y, en algunos casos, por técnicos
(locutores, operadores de audio, editores) que han incursionado en los medios y han posibilitado la existencia
de estos en lo local, quienes se han animado a entrar en la producción de contenidos y tienen cierta
sensibilidad por los asuntos locales, conocimientos generales del territorio, pero en ocasiones desconocen
las características de los medios de comunicación en general: equilibrio informativo que no debe negociarse,
la libertad de prensa que no debe verse afectada por la pauta, los intereses particulares, los funcionarios de
turno, entre otros. Y también asuntos del deber ser de los medios de comunicación comunitarios: refuerzo
de la identidad y apertura a la diversidad, retrato de la vida local, producción de contenidos que puede reflejar
lo propio y participación de la comunidad en la definición y la producción de contenidos. Esto, en lo que tiene
que ver con la formación y la constante cualificación de sus profesionales.

En la localidad, igualmente, y gracias a la presencia de universidades cercanas a la zona urbana, diversos


carmelitanos se han integrado al ejercicio formativo-profesional de la comunicación y el periodismo,
generando ejercicios de mayor rigor informativo; pero la poca oferta-demanda y la retribución por la labor en
lo local, ha hecho que algunos profesionales no encuentren caminos u oportunidades para sus propuestas
de creación, producción, transmisión, exhibición y deban incursionar en otras apuestas o en un ejercicio
profesional por fuera de lo local.

Así mismo, en los contenidos difundidos por estos medios, no podemos hablar de una formación ciudadana
o un ejercicio para la democracia de manera constante, pues los contenidos de este tipo se limitan a la época
de coyuntura electoral y a la posibilidad que dan algunos de estos medios para que los candidatos presenten
sus iniciativas a la ciudadanía. Es decir, desde el potencial que tienen los medios de comunicación y la
función educativa a la que han sido llamados (por experiencias exitosas del pasado como Radio Sutatenza)
no podemos hablar de un ejercicio permanente y rigurosa para aportar a la formación de cultura política o
ciudadana, y tampoco a la formación en otros asuntos de interés cultural, histórico, social de el Carmen, el
país y el mundo.

Sin embargo, como procesos de formación para la creación o producción en lo local, en temas de periodismo,
comunicación y medios, es importante rescatar iniciativas como:

 Reporteritos rurales (participación de niños y niñas hacia la construcción de comunidad pluralista e


incluyente promovida por la televisión local comunitaria de El Carmen de Viboral. Marzo, 2012).
 La posibilidad de “hacer escuela” en Viboral TV, donde varios de sus alfabetizadores han
aprendiendo a manejar aspectos técnicos, cámaras, consolas y algunas producciones, y se han
entusiasmado a proponer espacios de producción, han incursionado en nuevas técnicas y otros, que han
visto en este oficio un proyecto de vida, han emprendido colectivos o producciones independientes o se han
sumado a otras dinámicas regionales o departamentales donde han potenciado sus conocimientos iniciales.
 Escuela de Comunicación Comunitaria, como proceso de formación en radio, comunicación
alternativa y producción escrita con jóvenes rurales, aunque es una dinámica con poco alcance, cobertura y
no cuenta con apoyos económicos.
 Semillero del Instituto de Cultura, que logra involucrar algunos jóvenes a la dinámica de la
comunicación y la producción, muy enfocada en el tema fotográfico y en formación en teoría audiovisual
básica.
 Comunicación alternativa desde murales, jornadas artísticas y musicales para el encuentro y la
comunicación independiente - dinamizadas por colectivos locales como Antorcha, que se han preocupado
por generar encuentros y espacios para la expresión y el debate con tinte formativo alrededor de los asuntos
nacionales, regionales y departamentales.
 DM medios audiovisuales, desde el ejercicio interno que realizan que les permite explorar entre ellos
mismos y aprender nuevas técnicas y maneras de abordar la realidad. Además, por el vínculo que vienen
haciendo de diversos jóvenes carmelitanos interesados por la fotografía y por aprender del entorno mediático
a los procesos de esta productora.

2) y 3) Creación/Producción - Circulación/Difusión (Trasmisión)

Básicamente, podemos decir que todos los medios de comunicación locales (privados o comunitarios), así
como las dinámicas o procesos independientes o cobijados por el Instituto de Cultura, hacen producción de
contenidos (fotográficos, audiovisuales, sonoros, escritos) de manera más o menos constante, y acuden a
plataformas web, redes sociales, radio, televisión y prensa para hacer transmisión y/o exhibición de dicha
producción. De esta manera algunos sucesos, noticias, relatos e imágenes seleccionados por quienes hacen
estas producciones o quienes manejan los medios, se van guardando para la posteridad y son los fragmentos
de historia a los que podrán acceder las futuras generaciones.

Como característica compartida de los medios de comunicación debemos mencionar su dificultad en la


cobertura; es decir, no circulan en lo rural, su producción no logra llegar y/o devolverse a aquellos lugares
donde los testimonios, paisajes, historias y prácticas fueron logrados, en muchos casos. Así mismo sucede
con la producción de procesos, colectivos o dinámicas independientes, que circulan sobre todo en web y
desde ahí se está limitando el acceso, no solo a la ruralidad local, sino también a la población que no maneja
equipos de cómputo y dispositivos móviles que facilitarían el acceso.
Viboral TV, por su parte, cuenta con una parrilla de programación propia que consta de 15 horas semanales
de producción local; así, cuenta con programas como: A la pizarra con Flavio Vargas; Alcaldía con Todos;
Desafío Agropecuario; Desde Adentro; La pelota de colores; Manos creativas; Primer Plano; Pulso Máximo;
Retratos de mi Tierra; Sopa y Seco; Viboral Noticias y Zona Virtual104.

Lo que hemos visto en la producción televisiva de este medio es que hay un esfuerzo por reflejar parte de la
diversidad cultural del municipio en algunos de sus programas, la riqueza de recursos naturales de las
veredas lejanas, las historias de personajes que fueron valiosos para la vida local y la vivencia de un pueblo
que se levantó entre la agricultura y el oficio ceramista.

Azulina Estéreo, por su parte, realiza algunos noticieros, producción y transmisión de programas
institucionales como Alcaldía con todos y contenidos de salud a cargo del Hospital municipal, dos programas
radiales dedicados a temas del agro y la ruralidad y la transmisión de algunas eucaristías. La producción, en
general, tiene poca fuerza (aunque viene despegando en los últimos tiempos) y poca receptividad e interés
entre los carmelitanos que pueden sintonizarla (zona urbana), quienes siguen prefiriendo otros tipo de
emisoras comerciales y/o públicas. La inversión en tecnologías y equipos que les permitan mejorar o ampliar
su cobertura es muy limitada.

El periódico El Noticarmen realiza entrega mensual de cada edición, que logran ser distribuidos
principalmente en la zona urbana de manera gratuita. Sin embargo, como también fue dicho anteriormente,
sus contenidos no logran reflejar con detenimiento la dinámica social, cultural e informativa de la localidad,
pues hay buenas intenciones y se genera una memoria impresa de algunos hechos noticiosos, pero existen
fallas en la producción y calidad de los contenidos y en la extensión de la pauta publicitaria y política.
Destacamos, de este medio, la participación de algunos columnistas que dan cuenta de aspectos que hacen
parte del acontecer municipal; sin embargo, algunas participaciones no son rigurosas o no logran sostenerse
en el tiempo.

La Víbora, por su parte, obedece a intereses de difusión municipal oficiales, es decir, a la agenda informativa
que tiene interés para la Administración municipal y sus dependencias; además del cubrimiento de asuntos

104 Información recuperada de: http://viboraltv.net/


coyunturales con deficiencias en la manera en que se abordan los temas y con críticas a lo que se dice y
cómo se dice. La población juvenil, que es la que tiene mayor acceso a los medios virtuales y a la amplia
gama de “micrófonos abiertos” con los que cuenta este periodista, hace críticas constantes a los contenidos
y la “limitada agenda mediática que cubre”, a la “reiterada parcialidad al momento de difundir”, a su
dependencia administrativa que le impide confrontar fuentes en las noticias que difunde y, finalmente, critican
su “falta de ética periodística y su amarillismo en el tratamiento que hace a las emergencias locales”; estos
comentarios se extraen de algunas publicaciones de la población juvenil en las redes sociales. Lo que
dejamos claro en este diagnóstico es que como medio de comunicación local naciente, no se evidencia un
acercamiento a los personajes, historias y acontecimientos del municipio.

La producción de opinión a la plaza, si bien aborda asuntos generales u opiniones sobre asuntos
coyunturales en el país, en su mayoría, se ve valor local en que ciertos pronunciamientos se estén gestando
desde lo local y que esta pueda ser una plataforma para la formación de cultura política o acceso a otras
fuentes informativas que presentan sus datos con profesionalismo, detalles y rigurosidad. Además, vale la
pena destacar la inclusión de otros formatos, el acceso vía web y la participación de profesionales en
formación y de intereses diversos que han alcanzado a transmitir la producción literaria, poética, narrativa,
periodística y fotográfica de algunos jóvenes carmelitanos.

La producción de contenidos que realizan o impulsan las iniciativas y dinámicas sociales independientes es
mediamente constante y va desde la fotografía, hasta textos, audios, videos y campañas con “causa social”
que logran visibilidad en las redes sociales, principalmente. En algunos casos, se logra eco en los medios
locales tradicionales y puede darse a conocer aquello que estos colectivos vienen impulsando. En general,
este tipo de producción circula o se trasmite de manera efímera, por tratarse de esa particularidad que ofrece
la virtualidad y por la capacidad de olvido como característica actual en la época de la sociedad de la
información (donde los actores no logran apropiarse totalmente de todo aquello que circula, para hacerlo
propio).

Finalmente, y para hablar de la producción que realiza el Instituto de Cultura, vale la pena destacar los
contenidos que logran dar cuenta de la dinámica cultural carmelitana entre lo urbano y lo rural, material que
generalmente se produce en los recorridos que realiza el Instituto y que circula por el canal comunitario y de
manera virtual, en algunos casos. Así mismo, se da a conocer aquello que acontece al interior de la casa de
la cultura, los procesos de formación artística y cultural, la producción musical y literaria de algunos de los
grupos locales, la agenda cultural mensual, las exposiciones artísticas y, en otros casos, se han recopilado
las voces de los historiadores locales que detallan aspectos de la vida municipal como un ejercicio de
memoria local. Sin embargo, esta producción no se realiza de manera periódica definida y, en algunos casos,
se desconoce el potencial que tendría para dar a conocer otros asuntos que atañen al municipio y para ser
testimonio vivo de aquello que ha construido, refuerza y sostiene la memoria de un pueblo.

4) Recepción/Apropiación/Disfrute
En general, parece ser el canal comunitario el medio que mejor refleja las mismas transformaciones del
escenario municipal y los intereses de una parte de sus asociados, quienes manifiestan agrado o cierto nivel
de cercanía, recepción y disfrute de los contenidos difundidos; como argumento principal, y sin rigurosidad
inicial, podría decirse que por esta razón cuentan con más de 5000 asociados.

“La producción de programas generados desde el municipio donde el asociado de Viboral Televisión se ve y
se reconoce es un factor diferencial con respecto a los demás prestatarios del servicio de televisión, genera
sentido de pertenencia y arraigo del asociado con el municipio y con su canal comunitario.” (Figueroa y
Zuluaga, 2011).

Sería difícil, sin embargo, hablar de apropiación y disfrute real de los usuarios, no solo con el canal
comunitario, si no con todos los medios de comunicación locales, puesto que ninguno hace monitoreo
mediático, calcula la recepción y la cantidad de público al que llega, no cuentan con instrumentos, tecnologías
o recursos que permitirían medir la receptividad, la recepción o el Rating, tampoco cuenta con estrategias
comunicativas para tener un panorama general de la interactividad que logran con sus usuarios y de esa
posible apropiación o indiferencia en los oyentes, lectores o espectadores.

En el caso de los procesos sociales, podemos hablar de una apropiación por parte de quienes integran estas
dinámicas, de sus amigos y algunos cercanos a ciertas causas sociales; sin embargo, la inclusión de otros
públicos, el acceso a información actualizada y la recepción y el disfrute en general de una porción mayor de
la población queda en entredicho.
Finalmente, no queda muy clara la manera como se impulsa e incentiva esa apropiación o sentido de
pertenencia, pues no es clara la apuesta ni las mejoras en contenidos en dichos medios de comunicación
actuales para captar la atención de sus públicos.

5) Conservación/Protección
Ninguno de estos medios cuenta con un sistema de gestión de la información o de administración documental
definido y seguro, que permita que sus archivos sean conservados como memorias locales y consultados
por diferentes usuarios. Ni siquiera puede dar garantías de este almacenamiento el Canal Comunitario (que
conserva parte de la memoria audiovisual del pueblo), pues el espacio requerido y los costos que implica
llevar con rigurosidad alguna práctica para la conservación del material, no son tenidos en cuenta como parte
de la prioridad de muchas instituciones. Así mismo, ni este, ni la emisora local, comparten de manera
constante las producciones locales en otro tipo de plataformas que faciliten el acceso y la recepción del
material.

Por su parte, el Instituto de cultura ha venido migrando parte del contenido audiovisual a su canal de Youtube,
como un mecanismo de difusión y al mismo tiempo de almacenamiento de estos archivos (aunque no en sus
versiones originales y de mayor calidad).

Aunque los medios y procesos que utilizan la web como estrategia principal de almacenamiento tengan
depositado allí todo o casi todo el material producido, no cuentan con un mecanismo de sistematización que
facilite el acceso y la navegabilidad.

6) Participación/Comunicación
La participación de la comunidad es bastante limitada en estos espacios de difusión masiva, pues a pesar
de ser vehículos de comunicación comunitarios y locales, la participación de los habitantes (en su mayoría)
se reduce al interés que pueda sentir un periodista en los temas que una comunidad o colectivo defiende, a
las coyunturas o tendencias informativas que se van generando; a las dinámicas locales que hacen que
algunos personajes, situaciones o comunidades deban hacerse visibles en los noticieros o programas.

Así mismo, muchas de las producciones se definen por la intuición y un aparente saber sobre lo que ven,
escuchan, leen, consumen y piensan los carmelitanos. Pero no podemos hablar de estudios de consumo
mediático o cultural, como un ejercicio responsable entre emisores-receptores; pues difícilmente coinciden
en un espacio de igualdad para proponer, debatir o cuestionar el quehacer periodístico.

En el canal comunitario, por ejemplo, existen algunas franjas informativas que han sido habilitadas para la
participación o creación de los carmelitanos (algunos programas juveniles, musicales y deportivos); pero el
canal no es claro en la manera en que un ciudadano cualquiera puede presentar su propuesta comunicativa
y como el medio puede potenciarla. En la emisora local, por otro lado, la comunidad debe pagar para poder
tener un espacio sonoro donde quiera emitir o compartir saberes musicales, culturales, historias de vida,
entre otros.

En general, ninguno de estos dos medios aplica con rigor los principios que dan vida al enfoque “comunitario”.

De los medios locales, y de su inclusión, participación y ser o no plataformas democráticas, destacamos que
ninguno de estos medios es completamente consciente de su poder informativo, de su deber de habilitar los
micrófonos y el acceso a otros ciudadanos y de cómo un ejercicio comunicativo puede reflejar los intereses
comunitarios de la mano directa con los locales para cobrar sentido en la vida cotidiana, las búsquedas y los
aprendizajes de una inmensa cantidad de carmelitanos que pueden verse realmente reflejados allí.

Finalmente, y para cerrar este análisis, no sabemos si los medios de comunicación locales son
completamente conscientes, respetuosos y coherentes en la realidad local que están ayudando a construir
desde sus pequeñas pantallas.

El siguiente gráfico muestra los resultados de la revisión Plan de Desarrollo Cultural Municipal 2005 – 2015.
Línea de Comunicaciones’105

105Resultados Revisión Plan de Desarrollo Cultural Municipal 2005 – 2015. Línea de Comunicaciones. Equipo consultor: Isabel
Cristina Blandón J. Sandra Milena Giraldo R. (Marzo, 2015) .
Figura 18. Ejecución línea comunicaciones en Plan de Desarrollo Cultural 2005 - 2015

2.4.3 Priorización de problemas

Partiendo del recorrido narrativo por el ciclo sociocultural planteado en el apartado anterior, se reunieron las
debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades en el instrumento DOFA (Anexo). Aquí mencionamos
unas problemáticas generalizadas que engloban otras dificultades o sub-problemas relacionados con los
procesos de comunicación locales; los detalles se visualizan con profundidad en el árbol de problemas
(Anexo).
Figura 19. Priorización problemas comunicaciones y análisis de causalidad

Fuente: Elaboración propia

2.4.4 Retos y conclusiones

A modo de conclusión
Una conclusión preliminar de este diagnóstico es que los procesos de comunicación en lo local son débiles,
pues no hay una conciencia de la fuerza y la potencialidad de la comunicación para gestionar la
transformación o el cambio social. Aquí es importante resaltar que los procesos y dinámicas sociales con
capacidad de incidencia están retomando o visionándose con fuerza desde hace pocos años, pues aunque
existieron movimientos fuertes en lo local y en diálogo con lo regional, se generó un “pare” o una especie de
“bache” que tiene que ver, directamente, con las fracturas sociales y políticas que generó la presencia de
actores armados en el territorio y los temores para participar u opinar de manera pública.
Así mismo, no se mira esta habilidad/cualidad innata al ser humano desde su relación directa en asuntos
como la cultura, los movimientos sociales, la participación ciudadana, la construcción de sentidos, la memoria
y la identidad local; es decir, en la mayoría de casos se visiona la comunicación como instrumento o como
medio para alcanzar un propósito difusionista, divulgativo o de visualización.

Los medios de comunicación locales tienen algunas dificultades en el sostenimiento y la proyección


estratégica, en la producción de contenidos, en la periodicidad de sus publicaciones/emisiones, en la calidad
de la información y la recepción y apropiación por parte de los carmelitanos.

El municipio cuenta con diversos movimientos, procesos y dinámicas sociales que permanecen (algunos),
inciden y proponen desde sus saberes y acciones; todos ellos hacen posible que el municipio sea referente
cultural y artístico y su participación y acción puede hacer posible el municipio para el buen vivir

Algunos posibles retos


Finalmente, partiendo de las principales problemáticas del proceso de comunicación en lo local, se empiezan
a esbozar unos retos o tareas que pueden intencionarse desde el Plan de Desarrollo Municipal 2016-2026,
y que cobrarán sentido y principio de realidad en la medida en que los actores, procesos y dinámicas locales
se vinculen y se sientan co-responsables de su ejecución.

El principal reto es lograr que la comunicación se vea ligada directamente al proceso de construcción
sociocultural local; es decir, valorar la manera como los procesos sociales se transforman y se reconstruyen
en la práctica bajo la dualidad “Comunicación y Cultura”. Los otros retos, ligados directamente a los
problemas identificados en el proceso de comunicación local, tienen que ver con:

1) Lograr que los medios de comunicación local se fortalezcan y se proyecten como escenarios de
comunicación pública calificada que brinden garantías a los carmelitanos para la incidencia y el cambio
social.
2) Propiciar reconocimiento de las identidades locales y la memoria colectiva en diferentes espacios de
encuentro, medios, plataformas, vivencias y la producción de contenidos de diversos actores.
3) Vincular, en la ejecución del Plan Municipal de Cultura, actores como los medios de comunicación
comunitarios, los medios de comunicación impresos y virtuales privados, la institucionalidad y sus
plataformas de comunicación y visibilidad, los procesos sociales, culturales y artísticos y los ciudadanos
que participan en diferentes espacios de encuentro comunitario.
4) Proponer el desarrollo de medios de comunicación, plataformas y contenidos a producir sobre el
quehacer cultural y artístico del municipio, por parte de la institucionalidad encargada.
5) Fortalecer la comunicación que se promueve desde el Instituto de Cultura, para que tenga impacto como
ejercicio territorial.

Anexos del diagnóstico:


- Análisis DOFA
- Árbol de problemas

2.5 Cultura Ciudadana

La calle es, de acuerdo a Sarlo (1996:187), “el lugar, entre todos, donde diferentes grupos realizan
sus batallas de ocupación simbólica”106 (

Cultura ciudadana son reglas sociales compartidas, son prácticas cotidianas no escritas107, son hábitos que
se adquieren de forma consciente o inconsciente, por creencias, incentivos y estímulos externos en el
ejercicio de la ciudadanía, son las formas de ser ciudadano y habitar el espacio (rural y urbano).

La cultura ciudadana se refiere entonces a un conjunto específico de aspectos de las relaciones sociales,
que forman parte de la cultura como un todo. Tales aspectos abarcan aquellos valores, actitudes y
comportamientos que tienen que ver con la convivencia y el ejercicio activo de la ciudadanía (Departamento
Nacional de Planeación , 2006)

Cuando las actitudes, acciones, comportamientos y hábitos en el ejercicio de la ciudadanía se visualizan


como problemáticas, es necesario actuar para modificarlas y una de las vías es el fomento de la cultura
ciudadana.

En el concepto de cultura ciudadana se plantea el divorcio o equilibrio que existe entre la ley, la moral y la
cultura. El principio sobre el cual se basa el concepto de cultura ciudadana es la existencia de tres sistemas

106
Citado en ICONOS Revista de Ciencias Sociales No. 20 Flacso Ecuador Sep 2004. P. 26 – 34. Eduardo Kingman Garcés)
107
Respuesta de Henry Murrain a la pregunta ¿en pocas palabras qué es Cultura Ciudadana? En entrevista con Revista Semana
en la sección cultura en marzo de 2012.
reguladores de la conducta: la ley, la moral y la cultura. “Es posible hacer una distinción –señala Antanas
Mockus– entre tres tipos diferentes de reglas o normas: las jurídicas (las leyes), las morales (o de la
conciencia) y las culturales (las que comparte una comunidad informalmente)”. En esencia, los actos de un
individuo pueden estar regulados ya sea por el respeto a la ley o el temor a las consecuencias de infringirla,
las convicciones personales sobre lo bueno y lo malo (moral), o la costumbre sancionada socialmente
(cultura) (Departamento Nacional de Planeación , 2006).

Murraín (2009), a manera de recomendación se presenta cuatro aspectos que pueden contribuir a que las
políticas públicas de cultura ciudadana tengan éxito, a saber: 1. Contar con sistemas de información sobre
actitudes, percepciones y comportamientos; Además de las cifras y medición de los índices de ocurrencia
de un evento específico, se requiere identificar las causas, llegar a la raíz del problema. 2. Generar procesos
de agencia cultural108 de manera focalizada y creativa; Contar con información bien organizada permite
priorizar y focalizar las necesidades de cambio cultural, entendiendo esto como el lugar dónde se hace más
necesario transformar prácticas sociales. 3. Realizar procesos de retroalimentación con los ciudadanos;
y 4. Entender estos procesos como acciones colectivas (la fuerza del control social, visibilizar a los que
ya cooperan, acciones puntuales ilustrativas o micro acciones colectivas (acupuntura cultural).109

Según Murraín, lograr cambios culturales es posible en la medida en que dichos cambios estén dirigidos a
transformar prácticas que afecten bienes públicos como por ejemplo la seguridad, el medio ambiente o el
bienestar de los ciudadanos.

Una política pública de cultura ciudadana es una política que busca transformar comportamientos específicos
de la ciudadanía, y debe contener un ejercicio de focalización e intervención sistemática en problemáticas
que afectan la vida en comunidad110.

108 [Agencia cultural] es un término que hemos propuesto desde los Estados Unidos para dar nombre a una práctica, quizá más
reconocible en América Latina que en los Estados Unidos, que tiene sus agentes por todas partes del mundo y que todavía no ha
entrado en los ámbitos universitarios como tema legítimo, productivo, promovido. Y es el aporte que hacen las artes, incluyendo
las artes de interpretación, al civismo cotidiano que no tiene necesariamente un proyecto político particular, sino el efecto de
desarrollar una esfera pública, densa, rica, contradictoria y dinámica. El arte hace eso” (Definido por Doris Sommer, citada en
Murraín “Cultura Ciudadana como política pública: entre indicadores y arte)
109 Cultura Ciudadana como política pública: entre indicadores y arte. Henry Murrain. Director de proyectos de Corpovisionarios.
110
Antípodas de la violencia. Desafíos de cultura ciudadana para la crisis de (in)seguridad en América Latina. Antanas Mokus,
Henry Murraín, María Villa. BID – Corpovisionarios. 2012
Específicamente para la seguridad ciudadana, son medidas orientadas a la detección de creencias, hábitos
y motivaciones (intereses, razones y emociones) que representan un riesgo, pues suelen llevar a las
personas a comportarse de forma dañina para la vida y la seguridad de otros ciudadanos. Este ejercicio
sistemático y focalizado de intervención se basa generalmente en un diagnóstico que permite identificar
puntos específicos de intervención.

Cabe aclarar que, el concepto de cultura ciudadana para el caso en estudio, abarca el ejercicio de la
ciudadanía urbana y rural. En ese sentido se tiene que

La ciudadanía rural estaría determinada por las condiciones propias en que estos ciudadanos/as construyen
su participación y autogestión civil a partir de los elementos culturales y políticos que han logrado consensuar.
Parte de estos derechos e imperativos sociales estarían enraizados en la particular forma de relación
persona-medio ambiente y en la ética comunitaria que han logrado construir colectivamente111. Hacer visible
la ciudadanía rural y establecer su diferencia con la urbana, es necesario por dos razones: la primera porque
no es posible homogenizarlas, la comprensión y acción en lo individual y lo colectivo difiere del ámbito rural
al urbano y la segunda, porque la mayoría de los expertos que tratan el tema de cultura ciudadana, centran
su análisis en la ciudad, en la urbe, pero en el caso de El Carmen de Viboral, es sabido y evidenciado que la
ruralidad es significativa: aprox. el 99.5%112 del territorio es rural y el aprox. el 35%113 de la población habita
en la zona rural. Por estas razones en el presente Plan, se abordará la cultura ciudadana más que en
términos de espacialidad (ciudad), en términos de condición (ciudadanía).

La cultura ciudadana, en el presente plan, se entenderá entonces como el conjunto de reglas sociales,
actitudes, creencias, tradiciones, hábitos y comportamientos que influyen en el ejercicio de la ciudadanía,
entendiendo al ciudadano, como sujeto de derechos y deberes. Algunos autores plantean que el enfoque de
Mokus en la cultura ciudadana está centrado en el cumplimiento de los deberes ciudadanos, dejando de lado
el ejercicio de los derechos, lo que implica incentivar la participación de los ciudadanos en la sociedad, como
se verá en la formulación del presente Plan, se intenta establecer un equilibrio entre el cumplimiento de los
deberes y la participación ciudadana y el ejercicio de los derechos, lo cual es corresponsabilidad entre los

111
Sergio J. González Rodríguez. Ciudadanía Rural y Nueva Ruralidad: Impacto de las Modernizaciones en el Medio Rural de
Chile. VI Congreso Chileno de Antropología. Colegio de Antropólogos de Chile A. G, Valdivia, 2007
112
Este valor se calcula de acuerdo con los datos de extensión territorial del municipio: 448 km2, de los cuales solo el 2.44 km2
(según la página del municipio) y 2.3611 km2 (perímetro urbano según la última revisión 2014 del PBOT) corresponden al área
urbana.
113
Este valor se calcula de acuerdo con las proyecciones de la población según el censo del DANE del 2005.
entes garantes de esos derechos y los ciudadanos que los conocen, los apropian, los ejercen y los demandan
cuando les son negados. Se asume entonces al ciudadano como el sujeto activo en la sociedad que reconoce
sus responsabilidades y las cumple, pero al mismo tiempo que reconoce sus derechos y los ejerce, ambas
condiciones en el ámbito individual y colectivo, y en el ámbito rural y urbano.

No existe una concepción univoca de ciudadanía, varían según el autor y la corriente de pensamiento que la
fundamenta, el presente Plan se acoge a la definición de la “nueva ciudadanía” de Carneiro (citado por
(Rincón, 2006)) que contiene cinco características:

 Democrática: que asegure la participación de todos (as). Fundamentada en el patrimonio de


derechos humanos y de libertades fundamentales. Lo central es el valor inalienable del ser humano
y su dignidad
 Social: que propicie la apropiación de los derechos y de los deberes sociales dentro de la conciencia
de cada ciudadano, y que combata la pobreza, la exclusión y la marginalidad
 Paritaria: que promueva la superación de prejuicios de género
 Intercultural: que respete y valore la pluralidad y reconozca la complejidad de la vida urbana (en este
caso también rural), en contravía de la monoculturalidad. Que cree un marco necesario de cohesión
y respeto de las diferentes culturas y de los derechos de diferentes grupos. Que propicie el diálogo
entre culturas para la gestión de la diferencia y evaluación de la diversidad
 Ambiental: que trabaje por la preservación y cuidado del medio ambiente como condición de
pacificación del hombre consigo mismo y con la naturaleza. Nueva ética de relación con la
naturaleza: el ciudadano como militante de la causa de preservación de su ambiente.

De acuerdo con los conceptos hasta aquí presentados sobre ciudadanía y cultura ciudadana, y con el
contexto local, se definieron para el presente diagnóstico unas dimensiones de la cultura ciudadana en el
caso de El Carmen de Viboral. Estas dimensiones se exponen brevemente como sigue:

 Arraigo y apropiación ciudadana del territorio: el arraigo podría definirse como el vínculo material
e inmaterial del hombre con el territorio que habita, entendiendo ese territorio en sus dimensiones,
social, económica, política, cultural y natural, a la vez ese vínculo define los rasgos de identidad del
habitante con el territorio. La apropiación del territorio por su parte tiene que ver con la conciencia y
asunción que cada habitante hace de su condición de ciudadano, como parte de, como perteneciente
a un territorio y en ese sentido no sería más que el buen ejercicio de la ciudadanía. En el marco de
la cultura ciudadana, se indaga por las problemáticas asociadas con el arraigo (desarraigo) y la
apropiación (ausencia de pertenencia), que inciden en las actitudes, hábitos, creencias o
comportamientos, en general en las reglas sociales compartidas o en las prácticas cotidianas, de los
ciudadanos habitantes de El Carmen de Viboral.
 Convivencia: “lo contrario a la inseguridad no es la seguridad sino la convivencia” afirmación que
ha hecho en reiteradas ocasiones Melguizo (2012)114, para indicar que la seguridad no se logra solo
con acciones policivas y de control coercitivo. La convivencia entendida como la acción de habitar
un mismo espacio con otro u otros, en el ámbito familiar y social, tiene una relación directa con la
cultura ciudadana, pues esa cultura está determinada también por la forma en que los individuos
asumimos y nos relacionamos con la otredad. El documento 2019 Visión Colombia II Centenario,
cuya finalidad es la de “fomentar la cultura ciudadana”, plantea las dimensiones sobre las que se
fundamenta este propósito, algunas de estas dimensiones se recogen en la que para el presente
Plan se ha denominado Convivencia, estas son115:
o Cultura de la legalidad: se define como el referente principal en la regulación de las
relaciones de convivencia. Existe cultura de la legalidad cuando se presenta armonía entre
ley, moral y cultura, es decir, cuando los comportamientos ilegales se desaprueban moral y
culturalmente. A la inversa, existe “cultura de la ilegalidad” cuando los comportamientos
ilegales reciben aprobación moral y cultural, o cuando el cumplimiento de las obligaciones
legales es censurado moral o culturalmente.
o Seguridad ciudadana: “la seguridad no es solamente un problema de la policía, más aun, no
es solamente un problema del Estado. Aprender a resolver conflictos pacíficamente, hacerse
responsable por la seguridad personal y por la vida propia y la de los demás evitando incurrir
en comportamientos que las pongan en riesgo, y colaborar con otros ciudadanos o con las
autoridades para detener actividades criminales o terroristas son todas tareas que

114
Cita tomada de su blog personal https://jorgemelguizo.wordpress.com/category/convivencia/ consultado en octubre de 2015.
Jorge Melguizo, es comunicador social de la UdeA, trabajó en el Área de Comunicación en Procesos de Pedagogía Ciudadana de
la Corporación Región y dirigió durante siete años la ONG Surgir, de Medellín, dedicada a prevención del consumo de drogas,.
También dirigió y presentó el programa Arriba mi Barrio, de Teleantioquia, durante siete años. Antes de incorporarse al equipo de
Sergio Fajardo en septiembre del 2004, primero como Gerente del Centro de Medellín y después como Secretario de Cultura
Ciudadana. Retomó la Secretaria de Cultura Ciudadana en el 2008 durante la alcaldía de Alonso Salazar. Fuente: La Construcción
del Modelo Cultural. Entrevista con Jorge Melguizo.
115
Las definiciones se retoman del documento 2019 Visión Colombia II Centenario. Departamento Nacional de Planeación – DNP
-, 2006. Estas definiciones son acogidas en el presente Plan, puesto que coinciden con los aspectos a analizar de la cultura
ciudadana en El Carmen de Viboral.
corresponden al ciudadano y que tienen un impacto grande en términos de protección a la
vida” (Mockus, 2004, págs. 11-12). En este caso la cultura ciudadana no se plantea como la
solución definitiva a los problemas de seguridad, pero si como un complemento para
fortalecer la acción, el aporte más poderoso de una política de cultura ciudadana es sin duda
la reconstrucción de la relación de corresponsabilidad entre la ciudadanía (entendida como
la suma de los ciudadanos y sus organizaciones) y el Estado116 (Mockus , Murraín, & Villa,
2012).
En el tema de seguridad en el municipio se analizan principalmente dos aspectos: la
ocurrencia de hechos violentos (violencia intrafamiliar –física y psicológica -, sexual,
interpersonal y así mismo) y la epidemiologia de la violencia (que tiene que ver con la
prevención y evitación de factores de riesgo y comportamientos seguros. Ej. No portar
armas, no conducir baja efectos del alcohol)
o Acuerdos: En un sistema democrático, la ley y las normas de convivencia son acuerdos
colectivos que los ciudadanos conciertan mediante sus representantes, los legisladores.
Convivir con otros supone acordar ciertos deberes y derechos con aquellos con quienes se
convive y actuar de conformidad con tales acuerdos (Departamento Nacional de Planeación
, 2006). En una sociedad como la colombiana, los acuerdos son una herramienta
fundamental para la resolución de conflictos, por ello se requieren más espacios de
confrontación para superarlos, pero de confrontación de ideas, visiones y puntos de vista.
En el acuerdo, se debe partir de la diferencia y en él ambas partes ceden, no hay ganadores
ni perdedores, si se quiere ambas partes ganan y ambas partes pierden.
o Tolerancia: La tolerancia es la capacidad de respetar las ideas, las costumbres y las
creencias de los otros, siempre y cuando estén en armonía con la ley, aun si son distintas o
contrarias a las propias (Departamento Nacional de Planeación , 2006). En ese
entendimiento de la diferencia, además de enfatizar en que esas ideas, costumbres y
creencias, deben estar en armonía con la ley, cabe resaltar que además, no deben afectar
la integridad humana y del entorno.

116
Tomado de un estudio elaborado por Antanas Mockus, Henry Murraín y Maria Villa, a través del Banco Interamericano de
Desarrollo y CORPOVISIONARIOS (empresa que Mockus preside), denominado Antípodas de la Violencia. Desafíos de Cultura
Ciudadana para la crisis de (in)seguridad en América Latina. Este estudio publicado en el año 2012, expone la influencia de los
aspectos culturales en los fenómenos de violencia de América Latina y la vinculación de la seguridad ciudadana con la cultura
ciudadana.
 Patrimonio común: para el caso se entiende por patrimonio común todos los bienes que son de
carácter (propiedad de la nación y los entes territoriales) y uso público (por parte de todos y cada
uno de los ciudadanos). En el presente Plan, el patrimonio común se ha dividido en dos
subdimensiones, por considerarse actualmente como las más relevantes, estas son espacio público,
recursos naturales y medio ambiente. El patrimonio cultural es otra subdimensión, pero éste ya fue
ampliamente analizado en otro campo.
o Espacio público: Ley 9ª de 1989 y el Decreto 1504 de 1998 definen el espacio público como
el “conjunto de inmuebles públicos y los elementos arquitectónicos y naturales de los
inmuebles privados, destinados por su naturaleza, por su uso o afectación a la satisfacción
de necesidades urbanas colectivas que trascienden, por tanto, los límites de los intereses
individuales de los habitantes” (Artículos 5° y 2°, respectivamente). Además de la
responsabilidad que por ley tienen los entes territoriales y el sector inmobiliario con la
garantía de espacios públicos de calidad para el acceso de todos los ciudadanos, en el
presente Plan nos ocupa el análisis de su uso y las tensiones que en él se presentan, en
ese sentido se dice que el espacio público cumple además de una función urbanística,
funciones socioculturales y políticas, es el espacio público el sitio de encuentro con el otro,
de relacionamiento, de confrontación, de identificación, como lo expresa Borja (2001)117:
El espacio público es el lugar de la convivencia y de la tolerancia, pero también del
conflicto y de la diferencia. Tanto o más que la familia y la escuela son lugares de
aprendizaje de la vida social, el descubrimiento de los otros, del sentido de la vida.
o Recursos naturales, medio ambiente y seguridad alimentaria: En este aspecto se analizan
las Buenas Prácticas con el medio ambiente, esas buenas prácticas no son más que las
acciones individuales y colectivas que producen impactos positivos al medio ambiente, como
no contaminación (visual, auditiva, del aire y del agua), uso racional del agua, conservación
de recursos naturales, disminución de emisiones de CO2, reducción de las deforestaciones
y degradación del suelo, entre otras.

La seguridad alimentaria, la conservación del medio ambiente y la producción agropecuaria


sostenible, tienen una relación directa, la población mundial está creciendo y demanda
alimentos cada vez más alimentos adecuados y nutritivos, a la par el cultivo de dichos

117
Jordi Borja. La ciudad y la nueva ciudadanía. Conferencia pronunciada en el "Fórum Europa". Barcelona, junio de
2001.Publicada en la página web de la Organización de Estados Iberoamericanos – OEI Para la educación, la ciencia y la cultura.
alimentos, por el uso indiscriminado de agroquímicos va degradando el suelo y en los casos
extremos esterilizando la tierra, disminuyendo así la producción de alimentos. Tal como lo
plantea el Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente:

Tenemos que producir más alimentos de manera más eficiente y tenemos que hacerlo de
tal forma que se preserven la base de recursos naturales para garantizar el suministro
adecuado de alimentos ahora y para las generaciones futuras. Además, tenemos que
enfrentar las principales fallas presentes en el actual sistema alimentario118

A través de un programa de cultura ciudadana se podrían promover buenas prácticas de


producción (como cultivo orgánico o más limpio) y de consumo, para mejorar las condiciones
del suelo, producir alimentos más sanos y promover el consumo responsable.

 Ejercicio de la ciudadanía: derechos, deberes. El ejercicio de la ciudadanía se entiende como las


acciones que dan cuenta del “ser ciudadano”, en las relaciones consigo mismo, con los otros y con
el entorno, acciones como: participar en diversos escenarios políticos, conocer y ejercer los derechos
y cumplir con las responsabilidades ciudadanas y pertenecer a organizaciones sociales y políticas.
El ejercicio pleno de la ciudadanía se concibe como la participación activa en distintos proyectos y
organizaciones culturales y sociales, la recuperación de protagonismo en la gestión municipal y la
capacidad de concertar con “otros” el tipo de uso y la distribución de los espacios públicos (Krotz &
Winocur, 2007).

En el ejercicio de la ciudadanía, en el presente plan se hace énfasis en el reconocimiento, respeto y


acción conforme a los derechos (humanos, civiles, políticos y sociales) y deberes ciudadanos, en el
equilibrio que debe existir entre ambos, todo en el marco de lo que se denomina la cultura política y
democrática, ésta supone participación ciudadana, organización social, concertación,
establecimiento de acuerdos y respeto por éstos. Implica, además, una nueva actitud del Estado y
sus funcionarios respecto al papel de la ciudadanía, aceptando su diversidad y pluralidad
(Departamento Nacional de Planeación , 2006)

118
Nota 7 del PNUMA sobre la agenda de desarrollo post 2015: El medio ambiente y la seguridad alimentaria y nutricional
2.5.1 Marco legal y normativo

“Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, descentralizada,


con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto
de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran y en la prevalencia del
interés general”

(Constitución política de Colombia de 1991, artículo 1).

 Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Declaración fue redactada por


representantes de todas las regiones del mundo y abarca todas las tradiciones jurídicas.
Formalmente adoptada por las Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, es el documento más
universal de los derechos humanos en existencia, describiendo los treinta derechos fundamentales
que constituyen la base para una sociedad democrática119
 Declaración de Friburgo sobre los derechos culturales del 07 de mayo de 2007. Presentamos
esta Declaración de derechos culturales a los actores de los tres sectores, público (los Estados y
sus instituciones), civil (las organizaciones no gubernamentales y otras asociaciones e instituciones
sin ánimo de lucro) y privado (las empresas), para favorecer su reconocimiento y puesta en práctica,
en los niveles locales, nacionales, regionales y universales.
 Constitución política de Colombia de 1991. Cuyo fin es fortalecer la unidad de la Nación y
asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento,
la libertad y la paz, dentro de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden
político, económico y social justo, y comprometido a impulsar la integración de la comunidad
latinoamericana
 Ley 769 de 2002 y sus reformas o adiciones. Por la cual se expide el Código Nacional de Tránsito
Terrestre y se dictan otras disposiciones.
 Documento CONPES 3718. Política Nacional de Espacio Público (2012). Cuyo objetivo general
es: Contribuir a la disminución del déficit cuantitativo y cualitativo de espacio público en los
municipios y distritos, en las escalas urbana y suburbana, con énfasis en las zonas donde se localiza

119
Tomado en línea (octubre 2015) de http://www.humanrights.com/es_ES/what-are-human-rights/universal-declaration-of-
human-rights.html
la población más pobre, a través de la participación público-privada y mediante estrategias
institucionales, normativas, de gestión y financiación.
 Acuerdo municipal 060 de 2011. Por medio del cual se implementa el comparendo ambiental de
El Carmen de Viboral. El comparendo ambiental es un instrumento que permite al municipio generar
cultura ciudadana ambiental para el adecuado manejo de los residuos y los recursos naturales.
Previniendo la afectación del medio ambiente, la calidad de vida y la salud pública mediante la
imposición de sanciones pedagógicas y económicas a las personas naturales y jurídicas que infrinjan
la normatividad existente en materia de residuos sólidos.
 Acuerdo municipal 057 de 2011. Por el cual se adopta el estatuto ambiental del municipio de El
Carmen De Viboral.
 Plan Básico de Ordenamiento Territorial: acuerdo 096 de 2000 y 074 de 2007.
 Otros acuerdos municipales: Acuerdo 007 de 2008 para prevención del Síndrome de Alcoholismo
Fetal (SAF), acuerdo 013 de 2008 de política pública de salud mental, acuerdo 014 de 2008 Política
Pública de la Discapacidad, acuerdo 015 de 2008 Consejo Municipal de Desarrollo Rural (CMDR),
acuerdo 024 de 2009 Juntas Zonales de Seguridad y Convivencia Ciudadana, acuerdo 047 de 2010
Política Pública de Infancia y Adolescencia, acuerdo 048 de 2010 Política Pública de Seguridad
Alimentaria, acuerdo 052 de 2010 Política Pública de Juventud, acuerdo 055 de 2011 Política Pública
de atención a la población víctima del conflicto armado, acuerdo 065 de 2011 Contralorías
estudiantiles en las I.E y la red de contralores de El Carmen de Viboral, acuerdo 011 de 2014 "Por
el cual se aprueba la Política Pública del Parque Educativo para el municipio de El Carmen de
Viboral", acuerdo municipal 006 de 2014 "Por medio del cual se otorga un descuento tributario por
pago anticipado a los contribuyentes del impuesto predial unificado del municipio de El Carmen de
Viboral", acuerdo 005 de 2014 Política Pública de la Mujer y Equidad de Género, acuerdo municipal
003 de 2014 Programa de atención y reparación de Victimas.

2.5.2 Análisis del contexto local: situación actual

Según las dimensiones de la cultura ciudadana sobre las que se basa el presente diagnóstico y que fueron
expuestas en párrafos anteriores, se hace un análisis de la situación actual de cada una de ellas en el
municipio. Se aclara que no es un análisis a profundidad, primero porque no se cuenta con toda la
información suficiente para hacerlo y segundo porque no es el alcance, puesto que el Plan se plantea como
un orientador de los aspectos a trabajar, en este caso desde la cultura ciudadana y no se detiene en
problemáticas puntuales.

2.5.2.1 Arraigo y apropiación ciudadana del territorio

El arraigo de los habitantes del municipio de El Carmen de Viboral con este territorio que habitan, , podría
decirse que se ha visto afectado fundamentalmente por dos factores120:: el primero son los fenómenos de
desplazamiento y éxodo rural, provocados por el conflicto armado y por la crisis permanente del sector agro
(insubsistencia económica, desplazamiento por empresas extractivas de minería, o productoras de energía
hidroeléctrica, incremento del costo de la tierra, cambio de vocación agrícola, por citar algunos ejemplos), y
el segundo los fenómenos de migración ya sea igualmente por motivos relacionados con el conflicto armado
u otros, dicha migración intensifica la transculturización que aunque es natural en un territorio, ella produce
desequilibrio cuando el territorio receptor no tiene procesos fuertes de apropiación e identidad o cuando los
nuevos habitantes no aplican buenas prácticas culturales y sociales establecidas en el territorio al que
migran. Los fenómenos descritos, han generado desarraigo y poca apropiación ciudadana en el municipio,
sumándole a la poca apropiación, la intensificación de habitantes temporales o “veraneantes”, que
desconocen las dinámicas locales. No quiere decir esto último que se deba incentivar la xenofobia, por el
contrario el municipio debe prepararse para afrontar estas dinámicas y acoger los nuevos habitantes y los
habitantes temporales, y tenerlos en cuenta en procesos de promoción de la apropiación ciudadana del
territorio.

Algunos datos que refuerzan las ideas expuestas, se presentan a continuación:

 Según datos consolidados por el Departamento Nacional de Planeación para el municipio de El


Carmen de Viboral, entre los años 2002 y 2013 hubo 6.082 personas expulsadas del municipio por
desplazamiento forzado, que representan aproximadamente el 0,7% del departamento en el mismo

120
Aunque no se cuenta con investigaciones que lo sustenten, se llega a esta conclusión por información extraída de diferentes
talleres comunitarios, de conversaciones con habitantes rurales y urbanos, de los Planes de Vida para la reconciliación. Para que
la vida digna sea posible, construidos participativamente por Conciudadanía en el año 2010, además durante el ejercicio de
diagnóstico del Plan una de las técnicas aplicadas fue la observación participante.
rango de tiempo y aproximadamente el 13% de la población total del municipio121. Las cifras de
desplazados en Antioquia (905.695 personas) son aproximadamente el 19% del total para Colombia.
 Según información obtenida de la oficina municipal de víctimas, al 2015 las familias retornadas han
sido aproximadamente 750, que sumarían en promedio 3750 personas retornadas, es decir que
habría retornado aprox. El 62% de las personas desplazadas entre 2002 – 2013122. Del aproximado
de familias retornadas, 120 en promedio han recibido acompañamiento por parte del gobierno
nacional y municipal con vivienda, seguridad alimentaria y proyectos productivos.
 La vereda La Honda123 está en proceso de retorno, el municipio construyó 14 viviendas y 10 de ellas
ya han sido ocupadas, algunas familias han llegado por su cuenta, en parte los factores que motivan
el retorno, son las condiciones de seguridad como el desminado y la no presencia de grupos
armados al margen de la ley, y condiciones que les favorezcan el desarrollo de un proyecto
productivo.
 En los datos consolidados por el Departamento Nacional de Planeación124, entre los años 2002 –
2013 han migrado al municipio de El Carmen de Viboral por desplazamiento forzado 3857 personas,
que representan el 0.4% del total del departamento, en el mismo rango de tiempo y
aproximadamente el 8,2% de la población total del municipio. Estos datos sin contar con la migración
que se ha producido por factores diferentes al desplazamiento forzado. Según datos de la oficina
municipal de víctimas, en la zona urbana donde se concentra la mayor parte de la población que ha
migrado (por desplazamiento forzado y otras causas) es en los barrios El Progreso, Villa María y Las
Brisas.
 Otro de los factores que contribuye a desplazamiento de la población rural, es el cambio en la
vocación agrícola, en algunas zonas del municipio se han intensificado los floricultivos y se han
dejado de cultivar productos para el consumo humano, especialmente los que se conocen como
pancoger, un factor más es el incremento del valor de la tierra, tanto económico como simbólico,
ésta se ha vuelto atractiva tanto para empresas inmobiliarias como para habitantes temporales,

121
Esta cifra puede ser mayor o menor pues se calcula de acuerdo con los datos de población total actual según el censo del
DANE del 2005, no se tiene el dato de población para el rango de tiempo 2002 – 2013 que permitiría hacer un promedio y un
cálculo más aproximado.
122
Tal como se anuncia todos estos datos son aproximados, pues precisamente una las necesidades actuales de la oficina de
víctimas es realizar una caracterización completa de las personas retornadas, familia por familia.
123
Información proporcionada por la oficina municipal de víctimas
124
El Departamento Nacional de Planeación obtiene los datos de la Red Nacional de Información.
muchas familias entonces deciden vender su tierra y desplazarse ya sea a otro municipio o a la zona
urbana.
 Un último factor sería la presión por parte de empresas cuya finalidad es la extracción o el
aprovechamiento económico del agua, tal como se expresa en la justificación del proyecto “Titulación
de predios en el municipio de El Carmen de Viboral” de los Planes de Vida125: La mayoría de las
familias rurales no cuenta con los predios legalizados, ya que las cuentas son con un documento de
compraventa. Puede preverse una presión sobre familias campesinas por parte de empresarios del
agua y la minería que puede generar desplazamiento y desarraigo.
 Aunque las diferentes organizaciones que intervienes en el municipio y el gobierno local mismo han
desarrollado acciones en torno a la recuperación de la memoria para la no repetición de hechos
violentos y otros en el marco del conflicto armado, se requieren programas y proyectos direccionados
por la administración municipal en coherencia con las políticas nacionales y los lineamientos del
Centro Nacional de la Memoria. En este sentido ya hay un avance con la aprobación del Acuerdo
Municipal 03 de mayo de 2014 “Por el cual se crea el programa de atención y reparación integral de
las víctimas de la violencia y el Centro de Memoria Paz y Reconciliación, en el municipio de El
Carmen de Viboral”, que define en su artículo 3, establece lo relacionado a la creación del Centro de
Memoria, Paz y Reconciliación del municipio.

2.5.2.2 Convivencia

Además del conflicto armado en manos de grupos al margen de la ley, en el municipio se dan otros hechos
que afectan la sana convivencia, ya sea por la incapacidad para resolver conflictos, por hechos en el marco
de la cultura de la ilegalidad, o por la presencia de factores de riesgo o problemas sociales como hechos
violentos que atetan contra la integridad humana. Algunos datos al respecto son:

 Hechos violentos

De acuerdo con datos proporcionados por la oficina de salud mental del municipio126, en los últimos 8 años
(2007 – 2014) los principales hechos violentos han sido, violencia intrafamiliar con 168127 casos reportados,

125
Los Planes de Vida fueron construidos participativamente por Conciudadanía en el año 2010-
126
Es posible que los hechos violentos sean más, puesto que solo se obtuvieron los datos de la Secretaría de Salud y Desarrollo
Social, pero no los de Fiscalía por ejemplo.
127
Hasta el año 2009 la violencia intrafamiliar se reportaba de forma conjunta, a partir de ese año (2009), se discrimina entre
violencia física y violencia psicológica.
que representan una tasa128 de 387 por cada 100.000 habitantes, siendo la violencia física las más recurrente
con 74 casos, le sigue intento de suicidio129 con 112 casos reportados que representan una tasa de 252 por
cada 100.000 habitantes, le siguen homicidios con 103 casos reportados que representan una tasa de 233
por cada 100.000 habitantes. En total entre los años 2007 – 2014, se han reportado 565 hechos violentos,
que representan una tasa de 1281 por cada 100.000 habitantes. En la siguiente tabla se presentan los
principales hechos violentos en el municipio entre los años 2007 – 2014.

Figura 20. Hechos violentos en El Carmen de Viboral por tipo de hecho (2007 – 2014)

Hechos No. de casos/año Total


violentos 2007 Tasa 2008 Tasa 2009 Tasa 2010 Tasa 2011 Tasa 2012 Tasa 2013 Tasa 2014 Tasa Total tasa
Intento suicidio SD - 17 40 16 37 16 37 12 27 17 38 9 20 25 54 112 252
Violencia
51 121 29 68 - - - - - - - - - - - - 80 189
intrafamiliar
*Violencia
- - - - 25 58 7 16 13 29 11 24 0 0 18 39 74 167
física
*Violencia
- - - - 4 9 5 11 0 0 1 2 1 2 3 6 14 32
Psicológica
Violencia
- - - - 5 12 3 7 0 0 2 4 7 15 42 91 59 129
sexual
Abuso sexual - - - - 0 0 12 27 12 27 7 16 0 0 0 0 31 70
Homicidios 10 24 10 23 14 32 13 30 16 36 5 11 23 50 12 26 103 233
Defunciones
por accidente 6 14 7 16 8 19 10 23 9 20 10 22 7 15 6 13
de transito 63 143
Suicidio 4 10 7 16 1 2 9 21 2 5 3 7 1 2 2 4 29 66
Total hechos
violentos 71 169 70 164 73 169 75 171 64 144 56 124 48 105 108 234 565 1281

Fuente: elaboración propia con base en datos proporcionados por Secretaría de Salud y Desarrollo Social a través de la oficina
de Salud Mental (con base en registros en el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública – SIVIGILA). Tasas calculadas con
base en la proyección de población del DANE 2005 – 2020.

128
Las tasas se calculan de acuerdo con el estándar internacional, por cada 100.000 habitantes.
129
Se incluye intento de suicidio como hecho violento, puesto que se considera una afectación a la integridad física de la propia
persona
Figura 21. Hechos violentos en El Carmen de Viboral por tipo de hecho (2008 – 2014)

Hechos violentos 2008 - 2014

Suicidio
Defunciones por accidente de transito
Homicidios
Abuso sexual
Violencia sexual
Violencia Psicológica
Violencia física
Violencia intrafamiliar
Intento suicidio

0 20 40 60 80 100 120

2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014

Fuente: elaboración propia con base en datos proporcionados por Secretaría de Salud y Desarrollo Social a través de la oficina
de Salud Mental (con base en registros en el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública – SIVIGILA)

La violencia intrafamiliar en el municipio, que es uno de los hechos más recurrentes representa el 0,02% del
mismo hecho en Colombia entre los años 2007 y 2013. Lo cual quiere decir que no es tan representativa con
respecto a otras regiones de Colombia, sin embargo dentro del municipio es uno de los hechos con mayor
ocurrencia, que además tiene incidencia en otros aspectos de la vida personal, familiar y social, pues aunque
la víctima directa es una, las víctimas indirectas pueden hasta triplicar esta cifra.

Llama la atención el incremento que tuvieron la violencia sexual (42 casos), el intento de suicidio (25) y de
violencia física intrafamiliar (18) en el año 2014 con respecto al año anterior y la disminución de los homicidios
(12) en el año 2014 con respecto al año anterior. Sin embargo es apresurado explicar el aumento como
mayor ocurrencia, porque el incremento podría deberse a mayor conciencia de la denuncia como resultado
de las jornadas de educación, prevención y acompañamiento que se llevan a cabo desde la alcaldía a través
de la oficina de salud mental y la comisaría de familia.
De acuerdo con datos proporcionados por la Policía Nacional130 en el municipio, en lo que va corrido del año
2015, se han reportado: 115 casos de violencia intrafamiliar, de los cuales 100 han sido contra la mujer, 50
casos de lesiones personales, 23 delitos sexuales (de los cuales 21 fueron en la zona urbana y 20 a menores
de edad, la mayoría a mujeres) y 10 homicidios.

 Actitud ante la ley y la norma

Algunos aspectos que se evalúan en el marco de la Cultura Ciudadana son la actitud, las motivaciones o
justificaciones frente al cumplimiento o no de la norma y la ley, estos se evalúan a través de la medición de
unos indicadores que tienen relación con la percepción de igualdad y utilidad que plantea la ley o la norma
y con las actitudes, motivaciones y justificaciones morales y culturales para cumplirlas o incumplirlas.

Para el caso de El Carmen de Viboral, no se cuenta con información que permita medir dichos indicadores,
el análisis que se haga se basaría simplemente en percepciones subjetivas, por ello una de las primeras
acciones para orientar adecuadamente un programa de fomento de la cultura ciudadana, sería implementar
un sistema de información unificado que permita hacer mediciones cualitativas y cuantitativas.

En principio se logra recolectar alguna información relevante:

o Según información proporcionada por la Secretaría de Tránsito y Transporte, en lo que va


corrido del año se han inhabilitado 60 licencias de conducción, por manejar bajo efectos del
alcohol
o Al interior de la zona urbana no se respetan los límites de velocidad permitidos, como
tampoco en las vías de conexión intermunicipal y las vías rurales
o Se comenten imprudencias en la vía y de irrespetan las señales de tránsito
o Una de las principales infracciones es el parqueo en zonas no autorizadas, esto además de
ir en contra de la norma, genera obstrucción de la vía, aumenta la probabilidad de accidentes
y afecta negativamente la movilidad

130
A partir del año 2015 las cifras de hechos violentos y delitos, la Policía Nacional las registra de forma unificada, recogiendo los
datos de la Fiscalía, la misma Policía, la Comisaría de Familia y el Hospital. La información que se recolecta tiene que ver con
datos sobre ubicación (zona rural o urbana) de ocurrencia del hecho, modalidad, causas, edad y sexo.
No se cuenta con información sobre el cumplimiento de las normas tributarias como tampoco concretamente
de las normas relacionadas con espacio público, en la dimensión de patrimonio común se expondrá con más
detalle lo relacionado al uso del espacio público.

2.5.2.3 Patrimonio común

Como ya se expuso en la conceptualización, en la dimensión de patrimonio común, se analizaron dos


subdimensiones, una la de espacio público y otra la de medio ambiente, recursos naturales y seguridad
alimentaria, no es del resorte del presente Plan hacer un estudio detallado de ellas, se recolectó dentro de
la información disponible, la que podría acercar el diagnostico a la situación actual, para definir
posteriormente las acciones a implementar.

Algunas situaciones sintomáticas de lo que pasa con el patrimonio común se enuncian a continuación:

 No se asume el patrimonio común como público, al tener la denominación de público, se entiende


como único responsable al gobierno local o bien el gobierno local no asume su responsabilidad
porque es de “todos”.
 Paradójicamente en algunos casos prima el interés particular sobre el interés común en la
apropiación del patrimonio que es de todos.

En el presente Plan, un indicador de Cultura Ciudadana, son las Buenas Prácticas para el cuidado del medio
ambiente, los recursos naturales y la seguridad alimentaria:

En este sentido se analizan los datos recolectados, con el fin de identificar esas buenas prácticas y detectar
los aspectos en los que hace falta.

El Carmen de Viboral ha sido reconocido regionalmente por el modelo de Manejo Integral de Residuos
Sólidos, se ha generado conciencia y buenas prácticas en la separación de residuos sólidos en la fuente.
Hace 22 años (1993) se inició un proceso de sensibilización y formación a la comunidad en torno a la
separación de residuos sólidos en la fuente, en su momento fueron asignadas unas “canecas verdes” para
la disposición de residuos orgánicos, de este proceso surge en 1994 la Cooperativa de Trabajo Asociado
Alborada, que hoy agrupa aproximadamente 76131 familias de recicladores.

Algunas acciones a destacar del trabajo de la Cooperativa Alborada132 en asocio con la empresa de servicios
públicos municipal La Cimarrona ESP y el municipio, son:

 Implementación de proyectos ambientales PRAES (proyectos ambientales escolares) y PROCEDA


(Proyectos Comunitarios de Educación Ambiental)
 Aplicación del Comparendo y Estatuto Ambiental. En lo que va corrido del 2015 se han implementado
60 sanciones pedagógicas por incumplimiento de comparendo ambiental
 Se reciclan en promedio 40 ton/mes. La recolección de material reciclable cubre tosa la zona urbana
y 30 veredas en la zona rural. También existe ruta de reciclaje para Instituciones Educativas
 Tres veces/año se recogen las bolsas y empaques de agroquímicos (con triple lavado) en las
veredas con mayor vocación agrícola, en total son 24 veredas. En lo que va del 2015 se han hecho
dos recolecciones una en mayo (3725 kilos: 3,7 ton) y otra en agosto con (3099 kilos: 3,1 ton), es
decir que en promedio en cada recolección son 3412 kilos equivalentes a 3,4 ton y al año
aproximadamente entre 9 y 10 ton.
 Se realiza el trueque ambiental, entre 2 y 3 veces por año se hace intercambio de reciclaje por
productos escolares nuevos o productos de la canasta familiar
 Limpieza de quebradas 6 – 10 fuentes por año, con adecuada disposición de los residuos.

El comportamiento de la recolección de material reciclable se observa a continuación:

131
Pedro Toro, gestor de residuos sólidos y fundador de Alborada, afirma que las familias de recicladores pueden llegar a más de
100, pues hay aproximadamente otras 28 a 30 familias de recicladores que no hacen arte de la Cooperativa. Fuente:
transcripciones de audios del proyecto “Radialistas por la paz”.
132
Información proporcionada por la cooperativa Alborada
Figura 22. Recolección de material reciclable en los últimos 5 años (2010 – 2015)

RECOLECCION ENERO 2010-JUNIO 2015

500000
400000
300000
KILOS
200000
100000
0
2010 2011 2012 2013 2014 2015

Fuente: Cooperativa de trabajo asociado La Alborada

El incremento que se observa en el material recolectado puede deberse a uno de estos dos motivos o
ambos: uno es el incremento de la población en los últimos 6 años y el otro a un incremento de las buenas
prácticas en la separación en la fuente. El decrecimiento en el año 2015 se debe a que los datos están
actualizados hasta junio. En promedio por año se recogen 323 toneladas de material reciclable (entre 2010
y 2014), distribuidos por tipo de material así: 47% papel, 23% plásticos, 17% metales y 13% vidrios.

Llama la atención el alto uso de agroquímicos que puede deducirse de las 9 toneladas en promedio de
recolección anual, teniendo en cuenta que solo se cubren 24 veredas, que no se tiene el dato exacto sobre
todos los agricultores y productores sacan los envases y plásticos, y además que como solo se recoge a
agricultores y pequeños productores de flores, se desconoce el dato de consumo de agroquímicos por parte
de los Floricutivos asociados a Asocolflores.

Con respecto a datos de seguridad alimentaria y nutrición, se tiene que de acuerdo con tamizaje realizado
en el año 2014133, del 72% de niños evaluados, el 40% tiene peso adecuado, el 31% tiene problemas
relacionados con nutrición y el 20% con obesidad y sobrepeso. En general en el municipio no existen
problemas graves de nutrición, y desde la administración se desarrollan diferentes programas que

133
Datos proporcionados por la oficina que coordina los programas de seguridad alimentaria y nutrición en el municipio.
promueven las buenas prácticas alimentarias, en niños, jóvenes, madres gestantes y lactantes, sin embargo
se deben promover mayores hábitos de consumo saludable y responsable con el medio ambiente.

Otro indicador de buenas prácticas con el medio ambiente, es el respeto de los niveles de ruido permitidos,
de acuerdo con un estudio de ruido ambiental realizado por CORNARE en el 2012, en que se analizaron 12
puntos, en sitios estratégicos del municipio incluyendo, 3 puntos de medición en la “zona rosa”, 2 en áreas
residencial y 1 en los alrededores del hospital San Juan de Dios, contemplando tanto horarios diurnos como
nocturnos (INER, 2014).

Según las mediciones, éstas superan el 75% de los Estándares Máximos Permitidos de Ruido Ambiental.

Figura 23. Diagnóstico de ruido ambiental

Diagnóstico de ruido ambiental


Norma
Clasificación del sector diurna del Medición
sector
Emisión de ruido período diurno
Sector (A) 55 70,7
Sector (B) 65 63,7
Sector (C ) 70 71
Norma
Clasificación del sector nocturna del Medición
sector
Emisión de ruido período diurno
Sector (A) 45 67,2
Sector (B) 50 63,3
Sector (C ) 55 84,7

Fuente: CORNARE, 2012/ INER (2014). *Sector A: Tranquilidad y Silencio Residencial. *Sector B: Tranquilidad y ruido
moderado y Comercial. *Sector C: Ruido intermedio restringido

2.5.2.4 Ejercicio de la ciudadanía: derechos y deberes

En este aparte no se hará un análisis detallado, en primer lugar porque no se cuenta con información
suficiente sobre estadísticas del municipio en relación con los derechos, los deberes y la cultura política y en
segundo lugar los aspectos de la Cultura Ciudadana hasta aquí analizados, aunque no enuncian
específicamente cuáles derechos se cumplen y cuáles se vulneran, cuáles deberes se cumplen y cuáles se
incumplen, se ha evidenciado en parte la situación actual en El Carmen de Viboral con respecto al ejercicio
de la ciudadanía a través de los derechos, los deberes.

Se encuentran algunos datos para Colombia, lo que puede dar una idea de la situación del país, que en
varios aspectos no dista mucho de la realidad local. Estos datos fueron obtenidos de la Encuesta Mundial de
Valores (2012)134:

 Sobre la importancia de varios aspectos en la vida de los colombianos, se pregunta por la política,
se encuentra que para el 38,2% no es muy importante y solo para el 9,8% es muy importante
 Con respecto a la participación en organizaciones voluntarias se encuentra que la mayor
participación se da en la iglesia u organizaciones religiosas con el 49,1%, le siguen organizaciones
de deportes o recreación con el 16,7%, organizaciones educativas, artísticas o musicales con el
14,8%, organizaciones ambientales y ecológicas con el 9,5%, organizaciones humanitarias o de
derechos humanos con el 7,8% y la participación más baja la tienen los partidos políticos con el 3,6%
y los sindicatos con el 2,4% de miembros activos.
 En cuanto a acciones políticas el 37,4% nunca firmaría una petición mientras que un 37,2 lo podría
hacer; un 56,2% nunca se uniría a un paro y el 30,1% lo podría hacer; el 65% nunca se uniría a una
huelga y el 26,8% lo podría hacer y finalmente el 44,4% nunca asistiría a manifestaciones pacíficas,
mientras que el 37% lo podría hacer.
 En cuanto a las posturas políticas de 1 a 10, siendo 1 posturas de izquierda y 10 posturas de derecha,
los colombianos se ubican en: 11,1% (10), 5,6% (9), 9,1% (8), 7,5% (7) y el 4,6% se ubica en el 1
(postura de izquierda)
 Para el 39,4% es absolutamente importante vivir en un gobierno democrático, mientras que solo para
el 2,6% es nada importante.
 El 75% de los encuestados manifiesta que en Colombia poco o nada se respetan los derechos
humanos, el 81,76% de las mujeres considera que en Colombia poco o nada se respetan los
derechos humanos, frente al 74,8% de los hombres.

134
Esta encuesta se aplicó por primera vez en 1981en Europa y otros países desarrollados, que se ubican fuera de este continente.
Desde entonces se aplica cada cinco años a muestras representativas nacionales en los cinco continentes. Tiene más de 250
variables, lo que permite realizar un análisis de los valores y creencias y su evolución en la población general sobre la vida política
y social de los individuos (Programa de las Naciones Unidas - PNUD, 2010)
 En cuanto al nivel de confianza en las instituciones Encuesta Mundial de Valores, para Colombia
(2012), se encuentra que el 44,6% no confía en el poder legislativo (Congreso de la república) y el
32,9% confía poco, el 37,8% tiene poca confianza en los gobiernos locales y un 35,4% en el gobierno
nacional, el 34,72% tiene poca confianza en el poder judicial, el 30,89% no tiene confianza, el 25,59%
tiene algo de confianza y solo el 8,8% confía mucho en el poder judicial, las instituciones en la que
más se confía es en las de la fuerza pública (fuerzas armadas y policía), con 45,4% y el 56,2% entre
algo o mucha confianza para la policía y las fuerzas armadas, respectivamente. Llama también la
atención que el 62,5% tiene poca o nula confianza en la televisión y el 63,1% en la prensa.

Lo anterior evidencia una débil cultura política en Colombia y un débil ejercicio de la ciudadanía, aunque no
se cuenta con la misma información para el municipio, que permita soportar las conclusiones, podría decirse
que la realidad actual local no es diferente de la realidad nacional.
En el caso de El Carmen de Viboral, se aplicó una consulta a 268 personas de 6 a 13 años, de 14 a 18 años
y de 19 a 26 años de los cuales 187 son de la zona Urbana y 81 de la zona rural, con el objetivo de Identificar
la percepción y opiniones de niños, niñas, adolescentes y jóvenes sobre el avance o no de la garantía de
sus derechos por medio de la oferta institucional del municipio135, encontrando lo siguiente:

 De los encuestados el 61% está sisbenizado, mientras que el 36% no


 El 99,9% se encuentra cubierto por un régimen de Sistema de Seguridad y Salud
 El 93% tiene agua potable
 El 87% actualmente estudia
 El 77% practica algún deporte (futbol, baloncesto, patinaje, natación, danza, entre otros)
 El 63% de los encuestados manifiesta que su opinión es tenida en cuenta por los padres
 El 8% manifiesta haber sido maltratado
 De los adolescentes y jóvenes encuestados solo el 32% participa en actividades juveniles y el 60%
no lo hace
 El 61% de los infantes, adolescentes y jóvenes manifiesta dice desconocer la Ley 1098 de 2006 que
es el Código de Infancia y Adolescencia.

135
Información proporcionada por la oficina de Seguridad Alimentar y nutrición.
En cuanto al ejercicio del derecho al voto en las pasadas elecciones (2015) el 68% de las personas
habilitadas para votar lo hicieron, es mayor comparado con Antioquia que lo hizo el 53,3% de los habilitados.
Y también se incrementó con respecto a las votaciones presidenciales del 2014 que fue del 56,2%.

Aunque la encuesta de sondeo hecha a niños, adolescentes y jóvenes arroja algunos datos importantes, es
necesario profundizar en varios temas relacionados con la cultura política, el ejercicio y respeto de los
derechos y el cumplimiento de los deberes. Los hallazgos que se presentarán más abajo en la priorización
de la problemática obedecen a percepciones del equipo consultor basadas en conversaciones con los
habitantes del municipio, líderes sociales y comunitarios y con los datos de la Encuesta Mundial de Valores.

De acuerdo con lo expuesto, se presenta en la siguiente tabla un resumen de las principales acciones,
actitudes, comportamientos y prácticas favorables y desfavorables en el marco de la cultura ciudadana.

Figura 24. Acciones, actitudes, comportamientos y prácticas de la Cultura Ciudadana local

Dimensiones de Acciones, actitudes, comportamientos y Acciones, actitudes, hechos, comportamientos y


análisis de la prácticas desfavorables prácticas favorables
cultura ciudadana
Arraigo y Cambio en las tradiciones, hábitos y Los procesos de retorno y la voluntad de las
apropiación costumbres individuales, familiares y familias por hacerlo, es el paso inicial para
ciudadana del sociales promover el arraigo.
territorio Sentimiento y actitud de no identidad y no El liderazgo de habitantes rurales que han
pertenencia ayudado a sus comunidades a resistir en medio del
Malas prácticas culturales y sociales por conflicto
parte de habitantes, habitantes temporales Proyectos de vida enfocados al aprovechamiento
y foráneos sostenible de la tierra y la convivencia en armonía
con los recursos naturales
Convivencia La presencia de hechos violentos como Pese a los hechos violentos registrados en los
violencia intrafamiliar, violencia sexual, últimos 8 años, los habitantes del El Carmen,
intento de suicidio y homicidios. perciben el municipios como un territorio tranquilo
La vulneración de la integridad de la mujer y Disminución de algunos hechos violentos en el
los menores de edad, la mayoría de las 2014 y lo que va del 2015
víctimas de la violencia intrafamiliar y El trabajo en comunidad y el sentido de
violencia sexual son mujeres o menores de solidaridad, presente con mayor fuerza en la zona
edad. rural y algunos barrios
La transgresión de la norma no solo puede Mejoramiento de la calidad de la información: a
afectar al estado y los bienes públicos, sino partir del año 2015 se ha unificado la
también a los conciudadanos sistematización de la información, la Policía
Aunque no se ha medido, existe percepción Nacional lleva un registro unificado de los datos de
de inseguridad en la comunidad, Fiscalía, Policía, Comisaria de Familia y Hospital,
especialmente en las zonas urbanas o además se hace una caracterización más
veredas donde se han presentado hechos detallada del hecho
violentos y hurtos Existe el acuerdo municipal 024 de 2009. Por el
El conflicto armado, los hechos violentos y cual se establecen las Juntas Zonales de
los factores de riesgo van generando una Seguridad y Convivencia Ciudadana
fragmentación en la vida en comunidad
El asentamiento en el municipio de nuevos
habitantes foráneos, en algunos casos
genera prevención, desconfianza, lo que
debilita la convivencia.
Patrimonio común Quema del tallo de hortensia de residuos Implementación de Proyectos de educación
sólidos en algunas zonas rurales ambiental escolares y comunitarios
Contaminación de las fuentes hídricas Manejo Integral de Residuos Sólidos con
No respeto del retiro reglamentario a las separación en la fuente. Conciencia de la
fuentes hídricas adecuada separación
Deforestación por expansión de la frontera Adecuada disposición de los envases se
agrícola agroquímicos por parte de quienes los consumen
Ubicación de floricultivos cerca a las y quienes los recolectan
Instituciones Educativas Limpieza de quebradas
No se implementan cercos vivos Pequeños grupos de productores orgánicos
Disposición de aguas residuales emergentes
directamente a las fuentes hídricas (La Organizaciones y colectivos que promueven la
Madera, La Cimarrona producción orgánica (Hojarasca Cultura Orgánica,
Contaminación por escombros APROECO)
Alto consumo de agroquímicos (9 ton aprox. Campañas puerta a puerta sobre separación en la
en 2015) fuete y campañas de post consumo
Los foráneos, la población flotante incluida
los veraneantes no siempre separan en la
fuente
Prácticas que incrementan los niveles de
ruido por encima de los estándares
permitidos
Ejercicio de la Baja participación en organizaciones Incremento en el ejercicio del derecho al voto
ciudadanía: sociales y comunitarias Grupos y organizaciones de jóvenes, emergentes
derechos y Desinterés por participar en acciones con actitud positiva haca la acción y participación
deberes políticas y sociales política
Desconocimiento de los derechos humanos Existencia de instancias de participación social,
Primacía en algunos habitantes del interés comunitaria y cultural
particular por en encima del interés común Actitud crítica de algunos jóvenes y adolescentes
Vulneración de derechos humanos Compromiso de algunos profesores de trascender
Desinterés en el cumplimiento de algunos su enseñanza hacia la motivación de la
deberes participación
En algunos habitantes e industrias prima el
interés por el desarrollo económico
desconociendo las otras dimensiones del
desarrollo sostenible
En el marco del conflicto armado se han
cometido crímenes de lesa humanidad
Se percibe un desconocimiento de la cultura
política, el significado de la democracia
Fuente: elaboración propia

2.5.3 Análisis y priorización de problemas

Para el caso de El Carmen de Viboral para analizar y priorizar la problemática, se definieron las siguientes
dimensiones de la cultura ciudadana:

 Arraigo y apropiación ciudadana del territorio


 Convivencia}
 Patrimonio común
 Ejercicio de la ciudadanía a través de los derechos y los deberes

Se identifica como problema principal: Bajo fomento de la cultura ciudadana y el adecuado ejercicio de
la ciudadanía para la construcción de un territorio para el buen vivir, por supuesto, ello sin desconocer
las acciones y buenas prácticas que en ese sentido se han desarrollado en el municipio. Esta problema
pretende evidenciar las acciones que deben desarrollarse en el próximo decenio para la construcción
colectiva de un territorio para el buen vivir. Las causas principales de este problema son:
 Desarraigo y poca apropiación ciudadana en el territorio

 Dificultad para convivir en comunidad

 Poco respeto por el patrimonio común

 Debilitamiento del ejercicio de la ciudadanía por el incumplimiento de deberes y el no ejercicio de los


derechos

En la siguiente gráfica se presentan las relaciones de causalidad de los principales problemas

Figura 25. Análisis y priorización problemas cultura ciudadana

Fuente: elaboración propia


2.5.4 Retos y conclusiones:

 Durante el desplazamiento forzado ocurrido, esto llevo al sujeto a sentirse perseguido, amenazado
y desarraigado, ya que a nivel geográfico se deja de habitar un territorio, a nivel cultural se pierden
los referentes simbólicos construidos por las comunidades y a nivel afectivo se rompe con los
vínculos familiares y sociales, creando una modificación forzada de los estereotipos impuestos
culturalmente del ser hombre y del ser mujer. En este sentido se genera una afectación
biopsicosocial que perjudica la adaptación al nuevo medio al que se ve enfrentado (oficina municipal
de víctimas, 2015)
 En relación con los campesinos al trasladarse de sus tierras a las zonas urbanas genera altos niveles
de vulnerabilidad, sus limitantes económicos, el cambio de ambiente laboral y social, el escaso
conocimiento del medio urbano y el miedo a ser discriminado, amenazado o asesinado, (así como
las condiciones de prejuicio del entorno que lo recibe) hacen que el desplazado asuma un patrón de
dependencia, afectando su autoestima, su percepción de seguridad y confianza en sí mismo y de su
capacidad como actor social, económico y político (lo que aumenta sus niveles de ansiedad). Ya en
el plano cultural, el cambio brusco también tiene como efecto el desarraigo, una extrañeza afectiva
frente al medio que lo recibe y la pérdida de lo que se tenía: amigos, costumbres, trabajo, entre otros
(oficina municipal de víctimas, 2015)
 Aspectos relacionados con la seguridad como el desminado y no presencia de grupos armados
ilegales, así como proyectos productivos, servicios básicos (agua potable y energía eléctrica) y
garantía de derechos, favorecen el retorno. En ese sentido también es necesario implementar
procesos y programas que promuevan la permanencia, arraigo y apropiación luego del retorno.
 La creación del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, debería ser una prioridad para el gobierno
del próximo cuatrienio 2016 – 2019, puesto que sería una estrategia necesaria en el posconflicto,
para la contribución a los procesos de retorno, no repetición de hechos violentos en el marco del
conflicto armado y la recuperación del arraigo.
 Medir y mejorar la actitud, motivación y justificación frente a la norma y la ley, es complejo en un país
como Colombia, pues es sabido que con frecuencia se vulneran los derechos, se cometen injusticias,
que existen grandes brechas e inequidades sociales y además que la corrupción permea las
instituciones, esta realidad hace que se pierda la confianza en la institucionalidad, situación que se
refleja también en el ámbito local puesto que el sistema político, democrático y de justicia es uno
solo. Por tanto además de pretender incidir en las percepciones, actitudes, motivaciones y
justificaciones de los ciudadanos frente a la norma y la ley, se debe incidir en las instituciones
públicas locales para que exista correspondencia con dicho fin.
 Tal como lo evidencian los Planes de Vida para la Reconciliación “Para que la vida digna sea posible”
(2010) y los diagnósticos que se hacen desde los programas de Seguridad Alimentaria y Nutricional
del municipio, la comunidad está demandando la implementación de Buenas Prácticas Sostenible
en el cultivo de productos para el consumo humano y floricultivos, como implementar la producción
orgánica y/o más limpia.
 Se requiere el incremento de Buenas Prácticas ciudadanas con el medio ambiente, relacionadas con
el Manejo Integral de Residuos Sólidos y el implemento de prácticas nuevas para la disminución de
la contaminación de recursos naturales, auditiva y del aire.
 Existe un reto grande para el municipio y es lograr incrementar el conocimiento de la cultura política
y el ejercicio de la ciudadanía, los ciudadanos de El Carmen de Viboral debemos tener un papel más
activo y mayor incidencia en las decisiones administrativas y políticas. Se debe recobrar la confianza
en las instituciones y un buen ejercicio de los derechos y adecuado cumplimiento de los deberes
ciudadanos.
 El fomento de la cultura ciudadana debe hacerse de forma sistemática y articulada, las acciones
puntuales aunque contribuyen, algunas veces lleva a la duplicación de esfuerzos o desconocer si
las acciones se implementan está produciendo los resultados esperados. El reto para los propósitos
del Plan, será el cumplimiento de los cuatros aspectos descritos para el éxito de una política o
programa de cultura ciudadana, estos son: 1. Contar con sistemas de información sobre actitudes,
percepciones y comportamientos; 2. Generar procesos de agencia cultural de manera focalizada y
creativa; 3. Realizar procesos de retroalimentación con los ciudadanos; y 4. Entender estos procesos
como acciones colectivas.
Segunda Parte
3 PLAN MUNICIPAL DE CULTURA 2016 – 2026 EL CARMEN DE VIBORAL,
UN TERRITORIO PARA EL BUEN VIVIR

3.1 Visión

Para el 2026, el municipio de El Carmen de Viboral, será un territorio que valora, conserva, salvaguarda y
protege su patrimonio cultural y natural como parte de su acervo identitario, que posibilita la expresión y
proyección de las diversas manifestaciones artísticas y culturales a partir del reconocimiento de sus
identidades locales y de los derechos culturales que las asisten, permitiendo la existencia de relaciones
armoniosas entre las personas y las comunidades que privilegian el diálogo, la comunicación y la
participación para acordar propósitos colectivos acerca de cómo vivir y habitar sus lugares; donde prevalece
el principio del bien común en el acceso y uso de los bienes y recursos económicos, naturales, culturales y
ambientales entre sus pobladores rurales y urbanos, hombres y mujeres, que reconocen y valoran la cultura
como factor de su desarrollo humano, social, económico, urbanístico y territorial.

3.2 Principios
 Identidad
 Libertad
 Participación
 Equidad

3.3 Planteamiento estratégico y formulación

La metodología de formulación, se basó en uno de los lineamientos del marco lógico que consiste en partir
del árbol de problemas, y convertir los problemas en soluciones, a través de objetivos, resultados y
actividades, según sea la ubicación del problema o solución en las relaciones de causalidad. Para la
formulación del Plan Municipal de Cultura 2016 – 2026, se hizo una adaptación de la metodología de marco
lógico a las metodologías propuestas por el Departamento de Planeación Nacional, la lógica aplicada se
presenta en el siguiente gráfico:
Problema
Eje estratégico y Objetivo principal
General

Problemas Problemas causales


Programas causales

Problemas Problemas Problemas Problemas Problemas


Objetivos específicos causales causales causales causales causales

Líneas de acción

Fuente: elaboración propia

3.3.1 Eje estratégico 1 (estructurante): Fortalecimiento del Sistema Municipal de Cultura

El tema de la planificación de la cultura no ha sido lo suficientemente abordado al interior de los diferentes


escenarios de discusión cultural, ha sido apoyado más bien como una disposición “administrativa” de los
entes públicos bajo el entendido de desarrollar programas culturales como resultado de una asignación
impuesta.

Muy lejos de este supuesto y contrario al mismo, hay que decir que la planeación cultural involucra
justamente la organización e incorporación de diversos agentes sociales y esferas de acción pública y privada
con el fin de realizar unos objetivos estratégicos culturales que reflejen los diferentes intereses de las
comunidades y los diversos objetivos generales de un territorio.

Así pues, es conveniente señalar que mientras el primero en un intento de “Planificación de la Cultura”, ha
tendido a encasillar a la cultura dentro de un enfoque sectorial, como si ésta fuese un trozo, una pieza o un
fragmento que conforma una de las partes del desarrollo territorial, y que por ende ha orientado
especialmente sus diferentes esfuerzos al desarrollo de los diversos campos artísticos (danza, teatro,
música, etc…), la segunda acepción, la “Planeación Cultural” procura definir un punto de partida para
impulsar el desarrollo y armonizar éste con las tradiciones, las creaciones, las prácticas, las aspiraciones,
los gustos y la sensibilidad de los diferentes grupos que viven el territorio. En definitiva las formas de ser y
habitar un territorio, desde lo individual y colectivo.

Es posible entender la planeación cultural como el uso estratégico e integral de los diferentes “recursos
culturales” que poseemos para proponer soluciones y promover las potencialidades que están en contacto
con la cultura local, el territorio y sus habitantes, y es en este sentido que se dispone aquí establecer unos
parámetros de agrupación y análisis de información como estructura para la implementación del Plan
Municipal de Cultura, denominado Sistema Municipal de Cultura –SMCu-.

Este ejercicio aspira a ensanchar el alcance de esta política cultural municipal en sus ámbitos de actuación,
procurando mantener como horizonte fundamental la visión estratégica del territorio, la identidad cultural
como base e impulso de las transformaciones sociales, la vinculación en su ejecución desde los diferentes
actores comunitarios con capacidad de iniciativa, y la articulación de actores públicos y privados en torno a
un proyecto colectivo que apuesta por distinguir a la cultura como el aglutinante estratégico que logra irradiar
todos los procesos e iniciativas a promoverse en El Carmen de Viboral y consolidan a la cultura como motor
de desarrollo local.

3.3.1.1 Programa 1: Fortalecimiento de las capacidades y articulación de las instancias culturales

Objetivo general
Articular y coordinar estrategias y competencias de corresponsabilidad entre las instancias que planifican,
fomentan, desarrollan, financian, forman, informan, fortalecen y promueven actividades culturales y artísticas
en el territorio.

Objetivos específicos
 Promover la apropiación de las instancias públicas y actores del SMCu en la dinamización de la cultura
 Fortalecer la consolidación y generación de alianzas entre las diferentes instancias que conforman el
SMCu para el fomento y la dinamización de la cultura municipal
 Mejorar las condiciones de carácter técnico, administrativo, jurídico, económico y de infraestructura
apropiada para el desarrollo de la formación, la creación, la producción, la difusión, la preservación, la
apropiación social y el ejercicio de una ciudadanía cultural.
 Extender el fomento y la dinamización cultural hacia todo el territorio y los diferentes grupos
poblacionales.

Líneas de acción
1) Estructurar un organigrama organizacional que establezca competencias y responsabilidades de los
actores institucionales que integran el SMCu
2) Crear un observatorio cultural que visibilice, promueva la integración y cooperación entre los diferentes
actores que integran el SMCu
3) Implementar un programa de fortalecimiento a los emprendimientos creativos municipales como
mecanismos de desarrollo económico y social
4) Promover la generación de políticas y normativa para incentivar la promoción de iniciativas y actividades
orientadas al fortalecimiento de la cultura local
5) Realizar estudios que permitan determinar el impacto social y económico de la cultura en el territorio
6) Implementar un programa de inversión social para crear, restaurar, habilitar, adecuar, ampliar, dotar,
modernizar y diversificar la infraestructura cultural e incorporar a ellas el patrimonio ambiental,
arquitectónico y urbano.

3.3.1.2 Programa 2. Espacios de concertación y gestión social de las políticas culturales

Objetivo general
Fortalecer una mayor eficiencia y eficacia de los procesos de participación ciudadana en los espacios de
concertación y de gestión social de las políticas culturales en el territorio

Objetivos específicos
 Fortalecer la participación activa y amplia de las instancias, los agentes culturales y la ciudadana en
general en los espacios de participación ciudadana
 Mejorar la capacidad de diálogo y de concertación entre los diferentes actores que integran el SMCu

Línea de Acción
1) Cualificar la gestión de la secretaria técnica en el Consejo Municipal de Cultura CMCu
2) Implementar un Plan de Trabajo y Mejoramiento de la gestión del Consejo Municipal de Cultura
CMCu y la Asamblea Municipal de Cultura AMCu como espacios de participación ciudadana
3) Generar acciones de articulación de los espacios de participación cultural con otros procesos de
participación territorial
4) Fortalecer la participación ciudadana para implementar y documentar los procesos de apoyo, control
y seguimiento de las políticas culturales municipales.

3.3.1.3 Programa 3. Articulación interinstitucional y fortalecimiento de los procesos de planeación,


financiación, formación e información cultural

Objetivo general
Implementar estrategias de articulación interinstitucional y el fortalecimiento de los procesos de planeación,
financiación, formación e información cultural.

Objetivos específicos
 Articular el Plan Municipal de Cultura con los diferentes planes sectoriales y de desarrollo municipal
 Fortalecer la gestión de fuentes de financiación en la esfera pública y privada, en el ámbito nacional e
internacional
 Formular agendas colectivas de trabajo interinstitucional entre las instancias territoriales
 Desarrollar estrategias comunicativas que permitan generar canales de información, interacción y
consulta permanente con la ciudadanía articulados con el Sistema de Información Cultural

Líneas de acción
1) Generar mecanismos que permitan dar transversalidad a las políticas culturales desde el enfoque
de cultura y desarrollo con los diferentes ejercicios de planificación municipal
2) Crear un sistema de financiación de la cultura y redes de cooperación pública, comunitaria, privada,
mixta, nacional e internacional
3) Impulsar la creación de alianzas con cofinanciadores del sector cultural a nivel nacional e
internacional
4) Promover la apertura de espacios de dialogo e interacción con los agentes y procesos de desarrollo
en el territorio
5) Activar procesos de participación ciudadana directos que fortalezcan la gobernanza cultural en el
territorio.
3.3.1.4 Programa 4. Gestión del conocimiento

Objetivo general
Fortalecer la gestión del conocimiento cultural municipal

Objetivo especifico
 Mejorar las capacidades técnicas y administrativas de las instancias que integran el SMCu para
documentar sus procesos
 Implementar iniciativas de caracterización de agentes y dinámicas culturales presentes en el municipio
 Implementar procesos de planeación permanente, estudios sobre el sector, investigaciones sobre
cultura, evaluación y seguimiento a los indicadores del Plan, y divulgación de los procesos

Líneas de acción
1) Generar alianzas y convenios de cooperación con grupos y centros de investigación universitarios, y
convocatorias específicas de acuerdo con las necesidades del desarrollo cultural municipal
2) Promover diferentes estudios, investigaciones e intervenciones que permitan fortalecer los mecanismos
de medición de los resultados e impactos de la cultura en el desarrollo territorial
3) Implementar un sistema de Información, interacción y consulta que permita a las instancias que
integran el SMCu usarlo como herramienta para la gestión de la información sobre el territorio hacia
una mayor pertinencia e incidencia de su quehacer cultural.

4) Fortalecer los procesos de sistematización de experiencias culturales

5) Poner en marcha mecanismos para la de Identificación y visibilización de las prácticas culturales.

3.3.2 Eje estratégico 2. Desarrollo del ciclo socio cultural: Formación, Creación, Producción,
Circulación y Apropiación Social

Este eje estratégico acoge el conjunto de actividades relacionadas con el ciclo socio cultural:

 Formación: Se desarrolla a partir de talleres o cursos en torno a la sensibilización del conocimiento


de las áreas artísticas, a fin de fortalecer las competencias creativas y propiciar la formación integral
para el conocimiento y práctica de las disciplinas artísticas.
 Creación: Podría concebirse como una forma de lenguajes que conllevan un acto comunicativo
donde se transmiten emociones e ideas a partir de las diferentes expresiones artísticas.
 Producción: Obra o pieza artística que se convierte en vehículo de expresión o comunicación, en
algunos casos es producto de la percepción de una realidad o la imaginación, ésta facilita la reflexión
y posee un carga estética y simbólica fuerte.
 Circulación: Es el momento en el cual se exhibe o se divulga la producción artística, esta circulación
puede realizarse a través de diferentes medios y de acuerdo a cada práctica artística. Su finalidad
es informar, sensibilizar y divulgar ante las distintas comunidades.
 Apropiación Social: Son la relaciones que ocurren en el territorio y que implican el conocimiento
de la producción artística, donde la obra es reconocida y apropiada para la reafirmación de la
identidad territorial, tiene que ver con el acceso a bienes o servicios culturales y artísticos. La
apropiación de se da a partir de procesos de formación y divulgación que incentivan la participación
activa de las comunidades.

Con el fin de garantizar el acceso a los bienes y servicios, el mejoramiento de las condiciones de
sostenibilidad de los actores culturales y a fin de estimular y potenciar los procesos de creación, producción
y circulación artística y cultural.

Los agentes culturales que se recogen en la presente línea son todos los artistas, gestores culturales,
corporaciones culturales, grupos organizados e informales, colectivos, emprendimientos productivos y/o
creativos y todos aquellos actores dedicados a la creación artística, con la finalidad de afianzar los espacios
de reconocimiento e intercambio de producciones y saberes culturales.

Finalmente la apuesta de la línea Desarrollo del ciclo socio cultural: Formación, Creación, Producción,
Circulación y Apropiación Social tiene como propósito impulsar la apropiación social de contenidos
artísticos y culturales desde y para los agentes e instancias culturales locales.

A continuación se relacionan los programas, las líneas de acciones y las metas de la línea:
3.3.2.1 Programa 1. Procesos de Formación e iniciación en Artes

Objetivo general
Articular los procesos de formación e iniciación en artes desde la proximidad, los acuerdos y acciones
comunes entre los agentes e instancias culturales.

Objetivos específicos:
 Mejorar la interlocución y articulación entre los agentes para atender la demanda local desde
acuerdos y acciones comunes.
 Ampliar la intervención pública desde las instancias que integran el Sistema Municipal de Cultural
para propiciar acciones de proximidad y articulación.

Líneas de acción:
1) Implementar un Plan de Relacionamiento Institucional enfocado en la identificación, caracterización y
análisis de capacidades y potencialidades de los agentes culturales locales
2) Gestionar el relacionamiento entre actores y agentes culturales públicos y privados para la construcción
de proyectos comunes basados en convenios, alianzas y relaciones de colaboración y cooperación.
3) Fortalecer la capacidad de administración, operación e innovación de los agentes culturales para la
autogestión y la sostenibilidad.
4) Implementar estrategias para el apoyo a los emprendimientos productivos y creativos.

3.3.2.2 Programa 2: Procesos de creación artística con identidad local y memoria colectiva

Objetivo general
Incentivar la creación artística para contribuir en la construcción de identidades locales y aportar en la
apropiación de la memoria colectiva.

Objetivos específicos:
 Promover el arte como herramienta que contribuye a la transformación social y cultural.
 Facilitar el acercamiento del arte a las demandas sociales y sentidos locales reconociendo y
valorando la diversidad.
Líneas de acción:
1) Reconocer la diversidad local desde las prácticas artísticas.
2) Conocer las necesidades y potencialidades del territorio desde las prácticas artísticas.
3) Reconocer y valorar las expresiones rurales y las prácticas y culturas urbanas.

3.3.2.3 Programa 3. Producción artística a partir de la diversidad de prácticas artísticas locales.

Objetivo general
Fomentar la producción artística en condiciones de equidad para el reconocimiento de la diversidad cultural
y creativa.

Objetivos específicos:
 Crear estímulos y/o becas para la financiación de iniciativas creativas a nivel local.
 Fortalecer la capacidad de gestión de los agentes culturales para el acceso a diversas fuentes de
financiación públicas y privadas del nivel regional, nacional, e internacional.

Líneas de acción:
1) Apoyar la proyección y planeación de los procesos creativos y artísticos.
2) Capacitar y acompañar técnicamente a los agentes culturales para la gestión de recursos humanos,
materiales, técnicos y financieros.

3.3.2.4 Programa 4. Circulación artística para la pluralidad.

Objetivo general
Facilitar una circulación artística que garantice la pluralidad y la diversificación de las prácticas artísticas y
culturales para el reconocimiento de las identidades locales.

Objetivos específicos
 Ampliar la producción de las diversas manifestaciones artísticas que fomente la pluralidad.
 Promover espacios de articulación e integración local y regional desde y para los agentes culturales
 Fortalecer el vínculo y coordinación entre las instancias públicas, los agentes y los espacios
culturales en el territorio para la efectiva circulación artística
Líneas de acción:
1) Propiciar la innovación social en el quehacer artístico.
2) Promover la producción y facilitar circulación de las prácticas artísticas y culturales desde la articulación
e integración local y regional.
3) Diseñar e implementar Políticas públicas con enfoque diferencial de acuerdo a las manifestaciones
artísticas y culturales y a las diversas poblaciones practicantes

3.3.2.5 Programa 5. Apropiación social para una ciudadanía cultural

Objetivo general
Propender por la apropiación social y la participación para el fortalecimiento de una ciudadanía cultural que
reconozca las expresiones tradicionales y la investigación social y cultural local.

Objetivos específicos
 Favorecer el enlace de las prácticas artísticas y las culturales para el fortalecimiento de las
identidades locales.
 Promover procesos de formación de públicos para la pluralidad y la innovación social y cultural
 Identificar y transmitir las tradiciones y conocimientos locales para el reconocimiento y valoración de
las memorias colectivas.
 Implementar estrategias para conservar las tradiciones, prácticas y los conocimientos ancestrales
y tradicionales.
 Contribuir en el fortalecimiento de los procesos de enculturación para la integración de prácticas
tradicionales, culturales y emergentes.

Líneas de acción:
1) Investigar y divulgar las prácticas culturales para la conservación de los conocimientos tradicionales y
ancestrales.
2) Innovar en mecanismos para la trasmisión de las prácticas culturales y rurales
3) Promover una mayor valoración de los conocimientos tradicionales y populares como prácticas
generadoras de valor cultural
4) Resignificar las prácticas culturales para la generación de encuentros y memorias colectivas.
5) Propiciar mecanismos sociales, ciudadanos y creativos para el fortalecimiento de los procesos de
enculturación desde la convivencia respetuosa de las prácticas culturales tradicionales y las nuevas en
el territorio producto de la transculturación

3.3.3 Eje estratégico 3. Procesos de comunicación y participación para la gestión del desarrollo
local sostenible

En este eje estratégico del plan, donde abordamos gruesamente el ejercicio de comunicación y participación
en lo local, partimos de reconocer los espacios y mecanismos de comunicación con los que cuentan los
carmelitanos, así como la necesidad de que este proceso de encuentro e intercambio que nos hace seres
humanos se vea como un ejercicio ligado permanentemente a la cultura y como el proceso ciudadano que
posibilita la incidencia y el cambio social.

Aquí pretendemos que la comunicación dialogue con la cultura, con los procesos de participación, los medios
de comunicación local y los escenarios dispuestos para la incidencia ciudadana; a partir de cuatro programas
que integran este eje con un propósito de construcción sociocultural.

Los actores vinculados directamente a este ejercicio son los medios de comunicación comunitarios, los
medios de comunicación impresos y virtuales privados, la institucionalidad y sus plataformas de
comunicación y visibilidad y los ciudadanos que participan en diferentes espacios de encuentro comunitario.

Es este ejercicio es importante resaltar el desinterés de la mayoría de los medios de comunicación locales
en la construcción de este plan, pues no se vincularon en los escenarios a los que fueron convocados como
actores que aportan al desarrollo local; aspecto que posiblemente evidenciará vacíos en este ejercicio de
planificación cultural del territorio.

3.3.3.1 Programa 1. Medios de comunicación local para la incidencia y el cambio social.

Objetivo general:
Aportar en el mejoramiento de los medios de comunicación locales para que estos contribuyan tanto en la
transformación sociocultural para el bienestar colectivo, como en la conservación de la memoria histórica
local.
Objetivos específicos:
 Impulsar el fortalecimiento de las dinámicas e impactos socio-culturales de los medios de
comunicación comunitarios, escritos y virtuales en el escenario local.
 Promover la implementación de un sistema de gestión del conocimiento en los medios locales.
 Fortalecer capacidades ciudadanas para la interlocución y el accionar directo frente a medios y
escenarios de comunicación

Líneas de acción:
1) Diseñar e implementar una estrategia de alianzas entre los agentes académicos, públicos, sociales y
privados que involucre acciones conjuntas para el mejoramiento de los contenidos, la producción y los
alcances de los medios de comunicación locales (pasantías profesionales e intercambios).
2) Potenciar el direccionamiento estratégico-comunitario de los medios de comunicación locales, hacia su
crecimiento y sostenibilidad económica, social y cultural (Redes de apoyo).
3) Formular un plan de formación para medios, periodistas, comunicadores y productores que permita el
desarrollo de contenidos comunicativos innovadores, con pertinencia social y calidad técnica (Cátedra
en formación política, investigación, historia y cultura local).
4) Generar un instrumento de información virtual local que permita documentar la producción sociocultural
de los medios de comunicación locales y que garantice su circulación y uso social.
5) Contribuir a la conformación de comités ciudadanos interlocutores y veedores de los contenidos
producidos en lo local para potenciarlos (creación del defensor televidente, lector u oyente y/o
observatorio de medios).

3.3.3.2 Programas 2: Circulación de sentidos y contenidos comunicativos para el reconocimiento


de las identidades, la apropiación y la memoria colectiva.

Objetivo general:
Impulsar espacios de encuentro y producción de contenidos comunicativos locales, por parte de los
agentes/actores sociales, para el reconocimiento de las identidades y la memoria colectiva.

Objetivos específicos:
 Impulso a los espacios de encuentro comunitario para el reconocimiento y el intercambio de saberes
y experiencias entre carmelitanos.
 Incentivar la producción de contenidos comunicativos en lo local.
 Apoyar la investigación y documentación de los asuntos, historias, personajes y dinámicas locales.
 Visibilizar los procesos y la producción cultural local de manera masiva.

Líneas de acción:
1) Acompañar espacios de encuentros e intercambio cultural en lo rural y lo urbano donde se comparten
los saberes y experticias de personajes locales, así como la música, gastronomía, artesanía, artes y
diversas prácticas.
2) Generar un programa de estímulos a la producción de contenidos comunicativos para el reflejo de los
procesos creativos locales (escritos, sonoros, visuales, audiovisuales, artísticos).
3) Apoyar las dinámicas de investigación cultural local, para que se realicen de manera permanente y
puedan ser insumo para los medios de comunicación local y procesos de memoria de la historia
carmelitana.
4) Liderar estrategias que permitan el almacenamiento de información local y el cuidado de espacios que
guardan parte de la historia municipal. Ej.: Centro de historia, archivo municipal, Centro de
documentación teatral, productos realizados por colectivos de comunicación o profesionales interesados
en la dinámica municipal.
5) Articular la producción local a los medios de comunicación, espacios y plataformas de visibilidad que
garanticen circulación y acceso por parte de un mayor número de carmelitanos.

3.3.3.3 Programas 3: Dinámicas y movimientos socioculturales para la incidencia y el cambio


social.

Objetivo general:
Vincular dinámicas, movimientos socioculturales y comunitarios como ejercicios ciudadanos visibles en lo
local por sus aportes a la construcción de tejido social.

Objetivos específicos:

 Articular espacios, procesos de comunicación alternativa y movimientos socioculturales generados en lo


local.
 Fortalecer movimientos sociales y sus líderes para el impulso y la continuidad de las dinámicas sociales,
culturales y comunitarias que promueven.
 Impulsar campañas ciudadanas enfocadas en promover la participación e incidencia en los asuntos
locales.

Líneas de acción:
1) Facilitar la articulación de colectivos culturales, procesos de producción y comunicación y movimientos
sociales y comunitarios a los espacios promovidos por las instancias oficiales.
2) Crear una estrategia que permita acompañamiento, vínculo y acciones conjuntas entre los colectivos
artísticos, culturales y comunitarios independientes y la oficialidad en el sector cultural.
3) Promover escenarios para la formación, participación y el debate de los asuntos de interés local, regional
y nacional (Cátedras, foros, conversatorios) que vinculen las dinámicas que se gestan en el municipio.
4) Visibilizar los procesos y la producción independiente de diversos movimientos sociales, así como las
iniciativas que se van consolidando como ejercicios ciudadanos para la incidencia y la defensa del
territorio.
5) Realizar campañas de cultura ciudadana que permitan promocionar o potenciar la participación de los
carmelitanos en escenarios locales, a través de los medios de comunicación y los espacios de encuentro.

3.3.3.4 Programas 4: Fortaleciendo la comunicación institucional – territorial.

Objetivo general:
Fortalecer los procesos, estrategias y medios de comunicación y difusión con los que cuenta el Instituto de
Cultura de El Carmen de Viboral.

Objetivos específicos:
 Realizar una planeación estratégica de la comunicación ligada a los procesos culturales.
 Brindar formación para la producción de contenidos como parte de la oferta cultural del Instituto de
Cultura.
 Fortalecer la producción de piezas y contenidos comunicativos del ente articulador de la cultura.

Líneas de acción:
1) Realizar una campaña de divulgación y apropiación del Plan de Desarrollo Cultural Municipal.
2) Construir y ejecutar una estrategia de comunicación cultural que vincule todos los programas propuestos
en el Plan Municipal de Cultura “2016-2026” y que desde un tratamiento diverso permita la inclusión
poblacional.
3) Realizar una constante producción y visibilidad de los procesos, la historia, los acontecimientos, la
agenda cultural y artística y el sector cultural.
4) Definir las piezas y contenidos comunicativos habilitados para compartir la producción local, desde el
Instituto de Cultura (plataformas web, publicación de periódico cultural municipal, programas televisivos
y radiales que retomarán acciones del pasado).
5) Realizar un plan de medios para garantizar la difusión y visibilidad de los procesos culturales y artísticos
locales.
6) Apoyar la publicación y circulación de creaciones carmelitanas (obras artísticas realizadas por
carmelitanos o habitantes del municipio).
7) Vincular los medios de comunicación locales para que acompañen la dinámica cultural municipal.
8) Incentivar la conformación de una mesa de comunicación local que se vincule a los procesos culturales
de la localidad.
9) Incorporar un programa de formación en producción de contenidos que cobije lo urbano y promueva
procesos (como colectivos de comunicación) en lo rural.
10) Sistematizar la producción cultural en un archivo del Instituto de Cultura (discoteca, videoteca, archivos
de prensa y otros contenidos).

3.3.4 Eje estratégico 4. Apropiación social del patrimonio cultural

Tal como se evidenció en el diagnóstico, el principal reto hoy para el municipio de El Carmen de Viboral, en
el campo del Patrimonio Cultural, es lograr su apropiación social.

La apropiación es un derecho y un deber de la ciudadanía, que para el caso del patrimonio cultural se
manifiesta en su conocimiento, valoración, protección, salvaguardia, difusión/divulgación, transmisión y
sostenibilidad, es decir en su gestión integral.

Este eje estratégico define los programas, objetivos y líneas de acción que es necesario ejecutar en el
decenio para la gestión integral del patrimonio cultural con el fin de lograr su apropiación social. Los
programas coinciden con las líneas de acción que define la Política para la Gestión, Protección y
Salvaguardia del patrimonio cultural, estos son:

 Formación y divulgación del patrimonio cultural


 Conocimiento y valoración del patrimonio cultural
 Gestión para la conservación, salvaguardia, protección, recuperación y sostenibilidad del patrimonio
cultural
 Fortalecimiento institucional

3.3.4.1 Programa 1: Formación y divulgación del patrimonio cultural

Objetivo general
Ampliar la formación y divulgación del patrimonio cultural (material e inmaterial) y natural en la población del
municipio de El Carmen de Viboral.

Objetivos específicos
 Generar conocimiento en la comunidad sobre patrimonio cultural (material e inmaterial) y natural
 Ampliar la oferta académica y formativa en el Sistema Educativo para estudiantes de preescolar
básica y media en relación con el patrimonio cultural
 Aumentar el soporte técnico y financiero de las entidades públicas, privadas y sociales competentes

Líneas de acción
1) Implementar estrategias de comunicación mediática y no mediática (Ej.: publicaciones) y educación
comunitaria para el desarrollo de capacidades (referidas al patrimonio cultural material e inmaterial)
2) Desarrollar un sistema de administración documental que permita la conservación y consulta de los
documentos del Archivo Histórico Municipal y del Instituto de Cultura
3) Diseñar estrategias ligadas a la museografía y museología para la difusión y educación a la comunidad
sobre el patrimonio cultural material mueble e inmaterial del municipio
4) Establecer espacios para el diálogo y transmisión de saberes
5) Implementar la cátedra municipal de patrimonio cultural y natural a través del Plan Educativo Municipal,
Plan Educativo Cultural Institucional y los Planes Educativos Institucionales para el aprendizaje en
preescolar, básica y media.
6) Crear espacios de articulación e intercambio entre comunidad, gobierno local y expertos (universidades
y/o centros de investigación) para el conocimiento del patrimonio cultural material e inmaterial y natural
local
7) Implementar estrategias para el fortalecimiento de las organizaciones locales ligadas al patrimonio
cultural (grupo de vigías) y la creación de nuevos grupos de vigías de patrimonio cultural adscritos a
instituciones educativas urbanas y rurales en el marco del Programa Nacional de Vigías de Patrimonio

3.3.4.2 Programa 2: Conocimiento y valoración del patrimonio cultural

Objetivo general
Facilitar las herramientas y mecanismos para el conocimiento y valoración del patrimonio cultural en la
población del municipio de El Carmen de Viboral, para su gestión, protección y salvaguardia.

Objetivos específicos
 Promover la construcción y/o transmisión de la memoria colectiva de la población (urbana y rural)
carmelitana
 Facilitar el reconocimiento del valor o interés histórico, artístico, científico, estético, o simbólico del
patrimonio cultural en las comunidades carmelitanas
 Desarrollar procesos para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial y para la protección del
patrimonio cultural material y natural de El Carmen de Viboral.

Líneas de acción
1) Crear espacios que faciliten la transmisión intergeneracional (oralidad, gestualidad, escritura, imágenes
visuales, etc.)
2) Realizar una investigación para la identificación, reconocimiento y valoración de las identidades locales
3) Reconocer y/o recuperar otras tradiciones y saberes (diferentes a la cerámica) aplicando técnicas de
investigación participativa
4) Desarrollar un observatorio de patrimonio cultural que haga seguimiento permanente y propicie la
difusión de las identidades culturales locales, la memoria colectiva, las tradiciones y saberes
5) Implementar estrategias para la puesta en valor del patrimonio cultural (recorridos turísticos culturales
interpretativos y recorridos museográficos guiados) y para la sensibilización a la comunidad sobre el
patrimonio cultural, los efectos de su pérdida, que promuevan su conservación y salvaguardia por parte
de los carmelitanos y visitantes.
6) Establecer alianzas con universidades y centros de investigación para el desarrollo de investigaciones
en torno al patrimonio cultural material, inmaterial, arqueológico y natural
7) Implementar mecanismos para la difusión/divulgación, fomento y consulta de trabajos investigativos
sobre patrimonio cultural en instituciones educativas, bibliotecas, centros de historia, entes territoriales,
organizaciones sociales y demás que los requieran
8) Elaborar inventarios de patrimonio cultural material, inmaterial, arqueológico y natural del municipio con
el respectivo registro de los bienes que lo requieran
9) Gestionar las declaratorias de Bienes de Interés Cultural de naturaleza material (mueble e inmueble), la
declaratoria de Áreas Arqueológicas Protegidas – AAP, la inclusión de las manifestaciones culturales en
la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial – LRPCI, para la protección del patrimonio
cultural material y arqueológico, y la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial
10) Gestionar la creación y puesta en marcha del Sistema Municipal de Áreas Protegidas para la protección
del patrimonio natural.

3.3.4.3 Programa 3: Gestión para la conservación, salvaguardia, protección, recuperación y


sostenibilidad del patrimonio cultural

Objetivo general
Fortalecer la gestión para la conservación, salvaguardia, protección, recuperación y sostenibilidad del
patrimonio cultural en la población del municipio de El Carmen de Viboral.

Objetivos específicos:
 Implementar herramientas y mecanismos para la gestión del patrimonio cultural (material e
inmaterial), arqueológico y natural
 Aumentar la capacidad de gobernanza local alrededor del patrimonio cultural

Líneas de acción
1) Diseñar y aplicar mecanismos para prevenir el tráfico ilícito de bienes del patrimonio cultural material
mueble (piezas arqueológicas, obras de arte, documentos históricos, entre otros)
2) Formular y ejecutar planes de manejo para los bienes y manifestaciones que lo requieran: Plan Especial
de Manejo y Protección – PEMP- para los BIC inmuebles y en general para el patrimonio cultural
inmueble que lo requiera; Plan Especial de Salvaguardia - PES para las manifestaciones culturales del
patrimonio cultural inmaterial; Plan de Manejo Arqueológico- PMA - para hallazgos registrados y sitios o
bienes por hallar; Plan de Manejo de Áreas Naturales Protegidas, para el conjunto de áreas incluido en
el Sistema Municipal de Áreas Protegidas
3) Desarrollar el turismo cultural sostenible como estrategia para la gestión del patrimonio cultural material
e inmaterial y su puesta en valor
4) Crear mecanismos e instancias de participación para la salvaguardia y protección del patrimonio cultural
inmaterial, material y natural
5) Dotar de capacidad regulatoria y de control a los entes públicos para la protección o salvaguardia del
patrimonio cultural, la creación de estímulo económico y financiación, la propiedad, la circulación y la
sanción en caso de daño
6) Ejecutar los procedimientos legales para las declaratorias como Bienes de Interés Cultural, la inclusión
de las manifestaciones culturales en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial (LRPCI),
la declaratoria de Áreas Arqueológicas Protegidas y la conformación del Sistema Municipal de Áreas
Protegidas
7) Crear veedurías ciudadanas para el control y vigilancia del cumplimiento de la Ley en cuanto a la
protección y salvaguardia del patrimonio cultural material, inmaterial y arqueológico (Ej.: exigencia de
licencia arqueológica para proyectos urbanísticos)

3.3.4.4 Programa 4: Fortalecimiento institucional

Objetivo general
Fortalecer la institucionalidad local vinculada al patrimonio cultural en la población del municipio de El Carmen
de Viboral.

Objetivos específicos
 Articular las diferentes políticas y estrategias de gestión del patrimonio cultural y natural con las de
ordenamiento territorial y Desarrollo Local
 Fortalecer técnica y financieramente la institucionalidad encargada de la gestión del patrimonio
cultural municipal
 Propiciar el conocimiento y articulación de los entes locales que tienen competencias y obligaciones
en la gestión, protección, salvaguardia y divulgación del patrimonio cultural y natural municipal

Líneas de acción
1) Implementar periódicamente un proceso de pedagogía sobre la importancia y formas de articulación de
las estrategias de preservación del patrimonio cultural con las de ordenamiento territorial y desarrollo
local.
2) Dotar de recursos técnicos y financieros la dependencia a cargo de la gestión del Patrimonio Cultural
3) Priorizar el enfoque en la gestión integral del patrimonio cultural y natural en la planificación del desarrollo
local
4) Diseñar e implementar un plan de formación sobre la gestión integral del patrimonio cultural y natural
(conocimiento, valoración, conservación, protección, salvaguardia, formación, divulgación,
fortalecimiento institucional), dirigido a los empleados y funcionarios a cargo y las demás dependencias
que tienen relación con dicha gestión
5) Implementar una campaña de sensibilización y conocimiento para los funcionarios a cargo de forma que
conozcan y apliquen las competencias y deberes que les son asignados por Ley.

3.3.5 Eje estratégico 5: Fomento de la cultura ciudadana y el ejercicio de la ciudadanía para la


construcción de un territorio para el buen vivir

La visión al 2019 II centenario136, construida con el fin de “fomentar la cultura ciudadana” en Colombia, se
sustenta dos principios, que orientan el ejercicio hacia el tipo de sociedad que se espera tener al 2019, estos
son:

o Consolidar un modelo político profundamente democrático, sustentado en los principios de libertad,


tolerancia y fraternidad.
o Afianzar un modelo socioeconómico sin exclusiones, basado en la igualdad de oportunidades y con
un Estado garante de la equidad social.

136
Sánchez Cabra Efraín y Castro Osorio Carolina. 2019 Visión Colombia II Centenario. Fomentar la Cultura Ciudadana.
Departamento Nacional de Planeación. 2006
Principios que a su vez, desarrollan los siguientes objetivos:

o Una economía que garantice mayor nivel de bienestar


o Una sociedad más igualitaria y solidaria.
o Una sociedad de ciudadanos libres y responsables.
o Un Estado eficiente al servicio de los ciudadanos

Para la formulación del Eje estratégico 5. Fomento de la cultura ciudadana y el ejercicio de la ciudadanía
para la construcción de un territorio para el buen vivir, se retoman estos principios y objetivos de la visión II
centenario al 2019, así como la filosofía del Buen Vivir o Vivir Bien, expuesta al inicio del presente
documento.

3.3.5.1 Programas 1. Arraigo y apropiación ciudadana en el territorio

Objetivo general

Generar procesos para el arraigo y la apropiación ciudadana del territorio

Objetivos específicos

 Disminuir los fenómenos de origen local que causan desplazamiento, migración y éxodo
 Divulgar las buenas prácticas culturales y sociales a los nuevos habitantes y/o habitantes temporales del
municipio
Líneas de acción

1) Contribuir a los procesos de retorno y reconciliación a través de la implementación de programas y/o


proyectos de recuperación de la memoria para la no repetición de la violencia
2) Incentivar la transformación de productos primarios (agroindustria) bajo modelos economía solidaria,
comercio justo y desarrollo sostenible
3) Visibilizar a través de procesos de comunicación las buenas prácticas culturales y sociales relacionadas
con el medio ambiente, el espacio público, la sana convivencia.
3.3.5.2 Programa 2. Convivencia

Objetivo general

Fomentar hábitos, actitudes, comportamientos y acciones que conduzcan a la sana convivencia

Objetivos específicos

 Dotar de capacidad a la ciudadanía para la mediación y resolución de conflictos


 Fortalecer las relaciones de convivencia mediante la incidencia en el cambio de actitudes, acciones, o
comportamientos vinculados a la ilegalidad
 Incidir en la disminución los factores y/o problemas sociales que afectan la seguridad ciudadana

Líneas de acción

1) Formar a la ciudadanía y al ente público en torno al paradigma del buen vivir y su incidencia en la
convivencia en armonía y en equilibrio consigo mismo y con el entorno, así como su aplicación en la
construcción de un modelo de desarrollo a escala humana
2) Fomentar la valoración, entendimiento y aplicación de los derechos humanos y culturales en lo referente
al pensar, ser, pertenecer y hacer siempre en el marco de la legalidad y la sana convivencia
3) Indagar por las motivaciones y/o justificaciones y/o actitudes para el cometimiento de actos por fuera de
la legalidad y el incumplimiento de la norma
4) Implementar mecanismos y estrategias adecuados para transformar o prevenir comportamientos que
afectan la vida en comunidad y para modificar o prevenir actitudes desfavorables ante la ley y ante las
normas (de tránsito, espacio público, ambientales, tributarias, entre otras) teniendo en cuenta las
motivaciones y justificaciones que lo originan
5) Desarrollar acciones de formación para el conocimiento y adecuada aplicación de las normas
6) Implementar mecanismos para hacer medición y seguimiento a las causas morales (personales y
sociales) y/o culturales que originan los hechos violentos (violencia intrafamiliar – física y psicológica -,
sexual, interpersonal y así mismo) y a las causas que generan la percepción de inseguridad
7) Implementar medidas para la prevención de hechos violentos de acuerdo con las causas morales y
culturales que los originan
8) Mejorar la cooperación con las autoridades para la prevención y denuncia de delitos
9) Implementar mecanismos para la detección, prevención, evitación de factores de riesgo (Ej. Porte ilegal
de armas, consumo de alcohol, conducción en estado de embriaguez) y adopción de comportamientos
seguros (epidemiología de la violencia)

3.3.5.3 Programa 3. Respeto por el patrimonio común

Objetivo general

Fomentar el respeto y adecuado uso del patrimonio común

Objetivos específicos

 Promover buenas prácticas que prevengan el deterioro de los recursos naturales y el medio ambiente
 Motivar la apropiación adecuada del espacio público
Líneas de acción

1) Desarrollar acciones de formación y sensibilización a la ciudadanía urbana y rural sobre la aplicación de


buenas prácticas para el cuidado del medio ambiente y la promoción de la seguridad alimentaria
2) Incentivar la implementación de modelos de producción orgánica o más limpia y el consumo responsable
de alimentos y otros productos
3) Implementar mecanismos para le medición, control y reducción de la contaminación ambiental (visual,
auditiva y del aire)
4) Desarrollar acciones de formación ciudadana sobre el uso adecuado del espacio público y el valor que
tiene éste para el bienestar común
5) Implementar campañas de sensibilización que estimulen el uso adecuado del espacio público, haciendo
énfasis en los derechos y deberes de cada ciudadano con y en él.
6) Implementar mecanismos para la prevención, persuasión y control de la ocupación ilegal del espacio
público.
7) Visibilizar a través de procesos de comunicación las buenas prácticas individuales en el espacio público,
con el medio ambiente y la promoción de seguridad alimentaria haciendo énfasis en su incidencia en el
patrimonio común.
3.3.5.4 Programa 4. Ejercicio de la ciudadanía: derechos y deberes

Objetivo general

Fortalecer el buen ejercicio de la ciudadanía promoviendo el cumplimiento de los deberes y la apropiación


de los derechos ciudadanos (humanos y culturales)

Objetivos específicos

 Promover el cumplimiento de los deberes ciudadanos


 Fortalecer el ejercicio de los derechos ciudadanos (humanos y culturales)
 Fomentar el conocimiento de la cultura política para el buen ejercicio de la ciudadanía

Líneas de acción

1) Implementar un proceso de formación y sensibilización ciudadana sobre valores fundamentales para la


vida humana (solidaridad, respeto, tolerancia) y sobre la importancia del conocimiento y cumplimiento
de los deberes para la vida en comunidad
2) Desarrollar estrategias para la promoción de acuerdos colectivos sobre los deberes ciudadanos (normas
de convivencia, reglas de juego en materia política) y su cumplimiento
3) Implementar un proceso de formación ciudadana para el conocimiento y apropiación de los derechos
ciudadanos y de los mecanismos para su ejecución
4) Indagar por la percepción sobre los entes garantes de derechos y sobre las instituciones públicas locales
y los motivos de la pérdida de credibilidad
5) Implementar estrategias de trabajo conjunto para la recuperación de credibilidad en las instituciones
públicas locales y en los entes garantes de derechos y para que lo entes sean efectivos en dicha garantía
6) Implementar un proceso de formación ciudadana en cultura política (sistema político y democrático,
procesos, instancias y mecanismos de participación)
7) Identificar las causas de la baja participación en organizaciones sociales
8) Incrementar la participación en organizaciones sociales
3.3.6 Indicadores

Ver archivo de Excel

3.4 Sistema de Seguimiento y Evaluación

3.4.1 El Seguimiento y la Evaluación: el valor de los indicadores culturales

El Seguimiento y la Evaluación constituyen procesos fundamentales en la planificación:

“[…] desde el momento en que se planifican las políticas nacen con el propósito de ser evaluadas y los
resultados de la evaluación retroalimentan el proceso de planificación, corrigiendo o eliminando las
políticas que han fracasado, la evaluación alcanza su mayor grado de utilidad. En definitiva, se trata de
aplicar las lecciones aprendidas de la evaluación en la toma de decisiones” (Eurosocial, 2015).

Para el Plan municipal de Cultura, evaluar es un concepto que se acerca al definido por Rossi y Freeman
(Rossi y Freeman, 1993), citados en la Guía para la Evaluación de Políticas Públicas (2000) “es la aplicación
sistemática de los procedimientos de la investigación social para valorar la conceptualización y el diseño, la
ejecución y la utilidad de los programas de intervención social” y como lo expresa Patton (1987) en el mismo
escrito, “Consiste en la recopilación sistemática de información sobre actividades, características y
resultados de un programa para su utilización por un grupo específico, de cara a reducir incertidumbres,
mejorar la eficacia y tomar decisiones en función de qué se está haciendo con el programa y a quién está
afectando”

Es una prioridad pensar en el Seguimiento y Evaluación (en adelante SyE) como la mejor manera de lograr
que el Plan municipal de Cultura cumpla sus propósitos y poder establecer este proceso de SyE como un
Sistema consideramos que nos acerca más a este fin.

No es fácil abordar el SyE de un ámbito tan complejo como lo es la cultura pero es una tarea ineludible. En
el campo de la políticas publicas parece irse generando un consenso sobre la importancia utilizar
metodologías diferentes a las tradicionales para su análisis. Esto cobra mayor validez si se trata de políticas
públicas culturales que se desenvuelven en un campo de más subjetividad y que por tanto, requieren el uso
de unas mediciones de tipo más cualitativo que posibiliten una interpretación y comprensión de la realidad
más cerca a los sentidos y significados de las comunidades territoriales que conjuguen el diálogo entre sus
saberes previos y los demás saberes y conocimientos técnicos, académicos y/o científicos que viabilicen un
proyecto social ligado a sus valores y a su deseo de una vida digna y tranquila para ellas. Esto significa para
este Plan Municipal de Cultura tener que pensar en un sistema de SyE que dé cabida a la triangulación de
conceptos, métodos y técnicas (e indicadores) como la mejor vía para soportar el seguimiento, análisis y
evaluación de sus rutas.

Por tanto, serán privilegiados los indicadores culturales. Si bien el Plan Municipal de Cultura tendrá que ver
con bienes y servicios son claras las subjetividades que subyacen en lo cultural, que requerirán ser
complementados con propuestas de indicadores que den cuenta del cumplimiento de los derechos
(culturales), de su acceso y cumplimiento, de los valores sociales y comportamientos y, se espera también,
de los cambios y transformaciones de las personas y grupos que conforman las culturas del territorio y de la
manera cómo se acercan a ese modelo de desarrollo que les posibilite un buen vivir.

Será necesario, en consecuencia, establecer un Sistema de SyE que permita a las instancias, agentes y
actores que integran el Sistema Municipal de Cultura, abordar la planeación, monitoreo, seguimiento,
evaluación y sistematización del Plan Municipal de Cultura considerando en su diseño e implementación un
enfoque sistémico y que precisará además de otros sistemas que lo integren y completen: “[…] de
indicadores, de información y de comunicación” (Quintero, V. 2012), que realmente faciliten el dar cuenta de
avances, logros y dificultades de las propuestas locales, realizar ajustes, cambios, retroalimentación y
actualización, haciendo énfasis en la generación de aprendizajes y uso de saberes temáticos,
organizacionales, comunitarios, y territoriales. Ver gráfica.
Figura 26. Sistema de Seguimiento y Evaluación Plan Municipal de Cultura Orientado al Aprendizaje

Fuente: Elaboración propia basada en (Quintero, V. 2012).

Dado el déficit actual tanto de indicadores de base como de información cultural a nivel local, el Plan
Municipal de Cultura en su primera fase de implementación deberá dedicar un importante esfuerzo en el
diseño de un Sistema de Seguimiento y Evaluación, basado en los diferentes estudios en investigaciones,
que deberán además hacer parte del Sistema de Información Cultural, que permita proponer indicadores
adecuados y relevantes de cara a poder analizar, controlar y evaluar de manera holística el contexto, los
procesos y resultados de cara a establecer, finalmente, el impacto del Plan en la Cultura y la contribución de
ésta en el desarrollo local e incidencia en el mismo Sistema Municipal de Cultura como su principal vehículo.
Para ello deberá integrar la estructura que muestra la gráfica:

Figura 27. Sistema de Seguimiento y Evaluación del Plan Municipal de Cultura

Fuente: Elaboración propia basada en Quintero, V. (2012) y FEMP (2009)

Algunos indicadores propuestos en este Plan Municipal de Cultura, se ubican más a nivel de gestión que de
resultados. Esto, como ya se advirtió, debido a las limitaciones encontradas para disponer de datos e
información que permitiera hacer otras mediciones y valoraciones que dieran cuenta de cambios que se
pudieran atribuir a algunas intervenciones en el ámbito cultural o en otras dimensiones vinculadas a la cultura.
Igualmente, muchos de ellos se presentan más con un enfoque cuantitativo o como estadísticas, pues como
también se ha sido mencionado el proceso de diagnóstico no ha contado con unas líneas de base que
facilitaran proyectar con más conocimiento y objetividad las metas y cambios deseados con el Plan Municipal
de Cultura. Por tanto, uno de los principales retos hoy es poder hacer un diagnóstico que incorpore la línea
de base y avanzar en estudios e investigaciones que permitan construirla y alimentar un Sistema de
Seguimiento y Evaluación y de Información útiles que ofrezcan elementos confiables que ayuden a orientar
el logro de los objetivos y resultados hacia un desarrollo territorial fundado en la cultura.

3.4.2 Sistemas de Información y Evaluación y la Sostenibilidad del Plan

Una de las condiciones que permitirán generar sostenibilidad al Plan Municipal de Cultura son los Sistemas
de Información ligado al de Seguimiento y Evaluación que acompañados procesos de veeduría, divulgación
y comunicación, entre otros, indicados en la gráfica anterior, permitirán generar apropiación ciudadana.

El contar con Sistemas de Información, no tiene que ver sólo con tener registros sino poder usarlos para la
planificación y para actualizar y organizar los procesos institucionales y culturales del municipio acorde con
las tendencias y cambios que ocurren en el territorio y que demandan, por tanto, flexibilidad en la formulación
y en la misma intervención.

Hoy una de las grandes limitaciones del proceso de formulación, seguimiento, evaluación y veeduría es no
disponer de un adecuado Sistema Municipal de Información Cultural, que impide tener datos confiables
relacionados con los diferentes componentes y procesos que integran el Sistema Municipal de Cultura y de
todas las variables que lo habilitan.

Es fundamental poder vincular la recopilación y sistematización de esta información, los procesos de


investigación y la construcción de indicadores cuantitativos y cualitativos, tarea que deviene no sólo de las
instancias públicas, sino también de los diversos agentes culturales territoriales, y de las comunidades
quienes deberán también ejercer un rol activo en la creación y producción de datos e información en general
para darle sentido y utilidad al Sistema.

El Plan Municipal de Cultura, contará con una fase inicial que pondrá en marcha una estrategia de educación
y comunicación mediática y no mediática centrada en pedagogías que pongan su acento en el diálogo social
y cultural que permita a la población reconocer y valorar la cultura como motor de desarrollo local y del buen
vivir; y que genera por lo mismo apropiación social.
Esta fase que incluye la aprobación del Plan Municipal de Cultura y su proceso de apropiación, dará lugar
también a la construcción de las líneas base para cada uno de los programas propuestos. La etapa de
implementación traerá consigo un ejercicio de planificación para la definición de los distintos planes de
acción para el correspondiente cuatrienio.

En esta etapa se ha de diseñar e implementar el Sistema Municipal de Información Cultural apoyado, como
se ha señalado, en los procesos y resultados de las diferentes investigaciones y estudios propuestos en el
Plan que dé cuenta de manera seria de la realidad, e igualmente de los informes de monitoreo y seguimiento
que deberán permitir, finalmente, mejorar la incidencia de la cultura en el desarrollo local.

El SyE propuesto en este Plan Municipal de Cultura, hace parte fundamental del Sistema Municipal de
Información ya que lo retroalimenta (y es retroalimentado) de manera permanente al permitir: recopilar,
analizar y difundir información sobre los avances ( o no) del Plan Municipal de Cultura, verificar el proceso
de ejecución, ejerciendo a la vez una labor de control y veeduría que facilitarán la toma de decisiones para
hacer ajustes y actualizaciones; igualmente, permitir la articulación y vinculación de los agentes culturales y
la sociedad civil en general al Plan Municipal de Cultura con la apertura de espacios para la socialización y
promoción del diálogo, el debate, que faciliten la apropiación y establecer puentes comunicacionales entre
los actores y agentes culturales y las instancias competentes. También será tarea de esta fase de
implementación, el diseño y ejecución de un Plan de Seguimiento y Evaluación que instrumente los Sistemas
mencionados.

Dentro de la implementación será necesaria la articulación del Plan Municipal de Cultura con los Planes de
Desarrollo de cada cuatrienio. Para este caso, este Plan deberá en la primera fase de implementación
generar mecanismos de articulación al nuevo Plan de Desarrollo 2016-2019 pues justo para este periodo
ambos planes inician su vigencia. Igualmente, para el cuatrienio correspondiente al periodo 2019-2023, se
deberá realizar una Evaluación de la Implementación en el cuatrienio anterior, que será insumo fundamental
para la definición de Plan de Acción para dicho cuatrienio, donde como lo hemos enunciado el Plan Municipal
de Cultura será retroalimentado y actualizado con los estudios e investigaciones correspondientes.

El ajuste del diagnóstico, evaluación, revisión y actualización del Plan, deberán ser procesos participativos,
y en todo caso poner en marcha pedagogías que faciliten su socialización y apropiación.
3.4.3 El Sistema de SyE en el proceso de formulación e implementación del Plan Municipal de
cultura 2016 - 2026

El presente Plan Municipal de Cultura tiene como condición de inicio un diagnóstico participativo como fue
indicado en páginas anteriores. De este diagnóstico prosiguió como etapa del ciclo la de formulación. El Plan,
así mismo, contiene metas e indicadores de distinto alcance dependiendo de la jerarquía de los objetivos
para los cuales se proponen.

Es claro dentro del proceso de planificación que el Sistema de SyE, por tratarse de un plan a diez años,
deberá estar en permanente revisión y ajuste ya que la realidad es cambiante y por eso la retroalimentación
y actualización basada en los cambios del contexto, y en los resultados del monitoreo, seguimiento e
investigación y veedurías, son acciones obligadas para que el Plan pueda realmente estar al servicio de la
orientación del proceso de desarrollo territorial que además, deberán ser también participativas, donde la
ciudadanía tendrá entre sus tareas el seguimiento y veeduría como elemento fundamental para lograr su
sostenibilidad y apropiación.

El ciclo del Plan Municipal de Cultura 2016-2026 deberá involucrar en todas sus etapas acciones propias del
Sistema de SyE. Ver gráfica:
Figura 28. Sistema de Evaluación e Implementación del Plan Municipal de Cultura 2016-2026
4 Referencias bibliográficas

ANTV (2013). Resolución 433 de 2013 de la ANTV. En:


http://www.antv.gov.co/sites/default/files/resolucion_433_2013.pdf

Arcila, I. E. (2015). Migraciones y transculturación en las cocinas carmelitanas. El Carmen de Viboral:


Documento en construcción.

Arévalo, J. M. (2004). La tradición, el patrimonio y la identidad . Revista de estudios extremeños, 925-956.

Arévalo, J. M. (2010). El patrimonio como representación colectiva. La intangibilidad de los bienes culturales.
Gazeta de Antropología No. 26/1, Artículo 19.

Barbero, Jesús Martín (1991). De los medios a las mediaciones. Comunicación, Cultura y Hegemonía.
Ediciones G. Gili, S.A. de C.V. México. En: http://www.unav.es/fcom/communication-
society/es/articulo.php?art_id=171

Barbero, Jesús Martín (1995). Secularización, desencanto y reencantamiento más mediático. Pre-Textos.
Conversaciones sobre las comunicaciones y sus contextos. Cali: Programa Editorial Facultad de
Artes Integradas, Universidad del Valle.

Betancur B, Manuel (1999). El Periodismo en El Carmen. (1943). Artículo rescatado en: 100 años de la
cerámica 1988-1999.Betancur Arango, Mario. C y Z Impresiones. Medellín. p. 26-27.

Betancur Ramírez, Francisco Arnoldo. El Carmen de Viboral, 1814 – 2014 Doscientos años de vida municipal.
Lectura Histórica en el marco de la celebración del Bicentenario de El Carmen de Viboral. 2014

Blandón, Isabel Cristina y Giraldo R., Sandra Milena Resultados Revisión Plan de Desarrollo Cultural
Municipal 2005 – 2015 Marzo, 2015

Botero, Luis H (2006). Comunicación pública, comunicación política y democracia: un cruce de caminos. En
Revista Palabra Clave. Volumen 9 Número 2. 2006.

Canclini, N. G. (1995). Consumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalización. México:


Grijalbo.
Colasurdo, M. B., Sartori, J., & Escudero, S. (2010). La implicancia de la memoria y la identidad en la
constitución del patrimonio. Algunas reflexiones. Revista del Museo de Antropología, Volúmen 3.

Compendio de Políticas Culturales Bogotá Ministerio de Cultura. Disponible en:


http://www.mincultura.gov.co/ministerio/politicas-culturales/compendio-politicas-
culturales/Documents/compendiopoliticas_artefinalbaja.pdf

Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales. México: UNESCO, 1982.

Departamento Nacional de Planeación . (2006). Fomentar la Cultura Ciudadana. 2019 Visión Colombia II
Centenario. Bogotá: Imprenta Nacional.

Eurosocial. (2015). Manual de Buenas Prácticas en la Sistematización de la Evaluación de Políticas Públicas.


Experiencias de América Latina. Documento de Trabajo Nº 29. Disponible en:
http://www.sia.eurosocial-ii.eu/documento.php?id=3924

Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). (2009).Guía para la evaluación de las políticas
culturales locales. Sistema de indicadores para la evaluación de las políticas culturales locales en el
marco de la Agenda 21 de la cultura. Disponible en: http://www.femp.es/files/120-18-
CampoFichero/Evaluacionpol%C3%ADticas.pdf

Figueroa, C.; Zuluaga, L (2011). Viboral TV. Documento elaborado por Laura Zuluaga y Carolina Figueroa.

Gonzalo C. (2010).Patrimonio Cultural Integración y desarrollo en América Latina México Fondo de Cultura
Económica.

Gumucio Dagrón, Alfonso (2009). La televisión comunitaria. Ni pulpo, ni púlpito: pálpito. En:
www.geocities.com/agumucio/ArtTelevisionComunitaria.html Última revisión: 21de abril de 2009

Gumucio Dagrón, Alfonso (2012a). Comunicación para el cambio social, clave del desarrollo participativo.

Gumucio Dagrón, Alfonso (2012b). Diálogo de aprendizajes. En: Exposición académica en “Encuentro de
Comunicación para el Desarrollo”. Rionegro.

INER. (2014). Diagnóstico PBOT Revisión Excepcional . El Carmen de Viboral

Jesús, B (2002). Oficio de Cartógrafo Travesías Latinoamericanas de la Comunicación en la Cultura México


Fondo de Cultura Económica.
Jiménez, Pedro Luis. Reseña histórica de El Carmelitano. En:
http://www.elcarmendeviboral.com/index.php/RokStories-Samples/el-carmelitano.html

Jiménez, Pedro Luis. Periódico El Carmelitano. El Carmen de Viboral

Periódico El Carmelitano -10 años de la Casa de la Cultura. # 98 1999 p 6.


Periódico El Carmelitano - Arranque con fuerza arrolladora prepara la casa de la cultura. # 15 1985
p1-5
Periódico El Carmelitano - Casa de la Cultura o pocilga inmunda de la irresponsabilidad # 28 1987 p
23 – 24
Periódico El Carmelitano - ¿Qué hay de la Casa de la Cultura Pues? # 31 1987 p2.
Periódico El Carmelitano - ¿Renacer Cultural en El Carmen? - Gaceta Municipal. Julio - agosto 1989
p5
Periódico El Carmelitano – Movimiento para rescatar la Casa de la Cultura emprende la S.M.P.- #
32 1988 p 5, 28, 29.
Periódico El Carmelitano – Por fin la juventud se pronuncia y reclama cultura. # 34 1988 p10.
Periódico El Carmelitano – Sigue en veremos la Casa de la Cultura: El Concejo le respondió así a
los grupos cívicos y acusa de negligencia a la administración. Quizás una nueva
administración le ponga el cascabel al gato, construcción y no reconstrucción de la casona
antigua. - # 33 1988 p5.
Periódico El Carmelitano – Revolución cívica y cultural para transformar El Carmen de Viboral. # 34
1988 p1. Periódico El Carmelitano –Convocatoria cívica por la cultura carmelitana. # 34 1988
p17. Periódico El Carmelitano – La comunidad sigue reclamando localización a la cultura. #
35 1988 p22.
Periódico El Carmelitano – Pomposa inauguración del flamante Palacio de la Cultura. # 39 1989 p1,
4.
Periódico El Carmelitano – Con asistencia del Gobernador e imponente acto cultural se inauguró el
Palacio de la Cultura. # 40 1989 p1, 29.
Periódico El Carmelitano – El Palacio de la Cultura un triunfo aplastante de los promotores y una
derrota contundente para los opositores. # 40 1989 p1, 22.
Periódico El Carmelitano – La Casas de la Cultura que nos habíamos soñado. # 47 1990 p 9.
Periódico El Carmelitano –Si habían malos manejos administrativos en la Casa de la Cultura. # 57
1992 p 24. Periódico El Carmelitano –Relevo en la Casa de la Cultura. # 64 1993 p 17.
Periódico El Carmelitano – Asociación de Artesanos y Artistas Populares se organizan. # 66 1993 p
6.
Periódico El Carmelitano – Banda pre juvenil de El Carmen obtuvo primer puesto para Antioquia. #
67 1993. Pág. 8, 9
Periódico El Carmelitano – Primer festival de teatro El Carmen de Viboral. # 67 1993. Pág. 21
Periódico El Carmelitano – Imponente estreno de la Banda Insignia de El Carmen. # 69 1994. Pág.
19
Periódico El Carmelitano – Casa de la Cultura consolida su liderazgo. # 88 1997. Pág. 19
Periódico El Carmelitano – Segundo Festival de Teatro, un esfuerzo por la cultura. # 85 1996. Pág.
27
Periódico El Carmelitano – 10 años de la Casa de la Cultura. # 98 1999. Pág. 6
Periódico El Carmelitano – Secretaría de Educación Municipal impulsa Plan Operativo 1997. # 87
1997. Pág. 6
Periódico El Carmelitano – Casa de la Cultura promovió II concurso de cuento y poesía. # 97 1998.
Pág. 14
Periódico El Carmelitano – La Banda de Música consolida desarrollo cultural. # 97 1998. Pág. 15
Periódico El Carmelitano – Primer salo de Artes Plásticas. # 101 1999. Pág. 8
Periódico El Carmelitano – La Casa Viva. # 103 1999. Pág. 6
Periódico El Carmelitano – Javier Naranjo participó en México de la VII semana cultural de Colombia.
# 95 1999. Pág. 9
Krotz, E., & Winocur, R. (2007). Democracia, participación y cultura ciudadana: discursos normativos
homogéneos versus prácticas y representaciones heterogéneas. Estudios sociológicos. Red de
revistas científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal, 187 - 218.

Los Derechos Culturales. Declaración de Friburgo. Instituto Interdisciplinario de Ética y Derechos Humanos
de la Universidad de Friburgo, Suiza.2007

López, M.; López, M. Y López, L.: (2012). Cultura y comunicación: una relación compleja, en
Contribuciones a las Ciencias Sociales. En: www.eumed.net/rev/cccss/19/

MINTIC. En: http://www.mintic.gov.co/portal/604/w3-article-2300.html


Mockus , A., Murraín, H., & Villa, M. (2012). Antípodas de la violencia. Desafíos de Cultura Ciudadana para
la crisis de (in)seguridad en América Latina. Washington D.C: Banco Interamericano de Desarrollo y
CORPOVISIONARIOS.

Mockus, A. (2004). Bogotá para vivir, 2001 - 2003, Memorias de la Administración Distrital. Bogotá: Grupo
O.P Gráficas S.A.

MURRAIN, Henry. “Cultura Ciudadana Como Política Pública: Entre Indicadores y Arte”, en: Cultura
Ciudadana en Bogotá: Nuevas Perspectivas, Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, Cámara
de Comercio de Bogotá, Fundación Terpel y Corpovisionarios, 2009

Pereira, J.; Cadavid, A. (2011). Comunicación, desarrollo y cambio social. “Introducción”. Editorial

Plan Nacional para las Artes 2006-2010 (2005) Bogotá Ministerio de Cultura. Disponible en:
https://spi.dnp.gov.co/App_Themes/SeguimientoProyectos/ResumenEjecutivo/RESUMEN%20EJE
CUTIVO%20PLAN%20NACIONAL%20PARA%20LAS%20ARTES.pdf Recuperado el 24 de octubre
de 2015

Programa de las Naciones Unidas - PNUD. (2010). Participación Ciudadana y Servicios Públicos. Bogotá:
D`Vinni.

Proyecciones Poblacionales. DANE. Bogotá, DC, Colombia. 2015 – SISBÉN. Base de datos consolidada. El
Carmen de Viboral, Antioquia, Colombia. 2015

Quintero, V. (2012). Evaluación de políticas culturales con enfoque de desarrollo local. Memorias Seminario
Cultura y Desarrollo: aplicación de indicadores” (pp. 139-165). Ciudad de México: Museo José Luis
Cuevas

Ramírez, L.; Zuluaga, L. (2001). El Carmen escrito en los diarios. Documento académico.

Rincón, M. T. (2006). Cultura Ciudadana, Ciudadanía y Trabajo Social. Revista Prospectiva. Universidad del
Valle.

Rossi y Freeman (1993). Citado en: MARQUEZ GUERRERO, Carolina y OSUNA LLANEZA, José Luis
(2000). Guía para la Evaluación de Políticas Públicas. Sevilla: Instituto de Desarrollo Regional.
Fundación Universitaria. Disponible en:
http://siare.clad.org/siare/innotend/evaluacion/manualeval.pdf

Salas M, David (2013). Comunicación para el cambio social. Reflexión del nacimiento de una nueva teoría
con enfoque a la acción y el cambio.
Sistema Nacional de Cultura. Estado, retos y perspectivas. Ministerio de Cultura. República de Colombia.
2013. Bogotá, D. C. pág. 9.

Tobón, D. M. (2013). Agua para todos o todos por el Agua. Espacialidades de resistencia frente al Plan
Departamental de Aguas en El Carmen de Viboral, Antioquia. Medellín: Universidad de Antioquia.

VIBORALTV (2009). Reseña Viboral Televisión. Disponible en:


http://www.orienteteve.com/documents/viboraltv.php. Última revisión: 21 de Abril de 2009

VIBORALTV (2008). Plan de empresa Viboral televisión. Cooperativa Multiactiva del Sistema de Televisión
Comunitaria del Carmen de Viboral.

Normatividad consultada.

Constitución Política de Colombia de 1991. Art. 313, 311, 305, 298, 76, 76.8, 74, 74.13 Presidencia de la
República, Bogotá. 1991.

Ley General de Cultura. Ley 397 de 1997. Bogotá, Ministerio de Cultura, Imprenta Nacional de Colombia,
2000.

Decreto 1493 de 1998. Por el cual se reglamenta la participación del Ministerio de Cultura en la creación de
los Fondos Mixtos para la Promoción de la Cultura y las Artes, así como para realizar aportes y
celebrar convenios con los mismos y se dictan otras disposiciones. Ministerio de Cultura, República
de Colombia. Bogotá, D. C.

Decreto 1494 de 1998. Por el cual se reglamentan los Consejos Nacionales de las Artes y de la Cultura y se
dictan otras disposiciones. Ministerio de Cultura, República de Colombia. Bogotá, D. C.

Decreto 1589 de 1998. Por el cual se reglamenta el Sistema Nacional de Cultura –SNCu– y se dictan otras
disposiciones. Ministerio de Cultura, República de Colombia. Bogotá, D. C. 1998

Plan Nacional de Cultura 2001-2010. “Hacia una ciudadanía democrática y cultural”. Ministerio de Cultura,
República de Colombia. Bogotá, D. C. Cargraphics S.A. 2001.

Ley Orgánica del Plan de Desarrollo. Por la cual se establece la Ley Orgánica del Plan de Desarrollo La Ley
152 de 1994. Congreso de Colombia. Presidencia de la República, Gobierno Nacional. Bogotá, D.
C. 1994.
Plan Nacional de Desarrollo, 2010-2014 “Prosperidad para Todos”. Ley 1450 "Por la cual se expide el Plan
Nacional de Desarrollo, 2010-2014". Congreso de Colombia. Presidencia de la República, Gobierno
Nacional. Bogotá, D. C. 2011.

Plan de Desarrollo Departamental 2012-2015 Antioquia La Más Educada. Ordenanza 14 “Por medio de la
cual se adopta el Plan de Desarrollo Departamental 2012-2015 Antioquia La Más Educada”
Asamblea Departamental de Antioquia. República de Colombia. Gobernación de Antioquia. Medellín.
2012.

Plan Departamental de Cultura 2006-2020. “Antioquia en sus diversas voces”. Gobernación de Antioquia,
Universidad de Antioquia. 2006. Medellín.

Acuerdos y decretos Municipales


Plan de Desarrollo Municipal El Carmen de Viboral Prosperidad y Buen Gobierno 2012-2015. Administración
Municipal El Carmen de Viboral. Acuerdo Municipal 001 de 2012.

Plan de Desarrollo Cultural Municipal 2005-2015 El Carmen de Viboral con Vida Cultural. Acuerdo Municipal
025/2004 “Por el cual se aprueba y adopta como política pública cultural, el Plan de Desarrollo
Cultural Municipal 2005-2015”

Auxilios para la realización de eventos de cultura (Ac. 018/1980, Ac. 035 -036/1981, Ac. 038/1984)
Se crea la Casa de Cultura (Ac. 005/1984)
Se compra una edificación - (Antiguo edificio de la Normal Santa Teresa adquirido por el municipio a la
Comunidad de las Hermanas Franciscanas) (Ac. 019/1986, Ac. 044/1987)
Se reestructura la Casa de la Cultura (Ac. 022/1988)
Decreto # 009 de febrero 8 de 1989 por el cual se reglamenta el artículo 6 (Nombramiento del funcionario
que se encargara de la dirección del Centro Cultural) del Acuerdo 022 de 1988 por el cual se
reestructura la Casa de la Cultura.
Exención de impuestos para entidades de carácter civil y cultural (Ac. 024/1989, Ac. 064/1995)
Por el cual se le da el nombre del señor Sixto Arango Gallo a la Casa de la Cultura del municipio (Ac.
086/1990)
Se establece un programa cultural y se autoriza un traslado presupuesta (Ac. 091/1993)
Plan Integral de Desarrollo del municipio de El Carmen de Viboral 1993 -2010. Parte I – Área socio cultural.
Administración municipal de El Carmen de Viboral, Corporación Autónoma Regional Rionegro –
Nare, Posgrado de Planeación Urbano Regional Universidad Nacional – Sede Medellín. 1993 Pág.
4, 5.
Acuerdo Municipal 145. Julio 24 de 1994. Por el cual el Municipio de El Carmen de Viboral, adopta El Plan
Integral de Desarrollo, y le anexa algunas recomendaciones de obligatorio cumplimiento. (No fue
aprobado)
Se fijan las tarifas a cobrar por el alquiler de espacios físicos y equipos varios de la Casa de la Cultura (Ac.
016/1998, Ac. 048/1998, Ac. 029/1998)
Se crea el Consejo Municipal de Cultura (Ac. 019/1998, Ac. 030/1998)
Se crea la Estampilla Pro-cultura en el Municipio de El Carmen de Viboral (Ac. 026/1998, Ac. 048/1998)
Se convoca a todas las instituciones, grupos cívicos y culturales al estudio, análisis y formulación para
adoptar la visión y misión del Municipio de El Carmen de Viboral hacia el año 2020 (Ac. 034/1998)
Se adopta el Plan Educativo Municipal -PEM- 1999-2010, y se reformula y actualiza el área socio-cultural
en educación dentro del Plan Integral de Desarrollo 1993-2010 (Ac. 049/1999)
Plan Básico de Ordenamiento Territorial El Carmen de Viboral. (Ac. 096/2000)
Se crea la secretaría de Educación para la cultura, el deporte y la recreación (Ac. 001/2004)
Se aprueba y adopta como política pública cultural, el Plan de Desarrollo Cultural Municipal 2005-2015 (Ac.
025/2004)
Por medio del cual se crea, conforma y reglamenta el Instituto de Cultura de El Carmen de Viboral (Dec.
080/2007)
Acuerdo directivo 008 2014, Por medio del cual se adopta el presupuesto de rentas y gastos para el periodo
fiscal comprendido entre 1 de enero y el 31 de diciembre de 2015. Comité directivo Instituto de
Cultura El Carmen de Viboral. 2014.
Acuerdo directivo 007 2013, Por medio del cual se adopta el presupuesto de rentas y gastos para el periodo
fiscal comprendido entre 1 de enero y el 31 de diciembre de 2014. Comité directivo Instituto de
Cultura El Carmen de Viboral. 2013.
Acuerdo directivo 005 2012, Por medio del cual se adopta el presupuesto de rentas y gastos para el periodo
fiscal comprendido entre 1 de enero y el 31 de diciembre de 2015. Comité directivo Instituto de
Cultura El Carmen de Viboral. 2012.
Acuerdo directivo 004 2011, Por medio del cual se adopta el presupuesto de rentas y gastos para el periodo
fiscal comprendido entre 1 de enero y el 31 de diciembre de 2012. Comité directivo Instituto de
Cultura El Carmen de Viboral. 2011.
Actividades de socialización y trabajo de campo
Taller comité Operativo Instituto de Cultura Sixto Arango Gallo. 20 de mayo de 2015. Instituto de Cultura
Sixto Arango Gallo. El Carmen de Viboral. 2015

Conversatorio con Consejo Municipal de Cultura El Carmen de Viboral. Septiembre de 2015, Instituto de
Cultura Sixto Arango Gallo. El Carmen de Viboral.2015

Asamblea de Cultura Actas del 20 de mayo de 2014, 17 de junio de 2014, 15 de julio de 2014, 26 de Agosto
de 2014, 30 de septiembre de 2014, 21 de octubre de 2014, 17 de diciembre de 2014. Instituto de
Cultura Sixto Arango Gallo. El Carmen de Viboral.2014

También podría gustarte