Está en la página 1de 8

Electivo CPC

Atención a la diversidad línea de inclusión y discapacidad


Nrc: 1526
Asignatura

Discapacidad intelectual, apoyo y estrategias positivas de enseñanza

Jessica Viviana Torres Gómez. ID 533845


Estudiante.

Mg. Giovanna Yalile García.

Corporación universitaria minuto de Dios


Licenciatura en pedagogía infantil
Villavicencio, Colombia
2020
Discapacidad intelectual, apoyo y estrategias positivas de enseñanza

Comprender y afrontar la conducta problemática

Enfoque tradicional de las gestiones de la conducta: antes de tomar decisiones sobre

cuál es el mejor modo de tratar a un alumno de conducta problemática, es pertinente estudiar

minuciosamente que piensan los educadores y como hablar acerca de ella.

Enmarque del problema:

La forma más adecuada de abordar la conducta, es clasificar o categorizar la conducta difícil

de un alumno como inadecuada o problema; una conducta que debe reducirse o bien eliminarse.

Se parte siempre de la determinación que el problema está en el alumno y que es el quien debe

cambiar.

Selección de objetivos:

Los planes de enseñanza o de tutoría que se diseñan se centran en la eliminación de la

conducta molesta o perjudicial del alumno.

Procedimientos de intervención:

La mayor parte de los procedimientos de intervención o planes que se elaboran se centran en

modificar el refuerzo y el castigo en el medio escolar.

Definición del éxito:

El éxito se define como el cumplimiento de los objetivos de reducción o eliminación de

la conducta objeto de atención.


Uno de los apoyos de estrategias docentes positivas: una forma diferente de contemplar la

conducta problemática es observar el comportamiento molesto del alumno como una fuente de

información sobre sus necesidades y deseos o sobre la calidad o suficiencia de las estrategias

de enseñanza, al menos, tal como las percibe el alumno.

Enmarque del problema:

Para comprender mejor la causa de la conducta del alumno es necesario hacer un análisis

funcional que se traduzca en una descripción global del clima social. Debe prestarse especial

atención a los ambientes y acciones que están presentes o preceden generalmente a los casos de

conductas molestas y a sus consecuencias, sobre todo las reacciones de los compañeros y de

los profesores.

Selección de objetivos:

El hecho de reconocer que los actos molestos o peligrosos constituyen una forma de

comunicación no supone que sean aceptables y que el estudiante no tenga que aprender a mejorarlos.

El objetivo principal de cualquier intervención debe centrarse en ayudarle a aprender a comunicarse

de un modo que sea igualmente eficiente y adaptado, pero no molesto o peligroso.

Orientaciones para establecer un ambiente de seguridad, confianza y cooperación:

Muchos propósitos conductuales imponen recompensar o reforzar conductas que se

consideran adecuadas y castigar las molestas o peligrosas. Tanto la experiencia común como

gran cantidad de investigaciones demuestran que esas combinaciones de recompensas y castigos

pueden llevar a la reducción de las conductas molestas o peligrosas, pero tienen efectos

negativos.
Procedimientos de intervención:

El reconocimiento de la conducta molesta o peligrosa del alumno como una forma de

comunicación influye también de forma significativa en la selección de las estrategias

de intervención que se desarrollen para mejorar la situación. Se presentan 4 alternativas:

Implantación de estrategias de apoyo: contribuyen al desarrollo de relaciones de trabajo

positivas entre el maestro y el alumno y facilitan que aprenda formas menos destructivas,

alternativas de comunicación eliminando algunas fuentes de frustración y confusión.

Enseñanza de formas alternativas de comunicación: es posible que el alumno no haya

aprendido nunca las formas habituales de comunicación o que sea incapaz de comunicarse de un

modo normal a causa de discapacidades físicas o cognitivas. No es extraño que enseñar al

alumno una forma de comunicación menos destructiva se traduzca en una reducción

significativa de la conducta problemática.

Enseñar al alumno a tolerar las condiciones de la escuela: solo debe utilizarse para

favorecerle cuando sea absolutamente imposible o inconveniente modificar esas condiciones.

Enseñar al alumno a estar callado y dejar de comunicarse: cuando ni si quiera los mejores

análisis aporten la información necesaria para efectuar cambios.

Definición del éxito.

La mayor parte de la conducta disruptiva y peligrosa del alumno proporciona una valiosa

información sobre lo que piensa y siente, ante todo acerca de nuestras estrategias educativas.
Como poner en práctica las decisiones curriculares

No es fácil decidir que enseñar, y decidir como enseñar es igualmente complicado.

Los maestros tienen diversas posibilidades, dependiendo del alumnado.

En este capítulo del libro, todos los alumnos se refieren a cualquier alumno que viva en las

proximidades de la escuela, con independencia de sus capacidades o discapacidades.

La misma enseñanza

Para los maestros, es difícil que la enseñanza impartida a grupos de alumnos muy diferentes

entre sí pueda ser igual. Señalamos dos aspectos: los resultados de la enseñanza y el proceso

mismo de enseñar:

1. Resultados de la enseñanza:

Independientemente de los detalles de la escolarización y la enseñanza que hay que tener en

cuenta, el resultado real de la escolarización para todos los alumnos es muy sencillo: todo lo que

aprendan debe servirles para ser miembros activos de sus comunidades respectivas, de manera

que unos se preocupen lo bastante de los que les ocurre a los otros para que estos atiendan a los

demás. Las escuelas deben contribuir a que todos los alumnos se impliquen socialmente, que

participen activamente en la vida de la comunidad. Cada alumno lograra este resultado de modo

diferente.

2. Proceso de enseñanza:

Independientemente de lo que estén aprendiendo los alumnos, el proceso de enseñanza y

aprendizaje es el mismo. Aprender deduce para todos los alumnos determinar el significado de

los que se aprende y como se relaciona con sus conocimientos y experiencias anteriores.
¿En que debe diferir la enseñanza?

Aunque el proceso fundamental de la enseñanza sea igual para todos los alumnos, debe

estructurarse de forma diferente para cada uno de ellos. El segundo aspecto importante en el

que la enseñanza debe ser diferenciada es el proyecto curricular para cada alumno. Muchos

alumnos adquirirán casi toda la información y las destrezas contenidas en este currículo. Otros

alumnos, solo adquirirán la información y las destrezas mínimas si los maestros les prestan

mucha atención. Tendrán que hacer muchas adaptaciones curriculares para conseguir los

objetivos de participación e inclusión social de la enseñanza.

Reglas y estrategias para la enseñanza en grupo heterogéneo

Los maestros deben comenzar seleccionando los mismos elementos: lista de materiales,

diseño curricular, lugares de enseñanza y componentes de las mismas, para todos los alumnos.

Se describen a continuación tres reglas que pueden contribuir a la puesta en práctica

del currículo utilizando una norma de enseñanza en grupo más heterogéneo:

Maximizar la variedad de los alumnos.

Agrupar a alumnos con características muy diferentes no refuerza el aprendizaje de cada uno

ni establece relaciones positivas entre ellos. La primera tarea consiste en decidir a qué alumnos

se pueden agrupar. Deben comenzar creando grupos que incluyan a alumnos que representen

las características más dispares, deben mezclar alumnos con todo tipo de características, de

género, de carácter étnico, de rendimiento, entre otras.


Maximizar la interdependencia positiva:

Los alumnos aprenden los contenidos y realizan la tarea de aprendizaje trabajando

juntos. Establecen relaciones de reciprocidad, adquieren el sentido de la experiencia

compartida, aprecian la diversidad humana y desarrollan las habilidades de colaboración y

cooperación.

Maximizar los logros individuales:

El fin decisivo de la enseñanza en un grupo heterogéneo consiste en utilizar las

diferencias entre los alumnos para reforzar el aprendizaje de cada uno dentro del grupo.

Se centra esta regla en capacitar a los alumnos para que dominen los contenidos de la

enseñanza.
Bibliografía

Stainback, S. Stainback, W y James, H. (2001). Aulas inclusivas un nuevo modo de


enfocar y vivir el curriculo. Madrid, España: Narcea

También podría gustarte