Está en la página 1de 3

La pletismógrafia es un

examen que se realiza


colocando manguitos de
presión sanguínea en las
extremidades para medir
la presión sistólica.
Luego se conectan los
manguitos a un
instrumento para
registrar el volumen del
pulso (pletismógrafo), el
cual muestra cada onda
del pulso. En este
examen se compara la
presión sistólica entre las
extremidades inferiores y
superiores para ayudar a
descartar alguna
enfermedad que esté
obstruyendo las arterias
en las extremidades

https://medlineplus.gov/spanish/ency/esp_imagepages/9748.htm

Pletismógrafo de agua: Se basa en el incremento de la presión hidrostática inducida sobre la masa


de agua contenida en un recipiente cerrado. Esta presión se transmite a una columna de gas
llamada espirómetro, situada en un lateral del recipiente. Un polígrafo registra las oscilaciones del
espirómetro.

Pletismógrafo de aire: Se sitúa una cámara neumática, a modo de manguito, en torno a la


extremidad. Las variaciones de volumen de dicha extremidad se transmitirán al manguito, el cual
está insuflado a una presión de 40-60 mmHg.

Pletismógrafo de impedancia: mide los cambios de volumen en función de las variaciones en la


impedancia eléctrica, utilizando el principio físico de la carga iónica que posee el flujo sanguíneo.

La [[impedancia]] (Z) se define como la resistencia que un conductor presenta al paso de la


corriente eléctrica y se expresa como:

Z=p*(l/S) (1)

P es la constante de resistividad del medio, se mide en ohmios por metro,

l es la longitud del conductor y S es el área del conductor.

Se conoce que el volumen es superficie por longitud, y por lo tanto, superficie será volumen
partido por la longitud. Si se despeja de la siguiente forma, se llega a la siguiente ecuación:
V=l*S (2)

S=V/l (3)

Si sustituimos (3) en la ecuación (1), nos da lo siguiente:

Z=p*(l^2/V)

La longitud permanecerá constante, por lo tanto Delta Z será proporcional a Delta V. Así:

Delta Z=p*l^2*(1/V_{1}-1/V_{2})=p*l^2*\Delta V/\Delta V_{1}*V_{2}

Siendo p una constante para el medio, puede concluirse que los cambios de impedancia podrán
relacionarse con los de volumen en un segmento de extremidad en el cual los electrodos se
mantengan en un emplazamiento constante.

En este método se utilizan 4 electrodos: 2 periféricos y 2 centrales. Los primeros generan el campo
eléctrico de bajo voltaje y alta frecuencia de oscilación, entre 50 y 250 kHz, con el fin de conseguir
un campo eléctrico uniforme. Los segundos miden los cambios de impedancia provocados por el
flujo sanguíneo.

Pletismógrafo de anillos de Mercurio: Su esencia es muy parecida a la del pletismógrafo que se


acaba de ver, puesto que mide los cambios de volumen en función a la impedancia, que es la
resistencia al paso de corriente por los anillos, que contienen en su interior una aleación
altamente conductora a base de indio y galio.

El paso de una corriente eléctrica por un conductor es directamente proporcional a su longitud e


inversamente proporcional a su sección. Un cambio en el volumen del segmento en torno al cual
tenemos los anillos de Hg, provocaría una variación en la longitud de dichos anillos, variando así la
resistencia de los mismos al paso de la electricidad por su interior.

Delta R=2*\Delta L=2*\pi*r (1)


El perímetro de la circunferencia en una sección circular de la extremidad C es función de su radio
r

C=2*\pi *r (2)

De las ecuaciones (1) y (2), sabiendo que pi es una constante, se concluye que pequeñas
variaciones del radio de la circunferencia provocarían cambios de resistencia en el interior del
material conductor:

Delta R=\Delta 4 \pi*r

Este método no solo se utiliza en extremidades. También presenta variables, como la


(pletismografía peneana), la cual tiene grandes aplicaciones al diagnóstico de la disfunción eréctil
orgánica.

Fotopletismografía:

No se permite valorar cambios segmentarios de volumen, sin embargo, tiene utilidad para
registrar variaciones del flujo arterial y venoso a nivel de los plexos dérmico y subdérmico, y las
correlaciones de estos datos en las curvas de registro de las curvas de pulso obtenidas por los
métodos anteriores, ha comportado que se incluya como un método pletismográfico.

Su principio físico se basa en la capacidad de la gama infrarroja de la energía lumínica en incidir en


el flujo sanguíneo de arterias y venas subcutáneas.

La fuente emisora de infrarrojas es un diodo, y la receptora un fotosensor de Cadmio-Selenio


contiguo al primero. Los tejidos absorben la mayor parte de la luz emitida por el diodo, y solo
entre el 5 y el 10% alcanza los vasos subcutáneos, cuya magnitud de luz reflejada depende de la
densidad de hematíes en su interior. La energía reflejada es amplificada y convertida en diferencial
de voltaje.

[1]Josep Marinel•lo Roura, Jordi Juan Samsó. Diagnóstico hemodinámico en angiología y cirugía
vascular, Volumen 1. Barcelona: Editorial Glosa, S.L.; 2003. p.84</ref>

También podría gustarte