Está en la página 1de 4

NIT.

900041832-1
Código Habilitación del Prestador 130010171201

Cartagena de Indias, D.T. y C., mayo de 2015.-

Señor
Juez Noveno Civil Municipal de Cartagena
E. S. D.

GERALDO RAFAEL MEZA VALDES, mayor y vecino de esta ciudad,


identificado con la cédula de ciudadanía N° 73’120.953, y portador de la
T.P. No. 143.284 del Consejo Superior de la Judicatura, obrando en calidad
de representante Legal de la I.P.S. GEMEVA, tal como se acredita en el
certificado de existencia y representación de la sociedad, por medio del
presente escrito procedo a contestar la acción constitucional de tutela
formulada ante usted por MELANYN JUDITH MAGALLANEZ MONTES,
mayor de edad, vecina de esta municipalidad, de la siguiente manera.

En razón a la acción constitucional presentada por la señora MELANYN


JUDITH MAGALLANEZ MONTES, a Nombre propio, en el que argumentan
que la elevan con ocasión a la supuesta vulneración de los derechos
fundamentales de la actora, en especial a los derechos al mínimo vital, a la
vida, a la seguridad social, a la salud, a la igualdad y al derecho al trabajo,
en atención a que la actora es mujer embarazada.

En ese orden tenemos que la acción resulta a toda luces improcedente, en


razón a que existen unas afirmaciones que en su contexto carecen de
veracidad, como pueden observar la accionante es enfática en señalar la
existencia de unos derechos reforzados por ser Mujer Embarazada,
debiéndole con ello mantener su estabilidad laboral, empero, a su vez,
reconoce la existencia de contrato de prestación de servicios,
circunstancias que resultan excluyente, por como ha indicado la accionante
no existe una relación laboral, sino privada.

Sobre el tema de la Mujer Embarazada en contrato de Prestación de


servicios, señaló en la sentencia SU-070 de 2013, que: En el supuesto de
vinculación de la mujer gestante o lactante mediante contrato de prestación
de servicios, el juez de tutela deberá analizar las circunstancias fácticas que
rodean cada caso, para determinar si bajo dicha figura contractual no se
está ocultando la existencia de una auténtica relación laboral. Si bien la
acción de tutela no es el mecanismo judicial idóneo para declarar la
configuración de un “contrato realidad”, pues “existen las vías procesales
ordinarias laborales o las contencioso administrativas, a través de las
cuales [se] puede buscar el reconocimiento de una vinculación laboral”, en
los casos donde se encuentre en inminente riesgo de afectación el mínimo
vital de la accionante u otro derecho constitucional fundamental, este
estudio deberá ser realizado por el juez de tutela. En el caso de contratos
de prestación de servicios celebrados por el Estado con personas naturales,
debe advertirse que éste únicamente opera cuando “para el cumplimiento de
los fines estatales la entidad contratante no cuente con el personal de

Barrio Manga Cuarta Avenida N° 21 – 82 - Teléfono: 6609971 - 6604500


email: admisiones.gemeva@gmail.com , gemeva70@hotmail.com ,
Cartagena de Indias – Bolívar
NIT. 900041832-1
Código Habilitación del Prestador 130010171201

planta que garantice el conocimiento profesional, técnico o científico que se


requiere o los conocimientos especializados que se demanden”. Por esta
razón, la jurisprudencia de esta Corporación ha determinado que si en el
contrato de prestación de servicios, privado o estatal, se llegare a
demostrar la existencia de una relación laboral, “ello conllevaría a su
desnaturalización y a la vulneración del derecho al trabajo reconocido en el
preámbulo; a los artículos 1, 2 y 25 de la Carta; además a los principios de
la primacía de la realidad sobre las formas en las relaciones de trabajo, al
de la irrenunciabilidad de los beneficios mínimos establecidos en normas
laborales y al de la estabilidad en el empleo.” Con todo, en el supuesto en
que la trabajadora gestante o lactante haya estado vinculada mediante un
contrato de prestación de servicios y logre demostrarse la existencia de un
contrato realidad, la Sala ha dispuesto que se deberán aplicar las reglas
propuestas para los contratos a término fijo, en razón a que dentro las
característica del contrato de prestación de servicios, según lo ha entendido
esta Corporación, se encuentran que se trata de un contrato temporal, cuya
duración es por un tiempo limitado, que es además el indispensable para
ejecutar el objeto contractual convenido.

Por lo que necesariamente debe determinarse la existencia de un contrato


realidad, en la que se determine el vinculo laboral de los contratantes,
circunstancia que no se presente en la presente orbe, toda vez, que la
contratista accionante viene ejecutando su contrato, que concluida cada una
sus fases de ejecución presenta una cuenta de cobro, la cual es pagado con
egresos que para ese concepto emite la IPS GEMEVA EU, por lo que no es
automático el beneficio relacionado con el estado de lactancia o maternidad
para todo tipo de contrato, máxime que el vinculo contractual es distinto al
laboral, sumado al corto periodo que se viene ejecutando, que no determina
la continuidad o periodicidad en el ejecución del mismo.

Por otro lado, la empresa que regento en ningún momento a emitido carta u
orden de terminación de contrato, que actualmente ejecuta la accionante,
por lo que resulta la inexistencia del hecho que alega la accionante por vía
constitucional, y si, presento algún tipo de obstáculo para la ejecución de su
contrato debió informarlo a la dirección de talento humano, a efecto de que
la dirección jurídica, realizare las investigaciones disciplinarias pertinentes.

En relación con la inexistencia del hecho, la H. Corte Constitucional ha


señalado:
El fenómeno de la carencia actual de objeto tiene como característica
esencial que la orden del/de la juez/a de tutela relativa a lo solicitado en la
demanda de amparo no surtiría ningún efecto, esto es, caería en el vacío. Lo
anterior se presenta, generalmente, a partir de dos eventos: el hecho
superado o el daño consumado. Por un lado, la carencia actual de objeto por
hecho superado se da cuando entre el momento de la interposición de la
acción de tutela y el momento del fallo se satisface por completo la
pretensión contenida en la demanda de amparo -verbi gratia se ordena la
práctica de la cirugía cuya realización se negaba o se reintegra a la persona

Barrio Manga Cuarta Avenida N° 21 – 82 - Teléfono: 6609971 - 6604500


email: admisiones.gemeva@gmail.com , gemeva70@hotmail.com ,
Cartagena de Indias – Bolívar
NIT. 900041832-1
Código Habilitación del Prestador 130010171201

despedida sin justa causa-, razón por la cual cualquier orden judicial en tal
sentido se torna innecesaria. En otras palabras, aquello que se pretendía
lograr mediante la orden del juez de tutela ha acaecido antes de que el
mismo diera orden alguna. En estos casos, se debe demostrar que en
realidad se ha satisfecho por completo lo que se pretendía mediante la
acción de tutela, esto es, que se demuestre el hecho superado, lo que
autoriza a declarar en la parte resolutiva de la sentencia la carencia actual
de objeto y a prescindir de orden alguna, con independencia de aquellas que
se dirijan a prevenir al demandado sobre la inconstitucionalidad de su
conducta y a advertirle de las sanciones a las que se hará acreedor en caso
de que la misma se repita, al tenor del artículo 24 del Decreto 2591 de
1991. Por otro lado, la carencia actual de objeto por daño consumado se
presenta cuando la vulneración o amenaza del derecho fundamental ha
producido el perjuicio que se pretendía evitar con la acción de tutela, de
modo tal que ya no es posible hacer cesar la violación o impedir que se
concrete el peligro y lo único que procede es el resarcimiento del daño
originado en la vulneración del derecho fundamental.1

Ahora bien, en los casos en que existan medios judiciales de protección


ordinarios al alcance del actor, la acción de tutela será procedente si el juez
constitucional logra determinar que: (i) los mecanismos y recursos
ordinarios de defensa no son suficientemente idóneos y eficaces para
garantizar la protección de los derechos presuntamente vulnerados o
amenazados; (ii) se requiere el amparo constitucional como mecanismo
transitorio, pues, de lo contrario, el actor se vería frente a la ocurrencia
inminente de un perjuicio irremediable frente a sus derechos fundamentales;
y, (iii) el titular de los derechos fundamentales amenazados o vulnerados es
sujeto de especial protección constitucional. La jurisprudencia
constitucional, al respecto, ha indicado que el perjuicio ha de ser inminente,
esto es, que amenaza o está por suceder prontamente; las medidas que se
requieren para conjurar el perjuicio irremediable han de ser urgentes; no
basta cualquier perjuicio, se requiere que este sea grave, lo que equivale a
una gran intensidad del daño o menoscabo material o moral en el haber
jurídico de la persona; la urgencia y la gravedad determinan que la acción
de tutela sea impostergable, ya que tiene que ser adecuada para restablecer
el orden social justo en toda su integridad.

Por todo lo anterior, reiteramos que la acción constitucional, que nos


convoca resulta a toda lustre improcedente.

NOTIFICACIONES

El suscrito, en manga cuarta avenida No. 21-82

Del Señor Juez,Atentamente,


1
Sentencia de Tutela T-200 de 2013. M.P. Dr. ALEXEI JULIO ESTRADA.-

Barrio Manga Cuarta Avenida N° 21 – 82 - Teléfono: 6609971 - 6604500


email: admisiones.gemeva@gmail.com , gemeva70@hotmail.com ,
Cartagena de Indias – Bolívar
NIT. 900041832-1
Código Habilitación del Prestador 130010171201

GERALDO RAFAEL MEZA VALDES

Barrio Manga Cuarta Avenida N° 21 – 82 - Teléfono: 6609971 - 6604500


email: admisiones.gemeva@gmail.com , gemeva70@hotmail.com ,
Cartagena de Indias – Bolívar