Está en la página 1de 3

Lozano, Irene, Recordar hacia mañana, El País, 2011 06 20

El verdadero liberalismo está tan en crisis como la socialdemocracia. No


se ha enterado de que la mayor amenaza a la autonomía del individuo
reside hoy en la debilidad de la democracia frente al poder financiero

No se puede echar un remiendo a la socialdemocracia -como muchos tratan de hacer-


sin tener en cuenta una consideración previa: la socialdemocracia no es una ideología,
sino una adaptación a la coyuntura. En un momento y un lugar muy concretos -Europa
Occidental después de la II Guerra Mundial- se trató de incorporar el principio rector
del socialismo, la idea de igualdad, al régimen de democracia liberal y la economía de
libre mercado. Esto significa que la socialdemocracia es, en sí misma, liberal por los
cuatro costados: nace en el sistema liberal, se siente cómoda en él y no aspira a
destruirlo -ni política ni económicamente-, sino a corregir sus injusticias dentro del
marco institucional. Así fue durante las tres décadas que duró su edad de oro, aquellos
años en que la simbiosis de socialismo y liberalismo pareció de un sentido común tan

¿Por qué los liberales no denuncian el despotismo de los verdaderamente poderosos,


los 'mercados'?

La actual debilidad del Estado no implica una mayor libertad individual. Es lo que
denuncia el 15-M

Por tanto, cuando se aboga por una "socialdemocracia liberal", como hizo Daniel
Innerarity en estas páginas (EL PAÍS, 1 de junio), en el fondo se nos propone que a la
ecuación socialdemócrata (socialismo + liberalismo) le sumemos más dosis liberales,
con un resultado perfectamente defendible, pero para una reflexión sobre... el
liberalismo. El autor pide a la izquierda que "no quiera introducir la justicia por medio
de la redistribución estatal sino mediante la creación de una mayor igualdad de
oportunidades", y que aspire a "un Estado con el poder mínimo e indispensable", pero
obligado a "cuidar activamente de que todos los ciudadanos puedan comerciar
libremente en los mercados". Todas ellas se me antojan excelentes ideas para los
neoliberales, aunque difícilmente se pueden plantear como salida a la
socialdemocracia cuando no contienen la menor preocupación social, salvo por esa
alusión a la igualdad de oportunidades, que, como se logra mediante la educación
pública universal, necesita un Estado preocupado de algo más que el comercio.

La reflexión, insisto, me parece no solo legítima, sino sobre todo pertinente: la


tribulación ideológica en las filas de la izquierda es enorme, pero no llega a nublar por
completo la crisis en que también se hallan sumidas las ideas liberales, secuestradas
por un fanatismo que amenaza con devolvernos a un capitalismo de tintes
premodernos.

Si algo pueden presentar los liberales en su hoja de servicios a la humanidad es su


oposición a la concentración de poder y su alta sensibilidad para detectar todo tipo de
despotismos en distintos momentos de la historia. Que la burguesía incipiente se
opusiera al poder del Estado y las trabas económicas gozaba de toda lógica en la
época, pero resulta llamativa la obcecación contra la supuesta opresión económica de
los Estados, cuando los estamos viendo acogotados por las exigencias de un poder
financiero cuya felicidad requiere más dolor y menos derechos para el ciudadano.

Puede concederse que, hacia el interior, los Estados acumulan un poder no siempre
empleado con racionalidad y eficiencia. Hacia fuera, en cambio, hacia el ancho mundo,
su impotencia resulta clamorosa en estos tiempos de crisis. Y algo debe de estar
fallando en la sensibilidad liberal cuando desde sus filas se alzan pocas voces
denunciando que la mayor amenaza a la autonomía del individuo y al autogobierno
reside hoy en la nulidad de los poderes democráticos para someter al poder financiero.
No otra cosa afirmaba un ilustre liberal como Hayek cuando dejó escrito en Camino de
servidumbre: "Lo que necesitamos y cabe alcanzar no es un mayor poder en manos de
irresponsables instituciones económicas internacionales, sino por el contrario, un
poder político superior que pueda mantener a raya los intereses económicos y que,
ante un conflicto entre ellos pueda mantener un equilibrio porque él mismo no está
mezclado en el juego económico".

En efecto, acabar con esa cooptación del poder político por parte del económico
resulta más urgente que la necesidad de un Estado mínimo, incluso desde un punto de
vista liberal. Si Hayek prefiere la superioridad del poder político es porque conoce los
riesgos de unos mercaderes demasiado poderosos y poco preocupados de las
consecuencias sociales de sus actos algo, por cierto, que ya anotó Adam Smith con
ironía: "Las personas que se dedican al comercio rara vez se reúnen sin que su
conversación gire alrededor de cómo conspirar contra el público o en maquinar sobre
cómo subir los precios". Si el Parlamento británico pudo discutir en 1795 una
propuesta de ley de salarios mínimos utilizando a Smith como fuente de autoridad, fue
porque él había dejado claro que los comerciantes se ocupan de sus negocios y el
Estado de otras cosas. Nos lo recuerda José María Lassalle en Liberales, un
imprescindible compendio de la virtud cívica del liberalismo clásico, consciente de que
"los empresarios pretendían sustituir al Estado, transformarlo en una especie de
compañía mercantil gobernada por ellos, corrompiendo el interés general hasta
hacerlo particular".

La crisis bancaria reivindica aquel liberalismo visionario: los activos tóxicos ideados por
los genios americanos de las finanzas han resultado ser una conspiración contra el
público. Pero no solo: las propias entidades financieras, con su furibunda oposición a
una supervisión estatal y a una regulación de su actividad -reflejada fielmente en
Inside Job-, se encaminaron triunfantes hacia su ruina. Por encima de todo, no
obstante, el gran inconveniente de los mercados es que su poder no es democrático. Y
aquí sí creo que el liberalismo y la socialdemocracia pueden encontrar un amplio
trecho que recorrer de la mano. A ambos les debería preocupar la hegemonía actual
de esos entes fantasmagóricos llamados "mercados", que por no tener no tienen ni
rostro, que no se presentan a las elecciones, ni rinden cuentas ante los ciudadanos, ni
explican sus programas, pero ostentan la facultad de imponer la visión del mundo más
beneficiosa para ellos.
Nadie discute que los acreedores de Grecia tengan derecho a cobrar lo que se les
debe. Sin embargo resulta inaceptable que dicten políticas económicas al margen de
los órganos de la soberanía popular. Ya se le ha dejado muy claro a Grecia la prenda
deseada a cambio de nuevos préstamos: privatizaciones masivas y nuevos recortes. La
extorsión se ve con claridad si la trasladamos a la economía doméstica: el banco puede
cobrarnos la hipoteca todos los meses, y hasta reconocemos su derecho a
embargarnos la casa si no pagamos, pero no aceptaríamos, a cambio de un préstamo,
otorgar al director de la sucursal bancaria la capacidad de decidir si llevamos a
nuestros hijos a un colegio más barato o vendemos las joyas familiares. Lo que en casa
consideraríamos una intrusión en nuestra libertad, ¿se convierte en un triunfo del
liberalismo cuando afecta al Estado? ¿Alguien siente que esa merma del poder del
Estado esté derivando en una mayor libertad individual o las movilizaciones del 15-M
indican lo contrario? Algo sucede cuando la tradicional sensibilidad liberal a la
acumulación de poder no solo no denuncia airada el despotismo de los mercados, sino
que sigue clamando por el Estado mínimo en medio de la crisis. Me temo que el
neoliberalismo de las últimas décadas no solo ha dejado hecha trizas la
socialdemocracia, sino también las ideas liberales, degradadas a verdades de hierro
que solo por el dogmatismo con que se defienden ya traicionan el espíritu del
liberalismo.

La salida de este atolladero no se halla en los manuales de política, ni mucho menos en


los de economía, sino en la literatura: el Viejo lorquiano de Así que pasen cinco años
aconsejaba "recordar hacia mañana". Porque tal vez en las lecciones del pasado,
liberales y socialdemócratas encuentren la forma de aunar esfuerzos para someter al
poder financiero a controles y equilibrios, los clásicos checks and balances, e imprimir
un giro social a la economía. Sería una necedad olvidar en el siglo XXI lo que Adam
Smith ya sabía en el XVIII, que "la mezquina rapacidad y el espíritu de monopolio de los
mercaderes no son ni deben ser los gobernantes de la humanidad".

Irene Lozano es periodista y escritora.