Está en la página 1de 3

Lizeth Fernanda Correa Acevedo

Cod: 2190324

EVALUACIÓN FINAL

1. Aspectos como sentidos de responsabilidad, asociados a su vez, con la


adopción de virtudes ciudadanas tales como la cooperación, la reciprocidad,
la justicia, la solidaridad, el diálogo y el respeto.

2. Somos racistas, homofóbicos y discriminadores como tal porque nos hemos


educado desde pequeños en una sociedad tal cual, y eso ha pasado sin
darnos cuenta. Al mismo tiempo que hemos aprendido a comportarnos de
esta manera, también nos han enseñado que serlo es algo ‘malo’. Así
que hemos aprendido a ser discriminar, pero sin parecerlo, sin darnos cuenta
de cómo, cuándo y por qué actuamos así. La discriminación es un
mecanismo social muy complicado, y para explicarlo lo comparo con un
iceberg. La parte visible del iceberg, la más pequeña, corresponde a las
personas que no tienen ningún problema en reconocer que lo son. El resto,
los seres humanos que no queremos serlo, representamos la parte oculta del
iceberg, la que no se ve desde la superficie.

Un argumento discriminatorio esconde privilegios. Vivimos en una sociedad


que atribuye las ventajas (dinero, poder, mejores condiciones de vida) a los
méritos y al esfuerzo; a las oportunidades también, pero sobre todo al hecho
de saber aprovecharlas. El lugar en el que nacemos nos proporciona a
algunas unos privilegios de partida y nos coloca en una posición que nos
permite aprovechar las oportunidades con ventaja, como si hubiéramos
nacido un poco adelantados con respecto a la salida de la carrera de la vida.
Pero curiosamente, en vez de reconocerlo, lo que hacemos es ocultar los
privilegios, de manera que nuestras ventajas puedan atribuirse al esfuerzo y
al trabajo.

Estos argumentos ayudan a esconder los privilegios de partida y desvían la


atención hacia las personas que no salieron adelantadas, atribuyendo sus
lugares más atrasados en esa carrera de la vida a determinadas
características o carencias que ellas tienen. Les decimos, de manera que
hasta ellas lo aceptan, que por ser mujer o por pertenecer a determinada
religión, sentir atracción por alguien de su mismo sexo o haber nacido en un
lugar no tienen los mismos derechos, pueden estar en igualdad de
condiciones.

3. La incidencia de la discriminación está ligado directamente a la formación de


la autoestima, donde se visualiza que a mayor discriminación menor
autoestima, la misma que redunda negativamente en la formación de la
Lizeth Fernanda Correa Acevedo
Cod: 2190324

personalidad y el desenvolvimiento actitudinal de cada persona. La calidad de


vida personal está notablemente influenciada por la forma como cada
persona se percibe y se

valora a sí misma. Esta valoración que cada individuo hace de sí mismo es lo


que en la literatura científica se conoce con el nombre de autoestima.
Toda persona se ve a sí misma desde el punto de vista de los grupos en que
participa y todo aquello que piensen de uno influirá positiva o negativamente
en la personalidad o forma de pensar.

4. La discriminación racial y étnica ocurre a diario a la vez que impide el


progreso de millones de personas en todo el mundo. El racismo y la
intolerancia destruyen vidas y comunidades por medio de sus diversas
manifestaciones, desde privar a las personas de los principios fundamentales
de igualdad y no discriminación, hasta propiciar el odio étnico que puede
conducir al genocidio. La lucha contra el racismo es una prioridad para la
comunidad internacional y es parte esencial de la labor de la Oficina del Alto
Comisionado para los Derechos Humanos.
La constitución política se ha ocupado de este problema desde su fundación y
la prohibición de la discriminación racial está consagrada en todos los
instrumentos principales de derechos humanos. La prohibición de la
discriminación racial establece obligaciones y encomienda la tarea de
erradicar la discriminación del ámbito público y privado. Asimismo, el principio
de la igualdad también exige adoptar medidas especiales para eliminar las
condiciones que causan la discriminación racial o que contribuyen a
perpetuarla.

5. Cuando se pretende entender la paz como un derecho humano, se debe


tener en cuenta que la humanidad ha trasegado un largo camino de guerras,
injusticias y exterminio al ser humano; intentando resolver esto puede
considerarse la declaración universal de los derechos humanos como una
declaración de paz mundial; con esta declaración la humanidad se ilusionó
con la esperanza de tener un mundo sin guerra, ello no ocurrió y la guerra
continuó siendo la partera de la historia. Con el propósito de contribuir en la
ampliación de la discusión del derecho humano a la paz y la aplicación de
una teoría critica de derechos humanos, que se encuentra en una fase
embrionaria y por lo tanto, necesita del ejercicio académico para su
divulgación, discusión y desarrollo. El derecho humano a la paz debe ser
armonizado con los demás derechos humanos y por lo tanto, se puede hacer
un análisis del derecho humano a la paz desde las dimensiones de los
derechos humanos.
Lizeth Fernanda Correa Acevedo
Cod: 2190324