Está en la página 1de 6

a.5.

Orientaciones y enfoques teóricos y políticos implícitos y explícitos en sus


lineamientos y programas.
Con las políticas públicas, se asegura que un tema o problema de interés nacional, que
también puede tener sus expresiones en el nivel territorial (políticas regionales,
departamentales o municipales). En este sentido no hay que olvidar que las políticas públicas
deben considerar como parte de su definición/formulación algunos de los siguientes
elementos: visión e impacto nacional para y desde el territorio, de proceso, coordinación
interinstitucional, participación ciudadana, que responda a los principios de rendición de
cuentas, derechos humanos, equidad, entre otros.

Políticas públicas basadas en derechos humanos y la equidad. ¿Qué son?

Son las que han trascendido el paradigma de los enfoques tradicionales, incorporando la
equidad y los derechos humanos como elementos clave en la formulación de políticas públicas.
Estos diferentes enfoques en la formulación de políticas públicas, no son excluyentes, aunque
se entiende que por razones de Estado, el enfoque de equidad y derechos humanos es el más
adecuado para el abordaje de los asuntos de interés público. El mensaje central radica en que
la esencia y fin último de las políticas públicas tienen como centro a la persona, en su ciclo
vital, territorio e identidad.

“En la actualidad, el enfoque de derechos constituye un marco conceptual que incluye dos
aspectos: el normativo y el operacional. El primero se refiere a que está orientado por los
instrumentos jurídicos internacionales que establecen mecanismos de exigibilidad ciudadana.
El segundo tiene su base en el respeto, la protección y el cumplimiento de los derechos
humanos” (El enfoque de los derechos humanos en las políticas públicas: ideas para un debate
en ciernes. Giménez. 2010. Página 59). En el siguiente cuadro, se presentan algunas
características que diferencian estos dos enfoques.

Caracteristica del enfoque tradicional en la formulación de políticas públicas y la incorporación


del enfoque de equidad y derechos humanos
“Las obligaciones generales derivadas de los derechos concretos contempla los deberes de:

1. respetar: «exige que el Estado no interfiera directa o indirectamente en el disfrute


del derecho»;

2. proteger: «requiere que el Estado adopte medidas para evitar que terceros


interfieran en el [ejercicio pleno del] derecho»; y

3. Cumplir: «exige que el Estado adopte medidas legislativas, administrativas,


[presupuestarias, judiciales] y de otra índole adecuadas para [facilitar, proporcionar y
promover] la plena realización del derecho».

Un aspecto innovador del enfoque de derechos es que apunta hacia el establecimiento de


obligaciones positivas lo cual significa avanzar en la definición de aquello que el Estado debe
hacer. Este elemento cobra importancia en la medida en que se comprende que los derechos
sociales implican básicamente (aunque no solamente) obligaciones de hacer, por lo que se les
denomina comúnmente «derechos-prestación» en contraposición a los «derechos-autonomía»
como derechos generadores de obligaciones negativas. Es desde esta lógica que los derechos
humanos surgen como guías para las políticas públicas, facilitando el proceso de
materialización de los derechos y fortaleciendo el funcionamiento de las instituciones del
Estado mediante la participación activa de la ciudadanía” (El enfoque de los derechos humanos
en las políticas públicas: ideas para un debate en ciernes. Giménez. 2010, pag.59).

Políticas públicas con enfoque de equidad de género

Las políticas públicas con enfoque de equidad de género, son aquellas que están destinadas a
promover la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Ello mediante la evaluación
eficaz del Estado en la asignación presupuestaria de recursos y de las políticas destinadas a
promover la equidad de género.

El concepto central de la perspectiva de género, incluye el fortalecimiento de la posición social,


económica y política de las mujeres. Su objetivo, es reducir o eliminar las relaciones de poder
entre los sexos.

Es importante destacar que el término poder se utiliza en el sentido de poder para, por
ejemplo, el reconocimiento de las propias capacidades y habilidades para ejercer influencia,
poder y liderazgo en algunas o todas las relaciones sociales y actuar en función de ese
reconocimiento y no en el sentido de poder sobre otras personas.

La finalidad es la creación de un "campo de juegos equilibrado" de modo que las mujeres y los
hombres tengan oportunidades similares de progresar en la vida social, económica y política.
Igualdad de acceso, participación y beneficios, y además, lograr la igualdad para las mujeres y
los hombres en el proceso de desarrollo y también conseguir la igualdad entre las mujeres y los
hombres a través del desarrollo.

Para poder lograr ello, es necesario establecer un Presupuesto sensible al género. Presupuesto
sensible al género, no es sinónimo de presupuesto diferenciado para hombres y mujeres. Su
objetivo prioritario, es la integración transversal de los asuntos de género en todas las
políticas, planes y programas nacionales, a su vez ser medio a través del cual se pueda analizar
el impacto diferenciado que tienen los presupuestos sobre hombres y mujeres.
a.6. Estrategias, prioridades y proyecciones
¿Cómo puedo alcanzar los objetivos o cómo puedo llegar a los resultados esperados?
Estrategias: Las estrategias son las directrices que ayudan a elegir las acciones adecuadas para
alcanzar las metas de la organización. Permiten la definición de las metas, los Programas y
planes de acción y la base para las prioridades en la asignación de recursos. Las Estrategias
proporcionan una base para la toma de decisiones respecto de los cursos de acción
propuestos.

No es posible desarrollar las estrategias (cómo lograré lo que me propuesto como objetivo),
sin conocer el nivel de desempeño esperado (o sea las metas) y como voy a medirlas (o sea los
indicadores)

Una vez que se han definido a grandes rasgos los Indicadores para hacer el seguimiento y el
monitoreo de los factores críticos de éxito o aspectos relevantes de la misión y objetivos
estratégicos, es necesario establecer cuáles serán los cursos de acción que permitirán alcanzar
los resultados esperados.

Los planes de acción o el conjunto de tareas que la organización establecerá para alcanzar los
resultados, tiene que facilitar el cierre de las brechas que existan entre la situación actual y la
situación deseada.

Una estrategia “curso de acción”, es una decisión que tiene que ser tomada con máxima
precaución y con el acuerdo del equipo directivo. Los diferentes tipos de estrategias deben
considerar aspectos como por ejemplo:

• Posición de la institución respecto de la competencia o de entidades similares


(respecto de los costos, coberturas, satisfacción de los clientes, etc.)

• Análisis de los productos (bienes y servicios): costo, cobertura geográfica, tecnología


utilizada, etc.

• Análisis de los usuarios: nivel de satisfacción, capacidad de cubrir la demanda


potencial, etc.

Una vez que tengo determinadas las estrategias preliminares que voy a seguir, es importante
definir en base a las metas que he establecido para los indicadores estratégicos, cuan lejos o
cerca está mi organización de alcanzarlos con los recursos previstos, con las capacidades de
recursos humanos, con la tecnología que puedo disponer, etc.

Para determinar cuan lejos o cerca estoy de alcanzar mis objetivos a través de estas estrategias
debo volver al análisis que realicé de mis Debilidades, Oportunidades, Fortalezas y Amenazas.
Por ejemplo si el Objetivo Estratégico es Ampliar la cobertura de subsidios agrícolas para riego
en zonas de potencial sequía. Una estrategia posible es “Alianza con los campesinos para
lograr apalancamiento financiero.

Los componentes del proceso de estrategias son:

1. Misión
2. Visión
De acuerdo a la figura que muestra el proceso de planificación estratégica, es posible visualizar
que después de establecer las “definiciones estratégicas básicas” como Misión y Visión, que
tienen un carácter más permanente desde el punto de vista de la gestión, la definición de los
Objetivos Estratégicos da comienzo al proceso de planificación estratégica en su versión anual
y como antesala de la formulación del presupuesto. Cuando una entidad se propone
establecer sus objetivos estratégicos, debe partir necesariamente de un diagnóstico
institucional, que permita identificar las brechas desde el punto de vista organizacional que le
dificultan obtener el mejoramiento esperado de la gestión y los resultados que se quiere
alcanzar.
Una vez se logre articular los objetivos y las prioridades nacionales, el siguiente paso debería
atender la vinculación del entramado de políticas públicas con la planificación estratégica y
operativa. Es a través de ella que se concretan y operativizan las políticas públicas, objetivos y
metas, en un horizonte de corto y mediano plazo. El planteamiento estratégico deberá
orientar el trabajo institucional, para definir la ruta a seguir en el mediano plazo, alcanzar los
resultados esperados y las metas acordadas en consenso. Como resultado de este ejercicio, la
instancia responsable deberá ser capaz de orientar las decisiones políticas, atendiendo las
prioridades contenidas en el marco de políticas públicas y las circunstancias coyunturales. La
planificación operativa por su parte, deberá plantear las acciones y actividades en el corto
plazo, que sean consecuentes con el planteamiento estratégico y la visión de largo plazo.

a.7. Niveles e instancias de aplicación. Cobertura


Las Políticas Públicas en nuestro país son elaboradas, ejecutadas y evaluadas por gobiernos
locales y organismos estatales (en su mayoría), tales como, el Ministerio de la Mujer y
Desarrollo Social (MIMDES), Ministerio de Salud, Ministerio de Educación, etc.

Ámbitos de aplicación

Gran parte de los países de la región tienen como tema de sus agendas gubernamentales el
perfeccionamiento de los mecanismos de articulación entre las prioridades nacionales, la
asignación de los recursos y la evaluación de los resultados. En este contexto cobran relevancia
los aspectos de la planificación gubernamental a mediano y largo plazo. El uso de las
metodologías e instrumentos que faciliten a los gobiernos materializar las “prioridades
gubernamentales” y poder rendir cuenta de sus logros. Asimismo un tema de preocupación es
cómo se articulan las definiciones de carácter sectorial (educación, salud, vivienda, empleo,
etc.) en los Ministerios (responsables por el diseño de las políticas y su implementación), con la
ejecución de los programas y la provisión de bienes y servicios a la ciudadanía.

1. Nivel Político Presidencial


Tal como se mencionó, la Planificación Estratégica es más bien una herramienta que se
ocupa a nivel de las organizaciones para el establecimiento de las estrategias que les
permitirán alcanzar sus fines y como fase precedentes para el control de gestión. Sin
embargo en varias experiencias internacionales (México, Colombia, Canadá, Nueva
Zelanda, etc.) los países a la hora de definir los Planes de Gobierno o los ejes rectores
en el período gubernamental o incluso a más largo plazo, aplican varios de los
elementos de la Planificación Estratégica, tales como construcción de visión,
delimitación de objetivos estratégicos, indicadores y metas para su seguimiento y
monitoreo. El análisis de escenarios complejos, relacionados con el entorno, así como
la identificación de las principales debilidades en las capacidades institucionales u
otros elementos del ámbito interno se utilizan como mecanismos de apoyo.

2. Nivel Institucional
El tipo de objetivos que se definen en este nivel corresponden a los compromisos
establecidos por los Ministerios y/o Departamentos. Al igual que en el caso de los ejes
de prioridades nacionales, el nivel de agregación de estos objetivos es bastante alto.
ƒ Establecimiento de prioridades institucionales orientadas a comunicar a la
ciudadanía y grupos de interés los compromisos sobre los impactos esperados.
ƒ Objetivos Estratégicos vinculados a las prioridades institucionales. Cada uno
de los objetivos estratégicos establece indicadores de resultado final o
impacto.
ƒ Se establece una jerarquía de indicadores de resultado, los cuales se
enmarcan en una estructura lógica que vincula indicadores de resultado
intermedio, con los resultados finales o impacto. Esto permite ir monitoreando
la capacidad de la institución respecto de logros concretos en la población
objetivo.
3. Nivel Programático
En este nivel, la preocupación de la planificación y de los sistemas de evaluación se
centra en cuánto, y qué condiciones se proveen los bienes y servicios a los usuarios.
En este nivel se establecen las responsabilidades y los gestores deben garantizar que
los procesos productivos sean eficientes y eficaces posibilitando la provisión de los
bienes y servicios bajo estándares de calidad.
En este ámbito de intervención decisional es clave que exista una dirección o gerencia
claramente delimitada. La inexistencia de responsables en estos niveles dificulta
identificar los compromisos por el cumplimiento de las metas.

a.8. Mapa de procesos

También podría gustarte