Está en la página 1de 28

El equipo personal de progresión

vertical del espeleólogo


Páginas técnicas - Escuela Española de Espeleología

El equipo personal de progresión


vertical del espeleólogo
Sergio García-Dils de la Vega
Director de la Escuela Española de Espeleología
sergio.garcia-dils@telefonica.net

na de las cuestiones que tradicionalmente se ha venido deman- cintas deberán ser quemados para que no se deshilachen.
U dando a la Escuela Española de Espeleología ha sido el estableci-
miento de un estándar en lo que se refiere al equipo personal de
• Los arneses pelvianos requieren marcado CE, ya que protegen de un
riesgo mortal. Están sometidos a la norma EN 12277 - Tipo C.
progresión vertical del espeleólogo. En las líneas que siguen, se
pasará revista al material individual más recomendable para la Modelos que cumplen estas características
inmensa mayoría de las situaciones que se pueden presentar, sin • MTDE Picos. Cuenta con una importante superficie de asiento (2 x
pretender realizar una recopilación enciclopédica sobre el particular. 44 mm), ofreciendo el punto de anclaje más bajo de la gama.
El material del que se va a hablar no es solamente un mínimo, • MTDE Amazonia. La opción más técnica y ligera, con cintas más
también es un máximo con el que un espeleólogo competente tiene finas en perneras y culera (2 x 26 mm).
que ser capaz de superar de manera autónoma cualquier dificultad • MTDE Varonia. Permite una gran amplitud de movimientos al tener
que se le presente. No olvidemos que una de las maldiciones del la cinta de la culera móvil, que se puede subir para andar.
espeleólogo es el peso que tiene que cargar. Seguir las indicacio-
nes siguientes supondrá una reducción considerable de peso y
volumen, sin disminuir ni un ápice la seguridad.
Estas indicaciones no se basan únicamente en la economía de
! Errores más frecuentes
Llevar el arnés mal regulado, con las cintas demasiado holgadas,
medios, sino en la versatilidad. Todos los elementos que componen lo que hace perder movilidad, dificultando los desplazamientos
el material personal deben ser rápida y fácilmente separables1 y horizontales, así como disminuir el rendimiento en el ascenso.
manipulables, por un lado para evitar situaciones de bloqueo y, por
otro, para que nos sirvan para un abanico lo más amplio posible de
situaciones, que van desde el autosocorro hasta la superación de
instalaciones de gran dificultad. ARNÉS DE PECHO

fortunadamente, va quedando atrás la época en la que se concebía


ARNÉS PELVIANO A el arnés de pecho como un elemento que tenía la única finalidad de
mantener tensado el bloqueador, aquellos tiempos en los que estos
n la espeleología moderna, nadie duda ya de la importancia que tie- arneses no eran más que una simple cinta anudada al pecho, cuando no
E ne contar con un buen arnés pelviano. No solamente se trata de
optimizar el rendimiento en el ascenso por cuerda, sino de afrontar en
una cámara de neumático de bicicleta.

las mejores condiciones posibles largos desplazamientos horizontales Puntos clave


andando, o transportar pesadas sacas por un meandro desfondado sin • Ofrecer un correcto reparto del peso entre los hombros, algo funda-
padecer más de lo necesario. mental cuando vayamos cargados con sacas del arnés pelviano, ya
que la carga se transmitirá inevitablemente a los hombros en el
Puntos clave ascenso o en el tránsito por meandros desfondados.
• Estar confeccionados específicamente para espeleología. • Contar con buenos portamateriales, muy útiles durante la instalación y
• Contar con una buena resistencia al roce, por lo que será preferible el equipamiento de una cavidad, además de en la escalada subterránea.
adquirir un arnés con refuerzos sobre las cintas y, si es posible, que • Proporcionar suficiente protección en caso de caída, protegiendo al
lleve protegidas las hebillas metálicas, uno de los puntos más máximo la espalda de sufrir una flexión violenta hacia atrás. Si per-
expuestos al rozamiento de dichas cintas. demos el conocimiento, el arnés deberá mantenernos en una posi-
• Estar dotados de portamateriales suficientemente resistentes y que ción lo más vertical posible, dentro de las limitaciones que supone
vayan cosidos, con lo que deformarán menos la cinta del arnés al llevar un arnés pelviano con el centro de gravedad bajo, como es
colgar peso de ellos. norma en espeleología.
• Ofrecer un punto de anclaje lo más bajo posible para el bloqueador • Permitir una rápida regulación de la tensión del bloqueador ventral,
ventral, dentro de un margen de comodidad, con lo que mejorará lo que se logra habitualmente gracias a una hebilla.
notablemente el rendimiento en el ascenso. • A la hora de regular la cinta que rodea el pecho, no hay que apretar-
• En lo que se refiere a los puntos de anclaje del arnés, éstos podrán la demasiado, porque dificultaría la respiración en el ascenso.
ser metálicos o de cinta reforzada con cinta tubular. Los metálicos • Los arneses de pecho para espeleología no tienen obligación de cum-
tienen como ventaja principal el ser más fáciles de cerrar, pero por plir la norma EN 12277 - Tipo D.
contra son más pesados y, en maniobras complicadas, el maillon
central2 girará inevitablemente; además, si este maillon fuera de Modelos que cumplen estas características
Zicral® , los enganches de acero lo desgastarían mucho más rápida- • MTDE Garma. La opción más técnica. Se puede cerrar en el pecho
mente. Los de cinta, aunque a veces son más complicados de cerrar, con un pequeño mosquetón.
son sin duda la opción más técnica. • MTDE Piri. Más ligero que el anterior. Dado que tiene un diseño sin cintas
• El arnés debe estar correctamente regulado, sin dejar holgura. Esto alrededor del pecho, suele ser el modelo preferido por las espeleólogas.
supondrá no solamente más comodidad, sino también una mayor
eficiencia a la hora del ascenso. Un buen arnés, por tanto, será
aquel que permita una completa y fácil regulación.
• La longitud de cinta sobrante habrá de ser cortada, dejando una ! Errores más frecuentes
No apretar suficientemente en la subida la cinta que mantiene
longitud de seguridad tal que, repasando la cinta por la hebilla, fijado el bloqueador ventral, con lo que se pierde rendimiento.
queden no menos de 5 cm. Después del corte, los extremos de las

SUBTERRÁNEA 29 39
Páginas técnicas - Escuela Española de Espeleología

MAILLON CENTRAL Puntos clave


• Es fundamental verificar que la apertura del maillon semicircular quede
l arnés pelviano debe estar cerrado por un elemento conector que nos a nuestra izquierda, es decir, que una vez puesto en el arnés, se aprie-
E proporcione la máxima fiabilidad. Hace años, esta función la cumplía
un maillon de forma triangular, que por ello recibía el nombre de “delta”.
te girando la rosca de cierre hacia abajo y hacia adelante. Esto es muy
importante a la subida, ya que el roce de la cuerda tenderá a apretarlo,
Esta pieza evolucionaría después al maillon semicircular, que permite sobre todo si ésta está tensa porque subimos auxiliados por un bloque-
una distribución más racional del material en él, evitando que se apelo- ador de pie o tenemos un importante tramo de cuerda por debajo. Si lo
tone en un solo punto, algo que ocurría habitualmente con el “delta”. ponemos al revés, el cierre podría abrirse accidentalmente, lo que sería
Mis medidas(de extremo a extremo aún más peligroso si hemos optado por un arnés con enganches metá-
licos, que harán que se salga el maillon con más facilidad.
de gazas y sin mosqueton)
• Los maillones semicirculares se fabrican en acero y Zicral®. No existe
Pedal=_____cm. ninguna razón lógica para usar el de acero, a no ser la creencia
Cabo Puño=_____cm. supersticiosa de que el de Zicral® se puede romper, según leyendas
Cabo Largo=_____cm. urbanas que circulan por ahí. Evidentemente, no está en absoluto
Cabo Corto=_____cm justificado el usar una pieza que pesa el triple que otra -concreta-
mente, 152 g frente a 56 g–, por lo que la mejor opción, sin duda,
es utilizar un maillon de Zicral®. Además, el maillon de acero se
NAVAJA Y LLAVE deforma muy fácilmente si no lo hemos cerrado bien.
DE INSTALAR • Si se quiere apretar con llave este maillon, se necesitará un llave de
17, lo que se puede suplir con las pletinas de un descensor.
• Ha aparecido recientemente una alternativa al maillon semicircular
que resulta la opción más técnica, el Petzl Omni TL. Tras haberlo
probado en condiciones muy exigentes, se puede decir que la única
objeción es que el cierre automático requiere mantener el conector
Consumo del nudo8 en cuerda 9mm = 58cm
CABO DE ANCLAJE
Consumo del nudo-simple en 9mm = 48cm
LARGO
Para hacer cabo de puño+cabos de anclajes=4,5mts.
MAILLON CENTRAL
BLOQUEADOR ARNÉS DE PECHO
DE MANO
ARNÉS PELVIANO BLOQUEADOR VENTRAL

CABO DE ANCLAJE
CORTO

La tuerca del Maillon


debe girar hacia abajo
para cerrar.
Regulación altura
del Pedal:
La parte superior
del Croll, al
mismo nivel que
GOMA
parte inferior
leva del puño.
Atras
PEDAL
(cordino de Dyneema®) Tuerca del maillon
en lado derecho.
La apertura en
Cabo de anclaje
lado izquierdo
PEDAL con NUDO SIMPLE,
(estribo de cinta)
ni OCHO, ni NUEVE

ILUSTRACIÓN DE FRANCISCO COUTO BLOQUEADOR DE PIE DESCENSOR Y MOSQUETÓN DE FRENO

40 SUBTERRÁNEA 29
Páginas técnicas - Escuela Española de Espeleología

limpio. En cavidades con mucho barro, puede atascarse y quedarse y nueve son menos compactos –lo que se nota especialmente en cavi-
abierto y, con el tiempo, si no se vigila su limpieza, el cierre puede dades estrechas, donde es mayor el roce con las paredes–, y necesitan
dejar de ser automático. más uso para apretarse definitivamente. Se puede plantear el medio
• La normativa aplicable es la misma que la de los conectores en pescador triple para el extremo que va unido a los mosquetones6, sien-
general, que se verá en el siguiente apartado. do obligatorio hacer un nudo simple en la conexión con el maillon cen-
tral. Durante los primeros usos de los nuevos cabos, deberemos dejar
Modelos que cumplen estas características suficiente cuerda sobrante al otro lado del nudo mientras éste se
• Petzl Omni TL (Triact-Lock). Existe una versión con rosca clásica, aprieta, sobre todo si hemos optado por el medio pescador triple. Una
que requiere un menor mantenimiento, el Omni SL (Screw-Lock). vez que el uso haya apretado suficientemente los nudos, podremos
cortar algo de la cuerda sobrante, dejando siempre un margen de segu-
ridad de por lo menos 3 cm.
! Errores más frecuentes
Si se lleva un maillon semicircular, llevarlo al revés o dejárse-
• ¿Qué mosquetones? Mosquetones de Zicral®, asimétricos sin seguro.
Es muy importante que sean de leva recta, ya que los de leva curva
lo abierto. representan un serio peligro de salirse de la cuerda en pasamanos ten-
sos o rígidos –como una cuerda muy embarrada o congelada–. Tam-
bién es muy recomendable que sean tipo Key-Lock®7 –«antiengan-
CABOS DE ANCLAJE che»– y que tengan la cabeza plana, lo que nos permitirá sacar el
mosquetón de anclajes apretados, por ejemplo si tenemos necesidad
omo es bien sabido, los cabos de anclaje no se usan únicamente para de anclarnos al nudo de un fraccionamiento en tensión. Para evitar el
C aseguramiento estático. En espeleología se utilizan habitualmente
para progresar en horizontal por pasamanos, para asegurarse al bloquea-
molesto volteo del mosquetón en el nudo del cabo, lo fijaremos con
una fina tira recortada de una cámara de neumático, dándole unas
dor de mano, al fraccionar y un largo etcétera. Es decir, necesitamos que cuantas vueltas y haciéndole un nudo. Para usos muy específicos,
nos ofrezcan un aseguramiento lo más dinámico posible, dentro de las como en operaciones de rescate, se puede plantear el uso de un mos-
lógicas limitaciones que impone la necesidad de llevar un aparejo de quetón HMS con seguro en el cabo largo, que nos permitirá trabajar
dimensiones manejables. Después de más de tres décadas de discusio- asegurados en entornos con mucho trasiego de gente.
nes, se puede decir que la técnica solo-cuerda –SRT según sus siglas en • ¿Qué longitud debe tener el cabo largo? La suficiente para que,
inglés– está suficientemente madura como para llegar a un consenso. En colgados de la cuerda, podamos subir el bloqueador de mano lo más
los últimos años, la práctica que se ha impuesto en la espeleología de posible. Ni más corto, ya que limitaría nuestros movimientos, ni más
punta en todo el mundo es la de utilizar únicamente dos cabos de ancla- largo, ya que llevaríamos una longitud de cuerda sobrante inútil, y
je, uno corto, que nos servirá para fraccionar tanto a la subida como en podría plantearnos problemas a la hora de pasar un pasamanos y
el descenso, y otro largo, que nos mantendrá unidos al bloqueador de quedarnos colgados del cabo.
mano. Ambos cabos, por supuesto, los emplearemos para atravesar pasa- • ¿Y el corto? En general, la longitud recomendada es aquella en la
manos, anclarnos en tirolinas o para descensos guiados. que, poniendo el codo en el maillon central y colocando la palma de
la mano extendida hacia arriba, el extremo superior del mosquetón
Puntos clave (a modo de diálogo socrático) quede a la altura de la punta del dedo medio.
• ¿Cuantos cabos se debe usar, dos ó tres? Dos cabos. Llevar un cabo • ¿Y qué hay de las «opciones de fantasía»? Muchos espeleólogos
independiente para el bloqueador de mano es, en primer lugar, innece- rechazan lo sencillo. Les parece demasiado fácil hacer un nudo simple
sario. Las simas de mayor dificultad técnica del mundo se están explo- en un cabo de cuerda. Algunos recurren a placas de frenado, con la
rando desde hace años con dos cabos, sin que se eche de menos el ter- esperanza de regular la longitud de la cuerda de los cabos y de tener
cero. Pero además de innecesario, es peligroso. Llevar un tercer cabo del un frenado más dinámico en caso de caída. El problema es que la cuer-
que casi nunca nos colgamos, no pocas veces ha provocado accidentes, da se embarra, se hincha con el uso, y termina por no correr por la pla-
ya que el nudo nunca llega a apretarse del todo, y veces se deshace. ca que, además, estorba a los demás aparatos. Otros llevan –por incre-
• De acuerdo, dos cabos. Pero, ¿de qué material? Por supuesto, 3
de íble que parezca– un pequeño bloqueador, tipo Wild Country Ropeman,
cuerda dinámica y, jamás, de cinta cosida. Recientes estudios han un verdadero suicidio si tenemos una caída sobre el cabo de anclaje. Y
confirmado lo que muchos sospechábamos desde hace tiempo: los todavía hay algunos que les ponen guardacabos de plástico, cuando no
cabos de anclaje manufacturados, sean simples o dobles, de cinta o metálicos –que pueden dañar la cuerda si tienen aristas vivas–, juzgan-
cuerda cosida, simétricos o asimétricos, no son recomendables para su do que el diámetro del mosquetón es tan reducido que puede cortar la
uso en espeleología por su pésima respuesta ante una caída. Pero, cuerda, lo que no deja de ser algo absurdo.
además, si nos referimos concretamente a los de cinta cosida –como la • ¿Cada cuánto se cambian los cabos? Sería deseable cambiar los
Petzl Spelegyca–, tenemos que decir que su uso debería estar prohibi- cabos cada año o, si los hemos usado intensivamente, después de
do, pues en caso de una solicitación dinámica, constituyen 4
un peligro cada expedición.
real, ya que no nos ofrecen la más mínima amortiguación . Paradójica- • ¿Y qué hay de la normativa? No existe una normativa específica
mente, los mejores resultados en cuanto a disipación de una fuerza para los cabos de anclaje de espeleología. A los mosquetones, es de
choque los ofrecen los cabos tradicionales realizados con cuerda diná- aplicación la EN 12275, referente a conectores.
mica y nudos5. En cuanto al diámetro, el más recomendable es 9 mm.
• ¿Cabos unidos, en “Y”, o separados? Si no usamos bloqueador de pie Modelos que cumplen estas características
o lo llevamos en el lado izquierdo, la opción más técnica y preferible es • La firma Korda’s ofrece una opción excelente: bolsas individuales
llevar los dos cabos separados, uno en cada extremo del maillon cen- con tres metros de cuerda dinámica Merce 9 mm, que cumple la nor-
tral: el largo, a la derecha del todo, el corto, a la izquierda. Este esque- ma EN 892, lo que supone la homologación para su uso en asegura-
ma permite tener el material más ordenado, lo que se notará especial- miento dinámico.
mente en los pasamanos, el autosocorro y en maniobras complicadas. • Mosquetones muy adecuados son el Petzl Spirit Droit [46 g y resis-
Si, en cambio, llevamos el bloqueador de pie en el lado derecho –caso tencias de 23 kN –longitudinal– / 10 kN -transversal- / 9,5 kN -gati-
del Pantin de Petzl–, el esquema anterior provocará un cruce del pedal llo abierto-] y el Faders Kyros 480 [54 g y resistencias de 27 kN / 7
con la cuerda de progresión, por lo que deberemos invertir la disposi- kN / 8 Kn], ambos en su versión con leva recta.
ción de los cabos u optar por llevarlos unidos en «Y» en el centro del *1kN=102kgf
maillon. En cualquier caso, en lo que se refiere a los cabos, lo más
recomendable es probar varias configuraciones y quedarse con la que
resulte más operativa para nuestra práctica personal. ! Errores más frecuentes
Utilizar cabos industriales o tipo Petzl Spelegyca, que ofre-
• ¿Con qué nudo? Los cabos irán siempre unidos directamente al mai- cen una protección nula frente a solicitaciones dinámicas.
llon central, sin elementos intermedios, anudados con nudo simple, Dejar el cabo sobrante de los nudos demasiado corto o in-
que ofrece una resistencia residual similar al ocho, con un volumen existente. Llevar mosquetones de leva curva.
menor, y, por supuesto, nunca con nudo de nueve. Los nudos de ocho

SUBTERRÁNEA 29 41
Páginas técnicas - Escuela Española de Espeleología

BLOQUEADOR VENTRAL engancha. En cualquier caso, nunca haremos el pedal de cinta, un


material más pesado y voluminoso, que no nos permitirá, o nos difi-
Puntos clave cultará, realizar maniobras avanzadas, especialmente las relacionadas
• Resulta fundamental llevarlo lo más bajo posible, dentro de lo razo- con el autosocorro.
nable, para rentabilizar al máximo cada pedalada8. • El cordino no deberá tener nunca nudos intermedios, que podrían
• La leva dotada de dientes que nos mantiene fijados a la cuerda debe imposibilitar su uso para un contrapeso en una maniobra de rescate,
tener acanaladuras para la evacuación del barro. por ejemplo.
• El orificio superior del bloqueador sirve para pasar la cinta del arnés • Lo ideal es combinar el cordino ultra-resistente con una cinta de
de pecho, que deberá estar bien tensada a la hora de subir, ya que poliamida y Dyneema® para el estribo, para proporcionar un apoyo
todo juego entre el arnés y el bloqueador nos hará empeorar el ren- más cómodo del pie sobre el pedal.
dimiento. Hay que prescindir de todo elemento intermedio entre el • La regulación de la longitud del pedal se hace de la siguiente mane-
bloqueador y los arneses de pecho y pelviano, evitando usar un mos- ra: puestos de pie y con el pie introducido en el estribo del pedal, la
quetón para unirlo a aquellos o, mucho peor, un maillon. longitud debe ser tal que cuando el pedal esté tenso, la parte infe-
• Hay que procurar no dejar el gatillo abierto. En la progresión verti- rior de la leva del bloqueador de mano debe tocar la parte superior
cal, porque el bloqueador puede cerrarse y engancharse en el del bloqueador ventral. Ésta es una cuestión muy importante, ya que
momento más inoportuno. En la horizontal porque, en un paso condicionará en gran medida el rendimiento a la subida.
estrecho, el gatillo –especialmente en el caso del Croll de Petzl, • El cabo de anclaje largo irá asegurado al mosquetón que une pedal y
fabricado en plástico– puede engancharse y deformarse, llegando bloqueador de mano.
incluso a romperse.
• Un problema habitual es el desgaste que experimenta el cuerpo del Modelos que cumplen estas características
bloqueador, debido al roce de la cuerda, que será mucho más rápido • MTDE Trasion simple. Combina un cordino 100% Dyneema® de 5
si usamos bloqueador de pie. mm con una cinta de estribo de Dyneema® y Poliamida de 15 mm.
• En lo que se refiere a técnicas específicas de uso del bloqueador Pesa 32 g.
ventral, se puede destacar la siguiente. Cuando al subir tengamos • Rodcle Simple. De características similares al anterior, incorpora un
que superar un fuerte péndulo tras un fraccionamiento, pasaremos regulador de tensión elástico para mantenerlo fijado al pie.
una pierna por encima de la comba del péndulo, de manera que con-
seguiremos que la cuerda corra mejor, evitando además que se salga
la cuerda del bloqueador, algo especialmente posible con modelos
como el de Kong cuando usamos cuerdas de diámetro reducido.
! Errores más frecuentes
Llevar el pedal mal regulado, lo que nos hará perder valiosos
• Los bloqueadores cumplen la norma EN 567. centímetros de ascenso a la subida.
Tener nudos en mitad del cordino del pedal.
Modelos que cumplen estas características
• Petzl Croll. La opción más clásica.
• Kong Cam Clean. El primero que incorporó acanaladuras de evacua- DESCENSOR Y MOSQUETÓN DE FRENO
ción del barro en la leva del bloqueador.
• Repetto Cirano. Cuenta con un ingenioso sistema de desbloqueo de ásicamente, hay dos tipos de descensores en el mercado. En primer
la leva que permite el descenso con bloqueadores sin peligro de
apertura accidental.
B lugar están los simples, sin freno, con poleas dispuestas simétrica-
mente, como el Petzl Simple, o asimétricamente, como el Kong-Paso
Doble, con los que según la posición en la que situemos la cuerda
podremos regular la velocidad de descenso. En segundo lugar están los
! Errores más frecuentes
Dejar el gatillo abierto.
descensores dotados de palanca de frenado, como el Petzl Stop.

Puntos clave
• Resulta difícil decantarse por una u otra opción, ya que la elección
BLOQUEADOR DE MANO dependerá muy mucho del tipo de actividad que se vaya a desarro-
llar. En cualquier caso, sería recomendable que la iniciación a la téc-
as cuestiones relativas al bloqueador de mano fueron9 ya tratadas nica de progresión vertical se realizase con un modelo simple, para
L extensivamente en un artículo anterior de Subterránea . Baste decir
aquí que la opción más técnica es usar un bloqueador de mano sin
no crear malos hábitos, reservando los modelos con palanca de fre-
nado para deportistas de mayor nivel técnico.
empuñadura, como el Petzl Basic. Si se opta por uno con empuñadura, • Dicho lo anterior, no cabe duda de que la opción más técnica es uti-
los modelos disponibles en el mercado más recomendables son el Petzl lizar un descensor con palanca de frenado, dado que nos servirá no
Ascension, el Kong Lift y el Repetto Amelia, además del innovador solamente para descender, sino además para realizar maniobras de
Kong Procave, con empuñadura más amplia, que permite un apoyo de espeleosocorro, para facilitar tareas como la instalación o como ase-
las dos manos. guramiento dinámico de una escalada subterránea.
• En los modelos dotados de freno, tendremos la precaución de no
utilizar nunca la palanca para frenar, ya que de hacerlo así produci-
PEDAL remos un aplastamiento de la cuerda y su rápido deterioro. La regu-
lación del descenso se hará siempre con la mano por la que pasa la
l pedal es otro de los elementos de progresión al que se le ha pres- cuerda que sale del descensor, con ayuda del mosquetón de freno y
E tado menos atención de la que merece, perdiendo con ello versatili-
dad y polivalencia en el trabajo subterráneo.
con la palanca apretada al máximo.
• En cuanto al mosquetón de unión del descensor con el maillon cen-
tral, se deberá usar un mosquetón asimétrico con seguro, preferible-
Puntos clave mente Key-Lock®. Sin embargo, hoy por hoy, la opción más técnica
• Lo más conveniente es llevar unido el bloqueador de mano al pedal por es utilizar un mosquetón específico, como el Freino desarrollado por
medio de un mosquetón asimétrico sin seguro, Key-lock® y de leva rec- Petzl, dotado de gancho de frenado, que tiene una serie importante
ta, análogo a los que se han recomendado más arriba para los cabos de de ventajas: no 11
hay necesidad de utilizar un mosquetón de freno
anclaje. En cualquier caso, que su resistencia sea superior a 20 kN. (*) suplementario , cuenta con cierre automático y, en caso de saltar
• La opción más técnica es usar un cordino ultra-resistente de Dynee- un fraccionamiento por debajo de nosotros, no hay peligro de que
ma®10 para la confección del pedal, regulándolo a nuestra altura colisionen y se traben el mosquetón de freno y el descensor, ya que
mediante un único nudo. Los pedales regulables no son una buena la cuerda sale limpiamente del gancho de freno.
opción, a no ser que tengamos las piernas de longitud variable, ya • En lo que se refiere a la regulación del paso de la cuerda, otra opción
que la hebilla a menudo falla, desliza cuando está embarrada o se es el Raumer Handy, que permite un frenado adaptado a diferentes
(*) 1kN = 102 kgf
20kN = 2040 kgf

42 SUBTERRÁNEA 29
Páginas técnicas - Escuela Española de Espeleología

diámetros. Sin embargo, aparte del peso extra que supone, está su Herederos de esa idea serán el Petzl Pantin y, más tarde, el CMI Foot
falta de polivalencia y la incomodidad de abrirlo y cerrarlo en cada Ascender que, sin embargo, no constituyen la opción más técnica.
paso de fraccionamiento en el descenso. En cualquier caso, su peso
(106 g) es inferior al de un mosquetón de acero clásico (170 g). Puntos clave
• Los descensores de espeleología no están sujetos a ninguna norma- • Desgraciadamente, el modelo comercial más fácil de conseguir por
tiva específica. Los autoblocantes pueden cumplir la norma indus- nuestras latitudes, el Pantin de Petzl, solamente se fabrica para el
trial EN 341 - Tipo A, referente a los descensores como dispositivos pie derecho, de manera que, si lo usamos en el izquierdo, se saldrá
de salvamento. continuamente la cuerda. Esto supone, para empezar, que tendre-
mos que llevar el pedal en el pie izquierdo, cambiado de sitio –a no
Modelos que cumplen estas características ser que seamos zurdos–, lo que a la larga nos hará dependientes del
• Con palanca de frenado, el Petzl Stop y el Kong Indy. bloqueador de pie, perdiendo la costumbre de usar independiente-
• En versión simple, el Petzl Simple, el Kong Banana y el Kong Paso mente el bloqueador de mano con pedal para pequeños ascensos.
Doble. El Repetto Spider cuenta además con un orificio específico en Además, llevando el material de esta manera se nos cruzará el pedal
su pletina inferior para introducir el mosquetón de freno. con la cuerda de progresión.
• En cuanto a mosquetones de freno, sin duda la opción más recomen- • La solución es clara: hacernos uno nosotros mismos con un bloquea-
dable es el Petzl Freino, pudiéndose utilizar también el Raumer dor de mano viejo, sin empuñadura, en el que podemos poner las
Handy. mismas cintas que usa el Petzl Pantin, situando el bloqueador en el
pie izquierdo.
• Como único inconveniente del uso del bloqueador de pie, se puede
! Errores más frecuentes
Utilizar la palanca de frenado para regular la velocidad de
señalar el mayor desgaste que implica su uso para el bloqueador
ventral.
descenso. • Los bloqueadores de pie son considerados por la normativa como
No vigilar su estado ni cambiar periódicamente las poleas. elementos auxiliares en el ascenso, y se rigen por la norma EN 567.
No constituyen elementos de seguridad

BLOQUEADOR DE PIE Modelos que cumplen estas características


• Petzl Pantin, con las observaciones que se han expuesto.
estas alturas, el bloqueador de pie no constituye en absoluto una
A novedad. Su uso ya se preconizaba ampliamente a finales de la
década de 1980, siendo la cuestión de la12mejora del rendimiento en la
subida debido a su uso algo indiscutible , ya que nos permite mante- ! Errores más frecuentes
Acostumbrarse a progresar siempre con el bloqueador de pie,
ner la posición vertical con menor esfuerzo, facilitando el deslizamien- perdiendo soltura en el manejo del bloqueador de mano con
to de la cuerda por el bloqueador ventral, mejorando el agarre en los pedal.
primeros metros de subida, y apurando mejor el ascenso con menor
esfuerzo de brazos, además de suponer una ayuda inapreciable en
pasos verticales muy estrechos. NAVAJA Y LA LLAVE DE INSTALAR
El primer bloqueador de pie que apareció en el mercado fue el Apha-
nicé, con una pletina doblada en escuadra, muy voluminoso e incómo- o se puede olvidar, para terminar, que navaja y llave de instalar
do. Después vendría el TSA Economy, con una filosofía diferente, utili-
zando una cinta en vez de la pletina para mantenerlo fijado al pie.
N forman parte indisoluble del material personal de progresión verti-
cal, siendo imprescindible llevarlos siempre encima.

Bibliografía reciente

ARNAUD et al. 2005: Judicaël ARNAUD, Sylvain BORIE, Nicolas CLÉMENT GARCIA-DILS 2004: Sergio GARCIA-DILS DE LA VEGA. “Páginas técnicas de la
y José MULOT. “La cordelette Dyneema® et son utilisation en Escuela Española de Espeleología. Los cordinos de alta resistencia y su
spéléologie”. Spelunca 97, pp. 36-40 aplicación en espeleología”. Subterránea 22, pp. 40-41.
BORIE et al. 2006: Sylvain BORIE, Gérard CAZES, Nicolas CLÉMENT y José GARCIA-DILS 2006: Sergio GARCIA-DILS DE LA VEGA. “Páginas técnicas de
MULOT. Campagne de tests sur les longes utilisées pour les la Escuela Española de Espeleología. Hablemos de bloqueadores de
déplacements sur cordes semi-statiques. Chamonix. mano”. Subterránea 25, pp. 42-43.
BORIE et al. 2007: Sylvain BORIE, Gérard CAZES, Nicolas CLÉMENT y José GARCIA-DILS & CASTAÑO 2005: Sergio GARCIA-DILS DE LA VEGA y José
MULOT. “Les longes en spéléologie et descente de canyon”. Spelunca Joaquín CASTAÑO LACRUZ. “Páginas técnicas de la Escuela Española de
107, pp. 31-34. Espeleología. Algunas notas sobre nudos”. Subterránea 23, pp. 42-44.
GARCIA-DILS 2003: Sergio GARCIA-DILS DE LA VEGA. “Páginas técnicas de GUILLEMAN et al. 2003: Jean-Louis GUILLEMAN, Francis SCRIBOT y Gérard
la Escuela Española de Espeleología. El mosquetón de freno”. CAZES. “Etude comparative de trois méthodes de remontée sur corde
Subterránea 20, pp. 40-41. en spéléologie”. Spelunca 90, pp. 9-14.

NOTAS:
1 Por esta razón, no se deben utilizar bajo ningún concepto maillones en el número de Subterránea, por parte de Andrés Martí, director de la Escuela
material personal, a no ser el central para cerrar el arnés pelviano, ya que Española de Cañones.
son difíciles y lentos de abrir, lo que nos puede poner en situaciones de 6 García-Dils & Castaño 2005.
serio peligro. 7 Key-Lock® es una patente de Kong.
2 La aleación de aluminio 7075 ó Zicral® -ZInc-CRomo-ALuminio- es marca 8 Sobre el rendimiento, vid. Guilleman et al. 2003.
registrada de la casa CEGEDUR-Pechiney. 9
3
Vid. al respecto García-Dils 2006.
Borie et al. 2006 y Borie et al. 2007. 10
4
Sobre estos cordinos, vid. García-Dils 2004 y Arnaud et al. 2005.
Con estos cabos, una caída en factor 1 puede suponer una fuerza choque 11 Sobre el mosquetón de freno y su colocación, vid. García-Dils 2003.
superior a los 1500 daN (ibídem). 12
5 Guilleman et al. 2003.
Esta interesante cuestión será desarrollada ampliamente en el próximo
14 Actual.j.rguez (2013-11):El Mosquetón freno. Hablemos bloqueadores mano.
13Actualizado por juan rguez(2013-01): Añadidas todas las
Los cordinos de alta resistencia y su aplicación en espeleología.
fotografías,y creado vinculos.
Anotaciones en dibujo central. Portada Subterránea-29. SUBTERRÁNEA 29 43
Atras
Páginas técnicas - Escuela Española de Espeleología
o.n

Autor: Comenzamos en este número de Subterránea la publicación de las páginas técnicas de la Escuela
Sergio Garcia-Dils de la Vega. Española de Espeleologia, una serie de breves artículos que nace con una doble vocación. En primer
Coordinador Departamento lugar, la de pasar revista a técnicas y materiales que no constituyen en absoluto una novedad, pero que
de Formación Técnica son frecuente objeto de duda y causa de discusión por parte de principiantes y veteranos. En segundo
y Material de la E.E.E. lugar, para dar cuenta de la aparición de nuevos avances técnicos, materiales novedosos o bibliografía
de reciente aparición, que a menudo tardan meses, e incluso años, en trascender al grueso de nuestro
e-mail: sergiodils@arrakis.es colectivo. En ninguno de los dos casos se tratará de establecer axiomas para la correcta práctica de la
espeleología, sino de proporcionar los suficientes elementos de juício para que nuestros deportistas
puedan optar por unas u otras soluciones y, llegado el caso, dejar cuestiones abiertas, recogiendo
exhaustivamente los debates suscitados en nuestro país y en el extranjero sobre algún tema polémíco.

El mosquetón de freno Handy de Raumer, más pequeño,


en el que no cabe el descendedor.

2. En el mosquetón que une


asar la cuerda, a la salida d~ cuerda de su descendedor. regula el paso de la cuerda. Ade- el descendedor al maillon
P descendedor, por un mos-
quetón utilizado como freno
y ya que hablamos de usos
incorrectos, aprovecho la oca-
más, la cuerda pasa limpiamente
del descendedor al mosquetón,
ventral

suplementario, es una práctica sión para recordar que, en los sin producirse torsiones ni rizar-
que se encuentra plenamente descendedores autoblocantes se la cuerda.
consolidada en nuestro colecti- -como el STOP de Petzl-, la • Contras: se trata de intro-
vo. La utilización de este "mos- palanca de freno no está en ducir un elemento más en el
quetón de freno" ayuda a regu- absoluto concebida para regular maíllon de cintura, lo que supo-
lar más eficazmente el paso de el descenso, sino únicamente ne un engorro adicional. Ade-
la cuerda por el descendedor, como dispositivo de seguro para más, en el caso de experimentar
reduciendo el esfuerzo necesario prevenir una eventual bajada una tracción brusca, causada por
para retenerla y, por qué no, descontrolada. La palanca debe la rotura del anclaje de un frac-
prolongando la ya de por sí efí- ser utilizada, por tanto, única- cionamiento que tengamos por
mera vida de nuestros guantes. mente en dos posiciones: o bien debajo, la parte superior del des-
Su uso está generalizado, apretada a fondo para descender cendedor se introduce en el
pero sin embargo el punto con- -regulando el paso de la cuerda mosquetón de freno, separándo-
creto de su colocación en el con la otra mano-, o bien com- se además las pletinas del des-
equipo personal sigue suscitan- pletamente libre para frenar. Su cendedor en su parte inferior por
do acalorados debates, especial- uso en posiciones intermedias, efecto de la presión de la cuerda
mente en los diferentes cursos para conseguir un descenso más sobre ellas en este punto,
de formación técnica. En este pausado, causa serios daños a la pudiendo llegar a deformarse -se • Pros: el conjunto descende-
caso, la Escuela Española de cuerda, deformándola y cristali- trata de una situación clásica en dar + mosquetón + mosquetón
Espeleología no se decanta por zando la camisa. las prácticas de autosocorro, de freno es solidario y no se
ninguna opción en concreto, Sin más, vamos a analizar a cuando el socorrista asciende ocupa un espacio extra en el
sino por el correcto conocimien- continuación las cuatro posicio- por la cuerda en busca del acci- maillon ventral. Además, en el
to de las diferentes posibilida- nes más generalizadas del mos- dentado, que pende de su des- caso de los descendedores sim-
des y sus ventajas e inconve- quetón de freno. cendedor-. En esta posición, el ples -especialmente con el Paso
nientes. descendedor no frena, pudiéndo- Doble de Kong- es más fácil rea-
En cuanto a qué mosquetón 1. En el maillon de cintura se producir una bajada descon- lizar una parada utilizando una
elegir para este cometido, la trolada. Este mismo problema de media llave de bloqueo; la
opción más recomendable sigue introducir el descendedor en el media llave de bloqueo con esta
siendo la más tradicional: utili- mosquetón de freno, puede pro- configuración nos permite un
zar uno de acero sin seguro, ducirse también inadvertidamen- frenado adicional muy cómodo
pudiéndose optar también por el te al pasar un fraccionamiento y al descender por cuerdas de
uso de un mosquetón diseñado traccionar para recuperar cuerda pequeño diámetro. Por último,
específicamente para este fin, en el descendedor. en caso de rotura de un anclaje
como el Handy de la casa italia- por debajo del que desciende,
na Raumer, fabricado en acero no se produce ninguna deforma-
inoxidable. Aunque pudiera ción en el descendedor.
parecerlo a pri mera vista, llega- • Contras: el frenado es más
do el caso, la elección del mos- fatigoso que en el caso anterior,
quetón de freno no es una cues- pues hay que levantar más la
tión baladí, y cambiarlo cuando mano para regular el paso de la
se encuentra desgastado consti- cuerda, sobre todo en el caso de
tuye una práctica muy recomen- las de pequeño diámetro -a no
dable. Como veremos en el ser que se opte por bajar con
siguiente apartado, sobre acci- una media llave de bloqueo-o Se
dentes provocados por un uso dice en ocasiones que la cuerda
incorrecto del descendedor, en Se trata de la pOSlClon más sufre más por el cambio de
el caso ocurrido en la sima Krú- tradicional y, probablemente, la ángulo en la salida del descen-
bera-Voronya fue el mosquetón más extendida. dedor, aunque es una critica sin
de freno el que salvó la vida a • Pros: la posición baja del ningún fundamento real; sí pue-
nuestro compañero, reteniéndo- mosquetón hace el frenado más Lógicamente, este inconve- de ocurrir, en cambio, que se
le en la comba del siguiente descansado, al no tener que niente puede obviarse utilizando rice la cuerda entre fracciona-
fraccionamiento tras salírsele la levantar tanto la mano que un mosquetón de freno tipo mientos.

40 SUBTERRÁNEA 20
Páginas técnicas· Escuela Española de Espeleología

3. En eL orificio • Pros: como en el caso ante- 4. Sistema Vertaco • Pros: se ahorra un elemento
de anclaje rior, el conjunto es solidario, y de progresión.
deL descendedor además el paso de la cuerda es • Contras: hay que vigilar muy
muy limpio. Se previene eficaz- atentamente el desgaste del mos-
mente el peligro de dejarse quetón del descendedor, cam-
abierto el gatillo de cierre del biándolo con frecuencia, así
descendedor. como que el paso de la cuerda no
• Contras: para empezar, abra accidentalmente dicho mos-
esta posibilidad no puede utili- quetón. En el paso de fracciona-
zarse con los nuevos descende- mientos, supone un problema la
dores Stop de Petzl. pues su apertura y cierre, una y otra vez,
gatillo de plástico impide la del seguro del mosquetón, a no
introducción de más de un mos- ser que se utilice uno que incor-
quetón en el orificio inferior del pore el sistema key-lock. De
mismo. Pero, sobre todo, se tra- todas maneras, el principal
ta de una configuración muy inconveniente radica en que, en
engorrosa para el paso de frac- caso de rotura de un anclaje por
cionamientos, pues cada vez debajo del que está descendiendo
hay que extraer el mosquetón de con este sistema, las pletinas del
freno, con el peligro consi- Debe su nombre a haberse descendedor se doblan en escua-
guiente de perderlo. Este pro- desarrollado en el Vercors fran- dra, llegándose incluso a romper
blema puede evitarse uniendo el cés. Consiste en usar como mos- una de ellas por encima del orifi-
mosquetón de freno con un cor- quetón de freno el propio mos- cio de anclaje del mosquetón,
dino muy fino a la pletina infe- quetón que une el descendedor según se ha podido constatar en
rior del descendedor. al maillon de cintura. pruebas de laboratorio.

Atención al gatillo de cierre del descendedor


ste mismo año, una cuestión encuentra el vivac de -500 m. A. pared y dos pequeñas repisas El denominador común de
E tan simple como no vigilar el
correcto cerrado del gatillo del
Kabanikhin llega a un fracciona-
miento, se ancla al mismo con
intermedías.
Poco más de un mes después,
I ambos accidentes es que se trata-
ba de espeleólogos experimenta-
descendedor, antes de empezar su cabo de anclaje, instala el el 27 de septiembre, tenía lugar dos, ejecutando maniobras abso-
a bajar, ha provocado sendos descendedor en la siguiente un segundo accidente por idén- lutamente rutinarias y mecánicas
accidentes serios, uno de ellos tirada de cuerda -la antepenúlti- tica causa, esta vez en Estados en instalaciones que no revestian
mortal. ma, a dos fraccionamientos del Unidos y con consecuencias ninguna dificultad. Es decir, la
El primero de ellos nos ocurrió fondo del pozo- y a continua- mortales. causa fue, como en muchos otros
a nosotros este verano, en la ción pasa la cuerda por su mos- El espeleólogo Dick Graham casos, La faLta de atención, provo-
sima Krúbera-Voronya (-1710 quetón de freno, ejecutando una entraba en la sima Lori Cori Can- cada por el exceso de confianza.
m), en el Macizo de Arábika maniobra absolutamente rutina- yon (Estado de Virginia) junto Es más habitual de lo que
(Cáucaso Occidental), ocasio- ria y carente de toda dificultad con seis compañeros, para topo- parece que falle el gatillo del
nando un rescate desde -500 m técnica -no se trataba en este grafiar uno de sus sectores. lle- descendedor, que no cierra
que se prolongaria durante 64 caso ni de un péndulo, ni del gado a un P-65, el espeleólogo correctamente por culpa del
horas. El dia 23 de agosto, cuan- paso de una cascada, ni nada comienza a descender, y al cabo barro o del desgaste, a lo que se
do estaba finalizando la desins- por el estilo-o Al reanudar el de unos metros de bajada, se une que el espeleólogo no lo
talación de la sima, nuestro descenso, tras soltarse el espe- precipita al vacío. En el fondo comprueba debidamente antes
compañero A. Kabanikhin sufría leólogo del cabo de anclaje, el del pozo, sus compañeros de comenzar a bajar.
un accidente por la causa que gatillo del descendedor no se encuentran al accidentado, que La solución a este serio pro-
nos ocupa, que le ha costado habia cerrado correctamente, la ya había fallecido, a unos diez blema potencial es muy sencilla:
importantes lesíones y le supon- cuerda se sale de éste, y Kaba- metros del final de la cuerda. vamos a prestar más atención,
drá cerca de un año de inmovili- nikhin sufre una caida casi libre Examinado el equipo del finado, especialmente en el paso de
zación, afortunadamente sin de unos 30 metros, quedando todo estaba en orden, salvo que fraccionamientos, y esperar sis-
consecuencias irreversibles. colgado por el providencial mos- su descendedor, un simple, se temáticamente a escuchar el
Todo ocurrió en el transcurso quetón de freno de la comba del habia abierto completamente, sonoro "click" de cierre del gati-
del descenso del P-152 de Krú- siguiente fraccionamiento, tras saliéndose de la cuerda y provo- llo del descendedor antes de
bera-Voronya, en cuya base se golpear repetidamente contra la cando la caida. comenzar a bajar.

Un poco de bibliografía
unque lleva publicado desde Marbach y Bernard Tourte, ter- técnicas de progresión vertical.
A enero de 2000, y en su tra-
ducción castellana desde marzo
cera edición de la legendaria
obra Techniques de la spéléolo-
Esta publicación recoge de
manera exhaustiva prácticamen-
de 2003, no me puedo resistir a gie alpine, que viera la luz por te todos los materiales y técni-
recomendar vivamente el exce- primera vez hace ahora treinta cas de la espeleología moderna,
lente manual Técnicas de la años, significando toda una con un texto ameno y magnífi-
espeleología alpina, de Georges revolución en el campo de las cas ilustraciones.

SUBTERRÁNEA 20 41
Páginas técnicas - Escuela Española de Espeleología Atras
J • el

Hablemos de
bloqueadores de mano
LOS SUSTOS QUE NOS DAN remontaba un pozo en escalada estos primitivos modelos el grado PEQUEÑOS CONSEJOS PARA
ALGUNOS BLOQUEADORES utilizando, como seguro y ayuda de apertura de la leva dentada PREVENIR GRANDES SUSTOS
DE MANO••• para izarse, un bloqueador de del bloqueador era tal que, con
mano PETZL Ascension anclado al ángulos forzados, dejaba de blo- asando ya a una visión más

R ecientemente ha ocurrido un
incidente en Francia que ha
cabo largo, dado que el piso era
resbaladizo. En un momento dado
quear y deslizaba hacia abajo por
la cuerda [Foto 1]4. El problema
P general del tema, hay que ser
conscientes de que en muchas
suscitado un importante -y qui- el aparato dejó de bloquear, pro- fue solucionado ya en 1999, al ocasiones no se usan correcta-
zá exagerado- debate técnico en vocando una caída del espeleólo- modificarse el gatillo para limitar mente los bloqueadores de mano,
los foros espeleológicos de todo go -que aterrizó de espaldas la apertura de la leva [Foto 2]. sea cual sea la marca y modelo en
el mundo, llegando incluso a dar sobre la base del pozo- de un Está claro que el problema no cuestión. Para una práctica espe-
lugar a un comunicado oficial de total de 7 m: el bloqueador se era para tanto. Sobresaltos de leológica más eficiente y segura,
la casa PETZL. había deslizado hasta el final de este tipo nos ocurrieron a todos no se puede olvidar prestar aten-
El mencionado incidente ocu- la cuerda sin llegar a detenerle. en algún momento con aquellos ción a las siguientes considera-
rrió mientras un espeleólogo Afortunadamente, todo quedó en primeros modelos de gatillo de ciones:
un sobresalto sin consecuencias policarbonato, acostumbrados • Vigilar el estado general del
graves más allá de alguna magu- como veníamos a los aparatos bloqueador y, especialmente, de
lladura!. anteriores con gatillo metálico, los dientes de la leva. Todos
Aunque este desafortunado que se agarraban a la cuerda hemos presenciado alguna vez -o
suceso ha hecho correr rios de como una lapa casi en cualquier sufrido en nuestras propias car-
bytes, no se trata en absoluto de posición. Como bien apunta el nes- problemas causados por uti-
la primera vez que un aparente comunicado oficíal de PETZL', los lizar material de progresión des-
fallo de ciertos modelos de blo- bloqueadores Ascension y Bosic gastado; y no solamente se trata
queadores de mano de la casa están diseñados para funcionar ya de bloqueadores de mano, sino
PETZL genera semejante contro- en una dirección paralela a la incluso de bloqueadores ventra-
versia. Por citar solamente un cuerda. Si reciben la carga en un les. La solución es fácil: cambiar
ejemplo, ya en 2004 un simple ángulo pronunciado, no se puede el material. El material desgasta-
susto provocado por el desliza- garantizar que la leva muerda do hay que dejarlo para la basura
miento de un Ascension, que bajó bien la cuerda, y puede ocurrir un o el «museo» personal. Puedo
bruscamente hasta el bloqueador deslizamiento involuntarío. Evi- deciros que hace unos meses tuve
ventral del espeleólogo mientras dentemente, este efecto es mayor que recurrir a maniobras de auto-
éste estaba ascendiendo por una con los modelos citados, pero el socorro para sacar a un compañe-
pared inclinada, causó no poca riesgo existe -aunque atenuado- ro -muy experimentado, por otra
alarma entre algunos espeleólo- con los actuales. Además, hay parte- de un apuro producido por
gos estadounidenses, que llega- que insistir en que el desliza- el deslizamiento de un bloquea-
ron incluso a reclamar responsa- miento se produce en un momen- dor ventral en carga -si, en car-
bilidades al fabricante'. to en el que el bloqueador no ga- sobre una cuerda muy rígida y
Pero, ¿en qué consíste el pro- está en carga. Es decir, no se tra- embarrada. La causa: muy senci-
blema en realidad? ¿Es que un ta de que el bloqueador esté car- llo, se trataba de un modelo anti-
bloqueador fijado en la cuerda gando nuestro peso y, de repen- guo, que aparte de tener los dien-
puede de repente empezar a des- te, falle, sino de que desliza tes muy gastados, era anterior a
lizar y provocar nuestra caída? cuando se encuentra en movi- la invención de las tan socorridas
No, nada de eso. Se trata en rea- miento -normalmente ascenden- acanaladuras de evacuación para
lidad del resultado combinado de te o hacia adelante- e intentamos el barro en la leva ...
un uso poco cuidadoso del mate- cargar nuestro peso, míentras la • Extremar las precauciones en
rial de ascensión, sin prestar cuerda está en tensión -por cuerdas muy embarradas o hela-
atención al ángulo que forma el ejemplo, porque con la otra mano das.
bloqueador con la cuerda, con la la estamos agarrando, o porque • Para los que usamos un Bosic
utilización de alguno de los pri- debajo está el bloqueador ven- como bloqueador de mano, hay
meros modelos «ergonómicos» de tral- y con un ángulo forzado. que poner cuidado al remontar
los bloqueadores PETZL Ascension Este efecto se acentúa todavía rampas utilizándolos como úni-
(Bl7) y Bosic (B18)'. El problema más con el uso, y consiguiente co bloqueador de ayuda y seguro
surgió en julio de 1997, cuando desgaste, de los dientes de la -cuando la pendiente sea tal que
PETZL decidió cambiar, además parte superior de la leva. Se pue- podamos prescindir del bloquea-
de la empuñadura y otros deta- de añadir que es una situación dor ventral, claro-, ya que inad-
lles, el gatillo de sus bloqueado- parecida a la que se puede dar vertidamente se puede introdu-
res, que pasó de ser de acero a con el bloqueador ventral cuando cir el dedo en el gatillo o la
estar fabricado en policarbonato, nos colgamos en un péndulo muy leva, haciendo que no bloquee.
con el propósito de hacerlos más acusado, si no tenemos la pre- Lógicamente, esto también pue-
ergonómicos y facilitar la extrac- caución de pasar la pierna por de ocurrir con un bloqueador de
ción del aparato de la cuerda. En encima de la comba de la cuerda. mano con empuñadura -tipo

42 SUBTERRÁNEA 25
Páginas técnicas - Escuela Española de Espeleología

caso de los pasamano y tirolinas, Bibliografía


también existe la posibilidad de
pasar la cuerda por el interior del
mosquetón del cabo de anclaje CRYSTAL, B. Lije 5afety Inci-
que nos mantiene unidos al blo- dent: Petzl Ascenders Design
queador [Foto 5]. Flaw Releases It From Rape.
Normal Action of C1imbing the
APOSTANDO POR EL BA5IC Rape Releases 5afety Latch
[en línea]. 2004 [ref. de 15
modo de conclusión, una de mayo de 2006]. Disponible
A pequeña sugerencia. Aunque
su uso está cada vez extendido
en Web:
www.expeditioncave.comjsrtj
en espeleología -especialmente petzVfailurej.
en las exploraciones «de punta»- FULCRAND, Serge. Des précau-
, y esto no constituya ninguna tions a prendre avec certains
novedad entre los espeleólogos modeles de Poignées et 8asics
más exigentes, me gustaría rom- PETIL [en línea]. 2006 [ref.
per una lanza por el uso del Basic de 15 de mayo de 2006]. Dís-
como bloqueador de mano «para ponible en Web:
todos los públicos». ¿Qué venta- www.ecole-francaise-de-spele-
jas nos aporta? Por ejemplo, las ologie.comjtempjglissement-
siguientes: basic.pdf·
• Para empezar, el volumen.
Esto se nota especialmente en MARBARCH, Georges y TOURTE,
cavidades estrechas, en las que Bernard. Técnicas de la espeleo-
logía alpina. Madrid, 2003.

-----
abunden los meandros y pasos
angostos. No es nada agradable
PETZL. A5CEN5IDN j 8A5IC 817
la sensación que se experimenta
j 818. Risque de non blocage
al incrustarse la empuñadura de
du bloqueur en progression
un Ascension en el píloro en
auto-assurée lorsque vous utili-
mitad de un meandro...
sez un seul bloqueur en bout de
• El peso: se trata de 136 gr
longe [en línea]. 2006 [ref. de
frente a los 196 gr que pesa un
15 de mayo de 2006]. Dísponi-
Ascension, aunque esos 60 gr
ble en Web:
que median entre ambos no sea
www.fr.petzl.comjpetzV5port-
más que el peso de, por ejem-
News ?News=142
plo, dos placas acodadas.
• Algo más interesante. El8asic -existe versión en inglés en
permite una extensión mayor a la www.en.petzl.comjpetzV5port
hora del ascenso. Es decir, News?News=142.
inconscientemente, elevamos·
más el bloqueador ventral a la
busca del bloqueador de mano Autor:
cuando usamos un 8asic, ya que Sergio Garcia-Dils de la Vega
no nos encontramos por medio Coordinador Departamento
una empuñadura, como ocurre de Formación Técnica
con el Ascension, lo que repercute y Material de la EEE
en una mayor economía de sergio.garda-dils@arrakis.es
esfuerzo a la subida. Lógicamen-
te, para el que no esté habituado, Organización:
el no agarrarse a la empuñadura Escuela Española
será una dificultad añadida, pero de Espeleología
a todo se acostumbra uno.
Ascension, pero normalmente llegar a arrancarse el bloqueador • Sí tenemos que recurrir a
nuestro bloqueador de mano NOTAS
éstos se utilizan asidos a ésta. de ésta [Foto 3].
• Por supuesto, hay que tener Para utilizar un bloqueador de para hacer una instalación de 1Para los amantes de los datos, hay que
un cuidado especial con cuerdas mano como autoseguro al remon- socorro o seguro, por ejemplo señalar que el incidente sucedió ellO
de marzo de 2006 en la Grotte des
tensas, tirolinas o pasamanos, tar una rampa, o progresar por un para montar un polifreno, un Colles. Vid. FULCRAND 2006.
como veremos a continuación. pasamano inclinado, o subiendo 8asic siempre será más cómodo
2En este caso, el suceso tuvo lugar el 27
Es más frecuente de lo que por una escala 6, la posición más y menos aparatoso -aunque, por de marzo de 2004, en el transcurso de
seria deseable ver cómo algunos recomendable es, sin duda, supuesto, un Ascension también unas prácticas en pared cerca de la «R»
espeleólogos se anclan a pasa- anclando el cabo de anclaje en nos servirá para este propósito-o Cave, en California. Vid. CRYSTAL 2004.
manos inclinados utilizando los orificios superiores del mis- • Y, ya que empezamos hablan- 3 Se trata concretamente, en el caso del

directamente su bloqueador de mo. En esta posición, tenemos do de los ángulos forzados y sus «puño» derecho B17R, de aquellos con
mano, muchas veces sin rease- libres las dos manos para progre- devastadores efectos en el uso número de serie 97206 a 99109; en el
gurarse con un cabo de anclaje. sar, sin tener que prestar excesiva de bloqueadores, no hay que caso del izquierdo Bl7L, los códigos
97253 a 99091; y en los 8asic B18, los
En caso de caída, sobre todo con atención al bloqueador. Esta con- olvidar que con el 8asic, al no números 97308 a 99112. Vid. PETZL 2006.
cuerdas finas y especialmente figuración también es muy inte- tener una empuñadura que actúe
4 El bloqueador que aparece en la imagen
en el caso del Ascension, con el resante a la hora de instalar un como involuntario brazo de tiene el número de serie 97296.
que el brazo de palanca es pasamano, para asegurar una palanca, estos problemas se ven
5 PETZL 2006.
mayor, podría causarse daños al correcta tensión de la cuerda muy atenuados, ya que utilizare-
mos el aparato asidos por arriba. 6Para más información, vid. MARBACH y
aparato y la cuerda, o incluso entre anclajes [Foto 4]. En el
TOURTE 2003: 210-213; Fig. 203-210.

SUBTERRÁNEA 25 43
Los cordinos de alta resistencia y su aplicación en espeleología Atras Página 1 de 6

Algunas notas sobre nudos


Autores:
Sergio García-Dils de la Vega
Coordinador del Departamento de Formación Técnica y Material de la E.E.E.
sergio.dils@arrakis.es

José Joaquín Castaño Lacruz


Monitor E.E.E.
Director Técnico S.A.C.I.D. - KORDA'S
sacid@retemail.es

Pocos temas son tan controvertidos y motivo de discusión en el mundillo espeleológico como la cuestión
de los nudos, especialmente en los cursos de las diferentes Escuelas, cuando se trata de adoptar y
transmitir criterios formativos. En las líneas que siguen ofrecemos algunas consideraciones sobre las
nuevas posibilidades técnicas que nos ofrece una serie de nudos.

Conceptos

Hay que ser conscientes de que el simple hecho de hacer un nudo en la cuerda -algo necesario en la
mayoría de los casos para ponerla en uso, a no ser que descendamos en doble-, necesariamente la
debilita y merma su resistencia; tanto es así, que una cuerda, en condiciones normales, siempre romperá
por el nudo si se la somete a una tracción elevada. De este modo, lógicamente, los mejores nudos serán
los que nos dejen un mayor porcentaje de la resistencia original de la cuerda, es decir, una mayor
resistencia residual. La resistencia original de la cuerda, considerada el 100%, sería el valor obtenido al
someterla a tracción sin nudo, utilizando una mordaza cilíndrica.

El estudio de los nudos ha evolucionado mucho en los últimos años, sobre todo en lo tocante a la filosofía
con que se realizan las pruebas. Hace años, era un dogma que el nudo de nueve –en abstracto- tenía una
resistencia residual del 70%, y el nudo de ocho, por su parte, de un 55%(1) sin importar cómo estaba
confeccionado el nudo, el cabo del que se estirara, ni el diámetro de la cuerda. Hoy día este
planteamiento ha cambiado, pues se ha tomado conciencia en el ámbito espeleológico de que el estudio
de los nudos es una cuestión realmente compleja, y que las resistencias residuales que se obtienen en
las pruebas varían notablemente según la marca, e incluso el modelo, de la cuerda, por no hablar de los
materiales con que están fabricadas. Así, la variación de la resistencia residual del mismo nudo con
diferentes cuerdas semiestáticas de poliamida o poliéster puede llegar a ser de más del 15% (CASTAÑO
2004: 4), aunque suele mantenerse la gradación de resistencia relativa entre un nudo y otro en el mismo
orden(2).

Estas variaciones obedecen a una serie de causas:

- Geometría y materiales de la mordaza cilíndrica utilizada


en el laboratorio en cuestión.

- Uniformidad en el proceso de apretado del nudo sometido


a tracción, según condiciones ambientales, velocidades de
ensayo, etc.

- Nudos como el ocho o el nueve no son simétricos, sino


que tienen dos versiones especulares, pues se pueden
confeccionar con la cuerda trazando una trayectoria
dextrógira o levógira. Además, de estos nudos salen dos
cabos de cuerda, y a la hora de someterlos a tracción se podrá estirar bien de uno o de otro. Como
resultado obtenemos dos versiones diferentes del nudo, que podrán experimentar dos formas distintas de
tracción [Fig. 1].

Huelga insistir, además, en que los nudos deberán hacerse con esmero, de manera que queden bien
“peinados”, es decir, que no se monten los cabos entre sí, pues de lo contrario sus cualidades quedarán
mermadas y aflojarlos puede llegar a ser una odisea, sobre todo con cuerdas de pequeño diámetro.

El nudo simple

http://www.fedespeleo.com/web/paginas/Espeleologia/Tecnica/notas_nudos.htm 05/11/2013
Los cordinos de alta resistencia y su aplicación en espeleología Página 2 de 6

En primer lugar hay que mencionar el nudo simple, denostado y proscrito durante más de dos décadas(3)
que gradualmente está siendo rehabilitado. Objetivamente hay que decir que, sometido a tracción,
presenta una resistencia residual ligeramente inferior a la del ocho (NÚÑEZ 1999), lo que no justifica de
ninguna manera que se haya desechado sin más.

El primer uso que consagró la vuelta del


simple, hace ya algunos años, fue como
nudo más apropiado para los cabos de
anclaje de cuerda, por su compacidad, fácil
ajuste y menor desgaste por abrasión, virtud
esta última relacionada con su reducido
tamaño(4) [Fig. 2]. No resulta frecuente, en
cambio, su uso como nudo de anclaje en
instalación, que se limita, a lo sumo, a los
reaseguros de cabeceras, dado que se
aprieta mucho y puede ser muy laborioso de
deshacer. También resulta muy interesante
su empleo como nudo amortiguador (5).

En lo que sí se ha impuesto ya su uso es


como nudo de unión de cuerdas. Esta
utilización del simple comenzó en el mundo
de la escalada, las travesías y el descenso de
cañones, para unir dos cuerdas cuando se
desciende en doble, pues este nudo tiene la
virtud de girar sobre la roca al recuperar la
cuerda, reduciendo notablemente el riesgo de
quedarse enganchado en salientes o grietas;
además, se deshace fácilmente tras su uso
[Fig. 3]. Como nota curiosa, cabe recordar
que en el mundo textil se ha usado
tradicionalmente este nudo para empalmar
hilos, antes de la invención de los splicers,
precisamente por su facilidad para atravesar
los pasos de las máquinas con un reducido peligro de engancharse.

Estas buenas cualidades llevaron recientemente al


Espeleosocorro Francés a decidirse a usar este
nudo para los anillos de cuerda –siempre de 10
mm- de los repartidores de carga [Fig. 4], pues
ofrece las siguientes características que lo hacen
preferible a los utilizados hasta el momento, el
pescador doble y el ocho trenzado:

- Permite un preciso y fácil ajuste de la longitud del


repartidor.

- Se aprieta con gran facilidad y, cuando es


sometido a tracción, desliza muy poco, lo que es
una importante variable cuando se trabaja con
tirolinas.

- Después de someter el repartidor a tracción, el


simple resulta más fácil de deshacer que los otros
dos.

- Las pruebas realizadas por la ENSA en 1998 revelaron que el simple utilizado como nudo de unión con
un diámetro de 10 mm, rompe en torno a los 1200 daN, lo que ofrece un margen de seguridad más que
suficiente.

La única precaución que hay que tener en cuenta para este uso del simple como nudo de unión de
cuerdas, es dejar un mínimo de 15 cm de longitud en los cabos que salen del mismo, recomendación
extensible al medio pescador, que veremos más adelante. Por supuesto, todo lo dicho hasta aquí no se

http://www.fedespeleo.com/web/paginas/Espeleologia/Tecnica/notas_nudos.htm 05/11/2013
Los cordinos de alta resistencia y su aplicación en espeleología Página 3 de 6

puede aplicar a los cordinos de Dyneema®, con los que habrá que seguir utilizando el pescador doble y el
ocho trenzado como nudos de unión(6).

El nudo polaco

Del nudo polaco se ha hablado bastante en los últimos años, y merece


la pena detenerse a analizar si resulta interesante incorporarlo a
nuestro repertorio de nudos en espeleología [Fig. 5].

A favor del polaco cabe señalar que es muy fácil y rápido de hacer y
deshacer, ejecutándose directamente sobre el mosquetón en cualquier
punto de la cuerda. Sin embargo, los resultados obtenidos de los
ensayos realizados con este nudo revelan que su resistencia residual
es ligeramente inferior a la del nudo de ocho, y en torno a un 15%
inferior a la obtenida con nudo de nueve para cuerdas de 8-10 mm. Por
lo tanto, su uso es desaconsejable para cuerdas de pequeño diámetro,
por la baja resistencia que ofrece, y lo mismo se puede decir para las
más gruesas, pues ocupa un gran volumen en el mosquetón, no
ofreciendo a cambio ninguna ventaja sobre el nudo de ocho
(CASTAÑO 2004: 7).

En conclusión, examinadas sus características, consideramos que no


aporta ninguna cualidad interesante que justifique su inclusión en
nuestros programas formativos, sobre todo en comparación con el
nudo que veremos a continuación.

El medio pescador

El medio pescador, con su novedosa


versión sin enhebrar, probablemente se
generalizará en un futuro no muy lejano como nudo de instalación, en
combinación con el ocho y el nueve [Fig. 6]. Al igual que el polaco, es un
nudo muy fácil y rápido de hacer y deshacer, ejecutándose directamente
sobre el mosquetón en cualquier punto de la cuerda. Sin embargo, a
diferencia del nudo polaco, el medio pescador es operativo con cualquier
diámetro de cuerda, proporcionando valores de resistencia residual del
orden del 5 al 10% superiores a los de aquel. En general -especialmente
con cuerdas finas- ofrece valores de resistencia superiores a los del nudo
de ocho, pero inferiores a los del nueve.

En un primer momento, este nudo recibió el nombre de Castaño,


especialmente en Cataluña, al ser J. J. Castaño el primero en nuestro país
en estudiarlo y divulgarlo, hace ya cinco años. Sin embargo, hemos
preferido optar por una denominación más aséptica, que es la que
proponemos, ya que no deja de ser un medio pescador triple ejecutado en
la cuerda sobre sí misma.

En su versión enhebrada, realizada en el extremo de la cuerda, el medio


pescador comenzó a popularizarse como nudo particularmente interesante
para los cabos de anclaje, debido a que suma a sus buenas cualidades
mecánicas el fijar el mosquetón en el cabo. Su versión no enhebrada,
mucho más reciente(7), ofrece la posibilidad de hacerse en cualquier punto de la cuerda, lo que permite
extender su uso como nudo de instalación, en sus versiones dextrógira [Fig. 7] y levógira [Fig. 8].

http://www.fedespeleo.com/web/paginas/Espeleologia/Tecnica/notas_nudos.htm 05/11/2013
Los cordinos de alta resistencia y su aplicación en espeleología Página 4 de 6

En cualquier caso, no hay que olvidar que se trata de un nudo corredizo, con una serie de peculiaridades
de las que es necesario ser consciente antes de decidirnos a utilizarlo. En este sentido, cuando se realiza
en el extremo de la cuerda –como en el caso de los cabos de anclaje-, hay que dejar un sobrante de
cuerda de por lo menos 15 cm, ya que cuando es sometido a tracción tiene tendencia a deslizar hasta que
queda completamente asentado, y se podría llegar a deshacer si el extremo sobrante de cuerda es
pequeño.

Las principales ventajas de este nudo son:

- Notable resistencia residual. Este valor dependerá, entre otras variables, del diámetro de la cuerda y del
diámetro y forma del mosquetón. En general el medio pescador ofrece mejores resultados que el nudo de
ocho, especialmente con cuerdas finas.

- Volumen reducido, inferior incluso al del nudo simple.

- Pequeño consumo de cuerda, un 2% inferior al nudo simple, un 17% por debajo del nudo de ocho, y un
30% inferior al nudo de nueve.

- Es un nudo extremadamente fácil de hacer y deshacer, esto último simplemente con quitar el
mosquetón.

- Estrangula el mosquetón, evitando su volteo, algo interesante tanto para su uso en cabos de anclaje
como en instalación. En este sentido, dado que la cuerda difícilmente podría salirse del mosquetón,
aumenta la seguridad cuando se usan mosquetones sin seguro como técnica de instalación ligera.

- En instalación, elimina definitivamente el problema de las gazas excesivamente largas en los


fraccionamientos, facilitando por tanto el anclarse con el cabo corto a la subida.

El medio pescador tampoco está libre de algunos inconvenientes, como son:

- No resulta práctico utilizarlo con placas sin mosquetón, como las clown.

- No resulta operativa su versión como anclaje en Y, por la dificultad de su ejecución y por ofrecer peores
resultados que las versiones convencionales, como el nudo de ocho o el as de guía dobles.

- Puede hacer que se rice la cuerda entre fraccionamientos, por lo que resulta preferible no hacer el nudo
siempre en el mismo sentido, sino alternar. Es decir, cuando instalemos con él habrá que hacer un nudo
dextrógiro y el siguiente levógiro, o viceversa.

http://www.fedespeleo.com/web/paginas/Espeleologia/Tecnica/notas_nudos.htm 05/11/2013
Los cordinos de alta resistencia y su aplicación en espeleología Página 5 de 6

- Como no deja de ser un nudo corredizo, no se deberá utilizar en lugares donde sea susceptible de ser
estirado del cabo que corre, especialmente en el caso de los pasamanos. Por eso mismo, en los
fraccionamientos, hasta que llega a apretarse completamente, podría deslizar si se utiliza la comba para
apoyarse al fraccionar en el descenso.

Para terminar, debemos señalar que, a diferencia de nudos consolidados y con solera como el ocho o el
nueve, el medio pescador es un nudo nuevo, y como tal tiene que ser utilizado con prudencia y sentido
crítico, estando atentos a posibles problemas de utilización que puedan surgir en un futuro, cuestiones
que los autores del presente artículo agradeceremos que se nos hagan llegar.

Notas de pie de página

(1) Hay que recordar al respecto, por ejemplo, las celebérrimas tablas de resistencia de nudos
presentadas por G. Marbach y J. L. Rocourt en la segunda edición del manual clásico Techniques de la
spéléologie alpine -Choranche 1980, pp. 65-66-, reproducidas y traducidas –cuando no plagiadas- hasta
la saciedad, cuya vigencia se mantiene para muchos veinte años después, cuando los propios autores
han superado ya ampliamente este concepto. Atras

(2) Hay que señalar aquí las grandes diferencias que se registran si comparamos los resultados obtenidos
en las pruebas realizadas con nuestras cuerdas habituales, de poliamida o poliéster, con las pruebas
llevadas a cabo con nuevos materiales como la Dyneema®, con la que, por ejemplo, el nudo de ocho
ofrece mejor respuesta que el de nueve (GARCÍA-DILS 2004). Atras

(3) Concretamente tras la publicación de MARBACH-ROCOURT 1980, donde se le asignaba un 5%


menos de resistencia residual en relación con el nudo de ocho. Atras

(4) GARCÍA-DILS – OGANDO 2001: 19-20; MARBACH-TOURTE 2003: 47. Atras

(5) En ese sentido funciona mejor el falso papillon (MARBACH-TOURTE 2003: 98-99), aunque dado que
objetivamente este nudo no tiene ninguna otra utilidad, opinamos que desde el punto de vista docente
resulta más práctico enseñar únicamente el simple como nudo amortiguador. Atras

(6) Vid. n. 2 y GARCÍA-DILS 2004: 41. Atras

(7) Esta versión fue desarrollada por J. J. Castaño en marzo de 2004. Atras

Algo de bibliografía

CASTAÑO 2004: José Joaquín Castaño Lacruz, “Estudio comparativo de nudos”, trabajo de investigación inédito, Sant Vicenç
de Castellet 2004.

http://www.fedespeleo.com/web/paginas/Espeleologia/Tecnica/notas_nudos.htm 05/11/2013
Los cordinos de alta resistencia y su aplicación en espeleología Página 6 de 6

GARCÍA-DILS – OGANDO 2001: Sergio García-Dils de la Vega – Enrique Ogando Lastra, Perfeccionamiento técnico en
espeleología, Madrid 2001.

GARCÍA-DILS 2004: Sergio García-Dils de la Vega, “Los cordinos de alta resistencia y su aplicación en espeleología”,
Subterránea 22 (2004) 40-41.

MARBACH-ROCOURT 1980: Georges Marbach – Jean Louis Rocourt, Techniques de la spéléologie alpine, Choranche 1980.

MARBACH-TOURTE 2003: Georges Marbach – Bernard Tourte, Técnicas de la espeleología alpina, Madrid 2003.

NÚÑEZ 1999: Tino Núñez, “Algo más sobre nudos”, Desnivel 152 (1999) 83-86.

http://www.fedespeleo.com/web/paginas/Espeleologia/Tecnica/notas_nudos.htm 05/11/2013
MTDE Amazonia MTDE Picos

MTDE Varonia Atras


MTDE Garma

MTDE Piri Atras


Petzl Omni TL Atras

Zicral (Zicral = ZInc + CRomo + ALuminio)


Atras

La aleación de aluminio 7075 es conocida comercialmente con varios nombres como Zicral (el más común),
Ergal, o Fortal Constructal.

Es una aleación de aluminio con zinc como principal elemento de aleación. Su composición es de 5.1-6.1%
zinc, 2.1-2.9% magnesio, 1.2-2.0% cobre y pequeños portentajes de silicio, hierro, manganeso, cromo, titanio y
otros metales

Nombres comerciales

La aleación de aluminio 7075 se a comercializado o comercializa bajo varios nombres comerciales, algunos de
ellos son: Zicral, Ergal o Fortal Constructal.
Asimétrico leva Curva Atras
Asimétrico leva Recta

Mosquetón Simetrico
Mosquetón HMS Atras

Petzl spelegyca
Atras
Wild Country Ropeman
Atras

Petzl Spirit Droit Atras

<---->

En Kgfuerza --> 2750 714 816

Faders Kyros 480


Atras
Petzl-croll

Repetto Cirano

Kong cam clean Atras


Petzl Ascension

Petzl Basic

Kong Lift Atras


Kong Procave

Repetto Amelia Atras


Petzl Stop
Petzl Simple

Kong Banana Kong-Paso doble Atras


Kong Indy Atras

Repetto Spider

MTDE Trasión simple Rodcle Simple Atras


Freino Atras

Raumer Handy
TSA Economy

Petzl Pantin

CMI Foot Atras