Está en la página 1de 3

Instituciones de gobierno en América: Virreinatos, capitanías generales,

audiencias, intendencias, Real Patronato, Real Hacienda.

El virreinato fue una institución local y administrativa de la Corona de España (Castilla)


creada a finales del SIGLO XV para el gobierno de sus posesiones.1 El virrey o visorrey fue
la figura administrativa durante el Imperio español responsable de administrar y gobernar,
en representación de la corona española, un país o una provincia. El título de virrey lo
encontramos en el siglo XIV en un documento en latín de Pedro el Ceremonioso (1381).2 A
mediados del siglo XVI, se introdujo en la Corona de Aragón la palabra virrey derivada de
la palabra "visrei" ya utilizada al menos en el siglo XV3 y del catalán pasaría al castellano
"visorey".3 En los documentos de la Corona de Aragón del siglo XV (1428), redactados en
latín, se empleaba el término "vice rex" para referirse al virrey de Sicilia.45

La administración de los inmensos territorios que resultaron del descubrimiento de América


y las conquistas posteriores hizo que se pensara en sistemas de gobierno que ya se
utilizaban en Europa, pero que en América tendría las variantes de la extensión territorial y
de la lejanía de la metrópoli estatal. La situación descrita requería de un gobierno provincial
que fuese capaz de atender los asuntos internos de rutina y que, a la vez, fuese dependiente
del rey y fiel a su Corona

Capitanía General era la denominación de la función más alta que se confería a quien
ejerciere como capitán general, junto a la función de virrey o presidente-gobernador —
salvo ciertas excepciones en este último caso— en el Imperio español, la cual conllevaba el
mando y organización del ejército y la jurisdicción que formaban parte de esta.

Por extensión, el término se utilizó para llamar así a la zona o territorio donde el capitán
general ejercía sus respectivas competencias.

En algunas posesiones coloniales españolas, caracterizadas en general por ser zonas de


importancia estratégica, ya fuera en la lucha contra las potencias extranjeras, la piratería, así
como en la lucha contra las tribus indígenas de difícil sometimiento, el cargo de capitán
general, y sus funciones, poseyó mayor relevancia que las propias del oficio de presidente o
simple gobernador.

Durante el reinado del monarca Felipe V se revitalizó la antigua figura del capitán general,
responsable del ejército real presente en su jurisdicción.

Real Audiencia

La corona española designó a la Real Audiencia como el principal tribunal de justicia civil
y criminal en América. Su objetivo era velar por el cumplimiento y la interpretación de las
leyes; sin embargo, tras la promulgación de las leyes de 1542 y 154 (denominadas Nuevas
Leyes), pudo involucrarse en asuntos de gobierno. En este sentido, fiscalizaba la labor
ejercida por los gobernadores y, de paso, les restaba poder.
Las reales audiencias estaban integradas por un presidente (que podía ser el virrey, el
gobernador o un oidor decano), cuatro oidores o jueces, relatores y un fiscal. También
formaban parte de ellas otros funcionarios con menores responsabilidades, como el teniente
del gran canciller, el alguacil mayor, los escribanos, receptores y procuradores.

Los fallos de la Real Audiencia eran casi inapelables. La mayoría de los procesos era
finiquitada en esta instancia; solo los de mayor importancia y controversia eran presentados
ante el Consejo de Indias.

La primera Audiencia establecida en América fue la de Santo Domingo, en 1511. En


nuestro país se instauró por primera vez en 1565, en la ciudad de Concepción. Su objetivo
fue seguir de cerca los acontecimientos ocurridos en Arauco. Dejó de funcionar en 1573 y
fue restablecida en 1604, fijando su sede en Santiago. Allí funcionó hasta el año 1811,
siendo reemplazada por la institucionalidad republicana.

intendencias,

El régimen de intendencias se aplicó a partir del siglo XVIII en las posesiones del
Imperio español en América y las Filipinas debido, principalmente, al buen
desempeño que tuvo el sistema en España. Los reyes, imbuidos en el
pensamiento del absolutismo ilustrado, deseaban reformar la administración de
sus posesiones, uniformándola y promoviendo el bienestar, junto con mejorar los
ingresos de la Real Hacienda y la defensa de tales territorios.

El intendant fue un funcionario que surgió en Francia hacia 1551, adquiriendo


impulso inicial bajo la influencia de los cardenales Richelieu y Mazarino y
fomentado posteriormente por Luis XIV y su ministro Jean-Baptiste Colbert. El
intendente era en aquellos tiempos el representante del monarca en las
généralités (divisiones territoriales francesas en el Antiguo Régimen), cuya misión
primordial consistía en el desarrollo económico de éstas, poseyendo atribuciones
de justicia, policía y hacienda (intendant de justice, police et finances).

Real Patronato

El Patronato Real es una concesión que hace el Papado como máximo detentador del Poder
espiritual, a monarcas profundamente cristianos, que detentan el poder civil, para
implicarles en el gobierno de sus iglesias, a cambio de la máxima difusión del Evangelio.

La primera concesión del Patronato Real se produce en los inicios del siglo XV a la Corona
portuguesa, que en aquellos tiempos históricos, estaba desarrollando la exploración y
conquista de tierras tanto en África como en el sur de Asia.
El Patronato Real español se produce el 13 de diciembre de 1486 con la promulgación de la
bula “Ortodascue fidei”, realizada por el Papa Inocencio VIII, para que con esta concesión,
los Reyes Católicos se comprometieran a la evangelización de las islas Canarias que
acababan de ser conquistadas y el reino de Granada que está siendo reconquistada de las
manos musulmanas.

Los Papas concedieron el Patronato Real a los Reyes Católicos porque incluía el deber de
propagar la fe católica. La Bula “Inter Caetera” dice : “ Nos, alabando mucho en el Señor
ese vuestro santo y loable propósito que sea llevado a su debida finalidad de que el
nombre de nuestro Salvador sea introducido en aquellas regiones, os rogamos
insistentemente en el Señor y afectuosamente os requerimos por el Sacro Bautismo en que
os obligasteis a los mandatos apostólicos, y por las entrañas de misericordia de Nuestro
Señor Jesucristo, para que deduciéndoos a proseguir por completo semejante empresa,
con ánimo y celo ferviente hacia la fe ortodoxa, queráis y debáis conducir a los pueblos
que viven en tales islas a recibir la profesión católica, sin que nunca os intimiden peligros
ni trabajos, teniendo gran esperanza y confianza de que Dios Omnipotente os auxiliará
felizmente en vuestras empresas”

Real Hacienda.

Este organismo se encontraba bajo la Casa de Contratación y el Consejo de Indias y su


principal función fue recibir o percibir el dinero llegado a las arcas reales de las colonias y
administrarlo adecuadamente.

Sus principales funcionarios eran los tesoreros, contadores y los revisores. Éstos dependían
de la Real Audiencia y debían rendir fianza y presentar un inventario acerca de todas sus
posesiones para así evitar un enriquecimiento indebido.

Esta política financiera estaba regulada por una Junta de Real Hacienda, la cual estaba
formada por el gobernador, los oficiales reales, el fiscal de la Real Audiencia y un oidor de
la misma.
Las cuentas de esta institución debían remitirse cada cierto tiempo a sus dos organismos
superiores: Consejo de Indias y Casa de Contratación.

-Los pueblos de indios. Estructura social. Distintas clases de repartimiento y


encomienda, sus contradicciones.

-Relaciones de producción y política agraria.

-Desarrollo científico, artístico, cultura y educativo