Está en la página 1de 2

Análisis del Preámbulo de la Constitución de la Republica

Bolivariana de Venezuela
El pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderes creadores e invocando la
protección de Dios, el ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar y el
heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes y de los precursores y
forjadores de una patria libre y soberana; con el fin supremo de refundar la República
para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y
pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado, que consolide los
valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la
integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley para esta y las futuras
generaciones; asegure el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la
justicia social y a la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna; promueva la
cooperación pacífica entre las naciones e impulse y consolide la integración
latinoamericana de acuerdo con el principio de no intervención y autodeterminación de
los pueblos, la garantía universal e indivisible de los derechos humanos, la
democratización de la sociedad internacional, el desarme nuclear, el equilibrio ecológico
y los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la
humanidad; en ejercicio de su poder originario representado por la Asamblea Nacional
Constituyente mediante el voto libre y en referendo democrático, decreta la siguiente
CONSTITUCIÓN

El Preámbulo es un texto preliminar a la normativa constitucional. En el se


establecen los principios que inspiraron al constituyente y, las orientaciones generales
que el mismo siguió en el enunciado y la regulación de las diferentes instituciones. 
                                                                                                                            
                                   El Preámbulo de la Constitución de 1999 tiene tres enunciados
principales:

              En el  primer enunciado el sujeto que se expresa como el autor de la


Constitución es el pueblo de Venezuela, cuya potestad deriva del “ejercicio de sus
poderes creadores”. A los fines de materializar tal ejercicio, se evocan la protección de
Dios,  “el ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar”, y el heroísmo y
sacrificio de los antepasados aborígenes y de quienes forjaron “una patria libre y
soberana”. Es decir va dirigido a un pueblo creyente que sigue los principios que se
conformaron a través de su historia, representados por la epopeya de los aborígenes, la
de Simón Bolívar y la de otros precursores y forjadores de la República.

              El Preámbulo es el propio “pueblo de Venezuela en ejercicio de sus poderes


creadores” y basándose en “la protección de Dios, el ejemplo histórico de Simón Bolívar,
el heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes”, y de “los precursores y
forjadores de una patria libre y soberana”. Esto nos indica que es el propio pueblo
venezolano el que la proclama.

                El segundo párrafo va dirigido a las metas perseguidas, que es el objeto de la


Constitución que se presenta, estimándose al efecto, que hay un fin supremo que es el de
“refundar la República”, para establecer una nueva sociedad. Es importante el uso del
verbo refundar, por cuanto el mismo revela el espíritu de los constituyentes.
                Durante la sesión en la cual se discutió el artículo, se hizo hincapié en que la
opinión mayoritaria de los constituyentes, era justamente, que se estaba elaborando un
proyecto político que implicaba refundar la República para transformarla en un Estado
Social de Derecho y Justicia lo cual es una propuesta del movimiento político que tenía
en sus manos el destino del país, para crear   una sociedad que sería definida como
democrática, participativa, multiétnica y pluricultural. Esta sociedad ha de operar en un
estado descentralizado y federal  al cual le son señaladas determinadas características,
destinada a consolidar los valores que allí se enuncian, asegurando los derechos
fundamentales y el logro de múltiples y heterogéneos objetivos que se mencionan: a) la
integración latinoamericana; b) la garantía de los derechos humanos; c) la
democratización de la sociedad internacional; d) el desarme nuclear; e) el equilibrio
ecológico; y f) el reconocimiento de los bienes jurídicos ambientales como patrimonio
común de la humanidad. También se hace referencia  a la cooperación pacífica entre las
naciones y señala expresamente la consolidación de la integración latinoamericana, de
acuerdo con el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos.
                Este preámbulo es orgullo de todos los venezolanos que amamos nuestra patria
y nos amamos a nosotros mismos porque al leer e interpretar cada palabra que aquí se
manifiesta nos podemos dar cuenta del valor que nuestra Carta Magna nos da como
seres humano, dignos de vivir en libertad, paz, solidaridad. Y se nos garantiza que se van
a hacer valer todos los artículos plasmados en esta Ley porque se nos respeta por igual
sin discriminación de ninguna índole.
Se nos asegura el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura y a la educación. Siendo ésta
última sin restar importancia a todas las demás,  un motor fundamental en el progreso
de nuestro país.
             Otra frase muy relevante es: “…y el imperio de la ley para esta y las futuras
generaciones…” es decir exigir el  cumplimiento  de la ley, para nosotros que estamos
viviendo este cambio positivo de nuestro país y para los venezolanos y venezolanas que
están por nacer que serán el futuro de nuestra patria y por los cuales tenemos que seguir
luchando para dejarles un legado que los llene de orgullo patrio.
              En el tercer párrafo se hace referencia  a la vía mediante la cual se logró la
formulación de un nuevo texto constitucional, indicándose que deriva del poder
originario del pueblo, representado por la Asamblea Nacional Constituyente que se
constituyó, mediante “el voto libre, en un referendo democrático”.
. Todo este preámbulo es un tributo al pueblo de Venezuela, yo por ejemplo lo califico
como un derecho que se nos había negado y gracias a Dios y a este proceso
revolucionario que lideriza nuestro Presidente Hugo Chávez se nos a devuelto nuestra
patria, nuestros valores, nuestras raíces, nuestro ser hombres y mujeres libre por
herencia que nos dejó nuestro Libertador Simón Bolívar y todos los próceres que dejaron
sus vidas por darnos un país sin ningún yugo.
               Nuestra Constitución es sagrada y catalogada en muchos países del mundo
como la mejor.

RONALD VASQUEZ

C.I 14.716.723