Está en la página 1de 2

País

Un país (del francés pays)1 es un territorio con características geográficas y culturales propias, que puede
o no constituir un Estado soberano o una entidad política dentro de un Estado.1 Es utilizado también
como sinónimo de Estado,1 conjunto de instituciones políticas dotadas de territorio, población y
soberanía.2

A veces, partes de un estado con una historia o cultura características son llamados países,
especialmente por los oriundos del lugar, como por ejemplo Escocia, Gales, Inglaterra o Irlanda del
Norte, países que conforman el Reino Unido.[cita requerida] Puede referirse también a regiones o
incluso comarcas sin grandes diferencias culturales con las de los alrededores. Este uso se da
especialmente al hablar de las regiones naturales de Francia —el País de Auge, País de Buch, País de
Caux, País de Sault, Países del Loira, el País Vasco francés, etc.—[cita requerida] ya que «país» proviene
del francés pays,1 idioma en el que el término también tiene esta polisemia. A su vez, el término francés
procede del latín pagus.34

Dos partes esenciales la constituyen, el hardware, que es su estructura física (circuitos electrónicos,
cables, gabinete, teclado, etc.), y el software, que es su parte intangible (programas, datos, información,
señales digitales para uso interno, etc.).

Desde el punto de vista funcional es una máquina que posee, al menos, una unidad central de
procesamiento, una memoria principal y algún periférico o dispositivo de entrada y otro de salida. Los
dispositivos de entrada permiten el ingreso de datos, la CPU se encarga de su procesamiento
(operaciones aritmético-lógicas) y los dispositivos de salida los comunican a otros medios. Es así, que la
computadora recibe datos, los procesa y emite la información resultante, la que luego puede ser
interpretada, almacenada, transmitida a otra máquina o dispositivo o sencillamente impresa; todo ello a
criterio de un operador o usuario y bajo el control de un programa.

El hecho de que sea programable le permite realizar una gran variedad de tareas, esto la convierte en
una máquina de propósitos generales (a diferencia, por ejemplo, de una calculadora cuyo único
propósito es calcular limitadamente). Es así que, sobre la base de datos de entrada, puede realizar
operaciones y resolución de problemas en las más diversas áreas del quehacer humano (administrativas,
científicas, de diseño, ingeniería, medicina, comunicaciones, música, etc), incluso muchas cuestiones que
directamente no serían resolubles o posibles sin su intervención.

También podría gustarte