Está en la página 1de 13

Asignatura:

RESOLUCION DE CONFLICTOS

Tema:

ACTIVIDAD 8

Presenta:

Karla Rendón
Greidy Zaraza
Estefani Caballero
Yocaris Vergara

Docente:

HUMBERTO PUELLO MORALES


NRC 2135

Barranquilla - Colombia Noviembre 2019


CONFLICTO SOCIAL
DIRECCION BLOG: https://karlarendon1.blogspot.com

Contexto y análisis del bulling en las aulas de clases

1. Naturaleza del conflicto

Aunque el bullying parece haberse intensificado este último siglo gracias a Internet


y las redes sociales, ha existido desde siempre. El origen etimológico de la palabra se
remonta a 1973, cuando el psicólogo escandinavo Dan Olweus nombra así por primera vez
a la violencia en el ámbito escolar. Desde los años setenta este psicólogo, eminencia y
pionero en estudios ligados al bullying, investiga sobre este gran problema cada vez más
arraigado en entornos escolares.

Lo que le llevó a estudiar este fenómeno fue la siguiente anécdota: un día en la calle
vio correr despavorido a un chico que perdió uno de sus zapatos en mitad de la carrera. Al
poco de verlo pasar le seguía un grupo de niños, y le llamó la atención que el primer niño ni
siquiera se inmutara por ir con un pie descalzo. Se preguntó qué motivo tenía para huir con
tanta prisa y ahí empezaron sus investigaciones.
2. Las emociones en la negociación

La Mediación escolar  o mediación entre pares es una estrategia común que


se emplea en los centros escolares para hacer frente a los conflictos que surgen entre
el alumnado, y que forman parte de la cotidianidad en todas las escuelas. Para
enseñar a los jóvenes las habilidades de resolución de conflictos y darles la
posibilidad de resolverlos, los educadores de todo el mundo implantan programas de
mediación. Décadas de investigación han demostrado la eficacia de estos programas
y los beneficios que proporcionan a los estudiantes y al clima general de la escuela.

A pesar de los efectos positivos que tiene la implantación de programas de


mediación para la resolución de los conflictos que surgen en los centros escolares, si
tenemos en cuenta los siguientes factores podemos llegar a la conclusión de que la
mediación en casos de intimidación o acoso escolar no siempre es recomendable:

 La intimidación y el acoso no es un conflicto, es una forma de victimización.


Al igual que los menores que sufren abuso infantil o violencia doméstica, los
niños que son intimidados o acosados, son victimizados.
 La mediación puede resultar muy molesta para el menor víctima de acoso.
El tener que enfrentarse con su agresor durante el proceso puede hacerle
sentir peor.
3. Alternativas de resolución del conflicto

 Sensibilizar, concienciar y dotar de herramientas a la institución escolar y al


cuerpo docente. Es necesario sensibilizar a las propias instituciones
educativas y a los docentes, que en muchos casos carecen de suficientes
conocimientos sobre el acoso escolar para poder detectarlo.

 Involucrar al grupo en la clase. El grupo de clase es el contexto donde


habitualmente ocurren los actos de agresión, Es por ello que es
extremadamente importante trabajar con el conjunto del grupo clase para
prevenir el bullying, haciendo que la reacción hacia el acoso sea negativa y
no prosperen actitudes violentas e intolerantes.
 Realización de actividades cooperativas. Para despertar la empatía del grupo
y favorecer que no florezca el acoso es de gran utilidad llevar a cabo
actividades grupales en las que el conjunto de la clase tenga que trabajar
junto, estableciendo relaciones entre ellos para lograr un objetivo común.

 Evitar hacer mediación entre acosado y acosador. La idea de la mediación es


una práctica de gran utilidad y muy positiva para hacer frente a conflictos
mantenidos entre dos partes consideradas iguales entre sí. Sin embargo está
contraindicada en casos de acoso escolar, ya que en esta situación existe una
relación desigual entre agredido y agresor que no permitirá un correcto
funcionamiento de la práctica.
 Trabajo con la parte agredida. El sujeto agredido debe ser atendido de tal forma que
no se sienta abandonado sino apoyado y acompañado, haciéndole ver que se están
haciendo cosas para solucionar su situación. Es imprescindible que exprese sus
emociones, sentimientos, pensamientos y dudas sin ponerlos en tela de juicio,
mediante métodos como por ejemplo la silla vacía o juegos de role-playing.

 Las familias: comunicación y participación. Las familias de los alumnos


tienen también un importante papel a la hora de contribuir a detectar y tratar
casos de acoso. Es imprescindible la existencia de una comunicación fluida
entre la institución comunicativa y familiar, de tal modo que ambos núcleos
tengan información respecto a la situación del menor.
 Tener en cuenta a la parte agresora. Uno de los errores más comunes que se llevan a
cabo durante las intervenciones en caso de acoso escolar es el hecho de centrarse
únicamente en la parte agredida. Si bien se trata del elemento que mayor atención
ha de recibir una vez establecido el acoso, también es necesario el trabajo con el
agresor si queremos solucionar el caso de bullying y que cesen las agresiones. Es
necesario hacerle ver las posibles consecuencias de sus actos (por ejemplo,
haciéndole entender cómo debe sentirse la víctima) e intentar despertar en él
empatía y compromiso.

4. Habilidades sociales para la resolución del conflicto

Es importante saber que el bullying se mantiene debido a la ignorancia o


pasividad de las personas que rodean a los agresores y a las víctimas sin intervenir
directamente; la víctima desarrolla miedo y rechazo al contexto en el que sufre la
violencia, pérdida de confianza en sí mismo y en los demás y disminución del
rendimiento escolar, disminuye la capacidad de comprensión moral y de empatía
del agresor, mientras que se produce un refuerzo de un estilo violento de
interacción.

Así también se puede afirmar que las víctimas, son personas que carecen
de confianza en sí mismas, las víctimas pasivas de la intimidación generalmente
muestran, a través de sus comportamientos y actitudes, que están ansiosas e
inseguras de sí mismas. Entonces, unos de los grandes problemas que presentan
Tanto víctimas como abusadores son las dificultades de relación y de
habilidades sociales que permitan encontrar soluciones asertivas a las situaciones
de maltrato, así también que fomenten la empatía, la escucha, la correcta
expresión de las emociones y la negociación, etc. Estas prácticas, como bien dice
Blaya (2001) de ser implementadas, pueden cambiar la forma de vivir dentro de la
escuela.

Ciudadanía global

Mediante la comunicación en primera instancia, se puede manejar, prevenir


y detener el bullying o el acoso escolar. Esto generará confianza entre el agredido
y le será mucho más fácil comunicar y expresar la situación por la que esté pasando.

Muchas veces las conductas agresivas son aceptadas y reforzadas por los
padres o responsables del menor, que justifican que son circunstancias que los niños
tarde o temprano tendrán que vivir para saber cómo defenderse y que, no tienen
repercusiones ni consecuencias más graves que una herida producida por un
“simple” golpe. Lo que estas personas desconocen e ignoran, son los índices de
muertes provocadas por los agresores que llevan sus casos a niveles extremos,
desatando su furia y desahogo de los entornos inestables y violentos de los que
muchas veces, ellos ya son víctimas y ahora victimarios.

El uso de la violencia no es, por ningún motivo, un mecanismo para la


resolución de conflictos. Bien claro y cierto es el famoso dicho de que “la violencia
sólo genera más violencia”.

5. Historias de vida

"Lo mío comenzó en primaria, cuando tenía 7 años y cambié de colegio. Yo me


comportaba normal, como lo había hecho siempre, pero un grupo de compañeras me tomó
manía. Daba igual el lugar, ya fuese en el aula, en el patio o en los vestuarios del colegio,
porque en todos ellos me arrinconaban y me insultaban: que si olía mal, que si era fea, que
si no sabía vestir...

De tantas veces que me lo dijeron, me costó mucho convencerme de que no era así,
incluso hasta un tiempo después de que dejaran de acosarme. Este es uno de los grandes
problemas del acoso, y es que cuesta mucho trabajo recuperarse. En mi caso, he superado
las secuelas más graves, pero en ocasiones todavía me pongo nerviosa al recordar todo
aquello. Para mí es como una herida que aún está cicatrizando y que duele un poco al
tocarla.
Tras los insultos, el acoso pasó a ser más físico: me robaban el desayuno y llegaron
a lanzarme un pupitre. Por ejemplo, hubo un día en el que mis compañeras, después de
clase de gimnasia, empezaron a lanzarme papel higiénico mojado. Me escondí en un baño,
pero ellas me lo siguieron lanzando por encima de la puerta. En aquellas ocasiones me
quedaba quieta, no sabía cómo reaccionar. Además, no me atrevía a decírselo a nadie por
sus amenazas: 'Como se lo digas a alguien, sufrirás el doble', me decían. Así que mis padres
no se enteraron hasta que mis primas se lo contaron.

En mi caso, logré superarlo al cambiar de colegio y al coincidir con una tutora que
estaba muy involucrada en la lucha contra el acoso escolar. Ella nos habló abiertamente del
problema y decidí contárselo. El hecho de haber tenido una profesora sensible fue decisivo
en mi caso y por eso creo que es importante que los profesores estén bien preparados".

Propuesta
Adoptar el programa antibulling en la institución

Justificación
Las actividades inmersas dentro de este programa plantean acciones que ayudan a
los estudiantes a conocer el fenómeno del bulling para prevenirlo. Se trata de un programa
de formación en valores ejecutado para que los niños puedan apreciar los beneficios de una
convivencia pacífica.
Mediante las diferentes dinámicas y charlas incluidas en el programa se busca que
los niños y niñas sean capaces de tener un adecuado control sobre sus emociones y un
correcto desarrollo del pensamiento crítico para que sean capaces de tomar decisiones
basadas en la equidad y en la cooperación.

Son varios los autores que proponen el aprendizaje colaborativo para que los niños
aprendan a trabajar juntos, ayudándose entre ellos y dándose cuenta de que así todos
pueden aportar cosas positivas y enriquecedoras a la hora de llevar a cabo una determinada
tarea.

Descripción del contexto

Para la prevención del bullying, el programa busca la implicación de la escuela y


los estudiantes para fomentar el trabajo de valores y la empatía. Para esto último, lo que
sucede dentro del aula es muy importante; por ello conviene fomentar en los estudiantes el
trabajo cooperativo, ayudarles a resolver conflictos, enseñarles a llegar a acuerdos, otorgar
roles de liderazgo a todos en momentos diferentes y fomentar una educación inclusiva.

El involucramiento de toda la comunidad educativa es relevante para prevenir el


bullying, es importante el rol que desempeña el docente en el aula. Su figura es clave a la
hora de que los alumnos interioricen los valores del respeto y la tolerancia hacia los
compañeros, pues el currículum oculto está presente en la cotidianidad del aula, y los
docentes transmiten no solo con lo que dicen, sino también con lo que hacen y con su forma
de comportarse y relacionarse con el entorno.

Presentación de la alternativa creada


El proceso de implantación consta de diferentes etapas:
 Aprobación del proyecto por parte del consejo escolar o del claustro del
centro.

 Formación a profesores, estudiantes y padres. Es necesario que toda la


comunidad educativa se involucre en la implantación de programa para
lograr así una mejor convivencia y prevención. Estas acciones formativas
tienen como objetivos básicos: informar sobre el acoso escolar (tipos de
maltrato, causas, consecuencias, estrategias de detención, etcétera); dar a
conocer el programa y sensibilizar a la comunidad educativa sobre la
violencia entre iguales; por último, sentar las bases que definan las
actuaciones que han de llevar a cabo los padres, los profesores y los
estudiantes tutores en casos de acoso escolar.

 Desarrollo del programa. El programa está dividido en distintos bloques que


se desarrollan durante cuatro cursos al comienzo de cada trimestre.

 Evaluación del programa. Para comprobar que todos los objetivos marcados
anteriormente se han cumplido y cuáles aspectos debemos mejorar. Tanto
los profesores como los estudiantes que participan en el proyecto deben
rellenar tanto trimestralmente como al final del curso una ficha de
seguimiento que servirá para recoger opiniones, valoraciones y propuestas
de mejora.

 Memoria y propuestas de mejora. Cuando el programa llegue a su fin se


realizará una memoria para comparar si los objetivos marcados inicialmente
coinciden con los resultados conseguidos. Una vez que se haya estudiado se
propondrán planes de mejora.

Consideraciones

El programa ofrece al centro todos los materiales y formación para toda la


comunidad educativa e incluso también cuenta con un sistema de evaluación para analizar
los resultados obtenidos y cambiar aquellos aspectos que no funcionen del todo bien.
Bibliografía

https://verne.elpais.com/verne/2016/01/27/articulo/1453901550_357408.html

https://www.elobservador.com.uy/nota/ninos-que-sufren-bullying-y-tienen-problemas-
de-aprendizaje-no-quieren-ir-a-la-escuela-2018817500
http://lateralidad.com/acoso-escolar-bullying-terapia-ayudar-las-victimas/

También podría gustarte